“El sol sale para todos”

Con Martín Salgado Principal de Escapes 402.

Hace aproximadamente cinco años, que Martín se instaló con un proyecto empresarial, logrando conseguir con mucha responsabilidad un servicio eficaz.

Su atracción por la velocidad en autos de carrera lo lleva a desempeñarse con la mecánica de vehículos y logrando despegar en su emprendimiento, forja una valiosa experiencia además, con los escapes de automóviles.

Se encuentra satisfecho con sus logros, disfrutando en familia y desarrollando además, el hobby del Montain Bay.

Al realizarle la visita a Martín, nos encontramos con el muchacho cordial y amable de siempre, al que comenzamos preguntándole:

¿Cuándo se instala con su proyecto?

En marzo del año 2014 en el local de 25 de Agosto 195.

¿Cuál es la mayor actividad que lleva adelante?

Realizamos escapes, cambio de suspensión, el tren delantero de vehículos y mecánica aligera.Martín Salgado 1

¿Cómo se desarrolla el sistema de trabajo?

Lo desarrollamos con mi compañero de tareas Eduardo, tratando en lo posible, de llevar adelante los trabajos en el día, siendo prolijos incluso en el espacio físico.

La idea es realizar los trabajos en tiempo, para no mantener demasiados autos parados.

El lugar donde estamos ubicados, favorece a los clientes que desempeñan su actividad cerca y nos lo dejan en ese horario.

¿A quién va dirigido el servicio?

Los escapes deportivos, está dirigido mas que nada a la gurisada que les gusta y los originales, más a la gente mayor.

¿Por qué se inclina por el rubro?

Desde muy pequeño, me gustó la mecánica y el automovilismo.

Comencé muy jovencito trabajando en un taller mecánico con un excelente maestro como lo es Mario Fabián Severo, hoy docente, al cual mucho aprendí y se lo debo, porque mucho me aportó.

Hoy siendo colegas, continuamos manteniendo una excelente relación.

¿Cómo ve la labor de UNTASA como socio?

Excelente.

Mantenemos una muy buena relación con todos los colegas y es muy agradable eso.

No tenemos por qué llevarnos mal, ya que el sol sale para todos y el trabajo lo elige el cliente a quien llevárselo.

El Presidente de la Institución, Pedro Farías es una persona excelente y es muy bueno mantener los lazos entre colegas.

Cada uno de nosotros tiene su librito y su manera de llevar adelante su negocio y debemos respetarnos.

Estamos precisando continuamente uno del otro, recomendándonos, derivando trabajos y eso no pasa en todos los ámbitos.

Nos sentimos orgullosos de que asi sea.

¿Cuál ha sido su mayor desafío como empresario?

Creo firmemente que todavía no llegó.

Aunque reconozco que en la situación que hoy nos encontramos, es bien difícil llevar adelante un proyecto como lo hacemos.

Antes también fue difícil llevarlo adelante, aunque nos esforcemos en hacer las cosas bien, con dedicación y prolijidad. Incluso manejándose económicamente con cautela, donde si no ocupamos, algo del dinero que ganamos, poder pensar en una herramienta que haga falta y comprarla.

Pero siempre está haciendo falta ese dinero, para la semana entrante.

Es una alta y una baja.

¿Alguna situación difícil como anécdota para compartir?

Un cliente nos deja el auto para realizarle algunos arreglos y cuando lo vino a levantar, insistía en que el espejo del lado del acompañante se nos había roto dentro del local.

Le respondí que si realmente se había roto dentro del taller, no íbamos a tener ningún problema en abonarlo llegado el momento.

Pero si de lo contrario no estaba sucediendo como él lo afirmaba, iba tener que pedir las disculpas del caso.

Resultó, luego de revisar las cámaras de seguridad, que no había sido asi.

Nunca pidió disculpas y pasamos un mal momento inolvidable.

¿Y la más linda?

Ser reconocido en el trabajo que realizamos.

Sobre todo del artíguense. Es muy buen cliente.

Al hacer un escape, lo hago con pasión. Me da placer hacerlo, porque es lo que a mi me gusta y mi entrega es total en la tarea.

¿La forma de ser del mecánico atrae clientes?

Me gusta esa forma amable de tratar a la gente. Lo cordial lo heredé de mi abuela Manuela, de la cual aprendí y quise mucho. La tengo siempre muy presente.

¿Cómo se ve dentro de unos años?

Conformista no soy y siempre deseo progresar, seguro que como estoy hoy, no.

Me gusta ir creciendo escalón a escalón, con un paso cortito, pero seguro.

¿Se siente apoyado por su familia?

Si, por el apoyo de mi esposa Paola y su familia de forma incondicional, la que encierra toda la mía.

¿Que se encuentra entre sus planes?

Estoy enamorado del local donde desarrollamos el trabajo del taller. Deseamos lograr adquirir el espacio físico y edificar nuestra vivienda en un piso arriba del mismo.

¿Desea enviar un mensaje a sus colegas?

Creo que si entre todos los colegas de escapes, hubiese más unión y cobráramos un precio más parejo, lograríamos más trabajo para todos.

El sol sale para todos.

¿Es bien remunerado su rubro?

Sí.

Siendo ordenado y prolijo, funciona perfectamente como medio de vida.

Publicado en TuercasComentarios (0)

“La estrella para nosotros, está del otro lado del mostrador”

Casa Rodríguez 1941-2019 Historia y presente de las motos en Salto                                                        

Con Germán Rodríguez Grilli

El viaje de Casa Rodríguez, comenzó  un 1° de Junio de 1941 como un negocio familiar y  hoy, a sus 78 años, nos continúa convocando a acompañarla.

Cuando ese día, Don Juan  Sebastián Rodríguez Gobetto, con el gran apoyo de su esposa Doña Alba Grilli hoy con casi 92 años, se instala  en calle Lavalleja, no imaginaba el aporte que estaba realizando a la sociedad extendiéndose en el tiempo, aunque con  esmerado esfuerzo por conquistar una expectativa del medio.

