Convalecencia certificada

El aumento por certificación médica hizo que el Banco de Previsión Social (BPS) reaccionara agudizando los controles sobre los mismos.
En diez años aumentó nueve veces la cantidad de certificados médicos presentados ante el BPS, esto trae como consecuencia un aumento económico considerable para dicho organismo pero también para las empresas que deben prescindir de sus trabajadores.
Concretamente en nuestra ciudad, desconociendo si en el resto del país es así, los servicios de emergencia no expiden certificados médicos por más de 24 horas, lo hacen sí, dejando constancia que se ha realizado la consulta correspondiente.
Si el usuario necesitara más días de reposo, la certificación la debe realizar el médico tratante, de esta manera, se le quita la presión a las emergencias porque como lo define el propio término es una situación de urgencia.
El gran tema de las pequeñas y medianas empresas más allá de los problemas ocasionados al BPS, que en definitiva es una pérdida para todo ciudadano, es que no se cuenta con médicos que puedan constatar que el malestar es real, situación que se debiera estudiar como forma de constatar fehacientemente el hecho.
Otro problema que enfrenta hoy el BPS es que de seis jubilaciones, una es por enfermedad, índice que indica que es muy alto.
Ambas situaciones están perfectamente contempladas y sin duda es un derecho innegable de todo trabajador, no dudando que en su mayoría sean certeras, pero existe la necesidad imperiosa de que se apliquen controles no más estrictos, sí más eficaces.

Publicado en - EditorialComentarios (0)

No alcanza.

La anunciada rebaja al precio del gasoil se concretará a partir del día de hoy.
Las tarifas de los demás combustibles no registran modificación, como premio consuelo se anunció desde el gobierno que no habrá incremento en el precio de los mismos.
La rebaja del gasoil es de un 8 % aunque el precio del crudo se estableció en un 17 %.
Es cierto que la baja en el precio del gasoil le da un respiro al transporte público, al transporte interdepartamental y a otros sectores productivos, no así así a los vehículos a nafta utilizados en general por el ciudadano común, ni al gas que es unos de los combustibles más utilizado en los hogares uruguayos.
El precio de la nafta también podría haber bajado si hubiese voluntad del gobierno para realizarlo.
El barril que costaba $ 1701 en los primeros meses de este año, hoy se cotiza a $ 1.506, casi un 10% menos.
Pensar que dicho porcentaje puede trasladarse al precio final sería ser muy optimista, teniendo en cuenta la actual situación financiera de Ancap, donde el ciudadano común o las empresas privadas no tiene ningún tipo de responsabilidad pero lamentablemente viene pagando las consecuencias.

Publicado en - EditorialComentarios (0)

Realidades diferentes

El subsecretario del Ministerio del interior consultado por medios capitalinos aseguró que los homicidios tienen una faceta diferente al de hace algunos años.
Hoy un gran porcentaje de los mismos son ajustes de cuenta entre bandas, afirmando que hoy se tira a matar.
Acerca de qué podría motivar este aumento de la violencia y del número de los ajustes de cuentas, dijo que “el mundo se va haciendo más violento, la región de Latinoamérica es particularmente violenta y eso se manifiesta también en Uruguay”.
Hay una tendencia a justificar la situación del Uruguay por lo que ocurre en el resto del mundo, es indudable que en la economía se depende del mundo y en particular de los países limítrofes, pero el tema de seguridad es muy distinto al rebote económico cuya dependencia de Uruguay es importante.
En tema seguridad es bien diferente por las propias condiciones de nuestro país: es un país con poca población, el territorio es menor comparado con los países limítrofes,no existen grandes aglomeraciones de habitantes como es el caso de las favelas en Brasil y las Villas en Argentina, sitios muy difíciles de manejar por las autoridades y donde la Policía no tiene acceso.
Otra diferencia que no es menor es marcado por el índice de pobreza, solo Uruguay y Chile tienen un índice de pobreza menor al 15%, el de Brasil es de un 25% y el de Argentina un 27%.
No creemos que la situación de América Latina sea el argumento con que nos tengamos que conformar para justificar el aumento de los hechos violentos.

Publicado en - EditorialComentarios (1)

Una medida más que obvia

Hoy y mañana el río descenderá lentamente, se prevé que para el día domingo la altura del río llegue a los 10 metros, según datos aportados por CTM, altura que permite que muchos damnificados puedan regresar a sus hogares.
Según declaraciones del intendente Andrés Lima, el Operativo Retorno se realiza en conjunto con varias instituciones habiendo tres pasos previos a la hora de que los vecinos puedan volver a ocupar sus viviendas: “Se supervisa si existen problemas estructurales, se hace un control de las instalaciones eléctricas y un control sanitario. Cumplidos estos tres controles es que se entrega a cada familia desplazada un comprobante para que se presenten a las oficinas centrales de UTE y allí solicitar la reconexión de la energía eléctrica”.
También informó que 37 familias no volverán a sus hogares y serán realojadas.
De ahora en más y luego que esas 37 familias sean ubicadas, el gran desafío de la comuna es impedir que se vuelva a construir viviendas en los mismos predios,máxime si el Ministerio de Viviendas cuenta con recursos para un segundo plan de viviendas.
Insistir en que se controle y no se permita la ocupación de predios inundables parece obvio, pero también es sabido que esos terrenos tienen una buena ubicación, están en las cercanías, por lo tanto es motivo suficiente para su ocupación sin que sus ocupantes puedan prever una posible nueva creciente.

Publicado en - EditorialComentarios (0)

Recuperar la memoria.

Estos días de inundaciones ha hecho que más de un salteño, sobre todo los que ya tienen años sobre sus hombros, recuerden otras crecientes, la famosa del año 1959 y luego otras que se sucedieron a lo largo de décadas.
Fotos, anécdotas, leyendas son parte de la historia personal de cada uno y también de la de un pueblo entero que ha vivido este capricho de la naturaleza una y otra vez.
Capricho de la naturaleza que reacciona ante la indiferencia y malicia del hombre, que no deja de destruir, la madre tierra como se la llama, reaccionando donde más duele, en el hogar de cada uno de los damnificados.
Es hora de escuchar a esas generaciones que cargan con una gran sabiduría, más allá de la crecida del río, porque tienen un legado importantísimo para brindar a las generaciones actuales y a las que están por venir.
Pero en esa suerte de que lo viejo ya no sirve , han sido los grandes olvidados, pero hoy frente a este fenómeno natural se los vuelve a escuchar, porque en su historia está el conocimiento de la solidaridad,del buen vecino.
En otras tierras, se escucha al hombre viejo, se escuchan los mensajes que la naturaleza envía, se los escucha, se los respeta.
Cuanto más años, mayor tesoro de conocimiento, experiencia, vivencias.
Para conocer ese tesoro dormido, es necesario escuchar, para escuchar tenemos que hacer silencio, pero tal vez lo preocupante, sea callar para escuchar y escuchar sería oír lo que no se quiere o no conviene.

Publicado en - EditorialComentarios (0)

Símbolos Patrios

Ayer 19 de junio se celebró un año más del natalicio de José Gervasio Artigas.
El 19 de junio de cada año se toma la Promesa de Fidelidad a la Bandera a los niños de primer año de Escuela y el Juramento de Fidelidad a la Bandera a los de primer año secundaria.16195887_10210555109066927_4916550904720690554_n
La bandera forma parte de los Símbolos Patrios, cuyo nombre correcto es Pabellón Nacional.
Los símbolos Patrios de nuestro país son : el Pabellón Nacional, el Escudo Nacional, el Himno Nacional, la Bandera de Artigas, la Bandera de los Treinta y Tres y Escarapela Nacional.
Quizá uno de los más olvidados es la Escarapela Nacional, atrás quedó el tiempo donde eran usadas en las fechas patrias sobre todo en el mes de agosto.
Como contrapartida podemos resaltar la decisión de colocar un mástil de importancia con el Pabellón en la rotonda ubicada en la intersección de las Avenidas Líber Seregni ( ex Avda Viera) y Paraguay.
El Pabellón puede ser visto a la lejanía desde los cuatro puntos cardinales de la ciudad, a la baja del sol, el mismo en una breve ceremonia es arriado por integrantes del Ejercito.
Por otra parte con anterioridad se hizo lo propio con la Bandera de Salto en la zona de Termas de Daymán como forma de dar la bienvenida y deseos de buen viaje al que entra y sale de la ciudad .
Cada símbolo sea nacional o departamental le da el sentido de pertenecia a sus habitantes, sentido de pertenencia y respeto que se debe inculcar desde pequeños,de la misma forma o más que se enseña y transmite el amor a una camiseta de fútbol.

Publicado en - EditorialComentarios (0)

No es un tema menor

El tema de los baños públicos no es menor, una ciudad que se cataloga como turística debería contar con mayor cantidad para la comodidad del que llega pero también de los salteños.
La instalación de baños en Plaza Artigas y Plaza Treinta y Tres, la recuperación de los de la Costa ha sido un gran avance aunque no suficiente.
En cualquier ciudad turística del mundo, los gabinetes higiénicos son prioridad, basta con alejarnos unos kilómetros hacia Argentina o Brasil y la diferencia es notoria.
Elementos como papel higiénico, toallas de papel, jabón líquido son habituales en los mismos, sumado a una persona que se encarga de la limpieza de los mismos en forma constante.
Pero hay un tema más importante o más grave como se lo quiera catalogar, el CTI de niños de nuestra ciudad no cuenta con un baño para los padres que deben pasar horas acompañando en fríos e incómodos bancos, bancos ideales para salas de espera pero no para quien dormita por varias horas, esperando la mejoría de sus hijos pequeños, sumado a la situación de las familias que provienen de otros puntos del país.
Si estos padres necesitan ir al baño, deben ir hasta la Emergencia del Hospital o al baño de Casa Amiga que permite la utilización de los mismos.
No está en los planes de Cerenap cambiar esta situación.
Ante la consulta del por qué, la respuesta ha sido que es por un tema de higiene, tratándose de un lugar extremadamente sensible.
En el Sanatorio Americano en Montevideo, donde muchos pacientes del interior llegan acompañados por familiares, existen baños, salas de estar, para los mismos.
Como acá, a veces deben pasar días y noches sin tener otra posibilidad que pernoctar en el mismo hospital.
Como decíamos al inicio, a nuestro entender no es un tema menor.

Publicado en - EditorialComentarios (0)

Difícil de entender

Desde este espacio de editorial muchas veces se ha abordado el tema de destrozos a escuelas, clubes deportivos y otras tantas instituciones que son propiedad de la sociedad toda.
Basta con recordar el brutal acto de vandalismo realizado en el Caif de la Capilla de Fátima , en el mes de diciembre pasado, por nombrar uno de los tantos lugares dañados.
Para explicar el por qué de estas conductas destructivas deberíamos remitirnos a un profesional en psicología, seguramente lo que prima es la falta de sentido de pertenencia.
Es difícil pensar que se pueda destrozar lo que podemos necesitar o utilizar.
Hoy el foco de posibles robos es otro, perjudicar más aún a las familias afectadas por la crecida del Río Uruguay.
En estos días de inundación, donde miles de personas se han visto desplazadas de sus hogares sobrevuela el temor a la posibilidad que se produzcan robos a las viviendas abandonadas.
Una situación difícil de entender sin dudas.
La policía y prefectura han tomado los recaudos correspondientes, con patrullajes muy frecuentes.
Muchos de los damnificados han preferido ubicarse en las cercanías de sus hogares para de alguna manera poder custodiarlos.
Para que la tarea sea menos pesada, realizan las “ serenadas” donde los vecinos se agrupan , turnándose para cuidar sus pertenecías.
En este momento de angustia no debería sumarse un problema más, pero la experiencia hace que estén allí, firmes.
Difícil de entender que a alguien se le pueda ocurrir aprovecharse de la infortuna del otro.
Como dice el dicho, a río revuelto, ganancia de pescadores.

Publicado en - EditorialComentarios (1)

Reconocer el aporte de nuestros abuelos

El 19 de junio, día del natalicio del prócer Gral. José Gervasio Artigas, se festeja también nuestro país, el Día del Abuelo. La situación de los adultos mayores es una de las preocupaciones que desvela al Presidente de la República, Dr. Tabaré Vázquez, un médico oncólogo, próximo a los 78 años. Vázquez que ha sufrido en su familia las consecuencias del cáncer de pulmón debido esencialmente al tabaquismo, se ha constituido en un paladín en la lucha contra este vicio y además ha encaminado planes sociales destinados a “rescatar” para la vida social a nuestros abuelos.
Es probable que para el sistema de seguridad social y para el presupuesto en general del país, la recuperación de estos adultos mayores para la vida social sea más que nada una carga, debido a que en su gran mayoría ya no aportan al sistema, se les está regalando una tableta a los que menos ganan y se les está instruyendo para su uso adecuado.
Sin embargo para nuestro país, para el prestigio en el plano internacional, y para el concepto de vida social comunitaria, rescatar a los abuelos para que disfruten por lo menos parcialmente en sus últimos años, es un aspecto dignificante.
Se trata de ubicar las cosas en su justo término. Nuestros abuelos han dejado su vida aportando a la sociedad de diversas maneras, muchos de ellos se han destacado en diversos rubros, otros sencillamente han aportando experiencia, trabajo con bajo perfil, pero todos ellos han forjado la comunidad que hoy tenemos.
Celebramos que estos planes sean prioridad en las preocupaciones del gobierno nacional. Hoy lamentablemente es frecuente que las nuevas generaciones se olviden, desconozcan o sencillamente se desinteresen por saber que hacían sus abuelos, cómo era su vida, como era el contexto en el que se desenvolvían…
Solemos encontrarnos con un concepto que nos hace pensar en que todo lo hoy disfrutamos hoy nos ha caído del cielo, o sea ha surgido por generación espontánea. Pocos son los que valoran lo que se ha hecho antes y no sólo en Salto, sino en todo el país.
Lo más frecuente es que los jóvenes piensen sólo en disfrutar, en tener, en alcanzar dinero y fama. Obviamente que no son todos porque siguen habiendo excepciones que nos enorgullecen, pero lo que nos preocupa es como vemos cada vez más extendido el concepto de que “no importan los medios, no importan cómo lo haga, lo que importa es obtener lo que uno quiere” y así estamos.
El 19 de Junio es un buen día para revalorar el aporte de nuestros abuelos y dar gracias a Dios si aún los tenemos con nosotros o agradecer lo que nos han dejado si ya no están.
Alberto Rodríguez Díaz

Publicado en - EditorialComentarios (1)

El problema Carcelario

En los últimos años, puntualmente los comisionados de Derechos Humanos han venido sosteniendo que: la situación en Uruguay era – y en buena medida sigue siendo – insostenible. Condiciones infrahumanas de hacinamiento convierten a las cárceles uruguayas en lugares de verdaderos tormentos.
Todos sabemos que quienes van a la cárcel difícilmente logran salir de allí con buenos sentimientos, con deseos de rehabilitarse y hacer una vida lejos de la senda delictiva.
Sabemos también que hay casos de delincuentes que no muestran el más mínimo deseo de cambiar de vida.
Pero tampoco el ámbito carcelario de por si lamentable, las condiciones de reclusión, la edificación, los servicios de calefacción y ventilación, ayudan a combatir este desánimo.
Todos sabemos que no es un tema sencillo y en lo personal entendemos incluso que no es prioritario, es más en buena medida tiene que ver con los propios reclusos que muchas veces deterioran, destrozan y arruinan los servicios como forma de manifestar su rencor hacia la sociedad que los ha condenado.
Sin embargo, no todos los que están encarcelados se manifiestan así, ni tienen por qué sufrir las deplorables condiciones de los servicios que presenta la mayor parte de las cárceles uruguayas.
Existen algunas medidas elementales que se deberían llevar a la práctica y sin embargo no se lo hace, vaya a saber por qué.
No es posible que los reclusos primarios, o presos por delitos sin gravedad, sean recluidos junto a homicidas o autores de delitos “pesados”, como quedó de manifiesto al conocerse los motivos por los cuales estaban encarcelados algunos de los presos que murieron durante un motín sucedido años atrás en Rocha. Quizás uno de los casos emblemáticos ha sido el de un joven veinteañero que llegó a la cárcel por intentar vender un cigarrillo de marihuana adentro de un bizcocho que pasaba a través de la reja de la cárcel, a gente con delitos de homicidio.
No hay argumento alguno que justifique una atrocidad como la ocurrida, nadie debería estar sometido a este riesgo, pero menos todavía quienes en los albores de la vida han cometido errores sin mayor gravedad.
De todas formas, debemos entender que el tema carcelario ha llegado al punto en que se encuentra porque en alguna medida todos los uruguayos miramos para otro lado o pretendemos desentendernos de él, argumentando el facilismo de decir “por algo estarán presos” y si se gasta en construir cárceles, surgen voces sosteniendo ¿por qué no construyen escuelas u hospitales?.
Relegar su tratamiento es entendible, pero no clausurarlo, porque en alguna medida la situación se vuelve contra nosotros mismos.

