Ayudas financieras al sector lácteo se activarán en agosto

El gobierno estudia tres posibles soluciones para resolver el problema de iliquidez que enfrenta el sector lechero, a través de distintas herramientas financieras, las que se espera puedan estar instrumentadas para agosto próximo.
En el tema está trabajando intensamente el Instituto Nacional de la Leche (INALE), que analiza las dificultades del sector y efectúa las gestiones pertinentes ante el Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca (MGAP) e instituciones financieras.
El planteo que se viene analizando desde hace varios días contempla la coyuntura crítica de los productores lecheros en función de los bajos precios de los mercados lácteos y la situación generada por la sequía.
Entre las herramientas financieras que se manejan sobresale en primer lugar la que se estudia con el Banco de la República (BROU), que procura establecer una línea de préstamos con un período de un año y medio a dos años de gracia y luego un plazo para el pago de cinco años, declaró ayer el presidente de INALE, Ricardo de Izaguirre.
Una segunda herramienta financiera refiere a la posibilidad de acceder a un fondo de características especiales de estímulo para su pago, que incluya un período de gracia de un año para los productores de menor tamaño, de menos de 600.000 litros por año.
Además se trabaja en la posibilidad de reiterar la figura del fideicomiso Fondo de Fortalecimiento de la Actividad Lechera (FFAL), como en años anteriores, pero ajustado a mejoras que eviten las dificultades que generaron y que no han sido aceptadas por los productores lecheros, dijo.
En esa línea de situaciones que no fueron de conformidad de los tamberos figuran las transferencias que debieron hacer los productores más activos del sector, lo que fundamentalmente ocurrió en el FFAL 2. También se debe contemplar a los productores que no lo quieran recibir, pues los fondos anteriores eran obligatorios para todos los productores. Además se debería establecer requisitos para evitar que haya productores que se vayan del sector luego de recibir el dinero del FFAL.
De Izaguirre explicó que, además de que todo el sector actúe como garantía, se crearían cuentas individuales para saber cómo está aportando cada productor y la posibilidad de asumir compromisos de devolución hacia los productores más activos.Por otra parte frente a la posibilidad de que algún productor se retire de la actividad lechera, se procurarán las garantías propias de cada tambero en base a vales para poder cobrar lo prestado.
Las dificultades se extendieron a varias empresas, algunas de las cuales pagan a sus remitentes de $ 1 a $ 2 menos el litro menos que lo que paga CONAPROLE a sus productores, que abona un promedio de $ 8,60, en tanto otra decidió recortar un 50% la leche que recibe.
Reclaman extender
la asistencia.
Los productores lecheros insisten en reclamar la declaratoria de emergencia para todo el sector, lo que involucra a todos los departamentos ubicados al sur del río Negro, destacó a El Observador el vicepresidente de la Asociación Nacional de Productores de Leche (ANPL), Walter Frisch. Explicó que se hace muy difícil sobrellevar una situación crítica generada por el alza de costos, las consecuencias de la sequía y los bajos precios de los productos que siguen complicados. (Fuente: El Observador)
Otra baja de los lácteos de FONTERRA que suma a un acumulado alarmante.
Licitación Nº 2 junio 2015. Comentarios:
En la licitación actual los precios promedio de los lácteos alcanzaron un valor de 2.409 dólares por tonelada, ubicándose un 1,3% por debajo del promedio del evento anterior. En cuanto a los volúmenes se comercializó un 13% menos. De esta forma, los precios actuales se mantienen un 8% por debajo del valor registrado en la última subasta de diciembre del año pasado.
En la presente licitación el precio promedio cayó un 1,3% respecto a la anterior siendo determinado por la importante caída en los precios de grasa butírica (-8,9%), seguida por la caída en los precios de lactosa (-2,8%). Las leches en polvo prácticamente se mantuvieron en los mismos niveles. Mientras que aumentaron los precios de suero de manteca (+10,0%), caseína renina (+4,3%), manteca (+3,3%) y cheddar (+2,4%).
La leche en polvo descremada mostró una tendencia a la baja con leves descensos respecto a los datos registrados en el evento anterior pero con aumentos en agosto y noviembre. Los valores oscilaron entre 1.880 y 2.095, con variaciones a la baja entre -0,3% (julio) y -1,4% (setiembre) y al alza de 0,3% y 1,1%(agosto y noviembre respectivamente). En cuanto a los oferentes cabe señalar que para este producto lo ofertaron Arla para agosto y FONTERRA de julio a diciembre.
Por otra parte, los contratos a futuro de la leche en polvo entera presentaron un comportamiento también variable, con aumentos en agosto y setiembre pero con bajas en los meses siguientes y sin oferta en julio. Los descensos son entre un -0,3% (octubre) y -3,7% (noviembre), y los aumentos son de +0,9% y +2,8% (setiembre y agosto respectivamente). Los valores se situarían entre 2.293 y 2.380. Nuevamente en este producto fue FONTERRA el único oferente.
Sin variantes en el mercado de quesos artesanales.
Ecilda Paullier. Ante equilibrio entre oferta y demanda, los precios se siguen manteniendo y la venta fue total.
Los precios promedios son los siguientes:
Queso fresco tipo Colonia de primera calidad de $110 a $120. Los de marcas reconocidas y bien estacionados, que son muy pocos, de $130 hasta un tope de $170. Para los de segunda calidad de $95 a $100.
Los quesos con fermentos tipos O´Brien, marcas reconocidas con estacionamiento, sólo se ven en el mercado por encargue y andan entre los $160 a $180.
El DAMBO y CUARTIROLO de $120 a $140.
Para el Sardo de $120 a $130. Quesos para rallar de $100 a $140. Los magros con sal y sin sal de $115 a $125. La manteca casera escasea y está entre $80 y $90 el kilo.
La mozzarella común de $95 a $105, y las que ya tienen alguna marca impuesta en el mercado van de $110 a $120. Queso de cabra $310 y el Roquefort nacional $280.
Los quesos Colonia piezas de a kilo comunes están con mucha avidez, con un valor que oscila entre $110 a $135. Con algún gusto incorporado, de $120 a $140.
Y por último el PROVOLONE parrillero de $120 a $135. (Fuente: portal TodoElCampo).