“Que todos podamos hacer algo por aquel que lo necesita”

Donación de cabello: Con Alison Moraes

Principal de Peluquería Alma Mía

 

Alison,  hace 8 años que se encuentra instalada con su Peluquería.

Manteniendo su preocupación constante de implementar actividades y tratar de contar siempre con novedades, para brindarlo a los salteños, fieles a su compromiso.

Hoy se encuentra con nosotros, porque cuenta con una novedad no muy común en el medio, creando en su peluquería la idea de consultar en cada corte de cabello, si ése cliente está dispuesto/a a donarlo para toda a aquella mujer u hombre que lo necesite, por estar atravesando un período de caída de cabello con problema de cáncer.

El propósito, es que lo hagan llegar a lugares que existen en Montevideo, para la fabricación de pelucas.

Para ello, existen algunas condiciones, que hay que tener en cuenta en ese corte de cabello.

Es así, que quisimos conocer cómo funciona el sistema:

Hace 8 años que estoy instalada”, nos dice.

Y con muy buena vibra, siempre innovando.

Me encanta hacer de todo, soy muy activa y también pienso que hay que aprovechar cuando las cosas llegan.

Es porque uno empieza a vibrar en cierta frecuencia.

Me gusta mucho el tema de la energía, por eso el nombre de la Peluquería.

¿Desde cuándo le atrae la peluquería?

Desde muy niña, mi prima con mi hermana jugaban a las muñecas ya mi lo que me gustaba era peinarlas, hacerles corte, trenzas.

Ya lo traigo incorporado.

¿Desde el comienzo se ha implementado mucho?

Sí, claro además del trabajo en peluquería, los cursos son continuos.

Contamos además con la Maso terapeuta, entre todos los servicios que brindamos.

¿Cómo nace el proyecto de proponer el corte con la idea de donarlo?

Con el tema del cáncer, nadie está exento.Alison Moraes

Tiene mucho que ver además con el estilo de vida que lleva esa persona y el cabello está muy relacionado con su vivencia.

Y como el cabello va variando con los ciclos de la vida. Va renovándose.

Y ésta oportunidad se dió, porque una amiga que trabaja muy relacionada a la salud, me comenta que existe un sector donde se puede enviar el cabello en Montevideo, con el fin de fabricar las pelucas para personas que lo necesiten.

Estaba ella con ganas de cortarse el cabello y donarlo, me dijo. Y ahí nació todo.

¿Hay alguna condición para ese corte?

Sí, tiene que estar con una calidad importante, porque va a ser utilizado en diferentes pelucas.

Cuanto mejor sea la calidad del cabello, mas duración va a tener la peluca, que también necesita mucho cuidado.

Como sabemos, el cabello de peluca es un cabello que ya no tiene absolutamente nada de vida, entonces va a generar ciertos cuidados.

¿Se pudo llevar la idea adelante?

Me puse a pensar luego de dialogar con mi amiga y decidí, que ya que estaba su idea de la donación de su cabello, porque no promocionarla y empezar a hacerlo.

Comenzar porque sean cortes conscientes.

Cortes, que cuando la mujer llega a la peluquería, mencione el largo con el que desea quedar (sabemos que muchas veces lo tiran, desperdiciándolo, porque no les interesa el resto del pelo que se cortó) y proponérselo.

Entonces, concientizar a ese tipo de mujeres con esos cortes, de que puedan donarlo.

Se les puede además dar todas las indicaciones de cómo funciona para que lo hagan ellas, mismas y puedan hacerlo de forma adecuada.

Lo hemos realizado en oportunidades, arreglando muy bien el cabello y enviándolo, pero la idea es concientizar y que todos podamos hacer algo por aquel que lo necesita.

Que nos comprometamos cada uno, aportando para esta causa.

Creo firmemente que la gente se está animado mucho más a comenzar a conocer el sistema ya que nosotros lo promocionamos en Facebook, esperando tenga un buen resultado.

¿Se pudo interiorizar más sobre el tema?

Sí, logramos averiguar en qué condiciones debía llegar el cabello, como se puede ofrecerlo y como podíamos promocionar.

¿Cuál es el trato que debe tener el pelo cortado?

Ese pelo tiene que estar limpio y bien sequito.

Luego del lavado, cortarse con mucho cuidado, para que no se valla a desparramar, haciendo una coleta en principio, luego una trenza, se corta lo más prolijo  posible, ya que ese pelo luego va a ir cocido a una tela elástica, por ese motivo debe estar cortado muy derechito. Lo más recto posible.

