Mesa Nacional de Trigo exhorta a productores a tomar medidas para mejorar la calidad industrial

La Mesa Nacional de Trigo presentó sugerencias para la promoción de la calidad industrial del trigo con énfasis en la inocuidad y la calidad panadera del producto con miras hacia la exportación. Los detalles fueron presentados este miércoles 1º en conferencia de prensa en la Sede Central del Ministerio de Ganadería Agricultura y Pesca. La situación muy particular por la que está pasando el principal cultivo de invierno determina que los aspectos de calidad cobren especial relevancia tanto para la industria nacional como para el mercado externo. El llamado es hacia los productores para que utilicen variedades evaluadas que ofrezcan no solo un alto rendimiento sino una alta calidad que será clave para el futuro del negocio en Uruguay. Participaron el Subsecretario del Ministerio de Ganadería Agricultura y Pesca, Ing. Agr. Enzo Benech, el Presidente de INASE, Ing. Agr. Pedro Queheille, el Director Nacional de INIA, Ing. Agr. Fabio Montossi, el Subdirector de la Dirección General de Servicios Agrícolas, Ing. Agr. Federico Montes, y el representante de la Mesa Nacional de Trigo, Ing. Agr. Guillermo Clement, quien expuso los detalles sobre la situación sector triguero y las recomendaciones técnicas de expuestas por Mesa Nacional de Trigo. En cuanto al contexto en el cual que se presentan las recomendaciones el Subsecretario se refirió a la importancia de tomar estas recomendaciones, en el marco de la situación que vive el sector. “La peor restricción que puede tener un productor, es no vender su producción. Precisamos los cultivos de invierno y el resultado tiene que ser positivo. Hay que hacer el esfuerzo de producir un cultivo vendible” aseguró. El Subdirector de la Dirección General de Servicios Agrícolas, destacó la importancia de la herramienta y de apoyar para que el sector productivo tome las mejores decisiones. Por su parte Montossi, informó que la orientación de la investigación es clave para generar competitividad y reafirmó esta visión que generó un genética local que es producto del esfuerzo de 30 años de investigación. El Presidente de INASE, Ing. Agr. Pedro Queheille subrayó la importancia de la institucionalidad para lograr protocolos que definen la manera de llevar adentre evaluaciones de cultivares y enfatizó sobre la importancia de la semilla. “A la hora de hablar de calidad, lo primero es la semilla”, concluyó. Históricamente la Mesa ha generado y acompañado numerosos esfuerzos de parte de INIA, Facultad de Agronomía y LATU, que han realizado importantes contribuciones desde el punto de vista tecnológico. Se ha avanzado en muchos aspectos y existe información relevante que está al alcance del productor. Tiene también un amplio espectro de variedades disponibles y mayor conocimiento sobre las particularidades de cada variedad y de las prácticas tecnológicas que deben acompañarlas. “El productor tiene que ajustar numerosos aspectos, seleccionando la forma de producir y ajustando la tecnología a utilizar en función de los aspectos económicos. En escenarios así, se acentúa la importancia de utilizar la información disponible. Específicamente en el momento actual, cuando se ingresa al período de siembra de los cultivos, se torna un aspecto clave la selección de las variedades de trigo que mejor se adecúen a las posibilidades y condiciones de cada productor” explicó Clement. En ese macro la tecnología disponible presenta variedades con buenos rendimientos que tienen las características de calidad industrial que necesitamos y también hay prácticas tecnológicas que contribuyen a alcanzar la calidad adecuada. Los productores deberá evaluar que opción es la más apropiada a sus 
condiciones, pero incorporando en la decisión todos los elementos de información disponibles. Esta alternativa se vuelve clave en consonántica con la necesidad de colocación en el mercado. La utilización de esta herramienta, puede contribuir en gran medida a la competitividad del sector si pensamos que aporta a fortalecer la corriente exportadora lograda, pero además a satisfacer las necesidades de la industria nacional, también expuesta a la competencia con productos importados que compiten en calidad. Por último, mencionó el aporte del trigo -como principal cultivo de ciclo invernal- a la sustentabilidad de la agricultura en general, dada su importancia equilibrando las rotaciones como integrante de los Planes de Uso y Manejo de Suelos.
Unidad de Comunicación Organizacional y Difusión MGAP