Refugiados

Aunque tenga escasa difusión, ayer se celebró el Día Mundial de los Refugiados. El escritor salteño Jorge Menoni, desde Holanda, publicó en su cuneta de Facebook: “Hoy más que nunca se necesita una mano amiga para mostrar nuestro apoyo a las familias que se han visto obligadas a huir y donde actualmente tenemos la ignominia de niños enjaulados separados de sus padres…
El exilio es un hilo fino
siempre dispuesto a yugular
a veces tiene la forma de seda
otra la de mera cuerda sucia.
Hay una sola condición de cortarla para siempre
la de tratarlos como amigos».
(De Antonio García)

Publicado en - CulturalesComentarios (0)

Quiroga y Kippling

Días pasados dedicamos enteramente una página a Horacio Quiroga y sus “Cuentos de la Selva”, recordando los cien años de su publicación original. Es frecuente que a la literatura de este salteño se la compare con la de Joseph Rudyard Kipling (Bombay, India, 1865 – 1936). Ahora, en el libro “Encuentro con Quiroga”, de Leonardo Garet, nos encontramos con este párrafo escrito por el gran crítico Rodríguez Monegal, que ilumina al respecto: “Para Kipling la selva era un tema literario, y no una experiencia personal…tanto el medio como sus habitantes están vistos por Kipling con perspectiva heroica, en tanto que Quiroga (con excepción de algún cuento de Anaconda o La guerra de los yacarés) suele elegir las dimensiones cotidianas, pero no por ello menos trágicas, del medio al que él realmente pertenece”.

Publicado en - CulturalesComentarios (0)

El Zambullidor X 2

Para ser precisos, fue el 25 de mayo el día en que salió de imprenta la segunda edición de la novela “El Zambullidor”, de Luis do Santos, escritor nacido en el departamento de Artigas pero adoptado por Salto. Hay que recordar que la novela había sido presentada hace poco tiempo tanto en Salto (Auditorio de Casa Quiroga) como en Montevideo (Fundación Fucac). “Lo que tengo para decir es simplemente eso, que la primera edición se había agotado y ahora salió la segunda…Estoy sorprendido y muy contento”, comentó el escritor a EL PUEBLO.

Publicado en - CulturalesComentarios (0)

Exitosa locura

Hemos sabido que por estos días la cineasta salteña Alicia Cano se encuentra en México, en una de sus tantas habituales salidas al exterior por razones vinculadas a su quehacer artístico. Es que “Locura al aire”, su nueva película (en la que comparte el trabajo de dirección y guion con Leticia Cuba) viene cosechando gran éxito. Recordemos que “Locura al aire” se pre estrenó los primeros días de abril en la Sala Zitarrosa (festival de Cinemateca) y luego se exhibió en Salto (Cine de Daymán) y en varias salas más de Montevideo.

Publicado en - CulturalesComentarios (0)

Borges y el peor de los pecados

Hace unos días se cumplió un año más del fallecimiento del gran escritor argentino Jorge Luis Borges. Ocurrió el 14 de junio de 1986 en la ciudad de Ginebra, Suiza. Borges, que había nacido en Buenos Aires el 24 de agosto de 1899, es el autor de tantas combinaciones lingüísticas profundas e inolvidables, como esta: “He cometido el peor de los pecados que un hombre puede cometer. No he sido feliz. Que los glaciares del olvido me arrastren y me pierdan, despiadados. Mis padres me engendraron para el juego arriesgado y hermoso de la vida, para la tierra, el agua, el aire, el fuego. Los defraudé. No fui feliz…”.

Publicado en - CulturalesComentarios (0)

Mateo X 6

Será el próximo 7 de julio, desde la hora 20, en Teatro Larrañaga. Seis de los músicos más relevantes del país se juntan nuevamente para recordar al gran Eduardo Mateo en un show que se ha transformado en un ritual, en el que el público acompaña cada vez que se presentan para volver a emocionarse con las canciones de este maestro de varias generaciones.
Mateo x 6 se estrenó en 1993 con el objetivo de realizar un ciclo de cuatro funciones en una diminuta sala montevideana, basado en canciones inéditas o poco conocidas del autor.
Mateo nunca fue músico de masas, si bien fue respetado y admirado por un grupo reducido de fans y músicos, sus shows eran en boliches o pequeñas salas de teatro, que pocas veces llenaba. Pero con el tiempo, su música fue cobrando la dimensión que hoy tiene. Mateo x 6 está integrado por Ney Peraza, Alberto “Mandrake” Wolf, Martín Ibarburu, Edú “Pitufo” Lombardo, Jorge Schellemberg y Popo Romano.

Publicado en - CulturalesComentarios (0)

Onetti – Menoni – Tajes

Fue hace dos años, en el Centro de Arte Moderno de Madrid y en el marco de un Homenaje a Juan Carlos Onetti, que el escritor salteño Jorge Menoni (poeta, narrador y guionista), radicado en Ámsterdam, exhibía su film titulado “El pozo del Alma”, inspirado en el gran novelista uruguayo autor de “El pozo” y fallecido justamente en Madrid. La noticia que brindamos hoy es que en próximos días, en aquel mismo lejano lugar, se realizará la presentación del libro “Tiempo de palabras” de Juan Carlos Tajes, ocasión en la que nuevamente se proyectará el film de Menoni y que contará con la presencia de Dolly Onetti, la viuda de Juan Carlos Onetti. Además, el film se podrá ver también en el Museo del escritor (Madrid), donde se guarda el Archivo Onetti. Agreguemos que el autor de “Tiempo de palabras”, Juan Carlos Tajes, también radicado en Ámsterdam, nació en Montevideo en 1946 y entre sus obras publicadas (tanto en Uruguay, como en Argentina y en Holanda) figuran: Canto Al Hombre (1963), Cristos de arcilla (1964), La Otra Guerra (1971), Tantango (1996) y Mama ik wil een vriendje (2009).

Publicado en - CulturalesComentarios (0)

Como en botica…

“De todo un poco, como en botica”, dice la expresión popular. El dicho bien podría aplicarse a los apuntes que hemos realizado esta semana, referidos al acontecer cultural de diversos lugares y vinculados al cine, la música, la literatura y más.
Veamos…

Publicado en - CulturalesComentarios (0)

Adelanto: Se inició el concurso por el Premio Anual a las Buenas Prácticas Docentes.

WhatsApp Image 2018-06-20 at 10.39.05La iniciativa se fundamenta en premiar las buenas prácticas de aula que se desarrollan en los centros educativos y que permiten a los docentes dar difusión a estas experiencias socio-pedagógicas de alto impacto.
En este sentido permite sistematizar la labor de los maestros y directores, permitiendo ser de utilidad para quienes lo consideren como ejemplo.
Se invita a los docentes de las instituciones de la Red de Escuelas Asociadas de la UNESCO a presentar su buena práctica hasta el 30 de setiembre de 2018. Uno de los requisitos es que la misma se encuentre en curso, independientemente de la fecha en que se inició.
Los postulantes deberán presentar registros que comprueben la implementación del proyecto en archivo adjunto (formulario y anexos) a la casilla de correo: concursosredpea@gmail.com.

Publicado en - CulturalesComentarios (0)

Adelanto: María Luisa De Francesco presentará en la biblioteca su libro “Caballo”

WhatsApp Image 2018-06-19 at 20.11.00

María Luisa De Francesco presentará el próximo jueves 28 en la Biblioteca Departamental Felisa Lisasola su nuevo libro orientado a niños y jóvenes intitulado “Caballo”
Es la historia de un Caballo salvaje. Está orientada en el Sur argentino.Ha sido calificada como una novela corta para niños y jóvenes
“En mi opinión a partir de 11 o 12 años. La novela comienza como fantástica pero luego toma tintes de realismo” – nos cuenta su autora.

Publicado en - CulturalesComentarios (0)

En Museo Olarreaga Gallino. Se abrió la Muestra «Ibero Gutiérrez: juventud, arte y política»

Tal como estaba previsto, el pasado viernes en el museo María Irene Olarreaga Gallino, quedó inaugurada la muestra de Ibero Gutiérrez.
Ibero Gutiérrez fue un escritor, artista visual y militante estudiantil uruguayo. Nació en Montevideo el 23 de septiembre de 1949 y fue hallado muerto el 28 de febrero de 1972 con 13 impactos de bala. Sus obras artísticas fueron publicadas póstumamente. 06
Mario Benedetti, quien compartía con el joven su militancia en el Movimiento 26 de Marzo, lo retrató como militante, poeta y hombre: “Esa bondad, esa preocupación por el prójimo, esa esperanza incólume, que están patentes en sus poemas, son una conmovedora muestra de la riqueza interior de un revolucionario. Nosotros mismos a veces perdemos de vista ese nivel humano, que no por humano deja de ser político sino que es más político que nunca”.
La muestra artística de Ibero Gutiérrez llegó a Salto como parte de la agenda de actividades por el Mes de los Derechos Humanos y es presentada por la Intendencia de Salto y el Museo de la Memoria de la Intendencia de Montevideo en coordinación con el PIT CNT y CRYSOL.
De la apertura participaron la directora a Género y Generaciones, Nelly Rodríguez, el coordinador de Cultura, Regino López, uno de los coordinadores del centro MEC, Marcelo Rodríguez de Ávila y artistas locales.
El coordinador de Cultura, Regino López, resaltó la necesidad de no olvidar y tener presente el nunca más como construcción entre todos.
La directora de Género y Generaciones, Nelly Rodríguez agradeció las posibilidades de coordinación y de generación de espacios de intercambio y presentación de actividades de este porte, resaltando la apertura de cultura, para llevar la muestra al máximo espacio del arte en el departamento.

Publicado en - CulturalesComentarios (0)

El 18 de junio será presentada en Salto la base de datos del cine uruguayo

Desde el pasado 23 de Mayo es pública y accesible la primera base de datos digital del cine uruguayo: cinedata.uy. El portal hospeda información técnica, gráfica y periodística reunida a lo largo de dos años de trabajo y se publica con una cifra inesperada, incluso para sus responsables: 1.244 títulos y casi 12.100 profesionales, empresas e instituciones asociadas a la producción de películas en Uruguay.
El próximo 18 de Junio, con el apoyo de Centro MEC Salto, el proyecto será presentado por sus creadores en la Biblioteca Municipal de Salto (Artigas 1190), que estarán acompañados por el documentalista Nicolás Jardim (El 87).
El proyecto fue financiado con un Fondo Concursable del MEC del año 2015 en la categoría ‘Memoria y Tradición’ y contó con el apoyo de la Universidad Católica del Uruguay, la empresa BuenCine, la oficina de Locaciones Montevideanas y el Instituto de Cine y Audiovisual Uruguayo (ICAU), entre otras empresas e instituciones del sector.
Cinedata.uy incluye producciones de corto, medio y largometraje, de cualquier género y época. Su funcionamiento es semejante al de la popular base de datos IMDB, donde uno puede navegar y acceder a las filmografías de los distintos artistas. Entre la información reunida se destaca -además de los trabajadores que participan en cada producción- datos técnicos sobre formato, fecha y salas de estreno, afiche, trailer y fotos de las obras, así como link de visionado o información sobre cómo se puede acceder a una copia de la película.
La plataforma permite reconocer las extensas filmografías de realizadores y técnicos con amplia trayectoria. Filmografías tan dispares y atractivas como las de Félix Oliver, Rina Massardi, Emilio Peruzzi, Ferruccio Musitelli, Eugenio Hintz, Enrique Amorim, Alberto Miller, Mario Jacob, Walter Tournier, Mario Handler, Carlos ‘Quico’ Márquez, Daniel Yafalian, Romina Peluffo, Sebastián Cerveñansky o Fernando Epstein, entre cientos de otros nombres, ahora pueden descubrirse con facilidad.
El primer registro cinematográfico en nuestro país del que se tiene conocimiento es, efectivamente, Carrera de Bicicletas en el Velódromo de Arroyo Seco, fechada por Juan Lepra en 1901 y filmada por Félix Oliver. Los últimos registros, parcialmente ingresados, corresponden a las películas de este año, incluso algunas cuyo estreno está previsto para el segundo semestre.
Al tratarse de un portal colaborativo, la base se encuentra en constante proceso de corrección y crecimiento. La continuidad de este trabajo será posible gracias al apoyo del ICAU, con el cual Cinedata.uy espera reunir, para antes de fin de año, un total de 1.600 títulos, incluyendo co-producciones minoritarias nacionales, además de seguir nutriendo la base con información biográfica de los artistas, técnicos y profesionales del sector, entre otros avances.
Sus responsables, Juan Andrés Belo, licenciado en Comunicación, y Clara von Sanden, licenciada en Ciencias Históricas, realizarán una serie de presentaciones en Montevideo y localidades del interior del país, para dar a conocer la plataforma que, aseguran, es una herramienta con gran potencial para reforzar la actividad periodística sobre cine, las investigaciones académicas y al sector cinematográfico nacional en general.
Juan Andrés Belo es licenciado en Comunicación, docente de audiovisual en la Universidad ORT y en la Escuela y Liceo Elbio Fernández, y responsable de varios proyectos culturales. En 2013 creó Detour: Festival de Cine Nuevo y en 2014 re-lanzó la publicación Revista Film. También trabaja como montajista y editor de video. Cinedata.uy es su más reciente emprendimiento.
Clara von Sanden es licenciada en Ciencias Históricas y maestranda en Historia Rioplatense. Se ha formado también en conservación del patrimonio fotográfico y fílmico. Es docente de la Facultad de Humanidades y Ciencias de la Educación y forma parte de diversos equipos de investigación histórica e interdisciplinaria.

Publicado en - CulturalesComentarios (0)

Junio: Marosa y Víctor Lima

Ayer, 16 de junio, se cumplió un nuevo aniversario del nacimiento de los poetas salteños Marosa di Giorgio y Víctor Lima. Desde esta página hemos insistido en varias oportunidades con la intención de que se “fije” en Salto la idea de considerar a Junio como “El mes de Marosa y Víctor Lima”. Hoy nos parece importante volver a recordarlos.

En el año 2012, EL PUEBLO los recordaba así:Víctor Lima (Salto, 1921-1969)

“Curiosamente, dos de los más importantes poetas salteños nacieron un 16 de junio. Víctor Lima en el año 1921 y Marosa di Giorgio unos diez años más tarde. Marosa en la zona de chacras de la avenida San Martín; Víctor en una casa de la calle Uruguay al 800, enfrente a la que había visto nacer a Horacio Quiroga cuarenta y tres años antes.
Sería importante que Salto no dejara pasar la oportunidad de recordarlos en cada junio.
Que lo adoptáramos como el mes de Víctor Lima y Marosa. Desde esta página, en próximas ediciones, estaremos refiriéndonos a ellos con mayor profundidad.
De Víctor Lima: “Ayer anduve cantando/ Sauzal, por tus orillas/. El Salto de mi niñez/ pasada, nunca perdida/ sacia su sed arenosa/ con agua de cuatro orillas/. Ayer anduve cantando/ Ceibal, por tus dos orillas” (Canción de los dos arroyos).

De Marosa di Giorgio: “La infancia, los seres, objetos, lugares de esa época aparecen como la franja del encanto. Aunque hubiese desdichas, que sí las había (…) Me deslicé por la niñez con la naturalidad de una mariposa. Que es trémula pero no se detiene…” (Autobiografía)”.

En tanto hace dos años, en junio de 2016, decíamos:
“Ambos nacieron en Salto. Ella en una zona dMarosa di Giorgio (Salto, 1932-Montevideo, 2004)e chacras próxima al Hipódromo y él en calle Uruguay al 800.
Él nació en 1921 y ella en 1932, pero los dos un 16 de junio (una de las tantas coincidencias en la literatura salteña). Son dos de las mayores figuras de la literatura uruguaya: Marosa di Giorgio y Víctor Lima.
En varias oportunidades lo hemos dicho y ahora que entramos en este sexto mes del año lo reiteramos: Junio debería recordarse, al menos en Salto, como “el mes de Víctor Lima y Marosa”. Ojalá surjan por estos días actividades que los recuerden y que lleven a leer sus poemas, que es lo más importante”.

