HOY COMO AYER DON BOSCO TE ACLAMAN CUAL PADRE Y PASTOR

Sin título-7

Publicado en - Titulares -, Centenario Salesianos Salto 1920-2020Comentarios (0)

Evangelizar en proyecto Parroquia N. S. del Carmen

1.Breve nota histórica
Es la parroquia más antigua de la ciudad, confiada a los Salesianos de Don Bosco. La actual Comunidad Salesiana que presta el servicio de animación de la misma, está compuesta por cuatro Salesianos Religiosos Sacerdotes. La Misión es compartida con cuatro Diáconos
Permanentes y numerosos laicos y jóvenes agentes pastorales, contando con 22 comunidades y grupos en una amplia zona territorial (ciudad centro, barrios y periferia; zona suburbana; zona rural) con múltiples situaciones y áreas sociales que atender. En los últimos años se logró poner en marcha el Proyecto Parroquial como dinámica a través de las cual se lleva adelante a actividad evangelizadora de manera orgánica; se definió la Misión de la Comunidad Parroquial y las distintas pastorales de acción.

2. Misión
Ser una Parroquia que inspirada en la espiritualidad de Don Bosco y en comunión con la Iglesia Diocesana:
TENGA abiertas las puertas para acompañar y guiar en la fe desde los niños hasta los adultos, pero optando preferentemente por los jóvenes, tanto de las periferias como en las otras realidades que le toca atender;
POSEA la capacidad de dar respuestas concretas a las necesidades de quienes se acercan, mediante acciones sociales junto a la comunidad local;
ESTIMULE la participación y el compromiso de los laicos, mediante una liturgia y propuestas que atraigan y formen a la diversidad de agentes pastorales;
APOYE la formación y continuidad de grupos, movimientos y comunidades, que desde la unidad y pertenencia a la Parroquia, sean un lugar privilegiado para encontrar a Jesús y colaborar fuertemente en la evangelización;
HAGA de los Sacramentos y la Palabra, un momento único y especial de encuentro y acogida, especialmente acercando y «alimentando» aquellas personas que viven con ausencia de Dios, pero intentan buscar su presencia en una Iglesia de cercanía y sencillez;
VIVA pensando en las familias desde una experiencia de familia, donde puedan crearse condiciones que fortalezcan esta realidad y analizando en forma permanente la mejor forma de llegar – con propuestas válidas – tanto a novios o matrimonios, como a otras personas en diversas uniones y modos

Comunidades de Educación formal y no formal:

-Colegio – Liceo – Pre Universitario Salesiano «Ntra. Sra. del Carmen».
-Obra Social Don Bosco.

3.Áreas Pastorales y servicios

Pastoral de Niños y Adolescentes:
Catequesis que nuclea a 380 niños. Tres Oratorios Festivos, con una participación de 120 niños y adolescentes en contextos de periferia y suburbano, en los Barrios Uruguay (Oratorio Padre Pío), Burton (Oratorio Domingo Savio), y Albisu (Oratorio Miguel Magone). En varias comunidades existe grupo de adolescentes como continuación a la catequesis.

Pastoral Juvenil:
La Pastoral Juvenil de la Parroquia, se expresa a través del Movimiento Juvenil Salesiano (MJS). Incluye a los Animadores de Oratorios, así como los grupos de jóvenes existentes en las comunidades.

Pastoral Familiar:
Dentro de la Parroquia, funcionan grupos de matrimonios que se reúnen de forma regular; además, se cuenta con el curso para novios en preparación al sacramento del matrimonio (tarea en conjunto con las demás Parroquias de la ciudad). Se atiende a las familias que solicitan sacramentos de iniciación cristiana.

Pastoral Social:
Se cuenta con atención a personas en situación de vulnerabilidad social, brindando alimentos, ropa, y atención a situaciones emergentes. Se lleva un registro de seguimiento y se coordina entre las comunidades para asistir las necesidades de cada lugar. La comunidad parroquial contribuye a sostener este servicio, a través de campañas puntuales durante el año y otras formas permanentes. Otra actividad es el Merendero «San José», que funciona en la Sede parroquial; destinado a los niños en situación más vulnerable de la zona y de otras partes de la ciudad que han estado vinculados a través de la asistencia a la escuela contigua al edificio parroquial). Además de la asistencia a necesidades básicas, se ofrece un primer anuncio explícito de fe, a través de intervenciones sencillas.

Pastoral Rural:
La Parroquia cuenta con una amplia zona rural. Varias comunidades son atendidas semanalmente por un equipo integrado por laicos y religiosos. Se ofrece catequesis de niños y adultos, taller de artesanías, y merienda. Habitualmente se realizan celebraciones de la fe. En algunas de ellas la Parroquia es la única presencia que desde hace muchos años atiende en forma perseverante la vida de la gente que allí reside.

Ministerios y Grupos:
En cuanto a ministerios, hay ministros de diversas áreas: enfermos, eucaristía, pastoral social.
En relación a otros grupos, la Parroquia cuenta con: Grupos de Animación Bíblica de la Pastoral (ABP), CEBS, Centro de Salesianos Cooperadores, ADMA, Legión de María. En su mayoría, están integrados por adultos y se reúnen de manera semanal, quincenal o mensual.

 

100 años de la Presencia Salesiana en Salto

Con inmensa alegría hoy compartimos con nuestros lectores este suplemento dedicado a los 100 años de la presencia Salesiana en nuestra ciudad.
Sin dudas Don Bosco y sus enseñanzas me han acompañado a lo largo de la niñez y adolescencia de mis hijos.
La vida de San Juan Bosco ha sido un ejemplo de humildad, tan es así, que lo conocemos simplemente como Don Bosco.
El libro sobre su vida, aun permanece en mi mesa de luz, cada tanto lo abro al azar para leer algún pasaje en esas hojas ya amarillentas pero que conservan los recuerdos de tantos momentos vividos.
Muchas celebraciones familiares tuvieron a María Auxiliadora como testigo, bautismos, comuniones, confirmaciones, bodas fueron celebrados, allí, en la Parroquia Nuestra Señora del Carmen.
Debo dar gracias también al Padre José Verme que acompañó a mi madre en su larga y dolorasa enfermedad, Padre Verme que también guió mis pasos como catequista por unos cuantos años.

Todo esto lo escribo para dar mi testimonio del acompañamiento salesiano, de su comunidad, iglesia, colegio y todos sus integrantes a lo largo de la vida, la mía y la de mi familia.

Agradecer al profesor José Guarino, de parte de la Comunidad Salesiana en Salto y de Diario EL PUEBLO, por el trabajo que presentamos hoy, sin duda un verdadero documento histórico, regalo para las generaciones de hoy del mañana.

Adriana Martínez
Diario EL PUEBLO de Salto.

 

 

 

Publicado en - Titulares -, Centenario Salesianos Salto 1920-2020Comentarios (0)

Testimonios fotográficos que hacen historia

Una visita ilustre. En 1937 el general paraguayo Don José Estigarribia, estuvo en Salto y visitó el Colegio Nuestra Señora del Carmen, para saludar al Padre José Gamba, a quien conocía desde que el P. Gamba era Inspector de Uruguay y Paraguay.Sin título-6

La foto fue tomada en un antiguo corredor lateral, a mayor altura que el resto del patio, en donde aparecen el P. Agustín Aschieri, el P. Horacio Meriggi, el Padre José Gamba, el Gral. Estigarribia y en el extremo el P. Antonio Ayala.

 

Junio de 1921. Banquete de celebración al cumplirse el primer año de la llegada de los Salesianos a Salto, con la presencia de Mons.

Tomás Camacho y un grupo de religiosos y colaboradores, entre los que se encuentra don Carlo Lombardo, el discípulo de Don Bosco, casi en el centro de la fotografía.