Germán es uno de los nueve hermanos que junto a Mónica, Juan y Agustín supo tomar las riendas del negocio, con la misma responsabilidad y fuerza que lo hubiese hecho su padre.

Actualmente, le siguen sus pasos  como un reconocimiento a su abuelo Juan, la nueva generación de hijos y sobrinos, revitalizando la empresa.

Comenzamos la amena entrevista con Germán consultándole:German Rodriguez Grilli

¿Cuál es la estrategia para continuar vigente,  haciendo que el cliente retorne?

Intentar vender lo correcto.

El precio es uno de los componentes de esa estrategia, pero no lo es todo. Porque cuando uno se dedica solo al precio y la gente elige por ello, no alcanza.

Si traemos una moto, elegir un importador  que no me deje de a pié.

Porque siendo así, voy a dejar de a pié a mi cliente y así se traslada, no solo a la moto. A la bicicleta, al  tractor y a todo lo que vendemos.

Que lo que vendamos, se pueda respaldar.

¿Se trata de ser un empresario exigente?

Por un lado si. Por otro está lo que le digo a cada colaborador que me acompaña: la estrella está del otro lado del mostrador.

Por eso hay que garantizar lo que vendemos, brindando una respuesta a los clientes y si no estamos seguros de un producto, no traerlo.

Me he equivocado obviamente, pero intento tener lo mejor, para hacer una entrega con responsabilidad.

¿Cómo se logra la adquisición garantida por parte de la empresa?

Pongamos como ejemplo, la bicicleta eléctrica, que ya lleva un tiempo en el medio.

Me animé a traerla, cuando logré conseguir un importador que ya conocía y con el que estoy tranquilo.

Y asi se repica en todo, por ejemplo  en una Motosierra STIHL, porque se que es buena, hay repuestos y todos los años

nuestro personal se traslada a la fábrica a ver los nuevos modelos y a nutrirse de información, así como con los demás productos, como repuestos, lubricante, cubiertas etc.

La gente confía. Aunque no siempre uno es entendido por el cliente, ni tampoco entiende al mismo.

Pero el desafío es ese.

Y uno siempre intenta traer lo mejor, con un precio competitivo,  colmando su expectativa.

Que la gente pueda verme del otro lado del mostrador y preguntarme: “¿Qué comprarías vos?, ¿me asesoras?”, para mi es sumamente importante. Me gusta esa confianza que la gente nos deposita.

¿Cuál ha sido el mayor desafío para la empresa?

El principal desafío, fue cuando fallece papá con casi 72 años, donde  tuvimos los hermanos que tomar las riendas del negocio y continuar.

Pero de todas formas, estamos todos desde muy pequeños, mamando toda esa experiencia.

¿Le preocupa la competencia?

No. Hay mucha buena competencia y de hecho me gusta competir, pero en igualdad de condiciones.

Por ejemplo, si en una carrera de motos es de 125cc, todas deben ser 125cc o sea que hay que competir en todos los órdenes de la vida en igualdad de condiciones

Veo mal la competencia que evade impuestos, trayendo productos ilegales  y eso no es  competencia, eso es deslealtad.

No somos dueño de la verdad, pero en realidad uno trae una historia y la idea es no defraudarla, por allí pasa la cosa.

En todos los órdenes de la vida, quien corta camino es el que uno no lo valora y está en la vereda de enfrente.

¿Las cualidades de un empresario se basan en tener condiciones para serlo?

Sí, yo siempre les digo a mis hijos, que Colón asumió “La empresa” de ir a buscar Las Indias.

Empresa es riesgo, todos los días ponemos: nuestro capital, salud y esfuerzo y no siempre es valorado por quien debe hacerlo.

El empresario tiene que estar dispuesto a dormir poco y trabajar más. Yo siempre trabajé como mínimo diez horas.

Uno eligió esa vida y tiene su recompensa, pero hoy el costo operativo es tan grande, que uno piensa: “¿vale la pena?”.

Pienso que el empresario es el engranaje fundamental, el motor de cualquier economía pujante.

El que va para adelante, animándose a no tener su platita en el banco viviendo de la especulación y se anima a invertir.

El empresario vive de arriesgar y hay que protegerlo, no señalarlo permanentemente como el malo de la película.

¿Se hace un tiempo para el disfrute?

Si, disfruto mucho con la familia.

Tengo tres hijos, todos estudiando en Montevideo.

Entiendo que el éxito de una persona no se mide en plata, sino en los afectos de una familia.

Mi padre me encarriló a mi y mi deber como padre, es encarrilar a los míos en todo sentido y en que sean buenas personas.

¿Por qué elegir Casa Rodríguez?

Porque en los rubros que manejamos, por la misma historia que nos da experiencia, intentamos vender lo correcto, con un respaldo.

Y las garantías están  para ser cumplidas.

Contamos con un grupo lindo y entusiasta de colaboradores, a los cuales uno trata de transmitirle experiencia, aprendiendo de ellos también y dejándolos aportar sugerencias.

Intentando conjugar excelente atención, con las mejores opciones de crédito y con un horario extenso a las posibilidades del cliente.

Procurando hacer las cosas bien.

 

Publicado en TuercasComentarios (0)

¡Pasaron 19 años desde nuestro comienzo!

Con Mario Fabián Severo Maestro Técnico de Tornería-Docente en UTU

 

En hace casi veinte años, Mario Severo consiguió una vasta experiencia.

Se dedica a la Tornería y Mecánica en general, definiendo sus cualidades, como la seriedad que debe brindar tanto a clientes como al personal de su empresa cumpliendo con sus obligaciones, con un trato fluido y agradable.

Y destaca trabajar en lo que le gusta, siendo ello fundamental.

