“¡Papá nos genera un gracias enorme!”

Felipe, Santiago, Hernán, Pablo y Marcelo Rodríguez. Hijos de Alberto Rodríguez

Con una reconocida trayectoria y  pasión por su profesión de periodista,  Alberto Rodríguez  con tan  solo 18 años, comienza a conformar el Staff de Diario EL PUEBLO.

Alberto, su  hijo y su nieto

Alberto, su hijo y su nieto

Llega abriéndose camino en el área de la corrección, transitando luego la del periodismo y comunicación.
Hoy, entre sus tantos logros, cumple 50 años de completa entrega en el mismo.
En sus propósitos cumplidos, se encuentra el de haber sido Corresponsal de Diario EL PAÍS en Salto y también en Bella Unión.
Está casado con Mariel, con la que dio inicio a un formidable hogar, donde acunaron a cinco hijos: Felipe, Santiago, Hernán, Pablo y  Marcelo. Hoy, junto a  cuatro nueras.
Cuenta además con el placer de disfrutar como abuelo junto a sus nietos: Belén, Lorenzo, Juan Marcelo, Gaél y Camilo, que viene en camino.
Convocamos a sus hijos para, que en una charla amena, descubriéraos a Alberto como padre.
Es Hernán quien  comienza narrando sus vivencias junto a él:
¿Cómo se logra una buena comunicación en una familia numerosa?
Nosotros, con una característica de varones, nos da la impresión, de que siendo pequeños, no lo tomábamos muy en cuenta.

Alberto y familia

Alberto y familia

Ahora que somos grandes, me parece que está más fluida.
Con el tema de la tecnología tan avanzada, es un placer mantener  un contacto, casi constante, en los grupos de Whatsapp.
Aprendiendo a mostrar el afecto el uno por el otro.
Diciéndonos entre hermanos un “te quiero” por un mensaje o un chat a la distancia. La foto de un sobrino, a cada rato…
¿Cuáles son los recuerdos de papá en tu niñez?
Hernán: Papá por el tema del trabajo, forzosamente muchas veces no estaba presente, pero siempre muy pendiente.
Sin dudas que los momentos compartidos con papá eran muy lindos y quedaron siempre  grabados.
Él era nuestro técnico de fútbol en Remeros y luego de River Plate.
Han quedado retenidas en mi mente las actividades de las prácticas de fútbol y quedarme con él el resto del día, ya que era técnico de varias categorías.
El hecho de ir a remontar las cometas al parque, las idas a las Termas, que están muy marcadas, porque no eran muchas…

Alberto y esposa

Alberto y esposa

Pero siempre papá apoyando, intentando mostrarnos el camino, sin exigencias. Con valores increíbles, como la amistad, la solidaridad.
Tanto papá como mamá son iguales. Por suerte para nosotros mamá era ama de casa y nada más, para pasar todo el tiempo con nosotros.
-Felipe: Desde muy pequeño, el recuerdo que guardo de papá es el de una persona de gran corazón,  de valores y convicciones muy claras, coherente en su vida con sus valores,  de franca  sensibilidad con la gente.
Y como saben muy bien ustedes, la familia del diario que lo conocen, cien por ciento responsable y comprometido con su profesión de periodista.
Le gustaba y le gusta estar en su casa en el fondo con sus orquídeas, sus nietos y nietas, así como con sus mascotas caninas…
-Santiago: Si bien hay un montón de recuerdos, las idas al parque Harriague a jugar a la pelota o a remontar cometas que las hacíamos con él, es lo que más me queda.
También la época en que me llevaba al Baby fútbol, o a la llegada de la escuela cuando se sentaba conmigo para que haga los deberes…
Recuerdo que me decía: «razoná, no adivines» (Sonríe). ¡Porque yo siempre quería terminar rápido para irme a hacer otra cosa!
-Marcelo: De niño, el primer recuerdo que se me viene a la mente es a Papá y a mi en el Parque Harriague, remontando un farol, el cual era más alto  que yo. Tan alto que apenas se dejaba ver.
Al final terminó por cortarse el hilo, y siguiendo su rastro lo encontramos en la cancha de Baby fútbol de  River.
También recuerdo y agradezco lo mucho que me
incentivó en la lectura, la redacción y el estudio, que de no ser por
eso no habría llegado a donde hoy estoy.
¿Se involucra en  sus actividades?
-Hernán: Sí. Tal vez hoy más que antes, porque tiene más tiempo.
Y si bien ha estado ausente por el laburo, a la  manera de él y dentro de sus posibilidades, siempre  nos está siguiendo y pendiente.
¿Cómo han vivido su trabajo?
-Hernán: Papá por lo general mantiene su manera de ser.
Nunca fue de llevar sus emociones del diario a casa.
De chico lo vi como un trabajo que no lo dejó estar siempre en casa, pero luego de grande, te vas dando cuenta el porqué.

