Cantante- Compositor- Empresario en el rubro Carpintería

Con Daniel Caffree

Hasta aquí en nuestro espacio de los días sábados, hemos contado con la presencia de invitados de los más variados estilos musicales, sin haberse hecho presente  el Folklore.
Hoy nos acompaña Daniel, quien cuenta con una vasta trayectoria en este estilo musical y a partir de ahora, con proyectos a corto plazo.
Dejemos que sea él quien nos narre cómo comienza su vocación, su transitar y sus planes:Daniel Caffree 1
“Comencé con la música, cuando con cinco años todavía no sabía leer.
Mi padre me leía las canciones y yo las iba aprendiendo.
¿Cuál fue la primera?
“Mire amigo” de Alfredo Zitarrosa. Él me iba   acompañando con la guitarra y yo aprendiendo de él.
¿Cuándo llegas al escenario?
Debuté en una Kermesse de Capilla Santa Teresita en Salto Nuevo.
La hacían todos los años, siempre estaba con mi abuela que vivía muy cerquita y mis tíos me  llevaron para cantar. Luego seguí en  La revista infantil de Radio Cultural, durante años.
¿Cómo  siguió tu camino con la música como adolescente?
Con 14 o 15  años, había un grupo  musical que lo llevaba adelante mi hermano y se llamaba “Los diamantes”.
Tocaban  en las escuelas rurales del departamento, como Laureles, Campo de todos, entre otros y me incorporaron como cantante.
Concurría al liceo Zona  Este, donde tuve también la oportunidad de formar parte del coro. Luego me instalé en Montevideo y empezó mi fuerte con la  música.
Cantaba en una cantina de “Toto” Miranda que era  un lugar muy famoso en el Buceo. En “Las casitas” y  también en Teluria, donde cantaron grandes, como Mercedes Sosa, Horacio Guaraní, etc.
Con 18 años fui dejando el folklore, dedicándome más a la música melódica y fue allí que me correspondió representar a Uruguay en un Festival que se realizó en Río de Janeiro  en el año ´78, ganando el festival.
En el ´79 se llevaba a cabo el Festival de Costa a Costa en Piriápolis, con invitados de toda Sud América, donde canto una canción melódica de un amigo, Juan Bufa y me acompañó la orquesta de Julio Frade.
Había muchos otros maestros, como Frade, acompañando a otros cantantes.
No tuve la suerte de ganar el festival como cantante, pero sí ganó la canción como inédita.
Es allí que se presenta la oportunidad de viajar, pero no cantando.
¿Abandonas la  música?
Sí, la oportunidad era viajar trabajando en un barco petrolero de ANCAP, donde estuve dos años, llegando de nuevo a Salto en el año ´83.
Y en el ´85, comencé de nuevo a cantar en Fórmula 1, donde estaba “coco” Pereira Das Neves, Núñez  Da Rosa, Perón Peralta, Previale como baterista y yo como cantante durante dos años.
Luego me picó nuevamente las ganas de viajar y me embarqué en un crucero de Cristina Onassis, pero nunca he dejado de cantar.
¿Cuál era tu desempeño en el barco?
Era asistente de camarero y mi función era la de limpiar pasillos y camarotes.
Éramos  dieciséis uruguayos los que viajábamos, junto a trescientos tripulantes, más mil quinientos pasajeros. Yo llevaba mi guitarra conmigo y luego de mi trabajo que terminaba a las 20 hs, nos reuníamos en el comedor del personal con mis compañeros uruguayos que tenían tres tamboriles y hacíamos candombe.Daniel Caffree
Cuando el barco estaba en puerto, las luces  de las piscinas se  apagaban y no se las podía  utilizar.
Nosotros los tripulantes, no podíamos hacer uso de ellas, pero si no habían turistas en ése momento, nos sentábamos en ese  lugar.
Y empezábamos a guitarrear y candombear. Los turistas, escuchaban esa música y comenzaban a salir de sus camarotes. Un día la jefa del crucero me dice, que  era muy linda la música que hacíamos: -¿no te animás a tocar en el show?
Sentí vergüenza, porque éramos una guitarra y tres tambores y las orquestas italianas que los acompañaban, eran espectaculares. Con tres pistas para bailar y siete piano bar.
¿Se animaron?
Lo hablamos con mis compañeros un poco sorprendidos por la propuesta, pero uno dijo sí y los demás accedieron gustosos a compartir momentos en el crucero con toda la gente que iba a bordo.
Trabajábamos durante el día en nuestras actividades y de noche además, nos abonaban aparte por el disfrute de nuestra música.
No lo podíamos creer que los norteamericanos, en su gran mayoría les gustara.  Era una música distinta para ellos, con otra cultura.
¿También aceptaste la propuesta de un barco de pesca?
Sí, totalmente distinto a lo que conocía hasta ahora, me fui a Las Malvinas, a la pesca con los italianos.
Era una muy buena remuneración lo que recibía. Y en el ´90, vuelvo al Uruguay, ya que FRIPUR (Frigorífico Pesquero del Uruguay) me ofrecía una linda propuesta y además estaba en mi territorio, bajo mi bandera.
Allí estuve durante siete años.
¿Compones además?
Sí, es en este barco que el poco tiempo que sobraba,  me lo dedicaba para mí componiendo canciones.
Pero lo seguí haciendo y me encanta.
¿Cuándo es que conformas el grupo de folklore que tan conocido te hizo?
Me dedico pura y  exclusivamente a hacer música de Folklore, en el año 2002, con el “bocha” Ardaix.
Yo había empezado a escribir la canción “Nostalgiando” y se la llevé, solicitándole que le  agregara alguna estrofa y así lo hizo.
Luego le puse la música y  fue la primera que hicimos.
Con el tiempo, formamos un  dúo con “toco” Moreira, hasta que  en el año 2010 en un carrito de Termas de Daymán en semana de turismo, propiedad de una sobrina, fuimos a tocar. Debutando al mediodía, la gente se animó, tocamos también de noche. Y al otro día, era como que ya nos esperaban todos.
Nos gustó la idea, incorporamos a Jorge Ferreira con un teclado y allí nace “Musicanto 3”.
Comenzamos luego en un programa de Canal 4, hasta que llega la Teletón del 2010, realizada en Fono Platea de Radio Cultural.
Agregamos un bajo con Wadalquivir Rosas y allí ya fue “Musicanto 4”.
Se encontraba presente Carlos Ardaix y nos dijo que teníamos que estar en Valentín Aparcero y allí estuvimos.
Luego en 2011, la Alcaldesa María Alejandra Fagúndez de Pueblo Fernández, nos invita a su fiesta del 6 de enero y es cuando nos comenzamos a  vestir a la usanza, con bombacha, sombrero y demás.
¿Cuáles son tus planes?
Actualmente estoy en un proyecto de solista grabando unos poemas. Algunos de Carlos Ardaix, otros míos, de Shuber Núñez y además de Don Guillermo Chivel.
Compondré mi disco que saldrá en Febrero, ya que estoy realizándolo muy tranquilo.
Además estoy con un proyecto que contará con la participación de  niños  en edad escolar, tanto de la ciudad, como del interior de la misma que canten folklore, reciten, o sean bailarines en un programa de televisión, representando a su escuela.
Lo que intento con ello, es volcar  una nueva  generación al folklore y a  su vez, que no se pierda la esencia de lo que es este estilo de música.
¿Cuáles serían las condiciones para esa participación en tu programa televisivo?
El niño no tiene que tener experiencia como cantante. Solo tiene que tener ganas de hacer folklore, ya  que si no está en condiciones nosotros contamos con los medios y un tiempo de dos meses para prepararlo.
Debemos hablar con los padres, que el niño se sienta cómodo, le guste lo que va  a hacer y allí estaremos seleccionando a todo aquel que se presente.
¿Ya tienes fecha de inicio de inscripciones?
Para  ir descubriendo a estos talentos, vamos a comenzar con las inscripciones en enero.
El llamado será realizado por diferentes medios, para que no quede nadie sin participar y vayamos entrenándolos. Para poder grabar el programa en marzo, con una duración de tres meses al comienzo, realizando un segundo llamado.
El programa, llevará el nombre de: “Haciendo Escuela” y agradezco a “chochó” Escobar, quien me lo sugirió.
¿Cuál es la actividad que llevas de la mano?
Es una empresa en Carpintería que la fundó mi padre, como un emprendimiento familiar.
Realizando muebles y las guitarritas que las comenzó a fabricar él y es un destaque de su parte. Porque hasta hoy, se la ve por todos lados. Me gustaría para finalizar, dejar la invitación a todos los papás que crean que su hijo o  hija en edad escolar tiene condiciones como para acompañarnos en el programa, decirles que serán bienvenidos.
Que se inscriban, que esta generación va a ser quien siga adelante con nuestra tradición en este estilo de música, como es el folklore.

Publicado en "Al unísono"Comentarios (0)

Cantante de Grupo La  Base de Salto. Estudiante- Funcionaria en Pizzería Mamma Mía

Con Carolina Núñez Aguiñagalde

Contando con una importante trayectoria, Grupo La Base de Salto nos presenta hoy a Carolina, una de sus cantantes desde hace dos años.
Quien nunca  imaginó que su hobby por la música, la haría transitar  una realidad de dedicación y compromiso, pero sobre todo de pleno disfrute. Caro Núñez de Grupo La Base
Conoceremos su historia,  de su entusiasmo con el grupo y cómo lleva adelante además, diferentes actividades.
Dialogando animadamente, esto le preguntamos:
¿Cómo fueron tus inicios como cantante?
Estudié en el Liceo Nº 6 de mi barrio, Ceibal, donde había diferentes fiestas y me anotaba, porque siempre me gustó cantar.
Estudié danzas, estando de manera permanente siguiendo esos pasos desde pequeña, pero siempre lo mío era inconcluso. Comenzaba alguna actividad, como  el arte, dibujo, pintura entusiasmada y después lo abandonaba.
No encontraba lo mío, hasta que decidí volcarme hacia la música.
Y fue en mi liceo, por una apuesta realizada por mis compañeros, que me animé a cantar por primera vez en público. ¡Quedaron todos sorprendidos y yo misma de lo que podía brindar!
Luego en  un evento de  La Semana de la Juventud, me  presenté  representando al Liceo Ipoll, quedé seleccionada como participante y fue mi presentación en el Teatro Larrañaga.
Luego comencé con un grupo de chicos adolescentes en  una banda, como un hobby, que se llamaba “De fiesta”, tocando en diferentes eventos, en  F.M Extremo,  pero luego se disolvió.
Chicos excelentes y muy  compañeros, pero siempre fue en forma honoraria cuando nos presentábamos en un lugar. ¡A mi me encantaba igual!
Yo lo tomaba como un hobby a pesar de que es un trabajo.
Me gustaría decirles hoy a estos chicos que con toda meta que se propongan sigan adelante.
En esta vida todo se puede, solo es querer, tener voluntad y amar lo que hacemos.
¿Cómo llegas a La Base?
Estando en el grupo que me encontraba en ese momento, yo deseaba poder llegarle a la gente, que nos conocieran más.Grupo La Base
Todo cuesta y más en Salto, donde hay  muchos grupos, pero debo reconocer que el corto tiempo que estuvimos como grupo fueron momentos muy lindos que hemos pasado con estos chicos, tan buena gente quedando esa buena amistad.
Y al desvincularme del este, al poco tiempo me entero de que habían formado otro y en ese  momento, el principal de Grupo La Base de Salto, Néstor Salgado, me llama porque necesitaba  vocalista. Me  había visto cantando en el Teatro y luego me oye cantar en Extremo.
¿Cómo reaccionan tus padres?
Mis padres son muy compañeros.
¡Yo estaba encantada! Era mi mamá, como que no quería. Me decía que la noche no era para mí y que era yo muy jovencita.
Tuve el apoyo de mi padre que me animó a que lo intentara.
Le dije que sí a Néstor, me propuso una reunión esa noche y fuimos con papá.
No podía creer, que me estaba pidiendo que cantara ya ese fin de semana. ¡Ése sábado!
“Venite preparada con Pop, lentos y algunos movidos”, me  dijo.
Yo siempre tuve la oportunidad y el placer  de estar al lado de mi  papá  que le gusta mucho escuchar música y estamos las  veinticuatro horas en casa con la radio prendida y los temas se  te pegan.
Soy adicta a la cumbia de antes, como Karibe con K, Gilda, Karina, Rodrigo.
¿Cómo fue esa primera actuación?
¡Nervios totales!, y en el Hotel Arapey Termal.
Jugó a mi favor, que había público de todas las edades.
Pero estaba muy consciente de que tenía que  hacer las cosas bien y con mucha responsabilidad, porque había un acuerdo de dinero por  mi participación con  el grupo.
Yo me  sentía muy comprometida, porque hasta ahí, había sido un hobby en forma honoraria.
No quería equivocarme en nada, “todo perfección”.
¿Te apoyaba la familia?
Sí, tengo tres hermanos que desde el primer día me apoyaron incondicionalmente y mi padre me dijo: “si quieres ir a  cantar, yo te apoyo, pero soy yo el que te llevo. Aunque sea lejos, yo te llevo”. Mi jefe aceptó enseguida y  no hubo problemas.
Me acompañaba también mi mamá, ellos disfrutaban un poquito y fue así como comencé.
En ese primer show conocí a Federico, vocalista del grupo y me enseñó mucho.
Me aconsejaba que me sacara los nervios; ¡pero no era fácil.
Tanto él como Néstor eran los que comenzaban  el show diciendo algunas palabras y  son las que rompen el hielo.
Yo me encontraba un poco confiada, porque son maravillosos en el escenario, como se expresan, como se manejan, tanto Federico, como Néstor.
Él me había pedido que llevara entre diez y veinte temas y allí fue que canté por primera véz, el que había hecho en el Teatro “Señor amante”  de Valeria Linch. ¡Un temón!
¿Cómo responde el público?
En el hotel el público es maravilloso.
Son muy respetuosos, aplauden mucho y gente grande que sale a bailar con temas lentos.
¡Yo  no podía creer que estaba allí!
¡Una oportunidad muy grande! Fue una puerta enorme que se abrió para mí y también para el grupo.
¿También tocan en diferentes eventos?
Sí, en quince años, casamientos y diferentes eventos particulares.
También en Termas de Daymán. Pero en el Hotel, es muy seguido.
Todos los sábados, los miércoles. ¡Algo maravilloso!
¿Puedes ver a la música como un medio de vida?
Sí, lo veo, pero hay que tener mucha suerte de entrar en el medio y hacerte conocer. Acá en Salto, hay cantantes que son  muy  conocidos  y existen lugares como en Hotel y Casino de Salto, que están en forma permanente.
Conozco a personas que cantan y han pretendido entrar a nuestro mercado y cuesta.
¡Yo siento que yo tuve suerte! Porque nunca pensé estar cantando en un grupo, como lo estoy haciendo.
¿Cómo lo ves al mercado de Salto?
Hay mucho talento en Salto.
Hay grupos y cantantes compañeros, que  tienen su talento y no se animan a soltarse.
A mí me pasaba de que tenía terror de cantar en público  y actualmente mis compañeros ya lo saben, me pongo muy nerviosa al principio, pasan dos temas y es como que ya me suelto.
Los nervios están en cada show.
En el Hotel estoy como no sé si nerviosa, pero sí veo que la ansiedad es mucha.
¿Había al principio alguna condición para integrar el grupo?
No.
Sí, mi mamá. Tenía una especie de miedo que yo con el tiempo la entendí, de que como toda madre, me pase algo.  Porque uno está en la noche y además yo estaba estudiando.
Luego lo entendió porque conoció como era mi jefe y todo el entorno.
Y en cuanto a la banda, lo único que deseaba el jefe, era que fuéramos responsables y para mí está perfecto, es como tiene que ser. Fue lo que nos pidió: “que fuéramos responsables”.
Él a mi me dio una oportunidad  y estoy feliz por ello.
En el grupo en el momento que me integro, era todo muy lindo y lo sigue siendo. Era muy compinche con Federico, aprendí mucho con él, hasta que se fue.
Pero es un grupo muy lindo con chicos muy sanos y es un placer compartir todos estos momentos con ellos.
¿Cómo está conformado el grupo?
Como vocalistas somos tres: estoy con Guidai Arbiza y Emilio (chechi) Martínez. Músicos: Néstor Salgado como principal del grupo, Lucas Jurado, Jonathan Echevarri y Emanuel Ferreira.
¿Una experiencia linda?
Haber compartido escenario con grandes cantantes de Salto, grabando una canción dedicada a Dolores y logrando recaudar fondos cuando sufrieron el tornado.
También fue lindo haberme lanzado como solista, paralelo a la banda, fue una linda experiencia, sin interferir con el horario del grupo.
¿Llevas adelante otras actividades?
Si, además de recibirme de bachiller haciendo 6º de Artística,  el año entrante está en mis planes estudiar peluquería y maquillaje en UTU.
También tengo una historia laboral como  moza en Pizzería Mamma Mía.
¿Te sientes satisfecha con lo que estás logrando en tu vida?
Sí, me siento muy contenta.
La música y  el arte son algo hermoso.
Escuchar un poquito de música, a mí me llega  a cambiar el ánimo.
Por eso me  animo a decirles a aquellos chicos que aspiran a algo a que lo hagan, que se expresen y lo disfruten.
Y a toda aquella gente que nos sigue, decirles que son muy importantes para nosotros. Somos unos agradecidos a nuestro público.
Y además pedirles que apoyen a los grupos de Salto, que tanta  falta hace.

