CONAPROLE sube el precio de la leche para el productor ahora deberá pagarlo $ 9,20 pesos el litro

El directorio de CONAPROLE ajustó de $ 8,47 a $ 9,20 el litro de leche remitido por los tamberos durante el trimestre mayo-julio. Los productores festejan la noticia con la que podrán paliar su iliquidez.
Los actuales $ 8,47 por litro de leche que estaba pagando la Cooperativa Nacional de Productores de Leche (CONAPROLE), corresponden a un promedio de sólidos de 3,73% de grasa y 3,37% de proteínas, con un respaldo de capital lácteo de 100% y 19% de respaldo por calidad, lo que arrojaba un valor promedio de $ 119,20 por kilo de sólidos (la leche se paga en base a ese componente). Ayer, la empresa anunció a sus tamberos un ajuste que llevará el valor del litro de leche a $ 9,20 para el trimestre mayo, junio y julio.
En el incremento anunciado, hay un importe de $ 11,60 por kilo de sólidos para el trimestre, que equivale a 10% más de precio, con lo que el promedio para el kilo de sólidos sería de $ 130 o $ 9,20 por litro de leche, corregidos al promedio de sólidos generados en el ejercicio julio que cierra el viernes.
El presidente de la Asociación Nacional de Productores de Leche (ANPL), Eduardo Viera, aseguró que los tamberos estaban esperando el aumento y adelantó que «el ajuste viene realmente muy bien».
Es que en la primera mitad del año (verano-otoño) se hizo sentir en los tambos la falta de plata que los productores no pudieron hacer durante la pasada primavera, porque el clima no ayudó a producir más leche. En la primera mitad del año, los tambos arman sus reservas forrajeras para el invierno (siembras forrajeras) y eso generó una cierta iliquidez en los tambos.
FONTERRA. Pero más allá del anuncio de CONAPROLE, el martes fue un día clave para el sector lechero pues se realizó la primera licitación de la neozelandesa láctea FONTERRA tras el problema sanitario generado por la detección de Clostridium en el concentrado de proteínas de suero de leche en polvo.
La subasta se desarrolló en medio del escándalo por la venta que se hizo a China y otros países de leche contaminada con la bacteria que produce botulismo. De todos modos no mostró una afectación el mercado mundial de lácteos.
FONTERRA subastó ayer una voluminosa oferta, compuesta por 60.000 toneladas de lácteos. El índice global para todos los lácteos cayó 2,4% con sensibles bajas de valores en las ofertas más cortas y subas para entregas de octubre en adelante. Lo importante es que la leche en polvo entera se vendió a precios por encima de US$ 5.000 la tonelada y con una baja de 1,6%; la descremada se pagó a más de US$ 4.400 por tonelada (hubo posiciones que llegaron a US$ 4.600 por tonelada).
La leche brasileña en su precio más alto.
El precio de la leche aumentó en Brasil. A fines de julio, una caja de larga vida costaba, en Florianópolis, casi 40% más que en enero pasado. La causa de esa suba tan importante se debe a dos factores determinantes, por un lado el clima y por el otro la suba del dólar.
Un artículo difundido por IEPEC (Instituto de Estudio Pecuarios) de Brasil indica que el veterinario y asesor de Aurora Dairy Foods, Baveno Giesel, ha dicho que las precipitaciones durante la estación seca de 2012 en Brasil y en otras zonas productoras del mundo minaron el pasto y el aumento del precio de la harina de maíz y soja, que se utiliza como complemento en la alimentación del ganado lechero.
Agregó que el aumento de los costos para los agricultores afectaron los alimentos de los animales que entraron en 2013 menos productivos. A eso se suma que el frío, que contribuye al crecimiento de cultivos de invierno, tardó en llegar atrasando más de un mes (unos 40 días) el crecimiento de avena y raigrás.
En mayo el pasto debe ser abundante, pero este año eso no sucedió, agregó.
EL DÓLAR ALTO ENCARECE EL VALOR DE LO IMPORTADO. Según Giesel, los meses de junio, julio y agosto son los meses más productivos. Sin embargo, la producción de leche en 2013 debe ser muy inferior a la esperada. La expectativa para junio era que la producción creciera 8%, pero cerró en un 3% y se espera que en julio el aumento productivo sea muy inferior a lo calculado, con cuatro puntos porcentuales por debajo del estimado. En setiembre se agravaría más ya que el crecimiento estará por debajo de los cinco puntos de lo estimado.
Hay una fuerte demanda y ésta impulsa las importaciones del producto. La consecuencia es clara: aunque el Estado no es el importador, el monto en dólares que paga el resto del país han elevado el precio de la leche en todas las regiones.
EL DESAFÍO ES AUMENTAR LA PRODUCCIÓN. El informe publicado por IEPEC establece que “entre los factores que elevaron el precio de la leche en Brasil y que sorprendió a la mayoría de los empresarios, se destaca la fuerte demanda”.
El analista de mercados Paul Moraes Ozaki explicó que ni siquiera la suba de los precios de los lácteos pudo impedir que el consumidor brasileño adquiera el producto y sus derivados.
Enio Parmaggiani de SEBRAE (Servicio Brasileño de Apoyo a Micro y Pequeñas Empresas) estima que la producción de leche por animal en Brasil sigue siendo baja a pesar de que el estado de Santa Catarina se destaca entre los estados productores.
Un estudio de SEBRAE observó que mientras el promedio nacional es de cuatro litros de leche por vaca, en EEUU llegan a 30 litros, en Europa a 22 y en Argentina a 18 litros, por lo que Parmaggiani ve necesario invertir en pasturas y mecanizar la alimentación animal.
EL FRAUDE NO AFECTÓ EL MERCADO. La nota publicada por IEPEC señala que los recientes casos de adulteración de leche con foco en Río Grande do Sul, no causaron disminución en las ventas de productos, según afirma el analista de mercado Paulo Moraes Ozaki. Por el contrario, los consumidores comenzaron a buscar marcas más caras.
Los quesos artesanales en el mercado local siguen bajando sus cotizaciones.
Con una comercialización quesera más pesada, los quesos de segunda siguen su tendencia a la baja donde parece estar saturado el mercado no solo de la capital del país sino de otras zonas consumidoras de esta mercadería.

