Desde la última crisis del Cancro hasta ahora no había existido una decisión política de poner a la citricultura el empeño que se le puso

Para el ministro de Agricultura Agricultura y Pesca, Ing. Agr. Tabaré Aguerre, fue un honor y un placer participar  en la jornada “Citricultura en el Uruguay” desarrollada el viernes en INIA, que presentó “lo más destacado de la ciencia, producción y comercialización de los cítricos a nivel nacional, pero también con representación internacional”. Aguerre destacó que ésta fue una jornada en un año después de cuatro años de trabajo ininterrumpido, construyendo día a día, semana a semana la agenda del plan estratégico del sector citrícola. Indicó que esta agenda definió claramente cuatro ejes estratégicos que son: la necesidad de lograr mercados, “porque no podemos crecer sin mercados”, la decisión política de un gobierno que decidió poner a la citricultura como el primer tema de negociación con la principal potencia del mundo que es Estados Unidos, teniendo muy claro que la oportunidad de empleo de más de 17 mil personas en el litoral del país tiene que ver con esta cadena productiva.
También “teniendo muy claro que eso no se arregla solamente con reclamos ni con lamentos, también puso en la agenda la necesidad de investigación y desarrollo, nuevos materiales genéticos, una mejor sanidad, protocolos sanitarios, saneamientos de virus y viroides en los plantines- el INIA lleva invertido más de un millón de dólares en el programa de saneamiento de cítricos en los últimos cuatro años- porque también tenemos muy claro que son ciclos productivos muy largos y una vez que se logra un mercado y se tiene la calidad, hay que mantener la productividad”.
HAY QUE PREVENIR EL HLB COMO A LA AFTOSA
Aguerre mencionó además, “sabíamos que un día el HLB iba a estar cerca, porque la mejor cura es la prevención”. Recordó que al asumir como ministro, la primer semana viajó con el presidente José Mujica a Bolivia  y el tema que le plantearon a la ministra de agricultura y al presidente (Evo Morales), fue ayudarlos como país a fortalecer su plan sanitario para control de la aftosa, “porque el mejor control que nosotros podemos tener para la aftosa, la mejor prevención además de la vacunación y los cuidados, es que la enfermedad esté lo más lejos posible. Con el HLB es exactamente lo mismo, las enfermedades y las plagas no respetan las fronteras geográficas, ni las fronteras políticas y por lo tanto hay que tener actitudes preventivas y por eso tenemos un plan de certificación de plantas, y una certificación obligatoria de viveros de cítricos, pero como sabemos que es necesario cambiar el sistema, también tenemos a partir de ahora una nueva línea de créditos gestionada con el Banco de la República de acuerdo al plan estratégico de la citricultura definida por el MGAP para que la gente pueda hacer esa reconversión”.
ARTICULACIÓN
INTERINSTITUCIONAL
Recordó también que el 2 de marzo de 2010 un conjunto de empresarios citrícolas lo visitó -algunos de Salto- porque el problema era el endeudamiento del sector citrícola “que sigue siendo sin dudas un problema del sector”, la semana siguiente a ese encuentro se reunió con una delegación de trabajadores y dos meses después en la oficina del MGAP en Salto se reunió con todos los sindicatos y a los empresarios les dijo que no había soluciones maravillosas para el endeudamiento. A los  trabajadores les comprometió el máximo esfuerzo y compromiso en tratar de construir oportunidades de empleo genuino. “Eso no se hace más que con trabajo, inteligencia, con tecnología pero sobre todo con articulación institucional”. Añadió que “el plan estratégico de la citricultura es un ejemplo formidable de articulación institucional, el MGAP, el INIA, el INASE,  los sindicatos, las empresas citrícolas, las gremiales de productores familiares, todos juntos hemos trabajado pero con un marco claro, y sobre todo con una decisión política de llevar adelante estas acciones”.
“Nosotros vivimos en un país de muchos diagnósticos, en la  jornada del viernes se hicieron muchos diagnósticos, pero lo que no se ha dicho todavía es que desde la última crisis del Cancro en el año 80 y pico hasta ahora nunca había existido una decisión política de poner a la citricultura el empeño que se le puso ahora, por cierto que esto no lo hace solo el sector público, no se hace sin el esfuerzo de los privados, pero ni ellos, ni los empresarios, ni los trabajadores ni los productores lo hubieran logrado si no hubiera existido la decisión política de construir lo que tenemos que construir quienes tenemos la responsabilidad de gobierno que no es otra cosa que oportunidades para que la gente las aproveche y se desarrolle en el rol que le toque jugar”.

