DIA DEL NIÑO PAG 1 copy

Publicado en Día del niñoComentarios (0)

Estudiante en el Conservatorio Sagaría.Cantante y tecladista

Aldana Gabrielli Simmari

La posición de Aldana en el Conservatorio Sagaría es muy destacada.
Comenzó con el canto y el teclado, ya que los considera apasionante y hoy hace ya cuatro años que concurre en forma muy animada al mismo. Tiene 11 años, está cursando 6º año en el Colegio Crandon y su familia se conforma por sus papás y siete hermanos. Para conocerla, comenzamos dialogando de ésta manera: Aldana Gabrielli 2
¿Te gusta la escuela?
Sí, las materias que más me gustan, son matemática y lenguas. Me gustan mucho los números y aprender cosas nuevas.
¿Tienes hermanos?
Sí, somos siete. Cinco varones y dos nenas. Yo soy la más chica de la casa.
¿Te has decidido ya por una profesión a futuro?
No, todavía no tengo nada definido.
Me gusta siempre ir descubriendo cosas nuevas y aprendiendo.
¿Cómo comienza tu desarrollo en la música?
Por vocación. Mis hermanos han practicado piano, cuando era yo chiquita, estudiando también en el Conservatorio Sagaría y me gustaba verlos haciéndolo.
¿Con qué comienzas primero?
Con las dos actividades musicales a la vez.
Es cuando una amiga me invita para venir a las clases con ella, comencé y me encantó.
Pero me gusta mucho el canto, de chiquita y a la clase actualmente la doy con mi profe Tati.
Y órgano lo doy con la profe Silvia.
¿Cómo fue la primera clase?
Estaba re nerviosa.
Y cuando terminó, me encantó.
Le decía a mamá que quería seguir y tuve la oportunidad de hacerlo.
¿Cómo te sientes estudiando en el Conservatorio Sagaría?
Muy cómoda. Es como mi casa, prácticamente.
Mi profesora Silvia, es muy buena profesora, muy buena persona y tiene muy buen humor siempre.
Me encanta aprender con ella y canto con Tati y Toti.
¿Cómo es una clase en el Conservatorio Sagaría?
Me cuidan mucho y me preparan en los ensayos el sonido, preguntándome si estoy cómoda, si quiero cantar con vincha, o con micrófono en mano. Me siento tan bien con ellos, que a la profesora Silvia, ya me la adjudiqué como tía y sus hijos Toti y Tati son mis primos. (Sonríe).
Me cuidan mucho, todos.
Ahora comenzamos a hacer un ejercicio que nos enseñó Tati y cuando comienzo a cantar, ya me va diciendo si hay que mejorar algo o si está bien, o simplemente, que es lo que quiero cantar.
¡Y como a mi me gusta, le pongo todas las ganas que tengo!
¿Has concurrido a eventos importantes con el Conservatorio?nota aldana gabrielli
Sí, a cenas shows.
El primero importante, fue un espectáculo en el día del niño en Parque Harriague hace cuatro años.
Estaba muy nerviosa porque era mi debut, con “Mi niña bonita”.
Después fueron teatros, viajes, fin de año y mas cenas shows en otros años.
Las cenas han sido en distintos lugares, como Le Park, Ayuí, El mojito.
¿En cuál disfrutaste más?
Creo que fue en la primera.
Porque estaba muy nerviosa, pero sentía el apoyo de mis amigas y me encantó.
Pasa que fue mi debut y uno, no se olvida más.
¿Qué estilo de música te identifica?
Canto canciones por ejemplo de Soy Luna, Violeta de Belinda. Y ahora canto por ejemplo, “Voy a amarte” de Carlos Rivera, que fue la banda sonora de una película.
¿Qué sientes en cada espectáculo que brindas?
Mucha emoción, pero después que empiezo, ya no estoy tan nerviosa.
Y sé que si me lo propongo, todo va a salir bien.
Y cuando terminamos, aplauden y los niños, todos gritan.
Yo me pongo muy contenta, pensando que les gustó.
¡Lo disfruto mucho a eso!
¿Ensayas mucho para cada actuación?
Mucho. Y siempre le pongo muchas ganas, porque sé que si lo hago, sale bien.
Me encanta lo que hago.
¿Te sientes reconocida por Salto?
Sí, sí es por ejemplo en un teatro, mis amigas van a verme y me felicitan.
Creo que ya me ven como una pequeña artista.
Es que es un privilegio y una dicha, poder hacer música.
Yo disfruto con tocar teclado y con poder cantar.
Porque canto además canciones, que a mi me gustan.
¿Cuáles son tus planes?
Seguir cantando, practicando el teclado y crecer.
Ensayar mucho para poder hacerlo cada día mejor.
Pero me gustaría por ejemplo, salir fuera del país.
Mis hermanos han recorrido el mundo, con sus actividades y eso me gustaría hacer a mí.
Recorrer el mundo, pero volver a mi Uruguay.
¿Qué espectáculos tienes en agenda?
El día 20 de agosto, el Conservatorio Sagaría organiza el Evento del Día del niño en el Parque Harriague.
Allí canto con mis amigas.
Luego tenemos el Desfile del 25 de Agosto. Y después, siguen los eventos más adelante.
¿Envías un mensaje a los niños en su día?
¡Un feliz día a todos los niños y que pasen muy bien con su familia!
Y que reciban muchos regalos, porque sé que a los niños, les encanta.
Y que no se queden con las ganas de estudiar música, porque es muy lindo.
¡Al que le guste, que no lo dude!
¿Ya pediste tu regalo de Día del niño?
Sí, un celular.