Cuando le preguntamos: ¿Cuánto tiempo hace que incursionó en el medio?, nos respondía:

En  el rubro de la mecánica, desde el año ´92, cuando ingresé a empresa Caputto como ayudante de tornería, luego conseguí el puesto de medio oficial, oficial y finalicé allí, como encargado de la sección agrícola del taller de la mencionada empresa.

Contaba con un personal de catorce funcionarios a cargo, hasta el año 2000 cuando hubo una reestructura  de la empresa, donde cuatro o cinco personas quedamos sin trabajo. A mi me brindaron  la oportunidad de adquirir alguna herramienta y lograr abrir mi taller, pagándolo con trabajo.

Fue asi que comencé en lo mío como empresa.Fabian Severo

¡Pasaron 19 años!

¿Su inclinación de cuándo data?

Desde muy pequeño, ya que mi padre era tallerista en chapa y mi tío en pintura y nosotros vivíamos al lado del taller.

De todas formas me decidí  por tornería, otra rama del rubro.

¿Logró estudiar?

Sí. Comencé en UTU, realizando los primeros cursos y culminando en un profesorado, como Maestro Técnico de Tornería. De todas formas, Caputto me brindó conocimientos y experiencia en la parte mecánica que tanto me gusta.

¿Cree en la diferencia de recibirse en UTU?

Pasa que en la parte técnica, no hay quien brinde cursos.

Más específico es en Montevideo, pero en Salto se encuentra muy restringido el estudio en el rubro.

Cuento actualmente con la oportunidad desde hace un tiempo de dictar clases en UTU como docente de tornería.

¿Con que marcas trabaja?

Con todas las marcas.

Lo mismo pasa con las reparaciones, las realizamos en su totalidad.

Motor, suspensión, asi como la parte hidráulica.

¿También en maquinaria agrícola?

Si, justamente era en lo que trabajaba en Caputto. De allí es mi experiencia adquirida.

¿Qué papel juega en su trabajo la garantía?

Dialogo mucho con los clientes y les reitero, de que cualquier problema que pueda encontrar luego de una reparación realizada por nosotros, que vuelva.

Que nos formule cual es la inconformidad, que seguro que llegaremos a un acuerdo y de alguna forma lo vamos a solucionar.

Raramente tenemos algún tipo de problemas en cuanto a nuestro trabajo, pero si a veces se da la situación de aspirar a arreglar una pieza que no tiene remedio. Pero n el trabajo realizado, uno  es muy responsable y tratamos de hacerlo lo mejor posible.

¿Ha tenido situaciones difíciles con el cliente?

En algunos casos tiene algún otro detalle el vehículo, que salta luego del arreglo, entonces no se puede justificar que no llegó con ese detalle.

Pero son esporádicas las situaciones y las que hemos tenido hasta ahora, no pasan a mayores.

¿Las clientas mujeres, son más exigentes que los hombres?

No sé si exigentes, pero a veces el hecho de no entender la mecánica, es mayor al trabajo que se realizó.

Al tener idea de la parte mecánica, se hace mucho más fácil explicarle que problema tiene a resolver su auto.

Para ella, está bien o está mal. O estaba el ruido o no estaba. Pasa que muchas veces, no todo el que maneja, entiende de vehículos en general.

Como hay gente que entiende y mucho.

¿Cuáles son las estrategias para que el cliente regrese?

Creo que en cualquier ámbito de trabajo, la responsabilidad es palabra mayor.

Para hacer un trabajo  bien hecho, lleva su tiempo y siendo así hay que cobrarlo.

Entonces en ocasiones, somos más caros unos frente a otros. Pero le dedicamos tiempo a hacer las cosas que pueden hacerse mas rápido, mirando detalles.

El trabajo queda mejor realizado a largo plazo.

Al motor, cualquier persona que desee hacerlo, lo arma prestándole atención.

Pero que dure en el tiempo el arreglo, es otra cosa. Y allí están los detalles que hay que mirar, cada vez que se realiza una tarea.

¿Es redituable el rubro de la mecánica?

Está actualmente muy competitivo el rubro.

Pienso que solamente con ocho horas de trabajo y la carga tributaria tan alta, no es redituable.

Y juega un papel fundamental la competencia ilegal.

¿Le gusta ser patrón?

Es difícil, porque en cuanto al estado, estamos totalmente desprotegidos. Pero también disfrutamos con el trabajo, asi como con la familia, que muchas veces la dejamos de lado por tanto trabajo.

Valla hoy mi agradecimiento a ella conformada por mi esposa Mery, que lleva la administración de la empresa, mis hijos Agustín estudiante de Electromecánica, me está ayudando en el taller y María Pía, que estudia y quiere continuar por la medicina.

¿Por qué elegir Mecánica Severo?

Por seriedad, responsabilidad y garantía en los trabajos que entregamos.

Publicado en TuercasComentarios (0)

“El mejor momento de UNTASA, está por venir”

Con Pedro Farías Presidente de UNTASA

Los directivos de UNTASA, aseguran que lo mejor que se ha realizado en los muchos años de integrada la Asociación, es la parte humana y social.

Es un placer para ellos, el respeto conseguido entre colegas con un contacto permanente y duradero.

Con muchos planes para el 2019, disfrutan hoy de una imagen social atractiva y comprometida con los socios y la sociedad toda.

Asi se desarrolló el diálogo que mantuvimos con Pedro Farías, como Presidente de la Institución:

“Nosotros no escapamos a la situación del país.

Está todo muy difícil sobre todo la clase obrera y nosotros dependemos pura y exclusivamente de la gente de trabajo.

No está en nosotros asumirlo con negativismo, pero la mala situación que estamos atravesando, es real y nos perjudica” nos dice.Pedro Farias

¿Se toman su tiempo para la organización de la fiesta que llevan a cabo todos los años?