Publicado en - CulturalesComentarios (0)

La vida entre borrones, en diálogo con la argentina Liliana Villanueva

María Esther Gilio, de Apagón

(El País, Cultural)

María Esther Gilio convirtió la entrevista en un género literario. Le dio carácter, estilo, imaginación, y llevó su curiosidad a la audacia de inducir en los entrevistados confesiones imprevistas, originales y reveladoras en un amplio registro de experiencias, se tratara de grandes creadores o de personas de múltiples oficios y condición social. Colmó de asombros el arte de preguntar y dibujó en sus conversaciones auténticos relatos. En sus inicios fue abogada de presos políticos, y esa doble trayectoria que la condujo al exilio durante la dictadura acabó por definir su plena inserción en la cultura del Río de la Plata.
La recuerda ahora el libro de una amiga de los últimos años, la arquitecta argentina Liliana Villanueva, que ha escrito crónicas de viajes y obtuvo con Lloverá siempre el último premio Casa de las Américas en la categoría Literatura Testimonial. maria esther gilio
Con la excusa de un día de lluvia bajo un apagón eléctrico, Villanueva introduce un prolongado monólogo en el que Gilio le cuenta sus orígenes familiares, momentos de su infancia y adolescencia, acontecimientos de su vida íntima y profesional, su matrimonio con Darío Queigeiro, su relación con Juan Carlos Onetti, los años de su exilio y su regreso al país. De la rica experiencia periodística de Gilio, Villanueva recoge anécdotas y algunos consejos especialmente atractivos sobre la importancia de sumar a la preparación previa de la entrevista, la oportunidad de preguntar a partir de las respuestas, advertida de que la conversación real comienza con la escucha del otro.
A lo largo del día afloran recuerdos (la bomba que hicieron estallar en su casa del Buceo, el secuestro de la mujer de Costa Gavras, su vida en Brasil), reflexiones y ocurrencias que evocan tangencialmente el espíritu vivaz con que Gilio solía pasar de una conclusión al disparate más inesperado, con desopilante sentido del humor. El intento de reconstruir su voz encuentra la mayor dificultad en la simulación de una larga y única entrevista, conjeturable solo por el monólogo de Gilio — «¿Te parece terrible?», «¿Si tenía más de un vestido blanco?»—, que acá comparece bajo los efectos de una abrumadora ansiedad por hacer revelaciones, fatalmente alejada de los tonos de su conversación, de su temperamento y hasta de sus intenciones.
En los últimos años de su vida Gilio sufrió una maculopatía húmeda que la dejó prácticamente ciega y le impuso el tormento de impedirle trabajar. La imposibilidad de leer y de escribir abrió en sus días grandes espacios vacíos que la desestabilizaban emocionalmente. Es la época de estas confesiones que, por varios indicios, cabe suponer poco atentas a la posibilidad de trascender a las páginas de un libro.
En primer lugar, difícilmente Gilio pudo pretender o aceptar que se hiciera público el secreto más doloroso que a lo largo de su vida solo confesó a unos pocos amigos: el asesinato de su madre en plena calle. Es improbable también, que en otras condiciones se hubiese plegado a las absurdas especulaciones que, según la autora, la convertirían en la inspiradora del personaje de Cecilia en El pozo.
Durante toda su vida repitió y escribió que conoció a Onetti por sugerencia de Carlos Maggi y Maneco Flores Mora, luego de leer la mítica novela a la salida del liceo, pero aquí es inducida a una confusión de fechas y a la novela rosa de Gilio y Onetti que Villanueva crea a lo largo de muchos capítulos, adjudicándole un carácter y una relevancia que la relación nunca tuvo.
En el extremo más desafortunado, fuerza la idea de que Gilio desplazó a María Julia del corazón de Onetti y acabó con su segundo matrimonio. Las cartas de Onetti a su amigo Julio E. Payró, publicadas por Hugo Verani en su libro Juan Carlos Onetti.
Cartas de un joven escritor, prueban que María Julia lo abandonó enamorada de otro hombre, en noviembre de 1941, y que Gilio lo conoció tres años después de publicado El pozo, en agosto de 1942: «Nada tentador de mi vida privada para contarle, salvo algo regodeante en prólogo que no sé si sigue… Una niñita leyó libros de Onetti y jorobó a los compañeros de estudios para que le presentaran a Onetti, hasta conseguir alguno más bondadoso o que la quiera mal en secreto y que se ha puesto en campaña para unirnos.
Hasta ahora nada más que teléfono (yo tengo que escribir mil palabras por día). Muy inteligente, absurda: Y TIENE DIEZ Y SEIS AÑOS Y USA BOINA Y LEE NOVELAS ANDANDO POR LA CALLE. Bueno, confieso que las mayúsculas son retóricas, para darle a usted una adecuada sensación de deslumbramiento que yo no tengo». Más adelante la describiría con palabras crueles, pero lo curioso es que Villanueva no ignora estos documentos, dado que incluye el libro de Verani en sus breves notas bibliográficas. Cabe aclarar otras distorsiones. Gilio nunca trató de «puta» a Eva Perón —un insulto típico del antiperonismo más furibundo—, y mucho menos Darío Queigeiro que, en efecto, la tuvo en sus brazos en el parque del Club de Golf cuando Evita se ganaba la vida en una compañía de zarzuelas que llegó a Montevideo. Muchos años después Queigeiro lo contaba con pudor porque entonces Eva todavía no era Evita, y temía que la anécdota ofendiera a los argentinos. Siendo un muchacho, a pedido del director de la compañía, fue a entretener a las actrices durante un fin de semana, y le tocó la más escuálida. Si en la entrevista Gilio se manifestó en esos términos, sin duda fue una humorada de entrecasa que el texto no despeja. Si hubiese indagado un poco, Villanueva habría comprendido mejor el sorpresivo encuentro de Pacheco Areco con Gilio en París, porque Pacheco Areco fue amigo y compañero de estudios de Queigeiro cuando cursaban la carrera de Derecho, y como entonces era el más pintón de los dos, entretuvo a la actriz principal de aquella zarzuela. Hay que imaginar esa fecha en que dos emblemas mayores de los años sesenta se encuentran por un asunto completamente frívolo en el Parque Rodó, antes de convertirse en íconos radicalmente opuestos de la vida política en el Río de la Plata. Pero Villanueva avanza por caminos más inmediatos que si por momentos acercan información nueva, la llevan a repetir anécdotas ya transitadas como si las revelara por primera vez, y no le ahorran fallos en este primer intento de recuperar la figura y la trayectoria de la gran periodista: Gilio es poco clara y Villanueva no corrige la referencia a los cadáveres que aparecieron en las costas de Colonia durante varios meses de 1976, atribuidos por la dictadura uruguaya a motines en barcos coreanos —la noticia, y la mentira, tuvieron amplia repercusión en el país—; un problema de orden en los capítulos induce a creer que el encuentro de Gilio con Haroldo Conti por la calle, y las dificultades en superar una crítica de Jacobo Timerman a su entrevista con Neruda, ocurrieron al regreso de su exilio en Brasil, a fines de 1978, cuando en realidad pertenecen a su primera estadía en Buenos Aires (a fines de 1978 Haroldo Conti llevaba dos años desaparecido y muerto, y el diario La Opinión había sido clausurado hacía más de un año); la primera mujer de Onetti no se llamó María Amelia, como se reitera, sino María Amalia. Por último, y porque no se pueden esconder tantas cosas en la letra chica, importa decir que Lloverá siempre fue el título de la novela de Carlos Denis Molina, publicada en Asir, en 1953, con el único prólogo que Juan Carlos Onetti escribió en su vida. Lo recuperó, con melancólica parodia y a modo de despedida en las páginas finales de Cuando ya no importe, donde lo encontró la autora.
LLOVERÁ SIEMPRE. Las vidas de María Esther Gilio, de Liliana Villanueva. Criatura, 2018. Montevideo, 234 págs. Distribuye Escaramuza.

Publicado en - CulturalesComentarios (0)

Muestra de Ibero Gutiérrez se inaugura este viernes 15 en el Museo Gallino

WhatsApp Image 2018-06-14 at 16.47.23

En el marco de las actividades culturales planificadas en el Mes de los Derechos Humanos se llevará a cabo la muestra de Ibero Gutiérrez. fue un referente de la lucha estudiantil.
Como estudiante de derecho militó en la Federación de Estudiantes Universitarios, donde fue delegado, y en la agrupación Avanzada Universitaria. En 1968 fue detenido por primera vez bajo el régimen de medidas prontas de seguridaddurante el gobierno de Pacheco Areco. La muestra se inaugurará este viernes 15 de junio a las 19.00 horas en el Museo María Olarreaga de Gallino.

Publicado en - CulturalesComentarios (0)

Faltan pocos días para un nuevo “Coloquio Salteño de Literaturas No Realistas y Fantásticas”

Será su 4ta. edición

Como lo adelantáramos en ediciones anteriores, desde el Centro Regional de Profesores se viene ajustando detalles para lo que será un nuevo “Coloquio de Literatura Fantástica”, evento académico que se realiza desde el año 2015. Será el viernes 29 del mes en curso, con el objetivo principal de continuar profundizando en temáticas vinculadas a “Literaturas no realistas y fantásticas”, sobre todo en los debates críticos y teóricos que permanentemente surgen al respecto. Se trata de una instancia en la que participan docentes, estudiantes e investigadores de distintos puntos del país, referentes de diversas instituciones de Enseñanza Secundaria, Centros Regionales de Profesores, Instituto de Profesores Artigas, Institutos de Formación Docente y Facultad de Humanidades y Ciencias de la Educación (UdelaR). Un par de ponencias, a modo de ejemplo Hemos sabido, por ejemplo, que entre las ponencias a ser presentadas está la de Ana Kildina Veljacic, titulada “Marosa di Giorgio y Julio Inverso. Continuidades y discontinuidades de las Poéticas disidentes”, así como la de Susana Nieto, de título “Las fronteras y el exilio: el despojo y el despojarse en “Gaspard de la nuit” de José Donoso”. Ana Kildina es Profesora de Literatura en Educación Secundaria, egresada del Instituto de Profesores Artigas y Magister en Ciencias Humanas, opción Literatura Latinoamericana en Facultad de Humanidades y Ciencias de la Educación (UdelaR). Investigadora asociada a la Biblioteca Nacional y Operadora Psicosocial egresada de la Escuela de Psicología Social de Montevideo Enrique Pichón Riviére. Susana Nieto es Profesora de Literatura, egresada del IPA. Especialista en Didáctica de la Educación Básica CLAEH (2005). Maestranda en Didáctica de la Educación Media CLAEH ( 2007). Postítulo Redes DidácTICas (2015). Inspectora Nacional de Literatura en el CES (2007 a 2014). Integrante del Equipo Coordinador de Inspección de Secundaria. Docente efectiva del Ce.R.P. Centro (2002 a 2007–2014 a 2017)

Publicado en - CulturalesComentarios (0)

De “Turquesa”, el libro de Claudia Córdoba di Leone, Susana González Vetey destaca “su esencia de mujer de gran fortaleza”

Turquesa”, libro conformado por once poemas de la salteña Claudia Córdoba di Leone, fue presentado días pasados en el salón de actos del Palacio Córdoba. En el prólogo, la Maestra Susana González Vetey, además de un breve comentario de cada poema en particular, expresa que “En este libro de poemas, quienes conocemos a Claudia, no la vamos a descubrir, sí confirmaremos su presencia espiritual. Leyendo sus poemas, pensándolos y tomando algunas de sus frases la vemos en su esencia, en su esencia de mujer de gran fortaleza, apasionada por el Arte (el que ha practicado y practica en sus diversas manifestaciones), pero dotada, naturalmente, de una naturaleza solidaria impresionante, de una gran ternura, de un enorme deseo de superación y de un optimismo a toda prueba”.Claudia Córdoba muestra algunos ejemplares de Turquesa
Y finaliza sosteniendo que “En resumen, su poesía nos transporta por diferentes espacios y tiempos, pero sin dejar nunca el mundo vivido y comprendido de esta alma noble y exquisita mujer que es Claudia”. A continuación compartimos con los lectores de EL PUEBLO dos de los poemas que componen el libro, a nuestro entender, los de mayor logro desde el punto de vista estrictamente literario.

 

Publicado en - CulturalesComentarios (0)

Universidad Católica Sede Salto presenta Ponencia – Taller “El desarrollo es también territorial”

WhatsApp Image 2018-06-12 at 14.04.27

La Universidad Católica Sede Salto invita al público en general a la ponencia – taller “El desarrollo es también territorial” que se realizará el día viernes 22 de junio, a las 19:30 hs. en el Campus Salto de la Universidad Católica.
Frecuentemente se ha pensado el desarrollo a partir de fórmulas abstractas, generalizables. Pero eso supone prescindir de la enorme diversidad de la aventura humana al intentar responder a los interrogantes del devenir social, económico, cultural, ambiental. Se olvida así que esos procesos viven en el territorio y que es allí donde encuentran las claves que necesitan para construir humanidad.
Este libro plantea, desde varios puntos de vista, la compleja relación entre territorio y desarrollo. Propone un recorrido que pasa por los relatos que han ido estructurando una manera de pensar el desarrollo, por los actores que viven en el territorio y por las políticas que pueden orientar los procesos de desarrollo territorial.
 Es una actividad sin costo, pero se solicita que los interesados hagan su inscripción en secretaría, a través del e.mail:  sedesalto@ucu.edu.uy o por  teléfono:  4732 5467.

Publicado en - CulturalesComentarios (0)

“¿Quién manda en casa?” Conferencia de Natalia Trenchi en el Colegio Crandon

WhatsApp Image 2018-06-11 at 14.02.04

El viernes 15 de junio a las 19.30 horas llega al Colegio y Liceo Crandon Natalia Trenchi para brindar una charla intitulada “¿Quién manda en casa?”. La misma está abierta a todoa público. Se solicita confirmar asistencia al 47333754.
Natalia Trenchi nació y vive en Montevideo, Uruguay. Es médica, psiquiatra de niños y adolescentes y psicoterapeuta cognitivo-conductual.
La especialista explica que los niños no son máquinas de obedecer.
“Los padres no estamos en el mundo solo para que nuestros hijos lleguen en hora a la clase de canto, ni tampoco únicamente para que obedezcan. Estamos para ayudarlos a construirse a sí mismos plenamente, para que se transformen en personas integrales e íntegras, siendo ellos mismos. Nuestro objetivo es que consigan ser la mejor versión de cada uno. Y para eso necesitamos tiempo de conexión, vida compartida, vibraciones emocionales conjuntas. Nada de eso se consigue corriendo ni dando órdenes.
Por eso, ¡qué pregunta la del título! Seguramente la que termina mandando finalmente es la vida, que nos va planteando el juego. Nosotros después decidimos qué hacer con esa realidad que siempre es diferente a la que soñamos y planeamos. Y ahí es que, como dijo el poeta, vamos haciendo camino al andar” – reflexiona.

Publicado en - CulturalesComentarios (0)

Propuestas de Circulación Cultural en Salto: Espectáculo musical, exposición de pinturas y muestra interactiva

En la presente semana tres nuevas propuestas se presentan en nuestra ciudad por el programa de Circulación Cultural que impulsa la Dirección Nacional de Cultura del Ministerio de Educación y Cultura (DNC MEC) y las Direcciones de Cultura de las intendencias departamentales. Trastornados

Estas propuestas son la muestra “Caudillos” del afamado pintor Anhelo Hernández que se exhibe en chalet Las Nubes. A la cual se suma en la presente semana la muestra interactiva “Letras planetarias” a exponerse en el Mercado 18 de Julio. Y a estas dos actividades también se suma la presentación de la Banda “Trastornados” proveniente de la ciudad de Dolores, Soriano, el próximo jueves 14 de junio a las 20:30 horas en la Sala Ateneo de Salto.
Las actividades culturales desarrolladas en Salto por Circulación Cultural son organizadas de forma conjunta por la Dirección Nacional de Cultura del MEC y el Departamento de Cultura de la Intendencia de Salto. En la región del litoral norte para Circulación Cultural se ha conformado el corredor cultural de los Pájaros Pintados, integrado por los departamentos de Artigas, Salto, Paysandú, Río Negro y Soriano.

CAUDILLOS y LETRAS PLANETARIAS
Las muestras “Caudillos” de Anhelo Hernández y “Letras planetarias” se expondrán de forma simultánea en nuestra ciudad, promoviendo la accesibilidad cultural a las mismas.
En el chalet Las Nubes y hasta el 11 de junio estará expuesta la muestra “Caudillos” de Anhelo Hernández que presenta murales de mediano y gran formato y aguafuertes del artista montevideano.
La muestra del desaparecido artista plástico Anhelo Hernández, cuenta con obras de gran porte pertenecientes a las series “Los caudillos” y “Elegía tardía”. Acompañan la muestra tres textos referidos a la vida del artista, las obras y su contexto, escritos por José Barrán, Gabriel Peluffo y Mirta Couto.
En tanto a partir de la próxima semana en el centro de exposiciones del Mercado 18 de Julio, se podrá disfrutar de la muestra interactiva “Letras planetarias” que aborda la vida y obra de Juana de Ibarbourou, Juan José Morosoli, Horacio Quiroga y Pablo Neruda.
Esta muestra interactiva consiste en una propuesta itinerante diseñada en base a una curaduría educativa trabajada cooperativamente. La muestra nos introduce en vidas y obras de referentes de la literatura nacional e internacional que cuentan en nuestro país con museos que les recuerdan: Juana de Ibarbourou, Juan José Morosoli, Pablo Neruda y Horacio Quiroga.

TRASTORNADOS
El nombre de la banda vino exprofesamente luego del recordado episodio climático que afectó a la ciudad de Dolores en el departamento de Soriano dos años atrás. Pero la trayectoria de varios de sus integrantes tienen una larga data, así como la formación musical, que los ensambla en una riqueza sonora muy particular.
Esta se estará presentando el próximo jueves 14 de junio a las 20:30 horas en la Sala Ateneo de Salto.
El concierto presenta canciones propias de la banda y versiones de autores latinoamericanos, con un formato diferente. Entre los autores uruguayos interpretados se encuentran: Jorge Galemire, Eduardo Mateo, Walter Bordoni, La Vela Puerca, Fernando Ulivi, Eduardo Darnauchans, entre otros. Autores latinoamericanos: Adrián Abonizio (Argentina), Julie Freundt (Perú), Carlos Vives (Colombia), Benito Di Paula (Brasil), entre otros. Se presentan, como nexo entre las canciones, breves textos propios y de autores latinoamericanos.
En los temas propios de la banda las letras reflejan temas comunes a la mayoría de los pueblos americanos, por lo que logran en el público, una complicidad que se ve reflejada en cada presentación. Describen personajes, oficios, paisajes, aromas. Cosas simples que van escribiendo una rica historia.
El espectáculo comprende canciones, textos y humor. Músicas e historias desde adentro del propio pueblo y presentadas para un público muy amplio, necesitado en vivenciar un espectáculo que le devuelva la identidad tan avasallada en todo momento.
Trastornados, banda que nace días antes de aquel evento climático que marcó para siempre a los doloreños. Trastornados, una banda que surge de la “chatarra” para crear una nueva visión, que devuelva la esperanza a su pueblo y a los vecinos. Un grupo humano que proyecta llegar, promocionar y registrar de la mejor manera un recital que emociona y valoriza lo nuestro.
Esta banda está conformada de la siguiente manera: Valentina Alarcón y Joel Gonnet en voz y guitarra; Néstor Vico en Bajo; Steven Peñaloza en teclados y Gabriel Fernández en percusión.

