¡Buenísima mamá y mejor abuela aún!

¡Es un encanto de mamá!
Además, dedicando todo su tiempo a ser una abuela compinche, compañera, y  para nada entrometida.
Es una convencida de que a los niños hay que darles mucho amor.
¿Cómo está constituída su familia?
Somos poquitos. Mi esposo Néstor Albisu, Carlitos y yo.
Actualmente se multiplico la familia. Están además, mi nuera Natalia, y mis tres nietitos: Martina, Nacho y Benjamín. Divinos los tres.
¿Cómo es un día en su vida?
Es muy sencilla. Pero me levanto temprano y estoy todo el día en movimiento. Participo en varias comisiones de beneficencia y con eso siempre estoy en actividad.
Después tengo a los niños, que no importa el día ni la hora, en el momento que me necesitan, dejo todo para ayudar a mi hijo y a mi nuera.
Me encanta hacerlo, ya que me han cambiado la vida, ¡gracias a Dios!
¿Es un orgullo ser mamá de Carlitos, verdad?
A nosotros nos da mucha tranquilidad y  alegría verlo actuar. Nos llena de satisfacciones.
Lo decía mi mamá: lo que se mama desde niño, se ve después. Cuando son mayores, modestia aparte. Siento cortedad de hablar sobre mi hijo,  creo que les pasa a todas las madres. Pero es que me da mucha alegría y satisfacción su forma de ser.
¿Cuál es su mayor  alegría?
Tener a la familia junta. Es lo que más deseo. Mantenernos  los siete unidos como estamos, con muchísimo amor.
¿Le gusta salir a pasear o viajar?
Antes viajábamos mucho. Actualmente, me gusta más estar en familia, y si vamos a algún lugar, lo hacemos todos.
Soy muy familiera y me cuesta separarme de ellos. Hay días que suspendo actividades, porque me gusta estar con mis nietos.
¿Es una abuela muy complaciente y compinche?
Creo que sí. Por lo menos trato en los momentos que estoy con ellos, de que sean felices, se diviertan y jueguen a su manera.
No prohibirles nada en cuanto a diversión. A veces  algún límite hay que ponerles, pero en lo posible, cuando están conmigo, intento tratarlos lo mejor posible, y que me recuerden con cariño.
No quiero que piensen: esta abuela fue mala, o nos rezongaba. Quiero que me recuerden bien.
¿Cuál es la actividad que más le gusta realizar en el hogar?
La cocina. Cuando Carlos era chiquito, lo ponía en la beibisilla, sobre la mesada, y cocinaba con él. Por eso salió buen cocinero.
Le encantan las milanesas con papas fritas. Es muy sencillo.Y cuando les pregunto a mis nietos, que desean comer, es chuleta, o churrasco con puré de papas.
¿Es católica?
Sí. Practico religión, yendo a misa todos los días. Fui catequista a los 17 años y ahí comenzó mi camino en los grupos de caridad, en obras de beneficencia. Acompaño a la agrupación Álvarez Caldeiro Barcia, también a las monjitas de Sierras de María y en la Parroquia del Carmen.
Además, trato de ayudar en los barrios.
¿Cómo excelente mama y abuela que es, que meta o asignatura  tiene pendiente?
Honestamente, no la tengo.
Dios me dio todo en la vida, y te puedo decir que soy feliz.
Desde mi niñez, lo siento así. Mis padres, fueron personas maravillosas  y me dieron diez hermanos. Fuimos muy unidos todos, que fue lo que nos inculcaron. Agradezco a Dios y a mis padres, todo lo que me han regalado.
Y no puedo pedirle más a Dios de lo que me ha dado.
¡Cuénteme una anécdota de su hijo!
Tenía Carlitos cinco años, estábamos nosotros integrando el Club de Leones, cuando una vez en reyes, llaman por teléfono para pedirnos una ayuda en la zona de Barrio Uruguay, y Néstor no estaba en casa.
Invito a una amiga y a Carlitos a acompañarme a llevar unas cosas. Cargamos la camioneta, cuando llegamos, había un grupo grande de gente. Estábamos bajando todo lo que llevábamos, cuando Carlitos me toca la pierna y me dice: ¿Puedo dejarles mis juguetes? ¡Claro que si!, le dije.
Yo no lo podía creer, nadie lo había notado: Había cargado  sus juguetes sin que nos diéramos cuenta y los llevó de regalo a esos niños que lo necesitaban.
Llego a casa y no le comento nada a su padre, incluso  nunca más se acordó de lo que había hecho. Con solo cinco años, ya mostraba su actitud, y a mí me marcó.
Es un muchacho solidario, y sigue siendo siempre la misma persona.
Otra anécdota, es la de un día, al llegar de la escuela me cuenta, con 12 años, que lo habían dejado sin recreo. Es que había pasado la camioneta con gente del partido de Wilson y el se atrevió a gritar: ¡Que vivan los blancos, carajo!
¿Qué se siente ser la mamá de un futuro Diputado?
Está en manos de Dios. Todo lo mejor le deseo.
Me daría mucha alegría por el, porque es un apasionado de la política.
Sería una satisfacción realmente, poder ver una cosa que se concreta y es lo que él desea. Pero Dios dirá. De no ser así, Dios sabe  lo que hace.
¿Qué agregás al saludo tradicional por el día de la madre?
Que quieran mucho a los hijos. Que le den mucho amor, porque es lo más importante que tenemos, y no importa la edad que tengan.
A los cinco años de casada llegó Carlos, cuando yo ya no confiaba, y tenía miedo de no ser madre, entonces me invadió una alegría tan grande que es imposible describirla y soy feliz de tenerlo.
Tengo solo palabras de agradecimiento, porque vino  a alegrar la familia, además nació el día del cumpleaños del abuelo que ya no estaba.
Fue una bendición de Dios tenerlo, al igual que a mis nietos.
¡Feliz día a todas las madres

¡Es un encanto de mamá!

Además, dedicando todo su tiempo a ser una abuela compinche, compañera, y  para nada entrometida.

Es una convencida de que a los niños hay que darles mucho amor.

¿Cómo está constituída su familia?

Somos poquitos. Mi esposo Néstor Albisu, Carlitos y yo.JUANITA EMED

Actualmente se multiplico la familia. Están además, mi nuera Natalia, y mis tres nietitos: Martina, Nacho y Benjamín. Divinos los tres.

¿Cómo es un día en su vida?

Es muy sencilla. Pero me levanto temprano y estoy todo el día en movimiento. Participo en varias comisiones de beneficencia y con eso siempre estoy en actividad.

Después tengo a los niños, que no importa el día ni la hora, en el momento que me necesitan, dejo todo para ayudar a mi hijo y a mi nuera.

Me encanta hacerlo, ya que me han cambiado la vida, ¡gracias a Dios!

¿Es un orgullo ser mamá de Carlitos, verdad?