La fiesta de UNTASA se comienza organizar, en cuanto culmina la que disfrutamos.

Se continúa trabajando en agendar la gente que trabaja con nosotros, solicitándole un presupuesto. Que por el hecho de venir hace mucho tiempo en contacto permanente con estas personas, tenemos cierto acceso, como para congelar algunos precios y no nos sorprenda en el momento de contactarnos el próximo año.

¿Qué es lo que se trata en primer lugar?

Por ejemplo el grupo que traemos, que en estos años pasados, fue Chacho Ramos, Martín Segovia, Mirian Britos entre otros y en 2018 Majo y la del 13.

También la parte gastronómica es muy importante y para nosotros, con la que trabajamos es líder, manteniendo una excelente relación.

Pensamos que lo que está bien, hay que repetirlo y corregir lo que no lo está, intentando una solución.

Las metas se han cumplido y con gusto diría que existe una buena receptividad social, porque no solo concurre la gente que está vinculada al sector. Ha trascendido tanto, que personas de otras áreas laborales, nos están  apoyando y concurriendo al mencionado evento.

¿Se ha realizado siempre en Le Park?

Si, pero desde hace un tiempo, la directiva de UNTASA, viene mirando con expectativa, otro local muy importante ubicado en la zona norte de nuestro departamento.

Conocemos los costos a los que nos someteríamos, pero la misma concurrencia nos lleva a pensar en ampliar el lugar del evento, porque el local en el que acostumbramos hacerlo, se nos hizo pequeño.

La familia acompaña mucho, vienen invitados de todas partes del país a quienes debemos muchas atenciones.  Marcas que nos acompañan como son ANCAP y DUCTSA,  en la mayoría de los años.

Somos unos agradecidos con personas que anónimamente suman.

¿Se siguen sumando socios?

Hay mucha gente que pregunta, deseando acompañarnos y es como un pendiente que tenemos, porque los tiempos son duros y no deberíamos desaprovecharlo.

Somos unos privilegiados de trabajar para la Institución y lo que hemos logrado es muchísimo.

Hoy  el mecánico tiene en la sociedad un prestigio que antes no lo tenía y eso se lo debemos a todos los que nos apoyan.

Y aunque muchas veces no tenemos el tiempo que deseamos para volcarlo a la Institución, somos conscientes de que al trabajar  en forma honoraria y muchas veces quitándole tiempo a nuestras familias y locales de trabajo,  no esperamos nada.

Si en mi caso, deseo brindar todo de mí para hacerlo.

Somos humanos y nos podemos equivocar en muchas cosas de las que hacemos, pero humildemente pensamos que todavía no llegó nuestro mejor momento.

¿Su gran meta sigue siendo el local propio?

Si, sin dudas.

Todo viene cambiando y pensando que con más esponsorización y más presencia de personas con ideas nuevas,  veamos todo de otra manera. Intentar proyectos que hasta que no lo hagamos, no sabemos que repercusión pueden tener.

Nosotros no nos oponemos a los cambios, al contrario necesitamos que esa masa nueva se incorpore, porque mucho nos va a beneficiar con sus nuevas propuestas y enfoques.

Los resultados marcan tendencia.

¿Han logrado capacitaciones para el año entrante?

La frase dice: “el país comienza a andar, después que llega el último ciclista”.

Luego de semana de turismo, nos centramos en organizarnos y llevar la actividad anual adelante.

Si hablamos del aporte del socio, para lo que es la moneda actual, no está acorde.

Tenemos que buscar la manera  amortizable, para traer una capacitación que generalmente tiene un costo y dado a lo que recaudamos, sus costos no nos permiten brindarlas.

Las capacitaciones no tienen costo al socio, lo absorbe todo la Institución.

¿Qué le falta hoy al mecánico?

Vemos muchos aprendices del rubro, deseando trabajar en un taller mecánico y por razones de seguridad, la ley no lo permite.

Deberíamos llegar a un acuerdo que asi lo haga. Porque aunque reconocemos que hay algunos peligros en un taller mecánico, también lo corremos nosotros, los que hace mucho trabajamos.

Estamos perdiendo  técnicos. Porque si hemos ganado terreno en gran parte y amamos nuestra profesión, el mecánico que hoy se recibe, desconoce de como venimos trabajando. Es más, me arriesgo  a preguntar: ¿Qué cantidad de gente tenemos preparada para la tecnología que tenemos hoy?

A su criterio como Presidente de hace mucho tiempo, ¿qué  necesita UNTASA?

Es importante mencionar que el mejor Presidente de UNTASA, todavía no ha llegado.

Pero si decir, que la Institución  esta fuerte, con un respeto muy grande entre colegas.

A UNTASA le hace falta: actitud, ganas de hacer cosas y que se arrime la gente.

Publicado en TuercasComentarios (0)

Pedro Farías. Presidente de UNTASA (Unión de Talleristas de Salto)