Luego se lo debe colocar en una bolsita de papel, luego en una de plástico y enviar en un sobre a esta dirección:

Si la persona que desee donar vive en el interior, pueden enviarlo a: Hospital de Mujeres,  Bulevar  Artigas 1590- 3° Piso Montevideo.

Y si la persona reside en Montevideo, directamente llevarlo a Hospital Oncológico de Adultos en el Pereira Russell, ONG “Honrar la vida” (muy relacionada al cáncer) segundo piso. De martes a viernes de 10  a 13 has y de 16 a 18.30.

Esas pelucas se van designando a personas de bajos recursos, ya que una peluca de pelo natural, anda alrededor de unos U$ 450 (cuatrocientos cincuenta dólares) y conseguir una a veces, se hace muy costoso.

Entonces lo que se hace es fabricarlas y donarlas.

De destacar es el nombre de la ONG, ya que trata de lo que la persona con cáncer, comienza a hacer cuando se recupera: “Honrar la vida”, valorarla.

Es un cambio rotundo, porque la mayoría vuelve a nacer.

Y la palabra honrar, es una palabra muy poderosa, que se relaciona con el compromiso, además.

Debemos mencionar que cualquier persona que desee, puede contactarse con esta ONG.

Creo firmemente que a la fuerza, la hace un conjunto de aportes.

Cuantas más personas están conscientes de la importancia de colaborar en situaciones que así lo requieren, la unión impulsa y elevan los ánimos de todos.

Es la fuerza de la conciencia colectiva.

Y esto está bueno para concientizar, tanto a hombres como a mujeres, porque nadie está salvo de que le suceda y conocer como pueden colaborar. En este caso con el cabello, que es algo tan mínimo, comparado con lo que está pasando la persona en esos momentos.

Nosotros en la Peluquería,  implementaremos muy pronto y va como primicia, que estaremos contado con Micro dermo pigmentación de cejas.

Técnica que ayuda a diseñar las cejas, acabando en un trabajo como que sean propias.

Haciendo pelo a pelo su implementación, que también se presta para estas ocasiones y es muy importante para la estética de la persona, regalándole un rostro atractivo.

 

                                             

Publicado en DÍA MUNDIAL DE LA LUCHA CONTRA EL CÁNCER DE MAMAComentarios (0)

“Hay que quererse y desear salir adelante”

Testimonio: Con Leticia de Mattos

 La profesión de Leticia, es la de Peluquera.

Híper activa en sus actividades diarias y con una clientela instalada, prefiriéndola.

Queda embarazada de su hijo Ciro y trabajó hasta el último día de ese embarazo sin ningún problema.

Luego de nacer el bebé, fue alimentado con leche materna y nada hacía sospechar, que podía llegar un problema de salud para Leticia.

Era cáncer en una mama.

Su esposo Javier, mantuvo siempre y aún hoy la mantiene, esa virtud del compañerismo y del compartir todo en familia. 

Cuando el destino se ensaña con ella, él supo ponerle el pecho y luchar junto a Leticia.

Hoy lograron salir delante con la enfermedad y así conocimos su historia:

Estaba instalada con mi peluquería y tanto antes, como cuando estaba embarazada, trabajaba muchas horas diarias”, nos dice Leticia.

¿Cuándo comienza su problema de salud?

Me descubrí un bulto en el seno izquierdo, pero pensaba que era de la leche.

Se me hinchaba y desaparecía. Pero ninguna importancia le di.

Además, ahora me doy cuenta de que no sabía palparlo al bulto cuando apareció. Yo lo apretaba. Pero el doctor cuando me examinó, lo agarró y allí pude ver que es como una pelotita.

Cuando uno lo palpa apenas lo toca, pienso que es porque uno desconoce cómo hacerlo.

¿Se había realizado un control de mamas?

No. Porque como lo hacen luego de los cuarenta, no me preocupé por eLeticia con Ciro.so.

¿Cómo fue su primera consulta al médico?

Fui al médico, porque queríamos con mi esposo tener otro hijo.

Pensaba que era mejor tenerlo enseguida del nacimiento del primero y este ya contaba con 1 año.

Y mientras lo buscábamos y estábamos en el apronte, se nos iba otro año. Entonces fuimos al médico y luego de esa charla en la consulta, me recetó Ácido Fólico y demás y antes de retirarme, le dije si podía revisarme un bulto que tenía en el seno.

