Con Angelita Alvez de Bastida. Mamá, abuela, bisabuela y tátara abuela, con 83 años de vida «Pensar el futuro en forma positiva»

Angelita nació un 2 de octubre de 1935, siendo la menor de catorce hermanos.
Con sus 83 primaveras muy bien disfrutadas, cuenta con una numerosa familia y una memoria de privilegio.
Vive desde hace 45 años en su barrio, donde asegura mantener una excelente relación con todo su entorno.
Un placer el diálogo mantenido con  Doña «pocha» Angelita, que así comenzaba:
¿Cómo se compone su familia?
Tengo 9 hijos, 27 nietos, 38 bisnietos y 2 tataranietos.
¿Cómo  disfruta una reunión familiar?
Muy lindo cuando hay un cumpleaños mío.
Tenemos que alquilar un local cuando nos intentamos reunir todos, porque somos aproximadamente sesenta. Sin contar con la familia paterna mía, llegamos o pasamos los cien.
¡Ni te digo para comer! (Sonríe).Sra Pocha Alvez
Cuando cumplí los 80, vinieron muchos de mis hijos y nietos que casi nunca veo y eso me da una gran satisfacción.
¿Cómo fue su niñez?
Nací en la estación San Antonio y concurrí a la Escuela Nº 16 de Parada Herrería. Recuerdo todavía el nombre de todas mis maestras: la Directora era María Angélica Gómez, muy buena, al igual que Regina Venturini y Alba Uberti de Borrelli.
Era la época en que las maestras podían reprender, dejar en penitencia, de rodillas y tirar de las orejas.
Yo era terrible, pasaba por los gurises y les pegaba.
Había bebederos donde ellos tomaban agua y yo pasaba y les empujaba la cabeza para abajo.
¡Pero como no me iban a dejar en penitencia! Me hacían escribir cien veces: «Debo portarme bien».
¿Ve diferente su crianza con la de hoy?
Sí, claro.
Por ejemplo que no podíamos estar sentados escuchando lo que hablaban nuestros padres.
Les decíamos: «Si señor, no señor» a ambos.
Mi padre falleció a los 102 años, siendo muy fuerte, nunca estaba enfermo y era su trato tan lindo.
Hoy sentimos incluso, como que los chicos ignoran a las personas mayores.
¿Cómo eran sus calificaciones en la escuela que concurría?
Horribles, porque copiaba todo a mis compañeros.
Les digo a mis nietos: ustedes no hagan lo que hacía la abuela. Había en ese entonces, solamente hasta 4º año.
Y tampoco estudiar nada luego. Mis padres eran muy pobres y no había dinero para eso. Mi padre nunca fue a la escuela, no sabía leer y a mi madre le enseñaron en la casa.
¿Cómo conoce a su esposo?
Porque trabajábamos en la misma estancia y fue amor a primera vista. Yo tenía 15 años y él tenía 30.
Y a los 16 años míos, nos fuimos a vivir juntos y a los 25 de estar juntos, nos casamos.
¿Cómo fue la llegada del primer hijo?
Fue de una niña. Hermoso. Vivíamos en la estancia de Azanza en Itapebí y allí nacieron todos mis hijos.
Mi esposo trabajaba con los tractores y luego quedó de casero de la estancia y yo de cocinera.
La llegada de los niños fue la excusa para yo dejar de trabajar y nos vinimos para el centro, donde estamos viviendo aún.
¿Pudieron estudiar sus hijos acá en la ciudad?
Algunos si, otros trabajaban y algunos tuvieron que dejar porque falleció mi esposo a los cinco años de estar instalados acá en la ciudad.
Algunos se fueron para Montevideo y se casaron allá.
¿Se adaptó en la ciudad?
Tuve que adaptarme, pero todo fue muy difícil.
¿Con que disfrutaban en la estancia?
De la paz que había afuera, en el campo, andábamos todos juntos y parece que éramos más unidos. Ahora todo cambió. Pasa que uno está en un lugar que disfruta y cuesta adaptarse, lleva su tiempo el hecho de cambiar de domicilio.
¿Con qué disfruta hoy?
Con mis nietos, a veces hay una buena parte de ellos conmigo y la familia.
Estoy jubilada pero muy bien.
A veces me falla la cabeza, pero a veces nomas (sonríe).
Estuve por muchos años, trabajando como doméstica con Pedro Scirgalea. Crié a su hija Carla y a su hermano Leandro. Y luego a los hijos de Carla.
¿Cocina aún?
Sí, hasta hace muy poco nos turnábamos con mi hijo. Pero me gusta hacer tortas o un asado en el horno con ensaladas.
¿Cómo está su salud?
Ando para todos lados. Me siento súper bien y no tengo ninguna nana.
¿Cómo ve a la mujer de hoy?
Muy bien. Mucho mejor que antes.
Porque es todo distinto. Pasaba ella desapercibida, hoy tiene más participación. No hacía lo que vos haces, por ejemplo que estás haciéndome este reportaje.
Antes había más domésticas, no pudiendo contar con esta multitud de trabajos que hay hoy en día.
Pero era lindo igual.
Hoy las veo correr para todos lados, porque no da el tiempo.
¿Qué le dejan estos años transcurridos?
Mucha felicidad.
A veces me pongo a pensar, que a no ser el fallecimiento de mis padres, mi hija mayor a la semana de haber nacido y otra en un accidente, todo lo demás fue bueno en mi vida.
¿Cuál es el mensaje que desea enviarles a las mujeres en su día?
Que tengan fe en la vida para que sean felices.
Que piensen el futuro en forma positiva.
Porque hay que pensar: «Si yo me caigo, todo se va para abajo».
Y divertirse como yo hago, pensando siempre en positivo, yendo para adelante. Paseando donde podemos, yo con mis nietos y a lo de mi hermana que está con 92 años.
Dando bromas y riéndose como me gusta a mí, de pequeñas cosas.

Con Carmen Olga Gelpi Pucurull.
Licenciada en Ciencias de la Comunicación.
Directora de Medios de comunicación.
«Heredé de mi padre la pasión por los medios»