Publicado en Día del niñoComentarios (0)

“Una niña increíble”

Milagros Farinha Cardozo

Milagros llegó a nuestra redacción muy entusiasmada con la entrevista que íbamos a realizar, acompañada de su familia.
Tiene dos hermanos mayores: Lucía y Fernando y con 10 años, concurre a la Escuela Nº 116, para niños con problemas auditivos, cursando 4º año. Compartiendo su clase con un grupo de cinco niños en su misma condición.Milagros Farinha
Le gusta mucho mostrar las letras con las que logra escribir, ya que acostumbra a hacerlo, por medio de su idioma de lengua de señas.
Milagros es muy inquieta, atenta, y a pesar de no escucharnos bien, entiende todo lo que hablamos.
Por ello quisimos que con su participación, le traduzca su mamá algunas de nuestras preguntas y esto nos narra mamá Patricia, acerca de ella:
“Milagros cuando nació, pesó setecientos cincuenta gramos, y de veintinueve semanas de embarazo.
Eso llevó a que se viera perjudicada en sus oídos. Luego, a los tres meses de vida, fue operada de las vistas, ya que tenía retinopatía y después de eso, pasó muy bien.
Hasta ahora que la maestra comenzó a notar que no veía bien y le recetaron lentes.
¿Cómo fue la llegada de Milagros?
Yo tengo problema renal y luego del último hijo, el médico me dijo, que yo no esperara más niños.
Luego de un lapso de tiempo, comencé a no sentirme muy bien, consulto a un médico, ¡y estaba embarazada!
En el transcurso del embarazo, el médico habló conmigo y me dijo que había que decidir entre ella o yo.
Yo quise seguir con el embarazo, pero tuve que hacer un largo tratamiento con diálisis. Es por la insuficiencia renal, que indujeron a un parto prematuro, porque me sentía muy mal, subiéndome la presión, con otras complicaciones.
¡Y allí nació Milagros!
¿Cómo fueron sus primeros días?
La doctora insistía en que ella no iba a vivir.
Fue para mi una experiencia muy difícil y única, porque me costaba incluso, mirarla a ella, con tan poquito peso.
Era muy chiquita. La pusieron en una incubadora, fue pasando el tiempo y por suerte, a medida que pasaban los días y los meses, el panorama cambiaba y comenzó a salir adelante.
A los cuatro meses salió de la incubadora y me la entregaron. ¡Era muy chiquitita, de todas formas!Familia de Milagros Farinha
Hoy es una hermosa niña, ¡muy vivaracha e inteligente!
¿Con qué cosas los sorprende?
Cuando habla.
En la escuela, graba todo lo que hace, y dice por medio de la lengua de señas. Pero mucho no la vemos hablar.
Los problemas de salud que ella tiene, son auditivos y de voz. Pero se hace entender perfectamente todo lo que quiere. Nos nombra a todos, simplemente no hace frases, como lo hacemos nosotros.
¡Pero en su mente, está todo perfecto!
¿Ustedes creen que ella escucha?
Sí. Con un oído (Milagros nos dice que sí).
Y aunque tiene audífonos, no los quiere usar porque dice que le pica las orejitas.
¿Es muy inquieta en la escuela?
(Milagros sonríe). No, si le dan una computadora, puede pasar todo el día quietita.
Si es por ella, pasa todo el día escribiendo.
También dibuja. Nosotros empezamos a estudiar su lengua para entenderla, pero no se nos hace fácil. Nos va a llevar unos meses, porque es una clase por semana en su escuela.
¿Y en algún momento reniega de ir?
