Se agudiza la falta de lluvias para el campo

Se agudiza la falta de lluvias para el campo

Juan Brea Saravia, consignatario

En Santa Clara hace 3 meses que no hay lluvias de importancia y hay gente del gobierno que dice que no hay seca    

Juan Brea Saravia, consignatario de ganado de la zona de Santa Clara (Treinta y Tres), dialogó con Martín Olaverry en la  mañana de ayer lunes, recalcando la preocupación existente en la zona debido a la falta de lluvias. Manifestó que la zona viene floja de agua desde hace muchos meses, “con la ventaja que tenemos de que siempre decimos que estos campos no son tan buenos en índice Coneat pero son campos de muy buena aguada, muy buena sombra, y se hacen resistentes a la seca. Pero realmente venimos desde hace más de tres meses con ninguna precipitación importante, o sea en el entorno de los 30 o 40 mm. Lo que ha caído han sido 5, 7, 8 mm.  Realmente venimos sintiendo la falta de agua y ya hay algunos campos con problema de agua y se empieza  a ver algún ganado de esta zona empezando a sentir la seca. Tenemos un panorama complicado y se refleja en el mercado también.

¿Esto ha llevado a que, gente que no pensaba vender ganado en este momento ha tenido que alivianar cargas, sacar ganado?

Evidentemente, estamos con una oferta importante de ganado que nos cuesta “digerir”,  porque estamos en ese momento de transición en que la persona que quiere vender los ganados todavía no está en una situación tan crítica como para bajar los precios de una manera importante y, por supuesto, por otra parte, aquellos compradores que tienen algo de pasto y posibilidad de comprar esperan día a día mirando para arriba para ver si esto sigue bajando, porque en  la medida que semana a semana no caiga agua, va a correr a beneficio de los compradores. Entonces es una ecuación bastante difícil de cerrar porque los intereses son contrapuestos.

¿Qué valores manejan ustedes hoy a nivel de frigorífico por novillos y vacas, de acuerdo a los negocios que han estado cerrando?

Un precio de referencia a tener en  cuenta es 3,50 por novillo. En alguna cosa importante o buena hemos hecho algún centavo más. En materia de vacas, 3,25, con alguna vaca pesada buena hemos hecho por arriba de esa plata. Pero traemos muy de la mano lo que es el mercado de la industria frigorífica con el mercado de la reposición. Hoy por hoy, quien va a reponer el ganado mira día a día el precio que le está dando el frigorífico y el frigorífico mira día a día si llueve o no llueve, porque según lo que esté pasando con el clima es lo que se puede tironear hacia abajo con el precio.

¿Para dentro de cuántos días están las entradas a frigorífico? ¿Para dentro de cuántos días las han tenido ustedes?

Diría que en el entorno de diez días. Pero diez días, con la faena que estamos haciendo, si en algún momento se le pide a alguna planta algo con un poco menos también se carga. Creo que no están comprando volúmenes importantes. Han empezado a hacer lanares, cosa que también les va a llevar su tiempo y los va a ayudar a no hacer tanto ganado. Son cosas que hay que ir mirando y orejeando día a día para ver cómo influyen en el mercado.

Se hacen difíciles. Creo que es importante tener en cuenta que dentro del panorama de sequía que estamos hablando, gracias a Dios, en todas las zonas, en algunas zonas dentro de la zona, ha llovido importante. Por ejemplo, nosotros, en Santa Clara de Tupambaé venimos muy mal, pero para el lado de Treinta y Tres, el domingo llovieron 50 mm. en la zona de Bergara. La otra semana, que había caído algo de agua, para la zona de Aceguá había llovido 50 mm. Entonces, gracias a Dios hay zonas que les van cayendo aguas importantes y esas son las zonas que van digiriendo los ganados. Por supuesto aquel a quien le  llovió bien sabe que en la otra zona no llovió y también va de la mano con la industria frigorífica cinchando hacia abajo los precios de la reposición.

Hay un tema que ahora se plantea y que en estos días ha estado sobre la mesa: el reclamo de que se abra la exportación de ganado en pie.

Mi posición es la siguiente: si se abren exportaciones de manera importante y no alguna a dedo, muy limitada, que ya hemos visto las últimas exportaciones que se han abierto, dos juntas o tres juntas, y después pasan cuatro o cinco meses, o sea, eso de exportaciones les llamamos que no van a incidir en el mercado, porque evidentemente, las firmas exportadoras ya tienen todo comprado. Entonces, si se abre de una manera importante que incida en el mercado, sin duda que sería sacar un tapón que se iría ganado por ese lado. Con eso se solucionan dos temas; primero, la gente puede aliviar los campos con categorías que muchas veces son difíciles de vender; y en segundo lugar, se le da una opción al productor de que un novillo de sobreaño, tal vez, no digo que llegará a los precios que teníamos el año pasado con la exportación, pero tal vez se le dé al productor que un novillo de 250 a 300 kilos valga 600 o 700 dólares. Entonces, el productor ahí va a evaluar si le conviene  vender un novillo que está casi pronto para la industria o malvender para la industria o vender un novillito y quedarse con el novillo grande.

También te puede interesar...