COINCIDENCIA PATRIÓTICA

Por Dr. Adrián Báez

Estimados lectores. Desde el momento en que el Dr. Ernesto Talvi manifestara su eventual adhesión a la candidatura del Dr. Lacalle Pou, para la Presidencia de la República, en caso de no acceder a la segunda vuelta, promoviendo un amplio gobierno de coalición; hemos escuchado con cierta picardía y hasta con algo de burla, la ya trillada palabra de “rosaditos”. MANODURAYPLOMO copia
Es imposible no tomarlo con gracia, pues, los mal intencionados, creyendo insultar a los partidos tradicionales, olvidándose que insulta y ofende quien puede, no quien quiere; desconocen la grandeza y madurez política que está por detrás; virtudes logradas a lo largo de 183 años de historia ardua y comprometida, cosa de la que carece la coalición de izquierda que nos gobierna.
Más que heridos, los que nos consideramos estudiosos de la historia de nuestro país- porque eso, también, hay que subrayarlo, muchos hablan del Uruguay pero, desconocen cabalmente su pasado, requisito imprescindible para entender el hoy y tratar de formular un mañana-, sentimos verdadero orgullo de las tradiciones de las que formamos parte, las que son producto de genuinas luchas entre adversarios, que sí supieron dar todo de sí, primero, para fundar una Nación; luego, para consolidarla, con todas las equivocaciones que ello conlleva; pero, que en el presente, y en honor a todos aquéllos que derramaron su sangre en la pradera oriental, saben sentarse a la mesa del diálogo y encontrar puntos en común que les posibiliten emprender un camino de gobernabilidad, aquélla de la que hablaba Wilson, y que permitió el Cambio en Paz, propuesto por Sanguinetti y Tarigo; así como también, superar la crisis del 2002, de la mano del Presidente Batlle y al Dr. Lacalle Herrera.
Debemos recordar, también, que, contrariamente a lo que se cree, los gobiernos de Batlle y Ordóñez y Luis Batlle Berres, tuvieron que negociar esa gobernabilidad. Nunca tuvieron mayorías parlamentarias, y, tanto los presidentes colorados, como el líder nacionalista, el Dr. Luis Alberto de Herrera, llevaron adelante acuerdos, a pesar del duro enfrentamiento ideológico que los separaba. Un ejemplo de ello fue “La Coincidencia Patriótica”, que habilitó el gobierno de Batlle Berres, luego del fallecimiento del Presidente Berreta.
En el plano legislativo, las grandes políticas sociales de nuestro Uruguay, fueron presentadas por unos y apoyadas por los demás, demostrando con altura, la posibilidad de hacer política de nivel, encontrando los puntos similares, en pro de logar el mayor objetivo.
Son por estas razones que decimos, y diremos una y otra vez que, los que se burlan de querer encontrar consensos para llevar adelante un proyecto de país inclusivo y no excluyente, no es que no entiendan de qué se trata, es que no lo saben; pues les falta historia, y, por ende, sentido de la nacional.
La República Oriental del Uruguay, nació a la vida institucional y libre, el 18 de Julio de 1830; no el 1ero de Marzo de 2005. Su pasado se encuentra repleto de hechos de grandeza y desprendimientos, de sacrificios y renunciamientos, de perdones y reconciliaciones, de luchas y de concordia, de enfrentamientos y de entendimientos.
Con la conciencia muy clara y firme, decimos sin tapujos y con el corazón más Batllista que nunca: respaldamos con patriotismo a la fórmula que surja ungida de la urnas, como cambio. Ella, representará el sentir de la mayoría del Uruguay, que desea mirar hacia el mañana y el porvenir; solamente alcanzable, mediante una sólida coincidencia patriótica.

Publicado en - Semanales, 1- Lunes, Ayer y HoyComentarios (0)

ÁRBOL SIN RAÍCES…

Por Dr. Adrián Báez

Estimados lectores. Nos preocupa sobremanera, el insólito desconocimiento sobre la historia nacional, por parte de la mayoría de la juventud; ni que hablar respecto a las tradiciones patrias y el sucesivo respeto que se les debe, y a las figuras que marcaron un hito en el país; demostraciones, si las hay, del deficiente estado de la educación y de su anunciada implosión. MANODURAYPLOMO copia
Escuchaba en la televisión a una periodista encuestar a estudiantes “universitarios”, sobre qué se recordaba el 25 de Agosto; las respuestas fueron variadas: retorno a la democracia, algo que ver con Artigas, plebiscito contra la dictadura, etc.
Cuando se les indicó que era fecha de la Declaratoria de la Independencia, y se les preguntó quiénes fueron los principales héroes de esa gesta, las respuestas fueron diversas, como inexactas: Artigas, Batlle, Saravia, etc.
Retrotrayéndonos al año pasado, en una encuesta similar con motivo del 18 de Julio, también, efectuada a estudiantes “universitarios”, y lo que es peor, de Facultad de Derecho, las respuestas sonaban como bombas molotov: Independencia, Desembarco de los 33, Natalicio de Artigas, y muchas barbaridades más.
Se preguntarán en qué puede beneficiar conocer hechos históricos y a sus protagonistas, como lo hizo un joven avanzado en los estudios de medicina: “si no tiene que ver con lo mío, ¿para qué me sirve?”. Lamentable concepto para quien, o quienes, serán profesionales y ejercerán, probablemente, destacados roles en la comunidad, sin ser necesario que participen en política; desconociendo que lo que abunda no daña, menos, si se trata de cultura general.
Claro; no responsabilicemos a los muchachos que han pasado por la escuela, como por el liceo, lugares estos en los que se les debería inculcar, descontando la cuota parte correspondiente a los padres, el deseo de formación y sana competencia, como herramientas imprescindibles para abrirse paso en el mundo.
Al encontrarse carentes de respaldo en la orientación, desembocan en un nivel educativo que busca solamente el pasar de grado con el mínimo esfuerzo y servir como cifra de una maquillada pseudo-educación que, a lo gatopardista, ha sido retocada, pero con las mismas carencias de ayer, o acrecentadas aún más, siempre en perjuicio de los educando. Y así, nos engañamos los uruguayos, cuando creemos, convencidos, que el Plan Ceibal, ha abierto un mundo paradisíaco en la democratización educativa, cuando en realidad es imperioso antes que chatear o navegar, el aprender a leer y escribir bien; nos engañamos, cuando, cual resignados perdedores, nos comparamos con países que se encuentran peores que nosotros y decimos orgullosos: estamos en el lugar 120; nos engañamos, cuando, pensamos por ventura, que podrán las nuevas generaciones defender los intereses nacionales, desconociendo hasta lo más mínimo de su pasado e idiosincrasia.
En los actos patrios en los que hemos participado recientemente, pudimos apreciar la abismal diferencia con aquellos a los que concurríamos con ansiedad y devoción. El respeto solemne al entonar el Himno Nacional, sin mascar chicle, obviamente; el honor al recitar un poema en homenaje a los Próceres; la instancia fundamental de la Jura de la Bandera y la implicancia de convertirnos en ciudadanos, sin serlo aún. El privilegio de representar a nuestro centro de enseñanza colocando una ofrenda floral al pie del monumento de la ocasión, constituían un ritual que henchía el pecho de los niños que buscaban la feliz aprobación de los mayores, pues nada más y nada menos, se estaba honrando a la Patria.
Todo eso se ha perdido en gran medida, y no decimos totalmente, pues, abrazamos la esperanza de que no sea así; que lo que vemos sea producto de un engaño pasajero, solamente.
Nunca tan clara y vigente la letra de la música Santa Marta de Labarnois & Carrero: “Aunque es malo mantenerse aislado, cuando todo el mundo está tan conectado, si el diablo gobierna hay que tener cuidado, la cultura nunca puede estar de lado; no todo está en venta, no todo es mercado, árbol sin raíces, no aguanta parado, ningún temporal”.

Publicado en - Semanales, 1- Lunes, Ayer y HoyComentarios (0)

LA ÚLTIMA REFORMA EDUCATIVA REAL

Por Dr. Adrián Báez

Estimados lectores. Profundizando y complementando lo compartido con ustedes en la pasada columna respecto a la educación, es menester agregar que, la misma, sufre y sufrirá – de nosotros depende de que no-, la indiferencia de gobernantes inmorales y necios, que bien saben la imperiosa necesidad que tiene el Uruguay de apostar con todas sus fuerzas a la preparación de su riqueza más sublime que es el capital humano, y, sin embargo, no habiéndoles alcanzado con años de derroche y de falta de una brújula que indicara el camino a seguir, dejando de realizar los cambios en una matriz educativa que lo pedía a gritos, ahora, prometen cumplir con lo que durante 15 años incumplieron por falta de capacidad. MANODURAYPLOMO copia
La educación, herramienta esencial para la obtención de la libertad de los seres humanos, pues les permite tomar su destino en sus propias manos y ser, eso mismo, ser; ha venido colapsando a diario, desde que se la considera un elemento de campaña electoral, más que como lo que es: el futuro.
Mucho hemos escuchado ya de los que ningunean al pueblo uruguayo con ridículas excusas del por qué no se concretaron los hechos tan anunciados; vergüenza nos dan cuando tratan de aminorar la obvia preocupación que los individuos pensantes sentimos en cuanto al derrumbe de lo que supo ser nuestro mayor orgullo como Nación, comparándonos con países de la región, cuyas idiosincrasias distan muchísimo de la nuestra y, que por ende, no cuentan para aplacar la legítima indignación, pues, no debe importarnos en el escalafón en que se encuentren, sino en el que nos encontramos nosotros.
La izquierda ha deseado ser algo que no pudo y ha ostentado un lugar que le quedó grande; no sin cómplices, que no son otros que aquellos que tampoco buscaron en estos años la real recuperación de la educación, sino que supieron utilizarla hipócritamente para perdurar en puestos retribuidos, cuando tuvieron que ser los principales interesados, en luchar por la salvación de un patrimonio que no puede, no debe, tener color político partidario, y sí, muchísimo sentimiento patriótico.
Mal que les pese a muchos; por mucho que duela y que argumenten en su contra, pues es lo único que les resta hacer, ya que despilfarraron a troche y moche hermosas oportunidades económicas y de tiempo, y lo hecho, hecho está, y lo que no, no; lo último en educación que perdura y que se sumó a la hermosa idea de los Centros CAIF, y que dio reales oportunidades a los educandos, permitiéndoles formarse también como docentes, tener un plato de comida con el que alimentarse, y muchos etc. más, fue la Reforma Educativa instaurada en la Segunda Presidencia del Dr. Julio María Sanguinetti (1995-2000).
A partir de 1995 el sistema educativo uruguayo -concretamente la Administración Nacional de la Enseñanza Pública (ANEP), que es el organismo competente en enseñanza primaria, secundaria y técnica- experimentó un ambicioso programa de innovaciones tendiente a alcanzar dos objetivos: la mejora de la calidad de los aprendizajes y el fortalecimiento de la equidad en el acceso a la educación. La reforma uruguaya mantuvo una impronta centralista, se ubicó fundamentalmente del lado de la «oferta» educativa y apostó al fortalecimiento del sector público en las sucesivas fases del proceso, desde el diseño a la implementación concreta de las políticas aplicadas. Las principales líneas de esta acción reformista fueron las siguientes: la expansión de la oferta pública en educación inicial, apuntando a su universalización; el desarrollo de políticas compensatorias en educación básica o primaria (creación de escuelas de tiempo completo en sectores pobres); la reforma curricular de la educación media pública (junto con la extensión del horario y la concentración de las actividades de los profesores); así como el desarrollo de la formación docente a través de la creación de seis centros estatales regionales, descentralizados (CERP).
El fortalecimiento del estado se expresó en un significativo aumento de la cobertura educativa, así como en el incremento del gasto público, tanto con respecto al PIB como al Presupuesto Nacional. Este programa de reforma tuvo en sus inicios un apoyo político considerable, que incluyó a los sectores de la oposición de la izquierda. En virtud de los componentes evocados, el programa coincidía en mucho con las demandas y propuestas de los gremios de la enseñanza pública, pero, diferencias que no se pudieron o quisieron superar en pro de algo superior como la necesaria instauración de una Política de Estado Educativa, generó enfrentamientos que derivaron en marchas, ocupaciones de centros educativos y vaivenes que no capitalizaron una oportunidad presente de hacer lo que no se hizo más y que pudo consolidarse fehacientemente hacia el porvenir.
Aún así, se prosiguió; conscientes de la enorme responsabilidad que se tenía entre manos y la obligación de fijar pautas y dar un puntapié inicial; y de esa forma, sin la bonanza de los últimos años; sin mayorías parlamentarias; sin los gremios 100% acólitos al gobierno; sin la demagogia adormecedora de la realidad; aquellos a los que tanto vapulearon, que tanto defenestraron y a los que le cargan todas las culpas de lo peor del Uruguay, fueron los que sí se ocuparon en hacer, cosa que no pudieron o no quisieron emular en todo este tiempo sus detractores, a los que le reiteraremos hasta el hartazgo, que esa fue, guste o no, la última Reforma Educativa real.

Publicado en - Semanales, 1- Lunes, Ayer y HoyComentarios (0)

LA ILUSTRACIÓN DEL PUEBLO ES LA VERDADERA LOCOMOTORA DEL PROGRESO

Por Dr. Adrián Báez

Estimados lectores. El 24 de agosto de 1877, el órgano ejecutivo nacional supremo, el Gobierno Provisorio del Coronel Lorenzo Latorre, en el marco del proyecto modernizador vareliano, promulgó un Decreto-ley de Educación Común, que muy parcialmente contemplaba el proyecto elaborado por El Reformador, el que fue presentado en junio de 1876, y en el cual, realizó un profundo análisis sobre las causas económicas, sociales, financieras y políticas que colocaban al país en una situación crítica, llegando a la conclusión que, era indispensable elevar el nivel educativo de la población, si se deseaba superar el estado caótico y desorganizado que caracterizaba a la sociedad uruguaya. MANODURAYPLOMO copia
No solo en el número de artículos fue recortado el Proyecto de Ley elaborado por Varela (de 111 artículos pasó a conformar un decreto de 55 artículos), sino que, también, fundamentalmente en su contenido más avanzado o progresista, dado que, eliminó la descentralización y la democratización, por lo tanto, la participación popular y la laicidad, ya que impuso la enseñanza de la religión católica en todas las escuelas públicas, exceptuándose a los alumnos que profesaran otras religiones y cuyos padres o tutores se opusieran a que recibieran dicha enseñanza religiosa.“
De todas formas, sin ser el espíritu de este artículo el adentrarse en la interesantísima discusión en cuanto a la propuesta original y la finalmente aplicada, y si hizo bien o mal Varela en llevar a cabo la reforma educativa durante un gobierno dictatorial- con el cual Varela no compartía su política, siendo muy crítico, pero que decidió llevar adelante con el deseo de formar ciudadanos libres-, lo cierto es que, el 24 de agosto de 1877, fue un día de suma importancia en la vida de los uruguayos, ya que formalmente, fue la fecha en la que se estableció la base de la enseñanza laica, gratuita y obligatoria.
No podemos, tampoco, dejar de tener en claro el contexto. Entre 1860 y 1890, Uruguay vivió treinta años decisivos, con los primeros pasos hacia la “modernización”. Comenzaron el mestizaje del ganado; el alambramiento de los campos; los inicios del ferrocarril; etc. Con El Reformador, se llevó a la práctica las ideas sostenidas de la Sociedad de Amigos de la Educación Popular fundada en 1868, cuyo cometido fundamental radicaba en fomentar o promover el desarrollo de la educación en el país.
Criticando la realidad educativa del Uruguay, José Pedro Varela fundamentó que no podían existir cambios importantes en una sociedad, si no se transformaba la educación. Pensaba que una democracia no podía funcionar con “ciudadanos ignorantes”. Sostenía que: “No necesitamos poblaciones excesivas; lo que necesitamos es población ilustrada (…) la ilustración del pueblo es la verdadera locomotora del progreso”.

Publicado en - Semanales, 1- Lunes, Ayer y HoyComentarios (0)

LAS OPORTUNIDADES PERDIDAS

Por Dr. Adrián Báez

Estimados lectores. Es increíble la soberbia con la que actuó y actúa el gobierno nacional, en lo que respecta a la situación económica-financiera del país; primero, cuando la oposición o el ciudadano común alertaba que la cosa no venía bien y que la otrora bonanza y holgura ya no eran tal, achacaban a la derecha la intencionalidad de desmotivar y crear cucos inexistentes con el fin de obtener réditos electorales; ahora, que la coyuntura los obligó a reconocer algo que no podía esconderse por mucho más tiempo, como es la evidente contracción de la economía, sea por los motivos que fueren, argumentan que si bien hay ajuste, no se compara con los tarifazos impuestos por Macri a los argentinos, y que lo que se procura es que el que tiene más pague más, en un reiterativo y ya cansador discurso populista, que bien sabemos no es tal, sino que pretende tapar el haberse quedado sin dinero, el que precisan sacar de algún lado para continuar con su clientelismo y derroche. MANODURAYPLOMO copia
Después de años en los que los que sabían mucho del tema y los que padecían la realidad sugerían un poco de austeridad, solicitando, también, que por la fortuna por la que se atravesaba se invirtiera en infraestructura vial, edilicia, tecnológica, educativa, en una buena salud, con todo lo que ella acarrea; hoy, el presente, da un buen tirón de orejas, comunicándonos que el viento de cola pasó, y que aquellas reformas necesarias y anunciadas con bombos y platillos, no se realizaron y, que por lo tanto, no se realizarán más, pues la recesión toca nuestra puerta y es inevitable.
Lamentablemente, éste gobierno de izquierda que durante tantos años se jactó de ser el gobierno que permitiría al Uruguay encontrar la redención; que sería una administración en la que los más humildes serían los más privilegiados, parafraseando al Prócer, pues ellos eran los únicos capaces de llevar dignidad al pueblo; demostró no tener la capacidad, ni las ganas, ni el más remoto brote de previsión, para entender que la historia es cíclica, y que toda bonanza llega a su fin, y, que si no se actúa con responsabilidad y mesura, la misma no deja nada más que anhelo, añoranza y frustración por lo no hecho.
Ante la falta de recursos, el gobierno postergó en el 2016, $ 2.964 millones presupuestados para áreas esenciales de la vida nacional, para el pasado 2018: $ 793 millones correspondientes a la Administración Nacional de la Educación Pública; $ 544 millones de la Universidad de la República; $ 350 millones derivados a ASSE y $ 200 millones que irían al INAU, debiendo ser los organismos los que definirían qué programas serían afectados por las postergaciones presupuestales. La gran interrogante es, ¿qué ha pasado con dichos recursos, ya que transitado el 2018, no se vieron resultados?
Pero, por mientras, el gasto anual del Estado es de U$ 12.000 millones, cuando en el último año del gobierno del Dr. Batlle, fue de U$ 2.300, lo que representa un aumento de un 500%; el gasto diario, U$ 27.400.000, con los que se podrían hacer: 1.370 viviendas; 55 hospitales y 274 escuelas o liceos por día. Dichos datos, son a modo de ejemplo, del despilfarro promovido por el mal llamado “progresismo”.
Una vez más, el cuento del tío le fue hecho al ciudadano; y no vale excusa alguna, pues luego de cubrir tantos fracasos empresariales como Pluna, Ancap, e ainda máis; quedó más que demostrado que los que ayer se embanderaban con el progreso de su gente, bregan, como lo han hecho en los últimos 15 años, por el de sus acólitos y secuaces.
En tanto, el Uruguay que pudo y debió haber despegado, demostrando al mundo que aunque fuese pequeño en recursos económicos, militares y naturales, tenía la visión de forjar por medio del bienestar de todos sus habitantes, buenos hábitos y mejores resultados; ve impotente cómo se optó por lo mediocre y pueril, asumiendo que, ahora, mal que le pese, no hay marcha atrás.
Mientras tanto; la educación, la salud, la niñez y adolescencia, y los trabajadores, pagarán por la ineficacia, ignorancia, inmoralidad y desinterés de los pésimos gobernantes que, nosotros, los propios uruguayos, nos hemos dado; los hayamos votado o no. Las cifras asustan; pero más, los daños que provocarán las oportunidades perdidas.

Publicado en - Semanales, 1- Lunes, Ayer y HoyComentarios (0)

LA HUMILDAD DE LOS GRANDES (PARTE 2)

Por Dr. Adrián Báez

Estimados lectores. Continuamos con la historia que comenzamos a compartir con ustedes en la columna anterior. MANODURAYPLOMO copia
Ese viejito, “el Loco”, fue galardonado como “Caballero de la Legión de Honor de Francia” y como “Comendador de los Cielos del Imperio Británico”, amén de todas las condecoraciones en todo lugar del mundo recibidas.
El que creó la Fuerza Aérea Argentina, “el Loco”, estaba limpiando todo para que su hogar luciera impecable para recibir a tamaños visitantes, aunque (en su humildad) no entendía mucho por qué querían conocerlo.
Se estaba por ir a dormir cuando a las 8 en punto de la noche, tocan el portero eléctrico. Escucha cómo su hija Esther habla en perfecto inglés con los visitantes y luego de la subida por ascensor, les abre la puerta……..fue verlo, que Zuloaga los saludara con una franca sonrisa, que Collins casi no pudiera ni emitir palabra en los 45 minutos que duró la reunión, que “Buzz” Aldrin le hiciera todas las preguntas que su compañero no podía ni balbucear (mientras le sacaba foto tras foto) y que el gigante, duro y ya legendario Neil Armstrong (Comandante del Apolo Xl) no parara de llorar como un chico. En el país de Superman, Batman y no sé cuántos héroes más de ficción, él estaba en ese momento ante el único superhéroe de su infancia, cuyas historias lo habían llevado a apasionarse por la aviación y ser el primer hombre en pisar suelo lunar. Simplemente estaba ante Ángel María Zuloaga, el “Loco”, y fue el día más feliz de su vida.
PD: Los legendarios astronautas (cual simples cholulos) quisieron llevarse un recuerdo de Zuloaga, cualquier cosa. Y al “Loco Zuloaga” se le ocurrió ir a la cocina a lavar los platitos, las cucharitas y los pocillos que tenían impreso el escudo de su viejo globo “Eduardo Newbery”, los mismos pocillos con los que hasta hacía un rato había compartido un cafecito con los imprevistos visitantes. Si uno va hoy al Museo de la NASA en Cabo Cañaveral, bajo increíbles artefactos y rodeado de objetos que representan epopeyas, en una vitrina y bajo una campana de cristal se encuentran expuestos a la admiración el juego de tres pocillos con sus platitos y cucharas utilizados en aquella pequeña velada. El cuarto pocillo con su cuchara y platito, el utilizado por Ángel María Zuloaga, sigue estando aún hoy expuesto en el hogar del ya fallecido “Capitán del Espacio” Neil Armstrong, en la que él llamaba su habitación de trofeos.
Simplemente, este relato demuestra, bien entendida, la humildad de los grandes.

Publicado en - Semanales, 1- Lunes, Ayer y HoyComentarios (0)

LA HUMILDAD DE LOS GRANDES (PARTE 1)

Por Dr. Adrián Báez

Estimados lectores. Hace algunos días, el mundo recordaba la gesta de la tripulación del Apolo XI, cumpliéndose 50 años de la llegada del hombre a la luna. Un amigo, nos hizo llegar una linda información, que nos mostraba cómo, aun siendo las personas más famosas del mundo en ese momento, los astronautas, tenían como héroe a un argentino más conocido como “el Loco”. El Ministro de Defensa del Gobierno del Gral. Juan Carlos Onganía (Dr. Cáceres Monié), no se cansaba nunca de contar el siguiente hecho: cuando en 1969 los primeros seres humanos que pisaron la luna llegaron a Argentina dentro de la gira triunfal que habían comenzado alrededor del mundo para ser aclamados y agasajados, él fue el encargado de recibirlos y no apartarse de ellos en las ceremonias, ya que Monié hablaba perfectamente inglés y los americanos ni una gota de español. MANODURAYPLOMO copia
El tema es que Cáceres Monié estaba ahí donde fuera, paradito junto a Neil Armstrong, Michael Collins y Edward “Buzz” Aldrin, flanqueados por la bandera Argentina por un lado y la Norteamericana por el otro. La recepción era en Cancillería, frente a la Plaza San Martin y entre cada saludo y saludo, Armstrong, que se acercaba al oído de Cáceres Monié, le susurraba: “¿Ud. cree que esto va a finalizar rápido?” _decía el americano con gesto de preocupación- “Pero, porqué”- preguntaba Monié extrañado- A lo que Collins (en la oreja opuesta de Monié) susurraba: “Es que nosotros vinimos a Argentina sólo para ver al “Loco” y sabemos que a las 8 de la noche se retira a dormir”….”Y nosotros partimos de Ezeiza mañana a las 7hs!!!”…..Neil Armstrong lo aturdió al Ministro de Defensa con este reclamo, porque él quería ir a ver a su héroe, su único héroe de la infancia, al “Loco”. Solo el ancho de la Plaza San Martín separaba la Cancillería del humilde departamento del 7mo. piso del edificio de Florida y Avenida Santa Fe. Un departamento en el cuál en ese momento un viejito muy débil, frágil y bajito le pasaba una franela a sus libros en la biblioteca, un plumerito a esa artesanía en madera tan amada por él que representaba a Ícaro, y le pasaba (orgulloso) una virulana a una plaqueta de bronce que su amigo Belisario Roldán le había regalado en 1916 y que decía: “Yo tengo una cosa aguda que decirle a los astros: ya no son ellos los únicos que han visto a los Andes desde arriba”. Y es que ese viejito, a los 31 años, junto a su inseparable compañero Eduardo Bradley, realizó la mayor proeza hasta ese momento: por primera vez cruzó con su globo remendado “Eduardo Newbery” las aterradoras montañas de Los Andes por encima de los agudos picos nevados, en trayecto de Santiago de Chile a Mendoza. Soportan temperaturas de 33° bajo cero, pero el globo no termina de subir, se estabiliza a los 6.500 metros y ven cómo van a estrellarse o contra el Aconcagua o contra el Tupungato: había que desprenderse de todo el peso posible. Arrojaron las bolsas de arena y nada. Lanzaron las bolsas con comida. Nada aún. Tiraron por la barquilla los revólveres y las municiones. Las paredes seguían acercándose a colisionar de lleno contra ellos. Nada aún. Con todo dolor se desprendieron de todos sus instrumentos científicos, catalejos, relojes y anclas. Igual. En un último intento, se desprendieron de su ropa de abrigo pesada y luego de la liviana. Cuando ya estaban por quitarse los calzones y las camisetas y desprender la barquilla para solo quedar atados a las cuerdas del globo, una proverbial corriente de aire los levanta y pasan a escasos 6 metros por encima del Aconcagua. Ven los valles mendocinos y se largan a llorar como chicos, por más que el porrazo del descenso fue memorable, aunque sólo rasguños. Quedaron al borde de un abismo, tambaleando como la piedra movediza, pero unos paisanos los salvaron. Esa misma tarde en Mendoza casi 2000 personas los llevaron en andas. A los 2 días en Buenos Aires iban en andas sobre casi 40.000.
A ese viejito los franceses lo llamaron “Capitán Soulage”, ya que colaboró anónimamente con la aviación militar francesa durante la Primera Guerra, produciendo múltiples derribos a los alemanes y era público y sabido que Manfred von Richthofen (el Barón Rojo) siempre buscó por los cielos al “único halcón que vuela como yo”, para dirimir talentos, aunque nunca se encontraron.

Publicado en - Semanales, 1- Lunes, Ayer y HoyComentarios (0)

NELSON MANDELA

Por Dr. Adrián Báez

(…) “La celda es un lugar idóneo para conocerte a ti mismo, para indagar con realismo y asiduidad cómo funciona tu propia mente y tus sentimientos. Al juzgar nuestra evolución como personas, solemos centrarnos en factores externos como la posición social, la influencia y la popularidad propias, la riqueza y la formación. Sin duda, esos parámetros son importantes al evaluar el éxito de uno mismo en cuestiones materiales y es perfectamente comprensible que mucha gente se esfuerce especialmente por cumplirlos. Sin embargo, los factores internos pueden ser aún más cruciales a la hora de evaluar el desarrollo como seres humanos. La honradez, la sinceridad, la sencillez, la humildad, la generosidad sin esperar nada a cambio, la falta de vanidad, la buena disposición a ayudar al prójimo (cualidades muy al alcance de todo ser) son la base de la vida espiritual de una persona. La evolución en cuestiones de esa índole es inconcebible sin una introspección de tus puntos débiles y de tus errores. Al menos, aunque sólo sirva para eso, la celda te da la oportunidad de analizar a diario toda tu conducta, de superar lo malo y de potenciar lo bueno que hay en ti. A tal efecto, meditar con regularidad (digamos que unos quince minutos al día antes de acostarte) puede resultar muy fructífero. Al principio te puede parecer difícil definir los aspectos negativos presentes en tu vida, pero al décimo intento puede reportar muchas recompensas. No olvidemos nunca que un santo es un pecador que simplemente sigue esforzándose”. MANODURAYPLOMO copia Con estas palabras escritas en una carta, único medio por el cual durante años pudo comunicarse con sus seres queridos, se dirigía a su esposa Winnie Mandela, el 1 de febrero de 1975, desde la cárcel de Kroonstad. En ella se denota la madurez del futuro estadista, quien prisionero de sus enemigos desde 1962 y por unos largos 27 años, brega por la paz espiritual que más tarde lo caracterizará, permitiéndole llevar los destinos de su país, Sudáfrica, por la senda de la reconciliación y el entendimiento. La atroz etapa de sometimiento del Apartheid, se vio derrotada constantemente en cada manifestación, movilización, demostración de apoyo y de fuerza, hacia el más fiel representante del anhelo de libertad, como lo era el ilustre preso. Él, se convirtió desde su aislamiento, en el símbolo cabal de la lucha por la justicia, la igualdad y la dignidad de millones de oprimidos, sea cual fuere el estilo de opresión. Demostró desde su silencio impuesto, que se puede defender lo que es correcto, sin importar los obstáculos que haya que sortear. Una vez libre, el 11 de febrero de 1990, transita por la alfombra del reconocimiento, otorgándosele en 1993, el Premio Nobel de la Paz; siendo quizás el mayor de los homenajes propiciados, el haber sido electo primer Presidente de la Sudáfrica democrática, el 9 de mayo de 1994. Sin odios ni rencores, prepara a su nación para la vida tolerante en un régimen democrático. Las Naciones Unidas declaran el día de su cumpleaños, el 18 de julio, como el Día Internacional de Nelson Mandela. Hoy, continúa siendo un espejo en el cual podemos ver reflejada la luz del porvenir; habiéndose ganado con creces el derecho al descanso, sigue luchando día a día por vivir un segundo, un minuto, una hora más, para recordarnos a través de su legado que, siempre, hay que recorrer un largo camino, hacia la libertad.