Brillante en su profesión de Licenciada de la Comunicación, Carmen ha asumido la Dirección de diferentes medios, en una empresa familiar creada por su padre, el visionario Dr. Carlos Gelpi.
En su disfrute con la actividad laboral y en la compañía de su hermano Carlos, se encuentran Canal 8 Televisora Salto Grande, FM Siglo XXI, Cable Visión Salto, Cable Visión Artigas, Tele Cable Mercedes y Canal 10 Bella Unión.
A Carmen le gusta viajar ,estar en familia y con amigos.
En una simpática entrevista para este Día de la Mujer, así dialogamos:
«Llevó el nombre de mis dos abuelas y el de mi madre», comienza diciéndonos.
¿Fue su infancia entre medios de comunicación?
Mi infancia se desarrolló en Salto entre la televisión y la radio. Mi padre, un visionario… comenzó en el año 1970 poniendo en Salto uno de los primeros canales de televisión del interior.Carmen Gelpi
Después continuó con Radio Tabaré, siempre apostando al interior desarrolló Radio Regional en Constitución, Canal 10 de Bella Unión y a medida que evolucionaron los medios puso FM Siglo XXI y empresas de televisión por abonados.
Fue un enamorado de los medios y supo pasarme esa pasión por la comunicación.
Recuerdo los viajes a Bella Unión donde había que ponerle un protector al parabrisas, las Navidades en la galería del Hotel los Cedros donde estaba Radio Tabaré, las idas y vueltas a Constitución y el caloooor!!
¿Cómo se siente hoy siendo empresaria de medios?
Me he desarrollado y preparado para esto, por lo que hoy estoy súper capacitada para estar al frente de la empresa familiar, el compartir esto junto a mi hermano, me genera una gran satisfacción y gratificación. Cuando mis hijos eran pequeños mi mayor compromiso laboral lo desarrollé en Montevideo, empecé a ir a las reuniones de directiva de Andebu donde fui Presidente de la Modalidad de Televisión Abierta del Interior durante 10 años.
La confianza y la preparación que fui adquiriendo
me llevaron a presidir por dos periodos en la Cooperativa de Radios del Interior (CORI).
Cuando los chicos fueron más grandes, empecé a viajar semanalmente al interior lo que implicó un cambio de roles en mi familia ya que dejaba un vacío (y mis hijos eran pequeños), así que se requirió la participación de todos en las labores domésticas y una mayor presencia del padre en el hogar.
¿Qué le atrae más: la radio, la televisión o prefiere leer?
La radio me encanta y hoy por hoy puedo decir que la mejor programación local, la tenemos con la Siglo XXI (101.5 FM)
¿Cómo se compone su familia?
Mi marido, con el cuál hace 30 años que estamos juntos, donde hemos pasado buenos y complicados momentos. Mis dos hijos, Micaela de 25 años que es economista y está haciendo un Master en Finanzas en Barcelona, y Christian de 22 años que también está en el exterior haciendo una pasantía en Dirección de Empresas en Londres. Mi hermano Carlos y toda su familia (Gloria, Carlitos, Joaquín e Inés)
También está mi hijo de 4 patas Firulais, que es un hermoso Viszla.
Lamentablemente perdí a mi papá hace un mes aproximadamente, el cual era un gran compañero y un maestro, siempre apoyándome para que me desarrollará personal y profesionalmente.
Como se darán cuenta me encuentro con el nido vacío,
comenzando a vivir una nueva etapa.
¿Qué debe tener una mujer, para ser su amiga?
Las amigas son muy importantes en mi vida, tengo muchos amigos varones y muchísimas amigas mujeres.
El tiempo y la distancia no importan, una amiga es una amiga para siempre, soy como Roberto Carlos «tengo un millón de amigos».
Gracias a mis amigas estoy siempre acompañada acá en Salto, en Montevideo o donde sea y así la vida es más llevadera.
¿Qué no perdonaría?
La traición
¿Cómo disfruta su tiempo libre?
En familia y con amigas, siempre me hago un tiempo para ellos.
¿Ha disfrutado con viajes?
Mi vida es un viaje, siempre estoy viajando, tengo muchísimos kilómetros dentro de Uruguay y por suerte también he viajado bastante al exterior.
¿Le interesa la política?
Sí, me interesan los temas relacionados a los niños, niñas y adolescentes, también los temas relacionados al compromiso social pero para llevar adelante las tareas políticas necesitas mucho tiempo, que dedicarle.
Creo en la democracia y en la libertad de expresión.
¿Cómo se ve dentro de 10 años?
¡Qué pregunta! Ni idea lo que me va a deparar el futuro.
Me gustaría seguir trabajando porque amo lo que hago,
pero actualmente los desafíos son enormes, estamos viviendo una época de cambios tecnológicos y cambios en el consumo de los medios de comunicación tradicional.
Me gustaría seguir compartiendo mi vida con mi pareja y ojalá tenga nietos.
¿Pendientes?
Meditación, fotografía, y pintura.
Si para el día de la mujer, pudiera elegir entre dos deseos,
¿Cuál sería?
No sé si es un deseo pero sí, les dejaría un consejo.
Prepárate con una buena educación, cree en ti.
Ten confianza en ti misma y cuando encuentres resistencia en tu camino no pienses en abandonarlo sino que esos tropiezos te hagan más fuerte.
Se tú misma, trabaja en equipo. Mantén un balance entre el trabajo y la familia.
Disfruta a tu familia y no permitas que los problemas y dificultades del trabajo afecten la vida familiar.
Es difícil pero no imposible…y por último, vive la vida con alegría!!

Con Aline Bisio. Empresaria y principal de Rectificaciones Bisio
«Las mujeres hoy somos multi tarea y logramos organizarnos» 

Aline desempeña su labor en empresa Rectificaciones Bisio, un emprendimiento familiar desde hace muchos años, actualmente junto a un grupo importante de colaboradores.
Lo hace  como Jefe Administrativo, supervisando y llevando adelante el área contable.
La empresa juega un rol fundamental en el medio, ya que su trayectoria le permite una vasta experiencia, con absoluta confiabilidad.
Trabajando tanto en el área privada como con reconocidas empresas del medio que supieron transitar junto a Rectificaciones Bisio, el mismo camino por tantos años.
Destacable además, las solicitudes del servicio que convocan a la empresa de diferentes partes del país.
Convocamos a Aline para transmitirles su narrativa.
Tanto de su responsabilidad para continuar llevando adelante un emprendimiento que data de un tiempo privilegiado, con todo el desafío que ello implica como mujer empresaria, siguiendo los pasos de su papá:
¿En qué sector de la empresa se desempeña y cuál es su rol dentro de ella?aline bisio2
Estoy en la parte administrativa contable general de la empresa.
Nos distribuimos las tareas y llevamos en Salto toda la administración de sucursal Paysandú, además.
Yo me dedico a liquidaciones, pagos en general y a la supervisión.
Las tareas con los nuevos sistemas de computación son todas más rápidas y más sencillas. Incluso los pagos en general lo llevo a cabo por medio de internet.
¿Qué servicios concretamente brinda Rectificaciones Bisio y a qué clientes están dirigidos?
La empresa rectifica motores como lo dice la palabra y vendemos los repuestos para los mismos.
Es el sanatorio y el CTI del motor de un auto, o el vehículo que sea.
Está dirigido a todo cliente, también mucho más que antes van mujeres, a veces el cliente va sólo o con el mecánico que es el que se lo va armar, luego de que esté pronto nuestro trabajo.

Se reparan también maquinaria agrícola, naval y ferroviaria.
¿Cuantos años de trayectoria asume Rectificaciones Bisio?
Se inicia en 1936 con mi abuelo y al fallecer muy joven, mi padre con tan solo 13 años y la ayuda de sus tíos, continuó con ese gran desafío a esa edad.
¿Desde cuándo acompaña usted a la empresa?
Desde hace casi 27 años.
Empecé de cero aprendiendo y conociendo. Luego me enseñaron el manejo administrativo.
Personas valiosas de muchos años de trabajo, hasta que se jubilaron. Y por un tiempo quedé sola en la oficina. También tuve un gran maestro que fue el Cdor. Eduardo Minutti, con el cual aprendí mucho.
Actualmente somos dos hombres y dos mujeres en la parte administrativa.
¿Ha tenido desafíos importantes transitados junto a ella?
Hoy como cada día, es un desafío y las cosas cambian mucho.
Mi primer desafío, fue la importación de máquinas que se trajeron de Italia.
Fue un gran logro verlas llegar y hoy seguimos haciendo importación de repuestos que siempre son desafíos.
Todo cambia muy rápido, todo es más ágil que antes.
¿Se logra llevar adelante satisfactoriamente en tiempo, el hogar y el trabajo?
Si,  se logra, hay que hacerlo como den los tiempos.
Para las mujeres de hoy que trabajamos fuera del hogar, también lo hacemos dentro de él. Me consideró bastante organizada en ese aspecto.
No hay nada que no se pueda cuando hay muchas cosas pendientes por hacer,  me hago un orden de las cosas y las voy tratando de solucionar.aline bisio1
¿Además de las tareas que desempeña, con que suele disfrutar en su vida?
Me gusta reunirme con amigos, en familia siempre los fines de semana y salir con amigas sólo mujeres, es muy lindo poder intercambiar y compartir ideas. Tengo amigas de toda la vida.
Y una hermosa amistad también con familiares.
¿Cómo está compuesta su familia?
Mi esposo y mi hija de 23 años.
¿Siente que la mujer de hoy está preparada para ser empresaria?
Absolutamente.
La mujer es tan profesional como un hombre y cada vez mejor preparada. No tiene por qué ser discriminativo como se sigue dando en algunos casos.
¿Cuáles son las características más importantes en general de la mujer de hoy?
Planificar su vida personal y laboral. La mujer de hoy se preocupa más por su cuidado personal. Tenemos gran instinto maternal, somos madres e hijas, somos comunicadoras, estamos siempre en contacto con nuestros sentimientos más que los hombres, ya sea como llorar y desahogarnos.
A veces nos tocan situaciones muy difíciles en la vida y hay que tratar de salir adelante lo mejor que podemos.
Como siempre digo somos multi tarea podemos realizar varias cosas a la vez sabemos organizarnos de forma de acabarlas y poder relajarnos en tiempos libres.
Y la mayoría somos independientes.
¿Se siente satisfecha con el rol que desempeña?
Sí muy satisfecha, hago todo lo que puedo.
Tengo en todo aspecto gente muy confiable y siempre estoy aprendiendo cosas nuevas que la tecnología nos obliga.
¿Un mensaje a la mujer en su día?
Quiero desearles un muy feliz día a todas las mujeres trabajadoras, que ponen el corazón y el esfuerzo en cada jornada
Y que hay que seguir luchando por igualdad de condiciones en nuestra sociedad.

