Los informes de la comercialización hortícola local, entre el deber y la necesidad

El domingo pasado pudimos hacer llegar a los lectores un informe del estado productivo y comercial en nuestra zona, elaborado por un equipo de técnicos municipales, en interacción con las gremiales, los operadores locales del Mercado Regional de Salto y la masa de productores, mayormente del Salto Hortícola. En consonancia con el modelo del que semanalmente publica el convenio CAMM-DIGEGRA del Mercado Modelo. Este ensayo, es parte de los fines del conglobado público privado de la futura Central Hortícola del Norte, y se espera que comiencen a tener una regularidad semanal, así nos lo manifestaron los responsables del proyecto.

El deber

Entre los requerimientos del ministro Benech al movimiento de productores e Intendencia para brindarle el apoyo institucional solicitado y concedido, era primordial, entre otras cosas, tener una coordinación y una armónica complementariedad con la UAM. Para el caso, la información de producción y comercial del sector local es condición ¨sine qua non¨, no se puede analizar, ordenar y planificar sobre la base de apreciaciones productivas cualitativas, no es serio. El Salto Hortícola una vez más, de la mano de sus ejecutores toma la iniciativa y saca adelante este incipiente proceso de generación de información, vital para un desarrollo cierto del sector. Ya vendrán, seguramente, las también necesarias encuestas estacionales de intención de siembra, y estados de producción de estación. Lo tienen en el tapete.
La preocupación en algún momento fue dirigir ese dossier a los productores, pero son consientes que quien tracciona el sector es el consumidor final; por ende, es información más que interesante para quien paga la producción, teniendo datos precisos de la realidad, de modo de escapar a abusos de precios, como suele suceder. Quizás uno de los casos más notorio fue en el último verano cuando en la calle pagábamos en el orden de $ 40 a $ 50 el kilo de tomates y se podía adquirir en el Mercado Regional de Salto a razón de $100 el cajón con 20 o 22 kilos.

La necesidad

Acabamos de señalar una. Pero esta semana esta en foco el tema de la cebolla. La guarda de verano fue mala y acorto su oferta, lo que produjo una escalada de precios por la reducción de la misma en estos días, hasta la entrada de la producción del área hortícola de Salto.
Desagradable para los consumidores y las estadísticas que monitorean la inflación a nivel país; pero que forma parte del libre juego de la oferta y la demanda, vivimos en una sociedad capitalista.
Lo interesante es ver que hay quienes piensan que ganan los productores, pues no es tan asi, aunque no hay datos ciertos, se estima que desaparecieron productores de cebolla del norte con el desastre del año pasado, un lote grande se despidieron, pero, también, estimativamente se cree que hay la misma área, ergo, la producción esta y ya se comenzó a cosechar la zafra 2019, con envíos a mercado.
No es cebolla de la mejor, pero es cebolla.
Y ese nivel de precios, que seguramente empujara con fuerza la cosecha plena, entre verdeos y secado a sol, hará que los precios vuelvan a sus niveles de normalidad. A sabiendas, por la experiencia de años en el sector, publicamos el ensayo de informes de comercialización local la semana pasada.
Ya se anunciaba ahí la inminente salida de la cebolla salteña. Y era un dato avalado por la institucionalidad sectorial.