Comenzando una nueva etapa en el suplemento Faz A Punto, dedicamos esta sección a recordar y conocer nuestro Salto.
Cada sábado tendremos un invitado, mostrándonos desde su punto de vista y conocimiento lo que fue Salto.
Son historiadores salteños que dedican su tiempo a rememorar nuestro pasado,  seguir estudiándolo y con mucho gusto, a volcarlo a la sociedad.
En esta primera entrega, daremos un pantallazo en forma general del departamento, con su realidad física, su clima apto para cultivos, el río que nos da el nombre como país, la ganadería, el comercio, la arquitectura y por sobre todo, el nacimiento como ciudad, en el aspecto social.
Nos brinda sus conocimientos hoy un abogado que cuenta con cuarenta años de trayectoria, en nuestro espacio, que dimos en llamar:

Publicado en - Faz ApuntoComentarios (0)

Nuestro Salto a través de… Dr. Carlos Texeira Varesi

“Nuestro Salto nace como centro poblado y se instaló, hasta donde la navegación era posible”, comienza diciéndonos.
“Con embarcaciones livianas, ya que existe el fenómeno, del Salto Chico y El Salto Grande, que le dan su nombre.
Se buscaba la navegabilidad en el Río Uruguay, siendo una entrada o una salida natural hacia la tierra.
Era el lugar de pasaje de gente y de carga, porque era el fin del golfo “el fondo del saco”, como se le llamaba, hasta donde llegaban las navegaciones.
Después, el camino seguía en carro.
Está el caso del bisabuelo de mi señora, Francisco (Rosa) Orihuela Bentancourt, que era carrero. Y se encargaba de trasladar maíz hacia Brasil, ya que no había un límite de frontera.
¿Cuándo queda conformado territorialmente el departamento?
A partir de la conquista europea de la América.
Donde allí y particularmente en la Cuenca del Plata, no había ninguna civilización desarrollada con el nivel que llegó a tener el imperio de los Incas, los Mayas, con una civilización más adelantada.
Eran indios que estaban en una etapa de alguna forma neolítica y a su agricultura la comenzaban, instalándose en un lugar del monte, donde limpiaban y comenzaban a plantar, maíz, entre otros.
La tribu predominante eran los guaraníes, con aproximadamente tres mil leguas en el continente americano.
Y en cuanto a los españoles, le llamaban “la tierra del ningún provecho”, porque lo que ellos buscaban, era riqueza inmediata, mediante oro o plata y aquí no había.
¿Cuándo se funda Salto?
Se habla del 1756, pero aparentemente, no quedó una población estable. Se construyeron algunos ranchos, con una convivencia de unos meses.
El estudio más completo que he visto al respecto es el de Barrios Pintos, donde sostiene que la población estable surge, a partir de 1817, cuando la Invasión Portuguesa lo derrotó a Artigas, dejando instalado un campamento con el nombre del Campamento viejo delDaymán. Y en torno a ese campamento se fueron formando ranchos con las familias de soldados y pulperías.
Lo que hoy es Salto, estaba totalmente tapado de selva.
¿Cómo era la religión de la época?
En la época de Hernandarias, se comienza con las misiones Jesuíticas, como forma de integrar a los indios a la civilización. Y la forma de atraerlo era con comida.
Para proveerla, se comenzó a ingresar ganado de Paraguay, conformándose el ganado cimarrón, llamado las Vaquerías del Mar.
En la Iglesia, para el día de la confesión, se reclutaban los indios. Y en vista de que les tenían prohibido la ingesta de alcohol, fue entonces cuando estimularon el consumo del caá, (ka´a) la yerba mate, con el tereré.
Luego los españoles, inventaron la bombilla y el agua caliente: nuestro mate.
¿Cuáles eran las mayores riquezas?
La yerba y cueros, riquezas que se producían y vendían en Buenos Aires. A su vez compraban allá las telas, entre otras provisiones.
¿Cómo era su medio de vida?
Del pasaje de la gente, del comercio y de la ganadería, ya que el ganado andaba suelto y el que tenía necesidad, mataba una vaca para su consumo.
Era una campaña asolada por lo indígenas y la gente que se podía establecer, eran verdaderas fortalezas.
¿Cuál fue la época más brillante en Salto?
En los tiempos de la guerra del Paraguay, con sus principales características: el transporte, con carros y carretas en toda la zona norte del país, salían y entraban por aquí y eso se mantuvo.
Allí surgieron las compañías de navegación como fue la salteña, luego la mensajería fluvial de Saturnino Ribes. La empresa más grande que se conoció y con mayor número de empleados.
Creo firmemente que solo fue superada por Citrícola Salteña, que en la actualidad, llega a tener tres mil hombres en su Zafra.
Salto junto a Montevideo, en el siglo XIX, fueron llamados dos puertos de alto comercio, negociando directamente con Europa.
Ejemplos como de Solari, que tenía un lanchón, haciendo el trayecto Salto Buenos Aires, con mercadería.
La joyería Maglio, ubicada en calle Uruguay, incluso hasta principios del siglo XX, iba a Europa a comprar la mercadería, en barco.
Las compañías de Ópera que haciendo su recorrido, llegaban al Teatro Larrañaga.
¿Cuándo llega el primer tren?
Fue el Ferrocarril del Noroeste, que comenzaba en el Río Uruguay, y seguía por Brasil adentro.
Siguió su ramificación hasta Cabellos, San Eugenio en Artigas, que se fundó junto a Constitución en el año 1850.
Siguiendo luego, por toda la región norte del país.
¿Cuáles eran los primeros lugares de referencia?
La Plaza de Deportes, donde llegaban las carretas con lana, cuero, cerdas, y a su vez desde allí, trasladaban la mercadería que llegaba de Europa: ropa, alhajas, aceite de oliva, etc., para el interior.
También algo que conservamos hoy, es El Muelle Negro, de donde salía la  estación vieja del ferrocarril. Hasta que luego llegó el Midland, que fue un tren creado a consecuencia del Frigorífico Liebig, donde se hizo una muestra de extracto de carne: primero se usaba el cuero, luego se comenzó a salar la carne, que servía para los esclavos. Y era destinada al Brasil y Cuba, ya que no se la podía comercializar en Europa.
Producto de una decisión, dentro del catolicismo, ya que era la única religión que existía, la Parroquia vieja, primera Iglesia en Salto, frente a Plaza Treinta y Tres. Después, se creó la Parroquia San Juan Bautista, frente a Plaza Artigas.
Muy pronto, llegó la Masonería, con un pensamiento liberal, pero católicos también.
Mi abuela materna, Elvira Meloni, me contaba que su familia concurría a misa y luego, como no había aduana fronteriza, un botero la cruzaba a remo hacia Concordia a almorzar.
¿Qué apellidos, descienden de esas épocas?
Los Ferreira, Pereira, Motta, Pintos, Falcón, Dalmao, gente que hace entre cincuenta y cien años que están acá, apellidos que viene de las azores (portugueses).
Azorianos, pero no del portugués continental, los Brum, Terra, Dutra, oriundos de Holanda.
¿Se había llegado a conseguir buenas praderas para el ganado?
Praderas naturales, como hasta hoy, dependiendo mucho del clima.
La riqueza surgió y las tierras comenzaron a ser de provecho y codiciadas, a raíz de Hernandarias que trajo el ganado. Se peleaba por él.
¿Cuándo llega un fenómeno financiero con bancos?
Fue a raíz del comercio, a mediados del siglo pasado. Con una sucursal del BANCO MAUÁ y Cía. del concesionario Evangelista De Souza, del Banco Italiano, y de una empresa local de Cabal y William, del Banco Comercial de la Villa del Salto.
Fue el primer Banco en el Uruguay que emitió papel moneda. La ley universal era el orismo, pero en los períodos de crisis, hubo leyes del gobierno, donde se estableció el curso forzoso, teniendo que aceptarse como poder cancelatorio, el papel que se entregaba del banco, si tenía oro depositado allí. Hasta que en 1914, se lo impuso y lo tenemos hasta hoy.
¿Cómo era la educación en 1900?
En el inicio, se dictaban diferentes cursos en el Instituto Politécnico Osimani y Llerena. Y venían personas desde Paysandú a estudiar.
¿Cuál fue la primera zona de naranjales?
Desde donde está el Shopping, para adelante, con la quinta de Ramón Alberdi, donde actualmente, está la Capilla Santa Cruz, que fue donada por él. Incluso su cuerpo, está enterrado al costado del altar.
Al principio del Siglo XX, todo lo que era esa quinta, (Incluyendo Diagonal Centenario), se transformó en el Parque 18 de Julio.
Comenzaron también allí las empresas del transporte urbano a funcionar. Con un centro de tranvía a caballito, ubicado en Uruguay y Blanes, donde están los Talleres Municipales, hoy.
¿Cuál es el lugar más alto  de Salto?
La Plaza Artigas. Es el lomo de una ciudad, muy quebrada. Con una pendiente muy alta.
El recorrido del tranvía, transcurría por Uruguay hasta el puerto. Subía, dando la vuelta por calle Artigas y frente al Palacio, lo esperaba un petiso, para ayudar en esa subida a los otros caballos, que cinchaban del tranvía, hasta llegar a Plaza Artigas.
En la equina de Uruguay y Asencio, había una laguna, y una carreta vacía, no podía subir hasta Plaza Artigas.
Como ejemplo está, en Uruguay y Soca, la casa que sigue a El Revoltijo, su fachada cuenta con dos materiales y calle Uruguay estaba a la altura del primero, que es mármol, altura donde se encuentra el estacionamiento de El Revoltijo, luego la bajaron.
¿De qué año data el Palacio Legislativo?
De 1930 y está realizado por medio de una cimentación en madera dura. Ya que por debajo del mismo, siendo zona muy baja, corre una zanja, que baja por calle Grito de Asencio.
Y culminamos aquí nuestra entrega por hoy, para seguir en próximas ediciones, dialogando sobre Nuestro Salto”.

Dr. Carlos Texeira

 

Publicado en - Faz ApuntoComentarios (0)

Con Adriana Martínez de De Brum. Directora de Diario EL PUEBLO de Salto.

Diario El Pueblo, ha logrado caracterizarse, porque “su voz, sea tu voz”.

Con sus  tantos años recepcionando y compartiendo noticias, hoy se ha consolidado como un medio de comunicación  masivo.
Dejando ver sencillamente su tarea realizada de corazón, con esfuerzo y responsabilidad de todo el equipo que lo compone.
Intentando siempre reinar con la veracidad.
Abre sus puertas por primera vez, el 15 de Noviembre de 1959, asumiendo como primeros Directores, grandes figuras de nuestro medio en comunicación.
En junio de 1992, se produce  un impase en la etapa laboral, para volver a desarrollarla el día 15 de enero de 1993, cuando sale su primera impresión nuevamente.
Allí, quien se anima al gran desafío es el señor Walter Martínez Cerrutti, padre de Adriana Martínez.
Así llega la etapa de una gran responsabilidad puesta al hombro, para un grupo de gente, que ingresaba al diario por primera vez, como es el caso de  Adriana.
Quien en  nuestra última edición de “Que  los medios nunca callen”, será la encargada de seguir narrándonos la historia de Diario EL PUEBLO de Salto, desde su apertura:
“Su  primera edición del  15 de enero de 1959 es un proyecto de un grupo de personas, que con vinculación a la CURIA de Salto, funda Diario EL PUEBLO.
Sus primeros Directores fueron Adolfo Silva Delgado y el Escribano Enrique Cesio, quien lo hace por más de veinticinco años.
En junio de 1992 cierra el diario por seis meses sus puertas y allí comienzan las  negociaciones  para  que papá, Walter Martínez Cerrutti, con la fuerte idea de no cerrar sus puertas definitivamente, se haga  cargo del mismo.
Llevó tiempo para concretase la negociación y  el 15 de enero de 1993, sale  a la calle nuevamente, con el nombre de Diario EL PUEBLO de Salto.
Con una diagramación nueva, obteniendo una aceptación enorme.
No solo porque tuviera ya el diario una trayectoria, sino porque era una fuente laboral que no se  cerraba.
Se sintió el acompañamiento de la gente, como lo sentimos hasta hoy, ya que  el gran patrimonio que conseguimos, es la credibilidad y el apoyo de la gente.
Tanto en la lectura, como en la  parte  publicitaria.
Siempre digo que es un diario hecho en Salto y al departamento nos debemos.
Incluso contamos con muy buenas sugerencias de lectores, que nos solicitan información nacional, pero consideramos que ya está presente en  los demás medios.
Nosotros acompañamos nuestro acontecer y la  gente  nos acompaña  en  nuestra historia.
Por lo general, los medios presentes en su totalidad, tienen sus objetivos bien claros, que es el de informar, entretener y  formar opinión. Pero nosotros le agregamos un cuarto objetivo, que es ser  la  voz del pueblo.
Por ello nuestro slogan es: “El diario de los salteños”: “Nuestra voz, tu voz”.
Nosotros como comunicadores, y en mi caso concretamente, somos privilegiados en contar con un espacio para escribir, que no todos lo pueden tener.
Intentando en él, transmitir lo que le  parece que  mucha gente necesita o  piensa.
¿Cómo  queda conformado el grupo de trabajo al asumir su papá la Dirección?
Desde muy joven me gustó el profesorado de historia, pero como había que hacer libre la carrera, terminé estudiando Magisterio y recibiéndome. Muy agradecida a la carrera, ya que todas las mujeres tendríamos que tenerla como aprendizaje de vida. Además luego en el diario, me ayudó muchísimo.
Luego me casé, trabajé en un jardín de infantes y  nacieron mis hijos, Belén y Matías.
Es en ese momento, cuando papá realiza la negociación con el diario, creí que había llegado el momento de decidir. Dejando la docencia, para volcarme de lleno a apoyar a  papá.
¿Cómo es su comienzo en el diario?
El día en que abre sus puertas, en su segunda etapa.
La oportunidad se dio cuando papá me sugiere que viniera para realizar algunas tareas de rutina antes, como atender el teléfono, aprendiendo mientras él no estaba, pero sin tener nada  asignado, ni muy en claro lo que iba a ser mi tarea.
Algo que sí me lo inculcó y lo  recuerdo siempre es de hacer lo que hiciera, fuera con un perfil muy bajo y avanzando de a poco.
Aprendí que para dar un paso lo doy firme. Evidentemente que algunas veces me equivoco, pero es como una filosofía de  vida.
Además siempre pienso que aunque hay un presente y estamos trabajando para un futuro, hay una historia de este diario, con una cantidad de gente que hizo este camino. Entonces hay que respetarla.
A los tres meses, renuncian por problemas personales entre ellos, las dos personas que estaban a cargo y queda Alberto Rodríguez que ya  era secretario,  de Secretario de Redacción, Julio en la administración y yo como Directora. (Sonríe).
Y así fui aprendiendo en la parte  administrativa, con el apoyo de la gente que ya estaba,  en un mundo donde prácticamente había muy pocas mujeres.
Luego fui aprendiendo la parte de  redacción, que fue cuando el diario me atrapó. Y no por ser la hija de…
Está el  respeto, la confianza frente al grupo de trabajo, que hay que aprender, que  se va construyendo.
¿Cuáles fueron los objetivos que se planteó con el grupo de  trabajo?
Nosotros seguimos un poco la línea de la primera etapa.
Siempre nos hablaban de la verdad y la  calidad, nosotros seguimos en esa línea.
Sobre todo que fuera un diario abierto a la sociedad, fue unos de los objetivos principales, puesto que mi padre era una persona muy generosa  y querida.
Un diario de puertas abiertas a la comunidad, escuchando a todos por igual. Llegando a toda la ciudad, a los barrios, a  Belén, Constitución y Bella Unión, ya que mantenemos un vínculo muy fuerte por haber vivido muchos años allí, decidiendo agregar una página de Bella Unión.

Hace veinticinco años, que con nuestro corresponsal Miguel Quintana instalado allí, todos los días incorporamos sus noticias.
¿Qué es lo que asume, además de la responsabilidad y la reputación del diario?
Las tareas son muchísimas. La más importante, creo, la supervisación de todo lo que se realice, buscando la noticia que tal vez, no sea tan “trillada”.
Comenzamos con  notas comerciales, o cobertura en  acontecimientos sociales que no se lo veía en forma  habitual.
Hoy trabajamos muchas mujeres en ese sector, además del deporte y muchas de ellas, en la  tarea  del doblado por la madrugada. En la corrección, periodismo y en lo administrativo.
¿Cómo conquista el diario la certificación de IVC y qué significado tiene?
El IVC es un Instituto de Verificación de Circulación.
El mismo tiene una larga historia, editando todos los diarios de la  Argentina y también en Uruguay a La Diaria. Y es Antonio Oliva hijo, quien me lo sugiere, donde  pasan muchos años para decidirnos a hacerlo.
Es como una radiografía que había que hacerle al diario. Mirando su tiraje y todo lo que ello incluía.
Pero decidimos hacerlo, para darle una  transparencia a esa circulación, a esa venta.
Es una declaración jurada, de que si por ejemplo un domingo logramos vender ocho mil diarios, sea real.
Teniendo dos auditorías por año. Eso significó estar entre los cuatro diarios certificados del país y el único del interior del país.
Porque luego de nosotros y además de La Diaria, lo certificó a El País  y el Observador.
Fue un paso enorme que  logramos dar.
¿El Director de hoy debe ser un ser innovador?
Sí. Yo siempre tengo ganas de hacer cosas.
Tengo 51 años, mis hijos ya están grandes y uno tiene un potencial, además de tiempo para pensar y hacer cosas.
Lo que me encanta es aprender. Considero que uno tiene que tener la suficiente humildad de aceptar que todos los días aprendemos algo.
El diario es una escuela de vida.
Un día llega una persona que se le incendió la casa, quedando  sin nada y uno se siente  movilizado, queriendo hacer algo por ella.
Al otro día llega  una invitación para la  presentación de una marca, en un lugar  espléndido, donde todo es alegría.
Entonces, vivimos las dos caras de las circunstancias  transitando los dos caminos.
Lo mismo pasa cuando una mamá que ha perdido a su hijo, viene a solicitarnos  ayuda, para realizar  una nota de agradecimiento, nos parte el alma. Al momento aparece otra, para publicar que ha nacido su nieto y es todo una alegría.
Hay un vínculo constante y muy  lindo con la  gente. Es un compartir todo.
¿Qué la caracteriza?
Me gusta muchísimo trabajar y me encanta lo que hago.
Ya me levanto con ganas de venir a trabajar.
Sin encasillarme en algo, dejando de lado lo demás, a mí me gusta hacer todo.
Es probable que con el correr del día me va ganando el mal humor. Por una cuestión lógica, de ir resolviendo paso a paso cada situación que se dé.
También me caracterizo por tratar de ser muy coherente de lo que digo, con lo que hago. En todos los aspectos de la vida.
¿Qué opinión le merece la prensa y la política?
Yo creo que la prensa es el medio que tiene el ciudadano común para expresarse, del ciudadano de a  pie.
Cada vez  que hay un  medio que cierra o un programa que desparece, por más que estemos o no de acuerdo con la conducción de ese espacio, es una voz que se calla.
Cuando veo alguna rivalidad, que siempre habrá entre  algunos medios, me parece que no suma  Si tenemos una prensa buena o mala, eso lo va a decidir el lector, televidente o radioescucha.
Y debemos tener la suficiente humildad para escuchar las críticas que se nos hacen.
Eso es muy difícil y duele  mucho. Entendemos que no a todos le tiene que gustar el medio, pero cuando son lectores u oyentes, de hace muchos años, uno tiene que escuchar lo que esa persona quiere aportar.
Y si está politizado o no, creo que la gente es inteligente, no le podemos quitar mérito al lector y subestimarlo.
Siento que vivimos constantemente en una campaña política. Porque se termina de elegir un gobernante y  ya comienza la próxima.
Entonces a veces me pregunto ¿Alguien miente y alguien tiene la razón?
¿Pero quién miente y quién tiene la razón?
No se puede politizar todo, porque es un ida y venida, que no lo deja al gobierno dedicarse a gobernar, que es lo que tiene que hacer.
Con la oposición se encuentra en una constante crítica, que incluso se vuelve agresiva. Es tanto a nivel nacional como departamental.
Y los gobiernos están muy preocupados en contestar en vez de escuchar.
Muchas veces se pierde el tiempo en el enfoque de lo que se necesita. Y nada conforma a nadie.
Por eso, Diario EL PUEBLO, está con sus puertas abiertas, para todo el que desee expresar su opinión en forma correcta,  respetuosa y dando la cara. Porque el responsable de lo que se publica es el diario, pero no tiene porqué hacerse eco de lo que opine esa persona.
Y en cuanto a presiones, siempre alguien va a existir de que llame y pretenda algo, pero va a depender de uno.
¿Se considera un Director creativo?
En una charla a la que concurrí, el expositor dijo en un momento: “los medios del interior deben ser creativos”.
Recordando que no recibimos publicidad oficial, que no tenemos acceso o muy pocas veces a un Ministro, pensaba: si seremos creativos, que tenemos una cantidad importante de funcionarios, y el diario se mantiene con un precio razonable a  la venta.
¡Si seremos creativos!
¡Somos unos verdaderos artesanos para hacer este diario!
Porque además, contamos con una tecnología que nos permite hacer el diario, pero no de la última.
Para realizar el diario del domingo, comenzamos el día jueves de esa semana. Y todo tiene que estar sincronizado.
¿Con qué disfruta?
Me gusta mucho estar en mi casa, con mi familia. Me encantaría poder viajar mucho, es como una asignatura  pendiente.
Pero sobre todo, la vida me enseñó que disfruto con las pequeñas cosas.
Está el caso de cuando mis  hijos eran pequeños, con un gol en un partido de fútbol de Matías. Cuando se iban de campamento, cuando pueden hacer un viaje y hoy me siento muy contenta disfrutando del logro de mi hija Belén  recibiéndose de Contadora Pública.
Disfruto de estar comiendo un asado y que no  me suene el teléfono. (Sonríe).
Mucho de mis amigas.  Amigas de la vida, del Colegio Inmaculada, de mis vecinas, ir al teatro me encanta.
Disfruto de mi lugar de trabajo con la gente  del diario, donde uno pasa mucho tiempo y son parte de mi vida., en los días de invierno luego de terminar la jornada nos tomamos un tecito caliente con Gloria, Lucía y Gladys.
No tengo grandes sueños, sí grandes proyectos.
Me gusta mucho leer, escribir para los viernes  y los domingos, me siento muy agradecida que la gente me llame para decirme que le gustó algo que haya escrito.
Me encanta aprender, realizar cursos cortos como los realizados en Centro Vasco con Susana Tafernaberry ,en Instituto Mundo Nuevo con Margarita y también me gusta participar de talleres en Literatura, hice algunos con Beatriz Corbella.

Todas cosas que me  alimenten el alma.
También es una  lucha conmigo misma, no endurecerme, ya que la vida  y el estar en contacto con tanta gente,  hace que uno se vaya poniendo una caparazón.
Concurro  muy seguido a  la Capillita de Adoración Perpetua en Barrio Mi Tío. Es un lugar para meditar y cuando uno tiene sus momentos de flaqueza,  es lo que me hace sentir en paz.
Voy a muchas charlas en Casa San José.
¿Se siente una mujer realizada?
Si, totalmente.
Me siento muy acompañada, muy querida, y muy respetada por mis colegas.
Pero tengo mucha fe. Y cuando existe alguna dificultad, siempre le pido a la Virgen María que me proteja, me guíe y me ilumine.
Y lo que  va  a pasar, pase.
¿Qué le diría a su papá hoy si pudiera, al verla dirigir su diario?
Antes que  nada, me encantaría que estuviera acá.
Pudiera escuchar  el ruido de la puerta, verlo entrar y tomar un café con él.
Poder decirle que fue un abuelo excepcional.
Cuando fui pequeña, no pude disfrutarlo como papá porque trabajaba mucho, pero como abuelo fue espectacular y llevó a Matías al fútbol, a Belén a  cumpleaños de 15, a la modista, a probarse ropa en lo de Rosario Manassi, con una paciencia infinita. Él al igual que Matías, era de Nacional y se fueron juntos a Montevideo a una fiesta con Nacional -Boca.
Cuando falleció, sentí que no teníamos ninguna factura para pasarnos. Porque desde que me  casé, todas las navidades y los principios de año, los pasé con mis padres, hasta que mamá falleció, después con él.
Fuimos juntos a Cataratas en junio y en octubre del mismo año,  falleció. Fue como una despedida.
Y siento una enorme satisfacción, alegría, de saber que le han puesto su nombre al Estadio de Bella Unión: Walter Martínez Cerrutti.
Saber que pasa a la historia y que mis nietos puedan decir:  “ese era el padre de mi abuela”.
Pero creo que lo más importante es que  no haya quedado nada pendiente entre  nosotros, ya que disfrutamos todo.
De las fiestas, vacaciones, de los logros, de los  tropezones y fracasos.
Pero tengo muy presente entre todo lo que hemos  disfrutado junto a papá, la época en que él era empresario y teníamos una casa en la  playa.
La disfrutamos con el tiempo la  vendimos y allí pasamos mucho tiempo sin poder irnos de vacaciones.
Un día, alquilamos una casita  en  Parque del Plata, siendo tres veces más pequeña, que la que teníamos anteriormente y nos fuimos todos,  cuatro días.
Yo allí aprendí que lo que uno tiene es circunstancial, porque esos cuatro  días en esa casa que era minúscula, fueron  unos  días muy felices que yo  no los puedo borrar de mi mente.
Aprendí que no te la  puedes creer, porque nada es definitivo.
¿Qué se siente como mujer, al estar sentada  en el sillón de la dirección de un medio tan importante a nivel nacional?
Pasa que yo lo hago naturalmente.
Siempre digo, cuando surge un problema, que yo no estoy en el quinto piso. Mi escritorio  está  en la pasada de todo el personal. Ni siquiera tengo una oficina.
Todo el que lo desee tiene acceso.
Así que estoy acá… Y la gente del diario puede llamarme a la hora que sea.
Pero mi mayor satisfacción es ver a la  gente con el diario debajo del brazo, o sentado en  una playera en su casa, leyendo los económicos y su esposa el diario.
A un niño en un kiosco, comprando un diario para llevárselo a su mamá, ¡eso a  mí me deja feliz!
Lo miro y pienso: “¡A ese diario lo hicimos nosotros!”
Por eso pienso que cuando nos equivocamos, nos equivocamos todos. Y cuando sale un error involuntario, realmente siento un gran dolor, me tira el día abajo.
Pero también pienso, que si yo lo tomara como si nada pasara, ya no tengo que estar en este lugar.
No puedo ser indiferente y no lo soy.
Envío un saludo especial junto a un agradecimiento, a todos aquellos colegas que han compartido este espacio y que nos han  permitido mostrar sus realidades, como hoy lo he hecho yo”.

Imagen 1 retocada

Publicado en "Que los medios nunca callen", - Faz ApuntoComentarios (2)

Con Luis Eduardo Pirotto Tafernaberry – Empresario Principal y Director de las emisoras radiales: 107.9 Mundo FM, 106.3 Artigas FM y 1410 AM Turística.

Luego de su pasaje como DJ, Luis Eduardo comienza muy joven, dando sus primeros pasos en radio.
Transitando su camino y con el correr del tiempo, pasa a destacarse en la dirección.
Y fue la 107.9 Mundo FM, quien le brindó la posibilidad de iniciarse como tal, lo cual luego redundaría en una marcada trayectoria en comunicación.
Mundo FM, con más de quince años en el aire, trae de la mano desde hace uno, a 1410 A. M Radio Turística, a la que Luis Eduardo supo reflotar, dejando apreciar su dinamismo.
Y como si ello fuera poco, también apostó acertadamente al desafío de la dirección en una Emisora en la ciudad de Artigas: 106.3 Artigas FM, dejándole muchas satisfacciones. Luis Eduardo Pirotto
Y los proyectos siguen…
Dialogamos con el profesional, de esta manera:
¿Cuál fue tu primera experiencia en radio?
Fue en Radio Cultural en los años ´80.
Donde realizaba un programa y allí empezaban las primeras FM, donde comienzo en Emisora del Éxodo.
Trabajaba como operador, siempre ligado con programas, hasta que quedé como gerente hasta su cierre.
Luego en los ´90, me trasladé a Mundo FM, donde hasta hoy me encuentro.
Ocupando el cargo gerencial, de toda la parte de programación, contenidos, venta y demás. El control general de la misma.
¿Cómo la encuentras?
Era una radio con pocos años, con un formato totalmente diferente a lo que yo venía acostumbrado. Un contenido distinto al que venía aplicando.
Al principio costó, pero actualmente podemos decir, que es la radio más escuchada, con un mayor porcentaje de audiencia.
Transmitimos a Petinatti, con una programación variada las veinticuatro horas, con un formato de revistas, mucha interacción con los oyentes.
Retransmitimos a la tarde los contenidos del Espectador, con Cottello, lo mejor de la tarde.
Tenemos transmisión por internet en simultáneo, con una aplicación exclusiva para teléfonos, brindándole otros contenidos como noticias y más.
Y a su vez transmitimos por facebook, con los conductores en vivo.
Buscando enlazar todas las herramientas que se usan para complementar.
Además tenemos un estudio de grabación instalado, servidores, contenidos, lo hacemos todo acá.
¿Cuándo decides reflotar a Turística?
Es una radio centenaria, con sus orígenes en Belén y a la gerencia la tomo en enero de 2016.
Se montó una nueva planta transmisora, con una plataforma digital, transmitiendo por internet y con una programación diferente a la de la FM.
Retransmitimos Informativo Sarandí de Montevideo a la mañana, el de Oriental al mediodía, con deportes los fines de semana, un equipo para salir en directo desde donde nos encontremos.
Y es una radio que se escucha mucho afuera. Tiene un radio de acción bastante extenso y aunque generalmente las A M, no transmiten las veinticuatro horas, Turística sí. Esperamos seguir agregándole más a las radios.
¿Cuál era tu expectativa en tus comienzos?
En realidad, ha respondido muy bien.
Son muchos años, trabajando con el mismo equipo, el mismo grupo humano y lo hacemos muy cómodos, con un excelente equipo de trabajo. Considero que hemos venido evolucionando a la par del tema tecnología.
Y con Turística, también. Solo trato de seleccionar el contenido, buscando a que esté alineado a lo que queremos.
¿Cuál fue tu primer logro?
Se fue dando todo.
Metas, en forma permanente. Es todo muy dinámico y no me puedo quedar en el tiempo, porque la parte operativa y de software, me permite manejar la radio desde donde esté.
Con mi computadora personal en mano, lo puedo hacer perfectamente.
Hoy en día la radio funciona prácticamente sola y eso ha permitido a la radio estar presente las veinticuatro horas.
Sin olvidarnos el apoyo del equipo de personas que se necesita, además.
¿Qué se siente ocupar el sillón de Director?
Para mí, yo soy uno más.
Trabajamos en equipo, y ahora el campo de radioescucha a través de las redes es ilimitado.
Nosotros contamos con un contador en la página Web, hay momentos en que tenemos a más de mil personas escuchando en simultáneo la página, incluso sabemos de los países que lo hacen. Salteños, además.
¿Qué condiciones tiene que tener un Director de un medio?
Tiene que saber de radio. Tener claro los conceptos, los valores.
La responsabilidad es mucha.
Acá se graba todo y yo le doy la total libertad a los conductores, respetando, lo pueden hacer a los programas a su manera.
Tratamos de de que los contenidos sean a veces de opinión, pero que no sea una radio de estar “dando palos”. Manteniendo un perfil ameno, sin cerrarle la puerta a nadie.
¿Qué opinión te merece la prensa?
Me gusta la prensa.
Está la prensa objetiva y está la que deforma todo y a todo nivel.
Es sumamente importante y juega un rol fundamental, que le da la oportunidad a la gente de informarse.
Pero es como todo, hay medios de prensa que no me gustan y es parte de la variedad. Sobre todo en los medios digitales, en sus portales, no hay filtros. Pasa en las redes sociales, publican problemas personales.
Me parece que el diario convencional, tiene otro control, otra preparación, me gusta más.
Acá recibimos todos los diarios, leemos noticias de allí. Porque tener un diario es lindísimo. Pero me gusta más el diario, porque es más confiable.
¿La política se relaciona con la prensa?
Yo soy apolítico y no me caso con nadie.
Acá todos los políticos, tienen los micrófonos abiertos, porque cada cual lo maneja como quiere.
Me parece que los medios de prensa, no tienen que ir de la mano de la política.
Y me parece que en el caso de las radios, se da más en la AM. Hoy en día está más acentuado.
¿Qué fin perseguías al instalarte con la primera radio, Mundo FM?
Fue surgiendo con una computadora, luego dos y actualmente contamos con veinte. Fui creciendo poco a poco.
¿Es muy costoso obtener un medio?
Sí, sale dinero.
Pero no es algo inviable. Antes una computadora costaba tres mil dólares, hoy la compramos por quinientos.
El tema de la publicidad está muy difícil y el mercado es muy amplio, pero eso existió siempre.
¿Es redituable vivir de una radio?
Sí, claro.
Todos los que tienen su programa acá en nuestro equipo, viven perfectamente y solventan los gastos de toda su familia.
Además, son trabajos complementarios, porque si no está conduciendo es DJ, o puede ser operador.
En lo que a mí respecta, yo también realizo actividades complementarias, dentro de la radio y fuera con una empresa para eventos: Multi Eventos.
Es un servicio donde brindamos el alquiler de carpas gigantes, para instalarlas en el lugar que nos contraten, discoteca, mobiliario, alquiler de generadores, alquiler de mobiliario LED y sus barras, entre otras.
Para fiestas tenemos todo y estamos trabajando bien. Y al contratar, se lo puede hacer en forma individual lo que cada cliente decida.
Realizamos todo el año, los consejos de Ministros con carpas, recorriendo el país.
Estamos ahora, organizando todo, para el carnaval de Artigas.
¿Qué te caracteriza?
Soy una persona muy tranquila, me relaciono muy bien con todos.
Soy hiperactivo y trato de ser dinámico, porque son muchas actividades las que realizo.
Aunque desde hace un tiempo, me he propuesto tranquilizarme un poco y desconectarme cuando puedo.
¿Planes?
La idea es seguir trabajando, evolucionando y no quedarse.
¿Qué te dejaron estos años de experiencia?
Fueron formidables.
Es una experiencia de vida. Cuando yo comencé, se trabajaban con los cinteros, con los casettes, con los discos de vinilos.
Actualmente es todo mucho más fácil y cómodo.
Viví toda la evolución de lo difícil y hoy recojo los frutos. Aunque todas las épocas son disfrutables.
Pero pasa en todos los aspectos de la vida.
¿Volverías a hacer lo mismo?
Mi abuelo Horacio Tafernaberry, fue quien instaló junto a Ramón Vinci a Radio Cultural.
Y fue quien me regaló mi primer grabador.
Y aunque no alcanzó a ver mucho de mi trabajo, te puedo decir que a lo mío, lo llevo en la sangre.

Publicado en "Que los medios nunca callen"Comentarios (0)

MUJERES Y PERIODISTAS: CAMBIANDO LA HISTORIA

Son muchas las mujeres que a lo largo de la historia han decidido salirse de la norma y abrir el camino hacia la igualdad de oportunidades, algo nada fácil en un mundo en el que tenían muy definido su papel.
El periodismo, como tantas otras profesiones, también contó con importantes figuras femeninas en sus inicios. Fue un arranque tímido. Lento. Pero ellas cambiaron la historia y demostraron que el periodismo también tiene nombre de mujer.
Francisca de Aculodi
Francisca de Aculodi (siglo XVII) es considerada la primera mujer española que se dedicó al periodismo. En 1683

Emilia Pardo Bazán

Emilia Pardo Bazán

fundaba en San Sebastián ‘Noticias Principales y Verdaderas’, una revista quincenal que era una traducción al castellano de un periódico editado en francés en Bruselas y en el que, además, se incluían noticias que ella misma redactaba. En el año 2013 la Universidad del País Vasco (UPV/EHU) creó los Premios Francisca de Aculodi con el objetivo de impulsar y dar a conocer la inclusión de la perspectiva de género en los trabajos de fin de grado.

Beatriz Cienfuegos
Entre 1763 y 1764 Beatriz Cienfuegos publicó ‘La pensadora gaditana’, un periódico semanal crítico sobre las costumbres masculinas y femeninas y otros temas de interés de la época. Hay muchas teorías acerca de la identidad de esta figura que, para algunos historiadores, parece ser en realidad un clérigo. Otros, sin embargo, defienden que por diversas leyes de la época es imposible que se tratara de un hombre. Ahí os dejamos el misterio…
Carmen de Burgos
Carmen de Burgos (1867-1932), alias Colombine, fue la primera corresponsal de guerra de la historia de España. Trabajó como periodista en diversos medios a lo largo de toda su carrera: ‘El Universal’, ‘El Globo’, ‘La Correspondencia de España’, El ‘Heraldo de Madrid’ y ‘ABC’. Cubrió diferentes episodios de la Guerra de Marruecos en 1909, convirtiéndose en pionera en la cobertura de conflictos bélicos. La emancipación femenina, el derecho al voto y el divorcio fueron los tres pilares de su lucha a lo largo de toda su vida.

Emilia Pardo Bazán
Emilia Pardo Bazán (1851-1921) fue una intelectual incansable: periodista, ensayista, crítica literaria, poeta, dramaturga, traductora, editora y catedrática. En ‘La Revista Compostelana de Santiago’ daba inicio a su producción periodística allá por 1876. Más tarde colaboraría con diversos medios de Madrid y Barcelona, entre los que destaca su trabajo en ‘El Imparcial’ desde 1887 a 1920. Se considera a Emilia Pardo Bazán la antecesora de las corresponsales en el extranjero ya que muchos de sus artículos llegaban desde Roma, París y Venecia.

Jane Grant (1892-1972) fue una destacada periodista y feminista norteamericana.
Nació en Missouri en 1892; llega a Nueva York en en 1908 y comienza pronto a trabajar en la redacción del diario The New York Times. De hecho fue la primera reportera “de pleno derecho” en este periódico. Desde el principio comenzó a escribir sobre mujeres y sus actividades profesionales. Se mantuvo en este medio por espacio de 15 años.

Carmen de Burgos

Carmen de Burgos

Además de periodista, Jane Grant era también cantante y bailarina; como tal fue enviada, durante la Primera Guerra Mundial, a animar a las tropas norteamericanas en los frentes de batalla de Francia. En 1920 se casa con Harold Ross, un miembro del grupo conocido como “el círculo vicioso” que más tarde pasaría a ser la Mesa Redonda de Algonquin. Se divorciarían 9 años después, en 1929.
En 1921 Ruth Hale y Jane Grant fundan la Liga de “Lucy Stone”, organización para “ayudar a las mujeres a mantener su apellido de soltera después del matrimonio”. Este Liga fue muy activa durante la década de los años 20 y 30, y sigue vigente aún, en defensa de los derechos de las mujeres de EE.UU.
En 1925 Jane Grant y dos periodistas más crean la revista The New Yorker; dentro de ella Jane Grant actuó como supervisora económica y de contenidos. La revista subsiste en la actualidad y es referente para un importante sector de la intelectualidad norteamericana.
En 1943 Jane Grant edita su libro Confesión de una feminista en el que narra sus experiencias en medio de un mundo periodístico dominado por los varones. Continuó su actividad en la defensa de causas feministas y formó parte del Consejo Nacional de las Mujeres, desde el que defendió la Enmienda por la Igualdad de Derechos.
En 1968 publicó un nuevo libro de memorias, titulado en este caso Ross, The New Yorker y yo. Murió en 1972. El personaje de Jane Grant aparece en la película La señora Parker y el círculo vicioso (de 1994).

Josefina Carabias
Josefina Carabias (1908-1980) fue una abogada, escritora, locutora, corresponsal y periodista española. Debutó con 23 años como periodista en la revista ‘Estampa’ gracias a una entrevista a la política Victoria Kent, directora general de Prisiones. Trabajó escribiendo crónicas políticas para dos importantes diarios: ‘Ahora’ y ‘La Voz’. También trabajó en la radio. Finalizada la Guerra Civil española se incorporó al diario ‘Informaciones’, para el que trabajó como corresponsal en Washington desde 1954. En 1959 se trasladó a París como corresponsal del ‘Diario Ya’, periódico en el que ejerció hasta el final de su carrera.

La primera periodista de América, Margaret Fuller (1810-1850)

Margaret Fuller pasó a la historia del periodismo americano por haber sido la primera mujer en conseguir un contrato en una redacción de un periódico. Su carrera no se quedó en eso, pues pronto se convertiría también en la primera corresponsal femenina en Europa. Afín a los movimientos trascendentalistas, Margaret propició la creación de grupos de discusión femeninos y defendió activamente los derechos de las mujeres. Casada y con un hijo, Margarita terminó su vida trágicamente a bordo del barco que la trasladaba de vuelta a América tras su trabajo como corresponsal. De haber sobrevivido, a buen seguro que hubiera seguido regalando al mundo intelectual sus sabias y comprometidas palabras.

Sarah Margaret Fuller nació el 23 de mayo de 1810 en Cambridgeport, Massachusetts. Margaret fue la primogénitadescarga de Timothy Fuller y Margaret Crane. Fue su padre quien decidió que su hija recibiera una educación estricta alejada de los estereotipos de formación femenina.
En 1817 su padre fue elegido miembro del Congreso de los Estados Unidos por lo que durante un tiempo su vida estuvo a caballo entre Massachusetts y Washington. En 1819 Margaret ingresó en el Port School de su ciudad natal y dos años después en el Liceo para jovencitas de Boston. En sus años de estudio, Margaret leía con avidez y se dio cuenta que no tenía las mismas inquietudes que sus compañeras de estudio.

Tomando las riendas de su familia
En 1835 su padre fallecía de cólera dejando a su familia en una situación económica complicada. Margaret, la primogénita, decidió que debía hacerse cargo de su madre y sus hermanos y empezó a trabajar como maestra en una escuela de Boston.

Además de hacerse cargo de los suyos, Margaret decidió organizar reuniones de mujeres en las que discutir sobre distintos temas alejados de los considerados estrictamente femeninos. Pretendía así paliar la falta de educación de las jóvenes de su tiempo. A sus reuniones se fueron añadiendo mujeres afines a los movimientos feministas de la época.

Editora y corresponsal
En 1839 Margaret Fuller fue contratada como editora del periódico trascendentalista The Dial. En este periódico inició una serie de artículos relacionados con las mujeres, sus derechos y su situación social que terminarían convirtiéndose en un libro, titulado Las mujeres en el siglo XIX. Su obra fue la primera de muchas obras feministas y pasó a ser un referente para los movimientos en defensa de los redechos de las mujeres.

Después de cuatro años como editora del Dial, Margaret se trasladó a Nueva York donde aceptó un puesto similar en el New York Tribune. En 1846 el diario le propuso viajar a Europa como corresponsal, convirtiéndose en la primera mujer en ocupar ese puesto. Sus principales destinos fueron Inglaterra e Italia y cubrió momentos de la historia tan importantes como la revolución italiana. Fue precisamente en Londres donde conoció a Giuseppe Mazzini, uno de los protagonistas de la revolución, y a Giovanni Angelo Ossoli, un italiano con el que posiblemente mantuvo una relación que no se sabe si terminó en matrimonio. Lo cierto es que Margaret y Giovanni tuvieron un hijo y se trasladaron a vivir a Florencia. La pareja se implicó activamente en la defensa de la república italiana, una experiencia que Margaret pensaba plasmar en un libro.
El final del trayecto
Pero al decidir su vuelta a los Estados Unidos, el barco en el que viajaban los tres, Margaret, Giovanni y su hijo, se hundió poco antes de llegar a Nueva York. Solamente sobrevivió el pequeño Angelino.
Un hermano de Margaret, Arthur, decidió años después recopilar sus escritos y publicarlos para que no cayeran en el olvido.

Publicado en "Que los medios nunca callen", - Titulares -Comentarios (0)

Principal y Director de Emisora FM 102.3 Nueva Era. Empresario- Comunicador.

Con Juan Carlos Silveira

Emisora Nueva Era, selecciona su nombre acompañando nuestros tiempos.
Aunque tuvo buena etapa de prueba, fué un sábado 14 de diciembre de 1996, a las 13 horas con 13 minutos, el momento de su inauguración.
Es por motivos de cábala, que los componentes del equipo de la emisora en conjunto, decidieron no realizarla el dia anterior, por ser viernes 13.
Ha tenido hasta el momento en sus casi 21 años, solamente a Juan Carlos como Director. Éste además, trae consigo gran experiencia en una empresa propia de “amplia” trayectoria, en cuanto a amplificaciones, llamada Amplia Publicidad.
Asi nos dedicó su tiempo para dialogar, brindándonos una rica experiencia: cuando se trata de perseverar y triunfar, además de meterle mucha garra a la profesión:
“Nunca soñé con estar al frente de una radio”, nos dice.Juan Carlos Silveira. Director de F.M Nueva Era
¿Cuándo comienza siendo locutor?
No recuerdo muy bien si fue en el 67 o 69, al salir Radio Arapey al aire.
Éramos cuatro, los locutores operadores que comenzamos. Y los propietarios de la radio, eran doce personas.
Cada uno integraba una fracción del Partido Nacional.
¿Y su emprendimiento con Amplia Publicidad?
Fui el creador de Amplia, cuando tenía 15 años. Aunque anteriormente con otro nombre.
En las nochecitas, nos reuníamos los amigos en una confitería, en la que actualmente se encuentra la banca de quinielas, era el momento en que realizaban los sándwiches.
Una noche, estábamos con el “flaco” Achiazzarán conversando y me pregunta, como era el nombre de mi publicidad.
Le respondí, que prácticamente no tenia nombre. “Vamos a hacerle uno”, me dijo. Tomo un lápiz y una servilleta y escribió Amplia-amplía, Amplia Amplifica, Amplia, equipos de amplificación.
“Ya tengo el nombre para tu publicidad”, me dijo, y es asi que quedó Amplia Publicidad.
Teniendo la oportunidad de amplificar Parque Harriague en Carnaval Naranja, el SODRE, con toda su orquesta en la Catedral, al aire libre. Las procesiones de Viacrucis. Nadie lo ha hecho en Salto.
Y lo más importante es que nunca tuve una queja.
¿Qué recuerda de sus comienzos en su profesión de locutor?
Hacia la radio y algún empresario el programa, y nosotros de operador-locutor. No había grabadores y la propaganda la tenía que leer toda, llegando al oyente.
Y para eso… había que saber hablar.
En el año ´75, la radio se vendió al “vasco” Arce y coincidió que en ésa época, regresó Carlos Ardaix con el puesto de Director de personal. Y una de las condiciones del negocio, era que la empresa quedara libre del mismo.
Entonces renunciamos, a pesar de ser los creadores de Radio Arapey.
Aunque había personal que hacia deportes y le hacíamos la competencia a Radio Cultural. Que eran: El “coco” Campanella, “agüita” Alfieri, Solaro, que luego pasaron haciendo deportes en Arapey.
¿Cómo se las arregla, para llevar a cabo las dos tareas?
Cuando pasa lo del retiro de Arapey, realicé un impase y seguí con la discoteca. Siendo el DJ de Sarabá por muchos años y desde el ´66, momento en que me inscribí como empresa de amplificación, comienzo a realizar los bailes de Salto Uruguay, hasta finales de agosto del ´78.
No hice más radio, hasta el año ´85, cuando se presentó la oportunidad de que Diario EL PAÍS, lanzara una licitación para dos emisoras radiales.
Una FM y una AM. Tuve el apoyo moral de gente que me decía: “preséntate”.
Me presento y me otorgaron la radio que era en otra frecuencia. Y a los pocos días, me llaman de comunicaciones, para darme una mala noticia: otras personas habían reclamado esa onda y la tuvimos que entregar.
En el año ´94, me comenta una persona, que había nuevamente una licitación para el interior y me anima, ya que estaba todo mi legajo en Montevideo, con un noventa y nueve por ciento de posibilidad de obtenerla.
Me habla en ése momento Luis Murillo, muy cercano a mí, Director de radios en Artigas y también me anima  a presentarme.
Primero me rehusé, lo hable con mi señora, hasta que  me decidí y me fui a Montevideo.
Actualizando algunos datos en Salto, al mes me vino el otorgamiento de la radio. ¡Pero había que instalarla!
Y pudo salir al aire en el año ´96, momento en que conseguí el préstamo para poder llevarlo a cabo.
Su enorme antena, se encuentra al lado del Centro Médico, con todos los trasmisores en Pastas La Italiana, ya que me cedieron un espacio allí.
Cuando me vino el otorgamiento, me instalé a vivir en ésa esquina. El tránsito de la calle, me favorecía y tenían la esquina para la radio, pero en 2002, me cambian el flechamiento de la calle y me matan la vista de la emisora (sonríe).
De todas formas, esos apartamentos se vendieron y nos tuvimos que trasladar a Calle Agraciada 1962. Estuvimos casi veinte años en calle Artigas.
¿Por qué el nombre de la emisora?
Porque es, una nueva era, la era de Acuario.
En Radio Arapey, hacia yo un programa que consistía solamente en música Instrumental: “Música para su reposo”, y luego adicioné un programa, donde hacia horóscopos.
¿Qué significó para usted, alcanzar el puesto de Director de una emisora?
En primer lugar, yo no soy el propietario de la radio, lo es el estado.
Yo simplemente soy un permisario. Pero más que Director de la radio, yo me siento ser un comunicador.
Ser Director, es algo que se me presentó.
¿Cuál es el “fuerte” de un buen Director?
Un Director de un medio, cualquiera sea, tiene que ser idóneo y saber donde esta “plantado”.
Con un grado suficiente de cultura. Yo critico a gente del medio, que no la tiene.
Nosotros, ustedes de los medios escritos, debemos trasmitir cultura, buenas costumbres. No es solo tener ganas de hacer radio.
Hay que trasmitir algo. Fe a la gente, ver que ésta se sienta acompañada.
Hay mucha soledad en ella, especialmente en la noche, que es cuando estamos un poco solos.
Yo he puesto en mi medio, a personas idóneas en el tema, haciendo programas por la noche y fue todo un éxito, ayudando mucho a las personas.
Necesitamos esos programas, no adormecer a la gente, sino ayudarlos a despertarse.
Estamos todos solos y necesitamos una voz que nos diga cosas, que nos saque de esa soledad.
Hace mucho tiempo que realizo un programa, llamado: “Románticos y Boleros”, en el cual, no paso publicidad. Es un debe que tengo y debo ayudar a la gente de alguna manera: a que no se sienta sola.
¿Ha llevado a cabo, entrevistas a famosos?
Estando en Radio Arapey, me comunican, que llegaba un gallego a Salto brindando un espectáculo. Venían en vehículo propio y se hospedarían en Hotel Salto.
Me apuesto en el lugar y al poco rato, llegan unos muchachos en una camioneta.
Unos se van para adentro con las maletas y queda uno de ellos, como buscando algo suyo en la misma.
Le digo:- “perdón, ¿ustedes son los músicos que vienen de Montevideo”?
-“Sí”, me dice.
-Haceme una piernada, yo quiero entrevistar a Joan Manuel Serrat.
-“Soy io”, me dice.
Hasta ahora me emociono. Fue algo maravilloso. Lo entrevisté en la calle, en la puerta del Hotel Salto, mientras el recién comenzaba su carrera artística. Años ´60, ´70.
Todos ellos de vaquero, con un aspecto un poco descuidado, porque los caminos eran todos de tierra. Y acá nos los conocíamos, no había forma de hacerlo en aquella época.
Esa noche actuó allí.
Otra anécdota más o menos del mismo año:
Estaba en Radio Arapey y me avisan que venía un gallego que lo iban a reportear en la radio.
Llega un muchacho alto, alto, bien delgado, con el pelo suelto. ¡Con una pinta! Y lo entran e reportear… y era Camilo Sesto.
¿Cómo ve la prensa de antes y la de hoy en general?
Hoy tiene más facilidad para manejarse, ya que estamos todos intercomunicados al instante, más informados. La prensa local incluso, trabaja de otra manera.
Y los que trabajan en ello, lo llevan en la sangre. Tiene que gustarles. Porque, que no me digan que es redituable, un trabajo dedicado a la comunicación… (Sonríe). También hay excepciones.
Pero pienso que actualmente, convendría tener algo de formación cultural.
¿Cómo se llevan los medios de comunicación con la política?
Nosotros somos el llamado de atención, de que algo no se está haciendo como se debe hacer.
Es solamente eso.
El periodista que hace política, tiene que informar a la gente y decirle al político: “hermano, te equivocaste, eso no le sirve a la gente”.
¿Sintió el apoyo de su familia siempre?
Sí, por supuesto. Mi familia está compuesta por mi señora Yolanda y mis hijos Sergio Manuel y Maria Adelina Hester. Con un nieto que es divino y se llama como el arcángel: Gabriel, de seis años y le encantan los autos.
¿Prefiere su época de comienzos o la de hoy?
Todas tienen algo lindo. Pasa que en los comienzos, es todo novedad.
¿Volvería a hacerlo todo de nuevo?
Absolutamente. Lo haría.
Me gustaría para finalizar, agradecer a este medio, a quienes están al frente, a ustedes. Porque el común de la gente, no sabe, no tiene ni idea, lo que es salir a buscar una noticia.
Y después lograrla, es otra cosa.
Luego de impresa en el papel o sacarla “al aire”, todos la ven…y muchas veces, no se le da el valor que requiere la tarea.
Pero crear la noticia, es muy complicado.

Publicado en "Que los medios nunca callen", - Titulares -Comentarios (0)

Con Ramón Ángel Fonticiella de Abreu

Director y Principal de C W 27 Radio Tabaré

Boulevar Broadcasting, fue el nombre que le dio su fundador Don Ernesto Popelka, un 18 de julio de 1928, a la actual CW 27 Radio Tabaré de Salto.
Marcó su presencia en nuestro litoral, logrando superarse constantemente. Transformándose para orgullo de los salteños, en una emisora de prestigio.
Es conocida en nuestro medio, como  la primera radio salteña del dial,  transitando a lo largo de su trayectoria,  importantes figuras como directores. Tal es el caso  de Luis Batlle Berres, Juan Gestoso, Inocencio Di  Giácomo, Carlos Gelpi entre otros, y en los últimos años, ésa responsabilidad y satisfacción, le corresponde a Ramón Fonticiella.Ramón Fonticiella
Primer Intendente del Frente Amplio de Salto, Maestro, empresario, muy relacionado al periodismo deportivo y actualmente, conductor de su programa “Protagonistas”,  por las tempraneras mañanas en Tabaré.
Hoy es nuestro invitado  y así comienza narrándonos, sus comienzos en radio:
“Hace unos cinco años, que estoy dirigiendo esta emisora, pero va a hacer cincuenta  y  cinco, que estoy en ella” nos dice.
Comencé con 14 años en Tabaré, acompañando a mi padre, que tenía un programa deportivo, llamado Tabaré en  el deporte, el cual que se emitía todos los días a las 19 hs, durante media hora.
Luego de un tiempo, comienzo a trabajar en medios  escritos, y mis primeros trabajos fue en Tribuna Salteña.
¿Su profesión de Maestro, la realizó en forma paralela?
Me recibí con 19 o 20 años y dejé Tribuna, porque me fui a trabajar a campaña y cuando volví, logré estar en forma continuada los fines de semana en Salto. Fue cuando comencé en Radio Cultural en un programa deportivo, dirigido por José Enrique “Quique” Panizza.
Luego, nos trasladamos, todo el equipo deportivo a Radio Arapey y allí ya empecé,  a trabajar como administrador del equipo. Y en los años ´60, pude ir formando mi propio equipo.
¿Puede considerar a la radio, como  su medio de vida?
Vivía de la radio y tenía otros trabajos además.
Yo en el año ´76, perdí todos los empleos que tenía.
Trabajaba en un diario y en una radio. Y el 8 de  marzo del ´76, la dictadura militar me destituyó de mi cargo.
Allí comencé otra vez, gracias a algunos amigos, como es el caso de Diego Yáñez que me brindó su apoyo, dándome un puesto en su negocio. Y en el año ´78, fundamos con Stelio Monetti   y Antonio Oliva Estabilito, una empresa que se llamó “Periodistas Asociados”, que luego hizo “Tiempo deportivo”.
Stellio un periodista notable, corresponsal del diario La Mañana, escribía de deportes y era jefe  del mismo, en Tribuna Salteña.
Allí contratamos por primera vez en la historia en Radio Salto porque no lo tenían, un programa deportivo.

Logré siendo muy joven, unirme a figuras, que tenían su trayectoria.
Luego “Periodistas asociados” pasó a ser una empresa familiar. Entonces conformamos un equipo en Radio Salto, que se llamaba “Tiempo deportivo”, consiguiendo así, dos programas de deportes por día.
Uno a la mañana y otro a la noche, libretados. Con la participación casi todas las noches, de Víctor Hugo Morales.
Logramos traerlo a Víctor Hugo, a trasmitir en dos oportunidades. Salto-Paysandú en Paysandú, Salto-Paysandú en Salto y un tercer  partido: Salto (Campeón del Litoral)- Nacional en el Dickinson.
Luego hubo un deambular de ése equipo deportivo, por varias radios. Pero fundamentalmente era Radio Salto- Tabaré y viceversa. Y en ése lapso, yo ni soñaba con ser dueño de una radio.
¿Ha sabido soportar de las buenas y de las malas?
Por supuesto. La vida en un  momento, se nutrió de levantarse todos los días a las cinco de la mañana, para empezar a armar el programa deportivo, la venta de la publicidad y el cobro.
Y luego ir a trabajar a Maya TV, donde trabajaba en ese entonces.
Era: ir a hacer el programa deportivo al mediodía, entrar a trabajar a Maya, ir a libretar  el programa deportivo de la noche y hacerlo.
Eran otras épocas, otras edades, otra forma de moverse el mundo.
No había redes sociales, tampoco celulares, ni todas  las tecnologías  que hoy existen.
Había a veces, que tendíamos tres o cuatro kilómetros de cable por adentro de un campo, para poder trasmitir  una carrera de autos.
¿Cómo es que llega al sillón de Director de Radio  Tabaré?
En el 2009, Luis Andiarena me invita para comprar Radio Tabaré.
En ése entonces era yo, Intendente de Salto y Luis tenía un programa bien importante y aun lo tiene que es “Hora del campo”. Y al hacer la sociedad, estuvimos un año, esperando la habilitación del poder ejecutivo.
Ya que no es como cualquier otra compra, porque para comprar una radio, tiene que tener habilitación del estado, ya que las ondas, no son de las personas, son del estado.
Y la sociedad Tabaré de Salto S.R.L, que  así se llama, hizo un compromiso  de compra a la familia Gelpi, pero solo fue un compromiso de compra.
Hasta que  el estado uruguayo  no lo aprobó, no hubo compra.
Por eso, algunas personas dicen, que  a  mi me dieron la radio, bueno… no  me voy a gastar. De mi se dijo mucha  cosa…
La compramos con  Luis, luego por razones periodísticas, el entendió que debía  seguir solamente con  su  programa y me vendió la otra parte.
Yo puse lo que  no tenía para poder comprarla y la compré, y así estamos con Tabaré de Salto S.R.L, cuya socia es mi esposa Nilsa, como en la Inmobiliaria. Donde van cincuenta y cinco años, haciendo radio y ha sido la pasión de  mi vida, sin duda.
¿Qué características debe tener el Director de un medio?
Cada uno tendrá  la suya, y es respetable que cada uno opine distinto.
Yo creo que  un Director de radio, lo primero que debe tener es pasión por la radio.
Si solamente tiene una radio, porque quiere dinero, probablemente le erró de profesión, porque con las radios, en términos generales, no se hace dinero.
Se podrá, como dijo Jorge Batlle, hablando de los sueldos políticos: “puede servir para vivir bien, pero no para hacer plata”.
Si alguien hace plata en un cargo  político, hay que mirar con otros ojos.
Me parece que tiene  que tener fundamentalmente muchas ganas, apasionarlo y tener algunos conocimientos  y experiencia.
Ésta ayuda.
Yo trabajé diez años en Argentina, viajando por todo el país trasmitiendo fútbol y básquetbol y no me arrepiento. Me ha servido muchísimo, para aprender que hay otras formas de hacer las cosas.
Pero ha habido un cambio sideral en las radios en poco tiempo.
Son diferentes a cómo eran antes.  La radio que no tenga un muy buen portal Web, no existe.
Radio Tabaré sale por todos lados y a su vez, tiene un portal que  conecta con Twitter  y  facebook y estamos llegando al mundo entero por internet.
¿A que apuesta un Director?
Yo creo que uno  tiene que fijarse metas, en la medida que pueda.
Nuestra radio tiene un objetivo, que es informar y entretener.
Informar, porque  el oyente  luego de escucharnos, tiene que quedar  sabiendo algo que no sabía. Para eso tengo que tener la certeza  de que digo la verdad. Lo fundamental.
Y entretener, no con chabacanería. Se puede entretener, comentando  un libro, una película o haciendo bromas también.
Siendo cuidadoso del lenguaje, es fundamental, si no estaríamos deseducando.
¿Cómo es su llegada a Internet?
Muy  dificultosa, de la mano de mis hijos.
Pertenezco a una generación del teléfono, ni siquiera del celular.
Pero existe algo compatible con la época pasada y es el afán de informar. Sentir una sirena o escuchar granizo arriba del techo y  saber que ahí, hay  una noticia.  El asunto es como se busca  la  noticia y como se fundamenta.
¿Se imagino en algún momento, su  vida sin la radio?
Nunca. Nunca me imaginé mi vida sin radio.
Y lo que no me imaginé, hasta que Andiarena me  propone la compra, era ser titular de la  concesión  de una radio.
Porque  el dueño es el pueblo, es el estado. Por algo las ondas son precarias.
¿Qué piensa de los medios de  comunicación en general?
Que  cada uno  hace su trabajo de la manera que  entiende como debe hacerlo y que habrá quienes  están en contra y otros a favor de determinadas cosas.
Cada uno corre por el camino que se  ha trazado o que puede ir.
No critico. Puedo no compartir algunos caminos, pero cada  uno elije el que puede.
Ha habido un cambio en la mentalidad de quienes trabajan en los medios, en los intereses de las personas.
Donde me da la impresión  que se busca más la noticia de impacto, que la fundamentación ideológica y real de las cosas.  Pero lo respeto. Cada cual se maneja como quiere  y con las armas que tiene.
Yo jamás diría algo, que  no estoy seguro que sea cierto, lo cual no quiere decir que estoy culpando a alguien de que diga cosas que no son ciertas.
Me gustaría para culminar, enviarle  un  agradecimiento a Diario EL  PUEBLO, por la generosidad de acordarse de que esta radio existe. Agradeciendo  la  excelente relación  que nos une, convencidos de que con seriedad las cosas se pueden lograr.
Y desearles a  todos, que  les vaya muy bien y que cada uno obre, de acuerdo con lo que su buen saber y entender le indique.

