Día de los Mártires Estudiantiles: ¿sentimiento o propaganda?

Por Dr. Adrián Báez
Estimados lectores. Un año más, se recuerda el fallecimiento de Líber Arce, Susana Pintos, Hugo de los Santos y a tantos estudiantes que en la década del 60 luchaban por sus ideales, se comulguen o no con ellos, pero legítimos al fin.
Año a año, los estudiantes uruguayos, tanto de secundaria como de la universidad, realizan en todo el país, justos homenajes a estos jóvenes, que en tiempos difíciles y duros, no temieron enfrentarse a un Estado que reprimía (la discusión de la conveniencia o no de dicha represión es un tema a discutir, valga la redundancia), convencidos de que su lucha era una forma de “salvar” a su patria, con un valor admirable y digno de honesto respeto.
Nos alegra – pues fuimos militantes universitarios en nuestra época de estudiantes y sabemos lo que significa vibrar con los ideales con los que nos sentimos representados-, que la juventud recuerde a quienes de una forma u otra marcaron el camino de los deberes cívicos, en el entendido de que la única manera de lograr el progreso de una nación, es el compromiso de sus jóvenes, a quienes les está encargado la construcción del porvenir, al decir de Don José Batlle y Ordóñez.
Ahora bien. Recordar y tomar como guía a una o a varias personas que tuvieron el altruismo, poco común, de dar su vida por un ideal, significa honrarlos con el ejemplo, y actuar en consecuencia.
No vivimos los movidos años sesenta, pues somos de los años 80; pero imagino, intuyo, y me baso, en lo que la generación a la que sí le tocó pasar por dichos años turbulentos, muchas veces contaron: que luchaban por la libertad.
Precisamente, esa libertad que aquellos jóvenes reclamaban y por la que estaban dispuestos a todo, es la misma libertad que en el día de hoy el pueblo hermano de Venezuela reclama; la libertad que se les está negando a estudiantes que, como ellos (los recordados), anhelaban y pedían a gritos, por más que las circunstancias sean diferentes, lo que también es tema de vasta discusión.
Deseamos profundamente que, los muchachos que en el día de hoy alzarán sus voces y sus banderas –no importando el color partidario de las mismas-, enalteciendo las virtudes de nuestros muertos, pues son de todo el Uruguay y no de tal o cual divisa, recuerden también a los hermanos caribeños que están siendo detenidos, torturados, secuestrados, fusilados y vejados, por un régimen despótico y brutal.
Sería una verdadera pena que, dogmatizados por un argumento político-partidario vetusto y perimido, una instancia de homenaje y retrospección, se transforme -al no reconocer de una buena vez las penurias por la que está pasando Venezuela-, en una vil movilización cómplice, del ser más denigrante, despreciable y ruin, como lo es el actual Presidente de facto, ilegítimo y asesino, Nicolás Maduro.
Dios quiera que en la próxima columna -honestidad intelectual mediante-, debamos reconocer que nuestros temores, que son también de muchos, fueron tan sólo eso, y que la juventud que se movilizará por nuestros Mártires Estudiantiles, es consciente que, hoy más que nunca, su solidaridad con los de antaño, debe ser extendida a los del presente, y que la libertad es una sola, sea para ser usufructuada por los que piensan como uno, o sea también, con más razón, para los que piensan diferente.
Dios quiera que, en la próxima columna, no debamos afirmar la pregunta que nos surge hoy: día de los Mártires Estudiantiles: ¿sentimiento o propaganda?

Publicado en - Especiales Semanales, 1- Lunes, Ayer y HoyComentarios (0)

Sendic debe irse, pero por Juicio Político

Por Dr. Adrián Báez
Estimados lectores. La telenovela del Vicepresidente de la República, Raúl Sendic, ha rebasado, sin lugar a dudas, cualquier ficción que pudiera escribir el más connotado libretista; tanto es así, que hasta sus propios –antes defensores a ultranza- “compañeros”, hoy, consideran más apropiado su alejamiento, pues con éste, no continuaría salpicándose de barro a la coalición de izquierdas, y por ende, al gobierno mismo.
Mucho se ha hablado de los por qué, y creemos, estamos convencidos, que la mayoría de la ciudadanía, ya se encuentra hastiada por tanta alharaca, la cual no permite divisar un problema mayor y más profundo, como puede llegar a ser –pero puede evitarse- el debilitamiento de la institucionalidad.
Escuchar decir con tanta soltura que, la renuncia del Vicepresidente la debe de presentar al Presidente Vázquez; que se debe esperar al Plenario del Frente Amplio para que éste decida si amonesta y considera oportuno solicitarle u ordenarle que abandone su cargo (el cual fue otorgado por una importante mayoría de electores), y tantas sandeces más; hace que se nos ponga la piel de gallina.
No se puede actuar con tanta irresponsabilidad, pasando por alto y arremetiendo desconsideradamente contra la Constitución de la República, la cual establece específicamente el método apropiado para apartar a un gobernante de su cargo; no se puede manosear tan descaradamente la sacro santa institución Poder Legislativo, del cual el Vicepresidente es la cabeza (Presidente del Senado y de la Asamblea General); en fin, no se puede menospreciar y mucho menos no tener en cuenta las reglas del juego, dentro de las cuales entra, por lógica, el respeto a la legalidad.
Los artículos 93, 102 y 103 de nuestra Carta Magna expresamente establecen el Instituto del Juicio Político. ART 93: “Compete a la Cámara de Representantes el derecho exclusivo de acusar ante la Cámara de Senadores a los miembros de ambas Cámaras, al Presidente y el Vicepresidente de la República, a los Ministros de Estado, a los miembros de la Suprema Corte de Justicia, del Tribunal de lo Contencioso Administrativo, del Tribunal de Cuentas y de la Corte Electoral, por violación de la Constitución u otros delitos graves, después de haber conocido sobre ellos a petición de parte o de algunos de sus miembros y declarado haber lugar a la formación de causa”.
ART.102: “A la Cámara de Senadores corresponde abrir juicio público a los acusados por la Cámara de Representantes o la Junta Departamental, en su caso, y pronunciar sentencia al solo efecto de separarlos de sus cargos, por dos tercios de votos del total de sus componentes”.
ART. 103: “Los acusados, a quienes la Cámara de Senadores hayan separado de sus cargos de acuerdo con lo dispuesto en el artículo anterior, quedarán, no obstante, sujetos a juicio conforme a la ley”.
Como lo enseñara en Facultad de Derecho el prestigioso docente de Derecho Constitucional el Dr. José Korzeniak, “El juicio político en el Uruguay y, en casi todos los países, es un procedimiento parlamentario no legislativo, en el cual se juzga la responsabilidad político-penal de determinados gobernantes, con el efecto de que, si se le encuentra culpable, se le destituye o se le separa del cargo, quedando luego a disposición del Tribunal competente de la Justicia común (Justicia ordinaria”). En nuestra Constitución, el instituto está regido por los arts. 93, 102 y 103 (…)”. Prosigue el Catedrático: “La acusación es decidida por la Cámara de representantes, sin que requiera mayoría especial, cuando el acusado es un gobernante nacional (art. 93) (…)”.
“Los órganos políticos (Cámara de Representantes como “acusadora” y el Senado como Juez de “sentencia”), son los órganos que juzgan los delitos en el Juicio Político”.
Creemos en la Constitución y en las Leyes de nuestra República; creemos en el honor y en la responsabilidad que conlleva un puesto como el que ostenta el Sr. Vicepresidente. Somos defensores de las investiduras de la democracia, y por lo tanto, exigimos el formal cumplimiento de la norma; y si bien estamos seguros que le haría bien a la salud de la República que haya una actitud política que nos dé la esperanza que, para ocupar determinados sitios debemos ser merecedores de ellos y que quienes violen ese precepto serán castigados; también es cierto que no respaldamos que dicho castigo sea al margen de lo que corresponde y a cualquier precio. Ergo, Sendic debe irse, pero por Juicio Político.

Publicado en - Especiales Semanales, 1- Lunes, Ayer y HoyComentarios (0)

VENEZUELA SUFRE ANTE LA INDIFERENCIA DE URUGUAY

Por Dr. Adrián Báez
Estimados lectores. Más allá de los resultados obtenidos o que hayan podido obtenerse en las convocatorias a las urnas realizadas en la hermana República de Venezuela (y no utilizo el Bolivariana, pues ya es demasiado manosear el nombre del Libertador Bolívar), tanto a favor como en contra de la Dictadura Chavista; lo que me preocupa en

Adrián Baez.

Adrián Baez

demasía, es el cómo quedará la imagen de Uruguay ante la comunidad internacional, y la pasada de factura que, sin lugar a dudas, el destino nos cobrará llegado el momento, por cobardes, cómplices e hipócritas.
Claro, muchos de ustedes dirán, y con razón, que el silencio proviene por parte del gobierno izquierdista y que quienes avalan el avasallamiento de las libertades en Venezuela, son el Frente Amplio y sus acólitos; es verdad, gracias a Dios no todos los uruguayos defendemos ni con la acción (pues no militamos a favor), ni con la omisión (pues venimos alzando nuestra voz en contra desde larga data), la inhumana y terrible situación que está padeciendo desde hace años, ese queridísimo y hermoso país; ese mismo que, cuando Uruguay lloró sus lágrimas de sangre, acobijo a tantos –entre ellos izquierdistas que hoy no devuelven, como corresponde, tanta hospitalidad-, y que merece de todos quienes dicen llamarse demócratas, por lo menor, el apoyo a sus derechos conculcados, y el respeto a sus muertos. Pero, sucede que el gobierno no representa sólo a sus electores; nos representa, ante la opinión pública, a todos; y el día que -no lo permita la Divina Providencia-, lleguemos a precisar del respaldo de nuestros vecinos, será al Uruguay, al Estado uruguayo, a quien se le recriminará su postura vasalla y pro-chavista, y no se distinguirá a unos de otros, lamentablemente.
Podríamos hablar de la legalidad de las consultas; de si la mismísima Constitución votada en la época en que Chávez se encontraba en la cresta de la ola, ha sido violada o no por el despreciable Maduro; si la oposición tendría que tomar y buscar otro rumbo; si el diálogo –difícil cuando se reprime y mata impunemente por parte del Estado-, podría llegar a tener lugar; pero no lo haremos, y saben por qué; porque estamos convencidos que más temprano que tarde, ese vil despotismo, como reza el Himno de esa Patria, caerá, y con él el discurso mediocre y filo fascista de una parte de la izquierda latinoamericana que, disfrazada durante tantos años de “santa”, ha mostrado su real cara ante dicha coyuntura, que revela su verdadero ser y sentir.
Llamemos las cosas por su nombre; la izquierda mayoritaria en Uruguay ha traicionado el legado de hombres de la talla de Frugoni, Seregni, Lisandro, Michelini, y tantos otros que, con dolor, nos han ensordecido con su silencio, siendo que supieron ser adalides de las libertades, y no sabemos el por qué.
Sí, nos queda claro, que el Frente Amplio –Gobierno, no el de a pie, se encuentra indisolublemente ligado a la Dictadura por oscuros intereses; por eso, le negaron al Parlamento la posibilidad de investigar sus negocios, lo que tampoco nos amarga, pues ya se sabrá de qué se trataron, y ahí podremos advertir cuál es la verdadera causa de que Dinamarca huela tan mal.
Ahora; no dejaremos por un instante de remarcar y hacer recordar éste comportamiento carroñero -y utilizamos dicho término pues se argumenta sobre la carne de más de 11 muertos y miles de familias que sufren y padecen, quienes como nuestros compatriotas en la década del 70 y principios de la del 80, defendieron como pudieron, pero con convicción, la democracia herida de muerte-, al entender que es preciso tener memoria, pero siempre.
Uruguay le ha dado al mundo ejemplo de civismo, republicanismo y libertad; con ese espíritu y ese criterio de vida decimos y lo diremos siempre: Uruguay, en su enorme mayoría, repudia al Régimen Chavista; y debería pedir perdón al pueblo Venezolano, por la necia actitud de su pelafustán gobierno (el nuestro) que, alejado de la diplomacia, se escuda en ella para esconder su bajeza.
Él, será el único responsable de que soportemos el sayo que ya el mundo comenta asombrado: Venezuela sufre ante la indiferencia de Uruguay.

Publicado en Ayer y HoyComentarios (0)

NO FALTAN ALIMENTOS; SOBRA INMORALIDAD

Por Dr. Adrián Báez
Estimados lectores. Tras la realización de la cumbre semestral de Jefes de Estado del Mercosur, en la ciudad argentina de Mendoza, dicho organismo y la Organización de Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), acordaron impulsar acciones para erradicar el hambre, la malnutrición, la pobreza rural, y proteger al sector agrícola en los países del bloque suramericano
.”Lo que el Mercosur haga o deje de hacer en términos de su desarrollo agrícola tiene el potencial de afectar a gran parte del mundo. Por eso es tan importante el trabajo conjunto con estos países: son socios claves para alcanzar tanto el desarrollo sostenible como hambre cero”, señaló el representante regional del organismo de la ONU, Julio Berdegué.“También sostuvo y destacó que, el peso del sector agrícola en los países del bloque convierte a este en un “jugador de importancia planetaria”, por lo cual, la FAO prestará asistencia técnica a los miembros del Mercosur para que se impulsen acciones que contribuyan a acabar con el hambre, la pobreza rural y la malnutrición en la región.
“Los países del Mercosur han hecho enormes avances en la reducción del hambre en la últimas décadas”, apuntó Berdegué. “Sin embargo, no debemos olvidar que prácticamente la mitad de quienes sufren hambre en América Latina y el Caribe son ciudadanos y ciudadanas de América del Sur”, puntualizó.“Por su parte y durante el discurso de apertura de la cumbre, el presidente argentino, Mauricio Macri, afirmó que es “vital” que los países del bloque (Argentina, Paraguay, Brasil y Uruguay) se apoyen mutuamente para avanzar en las negociaciones agrícolas, que, a su juicio, “tanto” les afectan.“Para la FAO, este convenio ratifica la “alianza” que ambos organismos han desarrollado durante los últimos cuatro años, por la que se han promovido “múltiples iniciativas” de apoyo a la agricultura familiar.
De más está decir que, siempre será bienvenido todo esfuerzo que se realice para mitigar de forma eficaz y fidedigna, ese enorme y maldito flagelo que padecemos en el mundo, y que nos debería llenar de vergüenza, asco y remordimiento.
No podemos estar más de acuerdo con lo planteado en la mencionada cumbre; pues si tomamos dicha problemática enserio y con la profundidad que debe de ser tratada, es hora de que nos sinceremos y busquemos soluciones, pues no existe una sola, lógica y convincente explicación -hasta que se presente una argumentación sólida y creíble-, del por qué hay tantos compatriotas, sean estos uruguayos o de la Patria Grande de Bolívar (y conste que no soy Chavista), que sufren una hambruna inhumana, como la que observamos también en países de África o Asia.
En la era de los Derechos Humanos, donde se enarbolan banderas de redención, abogando por derechos que no dudamos tienen importancia, pero, olvidando asimismo otros tantos, tan o más importantes aún; y cuando los nuevos populismos (tanto de derechas como de izquierdas) se jactan de tener todas las soluciones a los dilemas coyunturales; no vemos una real consciencia al respecto, y lo que es peor, observamos un temible acostumbramiento, que nos inhibe de sentir compasión.
Nuestra Patria, Uruguay, cuyas praderas son envidiables en el mundo, conformada por verdes y fértiles campos, con la mayor reserva de agua del planeta; no puede permitir, no debe permitir, que un solo oriental, no posea el más elemental de los elementos vitales (valga la redundancia), junto con el agua potable, como lo es la comida.
Qué bueno sería, que en vez de discutir tantas sandeces mediocres y sin valor alguno, todos los partidos políticos y los gobiernos –los de acá y los de allá-, trazaran políticas de Estado que reviertan la penosa realidad.
Consideramos que la manera más justa de definir la inentendible situación por la que atraviesan muchos países -entre ellos los del Mercosur, a no olvidarlo, cuyos principales ingresos provienen paradójicamente de exportar alimentos-, fue expresada hace muchos años por ese gran republicano y mejor humanista que fue el expresidente de la República Argentina, el Dr. Raúl Alfonsín –a quien no se lo podrá nunca acusar de demagogo-, cuando sostuvo que en su país existía el hambre, no porque faltaran alimentos; sino, porque sobraba inmoralidad.
Nos hacemos eco de su inteligente reflexión, y la hacemos extensible a nuestro amado Uruguay. Aquí hay ciudadanos que padecen hambruna, y saben por qué; no porque falten alimentos; sino porque lisa y llanamente, también sobra inmoralidad.

