“Mi responsabilidad… es ser feliz con lo que  hago”

…Hoy nos acompaña: Hugo Rolón – Comunicador. Maestro.

Los años de profesión que lleva Hugo, lo hacen dichoso.
Con el privilegio de contar con más de cincuenta primaveras trabajadas, todo lo ha disfrutado al máximo, aprendiendo, día a día en sus actividades.
Y como si todo esto fuera poco, cuenta con una familia maravillosa. Esposa, hijos y nietos, que adora.
Actualmente, se desempeña en Radio Libertadores, con dos programas muy escuchados en la mañana: “Horas de Radio”.
Así, comenzamos a dialogar:
“Me considero un comunicador, porque en la comunicación entran todas las acciones, hacia otro”, nos dice.Hugo Rollón
“Fui evangelista, siendo aún adolescente. Golpeando a una puerta y hablando de Jesucristo.
Vendedor callejero, vendedor detrás de un mostrador y lo realizado, es siempre con el otro.
Comunicar es poner en común. Por ello abarca tanto. A los maestros, profesores, comunicadores radiales, de la televisión. Y se basa en tres cosas:
Conocer: se trata de estar preparado. Explicar o exponer: de acuerdo con el conocimiento que tengo y de acuerdo con el que va a recibirlo. Y tercero: yo tengo que agradar.
Son las tres cosas básicas para poder comunicarse.
Yo puse en común cuando fui predicador del evangelio, también cuando fui maestro por siete años, cuando fui payaso Totó por cinco años y puse en común con mi trabajo en la radio. Además, hay que tener una intención para comunicar.
Es por ello que me considero un comunicador.
¿Por qué la inclinación por la docencia?
Yo ya era maestro en el sentido de la expresión de Juan Zorrilla de San Martín. El decía: que toda persona es un maestro, porque toda persona me puede enseñar algo.
Si algo me enseña, puede ser un portero, un médico o la persona que sea.
Puyg Adams, un español matemático, decía: yo no enseño. Yo ayudo a aprender. Y es lo que me marcó. Ponerme en el trabajo de que el otro aprenda por él, después de lo poco que yo lo ayude a ver.
Y en la radio realizo esa tarea, así como en la vida diaria, igual.
¿Cómo llega a su primera radio?
Me había casado y trabajaba como sereno en el lugar donde vivía.
“Esto no puede ser todo” me dije, y salió en ese momento un concurso en radio Tabaré, en el año 1962.
La misma, estaba dirigida por Juan Gestoso, que fue Jefe de Policía, y socio de Luis Batlle Berres, en la radio que tenían en Montevideo y en Tabaré de Salto.
Me presento a la prueba, a los pocos días, vuelvo a preguntar cómo me había ido y me responden: “Mire, usted no sirve para locutor”, así que me fui y seguí trabajando.
Parece que los otros concursantes eran malos, porque pasados unos días, me llaman y me dicen que me iban a poner en la radio, “solo tiene que aprender”.
Después me enteré, por el mismo personal de la radio, que los otros eran peores que yo (sonríe).
Asi que entré por menos malo a trabajar en radio, y ya hace 54 años.
¿Siguió mucho tiempo allí?
No, pensé que era poco lo que tenía “yo tengo que mejorar mi vida”, pensé , entonces un día me encuentro con una amiga que me sugiere que estudie magisterio.
Contaba yo en ese entonces con 24 años. “Pero me animo”, le dije.
Entro a magisterio cuando los demás tenían 16, yo era el viejo.
Faltaba mucho, porque tenía que trabajar. Aún no entendiendo nada de matemáticas, me encuentro con el profesor del Instituto Normal e Ingeniero, un hombre muy abridor de cabezas Danilo Goslino, y trabajando mucho en problemas, entendí.
A fin de año, di un examen y saqué sobresaliente y el profesor me dice: -usted tiene que enseñar. -Pero no, profesor, como voy a enseñar si yo no sé nada. -Usted va a aprender porque entendió lo básico.
“Quien no desciende de quien” dice Víctor Lima. “Que no da una mano”.
Y allí Danilo Goslino me dio esa mano.
Pienso que siempre tiene que haber un esfuerzo para mejorar. Leyendo, escuchando, porque si usted no se nutre con el saber ajeno, se queda playo.
Anotándolo, queriéndolo saber, señalando y hablando con otros, enriquece su persona.
¿Culmina su carrera de maestro, cuando?
Al terminar la práctica, en radio Cultural, nos presentamos un grupo de personas y Vinci quiso quedarse conmigo, porque como el también era maestro y además ya contaba con la experiencia de radio Tabaré. Hasta que un día, ya trabajando en la escuela, tenía tres empleos para distraerme: la escuela, la radio y el empleo en Joyería Varesse, donde fui sereno.
Allí viví con mi señora y mis dos hijas.
¿Cómo va cambiando su destino?
En el año ´83, me fui a Radio Tabaré y estuve durante 24 años.
Comencé con una audición de cuatro horas, vendiendo avisos.
Pasado el tiempo y cuando contaba con 68 años me quede sin trabajo durante la mañana. Entonces sin pensarlo demasiado, me fui a Radio Libertadores y el principal me dijo: “si, encantado, te doy tres horas separadas”.
En abril va a hacer 10 años de mi comienzo.
¿Qué tiene que tener un buen comunicador?
Fundamentales: convicción, firmeza y amor.
Si no tiene amor, nada sirve de nada. Porque si no nos queremos, nosotros mismos, no tenemos respetos por otros ni hambre de mejorar.
La firmeza, está en saber lo que va a hablar y preguntar.
Y convicción la debe tener, para estar convencido de lo que hace.
¿Cómo ve hoy a la prensa en general?
Pienso que estamos peor que antes.
No entiendo porque colocan a la información en el colgado, se repite en el copete y luego se vuelve a repetir en el desarrollo de la noticia. ¿No sería más fácil, poner una fotografía?
¿Se lleva de la mano la política con la prensa?
Por conveniencia.
La prensa tiene interés en lo político, porque lo político partidario, pretende que la prensa le sirva para comunicarle a la gente lo que piensa.
Pero a veces lo político partidario, se vale, pagando dinero a algunos medios para que este lo pinte bonito a ese político partidario.
¿Le hubiese gustado salir al extranjero a trabajar?
No. Yo soy salteño.
Soy del Salto oriental, no quiero salir a ningún lado, y menos ahora.
La propuesta que he tenido, fue una transmisión conjunta desde Montevideo.
Le pregunto qué le parecía a nuestro director en aquel entonces Inocencio Di Giácomo y me dijo: ellos van a usar la onda de Libertadores o de Tabaré, para aparecer acá, porque por aire no llegan. Y si vas a solicitar un programa con ellos, seguramente te dirán, no, vos estás en Salto. Entonces, fue como que me curé.
Y pensar que hay algunas radios de Salto, que transmiten programas enteros de Montevideo y yo me pregunto: ¿por qué?
Si en Salto está lleno de motivaciones para hablar.
Tenemos que hacer radio, con cosas que a la gente le guste, haciéndole ver cosas que Salto tiene. Sino, ignoramos el Salto, por poner un programa largo que nos evita trabajar.
¿Cómo lleva sus agradables días compartiendo trabajo-hogar?
Llevo actualmente una situación, de familia ensamblada. Me separe de mi primera esposa, cumpliendo mi rol de padre de mis dos hijas: Dorcas, que es médica y Débora es nurse.
Luego me casé con Nancy, que tenía dos hijos: María Hilda Avellanal Sanguinetti, doctora en Acuicultura, pasando la mayor parte de su vida estudiando en Chile. Y el hermano es Germán, que es electricista.
Y con Nancy tuvimos en común un hijo, que es Emilio Rollón Sanguinetti, Técnico en Impresión, preparado en Don Bosco en Montevideo.
¡Y contamos con cinco nietos hermosos! Tenemos nuestra casa, pudimos comprar un auto y disfrutamos todo, con la tranquilidad de que nuestros hijos y nietos, están bien.
Además de compartir mis “Horas de Radio” con mis compañeros de trabajo. Con el operador por la mañana que me difunde el programa grabado de la hora 6 y con Sandra Canio a la hora 10. Que es muy responsable y creativa. Excelente compañera de trabajo. Un placer realmente trabajar con ellos.
Y mi responsabilidad… es ser feliz con lo que hago.
¿Qué le sugeriría a un estudiante de su profesión?
Cuatro letras: T.R. E. S: T de tolerancia, R de responsabilidad, E de esfuerzo, S de solidaridad.
Si una persona, tiene esas virtudes y ganas de progresar, sirve para aprender”.