A nosotros nos da mucha tranquilidad y  alegría verlo actuar. Nos llena de satisfacciones.

Lo decía mi mamá: lo que se mama desde niño, se ve después. Cuando son mayores, modestia aparte. Siento cortedad de hablar sobre mi hijo,  creo que les pasa a todas las madres. Pero es que me da mucha alegría y satisfacción su forma de ser.

¿Cuál es su mayor  alegría?

Tener a la familia junta. Es lo que más deseo. Mantenernos  los siete unidos como estamos, con muchísimo amor.

¿Le gusta salir a pasear o viajar?

Antes viajábamos mucho. Actualmente, me gusta más estar en familia, y si vamos a algún lugar, lo hacemos todos.

Soy muy familiera y me cuesta separarme de ellos. Hay días que suspendo actividades, porque me gusta estar con mis nietos.

¿Es una abuela muy complaciente y compinche?

Creo que sí. Por lo menos trato en los momentos que estoy con ellos, de que sean felices, se diviertan y jueguen a su manera.

No prohibirles nada en cuanto a diversión. A veces  algún límite hay que ponerles, pero en lo posible, cuando están conmigo, intento tratarlos lo mejor posible, y que me recuerden con cariño.

No quiero que piensen: esta abuela fue mala, o nos rezongaba. Quiero que me recuerden bien.

¿Cuál es la actividad que más le gusta realizar en el hogar?

La cocina. Cuando Carlos era chiquito, lo ponía en la beibisilla, sobre la mesada, y cocinaba con él. Por eso salió buen cocinero.

Le encantan las milanesas con papas fritas. Es muy sencillo.Y cuando les pregunto a mis nietos, que desean comer, es chuleta, o churrasco con puré de papas.

¿Es católica?

Sí. Practico religión, yendo a misa todos los días. Fui catequista a los 17 años y ahí comenzó mi camino en los grupos de caridad, en obras de beneficencia. Acompaño a la agrupación Álvarez Caldeiro Barcia, también a las monjitas de Sierras de María y en la Parroquia del Carmen.

Además, trato de ayudar en los barrios.

¿Cómo excelente mama y abuela que es, que meta o asignatura  tiene pendiente?

Honestamente, no la tengo.

Dios me dio todo en la vida, y te puedo decir que soy feliz.

Desde mi niñez, lo siento así. Mis padres, fueron personas maravillosas  y me dieron diez hermanos. Fuimos muy unidos todos, que fue lo que nos inculcaron. Agradezco a Dios y a mis padres, todo lo que me han regalado.

Y no puedo pedirle más a Dios de lo que me ha dado.

¡Cuénteme una anécdota de su hijo!

Tenía Carlitos cinco años, estábamos nosotros integrando el Club de Leones, cuando una vez en reyes, llaman por teléfono para pedirnos una ayuda en la zona de Barrio Uruguay, y Néstor no estaba en casa.

Invito a una amiga y a Carlitos a acompañarme a llevar unas cosas. Cargamos la camioneta, cuando llegamos, había un grupo grande de gente. Estábamos bajando todo lo que llevábamos, cuando Carlitos me toca la pierna y me dice: ¿Puedo dejarles mis juguetes? ¡Claro que si!, le dije.

Yo no lo podía creer, nadie lo había notado: Había cargado  sus juguetes sin que nos diéramos cuenta y los llevó de regalo a esos niños que lo necesitaban.

Llego a casa y no le comento nada a su padre, incluso  nunca más se acordó de lo que había hecho. Con solo cinco años, ya mostraba su actitud, y a mí me marcó.

Es un muchacho solidario, y sigue siendo siempre la misma persona.

Otra anécdota, es la de un día, al llegar de la escuela me cuenta, con 12 años, que lo habían dejado sin recreo. Es que había pasado la camioneta con gente del partido de Wilson y el se atrevió a gritar: ¡Que vivan los blancos, carajo!

¿Qué se siente ser la mamá de un futuro Diputado?

Está en manos de Dios. Todo lo mejor le deseo.

Me daría mucha alegría por el, porque es un apasionado de la política.

Sería una satisfacción realmente, poder ver una cosa que se concreta y es lo que él desea. Pero Dios dirá. De no ser así, Dios sabe  lo que hace.

¿Qué agregás al saludo tradicional por el día de la madre?

Que quieran mucho a los hijos. Que le den mucho amor, porque es lo más importante que tenemos, y no importa la edad que tengan.

A los cinco años de casada llegó Carlos, cuando yo ya no confiaba, y tenía miedo de no ser madre, entonces me invadió una alegría tan grande que es imposible describirla y soy feliz de tenerlo.

Tengo solo palabras de agradecimiento, porque vino  a alegrar la familia, además nació el día del cumpleaños del abuelo que ya no estaba.

Fue una bendición de Dios tenerlo, al igual que a mis nietos.

¡Feliz día a todas las madres!

Publicado en Día de la Madre 2013Comentarios (1)

“La abuela Coca”

Lo que nos invadió al conocerla, es placer de poder compartir un ratito de su larga vida.
Como no le gusta su nombre, prefiere que la llamemos por su sobrenombre: Coca.
Tiene 89 años, diez hijos, dieciocho nietos y dieciocho bisnietos.
Se encuentra en una etapa de la vida, donde se siente muy mimada y consentida, disfrutando de una numerosa familia, deseando desarrollar muchas tareas y por sobre todo muy acompañada.
¿Cómo transcurre su vida?
Entre campaña y ciudad, nos vinimos hace ya bastante de Colonia Lavalleja, Pueblo Migliaro.
Era muy lindo vivir allá y tengo muchos recuerdos.
Nos conocíamos todos, y estábamos presentes en cada momento para cada uno, cuando nos necesitábamos.
Los vecinos nos llevábamos muy bien, eran excelentes. Como la vecindad acá, solo que con menos distancia.
Además estaba siempre mi casa muy concurrida porque cocinaba, para los maestros, el juez y otras personas. Estaba siempre ocupada y entretenida durante el día.
¿Como es una reunión familiar?
Muy animada, están casi todos los integrantes haciéndome compañía, siempre que pueden.
Por lo general nos reunimos y los hijos que llegan con mis nietos los domingos son: Humberto, Dima,  Amílcar,  Clodomira, Nerlida, Ruben Ariel, Blanca Esther, Luis Eduardo, y Graciela del Rosario. Porque Lira, no está en Uruguay. Aunque mantenemos contacto permanente con ella.
Me siento muy feliz en familia, y trato de disfrutarlos a todos.
¿Le gusta pasear?
Por lo general, mis hijos me llevan a su casa, pero me gusta también los paseos por la costa y lugares que tengan mucha naturaleza.Me gusta ir a termas al establecimiento de mis nietos, y disfrutar viendo las cabalgatas con turistas y el paraíso de lugar que es.
El verano para esos paseos, es mucho más lindo.
¿Va a ver un gran festejo para su cumple?
Mi cumpleaños también es en el verano. El 10 de Noviembre, cumplo 90  y vamos a tirar la casa por la ventana.
Me encanta el asado y mojar la carne en la fariña. La tripa gorda bien asada y el pirón. ¡Así que, estas invitada al asado de mi cumpleaños!
En las tareas de la casa, ¿qué es lo que más la entretiene?
Me gustan todas, la cocina es mi favorita.
Cuando estaba afuera, hacia mucho pan casero, pasteles bien hojaldrados, alfajores  y dulces. Me encantaba conservar siempre algo para convidar a mis visitas.
Me encanta tejer. Hago de todo para mis nietos en tejido. Estoy actualmente con un problemita en una mano, pero en cuanto mejore, ya te voy a regalar unas pantuflas hecha por mí.
¿Cómo sería su saludo para este próximo domingo a las mamas?
Que traten de luchar para conservarse como yo, y muy activas.
Me gusta estar bien arreglada, maquillada, cuidarme el pelo y todos los detalles.
Traten de disfrutar de la vida y sobre  todo de la familia. ¡Que esté siempre unida!