Publicado en "Que los medios nunca callen", - Titulares -Comentarios (0)

Con José Pedro Cardozo Martínez – Director y Principal de Diario La Prensa

Siendo el fundador del matutino La Prensa, Don Emilio Thevenet el 17 de octubre  de 1888, logró con éxito transitar un  camino de veintitrés años.
Tiene el diario un cese en 1911, para que en  el año 1942 un 1º de junio, fuera Don  Alfonso Cardozo con 21 años, quien iniciara una segunda etapa, transformándolo de manera suspicaz, en vespertino, como estrategia para entrar al mercado salteño.
Al transcurrir el tiempo, se casa con Litte Nair Martínez de Souza y tuvieron dos hijos.
Dejemos que sea José Pedro, uno de ellos, que nos narre de su historia:Jose Pedro Cardozo
“En el momento de su apertura, en 1888, los diarios eran muy apreciados”, nos comienza diciendo.
¿Cómo se le presenta a su papá la posibilidad de reflotar el diario?
Cuando papá cumple los 21 años, es Virginia Thevenet, su madre de corazón, quien se lo propone.
Virginia era sobrina de Emilio, y como papá tenía vocación, se comenzaron a organizar, con máquinas viejas de tipografías.
Al principio, se lo hacía totalmente a  mano. No había medios para llegar a adquirir una linotipo.
Todo un arte si se quiere, porque los tipógrafos, tenían una gran velocidad de mano para armar las líneas.
Y se imprimía en una  máquina man, que parecía una locomotora. Inmensa, ruidosa, haciéndolo hoja por hoja.
En esa época, también estaba Tribuna Salteña, haciendo otro tipo de periodismo.
¿Cómo lo ve hoy?
Hay noticias más concretas y generales.
Interesa lo que pasa en la ciudad.
Lo veo más importante, publicar que se rompió un caño e inundó la calle, que un atentado a Trump en Estados Unidos. Porque ese tipo de noticia, la gente la tiene constantemente en la televisión y en la radio.
¿Cuándo comienza a trabajar con su papá?
Con ocho  años.
Llevaba los diarios nuestros hasta el correo para enviarlos a Montevideo y distintas partes del país y recogía los de nuestros colegas.
Me crié adentro de La Prensa. Tengo una sola  hermana, pero el que tuvo más vocación de los dos, fui yo.
¿Cómo fue el trabajo junto a él?
Me tenía prohibida la entrada al taller.
Por supuesto que yo entraba igual.
Nunca quería  que aprendiera nada de allí. Decía que yo iba a terminar esclavo del diario, dejándome en libertad de acción,  en todo lo demás.
Aprendí muy poco, pero tecleé en las linotipo, aprendí el grabado en latinograf en una máquina alemana electrónica que fue la primera que entró al país y hacía cliché en  láminas de plástico.
Papá de a poco, fue construyendo el diario, trayendo   una  máquina Intertail de Estados Unidos, otra de Alemania y así se fue organizando, abaratando todo.
El diario fue una eterna lucha por sobrevivir y mantenerse. Y mi viejo, poniendo el hombro.
Trabajé bastante a su lado y aprendí mucho también.
Mi padre para  mí fue un ídolo. Yo lo quise mucho y todavía cuando hablo de él, me emociono…
Lo extraño…todavía lo extraño. Lo llevo dentro de mí.
¿Qué significa hoy ser el Director de La Prensa?
Al puesto de Director, lo vine a tomar, cuando  papá un 1º de enero, tuvo un quebranto de salud y fue internado. Y el 8 de enero de ese mismo año, falleció.
Por las circunstancias prácticas de la situación, me hice cargo y así pasé a ser el Director, donde ya figuraba como tal, por estar él jubilado. Pero estuvo en ese puesto hasta que la enfermedad se lo impidió. Además el disfrutaba de estar.
¿Cómo se siente siguiéndole los pasos?
Estoy orgulloso de cómo estamos. De lo que hemos hecho con mi hijo José Antonio, que presuntamente me va a  seguir. Le encanta el diario y tiene muchas inquietudes.
Él fue quien diseñó la página, realizó en  el diario un canal de programación para ir incorporando filmaciones, emitidas algunas. Pero falta continuidad.
Más allá de que tengamos mayor o menor penetración en la venta, me siento feliz en mi vida por hacer lo que quiero y lo que realmente me gusta, que es el periodismo.
Podré tener mil problemas, pero después de entrar al  diario, me olvido de todo.
¿Qué piensa de la  competencia?
No hay competencia.
Cada uno tiene su público y  le va bien.
¿Cómo ve a la prensa junto  a  la política?
La política y sobre  todo los últimos intendentes, se han dado cuenta del poderío que tienen los medios de comunicación.
Germán Couthino y Andrés Lima, diría que a partir de Ramón Fonticiella,  llegaron a  la conclusión de que tenían  que  respaldarse en ellos.
En todos los medios, el gobernante  de turno, estuvo más presente que nunca. La Intendencia dedicó rubros, para tener su espacio, que antes no se usaba.
No tengo reparo en decir que hoy en día, el mejor cliente que tienen los  diarios, las radios y los canales de  televisión de Salto, es la  Intendencia.
¿Eso es positivo para ambos?
Ahí está lo bueno. Que la mayoría mantienen una  dependencia de criterios.
Yo si lo tengo que criticar a Lima, lo hago. Si algo no me  gusta, no me gusta. Y eso es parte de la esencia del diario.
El diario tiene que ser crítico. Fuimos los primeros que salimos a criticar en la administración de Coutinho, a él y a Cecilia Eguiluz.
Me llamaron de un canal de televisión para preguntarme: ¿por qué me puse así?
¡Es que se equivocaron! Yo soy colorado y batllista, pero lo que hicieron ellos, no tiene  la esencia, ni la filosofía real del Partido Colorado y el batllismo.
Yo me creo en  el derecho de criticarlos si lo tengo que hacer.
Fuimos el único diario clausurado, en la época de la dictadura cívico militar, por tres meses. Por un dibujo, unos versos y un artículo  muy fuerte, pensando que nos mataban…
Pero acá estamos vivitos y coleando. Por suerte dentro de la Intendencia de  Salto, había un Intendente interventor, Alberto Loureiro, con el cual fuimos con mi padre a reclamarle el derecho a trabajar. Y  así fue. Salimos durante tres meses con el logo de La Opinión y así subsistimos y nunca hicimos ostentación de ello.
¿Notó algún otro tipo de presión además?
Presiones siempre hay. Gente que cree, que porque pone un aviso en el diario o tiene una vinculación personal, tiene derecho a decir: “no pongas esto”.
¿Qué pasa en esos  casos? ¿No se deja presionar?
Hay que ver  qué es lo que no se quiso decir.
Pero yo  siempre tengo una respuesta: “yo no hago el diario para una persona, hago el diario para una comunidad”.
Si se quiere, con la noticia, no  hay amigos. Lo otro es que la verdad siempre prevalece, porque la verdad siempre “salta”. Y en Salto existe un periodismo  de respeto. Aunque hay  quienes hoy, para mi formación no me gustan.
Nunca me sumaría a una campaña política disfrazada para perjudicar a alguien y beneficiar a otro.
Me parece  que en  Salto, hay cierto periodismo que no sé si se ha  dejado comprar, pero ha antepuesto el interés al dinero, a  sus ideales. Hoy tienen una posición que si somos memoriosos, no tenían. No digo más nada, porque cada cual sabe qué camino transita.
¿Eso cree usted que desvirtúa la imagen de periodista?
Le quita  credibilidad.
Como en todos los órdenes de la  vida, hay que tener una  línea  de conducta y en lo que se  haga,  se van a presentar dos caminos: el que aparenta ser muy fácil y el otro que  está plagado de dificultades.
Por sanidad mental y por  salud personal, yo siempre elijo  el  que padece las dificultades.
Porque el que parece fácil, siempre trae complicaciones que puede desvirtuar lo que uno ha vivido toda su vida.
Soy de  otra generación, hay cosas que  me chocan. Y la sociedad, ha cambiado algunos principios.
¿Qué es lo que prima para La  Prensa?
Hemos pasado por varias etapas y copiando un poco el modelo de  los diarios vespertinos, le di prioridad a la noticia policial.
Conjuntamente con  Bértiz, realizamos una página editorial y sin darnos cuenta, nos fuimos convirtiendo en un diario de opinión. Cumpliendo un rol periodístico que no teníamos.
Lamentablemente en  la actualidad, los medios escritos, están pasando una etapa muy difícil, aunque no creo que desaparezca el papel, pero existe una realidad. En el caso de nuestro diario, tenemos más lectores por la Web, que por  papel. Eso económicamente nos está maltratando, porque el que entra a internet no paga nada y el costo de producción es muy alto.
Pero pienso que al salteño le gusta  leer los diarios. A la gente le encanta.
¿Con qué tarea disfruta?
Me gustan las tareas en la parte informativa y organización, la administrativa, es la que menos me gusta, pero me apoyo mucho en Angélica y en Virginia, que tienen la camiseta puesta y son como mi brazo derecho. Además mantenemos entre todo el grupo, una muy buena  relación. Es lo fundamental.
¿Cómo está conformada su familia?
Tengo cuatro hijos. José Antonio casado con Ely Sánchez, Virginia casada con Fernando Alonso, Lucía casada con Nicolás Mastropierro y Juan Pedro y su novia Valentina.
Además ¡estoy feliz con todos mis nietos!
¿Cómo recuerda sus comienzos?
Aprendí mucho, mirando muy buenos periodistas que tuvo Salto. Que no solamente sabían expresarse, opinar y hacer campaña como ahora se está  haciendo por  el IMAE para Salto.
Y  si me preguntan: ¿qué enseñanza trasmitirías para que alguien se haga periodista? Que lea, que lea mucho.

Publicado en "Que los medios nunca callen", - Titulares -Comentarios (0)

Con los hermanos: Marcelo y Enrique Di Giácomo

Directores y principales de 1020 A M, Radio Libertadores

El 17 de febrero de 1997, nace con nuestro recordado comunicador Inocencio Di Giácomo, Radio Libertadores.
Allí comenzó a transitar una propuesta diferente, con una ideología basada sobre todo en el respeto hacia los oyentes.
Dejó Inocencio lo mejor de sí en la semilla que plantó. Convencido de que sus hijos, los cuales hoy la representan, tomarían ese legado, haciéndolo propio.

Marcelo y Enrique Di  Giácomo

Marcelo y Enrique Di Giácomo

Superándose cada día, los nuevos impulsores siguen innovándola y brindándole una dedicación absoluta a Libertadores, para seguir construyendo sobre los pilares y valores que su padre les inculcó, un excelente medio de comunicación.
Actualmente se ha multiplicado su audiencia, dejando ver además, la preferencia de sus fieles oyentes.
Los hermanos Di Giácomo se llevan un año de diferencia entre ellos y como Directores, Enrique está dedicado más a la parte técnica y a los números. Mientras que Marcelo, a la programación de la emisora.
Y es quien comienza narrándonos:
“Radio Libertadores, con sus veinte años en el aire, es una de las emisoras más jóvenes del medio.
Esto fue un sueño y un proyecto de Inocencio Di Giácomo, nuestro padre. Un hombre de radio.
Trabajó en televisión además, siendo siempre hombre de medios.
-Enrique: comenzó a hacerlo con 17 años y lo hizo durante toda su vida.
Falleciendo el 2 de abril de 2007, o sea que su trayectoria en comunicación fue de 55 años.
¿Cuándo comienzan sus funciones como Directores de la emisora?
-Marcelo: Cuando papá fallece. Si bien ya estábamos vinculados a todo lo que él hacía, desde la época de la escuela.
Él se identificaba como un hombre de radio y esa pasión nos la inculcó a nosotros.
Desde que tenemos uso de razón, andaba siempre con una radio y nosotros también supimos absorberla de muy chicos.
-Enrique: lo hemos visto trabajar desde muy pequeños. Cuando él junto a Gelpi, compartían la dirección de Radio Tabaré, en el año ´80.
Desde siempre soñó con su radio propia, hasta que lo logró.
¿Por qué el nombre de la emisora?
Es por Libertadores de América.
En el mismo logo podemos apreciar una banderita, como de libertad de expresión, de ideas y eso era lo que papá pretendía de la radio.
¿Qué veían en su padre, además del empuje por concretar su proyecto?
-Marcelo. Su secreto era el trabajo y la pasión por lo que hacía.
-Enrique: no le gustaba otra cosa. Sus comienzos fueron como locutor en Radio Cultural con 17 años y fue un hombre que ha pasado por todos los rubros: era locutor, salía a vender, a cobrar y todo lo que se hace en una radio, lo hizo.
¿Cómo es caminar juntos, en esta etapa de sus vidas?
-Enrique: antes que nada, lo destacable, es que nos llevamos muy bien. Nos entendemos.
Y aunque yo nunca me haya desempeñado frente a un micrófono, entiendo que nos complementamos.
Puedo yo encargarme de diferentes tareas, mientras que Marcelo de otras.
Juntos desde que papá falleció, dejándonos un legado del cual estamos orgullosos.
¿Cómo fue la decisión de hacerlo juntos?
-Marcelo: cuando estaba papá en la Dirección de Radio Tabaré, finalizábamos la primaria. Luego en el liceo, estábamos casi todo el tiempo dentro de la radio con él.
Allí aprendimos a escribir a máquina y a poder observar todo el movimiento.
-Enrique: Papá contó con esa mirada un poco más adelante, como preparándonos, por si queríamos seguirle sus pasos. Entonces cuando fallece, hace diez años, ya hacia unos cuantos que estábamos aprendiendo.
Mientras que mamá acompañaba nuestras vidas, en el rol de madre.
Brindándonos su sostén en nuestro hogar.
¿Qué significó para ustedes, seguir en la radio sin su padre?
-Marcelo: él trabajó hasta sus últimos días. La radio se fue con él, porque era un apasionado de ella.
Cuando estaba internado, pedía que le llevaran un aparato para escuchar, porque era imposible estar sin esa comunicación.
Y para nosotros, no fue una imposición. Fue algo muy natural asumir el rol de Directores.

Inocencio Di Giacomo

Inocencio Di Giacomo

-Enrique: estábamos mucho en todas sus tareas, acompañándolo. Y cuando él fallece, en el tema del manejo del trabajo, no lo sentimos tanto, porque veníamos entre los tres tomando decisiones y consultándonos. Sí, en su ausencia, en cuanto a nuestros sentimientos hacia su partida. Significó mucho para nosotros.
¿Hubo cambios a partir de allí, en cuanto al manejo de la emisora?
-Enrique: Sí, a pesar de que estábamos acostumbrados, hubo cambios con el personal. Papá fallece y comienza su programa Hugo Rollón, una semana después.
-Marcelo: creo que para nosotros era todo un desafío la dirección, porque había entre otras cosas, que hacer sentir bien a la persona. Trayendo consigo algunas, una trayectoria. Que nos veían como hijos de Di Giácomo.
Y cuando llegan a la radio, ya no éramos los hijos de Di Giácomo, éramos Marcelo y Enrique Di Giácomo.
Pero gracias a Dios, en el caso de Rollón, va a cumplir diez años junto a nosotros y pienso que se siente cómodo. Al igual que nos pasa.
Lo mismo sucedió con Víctor Cohuto, Oscar Amaral, que ya había trabajado con nosotros y Sandra Canio. Ernesto Castro, Jorge Pignattaro, José Ferreira, entre otros.
¿Qué situaciones las definen como positivas y no tanto, estando en la dirección?
-Marcelo: Existen decisiones difíciles de tomar.
A mí me ha marcado por ejemplo, verlo a papá tratando de superar la crisis del 2002, teniendo que tomar decisiones que a nadie le gusta.
Gracias a Dios que nosotros nos fortalecimos luego de esa crisis, porque entiendo que las crisis son oportunidades.
-Enrique: trabajamos doce horas por día, para en vez de perder veinte pesos, perder diez.
Y nunca apartarnos de la línea.
¿Qué aspectos debe tener claro el Director de un medio?
-Marcelo: Existen puntos básicos como el respeto al oyente. Trabajamos para él y es nuestro único destinatario.
Siempre lo debemos tener presente y nunca perderlo de vista.
Cuando destinamos ese respeto, nos importa saber si el que escucha, es uno, mil o diez mil. Y nos interesa, porque así sea el único, merece el mismo respeto. De lo contrario, perderíamos el eje de lo que estamos haciendo.
Tratar de brindar un buen producto y muchas veces en la crisis, te ves tentado de salir de esa línea, con tal de que sea redituable.
Nosotros nunca salimos de la línea y eso nos fortaleció.
Y entendemos que hoy somos una radio con seriedad. Siempre se han realizado inversiones dentro de las posibilidades, tanto en el personal, como en la parte técnica. Tratando de estar en la vanguardia, dentro de lo que podemos y de seguir superándonos.
Otra de las realidades que tiene nuestro medio y nos enorgullece, es el sentido de pertenencia que tiene el oyente con Libertadores.
La siente como propia. Pienso que es la empatía que se ha logrado entre la radio y la gente, y viceversa. Eso no tiene precio.
¿Cómo está constituida la programación de Libertadores?
-Enrique: Es una programación estable.
Si hablamos del informativo, está en el aire desde que comenzó a funcionar la radio y en el mismo horario.
Es Marcelo quien se dedica a realizar un resumen informativo en horas de la noche. Y para lo que resta de la programación, también hay programas que llevan muchos años en ella.
¿Qué opinión les merece la prensa en general?
-Enrique: Respondería con una respuesta muy subjetiva. Ya que nosotros, al mantener una línea y tratar de respetarla siempre, es muy difícil decir que alguien está bien, mal o más o menos en lo que hace.
¿Ha cambiado algo desde sus comienzos como Directores a hoy?
-Enrique: Sí, cambió todo. La sociedad.
Para lograr ingresar en aquella época a una radio, había muchísimo filtro de preparación.
Nuestro padre nos contaba, que como prueba, les hacían leer un texto de diferentes maneras: como si fuera una tragedia, como si fuera algo alegre, entre otras.
¿Cómo ven su tarea hoy?
Conservamos el orgullo de decir que hemos continuado el logro de nuestro padre, crecido y mantenido la línea.
Contamos con antena propia en Colonia Osimani, al igual que con la parte edilicia y los estudios. Invertimos en lo que consideramos que, aparte de ser un medio de vida, tratamos de darle lo mejor a nuestros oyentes. Es lo más importante y somos unos convencidos de ello.
Además de la comodidad, a toda aquella persona que realiza las tareas junto a nosotros.
¿Se sienten apoyados por sus familias?
-Marcelo: totalmente. Tengo una hija: Avril de 11 años y estoy en pareja con Leticia, que por el hecho de trabajar con nosotros, pasamos mucho tiempo juntos.
-Enrique: por mi esposa Nélida y mis dos niñas: Francesca e Isabella.
Y a diferencia de Marcelo, mi esposa tiene su trabajo aparte del mío.
-Marcelo: Para finalizar, deseamos enviar un agradecimiento a los oyentes por acompañarnos tantos años y a los auspiciantes, que confiaron desde el primer día en nosotros y aún, siguen confiando.
¡Es un todo!

Publicado en "Que los medios nunca callen"Comentarios (0)

Con el Dr. Enrique José Pera Erro – Principal de CW 31 Radio Salto y FM 88. 3, Emisora del Lago.

El Dr. Enrique Pera Erro, es oriundo de la ciudad de Salto capital, nacido en la 2ª Seccional del departamento.
Es hijo de Salvador E. Pera Comas y de Blanca Erro Ilarráz, a quienes les brindó la satisfacción de culminar la carrera de medicina, logrando luego una especialización.
Contrajo matrimonio con Ana María, tuvieron tres hijos y desde el año 1974, lleva adelante la dirección de CW 31 Radio Salto.
Así como desde el año 1985 FM 88.3 Emisora del Lago.

Dr. Enrique José Pera Erro

Dr. Enrique José Pera Erro

Contando desde hace más de una década con el incondicional apoyo de dos de sus hijos, en esta travesía de vida, que sigue siendo todo un exitoso desafío.
Es uno de los Directores con más experiencia en la comunicación salteña, reconocido por sus logros en la medicina, contando además con una familia unida, con la cual disfruta y lo comparte todo.
Así comenzamos a dialogar con el Dr. Pera Erro:

¿Cuántos años lleva al aire CW 31 Radio Salto?
86 años. Fue fundada el 3 de mayo de 1930, con sus dos antenas de treinta metros, levantadas en la esquina de Brasil y Amorim.
La onda nació como CW 32 Salto Broadcasting para luego llamarse como hoy, CW 31 Radio Salto.
¿Y Emisora del Lago?
Se inauguró el 19 de agosto de 1985, cumplirá 32 años. Fue la primera emisora de FM de Salto, y una de las primeras del interior del país.
¿Incidió en su inclinación por la radiodifusión, que su padre fuera el fundador de la emisora?
Mi profesión vocacional es la de médico cirujano plástico estético-reparador, la de radiodifusor, la incorporé cuando un infarto en 1972 obligó a mi padre a dejar la dedicación activa y yo debí trabajar con él en su retiro desde Montevideo, día a día, codo a codo.
En esos dos años, asimilé firmemente todas las aristas de su filosofía de radio, robando horas a mi vocación primera y a mi propia familia.
Recordemos que Salvador Pera fue un pionero en esta rama, de la que yo conocía y compartía los aspectos fundamentales, pero que en aquel período incrementé y consolidé definitivamente, encarando con entusiasmo mi nueva profesión.
¿Cuántos años lleva como Director?
En Radio Salto, 43 años. Desde el fallecimiento de mi padre, en enero de 1974 con la salvedad que esa función desde mayo de 2001, la detenta mi hijo Pablo Pera Pirotto.
Y en FM Del Lago, hace 32 años. Delegando en mi hija María Noel, la dirección  a partir de abril de 2002.
Yo me reservo por mi experiencia y años en la radiodifusión el papel de consultor, coordinador o consejero, respaldando y orientando su accionar.
¿Cómo se compone la función de un Director de un medio de comunicación?
Se compone de varias funciones, presididas todas ellas por la verdad, honestidad

Dr. Pablo Pera

Dr. Pablo Pera

ecuanimidad, imparcialidad, solidaridad, basadas en una línea conductora coherente, y amparadas en la educación ética y moral. Con la firmeza indoblegable e inclaudicable para sostenerles.
Además, abarca varias temáticas: en lo social, por ejemplo, la obra que lleva adelante desde hace muchas décadas el Banco de Estreptomicina, también destacamos la lucha contra tabaquismo, alcoholismo y la drogadicción, así como la difusión y apoyo de todos los eventos y campañas nacionales y particulares.
Apoyamos estas colectas que solicitan ayuda económica para enfermedades de difícil solución, que buscan encontrarla en el extranjero, pero esta actitud nos merece algunas reflexiones desde el punto de vista médico, porque para darles cabida debe tenerse la seguridad que en Uruguay realmente no pueden llevarse a cabo. Por esto pensamos: ¿no sería más provechoso quedarse en Uruguay?
Y se destinasen los recursos con el doble beneficio, económico y científico de traer cirujanos del exterior para que operen aquí equipando o creando con ese dinero centros de alta complejidad – que ya los hay- aprendiendo de paso nuestros cirujanos in situ, sin tener que viajar al extranjero, técnicas de avanzada para seguir empleándolas y desarrollándolas luego en Uruguay en el tratamiento de casos similares.
Esta propuesta se la formulé a los representantes políticos nacionales en la mesa redonda convocada por Radio Salto y Emisora del Lago en las últimas elecciones del 2014.
En lo cultural, apoyar eventos locales y nacionales.
Recordamos que en el año 1981, logramos contratar en el pináculo de su fama a Rafaela Carrá para que presentase su espectáculo en el parque Harriague.
En lo deportivo, siempre desarrollamos ciclos de audiciones deportivas culminando con la transmisión de partidos de fútbol, desde el Estadio Centenario. También en la década del ochenta organizamos la media maratón, incluida en el calendario de la Federación Uruguaya de Deportes, con participación de atletas de todo el país y Argentina.
¿Influye la opinión del Director del medio, en determinados programas del mismo?
Nunca les pregunté a mis empleados a qué partido pertenecían. Sé que los he tenido y los tengo de todos los colores. Eso sí, todos conocen la filosofía de nuestras radios que son apolíticas, por lo tanto, la opinión personal desde el patrón al empleado de menor rango desaparece al brindar información sin tomar partido por una u otra tendencia. Buscamos lograr un punto de vista neutral para que el oyente sea quien extraiga sus propias conclusiones al escuchar las dos campanas, la oficialista y la de la oposición
La opinión política partidaria ya la darán los interesados en los espacios políticos que se comercializan a todos los partidos, siempre que al hacerlo, sin excepciones, como rige en los contratos de nuestras emisoras han de tratarse todos los temas con altura moral, sin escarnio o destrato personal, buscando la confrontación de ideas, soslayando la nota degradante, hiriente y chabacana.
Nunca nuestros espacios serán tribuna para expresar odios y bajezas.
¿Qué opinión le merece la prensa en general?
Que está aprendiendo a ser imparcial y ha alcanzado sobre todo la escrita en Salto, su grado de madurez.

La prensa y la política, ¿van de la mano?
La prensa está ligada a la política, pero de ninguna manera supeditada a la misma sino todo lo contrario, porque es libre e independiente y debe además permitirse orientar, criticar y aún manifestar discordancia con determinadas orientaciones.
Recientemente esto ha sucedido por ejemplo con la ley de medios, la ley de marihuana, la anti-tabaco y próximamente la que combatirá el alcoholismo.
En cuanto a ley antitabaco: la apoyamos totalmente, porque  Radio Salto desde los años cuarenta, y Emisora del Lago desde su fundación, nunca ha tenido publicidad de cigarrillos o tabacaleras, despreciando el costo de cientos de miles de dólares que conllevó esta prohibición, anteponiendo la salud humana, a lo monetario.
En suma, sin reparar costos, nos adelantamos más de 60 años a la ley actual con hechos y palabras, porque esto lo expusimos y sostuvimos hace muchos años en la consulta sobre este tipo de publicidad, emprendida por Andebu.

La misma prohibición rigió en nuestras emisoras para publicitar bebidas alcohólicas hasta hace pocos años. Aquilatando luego como médicos, su propiedad vasodilatadora coronaria, benéfica para el corazón.
La autorizamos pero con la inexorable advertencia, acompañando cada texto publicitario, de nuestro slogan: EL ALCOHOL ES PERJUDICIAL PARA LA SALUD, LA FAMILIA Y ELTRABAJO.

Marihuana: Radio Salto y Emisora del Lago por razones atingentes a la salud, y el hecho de ser sus directivos, médicos, le dicen no a la marihuana, rechazándola por varias razones.
Por el contrasentido que plantea con la campaña de no al tabaco, siempre sostenida por nosotros, permitiéndola fumar, otro de los aspectos más nocivos y perjudiciales de su consumo desde el punto de vista sanitario.
Y el dinero que se empleó y empleará en su implementación, plantación, cuidados, protección y burocracia a su alrededor: ¿no hubiese sido mejor haberlos destinado al tratamiento de la adicción en centros especializados? Al regularla, se aceptó su consumo, consolidando el vicio adictivo, dejando de lado la terapéutica sin intentar su curación y haciendo que sin quererlo, se interpretase equivocadamente como menos riesgoso su uso.

María Noel Pera

María Noel Pera

¿De qué manera mide usted la difusión de su medio?
No la mido yo, la mide la gente que nos escucha y que responde a los encuestadores.
Y que siempre nos apoya ante cualquier consulta o llamado popular que hagamos, con eso nos basta.
¿Entre la programación de Radio Salto, se encuentran destacados, como lo es el informativo del mediodía?
Efectivamente, se inició en las primeras emisiones de Radio Salto y perdura hasta hoy.
Su marcha característica de apertura y cierre sigue siendo la misma: “Marching through Georgia”.
Este tradicional espacio cumple, amén de informar, cometidos sociales y de solidaridad: el clásico servicio de radiotelegramas, que durante décadas comunicó el campo y la ciudad, hasta hace unos diez años, cuando fue sustituido por la llegada y masificación de la telefonía celular.
Las noticias sobre enfermos, accidentados y viajeros es un espacio dentro del informativo.
Se le replica en horario nocturno con nuevas noticias que acontecieron en la jornada.
Durante todo el día desde la hora 10, se difunden flashes de dos minutos de duración, a cada hora en punto.
Es clásico en Radio Salto, el servicio social que da cuenta al instante de la noticias sobre fallecimientos, indicando a familiares y amistades,  lugar y hora del sepelio.
Perlas Musicales, es otro espacio en el que se difunden todos los días páginas célebres de la música clásica, que entretiene y enseña. Nació por iniciativa de Julio Pierri en la década del 60 y fue bautizado por los oyentes con aquel nombre, el 8 de julio de 1960, después de un sorteo entre las sugerencias recibidas. Las ganadoras fueron las Srtas. Teresa Bordenave y Ana María Pirotto, quien sería años después, por las vueltas del destino, mi querida esposa.

¿Cómo surge el Banco de Estreptomicina Salvador Pera?
Su creación se remonta al 27 de octubre de 1950 cuando una joven sin recursos, afectada de una grave enfermedad pulmonar acuciada por su padecimiento y la falta de medicamentos (estreptomicina y pas), concurrió a Radio Salto en busca de alguna solución.
Salvador Pera, director de la emisora, al pedir colaboración a los oyentes señaló que se trataría de una iniciativa de largo aliento porque era necesario ir contando con fondos renovados para este y futuros pacientes.
La primera donante fue Alicia Melo Conti y así nació el Banco de de Estreptomicina, tomando  el nombre de aquel medicamento tan eficaz por ese entonces.
Fue la primera y única vez que se lanzó ese pedido de ayuda, no fue necesario hacerlo nunca más. Ese impulso se convirtió por la generosidad de la gente de Salto, en una ola incontenible de solidaridad que hasta hoy se mantiene inclaudicable.
En el 2009 APC, otorgó a esta obra social el premio Fausto en una ceremonia en el teatro Larrañaga en la que expresamos: “La comisión administradora del Banco de Estreptomicina Salvador E. Pera, que integro con el Dr. Ariel Villar y el contador Ruben Pedetti, acepta con legítimo orgullo el Fausto otorgado a esta obra social de Cw 31 Radio Salto.
Pero en el bien entendido, que esto no es para nosotros que somos sólo los continuadores de dicha obra, y que consideramos, no es un premio en sí, sino un justo reconocimiento a los principios filosófico-humanistas de un hombre, el Sr. Salvador Enrique Pera, mi padre, que nosotros continuamos y por sobre todo, a la acción solidaria de los pobladores de Salto. Por eso decimos que con las donaciones se devuelve siempre, en algo relacionado con la salud al pueblo de Salto lo que es de y para su gente”.
Integraron sus comisiones directivas de estos 43 últimos años: Contador Ruben Pedetti y Dres. Ariel Villar y Dr. Enrique Pera Erro, José Pedro Palacio, Dres. Carlos Pigurina y Contadora María del Pilar Arburúas.

¿Cuáles han sido las donaciones del Banco de Estreptomicina?
Por años, permitió el mantenimiento de un stock suficiente de Estreptomicina y de medicamentos usados para combatir la tuberculosis.
Además, del suministro de placas radiográficas siempre faltantes para el diagnóstico y el seguimiento evolutivo de estos pacientes.
Menguado el mal, se pudo equipar una sala en el Hospital de Salto, cuando estos enfermos ya en escaso número, fueron reintegrados a la comunidad, dejando el Asilo Amorim.
Después, se proveyó al Hospital de Salto de un equipo de endoscopía, para el diagnóstico de cáncer de colon, otro de los flagelos que afecta más frecuentemente a nuestra población.
Y a ello siguió la donación del primer respirador, que permitió salvar o mantener con vida a muchos salteños.
Más tarde se equiparon algunas policlínicas de la ciudad y de localidades vecinas como la de San Antonio. Y se inauguraron otras.
Se colaboró con el Banco de Prótesis, obra de otro salteño, el Profesor Dr. Oscar Guglielmone y con la acción que lleva a cabo Pan y Abrigo, combatiendo la desnutrición de la infancia, acordé con nuestros principios, de que una buena alimentación, refuerza defensas y es la primera barrera de la enfermedad que opone la Profilaxis a la misma.
Más recientemente se donaron Cardio-desfibriladores para Villa Constitución y la ambulancia de traslados del Hospital Regional Salto, por valor de 4514 dólares, así como aparatos de fisioterapia para los jubilados, y un monto de 20.000 dólares para el final de obra de la Casa Amiga del Grupo Oncológico Vivir Mejor.

¿Por qué particularmente se decide por la especialidad de cirugía estética-reparadora?
Desde antes de ser practicante mi orientación fue decididamente quirúrgica como cirujano general, y luego, cuando descubrí la cirugía plástica- primero la reparadora y luego la estética- comprendí que no sólo se trataba de extirpar un órgano enfermo o curar un daño corporal, sino que había algo más en ella que me daba la chance, de reconstruir: devolver la función y corregir o restituir la forma física lo más parecido a lo normal.
Al practicarla, me enamoré de mi especialidad, afirmando que si la cirugía general es pasión, la cirugía plástica es emoción.
En ese largo camino hasta hoy, integré la primera cátedra de Cirugía Plástica de la Facultad de Medicina del Uruguay, llegando al grado IV de su escalafón y posteriormente al mismo grado con interinatos de grado V en el Casmu, Inauguré la 1 Clínica de Cirugía Plástica en nuestro país, desempeñando paralelamente cargos honorarios en nuestra Sociedad de Cirugía Plástica (secretaría, tribunales de honor, etc.).
Introduciendo varias técnicas originales propias y de otros profesores extranjeros como la liposucción, los colgajos en isla triangular, también técnicas de reconstrucción mamaria, en quemaduras, etc.
Desde entonces he representado a mi país en innumerables congresos, presidiendo algunos, con el logro de varios premios internacionales fruto de las enseñanzas y conocimientos adquiridos en becas y pasantías en EEUU, Inglaterra, Escocia y Suecia (Hospital Karolinska de Estocolmo) y el bagaje científico, de más de seis mil operaciones realizadas hasta el presente.
¿Cómo está compuesta su familia?
Por mi Sra. Ana María Pirotto, que no culminó la carrera de escribanía por dedicarse a la formación y educación de la familia. Y mis tres hijos, todos profesionales: María Noel, escribana y abogada, Enrique que es psiquiatra, y Pablo, que es dermatólogo y licenciado en ciencias de la comunicación.
¿Algún hijo sigue sus pasos?
Sí, Pablo que, además de dermatólogo y licenciado en comunicación, es cirujano dermatológico. Una nueva subespecialidad que tiene mucho de Cirugía Plástica.

¿Si pudiéramos dar una mirada a unos quince años atrás, ¿qué ve ?
Remontándonos al 2001, veo el asombroso avance tecnológico en la ciencia.
Sobre todo en las áreas médico quirúrgicas, en la comunicación, en las áreas industriales y espaciales. Pero por otro lado, miro con grave preocupación, el crecimiento de los conflictos filosófico-religiosos.
Los fanatismos y terrorismos xenófobos y su permanencia que renueva las guerras trastrocando el bienestar y la seguridad en el mundo.
Me alarma la incertidumbre de este siglo y del país que recibirán mis nietos.
¿Imaginó por un momento, su vida sin la radio? 
Creo que después de cuarenta y tres años de convivencia, ya  es un matrimonio indisoluble. Igual que el que mantengo y mantendré hasta el fin con mi gran pasión: la cirugía plástica
¿Cuándo nos visita a los salteños?
Cuando lo hago paso desapercibido porque salgo muy poco y me enfrasco a las tareas de la radio, corrigiendo aquí, innovando allá y dando indicaciones en todo cuando y cuanto sea necesario o se me consulta.
Como tengo muy bien organizado todo el quehacer diario y cuento con gente que me responde desde hace muchos años con quienes hemos conformado una verdadera familia: Carlos Cuello, gerente, Teresa Rodríguez, secretaria, Raquel Vispo, informativista, locutora y oficinista, Juan Costa, informativista, locutor y operador nocturno, Antonio Rosa a cargo de la planta trasmisora, sin olvidar a Guzmán Gelós en la informática.
Así es que desde Montevideo podemos manejar las radios con Pablo y María Noel haciendo uso de la tecnología, por celular, mails, what sapp todos los días, igual que si estuviéramos presentes.
Nos facilita la tarea el monitoreo on line, de las transmisiones por el hecho de transmitir por internet, desde 2004.
Por otra parte hacemos en Montevideo, muchos contactos y asistimos a reuniones importantes de Andebu, ya que integramos esta asociación desde su fundación, así como también de AIR.
Actualmente estoy dando el toque final a la incorporación de paneles solares, una alternativa de energía renovable, en un sector de los 90 mts2 de la nueva planta trasmisora.
Con su torre de 72 metros de altura y dos transmisores de 10 kw y 1 kw de reserva, que se encuentra en el km 481 de la ruta 3, camino a las Termas del Daymán.
Para finalizar esta entrevista, me gustaría enviarles un especial y afectuoso saludo de reconocimiento a todos los oyentes de CW 31 Radio Salto y de FM Del Lago 88.3.
Y particularmente a mis pacientes de Salto.

Publicado en "Que los medios nunca callen", - Titulares -Comentarios (0)

“Mi responsabilidad… es ser feliz con lo que  hago”

…Hoy nos acompaña: Hugo Rolón – Comunicador. Maestro.

Los años de profesión que lleva Hugo, lo hacen dichoso.
Con el privilegio de contar con más de cincuenta primaveras trabajadas, todo lo ha disfrutado al máximo, aprendiendo, día a día en sus actividades.
Y como si todo esto fuera poco, cuenta con una familia maravillosa. Esposa, hijos y nietos, que adora.
Actualmente, se desempeña en Radio Libertadores, con dos programas muy escuchados en la mañana: “Horas de Radio”.
Así, comenzamos a dialogar:
“Me considero un comunicador, porque en la comunicación entran todas las acciones, hacia otro”, nos dice.Hugo Rollón
“Fui evangelista, siendo aún adolescente. Golpeando a una puerta y hablando de Jesucristo.
Vendedor callejero, vendedor detrás de un mostrador y lo realizado, es siempre con el otro.
Comunicar es poner en común. Por ello abarca tanto. A los maestros, profesores, comunicadores radiales, de la televisión. Y se basa en tres cosas:
Conocer: se trata de estar preparado. Explicar o exponer: de acuerdo con el conocimiento que tengo y de acuerdo con el que va a recibirlo. Y tercero: yo tengo que agradar.
Son las tres cosas básicas para poder comunicarse.
Yo puse en común cuando fui predicador del evangelio, también cuando fui maestro por siete años, cuando fui payaso Totó por cinco años y puse en común con mi trabajo en la radio. Además, hay que tener una intención para comunicar.
Es por ello que me considero un comunicador.
¿Por qué la inclinación por la docencia?
Yo ya era maestro en el sentido de la expresión de Juan Zorrilla de San Martín. El decía: que toda persona es un maestro, porque toda persona me puede enseñar algo.
Si algo me enseña, puede ser un portero, un médico o la persona que sea.
Puyg Adams, un español matemático, decía: yo no enseño. Yo ayudo a aprender. Y es lo que me marcó. Ponerme en el trabajo de que el otro aprenda por él, después de lo poco que yo lo ayude a ver.
Y en la radio realizo esa tarea, así como en la vida diaria, igual.
¿Cómo llega a su primera radio?
Me había casado y trabajaba como sereno en el lugar donde vivía.
“Esto no puede ser todo” me dije, y salió en ese momento un concurso en radio Tabaré, en el año 1962.
La misma, estaba dirigida por Juan Gestoso, que fue Jefe de Policía, y socio de Luis Batlle Berres, en la radio que tenían en Montevideo y en Tabaré de Salto.
Me presento a la prueba, a los pocos días, vuelvo a preguntar cómo me había ido y me responden: “Mire, usted no sirve para locutor”, así que me fui y seguí trabajando.
Parece que los otros concursantes eran malos, porque pasados unos días, me llaman y me dicen que me iban a poner en la radio, “solo tiene que aprender”.
Después me enteré, por el mismo personal de la radio, que los otros eran peores que yo (sonríe).
Asi que entré por menos malo a trabajar en radio, y ya hace 54 años.
¿Siguió mucho tiempo allí?
No, pensé que era poco lo que tenía “yo tengo que mejorar mi vida”, pensé , entonces un día me encuentro con una amiga que me sugiere que estudie magisterio.
Contaba yo en ese entonces con 24 años. “Pero me animo”, le dije.
Entro a magisterio cuando los demás tenían 16, yo era el viejo.
Faltaba mucho, porque tenía que trabajar. Aún no entendiendo nada de matemáticas, me encuentro con el profesor del Instituto Normal e Ingeniero, un hombre muy abridor de cabezas Danilo Goslino, y trabajando mucho en problemas, entendí.
A fin de año, di un examen y saqué sobresaliente y el profesor me dice: -usted tiene que enseñar. -Pero no, profesor, como voy a enseñar si yo no sé nada. -Usted va a aprender porque entendió lo básico.
“Quien no desciende de quien” dice Víctor Lima. “Que no da una mano”.
Y allí Danilo Goslino me dio esa mano.
Pienso que siempre tiene que haber un esfuerzo para mejorar. Leyendo, escuchando, porque si usted no se nutre con el saber ajeno, se queda playo.
Anotándolo, queriéndolo saber, señalando y hablando con otros, enriquece su persona.
¿Culmina su carrera de maestro, cuando?
Al terminar la práctica, en radio Cultural, nos presentamos un grupo de personas y Vinci quiso quedarse conmigo, porque como el también era maestro y además ya contaba con la experiencia de radio Tabaré. Hasta que un día, ya trabajando en la escuela, tenía tres empleos para distraerme: la escuela, la radio y el empleo en Joyería Varesse, donde fui sereno.
Allí viví con mi señora y mis dos hijas.
¿Cómo va cambiando su destino?
En el año ´83, me fui a Radio Tabaré y estuve durante 24 años.
Comencé con una audición de cuatro horas, vendiendo avisos.
Pasado el tiempo y cuando contaba con 68 años me quede sin trabajo durante la mañana. Entonces sin pensarlo demasiado, me fui a Radio Libertadores y el principal me dijo: “si, encantado, te doy tres horas separadas”.
En abril va a hacer 10 años de mi comienzo.
¿Qué tiene que tener un buen comunicador?
Fundamentales: convicción, firmeza y amor.
Si no tiene amor, nada sirve de nada. Porque si no nos queremos, nosotros mismos, no tenemos respetos por otros ni hambre de mejorar.
La firmeza, está en saber lo que va a hablar y preguntar.
Y convicción la debe tener, para estar convencido de lo que hace.
¿Cómo ve hoy a la prensa en general?
Pienso que estamos peor que antes.
No entiendo porque colocan a la información en el colgado, se repite en el copete y luego se vuelve a repetir en el desarrollo de la noticia. ¿No sería más fácil, poner una fotografía?
¿Se lleva de la mano la política con la prensa?
Por conveniencia.
La prensa tiene interés en lo político, porque lo político partidario, pretende que la prensa le sirva para comunicarle a la gente lo que piensa.
Pero a veces lo político partidario, se vale, pagando dinero a algunos medios para que este lo pinte bonito a ese político partidario.
¿Le hubiese gustado salir al extranjero a trabajar?
No. Yo soy salteño.
Soy del Salto oriental, no quiero salir a ningún lado, y menos ahora.
La propuesta que he tenido, fue una transmisión conjunta desde Montevideo.
Le pregunto qué le parecía a nuestro director en aquel entonces Inocencio Di Giácomo y me dijo: ellos van a usar la onda de Libertadores o de Tabaré, para aparecer acá, porque por aire no llegan. Y si vas a solicitar un programa con ellos, seguramente te dirán, no, vos estás en Salto. Entonces, fue como que me curé.
Y pensar que hay algunas radios de Salto, que transmiten programas enteros de Montevideo y yo me pregunto: ¿por qué?
Si en Salto está lleno de motivaciones para hablar.
Tenemos que hacer radio, con cosas que a la gente le guste, haciéndole ver cosas que Salto tiene. Sino, ignoramos el Salto, por poner un programa largo que nos evita trabajar.
¿Cómo lleva sus agradables días compartiendo trabajo-hogar?
Llevo actualmente una situación, de familia ensamblada. Me separe de mi primera esposa, cumpliendo mi rol de padre de mis dos hijas: Dorcas, que es médica y Débora es nurse.
Luego me casé con Nancy, que tenía dos hijos: María Hilda Avellanal Sanguinetti, doctora en Acuicultura, pasando la mayor parte de su vida estudiando en Chile. Y el hermano es Germán, que es electricista.
Y con Nancy tuvimos en común un hijo, que es Emilio Rollón Sanguinetti, Técnico en Impresión, preparado en Don Bosco en Montevideo.
¡Y contamos con cinco nietos hermosos! Tenemos nuestra casa, pudimos comprar un auto y disfrutamos todo, con la tranquilidad de que nuestros hijos y nietos, están bien.
Además de compartir mis “Horas de Radio” con mis compañeros de trabajo. Con el operador por la mañana que me difunde el programa grabado de la hora 6 y con Sandra Canio a la hora 10. Que es muy responsable y creativa. Excelente compañera de trabajo. Un placer realmente trabajar con ellos.
Y mi responsabilidad… es ser feliz con lo que hago.
¿Qué le sugeriría a un estudiante de su profesión?
Cuatro letras: T.R. E. S: T de tolerancia, R de responsabilidad, E de esfuerzo, S de solidaridad.
Si una persona, tiene esas virtudes y ganas de progresar, sirve para aprender”.

Publicado en EL PUEBLO los escuchaComentarios (0)

“Tenemos la obligación de contar lo que pasa. Sin exagerar. Pero sin esconder nada”

…Hoy nos acompaña:
Miguel Ángel Chagas – Periodista – Conductor

Miguel Ángel Chagas nació en Salto, el 23 de agosto de 1984.
Cursó primaria en la Escuela Nº 2 Etelvina Migliaro, y continuó con sus estudios en el Instituto Politécnico Osimani y Llerena (IPOLL).
Ha tenido una escuela en casa, ya que es hijo de nuestro querido conductor salteño Ruben Chagas, con una vasta trayectoria este, en los medios salteños.
Con tan solo 32 años, Miguel Ángel, se ha transformado en un referente de la image1comunicación.
En Salto es hincha de Sportivo Progreso y en Montevideo, de Peñarol.
Durante el período de gobierno de José Mujica, fue una de los periodistas que más acercamiento tuvo al hoy senador de la República.
El expresidente, señaló en una entrevista que Miguel le realizara, que Uruguay, jocosamente debería llamarse: “República Oriental del Uruguay, el país del no se puede”. Esa frase recorrió el mundo.
Actualmente y en forma diaria, Miguel nos narra desde el sur del país, las noticias policiales por “Telenoche”.
Hoy, nos deleita con su historia de vida y así comenzamos a dialogar:
¿Cómo te defines: Periodista o Comunicador?
Creo que voy a utilizar la presentación de mi cuenta de Twitter.
Me describe de muy buena forma. Allí explico que soy periodista y conductor.
Opino, pero también escucho opinión. Puedo cambiar. “Me hago cargo de todo lo que digo. No de lo que interpretes”.
¿Cuánto hace que te encuentras en los medios de comunicación?
Conozco los medios de comunicación desde muy chico.
Recuerdo acompañar a papá, a jornadas de fútbol muchas veces maratónicas. Allí conocí la radio. Nunca imaginé que definitivamente, esos momentos y esas experiencias iban a marcar mi vida.
¿Por qué esa inclinación?
Yo quería ser como mi padre. Él era mi inspiración. Debo reconocer, que él es mejor.
Un gran maestro. Un gran profesional. En el departamento hay muy buenos comunicadores, que admito, no son valorizados. Hoy debo señalar que me apasiona comunicar. Me encanta contar historias. La gente quiere escuchar historias. Historias bien contadas. Detrás de cada noticia, hay una historia.
¿Cuáles fueron tus primeros pasos en ello? ¿Y actualmente cuál es tu labor?
Aquí en Montevideo comencé a trabajar en Radio Nacional. Allí era el productor de los informativos; con el tiempo pasé a leer el noticiero de la mañana.
Ya sobre el final de mi estadía en esa radio, llegué a compartir un periodístico con Víctor Chamorro, un reconocido periodista, con una gran trayectoria.
Tras mi paso por dicha emisora, llegó la oportunidad de desembarcar en Radio Monte Carlo.
Y aquí cuento algo que increíblemente me pasó. Recuerdo de chico escuchar Monte Carlo, y haber dicho: “allí voy a trabajar”. El destino me tenía preparada esa sorpresa.
Me incorporé a la radio más escuchada del país, y llegué a compartir estudios con los informativistas que en algún momento escuché y admiré. Aprendí mucho de Carlos Eduardo San Martín, Ángel Carballedas y Gustavo Bernini. Leí durante dos años el Informativo Nocturno.
Estando en Monte Carlo, surge la posibilidad de acompañar a Fernando Vilar en su programa de Radio Cero, De primera mano. Por las mañanas trabajaba en Radio Cero, y por la tarde en Monte Carlo.
Indudablemente la radio fue la que me abrió las puertas en el canal. Un día sonó mi teléfono y el gerente del noticiero me dijo: “te escuchamos siempre, nos encanta tu trabajo, queremos que vengas a trabajar con nosotros. ¿Te animas?”.
No lo pensé. Dije sí. Desde hace cuatro años, cubro las noticias policiales en Telenoche. Comparto tarea con un gran profesional, Leonardo Pedrouza.
¿Cómo fue posicionarte frente a una cámara por primera vez?
Recuerdo exactamente ese momento.
Fue una sensación muy extraña. Sabía que había llegado hasta ese lugar por mis condiciones. Había tenido los mejores maestros. Nada podía fallar. Cuando tomé el micrófono ese día, recordé el largo y difícil camino que tuve que recorrer.
No fue fácil.
¿Qué condiciones esenciales debe tener un buen conductor o comunicador para realizar su tarea?
Vivimos en una sociedad muy complicada.
Donde los valores han cambiado mucho, por no decir, se han olvidado. Creo que por sobre todas las cosas, se debe ser racional. Tener sentido común. Libertad de expresión, es que todos podamos hablar y que todos nos escuchemos por igual, un periodista no puede olvidar eso.
¿Qué sientes cuando sales a la calle con un móvil, y está en tus manos transmitir, la buena o mala noticia?
Por lo general me tocan las malas.
Las noticias policiales por su esencia actual, son muy duras. El delito de hoy no es el mismo de antes. Convivimos con muertes muy violentas. Con atracos muchas veces agresivos.
Creo que cada vez que salimos a la calle, tenemos la obligación de contar lo que pasa. Sin exagerar. Pero sin esconder nada.
¿Qué te hace ser lo más objetivo posible?
Siempre hablo con mis compañeros de un detalle muy importante.imagen
Personalmente conozco a las personas en momentos difíciles. Si voy a visitarte es porque o te mataron un familiar, o porque tuviste un accidente, te robaron, fuiste víctima de rapiña… es decir, convivimos con el rechazo. Y digo convivimos, porque mi equipo está conformado por otras dos personas, un camarógrafo y un chofer.
Entender que detrás de una noticia hay una persona, una familia, es fundamental para ser objetivo. Hay historias que te mueven el piso, a pesar de que aprendemos a convivir con situaciones límites.
La objetividad es el valor de ver el mundo como es, y no como queremos que sea.
¿Qué es lo más difícil y que te haya sensibilizado en tu trabajo?
Cuando hay niños involucrados, debo reconocer es muy duro.
A veces llego a casa y me cuesta olvidar lo que sucedió durante mi jornada laboral. Me cuesta aceptar que los violentos tengan el control de nuestra sociedad. No pueden ser ellos quienes deciden nuestra suerte.
Ver familias pedir justicia por un hecho impune, me sensibiliza. Conocer lo que pasó es importante. Pero las víctimas, necesitan que los culpables paguen por el error que cometieron. Para tener una sociedad justa, eso es indispensable.
¿Te irías a otro país a trabajar si te lo propusieran?
He tenido propuestas. Me siento cómodo en mi país. Hoy la respuesta es no.
¿Cómo ves a la prensa actualmente?
Los medios de comunicación se han convertido en uno de los principales agentes de socialización. Su influencia es preocupante debido a la agresividad y violencia que muestran sus contenidos. Vivimos un período, en el cual las instituciones educativas tradicionales, la familia y la escuela, están perdiendo la capacidad de transmitir eficazmente valores y pautas culturales decohesión social.
Eso hace que cada vez, seamos más insensibles a contenidos violentos. Eso me preocupa. Mucho.
¿Con qué disfrutas?
Disfruto de mi familia. Trato de dedicarles el mayor tiempo posible, aunque admito es una asignatura pendiente. Ser comunicador no es sencillo. Te convierte en un bicho raro. Pero mi familia es mi combustible diario, sin dudas.
¿Tienes una meta?
Ser feliz.
¿Cuál es tu fuerte en la profesión? ¿Qué te destaca?
Mis compañeros dicen que mis contactos son mi fuerte. Y tal vez tienen razón. Difícilmente se me escape alguna noticia. Trato de estar siempre al tanto de todo. Soy muy ordenado.
Hago seguimiento de temas, no he dejado de utilizar la libreta y lapicera. Esa no te falla.
¿Te sientes un profesional realizado aunque te quede mucho por transitar?
Me siento una persona realizada. Sigo siendo el mismo Miguel de siempre.
Disfruto del momento que me toca vivir. Pero no olvido mis raíces.

Publicado en EL PUEBLO los escuchaComentarios (0)

…Hoy nos acompaña: Ernesto Nieto – Comunicador Social- Politólogo- Docente

La trayectoria de Ernesto por nuestro Salto, es muy variada.
Forma parte de la familia de EL PUEBLO y por ser de la casa, es un privilegio tenerlo en nuestro espacio de cada sábado, donde muestra a nuestros comunicadores, con sus diferentes matices.
Es el conductor de “El Factor Humano”, que se emite por Canal 4, Cable Visión Uruguay y por internet Vera TV, además de un canal en You Tube, específico de “El factor humano”, el cual actualmente, se encuentra en las setenta mil visitas. Ernesto Nieto
Es Politólogo, llevando adelante la Dirección de Consultora Ágora y es docente como Politólogo.
Así comenzaba narrándonos, cómo se define:
“Mi tarea está basada en generar contenidos que tienen que ver con la comunicación social básicamente. Y de alguna manera, me apropio de los conocimientos de mis estudios, que son la de Politólogo.
Me formé como politólogo, trabajo como tal, doy clases e investigo como Politólogo, desde la empresa Ágora. De donde diario EL PUEBLO, publica casi siempre nuestros artículos.
Periodista no soy, no solamente porque no me formé en ello, sino porque además, la tarea del periodismo tiene mucho más que ver con la investigación periodística.
Pero por una veta personal, hace nueve años que comenzamos una experiencia de un programa de televisión que se llama “El Factor Humano”, donde al principio me encargaba de producir el programa, conduciéndolo un amigo: Juan Vicente Román, y lo hizo durante cuatro años.
Luego decidió encarar otros proyectos personales, y me animan en el canal a que lo tenía que conducir yo.
Di el paso y el próximo año, “El Factor Humano” cumple diez años ininterrumpidos.
Muy contentos con Canal 4, integrado a la plataforma de ANTEL: Vera TV, con la puesta por internet a todo el mundo. Y a su vez, contamos con un canal en Youtube, específico de “El Factor Humano”. Con una muy buena receptividad, en las setenta mil visitas.
Nos pone muy contentos cuando salteños que viven en distintas partes del mundo, lo pueden apreciar desde sus distintas plataformas, enviándonos mensajes.
Es por ello que me considero como alguien que utiliza los medios de comunicación, para intentar llevar información al televidente, de algunos temas que no se tratan en la televisión local.
¿El invitado es siempre relacionado al ámbito social?
El método de selección de los invitados, pasa generalmente, primero por el tema.
La semana pasada, el tema era el impacto del alcohol en los más jóvenes de nuestra sociedad.
Un tema relevante, porque está teniendo grado de avance en lo que es edades más tempranas y en mayor cantidad.
Existe una asociación de padres que está trabajando en el tema, llevamos un médico de familia que también lo está haciendo, junto a un neurólogo, para poder explicar el impacto que tiene en el desarrollo y las capacidades cognitivas, el alcohol, en edades muy tempranas.
“El Factor Humano”, desarrolla contenidos que tienen que ver con la vida de nuestra comunidad y pretende además, enfocar cuestiones que en la televisión local, no es muy fácil de hacer.
Y a partir de que tenemos el tema, es que pensamos qué invitado podemos llevar.
¿También muestra a figuras destacadas?
Nos gusta brindar el espacio y mostrar también esa parte del artista local que Salto no conoce.
Escritores, artistas plásticos, músicos, y mucho más.
Aunque tiene que ver con los gustos personales también.
Quienes disfrutan del arte y pueden tener un canal para conectarse con la sociedad, también intentan difundir las cosas que le gustan.
Situaciones bien interesantes que nos pasa como sociedad, pero también volcar los intereses que uno tiene y compartirlos.
¿Cuántos años hace que te desempeñas en nuestro medio?
En televisión, comencé produciendo “El Factor Humano”, pero he tenido experiencias en radio, que ya fueron más cortas y luego la experiencia de escribir artículos de análisis o de la investigación que realizamos en Ágora.
Pero mi primera vez en un medio de comunicación, fue con entrevistas a mi vuelta de Montevideo, donde fui a estudiar
O sea que en realidad el vínculo con los medios nace, a partir del trabajo como Politólogo y luego sí, viene la experiencia en productos comunicacionales.
¿Existen pocos Politólogos en Salto?
Sí, al igual que en el interior.
Y se me ocurre estudiar esa profesión, porque me parecía que la inserción laboral, la tenía exclusivamente por el ámbito de la docencia y de la investigación, o generaba un emprendimiento privado.
Y como me gusta trabajar, teniendo iniciativas empresariales, en ese sentido decidí junto a un amigo y colega, instalarnos. Luego decidió él emigrar a España, y me quedé solo.
Ágora fue la primera empresa de investigación social, que se radicó fuera de Montevideo.
De todas formas, son pocas las que existen en la actualidad. Pero estrictamente privada y en forma regular, somos nosotros en la región norte del país, ya cumpliendo diecisiete años.
¿Quiénes solicitan sus servicios?
Instituciones sociales, empresas. Son muchas las que requieren estudios de mercado, para conocer su posicionamiento en el medio.
Que nosotros le diseñemos herramientas a partir de la investigación de productos y del mercado.
Tenemos una serie de estudios que lo realizamos cada determinado tiempo, de manera regular. Midiendo cuestiones vinculadas a la opinión pública y a la política.
Donde estudia las preferencias de los electores, los niveles de simpatía y popularidad de los dirigentes políticos.
Cada vez hay más políticos que entienden y lo toman en cuenta, que la información generada después de una investigación, les puede resultar útil, no solamente para las elecciones, sino para su trabajo, luego.
¿Disfrutas de la docencia además?
Sí, he trabajado en varios centros de educación.
Enseño, sobre todo en el ámbito privado, sobre las técnicas de la investigación de mercado.
También he trabajado en la Facultad de Derecho, en la materia de ciencias políticas y también he sido docente en otros institutos privados, de metodología de la investigación.
¿Cuál es el tema que más solicitan los televidentes en “El factor Humano?
La gente responde muy distinto.
Muchas veces llevamos un tema médico, que es el más relevante y tiene un impacto inmediato. Al igual que enfoques en técnicas alternativas.
Temas sociales, como convivencia, violencia, inseguridad. La cultura, arte y segmentos empresariales, entre otros.
Existe muy buena interacción con la gente, trabajamos con el celular y eso nos da pie para ello.
Hacen preguntas muy interesantes, dándonos la posibilidad de sacarles un muy buen provecho a los invitados.
El programa tiene muchos matices y a veces uno solo.
¿Trasladarías tu trabajo a otro lugar?
No, yo hace mucho tiempo elegí vivir en Salto y es un muy buen lugar para vivir, apoyando determinadas iniciativas que surjan. Pero mi lugar en el mundo, es acá. Dónde está mi gente, mis orígenes y lo más importante: están mis hijos.
¿Qué es lo que más te gusta de tu trabajo?
De “El Factor Humano”, me gusta, porque me da la libertad de presentar en sociedad, temas o personas relevantes.
Lo que no me gusta, es cuando estoy entrevistando a una persona, que sé que no me está diciendo toda la verdad.
Ocurre con algunos dirigentes políticos.
En cuanto a lo demás, me gusta la docencia y todo lo que hago. Confieso que Ágora me da muchas satisfacciones, como tensiones en época de elecciones. Es muy estresante y desgastante, pero es un mal necesario, pasar por ello.
¿Qué concepto tienes de los medios de comunicación?
En Salto tenemos gente que hace muy bien su trabajo.
Y también tenemos de la otra, que a uno le parece que debería trabajar más en capacitación. Es un debe que tenemos en general. Estamos en un momento de transición, ya que las nuevas plataformas comunicativas que tienen que ver con redes sociales, sirven para comunicarnos.
Hoy cualquier medio de comunicación, tiene que estar en internet y comunicarse por allí.
Nos estamos adaptando a esta nueva dinámica.
¿Cómo te ves en un futuro?
Un viejito medio cascarrabias, así….
Y contando con tiempo para hacer las cosas que más me gustan: leer, escuchar música, me gusta mucho enseñar también.
Con algunos amigos de toda la vida. Pocos, pero de muchos años.
¿Un sueño?
Que mis hijos sean gente feliz y que vivan en una sociedad mejor.
¿Qué le dirías a quien se incline por estudiar comunicación?
Que nunca se deja de aprender.
Aunque haya culminado una carrera relacionada a la comunicación, el camino sigue y tiene que estar con las antenas preparadas para seguir formándose en lo que le guste.
Nos toca vivir un momento, en donde la formación, es contínua.
Y la única forma de no quedarse atrás, es seguir capacitándose.

Publicado en EL PUEBLO los escuchaComentarios (0)

“En periodismo no es la respuesta la que lleva a la verdad, sino la pregunta”.

…Hoy nos acompaña: Jorge Rodríguez –  Periodista.

Comenzó Jorge su carrera, con veintidós años.