Publicado en - Semanales, 1- Lunes, Ayer y HoyComentarios (0)

LA JURA DE LA CONSTITUCIÓN

Por Dr. Adrián Báez

Estimados lectores. Cuentan los historiadores que, a las 10:30 horas de la mañana de aquél 18 de Julio de 1830, el gobierno, encabezado por el Gobernador Provisorio y Capitán General Juan Antonio Lavalleja, salió del Fuerte (sede del gobierno, ubicado donde actualmente se encuentra la Plaza Zabala) con su cortejo, y se dirigió a la Iglesia Matriz para asistir al Tedeum que se había dispuesto. Terminado el acto religioso, las autoridades se dirigieron al edificio que había sido erigido para el Cabildo de Montevideo, en uno de cuyos salones prestaron juramento a la Constitución, los miembros de la Asamblea General Constituyente y Legislativa del Estado, el Gobernador Provisorio y Capitán General Juan Antonio Lavalleja, los Ministros, el Cura Vicario, los Jefes de Tribunales y Oficinas y los Comandantes de Cuerpos y Jefes del Estado Mayor del Ejército. La ceremonia principal, sin embargo, se realizó por la tarde, en la actual Plaza Matriz – entonces denominada Plaza Mayor-, frente al edificio del Cabildo. Sobre uno de los lados de la plaza se habían formado las tropas militares al mando de los coroneles Manuel Oribe y Eugenio Garzón, vestidos con uniformes de gala coloridos. Cada integrante de la tropa prestó juramento a la Constitución frente a una cruz sostenida por un oficial, conformada por un fusil y un sable. Una ceremonia similar fue realizada, asimismo, en todas las ciudades y poblados de cierta importancia del interior del país. MANODURAYPLOMO copia
Acto seguido, todos los civiles reunidos en la plaza, fueron invitados a subir sucesivamente a una tarima colocada frente al Cabildo, en cuyos balcones se encontraban las autoridades públicas, a prestar juramento de fidelidad a la Constitución, pasando frente al Alcalde Ordinario de Montevideo. El texto del juramento rezaba así: “¿Juráis a Dios y a la Patria cumplir y hacer cumplir en cuanto de Vos dependa, la Constitución del Estado Oriental del Uruguay sancionada el 10 de Setiembre de 1829 por los representantes de la Nación? ¿Juráis sostener y defender la forma de gobierno Representativo Republicano que establece la Constitución? Si así lo hiciérais Dios os ayudará; si no, Él y la Patria os lo demandarán?
Al presentar la Constitución, el constituyente José Ellauri expresó que, ella serviría para regir la vida política y civil de la Nación “si os resignáis a regir por ella vuestras conductas”. Terminado el acto del juramento general, tronó el cañón del viejo Fuerte de San José con una salva de 21 cañonazos, como anuncio al pueblo de que la Constitución de la República había sido solemnemente jurada.
Ésta estableció un estado unitario, republicano y confesional, donde la religión oficial era la católica. La ciudadanía estaba restringida a los propietarios y alfabetizados, excluyéndose a los asalariados y a los analfabetos y, por supuesto, de acuerdo a las costumbres de la época, a las mujeres.
Se trató de un instrumento jurídico avanzado, en un país que no se encontraba preparado para ello; transformándose en el texto constitucional de más larga permanencia, ya que recién fue modificado en 1917.
La Constitución contaba de 159 artículos, divididos en XII secciones, a su vez separadas en capítulos. Estaba precedida por una introducción o Preámbulo, donde se destacaba la importancia de Dios -en la concepción de los constitucionalistas-, ya que se lo consideraba como el inspirador de esa Ley Suprema, cuyos objetivos eran el bienestar general del pueblo, respetando su idiosincrasia, promoviendo la seguridad, la justicia, la libertad civil y política, la propiedad y la igualdad.
Qué bien le haría a nuestra República que, de vez en cuando, los gobernantes y dirigentes políticos, recordaran dicho juramento, para así apegarse de mejor forma y debidamente a la Carta Magna; comprendiendo que, nadie, absolutamente nadie, puede ni debe considerarse por encima de lo que ella y las leyes establecen, al no existir gobierno, colectividad política, líderes, dirigentes ni ciudadanos, que sean mejores ni superiores a los mandamientos que nos rigen y debieran seguir haciéndolo; no siendo de recibo los rebuscados argumentos que surgen ante claras violaciones a los mismos, por más insignificantes que se crea que son. Ese es el verdadero espíritu republicano y democrático; no hay otro.

Publicado en - Semanales, 1- Lunes, Ayer y HoyComentarios (0)

LLONS ENFANTS…

Por Dr. Adrián Báez

Estimados lectores. Sorprende, al leer la Declaración del Hombre y del Ciudadano, producto de la Revolución Francesa, e inspirada en la Declaración de Independencia de Estados Unidos, la enorme vigencia de esa brillante norma reivindicativa de los derechos inalienables del ser humano. Los tiempos en que vivimos, demuestran el enorme esfuerzo que debemos realizar como sociedad, para que esos principios elementales de convivencia, no sean menoscabados por gobiernos, líderes, sistemas económicos, y hasta por nosotros mismos.
Transcribimos algunos artículos recogidos por nuestra Constitución y que cimentaron el espíritu Republicano con el que los uruguayos nos hemos caracterizado, envueltos en ese humanista ideal de LIBERTAD, IGUALDAD Y FRATERNIDAD.
Artículo 1. Los hombres nacen y permanecen libres e iguales en derechos. Las distinciones sociales sólo pueden fundarse en la utilidad común.
Artículo 2. La finalidad de toda asociación política es la conservación de los derechos naturales e imprescriptibles del hombre. Tales derechos son la libertad, la propiedad, la seguridad y la resistencia a la opresión.
Artículo 3. El principio de toda soberanía reside esencialmente en la Nación. Ningún cuerpo, ningún individuo, pueden ejercer una autoridad que no emane expresamente de ella.
Artículo 4. La libertad consiste en poder hacer todo aquello que no perjudique a otro: por eso, el ejercicio de los derechos naturales de cada hombre no tiene otros límites que los que garantizan a los demás miembros de la sociedad el goce de estos mismos derechos. Tales límites sólo pueden ser determinados por la ley.
Artículo 5. La ley sólo tiene derecho a prohibir los actos perjudiciales para la sociedad. Nada que no esté prohibido por la ley puede ser impedido, y nadie puede ser constreñido a hacer algo que ésta no ordene.
Artículo 6. La ley es la expresión de la voluntad general. Todos los ciudadanos tienen derecho a contribuir a su elaboración, personalmente o por medio de sus representantes. Debe ser la misma para todos, ya sea que proteja o que sancione. Como todos los ciudadanos son iguales ante ella, todos son igualmente admisibles en toda dignidad, cargo o empleos públicos, según sus capacidades y sin otra distinción que las de sus virtudes y sus talentos.
Artículo 7. Ningún hombre puede ser acusado, arrestado o detenido, como no sea en los casos determinados por la ley y con arreglo a las formas que ésta ha prescrito. Quienes soliciten, cursen, ejecuten o hagan ejecutar órdenes arbitrarias deberán ser castigados; pero todo ciudadano convocado o aprehendido en virtud de la ley debe obedecer de inmediato; es culpable si opone resistencia.
Artículo 8. La ley sólo debe establecer penas estrictas y evidentemente necesarias, y nadie puede ser castigado sino en virtud de una ley establecida y promulgada con anterioridad al delito, y aplicada legalmente.
Artículo 9. Puesto que todo hombre se presume inocente mientras no sea declarado culpable, si se juzga indispensable detenerlo, todo rigor que no sea necesario para apoderarse de su persona debe ser severamente reprimido por la ley.
Artículo 10. Nadie debe ser incomodado por sus opiniones, inclusive religiosas, a condición de que su manifestación no perturbe el orden público establecido por la ley.
Artículo 11. La libre comunicación de pensamientos y opiniones es uno de los derechos más preciosos del hombre; en consecuencia, todo ciudadano puede hablar, escribir e imprimir libremente, a trueque de responder del abuso de esta libertad en los casos determinados por la ley.
Artículo 15. La sociedad tiene derecho a pedir cuentas de su gestión a todo agente público.
Artículo 17. Siendo la propiedad un derecho inviolable y sagrado, nadie puede ser privado de ella, salvo cuando la necesidad pública, legalmente comprobada, lo exija de modo evidente, y a condición de una justa y previa indemnización.
Este legado por el que muchos dieron su vida, a lo largo de la historia, no puede ni debe borrarse de la memoria ni de la acción. A 230 años de aquella Revolución que apostó a la igualdad, es menester dar en cada oportunidad y momento, un empujoncito, acompañado del conocido: ALLONS ENFANTS…

Publicado en - Semanales, 1- Lunes, Ayer y HoyComentarios (0)

AYER Y HOY EL DÍA DESPUÉS…

Por Dr. Adrián Báez

Estimados lectores. Pasadas las elecciones internas de los partidos políticos, y habiendo sido la ciudadanía la electora del rumbo que desea para las distintas colectividades, y con ello, el perfil de los parlamentarios y del futuro Presidente de la República, ahora sólo resta el trabajo más arduo: convencer a través de las propuestas.
Consideramos que, uno de los errores que se ha venido cometiendo sistemáticamente en nuestro país en las últimas elecciones, ha sido la falta del debate entre candidatos a la primera magistratura, no bastando con los dos efectuados.
Vemos con sana envidia cómo, en otros lugares, se enfrentan en una cordial competencia, dando a conocer cuáles son sus respuestas a problemas reales y específicos, y de qué manera, éstos, son más eficaces que los que propone el adversario; también, el poder observar el temple del político ante los cuestionamientos, tanto del oponente, como del moderador, quien cumple con su excelente función, al tratar de “apretar” al candidato, con alguna que otra pregunta incómoda, ayuda al momento de tomar una decisión.
El debate es una de las herramientas con las que contamos los que deseamos cotejar los proyectos de país que nos proponen, aquellos que lo tienen; es una sana tradición que supimos ejercer, y que, quizás, por cobardía de algunos políticos mal preparados y menos conocedores de qué hacer y qué rumbo darle al Uruguay, se ha imposibilitado la instancia.
Muchas veces creemos que se menosprecia la inteligencia del electorado y subestima su honestidad intelectual; hemos oído con estupor, que si se elige a tal o cual, con ese voto se le otorga un cheque en blanco para hacer lo que considera “mejor” para la Nación, horrorosa equivocación.
Tenemos el derecho y el deber de conocer a ciencia exacta las propuestas de los futuros gobernantes. Compartimos el hecho que se recorra mil veces el país; que se realicen multitudinarios actos; que se gasten millones en propaganda en los medios de comunicación; pero, estamos convencidos que, la mejor manera de saber qué pretenden hacer, lo obtendremos a través de los debates.
A partir del pasado lunes 1º de julio, comenzó una carrera por el sillón presidencial; dependerá del carisma de los elegibles, y de sus habilidades para hacernos llegar su mensaje, si se los unge ganadores o no.
Falta tiempo, y no tanto, para que los candidatos nos den a conocer, qué futuro nos espera a los orientales; empieza el descuento en el marcador, para que revelen seriamente, cómo utilizarán el poder que les otorgaremos, una vez que alcancen su meta; cómo desempeñarán la confianza que depositaremos en ellos, el día después.

Publicado en - Semanales, 1- Lunes, Ayer y HoyComentarios (0)

LAS URNAS NOS ESPERAN. A VOTAR

Por Dr. Adrián Báez

Estimados lectores. El próximo domingo, los Orientales estamos convocados, una vez más, a ejercer el más sublime de los derechos que como ciudadanos nos otorga nuestro sistema político, republicano y democrático: el sufragio. MANODURAYPLOMO copia
Si bien la instancia no es obligatoria, representa una gran oportunidad de decidir respecto a quiénes deseamos que conduzcan a la colectividad política de nuestra simpatía, desde sus Convenciones Nacionales y Departamentales y desde sus órganos directivos, así como también, quién será el líder que la dirija hacia el tan anhelado triunfo, en el mes de Octubre o Noviembre.
Hemos visto con sorpresa, la poca militancia de quienes en otros momentos demostraron ser una máquina fabulosa de movilidad electoral; también, presenciamos una interna tranquila y sin sobresaltos, más allá de algunos improperios fuera de lugar, por parte de algún candidato; pero, en general, ha sido una campaña austera en lo combativo y en la discusión de temas centrales, quizás, por el descreimiento en el sistema, culpa pura y exclusiva de la dirigencia, o, tal vez, por la poca voluntad de plasmar las propuestas e ideas, en un franco debate –no alcanzó con el efectuado entre Talvi y Andrade- que le permitiera al ciudadano, cotejar el peso de las mismas, ante preguntas directas y firmes, sobre temas concretos y problemáticos.
Lo cierto es que, con sus carencias y menudencias, no deja de ser un momento único, que sólo podemos repetir cada cinco años, y que muchas veces desearíamos fuese antes de tiempo, pues, nos decepcionamos de nuestra dirigencia; por lo tanto, debemos saber aprovechar esta herramienta esencial, para que seamos nosotros los responsables por la dirección política que deseamos darle a nuestras corrientes, de las que saldrán más adelante, Ediles, Intendentes, Diputados, Senadores, Ministros y Presidente de la República.
Algunos sostienen que en aquéllos partidos en los que la diferencia entre los candidatos es grande, no es necesario concurrir a votar, pues los resultados están a la vista; otros, prefieren intervenir en la interna de otro partido, para incidir de forma negativa en contra de un candidato específico, o, a favor de aquél que creemos más factible de que venza a quien no queremos que gane, y así surgen entretelones, con los que podemos estar de acuerdo o no, pero, que no dejan de ser en sí mismos, una manifestación del deseo popular.
Lo importante, realmente, es que comprendamos la grandeza que tiene nuestra participación en los destinos de los partidos políticos con los que comulgamos, ya que conforman la mejor manera que conocemos de convivencia democrática, y, el mejor camino para influir directa o indirectamente, en el rumbo que nos gustaría darle a nuestro amado Uruguay. Los que estamos convencidos de que debemos participar, sea como fuere, ya desde la militancia, o desde el anonimato seguido del voto silencioso, exhortamos a cumplir con esta tarea, que más que obligación, es una gran responsabilidad, que no debería de requerir de un mandato constitucional, para hacernos enterar de que las urnas nos esperan. A votar.

Publicado en - Semanales, 1- Lunes, Ayer y HoyComentarios (0)

LA SEGURIDAD, UN TEMA CON MÚLTIPLES FACETAS (PARTE 2)

Por Dr. Adrián Báez

Estimados lectores. Continuando con las propuestas que muchos consideran factibles para enfrentar el enorme deterioro de la seguridad ciudadana, aportamos más elementos que nos ayuden a tener una perspectiva diferente. MANODURAYPLOMO copia
El fortalecimiento de la comisaría y la Policía de cercanía, permitiría que la gente tuviera acceso directamente a la Policía, a través de las comisarías, teniendo, estas, que ser un centro de referencia de seguridad pública en los barrios. Actualmente, las comisarías sólo reciben denuncias y quejas, no tienen los recursos para responder a los problemas de los ciudadanos. Por tal motivo, es menester impulsar la comisaría de barrio, dándole los recursos humanos y materiales que necesita. Redistribuir efectivos policiales y patrulleros para que puedan estar más cerca de los ciudadanos.
Más inteligencia y cuerpos especializados más fuertes: El tráfico de drogas y el crimen organizado son los dueños de la escena policial en Uruguay. Del total de homicidios registrados en 2017, 50% fue por ajustes de cuentas. Se debería crear una unidad de soporte al combate del crimen organizado fuera de la órbita del Ministerio del Interior, que haría las consultas necesarias y procesaría la información a todas las agencias gubernamentales que puedan asistir en los casos. Se requeriría un esfuerzo de coordinación entre la Policía y organismos como Prefectura Naval, Aduanas, DGI, Antilavado y el MIDES. También, se tendría que fortalecer los cuerpos especializados como la Guardia Republicana con recursos humanos y tecnología.
Policías Universitarios con educación continua: Como en muchos países del mundo “civilizado” como nos gusta catalogar a aquellas naciones que admiramos y adonde emigramos cuando ya se nos vuelve insostenible la vida en nuestro país, se podría apuntar a que todos los oficiales del Uruguay fueran universitarios. Para ello, se crearía la Escuela de Investigaciones Policiales, como la de Chile, destinada al personal de la escala de oficiales y básica (subalternos), como especialización que le permita al personal adquirir habilidades analíticas y científicas para la investigación. Todos los efectivos deberían realizar recertificaciones periódicas.
La Ley Orgánica Policial establece que la Policía es una “fuerza civil y pública con carácter nacional y profesional”, pero en los hechos esto aún no se ha materializado por completo. El oficial de Policía no es solo aquel instruido en la defensa de la ley, sino que debe tener capacidades de gestión logística, de liderazgo, de manejo de recursos humanos y de decisión ante situaciones legales complejas.
El personal subalterno, por su parte, recibiría una formación integral que lo prepare en la teoría y en la práctica para realizar un policiamiento de cercanía y orientado a problemas. En ambos casos, se debería instaurar un nuevo vínculo con la Universidad de la República, que tendría también responsabilidades concretas en la consecución de estos objetivos.
En fin. Todas las propuestas son buenas y aceptables en el marco de lograr revertir la actual situación que nos aqueja como sociedad, entendiendo, pues es primordial para alcanzar mejores y mayores resultados, que no basta más fortalecimiento de las penas, sino que existen otros factores a ser atendidos conjuntamente, pues, es la seguridad, un tema con múltiples facetas.

Publicado en - Semanales, 1- Lunes, Ayer y HoyComentarios (0)

Ayer y Hoy

LA SEGURIDAD, UN TEMA CON MÚLTIPLES FACETAS (PARTE 1)

Por Dr. Adrián Báez

Estimados lectores. Uruguay atraviesa uno de los momentos más violentos de las últimas décadas. Las cifras de homicidios y rapiñas del primer semestre de 2018 son las más altas desde que hay registros y los hurtos aumentan desde 2013. En Uruguay en el año 2017, el 30% de los homicidios se concentró en 9 barrios de la capital donde vive sólo el 7% de la población, pero que son los de contextos más críticos. En un año electoral como el que transitamos y ante esta triste realidad, los diferentes candidatos someten sus propuestas a la opinión pública, escuchándose diferentes puntos de vistas que van, desde el aumento de las penas y recrudecimiento del sistema carcelario, hasta quienes, tomando como ejemplo a otros lugares en el mundo donde el modus operandi, sin dejar de ser firme, es, sin lugar a dudas, más humanitario y al mismo tiempo efectivo, apuestan a una política de seguridad más integral. El aumento en el número de crímenes es de por sí problemático. Pero, esta realidad se transforma insostenible, cuando se observa que no sólo los crímenes aumentan, sino también, el grado de violencia empleado.
El diagnóstico de largo plazo es aún más grave, porque los delitos más violentos se concentran en los contextos de mayor exclusión social en donde la violencia se reproduce.
Para un futuro con menos criminalidad y violencia, se necesita atacar este problema por dos andariveles. Un primer andarivel social, que ataque las causas más profundas del delito y un segundo andarivel de disuasión y represión inteligente.
El andarivel social, surge del entendimiento de que la violencia tiene su origen en la fractura social y por lo tanto, la represión no puede ser la única herramienta para atacar este problema. Hay que atacar las causas más profundas que originan esta fractura, contener a la población más vulnerable y darles herramientas para el desarrollo integral.
Hay que lograr que los jóvenes de contextos vulnerables empiecen a visualizar un futuro distinto a través de una propuesta educativa y social innovadora, y a incidir en las normas sociales, tratando de cambiar las conductas de las personas violentas que ya no podemos alcanzar por la vía de la educación, a través de intervenciones con referentes de la comunidad.
El sistema penitenciario es fundamental para rehabilitar y reinsertar ciudadanos, por eso, el implementar una reforma del sistema penitenciario para redignificar a las personas privadas de libertad que reproduzca experiencias similares a las del Polo Industrial de Santiago Vázquez y la cárcel de Punta de Rieles para reducir la reincidencia a su mínima expresión, es imperioso. Cuando no es posible disuadir, se debería optar por la represión inteligente. Es necesario coordinar a todas las agencias gubernamentales dedicadas a la inteligencia y a la investigación, para que aborden la problemática del narcotráfico desde todos los ángulos y puedan dirigir intervenciones quirúrgicas por parte de la Guardia Republicana que desarticulen a las bandas criminales. De esta manera, seríamos proactivos en la lucha contra el crimen organizado, y no reaccionar al hecho consumado. Contrastar el crimen, también requiere comprender que, las estrategias, no deben ser las mismas para crímenes violentos y no violentos. Los métodos de disuasión – prevención, deben ser distintos, porque las causas son distintas. Estas son algunas de las modificaciones que de llevarse a cabo, según expertos en la temática, permitiría un importante paso hacia el mejoramiento del espectro que nos tiene en vilo, como es la seguridad. Continuaremos en la próxima columna exponiendo otras propuestas que hacen al mismo fin, conscientes que, es la seguridad, un tema con múltiples facetas.

Publicado en - Semanales, 1- Lunes, Ayer y HoyComentarios (0)

¿Y SI ENSEÑAMOS AQUELLO DE LOS TALENTOS Y VIRTUDES?

Por Dr. Adrián Báez

Estimados lectores. En el afán que ha surgido en los últimos tiempos de disputarse el descubrimiento de la pólvora, se han propuesto varios cambios en el ambiente educativo.
La semana pasada, las autoridades educativas apostaron sin miramientos, a eliminar la repetición; esto, se suma a lo propuesto -y felizmente descartado- el año pasado por parte de algunos padres de alumnos, de cambiar el color de la túnica blanca con su incondicional moña azul, por un verde que representara la defensa del medio ambiente y su conservación, palabras más, palabras menos, como la eliminación, en otro caso, de la mismísima moña, lo que generó que el propio Presidente de la República, saliera al cruce, argumentando en contra de la idea, lo que nos tranquilizó, más allá de que es loable, de vez en cuando, la discusión de si la moña, hoy, en pleno siglo XXI, cumpliría alguna otra función que la mera decoración para muchos pasada de moda y de época. MANODURAYPLOMO copia
También, desconcertante por todo lo que significa, vino del lado de esas mismas autoridades, quienes tuvieron buen tino, a nuestro entender, en el asunto de la túnica y la moña, la propuesta de pasar de la meritocracia a la democracia; queriendo que el abanderado fuera el más popular y no el mejor alumno. Sin palabras.
Se argumentó a favor de la propuesta, que la democracia y no la meritocracia es la guía del sistema político uruguayo. ¿Acaso la escuela no debería seguir la misma lógica para elegir a sus abanderados? Esa fue la pregunta que se hizo el equipo de Primaria y que llevó a una propuesta de cambio de la normativa. «La nueva concepción, como sucede en la vida real, es que todo alumno pueda ser elector y elegible», explicó en su momento Milka Shannon, inspectora técnica.
Anteriormente, los alumnos que llegaban a quinto de escuela con calificaciones de muy bueno para arriba, con buena asistencia y conducta, eran candidatos a abanderados. Y a partir de esa selección, se abría la votación. Así lo dispuso una circular de 1990.
La nueva propuesta, en cambio, estableció que la elección se haga en la primera quincena de marzo con todos los escolares que llegaron a sexto; sin importar sus notas ni su asistencia. Los alumnos votan y en base a los resultados se genera el ordenamiento. Luego, se reparten las tres banderas —el Pabellón Nacional, la de Artigas y la de los Treinta y Tres Orientales— para cada acto.
Supongamos que hay seis actos en el año; “los seis niños más votados se alternarán sucesivamente para portar el Pabellón Nacional», ejemplifica el tercer artículo del nuevo reglamento. Los siguientes seis más votados llevarán la de Artigas y así sucesivamente. Salvo que en la clase haya muy pocos estudiantes, un mismo niño no puede repetir el rol. Cuando se agota el listado, se vuelve a empezar. Y cuando ni siquiera se llega al mínimo de abanderados de sexto año, típicamente en las escuelas rurales, pueden ser portadores los niños de otras generaciones. También hay excepciones para las escuelas que llevan el nombre de un país con el que Uruguay mantiene relaciones: agregarán tres abanderados para portar ese pabellón.
Cuando un niño llega a sexto de escuela tiene que declarar si quiere ser abanderado o no. Entre aquellos que pretenden serlo, se arma la lista de votación. Un día la maestra establece un «cuarto secreto». Cada alumno ingresa, toma el listado con los nombres y señala a tres compañeros que quiere como abanderados. Luego dobla la hoja y la coloca en un sobre «debidamente firmado por el presidente y secretario»; cierra el sobre y lo deposita en una urna «a la vista del presidente». El reglamento señala que «si hubiera niños que no obtuvieron votos o en caso de empate, se los ordenará por sorteo». El orden de votación es alfabético y por clase: 6°A, 6°B… Cuando termina la votación se realiza el escrutinio ante los delegados. Habrá dos actas: «Una por orden alfabético de los niños en cuyo margen se irán marcando los votos; y otra, la definitiva, en que se ordenarán los nombres según el resultado de la votación en orden decreciente». Aunque suene a un juego de niños, la inspección técnica le ordena a la dirección de cada escuela que preste atención a que se cumplan debidamente todas las etapas y el justo procedimiento. En fin.
Para la inspectora Shannon «en la sociedad actual no debemos funcionar por premios». Así como «cualquier persona tiene el derecho a ser presidente, todo alumno puede ser elector y elegible», explicó. Ni siquiera la conducta, dijo, «debe ser un impedimento para el reconocimiento, porque en la práctica los propios compañeros no suelen apoyar a quien se porta mal»; confundiendo, la jerarca, absolutamente una cosa con otra, y desvirtuando lo que significa la imprescindible enseñanza de que ante el trabajo, el esfuerzo y la responsabilidad, se puede acceder a recompensas que estimulen la sana competencia, que el mundo real, y no el ficticio que parecería querer hacerse primar, le impondrá al hoy estudiante y mañana adulto, a fuerza de golpes, y para lo que debe estar preparado.
A esto, se la agrega la simplista idea de que la repetición es mala… Creemos que en la escuela y el liceo, se deben forjar ciudadanos que, en su adultez, sepan y puedan, con mejores herramientas, defender a esa democracia y esa meritocracia que hoy, siendo niños y adolescentes, poco entienden. Sería bueno que nos preguntemos, ¿y si enseñamos aquello de los talentos y virtudes?

Publicado en - Semanales, 1- Lunes, Ayer y HoyComentarios (0)

163 AÑOS DEL NACIMIENTO DE DON PEPE

Por Dr. Adrián Báez

Estimados lectores. Cuando hablamos de Don José Batlle y Ordóñez, recordamos su enorme obra de estadista y conductor del Partido Colorado; ese recuerdo, no es menor, ya que fue la aplicación de su ideario de país, el cual, a lo largo de los años, se fue transformado, no solamente en una visión exclusiva de una determinada colectividad política, sino que en el mismísimo ser nacional y en nuestra propia idiosincrasia. MANODURAYPLOMO copia
Don Pepe comenzó a pensar el país que anhelaba, desde muy joven; hijo del ilustre Gral. Don Lorenzo Batlle, héroe de la Defensa y Presidente de la República, adquirió de éste, la conciencia sobre la responsabilidad que debería de tener en la construcción del progreso del país.
Con tan sólo 22 o 23 años de edad, inició su prédica periodística, en el Semanario “El Espíritu Nuevo”, publicación realizada por un grupo de jóvenes intelectuales que mucho darían de que hablar en el futuro del Uruguay. Si bien se basó en un trabajo científico y filosófico, supo desarrollar su opinión de hombre, dispuesto a enfrentarse contra la más ortodoxa de las costumbres, en pos de su ideal.
Se fue gestando así, poco a poco, el carácter del joven de principios irrenunciables e incorruptibles, al que jamás le tembló el pulso a la hora de enfrentar con su distinguida pluma, a lo que consideraba inmoral, antisocial o injusto. Mucho tiempo después, habiendo sido ya dos veces Presidente de la República, diría que el periodismo fue su verdadera vocación, y así lo demostró al nunca dejar de serlo, ni siquiera cuando ocupó el más alto de los puestos nacionales.
Su afán consistió en hacer conocer al hombre común, el contexto en el cual se encontraba, y hacerlo razonar por sí mismo, ofreciéndole de ese modo, la más clara y reveladora de las libertades, que es la libertad de conciencia.
Ejemplo cabal de tal espíritu, fue su participación junto a otros jóvenes de diferentes partidos y credos, en la lucha entablada contra la dictadura de Máximo Santos, en la no muy recordada pero inmensamente gloriosa, Batalla del Quebracho. Luego de la derrota frente al ejército nacional, la lucha, esta vez periodística, subió su tenor y no dejó la prédica.
Consecuente con dicha idea, el 16 de Junio de 1886, Batlle fundó “El Día”, de cuyas páginas se edificó el pensamiento Batllista. Vendido a vintén, para que las clases humildes pudieran ser partícipes del acontecer político y social, se transformó en el bastión más popular y preponderante en defensa de la democracia.
Mucho más podemos decir; pero basta con recordar que ese ilustre hombre, también fue joven, y supo entender aún en esa juventud, la imperiosa necesidad que tienen los países, de que su sabia nueva participe en la creación del presente, para forjar el futuro.
Debemos las nuevas generaciones, proteger la perdurabilidad de los valores y principios rectores de nuestra sociedad -los que nunca pasan de moda- a través del conocimiento de nuestra historia y del orgullo ante nuestras tradiciones; honrándolas con carácter y sin desprestigiarlas por medio de la mediocre concepción de que en la política vale todo, siendo conscientes de la tarea que nos espera y actuando en consecuencia.
A 163 años de su nacimiento, la mejor manera de homenajearlo, es recordando sus enseñanzas: “La tarea de la edificación moral y material de la nación, no debe ni puede corresponder exclusivamente a un hombre solo o a un número reducido de hombres; esa tarea corresponde a la nación misma”.

Publicado en - Semanales, 1- Lunes, Ayer y HoyComentarios (0)

SUFRAGIO DE COMPATRIOTAS EN EL EXTERIOR

Por Dr. Adrián Báez

Estimados lectores. Desde hace algún tiempo ya, se ha venido discutiendo si debería autorizarse el voto de Uruguayos radicados en el extranjero o no; ha sido apoyado por muchos, pero en el 2009, la propuesta de habilitar el voto epistolar (una de las maneras que posibilitaría el voto desde afuera), fue rechazado por la mayoría de la ciudadanía, en el plebiscito que acompañó el acto electoral. MANODURAYPLOMO copia
Recientemente el tema ha vuelto a la palestra política, si es que en algún momento dejó de estarlo; los Partidos Políticos han comenzado a evaluar los pro y los contra de dicho paso; algunos viendo si beneficiará a la colectividad, otros si la manera no sería modificarlo y transformarlo en un voto consular.
La cuestión está en indagar una vez más en lo que piensa y cree la población. Se ha hecho costumbre en nuestro país pretender borrar con el codo lo escrito con la mano; al cumplirse casi 10 años de haberse dicho no a la propuesta, se quiere renovar el debate para ver si hemos cambiado de opinión; esperemos que se tenga la democrática hidalguía de consultarnos por medio del sufragio y no se nos pase por encima como lo han hecho en otros asuntos.
La verdad, es que se perdió la hermosa oportunidad de abrir el debate con tiempo, y que la resolución final fuera abalada por todos o por lo menos la mayoría de los Orientales, y no, un tema más de los resueltos a la marchanta como nos han querido acostumbrar, y que tenemos el deber de combatir con la sencilla actitud de no ser indiferentes, comprometiéndonos, aunque sea con nuestra valiosa opinión.
Sin pecar de egoístas y mucho menos de patriotas abnegados; consideramos sinceramente que sería una gran injusticia permitir el voto de nuestros queridos hermanos Orientales radicados por distintas circunstancias de la vida en el exterior. Creemos que quienes deben elegir a aquellos que dirigirán los destinos de un país, son los ciudadanos que habitan ese país; los que pagan religiosamente sus impuestos y vaya si los tenemos aquí; los que sufren los altibajos de una sociedad que lucha por superarse como puede; los que tratan desde el lugar que desean o les tocó, defender al país y pregonar el progreso; los que ven angustiados el deterioro de la educación, augurando un futuro incierto para sus hijos; los que padecen la inseguridad; en definitiva, los que hacen día a día al Uruguay.
Hoy, pensamos esto. Si en algún momento algo o alguien nos hicieran ver las cosas de otra manera, por este medio, retractaremos nuestra postura con mucho gusto.
Si fuera el día de elegir por sí o por no; hoy, votaríamos negativamente contra el sufragio de los compatriotas en el exterior.

