Ventajas y desventajas de la tecnología

En esas columnas hemos planteado la problemática que se anuncia en relación a la tecnología. La incorporación de equipamiento y de tecnologías ha tenido hasta el momento un costo a nivel de trabajo humano que se ha ido sobrellevando, pero no se ha logrado visualizar en todo su dimensión.
Por una parte los trabajadores reclaman la pérdida de trabajo humano que se está vislumbrando debido a la incorporación de tecnología.
En contrapartida los empresarios sostienen, que de continuar con los costos actuales de trabajo humano, sus empresas no podrán competir con la producción de aquellas que han incorporado tecnologías, eliminando el costo de un trabajador.
No hay que olvidar que ya sea un robot u otro equipamiento que sustituye al menos en parte el trabajo humano, no sólo no recibe sueldo, sino que tampoco aporta absolutamente nada al sistema de seguridad social. Es decir, no sólo que ocupa el lugar de un trabajador humano, sino que le quita también aportes a un sistema ya muy complicado desde el punto de vista económico como es el de los derechos sociales.
Este es un aspecto delicado porque el Banco de Previsión Social arrastra un déficit importante y aunque este costo no sea voluminoso, aumenta el déficit que habitualmente debe solventar el Estado, que no es otra cosa que todos los uruguayos.
Este es en definitiva uno de los aspectos que el Uruguay del futuro deberá solucionar, ya sea fijando un aporte de quien incorpore tecnología o bajando los costos de la mano de obra humana.
En caso contrario la anunciada crisis del Banco de Previsión no se hará esperar, la fuerte discusión que se observó ahora en relación al tema de los “cincuentones”, finalmente incorporados al sistema del BPS, cuando de acuerdo al plebiscito realizado veinte años atrás, cuando tenían menos de 40 años, se les había obligado a elegir una Administradora de Fondos de Ahorro Previsionales (AFAP), de las que ahora el sistema del BPS debió “rescatarlos”.
Esto obviamente no será gratuito y el costo se estima entre 2000 y 2500 millones de dólares en los próximos 50 años (ignoramos por qué se lo calculó en este lapso).
Seguramente que los afectados por la situación tenían todo el derecho del mundo de reclamar, como también lo tienen los actuales beneficiarios del sistema del BPS. En el medio quedan las AFAP que según se señalan han ganado unos 100 millones de dólares en este lapso sólo por administrar estos fondos, que prestan al propio Estado y a quienes de acuerdo a la nueva ley se les obligará a rebajar la comisión que cobran.

Publicado en - EditorialComentarios (0)

El drama es mucho más profundo

El lamentable crimen de San Carlos Maldonado, cuyo autor fue un hombre que había tenido prohibición de acercamiento durante seis meses, ha recordado que es un tema tremendamente complejo. La disposición de la tobillera electrónica ha sido hasta el momento lo más efectivo para evitar estas tragedias.
Sin embargo estos artefactos no siempre llegan en cantidad suficiente y en tiempo y forma a los departamentos del interior.
Seguramente su uso tampoco habrá de eliminar el riesgo por completo, pero se trata de una medida que ha demostrado ser efectiva para evitar al menos que personas procesadas por violencia doméstica se aproximen a sus denunciantes.
Los ahora denominados “femicidios” o “feminicidios”, vale decir, el homicidio de una mujer lamentablemente es uno de los dramas más habituales de nuestros días y todas las medidas intentadas hasta el momento han sido infructuosas. A lo sumo han logrado rebajar el número de estos hechos, pero no impedirlos.
Tanta es la complejidad que es frecuente que el homicida ponga fin también a sus días al mismo tiempo y por lo tanto en casos como este, ni la castración química, ni la cadena perpetua hubiera servido para impedir el tremendo desenlace, porque la severidad de la pena de este delito no lo hubiera amedrentado.
En el fondo se trata de un tema social que debemos asumir y encarar desde varios puntos porque mientras no respetemos como se merece a la mujer, la sociedad machista que integramos seguirá considerando al hombre como “propietario” y dueño absoluto de ellas en muchos casos.
Para cambiar eso es necesario cambiar aspectos culturales que incluso se asumen como “naturales” y sin embargo no son más que imposiciones, contra la voluntad de las personas.
Mientras no asumamos que las personas tenemos los mismos derechos, así seamos hombres, mujeres, niños o incluso de cualquier orientación sexual, no habrá una mejoría de fondo en este aspecto.
Los casos extremos deben ser tratados como tales, pero al mismo tiempo, las restantes medidas que tienen que ver con la educación, e incluso con la salud deben ser cuidadosamente puestas en práctica y fiscalizadas.
De nada sirve que haya leyes adecuadas e incluso que estén debidamente reglamentadas, si no se exige su cumplimiento.
Endurecer las penas no erradicará el problema, pero al menos contribuirá a disminuir el número de estos casos.

Publicado en - EditorialComentarios (0)

Impunidad injustificable

La difusión del video, que habría sido subido a Internet por los propios narcotraficantes del barrio capitalino 40 semanas, a quienes se ve en el video y en algunos casos a cara descubierta, constituye una prueba más de la situación que estamos atravesando.
Si los narcotraficantes “festejan” un asesinato a los tiros con armas de guerra cuyo uso es reservado a los militares, aunque ya se las haya archivado y cambiado por otras más modernas y otras armas de uso exclusivo de la policía, significa que se sienten en el reino de la impunidad.
El fiscal Enrique Viana aclaró ayer que no fue quien subió el video que se hizo viral a la red social, sino que este video le llegó por dos vías y él lo que hizo fue comentarlo en la red social facebook.
El fiscal fue sumamente severo en su apreciación. Hizo hincapié en la impunidad existente, a tal punto que los narcotraficantes no tienen miedo alguno a la ley y a la identificación que supone su aparición en una red social cometiendo un delito. Es más se ha afirmado que varios de ellos están actualmente requeridos por la ley, pero no obstante aparecen en esta “celebración”.
Viana un acérrimo oponente a algunas de las disposiciones del nuevo Código del Proceso Penal, ha sido tajante en cuanto a lo que esto significa y lamentablemente muchas de sus observaciones son reales.
Viana en un contacto para la televisión sostuvo que hay alrededor de 18 elementos disponibles para que un recluso pueda pedir la libertad anticipada. A modo de ejemplo sostuvo que un criminal, autor de asesinatos aberrantes, que haya sido condenado a 45 años de reclusión, 30 que es el máximo y 15 de medidas de seguridad, puede pedir la libertad anticipada a partir de los 20 años. Vale decir antes de cumplir la mitad de su condena.
Es más, hemos tenido conocimiento que en Salto se han registrado casos de delincuentes a quienes se los ha hallado responsables de determinados delitos y sin embargo llegan a un “acuerdo” con las víctimas y casi que se arreglan pidiendo perdón.
Es lamentable y no somos defensores de la ley del talión, ojo por ojo y diente por diente, ni creemos que la situación que tenemos se vaya a arreglar simplemente endureciendo las penas, porque depende de una serie de elementos, pero éste que mencionamos es uno imprescindible.
En esta lucha estamos todos y por lo tanto, si no la encaramos a tiempo, ¡pobre de nosotros!.
A.R.D.

Publicado en - EditorialComentarios (0)

Beneficioso pero ¿para quienes?

Días atrás escuchábamos al comisionado parlamentario Juan Manuel Petit, cantarle loas al nuevo sistema (CPP) porque ha permitido que algunas personas que estaban presas, por ejemplo por robar un celular, quedaran en libertad a la espera de su condena.
Realmente nos sorprendió la afirmación del comisionado, un hombre respetado por todos los partidos políticos a quien consideramos bien formado y con opiniones atendibles.
Sin embargo no podemos ocultar nuestra discrepancia por esta afirmación sorprendente. Más allá que el nuevo CPP hace poco que ha sido puesto en práctica y por lo tanto es muy temprano para evaluarlo, la diferencia radica en que parece beneficiar al infractor, al victimario y no a la víctima y su entorno.
Nos gustaría saber cuantas de las personas presuntas responsables de delitos han sido liberadas por el nuevo sistema (sólo en Salto son decenas de acuerdo a lo que sabemos) y cuántas de ellas estaban acusadas o presas por robar un celular.
Nos consta que la mayoría de ellos estaban por hurtos de otro tipo y si hubiera una sola excepción, de alguien sin antecedentes que ha sido procesado con prisión a pesar de todo. Sólo sería la excepción que confirma la regla, porque en la mayoría de los delitos que no se descubren al momento de cometerse la obtención de pruebas fehacientes, como exige el nuevo CPP para condenar a una persona, es harto difícil, máxime cuando la policía ya no puede interrogar a los sospechosos, salvo en presencia de su abogado.
Que se entienda bien, no nos pronunciamos ni a favor ni en contra del nuevo Código del Proceso Penal, sencillamente porque consideramos que deberá esperarse más resultados a más largo tiempo para poder hacerlo, pero es evidente que hasta el momento la impresión es que los resultados obtenidos no son los esperados.
Días pasados una fuente nos comentaba con sorpresa porque había ocho personas que estaban procesadas en el centro de reclusión de Salto, que una vez que pasaron por el Juzgado Penal correspondiente quedaban en libertad. Eran ocho personas, las que se aprestaban a “festejar” que quedaran libres a pesar que a nivel policial no había ninguna duda que eran responsables de los delitos de los que estaban acusados.
Por eso lo del título: beneficioso pero ¿Para quién?

Publicado en - EditorialComentarios (0)

El reto es cumplirlas

Ayer en estas columnas comentábamos el hito que significó la firma de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, un documento emblemático para la humanidad. Pero obviamente que resulta casi utópico pensar que haya una sola nación en el mundo que cumpla absolutamente todas las disposiciones. A lo sumo puede haber y seguramente las hay, naciones que se aproximan o hacen esfuerzos por cumplir todas las normas, pero nadie lo ha logrado hasta el momento y para ello comenzamos hoy a recordar lo que establece este texto emblemático. Los diez primeros artículos de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, establecen:
Artículo 1.
Todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos y, dotados como están de razón y conciencia, deben comportarse fraternalmente los unos con los otros.
Artículo 2.
Toda persona tiene todos los derechos y libertades proclamados en esta Declaración, sin distinción alguna de raza, color, sexo, idioma, religión, opinión política o de cualquier otra índole, origen nacional o social, posición económica, nacimiento o cualquier otra condición. Además, no se hará distinción alguna fundada en la condición política, jurídica o internacional del país o territorio de cuya jurisdicción dependa una persona, tanto si se trata de un país independiente, como de un territorio bajo administración fiduciaria, no autónomo o sometido a cualquier otra limitación de soberanía.
Artículo 3.
Todo individuo tiene derecho a la vida, a la libertad y a la seguridad de su persona.
Artículo 4.
Nadie estará sometido a esclavitud ni a servidumbre, la esclavitud y la trata de esclavos están prohibidas en todas sus formas.
Artículo 5.
Nadie será sometido a torturas ni a penas o tratos crueles, inhumanos o degradantes.
Artículo 6.
Todo ser humano tiene derecho, en todas partes, al reconocimiento de su personalidad jurídica.
Artículo 7.
Todos son iguales ante la ley y tienen, sin distinción, derecho a igual protección de la ley. Todos tienen derecho a igual protección contra toda discriminación que infrinja esta Declaración y contra toda provocación a tal discriminación.
Artículo 8.
Toda persona tiene derecho a un recurso efectivo ante los tribunales nacionales competentes, que la ampare contra actos que violen sus derechos fundamentales reconocidos por la constitución o por la ley.
Artículo 9.
Nadie podrá ser arbitrariamente detenido, preso ni desterrado.
Artículo 10.
Toda persona tiene derecho, en condiciones de plena igualdad, a ser oída públicamente y con justicia por un tribunal independiente e imparcial, para la determinación de sus derechos y obligaciones o para el examen de cualquier acusación contra ella en materia penal.

Publicado en - EditorialComentarios (0)

69 años después la llama sigue ardiendo

El 10 de diciembre de 1948, la Declaración Universal de Derechos Humanos fue adoptada por la tercera Asamblea General de las Naciones Unidas, en París. Ninguno de los 56 miembros de las Naciones Unidas votó en contra del texto, aunque Sudáfrica, Arabia Saudita y la Unión Soviética se abstuvieron. Hoy 69 años después la llama de la más trascendente de las decisiones de las Naciones Unidas sigue encendida iluminando la humanidad.
El emblema esgrimido en el mundo entero para hacer frente a tantas barbaries y el espíritu de la Declaración se refleja en el primer artículo que establece:
Todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos y, dotados como están de razón y conciencia, deben comportarse fraternalmente los unos con los otros.
Simple y sencillo, sin embargo tan difícil de hacerlo realidad.
En nuestros días son varias las preocupaciones que vive la humanidad. No sólo por el recrudecimiento de las guerras y la insanía de algunos grupos terroristas que han adoptado el crimen como un arma para sus “pseudo” reivindicaciones.
A todo esto la carrera nuclear para seguir adelante y hay líderes de poderosas potencias que no reparan en las consecuencias de sus acciones y cada vez parece más cerca la catástrofe de una guerra nuclear.
La situación de los emigrantes, tanto en América del Norte como en las las zonas de guerra, aquejados por el hambre, la sed, las enfermedades y la vida a la intemperie en los grandes campamentos que vagan sin rumbo fijo, agravan este difícil panorama.
Lejos de mostrar interés en asumir el compromiso de respetar los derechos universales los mandamases de estas naciones y de estos grupos muestran cada vez un mayor desprecio por la vida humana.
Llevamos casi siete décadas de aquel compromiso adoptado por la mayoría de las naciones que se han mostrado partidarias de la paz, de la tranquilidad y de la justicia como forma de vida. Sin embargo es poco o nada lo que se ha avanzado y el mundo entero sigue aspirando a desempeñarse en paz y con la tranquilidad correspondiente para su desarrollo.
Uno de los considerandos de la Declaración Universal de los DD.HH. señala que “el desconocimiento y el menosprecio de los derechos humanos han originado actos de barbarie ultrajantes para la conciencia de la humanidad, y que se ha proclamado, como la aspiración más elevada del hombre, el advenimiento de un mundo en que los seres humanos, liberados del temor y de la miseria, disfruten de la libertad de palabra y de la libertad de creencias”. Ojalá lo entendamos.
Alberto Rodríguez Díaz

Publicado en - EditorialComentarios (0)

Dos desafíos importantes

Salto tiene dos desafíos importantes en materia de transporte. Uno es el referido al transporte aéreo, el que nunca pudo afirmarse en Salto y el restante el transporte fluvial del cual también hay antecedentes y han habido en los últimos años intentos importantes de reflotamiento, pero lamentablemente fallidos.
El transporte aéreo – según se dice próximo a reflotarse – también ha sabido de varios intentos y ninguno de ellos duró más que algunos meses.
La causa del fracaso debe buscarse en las dificultades que tienen los pasajeros para llegar hasta el centro de Montevideo por esta vía.
La última línea que recordamos haciendo este servicio fue la de BQB y en este caso no se trató de un tema económico, porque no recordamos quejas por este motivo. La cuestión es que llegar desde Carrasco a Montevideo insume cerca de una hora, eso unido al hecho de que para abordar el avión hay que llegar al aeropuerto con bastante antelación, disminuyen mucho la gran ventaja que tiene el traslado aéreo que es el ahorro de tiempo.
Las cinco horas y media que lleva de promedio el transporte carretero, con la comodidad de abordar una de las modernas unidades de las agencias interdepartamentales en la Terminal de Salto y bajarse en Tres Cruces, a un costo inferior al del transporte aéreo, hacen difícil la opción de los pasajeros que ya tienen el hábito de trasladarse a Montevideo por esta vía.
Las dificultades del transporte de carga fluvial son diferentes. Si bien en este caso el costo de la carga es muy inferior a lo que cueste llevar la misma carga por vía terrestre, la mayor dificultad radica en la navegabilidad del río Uruguay, de hecho el último intento que conocimos de llevar una importante carga de trigo por la barcaza Amanbay, fracasó cuando esta encalló en la zona del Hervidero, de donde resultó imposible hacerla zafar de su varadura.
En ambos casos hay hoy anuncios de nuevos intentos. En materia de vuelos se informó que la empresa AmaZonas, habrá de iniciar vuelos entre nuestra ciudad y Montevideo, a la brevedad.
En cuanto al transporte por río, han trascendido los nuevos intentos por dragar el río a efectos de darle mayor profundidad al canal de navegación.
Son intentos bienvenidos y es de esperar que tengan mejor suerte, o mejor dicho que sepan enfrentar debidamente las dificultades a que se enfrentarán, porque se trata de dos desafíos importantes para la región.

