“Estamos trabajando por una renovación partidaria y la defensa de los valores del interior”

Entrevista a Enrique Antía

Enrique Antía es intendente de Maldonado e integra el llamado “grupo de los intendentes” del Partido Nacional, quienes han conformado el sublema “Mejor País”, postulándolo como uno de los precandidatos presidenciales blancos. En Salto es respaldado por el veterano dirigente César Panizza con su histórica Lista 3.

– ¿Por qué decidió salir de su zona de confort, como es la intendencia de Maldonado, para recorrer el país y tratar de conquistar votos para su causa?
– Primero, soy militante histórico del partido y nunca pensé en ser candidato a nada, siempre fui militante de abajo, y me tocó la responsabilidad de encarar ya ahora varios espacios en el partido, y vimos en este grupo nuestro que era momento de jugar fuerte e involucrarse para cambiar, y que los dos principales referentes que tenía el partido dejaban espacio para que hubiera otra corriente importante. Había un 65% afín al partido o que podían votar al Partido Nacional que encontraban como buena o muy buena una tercera opción. Cuando lo estudiamos, muy buena un 38%, quiere decir que ya estaba el espacio para generar otra cosa, porque el tipo de enrique antiaconducción que había no era el que nosotros pretendíamos. De hecho, varios intendentes pensamos lo mismo, y llegó un momento que teníamos que decidir si encarar o no encarar, y cuando juntos como equipo resolvimos que había que encarar para ayudar a ganar el gobierno, porque tenemos que cambiar el país, bueno, todos sabíamos que alguno iba a tener que encarar, ninguno hizo nada por ser candidato, créame, y vi que como venía la mano me iban a ensartar a mí…

– ¿Perdió el sorteo?
– (Risas) Perdí el sorteo, porque Maldonado es más conocido en todo el país, hay más acceso a medios de prensa, la gestión que hacemos en Maldonado ha trascendido más, y los compañeros vieron en nosotros la persona que sabe trabajar en equipo y que los puede representar. Y para mí fue una enorme responsabilidad y honor que otros compañeros de alta experiencia y de éxito en la gestión de gobiernos departamentales o en municipios, se apoyaran en nosotros. Entonces, no pudimos eludir la responsabilidad y bueno, salimos de la zona de confort. Pregúntele a mi señora que está furiosa por qué tenemos que andar por todo el país y robándole horas a la familia.

Pero lo hacemos con gusto, sabiendo que podemos aportar a nuestro partido experiencias de gobierno, porque al estar haciendo gestión, al estar gobernando, mucha experiencia de gobierno podemos aportar, sobre todo, cuando una de las críticas que vimos que le iban a hacer al Partido Nacional era que no estaban gobernando y que no estábamos preparados para gobernar, que es lo que muchos dirigentes de otros partidos dejaban deslizar. Y nosotros creemos que desde nuestro humilde espacio de gestiones departamentales y locales, tenemos mucha experiencia para extrapolar al gobierno nacional.

– En ese caso, la única persona que no tiene experiencia de gobierno es Lacalle Pou, Larrañaga tiene diez años de experiencia como intendente de Paysandú. Por tanto, ¿usted hace referencia concretamente al precandidato Lacalle?
– No, yo me refiero a la experiencia de gobierno porque las cosas en los últimos veinte años han cambiado, y una cosa es tener experiencias anteriores y otra cosa es la actual, saber qué está pasando ahora en un gobierno donde estuvo gobernando también el Frente Amplio, ahí tenemos también alguna diferencia con Larrañaga en materia de gestión. Yo personalmente voté un par de veces con Larrañaga, en otra oportunidad voté con el doctor Lacalle, pero no pertenezco al grupo del cerno de Larrañaga, nosotros éramos de Correntada Wilsonista, que era un grupo independiente del partido y que siempre supo mantener su independencia. Con Larrañaga la principal diferencia que tenemos es que nosotros sabemos trabajar en equipo, y que confiamos que el trabajo de equipo es la manera en serio de gobernar.

– Mi primera pregunta refería a su causa, ¿cuál es esa causa por la que trabaja?
– Estamos trabajando por una renovación partidaria y la defensa de los valores del interior del país, históricamente postergado, dejado de lado y no tenido en cuenta para la toma de decisiones como en el presupuesto, en las obras, en la inversión pública, que se precisa, y como dicen, en este país el que no llora no mama…

– Y “el que no afana es un gil”, sigue la letra del tango.
– Bueno, usted lo dijo (risas). Tenemos la oportunidad de marcar un espacio de defensa del interior dentro del partido y también en el gobierno nacional. Y hay ejemplos suficientes de buenas gestiones que podemos aportar con experiencia a nuestro partido.

– ¿Cuáles son esas causas que no son atendidas en la capital y que ustedes plantean que hay que cambiar?
– A la hora de definir un presupuesto nacional, primero que nada hay un desconocimiento de lo que pasa realmente. Le voy a poner un ejemplo. ¿Cuántos años hace que el interior del país, tanto Salto como Maldonado, tienen las condiciones para tener un Centro de Emergencia Cardiológica? ¿Cuánta gente del interior se muere por no acceder a tratamiento rápido de una tecnología que se conoce en el mundo y que perfectamente se puede aplicar en Uruguay? Y no le dan la autorización ni a Salto ni a Maldonado…

– Mire que Salto ya tiene el IMAE Cardiológico.
– Ahora, ¿cuántos años demoró en llegar el IMAE?

– Casi veinte años desde que se pidió.
– Ahí tiene. Maldonado, Rocha, Lavalleja tienen las mismas condiciones en población, aparte de la cantidad de turismo internacional que viene, y sin embargo Montevideo tiene seis o siete IMAE, para poner un ejemplo. Importante es la salud, pero si hablamos a la hora de la inversión pública, ¿le parece que el país esté pobre, con las dificultades que tiene, puede darse el lujo que un organismo público como ANTEL gaste cien millones de dólares en un gimnasio o en un local de eventos cuando hay tantas necesidades de escuelas, de Centros CAIF, de escuelas de tiempo completo para cambiar el sistema educativo? ¿Qué hacemos con esas decisiones que se toman en Montevideo?

Le voy a pasar otro dato. ¿Sabe cuánto pagan los chacreros de Salto, los productores de Tacuarembó o los tamberos de Florida o los transportistas de Salto, Tacuarembó y Florida, en el litro de gasolil para financiar el boleto de Montevideo como subsidio? $4 por litro. Cada litro de gasoil que pone un chacrero de estos departamentos o del país, en su producción paga $4 de más para bancar la ineficiencia del boleto de Montevideo. ¿Y eso por qué es? Porque el gobierno mira a Montevideo porque ahí están los votos, o como también la llaman a la zona metropolitana junto a Canelones. ¿Eso es justo? ¿No sería más justo reordenar el boleto y los circuitos del transporte en el área metropolitana para así no tener que subsidiarlo?

Mire, cuando llegué a la intendencia de Maldonado, estaba el mismo manejo político del transporte que hace Montevideo y Canelones. O sea, había dos millones y medio de dólares por año de subsidio al boleto a las empresas. Cada vez que hubo un aumento de boleto, fui achicando el subsidio, para no hacerlo de golpe y no armar lío. Y logramos en tres años eliminar ese subsidio, y no hubo un cristiano ni una empresa que se quejara. Es decir que esa plata estaba de más, porque si no las empresas hubieran quebrado. Fuimos ordenando las líneas volviéndolas más eficientes, controlando el boleto gratuito que había para los amigos, y logramos eliminar el subsidio, sin que hubiese trauma. Entonces, es un problema de gestión que lo paga el país. Por eso creemos que el interior tiene que estar presente.

– Estamos a un mes y medio de las internas, ¿cuáles son sus expectativas?
– Nosotros, como grupo nuevo, vamos a votar muy bien y vamos a marcar un espacio importante en el partido. No sé si ganamos la interna, pero que vamos a ayudar al partido a ganar y a generar un espacio importante, sí. Todos saben en el partido que somos gente de unidad y responsabilidad, y que vamos a apoyar al que gane, sin duda. Si otro gana, ahí estaremos nosotros apoyándolo con nuestra gente, con nuestras ideas y propuestas. Y si gana el partido, el plan de seguridad que en Maldonado estamos desarrollando seguramente formará parte del plan de seguridad del partido, porque no hay otro plan que se haya presentado tan completo como el que nosotros hemos presentado.
Para poner un ejemplo de cuál es nuestro aporte. Son nuestros hombres y nuestras ideas, y el compromiso de controlar después que con el interior se haga justicia, para eso vinimos a la interna. No venimos para ocupar cargos sino que vinimos a la interna para ocupar espacios y para ayudar a ganar el gobierno. Salimos de esa posición de comodidad, como usted dijo, por el país, y estamos dispuestos a hacerlo porque tengo un compromiso grande con mi barrio, con mi gente, con los uruguayos, tengo hijos, tengo nietos, quiero un país diferente.

– Y en ese camino que inició ya hace unos meses, recala hoy en Salto, ¿quién lo representa en nuestro departamento?
– Tengo el honor de hacer política del brazo de un vecino popular, que la comunidad lo ha valorado y lo quiere, que es un poco el estilo que queremos para los gobiernos, es la gente comprometida con la base de la sociedad. No lo conocía a (César) Panizza. Cuando vine a Salto ya como precandidato, en una reunión en la departamental, estaba sentado al lado mío. Le pregunté a cada uno de los que estaban qué hacían, a qué pertenecían y cuando le tocó a él, fue el último que habló, me dice, yo estoy acá porque estuve en Maldonado por temas familiares y me gustó mucho verlo en la campaña, vi lo que usted estaba haciendo y quería decirlo.

Pregunté quién era y cuando vi que había tenido una trayectoria como docente vinculado al deporte y al servicio, ahí le llevé la carga para también sacarlo de esa posición de comodidad e invitarlo a esta patriada para cambiar.
Y tengo el honor de que me lo hizo fácil, porque enseguida prendió, y si bien estoy seguro que debe haber dudado porque estaba en otra etapa de la vida y cómodo, decidió jugarse, y me parece que eso es algo bueno que merece destacarse en este momento porque para mí, llegar del brazo de alguien que fue integrante del último gobierno exitoso de Salto, como secretario general, me parece muy importante, después de tantos gobiernos fracasados.

Perfil de Enrique Antía

Casado hace 43 años, tiene 5 hijos y 6 nietos y tres cuartos, “el próximo mes viene Amalia”. Es del signo de Sagitario. De chiquito quería ser futbolista. Es hincha de Nacional y de Deportivo Maldonado.

¿Una asignatura pendiente? Me hubiera gustado tocar guitarra.

¿Una comida? El guiso de arroz o de porotos.

¿Un libro? “Viven”, es un libro que me marcó porque en esa caída del avión en la cordillera murieron varios amigos.

¿Una película? La vida es bella.

¿Un hobby? Caminar por la costa y mirar a lo lejos.

¿Qué música escucha? Me gusta todo, en especial el folklore y la música clásica.

¿Qué le gusta de la gente? La comunicación.

¿Qué no le gusta de la gente? La envidia.

Publicado en - Semanales, 7- Domingo, EntrevistaComentarios (0)

“La adrenalina de la cirugía es saber que en media hora o en cuarenta minutos podés salvar una vida o no”

Entrevista a Juan Piegas Areta

Juan Piegas Areta (36), es un joven médico salteño radicado en Montevideo y que viene recorriendo el mundo con algunas técnicas creadas por él en su especialidad, la que lo ha traído nuevamente a su terruño, al menos una vez al mes para trabajar en una clínica privada. Es convocado por congresos técnicos en distintos países y también por programas de televisión para hablar de sus conocimientos en cirugía cardiovascular y flebología. Dialogó con EL PUEBLO para compartir su experiencia.

– ¿De dónde surge su vocación por la medicina?
– De mi vocación por las ciencias biológicas, test vocacional mediante, que podía haber derivado a veterinaria o para la medicina. A quien le debo mucho y que me impulsó por mi carrera fue a Susana Decoud, que es la madre de un amigo. Después Juan Cruz Lorenzelli hizo hasta 4º de medicina y luego hizo veterinaria. Pasa que c482376_10151431974744902_1697728731_nuando terminamos el bachillerato de Biológica estábamos en duda de qué hacer, y Susana fue la que nos llevó hasta el hospital a ver alguna cirugía y acercarnos un poco a la medicina, sobre todo a lo quirúrgico, y ahí me enamoré definitivamente de la medicina…

– ¿Qué fue lo que le atrajo particularmente?
– La incidencia que podemos tener en la vida de las personas tan rápidamente. Me apasiona más la cirugía. La medicina es fundamental porque hace cambios en la vida de la gente mientras que la cirugía tiene otra adrenalina por saber que en media hora o en cuarenta minutos salvás una vida o se te muere el paciente, como cuando abrís una aorta rota, por ejemplo, que es una de las situaciones más complejas que podemos ver en cirugía vascular. Además, tenés que ser muy humano, sobre todo el cirugía vascular porque tratás con pacientes crónicos en diálisis, que son pacientes muy complejos, muy demandantes, que necesitan mucha contención humana porque se trata de gente que la vida realmente los ha castigado. Imagínate que conectarse a una máquina tres veces por semana durante cuatro horas es una cosa espantosa. Entonces, necesitan un buen acceso para diálisis y demás, y eso es parte de la cirugía vascular.

– La ciencia tiende a explicar todo, más en la medicina. De todas formas, en el quirófano, ¿ha visto algún milagro? Me refiero a ese paciente que ya era dado por perdido y de repente sale adelante.
– Si, si, sin duda. He visto milagros, he tenido sensaciones, he tenido compenetración con el paciente y con la situación, con pacientes que han llegado baleados y que entraron muertos porque así estaba registrado en el informe preoperatorio y lo logramos salvar, y eso es un milagro.

– ¿Pero se trata de un milagro o del arte del médico?
– Claro, es el arte del médico y algo más, que nos ayuda. Es el arte sumado a la medicina basada en evidencia, a los conocimientos científicos y a la técnica quirúrgica, a lo que se le suma algo de milagro. Está el dicho, no hay cirujano sin suerte, y es un poco eso, tenés que tener un poco de suerte para resolver los pacientes. También está lo otro, me ha pasado que te compenetrás tanto con el paciente que así como ves milagros de que se van a salvar, minutos antes sentís que el paciente está perdido. Me ha pasado que se me cruza un frío, eso me ha pasado con tres o cuatro pacientes politraumatizados tras haber sido atropellados, que han fallecido en el block quirúrgico. Ves que está todo bien en los monitores y de pronto aparece un frío. Las primeras veces no lo entendía y luego hablando con cirujanos viejos me dijeron que se trata de un aura que hay, como una sensación, una energía que sentís, y a los tres minutos el pacientes se muere.

– ¿Y eso desde el punto de vista científico se puede explicar?
– No se puede… Me gusta mucho una foto de un block quirúrgico que anda en la vuelta donde se ve al cirujano operando y hay una figura tipo ángel parada atrás observando la cirugía, y es eso, uno llega hasta cierto margen pero hay algo más, algo supremo, que termina por definir ciertas situaciones inclinando la balanza, donde uno hace todo lo posible, lo que esté a su alcance, lo mejor técnicamente, todo correcto, y el paciente luego sale bien o sale mal.

– ¿Todos los médicos piensan como usted sobre esas sensaciones dentro del block quirúrgico?Juan Piegas Areta
– Creo que la mayoría de los cirujanos, que si bien somos bastantes egocentristas por tener la autoestima bastante elevada, sobre todo en las nuevas generaciones que estamos con una formación de la Facultad de Medicina de la Universidad de la República y con un perfil de los últimos veinte años mucho más humanista, tenemos ese pensamiento de que tenemos que estar formados cien por ciento, académicamente ser excelentes y buscar siempre la excelencia, pero sabiendo que hay un límite supremo que de alguna forma nos ayuda.

– ¿Por qué optó entre tantas especializaciones por la cirugía cardiovascular y angiología?
– En mi carrera, que fue bastante sacrificada y con altibajos, no tengo problema en reconocerlo y hasta cierto punto estoy orgulloso de ello, el sacrificio sobre todo de mi familia y de algunas personas maravillosas que pasaron por mi vida como Susana Decoud, Pablo Ithurralde, que me dieron una gran mano si no, no podría estar hoy acá. Durante mi formación empecé a trabajar, y mi primer trabajo fue como ayudante quirúrgico en el Mautone de Maldonado, ahí tuve contacto con todas las especialidades en cirugía. Ayudaba en neurocirugía, en ginecología en las cesáreas, ayudaba a los urólogos y también a los cirujanos vasculares. Ahí conocí al Grado 5 de la cátedra, Alejandro Esperón, y como siempre tuve claro que me gustaba la cirugía, aunque no tenía tan claro en qué especialidad. Fue en mi trabajo en el Mautone que me decidí.

– ¿Eso llevó a que desde el año pasado venga seguido a trabajar en su especialidad a Salto?
– Sí, porque también me dedico a lo flebológico y fleboestético, por eso vengo una vez por mes a una clínica privada a hacer flebología y fleboestética, que son las varices, las arañitas o varices más complejas. Nos está yendo bastante bien.

– ¿Cómo es eso de que después de estudiar tantos años y obtener una especialización, cuando se piensa que alcanzó la cumbre, se da cuenta que hay aún más camino por recorrer y tiene que seguir estudiando y capacitarse? Incluso me llama la atención que no solo está estudiando en el exterior sino que además está yendo al exterior a dar charlas…
– Así es. Me formé en San Pablo en estas subespecialidades dentro de la especialidad, porque hablar de cirugía cardiovascular es bastante decir. Es pequeño, entra apenas un residente por año, así que se recibe un médico por año en cirugía cardiovascular en Uruguay, y dentro de eso me incliné por las subespecialidades de la flebología. Debido a eso es que debí continuar formándome en el exterior, en San Pablo (Brasil), en Perú también, y hemos desarrollado dentro de la escuela alguna cosita con tinte propio, que ha interesado y he tenido muy buenos resultados, sobre todo en patologías muy complejas…

– ¿Es verdad que ha desarrollado una técnica propia e innovadora en su especialidad?
– Sí. Estamos trabajando con espuma de polidocanol , que consiste en inyectar una sustancia química, irritar el endotelio de la vena y hacer su cierre. Eso en algunos centros que no pueden cubrirlo por no estar dentro de la cobertura mutual, se hace con cirugía abierta, o sea, con varias incisiones y tajos. Nosotros lo que hacemos es un pinchacito con una hojita pediátrica muy pequeña y logramos desaparecer la vena y solucionar el problema. El paciente viene caminando y se va caminando, es excelente.
Hemos desarrollado también algunos piques personales porque veíamos algunas carencias en las técnicas, sobre todo en los posoperatorios en el tema del vendaje y demás, por eso hemos desarrollado algunas cositas innovadoras que están interesando a nivel mundial, están empezando a escucharnos y utilizando lo que venimos haciendo. Mi primer paso fue el año pasado en Perú, donde presenté justamente estas nuevas técnicas, interesó mucho, y para este año tengo invitaciones de Bolivia, México y para la Unión Internacional de Flebología, que es la máxima entidad mundial en la materia. Me invitaron para ir a Cracovia (Polonia) en agosto, y ahí estaremos, tratando de hacer el mayor esfuerzo para tratar de estar en la mayor cantidad de países posible. La flebología no es una entidad que tenga demasiados sponsors económicos, por eso hay mucho de sacrificio personal el poder participar en estos congresos, donde te hacen llegar la invitación para exponer pero no te pagan los pasajes. Pero uno aprovecha estos encuentros para desarrollar relaciones humanas, sobre todo en Latino América. Hago el esfuerzo porque veo que la demanda de conocimiento es importante.
– ¿Qué se siente ser también convocado por programas de televisión de alcance nacional para hablar de su especialidad?
– Justo antes de venir al diario a conversar contigo salí en “Calidad de Vida”. Realmente es un orgullo, es como la frutilla de la torta de terminar una carrera que llevó tantos años.

– Una pregunta de su época de estudiante, ¿fue miembro fundador de la Sociedad Científica de Estudiantes de Medicina de la Universidad de la República?
– De muy joven, en tercero o en cuarto año de Facultad, con un grupo de cuatro o cinco locos o soñadores, descubrimos que había a nivel latinoamericano una realidad de un compartir conocimiento, apuntando a la excelencia ya desde el estudio de la carrera, no esperar para recibirte e ir a congresos sino que ya desde estudiante comenzar a apuntar a la excelencia compartiendo conocimiento y trabajo científico. Creo que justamente eso es una de las grandes carencias que tiene la Facultad, la investigación. Por ese lado fue que nos contactamos con la sociedad latinoamericana, nos recibieron de forma espectacular y fuimos muy motivados a un par de congresos a Paraguay y a Chile, también con mucho esfuerzo personal, con apoyo institucional y del Decano de la Facultad, pero no mucho más que eso. Así que fundamos la Sociedad Científica, que fue el puntapié inicial, y ahora hay gurises que están siguiendo una línea de investigación en diferentes áreas. No son muchos, porque es difícil plantar la semillita, pero motiva igual. Y cuando se ven logros, porque hay chiquilines de tercero o cuarto que se ponen a investigar por algo que uno motivó a crear, nos satisface mucho.

Perfil de Juan Piegas Areta

Tiene una hija, Clara, que va a cumplir un año.
Es del signo de Leo. De chiquito quería ser médico.
Es hincha de Nacional.

Dice no tener asignaturas pendientes.
¿Una comida? Cuando vengo a Salto, una comida de olla que hace mi madre.

¿Un libro? El Principito.

¿Una película? Top Gun.

¿Un hobby? Salir a andar en bicicleta o a correr por la rambla.

¿Qué música escucha? Rock argentino.

¿Qué le gusta de la gente? Cuando son agradecidos.

¿Qué no le gusta de la gente? Cuando son desagradecidos.

Publicado en - Semanales, 7- Domingo, EntrevistaComentarios (0)

Entrevista a Ney Castillo. «Vivimos en una sociedad que paga impuestos de Finlandia con resultados de Centroamérica»

Luis Alberto Castillo, más conocido como Ney Castillo, «es más, en mi familia todos me llaman Ney, nadie usa el Luis Alberto», es un reconocido médico pediatra especializado en temas oncológicos, pero que además ha mantenido una activa vida relacionada al deporte y a la política. Hoy acompaña al precandidato presidencial colorado Ernesto Talvi, quienes estuvieron recientemente en nuestra ciudad.

– Estuve viendo su curriculum, si lo menciono entero nos quedamos sin espacio, pero baste decir que estuvo en el Comité Olímpico, en la organización del básquetbol, en la administración del Estadio Centenario, ahora preside Defensor Sporting, médico de toda la vida, además de esposo, padre, abuelo y todavía metido en la política. ¿Le queda tiempo para algún hobby?
– Bueno, es también un problema de edad, como uno ha ido acumulando a medida que va subiendo, se va llenando el tanque. Obviamente yo había dado un paso al costado en la política a raíz de algunos desencuentros con mis compañeros del Partido Colorado y no acepté ningún cargo ni ninguna postulación a ninguna posición, y pensaba de alguna manera que había sido mi última campaña como intendente de Montevideo (2010).
Era el cierre y no pensaba tener ninguna vinculación más por aquello del que se quemó con leche ve una vaca y llora.
Igualmente seguía a la política como lo hacemos todos los uruguayos, y la verdad que me llamó mucho la atención la irrupción de Talvi, me puse a seguirlo, no lo conocía, fui a un par de charlas de él, después se dieron esas cosas que son bien casuales. ney castillo
Ernesto es un tipo que ha venido a Salto y se habrá metido en empresas, probablemente incluso antes de lanzar su postulación, se habrá metido también en escuelas, liceos, hospitales. Y en esa vuelta, cayó a visitarnos en la Fundación Pérez Scremini y tuvimos un diálogo larguísimo sobre la Fundación, sobre su campaña, por qué meterse en política, y la verdad es que me entusiasmó eso de hacer política para cambiar a la política y después intentar cambiar el país, es una forma diferente a la tradicional, diferente a aquella que yo había dicho que no iba a volver.
Y volví, soy un voluntario, no voy a integrar ninguna lista, no estoy en nada, simplemente tratar de coordinar algunas de las áreas técnicas que son muy importantes para el país y en el programa de Ernesto. Es decir que estoy haciendo un voluntariado empujando este proyecto que me parece, y estoy convencido, que no hay ningún candidato a presidente que tenga el proyecto, la sustentabilidad y calidad de los proyectos para este país que tiene Ernesto Talvi, y lo digo donde haya que decirlo.

– ¿Ni siquiera Sanguinetti que tiene una experiencia de diez años presidiendo el país?
– Soy extremadamente respetuoso y sería desleal si no le digo que mi papá fue muy amigo de él, yo tengo una relación amistosa con el doctor Sanguinetti de muchos años, y me encantó el rol que asumió el presidente Sanguinetti cuando empezó este período que usted deberá recordar muy bien, donde él iba…

– Como a empujar el carro de su partido.
– Si, él iba a los actos de Tabaré Viera, incluso de Fernando Amado, aún sabiendo que Amado no lo quería mucho, y concurría a santiguar, vamos a decir, a aquellos que asumían la responsabilidad dentro del partido, y me parecía que era un rol estupendo. Cuando se dieron las circunstancias de que Tabaré Viera se bajó de su candidatura, entonces Sanguinetti empezó a considerar legítimamente reintegrarse a la política, y lo hizo en un momento en que nosotros no teníamos ningún candidato porque Ernesto mismo no estaba en la contienda, se hablaba que podía ser pero no estaba. Entonces, Sanguinetti empezó la contienda…

– Fue raro que midiera tan bien de arranque en las encuestas sin ser candidato a nada…
– Es un hombre que todo el mundo lo conoce, sabe quién es, cómo fue, no necesita imponer su figura como le pasa a otros, y además con una trayectoria casi única…

– Pero usted dijo que la única persona que tiene un proyecto es Talvi…
– Es cierto. Trataba de concluir entonces que Sanguinetti tiene un equipo de gente, tiene un proyecto de país, pero entiendo que no es de la calidad del que tiene Talvi, quien se preparó como nadie acá en este país para el cargo.
Ha estudiado no solo los proyectos sino también su sustentabilidad. No es solo enfrentar a un gobierno que está deteriorado sino decir qué cosas vamos a hacer para cambiar la ruta. Y cómo lo vamos a pagar, porque eso también hay que decirlo.

– ¿Coincide con Talvi cuando dijo que el problema de Sanguinetti es el sanguinettismo?
– No, yo tengo excelentes amigos de muchos años que son grandes profesionales y políticos. Le puedo nombrar a Alfie, a Luis Mosca, a un sinnúmero de personas. No creo que esa sea la definición.
Lo cierto es que el país necesita un cambio radical, y el partido también necesita renovarse, y ahí está Talvi, porque nosotros podemos votar bien con el presidente Sanguinetti pero estamos hipotecando el futuro del partido, desde mi punto de vista, que es el que conduce Talvi.

– ¿Cuál es el asesoramiento que le brinda a Talvi? Le pregunto porque tras leer su curriculum uno podría inclinarse por el lado del deporte o por la salud.
– En deporte hay otro equipo donde participo pero solo para dar algunas opiniones. En el área médica he participado, pero ya tenemos un equipo donde está el doctor Andrada, que es excelente.

En realidad, yo me considero un trabajador social por encima de mi participación como médico o como deportista, donde mi función siempre ha sido cuidar más para los que tienen menos, eso lo he hecho en el hospital, mi centro de atención o mi obligación siempre como médico fue el hospital, y siempre me he preocupado por la fase social de nuestros pacientes. La profesión de médico es humanística, y siento que puedo dar una mano en el área que Ernesto me pidió, que es el área social, tratando de apoyar los proyectos que de alguna manera traten de curar esa enorme herida que tenemos de la fractura social que tiene el país y que tan dolorido estamos.

– Han pasado más de 14 años del gobierno del FA, un poco menos desde la creación del MIDES. ¿Cómo evalúa lo que ha sido el trabajo que se ha realizado en ese Ministerio?
– Me congratulo que se haya creado el MIDES en un momento de muchísima dificultad social, en un momento donde ya la decadencia de algún grupo en el país hacía prever que se necesitaba la creación de un organismo de apoyo social. En general, muchos de los programas que tiene el MIDES, que los he estudiado y me sigo confundiendo con las siglas que tiene cada uno y con una interacción entre ellos muy dificultosa de entender de cómo se coordinan. Pero para hacerla corta, hemos sido muy generosos los uruguayos en la enorme cantidad de millones de dólares que se han destinado al MIDES sin un resultado evaluable.
Lo más importante es que cuando una sociedad contribuye, como se contribuye en este país, con impuestos de Finlandia, tenemos resultados que son de Centroamérica, donde no se pagan impuestos.
Entonces, donde hay que pasar línea es al considerar que si bien las intenciones de la mayoría de los planes han sido las que han dado resultado en otros países, acá tenemos una especie de oscurantismo sobre los mecanismos que el MIDES ha utilizado para llevar a cabo todos esos proyectos y también tratando de averiguar quiénes son las ONG que llevan adelante los proyectos. Es imposible. Es decir, no sabemos quién llama a esas ONG, qué preparación tienen los que trabajan en esas ONG, cuánto ganan, cuánto gastan, qué resultados han tenido cada una de ellas en los distintos programas. Es un oscurantismo muy difícil de penetrar.

– Se ha denunciado que de esa forma se pagan punteros políticos o directamente se practica el clientelismo…
– Cuando hay falta de transparencia, las especulaciones sobre dónde va el dinero, cómo se administra y para qué beneficio, son todas válidas.
Está en el propio gobierno salir a decir cómo contrataron a este grupo, cuánto se les paga y qué resultados han tenido. Mientras tanto, le repito, todas las especulaciones son válidas.

– Pero el gobierno sostiene que se han bajado los índices de pobreza e indigencia en el país.
– Sacar a una persona de la línea de pobreza significa darle equis cantidad de dinero. Eso lo único que garantiza es que si no está adicionado a otros programas, es un parásito o dependiente social. Es decir, la persona termina haciendo clientelismo para poder salir de la pobreza, que termina siendo un dato estadístico de cuánto dinero recibe la persona por mes. Eso no significa que pueda superar su estado de pobreza, que es no tener un trabajo, no tener una ambición, no tener una educación.
Eso es lo que se necesita para salir de la pobreza, no darle a la persona un dinero mensual que para las estadísticas significa que si gana más de equis monto ya deja de ser pobre.
Es una definición de pobreza que no inventaron en Uruguay pero que a todos nos rechina muchísimo, porque si tú le das a una persona $ 10 mil dejó de ser pobre no importa la educación que le estés dando, no importa si tiene o no posibilidades de trabajo. Es mucho más que eso salir de la pobreza.

– Personas en situación de calle, gente comiendo de la basura, crecimiento de los asentamientos irregulares con un MIDES trabajando. Sin embargo, desde el FA se dice que si ganan los partidos tradicionales viene la motosierra y se terminan las políticas sociales. ¿Qué país tenemos por delante?
– En esto quiero ser muy preciso, si Ernesto gana, las políticas sociales van a persistir, pero van a ser políticas sociales transparentes, evaluables.
Es decir, no habrá un plan que no dé resultado, si el plan no da resultado, se va a evaluar y se buscará otra forma.
Veo a una población vulnerable cada vez mayor, y lo peor que podemos hacer es desprotegerlos. El camino que estamos planteando es mantener los planes sociales pero con un retorno, y además, darles instrumentos al vulnerable para que pueda salir de la situación de dependencia en la que hoy está. Para Ernesto y para mí, los planes sociales tienen que apuntar a la primera infancia y a la juventud, porque ahí es donde estamos fallando.
Tenemos en el proyecto de asistencia social un enfoque muy especial para la primera infancia que es donde uno puede impactar en el futuro del joven y del futuro ciudadano.
Perfil de Ney Castillo

Casado. Tiene dos hijas y tres nietos. Es del signo de Libra. De chiquito quería ser médico. Es hincha de Defensor Sporting.

Dice no tener ya asignaturas pendientes.

* ¿Una comida? La pasta.

* ¿Un libro? Solo lee de medicina.

* ¿Una película? No ve cine.

* ¿Un hobby? El deporte.

* ¿Qué música escucha? Me gusta acompañar la lectura con música clásica.

* ¿Qué le gusta de la gente? Me gusta compartir con la gente, ya sea un café, un asado. Me encanta compartir con la juventud.

* ¿Qué no le gusta de la gente? La deslealtad.

Publicado en - Semanales, 7- Domingo, EntrevistaComentarios (0)

“El 63% de los salteños considera que son felices y absolutamente feliz el 8%. Respecto al año anterior, económicamente está igual un 63%, mejor un 17%, mucho mejor un 3%, peor un 15%, y mucho peor un 2%”

Entrevista a Erick Bremermann

Hace unos días, el Observatorio Económico del Campus Salto de la Universidad Católica presentó los resultados de la investigación relacionada a los hábitos y consumo de los salteños. EL PUEBLO consultó a uno de los docentes a cargo de la misma, el Lic. Erick Bremermann sobre las conclusiones alcanzadas con este trabajo.

– ¿A qué primeras conclusiones se puede llegar tras leer este informe?
– Esta es una investigación que se realizó por primera vez en 2011 y ahora se realizó en 2018. En las dos instancias fue bajo la modalidad de la enseñanza basada en proyectos, en la cual la universidad tiene como objetivo que la academia esté inserta en el medio. Entonces, desde el Taller de Investigación Empresarial que compartimos con el doctor Emilio Silva, quien es el coordinador del Observatorio Económico, propusimos a los estudiantes repetir esta indagatoria o encuesta sobre lo que son los hábitos y consumo de los salteños, y luego queríamos ver los comparativos, que es donde vemos cambios en hechos significativos en lo que es la conducta de los salteños. En lo que tiene que ver con la investigación propiamente, los alumnos del Taller realizaron el trabajo de campo y procesamiento de los datos, terminando con un informe preliminar. Luego, lo que hicimos fue darlo a conocer en la presentación al público de los resultados finales.Eick Foto La Prensa

– ¿Cuáles son las áreas más significativas que estuvieron investigando sobre el comportamiento y hábito de los salteños?
– Tenemos principalmente cuatro grandes dimensiones, que son los hábitos de compra y consumo; los canales de compras y medios; la recreación, esparcimiento y cultura; y lo que incorporamos este año fue hablar un poco del bienestar de los salteños, que ahí está esa pregunta sobre cómo se siente, el tema de la felicidad, la parte económica, desde la subjetividad.

– En lo relativo al área de compras lo que resalta claramente es la incidencia de vivir en un país fronterizo…
– Claro, ahí una de las preguntas que tenemos es dónde compra los productos de alimentación, que nos dice que en el supermercado es un 49%, en el almacén del barrio un 22% y entre lo que es el bagashopping y lo que es la frontera tenemos un 29%. Ahí ya vemos una fuerte incidencia de la frontera con los alimentos. En lo que refiere a la compra de productos de limpieza, tenemos en el bagashopping un 30% y en la frontera un 3%, o sea que ahí ya tenemos un 33%, almacén de barrio un 30% y supermercado un 37%.

– ¿Es más profunda la relación en la compra de ropa?
– En la ropa de vestir, en el bagashopping un 34%, Concordia, Argentina y Brasil tenés un 14%, o sea que ahí ya estamos hablando de un 48% que no se compra en el shopping, que ahí es un 17% y en el centro un 32%; y por internet un 3%. Después preguntamos dónde generalmente realiza las compras en su conjunto, bueno, ahí tenemos el supermercado con 38%, almacén de barrio el 9%, en la frontera un 14% y en el bagashopping un 39%.

Otra pregunta que realizamos es por qué realiza las compras en el lugar que las realiza, vimos varias opciones, cercanía, precio, ofertas, buena atención, calidad, seguridad, opciones de pago, estacionamiento, costumbre. Entonces vemos que para ir al almacén de barrio tienen en cuenta la cercanía y el precio; al supermercado lo eligen por la cercanía y por las ofertas; al bagashopping por el precio y las ofertas; a la frontera por el precio y las ofertas. Así que en definitiva la gente se mueve por el tema precio y ofertas.

– ¿No por la calidad de los productos?
– Exacto. Y acá hay algo muy interesante también, que surge cuando preguntamos qué tipo de establecimiento le otorga mejor trato como cliente, y recordemos cuando vimos que la mayor cantidad de compras se realiza en el bagashopping pero sin embargo, no aparece mencionado como uno de los mejores lugares que trate al cliente. Sí aparece el supermercado con un 12%, en la frontera un 20%, acá también aparece el vendedor ambulante con un 11%. Pero lo realmente llamativo es que las compras que se realizan en el almacén de barrio era un 9%, pero la gente considera que es el mejor lugar donde lo tratan como cliente con un 57%, que puede darse por el trato personal, el acercamiento, el vínculo entre almacenero y el consumidor porque todos se conocen, pero eso no pesa a la hora de que el salteño vaya a tomar la decisión de compra.

– ¿Cuál es la forma de pago que usa el salteño?
– Al momento de hacer las compras, el salteño tiene contado efectivo un 39%, con tarjeta de débito un 27%, tarjetas MIDES un 15%, tarjetas de crédito 10%, el crédito del comercio es un 6% y los tickets de alimentación el 3%.

– ¿Cómo nos alimentamos?
– Principalmente el salteño almuerza, desayuna y merienda, pero cena poco. Veamos más detalles, con qué frecuencia semanal consume comida rápida, un 51% dice que nunca consume, dos veces a la semana un 20%, tres veces 8%, más de cuatro veces también un 8%. Esto tira abajo aquella percepción que la gente ya no cocina y se alimenta del delibery, pero acá vemos un alto porcentaje de salteños que dice que no consume ese tipo de comidas, que puede ser también por una cuestión económica. Algo interesante también en lo que es el consumo del salteño es cuánto influye la información nutricional del contenido del envase del producto. El 55% dice que no le da ninguna importancia, poco un 32% y mucho apenas un 11%.

– Lo que si se fijan bastante es en la fecha de vencimiento del producto…
– Exacto, un 72% se fija en lo que es la fecha de vencimiento; pero al momento de la compra no valoran el contenido de azúcar y grasa en un 86%.

– ¿Cómo se informa el
salteño?
– Un 66% de los salteños escucha radio, un 52% lee diarios, prefiriendo claramente los diarios locales con un 73%, los nacionales un 6% y ambos un 18%. ¿En qué formato lo hacen? Prima lo que es el papel con un 67%, digital un 18%. En cuanto al tema de los diarios, acá no se mide cuánto compra, porque quizás un diario lo lee diez personas porque está en la entrada del trabajo, en la peluquería o en un consultorio, entonces te pregunto si leíste el diario me vas a decir que sí, pero eso no significa que lo hayas comprado, porque si luego uno va a lo que es el tiraje de los diarios sería quizás inferior a la cantidad de gente que lee diarios…

– No en el caso de EL PUEBLO que se puede verificar porque su tiraje es certificado por IVC, dicho sea de paso.
– Bien, en ese caso es verificable. Sigamos, el salteño principalmente mira televisión por cable en un 66%, Netflix un 6%, Direct TV 12% y por aire un 8%. A la hora de informarse, principalmente lo hace a través de la televisión en un 42%, diarios un 17%, por la radio un 9%, WhatsApp un 6%, Facebook un 9% y los portales web un 5%. El salteño mira televisión principalmente a la noche en un 58%, prefiriendo los canales locales en un 52%.

– ¿Los salteños somos de hacer actividades físicas, recreativas o culturales?
– El 57% no realiza actividades físicas, aunque un 40% sí lo hace. Algo que llama la atención refiere al consumo de bebidas alcohólicas, un 48% las consume y la otra mitad, también un 48% no consume. De todas formas, se trata de un alto guarismo. Preguntamos cada cuánto consume bebidas alcohólicas, y un 19% lo hace diariamente, semanalmente un 28% y mensualmente un 22%. Toma vino (26%), cerveza (8%) y whisky (6%), y otras bebidas un 14%.
En cuanto a la cultura, sobre si visitó museos locales en los últimos seis meses, un 97% dijo que no. Si fue al teatro en los últimos seis meses, un 94% dijo que no. Sobre si leyó un libro en los últimos seis meses, un 82% dijo que no. Si fue al cine, tampoco, un 85% dijo que no. Ahí vemos el bajo consumo cultural que tiene el salteño.

– Qué contradicción, porque luego nos jactamos que Salto es una ciudad universitaria, por lo que a nivel cultural deberíamos estar muy por encima de la media, y sin embargo, a estar por estos datos no lo demuestra.
– Lo único que se asemeja al guarismo es el 18% que lee libros, pudiéndolo extrapolar a decir que ese número es lo que corresponde a la parte de Salto ciudad universitaria, pero realmente sorprende que fuera de ese ámbito de lo que es la educación, nadie lee asiduamente.

– ¿Somos una sociedad feliz?
– En el marco de lo que llamamos el bienestar del salteño, la dimensión de bienestar es algo que se viene estudiando, en otros países este tema está muy avanzado debido a que el bienestar de la población es interés de los gobiernos para generar políticas públicas buscando mejorar justamente ese bienestar. Es una batería de indicadores muy grande, de las cuáles hemos tomado algunas variables para intentar describir cuál es el bienestar del salteño. Y nos interesó saber si el salteño era una persona feliz, de donde surge que el 63% de los salteños se consideran felices, absolutamente feliz el 8% y ni uno ni otro el 25%, e infeliz un 4%. Complementando esta información, el 60% está satisfecho con su vida, insatisfecho un 8% y ni uno ni otro el 30%, y totalmente satisfecho un 2%.

Respecto al año anterior, económicamente se encuentra igual un 63%, peor un 15%, mejor un 17%, mucho mejor un 3% y mucho peor un 2%. Ahora, respecto a sus ingresos, el salteño piensa que llega a vivir (66%), vive cómodamente (17%) o existen dificultades (14%) o muchas dificultades (3%).

– Pasemos a la evolución de los datos registrados entre 2011 y 2018.
– A la hora de realizar las compras para su hogar, en 2011 las compras al contado era un 63% y en 2018 bajó a un 39%. Crédito del comercio en 2011 era un 9%, en 2018 un 6%. Con tarjeta MIDES en 2011 un 2% y en 2018 un 15%. Tickets de alimentación era un 2% en 2011 y un 3% en 2018. Tarjetas de crédito era un 19% en 2011, en 2018 baja al 10%, y en la tarjeta de débito en 2011 no llegaba al 1%, hoy es un 27%.
Después, dónde generalmente realiza las compras, en 2011 el 25% lo hacía en el almacén del barrio, hoy lo hace solamente un 9%. Supermercados era un 43% en 2011, hoy bajó a un 38%. El bagashopping era un 28%, hoy sube a un 39%. En la frontera, en 2011 era un 2%, hoy sube a un 14%.

PERFIL DE ERICK BREMERMANN

Casado, tiene tres hijos. Es del signo de Piscis. De chiquito quería ser muchas cosas. Es hincha de Peñarol.

¿Una asignatura pendiente? Siempre se deben tener, es la forma de progresar.

¿Una comida? Un buen asado junto amigos.

¿Un libro? Técnicos y de estudio.

¿Una película? Cinema Paradiso.

¿Un hobby? La pesca, pero no puedo.

¿Qué música escucha? De todo.

¿Qué le gusta de la gente? Que sea sincera.

¿Qué no le gusta de la gente? Cuando no asumen responsabilidades ni se involucran.

Leonardo Silva

Publicado en - Semanales, 7- Domingo, EntrevistaComentarios (0)

“El presidente de la República y Mario Bergara mienten cuando le dicen a usted que la Ley de Inclusión Financiera no es obligatoria”

Entrevista a Martín Rodríguez y José Andrés Pereira

Se necesitan 240 mil firmas para habilitar el plebiscito de reforma constitucional para modificar parcialmente la Ley de Inclusión Financiera donde se plantea eliminar la obligatoriedad que impone. Sobre el particular, EL PUEBLO dialogó con representantes de las Cámaras Regionales y Empresarios del Este, Martín Rodríguez y José Andrés Pereira, quienes explican los alcances de su propuesta, sabiendo que el 23 de abril será el día que tienen como plazo para presentar las firmas que intentarán habilitar una nueva reforma constitucional en nuestro país.

– ¿Cuáles son los principales aspectos de esta ley que desean modificar?
Rodríguez- Queremos que los ciudadanos tengan la posibilidad de optar, no que estén encasillados y obligados a entrar en un sistema, en este caso, a firmar y contratar con un banco. Nosotros decimos que cada uruguayo debe tener la libertad de elegir qué hacer, cómo comprar y cómo vender, eso es básicamente el impulso principal del plebiscito, después hay detalles. Pero lo importante en este plebiscito es que no eliminamos nada de los beneficios que tiene la Ley de Inclusión Financiera, si eliminamos la obligatoriedad. O sea que usted firmando el plebiscito y si sale aprobado, mantendrá todos los beneficios de la Ley de Inclusión Financiera, por lo que podrá manejarse electrónicamente, podrá utilizar la cuenta del banco, pero también va a poder ser libre de elegir en cancelar sus adeudos, en cobrar sus haberes con efectivo físico y poder hacer compras como en cualquier parte del mundo donde el dinero tiene el poder cancelatorio, no una tarjeta de crédito, no un papel, no algo electrónico. En Uruguay, consagrado en la Constitución, lo que tiene poder cancelatorio es la plata. Y nosotros queremos poder utilizar todas las herramientas que nos brinda el sistema financiero, pero también tenemos el derecho y la libertad de utilizar el dinero.

– ¿Cuáles son las complicaciones que han tenido que enfrentar en esta campaña?
Rodríguez- El gran problema que tenemos es que se nos combate con desinformación o con medias verdades. Por ejemplo, el gobierno dice, usted debe haber escuchado al presidente, que seguramente no está bien informado, o al candidato del Frente Amplio, Mario Bergara, decir que esta ley no obliga. Bueno, el artículo 10 de la Ley de Inclusión Financiera dice que todos los uruguayos deben cobrar sus haberes por medio de una entidad financiera avalada por el Banco Central del Uruguay, bueno, eso es una obligación, hay muchísimas más. Usted si va a comprar cualquier cosa por más de cuatro mil U.I. (Unidades Indexadas) o cuatro mil dólares aproximadamente, tiene que ir a un banco a pagar una comisión, una letra de cambio. Esa es otra obligación.

El presidente de la República y Mario Bergara están desinformados, porque también dicen, y esto es muy grave, que todos aquellos que estamos en contra de esta Ley Nº 19.210, estamos asociados a la evasión fiscal. Esto es una acusación grave, es una desinformación más grave aún porque se ve que no se han tomado el trabajo de leer el plebiscito que impulsamos porque en este plebiscito no eliminamos ningún control del Estado. Más, se mantienen todos los controles y estamos de acuerdo con que se controle. Ahora, en el mundo las transacciones no se limitan. Imagínese, si quiero agarrar a alguien que está asociado al lavado de dinero, lo primero que debo hacer es dejarlo hacer la transacción como prueba del delito, y después veo y actúo en consecuencia. Acá no, acá se tranca la actividad financiera, se tranca la libertad de los usuarios, no se deja operar. Y después que no se hace nada, no se puede probar nada. Estos son algunos detalles de la desinformación que nos dan los principales actores del Estado.
Imagínese ahora al PIT CNT defendiendo esta Ley de Inclusión Financiera. ¿Usted sabe que esta ley elimina la inembargabilidad del sueldo del trabajador? El trabajador tiene un logro histórico que a su salario no se lo toca nadie. Bueno, la Ley Nº 19.210 prevé que si tengo plata por más de seis meses en la cuenta de sueldos, señores trabajadores sepan que se lo pueden embargar como si fuera la cuenta de un banco cualquiera, así que me asombro cuando leo que actores que dicen defender a sectores tan importantes como el de los trabajadores, no tengan principios y no miran la Constitución como ciudadanos que nos vemos preocupados ante las limitaciones que se nos imponen.

– Lo de Vázquez y Bergara, ¿es desinformación o un punto de vista distinto?
Rodríguez- Punto de vista sería algo discutible, pero si le estoy diciendo que un artículo dice “debe”, es una obligación, no dice “puede”. Entonces, le puedo decir que el presidente de la República y Mario Bergara mienten cuando le dicen a usted que la Ley de Inclusión Financiera no es obligatoria. ¡Mienten! Se lo digo y que me hagan juicio, porque no es así. Por eso digo que no hay peor mentira que una media verdad.

Van a decir, “no”, “porque”, “pero”, no no, si no firmo un contrato con una institución financiera, no cobro mi sueldo. Y cuando firmo ese contrato digo que el fruto de mi trabajo es plata del banco, no es mía, es un contrato de adhesión que le entrega la plata al banco para que el banco haga lo que quiera con ella, y yo lo único que tengo es un crédito a favor. Por eso, cuando usted va al cajero el fin de semana y no está la plata, no pasa nada, no es su plata, es del banco. Por eso hay que tener mucho cuidado y decirle a la gente las cosas claras como las decimos nosotros. Después si el presidente y Mario Bergara prefieren decir medias verdades y ocultarle la realidad a la gente, allá ellos. Nosotros como ciudadanos, hemos avanzado y utilizado una herramienta que tiene el pueblo que cuando el ministro Astori nos dijo, después de un año y medio de negociaciones, que esta Ley de Inclusión Financiera no tiene marcha atrás, nosotros como ciudadanos tenemos la opción de movilizarnos y decirle al poder político que ya no queremos que opinen en este tema porque no nos representan.

– ¿Sostienen entonces que los beneficios que el gobierno ve en esta ley no existen?
Pereira- Tenemos que preguntarnos si aumentó la evasión fiscal de 2014 hasta este momento, ¿si o no? Con respecto al tema de inseguridad que dicen que esta ley ayuda en este tema, vimos recientemente los números de Bonomi, ¿qué pasó con la inseguridad? ¿La Ley de Inclusión Financiera colaboró o no? Después, se dice que queremos fomentar la informalidad, ¿la informalidad creció o disminuyó desde que está la ley? Pero además lo teníamos claro, porque en Brasil, donde las transacciones bancarias son donde más se dan en América Latina, es decir que la gente paga con dinero electrónico, comparemos con Alemania, que es el país del mundo donde más se maneja el dinero físico, ¿dónde hay más evasión fiscal, en Brasil o en Alemania? ¿Dónde hay más inseguridad, en Brasil o en Alemania? ¿Dónde hay más lavado de activos?

Entonces, todos los argumentos que da el gobierno son puramente de descalificación, diciendo que quienes iniciamos este plebiscito éramos comerciantes, entonces dijeron que queremos evadir, siempre dando respuestas viendo quién estaba del otro lado, nunca analizando la ley. Nosotros queremos que la ciudadanía firme para empezar a discutir la ley. Y otra cosa que decimos, esta ley lo único que hace es beneficiar a los bancos, perjudica al ciudadano. Pasó el tiempo, y hoy en México con el nuevo gobierno de López Obrador, de izquierda, se plantea que los bancos están estafando a los mexicanos, que en utilidades por comisiones bancarias eran los terceros en América Latina, con el 30%. Segundo está Argentina, ¿y sabe cuál es el primer país donde mejor ganan los bancos? Uruguay, con un 42%. El negocio bancario en Uruguay son las comisiones que nos cobran. El Banco República (BROU) vuelve a decir que nunca había ganado tanta plata como jactándose que era un tema de gestión de ellos. A ver, puede ser Polgar, Pereira, Rodríguez, Martínez o quien sea el presidente del BROU en estas condiciones. Los bancos privados nunca ganaron tanto dinero. No me crea lo que le digo, entre hoy en internet y busque lo que está pasando en México.

– El gobierno insiste que se trata de un beneficio para la gente y que este es el camino por el que se transita en el mundo.
Pereira- El gobierno en todos los aspectos lo único que ha generado es un beneficio para el sistema financiero. A usted le obligan a partir de 5 mil dólares a depositar la plata en el banco para hacer una transacción, y si quiere comprar algo, tiene que darle una comisión al banco. Ahora, el banco cuando usted firma, solo se hace responsable por 5 mil dólares. O sea que si usted tiene 10, 100 o 200 mil dólares en el banco y el banco se funde, usted no tiene ninguna garantía, salvo hasta 5 mil dólares. Ahora, si es al revés y yo no cumplo con el banco porque las tasas de las tarjetas en Uruguay son de las más onerosas del mundo, porque esta ley no negoció lo que era inherente al ciudadano, si me atraso con una tarjeta del banco, me persiguen a mí, a mis hijos y a mis nietos. Entonces, es una ley que solo da garantías al sistema financiero.

Por eso le pedimos a la gente que firmemos esto, desaparecemos los actores sociales y aparece el sistema político para que discuta cada uno de los artículos de esta ley, es lo único que estamos pidiendo, ejercitar la democracia, y que el soberano decida. Como decía Artigas, la autoridad emana de vosotros y ella cesa ante vuestra presencia soberana. Esta es una decisión que tenemos que tomar los uruguayos sobre el Uruguay que queremos. Si queremos un país que tiene que pagar las transacciones que hacemos entre nosotros y darle una comisión a un tercero o si queremos ser libres y poder trabajar sin tener que dar ninguna comisión absolutamente a nadie.

– ¿Qué le han manifestado los candidatos de los otros partidos?
Pereira- Lo que hemos visto es que están todos de acuerdo. Incluso Talvi cuando aún estaba en CERES sacó un comunicado expresando que lo que planteábamos estaba bien. El propio Sanguinetti en sus recorridas dijo que el tema de inclusión financiera era un problema, hablamos del Partido Colorado. En el Partido Nacional, tanto Larrañaga como Lacalle Pou, que desde el principio también manifestó que sobre la Ley de Inclusión Financiera tenía sus pruritos, manifiestan que si son presidentes, eliminarán la obligatoriedad. Asamblea Popular, el Partido de la Gente lo mismo. Y en el propio partido de gobierno, diputados rebeldes como Darío Pérez, se ha manifestado y firmado. O sea que tenemos un gran consenso en el sistema político partidario. El problema que estamos teniendo es que esto lo empezamos con socios que están cerrando.
Estuve recorriendo Salto, y hay un montón de comercios que están cerrando. Lo hemos dicho, esta es una ley que trae desigualdad. Fíjese que el que tiene más, gana más, y el que tiene menos, gana menos, y es una ley promovida por el Estado, eso es gravísimo.
Si usted va con $ 100, no importa si es rico o si es pobre, vale $ 100. Ahora, si usted va con una tarjeta, no es lo mismo que sea Black, Platinum, Oro o lo que sea, es diferente el descuento al de la tarjeta popular en el almacén.

Publicado en - Semanales, 7- Domingo, EntrevistaComentarios (0)

«Recorrí mucho América Latina cuando estaba medio en crisis y no sabía qué quería hacer, en ese entonces me hice lo que en Argentina se llama linyera»

Entrevista a Obispo Fernando Gil

El Obispo de Salto, Monseñor Fernando Gil, «llegó para quedarse», titulaba una publicación oficial de la Iglesia Católica cuando arribó a nuestra ciudad en el pasado mes de setiembre, sucediendo a Monseñor Pablo Galimberti. En víspera de una nueva Pascua, EL PUEBLO dialogó con Monseñor Gil sobre los temas que preocupan a la Iglesia en estos tiempos.

– ¿Cómo se habituó a Salto?
– No me fue nada difícil, ya conocía Salto, yo venía a visitar a mi tío, a Monseñor Daniel Gil, así que ya era tierra conocida, conocía a varios sacerdotes, a Galimberti ya lo conocía también. Y después la vida, comparada con lo que es el Gran Buenos Aires, es mucho más tranquila. Estuve 36 años en Moreno, el Gran Buenos Aires es el hervidero de vida, de conflictos, de todo.

– ¿Extraña ese ritmo de vida?
– No, no, para nada. Me siento mucho más a gusto acá.

– ¿Cómo encontró a Salto?MonseñorGil2
– He recorrido mucho los barrios a través de las capillas. Tú sabes que Salto tiene cuatro parroquias, la del Carmen, que es la más antigua, es muy grande porque abarca muchísima zona de campaña. Una de las capillas en las que estuve en Paso del Parque, son casi 120 kilómetros por caminos complicados. Y después la ciudad en sí, con sus barrios, su dinamismo, también los he ido conociendo despacito. Una ciudad linda, con mucha tradición, históricamente importante y también con muchas cosas por hacer.

– ¿Cuáles serían aquellas tareas prioritarias para encarar en la sociedad?
– La Iglesia se construye encima de sociedades concretas, entonces la comunidad que hay en las parroquias, que son muy lindas, muy vivas, van interactuando, cada uno en su barrio, en su lugar. Así que una de las prioridades es esa, acompañar el camino de cada una de las comunidades, tanto las parroquias, sería en el Cerro, en Santa Cruz, del Carmen y la Catedral, como en las capillas en cada una de las parroquias que están insertas en los barrios. Cada comunidad es un poquito distinta. Algunas comunidades están un poco envejecidas, otras más dinámicas, cada una es distinta.
Después la otra cosa que interactúa mucho con la sociedad de Salto son los colegios católicos, que es otro mundo pero que muchas veces, por ejemplo el Santa Cruz, el colegio está dentro de la parroquia, así que interactúa también con la vida parroquial.

– Al cura se lo suele identificar con la imagen del pastor, así que le pregunto por su rebaño, ¿cómo lo encontró? Porque de pronto lo halló desperdigado, al extremo que el Papa Francisco llegó a decir que si los feligreses no van a las iglesias, entonces es la Iglesia la que debe ir a la gente.
– Ha sido una opción mía, porque es la forma en la que yo estaba también tratando de vivir el sacerdocio en Argentina. La Iglesia, en palabras del Papa Francisco tiene que ser una iglesia en salida, pero es algo que ya hace tiempo que hemos estado viviendo, particularmente en la Diócesis de Salto a través de la figura de los Obispos que han tenido, ha sido una Iglesia muy presente fuera de la sacristía. No es solo tener una iglesia que espera a que la gente venga a recibir sacramento sino que está metida en todos los lugares, como en la campaña, en medio del barrio acompañando procesos sociales, iniciativas de distinto tipo.
Una de las cosas que me da mucha alegría cuando los voy a visitar, porque es una obra muy importante, donde se da un proceso de colaboración entre el Estado y la Iglesia, son los CAIF, que prestan un servicio precioso, sobre todo en la zona de gente más humilde. Y me ha llamado mucho la atención cada grupo humano que está en un CAIF, con la alegría que vive su tarea. Generalmente están tocando las heridas más profundas de la sociedad, porque hablamos de los chicos más chiquitos que viven en lugares de marginación muy grande, y sin embargo es un trabajo tan humano que produce alegría, a pesar que son heridas.

– Para ser gráficos, a la Iglesia Católica le ha surgido competencia, y como la gente está en constante búsqueda, de repente se puede perder en esa multiplicidad de ofertas espirituales y metafísicas donde le ofrecen todo. ¿Cómo diferenciar a la Iglesia Católica de las demás propuestas?
– No me gusta la palabra competencia. Hay que distinguir cada grupo por los fines que busca. Por ejemplo, con las iglesias evangélicas, tenemos muy buena relación. Como decía Jesús en el evangelio, el que no está contra mí, vamos remando juntos, porque presentamos al mismo Jesucristo. Después hay otras ofertas, parecería que el mundo se ha convertido en un gran supermercado donde cada uno va y busca lo que necesita. Algunas engañosas, donde prometen distintas cosas a la gente sobre el sufrimiento, el bienestar, donde hay engaños o engaños parciales, prometiendo cosas que tal vez no son verdad. Y muchas veces con trampas económicas…

– ¿Fraudes?
– Muchas veces sí, o algunas con lavado de dinero del narcotráfico, particularmente en Brasil se ha descubierto eso, muchas pseudo iglesias son como vitrinas, pero que detrás hay negocios turbios, lavado de plata del narcotráfico. Concretamente hubo denuncias de los obispos en Brasil sobre algunas de estas realidades. El que busca a Dios sinceramente, se da cuenta cuando hay algo ver

dadero o algo falso. Uno tiene como un sentido y la gente tampoco es tonta. El que está buscando sinceramente a Dios o a lo trascendente, se da cuenta cuando hay un engaño.

– Para la Iglesia, ¿cuál es el principal flagelo que abruma a nuestra sociedad hoy?
– Hay varios. No sé si ha tenido oportunidad de leer, pero los obispos uruguayos el año pasado, antes de que yo llegara, sacaron un documento muy bueno que hablan sobre la fragmentación de la sociedad. Tal vez ese sea uno de los problemas a encarar y a trabajar entre todos. La fragmentación se da en distintos niveles, en la familia, en la persona, en las búsquedas sociales por hacer cosas. Es muy difícil juntar a un grupo humano y decir, «vamos a arreglar la cancha de fútbol para los chiquilines del barrio». Uno ya estará desconfiando, ¿será político? ¿Será que me quieren sacar plata? Está como esa desconfianza primaria antes de la colaboración. Eso ha aumentado, es un signo de estos tiempos. Entonces tal vez este tema de la fragmentación de la sociedad sea una de las preocupaciones en general de la Iglesia, después hay muchas otras. La familia, el no cuidado de la vida, etcétera.

– A diferencia de Argentina, Uruguay es un país laico, ¿eso es una dificultad para la Iglesia?
– En muchos aspectos, es una ventaja. Cuando el laicismo es honesto, entonces cada uno sabe dónde está. Esto es el trabajo de las cosas de Dios y esto otro es el trabajo de las cosas del mundo, por decirlo así. Cuando hay confrontación, que Uruguay la ha tenido mucho a lo largo de la historia, porque el laicismo comienza con la separación de la Iglesia del Estado en 1919, el mismo año en que llega el primer obispo acá, Monseñor Camacho. Entonces, Uruguay tiene la ventaja de un laicismo relativamente maduro pero que tiene que seguir creciendo en conciencia. Hoy en día cuando se habla de laicidad, se entienden muchas cosas distintas.

En Francia hay un gran debate sobre este tema en este momento que lo inició Macron. La laicidad, ¿qué implica? ¿Qué el Estado niegue lo religioso o que simplemente distinga planos, donde el Estado tiene que ser igual para todos, respetar la búsqueda religiosa de todo el pueblo francés -en ese caso, acá sería el pueblo uruguayo-? Pero no suprimir esa dimensión humana que es constitutiva del Hombre, buscar la trascendencia, buscar a Dios. Entonces, la laicidad puede ser algo positivo en la forma de gobierno.

– Estamos comenzando una semana importante para la fe cristiana, ¿cuál es su mensaje para nuestros lectores que están atentos a esta semana en particular?
– Para los cristianos la semana santa es una de las semanas centrales del año, junto con la navidad, son los dos grandes misterios. La venida de Dios, que se hace carne, que quiere vivir en medio de nosotros, y la redención, el Dios que decide entregar su vida, abrir una nueva forma de vida a través de la muerte, la resurrección de Jesucristo. Lo que celebramos los cristianos y los católicos en esta semana santa es esa donación que hace Dios de su vida, que no termina en la cruz, porque muchas veces nos quedamos simplemente en la cruz, sino que termina en la resurrección, Dios nos da una vida nueva.

La posibilidad de crear relaciones y vivir de una manera distinta. Ese es el mensaje central del cristianismo. Los Hombres estamos invitados a una fraternidad, por decirlo de alguna manera, que se anuda hacia arriba. Hay muchas propuestas de fraternidad, la cristiana es una fraternidad que brota de una paternidad, de Dios que nos quiere hacer hermanos y hermanas a todos. Así que los cristianos en esta semana santa queremos celebrar eso, mirar al crucificado sabiendo que va a resucitar. Acá en la catedral van a poner una cruz enorme que está haciendo el Padre Mauro, pero hay que mirar la cruz sabiendo que hay vida detrás de ella, que no es un sacrificio que termina ahí sino que es como un río de agua viva que nos renueva a todos y nos da la posibilidad de crear puentes fraternos y construir una sociedad desde ahí.

– Porque la cruz más que una culminación es un comienzo…
– Exactamente. Por eso llamamos Pascua, que en hebreo quiere decir paso. Para el pueblo judío la pascua es la salida de Egipto. Moisés que saca al pueblo judío a través del Mar Rojo y llegan a la tierra prometida. Jesús asume la palabra de Pascua, y el rito de la Pascua de los judíos en la última cena, pero lo transforma con la donación de su propia vida y ese paso de la muerte en la cruz a la resurrección, con la posibilidad de una vida nueva para todos.

Perfil de Fernando Gil

Es Tauro en el signo del zodíaco (8 de mayo). De chiquito le gustaba mucho trepar árboles, «llegar a las cumbres, después lo plasmé con un hobby que es subir montañas. Como recorrí mucho América Latina, cuando estaba medio en crisis y no sabía qué quería hacer, me hice lo que en Argentina se llama linyera. Me encantaba viajar».

– ¿Hincha de…?
– Nacional, desde chiquito, desde los 5 años.

– Esa es su cruz (risas)
– Cruz y resurrección (más risas)

¿Una asignatura pendiente? Que piense así de golpe, no. He viajado mucho y conocido a mucha gente. Hace un tiempo alguien me preguntó si yo me aburría, «no tengo tiempo para aburrirme», le contesté.

¿Una comida? Las pastas. ¿Un libro? Cada tanto leo poesía, que nos abre a otras profundidades. Me gusta mucho una poeta uruguaya, Circe Maia. ¿Una película? «El cielo sobre Berlín», película alemana. ¿Un hobby? Ir en verano a las montañas a descansar. ¿Qué música escucha? El folklore, el de acá del litoral es precioso, la chamarrita. ¿Qué le gusta de la gente? La sabiduría. ¿Qué no le gusta de la gente? El odio, la distancia y esto que te decía de la fragmentación, cuando cada uno se pone en una vereda distinta y nos gritamos y no nos entendemos.

Leonardo silva

Publicado en - Semanales, 7- Domingo, EntrevistaComentarios (0)

Entrevista a Manuela Mutti Fornaroli. Sobre Caputto: “Los emprendimientos citrícolas dejan ganancias por los buenos precios internacionales. Los problemas surgieron debido a malas decisiones administrativas”

La diputada Manuela Mutti estuvo trabajando junto a las también diputadas Catalina Correa y Cecilia Eguiluz en la búsqueda de destrabar la situación de la empresa Citrícola Salteña S.A., cumpliendo la semana que pasó una trascendental etapa con la aprobación de la creación del Fondo Citrícola. La oportunidad fue válida para consultarla sobre su visión de este tema y el que refiere a la reestructuración del Ministerio de Defensa y el descalabro en el generalato del ejército.

– Tanto Diputados como el Senado aprobaron la creación del Fondo Citrícola, ¿cómo sigue ahora la historia?
– Para nosotros fue muy importante porque esto viene a dar respuesta a una situación departamental, pero aparte para generar un fondo que va más allá de situaciones puntuales, que es para la citricultura, y Salto es un departamento que la citricultura es uno de sus principales emprendimientos económicos.

– Mientras el martes sesionaba el Senado aprobando la creación de este Fondo, las tres diputadas salteñas participaban de una primera reunión sobre este tema, ¿de qué se trató dicha reunión?
– Se trató de una reunión de la Comisión de Ganadería integrada con la de Industria, donde nos reunimos con el Manuela MuttiSíndico, que es LIDECO (Liga de Defensa Comercial). Le consultamos de acuerdo a lo que ellos venían analizando cuál era la situación real que tenía el emprendimiento, si era o no viable, cómo se distribuía la deuda que tenía la empresa y cuáles eran las proyecciones que veían para poder salir adelante. Ellos plantearon cosas que son muy importantes, como por ejemplo, que la empresa como emprendimiento económico es muy viable ya que genera ganancias, que las exportaciones que tiene en relación a los costos de producción generan ganancias, que los problemas por lo que se llegó a esto principalmente son administrativos de la empresa debido a haber adoptado malas decisiones. Nos dijo que nunca les había pasado de intervenir a una empresa y descubrir que estaba al día con el Banco República al tener un proceso de financiamiento que venía cumpliendo, eso demuestra para el síndico que hay decisiones empresariales que fueron mal tomadas. Una de ellas, por ejemplo, fue la cotización en Bolsa que realizaron hace dos años, que fue una decisión realmente muy mala, además que se encontraron con mucho desorden administrativo.

– En el debate parlamentario también se planteó los altos costos operativos generados por el Estado contra los empresarios…
– Igual esos gastos operativos que tiene con el Estado son totalmente pagables en relación a las ganancias que obtiene la empresa. O sea, no genera dificultades ni inviabilidad, al contrario, es muy viable económicamente. Los emprendimientos citrícolas en realidad son de los que están dejando más ganancias debido a que los precios internacionales son muy buenos. Le repito, los problemas surgieron en esta empresa debido a la adopción de malas decisiones administrativas.

– De todas formas, del futuro de esta empresa depende el trabajo de más de dos mil familias salteñas de forma directa y el presente es muy preocupante. Este Fondo Citrícola da oxígeno para el comienzo de esta zafra, pero todo hace prever que en menos de un año la historia volverá a repetirse. ¿El gobierno está trabajando en la búsqueda de una solución de fondo?
– Sabemos que la empresa está pensando en vender, y que tiene que ver también con que si existe un comprador es porque justamente el emprendimiento económicamente es viable. Pero al ser decisiones de privados, no tenemos mucho margen de acción hasta saber qué van a decidir los dueños de ahora en más, una vez que vayan liquidando las deudas y pagando a los acreedores. Estuvimos hablando con los trabajadores, porque acá hay otro tema, quienes son acreedores de la empresa son los contratistas, y los trabajadores no figuran como acreedores, entonces a través de la Ley de Tercerización, los trabajadores van a tener que hacer un juicio para poder figurar como acreedores en el proceso de Concurso para así poder cobrar directamente lo que se les sigue debiendo, porque si no, van a cobrar los contratistas, quedando luego en sus manos si se les paga o no a los trabajadores tercerizados. Este es uno de los temas que sabemos que el sindicato estaba trabajando y hablando con el PIT CNT.
– Con este tema, y antes con el de seguridad, hemos visto que se ha logrado concretar algo que se ha prometido mucho en campañas electorales anteriores, que es la conformación de la bancada salteña sin importar las diferencias políticas. ¿Esto se debe a que se ha alcanzado una madurez política que lo permite o a que las tres son mujeres?
– Entiendo que es un tema de madurez política de las tres, si bien la afinidad de género nos ayuda a vincularnos, porque no es fácil estar en el Parlamento donde la mayoría son hombres y ser del interior también es una condicionante. De todas formas creo que lo que más nos ha unido es el departamento de Salto. Así que se debe a la madurez política pero sobre todo nos une en el trabajo los problemas de los salteños, porque somos de acá, vivimos acá, nos vinculamos con gente de acá y es el tema que anda en la calle, como fue también el tema de la seguridad. Entonces, hemos logrado sortear las discrepancias que tenemos y ponernos a trabajar por el departamento. Eso era un deber que teníamos, y si no lo lográbamos en este período hubiese hablado muy mal porque si nos seguimos mirando el ombligo y cuidando la chacrita, es difícil decir que lo que realmente te importa es el departamento. Fue importante este trayecto, fue de madurez política por un lado, pero también fue de amor por nuestra tierra, de sentir los problemas como propios y de ver que no puede ser que haya cosas que nos estén trancando para poder salir con una postura unificada cuando somos tres ahí adentro, y que estamos peleando y cinchando por lo mismo.

– Guido Manini Ríos acaba de lanzar su candidatura presidencial, sumado a lo que ocurrió con el pase a retiro de seis generales y el descalabro en el Ministerio de Defensa, ¿cuál es su opinión sobre estos últimos acontecimientos?
– Varias cosas. Lo primero, se me reivindicó la imagen del Ñato (Eleuterio Fernández Huidobro). La imagen de saber que cuando tuvo información la denunció donde correspondía y para todos aquellos que planteaban que el Ñato había terminado siendo absorbido por el Ministerio de Defensa, me alegró mucho saber que es uno de los que denunció esta información. Por otro lado, observamos que es un momento de cuidado por las cosas que se están planteando. Cuando un comandante en jefe empieza a participar de la política con un discurso autoritario, reivindicando a la dictadura y una forma de hacer política que para mí roza lo antidemocrático, realmente es preocupante por lo que vemos del proceso que se vivió en Brasil, donde no hay un reconocimiento de lo que ocurrió en el pasado, un no reconocimiento de responsabilidades de un proceso histórico reciente y que claramente aún no está saldado porque aparece gente que sigue pensando que ese es el camino, y que todo lo que se construyó en la vida democrática hasta ahora fue equivocado, y que aspira a volver hacia atrás, porque lo que pasaba antes era mejor y lo que pasa ahora es peor.

Y lo que pasó antes fue un golpe de Estado, que tuvo torturas, desapariciones, violaciones a los derechos humanos, civiles y democráticos en todos sus aspectos, y lo que pasó ahora fue la participación democrática, en el acierto o en el error, de todos los partidos políticos que pasaron por el gobierno y que tuvieron la oportunidad de mostrar y aplicar sus programas, de ser criticados y exponerse cada cinco años para ver si continuaban o no en el ejercicio del gobierno.

Entonces, realmente a mí me cuestiona este tipo de cosas porque justamente nos plantea un doble desafío, el dignificar la política como herramienta. La participación y la democracia tienen que ser los temas que tenemos hoy como una gran mochila en la espalda, que somos los actores políticos directos y visibles. Después el rol de la república y de la democracia como algo a revalorizar y a generarles un nuevo sentido, porque la idea de democracia no es algo estático. Democracia significa poder en el pueblo, así que tenemos que revalorizar la participación de los ciudadanos en este proceso democrático.

– Justamente en ese sentido, se viene una elección donde el voto no es obligatorio y solo participa un porcentaje reducido de ciudadanos, ¿cuál es su reflexión?
– La campaña electoral es la oportunidad para empezar a sumarse a las organizaciones políticas, donde los gurises hacen sus primeros pasos en la militancia. Es un momento importante de la vida política del país, y tenemos la responsabilidad de ponérnosla al hombro con altura, sin derrapar. Y en este departamento que tuvimos una campaña que fue cruda, difícil, muy dura, como fue la pasada, nos merecemos tener altura política y esa es una de las convocatorias que tenemos que hacer todos los actores políticos, porque somos el espejo para los que están arrancando a militar.

Tenemos el deber de construir una sociedad cada vez más democrática, que siente esas bases a pesar de las diferencias políticas, y tratar de no argentinizarnos. Uruguay siempre se caracterizó por ser un país súper ideológico, que debate, discute, que tiene un trasfondo filosófico profundo de ideas, y que eso se extrapola a sus militantes, inclusive a los militantes de base de cada partido, donde te encontrás que ahí hay siempre como un resguardo ideológico firme. Ese es el desafío que tenemos, no bastardizar la herramienta.

Estamos asistiendo a un mundo que es esta posmodernidad líquida, donde sentimos que todo se nos escapa como decía Bauman, y que parece que agarramos un montón de arena y se nos va entre los dedos. Dada esa situación necesitamos certezas de saber dónde estamos parados y hacia dónde queremos ir. Eso es lo que tenemos que reflejar a través del debate de ideas, decir qué país queremos para nuestros gurises y gurisas. Ese es el debate que tenemos políticamente, ser claros en decir hacia dónde queremos caminar para así sumar fuerzas y empezar esta campaña que tiene que ver con la construcción de estos cinco años para adelante.

PERFIL DE
MANUELA MUTTI FORNAROLI
Divorciada. Tiene un hijo, Facundo de 8 años. Es del signo de Capricornio. De chiquita quería ser barrendera. Es hincha de Chaná y Nacional.

¿Una asignatura pendiente? Pintar profesionalmente.

¿Una comida? Milanesas con fideo.

¿Un libro? “El arte de amar” y “El Miedo a la Libertad” de Erich Fromm

¿Una película? “Novecento” de Bernardo Bertolucci.

¿Un hobby? Escuchar música, leer y pintar.

¿Qué música escucha? Muy variado. Me gusta mucho Alejandro Balbis, Pink Floyd, como estudié piano me gusta mucho Mozart. Me encanta la murga, el blues (B.B. King y Janis Joplin), el rock me fascina, pero si me quiero divertir y cocinar escucho a Vanesa Britos, pero solo porque cocino bailando.

¿Qué le gusta de la gente? La vehemencia.

¿Qué no le gusta de la gente? La pasividad.

Leonardo silva

Publicado en - Semanales, 7- Domingo, EntrevistaComentarios (0)

Entrevista a Mario Spangenberg

“En el mundo actual, pensar que un profesional universitario puede seguirse
desarrollando, hablando y entendiendo únicamente en español, no es lo más adecuado”
Sobre el C.P.P.: “Este nuevo modelo empieza a avanzar en el camino de introducir a la víctima al interior del proceso penal”

Mario Spangenberg es el Decano de la Facultad de Derecho de la Universidad Católica del Uruguay (UCU), quien recorrió junto a su directora, Jimena Silva, las instalaciones del Campus Salto. En un alto de su recorrida y rueda de reuniones, recibió a EL PUEBLO.

– ¿Cuál es el motivo de su visita a Salto?
– Esta visita, que me llena de placer y alegría, obedece primero a un cambio de lógica que estamos viviendo en la universidad, que es andar por el camino correcto de ver a la UCU como un todo y no a distintas sedes diseminadas por el país con poca conexión entre sí. La realidad es que el Campus Salto, el Campus UCU y el Campus Montevideo, son de una misma universidad y en el fondo son una misma universidad. Y en ese sentido, hay que implementar acciones concretas que hagan eso carne, que eso sea una realidad y no sea meramente un juego de palabras o algo dicho que queda lindo, pero que después uno en el día a día no sabe muy bien cómo se implemmario spangenberg (1)enta.

Estamos en ese camino, que nos llena de orgullo, que nos abre perspectivas para todos lados, basados fundamentalmente en una visión de un profundo respeto, en el sentido de invertir los términos en que usualmente se vienen abordando las salidas al interior del país. Es decir, no venir con paquetes armados para ver si cuajan o no, si no para conocer de primera mano las necesidades, para saber cuáles son los desafíos y para poder construir entre esta misma universidad las cosas que efectivamente se precisan y no aquellas que intentamos inventar a ver si tienen resultado.

– ¿Cuál es el aporte que la Facultad de Derecho de la UCU puede hacer al Campus Salto?
– En primer lugar, un aporte institucional. Es decir, el camino que está dando la Facultad de Derecho UCU en ciertas tendencias modernas, ya sea a nivel de pedagogía, de internacionalización y de interdisciplinariedad, es muy importante poder trasladarlo aquí de primera mano, obviamente con los ajustes regionales que sean del caso. En ese sentido, venimos ya discutiendo con Jimena (Silva) desde hace bastante tiempo este tema del cambio del modelo de formación universitaria, que no es propio de Derecho sino que hace a la generalidad de la formación universitaria, y que fundamentalmente implica un cambio en el modelo pedagógico, el abandono de la estructura napoleónica de las clases magistrales donde un fenómeno venía y recitaba durante una hora y media todo lo que sabía, y luego, si por casualidad algún estudiante había captado algo, bien para él, y todo aquel que no había aprendido, mal para él, pero nada tenía que ver el docente en ese resultado. La realidad es que el mundo nos muestra que ese es un camino pésimo, que nos lleva a resultados absolutamente defectuosos, y en esa medida, el mundo está cambiando y la UCU quiere ser parte, está convencida de que es parte de ese cambio en el modelo de educación universitaria.

– En esas clases magistrales a los estudiantes se les enseña a desarrollar la memoria, y no el razonamiento, lo que deriva en los problemas que hoy tenemos de falta de comprensión lectora y de interpretación de la realidad.
– La formación universitaria obedece en un sentido amplio, a fortalecer el pensamiento crítico, que obedece a profundizar una visión de apertura al mundo y no una visión encerrada en nosotros mismos a la que los uruguayos somos tan adeptos, y obedece también a quebrar las chacras o terrenitos en los que trabajábamos durante mucho tiempo, y hacer que las disciplinas se conecten de un modo profundo entre sí. En ese sentido, las experiencias que estamos desarrollando con materias transversales, multidisciplinarias, donde estudiantes de abogacía o de notariado comparten cursos, desafíos, problemas con estudiantes de ingeniería, de empresas, nos está dando brillantes resultados, y además, es lo que está exigiendo el mundo actual para los futuros profesionales.

Lo que subyace a todo esto, es un fuerte anacronismo en el sentido de las recetas universitarias. Flaco favor le haríamos a nuestros estudiantes, y en consecuencia a la propia sociedad, si siguiéramos formando abogados, escribanos, ingenieros, de acuerdo a las necesidades de la profesión de hace 40 o 50 años. El verdadero desafío, que es urgente, es formar profesionales para la profesión del futuro; es decir, para lo que verdaderamente les va a exigir el mercado y la sociedad.

Lo otro que también nos parece esencial, es el idioma inglés. En el mundo actual, pensar que un profesional universitario puede seguirse desarrollando, hablando y entendiendo únicamente en espmario spangenberg.2 (1)añol, no parece ser lo más adecuado. En los hechos, siempre hago un paralelismo que quizás sea demasiado gráfico pero es como aquello a los que nos gusta la literatura, que nos limitáramos a leer los libros que escribieron los vecinos de nuestro barrio. Bueno, cuánto de la literatura mundial nos estaríamos perdiendo si nos quedáramos encerrados en eso.

– Y que está además al alcance con internet…
– Y que además está al alcance de la mano con internet, y que además internet y la revolución tecnológica que estamos viviendo, y que seguramente se verá acentuada cada vez más, nos está planteando todos los días desafíos que son lindos, pero que hay que estar a la altura de las circunstancias, y para eso nos estamos preparando.