Publicado en - Especiales Semanales, 1- Lunes, Ayer y HoyComentarios (1)

LA JURA DE LA CONSTITUCIÓN

Por Dr. Adrián Báez
Estimados lectores. Cuentan los historiadores, que a las 10:30 horas de la mañana de aquel 18 de Julio de 1830, el gobierno, encabezado por el Gobernador Provisorio y Capitán General Juan Antonio Lavalleja, salió del Fuerte (sede del gobierno, ubicado donde actualmente se encuentra la Plaza Zabala) con su cortejo, y se dirigió a la Iglesia Matriz

Adrián Baez.

Adrián Baez.

para asistir al Tedeum que se había dispuesto. Terminado el acto religioso, las autoridades se dirigieron al edificio que había sido erigido para el Cabildo de Montevideo, en uno de cuyos salones prestaron juramento a la Constitución, los miembros de la Asamblea General Constituyente y Legislativa del Estado, el Gobernador Provisorio y Capitán General Juan Antonio Lavalleja, los Ministros, el Cura Vicario, los Jefes de Tribunales y Oficinas y los Comandantes de Cuerpos y Jefes del Estado Mayor del Ejército. La ceremonia principal, sin embargo, se realizó por la tarde, en la actual Plaza Matriz – entonces denominada Plaza Mayor-, frente al edificio del Cabildo. Sobre uno de los lados de la plaza se habían formado las tropas militares al mando de los coroneles Manuel Oribe y Eugenio Garzón, vestidos con uniformes de gala coloridos. Cada integrante de la tropa prestó juramento a la Constitución frente a una cruz sostenida por un oficial, conformada por un fusil y un sable. Una ceremonia similar fue realizada, asimismo, en todas las ciudades y poblados de cierta importancia del interior del país.
Acto seguido, todos los civiles reunidos en la plaza, fueron invitados a subir sucesivamente a una tarima colocada frente al Cabildo, en cuyos balcones se encontraban las autoridades públicas, a prestar juramento de fidelidad a la Constitución, pasando frente al Alcalde Ordinario de Montevideo. El texto del juramento rezaba así: “¿Juráis a Dios y a la Patria cumplir y hacer cumplir en cuanto de Vos dependa, la Constitución del Estado Oriental del Uruguay sancionada el 10 de Setiembre de 1829 por los representantes de la Nación? ¿Juráis sostener y defender la forma de gobierno Representativo Republicano que establece la Constitución? Si así lo hiciérais Dios os ayudará; si no, Él y la Patria os lo demandarán?
Al presentar la Constitución, el constituyente José Ellauri expresó que, ella serviría para regir la vida política y civil de la Nación “si os resignáis a regir por ella vuestras conductas”. Terminado el acto del juramento general, tronó el cañón del viejo Fuerte de San José con una salva de 21 cañonazos, como anuncio al pueblo de que la Constitución de la República había sido solemnemente jurada.
Ésta estableció un estado unitario, republicano y confesional, donde la religión oficial era la católica. La ciudadanía estaba restringida a los propietarios y alfabetizados, excluyéndose a los asalariados y a los analfabetos, y por supuesto, de acuerdo a las costumbres de la época, a las mujeres.
Se trató de un instrumento jurídico avanzado, en un país que no se encontraba preparado para ello; transformándose en el texto constitucional de más larga permanencia, ya que recién fue modificado en 1917.
La Constitución contaba de 159 artículos, divididos en XII secciones, a su vez separadas en capítulos. Estaba precedida por una introducción o Preámbulo, donde se destacaba la importancia de Dios -en la concepción de los constitucionalistas-, ya que se lo consideraba como el inspirador de esa Ley Suprema, cuyos objetivos eran el bienestar general del pueblo, respetando su idiosincrasia, promoviendo la seguridad, la justicia, la libertad civil y política, la propiedad y la igualdad.
Qué bien le haría a nuestra República, que de vez en cuando, los gobernantes y dirigentes políticos recordaran dicho juramento, para así apegarse de mejor forma y debidamente a la Carta Magna; comprendiendo que, nadie, absolutamente nadie, puede ni debe considerarse por encima de lo que ella y las leyes establecen, al no existir gobierno, colectividad política, líderes, dirigentes ni ciudadanos, que sean mejores ni superiores, a los mandamientos que nos rigen y debieran seguir haciéndolo; no siendo de recibo los rebuscados argumentos que surgen ante claras violaciones a los mismos, por más insignificantes que se crea que son. Ese es el verdadero espíritu republicano y democrático; no hay otro.

Publicado en Ayer y HoyComentarios (0)

¿SIRVE DE ALGO EL CONSEJO DE MINISTROS ITINERANTE?

Por Dr. Adrián Báez
Estimados lectores. La Ministra de Educación y Cultura, María Julia Muñoz, al participar de reuniones con diferentes representantes de la comunidad del Departamento de Cerro Largo, previas al Consejo de Ministros que se reunirá en el día de hoy en la ciudad de Melo, manifestó que: «La construcción de liceos es una necesidad en todo el país, porque el Gobierno apuesta en la universalización de la enseñanza media». Al mismo tiempo, respecto a la situación edilicia de los liceos, la Ministra señaló que es clara la necesidad de nuevos locales, cuando se observa que hay más de 2.200 escuelas y los liceos no llegan a 400. Asimismo, la jerarca en reunión con el sindicato docente de dicho Departamento, les manifestó las aspiraciones del Gobierno de que los grupos sean más chicos, que los profesores perciban «un salario digno» y la idea de llegar al 6 % del Producto Interno Bruto (PIB) para la educación. Finalmente, la titular de la cartera de Educación expresó que ya tienen fechas previstas para la construcción de nuevos liceos, otros se encuentran en llamados para Participación Público Privada (PPP) y que todos los previstos se finalizarían antes de 2020.
Una vez más los anuncios son rimbombantes y similares a los que hemos escuchado a lo largo y ancho del país, cada vez que el Presidente y sus Ministros, recorren el interior, promocionando vaya uno a saber qué, cuando pasa el tiempo y tanto los reclamos efectuados por el “pueblo”, al que dicen escuchar en esas instancias, quedan en la nada, ahondándose las problemáticas y quedando la mayoría en el olvido, razón por la cual varios sectores productivos y comerciales del lugar, adelantaron que no concurrirán y no solicitaron reuniones con los Ministros de sus respectivas áreas, en señal de protesta.
Por supuesto que estamos a favor y damos la bienvenida a toda obra que permita avanzar en un alicaído panorama edilicio, por aquello de que más vale tarde que nunca; sucede que, simplemente, nos parece harto complicado que se lleven a cabo, sea por medios públicos o asociándose con lo privado, pues si no se ejecutaron en plena etapa de bonanza y despegue económico, hoy en día, que vemos como el Estado se viene apretando sistemáticamente el cinturón, tras una década de despilfarro, nos aparece la legítima duda y con ella el pesimismo, que ojalá, sea desautorizado con hechos y concreciones.
El Gobierno intenta por medio de la realización del Consejo de Ministro fuera de la capital, vender la imagen de que está cerca del ciudadano; no estamos en contra de la idea, que nos parece buena para que el que detenta el poder se de un baño de realidad; pero nos parece una tomada de pelo y una subestimación de la inteligencia de los compatriotas, que se desplieguen recursos para hacerlo y se haga una puesta en escena que, no busca otro cometido que el proselitista, en vez del lógico y mucho más leal de saber fidedignamente las carencias existentes, para actuar en consecuencia.
Dicha metodología la hemos visto en varios países latinoamericanos donde los gobernantes arengan al pueblo sobre las virtudes sacramentales del “progresismo”, achacándole culpas de sus inoperancias e incapacidades a la oposición de cada país y al fabuloso complot internacional para combatirlos.
No he visto, nobleza obliga aclarar, semejante desfachatez en los Consejos de Ministros en Uruguay; lo que no quita que se haga un evidente uso y muchas veces abuso de un populismo triste y de pequeñez intelectual a la uruguaya, que más que construir o sostener una buena imagen del quehacer político, lo denigra y envilece, en momentos en que dicho espectro necesita credibilidad ante la opinión pública.
No decimos que no se haya cumplido alguna que otra promesa; lo que sostenemos, sin temor a equivocarnos, es que así como el Sr. Presidente, tan suelto de cuerpo, afirmó ante una desolada Dolores, que el empeño de su gobierno la había dejado en mejores condiciones de las que se encontraba antes del tornado, siendo que aún muchos no han encontrado una solución habitacional y su liceo continúa a la intemperie; de la misma forma, el Primer Mandatario se hace trampa al solitario –a sabiendas o no-, y nos la hace a todos los uruguayos, al creer que con su hablar pausado y con tono de docente erudito, continúa convenciéndonos de que ha hecho algo fructífero por Uruguay, que lo sobreviva y eleve a la condición de Estadista.
Cuando habla, la embarra; y cuando envía a sus pésimos emisarios como la célebre Ministra todo terreno, más aún.
Ergo, nos preguntamos: ¿sirve de algo el Consejo de Ministros itinerante?

Publicado en - Especiales Semanales, 1- Lunes, Ayer y HoyComentarios (0)

¿CUÁNDO SE HABLARÁ DE MERITOCRACIA?

Por Dr. Adrián Báez
Estimados lectores. Expertos de diversos sectores de la Universidad de la República, estudian la viabilidad de otorgar una renta básica universal a cada uruguayo. El proyecto fue lanzado por el secretario de Derechos Humanos (DD.HH.), Nelson Villarreal, quien declaró que su objetivo consiste en dar un sustento mínimo a todos los ciudadanos y que la idea se integre en la agenda para que «la política pública lo tenga como un horizonte de mediano y largo plazo», adelantando que, «el año que viene se comenzarán a generar resultados y propuestas».
Al beneficio se accedería indiferentemente de la condición social, tratándose de una materia «que está emergiendo en distintas partes del mundo debido a las transformaciones tecnológicas, la robotización y la destrucción de empleo», manifestaron los propulsores de la propuesta.
El criterio no es nuevo; ya fue mencionado en el siglo XVII durante la Primera Revolución Industrial en Inglaterra, pero, se cree que es una idea que se va a tener que implantar para proteger a las personas durante la Cuarta Revolución Industrial o «robotización en distintos niveles».
Con respecto a cuándo se podrá implantar esta medida en Uruguay, se prevé que el país tiene un plan al 2030 – 2050, pero también, otros piensan que en 2020 se podría empezar con un proceso focalizado.
Entre ellos se encuentra el economista y político frenteamplista Daniel Olesker (ex ministro del MIDES), quien considera que el grupo de estudio debería «trabajar más de aquí al año que viene la implementación para poder incorporarlo en el programa del Gobierno» para el período 2020-2025. Dicha implementación, según Olesker, no debe de ser un instrumento que anule otros derechos sociales, como el desempleo o la jubilación, pero sí, para la financiación, se podría optar por suprimir la asignación familiar, una ayuda que reciben cerca de 400.000 niños en situación de pobreza en la actualidad.
Asimismo, se señaló que hay que aplicar una reforma tributaria un poquito más adecuada a estos tiempos, expresando Olesker que «el país tiene margen para incrementar su presión tributaria, en particular en los impuestos al capital, para financiar un proceso gradual de implementación de la medida».
Aunque la renta básica tiene un carácter universal, los investigadores señalaron que lo ideal sería empezar con un grupo concreto y luego ir ampliándolo al resto de la sociedad. Habría varias opciones y propuestas que hablan de iniciar la primera etapa para los menores de 18 años -lugar donde se concentraría la mayor parte de la pobreza- y la otra alternativa es empezar en ambas puntas, es decir, para los mayores de 65 o 70 años y para los menores.
En lo referente al monto de esta renta básica, todos los expertos señalaron que aún no se puede especificar una cantidad concreta, pero que se tomaría como referente el salario mínimo nacional, $ 12.265 (unos 433 dólares), y la línea de pobreza del país.
Otra de las ventajas que podría tener esta implementación salarial, es que ayudaría a repensar el tema de la protección social, “lo cual es una buena solución para la alta tasa de informalidad que existe en América Latina”, agregándose que esta medida debe estar ligada a «incentivos para la innovación y la creatividad», y que es por ello, que el Estado tiene que «motivar» al ciudadano.
Ahora; nos gustaría que nos explicaran cómo fomentarán la “innovación y la creatividad”, cuando estamos frente a un panorama educativo que se encuentra al rojo vivo, con niños y adolescentes que no califican en aspectos básicos y esenciales como la ortografía, aritmética y lectura, por un lado; y por el otro, si la aplicación de dicha medida tiene en cuenta las disposiciones legales vigentes desde el punto de vista laboral y en cuanto a las condiciones exigidas para ser beneficiario de tal o cual prestación.
Son algunas de las tantas preguntas que nos hacemos; pues ante otra Rendición de Cuentas polémica, volvemos a oír el legítimo reclamo de más presupuesto para la educación, pero nunca percibimos movimiento en cuanto a comenzar un serio trabajo por la calidad educativa; al mismo tiempo que observamos la lucha de los “cincuentones” que apelan a poder vivir dignamente. En fin…
Frente a complejas problemáticas, la respuesta más fácil es siempre la misma: repartamos más dinero. Por ende, la última pregunta a formular es: ¿cuándo se hablará de meritocracia?

Publicado en - Especiales Semanales, 1- Lunes, Ayer y HoyComentarios (0)

EL GOLPE DE ESTADO Y EL MAÑANA

Estimados lectores. Se cumplen 44 años del Golpe de Estado del 27 de Junio de 1973. Con motivo de la fecha, como sucede año a año, se compartirán distintas vivencias y visiones respecto a los acontecimientos de aquellos años; se narrarán hechos históricos conocidos por todos nosotros; anécdotas; opiniones políticas; reproches y algún que otro comentario de dudosa exactitud histórica, que procura distorsionar los hechos, con un clarísimo provecho proselitista. Sin ser nuestro interés el entrar en la discusión ideológica sobre aquella época, por una cuestión de respeto a los protagonistas que continúan vivos, quienes poseen sus legítimas razones para defender posturas y criterios; por respeto a las heridas que permanecen abiertas y son difíciles de cicatrizar de un lado y del otro; por respeto a una generación de compatriotas que en el lugar que la vida los colocó, defendieron la democracia y la libertad; pero por respeto, también, a otra generación de uruguayos, la nuestra, la que no debe ni puede cargar con culpas, odios y responsabilidades que no le quepan; es que sostenemos la necesidad imperiosa de atrevernos a pasar el umbral hacia el porvenir. Deseamos ansiosamente que la página sea dada vuelta. Anhelamos patrióticamente que se convoque a un gran Acuerdo Nacional, donde los partidos políticos, como fieles representantes de la democracia, zanjen para siempre, el desencuentro que nos ha dividido desde 1985.
Defendemos sin fisuras el pronunciamiento del pueblo en las urnas, el que fue desconocido por el Parlamento; pero comprendemos de la misma manera, el derecho que tienen las familias de las víctimas, de velar por ellos, en el entendido que, la Justicia, debe de ser pareja para todos, de acuerdo con nuestra Constitución, la que en su Artículo 8 reza:”Todas las personas son iguales ante la ley (…)”.
Los años han pasado y los cucos de antaño quedaron en él; la historia y los hombres racionales, reconocen el esfuerzo de aquellos que apostaron a la pacificación nacional -muchas veces a contramano de los principios con los que comulgaban y comulgan-, tantas veces incomprendidos y otras cuantas malinterpretados.
El Uruguay es un país joven, donde queda mucha carretera por recorrer. Debe de ser la impronta del futuro, la que guíe los pasos a seguir, siempre en la comprensión de que no existen uruguayos buenos y malos; de que no los hay de una clase y de otra; de que somos por encima de todo, Orientales.
Por lo tanto, hacemos nuestras las palabras vertidas por el ex Senador Juan Martín Posadas –protagonista importante de aquellos años oscuros- quien en el camino de apostar a ese futuro, aludiendo al 27 de junio y a su recuerdo, manifestó: “Si para algo sirve traer a colación el 27 de junio es para revalorizar lo que tenemos, conjurar aquel ánimo descreído en la democracia y en los partidos, honrar a quienes se jugaron por esa parada, y cuidar con más respeto y menos palabrerío barato la libertad, la democracia, el derecho como norma, la democracia como espacio vital y la política como campo de tramitación de las diferencias”.
Si somos capaces, como pueblo, de saldar las deudas y cumplir con la construcción del porvenir, podremos orgullosos gritar al mundo que, supimos derrotar a una férrea dictadura, con esperanza y unidad, aunque lo hayamos conseguido, 44 años después.
La elección es una y es clara; sus contrincantes son dos y muy diferentes: el Golpe de Estado y el mañana.