Publicado en - EditorialComentarios (0)

Jorge Batlle tenía razón

La broma del Jorge Batlle que publicáramos en estas columnas días pasados lamentablemente tiene su razón de ser y aunque no siempre sea así, existe un alto número de casos que sirven de base para la afirmación de que todo en el Uruguay llega diez años después. A la prueba está lo que sucede hoy en Fray Bentos Río Negro, Uruguay.
Hasta allí se han trasladado los dueños de los galgos que participan en carreras para las que estos canes son específicamente adiestrados. Sucede que a estos efectos las exigencias a los canes son extremas y el gobierno argentino – de donde proceden estas personas – decidió prohibir este tipo de competencias en todo su territorio.
Como en el Uruguay la actividad no está prohibida, han decidido pasar el río Uruguay, trasladándose a nuestro territorio donde cumplen su actividad libremente.
A raíz de esta actividad, bastante deleznable con los animales han surgido voces que reclaman la prohibición también en nuestro país, tal como lo ha hecho Argentina. Sin embargo hasta el día de hoy no hay aprobación alguna y por lo tanto la actividad se sigue cumpliendo.
Es probable que no sea diez años después, pero la demora en adoptarse la medida puede insumir uno o dos años, porque siempre hay intereses y en nuestro país nada se hace de un día para el otro.
En tanto los animales siguen siendo usados para actividades que lejos de ser con las que nacen, se les fomenta una de sus cualidades que tienen por instinto, como es la velocidad con que la naturaleza los ha dotado precisamente para poder cazar con mayor posibilidades.
Pero mientras en la naturaleza los animales se desarrollan libremente, usando su destreza sólo cuando es necesario, en las carreras se les exige de tal forma que algunos de ellos terminan deformados o maltrechos al punto que son abandonados, según se ha denunciado en las redes sociales.
Si bien Argentina llegó a tomar la medida luego de discutirla largamente, es un hecho que existen argumentos suficientes como para prohibir dicha medida,
sin embargo en nuestro país hasta el momento todo se ha circunscripto a denunciar estas carrera absolutamente irracionales. Un país que trata de llevar a la práctica las exigencias de la tenencia responsable de los animales no puede tolerar estas acciones.
Sin embargo no es tan fácil y pese a todas las voces que se levantan reclamando el fin de estas mal llamadas competencias, la actividad sigue vigente.
Lamentablemente Batlle tenía razón.

Publicado en - EditorialComentarios (0)

No es cuestión de cantidad, precisamente…

El pasado martes a primera hora de la mañana, cuatro encapuchados asaltaron una financiera en la zona capitalina del Cordón, Montevideo.
Sucede que a poco del hecho un patrullero divisa a un automóvil que coincidía con el denunciado, en el que se movilizaban los rapiñeros. Se inicia una persecución y termina cuando los delincuentes vuelcan el automóvil en el que se desplazaban.
Hasta aquí todo bien, pero lo que no cierra es que la Policía que venía en persecución no logra detener a ninguno de los rapiñeros que fugan en diferentes direcciones.
Esto es lo llamativo precisamente. Se supone que si se venía en persecución lo hacía a corta distancia y por más ligero que se produzca el abandono del coche que ocupaban los delincuentes, la maniobra les insume el tiempo más que suficiente para que la Policía capture por lo menos a alguno de los delincuentes.
Al escribir estas líneas aún no se tenía noticia alguna de los rapiñeros y no dudamos que se logre su captura posteriormente. Ahora bien, todos sabemos que no es lo mismo ni siquiera para la ley detener a alguien “in fraganti delito”, que detenerlo después, cuando muchas pruebas ya se borraron o desaparecieron y ni que hablar que el dinero robado no aparece jamás.
Horas más tarde cinco personas se desplazaban en un auto que luego se comprobó era robado. Al intentar identificarlos abrieron fuego contra el móvil policial y se entabló una balacera, de la que resultó muerto uno de los delincuentes, mientras los otros cuatro escapaban. En el interior del coche se hallaron pasamontañas, indicadores de las intenciones de los ocupantes del vehículo.
A nuestro entender esto habla un poco de la situación que tenemos planteada hoy en el país. Hay quienes entienden que faltan policías, aspecto que puede ser de recibo, pero tengamos claro que ni siquiera poniendo un policía por cuadra podríamos solucionar el tema, si los policías no han sido debidamente preparados para una tarea profesional, con riesgo de vida incluido.
No acusamos a nadie ni hacemos referencia a hecho concreto alguno, porque no conocemos los detalles, pero tenemos claro que no cualquier persona puede ser policía. No cualquiera es capaz de enfrentarse a delincuentes generalmente dispuestos a jugarse la vida. El policía generalmente tiene familia, tiene responsabilidades y es obvio que no quiere morir, mientras que los delincuentes no. Generalmente su familia está destruida están dispuestos a matar o morir y ni que hablar que confían en que no serán descubiertos.
Es un elemento a tener en cuenta, porque no se trata de cantidad de policías, sino de profesionalismo y otros aspectos que también juegan en este tema.
A.R.D.

Publicado en - EditorialComentarios (0)

Derechos de los discapacitados

El pasado lunes se celebró en nuestro país el día del Discapacitado y en Montevideo se realizó una nueva marcha de personas que de alguna manera se sienten discriminadas.
El prefijo “Dis” ya habla de una discriminación, porque somos capaces de realizar las mismas tareas que realizan las personas “normales”, sostenía uno de los carteles exhibidos en la marcha.
Más allá de las diferencias que seguramente existen, es cierto que Uruguay tiene aún mucho por hacer si realmente quiere marcar rumbos en materia de igualdad de derechos para estas personas.
El acceso a las oficinas públicas y privadas, el acceso al transporte, las oportunidades laborales y hasta el acceso a la salud marcan las diferencias que existen con estas personas.
Lo que a una persona “normal” puede costarle determinado esfuerzo a quien presenta una discapacidad se le vuelve una montaña en algunos casos imposible de superar si no se le facilitan las cosas.
La marcha de la pasada jornada replantea la situación que se vive en nuestros días. Es frecuente ver cómo el gobierno uruguayo se auto proclama como sensible e interesado en eliminar las muestras de discriminación existentes en la sociedad.
Sin embargo a poco nos interesemos en profundidad sobre alguno de los aspectos indicados habremos de verificar cuál es la situación real y concreta.
Que sepamos no existe en el país un organismo capaz de determinar qué tareas puede realizar una persona con alguna discapacidad. Es este el punto de partida, en cuanto las llamadas “discapacidades” pueden ser muy diferentes y por lo tanto también las tareas a realizar pueden ser muy distintas. Existen esfuerzos privados dignos del mayor apoyo, pero lamentablemente no lo han logrado porque la comunidad misma parece desinteresarse en este aspecto. Eso sí, a todos los partidos políticos les gusta proclamar su aspiración de atender la situación, de eliminar las discriminaciones y de lograr una comunidad donde todas las personas sean tratadas de acuerdo a sus posibilidades y su talento y no de acuerdo a su mal llamada “capacidad”.
En otros países hemos visto como personas con algún tipo de discapacidad han hecho carrera política y vaya si demuestran que tienen tanta o más capacidad que los “normales” que se han desempeñado antes en el cargo.
No quiere decir que por ser discapacitada una persona tenga más aptitud que alguien “normal” para desempeñar un cargo, pero tampoco que tenga menos si se le exige una tarea acorde.
Es lo que pensamos.
A.R.D.

Publicado en - EditorialComentarios (0)

Cada vez mas convencidos: eliminemos los cascos

El uso del casco por parte de los motonetistas para esconder su identidad ha pasado a ser un elemento de mucha importancia para los delincuentes que lo utilizan precisamente para esconder su identidad.
Desde que en estas columnas estamos planteando nuestra convicción que es necesario prohibir su uso han surgido muchas voces que desaprueban la medida, aludiendo a la protección que significa su uso para quienes se trasladan en moto.
No se trata de negar esta importancia, pero aquí hay que tener muy claro que la cuestión está entre la vida de quienes trabajan sacrificadamente a diario y los “chorros” que han hallado en esta protección una forma de evadir la Justicia y todo aquello que permita descubrir su autoría.
Hemos explicado que no ignoramos que el casco protege a los motonetistas en caso de accidentes. Tal es así que nos contamos entre los primeros que defendimos su uso obligatorio, pero hoy no se trata de eso, sino que esencialmente se trata de la comprobación que la enorme mayoría de los delincuentes lo usan precisamente con fines delictivos.
No pretendemos con esto “solucionar” las rapiñas y terminar con la delincuencia, porque seguramente que no será así, pero al menos se eliminará uno de los aspectos que complica su combate.
Tenemos muy claro que la salida de fondo sólo se dará cuando en la sociedad no haya personas que apunten a despojar incluso de la vida llegado el caso a quienes poseen algún tipo de bien, llámese dinero o similar, que ellos aspiran a rapiñar.
Lamentablemente los últimos hechos nos han dado la razón. Las rapiñas que han estado a la orden del día son cometidas en su mayoría por “motochorros” que se esconden tras el casco e ingresan a rapiñar portando el mismo.
Incluso quien baleó a un policía no sólo usó casco, sino también una máscara de siliconas.
De allí que reiteremos nuestra posición reclamando la prohibición del uso del casco protector porque para sintetizar: el motonetista prudente y responsable difícilmente tenga un accidente grave, en cambio el imprudente, con casco o sin él seguirá siendo víctima de accidentes graves, porque gusta de arriesgar su vida.
En cambio la eliminación del casco quitará por lo menos uno de los elementos que usan los delincuentes para esconder su identidad.
A esto apuntamos.

Publicado en - EditorialComentarios (0)

Cada vez más convencidos: eliminemos los cascos

El uso del casco por parte de los motonetistas para esconder su identidad ha pasado a ser un elemento de mucha importancia para los delincuentes que lo utilizan precisamente para esconder su identidad.
Desde que en estas columnas estamos planteando nuestra convicción de que es necesario prohibir su uso han surgido muchas voces que desaprueban la medida, aludiendo a la protección que significa su uso para quienes se trasladan en moto.
No se trata de negar esta importancia, pero aquí hay que tener muy claro que la cuestión está entre la vida de quienes trabajan sacrificadamente a diario y los “chorros” que han hallado en esta protección una forma de evadir la Justicia y todo aquello que permita descubrir su autoría.
Hemos explicado que no ignoramos que el casco protege a los motonetistas en caso de accidentes. Tal es así que nos contamos entre los primeros que defendimos su uso obligatorio, pero hoy no se trata de eso, sino que esencialmente se trata de la comprobación que la enorme mayoría de los delincuentes lo usan precisamente con fines delictivos.
No pretendemos con esto “solucionar” las rapiñas y terminar con la delincuencia, porque seguramente que no será así, pero al menos se eliminará uno de los aspectos que complica su combate.
Tenemos muy claro que la salida de fondo sólo se dará cuando en la sociedad no haya personas que apunten a despojar incluso de la vida llegado el caso a quienes poseen algún tipo de bien, llámese dinero o similar, que ellos aspiran a rapiñar.
Lamentablemente los últimos hechos nos han dado la razón. Las rapiñas que han estado a la orden del día son cometidas en su mayoría por “motochorros” que se esconden tras el casco e ingresan a rapiñar portando el mismo.
Incluso quien baleó a un policía no sólo usó casco, sino también una máscara de siliconas.
De allí que reiteremos nuestra posición reclamando la prohibición del uso del casco protector porque para sintetizar: el motonetista prudente y responsable difícilmente tenga un accidente grave, en cambio el imprudente, con casco o sin él seguirá siendo víctima de accidentes graves, porque gusta de arriesgar su vida.
En cambio la eliminación del casco quitará por lo menos uno de los elementos que usan los delincuentes para esconder su identidad.
A esto apuntamos.

Publicado en - EditorialComentarios (0)

El país donde todo demora más

Bajando un día las escaleras del Gran Hotel Salto (que así se llamaba por entonces), el Dr. Jorge Batlle Ibáñez siendo Presidente de la República hizo un chiste.
Resulta que un gobernante fue informado de que el mundo se terminaba inexorablemente en pocos días.
Consultó sobre todas las opciones posibles para escapar y como finalmente se convenció de que no había la más mínima posibilidad dijo: “entonces llévenme a Uruguay”.
¿Al Uruguay, por qué? Fue la consulta del sorprendido interlocutor.
Porque al Uruguay todo llega diez años después… fue la risueña respuesta.
Lo sucedido en estos días en el centro capitalino parece darle la razón a aquel concepto.
Resulta que la Intendencia de Montevideo con buen criterio acordó con algunos empresarios para pintar y “grafitear” con muchos colores las cortinas metálicas generalmente grises que se ven en el centro de Montevideo una vez que los comercios terminan su jornada diaria y la ciudad parece deshabitada.
La obra se concretó y despertó elogios. No pasaron dos días para que las dos primeras obras aparecieran “vandalizadas” es decir pinturrajeadas con aerosoles como puede verse en muchos lugares de la ciudad.
Es más, pasados algunos días más no se salvó ninguna. Todas las cortinas fueron “vandalizadas”. Nos preguntamos, ¿a nadie se le ocurrió que esto podía pasar?
¿Obra de malentretenidos? ¿Una broma “inocente?” o lisa y llanamente gente irresponsable, gente que no tiene el más mínimo respeto por lo que de alguna manera es de todos quienes vivimos en el país.
Tanto costaba prevenir esta acción de los malvivientes. ¿Para qué existen cámaras filmadoras en el propio centro de la ciudad?
El Intendente señaló que con gusto les asignaría un lugar también para que ellos se expresaran. No, Intendente…, por mejor buena voluntad que Ud. tenga, este no es el problema. A quienes se “entretienen” arruinando los bienes ajenos no les interesa, porque se terminaría la broma. Este es el punto y por lo tanto es a nuestro entender un tema cultural, un tema que significa rechazar y condenar como corresponde a quienes tienen semejante accionar.
Lamentablemente somos el país más burocrático que podamos imaginar. ¡Cuántas cosas podrían hacerse si hubiera menos burocracia para pasar a la acción!
¡Cuántas cosas podrían evitarse con un poquito de sentido común!
Claro que esto significa agilizar muchos trámites, es decir, evitar que muchas personas traben una puesta en práctica rápida.
Esto es lo inadmisible.

Publicado en - EditorialComentarios (0)

¡Que nunca olvidemos La Redota!

Se trata de la fiesta más genuina que tiene el Uruguay pues su argumento central es un hecho inusual, del que sólo la salida del pueblo judío de Egipto, tras Moisés, según relata la Biblia, es un hecho similar.
El Éxodo del Pueblo Oriental, liderado por su caudillo Artigas no tiene parangón alguno, sin embargo en todos estos años su recuerdo coincidiendo con la altura del año en que cuenta la historia que se produjo, ha sido en base al esfuerzo personal y de un grupo de amantes del patrimonio, porque a nivel nacional la gesta ha estado prácticamente huérfana de apoyo, salvo por la participación de un grupo de Blandengues, la milicia de Artigas y el esfuerzo merece un apoyo mayor.
Hay personas que ven en la conmemoración de La Redota sólo un motivo más para el desfile patrio, comparable a otras fiestas. Sin embargo salvo el Desembarco de los Treinta y Tres en la Playa de la Agraciada, no hay ningún otro acontecimiento que tenga una base histórica sólida y digna de conmemorarse.
La salida del pueblo uruguayo atrás de su caudillo, dejando atrás en su patria todas sus pertenencias, sus viviendas y lo poco que tenían en materia de propiedad y que no podían trasladar con los rudimentarios sistemas de la época, fue realmente un episodio épico.
Al recordar el episodio merece el recuerdo y el agradecimiento también al pueblo entrerriano, que le hizo un lugar del otro lado del río para que el pueblo oriental pudiera acampar e instalarse.
Corresponde el agradecimiento a quienes albergaron a nuestros antepasados y seguramente esa fue la semilla de la solidaridad y de una genuina integración que luego llevó a encarar obras binacionales, como la represa de Salto Grande y otros proyectos. Esta es la integración que prueba una vez más que cuando los pueblos se movilizan y se unen son capaces de derribar las barreras que les anteponen otros intereses por más grandes que estos sean.
¡Ojalá nunca olvidemos La Redota y el espíritu de aquellos grandes hombres que supieron demostrar en los hechos como se escribe la palabra “Hermandad”.
A.R.D.