 

Un curioso documento escrito en su no del todo aprendido castellano, por Don Carlo Lombardo, dando cuenta de una misión celebrada en su casa en Corralito, durante la cual se bendijo y se colocó una Cruz de madera, enfrente al sitio que hoy ocupa la Capilla.

Esta, fue construida cuatro años después.

La Cruz, que menciona Don Carlo, aún se conserva, y el año que viene cumplirá 100 años.

 

 

 

Publicado en - Titulares -, Centenario Salesianos Salto 1920-2020Comentarios (0)

Inauguran monumento a María Auxiliadora

31 de octubre de 1965

En 1964 se cumplieron 60 años de la Colonia Corralitos. En esos festejos, y en atención a que la Capilla cumpliría al año siguiente los 40 años, la Comisión resolvió construir un monumento a María Auxiliadora, celebrando así los dos acontecimientos.
El señor Carlos R, Lombardo, hijo del discípulo de Don Bosco, en memoria de su padre donó una estatua de mármol de Carrara, para lo cual hizo entrega del dinero al capellán P. Alfredo Merlino, que la compró y la trajo personalmente desde Europa.
A principios de 1965, el P. Merlino fuer destinado a otro lugar, por lo que no pudo continuar ocupándose de la construcción del monumento. Este fue diseñado por el arquitecto Alfredo Peirano, y la obra fue dirigida por el Constructor Broglio. Los trabajos se realizaron sin problemas, y la proyectada inauguración pudo realizarse felizmente el domingo 31 de octubre de 1965. Pronto se cumplirán los 55 años.

Ese día se cumplió con mayor concurrencia y fervor la ya tradicional peregrinación desde la Iglesia Nuestra Señora del Carmen, hasta la Capilla que acababa de cumplir 40 años desde su inauguración. Ese día 31 se celebraba la fiesta de Cristo Rey. Desde temprano hubo gente en la Capilla. El Párroco Gabino Paulo había realizado una campaña previa en los medios de prensa, especialmente en el Programa Antena del Carmen, que estaba a su cargo después de la ausencia del P. Giménez. Estuvo presente en la ceremonia el Padre Inspector Salesiano Don Miguel de Paolis, también el entonces Intendente de Salto Don Ramón J. Vinci y una numerosa concurrencia que realizó ese día la quinta peregrinación.
La ceremonia se inició con el Himno Nacional Uruguayo que acompañó la Banda Municipal dirigida por el Maestro Bautista Peruchena.
Acto seguido el Sr. José L Guarino en nombre de los vecinos de Corralitos historió la difusión de la devoción a María Auxiliadora iniciada e intensificada por el Sr.Natale Carlo Lombardo en la zona.
Luego el Cura Párroco Gabino Paulo ubicó el acontecimiento en el entorno de la labor parroquial a su cargo.

El Sr. Ramón Vinci exaltó la tarea de los salesianos y subrayó la influencia de esta obra educativa en la sociedad salteña.
Finalmente el P. Inspector Miguel de Paolis, recalcó la característica salesiana del lugar, identificado, como en todas partes por la presencia de la Virgen Auxiliadora. Luego procedió a la bendición de la imagen que luce el monumento.

 

Una placa recuerda a Don Carlo Lombardo

Al cumplir la Capilla 50 años, la Comisión decidió colocar una placa en la pared externa de la Capilla, donde puede leerse:

NATALIO CARLOS LOMBARDO EX ALUMNO DE DON BOSCO. ENVIADO POR EL.. UNO DE LOS PRIMEROS COLONIZADORES Y APOSTOL DE LA FE EN ESTA COLONIA. CORRALITOS DEDICA ESTE RECUERDO. SALTO 26/ XI/75.

Publicado en - Titulares -, Centenario Salesianos Salto 1920-2020Comentarios (0)

Corralito: la semilla de la presencia salesiana en Salto

En este año centenario del nacimiento de la presencia salesiana en Salto, el Colegio, la Capilla de María Auxiliadora y el Monumento anexo  también están de fiesta.Se cumplen este año los noventa y cinco años  de la inauguración de la Capìlla, y los  cincuenta y cinco años del Monumento- Pero mucho antes, desde 1905, es decir ciento quince años atrás, la presencia de un laico enviado por Don Bosco difundió la devoción a María Auxiliadora y no solo preparó el terreno para la llegada de los religiosos de Don Bosco, sino que una vez llegados estos, colaboró intensamente con ellos, cumplió con fidelidad el pedido que le había hecho el Santo, antes de despedirlo para el viaje a América.

 

Don Natale Carlo Lombardo: El enviado de Don Bosco

Don Natale Carlo Lombardo nació en Concrefieshi, Génova, el 2 de diciembre de 1857. Fue alumno del Colegio Salesiano de San Pier d’Arena , dirigido por don Pablo Albera, que sería segundo sucesor de Don Bosco.OOI
En 1875 lo presentó a Don Bosco porque quería hacerse salesiano. Enterado que partía la primera expedición misionera a América, Natale le pìdió a Don Bosco para venir como misionero. Don Bosco le dijo: « ¡Tú irás también al Paraíso del mundo» (así llamaba Don Bosco a América, según contó muchas veces don Natale a sus familiares), «pero irás a un lugar en donde todavía no se conoce a María Auxiliadora. Tú propagarás su devoción. Lo que tú no hagas como religioso, lo hará tu descendencia». Con la bendición de Don Bosco partió hacia América. Sus familiares guardan correspondencia de Don Bosco, Don Rúa, Mons. Lasagna, entre otros. Él, a su vez, instaba a don Lasagna para que fundara un colegio en Salto: «Aspetiamo Salesiani che vengono a fare un grande colegio e parochia nel Salto, onde vi sarebbe grandísima necesitá…» le decía en un carta. En 1905 se instaló en Corralito. En 1909 le pidió al párroco Rafael Firpo que encargara a Europa una estatua de María Auxiliadora. La misma fue colocada en la iglesia en 1910, ¡diez años antes de la llegada de los salesianos. Fue, seguramente, la primera imagen de María Auxiliadora que llegó a Salto.
Distribuía gratuitamente el Boletín Salesiano y «El Joven Instruido», que a su costa hacía llegar desde Turín. Don Bosco también cumplió: una hija y una nieta de don Carlo, se convirtieron en Hijas de María Auxiliadora: Sor Virginia Lucía y Sor Nélida Lombardo, de feliz memoria.
Mantuvo correspondencia desde Salto, con Don Bosco, Don Rúa, y varios de los misioneros salesianos que él conocía y estaban en América, entre ellos, Don Luis Lasagna. También recibió muchas cartas desde Turín, pues se mantuvo en comunicación con sus antiguos superiores y educadores.
En 1905 se instaló en Corralito en un establecimiento cercano a la actual Capilla, en cuya inauguración estuvo presente, y que no podía tener otro patronato que el de María Auxiliadora.

 

 

Uno de los capellanes más antiguos, que tuvo la Capilla de DERTCorralito, junto con el P. Aschieri, fue el Padre Marino Guerra, que concurría en su automóvil, tal cual aparece en la fotografía, tomada precisamente en la adyacencia a la Capilla, donde oficiaba la Misa y dirigía la catequesis. Eran constantes sus viajes, para que las colonias lejanas pudieran tener el servicio religioso. Alguien escribió con lápiz al dorso de la foto que aquí reproducimos: «El Padre Marino Guerra junto a su pingo»

Publicado en - Titulares -, Centenario Salesianos Salto 1920-2020Comentarios (0)

DIARIO EL PUEBLO en su edición del lunes 22 de mayo, tituló: «INAUGURANDOSE CON BRILLANTEZ EL NUEVO EDIFICIO DE LOS SALESIANOS»

«Con la presencia de un público numerosísimo, y con la colaboración del tiempo que ofreció un día de gran luminosidad se llevó a cabo ayer la inauguración del Colegio-Liceo Nuestra Señora del Carmen, fundación Catalina Harriague de Castaños, que de este modo comienza su cometido cultural y social en nuestra ciudad, brindando un aporte sumamente estimable para la labor docente». A continuación realiza una extensa relación de los hechos que integraron el acontecimiento: el arribo de representaciones de Colegios de Montevideo y de Paysandúl, presencia de autoridades, la entusiasta procesión de María Auxiliadora a cuyo arribo al patio del Colegio salesiano se desarrolló la ceremonia del corte de cintas, entrega de las llaves a la Congregación Salesiana por parte del Señor Omar Burutarán en representación de la donante doña Catalina H. de Castaños, las palabras del inspector salesiano P. Eduardo Pavanetti y del Sr. Omar Burutarán, la visita guiada por las diversas reparticiones del moderno edificio, las felicitaciones y augurios tributados por la ciudadanía a los Salesianos en el nuevo emprendimiento.»

