Granjeros pedirán mayores ayudas para afectados por temporal. Final del formulario

La Confederación Granjera planteará ampliar las medidas de ayuda económica a los productores más afectados por el granizo sufrido semanas atrás, según informó su presidente Eric Rolando.
La institución considera que las mismas no son suficientes para que unos 200 granjeros que perdieron la totalidad de su producción puedan hacer frente a su situación.
Rolando explicó que pese a que «tanto la fiscalización en campo como el procesamiento de información por parte de los técnicos gubernamentales viene a buen ritmo, tomando en cuenta que son alrededor de 1.000 formularios para pocas personas, la situación es desesperante. Los problemas económicos trascienden lo productivo e inciden en sus condiciones de vida diaria».
El gremialista sostuvo que esperarán a fines de febrero, fecha en la cual según el ministro de Ganadería, Agricultura y Pesca (MGAP) Tabaré Aguerre, estarían prontos los primeros desembolsos económicos, para realizar el citado planteo.
La asistencia, según se anunció desde el MGAP, consistirá en una financiación mediante aportes del 50% a cargo del Fondo Agropecuario de Emergencia, con un muy bajo porcentaje de retorno por parte de los productores. Por otro lado habrá dos líneas de crédito con el Banco República y República Microfinanzas, que tendrán para la fruticultura un plazo de cinco años, con uno de gracia. Los intereses del primer año estarán subsidiados con fondos comprendidos por la ley de la granja.
Los productores más pequeños, aquellos que poseen menos de cinco hectáreas, frutícolas y dos hortícolas, tendrán una partida al costo de producción, para atender las necesidades de mantenimiento con cargo al Fondo Agropecuario de Emergencia.
Según afirmó Aguerre el temporal afectó a unos 960 productores de Canelones, Montevideo y San José que ocupan en total unas 3.800 hectáreas de producción hortícola y frutícola.
La superficie cultivada de ajo en Argentina caería un 35% en esta campaña. Si bien se vendió todo y los precios ‘salvaron los gastos’, el dólar desactualizado y la inflación de costos redujeron la rentabilidad de este bulbo. En el 2006 se cultivaban unas 2.800 hectáreas. Ahora rondarían las 700 hectáreas.“Un mal momento vive la producción del ajo en la provincia de San Juan en particular y de Argentina en general, en momentos en que comienza a prepararse la siembra para la próxima campaña.“Atrás quedaron los tiempos cuando San Juan cultivaba 2.800 hectáreas de este bulbo ocupando unos 17.000 trabajadores entre mano de obra directa de cosecha y empaque y logramos comercializar unas 21.000 toneladas entre granel y empacado para mercado externo.“Llegó la sequía y la inflación de costos. Ambos fenómenos, el climático y el macroeconómico se transformaron en una especie de tenaza sobre un sector que hoy vive una suerte de extinción:“La sucesión de campañas con escasez de agua para riego obligó a reubicar los cultivos en zonas con agua ‘garantizada’, como las puntas de canales. En muchos casos se volvió obligatorio el uso de pozos aumentando los costos. Finalmente, la falta del recurso hídrico se notó en las dos últimas campañas con mayor romaneo chico del ajo.“Cuestión de números“En general se habla de una reducción de superficie para la presente campaña del orden del 35 a 40%. Según explican los propios productores y profesionales del sector los costos no dan y si bien en el mundo hubo faltante de oferta así como demanda sostenida del producto, los mercados internacionales no estuvieron predispuestos a reconocer una Argentina «cara».“Por ejemplo el valor FOB de poner una caja de ajo en el puerto de Buenos Aires en la campaña que termina fue de U$S 25 la caja de 10 kilogramos o de U$S 24 si el envío se hacía por el puerto de Valparaíso. Pero los operadores frutihortícolas, por este precio se mostraron poco afines a reconocer el esfuerzo sanjuanino y especularon con un Brasil retraído en compras cuando en los mercados el precio final era de U$S27 a 32 la caja de 10 kilogramos. Los productores reconocen que el costo no debería haber pasado U$S22. La realidad local en cambio obliga a perder dinero.“Por estas razones el cultivo del ajo tiende a desaparecer y en esta campaña que se inicia en el sector no se animan a asegurar que superará las 700 hectáreas de este bulbo en la provincia. Con ello la demanda de mano de obra de este sector caerá de unos 17.000 a unos 4.200 operarios, en un rubro que además movilizó unas 14.000 toneladas de promedio anual en los últimos 15 años. El equivalente a 780 contenedores, siendo el principal producto hortícola de exportación y facturando unos U$S40 millones promedio anual. Final del formulario
Mercado. Informamos sobre la comercialización de comienzo de la semana, desde los informes de Precios Mayoristas del Mercado Modelo (DI.GE.GRA.- C.A.M.M.), a saber:
Lunes 18 de febrero del 2013: La jornada comercial se presentó en forma medianamente ágil, sin colmar las expectativas de venta de los operadores comerciales.
En este  escenario  descendieron las cotizaciones de: higo, perejil, puerro, remolacha, repollito de Bruselas, pepino, y zapallito.
Por otra parte aumentaron los valores de referencia de: tomates y zanahorias de calidad superior, banana de origen ecuatoriano, pelón, melón, naranja Valencia, lechuga, cebolla roja y seca de calidad superior y morrón amarillo.
DESTACADOS DE LA
SEMANA PARA UNA
ECONOMÍA
SALUDABLE
Productos recomendados de la semana del 18 al 25 de Febrero del 2013.
Se mantiene la oferta de la semana anterior en uvas, de creciente ingreso en variedades como Moscatel, Italia (blanca), Red Globe (rosada), con precios mayoristas que operan a la baja. La oferta presenta muy buenas características para el consumo, en especial un alto grado de dulzura.