Me respondió que debíamos hacer una ecografía, que palpando no podemos ver de qué se trata.

Quien me realiza la ecografía, me envía a hacer una mamografía porque no le había gustado lo que vió.

Fue una mamografía de urgencia, en el mismo momento.

Y fue allí mismo me dijo si podía contactar a mi doctor, porque lo que veía no le gustaba.

¿Usted se asustó?

No, porque no entendía nada.

Allí lo supe, caí en la gravedad del asunto.

Porque además en ningún momento me dijo tenes cáncer, me dijeron que yo tenía algo que a ellos no les gustaba y que mi médico me lo iba a explicar.

Pero, sabiendo que había salido mal la ecografía y luego la mamografía…

Llamé allí a mi doctor, me fui para donde se encontraba con los resultados y pasó todo  en cuestión de un par de horas.

¿Cómo fue su reacción cuando supo de los resultados?

Me dijo el médico: “yo voy a ser bien realista y te voy a decir que en un noventa y cinco por ciento,  es cáncer de mama. Y en un cinco, que no sea. Quiero que de acá te vayas, con ese cinco por ciento”.

Y cuando me abrazó, se delató.

Pude darme cuenta de todo en ese abrazo.

La verdad estoy muy conforme con el doctor, porque me solucionó prácticamente llamando a uno y a otro profesional, solicitando hora para ese mismo día de tarde, para la anestesista para el otro día.

Si yo hubiese estado en perfectas condiciones de salud, me había operado allí mismo.

Pero cuando estuve el día anterior con el médico, al retirarme me Leticia en proceso de tratamientosalieron llagas y la anestesista me dijo que no podía intervenirme así.

Si algo salía mal, debían entubarme y con la garganta lastimada no podían hacerlo.

Allí me aconsejaron una semana de descanso y me dieron para el otro viernes, convenciéndome para que pensara y me tranquilizara.

¿Volvió a hablar con el cirujano?

Si, lo había hecho antes de verla a la anestesista y me había dicho muy claro: “tenes cáncer de mama, si te llego a operar, se analiza y no es, va a ser un alivio. Pero yo quiero que vos estés consciente.

Y si es, va a salir todo bien, porque ahora el cáncer de mama tiene muchas posibilidades de desaparecer”.

Actualmente creo que a todos nos hablan muy bien. Eso reconforta, haciéndonos  sentir mucho mejor.

¿No hubo en este caso ningún otro análisis?

Sí, me hicieron una punción.

El médico antes me había dicho, “podemos hacer la punción, examinar y después operar, o de lo contrario obviamos la punción y ya te opero quitándotelo, dependiendo de lo que decidas”.

Luego también existió la duda por si me quitaba todo el seno, o me quitaba solamente el pezón.

¿Tenía ramificaciones?

Sí, claro, dependiendo de cuán grande sea, es lo que va abarcando en espacio.

Me explicó que si era chiquito, todavía los ganglios estaban a salvo.

¿Y el nódulo suyo se encontraba ya desarrollado?

Sí, era enorme.

Allí le pregunté al cirujano qué opinaba y me dijo: “yo no esperaría a que estén los resultados, porque van a demorar unos diez días. Yo te operaría en cuanto te recuperes de la garganta”.

¿Qué decisión tomó en cuanto a quitar la mama?

Me operan y me quitan la mitad del seno, con doce ganglios. Estaba solo uno tomado, pero decidieron sacar todos los que vieron por las dudas.

Me consultó antes el cirujano, si luego que empezara a operar encontraba que estaba muy ramificado, quitaba todo el seno y obtuvo mi consentimiento.

¿Sin dudas, era muy doloroso?

Cuando me dijeron que tenía cáncer, pensé que me iba a morir.

Todas las personas que han tenido cáncer a mi alrededor se murieron, entonces era para mi una referencia y pensé que moría.

¿Cómo fue todo luego de la operación?

Allí me dijo la oncóloga, que luego de las quimios, posiblemente no iba a poder tener más hijos, porque afecta los ovarios.

Decidimos entonces reservar óvulos, realizando una consulta con un especialista en Montevideo veinte días luego de la operación, bien recuperada.

Porque tuve dos drenajes, luego los puntos y esperé a recuperarme un poquito para trasladarme.

Pero necesitábamos contar con esa posibilidad de tener otro hijo. Nos encanta la idea.

