Los proyectos agro industriales como ALUR se fortalecen cuando logran gestionar bien todos los sub productos

Continuamos compartiendo la entrevista con el Ing. Agr. Ph.D. Pablo Chilibroste (del INIA) respecto de la lechería en el país y la labor que viene cumpliendo ALUR.
¿Cómo ve la situación de los productores del litoral norte?
El litoral norte está un poco más desamparado desde el punto de vista tecnológico, sobre todo en el modelo de producción de forrajes, y ahí es importante introducir un concepto que no siempre se visualiza. Es muy distinto ser productor chico en Villa Rodríguez, que ser productor chico en Salto, o Paysandú. ¿Por qué?, porque en Villa Rodríguez, por poner un ejemplo del sur, hay 80 productores chicos más, entonces si un productor tiene dudas, o está enfrentando un problema específico, vive en una comunidad que es lechera, rápidamente se discute sobre lechería en el almacén, en el boliche, en la estación de servicio, es decir, hay muchas actividades, reuniones, de pasajes de información, hay comercios especializados en productos de lechería. Entonces, eso constituye una red social que le da soporte a la lechería, que en estas zonas no la tienen ahora. En el litoral la densidad de técnicos, es mucho menor. Y, eso hace que el proceso de aprendizaje sea más costoso en estas zonas. Eso es un elemento, en donde no es mucho lo que se puede hacer con él, pero es bueno saberlo, porque quiere decir que las cosas  no van a ocurrir en la misma dinámica, y en la misma forma, que ocurren en otras áreas, donde este problema está mejor resuelto; ahí es donde se requiere de apoyos externos o de generar ese tipo de situaciones donde se de la capacidad de transmisión horizontal.
Las plantas, los productores, para conceptualizar este tema así, quizás deberían probar más actividades de difusión, y sobre todo de intercambio horizontal, y capaz de mover productores en la cuenca, de interactuar más.
¿Qué es lo que está pasando en ALUR?
El motivo principal de ALUR es el desarrollo de la matriz bio-energética. Creo que ALUR ha hecho un desarrollo interesante en el área animal, nosotros la compartimos totalmente, de hecho desde el inicio, nos comprometimos con ese proyecto. Pensamos que los proyectos agro industriales se fortalecen cuando logran gestionar bien los sub productos. El suero de leche hoy es un negocio, y lo va a ser cada vez mejor. El suero tiene proteínas que son de muy alto valor biológico, son de tan alto valor que ya ni siquiera son pensables para la nutrición animal, impensables para los rumiantes, podrían ser pensables para aves, o peces, es decir, nutrición mucho más fina. Pero el gran demandante es la industria alimenticia  y farmacéutica. Lo que destacaría del proyecto de ALUR, es el uso de todos los sub productos, que se generan en el proceso agro-industrial, es apuntar a un sector de la ganadería, carne y leche que puede hacer uso de materiales de baja calidad o sea estamos desarrollando productos que son esencialmente para recría, ya sea carne, leche u ovino, y cuya base de alimentación sean desechos agrícolas con campos natural diferido.  Eso no está en Uruguay como tecnología bien definida. Para productores lecheros que quieran hacer la recría  en base de campo natural diferido o con ensilajes  de sorgo, tenemos alternativas, es decir, un menú de alternativas tecnológicas maduras para que lo puedan desarrollar. El método de trabajo nuestro es: concebimos el producto (INIA), lo desarrollamos, en la planta de ALUR, lo probamos experimentalmente, si funciona bien se evalúa a nivel comercial, que eso está a cargo el departamento comercial de ALUR.
Nosotros (INIA) estamos concebidos como el departamento de desarrollo e investigación de ALUR, para esta área. ¿En qué estamos ahora? En estos momentos estamos sustituyendo el maíz y parte de la melaza, por el glicerol crudo, que surge en producción de biodiesel, que no tiene valor de mercado, el resultado neto de esto, es que estos productos deberían trabajar con la misma eficiencia, más barato, a su vez tiene una composición distinta, es decir, más sub productos NO competitivos con la alimentación humana.
Y, lo otro que estamos desarrollando en paralelo, el glicerol crudo, como resultado de la producción de biodiesel, visualizarlo como  un insumo más en la alimentación de los rumiantes. Eso está más pensado para sistemas ganaderos o lecheros que han incorporado una mezcla de alimentos, entonces en el menú de alimentos es incluir el glicerol líquido y que tenga en la dieta una alta proporción. En ese sentido vemos bueno e inteligente el enfoque de ALUR, de acompañar el proyecto bio-industrial que es la bioenergía, con un desarrollo equilibrado en el área animal. El sector animal tiene que verlo con interés, porque abre su menú de posibilidades, y ALUR tiene la posibilidad de canalizar por allí otros productos que hoy no tendrían salida, como por ejemplo, el glicerol crudo.