 

26 de diciembre de 1961: Murió el padre Aschieri

Al final de ese año de la inauguración del nuevo edificio del Colegio-Liceo, que alcanzó a ver en funcionamiento, el Padre Agustín Aschieri falleció el 26 de diciembre de 1961.
La Crónica de la casa Salesiana expresa: «Diciembre 26- A las 9 y 51 fallece el gran Sacerdote y patriarca de Salto que rigió esta parroquia durante 41 años con celo y amor y fundó la Obra Salesiana en esta tierra. Estaba hablando con su amigo Alipio Farimha y dejó de contestarle. Falleció atendido por el P. José María Giménez, quien de inmediato se preocupó por cumplir todos los trámites para que los restos del P. Aschieri descansaran en su iglesia parroquial, donde fue sepultado en la mañana del día 27 de diciembre, en el fondo de la nave izquierda del templo, enfrente del altar de Lourdes, en tierra, como lo había pedido.
Previamente se realizó una misa de cuerpo presente oficiada por Mons. Mendiharat, y luego se organizó un cortejo fúnebre alrededor de la plaza de los Treinta y Tres.
Para dar cabida a la multitud la despedida y la parte oratoria se cumplió en el atrio de la iglesia, donde hicieron uso de la palabra el Dr. Saralegui en nombre de los ex alumnos de Paysandú, el Sr. Alcides Pérez por los ex alumnos salteños, el P. José María Giménez por la comunidad Salesiana y Mons. Marcelo Mendiharat en nombre del Obispo de Salto Mons. Alfredo Viola.

Publicado en - Titulares -, Centenario Salesianos Salto 1920-2020Comentarios (0)

Colocaron piedra fundamental del nuevo Colegio-Liceo Salesiano

El 5 de diciembre de 1959 comenzó a hacerse realidad el viejo sueño del Padre Aschieri: la construcción del nuevo edificio para el Liceo Salesiano- donación de Doña Catalina Harriague de Castaños. El Diario

El 7 de diciembre de 1959, EL PUEBLO  publicó esta fotografía histórica del Padre Agustín Aschieri firmando el Acta de la Colocación de la Piedra Fundamental del nuevo Colegio-Liceo Nuestra Señora del Carmen de Salto

El 7 de diciembre de 1959, EL PUEBLO publicó esta fotografía histórica del Padre Agustín Aschieri firmando el Acta de la Colocación de la Piedra Fundamental del nuevo Colegio-Liceo Nuestra Señora del Carmen de Salto

EL PUEBLO en su edición del día siguiente, informó con abundantes notas y fotografías sobre la ceremonia. COLOCARON LA PIEDRA FUNDAMENTAL DEL NUEVO EDIFICIO SALESIANO, fue el título principal. «La lluvia de la tarde del sábado no impidió la ceremonia. Ayer, en horas de la tarde se realizó la misma, contando con la presencia de autoridades eclesiásticas y departamentales», expresaba la nota.

El Director del Colegio N. S. del Carmen Don José María Giménez, uno de los principales propulsores del emprendimiento, a través de su espacio radial «Antena del Carmen» en CW 23 Radio Cultural, fue el relator de la ceremonia. Presidió el acto el Obispo Coadjutor Mons. Marcelo Mendiharat,- quien bendijo la piedra-, el P. Inspector Eduardo Pavanetti, el Párroco Don Agustín Aschieri. Estuvo presente el P. José Chiessa, uno de los salesianos salteños más antiguos, oriundo de Salto Nuevo.
Los trabajos se iniciaron de inmediato, dirigidos por los arquitectos Francisco Lucas Gafrée y Alfredo Peirano, y realizados por los constructores Andrés y José Puig Palau.

También los cursos del Liceo Salesiano, se anticiparon al nuevo edificio, y comenzaron el 21 de marzo de 1960, en salones provisorios. Eran 33 jóvenes los iniciadores del nuevo emprendimiento de los Salesianos de Don Bosco en Salto.

Entretanto, las obras del nuevo edificio se realizaban a todo ritmo.

 

En agosto Rector mayor Renato Ziggiotti bendijo la obra en construcción

 

Ese mismo año, a principios del mes de agosto, el Colegio-Liceo Salesiano, y los miles de ex alumnos y vivieron una jornada inolvidable: la visita del Rector Mayor Don Renato Ziggiotti, en momentos en que los Salesianos festejaban sus 40 años en Salto, y con el primer curso liceal ya iniciado, el nuevo edificio quemaba etapas rápidamente.

«El Pueblo», informó exhaustivamente los pormenores de su presencia en Salto, en las ediciones de los días 5 de agosto y siguientes.
El P. Ziggiotti arribó el día 6 al aeropuerto de Nueva Hespérides donde fue recibido por autoridades locales, representantes salesianos y una multitud de ex alumnos.

Ya en Salto realizó una ofrenda floral al monumento de Artigas, y en la Parroquia fue recibido por el P. Aschieri que acababa de cumplir 40 años de su llegada a Salto. También fue recibido en la Curia por Mons. Marcelo Mendiharat. En esa oportunidad se detuvo en la Plaza Artigas para realizar una ofrenda floral al Prócer.

A su llegada al Colegio, fue agasajado por parte estudiantes de distintos colegios católicos, y fue invitado a izar el pabellón nacional en el patio del Salesiano. De acuerdo a la crónica de El Pueblo del 7 de agosto, el P. José María Giménez le dio un calurosa bienvenida. Los jóvenes Ernesto Burutarán y Marina Vinci, lo saludaron en representación del estudiantado. También fue recibido en el Concejo Departamental por el presidente del Ejecutivo Dr. Juan Carlos Rocca, el Concejal Dr. Alberto I. Gelpi, el edil Juan M. Delgue, y el secretario del Concejo Ricardo C. Williams. Por la noche exalumnos, cooperadores y amigos de la obra salesiana se reunieron en una cena-homenaje al P. Ziggiotti.
El día 7 fue una jornada intensa., que se inició a las 8 con una Misa de acción de gracias trasmitida por Radio Cultural, luego el Rector Mayor visitó el Colegio de María Auxiliadora.
A las 14 horas se realizó la tradicional procesión patronal en honor de la Virgen del Carmen, al final de la cual el 5º sucesor de Don Bosco, bendijo el nuevo edificio en construcción.

 

 

 

El domingo 21 de mayo de 1961 hubo en Salto un doble acontecimiento: laSin título-4

Procesión de María Auxiliadora y la inauguración del nuevo edificio del Colegio-Liceo Salesiano.

En la Crónica de la Casa Salesiana de Salto, quedó escrito: «Mayo 21: Gran procesión de María Auxiliadora e Inauguración del nuevo edificio del Colegio Liceo Salesiano Ntra. Sra. del Carmen..

La procesión fue grandiosa: unas diez mil personas.

Presidió la misma Mons. Alfredo Viola.
Asistieron también Mons.