Con  Nancy Ester Taruselli de Panissa. Docente de música-Pianista-Empresaria
Directora del Coro de Padres de Colegio Salesiano  
«La mujer debe dar lo mejor de cada una para enriquecer el mundo» 

Siendo Ester la menor de cuatro hermanos, logra estudiar, siguiendo el curso de su deseo y dedicarse a la música.
Se define como una mujer autodidacta, a la que le gusta mucho además, escribir.
Al casarse, entre sus sueños estaba el de ser madre y lo consiguió, con la llegada de tres hijos, con los que mantiene un gran apego, haciéndola sentir plena.
Con una increíble inclinación por el arte, hoy sigue disfrutando con sus actividades.
Merienda de por medio, Ester nos narra su historia para compartirla con ustedes:
«Tuve una niñez muy feliz, tengo los mejores recuerdos de mis padres y me emociona hablar de ellos» nos dice.
Con una madre muy presente y ambos, muy dispuestos a brindarnos como padres, su apoyo.
Fueron dos seres maravillosos y luchadores y yo mamé ese luchar, con la fuerza que me da.
Por ello tuve la oportunidad de estudiar, siguiendo el bachillerato de medicina, para luego casarme.
¿Qué deseaba ser de grande?Sra. Taruselli 1
Artista.
Y quiero serlo. Me encanta ser pintora, bailarina, con espectáculos artísticos, pero antes no estaba tan abierto a todo.
Hoy hay excelente lugares como para estudiar lo que uno desee.
La vida me dio la posibilidad de desarrollar el arte y estoy segura, que a lo que me vuelque, lo logro.
Siempre me gustó dibujar y fui incluso a lugares a aprender, pero descubrí que no me gusta estar encerrada.
Si, al lado del río, en un espacio al aire libre, en paz.
¿Cuándo se decide por la docencia de música?
Mientras estaba de novia.
Para mi era un gran cambio el casamiento e irme para afuera, porque tenía ya alumnos.
Cuando llegamos a nuestra casa, me puse en contacto con una escuela de Laureles y allí comencé a trasladarme en ómnibus.
Involucrándome cada vez más, con la docencia y asi anduvimos por diferentes zonas de campaña.
¿Tocando algún instrumento además?
Sí, toco piano que una compañera, María Elvira me regaló.
Sentía ansias de superarme aprendiendo, mientras mi esposo en ese entonces, trabajaba mucho en la campaña.
¿Hasta cuándo se quedan afuera?
Hasta que mi hijo mayor comenzó la escuela y nos trasladamos para la ciudad de Salto, instalándonos en el centro.
¿Cuántos hijos continuaron llegando?
Cuando llegamos de nuevo acá, yo ya contaba con Jorge Luis, Paulina y Esther. Actualmente mi familia termina de conformarse con mi nieto Facundo y mi bis nieto Santino.
¿Cuál era su expectativa de vida al volver a la ciudad?
Mejorar en todo, además de que mis hijos lograran concurrir a la escuela.
De todas formas mi esposo se quedó afuera y venía los fines de semana y como vió que estábamos tan unidos, se presenta a un llamado de parte de la Intendencia y sale sorteado con la tarea de inspector de tránsito.
¿Qué le molesta?
Como mujer me pone mal la incomprensión.
Pienso que todas valemos  y lo que hacemos es con amor.
Si lo consiguiéramos, tal vez estaríamos mejor en la parte femenina, con la tolerancia y los valores que hemos perdido. Solo nos lleva a lastimarnos y a alejarnos.
¿La mujer de hoy es diferente a la época en que usted se casó y tuvo sus hijos?
Me crié con una madre que tenía muy clara su visión, muy segura.
Veo que la mujer de hoy, mirando a mis hijas, ven todo muy claro también.
Estamos aprendiendo todos los días y nos hemos equivocado, pero somos mujeres firmes.
Creo que lo primero que tenemos que hacer  como mujeres, es valorizarnos como personas.
¿Cuánto estuvo en la docencia?
Aproximadamente treinta años, primero ganando un concurso en INAME, luego otro con el área musical para continuar.
¿Cómo llega al Coro de Padres del Colegio Salesiano?
Estaba en ese entonces el padre Félix y hubo un motivo especial para un evento. Con Elizabeth Chaibún éramos docentes y nos convocan con la idea de conformar el coro, que comenzó en el 2000.
Hoy somos treinta integrantes, que concurrimos a eventos y a Colegios. Muy unidos.
¿Cómo es para usted, continuar con el emprendimiento familiar?
Como estuve siempre muy al lado de Luisito mi esposo, me siento muy involucrada en la panadería. Mi hijo siguió con la suya y yo con mis dos guerreras muy unidas.
Soy una agradecida por tener a mis hijos. Son lo máximo para mí.
¿Cuáles son sus planes?
Entre lo que tengo pensado, hacer excursiones que me encanta.
Me gusta la locución, el periodismo, la comunicación con las personas y a lo mejor lo hago.
Y algún día, tendré que hacer la presentación de mis libros, con mis narrativas cortas y románticas(sonríe).
¿Volvería a vivir su vida de nuevo?
Sacaría algo de ella, pero si, la volvería a vivir.
Tuve unos padres bárbaros, un esposo que fue un orgullo ser su esposa y unos hijos fantásticos.
Soy la vida que me tocó y en eso soy muy agradecida, aunque a veces me ha hecho sufrir.
¿Los clientes que llegan al comercio, la escuchan en el piano?
Si, pero yo amo la cumbia, los temas brasileros y me gusta la música toda. Con miesposo bailábamos en la calle, en todos lados.
¿Un mensaje a las mujeres que nos lean?
Que siempre luchen por su sueño.
Las mujeres tenemos mucha fuerza y sobre todo mucho amor para transmitir, brindar y así las cosas se logran. Marcando la diferencia en lo que uno hace.
La mujer debe dar lo mejor de cada una, para enriquecer el mundo.
Somos seres muy importantes.

 

Con María de los Ángeles Machado. Directora de INR de Salto
«En algunos aspectos y en perspectiva histórica la mujer está mucho mejor posicionada»

Su desempeño como una mujer, civil y de carrera Operadora Penitenciaria, lleva a María de los Ángeles a estar al frente de la Dirección de INR.
Es la primera mujer en Salto al frente de la Unidad Penitenciaria.
Las tareas de gestión penitenciaria, están en un lugar de toma de decisiones que son coordinadas con el equipo de Sub-directores, que atienden diferentes áreas como la Administrativa, Técnica y Operativa.
En la estructura del INR, existen protocolos a cumplir, existe la junta de tratamiento, integrada por todas las áreas, quien es María de los Ángeles, la encargada de realizar el desarrollo de la planificación técnica a aplicar en la Unidad.
Cuando en otras partes del país, han existido policías y civiles técnicas, al frente de unidades penitenciarias.
Se prestó la oportunidad en este 8 de marzo, para conocer a María de los Ángeles Machado y para que nos narre, sobre esta tarea tan particular para una mujer:
¿Hubiese pensado en lograr este lugar de trabajo?
Si bien en nuestro sistema las designaciones no son por concurso, para acceder a ella se realiza la evaluación correspondiente por parte de la Dirección Nacional, en la cual se buscan perfiles determinados para cubrir las mismas.
¿Qué significó para usted ser nombrada Directora de la Cárcel de Salto?
A nivel profesional y en el curso de la carrera funcionarial, es muy importante, sobre todo si se evalúa el contexto y que uno es parte de un proceso innovador del que estamos en curso.María
Que se designe a una mujer y civil al frente de un centro penitenciario, habla de ese cambio de rumbo en la política institucional.
Entonces, es un reconocimiento importante, que me produce un gran orgullo, pero que también va acompañado de un compromiso.
¿Qué condiciones debe tener una mujer para ocupar dicho espacio laboral?
Pienso que es indistinto a las condiciones que tiene que tener un hombre.
Creo que las condiciones o cualidades que me han visto quienes me han evaluado y han tomado la decisión para que yo esté como Directora, seguramente no sea el común denominador para otras personas y en otros ámbitos.
No lo digo tanto por mis compañeros y compañeras de trabajo, ni tampoco tanto por las internas e internos, que me conocen desde antes, cómo soy y cómo trabajo.
Las condiciones que tengo seguramente van en línea, en cuanto responden a este cambio de política institucional.
Por ejemplo, sabido es que el Ministerio del Interior tiene por su propia naturaleza una estructura muy vertical y de la cual evidentemente soy parte.
Esto no quita que en el día a día en diferentes ejes de trabajo que desarrollamos, nos exijan a tener un comportamiento más horizontal, de actuar desde lo colectivo pero desde el vamos. Es decir, siempre me cabe en la Unidad la decisión final, por responsabilidad del mandato, pero la impronta en el día a día es la de trabajar en equipo, de evaluar conjuntamente las situaciones, de pensar en colectivo las soluciones, de darle cabida a quien tiene puntualmente en cada caso la experiencia, conocimiento y dominio de ciertos temas específicos y de distribuirnos las tareas de acuerdo a cada circunstancia, los perfiles, etc.
Entonces, no creo que sean condiciones que tenga que tener yo por ser mujer, sino que mucho tiene que ver con las condiciones que generamos en el entorno, justamente para que esto no pase, para que a una mujer no se le pida que tenga condiciones diferentes a las de un hombre para la misma tarea.
¿Es importante el carácter?
Sí, el carácter es fundamental, pero no hablo de cierto estigma de que hay que tener un carácter duro o lo asociemos a ese rasgo únicamente.
Sí, un carácter con «don de mando» por decirlo de alguna manera, pero en este caso vale también tener un carácter dinámico, proactivo, muchas veces pragmática y con ideas claras.
¿Tiene muchas amigas?
Mucha gente a la que quiero mucho y algunas amigas y amigos, que son bastión fundamental para la vida de uno.
¿Qué no perdonaría?
Tanto a nivel personal cómo a nivel laboral, no tengo capacidad para perdonar la traición.
¿Cómo ve a la mujer hoy?
En algunos aspectos y en perspectiva histórica, mucho mejor posicionada.
Han habido avances muy importantes, basta recordar los insucesos que dieron origen a la conmemoración del 8M y cuántos derechos, cuántos espacios se han logrado en el transcurso de esa historia de lucha.
Pero siendo coherente con el razonamiento que veníamos dando anteriormente, no es un proceso lineal y plenamente exitoso. Y la violencia de género es el mayor testimonio de un accionar machista intolerante.
Si para el día de la mujer, pudiera elegir entre dos deseos, ¿Cuál sería?
Uno no puede desear cosas que por lógica, se deberían dar de manera natural.
Debería existir una sociedad que no plantee diferencias de género. Si educamos desde el inicio a nuestros hijos e hijas, en una sociedad que tienda a procesos igualitarios, no hablaremos nunca más de inequidades.

