En 2016 por clima inestable y costos en alza se limitarán las inversiones para la implantación de cultivos de tomates en Brasil

El área de zafra de verano 2015-16, puede disminuir un 3%.
La expectativa inicial es que el área de la zafra de verano 2015-16 registre una leve reducción del orden del 3%. Esa disminución en el área total debe ser influenciada principalmente por las menores inversiones en el Agreste Pernambucano y en Rio de Janeiro, a cuenta de “El Niño”, que resulta en un clima caliente y seco en algunas regiones y lluvias irregulares en otras. En la plaza de Santa Catarina los productores aumentan sus inversiones en un 20%, ya que el tomate proporcionó mayor rentabilidad frente a otras culturas a lo largo del 2015. Entre tanto, como el transplante de verano 2015-16 se cierra a fines de enero, la elevación de los costos de producción y las condiciones climáticas y de mercado pueden alterar las estimaciones. La cosecha de la temporada 2015-16 se inició en noviembre del 2015. En relación al área cultivada con tomates en zafra de verano 2014-15, esta fue un 11% menor que la del 2013-14. Esa reducción de los cultivos fue verificada en Sao Paulo, Río de Janeiro y Río Grande do Sul; y, estuvo asociado, sobre todo, a la seca en el momento de los transplantes. Además de eso los productores relatan que la baja disponibilidad de mano de obra y la reducción de acceso al crédito también limitaron la producción. En la media de las zafra de verano (diciembre del 2014 a junio del 2015), la rentabilidad fue positiva para los productores, con un precio promedio R$ 37, por caja de 22 kilos, 47% por encima del costo de producción. (En pesos uruguayos son $357 por 22 kilos, o sea $ 16 por kilo de retorno al productor por tomate producido a campo, con un costo de $ 10,88 por kilo) Teniendo en cuenta que la baja productividad de la zafra limitó mejores resultados.
Escenario incierto par la zafra anual del 2016
Los productores aún no están seguros en cuanto a las inversiones para la zafra anual en el 2016. La crisis económica debe continuar influenciando el aumento de los precios de los insumos y dificultando el acceso al crédito. Además de ello, El Niño, acentúa la seca en el nordeste y debe continuar actuando en el primer trimestre del 2016, lo que puede agravar la crisis hídrica en las regiones productoras localizadas en esta región. A pesar de los desafíos, la apuesta inicial es la de mantener el área plantada para el área anual 2016, con excepción de Minas Gerais, que debe reducir cerca del 12% del área por cuenta de problemas asociados al granizo ocurrido en agosto. En relación a la zafra anual del 2015, hubo una caída de 11,7% del área total de tomate, por orden de menores inversiones en el Nordeste. En Ceará y Piauí, la seca es el principal factor de disminución del área. En Bahía, la menor implantación está justificada por el aumento del cultivo de cebollas, que presentó una rentabilidad más atractiva que el tomate. En cuanto a los precios no subieron conforme a lo esperado por los productores. Aún así, a pesar del aumento de los costos, especialmente por cuenta de la fuerte valorización del dólar frente al real, la rentabilidad del tomate fue positiva en el 2015.
Clima perjudica la productividad, pero la zafra de invierno 2015 cierra en positivo
El área de la primera etapa de la zafra de invierno 2015 fue 10% menor que la del año anterior y de la segunda parte 4,5% menor. Esa caída está atribuida al clima desfavorable, que desestimuló que los productores aumentaran las inversiones para este año. Además de esto, el escenario económico brasilero y la fuerte desvalorización del real, que hizo crecer los costos de producción, también fueron motivos para la disminución del área. Hasta el mismo cultivo de tomates de mayor valor agregado como el “italiano”, que ganaba espacio en los últimos años, fue limitado. Vale recordar que el manejo del tomate “italiano” es más complejo y exige cuidados específicos, visto que es más susceptible frente a enfermedades en comparación a los “larga vida”. A pesar de este escenario, productores de regiones productoras de zafra invernal registraron rentabilidad positiva en 2015. Los valores del fruto estuvieron por encima de los costos, sobre todo en los meses iniciales de la cosecha. En mayo el precio medio fue de R$ 84 y R$ 81, generado una media mensual de R$ 72,86 por caja de 22 kilos en el interior de Sao Paulo, la mayor en años. En cuanto a la productividad, fue menor en la mayor parte de las regiones, como resultado de la seca al inicio del año, que elevó la incidencia de virosis y de las fuertes lluvias del primer semestres.
Granizo causa pérdidas de 800 mil plantas en el interior de Sao Paulo
Una lluvia de granizo en Sumaré (SP) al final de octubre perjudicó prácticamente la mitad de toda la segunda parte de la zafra de invierno de la región. Fueron pérdidas cerca de 800 plantas de tomate. Lo que representaba cerca del 40% de los dos millones de plantas cultivadas, según cálculos de los productores. A pesar de que la mayor parte de los productores tiene seguro, muchos se desmotivaron en realizar nuevas inversiones. La expectativa inicial es de mantener el área en Sumaré, pero una caída no debe ser descartada. (Fuente: ESALQ/USP)
Mercado. Ahora, informamos sobre la comercialización de fin de esta semana, desde los informes de Precios Mayoristas del Mercado Modelo (DI.GE.GRA.-C.A.M.M.), a saber:
Lunes 1 de febrero del 2016: La operativa comercial transcurrió en forma medianamente ágil, generándose sobrantes de algunas hortalizas, como zanahoria, cebolla, boniato, tomate y melón de calidad inferior, etc. Las ventas continúan ágiles para las frutas. Aumentaron los precios de referencia de choclo, lechuga mantecosa, repollo blanco, tomate redondo y oblongo, frutilla y melón de calidad superior. Contrariamente, descendieron los valores de albahaca, chaucha, boniato Beauregard/Cuabé, papa Rosada, durazno y sandía.
DESTACADOS DE LA SEMANA PARA UNA ECONOMÍA SALUDABLE
Productos recomendados de la semana del 1 al 7 de febrero del 2015.
Los choclos siguen siendo por siete días más la mejor opción de la huerta; además, como novedad se agregan los zapallos kabutiá, los choclos, los pepinos y los rabanitos.