René Pilar Coelho. Integrante de la familia de SOL y del Centro Evangelístico de Salto

«¡Cuántas personas querrían vivir lo que yo vivo en SOL!»

Pilar, como lo dice su nombre, es una persona importante entre sus compañeros en la Residencia de SOL.
La vida además, le regaló un hijo, una nuera que adora y dos nietos que ella ama.
Es muy sociable, está muy cómoda en SOL y agradeciendo a la vida por todo lo que le brindó.
La encontramos, en una reunión muy amena, entre residentes y funcionarios. Entretenidos con diferentes actividades de un taller. René OIlar Coelho
Para nosotros, un placer a primera vista.
Incluso conocimos por medio de la Licenciada en Psicología Fabiana Panizza, encargada de estos talleres junto a los adultos mayores en SOL, cómo se sienten y por qué el placer de vivir allí.
Además de todas las comodidades existentes en el lugar, se entretienen mucho, con actividades como Arte terapia a través de la música con relajación, movimientos suaves y rehabilitación cognitiva, con juegos recreativos y pintura.
Para el Día del Abuelo, los mismos adultos realizaron pintura, a unos individuales para regalar ese día.
Está muy contenta Pilar, por encontrarse entre ellos en tal confortable residencia y así comenzaba contándonos, sobre su llegada a SOL:
«Yo vivía en una casa, aunque rodeada de flores y muy cómoda, que se había vuelto muy grande para mí.
Quise encontrar algo más pequeño, como una vivienda, pero al ver que no lo conseguía, conversé con mi hijo y necesitaba solucionar mi problema».
¿De dónde proviene?
Del departamento de Rivera, pero estuve mucho viviendo en la frontera con mi esposo. Teníamos allí negocio, luego mi hijo necesitó estudiar en el liceo.
Y como mi esposo tenía conocidos, nos facilitaron la venida para Salto y nos instalamos con un negocio en Sarandí y Andrés Latorre.
Luego se dedicó a la compra-venta de autos, adquiriéndolos, arreglándolos y luego vendiéndolos. También con casas realizó lo mismo. Tuvo treinta y cinco años de comercio. Y yo me ocupaba de la casa.
¿Cómo llega a SOL?
Quería sentirme bien y quererme más, sentirme cómoda.
Mi hijo no quería que yo dejara mi casa, pero de no venir tenía que irme con ellos y yo deseaba la independencia mía y que ellos tuvieron la de ellos.
Porque mi hijo se ama con su esposa y están acostumbrados a estar solitos los dos, ya que tengo dos nietos y no viven con ellos.
Fui a cuatro lugares, recorriendo para ver cuál me gustaba más.
Le pedí a mi hijo que me trajera a SOL para averiguar cómo era, ¡y me encantó!
Enseguida decidí venirme.
Aunque yo ya traía una relación de años con la Institución, porque era socia con anterioridad.
¿Cómo reacciona su hijo cuando se quiso quedar en SOL?
No estaba muy convencido, pero le dije: «Déjame hijo, soy yo que quiero venir, tú no me impones nada. Y es la última aventura que me queda por hacer».
Y vivo una vida de rico aquí. Me dan todo lo que necesito y me siento muy cuidada. Las chicas están las veinticuatro horas a disposición, vigilándonos a todos.
¡Cuántas personas quisieran vivir lo que yo estoy viviendo!
¿Cómo era su vida antes de llegar a SOL?
Llevaba adelante de actividades como trabajar en Radio Cultural, brindando informes de lectura de la Iglesia, ya que soy Integrante de la Iglesia Centro Evangelístico, ubicada frente a Parque Harriague.
Además, visitaba enfermos, los cuidaba y en verano, cocinaba y les llevaba a los enfermos cosas muy ricas.
Me gusta mucho amar al prójimo, a los animales, incluso a las plantas, porque son seres vivos.
La viví muy bien a mi vida. Porque nací en Rivera, pero luego fui a la frontera y viajé por todo el Uruguay, incluso fui a Argentina.
¿Cómo está compuesta su familia?
Por mi hijo Carlos, que vale por diez, mi nuera Shirley y mis dos nietos: Alejandro, Contador y mi nieta María Angelina, trabaja en una oficina.
¡Yo amo a mi familia! Y me siento muy querida por ellos.
¿Con qué disfruta?
Me encantan las plantas, las flores, la entrada de sol, el atardecer.
Soy muy romántica, porque mi esposo Carlos, lo era.
Y me gusta conversar. ¡Y cómo!
Me gusta cantar entre nosotros, soy muy alegre y positiva. Con gente negativa, estoy un poquito nomás, como para darle aliento, que sí que se puede, pero es más agradable la otra.
Soy tan positiva, que siempre les digo a mis compañeras, que porque nos duela algo, no debemos dejar de salir.
Yo no puedo caminar mucho, pero mi hijo me viene a buscar, me abrigo y recorremos por todos lados.
Me gustan las personas mayores, los jóvenes, los niños. Me gusta mucho brindar cariño. Porque me gusta estar rodeada de gente.
¡Y tengo buena mano para hacer prender las plantas! El clavel, la rosa, el romero, ahora traje una plantita y la planté.
¡Ah, y soy muy coqueta!, me gusta mucho arreglarme.
Y en SOL, me «prendo», en todas. Me gusta la pintura y todas las actividades. ¡Es linda la vida!
¿Qué mensaje desea enviarle a todos los abuelos en su día?
Los abuelos de SOL somos una familia.
Yo estoy feliz de estar acá, cómoda y acompañada.
Así que les envío un beso y un fuerte abrazo, deseo que lo pasen muy bien y lo mismo para todos los abuelos en general.
Y que tengan fe en Dios. ¡Que es el único que manda en nuestra vida!