Marcelo Mendiharat, el P. Eduardo Pavanetti, el P. Vicente Razetti, el párroco don Agustín Aschieri que bajó al patio acompañado por el señor Alipio Farinha., a la inauguración del nuevo edificio, donación de doña Catalina Harriague de Castaños, que había prometido al Sr. Cura Pàrroco muchos años antes la donación en memoria de su difundo padre, como lo recalcó en su discurso el señor Omar Burutarán al entregar el edificio a los Salesianos en nombre de doña Catalina.

Publicado en - Titulares -, Centenario Salesianos Salto 1920-2020Comentarios (0)

El domingo 24 de mayo de 1964 fue inaugurado el Centro Social Cristiano-Obra Social de «Don Bosco» en Cien Manzanas

El domingo 24 de mayo de 1964 se realizó con toda solemnidad la esperada inauguración del Centro Social Cristiano – Obra de Don Bosco- en Cien Manzanas.
En la edición del día siguiente, lunes 25 de mayo, el Diario EL PUEBLO dedicó su primera página al acontecimiento, con abundantes imágenes fotográficas, de las cuales rescatamos algunas para este trabajo, y una reseña de los hechos.Sin título-3

UNA MULTITUD ACOMPAÑÓ ACTOS EN CIEN MANZANAS, tituló EL PUEBLO, en la nota principal del día siguiente lunes 25 de mayo, que transcribimos:
«A un emotivo acto que contó con el margen de numeroso público, dio lugar en la tarde de ayer la inauguración de las obras social-cristianas que la Congregación Salesiana ha construido en el populoso barrio de Cien Manzanas. Un amplio local escolar, capilla, clínica, campos de deporte, diseñado todo según las adelantadas normas en la materia, son el fruto de la generosa donación de la Sra. Luisa Gallino de Avellanal.

DESDE MONTEVIDEO
Una numerosa delegación acompañó a la dama salteña desde la capital de la República, hasta su ciudad natal para asistir a la ceremonia de la entrega del edificio donado.
El inspector de los Salesianos en el Uruguay, Rdo. P. D. Miguel de Paolis, el Arq. Heráclides Santini en representación de la Casa de Salto, los Pbros. Luis A. Carcabelos y Miguel Bastarrica, y las amigas de la donante, Sras. Rosario Canale de Quintela, Estela Pereda Valdez de Escuder Núñez, Ana María Lagisque de Galeano, María A., Canale Masson, Renee Leindekar de Saralegui, Celeste Avellanal de Mirassou, María del Carmen Rebagliatti de Martín Valdés, Lola Hettemi de Anselmi, Desideria Sbárbaro de Rinaldi Guerrra y Mary Razzatti Marexsiano de Olave.

BENDICEN LAS OBRAS
En las primera horas de la mañana se llevó a cabo la bendición de la novel capilla, estando la sagrada ceremonia a cargo del Obispo diocesano Mons. Alfredo Viola.
Posteriormente, y por primera vez se celebró la Santa Misa que contó con la presencia de un numeroso público, detalle que caracterizó todos los actos realizados a través de la memorable jornada.

GRAN CONCENTRACIÓN
Por la tarde, y tal cual se había anunciado, se llevó a cabo una gran concentración popular, que partiendo de la Iglesia del Carmen, acompañó a las autoridades hasta el lugar en donde se levantan las obras.
Fue una nota realmente emotiva la brindada por la larga caravana, en la que se notaba la presencia de nutrida delegación de Montevideo y Paysandú, que con cánticos y preces llevó su mensaje a través de la gran barriada que costea el río patrio.
Llegados frente al nuevo edificio, y una que la Banda Municipal interpretó el Himno Nacional, se llevó a cabo la Bendición de María Auxiliadora, oficiada por Monseñor Alfredo Viola.
Posteriormente el Inspector General de los Salesianos Padre Miguel de Paolis, y el presidente del Concejo Departamental Sr. Ramón J. Vinci, descubrieron una placa en homenaje a la señora madre de la donante Doña Teresa Solari de Gallino.
ACTO ORATORIO
Inició la parte oratoria el arquitecto Heráclides Santini en nombre de la Casa de Salto y los residentes salteños en Montevideo. La señora Renée Leindekar de Saralegui asumió la representación de las distintas amistades que acompañaban a la distinguida donante, siendo precedida en el uso de la palabra por el presidente del Ejecutivo Comunal Sr. Ramón J. Vinci.
El Pbro. Miguel de Paolis, agradeció en nombre de la Congregación Salesiana, la generosa donación, expresando, entre otros términos: «En honor de su madre, dejó un monumento que en vez de estar construido en frío mármol, se erige sobre el calor y el afecto de los corazones de las generaciones de niños, que desfilarán a través del tiempo por esta casa».
Finalmente Mons. Alfredo Viola, en representación de la Iglesia, destacó el valioso gesto, recordando a los presentes la necesidad de contar con corazones comprensivos, sensibles como el de la donante, como única solución para llevar adelante la tarea encomendada a la Iglesia a través de los tiempos.

 

Cerrando el acto, Doña Luisa Gallino de Avellanal, hizo entrega al Superior Provincial de los Salesianos las llaves del nuevo edificio.

ULTIMOS ACTOSHG
Una vasta comitiva acompañó la bendición de los distintos locales del edificio, y posteriormente se llevaron a cabo varias competencias deportivas con numerosos equipos de fútbol, básquetbol y voleibol.

 

 

Comunidades de la Parroquia del Carmen

SANTO DOMINGO SAVIO ( Estación Itapebí)
SANTA ROSA DE LIMA (San Antonio)
MADRE DE LA DULCE ESPERA (Garibaldi)
BEATA MADRE TERESA DE CALCUTA (Barrio Albisu)
SAN ISIDRO LABRADOR (Tropezón)
VIRGEN DE LOS TREINTA Y TRES (Barrio Uruguay)
MARIA AUXILIADORA (Barrio Artigas)
NUESTRA SEÑORA DEL ROSARIO (Barrio Artigas)
CAPILLA DON BOSCO (Cien Manzanas)
NIÑO JESÚS DE PRAGA (Saladero)
SANTA TERESITA (Salto Nuevo)
SAN JUDAS TADEO (Barrio don Atilio)
SAN MIGUEL (La Chinita- Daymán)
SAN JOSÉ (Campo de Todos)
NUESTRA SEÑORA DE FÁTIMA (Laureles)
SAN JOSÉ (Paso del Parque)
MARÍA AUXILIADORA (Corralito)
NUESTRA SEÑORA DE FÁTIMA (Nueva Hespérides)
SAN ISIDRO LABRADOR (San Mauricio- Dpto. de Paysandú)
SAGRADO CORAZÓN (Tomás Paz- Bella Vista- Dpto. de Paysandú)
INMACULADA CONCEPCIÓN (Blandengues- Dpto. de Paysandú).
SAGRADO CORAZÓN (Blandengues- Dpto. de Paysandú)
TEMPLO PARROQUIAL.