Publicado en "Al unísono"Comentarios (0)

Cantante de Grupo “La RAZÓN” Operario en empresa de marmolería

Con Sebastián Trinidad

En una idea ambiciosa, se unen un grupo de amigos con experiencia previa en música, para conformar Banda La RAZÓN.
Hoy  cuentan con múltiples razones y excelentes condiciones, destacándose como músicos. Cosechando los frutos de aquella idea ambiciosa.
La RAZÓN cuenta con diez integrantes en escenario, su manager  es Luis Vispo y en febrero próximo, cumplirá sus cuatro años de trayectoria.Sebastián Trinidad de La RAZONSebastián, uno de sus tres cantantes acompaña a la banda desde sus comienzos,  llevando de su mano la actividad de operario en una empresa familiar de marmolería.
Quisimos profundizar sobre los inicios del grupo, trayectoria y cómo disfrutan hoy de toda esta conquista.
Para ello, cómodamente instalados en el living de Diario El Pueblo, dialogamos con Sebastián:
¿Cómo se inicia Banda La RAZÓN?
Nos había quedado el contacto entre nosotros de un grupo anterior, junto a Pablo Da Silva, uno de los actuales integrantes de la banda quien toca Pailas, ¡y esas ganas de volver a hacer algo juntos!
Es Rodrigo Fagúndez tecladista, con Leonardo Benítez, saxofonista, quienes llevan adelante la iniciativa de conformar un grupo y convocan a Bruno Castaños trompetista y a Rodrigo Parabé trombonista y Director de la Banda.
Me invitan como cantante y estuve por más de dos años solo. Luego se sumó Ignacio Alvez en Congas,  Diego Haller y Emanuel Piñeiro, cantantes y Matías Machado, siendo nuestro mánager Luis Vispo.
¿Cómo es la primera vez en escenario?
Los inicios fueron de mucho ensayo, tocando en el cumpleaños de una chica conocida del grupo, la banda se fue mostrando y allí comenzaron los toques en  boliches, muy despacio.
El boca a boca fue muy importante y las redes sociales apoyaron nuestra iniciativa, además.
¿Cuándo comienzan a grabar?
De allí la banda comienza a crecer, porque los temas comenzaron a gustar y con la llegada de los otros dos cantantes, se maximizó todo ya que en el caso de Emanuel venía de otro grupo y era conocido en el medio.
Y con la llegada de Luis Vispo mucho más, porque él se dedicó a vender la banda.
¿Cuál es el estilo que los caracteriza?
Cien por ciento plenas.
Tocando mucho en boliches, como es el caso de La Bámbola, encontrando en su principal, todo el apoyo que necesitamos y eso es muy importante para nosotros. Donde tocamos para un grupo de personas  de muy variada edad y se presta la oportunidad para que nos conozcan y nos llamen para  un casamiento o cumpleaños.
Brindando además shows en fiestas privadas, donde también luego de nuestra  presentación en un quince, suele suceder  que una compañera de  la quinceañera, nos contrate para su fiesta.
Esta fecha es ideal para eventos despedidas de fin de año. Una época hermosa para trabajar.
¿Cómo los recibió el mercado?
Logramos entrar al mercado del interior del departamento, como es Colonia Lavalleja, Rincón de Valentín, Constitución.
Además en el interior del país, la banda está haciéndose conocer, aunque es un mercado más difícil para las plenas, siendo público de charanga.
Así mismo, nos han recibido muy bien.
 ¿Sientes que el empresario está apostando a los grupos locales?
Sí, pero es importante resaltar que no apuesta a todos.
No es por un tema de talento, sino de compromiso.
Pienso que un grupo para consolidarse, tiene que apostar a la permanencia.
Y el empresario, apuesta a la gente que sabe lo que quiere.La RAZON
¿Qué necesita un grupo para estar consolidado?
Más que nada compañerismo. La unión del grupo fuera del escenario lo hace mucho más fuerte y la gente lo nota.
Esa confianza que te brinda un compañero, la sonrisa que genera el error de alguno de nosotros actuando (sonríe).
No hay críticas agresivas, al contrario se ríe todo el mundo y seguimos adelante.
El público capta eso y es cuando la banda fluye sola.
Ya cada uno sabe cuál es su rol y el intervenir en momento oportuno.
¿Con qué  temas explota la gente?
Sucede que por suerte, podemos cubrir toda la franja de plenas.
No es lo mismo hacer un show para una persona de 70 años como lo hicimos hace muy poco, que hacerlo para  un quince.
El público en gustos y estilos es diferente.
La banda tiene un repertorio bastante amplio, con temas clásicos como Karibe con K, Caracol, Casino, entre otros.
El estilo es lo que divierte en un evento de éstas características y la banda se caracteriza por tener temas “muy allá arriba”, muy divertidos, interactuando con el público, pero también tiene temas románticos lentos, como un cover que grabamos de Cristian Castro.
¿Un paso importante?
Hay muchos escenarios que nos han recibido.
Pero sin  dudas La Bámbola ha sido muy importante para nosotros y la apertura de la banda.
También un Parque  Harriague lleno, con la presencia de artistas muy buenos.
En un  espectáculo que ha  sido muy importante, con la llegada a  Salto de Marcos da Costa, artista uruguayo que está “rompiendo” y fuimos nosotros sus teloneros.
Espectáculos en el Teatro Larrañaga, con diferentes eventos. Son muchos.
¿Dónde anhelan llegar?
A Montevideo.
Entrar a la capital, que es la cuna de la plena, es uno de los objetivos del grupo y creo firmemente que no  está muy lejos.
¿También componen?
Sí,  tenemos canciones propias, con todos los integrantes preparados como para realizar arreglos. Pero las canciones compuestas son de Pablo y Rodrigo Parabé, quien está  más preparado aún para un cambio de estilo, siendo el timón de la banda.
¿Qué condiciones reúne un cantante exitoso?
Carisma.
Pienso que puede tener buena voz, otros talentos, pero si no hay chispa con  la gente, no se genera eso.
¿Cómo se logra?
Con la confianza que te va dando los mismos escenarios. La experiencia, pero pienso que también es algo innato, porque no todos lo tienen.
¿Los nervios, están presente cada vez?
Sí. Todo el tiempo.
Siempre lo digo. Y el día que no tenga  más  nervios antes de subir a un escenario, no lo hago más. Por quiere decir que ya no siento nada.
Es hermoso llegar a un lugar, mirar a la gente, comerte las uñas  y luego de que suene el primer acorde… ¡ahí ya está! ¡Es tu momento!
¿El músico nunca deja de ser músico?
Sí, es verdad, pero el estilo que nosotros hacemos, me parece que debe ser de los más lindos que tiene nuestro país.
Un ritmo contagiante, que aunque la gente diga que no le gusta, lo termina bailando.
¿Cómo acompaña además tu actividad laboral?
Muy bien.
Mi trabajo consiste en el taller de  un emprendimiento familiar junto a mi  padre, siendo operario en el rubro de marmolería, con dos hermanos y dos compañeros más.
Conformando un ambiente muy lindo de trabajo, estando todos muy unidos.
¿Cuáles son los planes?
En cuanto a la banda, siempre estamos buscando seguir creciendo y aprendiendo.
Actualmente estamos muy contentos y agradecidos a  la familia del Conservatorio Sagarías, a los hermanos “TOTI Sonidos”, ya que el apoyo que nos brindan es espectacular. Excelentes profesionales y más aún como personas. Brindándonos un proyecto de clases de canto y apoyándonos en la grabación.
También estamos muy agradecidos con Richard Olivera, ya que ha apostado a nosotros, haciéndonos llegar a su local bailable, el cual es un boliche muy solicitado por los salteños, turistas que llegan a Salto y eso le hace mucho bien a la Banda.
Los planes de llegar a la capital, están latentes. Poder seguir grabando, como hace muy poquito con estos últimos cuatro temas que realizamos.
¿Un mensaje a los seguidores de la banda?
Antes que nada, enviarle un agradecimiento especial a  la familia de cada uno de los músicos, porque están siempre al pie del cañón y eso para nosotros es muy importante.
Estamos con mucha expectativa en esta época del año, ya que el 2 de diciembre estaremos en La Bámbola y en una gira por el departamento, con despedidas de año, que ya están programadas.
Sin olvidar, un saludo especial a todos aquellos que han apoyado al grupo de una u otra forma y también un agradecimiento a Diario EL PUEBLO por el apoyo y el espacio que nos brinda.

Publicado en "Al unísono"Comentarios (0)

Cantante y principal de A Plena Samba Compositor-Profesional en el rubro metalúrgica