Publicado en - Semanales, 1- Lunes, Ayer y HoyComentarios (0)

EL ADOCTRINAMIENTO POLÍTICO EVITARÍA MUCHOS MALES

Por Dr. Adrián Báez

Estimados lectores. Estamos convencidos que, los partidos políticos, deben de dar el mayor espacio posible a la juventud, no solamente por una cuestión de renovación –necesaria y siempre oportuna-, sino que también, por una apuesta al futuro compromiso que deberán asumir algún día, sea tan sólo con el voto (lo que no es poca cosa), como con la militancia; dos formas de ejercer el derecho-deber de participar en las cuestiones que hacen a la vida política del país, que, si son blindadas y munidas de herramientas de discernimiento, son mejores aún. MANODURAYPLOMO copia
Desde hace algunos años, las colectividades vienen realizando (enhorabuena), elecciones juveniles en las que participan muchachos (hombres y mujeres), desde los 14 a los 29 años; éstas, han permitido que muchos vayan perfilándose como futuros líderes entre sus iguales, lo cual nos da un poco de respiro, ante la envejecida dirigencia (de todos los partidos), que representan tiempos diferentes y visiones distintas del mundo, la región y el propio Uruguay. Ahora; renovación generacional, no siempre significa estar aggiornado; muchos jóvenes que en su momento eran “prometedores”, terminaron demostrando, más temprano que tarde, su absoluto conservadurismo, y lo que es peor, su anquilosamiento en viejas prácticas y mañas que, fueron en cierta medida, causantes del descreimiento de la ciudadanía. Tuve y tengo el honor de conocer a muchos dirigentes de otras épocas, que sin embargo, a diario, nos enseñaron y enseñan a mirar hacia el porvenir; aduciendo que, si bien el ayer constituye algo que debe conocerse para saber en qué mundo vivimos y el por qué éste es como es; nuestro deber como “gurises”, es proyectarnos al mañana, tomando las experiencias de ese pasado, impulsándonos en el hoy.
Creemos que es harto importante para lograrlo, que las colectividades impartan a las nuevas generaciones, una sana enseñanza. La misma debería consistir, en primer lugar, en preguntar sencillamente, por qué se simpatiza con ese partido, y de ahí, arrancar, dependiendo de la respuesta. Saber qué es Uruguay; de dónde proviene; por qué se es colorado, blanco, izquierdista, y dentro de esas tendencias, batllista, herrerista, wilsonista, socialista, comunista, etc.; brindaría a ese futuro líder o militante, la amplitud de criterio para observar si realmente se siente consustanciado con ese ideal, esos valores y principios; dándosele la oportunidad -que al ser joven la tiene de mayor manera que un adulto y no corre el riesgo de ser catalogado de “panqueque”-, de cambiar de rumbo si le place.
No es una tarea fácil, pero sí necesaria. No se puede admitir de alguien que pretende dirigir, que confunda el 18 de Julio con el 19 de Abril; o el tiempo de Rivera y Lavalleja, con el Neobatllismo. Un colorado, no puede desconocer a los Batlle, Grauert, Brum o Rivera; un frentista, no puede no saber quién fue Frugoni o Vivián Trías; un blanco, no puede sorprenderse con el nombre de Timoteo Aparicio, Berro, Giró o Diego Lamas; pues al hacerlo, no entenderá, será imposible que lo haga, cómo llegamos a ser el país que somos; y un político que desconozca la historia de su pueblo, desconoce la esencia del mismo y será, no tengamos dudas, un muy mal líder.El joven, debe poder saber hacia qué horizonte tomar, y por qué defiende tal o cual pensamiento; sin mentiras ni intentos carentes de toda honestidad intelectual, de tergiversarle el pasado, estafándolo en su derrotero elegido; claro, esto es difícil y no todos los “profesores” ostentan dicha honestidad, pero si no se intenta…
El presente de nuestra política, nos demuestra cómo el uruguayo reniega de muchos malos hábitos de sus dirigentes; por eso, consideramos que el adoctrinamiento político evitaría muchos males.

Publicado en - Semanales, 1- Lunes, Ayer y HoyComentarios (0)

MUJICA QUISO SER PREMIO NOBEL DE LA PAZ

Por Dr. Adrián Báez

Estimados lectores. Nos caracterizamos por discutir de política y tratar de no pelearnos por ella, convencidos de que se trata de intercambiar opiniones sin necesidad de llegar a los improperios; sucede que, existen improperios e improperios. Los hay de los insultantes con palabras fuera de lugar, y aquellos que agreden por las acciones u omisiones; ambos, merecen ser cuestionados en la mayoría de los casos. MANODURAYPLOMOMANODURAYPLOMO copia
Consideramos cabalmente como un improperio omiso e insultante, el realizado días atrás por el ex Presidente de la República, José Mujica, respecto al triste hecho del atropellamiento por parte de una tanqueta de la Guardia Bolivariana, contra civiles, que tuvo lugar en Caracas.
Él, José Mujica, cuando era Presidente, pretendió postularse -y de hecho lo hizo, lo cual gracias a Dios no prosperó-, como candidato al Premio Nobel de la Paz.
Tenemos entendido que el Sr. Alfred Nobel, promotor de los premios que destacan a nivel mundial distintas áreas del humanismo: ciencias, artes, literatura, paz, entre otras; estipuló que le fuese otorgado el de paz “a la persona que haya trabajado más o mejor en favor de la fraternidad entre las naciones, la abolición o reducción de los ejércitos existentes y la celebración y promoción de procesos de paz”.
Nos quepa la duda hasta el día de hoy, en cuál de esas consideraciones que se tienen en cuenta por el Comité Nobel, habría encajado nuestro ex mandatario, si es, claro está, que podría haberlo hecho en alguna.
Pasado el tiempo, y tras el último episodio que lo tuvo como protagonista, nos gustaría saber si existen otras reglas para ser adjudicatarios de tan renombrado galardón con el que fuesen honradas personalidades de la talla de Nelson Mandela, Martin Luther King y la Madre Teresa, entre otros honorables ciudadanos del mundo, que sí hicieron cosas sublimes por muchísima gente y marcaron etapas importantes en la historia de la humanidad, sin tener una doble moral.
En tiempos en los que se demanda memoria a ultranza; en un Uruguay cuya historia se encuentra acorralada por la falsedad y el manipuleo de los hechos; sería prudente hacer conocer, principalmente a las destacadas figuras extranjeras que pretendieron en su momento condecorar al legendario ex guerrillero, así como también a muchísimas personas que lo tienen como ejemplo, el pasado ni democrático, ni mucho menos pacífico del mismo, y el actual desinterés del que día a día hace gala, de los problemas trascendentales para la vida de la democracia a nivel mundial.
Enteremos al mundo que, mientras se pretende dar una imagen defensora de los Derechos Humanos, y se ejemplifica al que una vez fue un posible premiado, éste se negó en Cuba a recibir a los familiares de los Disidentes al dictatorial gobierno de los hermanos Castro, negándoles así su derecho a contar sus verdades, entre ellas la sistemática violación a esos derechos humanos; a lo que se le suma sus más que elocuentes palabras de desprecio por la verdadera libertad de expresión, al justificar el accionar de la dictadura de Maduro.
Una vez más, se mostró en su real condición. Está en nosotros ser memoriosos y levantar la voz contra su deshonestidad, y recordar, siempre, para evitar honores injustos, cuando Mujica quiso ser Premio Nobel de la Paz.

Publicado en - Semanales, 1- Lunes, Ayer y HoyComentarios (0)

LOS JÓVENES Y SUS MENGUADAS OPORTUNIDADES

Por Dr. Adrián Báez

Estimados lectores. Nuestro país ocupa el puesto 59 entre 179 países en cuanto a la perspectiva de desarrollo que tienen sus jóvenes, con enorme dificultad en el acceso a la vivienda y, a un empleo propio; siendo que, paradójicamente, en participación política y facilidad de acceso a la educación entre los menores de 29 años, se encuentra entre las mejores del mundo.
Aunque el 22% de la población uruguaya entre en la categoría de joven, el 15% del gasto público social —4% del PIB— es lo que se destina a este sector, y de esa inversión más del 80% se lo lleva la educación, la salud y la asistencia social. De modo que, las oportunidades para lograr puestos de trabajo asalariado y los planes de vivienda, parecen haber quedado relegados a un segundo plano.
El gasto público social para los jóvenes de entre 15 y 29 años viene en aumento —de 3,45% en 2010 a 4,05% en 2013— siendo Uruguay el que más invierte en la región en un comparativo de cuatro países que realizó el Fondo de Población de Naciones Unidas; sin embargo, Uruguay es el que menos destina a vivienda y servicios urbanos para los jóvenes. Estos rubros no entran siquiera en las áreas prioritarias, y si bien el 7% del gasto apunta a mejorar el acceso al trabajo, el país tiene la tasa de desempleo juvenil más alta en comparación con los países que incluye la investigación de Naciones Unidas.
En tanto, la evolución del gasto en jóvenes, como porcentaje del gasto público social en los años 2010-2015, fueron para Uruguay, de 14.55% en 2010, a 14.72% en 2013; mientras que El Salvador fue de 20.01% en 2011, a 20.54% en 2013; y México de 18.93% en 2010, a 20.64% en 2015
Por tales datos, Uruguay ocupa el puesto 154 entre 179 países en oportunidades de trabajo, según el Índice Global de Desarrollo Juvenil 2016 que realizó la Commonwealth, una prestigiosa mancomunión entre naciones ligadas al Reino Unido. La baja puntuación del país en este rubro, nos hace caer al lugar 59 en el ranking general y al octavo en la región.
Somos los que creemos que no debemos perder tiempo comparándonos con otros países, pues las realidades de cada uno son diversas, debido a múltiples factores sociales, culturales, y políticos; pero, de vez en cuando es bueno saber que, muchos están peor y otros tantos mejor, para que no perdamos el norte primordial que es sin lugar a dudas, el superarnos a nosotros mismos y a nuestras capacidades, para así lograr un real progreso y apuesta al porvenir.
Lamentablemente vemos con enorme preocupación, cómo Uruguay ha desperdiciado su tiempo y dinero, dejando de invertir seria y responsablemente en la verdadera riqueza que poseen los pueblos, como lo son sus recursos humanos; no desarrollándose políticas de estado específicas sobre el tema, no sabiéndose a éstas alturas, si no son hechas por incapacidad, o por falta de voluntad política, lo que sería aún peor, al significar un deliberado auto sabotaje de los superiores intereses de la ciudadanía.
Que en pleno siglo XXI, el presupuesto para la preparación intelectual adecuada, primero, y luego, las oportunidades laborales que posibiliten una vida digna y un techo seguro, prioridad si las hay, denote mediocridad por parte de nuestros gobernantes y absoluto desinterés por el mañana, que no está muy lejos, habla a las claras, de que algo no va bien.
Las innumerables promesas electorales en las que escuchamos hablar de más y mejores condiciones de acceso al trabajo y al sueño de todo compatriota como lo es el techo seguro, quedan una vez más en airosos deseos que, de no ser posibilitados por quienes manejan la batuta, es imposible que los genere un importante número de muchachos que desean comenzar su vida activa, y como resultado de la misma, aspiran al logro de bienes materiales primordiales a los que tienen derecho, por ser, no fruto de un estándar consumista, como muchos lo ven, sino como derecho inherente a su calidad de seres humanos.
Nuestro país ya comenzó a pagar caro, y lo abonará con más multas y cuantiosos recargos a la brevedad, la total falta de criterio y visión de futuro, al no propender al mejor acceso al mismo, mirando hacia el costado, en lo que refiere a la realidad de los jóvenes y sus menguadas oportunidades.

Publicado en - Semanales, 1- Lunes, Ayer y HoyComentarios (0)

Ayer y Hoy

¡ARGENTINOS – ORIENTALES!

Por Dr. Adrián Báez

El 19 de Abril de 1825, los 33 Orientales desembarcaron en la playa de La Graseada, en el Departamento de Soriano, que un embellecimiento posterior bautizó como la “Agraciada”. Según recordaba Spikerman, uno de los protagonistas, Lavalleja desplegó la bandera tricolor con la leyenda “Libertad o Muerte” y sus palabras fueron más o menos las siguientes: “Amigos, estamos en nuestra Patria. Dios ayudará nuestros esfuerzos, y si hemos de morir, moriremos como buenos en nuestra propia tierra. ¡Libertad o Muerte! De inmediato los sublevados comenzaron a marchar rumbo a Montevideo mientras, incesantemente, aparecían partidas de hombres en armas que se les sumaban. Pero, antes de iniciar dicha marcha, el Gral. Lavalleja repartió entre su gente una proclama para ser distribuida en los pueblos, que decía así: “¡Viva la Patria! Argentinos orientales: llegó el momento de redimir vuestra amada Patria de la ignominiosa esclavitud con que ha gemido por tantos años, y elevarla con nuestro esfuerzo al puesto eminente que le reserva el destino entre los pueblos libres del Nuevo Mundo. El grito heroico de libertad retumba ya por nuestros dilatados campos con el estrépito belicoso de la guerra. El negro pabellón de la venganza se ha desplegado, y el exterminio de los tiranos es indudable. ¡Argentinos orientales! Aquellos compatriotas nuestros, en cuyo pecho arde inexhausto el fuego sagrado del amor patrio y de que más de uno ha dado relevantes pruebas, entusiasmo y su valor, no han podido mirar con indiferencia el triste cuadro que ofrece nuestro desdichado país, bajo el yugo ominoso del déspota del Brasil. Unidos por su patriotismo, guiados por su magnanimidad, han emprendido el noble designio de libertaros. Decididos a arrostrar con frente serena toda clase de peligros, se han lanzado al campo de Marte con la firme resolución de sacrificarse en aras de la Patria o reconquistar su libertad, sus derechos, su tranquilidad y su gloria. Vosotros, que os habéis distinguido siempre por vuestra decisión y energía, por vuestro entusiasmo y bravura, ¿consentiréis aun en oprobio vuestro el infame yugo de un cobarde usurpador? ¿Seréis insensibles al eco dolorido de la Patria, que implora vuestro auxilio? ¿Miraréis con indiferencia el rol degradante que ocupamos entre los pueblos? ¿No os conmoverán vuestra misma infeliz situación, vuestro abatimiento, vuestra deshonra? No, compatriotas: los libres os hacen la justicia de creer que vuestro patriotismo y valor no se han extinguido y que vuestra indignación se inflama al ver la provincia Oriental como un conjunto de seres esclavos, sin gobierno, con nada propio más que sus deshonras y sus desgracias. Cese ya, pues, nuestro sufrimiento. Empuñemos la espada, corramos al combate y mostremos al mundo entero que merecemos ser libres. Venguemos nuestra Patria; venguemos nuestro honor y purifiquemos nuestro suelo con sangre de traidores y tiranos. ¡Tiemble el déspota del Brasil de nuestra justa venganza! Su cetro tiránico será convertido en polvo y nuestra cara Patria verá brillar en sus sienes el laurel augusto de una gloria inmortal. ¡Orientales! Las provincias hermanas solo esperan vuestro pronunciamiento para protegeros en la heroica empresa de reconquistar vuestros derechos. La gran nación argentina, de que sois parte, tiene gran interés en que seáis libres, y el Congreso que rige sus destinos no trepidará en asegurar los vuestros. Decidíos, pues, y que el árbol de la libertad fecundizado con sangre vuelva a aclimatarse para siempre en la Provincia Oriental. ¡Compatriotas! Vuestros libertadores confían en vuestra cooperación a la honrosa empresa que han principiado. Colocado por voto unánime a la cabeza de estos héroes, yo tengo el honor de protestaros en su nombre y en el mío propio que nuestras aspiraciones solo llevan por objeto la felicidad de nuestro país, adquirirle su libertad. Constituir la provincia bajo el sistema representativo republicano en uniformidad a las demás de la antigua unión. Estrechar con ellas los dulces vínculos que antes las ligaban. Preservarla de la horrible plaga de la anarquía y fundar el imperio de la ley. ¡He aquí nuestros votos! Retirados a nuestros hogares después de terminar la guerra, nuestra más diga recompensa será la gratitud de nuestros conciudadanos. ¡Argentinos Orientales! El mundo ha fijado sobre vosotros su atención. La guerra va a sellar nuestros destinos. Combatid, pues, y reconquistad el derecho más precioso del hombre digno de serlo”. Juan Antonio Lavalleja. Campo volante, en Soriano, Abril de 1825. El extenso texto aventa cualquier duda que pudiera subsistir sobre los objetivos del movimiento, que no eran otros que los de expulsar a los brasileños y regresar al seno de las Provincias Unidas. Por entonces, nadie se planteaba, con mínima seriedad, la constitución de la Provincia en Estado independiente; siendo suficientemente significativo, el término que se repite más de una vez: “argentinos – orientales”.

Publicado en - Semanales, 1- Lunes, Ayer y HoyComentarios (0)

CIUDADANOS CLASE A Y CLASE B

Por Dr. Adrián Báez

Estimados lectores. Desde hace muchísimo tiempo hemos venido sosteniendo que, en nuestro vendito país, existen ciudadanos categoría A y ciudadanos categoría B, lo que constituye en sí mismo, una enorme injusticia.
Dicha clasificación surge de la lógica evidencia existente a través de la vivencia de muchos compatriotas, quienes, por el hecho de deber por falta de pago cuotas de préstamos, créditos, etc., son, en caso de no regularizar la deuda, ingresados al tan afamado y temido Clearing. MANODURAYPLOMO copia
De más está decir que, aquellos que asumen una deuda, sea de la clase que fuere, lo hacen, o así se intuye que ocurre, deliberadamente y con consentimiento de su voluntad; ergo, deben “honrar las deudas”, como se decía antiguamente.
También es cierto que, hay deudores y deudores. Los hay quienes no respetan los compromisos adquiridos, pero, en su mayoría, están los que rigurosamente y toda religiosidad, cumplen, aún a costas de padecer algunos sacrificios.
Ahora; y esta pregunta no creemos que haya quien no se la haya hecho, ¿es absolutamente necesario quedar manchado al entrar en la “ficha negra” del mencionado registro, no pudiendo acceder a ningún tipo de crédito, ni préstamo por el período de 5 años, cerrándosele así al deudor todas las puertas habidas y por haber, siendo que el acreedor dispone de las herramientas jurídicas correspondientes para poder cobrarse dicha deuda?
Estamos convencidos que no. Y el por qué, es muy claro. Hasta que en nuestro Uruguay, no se haga responsable a la clase política por aquellos excesos en los que incurre cuando detenta el poder, malgastando y derrochando los recursos públicos, sin siquiera ser “amonestados” por ello, es rotundamente inmoral que quienes la luchan a diario y que por el altísimo costo de la vida, se ven privados de cumplir con sus obligaciones, sean indicados en una lista que es manejada por el sector privado, como “leprosos”.
Volvemos sobre el tema porque, en las últimas horas, la Intendencia de Salto decidió enviar al Clearing a los deudores de tributos municipales. Quienes no deseen ingresar en el registro de deudores deberán abonar las cuantías indicadas, en caso contrario, y además de engordar las filas de “indeseables”, serán ejecutados por la vía judicial.
Que el sector privado busque el cobro de lo que le corresponde, está bien; que quien asuma una obligación, deba asumir las consecuencias por el incumplimiento, está bien. Lo que nos parece harto injusto, más sabiéndose por parte de los gobernantes la difícil situación por la que atraviesa el país, a causa de políticas económicas paupérrimas e irresponsables, es que sean las instituciones públicas las que aumenten los obstáculos de los compatriotas que se ven limitados por los apremios económicos.
Quienes se han jactado de ser socialistas, vienen desocializando a la sociedad. Los que deberían dar respaldo y facilidades, son quienes levantan muros de imposibilidades y zozobras. Quienes están emplazados por la dignidad a exigir igualdad de tratamiento entre gobernantes y gobernados, son los que fomentan las grietas ¡Vergüenza!
Uruguay no está siendo coherente con su mandato constitucional en donde se indica que todo somos iguales ante la ley. Que unos dilapiden el patrimonio nacional y sean apañados, y que otros no puedan por la coyuntura afrontar sus deudas y por ello sean víctimas de la “inquisición”, demuestra que hay ciudadanos clase A y clase B.

Publicado en - Semanales, 1- Lunes, Ayer y HoyComentarios (0)

NO FALTAN ALIMENTOS; SOBRA INMORALIDAD

Por Dr. Adrián Báez

Estimados lectores. Tras la realización de  la cumbre semestral de Jefes de Estado del Mercosur, en la ciudad argentina de Mendoza, en el mes de julio de 2017, dicho organismo y la Organización de Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), acordaron impulsar acciones para erradicar el hambre, la malnutrición, la pobreza rural, y proteger al sector agrícola en los países del bloque suramericano. MANODURAYPLOMO copia“Lo que el Mercosur haga o deje de hacer en términos de su desarrollo agrícola tiene el potencial de afectar a gran parte del mundo. Por eso es tan importante el trabajo conjunto con estos países: son socios claves para alcanzar tanto el desarrollo sostenible como hambre cero”, señaló el representante regional del organismo de la ONU, Julio Berdegué.
“También sostuvo y destacó que, el peso del sector agrícola en los países del bloque convierte a este en un “jugador de importancia planetaria”, por lo cual, la FAO, prestará asistencia técnica a los miembros del Mercosur para que se impulsen acciones que contribuyan a acabar con el hambre, la pobreza rural y la malnutrición en la región.
“Los países del Mercosur han hecho enormes avances en la reducción del hambre en la últimas décadas”, apuntó Berdegué. “Sin embargo, no debemos olvidar que prácticamente la mitad de quienes sufren hambre en América Latina y el Caribe son ciudadanos y ciudadanas de América del Sur”, puntualizó.
“Por su parte, y durante el discurso de apertura de la cumbre, el presidente argentino, Mauricio Macri, afirmó que es “vital” que los países del bloque (Argentina, Paraguay, Brasil y Uruguay) se apoyen mutuamente para avanzar en las negociaciones agrícolas, que, a su juicio, “tanto” les afectan.“Para la FAO, este convenio ratifica la “alianza” que ambos organismos han desarrollado durante los últimos cuatro años, por la que se han promovido “múltiples iniciativas” de apoyo a la agricultura familiar.
De más está decir que, siempre será bienvenido todo esfuerzo que se realice para mitigar de forma eficaz y fidedigna, ese enorme y maldito flagelo que padecemos en el mundo, y que nos debería llenar de vergüenza, asco y remordimiento.
No podemos estar más de acuerdo con lo planteado en la mencionada cumbre; pues si tomamos dicha problemática enserio y con la profundidad que debe de ser tratada, es hora de que nos sinceremos y busquemos soluciones, pues no existe una sola, lógica y convincente explicación -hasta que se presente una argumentación sólida y creíble-, del por qué hay tantos compatriotas, sean estos uruguayos o de la América toda, que sufren una hambruna inhumana, como la que observamos también en países de África o Asia.
En la era de los Derechos Humanos, donde se enarbolan banderas de redención, abogando por derechos que no dudamos tienen importancia, pero, olvidando, asimismo, otros tantos, tan o más importantes aún; y cuando los nuevos populismos (tanto de derechas como de izquierdas) se jactan de tener todas las soluciones a los dilemas coyunturales; no vemos una real consciencia al respecto, y lo que es peor, observamos un temible acostumbramiento, que nos inhibe de sentir compasión.
Nuestra Patria, Uruguay, cuyas praderas son envidiables en el mundo, conformada por verdes y fértiles campos, con la mayor reserva de agua del planeta; no puede permitir, no debe permitir, que un solo oriental, no posea el más elemental de los elementos vitales (valga la redundancia), junto con el agua potable, como lo es la comida.
Bueno sería, que en vez de discutir tantas sandeces mediocres y sin valor alguno, todos los partidos políticos y los gobiernos –los de acá y los de allá-, trazaran políticas de Estado que reviertan la penosa realidad, ya que de la cumbre que mencionamos, han pasado casi dos años, y los resultados se alteraron para peor
.Consideramos que la manera más justa de definir la inentendible situación por la que atraviesan muchos países -entre ellos los del Mercosur, a no olvidarlo, cuyos principales ingresos provienen paradójicamente de exportar alimentos-, fue expresada hace muchos años por ese gran republicano y mejor humanista que fue el expresidente de la República Argentina, el Dr. Raúl Alfonsín –a quien no se lo podrá nunca acusar de demagogo-, cuando sostuvo que en su país existía el hambre, no porque faltaran alimentos; sino, porque sobraba inmoralidad.
Nos hacemos eco de su inteligente reflexión, y la hacemos extensible a nuestro amado Uruguay.
Aquí hay ciudadanos que pasan hambre, y saben por qué; no porque falten alimentos; sino porque lisa y llanamente, también sobra inmoralidad.

Publicado en - Semanales, 1- Lunes, Ayer y HoyComentarios (0)

BALTASAR BRUM: LA VIDA POR LA LIBERTAD

Por Dr. Adrián Báez

“Nuestro pueblo es un pueblo manso, acostumbrado a votar cada dos años, a dirimir los problemas en las urnas; está anonadado ante la caída de las instituciones. Hay que organizar, y para inculcar la idea de la resistencia hay que dar ejemplo. La patria reclama sangre (…) y yo le ofrezco la mía. Este gobierno fascista que hoy se inicia durará veinte años; con mi muerte tal vez yo reduzca esos veinte años a cinco”. MANODURAYPLOMO copiaEstimados lectores. Con esas palabras, hace 86 años, el 31 de Marzo de 1933, el Dr. Baltasar Brum, respondía a sus amigos y familiares que trataban infructuosamente de convencerlo de refugiarse en la embajada de España, ante su eminente arresto por las fuerzas policiales leales al Golpe de Estado perpetrado por el Presidente Terra en la madrugada de ese mismo día. Tras la muerte de Don José Batlle y Ordóñez en 1929, la política nacional comenzó a tomar tintes de dudoso afianzamiento de los conceptos instaurados en la Constituyente de 1917, considerándose el retorno al Ejecutivo presidencialista, en vez de continuar con el bicéfalo vigente (Presidencia y Consejo Nacional de Administración); algunos quienes en vida de Batlle defendían esa forma de gobierno y los adversarios acérrimos de la misma, vieron la oportunidad de modificar la Constitución, ante los problemas económicos y sociales en los que se encontraba el país, achacándole al sistema colegiado, los males imperantes por tornarse poco eficaz la gestión administrativa. Ante éste cambio de rumbo, se alzaron las voces de los Batllistas, quienes encabezados por el Dr. Brum, arremetieron duramente contra el Presidente Terra y sus momentáneos socios, entre los que se encontraban Herrera, Manini Ríos, Serrato, Williman, Campisteguy, entre otros connotados caudillos. Una vez disueltos el Parlamento y el Consejo Nacional de Administración, la orden fue detener a varios opositores al régimen en ciernes, quienes desde hacía tiempo venían alertando a la población, sobre los propósitos dictatoriales de Terra, a quien acusaban de ser simpatizante del fascismo, al igual que Herrera. Cuenta Lincoln Maiztegui Casas que: “A las 7 de la mañana de aquel 31 de Marzo de 1933 dos policías – los comisarios Carlos Castelli y Mario Gamboa Ledes – golpearon la puerta del domicilio del ex presidente, en Río Branco 1394. Se les permitió pasar y se hizo presente Brum; cuando le dijeron que llevaban órdenes de detenerlo, respondió con firmeza que estaba dispuesto a resistir. Cuando uno de los policías amagó ponerle una mano encima, Brum sacó un revólver que llevaba en el bolsillo derecho y apuntó a los policías. “¿Qué va a hacer, Dr. Brum?”, preguntó Castelli. Ingresaron en ese momento dos amigos del ex presidente, y uno de ellos se dirigió al policía preguntando: “¿Trae usted orden del Juez?”. “No, Señor, del Presidente de la República”. Ante esa respuesta Brum alzó el arma e hizo fuego dos veces; una de las balas pasó a centímetros de la cabeza de Gamboa y la otra hirió a Castelli en el brazo. Ambos policías se marcharon precipitadamente. Mientras descendían la escalera, Brum volvió a disparar sin dar en el blanco. Cuando llegaban a la puerta de calle, apareció Blanca Nieves Frías (esposa de Brum), que les cerró el paso. En ese momento un cuarto disparo del ex presidente voló la gorra de Gamboa.” Al mediodía Brum salió a la puerta junto a sus hermanos, Alfeo y Lirio y su amigo el Dr. Eduardo Acevedo Álvarez; se encontraba armado con un revólver en cada mano, caminando de un lugar a otro, desafiando al perímetro que rodeaba su casa. Terra había ordenado cercarlo, pero que no lo tocaran. Luego de varias negativas, como la que reza el comienzo del artículo, Brum aceptó refugiarse en la embajada de España. Los trámites hechos por su sobrino político el Sr. Conrado Hugues ante el Presidente Terra, otorgaron el permiso de aquél para trasladarlo. En momentos en que estaba todo listo, Brum acusando a los presentes de traidores y cobardes, se dirigió a la calzada y al grito de “¡Viva Batlle!”, “¡Viva la Democracia!”, se disparó en el corazón. Alrededor de 5.000 personas (o más) acudieron al sepelio; y hasta el Presidente Terra, según su hija Matilde Terra, expresó: “No puede ser, ¿cómo pudo haber pasado eso? ¡Si él había decidido albergarse en la embajada de España!”. Más allá de los hechos históricos, cada cual hijo del contexto de su tiempo, la defensa de los ideales, debe estar siempre presente en la memoria de los pueblos.
Muchos han emulado la heroica entrega, que quizás en la actualidad parezca desproporcionada o melodramática, pero que para aquellos hombres de honor, revestía la esencia del carácter y de los principios con los que se manejaban en su vida política, que nunca fue excluyente de la privada.
Depende de nosotros, que en el porvenir, no sean necesarios más sacrificios parecidos; teniendo en cambio muy presente, la enseñanza y el ejemplo del patriotismo de nuestros mártires y en especial el de Baltasar Brum, quien dio la vida por la libertad.