Lo que nos invadió al conocerla, es placer de poder compartir un ratito de su larga vida.

Como no le gusta su nombre, prefiere que la llamemos por su sobrenombre: Coca.

Tiene 89 años, diez hijos, dieciocho nietos y dieciocho bisnietos.

Se encuentra en una etapa de la vida, donde se siente muy mimada y consentida, disfrutando de una numerosa familia, deseando desarrollar muchas tareas y por sobre todo muy acompañada.

¿Cómo transcurre su vida?

Entre campaña y ciudad, nos vinimos hace ya bastante de Colonia Lavalleja, Pueblo Migliaro.

Era muy lindo vivir allá y tengo muchos recuerdos.

Nos conocíamos todos, y estábamos presentes en cada momento para cada uno, cuando nos necesitábamos.

Los vecinos nos llevábamos muy bien, eran excelentes. Como la vecindad acá, solo que con menos distancia.

Además estaba siempre mi casa muy concurrida porque cocinaba, para los maestros, el juez y otras personas. Estaba siempre ocupada y entretenida durante el día.

¿Como es una reunión familiar?

Muy animada, están casi todos los integrantes haciéndome compañía, siempre que pueden.Coca junto a su nieta Gabriela Dondo y su hija Blanquita Pereira Castro

Por lo general nos reunimos y los hijos que llegan con mis nietos los domingos son: Humberto, Dima,  Amílcar,  Clodomira, Nerlida, Ruben Ariel, Blanca Esther, Luis Eduardo, y Graciela del Rosario. Porque Lira, no está en Uruguay. Aunque mantenemos contacto permanente con ella.

Me siento muy feliz en familia, y trato de disfrutarlos a todos.

¿Le gusta pasear?

Por lo general, mis hijos me llevan a su casa, pero me gusta también los paseos por la costa y lugares que tengan mucha naturaleza.Me gusta ir a termas al establecimiento de mis nietos, y disfrutar viendo las cabalgatas con turistas y el paraíso de lugar que es.

El verano para esos paseos, es mucho más lindo.

¿Va a ver un gran festejo para su cumple?

Mi cumpleaños también es en el verano. El 10 de Noviembre, cumplo 90  y vamos a tirar la casa por la ventana.

Me encanta el asado y mojar la carne en la fariña. La tripa gorda bien asada y el pirón. ¡Así que, estas invitada al asado de mi cumpleaños!

En las tareas de la casa, ¿qué es lo que más la entretiene?

Me gustan todas, la cocina es mi favorita.

Cuando estaba afuera, hacia mucho pan casero, pasteles bien hojaldrados, alfajores  y dulces. Me encantaba conservar siempre algo para convidar a mis visitas.

Me encanta tejer. Hago de todo para mis nietos en tejido. Estoy actualmente con un problemita en una mano, pero en cuanto mejore, ya te voy a regalar unas pantuflas hecha por mí.

¿Cómo sería su saludo para este próximo domingo a las mamas?

Que traten de luchar para conservarse como yo, y muy activas.

Me gusta estar bien arreglada, maquillada, cuidarme el pelo y todos los detalles.

Traten de disfrutar de la vida y sobre  todo de la familia. ¡Que esté siempre unida!

Publicado en Día de la Madre 2013Comentarios (0)

Y por sobre todas las cosas: ¡una súper mama!

