Quinta baja consecutiva en FONTERRA

El evento 222 de Fonterra realizado ayer sumó otra baja, la quinta consecutiva. El promedio general se ubicó en los U$S 2.885 al retroceder 0,3 %.
Fonterra acumuló su quinta baja consecutiva. La nueva caída se da horas después de que el diario Herald de Nueva Zelanda informara que los accionistas y los jefes de la empresa no se ponen de acuerdo sobre cómo hacer que el balance supere los números rojos y vuelvan a ser negros. El evento 222 de Fonterra realizado ayer sumó otra baja, la quinta consecutiva. El promedio general se ubicó en los U$S 2.885 al retroceder 0,3 %. La subasta se extendió por 2 horas y 20 minutos con 511 postores registrados y 183 postores participantes. La manteca subió 2,4 %, la leche en polvo entera cayó 0,9 % y la descremada no tuvo variación.
VALORES
Manteca U$S 4,114 (2,4 %). Leche en polvo descremada U$S 1,977 (0 %). Leche en polvo entera U$S 2.729 (-0,9 %). Promedio U$S 2.885 (-0,3 %).
FONTERRA BUSCA SUPERAR EL BALANCE EN ROJO
La nueva caída de Fonterra se da horas después de que el diario Herald de Nueva Zelanda informara que los accionistas y los jefes de la empresa no se ponen de acuerdo sobre cómo hacer que el balance supere los números rojos y vuelva a ser negro.
Una de las posiciones entiende que es necesario que la empresa realice retenciones de ganancias a los productores como forma de capitalizarse. Pero a pesar de que se considera que un pobre historial de retenciones es en parte responsable de su débil balance y el desempeño del precio de las acciones, Fonterra no reconsidera sus retenciones de beneficios ni su política de pago de dividendos como parte de su actual revisión estratégica.
La política de dividendos declarada de Fonterra es un pago del 70 por ciento y los críticos dicen que durante 10 años no ha realizado retenciones.
“UN CAMINO REALMENTE PELIGROSO”.
El artículo cita al reconocido comentarista y asesor de la industria láctea Keith Woodford quien dijo que Fonterra “necesita tener retenciones como cualquier compañía” porque “cualquier empresa que pague todas sus ganancias se está dirigiendo por un camino realmente peligroso”, advirtió.
“El problema para Fonterra” es que por 10 años ha realizado a los productores “retenciones mínimas” y “no se pueden rectificar 10 años de políticas defectuosas en uno o dos años”.
A modo de ejemplo Woodford señaló que la cooperativa europea Friesland Campina retuvo el 50 por ciento de sus ganancias. “La venta de activos ahora ayudará (a Fonterra) a salir de su situación de tener demasiadas deudas, pero si no tiene una política de retenciones volverá a la misma situación anterior”, agregó. “Su necesidad de vender algunos activos es una consecuencia de no tener retenciones significativas en los últimos 10 años combinadas con algunas decisiones de inversión desastrosas que han tomado, particularmente en China”, dijo Woodford. Próximo evento de Fonterra será el 6 de noviembre. (Fuente: portal TodoElCampo)
Vázquez preocupado por actitudes sindicales
Lo dijo a los tamberos, que rechazan abrir mercado a la UE
El presidente Tabaré Vázquez les planteó a las gremiales de tamberos que está dispuesto a estudiar cambios tributarios para el sector y que le preocupa mucho la actitud del sindicato de Conaprole, pero al mismo tiempo dejó entrever que la deuda de US$ 39 millones que Venezuela tiene con la cooperativa, no se podrá cobrar. El gobierno también sondeó la opinión de las gremiales lecheras respecto a la posibilidad de una apertura acotada a la leche en polvo y los quesos de la Unión Europea y obtuvo un rechazo inicial.
El mandatario recibió a varias gremiales en la residencia de Suárez, que le pintaron un panorama muy comprometido para el sector lechero debido a un cóctel de factores entre los que están el encarecimiento de los insumos dolarizados, los precios internacionales que no ayudan y la conflictividad en Conaprole. Todos los temas volverán a ser analizados en 15 días en una reunión de los lecheros con el ministro de Ganadería, Enzo Benech, en la que quizás participe también Vázquez nuevamente, contó Horacio Rodríguez, presidente de la Sociedad de Productores de Leche de Florida. A la delegación de tamberos le quedó la impresión de que podría haber pronto una rebaja en la tarifa eléctrica para los tambos, que si bien no es el mayor de los costos para los productores incide y su rebaja podría ser una ayuda, señaló Fernando Valverde, presidente de la Intergremial de Productores de Leche. Los productores también plantearon la posibilidad de subir de 3 a 6% la devolución de impuestos a las exportaciones (que podría generar unos US$ 10 millones con el que crear fondos de garantías), permitir la devolución del IVA a los productores más pequeños y establecer que el precio de la leche al consumo se ajuste siempre por la inflación.
El canciller Rodolfo Nin Novoa, que estaba en la reunión, pidió la opinión de las distintas gremiales sobre el planteo que hizo la Unión Europea, en el marco de las conversaciones que mantiene con el Mercosur, para introducir 10.000 toneladas de leche en polvo anuales y 4.000 de quesos al bloque su-damericano. Valverde dijo que las gremiales estudiarán el planteo pero que, a priori, les parece inapropiado tomando en cuenta que la producción europea está fuertemente subsidiada en origen. Y si bien el volumen de leche en polvo en cuestión no es tan importante (equivale aproximadamente a un mes de producción en primavera de Conaprole) supondría «una cuña» en el Mercosur, explicó Valverde. Los productos lácteos europeos ya suponen una competencia importante pese a que ingresan pagando un arancel del 28% al Mercosur, dijo Valverde. En las gremiales causó buena impresión que el presidente se mostrara preocupado por las actitudes del sindicato de Conaprole y que incluso planteara que podría ser necesaria la adecuación del marco legal para lidiar con la conflictividad. Los frecuentes paros generan «desánimo, bronca e impotencia» en los productores pero, en principio, las gremiales no quieren que Conaprole se venda como han llegado a plantear algunos productores, dijo Valverde.
Las gremiales lecheras agradecieron el apoyo del gobierno a los tamberos remitentes de Pili (empresa de Paysandú que está en liquidación) pero plantearon su preocupación por la demora en la implementación del fideicomiso que se creó hace un año para constituir un fondo de garantía de deudas, hicieron saber. (Fuente: El País)