Continuamos compartiendo la entrevista con el Ing. Agr. Ph.D. Pablo Chilibroste (del INIA) respecto de la lechería en el país y la labor que viene cumpliendo ALUR.

¿Cómo ve la situación de los productores del litoral norte?

El litoral norte está un poco más desamparado desde el punto de vista tecnológico, sobre todo en el modelo de producción de forrajes, y ahí es importante introducir un concepto que no siempre se visualiza. Es muy distinto ser productor chico en Villa Rodríguez, que ser productor chico en Salto, o Paysandú. ¿Por qué?, porque en Villa Rodríguez, por poner un ejemplo del sur, hay 80 productores chicos más, entonces si un productor tiene dudas, o está enfrentando un problema específico, vive en una comunidad que es lechera, rápidamente se discute sobre lechería en el almacén, en el boliche, en la estación de servicio, es decir, hay muchas actividades, reuniones, de pasajes de información, hay comercios especializados en productos de lechería. Entonces, eso constituye una red social que le da soporte a la lechería, que en estas zonas no la tienen ahora. En el litoral la densidad de técnicos, es mucho menor. Y, eso hace que el proceso de aprendizaje sea más costoso en estas zonas. Eso es un elemento, en donde no es mucho lo que se puede hacer con él, pero es bueno saberlo, porque quiere decir que las cosas  no van a ocurrir en la misma dinámica, y en la misma forma, que ocurren en otras áreas, donde este problema está mejor resuelto; ahí es donde se requiere de apoyos externos o de generar ese tipo de situaciones donde se de la capacidad de transmisión horizontal.

Las plantas, los productores, para conceptualizar este tema así, quizás deberían probar más actividades de difusión, y sobre todo de intercambio horizontal, y capaz de mover productores en la cuenca, de interactuar más.

¿Qué es lo que está pasando en ALUR?

El motivo principal de ALUR es el desarrollo de la matriz bio-energética. Creo que ALUR ha hecho un desarrollo interesante en el área animal, nosotros la compartimos totalmente, de hecho desde el inicio, nos comprometimos con ese proyecto. Pensamos que los proyectos agro industriales se fortalecen cuando logran gestionar bien los sub productos. El suero de leche hoy es un negocio, y lo va a ser cada vez mejor. El suero tiene proteínas que son de muy alto valor biológico, son de tan alto valor que ya ni siquiera son pensables para la nutrición animal, impensables para los rumiantes, podrían ser pensables para aves, o peces, es decir, nutrición mucho más fina. Pero el gran demandante es la industria alimenticia  y farmacéutica. Lo que destacaría del proyecto de ALUR, es el uso de todos los sub productos, que se generan en el proceso agro-industrial, es apuntar a un sector de la ganadería, carne y leche que puede hacer uso de materiales de baja calidad o sea estamos desarrollando productos que son esencialmente para recría, ya sea carne, leche u ovino, y cuya base de alimentación sean desechos agrícolas con campos natural diferido.  Eso no está en Uruguay como tecnología bien definida. Para productores lecheros que quieran hacer la recría  en base de campo natural diferido o con ensilajes  de sorgo, tenemos alternativas, es decir, un menú de alternativas tecnológicas maduras para que lo puedan desarrollar. El método de trabajo nuestro es: concebimos el producto (INIA), lo desarrollamos, en la planta de ALUR, lo probamos experimentalmente, si funciona bien se evalúa a nivel comercial, que eso está a cargo el departamento comercial de ALUR.

Nosotros (INIA) estamos concebidos como el departamento de desarrollo e investigación de ALUR, para esta área. ¿En qué estamos ahora? En estos momentos estamos sustituyendo el maíz y parte de la melaza, por el glicerol crudo, que surge en producción de biodiesel, que no tiene valor de mercado, el resultado neto de esto, es que estos productos deberían trabajar con la misma eficiencia, más barato, a su vez tiene una composición distinta, es decir, más sub productos NO competitivos con la alimentación humana.

Y, lo otro que estamos desarrollando en paralelo, el glicerol crudo, como resultado de la producción de biodiesel, visualizarlo como  un insumo más en la alimentación de los rumiantes. Eso está más pensado para sistemas ganaderos o lecheros que han incorporado una mezcla de alimentos, entonces en el menú de alimentos es incluir el glicerol líquido y que tenga en la dieta una alta proporción. En ese sentido vemos bueno e inteligente el enfoque de ALUR, de acompañar el proyecto bio-industrial que es la bioenergía, con un desarrollo equilibrado en el área animal. El sector animal tiene que verlo con interés, porque abre su menú de posibilidades, y ALUR tiene la posibilidad de canalizar por allí otros productos que hoy no tendrían salida, como por ejemplo, el glicerol crudo.







El tiempo

Ediciones anteriores

septiembre 2018
L M X J V S D
« ago    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

  • Otras Noticias...