Con Andrés “Capioca” Stábile

Con la simpatía que lo caracteriza y excelente buen humor Andrés acude a nuestra entrevista.
Donde comienza narrándonos que para conformar A Plena Samba hace 17 años se une a su hermano Pablo y a capioca Stábile.compañeros que ya traían su experiencia de otros grupos.
Desde el principio desarrollaron un camino de frutos que hasta hoy recogen y confían en que lo seguirán haciendo con el único fin de brindar la diversión asegurada en cada evento del cual participan.
Así nos respondía Andrés cuando le preguntamos:
¿Cuándo se da cuenta “Capioca” que le gustaba ser cantante?
Pienso que se fue dando.
Para integrar el grupo nos juntamos unos amigos que nos gustaba la música y cuando empezamos a tocar la respuesta de la gente, de lo que disfrutaba, comenzó de a poco pero fue una explosión.
Si había siete fiestas en Salto, estábamos en las siete.
¡Para nosotros una satisfacción!
¡De ir a tocar a La Calandria siendo el salón más costoso! Quien organiza un evento allí quiere decir que puede pagar cualquier otro grupo que no seamos nosotros, sin embargo nos confían la diversión.
Eso no tiene precio y nos llena de orgullo.
¿Por qué “Capioca”?
Cuando mi papá era pequeño se vio en casa una película y el seudónimo del actor era Capioca, con el cual mi abuelo lo relacionó con mi padre y lo llamaba así. Con el tiempo me lo pasaron a mí, posiblemente por tener la misma fisonomía de mi viejo.
Él siempre me dice que cuando yo haga plata y él se jubile me va a hacer la demanda por el nombre (sonríe). Yo le respondo: “te va a ir mal, porque yo no voy a hacer plata”.
¿Cómo se conforma el equipo de músicos de A Plena Samba?
Lo primero que debo reconocer es que tenemos muy buenos músicos y somos los mismos de siempre.
Once personas arriba del escenario: Pablo y Franco Stábile, en batería eléctrica y timbales, Sebastián Ibarra teclados y bajo, Ramón Fernández trombón, Cristian Balbi trompeta, Sebastián Ustra congas, Agustín Mainardi bongó, junto a los cantantes: Javier Sosa, Danny Braccini, Emiliano Álvarez. Además de los asistentes de sonido: Lafayette León, Marcelo Cardozo y Héctor Balbi.
¿Dónde se inician tocando?
En eventos particulares por medio del boca a boca.
¡Hoy es tan distinto con las redes sociales!
Pero no podemos dejar de nombrar a Diario EL PUEBLO, porque ha sido un medio de comunicación que siempre nos ha apoyado mucho, no solo con publicidad. Ha estado siempre presente.
¿Pensaron en ese entonces en un público determinado?
Nosotros apuntamos a las fiestas particulares. Allí sabíamos que están todas las edades. Donde hay que tocar algunos clásicos, candombes y más.
¿Por qué se caracteriza el grupo?
Por el carisma, la diversión, mas allá de que el producto sea bueno.
No somos los mejores, siempre decimos que nuestra humildad viene desde el cimiento pero contamos con muy buen equipo.
Cuando la banda sube al escenario lo hace contagiando de forma muy alegre.
Yo admiro a todos los grupos. Y donde hay música, aunque no haya mucho movimiento, ahí estoy.
¿Cuál fue el primer escenario importante?
Hemos recorrido muchos lugares pero yo subo a un escenario y lo disfruto como la primera vez. Mucha gente me lo dice, de que a veces venimos de seis toques, subimos al escenario y somos los mismos. Disfrutándolo como si fuera el primero.
¿Se han abierto puertas importantes?
Una de ellas fue cuando llegamos a “Agitando una más”.
La banda comenzó a partir de allí a recorrer todo el sur, que era muy difícil acceder.A plena Zamba en Agitando una mas.
¿Han compartido escenarios?
Sí, con Lucas, Chacho Ramos, Fata Delgado, Damián Lescano que al llegar a Salto se hospeda en casa.
Con todos los colegas mantenemos una excelente relación. Son personas muy sencillas de las que podemos aprender muchísimo.
¿Cómo logran llegar a grabar?
Con muy buenos equipos, en ese entonces de Sebastián Sabarrós pero lo teníamos que hacer en vivo.
Intentando la perfección y cuidando todos los detalles. Grabamos en El Andén y de allí comenzamos a llevar los CD a las radios y demás. Pero el boca a boca era la mejor propaganda.
¿Cuáles han sido los logros de A Plena Samba?
A Plena Samba lleva diecisiete años con la música de forma ininterrumpida y al estar tantos años trabajando, escalando, hemos logrado llegar a un techo.
Lo más difícil es mantenerse, pero también lo estamos logrando con el grupo.
Estando siempre vigentes en todos los aspectos, ir adaptando todo lo nuevo, trayéndolo a nuestro estilo.
Hace dos años que comenzamos con las canciones inéditas: a Cavani, a Luis Suárez, Al día de la madre, a mi viejo, todas inscriptas en AGADU, que fue un gran logro para nosotros. ¡Así que somos compositores uruguayos!
¿Cómo es una gira?
Podemos comenzar el viernes en el sur, Mercedes, Cardona, San José, completando el fin de semana.
Hemos contado con la suerte de que al ver que comenzábamos a crecer tuvimos que detenernos un minuto a pensar en la inversión para un micro y el sonido ya que anteriormente lo alquilábamos.
¿Qué detalles hay que cuidar en el escenario?
Muchos. La responsabilidad, el compromiso, nuestra imagen y el profesionalismo que corresponde.
Soy muy detallista y exigente. Pero sobre todo en el respeto al público y la puntualidad. Incluso en los ensayos.
Por suerte el equipo está muy bien organizado y viene de un rodamiento que camina solo.
¿Una anécdota de algo que no haya salido bien?
Muchas. Una que es fabulosa pero ojalá nunca más vuelva a pasar: teníamos en una noche de sábado cinco toques en fiestas privadas y empezó temprano a llover sin parar.
Comenzamos con los toques en el Club de Pesca, Rowing, Ayuí, Deportivo Artigas y nos quedaba unos quince.
Nos vamos para Le Park, cambiando de vestimenta con un lleno total. Armamos los equipos y cuando estuvo todo pronto, viene un músico de nosotros y me dice: “la madre de la novia quiere hablar contigo”.
-¿Cómo la madre de la novia, si esto es un quince?
Se me aflojaron las piernas… Fui rápido porque no entendía nada y la madre de la novia rodeada de amigos, me dice: “¿Capioca, cómo ves la cosa acá? ¿Quién te contrató? Mira que esto es un casamiento”.
Me fui hasta el micro, intentaba buscar el número de teléfono de la persona de los quince y cuando lo encontré, me faltaba un número.
¡Ahí me puse muy mal!
Pero los novios estaban felices allí, pensando que alguien les había regalado de sorpresa el grupo.
De repente, alguien me dice: “Tocá nomás Capioca que te juntamos la plata y ya está”.
Le dije: “no, para que yo tengo que cumplir con el otro evento de los quince”, pero realmente no sabía qué hacer.
Y salieron los novios, toda la gente para el frente de Le Park, ¡con una expectativa!
Me voy para el micro, pensando en juntar todo e irme a Haras, creído de que me había confundido y los quince eran allí. “No pasa nada pensé, estamos a un paso de Haras”.
Me suena el celular y era la madre de la quinceañera en cuestión, que me dice: “Capioca, mira que ya largamos el video y ahora tienen que empezar ustedes”.
Le dije: -¿dónde era la fiesta?
-“¿Pero cómo Capioca?, ¡en el Paseo Alemán!”.
Ahí me entregué. Yo tenía la esperanza de que fuera en Haras, que nos quedaba a un paso (Sonrisas). Juntamos todo y nos fuimos.
De lo único que me arrepiento es de no haber hecho aunque fuera dos o tres temas en el casamiento, porque fue una injusticia. ¡Y todos lloraban de risa!
¿Cómo es llevar además adelante tu actividad en tornería?
Viene de familia. En realidad el patrón es mi viejo y lo hacemos junto a mis hermanos Pablo que es Profesor de Educación Física y Franco que estudia.
Me gusta además el deporte, el fútbol, tratando de aprovechar todo el tiempo posible.
¿Un mensaje a tus seguidores?
Nosotros somos siempre unos agradecidos y más con Salto.
Orgullosos de que la banda sea y esté reconocida como salteña. ¡Todo se lo debemos al público que tanto nos da!
Estoy muy conforme, feliz de lo que me ha dado la música y me gustaría agradecer a toda la gente de Salto. A la familia de los músicos, a los medios que son parte importante en lo que nos pasa ya que todo se genera a través de ellos y brindándonos un gran apoyo.

Publicado en "Al unísono", - Titulares -Comentarios (0)

Cantante- Compositor- Jefe  de animación en Altos del Arapey

Con Marcelo Vives

Marcelo, nació un 26 de diciembre.
Motivo por el cual se considera un capricorniano, “bien capricorniano”, nos dice.
Su lugar de residencia mientras transcurría su niñez y adolescencia, tuvo lugar en Termas de Daymán. Y aunque luego formó su hogar en las cercanías de nuestra ciudad,  por motivos laborales reside además en Termas del Arapey.
Fue un hermoso diálogo que mantuvo con EL PUEBLO. Y comenzó de esta manera:Marcelo Vives
¿Desde cuándo tu encanto por la música?
Siempre hay  algo que te marca, haciendo un clic que nos dice “esto es lo tuyo”.
Siendo niño vivía en “Casa verde” en Costanera sur y abajo se juntaban muchas hojas secas que una vez por semana se quemaban.
Era un humo fuerte, cerrado y yo siempre observaba que en los shows del mundo, había humo.
Solía tomar una rama y entre él cantaba, sintiéndome el mejor cantante del mundo.
Pero cuando volvía y entraba a mi casa, mi madre me quería matar. Estaba, íntegramente impregnado en olor a humo.
¿Qué cantabas?
Canciones de moda.
Tenía referentes por la familia de mi papá, Fernando, los cuales tocaban instrumentos. Sobre todo de percusión con  un grupo de amigos y vecinos en bailes de campaña,  sin tener la posibilidad de desarrollarse.
Mi mamá Mabel siempre acompañaba sus pasos y me parece que de ahí viene mi vocación.
Mis padres han trabajado siempre para el ROTARY CLUB y cuando yo tenía 11 años nos trasladamos a Termas de Daymán, para que se hicieran cargo de un restaran en el año ´93.
En esa época estaba el auge de la llegada de argentinos, explotaron las termas, creciendo y allí estuve hasta los 23 años.
¿Cuándo comienzas a desarrollar tu vocación?
Estudiando  profesorado de teclado con 14 años, el cual me llevó seis años. Me recibí y allí comencé a tocar órgano electrónico, cantando algo.
Y en el ´99 es donde comienzo a cantar en dúo folklore con Sergio Dutra (hijo) en campaña.
En el  2001, comienzo con Sergio Pérez, excelente músico con temas inéditos, cantando en un grupo que se llamaba “Morada Interior”.
En el 2003, por causalidades de la vida, tomo la decisión de independizarme, cantando como solista en el Parque Acuático Acuamanía y luego comienzo a cantar en Etiqueta Negra, me llaman del Hotel Horacio Quiroga, luego de Los Naranjos y así sucesivamente.
¿Por qué estilo te inclinas?
Cuando comienzo en Etiqueta Negra, por solicitud de los contratantes, la idea era cantar solamente  temas melódicos y ¡como me gustan a mí!: Ricardo Montaner, Alejandro Sanz y cumplí con lo pactado. Pero notaba que la gente pedía subir un poquito más el ritmo. Intenté hacer un tema musical así, con la debida autorización y me dijeron que probara.
Canté  “Sol negro” de Mogambo y comenzaron a pedir otra, otra y terminé haciendo Los Palmeras y más.
Y a partir de ese día permitieron a todos los demás cantantes que pudieran agregar en su repertorio, éstos temas.
Pasó que se dieron cuenta, que a nuestro estilo no lo podemos modificar. Marcar sí una línea, pero siempre  tener una  fracción,  porque los públicos son diferentes.
Yo me siento, no sé si orgulloso, pero sí influí en que a partir de esa noche se pudieran agregar temas tropicales al finalizar.
¡La gente estaba contentísima!
¿Cuáles son los cambios que notas?
Creo  que el público salteño cambió para mejorar en muchos aspectos.
Ya que hasta ese momento se divertía, después de haber estado un buen rato en el boliche y tomado alguna bebidita alcohólica. Hoy noto que el salteño se liberó de muchos prejuicios.
En estos trece años que pasaron, noté la apertura mental que tuvieron como espectadores de un show.
¿Cómo fue incursionar en las dos épocas?
Viví la experiencia del público frío, frío, mirando que también uno se va liberando como cantante  y ello te va enseñando el trato con él.
Eso influye mucho.
Pero además en la otra etapa, noté la apertura mental positiva del público.
¿Actúas también fuera de Uruguay?
Sí y  también en otros departamento, pero me doy cuenta que me quedo con el público salteño, siempre.
Algunos pueden pensar que lo uso como estrategia, pero no. Es la verdad.
Además no existe en ningún departamento, tantos shows en vivo como acá.
¿Observas  competencia?
No, no la siento.
Más o menos trabajamos todos.
¿Qué tiene que tener un buen cantante?
La autenticidad.
El artista tiene que ser él.
Si algo me voy a llevar de ésta vida, es que siempre fui auténtico. No me gusta llevar ningún cartel, que me alaguen mucho, ni jactarme de nada. Porque no me gusta decir  que soy malo o bueno: yo te entrego lo que tengo.
Y soy de muy bajo perfil. Estando en un lugar determinado, no me gusta sobresalir, ni tapar a nadie. Al contrario, egoísmo cero y siempre estoy tratando de dar una mano cuando puedo, siendo lo más solidario posible.
En Hotel Casino Salto he tratado de darle oportunidades a muchos de los que hoy están cantando, pero lo he hecho con todo el amor del mundo. No me gusta comentarlo. Mientras lo sepa yo, ya está. Y creo en eso de que cuando uno da, vuelve multiplicado. Porque cuando uno logra la fidelidad en la gente, ya está.
¿Cuál es tu actividad laboral?
Estoy trabajando como  Jefe  de animación en Altos del Arapey. Hotel catalogado como uno de los mejores del mundo.
No solamente por lo  que es su estructura como tal, sino por todo lo que ofrece.
Es el único  hotel en Termas de Arapey con pozo propio, Club de Golf de dieciocho hoyos, pista de aterrizaje, trabajando mucho con empresas con capacitaciones y demás.
Al área de animación en la que desarrollo mi tarea le corresponde todo lo relacionado a las actividades recreativas del hotel.
Estoy a cargo conjuntamente con la Sub Jefa: Belén González, de que las veinticinco actividades diarias, (cuando hay congresos más), salgan en tiempo y forma.
Es una gran responsabilidad.
Dentro del paquete que ofrece el hotel y desde donde trabajamos, contamos en la parte recreativa desde aquagym, zumba, ritmos latinos, stretching, (estiramiento), esferodinamia, hasta el trabajo con las pelotas de goma, para fortalecer la columna.
Además de cabalgatas, paseos en jeep por todo el pueblito de Arapey.
También nos corresponden los paseos en lancha y todo lo que es fútbol, fútb-golf, golf, aquabóley, aqua bingo.
También en el snack, realizamos bingos, loterías, Karaokes, shows en vivos, con invitaciones a cantantes de jueves a  sábado, conmigo. Y los demás días actúo solo.
¿Cómo notas la receptividad del público del hotel?
La tarea que nos corresponde es bastante compleja. Tenemos que ir muy de a poquito, logrando des estresarlos a los huéspedes, como dándoles una bienvenida.
A medida que van llegando los vamos invitando a participar en los juegos para irnos aflojando, para que puedan interactuar con el debido dinamismo,
Al segundo día ya te los ganaste un poquito más y al tercer día ya podemos divertirnos juntos, haciéndolos sentir cómodos.
Pero al ser un público exigente, nos ayuda mucho a crecer, es muy  positivo trabajar con ellos.
Nos da más herramientas, que son conocimientos.
Si nos  ganamos el público de un hotel cinco estrellas, quiere decir que nos ganamos todos los públicos.
¡Te brinda un  desarrollo el desenvolverte allí, al tener que recurrir a sacar lo que sea de la galera para convencer…! Y si lo logras, es porque estás preparado para actuar en cualquier lugar.
Yo a este trabajo lo he  tomado como un desafío personal sin duda alguna.
Ayuda mucho a desenvolverte rápido. Resolver un problema en minutos, ¡ya!
Pero automáticamente, tienes que tener un plan B.
Además, si tienes una actividad afuera y las inclemencias del tiempo no te lo permiten, hay que organizar  algo dentro del hotel.
¿Cómo te llevas con el estrés?
Ahora, bastante bien.
El primer mes fue complicado, pero me adapté.
Además cuento con el apoyo de mi pareja, que para mí es fundamental y vivimos  en un entorno, donde se encuentra casi toda nuestra familia, muy unida.
¿Un proyecto ambicioso?
Sí, el de ser cantante solista, con temas inéditos.
A partir del año entrante, lo voy a empezar a implementar y con banda.
Sin encasillarme en ningún estilo
¡Porque creo mucho en el mercado nuestro!
Y lo más importante: el desafío que llevo conmigo, de seguir creciendo, aprendiendo y mirando hacia adelante.