Publicado en - EditorialComentarios (0)

La pandemia costó ya 35 millones de víctimas

Cada 1 de diciembre se celebra el Día Mundial de la Lucha contra el Sida. Es una oportunidad para concienciar, educar y mejorar la comprensión del VIH como un problema de salud pública mundial. Este año, el lema que la Organización Panamericana de la Salud propone para el Día Mundial de la Lucha contra el Sida 2017 es: “Todos cuentan. Terminemos con el Sida”.
En el marco del Día Mundial de la Lucha contra el Sida, la OPS en colaboración con ONUSIDA lanzó el informe http://www.paho.org/hq/index.php?option= com_docman&task= doc_view&Itemid=&gid= 43035&lang=es Prevención de la infección por el VIH bajo la lupa. Un análisis desde la perspectiva del sector de la salud en América Latina y el Caribe”, en el cual se analizan los avances y los desafíos de los ONUSIDA produce información estratégica y análisis que ayudan a comprender mejor el estado de la epidemia de sida y los progresos logrados a nivel nacional, regional y mundial. Dispone de la colección de datos del VIH sobre epidemiología, cobertura de los programas y financiación más extensa del mundo, y publica la información sobre la epidemia de VIH más acreditada y actualizada, la cual resulta fundamental para una respuesta eficaz al sida. ONUSIDA consigue resultados gracias a los datos. No se ha presentado ni elaborado un solo informe, discurso o iniciativa política de importancia que no haya tenido en cuenta los datos recopilados y publicados por ONUSIDA.
ONUSIDA es todo un ejemplo para las reformas en las Naciones Unidas, y el único Programa Conjunto copatrocinado en todo el sistema de las Naciones Unidas. Se vale de la experiencia y el saber hacer de 11 copatrocinadores del sistema de las Naciones Unidas, y es la única entidad de las Naciones Unidas que cuenta con representantes de la sociedad civil en su organismo directivo.
ONUSIDA ha contribuido a posicionar, definir y ampliar la respuesta al VIH como ninguna otra organización ha hecho, fomentando el diálogo e integrando a las comunidades que habían sido excluidas de la toma de decisiones. Sin ONUSIDA, se habrían seguido ignorando los derechos humanos de las personas que viven con el VIH y la voz de la sociedad civil.
ONUSIDA ha transformado la política. ONUSIDA ha definido las políticas públicas sobre VIH a nivel mundial, regional y nacional. Valiéndose de las pruebas, la experiencia y la concienciación, ha movilizado la inversión necesaria en aras de conseguir políticas nacionales sólidas, ha puesto en marcha sistemas sanitarios y comunitarios, ha establecido los marcos legales y ha fomentado que la opinión pública apoyara la creación de sociedades saludables y resistentes.
La Secretaría de ONUSIDA, con oficinas en 70 países, cuenta con un 70% de su personal trabajando sobre el terreno y con un presupuesto para 2018 de 140 millones de dólares. El presupuesto del Programa Conjunto para 2018 es de US$ 242 millones.

Publicado en - EditorialComentarios (0)

Urge aclarar responsabilidades

El pasado lunes una ambulancia que circulaba por ruta 1 hacia Montevideo se “incrustó” detrás de la zorra de un semi remolque, falleciendo la enfermera y quedando seriamente lesionados un médico y el conductor, y todo indica que el cansancio jugó un rol determinante en la atención del conductor, aspecto que deberá analizar la justicia.
A raíz del accidente el gremio que decidió tomar medidas, sacó a relucir la existencia de un protocolo que exige que sean dos los conductores en aquellos viajes que insumen más de 400 Kms. en total, aspecto que no se cumple y nadie parece interesado en respetar tampoco.
La cuestión es que generalmente a nivel privado se hace un acuerdo con el conductor, al que se le paga un poco más, pero este se hace cargo de la exigencia, conduciendo sólo, en lugar de hacerlo junto a otro.
De Salto a Montevideo son casi 500 kilómetros, motivo por el cual las ambulancias tendrían que ir con dos conductores, ni que hablar de los coches interdepartamentales en los que un conductor maneja sólo y frecuentemente pocas horas después de llegar emprende el regreso al punto de partida.
Como todo en nuestro país, la cosa no es que falten las disposiciones, sino que lo que falta es quien las haga cumplir debidamente.
El presidente del Sindicato Unico de Enfermeros del Uruguay, quien sostuvo que no es la primera muerte y la enfermera fallecida era jefa de hogar y tenía una hija de 17 años, afirmó que habitualmente los conductores de ASSE llegan a Montevideo y regresan a su punto de partida haciendo más de 400 kilómetros.
Es una muestra más de las cosas que requieren un análisis profundo en el sistema de salud porque innegablemente es necesario cambiar algunas cosas para hacer cumplir las disposiciones vigentes.
Lamentablemente estas situaciones se conocen cuando se produce un accidente de gravedad, generalmente con un costo de vidas jóvenes y Salto conoce muy bien esta situación, porque también le ha costado más de una vida.
Entre las repercusiones que hemos escuchado estos días se ha insinuado la responsabilidad que le cabe al propio Ministerio de Salud y a ASSE en particular, si es que la ignorancia del protocolo se debe a su responsabilidad.
Si realmente se prueba este alcance sería de suma gravedad, dado que podrían caber aspectos de la ley de responsabilidad empresarial que establece que es el empresario y en este caso es el propio Estado, el que debe proporcionar los medios y recursos adecuados a los trabajadores.
Urge aclarar las cosas y tomar medidas, porque lo que está en juego es la vida humana.

Publicado en - EditorialComentarios (0)

Un tema complejo requiere rápida respuesta

Sin duda que el tema más trascendente de nuestros días es el referente a los crímenes que tuvieron por víctimas a niñas y por lo menos a una de las madres.
Las niñas fueron abusadas por parte de los pedófilos que terminan asesinándolas.
Como hemos dicho nos atrevemos a sostener que en nuestros días existen muchos más pedófilos de lo que imaginamos, nada más que no se manifiestan o no encuentran las condiciones que consideran propicias para sus execrables andanzas.
Tanto es así que la mayor parte de las violaciones y los casos de abusos sexuales se dan en el interior de las familias o su entorno cercano y la hipocresía de nuestra sociedad determina que gran parte de estos casos no salgan a luz nunca, pero existen.
Si en lugar de marchas, hiciéramos actos de verdadero sinceramiento, quizás se podría enfocar el tema con mayor profundidad.
Días atrás escuchábamos a una autoridad en el campo de psiquiatría, quien explicaba que la pedofilia es generalmente un problema mental que no tiene solución, vale decir que quien lo padece lo lleva para el resto de su vida y por lo tanto la reincidencia es frecuente.
De todas formas el entrevistado se oponía a quienes abogan por la castración química, sobre la que opinó que no sólo no es cien por ciento segura, sino que tampoco significa que el pedófilo dejará de hacerlo, dado que hay casos en que incluso se reincide usando otros elementos.
Obviamente que a nivel del mundo intelectual y de quienes van más allá de los casos concretos, se rechaza la posibilidad de establecer la pena de muerte.
Es más, aún la cadena perpetua, en buena parte es rechazada debido a que la posibilidad de recuperarse luego de haber cometido un delito de esta naturaleza, debe quedar abierta, de acuerdo a lo que establece la Constitución de la República.
La salida que cuenta con mayor cantidad de adeptos es la de establecer una lista de reincidentes en este tipo de delitos, medida que ya tienen varios países y ha mostrado una alta eficiencia.
La discusión radica en si esta lista debe ser de acceso público o restringido y reservado únicamente para el Ministerio del Interior. A primera vista es esta la mayor complejidad. Si se le libera al acceso público, se estaría afectando la libertad individual, dado que el sistema penal uruguayo incluso prohíbe el seguimiento de las personas que han salido de la cárcel luego de cumplir su pena.
Si no se le da acceso público, como se hace en otros países, tenemos nuestras dudas de que sirva para algo.
En esto hay que tener muy claro que se está legislando entre la vida y los derechos de los niños y la posible afectación de un derecho de un individuo que difícilmente será capaz de aportar algo a la sociedad.
En esto queremos ser claros: la lista debe existir y debe ser de acceso público. Es la forma de proteger a los más frágiles integrantes de la sociedad, como son los niños.
A.R.D.  

Publicado en - EditorialComentarios (0)

Insistimos: es preferible prohibir el uso del casco

Cuando en estas columnas planteamos la conveniencia de prohibir el uso del casco protector a los motonetistas, sabíamos que el planteamiento habría de causar una profunda polémica, tal como ha sucedido.

Desde estas columnas fuimos de los más acérrimos defensores de la instalación obligatoria del casco a los motonetistas, en el entendido que realmente es un elemento eficaz a la hora de proteger a quienes viajan en moto y sobre todo a los insensatos que toman las calles por pistas de carreras y terminan accidentándose.
Y no hemos cambiado de opinión al respecto. Es más, cuando la Ley Nacional de Tránsito estableció la obligatoriedad del casco para los motonetistas, fuimos de los primeros en destacarlo como un acierto, aunque resulta oportuno decirlo probablemente la mayoría de los cascos que se usan o una gran parte de ellos al menos, no cumple con las exigencias establecidas en la ley.
Por qué entonces hoy estamos solicitando que se elimine el uso de dicho elemento. No creemos que su eliminación vaya a solucionar el grave problema que tenemos de las rapiñas que se cometen en buena medida por parte de los “motochorros” que aprovechan la obligatoriedad del casco para esconder su identidad.
Quienes piensan que estamos pidiendo esta eliminación por aspectos de comodidad o de otros aspectos referidos al tránsito, se equivocan de cabo a rabo.
Es más, tenemos muy claro que la prohibición del uso del casco no solucionará el problema de fondo, pero será una medida para dificultarles al menos la acción a estos delincuentes.
Es verdad que poco costará a los delincuentes ponerse un abrigo con capucha en lugar de casco protector, pero al menos se trata de dificultarles la acción, porque si mantenemos la inanición que se plantea hoy, donde a los sumo se informa que los motochorros portaban casco, es facilitarle las cosas.
En las estaciones de servicio, tenemos entendido que ya no se despacha a motonetistas que no se quiten el casco. Esta medida debiera por lo menos ser extendida a todos los comercios.
Si no lo hacemos, y el mensaje es para los legisladores y el gobierno nacional que tendrían que modificar algunas cosas en la Ley Nacional de Tránsito, entonces no nos quejemos.

A.R.D.

Publicado en - EditorialComentarios (0)

No es a través del odio y del rencor

Mientras no reconozcamos que la educación machista que hemos recibido está en la base del problema, seguiremos en la misma situación, porque muy a pesar de lo que podamos pensar la educación del país hasta el momento ha privilegiado al varón.

Nos llama la atención ver en las marchas condenatorias de la violencia -que compartimos – a mucha gente de la que sabemos ha tenido y tiene manifestaciones de violencia.
¿Cómo se llama esto? Hipocresía. Es una buena parte del problema, no darnos cuenta que también nosotros somos parte del problema, porque a menudo levantamos la voz, imponemos, exigimos y hasta podemos llegar a golpear en algunos casos, no sólo a los niños.
Mientras no cambiemos todos, los que integramos la sociedad, seguiremos llorando, haciendo marchas y participando del dolor ajeno, porque en realidad esto es más fácil que reconocer y admitir que somos parte del problema.
Hoy tenemos una situación delicada. Mucha gente está dispuesta a salir a la calle a manifestarse, a “cacerolear” a hacer ruido de cualquier manera, considerándose “libre de pecado”, pero en realidad forma parte del problema.
Nos atrevemos a decir que en nuestros días existen muchos más pedófilos de lo que imaginamos, nada más que no se manifiestan o no encuentran las condiciones que consideran propicias para sus execrables andanzas.
Tanto es así que la mayor parte de las violaciones y los casos de abusos sexuales se dan en el interior de las familias o su entorno cercano y la hipocresía de nuestra sociedad determina que gran parte de estos casos no salgan a luz nunca, pero existen.
Si en lugar de marchas, hiciéramos actos de verdadero sinceramiento, quizás se podría enfocar el tema con mayor profundidad.
Seguro que para mejorar la situación en que nos hallamos debemos encontrar la forma de participar obligatoriamente en talleres y otras iniciativas que nos alerten del problema y a la vez nos hagan ver la profundidad del mismo.
En este sentido nos ha llamado poderosamente la atención la valentía de la joven madre de Brissa, la última niña asesinada, la que ha pedido que quiten de las redes sociales todos los mensajes de odio. Es una dolorosa, pero valiente muestra de entender que no es a través del odio y del rencor que habremos de salir de esta cruel situación, sino asumiendo la realidad que directa o indirectamente nos resistimos a admitir.

A.R.D.

Publicado en - EditorialComentarios (0)

Con el corazón caliente y la cabeza fría

A nuestro criterio es con esta premisa que se debe enfocar el tema de la seguridad, incluidos los delitos sexuales. Es que en la actual situación es fácil recurrir rápidamente a las reacciones intempestivas, impulsivas, que surgen desde el corazón, habida cuenta de los aberrantes crímenes a los que asistimos.
Asistimos así a marchas y manifestaciones, todas muy entendibles, pero seguramente poco justificadas si realmente pretendemos enfocar el tema de fondo como es debido.
Resulta difícil entender que la mayoría de quienes cometen estas atrocidades, han sido a su vez violados cuando niños y por lo tanto sienten que la sociedad nunca se ocupó de ellos, nunca les prestó atención.
Seguramente que esta no es una regla inapelable, porque no todos los que cometen estos delitos han sido a su vez violados y abandonados por la sociedad, pero las estadísticas dicen que un alto número sí lo ha sido y por eso “les da lo mismo” lo que les pueda pasar.
Por estos días hemos escuchado una discusión que se planteaba si el sistema penal uruguayo es demasiado benévolo o no, con quienes tienen antecedentes y son reincidentes en este tipo de acciones.
El propio Presidente de la Suprema Corte de Justicia afirmó que la pena máxima en el Uruguay es de 30 años, más 15 que pueden aplicarse por seguridad, vale decir, 45 años que a una persona de 35 años significa que saldría del recinto carcelario a los 80 años, si es que vive.
Pero que nos disculpe el Dr. Jorge Chediak, pero no parece recordar los horrendos crímenes de Pablo Goncálvez, hijo de un diplomático a quien se le probaron tres crímenes de jóvenes mujeres y se sospecha que cometió dos más. Fue condenado a 30 años de prisión, la pena máxima, pero ya en la cárcel comenzó a estudiar y tuvo buen comportamiento, en suma, pese a todas sus fechorías estuvo en prisión 23 años, luego salió, se fue al Paraguay y allí está hoy nuevamente preso por haber sido detenido armado en moto y con drogas…
En otro orden, nadie parece reparar que los jueces ni los fiscales, no son los que hacen las leyes sino solo les cabe aplicarlas lo más fielmente posible. En tanto, los que hacen las leyes y las reglamentan, vale decir los gobernantes y legisladores, parecen moverse en un “limbo”, porque nadie les reclama la más mínima responsabilidad y ¡vaya si la tienen!
A.R.D.