Publicado en - Semanales, 1- Lunes, Ayer y HoyComentarios (0)

PENSAR EL URUGUAY QUE QUEREMOS SER

PENSAR EL URUGUAY QUE QUEREMOS SER

Por Dr. Adrián Báez

Estimados lectores. Entramos en la etapa electoral, y ya podemos divisar en el horizonte, varios movimientos que nos indican que las colectividades políticas, comenzaron a preparar sus menús de candidatos, sea para el cargo electivo que fuere.
Indudablemente que, lo que más anhela saber cualquier ciudadano que se preocupe por la política y el Uruguay (hay quienes no revelan el más mínimo interés por ninguno de ellos), es con cuáles precandidatos a la presidencia contarán los partidos, para así -como corresponde en una democracia que se jacte de tal-, elegir dentro de sus preferencias, al que más le guste o, en el peor de los casos, al menos peor de todos, como encargado de dirigir por 5 años los destinos de la Patria. Hoy, podemos decir que ya están todos los “pingos” en la pista, y que la carrera largó.
Sucede que, en los últimos años, la ciudadanía ha venido sistemáticamente perdiendo la fe en quienes deberían ser los principales propulsores de esperanzas colectivas: los políticos. Hemos hablado de ello en varias ocasiones; pero, es imposible no recalcarlo en cada oportunidad que tengamos, por una cuestión de honestidad intelectual y justicia a la noble profesión de dirigente político, tan olvidada, en la amplitud de su real concepto, por quienes son los artífices del decaimiento de su buena concepción general.
Desearíamos que, en esta etapa, todos, aunque sabemos que es un tanto surrealista y utópico, pensáramos, antes de colocar el sufragio en la urna, en qué país desearíamos vivir, y qué futuro nos gustaría legarles a nuestros hijos; más que en la simpatía que nos causa tal o cual candidato.
Ergo.
Bregamos porque la política vuelva a ser ese espacio digno de formar parte; donde quien logre elevarse en representante de sus pares, honre ese honor, con responsabilidad, decoro, austeridad (que no es lo mismo que dejadez y chabacanería, ojo), y, sobretodo, el semillero de ideas que piense el Uruguay del mañana como un todo indivisible, sin diferencia de colores, y sin obstáculos mezquinos que solamente aportan atraso y postergación.
Alguna vez Wilson Ferreira Aldunate dijo que: “El Uruguay es y solamente es una comunidad espiritual”. Cuánta razón. Uruguay, lo pide a gritos, y los uruguayos, sentimos la necesidad de que se tome conciencia y se tracen los caminos para alcanzar nuevamente esa comunión espiritual que, se ha venido minando sistemática y gradualmente. ¿Los responsables?…
Ya no interesan las culpas, aunque quienes las tengan deberían de hacerse cargo; lo que debe de aquí en adelante, o debería, canalizar nuestras energías, es el debate serio, pormenorizado, maduro, de cuáles son las problemáticas que aquejan a nuestra sociedad, y buscar esas posibles soluciones que deben abarcar no a un gobierno determinado, sino que, a varios.
Al resultado de esa manera de trabajar, se le llama Política de Estado.
Esas palabras han sonado mucho; lástima que nunca se concretaron.
Han existido coreografías “pour la galerie”, o sea, con la finalidad de provocar un efecto determinado ante un auditorio particular, que necesitaba oír tal o cual ”aparente” solución al dilema del momento; recordemos, para poner ejemplos, las reuniones por la seguridad en la Torre Ejecutiva y sus magros o nulos logros; y la eterna negativa a la celebración de Tratados de Libre Comercio -que muchos beneficios traerían al país-, como “salvaguarda de la soberanía popular”, mientras Chile, que hasta hace poco era gobernada por la izquierda, ya va por el número 21 y tiene el trillo limpio para muchos más.
A lo que apuntamos, es a que sintamos la preocupante coyuntura social que enfrentamos, y que es menester asumir nuestra cuota parte de responsabilidad e involucrarnos en cambiarla para bien.
¿Cómo hacerlo? Escuchando las propuestas, primero; y después de evaluarlas, eligiendo a quien nos haya inculcado la obligación de pensar el Uruguay que queremos ser.

Publicado en - Semanales, 1- Lunes, Ayer y HoyComentarios (0)

EL DECÁLOGO DE ABRAHAM LINCOLN

Por Dr. Adrián Báez

Estimados lectores. Hace algún tiempo, un amigo me pasó un audio sumamente interesante, a raíz de una conversación que mantuvimos respecto a la situación política, económica y social del Uruguay, que creemos que hoy más que nunca, encierra una sensata y para nada despreciable síntesis, de muchos ítems que hemos perdido como país. MANODURAYPLOMO copia
En dicho audio, se marcaban algunas pautas que han servido a los Estados Unidos a convertirse en la potencia que es, en varios sentidos. Sin desear ser iguales a los americanos del norte, pues nos separan tradiciones, visiones del mundo y de la vida misma, en muchísimos puntos; nos gustaría compartirlo con ustedes, pues entendemos que lo importante es el mensaje y la idea misma, más, cuando nos enfrentamos a un gran desafío electoral, cuyo resultado, marcará el porvenir no muy lejano de nuestro Uruguay.
Comienza así: “¿Sabe usted dónde está el secreto de los norteamericanos? Es muy sencillo. Hace más de 150 años, aprendieron algo que en Latinoamérica pareciera que no aprendimos ni queremos aprender. Son sólo diez simples premisas, es el Decálogo de Abraham Lincoln:
1-Usted no puede crear prosperidad, desalentando la iniciativa propia;
2-Usted no puede fortalecer al débil, debilitando al fuerte;
3-Usted no puede ayudar a los pequeños, aplastando a los grandes;
4-Usted no puede ayudar al pobre, destruyendo al rico;
5-Usted no puede elevar al asalariado, presionando a quien paga el salario;
6-Usted no puede resolver sus problemas, mientras gaste más de lo que gana;
7-Usted no puede promover la fraternidad de la humanidad, admitiendo e incitando el odio de clases:
8-Usted no puede garantizar una adecuada seguridad, con dinero prestado;
9-Usted no puede formar el carácter y el valor del hombre, quitándole su independencia e iniciativa;
10-Usted no puede ayudar a los hombres, realizando por ellos permanentemente, lo que ellos pueden y deben hacer por sí mismos”.
A esto podríamos agregar otra lección del gran Estadista y Presidente Abraham Lincoln: “Un político puede engañar a unos todo el tiempo, y puede engañar a todos por algún tiempo; pero, lo que no podrá lograr, es engañar a todos, todo el tiempo”.
Uruguay atraviesa por un indiscutible período de descreimiento del sistema político, por parte de la ciudadanía.

Los diez puntos o máximas, o como quiera llamárselas, constituyen un ideal en el cual, más allá de las idiosincrasias propias de cada nación, son pautas a tener en cuenta, para intentar dar un primer paso en la búsqueda de una solución –ni inmediata, ni mágica-, a una honda problemática que planea sobre la vida política (en el sentido amplio), como es la dejadez moral, gran impulsora de otros muchos males.
En los últimos años, hemos sido testigos de cómo, de forma gradual pero a paso firme, los más simples valores (trabajo, respeto, esfuerzo, meritocracia, etc.) han caído en un desuso atroz, fomentado por el poder, al basarse éste en el credo de qué, cuanto más ignorante se es, cuanto más dependencia se tiene del Estado y cuanto más se pueda quitarle al que genera la riqueza para “redistribuirla”, se consigue una igualdad que más que igualdad se constituye en la mayor de las torpezas e ineficacias: el igualar hacia abajo, cercenando de esa forma el futuro del país.
Ese miope concepto, procura el alistar a una importante cantidad de acólitos, a quienes se convence de que, quien se esfuerza, se esmera, trabaja, se supera, progresa y se eleva en la vida; es el causante de sus frustraciones y por ende, debe de ser castigado.
Estamos convencidos que la batalla contra tanta mediocridad, puede ser ganada. Nuestro aporte para empezar a lograrlo: el Decálogo de Abraham Lincoln.

Publicado en - Semanales, 1- Lunes, Ayer y HoyComentarios (0)

EMPLEO Y REACTIVACIÓN ECONÓMICA

Por Dr. Adrián Báez

Estimados lectores. La economía sigue creciendo, pero lo está haciendo sin crear empleos y con contracción de la inversión. Hubo crecimiento, pero no progreso; crecimiento, con decadencia social.
Desde fines de 2014 se perdieron 53.000 empleos; la inversión privada se contrajo un 25% y el número de empresas que se presentaron a concurso creció un 47% en 2017. MANODURAYPLOMO copia
Estamos en una situación de falta de empleo, déficit de inversión y un crecimiento sostenido sobre bases potencialmente precarias: flujos de capital caliente que vienen a financiar déficits fiscales y una situación de desequilibrio cambiario regional que resultó en dos excelentes temporadas turísticas.
El gobierno sabe perfectamente que la inversión no está llegando y por eso es que creó un nuevo marco normativo que busca asegurar la instalación de la segunda planta de UPM. Lo que el gobierno le está ofreciendo a UPM se puede resumir en cuatro pilares:
-la zona franca que el gobierno le concede a UPM en el acuerdo, le otorga, entre otras cosas, una zona de libre comercio en la que no se pagan aranceles a la importación ni impuestos a la exportación, sirviendo como plataforma para proyectarse al mundo;
-se le alivia la carga fiscal, se le permite acceder a tarifas públicas promocionales y el gobierno se compromete a proveer bienes públicos como infraestructura vial y portuaria;
-el gobierno se compromete a avanzar en la regulación de ocupaciones y piquetes para reducir la conflictividad;
-se procura introducir mejoras en la enseñanza técnica (UTU y UTEC) para que la empresa pueda acceder con más facilidad a personal calificado que pueda participar en procesos de producción complejos y usar tecnologías sofisticadas.
Ahora, la gran pregunta que nos formulamos, y con seguridad ustedes también, es ¿si esto funciona para UPM, hay razón para que no funcione para el resto de los nuevos proyectos; si esto es bueno para atraer inversiones, por qué no es bueno para todas?
El sector Ciudadanos del Partido Colorado que lidera el Economista Ernesto Talvi, ha propuesto al respecto, modificar la Ley de Inversiones para que durante un período de dos años, se le otorgue a todos los nuevos proyectos de inversión, grandes y pequeños, nacionales y extranjeros, de Montevideo y del interior del país, beneficios similares a los que se les dio a UPM; así como también, promover un programa para colocar la producción uruguaya allí donde se la demanda; bajar la presión fiscal a través de una readecuación de la plantilla de funcionarios públicos; bajar las tarifas públicas profesionalizando el funcionamiento de las empresas públicas; promover un programa de infraestructura, orientada a favorecer inversiones económica y socialmente rentables; promover un programa educativo que favorezca una economía que demanda conocimiento, y modificar algunos elementos actuales de la legislación laboral para que se restablezca un equilibrio en las relaciones entre empresas y sindicatos.
Más allá de que se pueda o no compartir in totum dichas medidas, son propuestas y están arriba de la mesa, rompiendo con la nada constructiva modalidad de criticar al gobierno de turno, sin dar contraprestación alguna para solucionar la problemática, constituyéndose, por ende, en parte de la misma.
El Uruguay deberá, de una buena vez, tomar el toro por las astas y decidir qué rumbo seguir para no quedarse a la vera del camino, mirando y despotricando contra quienes, como Chile, asumieron que, o se resignaban a ver pasar la vida refunfuñando, o comenzaban a edificar el porvenir, tomando decisiones que conllevaran políticas de estado serias, entre ellas, las del empleo y reactivación económica.

Publicado en - Semanales, 1- Lunes, Ayer y HoyComentarios (0)

SEGURIDAD CIUDADANA

Por Dr. Adrián Báez

Estimados lectores. Las cifras de homicidios y rapiñas del primer semestre del año 2018, son las más altas desde que se publican estadísticas semestrales (2009). Si la tendencia para el resto de lo que queda del año 2019 –a la que se le debe sumar la del segundo semestre del pasado año- se mantuviera, serían las cifras más altas desde que existen registros estadísticos (1980). MANODURAYPLOMO copia
El aumento en el número de crímenes es de por sí problemático. Pero esta realidad se transforma insostenible cuando se observa que no sólo los crímenes aumentan, sino también el grado de violencia empleado.
El diagnóstico de largo plazo es aun más grave, porque los delitos más violentos se concentran en los contextos de mayor exclusión social en donde la violencia se reproduce.
Para un futuro con menos criminalidad y violencia, se necesita atacar este problema por dos andariveles. Un primer andarivel social, que ataque las causas más profundas del delito y un segundo andarivel de disuasión y represión inteligente.
El andarivel social, surge del entendimiento de que la violencia tiene su origen en la fractura social y por lo tanto, la represión no puede ser la única herramienta para atacar este problema. Hay que atacar las causas más profundas que originan esta fractura, contener a la población más vulnerable y darles herramientas para el desarrollo integral.
Hay que lograr que los jóvenes de contextos vulnerables empiecen a visualizar un futuro distinto, a través de una propuesta educativa y social innovadora; hay que incidir en las normas sociales y tratar de cambiar las conductas de las personas violentas que ya no podemos alcanzar por la vía de la educación, a través de intervenciones con referentes de la comunidad.
“La violencia tiene su origen en la fractura social y por lo tanto, la represión no puede ser la única herramienta para atacar este problema”.
El sistema penitenciario – factor importantísimo que no puede ni debe dejarse de tener en cuenta-, es fundamental para rehabilitar y reinsertar ciudadanos. Se debe implementar una reforma del sistema penitenciario para redignificar a las personas privadas de libertad, que reproduzca experiencias similares a las del Polo Industrial de Santiago Vázquez y la cárcel de Punta de Rieles, para reducir la reincidencia a su mínima expresión.
Cuando no es posible disuadir, se torna necesaria la represión inteligente. Para ello, es menester coordinar a todas las agencias gubernamentales dedicadas a la inteligencia y a la investigación, para que aborden la problemática del narcotráfico, por ejemplo, desde todos los ángulos y puedan dirigir intervenciones quirúrgicas por parte de la Guardia Republicana, que desarticulen a las bandas criminales. De esta manera, seremos proactivos en la lucha contra el crimen organizado y no reaccionar al hecho consumado.
Contrastar el crimen, también requiere comprender que, las estrategias, no deben ser las mismas para crímenes violentos y no violentos. Los métodos de disuasión y prevención, deben ser distintos porque las causas son distintas.
Hasta que no entendamos que la violencia y la criminalidad, elementos que van de la mano, son producto de circunstancias profundas que hoy se encuentran arraigadas en la sociedad, seguiremos pidiendo y exigiendo más y mejor seguridad ciudadana.

Publicado en - Semanales, 1- Lunes, Ayer y HoyComentarios (0)

151 AÑOS DE LA MUERTE DE BERRO Y FLORES (PARTE II)

Por Dr. Adrián Báez

¡Mataron a Venancio Flores!, fue el grito que se extendió por toda la ciudad. Cuando quienes conducían a Berro llegaron al Cabildo, comenzaron los insultos y los intentos de agresión. Una carta de Carlos Bustamante, colorado, sobrino de la esposa de don Bernardo, quien fue testigo presencial de los hechos, narra estremecedoramente el momento de la llegada del ex presidente al Cabildo, aún entero, tocado con sombrero de copa, y cuenta que mientras él trataba de protegerlo de quienes querían agredirlo, junto a Julio Herrera y Obes, José Cándido Bustamante, José Ellauri y Obes y otros, Eduardo Flores le dio una estocada por debajo de su brazo. El historiador Jorge López Guitar, atribuye a Eduardo Flores la frase “perdone, padrino”. MANODURAYPLOMO copia
La herida fue superficial. Berro se quitó el sombrero, entró al Cabildo y se encaró con Pedro Varela, Presidente interino de la República. “¿Qué ha hecho don Bernardo?”, le preguntó con severidad. “Qué ha hecho con el general Flores?” Extrañado por la indagatoria, el prisionero respondió: “Es cierto que yo me lancé a la revolución para conquistar los derechos de mi partido, pero la vida de Flores está tan garantida como la mía”. Por toda respuesta, Pedro Varela levantó la bandera que cubría un bulto y dejó ver el cadáver ensangrentado del general. Berro, pálido como la muerte, alcanzó a musitar: “Yo no tengo nada que ver con esto”. De inmediato lo empujaron brutalmente hacia un calabozo. Allí el ex presidente fue objeto de infinitas vejaciones y crueldades hasta que, según la citada carta de Carlos Bustamante, un tal Machín le pegó un tiro en la cabeza. Carlos Real de Azúa, citando a un testigo (Huertas), afirma que “lo apuñalaron tan salvajemente que los billetes de banco que llevaba encima quedaron totalmente inutilizados”.
Al caer la tarde, dos cadáveres eran sacados del Cabildo, sin ataúd, y arrojados en el carro fúnebre del hospital: eran los de Bernardo P. Berro y Avelino Barbot, viejo amigo de su compañero de infortunio, que se había negado a secundar su aventura, aunque por su afiliación blanca fue considerado sospechoso y llevado al Cabildo y asesinado a sangre fría. La puerta del carruaje quedó abierta y por ella podía verse, colgando hacia fuera, la cabeza y un brazo del ex presidente. Según relato de Federico Brito del Pino, yerno de Berro, el carro llegó al Cementerio Central, y el conductor, tiró los cadáveres al suelo frente a Eloy García, inspector de cementerios y amigo de la familia Berro, con la orden de que los enterrase en una fosa común excavada para inhumar a las víctimas de la fiebre amarilla. García, cumplió la orden, empero, señaló el lugar de tal manera que fuera identificable, lo que permitió, diez años más tarde, exhumar el cuerpo –o uno que se le parecía- y trasladarlo al panteón familiar.
El gobierno ordenó enviar un mensaje a los jefes políticos del interior con el siguiente texto, que se haría legendario: “Mataron a nuestro querido general Venancio Flores. Reúna a su gente y véngase”. Pero el texto fue alterado y circuló así: “Reúna a su gente y vénguese”. La matanza se extendió por todo el país, con saña salvaje. El número de muertos, no puede calcularse ni aproximadamente, pero seguramente superó los miles. Los fusilados oficialmente alcanzaron los 500.
¿Quiénes mataron a Venancio Flores? La viuda del general colorado se negó pugnazmente a aceptar la versión oficial y acusó directamente al general Gregorio Suárez de haber sido el responsable intelectual del asesinato de su esposo. En un prostíbulo de la calle del Yerbal fue detenido un hombre de apellido Zuleta, que presumía en copas de haber matado a Flores y vestía, según testigos, la misma ropa que uno de los asesinos, además de ser de filiación colorada y ser afecto al sector conservador de Suárez.
Flores –o lo que quedaba de él según la versión no confirmada de que lo que se embalsamó fue solamente su cabeza-, fue enterrado con toda pompa y suma de honores y una lápida situada en la Iglesia Matriz. El cadáver de Berro, en cambio, tal vez descansa en el panteón familiar del Cementerio Central, pero no hay certeza al respecto.
En las calles de los barrios populares de Montevideo, se mantuvo largamente la tradición de que Berro no había sido responsable de la muerte de Flores. Las lavanderas negras, en las tardes de los veranos subsiguientes, solían cantar, mientras frotaban la ropa, esta estrofa muy explícita: “Dicen que fueron los blancos los que mataron a Flores. Confiésenlo, sean francos, fueron los conservadores”.
Un hecho histórico más, que quedará en la discordia de las pasiones políticas del Uruguay.

Publicado en - Semanales, 1- Lunes, Ayer y HoyComentarios (0)

151 AÑOS DE LA MUERTE DE BERRO Y FLORES (PARTE I)

Por Dr. Adrián Báez

Estimados lectores. Se cumplen 151 años de lo que al decir de Carlos Real de Azúa, se dio a conocer como “El día de los cuchillos largos”. MANODURAYPLOMO copia
En una calurosa tarde del 19 de febrero de 1868, Montevideo se vio sacudida por dos acontecimientos –que si bien eran en silencio esperados-, nadie creía posible que fuera a suceder en realidad: los brutales asesinatos de los máximos exponentes de la política de ese tiempo, Bernardo Prudencio Berro y Venancio Flores. El tórrido verano de 1868, entró azotando a la capital del país con una terrible epidemia de fiebre amarilla, que mató a más de 2.000 personas; y con la noticia de que Venancio Flores abandonaría el poder el 15 de febrero, ante la negativa de varios de sus adherentes, entre ellos dos de sus hijos, quienes, luego de levantarse contra su propio padre para que éste permaneciera al frente del gobierno, les valió el destierro.
Antes de bajar al llano, Flores dio garantías a Berro –quien ya era identificado como el promotor de una conspiración para volver al poder-, de que nadie atentaría contra su persona. “Curiosa relación la de estos dos hombres”, dice Maiztegui Casas, “ferozmente enfrentados, que se mostraron siempre un respeto personal muy parecido al afecto”. El día 19 a las dos de la tarde, Berro inició su aventura revolucionaria. El plan preveía un ataque simultáneo a seis objetivos: el Fuerte (Casa de Gobierno); el Cuartel de Dragones; la Fortaleza de San José y comisarías importantes (Manga, Carrasco); mientras tanto, los caudillos Timoteo Aparicio y Baztarrica esperaban a las puertas de Montevideo para entrar en acción.Al sonar la segunda campanada de la Catedral estalló la revuelta. A poco de comenzar, el intento se vio hundido en el naufragio.
De inmediato se comunicó los acontecimientos a Flores (quien ya no detentaba el poder, estando éste a cargo de Pedro Varela).
Cuando el expresidente Berro vio que lo planeado no resultó de la forma estipulada, y que quienes se acercaban no eran sus aliados sino tropas enemigas, salió a pie, armado con una pistola y una pequeña lanza, rumbo al puerto, con miras de refugiarse en un barco extranjero.

“Curiosa relación la de estos dos hombres”, dice Maiztegui Casas, “ferozmente enfrentados, que se mostraron siempre un respeto personal muy parecido al afecto”.
Al fallar el contacto que debía trasladarlo hasta allí, enfiló por calle Cámaras (hoy Juan Carlos Gómez) hacia el norte y procuró amparo en casa de un pariente, pero la puerta permaneció cerrada.
Dejó sus armas, probablemente, allí, y continuó su marcha hasta calle Buenos Aires. Tomó por Reconquista y, al cruzar una esquina, vio que el comisario Leonardo Mayobre y un policía aguardaban a alguien. Se tocó el sombrero en señal de saludo y continuó; los aludidos respondieron brevemente; no lo habían reconocido. Un poco más adelante se cruzó con Carrillo, un fabricante de cigarros de filiación colorada, y lo ignoró, temiendo lo peor. En efecto, Carrillo que bien lo conocía, apresuró el paso y vio que el comandante Manuel Lasota corría por la acera de enfrente; aquél cruzó la calle y le dijo: “Berro acaba de dar vuelta la esquina “. Lasota corrió hacia Mayobre y le comunicó: “Ese que pasó es Berro”. Siguió una carrera, una poderosa voz de alto, y el fugitivo, sin huida posible, se entregó. Eran las cinco y media de la tarde. Mientras tanto, Venancio Flores, al corriente de la sublevación, preparó su carruaje y salió de su casa hacia el Cabildo. Con él viajaban su secretario personal, Amadeo Errecart, y dos empresarios que circunstancialmente estaban con él, Antonio Márquez y Alberto Flangini. Entraron desde Florida con dirección a Rincón, sólo para caer en una trampa mortal. En el cruce de Ciudadela y Rincón se había volcado una carreta y el paso estaba interrumpido; cuando el carruaje se detuvo, un grupo de enmascarados comenzó a disparar a mansalva contra sus ocupantes y mató al conductor. Los viajeros abandonaron a toda prisa el vehículo y huyeron, pero Flores, aturdido por un golpe, no pudo salir y fue acribillado a balazos a través de la ventanilla. En un último esfuerzo logró bajarse, ya malherido, intentando una fuga imposible; cayó de rodillas sobre la acera y fue ultimado a puñaladas. En ese preciso momento, pasaba casualmente por el lugar el padre Soubervielle, quien le dio la extremaunción.

Publicado en - Semanales, 1- Lunes, Ayer y HoyComentarios (0)

LA DENUNCIA DE DON AMÍLCAR

Por Dr. Adrián Báez

(…) el país está entrando nuevamente a otro “período militarista” (…) Las instituciones, por otra parte, y el respeto a las mismas, poseen ahora una fuerza de “hecho histórico” que nadie puede negar. MANODURAYPLOMO copiaQuien levante su mano para traicionarlas -nadie lo ignora- aunque pueda recoger el momentáneo aplauso de los serviles de turno y de los incautos que rinden tributo al vencedor de la hora, llevarán consigo una mancha indeleble que recaerá no sólo sobre su persona sino que se volcará sobre sus descendientes. (…) Nadie (…) salvo por cobardía, por comodidad o por ceguera histórica, tiene el derecho de ignorar que hay en marcha en este nuestro Uruguay -más allá de las declaraciones que se hayan hecho y que se puedan hacer- un movimiento que busca desplazar a las instituciones legales para sustituirlas por la omnímoda voluntad de los que pasarían a ser integrantes de la “internacional de las espadas”. Así, el 1º de febrero de 1973, por CX 16 Radio Carve, el Dr. Amílcar Vasconcellos, Senador del Partido Colorado, denunció ante la ciudadanía la injerencia que comenzaban a tener las Fuerzas Armadas en el plano político; esa injerencia que se transformó en un derrocamiento de la democracia y de las libertades. El Presidente Bordaberry no hizo esperar su respuesta, y con carta fechada el 2 de febrero, contestó al legislador Batllista: “He confirmado una y otra vez, y lo reitero en ésta oportunidad, que no será con mi consentimiento que el país se apartará de su tradición democrática, y reafirmo una vez más la voluntad de cumplir con el mandato de entregar el poder sólo a quien determine la voluntad soberana del pueblo”. La carta tranquilizó momentáneamente a la opinión pública, la que se vio agitada nuevamente el día 6 de febrero, tras la renuncia del Ministro de Defensa Dr. Malet, al estar en desacuerdo con el Presidente y los comandantes en jefe del Ejército y la Aviación, sobre la forma de contestar la carta del Dr. Vasconcellos. Pero no sólo el Dr. Malet se plantó ante la mencionada actitud; también se opuso al método planteado por lo mandos citados, reivindicando la obligada lealtad a las instituciones, el C/A Juan José Zorrilla, Comandante en Jefe de la Armada. La respuesta se hizo pública el día 7; las FF.AA. se sentían víctimas de una “concertada maniobra política que persigue, entre otros objetivos, desprestigiar a las FF.AA. ante la opinión pública”; considerándose al Dr. Vasconcellos como “portavoz de una conjura de sectores partidarios en base a la posibilidad de ganar prestigios o caudal electoral”. En esa respuesta, fue estampada la idea fundamental de la llamada “doctrina de la Seguridad Nacional”, que buscaba atribuir a las FF. AA., la preservación del país, inmiscuyéndose hasta en la moral y estilo de vida. Bordaberry creyó calmar las turbulentas aguas, designando al Gral. Antonio Francese, como nuevo Ministro de Defensa. La idea no fue consensuada, provocando el acuartelamiento del Ejército y la Aviación; mientras que el Presidente y Francese, le ordenaron al C/A Zorrilla, hacer lo mismo en la Ciudad Vieja; copándose a su vez por parte del Ejército, Canal 5 y otros medios de comunicación. Era el 8 de Febrero. Los temores, no habían sido infundados.El Viernes 9, el Ejército y la Fuerza Aérea, emitieron el Comunicado Nº 4, que pasó a ser el programa político del militarismo. Al día siguiente, al considerar insuficientes los 19 puntos del Comunicado anterior, se emitió el Nº 7, que profundizó la inmoral y atroz puñalada a la democracia. Ante la indiferencia de muchos; el sorprendente apoyo de parte del Frente Amplio y de la central obrera CNT, que veían en la lucha contra la “oligarquía”, un punto de encuentro con unas Fuerzas Armadas que, de tomar el poder, podrían instaurar un gobierno cívico-militar al estilo peruanista del Gral. Velasco Alvarado; renunció Zorrilla, bastión de la defensa institucional. La primera parte de la peripecia culminó el 12 de febrero en la base de Boiso Lanza, donde se acordó la incorporación de las Fuerzas Armadas a la estructura de gobierno. El Golpe de Estado estaba técnicamente dado. Bordaberry continuaba siendo Presidente, pero había entregado el poder.La Dictadura fue consecuencia directa de la subversión guerrillera. Ésta, surgió contra la democracia en 1963, en pleno gobierno Blanco; no contra el totalitarismo; dándole al mismo, la excusa ideal para hacerse con el poder político. A 46 años de aquellos sucesos, las nuevas generaciones debemos conocerlos, para tratar con toda nuestra fuerza y convicción, de no cometer los mismos errores, y que nunca jamás, nuestra tierra viva las barbaridades que los prosiguieron. Tenemos el deber de hacer memoria de verdad, para ambos lados.
Pero no olvidemos que, cuando la indiferencia, el servilismo y la falta de compromiso, son más fuertes que el amor a nuestra nación, las horas de la libertad están contadas. En eso se basó, la denuncia de Don Amílcar.

Publicado en - Semanales, 1- Lunes, Ayer y HoyComentarios (0)

LA CARTA DE GUAIDÓ A VÁZQUEZ

Por Dr. Adrián Báez

Estimados lectores. La larga y oscura noche de la hermana y querida República de Venezuela, sigue su curso.
Hoy, las esperanzas de que la culminación del despótico régimen llegue a su necesario final, es más evidente. El mundo entero, salvo las excepciones de trasnochados e inconsecuentes que justifican lo injustificable, y que toda la vida dijeron ser defensores de derechos que hoy, con su omisión oprobiosa, niegan a un pueblo que acobijó a compatriotas en momentos en que la tiranía oprimió a nuestro país, se ha levantado en defensa del “bravo pueblo”, denunciando las atrocidades cometidas por un gobierno dirigido por nefastos personajes. MANODURAYPLOMO copia
Uruguay, lamentablemente y a contramano de su impecable currículum internacional en asuntos similares, verá, si ya no está, manchada su reputación a causa de una conducta no muy clara y que algún día deberán explicar, adoptada por el gobierno encabezado por el presidente Tabaré Vázquez y su fuerza política, Frente Amplio.
Muchos optan por el doble discurso, cuando aquello en lo que creyeron demuestra ser lo opuesto; sin darse cuenta que, no existe nada más humano que el equivocarse y reconocer dicho error, más cuando depende de terceros.
La izquierda mayoritaria en nuestro país, se ha empecinado en respaldar una dictadura más –recordemos que todavía aplauden a los Castro y sus herederos-, y muchos ciudadanos, en su legítimo derecho, se adhieren a ello, teniendo el tupé, por otro lado, de pretender dar cátedra de republicanismo, cuando su actitud se enmarca en dos posibles respuestas: la hipocresía o la tibieza. Ambas, muy malas consejeras, cuando se intenta ser “defensores” de la moral, por aquello que en la vida se es o no se es. Y, ser demócrata, es una forma de vida, como bien lo enseñó el gran docente de derecho constitucional don Aníbal Luis Barbagelata, en su libro “La Democracia”.