Publicado en "Al unísono", - Titulares -Comentarios (0)

 Cantante – Compositor y estudiante de Abogacía

Con Leandro Sosa

Cómodamente instalados en nuestro living de Diario EL PUEBLO, comenzamos a dialogar con “Leo Sosa”.
Un cantante estudiante, que se ha hecho merecedor de innumerables elogios por su carisma, responsabilidad y amor a la música.
Llegó a Salto  desde el departamento de Rivera, y se convirtió muy pronto, para orgullo de su familia y entorno todo, en abogado. Leandro
Seguramente por su gran fe en Dios, su vida transita felizmente cada vez mejor.
Dejemos que sea él quien  nos la  narre, conociéndolo más por medio de nuestra entrevista:
“Mi llegada a Salto fue en  el año  2010, con mucha expectativa.
Desde los seis  años cantaba, mi pasión fue siempre   la música. Lo hacía sobre todo en la Iglesia Evangélica.
Mi mamá tocaba guitarra, como  un  don que trae con ella y a mi papá siempre la gustó la  música, pero nunca se profesionalizaron.
También desde los  seis años quise ser abogado, pero sin tener idea de lo  que era serlo. Ni tampoco su rol  en la sociedad.
Culminé primaria y  en 5º año de secundaria elegí humanística y 6º  de derecho. ¡Y me fue bárbaro!
No por jactarme de lo que soy, sino que siempre fui muy aplicado y  esforzado. Tampoco porque fuera inteligente, siempre  me encantó estudiar.
¿Cómo fuiste sorteando obstáculos?
Gracias a Dios, mis padres Bernardo y Lucía estuvieron siempre al lado mío apoyándome y al tomar la decisión de venirme a Salto, fue muy complicado ya que las  condiciones económicas, no se prestaban para ello.
Mi familia es muy humilde, pero siempre siendo positivos. Sacrificando para alcanzar objetivos.
¿Costó adaptarte?
Sí, me costó.
Pero la sociedad de  Salto me  ha recibido con los brazos abiertos, por ello pienso graduarme este año y quedarme a vivir aquí, porque me encanta  como son.
Y el apoyo que siento en ellos, por medio de mi cantar, se hace muy fuerte en mi vida. ¡Soy feliz aquí!
¿Cómo comienzas a desarrollar aquí tu actividad como cantante?
Cuando cantaba en la Iglesia me  presenté en un casting en el año 2012 a nivel nacional de canto en el Teatro Larrañaga.
Y gracias a Dios, al público y al jurado, salí  en primer lugar en el concurso.
Pero en Rivera yo ya venía grabando mis temas, contando con ocho de ellos.
¿Fue entonces tu destaque en ese concurso?
Sí. Habían en  ése momento del concurso, Pastores, que querían llevarme a  Argentina para grabar mi CD.
Eso hizo que yo tratara de agilizarlo todo, incluida su parte artística. Me fuí a Rivera y me sentía en la  falta de algo de dinero, para lograr terminar de grabar esos  temas y fue un gran sacrificio reunirlo. Pude viajar a Argentina, grabarlo y lanzar mi primer CD. Estuve para ello en  Chajarí, Federación, Concordia, en Los Charrúas y a partir  de allí, seguí cantando ya que siempre recibía invitaciones de otros departamentos.
Pasó el tiempo y conozco a un gran amigo y colega, Marcelo Vives y a través de su recomendación, logré muchísimo.
¿Comienzas a ser más solicitado?
Yo acompañaba siempre a Marcelo en sus actuaciones.
Me reflejo mucho en él porque es un gran compañero, colega, muy humilde y ha avanzado por su humildad.
Ahora está trabajando en un lugar muy importante y todo lo logró por su forma de ser.
Y fue a  través de él que acompañándolo, me brindaba la  oportunidad de cantar algunos temas.
Me hizo conocer a las personas  y ser conocido en la sociedad. Luego sucedió, que por motivos de la responsabilidad que le lleva la tarea en la que se encuentra, no podía concurrir a diferentes eventos a los que estaba invitado y proponía a los empresarios mi  presencia.
De esa forma también fuí sumando los que yo  ya tenía. Pienso que es una gran oportunidad y bendición para mi vida contar con ello.
Hoy estoy cantando en varios lugares desde hace unos cuatros años, como en el Hotel Horacio Quiroga, La Normanda, Eventos particulares. También canté en la Expo 2017.
En VJ Sunset, con un show de cuarenta minutos y otro similar en tiempo con Karaoke. Haciéndolo interactivo y partícipe a todo el público posible.
Me siento feliz por contar con mi agenda un poco apretadita. Doy gracias a Dios y a mi  amigo Marcelo que me ha dado ese gran apoyo para que todo fuera así.
Tengo mucho para agradecer además: a Gisel Rivero, su esposo Federico Giordano, como así también a Lidia Arrieta y demás amigos.
¿Cuál es tu estilo?
Yo me adapto a lo que el público quiere.
Preparo una  batería de canciones y cuando me instalo en el lugar, simplemente veo cómo voy a realizar mi  repertorio de acuerdo a las edades de las personas que allí se encuentren.
Pero suelo cantar chacarera, chamamé,  prácticamente todos los estilos. Más si se encuentran presentes diferentes edades, para tratar de satisfacer a todos.
¿Cómo fue el lanzarte solo?
Da un poco de miedo.
Yo pienso que por el hecho de estar acompañado durante tanto  tiempo con Marcelo, me sentía seguro.
Porque él es un profesional y yo estoy en pañales. Voy muy de a poquito.
Y cantando solo al principio me costaba soltarme,  pero después me fui adaptando, sintiéndome cómodo en cada actuación.
Pasa que se va en ello toda nuestra responsabilidad. Uno quiere dar lo mejor de cada uno en cada show y que el público responda.
¿Cuál es el contenido del CD que has grabado?
Lleva  incluido cumbias, música lenta, que en el ámbito cristiano se le llama adoraciones y todos los ritmos para poder satisfacer a todos los públicos.
¿Qué es lo que tiene que cuidar un cantante para que todo salga bien?
Todo. Su imagen, ser humilde.
Ser cantante, es un trabajo.
Pero un cantante no tiene que regirse simplemente por lo económico.
Yo también canto porque la parte  monetaria me hace vivir. Pero debemos mirar además que hay seres humanos  que tal vez están tristes, mal, concurren a un show que brindamos y con el canto le podemos transmitir alegría a toda esa gente que nos  va a ver.
Yo cuando canto, vivo el momento. Soy muy alegre.
Aunque tenga mucho problemas a veces.
¡Porque tengo que transmitir alegría!
Voy al escenario, me encanta  animar dando todo de mí, invito a la  gente a  bailar y me encanta que las personas puedan vivir y disfrutar ese momento.
Es esencial ese vínculo, porque uno también se hace querer.
¿Te gustaría salir del país brindando shows?
¡Sí, claro!
Yo me dejo guiar mucho por Dios y por  las oportunidades que el mercado nos brinda.
¿Cuál sería tu escenario soñado?
Acá en Uruguay, me gustaría cantar en Montevideo, en  algún lugar grande, como con un lleno total en un Teatro Solís, sería mi gran sueño.
Y en el exterior, no tengo idea. No me gustaría proyectar porque tengo la  certeza de que siendo humilde, lo grande viene.
Creo en Dios y él es mi guía en todo.
Quizás no lo veo pero lo siento, porque  yo  lo busco y  lo encuentro.
Es la fe de uno y aunque no se entienda, cada  uno tiene su vivencia personal y yo tengo la mía con Dios. Y con todo mi esfuerzo y humildad, aunque todo lleve una lucha continua, voy logrando cosas.
¿Cuál es  tu referente?
Ricardo Montaner, ¡me fascina!
Me gustan canciones con contenido, que lleguen a transmitir sensaciones lindas.
¿Cómo llevas adelante las dos actividades?
Actualmente estoy cursando Consultorio Jurídico en la Universidad de la República y queda muy  poquito para recibirme, pero tiempo siempre me falta. Madrugo mucho para que el tiempo me rinda y  lograr conciliar las dos tareas.
¿Cuáles son tus mayores anhelos?
Graduarme y trabajar en lo que es la abogacía, pero sin dejar de lado la música que para mí es terapéutica.
Me hace mucho bien, además de que me gusta disfrutar con la gente.
Soy un agradecido con la gente de Salto, porque llegar de afuera e instalarme no es fácil. Pero me siento muy querido.
Aspiro siempre  con humildad a escalar peldaños, sin ponerme una meta,  porque la vida nos sorprende. Y  siendo para  progresar es importante.
¿Cuáles son tus planes?
Lograr formar mi propia banda.
Deseamos hacerlo en conjunto con Marcelo Vives pero todo es un  proceso, lleva su tiempo e  inversión. Así que seguimos en carrera, siempre de manera positiva y muy contentos con lo que estamos viviendo.
Mi agradecimiento a Diario EL PUEBLO por esta deferencia de invitarme, un saludo especial a Marcelo Vives y a todos nuestros amigos, que nos siguen en cada show que realizamos”.

Publicado en "Al unísono"Comentarios (1)

Cantante – Profesional en Peluquería “Estoy feliz haciendo música. Es mi pasión”

Con Valentín Silveira

Valentín nació y se crió en la zona sur, muy cerquita del Altar del Papa.
Al conformar su propia familia, se traslada con el tiempo a la Zona Este de nuestra ciudad,  donde se instala con su profesión de Peluquero, junto a su esposa.
Su dedicación a la música llega siendo muy pequeño, estudiando luego canto y piano  para alcanzar como cantante  metas importantes.
Además, tiene una tercera actividad que trata de la colaboración en una tintorería, como emprendimiento familiar.
Comenzamos nuestro diálogo de esta manera:22365628_1136635126467488_4943055161613338057_n
¿Cómo se compone tu familia?
Por mis padres Hugo y Zulma, mis hermanos Soledad y Leonel y mi esposa Yusahara, junto a mi hijo Octavio.
Del que nos sentimos súper orgullosos y contentos, ya que nos habían dado la noticia, que no íbamos a poder tener hijos.
¡Lo buscamos y Octavio llegó!
¿Cómo nace tu talento como cantante?
Desde niño soñé con ser cantante.
Me gusta la balada, el bolero, lo romántico.
Y por circunstancias comerciales, uno se comienza a inclinar por otros estilos.
¿Lo traes de familia?
No, en mi casa a mis hermanos, los atrapaba el estilo Montaner, Arjona.
Pero del estilo que a mí me atraía, a nadie le gustaba.
¿Cuándo comienzas?
De niño me paraban en la mesa a cantar en las reuniones familiares, luego cantaba en la escuela y me he presentado en concursos de canto.
En casa se prestaba a la murga, Montaner y Arjona.
Por eso debe ser que soy muy carnavalero.
¿Cómo se presenta la oportunidad de un primer escenario?
Radio Cultural en el marco de La fiesta de la Cerveza, realizó un concurso de canto, destinado a niños y jóvenes y me presenté con tan solo doce años.
Había que realizar una especie de prueba en el Conservatorio Sagaría y la pasé con una presentación en La fiesta de la Cerveza y una segunda, en fono platea de Radio Cultural.
Donde quedé entre los tres ganadores.
Comenzaron allí a surgir posibilidades en murgas como Punto y Coma.
Luego canté en Fuerza Norteña, siendo una linda experiencia por la buena convivencia y nos llevábamos entre integrantes, como buenos amigos.
Con el tiempo, un poco más entrenado, me llaman para cantar en el Grupo La Base de Néstor Salgado y allí fue cuando comenzó lo que a mí más me gustaba. Donde estaba más lo melódico, lo pop.
Hasta que se comenzaron a  presentar otras posibilidades, como poder hacer algo como solista  también en Banda La Magia,  de manera más profesional.
Sonaba en vivo y con la que recorrimos muchos lugares  saliendo del departamento.
¿Integraste además otras bandas?
Los Egresados, de Marcelo Cantini conjuntamente con Jorge Chiriff.
Surge además la posibilidad de integrar el grupo Éxodo y de allí dar el paso a un costado, encaminándome de otra manera y tomándome todo, con mucha más seriedad.
¿También con más responsabilidades?
Sí, hacerme de mis equipos, ocuparme del sonido, de mis pistas. Era otra cosa.
Hasta que un día dije, llegó el momento de decir: quiero ser yo para sentirme bien, conmigo. ¡Puedo hacerlo!
Como una manera de saber que lo puedo lograr.
Y con el entrenamiento que tenía de fondo, en el ´99 o 2000, despegué.
¿Fue difícil, tu inclusión en el medio?
Es como todo, costó.
Antes, había que remarla o hacerse conocer por el boca a boca. Hacer mucho escenario gratis.
Actualmente existen mucha más cantidad de medios que pueden llevarte, como las redes sociales, que brindan un medio masivo y todos tienen acceso.
¿Cuál es tu primer escenario como solista?
Algo que me marcó, fue haber integrado la murga, tan importante en lo local y haber sido revelación en ese año, con trece años.
Y de permitirme cantar en una final de murgas en un Parque Harriague llenísimo, fue algo muy importante.
Allí sentí que era lo que anhelaba.
Creo que a uno le dan estas posibilidades, porque uno tiene condiciones. Y si a estas, uno las ayuda con un estudio de canto, como lo pude hacer, va a favorecer más. Cuando uno siente que es posible  hacerlo y la gente te responde, te da más ganas todavía.
¿Te gusta compartir escenario?
Me gusta. De ver a alguien parado al lado del escenario o que está para subir en otro momento, lo llamo para cantar una canción.
Lo hago, porque me gusta que me lo hagan, que el otro comparta conmigo y me haga sentir bien.
¿Se puede llegar a competir en la música?
Sí.
El gran tema es que dentro del mercado chico que tenemos, es grande. Hay mucho mercado.
¿Cuál es tu estilo?
Como yo trabajo con un público muy amplio, no tengo un estilo básico. Hago desde el bolero, balada, pop, tango, cumbias, salsa, canciones en portugués, entre otros.
¿Tienes algún referente?
Mi referente como artista es Ricardo Montaner.
Cuando empecé, al primero que imité fue a él.
Estoy expectante de algún material nuevo que pueda sacar.
Y de Arjona soy un admirador.
Pero en Salto tengo muy buenos colegas y amigos.
Uno de esos buenos amigos que la música y la vida me  ha regalado, es Marcelo Vives. Muy buen compañero. También, Alejandro “Piqui” Trindade, que ha sido excelente, de los que hace ya tiempo que canta, mucho antes de que yo comenzara en la música.
¿Cuáles son los eventos en los que actúas?
En Hoteles y Restoranes.
Los Naranjos, Horacio Quiroga, Altos de Arapey, Arapey Termal. También concurro al Solar del Acuario de Daymán.
Trabajo mucho con excursiones que llegan desde otros departamentos, así como eventos particulares.
Gracias a Dios estoy trabajando mucho.
¿Pensabas llegar a dónde llegaste?
Recordando cuando recién comencé y pensando en las grandes bandas como lo son Sonido Cristal o Mario Silva, soñaba cuando yo pudiera decir:
“¡Mirá cuando tenga que cargar mis equipos y  salir todos los fines de semana y  decir, que bueno lo que  me está pasando!”
Hoy pienso: “¿Cuándo será el fin de semana que me voy a quedar en casa?”. ¡Felizmente! (Sonríe).
Uno está feliz con lo que hace. Es mi pasión.
¿Puedes vivir de la música?
Sí, lo hago.
Hoy  por hoy, la música me da un buen pasar.
Aunque es algo es muy relativo. Porque puedo un fin de semana tener dos, tres, o cuatro shows y el otro fin de semana, no  tener ninguno.
Y para eso, hay que ser buen administrador, buen contador personal (sonríe).
¿Cómo logras paralelamente llevar  tres actividades?
En principio trabajaba con mi madre en la tintorería, luego comienzo a trabajar en una empresa en venta de prendas y un día me quedé sin trabajo, al igual que mi esposa.
Fui muy bien remunerado con el despido y pensé que había que invertirlo.
Tenía  una deuda conmigo mismo, que me gustaba mucho, que era estudiar peluquería y como no lo pude hacer antes, me decidí y lo hicimos juntos con mi señora.
Como nos quedamos con unos ahorros de los mismos despidos, se presentaba  la oportunidad de montar un local.
Y así lo hicimos en Salto Nuevo, donde estuvimos cinco años trabajando muy bien, hasta que nos trasladamos a la dirección donde nos encontramos actualmente, en Barrio Burton.
Y a la tintorería le dedico las horas de la mañana, junto a mis  padres.
¿Cuántos Shows puedes tener en un mismo día?
A veces, cuatro o cinco, corriendo.
¿Cuáles son tus planes?
En la música, lo difícil es siempre estar, mantenerse.
Yo creo que  en este tiempo he logrado una constancia y eso me lo ha dado un combo de tips, que he mantenido.
Como la conducta, la presencia, el lenguaje, el respeto hacia el público, la  humildad, el ser honrado.
Es fundamental, ser responsable, estar en hora. Eso se lo debo a  mi padre, que me lo ha inculcado.
¿Un mensaje a tus seguidores?
En Salto es complicado tener seguidores, pero alguno que otro tenemos y nos alimentan el alma y el ego.
Estoy feliz de que ellos puedan disfrutar y valorar lo que uno con tanto esfuerzo, ha logrado.
Es muy importante para los artistas locales poder contar con esta gente que nos sigue.
Y para aquellos que deciden dedicarse a la música, me gustaría decirles que es bueno que estudien canto. Es bien importante, lo digo por experiencia propia.
Esto es un camino que hay que recorrerlo nomás. No existe un librito, de por dónde hay que ir.
Es más que nada, por donde te lleva la gente, que asiste a las actuaciones y uno puede ver el entusiasmo de esas personas.
Así que para poder trabajar en el  medio, se debe  hacer lo que la gente pide y le gusta.