– Además, suele ocurrir que libros o revistas técnicas no son traducidos por técnicos en la materia sino por intérpretes, pudiendo a veces interpretar mal algunos conceptos. Mejor leerlo directamente en el lenguaje original…
– Si no terminamos como en el juego del teléfono descompuesto, que jugábamos cuando éramos niños, que todos sabíamos que arrancaba en una cosa y terminaba en otra bien distinta. Bueno, así no debería ocurrir en la ciencia.

– Usted que se ha especializado en Derecho Penal, ha hecho cursos en el exterior, ¿cómo nos ven afuera desde el punto de vista del Derecho? ¿Estamos acompasados al siglo 21?
– La realidad es que a nivel de Derecho Penal, podríamos distinguir entre dos cuestiones que están íntimamente vinculadas pero que son distintas desde el punto de vista conceptual. Una es lo que llamamos el Derecho Penal sustantivo, es decir, las normas que establecen los delitos, estructura las formas de imputación subjetiva y objetiva de las conductas a un determinado responsable, y por el otro lado tenemos el Derecho Procesal Penal, que es en definitiva, cómo adscribimos la responsabilidad de un sujeto y en base a qué reglas de procedimiento y en base a qué modelo procesal.

En relación a la primera dimensión, a la del Derecho Penal sustantivo, Uruguay, sobre todo en algunas áreas, ha venido acompasándose a la legislación del mundo, sobre todo en lo que hace a los sectores de mayor expansión, si se quiere todo lo que hace al combate de lavado de activos, lo que hace a algunos delitos económicos, a las defraudaciones tributarias. Ahí no veo grandes inconvenientes o grandes fallas, o por lo menos que requiera de una solución tan urgente como quizás teníamos a nivel del modelo procesal penal.

Como es notorio, nuestro país ha escogido transformar su modelo procesal pasando de un modelo inquisitivo a un modelo acusatorio, en donde básicamente se ordenaron las asignaciones de funciones entre los fiscales, jueces y defensores, que antes estaban mezcladas de un modo bastante confuso y difícil de explicarlo. Pero al mismo tiempo ha habido otros avances, que han pasado algo soslayados ante la crítica, no carente de sentido pero crítica al fin, de determinadas soluciones puntuales a determinados conflictos y hablo de los problemas con los acuerdos reparatorios, a veces los abreviados. Quiero referir aquí a la introducción de la víctima al interior del proceso penal. En los hechos, aunque esto parezca difícil de explicar, la realidad es que el sistema penal en los últimos siglos había expulsado a la víctima del proceso, ni siquiera la tomaba en consideración como tal, y en el mejor de los casos, la trataba como a un testigo que no tenía derecho ni siquiera a estar informado de los resultados del delito que había sufrido.

Hace un tiempo hablábamos con el rector de la Universidad de Deusto (España), que decía que la única pregunta importante era saber si nos estábamos haciendo las preguntas correctas. Y muchas veces, en el día a día, nos estamos preguntando si estuvo bien este acuerdo, si a la víctima habría que darle esta prerrogativa, si había que considerarla querellante o no. Creo que la primera pregunta correcta, urgente y desafiante, fue cómo pudimos armar un sistema penal que no tuviera en el centro del sistema a la víctima. Cómo pudimos olvidarnos de la víctima durante siglos. Este nuevo modelo empieza a avanzar en el camino de introducir a la víctima al interior del proceso penal, lo que en definitiva no deja de ser un paso a reconocerle su propia dignidad de víctima.

Ahora bien, es cierto que aun tímidamente, falta muchísimo por avanzar, pero no quita que por primera vez, podríamos decir, empezamos a reconocer a la víctima en algo parecido a su rol de tal. Esto también nos genera nuevos desafíos, y en los hechos en la introducción de la víctima junto al indagado, nos plantea hasta dónde puede llegar la víctima y el indagado para acordar soluciones a un conflicto penal, que no en pocos casos no los atañe solamente a ellos, sino que también tiene que ver con el resto de la sociedad.
Y ese es otro de los grandes desafíos del Derecho Penal y del Derecho Procesal Penal moderno que aún no está dilucidado, pero en definitiva, cómo hacer para que el Derecho Penal en la resolución del conflicto, tome en consideración al indagado con sus garantías, a la víctima y a sus derechos como tal, no una víctima florero sino una víctima real, y al mismo tiempo, no deje de tomar en consideración las necesidades de una convivencia pacífica del resto de la sociedad.
Este es un camino que va a costar andar, que nos va a exigir a la academia y también a la sociedad paciencia, pero que en definitiva esa complejidad no debería llamarnos tanto la atención desde el momento que las sociedades contemporáneas y las democracias constitucionales modernas, son por naturaleza más complejas, sofisticadas que otros regímenes más tirados a lo autoritario que son menos complejos, pero en los cuales ninguno de nosotros querría vivir.

PERFIL DE
MARIO SPANGENBERG

Casado. Tiene 4 hijos. Es del signo de Aries. De chiquito quería ser el 9 de Peñarol. Es hincha de Peñarol.

¿Una asignatura pendiente? Dice no tener.

¿Su comida preferida? La de mi mujer.

¿Un libro? “El juego de los abalarios” de Hermann Hesse.

¿Una película? La vida es bella.

¿Un hobby? El tenis.

¿Qué música escucha? Joaquín Sabina.

¿Qué le gusta de la gente? El sentido de la justicia.

¿Qué no le gusta de la gente? La traición.

Leonardo silva

Publicado en - Semanales, 7- Domingo, EntrevistaComentarios (0)

“Nos tenemos que involucrar en la educación de nuestros hijos y tenemos que estar físicamente presentes y emocionalmente disponibles”

Ariel Gold es médico psiquiatra de niños y adolescentes. Actualmente es director del departamento de niños y adolescentes del Centro Clínico del Sur, en Montevideo. Sus cursos han sido asistidos por más de 10 mil participantes en Uruguay y en el exterior (Colombia, Argentina, Chile, Ecuador). Es conferencista en múltiples sociedades científicas y en encuentros con padres y docentes en la mayor parte de los centros educativos de nuestro país, y estuvo esta semana en nuestra ciudad invitado por el Colegio Los Robles.

– ¿Qué vinculación tiene con el Colegio Los Robles?
– Me invitaron para hacer una actividad que vengo realizando hace 20 años en todo el país. Pertenezco a una institución privada que se llama Centro Clínico del Sur, una institución de atención en salud mental donde desarrollamos lo que se llama psicoeducación. Psicoeducar es traducir conceptos que puedan ser complejos para personas que no tienen formación vinculada al psiquismo o a ciertos aspectos del funcionamiento del cerebro que están relacionados con cómo somos y cómo nos llevamos con los demás. O sea que, cuando una persona recibe conceptos psicoeducativos puede mejorar la relación con el otro porque se conoce un poco más y entiende más la cabeza del otro. Entonces, es una actividad que tiende a mejorar la convivencia. En base a eso, desarrollamos hace 20 años un curso que está dirigido a aquellas personas que llamamos agente de salud mental.ArielGold

– ¿Qué es eso?
– Es una persona que impacta en el desarrollo emocional de otro. Es decir, la idea es que todos nosotros somos el producto de lo que nos pasó con el espermatozoide y el óvulo más lo que nos pasó con otras personas.

– ¿La herencia genética y su contexto?
– Exactamente, pero apostamos al contexto como cosa fundamental porque se ha demostrado que por más que uno tenga el 99% de la genética de otro, como por ejemplo el caso de los gemelos idénticos, lo otro significativo será las personas que impacten sobre él, las que van a hacer realmente como es uno. O sea que uno es el producto de lo que le pasa con otros. A partir de ahí, es que tratamos de dar elementos a las personas que nos parecen que son fundamentales en el desarrollo del otro, y son las personas que están en contacto natural y diario con niños y adolescentes, los padres y los docentes. Entonces, ¿qué hicimos? Hoy Los Robles, porque nos invitaron ellos, como ya hemos hecho acá en otras oportunidades con el Liceo 2, con los salesianos, etcétera, lo que hacemos es trabajar de mañana con los profesores y de nochecita con los padres. Esto que estamos haciendo está en un libro que salió este martes, el 19 de marzo, que se llama “Con-vivir”.

Hay un tema que es muy importante, la gran diferencia que tenemos los seres humanos con otros animales que conviven, cuando uno ve a un elefante, por ejemplo, y ve a una elefanta embarazada, es seguro que si está bien el cerebro de ese elefante que lleva adentro la elefanta, va a ser un elefante que va a formar parte de la manada. Pero si uno ve a una mujer embarazada, puede apostar que tiene a un ser humano por supuesto adentro de su vientre, pero no puede asegurar que se va a poder convivir con ese ser humano…

– ¿Por qué?
– Porque el ser humano no nace con el cerebro pronto para convivir, nace pronto para hacer cosas para sobrevivir, pero para convivir hay que enseñarle, y ahí es donde tenemos el lío, que alguien tiene que esperar a este ser humano para hacerlo convivible. Entonces, ¿qué hicimos nosotros? Generamos una forma de llamar a los seres humanos convivibles de una manera, y les llamamos personas, y a los otros que no son convivibles les llamamos individuos. Los seres humanos tenemos un compromiso fundamental que es tratar de transformar a nuestros hijos en seres convivibles, pero nos está yendo más o menos con eso.

– ¿Dónde le estamos errando?
– Le estamos errando en el hecho que nos tenemos que involucrar en la educación de nuestros hijos y tenemos que estar físicamente presentes y emocionalmente disponibles, y estamos con poco tiempo y con una emocionalidad complicada porque tenemos otros asuntos en la cabeza y porque mientras estoy dando una orden para educar, estoy viendo el celular a ver qué me enviaron por WhatsApp, sumado al hecho que hemos perdido el control de quienes educan a nuestros hijos. Cuando tú te educaste y yo también, mi madre me decía, no quiero que juegues con el vecinito de al lado porque no me gustan los valores que tienen sus padres. Uno lo puede hacer ahora, podés decir “no quiero que vayas a esta escuela, quiero que vayas a esta otra porque me gusta mucho más como te educan”. Pero, ¿qué pasa cuando los educadores están adentro de tu casa, están en las pantallas y te están diciendo que en lugar de ser solidario tenés que ser egoísta? Que en lugar de formar comunidad tenés que formar parte de una masa, que en lugar de gratificarte y hacer el esfuerzo para poder lograr que sea lindo estar contigo, lo importante es que tengas placer a cualquier costo, que el otro no importa nada. Y cuando te convencen que felicidad y éxito es lo mismo y que lo importante es ser exitoso y no feliz. Entonces, suponte que estás de acuerdo con que querés desarrollar valores de tipo solidaridad, comunidad, gratificación, felicidad pero tenés a un maestro adentro de tu casa que vos no controlás que te dice lo contrario. Bueno, eso es lo que está pasando con los chiquilines educados por los youtubers o por los videojuegos. Y ahora justo está en boga lo flagrante de todo esto que son niños chiquitos que les dicen, “ahora tenés que ir y pegarle a tu mamá”, que es este famoso Momo. Esto es un signo brutal de lo que está pasando, porque el tema no es que exista Momo, el tema es que los padres no saben que el niño cuando se asustó con el tema de Momo, hace tres meses que está con este bichito ahí. “¿Y por qué no me di cuenta?” Porque no estoy atento a la jugada…

– Y al no estar no puede poner los límites…
– Totalmente. El tema de los límites es fundamental. Hay cuatro estrategias básicas para enseñarles a nuestros hijos a convivir. Una es la estrategia fundamental sin la cual no podemos convivir, que es la autorregulación. Es esto que está pasando acá, tú estás esperando a que yo termine para poder hacerme una pregunta o intervenir, pero si en realidad intervenís cuando quieras y yo también, ya a los dos minutos no podemos estar. Si haces lo que se te canta en el momento que se te canta, es muy difícil convivir. La autorregulación hay que enseñarla, y se enseña con límites y rutinas. Pero no es solo autorregularse, es también que sea lindo estar con uno, y eso se hace cuando el otro te tiene en cuenta, eso se llama empatía. Segunda estrategia entonces, desarrollo de empatía. Tercero, la capacidad que tenemos de resolver nuestros problemas con la palabra, eso es el desarrollo de una comunicación adecuada. Y lo otro, es a través de los límites adecuados que nuestros hijos aprendan a usar bien su libertad, porque la gran educación consiste en usar bien la libertad.

– Los padres pueden poner límites a sus hijos, por ejemplo, en el uso del celular y de la computadora en determinados horarios y lugares, pero si luego otros padres permiten que sus hijos los usen todo el tiempo, ¿no se genera un conflicto que puede llevar a que el hijo que respeta los límites dados por sus padres sea discriminado por los demás?
– Ese es uno de los problemas que tenemos, por eso, una de las posibilidades es hacer reuniones con padres entre padres de amigos de mis hijos y tratar de resolver juntos determinadas estrategias. Por ejemplo, vamos a hacer que hasta las diez de la noche puedan usar el celular, pero no más de eso. Pero los chiquilines se van a dormir con el celular, con la tablet y se quedan hasta las dos de la mañana. Yo muchas veces como psiquiatra clínico, soy quien informa a los padres que el chiquilín está hasta las dos de la mañana que es cuando se duerme, los padres se enteran por mí, eso no tiene sentido. Entonces, es fundamental que los padres se puedan conectar entre sí, pero no por WhatsApp, que hagan una reunión piel a piel, digamos. La idea no es tirar los celulares y apagar las tablets o decirle a su hijo que le prohíbe hasta los 15 años usarlos. Nada que ver, el tema es que se trata de un instrumento que hay que saber usarlo de la manera adecuada, racionalizar las herramientas de nuestros hijos, pero para eso, hay que tener control. Por eso, nos parece fundamental que los padres se involucren más, que se comprometan. Antes en nuestra época, con que el padre más o menos estuviera estaba bien porque era controlable. Ahora los medios tecnológicos hacen que necesitemos tener un poquito más de atención sobre lo que nos está pasando.

– Hablamos de tiempos distintos, cuando nosotros no teníamos acceso a estos avances tecnológicos que hoy usan nuestros hijos y teníamos otra forma de vivir, reuniéndonos con nuestros amigos para jugar al fútbol en el campito del barrio o para charlar mirándonos a la cara. Nuestros hijos viven la era digital, ¿tenemos que adaptarnos a estos cambios o tratar de mostrar a nuestros hijos que hay otra forma de vivir?
– No es imponer, es persuadir y darles un complemento. El mundo viene de determinada manera y uno no tiene por qué subirse de manera ciega a esos cambios. Los acompaña, y ayudamos a que nuestro hijo no se pierda algunas cosas. Por ejemplo, ¿qué pasa si una vez a la semana tenemos una cena sin nada tecnológico? A ver qué pasa. Que el lector pruebe eso a ver cómo le va. Hoy vamos a cualquier pizzería donde está una familia que sale a comer juntos, qué lindo, pero están con el celular, no están conectados entre ellos, no tienen ni idea lo que está pasando con el otro, no se dan cuenta si el otro está triste porque eso se ve en la cara. Hay estudios que muestran que muy pocos niños se acuerdan cuando le regalaron el primer celular, pero todos se acuerdan de las vivencias que tuvieron con sus padres. Todos se acuerdan cuando fueron a la feria o a algún lugar especial o por ejemplo, que los domingos salía con mi padre a hacer las compras.
O sea, eso es de lo que van a recordar de grandes y se lo van a contar a sus hijos. Es eso de lo que se van a acordar, pero si no racionalizamos lo que nos está pasando, es que nos estamos separando. Estamos desconectados en realidad, hay una gran desconexión que nos está complicando.
– ¿Hay esperanza que se pueda corregir?
– Hay esperanza en la medida que se concientice que esto no es lo mejor para nuestros hijos.

PERFIL DE ARIEL GOLD

Casado, tiene una hija. Es del signo de Virgo. De chiquito quería ser algo que ayudara a otros. Simpatizante de Nacional.

¿Alguna asignatura pendiente? Seguir tratando de ayudar a los que pueda.

¿Una comida? El asado.

¿Un libro? Acabo de terminar un libro sobre la vida privada de los impresionistas.

¿Una película? Acabo de ver “El niño que domó el viento”.

¿Un hobby? Tengo una colección de El País Cultural que leo.

¿Qué música escucha? Escucho bastante música uruguaya, como Zitarrosa, pero me calmo con Mozart.

¿Qué le gusta de la gente? El encuentro y las historias que tienen.

¿Qué no le gusta de la gente? La hipocresía.

Leonardo silva

Publicado en - Semanales, 7- Domingo, EntrevistaComentarios (0)

“La florería es un cofre de oro en sentimientos, de su vivir, de valores íntegros que va recibiendo”

Margarita Gautrón, más conocida como Margot, fue hasta el 1º de marzo la cara visible de una florería que tuvo una presencia destacada en Salto, la que comienza hace más de cien años y cuya historia hoy comparte con nuestros lectores tras aceptar una conversación telefónica con EL PUEBLO desde su domicilio en Montevideo.

– El motivo de esta charla es no dejar pasar por alto los años que Florería Gautrón y particularmente su familia acompañó a los salteños con sus flores y plantas en las buenas y en las otras, cuando debíamos despedir a un ser querido. Estuvimos viendo algunas fechas, ¿puede ser que solo el vivero cumpliera más de 64 años?
– De la florería son más años, y el vivero es de 1903. La florería es anterior a mi nacimiento, yo nací en el 39, cuando las parejas de mis tíos estaban todas formadas, entonces mi tía Sara, se había recibido de maestra y la hermana ya tenía la florería, que era mayor que ella. Mi abuelo no dejó ir afuera a mi tía, porque la maestra tenía que empezar en campaña. Entonces mi tía se fue para el centro a la florería con una prima y vivió ahí hasta que se casó, y ahí vivía con su esposo, en Uruguay 723, donde estuvo la florería hasta el año 56, cuando muere mi padre. Nosotros vivíamos en Montevideo, que habíamos venido en el 48. En el 56 tenemos que volver a Salto por la quinta que tenía mi padre y había que hacerse cargo de todo. Entonces, en el 56 la compra mi madre. En el 66 muere mi hermana, que era quien estaba al frente de la florería, me voy de Montevideo, que por segunda o tercera vez venía a vivir, me vengo a Salto y me toca la florería.

– En Montevideo, ¿usted estudiaba o trabajaba?Florería 1
– Cuando me vine a estudiar mamá se enfermó de tal forma que estuvo dos meses acostada por la presión altísima.
Cuando yo me embarcaba a Montevideo de las vacaciones de julio, la empleada me dice, “¿usted va a dejar que su madre se muera por irse a estudiar?”.
Entonces vengo y consulto a mi tío acá en Montevideo, y me contesta que hiciera lo que me pareciera, le dije entonces que me iba a Salto. Yo ya tenía la carrera de profesora en francés, di clases en el liceo de Salto, después me casé, y cuando me casé, me vine para Montevideo a poner una casa de plantas de vuelta, que por tercera vez se ponía en Montevideo. Es cuando muere mi hermana, algo totalmente inesperado de un embarazo, en dos días se terminó la historia. Entonces me voy a Salto de vuelta, con mi marido y un bebé de cinco meses, y me voy a vivir a la florería porque mamá se va a la quinta con el marido de mi hermana y sus dos hijos. Mamá sigue en el vivero y yo en la florería.

– Y cuando mira todo ese camino recorrido desde entonces hasta hoy, ¿con qué se queda?
– Tengo la suerte que todos mis hijos están trabajando en algo parecido, que ahora se vendió todo, se vendió la florería, se está vendiendo el vivero, estamos sin Ciudad Jardín en Montevideo, eso me ha costado emocionalmente. De a poquito me empecé a venir porque yo estaba sola cuando me separé de mi marido, de eso hace 22 años, cuando él se cayó, se quebró, después se vino y ya no volvió a casa. La cosa fue que yo vivía sola en Salto, y pasaron diez años, y yo seguía y daba vueltas, ¿usted sabe lo que hay que trabajar en una florería? La florería no se puede dejar un minuto, porque están los velorios, porque están las fiestas, usted tiene que entregar aquello y esto otro, cuando fue a entregar una planta y no estaba la persona, tenía que ir más tarde de nuevo y seguía el mandadero dando vueltas. La cuestión es que cumplí mi trabajo lo mejor que supe. Después de eso uno de mis hijos, el varón, me fue a buscar, me dijo, “vamos a probar mamá, vení a Montevideo, estás unos días y otros volvés a Salto y ves lo que puedes hacer”, porque no querían verme sola.

Y bueno, eso se fue dando y me fui quedando hasta que en 2010 –hablábamos de 2003- decidí comprarme un apartamento y me quedé acá en Montevideo. Seguí yendo, me iba a Salto a pasar ocho días, otras veces dos días, otras veces quince días. Pero cuando empezó el asunto de los robos, que yo iba y entraba el auto sola de noche, porque tengo por costumbre hacerlo así, se dio la otra situación, no podía ir más sFlorería2ola a Salto, el tema era la inseguridad, la puerta, el barrio que no había nadie de noche, “eso es horrible, ¿por qué no alquilás esa casa, vas a un hotel y te dejás de embromar porque todo esto es una pesadilla?”, me dijeron mis hijos. Bueno, pasé un año muy largo pensándolo.

Vino entonces el ofrecimiento de una persona que conozco, me alquiló la casa y después empezamos con lo de la florería, que mi marido me decía, “¿por qué no la vendés?”, ¿por qué no la vendo? Porque me la devuelven a los seis meses, porque no saben comprar flores, cómo administrarla, porque no es una cosa redituable, porque no es como la gente cree que piensa que es una maravilla. Siempre le he puesto mucha plata a la florería. Pero bueno, se dio que en un momento que tenía que ir a venderla no fui, fue mi hija, firmó todos los papeles porque estaba a nombre de ella porque yo me quería jubilar, ahora ya hace tres años que estoy jubilada. Este 23 cumplo 80 años así que me jubilé a los 76. El amor a la florería es algo muy grande, muy grande.

– Cuando se dio la noticia de la venta de la florería pudo verse, particularmente en las redes sociales, un sentimiento de agradecimiento por todo lo que usted y la florería hicieron por la sociedad salteña…
– Y lo que hubiéramos podido hacer que no hicimos, porque el Garden se puso en el medio, porque cambió la gente en la intendencia. Yo iba a remodelar toda la Plaza de Deportes a instancias del Toto Campos, que estuvimos hablando en un viaje… pero la intendencia se llevó empleados de la quinta, el Toto lamentablemente se murió, pero el tema no pasa por ahí. A mí me mandan plantas y flores, rosales de Austria, y cuando yo nací había en el vivero 70 variedades de rosas…

– ¿Y qué pasó?
– ¿Qué pasó? Las fueron robando, y llegó un momento que la persona que hacía las rosas no quiso hacer más. No se olvide que cuando yo perdí a mi padre, en el vivero había cien empleados. Mi madre quedó con eso que fue una responsabilidad tremenda, ¿por qué nos tuvimos que ir a vivir a Salto? Por esa responsabilidad de dar trabajo a cien personas, había que pegarles todos los sábados. Toda esa gente estuvo en Caja hasta el día de hoy, y eso nadie lo valora.

– Pasa también que uno iba a la florería y solo veía la parte linda, no lo que usted ahora nos cuenta…
– Por eso le decía que vendo y atrás mío viene la devolución (risas). Porque yo le decía a mi marido, “con tu trabajo te comprás un camión, pero con mi trabajo no me compro un juego de comedor”, no son cosas redituables como la gente cree. De todas formas tengo el sentimiento muy profundo de que la florería me privilegió, porque tengo la suerte de que todo el mundo que me ha pedido se encuentre satisfecha de lo que logró de la florería, que cuando tuvieron necesidad de consultarme en algo, pude ayudar, porque para mí la florería fue un éxito magnífico.

– ¿Cuántas historias tendrá, donde las flores fueron testigos privilegiadas del nacimiento de una pareja, de una vida…?
– Hay cantidad de historias preciosas, “ay, cuando nació mi bebé recibí un ramo de Jacintos celestes que nunca más vi en mi vida”, “ay, cuando me casé, el ramo de flores me lo regalaste tú”, “ay, el ramo de novia que tuve cuando me casé, las cuatro rosas, los cuatro colores que yo quería”, y como esos cientos. Amalita Zaldúa, “cuando me llenaste la iglesia con unas azucenas que parecía que estábamos tocando el cielo”, cosas así, de todo tipo. Cuando llegaba navidad me llamaban, “no te olvides que tenés que refaccionarme el centro de mesa”. O cuando llegaba la fecha de casado de fulano o el día de la madre a buscar rosas…

– ¿Antes éramos más románticos o somos los mismos de siempre?
– Antes éramos muchísimos más, se le daba valor a eso. Usted no llegaba sin una flor cuando usted lo sentía, ahora es, ¿cómo le dicen?, mi nieta me dijo, “ay, qué cursi” (risas), entonces ya veo que no le puedo decir si le gustaría trabajar en mi florería, “nunca, cállate la boca” me han respondido, y son mis nietos.

– Las flores son sentimientos…
– Ah, sí. Cuando le poníamos un bombón, y cuando los bebés nacían que se les hacía los escarpines chiquititos para colgar los arreglos, todas esas cosas que fueron hechas con mucho cariño. Tuve la satisfacción que el día que nacieron mis hijas, mis clientas me tejieron batitas, recibí de todo. Hoy las cartas que me contestan y las cosas hermosas que me ponen. “Ay Margot, cada vez que moría alguien yo pedía a la florería a que me mandaran un ramito de rosas para fulano o mengano”, esa fue la Chiquita Solari, que me llamó el domingo, “no sabés la emoción que me producía cuando me decían que las únicas flores que se llevó fulano en el cajón fueron las tuyas”. Cosas como esas, mil.

– No se olvidan más…
– No, no se olvidan más, qué se va a olvidar.

– Ya a la distancia, a tantos kilómetros de distancia, ¿no empezó a extrañar?
– ¿Cómo no voy a extrañar? Estoy extrañando que no puedo llamar todos los días a la florería (risas). Es así la cosa, yo me levantaba y lo único que hacía era abrir los ojos para la florería. ¿Qué le parece a usted?

– Que es difícil desenchufarse después de haber estado toda la vida en esto…
– Y qué malo es desenchufarse del todo, porque lo que usted cultivó todo el tiempo es el título de lo que usted hizo en su vida, y tiene que buscarle una dispersión muy acorde con eso, pero no dejar de andar con un título bajo el brazo, de buen padre, ese es mi primer título, que fui buena madre que tengo hijos como gallina, debajo mío. Ese es el título, pero después que lo que cumplí, no lo cumplí mal. Si yo paso por un lado y veo torcidas las flores, las enderezo. El jardín de acá del apartamento lo cuido yo, y pongo y saco lo que quiero, pero porque no lo puedo ver de otras manera, a los demás les da lo mismo.
Solo hay dos personas que me dan las gracias, uno me trae chocolate. Me vinieron a buscar de otros edificios, el de enfrente, el de la otra esquina para arreglarles el jardín.
Así están las cosas, y que la florería es un cofre de oro, es un cofre de oro, pero de sentimientos, de su vivir, de valores íntegros que va recibiendo.

PERFIL DE
MARGARITA GAUTRÓN
Es del signo de Aries, el próximo sábado cumplirá 80 años. Es hincha de Peñarol.

¿Cuál es su flor preferida? La rosa.

¿Qué flores prefiere con los arbustos? Las magnolias, las azaleas.

¿Cuál es el parque que admira? Ni hablar los parques de Francia, pero valoricemos nuestro Parque Solari que está hermosísimamente bien plantado y que no tenemos que perderlo de vista.

¿Qué le gusta de la gente? El amor que ponen en las cosas.

¿Qué no le gusta de la gente? El enfrentamiento, el choque, la crítica, eso me molesta muchísimo.

Leonardo silva

Publicado en - Semanales, 7- Domingo, EntrevistaComentarios (0)

Las mujeres “somos diferentes, tenemos diferencias generacionales y como personas tenemos que poder representar eso cuando se construyen políticas públicas”

Pasó un nuevo 8 de Marzo, fecha en que se conmemora el Día Internacional de la Mujer. Hoy EL PUEBLO comparte una visión personal de Lucía Minutti, ex candidata a intendente y dirigente del Espacio 40 del Partido Nacional, donde habla de sus comienzos en la militancia estudiantil a la salida de la dictadura, cuando a esas reuniones no iban mujeres, y su punto de vista de todo lo que se ha avanzado y lo que aún resta por hacer.

– Siempre militando, desde joven como estudiante y luego en la política…
– Exactamente, siempre militando. Es más, desde que nos reuníamos en un garaje en la época de la dictadura y ni siquiera votaba. Siempre cuento que no voté en las elecciones del año 80 por dos días, pero siempre militando, y tiene que ver mucho esto con el hecho de ser mujer. No me olvido más la vez que me invitan a la primera reunión en Montevideo, año 82, 83, que era la formación de la Corriente Gremial Universitaria (C.G.U.), que ya venían trabajando, y resulta que cuando entro era la única mujer, y decían malas palabras y decían, “ay, perdón” (risas), me sentía lo más fuera de lugar, era una sensación como decir, ¿qué estoy haciendo acá? Pero me gustaba la política, tenía cosas para aportar…

– ¿Se sentía escuchada, respetada por sus compañeros?
– Sabes que sí, aparte trabajé mucho en lo que fue la formación de la Federación de Estudiantes del Interior, que la hicimos estudiantes del interior de diferentes partidos, pero unidos en la reivindicación del derecho del interior a tener su propia Federación de Estudiantes y no formar parte de una comisión de la FEUU. Siempre me sentí respetada, escuchada. Es cierto que el tema de la participación de la mujer en la política siempre ha sido difícil. Es un tipo de participación previo a tener hijos y otra pos hijos…lucia minutti

– ¿Por qué?
– Por lo que es la distribución del tiempo y por lo que es la división sexual del trabajo, lo que fue originalmente nuestra cultura.
Me tocó nacer en los años 60, que fue la época de cambios, y de alguna manera como que los cambios se van impulsando. Tengo hijas jóvenes, que son completamente diferentes como ellas viven su empoderamiento al golpe que nos costó a nosotras poder empoderarnos y animarnos.
Hoy es otra la realidad, se han conquistado no derechos, en realidad, se ha visibilizado que la mujer, así como el hombre, somos sujetos de derecho y no objetos de protección u objetos de, sino que somos sujetos, y como sujetos tenemos nuestros derechos inalienables que tienen que ser garantizados. Entonces, en realidad en lo que se ha ido avanzando a nivel legislativo no es en consagrar derechos, porque los derechos ya los tenemos consagrados desde que nacemos por ser personas. En realidad es poder viabilizar el reclamo de esos derechos, que en definitiva son derechos que tenemos consagrados.

Eso ha sido un largo camino que a nivel legislativo tuvo muchísimo que ver la formación de lo que fue la Bancada Bicameral Femenina, en la cual participaron mujeres de todos los partidos políticos, que fue cuando se empezaron a consagrar aquellas leyes que daban cuenta de lo que era la situación que vivían las mujeres intramuros, o sea, dentro de sus casas. Ahí se empieza de alguna manera también a poder explicitar todo lo que era aquello que se consideraba en el ámbito privado y a poder visibilizar que el tema de la violencia, más allá que todavía continuamos con esta problemática porque es un tema que tiene que ver con todo un proceso cultural. Las mujeres dieron una gran lección ahí, se juntaron, construyeron leyes a partir de las diferencias, porque cada una pertenecía a partidos políticos distintos. Hago un homenaje a Beatriz Argimón, quien hoy es la presidenta del Directorio del Partido Nacional…

– Después de más de 180 años de existencia el Partido Nacional tiene a una mujer al frente…
– Si, después de 180 años el Partido Nacional le dio el lugar como presidenta de su Directorio a una mujer, y no como un decorado. O sea, a una mujer que gestiona, que hace las cosas y que se ha ganado el lugar a gerenciar a un partido.

– Paralelamente, tras 189 años de historia como país, recién van tres mujeres que presiden la Cámara de Representantes, y la primera fue en 2005 con la diputada Nora Castro, luego en 2010 Ivonne Passada y ahora es la sanducera Cecilia Bottino. O sea que ahí también estamos muy atrasados aunque poniéndonos al día como sociedad.
– Estamos atrasados, es lo que decíamos, una cosa es la legislación y otra lo que en realidad pasa. Soy una defensora de la Ley de Cuotas, a pesar que dentro de mi partido hay gente que no está de acuerdo por el tema de que es destratar a las mujeres…

– Porque discrimina…
– Sí, pero a veces es necesario, lo que llamamos la discriminación positiva, porque eso de alguna manera ha visibilizado algo que se pudo poner en discusión, que era la participación no igualitaria en política y en las cuestiones de lo que es la gestión y las políticas públicas, que no es simplemente un tema de participación, sino de la visión que nosotras tenemos de diferentes problemáticas. Es diferente a la visión que por ahí tienen los hombres o por ahí que tienen otros sectores de la sociedad. Somos diferentes, tenemos diferencias generacionales, tenemos diferencias como personas, y tenemos que poder representar eso cuando se construyen políticas públicas. Eso dio lugar a visibilizar la poca participación de la mujer en un ámbito como el legislativo, pero también en el ejecutivo, más allá que yo ahora no las conté, pero hay muchísimas alcaldesas que son mujeres, hay una sola intendenta, que es la de Lavalleja, en el período pasado hubo tres intendentas. Así que sigue siendo difícil, pero es un camino que hay que recorrer.

– Uno de los graves problemas sigue siendo la violencia de género, usted recién mencionó la palabra visibilización. ¿Antes pasaba lo mismo y no se veía pero ahora se denuncia más o es que ahora nuestra sociedad es más violenta?
– Hay un poco de las dos cosas. A través de lo que es la sensibilización, la visibilización y la no naturalización de la violencia como algo que era del orden de lo privado, que era parte de las relaciones de pareja, y que eso se dejó de naturalizar, entonces se empieza a visibilizar más y a pedir más ayuda. Por otra parte, como sociedad estamos siendo más violentos, muy intolerantes, se ve en diferentes expresiones de la sociedad que no tiene que ver solamente con el tema de género sino que tiene que ver con otras expresiones. Parecería que todo lo que es diferente a mí, pasa a ser un enemigo, y en definitiva lo que tenemos que hacer es construir una ciudadanía diferente, que haga que crezcamos como sociedad. ¿Cómo no vamos a poder construir en armonía una sociedad si somos solo tres millones de habitantes?

– Nuestra Constitución es mucho más sabia cuando establece que lo único que nos tiene que diferenciar son nuestros talentos y virtudes, y no cuestiones de género, de religión, de raza, ideologías…
– Por diferentes estudios que se han visto, las mujeres en realidad están teniendo muchísima más formación en estudios universitarios, incluso dentro de lo que son las deserciones, desertan más los varones que las mujeres. Estamos teniendo todo lo que es una accesibilidad a lo que es capacitación. Ahora también es cierto que tenemos grandes capas de población para quienes es muy difícil a veces para las mujeres poder acceder a estudios, a emprendimientos y poder generarse su propia autonomía económica. Entonces tenemos grandes desfasajes poblacionales en varios sentidos y no solo en el sentido de género. Pero también creo que empoderando a las mujeres en aquellos programas que apuntan a lo que es la capacitación y la formación de las mujeres y lo que son los micro emprendimientos, también hace a como esa mujer se posiciona después como modelo frente a sus hijos en la crianza. Se posiciona como modelo frente a la pareja, y cuando una mujer sale a trabajar, necesariamente tiene que empezar a haber una redistribución de lo que son las tareas del hogar. Ese encontrarse en otras tareas que tienen que ver con el cuidado, con lo que es la salud, con la necesidad de poder hacerse cargo ambos de lo que es la crianza de los hijos en esas etapas de la vida que son tan importantes. Los cambios culturales avanzan a un ritmo mucho más lento de lo que son los cambios legislativos, que no son menores, se ha ido avanzando.

– ¿Ha participado de las convocatorias que se han hecho por el Día de la Mujer?
– Siempre estuve porque creo que esas cosas, independientemente de lo que en un momento pensara o no pensara mi partido, los partidos crecen con las mujeres, “más mujeres, mejor política”, y sigo creyendo en eso, no porque las mujeres seamos mejores o superiores sino porque somos diferentes y porque necesitamos estar representados en los partidos políticos. Siempre fui una luchadora por lo que son esas causas en las cuales creo, y entiendo que visibilizar a través de las distintas manifestaciones que se realizan todos los 8 de Marzo que hay una gran capa de nuestra población, que son las mujeres, que antes estaban en lo oscuro, como aquel recordado dicho que detrás de un gran hombre siempre hay una mujer, bueno, atrás. Esto ha logrado poner en foco sobre cómo somos las mujeres, cómo es nuestra subjetividad, cómo vivimos la realidad, cómo construimos políticas y cómo somos parte integrante de esta sociedad en la cual vivimos.

Y hay un tema que me parece que no es menor y que deberá impulsarse este año, que es el proyecto de Ley sobre Tenencia Compartida. Más allá que a veces no es políticamente correcto porque por ahí también toca una especie de propiedad privada de las mujeres que son sus hijos -algo que también se fue construyendo en nuestra subjetividad-, la Ley sobre Tenencia Compartida viene a aportar el hecho de que los hijos son cuestión de dos y que más allá que estén juntos o separados, las responsabilidades económicas, afectivas, educativas son de ambos miembros de la pareja, y que no son terreno de guerra de ver quién se queda con un botín. Creo que esa ley va a ser algo muy bueno, en especial para los hijos. Y más allá que podrá tomarse como algo tangencial, será algo que pondrá a los varones esa responsabilidad que es importante a la hora de criar hijos.

PERFIL DE LUCÍA MINUTTI

Casada, dos hijas. Es del signo de Sagitario. De chiquita quería ser médica, psicóloga, azafata. Es hincha de Nacional, “pero en realidad de los deportes lo que siempre me ha gustado es el ciclismo”.

¿Una asignatura pendiente? La política.

¿Una comida? El churrasco con tallarines o espaguetis con pesto.

¿Un libro? “Mi planta de naranja lima” de Jose Mauro de Vasconcelos.

¿Una película? “El francotirador” de Martin Scorsese, “Mi pie izquierdo”, “África”, “Australia” y una que me hizo ver mi hija llamada “Cartas a Dios”.

¿Un hobby? Leer.

¿Qué le gusta de la gente? La franqueza.

¿Qué no le gusta de la gente? El doble discurso, la desconfianza, la hipocresía.

Leonardo silva

Publicado en - Semanales, 7- Domingo, EntrevistaComentarios (0)

“Sería el candidato que desde la unidad de la izquierda proponga un modelo que debe ser mejor que el que desarrolló Lima en estos años al frente de la intendencia”

Gabriel Duarte, edil de Alianza Progresista, abogado, docente universitario, entre otras facetas conocidas, ha sido propuesto por algunos sectores del Frente Amplio (FA) como posible candidato a la intendencia de Salto. Si bien aún faltan algunos formalismos políticos para concretar su postulación, EL PUEBLO dialogó con Duarte para ir conociendo cuáles son sus preocupaciones e inquietudes políticas actuales.

– Suena su nombre de manera insistente como un posible precandidato a intendente de Salto por el FA, ¿qué opina de esa posibilidad?
– Está sonando mi nombre como también es cierto que está sonando el nombre de otros compañeros y compañeras, como es natural en el FA además. Por suerte somos un partido político que cuenta con cuadros dirigentes. Para nosotros es una gran responsabilidad que afrontaremos con seriedad y dedicación como hemos encarado todas las cuestiones de la actividad política.

– Este es su segundo período como edil en la junta departamental y antes sumó cinco años como asesor en la Bancada de Senadores del FA.
– Cuando asume el gobierno del FA en el año 2005, la Bancada de Senadores del FA designa un conjunto de profesionales asesores, y si bien yo aún no estaba recibido, ya había terminado los cursos. Y a partir de 2005 ingresé como profesional asesor de la Bancada de Senadores de Alianza Progresista, ahí me tuve que radicar en Montevideo durante ese tiempo. Para nosotros fue una gran experiencia por haber participado en algunas cuestiones que fueron muy importantes, como asesorar a una comisión que estudió el endeudamiento interno, que en aquel momento Uruguay estaba fuertemente endeudado, la gente, las empresas, los productores. Esa fue una experiencia política y profesional que para mí fue muy enriquecedora.Gabriel Duarte II

Después participamos en algunas comisiones, como la de Asuntos Laborales de la Cámara de Senadores, que trató leyes muy importantes como la Negociación Colectiva, la de Protección Sindical que crea el fuero sindical en Uruguay, la Ley de Tercerización que incorpora la responsabilidad de las empresas subcontratistas y las empresas principales. Es decir, profesional y políticamente vivimos esos años con mucha intensidad los cambios legislativos que se iban dando de la mano del primer gobierno de izquierda de Uruguay.

– Tiene entonces una experiencia de 14 años vinculado a la función legislativa, pero se va a postular al principal cargo ejecutivo del departamento, que tiene funciones distintas…
– Sí, son distintas. Es cierto que concomitantemente con esa actividad, recuerdo que en el año 2004 habíamos postulado a la escribana Dora Bagdassarián como Directora de la Regional Norte, salió electa y al siguiente año la FEUU la proclama como candidata a Decana y sale Decana de la Facultad. Por primera vez una Directora de la Regional Norte pasaba a ocupar el cargo de Decano. Y cuando Dora arma su equipo de gobierno como decana de la Facultad de Derecho, que es la más grande que hay en Uruguay, una tarde me citó y me dijo que me necesitaba en el área de cooperación internacional de la Facultad. Y bueno, estuvimos ocho años a cargo de un área importante como Asistente Académico de la Decana, y ese era un cargo ejecutivo, donde tuve una experiencia muy importante en lo que es la administración, en lo que es la confección y la ejecución presupuestal, el armado de proyectos, la ejecución del presupuesto por programa. Para mí fue otra gran experiencia, además de tener el privilegio de trabajar con una persona como Dora que es una de las grandes personalidades que he conocido en mi vida.

– A primera vista se podría pensar que usted está capacitado tanto para un cargo legislativo como ejecutivo, ¿por qué optar por este último?
– En realidad, los cargos electivos en política no son solo capacidades, porque además se requiere el apoyo de la gente porque son cargos electivos. Entonces, uno tiene que tener la capacidad para poder enfrentar el desafío, pero después tiene que tener la capacidad para captar las adhesiones que lo lleven. No es que yo elija una cosa o la otra sino que las circunstancias políticas se han dado para que algunos compañeros me pidieran manejar mi nombre para la candidatura a la intendencia, y bueno, la cosa se viene dando por ese lado. Pensamos también en un momento en tener una candidatura a la diputación por el Frente Líber Seregni, pero bueno, la verdad es que todo no se puede, aunque no es una cuestión que descartamos.

– ¿Sería el candidato alternativo o de oposición a la gestión del intendente Lima?
– Sería el candidato que desde la unidad de la izquierda proponga un modelo que entiendo debe ser mejor que el que desarrolló Andrés (Lima) en estos años al frente de la intendencia. Ni el candidato opositor ni crítico a Lima. El equipo de gente que propone algo diferente dentro de la unidad de la izquierda.

– Mencionó la palabra equipo, ¿usted está armando ya su equipo de gobierno?
– Sí, sí, naturalmente que tenemos un grupo de compañeros que en varias áreas hemos estado trabajando. Si la candidatura se consolida y hay apoyo de otros sectores, me parece muy importante armar un equipo en donde todos se sientan representados, y esa es una de las diferencias del equipo de gobierno de Andrés, donde no están todos los sectores, y si uno no tiene todos los sectores, no están todos representados. Un gobierno frenteamplista de cara a la unidad del FA debe tener un equipo donde todos estén representados. En segundo lugar, las personas que uno designe para desarrollar una tarea tienen que tener conocimiento, idoneidad y experiencia en la actividad que va a desarrollar y compromiso político.

– Justamente, cuando el Cr. Víctor Invernizzi renunció a la Dirección de Hacienda, el intendente Lima buscó a otro profesional dentro del FA para ocupar ese cargo, pero no hubo un solo Contador Público frenteamplista que aceptara. Usted refiere también a la necesidad que todos los sectores estén representados en el equipo de gobierno, ¿pero ese no fue un ejemplo que el intendente fue aislado dentro de su propia fuerza política?

– No asigno responsabilidades directas, pero en todo caso habrá responsabilidades compartidas. Ahora, un intendente tiene que liderar, entonces, es el intendente el primero que debe buscar los acuerdos y acercarse a la fuerza política, y si hay un vacío, es el primero que lo tiene que llenar. Entonces, apuntamos a ese estilo de conducción. No descarto que pudo haber un vacío, pero bueno, es el intendente el primero que se tiene que mover para llenarlo.

– Si usted fuera elegido intendente, ¿qué haría de manera distinta al actual gobierno?
– Lo primero, formar un equipo de gobierno en donde todos se sientan representados. En segundo lugar, ese equipo de gobierno tiene que tener un compromiso político y tiene que estar consolidado. No es bueno tener un gabinete que sea cambiado en tan poco tiempo. Los gabinetes tienen que tener continuidad, porque si no, no tienen posibilidad de realizar los cambios que se proponen. La otra cuestión, tiene que haber, y es fundamental, un diseño presupuestal de la intendencia de Salto que marque estrategias y objetivos. Un gobierno tiene que tener claro los objetivos y las estrategias, que tiene que compartir con la fuerza política, pero también con las fuerzas sociales y con los otros partidos. No quiere decir que todos tengan que estar de acuerdo, pero tiene que haber un planteo, porque si no hacemos un planteo claro de lo que pretendemos hacer, va a ser muy difícil lograrlos.

Pero además va a ser muy difícil que la gente nos controle. Es muy difícil controlar a alguien en términos de democracia si no sabés lo que esa persona tiene planificado hacer. Entonces, hay una cuestión de transparencia y de ejercicio democrático que nos obliga a plantearle a nuestra fuerza política y al conjunto de la sociedad qué es lo que queremos hacer, porque la sociedad, sus organizaciones sociales y los colectivos, tienen que saber cuáles son los propósitos del gobierno departamental entre otras cosas para exigirle que los cumpla. Si uno no tiene propósitos claros, es muy difícil que el resto de la sociedad te pueda controlar.

– Más allá de lo que será el programa único de gobierno del FA, ¿cuáles serían para usted las prioridades que debe encarar el próximo gobierno departamental?
– Hay varias cuestiones. Primero, la conducta presupuestal. Es decir, cuando asuma el próximo intendente, por más que se ha mejorado mucho, la situación de la intendencia es delicada desde el punto de vista financiero. Entonces, la primera cuestión es tener responsabilidad en el manejo de los recursos públicos. Segunda cuestión, hacer los mejores esfuerzos por lograr la profesionalización de los empleados municipales, que ha sido una demanda del propio gremio, que en varias oportunidades ha insistido en tener espacios de capacitación porque hay que darle a los empleados de la intendencia las mejores herramientas para que puedan cumplir con su objetivo. Tercera cuestión, debe haber inversión pública que esté al servicio de un objetivo, ¿cuál es el objetivo? ¿Poder desarrollar nuestras capacidades turísticas? Bueno, entonces la infraestructura que se realice tiene que estar al servicio de desarrollar las capacidades turísticas. Somos un departamento que está muy vinculado con la producción, por lo tanto necesita caminería rural, pues entonces hay que destinar los recursos a satisfacer esa necesidad que es una infraestructura que responde al aparato productivo. Es necesario además, propiciar el ámbito para que haya posibilidades de inversión y de trabajo, eso tiene que ser un objetivo fundamental para Salto.

El gobierno departamental no tiene dentro de sus competencias la materia de seguridad, es más, la tiene expresamente excluida. Ahora, si queremos tener una ciudad saludable y segura, tenemos que tener una ciudad alumbrada, limpia. Entonces, en base a esos objetivos es que tenemos que desarrollar toda la estrategia para poder cumplirla.

Lo otro, desde el gobierno departamental se tiene que motivar el fortalecimiento institucional de los distintos colectivos. Hay un informe de Naciones Unidas para el Desarrollo que da indicadores muy jodidos para Salto y para esta región. Uno de los indicadores malos es que tenemos debilidad en todas instituciones, las empresariales, la de trabajadores, en las cooperativas. A veces eso ocurre cuando los liderazgos políticos son individualistas. Acá no se ha priorizado lo colectivo, ni en el gobierno anterior ni en este tampoco.
Las improntas personalistas desplazan a los objetivos colectivos, y dañan profundamente a las instituciones sociales, gremiales, cooperativas, deportivas.
Tenemos que fortalecer la institucionalidad en Salto, y el gobierno departamental puede ser un factor que ayude a eso.

PERFIL DE GABRIEL DUARTE
Casado, tiene una hija y espera la llegada de su segunda hija en dos meses. Es del signo de Aries. De chiquito quería ser veterinario. Es hincha de Nacional.

¿Una asignatura pendiente? Escribir un libro sobre el impacto de la descentralización y la calidad de vida de la gente.

¿Una comida? El asado a las brasas.

¿Un libro? “El viento nuestro de cada día”, que es una entrevista que el periodista César Di Candia le hace a la familia de Wilson Ferreira Aldunate.

¿Una película? Gladiador.

¿Un hobby? La pesca deportiva.

¿Qué música escucha? Zitarrosa.

¿Qué le gusta de la gente? La gratitud.

¿Qué no le gusta de la gente? La ingratitud.

Leonardo silva

Publicado en - Semanales, 7- Domingo, EntrevistaComentarios (0)

“Vivimos un momento de globalización aceleradísima, donde los gobiernos pierden poder, y si uno se descuelga del mundo, te quedás solo”

Ignacio Texeira es egresado de la Universidad de la República como Ingeniero Industrial Mecánico, trabaja en Salto Grande y hace poco culminó una maestría en su especialidad que lo llevó a estar un año en Suecia y otro en Estados Unidos. Dialogó con EL PUEBLO sobre su experiencia.

– ¿En qué tipo de trabajos se aplica su carrera?

– Eso es bastante difícil de explicar porque la gente enseguida piensa en la parte automotriz, pero la verdad es que tiene que ver muy poco con la mecánica en ese sentido. Esta carrera no existe mucho en el exterior, digamos que es un invento uruguayo. Lo que más se ve es ingeniería industrial que apunta más a lo que es administración de industrias, de la producción, de organizar la producción. Ingeniería mecánica es más fierrera, en sí ya de entender más los mecanismos, cómo se diseñan. Así que la Industrial Mecánica vendría a ser como una mezcla de las dos, ni tan administrativa ni tan fierrera, donde se ve de todo, parte de electricidad, transferencia de calor, refrigeración, aire acondicionado, toda la parte de flujos por cañerías, etcétera, es muy amplia la carrera.

– ¿Dónde se consigue trabajo con ese carrera?

– Te puedo contar dónde trabajan diferentes amigos con este título. Una muy típica es la de trabajar en el mantenimiento de una planta industrial. Muchos jefes de mantenimiento de plantas industriales son Ingenieros Industriales Mecánicos, donde se enfrentan con diversos problemas, desde los eléctricos a los técnicos, todos los días. Tengo otros amigos que han trabajado, por ejemplo, en lo que es protección contra incendios, toda la parte del diseño, de las bombas de agua, de los caudales, la cantidad de agua. Tengo amigos que trabajan en consultoras brindando servicios cuando alguna industria precisa ampliar sus líneas de producción. Yo trabajo en Salto Grande, vinculado a la parte de las turbinas en este momento, pero anteriormente trabajé en un puesto más de gestión, de la implementación de un software de mantenimiento para organizar todas las tareas de mantenimiento, que es una tarea mucho más de gestión. También se puede trabajar en todo lo que es energía, como por ejemplo, lo que es la parte de energía eólica, dirección de obra de montaje industrial.

– Dicen que toda persona más allá de alcanzar la meta del título, nunca deja de estudiar y continúa capacitándose y poniendo al día sus conocimientos. Es también su caso.Ignacio Texeira

– Sí. Siempre tuve la inquietud de hacer algo más en el exterior después de la carrera, pero salido de la Facultad necesitaba tener experiencia laboral, quería trabajar en la industria, hacer un trabajo real en contraposición a lo que es un trabajo académico, por eso decidí hacer unos años de trabajo antes de continuar estudiando. Si hubiese optado por la carrera académica ahí sí es más común que uno ni bien termine la carrera continúa estudiando hacia el doctorado, pero en las carreras más aplicadas es como hacer una pausa y trabajar. Entonces, trabajé en Conaprole un año y medio en Montevideo, luego me surgió esta posibilidad de venir a Salto Grande a través de un concurso, se me dio y pude volver al pago que era siempre un anhelo.

Estando en Salto Grande empecé a buscar la forma de cumplir el sueño de estudiar en el exterior. Comencé buscando maestrías que estuvieran relacionadas a lo que hacía en Salto Grande. Encontré una maestría en turbo máquinas que podía ser de interés de Salto Grande, que era un año en Suecia y otro en Estados Unidos a través de una sociedad entre varias universidades. Se podía haber elegido también Bélgica o Grecia para hacer el segundo año. Así que encontré la maestría, me gustó y empecé el proceso de ver en Salto Grande si estaban las posibilidades para hacerlo. Vi que en los estatutos se contemplaba la posibilidad que por temas de estudios que interesase a Salto Grande se podía otorgar una licencia sin goce de sueldo. Mi jefe me dio todo su apoyo, el gerente también me respaldó y finalmente el directorio me otorgó la licencia junto a una colaboración económica que me permitía pagar los gastos mensuales de alojamiento y comida. Por otro lado, en la ANII (Agencia Nacional de Investigación e Innovación) me presenté a una beca para maestría en el exterior, la conseguí, con la que pude pagar casi el 90% del costo de la maestría.

– ¿Cómo fue ese choque cultural cuando llegó a Suecia?

– Llegué un viernes de noche, me tomé el tren y el metro para llegar a un hostel que tenía reservado porque a pesar que yo tenía alquilado el apartamento me lo daban recién unos días después. Había muchos jóvenes en el metro porque era viernes de noche. Estocolmo tiene una particularidad que del viernes para el sábado el metro funciona toda la noche para transporte público. Cuando uno llega está maravillado por todo, una ciudad preciosa donde todo funciona de maravilla. Llegué al final del verano de allá porque en setiembre entran en otoño.
Poco a poco fui viendo cómo era Estocolmo y cómo eran los suecos. Como estaba en una universidad que aceptaba a gente de distintos países, había una comunidad internacional muy grande. Los primeros días coordinaba actividades donde pude conocer a jóvenes de otros lados, pero lo que se hizo bastante difícil fue conocer suecos porque son bastantes cerrados, es difícil hacerse amigo de los suecos. Pero bueno, me hice de buenos amigos en la universidad con personas de otros países.

– ¿Con personas de qué países conservó mayor afinidad?

– El mejor amigo que me hice es un italiano, ellos son muy parecidos a nosotros. Es del sur de Italia, de Catania de Sicilia. Después tenía a los compañeros de clase más cercanos, alemanes, un japonés, de la India con quienes me hice muy amigo también, de Noruega, de Malasia, el resto era un montón de italianos y españoles.

– ¿Se comunicaban en inglés?
– Si, siempre en inglés, más allá que con el italiano él aprendió español y yo un poco de italiano. Él aprendió más rápido que yo.

– ¿Mantienen contacto?

– Si, si, seguimos manteniendo contacto. Justo ayer hablamos, hoy en día se puede mantener el contacto mucho más fácil.
Me hice muy amigo de los indios, que si bien tienen una cultura bastante distinta a la nuestra, son muy abiertos, a diferencia de los chinos. Los comparo porque geográficamente están muy cerca y son dos países con muchísima gente pero con una cultura muy diferente.
Los chinos son más cerrados, más tímidos, con dificultades para hacer amigos, se juntan entre ellos y no se abren para conocer a gente de otros lados.
– ¿Qué fue lo que más le impactó de esta estadía en Suecia?

– Como conclusión general me quedé con que es un país espectacular que funciona muy bien, pero el clima es muy duro. La gente enseguida piensa en el frío, pero no pasé frío, he escuchado a más de uno decir que Uruguay es uno de los países más frío porque aquí el frío es húmedo y se siente mucho más. En Estocolmo cuando más sentí frío fue en el cambio de estación cuando estábamos cerca del cero grado, después que enfrió y condensó la humedad, ya no sentía demasiado el frío. Lo que en cambio sentí fue la falta del sol porque es muy nublado, está a una latitud muy alta, entonces alrededor del 20 de diciembre, fechas en que los días son más cortos, amanecía a las 9.30 y oscurecía 14.45…

– ¿Sólo cinco horas de luz por día?

– Sí, sí. A eso hay que sumarle lo nublado, y el día que está despejado uno no llega a ver el sol porque sube muy poquito, solo sube once grados, entonces queda prácticamente atrás de los edificios. La verdad que uno extraña el sol, casi todos los latinos que estábamos, los indios también, todos acostumbrados mucho al sol, lo extrañamos.

– ¿Encontró alguna
colectividad uruguaya?

– Que se reúna en Estocolmo no. Un día me encontré con una uruguaya en el metro, la escuché hablar por celular y pensé que si no era uruguaya era argentina, y resultó ser uruguaya. La encaré, le dije que la había escuchado hablar, me contó que los uruguayos no se juntaban mucho. Mucha gente fue a Suecia en la época de la dictadura.

– ¿En qué lo cambió esta estadía de diez meses en Suecia? Porque si bien luego siguió para Estados Unidos, uno lo conoce más gracias a la televisión y el cine.

– Haber aprovechado de esta oportunidad te abre la cabeza en todo sentido. Aprendés a apreciar el clima que uno tiene acá, porque uno siempre lo tuvo, y te das cuenta de lo que lo extrañás cuando te falta, que fue lo que me pasó en Suecia. Uno tiene allá todo en cuanto a servicios pero igual se extraña el clima, factor importantísimo en la calidad de vida. Socialmente, te abre muchísimo la cabeza, sobre todo al conocer a gente de otros lados. Hay muchas cosas que son particularidades de Uruguay y la zona en la que vivimos que uno las asume como que todo el mundo es igual, y cuando empieza a interactuar con personas de otros lados y ve cómo funciona la cosa en otros países se da cuenta que no es así. Tengo miles de ejemplos, acá estamos muy acostumbrados al uso del dólar como moneda, aparte del peso uruguayo, pero hablando con amigos me preguntaban por qué usábamos el dólar, y si uno se pone a pensar se trata de una particularidad de nuestra economía que está dolarizada. En otros países se usa la moneda del país. Eso hasta que no salís y lo ves no te das cuenta.

Cosas como esas, montones. Eso a uno le da una perspectiva que empieza a entender las particularidades de nuestro país, cuando uno ve los problemas que hay estando acá le parecen un mundo y cuando los ves afuera, parecen mínimos. Una cosa que me causaba gracia fue todo el revuelo por el puente en el Club Remeros, que uno lo miraba desde afuera y no entendía todo ese revuelo por construir un puente en la ciudad. Era como que en una ciudad muy monótona ponés un cambio y se termina armando un revuelo bárbaro.
Una vez lo escuché en una entrevista a Jorge Drexler, uruguayo que ha vivido mucho afuera, y me quedé con dos frases de él, “Uruguay es un país chiquito que para entenderlo bien hay que verlo desde afuera”, y en otra de sus frases decía que para un país chiquito entre dos potencias grandes, como Argentina y Brasil, “la perspectiva es algo muy valioso”. Y yo veo que en general tenemos muy poca perspectiva, como uruguayos estamos muy encerrados a los problemas que nos pasan acá y no nos situamos en el mundo, estando en un momento de globalización aceleradísima, donde los gobiernos pierden un poco de poder y si uno se descuelga del mundo, te quedás solo.

PERFIL DE IGNACIO TEXEIRA

Soltero. Es del signo de Cáncer. De chiquito quería ser contador como su padre. Es hincha de Peñarol.

¿Alguna asignatura pendiente? Por ahora no.

¿Una comida? Chivito.

¿Un libro? “El general, el pintor y la dama” de María Esther de Miguel.

¿Una película? La saga de “Star Wars”.

¿Un hobby? El enduro en moto.

¿Qué música escucha? Me gusta la música en español.

¿Qué le gusta de la gente? La sinceridad.

¿Qué no le gusta de la gente? Lo opuesto, la gente que anda con vueltas y te oculta cosas.

Leonardo silva

Publicado en - Semanales, 7- Domingo, EntrevistaComentarios (0)

“No vamos a tirar piedras porque sí, porque hay cosas que están bien hechas por el FA que vamos a apoyar, pero hay cosas que están horribles y que tenemos que cambiar”

Gonzalo Leal es una de las sorpresas que esta campaña política nos tenía deparada, fundamentalmente por lanzarse a una candidatura a la diputación por una propuesta nueva que aún se está formando en todo el país. Nos referimos a “La Alternativa”, la que es definida por Leal como una coalición de voluntades provenientes del Partido Independiente (PI), del Frente Amplio (FA) y del Partido Colorado, esencialmente.

Leal, desde su “Movimiento Naranja” en Salto, responde a nivel nacional al sector “Avanza País” que lidera Pablo Franzini Batlle, quien será candidato al Senado de la República respaldando la fórmula presidencial que ya está definida, con Pablo Mieres y Selva Andrioli. EL PUEBLO dialogó con Leal sobre los motivos que lo llevaron a ingresar de lleno a la política como candidato a diputado, por qué decidió hacerlo desde “La Alternativa” y cuáles son los principales temas que le preocupan.

– Una nueva etapa en su vida, ya no solo incursionando en la política sino además como candidato desde una nueva propuesta, “La Alternativa”. ¿Por qué?
– Yo estaba haciendo un posgrado en Administración de Salud, donde hay una parte referida a la Demografía, o sea, al estudio de las poblaciones. Y analizando lo que está pasando en Uruguay en este momento, me di cuenta del cambio cultural que existía en el país. Nos pasó que lentamente, por una inoperancia del Estado sumado a otras razones, un sector de la sociedad cambió la forma que teníamos normalmente los uruguayos. Así como somos muchos que nos levantamos todos los días para ganar el pan, hay un sector de uruguayos que tienen una cultura totalmente diferente, de bajos recursos y donde se metió la droga. Lamentablemente pude observar en esos estudios que ese es el sector que más está creciendo demográficamente. Por lo tanto, lo que (Mario) Layera en un momento expresó sobre que Uruguay se iba a convertir en un país centroamericano, en el sentido de lo que es la violencia y la inseguridad, es lo que estamos viendo hoy con una tendencia a que cada día vamos a estar peor.Dr.-Leal-2

– ¿Por qué cada vez peor?
– Por lo que le decía del cambio cultural de ese sector de la sociedad que cambió totalmente, y tiene un hábito, una forma de ser que es mucho más violenta, donde se metió la droga, que fue lo que generó ese cambio. Eso es inseguridad y es lo que me preocupó, lo que me llevó a buscar una forma de poder actuar y que mi pensamiento tuviera eco en algún lado. Fue ahí que empecé a buscar dónde podía actuar.

Por mi pensamiento histórico batllista, en algún momento fui votante del FA y abracé sus banderas en su creación, las banderas de Seregni. Pero lo que veía ahora es que en la estructura del FA no me iba a sentir cómodo por no estar de acuerdo en una cantidad de cosas que se estaban haciendo y en donde en su interna hay partidos importantes, que quizás no tengan un peso electoral tan destacado pero sí un peso en la interna que llevaba a que gente dentro del FA defendiera y votara cosas con las que no estoy de acuerdo.

A su vez, en los partidos tradicionales, sobre todo el Partido Colorado que era el que en cierta manera me podía atraer por mi pensamiento, no me sentí reflejado con su historia reciente, donde para mí, el batllismo se dejó de lado y que hoy está con muchas ideas neoliberales con las que no coincido. Por lo tanto, busqué una alternativa. Viendo y escuchando a los compañeros que estaban formando este nuevo partido de coalición, justamente “La Alternativa”, me interesó y fue así que comentando con otros compañeros un día se apareció José Pablo Franzini Batlle y me ofreció esta posibilidad.

– Su padre es un connotado dirigente del Partido Socialista, esta decisión que tomó de ser candidato por otro partido político, ¿lo conversó antes con él?
– Si claro, fue lo primero que hice apenas me hicieron el ofrecimiento. Mi padre me crió con una forma de pensar muy libre y de respeto mutuo. Obviamente que coincidimos en muchísimas cosas sobre lo que estoy tratando de proponer y llevar adelante en el pensamiento. Él sigue pensando que el instrumento del FA es viable, a mi forma de ver, si bien nunca milité dentro del FA sino más bien que fui solamente votante, sí milité en gremios, en la Asociación de Estudiantes de Medicina. En ese sentido, él me respeta mucho en mi decisión y no tenemos ningún problema.

– ¿Y cómo lo tomó la familia? Porque solo el ejercicio de la medicina le toma muchas horas, y ahora con la política casi no lo van a ver…
– Si, tal cual. También fue otra de las consultas, obviamente, y lo primero que siempre mantengo es que tengo que cuidar a mi familia. O sea, nada me debería influir para no cuidar a mi familia, eso lo tengo muy claro. Pero lo hablamos y tengo todo el apoyo tanto de mi señora como de mis hijos, que ya están grandes. Es más, están apoyándome y mis hijos militando, así que en ese sentido tengo todo el apoyo.

– Usted podría haber sido un candidato interesante en cualquier partido político, sin embargo, tomó la decisión de ir con una propuesta nueva como es “La Alternativa” y que recién se está gestando, ¿por qué desde ahí?
– Me atrajo el hecho de generar algo nuevo, con un pensamiento batllista claro, con ideas progresistas, y que a su vez, estoy absolutamente convencido que Uruguay está partido políticamente. Así que vamos a tener de un lado al FA y por otro lado el Partido de la Concertación, por darle un nombre, es decir, blancos y colorados. Se va a tener que actuar en lo que es “la grieta” que se está formando, donde nadie tendrá mayorías. Ahí vamos a tener una influencia importante en generar políticas en serio, políticas de Estado, a partir de trabajar en esa grieta, donde podremos coincidir con algunas cosas, porque nosotros no vamos a tirar piedras porque sí, porque hay cosas que están bien hechas por el FA, que vamos a apoyar, pero hay cosas que están horribles y que tenemos que cambiar, y si no cambiamos, la cosa viene muy mal.

– Además del tema de seguridad que ya mencionó, ¿qué otros temas le preocupan y de los que quiere hablar en esta campaña?
– Para nosotros el tema central es esto que estamos hablando, el cambio cultural que va enrabado con la seguridad y la educación, porque el planteo que hacemos es que hay una forma de pensar que tenemos que romper, y para eso tenemos que actuar en tres lugares, la legislación, la fiscalización, o sea, vamos a reprimir el delito, y tercera cosa, la educación. Generando educación desde escuelas y liceos adentro de los barrios, a tiempo prácticamente completo para generar otras formas de vida y de actuar que puedan ver otra forma de ser, que es lo que queremos generar. O sea que a largo plazo sería cambiar un hábito, una actitud frente a la vida, por eso hablamos de política de Estado.

Por otro lado, un tema que nos preocupa muchísimo es el empleo. La idea es trabajar desde la diputación por Salto, por lo que tenemos que enfocar bien cuáles son los problemas que tiene el departamento. En ese sentido, el empleo es algo que preocupa. La media de lo que es el desempleo, es bastante más alta de lo que es la media en Uruguay, estamos en 10% y subiendo mientras que en el país es de un 8%. Además, está la parte productiva de nuestro Salto, como con la citricultura, con el arándano. Por suerte ahora se abrió el mercado japonés para la carne y el frigorífico comenzó a funcionar de nuevo y parecería que el frigorífico municipal tiene permiso para funcionar, lo que nos alegra.

Lo otro es el turismo, que también nos tiene bastante preocupados por haber perdido competitividad con respecto a lo que son nuestros vecinos argentinos. La ciudad no está mostrando su mejor cara en estos últimos años frente al resto del país, y eso es lo que tenemos que revertir a corto y a mediano plazo. Salto tiene un potencial bárbaro en turismo por lo termal, el río y el lago, todo lo que es el turismo rural, pero está todo muy desaprovechado.

Lo otro es la conectividad. Si bien Salto se encuentra en el centro del MERCOSUR, lamentablemente se encuentra alejado de todas las capitales. Estamos a 500 kilómetros de Montevideo, a 400 de Buenos Aires y a 900 de Asunción. Solamente tenemos conectividad por vía terrestre con caminos que no son muy amigables. Por lo tanto, debemos pensar a mediano y largo plazo, que Salto debe tener mejor conectividad tanto por agua como también por aire.
– “La Alternativa” tiene un socio principal que es el Partido Independiente. Tenemos entendido que recientemente se reunió con sus dirigentes, ¿cómo coordinarán esta campaña electoral y sus posibles candidaturas?
– Es verdad, nos reunimos, estamos funcionando en conjunto dentro de lo que es el local en calle Brasil 1586, y creamos lo que viene a ser la coordinadora departamental de “La Alternativa”. Habrá dos listas tanto para junio como para octubre. Una lista a la diputación por el PI donde está Hoover Rosas, que irá como candidato a diputado, y otra lista que será la nuestra, del Movimiento Naranja dentro de Avanza País, que vamos nosotros como candidato a diputado. Nosotros llevamos al Senado a Pablo Franzini Batlle. La fórmula presidencial para los dos será la misma, que es Pablo Mieres con Selva Andrioli. La idea a posteriori de octubre es seguir trabajando juntos, aunque para las municipales aún no tenemos nada decidido. Tenemos muy buena relación. Entendemos que “La Alternativa” es un partido de coalición y vamos a tirar juntos del mismo carro.

– ¿Por qué quiere ser diputado?
– Este es un partido nuevo, que está abierto a todos. Tenemos claro cuáles son los principios que llevamos adelante, como los de igualdad y justicia social. Estamos para trabajar de acá a octubre absorbiendo todas las inquietudes que haya por parte de la gente. Y si tenemos la posibilidad de llegar al Parlamento, la idea es trabajar por Salto siendo un amplificador de los problemas que aquí hay para tratar de aportar y de generar leyes que puedan servir para el departamento. Por lo tanto, estamos abiertos a las propuestas, a la discusión. Así que si alguien tiene interés en participar políticamente en algo nuevo que se está formando, que no tengan miedo porque yo entiendo que ahora es todo mucho más difícil, pero vamos a trabajar por un Salto mejor del que tenemos.

PERFIL DE GONZALO LEAL

Casado. Tiene cuatro hijos. Es del signo de Tauro. De chiquito quería ser médico. Es hincha de Nacional, “a muerte”.

¿Una asignatura pendiente? Siempre hice deporte, y me hubiera gustado haber podido llegar a una competencia internacional.

¿Una comida? La lasagna.

¿Un libro? “El líder que no tiene cargo” de Robin S. Sharma.

¿Una película? Jerry Maguire.

¿Un hobby? Nadar.

¿Qué música escucha? De todo, desde cumbia a clásicos.

¿Qué le gusta de la gente? La honestidad.

¿Qué no le gusta de la gente? La falsedad.

Leonardo silva

Publicado en - Semanales, 7- Domingo, EntrevistaComentarios (0)

“En referencia al formalismo, la lucha eterna de los Centros Comerciales es la baja de impuestos. Al tener más informalismo, es una utopía que bajen los impuestos”

El Centro Comercial e Industrial de Salto se ha organizado en los últimos años conformando diversas comisiones que asesoran y trabajan sobre temas puntuales. Es el caso de la Comisión Financiera presidida por el empresario Alejandro Díaz, con quien dialogó EL PUEBLO para conocer el trabajo que se viene realizando en el marco de la realidad que vive el comercio local.

– ¿Cuál es el trabajo que se lleva adelante desde la comisión que usted preside?
– El trabajo primordial que hacemos es asesorar a los socios, en este momento con el tema de la inclusión financiera. El año pasado se hizo un montón de talleres de trabajo con los profesionales del área, Ignacio Cabrera y Vera Fachín, con la intención de informar a la gente sobre todos estos cambios que influyen en el día a día, más que nada para el comercio chico, que es el que más se siente reacio a este cambio, que ya está y no tiene vuelta atrás.

– ¿Cómo se ha observado esta transformación que se ha dado a través de la ley de inclusión financiera?
– Está bastante encaminado, como le dije anteriormente, al no tener vuelta atrás, si no ingresas al sistema vas a quedar afuera, y no creo que nadie quiera quedar afuera porque ya prácticamente el uso de la tarjeta se tiene cada vez más asumido y nos iremos acostumbrando a usar menos dinero físico, por todo lo que implica, la seguridad por ejemplo. También es cierto que hay mucha gente que le gusta tener su dinero en el bolsillo porque es de él, en definitiva la gente no quiere perder eso, tener el contacto con su dinero, y hacer con el dinero lo que quiera, como pagar sus cuentas y no a través del plástico, que se va a terminar imponiendo, a la larga.AlejandroDiaz

– Acá tenemos dos dimensiones, por un lado el cliente, que es quien usa la tarjeta, y por el otro, está el comerciante que tiene que usar el POS para concretar la transacción comercial. En cuanto al comerciante, ¿continúan preocupados por el valor del arancel que se cobra por el uso del POS?
– Hay dos cosas a las que el Centro Comercial se ha abocado, tratar de tener un POS que reciba todas las tarjetas, como es el que promociona actualmente el Centro con la empresa TransAct, que en ese mismo POS se pueden pasar todas las tarjetas que hay y las que puedan venir. No como existía en el mercado que para pasar algunas tarjetas tenía que tener dos POS…

– ¿Hablamos de tarjetas nacionales, internacionales y locales?
– Si, si, todas. Este POS que el Centro promociona, le da la posibilidad a quien lo tenga, y a su vez si es socio del Centro con beneficios en su costo, de liberarse de tener más de una empresa proveedora de POS. Un detalle que no es menor, es que con la empresa que trabaja el Centro también se admite la tarjeta MIDES, que cambió, porque antes la tarjeta MIDES era solo para alimentos, hoy es para todo menos para alcohol y cigarrillos.

A su vez también, una lucha que ha tenido desde hace años el Centro a través de la Confederación Empresarial del Uruguay (CEDU), Confederación que nuclea a todos los Centros Comerciales, es la baja de los aranceles. Se ha ido bajando, hace un tiempo estaba en un 2,3 la tarjeta de débito y actualmente está en 1,5; y de acuerdo a las transacciones que fuesen aumentando, la idea es llegar a un 1% o menos el costo del arancel, algo que es muy importante para el comerciante. Cuanto más chico sea lo que pague por el uso de la tecnología, bienvenido sea. De todas formas no estamos del todo conformes, se llegó a un acuerdo porque era la forma de avanzar, pero creemos que tiene que ser menor el arancel. Otra de las peleas que ha tenido CEDU es la dispersión…

– ¿Qué es eso?
– Es lo que pagan, por ejemplo las grandes superficies por sus movimientos de arancel, que negocian mejor que el comercio minorista por los volúmenes que mueve. Pero así y todo, cuando se reunión CEDU con CAMBADU, con la Asociación de Ferreteros y un montón de Cámaras chicas, se logró que por lo menos se le diera reconocimiento al comercio minorista, obteniendo un logro bastante importante, y que año a año se vaya bajando la dispersión que puede haber en el mismo rubro. Entonces, no es que un supermercado pueda tener un arancel del cero o un 0,5% y el chico tenga un 7% de arancel. La dispersión viene a ser esa diferencia. Esta pelea se dio y se va a ir acortando, algo que no es menor, porque ya no será una cuestión de volumen. Todos los años va a ir bajando la dispersión, lo que favorece al comercio minorista.

Otro logro importante que se ha obtenido es que los costos administrativos famosos de las tarjetas, que nadie entiende cómo es que las tarjetas te liquidan, las retenciones y todo lo demás, si recibís directo por transferencia bancaria el pago de la tarjeta, no tiene costos administrativos, eso se elimina. Ahora, si operás con cheques, si lo tiene.

A eso hay que sumar la información que las tarjetas están obligadas a dar de la forma más simple y sencilla para que el comerciante entienda el desglose. Ahí el Centro Comercial hizo otro proyecto que se llama “Control Card”, que a través de una empresa de gente joven, se desarrolló un pequeño software que cargando toda la información de las ventas con tarjeta, el comerciante podrá tener así un detalle de cuándo le va a caer el pago de una tarjeta. O sea, le ordena la información porque también descubrimos que era bastante engorroso el control de los pagos de la tarjeta.

– Más allá del uso de las tarjetas para hacer negocios, los recursos son finitos, y la situación de Salto con el desempleo y la baja de la actividad económica de la plaza complican aún más las cosas. ¿Cómo se analiza esta situación desde el Centro Comercial?
– Cuando la economía se retrae, esa retracción se nota en todos los rubros. La gente consume menos, consume lo justo y necesario, y eso repercute en toda la cadena, en el supermercado, en la carnicería, la misma gente se comienza a cuidar y apaga las luces. Cuando ves que tu dinero rinde menos, siempre vas a tratar de gastar lo justo y necesario. Lamentablemente no estamos en una expansión, estamos en una retracción, ojalá dure lo menos posible.

– Las empresas grandes se achican, las empresas chicas cierran o se pasan al informalismo. Mientras menos comerciantes estén dentro del sistema, más se recargan los costos a quienes permanecen en él, ¿cómo analizan esto?
– Ese tema es recurrente. En referencia al formalismo, la lucha eterna de los Centros Comerciales es la baja de impuestos. Al tener más informalismo, es una utopía que bajen los impuestos. El gobierno que esté de turno tendrá que ver la manera de integrar a todos al formalismo, y esa manera es claramente bajando los impuestos, pero hay que traerlos a todos al sistema. ¿Cómo se hace? No tengo la bola mágica, pero sería lo ideal que todo el mundo pague lo que tiene que pagar, y no los que estamos pagando actualmente, paguemos impuestos desmesurados. El más chico, el que está en la línea, lo más probable es que se caiga, no que siga. Así como las empresas grandes se van achicando, el más chico va cayendo, es irremediable, pero es la situación en la que estamos.

– ¿Vivimos en un país caro?
– Uruguay es un país extremadamente caro comparativamente con la economía que compare. Tenemos que seguir trabajando en ver cómo se puede revertir eso. No es fácil.

– Igualmente esto no se resolverá en Salto.
– Totalmente, esto es un problema país, no es un problema exclusivamente de Salto.

– ¿Se podría establecer una tarifa diferencial en algunos impuestos para los departamentos fronterizos como se hizo con el IMESI en las naftas? La pregunta no es antojadiza ni voluntarista, es algo que ya se ha planteado al Ministerio de Economía.
– Claro, porque además del problema que tenemos con la informalidad se suma que tenemos la frontera muy pegada, y tenemos permanentemente diferencia cambiaria. Lo que estamos viendo es que después de la medida de la nafta, la herramienta más exacta fue darle el beneficio al consumidor. Esto lo estamos planteando al Ministerio junto a lo de la “Loja Franca” (frontera brasilera).

El tema pasa porque de una vez por todas se haga una política de frontera que funcione, como con lo del IMESI de las naftas, se tiene que activar automáticamente cuando se da la diferencia, pero ya no solo para las naftas, que también es válido decirlo, contrarresta la movilidad de la gente, que al tenerla más o menos al mismo precio, no se va tanto a la vereda de enfrente. Pero cuando eso no ocurre, la gente inexorablemente va, es así. La realidad indica que lo que manda es el bolsillo, vas a comprar el producto que sea donde te salga más barato, y esas cosas el Estado tendría que de alguna manera, mirar diferencialmente el litoral, la frontera con Brasil cuando allá también pasa. Desconocer esto demuestra que el gobierno vive y trabaja para Montevideo, el centralismo es mortal. Uno escucha al político que sea y todos hablan que hay que descentralizar, pero justamente es lo que menos hacen.

– ¿Cuál es la situación del comercio salteño al inicio de este 2019?
– Por ejemplo, en la época de fiestas que es donde el medidor de cualquier tipo de comercio se aprecia mejor, la gran mayoría de nuestros socios, que es de quienes podemos hablar, depende del rubro pero se apreció una baja comparativa del año 2017 a 2018, en algunos casos del 5, 10 y hasta de más de un 20% de diferencia. Y tampoco estamos diciendo que el 2017 haya sido un año estrafalariamente bueno. Ya veníamos medio en picada y ahora el bajón se notó más. Eso lleva a que los más chicos, que son los que están en la línea, muchos cierren porque así no pueden seguir, porque el BPS, la DGI, la UTE, ANTEL, OSE igual hay que pagarlos. Si sumas todos los costos fijos y a su vez te los suben y tu rentabilidad es cada vez menor porque vendés menos, los números dejan de cerrar. Muchas veces uno hace el esfuerzo y trata de continuar porque piensa que esta situación se va a revertir, pero cuando remás en dulce de leche, como se dice vulgarmente, te tenés que bajar del caballo.

PERFIL DE ALEJANDRO DIAZ

Casado, tiene tres hijos. Es del signo de Tauro. De chiquito quería ser basquetbolista.
Es hincha de Nacional y de Aguada.

¿Una asignatura pendiente? Haber sido profesional.

¿Una comida? Ravioles caseros con tuco.

¿Un libro? El Principito.

¿Una película? Escape de Medianoche.

¿Un hobby? Basquetbol.

¿Qué música escucha? Toda.

¿Qué le gusta de la gente? La sinceridad.

¿Qué no le gusta de la gente? La frivolidad.

Leonardo silva

Publicado en - Semanales, 7- Domingo, EntrevistaComentarios (0)

Carnaval de Salto: “Lo que mal empieza mal acaba”

Mario Sancristobal es disc jockey, murguero y referente del carnaval salteño. Fue presidente de ASAC de 2008 a 2011, a partir de ahí hasta 2015 formó parte de la Comisión de Fiestas y Eventos de la intendencia de Salto participando de forma activa en la organización del carnaval en todo el departamento. EL PUEBLO dialogó con Sancristobal para analizar el inicio de un nuevo carnaval salteño.