“El lado correcto de la historia es el de la libertad, la democracia, la justicia, la paz, la justicia social y el bienestar y progreso para todos”.

Se es demócrata en Uruguay, en Australia, en Japón, también, en Venezuela. Lástima que muchos se han olvidado, o, quizás, nunca lo supieron. Eso sí, siempre se está a tiempo de retroceder y asumirlo. Eso es lo que deseamos por parte de nuestro gobierno, y que reflexione, pues su discurso de paladín de los Derechos Humanos, se vino a pique a causa de la herida mortal que sus propios actos han causado.
El presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela, Juan Guaidó, llamó a los presidentes de México, Andrés Manuel López Obrador, y de Uruguay, Tabaré Vázquez, a que reflexionen y se coloquen del lado correcto de la historia.
Ser neutral, añadió, “es estar del lado de un régimen que ha condenado a cientos de miles de seres humanos a la miseria, al hambre, al exilio, e incluso a la muerte”.
A través de una carta dirigida a mandatarios y que difundió en redes sociales, Guaidó subrayó que el lado correcto de la historia “es el de la libertad, la democracia, la justicia, la paz, la justicia social y el bienestar y progreso para todos”.
Los invitó a que participen como colaboradores y facilitadores ante el régimen que «hoy usurpa» la presidencia.
«De la exigencia que hemos impulsado con firmeza en todos los espacios: restituir el orden Constitucional para iniciar un gobierno de transición que nos lleve a celebrar elecciones verdaderamente libres», indicó.
Juan Guaidó consideró que cualquier otra intención que se aleje de la celebración de elecciones, sólo servirá para prolongar “el sufrimiento de millones de venezolanos ante las consecuencias del accionar de un régimen que fracasó”.
«Ratificamos que únicamente estaremos interesados en una negociación cuando ésta sea la que acuerde definitivamente los términos del cese de la usurpación, que permitan el traspaso efectivo del poder a representantes legítimos del pueblo venezolano para iniciar un proceso de transición que culmine con la realización de elecciones libres, en las que se permita la participación de todas las fuerzas democráticas de manera justa y transparente», escribió.
Que de algo sirva la carta de Guaidó a Vázquez.

Publicado en - Semanales, 1- Lunes, Ayer y HoyComentarios (0)

RIVERA: UN ORIENTAL LISO Y LLANO

Por Dr. Adrián Báez

Estimados lectores. Al hablar del Gral. Fructuoso Rivera, nos referimos a un personaje polémico si los hay. El mismo, ha sido una de las figuras más gravitantes en la historia del Uruguay, sea por ser protagonista en las gestas más importantes; sea por su valía de baqueano y caudillo; siendo, siempre, objeto de fuertes amores y odios. MANODURAYPLOMO copia
Nació el 27 de octubre de 1784 (no habiendo seguridad en cuanto al año), hijo de Pablo Perafán de la Ribera, cuyo apellido fue acortado y cambiada la letra «b» por la «v», y Andrea Toscano o Toscana, ambos de origen argentino. Su crianza transcurrió en el medio rural, donde adquirió su indómita personalidad, la que lo empujaría a sumarse a las huestes artiguistas, demostrando sus dotes militares en la Batalla de las Piedras, el 18 de Mayo de 1811, acrecentando las mismas en la de Guayabos, en enero de 1815.
Luego de la derrota de Artigas en Tacuarembó y su exilio al Paraguay, se enfrentó al Jefe a quien había servido con más sacrificio que nadie. Ya no quedaban muchos para luchar. Los Oribe y Bauzá se habían ido al bando de Buenos Aires en 1817; Otorgués, Lavalleja y Bernabé, se encontraban presos en Brasil desde 1818. Su visión consistía en que sólo manteniendo una fuerza armada propia, algún día se podría recuperar la autonomía de la Provincia. Pacta, entonces, con los portugueses y consolida su posición, desde la que mantendrá contacto con la gente, ejerciendo un permanente padrinazgo, siendo esta etapa de la vida del caudillo, una de las más polémicas.
Unido a la Cruzada Libertadora de 1825, ejerció su liderazgo junto a Lavalleja, llevando al ejército patriota a la victoria de Rincón el 24 de Septiembre de 1825, siendo pieza clave en la de Sarandí, librada el 12 de Octubre del mismo año.

«Su visión consistía en que sólo manteniendo una fuerza armada propia, algún día se podría recuperar la autonomía de la Provincia».

Cuando el poder porteño puso en jaque la autonomía de los orientales, realizó su gran hazaña, insertando la guerra en el corazón del Imperio, al invadir las Misiones Orientales en Febrero de 1828. Cuenta la leyenda que, el General Lavalleja envió al General Oribe a perseguirlo y detenerlo. En esa ocasión, cuando avanzaba por lo que hoy es Rio Grande do Sul, se encontró con las fuerzas brasileñas que intentaron impedir su paso. Hábilmente le dijo al jefe de la partida imperial que, lo que veía a lo lejos, era un ejército del cual él era la avanzada y que si quería evitar una derrota en su foja de servicios, debía dejarlo pasar. Los hombres a los que se refería, en realidad eran los comandados por Oribe, quien al ver que Rivera conversaba con los brasileños, creyó que se estaban uniendo a éstos, por lo que decidió retirarse por considerarse en desventaja. Habiéndose librado de los que le obstaculizaban el paso y de los que lo perseguían, pudo tomar las Misiones y demostrar su poder de negociación o mejor dicho su «viveza criolla».
Al retorno, se instaló en el río Ibicuy dispuesto a no permitir más concesiones de tierras al Brasil; el gobierno oriental le impuso el acuerdo de Iberé-Ambá, viéndose obligado a retirarse hasta el Cuareim donde fundó la actual ciudad de Bella Unión, llamada entonces Santa Rosa.
Como lo explicó Don Juan Pivel Devoto, lejos de nacer nuestro Estado como una «invención» diplomática, su reconocimiento fue la culminación de 17 años de lucha militar y enormes sacrificios, que habían moldeado un fuerte vínculo nacional entre los ciudadanos de la vieja «Banda Oriental», devenida después en Provincia», y, finalmente, en «República», desde el 18 de Julio de 1830.
Cuando en 1845 la clase doctoral que gobernaba la Defensa de Montevideo lo desterró, clase que si bien le temía, también le admiraba, se proclamó al mismo tiempo, el mejor de sus perfiles, para la posteridad: «Id y preguntad desde Canelones hasta Tacuarembó quién es el mejor jinete de la República, quién el mejor baqueano, quién el de más sangre fría en la pelea, quién el mejor amigo de los paisanos, quien el más generoso de todos, quién en fin el mejor patriota, a su modo de entender la patria, y os responderán todos, el General Rivera».

Publicado en - Semanales, 1- Lunes, Ayer y HoyComentarios (0)

EL POLÉMICO CÓDIGO DEL PROCESO PENAL

Por Dr. Adrián Báez

Estimados lectores. Desde el 1º de noviembre de 2017, nos encontramos frente a un radical cambio del procedimiento penal, pudiendo hablar de un giro de 180 grados; la pregunta que muchos se han realizado y se realizan aún es ¿era imperiosa dicha reforma? MANODURAYPLOMOMANODURAYPLOMO copia
A nuestro modo de ver, fue trascendente el haber terminado con un Código de la dictadura, representativo de ese tiempo, y que nos mantuvo en toda Latinoamérica y en los países hispano parlantes, como último bastión de un sistema inquisitivo, en el cual, el Juez, se encontraba siempre impregnado -más allá que pudiera ser un excelente Juez, como los hemos tenido tradicionalmente en nuestro país-, porque era el que investigaba, indagaba, el que luego iba a generar todo el aparato probatorio para que el Fiscal hiciera o no el requerimiento de la imputación delictual, etc. etc. “ En cualquiera de esas hipótesis, nos dábamos cuenta que el sistema ya no resistía más; que necesitábamos un Fiscal que fuera el que estuviera al frente de la investigación -tal como propone el actual Código-, una defensa que estuviera parificada al Ministerio Público y Fiscal y que pudiera, por lo tanto, hacer siempre la prueba de descargo, controlar que la prueba que aportaba el Fiscal fuera la correcta, y que estuvieran equiparados, en el sentido de democratizar, abrir el proceso, y asegurar, o por lo menos propender, a que los fallos judiciales fueran mucho más equitativos.

“El Código no es perfecto, dista mucho de ello; va a merecer seguramente cambios, modificaciones como en su momento pasó con el Código General del Proceso (…), considerado hasta el día de hoy, un Código ejemplar o modelo para nuestra región y Latinoamérica”.
Otro cambio importante, muy favorable, es el rol de la defensa; es decir, el defensor ahora pasa a tener un papel mucho más protagónico, de mayores posibilidades, de un mejor ejercicio de lo que es su labor en sí; teniendo acceso a la carpeta –lo que antes era el expediente-, desde el momento en el que toma noticia por medio de su cliente, que está siendo investigado o indagado. Por lo tanto, el Ministerio Público, aún antes de la Audiencia de Formalización, no sólo puede, sino que debe exhibir esa carpeta, mostrársela in totum, con un régimen de excepción, que estaría dado para los casos que corresponda conforme al nuevo Código, la reserva de la misma, y no como el Código que teníamos, que representaba un modelo dictatorial, inquisitivo, superado en todo el mundo.
Uruguay es el último país que quedaba con una normativa así, o sea que, ese cambio, es más que apoyable, sin perjuicio de las dificultades que plantea; pero, lo que no se puede negar desde el punto de vista jurídico, es que el mismo constituyó un progreso para el país.“El Código no es perfecto, dista mucho de ello; va a merecer seguramente cambios, modificaciones como en su momento pasó con el Código General del Proceso (CGP), de materia civil en el año 1989, el que tuvo más de cien artículos modificados, y sin embargo, fue considerado y sigue siendo hasta el día de hoy, un Código ejemplar o modelo para nuestra región y Latinoamérica. Una de ellas, es el tema del juicio abreviado, lo que puede dejar alguna duda. Es muy bueno que exista, pero que sea en casos contados, que no se pretenda resolver todo por la vía que habilita. Quizás ahí, es donde radica el mayor dilema y diferencia de criterio de los operadores a la hora de recurrir a él.Es bueno destacar que, y disculpen el ser reiterativo en el concepto, era fundamental tener un nuevo proceso penal, más allá de las críticas, cuestionamientos y mejoras que se le pueden efectuar, y las grandes dudas que puedan seguir surgiendo a los operadores del sistema jurídico -quienes han venido haciendo un gran esfuerzo de adaptación, sin perjuicio que tendrán que seguir formándose en la materia, por supuesto.-, y a la ciudadanía.Comprendemos y consideramos legítimas las preocupaciones; pero, entendemos que, en un estado de derecho, se debe de velar por un sistema que prevea las mejores garantías para el mayor resguardo de los derechos de todos los ciudadanos, inclusive, de los que ofenden a la ley. Tengamos en cuenta que, nadie se encuentra librado a que un día se vea frente a un tribunal por violar la norma. Con sus pro y contras, démosle un voto de confianza al polémico Código del Proceso Penal.

Publicado en - Semanales, 1- Lunes, Ayer y HoyComentarios (0)

LA ALBORADA DE VENEZUELA

Por Dr. Adrián Báez

Estimados lectores. Retomamos la labor en este 2019 con una noticia de esperanza y de reivindicación de los postulados democráticos con los que nos hemos formado y en los que creemos absolutamente y defendemos con convicción. Dos hechos inéditos corroboran que llegó la hora de la transición democrática en Venezuela. Primero, la responsable, admirable y valiente actitud adoptada por el Presidente de la Asamblea General de Venezuela, el Diputado Juan Guaidó, al asumir sus responsabilidades de acuerdo a lo que establece la Constitución de ese país. Segundo, una cohesión sin precedentes en la comunidad internacional, especialmente en el continente americano. MANODURAYPLOMOMANODURAYPLOMOEl pasado jueves 10 de enero terminó el periodo presidencial 2013-2019, produciéndose un vacío de poder y una potencial usurpación de continuar Maduro en el cargo. La Constitución Bolivariana de Venezuela, ordena que dicho vacío debe ser ocupado por el Presidente de la Asamblea Nacional, haciéndose cargo de manera provisoria de las funciones del Poder Ejecutivo hasta tanto un nuevo Presidente surja de la convocatoria a elecciones libres y justas.Para el nuevo Presidente de la Asamblea Nacional, no cumplir con esa Constitución suponía comprar un boleto sin retorno hacia el olvido. Es decir, pasar a ser despreciado y descontado por una sociedad que ha escuchado demasiadas acrobacias discursivas de parte de políticos dispuestos a cohabitar con la dictadura.
“Es casi una ley, signo inequívoco de colapso cuando, para continuar en el poder, una dictadura debe violar hasta la propia institucionalidad que diseñó a su antojo”
Lo que es por más demostrativo del verdadero espíritu democrático por parte de los detractores del régimen chavista ya que la Constitución es la de Chávez, a la medida del régimen. Lo cual es mejor desde el punto de vista del argumento político, ya que desnuda por completo el carácter autoritario de ese régimen y su deterioro irreversible. Es casi una ley, signo inequívoco de colapso cuando, para continuar en el poder, una dictadura debe violar hasta la propia institucionalidad que diseñó a su antojo. El viernes 11 Juan Guaidó se acercó a la gloria, rápidamente y con convicción. Como reza la comunicación oficial del Parlamento, apegándose a los artículos 233, 333 y 350 de la Constitución, el Presidente de la Asamblea Nacional asumió las competencias de la presidencia de la República para convocar a un proceso de elecciones libres que faciliten una transición. La declaración es inequívoca. Apeló a los militares y a la comunidad internacional, ambos imprescindibles, para respaldarlo y así legitimarlo aún más. Un Jefe de Estado o de Gobierno es tal en tanto sea reconocido por el mundo financiero, cuente con la obediencia de las instituciones armadas y sea considerado legítimo por parte del sistema internacional. La comunidad internacional (con la lamentable excepción del gobierno uruguayo), se ha ido cohesionando para desconocer a Maduro y eso ha dado impulso a la decisión de Guaidó. La OEA lo hizo inmediatamente, en la figura de su Secretario General Luis Almagro. Después, varios países miembros reconocieron la autoridad legítima del Presidente interino. Ocurrió en el marco de la reunión que se llevaba a cabo en la OEA y siguió con pronunciamientos desde varias capitales.
Los aliados de Maduro, por su parte, siguen ha blando de soberanía y no intervención. El mundo de la no intervención es tan solo una ficción de cómplices o miopes. Si el mundo funcionara así, el Apartheid continuaría vigente, Milosevic habría muerto en su casa y Videla en el poder. Quienes proclaman semejantes sinsentidos solo protegen la reproducción de la injusticia. Y, por más que el Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (SEBIN), haya detenido por unos momentos al legítimo Presidente y a periodistas que cubrieron el momento, con un claro objetivo de amedrentamiento, el mundo democrático, por el contrario, ha dado un paso firme en apoyo a la transición política que se inicia, posibilitando el avisoramiento de la alborada de Venezuela.

Publicado en - Semanales, 1- Lunes, Ayer y HoyComentarios (0)

RAUL ALFONSÍN. EL GRAN DEMÓCRATA

Por Dr. Adrián Báez

Estimados lectores. El pasado 10 de diciembre, la República Argentina conmemoró los 35 años del retorno a la Democracia.
Tras la cruel dictadura que derrocó al gobierno de María Estela Martínez de Perón, en Marzo de 1976 y de la controvertida Guerra de las Malvinas, en 1982; se cerraba un ciclo de opresión y autoritarismo, abriéndose otro de concordia y reconciliación.  MANODURAYPLOMOMANODURAYPLOMO copia
El ex Presidente de la República Argentina, el Dr. Raúl Alfonsín, fue el hombre clave para reconquistar las libertades perdidas. Luchó en tiempos en los que América Latina transitaba por el oscuro período dictatorial, inaugurando en el sufrido continente, el retorno al camino de la legalidad. Supo ser un estadista de estirpe, poniendo por encima los intereses de su Nación, procurando siempre los consensos necesarios en la ardua tarea de gobernar, reflejándolos cual rumbo a seguir, desde el día mismo de su asunción, cuando hablándole a una Plaza de Mayo colmada de banderas de distintos partidos dijo: “Iniciamos una etapa que, sin duda, será difícil, porque tenemos toda la enorme responsabilidad de asegurar, hoy y para los tiempos futuros, la democracia y el respeto por la dignidad del hombre en la tierra argentina”.
A veces las cosas no suceden como se planean, siendo imprescindible sortear prudentemente las dificultades, para evitar males peores. Durante su gestión, se enfrentó a serios problemas económicos, siendo el dolor de cabeza más grande, la hiperinflación, que trató de superar con el Plan Austral, el que fracasó; sindicales, debiendo contrarrestar el peso de tres paros generales de la histórica CGT, que jaquearon su gobierno; políticos, que demostraban la amenaza de ciertos sectores castrenses que anhelaban el retorno al poder; así enfrentó con firmeza en 1987, el levantamiento Carapintada, haciéndose famosa la frese que dijese desde el balcón de la Casa Rosada, una vez superada la tensión: “Hoy podemos dar gracias a Dios: la casa está en orden y no hay sangre en la Argentina. Felices Pascuas”. En 1989, el copamiento a La Tablada, una vez más pretendió empañar la flamante democracia. De ambos insucesos salió airoso con el respaldo de su pueblo; pero ya era tarde. Pensando en primer lugar en la estabilidad de esa democracia que tanto costó recuperar, entregó anticipadamente el poder al electo Presidente Carlos Menem, el 8 de julio de 1989.
En circunstancias adversas, realizó su cometido: colocar la banda presidencial a otro Presidente elegido por las urnas.
¿Por qué recordarlo? Pues tenemos el compromiso de tener presente a los que han sido ejemplo de rectitud y entrega por causas tan nobles e imprescindibles para una sociedad.
Alfonsín hablaba de la democracia, no sólo la del voto, sino también de aquella con la que se come, con la que se cura y con la que se educa. Mirando hacia el porvenir, pregonaba no quedarse en un pasado que muchas veces llenó de frustraciones, apostando tenazmente al futuro, utilizando responsablemente como herramienta a la política y como fin en sí mismo, a la democracia.
En una oportunidad, un periodista le preguntó cómo le gustaría ser recordado, a lo que respondió: “Yo siempre dije que no quería pasar a la historia como un presidente conservador. Ahora no sé exactamente cómo voy a pasar a la historia. Pienso que será reconocido lo que hice por la democracia”.
Cuanta razón. A 35 años del encuentro con su destino, es recordado, no sólo por sus compatriotas, como el Gran Demócrata.

Publicado en - Semanales, 1- Lunes, Ayer y HoyComentarios (0)

70 AÑOS DE LA DECLARACIÓN UNIVERSAL DE LOS DERECHOS HUMANOS

Por Dr. Adrián Báez

Estimados lectores. El 10 de Diciembre de 1948, la Asamblea General de las Naciones Unidas aprobó la Declaración Universal de los Derechos Humanos. La Declaración era presentada como un “ideal común por el que todos los pueblos y naciones deben esforzarse”, para evitar que vuelvan a ser posibles “actos de barbarie ultrajantes para la conciencia de la humanidad”. ADRIAN
En conmemoración, consideramos oportuno compartir aquellos artículos que entendimos reflejan más claramente el espíritu con el que se plasmó esta norma de convivencia mundial, la que, lamentablemente, aún no ha logrado ser respetada in totum, pero que espera, pacientemente, alcanzar en lo venidero, su máximo acatamiento.
Artículo 1: “Todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos y, dotados como están de razón y conciencia, deben comportarse fraternalmente los unos con los otros”.
Artículo 2: “1. Toda persona tiene todos los derechos y libertades proclamados en esta Declaración, sin distinción alguna de raza, color, sexo, idioma, religión, opinión política o de cualquier otra índole, origen nacional o social, posición económica, nacimiento o cualquier otra condición”. (…)
Artículo 3: “Todo individuo tiene derecho a la vida, a la libertad y a la seguridad de su persona”.
Artículo 4: “Nadie estará sometido a esclavitud ni a servidumbre; la esclavitud y la trata de esclavos están prohibidas en todas sus formas”.
Artículo 5: “Nadie será sometido a torturas ni a penas o tratos crueles, inhumanos o degradantes”. (…)
Artículo 9: “Nadie podrá ser arbitrariamente detenido, preso ni desterrado”.
Artículo 10: “Toda persona tiene derecho, en condiciones de plena igualdad, a ser oída públicamente y con justicia por un tribunal independiente e imparcial, para la determinación de sus derechos y obligaciones o para el examen de cualquier acusación contra ella en materia penal”.
Artículo 11: “1. Toda persona acusada de delito tiene derecho a que se presuma su inocencia mientas no se pruebe su culpabilidad, conforme a la ley y en juicio público en el que se le hayan asegurado todas las garantías necesarias para su defensa”. (…)
Artículo 13: “1. Toda persona tiene derecho a circular libremente y a elegir su residencia en el territorio de un Estado.
2. Toda persona tiene derecho a salir de cualquier país, incluso del propio, y a regresar a su país”. (…)
Artículo 17: “1. Toda persona tiene derecho a la propiedad, individual y colectivamente.
2. Nadie será privado arbitrariamente de su propiedad”.
Artículo 18: “Toda persona tiene derecho a la libertad de pensamiento, de conciencia y de religión; este derecho incluye la libertad de cambiar de religión o de creencia, así como la libertad de manifestar su religión o su creencia, individual y colectivamente, tanto en público como en privado, por la enseñanza, la práctica, el culto y la observancia”.
Artículo 19: “Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y de expresión; este derecho incluye el de no ser molestado a causa de opiniones, el de investigar y recibir informaciones y opiniones, y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión”.
Artículo 20: “1. Toda persona tiene derecho a la libertad de reunión y de asociación pacíficas.
2. Nadie podrá ser obligado a pertenecer a una asociación”.
Artículo 21: “1. Toda persona tiene derecho a participar en el gobierno de su país, directamente o por medio de representantes libremente escogidos.
2. Toda persona tiene el derecho de acceso, en condiciones de igualdad, a las funciones públicas de su país.
3. La voluntad del pueblo es la base de la autoridad del poder público; esta voluntad se expresará mediante elecciones auténticas que habrán de celebrarse periódicamente, por sufragio universal e igual y por voto secreto u otro procedimiento equivalente que garantice la libertad del voto”.
Artículo 26: “1.Toda persona tiene derecho a la educación. La educación debe ser gratuita, al menos en lo concerniente a la instrucción elemental y fundamental. La instrucción elemental será obligatoria. La instrucción técnica y profesional habrá de ser generalizada; el acceso a los estudios superiores será igual para todos, en función de los méritos respectivos.
2. La educación tendrá por objeto el pleno desarrollo de la personalidad humana y el fortalecimiento del respeto a los derechos humanos y a las libertades fundamentales; favorecerá la comprensión, la tolerancia y la amistad entre todas las naciones y todos los grupos étnicos o religiosos, y promoverá el desarrollo de las actividades de las Naciones Unidas para el mantenimiento de la paz.
3. Los padres tendrán derecho preferente a escoger el tipo de educación que habrá de darse a sus hijos”.

Publicado en - Semanales, 1- Lunes, Ayer y HoyComentarios (0)

NO AL PATOTERISMO DE ESTADO

Por Dr. Adrián Báez

Estimados lectores. En referencia al forcejeo sucedido entre el Ministro del Interior, Eduardo Bonomi, y un manifestante de los productores de tabaco, en el marco de la inauguración de las obras en la ruta 30 en Artigas; lo que podemos decir es que, se trató de un hecho realmente lamentable y paupérrimo.
Trabajadores rurales fueron a manifestar y fueron reprimidos en su libertad de expresión, por quienes deben ser los primeros garantes de la salvaguarda de los derechos de estos, en poder expresarse dentro del marco de la ley.
Si la situación hubiese sido otra; si las personas que fueron reprimidas hubiesen actuado amenazantemente y con dicha actitud pudieran haber puesto en peligro la integridad física de un Ministro de Estado; justificado estaría el accionar de los guarda espaldas, pero no fue así.
Inclusive, la irresponsable maniobra efectuada por el Ministro Bonomi, pudo haber tenido una enorme consecuencia, si alguno de los trabajadores del tabaco fuese violento y buscase provocarle algún daño.
El Sr. Ministro propició, él, de quien menos se lo esperaba, el hecho más violento y despreciable que un gobernante puede refregarle en la cara a la ciudadanía: el abuso del poder.
Evitó que la pancarta fuese vista; empujó y forcejeó con un manifestante; y, después, ordenó que este fuera detenido por las fuerzas del orden. Pero, como si no bastara el atropello, encargó que el prontuario de la persona, quien aparentemente tuvo antecedentes penales, se diera a conocer públicamente.
Bueno, esta forma ruin de actuar, no se la podemos achacar solamente a Bonomi; recordemos al productor que encaró al Sr. Presidente de la República, Tabaré Vázquez, y que fue objeto de una defenestración pública como colono.
La desesperación que evidencia la culminación de la “tolerancia” que muchos de los actuales gobernantes sostuvieron tener toda su vida política, no se explica de otra manera que, considerarla como causa directa de la muy sensata posibilidad de que puedan ser derrotados en las próximas elecciones, por el descreimiento, el cansancio y el desprecio que muchos compatriotas sienten, al ver que esperanzas, sueños y reivindicaciones tan prometidas, fueron solamente eso, promesas.
Duele ver un país donde la prepotencia, de golpe, se hace carne, y los que detentan el poder se sienten dueños del poder y no servidores públicos, haciendo práctica de un vergonzoso modus operandi que retrotrae a épocas oscuras de nuestra historia.
Ese no es el Uruguay que queremos; ese no es el Uruguay que deseamos para nuestros hijos; ese no es el Uruguay en el que elegimos vivir. Por eso, decimos con convicción: no al patoterismo de Estado.

Publicado en - Semanales, 1- Lunes, Ayer y HoyComentarios (0)

RIO DE LIBERTAD

Por Dr. Adrián Báez

Estimados lectores. A 35 años de la demostración democrática más sublime que el PUEBLO ORIENTAL haya realizado desde los tiempos de la Independencia, es nuestra obligación como patriotas y demócratas, recordarla y mantenerla viva en la memoria de nuestro pueblo, por siempre y para siempre.
No existe mejor manera, a nuestro entender, que hacerlo a través de extractos de la proclama leída junto al Obelisco de los Constituyentes por Alberto Candeau, aquella jornada del 27 de Noviembre de 1983, donde los Orientales, en pleno, se unieron baja una sola consigna; hecho que la historia recuerda, como Río de Libertad:
“Ciudadanos: Los Partidos Políticos uruguayos, todos los Partidos Políticos, sin exclusión alguna, han convocado hoy al pueblo a celebrar la fecha tradicional de la elección de sus gobernantes y a proclamar su decisión irrevocable de volver a ejercer su derecho al sufragio de aquí a un año, el último domingo de Noviembre de 1984.
(…) Aquí hacen resonar vibrante su reclamo de libertad y democracia, tanto tiempo acallado y sin embargo vivo en la conciencia de la ciudadanía, que no admite salvedades ni discrepancias, porque el anhelo de libertad y la vocación democrática constituyen el común denominador de todos los hombres y mujeres nacidos en esta tierra.
(…) Los Partidos Políticos ratifican así su fe en el diálogo como el mejor método para restaurar las instituciones democráticas en la República. Y reiteran, asimismo, que ese diálogo político estará enmarcado, de su parte y al igual que en oportunidad anterior, por la defensa irrenunciable de los principios liberales y democráticos que configuran la esencia de la Constitución uruguaya desde la de 1830 hasta la de 1967, la cual, además, ninguno de ellos considera necesario reformar en las actuales circunstancias.
(…) Dirigentes, afiliados y simpatizantes de todos los Partidos Políticos, de los ya rehabilitados y de los que aún no lo han sido pero que habrán de serlo (…) hacemos pública nuestra convicción de que el límite de nuestras discrepancias estará dado, de aquí en adelante, por el mantenimiento de la libertad y la democracia. No existe discrepancia alguna, por profunda que pueda ser, que autorice a comprometer el destino libre y democrático de la República.
(…) El último domingo de Noviembre de 1984 un partido y sus candidatos emergerán triunfantes de las urnas. Pero no habrá derrotados, porque venciendo la democracia y consagrándose el respeto a la voluntad popular, la victoria será de todos.
(…) Ciudadanos: hoy nos hemos congregado al pie de este querido Obelisco a los Constituyentes de 1830 porque es símbolo de una obra fundadora, realizada con la más alta idealidad y por encima de todo partidismo. Y aquí hemos venido porque es con ese espíritu superior que todos transitaremos por el camino que nos conducirá a la gran victoria común que, en una jornada espléndida como esta, celebraremos dentro de un año. Por eso aquí no hemos venido a corear consignas sectoriales ni a levantar emblemas partidarios, ni divisas tradicionales o no. Hemos entonado el Himno patrio, levantado la Bandera Nacional y hecho flamear sus colores inmortales.
¡COMPATRIOTAS!: proclamemos bien alto todos juntos, para que nuestro grito rasgue el firmamento y resuene de un confín a otro del terruño, de modo que ningún sordo de esos que no quiere oír diga que no lo escuchó:
¡VIVA LA PATRIA! ¡VIVA LA LIBERTAD! ¡VIVA LA REPUBLICA! ¡VIVA LA DEMOCRACIA!

Publicado en - Semanales, 1- Lunes, Ayer y HoyComentarios (0)

LA DICTADURA CUBANA Y SUS ESCLAVOS

Por Dr. Adrián Báez

Estimados lectores. El Presidente electo de Brasil se pronunció sobre los 8.332 médicos cubanos que trabajan en las ciudades más remotas de su país, expresando que no puede permitir que los mismos permanezcan en condiciones análogas a la esclavitud ni puede seguir sustentando la “dictadura cubana”.
El diputado ultraderechista volvió a criticar las condiciones en que trabajan los médicos cubanos en Brasil por ser obligados a dejar sus familias en Cuba y tan solo recibir el 30 % de sus salarios, ya que el restante el Gobierno brasileño se lo transfiere directamente al cubano.
Cuba anunció el pasado miércoles la suspensión de su participación en el programa “Más Médicos”, por el que Brasil contrató médicos extranjeros para trabajar en municipios a los que los galenos brasileños no quieren ir, y atribuyó su decisión al cambio de condiciones exigido por Bolsonaro.
“No podemos admitir esclavos cubanos en Brasil ni podemos continuar alimentando la dictadura cubana”, insistió el mandatario electo de Brasil en declaraciones a periodistas en las que dio a entender que el programa es usado por Cuba para financiarse a costa del trabajo de sus médicos. Agregó que, no entiende cómo una médica cubana es obligada a abandonar a sus hijos en Cuba, cuando viene a trabajar en Brasil y tan solo le permiten ir a visitarlos esporádicamente. “Tampoco es justo confiscar el 70 % del salario de una persona. No podemos ser conniventes con trabajo análogo a la esclavitud. Se trata de un asunto humanitario”, enfatizó.
Bolsonaro aseguró que, no puede anunciar una solución para la crisis que será provocada por la salida de los médicos cubanos en las regiones más pobres debido a que todavía no es presidente. “Si le damos un tratamiento adecuado creo que será resuelto”, agregó al ser interrogado sobre si Brasil tendría capacidad para sustituir a los médicos cubanos.
De acuerdo con el Consejo Nacional de las Secretarías Municipales de Salud (Conasems), al menos 611 ciudades brasileñas pueden quedarse sin médicos a partir del próximo año tras la salida de los médicos cubanos. Estos, representan más de la mitad de los profesionales contratados por el programa “Más Médicos”, que le permitió acceso a la salud a unos 29 millones de brasileños, tras el acuerdo inicial entre Brasil, Cuba y la Organización Panamericana de la Salud (OPS), un modelo de cooperación sur-sur probado en decenas de países del mundo.
La posibilidad de que millones se queden sin asistencia médica llevó a la Defensoría Pública a presentar el viernes un recurso ante la Justicia Federal para obligar al Gobierno a mantener las actuales reglas del programa. Igualmente llevó a un conocido abogado a presentar un recurso ante la Corte Suprema para que se le garantice el asilo o la visa permanente a los cubanos que quieran permanecer en Brasil.
Indudablemente que la disyuntiva es seria y debe manejarse de la mejor manera posible. Por un lado, hay millones de personas que podrían quedar sin la esencial asistencia médica, en lugares apartados de todo y de importantísimas complejidades, lo que constituye el verdadero dilema, que debería tratarse con la mayor diplomacia en beneficio de aquellas; y, por el otro, una realidad conocida por todos y que -más allá de que las preocupaciones del futuro mandatario sean fidedignas o no, lo que no hace a la cosa-, es bueno denunciar y recordar, pues, si bien programas como el mencionado son muy satisfactorios, al mismo tiempo, se sustentan –en este caso-, en el modus operandi de un sistema despótico de opresión en todos sus estilos, como es la tortuosa situación vivida desde hace más de cinco décadas, entre la dictadura cubana y sus esclavos.