Es alegre, comunicativa, buena consejera  y muy compañera.
Es todo lo que hace falta para ser mamá, ¡y mucho más!
Su esposo es Carlos, muy compañero. Sus hijos son seis, siempre muy pendientes de ella: María Noel, Hugo Andrés, Juan Manuel, Alfredo, Carlitos e Isabela de 9 añitos.
María Noel, fue la encargada de regalarle tres nietos: AnaLucía, Juan Ignasio y Maria Emilia.
¿Cómo llegaste a Salto?
En el año 96, cuando abrió sus puertas radio Libertadores.
Lo que era mi hobby en ese entonces, pasó a ser mi profesión.
Enseguida de mi llegada conozco a mi actual esposo Carlos y es cuando llegan mis últimos tres niños.
En un momento dado, en la época de crisis, volvimos a Dolores de donde soy oriunda, trabajamos en medios de comunicación al igual que aquí y volvimos a Salto, en el año 2007.
En cuanto llegamos, estuvo presente la propuesta de trabajo para los dos.
¿Es muy agitado en lo cotidiano tu día?
Luego de instalarnos en Salto, decidí trabajar medio horario.
No quería estar todo el día lejos de casa y de los niños. Me llaman de América FM, para realizar el programa La Mañana, con Oscar Amaral y al  tiempo, Pablo Teixeira se comunica conmigo, invitándome a integrar el informativo.
También me había presentado a un concurso en El Sodre, para hacer la corresponsalía de Radio Uruguay y quedo contratada. Eso me insumía un tiempo de cobertura, pero no de horas de trabajo en sí. Estoy haciendo medio horario en realidad.
Después en la tarde, me ocupo de las tareas  de la casa, la cocina y me he dado cuenta de que necesito tiempo para entregarlo a mis chicos y también, la compañía de ellos.
Me levanto a las seis y comienza agitado mi día. Soy de acostarme no antes de las 23 hs.
¿Qué opinan tus chicos de tu profesión?
Pienso que ya están acostumbrados. Mi hijo mayor, también sigue mis pasos, está trabajando en  radio y estuvo haciendo televisión. Le gusta la comunicación. Estudia también violín.
Los demás trato de que estén de alguna forma entretenidos con algo productivo. Estudian unos, artes plásticas y pintura, otros italiano. Siempre estoy tratando de insertarlos en lo cultural, y que eso los incentive.
La lucha mayor que tengo actualmente es tratar de sacarlos de la computadora. Pienso que los anula. Todo lo que viven en ella es virtual.
Siempre va a ser mejor, que vivan lo de todos los días: que al amigo lo tengan enfrente para poder hablar, no en la pantalla, que si se tienen que dar un porrazo en gimnasia se lo den.
En la computadora está todo hecho, y no es que esté contra la tecnología.
Me gustaría, que si los ayuda a crear cosas para un futuro está bien, pero si la usan para pasar el rato, es para preocuparse.
¿Cómo ves lo de ser madre en la actualidad?
Tal vez,  me doy cuenta a esta edad. Creo que no tenemos realmente conciencia cabal de lo que es ser madre.
Es el trabajo más importante que existe en la faz de la tierra.
Si uno se preocupara de ser una buena madre, como debemos de ser, e inculcar valores, de respeto, de límites, las maestras se ocuparían solo de educar. Y hoy por hoy, no es así.
Si a nuestros hijos lo educáramos en el bien y en la buena conducta, no habría problemas de inseguridad como los tenemos.
La mayoría de las madres, no tenemos conciencia de lo que estamos formando. “Estamos formando sociedades de futuro”.
Entonces, no es un instinto nomás el de ser madre. Podemos querer serlo, pero para mí hay que prepararse.
Ser concientes de la responsabilidad que es ser madres y el lugar que ocupa en el hogar. Brindándole  muchísimo a la sociedad.
¿Qué incluís en tus planes?
Me encanta mi trabajo y lo que hago, pero en realidad me gustaría, cada vez trabajar menos para poder estar más en casa. Compartir todo el tiempo posible con mis hijos y mi esposo.
Tengo ganas de disfrutar de mi casa. Preparar un buen jardín. El momento de cocinar para mí es dedicarle tiempo, con tranquilidad, trae un ambiente distinto al hogar.
Entonces, en mis planes no está crecer profesionalmente, sino hacer cosas que me gustan.
Me he dado cuenta de que hacer lo que nos gusta, nos pone de buen humor, mejora la salud, y es mejor el ánimo. Tratando de apartar las cosas que me disgustan.
¿Cuál es la meta que hace mucho deseas alcanzar?
Algo que me gustaría hacer, tal vez algún día sea el instalarme cerca del mar. Siempre me ha dado la sensación de infinito, inmensidad y tranquilidad. Necesito estar en contacto con la naturaleza.
Y tal vez al jubilarme, me vea pintando o escribiendo, que tanto me gusta.
¿Qué le dirías a la mamá de hoy?
Creo que los hijos, ayer, hoy y siempre, más allá del tema de género, van a necesitar lo mismo. La van a necesitar.
A mí me gusta pensar que la mamá es la mamá, y los hijos van a necesitar que la madre este, los escuche y este presente.
Cuando voy a visitar a mi mama, Rosa, me espera en su casa con algo para degustar, como un mimo. Y me encanta hacerle y recibir ese tipo de reconocimiento práctico, donde les digamos, que las madres: ¡son necesarias para todo!
¡Feliz día mamá!

Es alegre, comunicativa, buena consejera  y muy compañera.

Es todo lo que hace falta para ser mamá, ¡y mucho más!

Su esposo es Carlos, muy compañero. Sus hijos son seis, siempre muy pendientes de ella: María Noel, Hugo Andrés, Juan Manuel, Alfredo, Carlitos e Isabela de 9 añitos.

María Noel, fue la encargada de regalarle tres nietos: AnaLucía, Juan Ignasio y Maria Emilia.

¿Cómo llegaste a Salto?

En el año 96, cuando abrió sus puertas radio Libertadores.

Lo que era mi hobby en ese entonces, pasó a ser mi profesión.

Enseguida de mi llegada conozco a mi actual esposo Carlos y es cuando llegan mis últimos tres niños. estela gauthier y sus hijos

En un momento dado, en la época de crisis, volvimos a Dolores de donde soy oriunda, trabajamos en medios de comunicación al igual que aquí y volvimos a Salto, en el año 2007.

En cuanto llegamos, estuvo presente la propuesta de trabajo para los dos.

¿Es muy agitado en lo cotidiano tu día?

Luego de instalarnos en Salto, decidí trabajar medio horario.

No quería estar todo el día lejos de casa y de los niños. Me llaman de América FM, para realizar el programa La Mañana, con Oscar Amaral y al  tiempo, Pablo Teixeira se comunica conmigo, invitándome a integrar el informativo.

También me había presentado a un concurso en El Sodre, para hacer la corresponsalía de Radio Uruguay y quedo contratada. Eso me insumía un tiempo de cobertura, pero no de horas de trabajo en sí. Estoy haciendo medio horario en realidad.

Después en la tarde, me ocupo de las tareas  de la casa, la cocina y me he dado cuenta de que necesito tiempo para entregarlo a mis chicos y también, la compañía de ellos.

Me levanto a las seis y comienza agitado mi día. Soy de acostarme no antes de las 23 hs.

¿Qué opinan tus chicos de tu profesión?

Pienso que ya están acostumbrados. Mi hijo mayor, también sigue mis pasos, está trabajando en  radio y estuvo haciendo televisión. Le gusta la comunicación. Estudia también violín.

Los demás trato de que estén de alguna forma entretenidos con algo productivo. Estudian unos, artes plásticas y pintura, otros italiano. Siempre estoy tratando de insertarlos en lo cultural, y que eso los incentive.

La lucha mayor que tengo actualmente es tratar de sacarlos de la computadora. Pienso que los anula. Todo lo que viven en ella es virtual.

Siempre va a ser mejor, que vivan lo de todos los días: que al amigo lo tengan enfrente para poder hablar, no en la pantalla, que si se tienen que dar un porrazo en gimnasia se lo den.

En la computadora está todo hecho, y no es que esté contra la tecnología.

Me gustaría, que si los ayuda a crear cosas para un futuro está bien, pero si la usan para pasar el rato, es para preocuparse.

¿Cómo ves lo de ser madre en la actualidad?

Tal vez,  me doy cuenta a esta edad. Creo que no tenemos realmente conciencia cabal de lo que es ser madre.

Es el trabajo más importante que existe en la faz de la tierra.

Si uno se preocupara de ser una buena madre, como debemos de ser, e inculcar valores, de respeto, de límites, las maestras se ocuparían solo de educar. Y hoy por hoy, no es así.

Si a nuestros hijos lo educáramos en el bien y en la buena conducta, no habría problemas de inseguridad como los tenemos.

La mayoría de las madres, no tenemos conciencia de lo que estamos formando. “Estamos formando sociedades de futuro”.

Entonces, no es un instinto nomás el de ser madre. Podemos querer serlo, pero para mí hay que prepararse.

Ser concientes de la responsabilidad que es ser madres y el lugar que ocupa en el hogar. Brindándole  muchísimo a la sociedad.

¿Qué incluís en tus planes?