Publicado en EL PUEBLO los escuchaComentarios (0)

“Tenemos la obligación de contar lo que pasa. Sin exagerar. Pero sin esconder nada”

…Hoy nos acompaña:
Miguel Ángel Chagas – Periodista – Conductor

Miguel Ángel Chagas nació en Salto, el 23 de agosto de 1984.
Cursó primaria en la Escuela Nº 2 Etelvina Migliaro, y continuó con sus estudios en el Instituto Politécnico Osimani y Llerena (IPOLL).
Ha tenido una escuela en casa, ya que es hijo de nuestro querido conductor salteño Ruben Chagas, con una vasta trayectoria este, en los medios salteños.
Con tan solo 32 años, Miguel Ángel, se ha transformado en un referente de la image1comunicación.
En Salto es hincha de Sportivo Progreso y en Montevideo, de Peñarol.
Durante el período de gobierno de José Mujica, fue una de los periodistas que más acercamiento tuvo al hoy senador de la República.
El expresidente, señaló en una entrevista que Miguel le realizara, que Uruguay, jocosamente debería llamarse: “República Oriental del Uruguay, el país del no se puede”. Esa frase recorrió el mundo.
Actualmente y en forma diaria, Miguel nos narra desde el sur del país, las noticias policiales por “Telenoche”.
Hoy, nos deleita con su historia de vida y así comenzamos a dialogar:
¿Cómo te defines: Periodista o Comunicador?
Creo que voy a utilizar la presentación de mi cuenta de Twitter.
Me describe de muy buena forma. Allí explico que soy periodista y conductor.
Opino, pero también escucho opinión. Puedo cambiar. “Me hago cargo de todo lo que digo. No de lo que interpretes”.
¿Cuánto hace que te encuentras en los medios de comunicación?
Conozco los medios de comunicación desde muy chico.
Recuerdo acompañar a papá, a jornadas de fútbol muchas veces maratónicas. Allí conocí la radio. Nunca imaginé que definitivamente, esos momentos y esas experiencias iban a marcar mi vida.
¿Por qué esa inclinación?
Yo quería ser como mi padre. Él era mi inspiración. Debo reconocer, que él es mejor.
Un gran maestro. Un gran profesional. En el departamento hay muy buenos comunicadores, que admito, no son valorizados. Hoy debo señalar que me apasiona comunicar. Me encanta contar historias. La gente quiere escuchar historias. Historias bien contadas. Detrás de cada noticia, hay una historia.
¿Cuáles fueron tus primeros pasos en ello? ¿Y actualmente cuál es tu labor?
Aquí en Montevideo comencé a trabajar en Radio Nacional. Allí era el productor de los informativos; con el tiempo pasé a leer el noticiero de la mañana.
Ya sobre el final de mi estadía en esa radio, llegué a compartir un periodístico con Víctor Chamorro, un reconocido periodista, con una gran trayectoria.
Tras mi paso por dicha emisora, llegó la oportunidad de desembarcar en Radio Monte Carlo.
Y aquí cuento algo que increíblemente me pasó. Recuerdo de chico escuchar Monte Carlo, y haber dicho: “allí voy a trabajar”. El destino me tenía preparada esa sorpresa.
Me incorporé a la radio más escuchada del país, y llegué a compartir estudios con los informativistas que en algún momento escuché y admiré. Aprendí mucho de Carlos Eduardo San Martín, Ángel Carballedas y Gustavo Bernini. Leí durante dos años el Informativo Nocturno.
Estando en Monte Carlo, surge la posibilidad de acompañar a Fernando Vilar en su programa de Radio Cero, De primera mano. Por las mañanas trabajaba en Radio Cero, y por la tarde en Monte Carlo.
Indudablemente la radio fue la que me abrió las puertas en el canal. Un día sonó mi teléfono y el gerente del noticiero me dijo: “te escuchamos siempre, nos encanta tu trabajo, queremos que vengas a trabajar con nosotros. ¿Te animas?”.
No lo pensé. Dije sí. Desde hace cuatro años, cubro las noticias policiales en Telenoche. Comparto tarea con un gran profesional, Leonardo Pedrouza.
¿Cómo fue posicionarte frente a una cámara por primera vez?
Recuerdo exactamente ese momento.
Fue una sensación muy extraña. Sabía que había llegado hasta ese lugar por mis condiciones. Había tenido los mejores maestros. Nada podía fallar. Cuando tomé el micrófono ese día, recordé el largo y difícil camino que tuve que recorrer.
No fue fácil.
¿Qué condiciones esenciales debe tener un buen conductor o comunicador para realizar su tarea?
Vivimos en una sociedad muy complicada.
Donde los valores han cambiado mucho, por no decir, se han olvidado. Creo que por sobre todas las cosas, se debe ser racional. Tener sentido común. Libertad de expresión, es que todos podamos hablar y que todos nos escuchemos por igual, un periodista no puede olvidar eso.
¿Qué sientes cuando sales a la calle con un móvil, y está en tus manos transmitir, la buena o mala noticia?
Por lo general me tocan las malas.
Las noticias policiales por su esencia actual, son muy duras. El delito de hoy no es el mismo de antes. Convivimos con muertes muy violentas. Con atracos muchas veces agresivos.
Creo que cada vez que salimos a la calle, tenemos la obligación de contar lo que pasa. Sin exagerar. Pero sin esconder nada.
¿Qué te hace ser lo más objetivo posible?
Siempre hablo con mis compañeros de un detalle muy importante.imagen
Personalmente conozco a las personas en momentos difíciles. Si voy a visitarte es porque o te mataron un familiar, o porque tuviste un accidente, te robaron, fuiste víctima de rapiña… es decir, convivimos con el rechazo. Y digo convivimos, porque mi equipo está conformado por otras dos personas, un camarógrafo y un chofer.
Entender que detrás de una noticia hay una persona, una familia, es fundamental para ser objetivo. Hay historias que te mueven el piso, a pesar de que aprendemos a convivir con situaciones límites.
La objetividad es el valor de ver el mundo como es, y no como queremos que sea.
¿Qué es lo más difícil y que te haya sensibilizado en tu trabajo?
Cuando hay niños involucrados, debo reconocer es muy duro.
A veces llego a casa y me cuesta olvidar lo que sucedió durante mi jornada laboral. Me cuesta aceptar que los violentos tengan el control de nuestra sociedad. No pueden ser ellos quienes deciden nuestra suerte.
Ver familias pedir justicia por un hecho impune, me sensibiliza. Conocer lo que pasó es importante. Pero las víctimas, necesitan que los culpables paguen por el error que cometieron. Para tener una sociedad justa, eso es indispensable.
¿Te irías a otro país a trabajar si te lo propusieran?
He tenido propuestas. Me siento cómodo en mi país. Hoy la respuesta es no.
¿Cómo ves a la prensa actualmente?
Los medios de comunicación se han convertido en uno de los principales agentes de socialización. Su influencia es preocupante debido a la agresividad y violencia que muestran sus contenidos. Vivimos un período, en el cual las instituciones educativas tradicionales, la familia y la escuela, están perdiendo la capacidad de transmitir eficazmente valores y pautas culturales decohesión social.
Eso hace que cada vez, seamos más insensibles a contenidos violentos. Eso me preocupa. Mucho.
¿Con qué disfrutas?
Disfruto de mi familia. Trato de dedicarles el mayor tiempo posible, aunque admito es una asignatura pendiente. Ser comunicador no es sencillo. Te convierte en un bicho raro. Pero mi familia es mi combustible diario, sin dudas.
¿Tienes una meta?
Ser feliz.
¿Cuál es tu fuerte en la profesión? ¿Qué te destaca?
Mis compañeros dicen que mis contactos son mi fuerte. Y tal vez tienen razón. Difícilmente se me escape alguna noticia. Trato de estar siempre al tanto de todo. Soy muy ordenado.
Hago seguimiento de temas, no he dejado de utilizar la libreta y lapicera. Esa no te falla.
¿Te sientes un profesional realizado aunque te quede mucho por transitar?
Me siento una persona realizada. Sigo siendo el mismo Miguel de siempre.
Disfruto del momento que me toca vivir. Pero no olvido mis raíces.

Publicado en EL PUEBLO los escuchaComentarios (0)