Publicado en - EditorialComentarios (0)

Ventajas y desventajas del puente proyectado

El puente sub0urbano entre las ciudades de Salto y Concordia, es un viejo proyecto trabajado con mucha fuerza en determinado momento por el Rotary Club y luego desestimado hace más 15 o 20 años, debido a que esta iniciativa “no prendió” en los gobiernos nacionales.
Ahora, impulsado por el Intendente de Salto y el jefe de la municipalidad de la vecina ciudad parece recobrar ímpetu para la realización.
En su momento había tanto defensores del proyecto, como detractores. A nivel político, a nivel empresarial y de parte de otras instituciones se fueron alineando en una u otra posición.
Quienes defendían el proyecto entendían que ambas poblaciones no podían estar distantes a 30 kilómetros del centro de una ciudad al centro de la otra, porque en los hechos existe un gran interés por integrarse.
Quienes se oponen a este proyecto argumentan con mayor peso el hecho de que frecuentemente la mercadería está notoriamente más barata en Argentina que en nuestro país y por lo tanto, sostenían, el comercio local se vería notoriamente perjudicado. A la prueba está lo que pasa en Bella Unión, donde el comercio local es sólo marginal, tratándose de pequeños y a lo sumo alguno mediano, debido a que las compras de electrodomésticos y otros enseres de mayor costo son comprados en Brasil.
Quienes defienden el proyectado puente sostienen que en los hechos debe facilitarse la integración, compartirse servicios en lugar de duplicarlos como hasta el presente y sobre todo, procurar acentuar las fortalezas, como el turismo en el caso de Salto, y la mercadería de alta calidad, en contrapartida con los perjuicios que podría significar la entrada de alguna mercadería del vecino país.
En nuestro caso no tenemos una posición asumida. Entendemos que es un tema que no debe manejarse a la ligera, merece ser analizado en profundidad porque como lo hemos expresado, tiene ventajas y desventajas y no es bueno mirarlo sólo desde el punto de vista de las ventajas individuales o grupales, porque en realidad lo que debe hacerse es tratar de saber si resultaría beneficioso para la comunidad toda, vale decir para ambas ciudades.
Lo que vemos a primera vista es que existen en materia de salud y en otros rubros, servicios duplicados, hospitales, sanatorios, especializaciones y demás, que a nuestro entender deben manejarse con un criterio de integración y no de separación como se lo viene haciendo.

Publicado en - EditorialComentarios (0)

Obligados más que nunca a planificar

La creciente del río Uruguay que ha obligado a evacuar ya más de 3.000 personas en nuestra ciudad, ha anegado zonas densamente pobladas y también afectado a las vías de tránsito.
A punto tal que el pasaje más cercano hacia el Sur de la ciudad, desde la zona céntrica ha quedado reducido al puente Treinta Tres el que ha sido habilitado en doble sentido, vale decir hacia y desde el sur.
Esto determina que quienes viven en la zona de Cien Manzanas y el populoso barrio San Martín, deban hacer un amplio rodeo, llegando hasta Orestes Lanza para tomar San Martín hacia la zona de las viviendas.
Similares peripecias deben afrontar quienes viven en la zona del barrio Baltasar Brum, Cerro, para llegar hasta la zona céntrica o acceder hasta su zona, debido más que nada al desborde del arroyo Sauzal.
Significa que en la actual situación el tránsito está “embretado” y reducido a unas pocas vías de circulación, cuando en situaciones normales se puede circular en estas direcciones por más de una opción.
Esto obliga en primer lugar a ser más precavidos, teniendo en cuenta que el tránsito es más intenso.
Al mismo tiempo entendemos que tanto quienes son responsables del tránsito, como de las obras planificadas con anterioridad, deben volver a revisar lo decidido, porque seguramente se lo hizo en condiciones “normales” y no con una creciente como la que soportamos en estos momentos.
Ayer mismo pudimos comprobar dos muestras de esta falta de adecuación a las actuales condiciones. En materia de tránsito, una de las vías más utilizadas para dirigirse hacia el puente Treinta y Tres es la Avda. Harriague. Pues bien, la Intendencia redujo ayer a la mitad la senda norte, entre Rincón y Treinta y Tres y en determinado momento llegó a cortarla por algunas horas, para efectuar trabajos de mantenimiento. Esto obviamente que “embretó” más aún a la circulación, agregando un obstáculo a la situación que de por sí era dificultosa. ¿No hubiera sido mejor esperar unos 15 días más antes de proceder a reducir la circulación para hacer el trabajo?
En segundo lugar “alguien” autorizó o por lo menos aceptó la instalación de un parque de diversiones infantiles frente al shopping, en el predio de AFE. La cuestión es que el pasado domingo, con la costa inundada, muchas familias llevaban sus niños a este parque a disfrutar de una tarde de sol y también la concurrencia al shopping era numerosa. Consecuencia: el tránsito en el lugar se volvió caótico.
Son aspectos que sin duda obligan a repensar incluso las decisiones adoptadas para no agregar dificultades extras a una situación de por sí es compleja.

Publicado en - EditorialComentarios (0)

No estamos de acuerdo

El nuevo Director Nacional de Cárceles ha opinado (ver El Observador del pasado sábado), que a su criterio debería de autorizarse un teléfono celular a cada recluso en el COMCAR. En principio y teniendo en cuenta que muchas de las estafas que se hacen por medio de celulares, se emitirían desde los establecimientos carcelarios, la afirmación parece disparatada.
El argumento del Director de Cárceles, es un poco como lo que se intenta hacer al legalizar, bajo ciertas reglas el consumo de marihuana. Gonzalo Larrosa discrepa con la prohibición de los celulares porque crea un mercado negro y es eso lo que entiende que hay que evitar.
Ahora bien, el mercado negro al que se refiere es manejado muchas veces por los propios funcionarios – no todos – que venden aparatos a los reclusos, allí es donde deben evitarse. El tema de los bloqueadores sólo sirve, según Larrosa, para que haya empresas privadas que lucren con el dolor de la gente.
En nuestra modesta opinión es un tema complejo. Prohibir los celulares es prohibir la comunicación con el exterior y esta es parte de la libertad que un recluso momentáneamente ha perdido por su reclusión. Estamos de acuerdo y a ningún recluso se le prohíbe esto, pero no hay que ser ingenuos, mediante los celulares también se dirigen las mafias y se llevan a la práctica determinadas acciones, como lo ha reconocido el propio Ministro del Interior.
Para ser claros, no nos gusta la idea de proporcionar celulares a los reclusos. Tampoco coincidimos con la idea de que la reclusión termine por arruinar de por vida al individuo, debido a que los reclusos no tienen un sistema que les permita rehabilitarse, según el nuevo director de cárceles.
No seamos ingenuos. Entendemos que es bueno que haya oportunidades de rehabilitación para los reclusos, siempre y cuando éstos estén interesados en rehabilitarse que no son todos los casos, en dejar el delito y aprender un oficio o similar. No todos lo están, como tampoco no todos usarían el celular con fines delictivos, de eso estamos seguros, pero para nosotros autorizar un celular por recluso y sin el debido control y bloque de la señal de Internet en determinadas circunstancias, sería casi que darle herramientas para que sigan delinquiendo.
Que hoy el sistema carcelario deja mucho que desear, no es un descubrimiento, pero el tema es delicado. Nosotros preferimos ocuparnos prioritariamente de las víctimas de los delincuentes, que no son pocas, antes que de ellos.
No pretendemos desentendernos del tema, pero tampoco desvivirnos por darles oportunidad sobre todo a quienes se hallan purgando condenas extensas por delitos graves.

Publicado en - EditorialComentarios (0)

Saber aprovechar la experiencia

Dentro de lo dramático y calamitoso que resulta la situación que generan las inundaciones, en esta ocasión hay un elemento favorable, que no es menor.
Se trata del hecho de que la ocurrencia bastante frecuente de las mismas determina que las actuales autoridades hayan pasado por varios desbordes del río y tenido que enfrentar situaciones análogas.
Aún cuando no hay dos iguales, por ejemplo la anterior inundación importante fue la de fines del 2015 y principios del 2016, que superó los 16 metros y la actual, cuya altura máxima aún no se conoce, se registra en los últimos días de otoño, cuando ya se sienten los fríos invernales, además de ser días de lluvias frecuentes.
Esto obviamente empeora las condiciones bajo las cuales deben hacerse las evacuaciones y también establece mayores exigencias a la hora de determinar los lugares que servirán como ocasionales refugios.
Capitalizar esta experiencia es fundamental, permite evitar errores cometidos con anterioridad, uno de ellos por ejemplo, es de aguardar hasta último momento para abandonar la vivienda que se inunda o hacer caso omiso de las advertencias que diariamente emiten las autoridades a través del Centro Departamental de Emergencias (CECOED) para evitar los mayores contratiempos.
Si se le prestara la atención debida y se pusieran en práctica los consejos que se difunden no tendríamos que ver rescatistas haciendo rescates de personas o de muebles con el agua por la cintura, no tendríamos que tener personas cercadas por el agua y haciéndolo con el tiempo debido se puede prever aspectos como los que nos ocupan.
Capitalizar estas experiencias debería servirnos para aprender. Por ejemplo, sabemos, porque así nos han contado evacuados, que en algunas ocasiones los camiones municipales que concurren a evacuar, van a hacerlo después de haber acarreado tierra o pedregullo y los vehículos no han sido limpiados aún, lo que obviamente no es recomendable.
Es sólo un detalle, pero aspectos como el que nos ocupa puede también evitarse capitalizando la experiencia.

Publicado en - EditorialComentarios (0)

Amenazas a jueces y fiscales: la cuestión es ahora

La delincuencia organizada va ganando terrero en el país, al punto que hoy se están registrando hechos y acciones que los uruguayos no conocíamos y estábamos convencidos que estaban reservados para otros lugares donde el delito ha “copado” casi todo.
Nos referimos concretamente a las amenazas de muerte recibidas en los últimos días por dos fiscales y una jueza. Estos hechos suceden a la amenaza efectuada con un revólver a un abogado capitalino, el que se había negado a defender a un “supuesto” delincuente preso en Rivera, estratagema utilizada por quien posteriormente le amenazaría de muerte. El individuo se presentó vestido de mujer en el estudio del profesional y según este gatilló el revólver y no salió el disparo. El delincuente, ahora procesado, quien admitió ser un sicario, dijo que había usado un revólver de juguete y confesó además haber sido contratado por 50 mil pesos para “dar una lección” al abogado.
Pero todas estas amenazas han partido de individuos con profusos antecedentes policiales y judiciales, integrantes de bandas organizadas tras el narcotráfico capitalino u otras actividades.
Lo peor que podemos hacer en estos casos es restar importancia a estos hechos, porque vaya si son graves. Hay que saber perfectamente que si la delincuencia logra acallar de alguna forma o torcer el accionar de la Justicia, luego no habrá forma alguna de ponerla en vereda.
Por eso entendemos que es ahora, cuando estos son los primeros casos que se conocen en el país, cuando hay que detener esta escalada que todo indica que llega desde el exterior, porque fue precisamente la Policía brasileña la que detuvo a quien había amenazado con una arma al abogado y también serían mafias extranjeras, cuya llegada al país, se alertó desde Brasil tiempo atrás.
Si no queremos ver a nuestro país transformado en un segundo México, u Honduras donde operan temibles bandas que usando todo tipo de presiones han logrado “copar” estos lugares y hacen y deshacen a su antojo, es hoy cuando debemos unirnos, ofrecerles una resistencia sólida, homogénea, sin fisuras y si hay traidores o gente que de alguna manera colabora con quienes intentan amedrentarnos, debemos detectarlos a tiempo. A los traidores el máximo rigor de la ley y a quienes están siendo amedrentados prestarles todo el apoyo necesario para ayudarlos a superar esos trances.
Por nuestras familias, por nosotros mismos y por nuestra patria, es importante que nos unamos y exijamos hoy que se tomen urgente las medidas que sean necesarias para que estos hechos no se diseminen.
Alberto Rodríguez Díaz

Publicado en - EditorialComentarios (0)

La lección que debemos aprender

Nadie duda que las crecientes del río Uruguay sean una gran calamidad, como lo anotáramos en nuestra edición de ayer. Pero también son una gran oportunidad para asumir la necesidad de convivir con todos los elementos que conforman el planeta, especialmente aire, agua, sol porque nunca como en estas ocasiones podemos tomar conciencia de todas las porquerías que depositamos en los cursos de agua, a los que tomamos como verdaderos basureros.
Es una buena oportunidad para entender cuán lejos estamos de llegar a constituirnos en habitantes conscientes de nuestra comunidad, a entender que nuestra conducta se habrá de sumar a la conducta de todos los demás y si por lo tanto la mayoría de nosotros somos inconscientes, desaprensivos, irresponsables, nos da lo mismo tirar un plástico, una lata o lo que sea en lugares públicos o en cualquier otro lugar con tal que nadie nos vea y si es posible que nuestros desechos tampoco queden a la vista.
Si desaprensivamente permitimos que se venda, se alquile o haya instalaciones en terrenos que invaden la zona que de tanto en tanto es cubierto por las desbordadas aguas del río, entonces seguiremos enfrentando situaciones como la presente.
Quien esto hace debería saber que en algún momento la naturaleza, en este caso a través del río, habrá de devolvernos lo que tiramos y muchas veces lo que no vemos a simple vista es lo más nocivo y peligroso.
Es así que los residuos químicos, que deja la agricultura suelen contaminar en tal medida al agua que poco a poco extermina la vida en esta, ya sea fauna o flora o ambas.
Años atrás realmente nos llamaba la atención como en una ciudad alemana constituía una verdadera celebración que reunía a mucha gente en un puente, para ver pasar en el agua algunos de los alevinos, peces pequeños que habían sido “sembrados” para repoblar un arroyo que supo tener mucha vida pero ya estaba inerte.
Nos llamaba la atención porque por entonces no teníamos ni por asomo un problema similar. Hoy lamentablemente los arroyos y hasta ríos inertes están entre nosotros o van camino a ello.
A nadie le preocupó y mucho menos se ocupó por evitar que este problema apareciera por estas latitudes y bien que pudo hacérselo.
Es una lección que no debemos olvidar, porque lo que hoy tenemos y a pesar de que ha sido un fenómeno cíclico, existente desde hace muchísimos años, nadie puede dudar que su agravamiento responde al desorden y la irresponsabilidad que nos cabe a todos, porque las posibilidades para superar esta situación existen.

Publicado en - EditorialComentarios (0)

Tiempo de construir redes

Pocas calamidades tan angustiantes como ser desalojados por las inundaciones en tiempo de invierno.
De eso nadie puede dudar y nadie tampoco que tenga posibilidades de demostrar su concepto de solidaridad en estas circunstancias debería de ponerse a pensar en todos los contratiempos que puede acarrearle una conducta solidaria.
Para entendernos, todo aquel que está en condiciones de aportar algo o hacer algo por los que hoy están sufriendo y viviendo en carpas a la intemperie, debe hacerlo.
Para nosotros rige aquello de “haz el bien sin mirar a quien” y aún a riesgo de pecar de ingenuos, el sólo hecho de ayudar a una persona que lo necesite y sea capaz de valorar debidamente el gesto es para nosotros argumento suficiente para asumir el riesgo.
No tenemos duda alguna que siempre habrá contratiempos e incluso perjuicios hasta económicos, sobre todo cuando se asume el riesgo de prestar un bien inmueble, ya sea como depósito o vivienda para quien lo necesite.
Pero estos no son tiempos de pensar en esto, sino de tender una mano a quien realmente está sufriendo.
No es ahora, pero en algún momento habrá que pensar seriamente en volver a pensar -porque se lo ha hecho ya reiteradamente – cómo podemos superar o disminuir a su mínima expresión al menos a los problemas propios de la creciente del río.
Hace varias décadas que escuchamos que debería sacarse toda esa gente de los lugares bajos e inundables, e incluso sabemos que en determinado momento se lo intentó hacer, paulatinamente, liberando por cotas, es decir, “limpiando” la zona que el río invade hasta cota 13 y luego 14 y 15 metros.
El tema es que luego cuando viene otra inundación vemos que ya a los 12 metros comienzan las evacuaciones.
¿Cómo se explica? Es que en tiempos de elecciones se permite cualquier cosa con tal de ganarse las simpatías de esa gente y así se vuelve al mismo punto de antes. El famoso “corte de rancho”, habitual en otras épocas tiene gran parte de responsabilidad en esto. Hoy ya no es frecuente el corte de rancho, pero sí la permisividad y la politiquería que con tal de ganarse estos votos son capaces de mirar para otro lado, aunque esta actitud termine en graves problemas sociales y ellos seguramente no aparecerán en estas circunstancias.
Reiteramos, no es esta la hora de analizar esto, sino de tender redes de humanismo para el crecimiento de nuestra comunidad y en esto vamos todos.

Publicado en - EditorialComentarios (0)

Un buen paso en la inclusión social

La expectativa con que los adultos mayores de determinada franja etaria esperan las tablets que el gobierno les otorga mediante el Plan Ibirapitá es indicadora del éxito que supone la inclusión etaria que se pretende.
Nadie puede negar que el objetivo que se persigue es muy ambicioso, se trata de alguna manera de “rescatar” para la sociedad, a estas personas que luego de aportar trabajo y dedicación a la comunidad durante muchos años – la mayor parte de su vida muchas veces – entran en un período de pasividad en la última etapa.
Pero este período no debe significar un bajar los brazos y “esperar la carroza”, sino que sencillamente debería ser otra etapa en la vida en la que la reducción de la fuerza física no debiera significar la reducción de la actividad intelectual que en la mayoría de los casos permanece casi que plena y aunque las excepciones no sirven para leer la generalidad del tema, sobran ejemplos de personas que han incluso iniciado la carrera que siempre ambicionaron a avanzada edad.
El Plan Ibirapitá, como lo han indicado los usuarios entrevistados por EL PUEBLO, ha permitido que muchos adultos mayores se motiven y entusiasmen al comunicarlos entre ellos y también con otras personas con mayor facilidad.
Parece poco y sin embargo es un gran mérito, un programa sumamente ventajoso para la comunidad toda. Significa que estas personas, que la mayoría de las veces no tienen otras posibilidades de acceder a las nuevas tecnologías de la comunicación que no sea a través de este Plan.
Por lo que conocemos la inclusión social no sólo les ha puesto en contacto con personas de su misma generación, sino que les ha permitido volver a tener contacto con familiares y afectos en general que se hallan físicamente distantes.
Además de eso, la posibilidad de tomar contacto con la denominada “red de redes” que es Internet, les motiva y mantiene actualizadas de una serie de posibilidades que no tendrían de no acceder a esta tecnología.
Sabemos de casos en que el uso de las tablets, ya sea de Ibirapitá o cualquier otra, significa que de alguna manera estas personas han sido “rescatadas” para la comunidad en general y sobre todo es una forma que compartan y atesoren los conocimientos empíricos, o lo que es lo mismo, la experiencia obtenida a través de los años en el desempeño de un oficio o de una profesión.
Concretamente, entendemos que los objetivos del plan se están cumpliendo y son muy beneficiosos.