En su tercer año consecutivo como Principal directivo de UNTASA, Pedro Farías continúa apostando al futuro de la institución.
Seguro del camino a recorrer y confiando, como la totalidad de los directivos en que hay mucho para hacer, con proyectos muy viables a concretarse a un plazo no muy lejano.
Con él dialogamos y así se refería a la institución:
“En lo que va del año, todavía no hemos iniciado nuestra actividad, ya que todavía mucha gente se encuentra de vacaciones. Va a ser posiblemente a partir de marzo.
Nos encontramos constantemente, en etapas de capacitación, porque la mayoría de nuestros socios está en el rubro de talleristas o mecánico, además de empleados de empresas del mismo rubro.
Nos estamos reuniendo con la directiva  en el Centro Comercial, contando con una importante cantidad de socios, aproximadamente cuatrocientos y va en ascenso.
Este año, mirando un poco hacia atrás, hay muchas cosas que han salido bien y las volveremos a repetir. Las que no han salido muy bien, intentaremos mejorarlas.
Contamos con una muy buena comisión, ha crecido mucho lo que es la situación de la institución de Salto, si miramos el resto del interior del país, que no cuenta con ninguna.
Las que estaban, se encuentran inactivas. A nivel talleristas, nosotros somos un ejemplo.
Comenzó a funcionar UNTASA en el año ´93 y prácticamente su labor, fue interrumpida diríamos, en un impase de dos años.
Lo bueno y más importante sin dudas, es que existe una excelente relación entre todos los mecánicos y a eso hay que valorarlo. Entendemos que cuando hay un negocio de por medio es muy difícil, en cuanto a la competencia.
Hoy por hoy, fluye la nueva técnica, que tenemos que aplicar y todos necesitamos de todos.
Vino un avance rápido de la tecnología que ayudó muchísimo en cuanto a la labor del tallerista. Todos los días estamos aprendiendo.
Es por ello que UNTASA, es un ejemplo a nivel país, ya que nos concientizamos de eso. Es muy buena la unión. No existe en la institución,  diferencias entre patrón y empleado, en cuanto a la capacitación. Todos buscamos ese mismo objetivo.
De esto también se encarga UNTASA. Por lo general, las capacitaciones que brindamos son siempre  sin costo alguno para el asociado. Hemos realizado muchas, con importantes empresas ligadas al rubro automotriz. En cuanto al mantenimiento del automóvil, como puede ser en filtros, marcas de amortiguadores, repuestos, entre otras.
Estamos pensando seriamente en integrar a la mujer entre nuestros socios, porque anteriormente, no se veía una en un taller.
Hoy, no solo ocupan oficinas, sino que hay dentro de la mecánica mujeres que realizan el trabajo.
UNTASA, se encuentra abierto a la sociedad, no necesariamente tiene que ser un socio y sobre todo a la mujer. Las sabemos eficientes, incluso más detallistas que nosotros los hombres.
Actualmente, se están dando los lineamientos para que la mujer estudie,  trabaje y se incorpore en la mecánica. Hoy tienen la posibilidad.
Tengo en lo personal, a mi esposa Mary,  mi más fiel colaboradora que me brinda su apoyo junto a mi hija, que se encuentra conmigo trabajando y es un placer poder contar con ellas.
Tenemos además, el proyecto de poder contar con una sede propia, para lograr organizarnos mejor.
Es una de las prioridades más importantes. Pensamos que trabajando y con confianza, se nos va a cumplir el sueño, ya que estamos dedicados a ello.
En cuanto a la masa social, intentar brindar más difusión de la acostumbrada. Pensamos que se sabe poco de nuestra actividad como institución, con muchos años que estamos en el medio.
Hemos tenido reuniones importantes, como eventos de fin de año con mucho éxito, contando con quinientas personas, apoyados por empresas de Montevideo, que vienen muy seguido a acompañarnos.
Nos sentimos muy apoyados incluso por la Intendencia de Salto.
Debemos mencionar que nos estamos reuniendo los días miércoles en el centro comercial, pero si la situación amerita y tenemos alguna tarea a concluir, lo hacemos cualquier día de semana que sea necesario.
Invitamos a todas las personas que deseen acercarse a UNTASA, y a las que se encuentran interesadas en ser socios, la cuota por mes, es muy accesible y tiene beneficios muy ricos en aprendizaje, como son las capacitaciones, ya que los días de charlas por algún producto o repuesto, viene acompañada de un lunch. Además de aprender  sobre el tema laboral, se hace muy amena la reunión.
UNTASA se ha hecho fuerte por los socios. Y esta comisión, se ha comprometido en trabajar para cada día mejorar  y facilitar el mantenimiento de la misma.
Estamos orientados a ello, aunque a veces las situaciones que aparecen son diferentes a la realidad que queremos y es difícil conseguirla.
Pero estamos a las órdenes porque a nivel de comisión, hay muchas cosas para hacer, las tenemos bien definidas en cada persona que trabaja, como una empresa organizada. Y entre todos, tenemos la certeza de que lo vamos a lograr”.

Publicado en TuercasComentarios (0)

Sofildo Piñeiro. “Amigo”

Me hace muy feliz, el reconocimiento de la gente“.