¿El tratamiento funcionó como esperaba?

Comencé con la quimio, se me calló el cabello y luego continué con las radios.

Fueron en total ocho quimios y treinta y siete radios.

¿Qué fue lo más difícil que atravesó con esta situación?

Con lo que más sufrí, fue con quitarle la leche materna a Ciro, porque tenía tan solo un año.

Y no me parecía justo.

Pero además, le pedía a Dios que me dejara verlo crecer a mi hijo. Amo ser mamá.

Todo esto me ha enseñado a parar.

A dedicarle más tiempo a él, a mi esposo y a toda mi gente.

¿Cuál es el mensaje que le deja a otras mujeres afectadas por la enfermedad?

Que hay que quererse y desear salir adelante, buscando hacerlo. Si todavía no han encontrado algo a que aferrarse, siempre hay algo para ser feliz.

Tomar eso por pequeño que sea y disfrutarlo, sabiendo que aún falta en el camino de la recuperación, pero contar con ese disfrute.

Rodearse de gente positiva, sin dudas.

Tengo muchas amigas que se turnaban para venir desde Montevideo y mi esposo fue mi gran compañero, mi apoyo y mi todo.

Eso fue fundamental.

Publicado en DÍA MUNDIAL DE LA LUCHA CONTRA EL CÁNCER DE MAMAComentarios (0)

“Al cáncer no hay que temerle ni darle espacio”

Testimonio: Con Patricia  Olivera

 Patricia es oriunda de la ciudad de Artigas.

Desde hace 12 años, su actividad laboral es la de Policía en el mismo departamento.

En diciembre de 2018, vivió una experiencia por demás dolorosa, que la deja imposibilitada de ambos miembros superiores.

Hoy, a los 10 meses del accidente, sigue con yeso en su brazo izquierdo.

Como si todo esto fuera poco, a los meses del accidente, es diagnosticada con un cáncer de mama.

Con todo el apoyo de su familia, logró salir de los trances que el destino le ha impuesto y hoy puede contárnoslo para compartirlo con ustedes:

¿Por qué ser Policía?

Siempre me gustó.

Soy Policía en la ciudad de Artigas desde hace 12 años. Siempre todo transcurrió con normalidad, manejando yo el móvil cuando salíamos a la calle.

El 28 de diciembre de 2018, íbamos a atender un llamado de auxilio a una persona que estaba infartando y en el transcurso del camino, sufrimos un accidente con el móvil policial, tres compañeros.

El resultado del accidente en mi caso, fue fractura de húmero en ambos brazos. Un compañero lesionado en el hombro, ya que se lo sacó del lugar, con otras lesiones y el chofer con unos cuantos traumatismos.

¿Cómo fue la recuperación?

Comencé con la recuperación, pero aún sigo con licencia médica, ya que la fractura esta móvil al día de hoy en el brazo izquierdo.

El medico optó por no hacer la cirugía en primera instancia, era una fraPatricia antes del accidentectura grave y apostó al yeso.

A fin de marzo se consolida la fractura y pude recién recuperar el brazo derecho.

¿Cuándo comienza su problema de cáncer?

En el transcurso que siguió al accidente, pude notar que tenía un nódulo pequeño en el seno izquierdo.

Siempre fui una persona de revisarme y cuando me encuentro ese nódulo, me doy cuenta que era con dolor.

Pensé que podía ser a consecuencia de un golpe por el mismo accidente y que iba a pasar, pero no fue así.

Comenzó a crecer y quedó bien visible, de un tamaño aproximado a nos cuatro centímetros.

¿En algún momento pensó que podía ser cáncer?

No. Pensé podía ser un hematoma, líquido, o algo que pudiera ser por golpes, ya que lo que sufrió más complicaciones, fue la parte superior de mi cuerpo.

¿Cómo es que llega a un diagnóstico?

Cuando pude liberarme del brazo derecho, porque aunque me sentía muy dolorida, concurro a la Ginecóloga para hacerme ver el nódulo.

Jamás pensé que podía ser cáncer. Le tenía miedo a esa palabra.

Mi mamá había fallecido de cáncer de pulmón, pero yo no tenía antecedentes de cáncer de mama en la familia.

Cuando llego a la Ginecóloga, ella se apresura a enviarme a hacer todos los análisis correspondientes, e inmediatamente me marcan una cirugía porque el nódulo estaba visible, aparentemente con características benignas y estaba fácil la extracción.

