El verdadero escándalo de los alimentos

En la era de la abundancia, a diario se desecha alrededor de la tercera parte de los alimentos que se producen, mientras el hambre mata o condena a la desnutrición crónica a millones de personas. La solución está en las manos de todos.
El mundo está presenciando un escándalo. Un escándalo que nos afecta a todos de un modo u otro. En los países en desarrollo, la tragedia se traduce en hambre para más de 870 millones de personas, en algunos casos en muerte, en otros en desnutrición crónica y en retraso del crecimiento infantil bajo la forma de una pandemia silenciosa en muchas regiones.
En los países desarrollados, ese mismo escándalo muestra precios cada vez más altos en los supermercados. Sin embargo, poco tiene esto que ver con la inflación; es el resultado de una demanda mayor que la oferta en un mercado en el que se desperdicia mucho.
Es tiempo de admitir el escándalo y enfrentar la tragedia. Es tiempo, no tan difícil, de cambiar el modo en que hacemos negocios cuando se trata de alimentos.
Resulta tan obvio que podemos reducir la brecha del hambre que acosa a nuestro mundo si atacamos el desperdicio masivo inherente a los sistemas de alimentos del presente.
He aquí un hecho: vivimos en una era de abundancia, en la que la producción de alimentos supera ampliamente la demanda.
Otro hecho: perdemos al menos un tercio de los alimentos producidos. Estamos fallando, a escala masiva, global, en llevar los alimentos de la granja a la mesa.
En esta semana que pasó se celebró el Día Mundial del Medio Ambiente;  y el Secretario General de las Naciones Unidas, Ban Ki-moon, está lanzando un llamado para atacar el hecho del desperdicio de alimentos, un insulto tan grave para aquellos que viven con hambre y un costo ambiental tan alto para el planeta en términos de mal uso de energía, tierra y agua.
En los países en desarrollo, es un tema de plagas, almacenamiento inadecuado y cadenas de abastecimiento ineficientes.
En el primer mundo, la comida es literalmente tirada a la basura por amas de casa, negocios, restaurantes; termina pudriéndose en el suelo, emitiendo cantidades significativas de metano, un poderoso miembro de la familia de gases de efecto invernadero que tanto ha cambiado nuestro planeta.
»Piense. Aliméntese. Economice». Éste es el mensaje de Naciones Unidas esta semana, mientras el Secretario General moviliza a las agencias de la ONU, al sector privado y a los gobiernos del mundo para tomar acción. «Reduzca su huella alimentaria».
Mejor infraestructura y tecnología pueden reducir la cantidad de alimentos que perecen después de la cosecha.
Los gobiernos del mundo en desarrollo pueden poner al día esa infraestructura y pueden mejorar las oportunidades comerciales con sus vecinos.
Las naciones desarrolladas pueden apoyar el comercio justo y racionalizar las fechas de caducidad. Las empresas pueden revisar sus criterios para rechazar productos.
Y todos podemos reducir el desperdicio comprando sólo lo necesario y reutilizando los restos de comida.
»Reduciendo los alimentos desperdiciados, dice el Secretario General de la ONU, podemos ahorrar dinero y recursos, minimizar los efectos para el medio ambiente y, por encima de todo, avanzar hacia el objetivo de lograr un mundo en que todos tengan suficiente para comer».
He aquí una idea y una meta a alcanzar. A lo largo de las próximas tres décadas, nuestro mundo crecerá de siete mil millones de personas a nueve mil millones. Resulta difícil imaginar cómo nos las arreglaremos. No podemos dejar que este escándalo siga adelante y sea un legado de hambre para la siguiente generación. Es una tragedia hecha por el hombre. Y pide a gritos una solución hecha por el hombre. (Fuente: Nota de David Smith. Director del Centro de Información de las Naciones Unidas para Argentina y Uruguay)
Mercado. Ahora, informamos sobre la comercialización de fin de esta semana, desde los informes de Precios Mayoristas del Mercado Modelo (DI.GE.GRA.-C.A.M.M.), a saber:
Jueves 6 de Junio del 2013: La jornada comercial de la fecha contó con una operativa medianamente ágil y mayores ingresos, en especial procedentes del litoral norte, lo que provocó que se registraran sobrantes en algunos renglones hacia el final de la venta.
En este escenario se vieron disminuidos los precios de referencia de: zanahoria, morrón Rojo y Verde, naranja Navel, boniato tipo Beauregard, limón y frutilla, así como en menor medida zapallito de calidad superior.
En contrapartida se incrementaron las cotizaciones de: cebolla, banana, manzana Gala, apio, nabo, remolacha, repollo Rojo, ajíes, berenjena, tomate Cherry y zuchini.
INFORME SEMANAL DE PRECIOS E INGRESOS AL MERCADO MODELO.
Información correspondiente a la semana del 1 al 7 de Junio del 2013.
Los precios de la cebolla continuaron operando al alza. Se anuncia el pronto ingreso de producto importado como forma de suplementar la menguada oferta.
• Hortalizas de fruto: Tomate: los precios continuaron evolucionando a la baja en un marco en la que abundan las partidas de fruta rosada, pintona y roja. El fuerte predominio de fruta de invernáculo, tanto del norte como del sur determina una calidad de oferta relativamente superior. Morrón rojo: los valores de referencia se redujeron fuertemente en un escenario de importantes ingresos de mercadería, la cual ostentó en general categorías de calidad superior. La colocación de este producto fue pesada y con importantes sobrantes. Morrón verde: las cotizaciones operaron en forma algo más estable, con leves presiones a la baja aunque la colocación de este producto fue algo más ágil hacia el cierre de la semana. Chaucha: los precios de esta operaron al alza, con escasa oferta. Zapallito: los valores operaron en un escenario estable de precios altos y de escasa oferta de producto con categoría de calidad Extra, provienen de invernáculos, dado que la “heladas” habrían quemado la mayoría de los cultivos de campo.
• Frutas cítricas: no se esperan grandes cambios en los ingresos de naranja hasta el comienzo de la primavera, por ende se podría esperar cierta estabilidad en la evolución de los precios. En mandarina la mayor parte de la oferta son de partidas de Común o Criolla, se observa que aún son minoritarias en la oferta las que alcanzan buenas condiciones de sabor. Por otra parte, algunas entradas registraron importantes problemas de hongos que obligaron a reclasificar (repasar) la fruta, provocando importantes pérdidas. Limón: la colocación del limón fue pesada, presionado fuertemente los precios a la baja, en especial las partidas que presentan calidad inferior.