Reconocido por su labor en su taller de arreglos de radiadores, como por la del deporte,  Sofildo  comenzó muy joven su trayectoria.
Atraído por el fútbol, sus comienzos fueron en Almagro, disputando partidos  luego en  diferentes clubes, incluso en Los mismos colores de Bella Unión, hasta llegar a la selección salteña. Terminando su trayectoria deportiva en el mismo club, donde dieron lugar  sus inicios.
Conformó su familia, junto a sus esposa Mary Peralta y tuvieron una hija, Estela, quien les regaló dos nietos: Adriana y Facundo.
Dialogamos con Sofildo, de esta manera:
¿Qué le han dejado estos años de vivencia?
Una enorme riqueza en cuanto a reconocimientos de la gente que hace mi entorno.
Uno siembra durante mucho tiempo, luego recoge esa siembra transformándose en amigos con mucho compañerismo, respeto y muchas otras cosas que me generan un enorme capital para seguir viviendo.
Es lo lindo de la vida, que me hacen sentirme vivo.
He tenido muchos reconocimientos vividos, haciéndome superar adversidades, para disfrutar  hoy de lo conseguido.
¿Han cambiado los tiempos en cuanto al fútbol?
Sí, han cambiado. Incluso yo mismo tuve que ir evolucionando al nuevo régimen del presente.
Se han perdido entre otros, valores,  eso se siente y se palpa.
Es una sociedad en la que continuamente están los cambios y hay que adaptarse.
¿Se le hizo difícil su retiro?
No, porque la vinculación sigue y  lo tomo como que simplemente me retiré del juego.
Estamos siempre activos de alguna forma, porque somos los que colaboramos en la selección de Salto y nos encargamos de muchas cosas.  Ya sea en juveniles y todo lo que esté referido a la camiseta salteña, estamos diciendo presente para colaborar. Sea mucho o poco, pero estamos a las órdenes.
¿Comenzó con el taller antes del deporte?
Fui empleado en mi adolescencia, pero fue un puntapié como para iniciarme en lo mío.
El trabajo fue muy importante para mí, así como el fútbol. Pero la familia es algo muy importante también.
Es un apoyo de poder lograr muchas cosas.
Y si no contamos con él, es muy difícil lograr un buen camino, correcto. Con un desarrollo positivo en la vida.
Trabajo en el taller desde el año ´75 y  mis clientes siempre fueron, entre otros, mis amigos del deporte.
Éste lo lleva a uno a relacionarse de una forma muy amena,  haciéndolo perdurable.
¿Tiene alguna especialización en cuanto a su trabajo?
Sí, me dedico más que nada a la refrigeración del motor del automóvil, concretamente del radiador del vehículo.
Hace mucho tiempo que lo hago y la idea está en seguir haciéndolo, mientras pueda.
Me sigue gustando lo que hago, como antes, además de que con los años que hace que lo hago, ya no voy a intentar cambiar de rubro.
No sé lo que la vida puede depararme a futuro, pero siempre trato de hacer bien lo que haga, siendo buena gente y manteniéndome en este camino.
¿Cuáles son sus planes?
Disfrutar mucho con mis nietos, con la familia.
Tengo además una forma de pensar, que quisiera no equivocarme, tratando de hacer las cosas bien.
Manteniendo el respeto, la sinceridad y la humildad, que es tan importante con todos. Trabajando cada día para ser mejor.
No hay otro camino.
Me gustaría agradecer a mucha gente, por tanto reconocimiento que creo que se refleja en mí, con la alegría y la satisfacción que hoy disfruto de lo que estoy cosechando.
A diario El Pueblo, porque siempre me recuerdan y si llegan hasta mí, es porque detrás de mí, hay un trabajo hecho y me gusta que la gente me reconozca, por todo lo que uno trabajó.
Siempre que me visitan y luego sale publicada la nota, es un gran regocijo para mí, saber que al tratarme, pueden captar como soy y en cada entrevista realizada, palpar esa veracidad, con la que trabajan, difundiéndola.
Me siento muy agradecido a la vida y mis trámites para jubilarme están ahí. Casi al alcance de la mano.
Así que, mi mayor deseo, es poder  disfrutarla junto a mi esposa, hija y nietos.

 

Publicado en TuercasComentarios (0)

Con Julio Roque, Julio y Valentino. “La familia Muffolini en plena actividad”

“Somos unos apasionados de las tuercas”.

Los varones de la familia Muffolini, actualmente la componen: el abuelo Julio Roque, su hijo Julio y sus nietos Luca, Santino y Valentino.
Siendo este último el corredor de carreras de automovilismo más pequeño en la familia.
En conjunto, son increíblemente los únicos en Uruguay, viviendo la cuarta generación y disfrutando de este deporte, de forma ininterrumpida desde el año 1948.
Comenzó Don Victorino, padre de Julio Roque y luego siguieron sus descendientes, hasta hoy.
Es contagiante el entusiasmo con que nos cuentan sus anécdotas, ganadas y perdidas en este deporte.
Comenzamos dialogando con el abuelo:
¿Comienza su papá Victorino con el taller que hoy ustedes disfrutan?
-Julio Roque: Mi padre, trabajaba en la antigua Agencia FORD de Luis Merazzi, donde estuvo  veinticinco años allí, en Rincón 49, donde actualmente se encuentra SELSE.  Luego pasaron dos años, hasta que mi padre comienza con el suyo propio en el año 1946 y también estuvo veinticinco años allí.
Con el tiempo, comencé yo a concurrir a UTU y lo ayudaba a él en el taller. A mi inclinación por las tuercas ya la vine mamando de muy chiquito, viéndolo a papá. Tengo fotografías con tres meses de vida ya arriba de un auto de carreras.
¿Cómo consigue que sus hijos sigan sus pasos? No siempre se da.
Porque también nacieron en el taller viéndome el gusto por todo lo referido a él.
Al principio, tuve a mis  hermanas en sociedad, Marisa y Elizabeth,  luego seguí solo.
Cuando llegó mi hijo Julio, me acompañó desde el principio de su vida en todo, pero luego, se inclinó por el arreglo de motos, que yo no lo hago.
Me gusta más el arreglo de autos y correr en ellos. Lo pude hacer hasta que me dio el cuerpo, los reflejos.
Pero uno tiene que estar muy bien para correr, de lo contrario, las nuevas generaciones, lo dejan a uno atrás.
(Nos muestra fotos de él con diez años corriendo, otras del año ´72).
¿Qué le dejaron tantos años de carreras?
Mucha amistad. Corrimos por todo el territorio, yo lo hacía en Fuerza Limitada (una categoría en chatas).
Todavía sigo concurriendo a las carreras, porque mi hijo Julio lo hace y también mi nieto Valentino, desde los seis años.
Lo bueno del ambiente de este deporte, es que transcurre el tiempo y uno al seguir concurriendo, encuentra gente de aquella época. Es muy lindo.
¿Cómo ve la generación de su nieto Valentino en este deporte?
Mi nieto es muy bueno. Lo lamentable es que no contamos con los medios adecuados, ya que es un deporte costoso.
No encontramos demasiado apoyo, ni sponsors.
Valentino, ¿Con qué edad comenzaste a correr?
Comencé desde chico. Con cuatro años, papá ya me subió a un car, él atendía muchos cares (kartings) y a mí me gustaba.
Andaba con él para todos lados y cuando me subo por primera vez, él me sostenía con una piola de atrás, para poder controlarme si me disparaba.
Fui entrenando todos esos años, hasta que a los seis, debuté en el campeonato Nacional, en Paysandú.
En esa época, corría con competidores, mucho más grandes, de diéz u once años.
Fui progresando y dos años más tarde, ya estaba en la punta, ganando, en la categoría cadetes.
De allí pasamos a la categoría junior, con once años y anduvimos muy bien, pero el problema que había era que siempre fue muy costoso.
Con trece años, se nos ocurrió que como estaba muy linda la categoría de Honda CG 125 en lo nacional en Mercedes, iría a probar una carrera donde comenzaba un campeonato, que luego lo ganamos. Siendo ésta la primera de Kartings con cambio.
Luego fuimos al Pinar, San José, transitamos todo el campeonato saliendo en la punta, hasta que al final del mismo, salimos vicecampeón  Nacional en ésa categoría.
Cuando surge el campeonato acá en Salto, comenzamos a correr y el primer año estuvo complicado, porque yo hacía cosas como un trompo por ejemplo e hipotecaba la carrera.
Pero luego comencé a progresar, andar en la punta y hasta en la última fecha, tuvimos tiempo de salir campeón, todo se dio como para que lo fuera. Solo que en la última fecha, tuvimos un percance con el motor y no lo pudimos lograr, fue el año pasado.
¿Cómo fue tu última carrera?
Cuando estaba en la clasificación, la pista estaba muy “vidriosa”, imposible de llevarlo y realicé muchos trompos, saliendo casi último.
Estoy acostumbrado a largar atrás, porque siempre me va mal en la clasificación. Largué y faltando cuatro vueltas, venía segundo y cuando en la última curva paso el  primero, muerdo la tierra y me voy para afuera.