Estudió Tecnicatura en Educación Social, en la Universidad del Trabajo en Montevideo y en el año ´91, comienza su tarea en los medios de comunicación en nuestro departamento.
Es Canal 8 quien lo recibe, bajo la Dirección de Carlos Gelpi. Haciéndose cargo Jorge, de coordinar las entrevistas y ser el informativista del medio, conjuntamente con Gabriela Cardozo, actualmente comunicadora radial.
Desde hace cinco años, lleva adelante la Conducción y Producción de “Animal Político”, programa elegido y disfrutado por muchísimos salteños, que esperan expectantes su comienzo.
Disfruta todo con su familia, y le gana el apego por las cosas sencillas.Jorge Rodriguez
Así dialogamos:
“Cuando comencé en los medios de comunicación, las perspectivas laborales eran otras y nos hacíamos de las primeras herramientas también para poder desempeñarnos y comenzar a aprender” nos dice el profesional.
“Aprender de los que ya habían hecho camino. ¿Quién no recuerda al flaco Echeverz, a Soler, a Luis Bertiz, Ardaix, Hugo Rollón?
Hombres que vivían de la comunicación, haciéndola a diario y que también transitaron por este medio.
Si bien aprendíamos, quizás teníamos la impronta, no solo de la juventud, sino de querer hacer algo distinto, para el medio en el cual trabajábamos. Fue una muy linda experiencia.
¿Cuáles son tus actividades?
Tengo a mi cargo la conducción y la producción del programa “Animal Político”, que se emite a través de Canal 4 de Cable Visión Uruguay. Vamos por el sexto ciclo de programa.
Fui, a lo largo de mi experiencia en los medios, atravesando diferentes etapas. Comencé en Canal 8, luego inicié la coordinación del informativo de Canal 4, llamado TV Mundo, donde su Director era Paulino Delsa. Quien me dio la oportunidad de comenzar a trabajar y llevar adelante un programa que estuvo mucho tiempo al aire: “Ver en color”.
Consistía en mostrar diversas situaciones que sabíamos que existían en la sociedad, pero sin lograr llegar estas a los medios de comunicación. Nos fue muy bien.
Luego llevamos a cabo “Ombusman”, con la coordinación y la producción de Jorge Jacques, que nos dio la oportunidad de ser los canalizadores de denuncias realizadas por el público, que marcó también una buena etapa de nuestras vidas.
Volví luego a hacer “Ver en color” y pasado el tiempo, me dediqué a realizar el proyecto de “Animal Político”, que fue el programa que me permitió madurar periodísticamente dentro de la línea que yo había elegido.
¿Cómo fue pararte frente a una cámara por primera vez?
No recuerdo mucho, pero seguramente he estado nervioso.
Hasta ahora me pongo nervioso. Cada jueves es un nervio diferente porque es un compromiso diferente, pero siempre con la misma meta.
Pero los nervios siempre están presente.
¿Cómo nace la iniciativa del actual programa?
De parte de la propuesta de Canal 4.
Es la Directiva del Canal, conjuntamente con alguien que considero que es muy bueno dentro de lo que hace, Nicolás Jardim, Licenciado en Ciencias de la Comunicación.
Me invitan a participar, acercándome nuevamente a Canal 4, con el programa que llevaría el nombre de “Animal Político”.
¿Qué se exige a un periodista político?
La gente exige pluralidad, imparcialidad y búsqueda de verdad.
Los tres pilares fundamentales, dentro del periodismo. Creo que es el secreto, no digo del éxito o el triunfo de “Animal Político”, creo que es el secreto de haberse impuesto en la gente.
Logrando un programa en donde está presente la imparcialidad en el momento de entrevistar.
¿Qué es lo que tiene que tener un político para debatir?
Dentro de los entrevistados encontramos personas que hablan mucho y facilitan la entrevista. Y están las otras en las que hay que sacarle las palabras con tirabuzones.
Jamás armé una entrevista y nunca lo voy a hacer. El día que tenga que hacerlo, dejo de ser periodista.
Si hay un tema de relevancia en la semana, seguramente van a ser invitados por él.
Ya viene la persona, sabiendo de antemano que el desarrollo de la entrevista se basará en ese tema, no acostumbro a pactar preguntas con el entrevistado.
Una cosa es que yo haga mi producción, todos los periodistas nos hacemos un guía memoria, que nos va a marcar el sendero a conducirnos durante la entrevista. La tienes tú en este momento. Y aunque surjan otros temas, la guía te sirve para no perder el rumbo. Pero la persona no sabe nunca lo que se le va a preguntar.
En periodismo, no es la respuesta la que lleva a la verdad, sino la pregunta.
Respuestas, puede tener miles, pero pregunta que apunte a la verdad, una. Si en mi caso yo no formulo la pregunta, no se va a saber la verdad.
¿Qué papel juega tu carácter, para llevar adelante el programa?
Me lo he planteado y tengo amigos, que me preguntan si existe el enojo.
El enojo siempre existe, cuando de repente sabes que en la cara se están diciendo cosas desacertadas o que uno las considera injustas.
Pero aquí hay un tema que es interesante: ¿nosotros buscamos la verdad en función de qué? ¿En función de buscar una satisfacción propia, en satisfacer la necesidad de quienes nos miran y nos escuchan, o buscamos la verdad en función de satisfacer la necesidad de alguien que nos dijo que teníamos que preguntar eso, para quedar bien con esa persona?
Toda persona puede canalizar su carácter. Los años también calman, bajan la ansiedad y hacen ver las cosas de otra manera…y enojarse menos.
Me parece que el gran secreto del periodista es la imparcialidad, trabajando en base a los valores enseñados, aprendidos y puestos en práctica. Si seguimos esa línea seguramente todo enojo va a pasar.
Y no deberle favores a nadie.
Es fundamental, no deberle nada a los políticos.
En “Animal Político, hemos logrado mostrar al espectador, una imagen de imparcialidad, de pluralidad, de búsqueda de la verdad y que no tiene precio.
Yo prefiero poca plata en el bolsillo e independencia en mi trabajo.
¿Qué sientes con la tensión que genera el programa al espectador?
Sí, hemos tenido programas en donde ha habido mucha tensión y saber manejar la situación.
Políticos que se han enfrentado ante cámaras y fuera también.
Pero si la tensión generada está dentro de los límites del respeto, es que vamos bien.
Porque si se genera una tensión entre los entrevistados, es porque hay algo que aún, resta decir.
Actualmente hemos incorporado a “Chamuyo”, que es la voz de los vecinos, que ha gustado bastante, teniendo una visión muy particular de todo. Anda muy bien.
¿Se puede llegar a mostrar, si un político está haciendo una buena o mala gestión?
Depende de las condiciones que este, haya encontrado en su labor.
Pero si se encuentra en una etapa de finalización de su período, ya hablamos de balance de gestión.
Pongamos como ejemplo al Intendente actual. Podemos hablar del tiempo que lleva su gestión. Y mi función es preguntar sobre lo que él ha hecho, en este tiempo, pero sin medir, si son acciones políticas acertadas o desacertadas.
Si en la entrevista hablamos de lo que hizo bien o mal, eso lo va a medir la gente. Mi función es preguntar, no es de hacer de juez durante su tiempo de gestión.
¿Te ha quedado alguna pregunta para formular al finalizar un programa, que te haya dejado un mal sabor?
Sí, me ha quedado. Y se siente frustración.
Los periodistas debemos trabajar por la imparcialidad, la verdad, la pluralidad y debemos trabajar mucho la frustración. Del no reconocimiento, de la no pregunta hecha a tiempo, la frustración de no haber podido hacer una mejor entrevista…
Alguien me dijo que es mejor una entrevista corta y justa, que extensa y llana.
Pero mientas haya preguntas, hay periodistas.
¿Cómo seleccionas a un invitado?
Es una gran pregunta.
El invitado debe estar relacionado a los hechos que ocurrieron en la semana.
No es el único modo, pero si hay un tema polémico, se invita a ésa persona, en base a ello. Pero la idea, surge siempre, entre el equipo de trabajo.
¿Qué opinión te merece los medios de comunicación?
Se habla de que los medios y su influencia a nivel social, es un poder más. Yo creo que sí.
Pero también creo, en el poder que tiene la gente, para decidir que es lo que necesita es escuchar, leer o ver. Y en base a eso, decidir y armarse de una opinión.
Algunos actores políticos aseguran que hay en demasía, notas que tienen que ver con la delincuencia.
Desde la izquierda se acusa a los medios de derechistas, hasta de  golpistas, y de crear una situación de la que no es tal. Y allí, nos damos cuenta de la influencia que tiene en las masas, los medios de comunicación.
También en algunos casos, se está dejando de lado, las herramientas que debe tener el periodista para desarrollar su función. Están ingresando otro tipo de valores y conveniencias que tienen más que ver con lo personal y lo político. Por lo menos en el terreno que yo trabajo.
Hay mucho periodismo militante en el cual no creo. Y lo digo con muchísimo respeto por quienes lo hacen. Sí creo, que el periodismo militante es una deformación del periodismo.
Creo que mientras hayan periodistas, como es el caso de Alberto Rodríguez, de este diario: excelente periodista, excelente editorialista, que marquen determinado rumbo, habremos periodistas que queramos continuar levantando la bandera de la imparcialidad, la pluralidad y la veracidad.
De las cosas que no hay que decirlas, sino hacerlas. Yo puedo decir soy imparcial, pero tengo que demostrarlo.
No puede decir un periodista que es parcial, cuando después lo vemos militando y repartiendo listas.
No digo que esté mal, simplemente yo no lo haría.
Prefiero un periodista que sea honesto y diga: “yo milito en un partido político, apoyo la candidatura de determinado candidato y hago periodismo desde este lugar” y no que esté, en forma diaria, sembrando enfrentamientos.
Tenemos que ser honestos con nosotros mismos y con los demás.
La gente no es tonta y no hay que subestimarla.
Y los políticos son hábiles, para poder apegarse a los periodistas que le demuestran que están en su línea.
El tema está, en que, si existe un planteamiento, se puede decir no.
¿Con que disfrutas?
Con la familia. Vivo con mis padres, Gladys Porley y Cristóbal Rodríguez, luego de veintisiete años, decidimos vivir juntos.
Llevo una vida muy tranquila y disfruto de lo poco que tengo.
De las cosas simples. De estar en familia, tomar un mate, de mis amigos y todo lo que sea sencillo.
También tengo una actividad que tiene que ver con la espiritualidad, soy Pae de Santo. Es una veta que me hace ver las cosas diferentes.
La religión para mí, es un disfrute. Y más porque tiene que ver con la evolución espiritual. Tengo tantos años en el periodismo como de religioso y ha sido para mí un pilar muy importante.
Cuando hoy me preguntabas, cómo manejo la tensión, pensaba que almejar la religión y la fe, ayuda también en ese momento.
A bajar decibeles, los enojos y broncas.
Para mi es importante que la persona que vaya a mi programa, se sienta bien y tiene que salir satisfecho de la entrevista que se le ha hecho, aunque no le haya gustado lo que se le preguntó.
Que cuando se vaya, nos demos un abrazo y me diga. “Muchas gracias, me gustó estar”.
Yo trabajo para eso. Para que la gente se sienta bien.
¿Un sueño?
Dirás que soy un ser extraño. No tengo sueños marcados.
Se lo digo a mis discípulos religiosos: pasamos la vida luchando por lo que no tenemos y no disfrutamos lo poco o mucho que hemos logrado.
El sueño mío, es seguir disfrutando, día a día. Soy muy desprendido de las cosas.
Me he vuelto con la edad que tengo, más emocional.
Y el hecho de volver al regazo materno es sentirme cuidado y ellos también muy contentos. Tengo dos hermanos María Noel (mayor que yo) y Álvaro (menor), con los cuales disfruto de estar.
¡Te veo satisfecho contigo mismo y con la vida!!
No eres la primera persona que me lo dice:
“Sos diferente al de la tele”.
En un pasaje de mi vida, donde algunos problemas de salud, me han jugado una mala pasada, necesitaba saber la razón de lo que me estaba pasando.
Y entre tantas cosas, decidí hacer terapia, porque quería tener, la fe por un lado y una visión de lo científico por otro, de lo que me había pasado.
(Recuerdo que diario EL PUEBLO, fue el primer medio que publicó la descompensación de mi salud).
Y cuando llego al Psicólogo, éste me dice: “Si supieras Jorge, la imagen que proyectas en la gente. Es tan diferente a la que tienes hoy acá”.
Yo soy responsable de lo que puedo, pero no de lo que la gente crea. Por allí el saco, la corbata y el ambiente creado, proyecta otra imagen. Pero no soy siempre así.
Por ello mi desacuerdo, cuando muchas veces, desde el periodismo, se ha atacado a personas públicas, con su vida privada.
Debemos recordar que detrás de cada persona pública, hay una familia, una madre, un padre, hermanos, novia, etc.
Las personas públicas también tenemos vida.
¿Pero tampoco voy a un supermercado y te encuentro?
(Sonríe). Porque no soy salidor. Pero voy a los supermercados.
A pesar de tener un trabajo público, no soy un ser muy social.
Tengo amigos que suponen que vivo de fiesta en fiesta, y no.
Prefiero resguardarme. Quedarme con mis afectos, ir a la costa en un lugar tranquilo y tomar mate.
Soy bastante chúcaro a las multitudes.
También me he dado cuenta de que me conocen menos de lo que yo pienso que me conocen. Lo digo desde un lugar humilde.
Paulino Delsa, me dijo un día: “el día que te la creas Jorge, vas a perder todo lo que estas construyendo”.
Y me parece que todavía no me la creo, (sonríe).
Porque yo trabajo para la gente. Aunque haya parte de ésta, que llegue a mencionar que trabajo para algún sector político. No logro entender que razonamiento hacen, cuando piensan eso.
¿A quién admiras?
No tengo a alguien que admire.
A mí me parece que los maestros, dentro del periodismo, están dentro de los centros donde enseñan la profesión y brindan las herramientas.
Después puedes encontrarte con los maestros que aunque no pasaron por grandes escuelas del periodismo, continúan manteniendo vivo, ese afán de querer saber, desligándose de los sectores de poder. Esos pueden ser mucho más admirables.
Te nombré un periodista que me parece que valió la pena nombrarlo, mas allá de que esta nota, vaya a salir en Diario EL PUEBLO.
Alberto Rodríguez, es un valor dentro del periodismo y por algo Diario EL PUEBLO, lo ha sabido mantener.
Pero me gusta, porque es una persona que demuestra a través de lo que escribe lo que piensa, manteniendo la imparcialidad.
Otro ejemplo, es el periodista uruguayo, Galeano.
¿Tú mejor programa en Animal Político?
Tuvimos muchos.
Fue un programa que lo tuvo a José Mujica. ¿Quién no quiere tenerlo?
Dentro de la coyuntura que se vivía internacionalmente y de lo que Mujica representaba, para el contexto nacional e internacional, que haya estado en Animal Político, por todo lo que el hombre representa, me parece que fue un pico importante en nuestros programas. ¿Y sabes cuántas preguntas me quedaron pendientes con Mujica?
Pero solo teníamos cuarenta y cinco minutos.
Pero sin desmerecer a ningún invitado, todos han sido importantes.
Un saludo especial a todos lo que han transitado por él, a los que transitarán y también a la teleaudiencia, que dedica parte de su tiempo para seguirnos, jueves a jueves”.

Publicado en EL PUEBLO los escuchaComentarios (0)

Hoy nos acompaña: Sandra Canio Formiliano… Comunicadora, Informativista y Productora

Comenzó Sandra a trabajar en los medios de comunicación en el año 2008.
Luego de su primer período radial, hace un descanso y es cuando los hermanos Di Giácomo, Directores de Radio Libertadores, Sandra Canioinclinándose por una voz femenina, la convocan para trabajar en el año 2011.
A partir de allí, es una apasionada de la radiodifusión y trabaja en la mañana muy temprano en «Primera edición», junto a Oscár Amaral.
También, acompañando como productora y con su agenda cultural, al Maestro Hugo Rollón: Conductor de su programa matutino: «Horas de radio».
Conforma una hermosa familia, por la cual se siente sumamente apoyada, y cuando le preguntamos a Sandra, cómo se considera, esto nos dijo:
Me considero, Comunicadora, Informativista y hoy lo que amo es la Producción.
Lo descubrí este año, gracias al maestro Hugo Rollón, que me convocó.
El año pasado le cubrí una licencia de una semana, al regresar le gustó mi trabajo y seguimos así, haciendo yo lo mío y Hugo lo de él.
Fue en febrero que me sorprende con la invitación para que lo ayudara en la producción del programa de las 10 hs, en la mañana.
Le dije que sí enseguida y… ¡me fascinó!!
¿Cuántos informativos difunde Radio Libertadores?
Son dos al día: «Primera edición», que va de 6.30 a 8.10 hs, donde lo disfruto junto a Oscar Amaral y el de las 21 hs, que lo lleva adelante: Marcelo Di Giácomo, que es uno de los Directores de la radio.
¿Desde cuándo trabajas en ella?
Se retira Víctor Couto en el año 2013 y desde allí nos convocan a Oscar y a mí para realizar un informativo a dos voces.
Estamos desde el 1º de marzo de ese año, dando comienzo a las 6.30, de lunes a viernes.
¿Cuándo comienza tu inclinación por la comunicación?
Desde muy niña ya me gustaban los medios de comunicación y decía que quería ser periodista. Y que cuando fuera grande iba a estudiar Ciencias de la Comunicación.
Lamentablemente, al culminar el liceo, a mis padres se les hizo imposible enviarme a estudiar a Montevideo, donde era el único lugar donde se dictaba la carrera. Sí hice Administración de Empresas.
Al principio trabajé en ello, pero nunca me gustó, hasta que un día, con los niños grandecitos, me dije que era el momento de realizar mi deseo de estudiar comunicación y comencé a buscar donde.
Acá no lo encontré, entonces, con el apoyo de mi esposo, me fui a estudiar a Concordia.
Un sacrificio bastante grande el de concurrir al Instituto Mariano Moreno, avalado por el Instituto Superior de Enseñanza Radiofónica, prácticamente todos los días.
¿Qué estudiaste y cuánto tiempo te llevó recibirte?
Estudié locución y me llevó dos años.
El sacrificio era mayor porque trabajaba acá y me debía a un horario.
Recuerdo que yo salía de trabajar a las 19 hs. Mi esposo me llevaba hasta el puente de Salto Grande y de allí buscaba la forma de llegara a la ciudad de Concordia.
Otra opción que tenía, era Flechabús, de la hora 19.
Lo hice así durante ocho meses y como coincidió que el grupo era de zonas aledañas a Concordia, le solicitamos al profesor, si cabía la posibilidad de que nos realizara una carga horaria, con la idea de ir solamente dos veces a la semana.
La vuelta era lo más difícil. Luego, cuando comenzamos la parte práctica, hacíamos los sábados, de 8 de la mañana, hasta las 20 hs.
Fue todo muy complicado, pero valió la pena.
¿Has tenido propuestas de trabajo fuera del departamento?
Creo firmemente, que no me mueve nadie de Libertadores.
Es mi segunda casa.
La directiva de la radio es excepcional. Atrapan ellos como persona. Son gente.
Además, para mí es muy satisfactorio ver, que cuando llega a fin de mes, me pagan por lo que estudié.
¿Cómo ves a la prensa hoy?
Está muy complicado.
Duele a veces.
Duele ver cómo el poder político, corrompe.
Uno tiene el poder, con un micrófono o un grabador, para afirmar a un oyente, tal o cual cosa.
Y si soy el comunicador preferido, en el cual él confía y yo tengo que hacerle creer lo que un político me dijo, porque ese político me pagó una publicidad o me banca el programa (porque acá pasa y somos muy pocos los que estamos libres de eso), él va a creer en mí.
Yo puedo transformar las cosas… y eso duele.
Duele escuchar.
Duele, porque un político viene a pedirte una nota, en épocas de elecciones y después no te atiende el teléfono.
Duele, cuando le realizas una entrevista, porque vienen de gira desde Montevideo, pensando que los que estamos en el interior somos tontos. Porque se sientan frente a uno y cuando hablan, tenemos que mirarlos con respeto, porque es nuestro trabajo (y en nuestro informativo además, nos limitamos a difundir. No brindamos nuestra opinión), duele saber que lo estoy mirando y pensando: ¡Me estás mintiendo!… y eso, duele a la gente.
¿La política juega un papel preponderante cuando hay que informar?
Va en la persona.
Entiendo que a veces, pasan necesidades.
Todos las pasamos y tenemos problemas, pero también hay que saber decir que no.
¿Qué te destaca en tu labor?
El compromiso, la seriedad, porque la gente me lo dice.
Me siento querida por la audiencia de Libertadores. Y es un respeto mutuo, porque ellos notan nuestro respeto hacia ellos.
¿Con que disfrutas?
Disfruto de mi casa.
Me gusta el orden de mi hogar, la tele y cuando estoy pasada de revoluciones, me gusta leer.
Ahora estoy leyendo El huevo de la serpiente de María Urrusola, periodista uruguaya. Habla de la trata de blancas.
¿Cómo está compuesta tu familia?
Por mi esposo Alexis Moretti, mis hijos Pía y Maximiliano y mi mamá Gladys, que vive con nosotros y es muy importantes para nosotros contar con ella para todo.
Sobre todo en la cocina (sonríe).
¿Qué está en tus planes?
Poder seguir con el informativo, con la producción del programa con Hugo.
Además me gustaría ser la productora de mi propio programa. Puede ser salud o algo que aquí no hay, que es la investigación policial.
Aunque hay quien dice que es muy complicado.
¿Cuál es tu asignatura pendiente?
Seguir creciendo y seguir luchando por un país con más equidad social.
¿Qué es lo más lindo de tu tarea?
El poder comunicar.
Es tan lindo cuando la gente nos llama desde el interior por el pago de BPS o cuando va el médico a tal policlínica.
Poder serles útil.
¿Qué te han dejado estos años de experiencia?
Además de satisfacciones, el aprendizaje de mis propios compañeros.
Cada uno aportó algo en mí y todos los días.
¿Un mensaje a quien se inclina por esta profesión?
Si realmente es su vocación, que la luche y se profesionalice.
Siempre con honestidad y humildad.
Que no se la crea. Y paso a paso.
Le envío un saludo a mi familia, a mis compañeros de trabajo que saben que los quiero mucho. Es un ambiente excelente el de Radio Libertadores, desde la dirección hasta los compañeros en general.
¡A eso lo valoro muchísimo!

Publicado en - Titulares -, EL PUEBLO los escuchaComentarios (0)

…Hoy nos acompaña: Oscár Fabián Amaral García – Periodista

En lo que va de su trayectoria profesional con aproximadamente treinta años, desde sus catorce Oscar ya amaba las radios.
Fue incursionando en este mundo y dándose cuenta cada ves más de que era lo suyo.
Actualmente, sus programas por la mañana son: “Informativo Libertadores” en Radio Libertadores y “El semáforo” en América CNN, con Gabriela Cardozo.
Dialogamos con Oscar animadamente, ya que tiene mucho para compartir con nosotros:Oscar Amaral
“Desde muy pequeño, hacía turismo radial”, comienza diciéndonos.
Soy salteño, pero me radiqué nuevamente aquí, después de haber crecido por varios departamentos, por motivos laborales de mi papá.
Por lo general cuando un niño viaja, desea conocer atracciones propias del lugar adonde va.
Yo lo primero que quería conocer eran las radios. Tenía para mí un significado y una fascinación especial.
¿Lo traías incorporado a través de algún familiar?
No. Simplemente mi despertador era una radio, ya que por costumbre en mi casa, mi padre le llevaba el mate a la cama a mi madre y desde mi dormitorio los oía.
Una de las cosas que imaginaba cuando era pequeño, en los programas de pedidos como “Aquí está su disco”, era que todas las orquestas estaban en la radio, esperando que la gente llamara y dijera que deseaba escuchar tal tema y ellos, se acercaban al micrófono, cantaban y tocaban.
Era una fantasía que tenía.
¿Cómo fue conocer las radios por dentro?
Me di cuenta de que los que estaban allí, eran capaces de crear un mundo en la cabeza de la gente, totalmente diferente de cómo uno lo pensaba.
Crear un paisaje, una situación una imagen de dolor, de alegría de frustración, de euforia con la voz. Y eso es fantástico.
Muy pocos recursos sensitivos que le llegan a la gente, pueden lograr ese efecto.
¿Cómo incursionas en el medio?
En el año ´83 en Salto, pero anteriormente, en Paysandú, en turismo radial. Una pequeña radio que se llama Charrúa, donde la idea de hacer un programa para la juventud, era buenísimo.
Me venía a Salto y junto a Sergio Hornos que era D.J en Makennon, grabábamos allí un programa, que luego enviábamos en cassette por ómnibus a Paysandú.
Viajo a Bella Unión y me encuentro con Roberto Murillo, importante empresario de los medios, que en ese momento tenía una radio en el lugar. Le comento lo que estaba haciendo y me pide “mandame una prueba”.
A los pocos días me avisa, que lo iban a pasar en Artigas, porque era muy bueno.
¿Qué tipo de música era?
Básicamente la de los ´80, cantada en inglés, con una  influencia mediterránea. Mucho de Italia, Francia, incluso del norte de África. Recibiendo mucha influencia de las primeras transmisiones nacionales de televisión.
Como es el caso de la RED Televisión Color, con programas como: Verano del…
Y los grandes medios en aquel entonces, pasaban música en español: Rafaella Carrá, Camilo Sesto y muchos más.
¿Ves cambiados a los medios y en qué aspecto?
Antes aprendíamos muchísimo de maestros que estaban en la radio anteriormente a nosotros. Nos debíamos a un vocabulario muy estricto, cuidando mucho el lenguaje.
El hecho de que el medio de comunicación era difusor de la cultura general, era algo que no se tomaba a la ligera.
No se decía una sola grosería. Y en eso ha cambiado.
Yo no digo que los medios cambian la sociedad, sí digo que reflejan la sociedad. Que son cosas muy distintas.
¿Cómo te defines en cuanto a tu profesión?
A mí me gusta ser periodista, pero soy una mezcla extraña, porque he hecho muchas cosas.
He tenido la oportunidad de capacitarme, mediante Radio Tabaré. Un medio salteño, que escuchando nuestras emisiones y viendo lo interesante del programa, en otros departamentos nos da un espacio.
Recuerdo con mucho cariño a su director del momento Inocencio Di Giácomo, que tuvo la valentía de incorporar a unos gurises, que pasaban música en inglés, cuando todos le decían que iba a perder audiencia y me pregunta si deseaba capacitarme, ya que la radio, además de abonar el curso, me daba el tiempo necesario para hacerlo.
En aquel momento había una inversión muy grande en el capital humano, que podía generarse en las radios.
Pero además, he tenido mucha suerte de haber nacido profesionalmente, al lado de gente generosa, valiente y con un sentido estético de lo que debe ser la radio al aire, que yo agradezco infinitamente.
¿Qué es lo más importante que debe tener un periodista para ser bueno en lo suyo?
Distancia de la realidad.
Para poder observarla desde todos los ángulos.
Gana objetividad, alejándose, porque si se mete demasiado dentro de lo que está pasando, se contamina.
Hay que ser detallista, pero marcar siempre distancia para poder fijarse en las opiniones de unos u otros y además tener su propia opinión.
Para no contaminar con su propia opinión lo que va a decir.
Luego, hay que tener formación en un diario, saber escribirla, en radio saber relatarla y en la televisión, saber mostrarla.
O sea que además de la distancia necesaria para poder observar, debe tener la capacitación para poder contarla.
¿Cómo ves la prensa hoy?
Creo que hoy en día se está fallando en algunas cosas, como por ejemplo en comprometerse con la realidad.
Existen los periodistas militantes, que para mí no existen como periodistas y batallan con la noticia, aferrados a ella.
El periodista toma distancia, ofrece el relato de un hecho y es la gente la que tomará eventualmente una posición. Con un análisis lo más objetivo posible.
Lamentablemente hoy parece que estamos entre los buenos y los malos, según de qué lado esté. Y el periodista por esencia, no debe estar en ninguno, para ser periodista de verdad.
Si hablamos de Salto: o a favor de Coutinho o favor de Lima o Contra Coutinho o contra Lima.
En realidad cuando un periodista trabaja para un medio de comunicación de Salto, tiene que estar a favor de Salto.
Y cualquiera de las cosas que hagan los dos mencionados, no tiene que tener ningún tipo de empacho en decirlas.
La prensa actualmente está con un desafío muy grande y un poco deformado, por causas de las redes sociales. Cuando en forma viral, muchas veces, circula una información errónea.
Siendo que la garantía del ciudadano, debe ser esperar leer esa noticia en medios que se han ganado credibilidad.
En el caso de la prensa radial y televisiva, muchas veces, no tiene que perder ese objetivo y correr detrás de la inmediatez. Hay que esperar a ver la noticia en Diario EL PUEBLO, para finalmente saber cuál es la verdad de la misma.
¿Te irías al extranjero a trabajar?
Me han tentado de algunos lugares, como por ejemplo EE:UU, pero creo firmemente que el lugar en el que vivo cumple todas mis expectativas.
¿Cómo conjugas trabajo-hogar?
Disfruto mucho con las dos cosas, pero en el trabajo debemos aprender a imponer algunos límites.
Y con mi familia, también disfruto mucho. Con mi pareja, con mis tres hijos y los dos de ella. En una muy buena armonía y compañerismo.
¿Lo más lindo y lo más feo de tu trayectoria?
La profesión a mi no me ha dado disgustos.
Cuando a uno le pasa algo y no ha aprendido nada, eso es una desilusión. En cambio cuando pasó y aprendimos, para no repetirlo en el futuro, es un costo de aprendizaje, o sea que es una buena experiencia.
¿A quién admiras?
A Jorge Gestoso, hijo de un antiguo propietario de Radio Tabaré, periodista de CNN en español. Un hombre de capacidades extraordinarias.
A Inocencio Digiácomo, que mucho de lo que ha sido mi vida profesional, tiene que ver con parte de sus enseñanzas.
A mis compañeros. Desde las secretarias, hasta la señora que viene y deja todo ordenadito, para que uno hasta huela el estudio y pueda decir, “es un placer trabajar aquí”. Porque tiene mucho que ver con nuestro estado de ánimo cuando salimos al aire.
A los compañeros operadores y locutores que me han acompañado durante estos años y enseñado cosas, dejándome hermosos recuerdos.
Un saludo a mis colegas actuales: Sandra Caño, Ernesto Castro, y José Ferreira, y a toda esa familia de las dos radios en las que tengo la oportunidad de realizar esta tan grata tarea.

Publicado en - Titulares -, EL PUEBLO los escuchaComentarios (0)

Hoy nos acompaña: Luis Enrique Nickleson Tourn

Luis es sin dudas una exitosa figura de nuestros medios de comunicación.
Comenzó a transitar este camino, en principio con la música y como locutor, no Luis Nicklesonestando en sus planes el periodismo. Pero con el tiempo, todo comenzó a rodar de otra manera, sorprendiéndolo el destino para completar su camino en lo que es su profesión, con creces.
Desde el año 1992 trabaja en Radio Tabaré y desde el año 2006 lo hace como Conductor y Coordinador del Informativo Salto Visión de Canal 8.
Así dialogamos y esta es su entrega, en un relato casi completo de lo que es su vida como profesional en nuestro Salto:
¿Te defines como periodista, comunicador o informativista?
Cuando comencé mi acercamiento a los medios de comunicación no estaba entre mis planes el tema del periodismo, me gustaba la comunicación, pero como locutor y como disc jockey.
Es decir, la selección musical tanto en la radio como en boliches y también con equipos de amplificación propios, una pasión que compartía con dos amigos: Fabián Reyna y Danilo Ifrán.
Por ese lado llegó mi acercamiento a los medios radiales.
Antes había realizado alguna tarea en medios escritos con quien es mi tío Enrique Tourn, acompañándolo a cubrir la etapas de fútbol los domingos, una etapa que recuerdo con mucho gusto, por cierto.
¿Por qué elegir esta profesión?
El acercamiento comenzó cuando ingresé como funcionario de Radio Tabaré, allá por el año 1992, el Dr. Carlos Gelpi, me acercó a ese medio que en ese momento dirigía Inocencio Di Giácomo, con quien llegué a conocer muy de cerca todo lo vinculado al periodismo y a la radio.
Además en ese momento, compartía tareas con grandes periodistas: Aceré Francisco Echevérz, Enrique Soler, Hugo Rollón y muchísimos otros que a lo largo de estos años, me han permitido conocer y aprender de esta profesión, tan noble.
Y la elegí porque de a poco la vocación fue creciendo y bueno…ya hace más de 24 años que estamos en esto…
¿Cuál era tu objetivo desde pequeño?
Mi objetivo era ser Ingeniero en Electrónica, había estudiado en la UTU, pero por un tema laboral y de gusto, elegí la comunicación.
¿Si no hubieses optado por ella, qué harías hoy?
Creo que estaría desarrollando alguna actividad vinculada a lo que fueron mis estudios, pero seguramente que buscaría la manera de seguir ligado a los medios de comunicación también ya sea como locutor, editor o haciendo algún programa musical.
¿Qué es lo bueno de tu profesión?
Me parece que lo bueno es la posibilidad de acercarle a la gente los elementos para que no solo se informe sino que además, también pueda formarse su propia opinión sobre determinados temas y que encuentre en uno, más que un informativista o conductor, una persona que con respeto y seriedad le brinda esa información.
¿Y lo malo?
Me parece que lo malo en esta profesión es que no toda la gente que cumple este tipo de tareas logra mantener un equilibrio y priman otros intereses (económicos, políticos, filosóficos, etc…).
No es fácil pero creo que se puede.
¿Crees que la objetividad debe ser fundamental en lo que haces?
Sin dudas que sí. Pero la objetividad al cien por ciento, no existe.
Como dije anteriormente, me parece que hay que buscar ese equilibrio por la gente que es la que recibe nuestro trabajo y lo juzga.
¿En qué consiste para ti, ser un buen periodista?
En respetar todas las opiniones, en buscar esos elementos que la puedan hacer diferente y por sobre todo algo que a mí me parece importante y es que la gente confíe en tu trabajo, que seas creíble.
Claro que eso no se da, de un día para otro, lleva su tiempo.
¿Qué piensas de la prensa dentro y fuera del departamento?
Pienso que como en todos los ámbitos encontrás de todo, desde gente o medios que trabajan muy seriamente y procuran ser objetivos y parciales, hasta gente y medios que están totalmente al servicio de intereses económicos o políticos.
¿Cómo haces para combinar el día, entre el trabajo y la familia?
Esa es la parte más difícil, en este momento una gran parte del día se la está llevando mi trabajo, pero procuro en lo posible estar los más que pueda con mi familia, padres, hermanos, amigos. Mi pareja, mi hija y sobre todo con mi nieto. ¡Me alegró el alma esa personita!
¿Deseas enviar un saludo a los colegas y a quienes desean estudiar esta profesión?
Un gran saludo a todos y cada uno de aquellos colegas y compañeros de trabajo, que en algún momento hemos compartido tareas en diferentes medios e incluso de medios colegas, decirles que de todos ellos, he aprendido.
Y a quienes deseen estudiar o incursionar en esta profesión: que siempre procuren ser honestos, humildes y respetuosos, eso les abrirá muchas puertas.

Publicado en EL PUEBLO los escuchaComentarios (0)

“Nunca me imaginé estar haciendo  televisión”

Hoy nos acompaña:
Silvia Arruabarrena
Periodista – Comunicadora

Oriunda de nuestro departamento, Silvia ha llegado hasta la capital buscando buenas nuevas.

La idea en primera instancia era la de estudiar, pero quiso el destino, brindarle un SIivia Aruabarrenamundo que ella no imaginaba.
Regalándole situaciones dignas de aprovecharlas y poder desarrollarse en lo que deseaba.
Encontrando un sinfín de satisfacciones, que hasta hoy sigue cosechando. Plasmando la comunicación, entre ella y sus televidentes, que la siguen en forma diaria.
Es un hermoso vínculo creado.
Está casada con Federico y tiene dos niñas: Camila y Emilia.
Así dialogamos con Silvia, narrándonos su vida en el mundo de la comunicación, en el de su hogar y como logra conjugar los dos:
¿Cuándo decides irte a Montevideo?
Me fui a estudiar a Montevideo en el año ´94.
Y el destino quiso que no volviera de nuevo a instalarme en Salto. Solamente vuelvo de paseo y siempre que puedo.
¿Tenías pensado ser periodista desde siempre?
No, para nada.
Empecé a estudiar Ciencias de la Comunicación y recién en el tercer año de la Carrera elegí la opción periodismo.
Lo que nunca me imaginé, fue terminar en televisión.
Lo que más me gustaba era la radio, pero así son las vueltas de la vida. Hoy me encanta lo que hago, me encanta armar y presentar el noticiero
¿Cómo es la carrera del periodismo?
Como cualquier carrera, a pesar de que no es de las tradicionales y de que es relativamente nueva, hay que ponerle dedicación, estudio y mucha práctica. Es como mejor se aprende.
Más allá de las bases teóricas, que son necesarias, y no menos importantes, con la práctica, es con lo que más se aprende.
Como en todas las carreras.
¿Qué tiene de especial el periodismo que no tienen otras carreras?
La adrenalina de la noticia, cuya constante es el cambio, que va variando día a día, y hora tras hora.
¿Te gusta la idea de hacer de corresponsal en un país extranjero?hijas de Silvia Arruabarrena 1
No en este momento de mi vida, mi familia es la prioridad y sería muy difícil.
¿Cómo está integrada tu familia?
Mi familia está integrada por Federico, mi esposo, y mis dos hijas, Camila de 8 años y Emilia de 5.
¿Cuál es tu disfrute entre tanto trabajo?
Disfruto mucho pasar tiempo con ellos, tanto en casa como en paseos.
Y siempre que puedo y tengo unos días libres, me gusta mucho volver a Salto a visitar a nuestras familias y amigos.
Mi esposo también es salteño por lo que disfrutamos mucho el «volver al pago».

¿Cuáles son las prioridades a tener en cuenta para un mejor desempeño en tu trabajo?
Saber priorizar lo que es noticia de lo que es información.
Saber diferenciar, eso es básico para un buen desempeño. También es fundamental tener una buena redacción, saber escribir en el lenguaje específico de cada medio, porque no es lo mismo escribir para radio que para televisión o para prensa escrita.
Ni hablar del lenguaje de las redes sociales.
Otro punto importante es mantener la objetividad.
¿Cómo combinas la vida laboral con la personal?
Hay que encontrar un equilibrio que no es fácil lograr, aunque la curiosidad por la noticia es algo difícil de dejar de lado.
Está siempre presente, aunque estés de vacaciones.
Hoy, con los medios electrónicos es mucho más fácil permanecer conectados, y más difícil «desenchufarse».
¿Cómo ves a la prensa actualmente?
La prensa ha cambiado mucho en poco tiempo, debido a internet.
Pienso que se ha ido adaptando a eso, en algunos casos bien y en otros no tanto.
¿Qué tan importante es contar con fuentes y manejar la confidencialidad de estas?
Es la base del periodismo.
A pesar de contar con internet y google, los protagonistas son las personas. Y es con quien hay que chequear y buscar la información.
Mantener la confidencialidad si la fuente lo pide es esencial, un principio básico para que esta fuente nos tenga confianza y siga brindándonos información. Y en definitiva lo importante es el servicio que uno le da a la gente, la información para que pueda formarse una opinión.
¿A quién admiras en este mundo de los medios?
A Mario Pergolini, un innovador en todo sentido.
¿Cómo es un día en la vida de Silvia?
Me levanto y cumplo con mi rol de madre en primer lugar, desenvolviéndome en el hogar.
Después me voy a trabajar y comienzo a leer los portales y los noticieros de la mañana para armar la edición del mediodía.
Salgo al aire y luego al culminar, preparo algunas tareas para mis compañeros de la noche.
¿Cuál es la mejor fuente de información hoy en el mundo?
El contar con internet es muy útil en periodismo hoy en día.
Pero cuando yo empecé en esto de la comunicación y los medios, internet estaba recién surgiendo.
Sin embargo hoy es una herramienta que ayuda mucho, pero los protagonistas de la noticia, siguen siendo la mejor fuente de información, ayer, hoy y siempre.
¿Qué le dirías a alguien que hoy quiere estudiar periodismo?
Que es una profesión muy grata y de mucha responsabilidad, el mantener informada a la gente, a la opinión pública.
Sin embargo es una profesión que no contempla feriados, fiestas y demás.
Por lo cual, ¡hay que tener vocación!

Publicado en EL PUEBLO los escuchaComentarios (0)

…Hoy nos acompaña: Rodrigo Tejeira Silveira. Periodista- Docente- Comunicador y Estudiante

Oriundo de la ciudad de Artigas, Rodrigo afianzó sus lazos en nuestro departamento.
Cuenta con prácticamente diez actividades diarias, con varias funciones en un mismo trabajo, que lo llevan entre los estudios en el CeRP, el trabajo en radio Tabaré, TNU y para canal 8.
Con las clases que dicta en un liceo, considerándose un férreo enemigo de las faltas de ortografía con sus estudiantes de informática.
Y como si todo esto fuera poco, su placentera vida la hace al lado de Yésica, que lo apoya en forma incondicional.
Así dialogamos animadamente:Rodrigo Tejeira
¿Cuándo te inicias como periodista?
Hace ya dieciséis años.
Pienso que más allá de la formación que tengo, me parece que ser periodista, hay que llevarlo como vocación.
Pero también tenemos que derrumbar ese mito de que nuestra profesión es un oficio.
Porque el periodista tiene que informarse, estudiar, conocer a las personas, trabajar en el aspecto social, sobre todo cuando hacemos informativos.
Acceder a contactos, mantenerlos, de personas que en confianza acercan la información, porque saben que pueden confiar en nosotros en un trabajo permanente.
El periodista lo es las veinticuatro horas del día, no tal vez como otras profesiones.
El trabajo es nuestra vida y van de la mano.
Sacrificado, pero nos gusta mucho lo que hacemos.
¿Cuándo te permite tu inclinación desarrollar la profesión?
Me despertó el gusto por la comunicación cuando tenía yo catorce años, siendo amante de las computadoras. Desarmándolas, experimentando con el hardware y hoy estoy culminando el profesorado de informática en CeRP, ya realizando prácticas.
En esa época un compañero de estudios de Artigas, me pide que le arregle una computadora, porque se instalaban con su papá en su casa con una radio comunitaria.
Allí el padre de mi amigo me propone probar haciendo un programa, ya que según él, tenía yo un buen timbre de voz, y empezamos a trabajar con un transmisor chiquito, con un radio de acción de dos manzanas, siendo la primera radio comunitaria que se formaba en la ciudad.
Y así comenzó todo, un 6 de octubre, con algo muy curioso: sin nada de nervios frente a un micrófono.
¿Cómo fuiste creciendo profesionalmente?
Le fui tomando el gustito a la comunicación, la radio comenzó a crecer y yo junto a ella, hasta que a los dos años de haber hecho mi primer programa, me llaman de Acuarius F.M. Un símbolo de la radiodifusión en Artigas, llegando incluso a Paso de los Toros, con su señal.
Me invitan a pasar a la via comercial, intentando vender el programa. Incluso con los primeros contactos con distintos medios de Montevideo. Tenía yo 18 años, debiendo definir por mi bachillerato. Me incliné por ciencias de la comunicación y lo hice durante dos años.
Llegando al final me di cuenta que no era el enfoque que yo buscaba y descubro IPEP, conociendo el estudio de televisión, radio y sala de redacción de prensa, con trabajo de campo, de lleno.
¿Qué defines como bueno y malo en tu tarea?
Lo bueno era que siendo yo un adolescente trabajando en Artigas, la gente me paraba en la calle, porque salía en televisión y era conocer permanentemente gente nueva.
Y gracias a mi padre, que estaba siempre muy pendiente de lo que hacía, viví cuatro años con él en Montevideo y despertó mi interés por la noticia, en sí. También lo malo está presente.
¿Cómo es tu llegada a Salto?
Cuando voy culminando mi formación en Montevideo, mi novia Yésica de Artigas decidió venirse a Salto a estudiar.
Se interesa Jorge Jacques, director de uno TV, en hacerme una prueba, luego de dos meses de haberla realizado, me llama, necesitaba que me viniera lo más rápido posible a trabajar con él y sin pensarlo demasiado, me vine. Ya pasaron seis años.
¿Pensaste en salir fuera del país a trabajar?
Sí, incluso casi viajamos con mi papá a Venezuela. Aunque su rubro era otro, él insistía en que debía ir con él, porque esta profesión tiene mucha más formación allá, siendo mucho más reconocida.
Decidimos quedarnos, porque su oferta laboral mejoró.
Luego me gustó la idea del intercambio estudiantil con Berlín, pero no me permitían trabajar, entonces opté por rechazarlo.
¿En qué medios te gustaría trabajar a nivel nacional o internacional?
Nunca me propuse esa meta.
Estoy cómodo donde estoy, no aspiro a ningún medio nacional, aunque me dieron la posibilidad de ser corresponsal de TNU (televisión nacional), hace ya cuatro años.
¿Se hace muy difícil conjugar la profesión con la vida privada?
No, por suerte tengo a mi lado Yésica, una excelente compañera y por ahora no tenemos niños.
¿Qué es lo que te hace ser lo más objetivo posible en la noticia?
No me guío por ningún aspecto político, ni por ninguna ideología.
Hay varias formas de llevar adelante el periodismo. Quienes son obsesivos y buscan una respuesta en el entrevistado y yo prefiero que, el entrevistado se exprese.
No me interesa si tiene la razón o no. Él se está expresando y yo soy el interlocutor, entre el público y quien está generando esa noticia. Las conclusiones son de los demás.
Es la dinámica de trabajo que aprendí y que mantengo.
¿Qué opinión te merece la prensa en Salto?
Veo como que la situación está muy politizada. Los medios en general.
Hace años que venimos con el mismo problema. A todo periodista o comunicador se lo cataloga de izquierda, de derecha, partidario de… Y no debería ser así.
Creo firmemente que algunos colegas han incurrido en un error, de decir públicamente a qué partido responden o qué ideología política persiguen.
Pasaría, si el periodista deportivo menciona de qué equipo es hincha, porque automáticamente estaría generando una opinión en el otro.
¿Y a nivel nacional, cómo ves la situación?
Creo que se están perdiendo algunos valores y priorizando temas que no se deberían.
Estamos siguiendo la línea del mercado, el morbo, todo aquello que se consume, es lo que estamos ofreciendo en forma permanente.
Al menos en el interior, conservamos una ética, que en Montevideo se ha perdido en cuanto a tragedias ocurridas. Que mientras se están velando a las personas, se les va a realizar una nota a los familiares. Es una línea muy delgada, morbosa, pero es lo que interesa vender.
¿Cómo te ves en un futuro?
El futuro es siempre incierto y lo mío son más interrogantes que planes.
Tantos años trabajando en esto y uno se pregunta: ¿Cuándo voy a tener un domingo libre o poder disfrutar de alguna otra cosa?, y más sabiendo que el periodismo en Uruguay, no está bien reconocido.
Vivir de esto es muy sacrificado y difícil. Son muy pocos los que pueden decir: “me compré un auto o me hice mi casa” trabajando en un medio de comunicación. Sobre todo en el interior.
Y si es en Montevideo, si bien los salarios son mejores, directamente no tenés vida.
Creo que llegó el momento de equilibrar la balanza y decidirme por la docencia o la comunicación, que es algo que no quisiera dejar.
¿Cómo te defines?
Simple y sociable.
¿Crees que la noticia siempre favorece?
Si, si es una noticia bien contada.
Favorece, porque genera opinión. Y nosotros no deberíamos formar opinión, deberíamos generarla.
Despertar la curiosidad de las personas, cuando el tema está sobre el tapete y todos lo discuten, ¿Qué es lo que yo sé? ¿Qué es lo que puedo saber, la información a la que puedo acceder?
Y si la noticia está bien dada y la información manejada correctamente, sin maldad, ya que una palabra puede llegar a cambiar todo el sentido, me parece que sí.
¿Qué te gustaría transmitirle a alguien que decide hoy estudiar periodismo?
Que más allá de la osadía y el desafío diario, esto es hermoso. Yo no lo cambiaría y lo recalco.
Y al que pretenda estudiar periodismo porque realmente le gusta, tiene que estar muy decidido a hacerlo. Va a tener etapas muy buenas, pero también va a vivir momentos muy malos, porque hasta una pregunta mal hecha puede generar repercusiones. Va a vivir la dinámica permanente del trabajo, siempre sin aspirar a demasiado en lo económico.
Es el gran debe que conservamos, que la retribución debe ser mayor, para poder vivir de esto.

Publicado en EL PUEBLO los escuchaComentarios (0)

EL PUEBLO los escucha

Hoy comenzamos en nuestro espacio Faz a Punto, un nuevo desafío.losescucha2 copy
Han transitado por aquí muchas figuras salteñas destacadas.
Merecedoras todas de un pequeño gran reconocimiento, que se nos hace placentero difundir. Ya sea por su capacidad, su integridad como persona y también por qué no, simplemente por el afecto que recibe de su gente, por motivos especiales.
Convencidos de que seguiremos llegando a nuestros seguidores, comienzan hoy, historias cargadas de emotividad con nuestros profesionales uruguayos de la comunicación, dentro de los cuales:

Publicado en - Faz Apunto, EL PUEBLO los escuchaComentarios (1)

10023

Publicado en - Faz ApuntoComentarios (0)

La mezcla perfecta entre simpatía, empatía y diversión

Qué tipo de amigo(a) te consideras? Descubre qué tipo de amigo eres según tu signo y descubre también qué tipo de amigos tienes según su signo

Las relaciones humanas son diversas y difíciles de explicar. Entre ellas está la amistad, se trata de una relación que va más allá de nuestra necesidad de asociarnos para sobrevivir, es la mezcla perfecta entre simpatía, empatía y diversión.Amigos, como personas, hay de todas las tallas, colores, razas y tipos. La amistad es una relación que muchas veces es más valorada que el amor de pareja. De hecho la gente dice por ahí que los amores pasan y las amistades quedan…
¿Siempre rodeado(a) de amigos, tan sociable que nunca tienes tiempo o eres más bien esa persona que parece tímida y retraída pero que es capaz de darlo todo por sus amigos? Seas como seas, o tengas los amigos que tengas nunca debes olvidar su verdadera importancia.

Aries
Sueles sentir emociones muy fuertes por tus amigos desde el principio. Si quieres ver a alguno de tus amigos, ellos deben estar disponibles inmediatamente. Eres muy insistente, llamadas recurrentes, mensajes, todo hasta que la persona responda, eres capaz también de aparecerte de improvisto.También es posible que desaparezcas solo porque otra actividad vino a distraerte. Con tus amigos te molestas tan fácilmente como te reconcilias. En resumen eres un(a) amigo(a) con el/la que es imposible aburrirse.

Tauro
No necesitas tener muchos amigos pero sí necesitas que estos sean fiables. Prefieres la calidad a la cantidad y aún así te cuesta confiar y lo hacés en muy pocas ocasiones. Te rodeas de personas tranquilas y poco complicadas. Para ti lo más importante es conseguir la estabilidad y la armonía,si no consigues esto prefieres estar solo(a) que mal acompañado(a). Por tu parte eres un(a) amigo(a) fiable y fiel en el/la que siempre se puede contar. Eso sí, hay que tener mucho cuidado contigo ya que eres rencoroso(a), lo mejor será no decepcionarte.

Géminis
Te encuentras siempre rodeado(a) de un montón de amigos que ríen locamente. Atraes a la gente por tu humor y por la facilidad con la que te desenvuelves. Te sientes cómodo(a) en todas las situaciones sin importar el tema, razón por la que la gente te aprecia mucho. Sin embargo, te cuesta un poco profundizar tus relaciones, prefieres mantenerte en la superficie y no confías tus sentimientos fácilmente. Eres un(a) amigo(a) divertido(a) y al que siempre llamarán para salir pero un poco menos para abrirse.

Cáncer
No necesitas tener muchos amigos pero sí necesitas tener amigos de verdad, de esos que están ahí cuando los necesitas, que te consuelan, protegen y escuchan cuando las cosas no van como deberían ir. Necesitas amigos que sean fuertes, sólidos y fiables sin importar si su personalidad es completamente opuesta a la tuya. Ahora si sucede que las personalidades se parecen, es posible que entres en simbiosis con ellos y se cree entre ustedes una gran dependencia. En resumen eres un amigo(a) tierno(a), dulce y a veces también un tanto distraído(a)… del estilo que no es capaz de recordar los cumpleaños.

Leo
Eres generoso(a) con tus amigos por naturaleza. Te encanta hacerles regalos y nunca serás el/la último(a) en pagar la ronda en el bar. Esperas a que la gente pregunte para contarles cómo te va y preguntar cómo les va a ellos. Es muy extraño que atiendas el teléfono. Leal en tu vida y con tus amigos, siempre buscas relaciones sinceras aunque también te guste frecuentar personas que sean capaces de hacerte resaltar por como se ven o su posición social. En conclusión eres un (a) súper amigo (a) aunque a veces le des demasiada importancia a las apariencias.

Virgo
No necesitas tener muchos amigos, para ti no es la cantidad lo que cuenta en cuanto a tus amigos. Eres de los amigos más fieles que se pueden encontrar y es por esto que tus amistades suelen durar muchos años. Sin embargo, sin motivos aparentes a veces temes perder tus amistades, razón por la que no siempre dices las cosas tal y como las piensas. Puedes llegar a replegarte en ti mismo(a) si algo te molesta… En resumen eres un (a) amigo (a) en el que se puede verdaderamente contar pero a veces te hace falta un poco de espontaneidad.

Libra
Tienes muchos amigos, necesitas estar todo el tiempo rodeado(a) de mucha gente para sentirte bien, pero esto no quiere decir que no sepas diferenciar los verdaderos amigos de aquellos que frecuentas menos pero con quienes la pasas muy bien. Eres una persona muy calurosa, cariñosa y que está siempre dispuesta a escuchar a los demás. Por otra parte si te sientes mal con una relación, escaparás lo más rápido posible y desaparecerás sin dejar rastros.

Escorpio
Sabes diferenciar perfectamente quienes son tus verdaderos amigos aunque regularmente te encuentras rodeado(a) de muchas personas. Prefieres los grupos pequeños y buscas relaciones auténticas, dices las cosas como son a tus amigos y esperas lo mismo de ellos. Para ti, amistad y franqueza son indisociables. Tus amistades son intensas y pasionales aunque en algunos casos esto presente dificultades para tus amigos.

Sagitario
Tienes muchos amigos, compañeros, conocidos, ¡todos aman tu buen humor! Para ti es necesario tener una vida social animada, pero esto no quiere decir que confías demasiado en los demás. En cambio te gusta proteger a tus amigos y conocidos. Te gusta dar consejos y mostrarles cómo se debe hacer. En otras palabras eres capaz de poner a todo el mundo de buen humor y todos te adoran.

Capricornio
Escoges con mucho cuidado a tus amigos, si por ser tan exigente terminas con un(a) solo(a) amigo(a), la verdad es que no te importa. Para ti, amistad rima con constancia y solidez, nada vendrá a arruinar tu amistad, ni siquiera el tiempo que pasa. Sin embargo no confías rápidamente en los demás y te incomoda que hablen mucho de ti. Eres alguien muy fiel y siempre estás disponible para ayudar y preguntar qué tal va todo. Eres un (a) amigo (a) discreto (a) y fiable.

Acuario
Eres una persona que se adapta fácilmente a todas las circunstancias y a todas las personalidades, es por esto que tienes un círculo de amigos muy amplio pero en la mayor parte de los casos un tanto superficial. Te encanta ayudar y estás siempre disponible cuando tus amigos lo necesitan, sin embargo le huyes a cualquier tipo de intimidad. La gente puede reprocharte que no prestas suficiente atención pero aunque un tanto distraído(a) eres capaz de los más lindos gestos de solidaridad sin razones ni motivos. En conclusión eres alguien con quien siempre se puede contar más física que espiritualmente.

Piscis
Normalmente tienes muchos amigos porque te entiendes muy bien con todos. El problema es que a veces no sabes con quién tratas y te llevas muchas decepciones. Sin importar esto, tú siempre estás listo(a) para darlo todo de nuevo en una nueva amistad. Debes tener mucho cuidado ya que puede que sin darte cuenta te dejes influenciar por la gente con quien estás, debes aprender a escoger con cuidado. Eres un(a) amigo(a) a tiempo completo, capaz de darlo todo por el otro.

Publicado en - Faz ApuntoComentarios (0)

4+1 fechas para celebrar el Día del Amigo

¿Por qué el Día del Amigo tiene para nosotros este día en el calendario? (Aunque por supuesto sabemos que es como el día del padre, madre… y que es todos los días!!!-) Hay cuatro fechas que se los disputan, y nosotros para ponerle más sal y pimienta a esta polémica, proponemos una más.
«Amigos son aquellos extraños seres que nos preguntan cómo estamos y se esperan a oír la contestación», como supo decir Ed Cunningham una vez.

20 de julio
La incondicionalidad y escucha atenta de los amigos debe de ser una de las razones por las que este miércoles 20 de julio, se celebró el Día del Amigo intensamente en Argentina, Uruguay y Brasil.
Pues bien, resulta que es en esta fecha porque a un profesor argentino de psicología y filosofía, Enrique Ernesto Febbraro, a los 18 años se le ocurrió, y así lo relató: «Fue una vieja ocurrencia de cuando era locutor en Radio Argentina. En esos días, el gobierno nos daba una lista con las celebraciones que había que evocar todos los días. Era una cantidad enorme de fechas patrióticas, pero no había ninguna virtud que se festejara. Y mi idea era festejar el Día del Amigo».
La fecha la escogió porque, a falta de otra que fuera definida arbitrariamente, pensó que la llegada del hombre a la luna el 20 DE JULIO de 1969 era una fecha excelente para festejar el Día del Amigo: »en nombre de la amistad de la humanidad hacia el universo. Esa fue mi oportunidad».
Para buscar gente que lo acompañara en su iniciativa, mandó mil tarjetas contándole a los destinatarios la idea, y recibió 800 mensajes positivos y alentadores de vuelta. Luego patentó la idea.

30 de julio
También el anteúltimo día de julio es uno de los definidos para celebrar la amistad, así lo decidió la Asamblea General de Naciones Unidas en 2011 cuando decretó el 30 de julio como el Día Internacional de la Amistad.
Y según explica se conmemora porque: »La amistad entre los pueblos, los países, las culturas y las personas pueda inspirar iniciativas de paz y presentar una oportunidad de tender puentes entre las comunidades».
Además invita alusivamente a sus países miembros a fomentar el diálogo mediante actividades y eventos.

14 de febrero
Bueno, si es en términos históricos esta fecha gana en antigüedad. Pues se remonta a 494, desde cuando la Iglesia Católica conmemora San Valentín.
Pese a que San Valentín haya tomado ribetes hacia el amor, para muchos es el Día de los enamorados y la Amistad.
Varios países de América del Sur lo celebraran este día.

4 de febrero
Como Facebook se ideó también para generar lazos de amistad y se lanzó un 4 de febrero, Mark Zuckerberg y su equipo propusieron que fuera esta una nueva fecha de festejos. ¿Qué resultados tendrá? ¿Se logrará imponer? ¡Ya lo veremos el próximo 4 de febrero!
http:// www. portaldevalizas. com.uy/

Publicado en - Faz ApuntoComentarios (0)

“Sin dudas mi vida gira en torno a la danza”

MUJERES MARCA REGISTRADA

Hoy nos acompaña… Lucía Tenca
Academia de Danzas

Comienza Lucía muy pequeña a desarrollar su inclinación por lo que iba a culminar en su profesión.
Apoyada por sus papás Adriana y Carlos, pilares fundamentales desde el principio, se siente orgullosa de ellos, por tanta paciencia compartida junto a los viajes de estudio y estando siempre presente en todo lo que ella anhelaba.DSCF6642
Pasado el tiempo formó su hogar junto a Rodrigo, donde nació su hija Carmela, que hoy seguramente, “seguirá sus pasos”.
Nos narra de su trayectoria en la danza, que hoy la hace disfrutar a lo grande, cumpliendo diez años de trabajo.
“Empecé a practicar danzas con nueve años.
De todas formas hoy, una niña, comienza con tres, ya que el furor de la danza no fue como actualmente se la ve.
Antes de comenzar con danzas, probé gimnasia olímpica, jockey, tenis, natación y cuando me volqué a la danza, fue primero con Jazz, para sumar la danza clásica, luego incorporé la fusión de la danza moderna, con la base del clásico del ballet. Es lo que más me gusta bailar.
En el año 2003, es cuando me recibo de profesora de las dos modalidades.
De todas formas, por las carreras danzarias, uno tiene que aprender dentro del jazz, un poco de hip hop y determinadas modalidades. Pero lo que me apasiona es lírica del Jazz.
Tuve la oportunidad luego de contar con el apoyo incondicional de mis padres, que se tomaban la molestia todos los días de tardecita, llevarme a una escuela en Concordia: Orange Jazz y me esperaban tomando mate adentro del auto, hasta que saliera.

¿Qué edad tenías en ese entonces?
17 años. Luego hice un receso de un año en 5º de liceo, porque realmente veía que me quería dedicar a esto, a la danza.
Me dediqué. Obteniendo también la oportunidad de hacer giras con Teresita García de Costa la Directora de Orange Jazz y su mamá Teresita Miñones por distintos lugares en Argentina.
Ellas son emblemas en la danza, Directoras de la carrera danzária, las que vienen a tomar nuestros exámenes en nuestras filiales.

¿Cuándo comenzaron los logros?
Comenzamos a hacer éstas giras con Teresita por Córdoba, La falda, tuve la gran oportunidad de bailar en el Teatro Broadway de calle Corrientes, en un sudamericano de danzas muy importante. También en el Coliseo de Buenos Aires.
En el 2006 viajamos a Ecuador, en un intercambio artístico cultural, que luego tuvieron la oportunidad de viajar alumnas mías también.
Al tiempo, nos vamos a Cuba, a Mérida, (México), para un mundial y allí hicimos un intercambio de danzas con Ariadne una profesora de ese país.
Se me han abierto muchas puertas y estoy sumamente agradecida a Teresita y a todos los que han contribuido para ello.
Todo esto lo he podido hacer por haber realizado un stand by en el liceo, al cual, a la vuelta de todo este viaje, lo terminé y concluí mi bachillerato, con excelentes notas.