Publicado en - Especiales Semanales, 1- Lunes, Ayer y HoyComentarios (0)

EL MÁS GRANDE DE LOS ORIENTALES

Por Dr. Adrián Báez
Estimados lectores. Al hablar del Gral. Artigas, lo hacemos con cierta solemnidad; pero lamentablemente el respeto que proferimos a su vasta obra, es menguada; la que ha quedado estampada en esas Instrucciones del Año XIII y que supieron ser, al decir de Juan Zorrilla de San Martín: “La más monumental construcción de la autonomía de las Provincias del Río de la Plata dentro de una gran República Democrático Federal. Y constituyen la Carta Magna, el Código, la Credencial, el Mandato Imperativo de nuestra independencia”.
La historia que rodea a nuestro Prócer es rica en todo sentido, mucho hay para destacar de su accionar como primer y único libertador en promulgar a la democracia como sistema de gobierno, fiel al soberano por derecho propio: el pueblo.
Su credo es bastión de una Nación; aquélla que todo lo abandonó y transcurrió por el sacrificado trillo del Éxodo o Redota; la que nos une como compatriotas por encima de diferencias ideológicas y sabe ser una sola, en momentos de engrandecer su legado.
Los Orientales, y con más razón las nuevas generaciones, debemos conocer y recordar su magnífico discurso de aquel 5 de Abril de 1813 y que la posteridad conoce como la “ORACION INAUGURAL”, como justa manera de homenajearlo; como guía y meta de sus nobles aspiraciones patrióticas.
Artigas al Pueblo Oriental:
“Ciudadanos: el resultado de la campaña pasada me puso al frente de vosotros por el voto sagrado de vuestra voluntad general. Hemos recorrido diez y siete meses cubiertos de la gloria y la miseria, y tengo la honra de volver a hablaros en la segunda vez que hacéis el uso de vuestra soberanía. Mi autoridad emana de vosotros y ella cesa por vuestra presencia soberana. Vosotros estáis en el pleno goce de vuestros derechos. Ved ahí el fruto de mis ansias y desvelos. Nuestra historia es la de los héroes. El carácter constante y sostenido que hemos ostentado en los diferentes lances que ocurrieron, anunció al mundo la época de la grandeza. Cenizas y ruina, sangre y desolación. Ved ahí el cuadro de la Banda Oriental y el precio costoso de su regeneración. Pero ella es pueblo libre.
La Asamblea General, tantas veces anunciada, empezó ya sus funciones. Su reconocimiento nos ha sido ordenado. Resolver sobre ese particular ha dado motivo a esta congregación, porque yo ofendería vuestro carácter y el mío, vulnerando enormemente vuestros derechos sagrados, si pasase a resolver por mí una materia reservada sólo a vosotros.
Ciudadanos: los pueblos deben ser libres. Su carácter debe ser su único objeto y formar el motivo de su celo. Por desgracia va a contar tres años nuestra revolución y aun falta una salvaguardia general al derecho popular. Toda clase de precaución debe prodigarse cuando se trata de fijar vuestro destino. Es muy veleidosa la probidad de los hombres; sólo el freno de la Constitución puede afirmarla. La energía es el recurso de las almas grandes. No hay un solo golpe de energía que no sea marcado con laurel. ¿Qué glorias no habéis adquirido ostentando esa virtud?
Orientales: visitad las cenizas de nuestros ciudadanos. ¡Que ellas, desde lo hondo de sus sepulcros, no nos amenacen con la vergüenza de una sangre que vertieron para hacerla servir a nuestra grandeza!”.
Al conmemorarse un año más de su natalicio; su obra perdura, con la vigencia de ayer. Como sus legítimos herederos, preservémosla, aggiornándola al presente, y así poder ganarnos el derecho de venerar con los hechos, a éste nuestro Artigas, el más grande de los Orientales.

Publicado en - Especiales Semanales, 1- Lunes, Ayer y HoyComentarios (0)

EL RÍO URUGUAY NOS REVELA LA VERDAD

Por Dr. Adrián Báez
Estimados lectores. La triste situación que viene sufriendo parte de la población salteña a causa de las inundaciones –una vez más-, nos deja un sabor amargo por varias razones.
En primer lugar, sabido es que no se trata tan solo de la inundación misma y el desplazamiento de las familias de sus hogares, con todo lo que ello implica, sino que además se suma la complejísima disyuntiva del “dónde parar”; algunos lo pueden hacer en casas de parientes, amigos, en los albergues dispuestos para la ocasión, consiguen alquilar provisoriamente alguna vivienda cerca o lejos, pero otros, deciden –y se entiende-, quedarse en las inmediaciones de sus domicilios tratando de salvaguardar sus pertenencias (o lo que sobran de ellas, si no les dio el tiempo para retirarlas en su totalidad); surgiendo en cualquiera de dichas opciones, las difíciles condiciones de sobrellevar el momento, con carencias producto de la improvisación forzada, que desanima y hace desfallecer –aunque sea por un momento- al espíritu más sólido y voluntarioso.
También, aparece la problemática del “después”, luego que las aguas vuelven a su cause y los damnificados deben enfrentar la realidad con la que se encuentran en sus fincas, donde el estrago provocado suele ser vasto y caro, aparejando, sin lugar a dudas, una desorganización familiar y económica de suma importancia y una preocupación de envergadura, resultado también del cansancio por la reiteración más o menos prolongada de la vivencia, y del esfuerzo y sacrificio puesto al servicio de la mitigación de los daños (edilicios y morales).
Por otro lado, se dejan traslucir las “verdades” latentes en una sociedad que trata de que pasen inadvertidas, pero que la sabiduría de la naturaleza se empeña una y otra vez en señalarnos de vez en cuando, hijas de una pobreza que existe y se acrecienta ante este tipo de catástrofes, lo que nos hace pensar que la cosa no está tan bien como nos dicen que está, y anhelar, al mismo tiempo, llegar a estarlo. Porque nos damos por enterados de las poco saludables condiciones en las que viven muchos coterráneos, en dichas instancias de premura y de obligatoria solidaridad (ésta siempre bienvenida aunque sea de dicha forma); cuando las mismas están allí desde hace mucho, y seguirán estando en cuanto todo vuelva a la normalidad.
En tanto, nos preguntamos y damos de bruces con otra parte del mismo problema, que es el por qué dichos compatriotas no se mudan a lugares más protegidos, evitando de esa manera la repetición del sufrimiento. Muchos nos lo cuestionamos y al mismo tiempo nos respondemos que, no es nada fácil desarraigarse de la zona que nos vio nacer, crecer y transitar muchos buenos y malos momentos; que quizás sí sea esa la solución, pero que las circunstancias son adversas y el único remedio es quedarse, acostumbrarse y sobrellevarlo con hidalguía –si es la palabra correcta para definir la actitud-; en fin, hay que vivirlo para comprenderlo, siendo inválida la crítica apresurada y desmedida en la que solemos caer.
Pero, tampoco podemos olvidarnos de la enorme responsabilidad que le quepa al siempre presente y a su vez ausente Estado uruguayo (gobierno nacional, departamental, entes, etc.), en el que desde larga data se discute infructuosamente sobre la conveniencia o no de invertir en importantes obras que frenen el avance del agua por los dos arroyos que dividen en tres a la ciudad. Sabemos que, no hace mucho se presentó a los gobernantes de turno una posible solución, la cual, obviamente, requeriría de cuantiosos recursos, pero que posibilitaría que el río y los arroyos Ceibal y Sauzal no significaran más un enorme dolor de cabeza.
La cuestión es siempre la misma, saber a ciencia cierta si realmente interesa la mejor calidad de vida de una importante porción de la población, apostando a lo importante y primordial, o simplemente se prefiere seguir padeciendo penosos sucesos que podrían ser revertidos, con la ya perimida excusa de ¡cuesta mucho! La ciudad y los salteños se merecen que se tomen cartas en el asunto; los que, llegado el momento, así como han demostrado tener fuerzas para conseguir imposibles, deberán actuar con el mismo ímpetu para lograr una hazaña mas; pues, llegará el día en que no se pueda hacer más la vista gorda al respecto. Mientras tanto, el Río Uruguay nos revela la verdad.

Publicado en 1- Lunes, Ayer y HoyComentarios (1)

ADENAUER Y LA NUEVA ALEMANIA

Por Dr. Adrián Báez
Estimados lectores. Somos de los que creemos firmemente en las bondades que natura le ha entregado a nuestro bellísimo país; pero también, y con similar firmeza, estamos convencidos que si las mismas fueran valoradas y consecuentemente explotadas –en el buen sentido de la palabra-, con voluntad y decisión, Uruguay se potenciaría en su real dimensión.
Ejemplos en el mundo existen y en demasía; naciones que sufrieron catástrofes naturales o enfrentamientos armados que las dejaron al borde de la desaparición –circunstancias que gracias a Dios nunca hemos padecido-, lo que no se constituyó en una excusa para erguirse con determinación y visión de futuro, y así resurgir. Uno de dichos pueblos ha sido el alemán, que indiscutiblemente supo tener al frente de ese momento tan difícil del “levántate y anda”, a un hombre de la talla de Konrad Adenauer, prototipo del auténtico líder y estadista.
El primer Canciller de la República Federal de Alemania, que estuvo al frente del nuevo Estado desde 1949 a 1963, influyó más que nadie en la historia alemana y europea de la posguerra.
Como muchos políticos de su generación, Adenauer se convenció, tras la Primera Guerra Mundial, de que una paz duradera solo podría lograrse con una Europa unida. Sus vivencias durante el Tercer Reich (fue apartado de su cargo de Alcalde de Colonia por los nazis), y todos los sucesos ya conocidos, lo reafirmó en esta opinión.
En los seis años que transcurrieron entre 1949 y 1955, Adenauer logró una serie de objetivos trascendentales en política exterior que vincularon el futuro de Alemania a la alianza occidental: ingreso en el Consejo de Europa (1951), fundación de la comunidad Europea del Carbón y del Acero (1952) y entrada de Alemania en la OTAN (1955).
Pero, no se puede olvidar que, una piedra angular de la política exterior de Adenauer y que tuvo casi la misma importancia que las mencionadas acciones, fue la reconciliación con Francia. Junto con el Presidente francés, Charles de Gaulle, marcó un punto de inflexión en la historia: en 1963, los archienemigos de antaño, Alemania y Francia, firmaron un tratado de amistad que fue un verdadero hito en el camino hacia la integración europea.
Finalizada la Segunda Guerra Mundial, los estadounidenses rehabilitaron a Adenauer en el cargo de Alcalde de Colonia, pero poco después fue nuevamente destituido por los británicos cuando Colonia pasó a pertenecer a la zona de ocupación británica. Esto le permitió dedicar su tiempo a la creación de la Unión Demócrata Cristiana de Alemania (CDU), con la que esperaba reunir a los alemanes católicos y protestantes en un único partido.
En 1949 se convirtió en el primer Canciller de la República Federal de Alemania (Alemania Occidental). En un principio, parecía que Adenauer ocuparía el cargo de Canciller durante un breve período de tiempo, dado que ya tenía 73 años. No obstante, a pesar de ello, Adenauer (apodado “Der Alte” o “El Viejo”) permaneció en el puesto durante 14 años, por lo que no solo fue el Alcalde más joven de Colonia, sino también el Canciller más anciano de la historia de Alemania.
Bajo su liderazgo, Alemania Occidental se convirtió en una democracia estable y logró reconciliarse de forma duradera con sus países vecinos. Logró recuperar parte de la soberanía para Alemania Occidental integrando el país en la nueva comunidad euroatlántica (la OTAN y la Organización Europea de Cooperación Económica).
Las experiencias de Adenauer durante la Segunda Guerra Mundial hicieron de él un político realista. Su visión del papel de Alemania en Europa estaba profundamente influida por las dos Guerras Mundiales y la enemistad secular entre Alemania y Francia. Por consiguiente, se centró en el fomento de la idea de cooperación paneuropea, razón por la cual fue un gran defensor de la Comunidad Europea del Carbón y del Acero, propuesta el 9 de mayo de 1950 en la Declaración Schuman, y del posterior Tratado de la Comunidad Económica Europea en marzo de 1957.
Las opiniones de Adenauer sobre Europa se basan en la idea de que la unidad europea era indispensable para alcanzar una paz y estabilidad duraderas; fiel a dicha línea de pensamiento, trabajó incansablemente para lograr la reconciliación entre Alemania y sus antiguos enemigos. Más tarde, en 1963, el Tratado del Elíseo, también llamado Tratado de Amistad, selló esta reconciliación. En él, Alemania y Francia sentaban una base firme para unas relaciones que pondrían fin a siglos de rivalidad.
Gracias a su talento político, su determinación, su pragmatismo y su clara visión del papel de Alemania en una Europa unida, Adenauer logró que su país se convirtiera en la sociedad libre y democrática que conocemos hoy. Ahora estos valores no solo se dan por supuestos, sino que están profundamente arraigados en la sociedad alemana moderna.
Konrad Adenauer es una de las figuras más notables de la historia europea. Para él, la unidad europea no solo significaba la paz, sino también el modo de reintegrar la Alemania de posguerra en la vida internacional. Europa no sería como la conocemos en la actualidad sin la confianza que logró generar en otros Estados europeos mediante la coherencia de su política exterior. Sus compatriotas aún siguen reconociendo sus logros y, en 2003, lo nombraron: “el alemán más grande de todos los tiempos”. Merecido lo tiene, y es justo que el concepto sea uno y claro, pues las partes involucradas se han constituido en sinónimos: Adenauer y la nueva Alemania.

Publicado en - Especiales Semanales, 1- Lunes, Ayer y HoyComentarios (0)