Publicado en - Semanales, 1- Lunes, Ayer y HoyComentarios (0)

EL DETERIORO DE NUESTRO PATRIMONIO

Por Dr. Adrián Báez

Estimados lectores. Nuestro hermoso Departamento de Salto, posee muchos atractivos otorgados por la naturaleza, como el inigualable Río Uruguay y sus cascadas; las aguas termales, que lo constituyen en uno de los mejores centros turísticos del ramo; la riqueza de sus suelos, que posibilitan la agricultura y la ganadería de nivel, aunque muchos no lo reconozcan, con el intrínseco valor que ello tiene en el progreso del país; entre muchas otras virtudes. A esa enorme riqueza que natura nos dio, se le suma, indiscutiblemente, la de la cultura; también, muchas veces relegada a planos inmerecidos, siendo que éste terruño, ha sabido ser cuna de grandes hombres y mujeres que supieron dejar en vida y siguen haciéndolo tras la muerte, el nombre de Salto impreso en las mejores páginas de la cultura latinoamericana y mundial, como Quiroga, Amorím, Marosa, y tantos otros que, no por no nombrarlos, dejan de ser merecedores de reconocimiento y gratitud. También, poseemos un rico patrimonio arquitectónico, cuyo mayor caudal proviene de tiempos en los que el buen gusto y la elegancia, no eran sinónimos de “ostentación”, sino, producto de un refinamiento civilizatorio que creía que con lo bello, lo bueno y lo “chic”, se apostaba al progreso y al porvenir, surgiendo entonces bajo ese influjo, obras que nos enorgullecen, como el Teatro Larrañaga, el Ateneo, el Mercado 18 de Julio, la Basílica Catedral, el Museo del Hombre y la Tecnología, la Plazoleta Roosevelt, el Palacio de Oficinas Públicas, el Museo María Irene Olarreaga, más conocido como el Palacio Gallino, y un largo etc. Lamentablemente, – siendo uno de los grandes debe que tenemos, más cuando nos consideramos o pretendemos ser un polo turístico de alcurnia – algunos de dichos edificios no se encuentran en el estado en que deberían estar, detentando, una preocupante dejadez que, de no asumirse a tiempo la conciencia de su urgente mantenimiento, peligran, y con ellos, parte de nuestras más lindas y profundas tradiciones e historia como sociedad. Sabido es el calamitoso estado del enorme edifico de la esquina de Artigas y Treinta y Tres, que llevó a que el Ministro de Transporte y Obras Públicas -cartera a la que pertenece el mismo-, manifestara en una visita a la ciudad (hace más de un año), su asombro ante dicha realidad, “comprometiéndose” a conversar con los organismos públicos que allí tienen oficinas, para llegar entre todos a un arreglo que posibilite su salvación; lo cual, sin ánimo de ser aguafiestas, nos parece muy poco práctico, a los efectos de que, hasta que conformen una casi segura comisión pro su remodelación, el gigante continuará su lenta pero segura decadencia.
Otro de los clásicos lugares que nos sorprende ver -pues representa el señorío de aquellas antiguas familias patriarcales del siglo XIX, y que supo hasta hace poco tiempo albergar la sede del Gobierno Departamental-, es el Palacio Córdoba. Dicha construcción con vista al Río Uruguay, y que hoy se utiliza para determinadas actividades establecidas por la comuna, deja ver un descuido en su estructura, que lastima los ojos. Invitamos a que pasen por delante del mismo y vean ustedes mismos, cómo la mampostería comenzó a caerse, y el descuido de la pintura de paredes y ventanales, le dan un aire de abandono tal, que no combina en lo más mínimo, y por lo cual es totalmente contradictorio, con la hermosa Plazoleta Roosevelt, que a buen tiempo fue embellecida.
Indudablemente, muchos plantearán, y con razón, que existen cosas que tienen prioridad en ser tratadas y problemas que conllevan soluciones para ayer; sucede que, y forma parte también de nuestra esencia como pueblo, el patrimonio habla de nosotros, de lo que supimos ser en el pasado, y en los que podemos llegar a ser en el porvenir, si valoramos nuestra historia, y, en ella, a nuestra idiosincrasia.
Pero, lo que denunciamos en ésta columna con espíritu constructivo y no de reproche mañoso, acontece también en otros puntos del Uruguay, inclusive en la propia ciudad de Montevideo. En ella, vemos, atónitos, monumentos de nuestra más gloriosa arquitectura en absoluto abandono, que dice mucho de la decadencia de nuestros valores y prioridades culturales, y que niega, en los hechos, el deseo de constituirnos en un atractivo de la industria turística regional, cayendo en el injusto y necio concepto, de que el Uruguay que debe y tiene que mostrarse al mundo, es el circunscripto a las hermosas y paradisíacas playas del este, y, por ende, es allí donde deben ser volcados todos los esfuerzos económicos. Somos sabedores del denodado trabajo realizado por las Comisiones Honorarias del Patrimonio Histórico de cada Departamento, y de la Comisión del Patrimonio Cultural de la Nación; pero, al mismo tiempo, consideramos que han sido insuficientes los recursos volcados y las voluntades políticas -las que en definitiva resuelven-, puestas al servicio de recuperaciones, reconstrucciones, mantenimientos y adquisiciones. Ya lo dijo ese gran rioplatense de las letras como lo fue Julio Cortázar: “La cultura es el ejercicio profundo de la identidad”; por lo tanto, debemos concientizarnos de su valor, y, un paso interesante a dar, es comenzar por recalcar el penoso camino que ya viene transitando desde hace algún tiempo nuestra herencia edilicia, que desembocará, de no ponerse las barbas en remojo, en el vergonzoso y criminal deterioro de nuestro patrimonio.

Publicado en - Semanales, 1- Lunes, Ayer y HoyComentarios (0)

MERCADO LABORAL

Por Dr. Adrián Báez

Estimados lectores.
La cantidad de personas en seguro de paro crece en el trimestre. En el período julio-septiembre la cantidad de trabajadores que estaban en seguro de desempleo aumentó 6,5% respecto a abril-junio, según datos del Banco de Previsión Social.
Los trabajadores que cobraron el seguro de desempleo en septiembre fueron 38.810, una cantidad similar a la registrada el mes anterior —solo 45 personas más—.
Pero, en el tercer trimestre del año, crecieron 6,5% los beneficiarios frente a los tres meses anteriores: el promedio mensual entre abril y junio fue de 36.599 personas, contra 38.996 del periodo siguiente, es decir 2.367 personas más en el promedio mensual. Respecto al mismo mes del año anterior, creció 2,2% —838 personas más— el número de trabajadores que recibieron el subsidio que abona el Banco de Previsión Social (BPS).Los beneficiarios han oscilado entre 35.000 y 39.500 personas desde abril de 2017, tras estar en valores inferiores en los meses previos y haber alcanzado un pico entre julio de 2015 y agosto de 2016, donde con excepción de un mes, todos los registros fueron superiores a 40.000 personas.
Según el informe del BPS, se aprobaron durante septiembre 9.271 solicitudes para que nuevos trabajadores se sumen al seguro por desempleo, una caída interanual de 5,7% (565 solicitudes menos) y una baja de 16,5% respecto al mes anterior (1.835 solicitudes menos).
Respecto al causal de ingreso, hubo 25.105 trabajadores que cobraron el seguro por despido, 1.325 por reducción laboral (las horas trabajadas no superan el 25% de lo habitual) y 12.380 por suspensión temporal.
El importe promedio que percibieron los beneficiarios en septiembre fue $ 19.002. Los empleados bajo causal de suspensión cobran 50% del salario promedio de los últimos seis meses por cuatro meses (sube a 70% si tiene hijos a cargo); por despido perciben 66% de su ingreso el primer mes hasta llegar al 40% en el sexto, y para los mayores de 50 años el beneficio dura 12 meses. El comercio con 7.890 beneficiarios fue el sector con más trabajadores dentro del subsidio, seguido por la industria con 7.219, la construcción con 5.655 y las actividades agropecuarias con 3.247.
Ahora, la pregunta que no puede faltar: ¿el gobierno considera que esto va bien; cree por ventura que aunque disminuya mínimamente la solicitud del subsidio, la cosa pasa como arte de magia a estar de maravilla? Estos datos, a ojo de buen cubero, hablan por sí mismos, de lo alejados que estamos del tan anhelado país de las oportunidades. No basta con ser un erudito en la materia para entender que, lo primero que se reciente ante un malo rumbo económico, es el mercado laboral.

Publicado en - Semanales, 1- Lunes, Ayer y HoyComentarios (0)

BRASIL, HABLÓ

Por Dr. Adrián Báez

Estimados lectores. Cuando las urnas hablan, habla el pueblo; y, contra eso, nada hay que hacer, si se es verdaderamente un demócrata. Ahora, no siempre la mayoría es la que posee el monopolio de la razón y mucho menos el de la verdad.
En la pasada jornada, el hermano pueblo brasileño eligió a su nuevo Presidente, Jair Bolsonaro, y el proyecto de país que el mismo propuso y que legítimamente fue respaldado con el voto de la mayoría.
El mandatario electo, es una persona que recientemente surgió con fuerza en la escena política de Brasil, más por sus altisonantes declaraciones, que por su trayectoria política tras ser parlamentario por 27 años.
Sus defensores consideran que, Bolsonaro, es lo que Brasil necesita para contrarrestar los años de gobierno del Partido de los Trabajadores (PT), liderado por el ex Presidente Lula da Silva, preso desde hace seis meses por corrupción, y el descrédito en el que cayó el sistema político tradicional, al tener varios de sus principales referentes involucrados en enormes actos de corrupción, como el Mensalao y el Lava Jato. Por otro lado, quienes se afianzan como sus detractores, consideran al ex militar como un homofóbico, misógino, racista y defensor de la dictadura, a raíz de los no pocos discursos incendiarios brindados por quien asumirá la presidencia de Brasil el próximo 1 de enero.
Siempre hemos sido enérgicos contradictores de los autoritarismos y de los extremos políticos, por entender que los unos y los otros, nada bueno aportan a la salud de una democracia.
Los liderazgos mesiánicos, tanto de derecha como de izquierda, son nefastos a largo plazo para el país que los padece, como sobran los ejemplos en el mundo en general, y en nuestra América Latina en particular.
Pinochet, los hermanos Castro, Stroessner, Ortega, Chávez, fueron claros ejemplos de “esperanzas” para esas naciones, y terminaron introduciendo a las mismas y a su gente en oscuras dictaduras, donde, la violación de los derechos humanos elementales, la persecución de los opositores, el de sectores minoritarios y diversos, el cercenamiento de la libertad de expresión y de prensa, y la eternización en el poder, abatieron las banderas de progreso, porvenir y de pacífica convivencia.
También, es verdad que estos personajes, así como otros que, por ahora, no han obtenido tamaño prontuario, como el Presidente de Estados Unidos, Donald Trump, son el resultado de las acciones y omisiones de un conglomerado político que desaprovechó las bondades de la democracia y mal utilizó y se aprovechó de las mismas, en desmedro de la sociedad, con la que se comprometió “por su honor”, velar.
La corrupción, la mentira, el amiguismo, la hipocresía, el desinterés en las necesidades reales de sus pueblos, la falta de visión en el futuro y el socavamiento constante de las oportunidades de las nuevas generaciones, obstruyéndoles ese mañana anhelado; han propiciado que, el ciudadano, quien como lo dijo Batlle y Ordóñez es el “único que tiene derecho a equivocarse”, prefiera gobiernos de mano dura, en desmedro de la libertad.
Deseando que la historia no se repita una vez más, y que el dicho que sostiene que la misma es cíclica no se cumpla; nos sumamos a las palabras vertidas por el Economista Ernesto Talvi, quien expresó: “Hacemos votos para que la integridad de las instituciones, el ejercicio de la tolerancia y el respeto por la dignidad humana, sean prioridad, y contribuyan a curar la fractura que divide a Brasil”. Brasil, habló.

Publicado en - Semanales, 1- Lunes, Ayer y HoyComentarios (0)

BATLLE VIVE

Por Dr. Adrián Báez

Estimados lectores. El fallecimiento del Dr. Jorge Batlle ha significado para buena parte de la ciudadanía, un verdadero golpe; no sólo por el inesperado episodio, ya que era poseedor de una jovialidad y fortaleza espiritual y física admirable, que como bien lo expresó Hierro López, nos auguraba su inmortalidad; sino que también, ante su desaparición, quedó un enorme vacío en el Partido Colorado en particular, y en la política nacional en general, sintiéndonos muchos de los que lo teníamos como nuestro guía político, literalmente huérfanos de liderazgo. Batlle supo transcurrir su carrera política con tenacidad, casi con tozudez, si hilamos fino; nunca escatimó palabras para que sus ideas quedaran claras y pudieran ser comprendidas por todos y cada uno de sus compatriotas, lo que no siempre sucedió, aunque le valió la indiscutible fama de hombre honesto y sincero. Heredero de una estirpe única en el mundo, de hombres de hierro, que en el error o en el acierto supieron forjar una nación, tuvo la honestidad intelectual y la independencia de criterio, de enfrentarse contra el patrimonio ideológico de su familia, al creer que debía aggiornarse a los tiempos actuales, empapándolo de un liberalismo que, muy fuertemente criticado en su momento, hoy es reconocido y aceptado por propios y extraños como esencial. Polémico, contestatario, frontal, exigente con los suyos y con una disciplina prusiana; inculcó en varias generaciones de jóvenes, la necesaria, imperiosa y casi imprescindible idea, de que Uruguay debía abrirse al mundo de la forma que fuera, insertarse a más no poder en el acontecer internacional, y, como lo sostuvo su padre, Luis Batlle Berres, vender todo lo que Uruguay produzca, menos el alma. Y así lo demostró cuando tuvo que lidiar con una de las peores etapas del país; crisis por doquier, se mantuvo firme junto a otros hombres de fuerte personalidad y leales a la Patria, soportando golpes de un lado y del otro, pero no permitiendo que las Instituciones flaquearan ni que a las mismas se las derribaran, tomando medidas sumamente impopulares que derribaron su imagen, pero que eran las aptas para evitarle a su gente y a su terruño males mucho más grandes y desastrosos, posibilitando al mismo tiempo, que los mercados nos aceptaran, firmando acuerdos para que nuestra economía no se estancara y pudiera reencausarse. Ya en el llano, habiendo cumplido con el deber constitucional de entregar por medios democráticos el poder al sucesor elegido por el pueblo, y un país en notorio crecimiento y con credibilidad mundial; prosiguió su prédica desde el periodismo político, otra de sus pasiones, opinando de todo aquello que entendiera pertinente, aportando propuestas con sólidos y lógicos argumentos, siendo un férreo opositor a las políticas de una izquierda que representaba todo aquello contra lo que combatió desde su juventud. Quienes tuvimos el enorme privilegio de conocerlo muy de cerca, compartir largas jornadas de militancia política, a pesar de nuestra juventud, y también momentos particulares, en los que no dejamos de aprender de su fuente inagotable de conocimientos; no podemos hacer otra cosa que continuar admirándolo por la dignidad, valor, carácter y, sobre todo, el enorme coraje con el que transcurrió por esta vida, tanto en las victorias, como en las derrotas, y vaya si éstas últimas fueron más que aquellas. Su legado de compromiso irrestricto con las causas más caras a su amado Uruguay; su ejemplo de renunciamiento sin mezquindad alguna, cuando era necesario padecerlo porque su país lo requería; su elevación de pensamiento y de visión, al luchar a través de la prédica incansable a pesar de su avanzada edad, hablando, enseñando, discutiendo, generando debates; su esencia de líder, al jamás guardar rencor contra los adversarios de dentro, ni contra los de afuera, teniendo siempre en claro que la libertad de expresión debía ser resguardada, protegida y defendida a raja tabla, aun cuando el blanco de las críticas más acérrimas fuera su persona; habla por sí sólo de la enorme talla de tal estadista. Un Batlle al fin; pudo concitar el respeto de todos sus conciudadanos, de todas las fuerzas políticas y, un lugar indiscutible en la historia, en la que quedará marcado que, inclusive aquellos que lo enfrentaron en las trincheras políticas, se animaron a gritarle como último adiós: Viva Batlle. El mejor homenaje que podemos rendirle a este campeón de la libertad, es no descansar hasta que su adorado Partido Colorado vuelva a ser fiel representante e intérprete de los anhelos de los orientales; buscando siempre el entendimiento entre los mismos, trabajando esmeradamente por el futuro de nuestro Uruguay; comprendiendo que, en cada paso y en cada jornada que dediquemos a conseguirlo, vibrará en nuestros pechos, un nuevo grito de batalla: BATLLE VIVE.

Publicado en - Semanales, 1- Lunes, Ayer y HoyComentarios (0)

LA POLÍTICA NO SOLAMENTE SE TRATA DE VOTOS

Por Dr. Adrián Báez

Estimados lectores. Leyendo un poco de historia sobre la Segunda Guerra Mundial, tema fascinante si los hay, debido a la enorme temática política, social y cultural que encierra ese conflicto; me encontré con una opinión del destacado Filósofo compatriota Pablo Da Silveira, que si bien hacía mención a la clase política de aquellos años, más específicamente a las actitudes llevadas adelante por los llamados “Tres Grandes”, Churchill, Roosevelt y Stalin; es un enfoque sumamente aplicable a la actualidad y a la visión que la mayoría de los políticos tienen o deberían de tener sobre la política, en momentos en que los mismos se ofuscan contra todos: los medios de comunicación, los que opinan distinto, los que les indican las equivocaciones; achacándoles responsabilidades que solamente a ellos les quepa, por ser a los que el pueblo eligió y a los que el pueblo les confió su porvenir, acusando a diestra y siniestra de actuar políticamente, desconociendo de qué se trata el juego que ellos eligieron jugar.
Da Silveira, realiza posibles cuestionamientos que podrían caer sobre los objetivos reales que resultaron en decisiones importantísimas para el desarrollo de la guerra y sus posteriores consecuencias, y si los fines primarios e impulsores de los mismos podrían, de conocerse, llevar a la descalificación moral de los políticos, cuya respuesta es que sería un error; y explica el porqué.
Considera que deberían de utilizarse criterios de evaluación, para así sondear, de alguna manera, las actitudes fidedignas o reales intenciones de los políticos, para sacar conclusiones en limpio.
Dos de esos criterios, los más importantes, serían los fines que persiguen y los medios utilizados para alcanzarlos.
Sostiene el Filósofo: “Los únicos objetivos que un político puede perseguir de manera legítima son objetivos políticos. Otros propósitos posibles, como el enriquecimiento personal, son moralmente inaceptables. Los políticos deben servirse de procedimientos que respeten la igual dignidad de los seres humanos. Esto no los pone a salvo de decisiones dramáticas, pero establece límites a lo que pueden decidir con decencia.
Si un político consigue un objetivo noble y al mismo tiempo beneficia a su propia causa, está haciendo exactamente lo que se espera que haga. Si un político sacrifica los objetivos nobles para cumplir propósitos particularistas, entonces merece nuestra crítica. Si un político tiene presente los intereses de la comunidad (ya sea los de su país o la humanidad entera) y al mismo tiempo consigue réditos políticos (ya sea para sí mismo, para su gobierno o para su partido), entonces está haciendo las cosas bien. Si un político sacrifica a su gobierno para beneficiar a su partido, o a su partido para beneficiarse personalmente, entonces está jugando sucio. Si un político se sirve de su poder para conseguir beneficios extrapolíticos, entonces se volvió un corrupto. Y si un político considera a los seres humanos como material descartable que pueda usar a su antojo, entonces se ha convertido en un monstruo.
En política, las cosas se pueden hacer mejor o peor. Pero siempre se hacen políticamente”.
A los políticos modernos, no les vendría nada mal de vez en cuando, leer algo de historia y filosofía, etc. para saber que la política no solamente se trata de votos.

Publicado en - Semanales, 1- Lunes, Ayer y HoyComentarios (0)

“NI VENCIDOS, NI VENCEDORES”

Por Dr. Adrián Báez

Estimados lectores. Hoy, 8 de Octubre, pero de 1851, se ponía fin a uno de los acontecimientos más sangrientos y tristes de la historia nacional.
Finalizaba la “GUERRA GRANDE”, conocida como tal no solo por su duración, la que había comenzado en 1836 con la Batalla de Carpintería, donde se utilizaron las divisas blanca y colorada por primera vez, sino también, por el entramado de alianzas entre países de la región (Argentina, Brasil y Uruguay) y de Europa (Francia e Inglaterra). Prácticamente derrotado Juan Manuel de Rosas y su Confederación Argentina, el 19 de Julio de 1851, el General Urquiza, quien hasta hacía poco tiempo defendía a ultranza al Gobernador de Buenos Aires, invadió Uruguay al frente de su ejército, al que se le sumaría en Paysandú, parte de las fuerzas oribistas comandadas por Servando Gómez, Lucas Píriz y otros oficiales, que hartos de la interminable guerra, preveían su cercano fin. El General Oribe, dejando en el sitio de Montevideo una fuerza de 6.000 hombres, se dirigió al encuentro de Urquiza con otra de 5.000 soldados, uniéndola a las que le restaban a su hermano Ignacio Oribe. Urquiza, eludió el combate en espera de refuerzos del Brasil, el que al final llegó con 13.000 hombres el 4 de septiembre, entrando al territorio nacional por Santa Ana do Livramento. Tal demostración de fuerza, hizo comprender a Oribe, que en vano sería oponer resistencia, enviándole a Urquiza un emisario para dar comienzo así a un acuerdo, mientras él, se retiraba al Cerrito. El canciller de la Defensa, Manuel Herrera y Obes y el General Urquiza, tras arduas discusiones, consiguieron llegar a un acuerdo, el que establecía: a) Se reconocía que la resistencia que se había hecho a la intervención franco-inglesa lo fue en la creencia de que con ella se defendía la independencia oriental; b) Se reconocía como deuda nacional la contraída por el gobierno del Cerrito; c) Todos los ciudadanos orientales gozarían de iguales derechos, procediéndose a elegir oportunamente senadores y diputados para que estos designaran el futuro Presidente. Las elecciones las organizaría el gobierno de la Defensa; d) Se declaró que “entre las diferentes opiniones en que han estado divididos los orientales, no habrá vencidos ni vencedores, pues todos deben reunirse bajo el estandarte nacional, para el bien de la patria y para defender sus leyes e independencia”.
Relató Pivel Devoto: “Al despuntar el alba del 8 de Octubre de 1851, entró al galope en Montevideo el capitán urquicista Ricardo López Jordán. Traía para el gobierno la noticia del ajuste de la paz. Los boletines extraordinarios difundieron el acontecimiento y al instante la ciudad cambió su fisonomía. En las azoteas se enarbolaron banderas de todas las naciones, las campanas fueron echadas a vuelo y mientras parte de la población festejaba en las calles, los senderos que bajaban del Cerrito y Paso del Molino se cubrían de carruajes y comerciantes en busca de la ciudad, al tiempo que de esta salían numerosos habitantes hacia el campo sitiador. Cada uno buscaba al pariente, al amigo o al compatriota. Confraternizaron blancos y colorados con una espontaneidad que asombró a los viajeros extranjeros que solo sabían de un sitio de 9 años. Durante los 6 días de festejos decretados por el gobierno no hubo según la prensa “una sola violencia, un insulto, un grito de provocación…”
Nacía de esa manera, la tradición oriental de las amnistías irrestrictas para los bandos enfrentados. Política que durante el siglo XIX y XX, sembraría de manera madura la concordia entre compatriotas, luego de los desencuentros. Muchas veces este tipo de solución ha sido desmerecido o incomprendido, pero remitiéndonos a las pruebas obtenidas de la historia, quizás, podría ser el único que establezca una paz duradera, poniendo fin a reproches de un lado u otro. En el siglo XXI, compete a las nuevas generaciones velar por la paz entre conciudadanos, basándonos en la tolerancia, la que no significa soportar inmóviles, sin defender nuestras posturas; exigiendo el respeto que nos merecemos, y el interés superior del país por sobre los particulares de las divisas o intereses individuales. Ríos de sangre regaron el suelo patrio en sus 200 años de vida. Construyamos en este presente, un porvenir de hermanamiento entre las distintas visiones del mundo, luchando en el campo de la democracia, por glorificar las nuestras. Instalemos una nación sin rencores, en la que la justicia sea la encargada de marcar a fuego, que en las tierras orientales al río Uruguay no existen, ni vencidos, ni vencedores.

Publicado en - Semanales, 1- Lunes, Ayer y HoyComentarios (0)

LA NECESARIA INSERCIÓN DEL URUGUAY EN EL MUNDO SEGÚN ERNESTO TALVI

Por Dr. Adrián Báez

Estimados lectores. La visita a nuestra ciudad del reconocido economista, hoy precandidato a la Presidencia de la República, ha sido sin lugar a dudas, uno de los acontecimientos más trascendentales de los últimos tiempos en el ámbito político; no sólo por el nivel del conferencista, sino que, sobretodo, por la realidad, franqueza y visión de futuro con que expuso sus conclusiones respecto a importantes problemáticas que aquejan a nuestra sociedad y al mundo, y los posibles caminos a transitar para su superación. Con él, tuvieron la oportunidad de dialogar y conversar largo y tendido sobre muchos de dichos temas, algunos de los sectores más importantes del departamento, como productores, sindicatos, ONGs y vecinos. Al abordar su postura sobre si el Mercosur es un obstáculo para Uruguay, refiriéndose a esa competitividad de la que ha hablado en varias oportunidades, expresó: “Tenemos que ser realistas. Nosotros entramos en un matrimonio con el Mercosur con la expectativa de que fuera una piedra de toque, un trampolín, para que juntos pudiéramos insertarnos en el mundo, lo que en la jerga se llama, un regionalismo abierto. Eso es lo que hace la Alianza del Pacífico, la que tiene Tratados de Libre Comercio con Estados Unidos, con Europa, con Japón, con Corea del Sur, con China; tiene abiertos esos mercados que son los más importantes del mundo, con condiciones preferenciales. Por ejemplo: Chile tiene TLC con el 95% del producto mundial; casi que tiene una organización mundial de comercio propia. A mí me hubiera encantado que Uruguay hubiera optado por la estrategia chilena; pero bueno, hicimos la opción del Mercosur, creyendo que iba a ser un trampolín, y no lo fue. Por muchísimos años fue un obstáculo, porque Argentina y Brasil son de los países más proteccionistas del planeta; sin embargo, estamos en este matrimonio del cual no es fácil salir, porque hay mucha producción importante del país que se destina a Argentina y a Brasil. Lo que tenemos que aprovechar es una circunstancia que se está dando en la actualidad, donde, tanto el gobierno de Argentina como de Brasil, tiene una vocación mucho más integracionista y aperturista. En el caso de Brasil, se viene dando porque el sector privado se dio cuenta que se estaban aislando del resto del mundo, y que si no se abren, se quedarán sin futuro, por lo que están comenzando a aplicar una dinámica de inserción más agresiva. Aclaremos que dicha postura viene desde antes del gobierno de Dilma Rousseff, y que se perfila, indudablemente, a la firma de un TLC con los Estados Unidos, que es el eslabón que falta. Entonces; nosotros no solamente que nos tenemos que subir a ese carro, sino que tenemos que ser abanderados, líderes de la inserción del Mercosur en el mundo; tenemos que ser los que estemos a un nivel de propuestas estratégicas y de ideas, que nos permita liderar ese proceso”.A raíz de su respuesta, recordamos un concepto que recientemente escuchamos del periodista Andrés Openheimer, quien sostuvo que, mientras en Latinoamérica se discute por la ideología, en países como China, Singapur, Vietnam, se aplica el pragmatismo, y que esa es la razón de la gran diferencia entre ambos hemisferios; le preguntamos al Dr. Talvi, si estaba de acuerdo con dichas apreciaciaciones; la respuesta fue rotunda: “No estoy de acuerdo con ese concepto; de hecho estoy en un profundo, total y absoluto desacuerdo. A mí que no me hablen de pragmatismo en un país como China donde hay un gobierno de partido único, donde hay una represión feroz, y donde los derechos humanos no se respetan. A mí no me importa el pragmatismo de esos lugares; que lo tengan ellos, felicitaciones. A mí me importa el pragmatismo de un país donde hay una democracia, un estado de derecho; donde la gente tiene posibilidades de disentir, de opinar, y por ende, donde los consensos son trabajosos. Nuestro camino, no es el camino de los gobiernos autoritarios asiáticos; nuestro camino, es el camino de España, la que salió de una dictadura dura y se democratizó, con un proceso de construcción democrática que fue difícil, pero enormemente exitoso. Después de construir una democracia vibrante, Felipe González, integrante del Partido Socialista Obrero Español (PSOE) y Presidente del Gobierno, decidió, estratégicamente, integrarse a Europa; tuvo feroces resistencias internas de quienes decían que esa integración liquidaría la identidad cultural española; tuvo resistencias de las empresas que decían que no podrían competir con la producción europea y, de quienes afirmaban que la integración europea, drenaría a toda la gente capaz, llevándosela a Alemania y a Francia. No creamos que fue fácil. Pero hoy, España, de ser un país mediocre, de ingresos bajos para los conceptos europeos, es un país rico, vibrante, moderno, el que genera oportunidades; pero, esa integración, llegó después de la democracia. Entonces; ese pragmatismo del que tanto se habla, es fácil en los países autoritarios. Ahora, en las democracias, donde hay que consensuar intereses contrapuestos, hay que ejercer un liderazgo firme, serio, que sepa a qué destino se quiere llegar y comprometerse con el mismo, obteniendo el mandato ciudadano, para legitimar ese liderazgo. Ese es el pragmatismo que me gusta, el que legitima la ciudadanía a través del voto, basándose siempre en la Constitución y la Ley. Es más; no concibo éticamente, que se le de legitimidad a este tipo de gobiernos, simplemente porque han tenido éxito en lo económico. Lo material es deseable, pero no es el único valor, hay otros valores que valen en sí mismos como la libertad, la democracia, la tolerancia y el debate civilizado, aunque tengamos que vivir un poco menos ricos; prefiero tener dichos valores y no trabajos esclavos, por ejemplo”. De más está decir que, en la concordancia o en la discrepancia, valió la pena cada minuto que estuvimos siendo testigos de dichas conversaciones en las que se explicó la necesaria inserción del Uruguay en el mundo, según Ernesto Talvi.