La camioneta pasa muy temprano por ella. Es a las siete de la mañana, pero le decimos: “vamos” y ella arranca rápido.
No es perezosa para ir a la escuela.
¿Realiza Miagros alguna otra actividad?
Le encanta la bicicleta. (Sonríe Milagros y nos hace señas de que anda de acá para allá).
Anda para todos lados y en el barrio, ya todos la conocen y la quieren mucho.
¿Es de relacionarse rápido?
Sí, con todos. Y con la familia muy bien.
Con la abuela Ana, con quien convive, se lleva muy bien. (Nos hace señas Milagros, con el pulgar levantado y muy sonriente).
Son muy compinches y hacen todo juntas.
Es feliz con su abuela. Cuando ésta llega, le va a dar un beso, cuando se va a acostar, le da otro y durante el día la llena de besos.
Espera a que la abuela se vaya a acostar y luego se va ella para su casa.
¿Con qué disfruta?
Ama los animales.
Cuando los tiene con ella, los disfruta, llora por ellos si les pasa algo. Y es como que, son todo para ella.
(Nos dice Milagros que tiene perros, cuatro gallinas. Ha tenido conejos, loros, hámster, gatos).
Y como su papá es policía, le encanta también.
Cuando le peguntamos, qué va a ser cuando sea grande, no sabemos si policía o veterinaria. (Ella sonríe).
¿Cómo ven hoy su progreso?
Ella está cada día mejor.
Incluso habla más, porque antes, había cosas que no entendía y hoy nombramos algo y te atiende.
El juego de cartas, por ejemplo, es algo que la lleva a pensar y a reaccionar para coordinar.
Algo que nos sorprende, es que no le gusta andar desarreglada.
No se puede ver despeinada por ejemplo, si viene con alguna mancha la túnica, ya me la hace lavarla. ¡Si es posible todos los días!
Cuando va a vestirse, tiene que estar toda la ropa en condiciones, los lentes muy limpios. Tenía el pelo muy largo y se lo cortamos, porque es igual a la buena Ana: no sale a la calle desprolija.
¡Es muy coqueta!
¡Además de todas las condiciones que tiene Milagros!

Publicado en Día del niñoComentarios (0)

“Quise probar con pintura y me encantó”

Justino Leal Tassani

Las diferentes facetas de Justino nos deja muy sorprendidos.
Tiene 12 años, concurre a Colegio Crandon y está en 1º de secundaria.
Le comienza a gustar la pintura, haciéndolo con acrílico hace cuatro años. Luego continuó con la pintura al óleo.Justino Leal
Pero además, anteriormente a dedicarse a la pintura, su pasión era la natación. Y como si eso fuera poco, en la actualidad, está practicando canotaje, de tal forma, que próximamente va a competir en el sur de nuestro país.
Dejemos que sea Justino, quien nos narre su apasionante historia de vida:
“A mi me gustó siempre la pintura.
Cuando terminaba un trabajo en la clase y tenía que esperar me ponía a dibujar.
Un día, le pedí a mamá para ir a alguna clase de dibujo, no de pintura. Pero mamá tuvo la idea de que contábamos en Salto con el taller de Karina Carrara y que íbamos a ir a ver, que tal vez, me enseñaba mejor a dibujar”.
¿Qué dibujos te gustaban hacer?
Algo que me saliera mal dibujando, era que me saliera de la cabeza.
Yo tenía que copiarlo de algún lado.
O de lo contrario, miraba algo en internet y lo copiaba.
Y cuando llegamos a lo de Karina, me dijo que no me podía enseñar a dibujar, me podía enseñar pintar.
Yo le dije a mamá que sí, que quería probar, probé y me gustó.
¿Cuál es la diferencia que notas entre el dibujo y la pintura?