Me encanta mi trabajo y lo que hago, pero en realidad me gustaría, cada vez trabajar menos para poder estar más en casa. Compartir todo el tiempo posible con mis hijos y mi esposo.

Tengo ganas de disfrutar de mi casa. Preparar un buen jardín. El momento de cocinar para mí es dedicarle tiempo, con tranquilidad, trae un ambiente distinto al hogar.

Entonces, en mis planes no está crecer profesionalmente, sino hacer cosas que me gustan.

Me he dado cuenta de que hacer lo que nos gusta, nos pone de buen humor, mejora la salud, y es mejor el ánimo. Tratando de apartar las cosas que me disgustan.

¿Cuál es la meta que hace mucho deseas alcanzar?

Algo que me gustaría hacer, tal vez algún día sea el instalarme cerca del mar. Siempre me ha dado la sensación de infinito, inmensidad y tranquilidad. Necesito estar en contacto con la naturaleza.

Y tal vez al jubilarme, me vea pintando o escribiendo, que tanto me gusta.

¿Qué le dirías a la mamá de hoy?

Creo que los hijos, ayer, hoy y siempre, más allá del tema de género, van a necesitar lo mismo. La van a necesitar.

A mí me gusta pensar que la mamá es la mamá, y los hijos van a necesitar que la madre este, los escuche y este presente.

Cuando voy a visitar a mi mama, Rosa, me espera en su casa con algo para degustar, como un mimo. Y me encanta hacerle y recibir ese tipo de reconocimiento práctico, donde les digamos, que las madres: ¡son necesarias para todo!

¡Feliz día mamá!

Publicado en Día de la Madre 2013Comentarios (0)

“Cuando uno conoce a Jesús, es como que Dios te da una antorcha encendida. Una luz. Y al llevarla encendida alumbra.

A simple vista podemos percibir que es una mujer decidida, llena de humanidad.
Muy creyente, capaz de realizar mucho, y por sobre todo muy abocada a la tarea de entregar todo por el prójimo, por sus hijos.
Los propios, son dos: Jonathan de 10 años y Nube de 5.
Vive junto a su esposo Robert, a quien admira por ser un hombre íntegro, en esto de brindar tanto afecto a personas que lo necesitan                             desde hace un  tiempo, entregándolo  todo con el corazón:
¿Es todo un sentimiento lo que te embarga, llevar a realizar esta tarea?
Es una vocación. Es un don que Dios me puso. Siempre me gustaron los niños, pero cuando conocí a Dios esto se agrandó.
Soy evangelista, hace ya veinte años. Empezamos nuestra obra, enseguida de casarnos y decidimos venir a servir a Dios aquí en  Salto, en la iglesia.
Al poco de llegar, comenzamos  a incorporar jóvenes que necesitaban ayuda, y mi esposo, buscando un lugar más amplio.
Encontramos una casa en el campo, y como nunca había estado viviendo en un lugar así, con un hijo de 3 años, no me sentía muy segura. Pidiéndole a Dios para que me diera una orientación, me dijo: sé madre.
Y era lo único que yo sabía hacer, tenía un niño mío, y ser madre, sale del corazón, y cuando uno lo hace con amor, lo hace con gusto, aunque tengamos que tener mucha responsabilidad en lo que hacemos.
Y así comenzaron a llegar jóvenes y no tan jóvenes  a nuestra casa, a integrarse. Nosotros a quererlos, y a darles todo lo que podíamos con amor.
Cada persona al llegar, trae consigo una historia. Muy especial cada una. Con sus falencias, con todos sus problemas.
Pero el problema mayor, está en aquello que hirió a su corazón.
Se sintieron abandonados, enojados, rechazados, abusados. El resentimiento, nos los ha dejado perdonar. Y nosotros estamos para contenerlos, apoyarlos y darles mucho amor.
No justificando, sino entendiendo, para poder ayudarlos a llegar al perdón. Entonces la idea es que se liberen.
Porque una persona que vive llena de odio, vive oprimida, amargada, no logra satisfacerse con nada.
En cambio, una persona que perdona, olvida,  mantiene una nueva esperanza. Y es lo que todos buscamos. No quedar detenidos en el tiempo.
¿Cómo es tu tiempo en familia?
Escaso, a las corridas. Nos gusta hacer muchas cosas. De hecho estamos preparando un evento, en pocos días y todo el grupo se engancha.
El trabajo en conjunto me encanta, el trato diario te ayuda a conocer a la gente.
Me gusta por ejemplo que aprendan las mujeres a ser ordenadas, limpias, a que estén lindas, a que se valoren como tales.
Estamos siempre buscando cambios, que se pueden hacer en el pelo, etc. Me gusta estar en los detalles.
Hay veces, que le sacamos fotos cuando los chicos llegan y luego cuando el tiempo pasa y siguen con nosotros, las vemos.
¿Qué incluís en tus planes?
Que se sigan abriendo más hogares Beracca.
Porque hay mucha necesidad. Y no es que vivan con nosotros para siempre.
Ellos se restauran, salen de ese detenimiento en su vida, de ese problema y surgen!
El 22 de Abril, se casó un chico que estaba con nosotros. Conoció una salteña preciosa y se enamoró. Cuando le dijimos que estaba pronto para retirarse del centro, decidió quedarse con nosotros para ayudar a otros. Actualmente está en Artigas, abriendo un Centro Beracca allí, el primero en ese lugar.
¿Cómo se logra ese cambio radical en la persona?
Es por eso que necesitamos más centros Beracca.
Hay que ver cómo cambian los niños. Porque la mamá que antes se drogaba, ahora le empieza a prestar atención. Hace los deberes con él, sale a pasear, está tiempo compartido con ese chico. El ejemplo de una madre que antes le compraba video juegos, le llenaba el cuarto de cosas, pero no hacia acto de presencia, nunca estaba.
Hoy es una madre que lo corrige, pero también lo ama.
¿Cuál es tu meta?
Alcanzar el plan de Dios para mi vida. Cuando uno es bendecido, bendice a muchos.
Mi meta es estar siempre conectada  con ese Dios que me limpió, que me libró, que me amó, para seguir siendo el reflejo de su amor.
Que lo bueno de él, permanezca en mi vida, porque la luz de Dios me alumbró para que pueda alumbrar a muchos.
Cuando uno conoce a Jesús, es como que Dios, te da una antorcha encendida. Una luz. Y cuando uno va con la antorcha, alumbra. Vos vas, y siempre vas alumbrando. Mi deseo es que nunca se apague mi antorcha. Y mi mayor  deseo para todas las madres es que  este domingo tengan un muy buen día, porque ser madre es un don de Dios. ¡Feliz día para todas!

A simple vista podemos percibir que es una mujer decidida, llena de humanidad.

Muy creyente, capaz de realizar mucho, y por sobre todo muy abocada a la tarea de entregar todo por el prójimo, por sus hijos.