…Hoy nos acompaña: Ernesto Nieto – Comunicador Social- Politólogo- Docente

La trayectoria de Ernesto por nuestro Salto, es muy variada.
Forma parte de la familia de EL PUEBLO y por ser de la casa, es un privilegio tenerlo en nuestro espacio de cada sábado, donde muestra a nuestros comunicadores, con sus diferentes matices.
Es el conductor de “El Factor Humano”, que se emite por Canal 4, Cable Visión Uruguay y por internet Vera TV, además de un canal en You Tube, específico de “El factor humano”, el cual actualmente, se encuentra en las setenta mil visitas. Ernesto Nieto
Es Politólogo, llevando adelante la Dirección de Consultora Ágora y es docente como Politólogo.
Así comenzaba narrándonos, cómo se define:
“Mi tarea está basada en generar contenidos que tienen que ver con la comunicación social básicamente. Y de alguna manera, me apropio de los conocimientos de mis estudios, que son la de Politólogo.
Me formé como politólogo, trabajo como tal, doy clases e investigo como Politólogo, desde la empresa Ágora. De donde diario EL PUEBLO, publica casi siempre nuestros artículos.
Periodista no soy, no solamente porque no me formé en ello, sino porque además, la tarea del periodismo tiene mucho más que ver con la investigación periodística.
Pero por una veta personal, hace nueve años que comenzamos una experiencia de un programa de televisión que se llama “El Factor Humano”, donde al principio me encargaba de producir el programa, conduciéndolo un amigo: Juan Vicente Román, y lo hizo durante cuatro años.
Luego decidió encarar otros proyectos personales, y me animan en el canal a que lo tenía que conducir yo.
Di el paso y el próximo año, “El Factor Humano” cumple diez años ininterrumpidos.
Muy contentos con Canal 4, integrado a la plataforma de ANTEL: Vera TV, con la puesta por internet a todo el mundo. Y a su vez, contamos con un canal en Youtube, específico de “El Factor Humano”. Con una muy buena receptividad, en las setenta mil visitas.
Nos pone muy contentos cuando salteños que viven en distintas partes del mundo, lo pueden apreciar desde sus distintas plataformas, enviándonos mensajes.
Es por ello que me considero como alguien que utiliza los medios de comunicación, para intentar llevar información al televidente, de algunos temas que no se tratan en la televisión local.
¿El invitado es siempre relacionado al ámbito social?
El método de selección de los invitados, pasa generalmente, primero por el tema.
La semana pasada, el tema era el impacto del alcohol en los más jóvenes de nuestra sociedad.
Un tema relevante, porque está teniendo grado de avance en lo que es edades más tempranas y en mayor cantidad.
Existe una asociación de padres que está trabajando en el tema, llevamos un médico de familia que también lo está haciendo, junto a un neurólogo, para poder explicar el impacto que tiene en el desarrollo y las capacidades cognitivas, el alcohol, en edades muy tempranas.
“El Factor Humano”, desarrolla contenidos que tienen que ver con la vida de nuestra comunidad y pretende además, enfocar cuestiones que en la televisión local, no es muy fácil de hacer.
Y a partir de que tenemos el tema, es que pensamos qué invitado podemos llevar.
¿También muestra a figuras destacadas?
Nos gusta brindar el espacio y mostrar también esa parte del artista local que Salto no conoce.
Escritores, artistas plásticos, músicos, y mucho más.
Aunque tiene que ver con los gustos personales también.
Quienes disfrutan del arte y pueden tener un canal para conectarse con la sociedad, también intentan difundir las cosas que le gustan.
Situaciones bien interesantes que nos pasa como sociedad, pero también volcar los intereses que uno tiene y compartirlos.
¿Cuántos años hace que te desempeñas en nuestro medio?
En televisión, comencé produciendo “El Factor Humano”, pero he tenido experiencias en radio, que ya fueron más cortas y luego la experiencia de escribir artículos de análisis o de la investigación que realizamos en Ágora.
Pero mi primera vez en un medio de comunicación, fue con entrevistas a mi vuelta de Montevideo, donde fui a estudiar
O sea que en realidad el vínculo con los medios nace, a partir del trabajo como Politólogo y luego sí, viene la experiencia en productos comunicacionales.
¿Existen pocos Politólogos en Salto?
Sí, al igual que en el interior.
Y se me ocurre estudiar esa profesión, porque me parecía que la inserción laboral, la tenía exclusivamente por el ámbito de la docencia y de la investigación, o generaba un emprendimiento privado.
Y como me gusta trabajar, teniendo iniciativas empresariales, en ese sentido decidí junto a un amigo y colega, instalarnos. Luego decidió él emigrar a España, y me quedé solo.
Ágora fue la primera empresa de investigación social, que se radicó fuera de Montevideo.
De todas formas, son pocas las que existen en la actualidad. Pero estrictamente privada y en forma regular, somos nosotros en la región norte del país, ya cumpliendo diecisiete años.
¿Quiénes solicitan sus servicios?
Instituciones sociales, empresas. Son muchas las que requieren estudios de mercado, para conocer su posicionamiento en el medio.
Que nosotros le diseñemos herramientas a partir de la investigación de productos y del mercado.
Tenemos una serie de estudios que lo realizamos cada determinado tiempo, de manera regular. Midiendo cuestiones vinculadas a la opinión pública y a la política.
Donde estudia las preferencias de los electores, los niveles de simpatía y popularidad de los dirigentes políticos.
Cada vez hay más políticos que entienden y lo toman en cuenta, que la información generada después de una investigación, les puede resultar útil, no solamente para las elecciones, sino para su trabajo, luego.
¿Disfrutas de la docencia además?
Sí, he trabajado en varios centros de educación.
Enseño, sobre todo en el ámbito privado, sobre las técnicas de la investigación de mercado.
También he trabajado en la Facultad de Derecho, en la materia de ciencias políticas y también he sido docente en otros institutos privados, de metodología de la investigación.
¿Cuál es el tema que más solicitan los televidentes en “El factor Humano?
La gente responde muy distinto.
Muchas veces llevamos un tema médico, que es el más relevante y tiene un impacto inmediato. Al igual que enfoques en técnicas alternativas.
Temas sociales, como convivencia, violencia, inseguridad. La cultura, arte y segmentos empresariales, entre otros.
Existe muy buena interacción con la gente, trabajamos con el celular y eso nos da pie para ello.
Hacen preguntas muy interesantes, dándonos la posibilidad de sacarles un muy buen provecho a los invitados.
El programa tiene muchos matices y a veces uno solo.
¿Trasladarías tu trabajo a otro lugar?
No, yo hace mucho tiempo elegí vivir en Salto y es un muy buen lugar para vivir, apoyando determinadas iniciativas que surjan. Pero mi lugar en el mundo, es acá. Dónde está mi gente, mis orígenes y lo más importante: están mis hijos.
¿Qué es lo que más te gusta de tu trabajo?
De “El Factor Humano”, me gusta, porque me da la libertad de presentar en sociedad, temas o personas relevantes.
Lo que no me gusta, es cuando estoy entrevistando a una persona, que sé que no me está diciendo toda la verdad.
Ocurre con algunos dirigentes políticos.
En cuanto a lo demás, me gusta la docencia y todo lo que hago. Confieso que Ágora me da muchas satisfacciones, como tensiones en época de elecciones. Es muy estresante y desgastante, pero es un mal necesario, pasar por ello.
¿Qué concepto tienes de los medios de comunicación?
En Salto tenemos gente que hace muy bien su trabajo.
Y también tenemos de la otra, que a uno le parece que debería trabajar más en capacitación. Es un debe que tenemos en general. Estamos en un momento de transición, ya que las nuevas plataformas comunicativas que tienen que ver con redes sociales, sirven para comunicarnos.
Hoy cualquier medio de comunicación, tiene que estar en internet y comunicarse por allí.
Nos estamos adaptando a esta nueva dinámica.
¿Cómo te ves en un futuro?
Un viejito medio cascarrabias, así….
Y contando con tiempo para hacer las cosas que más me gustan: leer, escuchar música, me gusta mucho enseñar también.
Con algunos amigos de toda la vida. Pocos, pero de muchos años.
¿Un sueño?
Que mis hijos sean gente feliz y que vivan en una sociedad mejor.
¿Qué le dirías a quien se incline por estudiar comunicación?
Que nunca se deja de aprender.
Aunque haya culminado una carrera relacionada a la comunicación, el camino sigue y tiene que estar con las antenas preparadas para seguir formándose en lo que le guste.
Nos toca vivir un momento, en donde la formación, es contínua.
Y la única forma de no quedarse atrás, es seguir capacitándose.

Publicado en EL PUEBLO los escuchaComentarios (0)

“En periodismo no es la respuesta la que lleva a la verdad, sino la pregunta”.

…Hoy nos acompaña: Jorge Rodríguez –  Periodista.

Comenzó Jorge su carrera, con veintidós años.