Y hace poco estuvimos en El Pinar con unas pruebas comunitarias, probando un Fórmula 4 Sudamericano, en el auto de Mateo Fontes con cambio, anduvimos bastante bien.
Este año tenemos el equipo JM Competición (Julio Muffolini competición) con dos autos Gol y tres cares en pista.
¿Cuáles son tus planes?
Para este año no lo tengo muy claro.
Compramos un gol de los cuadrados, viendo qué podemos hacer.
De todas formas, mientras yo no cumpla la edad correspondiente y traiga buenas notas, ya que me gustaría estudiar medicina, no voy a poder correr.
Igual, lo mío es correr para divertirme, es lo único que pretendo.
Nos apasiona lo que hacemos.
Julio (Hijo) ¿Estás corriendo actualmente?
Corrí en Kartings, también en Fórmula en Argentina.
Ahora estoy preparando algunos autos para este año, pero siempre compartiendo momentos. Donde hay un auto, estamos nosotros.
El año pasado, logramos sacar campeón a Bruno Mori en el Turismo Pista, en un auto que lo hicimos en casa con la ayuda de la familia, ya que se llama “JM Competición” el equipo que conformamos.
¿Encuentran apoyo para que sea sustentable lo que realizan?
Es un poco difícil acá en Salto.
Valentino por suerte, tiene algunas empresas y amigos que lo están apoyando. Aunque no es como se ve en la capital, como debería ser.
Porque poco que sea, para el piloto, es muy importante.
¿Cuánto tiempo lleva de preparación un auto para competir?
Un auto de carrera, nunca está pronto.
Lleva muchísimas horas y es un deporte muy egoísta, porque si uno lleva un amigo a la pista a mirarlo, éste amigo lo va a acompañar una vez y no va más.
Porque no es como el fútbol que todos juegan a la pelota. No le podés prestar el auto para que ande.
Nosotros dejamos muchas horas en un auto. Luego de cerrar el taller, nos vamos para casa y estamos muchas veces toda la noche, hasta que amanezca trabajando en él.
Los domingos y días libres, lo dedicamos a los autos.
Al otro día tenemos que abrir el taller, porque es lo que nos genera un salario para vivir.
Entonces es bien difícil, porque nos gusta, somos unos apasionados de los autos de carreras, pero también por ello, dejamos muchas veces de lado la familia, que es la que nos hace el aguante.
Es fundamental reconocer que si mi esposa y mis hijos no me apoyaran y toleraran de que muchas veces no esté en casa, no lo podría hacer.
Todo mi reconocimiento y agradecimiento a nuestra familia, por acompañarnos siempre, en esto que tanto nos gusta.

Publicado en TuercasComentarios (1)

Carlos Lura. Presidente del Automóvil Club de Salto

“Vale la pena apostar a nuestro proyecto”.