Publicado en - Titulares -, Centenario Salesianos Salto 1920-2020Comentarios (0)

De la cancha y la capilla de lata a la moderna obra social «Don Bosco»

La primera ampliación de la obra Salesiana en Salto, fue la adquisición de la casa adjunta a la parroquia, para dar comienzo a las clases. Luego la Obra en Cien Manzanas, que comenzó con una modesta capilla de chapa y una cancha de fútbol. Bastan estas elocuentes fotos que aquí publicamos, para testimoniar los comienzos de lo que hoy es la Obra Social Don Bosco.Sin título-2

 

La histórica capilla de chapas, al fondo del grupo que los domingos se reunía para la Misa, la catequesis, y en la cancha contigua, los interminables
campeonatos de fútbol.
(Un grupo de Oratorianos. 1948)

 

Sin título-2

 

Domingo 28 de julio de 1963
Piedra fundamental en Cien Manzanas

 

El domingo 28 de julio de 1963, la familia Salesiana y toda la comunidad católica de Salto vivió la alegría de dar comienzo a la concreción de la Obra Social Don Bosco en Cien Manzanas.
La comitiva, reunida en las primeras horas de la tarde frente a la Iglesia Nuestra Señora del Carmen, se puso en marcha hacia Cien Manzanas, donde se llevó a cabo la ansiada bendición y ubicación de la piedra fundamental del nuevo edificio, donación de doña Luisa Gallino de Avellanal, con lo que se iniciaba el período de edificación de la nueva estructura arquitectónica, y al mismo tiempo la consolidación de una nueva época para la zona y para la presencia salesiana en Salto.
El acto estuvo jerarquizado por la presencia del Obispo de Salto Mons. Dr. Alfredo Viola, el Superior de la Inspectoría Salesiana del Uruguay P. Miguel Paolis, el P. Eusebio Clavijo, Superior de la Casa salesiana de Salto, el Párroco José María Labrada, la Señora Donante y familiares que acompañaron la ceremonia.
Fue palpable en todo momento el entusiasmo con que los vecinos de la zona de Cien Manzanas, vivieron el acontecimiento que, a todas luces, indicaba, no solo desde el punto de vista religioso, sino también el social, un gran adelante, especialmente para la niñez y juventud del lugar.

 

 

El Obispo de Salto Mons. Dr. Alfredo Viola bendice la piedra fundamental del nuevo edificio. Acompañan los sacerdotes: Miguel de Paolis -Inspector Salesiano-, el Párroco José María Labrada, y el P. Eusebio Clavijo, director de la Casa Salesiana de Salto.HG

Firmaron el pergamino el Obispo de Salto Mons., Alfredo Viola, el Inspector General de los Salesianos en el Uruguay P. Miguel de Paolis, el Padre Párroco Gabino Paulo, la donante Sra. Luisa Gallino de Avellanal, el presidente de la Junta Departamental Dr. Carlos María Rodríguez Iribarne, el concejal Ramón J. Vinci, quien concurriera en representación del Concejo Departamental local y otras autoridades.

Publicado en - Titulares -, Centenario Salesianos Salto 1920-2020Comentarios (0)

El antiguo Colegio

Foto tomada en 1926 del viejo Colegio Nuestra Señora del Carmen, en el local ocupado desde el 7 de marzo de 1921. El pórtico de entrada con el No.69 de la calle Florencio Sánchez,  se mantuvo durante muchos años. Nótese el empedrado de la calle Florencio Sánchez en aquella época. H

 

El centro de jovenes

Ese mismo año 1920, estuvo en el Colegio de Salto de visita el P. Ricardo Pittini, que más tarde sería consagrado Obispo. En esa oportunidad fundó un Centro de Juventud Católica, del que surgió el CENTRO ARTIGAS, poco después nucleó a los exalumnos salesianos.

La Crónica Salesiana reseña el acontecimiento de este modo: «Era la hermosa noche del 19 de setiembre de 1920. Presidió el acto Mons. Fernando Damiani , Vicario General, el P. Agustín Aschieri y el P. Antonio Pedret, quien quedó más tarde como encargado del Centro. Al año siguiente quedó al frente el P. José Garzetti.

 

La banda del ColegioIOJ

Entre las múltiples actividades educativas desarrolladas por los Salesianos, la música ocupó siempre un lugar de privilegio.

Además del Coro -la «schola cantorum»-fundada en 1921, años más tarde el Colegio tuvo también su Banda.

La misma fue fundada el 19 de junio de 1929, en el marco de los festejos de la Beatificación de Don Bosco, que se efectuó el 2 de junio de ese año.

Su fundador y primer director fue el Padre Antonio Ayala, de larga trayectoria en el Colegio de Salto

 

 

El sábado Santo de 1921: estrenó del coroSF

El sábado Santo de 1921 el Coro Salesiano tuvo su actuación inaugural, bajo las órdenes del Padre José Garzetti, que en enero de ese año se había integrado al personal de Salto Acompañó en el armonium el padre Antonio Pedret. La Crónica de la Casa conserva el nombre de sus integrantes:

En primera fila de izquierda a derecha:
G. Luccini, B. Giambiaggi, F. Laniella, F. Zúñiga, Ovidio Cocco, Ramón Vinci, Carlos Molins detrás de A. Lena, A. Scanavino, L. A. Martínez, L. Gallino y J. A. Nieto.

En la última fila:
A. Talavera, C. Gelpi, V. Cincunegui, V. Grattone, A. Zunini, Franchilutti, A. Dri y A. Gelpi.

 

 

Publicado en - Titulares -, Centenario Salesianos Salto 1920-2020Comentarios (0)

16 de agosto de 1920 inician clases con tres alumnos

El 20 de julio de 1920 el P. Aschieri realizó la primera entrevista con el Dr. Lafranchi, para comprar la casa adjunta a la iglesia, que tenía entrada por Florencio Sánchez 69.

El día 22 se cerró el compromiso de compra -venta, pero como el Dr. Lafranchi no podía entregarla, porque no disponía de otro lugar, el Colegio empezó a funcionar en el Salón parroquial el 16 de agosto 1920 con tres alumnos: JUAN MARTINELLI, WALKER MORATORIO Y RAÚL DEVINCENZI. Al finalizar el año eran 17 alumnos.

Sin título-1 copia

 

 

 

 

 

Sentados: Hno. Leandro Gil, Padre Luis Ferrari, Padre Agustín Aschieri, Padre Antonio Pedret, alumno José Marichal.
En línea intermedia: Manuel García, Juan Martinelli, Carlos Molins, Paulino Vispo, Antolín Márquez, y Ezequiel Roig.
En última fila: Ángel López, José A. Nieto, Segundo Méndez, Raúl Devincenzi, Wálker Moratorio, Francisco Méndez, José Nery, Melitón Britos, Marcelino Núñez. (11-diciembre-1920)
De este modo el nacimiento del Colegio, coincidió con la fecha de nacimiento de San Juan Bosco y constituyó un homenaje por su cumpleaños.

 

7 de marzo de 1921: El Colegio en la nueva casa

 

Apenas instalados en la Casa Parroquial, los Salesianos iniciaron los trámites para la adquisición de la casa contigua, para instalar allí el colegio.

El 20 de julio de 1920, se hizo la primera entrevista para comprar la casa adjunta a la iglesia, y que con el No. 69, sería por mucho tiempo la entrada al colegio por calle Florencio Sánchez. El día 22 se cerró el trato de compra-venta y se firmó el contrato. En el mes de febrero de 1921, se comienzan los contactos con el Dr. Lafranchi, que habitaba la casa comprada por el Colegio, pero no la había entregado aún, porque no disponía de otro lugar.
El 4 de marzo, el P. Inspector don José Gamba, se entrevistó personalmente con el Dr. Lafranchi y el día 7, se reciben las llaves. Las clases habían comenzado provisoriamente en el salón parroquial.

El mismo día 7 tuvo lugar la bendición del nuevo Colegio realizada por Mons. Camacho, con asistencia de los padres José Gamba. Agustín Aschieri y Ernesto Popelka.

Los padrinos del nuevo Colegio fueron el señor Esteban Solaro y su señora esposa Magdalena B. de Solaro , quienes por estar ausentes, fueron representados por sus hijos José María Solaro y Clelia Solaro.

Las clases del año 1921 fueron distribuidas de la siguiente manera:
1er. Año: Hno. Coadjutor Leandro Gil
2do. y 3ro. Padre Antonio Pedret.
4º. Año: P. José Garzetti y P. Luis Ferrari.

El P. Ferrari era también Teniente Cura, y el P. Garzetti era el Ecónomo.