Alberto y familia

Alberto y familia

Es su trabajo, su  dedicación. Ama lo que hace.
¿Qué lo alegra a papá?
-Hernán: estar reunido con su familia.
Si bien era difícil de lograr en casa, por los desencuentros de él, que había salido el día anterior y dormía un poco más.
Y el siempre peleando para que estemos todos.
Pero en definitiva, el domingo siempre está presente el asado.
Le encanta hacerlo. Más que el asado en sí, es el folclore de estar, de lo que se hable en la  mesa.
¿Dos defectos y dos virtudes de papá?
-Santiago: Como defectos, no sé… quizá que trabajaba demasiadas horas en el diario.
Y otra cosa, ¡que es un poco terco! (Sonríe).
Pero más que un defecto creo que son cosas que hacen a su manera de ser.
¿Cómo lo describen a papá?
Marcelo: Lo que más admiro de papá es la honradez y rectitud que posee. No conozco persona que no me haya hablado bien de él.
-Hernán: papá es amor, solidaridad, compañerismo y pasión. Por todo.
Y mamá es su otra mitad: inseparable y perfecta.
Felipe: Para destacar, creo que solo me toca estar agradecido a Dios de haber tenido un papá y una madre incondicional así.
Además de seguir disfrutando con ellos en familia, en esta nueva etapa de nietos…
-Santiago: Un padre muy comprensible, afectivo, siempre estaba para decirte las cosas  aunque no fueran fáciles y luego lo resolvía todo con un abrazo.
Es muy difícil describir lo que se siente en un par de líneas pero si tuviera que resumirlo, lo que más me genera es un ¡GRACIAS ENORME VIEJO!, sobre todo por el amor que nos das siempre.
-Marcelo: ¡Papá!, con tu nieto Lorenzo, quien te ama mucho, esperamos que en tu día pases feliz, contento y con tu familia, quienes nos alegramos que junto con  mamá, hayan sido nuestros pilares.
¡Feliz día papá!

Publicado en Día del PadreComentarios (1)

Papá de Julietta y Luciano

Walter es un profesional Constructor que viene trabajando con mucha dedicación en estos últimos años, para lograr una empresa comprometida con el cliente, con la  responsabilidad que lo caracteriza, y lo ha conseguido.
No solamente logró un camino en lo laboral, sino que conquistó una familia hace veintidós años, conformada por Romina, su esposa con  quien integra el grupo de padres: “Por una infancia feliz”, y sus dos hijos: Julietta de nueve años y Luciano de tres.

Walter Tironi

Walter Tironi

Los amores de su vida.
Dejemos que nos narre su historia, cargada de afecto por los suyos:
“Conformar una  familia, siendo muy  joven, fue para mí como una escalera.
Desde el primer momento que nos conocimos con Romina y nos enamoramos, fue ir subiendo escalones de a poquito.
Primero conocernos, ir a convivir, luego comprar un terreno y hacernos la casa.
Y después que estuvimos tranquilos en  la casa, pensar  en traer hijitos al  mundo.
Todo siempre fue con mucho amor, la casa la hicimos también nosotros, con la ayuda de amigos o algún albañil mío, pero prácticamente solos.
¿Cómo fue ser  padre, con la llegada de Julietta?
Ser padre, como que siempre estuvo relacionado al desafío, aparejado con  un poco de miedo también.
Pero no miedo al hecho de traer hijos al mundo, sino a lo desconocido.
Para mí fue un desafío fabuloso junto a Romina.
Y la  llegada de Juli fue la espera del primer hijo, la preparación previa a su  cuarto, al ajuar y cómo iba a  ser todo.
Fue la coronación, el fruto de lo que le faltaba a la familia: el hijo.
Y después la aparición de Luciano fue la  frutillita del postre.
¿Cuánto tiempo transcurrió hasta que llegara Luciano?
Cinco años.
Cuando se entera Romina que estaba embarazada de Luciano, fue una alegría enorme de saber que venía un hermanito para Julietta, toda una novelería.