Publicado en "Al unísono"Comentarios (0)

“Todo lo que yo quería lo encontré acá en Salto”

Feliz por haber elegido Salto para caminar junto a su familia, Alexander llega en junio del año 2010, desde el departamento de Rocha.
Es un estudioso de la música, logrando culminar dos carreras con ella y además, es funcionario administrativo en el Juzgado Penal de Salto.IMG-20171020-WA0053
Ciudad donde encuentra marcadas diferencias con otras, mucho le atrae y las cree importante para su diario vivir.
Dejémoslo que nos narre, como transcurre su vida aquí, cuáles son sus propósitos y su disfrute:
“Elegí la ciudad de Salto, porque esta se caracteriza por ser una ciudad en movimiento, pero a su vez, es muy tranquila para vivir.
Además cuando pensé en venirme, tomé en cuenta la Universidad, que me queda a pasos de mi trabajo y me permite seguir con lo que tanto me gusta que es la música, logrando concluir dos carreras: Dirección coral y Profesor de canto.
Además de estudiar, Salto me dio la posibilidad de conformar mi familia.
¿Cómo está compuesta la misma?
Por mi esposa Jennifer y mis hijos Benjamín con cinco años y Guadalupe con tres.
Ellos nacieron acá y son auténticos salteños, pero mi esposa y yo lo somos de corazón, ya que llegamos casados aquí, pero solos.
¿Por qué te inclinas por la música?
En mi familia son todos músicos.
A los tres años, yo ya ensayaba con mi padre, porque él tenía un grupo de cumbia que se llamaba Status, teniendo más incidencia en el Este del país.
Él tocaba la guitarra y yo cantaba, y a los siete comencé en su grupo a tocar la batería, ya que mi padre, había conseguido el permiso de INAU.
Empecé como integrante del grupo tocando batería y luego a cantar.
¿Estuviste en otros grupos además?
Sí estuve muchos años y en otros grupos, siempre en Rocha, hasta que empecé a estudiar secundaria y con quince años, me recibí de profesor de órgano. Primer instrumento que mi padre me mandó a estudiar.
Allí, hice un cese en mis actividades, para irme a la Escuela Militar de Música y como no era mi estilo, volví y empecé a trabajar en el juzgado y en la orquesta.
También comencé a estudiar en el CeRP para poder dar clases y a conformar mi grupo por medio de un préstamo que me otorgaron.
Hasta que me casé y aunque mi señora me acompañaba, tuve que dejar mis noches, porque era otra vida.
¿Cómo es tu incursión en nuestro medio?
Me ha costado hacerme mi lugar.
Todavía, no me lo he hecho como quiero, porque he estado mucho tiempo estudiando.
A los dos años de haber llegado a Salto, comencé a estudiar en la Universidad y estuve seis años haciéndolo. Para conseguir la técnica de canto lírico, que es lo que enseña la Universidad, tuve que dejar  de cantar todo lo popular.
Eso a mi me ayudó a incorporar la técnica, para recién este año, empezar a transformar la técnica que aprendí y poder cantar otro estilo de música.
Incorporar la técnica y lograr transformarla para poder cantar lo que canto ahora.
¿Cuál es tu estilo como solista?
Música internacional, con diferentes estilos.
Pero desde que estoy estudiando, no pude cantar en ningún lado, a no ser algo muy fugaz porque tenía que incorporar la técnica vocal, primero.
¿Cuáles son los lugares en los que actúas?
En Hotel Los Naranjos. Estoy como en un período de prueba, que me lo impuse yo mismo para ver cómo tránsito.
Lo que más me interesa, es mejorar yo. Después, que me conozcan o no, es por añadidura.

La gente cuando vaya a ver mi show, le va a gustar o no. Pero lo que yo necesito es convertirme en un verdadero profesional en el canto, porque yo comencé con tres años y siempre fui amateur.
Participando de una cantidad de certámenes de canto y siempre me detenía ese problema: llegaba un profesional, yo llegaba a la final y me quedaba ahí.
Y pensaba que en cuanto tuviera oportunidad de estudiar canto, lo haría.
Hoy, no puedo comenzar a disfrutar de un escenario, porque primero tenía que mirar cómo reaccionaba mi voz, en el momento que yo cantara, porque en la técnica  vocal es difícil, hacer la técnica y cantar otro estilo de música, ya que estaba diseñada para el canto lírico.
Y he pasado estos años intentando adaptarlo e incorporándola.
¿Cuál es la técnica que utilizas?
Es solamente lírica, no hay técnica de canto popular y la que brinda la Universidad también.
Por eso, para ser profesional de verdad, tenía que adquirirla.
Ese es un tema entre uno y el cuerpo.
Yo hoy canto muy diferente a como cantaba cuando era jovencito.
Porque me he dedicado muchos años a adquirir una técnica. La universidad, tiene eso de preparar más como artista que era lo que yo quería, por ese motivo estudié Dirección coral.
¿Estudiaste algo más en Universidad?
En la mitad de la carrera de Dirección coral comencé paralelamente en Universidad de Salto el estudio de canto.
Recibiéndome de Director de Coro y Profesor de canto.
Para mi fue una bendición llegar acá, todo lo que yo quería lo encontré acá en Salto.
Aunque en Rocha es divino, se quedó un poco en las playas y el turismo.
¿Ejerces con alguna de las dos carreras?
Sí, estoy dando clases en Academia de Música Salto “La Academia”, de Marcos Quevedo.
Brindando la carrera de canto, adaptada a La Academia. Mis alumnos dentro de cuatro años van a poder recibirse de profesor de canto allí.
También estoy dando clases en la Escuela Nº 4, en la mañana.
¿Cuál es tu actividad laboral?
Soy funcionario judicial, desde hace trece años.
En el juzgado he realizado otras tareas, una de las cuales, es en la que estoy actualmente, la esfera forense. Son diferentes tareas administrativas que llevo adelante, como las hacia anteriormente en Rocha, ya que llego a Salto por medio de un traslado.
Mi horario es vespertino y estoy muy cómodo trabajando.
¿Cuál de las dos actividades te atrapa más?
Me atrapan las dos, por el hecho de que mis padres, fueron colaboradores judiciales.
Pero mi padre también era músico.
Todo  lo que hago lo hago porque me gusta.
Me gusta ser administrativo judicial, me gusta la justicia, pero  por otro lado, soy docente y soy músico y Director de coro.
Hago lo que me gusta e intento vivir de eso.
¿La familia te acompaña?
Sí, siempre, en todo.
Mi señora también es educadora y ha estudiado enfermería. Pero se ha dedicado más a nuestros niños ya que son los años más importantes para ellos.
¿Qué planes tienes?
He dejado unas cuantas actividades de lado, ya que voy a concursar para lograr ser efectivo en primaria.
Y es a lo que me estoy dedicando este año.
También, deseo promocionarme mas como cantante, realizándome un repertorio de cincuenta temas, como para poder afrontar, cualquier lugar adonde valla.
Todos los lugares son diferentes los gustos y para todos las edades.
Intentando aprender algunos idiomas, ya que un artista, tiene que contar con lo básico de inglés, portugués, entre otros, como para intentar un diálogo con el turista que asista al evento. En la Universidad a eso nos lo inculcan, con cinco idiomas, porque eso también, hace al profesional.
¿Tienes un referente en la música?
No, no lo tengo.
Siempre demostré un interés por Cristian Castro o Ricardo Montaner, porque son los temas que mas me gusta cantar, pero no tengo ídolos, porque yo creo en mí. En lo que yo puedo dar y pueda mejorar.
¿Con quién te gustaría compartir un escenario?
Con los que son amigos, hemos compartido escenario, ya que no conozco a todos los músicos de Salto. Recién ahora, nos estamos conociendo. Y con otros nos hemos cruzado, pero a mí siempre que hay un cantante actuando en el lugar me gusta cantar un tema  juntos.
Hace poco en ASDEMIA estaba un muchacho Leandro, que se lanza como solista y lo invito a cantar un tema juntos. Y  cantamos y disfrutamos los dos.
Creo que lo más importante, es compartir la música.
¿Se puede vivir de la música?
Se puede vivir con la música.
La música tiene muchas facetas.
La gente para hacer música primero tiene que formarse, después formar a otros y después actuar.
Uno tiene que buscar los medios. Adaptar la música  a la vida, al lugar  donde uno vive y buscarse su lugar. A veces, no se trata de ganar mucho dinero, sino de hacer lo que nos gusta.
Yo no canto solamente por el dinero. Canto porque me gusta y lo necesito.
Y soy feliz viviendo lo que me gusta e intentado  seguir mejorando”.

Publicado en "Al unísono", - Titulares -Comentarios (1)