¿Llegaba el momento de tomar decisiones?
Allí comenzó un pequeño gran problema, decidirme por cuál encaminarme.
Para seguir estudiando tenía que irme a Montevideo. O de lo contrario, trabajar.
Me costó mucho abrir la Academia, emprenderla. Tenía un lazo muy vinculado a otra escuela de Salto y se me hacía muy difícil independizarme.

¿Cómo fue este inicio?
En esa época se realizaban espectáculos y eventos, me pasaba que con 19, 20 años, era como que no me tenían muy en cuenta, tal vez por ser tan jovencita.
Era entendible, porque tenía poca experiencia, pero de a poco todo fue cambiando. Uno lo va demostrando con el mismo trabajo.
Fue mucha la dedicación, el esfuerzo volcado y comencé a cosechar frutos.
Hoy tengo conmigo una academia formada, con una cantidad inesperada de alumnas y eso me reconforta.

¿Cuáles son las sugerencias para una chiquita que llega a la Academia?
Lo primero que hago es preguntarle, qué es lo que desea hacer.
Porque hoy en día una niña con cuatro años, ya sabe lo que quiere.
Antes no teníamos mercado, pero ahora llega noviembre o diciembre, vas al Teatro Larrañaga y está lleno de gente que concurre a apreciar los espectáculos.
Tengo chiquitas que llegan con 4 años, muy decididas.
O de lo contrario, les sugiero que prueben una clase de cada modalidad, aprecien la diferencia y cuando lleguen a su casa, la mamá las ayude a decidir por lo que quieren.

¿Qué es hoy lo más solicitado?
La madre referente de todas las danzas sigue siendo la danza clásica.
De la cual un bailarín se conoce desde la punta del pelo hasta la punta del pié y hay muchísimas opciones.
En nuestra academia tenemos Danza Clásica, Árabe, Hip Hop, Jazz y más.
Aprendiendo un poco de historia de cada danza. Lo práctico va de la mano de lo teórico.
Tengo muchísimas alumnas que eligen la danza clásica, ballet y danza Jazz, después la árabe y española.
Esto pasa en mi academia, porque en otras, el furor fue mucho por la danza árabe, de la cual yo no soy profesora y respeto mucho a las personas que lo son.
Por ello es que solicito a una de Concordia que venga a dar las clases, ya que estas tienen mucha historia, con su velo, su bastón y demás.
Cuando estoy presente en la mesa de exámenes, puedo apreciar todo lo que llegan a conocer de la danza árabe. El por qué de su velo y su bastón, junto a los demás accesorios.
Pero lo más lindo es verlas, actuando algunas y esperando detrás de un escenario a otras, con solo 4 años. ¡Que es tan difícil poder conseguir eso!
Le damos herramientas como para salir de algún error que pueda surgir. Pero hay algunas muy exigentes con ellas mismas, haciéndolas muy responsables. Y tener el apoyo en la casa es fundamental, también para ese rato de ocio. Que lo dediquen al deporte, al arte o a lo que decidan, pero que lo aprovechen.

¿Cómo está compuesta tu familia?
Por Rodrigo mi esposo y Carmela mi hija de 3 años y medio.
Va a danza clásica en nuestra academia, decidida por el ballet.
Me súper divierte, me río mucho con sus ocurrencias, de que la mire cuando hace sus pasos, su coreografía y parece que ni escucha cuando digo “¡a comeeer!”, bailando por toda la casa. (Sonríe)

¿Con qué disfrutas?
Estoy muy bendecida por poder trabajar en lo que amo.
Para mí, todos los días ir a danzas es un disfrute. Pero también lo es, compartido en familia.
Me gusta cuidar a mi esposo, a mi hija. De todos los tiempitos que podamos estar sentados mirando la tele, de un asado, una cena con una copa de vino, de poder estar relajada, leer un libro y de las pequeñeces de la vida.
Pero sin dudas mi vida gira en torno a la danza, llevando conmigo diez años de instalada. En principio en calle Brasil y hace 4 años, que estamos ubicados en W. Beltrán y Cervantes.
¿Qué te han dejado estos años?
Experiencia. Pero por sobre todo, aprendizaje y gente hermosa.
Viviendo paso a paso a su lado, desde su cimiento, el crecimiento de cada alumno. Verlos ser buenos niños y adolescentes, me llena de orgullo. Aportando en sus años fundamentales.
¡Hoy tengo alumnos que están en el ballet de El Sodre!

¿Te sientes una Mujer Marca Registrada?
Cuando buscamos un nombre para la academia, estaba yo en ese momento viajando mucho y diario EL PUEBLO y las radios estuvieron muy atentos y fue mi mamá quien lo propuso.
“Vas a ser la cara visible de la empresa” me dijo. Lo pensé y dije “Lucía Tenca, es…¡una Marca Registrada!”, (sonríe).
Yo me siento súper orgullosa, aunque es una responsabilidad muy grande que me encanta llevarla… ¡Pero siento que me queda enorme el saco!”.

Publicado en - Faz ApuntoComentarios (1)

Puf con neumático viejo

Materiales:
Neumáticos en desuso
Pintura del color que desees
MaderaDibujo
Goma espuma
Tela
Engrampadora
Para comenzar con esta simple manualidad tendrás que acondicionar el neumático limpiándolo bien si es necesario. Luego píntalo con dos o más capas de pintura para que quede prolijo. Puedes utilizar diferentes colores, uno para cada puf si vas a hacer muchos.
Una vez que estén pintados déjalos aparte para que sequen bien.
Toma una madera o fibro fácil y mide el diámetro que tiene el neumático. Corta un círculo del mismo tamaño que el neumático y luego coloca un círculo de goma espuma de unos 10 cm de altura.
Luego toma la tela y cubre la goma espuma y la madera con una tela que sea de tu agrado.
Para fijar bien la tela utiliza la engrampadora.
Atornilla la madera al neumático para que no se salga.

Publicado en - Faz ApuntoComentarios (0)

Dulces con pasas, cáscara de naranja y miel 

RECETA

Ingredientes:
– 1 taza de pasas.
– 1 taza de nueces.
– Cáscara de una naranja.
– 2 cdas. de miel.
– Semillas de sésamo, coco rallado o polvo de chocolate para empanizar.

Preparación: Muele las nueces. Ponlas en un recipiente hondo cómodo para revolver todos los ingredientes. Ralla la cáscara de naranja en un rallador fino. Pica las pasas, agrégalas junto con la cáscara y miel en el recipiente y revuelve hasta obtener una masa homogénea. Con las manos humedecidas, elabora unas bolitas. Pasa cada bolita por el empanizado de tu preferencia (polvo de chocolate, semillas de sésamo, coco rallado). Lleva al refrigerador durante 2-3 horas para que tomen forma.

Consejo: Las nueces sabrán aún mejor si las doras previamente en una sartén.

Publicado en - Faz ApuntoComentarios (0)

 ¿Qué es y cómo se hace la Grapa?

Conozcamos detalles sobre las propiedades y el proceso de elaboración de la Grapa, una bebida italiana famosa en toda Europa.

GRAPA CON MIEL
La grapa es un aguardiente muy famoso que tiene una larga historia y tradición. Se produce gracias a un proceso de 220px-A_glass_of_tasty_grappafermentación y de destilación del orujo de uva, el cual se mezcla con agua. Esta elaboración es muy típica y tradicional, y existe desde hace centenares de años.
En la actualidad, esta bebida se está difundiendo en toda Europa, gozando de muy buena fama.
Proceso de elaboración:
Este aguardiente posee muchas particularidades: se hace con los orujos separados de la elaboración de vino, sea del mosto o del vino acabado; la taza de azúcar aumenta durante la maduración de la uva. Este proceso viene de la síntesis de la planta a partir de los ingredientes que se juntan: agua y anhídrido carbónico en el aire.
Al mismo tiempo, los aromas y colorantes se concentran en la cáscara de la uva, llena de sabores, y de la cual se produce la grapa.
Lo más importante, después de haber producido el orujo, es conservar y concentrar los aromas. El maestro destilador debe tener arte para guardar los mejores sabores del espíritu de la uva.
Las sustancias volátiles no pueden superar 140 miligramos por litro de alcohol puro, y la cantidad de alcohol metílico no puede superar 1 gr. por litro.
La grapa se sirve un poco fría, (la añejada alrededor de 18 a 20º C, y la aromatizada entre 14º y 15º C). Se puede tomar de varias maneras, como un digestivo, solo o acompañada. Va muy bien con café o con miel.

Publicado en - Faz ApuntoComentarios (0)

“La vida no es como uno quiere, pero vale la pena vivirla, lucharla y disfrutarla”

MUJERES MARCA REGISTRADA

Hoy nos acompaña… Rosario Rodríguez de Manassi
Pionera de boutique “Lo de Rosario”

Rosario proviene de un hogar conformado por sus padres y seis hermanos.
Muy rico en valores. En una época donde se transitaba por una educación muy exigente por parte de los padres, con buenos modales y un buen sentido de familia.
Con una herencia como legado, de la unión entre estos seis hermanos.13579715_10209986877492914_33255439_o
Con unos tíos maravillosos por parte materna, que los mantuvo unidos a todos, luego de no contar con sus padres, mimándolos como si fueran los propios.
Rosario estudió magisterio y forzosamente tuvo que abandonarlo. Allí conoce a el que hoy es su esposo José y deciden casarse, formando su propio hogar al que luego llegan cuatro hijos.
Se instala con la tienda “Lo de Rosario” a la que conservó por casi cuarenta años y hoy es su hija Marina, la que la sigue llevando adelante.
Gustosos de oírla de aquí en más, será Rosario quien nos narre parte de su vida y de lo que ha significado para ella la boutique “Lo de Rosario”:
Gracias a la vida, que me ha dado tanto, que me dio la risa y me ha dado el llanto”, nos dice.
“Mi familia hoy está conformada por mi esposo José, mis hijos María Ondina, Psicóloga, Ana Irina Médica, Marina es Escribana a quien le llamo, “Escribana sacrificio” y Marcelo, “todo corazón”, como yo le llamo.
Además, disfruto de doce nietos, ¡divinos! ¡Entre ellos Martina que nos da mucha alegría!
¿Cómo es el comienzo relacionado a su trabajo con la boutique?
Trabajaba mi esposo en el Banco República y adjudicaban préstamos muy buenos para vivienda y como queríamos comprar la casa en la que vivíamos, lo aceptamos.
Llegado el momento los propietarios de la misma, decidieron no venderla y comenzamos a buscar otra, pero nada nos conformó.
Había que emplear el dinero rápidamente.
Nos instalamos en 1º de Mayo 292 y allí en un dormitorio de las nenas comenzamos en un gran placard que tenía, con las lanas. Con una respuesta fabulosa.
¿Cómo se llamó en un principio?
La casa de las lanas.
Pero de todas formas se escuchaba decir. “yo compré en lo de Rosario”, “andá a lo de Rosario”.
Tuvimos las lanas más lindas que te puedas imaginar y de todas las marcas. Era una variedad imponente.
Se nos comenzaron a abrir puertas, recomendaciones y tuvimos la gran suerte que era justamente la época en que se usaban mucho las máquinas de tejer.
No existía una sola casa en Salto que no tuviera una, entonces la gente compraba lanas de manera abundante y venían de todos lados para adquirirlas.
También estaba Salto Grande, y se veía abundancia en lo económico, con el trato además con personas que no eran de acá.
¿Quién atendía el local?
Mi esposo y yo.
Él es muy ordenado y aunque yo fuera buena vendedora, si no estuviera él detrás, no sé si hubiese logrado todo lo que logramos.
Ahorramos dinero en forma muy ordenada, compramos un terreno e hicimos la casa.
En la misma vereda, pero en el 222 de 1º de Mayo. En el 292, era solamente lana, más lana y más lana. De todo tipo, marca y calidad.
Fue allí que comenzamos a notar la gran caída de algunas fábricas y comenzaron a cerrar. Seguimos un tiempo con lo sintético, se vendía muchísimo, pero sabíamos que había que comenzar a buscar otra cosa para hacer.
¿Cómo llega ese cambio de rubro?
Me traslado para la parte de adelante del inmueble, siempre en el 292 y comenzamos a anexar otras cosas, como zapatos, botas que vendimos muchísima cantidad y algo, muy poco, de vestir.
Era como una mezcla, que al llegar, veías de todo.
Y se me formó “una mala fama”, de que decían, vos vas a lo de Rosario por una cosa y salís con otra”, pero eso sí, nunca lo hacían de manos vacías.
¿Comienzan a llegar los hijos?
Criados entre las lanas y el trabajo, hicimos la casa y nos mudamos al 222.
Allí se formalizó la boutique. Ya que no habían muchos comercios con ese estilo.
Se fue formando una tienda chiquita y ahí sí, ya se decía formalmente “Lo de Rosario”. Tenía cosas muy lindas y todo el mundo iba, sabiendo que en el lugar iba a encontrar las prendas: tanto para niños, adolescentes así como para adultos y adultos mayores.
Si alguien venía a buscar su prenda específica y no la encontraba, comencé a buscar la forma de hacérsela.
¿Ya cambiando el rubro?
Sí, porque tuve que moverme mucho por telas, buscar muchachas para trabajar en la costura y poder incursionar en cosas diferentes.
Incluso he hecho distintas vestimentas para casamientos y cumpleaños elegantes. Hermosos vestidos de novias.
Para ese entonces como no había boutiques, tenía una enorme clientela.
Conformamos un gran grupo de chicas, cada una en su casa, pero era enorme la cantidad de trabajo que teníamos que realizar.
Muchas veces cerrábamos el comercio por ejemplo a la tardecita y yo, como no quería perder de vender, me tocaban timbre, abría y las atendía.
¿Contaba con alguna persona como colaboradora?
Sí, tenía una amiga, muy amiga, Asunción, que le debo mucho y me acompañaba en el auto a llevar los encargues a las muchachas modistas, bordadoras, tejedoras y demás.
Hacíamos los viajes juntas también.
A veces eran las diez y media de la noche y seguíamos en la vuelta trabajando.
¿Cuánto tiempo transcurrió usted frente al comercio?
Fueron muchos años.
Llegó un momento en que me enfermé de estrés, era mucho lo que había que atender en cuanto a las modistas y conformar a las adolescentes, en cuanto a que “me deja gorda o no me veo bien, con esta prenda”.
Yo hacía todo lo posible para que se fueran conformes.
Y estuvo desde el primer momento conmigo Marina. Incluso, crió sus hijitos allí, en la boutique. Y la verdad que me sustituyó completamente y de forma excelente.
Porque no hace mucho que abandoné mi trabajo. Pero la boutique se sigue llamando “Lo de Rosario”.
¿Qué le ha dejado la boutique?
Muchas satisfacciones. He conocido mucha gente, incluso argentinos.
Trabajando con confianza, porque en esa época, no existían tarjetas, ni cómo tramitar un crédito. Era “Llevá, cuando puedas me pagás”.
Fue cuando mi esposo deja el banco y se pone a trabajar conmigo.
Una época hermosa, además porque mi gente me apoyaba. Lo tenía a mi cuñado “Tito”, que mucho me ha ayudado.
La gente me buscaba, si no me veían en el lugar, me hacían llamar para que las atienda.
¿Si lo tuviera que volver a hacer, lo haría?
Sí, corrigiendo algunas cosas, pero sí lo haría.
Pienso que si alguna nieta me dijera, “tengo esto porque me lo regalaste mientras tuviste la boutique”, moriría de placer.
¿Cómo son las reuniones en familia?
El rinconcito donde estuvimos primero para hacer la entrevista, ese es el lugar, donde nos encanta reunirnos todos los domingos y todos los días en que nos podemos juntar.
Somos unos cuantos, dialogando de distintos temas y me encanta. Además vienen mis hermanos también y dicen que mi casa es un punto de unión, con olorcito a dulce hogar.
¿Un sueño?
Me queda por cumplir el viaje con mis hijos. ¡Pero Dios dirá!
De todas formas, me queda muchísimo por hacer. La vida no es como uno quiere, pero vale la pena vivirla, lucharla y disfrutarla.
¡Y mi familia es lo más! Que es lo que importa en la vida.
¿Se siente una Mujer Marca Registrada?
Con las personas más grandes, sí.
Con las que son menores, no han tenido oportunidad de conocerme.
Podrá haber gente que tendría alguna queja, pero creo firmemente que pusimos todo de nuestra parte para brindarles lo mejor.
Termino la entrevista como la comencé: “Gracias a la vida, que me ha dado tanto, que me dio la risa y me ha dado el llanto”.

Rosario:

Te cuento que cuando pensamos en esta nueva sección “Mujeres marca registrada” la primera persona que se me vino a la mente en hacerle una nota fue a vos, es más pensé en vos para ponerle nombre a este espacio.
Esa “mala fama” de la que hablas es el sello personal que te ha caracterizado , siempre con una palabra linda, amable, a cada una nos hacías sentir bien, únicas, ese mismo arte lo heredó Marina y ha caracterizó a tus hermanas Pocha y Pilucha de Mafalda.
¡Qué lindos recuerdos Rosario! Te acordás cuando ibamos con Belén, todo le gustaba y ustedes generosamente me decían: lleven, lleven, después arreglamos, esas actitudes no las olvidamos, más cuando la economía no andaba bien pero uds. por el cariño que nos tenían, confiaban en mí y me ayudaban a que Belén se fuera feliz de Lo de Rosario de 1 de Mayo.
¿Cuántos recuerdos Rosario?, ¿te acordás cuando Belén iba con su Tata y él con su infinita paciencia la esperaba todas las pruebas que fueran necesarias?, o cuando llevábamos a Matías que era chico y no entraba quedándose en la puerta porque era “tienda de mujeres”.
Rosario, la vida me dio el don de no olvidar a las personas que están en los momentos difiíciles y ustedes lo han estado, siempre.
Adriana

Publicado en - Faz Apunto, - Titulares -Comentarios (2)

“Fue un padre muy cariñoso, un hombre muy generoso y muy humano. Con su buen humor, su alegría y su gusto por la profesión” Con sus hijos Hilda María y Germán

El Dr. Germán Amorim Chouza, fundador de la Clínica Radiológica que lleva su nombre, nació en Salto, el 17 de noviembre de 1911.
Era hijo del productor agropecuario Leonardo Amorim y de Emilia Chouza.
Germán se casó con Egle Tholozan, nacida en Rivera en 1918, perteneciente a una familia brasileña de origen francés. Con ella tuvo tres hijos: Hilda María, actualmente, Técnica Radióloga, Psicóloga Social y Educadora Sexual residente pageren Salto; Mariana: Técnica Radióloga y profesora de inglés, residente en Montevideo y Germán, Médico Imagenólogo, residente en Salto.
No llegó lamentablemente a conocer a sus nietos que llegaron luego: Felipe, Sofía, Ignacio, Diego, Lina, Victoria, Bernardo, Paula, Atilio y luego Germán en su tercera generación, junto a su bisnieta Olivia.
Cursó la enseñanza primaria en una escuela pública en su ciudad natal y la secundaria en Montevideo, en el Colegio Elbio Fernández, luego del traslado de su familia a la capital.
Una vez culminados sus estudios de secundaria, ingresó a la Facultad de Medicina, donde se recibió como doctor en Medicina y Cirugía el 12 de julio de 1945.
Recibido ya, fue visitado en Montevideo por dos eminentes médicos salteños: Dres. Carlos Bortagaray y Jorge Errandonea, quienes le propusieron se radicara en Salto, ya que allí necesitaban un médico radiólogo. En esa época, el único médico de dicha especialidad que había en Salto, era el Dr. Enrique Manuel Roig, quien se estaba por retirar.
Amorim decidió aceptar la propuesta, para lo cual era necesario una adecuada preparación en la especialidad. A esos efectos se trasladó a una reconocida Clínica Radiológica de Río de Janeiro durante varios meses y comenzó a frecuentar en Montevideo las clínicas más destacadas, donde colaboraba y aprendía.
En el año 1947 vuelve a Salto y comienza a trabajar junto a Roig en el Hospital, abriendo su propio Consultorio el 1 de noviembre de ese año. Se destaca por ser el primer medico radiólogo que se instala en el interior del Uruguay y se dedica enteramente a la Radiología.
En 1950 fue socio fundador del Centro de Asistencia Médica de Salto (CAM), donde fue su presidente durante un período.
En 1951 ya retirado su colega Roig, por concurso accede al cargo de Médico Radiólogo del Hospital de Salto, puesto que mantuvo hasta su fallecimiento. En Hospital y en su Consultorio, Amorim realizaba todo tipo de estudios, simples y contrastados, digestivos, vasculares o raquídeos.
La comunicación que había establecido con sus colegas de Montevideo se mantuvo luego de fijar su residencia en Salto. Periódicamente viajaba a la capital y a Buenos Aires, para mantenerse actualizado en conocimientos y progresos tecnológicos.
En su afán de formarse fue armando una extensa biblioteca sobre Radiología. Poco antes de morir, viajó a Europa en 1973, visitando diversos servicios radiológicos.
En el año 1969 su hija Hilda María técnica radióloga comienza a trabajar con él, quien queda a cargo de la Clínica posteriormente
Falleció en forma repentina, el 23 de enero de 1974 por un infarto cardíaco.
En ese momento se incorporan a la Clínica Egle Tholozan de Amorim, con tareas administrativas y su hija Mariana como Técnica Radióloga.
En 1987 su hijo Germán culmina sus estudios como médico Imagenólogo y se integra a la Clínica continuando con el mismo compromiso y dedicación la labor de su padre.
Recibiéndonos cortésmente, con sus hijos Hilda María y Germán, de esta forma lo recordábamos:
“Yo lo recuerdo con 8 ó 9 años, en su faz profesional, salir todas las mañanas a las 8 a trabajar, volver al mediodía, irse a las 16 hs, y volver a las 20 por la noche a casa”, nos dice Germán.
“Y de salir del colegio, pasar por la Clínica, cuando se ubicaba ésta en calle 18 de Julio y Artigas frente a la plaza y recorrer las enormes habitaciones con equipos de rayos que había adentro, que era para nosotros muy distinto a lo que conocíamos”.
– Hilda María: los recuerdos que guardo de mi padre son aquellos de verlo en lo profesional, muy dedicado.
De entrar mucho al consultorio a buscarlo.
Recuerdo que él tenía entre placa y placa unas hojas amarillas que nos daba para dibujarlas. El olor al fijador, productos que revelaban las placas, son cosas que me quedaron muy dentro.
Fue un padre muy cariñoso, amaba la naturaleza y creo que nos transmitió a todos esa sensación de amor por las plantas, los pájaros, el campo, los animales.
Tenía muy cerca una quinta, donde le gustaba recorrer a caballo, solíamos andar en familia, incluso acampábamos en el monte y nos quedábamos días.
¿Se recibe muy jovencito de médico?
-Hilda María: tenía un poco más de veinte y fue en Montevideo.
Luego los doctores Bortagaray y Errandonea, le hacen un llamado para que viniera a salto a trabajar porque necesitaban un Radiólogo, ya que el doctor Roig, quien se encontraba en ese momento en el cargo, ya se estaba por jubilar. Se va papá a Río de Janeiro a especializarse, en 1947 abrió la Clínica en calle Joaquín Suárez, frente al Teatro Larrañaga y mamá, junto a otra señora, realizaban la parte administrativa.
Así es su comienzo con la Clínica.
Yo nací, deja de trabajar allí mi madre y al poco tiempo, papá se traslada con la Clínica a calle 18 de Julio y Artigas.
¿Cómo conoce a su mamá?
-Germán: Se conocen en Montevideo, vivían desde adolescentes allí, en Bulevar Artigas y Berro.
¿Con qué disfrutaba?
-Hilda María: El amaba lo que hacía, estar con sus pacientes.
Leía mucho, tenía cantidad de libros, muchas publicaciones. Iba mucho a los congresos con los equipos, concurriendo a distintas clínicas de Montevideo a actualizarse.
Y otra cosa que amaba era la naturaleza, el río.
-Germán: solíamos ir en verano a acampar en la costa del río, cerca de unas islas en Paysandú, también en el río Daymán. Le gustaba mucho la pesca.
Disfrutábamos todos los domingos en familia con unas exquisitas pastas caseras que hacía una señora, que venía a casa a cocinar ese día. De vez en cuando, organizaba él, el asadito del domingo. Y los viernes, lo hacía con los amigos.
¿Era asiduo a algún lugar?
-Hilda María: No era de ir a algún lugar en especial.
Se reunían mucho las familias. En casa, en la de los primos Amorim. En la de Enrique Amorim, era una familia muy grande.
¿Cómo sucede la inclusión de ustedes en la Clínica siguiendo sus pasos?
-Hilda María: Yo comencé bien joven, iba mucho a las clínicas de Radiología, donde el concurría, a actualizarme para poder trabajar junto a él.
En ése momento, comienza Germán a estudiar la carrera de medicina en Argentina, un poco antes de papá fallecer y cuando él fallece, mi hermana y mamá, volvieron a trabajar en la Clínica.
Entonces quedamos las tres trabajando acá, mientras Germán, terminaba su carrera y ya cuando volvió, fue como Médico Radiólogo.
-Germán: Yo no llegué a trabajar con papá. Era estudiante en preparatoria en aquella época y solía ir al Hospital a pageverlo trabajar y hacer estudio.
Pero lo llegué a acompañar en su trabajo. Y lo recuerdo como una persona de muy buen humor y muy querido en el medio. Siempre tenía buen carácter.
Luego, cuando yo me fui a estudiar medicina, es en el año que él fallece, enero del ´74 con 64 años de edad.
Realicé toda la carrera, la especialidad y me vine a finales del año ´86 a trabajar acá.
¿Qué creen que heredaron de su padre?
-Germán: yo ejerzo la profesión de la misma forma, me gusta mucho lo que hago. Me gusta esta actividad.
También me gusta la naturaleza, el río, la pesca, el campo.
Creo que nos contagió a todos por igual.
¿Qué les faltó hacer con papá?
-Hilda María: Siento que me hubiese gustado, que él pudiera haber disfrutado de sus nietos, porque le gustaban mucho los niños. Al morir tan joven, quedaron muchas cosas por compartir.
De todas formas, yo compartí muchísimo.
-Germán: A mí me hubiese gustado ejercer la profesión junto con él.
¿Recuerdan alguna anécdota para compartir?
-Hilda María: Recuerdo siempre que el de la familia, era él que pasaba haciendo bromas… ¡y como se divertía! Y una vez, habían aparecido unas espinas de tunas en el asiento del auto de un tío y decía este, que era papá, pero esa vez no había sido él. (Sonríen).
¿Cómo lo definirían?
-Hilda María: un hombre muy generoso y muy humano. Se caracterizaba por eso. De buen carácter y muy fácil de trabajar con él.
-Germán: yo destacaría su buen humor, su alegría y su gusto por la profesión.

En la Revista de Radiología, recuerdan al Dr. Germán Amorim, de esta forma:

“Era Amorim un caballero, un hombre de paz, alegre y divertido, capaz de encarar con serenidad y tranquilidad todo tipo de problemas o conflictos. Esta capacidad inspiraba cariño y respeto entre sus colegas, que aceptaban su intervención para solucionar diferencias”.

“Gustaba de la natación, del tenis, de la aviación y del campo. Como buen salteño tuvo una quinta de cítricos y disfrutaba recorriéndola. Y tuvo un vicio típicamente salteño: Fumaba cigarros de chala.
La actuación de Germán Amorim marcó el pasaje del diletantismo a la profesionalidad en el diagnóstico radiológico de la medicina del interior del país. Hasta ese momento y desde los primeros años del siglo veinte, los estudios radiológicos no eran más que placas realizadas en aquellos hospitales que contaban con algún equipo de Rayos X por idóneos, muchos de ellos sin formación médica, o eran radioscopías o placas simples realizadas por aquellos médicos que habían sido capaces de incorporar a sus consultorios un aparato de Rayos X.
Los estudios contrastados prácticamente no existían y mucho menos el médico dedicado en exclusividad a la realización e interpretación de las imágenes radiológicas como lo hizo el Dr. Germán Amorim”.
“Amorim cambió el esquema mental reinante y de entrada se instaló como radiólogo. Ni siquiera abordó la terapia radiante, como lo hacía la mayoría de radiólogos de Montevideo. Esta actitud de avanzada legitimó al Radiodiagnóstico como especialidad en el interior.
Permitió la realización de variedad de estudios y la interpretación de los mismos en forma autorizada y responsable. Aseguró la adopción de las medidas necesarias para evitar las lesiones radioinducidas. En esa asunción de la especialidad con responsabilidad, radica la importancia de la figura de Germán Amorim en la radiología nacional y su ubicación preeminente en la medicina salteña”.

Publicado en - Faz Apunto, - Titulares -Comentarios (0)

“Papá fue un ser humano dedicado a la familia y al trabajo”

Enrique Villalba Ximénez – Subgerente de Banco República
Director y accionista minoritario de Barraca Trindade

Con sus hijos Enrique y Eduardo

Oriundo de Solís de Mataojo, departamento de Lavalleja, Don Enrique creció junto a dos hermanos, en un paraíso para él, como lo fue su zona rural.
Fue en un establecimiento de su padre, al pie de las Sierra de Las Ánimas, hacia el lado norte, donde se criaba algo de ganado y se plantaba fundamentalmente maíz, entre otros.
Realizando las tareas agropecuarias desde niño, como así también cuando llegó a ser adulto, era feliz. page
Compartamos junto a sus hijos, Enrique y Eduardo, sus vivencias:
“Papá concurría a la escuela rural a caballo desde la estancia”, nos dice Enrique.
“Haciendo ese trayecto de unos cuatro kilómetros, todos los días y realizando desde muy niño todas las tareas relacionadas con el área rural.
Cuando se hizo adolescente, estudió contabilidad y dactilografía, ya que contaba con mucha facilidad para los números.
Como creyó el establecimiento muy pequeño, intentó buscar otros horizontes e ingresa a la Fuerza Aérea como soldado.
En la misma base que hoy se encuentra Laguna del Sauce, en Punta del Este, que era un lugar muy cerca de donde vivía.
Con la facilidad que tenía para la matemática, se instala como soldado pero trabajando en la oficina.
¿Cuánto tiempo estuvo allí?
Desde los 18 hasta casi los 20 años, donde le permitían y se preparó para exámenes de banco, que era en lo que deseaba trabajar.
Termina dando exámenes para ello, pero de todas formas nunca abandonó el establecimiento donde se encontraban sus padres y donde se siguió trabajando.
Tal es así, que llevaban la verdura a vender a Piriápolis en un carro y resumiendo una anécdota, iban un día atravesando la vía que pasa por el lugar, el tren los chocó y se salvan de casualidad, perdiendo al caballo.
¿Cuándo llega a Salto su papá?
-Enrique: por medio del Banco República.
El destino que se le otorga es Salto cuando ingresa al banco y es allí cuando comienza a hacerse salteño.
En ese entonces el banco suministraba una vivienda para sus funcionarios y se instala en una casa ubicada, si mal no recuerdos por calle Julio Delgado.
Conoce a mamá: Alda Oxandabarat Arzoaga, porque vivía ella muy cerca de allí. Pero además, solía visitar al Club Nacional, donde jugaban los hermanos menores de mamá y allí se veían.
-Eduardo: Increíblemente, papá era hincha de Peñarol de Montevideo, pero se hizo socio, haciéndose hincha luego de Nacional de Salto.
-Enrique: Íbamos muy seguido a la cancha a disfrutar de los partidos, siendo yo muy chico y entonces me hice hincha de Nacional de Montevideo, entonces cuando nace mi hermano Eduardo, papá le puso la camiseta de Peñarol. (Sonríe). Y habrá pensado: “a Eduardo lo voy a asegurar”. Entonces le quedó un hijo de Nacional y otro de Peñarol.
¿Cómo recuerda su niñez al lado de papá?
-Eduardo: Yo no viví esa etapa donde él trabajó en el Banco República. Pero sí me consta, y que es algo muy raro de que alguien realice toda su carrera en el Banco República, desde su ingreso hasta la jubilación. Siempre viviendo en Salto, no era común verlo.
Llegó de esta forma a Subgerente, habiendo renunciado a todos los traslados y con eso generando unos cuantos ascensos.
Tenía además muchas actividades, ya que en aquella época, el bancario era requerido por sus capacidades laborales, entonces realizaba una cantidad importante de trabajos en distintas empresas, administrándolas.
Por ejemplo en Ruben D. Pereira, Tienda Los Pirineos, FINSAL, (una financiera salteña), Barraca Trindade, en la Urbanizadora del Litoral, con Rafael Villamor Paredes, Sardú Recauchutajes, que es donde trabajamos Enrique y yo con él un tiempo, entre otras.
En Barraca Trindade, comenzó llevando los libros y culminó siendo Director y uno de los accionistas minoritarios, por disposición de Don Juan, el propietario. Donde trabajó Enrique con papá en vacaciones, siendo su primer trabajo.
Todo esto, no le dejaba tiempo para otras actividades sociales.
¿Cuándo se casa con su mamá?
-Enrique: el 5 de marzo del ´51.
Llegamos nosotros, que somos únicos hermanos y luego llega su primer nieto y al único que conoce: Francisco, aunque luego de su fallecimiento, llegaron ocho más.
La actividad de mamá era la de maestra, pero asimismo ella lo acompañaba en todo.
Llegaba el verano, los dos se tomaban toda la licencia y nos íbamos a Jardines de Hipódromo, a casa de mi tío.
Tenían ambos pasión por todo el tema de campo. Y recuerdo que escuchaban juntos una radio uruguaya, con un programa muy conocido, que se llamaba: “Tomándole el pulso a la república”.
¿Con qué disfrutaba?
-Eduardo: Además de sus habilidades con el lazo, para enlazar un animal en el campo, era su destreza con el hacha. Era increíble verlo como le gustaba.
Le gustaba todo eso porque eran tareas rurales.
Recuerdo que en una época, adquirió una casa en Las Toscas, y como había terrenos a los costados de la casa, los limpiaban con mi tío y los mantenían impecables.
Le gustaban además los campamentos con un grupo de amigos, como Elbio Morales, Pasquet, el Dr. Fernández, Ferrari, entre otros.
¿Cuándo culmina su actividad en el banco?
-Eduardo: Se jubiló con el banco y siguió con sus otras actividades siempre, hasta que falleció con 63 años, el 10 de Junio, en el ´83. En la barraca y en Sardú sobre todo.
Hasta el día de hoy encontramos a personas que nos hacen saber que papá les facilitaba todos los trámites, comprendiendo la situación, les daba una mano, dentro de sus posibilidades para que pudieran sacar un préstamo y poder trabajar.
En aquella época, era común ver llegar a la gente a casa pidiendo el asesoramiento de papá.
¿Qué heredó de papá?
-Eduardo: papá nos marcó mucho en la disciplina, en el trabajo y en la organización.
En la forma de conducirnos en la vida y en todo el aspecto que tiene que ver en el comportamiento en la parte comercial.
En cumplimientos.
Nos enseñó a dedicarnos a la familia, porque él se hacía tiempo para las visitas a todos los familiares que podía.
Tanto a familiares de mi madre como a la de él. No dejaba a ninguno sin visitar en vacaciones.
¿Qué le quedó por hacer con papá?
-Enrique: Estuve en Montevideo estudiando y cuando regreso no pude vivir esa etapa demasiado, porque él fallece al tiempito, pero tengo recuerdos intactos de lo que aprendimos de él. Honrando la palabra junto a otras enseñanzas.
Pero faltó vivir mucho juntos, porque además falleció joven, pero dejó mucho y es una referencia que tenemos.
Aún siendo grandes, pensamos a veces: “¿qué hubiese hecho papá en esta situación?”.
¿Cómo lo definiría?
-Eduardo: Es difícil resumirlo.
Una personalidad. Un ser humano dedicado a la familia y al trabajo.
Siempre tratando de proteger a sus seres queridos y atento a la necesidad de cada uno.
Muy inteligente, con una memoria prodigiosa. Muy prolijo en todo su aspecto desde que se levantaba hasta que se acostaba.
En todo lo que tiene que ver con el orden, era naturalmente impecable.
Y en cuanto a su honestidad, intachable.

Publicado en - Faz Apunto, - Titulares -Comentarios (0)

“Para mamá, la música era su pasión”

Con la música incorporada a su vida cotidiana, Victoria era feliz.
Era la hermana menor de diez hermanos, algunos, conocidos comerciantes de nuestro medio.
Dejó huellas importantes, porque no solo fue profesora de música en colegios públicos y privados, sino que cantó y pagedirigió en diferentes coros de nuestra ciudad.
Tuvo muchos reconocimientos y entre ellos, fue la mujer del año en un evento que se organiza año tras año en Salto.
Su increíble forma de ser, la llevó a ser un ser humano íntegro.
Por sus actitudes frente a algunas adversidades que le tocó vivir, y su solidaridad para con el prójimo, la caracterizaba.
Su único hijo Marcelo le regaló dos nietas: Florencia y Analía. Y estas fueron las encargadas de regalarle tres bisnietos: Victoria, Josefina y Gennaro.
Es Marcelo, junto a su esposa Beatriz, quienes nos reciben amablemente, para recordarla juntos:
“Los recuerdos son múltiples”, nos dice Marcelo.
“Lo que uno más recuerda, son los momentos grosos de la vida, desde el momento en que quedamos solos con mamá, siendo yo muy pequeño. La vida me ha creado un ser humano tal cual soy hoy: una persona honesta, trabajadora, honrada y de mucho sacrificio, como era mamá.
En ese tiempo no existía la tecnología de hoy y nosotros nos manejábamos en la índole de las escuelas. Siempre juntos.
Yo comía en los comedores de las escuelas. Fuera la de Saladero, la Nº81, la de Ceibal, y tantas y tantas escuelas de las cuales, ella fue profesora y dirigió en los coros, trasladándose con su acordeón, o brindando clases de piano, ya que tenía un grupo considerable de alumnos.
Por último, era directora del coro de la UNI 3 y del Colegio Santa Cruz, muy querido para ella, le encantaba.
También cantaba en eventos o casamientos con un grupo de personas seleccionadas de ese coro con el que siempre cantaba y dirigía.
Eso lo hizo hasta hace muy poco antes de fallecer, con 87 años. Fue el 23 de octubre de este año.
¿Qué le gustaba hacer con mamá?
La vida que teníamos con mamá era muy íntima, pero disfrutábamos con estar juntos. Disfrutábamos con la familia unida.
Nos gustaba, hace un tiempo atrás, viajar a distintos lugares: Carlos Paz, Buenos Aires y algunos más.
Siempre viajábamos juntos y nos encantaba. Luego comencé a hacerme grande y el trabajo premiaba, entonces el tiempo que quedaba para este tipo de disfrutes era muy poco.
Le encantaba estar con las nietas y en momentos en que no estuve, la dejé siempre acompañada por ellas, me sentía seguro de que iba a estar bien. Pero por lo general siempre estuvimos juntos.
¿Cómo era su vida social?
No solía ir a ningún club, pero amigas tenía por doquier.
Siempre relacionadas con la música y con su entorno del coro. La llevaban, la traían, la mal enseñaban en una palabra. Tenía una amiga en especial, la señora de Guggeri, con la que siempre se visitaban.
Deja un legado hermoso mamá, porque no creo que haya quedado algún coro que ella no haya integrado de una forma o de otra. Cantando o dirigiendo, hasta donde le dio la voz, porque claro, con el paso del tiempo ésta fue cambiando y se dedicó solamente a dirigir.
Marcos era el muchacho que la acompañaba en el piano, para que ella no tocara cuando dirigía.
¿Cómo era su carácter?
Era excepcional. Nunca la veías mal. Siempre dando todo de sí.
No tenía problemas. Ella estaba para solucionar los problemas de la familia. Todos.
Con todos era igual, de alma. Es por eso que tu estás acá, porque todo el mundo sabe quién era Victoria Chaibún. Excelente ser humano.
¿Qué le quedó por hacer con mamá?
Muchas cosas. Estar un poco más juntos. Hacer más viajes.
Hemos compartido con mi señora Beatriz viajes hermosos con ella. Y a veces hemos pecado de no haber ido a distintos lugares, un poco por el tema laboral mío, también por la edad de ella, por no cansarla. Entonces hacíamos viajes cortos, o viajaba con las nietas a San Gregorio de Polanco.
Nos faltaba un poco más de tiempo para estar juntos.
Ella también tenía sus actividades y muchas veces llegaba a su casa a verla y se había ido con su grupo del coro, la habían ido a buscar sus amigas.
Entonces eso también medaba la tranquilidad de que ella estaba bien acompañada, porque eso era la vida de ella.
Tengo la tranquilidad de que compartí todo con ella.
Cuando llegaba a casa, le gustaba descansar en el living y miraba sus comedias, dormitaba allí y creo firmemente que disfrutaba al estar en mi casa.
¿Cómo la definiría a su mama?
Definirla a la vieja es bien difícil.page
Tuvo todo lo bueno, que un ser humano puede llegar a tener. Solo me gustaría agradecer a esa gente que la ha tomado como a una hermana, como amiga, como parte de la familia, porque ella se hacía querer.
Porque en los momentos que no estaba yo con ella, sabía que estaba en buenas manos. En ese sentido, les agradezco todo. Además a ella le gustaba todo eso.
En realidad siempre estuvo bien acompañada.
Y además siento un enorme orgullo de saber el legado que nos dejó como persona, en escuelas, colegios y todo lugar donde estuvo porque… era excepcional”.

Una Gran Mujer… a mí se me fue mi pilar fundamental… tantos, tantos recuerdos hermosos…

El chanchito de la colita torcida… el cuento de cada noche para que no temiéramos al ir a la cama… mis hijos también lo escucharon…
Tuve la suerte, la felicidad…. el premio… de que mis hijos la disfrutaran, así como ella a ellos…
Verlos sonreír… esa risa picara… de complicidad frente a los actos aventureros de los niños…
Yo con 28 años hasta el dia que me dijeron “se fue” creí que ella era inmortal… una superhéroe…, insuperable, inmenso ser humano…hoy me di cuenta de que nadie tiene la vida comprada… ni los que mejor se portan … y que ese pensamiento de que ella era inmortal… era mi deseo… y no una realidad…
Ya pasó un mes de su despedida… y la extraño a diario… la necesito a diario y al dormir, al irme a la cama, desearía pasar por el cuarto de mis hijos y verla a ella escabullida leyéndoles un cuento y diciéndole como cada noche… Abue me das la bendición? y ella… en el final diciendo … “que sueñen con la bendición de Dios y la virgen Maria… Amén”.
Flor…
(Palabras de Florencia, nieta de Victoria)

Publicado en - Faz Apunto, - Titulares -Comentarios (0)

“Papá fue un padre muy presente”

Germán Pedro Gaudín Galeoni
Rematador- Empresario

Con sus hijos, Julio y Germán

La Empresa o Escritorio Gaudín Hermanos, viene recogiendo sus frutos, desde hace cuatro generaciones. Muy pronto cumplirá 100 años de vigencia en nuestro medio.
Fue Don Germán Gaudín, quien desde muy pequeño, siguió los pasos de su padre y tío, para luego conseguir que sus hijos y nieto sigan los de él.
Oriundo de nuestro departamento, formó su familia aquí, casándose con Maria Teresita Correa y en este hogar,

Germán Pedro Gaudín

Germán Pedro Gaudín

nacieron cuatro hijos: Rosario, Germán, Mónica y Julio. Luego llegaron catorce nietos.
Es con sus hijos, que hoy lo recordamos de esta manera:
“El escritorio Gaudín Hermanos, es fundado por nuestro abuelo y tío abuelo, los hermanos: Don Germán y Don Luis Gaudín”, nos dice Julio.
“Luego se siguieron sucediendo en el escritorio de esa generación de mi abuelo, todos los hermanos, hasta que quedaron en el escritorio los mismos nombres de los que estamos hoy: Germán por un lado y Julio por otro.
Cuando falleció Julio, comenzó otro de los hermanos, Elbio el menor de esa generación y el último que estuvo de socio con papá.
Fue pasando el tiempo, hasta que quedó papá solito trabajando, aunque la empresa siguió con el nombre de Gaudín Hermanos.
¿Cuáles son sus recuerdos de estar con papá?
-Julio: Papá siempre nos llevó a los remates. Principalmente a Parada Herrería, ya que no existía todo lo que hoy existe con respecto a lugares de remates de pantalla.
Papá le ponía todas las ganas enseñándonos con su manera de ser, una cantidad de cosas, porque no era de hablar mucho.
Recuerdo que con nueve años o diez, podía yo ver unos remates tremendamente voluminosos. Se vendían en ese momento cuatrocientas reses gordas para los carniceros de acá, porque no existían tanto los frigoríficos. Hasta llegaba a aburrirme en los remates, puesto que no tenía la edad suficiente como para trabajar, pero él nos llevaba, como para que fuéramos mirando y aprendiendo.
Eran muchas horas, almorzábamos a eso de las once de la mañana, como para salir tempranito en la tarde llegando al remate y logrando hacer los lotes, con la gente que lo esperaba.
Subía él a caballo, nosotros lo acompañábamos, para recorrer todos los lotes y hacer el orden de entrada. Mientras él le iba diciendo a los troperos, cual iba primero, segundo y tercero.
Éstos recuerdos los tengo muy vivos, ya que las cosas han cambiado, los remates son mucho más chicos, el personal de campo ya no está, entre otras cosas.
Vender en Parada Herrería cada quince días, hasta ochocientas reses, era cosa muy fácil. Tener de compradores de abasto unas cuantas personas que a su véz tenían su carnicería, era fabulosos verlo.
Y papá, rematando durante todo el remate y estando en todos los detalles.
¿Contaba con algún colaborador?
Si, tuvo un bastión muy importante, que estaba apoyándolo en todo momento: Ezio “Pocho” Menoni, que entre los

Germán y Julio Gaudín

Germán y Julio Gaudín

dos, realizaban todo el trabajo. Ezio era su mano derecha.
Contaba con una secretaria acá en el escritorio, antes de que existiera la computadora, que pasaba a máquina las liquidaciones de ochocientas reses y lo tenía que hacer durante todo el día al trabajo.
Los pagos también eran todos en pesos, no existía el dólar.
¿Cómo era su carácter?
Tenía su estilo propio de rematar, su rectitud y su forma de ser, impecables.
Me queda feo decirlo a mí, pero todos lo catalogaban como “un señor”.
Tenía él, una palabra sola. Y en lo empresarial, al trabajo que hacía en el campo, estaba en todos los detalles de todas las cosas, era uno más, montaba a caballo y nos sacaba por el campo también a nosotros.
Y nos hizo aprender mucho, por eso el escritorio hoy funciona igual.
La tecnología nos ha cambiado y facilitado un poco, es por eso que debemos seguirle los pasos.
¿Su mamá los acompañaba?
Mamá estaba en todo.
Fué el gran sostén de papá. Desde levantarse a las cuatro o cinco de la mañana con papá a tomar mate para irse con él para afuera, hasta tener siempre la comida en punto a la hora determinada.
Mamá, fue la compañera espectacular que tuvo papá.
¿Que lo caracterizaba a su papá?
El buen trato con la gente. Con su forma de ser, nos decía como teníamos que actuar, sin hablar. En la actualidad, me doy cuenta que él nos daba el ejemplo con hechos bien concretos. No nos decía: “no tenes que mentir”, el no mentía. No nos decía “tenés que pagar en fecha”, pagaba en fecha.
Para él tenía que ser todo derecho, transparente y cristalino.
¿Con que disfrutaba?
Con la familia. Con los nietos. Los almuerzos de los domingos y en las vacaciones que nos íbamos al este.
Así como le gustaba que lo acompañáramos a la estancia.
¿Qué le faltó hacer con papá?
Me faltó trabajar más en el escritorio con él. Compartir lo que estamos logrando hoy.
Me faltó que él estuviera. Tenerlo más conmigo.
¿Cuándo da sus primeros pasos junto a papá?
-Germán: Yo comencé al lado de papá con 18, cuando recibo la matrícula de Rematador. Me voy a Montevideo a realizar la carrera de Veterinario y cuando vuelvo con el título, me quedo a su lado en forma permanente, ejerciendo las dos actividades.
¿Con qué disfrutaba junto a papá?
Rematando sin dudas, junto al trabajo del escritorio y aprendiendo a su lado ya que él contaba con una vasta experiencia. Fue en el año 1917 el primer remate de la empresa, con la familia trabajando.
¿Sus hijos, seguirán los pasos del bis abuelo?
Si, de hecho mi hijo Germán al igual que yo, es Rematador, en una cuarta generación y se está recibiendo de Veterinario. Le estoy dejando ya algunas tareas mías.
¿Que heredó de papá?
Este negocio se basa mucho en la confianza. Así que lo que él nos enseñó, fue a cumplir el compromiso asumido. La forma inculcada por papá de trabajar, fue así.
¿Qué le falto hacer con papá?
Me faltó que nos acompañara más tiempo.
Fallece con 71 años, el día 4 de julio de 2001.
El consuelo que nos queda es que supimos aprovechar el tiempo a su lado.
Fue un padre muy presente y un aliciente para nosotros.
¿Lo puede definir?
-Julio: Un tipo muy simple. La rectitud hecha persona. Sumamente honesto y muy conservador, con sus actitudes un corazón enorme para con la familia. Un padre muy presente y que nos acompañó muchísimo, cumpliendo él un rol y mamá otro.

Publicado en - Faz Apunto, - Titulares -Comentarios (0)

“Mi padre fue mi ídolo”

Con su hijo Daniel Boada Mendizábal

José Boada Petiati – Ex gerente de Banco República y Tienda El Triunfo, presidente de Salto Uruguay

Hijo de padre catalán y madre vasca, José contaba con tres hermanos.
Arraigado a su pueblo natal, Salto, ha dejado en la memoria de los salteños a un hombre ocupado en su tarea de conjugar un estilo de vida con muchas facetas.
Casado con Nélida Mendizábal, fueron padres de dos hijos: Fernando y Daniel. Abuelos de Matilde, Mateo, Magdalena y Federico.
Tenía incorporada la virtud del trabajo, una vida social junto al Club Salto Uruguay, en la Liga Salteña de Fútbol y lo más importante: cuidó de una maravillosa familia.
Daniel, su hijo, es a quien convocamos para recordarlo:
“Papá concurrió a la primaria, luego a secundaria y con el correr del tiempo, comenzó a trabajar en el Banco pageRepública”, nos dice Daniel.
“Realizó allí su tarea por unos años como gerente y cuando abre el Banco Mercantil, comienza allí a trabajar, hasta que este cierra sus puertas, absorbido por el Banco República y se jubila.
Trabajó además desde muy jovencito, en forma paralela con el banco, en la Gran Tienda el Triunfo como gerente, donde se jubiló.
Cuando el banco tenía su horario por la mañana el lo hacía de tarde en El Triunfo, o viceversa.
¿Qué recuerdos conserva de su papá?
Mi ídolo fue mi padre.
Fue mi ídolo en mi vida y mi tío que era arquitecto y padrino además, en mi vocación.
Estaba papá muy entregado a Salto Uruguay y la sede, era como nuestra casa. Recuerdo que mi primera pedaleada la hice allí dentro. Me la regalaron a la bici cuando solo contaba con tres años y fué en la cantina del club que debuté dando unas vueltas.
Salto Uruguay era parte de la familia. Mi padre pasaba todos los mediodías por la sede y nosotros nos criamos allí dentro.
¿Fue jugador su papá?
Muy poco. Pero sí fue técnico, dirigente a sus 25 años, comenzando allí su camino en la directiva del club.
Comenzó como socio colaborador desde muchachito y cuando entra a trabajar al banco, lo invitan para integrar la directiva y no salió nunca más.
Tuvo 62 años de directivo y fue presidente por doce años.
Una vez, cuando OFI cumplió años, hizo homenajes a los periodistas y a los dirigentes del fútbol del interior.
Fue papá de Salto a recibir un premio, con más de cincuenta años como dirigente y Aceré Francisco Echever, como periodista con más de cincuenta años en el fútbol del interior.
¿Cómo era su carácter?
Era muy trabajador, muy inteligente y articulador.
Muy estricto en su trabajo y dedicado. La responsabilidad que tomaba, estaba como prioridad en su vida.
Y Salto Uruguay en su vida ocupaba un lugar de privilegio.
Los martes eran sagrados, porque se reunía la directiva y si había alguna actividad o un cumpleaños, no se lo festejaba. Fuera el de mi madre o de papá o de alguien de mi familia, no se podía faltar al club.
Los domingos que había fútbol, nunca pude ir a una matiné, a menos que lloviera. Los sábados las inferiores y los domingos, fútbol o básquetbol.
A los bailes yo lo acompañaba a mi padre con nueve años.
Era amigo de todos los de las orquestas y de los organizadores, como “Pepe” Gelpi.
¿Tiene alguna anécdota para compartir?
Acompañaba tanto a papá en los bailes que una vez y quedó para el recuerdo, la existencia de una foto de Vinci coronando a la reina del carnaval salteño y se me veía a mí detrás comiendo algo.(Sonríe).
Mirando todo de atrás, con ocho o nueve años. Me crié en ese ambiente.
Papá tenía un grupo de gente que conservaban la misma dedicación por el club, como Mario Bazzano, Belggeri, Julio Echandi y otros.
Un grupo muy unido y que estaban siempre diciendo presente en todo lo referido a la sede.
¿Cuándo comienza esa etapa de bailes?
Cuando mi padre comienza a trabajar allí, no tenía sede, entonces realizaban los bailes en La Italiana, se llamaban”Los bailes de tardecita “ y con la ganancia de esos primeros bailes construyeron la primera casa de Salto Uruguay en calle Uruguay.
Luego compran la casa de al lado y construyen la otra mitad de la sede.
En ese salón de fiestas, se realizaron muchos eventos, casamientos fiestas de 15, etc.
Los bailes de todas las épocas. Y los carnavales eran algo sublime.
En el año ´65, se hacían bailes durante días. En semanas de carnaval, se hacía de corrido esa primer semana, la segunda y la tercera paraba solo lunes y martes. Todos los días estaba lleno, llegando las mejores orquestas.
Esto no solo pasaba en esa época en Salto Uruguay, también lo hacía Universitario, con orquestas internacionales.
Luego comenzaron las discotecas y se terminó un poco el furor de los bailes.
Y Salto Uruguay en fútbol ni hablar en la época de papá.
En el campeonato del interior, Liga Uruguaya de Básquetbol, en su última época, en la ya estaba bastante mayor papá, pero siempre acompañando.
Tenía colocado un marcapasos y el día antes de ir a controlárselo, estaba en el Bernasconi, mirando un partido, y cuando llegó al consultorio, el Dr., Olaizola le dice: “Pero José, que se lo voy a controlar si lo vi en la televisión en la primera fila en el partido de Básquetbol ayer, está impecable”, (sonríe).
¿Cómo era su vida social?
Además de Salto Uruguay, tuvo una carrera muy importante dentro de ROTARY, fue gobernador del Distrito de todo el Litoral, del norte uruguayo, Entre Ríos hasta la Provincia de Santa Fe en el año ´82 y falleció siendo Rotario. Fue presidente muchas veces y artífice en aquella época de las fiestas del Citrus con otros compañeros, con aquellas exposiciones.
Estuvo también muy presente en la Clínica KENY, Cerenap, junto a “Toto Campos”, eran muy compinches y empujaban en muchas cosas.
Y cuando era muy joven, allá por el cincuenta y pico se inicia la idea de la primera Universidad del Norte, de hacer una Universidad independiente.
Nació siendo Prouniversidad del Norte, con un grupo de amigos como “Toto” Campos, rotarios, leones y todas las fuerza vivas de Salto.
Y en el año ´74, se vio la posibilidad de brindar un servicio del interior de la Universidad de la República, realizando una gran colecta, que fue histórica por Canal 8 , se consiguió el dinero que hacía falta para comenzar con la carrera de Veterinaria, Ingeniería, Arquitectura y Agronomía y se abrió en el ´75.
La Universidad ponía los profesores y nada más.
Se alquiló donde hoy está la Universidad Católica, colaborando La Curia y Salto a través de ese comité reunió el dinero para comprar desde los libros, mesas, asientos y lo que hiciera falta. Y junto a un grupo de amigos, papá apuntalaba un poco todo lo que se hacía.
Gente de mucho empuje.
Por suerte, estuvo en la inauguración, lo vivió todo y pudo disfrutarlo.
Y yo fui la primera generación que fue a estudiar arquitectura en el año´75.
¿Cómo acompañaba su mamá en todo?
Mamá era de fierro. Evidentemente que entre los dos trabajos que tenía papá y el entusiasmo por Salto Uruguay, tenía que tener en casa un bastión que lo acompañara en un montón de cosas, aunque mi padre era muy presente.
No solo con nosotros los hijos, sino con mamá, con la familia, con los primos que siempre estaban con nosotros.
Pero creo firmemente que mi madre, pilar fundamental en todo esto, tiene una parte de apoyo y colaboración. También en Salto Uruguay, en ROTARY, muy importante.
Ningún hombre pienso, podría hacer algo, sin el apoyo de la esposa y de la familia. Mamá disfrutaba también con ello.
¿Tuvo muchos reconocimientos?
Sí, en la época en que entregaban los Azahares en el Teatro Larrañaga, se lo entregaron a él, otros premios entregados por la Intendencia, entre otros tantos.
¿Con qué disfrutaba?
Con los nietos era un apasionado de ellos. Y ahora, tuvo un bisnieto, Pedro, que no llego a conocer, la abuela sí. Y ya es socio de Salto Uruguay.
Obtuvieron un premio ambos, porque mamá era la socia más antigua de Salto Uruguay y mi nieto el más joven. Es una marca a fuego en la familia. Ser Boada en la familia y no ser de Salto Uruguay, no existe.
¿Qué heredó de papá?
Una persona de bien, dedicada a la sociedad, recíproca con lo que ésta me brinda.
Trabajó en ROTARY, en Salto Uruguay y dentro de las herencias como hijo de mi padre y amigo de las otras personas que iniciaron la Universidad, nos encontramos con la realidad de que ésta nos necesitaba, tomamos la iniciativa junto a Alberto Avellanal, Crescionini, Gutiérrez, Gustavo Peyrano, Alejandro Secco. Tratamos de juntarnos de nuevo y reflotamos la fundación universitaria y hoy como herencia, me tocó ser presidente a mi.
Hoy apoyamos diferentes cursos en la Universidad, esponsorizando proyectos, como lo hacía papa. Trabajando en lo que puedo, como siguiendo sus pasos.
¿Cuándo fallece?
Fallece en julio de 2006, con 86 años.
¿Qué le faltó hacer con papá?
Tuve la suerte de que cuando él falleció, tenía yo 49 años y creo firmemente que no me quedó ninguna cuenta pendiente.
Ni de decirle las cosas que tenía que decirle, ni aprender lo que aprendí de él.
Realmente lo disfruté.
¿Cómo lo define?
Disfruto con todos los logros que consiguió.
Tuvo la visión y la gente, que lo acompañó para trabajar juntos. Y la mayoría de las cosas que pusieron como meta, las consiguieron.
Fue una persona muy querida y reconocida por Salto y el siempre lo agradeció.
Papá fue un gran padre y una gran persona”.
El Pueblo agradece a Valentín Luzuriaga, gerente de Salto Uruguay por la deferencia de aportar las fotografías.

Publicado en - Faz Apunto, - Titulares -Comentarios (0)

“Me siento un poco la guardiana del legado que heredé de papá con el Gran Hotel Concordia. Apostando al futuro”

José Antonio Maglio – Empresario

La trayectoria en nuestro medio de José Antonio, marcó un antes y un después. Supo destacarse como hombre de grandes negocios, dejándonos legados muy importantes.
Se casó con María Rosa Ancellotti y formó su hogar con sus dos hijos, Antonio y Margalet, llegando luego sus nietas y su hoy bisnieta.
Su inclinación en los negocios estuvo basada en la compra de inmuebles durante mucho tiempo, que luego reformaba para brindarlos en alquiler.
Esos frutos que él conquistó, le han dejado y nos han dejado una enorme recompensa por su dedicación y arraigo. pageConservador de importantes reliquias uruguayas, como lo es por ejemplo El Gran Hotel Concordia, que data de 1850, figurando como una fonda de la época.
Anfitrión de figuras ilustres, con sus tantos reconocimientos como Patrimonio Nacional:
El Gran Hotel Concordia fue declarado Monumento Histórico Nacional el 24 de Octubre del año 2005, convirtiéndose en un referente cultural del Uruguay.
Es el Hotel más antiguo de nuestro país, que continúa en plena actividad, por la belleza de su arquitectura y por su activa presencia en el quehacer cultural de nuestro Salto.
De esta maravilla que hoy disfrutamos los salteños, gracias a Don José Antonio Maglio, hablamos con su hija Margalet Maglio Ancellotti:
¿Qué recuerdos guarda de su papá?
Acá en el hotel no estaba mucho. Tenía su escritorio en calle 33.
En épocas en que yo era pequeña, papá tenía arrendado el Hotel y lo que le interesaba en aquel entonces era que se lo mantuvieran en buenas condiciones y tener una renta.
Papá lo compró como negocio pero nunca se imaginó que yo iba a trabajarlo como lo hice, porque es una obra titánica lo que estamos realizando.
De los recuerdos que conservo es que veníamos los domingos con papá y mamá a comer en el restorán, que se comía muy bien. Eran pastas, pescado y demás.
Había siempre, además de la galleta tan rica de Salto, una fuente con berro, que no podía faltar y el refresco Urreta.
¿Cómo era su carácter?
Mi padre era un hombre de negocios, entonces no era muy demostrativo, pero era muy respetable. Porque estaba tantas horas de mañana, como por la tarde en su escritorio.
Muy jovial, alegre, pero siempre metido en sus negocios y no lo sacabas de ahí.

