Colocación total y mercado dinámico pautaron el remate de los buenos Hereford de Tellería

Con mucho público como es habitual, gente de Salto y la zona pero también gente de otros lugares del país, que tradicionalmente llegan a los remates de San Gregorio se cumplió ayer el remate de Tellería. Hablar de la torada de Tellería es caer en reiteraciones sobre su estado y calidad. Una torada cien por ciento astada, bien rústica, toros ágiles, nerviosos, que tienen décadas de historia. El origen de Vichadero de una sangre que ya casi no queda en el país. Sangre inglesa, que imprime bien y el resultado se nota en los rodeos que forman.
La novillada de Tellería es valorada en cualquier remate y cuando llega a la industria, son animales que se hacen sentir en la balanza. Animales, largos, anchos, costilludos, bien llenos de carne. Ayer la oferta era de 50 toros, y se colocaron todos con mucho dinamismo a valores de mercado. Como se sabe esta zafra está a favor de los compradores y se sabía que iba a ser así. De todas maneras los valores fueron buenos.
LAS VENTAS
Comenzó el remate con la venta de un lote de 67 terneros haciendo el año que se colocaron a 215 dólares, por el peso tal vez a 1,35 en pie. Luego9 vaquillonas HS vacías se colocaron en 650 dólares. Cuatro más diente de leche se vendieron en 420 dólares. 34 vaquillonas diente de leche H se vendieron entre 300 y 320 dólares. Dos vaquillonas “H” excelentes se donaron para el grupo Vivir Mejor y las compró la cabaña en 680 dólares, por lo que la donación fue de 1.360 dólares. Una vez más, la familia Tellería ha sido solidaria con instituciones de Salto. Nuestras felicitaciones. Las mismas vaquillonas salieron luego a la venta y se colocaron en 650 dólares.
LA TORADA
La torada de dos y tres años se fue colocando sin problemas, vendiendo de a uno. Fueron 22 toros de 3 años, astados que se colocaron entre 1.200 y 3.400 dólares con un promedio de 1.753 dólares. También se fueron vendiendo intercalados los toros de 2 años que fueron 28, con un mínimo de 1.200 y un máximo de 3.000, haciendo un promedio de 1.723 dólares. En total se colocaron los 50 toros que entraron a pista entre 1.200 y 3.400 con un promedio de 1.736 dólares. En definitiva seguramente este promedio esté por encima de la media de la zafra. Lo importante es que se vendió todo dentro de lo razonable.
FRANCISCO CANEPA
Quien tuvo un año más a cargo de las ventas señaló «tuvimos realmente un muy buen número de público y una torada que estaba muy bien presentada. Creo que se vendió con mucho dinamismo, fue un remate ágil, donde gente de toda una vida posibilitó que arrancáramos muy en cuenta a los toros y se fue vendiendo. Los toros de destaque se pagaron bien en el eje de los 2 a 3 mil dólares. La cola se venía entre 1.200 y 1.500. Lo vi bien al remate, muy dinámico, creo que normal. Este año no podíamos soñar con grandes valores. Las vaquillonas si las vi muy bien, la gente quería esta corriente de sangre.
En resumen fue un buen remate con un promedio cerca de los 1.750 y la cabaña presentó muy bien los toros, y vino a vender.

GREGORIO TELLERIA
En lo que hace a uno de los principales de la cabaña, señaló «Creo que fue para el rematador un remate difícil, para los compradores un remate lindo donde se llevaron muy buena mercadería a valores razonables. Si nos preguntan si estamos conformes yo digo que sí. Los clientes siempre tienen la razón. Este ha sido un año difícil para todos, especialmente para los criadores. Considero que los cabañeros de este país más bien prestan servicio y este año se dio. Hubo muy buenos toros que se pagaron comparándolos con el año pasado, unos mil dólares menos.
Fue un año bastante difícil, pero no sólo para nosotros sino para todos. Estamos contentos que nos hayan acompañado en una tarde muy calurosa y que se hayan llevado todos los toros.







Recepción de Avisos Clasificados