Walter Tironi en familia

Walter Tironi en familia

Y Julietta, reansiosa. Luego se adaptó muy rápido a integrarlo al hermano.
Ella es una personita muy expresiva y muy abierta. No es de pelear, es más de compartir, prestar sus juguetes.
Y ahora es la segunda mamá de Luciano.
Hace todo con  él. Tiene como una devoción con él.
¿Cómo es la convivencia con la familia?
Me encanta llegar a mi  casa  después  de un día  de  trabajo y  encontrar a mi familia.
Con  mis hijos, con mi mujer, que es una madraza, como persona  y como esposa.
Somos muy caseros y de compartir. Entre amor y ternura.
Nos ponemos de acuerdo para compartir el almuerzo todos los días, que para nosotros son  pequeños detalles que no se deben perder en la familia.
Salir un domingo al aire libre nos encanta.
¿Qué es lo que más  le gusta hacer con ellos?
Como padre que soy, me gusta dibujar con ellos.
Me encanta crear juegos, acertijos. Inclusive con sus primos.
Y todo pasa por entretenernos en la casa  y aprovechar los momentos todos juntos.
Yo traigo conmigo el arraigo de que me gusta estar con mis padres y eso se lo inculco a ellos.
¿Se involucra en  sus actividades?
Sí, totalmente.
Los llevo al colegio, también los voy a buscar. Cien por ciento presente con los gurises.
Julietta hace pintura en el taller de Oscar Terrones y a Luciano lo llevamos en toda actividad que tenga.
Como cuando estaba en la Asociación Down, tratamos de colaborar en todo lo que pudimos.
Luego Romina, yo, junto a  otros padres, fuimos armando un caminito por otro lado, pero siempre buscando lo mismo que la Asociación: la integración, la aceptación, la biodiversidad.
Se trata de un grupo de padres con y sin hijos, con el síndrome de Down. El cual dimos en llamar: “Padres por una infancia feliz” o “Juntos crecemos”.
Pero nunca, la idea fue competir con la Asociación.
Transitando por veredas diferentes, pero buscando el mismo fin.
Se fue encontrando ese lugarcito, se siguieron dando cosas y se siguen haciendo cosas.
¿Qué se comparte en el grupo de Luciano?
Es una  necesidad común, que tienen nuestros hijos, de integrarse a la sociedad.
Que haya una evolución general de  los niños, de las personas con capacidades diferentes, en la sociedad.
En todos los ámbitos. En los educativos, recreativos, tanto  de las instituciones públicas, o privadas.
Sabemos que es un camino que lleva su tiempo, pero se va  a lograr un éxito, sin  dudas.

Walter junto a su familia

Walter junto a su familia

Además, se suman padres y  eso es fantástico. Otros  lo hacen  desde el anonimato, pero participan  y colaboran.
Y no solamente  padres con hijos con capacidades diferentes, sino aquellos que no los tienen.
Paola Ocaño, es una de las personas que le  encantó  la idea y nos acompaña siempre.
No somos ninguna asociación, ni tiene fines de lucro. Es como un grupo muy  íntimo  de padres, que solo busca cosas en  común para sus hijos y para su integración.
Existe mucho para conocer y explorar en cuanto a lo que hacemos, pero muy poco a poco. Por ahora se trata de fomentar la integración de nuestros hijos.
Con  el tiempo sabemos que llegará el momento de pensar en cosas más ambiciosas, como tener  un local y poder realizar allí actividades, pero por ahora, es un caminito de hormigas, que va seguro.
Un  hijo motiva muchísimo a un padre y un  hijo con capacidades diferentes, motiva muchísimo más.
Buscando una sociedad más justa, que  no haya discriminación y principalmente todos, tengamos las mismas oportunidades.
Hoy por hoy, un niño con  síndrome de Down, a la escuela pública debe ir con una asistente.
Lo que nosotros buscamos es que se pueda preparar a maestros, que lo puedan contemplar y  el niño Down, o con  otras capacidades diferentes, dentro del alumnado, pueda valerse por sí mismo.
Tenemos que sentarnos un poco a reflexionar, para poder lograr una sociedad más justa, con menos consumismo, con más participación de todo, pero creo firmemente, que lo que le falta a la sociedad es amor. Motivar a las personas  a hacer más cosas, no tanto en lo material, sino desde lo afectivo.
¿Qué admira de sus  hijos?
La espontaneidad y la ternura de mis hijos.
¿Un mensaje a los padres en su día?
El padre es una figura fundamental en la familia que siempre tiene que estar  presente.
¡Feliz día  a los  papás!
¡Que compartan  con su familia y sus hijos todos los  días del año!  Porque lo más importante y que  un hijo  valora de  un padre es el tiempo que le  dedica. Que por mínimo que  sea, es tesoro.