LA ECONOMÍA EN LOS 90

Por Dr. Adrián Báez
Estimados lectores. La evolución de la economía puede ser, en la mayoría de los casos, un tema de poca o nula importancia, quizás por su complejidad o porque simplemente nos es indiferente; sucede que, su presencia, existe más allá de nuestros deseos y agrados, y el tener un poco, aunque sea, de conocimiento sobre la misma, no perjudica, por la sencilla razón de que es a través de ella, que pasa el meollo del todo, más en un mundo globalizado y de mercado abierto como en el que habitamos.
Hemos escuchado en reiteradas oportunidades hablar del neoliberalismo y de lo nefasto que el mismo ha sido en el progreso de los estados, más que nada en los del tercer mundo o subdesarrollados.
En Uruguay, dicha crítica no estuvo ausente y quienes hoy nos gobiernan, arremetieron contra esa concepción con uñas y dientes, transformándose en un leit motiv del discurso de la izquierda, que la veía como el mal de todos los males, al que había que derribar, por una cuestión de patriotismo y hasta de libertad.
Consecuente con ese pensamiento, tras una entrevista realizada al Ministro de Trabajo y Seguridad Social, Ernesto Murro, el jerarca manifestó que: “En la década del 90, la economía creció seis veces más que los salarios y las pasividades”, agregando, en contrapartida, que en los gobiernos del Frente Amplio, se apostó al crecimiento con distribución, en una clara crítica a las políticas económicas aplicadas en dichos años.
La afirmación realizada por el Ministro, si bien no es del todo errónea, no es exacta. El Índice de Volumen Físico (IVF) –que se utiliza para medir la evolución de la actividad económica en su totalidad, aplicándose a distintas ramas como la construcción, la producción manufacturera, la industria, la metalúrgica, etc.-, en las estadísticas proporcionadas por el Banco Central del Uruguay (BCU) en la década de los 90, indicó que la evolución de la economía nacional, registró un crecimiento de un 37%, lapso tomado desde el año 1990 a 1994, observándose una caída en 1995, volviendo a retomar el crecimiento hasta 1999.
En tanto, el crecimiento de los salarios –cuya evolución es obtenida a partir del Índice de Salario Real elaborado por el Instituto Nacional de Estadísticas- rondó en el orden del 13,9% los salarios privados y los públicos en un 15,9%, lo que totaliza un aumento del salario real de 13,7%. ““Por otro lado, los datos sobre las pasividades elaborado por el Banco de Previsión Social, muestran que a excepción del año 1995, la pasividades tendieron al aumento en toda la década de los 90, creciendo un 54,9%.
Por lo tanto, el Sr. Ministro Murro se equivocó en su apreciación -quizás por desconocer los números y cifras manejados por el BCU, INE y el BPS-, debido a que la economía sí creció en la década de los 90 en relación con los salarios, pero no lo hizo 6 veces más como aseguró, sino que dicho crecimiento fue de 2,7 más, mientras que las pasividades, crecieron más que la economía en total, de acuerdo con la información brindada por dichos organismos estatales.
Lo que se evidencia en las expresiones del Ministro, es una notoria mala fe, al comparar tiempos económicos diversos y porque no, mundos distintos, tratando de eclipsar la verdad y las coyunturas, en un obvio interés justificativo de la mayor inoperancia conocida, en tiempos de bonanza.
En la década de los 90, los sucesivos gobiernos debieron estabilizar a un Uruguay que provenía de una época negra en cuanto a la inflación, la deuda externa, el crecimiento de la brecha entre ricos y pobres, con un alto desempleo y tantas otras nanas que heredaron de la dictadura.
Lo hecho, consecuencia directa de las posibilidades existentes de maniobras, pocas en la tarea de “reconstrucción” de las distintas capas que conforman la sociedad, entre ellas las productivas; fue sin embargo resultado de la voluntad, el criterio y la apuesta permanente hacia el futuro, cosa que no podemos decir de los últimos años de gobierno de izquierda, donde el espíritu de porvenir ha sido inexistente.
En los 90, se comenzaron a aplicar políticas de suma importancia para el futuro del país, que desembocaron en lo que hoy es el desarrollo forestal, el portuario, el educativo, viviendas, reforma de la seguridad social, etc., los que también fueron puestos en su momento en tela de juicio, por aquellos que hoy, al pretender minimizar la incompetencia, la negligencia y la imprudencia con las que han manejado los recursos públicos, se retrotraen a casi 20 años, deseando revivir viejos y perimidos miedos, ante la inobjetable posibilidad de que el pueblo los desplace del poder por medio de las urnas.
El acuerdo entre el gobierno, las cámaras empresariales y el Pit-Cnt para evitar que Uruguay –al incumplir las reglas del juego- ingrese a la “lista negra” de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), lugar al que concurrirá el Presidente Vázquez en los próximos días, no hace más que confirmar la sospecha convertida en realidad: que el Frente Amplio se hizo trampa al solitario, mintiéndole a su gente y erigiéndose en agente del neoliberalismo que tanto aborreció, sin el cual no supo ni sabe sobrevivir, terminaron siendo él, quien aplicó y aplica recetas llenas de impuestos, restricciones, y ahorcamiento al trabajo y producción nacional, con cierre de fábricas, empresas y pérdida de mano de obra.
En síntesis. La izquierda, no los partidos tradicionales, ha sido la mayor y mejor alumna del capitalismo feroz, que hizo y hace cada día, que parezca preferible en muchos casos, lo efectuado por la economía en los 90.

Publicado en - Especiales Semanales, 1- Lunes, Ayer y HoyComentarios (0)

161 AÑOS DEL NACIMIENTO DE BATLLE Y ORDÓÑEZ

Por Dr. Adrián Báez
Estimados lectores. Cuando hablamos de Don José Batlle y Ordóñez, recordamos su enorme obra de estadista y conductor del Partido Colorado; ese recuerdo no es menor, ya que fue la aplicación de su ideario de país, el cual a lo largo de los años se fue transformado, no solamente en una visión exclusiva de una determinada colectividad política, sino que en el mismísimo ser nacional, y en nuestra propia idiosincrasia.

Adrián Baez.

Adrián Baez.

Don Pepe comenzó a pensar el país que anhelaba, desde muy joven; hijo del ilustre Gral. Don Lorenzo Batlle, héroe de la Defensa y Presidente de la República, adquirió de éste, la conciencia, sobre la responsabilidad que debería de tener en la construcción del progreso del país.
Con tan sólo 22 o 23 años de edad, inició su prédica periodística en el Semanario “El Espíritu Nuevo”, publicación realizada por un grupo de jóvenes intelectuales que mucho darían de que hablar en el futuro del Uruguay. Si bien se basó en un trabajo científico y filosófico, supo desarrollar su opinión de hombre, dispuesto a enfrentarse contra la más ortodoxa de las costumbres, en pos de su ideal. Lo podemos apreciar en sus poemas “Mi Religión” o “Como se adora a Dios”, en los que fundamentó su oposición a un catolicismo que él consideraba, no permitía conocer a Dios por medio del
libre albedrío; echándose por tierra, así, la creencia popular de que era ateo, condición falsa de quien creía en un ser superior, al que debíamos rendirle pleitesía con el ejemplo de la acción.
Se fue gestando así, poco a poco, el carácter del joven de principios irrenunciables e incorruptibles, al que jamás le tembló el pulso a la hora de enfrentar con su distinguida pluma, a lo que consideraba inmoral, antisocial o injusto. Mucho tiempo después, habiendo sido ya dos veces Presidente de la República, diría que el periodismo fue su verdadera vocación, y así lo demostró al nunca dejar de serlo ni siquiera cuando ocupó el más alto de los puestos nacionales.
Su afán consistió en hacer conocer al hombre común, el contexto en el cual se encontraba, y hacerlo razonar por sí mismo, ofreciéndole de ese modo, la más clara y reveladora de las libertades, que es la libertad de conciencia. Ejemplo cabal de tal espíritu, fue su participación junto a otros jóvenes de diferentes partidos y credos, en la lucha entablada contra la dictadura de Máximo Santos, en la no muy recordada pero inmensamente gloriosa, Batalla del Quebracho; en ésta, muchachos de todas las clases sociales, unidos por los deseos de patria, fueron al campo de batalla sin medir consecuencias personales, solo con el ímpetu de recuperar la libertad para sus compatriotas; juventud que no se guiaba por apasionamientos irracionales sino por un fuerte sentimiento y compromiso de responsabilidad y honor, demostrando ser la voz de un pueblo avasallado, que encontró en la letra y en la acción, el impulso necesario para salir de la transigencia y elevar el grito defensor de los derechos sagrados.
Luego de la derrota frente al ejército nacional, la lucha, esta vez periodística, subió su tenor y no dejó la prédica.
Consecuente con dicha idea, el 16 de Junio de 1886, Batlle fundó “El Día”, de cuyas páginas se edificó el pensamiento Batllista. Vendido a un vintén, para que las clases humildes pudieran ser partícipes del acontecer político y social, se transformó en el bastión más popular y preponderante en defensa de la democracia.
Mucho más podemos decir; pero basta con recordar que ese ilustre hombre, también fue joven, y supo entender aún en esa juventud, la imperiosa necesidad que tienen los países, de que su sabia nueva participe en la creación del presente, para forjar el futuro.
Hoy más que nunca, en momentos en que el Partido de éste gran republicano se encuentra en crisis, es que se debe de dar un golpe de timón, como lo supo dar en su momento junto a sus correligionarios, y modernizarlo, tanto en ideas como en dirección; hoy más que nunca, el legado de los que tanto dieron de sí por el Uruguay, debe de estar presente. Debemos las nuevas generaciones, proteger la perdurabilidad de los valores y principios rectores de nuestra sociedad -los que nunca pasan de moda- a través del conocimiento de nuestra historia y del orgullo ante nuestras tradiciones; honrándolas con carácter y sin desprestigiarlas por medio de la mediocre concepción de que en la política vale todo, siendo conscientes de la tarea que nos espera y actuando en consecuencia.
A 161 años de su nacimiento, la mejor manera de homenajearlo, es ejerciendo nuestro derecho-obligación de velar por nuestra rica ideología, aggionarla a la actualidad, y ser fieles a su impronta, volviéndonos a acercar al ciudadano, para ser receptores de sus inquietudes y anhelos, pues su enseñanza ha sido muy clara: “La tarea de la edificación moral y material de la nación, no debe ni puede corresponder exclusivamente a un hombre solo o a un número reducido de hombres; esa tarea corresponde a la nación misma”.

Publicado en Ayer y HoyComentarios (0)

HISTORIA RECIENTE IV

Por Dr. Adrián Báez
Estimados lectores. Hoy concluimos con la visión que los presidentes uruguayos pos dictadura y pre gobiernos de izquierda, han manifestado respecto a sus administraciones.
El compartir con ustedes éstas síntesis, responde a la intención de que se pueda realizar una minuciosa comparación de los gobiernos nacionales de los últimos años, con los llevados adelante por los Dres. Sanguinetti, Lacalle y Batlle. El por qué o para qué, lo dejamos al fuero íntimo de cada uno, en el entendido que todos somos capaces de evaluar circunstancias, coyunturas y los consecuentes resultados que surgen de las mismas, y que se ven plasmados, en la mayoría de los casos, en obras, soluciones, y legados para el porvenir.
En ésta oportunidad, ofrecemos la opinión que el Dr. Jorge Batlle tuvo de su mandato.
“El gobierno que tuve el honor de presidir se fundó en una profunda fe en la función creadora de la libertad y una absoluta convicción de que la democracia se funda en la persona y a ella se destina. Fue ejercido con sentimiento ético-político: la ética de la libertad y del esfuerzo. Fue desde esa filosofía que quisimos resolver desde el inicio la cuestión de los desaparecidos, buscando la paz como estado del alma. Y fue con esa filosofía que sacamos al país de la crisis.
No nos entregamos a la demagogia ni al mito. No hicimos de la libertad una bandera sino una costumbre. Obedecimos al sentimiento ético que generó la comunidad nacional mucho antes de que fuéramos independientes. La institucionalidad fue mantenida con firmeza pero sin crispación. Entregamos el país en paz y en libertad, con la caja en orden y sin necesidad de ajustes fiscales.
La crisis bancaria y el corralito argentino nos golpearon como un tsunami. Perdimos el 50% de los depósitos. No podré olvidar jamás el día en que el representante de uno de los bancos extranjeros propietarios del Comercial me notificó que no cumplirían con sus obligaciones. Le expresé que su conducta merecía que el gobierno hiciera lo posible por mandarlo preso. Iniciamos los juicios correspondientes.
Acudimos al Fondo Monetario, pero su representante, el señor Aninat, dijo que no teníamos otro camino que declarar la quiebra. Nuestra delegación en Estados Unidos me comunicó que no había nada que hacer allí. Le indiqué al embajador Hugo Fernández Faingold que se dirigiera al secretario del Tesoro y le hiciera saber que, de no resolverse, la crisis arrastraría a las instituciones.
Esa misma noche, el embajador me comunicó que el presidente Bush había dado la orden de ayudar a Uruguay con un fuerte crédito puente. Nadie intervino en esa oportunidad, directa ni indirectamente, ante el presidente de Estados Unidos. Yo no halé con él. Fue una decisión personal que el Uruguay siempre tendrá que agradecer.
Devolvimos el crédito de 1.500 millones de dólares en cuatro días. Cinco meses después, el país pudo colocar títulos en pesos uruguayos. En marzo de 2003 solo hubo una voz discordante: el líder del Frente Amplio, doctor Tabaré Vázquez, aconsejó la quiebra. Por suerte para el Uruguay y para él, no seguimos su consejo.
Durante el período de gobierno también nos golpeó la aftosa. El primer embate llegó el 24 de abril de 2001. Poco antes de entrar a la Casa Blanca recibí una llamada diciéndome que el mal había llegado a Artigas. De inmediato comunicamos al mundo lo sucedido. Informamos a todos los destinatarios de las carnes uruguayas. Dijimos la verdad. Esa fue nuestra salvación.
El segundo embate vino desde Argentina. A pesar de nuestros reclamos, el gobierno vecino negaba desde hacía un año que existiera la enfermedad. Cuando finalmente estalló, la aftosa fue un fuego: dos mil focos en pocos días.
No teníamos vacuna. Como éramos un país libre de aftosa sin vacunación, no podíamos tenerla. Martín Aguirrezabala, por encargo del Ministro González, llamó al Gobernador de Entre Ríos (que no era el señor Busti) para pedirle que nos abasteciera. Su respuesta fue: “Para los orientales, primero los orientales”. Resolvimos la aftosa, contribuimos a modificar las reglas del mercado en la OIE, entramos nuevamente al mercado de Estados Unidos. Desde entonces, el Nafta es nuestro gran cliente.
Nos esforzamos por incorporar al país al mundo globalizado. Logramos tratados de libre comercio con México y un gran acuerdo con China que generaron mercados para el citrus y la soja. Otro con Finlandia que garantizó sus inversiones industriales y el Acuerdo de Garantía de Inversiones con Estados Unidos. También concretamos la desgravación de los productos informáticos, las concesiones de tres puertos (Montevideo, Palmira y La Paloma) y del aeropuerto de Carrasco, así como la llamada “Mega-concesión”. Esas iniciativas fueron criticadas en s momento, pero hoy son mantenidas y alabadas. También impulsamos la apertura a la telefonía celular, la radicación de polos informáticos y de centros de investigación como el Instituto Pasteur, y la concreción del gasoducto con Argentina.
Todos estos elementos, que en varios casos supusieron la continuación de políticas anteriores, permitieron que el producto agropecuario creciera como nunca. Fondo lechero, fondo arrocero, fondo de la granja, canje de deuda, financiación del gasoil sin intereses, silos, trazabilidad y cajas negras, mantenimiento de los reintegros, ausencias de retenciones y disminución de impuestos a la producción permitieron al país salir con fuerza de la crisis. Lo mismo se aplica a la apertura de Funsa, de la ex Sudamtex, del Molino Santa Rosa y del Hipódromo de Maroñas.
La crisis no hizo que Uruguay descuidara el gasto social, que siguió siendo el más alto de América Latina. Se instrumentaron programas de atención a la infancia y a la familia, se aumentó el gasto dirigido a los más necesitados y se hizo una inversión considerable en el área de los asentamientos. Departamentos como Salto y Paysandú fueron testigos del cambio.
En el área educativa se estimuló la formación de maestros y profesores en nuevas tecnologías, se introdujo la enseñanza del inglés en primaria, se siguió apoyando a las escuelas de tiempo completo y a los centros de formación docente en el interior. También se continuó el desarrollo de los bachilleratos tecnológicos en UTU.
Llegado el final del período, entregamos el país en paz y con un 12 por ciento de crecimiento en el último año. Además generamos un clima de entendimiento con las autoridades electas. Durante los tres meses siguientes a las elecciones, proporcionamos toda la información que se nos solicitó. El gobierno que asumió en marzo de 2005 estaba en posesión de todo lo que necesitaba para iniciar sus tareas”.