Estudió Tecnicatura en Educación Social, en la Universidad del Trabajo en Montevideo y en el año ´91, comienza su tarea en los medios de comunicación en nuestro departamento.
Es Canal 8 quien lo recibe, bajo la Dirección de Carlos Gelpi. Haciéndose cargo Jorge, de coordinar las entrevistas y ser el informativista del medio, conjuntamente con Gabriela Cardozo, actualmente comunicadora radial.
Desde hace cinco años, lleva adelante la Conducción y Producción de “Animal Político”, programa elegido y disfrutado por muchísimos salteños, que esperan expectantes su comienzo.
Disfruta todo con su familia, y le gana el apego por las cosas sencillas.Jorge Rodriguez
Así dialogamos:
“Cuando comencé en los medios de comunicación, las perspectivas laborales eran otras y nos hacíamos de las primeras herramientas también para poder desempeñarnos y comenzar a aprender” nos dice el profesional.
“Aprender de los que ya habían hecho camino. ¿Quién no recuerda al flaco Echeverz, a Soler, a Luis Bertiz, Ardaix, Hugo Rollón?
Hombres que vivían de la comunicación, haciéndola a diario y que también transitaron por este medio.
Si bien aprendíamos, quizás teníamos la impronta, no solo de la juventud, sino de querer hacer algo distinto, para el medio en el cual trabajábamos. Fue una muy linda experiencia.
¿Cuáles son tus actividades?
Tengo a mi cargo la conducción y la producción del programa “Animal Político”, que se emite a través de Canal 4 de Cable Visión Uruguay. Vamos por el sexto ciclo de programa.
Fui, a lo largo de mi experiencia en los medios, atravesando diferentes etapas. Comencé en Canal 8, luego inicié la coordinación del informativo de Canal 4, llamado TV Mundo, donde su Director era Paulino Delsa. Quien me dio la oportunidad de comenzar a trabajar y llevar adelante un programa que estuvo mucho tiempo al aire: “Ver en color”.
Consistía en mostrar diversas situaciones que sabíamos que existían en la sociedad, pero sin lograr llegar estas a los medios de comunicación. Nos fue muy bien.
Luego llevamos a cabo “Ombusman”, con la coordinación y la producción de Jorge Jacques, que nos dio la oportunidad de ser los canalizadores de denuncias realizadas por el público, que marcó también una buena etapa de nuestras vidas.
Volví luego a hacer “Ver en color” y pasado el tiempo, me dediqué a realizar el proyecto de “Animal Político”, que fue el programa que me permitió madurar periodísticamente dentro de la línea que yo había elegido.
¿Cómo fue pararte frente a una cámara por primera vez?
No recuerdo mucho, pero seguramente he estado nervioso.
Hasta ahora me pongo nervioso. Cada jueves es un nervio diferente porque es un compromiso diferente, pero siempre con la misma meta.
Pero los nervios siempre están presente.
¿Cómo nace la iniciativa del actual programa?
De parte de la propuesta de Canal 4.
Es la Directiva del Canal, conjuntamente con alguien que considero que es muy bueno dentro de lo que hace, Nicolás Jardim, Licenciado en Ciencias de la Comunicación.
Me invitan a participar, acercándome nuevamente a Canal 4, con el programa que llevaría el nombre de “Animal Político”.
¿Qué se exige a un periodista político?
La gente exige pluralidad, imparcialidad y búsqueda de verdad.
Los tres pilares fundamentales, dentro del periodismo. Creo que es el secreto, no digo del éxito o el triunfo de “Animal Político”, creo que es el secreto de haberse impuesto en la gente.
Logrando un programa en donde está presente la imparcialidad en el momento de entrevistar.
¿Qué es lo que tiene que tener un político para debatir?
Dentro de los entrevistados encontramos personas que hablan mucho y facilitan la entrevista. Y están las otras en las que hay que sacarle las palabras con tirabuzones.
Jamás armé una entrevista y nunca lo voy a hacer. El día que tenga que hacerlo, dejo de ser periodista.
Si hay un tema de relevancia en la semana, seguramente van a ser invitados por él.
Ya viene la persona, sabiendo de antemano que el desarrollo de la entrevista se basará en ese tema, no acostumbro a pactar preguntas con el entrevistado.
Una cosa es que yo haga mi producción, todos los periodistas nos hacemos un guía memoria, que nos va a marcar el sendero a conducirnos durante la entrevista. La tienes tú en este momento. Y aunque surjan otros temas, la guía te sirve para no perder el rumbo. Pero la persona no sabe nunca lo que se le va a preguntar.
En periodismo, no es la respuesta la que lleva a la verdad, sino la pregunta.
Respuestas, puede tener miles, pero pregunta que apunte a la verdad, una. Si en mi caso yo no formulo la pregunta, no se va a saber la verdad.
¿Qué papel juega tu carácter, para llevar adelante el programa?
Me lo he planteado y tengo amigos, que me preguntan si existe el enojo.
El enojo siempre existe, cuando de repente sabes que en la cara se están diciendo cosas desacertadas o que uno las considera injustas.
Pero aquí hay un tema que es interesante: ¿nosotros buscamos la verdad en función de qué? ¿En función de buscar una satisfacción propia, en satisfacer la necesidad de quienes nos miran y nos escuchan, o buscamos la verdad en función de satisfacer la necesidad de alguien que nos dijo que teníamos que preguntar eso, para quedar bien con esa persona?
Toda persona puede canalizar su carácter. Los años también calman, bajan la ansiedad y hacen ver las cosas de otra manera…y enojarse menos.
Me parece que el gran secreto del periodista es la imparcialidad, trabajando en base a los valores enseñados, aprendidos y puestos en práctica. Si seguimos esa línea seguramente todo enojo va a pasar.
Y no deberle favores a nadie.
Es fundamental, no deberle nada a los políticos.
En “Animal Político, hemos logrado mostrar al espectador, una imagen de imparcialidad, de pluralidad, de búsqueda de la verdad y que no tiene precio.
Yo prefiero poca plata en el bolsillo e independencia en mi trabajo.
¿Qué sientes con la tensión que genera el programa al espectador?
Sí, hemos tenido programas en donde ha habido mucha tensión y saber manejar la situación.
Políticos que se han enfrentado ante cámaras y fuera también.
Pero si la tensión generada está dentro de los límites del respeto, es que vamos bien.
Porque si se genera una tensión entre los entrevistados, es porque hay algo que aún, resta decir.
Actualmente hemos incorporado a “Chamuyo”, que es la voz de los vecinos, que ha gustado bastante, teniendo una visión muy particular de todo. Anda muy bien.
¿Se puede llegar a mostrar, si un político está haciendo una buena o mala gestión?
Depende de las condiciones que este, haya encontrado en su labor.
Pero si se encuentra en una etapa de finalización de su período, ya hablamos de balance de gestión.
Pongamos como ejemplo al Intendente actual. Podemos hablar del tiempo que lleva su gestión. Y mi función es preguntar sobre lo que él ha hecho, en este tiempo, pero sin medir, si son acciones políticas acertadas o desacertadas.
Si en la entrevista hablamos de lo que hizo bien o mal, eso lo va a medir la gente. Mi función es preguntar, no es de hacer de juez durante su tiempo de gestión.
¿Te ha quedado alguna pregunta para formular al finalizar un programa, que te haya dejado un mal sabor?
Sí, me ha quedado. Y se siente frustración.
Los periodistas debemos trabajar por la imparcialidad, la verdad, la pluralidad y debemos trabajar mucho la frustración. Del no reconocimiento, de la no pregunta hecha a tiempo, la frustración de no haber podido hacer una mejor entrevista…
Alguien me dijo que es mejor una entrevista corta y justa, que extensa y llana.
Pero mientas haya preguntas, hay periodistas.
¿Cómo seleccionas a un invitado?
Es una gran pregunta.
El invitado debe estar relacionado a los hechos que ocurrieron en la semana.
No es el único modo, pero si hay un tema polémico, se invita a ésa persona, en base a ello. Pero la idea, surge siempre, entre el equipo de trabajo.
¿Qué opinión te merece los medios de comunicación?
Se habla de que los medios y su influencia a nivel social, es un poder más. Yo creo que sí.
Pero también creo, en el poder que tiene la gente, para decidir que es lo que necesita es escuchar, leer o ver. Y en base a eso, decidir y armarse de una opinión.
Algunos actores políticos aseguran que hay en demasía, notas que tienen que ver con la delincuencia.
Desde la izquierda se acusa a los medios de derechistas, hasta de  golpistas, y de crear una situación de la que no es tal. Y allí, nos damos cuenta de la influencia que tiene en las masas, los medios de comunicación.
También en algunos casos, se está dejando de lado, las herramientas que debe tener el periodista para desarrollar su función. Están ingresando otro tipo de valores y conveniencias que tienen más que ver con lo personal y lo político. Por lo menos en el terreno que yo trabajo.
Hay mucho periodismo militante en el cual no creo. Y lo digo con muchísimo respeto por quienes lo hacen. Sí creo, que el periodismo militante es una deformación del periodismo.
Creo que mientras hayan periodistas, como es el caso de Alberto Rodríguez, de este diario: excelente periodista, excelente editorialista, que marquen determinado rumbo, habremos periodistas que queramos continuar levantando la bandera de la imparcialidad, la pluralidad y la veracidad.
De las cosas que no hay que decirlas, sino hacerlas. Yo puedo decir soy imparcial, pero tengo que demostrarlo.
No puede decir un periodista que es parcial, cuando después lo vemos militando y repartiendo listas.
No digo que esté mal, simplemente yo no lo haría.
Prefiero un periodista que sea honesto y diga: “yo milito en un partido político, apoyo la candidatura de determinado candidato y hago periodismo desde este lugar” y no que esté, en forma diaria, sembrando enfrentamientos.
Tenemos que ser honestos con nosotros mismos y con los demás.
La gente no es tonta y no hay que subestimarla.
Y los políticos son hábiles, para poder apegarse a los periodistas que le demuestran que están en su línea.
El tema está, en que, si existe un planteamiento, se puede decir no.
¿Con que disfrutas?
Con la familia. Vivo con mis padres, Gladys Porley y Cristóbal Rodríguez, luego de veintisiete años, decidimos vivir juntos.
Llevo una vida muy tranquila y disfruto de lo poco que tengo.
De las cosas simples. De estar en familia, tomar un mate, de mis amigos y todo lo que sea sencillo.
También tengo una actividad que tiene que ver con la espiritualidad, soy Pae de Santo. Es una veta que me hace ver las cosas diferentes.
La religión para mí, es un disfrute. Y más porque tiene que ver con la evolución espiritual. Tengo tantos años en el periodismo como de religioso y ha sido para mí un pilar muy importante.
Cuando hoy me preguntabas, cómo manejo la tensión, pensaba que almejar la religión y la fe, ayuda también en ese momento.
A bajar decibeles, los enojos y broncas.
Para mi es importante que la persona que vaya a mi programa, se sienta bien y tiene que salir satisfecho de la entrevista que se le ha hecho, aunque no le haya gustado lo que se le preguntó.
Que cuando se vaya, nos demos un abrazo y me diga. “Muchas gracias, me gustó estar”.
Yo trabajo para eso. Para que la gente se sienta bien.
¿Un sueño?
Dirás que soy un ser extraño. No tengo sueños marcados.
Se lo digo a mis discípulos religiosos: pasamos la vida luchando por lo que no tenemos y no disfrutamos lo poco o mucho que hemos logrado.
El sueño mío, es seguir disfrutando, día a día. Soy muy desprendido de las cosas.
Me he vuelto con la edad que tengo, más emocional.
Y el hecho de volver al regazo materno es sentirme cuidado y ellos también muy contentos. Tengo dos hermanos María Noel (mayor que yo) y Álvaro (menor), con los cuales disfruto de estar.
¡Te veo satisfecho contigo mismo y con la vida!!
No eres la primera persona que me lo dice:
“Sos diferente al de la tele”.
En un pasaje de mi vida, donde algunos problemas de salud, me han jugado una mala pasada, necesitaba saber la razón de lo que me estaba pasando.
Y entre tantas cosas, decidí hacer terapia, porque quería tener, la fe por un lado y una visión de lo científico por otro, de lo que me había pasado.
(Recuerdo que diario EL PUEBLO, fue el primer medio que publicó la descompensación de mi salud).
Y cuando llego al Psicólogo, éste me dice: “Si supieras Jorge, la imagen que proyectas en la gente. Es tan diferente a la que tienes hoy acá”.
Yo soy responsable de lo que puedo, pero no de lo que la gente crea. Por allí el saco, la corbata y el ambiente creado, proyecta otra imagen. Pero no soy siempre así.
Por ello mi desacuerdo, cuando muchas veces, desde el periodismo, se ha atacado a personas públicas, con su vida privada.
Debemos recordar que detrás de cada persona pública, hay una familia, una madre, un padre, hermanos, novia, etc.
Las personas públicas también tenemos vida.
¿Pero tampoco voy a un supermercado y te encuentro?
(Sonríe). Porque no soy salidor. Pero voy a los supermercados.
A pesar de tener un trabajo público, no soy un ser muy social.
Tengo amigos que suponen que vivo de fiesta en fiesta, y no.
Prefiero resguardarme. Quedarme con mis afectos, ir a la costa en un lugar tranquilo y tomar mate.
Soy bastante chúcaro a las multitudes.
También me he dado cuenta de que me conocen menos de lo que yo pienso que me conocen. Lo digo desde un lugar humilde.
Paulino Delsa, me dijo un día: “el día que te la creas Jorge, vas a perder todo lo que estas construyendo”.
Y me parece que todavía no me la creo, (sonríe).
Porque yo trabajo para la gente. Aunque haya parte de ésta, que llegue a mencionar que trabajo para algún sector político. No logro entender que razonamiento hacen, cuando piensan eso.
¿A quién admiras?
No tengo a alguien que admire.
A mí me parece que los maestros, dentro del periodismo, están dentro de los centros donde enseñan la profesión y brindan las herramientas.
Después puedes encontrarte con los maestros que aunque no pasaron por grandes escuelas del periodismo, continúan manteniendo vivo, ese afán de querer saber, desligándose de los sectores de poder. Esos pueden ser mucho más admirables.
Te nombré un periodista que me parece que valió la pena nombrarlo, mas allá de que esta nota, vaya a salir en Diario EL PUEBLO.
Alberto Rodríguez, es un valor dentro del periodismo y por algo Diario EL PUEBLO, lo ha sabido mantener.
Pero me gusta, porque es una persona que demuestra a través de lo que escribe lo que piensa, manteniendo la imparcialidad.
Otro ejemplo, es el periodista uruguayo, Galeano.
¿Tú mejor programa en Animal Político?
Tuvimos muchos.
Fue un programa que lo tuvo a José Mujica. ¿Quién no quiere tenerlo?
Dentro de la coyuntura que se vivía internacionalmente y de lo que Mujica representaba, para el contexto nacional e internacional, que haya estado en Animal Político, por todo lo que el hombre representa, me parece que fue un pico importante en nuestros programas. ¿Y sabes cuántas preguntas me quedaron pendientes con Mujica?
Pero solo teníamos cuarenta y cinco minutos.
Pero sin desmerecer a ningún invitado, todos han sido importantes.
Un saludo especial a todos lo que han transitado por él, a los que transitarán y también a la teleaudiencia, que dedica parte de su tiempo para seguirnos, jueves a jueves”.