SINTAPUJOS EN GIRA
Pero el programa de Circulación Cultural no solamente se propone que Salto sea un receptor de propuestas sino que busca también exhibir en la región el producto de sus artistas.
A modo de ejemplo reciente, este viernes 8 de junio en el Teatro Cine Irma de Tomás Gomensoro, Artigas, se presentó la obra “Quiroga, el destino del hombre”, a cargo del Grupo Sintapujos, de Salto, que dirige el reconocido actor y director teatral salteño Oscar Bibbó.
En el mismo sentido el sábado 16 de junio a las 20:30 horas en el Teatro 28 de Febrero de Mercedes, Soriano, se estará presentando el espectáculo “Lorca: el duende viene por dentro” también del Grupo Sintapujos, de Salto. Esta obra propone un montaje que profundiza en el legado sonoro del poeta de Fuentevaqueros: Federico García Lorca con las emociones y sus letras a flor de piel. Flamenco, boleros, poesía y sones en un homenaje al más grande poeta universal de todos los tiempos. Un show con mucho ritmo y musicalidad, son, zapateado flamenco, abanico y mantón, más canto y verso con el influjo de Lorca presente. Guión y dirección de Oscar Bibbó.
Pero junto a Oscar Bibbó un embajador cultural itinerante, se sumarán otros artistas salteños que expondrán el arte local fuera de nuestro departamento, como Tango Nuestro, La Galera teatro, la artista plástica Carolina Cunha y el Taller de Federico Arnaud, entre otros.

Publicado en - CulturalesComentarios (0)

Cien años de “Cuentos de la Selva”, de Horacio Quiroga: “la alforja de amor que equilibra la otra llena de tragedia”

1918 – 2018

Este año se cumple el centenario de la aparición de Cuentos de la Selva, uno de los más importantes libros para niños que ha dado la literatura universal. Y lo escribió un uruguayo, un salteño, Horacio Quiroga, por supuesto. Cien años después, hay que decir no sólo que su trascendencia y vigencia en el mundo son notorias, sino que crecen constantemente con nuevas ediciones y traducciones. Esto, pese a que el autor murió hace más de ochenta años, es decir: hace más de ochenta años que no está entre nosotros para recorrer lugares mostrándose y mostrando sus cuentos; aunque si estuviera, seguro que por dignidad (quizás el mismo sentimiento que lo llevó al suicidio), jamás hubiera salido a promocionarse y alabarse a sí mismo, menos aún, por ejemplo, a defender sus propios méritos para determinado premio (a propósito, ¿cuántos recibió en su vida?), pues, por el contrario, desde el aislamiento que la selva le permitía y como creador puro y auténtico, vivió sin interés en la fama y el reconocimiento que sin embargo su obra iba adquiriendo. Hoy EL PUEBLO lo homenajea con algunos fragmentos del libro “Encuentro con Quiroga” (1994), de uno de sus principales estudiosos y también salteño, Leonardo Garet. Allí, un capítulo enteramente dedicado a Cuentos de la Selva, alterna palabras de Garet con las de otros importantes críticos, como Mercedes Ramírez, Rodríguez Monegal, Noé Jitrik o Fryda Schultz. Quiroga
Cuentos admirables
En el comienzo, dice Garet que en este libro “Quiroga lleva la autenticidad del paisaje recién descubierto en Cuentos de amor de locura y de muerte, al molde de la fábula y al resultado feliz para los protagonistas. Vence el hombre, el animal bueno, la justicia –no el azar ciego-, y el adulto comprende que ello se debe a que los animales perdieron su ferocidad natural y son simples caricaturas; pero, también, que la explicación es que al niño se le debe predicar la fe en los valores y no el desengaño y la frustración. Con estas consideraciones son cuentos admirables La gama ciega, El loro pelado, La tortuga gigante, Las medias de los flamencos. El carácter de fábula le permite al autor moverse en el clima de poesía propio del mito. No desaprovecha este lícito argumento narrativo, y sus cuentos para niños resultan, en verdad, cuentos poéticos. Cuentos de la selva es recopilación de parte de la literatura para niños: en efecto, como dice Mercedes Ramírez: este hombre de letras válido universalmente ha tenido el propósito de ser un escritor para niños”.
La alforja de amor
En otro pasaje del análisis, agrega Garet que son cuentos que “vienen a ser la alforja de amor que equilibra la otra llena de tragedia. Sólo si aceptamos que el amor no es más que un deseo de vencer a la soledad y a la muerte –y entonces toda la literatura de amor estaría aquí incluida-, se puede aceptar lo que de ellos dice Noé Jitrik: son expresiones de la incapacidad de ejercitar un amor que salve de la soledad y permita reconocerse en el otro como en uno mismo (…) Encontramos en los Cuentos de la selva la total amistad entre hombres y animales, sicologías simples que se oponen para transmitir una enseñanza. Los mejores ejemplos de comportamiento, los ideales de fraternidad, dignidad del trabajo y comprensión surgen de lo sucedido a la gama, el coatí, las rayas, las abejas, la tortuga gigante”. Y ya introduciéndose más en cada uno de los más emblemáticos cuetos del conjunto, comenta: “El loro pelado crea la ilusión de que el más indefenso y simpático vence al más fuerte y malo. Contiene los elementos para captar la adhesión fervorosa del niño: tensión, situación difícil del loro, desenlace feliz fortuito en su primer encuentro con el tigre y acción heroica en el segundo encuentro. Formas de catarsis surgen de este y de los demás relatos porque se obtiene la complicidad del niño en las situaciones planteadas. El agradecimiento origina una profunda amistad en La tortuga gigante, La gama ciega y El paso del Yabebirí. Se prefiere hasta hipotecar su modo de vida para satisfacer a seres queridos en Historia de dos cachorros de coatí y de dos cachorros de hombre. La moralización se completa con la exhortación al trabajo de La abeja haragana. Fábula poética, Las medias de los flamencos explica las costumbres y el color de las patas de estos animales con vivacidad y luminosa fantasía…”.
La palabra que se dirige a un niño ha de tener la sustancia de las cosas elementales
“La más aguda prueba para el corazón del poeta, o acaso, cernidor por el que no pasa más que el verbo sutil –hijo de antigua y sencilla experiencia de quien nunca se ha apartado de la tierra y sus frutos vivientes- es la palabra que se dirige a un niño. Las gentes de las ciudades no pueden hacerlo; se les olvida esa gracia, como se olvida el gusto del agua pura o del pan familiar cuyo sabor se pierde en el laberinto de una madurez solicitada por mil urgencias y atractivos fugaces. La palabra que se dirige a un niño ha de tener la sustancia de las cosas elementales…”. Es el anterior un párrafo de Fryda Schultz de Mantovani, incluido también en este capítulo, que Leonardo Garet cierra de esta forma: “El Quiroga experimentador de temas y estructuras se hace presente en este libro que, en ese sentido, no es nada más ni nada menos que otra búsqueda. Búsqueda que tiene como resultado visible muchos de los cuentos más queridos de los niños”.

Publicado en - CulturalesComentarios (0)

María Luisa De Francesco recibió el Mojón Tatuado como reconocimiento

El primero en Sudamérica, en Santa Cruz de la Sierra Bolivia

WhatsApp Image 2018-06-09 at 12.39.07

WhatsApp Image 2018-06-09 at 12.39.06 (1)

Publicado en - CulturalesComentarios (0)

«En la crónica la realidad supera a la ficción», confesiones de un devoto de Felisberto Hernández

Con el colombiano Darío Jaramillo

(EL PAIS, Cultural)
Estuvo invitado a la última Feria del Libro de San José, y las calles de esa ciudad lo vieron caminar alto, elegante, con el gesto de hombre de mundo que goza y curiosea en las miradas de quienes lo rodean. Darío Jaramillo es un hombre que tiene su lugar en las letras y el periodismo hispanoamericano. Abogado, economista, narrador, poeta y periodista cultural, la sola mención de su nombre obliga al interlocutor a una leve reverencia, no solo en Colombia. Los poetas presentes en San José lo presienten y si hay con él un cruce de miradas, el gesto inmediato es de respeto y, quizá, gratitud.
Conversamos en una sala de conferencias de hotel convenientemente vacía. Le faltaban un par de días para volver a su querida Bogotá y no sabía aún que, a su retorno, sus compatriotas lo galardonarían con el Premio Nacional de Poesía de Colombia.juan viloro
—Siempre estuviste vinculado de una forma u otra a Uruguay.
—Sí, por ejemplo al arte uruguayo y de forma muy afortunada. Era el encargado en el Banco de la República de Colombia, que es nuestro Banco Central, de las adquisiciones de obras de arte. Le llevaba a las comisiones técnicas los cuadros que entendía que debían ser adquiridos para la colección. Ya habíamos empezado con Julio Alpuy, que había vivido en Colombia en los años 60. Y estaba la lista obvia: Figari, Torres García, el Taller Torres García, también pudimos adquirir obra de Matto, y nunca pudimos obtener un Fonseca, una frustración. Conseguimos dos Figari espectaculares en remates de Estados Unidos, y surgió en España una obra maravillosa de Barradas, un cuadro pequeño que apareció de milagro en una galería. Los objetivos propuestos los habíamos cumplido.
—¿Y literariamente cómo te llega Uruguay?
—Esa es una historia maravillosa, porque si a mí me preguntan quién es el escritor latinoamericano que me gusta más, tengo que contestar que Felisberto Hernández. Lo tengo en un podio donde también figuran García Márquez, Monterroso y Cortázar, con él a la cabeza. A mis manos llegaron las ediciones de editorial Arca del 70, tengo los tres volúmenes. Incluso en mi primera novela, La muerte de Alec, hay un capítulo entero vinculado al cuento de Felisberto «La casa inundada». Cuando estuve en Iowa en 1975 en el International Writing Program me llevé todos los libros que tenía de Felisberto; eran mi lectura cuando no había nada que hacer. Ahí lo leí de forma sistemática todo de vuelta. También, hace muchos, muchos años, escribí una biografía imaginaria de Felisberto, un poema. Y cuando se cumplió el centenario, El País de Madrid me pidió que escribiera una nota conmemorativa.
—¿Ves aquí en San José algo que te remita a él?
—No sé… lo que sí me impresiona mucho es que un país tan pequeño como Uruguay produzca monstruos como Felisberto, Onetti, Torres García. O tantos otros. O las mujeres poetas. Es un país con grandes mujeres poetas, históricamente y hacia adelante. Y es un país que tiene 15 veces menos población que Colombia.
ESCRIBIR COMO DIVERISIÓN.
—¿Cuál de tus novelas recuerdas con mayor cariño?
—Laszlo, lo que he escrito es muy distante…
—Te has desprendido de tus obras. Pertenecen ahora a los lectores…
—Sí, y también sé que van circulando muy bien. Demoré en empezar a escribir novelas, pero nunca fue una tortura para mí. Si lo fuera yo no habría sido escritor, pues tengo muy poca vocación de sufrimiento. Siempre me he divertido mucho escribiendo. Yo era gran lector de novelas, pero cuando me puse a escribirlas no sabía un montón de cosas. Yo había escrito cartas, no novelas. Las novelas pueden ser cartas cruzadas, que es una novela epistolar. Y los temas fueron variando. La muerte de Alec es una deformación de algo que me ocurrió a mí, que fue como una muerte anunciada. A su vez Cartas cruzadas es una forma de narración que pretende mostrar lo que estaba pasando en mi país en los años 80 y 90 con respecto al comercio de cocaína. Hasta ahí llevaba dos novelas y no era capaz de escribir un diálogo. Y me dije, bueno Darío, es el momento de empezar a aprender a escribir. Entonces una amiga mía me dice, «ya no hay novelas de fantasmas», y yo le dije que si ella me la publicaba, yo escribía una novela con fantasmas. Llegué a mi casa, tomé un cuaderno en blanco y puse «Novela con fantasmas», pero lo que yo realmente quería era hacer diálogos.
—¿Y eso qué disparó?
—Me encanta desdoblarme. Por ejemplo, siento aquí un personaje de incesto, y me siento allá para que le conteste otro personaje. Fui capaz de «esquizofrenicarme», desdoblarme en varios. Me divertía mucho. Con la poesía es muy distinto. Hay como una relación de inferioridad, porque el poema aparece cuando se le da la gana. Uno tiene rachas en las que escribe diez poemas, y luego no escribes nada en dos años. Es algo perfectamente errático. La novela te impone una disciplina, estás trabajando de 9 a 6 de la tarde todos los días, de viernes a lunes, y si el lunes era feriado era una fiesta porque entonces le dedicaba de viernes a martes. Yo era un escritor de fin de semana.
EL ASOMBRO DE LA CRÓNICA.
—¿Cómo llegas a la crónica? Tu Antología de crónica latinoamericana actual es considerada un hito.
—En Colombia circulaban dos revistas de crónica, una de ellas era El Malpensante, y me di cuenta que había allí mucho valor literario, y que en general no era muy considerado. Empecé a hurgar, y me di cuenta que la mejor literatura narrativa que se estaba escribiendo en este continente estaba en la crónica, más que en la novela. Aquí hay algo, dije. Me dediqué entonces a leer, estuve 3, 4 años, leí demasiado y traté de agotar el tema ya con el propósito de hacer una antología. Cuando se fundó la editorial Luna Libros, el gerente me dijo que le interesaba el proyecto. Luego cambiaron de gerente y me dijeron que el proyecto era muy grande para una editorial tan pequeña, pero sí les interesaba para venderlo. Se publicó entonces en Alfaguara con ediciones en Buenos Aires, México, Madrid y Bogotá.
—No debe haber sido fácil decidir qué iba y qué no iba.
—La selección fue muy difícil. Por la calidad de las crónicas, si iba a ser justo, tenía que hacer dos volúmenes del tamaño del que salió. Y no era racional para la realidad económica de las editoriales. Tuve que sacrificar, fui injusto con muchos autores. Al final fueron 53 crónicas.
—A la distancia, ¿algún autor que sientes que debió estar?
—El primero es alguien cercano a ti, Elvio Gandolfo. Debí haberlo metido. En Colombia también cometí varias injusticias, igual con México. Y luego de aparecer la antología surgieron crónicas de autores jóvenes que no había leído. Esto quiere decir que la realidad supera la ficción. Narrar algo que realmente ocurre, y que es lo que hace una crónica, puede ser más asombroso que narrar algo imaginado. Nuestra realidad es tan variada, tan sorprendente, a veces tan trágica o maravillosa, que lo que hay que tener es el ojo abierto para tratar de localizar eso. Mi lista de grandes autores latinoamericanos hoy yo la encabezaría con Leila Guerriero y Juan Villoro.
—Uno de los grandes premios de crónica del continente, el que otorga la Fundación Gabriel García Márquez para el Nuevo Periodismo Iberoamericano (FNPI), a la hora de evaluar las crónicas otorga puntuación si el cronista asumió riesgos. Y eso me rechina.
—A mí también me rechinó. Es tan accidental… se puede hacer una maravillosa crónica sin necesidad de asumir ningún riesgo. Está el caso de alguien que no puse en la antología, Javier Sinay (ganador del premio de la FNPI en 2015, N. de R.). Su libro sobre la colonización de los judíos en el interior de la Argentina es maravilloso. Descubrió a su abuelo, aprendió yiddish, hizo un montón de cosas que no habría hecho de no haber encarado esa investigación.
Él no corrió ningún riesgo, todo lo contrario. Javier es joven, lo conocí después de publicada la antología. O, también, se puede tomar el riesgo, como es el caso de Sergio González Rodríguez. Eso es arriesgarse.

Publicado en - CulturalesComentarios (0)

Nilza Leal comparte su experiencia en el camino de la Reconexión

WhatsApp Image 2018-06-08 at 12.48.19 (1)

Nilza Leal compartió con EL PUEBLO su experiencia con una disciplina que se concibe como “Reconexión”
“La Reconexión eleva nuestra frecuencia energética todo nivel mental , emocional , físico ( cuerpo y salud) psicológico y espíritual” nos relató.
La Reconexión se realiza en dos sesiones, en dos días consecutivos, con una noche de descanso intermedia, a modo de tiempo de integración. S
e realiza una sola vez en la vida y sus efectos se observan desde el principio y a lo largo de toda la vida muy claramente.

Publicado en - CulturalesComentarios (0)

María Luisa De Francesco fue invitada a la 19a. Feria del Libro en Santa Cruz de la Sierra

WhatsApp Image 2018-06-08 at 10.42.15 (1)

La referente del Plan de Lectura María Luisa De Francesco recientemente recibió una invitación de la Cámara del Libro de Santa Cruz de la Sierra (Bolivia) del Instituto de Arte Benjamín para presentar su último libro intitulado “Caballo” y también para brindar una charla a futuros docentes en las jornadas pedagógicas en la décimo novena feria del libro que en aquella ciudad boliviana viene creciendo en forma exponencial.
“Este año son miles los visitantes que se han acercado a la feria que está muy bonita, sobre todo el pabellón infantil que es temático. Este año se hizo con el tema monstruos por los 200 años de la aparición de Frankenstein y realmente es maravilloso” – reveló la escritora.