La verdadera historia del origen del Día de la Mujer

El 8 de marzo de 1957 la manifestación de las trabajadoras de una fábrica de textiles de Nueva York, en la que murieron 120 mujeres, inició la lucha por la igualdad en todos los aspectos
1857. Ese es el año en el que se originó el Día Internacional de la Mujer. No fue una celebración. Aquél 8 de marzo de 1857 cientos de mujeres de una fábrica de textiles de Nueva York salieron a la calle para protestar por los bajos sueldos que percibían (eran menos de la mitad de lo que cobraban los hombres) y por las pésimas condiciones en las que trabajaban. Aquella manifestación acabó mal, con la Policía dispersando la protesta. 120 de las mujeres que decidieron gritar por la igualdad fallecieron, pero las trabajadoras no se dejaron amilanar y dos años después fundaron su primer sindicato diadelamujer-589x280-kXVF-U212619002659qcD-575x323@El Comercio
Desde aquel histórico 8 de marzo la fecha se convirtió en un punto recurrente para las protestas de las mujeres. Fecha que a día de hoy conmemoramos como un paso adelante en la igualdad del sexo femenino en la sociedad y en su desarrollo como persona.
En el año 1909, se celebró por vez primera un día nacional de la mujer, siendo este declarado el 28 de febrero por el Partido Socialista en EE.UU. La fecha sirvió de escenario para numerosas protestas bajo el lema «Pan y Rosas», en el que el pan simbolizaba la seguridad económica y las rosas la calidad de vida.
Al año siguiente, en la II Conferencia Internacional de Mujeres Socialistas, reunida en Copenhague, se reiteró la demanda de sufragio universal para todas las mujeres y, a propuesta de Clara Zetkin, se proclamó el 8 de marzo como el Día Internacional de la Mujer. La propuesta se aprobó por unanimidad por la conferencia, que contaba con más de 100 mujeres pertenecientes a 17 países distintos, entre las que se encontraban las primeras tres mujeres elegidas al parlamento de Finlandia

La reivindicación de un Día de la Mujer vivió su bautizo de sangre el 25 de marzo de 1911, también en Nueva York. La fábrica de camisas Triangle Shirtwaist ardió en la madrugada con centenares de mujeres que trabajaban en el interior de aquel edificio de diez plantas y que no pudieron escapar de las llamas porque los propietarios habían bloqueado todos los accesos para evitar robos en su interior. La dramática escena en el corazón de Manhattan conmocionó a la opinión pública y costó la vida a 146 mujeres murieron. ABC describió a sus lectores de la época las escenas vividas como de «pánico horroroso». La mayoría de las víctimas eran jóvenes inmigrantes, de origen judío e italiano, que se ganaban precariamente la vida en el taller textil de la firma.
Un cambio en las leyes laborales
La tragedia, que coincidió con las habituales protestas que se desarrollaban año tras año en el mes de marzo, sirvió para que las leyes estadounidenses comenzaran a recoger mejoras en la seguridad en el trabajo en el sector industrial. El incendio de la fábrica valió, además, de aldabonazo para la causa de las mujeres trabajadoras y del internacionalismo obrero en general en todo el mundo. El sindicato Women’s Trade Union League y el International Ladies’ Garment Workers Union organizaron muchas de las protestas contra esta tragedia, entre las que destacó el desfile funerario silencioso, que reunió a una multitud de unas 100.000 personas.poema
Pocos años después, las mujeres rusas eligieron el último domingo de febrero de 1917 para convocar una huelga bajo el lema ‘Pan y Paz’. Los dirigentes políticos se opusieron a su celebración en ese día, pero las mujeres siguieron adelante pese a todo.
La caída del Zar y la llegada de un gobierno provisional concedió a las mujeres el derecho al voto. También ellas tenían en mente marzo. Aquel histórico domingo era 23 de febrero según el calendario juliano, que entonces se utilizaba en Rusia; sin embargo, según el calendario gregoriano, utilizado en otros lugares, era 8 de marzo.
Habría que esperar hasta 1977 para que la Organización de Naciones Unidas convirtiera la jornada del 8 de marzo en el Día Internacional por los Derechos de la Mujer y la Paz Internacional, «para conmemorar la lucha histórica por mejorar la vida//www.elcomercio.es de la mujer».
La ONU y la Igualdad de Género
La Carta de las Naciones Unidas, firmada en 1945, fue el primer acuerdo internacional para afirmar el principio de igualdad entre mujeres y hombres. Desde entonces, la ONU ha ayudado a crear un legado histórico de estrategias, normas, programas y objetivos acordados internacionalmente para mejorar la condición de las mujeres en todo el mundo.
Con los años, la ONU y sus organismos técnicos han promovido la participación de las mujeres en condiciones de igualdad con los hombres en el logro del desarrollo sostenible, la paz, la seguridad y el pleno respeto de los derechos humanos. El empoderamiento de la mujer sigue siendo un elemento central de los esfuerzos de la Organización para hacer frente a los desafíos sociales, económicos y políticos en todo el mundo.
http://www.un.org/

 

 

Abra

 

Publicado en Día Internacional de la MujerComentarios (0)

Un poco de historia

Un 8 de marzo de 1857, un grupo de obreras textiles tomó la decisión de salir a las calles de Nueva York a protestar por las míseras condiciones en las que trabajaban.
Distintos movimientos se sucedieron a partir de esa fecha. El 5 de marzo de 1908, Nueva York fue escenario de nuevo de una huelga polémica para aquellos tiempos. Un grupo de mujeres reclamaba la igualdad salarial, la disminución de la jornada laboral a 10 horas y un tiempo para poder dar de mamar a sus hijos. Durante esa huelga, perecieron más de un centenar de mujeres quemadas en una fábrica de Sirtwoot Cotton, en un incendio que se atribuyó al dueño de la fábrica como respuesta a la huelga.
En 1910, durante la Segunda Conferencia Internacional de Mujeres Trabajadoras celebrada en Copenhague (Dinamarca) más de 100 mujeres aprobaron declarar el 8 de marzo como Día Internacional de la Mujer Trabajadora.
Actualmente, se celebra como el Día Internacional de la Mujer.

Publicado en Día Internacional de la MujerComentarios (0)

“La docencia nos hace sentir bendecidos y unos privilegiados”

Marcela Fontes. Profesora de Educación Física y Directora de Plaza de Deportes.