Publicado en - Especiales Semanales, 1- Lunes, Ayer y HoyComentarios (0)

HISTORIA RECIENTE III

Por Dr. Adrián Báez
Estimados lectores. En el presente artículo, continuamos compartiendo la visión que ex mandatarios uruguayos tuvieron de sus respectivos gobiernos; recordamos que son síntesis elaboradas para una entrega histórica realizada hace algunos años por El País. En ésta oportunidad, podrán leer respecto a la segunda presidencia del Dr. Julio María Sanguinetti.
“Entre 1995 y 2000, el Uruguay vivió un formidable período de transformaciones, pese a que el quinquenio se inauguró con la crisis del “tequila”, cuando México entró en default en 1995, y culminó con la devaluación brasileña de enero de 1999 que hundió al Mercosur en una crisis. En esos años se lograron armonizar los siguientes extremos:
1)derrotar la inflación, que pasó de un promedio superior al 60% en la década a un entorno del 5% en los últimos dos años. Pocos creían en que pudiera alcanzarse esa meta con gradualidad sin un brusco retroceso de la actividad económica. Desde un 44% en 1994 se fue bajando un 8% por año hasta llegar al 4% en 1999.
2)crecer económicamente un 11% pese a dos años negativos, causados por los factores externos ya mencionados.
3)mejorar la distribución del ingreso, sobre la base de programas sociales que permitieron a un 65% de la población habilitar en alojamiento propio (se ofrecieron 50.000 viviendas nuevas, en el mayor plan de la historia); mejorar la mortalidad infantil, que cayó de un 20% a un 15% y llegar a los más pobres con más y mejor educación.
4)realizar reformas estructurales del Estado tan significativas como el cambio de un sistema de seguridad social en quiebra, basado en un clásico régimen de reparto, a uno mixto de distribución solidaria y ahorro individual en empresas de derecho privado (AFAP), que hoy administran 3 mil millones de dólares del ahorro de los trabajadores, depositados en cuentas que son de su propiedad. El Banco de Seguros y la Administración de Puertos, salidos de sus viejos monopolios, encararon con éxito su incorporación al mundo de la competencia. Al mismo tiempo, se redujeron los empleados públicos en 20 mil puestos, bajando su porcentaje sobre el total de trabajadores ocupados de un 24% en 1984 a un 17% en 1999.
La modernización del Estado fue llamativa, pese a vivir en medio de un debate cargado de la vieja retórica sesentista. Antel alcanzó a satisfacer el 100% de la demanda telefónica, por primera vez en la historia, al tiempo que se digitalizaba totalmente. UTE quedó incorporada, con una ley de marco energético, a un mercado ampliado de competencia, al cual se le añadió el gas natural.
El primer informe sobre Desarrollo Humano de las Naciones Unidas dijo que, al analizar el período de 15 años que comienza en 1985, “en el marco regional Uruguay s distingue por un desarrollo social más elevado que el de sus pares latinoamericanos. Ello responde no sólo a su nivel de desarrollo económico sino a una preocupación por la justicia social, cuya continuidad fue favorecida a lo largo de este siglo por una estabilidad democrática relativamente alta”.
La reforma educativa marcó una verdadera revolución. La universalización de la enseñanza preescolar para niños de 4 y 5 años permitió saltar de 40 a 80 mil alumnos, llegando a los hogares más necesitados. Lo mismo ocurrió en la enseñanza primaria, donde la apertura de escuelas de tiempo completo formalizó el ataque estructural a las raíces de la pobreza endémica. Se crearon en todo el país centros de formación docente (CERP), que descentralizaron y profundizaron esa imprescindible capacitación. Se reconfiguró el Ciclo Básico y los nuevos Bachilleratos Tecnológicos renovaron la enseñanza técnica, mostrando hasta hoy una demanda superior a la oferta, con notable mejoría de resultados.
Tanto esta reforma como todas las que involucraron al Estado (marco energético, seguridad social) enfrentaron enconadas oposiciones y felizmente fueron ratificadas en procesos plebiscitarios. Hasta la construcción de una moderna sede para Antel, obra diseñada por el arquitecto Ott, mereció críticas inverosímiles, hoy acalladas por su aceptación popular. A ese paisaje urbano se incorporó también el Día del Patrimonio, jornada cultural de masiva resonancia, y la construcción de 48 hoteles nuevos, en Montevideo y en todo el país, sustento de la expansión de la industria turística.
También se encaró una profunda reforma del sistema político. Se incorporaron las elecciones internas obligatorias para darle transparencia a la elección de candidatos, se establecieron candidaturas presidenciales únicas con una finalidad de seguridad para el elector y se instauró el sistema de doble vuelta en la elección presidencial, constituyendo así gobiernos más representativos.
La deuda externa neta cayó a solo 15% del PBI y el país alcanzó el “investment grade” que le permitió pagar la tasa de interés más baja de América Latina. Ese sólido equilibrio macroeconómico permitió afrontar con estabilidad la crisis regional, llegando a las elecciones nacionales en un clima de paz y tranquilidad en que fue electo un presidente del partido gobernante. Las reformas emprendidas abrieron un debate, aún no cerrado, sobre el necesario equilibrio entre un mercado activo y un Estado abierto a la competencia, que abandona actividades ineficientes y concentra sus esfuerzos en imprescindibles roles sociales”

Publicado en - Especiales Semanales, 1- Lunes, Ayer y HoyComentarios (0)

HISTORIA RECIENTE II

Por Dr. Adrián Báez
Estimados lectores. Continuando con la reseña histórica que comenzamos a compartir con ustedes en el artículo anterior, en el marco de una obra histórica editada hace algunos años por el diario El País, en ésta oportunidad presentamos la visión que el Presidente Luis Alberto Lacalle tuvo de su gobierno, y que fuera vertida por el mismo para la citada publicación.
“En marzo de 1990, el Partido Nacional llegó a la Presidencia de la República por única vez en el siglo XX. Nuestra propuesta preelectoral, sencilla y concreta, presentaba una serie de metas y propuestas pensadas para el Uruguay de aquel entonces. Al final del período, estas metas y propuestas se habían logrado en su casi totalidad.
Al inicio del gobierno la situación era difícil. El déficit fiscal equivalía al 7 % del PBI, el Banco Central carecía de fondos y el Banco Hipotecario estaba a punto de cerrar. Sobre las finanzas públicas empezaba a gravitar la reforma constitucional que ligaba las pasividades al índice de salarios.
Desde diciembre de 1989 trabajamos en el Parque Hotel, estableciendo contactos con todos los sectores políticos, económicos y sociales. La finalidad era lograr las mayorías parlamentarias y explicar las metas gubernativas. Nadie podía abrigar dudas acerca del rumbo y los objetivos que se perseguían.
Para lograr mayorías legislativas se concretó un acuerdo con el Partido Colorado. Pero ese acuerdo duró menos de un año. Primero dejó de integrarlo el Foro Batllista, después el sector del doctor Jorge Batlle y finalmente el dirigido por don Jorge Pacheco Areco. Cada ley, cada presupuesto y cada rendición de cuentas tuvieron que ser negociados.
Sintetizamos los principales resultados de la gestión:
Uno de los objetivos principales era la reforma del Estado, que asumió varias formas. Una de ellas fue la reforma de las empresas públicas, que establecía un mecanismo de propiedad compartida entre el Estado (que conservaba un 40 % del capital), los trabajadores (que pasaban a ser propietarios de un 8%) y los inversionistas privados (que adquirían un 62%).
La ley fue aprobada en el Parlamento previo desglose del capítulo referido al puerto, que se aprobó en una ley separada. Contra la ley madre se interpuso un recurso de referéndum que, en diciembre de 1992, derogó sus 5 artículos principales. La ley de puertos quedó intacta e introdujo cambios cuyos beneficios duran hasta hoy. También se aprobó la desmonopolización de los seguros de automóvil.
En política internacional se ingresó al Mercosur, se firmó el Tratado de la Hidrovía, se concretó el acuerdo para el dragado del canal de Martín García, se firmaron los documentos para la construcción de un gasoducto con Argentina y se obtuvieron recursos para los estudios preliminares. Se negoció la refinanciación de la deuda externa y se recompró un 30% de la misma. La deuda externa pasó de representar el 75% del PBI a representar el 29%.
La política económica permitió enderezar al país. El PBI creció un 23%. La inflación pasó del 139% en abril de 1990 al 42% al final del gobierno. El desempleo osciló entre el 8 y el 9%. Las pasividades crecieron un 37% en términos reales. El consumo privado aumentó un 5% anual. Se llegaron a vender 100 autos nuevos por día.
Fue en el área social donde se lograron los mejores resultados. La pobreza bajó del 12 al 6% de la población. El porcentaje de hogares con necesidades básicas insatisfechas pasó del 8,2 al 4,8 en Montevideo, y del 16 al 14% en el interior. El Ministerio de Vivienda entregó 4.374 viviendas y otorgó 3.116 subsidios de compra. El Banco Hipotecario finalizó 11.036 viviendas, otorgó 14.127 préstamos e inició unas 7.000 obras. Se construyeron unas 5.000 viviendas de Mevir en 5 años (lo mismo que en los 22 años anteriores). El presupuesto de salud pasó de 90 millones de dólares en 1990 a 200 millones en 1994. Se construyeron 2 hospitales nuevos (en Canelones y Las Piedras), se compró equipamiento hospitalario por 50 millones de dólares y se entregaron 336 nuevas ambulancias en todo el país. El Programa de Inversión Social (PRIS) construyó 92 obras entre las que había liceos, escuelas, hogares estudiantiles, hogares de ancianos y centros barriales. El presupuesto de la enseñanza pasó de 180 a 400 millones de dólares en 5 años. Se construyeron 16 liceos nuevos y se crearon las aulas de informática. La UTU recibió equipamiento por 17 millones de dólares. El número ce centros CAIF pasó de 25 a 110. El programa Verano Solidario hizo que 240 mil niños se educaran y alimentaran. Se creó el Fondo de Solidaridad, que lleva otorgadas unas 35 mil becas a estudiantes de bajos recursos que asisten a la Universidad de la República.
En lo cultural, fueron creados el INJU, la Tarjeta Joven, el Fondo Nacional de Música, la Casa de las Comedias, el Instituto Audiovisual, el Fondo Nacional de Cultura, el Día del Inmigrante y el de la Tradición.
Fue un gobierno que intentó fijar una agenda nacional transformadora y moderna, sin temor a los cambios. Al final de la gestión se pudo decir, no todo está bien, pero todo está mejor”.

Publicado en - Especiales Semanales, 1- Lunes, Ayer y HoyComentarios (0)

HISTORIA RECIENTE

Por Dr. Adrián Báez
Estimados lectores. Ya se cumplieron 32 años del retorno formal a la democracia. El 1° de Marzo de 1985, asumía la Primera Magistratura la fórmula Sanguinetti – Tarigo, luego de 11 años de la peor dictadura cívico-militar de nuestra historia.
Este artículo, transcribe una reseña de aquellos primeros cinco años de libertad, vistos por su principal protagonista, el Presidente Julio María Sanguinetti, quien algunos años atrás la escribiera para una edición especial publicada por el Diario El País, titulada “Historia Reciente”; la presente, es la primera de otras que consideramos interesante compartir, y que revelan la diferencia que radica entre gobernar para el hoy, y el hacerlo con la visión puesta en el porvenir.
De ésta manera el Dr. Sanguinetti vertía su conclusión de aquellos años: “Por encima de todo estará siempre la prioridad constitucional y democrática a la que trataremos de servir con devoción fanática”.
“Esta frase de nuestro discurso inaugural en el Parlamento el 1° de Marzo de 1985, define la esencia de un gobierno que se inauguraba bajo el lema de “el cambio en paz” luego de 11 años de dictadura.
Lo primero fue superar los factores de desestabilización. Uno era la deuda externa, en plena eclosión en la región y que en ese año nos demandaba el 90% de las exportaciones para atender sus intereses. Se refinanció sucesivamente y logró administrársela hasta llegar el Plan Brandy de 1989. Otro era una crisis bancaria que estaba pronta a estallar en aquel momento inaugural: sabíamos que el Banco Comercial, el Pan de Azúcar, la Caja Obrera y el Banco de Italia estaban prácticamente en cesación de pagos. Hubo que enfrentar y superar esas quiebras, reciclando esas empresas con el apoyo del Estado.
La economía venía de una brutal caída del 14% en los tres años anteriores, producto de la llamada crisis de “la tablita”, de Noviembre de 1982. En el quinquenio 1985 -1989 se logró una reactivación del aparato productivo que permitió terminar el período con un crecimiento del 15% de la producción, sobre la base de una expansión de las exportaciones del 66%, al pasar de 925 a 1.984 millones de dólares. Este despegue alentó una mejoría histórica del salario real, del orden del 30%, un aumento de la masa salarial del 40% y un abatimiento de la desocupación, que cayó del 15% en 1984 a solo un 8% en 1989. Se repartieron 35 mil viviendas y la mortalidad infantil cayó del 30 por mil en 1984 al 19 por mil en 1989, a consecuencia de un programa de atención primaria basado en un sistema de médicos de familia.
Estos guarismos devolvieron esperanza y tranquilidad a la sociedad uruguaya. No se intentó un fuerte plan antiinflacionario precisamente para mantener un ambiente de crecimiento y mejor distribución de la riqueza, como asiento de una transición institucional definida como prioridad. Los países vecinos cayeron en esos años en la hiperinflación y el Uruguay parecía ser una isla de tranquilidad, con una inflación más moderada y, sobre todo, previsible.
Así retornó en plenitud la vida cívica, con un ejercicio cabal de las libertades públicas, gozadas –además- en paz, mientras Argentina vivía permanentes convulsiones, con rebeliones militares y recaídas guerrilleras. La transición se abordó desde la generosidad: una amnistía generalizada para los guerrilleros y presos políticos, una facilitación de la repatriación de emigrados y una recomposición de carreras administrativas para todos los destituidos (más de 3.000 solo en la educación). La primera amnistía se votó no bien comenzado el gobierno y su generalidad llevó, por equidad, a una amnistía parecida para el lado militar, cuando comenzaron a arreciar denuncias contra quienes venían de entregar el poder. La llamada Ley de Caducidad se discutió ardorosamente y finalmente fue ratificada en un plebiscito el 16 de Abril de 1989, ya en el año electoral, cerrando así el proceso sin desbordes revanchistas de la vieja guerrilla ni rebrotes autoritarios de unas Fuerzas Armadas subordinadas al poder civil.
En lo internacional, se reanudaron relaciones con China y Cuba y se realizó la conferencia del GATT en Punta del Este, primera vez que el organismo comercial internacional salía de Europa. Allí se lanza la Ronda Uruguay de negociaciones comerciales, que durante años mantendría a nuestro país en las páginas de todos los periódicos del mundo.
En la innovación productiva se fundó el INAVI, para administrar un formidable programa de reconversión del viñedo y la bodega nacional; se creó el Instituto Nacional de Investigaciones Agrícolas (INIA), al tiempo que se abrían los mercados para una renovada lechería exportadora.
En 1987 se lanza –con una ley como base- el programa de forestación, que modificó la matriz productiva de la agropecuaria y ha producido un cambio estructural de relevancia. También mirando hacia el futuro es que se dictó la nueva Ley de Zonas Francas, apertura formidable a nuevas modalidades de producción, se creó el Programa para el Desarrollo de las Ciencias Básicas (PEDECIBA) y se agilizó la justicia civil con un nuevo Código de Procedimientos.
Los servicios públicos comenzaron su modernización, especialmente en UTE y ANTEL. La telefonía aumentó un 54% su tráfico y comenzó su digitalización. El mundo cultural vio instalarse el Museo Torres García e iniciarse la construcción del complejo Sodre, obra fundamental desgraciadamente no bien entendida aún.
La paz es un proyecto siempre difícil. Costó y cuesta aún dolores e incomprensiones, pero es el más grande premio para un gobierno democrático”.

Publicado en - Especiales Semanales, 1- Lunes, Ayer y HoyComentarios (0)