¿Cómo era su vida en familia?
Lo que recuerdo en épocas en que vivía mi madre es que nos reuníamos con la familia paterna y materna.
El tenía también sus amigos, pero era muy dedicado a los negocios.
Donde estábamos, en el lugar que fuera, tenía su vista puesta en el negocio. No quiere decir que no fuera afectuoso, lo era, solo que estaba inmerso en lo suyo.
Tal vez, era así, porque si lo pensamos, ¿Cómo mantenía su medio de vida?
Mi hermano y yo tiramos un poco para el lado de mamá, con respecto a la forma de ser.
Pero por todo lo que papá consiguió, estoy yo disfrutando hoy.
Estudié Licenciatura en letras. Papá quería que yo fuera escribana y mi hermano abogado, comenzamos los dos y luego abandonamos las carreras, pero él no compartía esto que yo hacía de refaccionar el hotel. Quería que yo viviera de rentas.
Porque a él le gustaba jugar al juego del banquero, ir comprando y comprando propiedades para vivir de rentas y así lo hizo, por ejemplo acá con casi toda la cuadra del hotel.
Después que él falleció, yo conocí propiedades en campaña que él tenía, que hicieron una fiesta cuando llegué, porque hacía veinte años que no iba el patrón.
Recién en los últimos tiempos aceptó que nos gustaba lo que hacíamos.
¿Cuándo adquiere su papá el hotel?
Fue entre el ´40 y el ´50 y parece una fecha premeditada por la fecha en que yo nací.
¿Cuándo es que comienza usted un poco a hacerse cargo del Hotel?
Fue en el año ´99, que comenzó el hotel a funcionar como Centro Cultural, para darles un espacio a los artistas de Salto, contamos con un teatrito abajo. En la que nos encontramos ahora realizando esta entrevista, es la sala Bella Italia, por la descendencia de italianos. Refaccionada para exposiciones y a cada rinconcito del hotel le vamos agregando algo nuevo.
Por ejemplo las salas y los patios, llevan el nombre de mis hijas y de mi nieta, los apellidos de la familia, Maglio, Mori, Ancellotti, que es el de mi madre.
Tenía yo un amigo anticuario, que me decía que mi padre no sabía qué iba a hacer con el hotel.
El número de la entrada, es la fecha de mi cumpleaños. 7/01/ ´49. Y el hotel es Uruguay (que tiene siete letras) 749.
Fallece mi padre y entonces, decidimos con mi familia, que el hotel ameritaba restaurado, por la belleza que es, porque estaba que se venía abajo.
Sin ser hoteleros, comenzamos simplemente a arreglarlo para que no decayera.
Hace de esto aproximadamente unos veinte años y hasta hoy seguimos.
Como a nosotros nos gusta las antigüedades y las cosas de arte, la puerta de la entrada al zaguán por ejemplo, estuvo durante ochenta años guardada en la casa de mi familia materna.
Era de la Joyería de mi abuelo que no conocí, que es el edificio que se encuentra aquí al lado.
La idea era poder tener las características del hotel de época, pero con mejoras actuales y sobre todo comencé por los patios que es lo que más me gusta. Son una maravilla.
Tenemos después el lugar de Carlos Gardel, de Marosa di Giorgio que también se hospedaba aquí en la habitación número cinco, donde se encuentran muchas cosas de ella.
Luego conservamos una sala del hotel, donde expositores han dejado sus obras, y logré concretar una solamente de expositores salteños. También existe otra con artistas de otros lugares que han estado aquí.
En mi casa siempre se dijo el Hotel cinco estrellas, “la locura de mamá”, me decían, pero siempre todos apoyándome.
A mi hermano, que falleció, también le gustaba y me apoyaba en todo lo que yo deseaba para seguir con el Hotel. Hoy somos mi esposo Humberto, mis hijas y nieta las que estamos en plena tarea tratando de mantenerlo vigente. Somos toda la familia en la misma y agradable tarea.
Mis hijas me dicen en broma que es mi hotel cinco estrellas, pero además de apoyarme, siento que les gusta y me respetan.
Es mi casa además. Yo arriba tengo mi escritorio y mientras tenga vida, voy a seguir refaccionándolos.
Cada vez que refaccionaba una habitación, así fuera un baño, tenía por costumbre ir a dormir en esa habitación, para asegurarme de que todo funcionara bien.
Aunque tengo una estancia turística, que es donde vivo, realmente, paso mucho tiempo acá.
Mi mamá seguramente si viviera me apoyaría, al igual que mi hermano.
¿Cómo se siente hoy llevando esta gran herencia de papá?
Me siento un poco la guardiana del hotel. Porque en esta vida no somos dueños de nada material y a mí me correspondió seguir llevándolo adelante. Ojalá que mis hijas Carla, Fabiana y mi nieta Agustina, que están en Montevideo, lo sigan haciendo.
Que sigan “apostando al futuro”.
¿Con cuántas habitaciones cuenta el Gran Hotel Concordia?
Es un número clave, son treinta y tres habitaciones.
Es un placer recibir a quien desee visitarlo, solo tenemos que respetar a la gente que esta hospedada.
Aquí lo hace mucha gente y con diferentes gustos sobre el arte. También mucha gente bohemia nos visita.
¿Qué verdad existe realmente de algunos misterios que encierra?
Siempre dice que esto es como un túnel del tiempo. Porque uno entra por una puerta y es como un laberinto.
Tiene que haber misterios, cuando a mí una véz se me ocurrió que tenía que existir una escalera para llegar a la cava y les hice apuntalar y estaba la escalera para la cava.
Siempre surgen anécdotas y visitas de gente especial que llega hasta el Hotel, y es porque le gusta.
La gente que quiere otro tipo de confort, no viene acá.
¿Sobre asombros, nunca se ha visto nada?
Creo firmemente que no. Yo me he quedado muchas dias y noches y nunca he visto nada. Donde vivo, es en Dayman, al lado de donde se dice hay extraterrestres y nunca vi nada.
O no soy la elegida o conviven conmigo y no me doy cuenta. (Sonríe).
El Hotel es único en el país con este estilo, además del encanto que encierra.
Papá nos dejó una huella, que yo estoy manteniendo y en cuanto a lo económico, valorizándolo. Pero lo más importante es que me gusta.
¿Qué heredó de papá?
Soy una mezcla. La familia de mi padre, quiere que se me parezca, la familia Ancellotti, también.
Pero lo que en realidad heredé, saber hacer negocios, soy muy intuitiva. Tengo visión para los negocios. Pero soy más mano suelta que él.
Desfrutaba con la reunión familiar y la comida, como yo.
De mi madre, que era muy alegre y le gustaba todo esto que hago hoy. Soy parecida a papá también en lo físico. Tengo su estatura (sonríe).
¿Qué le faltó hacer con papá?
Siempre fui más consentida y lo domé más que mi hermano.
Se me antojaba hacer el curso que quisiera y lo hacía. Con 17 años tuve mi primer auto.
Por supuesto me hubiese encantado que estuviera papá, mamá y toda la familia acá. Pero pienso que están.
A mi madre le encantaban los jardines y en la casa de los abuelos maternos y paternos hay plantas que están acá.
Y yo pienso ¡Dios mío, tengo todos los jardines! Porque en todas las casas que resido, tengo sus jardines y eso me hace creer que ellos están conmigo, apoyándome.
Y seguramente mi padre dándome algún coscorrón, por algún gasto que él no realizaría, mi hermano contento porque él era muy cultural.
Pero aquí estoy, manteniendo todo esto, por papá que me lo pidió, por mamá, por nosotros y por Salto, que necesita un espacio cultural así.
Como lo dice el libro que escribí: “Por las huellas del Salto”.

Publicado en - Faz Apunto, - Titulares -Comentarios (0)

“Siento mucho la ausencia de papá”

Alfredo Tuberoso Valleta – Uno de los principales de Tuberoso Hnos.

Con su hija Norma

Don Alfredo Tuberoso, nació el 9 de Agosto de 1934.
Hijo de padres italianos, de la localidad de Caserta: Santiago Tuberoso y Rosina Valleta. Que en su recorrido llegan en primera instancia al vecino país argentino, luego a nuestro Uruguay.
Instalados ya cuando Alfredo comienza su escolaridad, lo realiza en el Colegio Salesianos. De allí su pasión por la Iglesia.
Pasado el tiempo, forma su hogar, casándose con Doña Olga Verme David de Lima y nacieron allí sus hijas: Cristina

Alfredo trabajando

Alfredo trabajando

Beatriz y Norma.
Conformó una sociedad en el rubro vidriería con su hermano Antonio, negocio en el cual trabajaron por muchísimos años en nuestro medio. Una empresa reconocida por su seriedad y responsabilidad.
Es Norma hoy, que con mucho gusto accedió a recordar a su papá junto a todos nosotros:
“Los recuerdos que tengo muy presente eran los tallarines de papá.
Hacía tan bien los tallarines, como ñoquis, ravioles, pizzas riquísimas para comerlas de noche.
Era para invitar a mis amigas y para compartir en familia.
Pero todo lo contrario a los uruguayos, como todo italiano no tomaba mate.
¿Qué recuerdos vienen a su mente en cuanto a su trabajo?
Yo siempre iba cuando era muy chiquita, hasta los 10 u 11 años. Ya cuando me hice adolescente, me decía que era peligroso para mí quedarme por el local, porque su trabajo era todo con vidrios y yo era muy inquieta de andar de un lado a otro.
¿Con qué disfrutaba su papá?
Disfrutábamos todos en familia los días domingo.
Dejaba los tallarines preparados del sábado, para llegar de misa a casa, adonde concurría muy temprano, almorzar y por la tarde poder pasear los domingos.
Íbamos mucho a las termas, paseábamos por la costanera, el Parque Harriague, toda la familia.
Iba la Nona (su mamá), mamá, mi tía Anita, mis amigas. Nos gustaba mucho correr a la orilla del río.
Éramos asiduos al arroyo San Antonio y recuerdo subirme a sus hombros y tirarme al agua, desde muy pequeña lo hice. Me encantaba.
Como le gustaba a papá mucho el fútbol iba y disfrutaba también en los partidos importantes con el tío. Además le gustaba sentarse tranquilo a escuchar fútbol en una radio chiquita que tenía, cuando no concurría al estadio.
¿Cómo era su carácter?
Era muy alegre. Le gustaba hacer muchos chistes.
Como hincha de River, siempre hacía bromas con su cuadro.
Tenía una particularidad que era saber ser solidario con todos. Tenía además personas que venían a casa y él los hacía pasar para servirles la comida y se brindaba todo.
Con todo el mundo era igual. Tenía por costumbre hacer los ravioles, preparar una fuente con salsa, con todo ponto y llevársela a mi tío Antonio.
¿Cómo era su vida social?
La iglesia era todo para él.
Le gustaban los retiros espirituales.
Recuerdo que mamá lo acompañaba siempre.
En realidad, lo acompañaba en todo.
Si tenían una reunión de cumpleaños, fiesta o a la iglesia mismo, mamá era muy compañera y siempre estaban juntos.
Al único lugar que mamá no concurría era a la vidriería, porque mi tío y papá decían que no era lugar para mujeres, si no siempre estaba con él.
¿Le gustaba viajar?
Íbamos siempre a Piriápolis todo el mes de febrero. Eran nuestras vacaciones.
¡Teníamos allá un chalet y la pasábamos muy bien!
¿Tiene alguna anécdota para compartir?
Sus dichos, que eran muchos: “que tu mano izquierda no sepa lo que hace la derecha”, “en boca cerrada no entran moscas”. Lo decía en broma, pero cuando yo lo recuerdo, me doy cuenta que eran un poco en serio, por situaciones que vivo hoy, por ejemplo, solía decirme: “bajá la pelota al piso”, “tranquila”.
Para enseñarnos algo nos decía alguna frase así. Pero siempre su forma de ser fue dándonos aliento, tratando de que no nos preocupáramos por las cosas que nos ocurrían. Minimizando los problemas.page
¿Qué le faltó hacer con su papá?
Tenía yo 33 años cuando él falleció y fue muy doloroso perderlo. Fue de golpe y de verlo todos los días a no verlo más, fue un impacto muy grande.
Papá tenía una manera de ser… muy casero, muy de la familia y todos los problemas, fueran económicos u otros, él los resolvía a todos.
Ahora se siente muchísimo la falta suya.
Me hubiera gustado que conociera a mi hijo Lautaro, ya hacía dos años que él había fallecido.
A papá le gustaban mucho los niños y él había conocido a los de seis de mi hermana.
¡Estoy segura que hubiese sido muy lindo!
¿Cuándo fallece su papá?
Falleció el 17 de setiembre de 2002, con 78 años de edad.
¿Cómo lo define?
Una persona muy hogareña, dulce, muy generosa. Muy buena persona y yo lo extraño mucho.

Publicado en - Faz Apunto, - Titulares -Comentarios (0)

“Bendita mujer”

Catalina Harriague Burutarán de Castaños – Con su ahijado Ernesto Burutarán

Doña Catalina Harriague de Castaños nació el 2 de noviembre de 1877.
Hija de Don Juan Harriague y de Doña Josefa Burutarán, hermana mayor de cuatro hermanas y sobrina de Don Pascual Harriague.
Recorrió su camino de vida como una verdadera y auténtica benefactora salteña. Como lo dice el título de ésta

Doña Catalina con su esposo José Castaños

Doña Catalina con su esposo José Castaños

entrevista: Bendita mujer. Llamada así por sus colaboradores, amigos, beneficiarios, incluso por su misma familia.
No solo por su apoyo a obras que de una u otra forma beneficiarían a nuestra comunidad, sino por su increíble manera de ser.
Estaba muy comprometida con la causa por los más humildes, con un amplio sentir por los más necesitados, solidaria, comprensiva y por sobre todas la cosas, muy cariñosa con todo aquel que la rodeaba.
De esta forma se hizo querer y también fue muy admirada por todo aquel que la conociera, porque supo brindar su generosidad por donde fuera.
Se casó con Don José Castaños, que en su recuerdo, una sala del Hospital Regional de Salto lleva su nombre.
Si tenemos que mencionar algunas de sus más importantes donaciones que realizó para nuestro departamento, comencemos por la Universidad del Trabajo, donde se levantó la moderna construcción, con todo su equipamiento donde funciona la Escuela Técnica, que lleva hoy su nombre.
La construcción del Liceo Nuestra Señora del Carmen, en calle Artigas, a metros de la Plaza Treinta y Tres. Doña Catalina la donó a la Congregación Salesiana.
Donó el edificio del Colegio María Auxiliadora en calle Piedras Nº 69.
Con importantes donaciones al Ministerio de Salud Pública para el Hospital Regional Salto, tanto a la parte de maternidad como para otros sectores de dicho nosocomio.
El Parque Harriague, con su hermoso espacio para paseo y un escenario con una vista muy particular, convertido en éste por el Arq. Armando Barbieri que en ese entonces era el intendente de Salto.
El terreno fue donado en memoria de Don Juan Harriague por sus hijas Doña Catalina Harriague de Castaños, Juana Harriague de Brignole, Pascualina Harriague de Sant ‘Ana y Octavia Harriague de Dondo.
Y la misma avenida Pascual Harriague teniendo su paso al frente del parque mencionado.
Estos son solo algunas de sus dedicadas obras. Dialogamos hoy con quien no solamente es su ahijado, sino que lo une a Doña Catalina un lazo sanguíneo: Ernesto Burutarán:
“Siento mucho placer en recordar a la señora, como le llamábamos, aunque me siga angustiando su ausencia. Pero me hubiese gustado que fuera un familiar más directo quien tuviera la oportunidad de realizar esta entrevista. Me hace sentir orgulloso haber conocido a un ser tan maravilloso y poder contarlo hoy”, nos dice Ernesto.
“El término que utilizamos para dirigirnos a ella, como la señora, era porque mi padre Omar Burutarán, fue criado como hijo por ella y por el esposo.
Mi abuela paterna en épocas de dificultad económica no podía tenerlos a todos con ella, entonces los tíos se hicieron cargo de algunos.
Y a Omar que era el mayor, mi padre, Doña Catalina lo crió como a un hijo brindándole todo lo necesario y cuando llega a su adolescencia Don José Castaños, lo envía a realizar una preparación bancaria, como para funcionario bancario en el Banco de Londres y cuando culmina, lo llaman a Don José del Banco para decirle que su muchacho estaba en condiciones y le dicen:
“¿Dónde quiere ubicarlo?” y Don José le responde, “No, lo mandé preparar para mí”.
Y se lo llevó con él. Papá le llevaba toda la contabilidad. Cuando Don José fallece, es papá quien sigue al lado de Doña Catalina, siendo su administrador y apoderado general de ella.
¿Doña catalina y Don José, no tuvieron hijos?
No, no los tuvieron, pero crió no solo a papá, que vivió siempre con ellos, dormía en su casa y fue educado por ellos, sino a mi mamá Florentina Estévez, (Florita), junto a unos cuantos niños.
Tenía otras niñas, que también criaba, Marosa Avellanal de Estévez, Dorila Coelho, entre algunas que recuerdo.
Con algunas tenían un vínculo sanguíneo, porque la madre de las hermanas Harriague era Burutarán y prima hermana del padre de mi padre.
No es un parentesco muy directo, pero sí teníamos un lazo de sangre.
¿Qué recuerdos tiene del trabajo de su papá para Doña Catalina?
Papá vivía para el Escritorio Castaños.
Estaba ubicado en la propia casa de Doña Catalina en calle Uruguay 1268, al lado del Colegio Sagrada Familia, donde actualmente vive mi hijo, porque me la dejó a la casa a mí como herencia.
Y nosotros vivíamos una casa por medio de la de ella, se comunican por detrás. Y papá pasaba todo el día en el escritorio.
Habían en esa época muchas actividades comerciales y papá manejaba toda la teneduría de libros.
¿Cuál era la actividad laboral de Doña Catalina?
Explotaba aproximadamente unas doscientas mil hectáreas de campo.
Tenía muchísimas hectáreas de propiedad y muchas hectáreas arrendadas.
Vendían novillos, corderos, lanas, vacas gordas, capones y toda la comercialización de los productos del campo y todo se centralizaba en el escritorio, “con mayúscula”.
Si tenemos que definirlo, su medio de vida, su negocio, era de su producción agropecuaria. Eran productores agropecuarios.
Tenía un sobrino abogado Jorge Piacenza Harriague, que vivía en Montevideo y era quien manejaba la parte jurídica de la empresa.
¿Sabe cómo Doña Catalina conoce a Don José?
José Castaños tenía un almacén de ramos generales en la Ruta 26, que une a Paysandú con Tacuarembó, en el Paso de los Carros de Burucayupí en Paysandú.
Este señor tenía mucho conocimiento sobre el tema del campo y aunque tengo algunas lagunas, entiendo que a partir de allí, Don José comenzó a comprar campos.
Entendía del tema y lo que hacía, lo hacía bien. Y yo me quiero imaginar que en aquel tiempo era más fácil adquirir un campo.
No sé bien cuál era la relación entre el campo, el dólar y el valor del novillo, por ejemplo. Pero lo que veo es que los contemporáneos de él, eran gente que accedían a muchos campos, porque donde estaba instalada su estancia principal “La Alegría”, muy cerca estaba la estancia Bayucuá del señor Mattos, que actualmente sigue funcionando muy bien, era un predio de por lo menos cincuenta o sesenta mil hectáreas.
Y así eran casi todas las estancias de aquella época, con estas dimensiones.
¿Cuáles son los recuerdos que guarda de Doña Catalina?
Yo era su mimoso.
Recuerdo a mamá poniéndome de punta en blanco en cuanto a la vestimenta todas las mañanas y yo me iba para lo de Doña Catalina, desayunábamos y seguíamos el día juntos.
Era muy amigo y mimoso también de las muchachas que ella tenía como equipo de colaboradoras en la casa.
¿Con qué disfrutaban?
Llegaba un momento del día que ella me decía: ¿“Vamos a visitar a las muchachas”? , que eran sus hermanas. Nos íbamos en su auto, me parece que era un Chevrolet. Enorme. No era suntuoso, era un auto bueno, pero ella no fue de mucha suntuosidad.
Tenía su chofer, su mucama, que siempre iban con nosotros, junto a otra amiga. Y con eso creo que disfrutaba, yendo a ver a sus hermanas.
¿Le gustaba pasear con ella?
Pero si yo era el mimoso, no terminaba de pedir algo que quería, cuando ya lo tenía. ¡Cómo no me iba a gustar!
¿Cómo era su carácter?
Muy dulce, muy suave, en su casa era imposible molestarse por algo, porque era una persona que irradiaba paz.

Ernesto Burutarán, hijo del Administrador de Doña Catalina

Ernesto Burutarán, hijo del Administrador de Doña Catalina

Muy cariñosa. En la mesa por ejemplo, yo a un lado, Dorila Coelho al otro.
Cuando llegaba el momento de servir la comida, me servía a mí primero y hasta que yo no empezara a comer ella no comía.
Y mientras almorzábamos me iba preguntando qué postre quería para el otro día y qué querés comer. ¡Era tan dulce!
¿Cómo era su vida social?
Era muy sociable pero no le gustaba frecuentar ningún lugar.
Al único lugar que concurría, además de misa, porque era muy católica, era a la casa de sus hermanas, no era de hacer vida social. No iba a ninguna fiesta ni las organizaba en su casa. No recuerdo ninguna reunión en su casa, ni siquiera el día de su cumpleaños, pero ella cumplía el dia 2 de noviembre.
Incluso, cuando hacia alguna donación y había que ir a la inauguración, ella le pedía a alguna de sus hermanas que la representara. Era increíble su perfil tan bajo. Era muy sencilla.
Tenía tanta sencillez, que cuando recibía alguna visita, me hacía ir a saludar y después yo por respeto, me retiraba.
¿Cuándo fallece?
Doña Catalina Harriague de Castaños fallece a los 86 años, el 2 de abril de 1962.
¿Hasta cuándo la acompañó a Doña Catalina?
De pasar todo el tiempo prácticamente en su casa, lo fui dejando de hacer cuando era adolescente. Pero de todas formas no dejaba de ir nunca, porque como le dije, los fondos eran juntos, entonces dábamos la vuelta y estábamos en una casa o la otra.
Cada uno tenía su autonomía, pero estábamos todos juntos. Además, todos los recuerdos son compartidos con ella, porque cuando yo nací, es que fallece Don José.
¿Y su papá hasta cuándo fue su administrador?
Hasta que ella falleció y hasta después de fallecer, porque fue papá quien se encargó de entregar el testamento que ella había dejado a todos los herederos.
Dejó un testamento, todo tan bien organizado que le dejó algo a todos los familiares, amigos, colaboradores y más.
A el que le dejó menos valor, le dejó una casa, algunos les dejó una chacra, un campo, dinero, entonces todo el que la conoció y la rodeó en vida obtuvo algo de ese testamento.
Nunca fue egoísta, para nada. Además yo no conozco acá en Salto, que haya habido un testamento tan grande y con tantos beneficiarios como ese.
A las estirpes directas, eran muchas también. Y yo lo acompañé a papá en una ardua tarea durante la apertura de ese testamento.
Porque llegábamos a un lugar y había por ejemplo dos mil novillos, y habían tantos herederos. Pero aparte de los directos, estaban incluidos: encargados, cocineras, capataces, peones, lavanderas, mucamas, toda esa gente recibió algo. Recuerdo que a papá le llevó mucho tiempo poder entregar todo.
El pasaje que se encuentra en calle Beltrán en la cuadra del cuatro, fue donado por Doña Catalina para sus colaboradores, mientras estaban trabajando con ella aún.
El “Beto” Robaudo era el secretario de papá, al cual la señora de Castaños le dejo campos, estancias y demás.
¿Qué le quedó de esta experiencia de vida con Doña Catalina?
Me quedaron tantas cosas. Pero lo primero es la sencillez y la humildad con que se manejó toda su vida, en todo sentido.
La generosidad que está demostrada, con un desapego total de lo económico.
Cuando falleció Doña Catalina, su entierro fue algo increíble.
Creo que estaba todo Salto allí, y papá sufrió muchísimo. Lloraba. Lloraba mucho y después que volvimos del cementerio, papá abrazó a su madre y le dijo: “¿Tal vez vos te crees que yo la quería más que a vos?”.
Y es lo que yo siento, hasta el día de hoy. (Muy emocionado).
Creo que para ir cerrando la nota, le resumí en esta frase bastante del sentimiento que nos unía a ella por su forma de ser.

Publicado en - Faz ApuntoComentarios (0)

“Papá siempre nos inculcó ser buena gente, pero que además lo aparentáramos”.

El doctor Humberto Guglielmone fue un reconocido y muy querido Pediatra que supo ganarse el afecto de sus colegas y de todo aquel que llegaba a conocerlo, pues su interés por la medicina, preocupándose por sus pacientes, le permitía particularmente vincularse de manera especial.
Por el calor humano que supo brindar a sus pacientes.
Conformó una maravillosa familia, junto a su esposa Adelita de Oliveira Henderson y sus cuatro hijos: Fernando, María Pía, Alejandro y Sebastián, siendo los dos últimos los encargados de compartir con nosotros recuerdos muy vivos que se mantienen en cada uno de ellos:
¿Recuerdos de sus primeros años de vida junto a papá?
-Sebastián: De todo lo que recuerdo, son más que nada cosas buenas. Obviamente que pasaron de las otras, pero me acuerdo siempre de él como un amigo.

Dr. Guglilmone al medio con padre e hijos

Dr. Guglilmone al medio con padre e hijos

Llamando todos los días, para ver cómo estaba, de preocuparse. Por tomarse las cosas muchas veces con bronca, con tal de dejarnos enseñanzas.
Cosas buenas, muchas cosas buenas.
-Alejandro: Aún siendo todos los hermanos totalmente diferentes, él nos apoyó a todos y a cada uno.
A mi hermano mayor, le gustaba y se interesaba por la informática y papá trataba de actualizarse con tal de ayudarlo.
A mí y a Seba nos gustaba el fútbol, el deporte y el trataba de llevarnos y traernos. A María Pía con su danzas y bailes, él siempre apoyó los gustos de cada uno, tratando de sacar lo mejor. Nos exigía para vernos mejorar. Él también hacía lo mismo consigo.
¿Cómo era su forma de vida con la familia?
-Alejandro: llegaba por la noche, cocinaba y cocinaba riquísimo.
Era muy ordenado, ya cuando llegaba, en casa había un pasillo largo y desde la entrada mochilas por todos lados y el ordenando todo.
Seguía luego con la ropa, camisas por un lado, buzos por otro, y él se encargaba de ordenar, y de andar detrás de nosotros, ya que mamá trabajaba todo el día.
Buscaba mucho el orden en casa para que estuviera todo impecable, porque decía que era lo que nos iba a dar estabilidad a nosotros.
Luego, mirar el informativo y mucho, mucho fútbol. Hincha de Peñarol y el que no lo era en la familia, estaba prohibido. Hasta el perro era de Peñarol.
Y se lo decía: “Vos sos de Peñarol…”. (Sonríe).
Le gustaba mucho estudiar. Rato libre que tenía, era para tirarse en la cama con un libro o en la computadora, tratando de actualizarse sobre pediatría. Siempre con proyectos, para mejorar algo, estaba además el tema del asma en la familia ya que todos nosotros lo padecimos, el también lo sufrió, intentando pelearla.
Realizó un proyecto con mucho andamiento, como lo es ASNAYF, junto a los Dres. Arreseigor, Mónica González, Patricia Baruzo, junto a otros profesionales. Con el Dr. Osvaldo Bello, que papá lo consideraba una eminencia, la relación de profesionales se transformó en una amistad.

Familia completa

Familia completa

¿Con qué cosas disfrutaba su papá?
-Sebastián: Con la familia, con el asado, con Peñarol, con Peñarol, con Peñarol. (Sonríe).
A todos los lugares que iba, tenía un conocido y alguien a quien saludar.
Estaba siempre al pie del cañón con todo el mundo. Como persona, nada que decir.
Los domingos, le fascinaba reunir a la familia y a sus amigos. Nunca tuvo problemas para reunirse y disfrutar con nosotros de nuestra barra de amigos. Le encantaba.
¿Cómo era su vida social?
Tenía su barra de amigos de chiquitos.
Amaba ir al club Remeros. Le gustaba mucho nadar. Pasaba como una hora y media bajo el agua todos los días, tratando siempre de mejorar y superarse. Mi hermano mayor incluso que vive en Brasil, le regaló los auriculares para debajo del agua. Se cuidaba mucho.
¿Cómo era su carácter?
-Alejandro: Tenía un excelente carácter.
Podía llegar a ser muy serio con una persona cuando no tenía mucha confianza o estaba en un mal momento, pero cuando estaba con los que lo rodeamos y con personas de confianza, siempre hacía bromas. Por ejemplo la de llamar por teléfono a alguien para hacerse pasar por otra persona o con las colegas de trabajo, le encantaba.
Por eso nosotros heredamos su carácter. Nos encantan las bromas y estar todo el tiempo haciéndolas. El humor, siempre tiene que estar presente.
¿Cómo acompañaba su mamá en todo?
-Sebastián: era todo entre los dos.
Se casaron en Brasil y vivieron en Rosario (Argentina) y después se vinieron para Salto. Mamá lo acompañaba en todo a papá. Incluso lo ayudaba a estudiar.
-Alejandro: papá siempre decía que el inventó el Mercosur.
Porque era uruguayo, estudió en Argentina y se casó con una Brasilera.
Recuerdo que cuando yo llegaba del baile a las seis de la mañana, mamá cebándole mate a papá y él mirando la fórmula uno.
Increíble pensaba yo “mira la hora que es y ellos tomando mate juntos”.FB_IMG_1444784067337
¿Qué heredaron de papá?
-Sebastián: la enseñanza, el amor por Peñarol de todos los hermanos.
La muerte de la persona siempre cambia a los que quedamos, pero nunca pensé que me iban a quedar tantas cosas y que iba a pensar tanto su muerte y las cosas que me dejó.
En diferentes pasajes de la vida, me voy acordando de situaciones que han pasado, muchas veces, pequeñas discusiones, que solamente eran enseñanzas para mí, que yo por mi misma edad, no me daba cuenta. Que eran para crecer, avanzar, seguir adelante.
Hoy, el ponerme a pensar todo ese tipo de cosas, me ayuda a tomar las cosas que seguimos pasando, con pinzas.
Muchos enojos que yo tenía con él, hoy con mamá ya no los tengo.
Papá nos enseñó a eso. También a disfrutar de las cosas, aunque no las tenga, de vivir disfrutando con amigos, sin pensar en lo económico.
No estar gastando para poder disfrutar. No estar tomando algo fuerte para poder hacerlo. De muchas formas y con todas las personas.
Llevarme bien con todos, sin hacernos problema por nada.
-Alejandro: A mí lo que más me ha pedido papá siempre, era que fuera buena gente.
“Y no solo es ser bueno sino hay que aparentarlo”, nos decía.
Tengo muy presente esa frase en mi cabeza y me marcó. Porque nos demostró que caminó siempre por el camino del bien, no perjudicando a nadie, al contrario, si podía dar una mano, ahí estaba para darla.
“El tema del dinero no era importante, es para sobrevivir, hay tantas cosas que se pueden hacer sin dinero”, nos decía.
“No necesitas tener el último auto para ser feliz, entre un millón de cosas que uno puede llegar a adquirir. Lo importante es estar con la familia, con los amigos, compartir, darle una mano a quien lo necesite”.
“Ama a tu prójimo” nos inculcaba.
-Sebastián: Te puedo asegurar que todos tenemos la mentalidad de pensar que errores tenemos y nos podemos equivocar como humanos, pero realmente hacer algo en forma equivocada o mal para perjudicar a alguien, jamás.
Papá era todo un caballero, tratando de educarnos de la mejor manera posible, con buenos modales, en la mesa, nos teníamos que comportar bien.
-Alejandro: Teníamos un juego que se llamaba El Ogro y lo hacíamos entre todos y hasta hoy, entre los hermanos.
Verlo a papá arrastrándose por la casa tratando de atraparnos. Cuando lo hacía, yo llegaba a hacerme pis en la ropa, de reírme y de los nervios de pensar en cuando me alcanzara, porque sabía que me hacía cosquillas hasta que no pudiéramos más.
¿Tienen alguna anécdota para compartir?
-Sebastián: con papá, ¡muchas!

Su familia

Su familia

En un clásico, cuando Peñarol erró un gol.
Ese día se levantó, le dio una patada a la tele y la apagó. Decía tantas cosas, ¡malísimo! Se levantó de donde estaba, va a prender la otra tele y tenía problemas con el cable y cada vez, quedaba más furioso y le pedía a Dios por favor, que le arregle la tele. Prendió ésta, lo pudo conseguir y casi se puso a llorar de la alegría que tenía.
-Alejandro: algo que no lo dejaba papá, cuando jugaba Peñarol, era: Adelita y María Pía, “no pueden estar acá”.
Porque se ponían a discutir y como no se lo quería decir, no las dejaba estar en el living. (Sonrisas de los dos).
Sí estábamos: Seba, Máximo, yo y el abuelo que era también hincha, con papá.
-Sebastián: en la Copa Libertadores yo tenía una novia que estaba estudiando en el dormitorio en casa. Como él no dejaba que mujeres miraran el partido, ella quedó allí y Peñarol ganó.
Al partido siguiente ella no estaba y Peñarol perdió, así sucesivamente, entonces papá la llamaba todas las veces que Peñarol jugaba, para que se quedara en el cuarto estudiando mientras miraba él el partido como cábala. Mientras ella estaba Peñarol ganaba, era un amuleto.
Peñarol llega a la final y ella no estaba, papa parecía que enloquecía. Dijo tanto, hasta que “el jarro que siempre estaba no estaba, la silla no estaba puesta en el mismo lugar y que vos no tenés puesta la camiseta”, y tantas cosas más, después de haberle gritado tanto al juez y demás.
Pero luego se calmaba y decía “bueno, no es para tanto” “y el domingo que viene no voy a mirar Peñarol, se terminó”.
Y el próximo domingo, si el partido era a las 15 horas, él a la 1.30 estaba ya preparado para verlo.
-Alejandro: El último partido que Peñarol le ganó 5 a 0 Nacional, fue el último partido que miré con papá, en Mayo del 2014.
¿Le gustaba viajar?
Por el hecho de mamá ser brasilera y papá siempre apoyándola, tiene ella toda su familia allá, siempre en vacaciones de diciembre nos íbamos allí.
Porto Alegre, Florianópolis, Torres a visitar a la abuela Estela, tías Carmencita, Margarita, primos: Charles, Roberto, Arthur, que la distancia no nos limita. Hay mucho cariño y nos visitamos y llevamos muy bien.
¿Qué cosas compartía con su papá Hermes?
-Alejandro: La relación que unía al abuelo Hermes con sus 90 años y a papá, era espectacular. Y para mí, es mi segundo padre el abuelo, lo amo. ¡Lo amamos!
Los domingos estaba presente el asado, la reunión familiar.
Papá lo llamaba todos los días. Y después que falleció, el abuelo no salía de la casa, pensando en que papá lo iba a llamar.
Me dijo hace poco “como lo extraño a Humberto”.
Tiene por suerte el abuelo, el apoyo de su esposa Mariel. Siempre estuvo presente. Lo cuida mucho, lo tiene flamante.
Y a nosotros nos trató siempre como nietos verdaderos. ¡Es excelente!
¿Qué les quedó por hacer con papá?
-Sebastián: que vaya a mi casamiento, que conozca a mis hijos, sobre todo eso. Lo demás, creo que compartí todo con él. De confesarle mis verdades, porque si no lo hacía, después lo terminaba diciendo, aunque me matara a retos.
¡Como lo extraño!
-Alejandro: me quedó mucho por hacer, mucho, todo, lo extraño tanto que tuve que recurrir a un profesional para poder sobrellevar la situación.
Es mucho lo que lo extraño y me cuesta seguir adelante.
Y lo que le quedó a él pendiente, fue de conocer a su nieta Josefina, la hija de María Pía. Se enteró que estaba embarazada y estaba muy ansioso de verla nacer. En realidad es una pena, porque es una luz esa beba. A partir de que nació Josefina, a mí me cambió la vida, le tengo un gran amor.
¿Cuándo fallece su papá??
-Alejandro: El 28 de diciembre de 2014 a las dos de la mañana.
Habíamos estado con mi novia Lucila, invitándolo unos días antes para reunirnos todos para el 25 de diciembre y él fue uno de los primeros en llegar. Cargado de regalos y nos tiramos en el sillón, contándonos cosas de los dos.
Siempre fue un padre muy demostrativo, demostrándonos realmente que nos quería. De abrazarnos, besarnos y decirnos mutuamente que nos amábamos.
Y ese fue el último día, que nos dimos un abrazo fuerte. Y lo tengo a ese abrazo y muero por un abrazo de esos.
Y a veces lo busco en otras personas, que son diferentes como los abrazos que le doy a mamá, a mis hermanos, a mi tío, que es tan parecido a papá.
Pero el brazo que tenía con papá, es de esos que, cuando te terminaba de abrazar, te transmitía una energía como diciendo, “está todo bien”.
Aparte el calce era perfecto. Extraño mucho esos abrazos.
¿Cómo lo definen?
-Sebastián: Me enseñó a amar. Siempre presente.
Sacaba un viernes por separado para cada hijo, por si le queríamos contar algo. Me dejó mucho. Incluso la vocación por los niños, somos guriseros.
Muy buen padre, muy buen amigo y muy buen esposo.
-Alejandro: papá fue un ejemplo a seguir. Un gran ser humano.
Yo con ser la mitad de lo buena persona que fue él, ya me siento contento.
Pero lo extraño mucho.

Publicado en - Faz Apunto, - Titulares -Comentarios (1)

Médico anatomista y traumatólogo

Oscar Santiago Guglielmone Pruzzo

El doctor Oscar Guglielmone, nació en Salto en el año 1917.
Hijo de Luis Guglielmone y de Venecia Pruzzo, se crió prácticamente en zona de chacras aledañas a nuestra ciudad.

El Dr. y su esposa

El Dr. y su esposa

Se casó con Rosa Luccini Bottaro, trasladándose a Montevideo con motivo de poder concretar sus estudios de medicina allí y conformar un feliz hogar con la llegada de sus cuatro hijos:
Nina, Mariela, Silvana y Oscar y con mucho placer, comienza a ver la llegada de sus nietos que concretamente fueron quince.
En su entorno entre pacientes, alumnos y colegas, se lo conocía y admiraba, por ser un hombre espectacular, brillante, que supo brindarse por entero como ser humano y al estudio de la medicina.
En cuanto a ésta, supo destacarse siendo profesor titular de Traumatología, un gran investigador con una capacidad y generosidad extraordinaria, para transmitir sus conocimientos que eran muchos.
Tuvo un protagonismo muy importante en la profundización de la especialidad con la creación de los comités de pie, cadera, rodilla, columna y osteosíntesis. Además del exhaustivo trabajo realizado con la cadera de los niños y el gran tema de su especialidad: la luxación congénita y el mal de Perthes.
El doctor, supo revolucionar la ortopedia, porque introdujo a Uruguay, las prótesis cementadas de Charnley, además de implementar las bases de un sistema solidario de salud, con la creación del Banco de Prótesis, e impulsar la creación del Fondo Nacional de Recursos.
Es su nieta Malena Rodríguez Guglielmone que así lo menciona en su libro “Hasta el hueso”, dedicado íntegramente a la vida de su tío Oscar.
Cuando le preguntamos a su sobrina Silvia, sobre los recuerdos que tiene sobre su tío, esto nos mencionaba:
“Yo, recuerdos del tío “Negro”, como le llamábamos, los conservo intactos”.
Los Guglielmone Pruzzo, eran seis. Oriundos todos de Salto.
El tío Oscar con mi papá, tenían una diferencia de nueve años y medio.
Y cuando mi papá cumple los 19 años, se va con tío Oscar a Montevideo que ya estaba haciendo medicina allí, es por eso que su relación fue muy afectiva. Sabían todo el uno del otro.
Esa relación tan estrecha significó mucho para los dos grupos familiares de los dos hermanos.
Se casó papá y también mi tío y fueron con salteñas.

Las obras del Banco de Prótesis comenzaron en 1986  y el sanatorio se inauguró el 30 de noviembre de º1995

Las obras del Banco de Prótesis comenzaron en 1986
y el sanatorio se inauguró el 30 de noviembre de º1995

¿Cómo eran las reuniones en familia?
Nosotros viajábamos en las vacaciones de verano a Montevideo y la familia de mi tío, venía en las de invierno para Salto, o en primavera.
Éramos todos muy unidos.
Y lo más lindo es que siempre lo seguí viendo al tío. Incluso cuando nacieron mis hijos, se estilaba a los seis meses realizarle al niño la placa de cadera que era rutina.
Entonces el Pediatra que atendía al niño, era el que me decía: “anda a hacerle la placa para que tu tío la vea”.
¿Qué disfrutaba con su tío?
Las familias eran bien unidas y las visitas eran muy asiduas.
Le encantaban los asados los domingos con la familia o los amigos.
Se tomaba la mañana del domingo para disfrutarla. Se lo veía desde muy temprano sentado en su sala de lectura con algún libro, de donde se veía todo el jardín.
Le gustaba mucho leer, se sentaba allí por lo general a estudiar, o a lo sumo leyendo el diario, pero siempre con la lectura muy a mano.
Luego se levantaba papá y se reunía con el allí, estando por horas conversando.
Al mediodía se preparaba un asado, donde se reunían familiares por parte de las dos familias y compartíamos mesas enormes y largas.
Con un hermoso eucalipto en el medio, lugar donde se encontraba el parrillero.
Y por la tarde el tío dormía una siesta y luego ya salía a visitar algún enfermo que seguro necesitaba que él fuera.
Disfrutaba además con la visita a algunas chacras y caminar por entremedio de los terrones de tierra seca, le encantaba. Entre los naranjos en casa de amigos.
¿Cómo era su vida social?
En la medida en que fue creciendo como profesional, su vida giraba un poco en torno a lo laboral, a la Academia de DSCF5508Medicina del Uruguay. Luego pasó también con la Fundación del Banco de Prótesis, con mucha gente allegada a él.
Con el Automóvil Club del Uruguay, estuvo por mucho tiempo participando de reuniones allí.
Pero de todas formas su vida social ha sido muy activa, por su propia profesión y por haber llegado a ser un profesional muy destacado a nivel nacional y mundial.
Siempre estaba con reuniones, conferencias, congresos y eventos sociales a los cuales, era invitado.
¿Cuál era su mayor preocupación en cuanto a lo laboral?
Se esmeraba por estudiar y conocer métodos para poder apoyar a los enfermos, compartiendo todos sus conocimientos.
Pero su mayor anhelo, era el de quitar el dolor a los pacientes.
Dedicó su vida entera a la medicina y a seguir estudiando para conseguir resultados.
¿Algún premio en especial que recuerde entre tantos?
Sí, cuando la Revista de Medicina Argentina lo nombra maestro de la Medicina Uruguaya, junto a otro médico.
Y en la embajada Argentina en Uruguay le brindaron un homenaje que recuerdo fue toda la familia a acompañarlo.
Pero fueron muchísimos premios recibidos y aunque el hecho de haberme casado y dedicado un poco a mi familia y a mis hijos dio lugar para perderme algún que otro evento donde se lo reconocía y no poder participar. Y además los Guglielmone fueron todos de perfil muy bajo.
DSCF5513¿Tiene alguna anécdota para compartir?
Tengo muchas, pero si de algo gracioso se trata es de cuando llegábamos con algún dolor y lo comentábamos. El escuchaba muy serio, atento como si viendo que no era nada importante, respondía, no dándole demasiada importancia: “Eso es viejitis aguda”.
Pero en casos importantes, estaba siempre detrás de la familia para apoyar, acompañar y hacer todo lo que veía que podía.
¿Cuándo fallece?
El 27 de abril del ´99 con 82 años y a los 80 dejó de operar.
Falleció al mes y quince días después que falleció mi mamá.
En sus últimos tiempos no tuve la oportunidad de verlo muy seguido.
¿Tenía muchos amigos?
Sí, tenía muchísimos amigos dentro de su profesión, porque además era una autoridad dentro de su profesión. Habrá tenido sus errores como cualquier ser humano, pero pienso que si los tuvo, habrán tenido que ser muy pocos, porque yo no se los conozco.DSCF5504Estudió toda su vida, muy comprometido con su profesión y buscando la perfección. Creo que eso le habrá dado un margen mucho menor de error, cuando es una persona dedicada, toda su vida a estudiar y a hacer las cosas bien, perfeccionándolas.
Y muy querido por sus amigos de toda la vida.
¿Qué le ha quedado por hacer con su tío Oscar?
Creo que no me quedaron cosas por hacer.
Lo que lo tuve que hacer lo hice. Compartimos mucho, mucho, por esa unión de vida, entre papá y él, y mamá y tía Rosita. Eran ellas también muy unidas.
Me quedan algunos recuerdos muy lindos de conversaciones y momentos que compartíamos juntos.
¿Cómo lo define?
Es muy difícil para mí.
Yo tengo una concepción muy especial de la medicina. Pienso que el médico debe ser como un apóstol, dedicarse en vida y esencia a su profesión.
El fue una persona tremendamente humana, impresionantemente sensible ante el dolor ajeno y una especie de apóstol a la medicina. Dedicándose por entero a ésta, su pasión. A calmar el dolor y el sufrimiento humano, restándole importancia al valor económico.
Tuvo la oportunidad de destacarse a través de su fama por sus conocimientos y haber logrado un buen capital, sin embargo tengo la certeza de que a la mitad más uno de las personas que brindó sus servicios, no le quiso cobrar.
Y les brindó todo, igual como si le hubiese cobrado el oro del mundo. El tío supo cambiarles la calidad de vida a las personas.

Publicado en - Faz Apunto, - Titulares -Comentarios (1)

“Papá nos dejó como herencia, a algunos el carácter, muchos valores y consejos, pero uno en especial, decía muy responsablemente: “Todo lo que decidan hacer, háganlo bien” Con sus hijas Ana Gabriela y Ana Claudia

Pelusa su esposa trabajando en la pizería.

Pelusa su esposa trabajando en la pizzería

Néstor, hijo de conocidos pizeros, era salteño igual que sus raíces.
Y la vida, también a él le brindó la oportunidad de lucirse con su tarea en la elaboración de pizzas, saladitos y masas dulces, en distintos departamentos de Uruguay, así como en la Argentina.

En su camino laboral por el mismo rumbo, consiguió la sorprendente experiencia que le marcó la diferencia: haber comenzado desde muy pequeño aprendiendo junto a su padre y pasado el tiempo, al instalarse por su cuenta, conquistar el apoyo de toda su familia para trabajar con él.
Se casó muy joven con Ana Teresa Rognoni, más conocida como “Pelusa Abarno”, compartiendo juntos y felizmente, más de treinta años de sus vidas, siendo ella su sostén y compañera en todo.
Nacieron en este hogar cuatro hijos: Ana Claudia, Fabricio, Ana Inés y Ana Gabriela.
Contó Néstor con la dicha, de conocer a todos sus nietos, siendo ellos: Macarena, Florencia (ausente, partió al cielo con cuatro añitos), Julieta, Camila, Mateo, Octavio, Juan Francisco, Ana Clara y Facundo.
También, la de conformar una hermosa y unida familia, junto a su destacado trabajo, que para él, no solo era algo sagrado, sino que sabía y amaba lo que hacía.
Al convocar Diario El Pueblo a los hijos de Néstor, para realizar esta entrevista, fueron Ana Gabriela y Ana Claudia las que gustosas accedieron contando anécdotas vividas junto a sus padres y hermanos Fabrico y Ana Inés.
De esta forma comenzamos recordando a su papá:
-Ana Gabriela: Los recuerdos que tengo desde muy pequeña de papá, es que era un loco trabajando.
Ponía todo y lo mejor de sí, para que todo saliera bien.
Trabajaba en la Panadería Artigas, en La Americana y en casa. Pero también trabajaba en Concordia en una confitería, sabía mucho sobre este rubro. Yendo y viniendo todos los días.
-Ana Claudia: Por lo que cuentan nuestras tías, papá trabajó desde muy pequeño con el abuelo, ya que no le gustaba estudiar.
Néstor rodeado de nietos.Al encontrarse su padre con este problemita, decidió enseñarle pizzería y confitería para que comenzara a trabajar con él.
Fue haciéndose hombre y acumulando experiencia, deseoso de encontrar su camino para desenvolverse.
Al casarse con mamá, todo fue más fácil, porque ella puso mucho de su parte para que todo saliera como lo habían pensado. Eran muy compañeros.
Cuentan que cuando yo nací, era la época en que él viajaba a Montevideo a trabajar y volvía. Así también lo hacía en casa y en otras panaderías de Salto, Bella Unión y Montevideo.
¿Cómo era su carácter?
-Gabriela: Yo por ser la más chica, era muy compañera y compinche de él.
Pero cuando estaba trabajando, no nos permitía acercarnos, era muy responsable, se ponía muy enérgico cuando deseaba hacerlo y sin querer lo molestábamos.
Yo era bastante mal enseñada, el estaba trabajando y yo entraba a la cuadra, le gritaba un poco, lo peleaba en broma, diciéndole cosas para lograr enojarlo y me iba. Pero era la única que lo hacía.
-Ana Claudia: Sí, era muy responsable y no le gustaba ni que lo hablaran cuando trabajaba, porque todo tenía que salir perfecto, pero era un gran compañero.
¿Cómo era su vida social?
-Ana Claudia: Solía concurrir asiduamente al Club Rodwin.
Tenía muchos amigos y era muy apreciado allí. Tal es así que existe una barbacoa en este lugar que en su honor, lleva su nombre.
-Ana Gabriela: Siento que fue tan apreciado, porque cuando circuló por lugares de Salto y la gente no me conoce, me dice: “¿Sos hija de Cacho Abarno?”, y eso me llena de orgullo.
De saberlo tan responsable, apreciado y buena gente.
¿Dónde se instalan sus padres con su primer negocio?
-Ana Gabriela: Fue en Joaquín Suárez y Brasil.

Se llamaba “Pizzería y Repostería Abarno”. Recuerdo que papá era un genio elaborando masas saladas, entre otras cosas.
Entraban en un kilo, sesenta masitas, porque las hacía delicadamente finas y con un relleno exacto. Con una masa muy finita y era todo muy original, sabroso y delicado.
Lo mismo pasaba con lo dulce, todo muy fino.
Dentro de su trabajo, había mucho para que el público pudiera optar, por ejemplo era muy popular en esa época, DSCF5499saborear el “salchipán”.
Se trataba de estirar una masa como para torta frita, redonda y dentro llevaba una salchicha, mucho más grande que la que estamos acostumbrados a ver, ya no la fabrican de ese tamaño.
Se la pasaba por un hervor, se la ponía arriba de la masa y luego se unían los bordes arriba. Quedaba como una empanada pero en forma recta.
Se vendía muchísimo esta factura.
-Ana Claudia: Se realizaba mucha repostería también, con tortas y elaboración dulce para cumpleaños y casamientos.
-Ana Gabriela: Sin ánimo de desmerecer a nadie, no sé si alguien, elaborará como lo hacía papá. Incluso los productos no son los mismos. Viene ahora todo enlatado, envasado, antes, se elaboraban los dulces, jaleas y demás en la misma Pizzería.
Estos sistemas nuevos de elaboración traen muchos conservantes y aditivos, que antes no se veían y quedaban las pizzas y masas mucho más ricas.
¿Tienen alguna anécdota para compartir?
-Ana Gabriela: se trabajaba mucho con Cibarán, los liceos, entre otros.
Me correspondía a mí, luego de que llegara Fabricio de Cibarán a muy tempranas horas, la distribución en los liceos y demás.
Tenía que hacerlo todo muy rápido porque la hora corría y no me podía entretener. ¡Pero fue tan lindo!, ¡guardo muy gratos recuerdos de ello!
-Ana Claudia: A mí, muy poco me veía el público. Yo trabajaba por la noche y durante las horas del día no me encontraba en la pizzería.
¿Con qué disfrutaba su padre?
-Ana Gabriela: ¡Trabajando!!
A veces se iba al monte con algunos amigos y si no estaba con nosotros, se lo encontraba en el Rodwin.
¿Cuándo fallece?
El 21 de marzo de 2015, con 74 años de edad.
¿Qué les faltó hacer con papá?
-Ana Gabriela: Creo firmemente que nada.
Yo lo disfruté mucho, siendo además la compinche de salir en alguna escapada con él, si no era con mis hermanos y manteníamos nuestros secretitos. Éramos muy unidos y fue muy lindo divertirme con él.
Tengo muy lindos recuerdos y aunque a veces tenía un carácter fuerte, yo lo entendía, siempre nos llevamos muy bien.
Tratando todos de ayudarlo a sobrellevar el fallecimiento de mamá de hace ya veinte años, que él no podía superar. Mamá le hizo mucha falta.
-Ana Claudia: Compartimos mucho con papá.
Aún él, con su dificultad a raíz de su enfermedad, nunca bajó los brazos, siempre quería trabajar, hasta último momento.
Incluso el mismo médico se lo recomendó, y el sin hacerse esperar se levantó de la cama y se puso a trabajar.
Lo que me hubiese quedado por hacer, hubiese sido aprender a fabricar en repostería fondant. Y él, aún con lo mal que se sentía un día, me dijo: “vení mija, que te voy a enseñar bien tranquilos a hacer el fondant, paso por paso” y así fue.
¿Quiénes siguen hoy sus pasos en la elaboración?
-Ana Gabriela: Estamos algunos de los hermanos y mi esposo que es mi gran apoyo.
Aunque lo hacemos con el mismo sistema de papá, quisiéramos nosotros poder hacerlo con las mismas energías y haciéndolo todo perfecto como a él le gustaba.
Pero debemos destacar que amamos lo que hacemos.
¿Cómo lo definen?
-Ana Claudia: Como un incansable ser humano que supo lucharla hasta sus últimos momentos.
Además, me gustaría agregar, que tengo que agradecerle el gran apoyo que supo brindarnos para que nos sintiéramos bien. Siempre nos decía, “traten de estar unidos”.
Papá era alguien que no le gustaba escuchar hablar mal a un hijo del otro. Siempre poniendo por sobre todas las cosas la humildad, cuando surgía algún problema, para que nos entendiéramos. ¡Fue un gran padre!
-Ana Gabriela: ¡Un gran trabajador! Un mejor padre aún y sin lugar a dudas, un inseparable compañero de mamá.
Le preguntamos a su nietita Julieta de casi cuatro años, qué recuerdos guardaba sobre el abuelo “cacho” y nos respondió:
“Recuerdo que siempre nos causaba risa, de que se dormía y tenía la costumbre de quedar con la boca abierta dormido, nos reíamos mucho mirándolo, luego el se reía de nosotros.
Además, una vez, estaba con el circuito puesto, teníamos un miedo a que se mueva rápido y se le salga. Se lo decíamos y él se reía. Era lindo estar con el abuelo”.

Publicado en - Faz Apunto, - GeneralesComentarios (0)

“Juntos, pero no revueltos…”

Eduardo D’Angelo estuvo en Salto y visitó Diario El Pueblo (Agosto de 2011)

Eduardo D’ Angelo, Luis Guarnerio, Nelson Lence y Martin Berisso, el placer del humor fino y nuestro.
Eduardo D´ Angelo, llegó nuevamente a Salto con un espectáculo de humor de su estilo, “fino y uruguayo” y la propuesta contó con una muy buena aceptación, Casi tres cuarto Teatro Larrañaga acudió a la cita para disfrutar del humor inteligente, fino, insinuante, pero sin groserías que reivindica D ´Angelo y el elenco que le acompaña.
Con ellos disfrutamos de una agradable velada en nuestra Redacción, de la que resumimos algunos tramos en esta nota.
“JUNTOS, PERO NO REVUELTOS…”
Otra vez en Salto, con un espectáculo que venimos realizando desde hace ya un tiempo por toda la República Oriental75 del Uruguay, llamado “Juntos pero no revueltos”. Me acompañan tres excelentes compañeros y también excelentes comediantes: Luis Guarnerio, veterano también en esto de hacer reír, Nelson Lence yMartín Berisso. Somos cuatro que estamos en el escenario y hacemos reír con este sistema que, por un lado, lo inventé yo, que es “stand up”, porque está el humor “de pie”, como están haciendo mucho los comediantes, la gente joven, pero como nosotros ya tenemos nuestros añitos, mejor sentados, hacemos el humor sentados.
Por suerte esto anda muy bien en todos lados. Aquí queremos mostrarlo en Salto y estoy seguro que va a agradar, porque en todos los lugares donde realizamos estos espectáculos, la gente se divierte mucho, que eso es importante. Pero los propios muchachos dirán qué significa hacer “Juntos pero no revueltos: estar juntos formando una compañía, una buena compañía, porque normalmente, cuando se forman las compañías, hay que tener en la cabeza formar la compañía y ser compañeros todos, el divismo de lado; porque siempre hay una figura, que el otro primero, no: acá es todo el equipo, un equipo con ganas de hacer divertir a la gente.
GUARNERIO Y UNA ANÉCDOTA
Luis Guarnerio: Les agradezco que me hayan invitado a participar en esta ronda. Desde que me integré al elenco de Eduardo D’Angelo con la obra “Dónde está el pintor” y anteriormente hicimos otra en el Teatro AGADU, y últimamente a D’Ángelo se le ocurrió escribir “Juntos pero no revueltos”, con los compañeros ya nombrados: Lence y Berisso, Hemos logrado una comunión tremenda y una situación de chistes uno detrás del otro, con mucho ritmo, con un final inesperado que tiene a la gente permanentemente latente como si fuera una película de suspenso de Boris Karlof. Un día fui a ver una de suspenso con un judío amigo mío que tenía tiendita en calle Colón y entramos cuando la película había empezado hacía cinco minutos y el acomodador nos ubicó, estaba toda oscura la sala. Se quedó con la mano tendida y el judío le dejó de propina una moneda de cinco centésimos.
Entonces se arrimó y nos dice: “El asesino es el abogado” …
Ese tipo de humor corto que viene a veces con intención, con doble intención pero sin herir la susceptibilidad.
D’Ángelo.- Cuando uno cuenta chistes, lo importante es tener buena memoria y la esperanza de que no la tenga el que te escuche, porque si no, “te quema” el chiste.
Nosotros vivimos en Montevideo, pero Martín (Berisso, de profesión escribano) está viviendo en Maldonado. Siempre dijo “No se olviden de mí, quiero estar” en este pequeño equipo que armamos. La verdad es que es un hombre que además sabe de teatro, es un hombre que ha hecho teatro toda su vida y acá se encuentra con otra cosa especial: esto no es el teatro clásico de O’Neill o Shakespeare o Lope de Vega, esto es un teatro distinto: en este caso, se le invitó para que hagan el teatro de D’Ángelo, que son chistes, chistes porque uno viene contando chistes desde hace mucho tiempo.
Mis chistes en este momento han dado la vuelta al mundo… han dado la vuelta al mundo antes que yo los contara, ¿no?
BERISSO: NO ES FÁCIL HACER HUMOR
Martín Berisso.- Tengo el placer de estar haciendo un humor nacional, que no es fácil hacer humor, es difícil. Todos los que venimos de hacer Shakespeare creemos que esto es una pasadita y no es una pasadita.
thumbAhí tenemos a Lence, otro viejo veterano que está conmigo desde hace tiempo, cuando iniciamos Decalegrón.
Nelson Lence aporta: “Yo hice la carrera de maestro, pero para hacer la carrera de actor me tenía que ir a Montevideo, así que no me regaló el anillo de maestro sino que me regaló el pasaje. Yo me di el lujo –y no es porque esté D’Ángelo frente a mí- de haber ingresado a un grupo que estuvo más de 23 años de permanencia en Canal 10. Por medio del “Tano” D’Ángelo pisé Canal 10 y me di el lujo de ingresar a un grupo de seres donde se me enseñó –amén de la profesión- el chiste inteligente, sin una grosería, el chiste insinuante. Eso es cátedra, pero que lo hacen los grandes “capocómicos”. Me di el lujo de estar dieciocho años.
Por segunda vez hoy trabajo con el Tano. Fui dirigido en una obra para niños. ¿Pero qué pasa? Fui formado en la Escuela de Arte Dramático, donde el ciento por ciento es teatro clásico y acá es otro tipo. En esta obra aprendí con el Tano, que me dio mucho trabajo pero lo confieso buenamente, en esta obra que es chiste tras chiste hay una técnica, amén de la memoria hay una técnica que hay que aprenderla, hay que ser muy rápido. Además me declaro un principiante de este tipo de cosas.
Entonces digo y lo seguiré diciendo hasta que me muera: para mí es un lujo el haber venido del interior, el formar parte de Decalegrón y hoy estar llevando el humorismo, humorismo como lo ha dicho Berisso y como lo ha dicho Guarnerio, lo ha dicho el propio Tano, inteligente, sin una grosería, donde la gente se ríe sanamente desde que empieza hasta que termina.
En referencia a su lugar de origen. Hay un truco: mi madre me tuvo en Montevideo pero a la semana me llevó a Melo. Pero cómo son las vueltas, ¿no? Hoy día, por esas cosas de la vida, fui transplantado a Montevideo hace ya treinta y seis años.
CUANDO SE DISFRUTA LO QUE SE HACE
Volvemos a Eduardo D’ Ángelo. Da la impresión de que disfrutás mucho lo que hacés…
Haciendo el trabajo con buena gente al lado, con compañeros, me encanta el humor y de pronto me voy encontrando, como también reconozco que tuve grandes maestros con los cuales hemos aprendido a hacer esa televisión cómica sana, desde Telecataplum hasta Decalegrón, pero también en Buenos Aires tuve contactos. Tuve oportunidad de conocer y ver actores o libretistas como Juan Carlos Mesa, Basurto, Los Lobizones, Jorge Daniel Scheck, Wimpy, que hablando con su viuda me facilitó una cantidad de libretos, y durante ocho años estuve haciendo en radio los personajes aquellos que recreaba: Pinocho, Pepe Iglesias el Zorro, y siempre seguí en el humor y me encanta. Lo disfruto porque, aparte de eso, como también me gusta el cine y reconozco a mis grandes ídolos del cine de los hermanos Marx, Sandrini, Chaplin, el Gordo y el Flaco, etc., aparte que a mí me gusta el dibujo y la caricatura y sobre todo el dibujo humorístico. Y en el humor que se practicó durante años y seguimos practicando, en Decalegrón, en Hiperumor, está ese chiste visual; en este caso, acá estamos haciendo chistes muy de palabra. Pero el chiste “gag visual” que se lee, de los dibujitos donde rescatamos todo ese humor que hizo un Quino o que han hecho aquellos grandes humoristas como Peloduro, que era un gran dibujante, un gran caricaturista, salteño. Esas son las cosas que nosotros los uruguayos estamos perdiendo desgraciadamente: la nacionalidad.
DEFENDER LO NUESTRO
Porque cuando venimos acá y vemos un programa de televisión y vino de afuera, y nadie sale a decir “pará, es uruguayo, somos uruguayos”. Y cuando vamos afuera, de repente te dan la oportunidad pero hasta negás ser uruguayo. Y acá, justamente es eso: si nosotros fuéramos a decir no, estos son, ojo: el grupo donde yo me inicié y armamos un grupo maravilloso con Espalter, Almada, Soto, Arredondo, Berugo Carámbula, Frade, etc., porque nosotros fuimos: Telecataplúm, Jaujarana, Hiperhumor, Hupumorpo, Comicolor, Decalegrón, pero la gente tal vez tiene un “cuete”, porque cada vez que nos cambiábamos de canal nos cambiábamos el nombre, pero al final, los propios argentinos reconocen: “los uruguayos, los yoruguas”. Quiere decir que los argentinos respetan y te dan valor al uruguayo. Nosotros, acá, de repente, llenamos el teatro cuando viene una figura de otro lado, y acá los uruguayos no le damos la importancia que tiene sobre todo el humor. Eso es lo importante.
Publicado en 14.08.2011

Publicado en 19.10.2014
Falleció ayer el capocómico Eduardo D´Angelo, último del recordado trío de Decalegrón

Murió este sábado el humorista uruguayo Eduardo D’Angelo.Sus restos serán velados en la empresa Martinelli (Canelones 1450) desde las 20 horas hasta la medianoche, y este domingo entre las 9 y las 10 de la mañana. A esa hora partirá el cortejo fúnebre hacia el cementerio del Norte. D’Angelo fue uno de los pioneros de la televisión uruguaya, miembro orgulloso de una generación privilegiada, que empezó en Telecataplum, guionado por los hermanos Jorge y Daniel Sheck.Ricardo Espalter, Enrique Almada, Raymundo Soto, Berugo Carámbula, Henny Trayles y el propio D’Angelo hicieron época, después, con Jaujarana. Escribió 19 obras de teatro (Leche hervida, Esposa para dos, fueron dos grandes éxitos, la última junto a Almada y a Espalter) y es creador y guionista de muchos de los grandes éxitos cómicos de la televisión nacional.También tuvo un gran éxito en Argentina, en las temporadas en Mar del Plata y en distintos programas televisivos.
UN CAPOCÓMICO DE
LA EDAD DE ORO
El Observador reprodujo ayer en su edición digital uno de los últimos reportajes a D´Angelo, que transcribimos seguidamente.
Los que peinan canas le tienen un afecto que no decae: Eduardo D’Angelo es parte de la mejor historia de la televisión uruguaya que tuvo su apogeo con Jaujarana; hoy escribe, dirige y actúa en teatro.
Eduardo D’Angelo es una leyenda de la televisión uruguaya y una realidad actual sobre las tablas. El cómico de 75 años tiene una obra en cartel (la idea es retomar después de las vacaciones de julio) escrita, dirigida y protagonizada por él: El mayordomo y la dama brillante. “Están muy de moda los mayordomos otra vez, en Estados Unidos, en Europa, en todos lados. Las comedias sofisticadas. Y entonces me despertó la idea de armar esta pieza”, explica.D’Angelo es uno de los pioneros de la televisión uruguaya, miembro orgulloso de una generación privilegiada, que empezó en Telecataplum, guionado por los hermanos Jorge y Daniel Sheck.Ricardo Espalter, Enrique Almada, Raymundo Soto, Berugo Carámbula, Henny Trayles y el propio D’Angelo hicieron época, después, con Jaujarana. Lleva escritas 19 obras de teatro (Leche hervida, Esposa para dos, fueron dos grandes éxitos, la última junto a Almada y a Espalter) y es creador y guionista de muchos de los grandes éxitos cómicos de la televisión nacional.
“Normalmente escribo las obras para mí. En este tipo de comedias que hago, sigo la línea de los capos cómicos. El teatro necesita una cabeza de la compañía, como una tracción delantera”, argumenta. D’Angelo es autodidacta. “Mi madre era una fanática del cine y yo me crié entre las películas. Me empezó a gustar la comedia. Ahora a mí no me interesa mucho el cine, porque no están los Cantinflas, Jerry Lee Lewis e incluso Woody Allen, que era de los últimos y ya es otra cosa, ¿no?”, comenta.
También es crítico de la escena teatral actual. “La gente quiere ver la comedia rioplatense y vienen una cantidad de compañías, conocidas a través de los programas de Tinelli. Pero a mí no me llama la atención”, dice, con desdén.Él mismo ha hecho teatro con las vedettes argentinas y ha tenido un éxito escandaloso, en temporadas en Mar del Plata y Punta del Este con las actrices del programa de Alberto Olmedo: Beatriz Salomón, Adriana Brodsky, Silvia Pérez y Susana Romero.Sin embargo, cree que ahora se trata de vedettes que no tienen grandes cualidades, más allá de sus físicos espléndidos y que eso provoca “una fama que dura un mes, a lo sumo”. Falta algo: “Ya no hay figuras como Alberto Olmedo y Jorge Porcel”.En la obra El mayordomo y la dama brillante hay algún dardo al respecto: “Antes para vender más sacaban la cara de la estrella en una revista. Ahora sacan la cara de adelante y la cara de atrás”, recuerda melancólicamente la veterana protagonista de la obra.Lo del teatro tiene que ver con la porfía del comediante: “Hay 56 espectáculos en cartelera: un disparate. Y este año, ahora con el mundial y después con las elecciones, es muy difícil para los espectáculos”, reflexiona.
D’Angelo afirma que actuará mientras el cuerpo responda y también dice que busca una jubilación, tanto en Argentina como en Uruguay, que por ahora le es esquiva: “Siempre dicen ‘va a salir, va a salir’, pero se han muerto compañeros, pobres, muy pobres. Yo tuve la oportunidad, por suerte, de en algún momento ganar muy bien; entonces, más o menos… Pero estoy buscando una jubilación, para decir ‘ahora me quedo tranquilo’”.A D’Angelo todavía lo paran en la calle, le preguntan qué paso con aquella época dorada del humor uruguayo en la pantalla chica, pero él no puede contestar, salvo que a él ya no le interesa la televisión.
Cinco momentos inolvidables de Eduardo D’Angelo
D’Angelo se mantenía en actividad y hace algunos meses estrenó la obra de teatro de humor “El mayordomo y la dama brillante” con textos y dirección de su autoría.
El cómico inicio su carrera como niño prodigio, posteriormente se destacó por su lograda imitación del también actor argentino Luis Sandrini y por el doblaje de diferentes actores del cine estadounidense.
En la década de los años 1960 fue una de las principales figuras del programa Telecataplun que se convirtió en uno de los más populares de la televisión uruguaya.
Posteriormente, integró junto a los también humoristas uruguayos Ricardo Espalter, Enrique Almada y otros el elenco de los programas Hupumorpo, Comicolor, Hiperhumor, Jaujarana y Decalegrón de gran éxito en Argentina, Chile y Uruguay.
Participó en películas de cine, produjo y dirigió varios programas de televisión y fue autor de dos libros de humor.
Fuente:
ElEspectador.com.uy

Publicado en 20.10.2014
Un largo aplauso de despedida para el humorista uruguayo Eduardo D’Angelo

Amigos y familiares del humorista uruguayo Eduardo D’Angelo lo homenajearon en su entierro, esta mañana en el cementerio del Norte. Actores como Graciela Rodríguez y Julio César Frade estuvieron presentes.
El humorista, actor y locutor de radio Julio César Frade habló ante quienes fueron a decirle su último adiós y pidió que se lo despidiera con un fuerte aplauso. Así hicieron los presentes, entre los que se encontraban las actrices Graciela Rodríguez y Pelusa Vera.
Valensky, presente en el velatorio lo recordó como “un pan de Dios” y agregó “era increíble”, además recordó su espíritu humorista presente en todo momento. “Era muy pícaro”, comentó emocionado, “se salía del libreto”, dijo a El Observador.
D’Angelo fue uno de los pioneros de la televisión uruguaya, miembro orgulloso de una generación privilegiada, que empezó en Telecataplum, guionado por los hermanos Jorge y Daniel Scheck.
Ricardo Espalter, Enrique Almada, Raymundo Soto, Berugo Carámbula, Henny Trayles y el propio D’Angelo hicieron época, después, con Jaujarana.
Escribió 19 obras de teatro (Leche hervida, Esposa para dos, fueron dos grandes éxitos, la última junto a Almada y a Espalter) y es creador y guionista de muchos de los grandes éxitos cómicos de la televisión nacional.

