Lo dijo el Ing. Agr. Federico Montes. “Las empresas exportadoras deben integrar a las pequeñas y medianas”

La elección de la citricultura como sector estratégico del país no ha sido en vano y la noticia de la apertura del mercado de Estados Unidos para la fruta cítrica uruguaya se transformó días atrás en un hito.  Según el asesor citrícola del Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca (MGAP), Federico Montes, el sector viene de un largo proceso de estancamiento y, más recientemente, de pérdidas importantes por adversidades climáticas. Sin embargo, está a la puerta de un despegue que puede ser definitivo. Días pasados señalaba a la prensa aspectos del proceso que se inició en 2010 con el Plan Estratégico y los nuevos desafíos, que  sintetizamos a continuación.
¿Qué valor tiene la citricultura para el país?
La pregunta sería: ¿por qué priorizar un rubro que exporta US$ 100 millones al año? Primero, cuando se mueve la citricultura se mueven los boliches, se mueve la cuentita de la almacenera, se mueve la economía. Además, la citricultura tiene un valor porque supo ir a conquistar mercados, no se los regaló nadie. Eso es propiedad genuina del sector citrícola, no hubo ningún regalo. La citricultura desarrolló el comercio.
Pero viene de un período de estancamiento, al menos de una década. Sí, una década por lo menos de estancamiento muy fuerte. La citricultura no supera una producción de 300.000 toneladas y un máximo de 120.000 toneladas exportadas al año. Venimos  estancados, sin crecimiento, más bien con envejecimiento de sus plantaciones. Y el mundo ha sido muy dinámico, es muy cruel el dinamismo del mundo. A partir de ese diagnóstico, se delinearon los cuatro ejes temáticos del Plan Estratégico que estamos impulsando en el Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca (MGAP): sustentabilidad social, sanidad, investigación e inserción internacional.
¿Qué superficie tiene la producción citrícola en el país?
Son 17.000 hectáreas, según la Encuesta Citrícola de otoño de Estadísticas Agropecuarias (DIEA), con 7.246.000 plantas en esa área. Llevamos el equivalente a 1.000 hectáreas nuevas, de yemas entregadas, que parten de esta apuesta que comenzó en diciembre de 2010 con la firma de un acuerdo entre el sector público y el privado. La citricultura dispone de 50 a 60 variedades para plantar.
¿Es la hora de algún tipo de Asociativismo?¿Cómo sería el acuerdo a concretar con los privados para desarrollar el rubro?
Primero quisiera decir que si uno tiene que convocar a la citricultura, hay rostros conocidos, es gente que está en los predios o en sus empresas. Ahí se agregan valores que realmente la citricultura tiene que son muy tangibles y de alta calidad. Tal vez ese sería el otro elemento importante por el cual también se ha priorizado este sector de la citricultura como cadena productiva. Siempre sobre la base del contrato, es decir, si nosotros vamos, el sector privado va. Hemos dados pasos importantes en el Plan Estratégico, como el convenio sobre saneamiento de plantas, y ahora le proponemos otro: queremos que el sector privado participe en la toma de decisiones y como demandante. La idea es crear un consorcio público-privado. En Uruguay existen experiencias de consorcios: lo tiene INIA, lo tiene INASE; consorcios en lechería, en trigo, en lana fina. Donde la institucionalidad y el sector privado se juntan para definir pautas y orientaciones. En este caso, se sumaría el MGAP. Creo que el sector privado tiene muchísimo para aportar en ese sentido. Y enfatizo la idea porque el mercado de EEUU requiere nuevas variedades de cítricos.
Las empresas citrícolas grandes tienen un desafío y tienen que asumir un compromiso muy importante. Nosotros hemos señalado como una política pública clara del MGAP la inclusión en la cadena exportadora de los pequeños y medianos productores. Hoy existen empresas que exportan, estas son las que salen al mundo, acá en estas empresas tienen que integrarse todos los medianos y pequeños productores. Pero para esto hay que diseñar un modelo de asociación.
¿No está pronto todavía? No, hay que crearlo. No hay receta acá. Esto es otro hermoso desafío.
¿Producirían la fruta para que las grandes empresas las coloquen en el exterior?
A groso modo sería eso. Y eso es lo que estamos colocando en la agenda de trabajo. Proponemos un modelo de asociación. Por ser empresas exportadoras y tener los canales comerciales, tienen la responsabilidad de darles salidas a estos pequeños y medianos productores. Pero no de forma aislada, se tienen que asociar los pequeños y medianos productores para ofrecer un buen producto a una empresa y ahí hacer un contrato nuevamente. El Ministerio en eso no interviene. Luego a la mesa citrícola vendrán las grandes empresas y los representantes de los productores chicos que tengan determinados modelos de asociación.
¿Y el consorcio puede ser un ensayo de esa asociación o está pensado de otra manera?
El consorcio está pensado exclusivamente para la parte del convenio de genética y sanidad. Yo creo que acá hay otras pistas interesantes. A mí me encanta este desafío.
Mercado. Informamos sobre la comercialización de comienzo de la semana, desde los informes de Precios Mayoristas del Mercado Modelo (DI.GE.GRA.- C.A.M.M.), a saber:
Lunes 29 de Julio del 2013: La operativa comercial de la jornada transcurrió de forma medianamente ágil, en donde el mayor porcentaje de las ventas se concentró en las primeras horas de la madrugada.
En este marco, se vieron incrementados los valores de referencia de: boniato tipo Cuarí/Arapey, zapallo Kabutiá, calabacín, tomate, banana, manzana Roja de atmósfera controlada y calidad superior, pomelo, choclo Dulce procedente de Argentina, nabo, berenjena y chaucha.
Por otro lado, descendieron las cotizaciones de: mandarina Avana e Hibrida o Bergamota, morrón Rojo y Verde, perejil, ajo argentino, zapallito y zuchini.