– Dicen que todo lo pasado fue mejor, pero eso va contra la evolución que deben tener naturalmente las cosas, aprendiendo de los errores y experiencias pasadas y superándolas. ¿Cómo se puede analizar esto en materia de carnaval?
– Para empezar, no creo que todo tiempo pasado fue mejor, yo creo que todo tiempo pasado fue distinto. Lo que sí hay es una serie de propuestas o proyectos que se iniciaron en el pasado que por distintos motivos se han ido dejando de lado o cortando. Esto no solamente pasa en el carnaval, pasa en un montón de ámbitos. Me parece que es una mala costumbre de las sociedades, y no digo solamente la salteña ni la uruguaya, que cada quien, sea persona, sistema, partido o colectividad que asume el poder de mando, parece que todo lo que se hizo fue malo y viene a marcar su impronta con todas cosas nuevas. Eso hace que la sociedad a nivel mundial parece que en lugar de evolucionar, involuciona.Mario Sancristobal

El carnaval no está ajeno a eso. El carnaval es una expresión y fiesta popular que se ha ido profesionalizando en algunos aspectos a lo largo del tiempo, lo que me parece perfecto, pero también ha ido involucionando en alguna parte organizativa o se han cortado proyectos que esencialmente eran muy buenos y que por un montón de circunstancias, se han dejado de hacer. Desde la década del 80 que viene pasado eso en Salto.

– ¿Tiene alguna explicación sacar los desfiles del carnaval de calle Uruguay? Lo intentó Malaquina con el “Corsódromo” y ahora Lima lo hace con “La avenida del Samba”.
– Primero, el carnaval se hace en calle Uruguay porque es el eje central de la ciudad, donde los habitantes de casi todos los barrios están a casi la misma distancia. Pero aparte de eso, si se sacara de calle Uruguay, como se sacó, para llevarlo a un lugar mejor, aplaudo. Acordemos que calle Uruguay no es apto para realizar un desfile de carnaval de concurso, pero entre calle Uruguay y lo que se ha planteado en las últimas ediciones, me quedo con calle Uruguay una y mil veces.

Sacamos el carnaval de calle Uruguay, perfecto, ¿a dónde lo llevamos? A un lugar donde no disponemos de un servicio de estacionamiento ni de accesibilidad en sillas acorde a la cantidad de gente que se mueve, no disponemos de las condiciones de seguridad lógica porque está cerca de un par de barrios complicados de la ciudad, no vamos a hacernos trampa al solitario. Y encima, cambiamos el carnaval de lugar e implementamos una forma de desfile distinta a la que se había hecho históricamente donde se espera que cada comparsa de samba desfile en su totalidad con una red de parlantes, que sería lo ideal, pero no en ese entorno ni espacio físico.

– El buen carnaval, ¿pasa solo por el lugar de los desfiles?
– Es la conjunción de muchas cosas. Para empezar, el buen carnaval comienza desde la buena organización o desde la buena propuesta que puedan tener quienes hacen carnaval. No es mérito solamente de los organizadores, porque si nosotros organizamos un carnaval espectacular en calle Uruguay, o donde sea, le ponemos la mejor iluminación, el mejor sonido, le ponemos sillas acolchadas de PVC o de madera, y les ponemos pantallas LED para que la gente pueda ver y no pierda detalles, y luego no desfila nadie, la gente no va a ir, porque en definitiva lo que la gente va a ver es lo que pasa en la calle, al artista carnavalero. Me parece que la organización tiene que ir acompasando el desarrollo y mejoramiento de la propuesta artística. Entonces ahí estamos en el dilema de qué es primero, el huevo o la gallina. ¿Mejoramos los premios y las categorías de carnaval o mejoramos la infraestructura? Me parece ambas cosas que van paralelamente porque son indispensables.

– Salió el otro día un comunicado donde se informaba que cinco comparsas se bajaban del carnaval, ¿cómo debe interpretarse?
– Es una señal de alerta de las tantas que hemos tenido en los últimos dos o tres años. Independientemente de eso, me parece que se bajan del carnaval en cuanto a que van a participar solamente en un desfile, que sería este primer fin de semana de febrero, de “Llamadas al Puerto”, que se hace por primera vez en mucho tiempo con exclusivamente números locales. O sea, aparentemente no viene ninguna comparsa lubola foránea a un evento carnavalero que años atrás convocaba a muchísima gente, no solamente de Salto sino también de países limítrofes como Argentina o de ciudades limítrofes como Paysandú, Artigas o Guichón, que venían a ver las “Llamadas al Puerto”, o gente de Fray Bentos que venía en masa con cuatro o cinco agrupaciones a concursar y disfrutaban de lo que ellos decían, eran las mejoras Llamadas del litoral, en cuanto a premios y a infraestructura.

¿Por qué se llega a esto? Por unas cuantas razones, pero fundamentalmente por la falta de tomar las precauciones para que un espectáculo que venía creciendo, siguiera en ese camino y no como ahora que parece que se hace casi por obligación.

– Si se trata de un tema de premios, la Comisión de Carnaval informó que entregó entradas a las agrupaciones para que las vendan y se queden con el dinero.
– No pasa porque les des entradas a las agrupaciones o les des más premios, pasa porque se haga un proyecto carnavalero donde el producto artístico que se genere sea apetecible para el espectador, vendible para la organización y disfrutable para quienes lo hacen. Entonces, tiene que haber una propuesta artística en la calle que la gente quiera ir a ver y pague una entrada. Una propuesta artística en la calle que a su vez genere una calidad que puedas vender ese producto “espectáculo carnavalero” a una serie de sponsors a nivel nacional que te permita solventar los gastos. Es imposible suponer que el carnaval se va a fomentar solamente con la venta de entradas a los distintos espectáculos.

– A partir del gobierno de Fonticiella se fomentó el carnaval a través de la generación de talleres y muestras, que luego se mantuvo en el tiempo. ¿No se trabaja en eso hoy?
– Me parece que hay una quietud bastante importante en eso. Por ejemplo, las muestras de carnaval cuando yo era presidente de ASAC se hacían en octubre, máximo en noviembre, ¿por qué? Porque todavía estábamos en época liceal y escolar, y hacíamos que los niños de las escuelas y los alumnos del liceo pudieran ir a ver la muestra de carnaval con sus profesoras de música y conocieran lo que se hacía carnavaleramente en Salto. Eso es fundamental. También se hacían encuentros de murgas en la ciudad de Concordia y se hacía un cruce de agrupaciones de murga a Argentina, y se hacían espectáculos gratuitos con conjuntos que venían de Montevideo en noviembre a Parque Harriague. Tenías a Salto y a toda la grey murguera movilizada ya a partir de octubre. Eso permitía que mucha gente desde muy chico empezara a sentir y vivir la pasión carnavalera en octubre. A ver, en Montevideo las pruebas de admisión de carnaval son en setiembre, y a partir de diciembre o enero comienza el carnaval de las promesas, y a mediados de enero arranca el carnaval de mayores y duran hasta 90 días. ¿Somos una isla en Salto?

– A partir de este carnaval no hay más reina, ahora hay figura del carnaval, lo que según los organizadores marca un avance en materia de derechos, y descosificación de la mujer, copiando lo que pasa en Montevideo…
– Aclaremos que en Montevideo este año no hubo elección de nada, ni de figura ni de reina. O sea que Salto de vuelta sigue estando atrasado. Si se trata de imitar a Montevideo, no hubiéramos hecho nada entonces. Porque lo que se hizo el año pasado en Montevideo y que se hizo este año recién en Salto, no tuvo ni buena crítica ni mucha aceptación, fue una imposición que se hizo y no tuvo el éxito ni la aceptación ni los resultados que esperaban, entonces en este año en Montevideo no hay ni figura ni destaque ni reina del carnaval. Acá en Salto vamos un año atrasado.

– Veo que no está de
acuerdo con ese cambio.
– No. Me parece que la reina del carnaval se tiene que seguir haciendo, con las mismas condiciones que antes. ¿Queremos hacer una reina del carnaval trans? Hacemos. ¿Queremos hacer una reina del carnaval para mayores de 50? Hacemos. Que desfile la reina de carnaval trans, la reina mayor de 50 y la reina del carnaval.

– El carnaval recién
empieza, es temprano para evaluaciones. De todas formas si queremos saber qué podemos esperar de este carnaval, basta con ver la hoja de ruta marcada por la organización, en base a eso, ¿cómo espera que sea este carnaval salteño?
– Lo que mal empieza mal acaba. Cuando arrancás un carnaval donde los propios actores carnavaleros tienen discrepancias con la organización y se ven un montón de comentarios a través de las redes sociales, comentarios en espacios de prensa, sobre todo en algunos espacios donde se discute si está bien el traslado del desfile, si está bien el apoyo o no a ciertas categorías, si está bien o no que no se haga concurso de reina. Cuando se empieza una cosa mal, difícilmente termine bien. Podrán disfrazarla, maquillarla, que digan lo que quieran, después estará la evaluación que hacemos los que miramos o entendemos un poco más porque la vivimos un poco más de adentro. Y después lo más importante, el público. Hagamos una composición de lugar, las diferentes categorías que hacen carnaval en Salto, supongo que deberían hacer una evaluación de cómo van sus cosas. Si nos creemos que somos artistas populares, nos paramos en el cenit y somos el ombligo del mundo o el centro del universo, vamos mal.

La categoría murga debería replantearse si se están vendiendo más entradas que en la década del 90 o de la década del 2000 al 2010, y estoy seguro que no. ¿Estamos haciendo malos espectáculos, no estamos siendo fieles con el discurso o con la esencia? Las comparsas de samba, ¿están gastando más plata en la parte técnica y se deja de lado la parte de vestuario? ¿Se está gastando más plata en promocionar o que vengan algunas figuras o dejamos de lado la batería? Para mí es un todo. Lo que veo es que el carnaval de Salto necesita un proyecto a largo plazo, con el compromiso de un montón de actores sociales, comerciales y fundamentalmente políticos y populares carnavaleros. Si no se juntan las cuatro patas de la mesa, siempre faltará algo al carnaval.

PERFIL DE
MARIO SANCRISTOBAL
Es viudo, tiene 5 hijos. Es del signo de Acuario. De chico quería ser payaso. Es simpatizante de Nacional.

¿Alguna asignatura pendiente? Varias. Haber terminado Veterinaria. No haber pasado más tiempo con mis hijos cuando eran chicos por tema laboral. Salir en parodismo en carnaval.

¿Una comida? Milanesa con papas fritas y asado con ensalada rusa.

¿Un libro? “Corazón” de Edmundo De Amicis.

¿Una película? Los gritos del silencio.

¿Un hobby? Escuchar música.

¿Qué música escucha? Del 75 al 85 en inglés, algo de rock argentino. Si la música de antes era buena, la de ahora es mucho mejor.

¿Qué le gusta de la gente? La sinceridad.

¿Qué no le gusta de la gente? La falsedad.

Leonardo silva

Publicado en - Semanales, 7- Domingo, EntrevistaComentarios (0)

“Después de la experiencia que tuvimos con Mujica, en Uruguay hay una cosa que debe quedar claro, y es que el gobierno no es para improvisados”

Adrián Peña es diputado por el departamento de Canelones electo y hasta hace pocos días fue el secretario general del Partido Colorado. Hoy integra el sector “Ciudadanos” que postula a la presidencia de la República al Economista Ernesto Talvi. De visita a Salto, conversó con EL PUEBLO.

– ¿Cómo encontró a Salto?
– Se da esta circunstancia particular de la inundación, es una situación terrible para muchísima gente que como hablábamos hoy con Miguel (Feris) más temprano, es lamentable que estas cosas se repitan periódicamente y no se haga lo suficiente para tratar de adelantarnos a estas cosas. Pero bueno, naturalmente uno no ve a Salto en su esplendor, esa es la primera sensación que uno tiene cuando anda recorriendo la ciudad, y cuando lo hacía antes, más con una visión de turista, de visitante. Pero esa es la sensación con la que se queda, uno en la retina tenía la idea de otro Salto como una ciudad fulgurante y hoy lo vemos un poco más apagada. Pero nada que no se puedan recuperar.

– Salto está inserta en una región bastante golpeada, del río Negro al norte es una zona complicada en materia de inversión y empleo. Eso será un problema para el gobierno que venga.
– En realidad, le diré que la situación está complicada en todo el país. Quizás haya grados de mayor complejidad, lo entiendo aquí en el norte, pero en verdad uno advierte que las complicaciones están con los cierres de fábricas en muchos lugares, el turismo está afectando a la baja en los departamentos del Este, hay departamentos que no logran su desarrollo. Durazno, por ejemplo, es un departamento que le ha costado mucho generar puestos de trabajo y calidad de empleo. La semana pasada estuve en Colonia, y en la misma ciudad se está viviendo mucho los efectos del tipo de cambio que afecta terriblemente la cantidad de gente que venía desde Argentina porque hoy les resulta muy caro, y se nota. Ni hablemos de Juan Lacaze que está viviendo un Adrian Peñaproblema tremendo donde ya prácticamente no quedan fuentes laborales. O sea que esta situación complicada se da en todo el país. Indudablemente quien venga a asumir en el año 2020 tendrá que hacerse cargo de una situación que no digo que es de crisis, no me gusta tampoco decir lo que no es, pero sí es una situación que tiene muchas luces amarillas prendidas. Es una situación donde el crecimiento se ha enlentecido tremendamente, el crecimiento económico es dispar, se da en sectores que no generan empleo, que no permea mucho hacia la sociedad, por ejemplo en sectores de desarrollo tecnológico como el software, donde hay un crecimiento importante, eso mueve los números del país pero no genera hacia la interna de Uruguay puestos de trabajo. Hay complicaciones en el sector primario, en el sector manufacturero y también en el sector servicios. Se salvaba el turismo pero este año tenemos la complicación de lo que ha pasado en Argentina. El comercio, por ejemplo, con una carga impositiva elevadísima, está muy complicado, y así se la vieron los comerciantes al pagar los medios aguinaldos sobre finales del año, en algunos casos incluso lo fueron pagando en cuotas.
La situación es compleja y ese es el escenario que va a recibir el próximo gobierno, con un déficit fiscal heredado de la gestión de Mujica básicamente, que no ha podido ser corregido por la actual administración, de un 3.7% que hereda, andará en los 4 puntos o quizás un poco más cuando entregue el gobierno, dependerá de lo que pase en este 2019, pero esa diferencia entre lo que generamos y lo que gastamos, anda en el orden de los dos mil millones de dólares por año, que se consiguen a través de impuestos que se fueron aumentando paulatinamente, de tarifas que también se han aumentado, y en los últimos dos años, fundamentalmente a través de endeudamiento.

– Los economistas sostienen que cuando se desborda el déficit fiscal, repercute en el bolsillo de la gente a través de la inflación. Sin embargo, el gobierno mantiene controlada esta variable económica por debajo de los dos dígitos.
– La inflación se ha mantenido en esos niveles razonables, y digámoslo entre comillas, son niveles altos pero no son niveles que justamente lleguen a los dos dígitos como en Argentina ni mucho menos lo que pasa en otros países donde la inflación se está quedando con parte del sueldo de las personas. Sin embargo, hay otras cuestiones que son importantes. La economía en su complejidad no se puede ver a través de sus variables estáticas, entonces, la inflación parece estar relativamente contenida pero hay otros indicadores que son preocupantes. Por ejemplo, el tipo de cambio. Hay que ver hasta qué momento el gobierno puede mantener el equilibrio entre este tipo de cambio y la inflación. Es decir, un tipo de cambio bajo, como está hoy, que es un tipo de cambio que perjudica a los sectores productivos, fundamentalmente a los sectores exportadores.
Existe presión para que el dólar pueda subir de forma tal que ayude a que la economía mejore y que se pueda permear sobre el resto. Si el dólar sube, generará movimientos en los precios, por tanto generará un alza en la inflación, lo que puede generar algún tipo de repercusión también en la cláusula gatillo de los diferentes acuerdos. Es decir, ese equilibrio es muy difícil de mantener. El punto es que el déficit fiscal seguirá aumentando porque Uruguay se está endeudando y el endeudamiento está siendo más caro porque las tasas de interés vienen subiendo. La Reserva Federal de Estados Unidos ha marcado pautas de aumento en la tasa de interés, eso hace que lo que Uruguay está pidiendo lleve a que los costos de financiamiento sean cada vez más caros. Ahora está anunciando una colocación de bonos en dólares, supuestamente exitosa, pero ya en moneda extranjera. Uruguay había logrado colocar deuda en Unidades Indexadas, en moneda nacional, ahora estamos volviendo a colocar todo en dólares y las tasas no son las mismas. Todo eso complica porque lo que se va a necesitar para poder pagar ese financiamiento es cada vez más, y va a presionar cada vez más también. Entonces, el panorama es, sin duda, manejable pero complicado, porque ese déficit es muy difícil de bajar.

– En el terreno político, a usted como secretario general del Partido Colorado le tocó bailar con la más fea…
– Sí, estoy acostumbrado a eso de chico (risas).

– Me refería a cuando el Partido Colorado estuvo tocando su piso, y luego del mundial de Rusia comenzó una recuperación a partir de la aparición en la escena política de Julio María Sanguinetti y de Ernesto Talvi. Algunos analistas se animan a decir que si esto sigue así, podrían llegar a ser los colorados quienes definan el balotaje con el Frente Amplio, lo que hoy parece ser un exceso de optimismo, ¿qué opina usted?
– Me encantaría, y como es gratis soñar. Es verdad que cuando me tocó asumir en junio de 2017 la situación era muy compleja porque Pedro Bordaberry había anunciado su retiro de la política activa y que no sería más candidato, era quien había ganado legítimamente las últimas dos elecciones internas. Era, además de nuestro candidato, el líder del Partido Colorado. En ese marco, que además se dio la renuncia del diputado Germán Cardozo a la secretaría general, nos tocó asumir y encaramos ese desafío, e iniciamos una serie de acciones tendientes a recuperar al partido. Cambiamos la imagen corporativa del partido, multiplicamos por 40 nuestra presencia en las redes sociales, cambiamos la página web, y generamos una serie de cambios que también pasaron por el trabajo orgánico. Tuvimos en este año y medio que me tocó ser secretario general, más de 60 reuniones del Comité Ejecutivo Nacional (CEN), tuvimos seis convenciones, una agrupación ampliada de gobierno donde fueron los directores colorados de las empresas públicas a rendir cuentas. Es decir, generamos una utilidad importante en todo el país, el que recorrimos con el CEN. Generamos la elección juvenil colorada que además venía siendo postergada por dos años porque no había ánimo para hacerla. En ese momento decido encarar las elecciones juveniles y generamos además, el primer congreso nacional de la juventud, se formó la primera coordinadora nacional de la juventud y generamos el Instituto Batlle y Ordóñez, que es el primer instituto de la historia del partido, aunque parezca mentira, de formación de cuadros políticos, que está coordinado por el profesor Manuel Flores Silva, donde se realizaron jornadas de formación que culminaron en diciembre. Digamos que en todo ese marco, se fueron generando una cantidad enorme de nuevas agrupaciones, que se fueron escindiendo de diferentes sectores que existían, y esa atomización terminó confluyendo en tres corrientes, “Uruguay Batllista” liderada por Amorín, “Ciudadanos” liderada por Ernesto Talvi y “Batllistas” liderada por Sanguinetti.
Esas tres corrientes hoy tienen un trabajo intenso en todo el país. Nosotros creemos mucho en el trabajo que ha desarrollado “Ciudadanos” desde el mes de agosto, cuatro meses que nos han posicionado para hoy poder ganar esta interna del Partido Colorado, pero creo que todos los sectores han hecho un trabajo interesante, que terminan siendo tres motores que han impulsado al crecimiento del partido. Nosotros vamos con mucha fuerza a la elección interna, nos parece que si Ernesto es el candidato del partido, tendremos chance de meternos en la conversación de octubre, y de poder empezar a soñar.

– ¿Por qué eligió a Talvi?
– Porque es la persona mejor preparada. Después de la experiencia que tuvimos con Mujica, en Uruguay hay una cosa que debe quedar claro, y es que el gobierno no es para improvisados. No tengo gran simpatía por Astori ni soy fan de Tabaré Vázquez, pero le dejaron un lío al actual gobierno. Es decir, las decisiones tomadas por el presidente Mujica y el carnaval que hubo en el gobierno en un momento en que Uruguay nadaba en plata, son las cosas que estamos pagando hoy. Por eso pienso que para estar al frente del gobierno, hay que estar preparado. Creo en la formación y en la preparación, Ernesto es un tipo preparado en las mejores universidades del mundo, que conoce y sabe de políticas públicas, y quiere aplicar en Uruguay todo eso que sabe. Eso es un diferencial con todos los demás candidatos, es la persona por lejos con mayor preparación desde el punto de vista técnico para gobernar. Así que traer a la política a alguien con las condiciones que tiene Talvi, para el Partido Colorado y para el país ha sido algo muy positivo. Nosotros estamos en la organización política de esta propuesta. Tenemos más de 200 técnicos trabajando con las propuestas de gobierno que se presentarán en marzo.

PERFIL DE ADRIÁN PEÑA

Divorciado. Es del signo de Capricornio. De chiquito quería ser intendente de Canelones. Es hincha de Nacional.

¿Una asignatura pendiente? Muchas.

¿Una comida? Todas, pero no hay como un buen entrecot a punto.

¿Un libro? Martín Fierro.

¿Una película? La vida es bella.

¿Un hobby? Leer.

¿Qué música escucha? Folklore y canto popular.

¿Qué le gusta de la gente? La autenticidad.

Leonardo silva

Publicado en - Semanales, 7- Domingo, EntrevistaComentarios (0)

Con Carlos Muñóz, “el tipo de la radio” y de los relatos de los últimos hitos del fútbol uruguayo

Vengo casi todos los años”, nos comentó Carlos Muñóz tras los saludos de rigor. El hombre que hizo vibrar al pueblo uruguayo con sus relatos radiales de grandes gestas de nuestra selección mayor y de los principales cuadros de fútbol del país, pese a ser hincha y ex jugador de Sudamérica. “Yo le disparo al Este por el mundo de gente –siguió-, además vivo en Solymar. Habitualmente venimos con mi mujer y nos quedamos una semana, y más ahora que incluso estoy con todos los lunares malignos que me han sacado de todos lados que no puedo tomar sol, así que me viene bárbaro acá adentro, paseando en el auto, la verdad es que me gusta mucho Salto, está muy lindo”.

Estuvo toda la semana alojado en el Hotel Los Naranjos, justamente hoy pega la vuelta para el sur, lamentando que lloviera en la mayoría de los días que estuvo, pero que igualmente disfrutó de la hospitalidad recibida. Luego de desayunar con su señora, recibió a EL PUEBLO con la generosidad y humildad de un grande, para hablar de la amistad que mantiene vía WhatsApp con Cavani, de la actualidad del fútbol uruguayo, de los problemas de Tenfield con OFI y del futuro de la Celeste.

– Usted ha relatado mundiales, finales de Copa América y de Copa Libertadores, ¿el relator se prepara distinto cuando enfrenta estas finales de lo que es un partido normal de semana del campeonato local?Muñoz1
– No, cuando agarrás el micrófono para relatar, relatás el partido más chico como el partido más grande de la misma manera. El entorno es una cosa diferente. El relator debe relatar poniéndose en la piel del que está escuchando, del que está en el medio del campo o en un taxi o en el hospital, en un ómnibus o del que está preso y relatar haciéndoles sentir esa emoción. La verdad es que cuando uno relataba, porque yo ya dejo el relato, estoy empezando los trámites de jubilación para dedicarle un poco más a la familia y aprovechar que todas las nanas que pasé se terminaron; pero cuando uno relata, tiene que transmitir sintiéndolo, porque uno además es hincha, y cuando uno relata y el equipo gana trasciende mucho más, porque hay partidos, como por ejemplo, como aquel que se transmitió en la nieve de Peñarol con Porto y que no se acuerda nadie…

– Me acuerdo que por la nieve no entró la pelota…
– Es cierto. Tabarez, por ejemplo, dice que es el único partido que no lo quiso ver nunca más (risas), nunca más quiso ver el video.

– Un video que es viral con su relato es el de la final de la Copa Libertadores del mismo año con aquel gol de Diego Aguirre contra América de Cali.
– Han trascendido varios, ese es uno, el de Tony Gómez con el penal del 88, el penal del Loco Abreu en Sudáfrica que yo estaba en Argentina relatando para ESPN. Todas esas cosas quedan ahora porque existe internet, porque antes era imposible. Si querías escuchar los goles tenías que comprar el cassette. Ahora esos goles están en YouTube, uno va y los tiene. Mi nieto me dice, “abuelo, qué emoción que les dabas”, y tiene 5 años y le encanta el fútbol, el hijo de Natalia. Las redes hacen que llegues a lugares que antes era imposible llegar. Yo venía de Buenos Aires con mi señora en el auto después de Sudáfrica, y cuando crucé el puente en Gualeguaychú – Fray Bentos, los muchachos del peaje me dijeron “gracias Carlitos por relatar para Argentina como si estuvieras en Uruguay”, y era la única manera que uno tenía para relatar.

– Recorrió el mundo con su relato a través de la radio…
– El relato de la radio es único. Hay una canción que pinta de cuerpo entero el relato de la radio, la de Tabaré Cardozo, “El tipo de la radio”, y esa es la verdad, porque la televisión es un medio fantástico, instantáneo. El diario, lo que está escrito, escrito queda y no lo puede borrar nadie. Pero la radio es magia pura, es estar en contacto con miles de personas que ni siquiera sabés que te están escuchando. El relato en radio no va a morir nunca, no puede morir nunca, no hay forma que muera.

Soy un tipo de barrio, del viejo y querido Mercado Modelo, que tuve la fortuna de poder entrar a esta profesión maravillosa, que tuve el golpe de suerte que tenés que tener cuando Víctor Hugo (Morales) me llamó y me dijo que quería que fuera de suplente de él en radio Oriental, y a los dos años se fue y me dejó a mí. Es el golpe de fortuna que tenés que tener. Yo digo que este país es un país de relatores de fútbol, el interior tiene soberanos relatores de fútbol, que de repente no tienen la suerte de llegar a una radio de la capital. Yo tuve la suerte de llegar a dos radios como Oriental y Carve que llegaban a todo el país.

– ¿Cómo está el fútbol hoy? Desde la era Casal, ¿mejoró, empeoró o todo sigue igual?
– El fútbol de entrecasa sigue siendo pobre, que no tiene nada que ver con la selección uruguaya. La selección es una isla y un mundo aparte. El fútbol de entrecasa lo ven por televisión acá, es muy difícil ver un buen partido más allá de la paridad que puede haber en los campeonatos, pero paridad que se da entre Peñarol y Nacional y se va a dar cada vez más entre los grandes, porque los grandes tienen mayor ingreso económico al tener casi 100 mil socios, y a la corta o a la larga, eso incide, los presupuestos inciden. El día que se incluya el “fair play financiero” vamos a ver qué pasa, porque también es cierto que los grandes tienen unos pasivos impresionantes. Pero el fútbol de entrecasa es de cabotaje.

– ¿Estamos predeterminados a no tener más títulos internacionales?
– Y como viene la mano, la verdad que no me arriesgo a decirlo pero no sé en qué medida podrán los equipos uruguayos volver a ganar una Copa Libertadores. Ya ves que hizo 30 años el año pasada de la última conquista. La verdad, no sé, porque además, por otra parte, los clubes parecen conformarse con ganar el campeonato apertura, el

clausura, el campeonato uruguayo, parecen conformarse con esa guerra tonta que tienen entre ellos de ver quién es más grande, quién tiene más hinchas, el estadio más lindo. Que se preocupen de ganar campeonatos que pesen, internacionales, eso es lo que el hincha quiere.

– Peñarol estuvo cerca en 2011 al llegar a la final con el Santos de Brasil.
– Si, Defensor también estuvo cerca, llegó a las semifinales. Pero es muy difícil porque además, fíjate el grupo dificilísimo que le tocó a Peñarol. Va a jugar con Flamengo que acaba de gastar 18 millones de Euros comprando a (Giorgian) De Arrascaeta, en el medio local brasileño, no lo trajo de Europa, no, lo compró a Cruzeiro. Contra eso, ¿con qué competís? Se hace muy difícil.

– Si usted fuera el que le habla al oído a Cavani, ¿le sugeriría venir a jugar un partido a Salto arriesgando en cualquier trancazo una lesión que lo saque de la alta competición?
– Yo lo felicito. Tengo una muy linda relación con Edi, tengo un chat permanente con él. De hecho, le mandé fotos de acá, le digo, “estoy en tu tierra”, y me contesta, “lástima que te llueva Carlitos pero vas a disfrutar mucho, te envidio”, y él está en París (risas). Son decisiones personales, y yo lo aplaudo por ese querer a tu tierra, querer a tu gente, él da la vida por venir a Salto…

– También Luis Suárez colaborando con la Fundación Pérez Scremini…
– También, y Godín con lo que ha hecho con el Pereira Rosell. Esta generación de jugadores de la selección nacional, como los de antes, como Lugano, Abreu, Forlán, Scotti, todos ellos, son los que pusieron la semillita para que germine esto, que se respete al jugador de fútbol como antes no se lo respetaba. Han sido ellos, y ahora la bandera la agarraron Godín, Suárez y Cavani.

– ¿Está al tanto de los problemas suscitados ahora en OFI con los derechos de imagen con Tenfield?
– Sí. Pasa que el derecho de imagen mío, no es tuyo ni de nadie más que mío. Entonces, que alguien usurpe ese derecho de imagen está mal. Y Tenfield ya lo había hecho con la selección y con la Mutual, ahora lo repite. Pero no quiero meterme en un tema que no conozco en profundidad.

– ¿Tendremos la posibilidad de ver otro Maracaná?
– Es muy difícil.

– ¿Se agotó el ciclo Tabarez?
– Los últimos cuatro partidos fueron amistosos que se jugaron, acá no se va a hacer magia aunque venga otro. Respetemos de Tabarez lo que hizo. De una selección que tuvimos que andar corriendo buscando entrenador como cuando fuimos a correr a Roberto Fleitas para que agarrara, cuando cambiábamos de entrenador como de camiseta, Tabarez hizo respetar a la selección uruguaya, que está quinta en el mundo. Hay que tener idea lo que es un campeonato del mundo y estamos quinto, eso es una barbaridad lo que se consiguió, y eso la gente lo tiene que aceptar. Pasa que la gente dice, tenes a Suárez, Cavani y a Godín y solo por eso tenemos que ser campeones del mundo, y no es así. Podremos ser campeones o no, pero estoy seguro que el partido contra Francia del mundial con Cavani era otra cosa, porque me quedé en Europa con mi señora paseando después del mundial, fuimos a París y la gente nos comentaba cuando le decíamos que éramos uruguayos, que con Cavani hubiera sido otra cosa, y lo decían ellos mismos. Pero bueno, ya está, pasó. También salimos cuartos en Sudáfrica, así que respetemos.

– ¿Cuál fue el mejor jugador de fútbol que vio jugar?
– El mejor jugador que vi y no relataba, fue Pedro Virgilio Rocha, de aquí a la China, ida y vuelta. Completo, le pegaba con las dos piernas, el tranco que tenía era impresionante, cabeceaba como los dioses.

– El famoso debate, ¿Pelé o Maradona?
– Pelé fue más que todos. La sensación que tengo es esa. Pelé era completo, Maradona fue un enorme jugador, el mejor de Pelé para acá. Como Pelé no vi otro, con lo maravilloso que fue Maradona y con lo espectacular que hoy es Messi. Pero también vi a Cruyff, a Di Stéfano, eran tremendos jugadores.

– Pasada la etapa de clasificación, ¿cómo ve a Uruguay en el mundial de Qatar?
– A Uruguay lo veo muy bien. Esta generación va a estar, va a seguir jugando. Edi va a tener 33 años el año que viene, van a tener 33 a 35 años todos, hay gente que viene empujando de atrás, como Maxi Gómez, Bentancur, Valverde, Vecino, está Laxalt, Giménez va a ser el capitán de la selección uruguaya cuando Godín se retire. Giménez tiene 22 años, le quedan 13 años más de selección, va a ser el gran capitán, acordate lo que te digo. Sin duda que hay futuro gracias a todo este proceso de selecciones nacionales. Vas a ver la selección que empieza a jugar ahora en Chile, es un equipazo, y de ahí van a seguir surgiendo jugadores.
– ¿Cómo está hoy su salud?
– Gracias a Dios, impecable. Superamos el cáncer, superamos el infarto, la operación al corazón, la hemorragia interna, la úlcera perforada, por eso me jubilo, porque me siento bien y porque en lugar de que me pase algo, quiero, estando bien, disfrutar de mi familia, que fue la que sufrió con todas mis enfermedades.
PERFIL DE CARLOS MUÑÓZ

Casado. Tiene 3 hijos (Diego, Natalia y María Eugenia) y 4 nietos. Es del signo de Tauro. De chiquito quería ser relator de fútbol. Es hincha de Sudamérica y de Goes.

¿Una comida? Asado o ravioles de verdura con tuco.

¿Un libro? Crónica de una muerte anunciada.

¿Una película? El golpe.

¿Un hobby? Estar lo más tranquilo posible en la barbacoa de mi casa haciendo un asadito, tomando un whisquecito y tener a los 4 nietos alrededor.

¿Qué música escucha? Música popular uruguaya tranquila.

¿Qué le gusta de la gente? Que sea frontal, derecha, que no mienta, que no traicione.
¿Qué no le gusta de la gente? Que traicione, que sea falsa.

Leonardo silva

Publicado en - Semanales, 7- Domingo, EntrevistaComentarios (0)

Daniel Trujillo: Pastor hondureño que hoy predica el evangelio en Salto y que fue estrella de rock en su país

El Pastor y Misionero Daniel Alberto Trujillo es oriundo de Honduras y hace dos meses que está en Salto, en la Iglesia Metodista de la Cruz. Trabajaba como psicólogo cuando descubrió el llamado de la fe. Enseguida que nos recibió en su iglesia, una mañana lluviosa y silenciosa, se notó su acento centroamericano. Nos tomó por sorpresa que nos dijera que el calor de Salto lo había recibido mal, viniendo de una zona tropical.

– ¿Por qué se hizo Pastor?
– Es una historia bien compleja. Nunca pensé ser Pastor a pesar que de niño mis padres me criaron en la fe cristiana, en la fe protestante, empecé en la Iglesia Pentecostal de Honduras desde muy chico. Toda mi familia está ligada a la iglesia, tengo un tío Pastor, tengo primos que son Pastores o músicos o que están ligados al servicio de la iglesia. Pero desde niño siempre tuve ese arraigo de estar yendo a la iglesia con mis padres y mis hermanos. Creo que me hice Pastor al final por mi trabajo, soy psicólogo, trabajé mucho tiempo con chicos que vivían en la calle en Honduras, abandonados, huérfanos muchos de ellos, trabajadoras sexuales, trabajé con jóvenes ligados a pandillas. Vi demasiada desgracia, demasiado dolor y sufrimiento, mi trabajo consistía en atender a estos jóvenes a través de diferentes programas sociales.

Hubo un momento que a pesar de conocer de Dios, era un contraste para mí al ver tanta desgracia, tanto dolor y preguntarme dónde estaba Dios, ¿por qué Dios no se manifiesta? ¿Por qué dios es tan injusto? Fue en ese momento que empecé a trabajar con Médicos Sin Fronteras. Estaba a cargo del Departamento de Reintegración Familiar y Seguimiento de Jóvenes en las Calles. Atendía a los jóvenes en un centro terapéutico junto a otros profesionales, médicos, tr20190109_101544abajadores sociales. Los chicos llegaban, se bañaban, les dábamos comida. Hacíamos círculos terapéuticos, trabajábamos el tema de la adicción y el de VIH (Sida) que es muy fuerte en esta población.

Un día estoy debajo de un puente trabajando con ellos, haciendo como un pequeño círculo terapéutico, y en los minutos finales me dio por contar algo sobre Jesús. Y les conté a estos jóvenes, que viven en un mundo sin esperanza, sin fe, marginados a nivel social, se me ocurrió hablarles de los ladrones que murieron crucificados con Jesús. Trataba de decirles que muchas veces no necesitamos una vida tan devota y religiosa, estar metidos en la iglesia todo el tiempo, porque la salvación al final es un misterio, es una relación personal que Dios puede tener contigo hasta en el último aliento de tu vida. Entonces, les contaba de este ladrón en la cruz que creyó en Jesús, “si realmente crees en mí, hoy estarás conmigo en el paraíso”. Y contando esa historia, al final un chico se acerca y me dice, “profesor, ¿usted cree que yo pueda ser salvo como ese ladrón en la cruz que nunca hizo nada en la iglesia y que no fue buena persona? Le contesto que claro que sí, “pero yo he sido un tipo malo, soy un drogadicto, he estado en pandillas, he asesinado personas, he estado preso, soy una persona que ahorita mismo me andan buscando para matarme”. “Este ladrón en la cruz –le contesté- había cometido diferentes delitos, por eso estaba condenado a muerte, pero creyó en Jesús”; “¿y qué tengo qué hacer?”; “confiesa tus pecados a Jesús y serás salvo”; “no sé orar”; “¿puedes escribir?”; “sí”; “entonces escríbele una carta y manifiéstale a él todo lo que sientes”.

Yo hablaba con este joven de lo que había aprendido, no era ningún Pastor. Al tiempo a este joven lo matan en la calle, fue triste la muerte de él como la de otro chico, un crimen extrajudicial, una limpieza social. Un día la que fue su novia llega a mi oficina y me dijo que cuando él murió ella se quedó con sus pertenencias, y en su cartera había una nota en la que él había escrito unas palabras que realmente a mí… (se emociona con el recuerdo). Yo había aceptado a Jesús como el único salvador desde niño, era quizás un cristiano convencido pero no un cristiano convertido. Cuando leo esa nota de este muchacho, me quebré, algunos párrafos que él escribió lo tengo presente, “cansado hoy me rindo a ti, pues he vagado perdido sin esperanza y sin fe. Buscando amor, me rindo a ti Señor. Hazme tuyo otra vez, pues mi alma necesita descansar en tu amor”.

Es una poesía, algo genuino, real, de un joven que había estado toda su vida en situaciones de postergación, de marginación y tuvo un momento de ser tan genuino de decirle al Señor que lo necesitaba. Y yo que había tenido una vida diferente, de confort, nunca pude tener palabras tan genuinas para hablar con Dios. Creo que ahí empecé mi deseo de ir más allá de lo que ya hacía, fue en ese momento de quiebre que me decidí a servir, ayudar, porque sentía que lo que había hecho hasta ese momento había ayudado a ese joven a buscar a Dios.

– ¿Por qué hay personas que encuentran su fe recién en situaciones extremas?
– Muchas veces estamos muy cómodos con todo, estamos en un estado de confort, tenemos metas en la vida, el estudio, después casarnos, tener familia, la crianza de nuestros hijos, desarrollar una profesión. Eso te crea como una rutina y no hay tiempo para Dios ni para buscarte a ti mismo ni para leer la Biblia, no hay tiempo para tener una relación íntima con Dios, no hay tiempo de parar un momento con toda esta vida acelerada, esta cultura de la inmediatez, de esta vida tan consumista e individualista. Y muchas veces necesitamos llegar a situaciones tan extremas, donde nuestra vida sea confrontada y decir “hasta aquí”. Hay gente que necesita caer muy al fondo para darse cuenta que no es nuestra intelectualidad ni nuestra capacidad como personas lo que nos pueda salvar. Hay veces que necesitamos parar y decir auxilio. Y sabes que esa ayuda no puede ser de una persona como tú o como yo, que se necesita a un ser extraordinario, divino, poderoso, algo que esté por encima de ti.
Muchas veces algunas personas aceptan al evangelio y la palabra de Dios de manera muy fácil, son muy dóciles, abiertos de corazón, muy sensibles. Otros muchas veces necesitamos tener experiencias extraordinarias, fuertes para entender que somos personas que necesitamos ayuda de algo superior a nuestras vidas.

Yo estaba en una iglesia con 400 miembros, lo que es una iglesia soñada para cualquier Pastor. Fundamos un colegio, tenía un buen salario para estar ahí cómodo el resto de mi vida, pero llegó un momento que sentí que todo eso para mí era una rutina. Le pedí al Señor que me diera un nuevo desafío y me ha traído a Salto, donde cuando llegué a la primera reunión encontré 20 hermanos, no hay niños ni jóvenes.

– ¿Vivimos en una crisis de valores?
– Se habla de crisis de valores. La gente se queja que tenemos la comunidad llena de jóvenes adictos que están consumiendo, que amanecen borrachos, que no quieren nada, las familias se desintegran, pero no es crisis de valores, a todo le llaman crisis de valores, que se genera por la ausencia de Dios, la ausencia de Jesús en las familias. Cuando tú tienes a Jesús y a Dios en tu hogar, no va a haber crisis de valores.

– Pero hay gente que no cree en nada, y sin embargo actúa de acuerdo a valores morales y éticos que se pautan y que a veces están por encima de la media de toda sociedad. En esos casos, según usted, ante la ausencia de Dios en sus vidas, debería tener problemas de ausencia de valores, y por el contrario, los tienen muy firmes.
– Claro que sí, eso no te lo voy a discutir. Pero me refiero al impacto que estamos viviendo en la comunidad hoy. Hay personas que como tú bien dices, pueden ser ateas o no creer en Dios, ser agnósticos o tener otro tipo de fe y pueden tener valores. Pero yo hablo en sí del impacto a nivel colectivo.

– La historia muestra que el pueblo latinoamericano ha sido eternamente castigado, desde su descubrimiento y conquista. Algo que no es exclusivo de América, está pasando hoy en todo el mundo donde las guerras matan indiscriminadamente a civiles, entre ellos niños, como en Siria. Hambrunas y pestes tremendas en África. Usted se preguntaba, hablando de su país, ¿dónde está Dios? ¿Por qué permite estas cosas?
– Dios está siempre ahí, y no es que permita esas cosas, es que el mundo se ha llenado de maldad, pero no es de ahorita, desde el principio de las civilizaciones hay mucho mal. Las tendencias económicas del pasado y las de hoy, hace que las sociedades se vuelvan más herméticas, más consumistas, le tienen más amor al dinero, eso hace que el ser humano se vuelva malo, insensible…

– ¿Estamos repitiendo el tiempo de los fariseos?
– Siempre hemos estado en el tiempo de los fariseos, y la iglesia como tal cuando se vuelve dogmática y lo que sigue es una liturgia o una doctrina muy estructurada, se olvida de ser una iglesia de adentro hacia afuera, una iglesia que tiene que estar en donde están las personas que sufren. Esa es una iglesia mala, alejada de Dios porque no está haciendo su voluntad. Si lees las escrituras en los evangelios verás que Jesús no anduvo creando iglesias, anduvo hablando de un nuevo evangelio, lleno de justicia. El trabajo de Jesús fue dar esperanza a los pobres, fue sanar a los enfermos. Jesús se sentaba con aquellas personas que eran señaladas por los mismos religiosos, por los fariseos, como personas pecadoras, y Jesús se sentaba a comer con esas personas. Toda la praxis pastoral de Jesús fue hablar con personas marginadas. Es lo que Jesús le está diciendo a la iglesia, que no debe estar entre cuatro paredes porque la iglesia somos todos nosotros. Los que entramos ahí entramos a un templo, pero muchas veces ese templo se convierte en una especie de club social, donde queremos estar ahí, relajados, escuchando el sermón de los domingos, nos damos palmaditas, nos abrazamos y cantamos un poco y ya. Pero afuera, hay una realidad sufriente, hay gente que necesita, aquí mismo en Salto, donde encuentras barrios postergados, comunidades pobres de gente que no tiene casa o si la tienen se les está cayendo encima. ¿Dónde está el trabajo de la iglesia ahí?
Entonces, la iglesia también tiene que evaluarse, porque está articulando con esas instituciones que se han vuelto individualistas, que no quieren servir al prójimo. Y al preguntarnos por qué Dios no está aquí, por qué este niño tiene Sida, por qué este niño fue tirado a la calle y come de la basura, ¿dónde estás? ¿Dónde está tu misericordia? Tener una respuesta rápida a eso nunca la vamos a tener, porque es muy complejo, porque el Señor también nos da libre albedrío de poder elegir, de tomar nuestras propias decisiones y que va más allá de analizarlo como causa–efecto, porque es tan complejo que viene desde el mismo Estado. Por ejemplo, cuando el gobierno en vez de construir escuelas construye un estadio de basquetbol. Y si los chicos no se educan en una escuela, terminarán educándose en las calles. La iglesia tiene entonces que incidir a nivel político, si el Estado está ausente, la iglesia tiene que salir a protestar y decir que aquí se necesita una escuela, programas de saneamiento, programas para la juventud, programas de salud sexual y reproductiva, viviendas. La iglesia tiene que salir en defensa de la gente que sufre.

PERFIL DE DANIEL ALBERTO TRUJILLO

Casado, tiene 4 hijos. Es del signo de Capricornio. De chiquito quería ser piloto de avión. Es hincha de Nacional.

¿Una comida? Es una comida hondureña, le llamamos baleada, es una tortilla de harina que lleva frijoles, queso, huevo, mantequilla.

¿Un libro? “Crimen y castigo” de Fiodor Dostoyevski.

¿Una película? Magnolias de Acero y Mi Pie Izquierdo.

¿Un hobby? Pintar, la lectura y la música.

¿Qué música escucha? En mi tiempo estuve en dos bandas de rock, fui una estrella de rock en mi país, es el tipo de música que me gusta.

¿Qué le gusta de la gente? La amistad sincera.

¿Qué no le gusta de la gente? Que discriminen sin conocer.

El pastor Trujillo nos pidió que recordásemos que el culto dominical de la Iglesia Metodista es a las 10 de la mañana en la Iglesia de calle Osimani. Allí los espera.

Leonardo silva

Publicado en - Semanales, 7- Domingo, EntrevistaComentarios (0)

“Uruguay está con niveles de competitividad medidas por el tipo de cambio real similares a 1982 y al 2002, con un atraso cambiario importante”

A pocos días de terminar el año 2018, el Economista Joaquín Forrisi brindó una charla en el Centro Comercial e Industrial de Salto referido a las “Perspectivas para 2019, una economía fría en año electoral”. Previo a la misma, dialogó con EL PUEBLO donde brindó con claridad sus impresiones de los tiempos que estamos viviendo y que tenemos por delante.

- ¿Qué se puede decir de lo que podemos esperar de la economía en este año electoral?
– Lo que hemos analizado es que la suerte de la economía uruguaya dependerá básicamente de tres grandes factores, cómo esté el comercio internacional, particularmente lo que pase en los Estados Unidos y en China, los precios de los commodities y la economía regional, en especial Argentina y Brasil que siguen siendo las dos potencias regionales que impactan en la economía local.

Vemos que si bien hubo cierta luz verde a raíz del G 20 realizado recientemente en Buenos Aires, donde parecería que hay una tregua en la guerra comercial, todavía esta alianza es muy débil y se espera un incremento de los costos financieros, se espera que Estados Unidos incremente las tasas de interés, lo que es una mala noticia para Uruguay porque el costo del financiamiento para el gobierno va a incrementarse.

- ¿Eso quiere decir que también subiría el precio del dólar?Joaquin Forrisi (1)
– Si, eso quiere decir que subiría el dólar, de hecho los pequeños cambios que ha tenido durante el año (pasado) el dólar tienen que ver básicamente con incrementos en la tasa de interés.

- ¿O sea que ya no existiría más incertidumbre respecto al comportamiento del dólar, ya puede anticiparse que seguirá subiendo?
– La otra semana el presidente de la FED (la Reserva Federal, que es como el Banco Central de los Estados Unidos), determinó que va a subir las tasas de interés. Trump hizo una solicitud de que no la suba, sin embargo el presidente de la FED fue bastante contundente respecto a que las presiones inflacionarias son demasiadas altas, motivo por el cual es preciso subir las tasas. Es de esperar, si, que el dólar suba.

- Esas tasas las habían bajado por la crisis de 2008 y ahora las están haciendo retornar a
sus valores históricos, ¿es así?
– Exactamente. A partir de la crisis de 2008, Estados Unidos tuvo una política monetaria expansiva, por lo que bajó mucho la tasa de interés e inundó al mundo de dólares, eso permitió el acceso al financiamiento de las economías emergentes. Estados Unidos ya tiene una economía real mucho más robusta, su índice bursátil viene con una tendencia alcista desde hace varios meses, el desempleo se mantiene estable y bajo, y la inflación empezó a subir, son todos indicios de una recuperación económica, motivo por el cual es de esperar que haya una convergencia a tasas de interés más altas.

- ¿Cómo incide eso en el precio de los commodities?
– Suele incidir en forma negativa. Una suba en la tasa de interés suele estar asociada a una baja en el precio de los commodities, hay trabajos que así lo demuestran. El precio de los commodities depende de dos factores, depende del movimiento financiero estrictamente, que tiene que ver justamente con la tasa de interés, y con la economía real, donde hay que ver qué tanto se demanda a ese bien, la que se podrá ver afectada si efectivamente se consolida la guerra comercial y hay una suba de aranceles tanto de Estados Unidos como de China. En economías más cerradas los precios tienden a bajar, motivo por el cual podría llegar a darse una baja en el precio de los commodities aún más acelerada.

- ¿Todo esto termina incidiendo de forma negativa en la economía de nuestro país?
– Sin duda.

- ¿De qué forma se incorpora este panorama a la situación de la región que nos rodea en materia de turismo, por ejemplo?
– Particularmente respecto al turismo con Argentina, sigue siendo una gran incógnita lo que pueda pasar con la temporada. Los operadores esperan una buena temporada. Argentina pasó unos meses, desde abril hasta setiembre con una inestabilidad cambiaria muy grande, hasta el rescate del Fondo Monetario (Internacional), donde lograron estabilizar la parte monetaria. El FMI está financiando el exceso de gasto de Argentina, eso va a hacer que Argentina se encarezca, y en términos relativos Uruguay se abarate. De alguna manera sería presumible pensar que vengan turistas a Punta del Este en verano.

- Esos serían los factores externos que inciden en la economía de nuestro país. El presidente Tabaré Vázquez anunció que en caso de crisis de Argentina y Brasil, Uruguay está bien parado como para poder soportar la mala situación que se vive en los países vecinos. Nuestra economía, ¿está realmente tan fuerte?
– Brasil viene de una recesión muy profunda desde hace varios años, Argentina ya está en recesión. Uruguay ha mostrado en los últimos años, no digo estar blindado, pero si muestra cierto desacople de la región. De ahí a pensar que nada le va a pasar a Uruguay es demasiado. Si pensamos en forma razonable diría que Uruguay se vería menos afectado que en 2002, cuando la crisis de aquel año comenzó con la devaluación del Real del 98 y la devaluación de la moneda argentina en 2001 que terminó desencadenando nuestra crisis en 2002, de alguna manera hicieron la tormenta perfecta.

Hoy Uruguay no está tan expuesto en términos financieros, el gobierno uruguayo está con una sanidad financiera mucho mejor que en otras épocas, sin embargo pensar que no va a pasar nada sería poco probable.

- El déficit fiscal que Uruguay tiene hoy es muy alto, y en año electoral suele aumentar aún más, lo que deja muy poco margen de maniobra para el gobierno que venga, ¿debemos esperar algún tipo de ajuste del próximo gobierno?
– El ajuste no debería ser en el 2020, sería conveniente que el ajuste sea en 2019. Si bien los últimos datos de las cuentas públicas nos muestran una baja en el déficit fiscal, como de un punto en el PBI, lo que es importante, tiene que ver más con una parte contable que algo relacionado efectivamente con el gasto. Por la Ley de los Cincuentones, se hizo una transferencia de las Afaps al BPS, que figura como un ingreso al BPS, que repercute en una baja en el déficit fiscal. Es importante que conste que a largo plazo, la Ley de Cincuentones es un costo para el gobierno.

- En año electoral la suba del déficit suele ser por un exceso de gasto por parte de las empresas estatales en propaganda en los medios de comunicación…
– Exactamente. Suele ser un 0,8% del PBI, estadísticamente suele ser más alto el déficit electoral que del año anterior, aunque ha habido excepciones en dos o en tres casos que esto no ha ocurrido. Suele ocurrir que, como pasó en el año 2002 o en 2004, no hubo un incremento en el déficit fiscal, inclusive en el 89 y en el 90 tampoco hubo. Pero es de esperar que si habitualmente lo haya, el gasto más alto del gobierno se dé justamente en año electoral.

- ¿A qué debe estar atento el ciudadano en este año?
– Debe estar atento a las fuentes de trabajo, Uruguay ha perdido 60 mil puestos de trabajo desde el pico del segundo o tercer trimestre de 2014, que fue el pico de gente empleada en Uruguay. Y podría ser esperable que dado que el gobierno necesita recursos para bajar el déficit y el aparato productivo realmente está ahogado, que haya algún tipo de ajuste vía tarifas públicas, al consumo vía IVA, que es poco probable o IRPF tal vez.

- ¿Era esperable la pérdida de tantas fuentes de trabajo pese al trabajo financiero que ha realizado el gobierno?
– No sé si era esperable, pero hubo algunas condiciones que no ayudaron para que eso mejorara. Hubo la baja en el precio de las materias primas, y a su vez el dólar planchado impidió que el sector exportador pudiese expandir su actividad. Repito, no sé si era esperable lo que pasó pero si coherente con la situación macroeconómica que se vivió. De hecho, Uruguay está con niveles de competitividad medidas por el tipo de cambio real similares a 1982 y al 2002, con un atraso cambiario importante. Si esto se consolida en el tiempo, Uruguay no conoce cómo salir de esta situación a no ser vía de una crisis. Uruguay en 2002 salió de esto con una crisis, igual que en el 82. Hasta ahora venimos ahí, hay desfinanciamiento, el mundo nos presta plata, pero si en algún momento el mundo nos deja de prestar dinero, el gobierno deberá financiar su déficit fiscal. El 75% del gasto público es endógeno, o sea, tiene que ver con salarios y pasividades y venga el que venga no lo podrá tocar. Esta situación podría haber sido evitable, pero dadas las coyunturas macro y la cultura uruguaya era esperable.

- El motivo de la charla que dará hoy en el Centro Comercial tiene que ver con el enfriamiento de la economía en año electoral, ¿esto tiene que ver con una decisión del gobierno o por el enfriamiento en materia de inversiones privadas en el país esperando ver qué pasa?
– El enfriamiento o cantidad de fuentes de trabajo perdidas responden a dos sectores de actividad. Al sector agro exportador y al de la construcción. El sector de la construcción tuvo una baja importante en los últimos años y no responde a un cambio de gobierno en sí mismo. El sector exportador responde básicamente a una baja en el tipo cambiario nominal y a una baja en el precio internacional. Si los precios internacionales vuelven a ser altos, sería coherente que la economía se reactive, o sea, no hay un riesgo institucional de ninguna manera.
En términos de estadísticas públicas, Uruguay no vive ni una crisis ni una recesión, hay una sensación como que estamos en crisis pero no estamos estadísticamente en crisis.
Lo que sí ocurre sistemáticamente en Uruguay es cuando hay atraso cambiario, no logramos tener estrategias como sociedad para resolver nuestros dilemas internos de asignación de recursos, quién pierde un poquito y quién pierde otro poquito para poder salir de la situación. Esperemos poder encontrar la forma.

PERFIL DE JOAQUÍN FORRISI
Soltero. Es del signo de Géminis. Es hincha de Nacional y Universitario.

¿Una asignatura pendiente? Leer más.

¿Una comida? El asado.

¿Una película? El padrino.

¿Un libro? “El cisne negro: el impacto de lo altamente improbable”, de Nassim Taleb.

¿Un hobby? Leer.

¿Qué música escucha? Dice no tener ninguna preferencia en particular.

¿Qué le gusta de la gente? La honestidad.

¿Qué no le gusta de la gente? La mentira.

Leonardo silva

 

Publicado en - Semanales, 7- Domingo, EntrevistaComentarios (0)

“Estas patologías no distinguen clases sociales, la droga anda por todos lados”

Amor Exigente” es un programa que concibe una propuesta amplia que no se reduce solo a conseguir la abstinencia química (droga) o alcohólica de las personas, sino a conformar un estilo de vida saludable y pleno para toda la familia. En Uruguay hoy hay trece sedes de “Amor Exigente”, una de ellas está en Salto. Para conocer de qué se trata esta propuesta, hablamos con parte del equipo, Carolina Torterolo, Bárbara Gambeta, Silvia Aguilera y Juan Zorrilla. Teléfono de contacto: 099 734 330.

- ¿Qué es “Amor Exigente”?
– Es un grupo de auto y mutuo ayuda. Está dirigido a conductas desajustadas tanto sea con alcohol, droga, compras compulsivas, comer y jugar compulsivamente. O sea, todo lo que sea conducta desajustada abarca este programa, que comenzó por una madre que tuvo el problema de la drogadicción en sus hijas, que al final fallecieron a raíz de la droga.

- ¿Comenzó con el flagelo de la droga y se observó que había otros problemas que había que atender?
– Si, exacto. Llegan a la droga por determinados motivos, eso lo descubre la gente en el trabajo en nuestro grupo. Porque el chico que consume droga no es porque primero consumió el porro, que es lo más cercano que tiene para probar, sabemos que viene consumiendo alcohol de antes y luego va a probar el porro, y luego irá subiendo el nivel de su adicción y de lo que vaya a consumir.

- ¿Qué buscan los jóvenes cuando se meten en el alcohol y en la droga?
– Es un tema de placer inmediato, que en gran parte viene de la mano del entorno familiar, porque todas las familias tienen o tenemos muchas carencias hoy en día, sobre todo de valores, por eso trabajamos mucho con los padres sobre la importancia de los adultos, recordando quién es el adulto que pone los límites, quién es el que pone los “No” desde siempre. En eso trabajamos mucho, que además es uno de los doce puntos del programa.Juan Zorrilla, Carolina Torterolo, Barbara Gambeta y Silvia Aguilera

A veces se piensa que el problema es el chiquilín cuando ya está consumiendo. Pero dentro del programa, encontramos uno de los puntos que es el “Identificador”, que es donde la familia o la persona que va al grupo empiezan a darse cuenta que hay algo que no estuvo funcionando. Esto no es ni siquiera un llamado de atención ni pasar facturas, pasa por hacerse una autocrítica, que duele porque no es fácil. Pero entonces, buscamos ver qué vamos a cambiar, qué podemos mejorar. Qué podemos hacer para revertir la situación. Partimos de la base que lo que ya pasó, lo que ya hizo el chiquilín y lo que pasó en la familia, ya está, vamos a empezar de ahora en adelante otra etapa. Y desde ese momento empezamos a trabajar con el programa.

- ¿Cuál es la importancia de trabajar además con la familia del joven adicto?
– Se trabaja más con la familia. Este programa más bien es para la familia, no al adicto directo, sea por narcóticos o por alcohol. Es un programa de calidad de vida, en él nos guiamos por doce principios que se tratan mes a mes cada uno, comenzando por el Identificador. Casi siempre viene un familiar, la madre o fundamentalmente los abuelos, también hermanos, pidiendo ayuda porque no saben qué hacer, no saben a dónde recurrir, ya han agotado todos los caminos con psicólogos y otros especialistas.

- Pusieron énfasis en los abuelos, ¿los padres aparecen?
– Aparecen, pero el problema es que son más co dependientes del adicto, son los que más tapan, encubren, no quieren aceptar lo que está pasando con su hijo, pero para pedir ayuda y buscar soluciones, lo primero es aceptar interiormente y comprender qué hizo mal y no mentirse. Tiene que aceptar para poder ayudar al otro, y eso es lo que el programa brinda, la ayuda a la persona que viene pidiendo ayuda porque en su casa hay una situación, por ejemplo, que ya es un caos porque el joven está consumiendo droga, aunque bien puede tratarse de alguna otra patología de depresión, entonces vamos a interrogar por qué se llegó a esa depresión.

El que llega pidiendo ayuda tiene que prepararse, porque suele llegar con la moral por allá abajo, no sabe qué hacer y se vuelve co-dependiente del enfermo, que no se enferma solo él, también comienza a enfermar a su entorno, y a veces los padres no se ponen de acuerdo, “no pobrecito, que de esta sale”, “no es tan así”, porque el enfermo envuelve y manipula a sus padres.

- ¿Los padres no quieren ver lo que está pasando?
– Claro, pasa que la realidad es muy dolorosa y tiene su proceso. Muchas veces se llega a esto porque no se supieron poner los límites a tiempo. Antes se decía que los problemas llegaban porque el joven vivía en determinado contexto, pero no, porque estas patologías no distinguen clases sociales, la droga anda por todos lados, y tal vez en las clases socia les altas se escucha menos porque seguramente tienen acceso a alguna clínica en otro país porque por aquí no se encontraba a dónde ir. También tal vez las personas más humildes consumen sustancias más nocivas porque con tal de consumir, consumen cualquier cosa…

- ¿Como la pasta base?
– Si, totalmente.

- Suele estigmatizarse a la gente más humilde como la proclive a ser adicta a las drogas, pero ustedes acaban de marcar que también en las clases altas tienen estos mismos problemas. ¿A ustedes llegan personas con problemas de todas las clases sociales?
– De todas, la droga no distingue. Pero por supuesto que en Salto es más difícil que se arrime alguien, conocemos algunos casos y hemos logrado romper con esa especie de barrera. Cuando tuvimos la posibilidad de que este programa “Amor Exigente” se instalara en Salto, sabíamos que iba a ser un importante desafío, primero porque Salto es una ciudad universitaria con muchos jóvenes, y veíamos la problemática de la droga, pero no teníamos un lugar dónde podían ir los padres o para poder trabajar en familia. Si bien fue un desafío y que hoy esto está funcionando, lo llevamos muy en serio, y el sigilo o discreción con el que trabajamos, es la garantía que tiene la persona que nadie contará que asiste a nuestro programa, nadie habla afuera del grupo lo que se habla ni lo que se ve, nada, eso queda ahí en el grupo.

El programa tiene un aspecto espiritual, porque tanto con la familia como con el chiquilín tenemos que trabajar la parte espiritual porque de ahí surge la fuerza interior para salir de ese estado en el que se está. En nuestro programa se aceptan a personas de todas las religiones, no es político, en ese sentido es pluralista, pero trabajamos el aspecto espiritual a través de textos, por ejemplo alguna historia que te deja un mensaje, y a través de eso lo vamos trabajando. No trabajamos con la Biblia, pero si con textos que tengan un mensaje espiritual. Concebimos a un ser superior, pero ponele el nombre que quieras, puede ser Dios, Mahoma, vos mismo. En el grupo tenemos metodistas, evangélicos, católicos.

- ¿Qué pasa con los ateos?
– Hablar con ellos sobre aspectos espirituales es más difícil, pero ellos también creen en algo, puede ser en él mismo o en sus hijos, porque se tienen que aferrar a algo quizás más mundano que en algo superior y divino. Yo tengo una amiga que se considera atea, y un día que pasaba por un momento muy feo me dijo, “rézale a tu dios”, “no -le respondí-, rezale mejor vos que te va a escuchar, porque dios es de todos”. Ella de forma inconsciente me dijo eso, y ahora tiene fe pero no participa de ninguna religión. Después que conocés los doce principios de “Amor Exigente” crees en ellos y comprendés que siguiéndolos, se sale.
Los padres por lo general, cuando educamos a nuestros hijos, siempre queremos brindarles todo, aquello que nosotros no tuvimos y más.
Entonces por ahí los padres tienen doble trabajo, trabaja mamá, trabaja papá, la vida te lleva a trabajar para poder cubrir el presupuesto, y a veces con objetos materiales queremos suplantar ese tiempo que no estamos, es ahí que comienzan esos espacios donde el chiquilín necesita los límites. Por eso tenemos claro que los límites vienen de casa, de chico, porque así como también los chiquilines en la adolescencia tienen derechos y se llenan la boca hablando de sus derechos, tenemos que recordarles que también tienen obligaciones. Entonces este programa trabaja en la cooperación en familia y en las responsabilidades de todos sus integrantes, tanto de los padres como de los hijos, y que la familia sea parte también de la solución, no solo del problema. Cuando hablamos de la cooperación en familia, hablamos de cosas sencillas como las de poner la mesa, levantarla, de poner ropa para lavar, ordenar su cuarto, esas pequeñas cosas dentro de casa que te hacen parte, te hacen sentir útil.

- ¿Qué mensaje desearían enviar a aquellas familias que hoy están en problemas y no encuentran una salida?
– “Amor Exigente” es un programa que no solamente tenés que venir con el problema instalado con la droga o la adicción o el problema que sea, porque se trata de un programa de prevención también. Hay un espacio donde te podemos escuchar, donde nos apoyamos, decimos que somos una familia porque en verdad lo sentimos así, es el lugar donde te podés expresar y nadie te va a criticar porque en el grupo se plantean los problemas y sabemos que cada hogar tiene su dinámica. El mensaje que nos gustaría dar es que hay un lugar acá en Salto donde puede ir hasta aquella persona que se sienta sola y yendo, con su presencia, también puede ayudar a muchos porque es un ida y vuelta. Vamos a escucharnos y seguramente de la experiencia de todos algo vamos a rescatar. Hay una esperanza, por eso nuestro grupo se llama “Si se puede”, nada está perdido, si se puede cambiar tu realidad a partir del momento que quieras cambiarlo.

LOS 12 PRINCIPIOS BÁSICOS DE “AMOR EXIGENTE”

1) Identificador (Los problemas de la familia tienen raíces en la estructuración actual de la sociedad). 2) Humanizador (Los padres también son personas). 3) Protector (Los recursos son limitados). 4) Valorizador (Padres e hijos no son iguales). 5) Liberador (La culpa lo deja sin acción). 6) Influenciador (El comportamiento de uno afecta al otro). 7) Preparador (Toma de actitud). 8) Esperanzador (De una crisis bien administrada, surge el cambio). 9) Apoyador (En el grupo de apoyo, se recibe y se da ayuda). 10) Cooperador (La cooperación es la esencia de la unión). 11) Organizador (Exigencia y disciplina con el objetivo de cambiar el rumbo). 12) Compensador (Amar es ayudar al otro y no consentir cómodamente).

Leonardo silva

Publicado en - Semanales, 7- Domingo, EntrevistaComentarios (0)

“Uruguay no es el mismo país luego de tres gobiernos del Frente Amplio, está en un escalón más alto en términos de bienestar, de equidad y de derechos”

Mario Bergara fue hasta hace poco presidente del Banco Central del Uruguay, fue ministro de Economía, pero recuerda que viene de una familia trabajadora, dice que ha sabido compatibilizar el esfuerzo con la suerte, lo que le ha permitido estudiar y estar en los lugares adecuados que le han permitido trabajar en los temas que importan. Hoy es uno de los precandidatos presidenciales del Frente Amplio (FA) y dialogó con EL PUEBLO de los temas que están en juego en esta campaña electoral.

- Una pregunta que ya debe estar cansado de contestar, ¿por qué quiere ser presidente?
– Primero, porque creemos que podemos contribuir a seguir mejorando el país. Porque tenemos la trayectoria, la experiencia, la vocación de servicio. Esa trayectoria y experiencia nos permiten ver muchos temas que son relevantes para seguir mejorando el bienestar y la equidad en Uruguay y seguir mejorando el acceso a los derechos de los Mario Bergaraciudadanos y ciudadanas. Además, podemos contribuir a la renovación en el sistema político que pasa por ver el mundo tal cual es, de manera renovada. Es decir, la visión del mundo, hoy por hoy, tiene que tomar nota de un cambio radical en las relaciones geopolíticas, en la situación regional, en cómo la dinámica tecnológica atraviesa nuestras vidas, y que todo eso genera dificultades, problemáticas, desafíos nuevos, que obliga a tener una agenda de gobierno también renovada. En todas esas lógicas de construcción de un mejor país tenemos la posibilidad de contribuir.

Adicionalmente, también creemos que estamos contribuyendo a la renovación política del FA. Es una fuerza política fundamental en Uruguay, tanto en esto que decimos de la renovación de la visión del mundo y de la agenda de gobierno, como también la renovación del propio FA, porque esta nueva realidad y estos nuevos desafíos reclaman un FA renovado y distinto, que incluye una renovación también en los cuadros de liderazgo. La estructura de liderazgo actual, Vázquez-Mujica-Astori, ha sido sin duda muy exitosa desde el punto de vista político, le permitió al FA crecer, llegar al gobierno, fortalecerse y gobernar para el bien de la sociedad uruguaya, pero está dando paso a un recambio generacional, renovación que estamos haciendo ya en el FA de manera fraterna, unitaria, casi natural.

- ¿Con una nueva experiencia para el FA, donde los cuatro precandidatos parten con las mismas posibilidades?
– Hubo un antecedente que fue la competencia de Astori con Mujica en 2009, pero es cierto en lo que dice, que es una experiencia nueva para el FA. Primero porque al ser un proceso de renovación integral de la estructura de liderazgos, hay que conformar una nueva estructura de liderazgo que requiere mucho trabajo político, la legitimidad de los votos, por eso también la interna del FA es muy importante. No es solamente un proceso en el que se va a elegir un candidato o candidata para la presidencia, sino también es parte de ese proceso donde los frenteamplistas van a dar las señales de qué nuevo FA y liderazgo quieren, liderazgo que siempre será compartido porque FA de un solo líder hace rato que no existe. Es un proceso novedoso, desafiante. Yo uso una caricatura que un amigo me decía hace un tiempo, es que el FA tiene el desafío de ir cambiando la rueda del auto mientras el auto sigue en marcha, porque a la vez de este proceso político, el FA tiene que seguir gobernando. O sea que es un proceso muy desafiante, una experiencia muy linda de vivir y que creo que lo estamos haciendo saludablemente.

- De todas formas, usted deberá enfrentarse en esta interna a estructuras muy fuertes y consolidadas en el FA. ¿Cómo piensa enfrentarlas?
– El FA de hoy no es el del 71, donde el esqueleto central estaba dado por los partidos ideológicos, como el comunista, el socialista, el demócrata cristiano, etc. Hoy esos partidos ideológicos tienen una incidencia bastante menor que en aquel momento, y más bien los alineamientos grandes están asociados a los líderes, por eso se habla del Vazquismo, del Mujiquismo, del Astorismo. Por lo tanto, la nueva estructura de liderazgo no va a ser la réplica de la anterior. No es que va a venir uno a sustituir a Mujica, a Astori o a Vázquez, va a haber una suerte de barajar y dar de nuevo, también en el terreno sectorial porque esa estructura de líderes está dando paso a una nueva, que no va a ser su réplica. Entonces, los frenteamplistas que están mirando esto como un proceso de renovación, van a estar más desembarazados de los alineamientos sectoriales.

Confiamos que los frenteamplistas están visualizando este proceso de esta manera, que habrá muchos frenteamplistas que estarán tomando sus decisiones mirando la necesidad del nuevo FA, renovado y con nuevos líderes, y también, apuntamos al diálogo, el convencimiento, el intercambio con todo un conjunto de compañeros y compañeras frenteamplistas que están con distintos grados de desencanto, ya sea con acciones de gobierno o con cuestiones de la fuerza política. También apostamos al diálogo con ese cúmulo de frenteamplistas, porque son compañeros que quieren seguir siendo frenteamplistas y que es necesaria la acción y respuesta política de nuestra parte. Así que podemos competir con mucho entusiasmo y fuerza, aún cuando, como usted bien dice, los alineamientos sectoriales de alguna manera inciden, aunque cada vez menos.

- Los gobiernos suelen mantenerse o caer por la economía, dependerá de si el bolsillo del votante está contento o no. En cierta forma así lo registra la historia de nuestro país. ¿Cómo está la economía del país en víspera de una nueva campaña electoral?
– Ese razonamiento no es tan determinista en el sentido que la gente no vota solo por el bolsillo, pero sin duda, la situación económica es un factor que hace a las consideraciones de los ciudadanos y que hace a su humor, y que también afecta a las decisiones políticas. O sea, sin ser automático ni determinista, sin duda el proceso económico pesa.

- Pareciera que estuviese abriendo el paraguas…

– Para nada, eso lo pienso porque no es lineal. Cuando el Partido Colorado pierde el gobierno, si claro, fue por razones económicas pero estamos hablando de una situación de crisis. O sea, el 2002…

- Pensemos también en lo que pasó en la década del 50, tras casi cien años de gobierno…
– Bien, pero fue una situación de crisis, no de vaivenes económicos más suaves, digamos. Pero en ambos casos son circunstancias críticas. No comparemos, hoy no vivimos ninguna situación crítica. Lo que vivimos es una desaceleración de la economía pero que mirado en perspectiva, Uruguay está en un escalón de bienestar, de equidad, de derechos más alto que hace 10 o 15 años sin ningún tipo de duda. Que obviamente no estamos creciendo al mismo ritmo y que no se están generando los puestos de trabajo al ritmo que vivimos en la década anterior, eso es así. También coincido en que la economía fue un factor importante para las reelecciones del FA.

Repito, no creo que la economía hoy esté en alguna situación crítica, quizás la gente tenga un poco más de preocupación porque obviamente Uruguay está creciendo a un ritmo bastante más bajo y hay algunas circunstancias vinculadas al empleo que generan preocupación, pero no creo que la gente perciba una situación crítica que lo induzca a cambiar radicalmente sus opciones políticas. Por lo tanto, coincido en que la economía es un factor importante de decisión, pero creo que también el FA sigue en condiciones de mostrar su faceta de buena administración de la economía y que es la opción política y económica que mejor lo ha hecho en la historia reciente del país.

- La oposición sostiene que el proyecto del FA está agotado.
– No, no, no. Es de las cosas que justamente la ciudadanía va a dirimir en el proceso electoral. Creemos que de ninguna manera es así, tenemos cosas pendientes y por hacer, pero también de reivindicar y reconocer un cúmulo muy importante de transformaciones estructurales en las políticas públicas con resultados en el terreno económico y social. Uruguay no es el mismo país luego de tres gobiernos del FA, está en un escalón más alto en términos de bienestar, de equidad y de derechos, lo que hace que los desafíos sean nuevos, más difíciles porque es absolutamente humano y razonable que cuando uno está en una situación mejor, reclame más cosas. Es lo mejor que nos puede pasar a todos, porque le hace bien a la ciudadanía y al sistema político, los gobiernos no pueden ser autocomplacientes y quedarse conformes con lo logrado en un período.

Hay desafíos, cosas pendientes y a mitad de camino, pero también es el FA el que mejor ha interpretado lo que hay que hacer, el que ha generado las mejores políticas para el bienestar de los uruguayos. Lo que decíamos hoy, la agenda hay que renovarla, que es distinto a decir que la visión y el programa del FA están agotados, todo lo contrario. El FA es el primero en decir, tenemos que tener una agenda que responda a las problemáticas actuales, que son distintas a las de 2005.

- Otra de las preguntas que más deben de hacerle, ¿qué va a pasar con el dólar?
– (Se ríe) Esa me la hacían todos los días mientras era presidente del Banco Central, ahora como precandidato por suerte no… (risas)

- Le pregunto porque hay economistas que sostienen que la tendencia es que siga al alza. ¿Usted aconsejaría al uruguayo a endeudarse en dólares?
– No podemos aconsejar. No todas las situaciones de los uruguayos ameritan el mismo consejo, por lo tanto, uno no puede dar un consejo. Lo que siempre planteo como norma general es que todo aquel uruguayo que está pensando en tomar un crédito, en endeudarse, que lo haga asociando esa deuda a la moneda en la que tiene sus ingresos. O sea, si usted tiene ingresos en moneda nacional, no es saludable que se endeude en dólares. Capaz que en el corto plazo, porque el dólar va para un lado y va para el otro, le puede convenir; pero a la larga, desfasar esas cosas, es negativo. En términos de evolución del dólar, creo que el dólar va a seguir fortaleciéndose, el tema es que no lo hace de manera lineal, lo hace como una montaña rusa, sube y baja, sube y baja a pesar de la tendencia a fortalecerse.
El dólar se va a fortalecer porque la economía americana ha seguido fortaleciéndose. La Reserva Federal, que es el Banco Central de los Estados Unidos, ha seguido aumentando las tasas de interés pero afortunadamente lo ha hecho de manera gradual, incluso las señales de los últimos tiempos es que quizás esa gradualidad sea todavía más lenta, con lo cual, a pesar de la perspectiva de un fortalecimiento a nivel global, y por tanto también en Uruguay, eso se haga de manera gradual que le permita a todos los agentes acomodar el cuerpo a la evolución, que no será drástica.

PERFIL DE MARIO BERGARA

Es divorciado. Tiene dos hijos, Maira de 15, Rafael de 12 y Diego, que falleció hace 5 años y que hoy tendría 24. Es del signo de Tauro. De chiquito quería ser grande (risas). Es hincha de Peñarol.

¿Una asignatura pendiente? He sido un privilegiado en la vida porque he podido compatibilizar esfuerzo y suerte.
¿Una comida? Todo lo que no sea picante.
¿Un libro? El correo del General.
¿Una película? El padrino. ¿Un hobby? La música.
¿Qué música escucha? Soy muy ecléctrico, con excepción de la ópera y el jazz duro, hay cosas que me gustan en todos los géneros.
¿Qué le gusta de la gente? La franqueza.
¿Qué no le gusta de la gente? La traición.

Leonardo silva

Publicado en - Semanales, 7- Domingo, EntrevistaComentarios (0)

“Hay una conversación pendiente con el Frente Amplio de qué va a pasar con los gestores fundamentales de la intendencia, y ver qué se puede cambiar y qué no”

En mayo de 2015 Alejandro Noboa fue electo como primer suplente del intendente Andrés Lima. Tuvo su primera oportunidad de asumir en forma interina dicho cargo recién en el pasado mes de noviembre por tan solo 15 días. Todo terminó con una conferencia de prensa de la que aún se habla y que dará lugar a que el intendente Lima deba concurrir a la Junta Departamental el 21 de diciembre convocado por un llamado a sala que fue votado por unanimidad. Pasados unos días, Noboa accedió a dialogar con EL PUEBLO donde habla del presente y del futuro de Salto. Previamente, reconoce que su alejamiento del gobierno fue por diferencias con el intendente y no por cuestiones académicas, como en su momento se dijo.

- Estuvo dos semanas al frente del cargo que asumirá de forma definitiva en febrero de 2020, ¿qué le quedó de esa experiencia?
– Se trabajó intensamente esos quince días, pudimos ir a Montevideo tres veces, y tuvimos un contacto primario de funcionamiento de la institución, cosa que ya conocíamos por haber estado siete meses en la Dirección de Planificación y tenía un conocimiento de cómo funcionaba la institución. Esta vez la miramos desde otro lado, pienso que son cosas positivas en el sentido de que se recogen las experiencias, se ven las debilidades, las fortalezas, y eso luego, para los últimos seis meses de la gestión, creo que va a venir muy bien.Alejandro Noboa

- En la conferencia de prensa dijo que faltaba planificación. En esos meses que estará al frente de la intendencia, ¿habrá tiempo para planificar algo, presentar proyectos?
– No recuerdo mucho cómo es el calendario, pero probablemente sí, si bien es año electoral y no se pueden aumentar los presupuestos en ese período, alguna cosa se puede presentar. Ya estamos trabajando en alguna cuestión, estamos viendo con cierta anticipación qué se puede planificar, y después en el terreno vemos que hay bastantes cosas para hacer.

- ¿Cuáles serían los temas en los que trabajaría en el breve tiempo que le quedaría para gestionar al frente de la intendencia?
– Pensemos que va a ser un período de pocos proyectos porque es poco tiempo, pero hay una idea de trabajar sobre el Parque Solari que ya viene con cierta anticipación, ojalá alguien lo pueda avanzar…

- Estuvo reunido con vecinos de esa zona…
– Si, estuvimos reunidos porque vino un técnico italiano, tuvimos trabajando en su momento, eso quedó latente, ojalá que se pueda avanzar en este período también en alguna otra cosa y que pueda hacer más factible el proyecto, pero de todas maneras en ese último período seguro que le vamos a poner el énfasis, si es posible. Después están las cuestiones de obras que son bastante fundamentales en esa época, y mantener el funcionamiento y recuperación de los espacios públicos. Y si es posible, revitalizar todos los aspectos de las comisiones vecinales para poder trabajar con ellas, si bien es una apuesta a más largo plazo, también puede ayudar aunque sea en un período corto, trabajar con ellas.

- Hay un déficit en este gobierno que tiene que ver con el arreglo de las calles, en tres años de gobierno se está muy lejos de la meta con casi un 80% sin atender, según propias manifestaciones del gobierno. ¿Qué podría cambiar en cinco meses?
– Con claridad ese porcentaje no lo tengo presente, pero sí creo que lo que se pueda hacer en ese momento se hará.

- ¿Se fijará alguna prioridad en el arreglo de las calles?
– Sí, claro. Hay que formar parte de una planificación, eso habrá que planificarlo en ese período, que seguramente se hará con la Dirección de Obras, y trataremos de llevarlo adelante.

- ¿Cómo será su breve estadía en el gobierno departamental?
– El estilo que nos caracteriza es de mucha participación, de involucramiento de la gente en los temas de la intendencia, así que obviamente será de puertas abiertas. Dentro de lo posible vamos a estar disponible para charlar con quien esté interesado en las mejoras de los servicios de la ciudad, y después siempre involucrando a la gente. Por eso creo que las comisiones vecinales son una herramienta fundamental. La Junta Departamental es otra herramienta fundamental que si se requiere en algún momento, seguramente también estará jugando el partido.