535055_383813684984722_405409883_nLos propios, son dos: Jonathan de 10 años y Nube de 5.

Vive junto a su esposo Robert, a quien admira por ser un hombre íntegro, en esto de brindar tanto afecto a personas que lo necesitan                             desde hace un  tiempo, entregándolo  todo con el corazón:

¿Es todo un sentimiento lo que te embarga, llevar a realizar esta tarea?

Es una vocación. Es un don que Dios me puso. Siempre me gustaron los niños, pero cuando conocí a Dios esto se agrandó.

Soy evangelista, hace ya veinte años. Empezamos nuestra obra, enseguida de casarnos y decidimos venir a servir a Dios aquí en  Salto, en la iglesia.

Al poco de llegar, comenzamos  a incorporar jóvenes que necesitaban ayuda, y mi esposo, buscando un lugar más amplio.

Encontramos una casa en el campo, y como nunca había estado viviendo en un lugar así, con un hijo de 3 años, no me sentía muy segura. Pidiéndole a Dios para que me diera una orientación, me dijo: sé madre.

Y era lo único que yo sabía hacer, tenía un niño mío, y ser madre, sale del corazón, y cuando uno lo hace con amor, lo hace con gusto, aunque tengamos que tener mucha responsabilidad en lo que hacemos.

Y así comenzaron a llegar jóvenes y no tan jóvenes  a nuestra casa, a integrarse. Nosotros a quererlos, y a darles todo lo que podíamos con amor.

Cada persona al llegar, trae consigo una historia. Muy especial cada una. Con sus falencias, con todos sus problemas.

Pero el problema mayor, está en aquello que hirió a su corazón.

Se sintieron abandonados, enojados, rechazados, abusados. El resentimiento, nos los ha dejado perdonar. Y nosotros estamos para contenerlos, apoyarlos y darles mucho amor.

No justificando, sino entendiendo, para poder ayudarlos a llegar al perdón. Entonces la idea es que se liberen.

Porque una persona que vive llena de odio, vive oprimida, amargada, no logra satisfacerse con nada.

En cambio, una persona que perdona, olvida,  mantiene una nueva esperanza. Y es lo que todos buscamos. No quedar detenidos en el tiempo.

¿Cómo es tu tiempo en familia?

Escaso, a las corridas. Nos gusta hacer muchas cosas. De hecho estamos preparando un evento, en pocos días y todo el grupo se engancha.

El trabajo en conjunto me encanta, el trato diario te ayuda a conocer a la gente.

Me gusta por ejemplo que aprendan las mujeres a ser ordenadas, limpias, a que estén lindas, a que se valoren como tales.

Estamos siempre buscando cambios, que se pueden hacer en el pelo, etc. Me gusta estar en los detalles.

Hay veces, que le sacamos fotos cuando los chicos llegan y luego cuando el tiempo pasa y siguen con nosotros, las vemos.

¿Qué incluís en tus planes?

Que se sigan abriendo más hogares Beracca.

Porque hay mucha necesidad. Y no es que vivan con nosotros para siempre.

Ellos se restauran, salen de ese detenimiento en su vida, de ese problema y surgen!

El 22 de Abril, se casó un chico que estaba con nosotros. Conoció una salteña preciosa y se enamoró. Cuando le dijimos que estaba pronto para retirarse del centro, decidió quedarse con nosotros para ayudar a otros. Actualmente está en Artigas, abriendo un Centro Beracca allí, el primero en ese lugar.

¿Cómo se logra ese cambio radical en la persona?

Es por eso que necesitamos más centros Beracca.

Hay que ver cómo cambian los niños. Porque la mamá que antes se drogaba, ahora le empieza a prestar atención. Hace los deberes con él, sale a pasear, está tiempo compartido con ese chico. El ejemplo de una madre que antes le compraba video juegos, le llenaba el cuarto de cosas, pero no hacia acto de presencia, nunca estaba.

Hoy es una madre que lo corrige, pero también lo ama.

¿Cuál es tu meta?

Alcanzar el plan de Dios para mi vida. Cuando uno es bendecido, bendice a muchos.

Mi meta es estar siempre conectada  con ese Dios que me limpió, que me libró, que me amó, para seguir siendo el reflejo de su amor.

Que lo bueno de él, permanezca en mi vida, porque la luz de Dios me alumbró para que pueda alumbrar a muchos.

Cuando uno conoce a Jesús, es como que Dios, te da una antorcha encendida. Una luz. Y cuando uno va con la antorcha, alumbra. Vos vas, y siempre vas alumbrando. Mi deseo es que nunca se apague mi antorcha. Y mi mayor  deseo para todas las madres es que  este domingo tengan un muy buen día, porque ser madre es un don de Dios. ¡Feliz día para todas!

Publicado en Día de la Madre 2013Comentarios (0)

