La familia que se formo alrededor de la frutilla

En torno a la frutilla se forjo una familia que va a contramano: apostando a la eficiencia superan los escollos y se quedan en el campo.

No hace mucho sorprendió el elevado precio del morrón, que llego a casi $ 400 por kilo. Por el contrario, en las últimas semanas la sorpresa la genero el bajo precio de la frutilla, que se podía conseguir por poco menos de $ 50 el kilo.
Toso se explica por el nivel de la oferta y la demanda en el mercado local, en rubros básicamente de abasto interno y en una plaza de porte limitado. Eso admitió Cristian Bauza, productor de frutilla del paraje Buschental de San José, quien reflexiono que ¨el precio bajo le sirve a la gente, pero no le sirve al productor¨, porque lo habitual es que cuando eso sucede no se logre ni siquiera cubrir los costos productivos.
Cristian tiene 42 años y esta casado con Mariela Natalia Lemos. Tiene dos hijos, Alan de 11 años y Manuel de 9, quienes concurren a una escuela de la vecina ciudad de Libertad. La casa familiar y las areas cultivadas están al costado de un camino vecinal, a tres kilómetros del 46,8 de la ruta 1. Es una zona donde varios vecinos debieron dejar de producir, porque tiene una edad avanzada y nadie de sus herederos sigue sus pasos, o porque les fue mal.
En ese marco Cristian sigue porque le gusta lo que hace. ¨Tengo hijos chicos y es lo que sé hacer¨, reconoció.
La empresa familiar no tiene nombre. En los cajones donde se despachan las frutillas hacia el mercado aparece el apellido Bauza. Hay cientos en el galpón donde se acondiciona la fruta, en el garaje y en el patio, muy cerca de donde este productor en sus ratos libres se entretiene con una de sus tres pasiones: cultivar tunas en pequeñas macetas, las otras son su familia y la frutilla.
Cristian heredo sus conocimientos en el rubro de sus padres, Heber y Olga, quienes siguen cultivando en su quinta, lindera a la de Cristian, ahora en un rubro no tan tradicional, las aromáticas.
Damián, hermano de Cristian, también trabajo con la frutilla, pero dejo y ahora atiende un puesto de frutas y hortalizas en Libertad y además cría caballos.
Cristian siguió con la frutilla y para eso fue clave el respaldo de Mariela. Y pese a que nunca sobra nada, mal no le fue: con el paso de los años ha ido construyendo la imagen de ser uno de los principales abastecedores de este fruto al mercado.
¨Nos conocimos muy jóvenes. Yo estaba vinculado a la granja, pero ella no. Había terminado el profesorado de inglés y el de piano, pero por suerte eligió la frutilla¨, explico, refiriéndose a su esposa.
En el trayecto desde su casa hacia unos de los cuadros plantados este año, con sus hijos a un lado y dos cimarrones al otro, señalo que trabaja con su señora y seis colaboradores. El predio en el que produce tiene 15 hectáreas, todas arrendadas. Con base en un esquema de rotación para ir dándole descanso al suelo, mantiene siempre dos hectáreas en producción.
Este año ¨la cosecha viene espectacular, arranco muy bien, como nunca¨, comento. Comenzó en octubre y se extenderá hasta junio. Se está recogiendo de las plantas frutillas de muy buena calidad, tamaño optimo y gran cantidad. La calidad y el tamaño es positivo, no obstante el elevado volumen impacta en forma adversa, el mercado está muy abastecido y el precio que recibe el productor no es el anhelado, es más, ¨estamos empatando, apenas cubrimos los costos¨, dijo.
La buena noticia es que tras la visita a la quinta de Cristian los precios han comenzado a mejorar.
Cristian produce el 100% a cielo abierto, lo cual establece convivir con la incertidumbre de eventuales daños por adversidades climáticas. Tiene la capacidad de regar toda la superficie, disponiendo pues de una tecnología indispensable para ser eficiente.
Cada planta le rinde de un kilo a 1,5 kilos por zafra, cuando hace algunos lustros apenas se lograban 200 gramos. Eso sucedía a fines del siglo pasado, cuando se utilizaban plantas nacionales que producían en un lapso mucho menor, unos dos meses. Además era frutilla de menor tamaño. Se mejoro gracias a la genética. Igual hay que vivir pendiente del estado del tiempo, que el año pasado fue malo para varios rubros frutícolas y no se llego a un kilo por planta. (Fuente: en base a El Observador)

Mercado. Ahora, informamos sobre la comercialización, desde los informes de Precios Mayoristas del Mercado Modelo (DI.GE.GRA.-C.A.M.M.), a saber:
Jueves 22 de Noviembre del 2018: La operativa transcurrió en forma ágil y con importante afluencia de público. El alto nivel de ingresos de mercadería determinó que se registrase un escenario de precios deprimidos y sobrantes de mercadería par muchos de los rubros ofertados. Descendieron los precios de: choclo, coliflor, perejil, zapallo Kabutiá, berenjena, chaucha chata, morrón Rojo y Verde, tomate perita y Cherry, zapallito. Aumentaron los precios de: apio Planta, cebolla de verdeo, espinaca, lechuga mantecosa, repollo Rojo, boniato Beauregar/Cuabé, manzana Roja de calidad superior y limón. Como novedad se constató la presencia de papa rosada de reciente cosecha.
Informe Semanal de Precios e Ingresos al Mercado Modelo
Información del 17 al 23 de Noviembre del 2018.
Continúan los precios bajos en tomates
La alta oferta genera un escenario de valores que en muchos costo no cubren los costos de producción y comercialización.
Hortalizas de fruto: continua el escenario de bajos precios y dificultades de colocación de tomates, ya es generalizado la preferencia por partidas con coloraciones mas ¨pintonas¨, que presenten mayor vida de mostrador, por lo que aquellas partidas con coloraciones intensas que delaten mayores grados de madurez son las que presentan mayor dificultad de ventas. Comienza a ser más abundante el tomate tipo perita, aunque gran parte de las partidas presenta problemas de calidad, viene mejorando por lo que las cotizaciones presentan cierta tendencia a la baja. Esta semana se alcanzaron progresivamente valores mas bajos en morrón rojo y verde, dado su mayor presencia en plaza. En pepino, si bien la demanda viene en aumento, asociado a su consumo en fresco o preparaciones en ensalada, al oferta hace que sus precios presenten valores muy bajos. En zapallito y zuchini hay gran variabilidad en las cotizaciones alcanzadas como clara consecuencia de las diferentes calidades de las diferentes partidas observadas.
Emilio Gancedo