- ¿Cómo se imagina que tomará la intendencia en 2020?
– No lo sé. Si se toman las medidas que se requieren será una transición más normal, ahora si no, las cosas se pueden complicar un poquito, que es lo que anticipamos en la conferencia de prensa.

- Cuando se fue del gobierno a los siete meses de haber asumido y viendo este tiempo que pasó en perspectiva, ¿se arrepiente de haberse ido, se hubiera quedado para tratar de corregir desde adentro lo que está mal o piensa que hizo lo correcto?
– Dar la mano siempre lo hacemos, es mi actitud fundamental en la vida, tratar de colaborar en la cosa pública en todas las cuestiones que tiene que ver con la comunidad. Pero creemos que en ese gobierno de Andrés Lima nosotros ya teníamos agotada nuestras posibilidades, había un estilo muy distinto de trabajo, unos objetivos muy diferentes de lo que se buscaba, lo que hizo que nosotros nos retiráramos en ese momento.

- ¿Ya sabe cuál será su primera decisión política y administrativa que tomará cuando asuma definitivamente el cargo de intendente?
– No lo sé, tendríamos que pensarlo…

- Le pregunto porque en la conferencia de prensa mostró una visión crítica con el trabajo que se desarrolla en algunas áreas, lo que puede modificarse cambiando la gestión o al gestor…
– Si, seguramente las dos cosas van a estar presentes, no lo tenemos claro todavía, es más, hay una conversación pendiente con el Frente Amplio de qué va a pasar con los gestores fundamentales de la intendencia, qué se puede cambiar y qué no, lo charlaremos con la fuerza política.

- Estará al frente de la comuna en plena campaña electoral, donde estará en juego la continuidad del FA en el gobierno. En ese sentido seguramente se vea presionado tanto por la oposición como también por su misma fuerza política…
– En el ámbito nacional ya va a estar resuelta la cuestión, esto sería en el ámbito departamental. Bueno, nosotros no dejamos de ser del FA y asumiremos la intendencia con ese carácter. O sea que en ese sentido la fuerza política tiene su papel a jugar. Entiendo que los procesos son colectivos y no de personas individualmente sino que hay procesos que son actores sociales, y en este caso, la fuerza política.

- En cuanto al futuro, si el FA repitiera el gobierno en lo departamental sin importar quien sea electo intendente, y lo invitan a formar parte del mismo, ¿aceptaría?
– Nosotros siempre estamos disponible para proyectos interesantes. Si se plantea una propuesta con vigor, con cuestiones claras en términos políticos, y político bastante tradicional en el sentido de que sea transparente, participativa, esa izquierda más tradicional, que recupera a la sociedad civil como actor fundamental. Si es en ese sentido, no tendríamos ningún problema.

- Luego de la conferencia de prensa tuvo tanto voces que lo criticaron como de quienes lo respaldaron, ¿eso le ha hecho plantear alguna posibilidad electoral a futuro?
– Eso no depende de mí, dependerá de la fuerza política que tendrá que resolver. Pero la verdad que no me he puesto a pensar, de todas formas, no es algo que yo vaya a decidir per sé lanzar mi candidatura, eso es función de la fuerza política.

- Es decir que si alguien le propone ser candidato a intendente, ¿lo pensaría?
– Sin duda que sí.

- ¿O sea que aún nadie le propuso nada?
– No depende de mí.

- Ahora que se está trabajando en el “Salto 2030”, ¿qué Salto le gustaría construir, si tuviera la oportunidad?
– Primero quiero destacar el trabajo de “Salto 2030”, creo que es un trabajo interesante que se está haciendo desde la intendencia y la OPP.
Ese trabajo dejará sentadas las bases para poder trabajar desde el desarrollo territorial a nivel departamental y quedan algunos sectores sobre los que trabajar.

De pensar en Salto, hoy una de las preocupaciones que debe haber es la conectividad, Salto tiene que estar mucho más comunicado al país y al mundo. Tenemos una comunicación terrestre bastante fluida, pero nos falta la del río, la hidrovía, y nos falta el aeropuerto. Esos son elementos centrales para cualquier desarrollo cualitativo, ese es uno de los aspectos a trabajar.

Por otro lado, está la participación de la gente, tratar de involucrar a los actores a través de las comisiones vecinales en procesos de desarrollo. Creo que en “Salto 2030” se está haciendo, pero después hay que buscar darle continuidad a esa planificación. Eso es fundamental.

Sobre el tema de la descentralización, el territorio no puede estar concentrado en la ciudad de Salto, sino que la gestión del territorio tiene que estar descentralizada en diferentes puntos del departamento… – ¿Está pensando en más municipios para Salto?
– Más municipios también, sin duda. Pero además, que la intendencia se descentralice en algunos municipios, o sea, darles potestades porque hoy están con cierta madurez, como los de Colonia Lavalleja y Constitución, que puedan tener más equipo de obra, mayores servicios para brindar y descentralizar un poco la gestión a nivel territorial.
Ese es uno de los esfuerzos que hay que ponerse las pilas y hacer, depositando la confianza en la gente.

- Luego de la conferencia de prensa, ¿pensó que se iba a armar todo el revuelo que se armó?
– Lo hice con la franqueza que siempre me ha caracterizado, no estaba pensando en ningún efecto político ni siquiera comunicacional. Se desarrolló así porque estamos en una ciudad pequeña, una comunidad que es curiosa y que está atenta al asunto, y los periodistas son activos. Entonces se armó todo ese mar de fondo que no fue premeditado. Sencillamente pasó que al retirarme, quería decir algunas cosas.
Si uno mira el texto de mis palabras verá que estoy planteando mi preocupación, no estoy endilgándole a nadie ninguna cosa ni dando nada por sentado, sino más bien la preocupación de algunas acciones que estaban ocurriendo.
Creo que es en eso donde hay que centrar el asunto. Después, bueno, lo otro es parte de la vida política.

- Si volviese a darse similar situación, ¿haría lo mismo o ahora sabiendo las repercusiones que tendrá, se cuidará más de lo que diga?
– (Se ríe) Eso es futurología…

Perfil de Alejandro Noboa

Es conocido como “el Jano”, nació en 9 de junio, es del signo de Géminis, tiene 3 hijos. Cuando era niño lo único que tenía claro es que quería estudiar, no tenía muy claro por dónde pasaba su vocación, pero quería estudiar, aunque tampoco se define como “el traga de la clase”.

Trabajó activamente en el secretariado del Centro Estudiantes de Derecho en plena dictadura, en la clandestinidad. Cuando le faltaban tres materias para recibirse de escribano, vivió la salida de la dictadura donde se cuestionó muchas cosas y se interesó por otras, de corte gremial, de participación y militancia política.

En 1987 terminó la carrera de Escribano y en 1990 se recibió de Licenciado en Sociología. Ha continuado estudiando y ocupando cargos en el cogobierno universitario, dirigiendo la vieja Regional Norte de la Universidad de la República por ocho años (2007-2015). Devenido en actor político, tuvo activa participación en la anterior campaña departamental, por lo que en febrero de 2020 asumirá de forma definitiva el cargo de intendente de Salto.

Leonardo silva

Publicado en - Semanales, 7- Domingo, EntrevistaComentarios (0)

Sobre la eutanasia: «Me parece una obscenidad y una calamidad que un país que no presta una adecuada atención a sus pacientes que necesitan cuidados paliativos, legalice alguna forma de acabar con ellos»

«Morir en paz» : Conferencia de prensa de Marcos Gómez Sancho y Gabriela Píriz

En el marco del Plan Nacional de Cuidados Paliativos, llevado adelante por el Ministerio de Salud Pública, se realizó la conferencia sobre «Morir en paz» a cargo del referente mundial de la medicina Paliativa, el Prof. Dr. Marcos Gómez Sancho, quien concurrió hasta nuestra ciudad con la Dra. Gabriela Píriz, asesora referente del Programa Nacional de Cuidados Paliativos del Ministerio de Salud Pública. Ambos realizaron una conferencia de prensa previa a la charla que fue acompañada por un salón lleno en el Hotel Salto.

- ¿Cómo se viene trabajando en nuestro país sobre los Cuidados Paliativos?
Píriz- Desde el año 2013 venimos desarrollando en el Ministerio de Salud una política de Cuidados Paliativos. Hicimos un diagnóstico inicial, teníamos una cobertura muy baja, muy despareja, muchos departamentos no tenían nada de Cuidados Paliativos, no había prácticamente nada de Cuidados Paliativos Pediátricos, y comenzamos a desarrollar una estrategia con varias líneas. Una de ellas es visitar todos los departamentos con el Prof. Marcos Gómez Sancho. Los visitamos además reuniéndonos con las autoridades muy periódicamente de todos los departamentos, y lo que hacemos es mostrar el Plan Nacional a los profesionales pero sobre todo al público y a la gente común que tiene que saber de este derecho, y luego el Prof. Gómez Sancho da una conferencia muy reflexiva sobre cómo vivimos y cómo debemos morir.

- ¿Por qué se daba esa escasa cobertura?
Píriz- Por muchas cosas. En primer lugar, por falta de formación profesional, porque loGabriela Pirizs prestadores no estaban obligados a tener esta cobertura. Y hoy Cuidados Paliativos es una prestación más como es cualquier otra especialidad, y está a lo largo de toda la vida, es para los niños, es para los adultos, para los adultos mayores, para todas las patologías y lo que se trata es que aquellas personas que tengan enfermedades avanzadas, graves, incurables, puedan tener una calidad de vida hasta el último día de sus vidas. Se trata de morir en paz, como dice el nombre de la conferencia del Prof. Gómez Sancho, pero se trata de vivir con buena calidad de vida todo lo que le queda al paciente y que esto involucre también a la familia y a los cuidadores. Entonces es algo muy específico que se trabaja en equipo interdisciplinario, trabajan médicos, enfermeros, psicólogos, trabajadores sociales, voluntarios, nutricionistas, fisioterapeutas, muchos profesionales para mejorar la calidad de vida de estos pacientes que tienen muchos problemas y de sus familias también.

- ¿Hay alguna estadística a nivel país?
Píriz- Estamos en este momento en un 50% de cobertura, ha crecido en forma muy importante. Uruguay está en un lugar destacado en Latinoamérica, pero nos queda muchísimo por trabajar, y ese es el desafío que con todas estas actividades y con la ayuda de todos ustedes, comunicadores, todos los uruguayos se enteren qué son los Cuidados Paliativos, puedan reclamarlos y se vaya generando una cultura diferente donde la muerte no sea una palabra excluida sino que sea parte de la vida y de lo que todos vamos a poder transitar.

- ¿Cómo debe abordarse este tema tan difícil?
Gómez Sancho- El primer objetivo es eso, desdramatizar un asunto que generalmente se trata como un drama, que es la muerte de las personas, y eso es algo que nos espera a todos nosotros. Es el precio que paga todo ser desde el mismo momento de nacer. Entonces nuestro trabajo no es como la gente cree, ayudar a morir, sino ayudar a vivir bien hasta el último instante de la vida. Y en este sentido, es el paciente el que nos dice qué necesita para estar a gusto y tener buena calidad de vida. Hay una serie de palabras que suelen ser universales, como por ejemplo morir sin dolor, es algo que muchos pacientes le tienen más miedo, al dolor que a la propia muerte, y nos lo dicen todos los días. «Mire doctor, sé que voy a morir, sé que no me puedo curar pero por dios, no me hagan sufrir, no me dejen sufrir, quítenme el dolor, no quiero tener este dolor tan tremendo».
La mayoría de la gente también prefiere morir en su casa, entonces potenciamos la asistencia domiciliaria. Y hoy estamos en condiciones, sin lugar a dudas, de prestar a los pacientes en sus casas la misma atención, o mejor, que en un hospital, y sin los efectos secundarios de estar en un hospital. Procurar que no esté solo, y si no tiene familiares o amigos, pues a través de los voluntarios que haya una presencia humana al lado de la persona que va a morir. Desde ahí hay una serie de principios que son bastantes universales y que a la mayoría de las personas les gustaría que fuese así al final de su vida.

- Se habla del paciente, ¿pero también hay que preparar al entorno familiar?
Gómez Sancho- El entorno familiar se encuentra totalmente involucrado, de hecho el objetivo no es solo para el enfermo sino para el enfermo y los familiares. Y los familiares tienen una doble misión, porque son cuidadores del enfermo, y son los mejores cuidadores porque nadie conoce y nadie quiere al enfermo tanto como sus propios familiares. Además, el enfermo va a estar la mayor parte del tiempo en su casa, es decir que los familiares son los mejores cuidadores del paciente. Pero para eso hay que enseñarles cómo dar la medicación al paciente, cómo hacerle la higiene corporal si está encamado, cómo hacerle o darle la comida. Es decir, enseñarle a cuidar a su ser querido.

Pero además de cuidadores son necesitados de cuidados, porque muchas veces hay algún familiar que la pasa peor que el propio enfermo, y necesita los cuidados del equipo de Cuidados Paliativos. Es más, esos cuidados muchas veces tienen que extenderse incluso después de fallecer el enfermo, porque a sus seres queridos les corresponde afrontar un doloroso proceso de duelo que es inevitable cada vez que perdemos a un ser querido. Y que eso si se desarrolla adecuadamente, no es una enfermedad, pero si no se desarrolla adecuadamente, y hay problemas que dificulten la elaboración de ese duelo, existe el riesgo de que haga un duelo complicado e incluso que degenere en una enfermedad psiquiátrica. Por eso, incluso después de morir el enfermo, tenemos que seguir cuidando a los familiares y estar atentos a que elaboren su pérdida adecuadamente.

- En otros países, en otras culturas, ¿se aborda este tema de manera diferente?
Gómez Sancho- El hecho de morir es algo que trasciende los aspectos clínicos o profesionales o sanitarios, es algo que tiene mucho que ver la cultura, la religión, la antropología, la sociología. La muerte es algoMarco Gomez Sancho que toca muchas vertientes de la sociedad. Por eso a los Cuidados Paliativos hay también que entenderlos desde la cultura, la religión que profese el enfermo, el medio cultural en el que se desenvuelve, etc., porque varía mucho de unos sitios a otros de cómo se muere la gente en China, en el Tibet a como se muere la gente en Paysandú. Pues claro que hay muchísimas diferencias, de ahí es que hay que tener muy en cuenta esta cuestión porque ahora mismo hay un fenómeno migratorio donde hay gente de todos los sitios en todos los sitios. Entonces hay que estar muy atentos a la cultura, a la procedencia, a la religión, a las creencias de cada paciente para adecuar nuestros cuidados a su realidad.

- ¿Cuáles suelen ser los errores más comunes que cometen quienes están al cuidado de la persona enferma?
Gómez Sancho- Bueno, por ejemplo, no controlar bien el dolor. Afortunadamente ahora mismo ya en la mayoría de los países están disponibles la morfina o analgésicos similares, y se ha facilitado mucho su prescripción, porque hasta hace no tanto, había muchos sitios que no estaba disponible la morfina, y es un analgésico imprescindible para algunos enfermos de cáncer que tienen un dolor intenso y necesitan o bien morfina o un analgésico de potencia similar, que hay cuatro o cinco, pero la morfina es el estándar digamos. Entonces, un error es no disponer de morfina o no tener un talonario de prescripción de morfina y que no se le suministre al enfermo los analgésicos potentes que están necesitando.
Luego, una atención deficiente por una capacitación y formación deficiente de los profesionales. No todo el mundo está formado y capacitado para atender a un paciente al final de la vida, y deberían estar realmente capacitados. Ya desde la universidad deberían salir los médicos con una formación básica pero con un mínimo de conocimiento, y muchas veces no es así. Es decir, hay alguna serie de errores que se pueden cometer basados casi siempre en una deficiente capacitación y una deficiente organización y en la escasez de recursos, que muchas veces vemos en todos los sitios.

- La comunidad internacional siempre ha mostrado su preocupación por el respeto a los derechos humanos y a la vida, ¿se ha tenido la misma preocupación por la muerte?
Gómez Sancho- Hay directrices internacionales tanto de la Organización Mundial de la Salud como de la Sociedad Médica Mundial. Por cierto, una declaración que presentó España en la Sociedad Médica Mundial y se aprobó en la Asamblea General de Montevideo, y se llama así, Declaración de Montevideo, y que es una declaración sobre la atención médica al final de la vida. Entonces, no hay tanta legislación sino orientaciones porque la ONU no puede hacer una ley de cómo hay que atender a los enfermos en España o en Uruguay, pero sí que hay orientaciones y una serie de indicaciones de cómo hay que hacer las cosas. Luego cada país tiene que hacer sus propias leyes que garanticen que todos los ciudadanos tienen acceso a un buen servicio de Cuidados Paliativos con toda equidad, que no importa que tenga un cáncer o una cirrosis hepática, que tenga 40 años o que tenga 9. Que viva en Montevideo o que viva en una aldea pequeñita en el campo, porque hay mucha inequidad al acceso a los Cuidados Paliativos. Muchas veces la atención sanitaria y de Cuidados Paliativos que recibe una persona va a depender más del Código Postal que del código genético.

- ¿Qué postura tiene respecto a la eutanasia?
Gómez Sancho- Creo que eso no es prioritario. Lo estamos analizando en España porque ahora mismo hay un proyecto de ley presentado en el Parlamento por el Partido Socialista Obrero Español para despenalizar y legalizar la eutanasia. Sin embargo, hay 75 mil españoles cada año que se mueren con un sufrimiento intenso porque necesitan la atención de un sistema de cuidados paliativos y no lo tienen. Me parece una obscenidad y una calamidad que un país que no presta una adecuada atención a sus pacientes que necesitan cuidados paliativos, legalice alguna forma de acabar con ellos. Me parece absolutamente inaceptable e inadmisible en un país desarrollado y avanzado.
Digamos que lo mínimo que podemos hacer es que el enfermo pueda elegir entre ser bien cuidado por un equipo de Cuidados Paliativos o la eutanasia. Y ahora mismo, como no hay Cuidados Paliativos para todos los españoles, lo único que le vamos a poder ofrecer al enfermo es la eutanasia, y esto me parece absolutamente frívolo.

Leonardo silva

Publicado en - Semanales, 7- Domingo, EntrevistaComentarios (0)

Para Consejero de la ANEP, en el sumario a la directora del Liceo IPOLL, hubo «desprolijidades que no le hacen bien a la administración, ni a la implicada ni a la comunidad educativa del liceo»

Entrevista a Robert Silva

Robert Silva fue electo en el año 2015 como uno de los representantes docentes en el CODICEN, principal órgano de dirección de la educación uruguaya. Estuvo recientemente en nuestra ciudad manteniendo reuniones con maestros y profesores y presentando la Fundación Desafío (FUNDADES). También brindó su punto de vista sobre los desafíos de la Educación en nuestro país, el cuidado y vigilancia al respeto de la laicidad en tiempos electorales y analizó para EL PUEBLO, la situación planteada contra la directora del Liceo 1 IPOLL tras la denuncia de violación de la laicidad debido a una charla contra el aborto que se realizó en dicho centro de estudio el año pasado.

- ¿Qué es Fundación Desafío?
– Lo concebimos un conjunto de docentes, es un espacio de encuentro, de reflexión, de diálogo, de información, de propuesta, para potenciar a los docentes del Uruguay desde los docentes mismos. Algún compañero una vez dijo que la voz de los docentes es de los docentes, y creo que esa es una necesidad que existe. Muchas veces los docentes escuchamos que hablan por nosotros, por nuestras actividades y accionesRobert Silva desde lugares que a veces no conocen la realidad en la cual realizamos nuestras tareas o la conocen pero están tejidos por algunas cuestiones que muchas veces no nos representan, entonces la Fundación Desafío viene a ser eso, viene a cubrir un espacio de necesidad de ese encuentro pero a través de un foco bien claro que tenemos, que es el desarrollo profesional. Es decir, generar espacios donde nuestra formación permanente esté presente, que nuestros saberes, prácticas y experiencias podamos compartirlas y desarrollar mejores actitudes y desafíos a partir de nosotros mismos.

- ¿Pueden participar docentes de todas las ramas de la Enseñanza?
– Sería para docentes de Primaria, Secundaria, UTU y Formación Docente.

– La Educación hace tiempo que está en debate, surgen organizaciones por fuera de los ámbitos institucionales como EDUY21, ahora FUNDADES, ¿su objetivo incluye también discutir sobre el futuro de la educación?
– No tenemos como objetivo la generación de política pública en materia educativa ni de asesorar a futuros gobiernos en materia de educación. Lo que sí queremos es generar un espacio de diálogo, de generar la voz de los docentes, pronunciarnos ante algunos temas que seguramente nos preocupan y nos ocupan, y a partir de ahí potenciar nuestros saberes y el desarrollo profesional. Queremos agrupar a los docentes para valorizar la profesión docente, para encontrar espacios de diálogo entre nosotros mismos. Seguramente propuestas habrán, pero nuestro objetivo central no es ni el sindical ni tampoco el de generar política pública.

– En su presentación se refirió a la gestación de convenios con centros de estudio terciarios para capacitar a los docentes, tanto en Uruguay como en el exterior.
– Si, el 6 de diciembre vamos a firmar un convenio con la Sociedad de Amigos de la Educación Popular (SAEP) para propiciar una agenda de formación a futuro a partir de 2019, conveniando la Fundación Desafío con la SAEP, que ha tenido un rol histórico en el país y que hoy tiene un instituto universitario en vías de reconocimiento, y creo que eso es bien importante, porque además lo vamos a hacer desde una lógica distinta, que es potenciar los saberes, las aptitudes, las experiencias que los mismos docentes tienen, conjuntamente con aquellos profesionales que se desempeñen en el Instituto Elbio Fernández. Va a haber una complementariedad, una sinergia entre las potencialidades de la Fundación Desafío y de la SAEP.

- Hay distintas corrientes de opinión dentro de los cuadros docentes, ¿FUNDADES pertenece a alguna de ellas o está abierto a todos?
– Estamos abiertos a todos, tenemos un claro enfoque plural, profesional. Creemos que la educación ha tenido muchas cosas que le han hecho mal, pero una sin duda ha sido adoptar decisiones o establecer acciones en función de coincidencias filosóficas que están muchas veces fuera del ámbito educativo. Y nosotros en Fundación Desafío decimos que no nos importa de dónde vienen las personas sino a dónde van, que hay muchas cosas que nos unen en educación y muy pocas que nos dividen, y muchas de las que nos dividen están por fuera del ámbito educativo, responden a intereses de otra naturaleza. Por eso acá hay lugar para todos, queremos trabajar, lógicamente que desde una concepción filosófica común, que la educación es el instrumento y la herramienta fundamental para el desarrollo personal y la debida inserción social.

– Como Consejero de la ANEP, ¿cuáles son los desafíos de la educación ante el inminente comienzo del año electoral?
– Son múltiples y variados. A veces uno tiene el sabor amargo que muchas cosas se podían haber hecho y no se hicieron, otras tantas se hicieron. Como representante docente tengo que decir que tenemos que transformar la carrera docente, lo propusimos pero lamentablemente va a terminar este período y no lo vamos a lograr, se sigue ascendiendo exclusivamente por antigüedad, los concursos no son una constante en varios subsistemas o cuando se realizan tenemos discrepancias con ellos, no existe una política de formación permanente a nivel de los docentes, en particular en lo que a Educación Media se refiere.
Entonces, quedan muchos desafíos para nosotros los docentes, el sistema de evaluación no es bueno, no existe una política en cuanto al fortalecimiento de los equipos directivos, que son claves para los centros educativos. No existe tampoco desarrollo para los equipos de supervisión, la concepción del perfil de inspector, no solo administrativo sino aquel que acompaña, que alienta, que orienta. Es decir, hay muchas cuestiones pendientes en materia de docentes, y ni qué hablar, una cuestión de transformación de cómo se enseña, para qué se enseña, sobre todo en Educación Media. Tenemos un plan de estudio que es primo hermano del plan de 1947 en Educación Secundaria, no podemos seguir con esa estructura curricular, no podemos seguir teniendo la forma de evaluación que hoy por hoy tenemos. Todo eso lo sabemos y lo venimos discutiendo.
Germán Rama en 1999 dijo que había que cambiar la repetición en primer año, se armó un gran problema a nivel nacional, pasaron décadas y seguimos con el tema y la repetición que excluye. Y no se trata de repetición sí o no, sino de generar otras formas de evaluación que incluya a la diversidad, que cada vez está más presente en el aula.

– En el acto del 18 de Julio, la ministra Carolina Cosse advirtió que Uruguay debía adaptar su educación a las nuevas tecnologías que cambiarán el mercado de trabajo, ¿nuestro país está preparado para brindar ese tipo de educación?
– No, creo que nos falta muchísimo. Algunas cosas se están insinuando y empezando a hacer, ha habido avances, sobre todo en el Consejo de Educación Técnico Profesional, un avance sostenido, y pongo un punto inicial en 1997 con los Bachilleratos Tecnológicos, y luego los cursos terciarios, los ingenieros tecnológicos, los cursos que ahora se han abierto en materia de robótica y otras tecnologías, que son avances pero que están lejos de atender la universalidad de nuestros jóvenes. Tenemos la mayoría de nuestros alumnos en Enseñanza Secundaria que continúa con prácticas tradicionales en su Educación Media Superior Básica, y esas cuestiones nos ponen un gran desafío para atender justamente lo que la ministra decía.

– En año electoral las tentaciones y la sensibilidad de todos surgen a flor de piel, ¿se controlará el respeto a la laicidad en los centros de estudios? Le pregunto porque suelen aparecer luego legisladores o actores políticos visitando centros de estudios haciendo proselitismo…
– Para que un legislador visite un centro educativo tiene que estar autorizado por el Consejo respetivo, no puede visitarlo así nomás. Lo mismo hemos sido particularmente cuidadoso, y yo lo he planteado en el CODICEN, el tema de la intervención de algunos actores políticos, que por más que sean figuras del gobierno están en la arena política, por lo tanto, tenemos que ser cuidadosos en eso.
Hay que dejar a la educación fuera de la arena y la disputa política, por favor, ya bastantes problemas tiene la educación y desafíos a futuro como para ponerla de rehén de disputas de esa naturaleza. Ojalá la educación sí esté en la agenda de los políticos, ojalá la educación sí esté en el debate electoral, ojalá sea realmente un tema de discusión, de propuestas serias, que se logre un plan nacional de educación, que se logre consensuar esfuerzos, que se logre poner a los mejores en los cargos de responsabilidad en la educación. Nos va la vida en eso. Ojalá que por ahí vaya la discusión.

- ¿Y con la religión?
– Con la religión es lo mismo. La laicidad tiene un origen religioso, se extiende a lo político, y en ambas situaciones hay que preservarla muchísimo en ese terreno.

- Hablando del tema, ¿cómo está la situación de la directora del Liceo IPOLL?
– Sobre el caso de la directora del Liceo 1, al CODICEN todavía no ha llegado formalmente a sesión. Nosotros presentamos una nota planteando una situación irregular que se generó en los últimos días, que fue la exposición pública de la Consejera (Isabel) Jaureguy manifestando eventualmente la propuesta de destitución de Secundaria de la profesora. El procedimiento disciplinario de la docente (Diana) Lucero está en estricta reserva sumarial, secreto sumarial, por seguridad de ella y de la administración. No puede un jerarca, a mi criterio, públicamente hacer manifestaciones en relación a ese tema. Eso lo pusimos en conocimiento del CODICEN y esperemos que se arbitren medidas.

- ¿Esa irregularidad podría viciar el acto administrativo sumarial?
– Lo tendrán que pronunciar quienes tienen responsabilidad, yo no puedo pronunciarme porque si no estaría, además de todo, prejuzgando.
Hay que ser muy cuidadoso de esas cosas. Usted recordará que cuando se adoptó la primera decisión yo salí públicamente a plantear mi discrepancia en cuanto a que en vez de un sumario tendría que haber sido una investigación porque llamó la atención la celeridad y el prejuzgamiento que hubo de las autoridades de Secundaria, como fue el caso de la Directora General de Secundaria, que dijo que nunca había visto una violación a la laicidad más grande y se estaba investigando. ¿Cómo se puede decir eso y se estaba investigando? Dificultades y desprolijidades que creo que no le hacen bien a la administración, obviamente no le hacen bien a la implicada ni a la comunidad educativa del liceo.

Perfil de Robert Silva

Casado, tiene dos hijos. Es del signo de Piscis. De chiquito quería ser maestro y profesor. Es hincha de Tacuarembó Fútbol Club.

¿Una asignatura pendiente? Hacer una recorrida por nuestras tradiciones precolombinas.
¿Una comida? Sin duda, las pastas, en particular la lasagna.
¿Un libro? La fiesta del chivo de Mario Vargas Llosa. ¿Una película? Titanic. Me impactó porque estuvo rodeado de algunas circunstancias que así lo motivaron.
¿Un hobby? Leer algo que no tenga nada que ver con mis actividades cotidianas, como por ejemplo, las novelas históricas.
¿Qué música escucha? Mucho Carlos Gardel, me marcó de chico y me acompaña.
¿Qué le gusta de la gente? La sinceridad y la espontaneidad. ¿Qué no le gusta de la gente? La falsedad y la hipocresía.

Publicado en - Semanales, 7- Domingo, EntrevistaComentarios (0)

“Lo que disfruto del año que se viene es leer el diario, escuchar radio, mirar tele, que la encuesta marca la tendencia, hasta que prendés la licuadora y escuchás un jingle de campaña”

Conocí a Pablo Sosa hace algunos años en la radio, siempre lo vi apasionado en todo lo que emprendió, en los estudios en la Facultad, en su trabajo en la Corte Electoral, a la que ingresó por concurso a sus 21 años de edad y que por similar camino hoy es Jefe de sector. Hoy se lo encuentra trabajando activamente para posicionar al fútbol sala desde la comunicación.

- Comenzaste muy joven en los medios de comunicación, ¿qué son para ti los medios de comunicación?

– Una herramienta poderosa linda de explotar. Me apasiona comunicar, aunque no fue lo que estudié, pero por mi paso a temprana edad, de los 15 a los 20 años me encontré de golpe y porrazo en el mundo radial, y el hecho de haber trabajado a tan temprana edad y de conocer a un montón de gente fantástica me generó una pasión y un medio de vida. Puntualmente por la radio, nunca fui un bicho de televisión, ni quiero serlo, nunca escribí para un diario aunque me gusta escribir cuando tengo ganas. Dediqué algunos años a la Facultad de Derecho, luego mi ingreso a la Corte Electoral, la carrera administrativa adentro de la oficina, en el ínterin me di cuenta que no me interesaba ejercer el Derecho al recibirme, aunque aún no me animo a decir que dejé la Facultad, estoy a cuatro exámenes de ser abogado. No lo termino porque no me interesa tener un papel que diga el doctor Pablo Sosa si no tengo pensado ejercer.Pablo Sosa

- De todas formas, todos esos años que estuviste en la Facultad supongo que te ayudó a formarte como persona.

– Sí, claro. Sería tristísimo decir que mi paso por la Facultad fue en vano, sería injusto. Recuerdo con añoranza el paso por la universidad, para mí fue una etapa importante. Empecé a laburar joven, entonces toda esa etapa de dispersión juvenil, de viajes, de conocer lugares, de compartir un mate con gente de tu edad, lo empecé a hacer capaz en ese momento. O sea, tuve un montón de vivencias que me suman mucho..

Tuve un mínimo paso por la militancia universitaria, nunca me metí mucho, la jugaba medio de cotelete, todo el mundo sabía más o menos en qué agrupación estaba pero me daba cosita decirlo. Pero si me dediqué mucho al estudio, creo que fui un buen estudiante en la medida que estuve solo para eso. Después, a los 21 años, cuando estaba en 2° año de Facultad, surge lo del concurso para entrar en la Corte Electoral, ya el ir a trabajar todos los días a la oficina con seguir la Facultad me empezó a costar un poquito más, y vino algún examen perdido.

- ¿El paso por la Facultad de Derecho también debe haberte ayudado a entender las leyes y reglamentaciones concernientes a la Corte Electoral?

– Tuve la posibilidad de hacer carrera en la oficina con cierta facilidad, que seguramente si no hubiera pasado antes por la Facultad de Derecho me hubiese resultado un tanto más complejo. Me gusta mucho mi trabajo en la oficina, hace nueve años que estoy ahí, y en un empleo público es como complicado que no te coma el bichito ese de la rutina…

- Ahora se les viene un año complicado de mucho trabajo…

– Si, un año lindo. No me gusta la militancia política, tuve un paso por ahí, pero lo que siempre me gustó fue el análisis político. Lo que disfruto del año que se viene es leer el diario, escuchar la radio, mirar la tele, que surge tal candidatura, que la encuesta marca que fulano le gana a mengano y cuál es la tendencia, hasta que prendés la licuadora y escuchás un jingle de campaña (risas). Si me preguntas si nací para ser funcionario electoral, y no, seguramente nadie cuando es chiquito te va a decir que quería ser funcionario electoral, querés ser bombero, policía, maestro…

Pero de todos los empleos públicos, seguramente para un tipo que le gusta estas cuestiones, es como el lugar ideal. Estás en el meollo de la cuestión, en ese año todas las lupas observan tu trabajo porque ahí tenemos las adjudicaciones de los cargos, las proclamaciones, la ingeniería electoral es algo que me gusta mucho. Pero insisto, igualmente no es mi pasión…

- Hablábamos que tu pasión pasaba por los medios de comunicación, que está bastante enrabada con el deporte…

– Hoy si, encontré o me encontró, no sé. Son esos accidentes de la vida. Algo surge en mí de los 15 a los 20 años, que en ese entonces podía ser un gustito, una forma de llegar a fin de mes. Después me corrí de carril, pero el bichito de la comunicación quedó ahí, latente. Sinceramente no pensé nunca que iba a volver, o quizás llegaría más adelante cuando me jubilara, no sé. Lo que pasó fue que hace unos tres años, siendo ya un funcionario con algunos años en la Corte, siendo un estudiante avanzado de Abogacía, me encuentro con un cierto desencanto del ejercicio de esa carrera, como comenté, aunque insisto, no lo tengo del todo descartado la posibilidad que algún día termine esa carrera, lo mantengo en stand by (en espera)…

- ¿No es una prioridad hoy?

– No. Lo que pasó es que caigo casi sin querer en el mundillo del fútbol sala, que terminó siendo hoy muy importante. Empiezo a ir a las reuniones de la Liga como delegado de un equipo que armamos con unos compañeros. Me encuentro entonces con un deporte que me gusta mucho y que hoy se volvió pasión…

- ¿Y cómo fue el nexo del deporte con la comunicación?

– Cuando entré en la Liga, encontré un nicho donde comunicar un buen espectáculo, un lindo deporte, para muchos salteños desconocido, mal explotado. En ese momento caemos medio juntos con Nicolás Caiazzo, con quien hicimos un buen equipo y comenzamos una fanpage de la Liga. Hoy me encuentro como el encargado de prensa de la Liga, y de ese tiempo a esta parte se han generado un montón de productos, como el del streaming. Un día me entero que había una empresa que se llama “Salto Streaming”, y entonces comencé a preguntarme qué es eso, cómo lo podemos traer al fútbol sala. Lo llamo a Andrés Barreiro, nos juntamos en casa a tomar un café y se nos ocurrió probar transmitir los partidos. No tenía idea si podía salir bien o mal, pero de última, terminó saliendo muy bien. Andrés no tenía relator ni comentarista, llamo a un conocido del fútbol sala, Adrián Canosa, el campeonato ya estaba corriendo, había que sacarlo adelante, así que me puse con los relatos y terminó saliendo algo lindo.

- De acuerdo a lo que venimos conversando, puede verse cómo cada etapa en tu vida ha ido
sumando a la construcción de la persona que eres hoy. De esas experiencias que haz tenido, ¿cómo te sumó tu reciente viaje a Israel?

– Me abrió un poco la cabeza. Toda mi vida me dije que algún día iba a ir a Israel, era una cuenta pendiente, era algo que yo sentía que tenía que encontrar más por una cuestión personal que religiosa, porque no debe haber nadie más agnóstico que yo. Creo que lo hice en el momento indicado y lo disfruté.

- Hay muchos uruguayos en Israel…

– Si, hay comunidades de uruguayos. Estuve 26 días en Israel, mayormente estuve quedando en una ciudad que se llama Kyriat Bialik, una zona en el medio de Israel. Después obviamente me moví, porque hay muchos lugares lindos que pude conocer, como las Grutas de Rosh Hanikra, que tienen una historia con la Segunda Guerra Mundial, los nazis y te vas hasta los fenicios. Hay mucha historia. Mucha gente se enteró que fui a Israel cuando posteé fotos…

- ¿Es cierto que fuistepublicando en tu Facebook como una especie de diario fotográfico de ese viaje?

– Algo así, si. Suelo hacerlo, me gusta. Por ejemplo, en agosto cuando fui a concursar a la Corte por el cargo de Jefe de Sector, me crucé con un señor en Plaza Independencia de apellido Gallo, es el lustrabotas de ahí. Pasaba y siempre lo veía, y un día decidí parar para conversar con él, me lustró los zapatos, pero yo quería conversar con él porque me generaba intriga el personaje, un tipo muy bohemio. Le pedí entonces para sacarle una foto y escribí una nota en Facebook que tuvo muchos comentarios. Con Israel me pasó eso, me pareció que había un montón de lugares que valían la pena ser posteados por su peso histórico, como el Muro de los Lamentos de Jerusalem.

- ¿Cómo te comunicaste allá?

– Hablo un inglés muy básico, el idioma español allá no existe, y el hebreo es imposible, incluso de leerlo, mirás un cartel y ves puros símbolos extraños, como ver japonés. Entonces estuve muy limitado, más los primeros días. Soy un tipo muy suelto que me gusta mucho salir a la calle y charlar, y bajaba con el mate y todo el mundo me miraba. Y si iba a una placita y saludaba con los buenos días, nadie me iba a contestar porque no me entendían. Después de unos días me animé y me largué, agarré el mapa del celular, no tenía miedo de perderme pero reconozco que en los primeros días tuve algo de cuiqui. No vi mucho uruguayo, pero como te dije, sé que hay colonias de uruguayos, pero sinceramente, en 26 días me crucé con algunos argentinos, muchos filipinos, árabes, beduinos, etíopes, hay una corriente migratoria de Etiopía importante. Pero gente para charlar en español muy poco.

- ¿Cómo te defines?

– ¿Me estás preguntando cómo soy? Intenso, histérico, frontal, virulento. Los que trabajan conmigo en la oficina saben que tengo un carácter especial, me gusta ser como soy y vivo el momento. Tuve la suerte que a temprana edad pude resolver un montón de cosas que en mi etapa radial de los 15 a 20 años era impensado. Seguramente fue gracias a haber ingresado a la Corte, que me dio cierta estabilidad y tranquilidad. Entré a la Corte a los 21 años, me acuerdo que ahorraba hasta el último centésimo. Me crié solo con mi vieja, nos tocó pasarla un poco complicada, no la tuvimos fácil. Siempre tuve una relación muy simbiótica con mi madre, me considero amigo de mi mamá. Me tocó madurar muy de golpe, seguramente me salteé alguna etapa que después quizás la pude vivir en la universidad. A los 24 surge la posibilidad y me compro mi apartamento, me independizo y me fui a vivir solo, al otro año me compré el auto. Así que a mis 31 años me encuentro tranquilo, mi vieja está bien, yo me encuentro bien, disfruto mucho de mi hogar, me gusta cocinar, me gusta mirar series, me gusta estar en casa, antes era más callejero. Soy feliz yendo a trabajar. Y seguramente la dosis de vorágine que mi vida necesitaba, me lo da el mundo de generar cosas para el fútbol sala y que siga por su camino de crecimiento.

Perfil de Pablo Sosa

Soltero. Es del signo de Escorpio. De chiquito quería ser abogado, después se me pasó. Hincha de Peñarol, de Malvín en basquetbol, del fútbol sala y de la selección uruguaya.
¿Una asignatura pendiente? Muchas, mi vida es una asignatura pendiente.
¿Una comida? Napolitana con papas fritas, buseca, chivito, pizza con muzzarella, asado y paella.
¿Un libro? Me gustan los libros de política.
¿Una película? Mi pasión pasa por la inmadurez de las películas de Marvel y de superhéroes.
¿Un hobby? Desconectarme del mundo, cocinar algo rico en casa, mirar una buena película o escuchar música.
¿Qué música escucha? De todo, en particular la música de los 80 en inglés, la Oreja de Vang Gogh, las murgas, en particular Agarrate Catalina.
¿Qué le gusta de la gente? Me gusta que la gente sea como yo intento ser con la gente, frontal.
¿Qué no le gusta de la gente? La falta de lealtad.

Publicado en - Semanales, 7- Domingo, EntrevistaComentarios (0)

“Me preocupa que el sistema político tenga valores en una mano y en la otra una calculadora con la que actúa en función de si le va a sumar o restar votos”

Carlos Iafigliola es actualmente diputado suplente y uno de los precandidatos presidenciales del Partido Nacional (PN), que en reciente visita a Salto, visitó la redacción de EL PUEBLO, donde se registró el siguiente diálogo.

- Una vez más recorriendo el país, pero esta vez en su condición de precandidato presidencial, ¿cómo
observa este nuevo tiempo político desde esa
candidatura?
– Cuando tomé la decisión, la más fuerte de mi vida desde el punto de vista político, en noviembre del año pasado, de lanzar mi precandidatura a la presidencia por el PN, sabía de antemano que arrancaba en inferioridad de condiciones desde el conocimiento de la opinión pública respecto a los otros precandidatos, y sabía también que tenía que salir a caminar. Siempre me gustó el contacto con la gente, pero lo tenía que hacer de una manera mucho más intensa, no solamente en los barrios de Montevideo sino en el interior del país. Y es lo que vengo haciendo, recorriendo el país, que lo recorrí muchas veces defendiendo la vida, en contra del aborto, por distintos temas, presentando hasta nuestra propia lista acá en Salto, pero ahora ya como precandidato, que es una responsabilidad distinta.

La verdad que obviamente es una patriada, fue una decisión muy fuerte, es una actividad muy dura, pero estoy convencido que mi discurso y mi perfil se necesitaba en el PN, si no, no estaría haciendo esto. Es decir, cuando tomé la decisión sentí que los referentes del partido, los que ya habían anunciado su precandidatura y alguno que la estaba preanunciando, no me representaban al cien por ciento, sentí que mi discurso no era interpretado fielmente por los compañeros, un discurso que apela a los valores fundamentales que son los fundacionales de nuestra patria, la defensa de la vida, a ponerle perspectiva de familia a la hora de hacer políticas públicas. Este discurso no necesariamente lo ensalzan todos, pero para nosotros es un tema central. O sea, hacemos actividad pública desde estos valores, desde nuestro pensamiento socialcristiano y nacionalista.

- Las sociedades avanzan, evolucionan y por ende, cambian. Eso incluye el tema de los valores y algunas definiciones centrales de nuestra sociedad, como el concepto de lo que es familia, donde ya no se habla del matrimonio
heterosexual sino que se incluye a parejas del mismo sexo, tema sobre el que se ha legislado en nuestro país. ¿Cuál es su opinión sobre estos temas?
– Creo que en alguno de estos temas, más que avance entiendo que son retrocesos en la sociedad, que están dentro de este paquete que se le suele llamar la agenda de los nuevos derechos. Considerar un avance que se haya aprobado una ley como la ley de aborto, me paro en la vereda de enfrente fuertemente. Para mí es un retroceso. Que se pueda hoy por ley violentar la vida humana en el vientre materno, es un signo de deterioro en la sociedad. El valor de la vida en Uruguay ya no es el mismo desde octubre de 2012 hasta ahora…

- Pero siempre pasó, antes los abortos eran clandestinos…
– Si, si, hubo abortos, por lo menos en nuestro caso siempre estuvimos en contra del aborto como tema general, y obviamente también en aquellos años cuando el aborto se practicaba clandestinamente y decíamos que la ley tendría que ser bien firme contra las clínicas, contra los profesionales que lo llevaban adelante. Siempre dijimos que el aborto clandestino es malo, pero legalizado es peor. Consideramos que el aborto es un atentado contra la vida humana, desde ese lugar nos paramos siempre, sea en forma clandestina o en forma legal.

Y lo que decíamos se está confirmando, que cuando se legaliza este tema se termina convirtiendo en una cuestión normal, me refiero a la práctica del aborto, y lo que hace es crecer, y es lo que ha pasado. Empezamos el primer año con seis mil y pico de abortos y hoy estamos superando los diez mil. En todos lados pasa lo mismo, porque se bajan esas barreras de percepción de que era algo negativo, que era delito, y ahora se lo toma como algo normal, y termina como en algunas partes del mundo, utilizado casi algo a demanda.

- Pero en las farmacias se vende desde siempre unas pastillas para adelgazar que producen abortos naturales. O sea que ya sin la ley y sin clínicas clandestinas, se le proporcionaba esas herramientas a la mujer que decidía poner fin a su embarazo.
– Bueno, antes algunas de esas pastillas que se daban justamente para provocar un aborto, como el misoprostol, se la controlaba. De hecho, es la pastilla que más se ha utilizado ahora, esto lo sabemos porque lo pedimos como informe al Ministerio de Salud Pública como diputado, y el 99% de los abortos se hace ambulatoriamente en la casa a través de una pastilla que es el misoprostol. Si están habiendo algunos medicamentos que provocan abortos, obviamente ahí está faltando control del Estado…

- ¿No siente que la sociedad tiene una mirada hipócrita en este tema?
– El tema de la hipocresía se ve en varios planos, en particular, sobre este tema si alguien te dice que no está de acuerdo y después lo hace, no tengo testimonios delante de mí que me muestren que lo hayan hecho…

- No se lo van a decir tampoco.
– Claro, pero digo, ¿que hay hipocresía en la sociedad? Por supuesto. Hay hipocresía en el sistema político con este tema, porque muchos saben de qué se trata un aborto y tampoco están tan preocupados como estoy yo por este tema. Sigo preocupado aún después que se aprobó la ley, la sigo controlando. Por ejemplo, la semana pasada Pablo Álvarez, asesor de la OPP en temas de salud sexual y reproductiva, dijo algo que me preocupa mucho, cuando sostuvo que van a salir a controlar a los médicos objetores de conciencia porque le parece que eso es un freno para la aplicación de la ley y está pensando en ponerle tareas comunitarias como pena por ser objetores de conciencia. Están llegando a pensar en esas cosas.

- ¿Eso no es persecución a quien piensa o siente distinto?
– Si, totalmente, pero ya la hizo en el gobierno de Mujica el ex subsecretario Briosso, que salía al interior, de hecho estuvo acá en Salto aplicando una presión indebida sobre las instituciones y profesionales médicos que habían presentado objeción de conciencia.
Esas cosas me preocupan, y me preocupa que el sistema político tenga determinados valores en una mano y después tenga en la otra una calculadora gigante con la que actúa en función de si esto le va a sumar o restar votos.
- El precandidato Lacalle Pou manifestó a la prensa que si él llega a ser presidente, no tendrá inconveniente en que usted presente un proyecto de derogación de la ley de interrupción voluntaria del embarazo, pero que él no lo piensa promover, ¿no es eso parte de un doble discurso?
– Bueno, si él está dispuesto a respaldar un proyecto como el que nosotros impulsaríamos si fuéramos gobierno, y si yo tuviera el respaldo de la gente en la derogación de la ley del aborto, ya lo considero importante. Un compromiso político tan explícito también lo considero importante. Lo que sucede con muchos compañeros, y en el sistema político en general, es esto que le decía, que muchas veces se tienen los mismos valores y banderas que uno levanta, pero a veces por un tema de estar mirando lo que es políticamente correcto, se hacen guiñadas para un lado y para el otro. En la votación que hubo recientemente sobre la Ley Trans, hubo claros ejemplos de esto, uno de los más obvios fue el del senador (Pablo) Mieres que tuvo en una mano los valores de siempre, un hombre también de pensamiento socialcristiano, recordemos de dónde viene Mieres, y resulta que termina haciendo una guiñada enorme a todo un colectivo que va más allá de los trans.
Creo que Mieres jugó en esta movida en el Parlamento para los llamados colectivos que están más cercanos a la izquierda. Me parece que no es sano hacer política desde ese lugar. O sea, si tengo una convicción, tengo un valor y siento que hay algo que se quiere promover desde una política pública que no está bien, que no se comparte, lo tengo que decir, no tengo que medir si me da o no me da votos, porque así es ingrato trabajar en política. Ya bastante uno deja de lado cuando está en esta actividad, y lo digo a nivel personal, familiar, trabajo, descuida todo, arriesga su vida, y si todavía voy a dejar también de lado mis convicciones, mis valores, por hacer política, entonces no. Me preocupa que existan estas cosas en la política, sobre todo las que pueda haber en mi partido porque esto terminando abonando al descrédito que tiene el sistema político.

- Su objetivo con su precandidatura, ¿es solo tener una tribuna para poder expresar su pensamiento o realmente espera llegar hasta el final y obtener la postulación de su partido?
– Largué para llegar hasta el final, el primer final es la interna. No es menor esta definición porque ha habido en la historia del PN, y en otros, ejemplos de algunos que largaron, después vieron que las encuestas les daba mal y bajaban su candidatura, ahí vemos a Juan Andrés Ramírez ahora pero antes a Sergio Abreu también, por ejemplo. Entonces, yo largué para llegar hasta el final, porque siento que mi discurso, mis convicciones y mi perfil no la tienen los otros candidatos del PN, y pretendo que en la oferta del partido esté este proyecto político arriba de la mesa. Largué con intenciones de ganar, no largué para mostrarme y competir para decir acá estoy yo y sacar algún votito, no. Largué para ganar, pero claro que es difícil, que compito con pesos pesados y estructuras pesadas, contra dinero que no tengo, si claro, y sé que es difícil.
Si no gano, por supuesto que voy a seguir adelante con las mismas convicciones, con los mismos valores, y como le digo a la barra, descansamos dos días y largamos de nuevo.
Terminada la interna, presentamos lista propia al Senado, la 252, presentamos listas a diputados en todos los departamentos y ponemos arriba de todo al candidato a la presidencia que haya ganado, porque siento que hay mucha gente que cree en nuestro discurso, pensamiento y valores que levantamos. Por eso también esto de bajar la candidatura no es serio por ser consecuente con lo que uno piensa, pero tampoco es serio pensando en la gente que te piensa acompañar. Y esto de bajarse porque las encuestas no lo dan y termina arreglando con el candidato A, B o C porque me da el segundo lugar, no corresponde.

Perfil de CARLOS IAFIGLIOLA

Casado, tiene dos hijas. Es del signo de Acuario. De chiquito quería ser jugador de fútbol. Es hincha de Peñarol.
Dice no tener ninguna asignatura pendiente, se siente feliz con la vida que ha tenido.
¿Una comida? Ensaladas.
¿Un libro? De los últimos que he leído es el de la muerte de Villanueva Saravia.
¿Una película? La noche de los lápices.
¿Qué música escucha? Toda.
¿Qué le gusta de la gente? Poder compartir cosas, la comunicación.
¿Qué no le gusta de la gente? El egoísmo.

Publicado en - Semanales, 7- Domingo, EntrevistaComentarios (0)

«Mi repudio absoluto a cualquier acto de intolerancia que nos hace mucho daño como uruguayos»

Entrevista a Verónica Alonso

La senadora Verónica Alonso, hoy precandidata presidencial por el Partido Nacional, estuvo de visita en Salto al día siguiente de la brutal golpiza de la que fue víctima una persona trans, donde los distintos colectivos LGBT se concentraron para repudiar el salvaje hecho de violencia e intolerancia. Cuando se conoció la venida a nuestra ciudad de Alonso, se decidió hacerla responsable del hecho debido al contenido de su discurso en contra de la Ley Integral para Personas Trans que fue aprobada recientemente en el Parlamento. Cuando EL PUEBLO la consultó sobre esta situación, desconocía lo que había ocurrido, por lo que se pudo obtener su primera reacción.
- Uno googlea su nombre y aparece en un salpicón de noticias polémicas, que lleva a que luego usted tenga luego que salir a aclarar sus dichos, como por ejemplo lo más reciente de ANCAP. ¿Por qué piensa que se observa con lupa sus movimientos?Veronica Alonso
– No pongo el foco en aquellos que me puedan criticar, estoy enfocada primero en escuchar. Durante un año y medio escuchamos a los uruguayos en todo el país. Hicimos esto que para algunos fue novedoso, que es «el timbrazo», y después de eso, estamos enfocados en proponer. La política no la entendemos solamente desde la crítica, como algunos, sino de la propuesta, y en mi caso, hoy como precandidata, tengo la obligación de plantear y proponerles a muchos uruguayos que hoy están desilusionados, esa alternativa que están esperando, por lo menos alguien que les genere la ilusión que hoy perdieron, producto de esas promesas incumplidas.
Así que seguimos en nuestro trillo, proponiendo los temas que son importantes para el país. Por supuesto en el tema de la seguridad, del empleo, del trabajo, y también en el tema que ha generado una gran desilusión y agregaría bronca en muchos uruguayos que es el mal manejo del Estado, el mal manejo de las cuentas públicas, la incapacidad y la inmoralidad de muchos políticos, por eso hablamos de una reforma del Estado que abarque además de una buena gestión y administración, también terminar con la corrupción que se ha generado en el Estado. Y cuando hablamos del buen funcionamiento del Estado, hablamos también de las empresas públicas, por eso hice la propuesta con respecto a ANCAP, que se creó en los años 30, durante 80 años sigue funcionando de la misma manera, las cosas han cambiado. Y en los últimos años, la gestión de políticos incapaces y corruptos ha generado a todos los uruguayos que hayamos tenido que capitalizar a ANCAP en 800 millones de dólares y que hoy sigamos teniendo el combustible más caro de la región.
Tenemos que sacar esa agua al cuello que hoy tienen los productores, el aparato productivo está ahorcado por varias razones. Porque tenemos el combustible más caro de la región, porque las empresas públicas se han transformado en empresas recaudadoras de un Estado ineficiente, porque tenemos las cargas sociales y laborales imposibles de sostener. Y hoy tenemos a los pequeños y medianos productores que cierran, entre otras cosas porque los números no le dan, porque no somos competitivos ni rentables.
- ¿Qué propone hacer?
– Para arrancar, la principal empresa del país monopólica, que deje de ser monopólica. Eso implicaría abrirse a la competencia y que ANCAP se esfuerce más y preste mejores servicios. Está comprobado que si se abre a la competencia, entre otras cosas, bajará el costo de los combustibles, pensamos entre un 20 y un 25%. Abrirse a la competencia es bueno desde todo punto de vista, de arranque para los consumidores. Veamos algunos ejemplos, porque en esto siempre salen los cucos de decir, «quieren atacar a nuestra soberanía», como me dijo el sindicato. Miremos los ejemplos que hay en Uruguay. El BROU, por ejemplo, que es el banco del Estado y sin embargo compite y muchos uruguayos eligen al BROU. ANTEL, sigue siendo igual la empresa de muchísimos uruguayos a pesar de tener la competencia de otras empresas. Entonces, a ANCAP le haría mucho bien generar esa competencia que es buena desde todo punto de vista. Abrir a la competencia es bueno. Algunos obviamente se resisten a los cambios, y también sé que pateé el avispero cuando planteo un concepto que quizás para muchos uruguayos todavía puede sonar raro que es el concepto de privatizar. Yo hablé de que ANCAP pueda cotizar en bolsa, eso quiere decir que cualquier uruguayo que pueda y que quiera pueda ser parte, y que en un porcentaje menor, porque nadie está diciendo acá que la empresa estatal va a dejar de ser estatal, esté en manos de inversores uruguayos, que puedan estar donde se toman decisiones para bajar así la discrecionalidad de esas pésimas decisiones, de esos malísimos negocios que han tomado políticos que han sido muy incapaces. Además, en algunos casos, han utilizado a la empresa del Estado para hacerse su campaña política, han utilizado a la empresa estatal, una de las más importantes del país como trampolín para ser el candidato a vicepresidente, como es el caso de Sendic, pero también tenemos el caso de Daniel Martínez. Eso es lo que tenemos que terminar.
- Esta semana leí un artículo de El Observador que decía que las propuestas que usted hace son las que propuso Mujica en campaña y no cumplió. ¿Es así?
– Me dijeron, no leí la nota. Parece que hicieron como propuestas espejo con Mujica, pero evidentemente que el FA no cumplió porque no hizo lo que dijo que iba a hacer…
- ¿Usted está alineada al pensamiento de Mujica?
– No, para nada, pienso bien lejos de lo que piensa Mujica.
- Pero usted está proponiendo lo mismo.
– Lo que pasa es que Mujica también propuso que se bajaran los funcionarios públicos, y fue el presidente que metió más funcionarios públicos. Una lee también hace un par de semanas que Mujica y Astori plantearon que había que reformar la seguridad social, porque la caja del Estado está en rojo hace rato. Pero el problema es que a Mujica lo hemos escuchado, y como te dice una cosa te dice la otra, y no ha hecho lo que dijo que iba a hacer. Pero no me quiero quedar en lo que Mujica no hizo, y esperemos que no vuelva, la gente ya se cansó de Mujica, que fue el peor presidente de la historia y no quiero de vuelta eso para mi país, quiero recuperar, entre otras cosas, los valores que no se promovieron durante esos períodos, especialmente en el de Mujica.
- Este miércoles en nuestra ciudad, una persona trans fue brutalmente agredida al grito de «así vas a cobrar pensión», lo que provocó que varios colectivos se manifiesten, y al enterarse que usted venía a Salto, decidieron responsabilizarla de esta agresión por el contenido de su discurso en contra de la ley para personas trans. ¿Qué piensa de lo que pasó?
– Me acabo de enterar, no sabía que pasó esto, y en primer lugar repudio cualquier intento de discriminación, mucho más si se generó una golpiza hacia cualquier persona simplemente por el hecho de tomar la decisión de elegir vivir como haya elegido. Por tanto, mi repudio absoluto a cualquier acto de intolerancia que nos hace mucho daño como uruguayos. Expresé claramente en el Parlamento mis motivos por los cuales votaba en contra, pero también dije en el arranque de mi exposición que soy la primera en reconocer que la población trans ha sido vulnerada, discriminada, que tenemos que ayudar y cuidarla, pero no es con una ley, porque la discriminación no es jurídica, y esto me lo demuestra todavía más, es una discriminación moral, social y cultural. Y esto no se soluciona con una ley. Con una ley que además, genera mayor discriminación al tratar distinto por esa condición de género. Nuestra Constitución garantiza que todos nacemos iguales en derechos, cualquier persona es libre, y voy a levantar mi voz en favor de aquella persona que elija el derecho a ser, a sentir, a querer vivir de una manera distinta a como se siente.
Pero no acompañé esta ley por varios motivos. Además de generar una categoría distinta, donde se otorgan determinados beneficios y privilegios, no derechos, y no me refiero solamente a la reparación económica, me voy a cuotas. Por ejemplo, se establecen las cuotas para personas trans en el ámbito laboral. Ya tenemos una ley, la de cupos de empleo juvenil que establece un 2% para jóvenes adolescentes trans. Ya hay varias leyes que se fueron aprobando a partir del 2013, que establecen determinados beneficios. Esta ley viene como a agregar algo que ya estaba establecido. Si uno mira lo que ha pasado con las cuotas del 4% para personas con discapacidad, el 8% para personas afro, no se han cumplido, y luego se viene y se pone en una ley diciendo que con eso alcanza y después genera mayores frustraciones.
Respecto a la reparación económica, primero, se establece que es para un período de tiempo que fue durante la dictadura y para aquellas personas que hayan sido violadas o afectadas en sus derechos. Muchas personas fueron violentadas en el tiempo de la dictadura, y es verdad que la población trans también lo fue, pero lo que no comparto es que sea por vía administrativa y no por vía judicial. Si alguien fue afectado, perfectamente puede hacer esa denuncia y que eso termine en la vía judicial como corresponde, pero por vía administrativa termina siendo además una comisión adentro del MIDES, y el MIDES no me genera ninguna garantía, porque hoy son un club de amigos, es el Comité de Base del Partido Comunista, que entre otras cosas fueron, junto con el colectivo «Ovejas Negras», quienes generaron este proyecto de ley, que puedo respetar absolutamente el reclamo, pero lo que no acepto son esas presiones de algunos colectivos que han provocado que esta ley se aprobara en tiempo record, pasando derecho a un plenario sin ningún tipo de discusión. Tampoco comparto, y eso sí me preocupa, que se establezca la hormonización en menores de edad sin el consentimiento de los padres…
- ¿Eso no se modificó?
– Se modificó la operación, el cambio de sexo, pero no la hormonización. No comparto esa hormonización en adolescentes que tienen una etapa de cambios importantes, y lo vivo con una de mis hijas, que un día quiere una cosa y al otro día quiere otra, por eso hay que tener mucha cautela y así lo estableció la sociedad de endocrinología, donde la mayoría de estos jóvenes que no se identifican con esa identidad biológica con la que nacieron, una vez pasada la pubertad, vuelven a realinearse con su sexo biológico. Eso está comprobado científicamente. Entonces, poner eso en una ley, como legisladores, me parece que es muy peligroso.

Perfil de Verónica Alonso

Casada. Tiene tres hijas. Es del signo de Escorpio. De chiquita quería ser bailarina de ballet. Es hincha de Nacional.
¿Una asignatura pendiente? Tratar que mi país sea donde mis hijas elijan quedarse para formar una familia. ¿Una comida? Las milanesas con puré de mamá son insustituibles. ¿Una película? La vida es bella. ¿Un hobby? Andar en bici. ¿Qué música escucha? Más allá de lo que me gusta, hoy tengo un gran entrevero, escucho desde Marama y Rombai, Lucas Sugo, Ricky Martin con mis hijas hasta Sting, U2, más de mi época. ¿Qué le gusta de la gente? El afecto que te transmite. ¿Qué no le gusta de la gente? La hipocresía, la mentira.

Publicado en - Semanales, 7- Domingo, EntrevistaComentarios (0)

“Cuando un privado de libertad no se quiere ir, te da un quiebre emocional, porque no podés decirle quedate”

Entrevista a María de los Ángeles Machado

María de los Ángeles Machado es la nueva directora de la Unidad 20 del Instituto Nacional de Rehabilitación (INR). 7 de las 29 unidades penitenciarias para adultos son dirigidas por mujeres. Con 41 años, Machado es la cuarta mujer civil que asume este rol en el país y habló extensamente con EL PUEBLO de su trabajo y de los desafíos que tiene por delante.
- Usted tenía un perfil apuntando a la cultura, es más, trabajó un tiempo en el Ministerio de Educación (MEC). ¿Cómo llegó al INR?
– Estaba trabajando en el MEC, que era boca de concurso de “Uruguay Concursa”, cuando la actual subdirectora técnica se presenta al concurso de operadores penitenciarios y trae su carpeta de méritos. Yo no tenía ni idea de a qué se presentaba, y le pregunto, ella me contesta y me pareció fantástica la idea de poder presentarme. Esa era la primera tanda de civiles que ingresaría a lo que sería el INR que estaba instalado a nivel país pero la Cárcel Departamental de Salto todavía no había pasado a manos del INR. Recuerdo preguntarle qué tareas tenía y ella de contarme. Tenía un rol de perfil socio educativo, desarrollo de políticas culturales adentro de la cárcel. Y me encantó, pero no me pude presentar en esa oportunidad.20181025_102943
Al mes, ella misma es quien me avisa que salía un segundo concurso en ese momento, era la asignación de cargos para Tacuabé, cárcel ubicada en el predio del ex Espinillar en Villa Constitución. Me presenté, y el director (Miguel) Catelotti fue quien me hizo la entrevista de ingreso. Él hace una especie de canje de funcionarios de Villa Constitución por mí que vivía aquí en Salto y me termino quedando en esta Unidad. En conclusión, nunca pisé Tacuabé como funcionaria.
- ¿Y ya para el cargo de subdirectora del INR departamental
– No, a los cuatro meses me designa subdirectora. Entré a un cargo que inventó Catelotti, que se llamó Gestión Interinstitucional. Recordemos que se asume la cárcel en un contexto bastante crítico, que no había mucha cosa adentro de la cárcel y que venía con otro perfil delimitado por el INR. En ese sentido, Catelotti plantea la creación de una oficina de gestión, en la cual empiezo a trabajar, en una cuestión de asociación sobre todo con el exterior, vinculándonos con instituciones de la sociedad en pos del fortalecimiento del sistema penitenciario. Eso dio sus logros.
Lo primero que detectamos como agujero negro de la cárcel era que los internos tenían acceso al dentista dos números por mes en una población bastante grande. Teníamos que apuntar a tener lo básico, que es la instrumentación de un espacio para atención odontológica. Fue ahí que comenzamos a trabajar en un marco de convenios con Salto Grande, ASSE y Sanidad Policial. Esta fue una de las primeras Unidades que logra tener un sillón odontológico, un espacio montado con un dentista que atiende tres veces por semana en la Unidad y que de alguna manera ha bajado la demanda de ir al hospital, y el acceso a un derecho básico que es la salud bucal integral, donde al comienzo se hacen extracciones y después se empiezan a hacer tratamientos específicos del área odontológica.
- El día que asumió pudo apreciarse que estaba presente un equipo médico…
– Sí, ha sido un logro. Cuando el director anterior entró, había un médico y un enfermero. Al día de hoy, algo que viene también de la mano de Sanidad Policial, tenemos a ocho médicos de primerísimo nivel, además de Licenciados en Enfermería. O sea, hay un componente médico que nos ha llevado a ser una de las pocas cárceles a nivel país que tiene enfermeros las 24 horas y que tiene atención y derivación de forma inmediata, porque en realidad el cuidado de la salud es algo complejo adentro del sistema penitenciario.
- ¿Para una población de cuántas personas?
– Para una población de 330 personas al día de hoy.
- ¿Está saturada la cárcel?
– Ahora ha bajado. Hemos llegado a estar en condiciones más críticas con menos alojamiento. A lo largo del año pasado, realizamos una especie de intervención edilicia en la Unidad, que nos llevó a dividir pabellones y hacerlos más chicos, porque venimos de una lógica de que el proceso de rehabilitación se da de mejor forma en las cárceles que son más chicas. Eso, llevado a la práctica en los pabellones que son más chicos, se da otro tipo de procesos de convivencia. El año pasado determinamos achicar algunas alas que teníamos destinadas a cerca de 40 personas y eso nos ha llevado a ganar plazas por un lado, a generar otros espacios de comodidad y de convivencia básica. Poder tener una ducha con agua caliente, una cocina, un patio para determinada cantidad de personas, cosas que desde el afuera no se ve por ser una cuestión netamente interna pero que distiende mucho a la hora de la convivencia.
Inicialmente la cárcel de Salto fue construida en el año 76 para 80 personas. Tuvo una ampliación en el 84 o en el 85 que llegó a 146 plazas, de ahí en más no recibió mejoras. Cuando Catelotti asumió en diciembre de 2013 –yo lo hice en febrero de 2014-, logramos llevar las plazas a 200, a sabiendas que había más gente, pero logramos distenderlo de alguna manera. Lo que en ese momento era el área chacra, que tenía otro perfil, logramos crecer en pabellones. Cuando asumimos la chacra podía cobijar a 16 personas, al día de hoy cobija a 40, además de poder hacer otro proceso con la chacra. Las personas que específicamente están alojadas en el área de chacra de la Unidad tienen salidas transitorias todos los días, tienen un perfil de trabajo.
- La ley penal tipifica a la persona detenida con el nombre de “reo”, pero ustedes lo llaman de otra manera…
– La creación del INR surge a raíz de denuncias internacionales al Estado uruguayo, por eso en el año 2005 se determina dar una intervención real al sistema penitenciario. La creación del INR pretende algunas cosas, una es el ingreso de civiles con perfil socio educativo, que es quizás lo más innovador, aparte de contar con tres subdirecciones que fijan líneas de trabajo estratégicos en determinadas áreas. Y a su vez, el cambio de alguna nomenclatura inherente a las personas que están ahí. El término “reo” no se utiliza, hablamos de la persona que está privada de libertad o interno, en una cuestión de acceso de derechos, porque se trata de una persona que se encuentra circunstancialmente privada de su libertad, remarcando básicamente que el único derecho que estas personas tienen coartado es la libertad ambulatoria, el resto están todos latentes, deberían ser todos cumplidos.
- Las personas que están detenidas en la cárcel, ¿son consideradas como víctimas de la sociedad o efectivamente se reconoce que cumplen una pena porque cometieron un delito y deben pagar por ello al ocasionar un daño a la sociedad?
– Creo que hay muchas víctimas del sistema, y como sociedad deberíamos encargarnos de poder dar acceso a las personas que han estado en esta situación. ¿Qué nos gusta? Claro que no nos gusta, porque cuando se meten con nuestros bienes, con nuestras vidas, con nuestros seres queridos, por supuesto que no nos gusta. En ese sentido, desde la gestión hemos tratado de bregar por esta comunión con la sociedad. ¿Qué es una responsabilidad de todos? Si, sin lugar a dudas. Las cárceles son una responsabilidad de la sociedad. Desde la institución deberíamos pensar en la reinserción de la persona desde el día que entra. Hacemos un proceso técnico con esta persona que ingresó, hacemos el seguimiento, desplegamos las herramientas a manera interna, pero cuando sale, vuelve a la misma realidad y vuelve a reincidir. No estoy diciendo que la culpa de la reincidencia sea netamente social…
- Pero influye…
– Influye. La exclusión social influye mucho. Siempre pregunto a nivel empresarial si contratarían a personas privadas de libertad. Algunos empresarios me han dicho, “tendríamos que ver el delito”, está bien, podríamos llegar a tener una discusión acerca de eso, porque hay delitos que son bastante más complejos que otros. Ahora, si vos no supieras que esta persona estuvo privada de libertad, si tenés un apellido determinado, y si encima viene acompañado de determinados estudios, ¿te lo cuestionarías? Y tal vez no. Entonces creemos que desde adentro, la herramienta está dada desde ese lugar, fortalecer el estudio, fortalecer el trabajo mediante convenios.
- Ustedes vienen trabajando con INEFOP en la búsqueda de oportunidades laborales a las personas detenidas…
– Sí, INEFOP ha sido un socio increíble. El año pasado, mediante la instalación del sindicato de la Aguja, que más allá de brindar la herramienta de saber cocer, de poder tener un oficio, este año venimos desplegando una estrategia de que la Unidad sea un centro de construcción de determinados materiales. Esto lleva a crear una asociación con determinadas empresas, sindicatos, determinados agentes del Estado para que nos permitan hacer sus uniformes. Es una cadena en la que todos tenemos que ceder, la sociedad principalmente.
- ¿Cómo prevén el afuera cuando recuperen la libertad? ¿Siguen conectados de alguna manera como en cooperativas o cada quien por su lado?
– Estamos tratando con el afuera, o sea, con las ex personas privadas de libertad, poder de alguna manera hacer un circuito de venta de la mano de quienes estuvieron privadas de libertad. En segundo lugar, este año trabajamos bastante con el MIDES y con Salto Emprende, en el fortalecimiento de nuestras personas en un sistema de emprendedurismo. El dotar de herramientas, que sepan desde como elaboro una imagen en el frasco, cómo elaboro la etiqueta, cómo lo coloco en el mercado, cómo hago la red de costos y cómo genero el proceso de cooperativización, es algo en lo que venimos trabajando, que esperemos salga bien.
- Cuando alguien como usted decide afrontar el desafío de una tarea específica como esta, seguramente busca cambiar la vida de quienes están privados de su libertad en la cárcel. Me pregunto si quienes están detenidos han cambiado su vida.
– Bastante. Cuando conocés la realidad penitenciaria, los problemas que están afuera son mínimos. Generalmente le digo a mi gente cercana, ¿cuál es tu problema de hoy? ¿Qué no tenés internet? ¿Cuál podría ser tu problema laboral? El nuestro es lo sanitario, lo eléctrico, el no acercamiento a la familia, gente que ha sido olvidada desde por políticas del Estado, por su propio sostén y contenido base que es su familia, de la gente que ha perdido todo.
Hace tres días, una persona que está en privación de libertad, que es bastante inestable y que se le acerca el vencimiento de la pena, que es en estos días, y cuando te plantea que no se quiere ir, en realidad te da como un quiebre emocional espantoso, porque no podés decirle quedate acá porque no vas a tener sostén afuera, porque judicialmente no lo podés hacer, y ya sabés que el afuera va a ser bastante duro con él.

Perfil de María de los Ángeles Machado

Casada. Tiene una hija. Es del signo de Tauro. De chiquita quería ser médica. Es hincha de Danubio.
¿Una asignatura pendiente? Unas cuantas. ¿Una comida? Ravioles. ¿Un libro? Cualquiera de Levrero. ¿Una película? Me gusta mucho el cine francés. ¿Un hobby? No tiene. ¿Qué música escucha? Rock Nacional. ¿Qué le gusta de la gente? Que no me mientan. ¿Qué no le gusta de la gente? La gente hipócrita.

Entrevista de Leonardo Silva

Publicado en - Semanales, 7- Domingo, EntrevistaComentarios (0)

“No se cumple en ningún órgano del Estado la cuota para las personas con discapacidad, es lamentable, es una vergüenza”

La diputada Gloria Rodríguez, de la Lista 71 del Partido Nacional, estuvo hace unos días en nuestra ciudad, invitada por su sector político para hablar sobre su trabajo en los sectores más vulnerables de nuestra sociedad. Antes de ello, dialogó con EL PUEBLO.

- Usted tiene un perfil marcado en defensa de los derechos individuales de las personas, sobre todo de las más vulnerables, ¿de dónde surge esa vocación?
– Venimos del activismo social, siempre digo que soy una activista social que incursiono en la actividad política porque consideré que para buscar ciertas soluciones, quienes hemos trabajado durante tantas décadas en el área de la organización civil, nos dimos cuenta que hay que estar para participar, para poder presentar esas necesidades, esas vivencias que las tenemos de forma tan directa quienes trabajamos en la organización civil. Esa es mi preocupación, mi compromiso con los sectores menos favorecidos y también aquellos sectores que se sienten discriminados de una forma u otra. Hoy estamos celebrando la marcha de la diversidad, primer año que no participo en Montevideo de esta marcha, siempre he acompañado, desde cuando éramos pocos. He participado siempre porque considero que es una franja de nuestra población sumamente discriminada, y hay que estar. Por ese lado van mis preocupaciones. Gloria Rodriguez (1)
Y cuando algunos sectores hablan de “las minorías”, les recuerdo que esas minorías sumadas somos mayoría. Entonces, mi preocupación es por esas mayorías que generalmente son discriminadas o están sumergidas económica y culturalmente, y que no están representadas. Y por ahí también va mi lucha, y no por cuota, porque cuando surge el tema de las cuotas, siendo una defensora de la participación política de ambos sexos, fui la primera en decir que no a la cuota para la mujer porque entendía que nosotras tenemos que llegar por nuestro trabajo y por nuestro conocimiento. Pero después me di cuenta que la necesidad de esas acciones afirmativas o discriminación positiva como también se la llama, para poder estar, era necesario, por eso apoyé la cuota de la participación en política de la mujer, y soy una defensora de la paridad, a la que considero necesaria. Pero cuando digo no por cuota de las minorías, es porque lo primero que dicen es que vamos a tener cuotas para los afros, para la diversidad sexual, para esto, para aquello. No. Pero sí la necesidad de que se participe, que se abra el espectro para que todos podamos estar, participar y reclamar. Siempre digo, hay que legislar “con” y no “para”, porque generalmente se legisla “para” y no “con”.
Entonces, cuando usted me pregunta, ¿por qué siempre trabaja por los más necesitados? Bueno, porque considero que los más necesitados tienen que estar, participar y ser consultados, que lamentablemente son los menos de los casos, no se consulta y de todas formas se toman decisiones. Vengo trabajando muy fuertemente también con el tema de la discapacidad. Uno de los temas de los que se hace gárgara es el de las cuotas para las personas con discapacidad en el Estado, cuotas para las personas con discapacidad en las empresas privadas. En el Estado no se cumple la cuota para las personas con discapacidad, es lamentable, es una vergüenza, no se cumple en ningún órgano del Estado. Y ahora votamos para lo privado, yo no voté porque considero que las empresas privadas deben tomar personas con discapacidad, pero que el Estado también cumpla porque exigimos y exigimos, y luego nosotros no cumplimos. Entonces, todos esos temas lo venimos trabajando, estudiando porque hay que aggiornarse en estos temas, ¿y con quién? Directamente con la gente. Hoy estamos en Salto para hablar con un grupo de compañeras y de compañeros sobre las políticas sociales, una mirada hacia las mismas, cómo se vienen implementando, cómo lo vemos nosotros, qué propuestas tenemos. Ese es nuestro trabajo y nuestro humilde aporte a la ciudadanía, porque nosotros como legisladores estamos para eso. Tenemos que ser servidores y brindar lo poco o mucho que podamos aportar, pero lo tenemos que brindar y darlo a conocer a aquellos que han depositado su confianza en nuestra gestión.

- Y lo viene haciendo desde la Lista 71 del Partido Nacional que identifica al Herrerismo, ¿cómo se siente trabajando políticamente desde ese sector?
– Desde que comencé a votar, voté siempre dentro del mismo sector. Y sí, estoy trabajando desde la Lista 71, desde el Herrerismo, el mismo que no hace mucho, este mismo año, hizo un gran congreso a nivel nacional, que cuando allí hicimos uso de la palabra dijimos que somos ese Herrerismo que es la conjunción entre la experiencia y la renovación porque el Herrerismo hoy no es el Herrerismo de la época del viejo Herrera, cuando él se encontraba con una sociedad integrada, tolerante, que no es la que vivimos hoy. Entonces, debemos aggiornarnos a los nuevos tiempos. ¿Eso significa que el Herrerismo pierde su esencia? No, no la pierde, nos actualizamos a lo que se está viviendo sin dejar de respetar a queridísimos compañeros y referentes del Herrerismo como el senador Luis Alberto Heber, como los diputados Gustavo Penadés, Jaime Trobo, el senador José Carlos Cardoso, referentes históricos del Herrerismo que han dejado muchísimo y que se han destacado en su actividad parlamentaria. Nosotros venimos al Herrerismo con una mirada, no sé si diferente. Trabajamos directamente con el Alcalde del Municipio CH de Montevideo, que a su vez es mi suplente en la Cámara de Diputados, con quien compartimos los mismos sentimientos y la misma visión de la política. No es en desmedro de nuestros compañeros, que también lo han hecho durante muchísimos años, pero nosotros hacemos un trabajo muy directo con la gente, desde la participación y la inclusión en nuestros equipos de trabajo, como el referente barrial. Salimos asiduamente, no nos quedamos adentro del despacho. Obviamente que cumplimos con nuestra tarea legislativa, como corresponde, pero también cumplimos con aquellos que nos votaron. Y hacemos ese trabajo social, que muchas veces se confunde qué es lo social. Vivimos en la sociedad, y la seguridad es una política social, igual que la salud, y lo trabajamos en clave de los derechos humanos, a los que debemos reivindicar cuando este año estamos celebrando los 70 años de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, reivindicarlos porque como que nos hemos quedado un poquito con ese tema. Siempre lo digo, estoy de acuerdo y considero que aún falta muchísimo para saber, para investigar, sobre esa época tan dura y oscura que vivimos durante la dictadura, sobre los desaparecidos hay mucho para investigar, necesitamos saber mucho más, no nos podemos olvidar de los derechos humanos anteriores a ese período pero también tenemos que trabajar por los derechos humanos de ahora…

- ¿Qué pasa con los derechos humanos de ahora?
– Mire, la seguridad es un derecho humano que hoy está siendo vulnerado. Hoy el uruguayo no se siente seguro, vive con miedo, el uruguayo perdió la felicidad…

- ¿Por qué?
– Porque el miedo nos saca la felicidad. También hablemos de la educación, ¿qué podemos decir de ella y de la salud? Entonces, miramos muchísimo todas esas áreas en clave de los derechos humanos, por eso trabajamos muchísimo en lo social. Y a veces hay quienes hablan de lo social como algo secundario, y lo social es la base de todo, primero de la familia, también de la comunidad y es la base del Estado.

- Pensando en el Parlamento, donde se encuentran 130 legisladores, representantes del pueblo uruguayo, me pregunto, ¿es realmente representativo? Porque si realmente lo fuera, ¿no debería haber mucho más mujeres legisladoras, por lo menos la mitad, más legisladores afrodescendientes, más diversidad de género?
– Yo considero que sí, que es representativo porque es la sociedad la que vota al parlamentario, es el ciudadano quien vota, entonces sí, son representativos…

- Pero quienes arman las listas con los candidatos son los sectores de los partidos políticos, el ciudadano solo puede votar lo que se le ofrece. Resulta incluso paradójico que luego de la ley de cuotas, está Legislatura tenga menos mujeres que el período anterior…
– Considero que quienes estamos ocupando bancas en el Parlamento representamos a la sociedad, le reitero, porque fueron votados por la ciudadanía, tal cual establece la Constitución de la República. Ahora, lo que podemos preguntarnos es qué pasa con los partidos políticos, si realmente los partidos políticos están actuando como la sociedad está reclamando. Ah, eso sí. Los partidos políticos, ¿observan cuando se realiza la marcha del 8 de marzo? Los partidos políticos, ¿observan la marcha de la diversidad? ¿Los partidos políticos observaron cuando las personas ciegas y de baja visión cortaron la calle, algo increíble que nadie dio bolilla, que en este país personas ciegas frente al Ministerio de Desarrollo Social cortaron el tránsito porque sus reclamos no son oídos ni son consultados? Bueno, ahí sí, tenemos que hacer un llamado a los partidos políticos si realmente están escuchando y observando lo que la sociedad está reclamando. Hace un rato estuve leyendo una publicación donde decía que ya no se cree en la política. No, en realidad no se cree en los políticos. Yo creo en la política, ahora los otros, los políticos somos hombres y mujeres que a veces derrapamos mal. Y esa falta de credibilidad también pasa por no ser escuchada la ciudadanía. Por eso, no es que no se crea en la política, no se cree en aquel que dice que me está representando y como el voto es obligatorio tengo que votar. En ese sentido, considero que estamos fallando todos, y me pongo primera en la lista porque me considero una mujer política y debo también trabajar en una de las tareas que estoy realizando, quizás en soledad.
Soy la única legisladora afrodescendiente, y todavía mujer, en un país que se ha caracterizado por su democracia, pero esto entonces habla muy mal de nosotros, cuando hacemos gárgara de la equidad, de la participación, de la no discriminación, y cuando vamos a los hechos, eso lamentablemente no está representado. Si mañana tenemos un legislador con discapacidad y debe ingresar en sala en silla de ruedas, no lo puede hacer, porque no está previsto.