LA CATÁSTROFE HUMANITARIA EN SIRIA

Por Dr. Adrián Báez
Estimados lectores. El ataque perpetrado por el Presidente de Siria Al Assad el martes pasado en la provincia de Idlib, localidad de Jan Sheijun, demuestra que Siria nunca dejó de utilizar armas químicas – arma letal e inhumana si las hay – como le hizo creer al resto del mundo; siendo responsable de la muerte de 83 civiles, entre ellos 25 niños, en un bastión rebelde de Siria.
Según el Observatorio Sirio de los Derechos Humanos (OSDH), las víctimas murieron por asfixia, habiendo sufrido desmayos, vómitos y echado espuma por la boca. A ese ya de por sí espantoso panorama, se le sumó el bombardeo al hospital en el que los sobrevivientes estaban siendo atendidos.
El gas sarín – poderoso gas neurotóxico descubierto en vísperas de la Segunda Guerra Mundial en Alemania – de acuerdo a lo informado por el Center for Disease and Control Prevention (CDC, Centro para el Control y Prevención de Enfermedades) de la ciudad de Atlanta, Estados Unidos, “además de su inhalación, el simple contacto de la piel con este gas organofosforado bloquea la transmisión del influjo nervioso y conduce a la muerte por paro cardiorespiratorio. La dosis letal para un adulto es de medio miligramo. Es inodoro e invisible. Un violento dolor de cabeza y la dilatación de las pupilas son los primeros efectos de este gas. Convulsiones y paros respiratorios preceden al coma y la muerte. El sarín puede ser utilizado en aerosol, pero también puede servir para envenenar el agua y los alimentos. Vestimentas que hayan estado en contacto con vapores de sarín en forma continua pueden contaminar a otras personas hasta media hora después de la exposición, para lo cual existen antídotos, según informó al respecto”.
Este letal gas, fue utilizado en el pasado reciente por Sadam Hussein durante la guerra entre Irán e Irak en los años 1990, y por la secta Aum Verdad Suprema en un atentado perpetrado en el metro de Tokio el 20 marzo de 1995, cuyos integrantes, mataron a 12 personas e hirieron a cientos.
El 23 de julio de 2012, el gobierno sirio admitió por primera vez que, poseía armas químicas, disponiendo de “centenares de toneladas” de diversos agentes químicos, según el Centro de Estudios sobre la No Proliferación del Instituto Monterrey de Estados Unidos. Damasco, en la actualidad, contaría igualmente con gas VX, un neurotóxico derivado del sarín y aún más potente, lo cual aumenta alarmantemente los cuidados para evitar que sean utilizados contra civiles.
El gobierno desmintió en reiteradas ocasiones las acusaciones del uso de armamento químico, en una guerra que ya ha dejado más de 320.000 muertos desde marzo de 2011. Pero las alegaciones de que se emplea este tipo de armas se suceden, y una investigación dirigida por la ONU, ha apuntado al régimen por al menos tres ataques con clorina en 2014 y 2015.
Siria, ratificó la Convención sobre la prohibición de armas químicas en 2013, sin embargo, en el mes de agosto del mismo año, el régimen fue acusado de emplear gas sarín en un ataque en dos sectores rebeldes cerca de Damasco, que dejó 1.400 muertos. Mientras que en octubre de 2016, el Consejo de Seguridad de la ONU recibió un informe confidencial en el que concluyeron que el ejército sirio llevó a cabo un ataque químico, sin duda con cloro, en Qmenas (provincia de Idlib) el 16 de marzo de 2015.
En total, sobre nueve supuestos ataques químicos estudiados por los expertos, tres fueron atribuidos al régimen y uno al ISIS, con gas mostaza, en Marea, cerca de Alepo, el 21 de agosto de 2015.
La provincia de Idlib, reciente víctima de Al Assad, se encuentra controlada mayoritariamente por una alianza de rebeldes y yihadistas y es bombardeada regularmente por aviones del ejército sirio y de Rusia, así como de la coalición liderada por Estados Unidos para neutralizar a los yihadistas. Medios cercanos al régimen sirio indicaron que, las fuerzas de Al Assad, atacaron una fábrica de gas yihadista y negaron el uso de armas químicas. Pero, un médico que se identificó con el pseudónimo de doctor Shajul Islam por temor a su seguridad, dijo que su hospital en la provincia de Idlib había recibido tres víctimas, todas con pupilas contraídas y que no respondían a la luz; agregando que la contracción de las pupilas, las dificultades respiratorias y la espuma en la boca son síntomas asociados habitualmente con la exposición a gas tóxico.
También, hace algunos días, Médicos Sin Fronteras (MSF) afirmó que una bomba lanzada desde un helicóptero, había explotado el 25 de marzo en la entrada de un hospital, en un sector rebelde de la provincia de Hama, al sur de Idlib, matando a dos personas. Según MSF, citando a personal médico, se emplearon “armas químicas” porque entre los pacientes y los sanitarios se detectaron problemas respiratorios vinculados a este tipo de ataque.
La realidad Siria ha pasado un límite humanitario hace ya muchísimo tiempo, con la mirada casi que indiferente de la comunidad internacional, y eso es un hecho lamentable.
Los supuestos “esfuerzos” realizados por las potencias y por una ONU muchas veces amaniatada en su accionar, ha desembocado en una verdadera carnicería, donde las imágenes de la semana pasada, nos revelaron una vez más, la barbarie a la que puede llegar el ser humano, en nombre de una idea o interés que defienda, y la verdad, que da miedo. En tanto observamos con impotencia la catástrofe humanitaria en Siria.

Publicado en - Especiales Semanales, 1- Lunes, Ayer y HoyComentarios (0)

GLORIA AL BRAVO PUEBLO

Por Dr. Adrián Báez
“Nunca un país, que no haya sido azotado por una cruenta guerra, ha sido depredado y destruido económica y socialmente en menos tiempo, nunca se ha producido la liquidación de la libertades democráticas más que por la técnica de un golpe de estado, y si faltaba algo para demostrar que la democracia venezolana ha sido destruida, el golpe del Tribunal Supremo contra la Asamblea Nacional lo ha dejado claro. Nadie puede llamarse a engaño. La trama totalitaria de Venezuela se ha completado dramáticamente”.
De esta manera culminaba una brillante síntesis de la situación por la que atraviesa nuestra hermana República de Venezuela, el expresidente español Felipe González, publicado en el diario El País de Madrid, quien conoce a ciencia cabal los pormenores, al ser uno de los propulsores desde el inicio de la controversia, de las denuncias de avasallamiento de las libertades públicas y entre ellas la existencia de presos políticos.
Las sentencias dictadas por el Tribunal Supremo de Justicia, minó el agonizante vestigio existente de la democracia venezolana, dándole paso al diseño totalitario que comenzó a gestarse desde diciembre de 2015, cuando el chavismo fomentó la ocupación de todos los espacios de poder, tanto el político – institucional como el económico -social.
Sucede que, el gobierno del heredero de Chávez, sabe que desde el 6 de diciembre del 2015, había perdido el apoyo de la inmensa mayoría de los ciudadanos, al perder la legitimidad en el desastroso ejercicio de sus funciones, provocando una crisis económico – social sin precedentes en la historia del país caribeño. Se ha dado cuenta también, que perdió la credibilidad de las instancias internacionales a las que pertenece (OEA, MERCOSUR), y que solamente se puede apoyar en la fuerza de las armas de las Fuerzas Armadas Bolivarianas, mientras le duren.
Al verse acorralado por su propia inoperancia, producto de la ignorancia, la soberbia y el autoritarismo a ultranza, caprichos que si bien Chávez compartía – porque no podemos caer en el simplismo de que porque está muerto se transforma en un demócrata – nunca se atrevió a tanto, quizás por poseer un grado más pequeño de inteligencia. Por todo esto, en un ataque de nerviosismo y desorientación al ver cómo se le escabulle el poder, ha decidido reprimir y encarcelar a la oposición, liquidar la libertad de prensa y perseguir la libertad de opinión, por eso ha decidido controlar a la población hundida en la pobreza y la escasez de alimentos a través del mecanismo represivo de los CLAP, por eso gobierna en un permanente estado de excepción abusando de todos los poderes del Estado, concentrados en una sola mano, por eso liquidó el referéndum revocatorio que demandaban los ciudadanos, por eso liquido las elecciones a Gobernadores, por eso ordenó al Tribunal Supremo de Justicia, quitarle la inmunidad al Parlamento, dando indiscutiblemente un golpe de estado técnico en una clara violación de la Constitución.
Ante la coherente presión del orden internacional y principalmente regional, para que el gobierno dictatorial de Venezuela revierta su accionar, el Dictadorzuelo dio el visto bueno al ya ilegítimo Tribunal Supremo de Justicia, para que devuelva los derechos a la Asamblea General, como si fueran ellos –Poder Ejecutivo y Judicial – quienes tuvieran la soberanía del Estado, cuyo único propietario es el pueblo, el que habló claramente en diciembre de 2015 al quitarle el respaldo mayoritario, votando por la oposición; en una evidente maniobra autoritaria y de desprecio a los principios básicos de la Democracia y de la República, los traidores a su pueblo, los usurpadores del poder ciudadano – pues en eso se han constituido al violar sistemáticamente la Carta Mgna – quieren tapar el sol con un dedo, haciendo pasar la atroz actitud, como un error que puede revertirse sin más, devolviendo algo que nunca les perteneció.
En tanto, los amigotes del Dictadorzuelo – entre los que se encuentran la mayoría del partido de gobierno Frente Amplio, el PIT CNT, la FEUU y otros tantos autoritaritos – se ven en la encrucijada de tener que optar entre seguir haciéndonos creer de que son demócratas y demostrar su verdadero sentimiento: su desdén a la democracia burguesa.
Lamentamos sobremanera lo que está viviendo nuestra hermana República Bolivariana de Venezuela, pero, ha servido para constatar una vez más que, muchos de aquellos que durante tanto tiempo se han llenado la boca y se han catapultado como paladines de los derechos humanos, lo son en determinados casos, siempre y cuando los violadores de los mismos, no sean sus hermanos ideológicos, en una doble moral nauseabunda, que debería de preocuparnos y mucho.
Por mientras, no resta más que desear la pronta instancia electoral con todas sus garantías, para que Venezuela elija a sus nuevos gobernantes en el pleno goce de sus derechos ciudadanos y sin presos políticos.
Y avergonzados por la tibia actitud adoptada por nuestro gobierno, que nada tiene que ver con las buenas maneras de la diplomacia y sí todo, con el real compromiso democrático que se tenga, homenajeamos a nuestros hermanos caribeños con la frase que reza el inicio de su hermoso himno: GLORIA AL BRAVO PUEBLO.

Publicado en - Especiales Semanales, 1- Lunes, Ayer y HoyComentarios (0)

BRUM: LA VIDA POR LA DEMOCRACIA

Por Dr. Adrián Báez
“Nuestro pueblo es un pueblo manso, acostumbrado a votar cada dos años, a dirimir los problemas en las urnas; está anonadado ante la caída de las instituciones. Hay que organizar, y para inculcar la idea de la resistencia hay que dar ejemplo. La patria reclama sangre (…) y yo le ofrezco la mía. Este gobierno fascista que hoy se inicia durará veinte años; con mi muerte tal vez yo reduzca esos veinte años a cinco”.
Estimados lectores. Con esas palabras, hace 84 años, el 31 de Marzo de 1933, el Dr. Baltasar Brum, respondía a sus amigos y familiares que trataban infructuosamente de convencerlo de refugiarse en la embajada de España, ante su eminente arresto por las fuerzas policiales leales al Golpe de Estado perpetrado por el Presidente Terra en la madrugada de ese mismo día.
Tras la muerte de Don José Batlle y Ordóñez en 1929, la política nacional comenzó a tomar tintes de dudoso afianzamiento de los conceptos instaurados en la Constituyente de 1917, considerándose el retorno al Ejecutivo presidencialista, en vez continuar con el bicéfalo vigente (Presidencia y Consejo Nacional de Administración); algunos quienes en vida de Batlle defendían esa forma de gobierno y los adversarios acérrimos de la misma, vieron la oportunidad de modificar la Constitución, ante los problemas económicos y sociales en los que se encontraba el país, achacándole al sistema colegiado, los males imperantes por tornarse poco eficaz la gestión administrativa.
Ante este cambio de rumbo, se alzaron las voces de los Batllistas, quienes encabezados por el Dr. Brum, arremetieron duramente contra el Presidente Terra y sus momentáneos socios, entre los que se encontraban Herrera, Manini Ríos, Serrato, Williman, Campisteguy, entre otros connotados caudillos. Una vez disueltos el Parlamento y el Consejo Nacional de Administración, la orden fue detener a varios opositores al régimen en ciernes, quienes desde hacía tiempo venían alertando a la población, sobre los propósitos dictatoriales de Terra, a quien acusaban de ser simpatizante del fascismo, al igual que Herrera. Cuenta Lincoln Maiztegui Casas que: ”A las 7 de la mañana de aquel 31 de Marzo de 1933 dos policías – los comisarios Carlos Castelli y Mario Gamboa Ledes – golpearon la puerta del domicilio del expresidente, en Río Branco 1394. Se les permitió pasar y se hizo presente Brum; cuando le dijeron que llevaban órdenes de detenerlo, respondió con firmeza que estaba dispuesto a resistir. Cuando uno de los policías amagó ponerle una mano encima, Brum sacó un revólver que llevaba en el bolsillo derecho y apuntó a los policías. “¿Qué va a hacer, Dr. Brum?”, preguntó Castelli. Ingresaron en ese momento dos amigos del ex presidente, y uno de ellos se dirigió al policía preguntando: “¿Trae usted orden del Juez?”. “No, Señor, del Presidente de la República”. Ante esa respuesta Brum alzó el arma e hizo fuego dos veces; una de las balas pasó a centímetros de la cabeza de Gamboa y la otra hirió a Castelli en el brazo. Ambos policías se marcharon precipitadamente. Mientras descendían la escalera, Brum volvió a disparar sin dar en el blanco. Cuando llegaban a la puerta de calle, apareció Blanca Nieves Frías (esposa de Brum), que les cerró el paso. En ese momento un cuarto disparo del ex presidente voló la gorra de Gamboa.”
Al mediodía Brum salió a la puerta junto a sus hermanos, Alfeo y Lirio y su amigo el Dr. Eduardo Acevedo Álvarez; se encontraba armado con un revólver en cada mano, caminando de un lugar a otro, desafiando al perímetro que rodeaba su casa. Terra había ordenado cercarlo, pero que no lo tocaran. Luego de varias negativas, como la que reza el comienzo del artículo, Brum aceptó refugiarse en la embajada de España. Los trámites hechos por su sobrino político el Sr. Conrado Hugues ante el Presidente Terra, otorgaron el permiso de aquél para trasladarlo. En momentos en que estaba todo listo, Brum acusando a los presentes de traidores y cobardes, se dirigió a la calzada y al grito de “¡Viva Batlle!”, “¡Viva la Democracia!”, se disparó en el corazón. Más de 5.000 personas acudieron al sepelio, y hasta el Presidente Terra, según su hija Matilde Terra, expresó: “No puede ser, ¿cómo pudo haber pasado eso? ¡Si él había decidido albergarse en la embajada de España!”
Más allá de los hechos históricos, cada cual hijo del contexto de su tiempo, la defensa de los ideales, debe estar siempre presente en la memoria de los pueblos. Muchos han emulado la heroica entrega, que quizás en la actualidad parezca desproporcionada o melodramática, pero que para aquellos hombres de honor, revestía la esencia del carácter y de los principios con los que se manejaban en su vida política, que nunca fue excluyente de la privada.
Depende de nosotros, que en el porvenir, no sean necesarios más sacrificios parecidos; teniendo en cambio muy presente, la enseñanza y el ejemplo del patriotismo de nuestros mártires y en especial el de Brum: la vida por la democracia.

Publicado en - Especiales Semanales, 1- Lunes, Ayer y HoyComentarios (0)

YO, FIRMÉ

Por Dr. Adrián Báez
Estimados lectores. Lo vivido el pasado martes en el hermosísimo Teatro Larrañaga, habla a las claras de una sociedad consciente del poder que tiene la unión, por encima de las diferencias existentes en su seno.
Ver a representantes de las más diversas instituciones sociales y a políticos de todas las colectividades presentes en esa convocatoria ciudadana, nos deja pensando en la posibilidad latente que tenemos los uruguayos a la mano, de poder resolver muchísimos de los problemas que padecemos, bastando para ello, con que haya voluntad.
El ejemplo que Salto ha dado a lo largo de su historia al respecto, debe de servir inclusive para nosotros mismos, los salteños. La Represa de Salto Grande; las Universidades, tanto la pública como las privadas; los institutos de formación docente; los complejos termales; son en si mismos una evidencia de que cuando se quiere, se puede. Ahora vamos por el IMAE; objetivo que de alcanzarse, una vez más beneficiará, como los ejemplos mencionados, no solamente a los coterráneos, sino que también a la región.
Que en menos de una semana se alcanzaran las 50.000 firmas deseadas, las que al llegar a los 7 días del lanzamiento de la campaña de recolección mañana martes, pasarán con creces dicho piso, es un preciso mensaje que el gobierno nacional no puede desoír, ni mucho menos descartar, sin caer en el penoso y peligroso ejercicio de un accionar soberbio y por qué no, antidemocrático.
Hemos escuchado voces que reclaman el seguimiento de procesos administrativos necesarios para la habilitación del centro cardiológico, y no nos oponemos a que se sigan; lo que decimos, y en eso creemos estar todos de acuerdo, inclusive muchos de quienes apoyan la postura oficialista, de que esas cuestiones deben de ser resueltas por quienes tienen competencias en ello, y que no pueden ser impedimento y menos aun una excusa para denegarle a buena parte de la ciudadanía, herramientas necesarias para garantizarles una mejor calidad de vida, o el aliciente de saber que, si por desgracia, sufren una insuficiencia cardiaca tal que amerite un tratamiento que solamente un IMAE puede brindar, y con el cual haya reales y mayores posibilidades de obtener un buen resultado, tienen un acceso rápido y al alcance de la mano.
Los vericuetos burocráticos que tanto limitan y demoran los pasos del progreso en todos los aspectos de la vida, ya no sirven de pretexto y está en nosotros, los ciudadanos de éste maravilloso país, recordárselo a los dirigentes sociales y políticos de todas y cada una de las ideologías latentes en Uruguay.
Tampoco podemos ni debemos tolerar que se nos menosprecie intelectualmente y se nos tome de tontos, esgrimiendo perimidos discursos oportunistas en los que se defiende un sistema en el que para que las cosas funcionen o sean “igualitarias”, deben de ser propiedad del Estado. Poco importa si la inversión es privada y las ganancias serán usufructuadas o disfrutadas por dicho sector; importa sí y mucho, por cuestiones básicas de humanidad, que miles de compatriotas puedan intentar salvar sus vidas, y decimos intentar, pues un IMAE no asegura con su sola presencia que la misma sea salvada, pero sí ofrecerá una alternativa menos alarmante o preocupante, que contar los kilómetros transitados, especulando con una llegada a una asistencia en la capital de la República, a la que se podrá llegar o no.
Sabemos que los intereses ocupan un lugar preponderante en dicha cuestión, pero en cuál no. Por lo tanto, si el gobierno y los prestadores privados de salud deben arreglar cosas, que las arreglen; si deben de sellar acuerdos, que los sellen; si deben de pasarse facturas, cuentas o reproches, que se los pasen; no es asunto nuestro ni nos interesa.
Hoy por hoy, el norte del Río Negro tiene un espacio físico con los elementos suficientes para evitar muertes y salvar vidas; eso es lo que nos impulsa a apoyar ésta causa, y no es poca cosa.
Señores, a las cosas. Gobierno, escuche a su pueblo; ciudadanos, continuemos en la marcha por el IMAE Cardiológico en el Litoral Noroeste, que no por ardua, deja de ser la más justa. Yo firmé.