FAMOSOS LAMENTAN LA PÉRDIDA
El capocómico Eduardo D’Angelo falleció este sábado en Montevideo. Muy querido por sus colegas y apreciado por todos, los famosos del país lo recordaron con mensajes en la red social Twitter.
¡Que fin de semana tan jodido para las noticias! Murió Eduardo D’Angelo “el hombre de las 1000 voces”. Compañero años en la 970 am QEPD.
— Alberto Kesman (@KesmanAlberto) octubre 18, 2014.
Me acabo de enterar que falleció el Tano D’angelo q triste me puse!De a poco se nos van los referentes! Gracias por la risa y la enseñanza!
— MaxidelaCruz (@Maxidelacruz) octubre 18, 2014.
Eduardo D’Angelo – El Hombre del Doblaje. Con D’Angelo se fueron las mil voces.

http://t.co/AoFSqOg8RT.

— Sergio Gorzy (@camaraceleste) octubre 18, 2014.
Sumamente triste por la pérdida de uno de nuestros próceres del humor, Eduardo D’angelo, otro genio que vamos a extrañar.
— Sebastián Almada (@sebatramp) octubre 18, 2014.
Otro referente que se va de gira nunca olvidaré en mi niñez nunca me perdía las mil voces de Eduardo D’angelo hasta siempre maestro!!
— Pichu Straneo (@Pichustraneo67) octubre 18, 2014.
Con tristeza y dolor es que despido a un grande Edgardo D’angelo. Se va de gira otro grande. Que Dios te guíe. Te Quiero.
— Petru Valensky (@petruvalensky) octubre 18, 2014

Publicado en - Faz Apunto, - Titulares -Comentarios (1)

“Papá era un ser bonachón y muy generoso”

Albino Oscar Fontes – Principal de “Peluquería París Peinados”

Albino, se casó en el año 1940, con Onelia Tanoni.
Decidieron abrir una peluquería que se llamó París Peinados y sería solamente para damas, siendo la primera de esa época, ya que para hombres, existía.

Albino Fontes

Albino Fontes

Nació su primera hija Sussy en 1941, con las Perlas Musicales de Radio Salto ya que estaban ellos instalados al lado de la emisora y se mudan de allí a un local en Uruguay 968, junto a la ONDA de aquella época, donde nacen los otros hijos del peluquero: Ruben “Neno” , Marisa y Dardo.
Y en esa cuadra del Uruguay al 900, se quedó la familia hasta el día de hoy.
En una narrativa con mucha emoción, es Sussy quien se encarga de contárnoslo:
“Papá y su hermano “Nolo”, nacieron y se criaron junto a su madre Matilde, en una chacra de la localidad de Tropiezo”, comienza su relato su hija Sussy.
“Siendo aún niños, toma su mamá la decisión de trasladarse a la ciudad, en busca de nuevos horizontes, ya que eran muy humildes económicamente hablando.
Su madre anhelaba encontraran un oficio, es por ello que tiene la oportunidad de emplearlos en una importante peluquería de la época, llamada Pandolfi.
Papá con 13 años y pantalón corto, cortaba el pelo y afeitaba a los clientes. Además, al salir de trabajar y llegar a su barrio, se encargaba de cortar el pelo a todo aquel vecino que lo necesitara.
De esta forma fue haciéndose conocido, e independizándose laboralmente, tal es así que muchas personas importantes de la época, cuando se casaban o tenían un evento, lo llamaban a domicilio.
Papá y su hermano Arnoldo, fueron los primeros peluqueros de damas de Salto.
¿Dónde fue su primera peluquería?
En calle Brasil, pegadito a Radio Salto, mamá contaba que no necesitaba prender su radio, porque escuchaba todo el día a través de la pared, lindera a su local. Así comenzó papá.
Se había casado recién con mamá y ella lo apoyaba en todo lo que él deseaba hacer. A pesar de que a mamá le encantaba la chacra, la tierra.
Con el tiempo, papá logra comprar una casa en calle Uruguay a la altura del 900 a la familia Devotto, donde allí construye la definitiva Peluquería “París Peinados” y la casa de familia detrás.

Albino en su distinguida París Peinados

Albino en su distinguida París Peinados

¿Le dijo alguna vez, por qué se llamó París Peinados?
Sí, se lo pregunté: porque de allí venía toda la moda y lo nuevo de la época, me dijo.
El trabajo de papá, solamente era el corte y peinados, nunca realizó otra tarea. Lo demás lo realizaba mamá, junto a colaboradoras.
¿Su mamá entregada de lleno, acompañándolo?
Mamá se dedicó a la construcción de pelucas. Lo hacía con pelo natural y con una prolijidad extraordinaria.
Recuerdo a mamá, horas y horas tejiendo pelo.
Aún hoy, recordando a papá, muchas personas que peinan canas como yo, me dicen: “Su papá me peinó cuando me casé” o “su papá peló a todos mis hijos cuando nacieron”.
Una señora me dijo un día: “dos hombres tocaron mi cabeza: mi esposo y Fontes”.
¿Qué le gustaba hacer con papá?
Se levantaba muy temprano y pasaba todo el día en la peluquería.
Pero tengo muy presente de cuando era niña y recuerdo día a día dos cosas: le gustaba cazar perdices los domingos. Nos levantaba a las seis y salíamos en su Fordcito Prefe chico y nos ponía a los cuatro atrás y él con mamá adelante.
Cuando veía que estábamos divirtiéndonos haciendo macanas, nos decía: vamos a hacer un juego, el primero que vea una perdiz, tiene un premio.
Eso nos ponía en alerta para ir fijándonos dónde encontrarla. A la vuelta pasábamos siempre por la casa de algún conocido de visita.
Otra cosa que nos gustaba hacer los domingos, era reunirnos en la quinta del abuelo Tanoni, en Nueva Hespérides y casi siempre lo hacíamos. Son recuerdos hermosos.
¿Con qué otra cosa disfrutaba?
Le gustaba ir a Salto Chico. Era fabuloso como nadaba.
En verano de tardecita, lo esperábamos a papá que saliera de trabajar y se encargaba mamá de preparar la canasta con sándwiches y algo para beber.
Llegábamos allí y él se internaba en el río.
Al pasar los años, adquiere al jubilarse una quintita en Av. Rodó y cultiva allí todo lo que era frutas y verduras. Plantaba mamá todo tipo de plantas de guayabos, membrillos y a las naranjas toronjas, famosas porque eran enormes, les hacía una repisa de madera como soporte, para sostenerla, eran muy pesadas y muy graciosos de ver.
¿Tiene alguna anécdota para compartir?La familia Fontes reunida
Papá siempre fue blanco a muerte. Y mamá insistía, que en época de elecciones, no debería abrir la peluquería, porque papá ahuyentaba a algunos clientes con comentarios en forma de broma que hacía.
Solía decir: “a colorados no atiendo”.
Yo con unos diez años, tocaba el piano, como hasta ahora que lo hago y cada vez que llegaba Herrera a Salto, el me ponía al piano, habría las ventanas y puertas y me hacía tocar la marcha “Tres árboles”, cantidad de veces, de tan fanático que era. Para que Herrera escuchara.
¿Cómo era su carácter?
Era muy bueno, un ser bonachón, muy entregado a su familia además muy generoso, tratando de ayudar a todo el mundo.
Tenía muchos amigos.
¿Cómo lo veía usted dedicándose a su profesión?
Amaba lo que hacía. Fue un verdadero artista, con la tijera y la navaja. Con mucha humildad lo digo, no conozco a otra persona que trabajara y dedicara su vida a esta profesión como mi padre.
Además en la actualidad, no se trabaja tanto con la tijera y la navaja como en aquel entonces.
¿Cuándo cierra sus puertas Peluquería París Peinados?
En el año 1990, donde actualmente en su lugar, se encuentra La Tuerca Chivitería de su hijo Dardo.
¿Cuándo fallece su papá?
Falleció un 24 de octubre del año ´96. Dos días antes había cumplido sus 80 años, hace 19 años.
¿Qué le quedó por hacer con papá?
Poder estar más tiempo juntos, haciendo muchas cosas que nos quedaron por hacer.
¿Cómo lo definiría a su papá?
Era la persona más buena y más querida por todos. Creo que tomaría las palabras del Padre Guidotti en su velatorio, que era muy amigo de la familia: “Lo voy a resumir en pocas palabras: se nos fue un hombre bueno y generoso”.

Publicado en - Faz Apunto, - Titulares -Comentarios (0)

Gualberto José Antonio Rodríguez Larreta Ferreira. Escritor, crítico y actor uruguayo

Gualberto José Antonio Rodríguez Larreta Ferreira, más conocido como “Taco” Larreta, nació el 14 de diciembre de 1922 en Montevideo.
Una de las más talentosas personalidades del teatro uruguayo, nació en el seno de una familia acomodada y culta, lo que facilitó concretar sus inquietudes y el desarrollo de su creatividad.
Se ha destacado, además, como periodista, guionista de televisión y cine, cineasta, director teatral y crítico de cine y de teatro ( en El País: de 1948 a 1959; en Marcha: de 1963 -1966).
En 1961 funda el Teatro de la ciudad de Montevideo (TCM), junto a China Zorrilla y Enrique Guarnero, con sus obras en gira por Buenos Aires, París y Madrid. En ese mismo año obtuvo el premio Larra que conceden los críticos teatrales madrileños por “Porfiar hasta Morir” de Lope de Vega; en 1971 recibió el Premio Casa de las Américas por su obra teatral Juan Palmieri, y en 1980, el Premio Planeta por la novela Volavérunt.
Como traductor ha realizado trabajos de alta calidad: las traducciones de Diálogos de Carmelitas, de Georges Bernanos, Los caprichos de Mariana, de Alfred de Musset y La Mandrágora, de Maquiavelo.
Durante la dictadura militar uruguaya se exilió en Madrid, España, hasta su regreso en 1985.
Académico emérito de la Academia Nacional de Letras, en 1986 inauguró la temporada de la Comedia Nacional. Dirigió la película Nunca estuve en Viena, cuya protagonista fue su amiga China Zorrilla en el año 1989.
Asimismo participó en el documental Margarita Xirgú, la desterrada.
Como guionista televisivo, es el creador del Curro Jiménez, popular serie española emitida por Televisión Española desde 1976 a 1978, que también fue muy popular en nuestro país.
Img.: www.elpais.com.uy

Gualberto José Antonio Rodríguez Larreta Ferreira (Montevideo, 14 de diciembre de 1922), más conocido como Antonio o Taco Larreta, es un escritor, crítico y actor de Uruguay.
“Se ha destacado, además, como periodista, guionista de televisión y cine, cineasta, director teatral, crítico de cine y de teatro.Durante el gobierno militar uruguayo se exilió en España y residió en Madrid desde 1972 a 1985, donde abandonó la actividad teatral para dedicarse a escribir y trabajar como guionista de cine y televisión. Colaboró en los guiones de Los santos inocentes y La casa de Bernarda Alba, de Mario Camus y Las cosas del querer, de Jaime Chávarri. También guionizó la popular serie televisiva Curro Jiménez.
En 1980 su novela Volavérunt fue premiada con el Premio Planeta. La crítica fue unánime en la valoración de la obra, destacando la fluidez de su estilo, la destreza en el manejo de la intriga y la perspicacia en el registro de una época.
En 1985, regresó a su país y dirigió La Comedia Nacional y fundó la compañía Teatro Sur.

Curro Jiménez es una serie de televisión española emitida de 1976 a 1978 en TVE, creada por el dramaturgo uruguayo Antonio Larreta.

Está basada en el bandolerismo andaluz del siglo XIX, cuya acción se desarrolla principalmente en la Serranía de Ronda. No obstante, la figura de Curro Jiménez se basa en la de un bandolero que existió realmente, Andrés López, el barquero de Cantillana, personaje del siglo XIX al que por culpa de unos pleitos con la justicia le fue arrebatado su oficio de barquero y tuvo que abandonar su pueblo (Cantillana, en la provincia de Sevilla), para echarse al monte. Los personajes principales son cuatro bandoleros: Curro Jiménez (Sancho Gracia), el Algarrobo (Álvaro de Luna), el Estudiante (José Sancho) y el Fraile (Francisco Algora), que al morir en la serie es sustituido en la banda por el Gitano (Eduardo García) como personaje principal, aunque aparece ya en los primeros episodios como un integrante más de la banda.
La trama cambia en cada episodio. El romanticismo del bandolero justo y bondadoso, la lucha contra los franceses durante laGuerra de la Independencia Española, historias de amor, luchas contra la injusticia e incluso episodios cómicos.
Todos ellos tienen por protagonista al ficticio bandolero Curro Jiménez, que da vida al prototipo romántico de bandolero andaluz. Siempre le acompaña su banda, compuesta por El Estudiante, El Algarrobo y El Gitano. Hasta el episodio Carambola a tres bandas de la primera temporada interviene Francisco Algora como El Fraile, que muere en ese episodio. En la serie se recrean diversos episodios históricos y sociopolíticos de la España del momento. La serie comienza con la pérdida del empleo de barquero que tenía Curro en su pueblo natal, episodio basado en la vida del barquero de Cantillana, bandolero sevillano del XIX. Después de diversos avatares y aventuras, Curro y El Algarrobo terminan en el último capítulo de la serie original embarcando hacia América.
La serie consta de 40 capítulos; fue rodada en exteriores en la Serranía de Ronda, en Doñana y en el cabo de Gata, entre otros puntos de la geografía andaluza.
A lo largo de los episodios de la serie intervienen conocidos artistas y actores, tales como Frank Braña, Aldo Sambrell, Terele Pávez, Elisa Ramírez, Patty Shepard, Alfredo Mayo,Charo López, Mirta Miller, Eduardo Fajardo, José Suárez, Juan Ribó, Emma Cohen, Bárbara Rey, Florinda Chico, e incluso una jovencísima Isabel Pantoja.
En 1995, Antena 3 Televisión produjo y emitió una serie que continuaba las aventuras del bandolero andaluz, con el nombre de Curro Jiménez: el regreso de una leyenda, 12 capítulos protagonizados por Sancho Gracia y Álvaro de Luna a los que se unió Jorge Sanz, que interpretaba el papel de hijo del bandolero. También apareció en algunos de estos capítulos Eduardo García, interpretando de nuevo a El Gitano, y el propio Rodolfo Sancho interpretando al joven Juanillo, el cual se suma a la banda de Curro. Sin embargo, no lograron revitalizar los éxitos de la serie de antaño.

En la tarde del 19 de agosto falleció el destacado escritor, crítico, actor y director del teatro uruguayo

Gualberto José Antonio Rodríguez Larreta Ferreira, más conocido como Taco Larreta, nació el 14 de diciembre de 1922 en Montevideo. Se destacó como periodista; guionista de televisión y cine; cineasta; director teatral; crítico de cine y de teatro (en El País: de 1948 a 1959; en Marcha: de 1963 -1966).
En 1961 fundó el Teatro de la ciudad de Montevideo (TCM), junto a China Zorrilla y Enrique Guarnero, con sus obras en gira por Buenos Aires, París y Madrid. En ese mismo año obtuvo el premio Larra que conceden los críticos teatrales madrileños por “Porfiar hasta Morir” de Lope de Vega; en 1971 recibió el Premio Casa de las Américas por su obra teatral Juan Palmieri, y en 1980, el Premio Planeta por la novela Volavérunt.
Como traductor realizó trabajos de alta calidad: las traducciones de Diálogos de Carmelitas, de Georges Bernanos; Los caprichos de Mariana, de Alfred de Musset y La Mandrágora, de Maquiavelo.
Durante la dictadura militar uruguaya se exilió en Madrid, España, hasta su regreso en 1985. Académico emérito de la Academia Nacional de Letras, en 1986 inauguró la temporada de la Comedia Nacional. En el año 1989 dirigió la película “Nunca estuve en Viena”, cuya protagonista fue su amiga China Zorrilla. Asimismo participó en el documental Margarita Xirgú, la desterrada. Como guionista televisivo, es el creador del Curro Jiménez, popular serie española emitida por Televisión Española desde 1976 a 1978, que también fue muy popular en nuestro país. En 2014 obtuvo la medalla Delmira Agustini del MEC.
La Comedia Nacional le rendirá homenaje con el estreno de la obra “Las maravillas”, de su autoría, próximamente en la Sala Zavala Muníz.
Sus restos serán velados mañana viernes 21 de 11:30 a 15:00 en el Foyer del Teatro Solís.
Fuente: Dirección Nacional de Cultura, Sodre, Comedia Nacional.

Repercusiones en distintos medios escritos tras el fallecimiento de Antonio “Taco” Larreta

La Nación -Argentina
Antonio “Taco” Larreta: novelista y guionista, puente cultural entre Uruguay y España
MONTEVIDEO.- Antonio “Taco” Larreta, guionista de la popular serie española de los años 70 Curro Jiménez, murió antenoche, en Montevideo, a los 92 años.
Prolífico escritor para teatro, cine y televisión, fue también crítico de teatro en el diario El País de Uruguay y actor de cine y teatro.
El Mundo, España
Muere Antonio Larreta, autor de ‘Volavérunt’ y creador de la serie Curro Jiménez serie Curro Jiménez
Diario Córdoba -Argentina
Diario de Sevilla
Muere el escritor Antonio Larreta, creador y guionista de la serie ‘Curro Jiménez’
Ganador del Premio Planeta con ‘Volavérunt’, falleció a los 92 años en su casa de Montevideo
La red 21 cultura
La despedida de Antonio “Taco” Larreta en el Solís
El velorio del actor Antonio “Taco” Larreta será este viernes 21 de agosto en el Foyer del Teatro Solís.
El Teatro nacional vive días de luto con el fallecimiento de dos grandes referentes como Dahd Sfeir y “Taco” Larreta.
El adiós al actor y escritor Antonio Taco Larreta tendrá lugar este viernes entre las 11.30 y las 15 horas en el Teatro Solís.

Murió Antonio “Taco” Larreta, director y escritor uruguayo

El referente teatral y literario, ganador del Premio Planeta en 1980 por su novela “Volavérunt” y creador de la serie de televisión “Curro Jiménez”, falleció en Montevideo a los 92 años tras una larga enfermedad.
Previsiblemente, el velatorio de sus restos no será este jueves, sino el viernes, “por una cuestión familiar que coincide con la operación de una de las hermanas”, dijo la directora de la Comedia Nacional de Uruguay, Margarita Musto, quien añadió que se estudia que el último adiós se realice en el Teatro Solís de Montevideo.
El autor, cuyo nombre completo responde a Gualberto José Antonio Rodríguez Larreta, murió en su casa de la capital uruguaya, donde vivía con sus hermanas.
En su etapa en España exiliado durante la dictadura cívico militar uruguaya (1973-1985) trabajó escribiendo guiones de películas como “Los santos inocentes” y “La casa de Bernarda Alba”, de Mario Camus y “Las cosas del querer”, de Jaime Chávarri.
Infobae.com

Muere Antonio Larreta, autor de ‘Volavérunt’ y creador de la serie Curro Jiménez

Ha fallecido en Montevideo a los 92 años tras una larga enfermedad.
También participó en los guiones de ‘Los santos inocentes’ o ‘Las cosas del querer’.
El actor, director teatral y escritor uruguayo Antonio «Taco» Larreta, ganador del Premio Planeta en 1980 por su novela ‘Volavérunt’ y creador de la serie de televisión ‘Curro Jiménez’, murió hoy en Montevideo a los 92 años tras una larga enfermedad, informaron a Efe fuentes cercanas a la familia.
Previsiblemente, el velatorio de sus restos no será este jueves sino el viernes «por una cuestión familiar que coincide con la operación de una de las hermanas», dijo la directora de la Comedia Nacional de Uruguay, Margarita Mosto, quien añadió que se estudia que el último adiós tenga lugar en el Teatro Solís de Montevideo.
El autor, cuyo nombre completo era Gualberto José Antonio Rodríguez Larreta, murió en su casa de la capital uruguaya, donde vivía con sus hermanas.
En su etapa en España exiliado durante la dictadura cívico militar uruguaya (1973-1985) trabajó escribiendo guiones de películas como’Los santos inocentes’ y ‘La casa de Bernarda Alba’, de Mario Camus y ‘Las cosas del querer’, de Jaime Chávarri.
También fue autor de libretos de películas de Antonio Giménez Rico, Pilar Miró o Antonio del Real.
Actualmente, la Comedia Nacional, de la que fue director, prepara el estreno de un espectáculo escrito por Larreta sobre mujeres uruguayas.
Figura comprometida
«Era una persona muy querida y generosa. Además de su enorme talento como artista, era un ser humano increíble, comprometido con todo lo que pasó en este país. Fue una de las figuras más importantes del siglo XX a nivel cultural. Trascendió el teatro para convertirse en una figura de la cultura del país», añadió Mosto.
Nacido en Montevideo en 1922, comenzó su carrera como actor amateur y crítico de teatro, y fundó el grupo Club de Teatro con el que puso en escena grandes clásicos.
Pronto comenzó a viajar y trabajar en España, Francia e Italia, siendo en este último país donde consiguió una beca como ayudante de Giorgo Strehler en el Piccolo Teatro de Milán en 1955.
A principios de la década de 1960 concertó una temporada de teatro en España con la obra de Lope de Vega ‘Porfiar hasta morir’, que fue galardonada con el Premio Larra por su puesta en escena.
Ya en su etapa como exiliado coincidió con el actor Sancho Gracia, quien había pasado su infancia en Uruguay y le ofreció crear el guión de la serie televisiva «Curro Jiménez» (1976-77).
En 1980, su novela ‘Volavérunt’, basada en el pintor Francisco de Goya, fue galardonada con el Premio Planeta y en 1992 obtuvo el Premio Goya al mejor guión adaptado por ‘El maestro de esgrima’, que escribió junto a Francisco Prada y Pedro Olea basado en una novela de Arturo Pérez Reverte.
Asimismo, con la llegada de la democracia a Uruguay, Larreta retornó a su país, donde continuó con su prolífica carrera y desarrolló multitud de trabajos teatrales.
Su primera película como director fue ‘Nunca estuve en Viena’ (1989), protagonizada por la también uruguaya China Zorrilla, y como actor protagonizó filmes como ‘La ventana’, del argentino Carlos Sorín en 2008.
Fuente: www.el mundo.es

Publicado en - Faz ApuntoComentarios (0)

Julio César González Etcheverry. Exbasquetbolista y Directivo de Ferro Carril

“Papá llevó siempre el deporte en la sangre”
Con sus hijas: María Elena y Cecilia.

Julio César fue un dedicado empresario, con un negocio en el rubro de librería, que se llamó “EL Estudiante” ubicado en calle Asencio.
Pasado el tiempo comienza su tarea en el Molino Canali y allí lo hizo hasta jubilarse.
Se casó con María Elena Canali (Pola) y tuvieron tres hijos: Gustavo, María Elena y Cecilia. Disfrutando con el tiempo además de la llegada de su nieta Camila.
Se comenzó a destacar cuando aún era muy pequeño en el deporte, ya que sentía, más allá de su desarrollo en el básquetbol y el fútbol, una infinita pasión por el club Ferro Carril.
En la memoria de sus hijas está el recuerdo innato de su padre como deportista. Así dialogamos con: María Elena y Cecilia, que nos relatan sobre Julio César, más allá del amor por el deporte.
¿Qué recuerdos guarda de su papá?
-María Elena: Desde muy pequeña lo recuerdo en su pasión por el deporte.
Si no estaba en casa, estaba en Ferro.
Pero al cumplir yo los tres años es cuando papá se retira del deporte. Pero tengo flashes de pequeña con la imagen de él, jugando al básquetbol y cuando fueron Campeones Nacionales en el año ´57, primera vez que Salto sale Campeón Nacional y papá era el capitán del equipo, representando a Ferro. Luego recuerdos muy fuertes de cuando jugaba en veteranos, que ahí ya éramos grandes.
Cecilia: Lo que recuerdo de papá siendo pequeña, es viéndolo en casa, en Ferro o trabajando en el Molino.
¿Cuándo conoce a su mamá?
-Maria Elena: En el liceo. Mamá siempre cuenta que ella tenía quince años, cuando una amiga le dice “Pola, aquel te está mirando”, ella lo mira y fue como un flechazo, y así comenzó todo.
Estuvieron siete años de novios, luego se casan, un 11 de febrero del año ´56.
¿Cuál de sus hermanos llega primero?
-María Elena: Llegó Gustavo a los dos años en el ´58, luego yo en el ´61 y Cecilia en el ´64.
¿Qué les gustaba hacer con papá?
-Cecilia: Creo firmemente que todo nos gustaba.
Papá siempre fue un hombre re compañero.
Todo lo que era vida deportiva nosotros lo acompañamos, luego cuando comenzamos nosotros, le tocó a él acompañarnos.
¿Qué le gustaba hacer?
Todo lo que era deporte.
Además del básquetbol y fútbol, sentía una atracción por las bochas. Seguro que si salíamos de vacaciones, íbamos a ir a ver fútbol. Si era en Montevideo íbamos al fútbol allá.
Era fanático de Ferro y fue dirigente durante mucho tiempo, abandonando la dirigencia un año antes de fallecer que fue en febrero del año ‘95.
¿Cómo acompañaba mamá, en toda su actividad?
-Maria Elena: Siempre.
Acompañó toda su actividad y era muy compañera.
Todas las veces que papá jugó, ella lo fue a ver. Era Directora del Anglo y así mismo, se hacía su tiempo cuando tenía que acompañarlo.
Los dos se acompañaron muy bien. Eran sumamente compañeros.
¿Qué heredaron de papá?

-María Elena: Las ganas de hacer deporte y la parte comercial.
Él era un hombre emprendedor, tal vez eso nos lleva a que hoy podamos conservar nuestro negocio.
-Cecilia: sí, yo creo lo mismo, porque desde muy chica nos gusta el deporte y es como que lo llevamos en la sangre.
¿Cómo era su carácter?
-María Elena: muy frontal. O lo querías o no lo querías.
Pero era papá una persona querida, porque era una persona muy derecha y muy buena gente.
Y tenía muchos amigos, eso da la pauta de lo apreciado que era.
¿Qué cosas lo hacía disfrutar?
Salir con mamá, viajaban.
Eran muy sociables los dos y cada espectáculo que había en Salto, no dejaban de ir.
Era una pareja bien compañera, muchas veces lo hacían solos y otras, acompañadas de un grupo de amigos que conservaban.
En las actividades culturales que había en Salto, le gustaba acompañar y no se perdía ni una.
Solíamos ir en turismo al campo, y en enero como los dos tenían libre, siempre nos llevaban de vacaciones
…y su vida social, fue entorno a Ferro Carril, su familia y su trabajo.
¿Cómo era un domingo con papá?
Un entretenido almuerzo siempre en familia y cancha de fútbol.
Para luego dedicarlo a la familia, en casa de abuelos o de lo contrario a misa.
Tuvo su educación en el Colegio Sagrada Familia, mamá también católica y de esa manera nos acercó a la iglesia también a nosotros, los hijos.
¿Cómo vio la llegada de su única nieta?
¡Bárbaro! Quedó feliz y era su adoración.
Una pena que no la vio crecer, porque en la actualidad Camila es bien deportista. Juega al tenis en Montevideo, pero en sus comienzos le gustaba la natación.
Salían a todos lados. Solían pasar los dos a buscarla a Camila por casa y salían a pasear, o a cenar, tenía adoración con ella.
Cuando el falleció, tenía ella unos cuatro años.
¿Qué les quedó por hacer con papá?
-María Elena: Vivir más con él, pero lo que viví, lo disfruté. Lo que sí me da mucha pena es que haya fallecido tan joven y no pudiera disfrutar de su jubilación, que es una vida nueva.
-Cecilia: vivir más y compartirlo más tiempo.
¿Cómo lo definen?
-Cecilia: muy buena gente.
-María Elena: además de buena gente, era muy compañero y generoso.
Me da mucha pena que se haya ido, porque lo extraño y lo voy a extrañar siempre. Pero lo extraño bien, tranquila, uno se acostumbra a vivir con eso.
Sé que desde donde esté, nos está viendo y apoyando, como católicos que somos y como siempre él lo ha hecho.

Publicado en - Faz ApuntoComentarios (0)

“Oriundo de Salto, por demás conocido no solo por su profesión, sino por su solidaridad”

Con sus hijos María Martha y José Carlos

Su compromiso con sus pacientes, su querida familia y amigos, el Dr. Fernando Mazzulla, encontró la manera más sencilla y humana de dejarnos su amor por lo que hacía.
Conoció a Martha Albisu Riani, en quinto año de secundaria y no se separaron más, quien también se recibe de

Una de sus ultimas fotografías

Una de sus ultimas fotografías

médica y se casa con Fernando, luego de once años de novios, el 8 de febrero del año ‘68.
A los tres años de casados llega su primera hija María Martha, hoy psicóloga y adquieren un predio en Arenitas Blancas donde ya vivía el hermano de Martha Albisu: el Dr. Néstor Albisu, logrando allí un espacio para la familia.
Llega, a los dos años de María Martha su hija Ana, hoy médica al igual que su esposo y a los cuatro años llega José, hoy recibido de ornitólogo y estudiante de veterinaria.
Con el correr de los años, disfrutó de la compañía de siete nietos:
Josefina, Joaquín, Juan Diego, Santiago, Federico, Valentina y Camila.
Es con José y Martha que hoy recordamos a su padre:
¿Cuáles son sus recuerdos de muy pequeño con papá?
-José: Los mejores recuerdos como padre, siempre.
Siempre estuvo a mi lado a pesar de que tenía mucha actividad, buscaba su tiempo para dedicárnoslo.
Recuerdo acompañarlo al fútbol o al Hipódromo o simplemente irnos a Arenitas Blancas para andar a caballo.
Son infinitos los momentos que pasamos muy juntos y que él los encontraba para poder hacerlo. El desayuno, almuerzo y cena eran compartidos. Momentos sagrados que guardamos.
El colegio al que yo concurría quedaba cerca, era el Salesiano y muchas veces me iba caminando, también otras veces él me llevaba.
-María Martha: Por ser la hija mayor, lo acompañaba mucho, como todos mis hermanos después.
Las idas al fútbol los domingos a ver a Nacional y por supuesto al Hipódromo. Tanto a los Stud, como a las carreras mismas.
Iba todos los días al Hipódromo.
Crecimos andando a caballo y cuando él no nos veía, corríamos carreras entre nosotros y algunos otros amigos. Era muy divertido, en esa cancha de fútbol que hay en Arenitas Blancas, era ideal.
Muchas veces volábamos lejos, de arriba del caballo, ya que papá no nos dejaba andar con estribos, por miedo a que quedáramos colgados. Cada ida a Arenitas Blancas, era vacaciones para nosotros (Sonríe), los fines de semana y en vacaciones.
¿Cuándo se recibe su papá de médico?

Los doctores con todos sus nietos

Los doctores con todos sus nietos

-María Martha: En el año ‘65 en medicina general y a los dos años concluye su especialidad como Gastroenterólogo, al igual que mamá como Pediatra. Entraron con mamá y salieron de Facultad, el mismo día recibidos de médicos.
Se vienen para Salto y es aquí donde se casan.
Papá amaba su profesión y estaba muy comprometido con los pacientes. Era muy común verlo traer el paciente a casa, o llevarlo él mismo al centro asistencial, para ir ganando tiempo, llegar allí y buscar él mismo su historia clínica.
Era él el que coordinaba todo, y con todos los pacientes era igual.
No le gustaba perder tiempo, para él las cosas había que hacerlas ya. Era muy querido por los pacientes y los demás confiaban mucho en él. Era muy afectuoso, cariñoso y demostrativo, pero también muy explosivo y pasional.
Le ponía el alma a todo.
¿Cómo era un domingo con papá?
-José: Le encantaba hacer el asado. Aunque no era de tomarse un whisky o alguna bebida, le gustaba reunirnos.
Por lo general estábamos en Arenitas Blancas siempre los fines de semana.
¿Qué heredó de su papá?
-José: Pienso que físicamente, puede alguien descifrarlo, pero lo que estoy seguro de haber heredado es el amor por los caballos.
También él tenía una pasión desde muy pequeño junto a sus hermanas Elena y Esther, que era ver el desarrollo de los pájaros.
Era un apasionado de ellos.
-María Martha: yo heredé el todo o nada de papá. Una pasión por cada cosa que hago, aunque me trae muchos problemas.
El ser pasional y explosiva, ir de frente y no callarme nada. Ser demostrativa en los afectos y muchas veces también tener que ir a pedir perdón, no guardando luego ningún rencor. Pasa rápido y tiene su parte positiva.
Mi hermana Ana es el calco de papá. Es Igual.
José, heredó la pasión por los pájaros y con el correr del tiempo se recibió de Ornitólogo, siendo jurado internacional de pájaros, además de que se encuentra culminando su carrera de veterinario.

La familia unida por el triunfo de uno de sus caballos de carrera

La familia unida por el triunfo de uno de sus caballos de carrera

Se crió dentro de una pajarera, porque de muy pequeño, lo vivió junto a papá en casa.
Hoy José es un especialista. Tiene el don de escuchar cantar un pájaro y saber cuál és.
-José: Con papá siempre tuvimos cantidad de pájaros y con él aprendí a salir a observarlos entre la naturaleza con largavistas. En Montevideo tuve la oportunidad de acercarme a una asociación que se llama ACRU (Asociación de Canaricultores Roler del Uruguay), un grupo de gente que comparte el hobby de la cría de canarios y otras aves, concluyendo en ser uno de los jueces en un jurado nacional. Y a la larga, terminé dando exámenes en Buenos Aires, recibiéndome de juez internacional de aves.
Hace muy pocos días que regresé de un campeonato mundial del hemisferio sur de Ornitología en Argentina donde me correspondía ser parte del jurado.
Todo este orgullo que siento por ello, se lo debo a papá.
¿Cómo era su carácter?
-José: Era muy de andar a las corridas. Se sentaba cinco minutos y se acordaba que había que cambiar una canilla o una lamparita, se levantaba y lo hacía. Hacía diez cosas en una mañana que tal vez a otra persona le llevara dos días. ¡Tenía que ser hoy todo, o ayer!
¿Tiene alguna anécdota de papá?
-María Martha: Tenía mi hija dos horas de nacida y quedamos solos en el sanatorio papá, mamá, mi esposo, la beba y yo.
Papá nos mira a todos y nos dice muy bajito: ¿puedo decir que es linda?”.
Fue la risa, además, siempre le decía mi nombre confundiéndome. Era muy cariñoso con todos los nietos.
¿Cuándo fallece?
El día 12 de noviembre de 2012 con 75 años de edad.
¿Qué les quedo por hacer con papá?
-José: Uno siempre piensa después que no está, deberíamos haber aprovechado mejor el tiempo, haciendo miles de cosas más. Mejorar la calidad de ésos momentos.
Eso es inevitable, porque tampoco es algo que me lo lleve como reproche, los momentos que tuve, traté de vivirlos bien con él.
-María Martha: Uno es un poco egoísta lo quiere tener siempre y si Dios decidió que fué el momento, agradezco que no haya tenido sufrimiento.
Sé que tuvo toda la atención médica que necesitó en ese momento y estoy muy agradecida por ello.

Cuando tenian los nenes aún pequeños

Cuando tenian los nenes aún pequeños

Lo extraño mucho y lo siento muy cerca. Pero lo extraño, sintiendo que quedamos en un mano a mano de corazón.
Tal vez tuve la ventaja ante mis hermanos, no como competencia, de que viví siempre acá en Salto pasando más ratos con él. Eso me daba la oportunidad de que por allí no coincidiendo en alguna circunstancia, cruzar alguna palabra que no compartíamos, pero al rato ya nos comunicábamos y arreglábamos las cosas, reinando siempre al final, el gran afecto que nos teníamos, manifestándonos el amor que sentíamos el uno por el otro.
Pienso que estoy actualmente en una etapa de mi vida, incluso con los emprendimientos del cuidado de adultos mayores, que siendo profesionales de la salud como lo fueron nuestros padres, es una vocación de servicio lo que llevamos dentro, porque: “Cuidar al otro es una vocación de familia”. Es una realidad que la sembraron papá y mamá en la familia. Nos sentimos orgullosos y privilegiados de tenerlos como padres.
Con respecto a papá, un gran honor de tenerlo como papá y muchas veces nos sentimos acompañados en todo, porque él está.
¿Cómo lo definirían a su papá?
-María Martha: ¡Presencia! ¡Presencia!
-José: No pudo haber mejor persona, mejor padre, mejor esposo, mejor abuelo y mejor amigo.
El mejor.

Publicado en - Faz Apunto, - Titulares -Comentarios (3)

“Papá era un hombre espectacular, con mucha visión”

 Francisco Caputto 

Con su hijo Leonel Caputto Frescuello

Naranjales Caputto, fue fundada por Don Francisco Caputto, italiano él, para orgullo de todos los salteños, quien luego de dedicarle parte de su vida al gran emprendimiento, nos deja el legado histórico que llega a tener un significativo valor para nuestra sociedad.
Para una sociedad que sin dudas estuvo mirando muy de cerca, cómo dicha empresa se mantiene con la bandera bien

Francisco Caputto

Francisco Caputto

alta durante mucho tiempo, adquiriendo la colaboración, la mano de obra y el empuje de tantos y tantos salteños.
Jamás pensó Francisco encuán importante se transformaría con el tiempo su realidad, dejándonos un espacio, no solo para ampliar el horizonte del salteño en cuanto a lo laboral, sino además, su realidad, abriéndose paso por todo el mundo con la confianza de que se podía.
De su mano, estuvo su hermano Eduardo al principio y en la actualidad cuenta con un número aproximado de tres mil funcionarios, que también ponen su granito de arena en forma diaria para que siga siendo una empresa pujante en nuestro medio durante todo el año, con exportaciones a diferentes países.
Recordamos hoy a Don Francisco, a su hermano Eduardo y a lo que fueron sus primeros pasos en la plantación de naranjas y jazmines en Salto, con su hijo Leonel, en una charla muy amena:
“Conformamos la familia papá, mamá: Filomena Frescuello y seis hermanos: Omar (fallecido), Nelson, Jorge Eduardo, Carlos (fallecido), Marisa y yo, que era el segundo hijo y muy apegado a papá”, nos dice Leonel.
“Recuerdo desde muy pequeño, acompañarlo a papá en todo su trabajo y en todo momento.
Cuando tenía yo una edad aproximada a los siete años, vivíamos en Montevideo toda la familia y se encontraba allí también mi tío Eduardo, hoy fallecido, quien tenía una venta de frutas y verduras en el Mercado Modelo en sociedad con papá.
Comienza papá a ver la posibilidad de concretar algún proyecto en el mismo rubro aquí en Salto, animándose a venirse y lograr enviarle la mercadería a Montevideo al tío.
¿Cómo se produce la llegada de su papá a nuestra ciudad?
Al comienzo se viene solo y se hospeda en la pensión El Reloj en 8 de Octubre y 1º de Mayo, alquilando un local a media cuadra de allí. Y así es que comienza a comprar verduras aquí y enviársela al hermano que se encontraba en la capital. Parecía algo imposible, pero se logró.
Comenzó a trabajar y a crecer, la gente fue tomando conocimiento del emprendimiento y fue depositando su confianza en papá, con mucho orgullo lo digo.
Allí surge la firma “Caputto hermanos”.
DSCF5283¿De qué forma se lo veía crecer?
Compró primero un camioncito, con el que acarreaba la mercadería de las quintas a la estación del tren.
Pasado el tiempo, papá decide trasladar a su familia a Salto y así lo hace. Llorando todos los hermanos, nos vinimos durante el viaje. Era dejar un mundo para instalarnos en otro totalmente desconocido.
¿Cómo acompañó su mamá ese traslado?
Para mamá el venirse para Salto, fue como viajar al exterior.
Era todo un drama para ella y en realidad para todos.
El trabajo era mucho y había continuamente que estar buscando el flete en lo que fuera, como carritos, porque papá no tenía nada al principio.
¿Cuándo se incorpora usted a la empresa?
Cuando llegamos acá tenía yo tan solo 12 años. Era el segundo de los hermanos y el más mimoso.
Seguramente porque no me separaba de él, sabía todo: preocupaciones, satisfacciones y lo que hacía, hasta el movimiento en las chacras luego cuando las adquirió.
¿Dónde y cuándo se instala la familia al llegar a Salto?
Nos instalamos en el año 1950, enfrente a donde luego instalamos también nosotros el Supermercado San Francisco.
Las cosas fueron mejorando hasta que logra papá comprar una casa donde nos instalamos definitivamente en lo nuestro.
¿Cuándo adquiere su primera quinta?

Francisco Caputto y su esposa  Filomena

Francisco Caputto y su esposa Filomena

Comenzó papá con la compra de la primera chacra en Salto Chico de cuatro hectáreas, a un señor Rizzo, que le llamamos la Nº 1 y luego pasó a ser la Nº 3.
Durante ese año, la plantó toda con lechugas y con su cosecha le dio para comprar cinco chacras más.
La siguiente, fue la de al lado al Packing, la del fondo y así siguió en ese proceso de adquisición. Felizmente y con mucho orgullo lo digo, en la actualidad contamos con treinta y seis chacras cada una con su respectiva plantación.
Tanto de naranjas como de jazmines que era su gran deseo.
En épocas de chicos junto a mamá, cuando todavía vivíamos en Montevideo a dos cuadras del Mercado Modelo, solíamos ubicarnos con cajones en la esquina de Cádiz casi Larrañaga.
Una parada muy interesante, donde el ómnibus de recorrido urbano hacía su pasada. Mamá se encargaba de armar los ramos de jazmines que papá le enviaba desde el mercado y nosotros la acompañábamos vendiéndolos, turnándonos los hermanos.
Todo ese dinero era volcado a mi madre para que se organizara en la casa y realizara las compras de los útiles escolares, túnicas, etc., todo lo que nos hiciera falta.
¿Qué le gustaba hacer con su papá?
Recorrer las quintas. Y todo lo relacionado a ellas, hasta el día de hoy me enloquece.
Yo siempre fui el compañero de papá y todo lo que el realizaba estaba en mi conocimiento de aquella pequeña empresita. Porque nunca pensamos en llegar a donde llegamos.
¿Cómo era un día con su papá?
Era fantástico. En esos recorridos que hacíamos durante todo el día se nos pasaba el tiempo y no nos dábamos cuenta. Creo firmemente que era porque nos sentíamos a gusto juntos y con lo que hacíamos.
Aunque nunca quiso aprender a manejar, se compró un auto que todavía lo conservamos y muy bien, con todos sus detalles en forma original, pero no quiso nunca salir en él, pasó el tiempo y no aprendió a manejar.
Además falleció muy joven con 51 años.
¿Cuál fue el momento más importante en el trabajo de su papá?
Creo firmemente que de la forma en que se dio para que fuera creciendo su empresa, el momento pico donde se vio el trabajo de papá fue cuando nosotros ya estábamos crecidos y apoyándolo en todo lo que hacía.
Por lo menos con más de veinte años algunos de mis hermanos y yo con mucho menos.

Leonel junto al auto de su papá

Leonel junto al auto de su papá

¿Cómo era su vida social?
No tenía mucha vida afuera de casa. Siempre miró mucho por su familia, preocupándose por ella y por el trabajo.
Lo que sí compartíamos era su pasión por Ferro Carril, que de vez en cuando, concurría a mirar algún partido.
¿Cómo llega a la realización del packing?
Es una anécdota muy graciosa (sonríe), que debo contarle.
El predio del packing, son tres quintas seguidas, cuando papá las compra, se lo comenta a mi madre que lo había hecho y ella ansiosa, le pregunta:
-¿Pero para qué compraste esa chacra tan pequeña, prácticamente en la ciudad?
Y él le contesta: “Para hacer un motel”.
Ella se puso furiosa, pensando posiblemente en aquellos tiempos, que era un lugar donde concurrían mujeres. Era la idea que ella tenía al respecto.
Apuesto a que papá no lo hizo por mamá, además de que no era el negocio de él, pero posiblemente hubiese sido un gran negocio. Si hubiésemos logrado cinco o seis moteles, no hubiésemos tenido tantos dolores de cabeza como con las chacras y se dirigía con menos personal.
Y respondiendo a su pregunta, falleció sin conocer el packing. Lo ideamos entre los cinco hermanos.
Comenzamos con uno muy pequeño para enviar al exterior, con mucha seriedad y ganas de cumplir con quienes nos elegían, nunca pensamos llegar a lo que llegamos.
Nuestros primeros clientes fuera del país, fueron Italia, España, entre otros, con mucho éxito.
En la actualidad, vamos nosotros mismos a vender allá como en tren de paseo, o lo hacemos por fax, por internet. Tanto a Europa como a Estados Unidos. Hoy las cosas son más fáciles que antes, no solo por la trayectoria que hemos conseguido, sino también porque la tecnología facilita las cosas.
Tal vez lo hemos logrado por el tesón y también por la confianza que han depositado en nosotros durante años de comercialización.
¿Cómo es hoy ésa unión entre sus hermanos?
Muy linda, con mucho respeto y sentimiento.
Somos tres los que seguimos en camino los propósitos de papá y nos sentimos orgullosos de lo que logramos entre todos.
Somos muy unidos y nos acompañamos mucho. Aunque actualmente son nuestros hijos los que aparentemente seguirán nuestros pasos.
¿Qué le ha dejado toda esta experiencia de vida en estos años?
Mucho me ha dejado.
Nos hemos superado enormemente en todo sentido. Incluso en la confianza de nuestro pueblo salteño.
Le debemos un reconocimiento muy grande a Salto, ya que nuestro capital, lo hemos logrado aquí, aunque haya sido con mucho sacrificio.
¿Cuál es su expectativa a partir de hoy?

Leonel en su escritorio

Leonel en su escritorio

Toda mi expectativa está depositada en mis hijos y sobrinos, que son los que viajan, encargándose de todo, ya que tienen todas las herramientas para hacerlo. Se ha creado toda una trayectoria muy seria de comercialización y la están aprovechando.
¿Y en cuanto a su vida personal?
Nosotros, los de mi generación, la vemos pasar, estamos un poco retirados de la empresa, pero muy satisfechos con lo logrado.
Conformando una familia unida y lo que deseo hacer es el disfrute de ella y de mis ocho nietos.
Deseo enviarle un mensaje a la gente de Salto, ya que no tengo más que agradecimiento, por todo el respeto que nos tienen, porque hemos luchado para ello.
Estamos muy orgullosos y agradecidos a nuestras familias que nos han acompañado y lo siguen haciendo.
Agradecido a mi padre, que desde donde se encuentre indudablemente nos estuvo apoyando siempre.
¿Qué heredó de su papá?
El carácter, no ser egoísta, no embroncarse ante nada, para que todo salga bien.
¿Cómo lo define?
Como una persona espectacular y con mucha visión.
Con un carácter fuerte, pero muy bueno como ser humano, como padre y esposo. Me siento orgulloso de ser su hijo.

Publicado en - Faz Apunto, - Titulares -Comentarios (0)

“Su pasión siempre fue la música”

César Lucas Nicola Píriz – Rematador- Empresario

Con su viuda Yanela Galli

César Lucas, aunque con raíces italianas, se sentía orgulloso de ser salteño.
Con la marcada trayectoria en una empresa de venta de muebles, incursionada por su papá César Víctor Nicola Firpo en nuestro medio, que también supo mantener en el tiempo.
Se recibe muy jovencito de rematador y ejerció poco tiempo su profesión, por el hecho de estar inmerso en la empresa
Se casó con Yanela Galli y a este hogar llegaron tres hijos: Antonella hoy de 31 años, César Andrés de 26 y Camila de 13.

Era un apasionado de la música y siempre contó con el apoyo de la familia para todo lo que fueron sus metas y sacrificios.

Hablamos con Yanela y de ésta forma lo recordamos:
“A César Lucas lo conocí cuando contaba yo con tan solo 15 años. El tenía 4 más que yo.

César Lucas y Yanela el día de su casamiento

César Lucas y Yanela el día de su casamiento

Fue en mi primer cóctel, acompañada por mi hermano y tengo una anécdota muy graciosa. Me invita César Lucas a bailar, recorríamos la pista haciéndolo, y mi hermano también, se trasladaba siguiéndonos, con su sillita a cuestas y continuamente cuidándome como se lo había recomendado mamá. Pasé mucha vergüenza, (sonríe).
Hasta que llegó un momento, en que César Lucas me dice: “disculpa pero te tengo que dejar”. No me había dado cuenta que era él el que estaba pasando la música, era el sonidista.
Vuelve y bailamos dos o tres temas más.
Cuando nos volvemos a encontrar, fue en otro cóctel. Charlamos un poco más y en un tercer cóctel, en la casa de una amiga, Elcira, nos llevó a la salida a todas en su auto y enseguida le cuento a mamá que había conocido a un muchacho. Allí comenzó digamos que el noviazgo dos veces por semana en la puerta de casa. A partir de allí, nunca más nos separamos.
Estuvimos tres años de novios, hasta que nos casamos conviviendo durante 33 años.
¿Cuándo llega su primer hijo?
Nos vinimos a vivir en la casa de mis suegros y allí a trabajar en la empresa familiar ayudando mi suegro. Del cual mantengo un impecable recuerdo, a quien quise mucho.
Comenzó para mi otra historia, era como que su padre era mi padre. Una persona que extraño hasta hoy, porque me aferré mucho a él como padre ya que a mí me había faltado el mío.
Supo tratarme como a una hija más. Fue tan bueno. Pero duró muy poco, porque en el ‘82, falleció de un infarto.

Con su primer hija

Con su primer hija

Como era mi esposo el mayor de los hermanos y no tenía a la mamá, se tuvo que hacer cargo de los hermanos más pequeños, adolescentes y era una época dura, con 23 años él.
A los cuatro años de casados llega nuestra primera hija, a los cinco llega el varón y contaban éstos con una edad considerable cuando llegó la más chiquita.
¿Dónde era su lugar de residencia?
Vivió siempre en la zona céntrica. Su papá, vivió frente al Club Atlético Hindú. O sea que su entorno giraba en esa zona.
¿Con qué disfrutaba?
Su amor siempre fue la música.
No había días en que no tuviera ensayos, o que vinieran los músicos para casa. Cuando compramos ésta, los músicos se venían para acá, mientras nosotros, reuníamos el dinero para poder refaccionarla. Esto era todo música.
Estuvo en distintas orquestas. Llegó a estar en siete. Entonces tenía ensayos todos los días. Todas de distintos géneros, desde lo tropical, con Antonio del Cerro, con Tito Ferrer, en Los Lirios, en melódicas, en algunas de Rock, el

En una de sus orquestas

En una de sus orquestas

cual nos fascinaba. Hemos viajado por distintos lugares incluso en la fiesta de la cerveza en Paysandú, tocaron junto a La Vela Puerca.
En el 2009 obtuvo junto al “Nuevo Cuarteto Típico”, el premio Victoria. Un reconocimiento especial realizado en el Hotel Radisson Victoria Plaza, por su entrega en el arte y hacer social, entre otras cosas.
Estuvo incluso tocando en orquestas de Jazz, por lo general en el teatro y a beneficio casi siempre.
¿Qué le gustaba a usted hacer en su compañía?
Todo, porque en realidad durante el día estábamos siempre juntos.
Y por la noche era llegar a casa, buscar un refuerzo, una coca con algún abrigo y salir. Y aunque volviéramos tarde, al otro día madrugábamos para trabajar.
O iba a algún evento o ensayo y nosotros siempre lo acompañábamos. Solo que mis hijos fueron creciendo y se inclinaron por la danza.
Era una mezcla muy linda: un día podíamos tener algo de la orquesta por él y otro día algún espectáculo con los chiquilines, pero para todos lados andábamos juntos.
Acompañábamos nosotros lo de él y él lo nuestro.
Era muy compañero, solía, cuando había necesidad de llevar a los bailarines de folclore de Piñeiro en el cachilo a alguna fiesta por ejemplo al Hipódromo, el salía, nunca tuvo problemas para colaborar en todo.
Conocimos un día un actor peruano, José Tello, en un ensayo de danza en la UTU. Se instaló en Salto, nos hicimos

Recibiendo el diploma de maestra junto a su hija mayor

Recibiendo el diploma de maestra junto a su hija mayor

muy amigos y comienza allí la etapa de teatro para mis hijos y sobrinos. O sea, estábamos enrabados todos con todo y giramos en todo lo que era danza, teatro y música porque es como que él nos inculcó.
Y hasta ahora todos tratamos de seguir sus pasos. Nuestra hija mayor es maestra y está haciendo la carrera de psicología, también hace danzas folclóricas, el varón hace ingeniería en Montevideo, también trabajando mucho, aprende violín y se llevó el bajo del padre. Dice tener una materia pendiente en cuanto a eso y Camila hace Ballet y Jazz. Soy yo la que no me encuentro bien y no tengo ganas de hacer nada, porque me cuesta mucho superar su pérdida. No tengo fuerzas ni valor para hacer nada.
¿Tiene alguna anécdota para compartir de su esposo?
Tengo una genial y muy graciosa, pero hasta un cierto punto.
El hecho de estar casada con un músico hace pagar muchos derechos. Es esa la parte negativa que nos toca a las esposas. Siempre nos hace estar alertas en cuanto a su comportamiento, aún confiando nosotras mucho en él.
Mis hijos se acostumbraron que siempre al volver de un ensayo o de un baile, yo le hacia la broma de cómo se había portado con las “damas” o le hacíamos todos alguna broma al respecto.
El siempre decía que estaba todo bien, y nos reíamos.
A raíz de todo eso nos quedó una anécdota muy cómica, cuando se va él un día a un ensayo, llega mi hija con la moto pinchada y le pide al hermano que se la lleve a pie a una gomería que se encuentra en la Avenida Barbieri.
Pasó un rato, vuelve mi hijo y me dice:
-“¡No sabés mamá, lo pesqué a papá!”.
-¡Pero tu papá se fue a un ensayo!
-¡No sabés!… fui a la gomería y vi el cachilo de papá en la vereda de enfrente. Como me preguntaba y no podía ver quién estaba adentro, me fui acercando agachado, por el costadito de la camioneta, hasta llegar enfrente a la ventanilla y cuando llego, me paro, estaba papá comiendo un choripán!
¡Fue la risa! Lo cuidábamos mucho, porque no podía comer chorizo, le hacía mal. ¡Pero de la forma que me lo contó, yo pensé lo peor! Pero era con un choripán. ¡Fue tragicómico! (Sonríe).
¿Qué le quedó pendiente compartir con su esposo?
Un viaje, que increíblemente lo habíamos programado.

Su viuda Yanela Galli

Su viuda Yanela Galli

En esa navidad, al brindar, lo mencionamos, incluso la familia nos insistía, porque decía que trabajábamos mucho y que nos lo merecíamos.
Pensamos que íbamos a ir a Italia, para conocer nuestros antepasados y fuimos juntando dinero para ello.
Fue lo que nos quedó pendiente, tomarnos un tiempo para nosotros.
¿Si lo tiene que definir?
Una persona muy dulce. Trabajador, muy sociable y muy solidario.
Fueron 35 años con cosas buenas, con cosas malas. En lo económico tuvimos de las dos etapas también. Pasamos de todo, siempre laburando y criando a nuestros hijos, me quedo tranquila, porque son excelentes personas, con buenos valores y costumbres. Son mi orgullo, heredando mucho de su padre.
César Lucas fue buena persona, un gran esposo, gran padre y un gran compañero. Lo extraño mucho, porque es algo que nos arrancó la vida y no hay nada que lo pueda suplantar.