Publicado en SUPLEMENTO DIA DEL ABUELOComentarios (0)

Gladys «Monona» Panizza. Integrante de la Comisión Directiva de AJUPENSAL

«El Día de Abuelo para mí, va a ser muy celebrado»

En una Institución con tantos años en el medio y tan querida como es AJUPENSAL, desempeña su tarea Gladys, con una relación de 20 años. Gladys Monona
Primero como socia, comenzó a acercarse a la Asociación con la inquietud de hacer ejercicios.
Y a medida que pasaba el tiempo iba cambiando de actividad, como nuevas formas de ejercitarse.
Y en la actualidad, se encuentra más unida que nunca a su querida Institución.
Gladys es Docente retirada y su familia está compuesta por tres hijos, seis nietos y un bisnieto.
Nos acercamos hasta AJUPENSAL, para dialogar con ella de esta manera:
¿Cómo es su llegada a la Asociación?
Mi primer acercamiento a esta familia fue hace más de veinte años.
Y hace diez que integro la Comisión Directiva de AJUPENSAL.
¿Cómo se da la oportunidad de integrarse a la misma?
Luego de comenzar con estas actividades, también estuve presente cuando me enteré de que había un Coro, para conseguir un poco de terapia musical.
Y así fui adentrándome en el conocimiento de todos los servicios que brindaba la Institución.
Me maravilló una vez, aunque no soy muy de bailes, observar la alegría del adulto mayor de ochenta o noventa años, como se divierte sanamente.
No había gente de mala manera y era un grupo muy heterogéneo.
Con distintas clases sociales y profesiones que se integran armoniosamente.
Y al conocer más las Sub Comisiones, como es el caso del Adulto Mayor, vi que había una forma más lúdica en las relaciones.
Para jugar a las cartas, festejar cumpleaños y ver cómo se armaban hasta parejas de solos y solas.
Un día, al ir tomando parte de la mística de la Institución, decidimos presentarnos con una lista en esta Comisión Directiva y entré solo yo de esa lista.
Siempre con ganas de hacer cosas. Pienso que hay que devolverle un poco a la vida lo que la vida nos regala.
¿Cómo se conforma su familia?
Estuve casada y enviudé hace más de veinte años, tengo tres hijos profesionales, que ya han formado su propia familia:
María Alejandra, que trabaja como Nutricionista, Javier es Profesor y Julio, trabaja en la Intendencia de Salto.
Tengo seis nietos, cuatro en Facultad y un bisnieto de tres años.
Y en vez de quedar sola en la casa, uno trata de integrarse a otro grupo, que sirve mucho y más aún cuando estamos entregando algo a los demás.
Intentando ser útil.
¿Qué encontró en AJUPENSAL?
Que este es un lugar que brinda un servicio muy importante a la comunidad en general, pero en especial a los jubilados y pensionistas.
Y al reunirnos, contamos con más fuerza.
¿Cuenta la Asociación con muchos rubros como para incorporarse toda la sociedad?
Sí, hace un tiempo que se implementó Cocineritos. Grupos de niños pequeños que aprenden a cocinar con mucho entusiasmo, donde vienen grupos de grandes y lo instrumentamos en las filiales de Belén y Constitución, siendo veinte las actividades que llevamos a cabo.
Está bastante completo el servicio que brindamos, incluso con el servicio de Acompañantes que se implementó hace unos años y se realiza con un costo muy beneficioso. Con más de setenta años de historia, consideramos que esta sociedad tiene honestidad, seriedad y respeto por el otro.
Es nuestra mayor fortuna y lo mejor que podemos ofrecer a los demás, con una sonrisa amplia para atender a todos.
¿Con qué disfruta?
No sé si es mi hobby o mi defecto: con la lectura.
Sobre todo de los libros. Mis hijos y mis nietos también heredaron el amor de aprender para poder transmitir después.
¿Cuáles son sus planes?
Disfrutar con mis nietos.
Jugamos a las cartas de nochecita porque eso a mi me ha servido como un vehículo para una transmisión oral, que ese ha perdido bastante.
Por falta de tiempo, por el sistema progresivo, que también es bueno de la informática. Por eso es que a ellos les encanta, mis cuentos, anécdotas y refranes, porque es una forma de transmitir también nuestra historia y costumbres.
A ellos mucho los divierte.
¿Está contenta con su vida?
Mucho.
Muy agradecida a Dios. Creo que él me ha dado mucho, demasiado y se lo agradezco cada día.
Y siempre con ganas de servir. Uno siempre tiene un lugar donde aportar y hacer algo por los demás.
Pero no hay que esperar que nos llamen, hay que buscarlo y estar ahí presente.
¿Cómo va a ser para usted este día del abuelo?
Muy celebrado.
Somos una familia numerosa y muy unida.
Y así disfrutaremos con los nietos.