En la era de la abundancia, a diario se desecha alrededor de la tercera parte de los alimentos que se producen, mientras el hambre mata o condena a la desnutrición crónica a millones de personas. La solución está en las manos de todos.

El mundo está presenciando un escándalo. Un escándalo que nos afecta a todos de un modo u otro. En los países en desarrollo, la tragedia se traduce en hambre para más de 870 millones de personas, en algunos casos en muerte, en otros en desnutrición crónica y en retraso del crecimiento infantil bajo la forma de una pandemia silenciosa en muchas regiones.

En los países desarrollados, ese mismo escándalo muestra precios cada vez más altos en los supermercados. Sin embargo,Dibujo poco tiene esto que ver con la inflación; es el resultado de una demanda mayor que la oferta en un mercado en el que se desperdicia mucho.

Es tiempo de admitir el escándalo y enfrentar la tragedia. Es tiempo, no tan difícil, de cambiar el modo en que hacemos negocios cuando se trata de alimentos.

Resulta tan obvio que podemos reducir la brecha del hambre que acosa a nuestro mundo si atacamos el desperdicio masivo inherente a los sistemas de alimentos del presente.

He aquí un hecho: vivimos en una era de abundancia, en la que la producción de alimentos supera ampliamente la demanda.

Otro hecho: perdemos al menos un tercio de los alimentos producidos. Estamos fallando, a escala masiva, global, en llevar los alimentos de la granja a la mesa.

En esta semana que pasó se celebró el Día Mundial del Medio Ambiente;  y el Secretario General de las Naciones Unidas, Ban Ki-moon, está lanzando un llamado para atacar el hecho del desperdicio de alimentos, un insulto tan grave para aquellos que viven con hambre y un costo ambiental tan alto para el planeta en términos de mal uso de energía, tierra y agua.

En los países en desarrollo, es un tema de plagas, almacenamiento inadecuado y cadenas de abastecimiento ineficientes.

En el primer mundo, la comida es literalmente tirada a la basura por amas de casa, negocios, restaurantes; termina pudriéndose en el suelo, emitiendo cantidades significativas de metano, un poderoso miembro de la familia de gases de efecto invernadero que tanto ha cambiado nuestro planeta.