No sería necesaria una biopsia, incluso.

Me marcan la fecha, voy a GREMEDA y de allí surge que era un tumor maligno.

Me lo retiran y me extraen muestras de los ganglios de alrededor.All-focus

Fueron todos muy profesionales, un buen diagnóstico y rápido.

¿Cómo fue el diálogo con el médico luego?

Me dice que no era lo que él pensaba: algo fácil de extraer.

Se encontraron con un tumor maligno y que estaba bien avanzado en tamaño, pero que la piel no estaba contaminada y eso era muy bueno. Ahora estaban a la espera del estudio de los ganglios.

Que estuviera preparada me dijo, para quimioterapia, radioterapia y el tratamiento que tenía que hacer luego de la cirugía.

¿Qué sintió luego del diálogo?

Mucha impotencia.

La primera pregunta que se me pasó, fue “¿Por qué a mí?”.

Y la respuesta inmediata: tengo que continuar y seguir adelante.

¿Cómo transcurrió su vida con la enfermedad?

Dependiendo en la totalidad de una persona que estuviera para atenderme. Higienizarme, comer, cosas de las más sencillas. Para todo.

Pero saber que contaba con el apoyo de mi familia, de  mis hermanos y de mucha gente que estuvo a mi lado, me ayudó a ver las cosas de otra manera.

En ese mismo momento, viendo que se puede.

Y justamente cuando uno está en ese proceso, cae en la cuenta de que hay mucha gente que pasa por lo mismo, que ha salido bien adelante y que ha aprendido mucho con la enfermedad.

Eso me está pasando a mí, sacando todo lo bueno de lo que me vino a enseñar.

Las pequeñas cosas, empezando a vivir el día a día, uno empieza a ver con otros ojos, todo.

¿Cuánto duró el tratamiento?

Comencé en junio y realicé cuatro quimioterapias, ahora me toca pasar por treinta dos sesiones de radioterapia y vuelvo a cuatro sesiones de quimio.

¿Qué fue lo que más le impactó de todo el proceso?

La palabra cáncer.

Pero después que uno la conoce y se da cuenta de que puede superar el tratamiento, la trata como una enfermedad como cualquier otra.Patricia y flía.

Tenemos que aceptar la enfermedad, enfrentarla y recuperarnos.

Todo depende de nuestro yo interior.

¿Cómo está compuesta su familia?

Por mi esposo Nelson también Policía, siempre fue mi gran apoyo dándome solo palabras positivas y diciéndome que si hay tratamiento, vamos a enfrentarlo.  También por  mis hijas, Débora y Bruna, mi papá y mis hermanos.

Todos, diciéndome que no estaba sola.

¿Pensó por un momento que el accidente podía haber sido el detonador?

Desde el punto de vista del médico, me hizo ver que fue una desgracia con suerte. Porque si no hubiese pasado el accidente, el tumor no se mostraría, entonces cuando yo lo descubriera, iba a ser tarde. Que estaba relacionado con el trauma, que a raíz de ello, se despertó, pero que seguramente ya estaba ahí.

No tenemos certeza de nada, porque antes del traumatismo él no estaba.

Yo usaba el chaleco antibalas y las esposas, justamente donde me apareció el tumor, eso hace pensar que podía haber sido un golpe en ese lugar.

¿Cómo se siente hoy?

Sana, con mucha paz acá en Casa Amiga. A no ser por lo psicológico, nunca me sentí enferma. Me siento curada.

¿Esta apurada para volver al trabajo?

Ansiosa, siempre fui muy activa y con el movimiento, necesito recuperar mi brazo izquierdo.

¿Cuál es el mensaje que les deja a las mujeres que atraviesan este proceso?

Cuidado. Atención.

Es una enfermedad silenciosa y ante la mínima señal y aunque a veces parezca una pavada un golpe o cualquier sospecha, consultar al médico.

Es sumamente importante un diagnóstico rápido, lo mismo que un tratamiento, para poder vencerlo.

¡Y que se puede!!

No hay que temerle ni darle espacio. Y el apoyo de la familia es fundamental.

Soy católica y todo viene para enseñarnos algo.

Así sean los colores que uno nunca se detiene a mirar, escuchar a un pájaro o el sonido del agua.

Es, después de padecerlo… todo diferente.

                                           ——–

Publicado en DÍA MUNDIAL DE LA LUCHA CONTRA EL CÁNCER DE MAMAComentarios (0)