Justino y su papá

Justino y su papá

Al dibujar, lo dejaba en blanco y negro, porque no podía ponerme a pintar en el medio de la clase con pintura. Y me gustaba como quedaba.
Pero cuando empecé con la pintura me encantó.
Ahí es, que comienzo a pedirles a mis padres que me compren todos los insumos que se necesitaba.
¿Cuál fue tu primer trabajo importante?
Una pintura que hice en 2014 de La Pedrera.
Como íbamos cada verano, se veía como la bajada que llegaba al desplayado, y toda la costa de La Pedrera.
Y luego de eso, dejé un año. Estaba entrenándome en natación porque estaba compitiendo y al final de ese año, dejé natación para volver nuevamente a la pintura.
Allí fue cuando cambiamos todo, empezamos con óleo, el aceite y todo eso. Me gustó mucho, aunque me pareció muy difícil.
¿Cómo te relacionas en el grupo de pintura?
Bárbaro. Nos llevamos todos muy bien. Hay un grupo de chiquitos y nosotros somos en nuestro grupo tres: Melisa, Valentín y yo. Antes estaba también Ema e Isabela.
¿Llegaste a concursar en pintura?
Antes de que yo dejara un año, habíamos ido a la Expo, con una exposición de unos cuadros de un metro por uno veinte, de ovejas.
Con la lana y todo lo referido a lo que es la expo.
Luego comenzó el grupo a pintar pájaros autóctonos del Uruguay yo empecé con ellos y mi primer cuadro de pájaros, fueron unos cardenales, con una ramita y unas florcitas violetas.
Estaba muy bueno, todavía lo guardo en casa.
¿No te los quieren comercializar?
Y… algunos.
Intento, intento. (Sonríe). Entre los amigos y los familiares, todos los quieren adquirir.
Papá me hace mucha publicidad, pasa. (Sonríe).
¿Piensas exponer algún día?
Sí. Hicimos una exposición de pintura con todo el instituto, en el Ayuí.
Fue mucha gente y estuvo muy bueno.
¿A quién admiras como pintor?
A Karina, mi profe.
¿Cuál es tu sueño en cuanto a la pintura?
No tengo por ahora ninguna meta.
Voy a pintar. Hasta donde llegue, voy a llegar.
Es algo que me relaja, me siento bien y me gusta.
¿Cuándo comenzaste a practicar natación?
Desde muy chiquito.
En el plantel comencé a los 7 años, porque ya Octavio mi hermano había empezado con 9.
Pero en el club, comenzamos a nadar a los 2 años.
Iba a las competencias, al igual que Octavio y llegué a ellas como es el caso de Paraná en una competencia de todo Entre Ríos, que se llama Harold Barrios.
Esta fue la primera importante y fuera del país.
Era hermoso, porque cuando íbamos a Montevideo, nos juntábamos con muchos grupos, como el del Banco República entre otros y de esa forma terminé haciendo muchos amigos.

Cuadros de Justino

Cuadros de Justino

¿Piensas seguir con la pintura?
Sí, pero ahora estoy haciendo canotaje. Todo lo que es el remo.
Yo practico el que tiene dos palas de cada lado.
Comencé este año a comienzos del verano en el Remeros a practicar y ahora este fin de semana me voy a Montevideo a practicar.
¿Cómo la ves a la competencia?
No sé.
Porque yo mucho acá en Uruguay, no he ido.
Nuestro profesor es de Concordia y él es el contacto con lo entrerriano.
¿Va a ser lo primero fuerte de tu parte como competidor?
No sé si fuerte.
Yo hace unos siete meses que entreno. Y voy representando al Club Remeros. Vamos con mamá.
¿De dónde nace esa veta de ser todos tus hermanos deportistas y artistas?
A la natación la sacamos de papá.
Es muy bueno papá en natación y sabe mucho.
No es lo mismo empezar un deporte y que nadie de tu familia sepa sobre el tema, porque no sabés que hacer.
Pero ya teniendo una referencia… ¡y que además te apoyen como nos apoya papá…!
¿Cuál de las tres actividades te gusta mas?
Natación ya no.
Pero de las otras dos, me gustan las dos.
Pero pensándolo, me gusta mas pintar.
¿Les envías un mensaje a los niños de Salto?
Si les gusta algo, que lo hagan.
Que hay que ponerle ganas ¡y meterle para adelante!
¿Ya tienes tu regalo elegido para el día del niño?
No, pero sí para mi cumple, que está cerquita.
Lo que pedí es algo que está relacionado con mis actividades.
¡Un feliz día a todos los niños!