Publicado en - Faz ApuntoComentarios (0)

“La herencia que recibimos de la marmolería junto a papá desde hace 139 años, es el oficio”

Lidio Minatta Empresario

Lidio traía consigo raíces que le inculcaron profundamente el arte del trabajo tallado en mármol.
Todo lo que aprendió a realizar, desde que tuvo uso de razón, puesto que su abuelo Benjamín, luego su padre Humberto y luego él, siguieron en la misma tarea de brindar un reconocido servicio a la población salteña porque la demanda así lo requería.
Su empresa: “Marmolería Minatta” data del año 1876 y actualmente, es de las pocas reconocidas a nivel nacional como una de las más antiguas del país.
Lidio se casó con Elsa Pereira Castro para que a ese hogar llegaran dos hijos: Emilio y Alejandro. Ellos son los que le a punto2regalan con el tiempo cuatro nietos: Santiago, Angelina, Agustín y Camila.
Es su hijo Emilio quien también sigue orgulloso sus pasos, ya que contó con el apoyo de su mamá, hasta hace muy poco y con él, recordamos a su papá:
“Me crié entre los mármoles” nos dice Emilio.
“Papá era un hombre entregado al trabajo y a la familia, en un cien por ciento, ya que él era la tercera generación dedicada a la marmolería.
La fundó mi bisabuelo Benjamín Minatta luego se la transfirió a mi abuelo: Humberto Minatta y luego siguió papá también muy dedicado y convencido de poder mantenerla.
Pasado el tiempo y cuando papá ya no estuvo, fue mamá quien le dio continuación a la empresa conmigo a su lado.
Cumpliendo hoy ciento treinta y nueve años de vida, además contando con el aval de registros en la Liga de Comercio como una de las tres empresas más antiguas del país.
¿Cómo era su carácter?
Una persona muy alegre, muy difícil de hacerlo enojar, proveniente de una familia muy numerosa: Minatta Martignoni que vivían frente a Plaza Flores y todo el mundo lo conocía y lo apreciaba.
Recuerdo que nuestra casa ocupaba media cuadra por Diego Lamas y doblaba hasta donde actualmente se encuentra el Instituto Ieti, siendo todos los ocupantes familiares.
¿Con qué disfrutaba?
Era asiduo al Club Remeros, a Nacional, era jugador de básquetbol y vóleibol, muy querido entre sus compañeros.
Tenía una moto Vespa que anduvo toda la vida y junto a su primo Tobita Minatta, que es pintor, viajaban a todos lados en la Vespa con otros amigos en moto. Amaba su Vespa.
Disfrutaba con cenar todos juntos en casa. Los domingos almorzábamos un asado junto a los abuelos en el Martín José, o al Parque José Luis, o a la costa. Muy familiero.
¿Cómo acompañaba su esposa en sus actividades?
Siempre. Fueron muy compañeros los dos incluso en el trabajo.
Cando papá se hace cargo de la marmolería, ésta estaba ubicada en calle Asencio frente a ANTEL. Vivíamos al lado y llegaba la hora de cocinar, mamá se iba lo hacía y luego retomaba el trabajo en la empresa.
Llega papá un día a abrir el local y había un cartel que decía “Se Vende”, quedó muy sorprendido y en lugar de abrir y ponerse a llorar, ya que era imposible comprarlo, siguió por calle Larrañaga y en donde nos encontramos actualmente, era un terreno baldío.
Se instaló en él, por medio de un préstamo con sus amigos, y con él su familia.
Tuvo papá la mala suerte de fallecer joven, yo tenía 18, mi hermano Alejandro 12 años y fue mamá la que nos continuó guiando y haciéndose cargo de la empresa, como lo hacía exactamente cuando lo acompañó a papá mientras vivía.
¿En qué se basaba su trabajo en el mármol?
Si bien era una empresa de muchos años en manos de mi bisabuelo y de mi abuelo, no existía capital de bienes.
La herencia de la marmolería en si es el oficio. Papá lo que hizo fue tecnificarlo, lo modernizó y luego se expandió hacia el local de al lado con otros productos, hasta que falleció.
Pero la marmolería siempre fue su fuerte, con los trabajos tallados a mano, con la parte funeraria estuvo muy presente, así como la de obra.
Hoy en día ya no es grabado a mano. Era la gran preocupación suya para la familia con nosotros pequeños, porque es todo un arte, el saber tallar a mano. Lleva muchos años aprender.
Hasta que compró una máquina de grabar, que hoy ya dimos un paso más, pero en ese entonces fue la solución y su tranquilidad de que se podía seguir.
Así lo hicimos con mamá, cuando él fallece, hasta que ella se jubiló y ahora sigo yo haciéndolo.
¿Cuál fue su momento cumbre en la marmolería?
En la época de Salto Grande, sin duda.
Económicamente, muy bueno. Fue un gran empujón como así, para todo Salto.
¿Trabajó junto a su papá?
En realidad, nunca pude.
Porque estaba estudiando en Montevideo para seguir la carrera de Constructor, llego un fin de año de vacaciones y el fallece un 1º de enero. El día 20 del mismo mes tuvimos que abrir, sin otra opción.
Allí me pongo a trabajar con mamá, estudiando de noche hasta que me recibí.
Hace ya 30 años.
¿Por qué cree que le dio usted el sí a la marmolería y no a la construcción?
Porque la marmolería es el alma, la historia de mi familia.
Se está llevando a cabo en estudiantes de secundaria la historia de los cementerios como en toda América, desde el punto de vista arquitectónico y es la historia de mi familia.
Hay mucha documentación con el estudio sobre todo esto, es la historia de Salto. Desde las personas más humildes y de la campaña hasta los más renombrados han pasado por la empresa.
La mayoría de los panteones, venían de Italia por catálogo.
Era época de mi bisabuelo de mi abuelo, inclusive de papá, pero también el poder adquisitivo era otro, las tendencias también.
La modernización de todo, simplificó. Yo conservo algunos catálogos que están marcados para las familias que venían. Hace poco entre nuestras cosas encontramos un diario de 1913, que decía que había un representante en Salto y era Benjamín, mi bisabuelo.
Toda una vida dedicados a ello. Con seriedad, con responsabilidad, con sensibilidad. Y esto hace honor a los tantos años que acompaña a Salto. Es veinte años mayor que el Banco República la empresa, con continuidad real.
Una vez puse como texto en una publicidad, que Marmolería Minatta acompaña a la familia de Salto en momentos alegres y en los no tan alegres.
¿Qué le gustaba hacer con su papá?
Los sábados de tarde eran inolvidables. Lavábamos el auto y venían los muchachos a limpiar el taller y yo siempre jugando allí dentro.
a punto4Las idas al fútbol eran muy lindas, él era fanático de Nacional.
Era muy de los consejos, dejándolo que uno lo resolviera y a mí me ha servido toda la vida.
Yo llegaba de tardecita un sábado de jugar al fútbol y le decía: “papá, mirá que voy a salir”. Él me respondía: “¿te parece?, ¿mirá la hora que es?”. Siempre nos hacía responsables y partiícipes de todo.
Tenía yo por ejemplo que comprarme algo, (championes) él me mandaba al centro a preguntar cuánto salían, volvía y me daba el dinero, diciéndome que cuidara de que me quedaran bien, entre otras cosas. Esto me facilitó la vida.
Estando yo en Montevideo, me hacía ir a comprar y a pagar. Parecía que no tenía mucho sentido, pero eso me sirvió para conocer a la gente y relacionarme.
Me gustaba también ir a una casa que había comprado en termas donde era solo campos y era nuestro placer irnos los fines de semana para allí. Donde ni siquiera había agua corriente, íbamos a La Chinita a buscar.
¿Tiene alguna anécdota para compartir de su papá?
Sí, la que siempre me contaban, del día que la conoció a mamá, la conquistó con una guiñada, en una confitería céntrica El Zoro Cavana por calle Uruguay y con las vueltas que tiene la vida… la última comunicación que tuvieron los dos también fue por medio de una guiñada, estando él en el CTI antes de fallecer, como despedida.
¿Cómo cree usted que Salto lo recuerda?
Mucho. No es solamente en el cementerio que se ve su trabajo.
Hay placas recordatorias de personalidades por todo Salto, hechas por él. En el Faccebook hay una página que se llama “Reconstruyamos la memoria de los salteños” y allí se encuentra mucho de papá.
¿Cuándo fallece?
El 1º de enero de 1986, a los 56 años.
¿Qué heredo de él?
El apellido. En una ciudad chica puede ayudar mucho.
Me abrió las puertas aquí, en Montevideo y en todos lados.
El cariño que la gente me transmite, es increíble. Pasaron treinta años y me sigo sintiendo orgulloso de él y su forma de ser. La gente lo recuerda con cariño, por su solidaridad incluso. Siempre que había alguien que no podía acceder a sus servicios o le costaba abonarlos, él se lo obsequiaba sin problemas.
¿Qué le faltó hacer con papá?
Muchas cosas. Como padre me faltó. Faltó que me enseñara más en cuanto a la tarea que realizamos.
Estoy muy agradecido a mamá que ha sido fundamental para nosotros. Ha sido muy importante como coraje y como apoyo.
Nadie apostaba por una mujer con dos hijos adolescentes y una marmolería al frente y sin embargo salimos adelante por ella, manteniendo las cosas que ha dejado papá.
Soy un agradecido de esa enseñanza que recibimos tanto de papá como de mamá. Nos protegían, pero no nos sobreprotegían.
¿Cómo lo define a su papá?
Como una persona trabajadora y dedicada cien por ciento a su familia. Haciéndonos partícipes de todo y valorando mucho a mamá. Consultándole y consultándonos todo.
Con una visión de futuro, no solo en lo económico. Para su familia, siendo muy protector y visionario.
Es una pena no haber aprendido más con él, porque hay cosas de las cuales él cuidaba y nos aconsejaba en el caso de que faltara. Pasaron treinta años, se ha modernizado todo, pero yo las sigo aplicando.
Siento esa pena de no haber podido estar más tiempo con él, pero por suerte la tuve y la tengo a mamá, que fue la que “me pasó la posta”.
Me siento orgulloso de ella.

Publicado en - Faz Apunto, - Titulares -Comentarios (1)

“El pintor de Salto”. Escritor, poeta y pintor

Artigas, nació en la ciudad de Tacuarembó, el día 17 de julio de 1901. Era hijo de Juan Milans y Corina Mónica Martínez Morente, ambos, oriundos de nuestro departamento.
Se radica con su familia en Montevideo, luego se traslada a la ciudad de Rivera cumpliendo allí los 11 años de edad.

Artigas Milans Martínez

Artigas Milans Martínez

Se inició como escultor y dibujante en el año 1914, en la Escuela de Modelado, que era dirigida por el escultor Luis Cantú.
Ingresó Artigas en la Escuela de Arte Regional, que dirigía el pintor, Pedro Figari, que fue de quien recibió una muy buena orientación.
Fueron sus profesores Domingo Puig, Antonio Pena y Vicente Puig en la mencionada escuela.
Fue en la misma, que Artigas, abandona la escultura por la pintura, para luego ingresar a El Círculo de Bellas artes, en 1918.
Deja luego el Círculo y continúa estudiando solo, siendo un autodidacta en su cultura general.
Siguió siempre relacionado con actividades artísticas. Era escritor, poeta, periodista manteniendo por quince años, una audición en radio Cultural de Salto, haciendo comentarios de pintura y teatro en Tribuna Salteña por más de veinte años.
Lo mismo pasó con el diario La Campana de 1936 a 1940, donde dirigió la página literaria Letras del Interior, dando a conocer nuevos valores.
Colaboró también en el diario La Prensa. Tiene publicado un cuaderno: “En el aire de América “con poemas de la democracia.
Era una figura en “Panorama de la Poesía Gauchesca Y Nativista del Uruguay” y en “Exposición de la Poesía del Uruguay”, de la misma editorial.
En el 1953, fundó la hoja: “Papel de Poesía”, que sigue publicando y que tiene gran difusión en las Américas y parte de Europa, publicando antologías de poetas de todos los países, figurando entre otros: Delmira Agustini, María Eugenia Vaz Ferreira, Juana de Ibarbouru, entre otros.
Desde 1940, no ha publicado libros, pero su obra está difundida en revistas nacionales, americanas y europeas.
Artigas Milans Martínez , figura en el cuaderno “Poetas Salteños”, publicado con motivo del Bicentenario de la ciudad de Salto, en noviembre de 1956.
Sus poemas han llegado a tanta gente, que han sido traducidos a inglés, ruso, italiano y portugués.
En cuanto a su actividad social, podemos decir que Artigas Milans Martínez , fue Director de tres museos salteños: Museo Municipal de Bellas Artes, Museo Histórico Municipal “Enrique Amorim” y Museo de Arte Moderno.
Tuvo la iniciativa de realizar el monumento a María Vaz Ferreira en Salto, inaugurado el 25 de Agosto de 1954, siendo el presidente del Consejo Directivo el Arq. Armando Barbieri, quien le encomendó el proyecto del mismo.
Bajo el signo editorial de “Papel de Poesía”, editó el libro de Poemas “Mi patria” de Enrique Amorim en el año 1960.
Desde 1950 a 1960, dirigió el Taller Municipal de Artes Plásticas del Museo de Bellas Artes, actuando como profesor.
También fue profesor eventual de modelado y pintura en el Instituto Normal de Salto.
En octubre de 1950, organizó el Primer Encuentro de Artistas Libres del Uruguay, conjuntamente con el primer salón del Litoral de Artes Plásticas, realizado en el Museo de Bellas Artes.
En la misma fecha, organizó el concurso de poesía Artiguista, culminado el 25 de Agosto de 1950, siendo jurado, junto a Juana de Ibarbourou, José María Delgado, Juvenal Ortiz Aralegui.
Todos estos trabajos, le eran encomendados por el presidente del Consejo Departamental, Don Juan H. Paiva.
Entre sus actividades, también se encontraba la de socio fundador de la Asociación Cultural Horacio Quiroga, de gran actividad en Salto para esa época.
La Asociación Horacio Quiroga promovió un concurso de novelas y cuentos para escritores uruguayos y argentinos, y fue Artigas, quien ocupó el puesto de secretario, integrando él también el jurado. El concurso tenía como premio cinco mil pesos, que fueron donados por Enrique Amorim.
Mientras estuvo con actividades en el taller de Artes Plásticas del Museo de Bellas Artes, organizaba exposiciones anuales con sus alumnos.
Desde el año 1959, organizó como Director General de Museos, el Salón de Pintura, Dibujo y Grabado, para artistas salteños.
DSCF5068En cuanto a exposiciones individuales, colectivas de su creación, fueron en distintos años y variadas. Muchísimas.
Lo mismo pasó con distintos premios y distinciones obtenidos en distintas fechas.
Sus cuadros, figuran en galerías particulares de Uruguay, Argentina, Chile, Brasil, Perú, Estados Unidos y Alemania.
Finalizamos nuestro recuerdo a Artigas Milans Martínez, con un fragmento del discurso del Escritor Hugo Emilio Pedemonte, pronunciado al inaugurar la Exposición de Acuarelas en el Instituto Nacional de Cultura en Montevideo el 5 de agosto de 1966:
“Salto es el río y un paisaje que trae una dimensión nueva a nuestro sentimiento, el de saber que una patria no se va, hasta que no se descubren sus múltiples peculiaridades, que la definen y la conforman.
Para verla, es necesario ver a quienes mejor la interpretan, en este caso, Artigas Milans Martínez, apasionado de su tierra salteña, mirador de crepúsculos, de los tonos, de las gamas rojizas, del cielo reflejado en azulejos tornasolados sobre las aguas del Uruguay.
Milans Martínez, poeta, editor, pintor, uno y múltiple, es también un ser de juventud socrática, un ser de tal actividad y de tal alegría creadora, de tal impulso, que enseña a vivir.
Pues todo en él se hace, como quien despierta cada día, para reedificar el mundo, tender el aire de los pájaros, y ordenar en la casa del tiempo, las flores y las nubes.
Por donde pasa Milans, los árboles saludan, las viejas casas salteñas, le abren las puertas de sus antiguos secretos, para que él recoja su callada nostalgia.
Va Milans, dialogando con las cosas queridas de su pueblo y de ellas, nos trae una expresión íntima después de largas conversaciones con la tierra. Nos muestra hoy, otro rostro de nuestra nacionalidad. Lo ha pintado un poeta que, si tiene adioses, no es porque se despida de nadie, su mano tiene esa acostumbre de abrir caminos, de apurar el paso para llegar más pronto al corazón de quienes atesoramos su amistad”.

Publicado en - Faz ApuntoComentarios (0)

“Los recuerdos que conservo de papá son viéndolo siempre muy interesado por todo lo referido a nosotros”

Néstor Jorge Flores Ortiz “Pajarito” – A un año de su fallecimiento

Los que tuvimos el privilegio de conocer a Néstor Flores guardamos nuestras más sinceras palabras de agradecimiento a la vida, por habernos regalado esa oportunidad…
Su recuerdo es lindo.
Con su humilde personalidad, sincera y alegre, sobre todo con su compañerismo siempre muy presente.10349084_10203932895060841_4331576390212606041_n
Se nos hace a todos los que integramos el staff de diario El Pueblo, muy difícil tener que aceptar su partida. Transitando por el enorme desafío que ha significado soportar su ausencia entre nosotros.
Son infinitas las veces que lo pensamos, guardando un recuerdo callado y emotivo. También el que compartimos recordándolo y riendo sobre pequeñas anécdotas vividas con él. O a veces, inculcándonos sutilmente sin siquiera él saberlo, algunos de sus sabios consejos o sugerencias en cuanto al trabajo.
Podríamos decir mucho de Néstor, pero solamente diremos que está y estará muy presente entre nosotros. Nunca vamos a olvidar a un grande y a quien nos ha dejado tanto para reflexionar: su ejemplo completo a seguir de un ser bonachón y muy querible. Ansiando creer que, desde donde esté, nos sigue guiando y acompañando. ¡Gracias Néstor!
Es Marta su hija, quien en nombre de todos los hermanos, comparte con nosotros parte de su historia:
“Los recuerdos que conservo de papá son viéndolo siempre muy interesado por todo lo referido a nosotros.
Trabajaba toda la noche en el diario, y recuerdo su olor inolvidable en su ropa, del plomo y de la tinta.
Al levantarse a media mañana o al mediodía, nunca demostró estar cansado, ocupándose de todo lo que nos pasaba.
Siempre fui, como primera hija la mal enseñada número uno, pero luego pasó con todas mis hermanas.
Tengo como recuerdo y muy presente todos los valores que trató siempre de inculcarnos.
Era muy católico y es por ello que nosotros los hijos, llevamos en la sangre a la iglesia. Concurrió al colegio Salesiano y luego fue Monaguillo, siendo siempre muy creyente.
¿De dónde era oriundo?
Nació en la ciudad de Concordia, hijo de Víctor Flores y de Otilia Ortiz, y se viene a vivir a Salto, siendo muy pequeño. Por eso siempre cuando había algún partido de Argentina y Uruguay, su corazoncito estaba repartido.
DSCF7325Sus padres además siempre le inculcaron ese nacionalismo argentino, aunque creció y tuvo todos sus hijos aquí.
Comienza con 14 años a trabajar como repartidor en Diario El Pueblo y prácticamente realizó su carrera allí.
Con el tiempo, se instala primero en la máquina de linotipo y mi recuerdo de pequeña, era verlo escribir en esta máquina gigante, con una barra de plomo. Luego estudió para ello. Estaba Cesio en esa época.
Siempre tratando de superarse, siguió realizando cursos para actualizarse, pagos por la empresa.
Me correspondía a mí llevarle la comida y así fue que recorría yo las instalaciones del diario conociendo a todos los que allí trabajaban.
¿Con qué disfrutaba?
Mi abuelo y mi tío Héctor tocaban el bandoneón, papá el piano y junto a dos muchachos más, entre ellos un cantante, formaron una orquesta de tango.
Conoce a mamá: Perla Mireya Vega Racedo, yendo a los bailes, ella acompañada de las hermanas y luego de un año aproximado de novios, se casaron.
También luego de un año, comenzaron a llegar los hijos, que fueron seis: Marta, Irene, Norma, Margarita, Rosmarye y Néstor Enrique (Quique) y nueve nietos.
En Marzo del año pasado, cumplieron 50 años de casados.
Con lo que más disfrutaba era con los nietos. Con aconsejarles en el caso de un examen en el liceo o algo por acontecer, una promesa a una virgen o a Dios y el caso era que las cosas salían bien.
Era hincha de Nacional y nos hizo fanáticos a todos. Disfrutaba también con eso.
¿Qué le gustaba hacer con él?
Desde muy chicos, nos gustaba ir al cine, a matiné.
Si tengo que decirte un gran recuerdo, es: cine, por calle Sarandí, maní con chocolate, películas y charlas.
Donde existían aquellos intervalos entre películas, que nos daba la posibilidad de comernos algún pancho u otra cosa.
La lectura era lo suyo y siempre nos la inculcó.
Conservo una colección suya, intacta como la tenía, encuadernados con la tapa roja, como buen detallista que era, hecho por él, de Víctor Hugo, con todos los cuentos de Aghatta Christie.
Le gustaba hacer poesías, que nunca se animó a editar y también le encantaba hacer canciones. Con excelentísima letra y música.
Esto sucedió hasta último momento, porque había vendido el piano y al poco tiempo compró un órgano. Le encantaba la música de Richard Clayderman. Le gustaba tanto la música, que se hizo socio de ASDEMYA.
Su dormitorio está intacto y es por eso que hay cosas que nos dan mucha nostalgia a todos: este tipo de música, un lugar, un recuerdo, que no se necesitan palabras para expresar lo que se siente.
¿Cómo era su carácter?
Manso total para todo. Fuera problema. Siempre mediador en el caso de que fuera entre dos el tema.
Como padre, no puedo quejarme. No me refiero a lo material, me refiero a todo lo que necesitara. Y con todos los WP_001541hermanos fue igual.
En cuanto a nuestro trabajo, siempre aportando, y para los trabajos del diario relacionado a las publicidades de nuestra empresa, era muy detallista.
En cuanto a la convivencia con mamá fue impecable, siempre muy unidos los dos, hablando sobre distintos problemas y tomando decisiones.
¿Cómo consideraba su trabajo en Diario El Pueblo?
Era una pasión para papá. Tal es así que él se llevaba trabajo para hacer en casa, cuando yo tenía que organizar algo de la empresa para publicar. Diagramando y viendo la mejor forma de hacerlo.
¿Qué le quedó por hacer con papá?
Tal vez más abrazos, más besos, más charlas, mas ratos juntos.
Eso no quiere decir que tenemos que estar siempre juntos, sino buscar la calidad. Cuando había charlas, eran buenas charlas.
Cuando uno llega a una cierta edad, se da cuenta de que todos necesitamos la demostración de afecto. Siempre lo damos por sabido de que el otro conoce nuestro sentimiento y no se lo decimos. Y pienso que debemos hacerlo cuando tenemos ganas.
¿Cómo lo define?
Creo que tuvo que haber sido muy bien visto papá.
Toda esa gente que se acercó a nosotros para darnos el pésame, nos demostró que lo debía conocer y apreciar mucho como persona.
Yo como hija lo tenía en un altar. Era el ejemplo de hombre a seguir.
Por todo lo que nos brindó: el amor, el compañerismo, todos los gustos y muchas cosas compartidas en común.
Pero lo más importante para mí, es que desde chica a grande, siempre estaba y me entendía.
Gran persona, gran esposo, gran hijo y siempre presente.
Fue un gran padre y un gran compañero.

“Cuando nací mi padre era un ser que aparecía para aplaudir mis logros.
Cuando iba creciendo era la figura que me enseñaba la diferencia entre el bien y el mal.
Durante mi adolescencia era la autoridad que ponía límites, pero también el que me acompañaba, escuchaba y me impulsaba.
Cuando me casé, formé mi nueva familia y nacieron mis hijos siguió siendo ese compañero y consejero. Siempre nos ayudó en los emprendimientos de trabajo que junto a mi esposo fuimos forjando, siempre estaba presente poniendo la oreja, dando un consejo desde su punto de vista, discutiendo también porque no, sobre diferentes puntos de ver la vida.
Y ahora que no cuento con su presencia física sigo sintiendo esa necesidad tan importante de tenerlo a mi lado y poder decirle cuánto lo quise, lo quiero y lo seguiré queriendo… Esas palabras que entre adultos no las decimos tan seguido porque lo damos por sentado de que el otro lo sabe”. Tu hija Marta.
“Viejito, Hace un año ya que te fuiste, dejando un dolor insoportable en mi corazón.
Te extraño como jamás me lo imaginé.
Cuando vuelvo a tu casa aún espero ese recibimiento cálido que me dabas con esa dulzura y tu sonrisa única.
Cada vez que me pasa algo lindo agarro el teléfono para llamarte, contarte y me cae la ficha de que ya no estás.
A pesar de tu partida, de mi nunca te fuiste, sigues vivo en todos los momentos de mi vida.
En mis sueños vives constantemente, muy cerquita de mi.
Con tus ideales, sabiduría y ternura partiste dejando una familia unida y que te ama.
Hoy como en aquellos días que escribiste cosas hermosas cuando me entregaste en el altar, te escribo yo en este tu diario querido, tu segunda familia, donde sembraste amistades y viviste momentos muy lindos.
Hoy le pido a tus compañeros, tus amigos, a nuestra familia que no te recuerden con una lágrima, sino que lo hagan con un aplauso y una sonrisa, por lo que significaste y significas en nuestras vidas.
TE AMO PAPÀ, TE EXTRAÑO COMO JAMÁS LO IMAGINÉ”  Tu hija Margarita.

“Si pudiera decirte algo te diría que te amo, te extraño como nunca lo hice, que extraño sentir tu moto todas las madrugadas viniendo de trabajar. Llegar del liceo y escuchar esa dulce melodía que solías tocar con tu piano, las golosinas que siempre me comprabas de niño y los juguetes.
Quisiera verte de nuevo solamente para abrazarte y sentir un poco de tu olor de nuevo…”.

Con todo mi amor, tu nieto Nacho.

Publicado en - Faz Apunto, - Titulares -Comentarios (0)

“Gerente de Barraca Americana S.A.” – Juan Carlos Macció Bianchi. Empresario.

Con su hijo Omar Macció

Juan Carlos Macció Bianchi

Juan Carlos Macció Bianchi

“Es muy difícil para mí hablar de papá sin mis demás hermanos.
Me parece que me queda grande. Me encantaría que pudieran estar ellos ahora acá. Pero a la vez, es un enorme placer el poder hacerlo y dar mi punto de vista al respecto”, nos dice Omar al comienzo de la entrevista.
Y comienza su relato de esta manera:
“Papá era oriundo de Salto y nació en el año 1901 en su casa paterna, Florida 560 (actualmente Av. Barbieri).
Amaba El Cerro, era un apasionado de la zona. Cuando tenía que trasladarse a Montevideo por tema laboral, iba un día y volvía al otro.
¿Cuándo conforma el hogar con su mamá?
En 1934 se casa con mamá: María Auxiliadora Viganó González y de esta unión nacimos cinco hermanos: Luisa, Carlos, Raúl, Manuela y yo. Tuvo papá doce nietos, bisnietos y hasta una tataranieta.
Luego de casarse, se instalan en Diego Lamas frente Plaza Flores, donde nace mi hermana Luisa, después se muda a su casa propia y es allí que nacimos todos los demás hermanos.
Muy apegado a sus raíces, a su familia y muy entregado a su trabajo.
Un constante defensor de la escuela pública, tanto es así que me hacen entrega a mí de una medalla, hace unos ocho años en su reconocimiento. Fuimos todos los hermanos a la escuela pública, incluso mi hijo, realizó toda su carrera en institutos públicos y yo sigo siendo un defensor de la escuela pública, siguiendo su tradición.
De los recuerdos que conservo de niño, es viéndolo a mi padre trabajando en la barraca, en otras actividades además y yo siempre muy apegado a él.
¿Cuándo comienza su tarea en la barraca?
En el año 1930. Por medio del Sr. Gallero, vecino de papá en su casa paterna y exgerente de la misma. Se retira éste 251para jubilarse y le hace entrega a papá del puesto en la época del ´50.
En calle Brasil 339 estaba el aserradero. En la misma cuadra, entre Julio Delgado y República Argentina, estaba la playa del ferrocarril, donde llegaban con la madera y se la cruzaba al aserradero.
La Barraca Americana era concesionaria de la línea de automóviles CHRISLER, además la PLYMOUTH y FARGO.
A uno de los costados de la barraca, se encontraba el taller mecánico, donde se hacía el mantenimiento de la flota de los vehículos de la empresa. Al pasar el tiempo y hacerme más grande, me encantaba estar allí pegadito a los fierros. Era muy difícil, que no lo acompañara.
Iba y volvía con papá. Además, creo que es bueno destacarlo, trabajaba también allí en la barraca, Walter Martínez Cerrutti y nos hicimos muy amigos. De esos amigos muy compañeros y entrañables. Era una gran persona Walter.
¿Cómo acompañaba su mamá en todo?
Mamá siempre fue una excelente ama de casa.
Dedicaba todo su tiempo a nosotros, acompañando en todo. Éramos una familia tradicional. Donde no faltaba nada, era una época en que lo económico no preocupaba. Incluso papá nos hacía todos los gustos, comprándonos bicicletas o lo que necesitáramos.
Nunca nos castigó, o nos alzó la voz. Vivíamos en una completa armonía y era un placer a la hora de reunirnos todos a la mesa. Cuando éramos niños, llegábamos al mediodía de la escuela y también lo hacía papá de la barraca, no sin antes pasar por Nacional.
¿Cuáles eran sus actividades?
Era gerente de la Coca Cola en Salto, trabajaba en la Barraca, tenía su fábrica propia: La Salteña de Poli sulfuro, a la que íbamos al mediodía y yo lo acompañaba en un caballo petiso que tenía.
Integraba la dirección del Banco de Crédito y como si eso fuera poco, también integraba la directiva del Centro Comercial, llegando a ser presidente.
Fue también por mucho tiempo presidente de la Comisión Fomento de la Escuela Nº 64.
Pero de todas estas actividades, lo que más dolor de cabeza le daba era Nacional F.C.
¿Cómo era su carácter?
Era un hombre serio, muy bueno, pero no se dejaba llevar por delante. Era muy seguro. Y tengo la satisfacción de decir que nunca escuché hablar mal de él.
En la zona, se realizaron muchas casas, con la financiación que el autorizaba en la barraca, solo con el compromiso de la palabra. Y nunca tuvo demasiados problemas para cobrar, los hubo, pero fueron los menos.
¿Qué le gustaba a usted hacer con él?
Le encantaba cazar pájaros, y a mi con él.
Íbamos al monte, al Martín José. A la Laguna de los Patos.042
Cuando yo fui un poquito más grande, con unos catorce años, solíamos ir todos los años en semana de turismo en un camión de la barraca, (ya que era la licencia de todos y ésta se encontraba cerrada) al Arapey.
Venían mis cuñados: Miguel Ambrossoni, Luis Sarazúa, Orlando Rinaldi, entre otros amigos de distintos lugares. Recorríamos estancias, nos regalaban la carne, papá era una persona muy vinculada y tenía muchos amigos por todos lados.
El siempre decía: “este paseo tiene que durar, hasta que yo ande de bastón” y así fue. Luego seguimos yendo nosotros.
Tenía además un hobby, que era una pajarera con ciento cincuenta pájaros y había tomado a un hombre, para que realizara el mantenimiento de la misma. Era muy lindo ver a todos esos animales juntos.
¿Qué le quedó por hacer con su papá?
Falleció con 87 años en el año ´89, mamá dos años antes con ´82 y lo que me quedó por vivir con él fue que me hubiese gustado recibirme para darle ése gusto.
Me equivoqué tal vez por el tema de los fierros, de no haber concluido mi carrera. Pero me quedó el placer de que cuando no los tuvimos más a los dos, ya teníamos todos los hermanos, una familia constituíida.
¿Cómo me lo definiría?
Una persona muy buena, jamás dentro de sus posibilidades dejó de hacernos los gustos a cualquiera de nosotros. Tengo el orgullo de decir que tuve la niñez más feliz de los gurises.
Fue al igual que mi madre, el padre más cariñoso.
Fue… ¡el mejor de los padres!

Publicado en - Faz Apunto, - Titulares -Comentarios (0)

“El servicio brindado a los perros, fue para mis padres un motivo de vida”

Juan Félix Zanotta White y Carmen Mirian Alfieri de Zanotta Dedicados plenamente a los perros de la calle

Con la palabra de su hijo Ricardo Zanotta Alfieri

Ricardo Zanotta Alfieri

Ricardo Zanotta Alfieri

Félix y Carmen, se casaron muy jóvenes.
El con 22, ella con 18 años y de esa unión llegaron dos hijos: Roxana y Ricardo.
Se hace Félix empleado bancario y Carmen se había recibido de maestra también muy joven.
Creyó ella conveniente dedicarse a la casa y a sus hijos, por este motivo nunca ejerció la profesión.
Félix luego de retirarse de su trabajo bancario se dedica al servicio del corretaje en algunas empresas del medio.
Al abandonar esta tarea, es donde demuestra sus habilidades en artesanías de madera, donde Carmen también gustosa intervenía para darle culminación a algunos trabajos que realizaban.
Sus artículos con catálogos, se distribuían por todo el país: portarretratos, botineras, entre otras.
Pasado el tiempo, es cuando se entregan de lleno al trabajo de castración con los perritos de la calle.
Es esta una historia muy tierna de dos seres que adoraban lo que hacían, demostrándolo a cada segundo con actos de amor y dedicación por los animalitos.
Es Ricardo su hijo, quien nos lo cuenta de esta manera:
¿Cuáles son los recuerdos de sus padres y de la tarea a la que se dedicaban?
Yo diría que a la tarea que se dedicaban, era más que nada un hobby, un servicio que les nacía del alma y se volcaron a ello con todas sus fuerzas.
Veían la necesidad que existía y se lanzaron a hacerla.
Los recuerdos que más guardo en familia con ellos, es la pareja que eran, la unión que siempre hubo entre ellos, lo que nos mostraron y nos dejaron a sus hijos.
Fuimos siempre de salir a pescar y mi madre acompañaba en todo.
En los campamentos de papá, luego en un rancho que tuvimos en el antiguo Salto Grande, otro en el Itapebí.
Estuvimos parte de nuestra vida, viviendo siempre con la naturaleza y en familia.
Además de todos los valores y las cosas buenas que nos han inculcado siempre.
¿Cómo era el carácter de papá?
Una persona muy tranquila, de muy fuertes principios y valores.
El recuerdo que tengo es de buenos padres, buenos ejemplos.
Y de estar siempre juntos.
¿Qué heredó de ellos?
Mucho heredé. Incluso trato de seguir su ejemplo con algunas cosas, por el simple hecho de sentir admiración por ellos.
Unas sí y otras no, porque cada uno tiene su personalidad, somos obviamente distintos.
Pero en la vida se me han venido dando cosas, con personas que me comentan que cada vez, estoy más parecido a él. También físicamente.
¿Fueron activos en cuanto a la sociedad?
Sí. Les gustó siempre ser un habitué del club Remeros. Pasó el tiempo y fue papá dirigente.
Siempre estuvo presente en distintas actividades en lo social. Fue presidente de Chaná. El club de sus amores.
¿Con qué disfrutaban?
Con las cosas más simples de la vida.
Con la familia. La naturaleza era nuestra aliada. Nunca dejamos de hacer un veraneo en una playa y les gustaba el buen comer.
Le encantaban sus viajes, pasear. Hicieron sus viajes a Europa y a otros lugares.
¿Cómo comienza la actividad con los perros de la calle?
Habían ya dejado de trabajar en la madera y tal vez por el hecho de estar jubilados y por el gran amor a los perros, fue que se iniciaron en la actividad. Fue en el año´96.
Tenían cuatro o cinco de ellos, se le sumó otro que habían encontrado y a partir de allí, fue que comenzaron a ver la carencia y la posibilidad del servicio.
Se asesoraron un poco buscando información, viendo que no había protectoras y llegada de Montevideo vino una señora, la escribana Valdomir, que se hospeda en nuestra casa y brindándose al máximo, los apoyó y ayudó muchísimo a organizarse.
Mantienen una reunión con el intendente y éste lo vio viable al proyecto, dándole un vuelco a la situación.
Mirando por un lado, que era lo primero para hacer llegaron a la conclusión de que había que solicitar de suspender a la perrera, ya que era bastante inhumano lo que se hacía en aquel momento, llevándose a los perros que andaban en la calle.
El intendente así lo entendió y la suspende, delegando al Dr. Paulino y escuchando además, la solicitud de medicamentos.
Se hizo luego un estudio en cifras, para ver cómo podían manejar el número de castraciones, la cantidad de perros sueltos que se evitaría. Era mucho más efectivo ese trabajo que hacían, que la perrera en sí.
¿Lo realizaban al trabajo por zonas?
Sí, pero era en toda la periferia, por todos los barrios.
En principio, recuerdo que lo llamaban los vecinos de distintos lugares.
Coordinaban con algunas veterinarias que lo hacían como ellos en forma honoraria y los acompañaba siempre un profesional.
Ellos dos eran el nexo, aunque mi padre puso todo de sí en cuanto a gastos y a todo lo económico.
Desde la camioneta, hasta los recursos propios para ir a los barrios, traer la perrita, castrarla, llevarla de vuelta, hacerle un seguimiento ya que había que sacarle los puntos luego.
Se llevaba todo con planillas, haciendo las castraciones en distintas veterinarias que apoyaban, como ellos en forma incondicional.
¿Por cuánto tiempo lo hicieron?
Durante años.
Fallece mi padre y lo sigue haciendo mamá sola acá en casa.
Luego comenzó a colaborar una familia, el señor era carrero haciéndole de ambulancia y también se encargaban de tener internadas digamos a las perras luego de castradas y en recuperación.
Recuerdo que mi madre a través de la Intendencia le consiguió ciertos beneficios para que el carrero pudiera hacer su labor.
Mamá coordinaba todo por teléfono, ya no tenía el desplazamiento como antes. Al no contar con papá, ya no era lo mismo.
¿Cuándo se retira de esta actividad?
Hace aproximadamente unos cuatro años.
Fue disminuyendo la tarea de la asistencia, pero de todas formas, ella seguía atendiendo gente que venía a pedirle auxilio acá en casa.
Fue en esa época, como una bola de nieve en todos los barrios, entonces muchas veces llamaban por teléfono y me preguntaban:” ¿la veterinaria está?”.
Yo les decía: “no, no es veterinaria, es mi madre, la que se dedica a ayudar a los perritos”.
Fueron un poco pioneros, luego comenzaron algunos grupos que han tomado conciencia, Zoonosis, con la cual también se pudo contar.
Ahora existen leyes que protegen al animal.
Antes, se veía mucho de un carro tirado por un caballo que apenas podía.
Papá no podía ver castigar un caballo así, siempre tuvo ese amor por los animales.
¿Cuándo falleció su mamá?
Fue en enero de este año.
Ya hace cuatro que dejó de trabajar. Tenía limitaciones de movilidad porque estaba operada de cadera y lo hacía con un bastón, pero dentro de casa no tenía demasiados problemas.
Aunque mi hermana y yo teníamos otro tipo de actividades, tal vez por eso no seguimos sus pasos. De todas formas, siempre respetamos su voluntad y lo vimos como un motivo de vida.
Cuando los dos trabajaban juntos, lo hacían como todo lo que hacían juntos: un bloque. Muy compinches.
Si hay algo que nos legaron a mi hermana y a mí, fue esa unión, en todo sentido.
Pero en mi caso, soy muy bichero, me gustan los animales.
¿Qué le quedó por hacer con ellos?
Yo viví con mamá después que falleció papá.
Pero creo firmemente que no me quedó nada por hacer, porque seguimos con mamá compartiendo cosas.
Y con papá fuimos muy compañeros, como que mantuvimos los mismos gustos.
¿Cómo los definiría?
Una pareja ejemplar.
Una pareja admirable.
Una vez me dijo mi viejo una frase que con el tiempo aprendí a valorarla: “ser un buen padre, no es ser un padre bueno”.
Y él fue muy firme en sus principios, transmitiendo lo que quería, pero fue un buen padre. Lo mismo me pasa con mamá, con los años, uno se da cuenta a lo que apuntaban.
Conservo todos sus valores, virtudes y defectos.

Publicado en - Faz ApuntoComentarios (0)

Pedro E. Massaferro: Rematador y administrador de propiedades

 Con su hija Gladys Massaferro

Pedro, nació y se crió en nuestro Salto.
Su casa paterna estaba ubicada en pleno centro y su entorno familiar giraba entre su trabajo y la Sede de Nacional

Pedro Massaferro

Pedro Massaferro

F.C.
Era un amante de éste y dedicó mucho tiempo a acompañar y apoyar a dicha institución.
Tal es así que en estos 100 años de trayectoria del club, fueron sus hijos Gladys y Pedro Eduardo, los que obtuvieron un premio reconocimiento por su dedicada labor allí.
También fueron sus hijos, los que le regalaron a Pedro, seis nietos: Magalí, Fausto, Oscar, Silvana, Sabrina y Jessica.
Hoy es Gladys quien nos cuenta sus recuerdos sobre él:
“Los recuerdos que guardo de papá son los mejores”, nos dice Gladys.
“Fue un padre excepcional que se dedicaba y nos cuidaba muchísimo.
Solíamos ir los domingos al fútbol.
Cuando no íbamos, o después del mismo, nos sacaba siempre a pasear.
Porque el amor de su vida fue Nacional, pero si íbamos a ver su cuadro y perdía, nos quedábamos sin paseo después de éste.
Con un estado de tristeza tremendo. Lo recuerdo muy bien como sufría.
¿Qué recuerda de su trabajo?
Yo me crié entre los remates de propiedades, venta de inmuebles, administrando también. Como una inmobiliaria es ahora.
Cuando fui creciendo tan sumergida en su tarea, lo acompañé muchísimo. Fui su colaboradora en el escritorio.
¿Su mamá lo acompañaba en todo?
Si. Fueron muy unidos. Mamá estuvo siempre a su lado, era la que se encargaba de la tarea, que después realicé yo en el escritorio, incluso en lo que era del fútbol, siempre estaban juntos en todo.
Tengo fotos con recuerdos muy lindos de esa época.
Me fui un par de años a Montevideo a estudiar y siguió ella ayudándolo, terminé el bachiller de abogacía aquí, realizando luego ocho años de inglés en el Colegio y Liceo Crandon.

Gladys Massaferro

Gladys Massaferro

No pude terminar esta carrera, me faltó un año, porque me casé en ese y se hizo difícil culminarla.
Una pena, porque me encanta inglés, actualmente apoyo mucho a mis nietos con el idioma.
Luego en la Facultad de aquí, realicé cuatro años de Relaciones Humanas, con el Dr. Vigo.
En realidad, no trabajé nunca en ningún lado, ya que mis padres me criaron como una princesa y luego con mi esposo Fausto, fui como una reina.
Me dediqué de lleno a cuidar a mis hijos y a mi hogar.
¿Cómo era el carácter de papá?
Divino. Bueno, bueno, bueno.
Muy compañero, con una increíble disciplina.
A las doce se almorzaba en casa, pues a esa hora había que estar todos reunidos. Actualmente no se suele ver. Vemos que se dispersan mucho en las familias hoy.
Él apostaba a la unión de la familia y yo me crié en ese ambiente.
¿Con qué disfrutaba?
Con el fútbol. Su amor principal. Además, le gustaba estar en familia.
Las reuniones familiares con los hermanos junto a nosotros, le encantaban.
¿Cómo lo disfrutaba usted?
El solo hecho de estar a su lado, ya era suficiente.
Salir a pasear con él cuando éramos chicos, era maravilloso. Cuando me hice más grande el ayudarlo en el escritorio, me hacía muy feliz. Lo disfruté mucho siempre.
Era como que estábamos siempre en reunión familiar. Su hermana Eleuteria, vivía enfrente a nuestra casa, nos hacía señas con la mano y solo era cruzar la calle, para estar con ella. La adorábamos.
Tengo recuerdos maravillosos de mi niñez.
¿Cómo incursiona su papá en Nacional?
Era soltero y no tengo mucha referencia de aquella época.
Tengo entendido que Nacional se funda en 1915 y papá en el 1916, ya era presidente. En 1925 también lo fue, y luego, desde el año ´34 a 1946. Fueron doce años de corrido dirigiendo la institución.
Siempre fue un referente del club y el mediador. Si surgía cualquier pequeño problemita, recurrían a él ya que era muy respetado y lo querían muchísimo.
Siempre él los unía a todos. Apoyaba en todo lo que podía.

Pedro y señora

Pedro y señora

¿Qué significó para usted el reconocimiento que le realizó su club?
Fueron para mi dos noches inolvidables.
El reconocimiento fue algo maravilloso y muy emocionante.
Cuando me avisan, viene acá un mes antes la gente de Nacional y fue una emoción y una alegría tan grande que no lo puedo explicar.
A medida que se acercaba el momento, me sentía tan nerviosa, con una terrible ansiedad. Pero al llegar el día de la cena, lo disfruté de tal forma que llegamos allí a las 21 y 30 y volvimos a las seis de la mañana. Fuimos toda la familia.
Lo disfruté tanto que me parecía que en el homenaje, así como en la cena estaba papá presente.
Parecía que sentía su presencia. De algún lado nos miraba, sobre todo en la sede, que era donde prácticamente, vivía. Lo presentía con nosotros.
¿Pudo disfrutar de los nietos?
Sí. De los cuatro míos y de los dos de mi hermano: Sabrina y Jéssica Massaferro. Los disfrutó bastante porque casi todos eran grandes ya cuando él fallece.
Tengo anécdotas desde cuando me casé: al volver de la luna de miel, me tocan timbre al otro día, salgo y eran mis padres. No podía creer aquella sorpresa que me dieron.
Me emocioné, me abrasé de papá y nos pusimos a llorar.
Fue un recuerdo que lo tengo muy presente.
Luego, cuando tuve a Magalí en Montevideo, él siempre estaba muy pendiente de mí.
Fue un abuelo muy presente.
¿Qué le quedó por hacer con papá?
Tenerlo toda la vida.
Para mimarlo y acompañarlo más que nada. Poder seguir aquellas conversaciones, viéndolo tan calmo, tan pacífico.
No era de muchas palabras, pero todas las que decía, eran exactas y en el momento justo.
No tengo ninguna asignatura pendiente. Lo disfruté y lo aproveché mucho, mucho, y guardo los mejores recuerdos.
DSCF5042¿Con cuántos años fallece?
Tenía 78 años. Fue el 7 de diciembre de 1974.
Y aún así, después que se retiró de su actividad, siguió apoyando incondicionalmente a Nacional.
En su escritorio, siempre había alguien de Nacional, reunido con él.
¿Cómo lo define?
Un padre maravilloso. Enseñándonos la unión y la disciplina, para que lo llevemos a nuestro hogar. Nuestros hijos, harán lo propio con el suyo.
Mi hermano y yo tuvimos la dicha de tener un padre maravilloso.
Un padre que se puede escribir con mayúscula. Más bueno, imposible.
Tengo los mejores recuerdos de papá, lo adoraba. Muy buen compañero, enseñándonos los mejores valores.
Y creo que fue un buen presidente en Nacional. Eso también lo reconocen allí”.

Publicado en - Faz Apunto, - Titulares -Comentarios (1)

“Manos maravillosas de hada”

Argentina Frosio, nacida en Gualeguaychú, era hija de inmigrantes Italianos: Elías Frosio y de Laura Ghislandoni.
Vivió allí, parte de su niñez y luego se trasladan a Paysandú, donde culmina su colegio primario en la Escuela Nuestras hermanas del Huerto.
Su papá, conservaba un negocio de semillas y era investigador de plantas, además de realizar masetas Argentina en su juventud.artesanalmente, quien después fallece y es cuando se trasladan, Argentina Ítala con su mamá a la ciudad de Salto.
Primero vivió Argentina en la zona de Hipódromo, luego se trasladan a calle Uruguay, de allí a calle Colón y termina viviendo hasta sus últimos días, en donde es actualmente su domicilio, desde el año ´40.
Traía en sus venas la creación incorporada, así como el entusiasmo y la alegría de brindar todas sus labores artesanales a quien lo necesitara, con o sin remuneración. Amaba lo que hacía.
Pasados los años, contrae matrimonio con Francisco García Ferreira, viviendo muchos años juntos.
Es esta una conmovedora historia de dedicación a su trabajo, al esmero de la creación de artesanías casi irrepetibles y de la solidaridad de quien supo ganarse el cariño de todo el que la conocía:
¿Cuándo comienza Argentina con sus labores artesanales?
-Dorotea: La tía Argentina, trabajaba en una tienda muy importante en Salto y en las noches o ratos libres se dedicaba a sus manualidades.
Cuando estaban en calle Colón, comienza realizando flores de papel, junto a sus hermanas.
En cuanto la gente empezó a conocer su trabajo, venían de todos lados a solicitarle sus servicios.
Tenía una máquina de coser, donde realizaba los vestidos de novias y de fiestas, lo demás lo hacía todo a mano.
Argentina en familia.Tocados para novias, quinceañeras, flores para ramos y todo lo referido a ellas. Almohadones, colchas, cortinados, arreglaba sacos de piel y todo lo que le traían para hacer.
¿Por qué creen ustedes que a la gente le gustaba su trabajo?
-Paulina: Porque tomaba todos los trabajos. Le gustaba mucho lo que hacía.
En primer lugar, creo que la gente la prefería porque hacía todo muy bien y porque sinceramente, prácticamente no cobraba.
Había personas muy humildes a la que ella muy considerada, directamente no les cobraba.
Cuando tenía mucho trabajo, y se preocupaba que no iba a poder terminar, solía decir: “yo pido una lucecita al cielo”, que era como que Dios la iluminara para poder hacer todos los trabajos que había tomado.
¿Qué heredaron ustedes de Argentina?
-Dorotea: el trabajo de ella. Seguimos sus pasos. Además de conservar todos sus valores.
Yo por ejemplo seguí por el camino de las flores y las sigo haciendo hasta ahora.
-Clara: Yo estoy muy agradecida por siempre, porque estuve con ella viviendo para poder estudiar, ya que mi mamá vivía afuera.
¿Tienen alguna anécdota con ella?
-Paulina: ella era hermana de nuestra mamá y había sido durante su juventud, novia de un hermano de nuestro papá.Argentina con sus sobrinos.
Luego de veinte años, se reencontraron, se casaron y vivieron más de treinta años. Fue muy interesante. Solo que no tuvieron hijos.
Fuimos nosotras las sobrinas un poco todas sus hijas.
¿Cómo fue su casamiento? ¿Preparado por ella su vestimenta?
-Paulina: ¡sí!, el vestido, el velo, las flores, todo muy delicado y sobrio. Tenía 47 años cuando se casó.
¿Cómo era su carácter?
-Dorotea: No era muy comunicativa, ni alegre, pero era muy buena.
En todo lo que podía ayudar, lo hacía, siempre pensando en el otro.
Tengo una anécdota, en una época en que yo era niña, vivíamos en Colonia Osimani y la tía trabajaba en una tienda, en la que pienso podía realizar algunas compras a precio más bajo, tal vez.
Porque en un día de reyes, en que llovía mucho, pusimos como lo hacíamos siempre el pastito y el agua para ellos. Cuando vemos, aparece la tía Argentina con el tío y todos los regalos, porque decía que como llovía, tal véz los reyes no iban.
Sus sobrinas Clara, Dorotea y Paulina.Se encargó de distribuirlos, y no me olvido nunca cuando yo abro el mío, ¡era una caja con un juego de ludo, que me quedó para siempre en mi memoria!! Lo sigo viendo al juego en mi mente, aunque no se en que quedó. (Sonríe)
Estuvimos siempre, a lo largo de su vida, todos los sobrinos, hombres y mujeres rodeándola.
¿Tenía un taller, donde realizaba sus tareas?
-Dorotea: En épocas de creciente, ella ya vivía en su último domicilio, la ayudábamos a sacar todas sus pertenencias, y nos preocupábamos ayudándola para que nada se le mojara.
Ella un día, que cargó con algunas cosas necesarias, su valijita y su bolsita con prendas más necesarias, nos vio tan afligidas que dijo: “yo no sé para qué se preocupan estas chiquilinas, si siempre que nos fuimos, volvimos” y fue la risa de todas.
¿Con qué cosas disfrutaba?
Con los cortos viajes, aunque nunca disponía de dinero para más.
Tenía una sobrina muy querida en Buenos Aires, entonces se iba hasta Montevideo, donde tenía una hermana menor y luego se cruzaba.
Le llamábamos la hormiguita viajera.
El esposo de la sobrina, tenía gomeria: Llona, y sabía que ella había nacido en Gualeguaychú y supuso que era su alegría de poder volver allí de visita.
Programó un viaje en el que yo también fui a visitar a la hermana de la tía y a la vuelta, de sorpresa, llevarla hasta el lugar donde había nacido.
Fue tal la sorpresa, que cuando llegó al lugar, sus palabras fueron éstas: “Ahora sí puedo morir tranquila”.Con una de sus artesanías.
Quiere decir que ella no se había animado a pensar en visitar ese lugar que tanto quería.
¡Qué gesto el del sobrino! ¡Nunca vamos a olvidarlo!
¿Qué les quedó por hacer con la tía?
-Clara: No haber podido darle más abrazos, pero a ella tampoco le gustaba mucho eso. No era muy de manifestar lo que sentía.
-Dorotea: Muchas veces la acompañaba al médico o a algún lado y no le gustaba que la tomara del brazo siquiera.
Mamá era muy de mimarla. Si hacíamos un dulce que a ella le gustaba, se lo dejábamos para que lo disfrutara, o cualquier comida que fuera su preferida.
Nos quedó mucho por hacer con ella, la cuidamos hasta sus últimos días.
Cuando enfermó, decíamos entre mis hermanas: tendremos que afligirnos, cuando ella ya no pueda comer.
Cuando cumplía sus 90, su sobrino nieto le preguntó si quería que lo celebráramos con una misa.
Fuimos, estuvo todo muy lindo, también la fiesta y al otro día, le dio la hemiplejia. No sé si fue la emoción. Y a partir de allí, no quería vivir más y se lo pedía a Dios.
Y un día, sentada en la cama, Clarita le trajo su platito, con su jamón crudo que le encantaba y tomates junto a los otros alimentos picados bien chiquitos como le gustaba, la queríamos hacer comer y nos dijo que no podía.
Me tocaba cuidarla por las noches, y lo que me pedía, era: “Acompáñame a morir”. “Ayúdame a morir”. Me tocaba la cabeza, revolviéndome el pelo. Y ese día falleció al amanecer.
¿Con cuántos años falleció?
En el año ´90, con 97 años, por causa de un infarto cerebral.
¿Cómo la definirían?
-Clara: Era una artista más que una artesana. Muy buena con nosotros y con todos.
-Dorotea: una persona de muy noble corazón. En la enfermedad, en lo económico y en lo que fuera, trataba siempre de ayudar.
Era una persona muy cristiana y dedicada a lo que era la Iglesia.
-Paulina: Una persona muy abierta a todo. Muy generosa pero también muy exigente.
Pero nos queda el consuelo de que todas nosotras, sus sobrinas, la quisimos y la cuidamos mucho, hasta sus últimos momentos.