Muy comprometida con lo que hace, Marcela atiende en su lugar de trabajo en Plaza de Deportes, a estudiantes, niños y adultos.
Viene madurando desde niña la idea de transformarse en lo que hoy es como profesional. Con tanta dedicación en su labor, que actualmente, se encuentra en un lugar de privilegio dentro del deporte que tanto quiere.
Reconocida en nuestro medio, por su excelente trayectoria, así comienza a relatarnos cómo comenzó su inclinación por el rol que desempeña:
“Siempre me gustaron los deportes y cuando estaba en 6º de secundaria, decidiendo cuál sería mi futuro, me pareció que ser profesora de educación física era lo mejor que podía elegir.
Recordaba a mis profesores, al mío concretamente llegar a la escuela y para mí era lo más divino que me podía pasar. Me gustaría que me pasara eso a mí, con mis alumnos, pensaba. Entonces mi inclinación tuvo ese motivo.
Y estoy feliz, porque me ha dado muchas satisfacciones.
¿Cómo está compuesta tu familia?
Llevo casada veintiún años con Juan Diego y tengo tres hijos: Faustino de 19 años, Esperanza de 15 y Amanda de 3 años.
Hace unos años que nos instalamos en la ciudad, ya que anteriormente vivimos durante ocho años en una zona rural,  luego cuando mis hijos comenzaron primaria, nos trasladamos a la ciudad y seguí mi actividad laboral acá.
¿Cómo se lleva a cabo la misma?
Cumplo un horario en Plaza de Deportes, tratando de coordinar y gestionar todas las actividades que hay, y sobre todo, las relacionadas con las demás instituciones, como son Primaria, Secundaria y la Intendencia.
¿Cómo es tu tiempo de mujer?
Me gusta mucho hacer deporte.
Tengo la posibilidad de concurrir al Club Remeros y allí nos entrenamos con todo lo que sea deportes.
En todo lo que me invitan participo porque me encanta.
Me gusta salir a caminar por la costanera, el compartir una charla de crecimiento personal. Me gusta viajar con mi esposo.
Las plantas me encantan, son mi apoyo cuando las necesito y tengo tiempo libre. Son mi  terapia. Cuando tenemos que hacer “un parate” y un contacto con la naturaleza.
Salir en bicicleta, es como una conexión que me sirve, me ayuda y me pone los pies en la tierra, relajándome.
¿Con qué disfrutas?
El estar en familia, creo que es fundamental y todos tenemos que aprender a valorar.
Ver crecer a mis hijos, los sueños que logran y que espero lo sigan haciendo. Mucho más allá de los nuestros.
Amo la compañía de mis padres, Luis y Elena que son todo para mí,  siempre han estado a mi lado, apoyándome en todo.
También disfruto de mis amigas, con las cuales mantengo un vínculo muy especial y somos muy compañeras todas.
También cuento con un excelente grupo de compañeros de trabajo, que me hacen el día a día transitar por un camino, haciéndolo mucho más fácil, mucho mejor, así que soy una privilegiada, por contar con ellos.
¿Qué te han dejado estos años de experiencia en tu tarea?
Que los chiquilines me vean con el tiempo y me recuerden con alegría.
No por lo que soy, pero sí pienso que es porque algo les he dejado.
Que me vean en la calle y me digan: ¡Profe! Para mí es de verdad impagable.
He tenido una experiencia divina con momentos deportivos en los que hemos tenido que ir a competir, que han sido muy importantes para cada uno de nosotros.
Pero creo que el haberle dejado algo, a algunos alumnos que han pasado por mi vida, es divino.
La docencia, nos hace sentir bendecidos y unos privilegiados.
¿Qué sueños tienes?
Lo que estoy haciendo, hacerlo con alegría. Disfrutar de lo que estoy haciendo hoy por hoy, que es la dirección en La plaza de Deportes.
Disfrutar de la familia, acompañar a mis hijos en la etapa de estudios universitarios, no dejándolos nunca solos.
Seguir disfrutando de mi vida.
¿Un mensaje a la mujer en su día?
Dejemos muchas cosas de lado y disfrutemos el día a día.
Disfrutemos de ser mujer, de la amistad, de la familia, sin preocupaciones, que a veces nos hace distraer de los disfrutes de la vida, de la salud y de tantas cosas buenas.
Agradeciendo a Dios, siempre por lo que tenemos.
Un afectuoso saludo a mi madre Elena, por ser mi ídola como mujer  y a todas las mujeres, madres, esposas, hijas, que tenga un día maravilloso, junto a todos sus seres queridos y en familia:
¡Feliz día mujer!

Publicado en Día Internacional de la MujerComentarios (0)

“El 8 de Marzo es un día de reflexión, de amor y de lucha”

Anabel Silva. Auxiliar de Enfermería.

Alegre, simpática y comprometida con su trabajo, así es Anabel.
Mamá de una niña: Summer, de cinco años que la tiene orgullosa. Ha luchado mucho por todo lo hoy conseguido y se siente una mujer realizada, con solo unos pocos años de vida.
“Es como si hubiese vivido muchos”, comienza diciéndonos Anabel. Se recibió de enfermera el 17 de setiembre de 2013.
Cuando le preguntamos por qué estudió enfermería, esto nos respondía:
“Comencé con mis estudios en esta profesión, porque había tenido un accidente fuera del país, donde me había quedado inválida con veinte años. Donde me internan en un centro asistencial y me atendían chiquilines de mi edad, algunos médicos, otros,  estudiantes de medicina.
Me realizaron una cirugía en la cabeza, comenzando el médico a dar el primer punto y luego siguieron los demás, practicando su desempeño en lo que harían al recibirse y me encantó verlos trabajar.
Esto cambió mi forma de pensar, ya que antes de irme a Estados Unidos, cuando contaba con tan solo dieciséis años, yo quería ser arquitecta y mi padre con su sueldo de policía, muy bajo en aquel tiempo, no podía solventármelo.
Miraba todos los días un terreno que estaba lindero al de mi familia y decía “yo a ese terreno lo voy a comprar”.
Fue con esta idea que me fui, solita a Estados Unidos con la idea de estudiar y trabajar, allá me esperaban familiares. Al llegar tuve muchos inconvenientes, pero logré estudiar, trabajar y salir adelante.
Hacía de todo en cuanto a trabajo: ponía el asfalkote en la calle, en las puertas de las casas, el tendido eléctrico en la fábrica de camiones, haciendo trabajos en estancias, pintándolas en el frente y detrás del edificio.
Estuve cinco años y me vine a raíz del accidente mencionado.
Querían los médicos operarme y yo no los dejaba. ¡Tenía en mente que iba a caminar y que iba a caminar!
Y al año, pude hacerlo.
Lo bueno de todo, es que mientras estuve allá trabajando tanto, logré comprar el terreno y hacerme mi casa.
Con un dinero que me quedó, me propuse estudiar enfermería porque, ya que soy madre soltera,  tenía que solventar los gastos de la casa y mi hija, solita.
Por suerte fui una de las mejores calificaciones de ése año en mis estudios y me sentía muy orgullosa y felíz de que lo había logrado.
Ya que cuando tuve el accidente, al principio, pasé una neumonía, que según los doctores no iba a vivir más de dos días.
Me dejó muy mal Y cuando me dieron el alta, los médicos me dijeron que no me iba a poder concentrar en nada, no iba a retener nada en la mente y además, “no vas a poder caminar”, me dijeron.
Llegué a Salto y fui la superación misma a los médicos de Estados Unidos. Nada fue como me lo plantearon, gracias a Dios.
Es un logro total y me siento sumamente orgullosa de haber dejado todo atrás.
¿Cómo está compuesta tu familia?
Está compuesta por mi hija Summer y yo. Pero me acompañan en la casa contigua a la mía, mis padres: Iris Alvez y Miguel Silva.
Siendo ambos mi pilar. Son mi apoyo para poder criar a mi hija, están en todo momento.
¿Con qué disfrutas como mujer?
Disfruto estar en la compañía de mi hija, que por suerte luego de pasar por una muy preocupante operación, se recuperó maravillosamente.
Me gusta disfrutar de la compañía de mis padres, que adoro.
Siento que soy una mujer  privilegiada por todo: tengo una hija adorable, unos padres maravillosos y un novio espectacular, como lo es Matías Malaquina. ¿Qué más puedo pedir?
Disfruto con el trabajo en ANAHATA, que somos como una familia, donde me siento my cómoda.
Es como que vengo a la casa de mis tías donde la paso muy bien.
Donde Beatriz, que es la patrona, es una mujer espectacular en todo sentido y me brinda todo su apoyo. Me hace sentir en mi casa.
Esta profesión y este lugar de trabajo, me dan la posibilidad de dignificar  la etapa más difícil de la vida de una mujer.
La última etapa
La etapa en que  ya no tienen fuerzas para luchar, como es este caso de las abuelitas de nuestra residencia.
Por eso cada 8 de marzo, honro junto a las residentes de ANAHATA, todos los días, todo lo que ellas han logrado  en su vida. Aunque algunas, ya no lo pueden recordar.
Para mí y para ellas, es un día de reflexión, de amor y de lucha, por un futuro mejor.
¡Felicidades  a todas las mujeres este 8 de Marzo!