Publicado en - EditorialComentarios (0)

El problema son los periodistas…

La afirmación pertenece al presidente del Club Nacional de Fútbol de Montevideo, José Luis Rodríguez, quien amenazó con hacerle un juicio a los medios de comunicación que sostuvieron que una de las personas encargadas de la seguridad y contratada por la institución con este propósito, había tenido las benderas de su eterno rival, halladas en su casa, habían estado en la sede del Club Nacional.

Posteriormente el detenido cambió su versión y obvió sostener este alcance. Rodríguez consultado a nivel periodístico dijo “me gustaría que Uds (los periodistas) dijeran de donde salen estas versiones, si no están dentro del proceso y ni en el juzgado existen…
Pero la propia fiscal del caso dejó sentado en el expediente, la versión del detenido, que sostiene lo contrario y aunque el acusado optó por no identificar quien le había pedido que retirara las banderas, queda claro que estaban en su poder y se utilizaban para provocar, porque según estas declaraciones el propósito fue “terminar con las provocaciones…”, para eso se las llevó a su casa donde le fueron incautadas 33 banderas de Peñarol.
Más allá de todo esto, lo que llama poderosamente la atención es que nada menos que el presidente de una institución de las más importantes del país, salga a sostener que “el problema son los periodistas”, abogando por un nuevo “género periodístico”, el de opiniones “objetivas”.
Es una flagrante aberración, aquello de disparen contra el mensajero, que traía la mala noticia para las huestes destinatarias. El periodismo informativo tiene como misión esencial investigar, hurgar y acercarse lo más posible a la verdad. Quedarse con la parte de la película que alguien le interesa mostrar, escondiendo lo que no le interesa que se sepa, es nefasto, absurdo diríamos.
Nos gustaría que la misma vehemencia que el presidente de Nacional de Montevideo pone para cargar contra el periodismo informativo, con un argumento ridículo, la mostrara a la hora de hurgar para erradicar la violencia del deporte, la que ha alejado a las familias de las canchas y la que cada día nos causa mayor vergüenza a nivel internacional.
Por nuestra parte lo que tenemos que decir es que ojalá el periodismo no pierda nunca su esencia, que es la capacidad de investigar, de hurgar, de profundizar sin atadura alguna. Esa es su razón de ser…

Alberto Rodríguez Díaz

Publicado en - EditorialComentarios (0)

Una oportunidad para conectarse con la naturaleza

El 5 de junio de 1972 comenzó en Estocolmo (Suecia), la celebración de una conferencia que duró más de diez días, sobre el medio humano y pasó a ser emblemática para el futuro, porque a partir de allí se comenzó a tomar conciencia y a recorrer un largo camino. En nuestros días aún falta mucho por recorrer.
En diciembre de ese mismo año la Asamblea General de Naciones Unidas aprobó una resolución que pedía a todos los gobiernos que designarán el 5 de junio, en coincidencia con el inicio de la histórica reunión de Estocolmo, como el Día Mundial de la Naturaleza o del Medio Ambiente.
Desde entonces se ha recorrido un largo y dificultoso camino bregando para que el hombre asuma su responsabilidad con el medio que habita. Los humanos somos parte de la naturaleza y por lo tanto nuestra conducta debe estar en sintonía con la naturaleza. Esto que parece tan sencillo de entender ha sido tremendamente dificultoso y hasta hoy los más poderosos se niegan a admitirlo.
Lamentablemente la conducta humana hasta nuestros días en mayor o menor medida ha descuidado totalmente los valores de la naturaleza.
Aún recordamos cuando algunas décadas atrás llegó, proveniente de Finlandia, un grupo de mujeres, que hoy llamaríamos adultas mayores, dado que una de ellas tenía el objetivo de visitar a una hija radicada en nuestro suelo desde algunos años atrás.
Las mujeres danesas se hospedaron en lo que era el hotel Biassetti, actualmente ocioso y tenemos entendido que en litigio legal, pero por entonces aún activo.
En ocasión de dialogar con EL PUEBLO, se mostraron sorprendidas por la cantidad de luciérnagas que veían por las noches en el cielo salteño. Un espectáculo para ellas absolutamente impensado, según nos afirmaban.
En cambio para nosotros, algunas décadas atrás era totalmente usual, al punto que nos llamaría la atención si las luciérnagas no poblaran la noche salteña.
Han pasado los años, probablemente cerca de 25 o 30 y hoy vemos que es “raro” encontrar una sola luciérnaga en las noches salteñas.
Este es uno de los indicadores más reveladores del deterioro del ambiente natural, porque también aquí en nuestro suelo nos hemos despreocupado por completo de la naturaleza y nos hemos dedicado a sacar provecho económico de todos los recursos naturales, sin que las consecuencias de nuestras acciones logren detenernos.
Hoy 5 de junio, Día Mundial del Medio Ambiente, es una buena oportunidad para volver a pensar sobre nuestras acciones frente a la naturaleza, para asumir las consecuencias y tratar de revertirlas en lo que aún sea posible.
¡No la desaprovechemos!

Publicado en - EditorialComentarios (0)

La mentira hoy también puede ser una herramienta eficaz

Hace mucho tiempo que en estas columnas hemos alertado del riesgo que supone, sobre todo para las nuevas generaciones la posibilidad de confundir un rumor o dicho en forma más campechana “un bolazo”, con una información seria, veraz, debidamente investigada y chequeada.
Recientemente tuvimos oportunidad de escuchar una entrevista a un técnico en la materia que alertaba precisamente sobre esto. Vale decir, en nuestros días lamentablemente la mentira tiene otras posibilidades y ha hallado un campo fértil para ser utilizada como una herramienta eficaz en algunos sentidos. Sobre todo en una “masa” de lectores, oyentes, televidentes o cibernautas pocio adeptas a analizar y proclive a repetir rápidamente lo que lee u oye.
Manifestaba uno de los entrevistados, un experto en comunicación por medios electrónicos sobre todo, que hay hechos muy recientes que demuestran esto y nos recordaba lo que sucedió en la campaña de Donald Trump, quien ganó las últimas elecciones en los Estados Unidos.
En determinado momento el entorno de Trump manifestó que el Papa Francisco, líder de la Iglesia Católica apoyaba la candidatura de Donald Trump a la presidencia de los Estados Unidos.
Las personas involucradas en el tema y los católicos en particular saben que esto es imposible, por la sencilla razón de que ningún Sumo Pontífice puede involucrarse con una ideología que no sea la de Cristo mismo. A lo sumo podría manifestar su convicción personal con algunos aspectos de otras ideas, pero jamás apoyar abiertamente a un candidato, por la sencilla razón que se entiende que su liderazgo es esencialmente espiritual, no terrenal.
Concretamente, sabíamos que esto era una flagrante mentira y la jerarquía de la Iglesia Católica no tardó en aclararlo. Sin embargo, mientras que un millón de personas vio, leyó e incluso la mayoría compartió la versión falsa, es decir la mentira difundida por Trump y su entorno, sólo fueron 30.000 los que leyeron y compartieron el desmentido de la Iglesia Católica.
Esto significa que 970 mil personas, tomaron la versión inicial como válida y ya no les interesó saber más, corroborar o descartar la veracidad de la misma ya no fue de su interés.
Esto es lo preocupante. Se ha desvirtuado totalmente el interés por la verdad. Lo mismo da que algo sea cierto o no. Lo que importa es el resultado y en el caso que nos ocupa al menos, la mentira fue eficaz para difundir la falsa versión.
Alberto Rodríguez Díaz

Publicado en - EditorialComentarios (0)

Sin drama pero con la debida antelación

Todo indica que la actual crecida del río Uruguay será grave. No con esto pretendemos alarmar ni preocupar más allá de lo necesario. Estas líneas están dirigidas a tratar de obtener de las personas que en determinado momento pueden llegar a ser afectadas, que pongan las barbas en remojo para tomar las medidas que sean necesarias llegado el momento y sobre todo con la debida antelación.
La cuestión es precisamente manejarse sin alarma, pero responsabilidad y precaución para adelantarse a los momentos que pueden ser dramáticos. Una cosa es tener que evacuar de noche y bajo lluvia o llovizna porque el río les está llegando y muy otra hacerlo con el tiempo necesario, sin premura, aunque tengamos que prevenirnos de los actos de vandalismo y delincuencia que se registran en estas situaciones.
En estas columnas hemos tratado de explicar por qué entendemos a la gente que incluso aguarda hasta último momento para retirarse. Es que es muy lamentable dejar la vivienda que nos sirve de resguardo familiar abandonada para que las aguas y todas las inmundicias que estas arrastran en estas ocasiones se adueñen de ella.
Es importante haber recogido, como señalaba recientemente en entrevista de EL PUEBLO, la directora Departamental de Salud, la experiencia de las seis crecientes que le toca enfrentar con esta, aunque obviamente que no se pueden impedir los daños que causan, sí es posible disminuirlos, atenuarlos y sobre todo evitar los de mayor gravedad.
Las situaciones nunca serán iguales, porque cambia las condiciones, no es lo mismo enfrentar una inundación en verano que hacerlo en los meses de invierno. Algunas de las familias que estuvieron en las ocasiones anteriores han logrado reubicarse lejos del río, pero otras son consuetudinarias y en esta ocasión serán nuevamente desalojadas, por la sencilla razón que no tienen otra opción que residir en la sona inundable donde “manda” el río.
El difícil asumir la necesidad de retirarse ante la crecida, pero es la única medida razonable. Nada puede evitar la llegada del agua y nadie sabe a ciencia cierta hasta dónde puede llegar la crecida, por lo tanto lo más razonable es retirarse a tiempo aún a riesgo de perder algunos bienes muebles, que se los estropeen o se los roben incluso.
Es de esperar que cuando haya que volver a empezar estos coterráneos encuentren una mano tendida de su comunidad, porque es lo menos que podemos hacer.

Publicado en - EditorialComentarios (0)

Lo que no me gusta es la foto

Lo que no me gusta de algunas personas que donan o contribuyen solidariamente es la fotografía.
Me explico, cuando hay personas que donan algo, no importa su valor, pero al mismo tiempo convocan a los medios de comunicación social para que tomen la fotografía o la imagen y luego lo hagan saber a toda la comunidad, me parece equivocado.
Nada tenemos en relación a su actitud solidaria. Lo que no me parece acertado es que se lo haga con el propósito de “hacerme fama” de solidario, de generoso o similar.
Siempre respetamos y admiramos a quienes donan anónimamente y entendemos que es la mejor forma de hacerlo, esencialmente por dos motivos.
El primero de ellos, para no exponer públicamente a quien se halla pasando momentos difíciles que requieren las muestras de solidaridad de la comunidad.
En segundo lugar, para que no haya gente que entienda que tiene “derecho” a que se lo ayude y que esto es “obligatorio”, para la comunidad o para el Estado mismo.
En este último caso se corre el riesgo de fomentar el establecimiento de “vivillos” que prefieren vivir pobremente, pero sin trabajar y sin aportar absolutamente nada.
Sabemos de casos incluso en que “se inventan” situaciones, supuestas separaciones o divorcios, para obtener ayuda del Ministerio de Desarrollo, cuando la realidad es otra.
No objetamos que se ayude a familias numerosas o en diversas situaciones, pero el gobierno (en este caso a través del MIDES),debe conocer la situación con información veraz y chequeada permanentemente, es la única forma de propender a una equidad justa.
Volviendo al tema central, señalemos que a nuestro entender la solidaridad debe ser anónima, pero además sus frutos deben ir a quienes realmente lo requieren en determinado momento y necesitan una mano para salir de la situación que viven y luego reintegrarse a la comunidad, y llegado el momento también puedan sumar su aporte, por menor que sea para ayudar a otros que pasen por la misma situación.
Cuando hemos expuesto nuestro razonamiento con respecto al tema se nos ha calificado de ingenuos porque “la gente ya no es así”. Cada uno trata de sacar el máximo provecho de cada situación, así sea de damnificado por la creciente, nos dicen.
Sabemos que no es fácil lograr lo que pretendemos, pero de todas formas para nosotros sigue válido. Basta que una familia reconozca y valore el esfuerzo de su comunidad para darle una mano, para que esto justifique lo que se haga.
Alberto Rodríguez Díaz

Publicado en - EditorialComentarios (0)

Hora de demostrar solidaridad

Quienes hemos vivido las horas de estar pendientes de la creciente, sabemos de la calamidad que significa verse afectados por las aguas desbordadas, frente a las cuales lo único que queda es cederle paso y prevenirse de su llegada. Hemos también verificado lo que significan las pruebas de solidaridad de algunas personas y lo que lamentablemente también desnudan estas situaciones en quienes se rasgan las vestiduras proclamando solidaridad, pero llegado el momento “desaparecen” de la posibilidad de ayudar a alguien.
Decimos esto porque lo hemos sufrido en carne propia. Hemos recurrido a personas que tienen galpones y otros locales vacíos, cerrados o clausurados y cuando alguien les solicita permiso para depositar allí sus enceres ponen muchas excusas y en definitiva no habilitan este depósito, supuestamente pidiendo disculpas y con muchas lamentaciones porque “no pueden” (¿o no quieren?).
No interesa sus nombres, aunque bien los conocemos. Nunca los daremos a conocer. Allá ellos y su conciencia. Tampoco pueden decir que no nos conocen y por eso no acceden a lo solicitado.
Pero de todas formas, no condenamos a quienes así actúan, pero esta actitud nos merece lástima, no son para nosotros otra cosa que personas que se han dejado atrapar por lo material, que anteponen sus bienes a la posibilidad de demostrar solidaridad.
Sin duda alguna que quien socorre en estas ocasiones asume riesgos. Riesgo que le rompan o estropeen algo, riesgo de que sea difícil luego la devolución del bien en tiempo y forma y demás, pero es también un riesgo consciente, que la gratitud de una sola de las familias o de una persona integrante de ellas, compensa y justifica esos riesgos y en definitiva, aún cuando no se lo reconozca o agradezca, nuestra conciencia gozará con el gesto asumido.
Lástima por quienes nunca serán capaces de experimentar la enorme satisfacción y la reconfortante alegría de haber podido dar una mano a quien lo necesitaba y en el momento que los necesitaba.
Jamás tendremos otro sentimiento hacia ellos que no sea el de lástima, el de lamentar su egoísmo y su pobreza de espíritu, porque en la vida llega el momento de rendir cuentas y seguramente en algún momento necesitaremos una mano de alguien, ya sea por edad, por salud o por diversos factores y que no sea que debamos recurrir precisamente a quien en algún momento le negamos la mano que nos solicitaba.
Alberto Rodríguez Díaz

Publicado en - EditorialComentarios (0)

Prevenir es lo mejor que podemos hacer

Ser afectado por una creciente del río debe ser una de las peores situaciones que puede vivir una familia. Comenzando por lo que significa un traslado obligado y el deterioro que produce el anegamiento de una vivienda no sólo en los inmuebles, sino también en los bienes muebles y cuanto más dure peores serán sus consecuencias.
Estamos ante una creciente importante del río Uruguay y los pronósticos, surgidos de una amplia red hidrológica en la región, manejada por el servicio hidrológico de la CTM de Salto Grande, no son favorables.
Frente a esta situación se impone manejarse con el máximo de responsabilidad. Por una parte las autoridades encargadas no sólo de prever la situación, sino de atender todos los servicios que la emergencia demanda, desde el traslado, hasta el alojamiento, la sanidad, la manutención y demás.
Quienes saben lo que significa una crecida para los afectados, entienden por qué las familias prefieren esperar hasta lo último, cuando el agua realmente toma la vivienda, retirándose muchas veces sólo unos metros con la esperanza de que la crecida ceda, porque una cosa es irse lejos con todos sus enseres y otra muy diferente la que plantea cuando sólo hay que volver una corta distancia.
Prevenir con la suficiente antelación y manejarse por la información oficial, que obviamente debe ser emitida con el máximo de responsabilidad, atendiendo a verificar la realidad, pero sin exagerar un ápice, es lo mejor que podemos hacer.
En estas ocasiones el principal desafío es a enfrentar la situación de emergencia con la debida premura, pero en orden y disciplinadamente para evitar los contratiempos que surgen cuando no hay tiempo precisamente para esperar más y hay mucha gente en la misma situación.
Unirnos, aportar nuestro granito de arena para mitigar las peripecias que enfrentan estas familias de coterráneos, es casi una obligación social.
La primera obligación es del gobierno nacional y los servicios que se implementan a través de él; luego el gobierno departamental y los gobiernos locales cuando haya necesidades a este nivel, pero esto no exime al ciudadano común, a todo aquel que dispone de un sitio o un lugar para dar refugio a quien lo necesita a que se haga el distraído.
A veces no hay más posibilidades de aporte que no sea el trabajo y el sólo dar una mano al necesitado, sin mirar quién es, ni sus necesidades nos hace bien a todos, a quien lo está necesitando y a quien se brinda generosamente sin tener en cuenta ningún otro aspecto.
¡Hagámoslo entonces!