Publicado en - Faz Apunto, - Titulares -Comentarios (0)

Antonio Oliva Empresario, publicista

La historia contada por sus hijos Antonio, Raúl y Mariana
“Papá nos brindó mucha tolerancia y nos dio las herramientas para poder forjarnos”

Hablar de Oliva Publicidad, es sentir el orgullo de saber que contamos con una empresa salteña, que incursionó en nuestro medio hace mucho tiempo y que siguió extendiendo sus raíces en Montevideo y parte del interior del país.
Su creador Antonio Oliva padre, decidió desde sus comienzos, contar con una realización única e irrepetible en este ámbito, hace ya 46 años.
Como lo dice la palabra, era crear para Antonio una filosofía de vida.
De una vida que supo valorar, con su sobrada inteligencia, perspicacia y una voluntad que pocas veces se muestra tan abiertamente por un ser humano, dedicado de lleno a mostrar lo que hace, con mucha maestría.
También consiguió, como todo lo que se proponía, conformar una familia, como lo dicen sus hijos: “normal”, pero con muchísimos valores y sobre todo mucho cariño, para con cada integrante de ella.
Hoy son sus hijos: Antonio, Mariana y Raúl, junto a su viuda Ana María Fernández Scroffani, según ellos la que sigue siendo “la capitana del barco”, los que siguen sus pasos con la empresa.
Cuando le preguntamos sobre sus primeros recuerdos de papá a Antonio hijo, sin pronunciar palabra, nos muestra un pequeño cuadro con unos de sus primeros dibujos hechos por él con tan solo cuatro años, con la imagen de su padre y el logo de la empresa. ¡Fue sorprendente verlo!
Fue con los tres hermanos, que así dialogamos de una forma muy amena:
“Yo era muy compinche con papá”, nos dice su hija Mariana.
“Casi siempre salíamos a caminar o andar en bicicleta para el lado del puerto o la costanera. Nos gustaba mucho pintar, yo lo que hacía era tomar los pinceles, él nos dejaba intervenir y eso eran como cosas compartidas.
Estoy viviendo actualmente en la misma casa en la que vivíamos en ese entonces, lo cual para mí es muy importante.
No solíamos salir mucho los fines de semana, éramos de hacer cosas en casa.
-Raúl: Mis primeros recuerdos son los de casa de la costanera, cuando papá andaba haciendo algún asado y nosotros girando en bicicleta, pateando alguna pelota.
¿Tiene alguna anécdota con papá?
-Raúl: Papá era un padre muy presente y guardamos recuerdos muy lindos siempre de él.
Como cuando al llegar nosotros de una discoteca, venía con sus chistes, diciéndonos: “¿tomaste o no? “Saliste”, era muy común en él.
Eran las cinco de la mañana cuando volvíamos y papá ya estaba leyendo. Al mediodía, si se nos quería pasar el horario del almuerzo durmiendo, te golpeaba la puerta y te decía ”No estuviste trabajando toda la noche, calavera no chilla” y nos levantaba.
La hora del almuerzo del domingo era sagrado y teníamos que estar todos juntos.
Nos criamos sin abuelos y nuestra familia era chica, por ese motivo nuestros padres nos enseñaron a compartir.
Antonio: En épocas de cumpleaños de 15, él se encargaba de ir a buscarme a la salida. La orden era a las tres de la mañana, sin tolerancia, había que estar en la puerta de salida: ”vos no me hagas bajar del auto” me decía. No me iba a pegar, ni a castigar, pero: “No me hagas bajar, porque si bajo, mirá que yo te voy a ir a buscar, de pijama y con campera por encima. Soy un padre y puedo entrar a la fiesta”.
Yo pensaba: ¿será o no será? En unos 15 de Chaná, me demoré conversando con la quinceañera y en un momento se abre la puerta y entra papá: de pijama y campera. ¡Nunca más! Entendí cómo eran las reglas del juego.
¿Qué les gustaba hacer juntos?
-Antonio: discutir de política internacional.
Compartir información, de libros y de todo.
-Mariana, en casa la tele no existía, sí mucha revista, mucho diario, mucha historia, mucho tango, mucha música.
Muy unidos, muy en familia.
Recuerdo que cuando vivíamos en la costanera, era muy común quedar sin energía eléctrica. Soplaba un vientito y ya no teníamos luz y papá era de inventar las sombras chinas, para entretenerse mientras estábamos con la vela o la linterna o inventar un juego, prender la estufa y ya hacer algo para comer en ella.
-Raúl: recuerdo en una mesa redonda que teníamos, a los tres bañados, comiendo y cuando llegaba a las diez de la noche en punto, se miraba quince minutos del informativo de la RED y se apagaba.
Diez y cuarto de la noche, estábamos todos durmiendo y tempranísimo al otro día, todos despiertos.
-Antonio: Tuvimos libros, antes que televisión. Entró ésta a casa el 1º de marzo de 1985, antes mirábamos en la casa de mi abuela.
¡Íbamos a mirar Mesa de Noticias, PLOP, Decalegrón, una novela se permitía mirar y era: ¡Grande ´pa!
Con la antenita del moñito la UHF famosa. La tele no fue una cosa presente en casa.
-Mariana: o de lo contrario, alquilábamos películas, pero con el fin de al terminar de verlas, que nos dejara algo para debatir, poder conversar.
-Raúl: cuando compramos el video nos regalaron cien películas en Centro Eléctrico pero así mismo no las veíamos mucho.
¿Cómo comienza su trayectoria laboral?
-Antonio: papá era funcionario bancario del Comercial en el año ´68, llega la época en que había huelga bancaria y él renuncia.
Siempre tuvo mano para el dibujo y la creatividad. Y en aquella época del ´60, los publicitarios eran los que tenían mano para el dibujo o porque redactaban bien.
Comienza él a trabajar en una empresa en Montevideo, como dibujante ocasional y allí crea por primera vez el logo de OCA.
Con 24 años, estaba ya ennoviado con mamá con 23 y quería venir a casarse, es en ese viaje que conoce a su primer cliente: don Yamandú Arburúas.
Le comenta papá que había renunciado al banco y don Yamandú le pregunta qué es lo que piensa hacer de allí en más.
“Voy a poner una agencia de publicidad” le responde.
Don Yamandú le dice: “mirá gordito, yo no sé qué es eso, pero por las dudas, vos andá a verme, porque a lo mejor, algo hacemos”.
Es allí que ASA, se transforma en el primer cliente, con el primer aviso, el día 22 de Setiembre de 1969, y por tanto esa es la fecha en que se toma, como comienzo de la empresa.
A partir de allí, nace la decisión de instalarse con un local, no en su casa ya que necesita tener una estructura, para mejor comodidad de sus clientes.
Es por ello, que para nosotros la estructura es tan importante.
¿Dónde se instala con su primer local?
-Antonio: Fue en Uruguay 729.
Alquila y pone un cartel circulante, que era el logo de la agencia: la O P, y la sonrisa, porque era lo que lo caracterizaba. Tenemos guardada la foto del frente del local.
Luego de instalado, se sienta enfrente en la Confitería Los Pingüinos y le pregunta al mozo: ¿Ha pasado algo raro acá en la cuadra?, el mozo le responde: ¡Sí! ¿Viste gordo la bruta óptica que pusieron acá enfrente? (sonrisas, muchas)
Para que tengan una idea de cómo se manejaban antes, papá siempre lo contaba en sus inicios de la empresa, cuando lo invitaron para la primera conferencia de prensa que fue el lanzamiento de una rifa de un club. Luego de terminada, se acerca papá al organizador, para felicitarlo, ponerse a las órdenes, y se presenta este diálogo:
-Papa: ¡Te felicito! ¿Qué es lo que necesitas que te hagamos en la agencia? ¿Que te armemos la logística de la venta de la rifa?
-No, eso lo vamos a solucionar con los muchachos del club.
-Entonces lo que necesitas es la parte gráfica, los afiches.
-No, a eso lo maneja el presidente, tiene una mano bárbara para el dibujo.
-¿Precisas los materiales de radio?
-No, no, los muchachos del deporte nos van a dar una mano, así que no…
-Entonces, te agradezco tu invitación, están muy lindos tus saladitos, pero, no entiendo, ¿para qué me invitaste entonces?
-Mirá gordo, la verdad, íbamos a hacer la conferencia de prensa y alguien dijo: “el gordo Oliva, puso una agencia de publicidad, y como no sabíamos lo que era, por las dudas ¡te invitamos! (sonríe).
Es parte de la idiosincrasia de la sociedad.
¿A dónde se traslada luego?
De Uruguay 729, se traslada a la galería Gallino, allí la empresa comienza a crecer, necesita un espacio más amplio y es cuando la familia queda a cargo de la casa donde actualmente se encuentra la empresa, desde hace cuarenta años. Tuvo tres direcciones en cuestión de tres, cuatro años y hasta ahora.
¿Cómo era la forma de trabajo?
El fax por ejemplo, ingresó en el año ´92, en la agencia. La primera computadora fue en el año ´77, con un papel fandfol blanco y verde y allí se llevaba para administración, pero no servía para diseño.
Y el equipamiento para diseño ingresó en el ´93-94, que fue la transformación digital, que en aquel momento la única impresora láser que había en la ciudad, la teníamos nosotros.
O sea que los matrices de los diarios, se imprimían allí, ya que se encontraban instalando sus equipos.
-Mariana: papá era muy profesional y creo que Antonio trató de transmitirle a la gente que trabaja con nosotros, ciertas reglas como no repetir el slogan o frase de un aviso a otro, de no repetir los dibujos, de no tener clientes del mismo rubro, por cuestión de fidelidad.
-Antonio: el aviso que siguió al primero, fue de FÁCIL 1, que era el antepasado de INLACSA. Luego fue Barbieri y Leggire entre otros, pero tenemos la suerte de contar en la actualidad con un cliente que tiene la edad de la empresa: Don Diego Landa Dondo con “El Paraisal” o “Los Tucu Tucus”, que es la cría de caballos criollos.
Tiene 46 años junto a nosotros, por lo cual nos sentimos orgullosos y es un placer que nos acompañe hasta hoy.
¿Cómo era su carácter?
-Raúl: un carácter especial.
Un irónico de buen humor. Muy irritable, con cosas que le molestaban, como la gordura, pero siempre fue “el gordo Oliva”.
El trato con nosotros, con el compañero de trabajo, siempre fue muy correcto, muy educado. Y con nosotros particularmente, siempre fué de buen humor, muy compañero. Siempre buscando una chicana, para reírse de nosotros.
¿Con qué disfrutaba?
-Mariana: siempre decía que cuando se jubilara, iba a comprarse una chacra, y disfrutaba mucho yéndose para allá.
Disfrutó mucho cuando nació mi hija Pilar, porque a Bruno no lo alcanzó a conocer.
-Raúl: disfrutaba con la familia reunida.
¿Cuándo comienzan cada uno de ustedes a trabajar con él?
-Antonio: estuve desde siempre trabajando con él, repartiendo los volantes de la agencia, cuando tenía 7 años, protestando cada vez que tenía que barrer la escalera. Recién a los 14 años empecé a ingresar al tema del diseño y la computadora.
-Raúl: Fuimos de a uno “cayendo”. La primera fue mamá, que tuvo que venir como los bomberos, cuando el fuego estuvo cerca, yo comencé el 11 de setiembre del 2007, y Mariana comenzó a acompañarnos, cuando él falleció. Pero en la actualidad contamos con más de treinta compañeros de trabajo, siguiendo su mismo compromiso por lo que hacemos, preguntándonos en ocasiones, con cosas puntuales que realizamos, “qué hubiese dicho Oliva” si estuviera con nosotros trabajando.
¿Cuál fue el momento de mayor auge de la empresa con él?
-Raúl: pienso que siempre intentó estar en su mayor momento y por ello, hizo una marca como es Oliva.
Si bien dejó la marca, creo que la sangre joven, cada véz que uno de nosotros entró a trabajar puso su cuota, para seguir ese mismo rumbo.
-Antonio: acabamos de ganar, tres de los cuatro premios que se entregó en la primera publicidad del interior hace 15 días: “El deshachate”. Uno de oro y dos de bronce. Él nos incentivó a pelear por esa instancia. No olvidemos que la empresa en el año ´88, exportaba servicios publicitarios a Ecuador.
¿Cuál era su lema?
Nos criaron en un entorno, donde nos dijeron; primero hay que integrarse, hay que salir al mundo, si se quedan encerrados en la tatusera, no van a salir adelante. Nos lanzó a pelear. Sin reproches si algo salía mal, sí con aprendizajes.
Tenía una frase de Churchill, que siempre la decía: “sangre, sudor y lágrimas”, trabajar, trabajar y trabajar. Pero a la vez sintiendo el placer de hacer lo que nos gusta. Y los hermanos… somos los tres mosqueteros. (Sonreímos).
¿Qué les faltó hacer con papá?
-Raúl: Me faltó tiempo. Me hubiese gustado, más que lo que me faltó con él, que hubiese visto el desarrollo actual de la empresa. Algún logro como el camión con grúa como lo hemos visto en algunos otros colegas de Montevideo, el anhelo de la planta del taller, entre otras cosas.
En anhelo familiar, me hubiese gustado tenerlo 50 años más con nosotros, pero entiendo que de algún lado, nos está viendo y guiando y si no nos vé, nos dejó la huella para que los tres hermanos estemos juntos ahora.
-Mariana: me faltó tiempo para disfrutarlo con él, me hubiese gustado que estuviera cuando nació Bruno. Hubiese estado buenísimo trabajar los tres con él y viajar.
-Antonio: el viaje a Estados Unidos juntos, y tiempo para tenerlo con nosotros mucho más.
¿Con cuántos años falleció?
A los 65 años. Se descompuso el día de su cumpleaños el 19 de enero y falleció el 17 de febrero. Hace seis años.
¿Lo pueden definir en pocas palabras?
-Raúl: fue el mejor padre, el más lindo, el más bueno, el más compañero. Orgulloso estoy de los padres y de los hermanos que me tocaron. No pido mucho más.
-Mariana un padre muy compañero con nosotros y con mamá, muy inteligente, y que nos empujó a nosotros a que lográramos cosas.
-Antonio: Un padre muy presente y compañero. Nunca estuvo presente el reproche ni el castigo, sino más bien el aprendizaje. Nos colocó en un lugar de privilegio con sus valores, además de hacernos disfrutar con lo que nos enseñó a hacer.Antonio Oliva 1 001

Publicado en - Faz ApuntoComentarios (0)

Carlos Páez Vilaró considera que la pintura mural es el arte ensamblado al corazón del pueblo

Carlos Páez Vilaró nació en Montevideo, Uruguay, el 1o. de noviembre de 1923.
El contacto permanente con las actividades desarrolladas por sus padres entre libros, arte, arquitectura, decoración o las creaciones más diversas, se integraron naturalmente al proceso de su niñez.
Marcado por una fuerte vocación artística partió en su juventud a Buenos Aires, donde se vinculó al medio de las artes gráficas y conoció a los más destacados dibujantes de la época. Atrapado por la magia de la noche porteña, Buenos PaezVilaro
Aires provocó sus primeros balbuceos en el arte. Tomó como fuentes de inspiración el tango, los bares y cabarets, donde solía dibujar a la noche en sus mesas. Estos temas marcaron a fuego la iniciación de su carrera de artista y nunca dejaron de aparecer en los distintos períodos de su prolífica obra.
A fines de la década del 40, regresó a Montevideo y al descubrir el folklore uruguayo, se vio motivado por el tema del candombe y la comparsa. Se vinculó estrechamente a la vida del conventillo “Mediomundo”, una casona habitada por un sinnúmero de familias afro-descendientes, donde instaló su atelier de pintura.
Con pasión desenfrenada, se entregó totalmente al tema, pintando cientos de obras, componiendo candombes para las comparsas, dirigiendo coros, decorando sus tambores o actuando como incentivador de un folklore que en ese momento luchaba por imponerse contra la incomprensión. Agotado el tema, fue inevitable su partida hacia Brasil, donde iniciaría un largo viaje a través de varios países donde la negritud tenía fuerte presencia como Senegal, Liberia, Congo, Camerún y Nigeria. En ellosrealizó numerosas pinturas y murales en adhesión a la lucha que los africanos comenzaban hacia la liberación de su continente.
A partir de ese contacto, su pintura se enriqueció con la influencia marcante del arte africano. La máscara, el fetiche, el escudo, el remo o el grafismo pasaron a inyectarse en su mensaje. En ese periplo pintó centenares de obras, realizó múltiples exposiciones y dejó su sello en monumentales murales.

En la década del 50 conoció a Picasso, Dalí, De Chirico y Calder en sus talleres. Ese peregrinaje europeo inicial, el contacto con la pintura, los museos y los artistas, le dieron el impulso que necesitaba para un regreso a su país con entusiasmo. Entre ellos, Pablo Picasso lo deslumbró al invitarlo a pasar revista de su obra, en su residencia-taller de “Villa California” en los Alpes Marítimos. El tiempo y la atención que le brindó, iban a quedar grabados para siempre en su memoria, como uno de los episodios más remarcables y emocionantes de su vida, provocando además su incursión en el mundo de la cerámica.
Ese mismo año, Jean Cassou, Director del Museo de Arte Moderno de París, lo animó a presentar su obra en la Maison de l’Amerique Latine. Su repercusión hizo que pasara luego a ser exhibida en Inglaterra y en los Estados Unidos. Fiel a su espíritu de investigador, recorrió numerosas islas de los Mares del Sur pintando, escribiendo y filmando. Así logró – integrando la Expedición Francesa “Dahlia”- realizar en África el film “Batouk”, distinguido para clausurar el Festival de Cannes en l967.
A su regreso a Uruguay en 1969, continuó las obras de Casapueblo, modelada con sus propias manos y con la ayuda de los pescadores. Ubicada sobre los acantilados rocosos de Punta Ballena, su casa se transformó en un símbolo del lugar. El artista definió a Casapueblo como su barco quieto, trampolín para partir y al que siempre regresó. Su baúl para almacenar recuerdos, su escultura habitable. El 13 de octubre de 1972 se vio vinculado a una historia muy alejada del arte. El avión en el que viajaba su hijo Carlos Miguel desapareció en la Cordillera de los Andes. Luego de setenta días de dolorosos rastreos tuvo la alegría de recuperarlo vivo en vísperas de la Navidad.
En retribución a la solidaridad recibida por el pueblo chileno, pintó un mural en el hospital de Santiago, sumando así una obra más a su campaña del color para el dolor, que lo llevó a lo largo de su vida a poner alegría en los hospitales a través de sus pinturas.
Años más tarde se radicó en Nueva York, instalando su atelier en un pent-house de la Quinta Avenida. Inspirado por la vida y el color de los supermercados, realizó en Manhattan, una serie de obras y collages en los que utilizó cajas y todo tipo de materiales encontrados en la vía pública. Su entusiasmo por el patín sobre ruedas hizo que dedicara la mayor parte de sus cuadros de Nueva York a ese tema.
A partir del año 1970, vivió alternadamente en Estados Unidos, Brasil y Uruguay. En San Pablo fundó el Taller de Artesanos, trabajó en tapicerías y diseñó el Club de Polo Helvetia. El ritmo de vida paulista y la cordialidad con la que fue recibido, hicieron que creara fuertes lazos de amistad y se sintiera estimulado a realizar fabulosas series de pinturas, que quedaron en colecciones particulares.
Luego instaló su taller en Buenos Aires, donde vivió catorce años. Durante este lapso canalizó su inagotable capacidad creativa en esculturas, ediciones literarias, y múltiples series de pinturas, en las que expresó su búsqueda constante a través de las formas y el color. Fue así que en una antigua casa de madera en la región de Tigre, su atelier argentino se fue convirtiendo en una prolongación de su estudio en Uruguay. Con una actividad enmarcada por el verde de palmeras centenarias, araucarias, gomeros y magnolias, consagró todas sus horas a la creación. Sin ser arquitecto, en ese período construyó su casa y al mismo tiempo una capilla multicultos en la timonera de un cementerio, tomando el trabajo con concepto de escultura y actuando con total libertad. También se dedicó a la cerámica, la escultura, la música y las letras.
thumbFue pionero en integrar la pintura tanto a objetos de la vida cotidiana como a aviones, patrulleros, colectivos y barcos. Tal es el caso del velero- escuela “Capitán Miranda”, que lleva el sol de Páez Vilaró en sus velas. “Pintor del medio del río”, como solía autodenominarse, lo confirmó en 1997 al dividir su actividad entre sus dos talleres de Argentina y Uruguay. De esta forma dedicó la nueva etapa a cumplir con múltiples compromisos internacionales, realizando exposiciones retrospectivas en la Biblioteca Nacional de Beijing; en el Ópera House de El Cairo y en el Palacio de la Creatividad en Alejandría, invitado por los gobiernos de China y Egipto.
Con su presencia en Punta Ballena, el Museo-Taller de Casapueblo, se vio impulsado por su dinámica, recibiendo delegaciones internacionales, estudiantes y turistas de todas partes del mundo.
Páez Vilaró fue autodidacta, su pintura se nutrió de aventuras y desafíos. Tomando del paisaje y de las diferentes culturas todo aquello que lo impactó, lo plasmó a su manera en miles de trabajos enriqueciendo su obra y manteniendo activo su coraje para seguir batallando en la búsqueda del arte.
Una de sus preocupaciones fue poner su pintura al alcance del pueblo, realizando murales en aeropuertos, hoteles, edificios públicos y hospitales. Como el mural que realizó en Washington D.C. en el año 1960, en el túnel de la Organización de Estados Americanos. La obra de 160 metros de extensión fue considerada en su momento como la más larga del mundo. ( Fue concedida la ejecución luego de que en Montevideo fuera demolido un gigantesco mural realizado en la Estación Interdepartamental de Ómnibus). Ayudado por estudiantes de la Corcoran Art, trabajó durante un mes en la realización del mural titulado “Raíces de la Paz”. En él plasmó escenas referidas a la integración social, cultural y económica de los países de América, haciendo hincapié en el respeto a la libertad de expresión, de culto y de ideales. Con el obstáculo como mayor estímulo y dueño de una brillante capacidad de producción, conquistó la admiración de la gente y su obra ganó el reconocimiento internacional.
Carlos Páez Vilaró pintó hasta el último día de su vida. Falleció en Casapueblo, el 24 de febrero de 2014. Dejó en sus obras un legado valioso para toda la humanidad, lleno de energía, color y amor por la vida.

Falleció Carlos Páez Vilaró autor del mural de El Pueblo20150424_183932 a

Publicado en 25.02.2014 en Diario EL PUEBLO
Carlos Páez Vilaró, en el 2003 llegó nuevamente a Salto para observar el estado en que se hallaba el mural pintado por él y sus colaboradores 40 años atrás. Comprobó que se encontraba en excelente estado y no necesitaba retoque alguno. En ocasión de su pasaje por Salto, Páez Vilaró pintó también un mural en el viejo IPOLL, de Osimani y Brasil (hoy Liceo 5) y otro en una escuela de Belén. Un hombre polifacético y emblemático que hizo de su “Casapueblo” un museo de arte habitado. El mundo del arte le recordará con la admiración que corresponde.

Salto también atesora huellas del pasaje de Carlos Páez Vilaró

Publicado el 25/02/14 en Diario EL PUEBLO
El tambor y el carnaval fueron los motivos predilectos para expresar su veta artística, pero Carlos Páez Vilaró fue un artista plástico emblemático que tuvo una vida azarosa, en permanente búsqueda de hallar la forma de trascender y vaya si lo logró. Casapueblo a pocos kilómetros de Punta del Este fue su refugio desde hace muchas décadas atrás.
Salto también supo de su paso. Conrrespecto al mural a la entrada de EL PUEBLO, recuerda el ex Director, Esc. Enrique Cesio que “una tarde llegaron juntos a visitar el diario, Páez, Carlos Eugenio Schek (Cochile) entonces el administrador de El País y Guido Castillo escritor salteño. Andaban de «turismo», pero al irse, Carlos miró la pared y preguntó si podía hacer un mural. Ante la respuesta afirmativa pidió compraran pinceles y pinturas. A la otra mañana empezó y llamó a todos los que quisieran ayudarlo. Les iba diciendo a uno u otro, hacé una raya ahí, llená de negro esas líneas etc. Para la tarde estaba pronto. Se entusiasmó: pintó en el Hotel Salto, en el Peñón, en el IPOLL viejo (creo puede estar todavía.) Como a la semana se fueron. Nunca más coincidimos. Una vez fui a Casapueblo pero no estaba. El año pasado Diego Fisher publicó una biografía autorizada”.
Seguramente un gran artista que permanecerá para siempre en la memoria de quienes lo conocimos y quienes podremos seguir conociendo su obra.

Publicado en - Faz Apunto, - Titulares -Comentarios (1)

María Mercedes Milans Correa Escritora… Con sus amigas: Ofelia Piegas y Luisa Medina

Nacida en Salto, Maria Mercedes fue una excelente escritora, con una enorme y esplendida capacidad, que sorprendía.
Hija de una familia muy conocida, ya que su papá Artigas Milans, era pintor y escritor.
Le hace entrega éste, de un  sin fin de conocimientos que su hija los recoge, los aprecia y los vuelca a sus semejantes.
Sus estudios de magisterio, quedaron suspendidos, ya que decidió dedicarse a su hogar y a su familia.
Tuvo  seis hijos, y unos cuantos nietos, que adoraba y la adoraban.
Con algunos de ellos, de 10 u 11 años, concurría a La Redota, y disfrutaba mucho al lado de ellos.
Sus cuentos y poemas calaron hondo en la memoria de los salteños, que más cerca la tenían. Muchos de esos cuentos, no se han dado a conocer, sus amigos y allegados, la consideraban una persona muy introvertida, por el solo deseo de no querer mostrar su inteligencia y su capacidad.
Es este el recuerdo compartido con Ofelia y Luisa, sus mejores amigas:
¿Cómo conocen a Mercedes?
-Ofelia: En realidad Mercedes, es una familiar de familiares míos.
De modo que yo tenía simplemente referencias de ello. Pero la amistad se inicia, cuando ella se incorpora a la Sociedad del Patrimonio Histórico en el año 1997.
Allí comienza nuestra relación. Sobre todo porque nosotros hace 18 años que llevamos a cabo la reconstrucción de La Redota.
Ella era una persona muy creativa, que aportaba muchas ideas, creando situaciones y episodios que luego nosotros la ensayábamos y la llevábamos a cabo.
Tenía dos condiciones: la enorme facilidad para escribir y la creatividad en la acción.
Seguramente lo heredó del padre que era un gran pintor, pero en mi concepto, era mejor escritor.
Por ese motivo, ella volcaba todo eso interno que tenía y que no afloraba.
Porque era una persona muy retraída, especialmente en su vida particular.
Era impermeable. Tal es así que con la amistad que teníamos, conocía yo muy poco de su vida más íntima.
Tenía una vida interior muy rica, con una sobrada inteligencia, que su timidez opacaba.
Una persona muy rica interiormente y sin ninguna apariencia exterior de serlo.
Volcaba todo eso en sus cuentos, que son hermosos, como Luisa Curú, La Margarita, Casamiento en La Redota, entre otros, que demuestran su capacidad.
Además ganó dos concursos de primeros premios: uno fue, en los festejos de los 250 años de la fundación de Salto, que se presentaron muchos, pero fue tan excelente el suyo, con la época cuando se prendían los faroles y el lechero en Salto, entre otras cosas.
Muchas decisiones que se tomaban en la Asociación de Amigos del Patrimonio, fue por ideas suyas.
-Luisa: Contaba con 14 años, concurría a la Asociación de Horacio Quiroga, a talleres de pintura, donde tuve la oportunidad de conocer a su papá Artigas Milans, donde fuimos muy amigos.
Y así fue, que a través de esta Institución conocí a esta niñita, la cual desde pequeña, fue muy tímida y siempre andaba con su padre.
Pasado el tiempo y por distintos motivos nos separamos por un tiempo y cuando entro a los Asociación de Amigos del Patrimonio, es que nos volvemos a encontrar y renace la amistad.
Tenía en realidad como lo dice Ofelia, buenísimas ideas.
Se le había ocurrido como promocionando, tratando de atraer gente, hacer una caminata por calle Uruguay, mostrando y contando en voz alta por cuanto lugar que fuera pasando, la historia de museos y edificios mostrando la utilidad que tenían, para que la gente se acercara. Volcarla afuera a la información en vez de asimilarlo nosotros los días de reuniones.
¿Qué le gustaba a Mercedes?
-Ofelia: Todo lo que fuera cultura. Donde estuviera la cultura sencilla, no la avasalladora.
Leía libros buenos. Siempre que había algún tipo de congreso o conferencia sobre cultura, allí estaba.
Por lo general, concurríamos Luisa, ella y yo, brindándonos mutuamente distintos puntos de vista sobre tales reuniones.
Nos acompañó muchas veces a la Meseta de Artigas, donde disfrutaba acompañando este tipo de actividades.
Era muy buena compañera, todos la queríamos muchísimo en el grupo, por eso es que sentimos tanto su partida.
¿Tienen alguna anécdota?
-Ofelia: Sí, solíamos salir juntas, a distintas reuniones.
Concurríamos muy seguido al segundo piso del shopping, donde se encuentra un restaurant, El Mojarra, en que los días jueves, se baila tango.
Mercedes, era muy bonita, moderna y muy agradable,  tal vez por ese motivo, siempre encontraba quien quería bailar con ella.
¿Qué les hubiese gustado compartir con ella?
-Luisa: Nos hubiese gustado que ella nos siguiera acompañando, porque aprendíamos mucho de ella.
Que hubiese seguido su vida para  seguir el contacto. Porque aunque hubiesen  discrepancias, como existe en todos lados, muchas veces, razonábamos entre las tres o  me hacía razonar a mi que yo estaba equivocada.
Era una persona que se interesaba, por todo.
-Ofelia: Tal es así que aún estando muy afectada en su salud, un tiempo antes de fallecer, se entera de que su familia tenía un antepasado que se relacionaban con los celtas. Y yo como profesora de historia,  cuento con muchísimo material, incluso con unos libros muy importantes sobre la historia de la humanidad que son cerca de setenta tomos.
Se lo llevé en forma de reseña, en dos tomos, ya que en el estado en que se encontraba, pensaba yo que era imposible que lo pudiera leer.
A los quince días, me llama y me dice: “ya lo leí”. Había sacado apuntes de los dos tomos y eso prueba su afán de vivir,  aprender y progresar conociendo.
Siempre enriqueciendo su capacidad y seguir conociendo su propia cultura. Y con todo eso sacaba temas para escribir. Pero una persona muy reservada.
¿Qué les quedó por hacer con Mercedes?
-Ofelia: Muchísimo.
Especialmente Los Amigos del Patrimonio, porque era uno de los puntales de defensa y de creatividad. Nosotros allí, defendemos el patrimonio intangible. Vamos por las defensas de nuestros valores y el estudio de nuestros ancestros.
Todo ello le interesaba mucho. Y pienso que la extrañaremos siempre.
-Luisa: Mercedes fue una luchadora siempre. Y creo que hay un verso redactado por ella sobre Vaimaca Pirú, cundo luchábamos para traer su estatua al Museo del Hombre y la Tecnología, que al fin llegó el busto.
Y toda su sapiencia y todo lo que recopilaba leyendo lo volcaba en lo que hacíamos.
¿Cómo la define?
-Ofelia: la defino con una riquísima vida interior, pero con un velo que no permitía que nadie entrara en su intimidad y en su interior.
Y eso la hizo muy separada del mundo real.
Afloraba solamente esa  personalidad, en los hechos puntuales donde volcaba su riqueza interior, en la confección puntualmente, de hechos históricos o literarios.
Ella era impenetrable en cuanto a su intimidad. De su vida particular no trascendía nada.
Muy buena compañera. En mi último cumpleaños, junto a mi familia, comenzaron a cantar boleros muy antiguos, y fue una velada tan linda, rica, alegre, que a mí me quedó para siempre en el recuerdo.
Fue un tiempo antes de fallecer. Fallece en junio de 2013, con más de 70 años.
-Luisa: Era un poco cerrada y yo un poco curiosa y explosiva.
Ella habría un poquito su vida, pero no más. Con versos que leía, le gustaban, se entretenía y sacaba cuentos. No le gustaba la televisión.
Quería tanto a su padre y fue su  compañera, lo cuidó hasta que falleció, y él no tenía defectos para ella. Era su padre.
Mercedes, tenía cosas muy lindas y no era egoísta, ni  con la cultura.
Muy solidaria, si sabía que nos encontrábamos con dificultades de salud, era la primera en llamar, deseando lo mejor o directamente venía a vernos.
En realidad la recuerdo como una excelente compañera.

Nacida en Salto, Maria Mercedes fue una excelente escritora, con una enorme y esplendida capacidad, que sorprendía.

Hija de una familia muy conocida, ya que su papá Artigas Milans, era pintor y escritor.DSCF4865

Le hace entrega éste, de un  sin fin de conocimientos que su hija los recoge, los aprecia y los vuelca a sus semejantes.

Sus estudios de magisterio, quedaron suspendidos, ya que decidió dedicarse a su hogar y a su familia.

Tuvo  seis hijos, y unos cuantos nietos, que adoraba y la adoraban.

Con algunos de ellos, de 10 u 11 años, concurría a La Redota, y disfrutaba mucho al lado de ellos.

Sus cuentos y poemas calaron hondo en la memoria de los salteños, que más cerca la tenían. Muchos de esos cuentos, no se han dado a conocer, sus amigos y allegados, la consideraban una persona muy introvertida, por el solo deseo de no querer mostrar su inteligencia y su capacidad.

Es este el recuerdo compartido con Ofelia y Luisa, sus mejores amigas:

¿Cómo conocen a Mercedes?

-Ofelia: En realidad Mercedes, es una familiar de familiares míos.

De modo que yo tenía simplemente referencias de ello. Pero la amistad se inicia, cuando ella se incorpora a la Sociedad del Patrimonio Histórico en el año 1997.

Allí comienza nuestra relación. Sobre todo porque nosotros hace 18 años que llevamos a cabo la reconstrucción de La Redota.

Ella era una persona muy creativa, que aportaba muchas ideas, creando situaciones y episodios que luego nosotros la ensayábamos y la llevábamos a cabo.

Tenía dos condiciones: la enorme facilidad para escribir y la creatividad en la acción.

Seguramente lo heredó del padre que era un gran pintor, pero en mi concepto, era mejor escritor.

Por ese motivo, ella volcaba todo eso interno que tenía y que no afloraba.

Mercedes y LucíaPorque era una persona muy retraída, especialmente en su vida particular.

Era impermeable. Tal es así que con la amistad que teníamos, conocía yo muy poco de su vida más íntima.

Tenía una vida interior muy rica, con una sobrada inteligencia, que su timidez opacaba.

Una persona muy rica interiormente y sin ninguna apariencia exterior de serlo.

Volcaba todo eso en sus cuentos, que son hermosos, como Luisa Curú, La Margarita, Casamiento en La Redota, entre otros, que demuestran su capacidad.

Además ganó dos concursos de primeros premios: uno fue, en los festejos de los 250 años de la fundación de Salto, que se presentaron muchos, pero fue tan excelente el suyo, con la época cuando se prendían los faroles y el lechero en Salto, entre otras cosas.

Muchas decisiones que se tomaban en la Asociación de Amigos del Patrimonio, fue por ideas suyas.

-Luisa: Contaba con 14 años, concurría a la Asociación de Horacio Quiroga, a talleres de pintura, donde tuve la oportunidad de conocer a su papá Artigas Milans, donde fuimos muy amigos.

Y así fue, que a través de esta Institución conocí a esta niñita, la cual desde pequeña, fue muy tímida y siempre andaba con su padre.

Pasado el tiempo y por distintos motivos nos separamos por un tiempo y cuando entro a los Asociación de Amigos del Patrimonio, es que nos volvemos a encontrar y renace la amistad.

Tenía en realidad como lo dice Ofelia, buenísimas ideas.

Se le había ocurrido como promocionando, tratando de atraer gente, hacer una caminata por calle Uruguay, mostrando y contando en voz alta por cuanto lugar que fuera pasando, la historia de museos y edificios mostrando la utilidad que tenían, para que la gente se acercara. Volcarla afuera a la información en vez de asimilarlo nosotros los días de reuniones.

¿Qué le gustaba a Mercedes?

-Ofelia: Todo lo que fuera cultura. Donde estuviera la cultura sencilla, no la avasalladora.

Leía libros buenos. Siempre que había algún tipo de congreso o conferencia sobre cultura, allí estaba.

Por lo general, concurríamos Luisa, ella y yo, brindándonos mutuamente distintos puntos de vista sobre tales reuniones.

Nos acompañó muchas veces a la Meseta de Artigas, donde disfrutaba acompañando este tipo de actividades.Mercedes y Ofelia

Era muy buena compañera, todos la queríamos muchísimo en el grupo, por eso es que sentimos tanto su partida.

¿Tienen alguna anécdota?

-Ofelia: Sí, solíamos salir juntas, a distintas reuniones.

Concurríamos muy seguido al segundo piso del shopping, donde se encuentra un restaurant, El Mojarra, en que los días jueves, se baila tango.

Mercedes, era muy bonita, moderna y muy agradable,  tal vez por ese motivo, siempre encontraba quien quería bailar con ella.

¿Qué les hubiese gustado compartir con ella?

-Luisa: Nos hubiese gustado que ella nos siguiera acompañando, porque aprendíamos mucho de ella.

Que hubiese seguido su vida para  seguir el contacto. Porque aunque hubiesen  discrepancias, como existe en todos lados, muchas veces, razonábamos entre las tres o  me hacía razonar a mi que yo estaba equivocada.

Era una persona que se interesaba, por todo.

-Ofelia: Tal es así que aún estando muy afectada en su salud, un tiempo antes de fallecer, se entera de que su familia tenía un antepasado que se relacionaban con los celtas. Y yo como profesora de historia,  cuento con muchísimo material, incluso con unos libros muy importantes sobre la historia de la humanidad que son cerca de setenta tomos.

Se lo llevé en forma de reseña, en dos tomos, ya que en el estado en que se encontraba, pensaba yo que era imposible que lo pudiera leer.

Luisa  y  OfeliaA los quince días, me llama y me dice: “ya lo leí”. Había sacado apuntes de los dos tomos y eso prueba su afán de vivir,  aprender y progresar conociendo.

Siempre enriqueciendo su capacidad y seguir conociendo su propia cultura. Y con todo eso sacaba temas para escribir. Pero una persona muy reservada.

¿Qué les quedó por hacer con Mercedes?

-Ofelia: Muchísimo.

Especialmente Los Amigos del Patrimonio, porque era uno de los puntales de defensa y de creatividad. Nosotros allí, defendemos el patrimonio intangible. Vamos por las defensas de nuestros valores y el estudio de nuestros ancestros.

Todo ello le interesaba mucho. Y pienso que la extrañaremos siempre.

-Luisa: Mercedes fue una luchadora siempre. Y creo que hay un verso redactado por ella sobre Vaimaca Pirú, cundo luchábamos para traer su estatua al Museo del Hombre y la Tecnología, que al fin llegó el busto.

Y toda su sapiencia y todo lo que recopilaba leyendo lo volcaba en lo que hacíamos.

¿Cómo la define?

-Ofelia: la defino con una riquísima vida interior, pero con un velo que no permitía que nadie entrara en su intimidad y en su interior.

Y eso la hizo muy separada del mundo real.

Afloraba solamente esa  personalidad, en los hechos puntuales donde volcaba su riqueza interior, en la confección puntualmente, de hechos históricos o literarios.

Ella era impenetrable en cuanto a su intimidad. De su vida particular no trascendía nada.

Muy buena compañera. En mi último cumpleaños, junto a mi familia, comenzaron a cantar boleros muy antiguos, y fue una velada tan linda, rica, alegre, que a mí me quedó para siempre en el recuerdo.

Fue un tiempo antes de fallecer. Fallece en junio de 2013, con más de 70 años.

-Luisa: Era un poco cerrada y yo un poco curiosa y explosiva.

Ella habría un poquito su vida, pero no más. Con versos que leía, le gustaban, se entretenía y sacaba cuentos. No le gustaba la televisión.

Quería tanto a su padre y fue su  compañera, lo cuidó hasta que falleció, y él no tenía defectos para ella. Era su padre.

Mercedes, tenía cosas muy lindas y no era egoísta, ni  con la cultura.

Muy solidaria, si sabía que nos encontrábamos con dificultades de salud, era la primera en llamar, deseando lo mejor o directamente venía a vernos.

En realidad la recuerdo como una excelente compañera.

Publicado en - Faz Apunto, - Titulares -Comentarios (0)

Papá fue nuestro buen amigo

Raúl Jacinto
Macció Viganó
Escribano

Raúl Jacinto Macció Viganó –  Escribano

oriundo de Salto y aún  siendo muy joven, Raúl Macció se traslada a  Montevideo para llevar adelante su carrera de Escribano.

Pasado el tiempo, conoce a su esposa Martha Abdala, en el Club Remeros de Salto,

Raúl Rolly y Martín Macció Abdala.

Raúl Rolly y Martín Macció Abdala.

mientras ella mantenía todas sus raíces aquí en el departamento.

Luego de una época de noviazgo en Montevideo, contraen matrimonio y vuelven a instalarse definitivamente en Salto. Y es a los tres años, cuando llega su primer hijo Raúl Rolly, para que luego llegara Martín. Siendo ambos, los que con el tiempo le regalarían sus tres maravillas a los que adoró y con los que mucho disfrutó: sus tres nietos.

Su señora Martha  eligió la profesión de abogada, sus dos hijos Martín y Raúl Rolly, también se abocaron a la misma profesión.

Con ellos, recordamos a Raúl de esta manera:

¿Cuáles son los recuerdos que conserva de muy pequeño junto a su papá?

- Martín: Recuerdo, con tan solo 4 años, los momentos que compartíamos, cuando iba a mirar fútbol a Nacional con él.

Lo acompañaba desde las 13 y 30 hs, hasta las 15, que era cuando nos volvíamos.

Algunas veces, nos quedábamos a mirar el primer tiempo de la A.

Después de un poco más de dos años, estuvo el equipo en la B, hasta que ascendió a la A.

Raúl y uno de sus nietos.

Raúl y uno de sus nietos.

Otras de las costumbres que manteníamos, era que a mi salida del Colegio Salesiano, me iba caminando hasta el escritorio de papá y luego él me llevaba hasta casa.

Muchas veces a mamá y a mí y a veces a mi solo.

– Rolly: existe una diferencia de edad con Martín.

Es por ello  que cuando el todavía concurría a clases de primaria yo ya estudiaba en Montevideo.

Los recuerdos que guardo de papá, son muchos sobre el fútbol también.

No olvidemos que fuimos y somos parte de la familia de Nacional, ya que mi abuelo, Juan Carlos Macció era un pilar del club.

Lo recuerdo además a papá básicamente,  haciendo deportes, tenis, remo, y pádel con algunos compañeros.

Tenía un grupo de amigos de asado por otro lado, pero además,  era un remero tambien desde un ámbito de amistad con compañeros que concurrían al club. Por los deportes todo y mucho más light.

No como Nacional, que uno lo sufre, pero a su vez lo vamos a disfrutar.

Raúl en su niñéz.

Raúl en su niñéz.

¿De dónde nace la decisión de ser Raúl escribano?

-Martín: Por un tío abuelo: Hugo Macció, que era escribano y contador.

Y comenzó trabajando con él en su estudio de calle Brasil, ya que Hugo, trabajaba con Casimiro Silva y luego con el tiempo, se traslada a calle 33 Nº 57.

Cuando nos mudamos para esta dirección, él ya estaba jubilado.

¿Con qué disfrutaba Raúl?

-Rolly: Además de ir al fútbol, jugar al pádel le encantaba.

Era con un grupo de amigos que mucho se entretenía allí.

Luego tenía otro grupo de los asados, muchos amigos y era muy querido en Salto.

Le gustaba hacer los mandados, para así poder charlar con todos cuando salía a la calle.

Disfrutaba muchísimo de sus tres nietos: Nicolás, que es el mayor con 6 años, Milagros con 5 y Juan Martín con 4.

¿Cómo acompañaba mamá en todo?

-Rolly: Muchísimo. Acompañaba siempre. Tanto en los campeonatos de pádel, como en cualquier otro.

Si bien no miraba el partido, se llevaba algo para estudiar o leer, pero muy compañera de él.

¿Tiene alguna anécdota para compartir?

-Rolly: una vez, el abuelo, aún papá siendo niño, con 8 o 9 años, había comprado el terreno al lado de su casa, porque había un naranjo que le encantaba.

Este naranjo, tenía una cubierta de camión, colocada alrededor del tallo, entonces, papá junto a sus hermanos deseosos de tener la cubierta, en un momento que el abuelo no estaba, cortaron con un serrucho  el naranjo y quitaron la cubierta.

¡Cuando llega el abuelo casi se muere! Convengamos que el abuelo no era de retar mucho a los niños, es por eso que se salvaron de una paliza.

¿Cómo lo disfrutaban ustedes a su papá?

-Martín: Lo acompañábamos a los campamentos cuando se iba con su grupo, que le encantaba.

Solíamos ir a la chacra  de Juan Solari, ya que en la zona había muchas martinetas y era divertido pasarlo allí.

Tenía él también un grupo  de amigos de la barraca de mi abuelo que se iban de

Raúl con uno de sus nietos.

Raúl con uno de sus nietos.

campamento en camión, más que nada era mi tío el que lo organizaba, pero papá lo acompañaba casi siempre.

Nosotros no seguimos sus pasos en cuanto a esto, no nos llama la atención la idea de los campamentos.

¿Le gustaba viajar?

-Martín: En realidad le gustaba.

Viajó a Europa en el 2007 con mamá en un viaje de placer y tenía sus vacaciones todos los años, pero de cualquier manera no era una persona que tuviera esas prioridades.

Era una persona muy dedicada a su profesión, pero no obsesiva. Con muchos amigos en ella.

¿Cómo era su carácter?

-Martín: Serio, pero de muy buen humor. Generalmente siempre charlando y haciendo chistes. Pasaba casi todo el tiempo con sus nietos últimamente.

Y le encantaban las reuniones familiares, entretenido con ellas.

-Rolly: Por suerte, porque nos queda el placer de esa convivencia que está intacta en el recuerdo. Y es la mejor manera de recordarlo.

Mi hijo, cuando el fallece, contaba con solo 5 años recién cumplidos, guarda en su memoria recuerdos intactos del abuelo.

Tiene en su dormitorio  trofeos de papá de pádel y pasa hablando de él permanentemente, extrañándolo.

Además la tecnología con su avance, nos brinda entre otras cosas grabaciones, que sus nietos las pasan mirando y con solo escuchar su voz, nos hace mantenerlo vivo entre nosotros.

El tema de las grabaciones, son muy emotivas, pero muy buenas también.

-Martín: mis hijos también permanentemente lo recuerdan y lo extrañan.

¿Qué creen que les quedó por hacer con papá?

-Martín: Haber sido presidente de Nacional. Yo  lo hubiese acompañado.

El estuvo en la directiva en los años ´80.

-Rolly: no sé si precisamente  quedó algo pendiente para hacer con él.

Lo que sí me hubiese gustado, era que estuviera más tiempo con nosotros.

Que  él hubiese podido tener más años, para disfrutar de  los nietos, que era con lo que realmente  disfrutaba.

Me daba cuenta que por su edad, o por lo que fuera, el disfrute de sus nietos, era  mucho más intenso para él, que el nuestro, porque era joven dentro de algunas cosas.

El con sus nietos tenía más tiempo para apreciar su crecimiento y para pasarlo con ellos.

En un contacto diario y la experiencia más cercana dándole  la mamadera, ver cuando empiezan a caminar estando en el momento entre otras cosas.

Por todo esto, cuando me planteo que me quedó por hacer con él, fue haber podido estar  unos años más de vida junto a él.

¿Cómo lo definiría?

-Rolly: No sabría definirlo.

Era mi padre y punto. Muy presente.

Me recibí en el año ´97, y si bien eran distintas profesiones las nuestras, trabajamos juntos en el mismo estudio.

Por lo general uno mira las cosas del  final hacia adelante, en vez de mirarlo del principio hacia el final.

Hoy pienso, que fue el mejor abuelo que pudo tener mi hijo.

-Martín: Me gustaría reafirmar su condición de abuelo. Fue excelente.

Y para mí, un muy buen amigo.

Publicado en - Faz ApuntoComentarios (0)

Doctor en Medicina General

Juan Alberto
Salisbury Seijas

Juan Alberto Salisbury Seijas

Con su viuda Sara Devincenzio y su hijo Juan Pablo Salisbury

El doctor Juan Alberto Salisbury, oriundo de la ciudad de Montevideo, llegó a Salto no de forma casual.

Lo hizo en la compañía de su esposa salteña, Sara Devincenzio y sus tres hijos: Juan Pablo, Magdalena y Carolina, la menor, con tan solo dos meses de edad. Con una maleta cargada de sueños que supo luego conseguir: combinando el desarrollo profesional, con el familiar haciendo lo que le gustaba.

La localidad de Rincón de Valentín, fue la que le brindó la bienvenida, donde tuvo el Doctor Juan Salisbury, el placer y el compromiso de llevar adelante una policlínica, que muchas satisfacciones le brindó, junto al apoyo de todo el entorno de la misma.

Trabajó muchísimo por ella y actualmente se la reconoce por llevar con huella2mucho orgullo para sus vecinos y sus familiares, el nombre del doctor: Juan Alberto Salisbury.

Esta policlínica¸ fue la impulsora de lo que significaría su carrera, como un pilar para todo lo que la vida le deparaba.

Con su viuda Sara y su hijo Juan Pablo, lo recordamos de esta manera:

Sara, ¿Cómo se con con su esposo?

Nos conocimos en Montevideo por medio de una amiga que teníamos en común, siendo él estudiante de medicina.

Estuvimos unos cuantos años de novios y luego de casarnos, vieron los tres niños: Juan Pablo, Magdalena y Carolina.

¿Cuándo se recibe de médico?

Cuando nace Carolina, nuestra hija menor y es allí mismo que decide instalarse con toda la familia en la policlínica de Valentín, a 85 km. de la ciudad de Salto como médico rural.

¿Sabe usted el por qué de la elección de ser meédico?

Creo firmemente que nunca hubo una duda respecto a eso. La inclinación viene directamente por la rama familiar. Su padre era médico cirujano en Colonia, mi cuñado, junto a otros familiares. Actualmente sus dos hijos también lo son: Carolina y Juan Pablo.

¿Cómo se trabajaba en Valentín?

Excelente.

Se necesitaba un médico por los años ´80 allí, y él con sus 32 años, supo organizar esa Policlínica, contando con todo el apoyo de la gente de la zona, que fue fantástico.

Nos sentimos muy cómodos, y en cuanto a todo lo que necesitara, el Hospital se lo proporcionaba, dentro de lo que podía.

Los niños eran pequeños y se podía en aquel entonces vivir perfectamente afuera, en el medio del campo. Guardamos un recuerdo imborrable de lo que Juan vivió en Valentín.

Pasados los años y luego de retirarnos de allí, seguía él concurriendo, a realizar las giras de SAIS. Visitaba esta policlínica y seguía con destino a las otras de la zona.

Fueron momentos muy lindos los que hemos tenido, ya que veníamos con mucho estrés de vivir en Montevideo y llegar allí era como disfrutar de todo.

¿Cómo es que llega a trabajar a la ciudad?

-Pegamos el salto, llegando al centro de la ciudad y quedándonos definitivamente aquí.

huella4Trabajaba mucho Juan en el Hospital, en el CAM, en Ajupensal y  en Salud Pública. Era Director del Hogar de Ancianos de calle Piedras y Varela.

Luego nos integramos a la Comisión de Apoyo al niño con cáncer, y sigo yo en la actualidad con ésa actividad.

¿Con qué disfrutaba?

-Con la pesca y el monte.

Lo acompañaban los hijos, los sobrinos y siempre en un grupo grande, rodeado de amigos.

Le gustaban las reuniones en casa, con familiares y amigos. Siempre nos gustó traerlos a casa y él disfrutaba cuando nuestros hijos traían  a los suyos.

Se unía mucho a sus hijos, por eso disfrutaba con ellos.

-“Muy amigos de mis amigos” nos dice su hijo Juan Pablo.

Podría decir que era íntimo de mis amigos, en una etapa de su vida de mayor alegría, donde fue técnico de Yacaré, un equipo del fútbol comercial conformado por nosotros sus hijos y amigos, además de dirigir varios grupos durante muchos años.

Fue una época de mucha satisfacción para él, donde era un muchacho más disfrutando en el grupo.

¿Qué recuerdos tiene de sus primeros pasos como médico?

Desde muy pequeño criado en Valentín, no tengo muchos recuerdos. Sí muchas anécdotas, porque conservo unos cuantos pacientes o familiares de ellos, que eran atendidos por papá.

Sobre la atención que brindaba y lo que un poco se ha perdido en la medicina, quehuella1 es el médico conocedor de la familia con otro trato, no tan frío.

Tal vez, se conjugaron las dos cosas: haber comenzado su trayectoria en una localidad en campaña y su forma de ser.

Tenía una personalidad muy sociable, extremadamente abierta y le era fácil relacionarse con las personas, en el pueblo rural, lo tomaban de buena manera.

Era más amigo, que médico. Muy cercano a la gente. Si hoy recorremos la zona de Valentín y Colonia Rubio es lo que más sentimos y apreciamos.

Esa huella que ha dejado y su mejor recuerdo: lo querido que era por la gente, junto al pesar de no contar con él hoy.

¿Qué le gustaba hacer con su padre?

Lo que más hemos compartido era la pesca.

Tengo en mi recuerdo de esa época, infinitas imágenes en momentos que nos íbamos de campamentos, mi hermano, mis primos, él y un amigo, encantado con siete u ocho muchachos de nuestro grupo de campamento.

Tuvo además una época fantástica y fuerte de crianza de pájaros, en que yo lo acompañaba.

¿Recuerda alguna anécdota?

¡Sí, varias!

Una de las veces que nos íbamos de campamento, salimos en una vieja STUDEBAKER que él tenía con todos los chiquilines y pinchamos tres veces, antes de llegar a Valentín, quedamos sin auxiliar y era caminar y caminar.

Cualquier otra persona, hubiese juntado las cosas y se volvía para Salto. El nó, muy positivo fue todas las veces hasta Valentín a emparchar para seguir rumbo a Sarandí de Arapey, nuestro destino.

Rompimos el radiador, ya que la camioneta iba muy cargada, y esas cosas suceden.

Su vida pasó por ahí. Era un maniático de la pesca sobre todo y un muy buen pescador, encontrando las condiciones ideales, por supuesto no era la pesca que es hoy.

Sara Devincenzio y Juan Pablo Salisbury

Sara Devincenzio y Juan Pablo Salisbury

Y de las anécdotas médicas reconocidas, fue la acontecida en Valentín, un 31 de enero, muy caluroso cuando traslada hasta Salto a un apuñalado en el cuello, con herida grave, tapándole la arteria que daba el sangrado con un dedo puesto en la herida.

El enfermo logra llegar con vida a Salto, ser operado y recuperado.

Otra de las anécdotas permanentes que recuerdo, era que yo lo acompañaba a hacer domicilios y después no quería ir más.

Llegaba a las dos de la tarde a un domicilio y demoraba una hora y media en cada casa. Además hasta muy altas horas de la noche lo hacía.

¿Tenía muchos amigos?

Sí. Infinita la cantidad. Médicos y no médicos.

Varias barras de campamentos y monte. Era amigo de sus colegas, además de la ya mencionada amistad con los amigos de sus hijos.

¿Por qué Juan Pablo, la decisión suya de ser médico igual que su papá?

Eso tiene que ver sobre todo, con un ideal de vida.

Independientemente del desarrollo profesional, uno anhela la vida que por ejemplo tuvo mi viejo, trasnmitiéndome todas sus vivencias y sus hobbies, porque hoy por hoy también me gusta la pesca e ir de campamentos.

Me crié en este barrio, esta ciudad, con esta tranquilidad y me parece que es lo mejor para nuestros hijos.

La decisión de venirnos para Salto, tiene que ver con la familia, los amigos y con la creencia de tener más tranquilidad.

¿Qué le dejó los ejemplos de papá?

Lo primero es orgullo.

Haber tenido un padre como él, con sus enseñanzas y valores.

Haber aprendido el disfrute permanente de las cosas. Y se presta la oportunidad para agradecer al Dr. Ramón Soto, a quien queremos mucho, y pasa lo que ha pasado papá en cuanto a tiempo en Valentín. El ha tenido la enorme generosidad de impulsar el proyecto de que la policlínica de ese lugar lleve hoy el nombre de papá.

¿Qué les quedó por hacer con Juan?

-Sara: Estábamos en planes de empezar a viajar, ahora que los chiquilines comenzaban a independizarse y poder disfrutar juntos cuando nuestros hijos se recibieran.

-Juan Pablo: una continuidad de cosas.

Me hubiese fascinado que conociera a mis hijos, a sus cuatro nietos: Martina, Tomás, Simón y Juana.

Mi desarrollo profesional, si bien es una gran responsabilidad para mí haber sido hijo de él, como médico conocido que era. Contar con él por cualquier consulta que necesitara, poder pelear bastante sobre eternas discusiones de pacientes y casos. Hubiésemos sido un buen complemento.

Sin duda con más años, haber podido hacer algún viaje de pesca con él y todas esas vivencias, como cantidad de campamentos que nos quedaron por hacer, además con mis hijos.

¿Cuándo fallece?

Estaba en plena actividad laboral, con 50 años, el día 24 de abril del ´99.

¿Me lo pueden definir como persona?

-Sara: Un gran padre y un gran médico muy querido

-J. Pablo: Te lo defino, como el flaco Salisbury, un gran clínico.

Sumamente positivo, con una destacable y valiente decisión de venirse de una gran ciudad como lo es Montevideo con su familia, a instalarse en el medio rural que no conocía, encarando un proyecto.

Fanático de la pesca. Gran pescador, pero por sobre todas las cosas: muy buen consejero y amigo de sus amigos.

Publicado en - Faz Apunto, - Titulares -Comentarios (0)

“Peloduro”

Julio Emilio
Suárez Sedraschi

Julio Emilio Suárez Sedraschi

Con su sobrino Luis A. Avellanal Suárez

Julio Emilio Suárez, fue un salteño con múltiples facetas en su vida, marcando una época en el humor gráfico y la caricatura.DSCF4665

Fue dibujante,  caricaturista, pintor, periodista, docente, humorista literario, polifacético entre tantas otras definiciones.

Nació el 16 de setiembre de 1909, realizando sus estudios en el Instituto Politécnico Osimani y Llerena, donde demostraba ya en ese entonces, sus condiciones y el destaque para el dibujo.

A sus 18 años, viaja a Montevideo  a estudiar arquitectura, carrera que luego abandona para dedicarse a la actividad periodística.

Pasa el tiempo y por una veintena de años publicó su revista “Peloduro”, siendo ésta, la base de su vida profesional.

Es su sobrino Luis Alberto, quien nos sigue narrando la historia de Julio:

“El tío Peloduro, era el menor  de seis hermanos, todos salteños. La única mujer, mi madre: Maria Raquel Suárez. Uno de sus hermanos, fue el reconocido Dr. Horacio Suárez Sedraschi, Pediatra, que ejerció en Salto y una Policlínica de esta ciudad, así como la Plazoleta ubicada en Calle 19 de Abril y Zorrilla, llevan su nombre”, nos dice Luis.

¿Cómo fue la vida de su tío?

Sin dudas, una vida muy bohemia. Amante de la noche cuando se dedicaba a escribir y a dibujar. Dominaba con singular  maestría los secretos de la historia: humor gráfico y la caricatura.

Julio Emilio junto a sus cinco hermanos

Julio Emilio junto a sus cinco hermanos

Sus personajes al igual que sus trazos, son memorables, e inconfundibles. Agudo como pocos, abordaba la caricatura política y la historieta, las que firmaba: JESS, o J. R. Suarez o “Pelo”.

Escribió en el Semanario Nacional, Marcha, en “El Popular” su segunda casa, en el Época, Justicia, el Diario de La Mañana, también en El Plata, y tuvo dibujos gráficos, en El País.

Esto sucedió entre 1950-1965.

¿Qué vivencias compartía con él?

Solamente las compartía cuando venía él a Salto. Tenía yo entre 15 y 18 años,  era la época en que él se quedaba en casa.

Es que en ese entonces, habían solo dos Hoteles: El Biassetti y el Concordia.

Recuerdo una y fue cuando finalicé la preparatoria: mi madre, al cual él le puso “Porota” por sus personajes en sus revistas, le escribió una carta contándole que yo había terminado la preparatoria e iba a iniciar estudios de Escribano.

Contestó a los días, en manuscrito, preciosa y sentida carta, la cual terminó diciendo: “Te felicito sobrino que vengas a Montevideo a estudiar, porque UN TÍTULO VISTE-INVISTE Y DA DE COMER, un abrazo de tu tío Pelo”.

Aún la guardo, porque la verdad es que en esa época, era todo un coloquio, hoy quizás, no lo sería tanto.

¿Recuerda alguna anécdota?

Recuerdo una, yo todavía con pantalones cortos: mi tío Peloduro y Enrique Amorim eran muy amigos, y se encontraba éste muy

Esc. Luís A Avellanal

Esc. Luís A Avellanal

delicado de salud.

Lo llama mi tío a mi padre y le dice: “Cuñado, prepárame un asadito  de los que sabes, que van unos amigos,  quiero invitarlos en tu casa y la de mi hermana”.

No le dijo a papá quienes eran esos amigos. La sorpresa la tuvo mi padre cuando llegan en la ONDA junto a Julio César Puppo (El Hachero), Mario Benedetti y Enrique Rodriguez (Diputado y Senador). La visita a Salto se debía a la salud de Enrique Amorim.

Compartieron los cuatro, junto a mi padre en el fondo de mi casa un asado. ¡Qué historia, por favor!

Los llevamos a lo de Enrique Amorim en el  Willys, auto de mi familia, que aún mantenemos.

Otras visitas, en el auto eran a la casa del Profesor Altamides Jardim, Los profesores  Carballo: Waldemar y Leonel, y el Prof. Thévenet, salteños ilustres en su época.

¿Recuerda algún chiste?

El siempre decía: “Hay mujeres caseras que no salen, pero como La Reforma Agraria que no sale nunca”.

Solía decir: “Cuando los hombres se matan, son época de guerra, cuando se dejan vivir, son épocas de paz”.

“Es tan necesario evitar los Golpes de Estado, como El Estado a los Golpes”.

Chiste: Acostado el matrimonio en plena madrugada, la señora le decía a su esposo-”viejo, viejo, siento ruido, son ladrones”.

El hombre le contesta:-No te preocupes que van a encontrar éstos de noche, lo que yo no encuentro de día”.

¿Cómo era su vida social. Tenía muchos amigos?

DSCF4663Si, unos cuantos, como: Enrique Amorim, Benedetti, Enrique Rodriguez, Julio César Puppo, Paco Espíndola, Aníbal Troilo, Piazzola, Juan Carlos Onetti, Dr. Crotoggini, Eduardo Víctor Ahedo, y Washington Beltrán, entre otros.

¿Cuándo fallece?

Falleció en Montevideo el 15 de agosto de 1965.

¿Qué le quedó pendiente con él?

Convivir más con él y aprender la exposición pública, el dialecto, la terminología, forma de expresarse y llegarle a la gente.

¿Cómo lo define?

Como un ser carismático, inteligente, capaz de instrumentar en una caricatura y en un comentario, un acontecimiento social y político, de ribetes importantes.

Publicado en - Faz ApuntoComentarios (0)

De profesión Maestra

María Esteva
Monchetti
“Marujita”

María Esteva Monchetti “Marujita”

La forma maravillosa de ser de María en la vida y como  docente, ha dejado un camino muy largo marcado con su entrega y convicción de lo que hacía.

Pero por otro lado  su desaparición ha determinado un vacío enorme en los familiares y seres que rodeaban a su entorno.

Marujita Esteva como la llamaban los que mucho la querían, tenía iniciativa para desempeñar su profesión. Tenía distintas formas positivas de desarrollarla, además de saber cosechar un gran compañerismo, por donde transitara.

Fue partícipe en la Comisión Directiva de la Asociación Española y maestra secretaria en la Escuela Nº 105 durante mucho tiempo, jubilándose con más de treinta años de trabajo.

Es su amiga de siempre Sara Curbelo, quien nos relata parte de su vida:

¿Cómo conoce a María?

La conocí en el año 1966 ya que como yo, también era maestra y coincidimos en la Escuela de Constitución.

De generaciones anteriores a la mía,  ella ya venía de escuelas rurales, que como todo  maestro que se iniciaba, comenzaba en una zona rural, además estaba en forma efectiva, yo solo por ese año.

¿Se trasladaban todos los días desde aquí?

No, yo tenía un familiar allí y Marujita tenía a la hermana, por eso nos quedábamos pero los compañeros, y algunos que tenían criaturas pequeñas, iban en ómnibus por la mañana, y se volvían en taxi.

Lo mismo pasaba con los maestros de Belén.

¿Cómo se hacen amigas?

Pasaba que ella trabajaba en el matutino y yo en el vespertino, pero la amistad más intensa comienza en el año 1974, cuando conformamos el plantel de profesores del Instituto Normal, hoy Formación Docente.

Tenía ella la especialidad de matemática, le encantaba y con una facilidad enorme,  yo la práctica docente, fue allí donde coincidimos mucho trabajando las dos juntas. Después de conocernos, no nos separamos nunca más. Fue como un vínculo que formamos.

¿Cómo era como profesora?

Excelente. Una docente de vocación. No tenía ningún problema de quedarse el tiempo que fuera necesario para explicaciones que favoreciera al alumno. Y de las veces que fueron a su casa a pedirle apoyo y ella sin ningún problema.

Además estaba en constante aprendizaje. Tal es así, que en estos últimos tiempos estudiaba informática y  tenía un profesor con ella.

Le encantaba computación y se comunicaba constantemente por internet con muchísima gente.

Estaba un poco limitada por razones de su inmovilidad, entonces tenía que usar bastón.

¿Qué la divertía?

Era adicta a todo lo cultural. A Marujita la veíamos ir a los conciertos de los grupos corales, era una fans de Cantares y de teatro no se perdía nada.

Me invitó por la época del ´80, a participar de la Asociación Española y allí compartimos muchas cosas.

Era ella muy trabajadora, de iniciativa, también de acompañarme en la época en que estaba yo en la  presidencia, en mi caso la primera mujer. De ir a visitar a otras filiales, en otros departamentos Marujita estaba pronta para ir conmigo.

Luego llega ella a la presidencia de la Asociación Española.

Otra de las cosas que le gustaba hacer, era viajar, y lo hacía siempre.

Ha viajado por América, Europa, por los Emiratos Árabes, solo le quedó pendiente y además siempre lo hablaba, Japón y la India.

Tuve oportunidad de hacerlo y coincidir en una excursión juntas en el año ´95, por toda la ciudad del este de Estados Unidos y Canadá, una compañera inigualable.

Una persona muy amable, y muy agradable. Siempre con el mismo temperamento, nunca estaba enojada, entonces estar a su lado, era un placer.

Visitar distintos lugares acá o simplemente salir a caminar, era un placer para ella, por eso es que cuando pierde la movilidad, fue un duro golpe. Al tiempo se fue a vivir con su hermana.

¿Cómo era su vida luego de la jubilación?

Era muy hábil en la parte artesanal.

Luego de jubilarse se dedicó a actividades, integrando grupos en la UNI 3.

Muy activa. Hacía artesanías variadas, podía ser en pintura, algo en rafia, y mucho más. Tenía habilidad manual.

El grupo contemporáneo de ella, era muy unido y de concurrir a las caminatas por calle Uruguay, compartir los fines de semana en alguna confitería. Era muy sociable.

Nosotros mismos, cuando veíamos que teníamos tiempo, nos juntábamos para tomar un té o un refresco. Yo me sentí siempre su amiga.

No tuvo hijos, pero si, se dedicaba de lleno a su sobrino y a sus sobrinos nietos.

¿Cómo se entera de su fallecimiento?

Tuve la suerte de hablar con ella unos días antes por teléfono y me encantaba porque ella se tomaba su tiempo cuando llamaba. Charlamos tanto porque era divina. No se olvidaba de mi cumpleaños  y si no podía ir y llevar un regalito, me llamaba.

Lo mismo pasaba en cada uno de sus viajes, donde se acordaba de cada uno con un regalito presente.

La noté con un poquito de tos ese día del llamado, se lo mencioné y me dijo:”si, ando con un poquito de tos, y no sé qué me pasa” y pienso que era un problema de corazón, porque ella se fue durmiendo muy de a poquito.

Me entero de su fallecimiento, por medio de un llamado de la Asociación Española. Y como toda persona amiga, cuando hemos pasado juntas tanto tiempo, sorprende y duele mucho.

¿Cómo la definiría?

Como una persona muy dinámica, docente de vocación y de primera, eso lo reconoce  todo aquel que fué su alumno, tanto los niños, como los jóvenes en el Instituto.

Con un temperamento cordial, maravilloso de amistad y de solidaridad.

La extrañé mucho. Es una amiga que se va y se recuerda siempre.

Con muchos valores que deberíamos imitar.

Publicado en - Faz Apunto, - Titulares -Comentarios (0)




El tiempo

Ediciones anteriores

abril 2017
L M X J V S D
« mar    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930