Publicado en Día del PadreComentarios (0)

“Nos sentimos muy orgullosos de papá”

María Celeste  y Federico Scaparoni

Siguiendo los pasos de su mamá, el  doctor Ricardo Scaparoni cuenta en su trayectoria, desde el 19 de noviembre de 1985, con treinta y dos años de profesión, como Médico Pediatra.
Está casado desde hace treinta y ocho años, con María del Carmen y tiene dos hijos: Federico, que es novio de Alfonsina y estudia Agronomía y María Celeste, la Escribana de la familia, casada con Dany.

HIjos y nietos de Ricardo Scaparoni

HIjos y nietos de Ricardo Scaparoni

Fue ella la encargada de regalarle dos nietos hermosos, que significan su mundo: Lautaro y Felipe.
Ricardo integra felizmente una familia  muy unida y su mayor anhelo, es pasar todo el tiempo posible  juntos.
Para que sus hijos lo sorprendan en este, su día del padre, así dialogamos con ellos:
¿Cómo describen a su familia?
-Mª Celeste: ¡Una familia hermosa!
Siempre agradezco la familia que me tocó. Chica, pero siempre compañeros y unidos.
¿Cómo se logra esa comunicación en la familia?
-Federico: pienso que todo lo que pasa lo charlamos en familia.
¿Qué recuerdos guardan de papá en la época escolar?
-María Celeste: yo, por ser la mayor, nací en Salto, pero alcancé a vivir la etapa de segundo de primaria en la que papá estudiaba en Montevideo.
Me llevaba y me iba a buscar en una combi. Hacíamos los mandados, siempre  presentes los dos. Porque mamá también es así.
-Federico: yo nací en Montevideo un 20 de Noviembre y papá se había recibido un día antes de médico.

Ricardo Scaparoni, esposa y nietos

Ricardo Scaparoni, esposa y nietos

Y concurrí a la Escuela de acá  de la zona.
Pero papá siempre presente, para los deberes, para todo.
Nunca me exigió notas, ni nada, pero sí que todo lo que hiciera, fuera con respeto por las personas grandes, las maestras.
¿Cómo fue la relación con papá de adolescentes?
-Federico: Pudiendo charlar de todo y encontrando siempre  su apoyo para estudiar y para todo lo que vaya a hacer.
Siempre con un “Vamo arriba”, no exigiendo nada, solamente, inculcándonos que estudiemos, porque él sostiene que es lo único que nos puede dejar.
Y muy  relacionados por el deporte. Siempre jugué al básquetbol y a él le gusta.
Ha sido presidente y directivo de Nacional y siempre juntos. Muy comprensivo en todo, siempre apoyando en momentos de decisiones,  me ha dado para adelante.
-Mª Celeste: a mi me pasó cuando me fui a Montevideo a hacer Economía. Pasado los tres meses, me daba pena decirle a papá y a mamá con todo lo que  habían hecho, que me quería venir a estudiar escribanía, porque extrañaba. Cuando lo hice, también le dije que había perdido un año y el apoyándome, me dijo: “no, no lo perdiste, lo ganaste, porque tenés que saber qué  es lo que te gusta”, “lo ganaste en experiencia, mañana te venís”.
Cero problemas.
¿Qué lo enojaba?
Mª Celeste: conmigo era la salida a los bailes, cuando recién comencé a salir. No quería que saliera.
Me dejaba salir una vez al mes. Cuando iba a salir y se ponía el tiempo feo con una nube, ya no me dejaba. Porque decía que iba a volar el techo del baile y ponía mil excusas.

