Si bien estamos en la recta final del período de entore tradicional, todavía los productores están a tiempo de tomar alguna medida

Ante bajos porcentajes de preñez

Con la participación de un numeroso público, el pasado jueves, en el Campo Guaviyú, predio de Ricardo Courdín, se llevó a cabo una importante jornada denominada ¿Qué está pasando con el entore? Una mirada a los vientres y a las alternativas tecnológicas, actividad organizada por el Instituto Plan Agropecuario (IPA), y la Sociedad de Fomento Rural Santa Blanca.
El Ing. Agr. Rómulo César, uno de los disertantes, dialogó con EL PUEBLO acerca de la misma indicando que el objetivo central fue, “hacer una mirada a qué está aconteciendo con el entore”.
“Como es sabido, en ésta época del año, estamos entrando en la recta final de los períodos de entore tradicionales y habituales para esta zona del país. La pregunta que nos hacemos los técnicos y los productores es ver qué pasó en este verano tan cambiante que hemos tenido, en relación al desempeño reproductivo de los vientres”, indicó el profesional. Agregó que, con el objetivo de tener un dato de la realidad, de un predio comercial,  ubicado al norte del departamento de Paysandú, en la jornada, lo que se hizo fue, a un rodeo de aproximadamente cien vacas de primera cría, realizarle un diagnóstico de la actividad ovárica, técnica que permite saber a ciencia cierta cómo se está comportando el aparato reproductor femenino; es decir si la vaca está ciclando, o están en anestro (que no manifiestan celo) o si eventualmente ya están preñadas.
EL RESULTADO
César explicó que el resultado que mostró fue más o menos lo que se esperaba en términos generales, un porcentaje relativamente bajo de vacas que están preñadas, con preñeces de al menos 40-45 días, otro porcentaje importante pero minoritario de vacas que están en anestro, y el resto manifestó preñeces muy recientes o vacas que están ciclando normalmente ahora o que todavía no están preñadas.
“Esto es lo que se esperaba a priori en estas condiciones como las descriptas, una categoría de segunda cría, en una zona del país que las lluvias se demoraron bastante, (ya que) empezó a llover a fines de enero, primeros días de febrero, y lo que nosotros intuíamos es que podía haber un porcentaje importante de vacas que aún no se  hubieran entorado, fue lo que efectivamente se terminó dando, según la aplicación de esta técnica”.
HUBO CORRIMIENTO
DEL ENTORE
Por otra parte comentó que en un rodeo coexisten varias categorías, pero las vacas de primera cría, que es una parte difícil de volver a preñar, se dio – para este caso- un corrimiento desde el entore hacia estos momentos, coincidiendo con las lluvias , con el rebrote importante de los campos naturales y a partir de eso, la mayor parte del rodeo está con preñeces muy recientes, y otras están ciclando y probablemente no han sido preñadas. Eso coincide con que, en Paysandú particularmente después de un noviembre muy bueno, en cuanto a lluvias y oferta de forraje, diciembre y enero fueron bastante complicados, y en esa zona en particular donde se hizo la jornada, no fue la excepción, que además de dos meses secos, hubo temperaturas muy altas.
Recalcó que esto “tiene la validez de un dato comercial, es un predio que puede ser representativo de otras situaciones, pero lejos de  un solo dato, poder generalizar la región”.
El ingeniero comentó que desde el IPA están en contacto permanente  con los productores.  A la jornada asistió un número importante y se notó que muchos se sentían representados con la situación que se estaba viviendo en ese predio.
ALTERNATIVAS
DE MANEJO
A partir de los datos obtenidos en esos previos, se abren alternativas de manejo, “que son las que nos interesa discutir con los productores”.
En este sentido indicó que si bien estamos en la recta final del período de entore tradicional, todavía los productores están a tiempo de tomar alguna medida. “La más clásica y la que el productor más a mano tiene son las referidas al control de amamantamiento, esta técnica de diagnóstico de actividad ovárica permite identificar aquellas vacas que si bien están en anestro, están en lo que se conoce por anestro superficial, es decir, son vacas que todavía no logran ovular, pero con una “ayuda”, como podría ser la aplicación del destete temporario, les permitiría en este corto tiempo que queda por delante,a  un porcentaje importante de esas vacas, efectivamente preñarse, esa sería una alternativa clara y concreta en vacas que están en situaciones más comprometidas dependiendo del predio  y la situación.
Sin dudas a partir de tener el dato, una alternativa de manejo bien válida, es favorecerle en la medida de lo posible para cada predio, la base forrajera, aquellas vacas que no están preñadas dentro de lo posible darles el mejor potrero, aliviarles la carga.
Reiteró que cada predio es una realidad diferente a iguales condiciones climáticas, “sistemáticamente uno observa resultados distintos  y tiene que ver con las particularidades del predio y del productor. Los datos que surgen de estas jornadas, marcan la tendencia antes mencionada, pero está lejos de ser un panorama generalizado, pero contar con este tipo de herramientas, adaptándolas  a cada situación predial y a cada productor, a partir de allí se pueden tomar mejores decisiones”.
PRÓXIMAS
ACTIVIDADES
César informó que en Paysandú, “estamos reuniéndonos con las gremiales y Sociedades Fomentos con el objetivo de ir delineando la agenda de trabajo para este 2014, tratando  siempre de brindar a lo largo del año una amplia gama de actividades enfocadas al productor y al trabajador rural.
A propósito de ello recordó que organizado por la regional norte del IPA, el viernes 21 está prevista una jornada que tiene varios puntos en común con la realizada, que se llevará a cabo en el predio de Rodrigo Apatie Peruchena, ubicado 15 km al norte del km 124 de la Ruta 31, denominada Jornada “Destete precoz y manejo de la vaca preñada en el otoño”.