Publicado en - CulturalesComentarios (0)

Recordando a Onetti y Alfonsina

En la última semana de mayo, sobre todo en el ámbito académico de distintos lugares del mundo, estuvo presente el recuerdo de dos escritores latinoamericanos de fuerte repercusión universal. Nos referimos al narrador uruguayo Juan Carlos Onetti y a la poeta Alfonsina Storni, argentina (al menos así considerada, y con razón, aunque nacida en Suiza). Se cumplió, en el caso de Onetti, un año más de su muerte: fue el 30 de mayo de 1994, en Madrid; y en el caso de Afonsina Storni, el 29 de mayo es fecha de su nacimiento (aunque algunas biografías indican como fecha el 22), fue en el año 1892.Alfonsina Storni

La poeta suiza-argentina

Alfonsina había nacido en Sala Capriasca, Suiza, pero a los cuatro años ya estaba viviendo en la provincia argentina de San Juan, donde sus padres (Alfonso Storni y Paulina Martignoni) junto a otros familiares, ya habían estado radicados tiempo antes dedicándose a la construcción y a la fábrica de soda, hasta llegar a fundar la próspera empresa Cerveza Los Alpes.
Alguna vez escribió la poeta: “Nací al lado de la piedra junto a la montaña, en una madrugada de primavera, cuando la tierra, después de su largo sueño, se corona nuevamente de flores.
Las primeras prendas que al nacer me pusieron las hizo mi madre, cantando baladas antiguas, mientras el pan casero expandía en la antigua casa, su familiar perfume y mis hermanos jugaban alegremente”.
Luego de una brillante carrera literaria, conformada por una obra de más de veinte libros (entre los que predominan poemarios pero donde también hay piezas teatrales y ensayos), aquejada por el cáncer, se suicidó a los cuarenta y seis años (el 25 de octubre de 1938), arrojándose al mar en el balneario argentino La Perla. La noche anterior escribió este poema, titulado “Voy a dormir”:
Dientes de flores, cofia de rocío,
manos de hierbas, tú, nodriza fina,
tenme prestas las sábanas terrosas
y el edredón de musgos escardados.

Voy a dormir, nodriza mía, acuéstame.
Ponme una lámpara a la cabecera;
una constelación; la que te guste;
todas son buenas; bájala un poquito.

Déjame sola: oyes romper los brotes…
te acuna un pie celeste desde arriba
y un pájaro te traza unos compases

para que olvides… Gracias. Ah, un encargo:
si él llama nuevamente por teléfono
le dices que no insista, que he salido…
Onetti, el enorme escritor moderno
La narrativa de Juan Carlos Onetti, nacido en Montevideo el 1 de julio de 1909, hizo que la escritora uruguaya Cristina Peri Rossi lo considerara “uno de los pocos existencialistas en lengua castellana”. O que el Premio Nóbel Mario Vargas Llosa afirmara que “es uno de los grandes escritores modernos, y no sólo de América Latina, que no ha obtenido el reconocimiento que merece como uno de los autores más originales y personales, que introdujo sobre todo la modernidad en el mundo de la literatura narrativa (…) Su mundo es un mundo más bien pesimista, cargado de negatividad, eso hace que no llegue a un público muy vasto”. Alguna vez, Vargas Llosa también comentó “Onetti es un escritor enormemente original, coherente; su mundo es un universo de un pesimismo que supera gracias a la literatura”. Juan Carlos Onetti
Lo cierto es que desde su primera novela, “El pozo” (publicada en 1939), sus cuentos y novelas conforman para cualquier lector, un universo atrapante y lleno de fascinación. Las novelas “La vida breve” (1950), “Los adioses” (1954), “Para una tumba sin nombre” (1959), “Jacob y el otro” (1961), “El astillero” (1961), “Juntacadáveres” (1964), “La muerte y la niña” (1973), “Dejemos hablar al viento” (1979) y “Cuando ya no importe” (1993), son solamente algunas de sus más notables creaciones.
Justamente, el final de “Cuando ya no importe”, su última novela, fue hace pocos días compartido en su cuenta de Facebook por el escritor Martín Bentancor (Canelones, 1979) y, sencillamente, vale la pena disfrutarlo: “Hay en esta ciudad un cementerio marino más hermoso que el poema. Y hay o había o hubo allí, entre verdores y el agua, una tumba en cuya lápida se grabó el apellido de mi familia.
Luego, en algún día repugnante del mes de agosto, lluvia, frío y viento, iré a ocuparlo con no sé qué vecinos. La losa no protege totalmente de la lluvia y, además, como ya fue escrito, lloverá siempre”.

Publicado en - CulturalesComentarios (0)

Mientras somos felices, tras la lectura, los ecos se multiplican destaca la narrativa del escritor argento

Relatos de Manuel Soriano

La narrativa del argentino Manuel Soriano (1977, Buenos Aires), radicado en Montevideo desde 2005 está pegando fuerte en ambas orillas del Río de la Plata. Quizá no es ajeno el hecho de que haya ganado el Premio Narradores de Banda Oriental en 2010 con el libro de relatos Variaciones de Koch, y el Premio Clarín de Novela en 2015 con ¿Qué se sabe de Patricia Lukastic?, o el hecho de que dirija junto a Patricia Segovia una editorial infantil como Topito Ediciones donde puede sacar libros ilustrados con títulos tan tentadores como el reciente y propio Quiero ser Suárez (2018), en el que un hechizo coloca a un niño de nueve años en el cuerpo del goleador Luis Suárez y a éste en el del niño, estrategia trillada pero funcional y vendible. Pero tampoco es ajeno el hecho, más importante, de que Soriano elabora una escritura concisa y envolvente, crea personajes capaces de transmitir atmósferas cargadas con pocos elementos y deja flotando en el después de su lectura ecos que se multiplican. Su más reciente libro “para adultos”, Nueve formas de caer, contiene nueve relatos de espesor variable donde un protagonista masculino —el mismo u otro, no importa— enfrenta, más que la caída, su eterna posibilidad siempre latente.fotocultu
KOCH HA VUELTO
O más bien, Koch nunca se ha ido. Porque ese personaje de varias caras e instancias, emblema de la versión, que definió aquel libro de 2012 sigue presente aquí, a veces con nombre y otras anónimo pero señalizado por vasos comunicantes o símbolos precisos, como piso estable de distintas historias familiares en las que hay bebés, niños o adolescentes (presentes o evocados), mujeres de pelo rojo, un par de remedios (pastillas verdes, ventolín) y el mundo ancho y ajeno de afuera al que se accede por Google, Twitter, Facebook o por los rumores de la gente en una playa cualquiera. En el primero de los relatos, titulado “Uno” (toda la serie se titula así, del uno al nueve, en un modo de abstraer cada cuento del territorio de las definiciones) Koch regresa a Buenos Aires en 2012 huyendo de la crisis española igual que había huido de la argentina en 2002. Vuelve con esposa andaluza y sociable, con un bebé, celos difusos y un estado febril que no baja de 37°. Hay un momento en el día en que la esposa baja a la playa y Koch debe cuidar del hijo aunque tiene la certeza, mirándolo, “de que tarde o temprano se convertirían en completos extraños”. A partir de ahí, una serie de elecciones equivocadas —vestir el short de un muerto, salir con fiebre, sacar al bebé a mediodía, ponerse a jugar al fútbol y meterse al mar con la criatura en brazos— llevan el relato hacia el único final posible, impotente en términos humanos y poderoso en términos literarios. La situación de fondo, el motivo, aquello que se nos escapa para entender o justificar lo que sucede, aquello que está adentro de la mente alucinada de Koch, es el misterio que el cuento no toca, la parte de abajo del iceberg. En “Seis” el narrador protagonista (usa zapatillas Asics Kayano, como Koch) va de vacaciones por la Patagonia argentina con su esposa, su pequeña hija y una pareja que levantaron en el camino —Iván y Eli— con la que juegan a relacionar películas y actores para que el viaje no se haga aburrido. La particularidad de que Iván y su esposa hayan sido novios no parece afectarlo hasta que una vieja camioneta le recuerda la película de Clint Eastwood Los puentes de Madison, donde una esposa elige permanecer en un matrimonio de rutina con un granjero llamado Richard y rechazar el amor pasional que se le cruza una vez en la vida bajo la forma de un fotógrafo llamado Robert. El personaje de Soriano establece el paralelismo: “Mi mujer siempre llora al final, y llora tan desconsoladamente que una vez le pregunté si yo para ella era Richard o Robert, y ella se quedó en silencio y no me contestó porque en ese momento yo estaba echado en el piso y tenía puestas unas pantuflas blancas y lanudas con ojos y orejas como perros caniche (me las había regalado ella) y nuestra hija estaba sobre mi falda, con una pila de bloques de madera, jugando a ordenarlos por forma, tamaño y color. —Todos los Roberts terminan siendo Richards— dijo mi mujer”. Luego de esa declaración de pura genética onettiana el relato detona y alcanza un punto de quiebre que, otra vez, lleva al lector al interior profundo de los personajes. Koch también está en “Cinco” (titulado “Fartlek” en el libro colectivo Exposición múltiple, Alter Ediciones, 2015), donde sale a correr por Punta del Este tratando de conjurar el hecho de que el hijo que su mujer espera es portador de un quiste plexo coroideo que puede afectar su normalidad; y en “Cuatro”, pero aquí es un Koch adolescente testigo de una historia de bullying que acaba mal.
TRIUNFADORES
Un rasgo común a los personajes de Soriano es que buscan alguna forma menor —solo a veces mayor— del éxito. Son cabalísticos, creen en las señales físicas del triunfo, en el esplendor de los cuerpos, las brazadas y los saques perfectos, los goles, la surfeada hasta la orilla. Adoran el cine canónico y las series del momento. En ese panorama la enfermedad, la debilidad, un defecto o minusvalía corporal (un bulto en el lóbulo de la oreja, un miembro fino) son estigmas indeseables. A su vez, la valentía suele diluirse en planes fracasados —como el que mueve a los promitentes ninjas de “Cuatro”— o entreverarse en los sueños o en las fantasías, como le ocurre al protagonista de uno de los relatos más amargos, “Ocho”. La historia alude a un caso real que ocurrió en Valizas a finales de 2014 y permanece irresuelto, el asesinato de la adolescente Lola Chomnalez. El narrador protagonista comienza afeitándose los pelos de la espalda, juega con su niña de tres años, pasea por la playa, lee en un cybercafé sobre el caso, conversa acerca del crimen con distintas personas que conjeturan hipótesis varias, entre ellas un alemán que hace comentarios impropios, faltos de respeto, sobre la víctima. Lo banal se introduce en el cuento y lo horada por dentro, lo acerca peligrosamente a un pastiche mediático morboso, hasta el momento en que el narrador confiesa que no hay ningún alemán.
Que el alemán es él (es decir, que es Soriano, y por extensión, que somos todos, el mundo entero que sigue paseando en la playa, brindando en fin de año, jugando a la pelota, riendo), y que los pelos de la espalda —en este contexto un signo de animalidad— le vuelven a crecer.
Si bien la caída recorre como imagen el libro a través de matrimonios que se derrumban, chicos y grandes que se suicidan, sueños de mutilaciones y vergüenzas, también circula de algún modo la consigna bergmaniana de Fanny y Alexander (“seamos felices mientras somos felices”) en frases como esta: “Pocos momentos en mi vida son tan redondamente felices como este: mi hijo ejerce una suave presión sobre mi dedo y su agarre me hace pensar en monos”. Lo dice el narrador protagonista de “Nueve”, un cineasta frustrado que reseña y puntúa series, sueña que David Letterman lo invita a su show y entra en la etapa pos sexual de su vida tratando de descubrir si en su edificio funciona o no un servicio de prostitución encubierta, que más allá de su oferta de piel le puede dar por un rato —como se lo dan el cine o los sueños— la excitante posibilidad de ser otro.
NUEVE FORMAS DE CAER, de Manuel Soriano. Alfaguara, 2018. Buenos Aires, 169 págs. Distribuye Penguin Random House

 

Publicado en - CulturalesComentarios (0)

Un mundo vivo, las claves de la vigencia del célebre escritor uruguayo en pleno siglo XXI

La fortuna crítica de Juan Carlo Onetti

La vigencia de un clásico como Juan Carlos Onetti siempre está en discusión, y eso es bueno. Un indicador para medir su actualidad es su fortuna crítica. Mario Vargas Llosa le dedicó un libro entero e infeliz (El viaje a la ficción, 2008), que ya pocos recuerdan. No ocurrió lo mismo con Onetti. Los procesos de construcción del relato, de la argentina Josefina Ludmer (1939-2016), publicado por primera vez en 1977 y que se acaba de reeditar. onetti
En 2009 tuve el honor de recibir a Ludmer en el Aeropuerto de Carrasco, quien llegaba a nuestro país invitada a participar de un acto por el centenario del nacimiento de Juan Carlos Onetti. Pude acompañarla durante los dos días de su visita en los que, además de ofrecer en el Paraninfo de la Universidad una brillante exposición acerca del autor de El pozo y de El astillero, recorrió librerías y se llevó un buen número de títulos de escritores uruguayos.
Ludmer había vuelto a radicarse en Buenos Aires tras un largo período como docente en la Universidad de Yale (New Haven, Connecticut, EEUU), donde ocupó la cátedra de Literatura Hispanoamericana que había estado a cargo de Emir Rodríguez Monegal y de Sylvia Molloy. Antes había impartido clases en las universidades de Harvard, Berkeley, Princeton, Monterrey (México) y Buenos Aires, escrito decenas de artículos publicados en revistas especializadas, y publicado varios libros (ver recuadro), lo que la convirtió en una de las figuras más respetadas y brillantes de la crítica literaria hispanoamericana.
Incisiva, original, sus trabajos dieron cuenta de un espectro que ella prefería definir no como “literatura” sino como “algo mucho más amplio (y más fantasioso si se quiere) que es lo que llamo la imaginación pública: todo lo que circula, todas las imágenes y palabras que producimos y recibimos y que nos rodean y nos constituyen”, según me confesó luego en una entrevista aparecida en el El País Cultural (No. 1037). “La imaginación pública sería un trabajo anónimo y colectivo en constante movimiento y creatividad, y la literatura formaría parte de ese trabajo social. Allí es donde busco nociones, palabras, imágenes y modos de pensar que me permitan entender este presente en el que vivimos, porque las palabras y nociones que usábamos hasta hace poco hoy parecen insuficientes.”
En aquellas dos jornadas escuchó hablar del maestro, pudo ver una instalación en la cúpula del Teatro Solís donde aparecía Onetti con su afinado rostro, gruesos lentes y elegante sombrero, y se llevó una impresión de la que luego dio testimonio en el prólogo a la primera reedición de su libro Onetti. Los procesos…, ocurrida en 2009. Entonces escribió, quizás demasiado optimista, que se podía ver a Onetti “en las calles de Montevideo, ya clásico y por lo tanto dotado de función representativa”. Lo cierto es que, nueve años después, poco y nada queda del efímero homenaje y hoy la ciudad, por nadie mejor fundada que por el propio escritor, sigue sin una calle, sin una plaza, sin una esquina, sin un liceo, sin una escuela que recuerde su nombre.
Políticamente incorrecto, electoralmente insignificante, marginal en cuantiosos sentidos, Onetti es una víctima múltiple a la cual la clase política y un sector de la clase cultural —mutada en política— niega existencia, relevancia estética, y centralidad narrativa, sin importar que fue el único uruguayo que obtuvo el Premio Cervantes —esa suerte de Nobel hispano— además de convertirse con los años en una figura clave de la literatura universal, estudiada a lo largo y ancho del planeta. En esa desventura se lo ha sumido, y ello habla más del Uruguay que la peor de las diatribas.
UN MUNDO DISTINTO.
En el prólogo de 2009 Ludmer aclaraba que cuando ella escribió el libro en 1977 el mundo “era otro”, y que los instrumentos teóricos con los que había examinado la obra de Onetti, habían entrado en crisis más de treinta años después. Allí estaban “el significante de la lingüística, el deseo y el goce del psicoanálisis, y la producción y la revolución del marxismo”. En 2009, a prudente distancia de las tres corrientes, sin embargo sí resaltaba que lo que había permanecido indemne era la narrativa de Onetti, en particular la novela La vida breve (1950), a la que su abordaje crítico se dedica mayormente. Sostenía que en aquellas páginas se seguía detectando “la modernización literaria: una literatura mucho más independiente y autónoma que exhibe los signos de la pertenencia a la literatura: la novela dentro de la novela, la escritura en la escritura, la ficción en la ficción”.
Es cierto: de 1977 a 2009 (y a este 2018) el mundo cambió, pero sobre todo cambiaron las formas de mirarlo, los instrumentos y las estrategias de comprensión. “En la era Onetti, más o menos entre los años 1930 y 1980″, escribe Ludmer, “no solo se discutía la relación de la literatura con la política o la economía. Había que optar entre formas nacionales o cosmopolitas, literatura rural o urbana, realismo o vanguardia, literatura pura o social”. Observadas desde el presente, estas “categorías” parecen tan lejanas que arriesgarían invalidar desde sus fundamentos toda investigación. Pero no obstante su libro Onetti. Los procesos… sigue siendo una mirada tan exquisita como exhaustiva sobre la obra de un escritor que, sin renunciar jamás al mundo urbano, supo ponerse a necesaria distancia de aquellos debates.
Tal vez el mayor peligro que este libro afronta hoy es el peso de los instrumentos de la lingüística estructuralista en boga en aquellos años, reconocible en un regodeo en términos técnicos que ha ido perdiendo valor en el análisis crítico, y en una inclinación por lo excesivamente abstracto o críptico (las construcciones internas del lenguaje, la deconstrucción semántica, las reglas casi matemáticas —a veces forzadas o en apariencia caprichosas— aplicadas a la secuencia de capítulos, la casi absoluta prevalencia de lo simbólico y/o metonímico sobre lo figurativo). Pero sin embargo la mirada dirigida a la estructura de la novela, al lugar que en ella ocupa el autor, al vínculo entre los “reinos” de la realidad y la ficción (o ficción y sub-ficción), a la ligadura establecida entre los narradores y la acción que protagonizan, sigue siendo de una excelencia que no tiene parangón en los incontables trabajos que se han dedicado a Onetti.
Para Ludmer el mundo onettiano se constituye y adquiere consistencia definitiva en la novela La vida breve, en donde “un narrador cuenta cómo es posible que él cuente y erige, por este mero hecho, una compleja dialéctica que simula desplegarse entre ‘la realidad’, ‘la ficción’ y el sujeto que las articula”. Detenerse en estos mecanismos, desmontarlos hasta sus mínimas partículas, es la tarea esencial de Onetti. Los procesos…
EL SOCIO OCULTO.
En ese sentido, escribe: “La vida breve es una teoría sobre las posiciones, trabajo, condiciones de posibilidad y límites del narrar y de la escritura y, más específicamente, sobre el sujeto de la enunciación en la escritura”. Multifuncionalidad y polivalencia del relato, ambigüedad de las palabras que lo constituyen, ambigüedad psicológica y moral de los personajes que las enuncian —como en la vida misma—, riqueza absolutista que comprende cada una de las instancias sobre las que se asienta la narración: he ahí las claves de una novela que marca un antes y un después en las letras latinoamericanas. Hasta aquel entonces, 1950, nuestra literatura no había sido capaz, con igual intensidad, de establecer un diálogo entre la realidad, la realidad intrínseca del relato y las posibilidades de invención subyacentes en su propio desarrollo.
(El País Cultural)