Como reconocido empresario, cuenta con la dedicación desde hace muchos años hacia  sus propios negocios. Eligiendo  un camino para luego con esfuerzo, poder concretarlo.
Así como supo realizar sus apuestas en lo suyo y ganar, supo también llevar adelante por un período de cuatro años, la directiva del Automóvil Club de Salto.
Con muchas concreciones, convocando a colaboradores y auspiciantes que lograron apoyarlo, estando latente la presencia de superación en dicha institución.
Durante la entrevista, pudimos apreciar el entusiasmo que lo envuelve a Carlos, en nuevos proyectos y sueños a muy corto plazo para el Club  que preside.
De esta forma dialogamos:
¿Cuál es el presente del Automóvil Club de Salto?
En realidad, hoy por hoy, está muy bien posicionado a nivel local y también nacional, con respecto a los deportes que alberga el club.
En cuanto a la parte deportiva, cuenta con una franja de automovilismo, motociclismo, parte de karting y con muy buenos proyectos. Con  deportes que son un complemento, como es la parte de ciclismo y los faltantes del deporte del motor.
Y en cuanto a la edilicia, existe un proyecto muy bien estructurado que ya está subdividido en cuatro o cinco etapas, en la  cual en este año, entre marzo y mayo, esperamos poder realizarla.
En lo social, estamos intentando la concreción de la Escuelita Vial, proyectada por el club, dirigida a las escuelas públicas y privadas, conjuntamente con la Intendencia de Salto.
¿Cuánto podemos decir que abarca el mencionado proyecto?
El proyecto consta de varias pistas, siendo la principal la de automovilismo. Al tener muchas variaciones en su trazado, da la posibilidad de no solamente hacer automovilismo, sino también motociclismo, karting, picadas y por supuesto que el ciclismo tiene que estar implementado, por el largo de la pista que hoy cuenta con mil ochocientos metros, pero contará con  tres kilómetros.
La pista de motocross y del  4×4, que ya está la comisión trabajando y las ampliaciones de la parte social. Que además de la Escuelita Vial, existe un salón con barbacoa, para algún evento, donde  la gente pueda disfrutar de una maravillosa zona.
¿Hay algo más que va a quedar pendiente?
Sí, está previsto realizar la iluminación de parte del autódromo, con la mejora del cerramiento.
Existe contiguo al predio un terreno que es público y lo estamos solicitando en comodato para un mejor estacionamiento, cuando llegan las categorías  grandes.
En sí, más allá de ser un proyecto ambicioso, es totalmente concretable. Porque hay mucha gente a la orden, colaborando para la infraestructura, en mano de obra y maquinaria.
También siempre nos están dando una mano, Ministerio de Obras Públicas, Intendencia y CTM, entes locales y que pueden hacerlo.
¿Qué te lleva a incursionar en este mundo del deporte?
Mi deporte siempre ha sido el fútbol y he estado dando una mano en la subcomisión de apoyo en las inferiores de Ferro Carril y en el básquetbol. Muy apegado a este club.
En el deporte de la tuerca incursiono, porque acompañé a mi hermano José Luis, en lo que fue el automovilismo en velocidad en tierra y más bien, fue por su pasión no por la mía.
Soy socio del Automóvil Club desde hace muchos años y en algún momento en que el club se encontraba, con pocos socios y problemas para salir adelante, mi hermano me pide una mano y le dije que sí, con una condición: que me aceptaran el proyecto de reconversión del club y ya entré como presidente.
¿Cómo surge el proyecto?
Lo comenzamos a organizar entre un grupo de amigos y empresarios, otros vinculados al club y a la problemática que allí existía.
Al presentarlo, fue aceptado por la directiva y los más allegados al club, conscientes de que éste necesitaba un giro.
Pensamos que si todo sigue encaminado, va a lograr ser uno de los clubes más importantes del interior, porque ya lo es a nivel institucional y con los cambios que ha hecho, aunque no sean tan perceptibles, se van a poder apreciar con el tiempo.
Va a ser muy importante para el interior y la región toda. Para el turismo, en lo social, porque es un proyecto muy bien estudiado, muy trabajado. No está en el aire, ni con fantasías.
Si las instituciones que nos están apoyando lo siguen haciendo, se va a concretar a muy corto plazo, aunque sea en etapas.
A nivel nacional, los entes que rigen el automovilismo, están de acuerdo en apoyar y eso conlleva a que las entidades nacionales de primera línea, le presten atención y también apoyen, porque va a redundar en algo muy bueno.
Lamentablemente, teniendo en cuenta que la mayoría de los clubes del interior han desaparecido y éste es uno de los pocos que quedan en el interior y creciendo.
¿Cuál es el evento más próximo?
El día 10 de abril es el comienzo del campeonato de automovilismo en categoría nacional (turismo en pista).
¿Es muy costoso organizar un evento?
Organizar un evento lleva a movilizar a setenta personas y económicamente una carrera no baja de los doscientos mil pesos. Es por eso que los clubes  tienden a desaparecer.
Tenemos el ejemplo del club de Paysandú, donde existe una pista mejor que la nuestra y no puede sobrellevar el club. Porque tiene un costo de mantenimiento y una serie de gastos que hay que mantener y no es fácil, cuando es de estas características.
A nosotros nos costó mucho organizarnos, para cada puesto como lo es el de banderilleros, se necesitan personas con experiencia y muchas veces especializadas en el tema. Tenemos también un equipo de balanzas, de torres de control, un equipo de portería, uno de subcomisión de damas y apoyo, de  gastronomía y afines, y  de secretaría del club.
Todo es en equipo y es muy importante.
¿Es tu entusiasmo, lo que convoca a los colaboradores?
Sí, exacto. Lo que yo creo que el club ha tenido, es un efecto “contagio”. De querer hacer las cosas bien, prolijas y transparentes.
Me parece que lo que tratamos fue de buscar en cada persona que entra, cuál es la virtud que posee y no el defecto. Todos los tenemos y bastante visibles. Si nos basamos en eso, podríamos descartar una persona que se puede desempeñar en otra parte. A mí  siempre me gustó que la familia esté. Es fundamental.  Y la mujer, tiene que estar en una directiva y dentro del deporte. Porque cuando ella entró al Automóvil Club, éste cambió.
¿Crees que te van a dejar ir los demás directivos del club?
(Sonríe). Me he encariñado mucho con el club y mi actividad, pero es obligatorio, me tengo que retirar.
La lista de personas que ayudé incluso a seleccionar para el año entrante es sumamente interesante y buena. Una gran calidad de gente.
Yo desde mi lugar, haré lo posible para que siga todo adelante, estando a las órdenes, porque no puede cambiar su rumbo.
Seguir apostando a los niños, a la familia, teniendo el semillero y el que va a acompañar, manteniendo el buen clima.
Me parece oportuno el momento para agradecer a toda la gente que me ha acompañado en este tiempo, pedirles que sigan acompañando a la institución y que apoyen este proyecto que está todo muy   prolijo, totalmente plasmable y sustentable en el tiempo. Hay un muy buen material.
Vale la pena apostar a ello.

Publicado en TuercasComentarios (0)