Con la participación de un numeroso público, el pasado jueves, en el Campo Guaviyú, predio de Ricardo Courdín, se llevó a cabo una importante jornada denominada ¿Qué está pasando con el entore? Una mirada a los vientres y a las alternativas tecnológicas, actividad organizada por el Instituto Plan Agropecuario (IPA), y la Sociedad de Fomento Rural Santa Blanca.

El Ing. Agr. Rómulo César, uno de los disertantes, dialogó con EL PUEBLO acerca de la misma indicando que el objetivo central fue, “hacer una mirada a qué está aconteciendo con el entore”.

“Como es sabido, en ésta época del año, estamos entrando en la recta final de los períodos de entore tradicionales y habituales paravacas esta zona del país. La pregunta que nos hacemos los técnicos y los productores es ver qué pasó en este verano tan cambiante que hemos tenido, en relación al desempeño reproductivo de los vientres”, indicó el profesional. Agregó que, con el objetivo de tener un dato de la realidad, de un predio comercial,  ubicado al norte del departamento de Paysandú, en la jornada, lo que se hizo fue, a un rodeo de aproximadamente cien vacas de primera cría, realizarle un diagnóstico de la actividad ovárica, técnica que permite saber a ciencia cierta cómo se está comportando el aparato reproductor femenino; es decir si la vaca está ciclando, o están en anestro (que no manifiestan celo) o si eventualmente ya están preñadas.

EL RESULTADO

César explicó que el resultado que mostró fue más o menos lo que se esperaba en términos generales, un porcentaje relativamente bajo de vacas que están preñadas, con preñeces de al menos 40-45 días, otro porcentaje importante pero minoritario de vacas que están en anestro, y el resto manifestó preñeces muy recientes o vacas que están ciclando normalmente ahora o que todavía no están preñadas.

“Esto es lo que se esperaba a priori en estas condiciones como las descriptas, una categoría de segunda cría, en una zona del país que las lluvias se demoraron bastante, (ya que) empezó a llover a fines de enero, primeros días de febrero, y lo que nosotros intuíamos es que podía haber un porcentaje importante de vacas que aún no se  hubieran entorado, fue lo que efectivamente se terminó dando, según la aplicación de esta técnica”.

HUBO CORRIMIENTO DEL ENTORE

Por otra parte comentó que en un rodeo coexisten varias categorías, pero las vacas de primera cría, que es una parte difícil de volver a preñar, se dio – para este caso- un corrimiento desde el entore hacia estos momentos, coincidiendo con las lluvias , con el rebrote importante de los campos naturales y a partir de eso, la mayor parte del rodeo está con preñeces muy recientes, y otras están ciclando y probablemente no han sido preñadas. Eso coincide con que, en Paysandú particularmente después de un noviembre muy bueno, en cuanto a lluvias y oferta de forraje, diciembre y enero fueron bastante complicados, y en esa zona en particular donde se hizo la jornada, no fue la excepción, que además de dos meses secos, hubo temperaturas muy altas.

Recalcó que esto “tiene la validez de un dato comercial, es un predio que puede ser representativo de otras situaciones, pero lejos de  un solo dato, poder generalizar la región”.

El ingeniero comentó que desde el IPA están en contacto permanente  con los productores.  A la jornada asistió un número importante y se notó que muchos se sentían representados con la situación que se estaba viviendo en ese predio.

ALTERNATIVAS DE MANEJO

A partir de los datos obtenidos en esos previos, se abren alternativas de manejo, “que son las que nos interesa discutir con los productores”.

En este sentido indicó que si bien estamos en la recta final del período de entore tradicional, todavía los productores están a tiempo de tomar alguna medida. “La más clásica y la que el productor más a mano tiene son las referidas al control de amamantamiento, esta técnica de diagnóstico de actividad ovárica permite identificar aquellas vacas que si bien están en anestro, están en lo que se conoce por anestro superficial, es decir, son vacas que todavía no logran ovular, pero con una “ayuda”, como podría ser la aplicación del destete temporario, les permitiría en este corto tiempo que queda por delante,a  un porcentaje importante de esas vacas, efectivamente preñarse, esa sería una alternativa clara y concreta en vacas que están en situaciones más comprometidas dependiendo del predio  y la situación.

Sin dudas a partir de tener el dato, una alternativa de manejo bien válida, es favorecerle en la medida de lo posible para cada predio, la base forrajera, aquellas vacas que no están preñadas dentro de lo posible darles el mejor potrero, aliviarles la carga.

Reiteró que cada predio es una realidad diferente a iguales condiciones climáticas, “sistemáticamente uno observa resultados distintos  y tiene que ver con las particularidades del predio y del productor. Los datos que surgen de estas jornadas, marcan la tendencia antes mencionada, pero está lejos de ser un panorama generalizado, pero contar con este tipo de herramientas, adaptándolas  a cada situación predial y a cada productor, a partir de allí se pueden tomar mejores decisiones”.

PRÓXIMAS ACTIVIDADES

César informó que en Paysandú, “estamos reuniéndonos con las gremiales y Sociedades Fomentos con el objetivo de ir delineando la agenda de trabajo para este 2014, tratando  siempre de brindar a lo largo del año una amplia gama de actividades enfocadas al productor y al trabajador rural.

A propósito de ello recordó que organizado por la regional norte del IPA, el viernes 21 está prevista una jornada que tiene varios puntos en común con la realizada, que se llevará a cabo en el predio de Rodrigo Apatie Peruchena, ubicado 15 km al norte del km 124 de la Ruta 31, denominada Jornada “Destete precoz y manejo de la vaca preñada en el otoño”.