Publicado en - Titulares -, Centenario Salesianos Salto 1920-2020Comentarios (0)

El 8 de junio de 1920 llegaron a Salto los Padres Salesianos

 Hace 100 añosGF

A fines de 1919, al hacerse cargo de la recién creada diócesis de Salto el Obispo Tomás Gregorio Camacho, gestionó la venida de los padres salesianos a Salto, para hacerse cargo de la Parroquia Nuestra Señora del Carmen.
La llegada del primer grupo de Salesianos a Salto, fue uno de los primeros acontecimientos que se concretaron durante el periodo en que Mons. Camacho estuvo al frente de la diócesis de Salto, que ocupaba todos los departamentos del litoral uruguayo: Artigas, Salto, Paysandú, Río Negro, Soriano, Colonia y Flores.

Mons. Tomás Gregorio Camacho, era oriundo de San José de Mayo donde había nacido el 18 de febrero de 1868. Fue ordenado sacerdote en 1891 y el 9 de noviembre de 1919. En 1920, a raíz de la renuncia del párroco Eliseo Verdier, Mons. Camacho ofreció la Parroquia a los Salesianos, a quienes conocía por su fecunda labor en Mercedes y Paysandú, en donde ya estaban instalados.
Para ello solicitó la autorización del Superior de los Salesianos Padre José Gamba, en ese entonces representante de Don Bosco en Uruguay y Paraguay.

Acompañó a los Salesianos en Salto y formó una curia de prestigio con eficaces colaboradores: Mons. Fernando Damiani, el P. Enrique Popelka y el P. Alfredo Viola que lo sucedería en el Obispado.

 

El Padre José Gamba vivió
sus últimos años y murió en la casa Salesiana de Salto

El Padre José Gamba, había sido alumno de Don Bosco, y fue enviado por él a América, formando parte de la tercera expedición salesiana en 1879.JOSE

Era entonces un joven clérigo junto con Santiago Costamagna, Domingo Milanesio y José Vespignani, entre otros.

Cuando en 1896 falleció trágicamente en un choque de trenes en Juiz de Fora, Brasil, el superior general don Miguel Rúa lo designó a Gamba, superior general de los salesianos en Uruguay y Brasil.

QUIERO IR A LA CASA
DE AGUSTIN.
Terminado su periodo de provincial de Uruguay y Paraguay, eligió para pasar sus últimos años «la casa de Agustín», es decir la del P. Aschieri en Salto, en donde colaboró con el personal de la casa y según testimonio de antiguos alumnos, le gustaba conversar con ellos.

Su alcoba estaba junto al Mango, ese árbol que aún permanece en el patio del Colegio, y que según una antigua tradición él había plantado de las semillas de unos frutos que había traído desde Paraguay.

El Padre Gamba falleció en Salto en1939, y sus restos fueron trasladados a Montevideo por barco, y descansan en Talleres Don Bosco, una de las casas salesianas que él fundó en Uruguay.

 

El Padre Agustín Aschieri para siempre en SaltoASD

El Padre Agustín Aschieri, formaba parte del personal salesiano de Paysandú y fue seleccionado por el Superior General Don José Gamba para iniciar la presencia salesiana en Salto.

El Padre Agustín Aschieri, vino a Salto para quedarse para siempre.

Era Ecónomo en Paysandú cuando el P. Gamba lo designó como superior de la nueva Casa Salesiana de Salto.

Fue Párroco desde el 11 de junio de 1920 hasta su fallecimiento y director del Colegio en varios periodos.

Más de cuarenta años de convivencia con los salteños lo convirtieron en un salteño más.

Llevó a cabo la última gran reforma del templo. Falleció el 26 de diciembre de 1961.

Como no podía ser de otra manera, fue sepultado en su templo parroquial, acompañado del dolor y el respeto de todo un pueblo.
El Padre Agustín Aschieri partió desde Paysandú a suelo salteño con parte del personal a su cargo el 8 de junio desde Paysandú, con el diácono Antonio Pedret, (que fue ordenado sacerdote en Paysandú el 18 de julio de ese año), y el Hermano Coadjutor Leandro Gil .

El Padre Luis Ferrari, no pudo viajar ese día por encontrarse en Monevideo, desde donde viajó en tren para integrarse al personal y arribó el día 10.

El día 11 de junio, fue la toma de posesión, con la lectura del acta correspondiente que estuvo a cargo del Padre Enrique Popelka, en representación del señor Obispo don Tomás Gregorio Camacho.

Los Salesianos tuvieron en Salto una fervorosa recepción. Según cuentan las Crónicas el pueblo los recibió y los acompañó por calle Uruguay hasta su residencia frente a la Plaza Treinta y Tres
Como quedó dicho, el 11 de junio tomaron posesión de la Parroquia y se abocaron de inmediato a preparar los comienzos de la actividad escolar.

Publicado en - Titulares -, Centenario Salesianos Salto 1920-2020Comentarios (0)

Recoger frutos y continuar la siembra

P. Justo Sanfrancisco, Sdb.JUSTO

 

Es para nosotros una gran alegría el momento histórico que estamos celebrando en nuestra Obra Salesiana de Salto: el centésimo aniversario de la obra salesiana en nuestra ciudad.
En este tiempo han pasado muchas generaciones de niños, adolescentes y fieles, que han podido disfrutar del carisma salesiano, transmitido a través de tantos sacerdotes que a lo largo de éste tiempo, han gastado su vida en la evangelización, impregnado del Espíritu Salesiano, a los niños adolescentes y fieles pertenecientes a la familia salesiana, los padres de nuestros alumnos, etc…, que poco a poco han ido asumiendo éste modo de vivir el evangelio con el estilo y humanismo de San Francisco de Sales.
Vivir un acontecimiento como éste, es sentirse en la cumbre de una realidad que por supuesto trasciende nuestras vidas y que es difícil de aquilatar en toda su profundidad extensión y , eficacia, los frutos de los aportes que los salesianos han podido realizar a la población y campaña de Salto que abarca nuestra Obra. A nosotros, nos toca recoger los frutos de estos cien años de siembra y continuarla, renovando esfuerzos para seguir evangelizando, con la ayuda de la Auxiliadora y de Don Bosco con ese carisma que el Espíritu ha regalado a la Congregación Salesiana en Iglesia.

 

 

Acercarnos a la historia del Colegio,
es adentrarnos en el corazón de Don BoscoSARAH

 