»Piense. Aliméntese. Economice». Éste es el mensaje de Naciones Unidas esta semana, mientras el Secretario General moviliza a las agencias de la ONU, al sector privado y a los gobiernos del mundo para tomar acción. «Reduzca su huella alimentaria».

Mejor infraestructura y tecnología pueden reducir la cantidad de alimentos que perecen después de la cosecha.

Los gobiernos del mundo en desarrollo pueden poner al día esa infraestructura y pueden mejorar las oportunidades comerciales con sus vecinos.

Las naciones desarrolladas pueden apoyar el comercio justo y racionalizar las fechas de caducidad. Las empresas pueden revisar sus criterios para rechazar productos.

Y todos podemos reducir el desperdicio comprando sólo lo necesario y reutilizando los restos de comida.

»Reduciendo los alimentos desperdiciados, dice el Secretario General de la ONU, podemos ahorrar dinero y recursos, minimizar los efectos para el medio ambiente y, por encima de todo, avanzar hacia el objetivo de lograr un mundo en que todos tengan suficiente para comer».

He aquí una idea y una meta a alcanzar. A lo largo de las próximas tres décadas, nuestro mundo crecerá de siete mil millones de personas a nueve mil millones. Resulta difícil imaginar cómo nos las arreglaremos. No podemos dejar que este escándalo siga adelante y sea un legado de hambre para la siguiente generación. Es una tragedia hecha por el hombre. Y pide a gritos una solución hecha por el hombre. (Fuente: Nota de David Smith. Director del Centro de Información de las Naciones Unidas para Argentina y Uruguay)

Mercado. Ahora, informamos sobre la comercialización de fin de esta semana, desde los informes de Precios Mayoristas del Mercado Modelo (DI.GE.GRA.-C.A.M.M.), a saber:

Jueves 6 de Junio del 2013: La jornada comercial de la fecha contó con una operativa medianamente ágil y mayores ingresos, en especial procedentes del litoral norte, lo que provocó que se registraran sobrantes en algunos renglones hacia el final de la venta.

En este escenario se vieron disminuidos los precios de referencia de: zanahoria, morrón Rojo y Verde, naranja Navel, boniato tipo Beauregard, limón y frutilla, así como en menor medida zapallito de calidad superior.

En contrapartida se incrementaron las cotizaciones de: cebolla, banana, manzana Gala, apio, nabo, remolacha, repollo Rojo, ajíes, berenjena, tomate Cherry y zuchini.

INFORME SEMANAL DE PRECIOS E INGRESOS AL MERCADO MODELO.

Información correspondiente a la semana del 1 al 7 de Junio del 2013.

Los precios de la cebolla continuaron operando al alza. Se anuncia el pronto ingreso de producto importado como forma de suplementar la menguada oferta.

• Hortalizas de fruto: Tomate: los precios continuaron evolucionando a la baja en un marco en la que abundan las partidas de fruta rosada, pintona y roja. El fuerte predominio de fruta de invernáculo, tanto del norte como del sur determina una calidad de oferta relativamente superior. Morrón rojo: los valores de referencia se redujeron fuertemente en un escenario de importantes ingresos de mercadería, la cual ostentó en general categorías de calidad superior. La colocación de este producto fue pesada y con importantes sobrantes. Morrón verde: las cotizaciones operaron en forma algo más estable, con leves presiones a la baja aunque la colocación de este producto fue algo más ágil hacia el cierre de la semana. Chaucha: los precios de esta operaron al alza, con escasa oferta. Zapallito: los valores operaron en un escenario estable de precios altos y de escasa oferta de producto con categoría de calidad Extra, provienen de invernáculos, dado que la “heladas” habrían quemado la mayoría de los cultivos de campo.

• Frutas cítricas: no se esperan grandes cambios en los ingresos de naranja hasta el comienzo de la primavera, por ende se podría esperar cierta estabilidad en la evolución de los precios. En mandarina la mayor parte de la oferta son de partidas de Común o Criolla, se observa que aún son minoritarias en la oferta las que alcanzan buenas condiciones de sabor. Por otra parte, algunas entradas registraron importantes problemas de hongos que obligaron a reclasificar (repasar) la fruta, provocando importantes pérdidas. Limón: la colocación del limón fue pesada, presionado fuertemente los precios a la baja, en especial las partidas que presentan calidad inferior.