Publicado en - EditorialComentarios (0)

Porque se debe proceder a reciclar

El pasado domingo en estas mismas columnas nos ocupábamos de la necesidad de tomar conciencia sobre la conveniencia de reciclar todos los materiales que de esta forma se pueden recuperar total o parcialmente.
Pero gran parte de las nuevas generaciones considera que el reciclado “ya fue” y hoy lo que aparece como más lógico y “normal” es tratar de llegar al mismo objeto pero nuevo, con todas las ventajas que las nuevas tecnologías permiten.
Creemos entonces que corresponde reflotar las ventajas del reciclado.
¿Cuáles son los beneficios del reciclaje?
– Reducción del volumen de residuos, y por lo tanto de la contaminación. Hoy uno de los problemas ambientales mas importantes de los gobiernos municipales está constituido por la deposición final de los residuos, que sin clasificar, sin recuperar en lo más mínimo, se opta por cubrirlos de tierra, pensando que es una buena solución.
Nada más errado, lo que se hace es trasladar el propblema y sólo sacarlo de la vista de la mayoría de la población.
– La preservación de los recursos naturales, pues la materia reciclada se reutiliza, es otra de las ventajas.
– El ahorro de energía y por lo tanto la reducción de la dependencia del petróleo, normalmente se necesita menos energía para fabricar un producto de material reciclado que de material virgen.
– Reducción de la contaminación del aire, suelo y agua.
– Reducción de costes asociados a la producción de nuevos bienes, ya que muchas veces el empleo de material reciclado supone un coste menor que el material virgen.
No ignoramos las ventajas que supone un elemento ya sea electrodoméstico u otro cualquiera, que se adquiere nuevo, con ventajas y adelantos tecnológicos, pero debemos tener muy claro que costo ambiental tiene lo que estamos comprando y sobre todo el cambio de lo que teníamos a lo que adquirimos.
Tampoco nos sorprende que mucha gente joven considere abiertamente que es preferible lo nuevo, antes que lo reparado o lo hecho con materiales reciclados. En definitiva, hacia ellos apuntan las baterías de quienes fabrican y venden y lógicamente en su lógica no sirve que un producto dure demasiado ni tampoco que se lo repare, porque lo más rentable económicamente es fabricar y vender.., cueste lo que cueste.
Lógicamente no es lo más recomendable para el ambiente y por lo tanto este aspecto se “esconde” o se lo manipula. Es preciso entonces a la hora de tomar decisiones poner todo en la balanza, antes que sea demasiado tarde.

Publicado en - EditorialComentarios (0)

Una ausencia notoria

La lucha contra el cambio climático marcó en junio del 2016 un jalón en su momento considerado histórico, cuando 196 países reunidos en París acordaron medidas concretas para impedir que el recalentamiento global continúe agravándose.
Sin embargo desde entonces hasta este momento, casi un año después, no hemos tenido confirmación alguna de cambios sustanciales en la situación, a pesar de que fue ratificado por la mayoría de los países firmantes y entró en vigencia en noviembre último. Se sigue notando una ausencia esencial, la de los Estados Unidos que ha pedido tiempo para rubricar con su firma las medidas concretas acordadas en la ocasión durante el gobierno de Barack Obama. Es más, Donald Trump y su asesor en la materia ha sostenido que el de París ha sido “un mal acuerdo para los Estados Unidos”, sosteniendo que el texto no establece obligaciones para grandes competidores, como China e India hasta el 2030 y los EE.UU se comprometen a poner en práctica estas medidas inmediatamente después de su entrada en vigencia. Y la realidad nos lleva a asumir que lo que está haciendo Estados Unidos, uno de los países que más contamina a nivel mundial, es ganando tiempo, tratando de sacar provecho de la situación, porque no plantea que se lo considere igual, sino lisa y llanamente abandonar el acuerdo. Estados Unidos está a la cabeza de los países donde la ciencia y la tecnología se hallan más avanzados, por lo tanto probablemente sea el país que mayor información y más certeza tiene sobre el recalentamiento global y sus consecuencias.
ONU informó que los representantes de cerca de 200 países, reunidos en la Cumbre del Clima, adoptaron el primer acuerdo global para atajar el calentamiento desencadenado por el hombre con sus emisiones de gases de efecto invernadero. El pacto abre un camino, pero no es la meta, como resaltaron los negociadores. Los esfuerzos que hay ahora sobre la mesa no son suficientes para impedir que el aumento de la temperatura a final del siglo se quede “muy por debajo de los dos grados”, el objetivo que persigue el pacto. Todos los países firmantes deberán limitar sus emisiones, aunque los desarrollados tendrán que hacer un mayor esfuerzo y movilizar 100.000 millones de dólares anuales.
Era la señal que muchos esperaban desde que los responsables de la inmensa mayoría de países del mundo comenzaron a discutir sobre cambio climático hace más de dos décadas. Era la señal también que muchos inversores, atrapados ahora entre las dudas, querían oír para saber hacia dónde dirigir su dinero. El acuerdo alcanzado este sábado en París —tras dos semanas de reunión dentro de la cumbre y tras seis años de prolegómenos— es “el primer acuerdo universal de la historia de las negociaciones climáticas”, recordó François Hollande cuando presentó el texto final que luego fue aprobado. El presidente francés recordó los atentados que sacudieron París hace un mes. Y rogó a los representantes de los 195 países reunidos en la cumbre que apoyaran el pacto, como finalmente ocurrió.
El acuerdo de París fija, entre otros objetivos, elevar los “flujos financieros” para caminar hacia una economía baja en emisiones de gases de efecto invernadero, cuya sobreacumulación en la atmósfera por las actividades humanas ha desencadenado el cambio climático. “Estamos mandando un mensaje clave al mercado global”, valoró este sábado John Kerry, secretario de Estado de EE UU. “Movilizar la inversión”, dijo, es fundamental para lograr una “transición a una economía limpia”. “Los mercados ya tienen una señal clara”, remarcó el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon.
Con este pacto los representantes de los 195 países reunidos en París no solo admiten que el problema del cambio climático existe, sino que reconocen que el aumento de la temperatura es responsabilidad del hombre. Por eso, establecen medidas para combatirlo.
Vale decir que lo que falta es fiscalizar el cumplimiento de las medidas acordadas, para que este primer paso sea realmente efectivo.

Publicado en - EditorialComentarios (0)

Reciclar y comenzar a tomar conciencia

Una de las muestras más evidentes de que vivimos una época de derroche y de despreocupación con respecto a las condiciones del planeta que es nuestra casa, lo da la cantidad y el mal manejo o la desidia que demostramos a la hora de manejar los residuos domiciliarios.
Ni que hablar de la inconsciencia que demostramos frente al manejo de los residuos industriales y lo que deja la producción en diversas etapas.
Vivimos días en que predomina el “use y tire”. Los mecánicos reparadores, los zapateros remenderos, incluso la ropa a la que le buscábamos una solución “decente” para continuar usándola ha quedado en el recuerdo de la personas mayores.
Hoy todo se usa y se tira, incluso las sociedades más “desarrolladas”, suelen dejar lo ya usado o lo que se ha cambiado en la vereda para que otros se lo lleven, cuando no se lo tira lisa y llanamente en un basurero.
Bajo el lema de Reciclame el pasado 17 de mayo se celebró el Día Mundial del Reciclaje, con el objetivo de concienciar a la sociedad acerca de la importancia que tiene tratar los desechos como corresponde, para no contribuir al cambio climático, y así proteger el medio ambiente.
Reciclar significa volver a utilizar, recuperar, rescatando, volviendo a obtener al menos parte de la materia prima. Pero si bien es importante volver a usar, por el menor costo que puede significar en muchos casos, más importante aún es evitar el daño que la industrialización de los productos produce en el planeta y obviamente que cuanto mayor sea la demanda más grande será el daño.
La fijación de un día al año para tomar conciencia de la necesidad de prestar más importancia a este aspecto es esencial en nuestros días en que la subsistencia del planeta está amenazada de diversas maneras, porque el recalentamiento global es sólo un aspecto de los tantos y tan nocivos que estamos fomentando con nuestro desorden diario.
La sociedad derrochona e inconsciente que integramos debería de darnos vergüenza. Cuando pretendemos educar, cuidar y proteger a nuestros descendientes, llámense hijos, nietos o bisnietos, en realidad sólo estamos pronunciando deseos, porque con nuestras acciones diarias demostramos todo lo contrario.
No nos importa si el planeta subsiste o no. Felizmente no todos los habitantes del planeta tenemos la misma conducta y no todos los países toleran “alegremente” esta conducta vergonsoza de los pobladores, pero deberían de ser menos, muchos menos los desordenados, si es que pretendemos cuidar nuestra casa.
Aprendamos a reciclar. Volvamos a reparar todo lo que es reparable, como forma de demostrar autentica preocupación por la subsistencia del planeta y de las generaciones futuras que nos sucederán.

Publicado en - EditorialComentarios (0)

Justa y necesaria

Que la conducta ciudadana en Salto, como en el resto del país, deja mucho que desear no es nuevo, es sabido y la población mismo lo sabe porque quienes han recorrido países del denominado “primer mundo”, saben que nuestra conducta ciudadana es lamentable.
No sirve de excusa el hecho que prácticamente en todos los países, incluso los del primer mundo, se dan excepciones de personas “desordenadas” o irresponsables con los bienes comunes.
Ateniéndonos solamente al tránsito, es frecuente observar por ejemplo, conductores que circulan conduciendo con una mano y manipulando su teléfono móvil con la restante.
Ni que hablar de quienes “se comen” la señal amarilla del semáforo y se detienen finalmente en el espacio reservado para el pasaje peatonal.
Los vidrios ahumados en los parabrisas delanteros de los automotores están prohibidos y los restantes (al costado y detrás), sólo se admiten en determinada graduación.
Los conductores que circulan por la izquierda en lugar de hacerlo por la derecha y sobre todo los motonetistas que lo hacen por cualquier espacio que les permita pasar, son casos reiterados en las calles de la ciudad.
Atendiendo a esta situación y procurando mejorar nuestra conducta ciudadana en agosto del 2013 se aprobó la Ley Nacional de Tránsito y se reglamentó finalmente en el año 2015, con lo que pasó a tener vigencia en todo el territorio nacional.
Ahora bien, muchas de estas infracciones son consideradas faltas, como el conducir alcoholizado, tirar basura en lugares no autorizados o dañar y destruir depósitos de residuos, participar en tumultos o incidentes en espectáculos públicos.
Ahora bien, en Salto estas infracciones se sancionan de acuerdo a la ley, cuando se comprueban, pero dichas sanciones no se ejecutan debido a que requieren de un convenio entre una institución pública al menos y el Instituto Nacional de Rehabilitación (INR).
Esta situación sería ahora corregida desde que la Intendencia Departamental se constituya en la primera institución pública en firmar dicho acuerdo con el INR. Vale decir que quienes sean sancionados por faltas, deberán efectivamente trabajar en forma gratuita para los servicios públicos, barrer calles, limpiar la ciudad y demás.
Suponemos que esto contribuirá a obtener mayor responsabilidad comunitarias. Vale decir, que haya menos infracciones y más respeto por las normativas correspondientes.
A esto se apunta y mal que nos pese a todos, entendemos que se trata de una medida justa y necesaria.

Publicado en - EditorialComentarios (0)

Los problemas sociales más allá del cristal con que se los mire

La Politización de los temas sociales generalmente hacen perder de vista la realidad. Algunos lo ven bajo el interés opositor, tratando de agravar estos problemas y acentuar sus consecuencias para arrimar fuego a su fogón y otros bajo el interés oficial, restándole importancia y minimizando su incidencia.
Procurando mantener una visión objetiva, con la mayor independencia posible de todo otro interés que no sea la realidad, procuraremos analizar algunos aspectos del tema.
El Instituto Nacional de Estadísticas (INE) acaba de dar a conocer el sondeo ocupacional correspondiente al mes de marzo último, el que indica que el desempleo ha alcanzado un índice preocupante del nueve por ciento de desocupación en el país.
Es un sondeo que es necesario ubicar en su justa dimensión, porque los propios economistas que han participado en el mismo, si bien no dudan de su veracidad, alertan sobre su alta volatilidad y las diferencias que pueden mostrar estas estadísticas de un mes a otro.
De todas formas, teniendo en cuenta que marzo es un mes donde aún se notan algunos resabios del turismo, una de las actividades más importantes en la economía nacional, pero también es el mes que muchos empleos veraniegos se terminan dado que dependen de la temporada, es necesario ubicar las cifras en esta realidad.
Aún así, la realidad social del país puede “leerse” en otros ámbitos. Uno de ellos es el que nos muestra la cantidad de gente joven, algunos mal entrazados, pero otros no tanto, que disimuladamente se dedican a “inspeccionar” bolsas de residuos a altas horas de la noche.
Puede considerarse que muchos de estos jóvenes, no todos, son consumidores de estupefacientes, no hay que perder de vista que es un problema real y concreto y lo que nos ocupa es una de sus consecuencias.
Atenderlos primero, como víctimas de una situación y tratar de disminuir o eliminar las causas que provocan estas situaciones, es a nuestro entender el mejor camino para enfrentar el problema.
Siempre sostuvimos que el trabajo es el mejor antídoto, tanto en materia de seguridad, como en cuanto a los problemas sociales. Pero no se trata sólo de crear puestos de trabajo para manejar las estadísticas. Se trata de hallar las formas auténticas de crear fuentes de trabajo digno, permanentes e inmersas en el mundo actual, cada vez más tecnificado, con mayor robotización y menos demandante de mano de obra humana.
Esta es la realidad y si bien no hay nada ilegal en ello, podemos caer en una deshumanización peligrosa. Esta es la realidad de la cuestión y de ella continuaremos ocupándonos.

Publicado en - EditorialComentarios (0)

La palabra escrita no pasará jamás

En Honor a Dámaso Antonio Larrañaga, quien el 26 de mayo de 1816, fundó la Biblioteca Pública por orden del Gral. José Gervasio Artigas y luego de ser aceptada por el Cabildo de Montevideo.
En nuestros días el gran desafío es saber si la palabra escrita en papel, diarios, revistas y por sobre todo el libro, habrá de permanecer, más allá de que la tecnología de hoy lleva a toda o casi toda la juventud a descartar el papel para leer en los medios electrónicos.
Y en esto vamos a intentar ser lo más objetivos posibles, aún a sabiendas de que no somos objetos, sino sujetos y por lo tanto con una carga importante de subjetividad.
Una cosa es leer una noticia breve o mirar una fotografía y otra muy diferente leer una crónica, una noticia en todo su contexto o lisa y llanamente estudiar un tema.
Sería interesante saber qué resultado arroja la lectura en uno y otro soporte. Más aún todavía ignoramos muchos aspectos de las consecuencias de las largas exposiciones a los medios electrónicos.
Pero más allá de esto y aún a riesgo de ser parciales, digamos que en lo personal no compartimos la afirmación de muchos técnicos que sostienen que los medios de papel habrán de desaparecer absorbidos por las nuevas tecnologías.
Hasta el momento lo que conocemos como redes sociales han demostrado ser una buena forma de compartir imágenes, de transmitir con la inmediatez que les es posible las informaciones breves y escuetas de un hecho, pero no de analizarla, de contextualizarla y sobre todo de aportar la misma en todos sus detalles.
Esta es la principal diferencia si nos referimos a los medios informativos, pero mucho más acentuados todavía podemos hallarlos en referencia al libro. Creemos no equivocarnos si afirmamos que no hay un sólo estudiante universitario que haya descartado de plano el estudio en los libros de papel.
Es que ni siquiera los textos de estudio, como en este caso, pierden sus propiedades, permiten leer, releer y compartir fielmente.
Vemos que esto no se pierde y más allá de que predominamos los de edad avanzada en la preferencia de esta forma de lectura, tenemos casi la certeza de que la palabra escrita en papel no habrá de perder vigencia jamás, por la sencilla razón que es mucho más que un libro, una revista o un diario, es un amigo siempre disponible para atender nuestras necesidades espirituales, es un diario confiable, es una revista dispuesta a aportar elementos de análisis.
Esa es la esencia y quien la cuide y conserva seguramente tendrá vigencia por siempre.