La elección de la citricultura como sector estratégico del país no ha sido en vano y la noticia de la apertura del mercado de Estados Unidos para la fruta cítrica uruguaya se transformó días atrás en un hito.  Según el asesor citrícola del Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca (MGAP), Federico Montes, el sector viene de un largo proceso de estancamiento y, más recientemente, de pérdidas importantes por adversidades climáticas. Sin embargo, está a la puerta de un despegue que puede ser definitivo. Días pasados señalaba a la prensa aspectos del proceso que se inició en 2010 con el Plan Estratégico y los nuevos desafíos, que  sintetizamos a continuación.

¿Qué valor tiene la citricultura para el país?

La pregunta sería: ¿por qué priorizar un rubro que exporta US$ 100 millones al año? Primero, cuando se mueve la citricultura se mueven los boliches, se mueve la cuentita de la almacenera, se mueve la economía. Además, la citricultura tiene un valor porque supo ir a conquistar mercados, no se los regaló nadie. Eso es propiedad genuina del sector citrícola, no hubo ningún regalo. La citricultura desarrolló el comercio.

Pero viene de un período de estancamiento, al menos de una década. Sí, una década por lo menos de estancamiento muy fuerte. La citricultura no supera una producción de 300.000 toneladas y un máximo de 120.000 toneladas exportadas al año. Venimos  estancados, sin crecimiento, más bien con envejecimiento de sus plantaciones. Y el mundo ha sido muy dinámico, es muy cruel el dinamismo del mundo. A partir de ese diagnóstico, se delinearon los cuatro ejes temáticos del Plan Estratégico que estamos impulsando en el Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca (MGAP): sustentabilidad social, sanidad, investigación e inserción internacional.

¿Qué superficie tiene la producción citrícola en el país?