Publicado en Día del niñoComentarios (1)

Alumno en “Cabalgatas Guiadas”

Joaquín Zedmeck Ferreira

Como todo buen cabalgante, Joaquín sabe lucirse en su andar por lugares pintorescos junto a su petisa La bonita y a su grupo de compañeros de Cabalgatas Guiadas dirigidas por el Instructor Mario Rossi, desde Termas del Daymán.
Joaquín tiene 9 años, concurre a la Escuela Nº 2 Etelvina Migliaro y cursa 4ªaño.Joaquin Zedmeck
Su familia está conformada por su papá Javier, mamá Adriana y su hermana Julieta, quien lo acompaña y comparten mucho juntos en su actividad de a caballo.
Le preguntamos a Joaco, como suelen llamarle su cercana familia, cómo es que nace esta inclinación por los caballos y esto nos decía:
“Una día, una amiga de mamá le comentó que su hijo iba a las cabalgatas y me gustó la idea de empezar a ir.
¿Con qué edad comienzas a practicar?
Hace dos años.
Pero de todas formas, yo siempre andaba en los ponis de la costanera.
¿Cómo fue subirte por primera vez a un caballo?
Fue Mario el que me enseñó.
Me siento muy cómodo con él.
¿Tuviste la oportunidad de competir?
Sí. La primera reunión fue en el Daymán, por ser el día del Trabajador Rural, entre compañeros.
Se le llama Prueba de rienda. Tenés que ir por entre medio de los tanques y luego volver corriendo en forma recta.
¡Tenía unos nervios!
Pero en una que la puse a correr mucho, se me reventó el botón de la cabezada. Lo terminé cinchando y se me reventó.
Y se fue para cualquier lado, pero después uno se me metió adelante y me lo frenó.
Pero con otro freno que me pusieron, logré llegar.

Joaquín Zedmeck y su mamá Adriana

Joaquín Zedmeck y su mamá Adriana

Pero eso era por deporte nomás que lo hicimos.
¿Hubo competencias?
Sí, en Valentín competimos. Y quedé segundo en la escuelita de chiquitos y en la de adolescentes quedé tercero.
Y en la competencia que se hizo en San Antonio quedé primero en escuelita, y en adultos, ya que no había adolescentes quedé último.
Cuando competimos en Valentín es como un Valentín Aparcero pero chiquito, vienen de todos lados.
¿Esa fue la primera importante para tu carrera?
Sí. Yo capaz que ganaba en Valentín, pero volteé un tanque.
¡Si no, la re ganaba!
¿Cuántos fueron los participantes?
Primero salió una Agustina que no la conozco y es de Valentín. Yo segundo y tercero quedó otro que también se llama Joaquín, mi hermana y otro que no conozco.
¿Cómo se organizan las competencias?
Es por medio de Mario. Lo llaman y se conectan todos con él.
El los re conoce a todos y puede participar quien quiera.
¿Fue muy difícil en San Antonio?
No, porque casi todos los que estábamos eran todos del grupo.
Y mi hermana no quería hacer la competencia, pero como no quedaban en par, lo tuvo que hacer.
Mi hermana tiene 11 años y en la última quedamos como finalistas ella y yo ¡y gané yo!
¿Qué es lo que más te gusta del deporte?
Me gusta hacer Prueba de rienda.
La competencia fuerte. Ahora Mario tiene un lugar que se llama La buena Rienda, donde se hacen reuniones y ahí se festejan cumpleaños de todos los alumnos, pasamos el día, comemos un asado compartido y hacemos pruebas entre todos, con los padres.
Y festejamos cosas como ejemplo, que la Intendencia arregló la calle y cumpleaños de los padres.
Ahí podemos hacer bien las pruebas de riendas, pero por lo general, estamos en La posta del Daymán. Va mucha gente que no es de la escuelita de Mario.
¿Qué evento tienen próximamente?
Primero tenemos el desfile del 25 de Agosto.
Pero después tenemos competencia el 9 y 10 de octubre.