Publicado en - Especiales Semanales, 1- Lunes, Ayer y HoyComentarios (0)

MUJERES: CONSTRUCTORAS DE SU TIEMPO

Por Dr. Adrián Báez
Estimados lectores. Al conmemorarse un año más del Día Internacional de la Mujer, realizamos nuestro pequeño homenaje, más allá de sostener lo innecesario de fijar una fecha para rendirle culto al género que engendra la vida, pues basta este simple hecho, para tener un lugar preponderante en la memoria de cada uno de nosotros; creyendo asimismo que, es discriminador reconocerla sólo por su facultad de procrear. Estamos convencidos, pues así lo demuestra la historia de la humanidad, que lo femenino sabe trascender en todo tipo de aspecto, generando hechos de tal envergadura como para ser recordados por su vigencia, sin la penosa necesidad de estipularle cupos legales para que ocupen aquellos lugares que le corresponden, siempre y cuando sean exigibles de acuerdo a sus talentos y virtudes morales, intelectuales y personales.
Obviamente, una cosa es el deber ser y otra muy distinta el ser. Lamentablemente, en este último espacio de la existencia, el género femenino – que hace tiempo supo romper sus cadenas en nuestra civilización, aunque se crea lo contrario, pasando de ser protagonistas de un segundo plano a realizadoras del primero en muchos aspectos – continúa padeciendo, sin embargo, una injusta postergación en áreas específicas como en la política, en la empresa, en los cargos de confianza y otros rubros, a niveles que sorprenden en un mundo globalizado.
El hombre, ha venido paulatinamente entendido en el correr de los tiempos – costándoles a muchos reconocerlo, claro está – que es fundamental para el desarrollo de una sociedad justa, solidaria y liberal, la inclusión full time de nada más y nada menos que de la mayoría o mitad y muchos unos más de la población, en aquellos lugares de los que se la excluyó; y a raíz de ello, primero se concedió la educación, patrimonio exclusivo del hombre, demostrando ser excelente en literatura, ciencia, y otros labores; luego, comenzó a trabajar, y en ese trabajo se le dio la posibilidad de ir igualando (no del todo) su sueldo con el del hombre y así colaborar y tener una participación más fuerte en el protagonismo familiar; y por fin, el ascenso a cargos de importancia en las empresas, dirigiéndolas muy bien, y en muchísimos casos mejor que el sexo masculino. Más tarde, vendría la política; ¿pero en realidad fue más tarde, o desde antaño ha demostrado ser un eslabón fundamental para la dulcificación de la misma, sin por ello ser menos firme y menos competente en un terreno tan arenoso?
La verdad es que en este ambiente, la mujer ha tenido a lo largo de la historia una incidencia más que importante, diríamos que imprescindible, donde pudo transitar y trascender con luz propia y marcar a fuego épocas enteras, ya sea ejerciendo influencia entre bambalinas, o gobernando directamente.
A modo de ejemplo, en países como Inglaterra, Rusia, y España, fueron mujeres gobernantes las que cambiaron el rumbo de sus naciones, convirtiéndolas en potencias. Recordemos que en Inglaterra, fue Isabel I quien comenzó con el expansionismo marítimo, haciendo de su país, el líder comercial y dueño de los mares en el Siglo XVI; a mediados del Siglo XIX, Victoria I, consolidó aquel Imperio Británico, en base al colonialismo, el comercio y la banca. Por su parte, en Rusia, culminando el Siglo XVIII, en los albores de la Ilustración, Catalina II, reformadora social y artífice del poderío ruso en su amplio territorio, continuó los pasos del Zar Pedro el Grande, transformando para siempre la esencia del gigante. En tanto que en la Madre Patria España, con Isabel la Católica a la cabeza, se recuperó el territorio que ocuparon los musulmanes durante siglos, unificando el reino, el cual en poco tiempo sufrió una verdadera metamorfosis, cuando la Monarca resolvió apoyar y apadrinar la aventura de Cristóbal Colón, en la hazaña que cambiaría el rumbo de la humanidad, para siempre.
Y a lo que respecta a nuestra América, y en particular al Río de la Plata, mujeres hacedoras de situaciones, comprometidas con su pueblo, las hubo a granel. La Sra. Eva Perón con sus jóvenes 30 años, defendió a las clases más humildes contra las tradiciones sociales más vetustas, de aquella Argentina ultra conservadora y absolutamente patriarcal (a pesar de los muchos miramientos que su metodología pueda suscitar). Ella supo, inteligentemente, utilizar el poder que ostentaba su marido, para consolidar reivindicaciones sociales tales como: ley obrera de ocho horas; educación para la mujer y los pobres; derechos sindicales para los trabajadores; el voto femenino; y la consolidación de una clase media, que fue niveladora de esa sociedad tan desigual.
En nuestro Uruguay, desde la gesta artiguista, llegando a nuestros días, muchas mujeres tuvieron conciencia del necesario e impostergable compromiso que ha de tenerse con la Nación. Melchora Cuenca de Artigas; Bernardina Fragoso de Rivera; Ana Monterroso de Lavalleja; Josefa Oribe; Matilde Pacheco de Batlle y Ordóñez; Juana de Ibarbourou; Matilde Ibañez de Batlle Berres; las hermanas Luisi; las doctoras Alba Roballo, Adela Reta, Jacinta Balbela; y tantas otras Damas, que han trascendido ya sus materias y sus tareas, para constituirse en Patrimonio de la República.
Sus ejemplos procuran ser, sin habérselo propuesto o tal vez sí, una voz de aliento para sus congéneres, para que comiencen a ocupar en el escenario político, el lugar que les corresponde por derecho propio, sin necesidad de padrinazgos y mucho menos de autorizaciones de ningún lugar; pues sabemos, creemos, y estamos convencidos, de que nuestra sociedad sería más humanizada, si tuviéramos un plus, de la formidable unión que constituyen la política y las mujeres, constructoras de su tiempo.

Publicado en - Especiales Semanales, 1- Lunes, Ayer y HoyComentarios (0)

EL DETERIORO DE NUESTRO PATRIMONIO

Por Dr. Adrián Báez
Estimados lectores. Nuestra hermosa ciudad de Salto posee muchos atractivos otorgados por la naturaleza, como el inigualable Río Uruguay y sus cascadas; las aguas termales que lo constituyen en uno de los mejores centros turísticos del ramo; la riqueza de sus suelos que posibilitan la agricultura y la ganadería de nivel, aunque muchos no lo reconozcan, con el intrínsico valor que ello tiene en el progreso del país; entre muchas virtudes.
A esa enorme riqueza que natura nos dio, se le suma indiscutiblemente la de la cultura, también muchas veces relegada a planos inmerecidos, siendo que éste terruño, ha sabido ser cuna de grandes hombres y mujeres que supieron dejar en vida y siguen haciéndolo tras la muerte, el nombre de Salto impreso en las mejores páginas de la cultura latinoamericana y mundial, con nombres como Quiroga, Amorím, Marosa, y tantos otros que, no por no nombrarlos, dejan de ser merecedores de reconocimiento y gratitud.
También poseemos un rico patrimonio arquitectónico, cuyo mayor caudal proviene de tiempos en los que el buen gusto y la elegancia, no eran sinónimos de consumismo o de “ostentación”, sino que era producto de un refinamiento civilizatorio que creía que con lo bello, lo bueno y lo “chic”, se apostaba al progreso y al porvenir, surgiendo entonces bajo ese influjo, obras que nos enorgullecen, como el Teatro Larrañaga, el Ateneo, el Mercado 18 de Julio, la Basílica Catedral, el Museo del Hombre y la Tecnología, la Plazoleta Roosevelt, el Palacio de Oficinas Públicas, el Museo María Irene Olarreaga, más conocido como el Palacio Gallino, y un largo etc.
Lamentablemente – y es uno de los grandes debe que como ciudad tenemos, más cuando nos consideramos o pretendemos considerarnos un polo turístico de alcurnia – algunos de dichos edificios no se encuentran en el estado en que deberían estar, detentando una preocupante dejadez que, de no asumirse a tiempo la conciencia de su urgente mantenimiento, peligran y con ellos parte de nuestras más lindas y profundas tradiciones e historia como sociedad.
Sabido es el calamitoso estado del enorme edifico de la esquina de Artigas y Treinta y Tres; inclusive el Ministro de Transporte y Obras Públicas, cartera a la que pertenece el mismo, manifestó en una reciente visita a la ciudad, su asombro ante dicha realidad, “comprometiéndose” a conversar con los organismos públicos que allí tienen oficinas, para llegar entre todos a un arreglo que posibilite su salvación, lo cual, sin ánimo de ser aguafiestas, nos parece muy poco práctico, a los efectos de que, hasta que conformen una casi segura comisión pro su remodelación, el gigante continuará su lenta pero segura y tenaz decadencia.
Otro de los clásicos lugares que nos sorprende ver, pues representa el señorío de aquellas antiguas familias patriarcales del siglo XIX, y que supo hasta hace poco tiempo albergar -y con buen criterio, apenándonos el cambio del mismo- la sede del Gobierno Departamental, es el Palacio Córdoba. Dicha construcción con vista al Río Uruguay, y que hoy se utiliza para determinadas actividades establecidas por la comuna, deja ver un descuido en su estructura, que lastima los ojos.
Invitamos a que pasen por delante del mismo y vean ustedes mismos, cómo la mampostería comenzó a caerse, y el descuido de la pintura de paredes y ventanales, le dan un aire de abandono tal, que no combina en lo más mínimo y por lo cual es totalmente contradictorio, con la hermosa Plazoleta Roosevelt, que a buen tiempo fue embellecida.
Indudablemente que muchos plantearán, y con razón, que existen cosas que tienen prioridad en ser tratadas y problemas que conllevan soluciones para ayer; sucede que, y forma parte también de nuestra esencia como pueblo, el patrimonio habla de nosotros, de lo que supimos ser en el pasado, y en los que podemos llegar a ser en el porvenir, si valoramos en éste presente nuestra historia y en ella nuestra idiosincrasia.
Pero lo que denunciamos en ésta columna con espíritu constructivo y no de reproche mañoso, acontece también en otros puntos del Uruguay, inclusive en la propia ciudad de Montevideo. En ellos vemos atónitos monumentos de nuestra más gloriosa arquitectura en absoluto abandono y decaimiento, que dice mucho de la decadencia de nuestros valores y prioridades culturales, y que niega en los hechos, el deseo de constituirnos en un atractivo de la industria turística regional, cayendo en el obsoleto, injusto y necio concepto, de que el Uruguay que debe y tiene que mostrarse al mundo, es el circunscripto a las verdaderamente hermosas y paradisíacas playas del este, y por ende es allí donde deben ser volcados todos los esfuerzos económicos.
Somos sabedores del denodado trabajo realizado por las Comisiones Honorarias del Patrimonio Histórico de cada Departamento, y de la Comisión del Patrimonio Cultural de la Nación; pero al mismo tiempo, consideramos que han sido insuficientes los recursos volcados y las voluntades políticas, las que en definitiva resuelven, puestas al servicio de recuperaciones, reconstrucciones, mantenimientos y adquisiciones.
Ya lo dijo ese gran rioplatense de las letras como lo fue Julio Cortázar: “La cultura es el ejercicio profundo de la identidad”; por lo tanto, debemos concientizarnos de su valor, y un paso interesante a dar, es comenzar por recalcar el penoso camino que ya viene transitando desde hace algún tiempo nuestra herencia edilicia, que desembocará, de no ponerse las barbas en remojo, en el vergonzoso y criminal deterioro de nuestro patrimonio.

Publicado en - Especiales Semanales, 1- Lunes, Ayer y HoyComentarios (0)

LA EDUCACIÓN, EL ARMA MÁS PODEROSA

Por Dr. Adrián Báez
Estimados lectores. Varias escuelas, liceos y UTU, otro año más ven peligrar el comienzo de las clases, al continuar padeciendo la ya injustificable situación de contar con sus edificios en condiciones poco apropiadas. Es un tema de nunca acabar, inclusive cuando una vez más el gobierno frentista le otorgó ya, un mayor caudal de recursos en el último presupuesto, que como tantos otros rubros, parecen no ser muy bien administrados.

Adrián Baez.

Adrián Baez.

Cada inicio del año lectivo se presenta la misma coyuntura; se hacen los mismos planteamientos de que antes de que finalicen las vacaciones la problemática será resuelta, o después de Semana Santa o de Turismo, y así se patea la pelota hacia delante, en un irracional tira y afloje entre los mismos protagonistas de la disyuntiva, quedando siempre en el medio del fuego cruzado los educandos, que obviamente son los más damnificados.
De nada sirve volver sobre lo no hecho en estos doce largos años de despilfarros e imprevisibilidad en los que ha incurrido la fuerza política que nos gobierna; lo que sí lamentamos, y lo hemos manifestado reiteradas veces por este medio, es la enorme oportunidad perdida de realizar todas las reformas imprescindibles para el mejor funcionamiento de aquellas actividades desarrolladas por el Estado, y que tienen como destinatario al ciudadano, principalmente al de menguadas posibilidades.
La educación, tema que nos continúa preocupando y que vemos con angustia que continuará haciéndolo, queda solamente en la retórica de los oportunistas y no toma forma alguna en los hechos, descolocándonos sobremanera la actitud transigente de los sindicatos docentes, que quienes con derecho, solamente se expresan arduamente y con vigor, cuando se trata de sus honorarios, siendo necesario que lo hagan también en el otro aspecto de la dignificación de su labor, que es el trabajar en lugares adecuados y seguros, desarrollando y aplicando planes de estudio que ennoblezcan a la principal tarea que es la de formar hombres y mujeres para el mundo.
No esperamos nada más de éstos gobernantes, cuyo accionar es el de hacer mucho ruido, pero con la carencia total de nueces; sólo nos queda apelar al sentido común de maestros, profesores y padres responsables y coherentes, que impidan el alargamiento de una situación caótica como la que vive la educación nacional.
No da lo mismo que los niños y jóvenes acudan a centros educativos cuya integridad física corre peligro por derrumbe, o por extremas humedades, o que el mobiliario esté destruido y no se cuente con elementos necesarios como libros, mapas, laboratorios, e ainda mais; no da lo mismo que los niños y jóvenes egresen sin conocimientos cabales que les permitan el día de mañana enfrentarse a un mundo cada vez más competitivo, donde se dividirán las clases sociales, no tanto entre el rico y el pobre, sino entre el ignorante y el formado; estableciéndose nuevos tipos de esclavitudes, en las que los sometidos serán aquellos ignorantes, y los amos, aquellos formados.
La izquierda fracasará en su histórico empeño de mantener a las multitudes en la oscuridad del conocimiento, para mantenerla sumisa a sus discursos vetustos y fuera de eje; y lo hará, pues siempre tendremos la fe y la esperanza de que sea esa misma multitud la que despierte y vea por sí misma, que no existe mejor gobernante, que aquel que le proporciona reales oportunidades de superación. No alcanza tan solo con mayores cantidades de dinero, se necesita además, y principalmente, la voluntad política de otorgar la verdadera libertad, que solo se alcanza por medio del saber, porque como bien lo dijo ese gran hombre que fue Nelson Mandela: “La educación es el arma más poderosa que puedes usar para cambiar el mundo”.