Publicado en EL PUEBLO los escuchaComentarios (0)

Hoy nos acompaña: Sandra Canio Formiliano… Comunicadora, Informativista y Productora

Comenzó Sandra a trabajar en los medios de comunicación en el año 2008.
Luego de su primer período radial, hace un descanso y es cuando los hermanos Di Giácomo, Directores de Radio Libertadores, Sandra Canioinclinándose por una voz femenina, la convocan para trabajar en el año 2011.
A partir de allí, es una apasionada de la radiodifusión y trabaja en la mañana muy temprano en «Primera edición», junto a Oscár Amaral.
También, acompañando como productora y con su agenda cultural, al Maestro Hugo Rollón: Conductor de su programa matutino: «Horas de radio».
Conforma una hermosa familia, por la cual se siente sumamente apoyada, y cuando le preguntamos a Sandra, cómo se considera, esto nos dijo:
Me considero, Comunicadora, Informativista y hoy lo que amo es la Producción.
Lo descubrí este año, gracias al maestro Hugo Rollón, que me convocó.
El año pasado le cubrí una licencia de una semana, al regresar le gustó mi trabajo y seguimos así, haciendo yo lo mío y Hugo lo de él.
Fue en febrero que me sorprende con la invitación para que lo ayudara en la producción del programa de las 10 hs, en la mañana.
Le dije que sí enseguida y… ¡me fascinó!!
¿Cuántos informativos difunde Radio Libertadores?
Son dos al día: «Primera edición», que va de 6.30 a 8.10 hs, donde lo disfruto junto a Oscar Amaral y el de las 21 hs, que lo lleva adelante: Marcelo Di Giácomo, que es uno de los Directores de la radio.
¿Desde cuándo trabajas en ella?
Se retira Víctor Couto en el año 2013 y desde allí nos convocan a Oscar y a mí para realizar un informativo a dos voces.
Estamos desde el 1º de marzo de ese año, dando comienzo a las 6.30, de lunes a viernes.
¿Cuándo comienza tu inclinación por la comunicación?
Desde muy niña ya me gustaban los medios de comunicación y decía que quería ser periodista. Y que cuando fuera grande iba a estudiar Ciencias de la Comunicación.
Lamentablemente, al culminar el liceo, a mis padres se les hizo imposible enviarme a estudiar a Montevideo, donde era el único lugar donde se dictaba la carrera. Sí hice Administración de Empresas.
Al principio trabajé en ello, pero nunca me gustó, hasta que un día, con los niños grandecitos, me dije que era el momento de realizar mi deseo de estudiar comunicación y comencé a buscar donde.
Acá no lo encontré, entonces, con el apoyo de mi esposo, me fui a estudiar a Concordia.
Un sacrificio bastante grande el de concurrir al Instituto Mariano Moreno, avalado por el Instituto Superior de Enseñanza Radiofónica, prácticamente todos los días.
¿Qué estudiaste y cuánto tiempo te llevó recibirte?
Estudié locución y me llevó dos años.
El sacrificio era mayor porque trabajaba acá y me debía a un horario.
Recuerdo que yo salía de trabajar a las 19 hs. Mi esposo me llevaba hasta el puente de Salto Grande y de allí buscaba la forma de llegara a la ciudad de Concordia.
Otra opción que tenía, era Flechabús, de la hora 19.
Lo hice así durante ocho meses y como coincidió que el grupo era de zonas aledañas a Concordia, le solicitamos al profesor, si cabía la posibilidad de que nos realizara una carga horaria, con la idea de ir solamente dos veces a la semana.
La vuelta era lo más difícil. Luego, cuando comenzamos la parte práctica, hacíamos los sábados, de 8 de la mañana, hasta las 20 hs.
Fue todo muy complicado, pero valió la pena.
¿Has tenido propuestas de trabajo fuera del departamento?
Creo firmemente, que no me mueve nadie de Libertadores.
Es mi segunda casa.
La directiva de la radio es excepcional. Atrapan ellos como persona. Son gente.
Además, para mí es muy satisfactorio ver, que cuando llega a fin de mes, me pagan por lo que estudié.
¿Cómo ves a la prensa hoy?
Está muy complicado.
Duele a veces.
Duele ver cómo el poder político, corrompe.
Uno tiene el poder, con un micrófono o un grabador, para afirmar a un oyente, tal o cual cosa.
Y si soy el comunicador preferido, en el cual él confía y yo tengo que hacerle creer lo que un político me dijo, porque ese político me pagó una publicidad o me banca el programa (porque acá pasa y somos muy pocos los que estamos libres de eso), él va a creer en mí.
Yo puedo transformar las cosas… y eso duele.
Duele escuchar.
Duele, porque un político viene a pedirte una nota, en épocas de elecciones y después no te atiende el teléfono.
Duele, cuando le realizas una entrevista, porque vienen de gira desde Montevideo, pensando que los que estamos en el interior somos tontos. Porque se sientan frente a uno y cuando hablan, tenemos que mirarlos con respeto, porque es nuestro trabajo (y en nuestro informativo además, nos limitamos a difundir. No brindamos nuestra opinión), duele saber que lo estoy mirando y pensando: ¡Me estás mintiendo!… y eso, duele a la gente.
¿La política juega un papel preponderante cuando hay que informar?
Va en la persona.
Entiendo que a veces, pasan necesidades.
Todos las pasamos y tenemos problemas, pero también hay que saber decir que no.
¿Qué te destaca en tu labor?
El compromiso, la seriedad, porque la gente me lo dice.
Me siento querida por la audiencia de Libertadores. Y es un respeto mutuo, porque ellos notan nuestro respeto hacia ellos.
¿Con que disfrutas?
Disfruto de mi casa.
Me gusta el orden de mi hogar, la tele y cuando estoy pasada de revoluciones, me gusta leer.
Ahora estoy leyendo El huevo de la serpiente de María Urrusola, periodista uruguaya. Habla de la trata de blancas.
¿Cómo está compuesta tu familia?
Por mi esposo Alexis Moretti, mis hijos Pía y Maximiliano y mi mamá Gladys, que vive con nosotros y es muy importantes para nosotros contar con ella para todo.
Sobre todo en la cocina (sonríe).
¿Qué está en tus planes?
Poder seguir con el informativo, con la producción del programa con Hugo.
Además me gustaría ser la productora de mi propio programa. Puede ser salud o algo que aquí no hay, que es la investigación policial.
Aunque hay quien dice que es muy complicado.
¿Cuál es tu asignatura pendiente?
Seguir creciendo y seguir luchando por un país con más equidad social.
¿Qué es lo más lindo de tu tarea?
El poder comunicar.
Es tan lindo cuando la gente nos llama desde el interior por el pago de BPS o cuando va el médico a tal policlínica.
Poder serles útil.
¿Qué te han dejado estos años de experiencia?
Además de satisfacciones, el aprendizaje de mis propios compañeros.
Cada uno aportó algo en mí y todos los días.
¿Un mensaje a quien se inclina por esta profesión?
Si realmente es su vocación, que la luche y se profesionalice.
Siempre con honestidad y humildad.
Que no se la crea. Y paso a paso.
Le envío un saludo a mi familia, a mis compañeros de trabajo que saben que los quiero mucho. Es un ambiente excelente el de Radio Libertadores, desde la dirección hasta los compañeros en general.
¡A eso lo valoro muchísimo!