Ricardo Scaparoni y familia

Ricardo Scaparoni y familia

¡Le costó mis salidas!
Él quería ir a buscarme de madrugada.
Y un día quedamos en que yo salía a las cinco de la mañana. Eran las cinco y cinco y yo no salí y él entró a buscarme.
Yo corría y me encerraba en el baño del baile y cuando me encontró, le dije: “papá, ¿qué hacés acá?”
Me dijo: “yo te dije: vos me tenés que esperar en la puerta”.
Al próximo baile, yo cuatro y media estaba en la puerta.
Lo enojaba que le contestáramos y le faltáramos el respeto. Una vez, cuando era chica, le dije una mala palabra y el me puso en penitencia y no me dejó salir.
Pero de verlo enojado, muy difícil.
¿Qué lo alegra?
-Federico: Él siempre está alegre.
Y cuando éramos chicos, con lo único que no transaba era que le dijéramos malas palabras, o vinieras con notas bajas. Hasta ahora de grande. Pero si le  decís enseguida: “perdoname” y le das un beso, él no tiene drama. Ya está.
-Mª Celeste: es más, a veces cuando él se enoja por algo, al rato ya te está pidiendo disculpas.
Siempre está de buen humor, para que  reunamos a nuestros amigos y los suyos mismos en casa.
¿Qué los emociona de él?
-Mª Celeste: de ver como lo quieren.
Tiene amigos de chico. De la facultad, todos lo recuerdan con cariño, y los que están afuera del país, llegan y lo llaman.
-Federico: es demasiado bueno. En muchas cosas que a veces hay que ser frontal, el es todo “sí”.
¿Qué le gusta?
-Federico: tomar helado, le fascina.
Y si hay algo que lo enoje, es que en un fin de semana no haya helado o se lo escondas después de comer la comida. O le digas que no hay.

Ricardo Scaparoni e hijos

Ricardo Scaparoni e hijos

O por  ejemplo, cuando va a comer dos  veces, te dice: “serví abundante” y le servimos poquito, para hacerle  una broma.
¡Va y se sirve él!
“Ta, ya comiste”, le decimos. ¡Eso lo enoja! (Sonríen).
¿Dos defectos de papá?
-Federico: que es muy mal enseñado.
Él tiene costumbres que como fue criado como único hijo, que cuando era  chico, era todo para él… ¡En pavadas, cotidianas!
Y otro defecto… que a  veces acepta las cosas que  le decís que están mal, pero no enseguida. Se hace el enojado y  te dice: “Ta, ta, ta”… Y después toma conciencia y te da la razón.
¿Dos virtudes?
Mª Celeste: es la persona más buena. Lo que hace, es de corazón.
-Federico. Muy presente. Está llamando todo el tiempo para saber cómo estamos.
¿Lo elogian con frecuencia?
Sí, le decimos las buenas y también las  malas.
¿Qué es lo que más admiran de papá?
Mª Celeste: la forma de ser.
Como la  gente lo quiere y lo respeta.

Ricardo Scaparoni, esposa, e hijos

Ricardo Scaparoni, esposa, e hijos

Se  “prende” de todo lo que proponemos. A los Shopping, no le gusta ir, pero él se sienta a tomar un café y nos da tiempo a hacer lo que deseemos.
-Federico: siento el respeto que  se  ha ganado en la sociedad.
Su trayectoria.
La relación que tenía con la abuela, (su madre) el respeto que le demostraba. ¡Es admirable!
¿Qué mensaje desean enviarle en su día?
-Mª Celeste: ¡Gracias por todo lo que hace por nosotros, sigue haciendo y lo que nos dio y nos inculcó!
Por ser la persona que  es.
¡Lo amamos! Al igual que a mamá.
¡Nos sentimos orgullosos de él, y de lo que ha forjado como familia!
-Federico: Lo primero es decirle ¡Gracias por todo!
Y siempre voy a seguir agradeciéndole, porque el da más de lo que uno  se merece.
El es tan bueno que te da todo y si lo charlás un ratito te da más.
¡Lo comprás con nada!
Somos nosotros primero y después él.
¡Lo amamos! ¡Si yo fuera la  mitad de lo que es él, ya estaría contento! Es un orgullo.