Perfil de Gloria Rodríguez:

Separada. Tiene dos hijos. Es del signo de Escorpio. De chiquita quería ser partera. Es hincha de Nacional.
¿Una asignatura pendiente? Tengo un viaje pendiente al Congo, porque mis ancestros vienen de allí, y por diferentes motivos no he podido concretar ese viaje.

¿Una comida? Frijoles con arroz.

¿Un libro? La Biblia.

¿Una película? La sonrisa de mamá.

¿Un hobby? Caminar.

¿Qué música escucha? El jazz.

¿Qué le gusta de la gente? La sinceridad.

¿Qué no le gusta de la gente? La mentira.

Entrevista de Leonardo Silva

Publicado en - Semanales, 7- Domingo, EntrevistaComentarios (0)

Con un ojo en Brasil, “desde el punto de vista político, nuestra historia de cultura cívica hace improbable un gobierno de ultraderecha”

En un breve currículum, Christian Mirza es profesor agregado e investigador del Departamento de Trabajo Social de la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de la República (UDELAR), es Asistente Social egresado de la Escuela Universitaria de Servicio Social de la UDELAR, es Magister en Ciencias Políticas con especialización en Gobierno y Políticas Públicas, ex director Nacional de Políticas Sociales del MIDES, ex presidente del Consejo Nacional de Coordinación de Políticas Sociales, ex director ejecutivo del Instituto Social del MERCOSUR, ex asesor en Cooperación y Relaciones Internacionales del intendente de Montevideo Mariano Arana, miembro de la Comisión de Apoyo al Pueblo Palestino y nombrado por el presidente José Mujica como nexo entre Uruguay y los refugiados provenientes de la Cárcel de Guantánamo.christian mirza

Mirza, una vez más, fue invitado por la Agrupación Humanista “Armando Aguirre”, en este caso para dar una charla sobre “Ideología, política y políticas públicas en América Latina. El Uruguay en la región”, en el marco de la actual situación de cambios que se vienen procesando en los hermanos países que rodean a Uruguay. Por ese motivo EL PUEBLO dialogó con dicho docente universitario desde su perspectiva frenteamplista.

- ¿Cómo se visualizan estos cambios que se están dando en la región y de qué forma podrían incidir en nuestro país?
– Los cambios son realmente regresivos, en el sentido de que tanto en Argentina como en Brasil los gobiernos de la derecha han implementado políticas que implican recortes de los derechos. Claramente en Argentina con la reforma previsional y en Brasil con la reforma laboral. En el caso de que ganara el ultraderechista (Jair) Bolsonaro en Brasil, esta situación se agravaría. Para nosotros, hay que tener mucha precaución y prestar mucha atención porque obviamente estamos entre esos dos gigantes. Igualmente, desde el punto de vista político, nuestra historia de cultura cívica hace improbable un gobierno de ultraderecha, ni qué hablar, y difícilmente la derecha vuelva a gobernar en los próximos años. Eso dependerá de cierta capacidad de renovación y autocrítica del Frente Amplio, desde luego; y por otro lado, en el caso de la oposición, si ésta no se afirma con proyectos serios y alternativos, tampoco va a tener muchas chances. Así que soy optimista para el caso uruguayo, y realmente pesimista para el resto de la región.

- ¿No hay peligro que los discursos políticos se radicalicen en Uruguay en el marco de una nueva campaña electoral y de acuerdo a lo que ocurre en la región?
– No, en realidad no me puedo imaginar una ultraderecha del tipo que existe en Brasil, aún cuando estas últimas declaraciones del presidente del Centro Militar son totalmente despreciables, anacrónicas y nostálgicas, pero además, fuera de la realidad. Pareciera que vive en otro universo, son expresiones marginales, muy poco representativas. Creo que el gobierno en algunas áreas, sobre todo en su vínculo con las Fuerzas Armadas, ha estado trabajando bien, incluso el tema de la reforma de la Caja Militar, negociación mediante creo que ha incidido favorablemente para evitar afectar justamente a los sectores más postergados y aquellos que constituyen el grueso de las Fuerzas Armadas como es la tropa.

Pero en otras áreas, el Frente Amplio viene trabajando bien, creo que hay dificultades, eso es innegable. Hay dificultades en el área de la seguridad pública, y más allá de todo lo que se ha hecho hay que dar algún giro. De todas maneras, me imagino que el Frente Amplio está proyectando un nuevo período de gobierno a la luz de reconocer algunos errores, de extirpar todo acto o indicio de corrupción, eso desde luego, y de recoger las demandas y las necesidades del pueblo en varios planos, particularmente en uno que parece que es muy sensible, que es justamente el tema de la seguridad.
– Si, yo diría más, hace poco estuve en un programa de radio en Montevideo (Mirza participa de las Tertulias de los lunes del programa En Perspectiva de Emiliano Cotelo) comentando esta iniciativa de crear un espacio socialdemócrata a raíz de la defección del diputado (Fernando) Amado del Partido Colorado y esta posibilidad de constituir una micro alianza con Pablo Mieres y con (Esteban) Valenti, y decía en ese programa que en realidad la centro izquierda ya existe, y está en el Frente Amplio, donde se cuece la tensión entre los sectores que quieren posturas un poco más radicales y posturas mucho más moderadas.

Estos años, estos prácticamente tres gobiernos, han permitido la coexistencia coherente, razonablemente equilibrada entre los distintos sectores y las políticas públicas que se han puesto en marcha, de alguna manera reflejan ese equilibrio, esa tensión. Ahora, que la derecha quiera aprovechar el vendaval conservador en Argentina y en Brasil, me parece que sería una mala señal y además, no sería un buen consejo para ellos, porque creo que el pueblo uruguayo en general, ha tenido madurez cívica y republicana como para rechazar algunos discursos que son claramente regresivos desde todo punto de vista.

– Dicen que la alternancia en el poder es buena cosa en una democracia sana y fuerte, escuchándolo da la impresión que usted no está muy convencido de eso.
– La alternancia en un sistema democrático liberal y republicano no es garantía de buena sanidad democrática, si se puede decir así. Es más, podría poner ejemplos en Europa de partidos de gobierno que han perdurado dos décadas o más incluso en forma continuada, y nadie diría que se trata de democracias debilitadas o frágiles. Es más, acá en Uruguay, hemos tenido larguísimos períodos de hegemonía colorada y nunca nadie ha cuestionado la calidad de esa democracia en gobiernos colorados. De manera que la alternancia per sé no es garantía de mejor calidad democrática, y diría que en el caso del Frente Amplio, la proyección para un cuarto gobierno supone, desde luego, revisar algunas prácticas, reconocer algunos errores, enmendarlos, y proyectar a un país mucho más equitativo, más igualitario, más solidario y con oportunidades para todos y todas las ciudadanas.

- Justamente, la última vez que charlamos, usted vino a conversar aquí mismo sobre la necesidad que la fuerza política de gobierno tuviese autocrítica. Las encuestas marcan que hay un grupo de uruguayos que han votado al Frente Amplio que hoy no lo estarían haciendo por estar desilusionados con el gobierno. ¿Qué deberían hacer para recuperarlos?
– He mencionado, precisamente, que conozco a muchos compañeros y compañeras que de alguna manera están decepcionados o desencantados, más que decepcionados. La respuesta, reitero una vez más, reconociendo los errores con autocrítica y con capacidad de renovar no solamente los liderazgos sino también renovar las propuestas, los proyectos, y renovar las prácticas políticas.

Creo que el Frente Amplio tiene que acercarse mucho más a la ciudadanía de a pie, tiene que dialogar mucho más con la gente, con la sociedad, con las organizaciones sociales, y a partir de ese diálogo redoblado, que fue de alguna manera el propio origen del Frente Amplio, ese diálogo, esa cercanía con el pueblo, con la gente, es lo que le va a dar las posibilidades de también renovar su propio discurso y renovar su propia plataforma en la medida que considere, con seriedad y responsabilidad, todas las críticas que le pueden hacer y le hacen, desde todos los ángulos posibles. Entonces, reitero, la mayor participación y la apertura a un diálogo mucho más cercano con la gente, creo que sería una buena fórmula.

- El Frente Amplio estará culminando en 2020 su tercer mandato, buscando un cuarto. Las encuestas aún no anticipan quién ganará, pero si dejan claro que el próximo gobierno, de quien sea, no tendrá mayoría parlamentaria. En caso que se dé el cuarto gobierno del Frente Amplio sin mayoría parlamentaria por primera vez, ¿cómo lo ve teniendo que negociar con los demás partidos políticos para que el país no quede bloqueado?

– En primer lugar, si bien las encuestas, con las cuales yo puedo echar alguna duda, porque las encuestas no son infalibles, y nuestra historia demostró que se han equivocado y mucho. De todas maneras, suponiendo un escenario en donde el gobierno del Frente Amplio no tuviera mayoría parlamentaria, la necesidad de la construcción de consensos implica acercamientos con distintos grupos o sectores, y me imagino que algunos están a la vista. Está claro que si hay un espacio de centro izquierda o socialdemócrata que quiere constituirse como tal, es un actor que seguramente va a entrar en diálogo rápidamente con el Frente Amplio para construir proyectos de largo aliento.
De todas maneras, aún con mayoría parlamentaria el Frente Amplio ha tenido problemas, porque dentro de su propia organización, dentro de su propia bancada, ha tenido actos de rebeldía, y no estoy juzgando esos actos de rebeldía, pero estoy diciendo que en el caso de Gonzalo Mujica se fue, pero hay que reconocerle la honestidad de haber devuelto la banca, cosa que en general no ocurre. Pero en el caso de Darío Pérez, donde él se pone en una postura muy dura, finalmente logra establecer un puente y se llega a construir esa mayoría.

Es decir que el ejercicio del consenso y el ejercicio de la negociación, no le fue ausente ni imposible de desarrollar al Frente Amplio, y lo va a tener que hacer seguramente con más intensidad en un próximo gobierno.

Perfil de CHRISTIAN MIRZA

Se encuentra en pareja. Tiene tres hijos. Es del signo de Aries. De chiquito quería ser Papa. Es hincha de Peñarol.

¿Alguna asignatura pendiente? El teatro.
¿Una comida? Un plato típico egipcio-árabe, que es la carne picada con trigo molido y cebolla.
¿Un libro? Cien años de soledad de Gabriel García Márquez.
¿Una película? 2001, una odisea del espacio de Stanley Kubrick.
¿Un hobby? Me gusta pintar, me considero, entre comillas, un artista plástico, pinto, dibujo en acuarela y tinta china.
¿Qué música escucha? Buena música, de todo. Desde Mozart hasta la cumbia villera, siempre que sea buena. ¿Qué le gusta de la gente? La coherencia.
¿Qué no le gusta de la gente? La mezquindad.

Entrevista de Leonardo Silva

 

Publicado en - Semanales, 7- Domingo, EntrevistaComentarios (0)

“La izquierda necesita urgentemente repensar su relación con los movimientos sociales”

Oscar Andrade, reconocido “luchador social”, como prefiere que se lo reconozca, principal dirigente también del sindicato de la construcción (SUNCA) y ex diputado del Partido Comunista, estuvo la semana pasada en nuestra ciudad para mantener reuniones con algunos sindicatos, como el de la naranja y el de la industria frigorífica, que a la noche le estaban dando su apoyo para una eventual precandidatura presidencial por el Frente Amplio en un acto organizado en la sede de Ferro Carril. Previo a dicho acto, recibió a EL PUEBLO.

- De visita nuevamente en Salto, ¿en qué condición viene esta vez, como sindicalista o como oscar andradeprecandidato presidencial del Frente Amplio?
– En realidad vinimos a una red de asambleas. Estuvimos de mañana con los compañeros de PREINCO, recién estuvimos con los compañeros atendiendo algunos problemas de la industria frigorífica referida a la militancia sindical. Además, venimos de cerrar la negociación colectiva hace una semana atrás y que creo que se trata de un convenio histórico. Se acaba de firmar un convenio colectivo que incorpora el aprendizaje del lenguaje de señas en las obras para poder incorporar a personal sordo a trabajar. Es la primera experiencia en la que la patronal va a tener que construir centros de atención a la infancia, gestionado por el Estado, van a atender a niños en las condiciones más vulnerables, colocados desde la negociación colectiva. O que colocan en el marco del acuerdo bipartito la posibilidad que los trabajadores puedan completar su ciclo escolar o secundario. Es además un convenio que cubre un subsidio odontológico para el trabajador y su familia en un 60% o amplía las becas de estudio. Y como los derechos se ejercen si se conocen, estamos en esa red de asambleas.

Simultáneamente, hay algunas actividades como las que vamos a tener en Ferro Carril, que tiene que ver con compañeros que apoyan la precandidatura, pero estamos un poco en lo principal, que es la función sindical.

- Claro, pero no escapa que el llamador está en la precandidatura…
– Es que en término mediático juega mucho el tema de la candidatura hoy, pero no vamos a empezar una campaña electoral en setiembre para junio del año que viene porque sería una locura. Nadie tolera una intensidad de campaña de diez meses. Hay una etapa previa ahora, que es un Plenario Nacional, que tiene que evaluar las candidaturas, después un Congreso, que ahí pasaría a ser precandidato, y después una campaña electoral que supongo arrancará en marzo o abril del año que viene, y en ese caso sí, nos dedicaremos más en forma plena, si pasamos estos filtros del Plenario y del Congreso del Frente Amplio, si se entiende que podemos dar una mano en esa función de precandidato a la presidencia y priorizando ya la política electoral.

- Si hay algo que lo define como persona es la militancia, ahora bien, ¿militancia sindical, política? ¿Hay un equilibrio o una está por encima de la otra?
– Creo que uno es un luchador social esté dónde esté. Yo estoy mucho más referenciado a la militancia social, de eso no hay duda. Entré a la dirección del gremio con 21 años, muy joven. Fui militante del gremio de los panaderos desde niño y trabajé en el intento de construir el sindicato de asalariados rurales con 13 o 14 años. Es claro que tengo más militancia social que política, eso es así. Ahora, la militancia social también es política, porque desde la militancia social, por ejemplo, promovimos la ley de empleo para personas en situación de discapacidad, no nació en las estructuras políticas partidarias. Desde la militancia social colocamos la mayoría de las propuestas para la reforma de la Seguridad Social. El año de seguro de paro para la persona mayor de 50 años, la posibilidad que la mujer tenga un año por cada uno de sus hijos para poder jubilarse, la ampliación de los derechos jubilatorios, también pusimos la ley de responsabilidad penal empresarial. O sea, hay veces, que los reclamos de la militancia social se transfieren a otro escenario que es el de las políticas.

No creo que ningún militante social, por lo menos en lo sindical, le dé lo mismo si hay negociación salarial o no existe obligación de negociar salario. Si hay libertades sindicales que permiten impedir barbaridades contra los trabajadores o no hay libertades sindicales, si el punto de vista de la seguridad social es amplia o chica la cobertura, y estos son decisiones políticas.
Parto de un principio que para mí es sagrado en términos sindicales, que es cuando un trabajador tiene un problema. Hoy nos pasó con un compañero de un frigorífico, nadie le pregunta qué votó, si es blanco, colorado, frenteamplista, ateo o religioso, y cuándo tenés que defender, pasó claramente con la ley de responsabilidad penal, que en un momento había 14 de los 16 senadores del FA en contra, que no acompañaban el proyecto, y no nos importó seguir defendiendo la iniciativa, que para nosotros era constitucional, hoy ya no hay debate porque la Suprema Corte laudó el tema de manera contundente que era útil y justa.

Nos pasó el año pasado, cuando tuvimos que movilizarnos al Consejo de Ministros en Nuevo Berlín a defender la licencia de la construcción, que dicho sea de paso, acabamos de resolver en el convenio colectivo ahora. Lo que pedíamos era, déjennos que pase la negociación colectiva y vamos a encontrar la fórmula para resolver el problema del déficit del BPS sin recorte de las prestaciones. La realidad es que agotamos los esfuerzos por negociar, no hubo acuerdo, cuando sale la propuesta de recorte no hubo otra que movilizarse. Es muy injusto decir que no nos movilizamos porque el gobierno es frenteamplista, porque esa no ha sido la lógica del movimiento sindical.

- Tras pasar por la orgánica del FA, es posible que su nombre se maneje como precandidato presidencial. Cuando Mujica fue candidato a presidente dijo que en Uruguay solo pueden ser presidentes egresados universitarios o masones. ¿Qué opina sobre esto?
– (Piensa) En realidad, la posibilidad de la precandidatura no puede ser nunca mirada como la posibilidad para uno, sino el para qué. Y en los para qué, hay una cantidad de compañeros militantes desde lo social, militantes también con referencia en la lucha por los derechos humanos, del movimiento cooperativo, del movimiento feminista, del movimiento sindical, algunos referentes del teatro, del canto popular que entienden dos cosas, primero, la izquierda necesita urgentemente repensar su relación con los movimientos sociales, tiene que tener una relación más fluida, de base social, menos institucional. O sea, necesita urgentemente eso…

- ¿Se perdió eso en la izquierda?
– Sin duda, está perdiendo presencia, es muy claro, cada vez con mayores niveles de tensión. Y los compañeros para esta idea que es la principal, entienden que un candidato que provenga de la militancia social ayuda a que este debate se instale, si no la izquierda no lo va a instalar y va a seguir entendiendo que las diferencias con la derecha son esencialmente de la gestión de la administración, y es mucho más que comparar gestión de la administración sino que hay que pensar proyectos y estrategias del proyecto político a largo plazo que implica valorar un conjunto de transformaciones hechas. No renegamos de ninguno de los cambios positivos que han existido, es indudable, pero también poner en perspectiva todos los cambios que faltan, que no son pocos, y sobre todo pensar los cambios que faltan, construyendo la fuerza social que permita esos cambios.
Por ejemplo, lo que nos falta de la reforma de la salud va a ser tocando privilegios, los sueldos multimillonarios que hay en la salud privada, y los privilegios de algunas corporaciones como los anestesio quirúrgicos. Los cambios que nos faltan en la vivienda, son con cartera de tierras que implica desmercantilizar algunas partes del territorio para detener la crisis urbana y enfrentar algunas lógicas de mercado muy duras que le conviene a la construcción de barrios selectos, cada vez más para gente selecta, donde el precio del metro cuadrado se multiplique a pesar que esto genere una condición de fragmentación.

Los cambios en materia tributaria para sostener esto implica también tocar algunos privilegios. Los cambios en materia de desarrollo de la soberanía alimentaria también implica enfrentar niveles de concentración de la tierra que están siendo muy duros. Yo tengo con el movimiento de auto-convocados un millón de diferencias, de su planteo estoy contrario casi en todo, cuando hablan de la inversión pública social, cuando hablan del salario como mochila. Pero tiene una base material que es cierta, la pequeña producción y la producción familiar se ha resentido, a pesar de las políticas públicas que existen, han sido insuficientes para potenciar una estrategia que piense en soberanía alimentaria, desarrollo sustentable, participación del Estado que implique una articulación de estos objetivos.
Entonces, lo que digo es que los cambios que faltan, requieren construir fuerza para los cambios que faltan, no solamente construir el diseño técnico, que también es claramente necesario.

- No me contestó lo de Mujica, que para ser presidente…
– Para ser presidente hay que tener los votos. Yo puedo entender a Mujica en el sentido que es cierto que hay una tendencia en Uruguay a “m’hijo el doctor”, y parece que si hablás de filosofía, de economía, de derecho, sin ser egresado…

El éxito no es ser candidato a presidente, el éxito es forjar un diseño de vínculos entre la izquierda social y política distinto, poder afinar del punto de vista del programa y trazar una estrategia que una a las fuerzas del cambio en un momento dramático de América Latina donde hay una ola de políticas neoliberales que vienen siendo salvajes contra los trabajadores y los pobres.

- Si le tocara ser presidente, ¿cuál sería su prioridad como gobernante?
– Si fuera hoy, haría aprobar ayer la ley para personas en situación de discapacidad. El esquema de desafíos que tiene un cuarto gobierno del FA, que son muchos más que los del presidente, vemos que en vivienda tenemos un desafío enorme, tenemos un desafío en acelerar procesos de cambio en la matriz productiva, tenemos un desafío en la inclusión al sistema educativo, sobre todo en Secundaria, donde los sectores más vulnerables no queden sin educación. Tenemos un desafío en la reforma de la salud que implica también cambios culturales. O sea, hay desafíos que no son solamente de recursos, son culturales, por lo que tenemos que promover que el tipo de país que queremos dibujar para adelante requiere también de relaciones más humanas entre nosotros y menos mercantilizadas.

Perfil de OSCAR ANDRADE

Separado, tiene tres hijos. Es del signo de Leo. De chiquito quería ser camionero. Es hincha de Nacional.

¿Una asignatura pendiente? Terminar la casa algún día.

¿Una comida? El asado.

¿Un libro? “Los versos del capitán”, de Pablo Neruda.

¿Una película? Yo soy Sam.

¿Un hobby? El boxeo.

¿Qué música escucha? Los redonditos, Zitarrosa.

¿Qué le gusta de la gente? La sensibilidad.

¿Qué no le gusta de la gente? La hipocresía.

Entrevista de Leonardo Silva

Publicado en - Semanales, 7- Domingo, EntrevistaComentarios (0)

“El FA es un proyecto político agotado, sin reflejos, y que por sus contradicciones internas no tiene la posibilidad de dar respuesta a los desafíos que el país tiene hoy”

Pasado el mundial de Rusia y tal cual lo anticipó, el 14 de agosto Ernesto Talvi presentó el sector “Ciudadanos” dentro del Partido Colorado y lanzó su precandidatura presidencial. Esta semana estuvo en Salto y dialogó con EL PUEBLO.

- Uno escucha al gobierno y vivimos en un país de primera. Uno escucha a la oposición y vivimos en el peor de los mundos. ¿En qué tipo de país vivimos?
– Más allá de la situación económica compleja, que es circunstancial, que están cerrando empresas a niveles record en todo el país, muy especialmente en el interior, que ha llevado a perder 53 mil empleos en los últimos tres años, para mí lo que define en qué país estamos es cómo estamos preparando a nuestros chiquilines, y en eso hay dos números que son muy importantes. Primero, solo 38 de cada 100 chiquilines en el Uruguay de hoy termiTalvinan el liceo, y de los que siguen en la educación, la mitad no reúne las destrezas mínimas para insertarse con posibilidades en la sociedad del conocimiento y en una sociedad que va a valorar crecientemente el talento y la preparación. O sea que no estamos preparando a nuestros hijos para el futuro, ni siquiera a los que se quedan en la educación.

También estamos ante un deterioro social muy grande que trae como resultado exclusión, marginalidad, toda una secuela de delitos, de violencia, de droga y de inseguridad detrás. Y acá viene el segundo número. Hoy en Uruguay, uno de cada dos chiquilines nace en contexto vulnerable donde sólo 13 de cada 100 terminan el liceo. O sea que no tienen ninguna posibilidad los que desertan del sistema, que son la enorme mayoría, de tener un empleo formal, los condenamos así a la informalidad, los condenamos a la dependencia de los planes sociales del MIDES o lo que es peor aún, a ser semillero para los narcotraficantes y para las bandas criminales.

Si proyectamos esto para adelante, la aritmética es cruel. El país no está construyendo un futuro promisorio porque no estamos preparando a nuestros jóvenes y porque a muchos los estamos excluyendo de la posibilidad de integrarse a la sociedad.

- ¿Se está a tiempo de revertir ese panorama?
– Nosotros decimos que estamos a tiempo pero que ya no hay tiempo para perder, porque estas realidades empiezan a morder. Y cuidado, el Frente Amplio ha tenido logros importantes que reconocemos, como el Plan Ceibal, el cambio en la matriz energética que puso a Uruguay a la vanguardia de las energías renovables, promovió una agenda de derechos que nosotros en su enorme mayoría respaldamos, pero los desafíos que el país enfrentaba cuando el FA asumió el poder son muy distintos a los que enfrenta hoy. El FA lo que ha demostrado es que es un proyecto político agotado, sin reflejos, y que por sus contradicciones internas ya no tiene la posibilidad de darle respuesta a los principales desafíos que el país tiene hoy en materia de empleo, en seguridad y convivencia, y en educación.

Por eso nace “Ciudadanos”, como un proyecto político nuevo, una cultura política nueva, que entiende a la política como una actividad noble, de servicio a la comunidad para dar respuesta a estos desafíos con un proyecto de país serio, con propuestas probadas, financiables, posibles, para que podamos construir otro futuro posible y mejor para los uruguayos.

- Estuvo dos días en Salto con reuniones con gente de la producción, empresarios, trabajadores, ¿qué visión se lleva?
– Salto está viviendo una realidad muy similar a la que vive todo el país, con problemas específicos en ciertas cadenas productivas, entre ellas, por ejemplo, la citrícola que está pasando por momentos de dificultad y como hablábamos ayer con los trabajadores del sindicato de la citricultura, y estamos de acuerdo con ellos porque tienen un diagnóstico perfecto. Un país que no negocia tratados de comercio con nadie y que por ende no puede colocar su producción y otros que sí firman tratados, se vuelven más competitivos y nos quitan los mercados, como el de Europa o como el de Japón para la naranja uruguaya que no tiene nada que envidiarle a las mejores del mundo. Un país que tiene estos costos de producción, vuelve inviable muchas actividades, especialmente aquellas de la cadena agropecuaria, agroindustrial y agroexportadora que es el motor de nuestra economía y eso es algo que no debemos olvidar nunca.

- Si llegara a la presidencia del país, ¿cuál sería la prioridad a atender?
– Hace dos años y medio que venimos recorriendo el país, y solo hace cinco semanas con el proyecto “Ciudadanos”, gracias al trabajo extraordinario que están haciendo todos nuestros referentes en los departamentos a quienes he invitado, como es el caso de Miguel Feris aquí en Salto, que ayer permitieron que tuviésemos esta convocatoria excepcional y que hayamos visitado de manera muy intensa a todos los miembros de la comunidad de Salto. Gracias a esto hemos podido observar cuáles son las principales preocupaciones de la gente y pulir nuestras propuestas.

Básicamente son tres las prioridades. Hay que dinamizar el empleo, hay que dar respuesta a los problemas graves que tenemos de seguridad y de convivencia ciudadana, y tenemos que dar respuesta a los problemas educativos porque no estamos formando a los chiquilines para el futuro, porque lo que los padres nos dicen en todas partes básicamente es, “quiero que mis hijos estudien y se vayan porque en este país no hay futuro”.

Así que lo que estamos hablando es de un mejor futuro, de un proyecto de país que va a priorizar a los niños y a la educación. Vamos a hacer más cosas, pero lo primero que vamos a hacer es transformar la educación para preparar a nuestros hijos para el futuro y llevar adelante esta propuesta de 136 liceos públicos modelo en todos los barrios del país, que es una propuesta para atender una emergencia social que se expresa a través de una propuesta educativa para dar a chiquilines que hoy se caen del sistema, otra trayectoria de vida, otro futuro posible para que, en última instancia, mañana tengan un trabajo digno en lugar de terminar en la informalidad, en la dependencia, en el delito y termine siendo una fuerza que descompone el tejido social y generando esto que tenemos ahora, violencia, delito, droga, inseguridad, miedo. Eso hay que resolverlo desde la base.

- Además de algunos temas que ya mencionó, el actual gobierno va dejando tareas para el próximo gobierno, como el de la previsión social, ¿cuál es su visión al respecto?
– La previsión social requiere de una transformación pero que no podemos hacerla con un criterio angosto, que sea estrictamente fiscal. Un sistema de previsión social tiene que estar financiado, eso está claro, porque un sistema desfinanciado compromete la salud financiera de la república y eso ya sabemos en qué termina. Tampoco se puede organizar una transformación del sistema de prevención social sobre la base de la edad de retiro, algo que además está cayendo en desuso porque a los 60 años menos un día uno es súper productivo y a los 60 años más un día, ¿de golpe dejó de ser productivo? Es una cosa totalmente artificial y arbitraria. En los sistemas nuevos, modernos, como el que está impulsando el presidente Macron en Francia, no solamente se está trabajando sobre la base de ofrecer una protección social universal, no necesariamente contributiva, donde todo el mundo tiene asegurada una vida digna, mucho más aún en la vejez, sino que además se toman en cuenta los cambios dramáticos que están viendo en la forma de organización en la vida laboral. Y la edad de retiro pasa a ser un elemento poco esencial.

Básicamente los nuevos sistemas propenden a dar incentivos a la gente a que prolongue su vida activa. Pero esa idea se olvida que hay una edad a partir de la cual de golpe se produce algo dramático. Nosotros somos mucho más partidarios de hacer una transformación del sistema de previsión social tal como en su momento se construyó en la era batllista a principios del siglo pasado. Necesitamos reformular ese Estado de Bienestar a través de un sistema de protección social moderno.

- Hoy el gobierno tiene poco margen de maniobra debido al alto déficit fiscal, que ya se adelantó es tarea del próximo gobierno ajustarlo. En caso de ganar las elecciones, ¿cómo podrá llevar a cabo sus propuestas si no tiene margen para maniobra?
– Empecemos por lo primero, la tarea de ordenar las cuentas públicas no es para el próximo gobierno, tendría que asumir la responsabilidad este gobierno porque el problema lo tenemos ahora. Uruguay tiene un desequilibrio en las cuentas públicas que hace que nos estemos endeudando a un ritmo inconveniente para preservar el buen crédito de la república, y además, a raíz que estamos tomando plata prestada, pagando tasas de interés muy altas y atrayendo dólares, mantenemos deprimido el tipo de cambio, y somos un país que tiene costos en dólares muy caro y que afecta de manera desmedida a la industria turística, y nos afecta la competitividad de toda la cadena agropecuaria, agroindustrial y agroexportadora que la tenemos contra las cuerdas. Así que esto es responsabilidad hoy del gobierno.
Nosotros reconocimos que el gobierno del doctor Vázquez heredó una situación de la administración anterior (de la presidencia de José Mujica) muy compleja en materia fiscal, y que hizo un diagnóstico correcto de que ese déficit era muy alto y que había que tomar medidas, pero eligió la terapéutica equivocada. Subieron impuestos, subieron las tarifas públicas por arriba de los costos de producción, bajaron la inversión pública totalmente contraindicado en una economía en que las familias están pasando estrecheces y las empresas están pasando dificultades, por ende no funcionó. Después de tres ajustes fiscales tenemos el mismo déficit que teníamos hace tres años.

Lo que estamos proponiendo es controlar el gasto, ¿cómo? No reponiendo por los próximos cinco años vacantes en el Estado. Se jubilan y fallecen 8.500 personas por año. Sin afectar derechos adquiridos, sin afectar la calidad de los servicios públicos, se puede reducir la plantilla al nivel que tenía al final de la primera administración del doctor Vázquez, un nivel más adecuado para los servicios que Uruguay tiene que prestar y que podemos financiar. Eso ahorra mil millones de dólares en cinco años.
Lo segundo, profesionalizar la organización, funcionamiento y gestión de las empresas del Estado, ¿cómo? Designando directorios idóneos en el manejo de organizaciones complejas y abandonando la idea de que las empresas del Estado son el premio consuelo para políticos que no fueron electos para el cargo y que toman como plataforma de campañas electorales o que son un aparato clientelar para llegar al poder, y una vez que llega, mantenerlo. Hay que hacer lo que hace Nueva Zelanda y Chile, las empresas del Estado se manejan con control político pero sin su injerencia. Hay 1.200 millones de dólares que se pueden ahorrar en sobrecostos simplemente ahorrando la forma de organización, de funcionamiento y de gestión de las empresas públicas sin cambiar una sola ley. Estas dos medidas permitirían reducir a cero el déficit fiscal y sobraría plata para bajar el gasoil y la electricidad un 30%.

Perfil de Ernesto Talvi

Casado, tiene dos hijos. Es del signo de Géminis. De chiquito quería ser jugador de fútbol. Hincha de Peñarol.

¿Una asignatura pendiente? La que me dejó el doctor Jorge Batlle cuando me dijo, “Ernesto, hágase cargo, el país lo necesita”, en eso estamos.
¿Una comida? Un buen asado en familia y con amigos. ¿Un libro? “Cartas a un joven novelista” de Mario Vargas Llosa.
¿Una película? Cinema Paradiso.
¿Un hobby? Conversar con mis hijos.
¿Qué música escucha? La de cantautores.
¿Qué le gusta de la gente? Conocer sus biografías personales, lo heredé de mi papá.
¿Qué no le gusta de la gente? Cuando se incurre en el agravio, en la descalificación, en el ataque personal.

Entrevista de Leonardo Silva

Publicado en - Semanales, 7- Domingo, EntrevistaComentarios (0)

“Sueño con un Uruguay cero rejas y que haya seguridad para que las personas puedan volver a salir a tomar un helado a las tres de la mañana sin ningún problema”

Entrevista a Pablo Perna

Pablo Perna (38), abogado y asesor jurídico de la Junta Departamental de Salto, ya quería ser político de niño y hace dos semanas fue proclamado precandidato a diputado por la Lista 13 de Vamos Salto del Partido Colorado. Con él dialogó EL PUEBLO, para conocer su pensamiento.

- ¿Por qué quiere ser diputado?Perna
– Por dos motivos. En primer lugar porque me lo pidieron. Me lo pidió el líder del Partido Colorado, Germán Coutinho. Me lo pidió el líder de mi agrupación de la Lista 13, el doctor Carlos Rattín. Me lo pidieron el año pasado cuando Germán decidió no ser candidato a la diputación, y en aquel momento dije que no estaban dadas las circunstancias para que yo sea candidato. Considero que todo lo que afronto en la vida lo hago con profesionalidad y como todas las cosas, no me gusta perder. Pierdo y gano como abogado, pero cuando tomo un caso quiero ganarlo, pero como sucede, puedo ganarlo y perderlo como todos. Y en el tema de la diputación pasa lo mismo. Pero a partir de la solicitud que me hicieron, empezamos a hablar con la agrupación, con mis amigos, con la gente que me conoce, con los amigos de mis padres, de mi familia y empezar a armar un equipo de trabajo de personas que comulgaran con mi visión de ver al mundo. Consideramos que hay un deterioro institucional, en la política, en los valores, en aquellos principios básicos como el respeto a la familia, el respeto al maestro, al profesor, a la autoridad. Ese deterioro va perjudicando en los aspectos sociales, en los temas de inseguridad, laboral y vemos que vamos barranca abajo.

Y en segundo lugar, no es que quiera ser diputado, sino que por el hecho de ser diputado alcanzo una de las herramientas para poder cambiar la realidad, estando en lugares donde se puedan producir esos cambios que uno piensa. Nací en una familia de gente trabajadora, que nos costaba llegar a fin de mes, mi padre un laburante y mi madre una maestra que hoy está jubilada, con cuatro hijos, donde nos enseñaron que podíamos conseguir todo lo que quisiéramos, pero con sacrificio, esfuerzo, dedicación, que nadie nos iba a regalar absolutamente nada, eso que aprendí en mi casa y que mis amigos aprendieron a su vez en sus propias casas, era lo que aprendíamos en la escuela, en el liceo y luego en la universidad, me refiero a los principios que regían a nuestra sociedad.

- ¿Qué busca cambiar?
– Los principios y valores que el Frente Amplio lleva adelante son contrarios a los que uno comulga. No estudie, no trabaje, da lo mismo. Pareciera que los gobernantes del FA se están preocupando para que los uruguayos cada vez seamos más ignorantes, por eso el deterioro en la educación, para después convencernos fácilmente y perpetuarse en el poder, haciendo desaparecer la clase media o mantenerla con Planes MIDES para seguir gobernando. O lo que está pasando en Venezuela, donde cerca del 50% de la clase trabajadora son funcionarios públicos, y el resto depende del Estado, eso hace que tengan a Perna1toda la sociedad de rehén. Más allá de la dictadura institucional que vive Venezuela, somete a las personas para que sigan dependiendo del régimen. Pareciera que Uruguay va en ese camino, porque hoy está desapareciendo la clase media con las leyes que hoy tenemos, con impuestos insoportables, con controles excesivos por parte del Estado, que lleva a que personas que tengan dinero no inviertan acá y salgan y lo inviertan afuera. Y que quienes puedan venir a invertir acá, no vengan.

Entonces, vemos un deterioro institucional que parte de que los que no invierten generan gran desempleo, que a su vez genera pobreza, lo que va sumado del deterioro en la parte educativa. Si seguimos así, veo que Uruguay en el plazo de diez a veinte años seremos una sociedad empobrecida, no solo desde un aspecto cultural, educativo sino institucionalmente, donde se va a agudizar la situación de que los nuevos ricos van a ser los funcionarios públicos, que van a dirigir la sociedad, indudablemente será un grupo selecto de gobernantes, que es lo que está pasando hoy en Venezuela, donde los que gobiernan y los nuevos ricos son los políticos que se han enriquecido en base a la corrupción, a la violencia, al narcotráfico, que es lo que veo en Uruguay si no revertimos esa situación.

- ¿Tan mal ve a Uruguay?
– Cómo explica que hasta el año pasado el Producto Bruto Interno de Uruguay creció, o sea, entró más dinero al país, pero en cambio ese dinero no se ha distribuido como decía en su discurso el FA, sino que los ricos cada vez son más ricos y los pobres son cada vez más pobres. No se explica cómo ingresando más dinero no exista esa famosa distribución y que no se haya fortalecido a la clase media. A eso apuntamos, a poder revertir la situación en que vivimos, y esa visión catastrófica que hoy tenemos con estos tipos de gobierno, que nos lleva a ser una Venezuela. Si usted ve hoy en el gobierno al Partido Comunista o a referentes del FA que salen a pedir la renuncia de Almagro porque está diciendo las cosas que están pasando en Venezuela, entonces que hoy gane el FA es darle un voto de confianza a gobernantes que viven y piensan que Uruguay se transforme en una Venezuela, en un gobierno similar al de Maduro, que es una dictadura donde hay presos políticos y donde no le importa la prosperidad de la sociedad sino que lo único que le importa es perpetuarse en el poder.

- Al ser proclamado precandidato a diputado, ¿cambió su forma de ver la política?
– No me cambió absolutamente nada. El hecho que me hayan proclamado no ha cambiado mi visión del mundo. Lo que sí, es que ahora me estoy cuidando al ser representativo de un grupo humano, donde vamos a trabajar para ser representantes a nivel departamental…

- ¿De qué se cuida?
– Antes no tenía ningún problema en decir, por ejemplo, que el tema de la inseguridad se solucionaba con mano dura y plomo, más allá que el plomo hacía referencia a modificar dos leyes de legítima defensa, como la referida a la invasión a la propiedad privada y en la utilización del arma reglamentaria de la policía. Bueno, ya me prohibieron que diga, por ejemplo, plomo, por lo tanto ahora me tengo que cuidar en las palabras que digo porque, al menos las personas que me están asesorando me dicen que tengo que cuidarme porque me van a pegar con lo que pienso o por cómo lo digo, porque si no luego tengo que salir a explicar mis dichos, y eso es doble trabajo. Así que no cambié mi forma de pensar pero ahora estoy siendo más cuidadoso con las palabras que manejo. Lamentablemente vivimos en una sociedad hipócrita que muchas veces hay que decir las cosas que uno piensa pero edulcoradas, endulzadas para que no caigan mal a la sociedad, más allá que en el fondo, sea lo que todos pensamos.

- Quienes pensaron que usted podía ser un buen diputado fue cuando decía lo que pensaba sin endulzar nada. Cambiar eso, ¿no puede debilitar sus posibilidades?
– El hecho que me hayan recomendado que no diga cosas fuertes no significa que les haga caso (risas), voy a hacer y decir lo que piense. Y cuando salga a decir cosas fuertes y considere que se me está yendo la moto, ahí bajaré un cambio y trataré de calmarme, que por lo general soy una persona calmada y un ser racional en lo que digo, más allá que hay cosas que pasan en la realidad que a uno lo supera, como por ejemplo el hecho que el FA pida la renuncia de Almagro, que está defendiendo a los venezolanos y que está en contra de un régimen dictatorial como pasa en Venezuela, pero en cambio no le piden la renuncia del FA a un tipo que está procesado, como es Sendic, que para elevar la autoestima, se arrogó un título que no tenía.

- Hablando en la radio con el senador Coutinho, se quejaba del bajo nivel que tiene el debate político en Salto. ¿Cuál es su visión?
– La clase política departamental, al igual que la clase política nacional, es un reflejo de la sociedad. Si usted ve hoy la Junta Departamental, son 31 ediles más los suplentes, donde encuentra a personas que son profesionales, técnicos, laburantes dependientes, amas de casa, referentes sociales. Ahí usted ve la sociedad reflejada en el legislativo departamental, y eso es el reflejo de la sociedad. Por lo tanto, si hoy se percibe que la discusión política a nivel departamental es mediocre y chata, entonces es lo que está pasando en la sociedad porque los políticos son el producto de la sociedad, los políticos no están afuera de la sociedad. Generalmente se diferencia y se habla de la clase política como si no estuviesen integrados a la sociedad, como si no fuesen personas. La clase política es la sociedad representada.
Por lo tanto, es de lo que hablábamos al principio, hay un deterioro institucional de valores y de principios, que la política no escapa a eso. Así como existe un deterioro de valores y de principios en la familia, en el respeto al maestro, al profesor y a la policía, ese mismo deterioro se ve en la clase política, que en realidad es un reflejo materializado de la sociedad. Por eso uno está en esta actividad, para poder cambiar y revertir eso. No somos mediocres, queremos salir de la mediocridad y del estancamiento cultural y mental en el que estamos.
Sueño, y tal vez sea un iluso por ello, con que Uruguay vuelva a ser la Suiza de América, sueño que Uruguay vuelva a ser campeón del mundo y que ya no sigamos festejando cuartos puestos. Sueño con que exista cero rejas en Uruguay y que haya seguridad cien por ciento para que las personas puedan volver a dejar sus puertas abiertas y puedan salir a tomar un helado a la plaza a las tres de la mañana sin ningún tipo de problema de inseguridad. Y que en definitiva, el desempleo no sea un problema porque apunto a que exista pleno empleo, y que lo que sobre en Uruguay sea dinero. Pero eso hay que soñarlo, hay que pensarlo y tener fe que eso es posible. Si decimos que no es posible, nunca lo vamos a lograr, y nosotros pensamos que eso es posible, por eso estamos en política y por eso vamos a dar las recetas que pensamos es el camino para lograr lo que queremos, que es seguridad plena, cero rejas y pleno empleo.

Perfil de Pablo Perna

Casado, un hijo. Es del signo de Tauro. De chiquito quería ser político. Hincha de Peñarol.

¿Una asignatura pendiente? Soñar con querer volver a ser un país de primera.
¿Una comida? Arroz con frankfurters y matambrillo de cerdo.
¿Un libro? “Martín Fierro”, “Padre rico, padre pobre” de Robert Kiyosaki y Sharon Lechter, y los libros de Julio María Sanguinetti, como “La agonía de una democracia”. ¿Una película? La Guerra de las Galaxias.
¿Un hobby? Salir a correr y fierros.
¿Qué música escucha? Todo tipo de música, desde la clásica, pasando por cumbia, folklore y hasta la murga. ¿Qué le gusta de la gente? La sinceridad, la honestidad. ¿Qué no le gusta de la gente? La hipocresía.

Entrevista de Leonardo Silva

Publicado en - Semanales, 7- Domingo, EntrevistaComentarios (0)

“Ser salteño significa dar lo mejor por nosotros y por los demás, esa es una expresión de unidad”

Del 4 al 7 de octubre llega la 110ª Edición de la Expo Salto, por tal motivo EL PUEBLO dialogó con Carlos “Bocha” Ardaix, quien lleva 26 años en la coordinación del principal evento ganadero y comercial que une, una vez más, al campo con la ciudad.

- Un largo camino con un inicio difícil en forjar esa relación que hoy es indisoluble entre el campo y la ciudad.ARDAIX
– Si uno mira, ese es un logro, y no es menor. Indudablemente cuando empezamos, ni siquiera estaba dibujado, estaba en una especie de disyuntiva de qué era lo que se podía hacer merced a un plan y a un propósito, que era el de lenta y progresivamente ir juntando las dos formas de ser, de sentir de la gente de la urbe y del campo, de las chacras, que son obviamente diferentes.

- Sumado al logro de incluir en la agenda nacional a la Expo Salto.
– Claro, ese cometido lo va logrando la Expo que al principio no se llamaba así, sino que su nombre era bastante más largo, “Exposición Ganadera…” etcétera, pero eso lo va logrando la Expo al recibir cada vez más gente de otros lugares, que es la que se llevó una experiencia positiva. En una palabra, estar en la Expo sirve para dos propósitos fundamentales, hacerse conocer como comercio, industria, la empresa, del rubro que sea; exponer lo que tiene, lo que ofrece y/o vender. Hay gente que viene con el doble propósito, exposición y venta, y hay gente que viene, por ejemplo, definitivamente a exponer, así como hay otra gente que viene exclusivamente a vender. Depende del rubro de lo que tenga, de la dimensión. Ahora sabemos por la gente que ha estado, que se ha llegado a vender maquinaria de gran porte, por ejemplo, se han vendido unidades cero kilómetros de distintas marcas, tractores. O sea que eso es lo que nos da la pauta que tal como ocurre en otras exposiciones que conocemos, algunas son muy importantes como Esteio, como Asunción del Paraguay, el Prado en Montevideo, Palermo en Buenos Aires, el rol es muy parecido, solo cambian los volúmenes.

También puede tener implicancias el hecho que la diagramación de la Expo, o sea, los lugares que se destina a cada cosa, tengan un orden, y al mismo tiempo una armonía, ya sea en el mosaico que se enfoca y después en lo general, cuando uno la mira globalmente y piensa que indudablemente es una Expo importante para el interior del país.

- No solo se trata de una muestra comercial, también se ha apostado a lo que es la educación con visitas guiadas de
escolares donde algunos tienen un primer contacto con las tareas del campo y algunos chicos toman
conciencia, por ejemplo, de dónde sale el churrasco que comen.
– Lo que hemos aprendido es que el ganado que uno ve cuando va por la carretera por el campo, la majada de ovejas, el ganado bovino, la vaca, novillos, no tiene mucho que ver con el que se ve acá. En la Expo importa la genética, los animales tienen otras dimensiones, y lógicamente hay una definición por raza cada vez más acentuada en aquellas mejoras que luego merecen los premios que se dan, como el gran campeón, el reservado Ardaix1de campeón, gran campeona, en cada una de las razas.

Hay una sana competencia, y en esto tiene mucho que ver lo adelantado que están algunas cabañas de nuestro Salto en el tema genético. Por ejemplo, Bayucuá acaba de ganar tres importantísimos premios en Brasil, que no es poca cosa, donde la competencia, por las dimensiones de Brasil, es muy grande. Y así, cabañas de Salto ahora mismo están obteniendo primeros premios en Montevideo. Leíamos en EL PUEBLO, en una cobertura de Sara Ferreira, que cabañeros de Salto están con los primeros premios en varias razas de ovinos. Eso es lo que encuentran, por ejemplo, los escolares y que pueden mirar. La gente mayor igual.

Hace poquito recibíamos de las cinco escuelas rurales que están más alejadas de Salto un pedido para estar en la Expo. Nos decían los directores de esas escuelas que hay niños del departamento de Salto que conocen más de Tacuarembó que de Salto por la proximidad que tienen con la capital. Y bueno, para nosotros es una alegría que puedan venir y pasear. Además, estas escuelas que vienen de la ruralidad aprovechan, visitan la Expo pero también pueden visitar Salto Grande, las termas. Es decir que se trata de un paseo completito que tienen, que les da un panorama distinto del departamento que habitan y que desconocen.

- A estos paseos hay que agregar los espectáculos nocturnos…
– Es algo que se ha ido sumando progresivamente porque cuando empezamos, era muy parco el tema espectáculos, inclusive casi que ni se hicieron los primeros años, después se comenzó a elaborar y se fue enriqueciendo. Entonces hoy, que venga Lucas Sugo, Chacho Ramos, la Sinfónica de Tambores, Víctor y Daniel de Rivera, son números que encontrarlos todos en un solo espectáculo no es común. Y también facilita esto que la entrada para todos estos espectáculos sea de $ 150. Siempre la Expo estuvo por debajo de una entrada de fútbol, por ejemplo. O sea que la Asociación Agropecuaria trata por todos los medios que la familia concurra sin que el peso de la entrada obligue a pensar en qué gastar. Lo mismo con el servicio de ómnibus que tendrá un boleto, estimo, de $ 15.

Se hace una reunión previa con toda la gente que tiene comedores y cantinas, y se fijan precios para que se uniforme y no se caiga en excesos. Alguno cobrará por sobre eso, bueno, pero enseguida la gente lo identifica. Son detalles que se tratan de cuidar. Lo mismo con lo de no cobrar el primer día, porque de esa manera la gente que desee visitar la Expo lo pueda hacer.

- Uno de los atractivos que puede verse a la entrada misma de la Expo es la presencia del Ejército, donde los niños se
divierten…
– Para nosotros esa presencia es una suerte de inserción que en este caso hace el Ejército. Del mismo modo hay un stand de la Policía, donde se puede observar distintas cosas que tienen que ver con su accionar, que no es solamente cuidar el orden, o mejor dicho, que no haya desorden. Si uno se pone a pensar y pretendemos que la muestra sea una gráfica de la comunidad y del vivir en comunidad, la enseñanza, los servicios, el comercio, la industria, las artesanías, van a estar para que la gente si quiere comprar, por ejemplo, una caja de arándanos, allí va a haber exponiendo y vendiendo. Los celíacos tendrán su espacio para asesorarse. Así como digo esto, hay otros espacios que tienen especial dedicación a temas de salud. Tratamos que la gente pueda preguntar por las dudas que tenga y pueda conocer aquello que de pronto desconoce.

- El año pasado nos enteramos de un nuevo crecimiento en la cantidad de stands que tuvo la Expo debido a la demanda que existió, ¿cómo viene este año?
– Yo te diría que hoy ya no tenemos stands, bajo techo y en el exterior están ya todos colocados, ya no disponemos de más áreas. Para la Expo en sí ya está dada la primera respuesta, que es un predio completo, tapizado de cosas de todo tipo y que lógicamente agrupa a mucha gente de Montevideo, Maldonado, Cerro Largo, San José, hablo de departamentos del sur del país, y Rivera, Artigas, Tacuarembó, Paysandú, Salto ni qué hablar, ya es una especie de Uruguay presente en sus distintas expresiones.

- ¿Cuál será la característica especial de este año?
– Pienso que habrá una competencia grande a nivel del ganado a través de las cabañas, evolucionó mucho el pabellón más nuevo que se arma, donde estarán institutos como el Instituto Nacional de Investigación Agropecuaria (INIA), Centro Médico, CTM, Ministerio de Ganadería, URU AGRO, Salto Hortícola, el MIDES, que son instituciones y empresas de volumen y de hecho conforman espacios muy prolijos, muy bien diseñados y estructurados que eso también mira la Expo, porque hay que ver que detrás de eso hay elaboración, decoración con buen gusto. Por eso hay un concurso de stands que un jurado integrado por arquitectos, presidido por Juan Carlos Ferreira, determina el mejor comercial, artesanal, industrial, bajo techo y en el exterior. Quiere decir que en definitiva, la Expo este año dio ya un paso al frente en estructura, eso se va a notar, mucha prolijidad. Habrá un pabellón enteramente de Salto Emprende, ahí estará toda la artesanía y los vínculos que hay con esta unidad que lidera la intendencia, el Centro Comercial y CTM, donde hay mucha gente emprendedora, y que también vendrán del interior con sus productos y elaboraciones. Habrá varios lugares donde la gente pueda mirar y adquirir plantas de todo tipo. Ahí está el tema de llegar y volver a veces con algún recuerdo o con algo para la casa.

- El campo ha pasado momentos complicados, como en la crisis de 2002, donde igualmente hubo Expo ese año. Hoy el
campo no vive tiempos fáciles…
– Es un momento complicado, pero pienso que para todo el mundo, desconocer esto sería vivir en otro planeta. Por eso valoramos muchísimo la confianza que se manifiesta de comercios y de la industria en estar presentes, porque estar significa un esfuerzo. Vamos a partir de la base que el predio está a ocho kilómetros de la ciudad, hay un gasto de traslado, de personal, de elaboración, de manutención, de presencias, porque la Expo se habilita de 10 de la mañana a 22 horas en los galpones, quiere decir que ahí tenés 12 horas que hay que estar en el stand. En definitiva, hay un esfuerzo y se justifica por el resultado, porque en un momento difícil como el que se vive, hay que dar batalla, y me refiero ya a la publicidad en general. Hay un mal, no sé si un hábito, pero alguien alguna vez inventó, lo dijo y como que se asumió, “las ventas están bajas, no hay compra, retiro la publicidad”. Error garrafal, ahora es cuando la publicidad juega un rol preponderante en la gente en comprar desde un botón a un cero kilómetro. Promoción, difusión, publicidad, significa venta, ese es el único retorno, no hacerlo significa que semi cerraste la puerta.

- Aprovechemos para un mensaje final dirigido a la familia…
– Se acerca una campaña electoral donde van a haber muchos intereses, muchos dispares, competencia. La Expo es una demostración de la expresión que tiene la gente cuando se junta para expresar algo. Esta es una expresión de Salto, a mi modestísimo entender, la mejor que tiene el departamento. Conservarla, valorarla y potenciarla significa ir a más por Salto. Salto va a más. A veces, más allá de los cargos, los puestos, ganar, empatar o perder está lo que en definitiva nos mantiene como seres humanos y como expresión nacional. Ser salteño significa dar lo mejor por nosotros y por los demás sin que el otro que piense distinto, afecte lo que estamos dando, esa es una expresión de unidad.

Perfil de Carlos Ardaix

Casado con Pelusa. Tiene dos hijos, Sarah y Marcos.
Es del signo de Aries. De chiquito ya le gustaba escribir y comunicar. Nadie pregunta, todos lo saben, es hincha de Peñarol.

¿Una asignatura pendiente? Viajar.
¿Una comida? El asado.
¿Un libro? “El general en su laberinto” de Gabriel García Márquez.
¿Una película? Papillón.
¿Un hobby? El truco y compartir.
¿Qué música escucha? Folklore.
¿Qué le gusta de la gente? El espíritu solidario.
¿Qué no le gusta de la gente? El egoísmo.

Entrevista de Leonardo Silva

Publicado en - Semanales, 7- Domingo, EntrevistaComentarios (0)

“Aún en las circunstancias más adversas, hay infinidad de ejemplos de luz, de amor, de solidaridad, de mano tendida”

El Ing. Ruperto Long durante 13 años fue la cara visible del LATU. Pero desde muy joven se inició en periodismo junto a Wilson Ferreira Aldunate. Luego con el devenir de su carrera profesional, escribió y coescribió libros técnicos. Más recientemente se dedicó a escribir libros con historias dignas de ser contadas. Es así que hace más de dos años tuvimos la oportunidad de dialogar con él a raíz de la presentación de su libro, “La niña que miraba los trenes partir”, que ha sido un éxito editorial inédito. Este viernes retornó para presentar su último libro, “La mujer que volvió del abismo”, por lo que volvimos a dialogar con Long para conocer la historia que lo inspiró.Ruperto Long

- La última vez que dialogamos, en agosto de 2016, fue para presentar su anterior libro, “La niña que miraba los trenes partir”, que ya era éxito editorial en el país. Desde entonces tuvo una exitosa divulgación continental, teniendo que visitar casi todos los países del continente. ¿Cómo ha sido esa experiencia?
– Ha sido una experiencia maravillosa, un verdadero privilegio. Solemos pensar que la cultura va por encima de la frontera y que es una de las mejores maneras de comunicarse entre los pueblos de los distintos países pero eso lo decimos como una frase, otra cosa es verlo suceder. Que un libro de Uruguay salga al exterior da mucho trabajo, a veces con un poco de suerte se cruza el charco a Argentina y no mucho más. En este caso el libro tuvo éxito en Uruguay, después se empezó a publicar en América Latina, al final en todos los países, queda México que sale ahora en el mes de febrero. Después compró los derechos una editorial italiana, lo tradujo y lo publicó, el libro estuvo entre los diez más vendidos de autores extranjeros durante mucho tiempo en Italia. Ahora sale en España en el mes de abril, está en danza en otros países con traducciones, de modo que es una cosa realmente increíble y una gran emoción.

Lo notable es que uno llega a lugares como Tegucigalpa (Honduras) o a Venecia (Italia), para poner dos lugares bien distintos entre sí, y en cualquiera de ellos uno encuentra a gente que leyó el libro y enseguida se da una comunicación. Es lo maravilloso de estas cosas.

- ¿Cómo consigue que la historia que usted cuenta logre que los lectores se sientan identificados con sus personajes?
– Es una historia que si bien transcurrió en un determinado tiempo, en la Segunda Guerra, el Holocausto, tiene alcance universal y plena vigencia hoy día, va a valores básicos del ser humano, cómo reaccionar ante una situación adversa, no perder la esperanza aún en los peores momentos, el amor por encima de los riesgos, del amor incluso al prójimo, el amor al desconocido. Entonces, son todas cosas que a la gente la sacude de forma muy diversa. Mucha gente me ha dicho, “pensar que yo a veces me preocupo con las cosas del día a día y después leo estas cosas y ya lo veo con otros ojos”. Otros me dicen, “¿cómo habría actuado yo en esas circunstancias?”, y ninguno lo sabemos hasta que no estemos en esa situación. Por eso creo que toca fibras muy básicas de sentimientos y vivencias muy propias de cualquier ser humano por encima de fronteras.

- Este nuevo libro que vino a presentar a Salto, “La mujer que volvió del abismo”, tiene un común denominador con su anterior libro donde se conjuga la investigación histórica, vivencias, el amor, el sacrificio, con una historia muy fuerte que refiere a la trata de mujeres…
– Efectivamente. Al igual que el otro que tenía un tema social de fondo, que es el racismo, las persecuciones, las migraciones, este tiene un tema también social de fondo muy fuerte, como es la trata de mujeres y la lucha por recuperar esas vidas. También tienen en común la forma en la que está relatado, con el lenguaje polifónico por el cual los protagonistas de alguna forma le están hablando al lector, cada uno con sus modismos y maneras de expresarse. Y tiene en común, algo que descubrí en aquel libro y que lo volví a descubrir ahora, por suerte, que aún en las circunstancias más adversas, hay infinidad de ejemplos de luz, de amor, de solidaridad, de mano tendida, eso me sorprendió encontrarlo en el medio de la Segunda Guerra, en el medio de las persecuciones más terribles, ahora me sorprende encontrarlo en el medio de un mundo como es el de la trata de mujeres, de mafias, de violencia, de esclavitud en pleno siglo veintiuno de cientos de miles de personas en nuestro propio continente americano. Y aún ahí, uno encuentra gente maravillosa, tanto dentro de las muchachas sometidas a estas situaciones como en la Justicia, alguna fiscal, una jueza, dentro de la policía con sus claroscuros pero donde también hay gente comprometida, esa es la verdad, y en organizaciones sociales, gente que no tendría por qué meterse a ayudar y se mete. Entonces, hay mucha luz aún en esa oscuridad. Eso es también muy común en los dos libros, y es porque es la verdad.

- Como autor, en ambos libros, pudo haberse tentado por caer en lugares comunes de esa oscuridad que describe, porque en definitiva es lo que suele prevalecer en la naturaleza humana. Sin embargo, prefirió mostrar a sus lectores esa luz de la que nos habla, ¿por qué optó por tener una visión optimista en estos dramas?

– Porque fue lo que realmente me sorprendió, me cautivó y me atrapó. Me pareció que era lo que tenía que trasladarle al lector. En cualquiera de los dos libros, ya la gente sabe y basta algunas pinceladas para describir el horror. Ahora, lo que la gente en general no se imagina es esto otro. Anoche (jueves) estuvimos presentando el libro en Paysandú y varias personas se acercaron y me decían, “en los dos libros me sorprende lo mismo, termino de leerlo y no puedo creer haber encontrado esta dulzura, esta ternura en estas historias”, eso es lo que la gente generalmente no conoce, que yo tampoco conocía en ninguno de los dos casos, me tomó años entenderlo y aprenderlo, y creo que en definitiva lo que nos da ilusión como seres humanos es que estas cosas se puedan revertir.

- Historias basadas en hechos reales que surgen de investigaciones que usted ha realizado, como en este último libro que viajó a Argentina en busca de una historia y terminó descubriendo otra…
– Es un poco curioso lo que le pasa a uno de los protagonistas, que de alguna forma refleja lo que me pasó a mí. Empecé la historia por otro lado, cuando me entero leyendo algunos documentos, que cerca de nosotros se produjo un conflicto en el sur de Argentina, en la Patagonia, en la expedición de Magallanes y El Cano que fue la que dio la vuelta al mundo. Un conflicto de enorme violencia que terminó con la muerte de los principales capitanes españoles, el abandono de uno de ellos y un cura que era el amigo de él. Me pareció una historia como para recrearla. Entonces me zambullí, conseguí información del Archivo de Indias y de muchos otros lados, me fui a la Patagonia, que es una tierra fascinante, y resulta que cuando llego la historia era otra.

En San Julián, que es un pequeño pueblito que es donde todo el mundo se conoce, y donde hay una réplica maravillosa de la nave de Magallanes, la gente no está preocupada por ese tema que sucedió hace 500 años sino por la trata de mujeres, por las chicas que a veces desaparecen en situaciones un poco especiales, que nadie sabe bien lo que pasa o lo que está pasando, y luego cuando voy a Río Gallegos, veo una eclosión de ese fenómeno con un centro que se llama “Las Casitas”, prostibulario que ahora está cerrado, pero que en aquel momento estaba lleno de gente, decenas de prostíbulos, uno al lado del otro, a un paso de la Antártida, y eso es lo que le preocupaba a la gente. Y cuando uno comienza a averiguar, hablo con organizaciones sociales, hablo con el arzobispo y con gente que sé que está detrás de estos temas, me pintan un panorama increíble. Así que fui varias veces, consiguiendo testimonios, algunos directos, veo lo que ha sido la conexión entre Argentina y Uruguay también en este tema, que se da no solo en el sur entre Buenos Aires – Montevideo, sino también en el litoral de nuestros países, que hay mucha conexión en el tráfico de mujeres.

- ¿Cómo se encuentra con esas historias que luego transforma en libros?
– Pienso que a quien le gusta escribir y tiene un poco la pasión, es como que está siempre atento a tratar de cazar una historia, que lo tiene que deslumbrar a uno, y después de muchas historias que uno recoge, va descartando unas y otras. A veces, alguien le relata a uno algo, otras veces es algo que uno lee, a veces va a un paraje, o a veces está buscando una cosa y encuentra otra, como en este caso. Hay muchas historias, pero hay que estar alerta.

Y otra cosa, quizás me haya ayudado mucho lo de ser ingeniero y ser investigador, porque una vez que uno logra encontrar una puntita, hay que seguirla, eso es lento y los meses se van como nada. O sea que si uno dice que quiere escribir algo para fin de año, bueno, no es por este lado, habrá que pensar en otro tipo de cosas. Pero en este tipo de historias basadas en la realidad, por más que están armadas y escritas como una novela, uno tiene que estar preparado, es como una maratón, no son los cien metros llanos, es algo que uno tiene que estar preparado para un tirón largo, incluso leer y buscar mucho antes de escribir una sola línea.

- Quien recuerda su vida pública y política en filas del Partido Nacional, hubiese pensado que de escribir, hubiese encarado para temas más cotidianos del país, sea desde una visión ideológica o filosófica. Sin embargo encaró para la ficción…
– Escribí muchos artículos de opinión a lo largo de los años, participé en unos cuantos libros colectivos sobre tecnologías, sobre energía. En materia política salió un libro hace ya unos cuantos años que se llamó “Hablando claro”, que era una recopilación de artículos políticos, intervenciones en el Senado y otro tipo de cosas, de modo que no descarto volver en algún momento sobre estos temas.

- ¿Ya está en vista el próximo libro o sigue a la caza de alguna historia?
– Tengo ahora algunos dilemas porque en realidad tengo más de una historia que me ha fascinado, algunas más directamente vinculadas a Uruguay, otras más lejanas en el tiempo y en el espacio, aunque siempre con vínculos, como pasó en la Segunda Guerra donde había uruguayos como protagonistas centrales. Entonces en los próximos meses debo tomar algunas decisiones, pero estoy buscando muchísimo material todo el tiempo. Hoy estoy en la parte de investigación, aún no llegué a la etapa de empezar a escribir, pero ya la estoy remando.

Perfil de Ruperto Long

Casado, padre de dos hijos y abuelo de mellizas. Es del signo de Capricornio. De chiquito quería ser alpinista. Es hincha de Nacional.
¿Una asignatura pendiente? Tocar bien la guitarra. ¿Una comida? Las milanesas.
¿Un libro? Esta pregunta es difícil, pero si tuviera que elegir un libro, elegiría la primera novela de la historia, “El Quijote”.
¿Una película? “Babel”, de Alejandro González Iñárritu, y para mencionarle un clásico, “Psicosis” de Alfred Hitchcock.
¿Un hobby? Los trenes eléctricos.
¿Qué música escucha? Soy medio ecléctico, soy de la música clásica, del rock, el tango.
¿Qué le gusta de la gente? La sinceridad y su alegría. ¿Qué no le gusta de la gente? La mentira, tener doble faz.

Entrevista de Leonardo Silva

Publicado en - Semanales, 7- Domingo, EntrevistaComentarios (0)

“Estuve hasta último momento con gente que me pidió que me quedara en el FA y liderara el grupo antivazquista, aunque no con la locura de Constanza Moreira”

La diputada Graciela Bianchi estuvo recientemente en nuestra ciudad invitada por la Lista 50 de “Aire Fresco” del Partido Nacional para conversar con la gente y con el periodismo salteño. Previo a ello, EL PUEBLO la recibió en su redacción.

- ¿Cuál es el tema que preocupa a la gente?Graciela Bianchi (2)
– La seguridad. Durante bastante tiempo la educación estaba en primer lugar, sobre todo en la campaña electoral, pero ahora empezó a aparecer claramente la inseguridad y el empleo, la educación quedó como en tercer o cuarto lugar de preocupación. Nunca tuve mentalidad conspirativa, pero creo que hay un abstencionismo en general en el gobierno, por ejemplo en la educación, sin duda, y en la seguridad. Tienen muchísimo dinero, es verdad que están mucho mejor equipados los policías, tenemos el doble de policías per cápita que México. Evidentemente que allá al menos se nota el equipamiento, los vehículos, el armamento, supongo que acá también, pero no se ven en la calle. Entonces me pregunto, si no será algún criterio de abstenerse de combatir el delito creando un estado de alarma pública o un estado del alma para que la gente quiera mano dura y ellos estén dispuestos a darla.

Estoy absolutamente convencida además, que los tupamaros, por más que se llamen MPP, pero bueno, el MLN está adentro del FA, ellos tienen una concepción que como no pudieron con las Fuerzas Armadas, de convencerlas como dijo Topolansky, por lo menos un porcentaje, no recuerdo si dijo el 30 o el 40 por ciento que tenían que ser frenteamplistas, no lo pudieron lograr, además se les murió Fernández Huidobro, y Vázquez les agarró enseguida el Ministerio con el actual ministro que obedece a Vázquez, lo están haciendo ahora con el Ministerio del Interior, que es una especie de guardia nacional de tipo chavista o bolivariana, como dicen ellos, porque tienen un armamento brutal, una concentración de fuerza impresionante. La Republicana, que es una fuerza de choque, no la utilizan para la represión del delito. O sea que el problema para mí además de gestión, que sin ninguna duda Bonomi no puede gestionar el Ministerio del Interior, debe en realidad poder gestionar pocas cosas, hay una concepción política de tenerse asegurado una guardia pretoriana.

- Eso se lo podría entender en un gobierno del MPP, como en el de Mujica, pero hoy gobierna Tabaré
Vázquez…
– No, perdóname que discrepe contigo. Primero, Tabaré Vázquez no quería esta segunda presidencia, pagó tributo al bronce a equiparar a Sanguinetti al ser dos veces presidente, pero él no quería agarrar esta segunda presidencia. Él sabía que estaba mucho más condicionada que con la primera presidencia. Mirá que yo vengo de ahí, los conozco, estuve hasta último momento con gente que incluso me pidió que me quedara en el FA y liderara el grupo antivazquista, aunque no con la locura de Constanza Moreira.

Si uno se acuerda del 2015, él tenía un criterio abstencionista. Yo usé una palabra que no uso más porque después me rezongan porque se hace referencia a una enfermedad, sobre la gente que no tiene conexión con la realidad. Pero no por casualidad dejó caer a sus dos referentes en la educación en el primer semestre, los que le iban a cambiar el ADN, Filgueira y Mir, y eso es falta de poder, porque si en el primer semestre ya te pasa eso…

- Entonces, para usted, ¿quién gobierna hoy en Uruguay?
– Gobierna el MLN y el Partido Comunista. Son menos del 3% los comunistas pero dominan los sindicatos y es la alianza que necesita el MLN.

- Supongamos que el año que viene gana el Partido Nacional, se va a encontrar con este aparato que usted señala, la militarización de la policía y el brazo sindical de la izquierda, ¿cómo van a enfrentarlo?
– No va a ser fácil, el que crea o diga que va a ser fácil miente, va a ser complicado. Habrá que recurrir, como siempre, a la ciudadanía. La campaña electoral no tiene que ser un enfrentamiento de sectores, ni siquiera debiera ser un enfrentamiento de partidos de la oposición. Me parece que es un acercamiento a la ciudadanía y hacerla reflexionar. Con los sindicatos tenemos problemas con los más grandes, como el SUNCA, el UNTMRA, pero hay mucho hartazgo de la gente con los sindicatos, y hay hartazgo hasta de los propios trabajadores. Conozco al sindicato de la educación, entre otras cosas porque fui fundadora, me desafilié en el 2000, pero fíjese que en la educación media, la federación de profesores que aparentemente hace fuerza, menos del 20% está sindicalizado. Lo que pasa es que hay una inercia de decir, “bueno, no me enfrento a los sindicatos”, “hay paro y total para lo que me pierdo me quedo en mi casa”, la gente está muy desmotivada. Hay bastante hartazgo sobre todo de la cúpula sindical.

No por casualidad ahora surgió este otro grupo liderado por Richard Read, que es un sindicalismo mucho más moderado. Tengo casos concretos en la educación, como el del ex secretario general de la Federación, José Olivera, que era comunista y ahora es independiente. Es decir, hay una cosa que sí tenemos que hacer los partidos de la oposición, participar en los sindicatos, porque no está bien pararse enfrente y tirarles piedras o criticarlos, para mí hay que meterse en los sindicatos con la mejor intención, porque si somos trabajadores que votamos distinto hay que participar en la militancia sindical.

- El gobierno en materia económica está dejando deberes para el próximo gobierno en materia de previsión social y de déficit fiscal, pese a tener hoy mayoría parlamentaria. El Partido Nacional aspira a ser el próximo gobierno, ¿cómo observa esta situación que heredarán?
– Es esa política abstencionista. Pasa que es un gobierno en disputa, y como ellos están tan enfrentados internamente, mucho más de lo que la gente piensa, conspiran contra ellos mismos, porque ellos pueden ganar, probablemente sin mayorías absolutas pero pueden ganar, y sin embargo están tirando la pelota para adelante. Si gana la oposición, juntos tendremos que tomar algunas medidas. Además lo dice el propio Astori cuando va a la Comisión de Presupuesto, pasa que no lo dejan hacer, la gran pregunta es por qué se queda, por qué no se va, pero es la calidad del gasto. Hace dos Rendiciones de Cuentas que insiste y nos mira a la oposición, que el problema es que se está gastando mal, y nos muestra las gráficas. En la Rendición de Cuentas del año pasado, estaban incluidos compromisos de gestión para mejorar la calidad del gasto, incluso se lo votamos a sabienda que eran inconstitucionales, por ejemplo el compromiso de gestión con la ANEP y la OPP, y me acuerdo que cuando fundamenté dije que le daba mi voto porque le tenía confianza al ministro que controlaría el gasto, pero bueno, no lo pudieron controlar. Él mismo dijo en la Rendición de Cuentas que con el único que tuve éxito fue con la DGI, y le contesté que para recaudar siempre.

Entonces, ¿cuál es el problema? El problema está adentro del propio gobierno.
Si el Partido Nacional asume el gobierno, que es lo que aspiramos, asumiremos con una concepción clara del modelo de país. Es decir, no vamos a cortar las políticas sociales porque se necesitan hasta que se recomponga la economía, pero eso sí, vamos a gastar bien, vamos a exigir resultados. No puede ser que sigamos dándole dinero a la Educación a 2 mil millones de dólares por año con los resultados que tenemos.

- Justamente, desde el gobierno se ha comenzado a usar el argumento que si gana la oposición se aplicará la motosierra en políticas sociales.
– Eso es falso porque nadie va a dejar a la gente tirada sin medios de trabajo. Pero lo que es peor de todo, y eso si que es absoluta responsabilidad del FA es que dejó a una educación por el piso. El problema económico, dentro de una buena política económica y dentro de las circunstancias internacionales se resuelve más rápido que educar a generaciones enteras, que ya vienen sin formación sus padres, los abuelos jóvenes, porque la multiplicación de la pobreza se da en los sectores sociales más bajos. Entonces, va a ser un problema muy complicado, tendremos que reconvertir rápidamente el sistema educativo, tener una política muy pragmática para dar los elementos para que se puedan insertar en el mercado laboral que está muy complicado.

- El ex presidente Mujica dijo que se ha fracasado en las políticas sociales. Se consultó a la ministra del MIDES, Marina Arismendi y sobre esto respondió, “el Pepe es el Pepe”. Desde el gobierno no se reconoce el fracaso anunciado por el ex presidente. ¿Cuál es su visión sobre este asunto?
– Creo que en realidad lo que están haciendo es abrir el paraguas, como decía mi abuela, porque la gente está muy molesta por todo lo que se están gastando mal. Los que trabajamos y pagamos impuestos, los que tienen un pequeño comercio y están ahorcados por los costos del Estado, el precio de los combustibles, y todo lo que sabemos que está ahorcando a la producción y a las PYMES, que son el 92% de las empresas en Uruguay. Ellos saben que fracasaron y ahora se les terminó la plata.
En consecuencia, así ganen ellos, van a tener que ser mucho más rigurosos con el gasto. Pasa que Marina Arismendi es una mujer que es muy responsable de la corrupción, porque el gasto en el MIDES es parecido a lo que pasa con la educación, no son 2 mil millones de dólares por año, son 300 millones de dólares por año, pero hay mucha corrupción, mucho dinero mal gastado. Es decir, no ha habido políticas proactivas reales para sacar a la gente de la pobreza…

- ¿A qué llama corrupción en el MIDES?
– La corrupción para mí no es solamente ponerse dinero en el bolsillo, la corrupción es administrar mal los dineros del Estado.
El 90% de las resoluciones del MIDES están observadas por el Tribunal de Cuentas. Hemos llamado a la ministra con Martín Lema, por ejemplo el año pasado por cosas muy grotescas, como que se les paguen los boletos a los empleados de las ONG que contrata el MIDES, que no son ni siquiera empleados del Estado, y cuando lo planteamos la Contadora que estaba allí dijo que no les importaba, que ellos preferían que el Tribunal de Cuentas observara pero que ellos querían resolver el problema de la persona que no podía pagarse el boleto.

Lo de los cargos de confianza es brutal y siguen creándolos, fíjese que los ministros tienen 11 adscriptos cada uno. Cada cargo de confianza además significa mobiliario, gastos de mantenimiento.
Es impresionante, somos un país muy chico, no puede ser que no lo podamos administrar, pasa que no hay criterios sensatos de gastos, se gasta sin tener en cuenta que se terminó la fiesta.

Perfil de Graciela Bianchi

Es profesora de Historia, abogada y escribana. Casada, tiene dos hijos. Es del signo de Escorpio. De chiquita quería ser profesora. No tiene preferencia por ningún cuadro de fútbol, “si tengo que pensarlo, soy más de Peñarol”.

¿Una asignatura pendiente? Ser directora de cine. ¿Una comida? Todo lo que sean pastas y los mariscos, “como buena tana”.
¿Un libro? Alto el fuego, de Nelson Caula y Alberto Silva ¿Una película? Cinema Paradiso.
¿Un hobby? Restaurar antigüedades.
¿Qué le gusta de la gente? La sinceridad.
¿Qué no le gusta de la gente? La hipocresía.

Entrevista de Leonardo Silva

Publicado en - Semanales, 7- Domingo, EntrevistaComentarios (0)

“Para pasar a la economía del conocimiento, la educación juega un rol central”

La Empresa Venturini –en el marco de su 50° aniversario- y el Colegio de Contadores, Economistas y Administradores del Uruguay (CCEAU) organizaron junto al Centro Comercial e Industrial de Salto la llegada hasta nuestra ciudad del expresidente del Banco Central Ricardo Pascale, para llevar a cabo una conferencia sobre los “Avances Tecnológicos, su impacto en la vida, en las empresas y en la economía global”. Previo a ello, Pascale recibió a EL PUEBLO en el marco de una conferencia de prensa.Ricardo Pascale

“Muchas gracias al Centro Comercial e Industrial de Salto –comenzó diciendo-, a la familia Venturini que nos une una amistad, por tener la oportunidad tan particular de estar en esta ciudad tan querida, tan linda y tan reconocida en nuestro país, para charlar con los vecinos de algunos temas que están avanzando tecnológicamente en la economía mundial y cómo esos temas que están avanzando impactan en la vida de la gente, cómo impacta en las empresas, en las unidades económicas y cómo impacta hasta en la economía global. Es un tema que es un permanente desafío y en crecimiento, con lo cual va a ser una oportunidad para intercambiar ideas.

No vengo a pontificar ni a dar ideas espectaculares sobre el tema, nada más lejos de eso, sino apenas cambiar algunas ideas, contarles lo que está pasando y de las preocupaciones y alegrías que tenemos, luces y sombras de estas nuevas tecnologías que nos están circundando todo el tiempo, y sobre todo escuchar, que es lo que más me interesaría, la opinión y las preguntas de los empresarios y público salteño”.

- ¿A dónde tiene que apuntar Uruguay como país, pensando que estamos en el medio de dos gigantes, como Brasil y Argentina?
– Eso que pregunta es parte de los objetivos de la charla de hoy. La humanidad ha venido pasando, en el último siglo y en lo que va de éste particularmente, por algunas revoluciones tecnológicas. La primera fue en 1908 cuando Henry Ford saca su Modelo T de auto, que significa la típica revolución de la producción que se llama en masa, o sea, la producción en serie, siempre lo mismo. Es pan y manteca, como me gusta hablar a mí, sencillito, son los commodities. Tenemos soja, andamos bien, la soja sube el precio, fantástico. A Chile le sube el precio del cobre, anda bien, le baja el precio y ya no anda tan bien. Luego de esa revolución, hubo una en el año 71 que es cuando INTEL desarrolla el primer microprocesador. Ahí empieza la revolución del conocimiento, en la que estamos ahora con las velas desplegadas en el mundo. No hay ningún país en el mundo que no haya ingresado en la economía del conocimiento, ninguno. Toda América Latina ha quedado en la anterior revolución, con atisbos y con matices, como es obvio según los países, y está en la revolución de las masas, y no me refiero a las masas humanas sino a las cantidades. Se produce lo mismo, igual, y ese precio de esas cosas lo fijan otros, y al fijarlo otros, te estás fijando en el nivel de vida de los que estamos acá adentro, y la prosperidad, la salud, la educación, la calidad de esas cosas.
Uruguay está en óptimas condiciones, y siempre fui muy optimista, mucho más optimista que si fuéramos un país grande. Ser un país pequeño y de gente con las características que tenemos los uruguayos creo que nos pone en óptimas condiciones. O sea, el debate de antes que se daba cuando yo era estudiante de grado, en la Facultad, de si era un país viable o no, está superado. Somos más que viables, más viable que muchos de los vecinos que tenemos y que apreciamos tanto, caso Argentina. Ellos me apoyaron mucho en mis inicios académicos. Pero son países que, como le decía, estamos en una economía del conocimiento, donde el núcleo central sale de los hierros y de los minerales para pasar a ser el ser humano.

