Tamberos uruguayos y argentinos terminaron el 2019 cobrando lo mismo

Los productores orientales registraron mayor estabilidad en la cotización.
En términos mensuales promedio tamberos uruguayos y argentinos terminaron el año 2019 cobrando prácticamente lo mismo –unos 0,30 u$s/litro–, aunque los orientales, a diferencia de sus vecinos, registraron ingresos en un marco de mucha mayor estabilidad.
En diciembre pasado el precio promedio ponderado de la leche pagado al tambero argentino a nivel nacional –informado por la Dirección Nacional Láctea– fue de 16,82 $/litro, una cifra equivalente a 0,28 u$s/litro considerando el tipo de cambio mayorista promedio publicado por el Banco Central (BCRA). Luego de la abrupta devaluación del peso argentino registrada en 2018, los precios de la leche se destruyeron hasta llegar a un mínimo de 0,20 u$s/litro en septiembre de 2018. La reducción de ingresos, potenciada en algunas cuencas lecheras por eventos climáticos severos, promovió una aceleración del proceso de cierre de tambos y reducciones de rodeos lecheros que terminó provocando una disminución de la oferta disponible, la cual derivó en una creciente competencia entre industrias lácteas argentinas que –combinada con una fase de atraso cambiario– catapultó los valores recibidos por los tamberos hasta alcanzar un máximo de 0,36 u$s en julio de 2019. Pero la fuerte devaluación de agosto pasado, junto con la recuperación estacional de la producción de leche, volvió a introducir a los precios de la leche en un tobogán bajista.
A partir del presente año 2020, debido a la implementación del cepo cambiario, la medición del precio de la leche en el mercado argentino en dólares por litro se tornará más compleja debido a que muchos insumos dolarizados podrían comenzar a valorizarse con referencias cambiarias de mercado (como puede ser el caso del denominado dólar contado con liquidación)
A diferencia de Argentina, donde existe una multiplicidad de industrias grandes y medianas, en Uruguay el principal formador de precios de la leche es la cooperativa Conaprole, que exporta la mayor parte de los productos lácteos que elabora y evita, en lo posible, realizar ajustes abruptos de precios en las liquidaciones realizadas a sus socios tamberos.
Conaprole, entre otros recursos, dispone de un «fondo de estabilización» que permite resguardar la rentabilidad de los tamberos en épocas de bajos precios internacionales al ahorrar parte del excedente en las fases de altos precios.

El último dato oficial disponible publicado por el Instituto Nacional de la Leche de Uruguay (Inale) indica que en noviembre pasado el valor promedio abonado al tambero se ubicó en 0,30 u$s/litro. Se estima que en diciembre dicho valor sería similar