Publicado en - CulturalesComentarios (0)

El caso Sergio López: la intolerancia de ambos lados

Confieso que dudaba entre dos opciones sobre cómo iniciar esta reflexión. Una, diciendo que conozco (al menos en buena parte) la obra del Maestro Sergio López Suárez, narraciones y dibujos que con éxito han trascendido fronteras y que me parece muy valiosa; la otra, explicándole al Maestro que en nuestra Junta Departamental no hay ediles “rosados”; hay blancos, colorados, frenteamplistas y del Partido de la Gente, pero rosados no. Por lo primero, es que no me hubiera sorprendido, y nada tendría para decir en contra, si se hubiese aprobado su declaración como Ciudadano Ilustre; al contrario, como salteño me enorgullece que sus creaciones gusten tanto a los niños y sean distinguidas en diversos lugares, con premios y traducciones a varias lenguas. Por lo segundo (“Voy a recibir del Intendente el título que los rosados me negaron ayer”, escribió en Facebook el miércoles), debo decir que me parece una expresión despectiva, llena de ironía y desprecio, pero sobre todo irrespetuosa, con la que alude a ediles blancos y colorados que, guste o no, fue la población de Salto la que en elecciones democráticas les dio sus bancas. Y faltar el respeto a los representantes de un pueblo es faltarle el respeto al pueblo, en este caso a su propio pueblo, el de su ciudad natal, Maestro, y eso sí que no me parece prudente de parte de un Ciudadano Ilustre, o de quien pretenda serlo. Estos días repasaba los nombres de quienes recibieron tan alta distinción en Salto y pensaba qué bueno encontrar allí gente de distinta ideología política y que eso no hubiese provocado polémicas. No importó si eran de derecha, izquierda o antipolíticas. Como debe ser. Recordemos: Amalia Zaldúa en 2012, Ma. Irene Olarreaga en 2013, Edinson Cavani en 2014, Rodríguez Musmanno y Enrique Cesio en 2016 (ambos, además, reconocidos militantes del Frente Amplio), y Néstor Campos en 2017. Pero de ninguno de ellos escuché o leí, una vez siquiera, una expresión que faltara el respeto a Salto y sus representantes políticos. Por eso no comparto las palabras del Director de Cultura de la Intendencia en cuanto a que los ediles que no acompañaron la iniciativa lo habrían hecho únicamente porque Sergio López “era de otro partido político”. Además, si fuese así, razonemos: de un lado ediles no lo consideran Ciudadano Ilustre “por ser de otro partido” y del otro lado se agrede a esos ediles llamándolos “rosados”. O sea, “el peor síntoma de intolerancia”, como usted dice, Director De Souza, viene de ambas partes, ¿verdad? Lo cierto es que la nefasta rigidez de la polarización derecha-izquierda, que mucho daño le hace a la Cultura y a tantos ámbitos sociales más, tuvo una nueva exhibición en la noche del pasado martes. El Frente Amplio votó a favor de declarar Ciudadano Ilustre a Sergio López, el Partido Colorado y Partido de la Gente en contra, en tanto los ediles del Partido Nacional no se presentaron (mala actitud; creo que deberían haber estado y decir, en el momento y lugar que correspondía, cuál era su posición). Por otra parte, si asumiéramos que la Junta le negó el título sólo por diferencias políticas, ¿por qué no pensar que quienes lo postularon también lo hicieron por afinidad política y no por valorar su obra? ¿O acaso todos los que votaron en contra es porque desconocen la trayectoria artística de López y todos los que lo propusieron la conocen y valoran? No, no es así. Hay de todo en todos lados. De lo contrario, todos los cultos estarían de un lado y los ignorantes del otro. Es más, dos ediles que directamente dijeron no conocer al escritor, hasta hace poco tiempo pertenecían al Frente Amplio. En esa línea de pensamiento, ¿debemos entender entonces que mientras no se habían cambiado de partido eran cultos y ahora ya no lo son? Sí coincido con el Director de Cultura en que hubo “un daño a la institución Junta Departamental, a la escuela pública, la educación y la cultura en general”. Pero permítame decirle, De Souza, que las reales causas de este daño no son hechos circunstanciales como una sesión de ediles, sino algo mucho más profundo y grave: el nivel cultural cada vez más bajo de los políticos uruguayos, de todos los partidos. Dejemos un momento a un lado a Sergio López y preguntémonos cuántos integrantes de este gobierno de Salto (Intendencia y Junta Departamental), de todos los partidos, han leído en forma completa tres libros de Quiroga, de Amorim, de Marosa, de Garet. O cuántos reconocen pinturas de Arzadum, Lacy Duarte o Pepe Echave. Y eso es lo que debe preocuparnos. Pero volviendo puntualmente al tema que nos ocupa, es bueno recordar cómo se llegó a ese martes 29: fue luego de una “antesala” intensa, que duró varios días y que fue muy bien preparada, nada casual. “El mes del libro” y los 100 años de Cuentos de la Selva de Quiroga, vinieron como anillo al dedo. Actos aquí y allá, y en ellos lecturas y comentarios de textos de Sergio López una y otra vez, pero además su propia presencia en actividades en plazas, en centros educativos (escuelas, IFD), hasta hubo un “Homenaje a Horacio Quiroga y Sergio López” (a propósito, ¿no es también tarea de un educador ayudar a jerarquizar niveles, dar una justa dimensión a cada cosas y no mezclarlas como si fuera lo mismo?), sumemos a esto un mural de gran tamaño con la imagen de López que se pintó en la entrada de la Biblioteca Departamental. Y mientras todo esto transcurría, educadores y otros habituales promotores de lectura iban explicándole a los escolares (yo mismo escuché a más de uno) que tal día había que estar en la Junta, impecablemente vestidos, porque Salto le daría a ese ídolo cuyos cuentos venían leyendo (y caminaba entre ellos y les leía en voz alta y hasta podían tocarlo), el mayor premio que esta ciudad le puede dar a alguien. Qué triste, qué baja y ordinaria actitud la de hacer todo esto sabiendo (no suponiendo, ¡ya sabiendo!) que no se contaba con los votos necesarios. Hay quienes hablan de lo bochornoso de la “sesión en la que se iba a declarar Ciudadano Ilustre a Sergio López”. Pues no. Hay que decir “sesión en la que se sabía que Sergio López no iba a ser declarado Ciudadano Ilustre”. Entonces, ¿por qué armar todo esto que hasta algunos (con cierta razón) llamaron “circo”?, ¿con qué necesidad? Fue tal vez para dar lugar a otras explicaciones a los niños, como esta (que también escuché decir a una maestra): “y bueno gurises, no pudimos, los blancos y colorados no quisieron”. ¿Sería ese el porqué y la necesidad que nos preguntábamos líneas más arriba? Pero si es así, ¿dónde queda el respeto a la laicidad? Y en el hecho de llevar a la Junta niños de túnica y moño para “usarlos” con fines políticos, ¿dónde queda la ética? Al fin de cuentas, estas cosas ¿no son acaso una forma de presión? Esos niños quizás terminaron ese día desilusionados porque su ídolo no tuvo apoyo en esa “institución democrática”. Pero seguro más se desilusionarán el día que comprendan que en realidad fueron “usados” con argumentos (y fines) que se alejan de lo que debe ser una “vida democrática”. Y así termina la novela: Salto a medio camino, como queriendo quedar bien con dios y con el diablo. Su Junta Departamental dice no, su Intendente dice sí; su órgano Legislativo niega un reconocimiento, su Ejecutivo lo otorga.

Es cierto, Sergio, usted no necesita ese premio para seguir trabajando y seguir siendo el buen creador que es. Por eso es una pena que (aunque al salir de la Junta dijo estar “feliz”), a las pocas horas ya recurriera a redes sociales para volcar expresiones agresivas que, en vez de felicidad, reflejan resentimiento. En fin, ojalá podamos pasar rápidamente la última página de esta penosa novela.

Jorge Pignataro

Publicado en - CulturalesComentarios (1)

Tal vez, un día…

Taller realizado con la lectura del libro Crepuscular de Graciela Cardoso, presentado en Salto la semana pasada. Se leyeron los poemas, elegimos algunos versos y los participantes, en conjunto, realizaron con ellos, su propio poema.

El sol apaga su luz y
No podemos mirar otro paisaje
Ni la lluvia que preña la tierra
Ni la noche que llora luciérnagas.
No se escuchan calandrias
Sólo zumbidos de moscas
Siempre estamos solos y hoy, mucho más
Miro más lejos, no encuentro el horizonte
No veo nada, todo es hielo y alambres.
Mis lágrimas se mezclan con la lluvia
Me aferro a ella, esa palabra es una extraña atracción
Que ejerce sobre mí
El sonido de la palabra, libertad
Autores: Ana, Jonathan, Antony, Jerusalen, Diana y Willian

Publicado en - CulturalesComentarios (0)

Él juega conmigo

Texto aportado por Ana en forma libre

Es difícil admitirlo pero es la peor parte del humano. Pues no se preocupa de sus consecuencias y sí sólo de sus propios deseos.
La emoción ha sido la razón de la lucha, sería mejor apartarme de esa ansiedad confusa que me convoca.
Por eso no consigo dormir por las noches, imaginando cómo podría llevar a cabo este deseo sin herir a nadie. Me doy cuenta que tú pides todo en forma codiciosa, después lates sin parar, con fuerzas, obsesionado por tu objetivo.
Me mente busca y busca maneras para dejar de pensar pero aún así no tengo salida, acabo decepcionada, te doy importancia, porque eres el mal de mi imaginación en contra de mi sentido común. Intento justificar mis actos declarando que soy débil y nadie me comprende incluso, cuando lloro por ello.
Así he ido en contar de mi voluntad, sólo escuché tu voz, reconozco el mal que hice siguiéndote.
Quiere permanecer de pie en los momentos de lucha, sin embargo, la función que cumples es terrible y lamento dejarte pero fueron trágicas las experiencias vividas contigo. No volveré a ser la que fui un día, antes de conocerte. Ahora me condena el dolor como un Juez todopoderoso e injusto.
No he encontrado cura o remedio para esta enfermedad, tan sólo un largo camino de dolor que tu cariño me dejó.
Ahora digo la verdad: traicionero. Solo causaste sufrimiento. Ahora sé que no sientes nada, sólo una pasajera atracción. Ahora sí sé cómo te llamas: traicionero.
Ahora sé que no le haré más caso al falso que vació mi corazón.

Publicado en - CulturalesComentarios (0)

Yo tengo mi historia

Acróstico realizado por Virginia, basado en Yo también tengo mi historia del autor, Ignacio Martínez.

Yo tengo mi historia
O vos crees que no
Tengo años ya vividos de
Engaños y desengaños pero
Nunca me he rendido y no siempre he
Ganado, pero la sigo luchando día a día
Olvidando mi pasado, esperanzada en
Mi futuro, llena de ilusiones y sé qué
Inesperadamente llegará el día que mí
Historia cambie, que se
Iluminará mi
Sonrisa y se llenará de
Tesoros mi corazón agitado
Obvio, estará siempre el
Recuerdo de ese pasado pero
Imagino el futuro lleno de
Amor, alegría y esperanza.

Publicado en - CulturalesComentarios (0)

Acróstico Basado en el título del libro: YO TAMBIÉN TENGO MI HISTORIA de Ignacio Martínez

(Trabajo para taller Libro Cartonero del PAS)

Yo tengo mi historia
¿O vos creías que no?
También vos la tenés, pero
Alejamos lo que no queremos recordar porque
Morimos un poco en cada recuerdo doloroso
¡Basta!, seamos sinceros, seamos
Inteligentes y tengamos
Esperanza porque
Nada es para siempre.
Tenemos que luchar
En el día a día
Negando la frustración, el desengaño, el miedo
Ganando en el deseo de seguir vivos luchando y no
Olvidemos nuestro pasado.
Miradas con rabia, con desprecio e
Indignación discriminan nuestras
Historias personales pero… ¿nos ven?
Inesperadamente llegará tal vez el día que
Sintamos que somos comprendidos
Tenemos un largo camino por recorrer porque somos
Obra de una sociedad despiadada, el
Resultado de vidas olvidadas, marginadas que
Intentan cada día recuperarse.
Andaremos sin dejar de intentar, rehabilitarnos.

Autores: Richard, Diana, Carla, María, Virginia, Maieli, Roberto (personas privadas de libertad, día 14 de mayo 2018)

Publicado en - CulturalesComentarios (0)

Taller de lectura, escritura y Libro Cartonero. PAS MEC

El taller nació hace cuatro años en la Unidad 20 de Salto a través del Programa Aprender Siempre del MEC.
Comenzó como taller de animación de lectura y a pedido de los participantes se fue transformando en taller de escritura. Hace dos años publicamos el primer libro cartonero realizado totalmente en la Unidad, llamado Retazos.
El año pasado publicamos de igual forma, Huellas que fue distinguido como Proyecto exitoso de literatura en contexto de privación de libertad desde Bolivia.
El Diario El Pueblo de Salto ha contribuido todos estos años en publicar lo que se va consiguiendo en los espacios de este taller. Hoy comenzamos nuevamente a enviar algunos trabajos. Educadoras: Valeria Gallino y María Luisa de Francesco.

Intentando la poesía

Taller realizado de la lectura de cuatro poetas: Idea Vilariño, Alfonsina Storni, Shirley Cotto y Cristina Peri Rossi. Cada participante leyó los poemas asignados y eligieron versos. Los versos fueron escritos en un pizarrón y ellos seleccionaron entre los cincuenta versos, algunos. Cada uno de los participantes agregó o quitó palabras para componer su poema.
Secreto
Me invaden los recuerdos de ti
nada tiene que ver más con nada
en este silencio como semillas heridas y
en el secreto refugio de los sueños.
Es que me tienes amasada en tus estrellas
y en los torrentes de mieles que me atropellan
por conocer los secretos de tu piel.
Karla
Qué extraña historia es ésta
Qué extraña historia es ésta
que nos estamos viviendo.
Un sentimiento que ilumina nuestras vidas
desde el primer momento.
Cómo no amarte vida
si en el silencio me diste un invalorable regalo del Universo.
¡Qué extraña historia es ésta!
¿Dónde surgió y en qué momento?
Cuando más nos necesitamos
nuestros corazones se encontraron
nuestras almas se entrelazaron
Y así, desde ese primer momento,
nos amamos
Qué extraña historia es ésta
que estamos viviendo…
Virginia y Richard
Historia Infinita
Sin comienzo ni fin
nos fuimos acostumbrando a los sueños
descubrimos que el silencio es
un regalo del Universo

donde los pájaros rodean y

las hermosas hojas resbalan
sin tocarlo
Y esta extraña historia
de imaginarnos y desbordarnos
es una historia infinita.
José Enrique
La letra del loco
Me invaden recuerdos todo el tiempo
de una extraña historia.
De un lento desfile de puntos en mis manos
y de a ratos, parecen
grandes cactus sedientos sobre arena dorada.
Gonzalo
Sin comienzo ni final
Como semillas heridas jugamos
Imaginarnos y desbordarnos
El silencio es un invalorable regalo de este mundo
Los pájaros te rodeen y
Las hojas resbalan sin tocarte
Decirte justo esta noche, te amo
Eres mi problema, mi culpa
Eres mi alegría,
Mi aire
Eres la parte esencial de mi propia vida
Gonzalo S.
Quisiera esta tarde…
Porque pude amar esta noche
sé del silencio que es un regalo del Universo.
Me inundan muchos recuerdos de ti.
Hay un lento desfile de puntos con mis manos.
Hay una historia extraña en todo esto
de imaginarnos y desbordarnos.
Pero ya nada tiene que ver más con nada
tengo que acostumbrarme a los sueños sin ti
como a las semillas heridas de mi vida.
William
Pesares
Infinita, como las neuronas de nuestro cerebro,
o como las estrellas del Universo, son estas ganas de tenerte junto a mí.
Sin comienzo, sin fin, intento pasar el tiempo
pero cada segundo que estamos juntos
lo disfrutaremos tanto que cada suspiro
lo haremos durar mil años y
será nuestro y verdadero.
Acostumbrándome a los sueños de otros
se me pasa la vida, el tiempo descansa en
las costumbres pero la vida me parece que
recién comienza para mí, y no es así,
es la tuya la que recién comienza.
Gracias porque siento que nací de nuevo
y esta vez sí, no será en vano haber pasado por este mundo.
¡Te amo hijita!
Roberto

Publicado en - CulturalesComentarios (0)

Programa de Circulación Cultural en el corredor de los Pájaros Pintados

Ayer viernes 1º de junio dio inicio el programa de Circulación Cultural en el corredor de los Pájaros Pintados que promueve la Dirección Nacional de Cultural del Ministerio de Educación y Cultura conjuntamente a las direcciones de Cultura de las intendencias de Salto, Artigas, Paysandú, Río Negro y Soriano.programa de Circulación Cultural en el corredor de los Pájaros Pintados
Se presentó la obra teatral «Matrioska» en el Ateneo de Salto.
Esta obra se presentará también hoy sábado 2 en Termas del Arapey y el domingo 3 en Bella Unión.
Matrioska es un espectáculo unipersonal que narra el periplo de un niño, hijo de inmigrantes rusos que llegaron al litoral uruguayo en las primeras décadas del Siglo XX. Es también una exploración en la genealogía de la actriz que lo interpreta. Una búsqueda que conecta relatos de la infancia de su padre con los avatares de la inmigración eslava en el Uruguay.
Actriz: Laura Galin
Dramaturgia: Laura Galin, Darío Lapaz
Comunicación fotografía y diseño: Evangelina Perroni.
Dirección: Darío Lapaz
Grupo Imaginateatro de Paysandú
«Érase que se era, érase una vez, había una vez… un niño con los ojos más azules que jamás se hayan visto. Vivió en 15 casas, fue a 9 escuelas, tuvo 5 familias. ¿Cómo puede ser? tal vez se pregunten.( De eso tratará esta historia. De como ese niño, huérfano de madre, abandonado por su padre, saltó de campo en rancho, de escuela en casa, de hacha en delantal, hasta encontrar un camino que lo llevó a reencontrarse con el amor de su padre. Esta historia solo puedo contarla como él me la contó”

Promueven Departamento de Cultura de la Intendencia de Salto y  Dirección Nacional de Cultural del Ministerio de Educación y Cultura.