Publicado en - EditorialComentarios (0)

El peso del consumidor

Cuando alguien nos reclama porque la fuerza del consumo nos lleva a comprar o consumir tal o cual producto, sin analizar si se trata de algo positivo o negativo para nuestra salud y la naturaleza en general, lo primero que pensamos es ¿será realmente algo coercitivo? ¿Alguien está obligándonos a consumir algo determinado?
Admitimos que no es fácil la respuesta porque hay formas de obligar sin que se noten explícitamente las intenciones y lo menos que podemos hacer es analizar la situación.
La fuerza de los consumidores cuando se unen y se vuelca hacia una dirección determinada es formidable. No tenemos dudas que son los consumidores quienes pueden torcer la balanza hacia uno u otro lado a la hora de comprar determinado producto o desecharlo hasta la ruina.
Pero lo más difícil es lograr precisamente que los consumidores obren unidos, vale decir, que conformen una fuerza masiva.
Días atrás escuchábamos al Ministro de Salud Pública, Dr. Jorge Basso, quien al referirse al nuevo etiquetado que llevarán algunos alimentos, el cual advertirá al público consumidor sobre el contenido de dicho producto.
“No se prohíbe la venta de dichos productos, sino que se informa al público de lo que está comprando”, sostuvo el Ministro. Esto es realmente así, pero no se puede ignorar que al contener una alerta por ejemplo “alto contenido en sodio” o “alto contenido en azúcares”, o “alto contenido en grasas saturadas” obviamente que se está contribuyendo a que el consumidor desestime la compra de estos productos y busque sustitutivos.
Los movimientos de consumidores a nivel mundial representan una fuerza muy respetada, por no decir temido por los industriales que al momento de producir procuran evitar el rechazo por parte de los consumidores, debido a que estos pueden llegar a constituir una fuerza decisiva.
Significa que un consumo responsable y consciente de lo que está adquiriendo puede ser determinante. Es más, debería ser determinante.
Uruguay tiene un sistema demasiado permisivo a punto tal que productos y elementos que están prohibidos en estos lugares, aquí aún se siguen vendiendo libremente, sin que nadie controle nada.
Es hora de que nosotros, consumidores comencemos a fijarnos más en lo que consumimos, porque aún cuando no haya manifestaciones masivas, la conducta al momento de adquirir un producto resulta muy importante.
Ojalá lo aprendamos.
A.R.D.

Publicado en - EditorialComentarios (0)

Una situación inadmisible

En los últimos cinco años (según informó UNICEF ayer) 108 niños fueron asesinados en el Uruguay.
El dato es escalofriante y antes que nada debemos aclarar que está lejos de nuestro propósito querer echar leña al fuego, en momentos en que la confirmación del asesinato de otra niña en nuestro país ha caldeado más aún los ánimos, dado que la semana anterior había sucedido algo similar en Rivera y terminó con un intento de linchamiento a las dos personas responsables de la violación y asesinato de la niña.
Pero más allá del oportunismo o no de la crítica debido a estos hechos, nos queda la amarga sensación de que no le estamos prestando suficiente atención al tema. Los atentados y acciones de ataques sexuales o intentos de los mismos, pronto se olvidan y pasan a ser sólo anécdotas
Lamentablemente es así y las denuncias que provienen de menores de edad, planteadas a través de familiares, o personas mayores a cargo, no son objeto de la debida atención.
Los casos en que esto desemboca en hechos criminales lamentablemente nos hace chocar con la realidad. Muchas veces se trata de hechos que pudieran haber sido evitados, si le hubiéramos prestado la debida atención en tiempo y forma.
Admitimos que es un tema tremendamente delicado y complejo, pero gran parte de esta complejidad está dada por el hecho de que no les prestamos la atención debida.
No se trata de establecer una psicosis, situación en la que pareciera que todo el mundo es un acosador o toda acción está malintencionada. Si cayéramos en esto corremos el riesgo de cometer graves errores, de enchastrar gratuitamente a algunas personas inocentes, pero si no se hace nada, si todo da igual y seguimos sin prestar atención a estos hechos corremos el riesgo de seguir enfrentando una situación tremendamente desgraciada, en que los niños, uno de los sectores de la población más vulnerables e indefensos, resultan las víctimas más frecuentes de los criminales y sádicos asesinos.
Cuando se habla en generalidades se corre el riesgo de que todo quede en nada, que no haya responsables, esto es lo inadmisible. Creemos que tiene que haber responsables en cada caso y seguramente se cometen omisiones de deberes que deben asumirse y corregirse con urgencia.
Es nuestra opinión.

Publicado en - EditorialComentarios (0)

Insistimos: es necesario eliminar el uso de los cascos

Desde que allá por la segunda mitad de la década del 80 se instaló la discusión de si debía adoptarse como una obligación el uso del casco protector para los motonetistas, dijimos que efectivamente compartíamos la medida, debía instalarse su obligatoriedad y por ella peleamos porque era evidente que las lesiones sobre todo en la cabeza de los motonetistas estaban costando vidas jóvenes o malográndolas para el resto de su existencia.
Finalmente así se hizo y aunque no todos los motonetistas han aceptado la disposición y algunos aún se resisten a ponerla en práctica en los barrios salteños, la gran mayoría la ha adoptado.
Ahora bien, atendiendo al aspecto indicado seguimos sosteniendo que el uso obligatorio del casco protector por parte de los motonetistas, hoy impuesto en la Ley Nacional de Tránsito, sigue siendo de gran utilidad al momento de salvar vidas.
Sin embargo tiempo atrás en estas mismas columnas, pedimos que las autoridades tomen conciencia de la acción de los “motochorros”, que escudándose en el anonimato que le dan los cascos, usan los mismos para esconder sus fechorías.
Aún con la convicción de que su uso es aconsejable, tenemos entendido que quien o quienes cometen imprudencias conduciendo una moto, con o sin casco, suelen ser víctimas de accidentes graves.
En contrapartida quienes son prudentes difícilmente suelen ser víctimas de estos accidentes. Así es que ante la situación de los últimos meses entendemos que lo aconsejable es que se elimine, vale decir, se prohíba el uso del casco por parte de los motonetistas, debido a que se ha comprobado que en la mayoría de los casos este implemento está siendo usado para esconder la identidad de los malhechores y aún en el caso que posteriormente se logre ubicarlos, el hecho de haber usado casco dificulta la prueba por parte de la Justicia para lograr su procesamiento y por lo tanto estos delincuentes terminan “zafando”.
De allí que volvamos a insistir, hoy se impone eliminar el casco protector, porque lamentablemente más que aportar un beneficio a la comunidad, aspecto que no se deja de reconocer, está aportando un grave problema, al ser usado por los delincuentes como forma de eludir las consecuencias de sus fechorías y esto es mucho más grave que aquello.
A.R.D.

Publicado en - EditorialComentarios (2)

La televisión nacional no es una isla

Uruguay festejó ayer el Día de la Televisión y la oportunidad ha sido propicia para analizar no sólo el desafío que enfrenta lo que en otros tiempos se consideró “la vedette” de las comunicaciones, sino todos los medios de comunicación masiva.
Seguramente que el de las comunicaciones sociales es el rubro que muestra un mayor desarrollo y una verdadera “revolución” en materia de avances tecnológicos.“La televisión no es una isla y si bien dos o tres décadas atrás era considerada la “vedette” de las comunicaciones, y nadie osaba discutir su llegada al público, hoy ya tiene competidores.
Tanto las redes sociales, como Internet y similares son capaces de transmitir hoy con enorme inmediatez los acontecimientos que antes le eran reservados a la televisión, porque los diarios papel, las revistas y la prensa en general debía esforzarse al máximo para salir en forma más completa y detallada que la televisión que por lo general adelantaba los hechos.
Ayer, con buen criterio vimos como un canal nacional formuló una encuesta entre los televidentes para determinar entre cuatro programas, de los más vistos de décadas atrás, como Hiperhumor, Decalegrón, Martii Pregunta y demás, cuál era el de su preferencia a la hora de ver televisión.
La cuestión sirvió para ver las diferencias existentes entre los actores de televisión de entonces y lo que tenemos hoy día. Si bien nos resistimos a considerar que “todo tiempo pasado fue mejor”, porque seguramente que tuvo sus ventajas y sus desventajas, el recuerdo de estos programas nos replanteó la gran capacidad creativa que supo tener Uruguay en su momento.
Sobre todo para crear programas cómicos, como Decalegrón y otros creados por el grupo de los Uruguayos, Espalter, Almada, D´Angelo, Verugo Carámbula, entre otros, gente que triunfó no sólo en nuestro país, sino también en Argentina, Chile y también más allá.
Y no se trató tanto de capacidad innata, sino del trabajo, la constancia en la preparación y la dedicación a algo que amaban tremendamente, porque casi que todos ellos eran autodidactas.
Esto nos lleva a afirmar que efectivamente fueron mejores que lo que hoy tenemos y por lo tanto la tecnología puede facilitar muchas cosas, como seguramente lo ha hecho en momentos en que vivimos otra época muy diferente a aquella, pero como decían nuestros mayores “lo que natura non da, Salamanca non presta”.
A.R.D.

Publicado en - EditorialComentarios (0)

El desafío de la tecnificación no es menor

El enfrentamiento entre el sector banca pública de la Asociación de Empleados Bancarios del Uruguay (AEBU) y el directorio del Banco de la República que en alguna medida cuenta con el respaldo del gobierno nacional va camino a agravarse.

Varias sucursales han sido blanco de medidas gremiales y algunas permanecen ocupadas y cerradas al público.
La cuestión, según los trabajadores es la oposición al cierre de sucursales en todo el país, medida que se está aplicando -según ellos – en forma equivocada. En tanto el directorio argumenta que el cierre de sucursales ya estaba programado y responde a la modernización de los servicios que presta la institución oficial.
En realidad el fondo de la cuestión va mucho más allá. Se trata -según explican los trabajadores – posición que es compartida por diferentes instituciones, de no privar de los servicios bancarios a aquellas localidades que no tienen otras posibilidades de recurrir a estos servicios debido a que la sucursal más próxima está a varios kilómetros y tampoco pueden acceder a cajeros automáticos, servicio del que han oído hablar pero en muchos casos ni siquiera tienen idea de como funcionan.
Por su parte la posición oficial alude a la necesidad de competir en materia de costos, debido a que el costo humano es el mayor de todos. Esto determina que cada vez avance más la tecnología y se vaya recortando el número de funcionarios.
A su vez, tiene que ver con el costo país. Cuando todo se politiza, cuando hay sectores que reclaman una fuerte reducción de este costo, sin embargo llegado el caso no toman posición, se hacen los distraídos, porque evidentemente tomar posición puede suponer levantar reclamos y perder votos.
A todo esto y aún a riesgo de ponernos en contra de grandes sectores, entendemos que se trata de un gran desafío. Es necesario avanzar en la tecnificación si no queremos “perder rueda” con la tecnología y por lo tanto con los costos de los servicios.
Pero al mismo tiempo, es imprescindible cuidar que nadie quede sin acceso a los servicios o estos sean el menor número posible, aunque como en toda reestructura, alguien saldrá irremediablemente afectado.
Para ser claros: la tecnificación debe avanzar, y los funcionarios que resulten afectados, como también los usuarios del servicio, deben ser debidamente tenidos en cuenta. Sobre este punto es necesario ponerse de acuerdo.

A.R.D.

Publicado en - EditorialComentarios (0)

La gran víctima es la credibilidad

En nuestros días en que asistimos a la gran revolución tecnológica en materia de comunicación, vemos asimismo que en contrapartida las redes sociales, que suponen grandes ventajas, también dejan como principal víctima a la credibilidad.
Es que en las redes sociales suele circular “cualquier cosa”. Vale decir, como en los micrófonos abiertos o las páginas de los periódicos destinadas a recoger la opinión de los lectores, obviamente que suelen ser depositarias de lo primero que se le ocurre al usuario.
Es así que encontramos en las redes sociales opiniones verdaderamente estúpidas. Gente que se vale del anonimato para sostener incluso cosas que no se animaría a afirmar si no fuera bajo el escudo del anonimato.
Lamentablemente tiene que ser así. Estas redes y páginas de lectores deben ser necesariamente libres expresión del pensamiento, respetando obviamente las condiciones fijadas por el medio en cuanto a respeto y demás, pero también necesariamente deberían de advertir al lector que no toda opinión será dada a conocer como válida.
Nos explicamos. Cuando en una red social se revela algo que el aludido no quiere dar a conocer, inmediatamente éste lo pone en tela de juicio, difunde aspectos que al menos hace dudar a quien lo ve o lo lee y de esta manera siembra la duda.
En caso contrario, cuando tengo algo contra quien esta acusado o dudado al menos, difundo alguna “versión” engañosa, falsa las más de las veces la que contribuye a sospechar de la persona acusada.
Frente a este panorama, se obvio que el lector, oyente o televidente, o incluso el usuario de las redes sociales se sienta desconcertado. Es que cuando no se sabe con certeza cuales son las fuentes, quien sostiene algo, de donde nace el comentario o la versión, entonces lo que se afecta es la credibilidad, crece la incertidumbre y no se sabe quien dice la verdad y quien miente.
Así las cosas, lamentablemente el desprestigio afecta a la herramienta. Hoy es frecuente escuchar que las redes sociales “mienten” o sostienen cualquier cosa, afirmación que es parcialmente verdadera y parcialmente equivocada.
La cosa es saber “pararse” frente a una afirmación, o un rumor. Saber quien lo sostiene (cual es la fuente), en qué se basa y demás.
Lo hemos sostenido hasta el cansancio. La esencia no cambia. Si bien muchos jóvenes no se detienen a analizar las cosas y lo que dicen las redes “es verdad” para ellos. Lo Más importante es precisamente saber analizar lo que se nos dice o lo que se nos revela para saber ante qué estaos.
A.R.D.

Publicado en - EditorialComentarios (0)

Sin prisa, pero también sin pausa

Siempre que se dan hechos como la actual secuela de rapiñas. Es entendible no sólo la preocupación, sino también el malestar de la gente que se pone nerviosa, perdiendo de vista que son hechos aislados, aún cuando respondan a grupos delictivos que persisten en sus andanzas.
Es formidable la expansión en este sentido que tiene la acción de los delincuentes en la población, sobre todo cuando son atracos a mano armada, la verdadera “psicosis” que son capaces de generar estos hechos.
Se suele cuestionar a la Justicia que “los deja libre”(a los delincuentes) muy pronto se afirma y lo primero que suele proponerse es mano extremadamente dura y sin mayores preámbulos contra los sospechosos de andar delinquiendo.
En estas columnas hemos planteado nuestra posición al respecto.
En primer lugar compartimos la preocupación popular porque en más de una oportunidad, gente con antecedentes que es capturada portando armas de fuego, “zafa” fácilmente al sostener que alguien “le pidió” que le alcanzara el arma a otro anónimo o bien que “la encontró” o cualquier otro argumento absurdo, que sin embargo pareciera válido para la Justicia.
Para nosotros, quien sale a la calle portando un arma, sea con el fin que sea, está cometiendo un delito grave. Quien sale armado sale decidido a matar llegado el caso y por lo tanto la Justicia no debería tratarlo con tanta liviandad.
Más aún, hemos comprobado que delincuentes “pesados” presos por narcotráfico o delitos similares vuelven pronto a la calle y cuando se captura a autores de otros delitos de gravedad nos encontramos con que uno de los involucrados había salido de la cárcel poco tiempo atrás.
En definitiva, ni tan tan ni muy muy. No estamos pidiendo la pena de muerte, pero sí una mayor severidad para quienes salen a la calle dispuestos a matar a quien se interponga a sus intereses. A la prueba está que los dos menores, uno de 17 años, que han confesado el asesinato de un hombre para robarle la moto, han quedado libres, vaya a saber por qué.
La Justicia no puede ser ingenua ni tan benévola con quien está fuera de la ley. Seamos claros y contundentes. No es cuestión de cortarles las manos al delincuente, pero tampoco de facilitarles el camino…
Cuando se trata de investigar y combatir delitos como los que nos preocupan seamos pacientes, no nos desesperemos, pero tampoco bajemos los brazos acostumbrándonos a pasar raya rápidamente a los hechos, olvidándonos de todo.
Como se decía en nuestros tiempos, “sin prisa, pero también sin pausa”.
A.R.D.