Publicado en Día Internacional de la MujerComentarios (0)

«Debemos reivindicar a la mujer en su esencia femenina»

Rosita Blanco. Médico Pediatra- Especialista en adolescentes y Orientadora Familiar.

Rosita es esposa, madre y adora estar con su familia.
Ha logrado mucho a lo largo de su vida y nos contagia la felicidad de esa pasión que siente por su labor en la sociedad.
Destacándola por su solidaridad, brindando su  apoyo en la comunidad, con su dulzura toda y sensibilidad, como mujer.
Está recibida de médica hace aproximadamente veintiocho años y de ésta forma, nos sigue relatando sobre su profesión y su vida:
“Mi familia se compone por mi esposo Alfredo Abelleira, casados hace ya casi treinta años y mi hijo Francisco, que vive y trabaja en Buenos Aires, quien estudió negocios internacionales, sin querer saber nada de la medicina.
Y allí se encuentra, en el mundo de la farmacéutica y de la gestión de emprendimientos nuevos para personas jóvenes, también.
Nuestro núcleo familiar es reducido, pero en sí, se hace grande si hablamos de mis hermanos, los de mi esposo y muchos sobrinos.
Contamos con una pequeña familia, pero con un corazón muy grande.
Además tengo una sobrina, Manuela, que se cría muy cerca nuestro y siempre ha estado con nosotros. Encontrándose ahora, en la espera de una hermanita, que se va a llamar Matilde.
¿Su tarea abarca muchas áreas?
Sí, durante muchos años me dediqué a la Pediatría en el consultorio y durante quince años, fui miembro del Staff de CACENAS, funcionando en el Sanatorio Salto.
Fue una experiencia fantástica, no solo por el grupo humano,  conformando una gran familia, sino por todo lo que se aprende, con los padres y niños, cuando están en situaciones límites, como es un CTI.
Fue una etapa muy nutritiva en mi vida, pero también,  fue bueno haberlo terminado, porque me permitió poder realizar otras cosas.
Estudiar la parte de familia, dedicarme más a la especialidad que es la adolescencia y poder disfrutar de otras cosas.
De la casa,  poder visitar más a mi hijo, que hace mucho tiempo se fue y ahora disfrutarlo aún más,  ya que se casa este año.
Estamos con todos los preparativos, deseosos de que forme una linda y gran familia con su novia Mikaela.
¿Por qué la inclinación del trabajo con adolescentes?
Me gusta mucho y decidí comenzar a estudiar algo de familia, porque me parecía muy importante  poder llevar adelante la adolescencia como especialidad, logrando hacer abordajes familiares, ya que era muy difícil tratar al adolescente aislado de la misma.
Realicé primero el Postgrado y ahora trabajo en la tesis de maestría.
Cuando terminé el postgrado, comencé a trabajar con los padres, o con los familiares o las personas que están a cargo de este adolescente.
Fue muy importante porque me abrió un campo atrapante, en lo que es el rol educativo que tiene la familia y cómo ésta se integra, orientándola con la Sicología Sistémica, en el ámbito que se mueve.
¿Qué le han dejado estos años de experiencia?
Creo que si volviera a nacer, haría lo mismo.
Porque todas las etapas de mi vida, me han dejado una enseñanza: los quince años en CTI, acompañando a los padres a sobrellevar duros momentos o la misma pérdida.
Y para eso tuve un gran maestro en la medicina toda, realmente, como lo es el Dr. Osvaldo Bello.
Maestro para la vida, en todo. Para cómo darle una noticia a un padre, cómo acompañarlo en situaciones críticas y eso completó una forma de visión que tengo del mundo, que creo que si no la hubiera pasado, hoy no me habría dado cuenta.
Y el trabajo con el adolescente es un doble sentimiento.
Ver todas las capacidades que tenemos en ese edad, que todos la vivimos: la espontaneidad, la alegría, la creatividad y como hoy el entorno y la forma que tenemos de conducirnos como sociedad, no estemos sacando lo mejor de nuestros jóvenes.
Con una crisis educativa que nos acompaña, junto a la crisis moral y en valores muy fuerte.
Atiendo adolescentes de todos los extractos sociales, desde el bajo al más alto. Conozco esta comunidad, porque la he arado: Salto Nuevo, Horacio Quiroga, Minervine, son mi segundo barrio.
El Cerro, los liceos, pero nos damos cuenta que estamos haciendo poco para darles  mucho y que con un poquito más, podríamos sacar de ellos su mejor parte.
La otra parte que me ha dejado muchas satisfacciones, son  los equipos que conformamos. Me ha dado hijos, hermanas, compañeras de ruta, que me han enseñado muchísimo y hoy son parte de mi pequeño mundo. Trabajar en equipo es realmente un gran desafío y de las cosas más lindas que me han pasado. Sin dejar de mencionar, que de los padres de mis pacientes, he aprendido mucho y sigo aprendiendo.
¿Con qué disfruta?
Me gusta mucho la casa. Sus cosas, cocinar, la comida casera y que haya olor a comida en la casa. No importa si es una sopa, un asado cuando viene mi hijo, o una pasta frola.
No tengo mucho tiempo para cocinar, pero tengo una compañera de vida, Eva (Gina) que me acompaña hace más veinte años,  le da ese perfume a mi casa que me encanta.
Es parte de mi familia, ya que sus abuelos eran los capataces de mi padre y su tía, me crió a mí y en parte a mi hijo. Después ella se lo robó (sonríe).
Y su cuñada Mónica, hace también más de veinte años que está conmigo.
Me gusta además cambiar los muebles, leer, las redes sociales.
Soy católica cristiana y tengo un  grupo de oración, con una escuela que se llama Espíritu Santo con toda una labor comunitaria.
Somos un grupo de amigas que nos reunimos a hacer Rosarios y pienso que es bastante más que una obra en sí, es una forma de a través de la oración y de la caridad, transitar una vida juntas.
Estar más cerca de los que están sufriendo una situación crítica o particular.
También me gusta mucho conversar con mi madre Elma, que está muy bien de salud y tiene 87 años. Me gusta mucho estar en familia y también viajar. Mi otra pasión es el campo, contamos con una pequeña producción rural, que la hacemos en nombre de todo lo que ha hecho uno de los hombres más importantes para mí, que ha sido mi padre y también se llamaba Francisco.
Pero lo que más me gusta en el mundo es estudiar.
¿Un sueño?
Que cuando nos podamos retirar, estar en una linda casa en el campo.
Entre mi familia, mi casa, mi profesión, mis equipos de trabajo, el campo y la fe, anda mi vida.
¿Un mensaje a las mujeres en su día?
Me gustaría como mujer, agradecer a Dios por la vida, la salud.
Y un mensaje para las mujeres de la familia que son un pilar fundamental, pero que a veces, confundimos nuestro rol de mujer con el de súper poderosas y eso hace que hagamos todo a medias.
Tenemos que darnos tiempo para cada uno de los roles que tenemos.
Optimizarlo a nuestro rol de mujer, en donde nos toque, haciendo lo mejor posible como mujeres.
Respetando nuestros tiempos, nuestros espacios, nuestras debilidades y nuestras fortalezas, pero siendo siempre mujeres.
Revindicar a la mujer, en su esencia femenina: fuerte, valiente, contenedora, compasiva, integradora, comprometida y sabiendo cuáles son nuestras limitaciones.
Enseñarle eso a las niñas, para que descubran su verdadera esencia.
¡Feliz día a todas!

 

Publicado en Día Internacional de la MujerComentarios (0)

“Me siento feliz de haber podido realizarme como profesional”

Marina Manassi. Escribana. Empresaria.