El directorio de CONAPROLE ajustó de $ 8,47 a $ 9,20 el litro de leche remitido por los tamberos durante el trimestre mayo-julio. Los productores festejan la noticia con la que podrán paliar su iliquidez.

Los actuales $ 8,47 por litro de leche que estaba pagando la Cooperativa Nacional de Productores de Leche (CONAPROLE), corresponden a un promedio de sólidos de 3,73% de grasa y 3,37% de proteínas, con un respaldo de capital lácteo de 100% y 19% de respaldo por calidad, lo que arrojaba un valor promedio de $ 119,20 por kilo de sólidos (la leche se paga en base a ese componente). Ayer, la empresa anunció a sus tamberos un ajuste que llevará el valor del litro de leche a $ 9,20 para el trimestre mayo, junio y julio.

En el incremento anunciado, hay un importe de $ 11,60 por kilo de sólidos para el trimestre, que equivale a 10% más de precio, con lo que el promedio para el kilo de sólidos sería de $ 130 o $ 9,20 por litro de leche, corregidos al promedio de sólidos generados en el ejercicio julio que cierra el viernes.

El presidente de la Asociación Nacional de Productores de Leche (ANPL), Eduardo Viera, aseguró que los tamberos estaban esperando el aumento y adelantó que «el ajuste viene realmente muy bien».

Es que en la primera mitad del año (verano-otoño) se hizo sentir en los tambos la falta de plata que los productores no pudieron hacer durante la pasada primavera, porque el clima no ayudó a producir más leche. En la primera mitad del año, los tambos arman sus reservas forrajeras para el invierno (siembras forrajeras) y eso generó una cierta iliquidez en los tambos.

FONTERRA. Pero más allá del anuncio de CONAPROLE, el martes fue un día clave para el sector lechero pues se realizó la primera licitación de la neozelandesa láctea FONTERRA tras el problema sanitario generado por la detección de Clostridium en el concentrado de proteínas de suero de leche en polvo.