Publicado en - EditorialComentarios (0)

No se trata sólo de aprender a leer y escribir

Uno de los motivos de discusión más frecuente en nuestro país es el tema de la educación y en este sentido hemos visto enfoques parciales, enfoques desviados del verdadero centro del problema y enfoques absolutamente politizados.
Sucede que la costumbre es ver la situación educativa del país comenzando por sus resultados y además analizar el tema de acuerdo a encuestas y estudios cuyos pormenores son poco conocidos y hasta notoriamente desacertados.
Existe por otra parte la convicción de que el nivel de educación de nuestro país es malo, ha fracasado y las políticas llevadas a la práctica son nefastas. Así lo sostienen amplios sectores de la sociedad, los que además entienden que esta situación se refleja en todo lo que pasa en el país, comenzando por la inseguridad de la que se culpa frecuentemente a jóvenes que no han pasado por los centros de estudios.
Se comparan los resultados del sistema educativo uruguayo con la región y el mundo. Generalmente se lo hace teniendo en cuenta la cantidad de egresados y algunas veces también la calidad de la educación que reciben.
Nuestra convicción es que son todos análisis parciales. Si perdemos de vista que la educación no es más que una parte de lo que somos como comunidad, de los valores que debemos fomentar y sobre todo, si consideramos que todos tenemos parte de esta responsabilidad, entonces recién estaremos asumiendo la situación en su contexto general.
Poco o nada se aporta a solucionar el problema cuando resaltamos sus vicios, errores o defectos y no somos capaces de responsabilizarnos de proponer medidas concretas.
Tampoco se aporta nada cuando se niega la situación, cuando se deja de reconocer que estamos mal, que tenemos defectos y errores.
La educación es seguramente un buen termómetro, para medir la salud de una comunidad, pero siempre y cuando seamos capaces de admitir que tanto los maestros, docentes, como los padres, políticos y todos quienes integramos la comunidad somos de alguna manera responsables de la misma.
Mientras haya niños “sin padres” porque estos trabajan ambos y cuando están en casa están cansados. Mientras haya hijos de padres separados, que crecen sin sentir el afecto que emana de padres unidos y luchando juntos.
Mientras haya hijos con sus padres, hermanos y otros familiares presos y no seamos capaces de formarlos fuera del ambiente delictivo.
Mientras prefiramos criticar, recalcar lo negativo y omitir nuestra responsabilidad, entonces difícilmente habrá salida.
A.R.D.

Publicado en - EditorialComentarios (0)

Una cuestión compleja

Más de veinte mil niños en el país arriesgan verse privados de la Asignación Familiar que reciben o debieran recibir, por su ausencia de la escuela. En principio la opinión mas frecuente que escuchamos frente a este temas es “está perfecto. Lo poco que tienen que hacer para cobrar la Asignación es justificar la concurrencia a la escuela”
Pero para nosotros el hecho merece un análisis más profundo. Lo primero que debemos tener en cuenta es no generalizar las situaciones porque estas pueden ser muy distintas.
Lo primero a tener en cuenta es que los niños son las víctimas de la situación. Si debemos hallar culpables nos encontraremos que frecuentemente son las personas adultas, padres y demás.
La cuestión esencial de esto es saber cual es la causa de la inasistencia escolar. Hay niños que faltan a la escuela porque deben quedarse necesariamente en la casa a cargo de sus hermanos menores.
También hay casos de niños que no concurren porque sus padres no les provén de ropa, calzado y lo demás que necesitan los niños para concurrir e integrarse debidamente a la escuela.
Hay casos, muchos diríamos, en que el dinero de las asignaciones jamás les llega a los niños porque los adultos le dan otro destino.
No tenemos duda alguna que la adjudicación de la asignaciones familiares es muy beneficiosa para la gran mayoría de las familias de escasos recursos y obviamente que compartimos que se exijan contraprestaciones, comenzando por a presentación del certificado de concurrencia ala escuela, pero antes que el retiro a rajatabla del beneficio, sería conveniente que un asistente social se preocupara por saber a ciencia cierta cual es la situación en cada caso en particular.

Publicado en - EditorialComentarios (0)

La difícil misión del periodismo de opinión

Quienes entienden de periodismo saben que existen tres rubros principales, interconectados entre sí pero a sus vez bastante diferentes.
El periodismo informativo es el que se refiere a los hechos o situaciones registradas o a registrarse. Estos deben ser absolutamente veraces y para ello es necesario que se corroboren por lo menos con dos fuentes, sin que tengan relación alguna entre ellas en relación a los hechos. La información debe ser completa, no parcial. Vale decir que debe satisfacer la curiosidad del lector y el interés de informarse, de allí que la escuela de periodismo más antigua sigue resumiendo una información en el acápite o copete, que en cinco o seis líneas debe contestar al menos a las cinco preguntas, conocidas como las 5 por su denominación en inglés (Qué, Quién, Cuándo, Dónde y Cómo).
Luego el periodismo de interpretación o relato interpretativo (el contexto en que se desarrollaron los hechos), aspectos que deben ser también perfectamente comprobables e irrefutables como el relato informativo.
Por último y es el aspecto que nos interesa hoy, está el complemento u opinión.
Los dos primeros aspectos, siempre y cuando hayan sido debidamente presentados, no deberían de originar ningún tipo de cuestionamiento, porque deben limitarse a hechos irrefutables. De todas maneras es frecuente, felizmente hoy menos que antes, que haya quien o quienes se ofendan porque el medio da a conocer tal o cual información, que ellos preferirían que no lo hiciera.
Muy diferente es la situación que se plantea en referencia a la opinión. Opinar es plantarse frente a un tema, para decirlo en pocas palabras significa decir: sí, está bien o no, está mal. Vale decir, plantear las cosas con claridad, sin cortapisas y sin que den lugar a más de una interpretación.
Supone esto que quien opina, en una sociedad a menudo desordenada, injusta, discriminadora y demás, como la que tenemos, no tiene amigos. Su mayor éxito es lograr el respeto de los lectores, oyentes o televidentes, pero no su amistad.
El desafío es precisamente opinar siempre con argumentos sólidos, comprobables, hurgar y profundizar libremente, sin que haya ataduras de tipo alguno, ni político, ni ideológico, ni religioso y lo más difícil, tampoco afectivo, porque si hay una cosa difícil en este sentido es escribir con la máxima objetividad cuando se sabe que lo que se escribe es contraproducente para alguien cercano a nosotros.
De todas formas, esta a nuestro entender es la prueba de fuego para que alguien obtenga nuestra credibilidad. De allí que analicemos con lupa como corresponde cada opinión.
A.R.D.

Publicado en - EditorialComentarios (0)

Un día muy especial

En la vida de una persona, 58 años es toda una vida. Vale decir que se ha pasado por la niñez, se ha aprendido a caminar, a correr, se ha transitado por la adolescencia, la juventud, alcanzando posteriormente la plena madurez de la vida adulta.
En la vida de una diario 58 años significan algo muy similar. EL PUEBLO ha sabido sustancialmente de dos etapas, aunque vale la similitud, porque la actual puede considerarse la continuación de aquellos valores primarios que llevó a aquel grupo de visionarios a encarar la idea.
Aquel quijotesco grupo de cristianos que tuvo la idea de crear un diario fue capaz de mantenerlo superando muchas tempestades y aún perdiendo algunos de los valores humanos que habían participado de la idea inicial, fue capaz de mantener el diario abierto durante 34 años contra viento y marea.
Quienes conocen la historia de EL PUEBLO saben que incluso fue el único diario del Uruguay que sufrió un intento de incendio intencional durante la dictadura.
Sufrió también un boicot empresarial en materia de publicidad.
Fueron años duros, difíciles, que seguramente dejaron sus enseñanzas, pero también sus heridas y cicatrices.
Posteriormente llegó la segunda etapa, de la que hoy se llega a los 24 años. Don Walter Martínez Cerrutti asumió el desafío de mantener la llama encendida, de valorar y sobrellevar en adelante los avatares que significa la lucha por un periodismo libre y plural.
Obviamente que son otros los tiempos, otra la tecnología. Han cambiado muchas cosas en la sociedad uruguaya y en el mundo. Son otros los desafíos y entre ellos está la forma de armonizar la experiencia de los viejos tiempos con la adaptación a los “nuevos tiempos”.
La supervivencia (para nosotros indiscutible) del diario papel, con los nuevos desafíos que significa Internet, las redes sociales y similares.
En lo personal el desafío es atender a la esencia, el periodismo significa investigación. Lo publicado debe ser irrefutable, debe seguir siendo lo más cercano a la objetividad, a la verdad y esta premisa es esencial para que el diario papel siga siendo sinónimo de trabajo, de investigación, de verdad.
Es lo que hemos aprendido a lo largo de estos años y lo que verdaderamente nos ha demostrado que los tiempos no cambiarán jamás.
Alberto Rodríguez Díaz

Publicado en - EditorialComentarios (0)

Cuidemos el planeta que tomamos prestado

El mayor problema de nuestros días es la falta de conciencia de los problemas ambientales. Las bolsas de nylon proliferan y siguen causando graves daños, no sólo a la tierra, sino a la fauna y flora acuática.
Los agrotóxicos, que se utilizan, cambian de fórmula o utilizan otras artimañas para evadir las disposiciones en la materia, aunque todos lo sabemos que es lo que se está haciendo, se sigue dañando tierra mar y aire.
Las pilas de todo tipo y materiales que todo lo contaminan y se ha explicado que arruinan miles y miles de litros de agua, cuando no las napas enteras y también mucha tierra fértil, pero a nadie parece preocuparle mayormente.
Pero probablemente entre los problemas principales se ubica el de la basura electrónica. Una cuestión absolutamente grave, que sin embargo aún no se lo reconoce públicamente o se lo disimula lo más que se puede.
Sin embargo la basura electrónica, restos de celulares, computadoras, grabadores y demás se amontona por toneladas y contienen elementos altamente contaminantes.
Sabemos que hay empresas (de las que uno supone que tendrían que tener mayor compromiso ambiental) que optan por quemarla y sacarla de la vista, pero lamentablemente sólo transfieren el daño y lo aceleran porque transformada en gases esa basura se acumula en la atmósfera, de la que dependemos todos y obviamente que el daño es mayúsculo.
Es que este es uno de los temas que nos convoca asiduamente, de los que se habla mucho, pero se hace poco o nada. Porque aún aquellos que predicamos una conducta ambiental responsable, a la hora de optar entre la comodidad y la responsabilidad que cabe en estos temas, muchas veces nos olvidamos que nuestra responsabilidad llega más allá del mundo que tenemos hoy, porque lo que corresponde es preservarlo para nuestros descendientes, hijos, nietos y demás de quienes hemos tomado prestado el planeta en las condiciones que ya hoy no tiene.

Publicado en - EditorialComentarios (0)

Sin respuesta

El Banco de Previsión Social (BPS) prevé suspender 16.149 asignaciones familiares luego de realizar un relevamiento de la asistencia que tenían a los centros educativos los beneficiarios. Las familias involucradas tienen tiempo de presentar una constancia de estudios hasta el 7 de diciembre según un comunicado emitido por la institución. La principal causa de la suspensión es por no enviar a los menores a los centros de estudios, ya sea primaria o secundaria. Cualquier plan de ayuda debería tener una contrapartida comprobada, de no tenerla, en un país como el nuestro, muchos utilizarán, la conocida «viveza criolla», no todos, quizá pueda ser una minoría, pero de todas maneras esa ayuda es solventada por todos los ciudadanos.
Hoy en día, lamentablemente se habla de derechos, en todos los ámbitos,social, laboral, político, empresarial, pero poco escuchamos la palabra obligación. A simple vista parecería que esta palabra ha desaparecido del vocabulario, es más, hablar de obligación se transforma en hostigamiento, persecución y los sinónimos que le queramos agregar.
Los padres tienen la obligación de enviar a sus hijos a las escuelas, y a los liceos, no tienen opción, con asignación o sin ella.
En los centros educativos es el lugar donde serán formados para salir a la vida, junto a  la educación del hogar.
Pero existe una realidad, sobre todo con los adolescentes,muchas veces los padres no pueden con ellos, muchas veces, la jefa de hogar es la mujer, que tiene que salir a trabajar y los hijos quedan solos o  a cargo de los hermanos mayores.
Y aquí termino cayendo en la propia trampa del Estado. ¿Por qué?, porque al momento de escribir esta editorial, es mi deber comunicarles que la mamá que pidió ayuda para su hijo adicto a la pasta base,recibió una sola llamada y de un particular, en nombre de una iglesia, de parte del Estado, nadie. No se quedó quieta, golpeó puertas, pero aún no se abrieron. Entonces me pregunto, ¿cómo seguimos, mirando para otro lado?
Yo no tengo respuesta.
Adriana Martínez

Publicado en - EditorialComentarios (0)

En pos de una Comisión de ayuda a Bomberos

El incendio de la Empresa Claldy sin duda fue uno de los hechos más dolorosos ocurridos en nuestra ciudad en los últimos tiempos.
Pensamos que a nadie le fue indiferente y lo sucedido ameritó una reflexión de lo efímera que puede llegar a ser la vida, al igual que la muerte de la joven maestra que llegando a su casa fue atropellada por una camioneta.
Valiente y triste fue el relato de la mamá de señora fallecida en el incendio, dejando
en descubierto un montón de posibles falencias a la hora de enfrentar este tipo de tragedias, en los cuales no existe una amplia experiencia. Como integrantes de la sociedad, planteamos la necesidad de apoyar al Cuerpo de Bomberos en la adquisición de elementos esenciales para su trabajo.
Sabemos que es responsabilidad del Estado dotar de los mecanismos y capacitación necesaria, pero también es cierto que también lo es frente a los tratamientos que deben recibir los niños con patologías severas, de cubrir las necesidades de escuelas y liceos.
Decimos esto, porque el pueblo de Salto es solidario, y en cada campaña que se necesita de su colaboración, está presente.
No dejemos pasar más tiempo, solicitamos que alguna institución tome esta bandera, seguramente otras apoyarán, como lo harán sin dudas, todos los medios de comunicación y la población en general.
Desde este espacio asumimos el compromiso de apoyar, colaborar para que se forme una Comisión de ayuda a Bomberos.
Nuestras páginas aquí están, para informar, difundir, ceder espacios publicitarios, en pos de una campaña que no tenemos dudas que dará sus frutos.
Adriana Martínez

Publicado en - EditorialComentarios (0)

Conducta ciudadana

Que la conducta ciudadana en Salto, como en el resto del país, deja mucho que desear no es nuevo, es sabido y la población mismo lo sabe porque quienes han recorrido países del denominado “primer mundo”, saben que nuestra conducta ciudadana es lamentable.
No sirve de excusa el hecho que prácticamente en todos los países, incluso los del primer mundo, se dan excepciones de personas “desordenadas” o irresponsables con los bienes comunes.
Ateniéndonos solamente al tránsito, es frecuente observar por ejemplo, conductores que circulan conduciendo con una mano y manipulando su teléfono móvil con la restante.
Ni que hablar de quienes “se comen” la señal amarilla del semáforo y se detienen finalmente en el espacio reservado para el pasaje peatonal.
Los vidrios ahumados en los parabrisas delanteros de los automotores están prohibidos y los restantes (al costado y detrás), sólo se admiten en determinada graduación.
Los conductores que circulan por la izquierda en lugar de hacerlo por la derecha y sobre todo los motonetistas que lo hacen por cualquier espacio que les permita pasar, son casos reiterados en las calles de la ciudad.
Atendiendo a esta situación y procurando mejorar nuestra conducta ciudadana en agosto del 2013 se aprobó la Ley Nacional de Tránsito y se reglamentó finalmente en el año 2015, con lo que pasó a tener vigencia en todo el territorio nacional.
Ahora bien, muchas de estas infracciones son consideradas faltas, como el conducir alcoholizado, tirar basura en lugares no autorizados o dañar y destruir depósitos de residuos, participar en tumultos o incidentes en espectáculos públicos.
Más allá de las sanciones que corresponden, no existe una conciencia ciudadana de cuidar el lugar utilizado, o cuidar la vida del otro, y si tampoco motiva evitar hacer daño a la otra persona, se debería pensar cuidar la vida propia.

