«La llegada del HLB a Sudáfrica no es una probabilidad, sino una certeza»

El más importante competidor cítrico a nivel mundial en jaque

El sector sudafricano debería estar muy preocupado por la enfermedad asiática del greening, según dijo el doctor Vaughan Hattingh (en la imagen), CEO de Citrus Research International, a los delegados que acudieron a la reciente cumbre citrícola de Puerto Elizabeth. La llegada a Sudáfrica de esta enfermedad, también llamada huanglongbing (HLB), no es una probabilidad, sino una certeza.
«Cuando llega el psílido asiático de los cítricos no hay nada que hacer. Le seguirá el HLB y no tiene remedio ni hay ninguno en el horizonte cercano. No existe una estrategia de gestión sostenible. El HLB cambiará el paisaje citrícola de Sudáfrica, sin lugar a dudas».
Su sangre fría se basa en la experiencia brasileña, californiana y texana con la enfermedad del greening. El psílido llevaba 62 años presente en Brasil cuando se reportó el primer caso de la enfermedad en 2004. El país se alejó de la pesimista narrativa de Florida y, desde entonces, ha logrado, pese a una pérdida de más de 52 millones de árboles y una cuarta parte de sus hectáreas citrícolas, mantener bajo control el HLB a través de una hipervigilancia llevada a cabo de manera colectiva, algo que el sector citrícola sudafricano sabe muy bien.
¿Cuánto tiempo tenemos?
Lo que la citricultura de los Estados Unidos (en especial California) y Brasil están haciendo, y la táctica que Sudáfrica debería seguir, según el doctor Hattingh, es ganar tiempo.
El vector de la enfermedad, el psílido asiático de los cítricos (Diaphorina citri), se detectó en Tanzania en 2015, al año siguiente en Kenia, y se sabe que está presente en la Reunión y en Mauricio. Sin embargo, en Kenia y en Tanzania los psílidos no contenían la bacteria Candidatus Liberibacter asiaticus. Esta bacteria se detectó en Etiopía hace nueve años y de nuevo en 2014.
La temida enfermedad huanglongbing, letal para los cítricos y la citricultura, es la combinación de la bacteria y del vector (un llamado «vector caliente»).
«Lo que resulta preocupante es que exista un punto rojo que indica la detección del psílido en el norte de Mozambique. Es un informe de una detección de hace un par de semanas. Se prevé que el psílido asiático de los cítricos se mueva y que llegue a la costa este de África desde Mozambique y entre en Sudáfrica en algún momento».
Sudáfrica debe emular la experiencia de Brasil
»Se puede detectar la presencia de la bacteria en el vector considerablemente antes de que el árbol comience a presentar síntomas. En algunos casos se han detectado los vectores calientes en los árboles hasta seis meses antes de que los árboles se vuelvan sintomáticos. Lo que ocurre es que no se detecta la bacteria en el árbol en las fases iniciales de la infección».
La detección temprana del vector (caliente o no) y de la bacteria es esencial, a lo que debe seguir sin demora un arranque de los árboles infectados. El movimiento del material de propagación infectado es un factor crítico. CRI se está reuniendo con los viveros sudafricanos –no solo de cítricos, sino también ornamentales– para desarrollar un plan de acción contra el HLB, que está a punto de desplegarse.
«Si somos capaces de organizar de manera eficiente unas estrategias de control regionales coordinadas en toda la superficie, podremos emular la experiencia de Brasil. Si no podemos, tendremos problemas».
Mercado. Ahora, informamos sobre la comercialización, desde los informes de Precios Mayoristas del Mercado Modelo (DI.GE.GRA.-C.A.M.M.), a saber:
Lunes 18 de Febrero del 2019: La operativa transcurría con un bajo nivel de actividad, en gran medida determinado por un fin de semana de bajas ventas, especialmente en ferias vecinales de la zona metropolitana que repercute negativamente en el inicio de la semana. Aumentaron significativamente los precios de: albahaca, tomate redondo y perita, frutilla, melón Larga Vida de calidad superior, Descendieron los precios de: acelga, puerro, rabanito, repollo, morrón Rojo, pepino, zapallito, zuchini, banana, Como novedad se registraron ingresos de Caqui, pomelo Rosado y naranjas de ombligo, palta y calabaza Moranga nacionales.
Solo la pera Williams argentina puede entrar en Brasil
La muy buena noticia de la apertura del mercado brasileño para las frutas del Alto Valle de Río Negro y Neuquén quedó opacada, a pocas horas del anuncio, con las dudas que aparecieron por parte de los exportadores y productores.
El anuncio oficial desde Brasil consistió en una serie de medidas técnicas tendientes a mejorar la efectividad del Sistema de Mitigación de Riesgos (SMR) para el control de la plaga carpocapsa, profundizando los controles y la supervisión estatal sobre todos los ámbitos de la cadena.
Las instancias de intervención contempladas aumentan los niveles de inspección respecto a la situación anterior a la caída del SMR, asegurando, por un sólo efecto probabilístico, una mayor detección de larva viva en partidas infestadas si se mantienen los flujos de exportaciones proyectados para la presente temporada, previos al cierre de frontera.
Con seguridad, las empresas optarán en bajar los niveles de ventas hacia ese destino teniendo en cuenta las sanciones que existen en frontera ante la presencia creciente de carpocapsa. Las grandes firmas que realizaron todos sus trabajos culturales, que son por lo general las que tienen espaldas financieras, son las que mantendrán sin grandes cambios sus exportaciones. Las medianas y pequeñas que no pudieron hacer todas las tareas culturales son las más expuestas.
Claramente todo este nuevo esquema de mayores controles va a ralentizar el flujo comercial de fruta. Se rompió un equilibrio de mercado y, cuando esto pasa, reacomodar la oferta tiene sus costos para la actividad. Empresas y productores, conscientes de la crisis sanitaria que está afectando a todo el valle de Río Negro y Neuquén, enviarán menos volumen de fruta hacia Brasil y los excedentes que se generen deberán ser reorientados hacia otros destinos o, simplemente, entregarlos a la industria al no encontrar mercados que puedan absorber esta fruta.
A los menores volúmenes enviados y los altos stocks de pera en las cámaras frigoríficas hay que sumarles los mayores costos que implican los mayores controles impuestos tras el acuerdo para sostener vigente el SMR.
Según datos suministrados por el sector privado, solo por el aumento de cortes de frutas la actividad pierde, tomando como referencia un valor FOB de 15 dólares para una caja de peras/manzana a Brasil, más de 140 millones de pesos por temporada.
Emilio Gancedo