Publicado en - Semanales, 1- Lunes, Ayer y HoyComentarios (0)

BATALLA DEL RINCÓN

Por Dr. Adrián Báez

Estimados lectores. Varios hechos heroicos constituyeron la marcha hacia la creación del Uruguay como nación libre e independiente; uno de ellos, no tan recordado o por lo menos no de la manera en que debiera serlo, fue la Batalla del Rincón, cuyo desarrollo pasamos a contarles.
Una vez producido el desembarco de los Treinta y Tres Orientales en la Agraciada, de a poco se fue conformando un contingente de patriotas, que constituyó el ejército cuyo objetivo primordial era derrotar a las fuerzas ocupantes del Imperio del Brasil, y obtener la independencia del territorio, con la clara idea de sumarse a las Provincias Unidas del Río de la Plata.
La incorporación más importante que tuvo el naciente movimiento, fue la del Gral. Fructuoso Rivera, quien se reconcilió con el Gral. Lavalleja en el célebre “abrazo del Monzón”, y quien sin duda era el hombre que mejor conocía el territorio Oriental hasta en sus mínimos detalles, gozando además, desde los tiempos de Artigas, de un extendido prestigio entre los paisanos de la Provincia.
La fuerza imperial ostentaba algo más de 700 soldados, comandados por los coroneles Mena Barreto y Jardim, y se dirigía al encuentro del grupo comandado por Lavalleja, el cual se encontraba acampado en la ciudad de Durazno, aproximadamente en el centro del territorio. Para el ejército brasileño, resultaba de enorme importancia disponer de una gran cantidad de caballos que estaban concentrados en la estancia situada en la confluencia de los ríos Negro y Uruguay, hacia el sur, en la zona llamada “Rincón de Haedo” o “Rincón de las gallinas”, debido a que por allí abundaba una especie autóctona de aves, conocidas como las pavas de monte. De tal manera, Rivera se propuso apoderarse de esas caballadas, lo que significaría un grave trastorno para la posibilidad de movimiento del contingente enemigo, y, en cambio, aportaría iguales medios al Oriental. Con tal propósito, llevó a cabo diversas operaciones de distracción de aquél, logrando atravesar con sus 250 hombres el río Negro, utilizando unas pocas canoas, en el llamado “Paso de Vera”, ocultándose en los montes aledaños al río, durante toda la jornada del 23 de septiembre de 1825. Mientras el grueso de las tropas imperiales había sido alejado del lugar, en la madrugada del 24 de septiembre, los combatientes de Rivera sorprendieron al pequeño grupo de centinelas que cuidaba de los caballos, a los que hizo prisioneros, volviendo el caudillo hacia el campamento de Lavalleja. Sin embargo, pasadas las ocho de la mañana, recibió el aviso de que tres divisiones enemigas, desconociendo las circunstancias, se aproximaban al Rincón para tomar posesión de las caballadas.
Ante dicha disyuntiva, Rivera organizó sus fuerzas en tres frentes: una, al centro, comandada por el Cnel. Julián Laguna; a la izquierda, el Cap. Miguel Sáenz; y a la derecha, el propio Rivera comandaba a sus dragones, destacando, además, una pequeña fuerza de 40 fusileros, al mando de los Caps. Gregorio Más y Manuel Benavídez, con la misión de adelantarse sobre la columna brasileña, simulando ser un pequeño piquete de guerrilleros. Conocedor preciso del terreno, Don Frutos logró que las tres columnas brasileñas se concentraran y debieran replegarse para caer en un terreno pantanoso, los llamados “bañados”, donde les era extremadamente dificultoso desplazarse. En esa posición, fueron atacados por el ejército patriota en pleno, que pese a su inferioridad numérica y de armamento, aprovechando la sorpresa y en medio de la confusión e inmovilidad que enfrentaron los norteños, les infligió una grave derrota. Los soldados brasileños se replegaron en total desorden, siendo perseguidos por los Orientales, quienes hicieron cientos de prisioneros, incluyendo una veintena de oficiales, sufriendo, además, entre sus bajas, más de cien muertos, incluso el Cnel. Mena Barreto y más de quince de sus oficiales, capturándose, también, un importante parque militar que comprendía armas y municiones que fueron un valioso aporte, sumado a la caballada inicialmente capturada. Tal hazaña, además de su significado estrictamente militar, que permitió al ejército Oriental colocarse en excelentes condiciones para presentar batalla en Sarandí y así fortalecerse ante un poderoso Imperio del Brasil que vio en los bravos gauderios un hueso duro de roer, propiciando con el tiempo el camino a la conformación del Estado Oriental; otorgó a Rivera un crédito, cuya importancia pudo ser el germen de las profundas rivalidades con Lavalleja, que volvieron a reverdecer en los meses posteriores, y que, finalmente, pautaron de manera decisiva la vida política de la República Oriental del Uruguay, luego de su independencia, apenas un lustro después, con el surgimiento de las divisas y el inicio de la Guerra Grande.

Publicado en - Semanales, 1- Lunes, Ayer y HoyComentarios (0)

ENTRE SU PASADO GLORIOSO Y LA ENCRUCIJADA DEL PORVENIR

Por Dr. Adrián Báez

Estimados lectores. 182 años de historia, transforman al Partido Colorado (junto a su tradicional adversario, el Partido Nacional, quien el pasado 10 de agosto celebró la misma cantidad de años), en una de las colectividades políticas más longevas del mundo.
Habiendo sido la mayor parte de dicha historia, gobierno nacional; hoy, se enfrenta a una cruda y triste realidad que deberá revertir con mucho criterio y trabajo, para dejar de ser tan sólo una expresión testimonial, de lo que un día fue.
Ese volver a estar en la escena política nacional que marca agenda; se logrará a partir de la aparición de una aggiornada propuesta, munida de claras soluciones a las múltiples problemáticas que aquejan a la sociedad uruguaya, de la forma y con el vigor que lo hizo a principios del siglo XX con el Batllismo.
A esa batería de Políticas de Estado, se le deberá sumar un equipo sólido de políticos y técnicos, que no vean en la arena política, una forma de vida en sí misma, sino que comprendan que tan sólo se trata de un medio, para alcanzar lo verdaderamente importante en una República feliz y justiciera, como la llamaba Don José Batlle y Ordóñez: el bienestar del pueblo.
Ese bienestar, no es tan difícil de alcanzar en una sociedad pequeña como la nuestra, y demostrado quedó en los 20 o 30 primeros años del pasado siglo, cuando el compromiso, el fidedigno interés de conseguir una sociedad de avanzada, y la rectitud en el obrar para llegar a esa meta, era cuestión de honor, y no de mero interés masajeador de egos personalistas y mezquinos.
El bagaje histórico y tradicional que ostenta esta vieja y querida colectividad que supo cobijar bajo su ala a muchos de los más brillantes líderes democráticos de América; tiene que concientizarse de que forma parte esencial del quehacer nacional y que por ende, le quepa la nada sencilla pero enormemente necesaria tarea de resurgir como el ave fénix, para preservar esos principios y valores que tanto enaltecieron al Uruguay en el pasado, y que puede, sin lugar a dudas, hacer brillar nuevamente.
Cuando Batlle y Ordóñez fundó la tribuna democrática y bastión de la libertad por excelencia, como fue El Día, lo vendía a vintén, para que todo ese pueblo, desde el más encumbrado hasta el más humilde ciudadano, tuviera la oportunidad de saber qué sucedía en su país, y participara con su opinión de la construcción del mismo.
Pues bien; vuelva entonces el Partido de los Batlle, Arena, Brum, Grauert, Vasconcellos, Michelini, Roballo, Batalla, Sanguinetti, Atchugarry y tantos compatriotas que sin figurar laten con el más profundo sentimiento republicano, a ser lo que debe ser: un Partido con ideas claras, realizables, coherentes y avancistas.
Más que candidaturas, sectores, pases –que son necesarios pues hacen a la cosa política-, el Partido Colorado implora a gritos, el acercamiento a la gente y que retorne a compenetrarse y representar sus anhelos y esperanzas.
Discusión, debate, respeto al correligionario que piensa diferente, hacer funcionar las Convenciones (Nacional y Departamentales), reabrir los Comité de Barrio, darle el valor que se merece el Dirigente Barrial, eso, tan simple como eso, lo que nadie más que los colorados crearon y se olvidaron quien sabe en qué circunstancia de seguir aplicando, devolverá, sin más, la mística, la simpatía, la militancia y el respaldo de un pueblo que busca y está huérfano de referentes, y no de omnipresentes, omnipotentes ni iluminados dirigentes que indiquen, en vez de sugerir, qué camino transitar.
El Partido Colorado; colectividad política democrática fundada por Fructuoso Rivera, afirmada en la gesta de la Defensa de Montevideo, renovada por los ideales de justicia social de José Batlle y Ordóñez y organizada sobre la base del respeto a todas sus tendencias; se encuentra entre su pasado gloriosos y la encrucijada del porvenir.

Publicado en - Semanales, Ayer y HoyComentarios (0)

EMULAR DARNOS GOBERNANTES CON TALLA DE ESTADISTAS; ES RESPONSABILIDAD DE CADA CIUDADANO

Por Dr. Adrián Báez

Estimados lectores. Somos de los que creemos firmemente en las bondades que natura le ha entregado a nuestro bellísimo país; pero también, y con similar firmeza, estamos convencidos que si las mismas fueran valoradas y consecuentemente explotadas –en el buen sentido de la palabra-, con voluntad y decisión, Uruguay se potenciaría en su real dimensión. Ejemplos en el mundo existen y en demasía; naciones que sufrieron catástrofes naturales o enfrentamientos armados que las dejaron al borde de la desaparición –circunstancias que gracias a Dios nunca hemos padecido-, lo que no se constituyó en una excusa para erguirse con determinación y visión de futuro, y así resurgir. Uno de dichos pueblos ha sido el alemán, que indiscutiblemente supo tener al frente de ese momento tan difícil del “levántate y anda”, a un hombre de la talla de Konrad Adenauer, prototipo del auténtico líder y estadista. El primer Canciller de la República Federal de Alemania, que estuvo al frente del nuevo Estado desde 1949 a 1963, influyó más que nadie en la historia alemana y europea de la posguerra. Como muchos políticos de su generación, Adenauer se convenció, tras la Primera Guerra Mundial, de que una paz duradera solo podría lograrse con una Europa unida. Sus vivencias durante el Tercer Reich (fue apartado de su cargo de Alcalde de Colonia por los nazis), y todos los sucesos ya conocidos, lo reafirmó en esta opinión. En los seis años que transcurrieron entre 1949 y 1955, Adenauer logró una serie de objetivos trascendentales en política exterior que vincularon el futuro de Alemania a la alianza occidental: ingreso en el Consejo de Europa (1951), fundación de la comunidad Europea del Carbón y del Acero (1952) y entrada de Alemania en la OTAN (1955). Pero, no se puede olvidar que, una piedra angular de la política exterior de Adenauer y que tuvo casi la misma importancia que las mencionadas acciones, fue la reconciliación con Francia. Junto con el Presidente francés, Charles de Gaulle, marcó un punto de inflexión en la historia: en 1963, los archienemigos de antaño, Alemania y Francia, firmaron un tratado de amistad que fue un verdadero hito en el camino hacia la integración europea. Finalizada la Segunda Guerra Mundial, los estadounidenses rehabilitaron a Adenauer en el cargo de Alcalde de Colonia, pero poco después fue nuevamente destituido por los británicos cuando Colonia pasó a pertenecer a la zona de ocupación británica. Esto le permitió dedicar su tiempo a la creación de la Unión Demócrata Cristiana de Alemania (CDU), con la que esperaba reunir a los alemanes católicos y protestantes en un único partido. En 1949 se convirtió en el primer Canciller de la República Federal de Alemania (Alemania Occidental). En un principio, parecía que Adenauer ocuparía el cargo de Canciller durante un breve período de tiempo, dado que ya tenía 73 años. No obstante, a pesar de ello, Adenauer (apodado “Der Alte” o “El Viejo”) permaneció en el puesto durante 14 años, por lo que no solo fue el Alcalde más joven de Colonia, sino también el Canciller más anciano de la historia de Alemania. Bajo su liderazgo, Alemania Occidental se convirtió en una democracia estable y logró reconciliarse de forma duradera con sus países vecinos. Logró recuperar parte de la soberanía para Alemania Occidental integrando el país en la nueva comunidad euroatlántica (la OTAN y la Organización Europea de Cooperación Económica). Las experiencias de Adenauer durante la Segunda Guerra Mundial hicieron de él un político realista. Su visión del papel de Alemania en Europa estaba profundamente influida por las dos Guerras Mundiales y la enemistad secular entre Alemania y Francia. Por consiguiente, se centró en el fomento de la idea de cooperación paneuropea, razón por la cual fue un gran defensor de la Comunidad Europea del Carbón y del Acero, propuesta el 9 de mayo de 1950 en la Declaración Schuman, y del posterior Tratado de la Comunidad Económica Europea en marzo de 1957. Las opiniones de Adenauer sobre Europa se basan en la idea de que la unidad europea era indispensable para alcanzar una paz y estabilidad duraderas; fiel a dicha línea de pensamiento, trabajó incansablemente para lograr la reconciliación entre Alemania y sus antiguos enemigos. Más tarde, en 1963, el Tratado del Elíseo, también llamado Tratado de Amistad, selló esta reconciliación. En él, Alemania y Francia sentaban una base firme para unas relaciones que pondrían fin a siglos de rivalidad. Gracias a su talento político, su determinación, su pragmatismo y su clara visión del papel de Alemania en una Europa unida, Adenauer logró que su país se convirtiera en la sociedad libre y democrática que conocemos hoy. Ahora estos valores no solo se dan por supuestos, sino que están profundamente arraigados en la sociedad alemana moderna. Konrad Adenauer es una de las figuras más notables de la historia europea. Para él, la unidad europea no solo significaba la paz, sino también el modo de reintegrar la Alemania de posguerra en la vida internacional.
Europa no sería como la conocemos en la actualidad sin la confianza que logró generar en otros Estados europeos mediante la coherencia de su política exterior. Sus compatriotas aún siguen reconociendo sus logros y, en 2003, lo nombraron: “el alemán más grande de todos los tiempos”. Merecido lo tiene, y es justo que el concepto sea uno y claro, pues las partes involucradas se han constituido en sinónimos:
Adenauer y la nueva Alemania. Emular darnos gobernantes con talla de Estadistas; es responsabilidad de cada ciudadano.

Publicado en - Semanales, 1- Lunes, Ayer y HoyComentarios (0)

EL ADOCTRINAMIENTO POLÍTICO RESPONSABLE, EVITARÍA MUCHOS MALES

Por Dr. Adrián Báez

Estimados lectores. Estamos convencidos que, los partidos políticos, deben de dar el mayor espacio posible a la juventud, no solamente por una cuestión de renovación -necesaria y siempre oportuna-, sino que también, por una apuesta al futuro compromiso que deberán asumir algún día, sea tan sólo con el voto (lo que no es poca cosa), como con la militancia; dos formas de ejercer el derecho-deber de participar en las cuestiones que hacen a la vida política del país, que, si son blindadas y munidas de herramientas de discernimiento, son mejores aún.
Desde hace algunos años, las colectividades vienen realizando (enhorabuena), elecciones juveniles en las que participan muchachos (hombres y mujeres), desde los 14 a los 29 años; éstas, han permitido que muchos vayan perfilándose como futuros líderes entre sus iguales, lo cual nos da un poco de respiro, ante la envejecida dirigencia (de todos los partidos), que representan tiempos diferentes y visiones distintas del mundo, la región y el propio Uruguay.
Ahora; renovación generacional, no siempre significa estar aggiornado; muchos jóvenes que en su momento eran “prometedores”, terminaron demostrando, más temprano que tarde, su absoluto conservadurismo, y lo que es peor, su anquilosamiento en viejas prácticas y mañas que, fueron en cierta medida, causantes del descreimiento de la ciudadanía.
Tuve y tengo el honor de conocer a muchos dirigentes de otras épocas, que sin embargo, a diario, nos enseñaron y enseñan a mirar hacia el porvenir; aduciendo que, si bien el ayer constituye algo que debe conocerse para saber en qué mundo vivimos y el por qué éste es como es; nuestro deber como “gurises”, es proyectarnos al mañana, tomando las experiencias de ese pasado, impulsándonos en el hoy.
Creemos que es harto importante para lograrlo, que las colectividades impartan a las nuevas generaciones, una sana enseñanza. La misma debería consistir, en primer lugar, en preguntar sencillamente, por qué se simpatiza con ese partido, y de ahí, arrancar, dependiendo de la respuesta. Saber qué es Uruguay; de dónde proviene; por qué se es colorado, blanco, izquierdista, y dentro de esas tendencias, batllista, herrerista, wilsonista, socialista, comunista, etc. Eso brindaría a ese futuro líder o militante, la amplitud de criterio para observar si realmente se siente consustanciado con ese ideal, esos valores y principios; dándosele la oportunidad (que al ser joven la tiene de mayor manera que un adulto y no corre el riesgo de ser catalogado de “panqueque”), de cambiar de rumbo si le place.
No es una tarea fácil, pero sí necesaria. No se puede admitir de alguien que pretende dirigir, que confunda el 18 de Julio con el 19 de Abril (o desconozca ambas fechas); o el tiempo de Rivera y Lavalleja, con el Neobatllismo. Un colorado, no puede desconocer a los Batlle, Grauert, Brum o Rivera; un frentista, no puede no saber quién fue Frugoni o Vivián Trías; un blanco, no puede sorprenderse con el nombre de Timoteo Aparicio, Berro, Giró o Diego Lamas; pues al hacerlo, no entenderá, será imposible que lo haga, cómo llegamos a ser el país que somos; y un político que desconozca la historia de su pueblo, desconoce la esencia del mismo y será, no tengamos dudas, un muy mal líder.
El joven, debe poder saber hacia qué horizonte tomar, y por qué defiende tal o cual pensamiento; sin mentiras ni intentos carentes de toda honestidad intelectual, de tergiversarle el pasado, estafándolo en su derrotero elegido; claro, esto es difícil y no todos los “profesores” ostentan dicha honestidad, pero si no se intenta…
El presente de nuestra política, nos demuestra cómo el uruguayo reniega de muchos malos hábitos de sus dirigentes; por eso, consideramos que el adoctrinamiento político responsable, evitaría muchos males.

Publicado en - Semanales, 1- Lunes, Ayer y HoyComentarios (0)

EL ÚLTIMO ACTO ARTIGUISTA, EN AUSENCIA DE ARTIGAS

Por Dr. Adrián Báez

Estimados lectores. Aprendiendo un poco de historia con la Profesora Ofelia Piegas, fuente inagotable de conocimientos, cuya palabra es siempre un enorme placer escuchar; nos indicaba que, fiel a la concepción jurídica heredada de la propia España, que se remontaba a los tiempos del Imperio Romano y el “ius abutendi” (derecho absoluto de propiedad); la Independencia de América se gestó en el pleno ejercicio de la soberanía –en el entendido de que el pueblo poseía la propiedad del Estado-, haciendo uso de las leyes fundamentales que estaban más allá del poder del Rey o de quien estuviera al frente del Estado, que posibilitaban que el poder se retrotrajera al pueblo, ante la vacante de la dirigencia, lo cual sucedió en España, tras la invasión napoleónica.

Con ese espíritu, la emancipación de las colonias se erigió, aunque parezca extraño, dentro de la más clara legalidad y cumplimiento al derecho español; lo que transformó a Artigas, en el verdadero e indudable revolucionario rioplatense y gran transgresor, ya que la llamada Revolución de Mayo y su Junta, no hizo más que apegarse a las normas de la Madre Patria; no teniendo en mente la Independencia del Virreinato, lo que sí plasmó Artigas en las Instrucciones del Año XIII, con la idea del abatimiento de la monarquía, la independencia y el federalismo.
Los Orientales, sin Artigas; abandonados por Montevideo; traicionados por Buenos Aires; invadidos por Portugal primero y Brasil después; continuaron estoicos su marcha hacia su libertad, entre el unitarismo y el federalismo, entre tirios y troyanos, arremetiendo contra el centralismo porteño y la dominación extranjera; sin claudicar de aquélla utopía que, se estaba logrando en territorio de las Provincias Unidas, y que se veía perdida en suelo de la vieja Banda Oriental.
Así se llegó al 25 de Agosto de 1825, cuando en la Piedra Alta, Florida, se reunió la Sala de Representantes, para aprobar las Leyes Fundamentales de la Florida: LEY DE INDEPENDENCIA: 1) Declara írritos, nulos, disueltos y de ningún valor para siempre todos los actos de incorporación, reconocimiento, aclamaciones y juramentos arrancados a los pueblos de la Provincia Oriental por la violencia de la fuerza, unida a la perfidia de los intrusos poderes de Portugal y el Brasil, que la han tiranizado, hollado y usurpado sus inalienables derechos, sujetándola al yugo de un absoluto despotismo desde el año 1817 hasta el presente de 1825 (…). 2) En consecuencia de la anterior declaración, reasumiendo la Provincia Oriental la plenitud de los derechos, libertades y prerrogativas inherentes a los demás pueblos de la tierra, se declara de hecho y de derecho libre e independiente del Rey de Portugal, del Emperador del Brasil y de cualquier otro del universo, y con amplio y pleno poder para darse las formas que en uso y ejercicio de su soberanía estime convenientes.
LEY DE UNION: En virtud de la soberanía ordinaria y extraordinaria que legalmente inviste (…) (la Sala de Representantes), declara que su voto general, constante, solemne y decidido es y debe ser por la unidad con las demás provincias argentinas a las que siempre perteneció por los vínculos más sagrados que el mundo conoce.
Que, por lo tanto, ha sancionado y decreta por ley fundamental, lo siguiente: queda la Provincia Oriental del Río de la Plata unida a las demás de este nombre en el territorio de Sud América por ser la libre y espontánea voluntad de los pueblos que la componen, manifestada por testimonios irrefragables y esfuerzos heroicos desde el primer período de la regeneración política de las Provincias.
LEY DEL PABELLON: Establecía, como enseña de la Provincia, un pabellón, (…) compuesto de tres franjas horizontales, celeste, blanco y punzó, por ahora, hasta tanto que incorporados los diputados de esta Provincia a la soberanía nacional, se enarbole el reconocido por el de las unidades del Río de la Plata a que pertenece.
Gran parte de la historiografía patria considera que, la verdadera razón de nuestra Independencia, radica en la propuesta del embajador británico, Lord John Ponsonby, de crear un estado independiente entre Argentina y Brasil, que pusiera fin a las controversias por éste territorio y no se continuase perjudicando los intereses comerciales del Imperio Británico; por lo cual ésta, no fue tal; aunque no se desconoce la indudable autonomía de un pueblo que, en el acierto o en el error, tomó decisiones claras sobre su destino, el que comenzó a trazar, no sin vaivenes, con la gesta heroica de la “Redota”, momento en el que se constituyó como Nación.
En base a dichos argumentos, los que compartimos, deberíamos considerar, sin más, que la Declaratoria de Independencia, fue el último acto artiguista, en ausencia de Artigas.

Publicado en - Semanales, 1- Lunes, Ayer y HoyComentarios (0)

162 AÑOS DEL NACIMIENTO DE BATLLE Y ORDÓÑEZ

Por Dr. Adrián Báez

Estimados lectores. Aprendiendo un poco de historia con la Profesora Ofelia Piegas, fuente inagotable de conocimientos, cuya palabra es siempre un enorme placer escuchar; nos indicaba que, fiel a la concepción jurídica heredada de la propia España, que se remontaba a los tiempos del Imperio Romano y el “ius abutendi” (derecho absoluto de propiedad); la Independencia de América se gestó en el pleno ejercicio de la soberanía –en el entendido de que el pueblo poseía la propiedad del Estado-, haciendo uso de las leyes fundamentales que estaban más allá del poder del Rey o de quien estuviera al frente del Estado, que posibilitaban que el poder se retrotrajera al pueblo, ante la vacante de la dirigencia, lo cual sucedió en España, tras la invasión napoleónica.
Con ese espíritu, la emancipación de las colonias se erigió, aunque parezca extraño, dentro de la más clara legalidad y cumplimiento al derecho español; lo que transformó a Artigas, en el verdadero e indudable revolucionario rioplatense y gran transgresor, ya que la llamada Revolución de Mayo y su Junta, no hizo más que apegarse a las normas de la Madre Patria; no teniendo en mente la Independencia del Virreinato, lo que sí plasmó Artigas en las Instrucciones del Año XIII, con la idea del abatimiento de la monarquía, la independencia y el federalismo.
Los Orientales, sin Artigas; abandonados por Montevideo; traicionados por Buenos Aires; invadidos por Portugal primero y Brasil después; continuaron estoicos su marcha hacia su libertad, entre el unitarismo y el federalismo, entre tirios y troyanos, arremetiendo contra el centralismo porteño y la dominación extranjera; sin claudicar de aquélla utopía que, se estaba logrando en territorio de las Provincias Unidas, y que se veía perdida en suelo de la vieja Banda Oriental.
Así se llegó al 25 de Agosto de 1825, cuando en la Piedra Alta, Florida, se reunió la Sala de Representantes, para aprobar las Leyes Fundamentales de la Florida: LEY DE INDEPENDENCIA: 1) Declara írritos, nulos, disueltos y de ningún valor para siempre todos los actos de incorporación, reconocimiento, aclamaciones y juramentos arrancados a los pueblos de la Provincia Oriental por la violencia de la fuerza, unida a la perfidia de los intrusos poderes de Portugal y el Brasil, que la han tiranizado, hollado y usurpado sus inalienables derechos, sujetándola al yugo de un absoluto despotismo desde el año 1817 hasta el presente de 1825 (…). 2) En consecuencia de la anterior declaración, reasumiendo la Provincia Oriental la plenitud de los derechos, libertades y prerrogativas inherentes a los demás pueblos de la tierra, se declara de hecho y de derecho libre e independiente del Rey de Portugal, del Emperador del Brasil y de cualquier otro del universo, y con amplio y pleno poder para darse las formas que en uso y ejercicio de su soberanía estime convenientes.
LEY DE UNION: En virtud de la soberanía ordinaria y extraordinaria que legalmente inviste (…) (la Sala de Representantes), declara que su voto general, constante, solemne y decidido es y debe ser por la unidad con las demás provincias argentinas a las que siempre perteneció por los vínculos más sagrados que el mundo conoce.
Que, por lo tanto, ha sancionado y decreta por ley fundamental, lo siguiente: queda la Provincia Oriental del Río de la Plata unida a las demás de este nombre en el territorio de Sud América por ser la libre y espontánea voluntad de los pueblos que la componen, manifestada por testimonios irrefragables y esfuerzos heroicos desde el primer período de la regeneración política de las Provincias.
LEY DEL PABELLON: Establecía, como enseña de la Provincia, un pabellón, (…) compuesto de tres franjas horizontales, celeste, blanco y punzó, por ahora, hasta tanto que incorporados los diputados de esta Provincia a la soberanía nacional, se enarbole el reconocido por el de las unidades del Río de la Plata a que pertenece.
Gran parte de la historiografía patria considera que, la verdadera razón de nuestra Independencia, radica en la propuesta del embajador británico, Lord John Ponsonby, de crear un estado independiente entre Argentina y Brasil, que pusiera fin a las controversias por éste territorio y no se continuase perjudicando los intereses comerciales del Imperio Británico; por lo cual ésta, no fue tal; aunque no se desconoce la indudable autonomía de un pueblo que, en el acierto o en el error, tomó decisiones claras sobre su destino, el que comenzó a trazar, no sin vaivenes, con la gesta heroica de la “Redota”, momento en el que se constituyó como Nación.
En base a dichos argumentos, los que compartimos, deberíamos considerar, sin más, que la Declaratoria de Independencia, fue el último acto artiguista, en ausencia de Artigas.

Publicado en - Semanales, 1- Lunes, Ayer y HoyComentarios (0)

ETERNOS AMIGOS DEL ASÍ NOMÁS

Por Dr. Adrián Báez

Estimados lectores. Nuevamente la educación sufre y sufrirá la indiferencia de gobernantes inmorales y necios, que bien saben la imperiosa necesidad que tiene el Uruguay de apostar con todas sus fuerzas a la preparación de su riqueza más sublime que es el capital humano, y, sin embargo, no habiéndoles alcanzado con años de derroche y de falta de una brújula que indicara el camino a seguir, dejando de realizar los cambios en una matriz educativa que lo pedía a gritos, ahora, prorratean, cosa que sabemos que tampoco se cumplirá, la entrega de los dineros destinados a ANEP y a la Universidad, para un futuro incierto y algo borroso, que llegará o no.
La educación, herramienta esencial para la obtención de la libertad de los seres humanos, pues les permite tomar su destino en sus propias manos y ser, eso mismo, ser; ha venido colapsando a diario, desde que se la considera un elemento de campaña electoral, más que como lo que es: el futuro.
Mucho hemos escuchado ya de los que ningunean al pueblo uruguayo con ridículas excusas del por qué no se concretan los hechos tan anunciados; vergüenza nos dan cuando tratan de aminorar la obvia preocupación que los seres pensantes sentimos en cuanto al derrumbe de lo que supo ser nuestro mayor orgullo como Nación, comparándonos con países de la región cuyas idiosincrasias distan muchísimo de la nuestra y, que por ende, no cuentan para aplacar la legítima indignación, pues no debe importarnos en el escalafón que se encuentren, sino en el que nos encontramos nosotros.
La izquierda ha deseado ser algo que no pudo, y ha ostentado un lugar que le quedó grande; no sin cómplices, que no son otros que aquellos que tampoco buscaron en estos años la real recuperación de la educación, sino que supieron utilizarla hipócritamente para perdurar en puestos retribuidos, cuando tuvieron que ser los principales interesados en luchar por la salvación de un patrimonio que no puede, no debe, tener color político partidario, y sí, muchísimo sentimiento patriótico.
Mal que les pese a muchos, por mucho que duela y que argumenten en su contra, pues es lo único que les resta hacer, ya que despilfarraron a troche y moche hermosas oportunidades económicas y de tiempo, y lo hecho, hecho está, y lo que no, no; lo último en educación que perdura y que se sumó a la hermosa idea de los Centros CAIF, y que dio reales oportunidades a los educando, permitiéndoles formarse también como docentes, tener un plato de comida con el que alimentarse, y muchos etcéteras más, fue la Reforma Educativa instaurada en la Segunda Presidencia del Dr. Julio María Sanguinetti (1995-2000).
A partir de 1995 el sistema educativo uruguayo experimentó un ambicioso programa de innovaciones tendiente a alcanzar dos objetivos: la mejora de la calidad de los aprendizajes y el fortalecimiento de la equidad en el acceso a la educación. La Reforma Educativa (tal como se la denominó desde el gobierno y la oposición) constituyó una de las principales apuestas del segundo mandato del Dr. Sanguinetti. La reforma uruguaya mantuvo una impronta centralista, se ubicó fundamentalmente del lado de la “oferta” educativa y apostó al fortalecimiento del sector público en las sucesivas fases del proceso, desde el diseño, a la implementación concreta de las políticas aplicadas. Las principales líneas de esta acción reformista, fueron las siguientes: la expansión de la oferta pública en educación inicial, apuntando a su universalización; el desarrollo de políticas compensatorias en educación básica o primaria (creación de escuelas de tiempo completo en sectores pobres); la reforma curricular de la educación media pública (junto con la extensión del horario y la concentración de las actividades de los profesores); así como el desarrollo de la formación docente a través de la creación de seis centros estatales regionales, descentralizados (CERP).
Este programa de reforma tuvo en sus inicios un apoyo político considerable, que incluyó a los sectores de la oposición de la izquierda. En virtud de los componentes evocados, el programa coincidía en mucho con las demandas y propuestas de los gremios de la enseñanza pública, pero, diferencias que no se pudieron o quisieron superar en pro de algo superior como la necesaria instauración de una Política de Estado Educativa, generó enfrentamientos que derivaron en marchas, ocupaciones de centros educativos y vaivenes que no capitalizaron una oportunidad presente de hacer lo que no se hizo más y que pudo consolidarse fehacientemente.
Aunque, sin la bonanza de los últimos 13 años; sin mayorías parlamentarias; sin los gremios 100% acólitos al gobierno; sin la demagogia adormecedora de la realidad; aquellos a los que tanto vapulearon, que tanto defenestraron y a los que le cargan todas las culpas, aún hoy, de lo peor del Uruguay; fueron los que sí se ocuparon de lo que no pudieron hacer los eternos amigos del así nomás.