Maestra – Edil – Especializada en educación sexual

Su único hijo Rafael Ardalion, de cinco años, es quien la acompaña siempre a todos lados. Es muy compañero.
Alejandro, su esposo, es constructor y productor rural.
Hay algo muy especial,  lindo, que la caracteriza a María de los Ángeles. Cuando le preguntamos, como se hace para sonreír por la vida como lo hace continuamente, nos respondió: “es natural en mi, siempre estoy con el mismo buen humor”.
¿Cómo es tu día en lo cotidiano?
Complicado. Soy maestra de tiempo completo, hasta las cuatro de la tarde. A las cinco llego a casa y luego hago de tía y de mamá, ya que paso por mi sobrino y  mi nene que están en el  jardín y en la escuela.
A las 19 hs, comienzo con las comisiones en la junta, casi todos los días. También puede ser una reunión de bancada, algún recorrido o inauguración fuera de la junta. Además, soy integrante del Comité Ejecutivo del Partido y  estoy en la prosecretaria de género, trabajando con las mujeres. Sobre todo es capacitación, e información sobre organización de eventos.
Además formo parte de la mesa política de mujeres, que la integramos todos los partidos. Solucionando allí, problemas de Salto en común.
Integro también la Comisión Departamental de Violencia Doméstica, entonces hay que dividirse bastante, pero tratando de no quitarle tiempo a la familia. Trato de pasar los fines de semana juntos o llevarlos a mi esposo y a mi hijo, siempre que puedo conmigo.
Tuvimos la experiencia de repartir juntos con mi hijo, listas en época de elecciones. Él, desde su cochecito. Es importante que sepa lo que hago.
Valoramos muchísimo, la excelente idea de “Vamos Salto” de incluir la guardería. Al fin podíamos las mujeres  trabajar en política, teniendo a nuestros niños con nosotras.
¿Cuáles son tus planes a corto plazo?
Tener más hijos. Me gustan mucho los niños, de hecho paso casi todo el día con ellos. Desde los tres años sabía que iba a ser maestra, y ya hace quince que lo soy.
A la política, la descubrí  como nueva después hace ocho años y me encantan las dos cosas. Hay quien dice que la política es tan ingrata, pero hay cosas de las buenas y de las otras. Yo he visto muchas más de las buenas.
Es una satisfacción impresionante muchas veces, poder ir de la mano de la política, a una escuela de algún pueblito lejos, que no tiene agua, o iluminación y poder concretárselo. Pienso que yo, todos los días en mi casa lo tengo. Entonces sabes, que en ese lugar lo van a valorar de una manera única.
En el lugar donde trabajo como docente, existe un  contexto sociocultural bien y pienso muchas veces en que hacer con niños que tienen tantos problemas, pero al final me gusta mucho ver como salen adelante.
Yo siento que soy feliz con lo que hago. Me gusta ser maestra, ser mamá y política.
Esto es una herencia que llevo de mi mamá, Marta que fue periodista durante treinta años, y la mejor abuela del mundo.  Me ayuda siempre con Rafael.
¿Tienes muchas condiciones personales para que te vaya bien en un futuro?
He tenido mucha suerte en la política. He estado rodeada de personas que me animaron  a seguir, desde mis inicios y le debo muchísimo a mucha gente y pienso que me ha ido bien, no solo por mis condiciones personales, sino porque me han dado la oportunidad.
Es muy difícil la entrada de la mujer en la política. Estamos ocupando lugares que ya estaban ocupados, entonces, ¿cómo hacemos para que no nos vean, como competencia, sino como complemento?
Trabajemos juntos, que se logra, hay avances, y por ello, más mujeres políticas.
He hecho muchas facetas en la vida, incluso haciéndole de notera de televisión a mamá. Durante veinte años  canté en dúos, en orquestas, como solista y no extraño eso, porque entiendo que son etapas que se van quemando.
Pero es bien importante ese tipo de mochila, para poder trasmitírselo a nuestros hijos, para cuando lo necesiten, saquen lo que deseen de allí.
En el ámbito general, ¿qué es lo que más deseas?
En lo familiar me gustaría agrandar mi familia, además creo que es la edad y el tiempo ideal  para ello.
En cuanto a la política, mi proyecto en este momento, es Germán. No tengo aspiraciones a cargos elevados o parecido. Me gusta mucho ser edil y me gustaría seguir en la Junta Departamental, ya que es hermoso hacer cosas desde allí ver esos logros, es lo más placentero que existe. Además la Junta es la caja de resonancia del pueblo, es donde va a parar todo nuestro trabajo y podemos ayudar a la gente.
Seguir trabajando y aprendiendo. Mejorando como persona. El trabajo en equipo me sirvió mucho, y eso me lo enseñó Vamos Salto.
Para mí fue muy importante, lo valoro, porque me ha mejorado mucho como docente también.
Yo, en cualquier parte siento que soy mama, docente y política porque en el lugar donde esté trabajando, estoy ligada a los tres roles, y con un excelente ánimo siempre para todo. También es hereditario. Por eso la ocasión,  se presta para enviarles a mi mamá y a todas las mamás, ¡el más feliz día de la madre, este próximo domingo!!

Su único hijo Rafael Ardalion, de cinco años, es quien la acompaña siempre a todos lados. Es muy compañero.

Alejandro, su esposo, es constructor y productor rural.

Hay algo muy especial,  lindo, que la caracteriza a María de los Ángeles. Cuando le preguntamos, como se hace para sonreír por laMARIA DE LOS ANGELES MARQUEZ vida como lo hace continuamente, nos respondió: “es natural en mi, siempre estoy con el mismo buen humor”.

¿Cómo es tu día en lo cotidiano?

Complicado. Soy maestra de tiempo completo, hasta las cuatro de la tarde. A las cinco llego a casa y luego hago de tía y de mamá, ya que paso por mi sobrino y  mi nene que están en el  jardín y en la escuela.

A las 19 hs, comienzo con las comisiones en la junta, casi todos los días. También puede ser una reunión de bancada, algún recorrido o inauguración fuera de la junta. Además, soy integrante del Comité Ejecutivo del Partido y  estoy en la prosecretaria de género, trabajando con las mujeres. Sobre todo es capacitación, e información sobre organización de eventos.

Además formo parte de la mesa política de mujeres, que la integramos todos los partidos. Solucionando allí, problemas de Salto en común.

Integro también la Comisión Departamental de Violencia Doméstica, entonces hay que dividirse bastante, pero tratando de no quitarle tiempo a la familia. Trato de pasar los fines de semana juntos o llevarlos a mi esposo y a mi hijo, siempre que puedo conmigo.

Tuvimos la experiencia de repartir juntos con mi hijo, listas en época de elecciones. Él, desde su cochecito. Es importante que sepa lo que hago.

Valoramos muchísimo, la excelente idea de “Vamos Salto” de incluir la guardería. Al fin podíamos las mujeres  trabajar en política, teniendo a nuestros niños con nosotras.

¿Cuáles son tus planes a corto plazo?

Tener más hijos. Me gustan mucho los niños, de hecho paso casi todo el día con ellos. Desde los tres años sabía que iba a ser maestra, y ya hace quince que lo soy.

A la política, la descubrí  como nueva después hace ocho años y me encantan las dos cosas. Hay quien dice que la política es tan ingrata, pero hay cosas de las buenas y de las otras. Yo he visto muchas más de las buenas.

Es una satisfacción impresionante muchas veces, poder ir de la mano de la política, a una escuela de algún pueblito lejos, que no tiene agua, o iluminación y poder concretárselo. Pienso que yo, todos los días en mi casa lo tengo. Entonces sabes, que en ese lugar lo van a valorar de una manera única.

En el lugar donde trabajo como docente, existe un  contexto sociocultural bien y pienso muchas veces en que hacer con niños que tienen tantos problemas, pero al final me gusta mucho ver como salen adelante.

Yo siento que soy feliz con lo que hago. Me gusta ser maestra, ser mamá y política.

Esto es una herencia que llevo de mi mamá, Marta que fue periodista durante treinta años, y la mejor abuela del mundo.  Me ayuda siempre con Rafael.

¿Tienes muchas condiciones personales para que te vaya bien en un futuro?

He tenido mucha suerte en la política. He estado rodeada de personas que me animaron  a seguir, desde mis inicios y le debo muchísimo a mucha gente y pienso que me ha ido bien, no solo por mis condiciones personales, sino porque me han dado la oportunidad.

Es muy difícil la entrada de la mujer en la política. Estamos ocupando lugares que ya estaban ocupados, entonces, ¿cómo hacemos para que no nos vean, como competencia, sino como complemento?

Trabajemos juntos, que se logra, hay avances, y por ello, más mujeres políticas.

He hecho muchas facetas en la vida, incluso haciéndole de notera de televisión a mamá. Durante veinte años  canté en dúos, en orquestas, como solista y no extraño eso, porque entiendo que son etapas que se van quemando.