Publicado en - EditorialComentarios (0)

Plan Caif, orgullo nacional

Hace algunos días, Salto celebró los 25 años del CAIF “Los Gallitos”. Dicha obra se encuentra entre una de las realizaciones más brillantes y visionarias que se hayan realizado desde el retorno a la democracia. Desde su creación en 1988 -durante el primer gobierno del Dr. Julio María Sanguinetti-, los CAIF se han transformado en una política social de altísimo nivel, cuyos resultados pueden apreciarse a simple vista.
Poco a poco fue instalándose fuertemente en el conglomerado ciudadano, siendo catalogada su actividad como un baluarte esencial y en muchos casos imprescindible para el desarrollo humano de generaciones de pequeños que, de antemano, verían truncadas (en muchísimos casos), sus enseñanzas básicas y cuidados sustanciales, en los primeros años de vida.
Su atención está dirigida a miles de niños desde la concepción, hasta los 3 años de edad, los cuales provienen de familias de contexto socioeconómico vulnerable; así como también, a las madres que encuentran en el Centro un lugar de resguardo y eje para acompañar el camino de sus hijos.
En la actualidad – según lo que nos han informado, por medio de los dos programas que conforman la metodología de la institución: “Estimulación Oportuna”, para las edades de 0 a 2 años, de forma semanal, en la que se incluyen actividades familiares y “Educación Inicial”, dirigido a quienes tienen entre dos y tres años, con una carga horaria diaria de cuatro hasta ocho horas; aprenden a través de la confraternización con otros niños, siendo al mismo tiempo objeto de los cuidados y contención de las invalorables maestras y ayudantes, que efectivizan una labor fundamental para el óptimo desenvolvimiento y desarrollo de los pequeños; constituyéndose entonces, en guardián insoslayable de los derechos del niño.
Importa saber, también, que el funcionamiento de dicha obra consiste en el trabajo mancomunado entre el Estado y Organizaciones Civiles que bregan incansablemente por aportar soluciones a dilemas sociales de primerísima importancia, como lo es (no existiendo lugar a dudas), el rumbo de niños que padecen desde una temprana edad, necesidades esenciales.
Hemos tenido la oportunidad de ver de cerca el funcionamiento y el esfuerzo que conlleva el realizar la tarea; la dedicación; el involucramiento con cada niño, que apareja una situación específica con todo un historial a cuestas; la impotencia ante realidades disímiles, que hacen cuestionar muchas cosas; el anhelo de las madres, que desean profundamente otorgarles a sus vástagos una oportunidad, encontrando en ese sitio, el primer paso para ello; en fin…
Debemos de apreciar cada día las virtudes que políticas de este tipo generan; quedando demostrado que cuando pensamos racionalmente las mismas, sin pretender en su aplicación la dádiva interesada traducida en votos; las cosas marchan.
Nobleza obliga, reivindicar con algarabía la continuidad del Plan allende los gobiernos de turno; consideramos inteligente, apoyar y sustentar aquellas herramientas de progreso social que se hayan establecido en administraciones de ideologías distintas y que velan por la superación de la sociedad de manera coherente y no dicharachera, reconociendo los resultados benignos de estas, en provecho de todos. Sólo nos resta decir que estamos complacidos de un logro ejemplar; más aún cuando es producto del esfuerzo de varios actores sociales que lo han convertido en un verdadero orgullo nacional.
Dr. Adrián Báez

Publicado en - EditorialComentarios (0)

La tentación de “hacé la tuya”

Todavía recordamos décadas atrás, cuando nuestros años de niño, las mantas y frazadas eran de lana, las frutas y verduras tenían un aroma inconfundible. El calzado hecho a mano por artesanos uruguayos y de una marca famosa en el mundo, ostentaba una calidad innegable. Hasta existía el infaltable piolín para las “pandorgas” de nuestros días.
Hoy es la era del plástico, muchas partes del calzado son de plástico, también lo son las telas y textiles y hasta el hilo para las pandorgas (que en otros lados les llaman cometas), ya no vienen más que de plástico, este es el rey del mercado, de la fruta y verdura bonita, pero sin aroma y con muy poco sabor.
Los textiles e incluso el mercado de la vestimenta y el calzado está dominado por las industrias asiáticas.
No se puede ignorar que no todo son desventajas, porque también supone algunos beneficios, como la innegable dismininución del precio de venta al público.
Pero lo más lamentable de todo es que ya el compromiso social, la solidaridad, la vida comunitaria es observada con recelo y relegada a un segundo plano, para casos especiales o circunstancias en que los grandes medios masivos determinan qué debemos hacer.
Hoy vivimos en una sociedad hedonista, donde la motivación que mueve el mundo es la búsqueda del placer, ya sea mediante el dinero, la fama, el sexo y el materialismo en general.
La premisa es “hacé la tuya” (aunque los demás “revienten”), cuando concedemos un préstamo, cuando convenimos en alquilar un inmueble, la motivación es saber cuánto es el máximo que podemos obtener y ayudados por un mercado totalmente insensible, que se rige por estas reglas, tratamos de asegurarnos esto.
Aquello que elimina mano de obra uruguaya a nadie parece interesar. Obviamente que esta política va dejando “el tendal” de afectados, de personas sin vivienda, endeudadas, angustiadas, que lógicamente están pensando en la mejor forma de obtener recursos y el “hacé la tuya es una tentación”.

Publicado en - EditorialComentarios (0)

Marie Curie, su vida y su legado

Marie Sklodowska, más conocida como Marie Curie (apellido de su esposo).
Marie Curie nació el 7 de noviembre de 1867 en Varsovia.
Era la quinta hija de un profesor de física y matemáticas y de una maestra, pianista y cantante.
Marie era la menor de cinco hijos: Zofia (1862), Józef (1863), Bronislawa (1865), Helena (1866) y finalmente ella, Marie (1867).
Cuenta la historia que entre sus intereses destacaba la pasión por la lectura, especialmente en la historia natural y la física, sabiendo los idiomas ruso, polaco, alemán y francés.
En su país de origen no estaba permitido que las mujeres concurrieran a la universidad, y por ello se trasladó a Francia a continuar sus estudios.
Con su inteligencia, empeño y tenacidad, Marie Curie atravesó barreras impensables para la mujer de su época, logró traspasar el ámbito científico, dejando un enorme legado a generaciones futuras,
Su vida la dedicó al campo científico y con su esposo, Pierre Curie, en 1898 descubren dos nuevos elementos: el polonio (en honor al país de origen de Marie) y el radio. En 1903, Marie obtuvo el Premio Nobel de Física y 3 años más tarde cuando su esposo falleció, heredó la cátedra de Física en la Universidad de La Sorbona, París. Esta tarea la compaginó con sus nuevas investigaciones sobre el radio y sus compuestos, que la llevaron a ganar un Nobel de Química en 1911.
No hay duda que Marie Curie es una de las mujeres más sobresalientes y reconocidas de su época y todos los tiempos, siendo esposa, madre y científica.

Publicado en - EditorialComentarios (0)

Cuando el hombre se destruye a sí mismo

La humanidad se destruye a sí misma, no hay duda, por una parte existe un extremado interés de crear nuevas tecnologías para brindar una mejor vida, un mejor confort, olvidando que  en el hombre existe un interior, el que no es tenido en cuenta, porque hoy el exterior tiene más marketing y el individuo gasta fortunas en trabajarlo.Nadie puede negar que hay inventos que son de gran utilidad para ciertos espectros,  pero mal utilizados, o utilizados de forma incorrecta,provocan un enorme daño al planeta todo. Hoy cada invento puede tener ventajas que también  son utilizadas en pos de armamentos, cuyo uso masivo, junto a desechos tóxicos e industriales, hacen que la tierra vaya cambiando, junto a ella el reino animal y vegetal ya que todos los seres vivos, reciben estas consecuencias. El hombre es el único ser vivo que se destruye a sí mismo. “Mahatma Gandhi, el gran sabio y pacifista de la India ,  dejó siete reglas de cómo se destruye al hombre y a la cultura. Fueron escritas en 1951, pero medio siglo después sus declaraciones continúan manteniendo una latente actualidad, sirviéndonos de examen de conciencia y reflexión.“1.- El hombre se destruye primero con la política sin principios”.“2.- El hombre se destruye con la riqueza sin el trabajo”.“3.- El hombre se destruye con la inteligencia sin sabiduría”.“4.- El hombre se destruye con los negocios sin moral”.“5.- El hombre se destruye con la ciencia sin humanidad”.“6.- Se destruye al hombre con la religión sin la fe”.“7.- El hombre se destruye con el amor sin el sacrificio de sí mismo”.

Publicado en - EditorialComentarios (0)

¿Crónica de una muerte anunciada?

En el diario El Observador del día sábado, se publicó una columna que merece ser leída, columna que transmite optimismo a los medios de prensa escritos.
El artículo es de Eduardo Espina, quien desde el año 1994 escribe en dicho medio, titulándose: “Para los nuevos chinos, la sabiduría está en los libros, no en las redes sociales”.
Desde hace mucho tiempo se escucha que la desaparición de los diarios es “la crónica de una muerte anunciada”.
Y en esa realidad es que los diarios deben trabajar día a día, desafiando a un futuro impuesto, sabiendo que a pesar de los esfuerzos para brindar una buena lectura, un día, no muy lejano, desaparecerán.
Nada vale, ni la veracidad a la hora de informar, ni la creatividad en buscar la noticia, ni siquiera el cuidar día a día la credibilidad, como patrimonio fundamental del periodista o el medio, simplemente porque el destino está marcado.
¿Por quién? Por los que dicen saber…
Llegando a la conclusión que no existe seguridad absoluta en que ocurra, que aquellos que lo afirman, tienen intereses propios para que ello suceda, es más, quizá es una expresión de deseo tan enorme que embriaga a la sociedad, como tantas ideas que inculcan y como un buen rebaño se aceptan.
Difícil tarea la de salir al ruedo, reinventándose día a día, con la convicción, que a pesar de…, hay futuro.

Publicado en - EditorialComentarios (0)

A cien años de la primera modificación de la Constitución de 1830

Un siglo se dice fácil, pero concentra la evolución o involución del pensamiento de una época, la supervivencia o no de conceptos, situaciones nuevas que surgen en un país.
En noviembre de 1917 se aprueba la primera reforma de la Constitución en nuestro país, mediante un plebiscito, Constitución que comenzó a regir a partir del 1 de marzo de 1918.
Esta primera reforma, consta de importantes modificaciones con respecto a la de 1830.
Se estableció el voto universal masculino para los mayores de 18 años, eliminando las limitaciones impuestas por la constitución anterior, todos los ciudadanos podían votar. Las mujeres aún no lo hicieron, pero estaba allanado un camino.
Se estableció el voto secreto, también se adoptó el principio de representación proporcional en el Poder Legislativo.
Se estableció la separación entre la Iglesia y el Estado. El Poder Ejecutivo se integraba con un presidente y un Consejo Nacional de Administración, de nueve miembros, que se repartían las funciones de gobierno. Todos eran elegidos directamente por los ciudadanos.
1. A esta Constitución de 1917, le siguieron otras también de importancia, pero esta tiene la particularidad de que en el artículo 1 nombra a nuestro país como “República Oriental del Uruguay” , dejando atrás el de “Estado Oriental del Uruguay”.

Publicado en - EditorialComentarios (0)

La tolerancia comienza por tolerar

Preferiríamos no dedicarnos a resaltar las bondades y el significado de la libertad de expresión – tema que debería estar ya más que asumido en una democracia con la trayectoria de la uruguaya- pero, lamentablemente, de vez en cuando parecería que debemos volver sobre el mismo (la sociedad toda), al existir ciertos brotes de intolerancia hacia pensamientos, manifestaciones e ideas que no son compartidas por parte de la ciudadanía.
Nuestra Carta Magna, nos específica claramente en el artículo 29, que: “Es enteramente libre en toda materia la comunicación de pensamientos por palabras, escritos privados o publicados en la prensa, o por cualquier otra forma de divulgación, sin necesidad de previa censura; quedando responsable el autor y, en su caso, el impresor o emisor, con arreglo a la ley por los abusos que cometieren”.
Por lo tanto, todo aquel que desee formular una concepción sobre algo, siempre bajo su propia responsabilidad, y que no se transforme en una difamación o en una injuria, ni provoque un mal a terceros o a la sociedad misma, tiene derecho a hacerlo, y por ello no debería ser molestado, perseguido (por cualquier medio, tanto por otro ciudadano y con más razón por el Estado), o señalado con adjetivos ofensivos, sin incumplirse con el precepto constitucional, el cual protege inclusive, el derecho del que ataca por no compartirlo.
Tras el fallecimiento del cantante popular Daniel Viglietti, cuya música ha sido un icono de un tiempo en particular de la historia de nuestro país, más allá de estarse de acuerdo o no con la filosofía política pregonada por el artista; la escritora Mercedes Vigil, manifestó en su cuenta en una red social, su disconformidad en cuanto a la actuación en el pasado reciente de Viglietti, lo cual no viene al caso reproducir.
Varias voces se alzaron en su contra –lo cual es legítimo, llegándose a promover la firma de la ciudadanía capitalina para que le fuera retirado el galardón de “Ciudadana Ilustre de Montevideo”; lo mismo sucedió en la ciudad – balneario de Pirlápolis, donde Vigil también fue condecorada con el título de “Visitante Ilustre”.
Las apreciaciones de Mercedes Vigil pueden catalogarse de inoportunas, por el momento inmediato al deceso del cantante en que las hizo; pueden no compartirse, por muchas razones; hasta es lógico que los simpatizantes de Viglietti se hayan sentido lastimados en sus respetables sentimientos; pero, lo que creemos, es que no debe de ser elevado dicho encono, a la categoría de desprestigio de una afamada escritora que ha sabido concitar la admiración a través de su obra, por la cual ha sido merecedora de muchísimos reconocimientos, como también los supo tener en su momento Daniel Viglietti.
No sienta un buen precedente que, ante cada opinión contraria a nuestras ideas y concepciones, se levanten voces que, no por el hecho de ser discrepantes, se transforman precisamente en aquello contra lo que supuestamente combatimos.
Por otra parte, es cierto también que, desde hace algún tiempo, en nuestro querido Uruguay, al fallecer personalidades importantes -las que concitan defensores y contradictores-, se formalizan pronunciamientos que afectan el más elemental sentido de la cortesía, en el entendido que, pueden existir familiares, amigos y seguidores, a los que se les debe un poco de respeto por el sentido momento; lo que es muy diferente a dar por bueno o santo al muerto, en caso de que no lo haya sido en vida, por aquello de que la muerte por sí misma, no redime de los pecados.
No podemos acostumbrarnos a ese tipo de actitudes; eso habla muy mal de nosotros como sociedad y como seres humanos, amén de la siempre presente sabia enseñanza, de que no debemos hacerle al otro, lo que no queremos que se nos haga a nosotros.
No es cuestión de echar culpas; es cuestión de poner un freno al fanatismo, provenga del lado que provenga, sea asistido por la razón o no –lo que no creemos pues es un sentimiento dañino per se-; pues se está generalizando y no permite darle a cada cosa su valor.
Si alguien comenzó con el modus operandi -lo cual es obvio-, lo importante es, no emularlo; volviendo, dentro de lo posible, a los buenos hábitos del respeto por el que se fue (bueno o malo), y por los que se quedaron con sus pensamientos y desean expresarlos.
Dr. Adrián Báez

Publicado en - EditorialComentarios (0)

Cuando de prudencia se trata

La ministra de Industria, Energía y Minería, Carolina Cosse, se refirió a la confirmación del gobierno de que hay hidrocarburos en Uruguay, y en ese sentido dijo que aún quedan análisis por hacer.
“Es un tema muy importante para el país, tenemos que ser prudentes y no marearnos”, dijo Cosse este viernes a la prensa tras el hallazgo de hidrocarburos en Paysandú. “Hay que seguir trabajando y hay muchos análisis más que hacer”, remarcó, según El País..
Los uruguayos a lo largo de la historia hemos aprendido, muchas veces forzosamente a ser prudentes cuando se trata de proyectos que prometen mucho por su importancia, que a la postre no siempre resulta como se pensó o como se planteó.
Solo cabe recordar cada promesa en cada pueblo del Consejo de Ministros reunido con el presidente Tabaré Vázquez, rescatando la presencia de los mismos en estos parajes olvidados, rescatando también el escuchar a sus pobladores, pero luego, muchas ilusiones, promesas, se diluyen.
No hace mucho tiempo el sueño de Pepe Núñez, fue solo eso, un sueño, anunciado con bombos y platillos, que fue callando poco a poco, hasta que un día, solo sus pobladores lo recuerdan.
Ministra, somos cautos, prudentes y pacientes los orientales, tenga la seguridad, que sí, lo somos.