La subasta se desarrolló en medio del escándalo por la venta que se hizo a China y otros países de leche contaminada con la bacteria que produce botulismo. De todos modos no mostró una afectación el mercado mundial de lácteos.

FONTERRA subastó ayer una voluminosa oferta, compuesta por 60.000 toneladas de lácteos. El índice global para todos los lácteos cayó 2,4% con sensibles bajas de valores en las ofertas más cortas y subas para entregas de octubre en adelante. Lo importante es que la leche en polvo entera se vendió a precios por encima de US$ 5.000 la tonelada y con una baja de 1,6%; la descremada se pagó a más de US$ 4.400 por tonelada (hubo posiciones que llegaron a US$ 4.600 por tonelada).

La leche brasileña en su precio más alto.

El precio de la leche aumentó en Brasil. A fines de julio, una caja de larga vida costaba, en Florianópolis, casi 40% más que en enero pasado. La causa de esa suba tan importante se debe a dos factores determinantes, por un lado el clima y por el otro la suba del dólar.

Un artículo difundido por IEPEC (Instituto de Estudio Pecuarios) de Brasil indica que el veterinario y asesor de Aurora Dairy Foods, Baveno Giesel, ha dicho que las precipitaciones durante la estación seca de 2012 en Brasil y en otras zonas productoras del mundo minaron el pasto y el aumento del precio de la harina de maíz y soja, que se utiliza como complemento en la alimentación del ganado lechero.

Agregó que el aumento de los costos para los agricultores afectaron los alimentos de los animales que entraron en 2013 menos productivos. A eso se suma que el frío, que contribuye al crecimiento de cultivos de invierno, tardó en llegar atrasando más de un mes (unos 40 días) el crecimiento de avena y raigrás.

En mayo el pasto debe ser abundante, pero este año eso no sucedió, agregó.

EL DÓLAR ALTO ENCARECE EL VALOR DE LO IMPORTADO. Según Giesel, los meses de junio, julio y agosto son los meses más productivos. Sin embargo, la producción de leche en 2013 debe ser muy inferior a la esperada. La expectativa para junio era que la producción creciera 8%, pero cerró en un 3% y se espera que en julio el aumento productivo sea muy inferior a lo calculado, con cuatro puntos porcentuales por debajo del estimado. En setiembre se agravaría más ya que el crecimiento estará por debajo de los cinco puntos de lo estimado.

Hay una fuerte demanda y ésta impulsa las importaciones del producto. La consecuencia es clara: aunque el Estado no es el importador, el monto en dólares que paga el resto del país han elevado el precio de la leche en todas las regiones.

EL DESAFÍO ES AUMENTAR LA PRODUCCIÓN. El informe publicado por IEPEC establece que “entre los factores que elevaron el precio de la leche en Brasil y que sorprendió a la mayoría de los empresarios, se destaca la fuerte demanda”.

El analista de mercados Paul Moraes Ozaki explicó que ni siquiera la suba de los precios de los lácteos pudo impedir que el consumidor brasileño adquiera el producto y sus derivados.

Enio Parmaggiani de SEBRAE (Servicio Brasileño de Apoyo a Micro y Pequeñas Empresas) estima que la producción de leche por animal en Brasil sigue siendo baja a pesar de que el estado de Santa Catarina se destaca entre los estados productores.

Un estudio de SEBRAE observó que mientras el promedio nacional es de cuatro litros de leche por vaca, en EEUU llegan a 30 litros, en Europa a 22 y en Argentina a 18 litros, por lo que Parmaggiani ve necesario invertir en pasturas y mecanizar la alimentación animal.

EL FRAUDE NO AFECTÓ EL MERCADO. La nota publicada por IEPEC señala que los recientes casos de adulteración de leche con foco en Río Grande do Sul, no causaron disminución en las ventas de productos, según afirma el analista de mercado Paulo Moraes Ozaki. Por el contrario, los consumidores comenzaron a buscar marcas más caras.

Los quesos artesanales en el mercado local siguen bajando sus cotizaciones.

Con una comercialización quesera más pesada, los quesos de segunda siguen su tendencia a la baja donde parece estar saturado el mercado no solo de la capital del país sino de otras zonas consumidoras de esta mercadería.