Publicado en - Titulares -, EL PUEBLO los escuchaComentarios (0)

…Hoy nos acompaña: Oscár Fabián Amaral García – Periodista

En lo que va de su trayectoria profesional con aproximadamente treinta años, desde sus catorce Oscar ya amaba las radios.
Fue incursionando en este mundo y dándose cuenta cada ves más de que era lo suyo.
Actualmente, sus programas por la mañana son: “Informativo Libertadores” en Radio Libertadores y “El semáforo” en América CNN, con Gabriela Cardozo.
Dialogamos con Oscar animadamente, ya que tiene mucho para compartir con nosotros:Oscar Amaral
“Desde muy pequeño, hacía turismo radial”, comienza diciéndonos.
Soy salteño, pero me radiqué nuevamente aquí, después de haber crecido por varios departamentos, por motivos laborales de mi papá.
Por lo general cuando un niño viaja, desea conocer atracciones propias del lugar adonde va.
Yo lo primero que quería conocer eran las radios. Tenía para mí un significado y una fascinación especial.
¿Lo traías incorporado a través de algún familiar?
No. Simplemente mi despertador era una radio, ya que por costumbre en mi casa, mi padre le llevaba el mate a la cama a mi madre y desde mi dormitorio los oía.
Una de las cosas que imaginaba cuando era pequeño, en los programas de pedidos como “Aquí está su disco”, era que todas las orquestas estaban en la radio, esperando que la gente llamara y dijera que deseaba escuchar tal tema y ellos, se acercaban al micrófono, cantaban y tocaban.
Era una fantasía que tenía.
¿Cómo fue conocer las radios por dentro?
Me di cuenta de que los que estaban allí, eran capaces de crear un mundo en la cabeza de la gente, totalmente diferente de cómo uno lo pensaba.
Crear un paisaje, una situación una imagen de dolor, de alegría de frustración, de euforia con la voz. Y eso es fantástico.
Muy pocos recursos sensitivos que le llegan a la gente, pueden lograr ese efecto.
¿Cómo incursionas en el medio?
En el año ´83 en Salto, pero anteriormente, en Paysandú, en turismo radial. Una pequeña radio que se llama Charrúa, donde la idea de hacer un programa para la juventud, era buenísimo.
Me venía a Salto y junto a Sergio Hornos que era D.J en Makennon, grabábamos allí un programa, que luego enviábamos en cassette por ómnibus a Paysandú.
Viajo a Bella Unión y me encuentro con Roberto Murillo, importante empresario de los medios, que en ese momento tenía una radio en el lugar. Le comento lo que estaba haciendo y me pide “mandame una prueba”.
A los pocos días me avisa, que lo iban a pasar en Artigas, porque era muy bueno.
¿Qué tipo de música era?
Básicamente la de los ´80, cantada en inglés, con una  influencia mediterránea. Mucho de Italia, Francia, incluso del norte de África. Recibiendo mucha influencia de las primeras transmisiones nacionales de televisión.
Como es el caso de la RED Televisión Color, con programas como: Verano del…
Y los grandes medios en aquel entonces, pasaban música en español: Rafaella Carrá, Camilo Sesto y muchos más.
¿Ves cambiados a los medios y en qué aspecto?
Antes aprendíamos muchísimo de maestros que estaban en la radio anteriormente a nosotros. Nos debíamos a un vocabulario muy estricto, cuidando mucho el lenguaje.
El hecho de que el medio de comunicación era difusor de la cultura general, era algo que no se tomaba a la ligera.
No se decía una sola grosería. Y en eso ha cambiado.
Yo no digo que los medios cambian la sociedad, sí digo que reflejan la sociedad. Que son cosas muy distintas.
¿Cómo te defines en cuanto a tu profesión?
A mí me gusta ser periodista, pero soy una mezcla extraña, porque he hecho muchas cosas.
He tenido la oportunidad de capacitarme, mediante Radio Tabaré. Un medio salteño, que escuchando nuestras emisiones y viendo lo interesante del programa, en otros departamentos nos da un espacio.
Recuerdo con mucho cariño a su director del momento Inocencio Di Giácomo, que tuvo la valentía de incorporar a unos gurises, que pasaban música en inglés, cuando todos le decían que iba a perder audiencia y me pregunta si deseaba capacitarme, ya que la radio, además de abonar el curso, me daba el tiempo necesario para hacerlo.
En aquel momento había una inversión muy grande en el capital humano, que podía generarse en las radios.
Pero además, he tenido mucha suerte de haber nacido profesionalmente, al lado de gente generosa, valiente y con un sentido estético de lo que debe ser la radio al aire, que yo agradezco infinitamente.
¿Qué es lo más importante que debe tener un periodista para ser bueno en lo suyo?
Distancia de la realidad.
Para poder observarla desde todos los ángulos.
Gana objetividad, alejándose, porque si se mete demasiado dentro de lo que está pasando, se contamina.
Hay que ser detallista, pero marcar siempre distancia para poder fijarse en las opiniones de unos u otros y además tener su propia opinión.
Para no contaminar con su propia opinión lo que va a decir.
Luego, hay que tener formación en un diario, saber escribirla, en radio saber relatarla y en la televisión, saber mostrarla.
O sea que además de la distancia necesaria para poder observar, debe tener la capacitación para poder contarla.
¿Cómo ves la prensa hoy?
Creo que hoy en día se está fallando en algunas cosas, como por ejemplo en comprometerse con la realidad.
Existen los periodistas militantes, que para mí no existen como periodistas y batallan con la noticia, aferrados a ella.
El periodista toma distancia, ofrece el relato de un hecho y es la gente la que tomará eventualmente una posición. Con un análisis lo más objetivo posible.
Lamentablemente hoy parece que estamos entre los buenos y los malos, según de qué lado esté. Y el periodista por esencia, no debe estar en ninguno, para ser periodista de verdad.
Si hablamos de Salto: o a favor de Coutinho o favor de Lima o Contra Coutinho o contra Lima.
En realidad cuando un periodista trabaja para un medio de comunicación de Salto, tiene que estar a favor de Salto.
Y cualquiera de las cosas que hagan los dos mencionados, no tiene que tener ningún tipo de empacho en decirlas.
La prensa actualmente está con un desafío muy grande y un poco deformado, por causas de las redes sociales. Cuando en forma viral, muchas veces, circula una información errónea.
Siendo que la garantía del ciudadano, debe ser esperar leer esa noticia en medios que se han ganado credibilidad.
En el caso de la prensa radial y televisiva, muchas veces, no tiene que perder ese objetivo y correr detrás de la inmediatez. Hay que esperar a ver la noticia en Diario EL PUEBLO, para finalmente saber cuál es la verdad de la misma.
¿Te irías al extranjero a trabajar?
Me han tentado de algunos lugares, como por ejemplo EE:UU, pero creo firmemente que el lugar en el que vivo cumple todas mis expectativas.
¿Cómo conjugas trabajo-hogar?
Disfruto mucho con las dos cosas, pero en el trabajo debemos aprender a imponer algunos límites.
Y con mi familia, también disfruto mucho. Con mi pareja, con mis tres hijos y los dos de ella. En una muy buena armonía y compañerismo.
¿Lo más lindo y lo más feo de tu trayectoria?
La profesión a mi no me ha dado disgustos.
Cuando a uno le pasa algo y no ha aprendido nada, eso es una desilusión. En cambio cuando pasó y aprendimos, para no repetirlo en el futuro, es un costo de aprendizaje, o sea que es una buena experiencia.
¿A quién admiras?
A Jorge Gestoso, hijo de un antiguo propietario de Radio Tabaré, periodista de CNN en español. Un hombre de capacidades extraordinarias.
A Inocencio Digiácomo, que mucho de lo que ha sido mi vida profesional, tiene que ver con parte de sus enseñanzas.
A mis compañeros. Desde las secretarias, hasta la señora que viene y deja todo ordenadito, para que uno hasta huela el estudio y pueda decir, “es un placer trabajar aquí”. Porque tiene mucho que ver con nuestro estado de ánimo cuando salimos al aire.
A los compañeros operadores y locutores que me han acompañado durante estos años y enseñado cosas, dejándome hermosos recuerdos.
Un saludo a mis colegas actuales: Sandra Caño, Ernesto Castro, y José Ferreira, y a toda esa familia de las dos radios en las que tengo la oportunidad de realizar esta tan grata tarea.

