“La lechería podría llegar a colapsar”, Jorcín sobre conflicto en Conaprole

Las demandas sindicales de los trabajadores de Conaprole ha provocado “mucha preocupación” en productores de leche del país, porque entienden que el conflicto no encuentra a la lechería posicionada como para ceder frente a los reclamos de estos.
Darío Jorcín, productor lechero de Tarariras, aseguró que existe una “presión muy fuerte del sindicato” que solicitan cambios que “no hay formas de poder conseguirlos”. Dijo que la industria está “colapsando” y, de seguir así, “la lechería podría llegar a colapsar”.
Entiende necesario que todos los actores de la cadena “se alinean para salir de esta situación y no poner palos en la rueda”. Y agregó: “Siempre la producción de leche es quien termina pagando esto”, por eso “no es un buen momento para seguir exigiendo cuando los obreros que trabajan en la industria son relativamente bien pagados frente al resto de los trabajadores”.
Jorcín comprende que algunas demandas del sindicato pueden ser razonables pero reiteró que el sector “no está dando para muchos más”, incluso el producto chico que es el más afectado, “sigue perdiendo dinero y cerrando tambos. Las vacas son las mismas pero están cada vez en menos manos”.
Gobierno. La semana pasada las gremiales lecheras se reunieron con el ministro de Trabajo y Seguridad Social Ernesto Murro para intentar destrabar el conflicto en Conaprole. Si bien no hubo ningún anuncio al respecto, Murro solicitó tiempo a los productores para poder trabajar.
Con respecto a las negociaciones colectivas, Jorcín dijo que “existe una fuerte ideología detrás de cada sector que entra en la negociación y muchas veces eso hace perder la racionalidad del negocio (…) Y si bien todo tiene ideología y política, se debe intentar razonar de una manera mercantilista”.
Reiteró que estas instancias “se deben hacer en términos más razonables que las actuales”. Y puntualizó: “El gobierno deberá ser un árbitro lo más parejo posible pero muchas veces se tira más hacia un lado que al otro”. (Fuente: El País)
«Conaprole no puede ceder ante la imposición del gremio»
El ejecutivo de la cooperativa dijo que el precio que reciben productores es la prioridad
Gabriel Calabuig tiene una dilatada trayectoria en puestos gerenciales de firmas del calibre de Pepsico, Caputto y Abengoa. En tanto, desde noviembre de 2017, el ejecutivo se desempeña como gerente de Recursos Humanos de la mayor empresa privada del país: Conaprole. Ante la situación complicada que vive todo el sector lácteo, desde el 21 de junio el sindicato de Conaprole resolvió tomar medidas como dejar de hacer horas extras, entre otras, con el fin de reclamar por los mismos regímenes laborales y de antigüedad para todos los empleados que se desempeñan en diferentes sectores y plantas de la empresa. Calabuig explicó por qué la cooperativa no está dispuesta a asumir los costos de estos reclamos.
¿Qué posición se tiene ante el reclamo de los trabajadores?
En los dos casos se tuvo un proceso previo de negociaciones por más de seis meses en ámbitos tripartitos en los que participó el Ministerio de Trabajo (MTSS). En el tema de la antigüedad, si bien el laudo establece ciertos valores, Conaprole por convenios a nivel de empresas paga diez veces más de lo establecido. Contrariamente a lo que está establecido en ese acuerdo, el gremio quiere incrementar lo acordado, que genera mayores costos y la cooperativa no está dispuesta a asumir mayores costos porque estamos en una situación de crisis.
¿Y con respecto a igualar los regímenes laborales?
Desde el primer día en presencia del Ministerio de Trabajo declaramos la voluntad de acordar todo esquema que fuera operativamente viable, pero si no generaba aumento en los costos laborales, dada la naturaleza de nuestra actividad, en la cual se produce los 365 días. Hay plantas y sectores que tienen sus regímenes y otros que por la complejidad de su actividad no lo pueden tener. Lamentablemente la posición del gremio después de todo este tiempo fue desconocer la agenda de temas que Conaprole quería negociar y ahora está imponiendo que los regímenes sean iguales en todas las plantas y en todos los sectores para todos los trabajadores. Esto obviamente impacta en los costos operativos y la cooperativa no puede ceder ante la imposición del gremio. Si tomamos los últimos cuatro años el aumento salarial acumulado fue de 34%, mientras que el valor del precio de la leche permaneció planchado. El incremento de costos en ese período hace necesario poner el foco prioritario en optimizar el precio que reciben los productores.
El sindicato denuncia que el Directorio se niega a participar en ámbitos de negociación.
Es lo que el gremio está comunicando a la opinión pública, pero no es el fondo del tema. La Cámara de Industrias Lácteas lo que ha solicitado, al igual que lo hicieron los trabajadores semanas atrás, es un prórroga a las negociaciones en virtud de la extrema conflictividad en Conaprole, que también se ha vivido en otras plantas.
¿Qué medidas están tomando los trabajadores?
La medida de trabajo a reglamento por definición impone no trabajar en horas de descanso, pero lo que estamos teniendo en Conaprole hoy aparte de eso, son medidas que están afectando el poder de dirección de la empresa. No se autoriza la ejecución de trabajo de empresas contratadas. En algunos casos, empresas que iban a venir del exterior cancelaron sus agendas. En otros, hay firmas nacionales que a diario se ven impedidas de realizar la suya. El lunes la planta de Montevideo estuvo de paro e impidió hacer sus funciones a una firma contratada que tenía que desarrollar tareas en la planta de tratamientos de afluentes.
¿Empresas extranjeras?
Días pasados nos pasó en San José, donde estamos terminando de construir una planta para alimentos nutricionales. Una empresa que es líder mundial comunicó formalmente que se iban sus técnicos de Uruguay porque no estaban dadas las condiciones de libertad y de trabajo. Esta situación fue comunicada a las autoridades nacionales y a las pocas horas el gremio mandó una nota diciendo que si queríamos guardia gremial se debían retirar las empresas contratadas. Obviamente que desde la cooperativa se dijo que no, porque no tiene nada que ver una cosa con la otra, y a las pocas horas se recibió una segunda nota aceptando que en esa planta se podía trabajar, pero en las demás no. Se trata de empresas que realizan funciones de ingeniería o de montaje, tareas bien distintas al trabajo de línea de producción. A (el Ministerio de) Trabajo le hemos enviado 28 notas reportando incumplimientos a convenios y medidas de paro, que lo único que hacen es generar mayores perjuicios económicos.
¿Hay desabastecimiento de productos?
Algunos sectores están haciendo horas extras y hay guardias que impiden la pérdida de la materia prima. Sin embargo, se está afectando la normal operativa, por lo que estamos con un atraso superior a una semana en algunas rutas del interior. (Fuente: El Observador)







El tiempo

Ediciones anteriores

julio 2018
L M X J V S D
« jun    
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031  

  • Otras Noticias...