Publicado en - EditorialComentarios (0)

Los 20.000 ejemplares y la senda marcada

Días atrás nos preguntaba un realizador ¿qué significa llegar a los 20.000 ejemplares para un diario?. Porque se podría pensar que es sólo una cifra, un mojón más en el camino, pero esto nos llevó a refrescar lo que ha sido siempre el objetivo central para nosotros ¿Que evaluación podemos hacer del camino recorrido?
Partamos de la base que un diario no es una empresa cualquiera. Si un inversor mirara un diario y sobre todo un diario papel como una herramienta para hacer dinero, seguramente se equivocaría.
Un diario es una empresa sobre todo ideológica y tiene a nuestro entender una gran responsabilidad social, como medio de comunicación masiva, porque es una de las herramientas de mayores posibilidades de incidir en el pensamiento de sus lectores, de aportar elementos de análisis.
Un diario, es sustancialmente un medio de información y de allí que el periodismo informativo, que tiene sus reglas muy claras y estrictas debe ser siempre la sustancia y el horcón del medio de lo que dice. Nos han enseñado que lo que el diario sostiene debe ser irrefutable, porque en ello nos va la credibilidad, el elemento más valioso a la hora de informar y para eso hay que estar preparado, capacitado, para no convertirse en un simple trasmisor, repetidor de lo que otros sostienen.
El emblema de la primera etapa de EL PUEBLO fue “La Verdad en la Caridad”. Aludiendo a su origen cristiano, se apostaba al máximo acercamiento a la verdad, pero sin olvidar que detrás de ella hay siempre personas afectadas.
En segundo lugar un diario tiene también la responsabilidad social de formar opinión y si bien este aspecto se lo requiere más que nada a los semanarios que analizan y opinan, también los diarios deben jugar un rol en este sentido y deben hacerlo con honestidad, transparencia y sobre todo coherencia entre lo que se dice y lo que se hace.
EL PUEBLO llega hoy a los 20.000 ejemplares y más que una cifra, en estos casi 58 años que nos han visto en la calle hemos tratado de aportar valores a nuestra comunidad.
Hemos tratado de ayudar a profundizar y reflexionar más allá de lo que se pueda decir.
Hemos desafiado y enfrentado todos los intereses que hay en este sentido y por qué ocultarlo, esto también nos valió la aversión de quienes manejan intereses personales o poco claros y no quieren que salgan a la luz.
Hemos tratado también de ayudar a descubrir la verdad o los verdaderos intereses que pueden esconderse detrás de una acción o una motivación disfrazada.
Si lo hemos logrado o no el tiempo lo dirá, pero queden bien tranquilos quienes han pasado por EL PUEBLO, que aquí se han formado personas de bien, honestas y solidarias, porque son los periodistas y todos los que por aquí han pasado y son en definitiva la cara visible de un diario trtatamos de aportar al concepto de como nos gustaría que fueran todas las personas que componen nuestra comunidad, es decir difusoras de valores.
Alberto Rodríguez Díaz

Publicado en - EditorialComentarios (0)

En todo su derecho

El pasado 4 de abril la ahora asesinada joven había concurrido a una casa de la zona de “La Cachimba del Piojo”, en Montevideo, donde ella y otras seis personas solían juntarse a consumir drogas. Ese día el enfrentamiento entre dos jóvenes por una dosis de pasta base terminó en un homicidio, del que ella fue testigo (El Observador, jueves 18 de mayo 2017).
Por eso, y porque luego había recibido amenazas, cerca del 28 de abril la joven solicitó vigilancia policial, la cual le fue concedida hasta el 9 de mayo. Un día después que esa vigilancia le fuera retirada, una persona de 22 años se le acercó, le apuntó con su arma, le dijo “esto es por alcahueta” y le disparó en la cabeza. Murió minutos más tarde, añade la aludida versión de El Observador.
Ahora la familia de la joven reclama por negligencia del Estado, 200 mil dólares. El Ministerio del Interior sostiene que la custodia se retiró porque la joven se había mudado y el juez ordenó que no se mantuviera dicha custodia. En cambio el juez Ricardo Miguez habría sostenido –según la misma versión – que recién se enteró que la joven se había mudado cuando fue asesinada.
A raíz de este caso, tanto el presidente de la Suprema Corte de Justicia, Jorge Chediak, como el ministro del Interior, Eduardo Bonomi aseguraron que se hará una investigación administrativa para saber qué ocurrió. Chediak dijo que se trata de un episodio grave, porque puede “desestimular a quien quiera declarar (…) por miedo a represalias.
Pero más allá del caso puntual y entendemos que la familia de la joven está en todo su derecho de reclamar, lo que vemos de mayor gravedad es precisamente la impunidad con que algunos delincuentes se mueven incluso para asesinar aunque tengan que pagar con años de cárcel.
El miedo es una de las armas principales con que cuenta la delincuencia para lograr su propósito. Estas represalias contra una testigo precisamente mueven a silenciar y acallar a quien se atreva a aportar lo que ha visto para detener una delincuencia cada vez más audaz.
Esto es lo que hay que salvaguardar porque si bien no es bueno ni pensable que cada testigo pueda tener una custodia policial, tampoco sería efectiva porque la delincuencia dedicada a hacer daño, es capaz de aguardar durante mucho tiempo para lograr su deleznable acción.
Impedir que prosperen, cueste lo que cueste y aún cuando tengamos que arriesgar nuestra propia seguridad, pagando a veces un precio altísimo, irrevocable es lo mejor que podemos hacer, no sólo por nosotros, sino por los que vienen detrás en la vida.

Publicado en - EditorialComentarios (0)

Paremos la mano a tiempo

Una encuesta recientemente difundida por la televisión capitalina (canal 4), sondeaba varios temas medioambientales y sobre todo uno que siempre hemos discutido y considerado un eslogan vacío de contenido.
Nos referimos al eslogan oficial del Ministerio de Turismo que sostiene “Uruguay país natural”, dando la idea que somos cuidadosos del medio ambiente y que el país mantiene una conducta al respecto que puede considerarse destacada.
La encuesta aludida es bastante real en relación al tema. La mayoría de los uruguayos sostuvo que no condice con la realidad de nuestro país, que no es para nada diferente a la realidad de otros lugares.
Otro de los aspectos, para nosotros muy veraz, es que la mayoría de los uruguayos considera que es la propia población la que menos cuida el ambiente. En cambio tiene una imagen bastante buena del papel del Estado en este sentido.
El 40 por ciento (un buen porcentaje) de los uruguayos considera que el Estado desempeña bastante aceptablemente su papel de cuidado del medio ambiente. En cambio el 60 por ciento señala abiertamente que somos los uruguayos, la población en general los menos cuidadosos y los que prestamos menos atención a este tema.
Este es precisamente el “quid” del asunto. Si observamos las calles de la ciudad sobre todo encontraremos plásticos, bolsas de nylon y todo tipo de envases y residuos desperdigados por las calles.
Esto es elocuente. La población, incluidas las generaciones más jóvenes son totalmente insensibles al tema. Nosotros los mayores no hemos sabido concientizarlos de lo que significa el deterioro del ambiente.
Las predicciones son catastróficas y aunque se nos tilde de exagerados debemos señalar sin rubor que lo que se está anunciando para el 2050 es catastrófico. Se sostiene que ya no quedarán peces en los mares, porque la sobreexplotación existente en estos momentos y para nada detenida, sino escondida, es una seria amenaza de extinción.
Pero además se anuncia un aumento de la temperatura ambiente de cuatro grados, lo que aparejará muy serios problemas y grandes cambios en el planeta.
Todavía estamos a tiempo de parar la destrucción de las condiciones ambientales, pero para esto se necesita más que un eslogan de buenas intenciones o eficiente para atraer visitantes. Necesitamos tomar en serio, a nivel global los riesgos existentes y para ello debemos pararnos de manos frente a los exagerados intereses económicos que todo lo destruyen sin reparar en lo que significa para el futuro.

Publicado en - EditorialComentarios (0)

Los más detestables

La actitud de quienes se “divierten” enviando virus informáticos para dañar ordenadores ajenos, es de por sí deplorable. Varias veces nos hemos ocupado del tema en estas columnas.
Pero cuando la vía elegida para concretar esta actitud es la que detallaremos, es mucho más que esto.
Sucede que en los últimos tiempos estos sujetos están recurriendo a la sensibilidad ajena para engañar gente de buena voluntad. Recurren a un correo de pedido de ayuda, usando generalmente a niños o personas que realmente están padeciendo o han padecido situaciones críticas.
Pero lejos de moverlos la sensibilidad y el deseo de ser solidarios, lo que realmente están haciendo es difundiendo un correo que termina dañando severamente los ordenadores de las personas sensibles, que creyendo que se trata de una cadena solidaria optan por abrir y leer al menos estos correos.
Lo peor de esto no es el hecho de que se difunde un nuevo virus, porque al fin y al cabo todos los días están apareciendo y cada vez hay mejores sistema de antivirus, lo peor es la actitud tan despreciable que demuestran quienes asumen este tipo de actitud.
No sólo están produciendo un daño material, sino lo que es más deplorable, están dañando y quizás arruinando para siempre una red de solidaridad que a veces significa la única posibilidad de esperanza para la gente que realmente necesita una ayuda.
A todo esto, días atrás, se produjo un ataque masivo de estos “hackers” a los sistemas informáticos de varios países europeos lo que pone en evidencia la vulnerabilidad de sistema que muchas veces creemos que son invulnerables.
Aún los países más desarrollados y avanzados técnicamente son presa de estas personas que persiguen fines espurios y además lo más triste es que terminan consiguiéndolos porque existe cierto “mito” de que se trata de “genios” que consiguen afectar incluso los sistemas más sofisticados. En realidad en la mayoría de las ocasiones para lograrlo consiguieron corromper a alguien, mediante dinero u otro tipo de presiones. Es mucho más frecuente que la obtención de sus propósitos por la aplicación de conocimientos avanzados.
Hoy ya no hay marcha atrás, vivimos en la generación de la informática y por lo tanto en alguna medida estamos a merced de la “ciberdelincuencia”, la batalla a librar es por lo tanto no sólo en descubrir tecnologías más seguras, sino esencialmente tratar de concientizar para conseguir personas más serias, responsables y conscientes de la responsabilidad social.

Publicado en - EditorialComentarios (0)

El transporte de carga en el país

La recuperación del ferrocarril es uno de los desafíos más importantes que tiene el Uruguay. Desde la decisión de eliminar el transporte ferroviario en el país han pasado cerca de 40 años, y seguramente hoy la realidad es muy diferente.
Si bien el transporte de carga por tren no es de los más amigables para el medio ambiente, sí tiene otras ventajas frente al transporte carretero, por ejemplo, que tampoco es de los más amigables. Socialmente no hay comparación, lo que mueve el transporte carretero es mucho más que lo que requiere el ferroviario en materia de mano de obra.
Junto al transporte fluvial (por río), el tren constituye las mejores opciones en cuanto a costo económico, aunque el transporte fluvial es considerado más amigable con el ambiente.
La cuestión es que el país debería tener una política de transporte seria y minuciosa.
Los diferentes sistemas de transporte de carga deben ser analizados fehacientemente, porque cada uno de ellos tiene sus ventajas y sus desventajas, pero hoy sabemos que la supresión del ferrocarril para el transporte de carga ha sido sino un error, una medida altamente discutible desde el punto de vista económico.
A punto tal que una de las exigencias de la empresa UPM para instalar otra planta de producción de celulosa en el país, es que haya un sistema de carga ferroviario entre el punto de producción, o sea la fábrica de la celulosa y el puerto de Montevideo.
En su momento la eliminación del ferrocarril como transporte de carga en el país fue ampliamente resistida, debido a que se le atribuía a la enorme presión ejercida por el transporte carretero, notoriamente más caro que los otros dos sistemas mencionados, pero que obviamente hoy tienen también otros motivos para analizar.
La infraestructura ferroviaria en el país requiere de una readecuación debido a que en muchos lugares ya no está en condiciones y sobre todo se han eliminado tramos enteros.
Salto tuvo una época de auge notoria que ya no es posible reflotar, el viejo ferrocarril Noroeste, del que hoy sólo se conservan los galpones destinados a otros usos, consistió en una de las principales vías de acceso desde el norte que combinaba el transporte fluvial, con el ferrocarril y desde aquí se distribuía al resto del país.
Hoy represa mediante y sin esclusas de navegación ya no es posible pensar en volver a tener esta vía de acceso y si alguien pensara en reflotarla necesariamente debería analizar si existen condiciones e interés suficiente en su utilización.
De todas formas, Uruguay necesita repensar todo su transporte de carga por la sencilla razón que la competencia es muy alta, las condiciones y las posibilidades han cambiado muchísimo y lo mejor que podemos hacer es estar al tanto de estas posibilidades.

Publicado en - EditorialComentarios (1)

Libres y soberanos gracias a ellos

Se cumplen hoy los 206 años de la Batalla de las Piedras, una gesta que constituye un hito en la historia que gestó la patria en que vivimos. Es considerado casi que el inicio de la gesta libertadora, en cuanto Artigas al frente de sus hombres se declaraba en rebeldía con la corona española y en la tardecita de aquel 18 de Mayo de 1830 tras varias horas de batalla recibía la espada de De Posadas que marcaba su rendición, ya muchos de sus hombres habían abandonado sus filas, pasándose a las fuerzas revolucionarias de Artigas.
El caudillo oriental estaba al mando de un ejército conformado por gauchos y gente del campo que sabiamente dirigida por Artigas logró derrotar a un ejército profesional, armado con los más modernos fusiles de la época y dirigido por gente que había participado ya en varios enfrentamientos bélicos.
Pero esto es historia y estamos seguros que las nuevas generaciones poco o nada saben y menos se interesan por conocer estos hechos. Sin embargo fueron los hechos que constituyeron nuestras raíces, las bases de nuestra nacionalidad.
Esta ignorancia es la que nos asusta. Somos sabedores de que si bien no debemos atarnos al pasado porque el desafío es hacia el futuro, la historia enseña que los pueblos que olvidan su pasado están condenados a repetir sus errores.
La historia patria del Uruguay estuvo plagada de hechos lamentables, de personas que terminaron traicionando al prócer y tenemos que conocer y saber de todo eso, no para juzgar los hechos que sucedieron en determinada época y en un contexto muy diferente al que tenemos hoy, sino esencialmente para no dar los mismos tropezones que dieron nuestros antepasados a la hora de conformar la hermosa patria que nos legaron.
La Batalla de las Piedras es uno de los hechos que todos los uruguayos deberíamos conocer pormenorizadamente, porque marca en gran parte nuestra idiosincrasia, porque nos define como personas amantes de la libertad, valores que debemos atesorar por siempre, simplemente en honor de aquellos que se jugaron la vida para que pudiéramos liberarnos del yugo que se nos quería imponer.
Son todos hechos que tenemos la obligación de conocer porque no es posible que alguien “desde afuera” nos humille demostrándonos conocimientos sobre nosotros mismos que nosotros ignoramos.
No pretendemos un sentimiento “patriotero” que a veces nos lleva prácticamente a idolatrar la bandera. Tampoco queremos que el concepto de “patria” esté estrictamente vinculado al deporte y al fútbol en particular como lamentablemente es lo que más se ve hoy en día, pero la memoria de aquella gente, de los gestores de nuestra patria debemos conocerla y reverenciarla porque gracias a ellos hoy somos un pueblo libre y soberano y ojalá siempre sea así.

Publicado en - EditorialComentarios (1)

Prudencia y equilibrio, ese es el desafío

Los residuos de la incineración de los combustibles fósiles que el hombre utiliza para obtener energía y las heces de los animales, fundamentalmente la ganadería, que también consume oxígeno al liberar el temible gas metano, son consideradas las mayores causas del recalentamiento global, de acuerdo a lo que se maneja habitualmente y su vez los elementos que se deberían disminuir de varias maneras con mayor urgencia si pretendemos cuidar la vida en el planeta.
La cuestión es que esto supone nada menos que un cambio en el sistema de producción e industrialización que existe hoy en el mundo.
El hombre está obligado a hallar formas de producción e industrialización diferentes, so pena que la actual termine con el hombre, luego de terminar las posibilidades de vida en el planeta.
No podemos pecar de ingenuos en esto, ni mucho menos seguir a pie juntillas lo que sostienen los grandes intereses por la sencilla razón de que obviamente ellos también hacen su juego y habrán de procurar tirar hacia el tercer mundo y los países más pobres, con menores recursos la mayor culpa de la situación.
En los hechos, hay que entender que todo es un equilibrio y gran parte del daño que hace el estiércol de los animales rumiantes a la atmósfera al liberar gas metano, que es uno de los elementos que retiene el calor ambiental, se puede mitigar con un manejo adecuado para que el daño provocado al aire, el agua y la vida en general sobre la tierra, sea menor. Es necesario saber a ciencia cuánto podemos y debemos producir y sobre todo cómo debemos hacerlo.
La cuestión es que precisamente los grandes intereses pretenden volcar en este aspecto toda la culpa y esconden la parte de la película que no los favorece, es decir el desmonte, la incidencia de la industria y demás, de gran impacto negativo en el ambiente, no son demasiado difundidos ni conocidos.
Lógicamente que la eliminación de los grandes bosques naturales, para aprovechar hacia sus bolsillos el enorme potencial agrícola que tienen estos suelos, no se difunde mayormente.
La eliminación de colonias enteras que han estado en manos indígenas, que protegían esas tierras, esencialmente porque han aprendido que también somos parte de los ecosistemas, hoy son motivo de conflicto porque la ambición de los hombres amenaza con poner fin a esta situación, sencillamente usurpando esas tierras.
Mientras no asumamos que la cuestión es manejar con la suficiente prudencia y el equilibrio necesario la explotación de los recursos naturales, no estaremos preservando el mundo que nos han prestado las futuras generaciones.
Así de sencillo.