- La ministra de Educación sostuvo en el pasado acto de Jura de la Constitución que Uruguay tenía que prepararse para estas nuevas tecnologías, lo que implicaba invertir en la capacitación de mano de obra calificada que hoy no tenemos. ¿Qué debería pasar para que Uruguay pueda prepararse para estos nuevos tiempos?
– Creo que la señora ministra fue muy clara. No tuve la oportunidad de leer esas declaraciones, pero siguiendo su pregunta, efectivamente es así. En mi humilde opinión, Uruguay está en óptimas condiciones para dar ese salto, en el cual, para pasar a la economía del conocimiento del que hablaba recién, la educación juega un rol central. Ahora, es muy importante, en ese rol central de la educación, la existencia de consensos. O sea, es muy difícil hacer un giro de paradigma si no hay un consenso entre las grandes figuras que manejan el país, en su conjunto.

A mí me tocó, y lo digo por experiencia propia no porque lo leí en los libros, además de haberlo leído pero lo tuve que vivir, cuando volvimos a la democracia me tocó estar en una posición medio delicada como presidente del Banco Central del Uruguay.
El país estaba desecho en todos los aspectos, incluso había un problema político con el tema de los desaparecidos, que si bien no es un tema económico, la economía no se da en la estratósfera, se da en la Tierra, en un lugar determinado. Entonces, en ese momento todo el mundo cree que fue el equipo económico el que sacó al país adelante después de cinco años, aunque más o menos lo enderezó, que puso en orden la casa, no iría más allá. Pero estaba todo desordenado y se puso en orden, y eso pasó por un solo motivo, que es el que quiero resaltar.
Se pudo poner la casa en orden porque los tres líderes de los tres partidos más importantes en aquel momento, nos apoyaron totalmente, y no tengo más que agradecimiento por ello. Con algunos condicionamientos, como el que toda la política económica se circunscribiera en no crear un problema social. El país estaba lleno de heridas, sangraba por todos lados, por lo que no podíamos hacer una política económica que podría ser muy linda desde el punto de vista teórico, pero que rompiera al país y a la democracia.

Cuando la gente de los distintos estamentos sociales, sea sindicatos, empresarios, sean los medios con los cuáles yo, por ser periodista toda la vida desde jovencito –y todavía escribo algo-, se dieron cuenta que había un gran apoyo, ahí comenzó a cambiar la confianza hacia el equipo, y ahí pudimos superar los obstáculos.
Lo que trato de decir es que cuando hubo esos consensos, salimos adelante de instancias horribles.
Consensos que deben estar siempre más allá de la discusión política, que en otros temas puede ser distinto, obviamente, alguno tendrá su opinión, pero hay ciertas cosas que sobre el barco tenemos que saber clarito a dónde va, y que todos sepamos que el barco va para allá (señala un lugar con su mano), ahora que luego seamos de Peñarol o de Nacional, es válido porque todos tienen derecho a tener una opinión.

- ¿Hay condiciones para tener esperanzas?
– Yo siempre soy un optimista, pero le voy a hacer una confesión. En Ciencias Sociales, porque la economía está dentro de las Ciencias Sociales, no existe una opinión solamente técnica, siempre tiene atrás un componente de las experiencias o de las emociones vividas, por eso soy muy optimista. Basta que la ministra apunte en una dirección correcta, como recién hablábamos, y si todo el mundo se pone en esa condición, al final todo el mundo comienza a ser proactivo en ese sentido. Esto es como cuando hay una epidemia, no se puede vacunar solo a una o dos manzanas de habitantes, hay que vacunar desde ya a todo el mundo, porque si no la epidemia sigue.

- ¿No se debería yacomenzar a trabajar en esto? Se habla que en 15 o 20 años habrá mucha mano de obra cesada si no está debidamente calificada.
– Sí, sí, definitivamente. Y supongo que ya se deben estar haciendo cosas.

- ¿Para salir adelante se debe encontrar un punto donde poder confiar, como una propuesta que lleve de nuevo al uruguayo a
confiar?
– Creo que la confianza del país no está quebrada, simplemente que a veces hay que unir esos esfuerzos para tratar de salir adelante.
Hay confianza en el equipo económico, el país sabe que en este momento nos encontramos en una fase descendente del ciclo económico. O sea, tuvimos una fase ascendente que duró muchos años, en los cuales muchos de nuestros precios estaban por las nubes.
No les voy a explicar a ustedes en Salto ese tipo de temas que saben mejor que yo. Cuando los precios empiezan a bajar porque otros lo fijan, si no tienes una economía basada en el conocimiento, sino que vendes commodities, toda la economía se reduce.
Se ve entonces que el Producto (Bruto Interno) crece menos, entramos en una fase del consumo que se ve debilitado.
Por eso mis esperanzas siempre están en un cambio radical de salir de la economía de las cantidades (y no hablo de despreciar) para empezar a pasar a la otra economía.
Fue el caso de Australia, de Nueva Zelanda, de Finlandia, de Singapore.
En 15 años cambiaron el país, pero hubo una gran decisión de cambiar el país. Como en aquel momento hubo una gran decisión de salir adelante frente a una adversidad muy grande que había dejado un gobierno militar.

- Siempre se ha dicho que Uruguay es un país en vía de desarrollo, ¿cuándo vamos a poder ser un país desarrollado?
– Cuando los uruguayos dispongamos eso…

- ¿O sea… nunca?
– Bueno, depende de nosotros. Yo soy un poco más optimista que usted, por eso le dije que en Ciencias Sociales siempre hay un componente personal.
Esto no es Física ni Química, donde uno sabe que pone esto y le da esto otro. Soy más optimista de Uruguay que si fuera de países que quiero mucho, como Argentina o como Brasil, donde están quebradas raíces centrales.
Uruguay tiene cosas de las que debe sentirse orgulloso.
La Justicia podrá ser más lenta, pero acá no es una cosa de que pasa cualquier cosa. Cuando uno quiebra la confianza sistémica y ya no cree en nada, la verdad es que cualquier medida económica que se tome puede dar un resultado inesperado.

- ¿Y qué pasa con las generaciones que están en camino?
– Cuanto antes empecemos, mejor.

PORFOLIO DE RICARDO PASCALE

Ricardo Pascale Cavallieri (Montevideo, 29 de agosto de 1942) es un economista, profesor y escultor uruguayo, expresidente del Banco Central del Uruguay. En la esfera política siempre estuvo cercano al Partido Colorado.

Es Doctor en Sociedad de la Información y del Conocimiento por la Universidad Abierta de Cataluña (2007), donde aprobó su tesis doctoral con la calificación de Sobresaliente Cum Laude. Entre 1975 y 1976 estudió en la Universidad de California, Los Ángeles, donde recibió el Diploma de Estudios Posdoctorales en Finanzas.

Previamente, en 1966, se había graduado de Contador Público en la Universidad de la República. Es catedrático de Finanzas de la Facultad de Ciencias Económicas y de Administración de la Universidad de la República desde 1969 a la actualidad, cargo que obtuvo por concurso de oposición y méritos.

Entrevista de Leonardo Silva

Publicado en - Semanales, 7- Domingo, EntrevistaComentarios (0)

“Los vascos miran al viejo roble cuando un poco decae su ánimo y dicen que hay que seguir”

El escritor e investigador César Aníbal Arrondo, nacido el Laprida-Argentina, es miembro del Foro de Debate Americano, se desempeña como docente de la cátedra “Historia Argentina Contemporánea” en la Facultad de Periodismo y Comunicación Social de la Universidad Nacional de La Plata, y dicta cursos y seminarios sobre historia y política argentina. Por su descendencia vasca es un activo divulgador de su cultura. Por ese motivo llegó hasta nuestra ciudad, invitado por el Grupo Vasco de Salto (Saltoko Euskaldunen Taldea), a los efectos de dictar una charla sobre “La Nación Vasca, ayer y hoy. Un recorrido histórico desde los orígenes a la actualidad”. Previo a la misma, recibió a EL PUEBLO para entablar el siguiente diálogo.Cesar Anibal Arrondo (1)

- ¿Por qué es importante no olvidar las raíces?
– Porque venimos de algún lugar y somos nietos, bisnietos de los barcos, podríamos decir. El descubrimiento de este continente y las distintas oleadas migratorias también tienen que ver con lo vasco. Por ahí conozco más de Argentina, del uruguayo no he leído mucho pero es medio similar; o sea, las oleadas migratorias son las mismas, con la conquista hay personas que llegan, sobre todo a Argentina donde hay adelantados como Juan de Garay, mucha gente que iba llevando adelante la conquista. Esa sería la primera presencia vasca que tendríamos. Esa migración en Argentina tiene su repercusión hoy en las provincias del norte, Salta y Jujuy, toda la gente que vive allí es parte de esa inmigración, no entró por el Río de la Plata. Así que son apellidos vascos de gente que hace 500 años que están ahí.

- ¿Por dónde dice que ingresaron?
– Por la conquista del norte, bajaron desde allí y afectaron solo a esas dos provincias. Y en Salta sobre todo hay muchos gobernadores con apellido vasco. Después todos los demás entraron por el Río de la Plata o por acá, por Uruguay y por las distintas provincias que hoy son de Argentina. En el caso de Argentina tenemos oleadas en la década de 1850, cuando los vascos vinieron a cuidar las ovejas, los vascos pastores. En ese momento la Argentina exportaba lana porque Inglaterra precisaba lana, y hasta 1866 fue así un poco la cosa.

Y después tenemos el fin del siglo XIX, que se produce la gran inmigración vasca a Argentina y a Uruguay, que por causas políticas, la pérdida de los fueros, de la libertad, de que las provincias vascas son convertidas en provincias españolas. Casi todas son por causas políticas, la última grande es en la posguerra civil española, que ahí afecta también a Argentina, Uruguay, Venezuela, México, Estados Unidos. Había que irse porque no había posibilidad de quedarse ahí.

- El vasco, ¿es vasco o es español?
– El vasco es vasco. Tenemos que decir todas las realidades, nosotros somos vasquistas, entonces entendemos que el País Vasco es uno, que es el que está a un lado y del otro de los Pirineos. El que está del lado norte está adentro del Estado francés, y el que está en el lado sur está adentro del Estado español, pero los vascos son vascos, somos un pueblo milenario, tiene siete mil años de historia, y España es de 1500 y algo, si le damos una chance, y Francia es del 800 y pico Después de Cristo. Lo que pasa que esto de la división de las fronteras llevan adelante estas cosas. Los Vascos fueron un Estado, entre el siglo IX y 1512 el Reino de Navarra, que estaba entre Castilla y Francia, como está Uruguay entre Argentina y Brasil, siempre doy ese ejemplo. Y era molesto para los dos, porque quien quería quedarse con los dos, en su momento de guerras religiosas, también se hizo la reforma de la Iglesia Católica, entonces los distintos reinos iban poniendo de un lado y del otro, y hay unas Bulas que están comprobadas que fueron falsas que fueron la excusa de Castilla para invadir el Reino de Navarra y bueno, terminar con esa independencia vasca.

Por eso a veces decimos que si el pueblo vasco quiere ser independiente, debe ser por las vías pacíficas y democráticas, que tiene derecho y que tiene esos antecedentes de haber sido un Estado antes. Entonces, para nosotros los vascos, somos vascos, ni españoles ni franceses. Hay otras personas que se consideran culturalmente vascos y nacionalmente español, y otros que se consideran culturalmente vascos y nacionalmente franceses.

- ¿Cuáles serían esas vías pacíficas que podrían utilizar? Le pregunto porque quedó claro que el gobierno de España no reconoce los plebiscitos independentistas.
– No contempla que se hagan plebiscitos, es triste lo que ha pasado en Cataluña. No reconoce plebiscitos, no reconoce cambios en los estatutos de autonomía. O sea, Cataluña también tuvo un cambio de estatuto de autonomía y cuando fue a Madrid directamente lo desarticularon al proyecto. Los últimos hecho han sido patrióticos, Cataluña pierde su independencia en 1714, hasta ahí era independiente, o sea que también se trata de una reparación histórica. No se está pidiendo que Castilla sea independiente, que León sea independiente. No, hay tres naciones adentro de España que son naciones porque tienen características de nación, la otra es Galicia, que tiene idioma propio.

Las tres que tendrían derecho lógico a ser independiente, no es que se pretenda partir a España en diez mil pedazos. Pasa que la unidad española se hizo a contrapelo, tenés que estar adentro.
Algo parecido pasó en Yugoslavia, después se aflojó un poquito la cosa, ¿y cuántos países hay ahora? Volvieron a surgir esas nacionalidades que tienen diferencias, y bueno, si la gente quiere ser independiente, hay que respetar lo que la gente pide. España tiene una Constitución muy rígida que los vascos no la votaron.
O sea, cuando se votó la Constitución, en el País Vasco el Si a la Constitución perdió, y todo este tipo de posibilidades de consulta la tiene que aprobar la Corte o el gobierno central, sean o no vinculantes.
Entonces, cada vez que se quiere consultar a la gente, se impide.
Lo de Cataluña es lo último, lo más cercano que tenemos, y se ha usado la represión inclusive para impedirla. En Europa, algo impensado que la gente no pueda opinar.
Pero bueno, es la propia historia de España. Si uno mira al gran imperio español y cómo se va desgranando, décadas a décadas, siglos a siglos, ahora los problemas están adentro de la península, pero antes era si Marruecos, si Cuba, y para atrás todos los países nuestros americanos.

- ¿Cuál ha sido el aporte que el Pueblo Vasco ha hecho a América?
– El aporte ha sido el del trabajo.
En Argentina, al menos, se ha ganado dos galardones. En la Argentina no es fácil, nunca dice que algo está bien, si alguien llegó enseguida dicen, “¿cómo habrá llegado?”, somos medio así los argentinos. Pero como le decía, el vasco se ha ganado dos galardones, el de la palabra de vasco, de cumplir con lo prometido sin tener que firmar un contrato o un documento, y lo del vasco trabajador.
O sea, el vasco vino a trabajar, pero a trabajar de todo, especialmente a cuidar las ovejas en 1850, a trabajar la tierra. Y aparte, por la misma forma de ser del vasco, de vivir allá, arriba de una montaña y bajar cada tanto a comprar sus mercaderías o sus necesidades, cuando vino acá también lo metieron en el medio de la Pampa en un puesto, en el fondo de una estancia y no tenía problema, había comida y eso. Su cosmovisión es así, medio solitaria…

- ¿Por qué se dice a una persona cuando es medio tozuda que debe tener
sangre vasca?
– Por la persistencia del vasco. La lucha, por decirlo de alguna manera.
La lucha por volver a tener las libertades o la independencia llevan años, y el vasco siempre sigue y la tozudez está dada por la persistencia y por la fuerza del viejo roble.
Los vascos miran al viejo roble cuando un poco decae su ánimo y dicen que hay que seguir. Siempre digo que hay una cadena fraternal de siete mil años donde hay momentos como con el Reino de Navarra que fue independiente y después no, pero todas las personas van manteniendo y reclamando los mismos derechos y las mismas libertades, algunos las van a ver. Yo cuando era más joven pensé que las iba a ver, treinta años atrás, hoy dudo.
Ojalá las pueda ver, pero como están las cosas, después de lo de Cataluña dudo. Y en eso el vasco es persistente y su forma es así, tozuda también, es retraído, suele ser sufrido.
Como miembro de la colectividad, yendo al país y charlando con gente, que conversa poco, te escucha, te escucha y te escucha, y te preguntás, ¿de qué le hablo a éste? Y me pasó incluso con parientes, hasta que en un momento te dicen, bueno, ahora así, adentro.
Es decir, tiene esa barrera de quién es éste, cuáles son sus intenciones, qué piensa del país. Ahora, cuando uno traspasa esa barrera, el vasco se abre de corazón.

- Usted vino a dar una charla sobre las raíces y el hoy…
– Si, un poquito todo esto. Desde cuándo los vascos están ahí, un poco del recorrido histórico, vamos a hablar de las migraciones, cómo fueron en Argentina, que en cierto sentido fueron bastantes parecidas a las que se vivieron en Uruguay. Las migraciones, cómo se forma la colectividad.
Hoy en el mundo hay doscientos centros vascos, solo en Argentina hay cien. Acá en Uruguay hay quince, en Brasil hay tres, en Estados Unidos hay cuarenta. Ahora hay hasta en China…

- ¿En China también hay vascos?
– Claro, porque los vascos han ido con sus empresas, y entonces, ¿qué hacen el domingo? Y bueno, armemos un centro vasco (risas). Hay en Europa, de la gente que se va a trabajar, esos son los más modernos.
Las más tradicionales son éstas, pero el primer centro vasco es el Laurak Bat de Montevideo, que ya no está, fue el primero de toda América, ahora está el Euskal Herria.

Perfil de CESAR ANIBAL ARRONDO

Soltero. Es del signo de Cáncer. De chiquito quería ser bombero. Es hincha de River Plate de Argentina y Nacional de Uruguay.

¿Una asignatura pendiente? No sé, he hecho más o menos lo que he querido. Ahora ya prácticamente me estoy jubilando. Estudié dos años de Ciencias Económicas y me di cuenta que ser Contador no era lo mío. Soy profesor de Historia en la Universidad de La Plata. Y en la colectividad llevo cuatrocientas y pico de conferencias en Argentina, en Latinoamérica, algunas en Europa sobre el tema vasco.
¿Una comida? El asado.

¿Un libro? Cualquiera de Borges.

¿Una película? No miro mucho cine.

¿Un hobby? Esto, lo vasco, que es mitad hobby y mitad compromiso político y familiar. Nosotros hacíamos esto como miembros de la colectividad, hasta que un día nos enteramos que el abuelo vino exiliado político y tuvimos mucho más compromiso, sin conocer al abuelo.

¿Qué música escucha? El rock.

¿Qué le gusta de la gente? La sinceridad.

¿Qué no le gusta de la gente? La envidia.

Entrevista de Leonardo Silva

Publicado en - Semanales, 7- Domingo, EntrevistaComentarios (0)

“Tenemos que volver a ser el país culto, educado, con visión universal”

Dr. Julio María Sanguinetti – Ex Presidente de la República

El ex Presidente de la República, Dr. Julio María Sanguinetti, recibió a EL PUEBLO en su estudio, y dialogó respecto a diversos temas de actualidad, ante su eminente regreso a la arena política. Compartimos con ustedes los principales aspectos de dicha entrevista.

La historia nacional ha demostrado que los grandes líderes, como decía Don Luis Batlle, se van de la política con los pies para adelante; por lo que vemos, ¿usted no será la excepción?
Bueno; yo nunca me alejé de la política, porque, cuando me retiré de la segunda presidencia y dije que no iba a ser más candidato a la misma, lo hice por dos cosas. Primero, porque no quería llegar a viejo y que me dijeran éste es un viejo de tal por cual, que no da espacios; no, yo dije voy a dar espacio, di espacio y sigo dándolo, al punto que hoy, sólo trabajo para los jóvenes. Segundo, porque quería dedicarme a escribir; fundamentalmente, enfrentar la visión histórica tergiversada que se está ofreciendo hoy, de la historia reciente, y, aún, de la historia patria en muchos aspectos; me dedique a esa labor. Escribí la “Agonía de la Democracia”, “La Reconquista”, contando la caída, contando el retorno; escribí un trabajo sobre Luis Batlle; últimamente, “El cronista y la historia”, en el cual recopilo artículos de polémicas históricas. Quiere decir que, eso, más el periodismo, más la actividad internacional, me significan una agenda llena, todo el tiempo.Dr. Julio María Sanguinetti y Dr. Adrián Báez (EL PUEBLO)
Pero, últimamente, qué ha ocurrido. Luego de dos períodos en que Pedro (Bordaberry) lideró al partido, se retira; a mi juicio, lamentablemente, porque es un parlamentario de extraordinaria calidad y categoría, y sigue siendo una voz muy respetada en el país. Sucede que, se produjo un desbalance, una gente fue hacia un lado, otra hacia otro, y mucha otra gente que no encontraba un rumbo claro, me vino a ver, y acepté coordinarlos, ser su porta voz. Entonces, armamos un movimiento, definido pura y simplemente “Batllistas”. Y ahí, arrancamos, en mayo. Comenzamos por Las Piedras, luego en el Barrio Sur de Montevideo, porque nuestra política son los barrios. Después, dimos el paso de ir a ver a los líderes blancos, para decirles cuál es mi idea, de que debemos trabajar desde ya, para un gran gobierno de coalición, que sustituya la coalición frentista. Una gran coalición democrática formada desde la oposición, para enfrentar una temática del país, que se ha hecho ya, bastante acuciante. Felizmente, siento que la gente lo entendió; los medios han acompañado mucho, porque comprendieron que mi paso era un acto con espíritu simplemente de sacrificio personal, porque no voy a ser candidato a la presidencia, porque no aspiro a nada; encabezaré una lista parlamentaria, si me lo imponen, por necesidades electorales o publicitarias, pero no por aspirar a ningún cargo, porque ya, a esta altura de mi vida, no me cabe nada en el currículum.

¿Cuál sería el candidato ideal para el partido y qué perfil debería tener?
El Partido Colorado, hoy, tiene un reacomodo que incluye a Amorín con Coutinho, que han hecho una opción, que me parece interesante; en la otra punta, está Amado; luego, está la perspectiva de Talvi, que es una novedad, es un académico destacado, muy formado en la parte económica y social, con un buen planteo educativo. En torno a él, se ha formado una agrupación que se llama “Ciudadanos”, y que hasta ahora es la que ha estado patrocinando esta candidatura. Ya veremos cómo se presenta; sin ninguna duda, es un aporte importante al partido, es una figura interesante, hay una expectativa. Nosotros, hoy, no tenemos el candidato, podrá ser uno o podrá ser otro; podrá ser un candidato propio, o, podrá ser el propio Talvi. Interín, lo que tenemos claro, es que, el movimiento “Batllistas”, va a patrocinar una lista parlamentaria que esperemos sea importante, mirando, siempre, hacia un gobierno de coalición. Sentimos que debe haber una presencia importante del batllismo, y es en lo que estamos trabajando. Lo que percibimos, es que en el partido ha habido un cambio de humor, y que la aparición de “Batllistas”, ha generado un cambio de talante; aquella situación de mal humor, de cierto espíritu de decepción, ha cambiado. Veo por todos lados caras alegres, veo expectativas, veo esperanza, y asumo que, si actuamos con inteligencia, el partido va a volver a recuperar una presencia realmente significativa. Veo mucha ilusión.

¿Por qué le ha costado tanto al Partido Colorado en los últimos años, que aparezcan en sus filas, líderes, que le marque el rumbo a la colectividad?
Mire; los partidos, tienen liderazgos, y tienen etapas. En nuestro partido, luego del mal episodio que tuvimos electoralmente al finalizar el gobierno del Dr. Batlle, y de la crisis, apareció Bordaberry, que representó un proceso de recuperación; del 10% saltamos al 17%, y luego, sí, la elección pasada debió ser mejor, pero hubieron errores políticos que se cometieron.

Y, desgraciadamente, Pedro (Bordaberry), se decepcionó y se retiró. Tuvo que luchar contra el prejuicio de buena parte de una sociedad, que lo condenaba, injustamente, por lo que fueron las responsabilidades políticas del padre.
Los liderazgos, no son fáciles. Las generaciones, no siempre se pueden sustituir fácilmente. El propio Frente Amplio, no tiene un relevo claro de la vieja generación, de la de Mujica y Vázquez, lo cual le ha costado, también. Es decir; en el país, hoy, en esta generación, no aparecen tan claramente líderes. Los líderes no se inventan; son el resultado de una construcción interactiva entre la sociedad y la figura política. Y eso, se da a veces más, y, a veces menos. Pero, irán apareciendo; yo no tengo duda. Por eso estamos en eso, para apadrinar jóvenes.

En su último libro “El cronista y la historia”, hace mención a la memoria y a la política; ¿la memoria en el Uruguay, ha incursionado tanto en lo político – ideológico, que ha obstaculizado la efectiva realización de una política nacional?
Ha sido un lastre. Porque se ha instalado una nostalgia muy equivocada. Ha habido un abuso de la memoria, y una ausencia de historia. Desgraciadamente, se ha incluido un relato falsificado de los Tupamaros, que ha hecho creer a toda una generación, que ellos, lucharon contra la dictadura militar, cuando ésta, fue posterior a su derrota. Todos sus tiros, sus secuestros, y sus crímenes, fueron contra la democracia, para instalar una revolución a la cubana. Eso está escrito y proclamado, una y otra vez. Lamentablemente, ellos no asumen la responsabilidad de que fueron los que sacaron a los militares de los cuarteles. Los militares no aparecieron porque un día se les ocurrió dar un golpe de estado; salieron obligadamente, cuando la fuga de la cárcel de Puntas Carretas, en 1971. Desde 1963 a 1973, el Estado se defendió con la Policía. Pacheco no había querido convocarlos, precisamente, porque tenía claro que la irrupción de las Fuerzas Armadas, tenía sus riesgos; y así ocurrió. Lo único positivo de los últimos tiempos, es que la reaparición de Amodio Pérez, por lo menos, ha recompuesto muchos aspectos de esa historia falsificada. Y, por eso mismo, escribí el libro “La agonía de la democracia”, sobre la base de hechos, absolutamente comprobados. Nuestra política ha sido siempre, mirar hacia adelante, y eso, lo hemos pagado caro, y lo ha pagado el país. Porque, mientras nosotros mirábamos hacia adelante, se producía este proceso de falsificación histórica que todavía, hipoteca al país.

Usted siempre ha expresado que, la gente ve lo que los gobernantes hacen, pero no, lo que ellos evitan. ¿Qué es lo que no se ha evitado, impidiendo que el país sea el que muchos anhelan, y otros añoran?
El Frente Amplio vino con la promesa de un gran paraíso. Iban a luchar contra del imperialismo, romper con el Fondo Monetario Internacional, no pagar la deuda externa, hacer una reforma agraria, repartir la tierra, nacionalizar la banca, etc. Eso, no bien llegados al gobierno, se enterró, porque era irreal, porque no tenía sentido. Y, si el Frente sobrevivió electoralmente y pudo aprovecharse de la gran bonanza de los mercados internacionales del 2003 al 2012; fue porque no cambió la base sustantiva de la política financiera y económica del gobierno. Las famosas “raíces de los árboles” que se iban a sacudir, quedó en la lontananza. Se mantuvo la misma deuda externa y los mismos funcionarios que la manejaban; se mantuvo las mismas relaciones con los organismos financieros, se le pagó al Fondo Monetario, contratando préstamos más caros con organismos privados, etc. Y, los sucesivos gobiernos, con Astori y su equipo, han estado tratando de defender, con muchas dificultades, el equilibrio fiscal, en discursos que se parecen mucho a los dados por los ministros de todos los tiempos.
Uno pensaba que, en un momento de bonanza, se iba a empezar por reducir la deuda; pues no. En el Uruguay duplicamos la deuda, y hoy, tenemos que pagar 1.500 millones de dólares todos los años, sólo de intereses; no hablo de amortizaciones o de otras cosas. A su vez, hay una enorme presión fiscal, que está poniendo en tensión la capacidad exportadora del país, lo que significa dificultades.
Se acompasa a todo esto, una situación paradójica. Ha habido crecimiento económico, y hay decadencia social. Primero, la crisis en la educación: la deserción liceal, los pésimos resultados de rendimiento escolar, etc. Segundo, la caída de la seguridad pública; los homicidios se han más que duplicado, las rapiñas, ni que hablar; en todo el país tenemos instalada una situación muy compleja, de la cual nadie se escapa.
La decadencia, a su vez, abarca otros aspectos de la sociedad: el irrespeto; la pérdida de los valores del comportamiento; la declinación del lenguaje, lo cual ha sido inducido desde arriba; es evidente. Ha caído una bomba en profundidad, sobre la cultura nacional, que es la base de lo que es el Uruguay. Ahora, por qué el Uruguay logró ser una República socialmente mucho más evolucionada y equilibrada que los vecinos. Justamente, porque tuvo una escuela pública importante desde fines del siglo XIX; porque tuvo un gran reformismos social a principios del siglo XX impulsado por Batlle y Ordóñez; porque en el año 1911 había un liceo en cada departamento. Y, eso, fue lo que le dio al país una cultura, una solidez, una capacidad de producir y de crear tanto en los ámbitos económicos como en los intelectuales. Eso, hoy, está en declinación. Desgraciadamente, estos gobiernos han sido una igualada hacia abajo.

¿Se aplica en política la idea de Max Weber, de “la ética de la responsabilidad?
Max Weber, distinguía la ética de la convicción y de la responsabilidad. La de la convicción, nos dice que debemos actuar conforme a nuestros principios; la de la responsabilidad, es la que nos dice que debemos tratar de llevar adelante nuestros principios, pero, asumiendo, siempre, las consecuencias de nuestros actos. Y esa, es la ética del gobernante. Porque, yo puedo, sí, actuar conforme a mis principios, pero derrumbar todo. ¿Por qué? Bueno, por falta de adaptación a la realidad.

¿En qué Uruguay le gustaría que vivieran las nuevas generaciones?
Yo diría que en un Uruguay como el que conocí, o con los valores que conocí en mi primera juventud, pero adaptado a los tiempos. Un Uruguay moderno, de la globalidad, metido en lo que es el mundo. El Uruguay fue grande mientras estuvo adentro del mundo, cuando se encerró, le fue mal. También, lo que no deseo, es que tuvieran que vivir los episodios de violencia, que llevó a que costara mucho recomponer las instituciones y los hábitos políticos del país. Aspiro, entonces, a un país que preserve los valores de convivencia, propios del Uruguay; a que superemos estos trances de inseguridad, y que retornemos, sobre todo, al camino de la educación.
Tenemos que volver a ser el país culto, educado, con visión universal. El Uruguay fue grande porque miró al mundo, y no se quedó en el barrio. Esa fue la visión de los grandes estadistas de nuestro país. Así pensó Don Pepe Batlle.

Entrevista Dr. Adrián Báez

Publicado en - Semanales, 7- Domingo, EntrevistaComentarios (0)

Mónica Navarro visitó EL PUEBLO y defendió el proyecto de ley que busca una mayor participación de la mujer en espectáculos subsidiados por el Estado

Entrevista a Mónica Navarro y Manuela Mutti

Las grillas de espectáculos masivos con participación estatal señalan una baja presencia femenina. Para buscar revertir esta situación de inequidad, la diputada Manuela Mutti presentó recientemente un proyecto de ley. De visita por nuestra ciudad, la reconocida cantante Mónica Navarro estuvo en EL PUEBLO acompañada por la legisladora salteña, quienes explicaron los alcances de dicha propuesta legislativa.

- ¿Cómo surge esta iniciativa parlamentaria?
Navarro- El proyecto de ley arranca a partir de una iniciativa de Erika Büsch y de un montón de artistas a las que después nos fuimos sumando varias otras más, que le plantearon a Manu (Manuela Mutti) sobre la mala distribución que hay en los conciertos en general, que se realizan en todo el país, donde se hizo una especie de mapeo general, y del 100% de los festivales que hay, el 6,7%…

Mutti- Sí, apenas 16 mujeres de las 250 personas que se subieron al escenario en 2016. Y de ese número tenías dos que eran extranjeras. A ella no la contamos (por Navarro, nacida en Buenos Aires) porque ya es de acá (risas)…

- ¿Por quién hinchó en el mundial? Esa es la prueba de fuego.
Navarro- Hinché por Uruguay. La vez pasada fui al Centenario a ver el partido de Uruguay con Argentina y una amiga me decía, “¿viste todos esos drones que hay ahí?”, porque había drones volando sobre la cancha, “es tu madre que te los está mandando para ver por quién hinchás” (risas), pero no, hincho por Uruguay a full.

- Volvamos al proyecto, entonces la realidad era que de 250 personas participando en festivales apenas 16 eran mujeres, un 6,7%.
Mutti- Después de constatar eso, pensamos que lo que teníamos que hacer era, dentro del marco de una política estatal, ver cómo empezábamos a revertir determinadas inequidades en favor del fomento de la cultura. El Estado tiene otros roles que el de ser productor. El rol de un productor es generar un espectáculo musical que se venda y hacer visible a los artistas que promociona, pero el rol del Estado es el fomento de la cultura en un marco de equidad y de construcción de ciudadanía y de democracia. El otro día, por ejemplo, hablábamos sobre por qué no nos llama tanto la atención la lucha por la equidad y por la lucha de género adentro de la política, porque se entiende que es la búsqueda de construir más democracia, porque queremos que todos estén representados a la hora de la toma de decisiones de un país. Pero entonces, ¿por qué en la cultura nos parece tan extraño plantear esto cuando es uno de los escenarios donde nos construimos como sociedad? Y nada de lo que construyamos a nivel de leyes en un marco económico si no está reflejado en un proceso cultural va a permanecer. Eso te lo demuestra la historia. Ha habido miles de revoluciones, de cambio, y cuando no tuvo un poeta que le escribió, alguien que le cantó o alguien que lo pintó, bueno, no pervivió. Es más, uno lo estudia a través de la sensibilidad de lo que logró quedar.

Navarro- La historia en muchos aspectos, y no hablo solo de lo artístico, aunque con lo artístico también, en general fue más contada por los varones que por las mujeres. Y como en el arte uno está siempre hablando de lo simbólico, también quien cuenta es simbólico, y quienes cuentan son más varones que mujeres… En los festivales un productor puede decir, “nosotros queremos gente que convoque”, y yo lo entiendo perfectamente. Ahora, si agarrás un vaso, le ponés agua y lo echás siempre en el mismo recipiente, quien va a convocar va a ser siempre la misma persona. Si vos a un vaso de agua lo echás para allá y otro poco a otro lado, por lo menos me parece que está bueno tener esos espacios, porque mientras no estemos en festivales grandes con lo que tenemos para contar cada una de nosotras, nunca va a suceder que vengan a vernos más de veinte, treinta, cincuenta, cien, y capaz que pueden venir más pero tiene que estar ese espacio.

- En este tema entonces, el Estado se posiciona como uno de los mayores inversores de espectáculos, y no debería ser una herramienta para discriminar sino por el contrario, para generar ámbitos de igualdad.
Navarro- Lo que está bueno también, es que en estos últimos diez o quince años todas nosotras fuimos cambiando la forma de pensar, porque en otro momento, esto para mí era que estaba dado así y ni me lo planteaba. Está bueno que estos grandes movimientos sociales feministas vuelquen un poco su forma de pensamiento, y eso es alucinante.

Mutti- Cuando Erika nos plantea el tema, me dijo que no sabía si daba para armar un proyecto de ley. Pero además, el día que nos reunimos vimos que hay como una desorganización muy grande a nivel de la cultura. Hay muchísimos colectivos que se han logrado organizar por la forma del trabajo, pero la del músico es una forma de construcción individual de su trabajo, que lleva a que sea muy difícil que se nucleen. A nosotras nos pasó ese día que juntamos a varias y nos dimos cuenta que no podíamos terminar la reunión porque no paraban de hablar (risas). Era impresionante la cantidad de cosas que se contaban entre ellas. Nos dimos cuenta que teníamos que armar algo.

Otra de las cosas, es la forma. Pensamos que si había interés lo íbamos a armar, pero si no había interés, por más que pensemos que hay que ir hacia ahí, no lo vamos a armar porque hay algo que descubrimos en la diputación, y es que no estamos de acuerdo con el método de crear proyectos de escritorio. Y si las personas que están involucradas no se ponen la camiseta en los proyectos, no salen a defenderlo, es difícil que después salga. Nos ha pasado que proyectos importantísimos que determinan un montón de cosas, los votás en la Cámara y no tenés a nadie en las barras ni a nadie siguiendo la sesión, entonces te preguntás, ¿y acá qué está pasando? ¿Cómo estamos comunicando? ¿Cómo estamos construyendo una nueva realidad social, un marco de derechos, de obligaciones, de conquistas? ¿Cómo lo estamos haciendo? ¿De forma participativa o en solitario en un escritorio, o desde un dedo que determina que eso va a ser así? ¿Sirve construir así, aunque tengas la razón?

- La crítica que se ha escuchado a este proyecto de ley viene justamente de los productores de espectáculos, quienes
sostienen que se pretende marcarle la agenda sobre a quién convocar y a quién no. ¿Qué se responde a eso?
Mutti- No se le marca la agenda a ninguno porque en realidad, ellos van a poder seguir organizando sus espectáculos perfectamente con hombres sin contemplar una cuota de género o con los artistas que siempre van, sin artistas emergentes ni del interior o locales. Lo que no van a poder hacer, es hacerlo con recursos estatales, que tienen una política cultural de Estado detrás, que pretendemos que sea una política que fomente la cultura nacional, que fomente la democracia, que fomente la participación y la integración. Y que fomente lo nuevo, porque hay un montón de gurises…

- ¿Eso no está ya pasando en los Centros MEC?
Navarro- Pero no en los festivales o espectáculos grandes.
En general, y no digo que sea una regla absoluta, pero mayormente hay como determinados artistas que son una constante, que está buenísimo, pero también hay un montón de gente haciendo cosas súper copadas del mismo lugar, que a veces no son contempladas, y ahí es donde entran los músicos, las músicas, los musiquis emergentes. No todo lo que está gestándose tiene su espacio, y pienso en movimientos nuevos, en gente con propuestas nuevas, todos tienen que tener ese espacio en un marco de equidad con los dineros que aporta el Estado para esos festivales. ¿Qué tipo de Estado queremos? Uno que contemple la mayor cantidad de toda la diversidad, ese dinero puesto en los festivales tiene que traducirse de la misma forma.

- ¿Cuáles son los porcentajes previstos en el proyecto en esa búsqueda de equidad?
Mutti- Los porcentajes que están propuestos sin ínfimos. De lo que hablamos es de los recursos que van hacia un festival que tienen recursos privados y públicos. Lo que acá se está reglamentando son únicamente los recursos públicos, de los que un 50% tiene que ir destinado a artistas nacionales, y dentro de ese 50% se tiene que repartir un 30% para emergentes, 30% para artistas locales y 30% para artistas mujeres.

Mi viejo me decía que en esto de la militancia política uno no vive de amor, pan y cebolla, uno tiene que estudiar, prepararse, y con la música pasa lo mismo.
O sea, para que sea viable te formes, te prepares, y poder laburar de eso también. Una cosa es ir y cantar de onda en el festival de la escuela, pero si todas las veces vas a ir a cantar de onda, en realidad es difícil que te logres formar y mejorar lo que hacés aumentando el nivel de calidad de lo que producís. Y este proyecto también busca eso, aumentar las posibilidades que tienen nuestros artistas locales para ser conocidos y que sea un medio de vida.

- ¿No hay una lista de artistas del Ministerio de Educación y Cultura que subsidia a determinados
espectáculos?
Navarro- Eso es cuando un festival o un evento quiere contratar a un artista en particular y no tiene el dinero para hacerlo, lo podés pedir a través del MEC, y de pronto el MEC colabora con el evento contratando al artista. Yo sumo esto, las leyes o los proyectos de leyes cuentan que había un límite que estaba puesto porque era así, donde aceptabas que podías llegar hasta esta baldosa y yo entendía que estaba bien. Un día un proyecto de ley lo que dice es que de pronto ese límite que estaba puesto en esta línea, puede estar en otro lado. Y cuando las cosas se cambian, obviamente que va a haber productores que no estén de acuerdo.
Lo más interesante es que hoy estamos acá hablando con EL PUEBLO por esto, y que a su vez quien lea el diario se lo va a contar a otro y todos los que estamos acá va a poner el tema en charla y estará re bueno hablar con los productores, a mí me súper interesa. He tenido la suerte de haber estado en pila de esos festivales, pero otras de mis compinches no. Entonces, está bueno saber, conocer y ver cómo hacemos para replantear ese cambio de línea.

- Luego deberá verse cómo se logra introducir otros estilos musicales cuando lo que impera hoy, por ejemplo, es la cumbia cheta…
Navarro- Hay muchos festivales también que apostaron a que esté todo incluido. Por ejemplo, el Montevideo Rock del año pasado hubo de todo, inclusive tuvo un día entero con cumbia a tope. En eso, soy pro todo, porque si sos diverso, báncatela, porque ser diverso no es solo para lo que a vos te gusta.
A mí no me gusta la cumbia cheta, pero la recontra banco y la respeto, porque ser diverso no es solo para temas de sexualidad.

Perfil de
MÓNICA NAVARRO

¿Estado civil? Sola por elección.
¿Hijos? Una, mi amada Victoria.
¿Signo de zodíaco? Escorpio en Tauro y Mono de Tierra en el Chino.
¿De chiquita qué quería ser? Lo que soy, cantante, actriz, bailarina.
¿Hincha de…? La justicia.
¿Una asignatura pendiente? Tener más tiempo para viajar y dinero para pagar los viajes (risas).
¿Una comida? Polenta con tuco y muzzarela.
¿Un libro? “El país de las últimas cosas” de Paul Auster. ¿Una película? “Underground” de Emir Kusturica, pero tengo muchas más.
¿Un hobby? Cantar.
¿Qué música escucha? Tango, folclore, música de raíz latinoamericana, rock.
¿Qué le gusta de la gente? Quienes se ríen fuerte y contagian buena energía. Quienes piensan en lo que piensan.
¿Qué no le gusta de la gente? Los criticadores, los envidiosos, los destructores, los inertes.

Entrevista de Leonardo Silva

Publicado en - Semanales, 7- Domingo, EntrevistaComentarios (0)

Juan Carlos Palacios presentó su libro “Venimos de pueblos incendiados”, donde estudia la influencia del pueblo guaraní en los inicios de Salto

Entrevista a Juan Carlos Palacios

Juan Carlos Palacios presentó este viernes su primer libro, “Venimos de pueblos incendiados”, donde se narra el esplendor y trágico final de las Misiones Jesuíticas y sobre la contribución de los guaraníes no solo en la formación de nuestra nación sino en los inicios de Salto. Sobre estos temas dialogó EL PUEBLO con Palacios, quien realizó una exhaustiva investigación, llegando a visitar 21 de los 30 pueblos que hubo en las Misiones.

- ¿Venimos de pueblos incendiados? Además de ser el título del libro, ¿qué significa?
– Ese título significa dos cosas, una que gran parte de la población uruguaya desciende de los guaraníes misioneros. IMG-20180731-WA0002Esto está estudiado en los últimos años por antropólogos que han llegado a esa conclusión. No eran los que habitaban acá, pero fue tan grande la avalancha de guaraníes misioneros al Uruguay que hizo que ellos fueran mucho más que los habitantes naturales que había acá anteriormente. Vinieron a apoyar a Artigas, porque cuando cayó el sistema misionero muchos vinieron para acá a hacer su vida. Luego Rivera en 1829 se vino con nueve mil indios y fundaron Bella Unión. Eso era mucha gente en aquellos tiempos.
Entonces, este título está diciendo que en gran medida los uruguayos somos guaraníes, y que venimos de pueblos incendiados porque fueron incendiados en gran medida por los ejércitos portugueses que combatían a Artigas. En el libro se transcriben los partes del Mariscal Chagas, que tuvo a su cargo esa operación de destrucción total de los pueblos, de dejarlos en cenizas. Lamentablemente ahí se perdió toda la documentación que había de los bautismos, casamientos…

- ¿En las Misiones?
– Sí. Pero en los inicios de Salto, en los registros de los bautismos de la Iglesia del Carmen, que tuve la posibilidad de estudiar, consta que en esos primeros años del surgimiento de la ciudad de Salto, la población guaraní era muy importante, y provenían de todos esos pueblos incendiados. O sea, de Yapeyú, De la Cruz, de Santo Tomé, de Apóstoles…

- ¿Esto ocurrió cuando Rivera tras conquistar las Misiones, las utilizó para negociar la paz con Brasil y se vuelve de allí con todas estas familias guaraníes?
– Sí, esa fue la última venida grande, pero el surgimiento de Salto fue a partir de que los portugueses se instalaron en estas inmediaciones por 1817 o 1818, donde crean un campamento militar. Cuando pasa por Salto Augusto de Saint Hilaire -naturalista francés que mandaba muestras para un museo de historia natural de Francia-, llega al campamento militar portugués que estaba en Salto en enero de 1821. Artigas acaba de irse, derrotado en 1820. Pasó por Purificación, estaba en cenizas, y encuentra una cantidad de guaraníes. En ese tiempo es que comienzan los bautismos por el Capellán militar del ejército portugués, cuyas copias están en la Parroquia del Carmen, donde consta la cantidad de niños guaraníes bautizados que provenían de aquellos pueblos que dos o tres años atrás los había incendiado el mismo ejército portugués.

- ¿Se puede sostener entonces la relevancia del pueblo guaraní en la fundación de Salto?
– Sí, totalmente. Mi libro finaliza con un estudio de los archivos de la Parroquia del Carmen que confirma totalmente esto.

- ¿Dónde surge nuestra identificación con lo de “la garra charrúa?
– A mi juicio, lo del charruísmo ha sido una construcción para desviar la atención, porque en la destrucción de las Misiones hay fuerzas que operaban en el continente europeo cuya disputa con la Iglesia, llámese Revolución Francesa y de quienes estaban detrás de ella…

- ¿Se refiere a la masonería?
– Elementos de la masonería o de la Ilustración, vamos a llamarla, tuvieron mucha influencia en la destrucción de las Misiones. Primero en la expulsión de los jesuitas, y una vez que se desintegraron las Misiones, décadas después apareció Artigas acaudillando a toda esta gente y restaurando los cabildos misioneros con indios. Hay alguna frase citada por ahí que dice que Artigas dijo que los indios deben gobernarse por sí mismos para defender sus derechos como nosotros hacemos con los nuestros. Se refería a los pueblos misioneros, porque él veía todo eso como parte de un mismo territorio.
A Buenos Aires no le gustó para nada, porque allí estaba la Logia Lautaro, que era la que cortaba el bacalao, y la antipatía con Artigas radica, a mi juicio, fundamentalmente en ese hecho, que ellos no querían que resurgiera el sistema misionero…

- ¿Por el poder?
– Es una posición ideológica. La Ilustración nace como enemiga de la Iglesia, eso es una posición filosófica, “no queremos la religión”. Y estos pueblos eran religiosos…

– Pasa que en aquellos años la religión tenía mucho que ver con el poder, porque la Iglesia era la que le hablaba al oído al monarca absoluto y lo sostenía en el poder.
– Si, si, desde luego. Estaban los reyes católicos.

- Eduardo Galeano por su parte tiene una visión crítica del conquistador y colonizador de América, acusándolos de querer destruir la cultura de los indígenas de estas tierras. Entonces, ¿cuál fue la influencia de las Misiones Jesuitas en los guaraníes?
– Fue una influencia importante, les cambió totalmente la vida. A ver, hay un cuestionamiento en todo esto, si no hubieran llegado nunca los europeos acá, ¿hubiera sido mejor para las poblaciones indígenas? Bueno, tal vez que sí, hubieran mantenido su cultura. Pero bueno, llegaron. Una vez que llegaron, había gran parte de la América con indios sometidos, y la experiencia de las Misiones Jesuíticas muestra otra cosa. O sea, son indios que no son esclavizados, que no son obligados a ir a vivir a las Misiones, van porque ya hay otros que están de antes y le hacen ver que allí hay alimentos y seguridad. Los bandeirantes cazaron a cientos de miles de indios guaraníes y de otras etnias para llevarlos como esclavos. Si ellos estaban en las Misiones estaban protegidos, pero además tenían alimentos. La gente ha de pensar que la selva es un paraíso, que estiran la mano y agarra una fruta. No, hay épocas de escasez y hambruna. Pero ahí estaban en una sociedad igualitaria donde obviamente todos tenían que trabajar, pero con la fe de por medio lo hacían con beneplácito. Creo que las Misiones fueron una tabla de salvación para gran parte de la población guaraní.
A diferencia del área española que estaba afuera de las Misiones, como la gente que trabajaba como esclava hasta morirse en las minas de Potosí en Bolivia. En las Misiones desarrollaban un arte barroco latinoamericano, tenían orquestas, coros. En fin, llegaron a un momento que se puede decir de esplendor. Pero por influencia de estas fuerzas del Iluminismo en Europa sobre el rey de España, los jesuitas son expulsados y conducidos por el río Uruguay a Buenos Aires.

- Quien lo conozca sabe que usted ha sido un referente en temas medioambientales, pero que quizás desconocía esta faceta suya de historiador y escritor, y que ahora surge, ¿por qué?
– Hace muchos años estuve integrando un grupo de amigos de Guichón que estuvimos tras las huellas del camino de los indios, que iba de la costa del río Uruguay hacia Rocha. Varios años estuvimos en eso. Luego ingresé como socio y luego como presidente durante cinco años del Museo Histórico del río Uruguay. En ese tiempo Salto celebró los 250 años del inicio de su proceso fundacional, y ahí, tratando de estudiar ese período, vengo a descubrir que ese campamento militar español que se instaló en Salto Chico y que fue considerado como el inicio del proceso fundacional de Salto en aquel momento, era resultado de la guerra guaranítica, del episodio narrado en la película “La Misión”, porque José Joaquín de Viana, que fue uno de los jefes del ejército español que masacró a los guaraníes en ese episodio, se vino al Salto Chico en 1756 para esperar al Marqués de Valdelirios, que de Buenos Aires remontaba el río Uruguay y que le había pedido que lo viniera a esperar acá.

- ¿Cuándo se decidió a poner todo ese conocimiento en el papel?
– Desde el 2003 más o menos he venido dando una charla sobre los “Jesuitas y guaraníes en el río Uruguay”, y a medida que iba pasando el tiempo, iba acumulando más información. Así que llegó un momento que en una charla de una hora y cuarto era imposible condensar todo lo rico del material de esta historia. En el libro además, pongo lo que me resulta interesante y que ordena estos distintos episodios, son los testimonios de gente de esa época. Generalmente son figuras relevantes, que dan un pantallazo de lo que está pasando en ese momento. Por ejemplo, refiero a la Batalla de Caibaté, donde heroicamente las fuerzas españolas y portuguesas matan a mil quinientos guaraníes y ellos solo pierden tres.

- ¿Estamos en deuda con los guaraníes?
– Entiendo que sí. El guaraní se hablaba en Uruguay hasta comienzos del siglo XX. Personalmente conocí a una señora en Artigas, donde me crié, década del 50, que rezaba el rosario en guaraní. Mi padre era de Constitución y mi madre de Artigas, se casaron y se fueron a vivir a Arapey porque ahí estaba el cuartel, mi padre era soldado. Ellos no decían Arapey, decían Arapeí, esa es la forma más aproximada a como se dice en guaraní. Lo que nos quedó fue gran parte de la toponimia uruguaya con nombres guaraníes, como Itapebí, Boycuá que son términos guaraníes. Algunos están desdibujados, no se sabe qué significa, como por ejemplo Daymán, que no hay nada que lo relacione con nada. He estado en contacto con el presidente del Ateneo de Lengua Guaraní, y me dice que con Daymán no encuentra ningún parecido con nada.
Así que nos quedó eso, y quedaron además muchas costumbres. Por ejemplo, la de bañarnos todos los días (risas), lo aprendimos de los indios, eso es una herencia indígena, una herencia guaraní. Justamente, cuando los jesuitas a partir de 1609 comenzaron a construir las Misiones, las instrucciones que tenían era la de buscar un lugar con leña, obviamente, pero con agua, porque esa gente tenía la costumbre de bañarse todos los días.
Conocí en Montevideo a franceses que venían por dos años a la oficina y ellos no tenían la costumbre de bañarse todos los días. Cuando se fueron me dijeron que lo que aprendieron en Uruguay fue a bañarse todos los días. Y esa es una herencia nuestra.
En los pueblos es muy común que a las cinco de la tarde se sienten en la vereda a tomar mate, todos bañados, limpios, es una costumbre de los barrios del interior en Uruguay. Y esto del aseo personal viene de ahí. El legado guaraní, aparte del mate, es lo que tenemos que seguir estudiando. Este libro para mí es un desafío a que muchos se pongan a estudiar, porque se van a encontrar muchas cosas.

Perfil de Juan Carlos Palacios:

Casado. Tiene dos hijos y tres nietos. Es del signo de Tauro. De chiquito quería ser aviador. Es hincha de Peñarol.

¿Una asignatura pendiente? Ir a Machu Pichu.
¿Una comida? El strogonoff
¿Un libro? Corazón de Edmundo D’Amicis.
¿Una película? La Misión.
¿Un hobby? Sacar fotos.
¿Qué música escucha? Soy ecléctico, me gusta toda la música.
¿Qué le gusta de la gente? La lealtad.
¿Qué no le gusta de la gente? La envidia.

Entrevista de Leonardo Silva

Publicado en - Semanales, 7- Domingo, EntrevistaComentarios (0)

“Las decisiones importantes de la vida no hay que hacerlas para quedar bien”

Se llama Juan Andrés Verde Gaudiano pero se presenta como el «Gordo Verde». Tiene 28 años de edad y jugó al rugby hasta que la vocación por la vida religiosa golpeó a su puerta. Estuvo recientemente en nuestra ciudad donde brindó una charla dirigida a los jóvenes quienes colmaron las instalaciones de la Casa Diocesana para escucharlo, hablar con él y sacarse selfies. Lo cierto es que el Padre Juan Andrés tiene una gran conexión con la gente, no solo con los jóvenes. Tiene una simpatía que desborda y que es contagiosa. Posee un gran dominio de las redes sociales, las que utiliza para contar sus recorridas por el país, participando de encuentros y charlas, así como también dejando mensajes de esperanza.

- ¿De dónde salió lo del “Gordo” Verde?Juan Andres Verde (1)
– (Se ríe) Y el Gordo es desde que juego al rugby y meto kilos, y desde que dejé de jugar al rugby y sigo teniendo kilos, bueno, de ahí lo de Gordo. Y Verde es mi apellido, así que no me queda otra.

- A partir de ahí, ¿creó un personaje o se trata de usted mismo?
– No, no, soy yo. Obviamente que es una manera de presentarme y estar más cerca con los jóvenes. Siempre me gustó esa relación llana, cercana entre amigos, y creo que a veces Padre Juan Andrés o mismo a veces los nombres, como que nos distancian más mientras que los sobrenombres nos acercan. Va por ahí la cosa.

- ¿Se siente un referente de la juventud?
– Ah, me estás matando (risas)…

- Fue venir a su charla y el salón estaba lleno de jóvenes, chicos parados y sentados en el piso porque no alcanzaron las sillas…
– Fue una buena convocatoria que hicieron acá para esta charla, para este encuentro, pero sí, creo que tengo cierta responsabilidad que en realidad a veces me juega una mala pasada porque uno es como es y yo me considero un pato criollo, que así como tengo de las buenas, tengo de las malas. No siempre soy consciente que como Cura joven, a veces estás más cerca de ellos y te ven más.

- Maneja mucho las redes sociales, le hacen consultas, ¿eso lo inspira a escribir libros y dar consejos?
– Sí. La verdad que hoy en día las redes son un medio privilegiado para estar cerca de los jóvenes y de la gente. Los otros días comentaba, si vos estás en tu casa y estás comiendo un asado en familia, alguien sacJuan Andresa el celular y ve una foto o lo que sea en Instagram, Facebook o no sé qué, ya es una manera de estar ahí presente en esa cena familiar. Eso lo logran las redes, es impresionante. Y para mí es un instrumento que hay que saberlo utilizar porque a veces o te aleja o a veces lo podés utilizar mal, en pavadas, grabando cosas que no tenés que grabar o sacándote fotos. Todos tenemos que aprender, yo también.

Por ejemplo, ayer hacía un videíto mientras venía para acá. Estaba el celular en un artefacto que va pegado al auto, no es que yo venga filmándome sino que, como venía solo, estaba el celular ahí, puse play y mientras venía manejando charlaba en el video contando que venía para acá. Bueno, no faltó quien me dijera, “ché, gordo, tené cuidado que venís manejando y venís con el celular. Y tené cuidado que también hay jóvenes que te están viendo y esto lo ven como que se puede manejar e ir con el celular”. Son de las cosas que te digo, uno va aprendiendo.

- En la charla lo vi muy preocupado por transmitir valores a los jóvenes, sobre todo cuando llega el momento de tomar determinadas decisiones en las relaciones de pareja, ¿cómo ve a la juventud?
– Como Cura joven, pichón, allá en Montevideo me toca hacer muchos casamientos, bueno, lo comentaba en Salto donde hay un montón de Curas fenomenales. Incluso el Obispo de Salto me bautizó a mí cuando era chico, eso lo sabe muy poca gente, Monseñor Pablo Galimberti fue quien me bautizó, o sea, el que me introdujo a mi ser cristiano cuando bebito, y un Cura de aquí, de esta Diócesis, es mi director espiritual, el Padre Guillermo Buzzo. Es decir, para mí esta Diócesis me acompaña mucho en mi vida, a través de los sacerdotes, a través de la gente y de tantos amigos.

Volviendo a tu pregunta. Casando, por ejemplo, veo que hay jóvenes, hay parejas que llegan al matrimonio y no siempre lo hacen conscientes del paso que van a dar. Y eso a mí me parece clave, siempre digo, si estás seguro, casate, si no, no te cases. Les digo, para sacarte la foto y entrar de blanco para quedar bien, no lo hagas. Hacé otras cosas para quedar bien. Siempre las decisiones importantes de la vida no hay que hacerlas para quedar bien, hay que hacerlas convencido de lo que pensás, de lo que crees, de lo que aprendiste, pero dar un paso de verdad. No porque fulanito diga esto o porque la foto me va a quedar bien acá, entonces decido por arriba.
- Recién le preguntaba si se sentía un referente de la juventud porque la juventud está huérfana de referentes, y acá vimos al término de la charla cómo lo rodeaban para pedirle una foto, para charlar, lo veían con mucho cariño, con admiración…
– Bueno, pero yo lo vivo de otra manera. Obviamente que me siento muy bien recibido por los jóvenes, me siento bien entre ellos. Yo ya voy a cumplir 29 años, para algunos soy un pibe, para otros soy un viejo (risas). La verdad que alguien que me ha marcado en mi camino de fe fue Don Bosco. No soy salesiano pero mi pasaje tanto por el Juan XXIII, por el Colegio Pío como también la experiencia que tuve en el Paiva, me marcó fuertísimo, y para mí ser feliz es estar entre jóvenes.

- Mucha gente recurre a usted para pedirle consejo, ¿cuáles son los temas que más les acucia?
– El tema más recurrente o que podemos decir que todo termina ahí, es en la falta de sentido en la vida, en el vacío espiritual que mucha gente siente, en el sinsabor. Fruto también de una sociedad que sin querer, termina siendo consumista, y nos terminJuan Andres Verde (2)a apabullando con un montón de propuestas que nos prometen la felicidad, el sentirnos bien, te comprás este auto y pasás a ser un macho alfa, comprás este jabón y te lava la cocina sola sin la ayuda de nadie y aparece Súper no se qué y te ayuda con la limpieza de tu casa. Vivimos en un constante bombardeo no solamente de ideas sino también de mensajes subliminales que prometen llenarnos, y en el fondo nos dejan muy vacíos.

Descubrí, en esta amistad con Jesús, a una persona, porque yo no sigo ideas, sigo a Cristo que me cambió la vida, la da un sentido y un sabor a todo lo que hago y a lo que soy, que nada ni nadie me lo había dado antes, ni el rugby, ni la veterinaria que estudié, ni viajar por todo el mundo. De repente me hace más feliz un bautismo, una confesión, una misa, que otras cosas que hacía antes. Pero ahora, bueno, como a vos ser periodista te debe hacer muy feliz estar ahí, donde está la noticia y transmitirla con verdad, y no mezclar ganado; bueno, a cada uno con la misión que ha recibido.

- Su historia no ha pasado inadvertida para los grandes medios de comunicación, y es convocado seguido por ellos. ¿Es posible que la Iglesia aproveche su popularidad para usarlo como marketing y llegar a lugares que no estaba llegando?
– No lo veo así, todo lo contrario. A la Iglesia la vivo como una familia, eso siempre lo destaco, y en una familia tenés hermanos con los que te llevás más, hermanos con los que te llevás menos, tenés que obedecer a tu viejo, tenés que cumplir con tus obligaciones; o sea, una familia. Dentro de esta familia, el mensaje que recibo, que para mí es muy lindo, como te pasa en cualquier otro lado, es “adelante con todo”, “no me le afloje”, “seguí siendo vos, pero cuidate, nosotros te cuidamos, tú te cuidas”. No siento en absoluto eso de que te usan, al revés, son muchas las propuestas que han llegado que alguna hasta me causa gracia.

Te digo una que nunca dije (se ríe), hacer una película. Vino un director de cine a proponérmelo, y me dije, con esto me río y lo guardo en el cajón. Lo que experimento de la Iglesia es que me cuida, no que me usa.

- ¿De dónde salió, “hasta el cielo no paramos”?
– “Hasta el cielo no paramos” es una frase que me acompaña desde seminarista. A mí me gusta mucho la filosofía del rugby, te ayuda a ser mejor persona. Podés vivir los valores del rugby, de hecho vivo mi vida como una gran cancha, como un gran campeonato, y siempre que uno entra a la cancha se pone objetivos, metas, como cuando se dice “hasta la copa no paramos”, “el campeonato es nuestro”, “hasta el mundial no paramos”, y mi objetivo de la vida pasó a ser el cielo. Por más que suene tonto, yo quiero ser santo, yo quiero ir al cielo. Y soy un pato criollo, me equivoco pero ahí está el desafío, volverse a levantarse después de los errores. No es fácil, pero con la ayuda de Dios, esperemos lograrlo.

Perfil de JUAN ANDRÉS VERDE

Es del signo de Géminis (24 de mayo). De chiquito quería ser jinete. Hincha de Nacional.

¿Una asignatura pendiente? Una jineteada (risas).
¿Una comida? El asado.
¿Un libro? “Límites sanadores”.
¿Una película? “Felipe Neri”.
¿Un hobby? No tengo tiempo para hobbys. Pero en mi día libre algo que me gusta hacer es ver alguna película en Netflix.
¿Qué música escucha? Folklore.
¿Qué le gusta de la gente? Lo que más me gusta de la gente es cuando se muestran abiertos y no prejuiciosos. Cuando vos te encontrás con alguien abierto, a pesar de las diferencias, y podés compartir, eso me gusta, compartir con la gente.
¿Qué no le gusta de la gente? Cuando nos gana la intolerancia o la falta de respeto o la injusticia, algo que no tolero es la injusticia.

Entrevista de Leonardo Silva

Publicado en - Semanales, 7- Domingo, EntrevistaComentarios (0)

“Turismo y ómnibus generan un problema y un llamado de atención, hay que estar con todas las alertas prendidas”

Entrevista a Soledad Marazzano

La edil Soledad Marazzano es una persona calificada para hablar de presupuesto y de la última Rendición de Cuentas que presentó la intendencia de Salto a la Junta Departamental el pasado 29 de junio no solo por su profesión de Contadora Pública y por ser integrante de la fuerza política que gobierna Salto, sino también por su experiencia en el Departamento de Hacienda durante el anterior gobierno del Frente Amplio (2005-2010).

Es por eso que EL PUEBLO requirió su análisis del actual estado de situación financiera en la que se encuentra la comuna salteña.

- ¿Cuál sería la primera reflexión que le merece la última Rendición de Cuentas que presentó la intendencia de Salto?
– Que deberíamos estar atentos para lo que queda de esta gestión de gobierno para que en caso que sea necesario, realizar ajustes en algunas desviaciones no solamente de accionar fuera de un camino guiado por los principios del FA, sino también pensando en qué es lo mejor para todos los salteños, qué estaríamos haciendo mal y qué podrías mejorar. Y vea que no estoy hablando de números, sino que estoy diciendo que esos números son el reflejo de una realidad que se podría mejorar.

- Esta realidad que reflejan los números están marcando un déficit y una deuda bastantes abultadas.
– Cualquier déficit, pero en particular el elevado déficit del ejercicio 2017, es el resultado de que ingresó mucho menos plata de lo que se gastó, pero que está también enmarcado con un elemento bien importante que son los fideicomisos, que eso es lo que hace elevar ese déficit.

- ¿Se refiere a los Fideicomisos 7 y Arapey?
– Sí, porque eso es resultado extrapresupuestal, o sea, que no estaba dentro de lo que estaba previsto en el presupuesto sino que fue algo extra, por fuera del presupuesto que se tuvo que pagar el Fideicomiso 7 y el Arapey, soportar los intereses y los costos, que eso redunda en tener fideicomisos, que fueron más elevados en esteMarazzano 2017 que lo que va a venir en el futuro.

- Esos dos fideicomisos fueron pagados y saldados con el Fideicomiso Daymán que se firmó en febrero de 2017, o sea que lo que usted habla sería de los primeros meses, es decir que no se generó durante todo el año.
– Tanto el 7 como el Arapey fueron saldados como usted dice. Al pagarse, y no haberse ejecutado en inversiones, por ejemplo, eso generó pérdidas, que generó un ingreso mayor por el Daymán…

- El gobierno dijo que fue un buen negocio saldar esos dos fideicomisos…
– Pero es que no digo que no. No tenía otra salida este gobierno en virtud de las deudas gigantes que quedaron del período anterior. Había que tener plata de alguna forma para empezar a gestionar y para seguir andando, no se tenía plata y no había de donde sacar.

- Por eso se le dejó la línea de crédito por 330 millones de Unidades Indexadas.
– Está bien, eso quedó, está ahí. Pero el inicio de este nuevo fideicomiso anuló las anteriores, eso generó aumento del déficit extrapresupuestal, que no será el mismo para el 2018 y para los años que vienen, o no tendría que ser el mismo porque no vamos a seguir anulando déficit, vamos a tener únicamente los costos y los intereses de un solo fideicomiso.

- Que no deja de ser enorme para el presupuesto de los años siguientes.
– Que va a significar una cantidad y que lo vamos a ver reflejado en el déficit del ejercicio.

- Si la deuda que quedó del gobierno anterior no llegaba a 10 millones de dólares, ¿por qué este gobierno sacó poco más de 42 millones de dólares?
– Para poder empezar a gestionar y empezar a mover la máquina…

- ¿Con más deuda?
– No había otra forma, ¿cómo se hace para, primero, pagar todo lo anterior y tener algo en caja para empezar a andar?

- ¿Y la intendencia no recibe por año y por todo concepto 1.950 millones de pesos?
– Sí pero no lo tiene al principio del año, acordate que cuando empezó tenías deuda hasta de sueldos. O sea, no era que tenías cero pesos, tenías menos equis cantidad.

- Que se pagó con el Fideicomiso 7.
– Se pagó con el fideicomiso. El negocio que dices que la intendencia dice que hizo, fue que en vez de tenerlo a corto plazo…

- A 8 años.
– … lo que se hizo fue llevarlo a 15 años, tener que pagar menos por año porque se necesitaba más plata. Pero el Fideicomiso 7 y el Arapey eran de Coutinho…

- El Arapey fue firmado por Lima
– Pero era chiquito.

- Más de 200 millones de pesos.
– Seguro. Se puede pensar que para funcionar a veces no tenés otra forma que sea a través de generar deuda para poder tener efectivo para gestionar. El tema es tener mucho cuidado porque puede ser peligroso algún tipo de prácticas, para mi gusto tener préstamos, usar cheques diferidos, son herramientas peligrosas. Tenés que ser demasiado prolijo y estimar tus ingresos y tus gastos a futuro de una forma muy medida, para entender que sea una práctica saludable…

- ¿Eso está pasando ahora en la intendencia?
– Hay cheques diferidos, aunque desconozco si los hay en este año 2018. Quiero que quede claro que nosotros jamás usamos cheques diferidos porque entendíamos que era peligroso…

- ¿Habla del gobierno de Ramón Fonticiella?
– Hablo del gobierno de Fonticiella, no lo usábamos, estaba prohibido para nosotros usarlo, pero además no fue necesario durante el período porque, valga el destaque, a las finanzas las teníamos muy bien manejadas con esfuerzo, con discusiones internas, con restricciones en gastos, pero las cosas se hacían y se tenían cuidadas las finanzas, y además achicamos deuda. Y por lo que veo, también en los años anteriores, lo suelen usar de la mitad del año para adelante.

- Esto de la deuda y del déficit, ¿en qué incide en los servicios que debe prestar la Intendencia a la gente y en los barrios?
– Incide, porque si se tiene un mayor gasto, aumenta tu déficit porque uno de los motivos es que el rubro cero aumenta, por ejemplo. Si aumenta el rubro cero y tenés que de cada $ 10 que recaudás, $ 7 se te van en sueldos, te queda bien poquito para que al resto de la gente le llegue la mejora de los servicios y que vea inversiones que redunden en un beneficio para toda la ciudadanía. O sea, te tenés que ir emprolijando para que en realidad se vea la buena gestión.

- ¿Cuáles serían los sectores que se visualizan con mayor debilidad en la intendencia?
– Si nos basamos en los números de esta Rendición de Cuentas, lo que genera un problema y un llamado de atención, por lo que hay que estar con todas las alertas prendidas, son turismo y el ómnibus. Es ahí donde se genera el mayor déficit. Decir o poner como excusa que esos déficits son históricos, sería muy conformista.

- En el caso de Turismo va camino a duplicar el déficit respecto a gobiernos anteriores.
– Sí. Por eso digo que no hay que ser conformistas porque eso se puede revertir, aunque no de un día para el otro, tiene que ser un proceso de bastante largo plazo, pero hay que empezar a hincarle el diente para que esto no siga así. Pero aclaremos que esto no inició en este período, esto empezó en el período de Coutinho. Cuando nosotros estábamos en la intendencia, las empresas de turismo daban ganancia, como que la estuviera manejando un privado…

- Igual hubo déficit en Turismo de un millón de dólares por año en el período de Fonticiella.
– Había déficit, pero hay cuestiones adentro del Departamento de Turismo que es imposible que te den ganancia, es como que me digas que la Plaza Artigas te dé ganancia. El parque de turismo de las Termas del Arapey, por ejemplo, que lo usan los privados y lo público, está solventado únicamente por la intendencia, y eso que me lo diga el gobierno que sea, tiene razón, porque el parque de las Termas del Arapey lo tiene que mantener la Intendencia con sus propios recursos, no hay recursos externos, por más que paguen contribución inmobiliaria.

El turismo requiere un manejo bien responsable, no es solamente quedarse con lo que se vende de camas en el hotel y en los bungalows en las termas en períodos de mayor auge en las vacaciones de invierno. La promoción del turismo es algo que hay que estar continuamente enfocándose para después obtener resultados. No podés decir que tuvimos pérdidas y tampoco hacer nada. Los precios de los servicios de turismo, o sea, del hotel y de los bungalows de las termas son más económicos que los privados, también ahí hay que comparar el servicio. También los sueldos que paga la intendencia, por dar un ejemplo, una funcionaria del hotel de la intendencia cobra el doble que una funcionaria de un privado, y tenemos que tener en cuenta esos costos al momento de valorar el déficit. Es un tema a tener en cuenta, hay que buscarle la vuelta, porque no podemos sacrificar a todos los salteños para que estén pagando para tener un servicio que le esté dando déficit y nos perdemos de invertir en otras cosas.

- Hace tres años que este gobierno está en funciones, no se puede decir a esta altura que hay que ver qué es lo que se puede hacer, ya debería estar haciéndolo.
– De hecho, es uno de los temas que lo tenemos como prioritario en este momento en el que estamos, y que es de conocimiento de la gente luego de la declaración y de esta nueva forma de funcionar y articular con la intendencia. Estoy esperanzada que ese tema tenga una resolución más en colectivo y en conjunto.

- ¿Cómo les fue anoche a los ediles del FA en la reunión con el Director de Hacienda?
– Nos fue bien, fue una presentación del director bien sincera exponiendo las faltas en los problemas en que estamos, lo dijo muy abiertamente marcando cuál es la realidad en la que estamos.

- ¿Contestó a todas sus preguntas?
– Contestó. Hay algunas que no las tenía pero quedó comprometido en mandarlas a la bancada después.
Sobre todo porque entiendo que es bueno para la población sobre el cumplimiento y metas, que es donde están todas las inversiones. Quedó que en otra instancia tendremos una reunión con el director de Obras, pero previo nos enviarán el detalle de las obras que se hicieron. Se lo reclamamos porque es necesario, primero para nosotros tener conocimiento, pero por sobre todo porque entendemos que la transparencia, y que el beneficiario último que es el ciudadano, tiene derecho a saber qué fue lo que se hizo.
Perfil de Soledad Marazzano

Tiene dos hijas, Sol y Abril. Es del signo de Tauro. De chiquita quería ser maestra. Es hincha de Peñarol.

¿Una asignatura pendiente? Creo que sobre la marcha se te van ocurriendo que tenés cosas sin hacer.
¿Una comida? La pizza y la pasta.
¿Un libro? Ahora estoy leyendo “Abadón”, de Claudio Fantini.
¿Una película? Los puentes de Madison.
¿Un hobby? No tiene.
¿Qué música escucha? Me gusta mucho el Bossa Nova.
¿Qué le gusta de la gente? La transparencia, que sean sinceros, aunque no piensen igual que yo. ¿Qué no le gusta de la gente? La hipocresía.

Entrevista de Leonardo Silva

Publicado en - Semanales, 7- Domingo, EntrevistaComentarios (0)

“El acordeón tiene eso de maravilloso que cuando suena se nos arruga el sentimiento”

Entrevista a Silvio Previale

Este próximo viernes 20 de julio, dará inicio el 7º Encuentro de Acordeones que se realiza en nuestra ciudad cada dos años y que tiene como alma mater del mismo al Prof. Silvio Previale. Encuentro que tiene carácter internacional donde cerca de 200 acordeonistas que vienen de varios países le pondrán color y calor a este invierno salteño. EL PUEBLO dialogó con Previale sobre este nuevo evento musical que destaca en la agenda cultural de nuestro país.

- ¿La pasión por el acordeón no termina?  WhatsApp Image 2018-07-12 at 10.29---
– Creo que no. Pero además, es un instrumento que genera pasión en sí mismo, por ser un instrumento con un sonido muy cálido. La definición la hizo un escritor colombiano cuando dijo que el acordeón tiene eso de maravilloso que cuando suena se nos arruga el sentimiento. Por lo tanto, ha generado durante muchísimos años un elemento muy pasional, que además ha sido el vínculo de muchos europeos con su tierra natal, porque el acordeón llega acá con los inmigrantes que traían al instrumento casi como único equipaje para permitirles mantener sus raíces y sus elementos históricos.
Así que eso nos lleva a tener un vínculo muy especial, y no sé si otro instrumento provoca lo que provoca el acordeón que cuando alguno, como en mi caso, propone encontrarnos para tocar el acordeón, hay gente que cruza todo Chile, desde su zona austral, de la Patagonia chilena, para estar en el Encuentro de Acordeones aquí. O un colombiano, que no dispone más de un día para estar en el Encuentro. Entonces, llegará el viernes a Montevideo a la mañana, tocará de noche en Salto y el viernes de noche tendrá que estar en Montevideo para salir de nuevo hacia Colombia para cumplir con sus compromisos profesionales el domingo. El acordeón genera ese tipo de cosas.

- Pasión que no solo conoce de fronteras que se acercan sino también de edades…
– Hemos tenido, y seguramente este año va a estar nuevamente, a Julio Rodríguez, que es un hombre de Colón, Entre Ríos, que lógicamente sus hijos lo alientan y acompañan con la guitarra a venir a presentarse al Encuentro. Rodríguez toda su vida tocó el acordeón y hoy sigue tocándolo, es un señor muy agradable con un desempeño musical muy bueno. Estuvo en el año 2016 con 88 años, así que ahora estará cumpliendo los 90 años y promete estar presente. Seguramente va a seguir lo que la vida le ha permitido a todos los acordeonistas, es decir, tocar hasta el último día de su vida.

- Hay otras historias increíbles que se han conocido a partir de este Encuentro que se realiza en Salto, como la del acordeón italiano…
– Es la historia de Walter Díaz Melgarejo, un músico callejero, que vive de tocar su acordeón en la calle, a quien conocí en Montevideo en el año 2012. Subo al ómnibus en la esquina de Luis Alberto de Herrera y Rivera, él toca, le doy una propina, no tuve la oportunidad de hablar con él, se baja y no me aguanté y me bajé detrás de él. Me presenté, le pregunté quién era, me contó su historia, después nos hicimos amigos gracias a las redes sociales por el Facebook, y lo invito a venir en el 2014 por primera vez a Salto. Cuando viene, me cuenta la historia WhatsApp Image 2018-07-12 at 10.29--de que él tiene dos acordeones, uno con el que toca en el ómnibus, bastante desgastado, pero que tenía otro un poquito mejor, que fue el que trajo, pero me pide que yo lo ofrezca a la venta. Entonces le pregunto por qué, cuando nos contesta nos conmovió realmente a todos, lo vendía para poder comprar los medicamentos para su señora que estaba enferma, tenía un principio de cáncer. Y bueno, lo comento en el escenario, y el joven Trindade me espera a la salida del escenario y me dice, “yo lo compro”, y así fue. Incluso le adelanté el dinero y el lunes levantaron el acordeón en mi casa.
Pero esto me significaba a mí saber que el hombre se había quedado sin su acordeón bueno. Así que un día lo contacté, le dije que queríamos presentar un proyecto al Fondo Nacional de la Música, y enviamos el proyecto. El Fondo Nacional de la Música lo convocó para tomarle una prueba, y finalmente le aprobaron el proyecto para comprar un acordeón nuevo. Había un problema, había que traer el acordeón de Italia, porque la propuesta era un acordeón absolutamente nuevo, para compensar el sacrificio que él había hecho y que tenía entre todas las cosas algo bien positivo, su señora iba camino a la recuperación y hoy está formalmente recuperada. Lamentablemente por otras circunstancias no van a poder venir este año pero me habían prometido venir los dos, pero ya se va a dar.
Así que coincidía con nuestro viaje a Italia, compramos el acordeón allí, lo trajimos con el dinero del Fondo Nacional de la Música, se hicieron todos los trámites aduaneros correspondientes. Cuento esto porque fue tanta la ansiedad de Walter en esos cinco o seis días que demoró en tener el instrumento, que era como alguien que estaba esperando un hijo. Y así fue que Walter hoy si lo buscan en Facebook, aparece con su acordeón. Esto le ha permitido mejorar su forma de trabajo, porque con el acordeón nuevo puede ir a trabajar a presentaciones, como las que ha hecho en bodegas de Canelones, participó en una película como extra, pudo participar en una publicidad para Renault tocando música francesa. O sea, de alguna manera le abrió otras pequeñas puertas de trabajo aunque él sigue viviendo casi exclusivamente de su trabajo en los ómnibus.

- Alguien que ha dado un gran respaldo a estos Encuentros ha sido Hugo Fattoruso.
– Sí, por supuesto. Hugo suspende actuaciones para poder estar, y también de alguna manera ha trasmitido su cariño al Encuentro porque la película “Fattoruso” refleja fragmentos de sus visitas a Salto. Vamos a tener la película cedida por los productores en exhibición en el cine 4D Daymán con entrada libre, dentro de los días del Encuentro.
Otro caso que me gustaría destacar es el de César Pavón, quien acaba de volver a Argentina luego de realizar una gira por Europa, joven músico oriundo de la ciudad de Santa Fé que un día recaló en Buenos Aires y durante muchísimos años se dedicó a tocar en los subtes haciendo música callejera. Anoche lo entrevistaban en los canales argentinos porque está defendiendo el derecho del músico a trabajar en la calle. Hoy tiene su academia de música en lo que fue la fábrica de acordeones Anconetani, y le puso precisamente el nombre Academia de Acordeón Nazareno Anconetani, y con ese grupo y alumnos estSilvio Previale-uvo en el 2016 en nuestro Encuentro con una apuesta muy colorida con mucha gente joven, con esa impronta del músico callejero. Lamentablemente este año, como coincidió con su gira por Europa y otras circunstancias, no va a poder estar, pero también es otro de los elementos interesantes a destacar de gente que a través del acordeón ha logrado desarrollar su vida.

No me quiero olvidar de mencionar también a Chuly Peralta, es una persona ciega y cuando vino a nuestro Encuentro en el año 2016, le rompieron el acordeón en el ómnibus en Argentina. Viene desde Santiago del Estero. Roberto Miramontes, luthier de Buenos Aires, se ofreció a arreglarle gratis su acordeón.

- 14 años trabajando y promoviendo la cultura a través del acordeón en estos encuentros con bastante sacrificio y esfuerzo.
– No es fácil. Tengo la ventaja que sabía que esto no era fácil porque papá me lo enseñó. Tan es así que los hijos hemos tenido otro trabajo y no hemos vivido exclusivamente de la música por consejo del viejo. “Busquen otra cosa, de la música se vive, pero es muy difícil”. Y organizar un evento como este donde hay que generar espacio y alojamiento para los que vienen desde otros lugares, además de que yo también participo y tenemos que ensayar para tener nuestra presentación con el grupo local. Dentro de la organización tenemos que trabajar también en ajustar los costos porque se trata de una iniciativa absolutamente privada que este año tiene la suerte que presentamos el proyecto a Fondos Regionales de Apoyo a la Cultura y obtuvimos un premio de cien mil pesos que nos va a permitir de alguna forma…

- Cubrir algunos costos…
– Efectivamente, algunos costos. De todas maneras, el evento tiene un presupuesto aproximado de 300 mil pesos.

- ¿Acordeonistas de qué países vienen?
– Confirmamos Argentina, Chile, Colombia, Brasil y tenemos un italiano, además de todos los uruguayos, que son un montón, que algunos vienen directamente a participar en el escenario, pero muchos otros uruguayos, incluso argentinos, que vienen solo para participar del desfile del día sábado a las 11 de la mañana. O sea, miran el evento pero con su acordeón tocan solo en el desfile.