Pero es bien importante ese tipo de mochila, para poder trasmitírselo a nuestros hijos, para cuando lo necesiten, saquen lo que deseen de allí.

En el ámbito general, ¿qué es lo que más deseas?

En lo familiar me gustaría agrandar mi familia, además creo que es la edad y el tiempo ideal  para ello.

En cuanto a la política, mi proyecto en este momento, es Germán. No tengo aspiraciones a cargos elevados o parecido. Me gusta mucho ser edil y me gustaría seguir en la Junta Departamental, ya que es hermoso hacer cosas desde allí ver esos logros, es lo más placentero que existe. Además la Junta es la caja de resonancia del pueblo, es donde va a parar todo nuestro trabajo y podemos ayudar a la gente.

Seguir trabajando y aprendiendo. Mejorando como persona. El trabajo en equipo me sirvió mucho, y eso me lo enseñó Vamos Salto.

Para mí fue muy importante, lo valoro, porque me ha mejorado mucho como docente también.

Yo, en cualquier parte siento que soy mama, docente y política porque en el lugar donde esté trabajando, estoy ligada a los tres roles, y con un excelente ánimo siempre para todo. También es hereditario. Por eso la ocasión,  se presta para enviarles a mi mamá y a todas las mamás, ¡el más feliz día de la madre, este próximo domingo!!

Publicado en Día de la Madre 2013Comentarios (0)

Es muy joven. Nació en Artigas, y a los seis años se vino a compartir la ciudad de Salto con todos nosotros.

A su familia la conforman, su esposo Alexis, su primer hijo Santiago, los mellizos Emiliano y Micaela, Lucía y Mariana que cumple ocho días.

En 2001 comenzó a estudiar facultad de Ciencias Sociales, con la idea de hacer Ciencias Políticas, y a sus cortos 19 años, llega elCecilia Goncalves primer hijo. Eso frenó un poco lo que es su carrera.

De igual forma lo aprovechó, teniendo la oportunidad de quedarse para trabajar aquí, con la gente del interior del departamento, brindando todo de sí, para que estos proyectos llegaran a buen fin.

Además la carrera social siempre fue su punto fuerte, por estar relacionada a actividades sociales.

¿Qué sentís en cuanto al futuro, siendo una mama tan joven?

Siento un poco de miedo, de no poder cumplir con la expectativa que tenemos de la crianza. Pero a la vez esta bueno, porque voy también en un proceso de aprendizaje, junto con ellos.

Voy recibiendo consejos, opiniones, informándome, leyendo, y ayudándome a la crianza. Pero está, lo de cumplir con todas las obligaciones y  expectativas que hay.

¿Estaba en tus planes formar una familia grande?

Para nada. Pero cuando empezaron a llegar los niños, fue hermoso. Siempre fueron bienvenidos, será tal vez que la experiencia de trabajar en lo social me ha preparado.

¿Qué recuerdas de tu niñez?

A mi mama siendo más grande cuando nos trajo al mundo, y nos criaba de una forma espectacular. Al verme tan joven, es todo un desafío, y lindo. Lo hemos tratado de llevar bastante bien.

Sobre todo el tema de la maternidad relacionado al salir a trabajar.

¿Cómo lo resuelves?

Tratando de ubicar a los niños, en la escuela, tema de horarios y demás, para que todo esté muy organizado.

El papá es el encargado de disfrutarlos, llevándolos después de clase a danza, inglés o básquetbol a la tarde.

¿Aunque no varíe mucho, en tu época, era distinta la crianza?

Sin duda que sí. Además lo que siempre estamos buscando es  darles a nuestros hijos, mejores oportunidades. Poder tener cosas que nosotros no tuvimos de niños, como la posibilidad de acceder a otro tipo de educación. Incluir deportes, concurrir a ingles, para que los incentive, los inserte en otro nivel y les genere oportunidades en el futuro para desarrollarse mejor.

Una de las cosas que ojala lo podamos mantener, y que ha sido bien interesante con la crianza de nuestros hijos es que no tenemos cable.

Si bien tal vez, lo podemos tener, eso va a generar otras costumbres que no deseamos.

No ha sido difícil inculcarle algún libro o simplemente la computadora con la sola idea de encontrar una información o de repente un juego.

¿Cómo fue estar siempre relacionada trabajando para y por un bien común?

En el año 2007, estaban recién llegados mis hijos mellizos y hubo un llamado del programa Uruguay Rural, me presento para trabajar en Belén, Constitución y Bella Unión, con Pescadores Artesanales y comienza mi labor.

DSC00641De igual forma, ya venía con una experiencia bastante amplia de años de trabajo del 2003 al 2007 con diferentes proyectos de extensión universitaria, con ladrilleros artesanales, que fue una muy rica experiencia.

Desde la universidad, se logro conformar una mesa de ladrilleros, incluso con personería jurídica.

¿Qué incluyes en tus planes?

Poder recibirme, y que esto, me genere algún tipo de seguridad laboral. Estoy actualmente contratada en el Ministerio de Desarrollo Social, que me brinda muchísima experiencia.

Siempre he estado relacionada a nivel social, incluso de adolescente, en actividades religiosas, en grupo de merenderos, participando en grupos de jóvenes. Primero en una Capilla de Ceibal y luego en Colegio María Auxiliadora, del cual soy ex alumna, participaba de oratorios, con chiquitos en los barrios, y demás.

¿Alguna anécdota que desees compartir?

En Belén,  logramos a través de un proyecto, con programa de Producción Responsable, del Ministerio de Ganadería, que a los pescadores, se les financiara un dinero, para poder comprar una embarcación para trabajar.

Pudiendo así, salir de la pesca artesanal y  se dedicaran a otra actividad que les generara mejores oportunidades.

Surge la idea, con personas licenciadas, relacionadas a turismo, tener una embarcación para paseo, y la compran.

El 5 de Enero, me llega la invitación a la fiesta Del Lago en Constitución, con gente de Belén a la presentación en público, de la lancha adquirida.

¡Me generó un satisfacción ver ese logro!

Cuando llegamos al lugar, demoró en hacer acto de presencia la lancha, cuando lo hizo, mi sorpresa fue mayúscula, al ver, que le habían puesto de nombre a la lancha: “La Ceci”, en reconocimiento a mi labor junto a ellos, realizándome un homenaje. Me debo todavía un paseo   hasta Belén, a visitar a la lancha.

Envíale un saludo a las mamás.

Mi mensaje es a mi mama Edith y a mis cuatro hermanas María Laura, Diana, Liliana y Beatriz. ¡Súper madrazas!

La verdad que sin ellas ayudándome en la crianza de mis hijos, no sería posible y además sé, van a seguir estando ahí.

¡Un feliz día para todas, este próximo domingo!

Publicado en Día de la Madre 2013Comentarios (0)




El tiempo

Ediciones anteriores

enero 2017
L M X J V S D
« dic    
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031