María Elena Borba “Male” Cantante y Maestra

María Elena nació y transitó su niñez en Salto.
Comenzó con su inclinación por la música a los quince años, para luego estudiar y recibirse de Maestra. Su talento musical se divide en: Mr. Magic y Trío Acústico, para el disfrute de salteños en el interior y exterior del país.
Quisimos conocer cómo lleva adelante las dos actividades y esto le preguntamos:
¿Cómo comienza tu vida artística?
Tengo un amigo, Mariano Gutiérrez que cuando yo tenía catorce años, se fijó en mi voz, diciéndome: “¡que bien que cantas!”.Male 3
En épocas de primaria, imitaba a Yakira y a otros artistas. Pasa el tiempo y en el día de mis quince, decido cantar por primera vez, en público. Como Mariano cantaba, me propone hacer un tema juntos. ¡Me pareció genial! Y así fue como empezó todo.
¿Cómo llegas a un escenario?
AL principio, fui parodista de “Contraseña”, con Rosario Noriega, quien me animó a seguir trabajando mi voz porque le pareció buena y luego empecé a cantar en algunos Pubs de la ciudad como es el caso de Etiqueta Negra, entre otros, luego por un tiempo, estuve en standby con la música. Conozco a Anselmo Curubeto, actualmente mi novio y comencé a resurgir en la música. Él con su guitarra, también tocaba el saxo, conformamos una banda que se llamaba: Cuarteto Rut.
Armamos de esa forma una varieté, en la Cooperativa de Artistas de Salto, con un grupo muy lindo, donde allí se exponían cuadros, hubo danza, modelaje de amigos que diseñan, que pintan, coincidiendo con el comienzo de Bruno Blanco y lo invitamos a incorporarse al grupo, para que fuera él quien sacara las fotos. También hubo tango con Gary y Angelina Díaz.
¿Crees que es difícil abrirse camino en el mercado salteño?
Es difícil hacer música. Y es difícil acá en Salto. En esa época, no había mucha gente que se animara a tomar una guitarra y cantar. Eran pocos y los mismos de siempre.
¿Hoy es más amplio?
Sí. Hoy vas por la calle y ves gente tocando la guitarra. Es como que cada uno tiene algo para mostrar, pone lo suyo y es lo que lo hace diferente.
Incluso a mí, se me ha hecho más fácil, luego de haber conocido a Anselmo, porque él es músico, al igual que su papá. Se nos hizo fácil formar el grupo nuevamente, comenzando a tocar en diferentes lugares.
Tuvimos la oportunidad de hacer una mini gira por Balizas, en realidad nos fuimos de vacaciones y aprovechábamos y “vivíamos” de la música. Eran nuestras amigas Inés y Luchi, que pasaban “la gorra”.
También habíamos fabricado gorros para vender y así conseguimos pasar unos días hermosos, disfrutando de la playa, el sol y a la noche, “trabajando”, sin ninguna exigencia. Fue un ciclo cumplido, que tal vez algún día puede volver.
¿Cómo sigue tu carrera en la música?
Con la llegada de España de Pedro Grau y Luciano Campos, me invitan a hacer unos temas de Jazz y Blus, en el Casino, junto a Wilson Ferreira, Daniel Estela y Rodrigo Parabé.
Quedé junto a mi novio y mi suegro José Luis, unida a la banda y comenzamos a tocar siempre en el Casino.
Realmente son músicos muy buenos, considero que tienen mucho talento. Además no sé si existe en el medio, otra banda de Jazz, por ello está bueno innovar en el mercado. Y simultáneamente, conocimos a Lucas Martínez, armamos un trío acústico, haciendo temas uruguayos, candombe, un poco de Rock, también.
¿Tienes un muy buen respaldo con los grupos que conformas?
Tengo un gran equipo detrás, con grandes músicos y es por ello que apuesto y siempre voy a seguir apostando a la música en vivo.
Se siente de otra manera.
¿Cuáles son los escenarios donde suelen actuar?
Con Mr. Magic, en el Casino y con el Trío Acústico, hemos estado en Chopería Mastra, en el Casino, en Ríe Chicha en Argentina, con una invitación para tocar allí el 20 de octubre. Actualmente estamos cruzando bastante a Argentina y es muy lindo, porque la gente se engancha y disfruta.
¿Cómo es Male Borba, antes de una presentación?
Uso diez minutos antes, me pongo muy nerviosa y me empieza a doler la panza.
Luego de empezar a tocar y cantar, se me pasa todo y pongo de mi lo mejor, en cada actuación.
¿Cuáles son tus seguidores?
De veinte para arriba, te puedes encontrar con todas las edades.
¿Qué escenarios han quedado en tu memoria?
Con Mr. Magic, guardo en mi memoria, muchos momentos. No sé si es porque contamos con instrumentos fuertes. Está el saxo, el trombón. Hay un pianista que le pone toda su dulzura y también está el otro que le pone la parte más alta, fuerte. Toda esa combinación, es lo que me hace vibrar y congelar en mi mente esos momentos de escenarios, que han sido únicos. Como ejemplo y entre otros, hace muy poco, Sergio Mena, Director de la Orquesta Juvenil, me invitó a participar del segundo ciclo de “Los hijos del Jazz”, en el Teatro Larrañaga donde participaron muchos músicos. Un orgullo para mí, que Sergio Mena, quien ha sido mi profesor, en el Conservatorio, me tuviera en cuenta para tan importante evento, es un escenario para recordar. Y no puedo olvidarme, de una maravillosa gira, que realizamos por Chile, con el Trío Acústico en enero de este año. Lo mismo que hicimos con el Cuarteto Rut, en Balizas, hicimos en Chile. También tocamos en bares y Pubs, guardándonos, además de una experiencia maravillosa, el calor de la gente chilena que es espectacular.
¿Cuáles son tus planes?
Seguir tocando. Comenzar a escribir mis propias canciones, que de hecho tengo algo escrito, pero me parece que no es el momento. Además, no es fácil, porque al escribir, uno está mostrando lo más íntimo de su ser. Y de allí, ensamblarle una melodía y elegir, cuál sería la adecuada.
¿Cómo es llevar además la profesión de Maestra?
Soy Maestra de 4º año, en la Escuela 95, trabajando con un equipo precioso y unas excelentes compañeras, que da gusto ir a trabajar. También trabajo con chiquitos en el CAIF Don Bosco.
Me da el tiempo para todo, porque al terminar la jornada laboral, es cuando ensayamos. Pretendemos dedicarle tiempo a la música, es necesario. Para poder brindar a nuestro público algo prolijo y disfrutable.
¿Qué es lo que más te gusta de tus actividades?
Son dos actividades bien distintas. Disfruto mucho de las dos partes. Ser Maestra me encanta. El hecho de estar en contacto con los niños, recordándome valores que los adultos estamos perdiendo… te dicen te quiero todos los días, te hacen dibujitos con corazones, que a mí me reconforta como persona y que además te da pie de no perder la esperanza, ya que estamos viviendo una realidad bastante complicada.
El estar en contacto con ellos, me permite decir, “no está tan perdido el mundo”. Y que si seguimos con ellos inculcándole amor, tal vez, hay una esperanza para el futuro.
Los niños del CAIF, me esperan a la entrada con un “te amo”. Por allí llego con un problema y ese “te amo”, me llena. Yo también me tomo mi tiempo. De dejar el bolso, abrazarlos, decirle que también los amo.
¡Es un recibimiento recíproco!
¿Te sientes satisfecha?
Soy una persona agradecida y feliz de que mis padres me hayan impulsado a estudiar una carrera.
Si no hubiese dedicado mi vida a ser maestra hoy no podría estar disfrutando tanto de la música, en el sentido económico.
A veces, trabajar de la música, es un poco frustrante. Si bien, es un trabajo donde exigimos mucho y dentro de lo que se puede, bien remunerado, creo que la persona que tiene que trabajar de la música, corre el riesgo de que se mezclen un poco esos sentimientos de frustración y de disfrute.
¿No se puede vivir de la música?
No en este medio. Todavía está el concepto de que el artista es medio bohemio y no es bien retribuido económicamente.
Hay veces que llaman de algún lugar y proponen un pago menor, al que tenemos estipulado. Yo no puedo concebir ese tipo de ofrecimientos. Podemos hacer comparaciones de que si yo voy a comprar algo, con equis valor y no llevo todo el dinero, no me lo puedo comprar. Soy bastante exigente en eso.
¿Un mensaje a tus seguidores?
Agradecer a mi familia, a mis suegros que siempre me apoyaron con la música, además de que me van a ver donde tocamos y un saludo especial a mi sobrino Joaquín, que siempre me hace el aguante.
A mis amigos que siempre nos siguen, a nuestros seguidores y a María Fernanda de Diario EL PUEBLO, que es muy buena compañera, en distintos escenarios donde nos solemos encontrar.

Publicado en "Al unísono"Comentarios (1)

Cantante – Compositor – Funcionario Municipal

Hoy con: Alejandro Santos

“Ale Santos” es oriundo de nuestra ciudad, con la gran satisfacción de que sea Barrio La Estrella, quien guarde sus más hermosos recuerdos de infancia.
Desde donde comenzó a andar el camino de la música. Heredando una veta familiar, ya que en su hogar, tenía esta un lugar bien importante.
Conformó luego una unida familia que lo ha apoyado en todo lo que se propone llevar adelante.
Y cuando le preguntamos ¿por qué es músico?, esto nos decía:Ale Santos
“Estuve siempre rodeado de música desde pequeño, tanto por la parte materna como paterna. Mi abuelo era gran cantante de tango.
Mi padre solía acompañar a murgas, con un muy buen registro de voz y muy amplio. Su participación en Los Presidiarios está muy presente en mí, porque lo acompañaba siempre”.
¿Cuándo comienzas tu camino en la música?
En concursos o festivales liceales y reuniones de amigos.
Fue lo que me ha llevado a tomar la decisión de decir que esto es lo que me gusta hacer.
Me alimenta en lo personal y no podría dejar de hacerlo. Es mi cable a tierra en todo sentido.
Hacer música… cantar… Escuchar cantar la música en sí…
Tengo tres hijas, pero además mi hija mayor es la música. Fue lo primero que sentí desde que nací, es algo que lo llevo dentro.
¿Cuándo subes por primera vez a un escenario?
En 2009 cuando salí en murga “Por la nuestra” de Mario Goldman y gracias a ello fui aprendiendo técnicas de vocalización, respiración y luego seguí probando otros estilos dentro de la música, como lo es el folclore.
Me invitan a conformar como cantante el Grupo “La base” con Néstor Salgado y allí es, cuando comienzo a ampliar los géneros. Con pop, latino, tropical.
Con Salgado aprendí muchísimo en cuanto a estilos, el mercado y cómo moverme en distintos ámbitos.
A partir de allí vi la posibilidad de poder lanzarme como solista.
¿Cómo fue la primera vez?
En un hotel, con pistas y con guitarra, haciéndolo diverso al show. Dependiendo un poco del púbico.
¿Actualmente, cuál es tu estilo?
Muy amplio.
En El Casino y en fiestas privadas, se utilizan todos los estilos.
En otros eventos solicitan solamente tango.
¿Cuál es el que te gusta?
Las baladas.
¿Una?
Procuro olvidarte. Es un tema que no pasa nunca de moda, es hermosísimo y con un buen contenido.
¿También te gusta componer?
Me encanta, siempre en lo melódico y romántico.
El último tema es brasileño, con letra romántica.
¿Cuáles son los momentos más recordados en tu carrera como músico?
En una etapa de mi vida, fui músico y vocalista de Mario Silva, compartiendo el escenario con Mario y gracias a ello, pude recorrer todo el Uruguay. También en una noche muy especial en una final de murgas en Parque Harriague, junto a mi hermano estando en “Falta la Papa”, le realizamos una canción a un recordado Murguero: Ramón Sosa, excelente persona.
¿Cuáles han sido tus logros?
Tuve la oportunidad de sacar una mención al mejor solista 2001, mejor voz del concurso de murgas, mejor voz de carnaval 2001 y mejor voz del Litoral.
Gracias a ello, comenzaron a abrirse puertas.Ale Santos 1
¿Nacen además algunas propuestas?
Tuve la propuesta de viajar a Montevideo con 17 años, pero comencé a extrañar y volví.
Acá de todas formas había mercado como para trabajar y fue cuando luego de las murgas integro “La base”. Nace Julieta, mi hija mayor y ya no tuve ganas de irme de nuevo.
Formé parte de “La únika”, “La Magia”, pero en forma paralela, también era solista, cantando en hoteles y fiestas privadas.
A partir de allí decidí quedarme como solista.
¿Cuáles son tus puntos de toque actualmente?
En hoteles: Casino Salto, Los naranjos, Altos de Arapey, entre otros.
¿Quiénes han sido compañeros de escenarios?
María Fernanda de Diario EL PUEBLO, Federico Benítez, entre otros.
¿Cómo ves al medio salteño hoy para la música?
El mercado cambió muchísimo.
Se ha reducido con la aparición de nuevos músicos y también internet, facilita a acceder a pistas, opacando al músico.
El que se encargaba de realizar las pistas para la venta, ya se ve limitado en su trabajo, porque no se puede competir contra internet.
Y la gurisada joven que está iniciando su carrera como solista, es como que sube a un escenario y desfavorece a otros, con el presupuesto que brinda, para su actuación.
Eso quiere decir que existe la competencia.
¿Qué hace al músico?
El músico se hace a sí mismo.
Asi no lo contrate nadie, es músico y sigue haciendo música en su casa.
En mi caso, no siempre sale el Show, por allí salen dos, tres, por fin de semana. Como existen meses que no sale nada.
Pero no por eso dejo de sentir la necesidad de cantar. Cualquier excusa me sirve, para conectar los equipos y hacerlo.
Es un total desenchufe. ¡Y mis hijas se prenden!
¿Cómo se compone tu familia?
Por mi esposa Cecilia, que es mi pilar principal. Muy pendiente de todo en cuanto a la formación de equipos.
Aconsejándome y haciéndome sugerencias acerca de mi música: que no puedo “sonar con eso”, cuando algo no está en condiciones.
Es peluquera y cuando llega el momento del Show es quien me peina y cuida de mi imagen.
Siento el apoyo constante de ella y es como mi manager.
Tengo tres hijas, Amelia, Renata y Julieta, además de mis padres Daniel y Blanca.
¿A qué escenario aspiras?
Suena raro, pero tengo mi trabajo tradicional fijo, mi familia formada y si llegara a suceder, de que llegue la oportunidad, de depender solamente de la música, lo pensaría dos veces.
Porque si se me hubiese dado algunos años atrás, cuando además no tenía a mi familia, me arriesgaría.
Hoy pretendo moverme con mi gente, con mi público, que me apoya, de a poquito creciendo. Eso me demuestra Facebook, cuando me comunican que les gusta lo que hago, y también los temas que compongo. Eso va sumando.
¿Con quién compartirías escenario, que admires?
Elijo a mi amigo: Federico Benítez. Gran cantante y amigo.
Fuimos creciendo juntos con la música y cuando nos necesitamos, estamos.
Pero por sobre todo, me gustaría compartir un escenario, con mi padre.
¡Tal vez si se lo propongo…!
¿Cuál es tu desempeño laboral y dónde?
Me desempeño en Intendencia hace once años y seis que estoy en Necrópolis.
Cuando ingreso a trabajar, es para seguridad y vigilancia. Pero se me complicó cuando comencé a tener actuaciones que me coincidían con el horario de trabajo.
Solicito un traslado y me lo facilitaron, pero tenía que ir a Necrópolis, en Cementerio Central.
Obviamente, dije que sí. Todo era por la música.
¿Costó al principio?
Mucho. Ver tanto dolor de la gente, me afectaba. Soy muy sensible y tal vez por ese punto de sensibilidad que tenemos los músicos, te puedes imaginar: terminaba llorando con los dolientes.
Imaginando que le podía pasar a un familiar, sobre todo pensando en los hijos.
Me fui acostumbrando, los compañeros de trabajo excelentes todos y yo trataba de aceptar sus consejos y sugerencias. Para mi era fundamental que me hablaran como lo hicieron, porque no sé sinceramente sin ellos, qué hubiera hecho.
Me encargo de todo lo que consiste el trabajo en un cementerio en el área de mantenimiento, muy atento a algunos riesgos que puedan surgir.
¿Planes?
Que mis hijas conjuntamente con el estudio tradicional, sigan el camino de la música.
Y que se le abran puertas que a mi no se me abrieron.
¿Algún evento en puerta?
Sí, fiestas privadas en estos próximos fines de semana y el 22 de octubre voy a estar en el Casino.
¿Un mensaje a tus seguidores?
Antes que nada, darles las gracias a mis padres por llevarme por este camino con tantos valores, siguiendo una línea, para diferenciar lo que está bien, sin perjudicar a nadie.
Gracias a mi señora por acompañarme, siempre estando al pie del cañón. Muchas veces he querido bajar los brazos, en cuanto a la música y ella me anima a seguir.
A mis hijas que amo, a Alejandro Trindade, un amigo, principal de Showtime.
Y a mis seguidores: ¡muchas gracias!, porque están en todas partes donde hago los toques, haciéndome el aguante y gracias a ellos, me siguen contratando… y se van sumando.
Y a aquellos gurises que recién entran en el tema de la música, que sigan adelante.
Con respeto al público y con ganas.
Y a los problemas, dejarlos en casa, cuando hay que mostrar al músico en un show.