- ¿Cómo estaría armada la agenda del Encuentro?
– Día viernes 20 de julio a la hora 20.30 en el Teatro Larrañaga damos inicio al Encuentro. El sábado 21 a las 11 de la mañana realizaremos el desfile por calle Uruguay, y a la noche cerramos con la segunda noche en el Teatro Larrañaga, también a las 20.30, con el segundo espectáculo, porque son dos noches diferentes. Y vamos a cerrar con un conjunto de cien acordeones rindiendo homenaje al tango La Cumparsita.

- ¿Cuántas personas estarían participando de este 7º Encuentro de Acordeones?
– Tenemos confirmados un total aproximado de doscientos acordeonistas, pero no todos van al escenario, como le decía, la mayoría solo participa tocando su acordeón en el ya clásico desfile del sábado.

Perfil de Silvio Previale

Casado y con dos hijos, es de Sagitario (28 de noviembre), cree “a medias” en el horóscopo. De niño quería ser capitán de barco y marinero. Es hincha de Nacional.

Aprender a nadar y terminar sus estudios de abogacía serían dos asignaturas pendientes. Como hobby recuerda cuando iba a pescar con su padre, y agregó recientemente “arreglar acordeones”.

Si mira para atrás y tuviera el poder de cambiar aquello que no le gustó, ¿qué cambiaría? “El día que murió papá”.

¿Una comida? Las milanesas. La sinceridad es lo que más le gusta de las personas, mientras que lo que menos le gusta es la mentira.

Entrevista de Leonardo Silva

Publicado en - Semanales, 7- Domingo, EntrevistaComentarios (0)

“Salto tiene problemas que requieren de una energía muy importante desde el gobierno nacional y del departamental”

Entrevista a Javier García

El senador Javier García, líder del Espacio 40 del Partido Nacional (PN), estuvo en nuestra ciudad y aprovechó su visita para dialogar con EL PUEBLO sobre temas de actualidad, poniendo énfasis en la inseguridad.

- Nueva visita a Salto, ¿cómo encuentra a su sector en Salto?
– Venimos con una doble intención en esta nueva visita a Salto. Lo primero, algo que nos gusta mucho y con Lucía (Minutti) lo hemos hecho en todos estos años, que es realizar una política de cercanía. Mire, el otro día me pasó algo bastante particular en Facebook, estando yo en Rocha o en Tacuarembó, una señora muy respetuosa me dice, “pero usted, cuando sale de gira, ¿no le descuentan al no estar en el Palacio?”, y yo le explicaba que la tarea de cualquier legislador, pero sobre todo la de un senador que tiene circunscripción nacional, a mí por ejemplo me eligió gente de todos los departamentos, incluso Salto, por lo que tengo una doble tarea que es la de legislar y la de representar, y que es imposible representar encerrado en la oficina del Palacio Legislativo, que así se conoce una parte de la realidad, pero no la realidad tal cual es. Por tanto, es parte de mi trabajo recorrer el país, escuchar y conocer realidades, es decir, estar cerca de quienes represento. La señora me agradeció la respuesta.Javier Garcia (3)
Por otro lado, así como estuvimos en los años previos, ahora estamos en una etapa en donde falta un año para las elecciones internas, algunos meses más para la elección nacional y estamos consolidando el Espacio 40 en Salto con Lucía Minutti. ¿Y cómo lo encuentro? Lo encuentro muy bien, en un departamento donde el PN luego de su última intendencia, justamente de Minutti, tuvo a nivel nacional un retroceso en los últimos años del 90, y veo ahora al PN retomando su movilización y su fuerza en todo el país y así como lo veo en todo el país también lo veo en Salto. Por lo tanto, veo al PN muy movilizado y veo al Espacio 40 con mucho para aportar a Salto.
Integramos el sector “Todos”, que lidera Luis Lacalle Pou, y lo hacemos desde una perspectiva particular. Somos fundadores de “Todos” teniendo nuestro origen Wilsonista, y cuando allá por el 2013 empezamos a ver las elecciones que venían, decidimos impulsar la renovación del PN e impulsar la candidatura de Luis cuando Luis todavía no era candidato, ni en su propio sector, tampoco figuraba en las encuestas. Tenemos gran responsabilidad en la candidatura de Luis y en su victoria en la interna. Obviamente Luis tiene su origen Herrerista, nosotros Wilsonista, y en el siglo 21 lo que importa es lo que viene, el resto, nuestros orígenes, que queremos mucho, nadie nos lo quita pero es parte de nuestra historia no de las cosas que tenemos por delante. Entonces, en Salto tenemos mucho para aportar desde nuestra perspectiva, y lo digo sin ningún gramo de soberbia, porque la alternativa hoy al FA es el PN a nivel nacional, y si el PN gana la elección nacional, tendrá grandes posibilidades de ganar la elección departamental en Salto.

– Hablando de su política de cercanía y que recorre todo el país, discúlpeme que le recuerde que de todas formas usted tiene su corazón particularmente atado a Salto…
– (Se ríe) Bueno, sí, material y espiritualmente. Hace 22 años me casé en Salto con una salteña en la Iglesia del Carmen.

- ¿Cómo ve a Salto?
– Veo que progresó mucho, me gusta mucho como está Salto, siempre obviamente se puede estar mejor. Los gobiernos nacionales y departamentales no son fundacionales, los gobiernos participan de procesos, y no hay ningún gobierno que tenga el monopolio de las cosas buenas y otro monopolio de las cosas malas. Todos hacen cosas buenas y de las otras, porque los seres humanos hacemos cosas buenas y de las otras. Y Salto, que tuvo la posibilidad de tener en los últimos 25 años gobiernos de todos los partidos, todos fueron dejando su huella, y creo que Salto está muy linda.
Salto tiene problemas, como todo el país, que requiere de una energía desde el punto de vista tanto del gobierno nacional como del departamental muy importante. El tema del empleo en Salto, basta estar un rato, charlar un poco con la gente y darnos cuenta que se trata de un problema muy serio. Vengo a Salto hace más de 35 años, mire, tenía pelo y usaba gomina (risas), así que si hará tiempo… Salto hoy tiene problemas que antes no tenía, el tema de la inseguridad era anecdótico antes, porque hablar de un hurto o de un arrebato era una cosa anecdótica, ni hablar de rapiñas, eso no existía. Ahora, trágicamente, las rapiñas y los asesinatos son algo común en Salto.

- ¿Cuáles son los problemas que más le plantea la gente en sus recorridas?
– La inseguridad es el número uno, no le digo excluyente porque recién hablábamos del empleo, pero no hay lugar del país que no se hable de la inseguridad. El miedo nos cambió la vida…

- ¿Tenemos miedo?
– Sin duda.

- ¿No es una sensación térmica?
– No, no, no, por favor. Los que sostuvieron lo de la sensación térmica hoy están arrepintiéndose por haber querido ningunear y achicar un problema que crecía y que se hubiera podido parar si a tiempo se hubiera entendido que era un problema que era grave. Se lo dejó crecer y hoy es inmenso. Los uruguayos hoy vivimos con miedo. Es normal que cuando uno pone la llave en la cerradura de su casa, mire para los costados a ver si viene alguien. Cuando siente que se le acerca un auto o una moto cuando camina por la vereda, pone el cuerpo duro esperando el garrotazo. Nos llenamos de sospechosos; es decir, vivimos en una sociedad que cuando vamos por la calle estamos viendo de antemano quién es el sospechoso. Eso es terrible desde el punto de vista ciudadano, cuando empezamos a ver gente que me puede hacer mal terminamos teniendo una actitud discriminatoria, porque ya lo miramos de reojo de acuerdo a como esté vestido, y eso es terrible. A uno lo roban y no digo que esté contento, pero termina agradecido porque no le hicieron daño. Eso es brutal.

- Desde el Ministerio del Interior nos dictan pautas de cómo actuar cuando nos roban o de cómo debemos salir a la calle para que no nos roben…
– Mire, disculpe que lo interrumpa, pero la actitud del ministro Bonomi da vergüenza, él y su equipo. Le agrego otra perla, la del subsecretario cuando dijo que si usted no está metido en nada raro entonces no le va a pasar nada. Y vamos para 400 homicidios. O sea, si usted no está en el crimen organizado, si no es un narcotraficante, entonces no tiene por qué estar intranquilo porque no le va a pasar nada. Así que a todos los que le pasa algo es porque andan en algo raro. ¡Por favor! Eso es un enorme monumento a la ridiculez.

- Parece un contrasentido, nunca se invirtió tanto en nuestro país en materia de seguridad pero los resultados no son buenos. ¿Qué pasa?
– Es un tema de gestión, y se arregla gestionando bien, porque no es un tema de recursos económicos, como usted bien dijo. Tampoco es un tema de falta de recursos técnicos o tecnológicos porque justamente con parte de esa inversión se compraron cámaras, armamento, uniformes, helicópteros, aviones, visores nocturnos, todo. Desde el punto de vista de la cantidad de recursos humanos, tampoco, porque si uno mira en proporción la cantidad de policías, Uruguay tiene más del doble que muchos otros países desarrollados. Es un problema de gestión, mire. En el caso de Montevideo, el ministro desmanteló lo que es Radio Patrulla. Hoy las comisarías son prácticamente oficinas administrativas, de registro, el parque automotor está destrozado. Usted habla con un comisario, como me pasó la semana pasada, que me dijo, “mire senador, yo tengo solo cuatro agentes en la comisaría, así es imposible”. Es decir, no es por falta de recursos, es por mala gestión. Pero hay algo que está antes, el ministro del Interior nunca debió ser ministro del Interior y todos sabemos por qué, nadie puede dirigir un Cuerpo al cual no le tiene respeto y que desprecia. Por lo tanto, el ministro Bonomi no puede ejercer la autoridad, y como le falta el respeto a la policía, es una persona que no va a recibir respeto por parte del Cuerpo que él dirige, aparte de que ha dejado a la policía absolutamente atada de manos. Si hoy un policía va a un operativo, tiene el riesgo de pasar más horas en el Juzgado que el chorro. Y muchas veces el chorro se va contento por la puerta del Juzgado y el policía queda metido adentro y su familia esperando con angustia en el barrio. La policía tiene hoy el problema de que no tiene sus espaldas cubiertas, no encuentra desde el punto de vista del mando político un respaldo que le permita actuar y jugarse. La policía está esperando poder mirar para arriba a su mando institucional y político y tener un ministro que le diga, “mire agente, esta es la ley y este es el procedimiento policial, si usted actúa dentro de la ley, quédese tranquilo que cuando haya que ir al Juzgado, voy yo y no va usted”.

- En tiempos electorales los políticos se tientan a hacer promesas fáciles…
– Es verdad.

- … ¿por qué el uruguayo debe confiar que el PN será garantía de que puede revertir la inseguridad en el país? Recuerdo que Bonomi prometió reducir un 30% las rapiñas…
– Bonomi por supuesto, pero vamos a hablar de responsabilidades, porque la responsabilidad no es de aquel que rasca el lomo, la responsabilidad política es del presidente, que es quien está ausente, le pido al presidente que ejerza de presidente, porque tenemos un problema grave que afecta a la institucionalidad. Mientras todos los uruguayos vivimos en una situación de miedo, de hartazgo con el tema de la inseguridad, el presidente no está. Vivimos en un caos, el barco está a la deriva, miramos al puesto de mando y no hay capitán. Bonomi es una persona que ocupa la silla, pero no el cargo, y el responsable principal es el presidente de la República, esto es político, del Frente Amplio y de su presidente. Es cierto que hay una tendencia que le hizo mucho daño a la política, la de la promesa fácil. ¿Lacalle Pou y el PN pueden revertir la inseguridad? Sin duda. No hay que prometer nada, hay que cumplir con lo que manda la ley. No es un tema de promesas. La ley, que es la garantía de todos pero en particular del débil, está para ser cumplida. La falta de autoridad siempre la ocupa alguien, y quien la ocupe sin ley, es ilegal. La obligación de un presidente de la República es cumplir la ley, y eso es el ejercicio de la autoridad. Autoridad que no ejerce el presidente la ejercen ilegalmente otros. En este caso las bandas criminales están teniendo más autoridad en muchas zonas del Uruguay que el Estado.

Perfil de Javier Fernando García Duchini

Casado con la salteña Rosana Supparo, tiene tres hijos (Belén, Alfonso y Delfina), es del signo de Sagitario, hincha de Nacional.

¿Una comida? Arroz con pollo, “cocinado por mí”.
¿Un libro? “Historias de filósofos” de Pablo Da Silveira (autor uruguayo).
¿Una película? “Escarlata y negro”.
¿Un color? El azul.
¿Qué le gusta de la gente? “La frontalidad”.
¿Un hobby? Pescar.

Entrevista de Leonardo Silva

Publicado en - Semanales, 7- Domingo, EntrevistaComentarios (0)

La difamación y la injuria son los delitos más recurrentes en las redes sociales

Entrevista a Gabriel Cartagena

Con motivo de haber dado esta semana una charla abierta en la sede de la Universidad Católica sobre “la protección de datos, derechos de autor y Habeas data”, EL PUEBLO dialogó con el doctor Gabriel Cartagena, quien además es docente de Informática Jurídica en la Facultad de Derecho de la Universidad de la República.

- ¿Qué es el Derecho Informático?
– Es una de las consideradas rama moderna o nueva del Derecho, aunque en Uruguay ya tiene más de 25 años de existencia, por lo menos en lo que es la Facultad de Derecho de la Universidad de la República. La Informática Jurídica tiende a estudiar toda aquella influencia que tiene la computación aplicada al Derecho. Es una materia autónoma pero que toca a todas, como el Derecho Laboral en referencia, por ejemplo, a lo que es el teletrabajo. La parte contractual en todo lo que son los contratos vía internet. Respecto al comercio electrónico, hablar hace años que el comercio se podría efectuar a través de redes sociales o a través de internet parecía toda una locura, hoy por hoy el comercio en sí se desarrolla, en gran parte, a través del comercio electrónico. En definitiva, la Informática Jurídica lo que hace es estudiar todo lo que tiene que ver a la informática ya sea como medio o como objeto en el Derecho.Gabriel Cartagena (1)

- ¿Existen delitos informáticos?
– Sí, dentro de lo que es la materia, hay una parte en la que hablamos de la responsabilidad penal, existen muchos delitos que se dieron a partir del uso de internet. Hay dos ramas interpretativas en cuanto a los delitos informáticos, están quienes sostienen que se deben legislar los delitos y está la otra rama, que es la que seguimos en Uruguay con el doctor Marcelo Bauzá, por la cual consideramos que es plenamente aplicable todo lo que es el Código Penal que tenemos del año 1980, con las adaptaciones que hay que hacerle a lo que es el uso de la tecnología. Decimos que realizar un hurto vía internet es lo mismo que realizar un hurto por la vía tradicional. Se dan los mismos elementos…

- ¿Cómo se constituiría el hurto por internet?
– Generalmente se da a través del robo de identidad, o a su vez a través de las cuentas bancarias. Hay distintas técnicas para el robo informático, uno es a través de los descuentos, las moneditas, los cambios que quedan en las cuentas bancarias que se las pasan a una cuenta propia o a la cuenta de un tercero.

- Tomó estado público que una persona había clonado el sitio web oficial del Banco República, los clientes sin darse cuenta ingresaban al sitio clonado dejando sus datos personales ingresados, y luego esta persona los utilizó para meterse en las cuentas y transferir el dinero a su cuenta, ¿qué delito se constituye ahí? ¿Hurto o estafa?
– Eso está dentro de la estafa. Hay algunos delitos que son puntuales y que hoy los estamos viendo a cada rato como el robo a los cajeros. Estudiando todo lo que es el Derecho Informático y los delitos de la responsabilidad penal, los españoles, al principio, como nosotros en Uruguay, empezamos a estudiar la situación del hurto en sí, o sea, el robo del cajero y cuánta plata se llevan. Pero en realidad, hay toda una red internacional que a través del robo de cajeros, lo que vendría a ser su objetivo mayor –y no puedo confirmar que esto mismo se esté dando ahora en Uruguay, pero tirando lo que es una doctrina europea, calculo que estamos en ese camino-, el hecho fundamental de robar un cajero no es el hurto en sí, sino robar las piezas del cajero, porque robando esas piezas, hay organizaciones internacionales que lo que hacen es clonar cajeros y al momento que la persona va a poner su tarjeta de debito o de crédito en un cajero, le copian el PIN (contraseña) y con eso hacen, ahí sí, el hurto de la cuenta bancaria de la persona.
Hace un mes estuvimos en Artigas hablando de este tema con policías, y nos decían que hoy se está tirando la línea de que sea por el hurto en sí, o sea, por el robo de dinero. Pero hay que prender una alarma, porque debe llamar la atención que por qué en Uruguay se están robando tantos cajeros, pudiendo estar relacionado con lo que es el robo de identidad. Es decir, roban piezas específicas del cajero, como el chip, piezas que las redes internacionales utilizan luego en otros países, porque los cajeros están universalizados, y las máquinas son iguales en Europa y en América. Pero en Europa hay un control muy estricto de la explotación del cajero; en realidad, ya no se le da tanta importancia al dinero en sí que se puedan robar sino que lo que más se pone hincapié, es en las piezas que se roban, y en Uruguay no tenemos control de eso.

- ¿Los jueces aprueban la doctrina de la analogía legal que ustedes sostienen en esta materia?
– La jurisprudencia aplica perfectamente los delitos penales del Código Penal, en la difamación e injurias, en el hurto, en la estafa, todos esos delitos se ven claramente con lo que es la aplicación del Código Penal.

- Hace unos 20 años atrás, a los jueces les costaba tomar como prueba los correos electrónicos, otros formatos digitales, porque no estaba expresamente previsto en la ley.
– Hemos ido avanzando, porque el C.G.P. (Código General del Proceso), decretos y otras leyes se han ido agregando a la prueba, por lo cual hoy la firma electrónica o digital, o lo que se llama la firma avanzada, todo eso lleva a que un documento tenga la misma veracidad que un documento en soporte papel. Hoy por hoy en nuestro Derecho, esa prueba es admitida. Entonces, todo esto ha llevado a que como es una materia nueva, moderna, a los jueces, a los abogados, a los propios escribanos, la informática le brinde nuevos paradigmas. O sea, un escribano hace muchos años no tenía pensado realizar toda una escritura en una computadora, hoy lo tiene en la computadora. Para un juez, hace unos años era impensable una difamación e injuria a través de las redes sociales o a través de WhatsApp, y hoy ya hay jurisprudencia. Y estoy hablando de los últimos diez años, sobre la aplicación de la difamación e injurias a través de medios informáticos.

- En estos tiempos se viene trabajando mucho en la creación de aplicaciones, tanto para teléfonos celulares como para tablets o computadoras, y un dato que preocupa enormemente a los usuarios, es el manejo de la información personal de cada uno…
– Cuando nos metemos en una red social o en una aplicación y ponemos nuestros datos, es cuando comienza la tarea de control que nosotros debemos tener de nuestros datos personales. Una vez que ponemos nuestros datos personales y aceptamos que esa aplicación o esa red social utilicen la información, la estamos exponiendo. A ver, Uruguay cuenta igualmente con una ley que nos dice todo lo relacionado al acceso a la información pública, que va por la Ley Nº 18.381, y después tenemos todo lo que es el control de la protección de datos por la Ley Nº 18.331. Son distintas leyes, y son distintos ámbitos.

Desde el punto de vista de la información privada de la persona, evidentemente que estamos frente a un gran riesgo cuando estamos entregando nuestra información personal en una red social o en un programa o aplicación cuando nos piden que bajemos correo electrónico, el nombre, la dirección, la cédula…

- La aplicación suele preguntar si puede usar toda la información que se encuentra en su teléfono…
– Exactamente, ahí es cuando estamos dando el okey para que la aplicación trabaje con nuestros datos. Se supone también que en Uruguay esa aplicación, cuando estamos en el ámbito nacional, tiene que tener un control. O sea, uno brinda sus datos para que funcione en esa aplicación, no correspondería que esa aplicación pase la información a otra aplicación, que es lo que en realidad está pasando. Hoy tenés una cuenta en Facebook, pero podés tenerla perfectamente en Twitter, en Instagram y te llega información que uno no sabe cómo. Por ejemplo, tú sos periodista y te llega entonces información sobre el periodismo, y uno se pregunta, “¿cómo se enteran?”. Por el perfil. En mi caso soy abogado y me llega publicidad sobre determinados libros de mi profesión, porque se enteraron por mi perfil en las redes sociales.

- ¿Cómo se protegen los derechos de autor en materia informática?
– Los derechos de autor están protegidos por la Ley Nº 17.616, que es la que actualizó la Ley Nº 9.739. El derecho autoral es el mismo para la materia tradicional de cuando la persona hacía un libro o un invento, pero se amplió para la creación de software y de hardware. En Uruguay, mayormente lo que tenemos es creación de software, o sea de programas de computación. Por suerte en Uruguay tenemos gente muy capacitada que trabaja en la parte de ingeniería y tenemos una protección hacia la obra autoral, cuando es una obra que es autónoma, es decir que es independiente de otra, que no hay una imitación, eso está protegido por el derecho de autor. Se tiene que registrar a través de la Biblioteca Nacional y a través de todos los pasos administrativos que tiene el Ministerio de Educación y Cultura. Pero cuando uno tiene la originalidad de un software, se puede proteger a través del derecho de autor.

- ¿Qué diferencia hay con el Habeas Data?
– Son cosas distintas, porque el derecho de autor es el derecho que tengo sobre una creación realizada, llámese programa de computación o escribir un libro. El Habeas Data es un amparo que tengo desde el punto de vista judicial para pedirle, por ejemplo a una empresa, que cambie una información que tiene sobre mí. O sea, el Habeas Data es un proceso judicial en el cual yo pido información o le pido judicialmente a una empresa que en su base de datos que tiene determinados datos con los que no estoy de acuerdo, en plazos muy breves -porque se aplica la Ley Nº 16.011 del amparo-, en caso de no ponerse de acuerdo por la vía administrativa, me habilita a iniciar un proceso de Habeas Data.

- ¿Hay muchos reclamos sobre derechos de autor informáticos?
– En Salto, que es de lo que puedo hablar, son pocos. A nivel de Montevideo hay bastantes, pero no podría decir que son en la mayoría de los casos. Si tuviera que elegir una opción, diría que hoy la difamación e injurias van primero debido a lo que está ocurriendo por el mal uso de las redes sociales.
Pienso que esto se va a acentuar en nuestro país en estos tiempos electorales que vienen.
El mal uso de las redes sociales parte no solo de los dirigentes políticos sino también de los ciudadanos.
Hoy el ciudadano piensa que puede opinar del contrincante político de la forma que quiera, y piensa que está protegido por la red social por estar en la tranquilidad de su casa, de su teléfono, de su computadora. Lo mismo pasa con los dirigentes. Pero se equivocan, pueden ser llamados a responsabilidad por la vía judicial.

Perfil de Gabriel Cartagena

Casado, tiene una hija. Es del signo de Leo. De chiquito quería ser presidente de la República. Es hincha de Peñarol.

¿Una asignatura pendiente? Desarrollarme más en la parte académica.
¿Una comida? El chivito.
¿Un libro? “Open Government” (“Gobierno Abierto”). ¿Una película? Titanic.
¿Un hobby? Escribir.
¿Qué música escucha? Lucas Sugo.
¿Qué le gusta de la gente? La sinceridad y la honestidad.
¿Qué no le gusta de la gente? El engaño y el querer aparentar lo que no es.

Entrevista de Leonardo Silva

Publicado en - Semanales, 7- Domingo, EntrevistaComentarios (0)

Natalia Trenchi en Salto disertó sobre “¿Quién manda en casa?

Charla de Natalia Trenchi

Días pasados estuvo en nuestra ciudad la reconocida psiquiatra de niños y adolescentes Natalia Trenchi, quien ha escrito varios libros dirigidos a los padres sobre las conductas de sus hijos. En la oportunidad, invitada por la Escuela y Liceo Crandon, en su condición de ex alumna de dicha institución educativa, disertó sobre” ¿Quién manda en casa?”, dando algunas pautas centrales sobre el relacionamiento de padres e hijos. EL PUEBLO estuvo en dicha charla y traemos un fragmento de la misma, la que estuvo acompañada por una sala colmada de público.20180615_192845

FAMILIA COMO PROYECTO
“Vamos a empezar con este tema –comenzó diciendo Trenchi, tras los saludos de rigor- que tiene el título de una pregunta frecuente que a veces uno se hace o le hacen a uno cuando tiene niños. Vamos a empezar por el principio, por aquel momento en que uno se genera un proyecto de familia con hijos, y ahí piensa que ese es el proyecto por el que quiere trabajar, con el que quiere rumbear su vida y encarga hijos. Entonces empieza a proyectar y a tener expectativas, empieza a desear y a soñar con esa vida de amor, armonía, de encuentro que va a perdurar cuando la familia siga creciendo en ese viaje tan premiado de amor que es la de criar hijos”.

“Pero un día se despierta y hete aquí que lo que lo rodea es algo bien distinto a lo que había soñado. Si esto les ha pasado, no están solos, nos ha pasado a todos esto de descubrirnos haciendo cosas que creímos que nunca íbamos a hacer, de ver a nuestros hijos haciendo cosas que uno pensó que los hijos de uno nunca iban a hacer”.

“¿Vieron esa frase, ‘todos somos padres perfectos hasta que tenemos hijos’? Después, uno descubre que uno puede tener un plan muy lineal, muy certero, clarito, pero que después la realidad nos demuestra que nos vamos a encontrar todos los días con algún nuevo obstáculo o desafío o algún momento de esos en que decimos, ‘¿ahora qué hago? ¿Para adónde agarro en esta situación?’. Esa es la realidad. Otra cosa, se ve en la propaganda, pero en la vida de una familia viva y normal, pasan cosas que los adultos tenemos que saber pilotear”.

EL TRABAJO MÁS EXIGENTE
“Una vez que uno está adentro, descubre que ser padres es el trabajo más exigente que existe, no hay nada que se le parezca porque no tenemos vacaciones, no tenemos domingos, no tenemos una cantidad de prebendas, dura muchos muchos años”.

“El mundo está muy complicado, era mucho más fácil antes que ahora criar chiquilines. Uno no nace sabiendo cómo hacerlo. Muchas veces me dicen, ‘tendrías que dar clases para los padres antes de que tengan sus hijos’. Estoy convencida que no serviría de nada porque uno se da cuenta realmente de lo que es cuando está en la situación, antes lo vemos lejos y tenemos esa vocecita que nos dice ‘no, eso no me va a pasar, yo sé cómo van a ser las cosas’. Y cuando uno se encuentra enfrentado a situaciones desafiantes que no sabemos resolver, muchas veces de lo que echamos mano es a recordar qué hicieron conmigo en esta situación”.

“Lamentablemente venimos de una sociedad, de una cultura, donde no hemos aprendido las mejores técnicas, venimos de una cultura donde el castigo físico no solo era permitido y normalizado sino recomendado. Todavía una encuentra gente que dice, ‘a este chiquilín lo que le falta es un buen chancletazo’ o algo por el estilo”.

“Entonces, venimos de una escuela que no fue la mejor, de la que seguramente recibimos cosas buenísimas pero capaz que el estilo de disciplina no ha sido lo mejor de lo que hemos heredado”.

MOCHILAS MODIFICABLES20180615_192925
“Cuando uno llega a tener hijos, uno siempre llega con una mochila. Algunas son más livianas otras más pesadas. Generalmente se juntan dos mochilas para tener un bebé. Lo bueno es que son modificables. No me gusta esa filosofía de regla de tres simple que a veces aparece por ahí y ve a padre violento-hijo violento, padre alcohólico-hijo alcohólico. No, por suerte existe algo que se llama la ‘plasticidad cerebral’, que es lo que a uno le permite cambiar, aprender, modificar cosas que tiene incorporadas y gracias a eso, ninguno de nosotros es fotocopia de nadie”.

“Por supuesto que es peor haber tenido padres violentos, pero eso no determina cien por ciento que uno vaya a ser violento. Me encanta esta frase de (Jean-Paul) Sartre, ‘lo importante no es lo que han hecho de nosotros sino lo que hacemos con lo que han hecho de nosotros’. Me gusta defender esta idea de que cada uno de nosotros luche todos los días por escribir su propio guión de su propia vida. Que no deje que se lo escriban otros”.

“Hay cosas que no podemos elegir, pero hay otra cantidad de cosas que si, vamos a ver qué hacemos con nosotros en esta vida y que dependa de nosotros”.

“Y en este viaje de la construcción de la familia, muchas veces aparece esta pregunta (¿quién manda en casa?), y hay veces que uno se da cuenta que lo que está mandando en la casa es el malhumor, la mala onda, el estrés o la impaciencia o la presión social o la impulsividad, y vivimos de grito en grito, de zamarreo en zamarreo, y cuando no podemos más decimos, ‘¿saben qué? Hagan lo que quieran’. O la debilidad adulta, donde una cantidad de adultos dicen, ‘no puedo con él’, ‘no hay manera de sacarlo de la cama’, ‘no hay manera de que no me agarre el celular’. ¿Cómo que no hay manera? Hay, capaz que no la encontraste, pero te aseguro que hay”.

CÓMO PONER LÍMITES
“Todos los niños normales y sanos hacen macanas. Es lo normal, porque los niños tienen un quiero muy fuerte y un puedo muy chiquito. Entonces todo, por muy bueno, amoroso y cariñoso que sea, va a llenar el wáter de cosas o va a tirar dulce de leche arriba del sillón nuevo. Esas cosas pasan”.

“Si cuando pasa eso, uno reacciona irreflexivamente, se nos despierta el Homero (Simpson) que todos tenemos en algún lugar y salimos corriendo furioso asustándolo. ¿Y qué pasa ahí? El niño también reacciona a nuestra reacción. Reacciona físicamente escapando o llorando o protegiéndose y reacciona también psicológicamente. Se siente triste, agredido, resentido, muchas veces ni siquiera sabe por qué lo están rezongando de una manera (dura), porque según él no se dio cuenta qué es lo que había hecho mal”.

“Cuando a un niño le queremos enseñar a no gritar gritando, o a no pegar pegando, le estamos enseñando, dándole lecciones sumamente claras. El niño en ese momento aprende, ‘así que gana el que grita más fuerte. Así que lo que tengo que hacer es ir subiendo el volumen y el poder lo más que puedo’”.

“Cuando uno cría a los niños con miedo, puede conseguir bastante fácilmente que los niños se ‘porten bien’ (entrecomillas), porque un niño que tenga un castigo se va a portar bien. En casa se va a portar bien…”

“Esto me lleva a recordar una vez que pasábamos por una escuela, y la directora me dijo, ‘¿viste? De las clases no se escucha ni volar una mosca porque son maestras que saben poner los límites’. Yo dije, ‘¿sabes cuál sería la prueba de que realmente saben poner los límites? Que se fueran de la clase y ver qué pasa’, porque si pone los límites bien, si ella sale, la clase va a estar un poquito más movida, pero nada más. Si ella sale y vuelan borradores y todo eso, es señal que simplemente le están teniendo miedo. Y los que vivimos épocas duras, reconocemos claramente este fenómeno, que llegas a la figura que te da miedo y tus pensamientos se alisan, se aleja esa figura y volvés a pensar exactamente lo que pensabas antes. No se logra nada si dejamos que mande el miedo”.

“Hay que tener muchísimo cuidado porque es imposible no enojarse, no existe el no enojarse y uno no tiene que reprimir el enojo. Lo que sí tenemos que enseñar es lo que se hace con el enojo. Enojarse es normal, y uno perfectamente le puede decir, ‘mirá, estoy tan enojado en este momento que voy a tranquilizarme un rato y después hablamos de lo que pasó’. Excelente lección, porque le estamos explicando que frente al enojo seguimos siendo dueños de nosotros mismos, buscamos una estrategia para recuperar la razón y después vamos a buscar una solución que seguramente va a ser mejor si no nos la dicta el enojo”.

LA PRESIÓN SOCIAL
“¿Y si la que manda en casa es la presión social? ¿Cuánto manda la presión social en casa? Muchas veces, sin darnos cuenta, dejamos que estas frases nos presionen, ‘todos lo hacen’, ‘todos lo tienen’, ‘no quiero que sea el único que’, y ahí muchas veces claudicamos y aceptamos cosas que no habíamos aceptado hasta un minuto antes”.

“Ellos se dan cuenta enseguida, porque enseguida descubren que la frase, ‘pero cómo, soy el único’, y puf, es como un ábrete Sésamo y abre las puertas para cosas que de otra manera no se conseguían”.

“Acabo de leer ahí una frase (se incorpora y se dirige a una pared de la sala) que me encantó, y dice, ‘lo equivocado está equivocado aún si todos lo hacen, y lo correcto es correcto aún si nadie lo está haciendo’. Está re bueno poder transmitir eso a los chiquilines de que no pasa nada con que sea el único”.

“Todos ustedes van a querer que a los 12, 13 o 14 años sus hijos puedan ser capaces de decir ‘no, de eso yo paso’. Y eso, uno no lo puede enseñar a los 12, 13 o 14 años. Es desde chiquitos que hay que irles enseñando que no pasa nada si es el único que no tiene tal consola (de juegos) o es el único que no tiene celular o es el único que no ha ido a Disney. No pasa nada, hay otras cosas y uno perfectamente tiene que ser dueño de uno mismo y enseñar a los chiquilines a regirse, no por la presión social sino por principios. ‘Serás el único que no tiene un celular en tu clase, pero sabés qué, yo creo que bla bla bla’. Capaz que no está de acuerdo, no importa, pero está aprendiendo que uno se está guiando por principios, no por impulsividad, aunque después, en algún momento, cambiemos de idea. No pasa nada, también tenemos derecho a cambiar de idea, si logramos ver la situación desde otro ángulo. También es una enseñanza de flexibilidad”.

“El otro día una mamá me contaba que pensaba que había estado incoherente porque a su hijo más grande le había comprado el celular en determinado momento, supónganse cuando entró al liceo o algo por el estilo, y que pensaba hacer exactamente lo mismo con el más chico, con esa vocación de contarle que tenemos los padres de querer hacer todo igual con todos los hijos. Pero los pocos años que separaban a un hijo del otro, le fue demostrando que el celular pasaba a ser una necesidad antes de lo que fue para su hijo mayor, porque hasta la maestra mandaba información a través del WhatsApp. Y la mamá me decía, ‘¿te das cuenta? Tuve entonces que bajar la cabeza y comprarle el celular’”.

“Eso no es bajar la cabeza, eso es adaptarte a la nueva realidad, y no está mal, porque las realidades cambian y uno se tiene que ir adaptando a eso sin que los principios básicos sean tocados, que es lo realmente importante.

Entrevista de Leonardo Silva

Publicado en - Semanales, 7- Domingo, EntrevistaComentarios (0)

Comercio fronterizo con Brasil advierte del serio riesgo de la inminente pérdida de miles de puestos de trabajo y cierres de empresas y comercios uruguayos

Entrevista a Alfredo Freitas y Nicolás Sant’Anna

Los Centros Comerciales uruguayos y argentinos están movilizados ante el inicio de un nuevo sistema comercial en Brasil conocido como “lojas francas”, por el que las economías de los departamentos uruguayos y de sus vecinos inmediatos, entre los que se encuentra Salto, se verían duramente resentidas. EL PUEBLO dialogó con los presidentes de los Centros Comerciales de Bella Unión, Alfredo Freitas, y de Salto, Nicolás Sant’Anna, para comenzar a conocer y tratar de comprender las implicancias económicas que traería aparejada la implementación de este nuevo sistema tributario brasilero.

- Hay importantes proyectos de inversión en Brasil en la frontera con nuestro país que podría incidir en forma directa con nuestra economía, ¿de qué se trata?
Freitas- Se trata de una ley brasilera que se planteó en el 2012, fue aprobada en el 2014 y ahora en marzo de este año se reglamentó. O sea, es algo que ya existe y que está en vigencia. No empezaron a funcionar aún las “lojas francas” porque dentro de los requisitos, todas las empresas necesitan tener un software que todavía está en etapa de prueba.Alfredo Freitas y Nicolas Sant Anna

- ¿Qué es una “loja franca”? Literalmente sería una “tienda” libre.
Freitas- Eso se vendió a Uruguay como free shops espejo del lado brasilero, ¿por qué digo que se vendió? Porque nuestras autoridades se preocuparon por lo que le podía afectar a nuestros free shops, pero en ninguna parte de la ley brasilera dice free shop, dice “loja franca”, que es un nombre que ellos utilizan para permitir impositivamente que empresas queden libres de impuestos municipales, regionales y nacionales.

- ¿Serían como unas pequeñas zonas francas como las que tenemos en Uruguay?
Freitas- Sí, pero son empresas individuales que van a poder acceder a eso. O sea, cualquier empresa que esté hoy o que quiera hacerlo, pasaría al régimen de “loja franca”, no pueden convivir los dos regímenes, y pasaría a tener muchos beneficios tributarios. Para que se entienda, ellos van a poder vender todo tipo de productos, exceptuados los que tienen en lo que se llama una lista negativa, que son autos, motos, casas rodantes, barcos, aviones, repuestos para los mismos y lubricantes.

- Salvo eso, todo…
Freitas- Todo. Desde armas, remedios, electrodomésticos, bienes de primera necesidad…

- ¿Y a quiénes les pueden vender?
Freitas- Le pueden vender a cualquier brasilero que tenga documento o a cualquier persona que haya entrado a Brasil con un documento hábil. Eso quiere decir, los del MERCOSUR con el documento nacional nuestro o si es de afuera del MERCOSUR, con un pasaporte.

- También se habla de la instalación de hoteles con complejos termales en, por ejemplo, Santana do Livramento, pero ¿ la ley habilita a la instalación de estas “lojas francas” en toda la zona fronteriza?
Freitas- Están habilitadas 32 ciudades, de éstas, hay seis que están en el límite con Uruguay, como la que está frente a Bella Unión, Artigas, Rivera, Yaguarón, Rio Branco y al Chuy.
Después cada ciudad brasilera tiene que decir que está interesada en ingresar a este sistema.
Esas son las seis ciudades que van a poder tener “lojas francas”. Las inversiones de las que usted habla en Santana do Livramento, se da porque es la ciudad más grande. Estamos hablando de que ya hay presentados proyectos de 40 mil metros cuadrados, que son cuatro manzanas para un solo local…

- Lo que sería un shopping con un tratamiento tributario distinto, mucho más benigno para ellos y que bajaría sustancialmente los precios de los productos y servicios que estarán ofreciendo.
Freitas- Eso hace que los productos que se vendan no tengan impuestos, como ya le comenté, o, para ser específico, los productos nacionales brasileros tendrán apenas un 3% de impuestos y los importados un 6%.

- ¿Y eso cómo nos afectaría?
Freitas- Nuestra preocupación referida a eso es que a diciembre del año pasado, según el BPS, en los cuatro departamentos de frontera donde se van a encontrar frente a estas ciudades que son Artigas, Cerro Largo, Rivera y Rocha, hay 50 mil personas en forma legal que trabajan en comercios. Son 10 mil empresas. Hoy tenemos frente a Brasil una diferencia de precio en el conjunto de la canasta básica, de un 25%. Eso implica que hay productos donde tenemos un 60% de diferencia a favor de Brasil, y hay productos donde también puede estar más barato en Uruguay. El promedio es un 25%…

- La última información que teníamos es que estaban viniendo a Uruguay muchos brasileros a comprar porque éramos más baratos, ¿esto se revirtió?
Freitas- Esas son versiones históricas que hay que hablan de la frontera de que a veces conviene en un lado y a veces conviene del otro lado. La realidad es que de cada diez años, hay un año o hasta dos que es más barato Uruguay, y ocho o nueve que es más barato Brasil.

- ¿Y ahora con este nuevo sistema de “loja franca”?
Freitas- Con este sistema se abarataría mucho más y tendría un triple efecto.
Primero, a las empresas que están en esos departamentos que le mencioné, donde le estoy hablando de 50 mil puestos de trabajo, los afectaría en forma inmediata, por lo que estaríamos hablando, con propiedad, de la pérdida de miles de fuentes de trabajo uruguaya. Pero al mes siguiente, esta diferencia de precio llegará a los departamentos fronterizos de estos cuatro departamentos, estamos hablando de Salto, Tacuarembó, Durazno, Treinta y Tres en forma inmediata…

- ¿Por qué repercutiría acá en Salto también?
Freitas- Facilísimo. Si hoy decimos que tenemos una diferencia de un 25% y le podemos bajar un 40% de impuestos, pasaríamos a tener un 65% de diferencia. En Salto se cobra el 1º de cada mes y el primer fin de semana se irían a hacer el surtido en el lado brasilero, cosa que ya se hace hoy con una diferencia del 25%. Pero lo que complicó es que Uruguay hace muchos años tiene un acuerdo que es que cuando vos viajás por más de 24 horas o pernoctas en otro país, si es por mar, por río o por tierra, tenías un permiso de traer 150 dólares por persona por mes de productos que no sean ropa de uso personal, libros y diarios.
El 24 de marzo Uruguay aumentó ese límite a 300 dólares, o sea que una familia tipo de cuatro personas, podrá ir y traer 1.200 dólares en forma legal por mes estando más de 24 horas.

Eso implica que los 50 mil puestos de trabajo que mencioné, en forma inmediata se multiplica por dos y algo al atacar las ciudades que le acabo de sumar a esta ecuación.
Independientemente del turismo que hoy tiene Salto, terminará siendo afectado porque solo una empresa de las que se va a instalar, tiene planteado hacer un hotel con complejo termal.
Los brasileros inteligentemente fueron al congreso más grande que hay en el mundo de free shops que es en Orlando, y presentaron su ley diciendo que necesitaban inversores, ¿quiénes fueron los primeros en interesarse? Las mismas multinacionales que están hoy en Uruguay.
Eso también va a tener un costo en mano de obra de los mismos free shops, porque tienen una tasa más barata que acá.
El efecto que va a tener esto en forma inmediata va a ser el cierre de muchas empresas y el lamentable pasaje a seguro de paro y desempleo de miles de uruguayos.

- A esta situación, se agrega la información brindada recientemente por la Universidad Católica que la diferencia de precios en la canasta básica es un 17% menor en la ciudad de Concordia que la de Salto. El comercio salteño está rodeado por Brasil y Argentina. ¿Cómo observa la institución que usted preside este panorama?
Sant’Anna- Como siempre, que la corremos de atrás. Los Centros Comerciales estamos tratando a los gritos de prevenir y de llamar la atención a esta realidad sobre esta cosa que se viene, y cuando queramos acordar, la vamos a seguir corriendo de atrás, y en este caso con los puestos de trabajo que se van a perder. El caso que decía, por ejemplo en nuestro caso, de 10 años hay 8 que son favorables a Argentina, y 2 favorable a Uruguay en promedio.

- Siempre perdemos…
Sant’Anna- Y si estuviera (Diego) Lagos (presidente del Centro de Comercio, Industria y Servicios de Concordia), diría que “últimamente les convino a ustedes”, y es cierto. En 2016 y 2017 fue bastante así. Incluso con Brasil la última década, estuvo bastante light la cosa.

- Pero este último trimestre los precios vuelven a ser favorables para Argentina…
Sant’Anna- Claro. Entonces, nuestra desesperación pasa por plantear este tema en Uruguay y miles de puestos de trabajo que están en riesgo.
Estamos como que se viene un gran cambio, porque habrá un antes y un después de esto en el comercio en el norte del país, y nos vamos a dar cuenta cuando ya estemos todos tapados de esta situación. Así que tenemos ciudades de primera línea fronteriza, y luego estamos los que estamos en segunda línea. Estos números que daba Freitas, de 1.200 dólares de posibilidad de comprar en Brasil por familia generará un gran daño.
Hay que tener en cuenta también que cuando las diferencias están a favor de los países limítrofes, en Salto particularmente, las cosas son inmediatas, porque está desde la persona que tiene un Impala con un tanque de 400 litros que hace rato que no lo usa, ni bien esté la posibilidad estará pronto, está la clientela hecha. Hay una cultura de esto, lamentablemente. Pero esto fue toda la vida así, fue y vino. Pero esto que se plantea, lo de las “lojas francas”, es una realidad totalmente distinta. El brasilero va a pagar 3% de su propia mercadería y un 6% por la importada, contra un promedio de 45%. El comercio que está en Santana do Livramento paga un promedio de 45% de impuestos, cuando pase esto, las “lojas francas” van a pasar a pagar solo un 3 o 6%, imagínese la diferencia entre ellos mismos. A su vez el brasilero permite, cosa distinta al régimen de free shop, que el propio brasilero compre en la “loja franca”…

- Eso quitará motivación a que el brasilero cruce la frontera a nuestro país.
Sant’Anna- Claro. Y entre free shop y free shop, le va a convenir estar en el lado brasilero. Eso generará incluso un daño en los propios comercios brasileros, porque habrán comercios que deberán pagar ese 45% de impuestos y el de al lado pagará apenas el 3 o el 6%. Las actuales realidades de Artigas y Rivera es una cosa bien complicada hoy, si le sumamos este problema, será más complicado. Y los que estamos en segunda línea, nos va a pegar muchísimo, y con la estructura de contrabando que tenemos nosotros, va a ser una cosa impresionante por el volumen que pasará a haber.

- Ustedes se movilizan ante esta situación, ¿el gobierno no lo ve igual que ustedes?
Sant’Anna- Estamos tratando de mover en este tema a nuestros políticos para que estén al tanto. Nosotros mismos estamos yendo también.
La semana pasada estuvimos en Montevideo escuchando una conferencia, porque estamos tratando de entender bien qué es lo que va a pasarnos y lo que está ocurriendo para poder transmitirlo. Lo que estamos viendo es que va a haber una historia totalmente distinta después que aparezcan estas “lojas”.

Publicado en - Semanales, 7- Domingo, EntrevistaComentarios (0)

“Antes se creía que misionero era aquel que iba casa por casa, hoy podemos decir que misionero es aquel que va de celular en celular”

Entrevista al Padre Luis Zazano

El Padre Luis Zazano cuenta a EL PUEBLO cómo pueden utilizarse como herramienta de comunicación las redes sociales, y cómo desde allí se puede transmitir un mensaje esperanzador.

- ¿Usted fue el gestor de la Religión 2.0?
– Ah, uff… sería del 3.0 (risas), por el sentido de que serían las redes sociales. Podríamos decir que hemos gestado un nuevo camino en el año 2012, donde la Iglesia comenzaba a proponer un camino nuevo y a la cual el Papa Francisco ha sido uno de los ejes o visores cuando en aquel momento en la Jornada Mundial de la Juventud en Rio de Janeiro planteaba “hagan lío”. Bueno, nos tomamos muy a pecho eso de hacer lío, y no es tan solo buscar que la gente llegue a la Iglesia sino que la Iglesia salga hacia la gente, que cada uno pueda tener en su celular una presencia de Jesús, una presencia de la Iglesia, una Iglesia viva. Pero más allá de eso, no estamos hablando de una comunicación descomunicable, estamos buscando que la gente pueda en su celular, en su Instagram, Twitter o Facebook encontrarse con la vida, encontrarse con la verdad, más allá de la religión que sea, más allá de lo que crea o no crea, más allá de buscar un camino en su búsqueda de la verdad y de encuentro con la felicidad. Yo como cura la he encontrado en Jesús, otros la han encontrado en otras cuestiones, bueno, la idea es que uno pueda descubrir que esto que uno transmite pueda ser desde la experiencia personal de uno, de lo que he vivido, de lo que yo encuentro y desde lo que yo tengo, que es el mensaje del evangelio.Padre Luis Zazano

No hay nada más viejo como el evangelio y no hay nada más nuevo como el evangelio. Entonces, ha sido una manifestación de buscar que a través de las redes sociales, la persona pueda encontrarse con dios, pueda encontrarse con una espiritualidad como la que se destaca en el uruguayo, en los rioplatenses. El sudamericano es espiritual, es una persona que busca tener un encuentro en la interioridad. Entonces, dar ese alimento a través no de libros ni de esto y lo otro sino a través del celular, a través de aquella cosa que te acompaña todos los días a lo cual uno se pueda encontrar, y obviamente nos referimos a las redes. Es así que en Instagram buscamos que una imagen pueda decir más que mil palabras, o una frase, como aquella de la red pasada de que no todo lo que brilla es oro pero cuando oro todo brilla. Es decir, una manera de buscar que la persona piense, reflexione, pero por sobre todo se intrigue en qué es lo que quiere para su vida.

- Siempre se dice que en las redes solo se transmiten antivalores, ¿esta sería la otra versión del uso de las redes sociales? Lo que demostraría que en realidad las redes sociales no son malas, lo que es malo es el uso que les damos.
– Totalmente. Suponte que desde la década del 70 hasta el 2000, ha habido una revolución, ha habido un cambio, a la cual hoy tranquilamente una persona en New York o Washington de los Estados Unidos puede buscar Salto y le aparece Salto con la cantidad de habitantes, cuántos, dónde. Imaginate que hoy hay personas que tienen un hijo en Estados Unidos o en Europa y que puede comunicarse con un celular a través de una videollamada. Es decir, cuántas cosas buenas. Las oportunidades que han presentado la tecnología y los medios de comunicación es favorable, es ayuda para la Humanidad. Pero como tú dices, algunas veces se lo usa para bien y otras veces se lo usa para mal.

- ¿Qué son los Misioneros Digitales?
– Es algo que ha surgido en el año 2014, que hemos propuesto trabajar con laicos. Hemos comenzado con Williams, un amigo mío que es de Estados Unidos, después vamos a comenzar con otro que es de Guatemala, de Honduras, de El Salvador, Ecuador, Paraguay. La estrategia es que Misioneros Digitales sea que la persona hoy sea misionera. Está bien, se entiende misionero como aquel que se va al África y que debe llevar la biblia bajo el brazo, no no, misionero es aquel que tiene su celular y puede enviar un mensaje. Misionero es aquel que se levanta todos los días a las cuatro de la mañana para ir a laburar y trae la comida para sus hijos. Misionero es aquel que todos los días tiene que hacer algo por el bien de la gente y de la comunidad, haciendo bien lo que tiene que hacer.

Pero, ¿por qué le decimos digital al misionero? Porque con su celular ya está misionando, cuando llamas a alguien por teléfono para preguntarle cómo está, cuando te acercas a alguien y le mandas una foto diciéndole “te quiero un montón”, el mismo evangelio cuando se lo transmite a través de las redes sociales, ya sea del Padre Luis o de “Palabra en Voz” o de lo que fuere. Entonces, misionero es aquel que puede llegar a la casa del otro. Antes se creía que misionero era aquel que iba casa por casa, hoy podemos decir que misionero es aquel que va de celular en celular.

- Ha ido dejando su semillita, como el grupo uruguayo “Palabra en Voz”, que hoy tienen más de cien mil seguidores por WhatsApp desparramados en treinta y dos países, ¿cómo analiza este fenómeno?

– Como una competencia (risas), no, contentísimo porque esto es un inicio. Esto irá cambiando en los próximos diez años, así como vos como periodista ha visto un gran cambio en tu experiencia laboral, porque antes capaz tenías que venir con un anotador o con el famoso micrófono grande y su grabadora y hoy podés ir tranquilamente con tu celular, creo que dentro de diez años vamos a ver otro proceso, y vamos a ver muchas “Palabras en Voz”, vamos a ver otra manera de evangelizar porque creo que vamos muy acelerados, las cosas van cambiando muy rápidas. Entonces, vamos a tener una experiencia distinta en diez años.

De lo que estoy contento es de ver que se están poniendo la camiseta muchos laicos, se están poniendo la camiseta muchos curas para evangelizar, para salir a laburar, para salir a buscar al hermano, para que seamos cercanos, como dice el Papa Francisco, la búsqueda del encuentro, ir al encuentro del otro. Es decir, basta de vivir una cuestión de alejamiento, no puede ser que una mujer o un hombre desesperado que quiera hablar con el cura tenga que ir de 8 a 12 o de 16 a 20 si no, no lo atiende. “No Padre, quiero hablar con usted ahora”, que bueno que te mande un mensaje y te diga, “Padre, estoy mal, necesito una ayuda”, entonces lo llamo por teléfono y le pregunto qué te pasa, entonces le digo “vení, charlemos, tomemos unos mates”. Qué lindo es ver esa búsqueda del encuentro, incluso esto que propone “Palabra en Voz”, donde un laico pueda contestar y decirle que van a rezar por él, que lo van a acompañar y que lo van a ayudar.

El encuentro, la familiaridad, saber que el otro está siendo acompañado en su camino de vida. Creo que por ahí es un poco el proceso. Esta semillita, podría decir que no es un éxito cuando logramos que haya más celulares en nuestro equipo y en nuestra lista de distribución. El éxito es lograr que mucha gente pueda tener paz en su corazón y que pueda decir que quiere seguir luchando en esta vida. Ahí está el éxito.

- Hay también como un contrasentido, donde se ve a la familia conectada en el teléfono pero no se comunican entre ellos.
– Si, si. Ahí está el exceso. Está el análisis de unos sociólogos que dicen que hoy estamos viviendo la “comunicación descomunicada”. Tenemos dos ejes, el primer eje lo podemos ver tranquilamente en el almuerzo o en la cena, estamos todos comiendo, los cinco integrantes de la familia y cada uno con su celular escribiendo. Incluso podemos ver que antes tu vieja para llamarte a comer te gritaba “baja que está la comida”, ahora te manda el mensaje por WhatsApp (risas). Ya se ha perdido incluso hasta el diálogo porque lo que le querés decir a la persona no se lo decís cara a cara sino que se lo dices por email o por celular. Y por el otro lado, esta disociación de la persona, que ahí me llevo a preguntar cuántas caras tiene una persona, por Instagram es alegría, fervor, manda fotitos hasta trucadas, por Twitter manda mensajes amorosos, tiernos. Por Facebook te sube cada dos por tres frases con fotos hermosas, pero en la realidad tiene una cara de vinagre que mamita querida (risas), entonces te preguntas, ¿dónde está esta persona? Me muestra en el mundo virtual una cosa y en la realidad es otra.

Esos son los dos tintes, como presentan estos sociólogos, que son muy complicados para el Hombre, el esconder lo que sos en el mundo de lo virtual, y lo segundo, el estar en una comunicación descomunicada. Sí, estamos todos comunicados pero ninguno se comunica, ninguno habla. Cada hijo está en su mundo, entonces uno dice como papá, “¿qué hago, si cuando le estoy hablando está con el celular?”. Es más, hasta en alguna familia conozco que cuando llegan al almuerzo o a la cena, tienen que dejar el celular afuera y se van a la mesa, para que no se tienten. Entonces, ese es un trabajo que vamos a tener que hacer nosotros.

- ¿Tratan de encontrar en ese aparatito aquello que nos llene ese vacío que tenemos adentro?
– Totalmente. Fijate que un chico de nueve años hoy se desespera por tener su celular. Es más, te dicen “papá, cómo me vas a dar el S8 si ya salió el S9?”, “no hijo, no me da la plata?”, “pero papá, por culpa tuya me van a hacer el bullying en el colegio, porque ahora me van a gastar todos mis compañeros, porque, ¿cómo yo voy a andar con este celular”. Obviamente es cuando se une todo esto al sistema de consumo que existe, pero es una realidad que tenemos que trabajar. Hoy tenemos la situación que “changuitas” de doce años que aparecen con tremenda foto en Instagram y te decís, “pero tenés doce años, no podés aparecer así”. Es también una manera que tenemos de reflexionar porque los chicos se nos van de las manos, y van quemando etapas sin darse cuenta.

Entonces, es importante que un papá y una mamá esté al lado y les pueda decir, “mirá, no es conveniente que vos a los siete años tengas tu Facebook o tu Instagram”, aunque llore, grite y patalee, pero es para la salud psíquica de esa persona, porque imaginate que también así como hay cosas buenas, hay cosas malas. Es lo que hoy conocemos como la manipulación digital.

- ¿Qué mensaje le trae a la familia salteña?
– Lo primero esto, que no se pierda la familia por lo digital, que se cuiden los espacios familiares, que se cuiden los momentos familiares. Lo segundo, los salteños tienen muchas posibilidades y capacidades. Y el tercer eje, la clave es la esperanza que ustedes le dan a la sociedad. Es la oportunidad para que uno pueda crecer.
La verdadera clave es recordar quiénes somos, de dónde venimos y a dónde vamos. Si uno se olvida de eso, se pierde todo.

Perfil del Padre Luis Zazano

Es del signo de Escorpio.
De chiquito quería ser médico.
Es hincha de Atlético de Tucumán.

¿Alguna asignatura pendiente? Jugar en Atlético de Tucumán.
¿Un libro? El Principito.
¿Una película? El Señor de los Anillos.
¿Un hobby? Guitarrear.
¿Qué música escucha? Soda Stereo.
¿Qué le gusta de la gente? La sonrisa y la alegría.
¿Qué no le gusta de la gente? La falsedad.

Entrevista de Leonardo Silva

Publicado en - Semanales, 7- Domingo, EntrevistaComentarios (0)

Fue presentado el proyecto patrocinado por la ONU sobre el “Derecho a la Igualdad y no Discriminación de las Personas con Discapacidad en Uruguay”

Entrevista a Raquel González Barnech

La maestra Raquel González Barnech, integra la Alianza de Organizaciones por los Derechos de las Personas con Discapacidad, a la que recientemente le fuera aprobado por Naciones Unidas (ONU) el proyecto sobre el “Derecho a la Igualdad y no Discriminación de las Personas con Discapacidad en Uruguay”. En diálogo con EL PUEBLO nos cuenta de qué trata el mismo. Para los interesados en formar parte de dicho proyecto o en búsqueda de más información, podrán comunicarse a través del correo electrónico: alianzadeorganizacionesdpduy@ gmail.com.20180531_091930

- Nuestra sociedad ha avanzado mucho en el tema discapacidad, pero ¿aún hay discriminación?
– Es un tema de Derechos Humanos (DDHH) que nos convoca hoy día otra vez en Uruguay, porque si uno se pone a mirar a la distancia, en la década de los 80, no solo en nuestro país, se promovieron derechos y que las personas se asociaran y organizaran planteando sus necesidades. Eso hizo que en Uruguay se generara ese contagio por integrarse. Ahí se crearon muchas agrupaciones y asociaciones, las que fueron funcionando. Pero si bien la sociedad en general ha venido avanzando en distintas áreas como en los DDHH, sin embargo hay un colectivo, que es menor, de aproximadamente un 15% según el último censo, que ha quedado como subsumido en sus condiciones, sus necesidades a veces tienen respuesta, pero no siempre.

Entonces, en cuestión de DDHH tienen dificultades para el acceso a la salud, a la educación, a la actividad que quieran realizar. Como no tienen acceso a la educación luego no tienen acceso o tienen pocas posibilidades para ingresar en un trabajo…

- También arrancaba el problema en la familia, para la que era casi vergonzante tener uno de sus miembros con alguna discapacidad y lo dejaban recluido en su casa. Eso se ha ido revirtiendo y cada vez se observa mayor integración e inclusión en la sociedad, aunque aún no se plasme en lo laboral.
– Es así. De todo esto es de lo que trata esta propuesta que ahora tenemos que aprovechar las personas, en principio, aquellas que estén asociadas, porque es un proyecto que tiende a que las personas integradas en asociaciones participen del mismo…

- ¿Se refiere al proyecto de la ONU sobre el derecho a la igualdad y no discriminación de las personas con discapacidad en Uruguay?
– Exactamente. Por lo general no vienen fondos para Uruguay porque como tenemos mejorados los niveles de pobreza, la gente en general accede a la educación, etcétera, en general los fondos van a otros países que están peor que el nuestro. Pero en este caso, hubo un llamado de la ONU para presentarse en el área de la discapacidad, y nosotros, las organizaciones que trabajamos en este tema y que veníamos reuniéndonos, nos enteramos de eso y dijimos que teníamos que participar. Se hicieron los contactos con los organismos públicos, porque es un proyecto de tres agencias de la ONU con actores del Estado uruguayo.

Entonces, las organizaciones de la discapacidad que nos habíamos agrupado por otro motivo en la Alianza de Organizaciones por los Derechos de las Personas con Discapacidad, nos vinculamos a los que estaban preparando el proyecto, y les dijimos que nos interesaba participar. Este año nos respondieron, ya pensábamos que el proyecto había quedado en algún cajón o que lo habían desechado, pero resulta que lo aprobaron, y el jueves pasado nos reunimos con la coordinadora del proyecto para la ONU, vino a las reuniones de la Alianza, que nos reunimos en FESUR (Friedrich-Ebert-Stiftung Uruguay), y nos dijo que uno de las condiciones por las cuales la ONU aprobó el proyecto para Uruguay, es que vio que las organizaciones de la sociedad civil estaban integradas, organizadas, vinculadas y que querían trabajar. Así que eso fue un motor, un pilar, puntos a favor, porque por lo general queda todo a nivel gubernamental, porque las organizaciones de la sociedad civil o estamos disgregadas o apáticas. Este proyecto empezó en mayo, ahora. Es un proyecto de dos años, todavía tenemos que planear mucha cosa.

- ¿Cuáles son los objetivos centrales de este proyecto?
– En el papel dice que todas las personas con discapacidad logren gozar de sus DDHH, como puedan, como quieran, pero que logren ejercerlos, y que tomen las decisiones. Para eso deberían saber que son sujetos de derecho y tener las posibilidades de ejercerlos, y para ejercerlos hay niveles de movilización. Por ejemplo, tienen que poder salir de su casa, poder comunicarse, poder acceder a otros lugares, poder contactar con otras personas, saber con quién tienen que contactarse, tener una idea de cómo funciona la sociedad. Si es que quieren estudiar, bueno, cómo hago, dónde me puedo vincular y con quiénes. Si se tuviera la edad suficiente para poder trabajar, y no terminó la Primaria, entonces, ¿cómo puede hacer?

O sea, acercarle información, tecnología y romper más barreras que esas, porque a veces se acerca tecnología, sillas de ruedas, ómnibus accesibles, se les da información de dónde tienen que ir pero luego llega a ese lugar, y sea con la mirada o con las actitudes, son discriminados, excluidos. En fin, “aquí no podemos”, “aquí no te conviene”, “aquí siempre está el no”, y entonces tiene que volver para su casa como habitualmente ocurre. Se trata de un momento importante porque es bueno difundir para que las organizaciones de la discapacidad que están trabajando se unan todas.

- En Salto hay unas cuantas organizaciones pero no se muestran trabajando coordinadas…
– Es difícil. En 1982 empezamos a reunirnos en Montevideo, formamos el Plenario Nacional de Organizaciones de Impedidos, nombre que más tarde se lo cambiamos, pero que hoy día está integrado por apenas algunas organizaciones, aunque tuvo su época de esplendor, que aportamos la Ley de Discapacidad, nació ahí de la propuesta que hicimos, que luego lógicamente sufrió algunas modificaciones, pero de eso a otras leyes y proyectos fue logrado porque las asociaciones estábamos integradas, las de las personas sordas, ciegas, las que usan sillas. Lo que es cierto es que es difícil lograr mantener en el tiempo relaciones interpersonales entre personas tan distintas, con intereses distintos también, porque si bien los une la condición de discapacidad, todo lo demás los separa. No es lo mismo una persona sorda que una ciega o de aquel que no sabe la lengua de señas, por ejemplo. Es muy difícil.

Entonces, las dificultades económicas hacen que cada uno quede en su grupo. Pero en este momento, el proyecto tiene dinero, son 400 mil dólares para trabajar en estos dos años. Fundamentalmente lo que queremos es que este dinero realmente vaya destinado a las personas, porque a veces muchos hemos tenido la experiencia de que hay proyectos que empieza a bajar el dinero y queda en los técnicos…

- ¿En qué se utilizaría ese dinero?

– Cuando estuvo el otro día la coordinadora se lo planteamos, la inquietud de que no nos usaran a nosotros que venimos trabajando honorariamente para que el dinero quede en manos de unos cuantos y no llegue a quienes está destinado. Entonces ella decía que justamente el objetivo es para que las personas que tienen que trasladarse, se consiga el mecanismo y que se le dé el dinero para el traslado…

- ¿Por ejemplo para comprar una silla de ruedas?
– Así es. Si en el lugar no hay sillas de ruedas, bueno, se buscará la manera. También si hay que ir a Montevideo en representación de la asociaciones, por ejemplo.

- ¿Cómo podría canalizarse este proyecto en Salto?
– Eso recién se está planeando, si bien tenemos claro cuáles son las grandes directivas, donde tenemos grandes componentes marcados por la ONU. Un área de acción, por ejemplo, será para que los derechos sean incorporados, como el acceso universal a la salud. O sea, todo lo que tiene que ver con salud, como que haya más intérpretes de lengua de señas para posibles pacientes que sean sordos. Seguramente no habrá en principio en todas las localidades, obviamente, pero que estén más cerca de las personas. En el interior, por ejemplo, no existe todavía, y en Montevideo no hay uno que exista para todos. Entonces, generar ese acceso. Que los profesionales en los distintos niveles de la salud conozcan algo, y conozcan cómo y de relaciones interpersonales para tratar a la persona que viene como corresponde.

Por ejemplo, nuestra experiencia en el área del autismo, que conocemos bastante, supongamos que va a atenderse porque tenga una bronquitis, el médico atiende de tal hora a tal hora. Va la mamá con el niño y hay que esperar, y en el área del autismo no se puede estar esperando en una sala, más cuando no ha sido educado. Porque cuando los chicos con autismo son educados, quedan ahí, aprenden a estar, a sentarse y esperar el turno. Pero el que no es educado, que la mayoría no lo es, un ratito estará sentado pero después ya no, y luego empieza a molestar, después grita y está incómodo. Entonces, muchas veces hemos tenido la información de madres, de padres y de hermanos que fueron con personas con autismo a atenderse, y resulta que desde el enfermero a distintos niveles, insisten en que es la madre la que es responsable de la actitud del chiquilín, entonces es un maleducado. A ver, no puede ser. Eso es porque desconocen las características que tiene una persona con autismo…

- ¿Seguimos teniendo un problema cultural?
– Sí, exactamente. Es ahí donde están las barreras que encontramos. A veces son físicas, que son las más visibles, entonces se manda a poner una rampa y se soluciona, eso es mínimo. Pero luego tenemos las barreras actitudinales de las personas que viven en la sociedad que tienen integrados modelos, que tradicionalmente todos fuimos recibiendo porque fuimos educados de esa manera, entonces aparece el “pobrecito, no lo mires”, “dejalo, no te metas con él”. Todas esas cosas están. Entonces, dejar esos modelos y esos conceptos es difícil, porque es una cuestión educativa, que no es solo que les des como información que son personas igual que todos. Con eso no basta, porque la persona que aprendió desde chico a tratar con discriminación, con exclusión, con lástima, con sobreprotección (que muchas veces es negativo), para cambiar eso, tiene que reflexionar que lo que ha hecho no es lo correcto.

Entonces la persona se siente mal y va a pensar, al cambiar de modelo, que lo que hizo estuvo mal. Eso implica un crecimiento hacia lo mejor, pero es un problema interior que todos tenemos que tener, que vivir, porque es como un duelo. “Estuve mal”, “siento culpa porque actué así”, “no debiera haber actuado”, todo ese proceso, que es personal y también es colectivo, lo tenemos que vivir todos, porque de alguna manera todos hemos sido educados dentro de determinados modelos y ahora hay que cambiar. Esos cambios llevan tiempo, para algunos más y seguramente para otros menos, según el entorno donde estén viviendo.

PERFIL DE Raquel González Barnech

Casada, tiene un hijo. Es del signo de Cáncer. De chica quiso servir a los demás. Es hincha de Nacional.

¿Una asignatura pendiente? Voy viviendo a medida que van surgiendo las circunstancias y disfruto cada momento.
¿Una comida? Algo que no esté muy cocido, como verduras o pescado.
¿Un libro? El niño con el pijama a rayas. ¿Una película? Amigos inseparables.
¿Hobbys? Tejer, pintar.
¿Qué música escucha? Clásica.
¿Qué le gusta de la gente? La honestidad.
¿Qué no le gusta de la gente? La soberbia de pensar que las sabe todas.

Entrevista de Leonardo Silva

Publicado en - Semanales, 7- Domingo, EntrevistaComentarios (0)

Con Adriana Forni, presidenta de la Asociación de Sordos de Salto

Entrevista a Adriana Forni

Recientemente se cumplieron 90 años de vida de la Asociación de Sordos del Uruguay y 18 años de la Asociación de Sordos de Salto. Por este motivo, EL PUEBLO dialogó con la presidenta local de dicha institución, Adriana Forni, a través de una intérprete en el lenguaje de señas con el que se comunican, por lo que agradecemos también la participación en esta entrevista a Raquel Aguiar, quien nos prestó un servicio invaluable.

En esta oportunidad, pudimos experimentar esa gran distancia que existe con las personas que carecen de audición y que termina siendo una limitante para poder insertarse como corresponde en nuestra sociedad, solo por tener un lenguaje distinto, pese a ser tan uruguayos como cualquiera de nosotros. Nada pueden hacer sin un intérprete que los auxilie, ni un mínimo trámite ante cualquier oficina pública o privada. En Salto hay cerca de cien personas que carecen de audición, y solo cuentan con seis intérpretes en todo el departamento para poder comunicarse.20180525_093546

- ¿Cómo ayuda la Asociación de Sordos a las personas que carecen de audición?
– Diga personas sordas, no hay problema. Por ejemplo, a veces nos reunimos los sábados, planificamos, preparamos cosas. Ahora para el 13, 14 y 15 de octubre en Paysandú va a haber un campeonato de fútbol donde participarán cuadros de todo el país. Hacemos rifas, cosas dulces para vender y poder financiar los pasajes para viajar a Paysandú de nuestro cuadro de fútbol, que irán con unos amigos “oyentes” que les han ayudado a tener camisetas nuevas con el logo de la asociación.

- ¿Y sobre la inserción de las personas sordas en nuestra sociedad?
– No hay suficientes intérpretes, se hace difícil conectarse con las personas, si bien hay personas que oyen que nos ayudan.
En la asociación nos juntamos, formamos grupos los sábados, nos visitamos, estamos juntos, conversamos siempre. También tenemos profesores de lengua de señas los días martes y jueves a la noche en la asociación, Oscar y César, que enseñan nuestro lenguaje, ahí van “oyentes” a aprender la lengua de señas. Los sábados nos reunimos otra vez, donde a veces invitamos a algunos “oyentes” a nuestra asociación.

- ¿Esos “oyentes” serían familiares de sordos?
– Generalmente son otras personas, como de Enfermería, por ejemplo, algunas personas comunes que les gusta aprender señas. Si tenemos suerte, en el futuro habrá más intérpretes, porque necesitamos mucho de ellos.
Para Enfermería se necesitan, y en otros lados también, hay muchos lugares donde necesitamos intérpretes. En el Liceo 5 ya está, pero falta en otros lados, mucho más cantidad. Ahora hay personas trabajando de intérprete pero no siempre pueden estar en todos lados.

- ¿Se sienten aislados de la sociedad por el lenguaje?
– Hay pocas personas intérpretes, en el liceo hay ahora pero en la noche, por ejemplo, en el Liceo 1 faltaba y fue difícil conseguir para poder estudiar. Yo llamo a uno o a otro y a veces no pueden, no hay suficientes intérpretes porque cada uno trabaja en sus cosas. Ahora hay solo seis intérpretes trabajando…

- ¿Para cuántas personas sordas en Salto?
– En la asociación somos entre 30 y 35, afuera hay otros 50, pero más o menos calculamos que somos cerca de 100 personas sordas en todo el departamento, porque también hay sordos en algunos pueblos del interior.
Algunos están viejitos y están muy lejos. La carrera de intérprete en la universidad lleva 3 años, ahora hay otra generación de intérpretes que va a salir. En la asociación necesitamos un intérprete para hacer trámites.

- Si no tienen a un intérprete al lado para hacer cualquier tipo de trámite, ¿se comunican por escrito?
– No, tenemos que tener siempre a un intérprete. Conocemos pocas palabras en español, oraciones cortitas entendemos, pero no sabemos responder por escrito.

- ¿Por qué no pueden expresarse a través de la escritura?
– Porque es otro idioma y conocemos muy poco el español. Es como si viniera a vos alguien que solo habla francés (o en cualquier otro idioma) y le escribieras en español algo cortito, seguro que algo entiende. Nos pasa lo mismo.

- ¿Cómo es la relación de la asociación con el Escuela Nº 116?
– Estamos juntos con el MIDES y el Liceo 5, tenemos un proyecto, todos unidos para ayudar. El Rotary también nos ayudaba antes y ahora volvimos a tener un proyecto juntos.

- A veces uno va caminando por calle Uruguay y se choca a dos o más personas comunicándose por lenguaje de señas, ¿son como una comunidad aparte dentro de nuestra sociedad?
– Los sordos nos juntamos de la misma manera que los “oyentes” se juntan entre ellos para hablar de sus cosas. Hay integración, pero es más difícil porque no todos saben señas. Además, cuando nos juntamos con un “oyente” que sabe señas, igual es más lento porque el sordo habla naturalmente. Hablar con una persona “oyente” es difícil tratar de entenderle los labios porque no todos los sordos saben hacer eso. En el Liceo 5 están empezando a enseñar señas a algunos profesores que quieren aprender, y los estamos ayudando.

- La sociedad suele ser algo agresiva o distante con aquello que no conoce, discrimina, etiqueta, prejuzga. ¿Ustedes se han sentido discriminados por la sociedad?
– Sí, porque parece que le tiene miedo al sordo, porque nosotros vamos, le hacemos señas y al no entender nos corren. Algunos “oyentes” nos dicen que quieren aprender y tratan de preguntar sobre el significado de algunas señas para comunicarse, pero en general les damos miedo.

- ¿Así que se sienten discriminados?
– Con algunos sí, te das cuenta en la cara que te ponen. Nosotros entendemos que no es obligación que tengan que entender nuestras señas, y si no les gustan las señas, lo entendemos y está bien, nos da la impresión que ellos entienden que es como mímica, como si hiciéramos monerías. Hay “oyentes” que hablan y yo no entiendo sus labios, es lo mismo. Yo nací sorda profunda natural y me doy cuenta que es mi lenguaje.

- ¿O sea que es sorda de nacimiento?
– Sí, estaba en el campo, fui creciendo, vine a la escuela acompañada por mi abuela y empecé a aprender señas.
Mi madre siempre me oralizaba, no me hablaba en señas, pero después aprendió el lenguaje de señas también.

- ¿Nunca escuchó un sonido?
– No, nada. Al perro sí, o una explosión, pero si llaman, golpean la puerta o me gritan no. A veces me tocan bocina y no siento, las sirenas sí, pero poquito, no tan fuerte como la sienten ustedes. En el baile, por ejemplo, sentimos la música por las vibraciones…

- ¿Cómo son esos bailes?
– Ponen la música bien fuerte, sentimos la vibración en el pecho y nos movemos copiando a las personas, nos damos cuenta de cómo bailan los otros que cuando cambian el ritmo, ellos también cambian la forma de bailar y nosotros los seguimos, después te acostumbrás. Yendo de joven todos los sábados al baile te acostumbrás.

- ¿Cómo es la inserción laboral de los sordos en nuestra sociedad?
– Es difícil, porque en la intendencia o en otros lados piensan que el sordo no sabe, pero nosotros podemos trabajar, podemos movernos y hacer otras cosas. El jefe si no sabe señas, si escribe cortito y le agrega algunas cosas hablando se puede entender, y cuando aparecen palabras difíciles preguntamos y entendemos. El que no sabe señas a veces se pone nervioso, pero podemos entendernos igual.
Después se acostumbran a nosotros. Los sordos vamos a trabajar, piensan que no podemos y nos ladean.
Nuestras manos están bien, lo único que no tenemos son los oídos y los sonidos. Pero si se ponen a pensar, podemos llegar a rendir más que los “oyentes”, porque como no conversamos, nos dedicamos solo a trabajar.

- Por lo general, se pueden conseguir mejores trabajos si uno estudia y se capacita. Conozco personas no videntes que han podido recibirse de abogados, por ejemplo, ¿cómo es esto con ustedes?
– Sí, en el Liceo 5 hay personas estudiando. Yo también regresé al Liceo, estoy haciendo 4º. Es difícil pero tenemos que esforzarnos. Pablo Ferreira terminó 6º de liceo y ahora está en la Universidad de la República como profesor de lengua de señas. Yo fui a IGA dos años, pero no había intérpretes, el profesor me avisaba que mirara, que copiara y yo hacía lo mismo que hacían los otros. Los libros eran muy difíciles, pero yo me daba cuenta y si no, alguna amiga me explicaba algo. Después tuve exámenes, llamaron a un intérprete pero nadie podía, entonces el profesor dijo que no importaba, “vos sabés, concentrate”, y aprobé. Quedé contenta con mi diploma. Me faltaba terminar el liceo, pero ahora que hay intérprete, voy a 4º año. Me esfuerzo.

- Hay una ley que establece que personas con cierta discapacidad puedan ingresar a la función pública, aún en un porcentaje muy reducido…
– Si, un 4%… pero hay muchas personas en Salto, entre los discapacitados hay muchos sordos. En Montevideo es más fácil, están en el banco, pero acá no se puede.

- Por lo general, se ve que quienes acceden a esos cargos terminan siendo personas con cierta discapacidad física, pero no conozco que ingresen personas con discapacidad auditiva a la función pública.
– No ha entrado nadie. Yo fui un año a la Intendencia y me dijeron que esperara, pero venían otros e ingresaban. Es muy difícil para nosotros. El año pasado estaba estudiando y me dijeron que esperara, fui varias veces, el “oyente” me veía llegar y decía “qué pesada”, te das cuenta que ellos no saben que nosotros podemos trabajar, pero por lo general, trabajar al lado de un sordo pone nerviosos a los “oyentes”.

- Como presidenta de la Asociación de Sordos de Salto, ¿cuál es su principal preocupación?
– Necesitamos más ayuda económica, juntarnos más, como asociación queremos ayudar a encontrar trabajo porque si no están esperando siempre la pensión y se quedan en la casa sin hacer nada.
También es difícil acceder a una vivienda, y como asociación queremos ayudarlos en eso.
Primaria nos prestó en comodato la casa en la que estamos ahora, fue por 15 años y el año que viene se termina, entonces tenemos que hacer otra vez un proyecto para que nos presten por otros 15 años. Los sordos no tenemos plata para tener nuestra casa propia, entonces Primaria nos prestó y además nos pagan la luz y el agua.
Los jóvenes están comenzando a volver a la asociación. Los sábados, por ejemplo, si hay fiesta van todos, pero después nos cuesta que se queden.

- ¿Qué mensaje le gustaría dar a nuestra sociedad?
– Que no tengan miedo de comunicarse con las personas sordas, no importa si no hay intérprete, que no se pongan nerviosas.
Necesitamos ayuda y necesitamos integrarnos, pero las personas “oyentes” tienen miedo porque no entienden señas.

Perfil de  Adriana Forni

Está en pareja, tiene un hijo de un anterior matrimonio. Es del signo de Piscis. De chiquita quería ser profesora de cocina. Es hincha de Nacional aunque no le gusta el fútbol.

¿Qué le gusta de la gente? Cuando ayudan a las personas.
¿Qué no le gusta de la gente? Que se peleen y que no ayuden a los demás porque no les importa el problema de los otros.

Entrevista de Leonardo Silva

Publicado en - Semanales, 7- Domingo, EntrevistaComentarios (0)

“Siempre que uno se cae tiene que encontrar la razón para levantarse, porque si no quedarse en el piso es más fácil”

Entrevista a Alejandro Ferreira

En el marco del lanzamiento 2018 del evento “Impact Up”, se realizó el jueves 10 de mayo una charla a cargo del joven emprendedor Alejandro Ferreira (Director Ejecutivo de Zona 3D), quien contó a los jóvenes presentes su experiencia dentro del emprendedurismo, cargado de detalles y anécdotas de su vida y de consejos útiles para los que decidan recorrer por un camino similar.Alejandro Ferreira con Angelina Bazzano y Andrea Zunini

Con él dialogó EL PUEBLO, minutos antes de emprender su viaje de retorno, y con la titular de “Salto Emprende”, la Cra. Angelina Bazzano, quien explicó la forma en que diez jóvenes liceales salteños participarían en el evento que se realizó el miércoles 16 en la Sala de Movie Center de Montevideo Shopping en la capital del país.

- ¿Cómo comenzó tu vida como empresario?

– En realidad mi vida como empresario empieza recién oficialmente a los dieciocho años con mi primer emprendimiento, que fue un laboratorio de fabricación digital, que luego derivó en otro emprendimiento que se llama “Zona 3D”, que sigue hasta hoy funcionando, pero bueno, creo que soy emprendedor desde siempre porque vendo maníes desde los ocho años y de ahí para adelante, siempre estuve haciendo cosas. Desde trabajar con mi padre que es albañil hasta trabajar en tiendas medio socio de alguien que fue mi patrón, entonces, como que siempre estuve en la vuelta de emprender.

- ¿Qué es lo que te llevó a esa vocación emprendedora?

– Tuve muchos ejemplos de mi madre, que es una persona que siempre encuentra algo para hacer. Siempre digo que ella no tiene problemas, que siempre tiene soluciones, y eso es porque en realidad es una persona muy emprendedora también. Me llevaba con ella cuando yo tenía siete años a vender lápices y otras cosas, en verdad la que vendía era ella pero ya me inculcó desde siempre que uno tenía que rebuscarse y ser creativo para lograr ciertos objetivos, de ahí creo que viene mi vocación de siempre tirarme al agua con las cosas.