 

Publicado en SUPLEMENTO DIA DEL ABUELOComentarios (0)

Mario Ramón Zanotta. Funcionario Administrativo Municipal

«Me divierten mucho mis nietos a su edad»

Mario hace treinta y cuatro años que desempeña su tarea en la Intendencia de Salto.
En sus comienzos, lo hace como chofer en un camión de recolección y actualmente forma parte de la oficina de ese sector como administrativo. Mario Zanotta
Está muy conforme con lo que luego del trabajo en recolección le deparó el destino, ya que se siente cómodo, tranquilo y entre un grupo de plena armonía, entre sus compañeros de trabajo.
Conforma una familia muy unida junto a su esposa, hijos y nietos.
Es un abuelo feliz de disfrutar con ellos, en actividades que pueden hacer juntos.
Nos recibe amablemente para dialogar y así comenzamos:
¿Cuándo ingresa trabajar en la Intendencia de Salto?
Hace treinta y cuatro años, como chofer de un camión de recolección.
Trabajé muchísimos años allí y con el paso del tiempo, me trasladan a la parte administrativa y cambió para mi bienestar, la forma de trabajar.
Me gusta mucho la tarea que realizo.
Estoy disfrutando hoy mucho más que antes, en cuanto a tranquilidad.
Me siento cuidado, ya que en la calle hay más exposición trabajando y mucho sacrificio.
Recolección es un trabajo muy sacrificado. Nos dificulta incluso el clima con días muy fríos y el verano con altas temperaturas.
Además es muy bueno el compañerismo que llevamos entre todos aquí.
¿Cómo está compuesta su familia?
Por mi esposa María y dos hijos: Javier que es Técnico en Electrónica y Patricia que es Policía.
Y por mis nietos además, hijos de Javier: Braian, Benjamín y Bianca la más pequeña, con tres años.
Familia con la que me gusta compartir todo, aunque reconozco, no soy lo atento y cariñoso que debería ser. Braian vive conmigo y es una unión muy estrecha por el contacto diario, ¡pero mis otros nietos, son divinos también!
¿Con qué disfruta en su compañía?
Con ir a pescar.
Nos encanta, son momentos donde mucho se disfruta en la presencia de los más chiquitos.
Les gustan los animales y a nosotros las fotos que podemos tomarles (sonríe).
Me divierte mucho esa edad de ellos.
¿Cuál es su expectativa en cuanto al futuro de sus nietos?
Braian que es el mayor, está «tirando» más al padre y supongo que se nos inclina por la tecnología.
En la edad en que él se encuentra, es un poco complicado en cuanto a la educación, porque todavía cuesta decidirse.
Tratamos de brindarle mucho apoyo y contención, la abuela sobre todo, que es la que pasa más tiempo con él.
Ya que sabemos que los chiquilines de esta edad, en la actualidad hay que atenderlos muy bien.
Así que aspiramos a que mis nietos caminen por el camino correcto, sería lo ideal.
¿Cuáles son sus planes?
Estoy en vísperas de jubilarme y mis deseos son de disfrutar junto a la familia.
Por lo menos estar tranquilo, siento que ya cumplí mi ciclo de trabajo.
¿Y luego de jubilarse?
Es una muy buena pregunta.
Sé que me va a costar y me va a llevar un tiempo, pero todo se basa en adaptarme.
Mientras esté con salud, tengo que sentirme un afortunado de poder disfrutar de todo lo que me espera.
Somos muy compañeros con mi esposa y no nos solemos separar en cuanto a paseos, así que tengo mucho para disfrutar.
¿Un mensaje a los abuelos?
¡Que tengan un excelente día y logren disfrutarlo con sus familias, sus nietos!

Publicado en SUPLEMENTO DIA DEL ABUELOComentarios (0)

El tiempo


  • Otras Noticias...