Publicado en Día del PadreComentarios (0)

“Papá es una especie de comodín, que queremos mucho”

Nicolás, Ana y Vicente Massarino. Hijos de Luis Alberto Massarino

Reconocido  Luis por su trayectoria como fotógrafo, sigue tan entusiasmado con su trabajo, como lo hizo en sus inicios.
Por un lado se encuentran a quienes fotografió en su nacimiento, bautismo, en su primer cumpleaños, quince o casamiento, sumando generaciones.
Ha participado de eventos con figuras importantes, como es el caso del fútbol, pero por otro lado, también está en los otros. En los desenlaces no tan agradables, que ocurren en nuestro cotidiano andar.

Luis Massarino y  familia

Luis Massarino y familia

Su familia está compuesta por su esposa Griselda,  sus hijos: Luis, Martín, Nicolás, Federico, Vicente, Ana y Camila y dos nietos: Valentino y Martina.
Nos acompañan hoy tres  hijos y así comenzó nuestro diálogo:
¿Cómo fue la niñez de ustedes junto a papá?
-Nicolás: He estado muy cerca de papá.
Fui el primero que comencé con él en el tema fotografía y con 13 años, ya sacaba fotos. Al principio iba a los cumpleaños de chiquitos, luego seguí con los 15 años.
Trabajé como fotógrafo en Diario EL PUEBLO, como él y ahora, me independicé con mi negocio.
-Ana: ¡mi niñez con papá, ha sido excelente!
Hay días o noches que tiene que salir, pero durante el día, más tarde  o más temprano está en casa.
¡No hubiese podido tener un mejor padre!
Es retrabajador, porque ¡hay que animarse a tener siete hijos!
Desde chicos nos decía, antes de que saliéramos y  hasta ahora lo hace: “mucha r”. Sabemos que eso significa: mucha responsabilidad. “De la puerta para afuera, son ustedes los responsables de lo que hacen”, nos dice.
Y otra  frase que nos repite muy a menudo, siendo su madre quien se lo inculcó: “haz el bien, sin mirar a quien”.
-Vicente: yo fui el más mal enseñado.
Iba con él al diario, al fútbol y a todos lados.
Sacaba fotos en la escuela con él, en  el liceo…
Siempre quería ir a cualquier lado que él fuera. Y si no me llevaba, ¡lloraba!
Me sentaba adelante en la moto, llegábamos, yo golpeaba las puertas y  así repartíamos las fotos. Por eso, lo de la fotografía, lo mamé desde que era muy chico.
Una vez, él tenía unos quince, yo quería ir a ayudarlo y era muy chiquito.
Me subí en la camioneta atrás y me  escondí. Cuando llegó a la fiesta, ¡no podía creer!: yo estaba atrás.
Tuvo que llamar un vecino para que  me viniera a buscar. ¡Y la pesca con papá es algo inolvidable!
-Nicolás: A él le gustaba llevarnos a pescar y nosotros le hacíamos la vida imposible. Llevábamos la chalana y una vez nos metimos al agua sin remos con Vicente y él nos salió a buscar.
Esa vez nos pescó con el ril y nos trajo de nuevo.
¡A veces nos juntamos, cada cual va en su vehículo y nos vamos todos a pescar!
¿Cómo es la convivencia en una familia numerosa?
-Nicolás: Siempre fuimos muy unidos.
Al mediodía solemos juntarnos todos a comer.
-Ana: Los domingos cuando estamos los nueve de la familia, siempre alguien aparece con la novia o novio y somos felices de mantenernos así. Lo mismo pasa comunicándonos por Whatsapp.
-Vicente: somos una familia numerosa, pero nos llevamos muy bien.  Siempre que nos necesitamos, ¡nos llamamos y estamos!
Papá, por ejemplo, me atiende el local, le trae las tortas a mi hermana, atiende el otro local de la Zona Este. Necesito que me saque una foto y allá va.
¡Siempre está dispuesto! Es una especie de comodín.
¿Qué sientes que te inculca?
Nicolás: Responsabilidad, respeto.
Siempre nos educó bien.
¿Qué opinas de su trabajo de fotógrafo?
Nicolás: Que a él le gusta mucho.
Entendemos que es  sacrificado, porque anda fuera de hora,  pero es algo que lo mantiene activo.
-Vicente: él es un referente para muchas familias.
Ha hecho las fotografías de un bautismo, de los quince y del casamiento de una misma persona.
La gente hace esas anécdotas, muy a menudo.
El tema del fútbol, es sacrificado los domingos tener que irse al estadio, pero sabemos que él lo disfruta.
¿Qué lo enoja y qué lo alegra?
-Vicente: el tema de la  política no le gusta.
Y lo alegra vernos unidos.
-Ana: siempre con un muy buen humor, nos suele decir cuando nos ve a todos juntos y está Valentino: ¡Que…! ¡Las tres generaciones juntas!
¡Como que  lo alegra! Y cuando visitó la casa que hicimos con mi novio, dijo: “¡Ahora hay que llenarla de gurisitos! ¡Siempre  con  mucha responsabilidad y  respeto!”.
Como que siempre inculcándonos esos valores.
¿Tiene muchos amigos?
Sí. Muchos, se encariña con la gente.
Siempre está apareciendo con alguien más para integrar nuestra mesa. Eso lo hace feliz. Invitarlos a comer asado o algún partido.
¿Qué admiran de papá?
-Vicente: La fuerza de voluntad, la disposición que tiene para con nosotros los hijos. Con sus hermanos, con sus amigos, con todo el mundo.
Es una persona que siempre está. Lo admiramos por lo buena persona que es. Por su profesionalidad en cuanto lo que hace como fotógrafo.
Por lo que ha ayudado a mucha gente. Amigos, que desde el exterior son aún sus compañeros.
Y es tan querido por todos, que siempre se lo han retribuido muy bien.
Pero además, papá no sería lo que es, sin mamá.
-Ana: mamá comienza a las seis de la mañana y a veces son las once de la noche y sigue en pié.
Además, nunca vimos que papá le haya levantado la voz a mamá. Jamás. Mamá pare él, es lo máximo. Se tienen un respeto total.
Nos pide que “cuidemos a  la mama, porque lo que ella hace, no lo hace nadie”, nos dice.
Pero lo que él hace, tampoco. Es una persona multiuso y se complementan muy bien.
¿Envían un mensaje  a papá en su día?
Nicolás: ¡Gracias por todo lo que nos enseñó!
Espero hayamos aprendido de él. Que siga así, que también nosotros seguiremos por el camino que nos inculcó, ¡y queriéndolo mucho!
-Vicente: lo que papá ha hecho por nosotros, no tiene precio.
Debemos reconocerle todo lo que nos ha brindado, lo que es para la gente, reconocido no sólo por ser buen fotógrafo, sino por buena persona.
Él siempre ayudando y apoyando cuando se lo necesita a todos.
¡Me siento muy orgulloso de él!
-Ana: Parte de cómo es papá, es por su creencia en Dios y siempre nos lo inculcó.
En que hay que hacer las cosas bien, porque todo vuelve, haciendo siempre el bien, sin importar lo que  el otro haya hecho.
Y decirle a papá que me da mucho orgullo decir quién es mi padre, por lo querido que es y porque sé,  que hace las cosas bien.
¡Una de las bendiciones más grandes que me  ha dado la vida, es mi familia!