Publicado en - EditorialComentarios (1)

Más serio de lo que suponemos

Cada vez más científicos coinciden en que de mantener las condiciones actuales, incluso los tibios esfuerzos por cambiar las cosas, el calentamiento global será de cuatro grados más en el 2050, fecha que está “a la vuelta de la esquina”.
Para tener idea de lo que representan estos 33 años, miremos para atrás, en el año 1985 casi 33 años hace ya que el Uruguay salía de la dictadura vale decir que quienes nacieron por entonces ni siquiera supieron de los años “negros” que fue la interrupción de la democracia.
Todo esto para que tengamos idea de lo cercano que estamos del tiempo que se anuncia porque de confirmarse este aumento de cuatro grados, las consecuencias sobre el planeta serán catastróficas.
Hoy la enorme mayoría delos habitantes del planeta relativiza el tema o mira para otro lado. El consumismo nos domina y por lo tanto lo que prevalece es nuestro propio placer ¿alguien se preocupa por lo que vendrá?.
Sin embargo las consecuencias de este aumento global serán terribles, al punto que hay quienes dudan que la vida sea posible en dichas condiciones.
Sabemos que lo primero que se nos dirá es que estamos teniendo una visión apocalíptica del futuro, porque también hay algunos científicos que siguen sosteniendo que son etapas cíclicas y así como hoy el planeta se esta recalentando llegará el momento en que se enfriará.
Para nosotros en el mundo académico lo que realmente es atendible es lo que se investiga, se verifica, se coteja la información de varios años para saber la evolución y las tendencias.
Siempre habrá opiniones contrarias y si las rascamos a fondo confirmaremos que no son objetivas precisamente, sino que detrás de estas opiniones siempre hay intereses personales, grupales o incluso transnacionales a los que poco importan las consecuencias de mediano y largo plazo, porque la cuestión para ellos es obtener el máximo rédito posible hoy, ahora, aunque luego todo quede en la ruina.
Ejemplos de lo que ha sucedido con este tipo de acciones sobran, pero como la mayoría de ellos suponen una degradación ambiental lenta pero irreversible, todavía hay tiempo para sembrar dudas y cuestionar la verdad científica.
En tanto las futuras generaciones, que serán las principales perjudicadas, están obviamente conformadas por niños y jóvenes a los que todavía no preocupan muchos estos temas.
Es por lo tanto de tomar las cosas en serio, de asumir el riesgo al que estamos sometiendo el planeta, nuestra casa y si realmente queremos a nuestros nietos , no hay tiempo que perder en la exigencia de medidas concretas y urgentes.

Publicado en - EditorialComentarios (0)

Hacia una justa distribución de recursos

Hoy existen nuevas reglas de juego en materia de comunicación, en cuanto a soporte, papel o digital son los más difundidos, pero la esencia sigue siendo la misma y en muchos casos están incluso fuera del alcance de los gobiernos más poderosos.
Es el caso de Internet y las redes sociales que han podido burlar la férrea censura de Irak y de China mismo, para dar a conocer realidades que habitualmente no trascienden por los demás medios.
El deseo de “marcar la cancha” en muchos casos por parte de los regímenes, sobre todo totalitarios en materia de contenidos, ha sido una permanente aspiración y también una preocupación constante para ellos.
Sin embargo hoy, esta posibilidad es más difícil. La denominada “red de redes” permite muchas formas de burlar las censuras y por lo tanto los controles se hacen más dificultosos.
Pero los interesados en manejar la comunicación a su antojo y conveniencia no han cejado en su intento. Entre estos, debemos incluir la publicidad oficial, elemento fundamental en muchos casos, que curiosamente va a parar casi que en su totalidad a la televisión capitalina y otros grandes medios, pese a todos los proyectos y promesas que ha habido al respecto.
Uruguay no es la excepción, aunque en cuanto a los contenidos de la radio, la televisión y los medios de prensa como dijera el propio ex presidente Mujica “la mejor censura es la que no existe”. Sin embargo también durante su gobierno se siguió privilegiando a los grandes medios, como una forma de “amigarse” con ellos, en detrimento de los pobres medios de comunicación del interior, que a lo sumo reciben alguna migaja.
Es cierto que muchas veces escuchamos comentarios condenatorios de la televisión chatarra, de los medios “vacíos” de los porteños, pero si rascamos un poquito, los mismos que criticamos estos programas, en alguna ocasión aunque argumentemos que lo hemos hecho accidentalmente “haciendo zapping”, los vemos, así sea por algunos minutos.
Esta es la cuestión. Si fuéramos coherentes, si con nuestras acciones avaláramos lo que sostenemos mediante la palabra, seguramente que la realidad sería diferente. Los programas que condenamos no tendrían lectores o televidentes y seguramente desaparecerían de la oferta.
Ahora bien, para trabajar en la creatividad, para superarnos y profesionalizarnos en el Interior necesitamos sí o sí el aporte del Estado, no más del que reciben los medios capitalinos.
Esa es la cuestión.
Alberto Rodríguez Díaz

Publicado en - EditorialComentarios (0)

En este día

Nunca fuimos partidarios del “Día de…” y esto incluye el Día de la Madre, por el sólo hecho de que creemos que no debemos mezclar los afectos con el comercio. Tan genuino el interés comercial como el valor afectivo, lo único que una cosa no puede ni debe interponerse en la otra.
Nos explicamos, seguramente hay hijos que no tienen nada de valor económico para agasajar hoy a su madre y esto no desmerece el valor afectivo. Quizás tanto o más auténtico de lo que sienten y expresan quienes tienen para expresarlo con algo económico.
Seguro que un beso o un abrazo vale tanto o mas que lo económico y seguro también que la enorme mayoría de las madres así lo valoran, pero no es lo mismo para quien no puede expresar sus sentimientos con algo económico.
Por estos días alguien nos hizo llegar el mensaje de varias madres que no saben que ha sido de sus hijos, la mayoría hoy abuelas pidiendo que en este mes de la madre, se les diga por parte de quienes bien lo saben donde están sus hijos a las madres de desaparecidos que hace varias décadas los buscan.
Seguramente que en esta situación hay muchas madres que desesperadamente procuran saber que ha sido de sus hijos y también hay personas que saben que fue de ellos y donde se hallan sus restos si éste ha sido su fin o a quienes les entregaron los bebés de estas madres si ha sido el camino adoptado. Se nos puede endilgar de buscar siempre la parte triste, dolorosa o de tirar “pálidas” cuando todo el mundo va en otra dirección.
No lo ignoramos, pero preferimos estas acusaciones a mirar con superficialidad, temas de muchísima profundidad, porque estamos hablando muchas veces de delitos de lesa humanidad, es decir de los más graves que se conocen y muchos prefieren mirar para otro lado antes que detenerse a analizarlos.
Para nosotros estas madres sufrientes son parte inocultable de nuestra realidad y por lo tanto, cuando se abraza a una madre y se agradece a Dios (para nosotros cristianos al menos) por tenerla o haberla tenido viva, porque contamos con ese ser con el siempre contamos a nuestro lado, no olvidemos que también hay madres que hoy no tendrán el cálido abrazo de un hijo… Sencillamente porque alguien se los quitó, usurpándole ese derecho..
Alberto Rodríguez Díaz

Publicado en - EditorialComentarios (0)

Informar no es prestarse para hacer “mandados”

Uno de los conceptos más difíciles de revertir para los organismos oficiales, es el de que “la información es nuestra, del organismo, o del Estado, y yo la manejo”, la doy a quien quiero, cuando quiero y cómo quiero.

Décadas, sino siglos se lleva sosteniendo este concepto Que hoy es totalmente erróneo.
No sólo que la información “pública”, de la población, del ciudadano y no del Estado, sino que además éste está obligado a proporcionarla gratuitamente “a toda persona que la requiera, sin tener que exponer para qué la quiere”.
El Estado, gobiernos departamentales, locales, municipios y demás sólo tienen como posibilidad de negarse a entregar la información solicitada, determinados argumentos que son especificados por la ley y que el Estado en estos casos debe de determinar específicamente.
Vale decir que aquella estrategia que ha regido hasta el momento, sencillamente de “cajonear” los pedidos de información – cuando se consideraba inconveniente que trascendiera- que eran tramitados por cualquier vía, hoy ya no corren, al menos sin riesgo que quien solicita dicha información pueda recurrir a la vía judicial, como de hecho está ocurriendo.
Sin lugar a dudas que los organismos públicos estatales, para restringirnos a ellos, que no son los únicos comprendidos en esta ley, en Salto están muy lejos de llegar a un nivel satisfactorio de “manejo” de la información.
Significa romper esta situación y seamos sinceros. Si llegamos a esta situación, fue porque también muchos medios y periodistas han tenido una cuota parte de culpa. Generalmente aquellos periodistas “mimados” por el poder, privilegiados de alguna forma, directa o indirectamente, con carguitos, publicidad o cualquier otra forma, se han prestado para llegar a esto.
Obviamente que han sido y en algunos casos siguen siendo los más felicitados y “destacados” para los jerarcas públicos que entienden que estos son “los buenos periodistas”. Vale decir los que “no complican”
Quedan también aún muchos jerarcas que sencillamente “miran para otro lado”, cuando se les solicita información específica. No están informados, no están asesorados y por lo tanto generalmente tienen temor a informar mal, a dar información “inconveniente” o lisa y llanamente siguen aferrados al concepto de que son “dueños” de la información que en realidad pertenece al público. Esto es, nos pertenece.
Creemos que en todos los casos hay una materia pendiente, que debe ser rendida a la brevedad. Si no se prepara e informa debidamente a los funcionarios, los organismos deberán responder ante la Justicia, debido a que el conocimiento de los detalles de la Ley hará que cada vez haya más pedido de información y la Ley de Acceso a la Información Pública limita el plazo legal para responder a los 20 días, prorrogables por otros 20 días, solo en caso de algunos de los argumentos que la ley especifica.
Queda por lo tanto poco tiempo para prepararse y seguramente a todos los responsables de organismos públicos debería de interesarles el tema.

Publicado en - EditorialComentarios (0)

Mayo Amarillo: un loable esfuerzo

Las actividades comprendidas en el denominado “Mayo Amarillo”, que consisten en una suerte de alerta o advertencia de los riesgos existentes en el tránsito, sobre todo cuando no se conduce en forma prudente, constituyen un loable esfuerzo hacia la concientización de los conductores en general, pero también de los peatones.
No conocemos país en el mundo en el que no haya accidentes de tránsito e incluso muertes por esta causa y sin embargo en casi todos ellos, sino en todo, también se desarrollan campañas y muchos esfuerzos para tratar de lograr un tránsito más ordenado, más prudente y responsable con todos los que utilizan las calles y rutas a diario.
Es probable que todos quienes participan en estas actividades sepan que las posibilidades de éxito, si por esto se entiende lograr una comunidad ordenada y respetuosa, son muy limitadas, pero de todas formas, el esfuerzo bien vale la pena, porque sólo perseverando en estos esfuerzos, alertando cuáles son los elementos nocivos más frecuentes que existen en el origen de los siniestros, es la única forma en que se puede lograr cambiar y mejorar las condiciones generales del tránsito.
En este sentido la principal droga social, presente frecuentemente en los siniestros de tránsito está constituida por las bebidas alcohólicas, cuyas limitaciones de venta y sobre todo de consumo siguen siendo insuficientes y muy fáciles de vulnerar.
El alcohol suele desencadenar otros factores de riesgos altamente peligrosos, como el exceso de velocidad, la ignorancia de las señales e indicaciones del tránsito.
Seguramente que la única posibilidad de mejorar las condiciones del tránsito existentes en la comunidad, se dará cuando tengamos tanto conductores como peatones prudentes, respetuosos de todas las normas existentes en este aspecto y paralelamente, controles severos que obliguen a los imprudentes a manejarse dentro de las disposiciones vigentes, respetando las leyes y normas en el tránsito.
Lamentablemente aquello que de no ser con multas que realmente “duelan” a la gente, no habrá mejoría, sigue teniendo vigencia, aunque seguramente que lo ideal no es que los infractores se abstengan de las infracciones por temor a las multas, sino que el mejor indicador sería que se abstuvieran por compartir la necesidad de ser prudentes y responsables, porque es lo mejor para todos.
Los altibajos en las cifras que aparecen en las encuestas sobre tránsito indican precisamente que la represión y los operativos son necesarios, el gran objetivo de un ciudadano más prudente y responsable, sigue siendo un déficit.

Publicado en - EditorialComentarios (0)

Las sanciones ayudan, pero no evitan los desequilibrios

Lo que acaba de suceder en Canelones es una muestra fehaciente del error de quienes consideran que la prohibición de acercamiento, el retiro del arma de fuego cuando se trata de un policía y medidas similares pueden ser una buena forma de evitar desenlaces trágicos, desgraciados de casos de violencia doméstica.
El agente policial llegó a la casa donde vivía su ex esposa y sus dos hijas, de 5 y 12 años. Estas dos fueron baleadas de gravedad por parte de su padre, un hombre totalmente “sacado”, fuera de sus cabales, porque evidentemente para cometer tamaña insanía necesariamente se debe estar gravemente enfermo en su psiquis.
Sus colegas que llegaron al lugar en momentos en que se cometía la barbarie abatieron al desequilibrado que pagó con su vida, aunque seguramente ha sido un final por él previsto.
El trágico hecho delata varias cosas. En primer lugar, el hecho de que se le retire el arma reglamentaria a un policía no significa que este no pueda conseguir otra, como ha sido el caso que nos ocupa.
Delata además la total falta de controles. Ese hombre no sólo siguió siendo violento luego del retiro del arma, sino que lo que hizo fue conseguir otra y en este país, un policía o expolicía tiene muchas posibilidades de conseguirla porque conoce el ambiente.
Un segundo caso que delata la misma insanía de nuestra realidad es el referente al cruento doble homicidio registrado en Paysandú, donde otro hombre desequilibrado, probablemente bajo los efectos de las drogas, termina asesinando con mucha crueldad a su abuela y su bisabuela.
La lectura que surge ante estos casos, al menos para nosotros, es que necesariamente debemos ir a las causas de la violencia, los motivos o pseudo motivos existentes en nuestros días que llevan a que consideremos que todo vale y cuando alguien se interpone a nuestros deseos nos enceguecemos a punto tal que somos capaces de cualquier crimen aberrante para conseguirlos.
Vivimos en tiempos de violencia y lo peor del caso es que mucha gente cree que la salida está por el lado de la represión, de las sanciones “ejemplarizantes”, pero la historia mismo enseña que nunca han sido esta una medida efectiva, porque nadie deja de cometer incluso un delito severamente sancionado, por la dureza de la pena.
Más aún, ni siquiera en los países donde existe la pena de muerte se ha conseguido eliminar esta violencia con dicha pena.
No estamos contra el endurecimiento de las penas, pero sí abogamos para que este endurecimiento sea puesto en su lugar. En caso contrario seguiremos pidiéndole peras al olmo.
Alberto Rodríguez Díaz

Publicado en - EditorialComentarios (0)

Recordando un hito en la historia del terruño

La visita del Papa Juan Pablo II a Salto en mayo de 1988 respondió a una gran expectativa. Uruguay había regresado a la democracia poco tiempo atrás y la venida del Sumo Pontífice confirmaba el deseo de regresar a la plena vigencia de los derechos cívicos, un camino que nunca debió abandonarse y que tímidamente comenzaba a transitarse nuevamente.
Más allá de lo específicamente religioso, la presencia por primera vez de un líder religioso de tanta importancia en suelo salteño, marcó una gesta que el tiempo ha destacado, al punto que casi 30 años después quienes tuvimos la suerte de vivir aquel acontecimiento, recordamos su paso y su estadía en esta tierra, junto al entonces Obispo de Salto, Mons. Marcelo Mendiharat, luego de varios años de exilio obligado de éste.
Si bien no fueron más que algunas horas en suelo salteño, la visita de Juan Pablo II al Uruguay, por segunda vez, dado que ya había estado en Montevideo dos años atrás, ha sido un hecho destacado, que marcó el sentimiento religioso, pero sobre todo mostró cuanto tiene de importancia la religión en el corazón humano.
El hecho de que el Papa Juan Pablo II hubiera incluido a Uruguay en su gira por Latinoamérica permitió a quienes profesan la fe católica sentirse más acompañados, más atendidos en el seno de la Iglesia.
La visita de Juan Pablo II, convocó en su entorno a toda la Iglesia católica y su presencia sirvió para limar asperezas, para acercarnos y sentir la fraterna presencia de alguien que respaldaba y apoyaba el reencuentro de la salida a los largos años de tinieblas, en los que fueron suprimidos los derechos ciudadanos.
No se puede ni se debe desconocer que para esta visita jugó un importante papel el entonces presidente de la República, confeso gnóstico, como lo es Julio María Sanguinetti y también el entonces Intendente de Salto, de su mismo partido político, Esc. Eduardo Malaquina, porque entendieron que esta visita aportaba a la pacificación y el reencuentro de los uruguayos y seguramente no se equivocaron.
Se han cumplido 29 años de este acontecimiento y no debiera pasar desapercibido, porque la visita del Papa a suelo salteño de alguna manera significó también poner al departamento en el plano internacional.

Publicado en - EditorialComentarios (0)

En el Día Internacional de las aves

Por iniciativa del BirdLife International el 9 de mayo se celebra el Día Internacional de las aves. El Birdlife Internacional es una organización, compuesta por una red de ONGs que tiene como objetivo la conservación de todas las especies de aves que habitan en la Tierra así como de sus hábitats.
Además, trabaja por la conservación de la diversidad biológica del mundo y la adecuada utilización humana de los recursos naturales.
La alondra ricotí (foto) símbolo desde hace año elegido por la BirdLife para promocionar los objetivos de este día, es una especie catalogada en peligro en el Libro Rojo de las Aves y que sólo se encuentra en las estepas de España y en el norte de África, ha sido elegida por la organización ecologista SEO/Birdlife Ave del Año 2006. En España quedan menos de 2.000 parejas, amenazadas por los cambios del uso del suelo, la construcción de infraestructuras y sobre todo la actual expansión de los parques eólicos.
La alondra ricotí (Chresophilus duponti) es un ave de pequeño tamaño con poblaciones exclusivamente en el norte de África y la Península Ibérica. En Europa, el 100% de la población se encuentra exclusivamente en España, pero sólo se encuentra en ocho comunidades autónomas: Castilla y León, Aragón, Navarra, Castilla La Mancha, Andalucía, Murcia, Valencia y Cataluña.
Desde 1988 SEO/BirdLife elige el “Ave del Año” con el fin de llamar la atención sobre alguna especie de nuestra avifauna que requiere de una atención especial debido a su precaria situación de conservación y amenazas vigentes.
En un mundo permanentemente convulsionado por los conflictos y movido por los despiadados intereses económicos, frecuentemente nos olvidamos o dejamos de lado incluso la necesidad de preservar el ecosistema del que somos parte y en el que las aves cumplen un rol determinante, porque se cuentan entre los seres más vulnerables…
Y no es la única amenaza, porque existe también un mercado negro, en el que traficantes de aves cazan estos animales para comercializarlos y obviamente sacarlos de sus hábitats es una manera de extinguirlos. No vemos que haya en contrapartida una acción estricta y permanente de control como debería hacerse, para evitar los riesgos de extinción de las especies que incluso han dado nombre a nuestro río patrio o “río de los pájaros pintados”.
Es por eso que hoy nos pareció importante detenernos a tomar conciencia de la gravedad de un tema que no parece ser de interés para los grandes intereses, precisamente.

