Fonterra revirtió la tendencia y subió 2,2 % los lácteos

Precio medio se ubicó en US$ 2.819 por tonelada.
Los lácteos en Fonterra lograron un aumento del precio promedio, después de catorce bajas consecutivas en siete meses. El valor medio se posicionó en US$ 2.819 por tonelada, tras recuperar un 2,2% en la primera licitación de diciembre.
La leche en polvo entera, el principal producto del rubro exportado por Uruguay, aumentó en el orden del 2,5%, alcanzando una referencia de US$ 2.667 por tonelada. Sin embargo, la cotización sigue siendo US$ 644 menor al máximo alcanzando este año en la segunda venta de abril, US$ 3.311 por tonelada. A excepción del queso Cheddar que el precio bajó 2,2% (US$ 3,184 por tonelada), el resto de los productos lograron aumentos en sus cotizaciones: la leche en polvo descremada subió 0,3% (US$ 1,970 por tonelada) y la manteca 2,7% (US$ 3,745 por tonelada). (Fuente: El País)
Gremiales lecheras preparan Asamblea para el 13 de diciembre
Será en Capurro y busca recabar la opinión de todos los tamberos.
Sin descartar ninguna medida y sin cortar el diálogo con el gobierno, las gremiales de tamberos siguen preparando la Asamblea del próximo jueves 13, a la hora 14, en la localidad de Capurro (San José), con el cometido de diseñar un camino para definir acciones que se conviertan en paliativos de la crisis que vive el sector. La Asociación Nacional de Productores de Leche, Intergremial de Productores de Leche, Agremiación Tamberos de Canelones, Asociación Productores de Leche de San José, Sociedad de Productores de Leche de Florida, Sociedad de Productores de Leche de Rodríguez, Sociedad de Productores de Leche de San Ramón, Asociación Productores de Leche de Maldonado, Asociación de Productores de Leche de Parada Esperanza y Productores Lecheros de Rocha, convocan a todos los tamberos a la Asamblea. “El objetivo es entre todos buscar y trazar un camino a seguir, dado lo infructuoso de las gestiones realizadas ante nuestro gobierno”, aclaró el secretario de la Asociación Nacional de Productores de Leche, Gerardo Perera. Todas las gremiales llevan trabajando juntas hace dos años, pero consideran que hubo pocos avances para paliar la crisis y evitar el cierre de más tambos, que según datos oficiales bajan la cortina a razón de 183 por año. “Es una situación muy complicada y lo que vamos a intentar es que en la Asamblea tengan la palabra los tamberos”, aclaró el presidente de la Sociedad Productores de Leche de Florida, Horacio Rodríguez. Denunciaron que “diez productores y sus familias por mes dejan la actividad y eso es muy grave”, afirmaron. Preocupa la lechería como cadena, porque “está en un momento crítico. Acabamos de ver el cierre de la empresa PILI y no hay nadie que asuma la responsabilidad que debería asumir. Los productores ofrecimos una situación que no fue aceptada por determinados actores de la cadena y el gobierno, en ese aspecto, no hizo nada”,. Afirmó el presidente de la Agremiación Tamberos de Canelones, Faustino Zabala. Las gremiales de lecheros sostienen que la conciencia agropecuaria “debe empezar por los gobernantes de todos los partidos, que tienen que mirar hacia el agro y hacia la lechería, para posteriormente hacerle comprender el peso del sector a toda la sociedad. La mayoría de los productores lecheros son chicos y los precisamos a todos”.
Finalmente, Wilson Cabrera, presidente de la Asociación Nacional de Productores de Leche recordó que las gremiales venían apostando al diálogo, a “ofrecer soluciones. Nos dieron un cachetazo y seguimos dialogando. Cuando le ofrecimos al presidente Tabaré Vázquez formar una comisión con técnicos de las gremiales y del gobierno, para buscar alternativas para retomar los US$ 39 millones que adeuda Venzuela a Conaprole, en el marco del negocio gobierno a gobierno, se nos cortó el diálogo”, explicó. Cabrera aclaró que “no se está planteando un enfrentamiento sino sentarnos a trabajar juntos para solucionar los problemas”. (Fuente: El País)
Lechería en crisis vuelve a generar serias diferencias con el gobierno
Con el impacto que genera una nueva industria que cierra, como es el caso de la empresa PILI, que envió a casi la totalidad de sus trabajadores al seguro de desempleo –alrededor de 20 permanecerán en el mantenimiento–, y la decisión de las gremiales lecheras de retirar a sus representantes del Instituto Nacional de la Leche (Inale), resurgen importantes diferencias con el gobierno.
Sin PILI funcionando y sus productores remitiendo en bloque a Lactalis, mientras aguardan que un inversor se interese en la planta y cuente con ellos para la remisión, las gremiales proclamaron el luto para el sector, que atraviesa enormes dificultades, agravadas también por una baja en el precio de la leche.
Jornadas atrás, las gremiales lecheras decidieron trancar fuerte con el gobierno, luego de la respuesta negativa que recibieron del ministro de Ganadería, Enzo Benech, de aprobar nuevas medidas de apoyo y estímulo para el sector. Mediante un comunicado, se informó la determinación de retirar los representantes gremiales del Inale, y su presidente, el doctor Ricardo de Izaguirre, dijo que si bien no está de acuerdo con esta determinación, la entiende. Expresó que “como el mercado tiene esos vaivenes, es importante apañar el sistema y amortiguar los mensajes internacionales para que no peguen directamente en el sector primario, que no tiene para atrás un eslabón a quien derivarle la dificultad de precios”.
En diálogo con el programa Valor Agregado de radio Carve, dijo que “está documentado que en la realidad los costos en relación a los precios que se reciben están muy pegados en este momento, por lo que se requiere de generar medidas de salida para la situación actual, así como también descontención para el sistema hacia el futuro”. Baja el precio En octubre, el precio promedio al productor que pagaron las industrias fue de $9,77 por litro registrando un descenso de 0,7% comparado con setiembre. Si se mide en dólares, el valor al productor fue de U$S 0,30 centavos registrando un descenso de 0,7% en relación al mes anterior. Se estima un contenido de grasa de 3,72% y de proteína de 3,34%, lo que lleva a que el precio por cada kilo de sólidos sea de $138,3, valor similar al de agosto y setiembre. Esto último muestra que la caída del precio responde al descenso en el contenido de sólidos. En octubre 2018 el precio promedio al productor en pesos aumentó 1,6% respecto al nivel obtenido en el mismo mes del año anterior, y el valor en dólares fue 9,3% inferior, según la información que divulgó el Inale en base a declaraciones de la industria. Por otro lado, Conaprole resolvió reducir aplicar una baja sobre la prima especial que paga a sus socios –que no afectará los sólidos– de 2,5% para la remisión de noviembre. Así, con 3,69% de grasas y 3,32% de proteína se accede a $ 135,08 por kilogramo de sólidos, lo que arroja un valor de $9,464 por litro. (Fuente: El Telégrafo)







El tiempo


  • Otras Noticias...