Publicado en "Al unísono"Comentarios (0)

Cantante y Administrativa Bancaria.  “Sin el público que me sigue, nada sería igual”

Mercedes Carbone

El nombre artístico de nuestra invitada, es “Dita Carbone”.
Nació en Salto, y aunque se ha trasladado a nuestra capital para cumplir con algunos estudios de los que hoy cosecha frutos, ha regresado sin dudarlo a su tierra natal.
Disfruta desde hace unos años como música, cantando en distintas bandas salteñas, hasta que llega el momento de su lanzamiento como solista en diferentes boliches y eventos de nuestro medio, incluso viajando a Argentina, país donde es muy bien recibida.Mercedes Carbone
El tiempo transcurre, hasta que la sorprende un llamado a concurso, lanzado por el Banco República. Concursa y al ganar su puesto, pasa a integrar el equipo del mismo, tan entusiasmada, como lo hace hasta hoy.
Tiene una familia conformada con su pareja Eugenia, quien la apoya en todo momento, y así dialogamos para “Al unísono”:
“La música me gusta de toda la vida. Y mis comienzos fueron en reuniones familiares, luego conformando un par de bandas en Salto, pero siempre fue muy amateur, diríamos como ensayos de garage. Y de salir a tocar, muy poco”.
¿Cuándo comienza lo fuerte?
En mi adolescencia.
Aprendí a tocar la guitarra, pero aunque nunca fui a una clase, perfectamente, me acompaño con ella. No soy una guitarrista que toca todo, me acompaño en lo que canto.
¿Y tu llegada al escenario?
Cuando me voy a estudiar a Montevideo, tuve la oportunidad de tocar en boliches con amigos que me invitaron y asi empecé.
Pero el hecho de trabajar, como que me quitaba tiempo. Yo comencé en el banco en el año 2007, en Montevideo, pero también tenía un residencial para chicas estudiantes.
Entonces, a la música la fui postergando, hasta que vuelvo a mi casa.
¿Cuándo comienzas formalmente a trabajar como cantante?
Cuando llego a Salto, asisto a un evento en el Hotel Salto, conozco allí a Pedro Grau, que junto a Luciano Pereira, que también se encontraba presente en semana de Turismo 2014, me invitan a cantar una canción.
Canté otra y ahí fue que comencé a ir al Casino acompañando a Luciano.
Luego, con el tiempo, cada uno fue armando su show, hasta que un día me contratan sola y fui ahí, organizándome con un espacio mío.
¿Cómo es tu forma de trabajo?
Con dos formatos.
Puede ser con la banda o con pistas. Muchas veces me acompaña Anthony “Toti” Alvez, además.
Hemos viajado a Misiones y recorrido parte de la Argentina con eventos.
Actualmente, estoy tocando con Seba Moreno, con quien hacemos acústica.
¿Cuál es tu estilo?
La música que a mi me gusta, es el Rock Pop de los ´90. Pero actualmente, hago pachanga, cumbia y más.
Es show de “Dita”, para eventos, es para bailar y divertirse. La gente se “prende” a bailar y a disfrutar.
¿Qué te provoca el escenario?
Me encanta.
Al principio suelo estar nerviosa.
Creo que es más que nada, cuando me enfrento a un público nuevo.
Pero como me gusta interactuar con el público, tal vez me cueste al principio, porque desconozco su forma de recibirme.
Por suerte, he tenido hasta ahora, una respuesta positiva y eso me anima mucho.
¿Existen diferencias entre los públicos que convocas?
Sí. Yo creo que por ejemplo el público de El Casino, te pide eso. Lo de bailar y divertirse, pero no es en todos lados. A veces es más tranqui.
Yo tengo la suerte de viajar al homólogo del Resort Hotel y Casino de Salto, que está ubicado también en Rivera, del mismo Casino de Salto, muy lindo.
Creo que nuestro Casino ha sido como una vidriera, un centro de explosión, como para comenzar con mi carrera de cantante.
¿Te sientes apoyada por tu familia?
Sí. Me encuentro actualmente en pareja con Eugenia hace dos años y medio, con tres hijas, que son nuestras perritas (sonríe). Pero además cuento con mi mamá, nueve hermanos y trece sobrinos que amo. ¡Formo parte de una familia grande!
¿Con quién has compartido escenarios?
Con María Fernanda de Diario El Pueblo, con Nacho Toso muy seguido y también tocaremos juntos el día 14 de octubre, entre otros.
¿Cómo logras llevar de la mano las dos actividades?
Por suerte cuento con un trabajo en el Banco República Sucursal Salto Ayuí, que es muy flexible, en cuanto a pedir licencias muchas veces, como para ir a Rivera.
Nuestro jefe es muy comprensivo en esos casos y además mi horario es a la tarde y eso me permite mover los mismos.
Me gusta dormir mucho. Y como entro de tarde a trabajar, eso me da pie como para seguir hasta tarde haciendo un show, sin problemas.
¿Es muy costoso conformar el equipo que se necesita?
En este trabajo yo he invertido mucho, entre tiempo y dinero.
Pero he tenido la oportunidad de acceder, a poder formar en infraestructura, mi propio show, seguramente sea, por el hecho de tener un empleo fijo, relativamente bueno ya que soy una bancaria pobre, no soy de las que más gana, pero el banco me da una flexibilidad horaria increíble.
¿Cuál es tu tarea allí?
Tareas de mostrador.
Es el primer filtro, donde llega la gente, y donde tengo un muy buen contacto. Me conocen y me reconocen de los shows y me preguntan acerca de ello.
¡Se crea un vínculo hermoso y me encanta lo que hago!
¿Qué te ha dejado este camino recorrido?
En cuanto a la música, muchas satisfacciones.
En este lapso de tiempo, grabé un video, tengo otro en marcha y cuatro canciones mías.
Siento que se van abriendo puertas.
Y en cuanto al banco, le estoy muy agradecida que me ha dado la oportunidad de ser músico.
Me ayudó a adquirir facilidades económicas y también de tiempo, como para tener mis equipos y hoy en día, ya tengo mi sonidista y mis músicos. Es una gran ventaja que otros músicos, a veces, no la tienen.
El banco me permitió satisfacciones.
Una véz me dijo una amiga: “pensar que si no estuvieras en el banco, posiblemente no podrías estar haciendo lo que te gusta. El banco para ti es como el vehículo que te da las satisfacciones con la música” y es verdad.
¿Cómo se contrata a “Dita” Carbone?
A la gente le pido que me vaya avisando con anticipación, para poder ir armando una agenda.
Ahora, por ejemplo, ya tengo actuaciones agendadas, para noviembre y diciembre.
Pero también ocurre que me avisen hoy y sea para mañana.
En eso no hay problemas, porque estamos trabajando en Salto, en nuestro Casino Salto, en SUNSET, Mastra, como es el caso del 14 de octubre próximo.
¿Qué mensaje deseas enviar a tu público?
A mis seguidores, que estoy siempre en contacto por Faceebok, decirles, como a todo el pueblo de Salto, que de la misma forma, que ellos se divierten y la pasan bien en mis shows, yo también me divierto y la paso muy bien.
Y que obviamente sin el público que me sigue, nada sería igual. Eso está muy bueno.
A veces me pasa que va una madre al banco con su niño y le dice, “¿viste?, ella es la que canta” y los niños, quedan mirándome.
Porque vamos a muchos lugares donde concurren niños, es más, tengo dos sobrinas que cantan y las llevo conmigo, a Martina y Julia y está muy bueno.
Estoy sumamente agradecida al apoyo del público y de la buena onda, que siempre he recibido, que es lo mejor.
Eso es lo más importante en la carrera de un artista.
Este puede ser muy pródigo, bueno, pero si no recibe el calor de la gente… no tiene sentido.
Y si uno puede llegar a más gente, es más importante aún.
Un afectuoso saludo a mi banda y a mis compañeros del banco, donde trabajo.

Publicado en "Al unísono"Comentarios (0)

Cantante de Latinplena y pintor

Luis Portillo

Luis nació en nuestra ciudad, más precisamente en barrio El Cerro.
Comenzó tomándole el sabor a la música cuando apenas tenía 15 años.Luis Portillo 1
Luego de haber compartido escenarios con murgas y bandas importantes, arriba a Latinplena. “La banda del momento”.
Conforma su familia su esposa Gabriela y tres hijas, que lo apoyan en forma incondicional, tanto en la música, como en la actividad de pintor que también lleva adelante.
Acude a nuestra convocatoria entusiasmado, alegre, tal cual lo conocemos en sus actuaciones.
“Amo la pintura y amo la música” comienza diciendo a nuestro diálogo, ameno y tranquilo:
¿Incursionaste en la música por influencia familiar?
No, siempre he estado muy entusiasmado, desde pequeño.
Tenía 10 años y con una amiga, Cecilia, nos juntábamos a escuchar canciones de Ricardo Montaner. Allí empezamos a cantar.
Con 15 años formamos un grupo para participar en la Semana de la juventud, que se llamaba “De la nada” y mi primera vez en un escenario es allí, en el Teatro Larrañaga, con la Orquesta Municipal de fondo.
¿Cuál fue ese primer tema?
“Córdoba sin ti”, de Luciano Pereira, que me marcó para toda la vida.
Ese mismo día tenía propuestas para cantar en diferentes bandas. Fue como mi destaque, pero muy emocionante además porque fue la única vez que mi madre me vio cantar. Luis Portillo
A partir de allí llegaron las emociones. Logré formarme cada día. Aprendiendo, ensayando en algunos grupos, pero termino inclinándome para el lado de la murga, incursionando en ellas en el 2006.
¿Cuál fue la primera?
Llego a El Cerro y era furor, “Punto y Coma”.
Pero jamás soñé con llegar a estar cantando con diecisiete compañeros.
Anteriormente, un compañero me invita para integrar la “Uno más uno” y así disfruté durante nueve años, aprendiendo mucho sobre todo lo que es la música y se lo debo a Gustavo Arzaguet, que es un gran cantante.
De allí fueron unos cuatro años con Murga “Che” con Arzaguet y en 2007, llego a la “Punto y coma”.
Vuelvo a la “Che” y en el 2013, logro salir junto a Arzaguet con “Punto y coma”.
¿Qué tiene que tener un buen murguero?
Mucho corazón. Descubrí tanto sobre todo ello, que jamás imaginé vivir lo que estoy viviendo hoy.
¿Sientes el apoyo de tu familia?
Muchísimo.
Tengo tres hermosas niñas: Priscilla, Sofía y Mª Fiorella, que junto a mi esposa Mª Gabriela, mi gran compañera, incondicional, son todo mi apoyo. Además de mi suegra Gloria, que también siempre está presente, apoyándonos.
¿Cuándo surge tu participación en bandas?
El primer grupo en el que canté, fue “La nueva fórmula”, con Fernando Ávalos, del cual mucho aprendí en cuanto a animación y piques, que lo incorporo hasta ahora, a Latinplena.Latinplena en el programa televisivo Agitando una más.
Luego me invitan de “La mayor”.
¿Cómo llegas a Latinplena?
Nos conocíamos de siempre con Emilio, el Director de Latinplena y siempre me decía: “el día que yo tenga mi grupo, te quiero conmigo” ¡y me llamó!
Cuando llego a la primera reunión, me encuentro con que había brutos músicos y era otra cosa, de lo que yo venía haciendo hasta ahora.
Sin desmerecer a las bandas en las que estaba anteriormente, pero era algo más profesional a lo que yo estaba acostumbrado.
¿Cuánto hace que se forma la banda?
Tres años. Y son tres años que yo jamás me imaginé vivir.
De grabar con Vanessa Britos, con Mariano Bermúdez, Fabricio Mosquera y con esos grandes, que uno nunca sueña.
¿Cuántos son actualmente los integrantes de Latinplena?
Somos catorce personas, con once arriba del escenario, tres de ellos cantantes.
¿Cómo es una noche de Latinplena?
Acá en Salto es como que todos nos conocen y uno llega a disfrutar un poco más el show.
Cuando salimos afuera, cuesta un poco más llegar a la gente, pero una noche fuerte es como el pasado sábado, que comenzamos la gira en “Agitando una más”, e hicimos tres bailes en Colonia esa noche.
No voy a olvidarme nunca más. ¡Lograr llegar a la tele, es algo muy grande!
Disfrutamos cada momento que estuvimos en el canal. Nos encontramos con La majo, Daniel Lezcano, entre otros. ¡Y eso es algo re lindo e inolvidable!
¿Por qué gusta tanto lo tropical, nuestras plenas?
Nos gusta la cumbia a los uruguayos. Lo tropical me ha llenado de sorpresas y es algo que gusta a todos los públicos.
¿Cuál es tu tema favorito con Latinplena?
“La mejor de todas”. Nos iniciamos con ella y fue la que más sonó cuando grabamos.
Recuerdo un día entrar a Ta-Ta y me vieron entrar y pusieron “la mejor de todas”, (sonríe).
¿Sientes ese reconocimiento en la calle?
Y en la calle bastante me conocen. Si no me dicen Luisito, me dicen “Latinplena” o “palmas que hacen”, todo relacionado con el grupo.
¿Cómo te lleva la relación con las chicas, desde arriba del escenario?
Lo manejo bastante bien. (Sonríe).
Contamos con la cabeza de Emilio, que es todo un profesional y siempre está brindándonos consejos, para no caer en “ello”. Somos un grupo de profesionales, que si ya no lo hicimos, no lo vamos a hacer ahora.
Además tenemos seguidores, incluso gente que concurre en grupos de familia, que hace que Latinplena sienta todo su apoyo y se lo agradecemos. También en fiestas particulares, nos reciben entusiasmados y de la mejor manera.
¿Cuál fue el mejor espectáculo con la banda?
El de “Un Salto por Santi”, en Parque Harriague, junto a Vanesa Britos, La Cumana, Chikano y más .
Además era para Santi.
¿Qué hace al repertorio?
Depende a donde vayamos a tocar y sábado a sábado lo vamos cambiando. Sea para los 15 años, fiestas familiares y en bailes, para todas las edades.
¿Con qué anticipación, se contrata a Latinplena?
Le damos gracias a Dios, de que tenemos una agenda bastante llena, hasta enero.
Para contratar a Latinplena, tienes que llamar con un mes de anticipación.
¿Cuántos toques han logrado hacer en una noche?
Ocho toques. Y fueron acá en Salto.
Por suerte contamos con Walter, el mejor chofer que nos cuida mucho en los traslados, llegando siempre en tiempo y forma.
¿Desde cuándo llevas contigo el oficio de pintor?
Me gustó desde siempre.
Hace siete años que trabajo con mi patrón y hoy tenemos la oportunidad de trabajar juntos en empresa Cujó.
¿Los ensayos no interfieren en tu horario de actividad laboral?
Son una vez a la semana y en horario nocturno, en la casa de la familia Reyna. A los cuales agradecemos de corazón, todo lo que han hecho por la banda, no solo cediendo el espacio físico, sino que nos esperan con algunas pizitas.
Es el barrio, muy lindo. Siento ese reconocimiento de la gente de allí para con el grupo y me gustaría decirles, que si algún día llegamos a tener fama, no vamos a cambiar, porque todo se lo debemos a la gente que tanto nos apoya.
¿Cómo es un día de trabajo con la pintura?
Es un trabajo sacrificado la pintura de casas, pero también me ha llevado a muchas satisfacciones y me apasiona.
Me sacrifiqué mucho para aprender, descubriendo que tiene unos cuantos secretitos.
Anteriormente arrancaba naranjas y de pintura no sabía nada, pero me dediqué tan de lleno, que logré muchas cosas.
Tenía un patrón, que cuando se enojaba por algo conmigo, me decía: “¡Pero Luis, no me estás prestando atención! ¡Robame el oficio!”, hasta que se lo robé. Y por suerte, hasta ahora seguimos juntos.
Por eso me gusta la pintura, porque me costó mucho aprender el oficio, aunque me sigue costando…
¿Qué planes tienes en mente?
Como pintor, seguir como estoy. Teniendo mi trabajo, con mis nueve horitas, porque me apasiona, además.
Y como cantante, creo que me espera a mi y al grupo, un montón de sorpresas más.
¡Que las vamos a disfrutar a full!
Me late que va a ser así, porque somos una familia, tirando todos para el mismo lado.
¿Qué espectáculo fuerte tienen en puerta?
Nuestra agenda está completita, pero algo fuerte, se viene el 7 de diciembre, donde estaremos en Buenos Aires.
¿Deseas enviar un mensaje a tus seguidores?
Estamos muy agradecidos a la gente.
La fuerza del grupo es por la gran cantidad de salteños que nos siguen. ¡Impresionante!
Hace poco veo en Faceebok, que un amigo escribió: “Es como una previa cuando juega Uruguay, pero no juega Uruguay, hoy está Latinplena en Agitando una más”.
¡Cuando vi eso, me llenó el alma y me hizo emocionar! ¡Toda la gente que subió fotos, mirando el programa, con nosotros allí!
Estamos muy agradecidos a mucha gente.
Principalmente a mis hijas, a mi familia, que siempre están ahí, apoyándome.
A todos los muchachos de la banda que están en la grabación y por supuesto en la parte profesional del grupo, a Toti Sonidos.
¡Al pueblo de Salto, por el apoyo incondicional que nos brindan!
¡Sigan así, que fallarles no les vamos a fallar!