La Confederación Granjera planteará ampliar las medidas de ayuda económica a los productores más afectados por el granizo sufrido semanas atrás, según informó su presidente Eric Rolando.

La institución considera que las mismas no son suficientes para que unos 200 granjeros que perdieron la totalidad de su producción puedan hacer frente a su situación.

Rolando explicó que pese a que «tanto la fiscalización en campo como el procesamiento de información por parte de los técnicosDibujo1 gubernamentales viene a buen ritmo, tomando en cuenta que son alrededor de 1.000 formularios para pocas personas, la situación es desesperante. Los problemas económicos trascienden lo productivo e inciden en sus condiciones de vida diaria».

El gremialista sostuvo que esperarán a fines de febrero, fecha en la cual según el ministro de Ganadería, Agricultura y Pesca (MGAP) Tabaré Aguerre, estarían prontos los primeros desembolsos económicos, para realizar el citado planteo.

La asistencia, según se anunció desde el MGAP, consistirá en una financiación mediante aportes del 50% a cargo del Fondo Agropecuario de Emergencia, con un muy bajo porcentaje de retorno por parte de los productores. Por otro lado habrá dos líneas de crédito con el Banco República y República Microfinanzas, que tendrán para la fruticultura un plazo de cinco años, con uno de gracia. Los intereses del primer año estarán subsidiados con fondos comprendidos por la ley de la granja.

Los productores más pequeños, aquellos que poseen menos de cinco hectáreas, frutícolas y dos hortícolas, tendrán una partida al costo de producción, para atender las necesidades de mantenimiento con cargo al Fondo Agropecuario de Emergencia.

Según afirmó Aguerre el temporal afectó a unos 960 productores de Canelones, Montevideo y San José que ocupan en total unas 3.800 hectáreas de producción hortícola y frutícola.

La superficie cultivada de ajo en Argentina caería un 35% en esta campaña. Si bien se vendió todo y los precios ‘salvaron los gastos’, el dólar desactualizado y la inflación de costos redujeron la rentabilidad de este bulbo. En el 2006 se cultivaban unas 2.800 hectáreas. Ahora rondarían las 700 hectáreas.“Un mal momento vive la producción del ajo en la provincia de San Juan en particular y de Argentina en general, en momentos en que comienza a prepararse la siembra para la próxima campaña.“Atrás quedaron los tiempos cuando San Juan cultivaba 2.800 hectáreas de este bulbo ocupando unos 17.000 trabajadores entre mano de obra directa de cosecha y empaque y logramos comercializar unas 21.000 toneladas entre granel y empacado para mercado externo.“Llegó la sequía y la inflación de costos. Ambos fenómenos, el climático y el macroeconómico se transformaron en una especie de tenaza sobre un sector que hoy vive una suerte de extinción:“La sucesión de campañas con escasez de agua para riego obligó a reubicar los cultivos en zonas con agua ‘garantizada’, como las puntas de canales. En muchos casos se volvió obligatorio el uso de pozos aumentando los costos. Finalmente, la falta del recurso hídrico se notó en las dos últimas campañas con mayor romaneo chico del ajo.“Cuestión de números“En general se habla de una reducción de superficie para la presente campaña del orden del 35 a 40%. Según explican los propios productores y profesionales del sector los costos no dan y si bien en el mundo hubo faltante de oferta así como demanda sostenida del producto, los mercados internacionales no estuvieron predispuestos a reconocer una Argentina «cara».“Por ejemplo el valor FOB de poner una caja de ajo en el puerto de Buenos Aires en la campaña que termina fue de U$S 25 la caja de 10 kilogramos o de U$S 24 si el envío se hacía por el puerto de Valparaíso. Pero los operadores frutihortícolas, por este precio se mostraron poco afines a reconocer el esfuerzo sanjuanino y especularon con un Brasil retraído en compras cuando en los mercados el precio final era de U$S27 a 32 la caja de 10 kilogramos. Los productores reconocen que el costo no debería haber pasado U$S22. La realidad local en cambio obliga a perder dinero.“Por estas razones el cultivo del ajo tiende a desaparecer y en esta campaña que se inicia en el sector no se animan a asegurar que superará las 700 hectáreas de este bulbo en la provincia. Con ello la demanda de mano de obra de este sector caerá de unos 17.000 a unos 4.200 operarios, en un rubro que además movilizó unas 14.000 toneladas de promedio anual en los últimos 15 años. El equivalente a 780 contenedores, siendo el principal producto hortícola de exportación y facturando unos U$S40 millones promedio anual. Final del formulario

Mercado. Informamos sobre la comercialización de comienzo de la semana, desde los informes de Precios Mayoristas del Mercado Modelo (DI.GE.GRA.- C.A.M.M.), a saber:

Lunes 18 de febrero del 2013: La jornada comercial se presentó en forma medianamente ágil, sin colmar las expectativas de venta de los operadores comerciales.

En este  escenario  descendieron las cotizaciones de: higo, perejil, puerro, remolacha, repollito de Bruselas, pepino, y zapallito.

Por otra parte aumentaron los valores de referencia de: tomates y zanahorias de calidad superior, banana de origen ecuatoriano, pelón, melón, naranja Valencia, lechuga, cebolla roja y seca de calidad superior y morrón amarillo.

DESTACADOS DE LA SEMANA PARA UNA ECONOMÍA SALUDABLE

Productos recomendados de la semana del 18 al 25 de Febrero del 2013.

Se mantiene la oferta de la semana anterior en uvas, de creciente ingreso en variedades como Moscatel, Italia (blanca), Red Globe (rosada), con precios mayoristas que operan a la baja. La oferta presenta muy buenas características para el consumo, en especial un alto grado de dulzura.