Publicado en - Titulares -, EL PUEBLO los escuchaComentarios (0)

Hoy nos acompaña: Luis Enrique Nickleson Tourn

Luis es sin dudas una exitosa figura de nuestros medios de comunicación.
Comenzó a transitar este camino, en principio con la música y como locutor, no Luis Nicklesonestando en sus planes el periodismo. Pero con el tiempo, todo comenzó a rodar de otra manera, sorprendiéndolo el destino para completar su camino en lo que es su profesión, con creces.
Desde el año 1992 trabaja en Radio Tabaré y desde el año 2006 lo hace como Conductor y Coordinador del Informativo Salto Visión de Canal 8.
Así dialogamos y esta es su entrega, en un relato casi completo de lo que es su vida como profesional en nuestro Salto:
¿Te defines como periodista, comunicador o informativista?
Cuando comencé mi acercamiento a los medios de comunicación no estaba entre mis planes el tema del periodismo, me gustaba la comunicación, pero como locutor y como disc jockey.
Es decir, la selección musical tanto en la radio como en boliches y también con equipos de amplificación propios, una pasión que compartía con dos amigos: Fabián Reyna y Danilo Ifrán.
Por ese lado llegó mi acercamiento a los medios radiales.
Antes había realizado alguna tarea en medios escritos con quien es mi tío Enrique Tourn, acompañándolo a cubrir la etapas de fútbol los domingos, una etapa que recuerdo con mucho gusto, por cierto.
¿Por qué elegir esta profesión?
El acercamiento comenzó cuando ingresé como funcionario de Radio Tabaré, allá por el año 1992, el Dr. Carlos Gelpi, me acercó a ese medio que en ese momento dirigía Inocencio Di Giácomo, con quien llegué a conocer muy de cerca todo lo vinculado al periodismo y a la radio.
Además en ese momento, compartía tareas con grandes periodistas: Aceré Francisco Echevérz, Enrique Soler, Hugo Rollón y muchísimos otros que a lo largo de estos años, me han permitido conocer y aprender de esta profesión, tan noble.
Y la elegí porque de a poco la vocación fue creciendo y bueno…ya hace más de 24 años que estamos en esto…
¿Cuál era tu objetivo desde pequeño?
Mi objetivo era ser Ingeniero en Electrónica, había estudiado en la UTU, pero por un tema laboral y de gusto, elegí la comunicación.
¿Si no hubieses optado por ella, qué harías hoy?
Creo que estaría desarrollando alguna actividad vinculada a lo que fueron mis estudios, pero seguramente que buscaría la manera de seguir ligado a los medios de comunicación también ya sea como locutor, editor o haciendo algún programa musical.
¿Qué es lo bueno de tu profesión?
Me parece que lo bueno es la posibilidad de acercarle a la gente los elementos para que no solo se informe sino que además, también pueda formarse su propia opinión sobre determinados temas y que encuentre en uno, más que un informativista o conductor, una persona que con respeto y seriedad le brinda esa información.
¿Y lo malo?
Me parece que lo malo en esta profesión es que no toda la gente que cumple este tipo de tareas logra mantener un equilibrio y priman otros intereses (económicos, políticos, filosóficos, etc…).
No es fácil pero creo que se puede.
¿Crees que la objetividad debe ser fundamental en lo que haces?
Sin dudas que sí. Pero la objetividad al cien por ciento, no existe.
Como dije anteriormente, me parece que hay que buscar ese equilibrio por la gente que es la que recibe nuestro trabajo y lo juzga.
¿En qué consiste para ti, ser un buen periodista?
En respetar todas las opiniones, en buscar esos elementos que la puedan hacer diferente y por sobre todo algo que a mí me parece importante y es que la gente confíe en tu trabajo, que seas creíble.
Claro que eso no se da, de un día para otro, lleva su tiempo.
¿Qué piensas de la prensa dentro y fuera del departamento?
Pienso que como en todos los ámbitos encontrás de todo, desde gente o medios que trabajan muy seriamente y procuran ser objetivos y parciales, hasta gente y medios que están totalmente al servicio de intereses económicos o políticos.
¿Cómo haces para combinar el día, entre el trabajo y la familia?
Esa es la parte más difícil, en este momento una gran parte del día se la está llevando mi trabajo, pero procuro en lo posible estar los más que pueda con mi familia, padres, hermanos, amigos. Mi pareja, mi hija y sobre todo con mi nieto. ¡Me alegró el alma esa personita!
¿Deseas enviar un saludo a los colegas y a quienes desean estudiar esta profesión?
Un gran saludo a todos y cada uno de aquellos colegas y compañeros de trabajo, que en algún momento hemos compartido tareas en diferentes medios e incluso de medios colegas, decirles que de todos ellos, he aprendido.
Y a quienes deseen estudiar o incursionar en esta profesión: que siempre procuren ser honestos, humildes y respetuosos, eso les abrirá muchas puertas.

Publicado en EL PUEBLO los escuchaComentarios (0)

“Nunca me imaginé estar haciendo  televisión”

Hoy nos acompaña:
Silvia Arruabarrena
Periodista – Comunicadora

Oriunda de nuestro departamento, Silvia ha llegado hasta la capital buscando buenas nuevas.

La idea en primera instancia era la de estudiar, pero quiso el destino, brindarle un SIivia Aruabarrenamundo que ella no imaginaba.
Regalándole situaciones dignas de aprovecharlas y poder desarrollarse en lo que deseaba.
Encontrando un sinfín de satisfacciones, que hasta hoy sigue cosechando. Plasmando la comunicación, entre ella y sus televidentes, que la siguen en forma diaria.
Es un hermoso vínculo creado.
Está casada con Federico y tiene dos niñas: Camila y Emilia.
Así dialogamos con Silvia, narrándonos su vida en el mundo de la comunicación, en el de su hogar y como logra conjugar los dos:
¿Cuándo decides irte a Montevideo?
Me fui a estudiar a Montevideo en el año ´94.
Y el destino quiso que no volviera de nuevo a instalarme en Salto. Solamente vuelvo de paseo y siempre que puedo.
¿Tenías pensado ser periodista desde siempre?
No, para nada.
Empecé a estudiar Ciencias de la Comunicación y recién en el tercer año de la Carrera elegí la opción periodismo.
Lo que nunca me imaginé, fue terminar en televisión.
Lo que más me gustaba era la radio, pero así son las vueltas de la vida. Hoy me encanta lo que hago, me encanta armar y presentar el noticiero
¿Cómo es la carrera del periodismo?
Como cualquier carrera, a pesar de que no es de las tradicionales y de que es relativamente nueva, hay que ponerle dedicación, estudio y mucha práctica. Es como mejor se aprende.
Más allá de las bases teóricas, que son necesarias, y no menos importantes, con la práctica, es con lo que más se aprende.
Como en todas las carreras.
¿Qué tiene de especial el periodismo que no tienen otras carreras?
La adrenalina de la noticia, cuya constante es el cambio, que va variando día a día, y hora tras hora.
¿Te gusta la idea de hacer de corresponsal en un país extranjero?hijas de Silvia Arruabarrena 1
No en este momento de mi vida, mi familia es la prioridad y sería muy difícil.
¿Cómo está integrada tu familia?
Mi familia está integrada por Federico, mi esposo, y mis dos hijas, Camila de 8 años y Emilia de 5.
¿Cuál es tu disfrute entre tanto trabajo?
Disfruto mucho pasar tiempo con ellos, tanto en casa como en paseos.
Y siempre que puedo y tengo unos días libres, me gusta mucho volver a Salto a visitar a nuestras familias y amigos.
Mi esposo también es salteño por lo que disfrutamos mucho el «volver al pago».

¿Cuáles son las prioridades a tener en cuenta para un mejor desempeño en tu trabajo?
Saber priorizar lo que es noticia de lo que es información.
Saber diferenciar, eso es básico para un buen desempeño. También es fundamental tener una buena redacción, saber escribir en el lenguaje específico de cada medio, porque no es lo mismo escribir para radio que para televisión o para prensa escrita.
Ni hablar del lenguaje de las redes sociales.
Otro punto importante es mantener la objetividad.
¿Cómo combinas la vida laboral con la personal?
Hay que encontrar un equilibrio que no es fácil lograr, aunque la curiosidad por la noticia es algo difícil de dejar de lado.
Está siempre presente, aunque estés de vacaciones.
Hoy, con los medios electrónicos es mucho más fácil permanecer conectados, y más difícil «desenchufarse».
¿Cómo ves a la prensa actualmente?
La prensa ha cambiado mucho en poco tiempo, debido a internet.
Pienso que se ha ido adaptando a eso, en algunos casos bien y en otros no tanto.
¿Qué tan importante es contar con fuentes y manejar la confidencialidad de estas?
Es la base del periodismo.
A pesar de contar con internet y google, los protagonistas son las personas. Y es con quien hay que chequear y buscar la información.
Mantener la confidencialidad si la fuente lo pide es esencial, un principio básico para que esta fuente nos tenga confianza y siga brindándonos información. Y en definitiva lo importante es el servicio que uno le da a la gente, la información para que pueda formarse una opinión.
¿A quién admiras en este mundo de los medios?
A Mario Pergolini, un innovador en todo sentido.
¿Cómo es un día en la vida de Silvia?
Me levanto y cumplo con mi rol de madre en primer lugar, desenvolviéndome en el hogar.
Después me voy a trabajar y comienzo a leer los portales y los noticieros de la mañana para armar la edición del mediodía.
Salgo al aire y luego al culminar, preparo algunas tareas para mis compañeros de la noche.
¿Cuál es la mejor fuente de información hoy en el mundo?
El contar con internet es muy útil en periodismo hoy en día.
Pero cuando yo empecé en esto de la comunicación y los medios, internet estaba recién surgiendo.
Sin embargo hoy es una herramienta que ayuda mucho, pero los protagonistas de la noticia, siguen siendo la mejor fuente de información, ayer, hoy y siempre.
¿Qué le dirías a alguien que hoy quiere estudiar periodismo?
Que es una profesión muy grata y de mucha responsabilidad, el mantener informada a la gente, a la opinión pública.
Sin embargo es una profesión que no contempla feriados, fiestas y demás.
Por lo cual, ¡hay que tener vocación!