Publicado en Día del PadreComentarios (0)

“Yo adoro a mi hijo Orestes” 

 Saúl Prieto López. Papá de SOL

Saúl es un papá oriundo de la ciudad  de Cerro Largo, adoptado por la ciudadanía de Salto.
Su vida transcurre, tranquila, confortable, bajo la supervisión y en la calidez y compañía de la familia de SOL.
Hace ya un tiempo que se encuentra instalado allí, recibiendo lo mejor de este grupo humano, que supo acogerlo,

 Saúl Prieto López

Saúl Prieto López

brindándole sus servicios, pero sobre todo, mucho amor. Estuvo casado con Naír, su gran amor y de la que guarda el mejor de los recuerdos. Con la que tuvo un hijo y hoy tiene nietos y también bisnietos. Con sus tantas primaveras sin embargo, mantiene su memoria intacta y es él quien se encargará de narrarnos su historia de vida como papá:
“Nací el 28 de mayo de 1928.
Tuve la suerte de tener una madre, que mejor no habrá y que me regaló doce hermanos. Algunos estudiamos, otros nos fuimos a trabajar y yo opté por lo último. Éramos una familia rica y quedamos pobres, por un mal negocio que se realizó.
Comencé a trabajar  y a su vez me puse de novio.
Mi novia Naír Gino, tenía 15 años y yo 19. Cuando ella llegó a los 16, decidimos casarnos. Yo ganaba cincuenta y cinco pesos por  mes, y mi tarea era de encargado, en un local de ramos generales.
Mi patrón, al enterarse de que me casaba, me subió el sueldo y pasé a ganar setenta pesos.
Comenzamos a juntar peso a peso, hasta que vino una propuesta linda de una casa muy amplia y con la ayuda del banco fue que la adquirimos, comprando todo su mobiliario. Podía faltarnos plata para la yerba, pero para el banco, ¡la cuota estaba ahí!
Allí comenzamos a alegrarnos un poco, con la nueva vida.
¡Fuimos muy felices! ¡Pero, muy felices!
Algo que deseaba más que  nada, era que mi esposa tuviera un hijo.
Fuera mujer o un hombrecito, igual. ¡Estaba ansioso de ser papá!