Publicado en - CulturalesComentarios (0)

Exposición en APLAS en el marco de sus 30 años

WhatsApp Image 2018-05-31 at 17.22.31 WhatsApp Image 2018-05-31 at 17.22.31 (1)

Con motivo de los festejos al cumplirse 30 años de la Asociación de Artistas Plásticos y Visuales Salteños, se invita a la inauguración de la muestra de acuarelas de Helena Lagaxio que se realizará el día viernes 1 de junio a las 19 hs. en la Sala Vilma Texeira Nuñez, Sede de APLAS, 19 de abril, 377.

Publicado en - CulturalesComentarios (0)

Salto y José Cziffery, ¿no merecen un homenaje más digno?

Se nos ocurre iniciar esta nota con algunas preguntas, como por ejemplo: ¿CCziffery 2uántos salteños saben que en Costanera Sur hay un espacio que homenajea a José Cziffery? ¿Cuántos alguna vez visitaron ese lugar? ¿Cuántas personas –sobre todo jóvenes- conocen quién fue y qué significó para la cultura salteña este pintor húngaro? ¿Cuántos saben que fue el gran maestro, el referente inolvidable (al menos durante algunas generaciones) de muchos artistas plásticos de relevancia que dio Salto?
LA PIEDRA GRABADA QUE LO RECUERDA
El espacio al que nos referimos se encuentra entre la calle Federico García Lorca y el río, a escasos metros -hacia el Sur- del monumento a Horacio Quiroga; vale decir: sobre Costanera Sur Tomás Berreta, próximo al nacimiento de la calle Yacuí, lado Oeste.
Consiste en una piedra de importantes dimensiones, con el magnífico grabado de esta figura: dos mujeres lavanderas (elemento emblemático en la obra pictórica de Cziffery), ambas de espalda, una un poco de costado hacia la izquierda y la otra hacia la derecha, con pañuelos en la cabeza y sentadas en piedras, inclinadas sobre su trabajo de fregar ropa en la orilla.
POR DESCUIDO, POR ABANDONO…PASA INADVERTIDO
Pero lo que siempre ha sido muy llamativo, y no menos lamentable, es que en Salto se suceden los gobiernos departamentales, y por ende las personas encargadas de dirigir la Cultura, sin embargo ese espacio permanece envuelto en el más absoluto descuido y abandono.
No existe letrero alguno que lo señale, la iluminación es escasísima (cae la noche y ya, lisa y llanamente, no se ve) y la maleza que avanza a su alrededor va haciendo que la piedra grabada, una obra de arte en sí misma, se vuelva cada vez menos visible aún. Es, en definitiva un justo homenaje, pero que sufre la injusCziffery 1ticia de pasar inadvertido.
Nos preguntamos entonces: ¿Costaría demasiado acondicionar el lugar? Limpiarlo, iluminarlo, colocar algún cartel que indique de qué se trata, ¿es demasiado pedir? ¿Por qué no hasta colocar algunos bancos y, al fin de cuentas, transformarlo en un verdadero parque? ¿Y si lo convertimos en el “Parque José Cziffery”? Pensar en el agregado de muros con réplicas de algunas pinturas de Cziffery, ¿es soñar demasiado? En el entendido (con argumentos compartidos o no) que ayuda a “democratizar el acceso a la cultura”, por estos días parece estar tan de moda el muralismo que no nos parece descabellada la idea.
Todo esto contribuiría no sólo a mejorar la estética de un espacio público. Ayudaría, fundamentalmente, a rescatar del olvido y revalorizar la figura del homenajeado. Y ese es el más importante objetivo, ¿verdad? Sería un homenaje a la altura de la dignidad que él y Salto se merecen.
¿QUIÉN FUE JOSÉ CZIFFERY?
Había nacido en Hungría el 31 de diciembre de 1902 y llegó a desempeñarse como docente de la Escuela de Artes de Budapest. Fue discípulo, en París, nada menos que de Henry Matisse (1869-1954), brillante dibujante y pintor francés. Cziffery se radicó en Salto en el año 1947 (estaba radicado en Montevideo desde el año anterior) y se dedicó casi de inmediato a orientar el Taller de Artes Plásticas de la entrañable “Asociación Horacio Quiroga” (ubicada en calle Uruguay al 300), taller denominado “Pedro Figari”, que había dado inicio a sus cursos ese mismo año con la docencia del famoso “pintor de lunas”, José Cúneo. Cziffery mantuvo el taller durante veinte años y fruto de sus enseñanzas es el permanente reconocimiento, tanto a nivel nacional como internacional, que alumnos suyos han recibido en las artes plásticas a lo largo del tiempo. José Cziffery fue un ferviente animador de las actividades culturales de Salto y supo ganarse el respeto y la admiración de quienes lo conocieron. Falleció en Montevideo en el año 1965.

Publicado en - CulturalesComentarios (0)

Gary Etchegaray: un espíritu autodidacta que ha incursionado en varias ramas del arte

WhatsApp Image 2018-05-30 at 18.58.19

“Al mundo le falta más arte y menos tristeza”

Tiene 30 años y es autodidacta por excelencia y esencia. Gary Etchegaray – conocido en el ámbito como “El Gary” con su polifacético perfil ha logrado incursionar en varias ramas del arte.
“Antes que todo soy poeta y escritor, pero también profundicé en la música tanto como en el arreglo musical, la voz como instrumento y el instrumento mismo.
Dentro de la música encontré la pareja perfecta para la literatura y en ese instante descubrí el mundo de la composición musical y creación de canciones.
Por otra parte soy murguista, escribo, dirijo, canto, arreglo, entre otras cosas.
También soy bailarín de tango y como podrás apreciar, la música es la costura entre todas las artes que me rodean” – manifiesta.

Publicado en - CulturalesComentarios (0)

Grupo Vasco Salto

WhatsApp Image 2018-05-30 at 11.51.26

Publicado en - CulturalesComentarios (0)

“Rincón del Tango” este jueves en el Museo del Hombre y la Tecnología

WhatsApp Image 2018-05-30 at 11.31.14

Este jueves 31 se realizará una nueva edición de “Rincón del Tango” en el Museo del Hombre y la Tecnología… un espacio para milonguear y bailar dedicado a los amantes del ritmo del tango, vals y milonga.
“Los esperamos en el museo con buenas tandas y exquisiteces para degustar en la cantina mionguera” – destacó Angelina Díaz una de las responsables del evento.
El Rincón del Tango tiene como objetivo promover un espacio que le de un lugar de privilegio a la música típica y tradicional rioplatente. Se cumplirá esta vez la quinta edición de esta iniciativa.

Publicado en - CulturalesComentarios (0)

Llega al Ateneo de Salto obra teatral “Matrioska”

WhatsApp Image 2018-05-29 at 19.47.06
Llega desde Paysandú obra teatral “Matrioska” el viernes 1° en el Ateneo de Salto, sábado 2 en el Cine de Termas del Arapey, domingo 3 en Bella Unión.
Matrioska es un espectáculo unipersonal que narra el periplo de un niño, hijo de inmigrantes rusos que llegaron al litoral uruguayo en las primeras décadas del Siglo XX. Es también una exploración en la genealogía de la actriz que lo interpreta. Una búsqueda que conecta relatos de la infancia de su padre con los avatares de la inmigración eslava en el Uruguay.

Publicado en - CulturalesComentarios (0)

Una dura novela sobre la esclavitud, cuando no era fácil huir del sur esclavista enfrentando la maldad

Colson Whitehead, Premio Pulitzer

Una ventaja de que varios grandes grupos editores internacionales hayan abierto filial en Uruguay es la posibilidad de enterarnos de acontecimientos literarios cuya noticia, antaño, llegaba tan tarde a estas costas que ya había dejado de ser novedad. Tal es caso de esta novela, que obtuvo el Premio Pulitzer en 2017.
Colson Whitehead (Nueva York, 1969) es a esta altura de su carrera un narrador exitoso y multipremiado, figura notable dentro de grupo de escritores negros recientes formado por Yaa Gyasi, Jesmyn Ward, Ta-Nehisi Coates, Teju Cole, Chimamanda Adichie, Paul Beatty o el canadiense Lawrence Hill.fotocultu
Esta novela homenajea un capítulo fundamental de la lucha por los derechos del negro: el “ferrocarril subterráneo”, una red de blancos y negros libres partidarios de abolir la esclavitud que, a riesgo de vidas y bienes, ayudaban a los esclavos fugados de las plantaciones del Sur en su camino hacia la libertad en los Estados del Norte o Canadá, en los períodos de aplicación rigurosa de la Ley de Esclavos Fugitivos.
El “ferrocarril” no era tal, pero tomó ese nombre porque, para despistar, los primeros activistas usaban lenguaje ferroviario: los esclavos eran pasajeros, las rutas de fuga carriles, los que trasportaban a los fugitivos eran maquinistas, las casas seguras para descansar entre etapas eran estaciones y la libertad era el destino del viaje. Whitehead, sin embargo, incrusta en esta novela de crudo realismo un detalle fantástico: Cora, su protagonista, viaja en vagones y por carriles, aunque bajo tierra.
Aunque esto desoriente al lector no enterado, perplejo ante la imposibilidad de una red de miles de kilómetros de vías clandestinas corriendo bajo tierra, y pueda rechinarle al que sí conozca la historia, es un acierto narrativo. Primero, porque le evita al autor reiterarse demasiado en la narración de riesgosas escenas de fuga. En segundo lugar, porque le permite levantar dos metáforas de gran potencia expresiva y política: la de ese ferrocarril como una construcción colectiva de miles de hombres y mujeres muy diversos –desde el esclavo que intentó fugarse en vano hasta el blanco que sin implicarse de modo directo, supo callar lo que veía– y la idea de que viajando en ese tren, entre túneles oscuros, se podría contemplar el verdadero paisaje norteamericano. Este paisaje no es ni más ni menos que el de la lucha constante –y muchas veces clandestina– por los derechos y la libertad. Este “paisaje” se contrapone al “imperativo americano” que formula Arnold Ridgeway, cazador de esclavos fugitivos: si hay negros encadenados y pieles rojas masacrados y expulsados cada vez más al Oeste, es porque así debe ser
Whitehead pinta con muy buena mano las psicologías de sus personajes, con sus contradicciones y debilidades, haciendo atractivo incluso al cazador de esclavos mencionado en el párrafo anterior. Expone su tema desde una explícita y activa toma de partido –que no es una mera consecuencia de su negritud ni se agota en conflictos del pasado– pero cuidándose muy bien de caer en el maniqueísmo: no le ahorra al lector un ápice de la maldad, el desprecio y la violencia que también solía haber en los enfrentamientos entre negros. Tampoco esconde las debilidades y contradicciones de sus “ferrocarrileros” blancos
En resumen, un vibrante alegato a favor de la libertad, que no por ello deja de ser una muy buena novela.
EL FERROCARRIL SUBTERRÁNEO, de Colson Whitehead. Random House, 2018. Buenos Aires, 320 págs. Distribuye Penguin Random House.

Publicado en - CulturalesComentarios (0)

Andrea Ghidone presenta su espectáculo “Madame Tango”

WhatsApp Image 2018-05-28 at 17.32.22

El viernes 8 de junio se presenta en el Salto Hotel y Casino Andrea Ghidone, una de las bailarinas más representativas de la escena de Buenos Aires presenta “Madame Tango”, una propuesta artística que rompe con el género clásico del tango. Basado en un cabaret de los años 30, su protagonista, una mujer de vida fácil expone historias breves y relatos de amor en un enlace de mensajes y significados. El espectáculo tendrá lugar a las 21.00 horas.

Publicado en - CulturalesComentarios (0)

Exposición en el hall de la Inspección Departamental de Salto a cargo del Instituto Evolución

WhatsApp Image 2018-05-28 at 14.28.50

El Instituto Evolución organizó la exposición de los Talleres de arte de Verano 2018 que se a cargo de la Licenciada en Fonoadiología y Artista Visual Carolina Cunha.
Dicha exposición se encuentra a en el hall de la Inspección Departamental de Salto.
Se invita a padres del Instituto Evolución y público en general a visitar y disfrutar de las obras realizadas por los niños.
“Los talleres de arte ayudan en el desarrollo de la individualidad y autoestima de la persona. Fomentan una personalidad creativa e inventiva. Desarrollan habilidades para la expresión, la percepción y la organización. Favorece la expresión de sentimientos. Serena y tranquiliza” – expresó Carolina Cunha.

Publicado en - CulturalesComentarios (0)

Dúo “Rossi – Hernández” se presenta próximo sábado en Centro Cultural Academias Previale

WhatsApp Image 2018-05-28 at 16.02.58

El próximo sábado 2 de junio presentamos en Salto a un dueto musical exquisito.
Ella es la armonicista cordobesa Carla Rossi y él, el guitarrista sanducero Matías Hernández.
“El ensamble entre guitarra y armónica genera un clima único como en el río de los pájaros. La música esta en el aire”.
El show se presentará el sábado 2 de junio a las 20.00 horas en el Centro Cultural Academias Previale. Las entradas se venderán en puerta a $200 y las anticipadas a $150.

Publicado en - CulturalesComentarios (0)

Las crónicas de la batalla de Stalingrado, en los bocetos de un gran narrador entre las balas

Reedición de Vasili Grossman

La batalla de Stalingrado cambió el curso de la Segunda Guerra Mundial. Ciertos relatos dirán que Stalin frenó a Hitler y destacarán las hazañas de generales o estrategas, pero no tendrán en cuenta a los millones de seres humanos que perecieron, sus sueños nunca realizados, sus ansias de felicidad nunca concretadas, o a los seres queridos abandonados. Esa humanidad es la que recupera el escritor Vasili Grossman con sus crónicas, tomando notas entre las balas y observando las contradicciones que hombres y paisaje instalaban entre las bombas. fotocultu

Grossman era corresponsal del diario Estrella Roja, el órgano oficial del ejército soviético, además de un reconocido novelista ya elogiado por Gorki, Bulgakov y Babel. No era un corresponsal más. Su capacidad para poner al combatiente en el centro de sus crónicas, describir al ser humano venciendo las dificultades que se le presentaban para poder vivir un día más y cumplir su tarea, fue lo que lo convirtió en un héroe entre millones de soldados.
Era un tipo de héroe que no podía contar con la simpatía de Stalin, porque si bien Grossman era un comunista idealista, nunca aceptó ser miembro del Partido Comunista. Stalin, con razones mucho menos claras, ya había mandado asesinar en las purgas a miles de escritores y poetas. Pero lo toleraba. Los soldados se leían a sí mismos en esos relatos, cada protagonista eran todos, y esa unidad era necesaria para echar del suelo patrio a los nazis.
El conjunto de crónicas reunidas ahora en Stalingrado, Crónicas desde el frente de batalla es un buen ejemplo. En “Alma de soldado rojo”, por ejemplo, el protagonista Grómov porta un fusil antitanque.
A medida que transcurre el relato, el hombre crece desde su simpleza de campesino ruso a quien poco le importa ser un buen comunista; solo quiere sobrevivir un día más para luchar y quizá volver con sus seres queridos, proceso que el lector percibe desde dentro, como si estuviera allí sentado entre los escombros y el humo.
O en “La batalla de Stalingrado”, con énfasis en los contrastes del paisaje: “El aire era insoportablemente puro y transparente; insufriblemente límpido era el cielo azul; el sol se mostraba implacable en su brillo; y pérfidamente traidora la turbulenta corriente de agua. Y nadie se alegraba de que el aire fuera puro, de que se respirara el frescor del río, ni de que el suave y húmedo aliento del Volga acariciara los ojos irritados por el polvo.
Los hombres callaban…”. O cuando acompaña al francotirador Chéjov en “Con los ojos de Chéjov”: “Una sombra se deslizó por la cornisa. Sin ruido, pasó un gran gato siberiano con la peluda cola levantada. Miró a Chéjov y sus ojos brillaron con una chispa azul, eléctrica. Allá, al final de la calle, ladró un perro, al que otros corearon; se oyó la irritada voz de un alemán y un tiro de pistola; el desesperado aullido de un perro y de nuevo el ladrido alarmado, furioso, unánime.
Los canes, fieles a su hogar, impedían a los alemanes merodear durante la noche por las viviendas destruidas”.
Las crónicas eran objeto de censura. Los oficiales a cargo buscaban cualquier señal de derrotismo o desvío ideológico. En algún pasaje la tensión del narrador desaparece para dejar paso a la arenga burda, lo que permite intuir que fueron intervenidas o reescritas por terceros con fines propagandísticos.
En ese sentido Grossman fue cuidadoso a la hora de ocultar sus notas personales, porque mucho de lo que recogía en su trabajo de campo no se podía publicar (le pudo haber costado el pelotón de fusilamiento, pues estaba prohibido llevar diarios o anotaciones de tipo personal). Hoy, gracias a los archivos familiares, esas notas fueron recuperadas y permiten conocer infinidad de nuevos datos, por ejemplo sobre el otro gran héroe de Stalingrado, el francotirador Zaitzev, con información que no figura en la historia oficial con la que luego se lo mitificó (mito que Jude Law encarnó en el muy buen film Enemigo al acecho, dirigido por Jean-Jacques Annaud, 2001).
O los horrores de los batallones situados a la retaguardia que disparaban contra los desertores (mataron a 13.500 en cinco meses), o la estupidez de una burocracia capaz de dejar sin alimento a batallones enteros porque faltaba una firma. O, ya más adelante en la guerra, para conocer los desmanes del Ejército Rojo contra la población civil en Europa, sobre todo cuando violaban de forma sistemática a las mujeres, algo que el escritor soviético registró en sus notas y la historiografía rusa nunca terminó de aceptar.
O del exterminio, casi total, que sufrieron los judíos de Ucrania a manos de los nazis y que Grossman quiso retratar de forma pública, pero fue censurado: le dijeron que en la Unión Soviética no había jerarquías, sólo morían ciudadanos soviéticos. Entre los judíos desaparecidos en Kiev estaba la madre de Grossman, carga que él llevaría a lo largo de toda su existencia. (Un notable trabajo de comparación entre las notas y las crónicas de Grossman está en el libro Un escritor en guerra de Antony Beevor y Luba Vinogradova, Crítica, 2006).
Grossman encarnó en cierta forma a un héroe trágico, por su rebeldía ante las formas totalitarias que regían la vida de sus compatriotas. No era fácil mantener diferencias con Stalin, y sobrevivir. Pero pagó un precio. No vio publicada en vida su obra cumbre, la novela Vida y destino, considerada hoy una de las grandes novelas del siglo XX. Tampoco su otra gran novela, Todo fluye, su testamento literario, donde el protagonista vuelve en 1954 tras tres décadas de reclusión en campos de concentración para ver los desastres que el estalinismo provocó en la sociedad soviética.
Ni el escrito junto a su colega Ilyá Ehrenburg, El libro negro, que recoge la tragedia de las víctimas civiles de los nazis por su atroz arremetida contra pueblos enteros, entre ellos los judíos. Grossman y Ehrenburg trabajaron con testimonios directos buscando un registro de la memoria para la posteridad, pero no tuvieron el visto bueno de Stalin y recién se publicó en Rusia en 1993. De Vida y destino se pueden encontrar en librerías hermosas ediciones de Lumen y de Galaxia Gutenberg; de Todo fluye y El libro negro está la edición de Galaxia Gutenberg. Todas muy cuidadas, con buenas traducciones al español (no figura el nombre del traductor o los traductores).