- La vida está siempre llena de obstáculos, cuándo te caes, ¿qué te lleva a levantarte de vuelta y seguir adelante?

– Tiene que ver con los que están alrededor. Siempre que uno se cae tiene que encontrar la razón para levantarse, porque si no quedarse en el piso es más fácil, pero creo que con las personas con las que trabajo, mis equipos de trabajo en todos los emprendimientos y en las cosas en las que estoy, creo que son mi principal motivación para decir, bueno, mi equipo me necesita y yo los necesito a ellos, entonces es como que entre todos nos levantamos.

- ¿Cuál es su consejo para todos aquellos jóvenes que quizás estén pensando en dedicarse al emprendedurismo?

– Mi consejo es que busquen alianzas, que busquen aprender, que busquen mentores que les puedan decir si van bien o si van mal, si esto está bien o si esto está mal, porque el que te vayan allanando el camino es bastante útil. Pero por sobre todas las cosas que no se rindan, que no se dejen golpear por las primeras caídas, que son las más dolorosas, cuando uno viene creyendo que su emprendimiento es la mejor idea del mundo, y cuando aparece la primera persona que te cierra la puerta, pensás que es el fin, pero en realidad solo es el principio. Así que bueno, que siempre sean perseverantes y que busquen apoyos de otros que es vital.

- ¿En qué trabaja hoy?

– Hoy en día soy subdirector de gestión de equipos de la ONG “Techo”, al mismo tiempo trabajo como director ejecutivo de “Zona 3D”, que es mi laboratorio de fabricación digital. También soy director ejecutivo de una offer factory, donde básicamente hacemos aplicaciones de gestión para empresas y demás. También hacemos aplicaciones web. Y al mismo tiempo soy mentor de proyectos en “Rabb.it”, que es una aceleradora de hardware asociada con ANII (Agencia Nacional de Investigación e Innovación) que empezó hace muy poco a funcionar. Así que nada, básicamente estamos en todas esas cosas a la vez.

- ¿Ha necesitado de mucho estudio para poder ascender en el emprendedurismo?
– En realidad creo que el emprendedor por definición, es autodidacta. Uno necesita de aprendizajes formales porque siempre avalan lo que uno sabe y a su vez aportan un montón de conocimientos teórico que es importante, pero en la práctica uno va sacando ciertas cartas que te van subiendo en la escala de conocimientos, como que te van moviendo hacia donde vos necesitás ir realmente, porque ta, uno se encuentra con el desafío y no hay nadie que te lo pueda solucionar y vas a tener que hacerlo. Entonces, ahí es donde se da la cosa.

- ¿De qué se trata este evento donde concurrirán varios jóvenes salteños?
– “Impact Up” tiene como eslogan “jóvenes comprometidos” y básicamente nuclea a una cierta cantidad de emprendedores que tienen emprendimientos de impacto social y que de alguna manera están buscando cambiar al mundo desde muy jóvenes. Alejandro Ferreira
Entonces, creo que es un emprendimiento que está bueno porque justamente el nombre busca impactar, y está bueno que vayan.

Se trata de un evento que dura cuatro horas, con una pausa en el medio, donde se verá una charla detrás de la otra de aproximadamente veinte minutos, donde cada orador sube y cuenta un poco su historia, qué es lo que hace y demás.
Son dos bloques de cuatro oradores cada uno. Se hace en el Movie Center, que es la parte grande del teatro donde hay seiscientos ochenta lugares, por lo que será todo un evento.

APOYANDO AL EMPRENDURISMO JOVEN

EL PUEBLO también dialogó con la persona encargada de “Salto Emprende”, la Cra. Angelina Bazzano, artífice de llevar a diez jóvenes salteños a Montevideo a la actividad conocida como “Impact Up”. Recordemos que estas notas, tanto con Alejandro Ferreira como con Bazzano se realizaron el jueves 10 en el Ateneo Municipal, y la actividad del “Impact Up” se llevó a cabo en la capital del país el pasado miércoles 16 de mayo.

- ¿Cuál fue la participación de “Salto Emprende” en colaborar en esta movida de “Impact Up”?

– Socialab, que es la asociación sin fines de lucro de Montevideo que organiza el evento “Impact Up”, nos contacta a “Salto Emprende” porque visualiza a esta institución como generadora de trabajo con emprendedores al norte del país. El año pasado ya lo hicieron, pero lo hicieron solo para gente del sur, o sea, para la gente de Montevideo, y este año invitan a gente del interior, puntualmente al norte, concretamente a Salto. Es ahí que se generan estos diez cupos, en donde las organizaciones socias de “Salto Emprende”, que reitero es la Intendencia de Salto, la Fundación Desarrollo Regional de Salto Grande y el Centro Comercial e Industrial de Salto, las tres instituciones apoyan a que estos diez jóvenes liceales -en realidad, el foco es para jóvenes de entre dieciséis y veintidós años-, que vayan a conocer historias de emprendimientos, pero además, con un foco social.
Creemos que es bien importante porque, una, visualizan el emprendimiento como una manera de generarse su autoempleo, su trabajo, y además también como forma colaborativa, de poder pensar en temas medioambientales, temas de responsabilidad social. Entonces generamos el lanzamiento aquí, se sortearon los diez lugares para los chiquilines, porque es la semana que viene. Se trataba de un concurso en estas fechas y nos avisaron hace dos semanas, por eso salió todo medio rápido pero igualmente estamos muy contentos de poder llevar a jóvenes salteños a esta actividad.

- Vimos que todos festejaban por cada chico que salía beneficiado en el sorteo, se nota el entusiasmo de ellos de poder participar en este evento en Montevideo.
– Sí, creo que sí.
Después veremos la retroalimentación de ellos en Salto, y qué podemos generar luego en Salto para repicar este tipo de eventos.

- ¿”Salto Emprende” recibe también inquietudes de los jóvenes?

– No es lo más habitual, pero de todas formas no es la primera vez que trabajamos con liceales.
El año pasado trabajamos en el Liceo de San Antonio, con una actividad que llamamos “La aventura de Emprender”, hicimos talleres, un encuentro en Termas del Arapey con otros emprendedores.
Antes trabajamos también en escuelas públicas con el programa “Emprender en el Aula”, siempre tratando de dejar esta semillita plantada como para que visualicen a la institución como quien apoya y que te puede tender una mano si querés emprender en forma temprana.

Publicado en - Semanales, 7- Domingo, EntrevistaComentarios (0)

“La realidad del Partido Colorado es muy difícil, hay que asumirlo”

Entrevista a Fernando Amado

Fernando Amado, diputado y líder de su sector, “Batllistas Orejanos”, por el que es precandidato a la Presidencia de la República, es uno de los dirigentes que tiene la titánica tarea de aportar al resurgimiento del Batllismo y del Partido Colorado (PC), diferenciándose de sus otros compañeros por dejar la puerta abierta a una eventual votación al candidato del Frente Amplio (FA) en un posible balotaje el año que viene.

- Nuevamente en la ruta recorriendo el país, ¿cómo lo ha visto en esta oportunidad?
– Lo mismo que en noviembre y diciembre, cuando hicimos la última recorrida. Hay dos temas que siguen acaparando la atención de la gente, algo coyuntural, que son seguridad y empleo.
Lo de la seguridad no es novedad, acá en Salto me consta que es bastante importante el tema, cómo está instalado. En algunos lugares del interior, de repente más tranquilo, puede ser diferente pero es un tema. Y el tema empleo es porque estamos frente a un cambio de época, no una época de cambio, en el cual máximas que dábamos como ciertas empiezan a cuestionarnos…Fernando Amado

- ¿Cómo cuáles?
– Bueno, antes había una máxima que decía que si el país crecía, habría más empleo, por ejemplo.
Esa era una máxima incuestionable, tenemos que hacer que el país crezca para que haya más empleo. Bueno, el país crece y hay desempleo y menos empleo.
O sea, estamos enfrentando una época de cambio a nivel mundial que repercute también en Uruguay y que evidentemente tenemos como necesidad vital, los políticos pero no solo los políticos, tratar de decodificar por dónde es que hay que generar los cambios.

Lo mismo con otro tema que nada tiene que ver, pero que tiene que ver con pensar al Uruguay de 20 a 30 años.
El otro día escuchaba una entrevista muy interesante que le hacía Emiliano Cotelo en el 12 a un científico uruguayo. Claro, nosotros tenemos organizada la sociedad desde el sistema de jubilaciones pensando en torno a una vida que dura equis cantidad de años, eso está cambiando de manera drástica. O sea, el aumento de esperanza de vida se está dando de esta manera, por cada mes que pasa, se aumenta un mes y medio la esperanza de vida. Entonces, esas proyecciones llevan a que dentro de 20 o 30 años habrá en Uruguay más de cinco mil personas de más de 100 años de edad. Habrán muchísimos más octogenarios, septuagenarios; es decir, la esperanza de vida va a cambiar nuestro esquema de sociedad, y por ende, cuando proyectabas a una persona de 70 años pensabas en alguien que estaba en el final de su vida y por eso era natural que se jubilara a determinada edad, etc., etc. Bueno, estamos entrando a una realidad de que va a cambiar drásticamente eso, y que no será el final de la vida de una persona de 70 años sino que a los 70 años va a tener mucha tela para cortar, mucho camino por recorrer.
No solo eso, tendrá una sobrevida a los 70 años de 30 años más, cuando antes estaba todo organizado, incluso por eso el sistema de jubilaciones que tenemos, pensando que la persona que tenía más o menos esa edad, tendría 10 o 15 años más de vida, no más.
Entonces, todos esos cambios, que hablan también del avance de la Humanidad y de la ciencia, traen sus daños colaterales si mantenemos todo como está.

- ¿Cómo conjuga eso con la carrera militar que ya a los 50 años y poco se tienen que retirar?
– Lo de la Caja Militar, los propios militares ya en la década de los 90 manejaban la necesidad de reformarla, de hecho ya tenían estudios y algunos proyectos, lo digo con propiedad porque mi viejo estuvo en la Dirección General de los Servicios en el 93 y 94, y en ese momento ya era un tema de preocupación para los militares.
Los militares no están en contra, otra cosa es el impuesto, que es otra historia. Yo defiendo que si los militares están bajo un régimen diferente al trabajador común –por no tener nocturnidad, ni horas extras, están al servicio las 24 horas, si mañana hay una situación el servicio de jerarquía está a la orden, puede estar en el cumpleaños de 15 de la hija, pero si lo llaman, debe sacarse el traje e irse para el cuartel-.
Entonces, si estás en un régimen así, por más que no esté planteada la hipótesis de guerra, bueno, se necesita un tratamiento diferente al trabajador que si tiene pago de nocturnidad, horas extras, no está las 24 horas al servicio, etc.

- ¿Cómo ve al PC, que las encuestas lo muestran cada vez más abajo?
– Yo creo en las encuestas, creo que son una foto del momento y que esa foto podrá errarle por un poco pero no está muy lejos de la realidad, y es una realidad difícil para el PC, hay que asumirla. Paralelamente veo a un PC que empieza a recuperar una dosis de rebeldía que es fundamental para cualquier proceso de recuperación.
Siento que esa dosis de rebeldía tiene como expresiones muy nítidas un reordenamiento interno, o sea, ha habido procesos de recambio dentro de la interna del partido, de alineamientos distintos, de gente que se la está jugando ya, caso de Amorín y Coutinho que están recorriendo el país formando su nuevo sector, algo que entiendo es muy positivo.
Algún otro compañero que también está recorriendo el país que no ha dicho que va a ser precandidato pero tiene su grupo, que es el caso de Tabaré Viera, que me parece muy importante lo que está haciendo, recorriendo y armando su grupo.
Germán Cardozo, que también está haciendo lo propio. Hay otra parte del partido que está esperando a Talvi, ese es un dato de la realidad, se verá qué pasa. Y nosotros estamos haciendo nuestro camino.

Entonces, lo que veo desde hace tiempo es una vitalidad con una dosis de rebeldía para querer levantar al PC. Al mismo tiempo veo por primera vez diversidad en serio, no solo en el discurso y en las caras sino en los planteos, lo que es muy positivo. Siento, más allá de cosas puntuales, que el clima interno ha mejorado. Es decir, por ejemplo, tengo muy buen diálogo y relación con todos los hoy líderes de sector.
Tenemos diferencias, por supuesto, políticas, ideológicas, estratégicas, pero eso no quita que sienta que haya un clima diferente, y que nos cayó la ficha de la necesidad de la diversidad, porque lo más diverso dentro del PC somos nosotros.
Entonces, lo que pedimos a nuestros compañeros, que lo hemos hablado más de una vez y que nos han reconocido que ellos sienten que es muy importante lo que estamos haciendo para la suma de un PC abierto y diverso, que tenga puntero izquierdo, puntero derecho, centrofóbal, o sea, que vuelva a tener esa lógica de convivencia.

Respetamos y nos parece bárbaro que haya sectores que de repente ya tengan postura tomada acerca de acuerdos políticos que haya que hacer con otros partidos pensando en el quinquenio que viene.
Lo que pedimos es que nos dejen trabajar en el andarivel que andamos nosotros, y para eso es fundamental que el PC corra solo hasta octubre de 2019 inclusive, después de octubre creo que es natural que el PC se dé la posibilidad de hablar con los dos que hayan quedado, escuchar su propuesta, ver un programa y las prioridades del PC qué nivel de incidencia podría tener en uno u otro, depende de cuál llegara, y después tomar una decisión, que puede ser apoyar a uno, apoyar al otro o no apoyar a ninguno.
Hay otro compañero que ya -y es algo totalmente legítimo-, tiene una postura formada que dice que hay que acordar con el Partido Nacional. Yo lo respeto, pero lo que digo es que el PC somos todos, incluido nosotros, entonces no engloben al PC en un acuerdo de ese estilo porque nosotros somos parte del PC y no queremos eso, no sentimos afinidad con ese planteo, creemos otra cosa, y no solo eso, lo he dicho con mucha honestidad y frontalidad, nosotros para poder trabajar en el proyecto y en la corriente que estamos trabajando necesitamos la independencia del PC para que puedan sentirse atraídos, puedan venir y cruzar la frontera gente que no está en el PC.

- Tomemos como hipótesis que los candidatos presidenciales que puedan cruzarse en una segunda vuelta sean Lacalle Pou y el actual intendente de Montevideo, Daniel Martínez, quien aún no está del todo claro si finalmente será él ya, que ha sido vetado en otra oportunidad, ¿con quién se identifica más?
– Sin querer eludir la pregunta, principio tienen las cosas, vos mismo lo dijiste en la pregunta, Martínez capaz que ni llega, no lo sabemos. Hay dos FA dentro del FA.
Un FA con el cual uno pueda llegar a tener puntos de acuerdo, que es el FA republicano, democrático, moderno, abierto al mundo, que no está atado ni a recetas ni a dogmas de los 60, el FA que en algún sentido ha estado en las expresiones más moderadas en las últimas décadas y en donde confluyeron muchos colorados, ex colorados y batllistas que sintieron que allí había una expresión socialdemócrata.
Con ese FA, ¿cómo no se va a poder tener puntos de acuerdo? Con el mismo que quieren Tratados de Libre Comercio con Chile y con el que sea si le sirve a Uruguay, con el que razona con total sentido común de la necesidad de tener equilibrios macro económicos y que la economía uruguaya tenga un nivel de equilibrio fundamental, con los que condenan y dicen que en Venezuela hay una dictadura, con los que no compran el discurso barato de la Patria Grande sino que tienen una mirada mucho más abierta…

- Ese FA que está describiendo está bloqueado por el otro…
– Bueno, y por eso es una gran oportunidad para nosotros, porque hay muchos de esos ciudadanos que vieron en esa opción dentro del FA socialdemócrata y que han apostado una y otra vez a esa opción que el otro FA, con el que no tenemos casi ninguna coincidencia. No logra imponer su visión, pero bloquea a la otra, porque no podemos decir que el FA ha tenido gobiernos al estilo populista chavista, kirshnerista, revolucionario ni nada por el estilo. O sea, ni el Partido Comunista ni el MPP, incluso con Mujica presidente, lograron imprimirle al gobierno una tónica populista ni “no republicana”. De hecho una de las críticas que se le puede hacer por la izquierda es que fueron demasiados moderados y que hubo poco de izquierda. Hubo extranjerización de la tierra como nunca, hubo apertura y beneficios a inversores extranjeros como nunca, y mil etcéteras.

- Hubo una agenda social importante.
– Sí, pero bueno, fijate la paradoja. Por ejemplo, la agenda social vinculada a la agenda de derechos, aborto, matrimonio igualitario y cannabis, ninguna de las tres cosas eran propuestas prioritarias del MPP o de Mujica.

- Sin embargo, hoy Uruguay es reconocido a nivel mundial no solo por Suárez y Cavani, sino también por Mujica.
– Pero son las paradojas que no tienen que ver con la realidad, tienen que ver con la utilización estratégica de una historia, una imagen y la construcción de un relato de vida y político, en este caso que tiene como protagonista central a Pepe Mujica, y que tiene todos los ribetes necesarios para una película de Hollywood.

Perfil de Fernando Amado

Casado. Es del signo de Virgo, aunque no cree en el horóscopo.
De chiquito quería ser militar, es licenciado en Ciencias Políticas y escritor.
Es hincha de Nacional.

No tiene tiempo para hobbys.
El asado de tira es su comida preferida.
La sinceridad es lo que más le gusta de la gente, mientras que lo que menos le gusta de las personas es la hipocresía.

 

Publicado en - Semanales, 7- Domingo, EntrevistaComentarios (0)

“Si fuéramos a una elección voluntaria, una ciudadanía apática o desconfiada de la política no iría a votar. Y si no vas a votar, no te involucrás en la construcción de tu destino”

Entrevista a Constanza Moreira

A Constanza Moreira, intelectual y académica de la ciencia política que incursiona en la práctica política desde el Senado, habiéndose llegado a postular como precandidata a la presidencia de la República por el Frente Amplio, y líder de la agrupación “Casa Grande”, estuvo recientemente en nuestra ciudad y dialogó con EL PUEBLO sobre diversos temas, como el de la participación de la mujer en la política.

- ¿Hay mucha diferencia entre la teoría de la academia y la práctica de la política?
– (Se ríe) Hacía tiempo que no me hacían esa pregunta, sí claro. No es que la cátedra no le acierte a las teorías de la política disponible que tenemos sobre Uruguay, sobre los partidos, sobre la sociedad uruguaya, pero en la política uno ve esa pintura en el detalle fino, mientras que la ciencia política siempre mira el conjunto, como el sistema de partidos, los electores. En la política se ve cómo funcionan los partidos políticos por dentro, de eso hay muy poquito escrito en la ciencia política uruguaya.Celia Cocco y Constanza Moreira en EL PUEBLO

También, para mí que estoy en política, me doy cuenta del cambio gigante que se está produciendo en el sistema de partidos uruguayos, y me parece que la academia todavía como que tiene un cierto retraso respecto a esta comprensión, porque bueno, no es lo mismo vivir el fenómeno de la aparición de un Novick, que de repente hay dos diputados que eran del Partido Nacional y ahora son de otro partido o uno de los nuestros que se va para otro lado. Eso uno lo vive en el día a día y empieza a entender la magnitud del cambio que experimenta Uruguay, mientras que la academia lo ve más de afuera. Entonces sí, hay una distancia en lo que media entre pensar una cosa y actuar sobre la realidad.

- Después de lo que ha visto desde adentro, ¿no desea volver a la academia…
- (Se ríe) Todavía doy clases…

- … y dejar definitivamente la práctica política?
– A veces sí. Dos o tres días a la semana sí, dos o tres días a la semana no. Mantengo un poco de vida académica en el sentido de que mantengo la cátedra. Escribo al menos un artículo por año, ahora estoy tratando de sintetizar lo que ha sido la experiencia del gobierno de Mujica y el de Tabaré, porque también me parece que los políticos sintetizamos poco y mal nuestras experiencias. Vamos haciendo las cosas y salvo lo que sale en la prensa sobre lo que hacemos, los propios partidos no tienen capacidad de sintetizar las propias experiencias. Esa es una tarea que le falta a la política, que es muy intensa y desgastante mientras que la vida académica te da una lejanía con la realidad muy tranquilizadora, aunque los académicos se preocupan igual por otras cosas (risas), no es que viven súper tranquilos, pero en todo caso, diría que la vida política es algo que ningún hombre ni ninguna mujer debería despreciar, es una noble tarea, todos deberíamos hacer algo de política en nuestra vida, porque así funciona mejor la democracia, si todos hacemos nuestra parte.

- Usted intentó ser presidente de la República (se ríe), ¿Uruguay está preparado para ser presidido por una mujer?
– Yo creo que sí, cualquier mujer lo puede hacer tan bien como cualquier hombre. Lo que complica la vida en Uruguay son los prejuicios, que son grandes, muy grandes, prejuicios sobre si la mujer tiene capacidad de mando o no, eso para mí es muy evidente, lo veo todos los días. A las mujeres las mandan al trabajo de las comisiones, de secretaria de actas, pero no son las que eligen para hablar en las oratorias o para tomar las grandes decisiones. Hay mucho prejuicio todavía en la política uruguaya, y al mismo tiempo los partidos siguen siendo de estructuras fuertemente masculinizadas. Uno ve las encuestas de opinión de quiénes son los candidatos y ponen Mieres, Novick, Lacalle, Larrañaga.

Por decir algo, yo tuve 10 mil votos más que Mieres, o una cosa así, pero jamás aparezco en una encuesta. (Verónica) Alonso se abrió camino ella sola y aparece de vez en cuando en alguna encuesta, es cabeza de lista en una organización súper masculina como es el Partido Nacional (PN). Mónica Xavier que fue la presidenta del Frente Amplio no aparece nunca. Entonces, no es por darle palos a la prensa porque estas son las encuestas de opinión, ¿y quién paga las encuestas de opinión? ¿Quién paga para aparecer en una encuesta de opinión?

Pero por supuesto que los uruguayos están súper preparados. El sistema político funciona, no son tan importantes las personas, son más importantes los partidos que las personas.

- Pero a los partidos los votan las personas…
– Y la gente vota a las mujeres. Nosotros (por “Casa Grande”) somos un ejemplo de eso, somos un montón de mujeres, hay hombres también (risas)…

- La cuota de género…
– (Risas) Le damos una cuota de género a los hombres. Es verdad que en algunos casos nos costó encontrar hombres para poner en las listas y cumplir la cuota de género, pero un grupo nuevito, sin un peso, sin cargos de gobierno, nacido de un día para el otro y tuvimos 80 mil votos, por lo que sacamos una senadora, y todo con liderazgo femenino y sin plata. Entonces, eso muestra que la sociedad está preparada para votar mujeres. Y Mónica Xavier le ganó a tres candidatos hombres. Ahora salió un hombre porque en realidad eran todos hombres los candidatos a la presidencia del FA.

Entonces, al contrario, las mujeres tienen un enorme atractivo para el electorado uruguayo, para el electorado femenino, pero también para el electorado masculino. El problema de los partidos es que son muy machistas, está muy masculinizado, los jefes son hombres. Es una forma de hacer política que le llamo hacer política con testosterona, a los gritos, con reuniones de noche que a las mujeres nos resulta poco aguantable. Los horarios nocturnos no nos sirven, hace mil años que lo vengo diciendo. A las 9 de la noche hay que terminar, empezaste a las 8 de la mañana. Incluso la forma en que se hace la campaña política.

Como somos dueñas de nuestro grupo político, hacemos una campaña política más amigable, pero la forma en que se hacen las campañas políticas es absolutamente deteriorante de la salud de cualquiera. Hay que encontrar la manera de hacer campaña amigable, sin matar a la gente ni enfermarla. Y bueno, todas esas prácticas un poco brutales, es lo que las mujeres cuando llegan a la política las van cambiando. La mujer es más negociadora, tiene un tono de voz distinto cuando hablan. Entonces, esas son limitantes que se producen arriba, en la dirigencia. Pero la gente votaría por mujeres, cómo no.

- ¿Qué lectura hace de la poca participación de la gente cuando se la convoca voluntariamente a las urnas? En el caso de las últimas elecciones internas de los partidos políticos apenas concurrió el 35% de los habilitados para votar, ¿eso deslegitima al sistema?
– Soy una firme defensora del voto obligatorio y con sanciones, y Uruguay es el que tiene el régimen sancionatorio más duro de América Latina. Estoy a favor del voto obligatorio porque cuando el voto es voluntario tiende a votar la gente de mayor nivel educativo, y la gente de menor nivel educativo, los apáticos de la política no se involucran. Entonces, el gobierno también tiene menor propensión a desarrollar políticas para los sectores que no lo votan, que no participan en una elección. O sea, el voto voluntario es muy elitista, genera resultados muy elitista, por eso es que estoy a favor del voto obligatorio.

Pero si se trata de elegir a las autoridades internas de los partidos, me parece lógico que sea voluntario, porque no cualquiera quisiera estar involucrado en elegir los candidatos de los partidos, tienen que ser los que estén cercanos a los partidos. Nosotros elegimos un régimen muy raro. Antes se suponía que eso lo elegían los militantes, como en el FA. Pero se abrió un poco más, eso está muy bien, pero tiene que ser voluntario. Ahora claro, en la primera, como todo juguete nuevo, todo el mundo fue a votar, en la segunda votaron menos, en la tercera menos, y además se produce una diferencia, en el FA se vota menos en la elección interna que en el PN, donde tiene un gran peso para determinar cómo se corta el bacalao ahí adentro. La elección interna en el FA es bastante testimonial desde el punto de vista de cómo se eligen las candidaturas.

Además, en un contexto como éste, que hay líos de políticos en la Justicia, que hay políticos presos, que hay problemas con la actividad económica porque ya no estamos en el Uruguay que crecía el 6%, tengo la impresión de que si uno fuera a una elección voluntaria, una ciudadanía apática o desconfiada de la política no iría a votar. Y si no vas a votar, no te involucrás en la construcción de tu destino. Entonces, lo que muestra eso es que si a la gente le dan a elegir entre votar y no votar, una gran proporción de personas no lo haría.

- En ese contexto, comienzan a aparecer movimientos de autoconvocados en materia económica y ahora también en seguridad, que cuestionan a los políticos por la ausencia de soluciones a los problemas. ¿Qué falta para pasar del “nos vemos en las urnas” a “que se vayan todos”?
– Del “nos vemos en las urnas” a “que se vayan todos” hay una montaña, no un paso. Porque el “nos vemos en las urnas” quiere decir, las urnas van a legitimar si vos tenés razón y yo no o al revés. “Nos vemos en las urnas” es la respuesta a Tabaré de ¿este es un movimiento social que lucha por sus intereses o este es un movimiento político que quiere medir fuerzas? Porque si es un movimiento político que quiere medir fuerzas, “nos vemos en las urnas”.

“Que se vayan todos” es la respuesta indignada de la sociedad frente a un sistema político que no solamente no da respuestas sino que el propio sistema político genera una gran inestabilidad. Es un poco lo que pasa ahora en Brasil, el sistema político es un factor de generación de problemas, no resuelve sino que genera problemas todo el tiempo. Me refiero a Temer y su banda.
El sistema político uruguayo es un sistema que tiende a la resolución de problemas, no es un sistema que genere problemas adicionales. Puede no darle soluciones a medida a cada uno de los problemas de los uruguayos, eso es así. Pero el tema es que hay una parte de las soluciones que pasan por el sistema político y otra parte de las soluciones que no, por decir algo. Por ejemplo, en la violencia de género no se puede poner un policía adentro de cada casa. La violencia de género interpela a toda la sociedad uruguaya, no tiene la culpa el gobierno de la violencia de género, que es un fenómeno social, al que llamamos “el patriarcalismo”, que nos interpela a cada uno de nosotros, especialmente a los hombres, sobre cuán violentos somos.

Perfil de Constanza Moreira

Viuda. Es del signo de Piscis. De chiquita quería ser escritora. Hincha de Brasil (se ríe).

¿Una asignatura pendiente? Descansar.
¿Una comida? Feijoada.
¿Un libro? “La conjura de los necios” de John Kennedy Toole.
¿Una película? El paciente inglés.
¿Un hobby? Viajar.
¿Qué música escucha? Toda.
¿Qué le gusta de la gente? Su inocencia.
¿Qué no le gusta de la gente? El cinismo.

Entrevista de Leonardo Silva

Publicado en - Semanales, 7- Domingo, EntrevistaComentarios (0)

“El Frente Amplio no cumplió, así que vaya al banco de suplentes. El tema es quién entra de titular”

Entrevista a Pablo Mieres

Pablo Mieres, senador y líder del Partido Independiente (PI), estuvo recientemente en nuestra ciudad, visitó EL PUEBLO y conversó sobre los temas de actualidad, comenzando por lo que le dejó la reciente interpelación al ministro del Interior.

- ¿Qué le dejó la interpelación al ministro Eduardo Bonomi?
– La sensación de tozudez del gobierno, que sostiene a un ministro contra toda evidencia. Eso no es bueno para el propio gobierno, creo que le hace daño. Si hoy uno hiciera una encuesta en cualquier parte del país, la gestión de Bonomi saldría muy mal parada, y no porque la gente tenga animosidad contra el ministro, pasa que la gente sufre la inseguridad y siente que estamos cada vez peor. Entiendo que es de buena política de un gobierno que cuando a un ministro no le va bien, corregir, buscar otra política y conseguir otro ministro, sobre todo cuando este lleva 8 años. Uno se pregunta si no es un cargo vitalicio porque Bonomi lleva más tiempo en el cargo que cualquier presidente en tiempos democráticos y que cualquier ministro desde que volvimos a la democracia. Uno piensa que eso debería ser una señal de que estamos en un lugar donde la seguridad ha aumentado, y es todo lo contrario.

Entonces, lo que creo es que quedó en evidencia, más allá de toda la hojarasca, los insultos, los agravios y los detalles, lo importante es que el gobierno persiste en una estrategia de seguridad sosteniendo a un equipo que está al frente de esa política de seguridad que lamentablemente ha fracasado.

- ¿Usted también se comió el amague como todos nosotros cuando comenzó a contestar el ministro y parecía que dejaba su cargo?
– (Se ríe) Pareció muy raro, o sea, cuando empecé a escucharlo reconozco que tuve un segundo de duda pero enseguida me di cuenta que era un giro discursivo típico de los debates parlamentarios, lo que pasa es que Bonomi no tenía esa característica. Hasta ahora, siempre que había comparecido había ido a los asuntos, esta vez le encontró una vuelta política, una picardía parlamentaria que tuvo su efecto porque generó la atracción de los medios, pero es un chascarrillo de esos que ocurren en los debates parlamentarios que termina rápidamente y el tema central era otro.Pablo Mieres con dirigentes locales del Partido Independiente

- Cuando observa algunos alertas que se están dando en el país, como en la educación, en seguridad, en el empleo y en el desempleo (dos caras de una misma moneda), en la economía, en el endeudamiento interno y externo, pensando en el futuro, ¿qué nos queda?
– El cambio, creo que es evidente. Es decir, este gobierno no ha logrado responder los principales problemas del país.
A esa enumeración que usted menciona agreguémosle la reforma del Estado, que tampoco la han desarrollado. Entonces, está todo pendiente, que es la sensación que uno tiene, sobre que las reformas que hay que hacer en Uruguay, que hace tiempo que están planteadas, el FA no las hizo y no las va a hacer, y uno se pregunta si un futuro gobierno del FA las haría.
No las hará, entre otras cosas porque están divididos, y en la división predomina el freno. Es decir, cuando se dividen pasa lo que está pasando con el Tratado de Libre Comercio con Chile, que hace dos años que estamos con eso trancado, y ahora parece que la Mesa Política o el Plenario lo va a resolver. O sea, le han extraído la función de gobierno al gobierno, y es el aparato partidario, con sus militantes sobredimensionados los que terminan por decidir lo que pasa en el país.

Por eso la reforma educativa no avanzó y los reformistas se tuvieron que ir, como Fernando Filgueiras y Juan Pedro Mir. La reforma del Estado te la debo. Entonces, lo que se necesita es un cambio, y ahí, nosotros creemos que somos la mejor opción de cambio, que es de lo que trataremos de convencer a la ciudadanía, que para sustituir al FA, lo mejor que puede pasar es que gane el PI o una coalición más amplia con gente socialdemócrata que provenga de otros partidos, incluido del FA.
Creo que hay un montón de gente del FA que está muy caliente y que ojalá se sume en una patriada para tratar de cambiar la situación del país.

- En todas las encuestas se aprecia un porcentaje bastante abultado de personas que dicen estar indecisas, lo que deja la impresión que el uruguayo está pensando qué va a votar en las próximas elecciones, ¿cómo convencerá a esos uruguayos que su propuesta es la mejor para el país?
– Es muy cierto, y si uno compara las encuestas con lo que decían hace 5 años, el número de indecisos es sensiblemente mayor, alrededor de 10 puntos más que lo que pasaba en 2013 con respecto al 2014.
En 2013 había un porcentaje de indecisos de alrededor del 13%, ahora es un 25%, en promedio porque hay algunas que dan 40%, otras dan menos. O sea que uno de cada 4 uruguayos no sabe qué va a hacer el año que viene.
Y de los que dicen que van a hacer tal o cual cosa, el nivel de firmeza en la decisión es también muy variado. Así que la volatilidad del ciudadano es muy alta hoy para su decisión. Nosotros tenemos que convencerlos que, primero, el FA agotó su proyecto de cambio, tuvo 3 períodos, con sus cosas buenas y malas. No soy de los que cree que hay que barrer todo para afuera como si nada hubiera servido, se han hecho cosas, pero son mucho más los debe a esta altura, pero además y sobre todo, no hay propuesta.

El FA no sabe ya en qué avanzar, incluso cuando plantea, como Astori dijo el otro día, la reforma de la seguridad social es un tema fundamental del próximo período de gobierno, y uno dice, pero usted está en el Ministerio de Economía, le quedan dos años de gobierno, ¿por qué no hacemos ahora la reforma? Ninguna reforma va a ocurrir.

Entonces, el gran tema es demostrarle a la gente que del abanico de alternativas opositoras, la mejor para el país es la nuestra. Ese es el debate de la campaña electoral, por un lado decir, “señores, el FA no merece una nueva oportunidad porque no cumplió acorde a lo que se esperaba y además dijo cosas que después no cumplió, como que no iba a imponer más impuestos y puso, que iba a reformar la educación y no la reformó. No cumplió, así que vaya al banco de suplentes”.

El tema es quién entra de titular. Y ahí vamos a debatir con los demás candidatos de los partidos de oposición, y nuestro objetivo es demostrarles que somos la mejor alternativa.

- Con la aparición de movimientos de autoconvocados en materia de economía y ahora de seguridad, ¿no corre peligro la democracia representativa?
– Creo que no, pero tampoco hay que bajar la guardia. Uruguay todavía mantiene estándares de apoyo a la democracia representativa fuertes pero esto no es una cosa ganada de una vez para siempre, hay que ganarse el respaldo ciudadano todos los días.
Creo que hay un momento de crisis de credibilidad en la política, hay una situación de malestar, de distancia, y tiene un nombre muy claro, la falta de transparencia y de ética pública, que es otro gran tema de campaña.
Hay que ofrecerle a la ciudadanía una propuesta que dé garantías de transparencia y de reivindicación de la ética pública.

- Pero de la frase “nos vemos en las urnas” a “que se vayan todos”, ¿no hay un paso?
– Sí, sí. Ese es un problema, porque además cuando surge el “que se vayan todos”, el que viene es un problema (risas), porque por lo general el que viene es alguien que no tiene muchos reflejos democráticos, es un mesías que descree de los partidos.
A esas cosas les tengo alergia. Pero claro, el sistema de partidos tiene que ganarse el respaldo ciudadano.
Uruguay ha sido tradicionalmente una democracia de partidos muy fuertes, tanto que uno que participó siempre en partidos minoritarios lo sufrió, porque para crecer en un país donde los partidos grandes eran tradicionalmente muy fuertes, costaba mucho.
Pero ir a la idea de que los partidos no sirven es un riesgo grande, cada vez que esa idea surgió en cualquier país, en Uruguay también, lo que tuvimos después más vale olvidarse.

Por eso, a fin del año pasado planteamos un paquete de transparencia, un shock de transparencia, estamos pidiendo a los demás partidos que se instale una comisión especial en el Parlamento sobre transparencia y que votemos una gran ley de transparencia, junto con la ley de transparencia de partidos, que ya tiene media sanción, y esa es otra señal que hay que dar.
El sistema de partidos tiene que votar una ley de financiamiento de partidos que nos exija más cristalinidad y más seguimiento sobre nuestras cuentas, sobre nuestros gastos y sobre nuestros ingresos.
Y me parece que éste es el año para las dos cosas. Si hacemos esos dos gestos, y si esos gestos son unánimes, creo que el sistema político puede renovar su crédito con la ciudadanía.

Y nosotros en ese sentido no estamos para garronear, es decir, para quedarnos con esa bandera, queremos que esta bandera sea de todos, porque es todo el sistema político el que tiene que recuperar la credibilidad.
Ahora, si no hay apoyo, bueno, reivindicaremos nosotros nuestras convicciones.

- Usted hace poco planteó la necesidad de ir armando una agenda temática socialdemócrata entre todos los partidos políticos para que cuando se instale el nuevo gobierno no tenga la necesidad de comenzar de cero las negociaciones de una agenda parlamentaria, ¿cómo está ese tema?
– Hemos incorporado alguna gente que viene de afuera del Partido independiente, caso de Jorge Coronel en Cerro Largo, un ex diputado del Partido Nacional y también el caso de Antonio Chiesa, también ex diputado del Partido Nacional en Tacuarembó.
Hay conversaciones con más gente, inclusive gente del FA que hoy está muy distanciada de la situación del FA, que se siente defraudada y que las expectativas no han sido colmadas, sobre todo ese renunciamiento a las reglas de juego sobre transparencia que está planteado. Creo que puede haber novedades, pasa que todavía tenemos tiempo por delante. De cualquier manera, estamos trabajando, y a fin de año estamos lanzando la campaña electoral.
Ojalá que en esa campaña estemos acompañados por gente de otros orígenes sumando en un lema común, si no, seremos nosotros con nuestra gente, crecidos por el apoyo popular que ha ido progresando, algo que reflejan todas las encuestas, diciéndole a la gente que queremos tener la chance de gobernar.

- ¿Cómo encontró al PI en Salto?
– Muy bien, tenemos un equipo que hoy nos acompaña, la Mesa Departamental con la presidencia de Hoover Rosa, que es el compañero que tomó la posta en el departamento.
Veo al PI en Salto muy fuerte, presente en los temas departamentales y en las cuestiones más vinculadas con lo local al tiempo que también participan de los debates nacionales en las instancias de representación.
Es más, en el mes de setiembre la Junta Federal, que es el organismo más importante del PI que se reúne cada 3 o 4 meses, se va a reunir acá en Salto, lo que es una señal de que el partido valora el trabajo político que se está haciendo en Salto y que hay una confianza en nuestros compañeros, preparando una disputa por una banca en el Parlamento en representación del PI de Salto y luego, en la lucha departamental.

Perfil de Pablo Mieres

Casado, tiene tres hijos. Es del signo de Leo, de chiquito quería ser político. Es hincha de Nacional.

¿Una comida? Me encanta hacer un asado con ensaladas.
¿Un libro? “El país de la cola de paja” de Mario Benedetti.
¿Una película? El padrino I y II.
¿Qué le gusta de la gente? La solidaridad y el sentido por la generosidad hacia los terceros.
¿Qué no le gusta de la gente? La mezquindad y el egoísmo.

Entrevista de Leonardo Silva

 

Publicado en - Semanales, 7- Domingo, EntrevistaComentarios (0)

“La política de seguridad no solo no va a cambiar si no cambia el ministro, tampoco cambiará si no cambia el gobierno”

Entrevista a Álvaro Delgado

El senador Álvaro Delgado estuvo hace unos días en nuestra ciudad en el marco de los festejos de los 8 años de la Lista 50, oportunidad que EL PUEBLO aprovechó para dialogar con el legislador nacionalista sobre temas de actualidad.

- Estamos viviendo tiempos extraordinarios donde un ex presidente de Brasil está preso por delitos de corrupción, un ex vicepresidente uruguayo tiene pedido de procesamiento por delitos de peculado y abuso de funciones, otros casos similares se ven en otros países de la región, también han caído similares denuncias en figuras de su partido, ¿cómo analiza estos hechos?
– Todo lo que sea debate sobre transparencia está bueno. Ahora, no utilicemos el debate por la transparencia para camuflar un debate ideológico, donde tú me pellizcas una oreja y yo te pincho el ojo. Me parece que en esos términos no se puede plantear. AlvaroDelgado
Lo que en cambio vamos a plantear, en una línea muy fuerte, que es entre la legalidad y la ilegalidad, entre lo correcto e incorrecto. Este debate ético que se está dando, con todos los bemoles de la ética porque en realidad se trata de un concepto muy abstracto, incluso tiene que ver con los valores de cada uno, pero hay cosas que son muy sencillas, es legal o es ilegal.
Está encuadrado en una figura penal y si la Justicia determina que es un delito, ya está, no hay más que discutir. En realidad no hay procesados buenos e injustos y procesados a los cuales les corresponde.
Estamos viendo en algunos países, particularmente en Brasil, donde hay un deterioro político y moral importante, y obviamente que genera repercusiones en la sociedad, sobre todo en la política brasilera, a mí me preocupa mucho el descrédito que esto genera, pero obviamente había un aparato montado de corrupción encabezado por el PT (Partido de los Trabajadores) -no exclusivamente-, y que está ahora llegando a una de las etapas cruciales donde tienen procesamientos y el encarcelamiento del candidato y dos veces presidente Lula Da Silva. He visto algunos referentes del Frente Amplio hablar de la injusticia del procesamiento, y uno se pregunta, si el procesado fuera otro, ¿dicen lo mismo? ¿O miran la justicia o injusticia de un procesamiento en función de las afinidades ideológicas? Hay que sacarse esas anteojeras y ver el tema como lo que corresponde.

- ¿Y en Uruguay?
– Bueno, lo viví con ANCAP, donde después de haber sido el miembro denunciante en 2015, después de haber trabajado en la investigadora de una ANCAP que genera un déficit histórico, no existe en Uruguay un déficit de 800 millones de dólares en una empresa estatal monopólica con precios administrados y con récords de ventas de combustible.
Empezamos a hurgar y había una serie de situaciones de errores y horrores de gestión, irregularidades e ilicitudes, y en algunos temas teníamos la presunción que podía haber una implicancia penal, por eso se hizo la denuncia, y lo hicieron los demás partidos también.
Después de dos años la Justicia empieza a pronunciarse, y la verdad que durante estos dos años yo recibía toda la semana gente afín y no tan afín diciendo que no iba a pasar nada. Y la verdad que a toda esa gente la sorprendió la decisión del fiscal Pacheco donde pide el procesamiento, por ahora, de nueve personas por los delitos de abuso de funciones, peculado y estafa, según corresponda, y anunció dos cosas que me parecen importantes, que va a tomarse su tiempo para definir dos situaciones más, y que además va a seguir investigando para profundizar en algunos temas. Para mí eso es muy importante porque genera un sentido de alivio institucional y social en cuanto a que hay un Poder del Estado que regula entre lo legal y lo ilegal cuando te pasás de la raya, cuando afectás otro derecho y cometés delitos, que actúa con independencia. Y me parece que eso hay que valorarlo, la Justicia que estaba tan vapuleada, y ahora agarra un rol protagónico en función de hacer lo que hay que hacer, y hacerlo como un Poder independiente del Estado. Está pasando acá y está pasando en Brasil, los fallos de la Justicia se pueden discutir pero hay que acatarlos.

- Estamos viviendo tiempos muy violentos donde la vida de las personas parecería que no valen nada para los delincuentes…
– Y yo vengo de mis pagos de Quebracho, ¿viste lo conmovido que está? Hoy día la sociedad de Quebracho está dividida en función de cómo interpretan las situaciones. Pero, pasás raya y hay dos asesinados y un autoeliminado en una sociedad que no llega a 3 mil habitantes. Lo que pasó acá con el hijo del ferretero, lo que pasó con el otro que acuchillaron.
Estamos viviendo en una sociedad que se ha vuelto muy violenta. Ahora, la violencia no se arregla con represión, el delito se arregla con represión, el delito con violencia se arregla con represión.
Parte de lo que tenemos que hacer es que algunos acuerdos que tenemos con la Presidencia se cumplan, entre otras cosas lo que refiere al agravamiento de las penas para homicidas cuando los asesinados son jueces, policías o fiscales, el registro de abusadores de menores, ahora estamos presentando un proyecto de ley para evitar las salidas anticipadas que hoy están habilitadas a dos tercios de las penas en determinadas circunstancias.
Muchos de estos ya estaban acordados con Presidencia y después el FA termina no pudiendo llevar a cabo lo que acuerda el presidente de la República, entonces somos todos rehenes de una interna política del FA que tiene miedo a la represión, miedo a endurecer las penas, miedo a decir con fuerza que lo que hay que decir en Uruguay es que se acabó el recreo, y no estoy hablando de mano dura, estoy hablando de mano firme.
Vamos a insistir y vamos a hacer todas las acciones posibles, aunque creo que la política de seguridad no solo no va a cambiar si no cambia el ministro, tampoco cambiará si no cambia el gobierno.

- ¿Y respecto a la violencia, que usted diferenció del delito?
– El tema de la violencia es mucho más profundo, no solamente relacionado a los delitos, la sociedad uruguaya está más violenta. Se ve en el tránsito, en las relaciones humanas. Eso muchas veces se arregla con temas más a largo plazo, con educación, con inclusión. Ahora, no podemos esperar que eso pase para reprimir el delito. La represión al delito es para ayer, porque estamos hablando de vidas de gente inocente.
Hoy la gente más que sentir, vive el tema de la seguridad como que está en un permanente estado de indefensión, que el gobierno muchas veces parece estar más preocupado por los derechos humanos de quienes terminan siendo procesados y no por los que están siendo víctimas de los que son procesados.

- ¿Qué otro tema considera importante a atender?
– El otro tema que importa, que vemos en las encuestas de opinión pública pero que fundamentalmente lo vemos en las recorridas por todo el país, es el tema del empleo.
Con un desempleo creciente en Uruguay, asociado a una baja actividad, porque cada vez hay menos gente que busca empleo, asociado fundamentalmente a las expectativas económicas y a la falta de inversión. No hablo de la mega inversión, estoy hablando de la pequeña inversión, la del comercio de la esquina que arregla la vitrina o el que abre el restaurante o de quien pone más mercadería en la ferretería.
Esa inversión que derrama el taller, que derrama mano de obra, hoy está absolutamente frenada en Uruguay, y se siente, y se va a sentir mucho más a partir del próximo mes con los resultados de la cosecha de la soja, sumado al impacto de lo que ha sido la seca en la ganadería, donde habrán menos terneros porque ha habido menos vacas preñadas, con lo cual el año que viene tendremos vacas que paren más tarde. Esto nos afectará por lo menos dos años.
El otro día analizábamos con un grupo de técnicos de economía el costo de la seca en Uruguay, que terminará siendo globalmente arriba de un punto del PBI, arriba de 600 millones de dólares, donde se incluya entre otras cosas, en el global, unos 33 mil fletes menos.

- Esto que viene analizando ha llevado a que la gente se muestre preocupada y cansada, viéndose fenómenos sociales como el caso de los autoconvocados en materia económica o ahora también en Salto en materia de seguridad. ¿Esto no pone en riesgo el sistema de representación vigente en nuestra Constitución?
– Yo creo que es muy bueno, la sociedad canaliza las inquietudes, los descontentos o el enojo a través de manifestaciones que son apartidarias. Más, decidimos no concurrir a la marcha por seguridad estando en Salto no porque no sienta o no comparta los reclamos, en ese sentido estaría al frente de la fila.
Estoy tan indignado como cualquiera de los salteños, esto mismo me pasa en todos los departamentos a los que voy.
Pero no quiero dar excusas, porque lo primero que hace el gobierno ante una situación de estas, que en definitiva es presión y control social, es descalificarla. Entonces no le quiero dar excusas, cuando hay algo genuino de la gente indignada y canalizando su enojo marchando, haciendo lo que tiene que hacer, que es manifestarse.
¿O hay manifestaciones buenas y malas? ¿Si mañana el SUNCA se manifiesta está bien y si se manifiesta la gente por seguridad está mal? No, no, creo que ahí están muy equivocados con esa que fue la primera reacción del gobierno con los autoconvocados. He tenido varias reuniones con la mesa de los autoconvocados junto a Luis Lacalle Pou, tenemos muchas coincidencias, muchos de los temas los hemos venido planteando.
En enero planteé 15 medidas a la ministro de Industrias y al ministro de Economía en la Comisión Permanente para bajar el costo de los combustibles y de las tarifas eléctricas con medidas administrativas, un 15% en las tarifas eléctricas sin que UTE pierda plata, $7 en el precio del gasoil, entre otras cosas también pedí que ANCAP no le siga subsidiando 10 millones de dólares a la intendencia de Montevideo todos los años por una tasa de inflamables que no tiene ningún sentido.
Son algunos ejemplos.
O sea, nosotros proponemos. Obviamente es el tercer período con mayoría propia, y como dije, estamos todos siendo rehenes de una interna política del FA. Ahora, esto también se empieza a resquebrajar. El FA pierde mística, capacidad de adhesión, de propuesta, de cohesión, una situación económica que no es favorable a Uruguay, un desempleo creciente. Se están dando condiciones que la gente comienza a decir que está descontenta y se manifiesta, y cuando pasa esto están diciendo que quieren un cambio. Ahí tenés que el tercer partido según las encuestas de opinión pública son los desencantados, y esa es una gran responsabilidad para nosotros, ser la alternativa al FA, que con humildad tenemos que aceptar ser los merecedores de esa confianza de por lo menos una parte de ellos, que vean en nosotros la chance de un gobierno diferente.

Perfil de Álvaro Delgado

Casado. Tiene tres hijos. Es del signo de Piscis. De chiquito quería ser abogado o veterinario. Es hincha de Peñarol.

¿Alguna asignatura pendiente? Sí, hice un posgrado en Uruguay pero tuve muchas ganas de hacerlo en el exterior.
¿Una comida? El asado.
¿Una película? El discurso del rey.
¿Un hobby? Estar con amigos, con la familia, algún deporte y andar a caballo.
¿Qué música escucha? De todo.
¿Qué le gusta de la gente? Cuando es espontánea. ¿Qué no le gusta de la gente? Cuando piensa una cosa y dice otra.

Entrevista de Leonardo Silva

Publicado en - Semanales, 7- Domingo, EntrevistaComentarios (0)

Pensando en generar empleo: “hay que buscar inversiones macro que diversifiquen la producción del departamento”

Entrevista a Manuela Mutti Fornaroli

Manuela Mutti (31) milita en política desde los 14 años y hoy es una de las tres diputadas por Salto electa por su sector, el Movimiento de Participación Popular (MPP). EL PUEBLO dialogó con ella para conocer cómo ha encarado su trabajo legislativo.Manuela Mutti
- Cumplió 3 años de estar al frente de la diputación por Salto, ¿diputación que podemos decir llegó casi por sorpresa?
– Exactamente, fue una diputación que nos tomó por sorpresa porque como MPP íbamos en una candidatura en solitario. En otras instancias y como organización política habíamos logrado diputaciones pero siempre en el marco de alianzas. En este caso la 609 iba sola con un candidato nuevo, mujer, joven y a su vez en ese momento era docente rural, por lo que terminaba de dar clases y me iba a militar. O sea que tampoco teníamos una disposición grande, que implicó que la organización tuviese que hacer malabares y montar una estrategia diferente a la hora de poder trabajar hacia las elecciones, que hoy con el diario del lunes sabemos que fue una estrategia acertada.
- ¿Cómo se encontró en esa función de legisladora? ¿Era lo que esperaba?
– En mi caso siempre planifiqué mi trabajo político como un trabajo orgánico. Me gustó siempre la tarea de planificación política, de debate interno y de generar las condiciones para que la organización funcione. Ese fue mi rol siempre, por eso estuve muchos años en la dirección de los jóvenes a nivel nacional y en la dirección del regional del interior, en la cual nos encargamos de que funcione la orgánica en todo el interior. Esto fue desde muy temprana edad, arranqué a militar a los 14 años y a los 16 ya ocupaba cargos de responsabilidad a nivel nacional. Esa tarea me sirvió de mucho porque a la hora de llegar al Parlamento, muchos de los compañeros con los que hoy trabajo son compañeros generacionales de esos momentos, y los que no lo son, los pude conocer en la militancia orgánica.
Quienes están en el Parlamento ninguno me es desconocido, quienes forman parte de sus equipos de trabajo tampoco. Inclusive fui parte de equipos de trabajo en el Parlamento cuando era joven. A través de algunos centros de investigación realizamos muchísimos aportes a (Ernesto) Agazzi, con quien trabajé como asesora cuando era estudiante en la parte de fundamentación de proyectos de ley. Entonces, más o menos lo que era la dinámica del trabajo parlamentario la conocía, pero desde otro ángulo, no teniendo que ser yo la persona que daba la cara en determinados momentos ni atajar todos los frentes. Sabía lo que era un poco la tarea y la diferencia entre un diputado de Montevideo y un diputado del interior, sin duda que es totalmente distinto.
- ¿Por dónde observa esas diferencias?
– Y la diferencia pasa porque al diputado del interior le llegan los conflictos hasta cuando va al almacén. Si la gente te identifica, te para, te plantean los problemas y en cada situación te estás llevando problemáticas para que se resuelvan previo estudio y reuniones a agendar. También que no te centras en un trabajo específico. Si bien integro la Comisión de Educación y Cultura, me he metido en la Comisión de Legislación Laboral, en la de Transporte, en la de Salud, en la de Derechos Humanos, en la de Población y Desarrollo, en la de Hacienda. Sin embargo, el diputado de Montevideo logra poder centrar más su trabajo en áreas específicas y en la tarea más legislativa. Estar en el Parlamento todos los días de la semana te permite a veces estar más en el mojo que lo que estamos nosotros, que hay cuatro días que nos perdemos y cuando llegamos hay muchas cosas ya resueltas.
- Antes se tomaba al diputado del interior para hacer gestiones para la gente, ¿cómo es ahora?
– Ese no debe ser nuestro rol. De hecho terminas siendo el nexo más cercano con algunas cuestiones del Poder Ejecutivo, entonces a veces se excede la tarea legislativa. Nos encantaría decir que nuestro trabajo es de escritorio y que se refiere a la parte legislativa que tiene vínculo con nuestro territorio, con la gente y a nivel nacional. Pero en realidad terminamos siendo el nexo de la solución de muchísimos problemas, abrir vínculos, destrabar cosas. Por suerte, una de las cosas que nos permitió organizarnos y no estar al golpe de balde, fue haber definido a través de muchísimos informes que pedimos a la Universidad de la República, a las distintas reparticiones del Estado en general y a la gente que estudia a nivel social, cuáles eran las problemáticas que tenía nuestro departamento para poder definir también cuáles iban a ser nuestros ejes de trabajo.
Una de las cosas que ha definido nuestro trabajo es tratar de que lo urgente no termine marcándonos la agenda y de lograr un trabajo capaz que silencioso pero planificado, en donde vayamos cerrando temas y no terminemos atendiendo problemas particulares, que eso ha sido algo que en el principio de la Legislatura nos dimos cuenta que teníamos que gestionarlo mejor, no atendiendo problemas puntuales y tratar de ver cuando esos problemas son colectivos, reales y ser quizás orientadora de los problemas puntuales, y explicarle a la gente que como ciudadanos tienen tales derechos, que pueden ir a tal oficina a la que tiene acceso todo el mundo y no venir a una diputada para solucionar sus temas.
- ¿Y la gente entiende eso?
– Ha habido de todo, inclusive muchas veces las respuestas han tenido que ser fuertes. Es increíble, la gente se queja mucho de la corrupción, pero en la primera oportunidad en la que tiene un problema a veces te piden cosas que no son muy santas, y ahí le tenemos que explicar a la gente que eso no hacemos. Por lo que a veces hay respuestas medio fuertes pero que hace a la pedagogía de la política, para empezar a educarnos desde otro lugar como ciudadanos y como actores políticos.

“Nos ven venir y saben que somos muy insistentes”, dijo

- ¿Cuáles son los ejes de su trabajo parlamentario?
– Trabajo, ruralidad y educación. Una de las cosas que nos hemos impuesto como objetivo para terminar la diputación es lograr lo del Veltroni que está medio atado para la Universidad de la República, que en eso estuvimos trabajando muchísimo. Pero de todas maneras, eso no da una solución definitiva a los problemas de la Universidad. Luego hemos trabajado también en poder lograr lo del polo tecnológico. Algo que ya logramos fue concretar una propuesta estable para el medio rural que es la propuesta educativa de Carumbé, con un micro para toda esa zona llevando estudiantes tanto de Primaria como de UTU, que dará una respuesta estable. En materia laboral, combatiremos la precariedad laboral tanto de forma legislativa como a través de la denuncia. En materia legislativa estamos trabajando el proyecto de ley sobre insolvencia patronal, el proyecto de clearing patronal y estamos ocupándonos también del trabajo de los artistas.
- Se ha podido ver en este tiempo su particular preocupación por la problemática de los trabajadores de la naranja y por temas educativos, pero si tuviera que definir cuál ha sido su principal preocupación en estos tres años en la diputación, ¿cuál sería?
– Sin duda el empleo. Es algo que nos tiene tremendamente preocupados, pero cuando digo el empleo no estoy hablando de la precariedad del empleo, que ha sido la expresión más fuerte el tratar de defender los derechos de los trabajadores más vulnerados, como son los trabajadores zafrales, sino que ha sido el empleo en la búsqueda de oportunidades para nuestro departamento. Si bien sabemos que excede a nuestro rol, y capaz en eso la intendencia tendría que tener un rol más preponderante, hemos golpeado puertas. Inclusive este mes volvimos a reunirnos con la ministra de Industria, preocupados y con números sobre la mesa siempre, junto con el Ministerio de Trabajo nos hemos reunido con la OPP, nos hemos reunido por el tema hidrovía, tratar de meter cabeza en cuáles puede ser las salidas no solo departamentales sino de la región.
Nos hemos juntado muchísimas veces con la diputada de Paysandú y con la senadora Patricia Ayala, en un principio para un diagnóstico de cuál era la situación de nuestros territorios a nivel de potencial de desarrollo, y por otro lado ya ir con propuestas más concretas a golpear puertas que muchas veces nos ha sucedido que no ha tenido viabilidad o no ha existido la intención de abrirlas o no hemos sido apoyados en esas golpeadas de puertas. A esta altura nos ven venir y saben que somos muy insistentes…
Hoy tenemos que buscar inversiones macros que tengan que ver con la diversificación del modelo productivo del departamento. No puede ser que dependamos solo de una forma de producción como es el citrus y con miras a su vez de que tenemos una situación a nivel internacional y nacional en el citrus en el que estamos en un proceso de reconversión varietal, y eso baja increíblemente la cantidad de producción por cuatro años, y por ende la mano de obra también, todo para poder mantener determinados mercados en el exterior. Entonces en ese contexto, con más razón tenemos que empezar a pensar en la diversificación de la producción en nuestros territorios. En un momento se pensó en la producción del cáñamo, hay inversiones en Constitución que fue una punta. Por eso fuimos a hablar con Juan Andrés Roballo, prosecretario de Tabaré Vázquez, preocupadísimos por conocer cuáles eran las inversiones. Roballo nos dijo que iban a empezar a estudiar traer inversiones en cáñamo y bueno, se concretó en Constitución, pero siguen siendo esfuerzos muy aislados, por lo que requerimos otro tipo de apoyo.
- ¿No se está pensado para Salto realizar obra pública?
– Justamente, es una de las cosas que vamos a tratar de pelear en este presupuesto que ingresa, poder fortalecer la inversión no solo en materia de obra pública educativa, que fue lo que habíamos realizado en pequeñas intervenciones, sino en obras públicas macro, que es lo que vamos a empezar a estudiar y que tengamos obras planificadas para Salto.

Perfil de Manuela Mutti Fornaroli

Divorciada. Tiene un hijo de 7 años. Es del signo de Capricornio. De chiquita quería ser barrendera. Es hincha de Chaná y de Nacional. ¿Una asignatura pendiente? Pintar profesionalmente, porque en realidad paso todo el día dibujando y pintando. ¿Una comida? Milanesas con fideo. ¿Un libro? “El arte de amar” y “El Miedo a la Libertad” de Erich Fromm ¿Una película? “Novecento” de Bernardo Bertolucci. ¿Un hobby? Escuchar música, leer y pintar. ¿Qué música escucha? Muy variado. Me gusta mucho Alejandro Balbis, pero también Pink Floyd, como estudié piano me gusta mucho Mozart. Me encanta la murga, el blues (B.B. King y Janis Joplin), el rock me fascina, pero si me quiero divertir y cocinar escucho a Vanesa Britos, pero solo porque cocino bailando. ¿Qué le gusta de la gente? La vehemencia. ¿Qué no le gusta de la gente? La pasividad.

Entrevista de Leonardo Silva

Publicado en - Semanales, 7- Domingo, EntrevistaComentarios (0)

Entrevista a Agustina Escanellas “Sentimos que los colorados nos merecemos otra oportunidad”

Agustina Escanellas es una joven abogada dedicada a la política por vocación, la que trae casi desde la cuna. Hoy es precandidata a la diputación por la mítica Lista 115 de Vamos Salto del Partido Colorado. Sobre su visión de los tiempos que estamos viviendo fue el diálogo que mantuvo con EL PUEBLO.

- ¿Qué siente liderando una lista con la trayectoria de la 115?
– Es una gran responsabilidad que asumimos con todo el honor que sentimos cuando nos invitaron a ser parte de esto desde ese lugar, porque siempre fui militante pero ponerme el traje de dirigente es todo un desafío. Así que lo tomo con mucha alegría, con mucho compromiso, con responsabilidad y con muchas ganas de aportar nuestro granito de arena desde un lugar de buenas intenciones, de entender la política desde el voluntariado, tratando de armar un equipo de trabajo que sean dirigentes históricos de la 115 que nos están acompañando y de quienes estamos agradecidos por haber confiado en nosotros, pero también de invitar a amigos, gente que nunca participó en política, gente que de repente nos miraba un poco de lejos pero que queremos contagiar porque sentimos que es un momento de compromiso.

Están pasando cosas en el departamento y en el país, no podemos ser simples espectadores, no podemos estar mirando las noticias en familia o con amigos, como me pasaba a mí, y decir “qué barbaridad, mirá lo que está pasando”, entonces debemos preguntarnos, ¿y qué vamos a hacer nosotros? Porque eso de estar en nuestras casas diciendo “¡qué barbaridad!” no soluciona nada, no aporta y la idea es aportar, porque todos tenemos algo que decir, todos tenemos algo por lo que luchar. Me siento profundamente colorada y es momento de levantar un montón de banderas del partido, porque es un partido de gobierno que dejó una impronta en el país que tenemos que recuperar en valores, en gestión, en pensar al país de los próximos 30 años, una impronta que tiene que ver con la laicidad, con la educación, con la salud y con esa capacidad que tuvo el Batllismo de ver más allá y de posicionarnos en su momento como un gran país, porque por algo llegamos a ser la Suiza de América.

- El ser tantos años gobierno provocó, según los analistas, un desgaste en el Partido Colorado, medible elección tras elección desde 1985 a nuestros días, donde en cada elección los colorados fueron perdiendo parte de su electorado, ¿cómo se logra revertir ese desgaste y que la gente vuelva a considerar al Partido Colorado como una opción de gobierno?
– Se logra con trabajo, con sacrificio, se logra yendo a buscar a los mejores, y cuando hablamos de los mejores tenemos que ir a buscar a esos hombres y mujeres que sienten como nosotros a la política como vocación de servicio o como voluntariado. Nosotros tuvimos y tenemos hombres profundamente patriotas, capaces, que piensan en lo colectivo más allá de lo individual. Entonces, es una tarea difícil y que de alguna manera nos tiene que obligar a tratar de ser nuestra mejor versión, a tratar de unirnos porque vale la pena, porque los colorados sentimos que nos merecemos otra oportunidad. Hay que ver la historia, repasar y ver todo lo que construimos. Siento que al Partido Colorado se le pasan grandes facturas, pero también hay una cantidad de cosas del hacer y de la construcción de este país que son netamente coloradas y batllistas que tenemos que recuperar. Agustina Escanellas

- Pero mientras tanto, ¿cómo hace para que la gente entienda que el Partido Colorado es también una opción de gobierno?
– Tenemos que elaborar un proyecto y volver a enamorar a la gente, como ya se supo hacer. Pero antes tenemos que pararnos en los grandes pilares que tenemos como colorados y como batllistas, y de ahí transmitir el mensaje que debe ser claro para todos.

- ¿No siente que esas banderas que usted dice que hay que levantar, fueron tomadas por otros partidos políticos? Por ejemplo, hoy muchos dicen que el Batllismo se fue para el Frente Amplio.
– Siempre tuve una diferencia con quienes dicen que el Batllismo se fue al FA, siempre he dicho que Batllismo e izquierda nunca pueden estar juntos, porque considero que la ideología batllista nunca podrá estar equiparada a una ideología que tenga una base marxista o socialista o de izquierda, por la concepción que tiene el Batllismo del individuo y de la libertad. Siento que el Batllismo y el Partido Colorado es darle al individuo las herramientas para que en libertad pueda ser su mejor versión y así poder salir adelante.

- Está hilando muy fino, no creo que el votante común del FA haga esa lectura, a diferencia del militante o de su dirigencia…
– Yo creo que el FA emparejó para abajo, y creo que el Partido Colorado empareja para arriba. Si tuviera que decirlo entonces simplificado, sería eso. Arrancamos con los CAIF, primero en Salto, Partido Colorado. Escuelas de tiempo completo, Preparatorios y universidad en Salto. Teníamos una universidad que era reconocida, y llegábamos todos, hoy eso no se ve, hoy ves que la gente está haciendo esfuerzos enormes para llevar a sus hijos a los privados, porque ven esa brecha. Cuando yo llegué al IPOLL, junto conmigo llegamos todos a la Universidad de la República y todos nos recibimos de abogados, estaba gente que había hecho toda la educación en la escuela pública, yo había ido al Salesiano, y sin embargo llegamos todos porque todos teníamos el mismo nivel. Hoy no sé cómo está la universidad. Hoy veo que muchos hacen el esfuerzo para mandarlas a las privadas, y esa es una brecha.

Si hay una brecha en educación, ahí tenés una diferencia entre un país que apostaba a la educación para todos. Como se decía, la moña azul es lo más democratizante que podemos tener, ahí tenés un ejemplo de cómo antes se podía ascender por los talentos y las virtudes, y cómo ahora hay una brecha donde en la educación se ve que la gente hace malabares porque considera que lo privado hoy está mejor que lo público.

- Habló de un tipo de brecha, hay otras brechas, como por ejemplo, las desigualdades entre el hombre y la mujer en nuestra sociedad, particularmente en la política. ¿Cómo es una mujer joven trabajando en política y además, liderando una lista?
– Igualmente se han abierto los espacios, en particular en Vamos Salto gracias al liderazgo del senador Germán Coutinho quien desde el primer momento apostó a la igualdad entre el hombre y la mujer en el trabajo político. Siempre hemos tenido las mismas oportunidades hombres y mujeres por igual, nunca sentí esa brecha dentro de la agrupación. Es verdad que en cantidad quienes somos precandidatos a la diputación hay más hombres que mujeres, pero hay mujeres. Estas son conquistas que se van dando, porque también la mujer ha adquirido otro rol en la sociedad. Ha tenido que salir a trabajar, antes quedaba en su casa, antes se veía cómo la mujer tenía que quedarse al cuidado de su hogar y de sus hijos. Hoy de alguna manera ganó esos espacios de poder salir a trabajar, pero también en lo social. Antes, por ejemplo, no era común ver como se ve ahora a los grupos de amigas que salen durante la semana a comer. Mi madre siempre quedó en mi casa, y ahora veo que sale con sus amigas, por decirte algo. Hay un montón de pequeños logros que son palpables, la mujer ahora no cocina y el hombre lava los platos (risas), pero queda aún mucho camino por recorrer.

Hay un estudio que hizo la ONU que dice que las mujeres en Uruguay ganan por debajo de los hombres en el mismo puesto, incluso cuando están mejores preparadas. Entonces, hay brechas que hay que seguir luchando, con los hombres, no es una guerra sino que nosotras…

- ¿No es feminista?
– No, no. Soy defensora de los derechos que tenemos que adquirir, soy defensora de la igualdad y del papel de la mujer de hoy, porque la mujer de hoy tiene que salir a trabajar pero sigue siendo la que se ocupa de los hijos y sigue siendo el motor de la casa. Falta mucho para alcanzar la igualdad y borrar esa brecha. La participación en política y en todos los órdenes sociales debe ser en equipo, con mujer y hombre, porque cada uno tiene sus connotaciones, sus características y su forma de pensar. La mujer de repente es mucho más pasional, el hombre capaz es más cerebral en algunas cuestiones, pero la mujer es muy organizada, es práctica, tenemos eso de hacer rendir la economía. Una mujer hoy, ¿cómo hace para llevar adelante un hogar con lo caro que está todo? Son contadoras, son ingenieras…

Gracias a dios me tocó vivir en una generación donde podemos hacer todo, somos una generación joven que sentimos que no existen esas barreras que nos van a impedir llegar a algunos lugares por ser mujer o por ser joven, porque también nuestra política está llena de gente mayor…

- Habló de generaciones, cuando su padre se retiró de la política alguien pudo haber pensado que ya no habría más un Escanellas en política, pero apareció usted, ¿cómo fue tomar esa posta? ¿Cómo lo tomó su familia?
– Siempre acompañé a papá, y desde que tengo uso de razón, cuando en casa se hablaba de política yo siempre me prendía, siempre fui de discutir y de intercambiar puntos de vista. En casa no solo que no sorprendió sino que sintieron que estaba haciendo algo que a mí realmente me apasiona. Sintieron que yo estaba haciendo algo que me gusta, y desde ese lugar creo que ellos están orgullosos y contentos de ver cómo me juego por lo que siento, luchar por lo que creo que vale la pena, y más allá que como padres deben tener ese temor de la exposición, de las críticas y que me ven como hija y que pueden ponerse nerviosos cuando salgo en los medios, me están ayudando, me apoyan. Sienten que estoy cumpliendo el sueño de tener el privilegio en esta etapa de mi vida, de poder dedicarme a esto.

Yo ejerzo mi profesión, vivo de la abogacía, pero hoy por hoy siento que vale la pena hacer todo este sacrificio, y de alguna manera estoy contenta, estoy feliz, ellos se dan cuenta, me ven cuando llego a casa un sábado a la tarde y al rato me voy porque tengo una reunión y recuerdo que mi hermana me dice, “te vas feliz”. Y si, es mi vocación. Y cuando los padres ven a sus hijos que de alguna manera son felices haciendo algo que les gustan, ellos también serán parte de esa felicidad. Pienso que ellos están orgullosos de que yo siga con el partido y con la herencia familiar de la política. En casa siempre sentimos que la política era el espacio y la herramienta social para poder crear puentes y ver de solucionar, de contribuir y de devolver un poco al país todo lo que el país hizo por nosotros.

Perfil de Agustina Escanellas

Divorciada. Es del signo de Acuario. De chiquita quería ser abogada. Es hincha de Peñarol.
Dice no tener ninguna asignatura pendiente.
¿Una comida? Las pastas.
¿Un libro? “El amor en los tiempos de cólera” de Gabriel García Márquez.
¿Una película? La lista de Schindler.
¿Un hobby? Cocinar.
¿Qué música escucha? Me gusta la música alegre, la música bailantera.
¿Qué le gusta de la gente? La alegría.
¿Qué no le gusta de la gente? La desidia.

Entrevista de Leonardo Silva

Publicado en - Semanales, 7- Domingo, EntrevistaComentarios (0)

“Queremos que las empresas aprendan a gestionar la innovación”, dijo la entrevistada quien brindó detalles

Con la licenciada en Economía María José Medín

La Licenciada en Economía María José Medín, forma parte de un equipo de trabajo que constituye el Centro de Apoyo a la Innovación Empresarial que desde el año pasado viene trabajando en la sede Salto de la Universidad Católica. Para conocer detalles de qué se trata esta novedosa propuesta empresarial, EL PUEBLO dialogó con la Lic. Medín en los siguientes términos.

- ¿Qué es el Centro deApoyo a la InnovaciónEmpresarial (CAIE)?

– Es una institución que empieza a funcionar en Salto a partir del año pasado y que está apoyado por la Agencia Nacional de la Investigación e Innovación (ANII). En el marco del objetivo de la ANII, que es apoyar a las empresas para que incrementen y fortalezcan sus capacidades internas de innovar, hicieron un llamado a cuatro instituciones que se localizaran en diferentes departamentos, en Montevideo y en el interior, para brindar este servicio de apoyo a la innovación para las empresas.Maria Jose Medin

- Este Centro en Salto, ¿está conformado por un equipo de trabajo?

– Así es, y está formado por el Ing. Álvaro Sorondo, que es el responsable principal y técnico del programa, después está el Ing. Ind. Emilio Oteiza, la Lic. en Economía Gimena Abreu y yo, que también soy licenciada en economía.

- ¿Brindan asesoramiento a empresas que buscan cambios a través de la innovación para mejorar su producción?

– Exactamente. Lo que buscamos es un determinado perfil de empresas, este programa no está enfocado a emprendedores -personas que tienen ideas de desarrollo o de negocios- sino que es para empresas establecidas. Las características de las empresas que pueden participar en este programa es que tengan como mínimo una antigüedad de tres años, que tengan una plantilla de personal de entre ocho y diez personas aproximadamente, que tengan un nivel de facturación alrededor de dos millones de Unidades Indexadas al año.
También la ANII nos pide que en la empresa existan por lo menos dos personas que tengan formación terciaria. Esas son básicamente cuáles son las condiciones que tienen que tener las empresas para participar de este programa. Hablamos de medianas y pequeñas empresas.

- ¿Cuáles son los beneficios que tendrán las empresas que participen de este programa?

– Los beneficios pasan porque la ANII va a financiar el 70% del costo de la actividad; es decir, aquellas empresas que tengan interés en innovar, ya sea en proceso, que quieran largar un nuevo producto al mercado, que quieran mejorar la gestión interna de la empresa, todo eso forma parte de la innovación, no solamente tiene que ver con aspectos que sean tecnológicos ni de innovación disruptiva, ni mucho menos, podrán ser financiadas por la ANII hasta en un 70% de su costo. Muchas veces, simplemente puede tratarse de algún proceso interno de mejora en la gestión de las empresas que lleve a que sean más productivas, o sea, que se trate a la innovación en ese sentido.
Básicamente lo que queremos es dejar que las empresas aprendan a gestionar la innovación, a entender el concepto de la innovación desde el inicio. Por eso también estamos enfocados a empresas que alguna vez hayan desarrollado algún pequeño proyecto de innovación, pero que tampoco esté en una etapa donde permanentemente estén innovando. Ese es el segmento al que nosotros apuntamos.

- ¿Cuál sería el tipo de perfil o rubro de la empresa al que estarían dispuestos a asesorar?

– No tenemos impedimento en ningún rubro, o sea, puede ser una empresa agropecuaria, una empresa relacionada al comercio, a la industria, a los servicios, cualquier tipo de empresas que cumplan estas condiciones que acabo de decirle y que nos pide la ANII.

- Mencionó que la empresa que se presente a este Centro debe tener al menos dos personas dentro de su personal con formación terciaria, ¿por qué?

– Eso es para que después ellos funcionen y generen la gestión de la innovación al interior de la empresa porque este programa lo que también puede financiar es capacitación para la empresa en innovación. Entonces, que después queden instaladas las capacidades para seguir innovando. Por eso es que la ANII pide que haya este requisito.

- ¿Cuál sería entonces el trabajo concreto que ustedes realizan con la empresa?

– En una primera aproximación a la empresa, nos cuentan a qué se dedica la empresa, en qué etapa de maduración de la empresa se encuentra, es decir, si se trata de una empresa que ya tiene cierta trayectoria o no. Y después hacemos un diagnóstico de cuáles son las necesidades que tiene la empresa actualmente, y ahí empezamos a trabajar para conocer en qué parte, sector, área o en qué tema podemos empezar a gestionar los procesos de innovación de la empresa.

- Una vez que se han realizado todos los procedimientos y logran la aprobación de la ANII y comienza a trabajar esta empresa con estas modificaciones, ¿ustedes hacen un seguimiento o ya a partir de ahí la dejan a la empresa manejarse sola?

– No, nosotros tenemos un período que son cinco meses de trabajo con la empresa en donde se hace como una especie de diagnóstico, se determina en qué área vamos a trabajar, se formula un plan de trabajo y después ese plan de trabajo se tiene que cumplir. A lo último, la ANII verifica que todo lo determinado en el plan de trabajo y en el plan de acción realizado para trabajar con la empresa, se cumpla. Y a lo largo de esos cinco meses, nosotros acompañamos al empresario.

- ¿Eso es antes o después del otorgamiento del crédito de la ANII?

– No, eso es después, una vez que la ANII le otorgó el financiamiento del 70%, que como máximo la ANII financia 320 mil pesos. Por lo tanto, lo que debería pagar la empresa serían alrededor de 51 mil pesos, a lo largo de cinco meses.

- Entonces, una vez que comienza a andar con esta modificación, ¿ustedes acompañan a la empresa cinco meses más?
– Sí, y después la dejamos seguir su camino, porque se supone que ya se crearon las bases para que la empresa pueda seguir su propia gestión de innovación.

- Me comentó el director de la sede, el Mag. Emilio Silva, que llama la atención la alta mortalidad existente entre las pequeñas y medianas empresas en Salto. ¿Esto pudo haber determinado la instalación del Centro de Apoyo a la Innovación Empresarial en nuestra ciudad como forma de respaldo al fortalecimiento de las PYMES?
– Fíjese que estas empresas a la que nosotros apuntamos ya pasaron esa etapa en la que mueren, porque uno de los requisitos es que deben tener un mínimo de tres años de antigüedad. Entonces, el tema de la mortalidad pasa al principio de las empresas, cuando no hacen, de repente, una buena validación de la idea, que son empresas que se instalan y mueren en el tiempo pero que es normal en muchos emprendimientos. Nuestro trabajo no está enfocado a nuevos emprendimientos sino que está enfocado a empresas ya establecidas, con un monto de facturación relativamente importante, con diez personas a cargo, es decir que definitivamente esa empresa ya no murió y por tanto no forma parte de esas estadísticas.

- Cuando el empresario presenta la propuesta de innovación de su empresa, ¿podría ser tal el grado de cambio sugerido que podría llevarla a cambiar de objeto del negocio?
– Pueden pasar varias cosas. Puede ser que la empresa quiera innovar en su propio sector y en la propia actividad que ya tiene, o puede ser que la empresa quiera buscar alguna otra línea de negocio. Entonces, eso también es parte de la innovación. Ya con los recursos que ya tiene la empresa, ya sea de personal, infraestructura o lo que sea, que los utilice para innovar y ampliar una línea de negocio, por ejemplo.

- Este Centro de Apoyo a la Innovación Empresarial está instalado en Salto desde el año pasado, ¿o sea que ya mañana mismo podría venir a la Universidad Católica cualquier empresario que llene los requisitos que ha mencionado buscando su asesoramiento luego de leer hoy esta entrevista?
– Sí, claro. Nosotros tenemos un número de contacto, que es el celular 099 590 124, donde pueden solicitar una entrevista o pequeña reunión, donde se verá si la empresa cumple con las condiciones para que nosotros podamos empezar a trabajar con ellos.
El año pasado hicimos una serie de talleres relacionados a la innovación, porque buscábamos un poco desmitificar el tema de la innovación asociada a cuestiones más tecnológicas y más de recursos importantes. Uno puede gestionar la innovación desde pequeñas cosas, como desde cambiar el software del sistema, cambiar el mismo sistema con el que se ha venido trabajando, gestionar la relación con el personal, etcétera, lo que todo eso termina llevando a ser más productiva a la empresa. Una consultoría en costos para ver dónde se podría disminuir los costos y ahí innovar, bueno, en eso también. O sea, no tiene por qué ser una innovación para afuera, puede ser también una innovación para la propia empresa.

Perfil de María José Medín

Es Licenciada en Economía egresada de la Universidad de la República en 2003, realizó luego un posgrado en Dirección y Administración de Empresas en la Universidad Católica en 2015. Ha realizado múltiples cursos de actualización y publicaciones. Desde 2004 ha sido docente en la Universidad Católica del Uruguay con alta dedicación en la Facultad de Ciencias Empresariales dictando las asignaturas de Entorno Económico Nacional, Microeconomía, Macroeconomía y Análisis Económico para los Negocios.
Está casada, tiene dos hijos. Es del signo de Sagitario. Es hincha de Nacional.
¿Una asignatura pendiente? Todo el tiempo trato de estudiar, de especializarme y de seguir avanzando. ¿Una comida? El pescado y la carne.
¿Un libro? Me gustan las novelas históricas.
¿Una película? Prefiero series, ahora miro “Sobreviviente designado”.
¿Un hobby? Viajar.
¿Qué música escucha? Escucho de todo, pero prefiero pop y rock argentino.
¿Qué le gusta de la gente? La sinceridad, la honestidad.
¿Qué no le gusta de la gente? La hipocresía.

Publicado en - Semanales, 7- Domingo, EntrevistaComentarios (0)