Acercarnos a la historia del Colegio, es adentrarnos en el corazón de Don Bosco. Como el grano de levadura, sus comienzos fueron humildes: cuatro salesianos que remontaron el litoral, seis alumnos y un salón de clases, que en aquel 16 de agosto de 1920 se combinaron en la más sublime de las experiencias humanas: enseñar y aprender. Traían consigo un tesoro para compartir: el Sistema Preventivo. Seguramente el corazón de la insipiente comunidad educativas (alumnos, familias, educadores) estaba animada por múltiples deseos y aspiraciones: acompañar el crecimiento de los jóvenes en todas sus dimensiones, generar experiencias de aprendizaje que permitieran no solamente el dominio cualificado de las distintas manifestaciones del conocimiento humano, sino también, el acompañamiento cercano de los jóvenes, cimentado en la construcción de fuertes y recíprocos lazos de afecto. Don Bosco nos recordaba: «Háganse querer. La educación es cuestión del corazón».
Así, nuestra vida fue creciendo como experiencia oratoriana: juegos, música, grupo de gimnastas, paseos de San Juan, preparación para los Sacramentos, fiestas, patio, Eucaristías compartidas, y en ese ir y venir, nuestra familia fue creciendo y necesitó ampliar la casa… Fue Catalina Harriague de Castaños esa benefactora atenta, que mandó suspender la rifa para la construcción de dos nuevos salones de clase, encargándole al Arq. Alfredo Peirano la construcción del hermoso edificio que disfrutamos hasta el día de hoy. La Providencia ha acompañado siempre la obra salesiana, o dicho quizás de manera más acurada, Don Bosco, siempre dócil a la Providencia, ha sido el obrero fiel, a través del cual Dios ha manifestado su inmenso amor por los jóvenes. Hoy la propuesta educativa de nuestra Casa abraza a 660 alumnos en maternal, Primaria, Secundaria, Pre Universitario y Bachillerato Técnico Agrario. Nadie llega a una casa salesiana para estar con los brazos cruzados. Desde el primer día Don Bosco promete tres cosas: pan, trabajo y Paraíso. La educación de la juventud exige un carácter formado en la capacidad de hacer sacrificios, un gusto especial por cultivar la alegría, un ánimo amable abierto a la escucha y el acompañamiento, la férrea avidez de profundizar en las diferentes manifestaciones del amor de Dios en la Creación y en la historia de la humanidad a través de la razón y el deseo de descubrir lo Trascedente.
Hoy, este significativo cumpleaños, nos encuentra comprometidos en un camino de transformación educativa, emprendido junto a la Escuela Salesiana del Uruguay. La propuesta educativa del Colegio articula las dimensiones educación a la fe, educativa-cultural, experiencia asociativa y vocacional.
Con el joven como centro de nuestra tarea, nos proponemos la formación de una persona en nueve dimensiones básicas: con interioridad y espiritual, reflexiva y crítica, cooperativa y empática, flexible y creativa, competente y eficaz, comunitaria y eclesial, optimista y alegre, comprometida con su proyecto vital, misericordiosa y compasiva. Ese es nuestro horizonte educativo -porque la educación es siempre proceso- orientándonos en la toma de decisiones educativas. El alumno es el protagonista de su aprendizaje y aprende haciendo. En la casa se propician las experiencias de co-docencia en el diseño y la implementación de las propuestas educativas, organizando los contenidos de manera flexible, abordándose interdisciplinaria y transdisciplinariamente. Este proceso de transformación se ha implementado en diversas micro experiencias en Primaria y Secundaria, y en un prototipo de innovación en tercer año de Ciclo Básico, retroalimentándose de la reflexión sobre nuestras prácticas. Tenemos enormes desafíos por delante, pero también la convicción de estar orientados en la búsqueda del bien de los gurises. Junto a ellos vamos construyendo nuestro camino. Para ellos son los frutos recogidos y los que aún son apenas promesa. Por ellos seguimos haciéndolo todo, codo a codo, junto a Don Bosco. Del vergel de nuestros orígenes seguimos alimentándonos, agradecidos por la entrega fecunda de todas las vidas consagradas al bien de los jóvenes, que materializan este caminar centenario. Una misma alegría nos anima e inspira nuestros sueños: ser Don Bosco que camina junto a los jóvenes.
Sarah Ardaix Peirano
Directora

 

 

La Comunidad del Centenario

 

P. CARLOS H. BAJAC MASSONE, SDB
Oriundo de Montevideo, Sayago. Exalumno de la escuela primaria de Talleres Don Bosco y de Maturana. En su vida salesiana ha estado por varias comunidades, mayoritariamente del interior: Juan Lacaze, Juan XXIII, Mercedes, Colón, Melo en dos oportunidades, Paysandú y Salto en tres oportunidades, como Director del Colegio Salesiano (1991 – 1995), como Director de la Obra Social Don Bosco (2000 – 2009), como Vicario Parroquial del Carmen (2017 al presente).
P. JUSTO SANFRANCISCO LLOPIS, SDB.
Conocido por todos como «Paco». De origen español (Alcoy), hace 59 años que llegó como misionero a nuestra inspectoría salesiana pasando por varias comunidades: Melo, Paysandú, Mercedes, Maturana, Juan XXIII en Montevideo. Y en dos oportunidades en nuestra comunidad de Salto: como Encargado de Pastoral del Colegio y Liceo (1983 – 1989) y como integrante de la Pastoral del Colegio y liceo (2015 al presente).
P. EUSEBIO JOSÉ PÉREZ NÚÑES, SDB.
Oriundo de Montevideo, Maroñas. Vinculado a la Obra Salesiana Domingo Savio de dicho barrio montevideano. En su vida salesiana ha transitado por varias comunidades de la capital y del interior: Mercedes, Juan Lacaze, Sarandí del Yí, Movimiento Tacurú, La Teja. Luego de un tiempo de formación en «Juventudes» en Brasil, desde el año 2019 integra nuestra presencia salesiana de Salto como Director de la Obras Social Don Bosco, Encargado del MJS y de los Oratorios.
P. RAÚL E. GARCÍA A., SDB.
Oriundo de Sarandí del Yí, Durazno. Exalumno del Instituto Salesiano Benigno Paiva Irisarri, de dicha ciudad. Como Salesiano ha transitado por distintas comunidades: Obra Domingo Savio, Talleres Don Bosco, Juan XXIII, Colón, Movimiento Tacurú, Juan XXIII en Montevideo, en el interior en Juan Lacaze, y en dos oportunidades en nuestra presencia salesiana de Salto: como Encargado de Pastoral del Colegio y Liceo y encargado del MJS y oratorios (2005 – 2009) y como Director de la Obra Social don Bosco (2016 – 2018), seguidamente como Director de la Presencia salesiana y Párroco de Nuestra Señora del Carmen (2019 al presente).

Publicado en - Titulares -, Centenario Salesianos Salto 1920-2020Comentarios (0)

«Mira. He aquí tu campo…»

Han pasado 100 años. Don Bosco y el Departamento de Salto se han entendido. El carisma Salesiano se hizo salteño, y en todos los rincones del departamento, la presencia de oratorianos, alumnos, exalumnos, y amigos de la Presencia Salesiana, testimonian la fecundidad de la semilla sembrada para bien de la Iglesia y de la sociedad.

Desde la Obra Social don Bosco damos gracias a Dios, por la riqueza de dones que el Señor ha dado a don Bosco. Queremos agradecer a los primeros Salesianos religiosos que han dicho «SÍ» para comenzar esta gran aventura de extender el Reino de Dios en estas benditas tierras.PADRE JOSE
Nuestro gracias, en este centenario, quisiera tener la misma intensidad que el gracias de Don Bosco a sus bienhechores. ¡A cuántos debemos esta gratitud! ¡Cómo no mencionar a Catalina Harriague de Castagno, Alcira Berreta, Luisa Gallino de Avellanal! Y creemos que no somos sólo los religiosos, que hoy agradecemos, sino que lo hacen, junto con nosotros, niños, adolescentes y jóvenes de nuestra Presencia Salesiana con sus familias, primeros beneficiados de la generosidad de tantos, y, creemos, que es un gracias recibido y también expresado por todos los laicos que trabajan en nuestra casa.
Al aporte económico se suma el de tantas personas que, con su trabajo voluntario, contribuyen a la obra de don Bosco y los que nos sostienen con su oración, muchas veces unida al ofrecimiento de sus pruebas y dolores. Muchas Gracias!

Decir Salesianos es decir María Auxiliadora. Ella es nuestra Madre que nos acompaña cada día y Maestra que nos enseña a trabajar siempre para la Gloria de Dios. Con toda la fuerza de nuestro cariño, sea para Ti nuestro último y más sentido GRACIAS.

Padre José Pérez.