Stalingrado, Crónicas… es un breve libro con no más de 130 páginas tomado del más amplio Años de guerra (Galaxia Gutenberg, 2009), que reúne los textos escritos durante toda la guerra.
STALINGRADO, CRÓNICAS DESDE EL FRENTE DE BATALLA, de Vasili Grossman. Galaxia Gutenberg, 2018. Barcelona, 137 págs. Distribuye Océano.

(Suplemento Cultural, El País)

Publicado en - CulturalesComentarios (0)

El hallazgo de una reliquia: “Selecciones y cosas vistas”, de “Espadachín”

De Silverio Pascale, peluquero y escritor

Como valiosa señal o huella que queda de algo o alguien que ha pasado o desaparecido, como vestigio de época, persona o cosa pasada… Palabras más, palabras menos, algo así es la explicación que dan los diccionarios de lo que es una “Reliquia”. Es entonces en esa línea que consideramos una verdadera reliquia lo que hace unos días encontramos revisando estantes con libros viejos: un libro pequeño, de poco más de 30 páginas, de muy sencilla presentación, titulado “Selecciones y cosas vistas”, título al que acompañan el agregado de “Leyendas y anécdotas” y esta curiosidad: “Un libro para ser leído”. Dos cosas más dice la portada: “Única edición, 1974” y por supuesto el nombre del autor: Espadachín. En la primera hoja se lee una dedicatoria de puño y letra de su autor al Rematador salteño Jorge Alcides Pignataro: “Al amigo y buen rematador Jorge, este libro salteño, muy afectuosamente. S. Pascale – Dedicatoria1974”. Según información que nos brindara el Esc. Enrique Cesio, Director durante varios años de Diario EL PUEBLO y fino conocedor de la historia salteña, “Espadachín era el seudónimo de Silverio Pascale, un peluquero que atendía en un local donde está hoy la Óptica Lorenzo. En los primeros años de El Pueblo le publicábamos algunas de sus poesías”. Respecto al libro en sí, digamos que cuenta con 36 textos en prosa, a modo de breves reflexiones sobre los más diversos temas: arte y cultura, el salteñismo, el carnaval, el turismo, el oficio de escritor, y una larga lista de etcéteras. Entre tanto, también evoca a muchísimas personalidades, de Salto, de la región y del mundo: Catalina Harriague de Castaños, Eduardo S. Taborda, Carlos Gardel o Julio Verne, por nombrar tan solo unos pocos.

“La Filosofía de un Libro”: Así se titula el primer texto y es el siguiente: “Con este libro llego a ti, buen lector, con un mensaje de generosidad y ternura, como una lección de amor que es vida en tus años que llevas. Toma este libro para comenzar a leer. En cada página encontrarás un tema, el que será de tu comprensión, de halago de tu pensamiento que llevas para poder vivir todas las horas de tu vida”.
“Un fígaro que escribe”: Pero el texto que por su contenido más se aproxima a develar información sobre el autor que está tras el seudónimo “Espadachín”, es el que se titula “Un fígaro que escribe”, y dice en su parte medular: “…Fue en el Ceibal, el viejo barrio de los sauces con sus puentes y sus lagos, allá por el año 1921 en aquel barrio y en la calle Washington Beltrán había una barbería y un almacén, en la barbería trabajaba el fígaro atendiendo a los parroquianos de aquella época, cuando una tarde invernal fue un viejito para hacerse la barba, el fígaro con la cortesía que le caracterizaba lo atendió. Cuando terminó de afeitarlo el viejito le dice: -¡Usted no sabe a quién afeitó! -¡Seguramente que a un abuelo!, le respondió el fígaro. -¡Es verdad,soy abuelo!…pero un abuelo de la Patria…He sido un guerrero, y he luchado por esta patria que se llama Uruguay…El fígaro había servido a un patriarca, aquel abuelo se llamaba el Gral. Villar, combatiente soldado de la época. Esta fue la anécdota del fígaro…aquel fígaro se llamaba Silverio Pascale, el Espadachín salteño”.

Otros libros: Según hemos podido averiguar, este salteño llamado Silverio Pasacale y siempre con el seudónimo Espadachín, habría publicado varios libros más: “Soledad infinita” (editado en Buenos Aires en 1947), “El inmenso mar” (editado en Buenos Aires en 1950), “Una novela en un libro” (publicado en Salto, desconocemos en qué año) y dos ediciones de “Prosas salteñas” (publicados en Salto, 1969 y 1971).

Publicado en - CulturalesComentarios (0)

Concurso de cuentos “Abrapalabras”

Fortalecimiento de Bibliotecas del CES invita a participar en el concurso de cuentos Abrapalabras. La convocatoria está dirigida a estudiantes de Secundaria y finaliza el 31 de mayo.
Este año el tema convocante refiere a la relación de los jóvenes con libros y bibliotecas liceales, historias de amor entre los libros y sus lectores en relación al ámbito educativo, recuerdos, proyectos, sueños, realidad y ficción desplegadas a partir de un encuentro en un estante, una biblioteca, un liceo.abrapalabras001
El texto deberá enviarse en documento adjunto a fortalecimientodebibliot ecas@gmail.com, firmado solamente con un seudónimo. En el cuerpo del correo deberá constar el título del cuento, seudónimo, nombre del autor y liceo al que pertenece, además de especificar si se trata de un estudiante de Bachillerato o de Ciclo Básico, ya que se concursará en una de esas tres categorías.
Los textos no podrán tener más de tres carillas, letra Arial o Times New Roman 12, interlineado 1.5. El jurado se expedirá durante el mes de junio. Se otorgarán dos premios por categoría, y los autores premiados recibirán un paquete de libros de lectura recreativa.

Publicado en - CulturalesComentarios (0)

Exitosa recorrida quirogueana con alumnos rememorando los “Cuentos de la Selva”

En la Biblioteca Departamental de Salto se inició recientemente una gran movida liderada por María Luisa De Francesco para celebrar los emblemáticos “Cuentos de la Selva”.
“Queremos hacer llegar un gradecimiento especial para las docentes Nora Ruppel, Alejandra Ferreira y Verónica Frey de Liceos 3 5 que prepararon lecturas corales de Cuentos de la Selva” – remarca María Luisa De Francesco.
Se agradece también a las profes Denisse Borggia Mercedes Silva y Lucía Rodríguez por acompañar. A las Escuelas 3 y 121 y sus maravillosos docentes, también del apoyo del Plan Nacional de Lectura, de la biblioteca Felisa Lisasola y de la Dirección de Cultura.lectura - cuentos de la selva 001
Se hizo un recorrido desde Biblioteca Departamental, Escuela Hiram, Calle Uruguay (lugar de nacimiento del autor) Liceo 5, con lecturas corales a cargo de alumnos de los liceos No.3 y No.5 de los Cuentos de la Selva.
La selva es el escenario y personaje omnipresente de estos cuentos. Por ese entonces, Quiroga decide abandonar la comodidad del ambiente urbano para instalarse en la selva misionera.
Esta, con su violencia natural incontenible, frente al hombre, aliado a veces, destructor las más, de esa naturaleza salvaje. Quiroga quiso inventar un lenguaje selvático de América, en contraposición de la tendencia del común de los escritores a imitar las modas literarias de Europa.
Quiroga creó un universo en el que los animales hablan y piensan sin perder lo natural de su especie.
Publicado por la Sociedad Cooperativa Editorial Limitada en Bueno Aires, este libro inspirado en la selva de las Misiones argentina fue escrito para sus hijos Eglé y Darío en el año 1918.
Reúne ocho cuentos: La tortuga gigante, Las medias de los flamencos, El loro pelado, La guerra de los yacarés, La gama ciega, Historia de dos cachorros de coatí y de dos cachorros de hombre, El paso del Yabebirí y La abeja haragana.
En Cuentos de la Selva, se manifiesta la pasión de Quiroga por la naturaleza y el paisaje donde retrata para los niños de su tiempo la naturaleza salvaje y los animales en relación con el ser humano.
Desde su muerte en 1937, la obra de Quiroga ha revivido en reediciones, adaptaciones al cine e incluso al cómic.
Una superstición uruguaya, retomando a Borges, longeva y sólida. Ahora el centenario de Cuentos de la selva ha propiciado una versión acompañada por 42 dioramas del ilustrador Antonio Santos .
Inspirados en los fabulosos animales de la espesura sudamericana, que atrapó a Quiroga desde que la descubrió en junio de 1903 en el curso de una expedición capitaneada por el poeta Leopoldo Lugones para investigar las ruinas de las misiones jesuíticas, los relatos mantienen su vigencia un siglo después.
El mundo ha cambiado mucho. Pero no tanto como para que las fábulas sobre la solidaridad, la venganza o la amistad hayan perdido fiereza.
En el libro conviven historias de enemistad entre humanos y animales (‘La guerra de los yacarés’, por ejemplo) con relatos sobre alianzas frente a un enemigo común.
En el paso del Yabebirí’, las rayas de agua dulce conspiran para proteger del ataque de los tigres a un hombre malherido con el que mantienen una deuda de gratitud.
A menudo los protagonistas, ya sean humanos, coatíes o abejas, son individuos solitarios, que van por libre, espíritus anarcoides que se apartan de comunidades a veces tan rígidas como una colmena.

Publicado en - CulturalesComentarios (0)

Claudia Córdoba presentará su libro cartonero de poesías “Turquesa”

WhatsApp Image 2018-05-25 at 12.00.37 WhatsApp Image 2018-05-25 at 11.54.03

La poetiza salteña presentará el próximo jueves 7 de junio a las 19.00 horas en el Palacio Córdoba su libro “Turquesa”. El evento literario contará con la presencia artística de Sergio “Pichón”Dutra y Gabriela Costa.
La creadora literaria en conversación con EL PUEBLO compartió algunos detalles de su flamante libro de poesías.

Publicado en - CulturalesComentarios (0)

Ministerio de Educación y Cultura llama a inscripción para los Premios a las Letras 2018

El Ministerio de Educación y Cultura lanzó su llamado anual para el “Premio a las Letras”, con el agregado que en el presente año también corresponde otorgar (como se hace cada tres años) el Premio Nacional a la Labor Intelectual. El comunicado recibido expresa textualmente:
Cultura | MEC llama a inscripciones para el Premio Nacional de Literatura, el Premio Ópera Prima y el Premio a Ensayo sobre Investigación y Difusión Científica. A estos, regulados por la ley 19.252, se agrega además este año el Gran Premio Nacional a la Labor Intelectual, que se convoca cada tres años y es el de mayor retribución económica que se otorga en nuestro país.
Los interesados podrán concursar en los rubros édito (este año podrán hacerlo aquellos trabajos publicados en 2016) e inédito, en doce categorías que comprenden entre otras narrativa, poesía, literatura infantil y juvenil, ensayos sobre obras jurídicas, ciencias de la educación y ciencias sociales.
Cada una de las categorías contará con un tribunal integrado por tres miembros, uno designado por el MEC, otro por la Academia Nacional de Letras y otro por la Universidad de la República.
A su vez, cada uno de estos tribunales designará a uno de sus miembros para integrar el jurado que otorgará el Gran Premio a la Labor Intelectual, a los que se agregarán dos miembros, uno designado por las universidades privadas y otro por el MEC, quien presidirá las deliberaciones.
Inscripciones:
Las inscripciones estarán abiertas del 4 al 8 de junio, y tanto las bases como el detalle de los días previstos para presentar las obras podrán consultarse en
cultura.mec.gub.uy donde además encontrarán los formularios y las fichas de preinscripción obligatoria.
Consultas: Hasta el 1º de junio
Contacto:
arealetras.dnc@mec.gub.uy
San José 1116 – Piso 4
2908 6927 / 2908 6248 / 2908 6740 internos 112 y 114.
Cultura.mec.gub.uy

Publicado en - CulturalesComentarios (0)

Sobre el Boletín “Salto Lee”

Estimadas Adriana y María Luisa: No puedo iniciar estas líneas de otra forma que no sea felicitándolas por el emprendimiento “Salto Lee”, boletín que podremos recibir todos los meses.
Dejando a un lado la materialidad del objeto llamado libro, revista, diario o boletín impreso en papel, quizás nada exista en el mundo más inmaterial y más valioso que lo que deja en el ser humano la acumulación de lecturas.
Por eso veo tan grande valor en vuestra iniciativa.Salto lee
Y por eso siento que ustedes tienen en sus manos, y han empezado a hacerlo tangible, un sueño.
Es un sueño que compartimos muchos: que nuestros niños y jóvenes se encuentren con la literatura, tengan a mano donde leerla, se motiven para crearla y hasta la puedan publicar.
Este que han encarado ustedes será para algunos un trabajo más; para otros, una verdadera utopía.
Como sea, de lo que no hay dudas es que se trata de una noble tarea que implica esfuerzo, responsabilidad y fuerte compromiso con los demás, lo que no es poco en un mundo cada vez más materialista y más lleno de egoísmo.
Cuando recibí días pasados el primer número del Boletín “Salto Lee”, además de disfrutar su contenido (y del placer de reencontrarme con esa gran referente de la literatura infantil que es Sylvia Puentes de Oyenard), recordé inmediatamente aquellos notables “Apuntes de Literatura” que también
Diario EL PUEBLO
(en aquel caso con la orientación del Profesor José Luis Guarino) hace ya varios años entregó a los salteños en una jugosa colección de numerosos fascículos.
Son cosas diferentes, pero ambas hablan de una misma y muy clara intención de este diario: atender a la Cultura, ese espacio de la vida social, pero fundamentalmente ese lugar del alma, que por descuido o indiferencia (también y en gran medida de los medios de comunicación masiva) se ha convertido, al decir de Vargas Llosa, en una “selva promiscua” en la que todo es confuso y pareciera que todo vale, desde lo más sublime y enriquecedor hasta lo más ordinario y grosero.
Como salteño, me hace feliz que en mi ciudad exista un diario así; como periodista, me llena de orgullo ser parte de él. Finalmente, sólo me resta reiterar las felicitaciones del comienzo y augurar al Boletín “Salto Lee” una larguísima vida, por el bien de todos.
Jorge Pignataro

Publicado en - CulturalesComentarios (0)

Tres alumnos salteños premiados en el concurso “100 años de Cuentos de la Selva”

La semana pasada publicaron los resultados de un Concurso de Ilustraciones con motivo de los 100 años de la primera edición de los Cuentos de la Selva de Horacio Quiroga.

En la Categoría C los tres ganadores son de Salto y del Liceo 5.