Publicado en - Semanales, 1- Lunes, Ayer y HoyComentarios (0)

EL URUGUAY DE LAS DESCALIFICACIONES

Por Dr. Adrián Báez

Estimados lectores. En los últimos tiempos, Uruguay atraviesa un período de soberbia por parte de algunos de los actuales gobernantes, el partido político que lo sustenta y por determinados actores sociales, que se han respaldado en el ser izquierdista, para blandir la bandera de la autoridad mora, intelectual y filosófica, arremetiendo contra todo aquel que ose contradecir la doctrina; aún, los que hasta hace poco tiempo, fueron como ellos.
Meses atrás, el destacadísimo y reconocido humorista compatriota, Petru Valensky, fue blanco de duras críticas por parte de simpatizantes del gobierno, al apoyar la iniciativa llevada a cabo por el Senador nacionalista Jorge Larrañaga, quien pretende reformar la Constitución y crear una Guardia Nacional para combatir la inseguridad.
En los últimos días, el actor Franklyn Rodríguez, también fue atacado por las huestes frentistas, por haberse atrevido a criticar, en una entrevista que le concedió al semanario Voces el 16 de junio pasado. En ella se refirió duramente al programa “Socio Espectacular” del Teatro El Galpón y a figuras de izquierda como el expresidente José Mujica y a la exfiscal Mirtha Guianze (por este último caso pidió disculpas). Por esas declaraciones, la obra dirigida por Mario Morgan que Rodríguez estaba ensayando en esa misma institución -“El Nombre”- debió irse a preparar a otro lado, entre afirmaciones y desmentidos de haber sido declarado persona no grata. El 11 de julio, la Federación Uruguaya de Teatros Independientes (FUTI) respaldó a El Galpón. Y ahora la SUA (Sociedad Uruguaya de Actores), luego de estudiar el caso en su Comisión de Ética, tomó esta decisión, en el entendido que esas expresiones afectan la credibilidad y la actividad del sindicato y la profesión.
Pero también, recordemos la penosa arremetida que ha tenido que soportar la escritora Mercedes Vigil, firme detractora del actual gobierno, que llegó al colmo de promover que se le fuera retirado el galardón de Ciudadana Ilustre de Montevideo.
Y así, cuántos casos más de los que no nos hemos enterado, ni nos enteraremos. Situaciones en las que es mejor soportar calladamente la ira de los “administradores” de la verdad, con temor a que la represalia sea aun peor.
Ahora; en honor a la coherencia y en contra del doble discurso, debemos destacar que, del otro lado, del de los opositores al gobierno, ergo, la oposición, también se practica en muchos casos dicho autoritarismo.
En los partidos tradicionales, por ejemplo, no es raro ver que, si algún simpatizante de tal o cual corriente sale a la palestra pública a manifestar una opinión que no se encuentra alineada a la versión oficial, es objeto de los ataques de sus correligionarios; o sucede, hoy que ya comenzó el pre calentamiento electoral, que si surgen nuevos sectores o nuevos dirigentes con visiones diferentes, también sean vilipendiados por los que supuestamente son “compañeros”.
Ni que hablar de lo que sucede con la pésima educación que dan algunos padres a sus hijos cuando increpan violentamente a los docentes tras algún reto educando, sea en primaria o en secundaria. En fin.
La estructura social ha venido sistemáticamente siendo socavada, y vemos su consecuencia en la abominable pérdida de valores; entre ellos, el no debatir concienzudamente, y ante la discrepancia, combatir con la ignorancia, el insulto y la ordinariez intelectual.
Mientras que los que deben dar el ejemplo, como los señores y señoras de los que hicimos mención anteriormente, aumentan la enorme herida a la cultura nacional; el resto de los orientales, no podemos desalentarnos y debemos vencer a lo que quieren transformar en regla, pero que sabremos dejar en el área de las excepciones: el Uruguay de las descalificaciones.

Publicado en - Semanales, 1- Lunes, Ayer y HoyComentarios (0)

¿Y SI ENSEÑAMOS A LOS NIÑOS AQUELLO DE LOS TALENTOS Y VIRTUDES?

Por Dr. Adrián Báez

Estimados lectores. Ayer nos enteramos de una noticia que nos dejó desconcertados. En el afán que ha surgido en los últimos tiempos de disputarse el descubrimiento de la pólvora, se han propuesto varios cambios en el ambiente educativo, principalmente en el escolar.
La semana pasada, padres de alumnos sugirieron que se cambiara el color de la histórica, distintiva y democrática túnica blanca con su incondicional moña azul, por un verde que representara la defensa del medio ambiente y su conservación, palabras más, palabras menos. Afortunadamente, tanto las autoridades de la educación, como el mismísimo Presidente de la República, salieron al cruce, argumentando en contra de la idea, lo que nos tranquilizó, más allá de que es loable de vez en cuando, la discusión de si la moña, hoy, en pleno siglo XXI, cumpliría alguna otra función que la mera decoración para muchos pasada de moda y de época.
Lo nuevo, y también desconcertante por todo lo que significa, viene del lado de esas mismas autoridades que tuvieron buen tino, a nuestro entender, en el asunto de la túnica y la moña. La inspección de Primaria, propone pasar de la meritocracia a la democracia; quieren que el abanderado sea el más popular y no el mejor alumno. Sin palabras.
Se argumenta a favor de la propuesta, que la democracia y no la meritocracia es la guía del sistema político uruguayo. ¿Acaso la escuela no debería seguir la misma lógica para elegir a sus abanderados? Esa fue la pregunta que se hizo el equipo de Primaria y que llevó a una propuesta de cambio de la normativa. “La nueva concepción, como sucede en la vida real, es que todo alumno pueda ser elector y elegible”, explicó Milka Shannon, inspectora técnica.
Hoy los alumnos que llegan a quinto de escuela con calificaciones de muy bueno para arriba, con buena asistencia y conducta son candidatos a abanderado. Y a partir de esa selección se abre a la votación. Así lo dispuso una circular de 1990 que continúa vigente.
La nueva propuesta, en cambio, establece que la elección se haga en la primera quincena de marzo con todos los escolares que llegaron a sexto; sin importar sus notas ni su asistencia. Los alumnos votan y en base a los resultados se genera el ordenamiento. Luego se reparten las tres banderas —el Pabellón Nacional, la de Artigas y la de los Treinta y Tres Orientales— para cada acto.
Supongamos que hay seis actos en el año; “los seis niños más votados se alternarán sucesivamente para portar el Pabellón Nacional”, ejemplifica el tercer artículo del nuevo reglamento que está a estudio de los maestros. Los siguientes seis más votados llevarán la de Artigas y así sucesivamente. Salvo que en la clase haya muy pocos estudiantes, un mismo niño no puede repetir el rol. Cuando se agota el listado, se vuelve a empezar. Y cuando ni siquiera se llega al mínimo de abanderados de sexto año, típicamente en las escuelas rurales, pueden ser portadores los niños de otras generaciones. También hay excepciones para las escuelas que llevan el nombre de un país con el que Uruguay mantiene relaciones: agregarán tres abanderados para portar ese pabellón.
Así será la elección si prospera la iniciativa oficial: cuando un niño llega a sexto de escuela tiene que declarar si quiere ser abanderado o no. Entre aquellos que pretenden serlo, se arma la lista de votación. Un día la maestra establece un “cuarto secreto”. Cada alumno ingresa, toma el listado con los nombres y señala a tres compañeros que quiere como abanderados. Luego dobla la hoja y la coloca en un sobre “debidamente firmado por el presidente y secretario”; cierra el sobre y lo deposita en una urna “a la vista del presidente”. El reglamento señala que “si hubiera niños que no obtuvieron votos o en caso de empate, se los ordenará por sorteo”. El orden de votación es alfabético y por clase: 6°A, 6°B… Cuando termina la votación se realiza el escrutinio ante los delegados. Habrá dos actas: “Una por orden alfabético de los niños en cuyo margen se irán marcando los votos; y otra, la definitiva, en que se ordenarán los nombres según el resultado de la votación en orden decreciente”. Aunque suene a un juego de niños, la inspección técnica le ordena a la dirección de cada escuela que preste atención a que se cumplan debidamente todas las etapas y el justo procedimiento. En fin.
Para la inspectora Shannon “en la sociedad actual no debemos funcionar por premios”. Así como “cualquier persona tiene el derecho a ser presidente, todo alumno puede ser elector y elegible”, explicó. Ni siquiera la conducta, dijo, “debe ser un impedimento para el reconocimiento, porque en la práctica los propios compañeros no suelen apoyar a quien se porta mal”; confundiendo, la jerarca, absolutamente una cosa con otra, y desvirtuando lo que significa la imprescindible enseñanza de que ante el trabajo, el esfuerzo y la responsabilidad, se puede acceder a recompensas que estimulen la sana competencia, que el mundo real, y no el ficticio que parecería querer hacerse primar, le impondrá al hoy estudiante y mañana adulto, a fuerza de golpes, y para lo que debe estar preparado.
En tal sentido, hacemos nuestras las palabras del Diputado del Partido Colorado Ope Pasquet, quien al respecto manifestó que “la idea central de la figura de los abanderados es reconocer a quienes se destacan por su calificación, pero la iniciativa de Primaria abandona la idea de premiar el mérito; se quiere emparejar para abajo”.
Creemos que en la escuela se deben forjar ciudadanos que, en su adultez, sepan y puedan, con mejores herramientas, defender a esa democracia que hoy, siendo niños, poco entienden. Sería bueno que nos preguntemos, ¿y si enseñamos a los niños aquello de los talentos y virtudes?

Publicado en - Semanales, 1- Lunes, Ayer y HoyComentarios (0)

LA BANDERA BICOLOR (PARTE 2)

Por Dr. Adrián Báez

Estimados lectores. Continuando con la exposición de ciertos datos respecto de nuestra bandera, creemos necesario explicar el por qué, de los dos artículos realizados sobre la misma.
Consideramos harto importante, más para las futuras generaciones, el conocimiento de la historia e importancia del símbolo que nos une como Nación, por sobre toda diferencia ideológica, religiosa, étnica o de sexo, en un auténtico plano de igualdad republicana.
En cuanto al izamiento de la bandera, de acuerdo al decreto del 18 de febrero de 1952, es obligatorio todos los días festivos o de conmemoración cívica por las oficinas públicas y establecimientos fiscalizados por el Estado o con protección oficial, siéndolo diariamente en: Presidencia de la República; edificios de los Ministerios; barcos de la Marina Mercante, en cuanto no afecten las disposiciones vigentes, reglamentos de navegación o prácticas internacionales; Residencia del Presidente de la República; principales oficinas públicas que tengan relación con el tránsito internacional, situadas dentro de una distancia de cinco kilómetros de la frontera terrestre y fluvial del Río Uruguay.
Se permite, por otra parte, el uso del Pabellón Nacional por particulares sin autorización previa; estando prohibido el enarbolamiento de ninguna bandera que no sea la Uruguaya, en ningún edificio público o particular. Las Legaciones y Consulados extranjeros son los únicos que pueden izar sus respectivos pabellones en los edificios de su sede.
Por último, no podemos dejar de recordar la importancia que tienen dos homenajes, que por lo menos en una ocasión en su vida todo ciudadano natural o legal del Uruguay está obligado a prestar a nuestro mayor símbolo patrio, como lo son la Promesa de Fidelidad a la Bandera Nacional, tomada a los niños de primer año de escuela, junto al Juramento de Fidelidad a la misma, tomada a su vez a los alumnos de primer año del Liceo, cada 19 de junio, por disposición de la ley N° 9.935, del 14 de junio de 1940.
La obligación de la Jura, fue establecida por el artículo 28 de la ley N° 9.943, del 20 de julio de 1940, y decretos reglamentarios del 19 de diciembre de ese año y del 26 de mayo, 10 de junio y 1° de julio de 1943. Allí se establece que, todo ciudadano, natural o legal, está obligado a prestar Juramento de Fidelidad a la Bandera Nacional, en acto público y solemne. La Universidad y la Enseñanza Secundaria, así como todos los Institutos privados de enseñanza secundaria y profesional, dispondrán que en sus respectivos locales los alumnos presten ese juramento en idénticas condiciones.
Como dato a destacar, la falta de Juramento de Fidelidad a la Bandera acarrea sanciones. No se podrán expedir títulos profesionales o técnicos sin el cumplimiento de esa obligación. Asimismo, ningún ciudadano será admitido a desempeñar cargos en la Administración Pública sin haber justificado el cumplimiento de la obligación de Juramento de Fidelidad a la Bandera. A su vez, los institutos educativos oficiales omisos en organizar el acto de juramento pueden ser pasibles de sanciones administrativas y los privados pueden ser multados.
Promesa de Fidelidad a la Bandera:
¿Prometéis respetar y honrar esta Bandera que representa la dignidad, la soberanía y la gloriosa historia de nuestra Patria, la República Oriental del Uruguay?
A lo que, al prestar la promesa, se responde: ¡Sí, prometo!
En tanto, el correspondiente al Juramento de Fidelidad a la Bandera, reza:
¿Juráis honrar vuestra Patria, con la práctica constante de una vida digna, consagrada al ejercicio del bien para vosotros y vuestros semejantes; defender con sacrificio de vuestra vida, si fuere preciso, la Constitución y las Leyes de la República, el honor y la integridad de la Nación y sus instituciones democráticas, todo lo cual simboliza esta Bandera?
A lo que, al prestar el juramento, se responde: ¡Sí, juro!
Que dicha Promesa y Juramento sigan teniendo algún valor, constituye, en parte, una de las principales responsabilidades de los padres hacia sus hijos.
Quien esto escribe, padre de un pequeño de casi tres años, ansía la llegada del momento en que pueda transmitirle a ese futuro ciudadano, el real significado de dichas palabras y el compromiso patriótico de su cumplimiento, empapado en el orgulloso sentimiento de ser por encima de todo, Oriental.

Publicado en - Semanales, 1- Lunes, Ayer y HoyComentarios (0)

LA BANDERA BICOLOR (PARTE 1)

Por Dr. Adrián Báez

Estimados lectores. Cuántas veces nos habrá sucedido pasar por algún lugar donde se encuentre la bandera bicolor, y casi con un sentimiento de complicidad, aunque no nos demos cuenta, la saludamos con una rápida mirada, le sonreímos o agachamos la cabeza en reverencia; cuántas otras, la miramos maravillados y se nos enciende el alma al verla en cualquier lugar que aparezca, sea en la televisión porque se juega un partido, o al viajar al extranjero, encontrándola sorpresivamente. Estamos seguros que en muchas oportunidades, y que si bien, quizás no lo reconozcamos, forma parte de nuestra esencia y la llevamos como marca estampada en nuestro ser. En este último tiempo, el Mundial de Fútbol ha hecho blandir nuevamente con fervor a nuestro Pabellón; pero, ¿sabemos cuál es su significado, y cuál fue la evolución hasta llegar a ser lo que es hoy en día? La primera bandera de nuestro país, fue utilizada entre 1825 y 1828, cuando aún no nos habíamos constituido en República independiente. La misma se aprobó en el Congreso de la Florida, luego de que el Gral. Lavalleja convocara a los pueblos para que decidieran la formación de un Gobierno Provisional, el que después de elegido, bajo la presidencia de Manuel Calleros, comenzó a actuar el 14 de junio en dicha localidad, convocando a una Sala de Representantes de los cabildos de todos los pueblos de la provincia, la que inició sus funciones el 20 de agosto, presidida por Juan Francisco Larrobla.El 25 de agosto de 1825, dicha Asamblea declaró unánimemente la Independencia de la Provincia Oriental con respecto a Brasil, así como la unión a las Provincias Unidas del Río de la Plata y la creación del primer Pabellón Nacional, variante de la bandera de los Treinta y Tres Orientales, especificada en la llamada Ley de Pabellón que declaraba: “La bandera de la Provincia Oriental estará compuesto de tres franjas horizontales, celestes, blanca y punzó…” La Provincia Oriental eligió así su primer pabellón, conservando los colores de la época artiguista, aunque sin el lema “Libertad o muerte”, usándose posteriormente, el reconocido por las Provincias Unidas del Río de la Plata. Luego de la Independencia, se promulgaron nuevas normas, una de las que estableció el uso de la segunda bandera de Uruguay, utilizada entre 1828 y 1830. Cuando el 28 de agosto de 1828 se firmó la Convención Preliminar de Paz, en la cual se estableció la creación de un Estado independiente de Argentina y de Brasil en el territorio de la Banda Oriental; se marcó el nacimiento del Uruguay como país. Dicha Convención pautó que, los orientales habrían de elegir un Gobernador Provisorio y una Asamblea Constituyente, cuyas primeras reuniones se llevaron a cabo en San José de Mayo y en Villa Guadalupe (actual Canelones). Es allí donde el Gobernador Provisorio, Joaquín Suárez, planteó la necesidad de contar con un Pabellón Nacional propio, ya que hasta ese momento se utilizaba el de las Provincias Unidas del Río de la Plata.De tal manera, el 16 de diciembre de 1828 se aprobó por decreto-ley, la creación del Pabellón Nacional. Artículo único: “El Pabellón del Estado será blanco con nueve listas de color azul celeste horizontales y alternadas, dejando en el ángulo superior del lado del asta, un cuadrado blanco en el cual se colocará el sol”. Las nueve franjas azul-celestes representaban a los departamentos en los cuales se dividía el territorio uruguayo en esa época: Canelones, Cerro Largo, Colonia, Durazno, Maldonado, Montevideo, Paysandú, San José, y Soriano. Posteriormente, por ley del 12 de julio de 1830, la bandera fue modificada, reduciendo sus franjas a cuatro azules y cinco blancas, manteniendo la simbología de la representación de los departamentos. Pasaron los años, y finalmente, el decreto del 18 de febrero de 1952, especificó oficialmente que el dibujo del sol consistiría en un círculo radiante, con cara y orlado de 16 rayos (ocho rectos y ocho flamígeros intercalados), con un diámetro de 11/15 del cuadro blanco. Este sol, conocido como Sol de Mayo, es una representación del Dios del Sol Inca, Inti. Su denominación hace referencia a la Revolución de Mayo, ocurrida en la semana del 18 al 25 de mayo de 1810, que marcó el inicio del proceso de independencia de España de los actuales territorios que en ese momento formaban el Virreinato del Río de la Plata. Los colores del Pabellón Nacional uruguayo, están tomados de los colores de la bandera de las Provincias Unidas, creada por el Gral. Manuel Belgrano, quien había propuesto como color de las franjas, un azul próximo al turquesa porque era uno de los colores de la Casa de Borbón; pero, dado que por entonces era bastante difícil encontrar paños de color turquesa, se optó por utilizar provisoriamente el color azul o el color celeste.
En tanto, la disposición de los elementos está inspirada en la bandera de los Estados Unidos de América. Las nueve franjas horizontales que se distribuyen sobre el campo representan los primeros nueve departamentos del país. En la bandera de los Estados Unidos, las 13 franjas rojas y blancas distribuidas de forma alterna representaban las Trece Colonias británicas que proclamaron su independencia en 1776. En el caso de Uruguay el Sol de Mayo simbolizaría el vínculo con las Provincias Unidas del Río de la Plata.

Publicado en - Semanales, 1- Lunes, Ayer y HoyComentarios (0)

45 AÑOS DESPUÉS

Por Dr. Adrián Báez

Estimados lectores.
Se cumplieron 45 años del Golpe de Estado del 27 de Junio de 1973. Como sucede año a año, se compartieron distintas vivencias y visiones respecto a los acontecimientos de aquéllos años; se narraron hechos históricos conocidos por todos nosotros; anécdotas; opiniones políticas; reproches y algún que otro comentario de dudosa exactitud histórica, que procura distorsionar los hechos, con un clarísimo provecho proselitista.
Sin ser nuestro interés el entrar en la discusión ideológica sobre aquélla época, por una cuestión de respeto a los protagonistas que continúan vivos, quienes poseen sus legítimas razones para defender posturas y criterios; por respeto a las heridas que permanecen abiertas y son difíciles de cicatrizar de un lado y del otro; por respeto a una generación de compatriotas que en el lugar que la vida los colocó, defendieron la democracia y la libertad; pero por respeto, también, a otra generación de uruguayos, la nuestra, la que no debe ni puede cargar con culpas, odios y responsabilidades que no le quepan; es que sostenemos la necesidad imperiosa de atrevernos a pasar el umbral hacia el porvenir.
Deseamos ansiosamente que la página sea dada vuelta.
Anhelamos patrióticamente que se convoque a un gran Acuerdo Nacional, donde los partidos políticos, como fieles representantes de la democracia, zanjen para siempre, el desencuentro que nos ha dividido desde 1985.
Defendemos sin fisuras el pronunciamiento del pueblo en las urnas, el que fue desconocido por el Parlamento; pero, comprendemos de la misma manera, el derecho que tienen las familias de las víctimas de velar por ellos, en el entendido que, la Justicia, debe de ser pareja para todos, de acuerdo con nuestra Constitución, la que en su Artículo 8 reza: ”Todas las personas son iguales ante la ley (…)”.
Los años han pasado y los cucos de antaño quedaron en él; la historia y los hombres racionales, reconocen el esfuerzo de aquellos que apostaron a la pacificación nacional -muchas veces a contramano de los principios con los que comulgaban y comulgan-, tantas veces incomprendidos y otras cuantas malinterpretados.
El Uruguay, es un país joven, donde queda mucha carretera por recorrer.
Debe de ser la impronta del futuro, la que guíe los pasos a seguir; siempre en la comprensión de que no existen uruguayos buenos y malos; de que no los hay de una clase y de otra; de que somos por encima de todo, Orientales.
Por lo tanto, hacemos nuestras las palabras vertidas por el ex Senador Juan Martín Posadas –protagonista importante de aquellos años oscuros- quien en el camino de apostar a ese futuro, aludiendo al 27 de junio y a su recuerdo, manifestó: “Si para algo sirve traer a colación el 27 de junio es para revalorizar lo que tenemos, conjurar aquel ánimo descreído en la democracia y en los partidos, honrar a quienes se jugaron por esa parada, y cuidar con más respeto y menos palabrerío barato la libertad, la democracia, el derecho como norma, la democracia como espacio vital y la política como campo de tramitación de las diferencias”.
Si somos capaces, como pueblo, de saldar las deudas y cumplir con la construcción del porvenir, podremos orgullosos gritar al mundo que, supimos derrotar a una férrea dictadura, con esperanza y unidad, aunque lo hayamos conseguido, 45 años después.

Publicado en - Semanales, 1- Lunes, Ayer y HoyComentarios (0)

PRESIDENCIA DE JORGE BATLLE

Por Dr. Adrián Báez

Estimados lectores. Hoy concluimos con la visión que los presidentes uruguayos pos dictadura y pre gobiernos de izquierda, han manifestado respecto a sus administraciones. El compartir con ustedes estas síntesis, responde a la intención de que se pueda realizar una minuciosa comparación de los gobiernos nacionales de los últimos años, con los llevados adelante por los Dres. Sanguinetti, Lacalle y Batlle. El por qué o para qué, lo dejamos al fuero íntimo de cada uno, en el entendido que todos somos capaces de evaluar circunstancias, coyunturas y los consecuentes resultados que surgen de las mismas, y que se ven plasmados, en la mayoría de los casos, en obras, soluciones, y legados para el porvenir. En ésta oportunidad, ofrecemos la opinión que el Dr. Jorge Batlle tuvo de su mandato. “El gobierno que tuve el honor de presidir se fundó en una profunda fe en la función creadora de la libertad y una absoluta convicción de que la democracia se funda en la persona y a ella se destina. Fue ejercido con sentimiento ético-político: la ética de la libertad y del esfuerzo. Fue desde esa filosofía que quisimos resolver desde el inicio la cuestión de los desaparecidos, buscando la paz como estado del alma. Y fue con esa filosofía que sacamos al país de la crisis. No nos entregamos a la demagogia ni al mito. No hicimos de la libertad una bandera sino una costumbre. Obedecimos al sentimiento ético que generó la comunidad nacional mucho antes de que fuéramos independientes. La institucionalidad fue mantenida con firmeza pero sin crispación. Entregamos el país en paz y en libertad, con la caja en orden y sin necesidad de ajustes fiscales. La crisis bancaria y el corralito argentino nos golpearon como un tsunami. Perdimos el 50% de los depósitos. No podré olvidar jamás el día en que el representante de uno de los bancos extranjeros propietarios del Comercial me notificó que no cumplirían con sus obligaciones. Le expresé que su conducta merecía que el gobierno hiciera lo posible por mandarlo preso. Iniciamos los juicios correspondientes. Acudimos al Fondo Monetario, pero su representante, el señor Aninat, dijo que no teníamos otro camino que declarar la quiebra. Nuestra delegación en Estados Unidos me comunicó que no había nada que hacer allí. Le indiqué al embajador Hugo Fernández Faingold que se dirigiera al secretario del Tesoro y le hiciera saber que, de no resolverse, la crisis arrastraría a las instituciones. Esa misma noche, el embajador me comunicó que el presidente Bush había dado la orden de ayudar a Uruguay con un fuerte crédito puente. Nadie intervino en esa oportunidad, directa ni indirectamente, ante el presidente de Estados Unidos. Yo no halé con él. Fue una decisión personal que el Uruguay siempre tendrá que agradecer. Devolvimos el crédito de 1.500 millones de dólares en cuatro días. Cinco meses después, el país pudo colocar títulos en pesos uruguayos. En marzo de 2003 solo hubo una voz discordante: el líder del Frente Amplio, doctor Tabaré Vázquez, aconsejó la quiebra. Por suerte para el Uruguay y para él, no seguimos su consejo. Durante el período de gobierno también nos golpeó la aftosa. El primer embate llegó el 24 de abril de 2001. Poco antes de entrar a la Casa Blanca recibí una llamada diciéndome que el mal había llegado a Artigas. De inmediato comunicamos al mundo lo sucedido. Informamos a todos los destinatarios de las carnes uruguayas. Dijimos la verdad. Esa fue nuestra salvación. El segundo embate vino desde Argentina. A pesar de nuestros reclamos, el gobierno vecino negaba desde hacía un año que existiera la enfermedad. Cuando finalmente estalló, la aftosa fue un fuego: dos mil focos en pocos días. No teníamos vacuna. Como éramos un país libre de aftosa sin vacunación, no podíamos tenerla. Martín Aguirrezabala, por encargo del Ministro González, llamó al Gobernador de Entre Ríos (que no era el señor Busti) para pedirle que nos abasteciera. Su respuesta fue: “Para los orientales, primero los orientales”. Resolvimos la aftosa, contribuimos a modificar las reglas del mercado en la OIE, entramos nuevamente al mercado de Estados Unidos. Desde entonces, el Nafta es nuestro gran cliente. Nos esforzamos por incorporar al país al mundo globalizado. Logramos tratados de libre comercio con México y un gran acuerdo con China que generaron mercados para el citrus y la soja. Otro con Finlandia que garantizó sus inversiones industriales y el Acuerdo de Garantía de Inversiones con Estados Unidos. También concretamos la desgravación de los productos informáticos, las concesiones de tres puertos (Montevideo, Palmira y La Paloma) y del aeropuerto de Carrasco, así como la llamada “Mega-concesión”. Esas iniciativas fueron criticadas en s momento, pero hoy son mantenidas y alabadas. También impulsamos la apertura a la telefonía celular, la radicación de polos informáticos y de centros de investigación como el Instituto Pasteur, y la concreción del gasoducto con Argentina. Todos estos elementos, que en varios casos supusieron la continuación de políticas anteriores, permitieron que el producto agropecuario creciera como nunca. Fondo lechero, fondo arrocero, fondo de la granja, canje de deuda, financiación del gasoil sin intereses, silos, trazabilidad y cajas negras, mantenimiento de los reintegros, ausencias de retenciones y disminución de impuestos a la producción permitieron al país salir con fuerza de la crisis. Lo mismo se aplica a la apertura de Funsa, de la ex Sudamtex, del Molino Santa Rosa y del Hipódromo de Maroñas. La crisis no hizo que Uruguay descuidara el gasto social, que siguió siendo el más alto de América Latina. Se instrumentaron programas de atención a la infancia y a la familia, se aumentó el gasto dirigido a los más necesitados y se hizo una inversión considerable en el área de los asentamientos. Departamentos como Salto y Paysandú fueron testigos del cambio. En el área educativa se estimuló la formación de maestros y profesores en nuevas tecnologías, se introdujo la enseñanza del inglés en primaria, se siguió apoyando a las escuelas de tiempo completo y a los centros de formación docente en el interior. También se continuó el desarrollo de los bachilleratos tecnológicos en UTU. Llegado el final del período, entregamos el país en paz y con un 12 por ciento de crecimiento en el último año. Además generamos un clima de entendimiento con las autoridades electas. Durante los tres meses siguientes a las elecciones, proporcionamos toda la información que se nos solicitó. El gobierno que asumió en marzo de 2005 estaba en posesión de todo lo que necesitaba para iniciar sus tareas”.

Publicado en - Semanales, 1- Lunes, Ayer y HoyComentarios (0)