Publicado en - EditorialComentarios (0)

Un electorado cansado

Es de público conocimiento las diferencias entre los intendentes de Treinta y Tres (Dardo Sánchez) y los otros intendentes pertenecientes al Partido Nacional.
El malestar aparentemente surge de que la mayoría de los intendentes, excepto Sánchez, no considera oportuno aún, apoyar públicamente a Larrañaga, Lacalle Pou o buscar otro espacio alternativo.
La última encuesta presenta a Lacalle Pou liderando la intención de voto a la hora de elegir un presidente si las elecciones fueran hoy.
Si se suman las preferencias hacia Lacalle y Larrañaga, es muy posible que el presidente emerja del Partido Nacional.
Creemos que oportunidades como estas, históricamente han habido pocas.
Hoy tenemos un electorado decepcionado, que de alguna manera espera una renovación, pero pesa aquella vieja idea de que es preferible lo conocido que lo bueno por conocer.
El Frente Amplio tiene muchos problemas y cuestionamientos, algunos propios del desgaste natural de un gobierno, otros causados por las sospechas de mal manejos de bienes públicos.
Esta es la gran oportunidad del Partido Nacional para obtener la confianza de los ciudadanos.
Pero de algo estamos seguros, el ciudadano común está cansado de los conflictos internos, de la politización en todos los niveles.
El ciudadano común quiere seguridad, trabajo, vivienda, salud, educación.
Los partidos políticos, deben escuchar al electorado, escucharlos de verdad, no presumiendo comprensión, ni creyendo en los entornos inmediatos que muchas veces les cuentan una realidad que no es la verdadera.
Aún falta, pero el clima ya se empezó a sentir.

Publicado en - EditorialComentarios (0)

Policía y comerciantes en vilo por ola de hurtos

Siete fueron las empresas que se vieron afectados la semana pasada por la rotura de vidrios en las vidrieras o puertas de sus comercios: ferretería Aguiñagalde, La Casa de los Congelados, Carnicería Villa España, boutique infantil Bambino, Calzados La Candelaria, boutique Moss y Casa Yañez.
Esta situación tiene en vilo a la Policía que no logra dar con los responsables.
Hoy medidas de seguridad como el sistema de alarmas ya no es un impedimento para que los delincuentes , burlen las mismas, logrando romper el vidrio, entrar, robar lo que encuentren a su paso, y salir antes de que la Policía o el dueño del local aparezcan.
Los comerciantes en general, más allá de los afectados, se suman a esta situación preocupante, muchas veces el valor del hurto no es significativo, pero sí lo es la reparación del local, en dinero y en tiempo.
Sumada a la velocidad en el actuar de los delincuentes, se suma a que estos entran a los comercios con cascos no permitiendo luego identificarlos.
En otras ciudades de sud América, donde este tipo de situaciones es moneda corriente se está estudiando la posibilidad que los cascos tengan un número identificatorio, al igual que la obligación del uso de chaleco con la patente del vehículo en la espalda, también se maneja la probabilidad de que los motonetistas no puedan circular de a dos.
Todas medidas que a la postre significan mayor costos para los ciudadanos que se manejan en un mundo con limites, no para los verdaderos causantes de los robos, que buscarán la manera de sortear dichos controles.

Publicado en - EditorialComentarios (0)

150 años de historia

Alemanes, italianos, rusos, libaneses y españoles entre otros, llegaron a nuestro a Uruguay para establecerse en diferentes puntos del territorio.

Evidentemente llegaron con sus costumbres, incorporándose a la sociedad existente, con una fuerte influencia de su estilo de vida, siendo partícipes en el desarrollo del país.
Estos grupos de inmigrantes comienzan a nuclearse en Asociaciones, clubes, para de alguna manera conservar sus costumbres y rememorar las vivencias de sus países de origen.
Es en este contexto que nuestra ciudad no escapa a las costumbres del país, y es en el años 1867 que se crea la Asociación Española de Socorros Mutuos de Salto.
El legado de dicha institución es enorme a lo largo de estos ciento cincuenta años, fundada principalmente para atender las necesidades de la colonia de españoles, teniendo en la actualidad una sede propia, propiedades que son parte de su patrimonio, brindando servicios a la comunidad entre los que se destacan el Panteón en el Cementerio Central.
Apadrinan la escuela número 64, denominada Escuela España, ubicada en el Barrio Cerro, sin dejar de mencionar, el tradicional aporte, con la donación de libros a distintos centros educativos de la ciudad como también del interior de departamento, en fechas cercanas al día del libro.
Siendo la Asociación Española de Socorros Mutuos, una institución inmersa en el pasado y presente de nuestro Salto, apoyando cada iniciativa que refiere al bienestar y futuro de nuestra sociedad.

Adriana Martínez

Publicado en - EditorialComentarios (0)

¿Ciudad turística o universitaria?

Hay un movimiento de varios sectores de la sociedad que están abocados a que Salto se convierta en una ciudad Universitaria.
Hay muchos factores con los que se cuentan que hacen posible que se adquiera esa categoría, indudablemente hay que trabajar en el tema, esto no ocurre de la noche a la mañana.
Pensamos que para la denominación de ciudad turística aún falta mucho, sabemos del empeño de muchos empresarios del rubro que trabajan incansablemente, pero no existe la cultura general de cómo atender al turista para que este se enamore de la ciudad, vuelva y la recomiende.
Sobre este punto es que se debe insistir, en muchos lugares no existe la preparación adecuada, el personal no cuenta con la experiencia suficiente, gana poco, no se lo ve motivado y eso se nota.
Otro tema que no es menor es la falta de atractivos para ofrecer.
Salto tiene agua termal, historia, naturaleza y una movida cultural que no es poca, sí muy mal comunicada.
Hoy existen las excursiones guiadas, un gran acierto, un buen servicio para los que quieren conocer algo más que las Termas.
Este es el camino, ser creativos a la hora de presentar la opción a que se nos visite.

Publicado en - EditorialComentarios (1)

Nuestro patrimonio cultural nos define como sociedad

Lo sucedido días atrás con uno de los últimos murales ideados y realizados en Salto por el fallecido arquitecto y artista plástico César Rodríguez Musmanno -quien fuera declarado ciudadano ilustre en junio de 2016-, despertó la justificada indignación de todos aquellos que admiran el arte y a los artistas, no porque se considere que lo que aparece en estos momentos no lo sea y que sus autores no deban ser considerados como tales –más allá de la abierta discusión al respecto-, sino que, con el hecho, se desconoció una obra importante de un reconocido artista local y nacional, que ya formaba parte de nuestro acervo cultural.
Pero, lamentablemente, este tipo de desprotección al patrimonio cultural –que es de todos, amantes del arte o no-, parecería ser una constante en la forma de proceder del uruguayo (no de todos, por suerte), en los últimos tiempos.
El pasado Día del Patrimonio, tuvimos la oportunidad de visitar distintos lugares de nuestra Capital (Montevideo), muchos de los cuales se encuentran en insuperables condiciones; mientras que otros tantos, no.
Uno de estos últimos es el Panteón Nacional, lugar que cobija los restos de personalidades importantes de la cultura nacional como Delmira Agustini, Florencio Sánchez, Zorrilla de San Martín; de la política, como Eugenio Garzón, Carlos Quijano, Andrés Latorre, Melchor Pacheco y Obes, entre tantos otros personajes que, fueron y construyeron la historia de nuestro Uruguay.
El enorme recinto, ubicado debajo de la monumental Capilla del Cementerio Central, se encuentra en un alarmante proceso de deterioro, con humedades que descascaran las paredes y los Pabellones Nacionales que cubren los ornamentados cofres, con polvo y moho. También, de manera similar, es la situación de la Capilla -la que no posee más elementos que una enorme imagen de la Virgen y un Cristo-, cuya evidente dejadez, no habla bien del “respeto”, ni de la importancia que se les debe dar a los muertos que allí descansan y al innegable símbolo que representa dicho sitio.
Consultada una funcionaria que se aprestaba a dar una “lavada de cara” al monumento -pues comenzaban a llegar los visitantes-, sobre el por qué de ese estado de abandono y de quién era la responsabilidad del mantenimiento; esta confesó con pesar, que tanto la Capilla como el Panteón, eran abiertos para su ventilación, tan sólo el Día del Patrimonio y el 2 de Noviembre (Día de los Difuntos), y que el cuidado del cementerio(como en todos los departamentos), correspondía a la Intendencia de Montevideo.
Ergo. ¿Cómo pretendemos que el común de las personas comprendan y den valor a aquellos elementos culturales que forman parte de nuestra idiosincrasia y alimentan la cultura de nuestra Nación, si quienes deben dar el ejemplo y protegerlos, no lo hacen?
Porque –volviendo al atropello sucedido con el mural de Rodríguez Musmanno-, también es verdad que el mantenimiento de este no era de los mejores, lo cual podía ser percibido por cualquier persona que pasase por el lugar en el que lucía; lo que revela que si bien es compartible la indignación, la responsabilidad se amplía por acción u omisión, a quienes deberían haber velado por su preservación, siempre.
Es una triste realidad por la que atravesamos como sociedad; la que como bien reza el dicho: “valorará lo que tiene, el día que ya no lo tenga más”.
El patrimonio cultural (edificios, parques, pinturas, literatura, música, etc.), es lo que nos identifica como comunidad y nos diferencia del resto de los pueblos; y vaya si Uruguay supo y sabe marcar esa identificación y dicha diferencia.
Nadie puede negar que, para nada es excluyente en nuestro país, lo viejo, con lo nuevo; lo de ayer con lo de hoy; lo que fuimos, con lo que somos y seremos.
La cultura, no es propiedad, ni arena exclusiva de una clase social, ideología política, o grupo de iluminados; la cultura, al decir de André Malraux, “es la suma de todas las formas de arte, de amor y de pensamiento, que, en el curso de siglos, han permitido al hombre ser menos esclavizado”.
Dr. Adrián Báez

Publicado en - EditorialComentarios (0)

El Pueblo está invitado a la inauguración del IMAE

Hoy viernes al mediodía, concretamente a la hora doce, en la puerta principal de la Regional Norte, se realiza la ceremonia de inauguración del primer IMAE Cardiológico del interior del país.
IMAE que ya ha atendido en este corto periodo de vida, a más de noventa patologías.
La concreción de este IMAE data de una larga historia,historia que ha quedado registrada en la sociedad toda, con avances y retrocesos.
Retrocesos muy duros que calaron hondo, que hicieron pensar una y otra vez que este Centro Cardiológico, imprescindible para el norte del Uruguay se diluía.
Hoy esas marchas y contramarchas ya son parte de un proceso histórico, sin dejar de estar en la memoria de los salteños, que en su mayoría apoyó este gran desafío.
“Proceso que dará fuerzas y ganas para plantear otras metas para el crecimiento y bienestar del departamento.
Instituciones como la Universidad Pública, el IMAE y Casa Amiga, sin olvidar la obra binacional de Salto Grande, han sido el producto del esfuerzo y perseverancia de ciudadanos reconocidos, pero también de aquellos anónimos, que con una firma, con una colaboración se convierten también en artífices de estas obras que comienzan como un sueño y se convierten en realidad.
Hoy queda formalmente inaugurado el primer IMAE Cardiológico del interior del país, hoy los salteños ya tenemos otra tarea que es convertir a esta ciudad en una Ciudad Universitaria.

Publicado en - EditorialComentarios (0)

Hora de atender al corazón

Las enfermedades cardíacas constituyen la principal causa de muerte de los uruguayos. Más de veinte personas por día mueren por esta causa. Así se ha dado a conocer esta ¨Semana del Corazón¨, dedicada a difundir hábitos saludables y costumbres sanas para la salud del corazón.
Al promediar el siglo XX la expectativa de vida de los varones en el Uruguay apenas excedía los 50 años y eran solo excepciones los hombres que alcanzaban los setenta años. Felizmente hoy podemos referirnos a este tema como una meta superada. Los uruguayos tenemos una expectativa de vida que se aproxima a los 75 años y las mujeres alcanzan promedialmente los 80 o más.
En buena medida esta extensión en la expectativa de vida del hombre se debe a que muchas personas han optado por hábitos más saludables. Hoy los lugares donde los salteños suelen salir a caminar o a correr, como la costa y zonas similares, se ven muy concurridos sobre todo a determinadas horas, en las primeras de la mañana y las últimas de la tarde.
Es precisamente una de las medidas aconsejadas para combatir una de las causas de mayor incidencia en los problemas cardíacos, el sedentarismo.
Pero como este aspecto hay otros de tanta incidencia a los que aún no les prestamos toda la atención necesaria.
Entre estos debemos ubicar prioritariamente a la obesidad. En este aspecto hemos retrocedido. Si bien en aquellas décadas a las que aludimos era la excepción hallar un niño obeso, hoy es frecuente.
Existe entre los médicos pediatras una opinión generalizada que atribuye las causas de este problema al excesivo consumo de productos conservados en sal, las papas fritas, los denominados ¨chicitos¨, las cebollitas y otros…
También contribuyen según ellos, a la obesidad infantil, de la que Uruguay ostenta un lamentable récord a nivel de América Latina, al exceso de azúcares industriales que se encuentra en los alfajores, en los refrescos y similares.
Son sencillamente dos de los aspectos que inciden en el problema y a los que podemos dominar. Basta con sobreponernos al humano deseo de ¨solucionar¨ con facilidad y con lo que tenemos más a mano en materia económica, al momento de darles la merienda a nuestros niños.
La ¨Semana del Corazón¨ es una iniciativa muy positiva, lástima que aún no reciba por parte de los uruguayos toda la adhesión que merece.
A.R.D.

Publicado en - EditorialComentarios (0)

Salto y su futuro de Ciudad Universitaria

El lunes 23 de octubre, con motivo de celebrar se el día del Periodista, APC organizó un acto en Plaza Artigas.
Un acto que comenzó con la interpretación del Himno Nacional y el Himno a Salto, luego en la parte oratoria, hicieron uso de la palabra el intendente Andrés Lima, el presidente de APC, Juan José Díaz y el director de la Regional Norte, Pancracio Cánepa.
El presidente de APC plasmó la idea de la siguiente meta por la cuál se comenzará a trabajar en forma inmediata, nada más ni nada menos que la posibilidad de que nuestra ciudad de Salto sea declarada Ciudad Universitaria.
Nuestra ciudad cuenta con la mayor asistencia de estudiantes universitarios del interior del país, llegando según lo confirmó Cánepa a unos ocho mil estudiantes.
La oferta educativa es muy amplia, abarca ambas Universidades, la pública y la privada, sumando a la misma, el Centro Regional de Profesores (CeRP), Instituto de Formación Docente(IFD), Universidad del Trabajo del Uruguay (UTU),el Instituto Tecnológico CTC, Escuela de Enfermería, y varios institutos con una variedad de cursos cortos.
El boom de edificaciones para estudiantes en las cercanías de la Regional Norte y la Universidad Católica son notorias, avanzando año a año en la cantidad de plazas que aumenta la capacidad de alojamientos.
¿Qué le estaría faltando a Salto para convertirse en ciudad Universitaria, aparte del nombre que la identifique?
Primero, la voluntad política  de que así sea.“En segundo lugar, un tema que no es menor, la articulación entre lo público y privado.
Convertir a Salto en una ciudad amigable con el estudiante, otorgarle lugares de estudio, como bibliotecas con amplios horarios, generar espacios culturales y de socialización.
Otorgar beneficios concretos, que haya comedores a precios accesibles por ejemplo, boleto estudiantil entre otros.
Y fundamentalmente que el compromiso sea de todos, y cuando nos referimos es a todos los sectores que de alguna u otra manera pueden influir en este nuevo desafío.
Adriana Martínez

Publicado en - EditorialComentarios (0)

Una triste tarde de sábado

El sábado a la tarde, una tragedia enlutó a la ciudad, la empresa Claldy ardió en llamas, con el triste fallecimiento de su propietaria.
Durante un par de horas, los bomberos intentaron rescatar a la misma, se sabía que dentro del local había una persona atrapada, a medida que el tiempo transcurría, eran menores las probabilidades de vida.
Claldy distribuciones es un afirma de una familia salteña, reconocida por su trayectoria y dedicación al trabajo.
En estos momentos es difícil transmitir un mensaje, porque las pérdidas no han sido solo materiales, un pilar importante de la firma comercial, ha dado su vida por intentar preservar lo que seguramente tanto esfuerzo y sacrificio han volcado, la familia toda, para llevar adelante un comercio durante tantos años con todo lo que ello implica.
Desde este espacio nos adherimos al dolor de la familia Regueira –Abarno, haciéndoles llegar nuestras más sinceras condolencias.
Adriana Martínez

Publicado en - EditorialComentarios (0)