Marina es una luchadora incansable por lo que quiere.
Orgullosa de sus logros como profesional, nos deleita con su historia, de cómo fue la decisión de dedicar un poco de su tiempo al estudio, a pesar de que debía ocuparse de su empresa y su maravillosa familia que la ha apoyado en todo:
¿Cómo  se encuentra compuesta tu familia?
Estoy  casada hace veinticinco años con José Pedro Bortagaray y tenemos tres hijos: Pedro, Andrés y Lucía.
Dos de ellos, están en caminados con estudios en facultad y Lucía que comenzó 5ª de primaria.
¿Cómo surge la idea de retomar tus estudios para Escribana?
En el año 2012 surge la idea de volver a retomar mis  estudios, ya que era como una asignatura pendiente y parecería que nunca me llegaba el momento.

Había hecho hasta 3º año y los había suspendido porque me casé, luego comencé a trabajar, llegaron los hijos y aunque lo intenté, se me hizo imposible.
Cuando fueron creciendo ellos, decidí por medio de mi amiga  Giana, quien me incentivó para que probara hasta mediados de año, me propuso.
Viendo qué pasaba y si no funcionaba, lo dejaba.
Cuando le comento a José Pedro, lo que iba a hacer me dijo:
“mmm… ¿Podrás?”.
Comencé y desde allí no paré más.
Al mes siguiente ya estaba preparando el primer examen.
No se me hacía muy fácil, por el hecho de que era madre de tres niños, trabajaba en la boutique y estudiaba.
Me encantó. Me hizo  dar cuenta que después de cierta edad, valoras más el tiempo, lo miras con otros ojos.
Aprendí a estudiar mientras los chicos miraban la tele.
Fui haciendo la carrera con Giana, estudiando sábados,  domingos, siempre juntas. Es muy compañera y era mi apoyo, nos llevamos muy bien.
¿Cuánto tiempo te llevó para recibirte?
Fueron siete años, sin perder ninguno, por suerte.
Me gustó mucho el ambiente de la facultad, fue un grupo increíble de compañeros.
Yo entraba a facultad y realmente me olvidaba de mis problemas. ¡Era divino!
Ahora felizmente, entramos en la otra parte.
Estamos esperando el título para poder empezar a trabajar,  ya que al examen lo rendí el día  26 de setiembre.
¿Cuáles son los planes, seguramente a corto plazo?
La idea es instalarnos con una compañera y dedicarnos de lleno a la profesión.
Recibirme fue para mí, saldar una asignatura que tenía pendiente. Y a su vez, creo  firmemente que es una gran enseñanza, no solo para mí, sino para las demás mujeres.
Que también llevamos adelante una casa, hijos, atendiendo todo.
Tal vez  nos cueste un poco más, nos sacrificamos, incluso haciéndolo en la madrugada, de noche, pero al tiempito hay que encontrarlo, porque se puede.
No hay edad y los sueños están para ser cumplidos.
Cada vez  que pensaba que estaba por llegar a la meta, me parecía mentira y hoy estoy feliz por haberlo logrado.
Tuve conmigo una pareja como lo es José Pedro, que me ayudó muchísimo y fue  fundamental. Sin su apoyo, seguro, no lo hubiese logrado.
Mis hijos, felices, encantados de que yo pudiera lograrlo, ya que la mamá estudiaba e iba a clases con ellos, (sonríe).
A los cuales también tengo que agradecer, porque la comida estaba siempre atrasada. Salía  de la facultad corriendo, porque entraban ellos y era una vida un poco alocada. Lo supieron entender.
Lo importante, era que yo sabía que aunque me llevara uno o dos años más, lo iba a lograr. Porque mi sueño, pensando  que era la última vez que probaba y era para terminar la carrera.
¿Piensas que se torna fácil entrar a nuestro medio con tu profesión?
Pienso que es una etapa difícil al principio, a pesar de que somos bastante relacionados por el comercio en nuestro medio y un grupo importante de amigos, que van a estar presentes, seguro.
¿Cuál es tu tiempo como mujer?
Lo disfruto saliendo a caminar, me gusta mucho la familia, quedarme a leer un libro, estando en casa.
¿Queda un sueño aún por cumplir?
Sí, ver triunfar a mis hijos y verlos realizados.
En cuanto a mí, estar ejerciendo mi carrera a la brevedad.
¿Un mensaje a las mujeres en su día?
Para mí  fue una etapa maravillosa de mi vida que nunca pensé que la iba a pasar.
Mi mensaje  es decirles a las mujeres que se puede. Que intenten estudiar, que la facultad en Salto está divina, con profesores excelentes. Los van a hacer sentir divino, las entusiasmo a que vuelvan, a las que piensan en superarse.
Y que no solo es en el estudio, siempre se puede cuando deseamos llegar a una meta. Somos  las que hacemos un millón de cosas en el día, pero siempre tenemos tiempo para nosotras acompañando a la familia.
Es bien importante la satisfacción de lograr algo para uno. Mucho tenemos que trabajar.
¡Felíz día a todas las mujeres el próximo día 8 y que se animen a hacer algo por ellas, tomándonos un tiempo para nosotras!

Publicado en Día Internacional de la MujerComentarios (0)

“Devolverle a la comunidad, todo lo que me ha brindado, es mi objetivo de vida”

Elizabeth Widmaier. Coordinadora de la Colectividad Alemana. Relaciones Públicas y Protocolo en la Unión  Inmigrantes de Salto.

Elizabeth es una mujer feliz viviendo en Salto.
Carismática, solidaria y por sobre todo, muy alegre. Se siente orgullosa de sus raíces con sangre Alemana. Dedicando parte de su tiempo, para hacer conocer sus orígenes.
De ella conocemos además que le gusta atender su hogar, pasar mucho tiempo con su familia y también atender la parte social de su vida.
La acompaña en todo su esposo Willi, que también es descendiente de alemanes y sus dos hijas: Claudia y Cárolin, de nacionalidad alemana.
Nos recibe gustosa y una charla muy amena entre nosotras, de esta forma se desarrolló:
“Nací en la ciudad de Paysandú, a los veintiún años me casé y me fui a vivir a Alemania con mi esposo Willi que es salteño y en el año ´94, retornamos a Uruguay, pero con una familia.
Y desde hace veintidós años, decidimos radicarnos en Salto.
¿Cómo te recibe la ciudad?
A Salto la amé desde mi adolescencia. Vine a Salto y me gustó todo de ella, sin  saber que algún día iba a ser mi hogar.
Estoy muy feliz, sintiéndome una salteña más.
Incluso mis padres cuando se casan, pasan su luna de miel en El Hotel Salto y mi madre siempre dice: “en tus orígenes, ya eras salteña”, (sonríe).
Amo su gente, su forma de ser, es muy especial y muy cálida.
Y una de las cosas que aprendí en el extranjero, es que tu vecino es tu primera familia, siendo muy importantes.
Es así, que la vida me fue enseñando que un “por favor”, “un gracias”, “un disculpe”, te abre todas las puertas.
También me lo han enseñado en mi casa y hoy se lo transmito a mis hijas.
¿Cuál es tu actividad?
En sí, en Salto soy conocida por la movida cultural. Comencé siendo la primera Presidenta de la Unión Inmigrantes de Salto, hace ya dieciséis años.
Por ser descendiente de alemanes,  siempre me interesó esta parte de la cultura.
En mi niñez, tuve una experiencia que me marcó, hasta mi personalidad. Nuestra lengua madre era el alemán y cuando ingreso a primer año, comencé a hablar un español muy malo, atravesado.
Mezclado, mitad alemán y mitad español, generando una cierta burla entre los compañeros y lo peor que me podía pasar era que un niño se riera de mi forma de hablar.
Con estas nuevas políticas de integración me parece genial que se trate estos temas. Pero con el tiempo fui evolucionando y me di cuenta que lo que yo poseía, era un plus cultural.
Mientras  otros tenían que pagar para aprender esta lengua, yo la traía de cuna y era una gran herramienta, muy importante para aprovechar.
¿Cómo está relacionada tu actividad a nuestra sociedad?