Publicado en - EditorialComentarios (0)

No entiendo más nada

Cuando apareció el canco cítrico por estas latitudes, los principales mercados europeos, así como ni que hablar el estadounidense, se ceró automáticamente para toda la citricultura de la región latinoamericana, afectada de cancrosis.
Sin embargo ahora aparece una plaga más temible aún, como es el HLB (por sus siglas en inglés) y el cancro cítrico pasa a segundo plano. Es más, algunos de los mercados más exigentes ya negocian fruta con cancrosis, entendiendo que “no es problema mayor”.
En su momento la existencia de cancro cítrico fue una verdadera desgracia para toda la citricultura del país, sin embargo hoy esos mismos mercados afirman que no es un problema mayor…
El cancro cítrico no sólo afectaba la fruta, deformándola y la planta que terminaba arruinándola, sino que se expandía rápidamente. Por lo tanto la medida aconsejada y puesta en práctica por las autoridades sanitarias fue la erradicación de las plantas enfermas y de todas las plantas existentes a su alrededor, en un radio de varios metros.
Fue así que hubo productores que perdieron la totalidad de sus montes. Más aún, los expertos sostenían que la bacteria de la plaga permanecía en la vegetación durante varios años más y por lo tanto esos predios quedaban inservibles para la producción, porque de ser ocupados, aún con otras plantas, habrían de transmitir la enfermedad.
Las dificultades sociales que ocasionó el cancro cítrico fueron mayúsculas. Hubo productores dispuestos a enfrentarse incluso a la Policía para impedir las inspecciones y de hallarse la enfermedad el posterior corte de las plantas enfermas.
Las características del HLB son muy similares a las del cancro cítrico y por lo tanto, más allá de todo lo que significa para el país tratar de mantener una citricultura sana, es necesario agotar los esfuerzos para tratar de saber a ciencia cierta ante qué estamos.
Si bien nadie afirma tener una “cura” para la plaga, hay laboratorios que están haciendo grandes esfuerzos para hallar un producto eficaz en este sentido. Al mismo tiempo técnicos relacionados a la citricultura están tratando de conocer las prácticas de manejo de los cultivos y del esfuerzo por multiplicar el predador natural de la plaga, medidas que han dado resultados alentadores al menos para detener la expansión de la enfermedad.
En definitiva, lo aconsejable es mantenerse alerta, informarse, conocer lo que debe hacerse para evitar las infecciones y no apresurarse a tomar medidas.

Publicado en - EditorialComentarios (0)

OSE: debe remojar las barbas

La jueza de paz, Susana Cardozo de Nicola, acaba de advertir a OSE que no puede cortar el suministro de agua potable a un cliente por falta de pago, debido a que el agua es un servicio esencial para la vida y así está establecido en la Constitución de la República.
Es que este es uno de los abusos que alienta el monopolio. Cuando una empresa estatal tiene la potestad de hacer y deshacer, sin que el cliente tenga más que un limitado derecho al “pataleo”, asistimos a situaciones absolutamente absurdas, como ha sido el caso del propietario de una casa deshabitada en Rocha que de pagar un promedio de 300 pesos mensuales le ha llegado una factura de 98.000.
OSE sostiene que su responsabilidad llega hasta el contador y que el agua que se ha facturado se consumió. El hecho podría ser explicado por una pérdida subterránea, pero OSE sólo aceptó bajar la deuda a algo así como los 30 mil pesos, suma que sigue siendo un absurdo para cualquier trabajador.
Ahora bien, el fallo de la Dra. Cardozo, referido a otro caso, no al de Rocha, sienta un precedente claro y muy concreto, OSE no puede privar a nadie, por falta de pago, de un servicio esencial para la vida, establecido en la Constitución de la República, como es el agua y también el saneamiento.
Es más, en muchos casos en que el contador de agua ha quedado detrás de las rejas o en algún domicilio donde hay perro, feroz o no, hay funcionarios de OSE que ni siquiera concurren, hacen un promedio e imponen una suma, y la factura puede saltar de cientos a miles de pesos en más de una oportunidad.
No dudamos que estas situaciones tienen su complejidad, pero OSE debería dejar al menos una notificación, informando de ella al propietario del domicilio a efectos de hallar la solución adecuada, como lo hizo en su momento UTE, poniendo todos los medidores de consumo en las veredas.
Sin embargo, alentado por el monopolio OSE ni siquiera se molesta en hacer esto. Impone su voluntad y basta. Rige aquello de “pague primero” y después proteste…
Seguramente que el fallo de la Dra. Cardozo, que obliga a la empresa estatal a pagar algo así como 100.000 mil pesos por lucro cesante y daño moral entre otras cosas al reclamante, y aunque termine pagando menos mediante apelación, le hará poner las barbas en remojo y no literalmente, pero sí en cuanto a tener mayores precauciones y más respeto por el derecho de los clientes en adelante…

Publicado en - EditorialComentarios (0)

El consumo legal de la marihuana

La instrumentación de la venta legal de marihuana que ha decidido llevar adelante el gobierno nacional es a nuestro criterio una de las medidas más audaces y polémicas que hemos conocido en los últimos tiempos.
Seguramente que al presidente de la República, Dr. Tabaré Vázquez, médico oncólogo muy conocedor del efecto nocivo del humo en los pulmones y un paladín en la erradicación del tabaquismo, no le hará “ninguna gracia” promover de alguna manera el consumo de cannabis en el país.
Sin embargo, entendemos que se trata de un nuevo intento, una medida audaz y valiente, porque estamos seguros que tanto Vázquez como todos quienes han impulsado la medida saben muy bien el cúmulo de reacciones negativas que recibirán por la misma.
Sin embargo, el “blanqueo” de la situación es al menos un intento, diferente, por tratar de combatir el narcotráfico y sobre todo el “narcomenudeo” en vistas al fracaso de todo lo que se ha intentado anteriormente.
Es que hoy el mundo es movido por el dinero y no hay códigos, no importa de dónde proviene “don dinero”, porque sencillamente todo lo corrompe y hasta aquellas personas que consideramos más probos, honestos y bien intencionadas, son tentados por el poderoso dinero.
Ya en la antigüedad se decía que “todo hombre tiene su precio” y hoy por hoy, lamentablemente, la máxima tiene más vigencia que nunca.
A menudo vemos con sorpresa como autoridades y líderes políticos y de otros rubros están involucrados con las mafias, las cobijan y cuando se oponen a ella son víctimas de chantajes, amedrentamientos o presiones de todo tipo a ellas o sus familiares.
Nadie lo ignora, los tentáculos de las mafias son muy extensos y no se puede desconocer que también son tremendamente sangrientos y despiadados. Tanto es así que todo les sirve para lograr sus propósitos.
En este mundo, el denominado “narcomenudeo” ha ido ganando espacio, al punto de copar por completo ámbitos juveniles y hasta de adolescentes.
Nuestros lectores saben que no somos partidarios de difundir, ni mucho menos facilitar el consumo de esta ni de ninguna droga, pero debemos reconocer que la represión puesta en práctica hasta el momento no ha dado los resultados esperados, precisamente porque muchas de las personas que supuestamente deberían controlar y reprimirla, están captados de alguna forma por los tentáculos del narcotráfico.
Por lo tanto, cuando se intenta otra medida, por riesgosa y contraproducente que parezca, estamos al menos cortándole algún tentáculo al monstruo.

Publicado en - EditorialComentarios (0)

Una muestra de madurez

La Cámara de lndustrias del Uruguay, el Ministerio de Trabajo y Seguridad Social (MTSS) y la central de los trabajadores PIT-CNT han acordado un “impasse” por todo el presente año en la denuncia de la Cámara ante la Organización Internacional del Trabajo (OIT) debido a las exigencias de las comisiones tripartitas, que considera desmedidas las decisiones adoptadas.
El “congelamiento” de la situación ha sido adoptado ante la invitación del organismo de los trabajadores de invitar al Presidente de la República a inaugurar el próximo evento internacional de los trabajadores y debido a que si prosperara la denuncia de la Cámara Uruguaya pasaría a formar parte de una “lista negra” de países en los que la OIT considera que los derechos de los trabajadores y las relaciones entre el trabajo, los patronos y los gobiernos no funcionan como deberían.
El acuerdo alcanzado por las tres partes en discusión posibilita que Uruguay no ingrese a esta lista y por lo tanto el presidente de Uruguay, primer presidente latinoamericano invitado para esta distinción pueda concurrir sin dificultades.
Pero lo que interesa destacar es la madurez de las tres partes en litigio. Hemos asistido muchas veces a una desigualdad manifiesta, en la que lejos de manejarse racionalmente, los actores lo hacían por afinidades ideológicas. Es decir, durante muchas décadas ha sido imposible poner en funcionamiento las denominadas comisiones “tri partitas”, porque no tenían sentido, vale decir empresarios y gobierno participaban de las mismas ideas y por lo tanto la votación de las decisiones se inclinaba siempre en beneficio de estas partes.
Ahora, con gobiernos de izquierda, la relación ha cambiado y muchas veces el voto del gobierno, a través del Ministerio de Trabajo, acompaña a los trabajadores.
Tan injusto es esto, como aquello. Entendemos que en todos los casos el diálogo debería ser maduro, honesto y sincero y obviamente que las posiciones de todas las partes debería tomarse a conciencia.
Nada debería estar fijado de antemano y las afinidades ideológicas deberían de dar paso a la justicia social.
El acuedo logrado en estos momentos no es más que “tirar la pelota hacia adelante”, pero al menos le quita presión a la situación planteada. Hay un distanciamiento notorio entre las posiciones de uno y otro, pero el acuerdo hace alentar esperanzas que de alguna manera avanzamos hacia la madurez del relacionamiento y respetando los derechos de cada quien, convengamos en una situación de mayor equidad.

Publicado en - EditorialComentarios (0)

En el Día Mundial de la Libertad de Prensa

En la pasada jornada se celebró el Día Mundial de la Libertad de Prensa. Un valor muy caro para la democracia en el mundo entero.
La libertad de prensa, está establecida por la Constitución de la República en nuestro país , dado que el artículo 29 expresa: Es enteramente libre en toda materia la comunicación de pensamientos por palabras, escritos privados o publicados en la prensa, o por cualquier otra forma de divulgación, sin necesidad de previa censura; quedando responsable el autor y, en su caso, el impresor o emisor, con arreglo a la ley por los abusos que cometieren).
Uruguay es el país con más libertad de prensa en Sudamérica y se ubica en el puesto 20 del ranking mundial, según la clasificación de Reporteros sin Fronteras del año anterior, que considera “ejemplar” la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual.
Por primera vez desde que Reporteros Sin Fronteras (RSF) comenzó en 2002 a elaborar su clasificación mundial de la libertad de prensa, África mostró una mejor situación que América, aunque el retroceso es palpable en todos los territorios estudiados, indicó la organización.
Globalmente, África se convierte en el segundo continente mejor valorado, por detrás de Europa, y supera a América, «lastrada por la violencia creciente contra los periodistas en América Latina», mientras que Asia sigue siendo el peor valorado.
De los 180 países estudiados, Finlandia sigue siendo el mejor valorado, algo que se repite desde 2010, seguido de Holanda, que gana dos puestos, y de Noruega, que pierde la segunda posición, informó EFE.
El deterioro es peor en América a causa de «las tensiones políticas crecientes en numerosos países, alimentadas por la recesión económica, las incertidumbres sobre el futuro y el repliegue identitario».
El crimen organizado sigue siendo una amenaza para los reporteros en la mayor parte de los países de América Central y en Colombia, donde los cárteles, grupos paramilitares y narcotraficantes hacen muy difícil el ejercicio de cualquier periodismo de investigación.
Los dos peores países del continente en libertad de prensa siguen siendo Venezuela y Cuba, a juicio de la ONG.
En el primer caso, RSF señaló que «la prensa de oposición y los medios independientes tratan de sobrevivir a las intimidaciones y maniobras del presidente, Nicolás Maduro».
Cuba se sitúa en el puesto 171 tras perder dos plazas, con «un control casi total de la información por parte del régimen de Raúl Castro».
Uruguay aparece destacado en la clasificación. Sube tres puestos con respecto al último índice y se ubica en el puesto 20 del mundo. Es el tercer mejor país latinoamericano (superado por Costa Rica y Jamaica) y el mejor sudamericano con una puntuación de 15.88 y sin agresiones registradas.
«En Uruguay se han registrado recientemente claros progresos en los ámbitos económico, social y democrático. La Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual aprobada en 2014, apoyada por Reporteros sin Fronteras y considerada ‘ejemplar’ en 2013 por el Relator Especial de las Naciones Unidas para la Libertad de Opinión y Expresión, favorece el pluralismo de los medios de comunicación y permitió establecer un Consejo de Comunicación Audiovisual independiente del poder Ejecutivo», indica el reporte.

Publicado en - EditorialComentarios (0)

La protección del ambiente

En materia ambiental el gobierno remitió al Parlamento un proyecto de ley que incorpora al código penal la figura de “delito contra el ambiente”.
Hasta el momento – según se ha informado – no se prevé en nuestro ordenamiento jurídico figuras delictuales cuyo bien jurídico protegido fuera el ambiente, con la única y especial excepción del delito de introducción de desechos peligrosos”, según la exposición de motivos que figura en el texto.
Es hora de que los uruguayos nos pongamos a pensar en serio en el cuidado ambiental y tal como lo han explicado algunas autoridades que tienen que ver con el tema, no se trata –aún – de lo cotidiano, los residuos fuera de lugar o temas similares, sino de los problemas más graves que tenemos en este aspecto.
En primer lugar la protección del agua dulce. El derroche de agua dulce, sobre todo del agua de lluvia, que hace el Uruguay, es una de las faltas más graves en la materia. Hemos sabido del asombro de técnicos de lugares donde escasea el agua, por la irresponsabilidad que encuentran aquí en cuanto a atesorar el agua dulce.
Cuando vemos las fuentes con agua cristalina en las plazas más importantes de Salto, nos preguntamos si realmente estamos aprovechando o derrochando, un elemento tan caro al país, como es el agua dulce.
El proyecto que acaba de ser enviado al parlamento establece penas severas a los responsables de lo que se tipifica como delitos ambientales. La cuestión es saber en qué medida este proyecto será capaz de vencer la poderosa resistencia de industrias que han sido montadas sin tener en cuenta la protección ambiental y hoy se resisten a cumplir determinadas exigencias.
En otras partes del mundo existen los denominados “impuestos verdes” y se obliga a los inversores en una industria y todas ellas afectan negativamente el ambiente, a hacer determinadas inversiones a favor del medio ambiente en otros lugares del planeta, como plantar árboles en Africa.
En tanto en el Uruguay no ha sido así. Sólo que habiendo comenzado con mayor atraso la explotación del ambiente y por eso es que en algunos aspectos aún estamos en mejores condiciones que en otras partes del planeta, pero el descuido y la irresponsabilidad es la misma.
La ventaja que tenemos es que aún estamos a tiempo de preservar gran parte de lo que tenemos. Ojalá sepamos aprovecharla.

Publicado en - EditorialComentarios (0)

La Universidad de la Educación

En primer lugar digamos claramente que estamos de acuerdo con la creación de la Universidad de la Educación, si esto aporta al prestigio de los docentes.
Es que entendemos que lo más importante en materia de educación no es la categoría del título que puedan tener los docentes, sino de la capacitación y sobre todo del aporte que deban hacer para que nuestra educación recupere el sitial que le corresponde, educando para la vida, en una realidad diferente, moderna y en un mundo globalizado en el que se han desdibujado tantas cosas.
Los docentes deben tener oportunidad de obtener la mayor capacitación y sobre todo de actualizar sus conocimientos que no se agotan en el plano teórico por supuesto.
La educación pública universitaria tiene hoy un gran vacío, que es el que no existe posibilidades para los docentes de hacer una licenciatura o un doctorado en la materia.
Se habla mucho, demasiado probablemente en materia educativa, se resaltan los magro resultados, se cuestiona hasta los tuétanos todo, en materia edilicia, en materia de formación, de seguridad de convivencia entre el estudiantado, pero nadie se detiene a analizar y destacar si se está aportando a la capacitación de los docentes, uno de los elementos esenciales en la materia.
Es de esperar que finalmente la Universidad de la Educación tenga luz verde para su aprobación, pero no bastará con crearla y apoyarla, sino que se hace imprescindible dotarla de todos los recursos que se requieren para que cumpla el rol que le corresponde en la temática.
En estas columnas hemos expresado nuestro convencimiento que el nivel de la educación en nuestro país no es el que quisiéramos, pero tampoco es deficiente, lo que precisamos es un sinceramiento no sólo en cuanto a los planes y objetivos del sistema, sino una entrega sincera y honesta de todos los actores de la docencia.
Sin duda que mientras no logremos disciplina, orden y respeto en el aula y desde ella en el educando para enfrentar la vida, será una utopía esperar una sociedad respetuosa de los derechos de todos.
La educación tiene que ver con todo en la vida, desde la conducta de los jóvenes y adolescentes en el seno de la comunidad, hasta las acciones de estos en materia de expectativa de vida, vale decir su entrega a formas de vida positivas, que los aleje de los peligros de nuestros días, léase alcohol, drogas y sobre todo los de lops elementos suficientes como para saber pararse en la vida frente a los actuales desafíos que supone sobre todo la denominada red de redes, o Internet.