Publicado en EL PUEBLO los escuchaComentarios (0)

…Hoy nos acompaña: Rodrigo Tejeira Silveira. Periodista- Docente- Comunicador y Estudiante

Oriundo de la ciudad de Artigas, Rodrigo afianzó sus lazos en nuestro departamento.
Cuenta con prácticamente diez actividades diarias, con varias funciones en un mismo trabajo, que lo llevan entre los estudios en el CeRP, el trabajo en radio Tabaré, TNU y para canal 8.
Con las clases que dicta en un liceo, considerándose un férreo enemigo de las faltas de ortografía con sus estudiantes de informática.
Y como si todo esto fuera poco, su placentera vida la hace al lado de Yésica, que lo apoya en forma incondicional.
Así dialogamos animadamente:Rodrigo Tejeira
¿Cuándo te inicias como periodista?
Hace ya dieciséis años.
Pienso que más allá de la formación que tengo, me parece que ser periodista, hay que llevarlo como vocación.
Pero también tenemos que derrumbar ese mito de que nuestra profesión es un oficio.
Porque el periodista tiene que informarse, estudiar, conocer a las personas, trabajar en el aspecto social, sobre todo cuando hacemos informativos.
Acceder a contactos, mantenerlos, de personas que en confianza acercan la información, porque saben que pueden confiar en nosotros en un trabajo permanente.
El periodista lo es las veinticuatro horas del día, no tal vez como otras profesiones.
El trabajo es nuestra vida y van de la mano.
Sacrificado, pero nos gusta mucho lo que hacemos.
¿Cuándo te permite tu inclinación desarrollar la profesión?
Me despertó el gusto por la comunicación cuando tenía yo catorce años, siendo amante de las computadoras. Desarmándolas, experimentando con el hardware y hoy estoy culminando el profesorado de informática en CeRP, ya realizando prácticas.
En esa época un compañero de estudios de Artigas, me pide que le arregle una computadora, porque se instalaban con su papá en su casa con una radio comunitaria.
Allí el padre de mi amigo me propone probar haciendo un programa, ya que según él, tenía yo un buen timbre de voz, y empezamos a trabajar con un transmisor chiquito, con un radio de acción de dos manzanas, siendo la primera radio comunitaria que se formaba en la ciudad.
Y así comenzó todo, un 6 de octubre, con algo muy curioso: sin nada de nervios frente a un micrófono.
¿Cómo fuiste creciendo profesionalmente?
Le fui tomando el gustito a la comunicación, la radio comenzó a crecer y yo junto a ella, hasta que a los dos años de haber hecho mi primer programa, me llaman de Acuarius F.M. Un símbolo de la radiodifusión en Artigas, llegando incluso a Paso de los Toros, con su señal.
Me invitan a pasar a la via comercial, intentando vender el programa. Incluso con los primeros contactos con distintos medios de Montevideo. Tenía yo 18 años, debiendo definir por mi bachillerato. Me incliné por ciencias de la comunicación y lo hice durante dos años.
Llegando al final me di cuenta que no era el enfoque que yo buscaba y descubro IPEP, conociendo el estudio de televisión, radio y sala de redacción de prensa, con trabajo de campo, de lleno.
¿Qué defines como bueno y malo en tu tarea?
Lo bueno era que siendo yo un adolescente trabajando en Artigas, la gente me paraba en la calle, porque salía en televisión y era conocer permanentemente gente nueva.
Y gracias a mi padre, que estaba siempre muy pendiente de lo que hacía, viví cuatro años con él en Montevideo y despertó mi interés por la noticia, en sí. También lo malo está presente.
¿Cómo es tu llegada a Salto?
Cuando voy culminando mi formación en Montevideo, mi novia Yésica de Artigas decidió venirse a Salto a estudiar.
Se interesa Jorge Jacques, director de uno TV, en hacerme una prueba, luego de dos meses de haberla realizado, me llama, necesitaba que me viniera lo más rápido posible a trabajar con él y sin pensarlo demasiado, me vine. Ya pasaron seis años.
¿Pensaste en salir fuera del país a trabajar?
Sí, incluso casi viajamos con mi papá a Venezuela. Aunque su rubro era otro, él insistía en que debía ir con él, porque esta profesión tiene mucha más formación allá, siendo mucho más reconocida.
Decidimos quedarnos, porque su oferta laboral mejoró.
Luego me gustó la idea del intercambio estudiantil con Berlín, pero no me permitían trabajar, entonces opté por rechazarlo.
¿En qué medios te gustaría trabajar a nivel nacional o internacional?
Nunca me propuse esa meta.
Estoy cómodo donde estoy, no aspiro a ningún medio nacional, aunque me dieron la posibilidad de ser corresponsal de TNU (televisión nacional), hace ya cuatro años.
¿Se hace muy difícil conjugar la profesión con la vida privada?
No, por suerte tengo a mi lado Yésica, una excelente compañera y por ahora no tenemos niños.
¿Qué es lo que te hace ser lo más objetivo posible en la noticia?
No me guío por ningún aspecto político, ni por ninguna ideología.
Hay varias formas de llevar adelante el periodismo. Quienes son obsesivos y buscan una respuesta en el entrevistado y yo prefiero que, el entrevistado se exprese.
No me interesa si tiene la razón o no. Él se está expresando y yo soy el interlocutor, entre el público y quien está generando esa noticia. Las conclusiones son de los demás.
Es la dinámica de trabajo que aprendí y que mantengo.
¿Qué opinión te merece la prensa en Salto?
Veo como que la situación está muy politizada. Los medios en general.
Hace años que venimos con el mismo problema. A todo periodista o comunicador se lo cataloga de izquierda, de derecha, partidario de… Y no debería ser así.
Creo firmemente que algunos colegas han incurrido en un error, de decir públicamente a qué partido responden o qué ideología política persiguen.
Pasaría, si el periodista deportivo menciona de qué equipo es hincha, porque automáticamente estaría generando una opinión en el otro.
¿Y a nivel nacional, cómo ves la situación?
Creo que se están perdiendo algunos valores y priorizando temas que no se deberían.
Estamos siguiendo la línea del mercado, el morbo, todo aquello que se consume, es lo que estamos ofreciendo en forma permanente.
Al menos en el interior, conservamos una ética, que en Montevideo se ha perdido en cuanto a tragedias ocurridas. Que mientras se están velando a las personas, se les va a realizar una nota a los familiares. Es una línea muy delgada, morbosa, pero es lo que interesa vender.
¿Cómo te ves en un futuro?
El futuro es siempre incierto y lo mío son más interrogantes que planes.
Tantos años trabajando en esto y uno se pregunta: ¿Cuándo voy a tener un domingo libre o poder disfrutar de alguna otra cosa?, y más sabiendo que el periodismo en Uruguay, no está bien reconocido.
Vivir de esto es muy sacrificado y difícil. Son muy pocos los que pueden decir: “me compré un auto o me hice mi casa” trabajando en un medio de comunicación. Sobre todo en el interior.
Y si es en Montevideo, si bien los salarios son mejores, directamente no tenés vida.
Creo que llegó el momento de equilibrar la balanza y decidirme por la docencia o la comunicación, que es algo que no quisiera dejar.
¿Cómo te defines?
Simple y sociable.
¿Crees que la noticia siempre favorece?
Si, si es una noticia bien contada.
Favorece, porque genera opinión. Y nosotros no deberíamos formar opinión, deberíamos generarla.
Despertar la curiosidad de las personas, cuando el tema está sobre el tapete y todos lo discuten, ¿Qué es lo que yo sé? ¿Qué es lo que puedo saber, la información a la que puedo acceder?
Y si la noticia está bien dada y la información manejada correctamente, sin maldad, ya que una palabra puede llegar a cambiar todo el sentido, me parece que sí.
¿Qué te gustaría transmitirle a alguien que decide hoy estudiar periodismo?
Que más allá de la osadía y el desafío diario, esto es hermoso. Yo no lo cambiaría y lo recalco.
Y al que pretenda estudiar periodismo porque realmente le gusta, tiene que estar muy decidido a hacerlo. Va a tener etapas muy buenas, pero también va a vivir momentos muy malos, porque hasta una pregunta mal hecha puede generar repercusiones. Va a vivir la dinámica permanente del trabajo, siempre sin aspirar a demasiado en lo económico.
Es el gran debe que conservamos, que la retribución debe ser mayor, para poder vivir de esto.

Publicado en EL PUEBLO los escuchaComentarios (0)

EL PUEBLO los escucha

Hoy comenzamos en nuestro espacio Faz a Punto, un nuevo desafío.losescucha2 copy
Han transitado por aquí muchas figuras salteñas destacadas.
Merecedoras todas de un pequeño gran reconocimiento, que se nos hace placentero difundir. Ya sea por su capacidad, su integridad como persona y también por qué no, simplemente por el afecto que recibe de su gente, por motivos especiales.
Convencidos de que seguiremos llegando a nuestros seguidores, comienzan hoy, historias cargadas de emotividad con nuestros profesionales uruguayos de la comunicación, dentro de los cuales:

Publicado en - Faz Apunto, EL PUEBLO los escuchaComentarios (1)




El tiempo

Ediciones anteriores

marzo 2017
L M X J V S D
« feb    
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031