 

Dios va haciendo historia con nosotrosRAUL

Celebramos cien años de la llegada de los primeros Salesianos a Salto. Trato de imaginar aquel 8 de junio de 1920, qué sentirían el P. Agustín y sus compañeros. Imagino que traerían el desafío de comenzar algo nuevo, hecho de sueños y también de ciertos temores, normales a los comienzos de toda obra. Vendrían con el deseo de evangelizar a todos, pero especialmente a los jóvenes y dentro de ellos a los más pobres, fieles al carisma de nuestro padre Don Bosco. Vendrían también con las preocupaciones concretas de poner en marcha la fundación, como bien lo refleja la crónica de aquellos días, escrita por el P. Luis Ferrari: ordenar la casa donde vivirían, lo mismo que el templo parroquial, hacer las compras necesarias, acondicionar todo para que prontamente comenzara el Colegio. Y así, con el corazón lleno de sueños grandes y ocupaciones prácticas, comenzaron a transitar la cotidiana misión de educar y evangelizar en esta tierra salteña. No creo estuviesen pensando en que estaban haciendo historia, mejor dicho, que Dios estaba haciendo historia con ellos, y que a cien años los recordaríamos agradecidos por su sí, y por los frutos de esta siembra centenaria.

La memoria agradecida, nos compromete a seguir sembrando semillas de vida para los jóvenes, seguros de que Dios sigue haciendo historia con nosotros. Nuestra tarea es sembrar para que Él haga crecer. Somos un vasto movimiento de personas comprometidas con el bien de los jóvenes, o juventudes como mejor decimos: colegio, oratorio, campaña, ciudad, parroquia, obra social; laicos y consagrados caminando juntos, bienhechores y gente de buena voluntad, todos sumando a la misión común.

Agradecidos y comprometidos, queremos seguir sirviendo a esta tierra que nos recibió hace cien años, con un corazón soñador como el de Don Bosco. Que Dios nos conceda la disposición para que, con nosotros siga haciendo historia, y así los jóvenes tengan vida y la tengan en abundancia.

P. Raúl E. García A., sdb.
Director Presencia Salesiana Salto.
Párroco del Carmen.

 

Celebrar cien años es una tarea, un compromiso y un deber

P. Carlos H. CARLOS
Bajac Massone

Me piden una reflexión sobre el centenario de la llegada del P. Aschieri a esta comunidad, a esta casa, a esta ciudad de Salto.

Me siento de una manera tan comprometido en esta festividad porque formo parte de la misma habiendo recorrido diecinueve años de presencia en Salto, más siete años en Paysandú, en la misma diócesis.

Me siento comprometido con este festejo porque siento que formo parte de esta historia, y es un compromiso para poder llevar adelante el carisma de don Bosco que nos llamó a cada uno de nosotros a ser parte de esta familia de esta congregación y de este servicio.
Decir cien años nos parece mucho y a la vez nos parece poco.

En estos días hemos sabido de varias personas que han cumplido cien o más años, o sea ya estaban antes de que llegara el P. Aschieri, es increíble.

Es parte de la realidad, de la historia, comprometernos a seguir construyendo, dejarnos conducir por el Espíritu para llevar adelante este servicio, este proyecto, especialmente a la juventud más necesitada, a comunidades que tanto nos necesitan.
Por eso, esta invitación a compartir esta reflexión, de alguna forma es un compromiso y un deber.

Así, como otros han pasado por acá, algunos que ya están gozando en el cielo y otros estarán en otras comunidades, se nos invita a comprometernos cada vez más en este carisma de la juventud más necesitada para ser fieles a Don Bosco.

Publicado en - Titulares -, Centenario Salesianos Salto 1920-2020Comentarios (0)

Centenario Salesianos Salto 1920-2020

 

La alegría de celebrar la aventura de educar

Mons. Arturo FajardoMONS ARTURO

Tenemos la alegría de celebrar los 100 años de la presencia Salesiana en Salto.

Coincide para mi providencialmente estas celebraciones con el inicio de mi ministerio como nuevo Obispo de esta Diócesis. Estos días hacemos memoria del pasado, le pedimos al Señor pasión por el presente y esperanza en el futuro. Recordar es volver a pasar por el corazón la vida y la entrega generosa de los hijos de Don Bosco que llegaron a Salto el 8 de junio de 1920
El 12 de junio asumieron la Parroquia del Carmen, en la persona del P. Agustín Aschieri, párroco por 41 años hasta su muerte en 1961. El 16 de Agosto de 1920 comenzaron con el colegio la tarea educativa formal y en el año 1964 se fundó la Obra Social Don Bosco.
Fieles al carisma Salesiano están presentes en el trabajo y el testimonio evangelizador sobre todo con los jóvenes y con los pobres. Educar en estos tiempos difíciles es ayudar a responder a la preguntas vitales, enseñar a vivir como cristianos y buscar caminos para construir cada día la patria «donde los más infelices sean los más privilegiados» como nos decía Artigas.

Pedimos al Señor que podamos siempre «reavivar el don recibido» para responder con pasión al presente desafiante.
Al Señor también le pedimos esperanza en el futuro, seguros que El acompaña el camino de la Iglesia, cada día dándonos la alegría de servir en la tarea evangelizadora a nuestros hermanos-
Recién llegado como nuevo Obispo de Salto permítanme agradecerles y felicitarlos, al mismo tiempo que los encomiendo a María Auxilio de los Cristianos –
Con todo mi afecto y mi bendición.

+Arturo Fajardo
Obispo de Salto

 

Cuando Don Bosco se hizo salteño

Mons. Pablo GalimbertiMONS PABLO

A 100 años de aquel
comienzo

El crecimiento de un Salto pujante en el litoral norte se enriqueció con el desembarco de los hijos e hijas de uno de los educadores más brillantes de los tiempos modernos: San Juan Bosco. Simpatía, cercanía, amistad, evangelio traducido en obras, gestos sencillos y amabilidad.
Aquellos primeros salesianos que pisaron Salto traían la experiencia luminosa de educadores y testigos palpitantes del Evangelio. Los jóvenes no son mano de obra barata, como lo demostró Don Bosco con acciones, en la Italia de su tiempo. Los Salesianos se sumaron a la tarea de entusiasmar jóvenes que en este litoral norte podrían desarrollar un futuro con dignidad, solidaridad y espíritu evangélico.
Gracias, hijos de Don Bosco. Con fe, ingenio, paciencia y alegría, han sabido sembrar, acompañar y contribuir para que muchos jóvenes no tengan miedo de soñar. Es posible ser personas honestas y con un horizonte cristiano.
Que los sueños de Don Bosco, admirable educador moderno, sigan impulsando la propuesta educativa, forjadora de buenos cristianos y honrados ciudadanos. Para bien de cada uno, cada familia y de todo el paisaje humano, industrial, paisajístico y termal que crece bajo el «cielo azul que viaja» al decir del poeta.
Salto necesita gente noble, con raíces artiguistas, manos emprendedoras y horizontes abiertos. El carisma del gran educador Don Bosco ha encontrado un campo precioso para roturar y sembrar.
+Mons. Pablo Galimberti
Obispo emérito.

 

Somos fruto de un soñador

Somos fruto de un soñador: Don BoscoALFONSO.

Es así, que un grupo de Salesianos llega a estas tierras salteñas para transmitir tan rica herencia: ser para los jóvenes, a través de la educación y la evangelización, signos del Amor de Dios acompañándolos para que puedan transformarse en «honrados ciudadanos y buenos cristianos».

Y esta semilla fue sembrada en diversos terrenos: ciudad y campaña, centro y barrios, dando mucho fruto que se fue transformando en un vasto movimiento: quien recibe educación Salesiana se convierte en testigo y comunicador de ese gran don.
Es un momento de agradecimiento y de compromiso.

Agradecimiento pues uno valora todo lo cosechado en estos 100 años y compromiso pues la vida continua y es importante no vivir del pasado sino comprometernos a seguir ofreciendo oportunidades de crecimiento particularmente a los jóvenes para que puedan concretar sus sueños.

De un corazón agradecido se pueden esperar grandes cosas.

P. Alfonso Bauer
Inspector

Publicado en - Titulares -, Centenario Salesianos Salto 1920-2020Comentarios (0)