Publicado en - EditorialComentarios (0)

El trabajo que dignifica a trabajadores

Mañana se festejará el Día de los Trabajadores en muchos países del mundo. Prácticamente en toda América tiene lugar la misma celebración, dando lugar a uno de los días de menor actividad en muchas partes.
Es que nada más gráfico de la trascendencia de los trabajadores. Seguramente su labor es lo que mueve al mundo de los servicios, de la industria, de la producción. En la ciudad y en el campo todo depende de su entrega, de su responsabilidad y de su contracción a la tarea que cumplen los trabajadores.
Pero la problemática del trabajo excede largamente las gráficas, de los estudios y sondeos de opinión incluso.
En un mundo globalizado, el trabajo también está afectado y por lo tanto, es imposible ignorar que en algunos rubros se ha producido un profundo desnivel. Mientras en las tareas rurales y agrícolas sobre todo se nota la falta de trabajadores, porque ya no sólo los jóvenes han emigrado, sino que las familias enteras han dejado las zonas rurales para engrosar los barrios de las ciudades y en algunos casos ir a parar en asentamientos, atraídos por las posibilidades que les ofrecen las nuevas tecnologías que a menudo termina siendo una gran decepción porque sólo les han mostrado las ventajas y no los riesgos que suponen.
En las ciudades la mano de obra abunda y sobre todo la que no requiere especialización alguna, a lo sumo experiencia como vendedores del comercio o similares.
A menudo los llamados porque se necesita personal excede largamente las posibilidades de absorción y aún así los mejores calificados no reúnen la mínima experiencia y su interés en el trabajo se termina a poco satisfacen sus necesidades mínimas.
A todo esto, debemos entender que el trabajo requiere por lo menos de dos partes, el empleado y su empleador y lo ideal es que ambos queden satisfechos.
Existe tanta responsabilidad para uno como para el otro. El trabajador debe cumplir con sus obligaciones y el empleador asumir el debido respeto y la justicia social que supone esta relación de dependencia.
Esto significa un trabajo digno y dignificante.
El empleador a menudo empresario o productor, debe de por sí asumir el desafío de hallar un nicho de mercado que satisfaga las aspiraciones de su empresa como única forma de poder absorber a los trabajadores y estos no pueden desentenderse por completo de la suerte de la empresa, del rubro, de las condiciones incluso del país, porque es parte del mecanismo.
En este primero de mayo, lo ideal es que se entienda que tanto trabajador como patrono tienen un rol diferente, pero muy claro a cumplir y uno depende del otro y viceversa.

Publicado en - EditorialComentarios (0)

Mal hecho

En uno de sus últimos viajes a Salto el Gral. Líber Seregni les comentó a algunos amigos “el olor del queso atrajo a los ratones…” hacía referencia a que la posibilidad de llegar al gobierno nacional, que el crecimiento del Frente Amplio permitía avizorar había “convertido” en frentistas a alguna gente que se consideraba lejos de la ideología que se pregonaba.
El tiempo le dio toda la razón y muchos de aquellos allegados al F.A. terminaron yéndose de la fuerza política nuevamente poco tiempo después de haberse incorporado. Otros, atraídos por la posibilidad de asumir un cargo permanecieron un tiempo mas.
Eso no estaba en los planes de quienes como Seregni impulsaban una ideología sana y saludable para el país, anteponiendo los intereses del país a cualquier aspiración personal.
A que viene toda esta introducción, al simple hecho que no compartimos la decisión de la Junta Departamental de fijar un sueldo, encubierto o no, para los actuales ediles titulares y suplentes.
Entiéndase bien. En estas columnas hemos defendido la posición de remunerar y al mismo tiempo reducir el número de los ediles de las juntas departamentales. Pero jamás pensamos en que una Junta debería legislar en su propio provecho. Para nosotros lo más justo y democrático es establecerlo para las próximas elecciones, para que quien vaya a competir por estos cargos electivos, lo sepa de antemano.
Pensamos que esto habrá de atraer a gente capacitada, más idónea y preparada, que hoy no está interesada en desempeñarse en estos cargos, porque significan teóricamente, que debe dedicar tiempo a una actividad no remunerada.
Es que la Constitución de la República establece que se trata de cargos honorarios (es decir no remunerados económicamente), cosa que en nuestro tiempo es prácticamente impensable.
Haber sido elegido en estas condiciones y luego cambiar las reglas del juego, votándose remuneraciones, encubiertas o no, porque generalmente se lo hace como resarcimiento de gastos, viáticos o similares, no es para nosotros lo más democrático. Nos deja toda la impresión que lejos de contribuir a elevar el nivel de un órgano legislativo, que debiera ser “caja de resonancia” de las inquietudes populares, estamos contribuyendo a su desprestigio.
Que los ediles deben ser remunerados sí, pero para contribuir a elevar el sistema democrático, no debiera ser ahora, porque estos ediles fueron elegidos de acuerdo a otras condiciones y por lo tanto lo esencial es respetar dichas condiciones.
Es nuestra posición y queremos dejarlo claro.
Alberto Rodríguez Díaz

Publicado en - EditorialComentarios (0)

La ballena azul, o el uso macabro de la tecnología

Uno de los mejores ejemplos del daño que puede hacerse con la utilización con este propósito de una formidable herramienta tecnológica, como es Internet, y a través de las redes sociales, se ha planteado en el Uruguay con la llegada del macabro “juego” conocido como “Ballena Azul”, puesto en práctica por delincuentes que sienten un enfermizo placer de manipular y hacer que otros tomen drásticas decisiones llegando, según se nos asegura al suicidio.
Hace mucho tiempo que en estas columnas alertábamos de nuestros temores al ver que mucha gente joven se involucraba de tal forma en el denominado “mundo virtual”, que llegaba a confundir la realidad con la fantasía, que no es otra cosa que el denominado “mundo virtual”.
Lamentablemente no nos equivocamos. El maquiavélico juego al que nos referimos, prueba, entre otros aspectos la cantidad de jóvenes confundidos, que ya no distinguen una cosa de la otra y su psiquis está tan enferma que son fácil víctimas de estos seres diabólicos.
No sabemos a ciencia cierta qué alcance tiene este denominado “juego”, pero la realidad indica que es perfectamente factible que alguien manipule a otra persona mediante las denominadas “redes sociales”, al punto de hacerlo hacer lo que le interesa.
Mediante estos artilugios, se llega a manipular a adolescentes y jóvenes sobre todo, que están pasando por etapas depresivas o similares y obviamente que son fáciles víctimas de estos delincuentes.
Quienes ingresan a este tipo de “juegos”, creyendo que se trata de un entretenimiento, no notan que en realidad se lo está llevando a un callejón sin salida y manipulando en un “juego” tenebroso que puede llegar a ser mortal.
Esta realidad también plantea una disyuntiva importante a los medios de comunicación masiva: ¿es acertado informar de todos los detalles y los pormenores de dicho juego?
Hay quien sostiene que de esta manera se está “enseñando” y contribuyendo a difundirlo y hay quienes sostienen lo contrario. A esta última tesitura nos afiliamos, porque hoy todo lo que uno quiere saber lo encuentra en la denominada red de redes y nada mejor para difundir algo nocivo, como esto, que tratar de negarlo, ocultarlo o incluso ponerle el rótulo de “prohibido”.
Por nuestra parte, entendemos que no es en este terreno donde debe enfrentarse y tratar de erradicar esta manipulación, sino que es en la formación de nuestros jóvenes, en la educación, en adiestrarlos y fortalecerlos para la vida y para que sepan reconocer debidamente y a tiempo las manipulaciones a que pueden ser sometidos.
Alberto Rodríguez Díaz

Publicado en - EditorialComentarios (0)

El frío digital y el futuro de los diarios

El sólo hecho de tener que decir “prensa papel”, para referirme a los diarios impresos, me obliga a reconocer el avance de la denominada “prensa digital”. Es que si no precisáramos el término papel, sería poco menos que inentendible esta reflexión.
Formo parte de una generación, ¿la última?, que lleva incorporado el diario de todos los días, como el informativo de radio Salto, como algunos otros programas, en forma referencial.
Es más, el hábito de la lectura pasaba ineludiblemente por la presencia cotidiana del diario en casa y el día que por alguna razón el diario no llegaba o no había sido editado, el vacío que se sentía es difícil de graficar.
Una generación que mientras no veíamos escrito en un periódico una información no terminábamos de creerla y asumirla como verdadera.
Sin embargo hoy, las nuevas generaciones se rigen por otros parámetros.
El atractivo de las nuevas tecnologías es innegable. Es más, resulta difícil hoy hallar un adolescente o un joven que no porte celular.
Estamos a nuestro entender en un momento en que a todas luces a menudo exageramos el uso de la herramienta, que como tal nos permite muchos usos, pero de nosotros depende que estos sean beneficiosos y adecuados. Vale decir, de nosotros depende que le demos buen uso a la tecnología.
En muchos casos la tecnología ha pasado a ser quien “nos manda”, nos ordena y nos mantiene pendientes de ella. Vale decir, hemos perdido el señorío, la potestad de disponer de ella cuando entendemos que la precisamos y podemos darle un buen uso.
Quienes mantienen el señorío sobre la misma, le dan su lugar, la mantienen dominada y sólo acceden a ella cuando quieren y como quieren. Esto es, mantienen el señorío, el dominio de la herramienta para usarla en el momento adecuado.
Así debería ser siempre. No debemos vivir pendientes de la tecnología, sino servirnos de ella, como de cualquier otra herramienta, sólo cuando entendemos que la necesitamos.
En materia de periódicos rigen las mismas reglas. Un lector formado y bien informado debe saber cuándo está frente a una noticia, investigada, confirmada e irrefutable y cuándo está simplemente ante el primer trascendido que circula.
En nuestros días las denominadas redes sociales transmiten todo tipo de versiones, pero de allí a que realmente esto tenga valor de información es bastante diferente.
Por eso entendemos que esto es una particularidad de los medios “de papel” y no la debemos perder, porque en ello radica gran parte de las posibilidades de subsistir.
Alberto Rodríguez Díaz

Publicado en - EditorialComentarios (0)

Maltratar a la tierra: ¿no merece castigo?

El pasado sábado se conmemoró el Día de la Tierra y esta vez la repercusión de esta celebración ha sido muy superior a la habitual. Es que felizmente cada vez es mayor la conciencia que vamos adquiriendo sobre el deterioro que le estamos causando a la tierra, también conocida en la cultura del mundo indígena como “pacha mama” o la madre tierra, de donde provenimos y adonde vamos.
Los innumerables problemas que causa la humanidad, cada vez más numerosa al planeta tierra están comprendidos aquí. Mucha tierra fértil ha sido transformada en desértica por el monocultivo practicado por el hombre. Pocos antepasados han reparado en el daño ambiental, vale decir que una vez que llegó la industrialización, impuso la explotación de los recursos naturales a cualquier precio, sin reparar en el daño que pudiera ocasionar.
Hoy sabemos, porque además el mundo científico es unánime en el reconocimiento del tema, de que si no subsiste en buenas condiciones la tierra, tampoco hay posibilidades de subsistencia para la humanidad. La naturaleza tiene una incidencia determinante sobre la salud humana, la economía, el medio ambiente y las relaciones sociales en sí. Existe una interdependencia indisoluble entre la vida, animal y vegetal y de estas con la tierra.
Si no hay vida vegetal no habrá vida animal, ni sobre la tierra, ni en el agua, ni en el aire.
Parece una cosa muy sencilla de entender y sin embargo se nos hace muy difícil, por la sencilla razón que preferimos ignorar el tema, minimizarlo o relegarlo atribuyéndolo a estos “desatinados” de los ecologistas.
Sin embargo lo que se está haciendo en muchos casos, tanto en la tierra como en los mares es un verdadero crimen contra la humanidad. Esto determina la necesidad de intensificar la lucha contra este desatino.
Más diremos, a nuestro entender el maltrato comprobado contra la tierra, sobre todo cuando se trata de grandes emprendimientos, debería ser castigado, porque en alguna medida es también maltrato animal.
Por el momento no sólo hemos logrado establecer sanciones al maltrato animal, directo y entendiendo por este el maltrato físico, pero tendrá que llegar el momento de castigar también el maltrato a la tierra, porque hay industrias y actividades, como la deforestación, la minería en ciertas condiciones, algunas explotaciones productivas, que constituyen verdaderos atentados contra la madre tierra y por lo tanto también merecen un castigo.
Ojalá podamos rever lo que estamos haciendo mientras tengamos tiempo.

Publicado en - EditorialComentarios (0)

Una forma de involucrarse

La puesta en funcionamiento de tres centros estudiantiles (Montevideo, Minas y Pan de Azúcar) por parte del Sindicato de la Bebida, centros que funcionan a contraturno de la Escuela pública, en principio sólo en horas de la tarde, pero en el futuro también lo harían durante la mañana, es una forma plausible de involucrarse en uno de los temas más preocupantes que tiene hoy la sociedad uruguaya, como lo es el tema de la educación.
Fuentes del sindicato han explicado que lo que se busca es recuperar valores y ampliar el compromiso social de los trabajadores con la sociedad que integran, sobre todo en los barrios uruguayos.
En estas columnas hemos sostenido varias veces que los mayores problemas que tenemos los uruguayos, llámense seguridad, falta de honestidad, falta de solidaridad y demás, están indisolublemente vinculados a la educación y sólo a través de esta podremos algún día cambiar las cosas.
Cuando un sindicato de trabajadores, que ha logrado cosas muy importantes y a veces impensadas en el país, como la reducción de las horas de trabajo, haciéndolo de lunes a viernes, la reducción de la jornada laboral y demás, se involucra también en el tema educativo, creemos que es una actitud que merece destacarse.
Nadie ignora que no es esta una tarea específica, que poco tiene que ver con la labor sindical, sin embargo la FOEB ha decidido involucrarse, aportar, en lugar de quedarse en la crítica y aún con todos los inconvenientes que seguramente tendrá que sortear para salir adelante, ha entendido que es lo que debe hacer, nos parece una lección de mucho valor.
Buena falta nos hace a los uruguayos buscar caminos de salida, aportar y comprometernos con los mismos, más allá de la crítica fácil, el cuestionamiento a todo lo que se intenta hacer y el mirar de lejos, entendiendo que “no nos corresponde” a nosotros buscar la salida.
Bienvenidos los centros de estudio de la FOEB y ojalá haya más sindicatos comprometidos en el tema. Sobre la marcha seguramente habrá que corregir y hallar solución para muchas dificultades, pero la iniciativa es valiosa y como tal debe ser valorada.
Celebramos la decisión de la FOEB, porque entendemos que se trata de una iniciativa comprometida y valiente, que seguramente recibirá críticas y condenas de algunos sectores, incluso educativos, pero mucho nos tememos que de no tomar iniciativas como estas, la educación y todo lo que conlleva luego, seguirá postergándose casi que eternamente.
Alberto Rodríguez Díaz

Publicado en - EditorialComentarios (0)

El rol de los municipios

Se celebra hoy el Día de los Municipio de América y el rol de los municipios en América ha ido cobrando importancia. En el Uruguay han pasado a ser los gobiernos de tercer nivel y en Salto en particular existen seis municipios en el interior del departamento que hoy son al menos más conocidos.
Las posibilidades de un gobierno exitoso de los municipios radican esencialmente en el adecuado relacionamiento tanto con el gobierno departamental, como con el nacional.
En el caso del Uruguay, la autonomía electoral, no ha significado autonomía económica y por lo tanto los recursos dependen en buena medida del aportes de estos dos últimos.
Más allá del famoso “abc” (alumbrado, basura y calles) de los gobiernos locales, en nuestros días la exigencia para estos gobiernos es muy superior. Un buen gobierno local además de ocuparse del sistema de alumbrado, de un adecuado sistema de recolección de residuos y limpieza en general y del estado de las calles, debe necesariamente facilitar dentro de sus posibilidades la instalación de fuentes de trabajo para sus conciudadanos, facilitar la construcción de viviendas y en general propender a una vida digna de todos los habitantes de sus municipios.
Cuanto más grande y más habitado es un municipio es mayor la demanda en este sentido. En los hechos, hay, por ejemplo, municipios de Montevideo que tienen mucho más habitantes que el departamento de Salto y por lo tanto la problemática es aún mayor.
Pero el éxito de un gobierno local depende en buena medida de la capacidad de razonar y demandar de los propios habitantes del lugar. Cuando asumimos que somos parte de estos gobiernos, en cuanto debemos saber cual es su potencial, cuales sus posibilidades y cuales sus recursos, para exigir en forma adecuada a ellos,, entonces estamos siendo justos y razonables.
Si no conocemos esta información y elegimos sencillamente a quien nos resulta más simpático, más “entrador” o sencillamente a quien mejores promesas nos hace, entonces estamos sencillamente atentando contra nuestras propias posibilidades.
Los gobiernos locales tienen la gran posibilidad de ser cercanos a la gente, de constituirse en un vecino mas, sólo con mayor responsabilidad frente a la problemática local.
Esto es, fomentar el estrecho relacionamiento con la gente, pero procurando mejoras, soluciones y haciendo todo lo que esté a su alcance para mejorar el nivel de vida de los habitantes del lugar, constituye el gran desafío en cada caso.

Publicado en - EditorialComentarios (0)




El tiempo

Ediciones anteriores

junio 2017
L M X J V S D
« may    
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930