Joaquín y  su  petisa La bonita

Joaquín y su petisa La bonita

¿La vez difícil?
Y… no sé, yo antes iba hacer una carrera con mi petisa de diéz kilómetros, pero como no la preparé, no le di unas corridas, pierde.
Porque es muy petisa y los otros, son grandes.
Yo tengo adoración con una petisa que tiene Mario, que se llama La bonita.
Casi siempre ando en ella, porque hago todas las Pruebas de rienda en ella.
¿Y qué pasa si tienes que competir en otro caballo?
Y compito. Pero estoy más acostumbrado a La bonita.
Yo iba a hacer 100 km, con la petisa y en otra iba a hacer, 20 de mañana, 40 de tarde y al otro día, hacía todos los otros kilómetros.
Pero la otra yegua tenía lastimada una pata y no daba para judiarla. Y aparte no llegaba. A mitad de camino se tiraba al suelo porque le empieza a doler.
¿Tienes admiradores que te van a ver?
Sí, cuando fuimos a hacer la primera prueba del Valentín, mamá estaba grabando en la última y todos gritaban: ¡Vamos Joaco! ¡Vamos Joaco! Y yo crucé así y volteé el tanque y la madre de los melli, la esposa de Mario dijo: ¡A… si no volteaba el tanque, ganaba!
¿Qué sientes por La bonita?
La quiero, nace como un sentimiento, porque tratándola todos los días…
¿Te gustaría competir a nivel nacional?
Y sí. Hay que tener suerte, no voltear los tanques y poder ganar.
Cada véz más.
No ensayo mucho, porque ahora hay muchos turistas.
¿Le envías un mensaje a los niños en su día?
Les digo que compren Diario EL PUEBLO, para vernos y que los invito a las cabalgatas, que todos fuimos y nos gustó mucho.
¡Nos vemos en el desfile!

Publicado en Día del niñoComentarios (0)

Basquetbolista. Capitán del equipo de Universitario

Juan Ignacio Tauré Guarino

Esta es la quinta temporada para Ignacio, de su destaque en el básquet.
Pasa que su papá Walter es un destacado en este deporte. Y su familia, conformada por mamá Gabriela y su hermana María Paz, acompañan y mucho.
Ignacio tiene 11 años, concurre a la Escuela Nº3 y está en 5º año.Ignacio Touré 1
Así se desarrolla nuestra entrevista a un jugador de básquetbol, con mucha garra:
¿Cómo te llevas con la escuela?
Si, me gusta la actividad que tiene pero también por los amigos.
Tenemos gimnasia, junto a todas las materias.
¿Qué materia te gusta más?
Artística y gimnasia.
En artística es pintura, manualidades y dibujo.
Eso me tranquiliza y me gusta.
¿Cuándo comenzaste en el básquet?
A los 6 años.
Yo antes jugaba al fútbol.
Y papá jugaba al básquet en Círculo Sportivo. Y un día cuando cambia de cuadro a la U, me invita a ir con él a una práctica y allí ya empecé a tirar al aro, con seis años.
¡Ahí me enganché!
Papá se llama Walter Eduardo “Tero” Tauré y a mi me dicen “el terito”.
¿De dónde nace esa inclinación por este deporte?
Desde siempre.
Hace mucho tiempo me invitaron a Círculo. Yo iba y practicaba.
Agarraba la pelota y empezaba a correr, tenía tres años ahí y la pelota era más grande que yo. (sonríe).
Me cuenta mi mamá que yo tenía veinte días y ya iba a los partidos de básquetbol.
¿En qué categoría ingresas?
Con la categoría mosquito, que es como la primera etapa y poco a poco fui subiendo de categoría.
Enseguida hubo un partido y yo fui.
¿Cuándo comienzas con un partido importante?
A los doce años, más o menos.
¿Cómo te sientes al ser elegido capitán del equipo?
Mi papá es el capitán de la U, en la primera.
Y en mi caso, somos dos. Valentín Ocampo y yo.
En realidad a los capitanes se los elige por concurrir a las prácticas y también por experiencia, entonces estamos mi compañero de escuela y yo.
Fui elegido primero y soy el capitán principal, pero yo a él lo tomo como un capitán principal. Porque me llega, no del todo pero me llega.
¿Qué sientes el día que te nombran?
¡Estaba feliz!
Pero mas felíz estaba cuando me subieron de categoría. Gritaba y le contaba a mamá: ¡que me habían subido de categoría!
¿Cuántas satisfacciones te trae el básquet, verdad?
Si, es muy lindo el deporte.
Entre ellas, la de recoger amigos.
¿Qué es lo que más te gusta de lo que haces?
Dentro de toda la actividad del básquetbol, lo que más me gusta es la actitud que hay que ponerle.
¿Cómo lo consigues?
Jugando fuerte y practicando.