Mención Augusto Teixeira Primer Premio Luciana De Mello Segundo Premio Francina Freitas (de izquierda a derecha)

WhatsApp Image 2018-05-23 at 11.29.59 WhatsApp Image 2018-05-23 at 11.29.18 WhatsApp Image 2018-05-23 at 11.28.18

Publicado en - CulturalesComentarios (0)

Exposición del Colegio y Liceo SAFA con Elsa Trolio en el marco del Día del Libro y los 100 años de los Cuentos de la Selva

En el marco de los festejos por los 100 años de los Cuentos de la Selva de Horacio Quiroga y la conmemoración del Día del Libro – el Colegio y Liceo Sagrada Familia hará una exposición de trabajos de plástica de los alumnos, junto a la artista plástica Elsa Trolio.
Al respecto brindó detalles la encargada de Biblioteca del colegio SAFA Natani Torres. “La exposición que realizará en Casa Quiroga el 26 de mayo” – expresó.
Se trata de una actividad que apoya el Departamento de Cultura de la Intendencia de Salto.
La exposición estará abierta a todo público.Natani Torres001
Expondrán los estudiantes de Primer año de Bachillerato afiches de collage digital acerca de los Cuentos de la Selva y de la vida de Horacio Quiroga.
A su vez se hará un homenaje a la extinta artista plástica salteña Lacy Duarte.
Elsa Trolio realizará una exposición con sus alumnos del taller, también expondrá sus cuadros.
“Sabemos que Salto es cuna de grandes escritores y artistas plásticos. Intentamos plasmar con María José Bidart que es la tallerista de Primaria, con los niños de sexto año trabajos, rescatando de Lacy la temática de la mujer rural y las muñecas que le hacía su madre y que ella luego realizó en materiales como la madera. Tratamos de transmitir el entusiasmo por esta artista plástica” – reveló Torres.
Los niños de sexto están realizando los trabajos. Con respecto a la labor de los jóvenes estudiantes de Bachillerato con el collage digital están dirigidos por las docentes Valeria De Souza, Rocío Cardona (Prof. de Literatura) y la Profesora de Educación Visual Arquitecta Irene Barla.
En este proyecto de los Cuentos de la Selva se está intentando enriquecer el potencial creativo de los jóvenes.
Se trata de estimular el aprender haciendo en ese camino que están trabajando y recorriendo con los chicos para enriquecer el imaginario de símbolos de los estudiantes, permitiendo percibir, interpretar los cuentos de Quiroga y celebrar el objeto cultural que significa el libro.
Se celebran los 100 años de los Cuentos de la Selva, obras que has trascendido en el mundo. Quiroga ha sido uno de los mejores cuentistas reconocidos a nivel internacional que ha dado nuestro departamento, al igual que Lacy Duarte, galardonada en el exterior.
LA OBRA DE LACY DUARTE
La obra de Lacy Duarte está profundamente relacionada con su historia personal, no podemos desvincular su trabajo de su recorrido vital.
Los primeros años en medio del campo del interior del país, en una familia de origen humilde, marcaron lo que luego iba a transformarse en un lenguaje visual de gran expresividad, realizado en diferentes técnicas y soportes.
Este lenguaje conectado con su ser mujer y conectado con esa mujer de campo se expresa muchas veces a manera de denuncia, a través de un compromiso social y político que la acompañó toda su vida. A través de su obra, Lacy Duarte supera relatos dominantes, hegemónicos, capitalinos, machistas, y desafía el imaginario uruguayo predominante, creado desde la mirada de una sociedad hiperurbanizada y europeizada que aún cree en el mito de haber logrado la igualdad y la homogeneidad. La pobreza sale a la luz en su obra. Lo hace en la época de las secuelas del profundo trauma de la dictadura, de la crisis económica de larga duración que, con altibajos, vive el país desde la década del 60 y de la grave crisis de los últimos cinco años. Lacy Duarte integra el tema de la memoria, esencial en la vida uruguaya actual.

Publicado en - CulturalesComentarios (0)

VI edición concurso internacional de cuentos “premio Horacio Quiroga” – 2018

La Intendencia de Salto y la Comisión Honoraria del Centro Cultural de la Casa Quiroga, con el auspicio de la Asociación Marosa di Giorgio, convocan al 6º Concurso Internacional de Cuentos “Premio Horacio Quiroga”, de carácter bienal, de acuerdo a las siguientes bases:
Art. 1º- Podrán participar todas aquellas personas nacidas o residentes en los países del MERCOSUR -Argentina, Brasil, Paraguay, y Uruguay- con excepción de los familiares (hasta el segundo grado de consanguinidad o afinidad) de los miembros del Jurado, o de los integrantes de las Comisiones organizadora y auspiciante.
Art. 2º- Cada participante podrá presentar un conjunto de cuentos de tema libre, cuya extensión será no menor a las 60 (sesenta) páginas, y no mayor de 150 (ciento cincuenta), escritas de un solo lado en hojas formato A4, utilizando caracteres Times New Roman cuerpo 14, con un máximo de 30 (treinta) líneas por página. Los cuentos deberán ser originales, inéditos, escritos en idioma español, y no premiados en concursos anteriores.
Art. 3º - La presentación se hará en tres ejemplares iguales, debidamente abrochados, en cuya carátula se incluirán el título general de la obra y el seudónimo. Esos tres ejemplares se introducirán en un sobre, en cuya cara externa deberá escribirse: “6º Concurso Internacional de Cuentos. Premio Horacio Quiroga. Edición 2018”, además del título del libro y el seudónimo. Los trabajos serán dirigidos a “Dirección de Cultura de la Intendencia de Salto. Palacio Córdoba. Uruguay 202. Salto. Uruguay.” Los concursantes introducirán en el mencionado sobre, (junto a los ejemplares), otro sobre de menor dimensión, en cuya parte externa, constará el título de la obra y el seudónimo, y en su interior, incluirán una hoja en la que se consigne: nombre y apellido completo del autor, número de su Documento de Identidad Nacional, o Pasaporte; domicilio, número de teléfono fijo, o celular, y correo electrónico.
Art. 4º- El plazo para la recepción de los trabajos, será desde el 10 al 25 de octubre de 2018, en el horario de 9 a 15 horas en calle Uruguay Nº 202 de la ciudad de Salto. Uruguay. Podrán ser entregados en forma personal, o enviados por cualquier sistema postal público o privado. En este caso, la fecha del matasello del transportador, dará fe de la fecha de envío.
Art. 5º- El jurado estará integrado por un representante de la Academia Nacional de Letras, otro de la Facultad de Humanidades y Ciencias de la Educación, y un tercer miembro designado por la Comisión Honoraria del Centro Cultural de la Casa Quiroga.
Art. 6º- El primer premio tendrá una dotación de U$S 2.500 (dos mil quinientos dólares americanos) y diploma. Asimismo será publicado por la Dirección Nacional de Cultura del Ministerio de Educación y Cultura.. El jurado podrá seleccionar hasta 5 (cinco) menciones, que recibirán diplomas. El jurado resolverá por mayoría todos los asuntos no previstos en las presentes bases. El fallo será inapelable.
Art. 7º- Tanto la apertura de los sobres de presentación, como el Acta del jurado, y la apertura de los sobres de identificación, serán controlados por un escribano de la Intendencia de Salto.
Art. 8º- No se devolverán las obras presentadas. Las no seleccionadas, se destruirán inmediatamente después del fallo del jurado.

Publicado en - CulturalesComentarios (0)

Se abre registro 2018 de Clubes de Ciencia

Quienes se encuentren trabajando en un proyecto de investigación se les incentiva incentiva a conformar un club de ciencia y así participar del Congreso o Feria de Ciencias de cada departamento. Para ello es necesario completar previamente un formulario on line en el sitio web del MEC.El plazo máximo para registrarte es el 31 de julio de 2018 a las 24:00 hs. Se trata de una importante oportunidad de socializar y compartir cada experiencia.

Se elaborará una agenda común para potenciar la difusión de las actividades y acciones en la temática, generando líneas de acción comunes para trabajar durante el 2018 e implementar estrategias para evaluar su impacto.
Se elaborará un circuito cultural científico resaltando alguna de las actividades que realizan los integrantes de la Mesa en el país.

Publicado en - CulturalesComentarios (0)

“Salto Lee” – un trabajo conjunto entre EL PUEBLO y María Luisa De Francesco

El pasado jueves se presentó finalmente el boletín – trabajo conjunto entre EL PUEBLO y María Luisa De Francesco que de aquí en más divulgará un espacio para niños y jóvenes.

Mirta Souto, directora  de la biblioteca, María Luisa de Francesco y Adriana Martínez

Mirta Souto, directora de la biblioteca, María Luisa de Francesco y Adriana Martínez

María Luisa De Fracesco – en la oportunidad – recomendó dos importantes lugares de Literatura Infantil. Una se refiere a la página de Literatura Infantil de Lenguas Indígenas de México donde los chicos pueden encontrar un material muy valioso.
También hizo alusión a la página “Tarambana” que ha obtenido varios premios y allí también el material es variadísimo.
La Directora del diario EL PUEBLO Adriana Martínez en la oportunidad destacó las bondades de un proyecto conjunto que pretende revalorizar a la lectura y a la literatura infantil y juvenil.
Si bien el boletín comenzó con ocho páginas “si se encuentra la respuesta esperada el proyecto puede crecer”. El compromiso en primera instancia inicialmente seguir inicialmente hasta fin de año.
“Es usual escuchar que los niños no leen, que no pintan… alguien a esa edad les acerca el material, la tablet o el celular… a esa edad nos pequeños no son independientes. A veces tengo la sensación de que se concibe al niño como aparte de su familia y no es así.
El primer contacto con el libro se lo debe propiciar su familia.
La tecnología es maravillosa… ello no lo podemos negar, pero todo suma en su justa medida”, – enfatizó Adriana Martínez.
“QUEREMOS TENER UN ESPACIO PARA QUE LOS NIÑOS Y JÓVENES ESCRIBAN”
El espacio “Los Amiguitos” también está en formación que con el tiempo seguramente se va a transformar en una página para que los chicos publiquen.
María Luisa De Francesco señaló con respecto a los probables concursos que es un tema para analizarlo previamente puesto que no está de acuerdo en que los adultos sean los que juzguen los trabajos de los niños sino que sería recomendable que ellos mismos puedan analizar el trabajo de sus compañeros.
“Con el tema de los niños y adolescentes que conforman un grupo muy importante existe un problema… generalmente no son jurado de sus concursos.
Siento que los niños son mis críticos… si logro atraparlos con un cuento, mi misión está cumplida.
Escribo para ellas, no para una cátedra ni para adultos que no les guste leer literatura para niños. Ojalá que sea Salto el primer departamento que tenga por jurado a los niños” – destacó De Francesco.
Vale destacar que este nuevo boletín para niños y jóvenes tiene por objetivo que las dos generaciones puedan apropiarse de su espacio y todo aporte será muy bienvenido.
Los interesados en enviar material podrán hacerlo por saltolee18@gmail.com.

Publicado en - CulturalesComentarios (0)

A propósito de la Batalla de Las Piedras

Cuando realidad y ficción se unen

A veces, muchas veces, la Historia y la Literatura se dan la mano.

Es el caso, por ejemplo, de las llamadas “novelas históricas”, género en el que sin apartarnos del Uruguay, podríamos destacar, entre varios más, a autores como Tomás de Mattos o Carlos Maggi. En ese marco y a propósito de la Batalla de Las Piedras, episodio del que anteayer se cumplió un nuevo aniversario, EL PUEBLO comparte hoy con sus lectores un capítulo de “Yo el Protector / Memorial Personal de Pepe Artigas”, poema épico de Hugo Giovanetti Viola (publicado por Grupo Editor Conjunto en 2011). Es el siguiente:

II / 2 / ÁRBOL
Un mes antes de que se librara la batalla de Las Piedras mi primo hermano Manuel dio la vida ocupando San José.
Para mí fue una pérdida de sangre bautismal: ahora el otro lloraba.
Y cuando los godos nos salieron al paso en Canelones hubo tres días de lluvia que dificultaron la incorporación de Manuel Francisco, que llegaba a marcha forzada desde Maldonado.
Pero el 18 soleó, y aunque en los dos ejércitos ya había muchos borrachos nuestros bomberos informaron que Posadas alineaba presidiarios salteadores de tabernas y ya supe que el Espíritu Santo y el it charrúa quemarían lo corrupto.
Donde sopla lo sagrado se desinflan los chanchos.
El ardid esencial fue lograr que la caballería de Antonio Pérez arrastrara a Rosales, que al final se desgajó legua y media persiguiéndolo y obligó al grueso a desencaramarse del cerrillo ventajoso.
Cuando Posadas lo asistió y se topó con nuestra carne gorda reculó triangulando los cañones de a 4 y los obuses de a 32, pero ahí nos desplegamos y les ordené a los voluntarios fernandinos y a los blandengues que desmontaran para engrosar la infantería.
El cuerpo de reserva se lo confié a García de Zúñiga. El combate se formalizó ya con el sol muy alto, y teníamos que evitar que ellos retrocedieran a fortalecerse en Las Piedras.
Las bombas empezaron a dañarnos, pero dos indios enlazaron y bolearon a un cañón y a su artillero, entablándose una carnicería cuerpo a cuerpo.
Y mientras me dirigía a arengarlos un obús me reventó el caballo, y fue recién al talonear la otra monta que caté que ahora nos parecíamos a una anaconda estrangulando a un tigre.
Les toca llorar, godos.
Hasta que a media tarde le sablearon el rostro a Posadas y después que levantó bandera de parlamento envainé y lo intimé a rendirse a discreción.
También les prometí la vida a todos, aunque no columbré que ya pudieran tener 97 muertos y 61 heridos. Y ahí me fluyó la probidá minuán de no matar por gusto y pedí clemencia a gritos o venía degollina.
Fue una de mis poquísimas batallas encabezando tropa.
Y no es que no me haya importado que la Junta Gubernativa de Buenos Aires me elevara al rango de coronel y decretado una espada de honor.
La luz es otra, coño.
Esa noche ni siquiera me arranqué las cáscaras de barro que me acorazaban el reuma y cuando caí en el catre a lo tatú me sentía un hombre nuevo.
Y soñé ser un árbol que llegaba hasta el cielo para que alguien le acariciara las tristes canas verdes.
Tú no pediste la guerra, madre tierra: yo lo sé.

EL AUTOR: Hugo Giovanetti Viola nació en el año 1948 en Montevideo, donde reside.
En 2006, su obra fue homenajeada junto a la de Felisberto Hernández, Enrique Amorin, Juan Carlos Onetti y Marosa Di Giorgio, en la semana por Uruguay que organizó La Sorbonne. De una lista de títulos bastante más extensa que conforma su obra, puede nombrarse: “La Negra Jefa- Sexo, Momo y Yemanjá” (2005), “El Evangelio Según el Traidor: La Maldita Comedia” (2007), “El taller de la vida- Confesiones” (2009).

Publicado en - CulturalesComentarios (0)

Se realizó un taller de Comunicación en Puntas de Valentín

En la jornada del 17 de mayo se realizó un Taller de Introducción a la Comunicación con integrantes del proyecto «La Julia: belleza, naturaleza e historia», ubicado en la colonia Julia Arévalo de Roche, y pobladores de Puntas de Valentín, en la zona centro sur del departamento de Salto. Este proyecto resultó ganador del Premio Pueblo Turístico que otorga el Ministerio de Turismo, en su edición 2017. La propuesta cuenta con el apoyo de la Intendencia de Salto y apunta a recibir grupos de visitantes y brindarles alojamiento, gastronomía casera, participación en tareas rurales, cabalgatas, circuitos guiados, avistamiento de aves, así como dar a conocer la historia, valores y tradiciones de la zona. El premio consiste en un aporte de 1 millón 15 mil pesos que se destinarán mayoritariamente a refaccionar la casona de la Colonia para poder alojar a los visitantes. Ya se realizó el llamado a licitación y las obras comenzarán en las próximas semanas. El taller de comunicación brindó un primer acercamiento a los recursos para dar a conocer esta propuesta, desde una perspectiva global e integral. La presentación estuvo a cargo de la directora de Turismo de la Intendencia de Salto, María Noel Rodríguez, y el taller a cargo de Gabriela González, integrante del departamento de Comunicaciones. Se hizo una introducción a los conceptos de identidad e imagen de una organización y sus públicos. Luego se presentaron posibles herramientas tales como folletos, redes sociales, cartelería, merchandising, generación de acontecimientos, participación en ferias de turismo, alianzas estratégicas y el clásico «boca a boca», entre otras. La actividad finalizó con un ejercicio de elaboración de frases o lemas que transmitieran la esencia de la propuesta, las que se hablan de un lugar donde respirar naturaleza, contactarse con las costumbres rurales, dejarse sorprender por sus historias o encontrar paz y tranquilidad

Publicado en - CulturalesComentarios (0)

Se presentó en Salto el poemario «Crepuscular» de Graciela Cardoso

Se presentó en Salto el poemario «Crepuscular» de Graciela Cardoso

Este jueves se presentó en el Palacio Córdoba de Salto la obra «Crepuscular», tercer libro de poemas de Graciela Cardoso, publicado por Ediciones del Rincón. La autora, poeta y docente, estuvo acompañada por la escritora y compañera de taller literario Ana Amorós y por el coordinador de Cultura de la Intendencia de Salto, Regino López.
En la oportunidad, Cardoso se refirió a su relación con la escritura, la que nació durante su infancia. «Escribo desde que era niña, aunque por mucho tiempo eso quedó escondido porque tenía vergüenza o porque en la época de mis padres eso no se estimulaba. CARDOSO_01
Después escribí pensando en publicar, pero durante la dictadura fui destituida y me quemaron todo lo que había escrito.
Entonces, me fui a Montevideo, trabajé en otra cosa y tenía como un bloqueo para escribir». Pero recientemente decidió recomenzar con la escritura, «porque eso no se muere nunca», y una vez jubilada, comenzó a publicar.
Agregó que escribir «es algo que de alguna manera le debo a la vida, es lo que tengo para dar, porque siempre que tuve un dolor grande había alguien a mi lado ayudándome. Cuando era joven vivía en el interior, tenía jardín y plantaba flores para regalar. Ahora vivo en un apartamento, entonces escribo poesía para regalar».
El libro integrará además la colección de la Biblioteca Municipal Felisa Lisasola (Artigas esq. 25 de Agosto).

Publicado en - CulturalesComentarios (0)

El tiempo

Ediciones anteriores

junio 2018
L M X J V S D
« may    
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
252627282930  

  • Otras Noticias...