Para el ministro de Agricultura Agricultura y Pesca, Ing. Agr. Tabaré Aguerre, fue un honor y un placer participar  en la jornada “Citricultura en el Uruguay” desarrollada el viernes en INIA, que presentó “lo más destacado de la ciencia, producción y comercialización de los cítricos a nivel nacional, pero también con representación internacional”. Aguerre destacó que ésta fue una jornada en un año después de cuatro años de trabajo ininterrumpido, construyendo día a día, semana a semana la agenda del plan estratégico del sector citrícola. Indicó que esta agenda definió claramente cuatro ejes estratégicos que son: la necesidad de lograr mercados, “porque no podemos crecer sin mercados”, la decisión política de un gobierno que decidió poner a la citricultura como el primer tema de negociación con la principal potencia del mundo que es Estados Unidos, teniendo muy claro que la oportunidad de empleo de más de 17 mil personas en el litoral del país tiene que ver con esta cadena productiva.

También “teniendo muy claro que eso no se arregla solamente con reclamos ni con lamentos, también puso en la agenda la necesidad de investigación y desarrollo, nuevos materiales genéticos, una mejor sanidad, protocolos sanitarios, saneamientos de virus y viroides en los plantines- el INIA lleva invertido más de un millón de dólares en el programa de saneamiento de cítricos en los últimos cuatro años- porque también tenemos muy claro que son ciclos productivos muy largos y una vez que se logra un mercado y se tiene la calidad, hay que mantener la productividad”.

HAY QUE PREVENIR EL HLB COMO A LA AFTOSA

Aguerre mencionó además, “sabíamos que un día el HLB iba a estar cerca, porque la mejor cura es la prevención”. Recordó que al asumir como ministro, la primer semana viajó con el presidente José Mujica a Bolivia  y el tema que le plantearon a la ministra de agricultura y al presidente (Evo Morales), fue ayudarlos como país a fortalecer su plan sanitario para control de la aftosa, “porque el mejor control que nosotros podemos tener para la aftosa, la mejor prevención además de la vacunación y los cuidados, es que la enfermedad esté lo más lejos posible. Con el HLB es exactamente lo mismo, las enfermedades y las plagas no respetan las fronteras geográficas, ni las fronteras políticas y por lo tanto hay que tener actitudes preventivas y por eso tenemos un plan de certificación de plantas, y una certificación obligatoria de viveros de cítricos, pero como sabemos que es necesario cambiar el sistema, también tenemos a partir de ahora una nueva línea de créditos gestionada con el Banco de la República de acuerdo al plan estratégico de la citricultura definida por el MGAP para que la gente pueda hacer esa reconversión”.

ARTICULACIÓN INTERINSTITUCIONAL

Recordó también que el 2 de marzo de 2010 un conjunto de empresarios citrícolas lo visitó -algunos de Salto- porque el problema era el endeudamiento del sector citrícola “que sigue siendo sin dudas un problema del sector”, la semana siguiente a ese encuentro se reunió con una delegación de trabajadores y dos meses después en la oficina del MGAP en Salto se reunió con todos los sindicatos y a los empresarios les dijo que no había soluciones maravillosas para el endeudamiento. A los  trabajadores les comprometió el máximo esfuerzo y compromiso en tratar de construir oportunidades de empleo genuino. “Eso no se hace más que con trabajo, inteligencia, con tecnología pero sobre todo con articulación institucional”. Añadió que “el plan estratégico de la citricultura es un ejemplo formidable de articulación institucional, el MGAP, el INIA, el INASE,  los sindicatos, las empresas citrícolas, las gremiales de productores familiares, todos juntos hemos trabajado pero con un marco claro, y sobre todo con una decisión política de llevar adelante estas acciones”.

“Nosotros vivimos en un país de muchos diagnósticos, en la  jornada del viernes se hicieron muchos diagnósticos, pero lo que no se ha dicho todavía es que desde la última crisis del Cancro en el año 80 y pico hasta ahora nunca había existido una decisión política de poner a la citricultura el empeño que se le puso ahora, por cierto que esto no lo hace solo el sector público, no se hace sin el esfuerzo de los privados, pero ni ellos, ni los empresarios, ni los trabajadores ni los productores lo hubieran logrado si no hubiera existido la decisión política de construir lo que tenemos que construir quienes tenemos la responsabilidad de gobierno que no es otra cosa que oportunidades para que la gente las aproveche y se desarrolle en el rol que le toque jugar”.







El tiempo

Ediciones anteriores

septiembre 2018
L M X J V S D
« ago    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

  • Otras Noticias...