Publicado en "Al unísono", - Titulares -Comentarios (0)

“Me siento una espectadora de la vida,  más que una protagonista”

Felices de retomar el contacto con nuestros lectores como cada sábado, es que iniciamos hoy un nuevo espacio.
Un espacio que contará la trayectoria en distintos ámbitos de la vida de cada uno de los entrevistados.
Serán figuras de nuestro medio, que aunque reconocidas en su transitar sobre un escenario como cantantes, llevan también de la mano una o más profesiones o actividades.
Dignos de un mimo por parte de Diario EL PUEBLO.
Ya que sabedores somos de la importancia que tiene para ellos cada actividad que realizan.
¡Y con qué energía las llevan adelante!
De esta forma damos paso a la primer edición del Suplemento Faz A Punto que hemos denominado: “Al unísono

Un placer comenzar este ciclo de entrevistas, y en esta oportunidad, por nuestra casa.
Deseando hacer llegar a cada hogar que reciba a El Pueblo, su corazón, su interior, con las personas que aquí se desempeñan.
Con esas tareas, que día a día se van logrando en cada nuevo desafío, para entregárselas a nuestro Salto y mucho más.
Para nosotros, comenzar estas ediciones de “Al unísono”, entrevistando a una compañera de trabajo, es un placer. Como una especie de cajita de la suerte, muy pocas veces conseguida.

Fernanda Periodista

Fernanda Periodista

Que por su carisma y por llevar tanta garra en lo que se propone conseguir, ha demostrado ser excelente.
Fernanda es oriunda de Montevideo, mamá de cuatro hijos: Estéfani, Liz, Carlos y Gabriela, además de contar con el disfrute de cuatro nietos que ama.
Es una canceriana muy segura que ha arribado a nuestro departamento en el año ´90, con una cartera enorme, repleta de sueños.
Conquistando mucho en su caminar desde pequeña, con su amor por la música. Logrando una vasta trayectoria como cantante-compositora, y además como Periodista.
Viajando, en una búsqueda incansable de ricas vivencias, hoy se siente tranquila y satisfecha con lo conseguido.
Cuando le preguntamos, cómo surge su destaque en la música, esto nos respondía:
“La música a mí me atrapó desde que tuve uso de razón.
Aprendí de oído a tocar el piano a los ocho años y era porque la música me apasionaba.
¿Llegaba alguna influencia desde la familia?
Mamá cuando era muy joven cantaba ópera.
Pienso que la veta artística viene de su parte, que a la vez tenía una compañía de teatro con sus hermanos en Artigas.
También mis tíos tenían unas voces espectaculares. Recuerdo a mamá poner el combinado de discos, cantar y yo mirarla embelesada.
¿Cuándo crees que te decides a incursionar en el canto?
Cuando mamá me compra una guitarra roja y negra.
Comencé aprendiendo sola a experimentar, porque tenía buen oído para la música.
Luego ya comencé a vincularme con músicos, que tenían trayectoria como es el caso de Daniel Brazzeiro y Juan, su cuñado, que se llamaron El dúo Daniel.
Allí, con Daniel comencé a cantar y es cuando con 15 años, gano un festival en Artigas, que se llamó “Todo Artigas en un canto” con una canción de César Souza Blanco, “La novia del Cuareim”. Allí comenzó todo.
¿Cuándo pisas por primera vez un escenario?
Tenía muchos nervios.
Recuerdo que el tema que canté fue “Procuro olvidarte”.
Me acompañaba con la guitarra, pero tenía toda una banda detrás. Y cuando canto la primera parte del tema, se vino abajo el auditorio, donde se estaba desarrollando el evento.
Todo el mundo empezó a gritar y ahí me sentí espectacularmente bien y nunca más quise bajarme de un escenario.
Todos esos nervios que tenía de la primera vez, pero con el apoyo del público que comenzó a aclamarme… es muy emotivo recordarlo.
¿Cuál es tu estilo?
El de música internacional, en inglés y la del folklore, música popular de Uruguay.
Pero es importante para el artista tener su identidad.
Cuando comencé, fue con el folklore, con la música popular que era la que estaba de moda en esa época, y de excelentes compositores de Artigas. Y fue representando a este departamento, que comencé a viajar para participar en festivales.
Logro un segundo premio en el Festival San José de Mayo, “Canta el Uruguay” y luego gano un premio en un concurso internacional en Rivera.
Mamá no quería que cantara, como para no exponerme, inclusive cuando gano uno de estos festivales, Anís Areyano que me escuchó cantar, me propuso ir a Montevideo para grabar, pero sabía que no contaba en esa época con el apoyo de mamá. Y bueno, era en la época en que hacíamos lo que nuestros padres decían y había que obedecer.
¿Ha cambiado en algo tu estilo?
Mi estilo es el de María Fernanda.

Fernanda y su hija Gabriela

Fernanda y su hija Gabriela

Cantando a mi estilo, no copio. Además me gusta crear.
Cuando me fui a Facultad a estudiar Licenciatura en Letras, después Servicio Social, dejé un poco de lado la música.
En el año ´90 es cuando me vengo de Montevideo y es cuando la retomo, en lo internacional también.
Primero me llama el Grupo Identidad y estuve un tiempo como cantante y luego fue cuando conozco a Héctor (nené) Bruzzone, donde me propuso comenzar a hacer shows.
Él tocando el teclado que ya traía todo, con la música que se puede secuenciar, con lo cual ya se podía hacer pistas.
De esta forma, comenzamos a ir mucho a Concordia. Esos trayectos a la ciudad vecina, fueron incontables.
También al Hotel Quiroga. Trabajábamos bastante. Económicamente servía muchísimo.
Te puedo decir que es impensado actualmente, lo que cobrábamos en ese momento.
En las fiestas particulares, llegábamos a cobrar en dólares y aún repartido entre los integrantes del grupo, eran montos importantes.
Luego se unió a nosotros Néstor Balbuena y Antonio Nan en el sonido, con los que trabajé durante diez años, donde llegábamos a hacer tres fiestas en la noche.
¿Has conocido en esta etapa a figuras importantes?
Sí.
Conocí a Menem, al Gobernador Busti, al Intendente Crespo, entre otros.
Es lo que brinda el escenario, muchos contactos.
¿Cuánto hace de tu lanzamiento?
Luego de haber trabajado éste tiempo, ya la gente comenzaba a conocerme y uno se va haciendo.
Va aprendiendo, cómo coordinar los shows con empresarios contratantes y todo lo que ello conlleva.
¿Te conocen también por componer?
Creo firmemente que poca gente conoce, de que escribo como compositora.
He ganado premios en el exterior. Realizando giras en Río grande do Sul, Santa Catarina, trabajando con Aroldo Torres, que es un gran manager de Porto Alegre.
Y también he enviado mi música a diferentes festivales, como es Musicanto Latinoamericano de Nativismo, (Santa Rosa, Brasil) con una canción que se llama “¿Cordura al amor?” y también a “Gruta en Canto”, (Sao Lorenco do Sul) con el tema “Tu pueblo, es mi voz”, habiendo clasificado y siendo finalista en ambos festivales.
A raíz de ello, un empresario me propone grabar un CD, con temas propios, en Brasil, que se llama “Lengua materna”.
¿Cómo es que decides ser periodista?
Fue por casualidad.
Yo estaba estudiando trabajo social y mamá me comenta que había un curso sobre Animación Socio-Cultural.
Lo realizo y me entero que en el Ateneo de Montevideo estaban brindando un curso de Periodismo, para la parte escrita.
Como a mí siempre me gustó escribir, me anoté.
Lo termino e inmediatamente de haberlo hecho, comencé a trabajar en un diario cultural que se llamaba Integración. Editado en Montevideo y distribuido en Rivera.
Mis notas eran de carácter cultural.
Cuando llego a Salto, el primer diario en el que trabajé, fue en La Prensa y a su vez fui también por mucho tiempo, fotógrafa de fútbol.
Con el tiempo, llego a Diario EL PUEBLO, de la mano de Carlitos Díaz, quien me avisa que había una vacante y estuve unos tres años, bajo la Dirección de Adriana Martínez, ya.
De ambos diarios, guardo de esa época, los mejores recuerdos.
Tengo una anécdota para compartir de mi primer día de trabajo como fotógrafa, porque fui un espectáculo dentro del espectáculo.
Resultó que era un partido muy importante de la Liga Salteña y me paré al lado del golero, para estar expectante a la hora del gol y sacar la mejor foto. ¡Y el juez me corrió! (Sonrisas).
Yo quería lograr algo y me metí al lugar equivocado.
Al otro día, todos los medios de Salto me mencionaban, porque fue como para el libro Guinness.
Luego aprendí mucho acerca de la fotografía, hasta llegar a trabajar en forma particular.
Con el tiempo regreso a Montevideo y nuevamente, cuando vuelvo a Salto me encuentro con Carlitos Díaz y me dice que se está por jubilar y es cuando yo regreso a Diario El Pueblo en el 2008, para quedar en su lugar.
¿De qué consta tu tarea en Diario EL PUEBLO?
Realizo el periodismo con información de carácter general. Y me encantan las entrevistas, solo que no me atraen la política y policiales.
¿Cuál es tu reflexión hoy, luego de esta trayectoria?
Yo me siento una espectadora de la vida, más que una protagonista.
Y eso es lo que me inspira a hacer todo lo que hago.
¿Te sientes apoyada por tu familia, realizando las dos actividades?
Si, he encontrado mucho apoyo en todos.
Solo pasa que en mi familia por cuestiones de la vida, estamos muy dispersos.
Mi madre y mi familia toda, que es pequeña, incluso dos de mis hijos, no se encuentran en Salto, pero sí nos estamos comunicando en forma permanente y el contacto es muy fluido.
¿Hay proyectos en puerta?
Siempre hay proyectos.
Mientras hay vida, hay proyectos.
Con la música sigo, ya que he enviado canciones a algunos festivales.
Y la tarea del diario es algo que amo hacer, amo el periodismo. Y acá podemos tener algunas pequeñas diferencias entre nosotros, pero somos una familia.
Diario El Pueblo es, una familia.
Además, siento que uno tiene que valorar el trabajo.
Valorar lo que tenemos.
En un momento en que, aunque los políticos digan lo contrario, hay mucha gente con ánimo de trabajar y no lo encuentra. Y ninguno de ellos, puede tapar esa realidad.
Gente de nuestra edad y de todas las edades, que necesitan trabajar para vivir. Esto nos hace pensar que es nuestra realidad y que no se la puede tapar con un dedo.
¿Qué es lo más lindo de ambas actividades que llevas adelante?
En cuanto a la música, la dedicación, el preparativo.
¿Todavía te pone nerviosa un escenario?
¡Sí, claro!
¡Y ojalá siempre me ponga! Porque es el motor, la esencia, lo que te mueve.
Pero si hablamos de las dos cosas, ambas me gustan.
Van al unísono.(Sonríe).
¿Y lo malo o lo feo?
Como todo. A veces no salen las cosas como las planificamos.
Con el periodismo pasa que, o el entrevistado te dice que no, o que tal cosa no lo publiques.
O te iba a dar la nota y luego se arrepintió, o directamente no viene.
Y en la música, uno puede preparar un show, de una forma y después algo falló y no salió tal cual queríamos.
Pero uno tiene que aprender y mas a estas alturas, a manejar las frustraciones.
¿Con quién deseas compartir un escenario?
A mi me encanta compartir con todo el mundo un escenario.
Soy de las personas que me gusta invitar.
A un cantante, a un artista. El escenario se hizo para compartir.
¿A quién admiras como periodista?
¡Qué pregunta!
Hay una periodista que me gusta mucho.
La observo y admiro su ética, su experiencia y su temple en momentos difíciles y cuando las papas queman: Patricia Janiot de CNN.
Porque el periodista tiene que ser ético.
Si hay cosas que dices, con las que vas a perjudicar a alguien, no las digas.
Todo tiene que sumar y no restar.
Con ello, no quiere decir que no se denuncien cosas, que tienen que ser denunciadas.
Pero otra cosa, es que para buscar el estrellato como periodista, hagas daño.
Además, el periodista no tiene que ser una estrella. El periodista es un servidor.
Somos servidores.
Y el estrellato, como en la música, es puro cuento.

 

 

Publicado en "Al unísono"Comentarios (0)




El tiempo

Ediciones anteriores

diciembre 2017
L M X J V S D
« nov    
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031