Familia de Saúl Prieto

Familia de Saúl Prieto

Hasta que un día me da la noticia …
¡Y por fin venía nuestro hijo!
Compré también una cama colonial, toda en hierro, muy bonita, por si venía el hermano, pero no vino el hermano.
Mi esposa, estudiaba magisterio, ya pronta para dar exámenes, pero tuvo que dejar, por el embarazo.
Cuando por fin llegó el momento del arribo del niño, yo caminaba por las escaleras.
Vino el médico y me dijo en tono de broma, que era una nena. Yo le dije: “está equivocado Doctor, es un varón”.
Estaba seguro.
¡Y era un varón! ¡Llegó nuestro hijo Orestes!
¡Estaba tan contento!
Mi esposa se recibió, pero no trabajaba por cuidar al bebé. Luego comenzó a trabajar en el Magisterio y  allí se jubiló. Criamos a nuestro hijo, teniendo una suerte increíble con él. Porque nos salió muy bueno.
Le teníamos muchos celos, ¡no dejábamos que nadie lo alzara!
Así fue creciendo y nosotros felices, ¡porque tuvimos una suerte!:  mi hijo fue lo mejor que nos pasó.
Luego cambié de empleo y encontré un  patrón excepcional, un judío, Jacobo Turín que me  ayudó mucho.
Actualmente en este local, donde yo trabajaba, está instalado el Supermercados Ta-Ta, en Melo.
Trabajé durante veinte años, allí. Pasó el tiempo, me jubilé, estaba muy bien, rodeado de toda mi familia.
Hasta que hace cinco años, mi hijo me invita a mudarnos a Montevideo y le dije que le aceptaba la invitación si veníamos para Salto.
Para poder ayudar  y estar cerca de una de mis nietas que vive acá.
¡Pasa que ahora acá viviendo con mi hijo Orestes, que es flor de hijo y una nuera impagable, como es Marlene, es re lindo!
Con mi nieta mayor que adoro, como a los demás.
Me vienen a ver muy seguido a SOL, donde estoy muy bien, con todas las comodidades y una atención de primera, porque viven muy cerquita.
¡Mis nietos me dan vida! ¡Son pegados conmigo que da gusto!
Y me gusta ayudarlos a festejar sus cumpleaños y les regalo lo que puedo, pero no me gusta decirlo, porque queda feo…
Y ahora se acerca el día del padre… ¡padre!
¡Qué palabra difícil esa!

Saúl y la Enfermera Alejandra de SOL

Saúl y la Enfermera Alejandra de SOL

Yo adoro a  mi  hijo, ¿sabe? Y el maneja todo lo mío. Hace un tiempo, antes de venirme para acá, tenía en la mesada, entre la batería de cocina, adentro de mis ollas, unos miles de pesos.
Salimos un día a pasear con mi hijo, pasamos por una automotora y le pedí que parara. Le pregunté qué auto le gustaba.
Me dijo titubeando, “pero papa…”, yo le dije, ¿este te gusta?
Y así fue, que dejamos nuestro auto, entregamos unos dólares arriba y le regalé un auto nuevo. Me gusta cuidarlos y decirles que no vengan, ¡que está frío!
Por eso quiero enviarles un mensaje a todos los papás en su día: que sean buenos con los hijos.
Que sean mejor que yo.
¡Que los hijos dan alegría!
Dependiendo de cómo los enseñen, muy pocas tristezas.
Pero yo, hijo como el mío, no voy a encontrar. Aunque sé, que los habrá.
¡Feliz día a todos los padres!”

Publicado en Día del PadreComentarios (0)




El tiempo

Ediciones anteriores

julio 2017
L M X J V S D
« jun    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31