Comencé como Presidenta y fui pasando por todos los roles como Vice, secretaria etc. Y actualmente ocupo el cargo de Relaciones Públicas por unanimidad, porque aparentemente “me queda” y ya veo que es inamovible. (sonríe)
Hace cinco años que estoy en la parte de prensa- protocolo y además desde hace veinte, en la coordinación de la Colectividad Alemana en Salto.
Me corresponde atender las vinculaciones, como la llegada del Consulado Alemán a Salto y a toda su comunidad por documentación, entre otras cosas.
Amo lo que hago, le pongo tanta pasión y energía a todo, que no puedo parar.
Creo que es una oportunidad de mostrar a la gente lo que hacemos. Por eso me encanta esta movida cultural y el hecho de trabajar con jóvenes, porque les abre la cabeza.
Además, siento que es una manera de devolver a la gente todo lo que me han brindado con su apoyo en ayudar a formarme como ser humano.
Ese es mi objetivo de vida. Debo agregar que todo este trabajo es en forma honoraria, por convicción y valores, que uno trae incorporado.
¿Apoya la familia estas actividades?
Debo decir que les he restado mucho tiempo a ellos, pero por suerte siempre me han acompañado.
Además porque siempre me han tocado cargos que tengo que representar para un grupo, como que la familia, queda en segundo plano.
¿Con qué disfrutas tu tiempo como mujer?
Me gusta hacer todo en general.
Pero como hobby me gusta escuchar la música clásica. Leer libros en alemán por sus expresiones que me vinculan mucho con mis abuelos y tiene mucho contenido para mí.
Me gustan las novelas y he tratado de cultivarme en el idioma.
Las cosas lindas, prolijas, dedicarles tiempo a los adultos mayores y apoyar a los jóvenes.
Me gusta mi vida. He cumplido todos mis sueños y puedo decir que soy feliz y muy agradecida por todo.
Soy Evangélica –Luterana y a raíz de mi fe, mi vocación de servicio, estuvo siempre muy desarrollada.
¿Envías un mensaje a la mujer en su día?
Las mujeres uruguayas estamos en proceso de transición.
Yo me siento rehén de una cultura, en donde la mujer estaba en la casa. Donde ahora la mujer es totalmente independiente y tiene su propia personalidad.
No queremos dejar de lado las tareas del hogar, pero tampoco, queremos perder de vista nuestra capacitación profesional.
Invito a las mujeres a que la sigamos peleando y tratemos de mantener el equilibrio por ese afecto, por nuestros hijos.
No dejemos de ser profesionales, pero tampoco dejemos de ser madres, esposas y amas de casa.
Yo tuve la suerte de tener una mamá en casa esperándome con un beso y fue lo mejor que me pudo pasar.
Hoy me gustaría dar más besos y ya no tengo a esas personas.
Así que el mensaje a las mujeres, a las que son mamás, que le enseñen a su familia y a sus hijos, que un mimito, siempre viene bien. A toda hora.
¡Feliz día, este 8 de marzo a todas!

Publicado en Día Internacional de la MujerComentarios (0)

“Las mujeres tenemos que luchar siempre, sin bajar los brazos”

Zully Godoy Ramos. Vendedora independiente de diario EL PUEBLO y ex Agente Comunitaria.

Zully, junto a su familia está muy relacionada a la familia de Diario EL PUEBLO.
Desde hace mucho tiempo su medio de vida es la venta de diario El Pueblo en distintos puntos de nuestra ciudad los días domingos
Su vida es muy ocupada, dedicándola a su familia, con hijos casados y otros que están por cumplir sus sueños de estudiar para poder recibirse.
Es una de las constantes mujeres que en su quehacer, enorgullece a Salto con su tarea.
¿Cómo es un día de Zully?
De lo más tranquilo. Pero si hablamos de un día domingo hay más trabajo.
Me levanto a las 5.30 si tengo que vender los diarios en AV. Barbieri y Viera. Vuelvo a casa a las 15 y 30 y si estoy en la puerta de TA-TA, un poquito más tarde, porque el movimiento comienza más tarde allí.
Domingo por medio nos turnamos con mi hijo
El trabajo de la Avda. Barbieri, es mucho más, por el hecho de pasar de un lado al otro de la calle y en TA-TA, simplemente estoy parada y la gente lo levanta.
Por suerte ya hace un tiempo prolongado que trabajo de esta forma y la gente me conoce.
Por lo general, nos espera mi hijo más pequeño con el almuerzo, porque llegamos muy cansados, pero almorzamos todos en familia.
¿Cómo está compuesta la misma?
Por mi esposo Juan José que también es vendedor indepeniente de EL PUEBLO , mis hijos:  Juan Alejandro, que trabaja de taximetrista y Claudio Manuel, quien me suplanta en las ventas del diario,  mi niña Melody Fabiana, que tiene veintidós años y Angelo Mateo el más pequeño, que estudia.
Tengo cuatro nietos en total: Paula de 10 años, que le doy todo mi tiempo. Y todos los días que puede, se queda en casa y pasamos mucho tiempo juntas.
Un nieto que tiene 3 años, una nieta con 4, que  comienza este año el jardín y prácticamente va todos los días a casa. Ellos son hijos de mis hijos y mi hija me regaló una niña como nieta, que tiene actualmente un año.
¿Qué la llevó a vender los diarios?
Me llevó el estar desocupada.
Justamente coincidió de que mi hijo Claudio se fue un tiempito a Montevideo y dejó ese lugar libre.
Al principio uno se siente como que no sabe muy bien si va a funcionar vendiendo, pero ahora ya van diez años que realizo esa tarea.
La  de mi esposo, comenzó antes aún. Tuvieron una charla con Julio de Brum y comenzaron hace veinte años la venta en la calle. Casi podríamos decir que mi esposo es pionero en este sistema de venta. A mí me gusta mucho lo que hago.
El relacionamiento con la gente, me deja con una enorme satisfacción.
De vernos tan seguido, llegamos a conformar un vínculo con la gente. Personas que nunca vi y cuando comienzo a tratarlos, ya en la próxima vez que nos vemos, preguntamos por la familia.
Gente que concurre todos los domingos y cuando falta uno, ya los extraño y pienso; ¿qué le habrá pasado que no vino?
Lo mismo me pasó cuando realicé un curso de más de un año como Promotora de Salud para Agente Comunitaria, ya que necesitaba hacer algo, porque había entrado en crisis, por problemas económicos.
Aunque fuera en forma honoraria para ocupar mi tiempo, dejando de pensar en que estábamos muy mal económicamente.
Salíamos con mis chiquitos a hacer las visitas a distintos domicilios. Concientizando a las mujeres embarazadas a realizar su control, de llevar los niños al mismo,  entre otras cosas y allí pude ver que me encontraba con situaciones peores que la mía. Era increíble. Eso me enseñó mucho, dejándome una gran experiencia.
Incluso, tuve la oportunidad de dictar unas clases en escuelas, sobre prevención de enfermedades, cómo tenía que proceder en cuanto a la higiene bucal, entre otras.
Eran charlas muy lindas combinadas con las directoras y las maestras que necesitaban tocar un tema en especial, siempre referido a la salud.
Hoy veo que lo hacen las estudiantes de enfermería.
Es muy lindo, porque este tipo de cosas nos llevan a integrar un círculo con las demás personas y manteniendo un contacto fluido y muy agradable.
¿Cómo disfruta su tiempo de mujer?
Me gusta mucho leer.
Me gusta la lectura con novelas y temas que no me estresen tanto. Siempre pienso que a estas alturas de mi vida, tengo que cuidarme y dejar un poco las preocupaciones. La lectura me ayuda mucho a no pensar en ellas,  me distraigo.
Me gusta salir a caminar, antes que surgiera la Leishmaniasis, solía salir con mis dos perros, pero lo tuve que abandonar.
También  salir en bicicleta, es algo que me encanta, lo disfruto mucho siempre que puedo hacerlo.
Me gusta mucho tejer o hacer crochet, pero lo hago como un hobby, solamente para los familiares.
Pienso en todos y siempre estoy haciéndoles alguna prenda.
La verdad estoy siempre ocupada, porque al encargarme de la casa, el diario, mis costuras y mis manualidades, completo el tiempo, entreteniéndome.
¿Le queda un sueño por cumplir?
Verlos a mis hijos que estudian, realizados.
Ver a mis nietos crecer y desenvolverse solos. A Paula, que camine en la vida sin tener tropiezos, con un buen futuro.
¿Desea enviarles un mensaje a las mujeres en su día?
Que siempre hay que seguir luchando adelante, sin bajar los brazos. También cuando aparece una enfermedad, yo padezco de Lupus y sin embargo, la sigo peleando, tratando de seguir adelante.
Pensando y viendo en positivo. Muchas veces aparecen los problemas, pero tenemos que pensar que siempre hay alguien por quien luchar.
¡Les envío un afectuoso saludo a todas las mujeres en su día!

Publicado en Día Internacional de la MujerComentarios (0)