Son 17.000 hectáreas, según la Encuesta Citrícola de otoño de Estadísticas Agropecuarias (DIEA), con 7.246.000 plantas en esa área. Llevamos el equivalente a 1.000 hectáreas nuevas, de yemas entregadas, que parten de esta apuesta que comenzó en diciembre de 2010 con la firma de un acuerdo entre el sector público y el privado. La citricultura dispone de 50 a 60 variedades para plantar.

¿Es la hora de algún tipo de Asociativismo?¿Cómo sería el acuerdo a concretar con los privados para desarrollar el rubro?

Primero quisiera decir que si uno tiene que convocar a la citricultura, hay rostros conocidos, es gente que está en los predios o en sus empresas. Ahí se agregan valores que realmente la citricultura tiene que son muy tangibles y de alta calidad. Tal vez ese sería el otro elemento importante por el cual también se ha priorizado este sector de la citricultura como cadena productiva. Siempre sobre la base del contrato, es decir, si nosotros vamos, el sector privado va. Hemos dados pasos importantes en el Plan Estratégico, como el convenio sobre saneamiento de plantas, y ahora le proponemos otro: queremos que el sector privado participe en la toma de decisiones y como demandante. La idea es crear un consorcio público-privado. En Uruguay existen experiencias de consorcios: lo tiene INIA, lo tiene INASE; consorcios en lechería, en trigo, en lana fina. Donde la institucionalidad y el sector privado se juntan para definir pautas y orientaciones. En este caso, se sumaría el MGAP. Creo que el sector privado tiene muchísimo para aportar en ese sentido. Y enfatizo la idea porque el mercado de EEUU requiere nuevas variedades de cítricos.

Las empresas citrícolas grandes tienen un desafío y tienen que asumir un compromiso muy importante. Nosotros hemos señalado como una política pública clara del MGAP la inclusión en la cadena exportadora de los pequeños y medianos productores. Hoy existen empresas que exportan, estas son las que salen al mundo, acá en estas empresas tienen que integrarse todos los medianos y pequeños productores. Pero para esto hay que diseñar un modelo de asociación.

¿No está pronto todavía? No, hay que crearlo. No hay receta acá. Esto es otro hermoso desafío.

¿Producirían la fruta para que las grandes empresas las coloquen en el exterior?

A groso modo sería eso. Y eso es lo que estamos colocando en la agenda de trabajo. Proponemos un modelo de asociación. Por ser empresas exportadoras y tener los canales comerciales, tienen la responsabilidad de darles salidas a estos pequeños y medianos productores. Pero no de forma aislada, se tienen que asociar los pequeños y medianos productores para ofrecer un buen producto a una empresa y ahí hacer un contrato nuevamente. El Ministerio en eso no interviene. Luego a la mesa citrícola vendrán las grandes empresas y los representantes de los productores chicos que tengan determinados modelos de asociación.

¿Y el consorcio puede ser un ensayo de esa asociación o está pensado de otra manera?

El consorcio está pensado exclusivamente para la parte del convenio de genética y sanidad. Yo creo que acá hay otras pistas interesantes. A mí me encanta este desafío.

Mercado. Informamos sobre la comercialización de comienzo de la semana, desde los informes de Precios Mayoristas del Mercado Modelo (DI.GE.GRA.- C.A.M.M.), a saber:

Lunes 29 de Julio del 2013: La operativa comercial de la jornada transcurrió de forma medianamente ágil, en donde el mayor porcentaje de las ventas se concentró en las primeras horas de la madrugada.

En este marco, se vieron incrementados los valores de referencia de: boniato tipo Cuarí/Arapey, zapallo Kabutiá, calabacín, tomate, banana, manzana Roja de atmósfera controlada y calidad superior, pomelo, choclo Dulce procedente de Argentina, nabo, berenjena y chaucha.

Por otro lado, descendieron las cotizaciones de: mandarina Avana e Hibrida o Bergamota, morrón Rojo y Verde, perejil, ajo argentino, zapallito y zuchini.







El tiempo

Ediciones anteriores

septiembre 2018
L M X J V S D
« ago    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

  • Otras Noticias...