23 de octubre día del Periodista

Seguramente en ese día ellos recibirán mensajes de felicitaciones y buenos augurios.
Seguramente también recibirán algún reproche, de esos que nunca faltan.
Hoy los periodistas que los hay buenos y malos, objetivos y no tanto, creíbles y no creíbles, deben competir con aquellos que no lo son y juegan a serlo.
Han invadido las redes sociales, opinólogos, que publican cualquier falsa noticia, sin un mínimo de coherencia.
Los medios, con sus periodistas, tenemos un rostro, una persona que es responsable por lo que se publica, se dice o se muestra.
Y se nos dice que vamos a desaparecer porque el mundo ya no es el mismo, y ya nadie tiene tiempo de leer, ni escuchar ni mirar un informativo.
Pobre es el destino del hombre, ya no dispone de tiempo para tener un panorama de lo que sucede a su alrededor, tampoco lo tiene para su familia, ni para sí.
Se trata de inculcarle y lamentablemente se lo consigue, que lo mejor es elegir qué información se quiere tener, de tal manera que si lo que interesa es la ciencia por poner un ejemplo, la persona se aísla en esa disciplina y no tiene idea de otros temas también importantes para el hombre que vive en sociedad.
Los medios y sus periodistas son los que con aciertos y errores, investigan, consultan a los que se recurre frecuentemente aunque luego no se reconozca su labor.
No negamos que el medio de comunicarnos va cambiando, pero la función del periodista es una y esa esencia no pude ni debe modificarse, porque en definitiva, el que hace su trabajo dignamente, sin prestarse al juego político y económico, sin duda podrá poner la cabeza en la almohada con tranquilidad por el deber cumplido.
Adriana Martínez

Publicado en - EditorialComentarios (0)

Si de Salud bucal se trata

En el mes de octubre se celebra la semana de la salud bucal, semana en que se intensifica la comunicación de la información que se refiere a la prevención.
Seguramente una de las políticas sociales más acertadas del país en los últimos tiempos es el programa de salud bucal.
Hoy pocos son los niños y adolescentes de zonas carenciadas que presenten carencia de piezas dentarias importantes, como era habitual en décadas atrás, en que por más que se quisiera la política sanitaria del Ministerio de Salud Pública era mutilante.
O sea que los odontólogos del MSP, eran conocidos como “saca muelas”, no había reparación, ni mucho menos políticas de prevención que evitaran las extracciones y era habitual observar tanto a varones como a mujeres con la falta de las principales piezas dentarias.
Esto conllevaba un enorme daño psicológico fundamentalmente a los adolescentes y en especial a las niñas a las que se les prohibía reír porque en este caso sentían vergüenza propia por su situación.
Esta fue una de las maneras más vergonzosas de discriminación y sin embargo al Estado no parecía preocuparle porque se entendía que la misión esencial era quitar el dolor y como aquello de “muerto el perro se acabó la rabia…”, sacada la pieza dentaria que fuera, desaparecía el dolor físico, aunque aparecía el “dolor” psicológico en muchos casos irreparable que condenaba de por vida, porque ni pensar en que ese joven o adolescente pudiera estudiar y prepararse para la vida en esas condiciones.
Cabe el reconocimiento para el sistema de salud bucal, porque el beneficio que se ha logrado para miles y miles de escolares en estas condiciones es inmenso. Es probable que quienes no han pasado por aquellas etapas de discriminación no tienen ni idea de lo que hablamos, pero es la esencia de la igualdad de condiciones y la esencia del hecho de sentirnos todos iguales, porque la salud bucal tiene mucho que ver con la imagen y en nuestros días esta tiene una gran importancia en todos los sentidos.

Publicado en - EditorialComentarios (0)

Cuando lo que sobra es la inmoralidad

Tras la realización de la cumbre semestral de Jefes de Estado del Mercosur, que tuvo lugar el pasado mes de julio en la ciudad argentina de Mendoza, dicho organismo y la Organización de Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), acordaron impulsar acciones para erradicar el hambre, la malnutrición, la pobreza rural y proteger al sector agrícola en los países del bloque suramericano.
“Lo que el Mercosur haga o deje de hacer en términos de su desarrollo agrícola tiene el potencial de afectar a gran parte del mundo. Por eso es tan importante el trabajo conjunto con estos países: son socios claves para alcanzar tanto el desarrollo sostenible como hambre cero”, señaló el representante regional del organismo de la ONU, Julio Berdegué.“También destacó que, el peso del sector agrícola en los países del bloque, convierte a este en un “jugador de importancia planetaria”, por lo cual, la FAO, prestará asistencia técnica a los miembros del Mercosur para que se impulsen acciones que contribuyan a acabar con el hambre, la pobreza rural y la malnutrición en la región.
“Los países del Mercosur han hecho enormes avances en la reducción del hambre en las últimas décadas”, apuntó Berdegué. “Sin embargo, no debemos olvidar que prácticamente la mitad de quienes sufren hambre en América Latina y el Caribe son ciudadanos y ciudadanas de América del Sur”, puntualizó.“En tanto, el pasado 17 de octubre, se celebró el Día Internacional para la Erradicación de la Pobreza, donde el especialista en Políticas Públicas de Unicef Gustavo De Armas, presentó el estudio “Poner fin a la pobreza infantil en Uruguay”. De acuerdo a dicho informe, el 17,6% de los menores de entre 0 y 17 años vive bajo la línea de pobreza, cuando la cifra general es de 9,4%; lo que significa que, 160.000 niños y adolescentes no cuentan con el nivel de ingresos mínimo. Del total de la población bajo la línea de pobreza, 90% de las 330.000 personas en esa situación se conforma por menores de 18 años (48%) y las personas adultas que viven con ellos (42%), por lo que Uruguay tendría “una de las brechas más altas de la región entre niños y adultos”, situación que, en vez de atenuarse, “entre los años 2012 y 2015 ha ido en aumento, siendo actualmente nueve veces mayor”, señaló el técnico.
De más está decir que siempre será bienvenido todo esfuerzo que se realice para mitigar esos enormes flagelos; por lo cual, creemos que si tomamos dicha problemática con la profundidad que debe de ser tratada, sería interesante que buscáramos soluciones, trazando políticas de Estado que reviertan la penosa realidad.
Consideramos que la manera más justa de definir la inentendible situación por la que atraviesan muchos países -entre ellos los del Mercosur, a no olvidarlo, cuyos principales ingresos provienen paradójicamente de exportar alimentos-, fue expresada hace muchos años por ese gran republicano y mejor humanista que fue el expresidente de la República Argentina, el Dr. Raúl Alfonsín, cuando sostuvo que en su país existía el hambre, no porque faltaran alimentos; sino porque sobraba inmoralidad.
Nos hacemos eco de su inteligente reflexión, y la hacemos extensible a nuestro amado Uruguay. Aquí hay ciudadanos que padecen hambruna y saben por qué; no porque falten alimentos; sino porque lisa y llanamente también sobra inmoralidad.
En la era de los Derechos Humanos, donde se aboga por la plenitud de los derechos del hombre; no vemos –lamentablemente-, una real consciencia al respecto, y lo que es peor, observamos un temible acostumbramiento, que nos inhibe muchas veces de sentir compasión.
Dr. Adrián Báez

Publicado en - EditorialComentarios (0)

El futuro de Uruguay, es asunto de todos los uruguayos

Siempre serán bienvenidas las inversiones que traigan consigo el progreso y la prosperidad a nuestro país, pero estas, ¿deben ser a cualquier costo?
En los últimos días hemos visto al oficialismo y a la oposición enfrentarse por el desconocimiento de las negociaciones que se vienen efectuando entre el gobierno y la empresa finlandesa UPM, ante la eventual mega inversión de U$S 4.000 millones de dólares que esta realizaría en nuestro país, para la construcción de una nueva planta de celulosa.
Las dudas parecen haber surgido una vez que el Presidente Tabaré Vázquez anunciara que el contrato con UPM sería firmado en este mes, además del anuncio de la difusión de los pliegos de condiciones del llamado que se realizaría para ejecutar las obras necesarias.
Ante el hermetismo que el Poder Ejecutivo ha tenido sobre el avance de las negociaciones (lo que ha molestado incluso a sus partidarios), cuyos únicos datos que han sido divulgados a la opinión pública, son que en contrapartida de tan elevada apuesta, la empresa extranjera –entre otras cosas-, solicitaría una importante reducción impositiva, la reparación y construcción de una porción importante de las vías de transporte (férrea y carretera), y la nada despreciable suma de U$S 1.000 millones de dólares que debería aportar el Estado uruguayo; y frente a la crítica y el permanente cuestionamiento a la actitud gubernamental, parece haberse abierto una puerta de diálogo –esperado y oportuno, donde se trataría de despejar todo tipo de especulaciones respecto a la marcha de dichas negociaciones con la multinacional, por lo cual, la comisión de Industria de la Cámara de Senadores, recibiría el próximo jueves 26 de octubre, a representantes del Ejecutivo (Ministerios de Industria; Economía; Vivienda, Ordenamiento Territorial y Medio Ambiente; Oficina de Planeamiento y Presupuesto; Prosecretaría de Presidencia).
Enhorabuena dicho encuentro, y enhorabuena la no siempre presente convicción de que el porvenir del Uruguay no pertenece a unos pocos, ni podrá lograrse sin la anuencia y el consenso concienzudo de todos, o por lo menos de la mayoría; donde las reglas del juego sean claras y específicas, no dando lugar a desagradables sorpresas que tengan como blanco al bien común y colectivo de nuestra sociedad.
Dr. Adrián Báez

Publicado en - EditorialComentarios (0)

El mural que jamás volveremos a ver

La indignación se hizo sentir, el mural del artista salteño, César Rodríguez Musmanno, fallecido este año, fue sustituido por otra pintura, mural ubicado en calle Uruguay al 300, en el muro perteneciente al Ministerio de Salud Pública.“Cuando se comete cualquier error, lo importante en primer lugar es reconocerlo luego pedir disculpas y como tercer paso enmendarlo.“¿Cómo se enmienda un error, cuando el mismo perjudica a una obra cultural, el reconocerlo, y el pedido de disculpas (que aún no hemos leído o escuchado, una explicación oficial) en este caso no alcanzan.
Ese mural, jamás volverá a estar en el lugar en que su autor volcó sus sentimientos, sensibilidad, su arte, jamás nadie lo podrá volver a ver, jamás.“Lo más triste y anecdótico de esta situación, es que el el propio Ministerio de Educación y Cultura, MEC, el que promueve la nueva pintura.
El MEC, responsable de velar por el patrimonio es el que a la postre, termina destruyendo la última obra del artista.
¿Y ahora qué? Quedarse en la protesta u opinión del momento, o aunque convencidos de que ese mural ya no esté más, solicitar, exigir, que por respeto a Rodriíguez Musmanno, se llame a concurso para poder realizar una réplica, como forma de reconocer que él lo merece y nosotros, los ciudadanos salteños, también.
Adriana Martínez

Publicado en - EditorialComentarios (0)

Un libro que muchos querrán leer

El diario íntimo de un delincuente, puede decir muchas cosas, si es escrito con conciencia de que pudiendo haber tomado por el camino correcto como parte integrante de la sociedad en la que vive, ese sujeto optó por enfrentar las normas que pactan la convivencia pacífica y eso genera una situación de descrédito sobre la posición ante la vida de esta persona.
Pero más allá del delito que cometa un ser humano, nada puede privarle la posibilidad de expresarse, porque se trata de uno de los derechos humanos fundamentales que se le debe respetar, incluso si alguno quiere hacerlo a modo de una novela narrada con lujo de detalles, de lo que puede llegar a ser la vida primero personal y luego en reclusión, de ese sujeto en cuestión, tiene todo su derecho en mostrarle su verdad al mundo.
Nos referimos al libro Diario Íntimo de un Delincuente que Anthony Martín Rodríguez Silvera, de quien en las últimas semanas se escuchó hablar mucho por su mote del Pato Feo, ha escrito durante sus años en prisión para decir lo que piensa sobre la vida, el sistema carcelario y la sociedad.
Eso sí, la preocupación entre las autoridades es bastante, no solo por las cosas fuertes que diga que pueden rayar entre la más absoluta tristeza y la apología del delito, sino por lo que pueda contar de su vida intracarcelaria, donde se cuecen muchas abas, donde hay de todo, donde el submundo allí existente tienen al preso y al policía que los custodia, conviviendo al borde de la cornisa, entre la ley y el delito.
Por eso, lo inédito no es solamente lo que pueda contar un preso desde la cárcel, de cómo viven y de porqué está pagando por tal o cual delito, sino por cómo es realmente el sistema carcelario uruguayo, del que mucho se sabe, pero del que poco y nada se dice.
Ahora será el Pato Feo el que quiere dar su versión de los hechos, habrá que escucharlo y sacar conclusiones, porque seguro que hay muchos interesados en ser los primeros lectores.

Publicado en - EditorialComentarios (0)

Los más detestables

La actitud de quienes se “divierten” enviando virus informáticos para dañar ordenadores ajenos, es de por s{i deplorable. Varias veces nos hemos ocupado del tema en estas columnas.
Pero cuando la vía elegida para concretar esta actitud es la que detallaremos, es mucho más que esto.
Sucede que en los últimos tiempos estos sujetos están recurriendo a la sensibilidad ajena para engañar gente de buena voluntad. Recurren a un correo de pedido de ayuda, usando generalmente a niños o personas que realmente están padeciendo o han padecido situaciones críticas.
Pero lejos de moverlos la sensibilidad y el deseo de ser solidarios, lo que realmente están haciendo es difundiendo un correo que termina dañando severamente los ordenadores de las personas sensibles, que creyendo que se trata de una cadena solidaria optan por abrir y leer al menos estos correos.
Lo peor de esto no es el hecho de que se difunde un nuevo virus, porque al fin y al cabo todos los días están apareciendo y cada vez hay mejores sistema antivirus, lo peor es la actitud tan despreciable que demuestran quienes asumen este tipo de actitud.
No sólo están produciendo un daño material, sino lo que es más deplorable, están dañando y quizás arruinando para siempre una red de solidaridad que a veces significa la única posibilidad de esperanza para la gente que realmente necesita una ayuda.
A todo esto, días atrás, se produjo un ataque masivo de estos “hackers” a los sistemas informáticos de varios países europeos, lo que pone en evidencia la vulnerabilidad de sistema que muchas veces creemos que son invulnerables.
Aún los países más desarrollados y avanzados técnicamente son presa de estas personas que persiguen fines espurios y además lo más triste es que terminan consiguiéndolos porque existe cierto “mito” de que se trata de “genios” que consiguen afectar incluso los sistemas más sofisticados. En realidad en la mayoría de las ocasiones para lograrlo consiguieron corromper a alguien mediante dinero u otro tipo de presiones. Es mucho más frecuente que la obtención de sus propósitos por la aplicación de conocimientos avanzados.
Hoy ya no hay marcha atrás, vivimos en la generación de la informática y por lo tanto en alguna medida estamos a merced de la “ciberdelincuencia”, la batalla a librar es por lo tanto no sólo en descubrir tecnologías más seguras, sino esencialmente tratar de concientizar para conseguir personas más serias, responsables y conscientes de la responsabilidad social.

Publicado en - EditorialComentarios (0)

Con la mirada serena

Oscar Washington Tabárez, entrenador de la selección uruguaya, fue sin duda una de las estrellas del partido que llevó a Uruguay a la clasificación para Rusia 2018.
Este año celebró sus once años junto a la Selección Celeste.
‘El Maestro, con sus 70 años, es el técnico en funciones con más antigüedad del mundo, “asumió el cargo después de que el equipo no lograse la clasificación para el Mundial de Alemania de 2006”.
“Desde entonces la Celeste ha estado presente en todas las grandes citas internacionales.
En la última década, Tabárez ha dirigido a la Celeste en 127 ocasiones entre amistosos, eliminatorias, Copas América, Mundiales y Copa Confederaciones, siendo Chile el rival al que más veces se ha enfrentado (9 ocasiones), datos que figuran en la página web de la Asociación Uruguaya de Fútbol (AUF).( publicado por El Telescopio).
Pero volvamos al inicio, por minutos la televisión mostró una y otra vez, el rostro sereno, del maestro.
Un rostro en que sus ojos observaban la algarabía de sus muchachos, allí, de pie, firme, viviendo la alegría de los jugadores que festejaban el triunfo.
Una mirada serena, una mirada cargada de experiencia, de historia, historia que continúa, pero que hoy le ha dado una alegría más a los uruguayos.

Publicado en - EditorialComentarios (0)




El tiempo

Ediciones anteriores

diciembre 2017
L M X J V S D
« nov    
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031