Ignacio Tauré y su mamá Gabriela

Ignacio Tauré y su mamá Gabriela

Tengo todo el apoyo de los profesores, en la asistencia práctica, también en la experiencia que logré en estos años.
¿El resto de la familia te acompaña?
Sí, mi mamá siempre acompañando y mi hermana María Paz, que cumplió 6 años, también, al igual que yo, nos hicimos fanáticos de la U.
A ella le encanta ir a los partidos.
¿Cómo te organizas con las prácticas?
Yo siempre voy 17.30, pero la práctica empieza a las 18 o 19 hs.
Empezamos primero porque somos los más grandes. Y los martes y jueves, los que tienen la cancha son los más chiquitos.
Lunes, miércoles y viernes, nosotros tenemos partidos, ellos practican.
¿Quién es tu profesor?
Héctor Luis y Mateo, a quienes le mando un saludo.
¿Cómo te preparas para tu futuro?
No sé…yo no tengo límites.
Yo sigo un camino que me gusta. Pero es hasta retirarme.
¿Hay algún evento próximo?
Jugamos el campeonato que termina a fin de año.
Y en dos años, me cambian de categoría. Porque está sub 12 y sub 14. Yo juego en mini, sub 12.
Sub 14, ya es preinfantil de donde me han citado un par de veces.
Van algunos de segundo de liceo.
¿A dónde anhelas llegar próximamente?
Como un objetivo en el campeonato, es llegar a Paysandú.
Porque ahí es donde más juegan.
Se juega acá en Salto y luego te vas a jugar con cuadros de Paysandú.
Es calificación que nos dan, con ocho equipos, y solamente una vez al año.
Pero te diría que yo no tengo límites y si me preguntaras sobre un futuro no inmediato, te diría la NBA.
¿A quién admiras de allí?
A LeBron.
¡Y a muchos más!!!
¿Y qué opinas de un pase a otro lugar del país?
Yo me iría.
¡Con tal de ir creciendo…!
¿En qué te sientes seguro del juego?
En tiro. En que yo sé que la voy a poner. Por práctica. Me tengo mucha confianza.
¿Sientes el apoyo de tus padres?
Sí, sobre todo de papá, porque somos muy compañeros. Voy a mi práctica, meriendo algo y vuelvo a ir al club con la práctica de papá.
Paso buena parte del día practicando.
Pero a mamá le debo todo su apoyo también, al igual que a María Paz.
¿Tu mayor deseo ahora, hoy?
Estar en la selección ya que no falta mucho.
Ya con 12 y 13 años, lo puedo hacer. El que viene, puede ser.
Es algo muy estricto, hay que poner mucho esfuerzo en las prácticas, porque si no, te descalifican.
¿Cómo te sientes dentro del grupo?
Muy bien, también me siento querido. Tengo muchos amigos afuera del club, pero también los compañeros de básquetbol van a la misma escuela que yo.
¿Un mensaje a los niños en su día?
¡Que tengan un día muy lindo todos los niños de Salto!

Publicado en Día del niñoComentarios (0)




El tiempo

Ediciones anteriores

septiembre 2017
L M X J V S D
« ago    
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
252627282930