Publicado en Ayer y HoyComentarios (0)

UN ROBO INSTITUCIONALIZADO

Por Dr. Adrián Báez
Estimados lectores. Una vez más la perplejidad nos abruma, no por desconocer la verdadera cara de nuestros gobernantes, sino por negarnos a aceptar la triste realidad de que nuestro querido Uruguay, se encuentra dirigido por la hipocresía personificada, como con creces lo viene demostrando ser el partido gobernante.
Sabido es, y lo hemos manifestado hasta más no poder que, desde que asumió el poder el Frente Amplio, pocas han

Adrián Baez.

Adrián Baez.

sido las políticas fidedignas que apuntan al mejoramiento del nivel de vida de los uruguayos; nulas, las que procuran el avance de la educación; y nefastas las que a diario intentan de manera confiscatoria adueñarse del producto del trabajo de todos y cada uno de los compatriotas, las que hasta el momento fueron implementadas de forma legal.
La idea que ostenta la coalición de izquierdas de no efectuar la devolución de los aportes en exceso al Fonasa, no es otra cosa que quedarse, confiscar, expropiar dineros que le pertenecen al trabajador, a quien se le retuvo de más en su aporte efectuado, y que por lo tanto, pasa a tener un crédito frente al Estado; lo cual constituye un liso y llano delito de apropiación indebida, el cual se ubica tipificado en el título XIII del Código Penal, en donde se mencionan a los Delitos contra la propiedad, capítulo IV, Delitos contra la propiedad mueble de la que se está en posesión, rezando en el artículo 351: “El que se apropiare, convirtiéndolo en su provecho o en el de un tercero, dinero u otra cosa mueble, que le hubiera sido confiada o entregada por cualquier título que importare obligación de restituirla o hacer un uso determinado de ella, será castigado con tres meses de prisión a cuatro años de penitenciaria”; además de ser absolutamente inconstitucional: Artículo 7: “Los habitantes de la República tienen derecho a ser protegidos en el goce de su vida, honor, libertad, seguridad, trabajo y propiedad. Nadie puede ser privado de estos derechos sino conforme a las leyes que se establecieren por razones de interés general” y Artículo 32: “La propiedad es un derecho inviolable, pero sujeto a lo que dispongan las leyes que se establecieren por razones de interés general. Nadie podrá ser privado de su derecho de propiedad sino en los casos de necesidad o utilidad públicas establecidos por una ley y recibiendo siempre del Tesoro Nacional una justa y previa compensación. Cuando se declare la expropiación por causa de necesidad o utilidad públicas, se indemnizará a los propietarios por los daños y perjuicios que sufrieren en razón de la duración del procedimiento expropiatorio, se consume o no la expropiación; incluso los que deriven de las variaciones en el valor de la moneda”.
Pero lamentablemente, ésta idea no surge de la presente falta de fondos para las poco santas maniobras “sociales”; ya en el 2013, dentro del Frente Amplio se dio una fuerte discusión al respecto, donde, el en ese momento Vicepresidente de la República y actual Ministro de Economía Cr. Danilo Astori, se opuso rotundamente – lo cual no está claro si lo hará también en ésta oportunidad – expresando que: «El camino de la devolución de los excedentes del Fonasa tiene que ser respetado»; «No hay ningún argumento de peso que nos conduzca a evitar lo que debe hacerse por diversas razones que tienen que ver con las normas en vigencia hasta aspectos, incluso, de derecho constitucional que es necesario respetar. Así que no me parece que ese camino se pueda recorrer (…) En todo caso si el país lo necesita en el futuro tendrá que buscar otros senderos para disponer de los recursos necesarios».
Esto, sumado al aumento del gravamen a las transacciones financieras; el gravamen a las herencias, las que por desconocimiento se olvidaron que ya existe; el subir la tasa del Impuesto a la Renta de las Actividades Económicas (IRAE) y el Patrimonio; el colocar impuestos a los premios de juegos de azar y revisar las exoneraciones fiscales; habla a las claras de que el gobierno no ha sabido durante todos estos años administrar los dineros públicos y que necesita para ayer, recursos con los que cubrir su para nada democrática “redistribución de la riqueza”, y la fuerza política lo sabe. Asistimos al desmoronamiento del gigante de pies de barro, pues eso es lo que ha sido durante todo este tiempo la izquierda “progresista”, la que incoherentemente o no, con su discurso en defensa de los trabajadores, hoy en día para tapar sus macanas y sus imprudencias con los fondos públicos, ahoga a esos mismos trabajadores – contribuyentes, con una denodada presión fiscal, que hablando criollamente, no es otra cosa que un robo institucionalizado.

Publicado en - Titulares -, Ayer y HoyComentarios (0)

CERCENAR LA LIBERTAD

Por Dr. Adrián Báez.
Estimados lectores. Cada día que pasa, tenemos la impresión nada agradable por cierto, de que el futuro de nuestra sociedad corre serio riesgo ante la eminente orfandad de formación, aunque sea mínima, de las futuras generaciones.

Adrián Baez.

Adrián Baez.

En reiteradas oportunidades hemos manifestado nuestra enorme preocupación por la situación calamitosa de nuestra educación, por más que los necios de todos lados sostengan con alicaídos y cuestionables argumentos, lo contrario.
No entraremos a comentar el tristísimo accionar de las máximas autoridades de la educación, pues son paupérrimas y constituyen un gasto desmedido de tinta y tiempo, en el entendido que mientras gobiernen los amigos de la tendenciosa idea que la izquierda nunca se equivoca, por más indicios que vean frente a sí, es al santo botón criticarlos.
Pero lo que sí consideramos harto importante recalcar, son los permanentes horrores que se cometen, pues sirven de ayuda memoria para aquellos compatriotas que sí velan por un mejor mañana para sus hijos, teniendo a su alcance más elementos que los lleven a decidir de otra manera al momento de sufragar.
El caso de un niño habilitado para anotarse en el liceo pese a haber faltado 124 días en el año lectivo, lo cual fue denunciado por una adscripta a través de una carta publicada en la web de la Asociación de Docentes de Educación Secundaria (ADES), ratifica nuestro temor, pues ya son los mismos docentes los que se alarman ante tantas barbaridades. La docente relata que, cuando regresó de las vacaciones de enero al liceo en que trabaja, le dieron la tarea de llamar por teléfono uno por uno a una serie de alumnos de la zona que supuestamente habían pasado a primero año, lo cual cumplió, encontrándose con un caso particular que cuenta así:
“El 7 de febrero concurrió al liceo el padre de uno de esos estudiantes que pude contactar, para inscribir a su hijo en primer año. El señor, entre sorprendido y avergonzado, dijo no tener el pase escolar, pues su hijo dejó de ir a la escuela un mes antes. Venía a inscribirlo porque lo estaban llamando todos los días (yo lo llamé solamente el 1° de febrero, perdón don José Pedro Varela, digo (Wilson) Netto, si tenía que llamarlo más veces…)”, escribió la adscripta Carina Benoit, de acuerdo a lo publicado por El País.
“Un poco intrigada por la respuesta —continuó—, ingresé a la plataforma de la Administración Nacional de Educación Pública (esa en la que las autoridades gastaron millones de dólares) y compruebo que el alumno, al cursar sexto año de escuela en 2016, concurrió 65 días a clase y faltó 124; de hecho su juicio es N/A, supongo NO EXISTE”. Y cuestiona: “¿Las autoridades no nos dicen hasta el cansancio que el famoso pase social de Primaria no existe, que los alumnos que egresan lo hacen porque alcanzan un mínimo de conocimiento que les permite afrontar un ciclo básico de enseñanza media?”.
Consultada por el caso, la Directora General del Consejo de Educación Inicial y Primaria (CEIP), Irupé Buzzetti reconoció que “fue un error informático que llevó a ese alumno a la Educación Media Básica”. Y explicó que N/A en realidad quiere decir “que No aplica, lo que significa que recursa, repite”. También advirtió que “el error será subsanado antes del próximo 20 de febrero”, para que el joven pueda cursar otra vez sexto de escuela.
Pero, la jerarca asimismo reconoció también que, 400 alumnos pasaron al liceo en 2016 por tener entre 15 y 16 años, pese a no haber logrado los resultados académicos básicos, pues está previsto que ningún alumno mayor de 15 años esté en Primaria; cuando esto pasa independientemente de la nota que tengan son promovidos al liceo, la UTU o a otros planes del Ministerio de Educación y Cultura (MEC).
Creemos que no hay palabras que definan semejante falta de racionalidad; o quizás sí las haya aunque duelan, y es que están hipotecando el futuro del Uruguay, y que nos demuestran a más no poder que, desean a un pueblo inculto, pues es más y mejor manipulable.
Seguiremos denunciándolo en cada oportunidad que podamos y tengamos, pues no seremos cómplices silenciosos de la atrocidad que se está perpetrando con nuestros jóvenes. Existen muchas maneras de esclavitud, y la peor de ellas, es la de negarle a toda una generación, las herramientas para pensar por sí mismos, lo cual equivale a cercenar la libertad.

Publicado en Ayer y HoyComentarios (0)

LA DENUNCIA DE DON AMÍLCAR

Por Dr. Adrián Báez
(…) el país está entrando nuevamente a otro “período militarista” (…) Las instituciones, por otra parte, y el respeto a las mismas, poseen ahora una fuerza de “hecho histórico” que nadie puede negar. Quien levante su mano para

Adrián Baez.

Adrián Baez.

traicionarlas -nadie lo ignora- aunque pueda recoger el momentáneo aplauso de los serviles de turno y de los incautos que rinden tributo al vencedor de la hora, llevarán consigo una mancha indeleble que recaerá no sólo sobre su persona sino que se volcará sobre sus descendientes. (…) Nadie (…) salvo por cobardía, por comodidad o por ceguera histórica, tiene el derecho de ignorar que hay en marcha en este nuestro Uruguay -más allá de las declaraciones que se hayan hecho y que se puedan hacer- un movimiento que busca desplazar a las instituciones legales para sustituirlas por la omnímoda voluntad de los que pasarían a ser integrantes de la “internacional de las espadas”.
Así, el 1º de febrero de 1973, por CX 16 Radio Carve, el Dr. Amílcar Vasconcellos, Senador del Partido Colorado, denunció ante la ciudadanía la injerencia que comenzaban a tener las Fuerzas Armadas en el plano político; esa injerencia que se transformó en un derrocamiento de la democracia y de las libertades.
El Presidente Bordaberry no hizo esperar su respuesta, y con carta fechada el 2 de febrero, contestó al legislador Batllista: “He confirmado una y otra vez, y lo reitero en ésta oportunidad, que no será con mi consentimiento que el país se apartará de su tradición democrática, y reafirmo una vez más la voluntad de cumplir con el mandato de entregar el poder sólo a quien determine la voluntad soberana del pueblo”.
La carta tranquilizó momentáneamente a la opinión pública, la que se vio agitada nuevamente el día 6 de febrero, tras la renuncia del Ministro de Defensa Dr. Malet, al estar en desacuerdo con el Presidente y los comandantes en jefe del Ejército y la Aviación, sobre la forma de contestar la carta del Dr. Vasconcellos. Pero no sólo el Dr. Malet se plantó ante la mencionada actitud; también se opuso al método planteado por lo mandos citados, reivindicando la obligada lealtad a las instituciones, el C/A Juan José Zorrilla, comandante en jefe de la Armada.
La respuesta se hizo pública el día 7; las FF.AA. se sentían víctimas de una “concertada maniobra política que persigue, entre otros objetivos, desprestigiar a las FF.AA. ante la opinión pública”; considerándose al Dr. Vasconcellos como “portavoz de una conjura de sectores partidarios en base a la posibilidad de ganar prestigios o caudal electoral”. En esa respuesta, fue estampada la idea fundamental de la llamada “doctrina de la Seguridad Nacional”, que buscaba atribuir a las FF. AA, la preservación del país, inmiscuyéndose hasta en la moral y estilo de vida.
El Presidente Bordaberry creyó calmar las turbulentas aguas, designando al Gral. Antonio Francese, como nuevo Ministro de Defensa. La idea no fue consensuada; provocando el acuartelamiento del Ejército y la Aviación; mientras que el Presidente y Francese, le ordenaron al C/A Zorrilla, hacer lo mismo en la Ciudad Vieja; copándose a su vez por parte del Ejército, Canal 5 y otros medios de comunicación. Era el 8 de Febrero. Los temores, no habían sido infundados.
El Viernes 9, el Ejército y la Fuerza Aérea, emitieron el Comunicado Nº 4, que pasó a ser el programa político del militarismo. Al día siguiente, al considerar insuficientes los 19 puntos del Comunicado anterior, se emitió el Nº 7, que profundizó la inmoral y atroz puñalada a la democracia.
Ante la indiferencia de muchos; el sorprendente apoyo de parte del Frente Amplio y de la central obrera CNT, que veían en la lucha contra la “oligarquía”, un punto de encuentro con unas Fuerzas Armadas que, de tomar el poder, podrían instaurar un gobierno cívico-militar al estilo peruanista del Gral. Velasco Alvarado; renunció Zorrilla, bastión de la defensa institucional. La primera parte de la peripecia culminó el 12 de febrero en la base de Boiso Lanza, donde se acordó la incorporación de las Fuerzas Armadas a la estructura de gobierno. El Golpe de Estado estaba técnicamente dado. Bordaberry continuaba siendo Presidente, pero había entregado el poder.
A 44 años de aquellos sucesos, las nuevas generaciones debemos conocerlos, para tratar con toda nuestra fuerza y convicción, de no cometer los mismos errores, y que nunca jamás, nuestra tierra viva las barbaridades que los prosiguieron.
La Dictadura fue consecuencia directa de la subversión guerrillera. Ésta, surgió contra la democracia en 1963, en pleno gobierno Blanco; no contra el totalitarismo; dándole al mismo, la excusa ideal para hacerse con el poder político. Tenemos el deber de hacer memoria de verdad, para ambos lados.
Pero no olvidemos que, cuando la indiferencia, el servilismo, y la falta de compromiso, son más fuertes que el amor a nuestra nación, las horas de la libertad están contadas. En eso se basó, la denuncia de Don Amílcar.

Publicado en Ayer y HoyComentarios (0)

EL PABELLÓN NACIONAL II

Por Dr. Adrián Báez
Estimados lectores. Continuando con la exposición de ciertos datos respecto de nuestra bandera, creemos necesario explicar el por qué, de los dos artículos realizados sobre la misma.
Consideramos harto importante, más para las futuras generaciones, el conocimiento de la historia e importancia del símbolo que nos une como Nación, por sobre toda diferencia ideológica, religiosa, étnica o de sexo, en un auténtico plano de igualdad republicana.
En cuanto al izamiento de la bandera, de acuerdo al decreto del 18 de febrero de 1952, es obligatorio todos los días festivos o de conmemoración cívica por las oficinas públicas y establecimientos fiscalizados por el Estado o con protección oficial, siéndolo diariamente en: Presidencia de la República; edificios de los Ministerios; barcos de la Marina Mercante, en cuanto no afecten las disposiciones vigentes, reglamentos de navegación o prácticas internacionales; Residencia del Presidente de la República; principales oficinas públicas que tengan relación con el tránsito internacional, situadas dentro de una distancia de cinco kilómetros de la frontera terrestre y fluvial del Río Uruguay.
Se permite, por otra parte, el uso del Pabellón Nacional por particulares sin autorización previa; estando prohibido el enarbolamiento de ninguna bandera que no sea la Uruguaya, en ningún edificio público o particular. Las Legaciones y Consulados extranjeros son los únicos que pueden izar sus respectivos pabellones en los edificios de su sede.
Por último, no podemos dejar de recordar la importancia que tienen dos homenajes, que por lo menos en una ocasión en su vida todo ciudadano natural o legal del Uruguay está obligado a prestar a nuestro mayor símbolo patrio, como lo son la Promesa de Fidelidad a la Bandera Nacional, tomada a los niños de primer año de escuela, junto al Juramento de Fidelidad a la misma, tomada a su vez a los alumnos de primer año del Liceo, cada 19 de junio, por disposición de la ley N° 9.935, del 14 de junio de 1940.
La obligación de la Jura, fue establecida por el artículo 28 de la ley N° 9.943, del 20 de julio de 1940, y decretos reglamentarios del 19 de diciembre de ese año y del 26 de mayo, 10 de junio y 1° de julio de 1943. Allí se establece que, todo ciudadano, natural o legal, está obligado a prestar Juramento de Fidelidad a la Bandera Nacional, en acto público y solemne. La Universidad y la Enseñanza Secundaria, así como todos los Institutos privados de enseñanza secundaria y profesional, dispondrán que en sus respectivos locales los alumnos presten ese juramento en idénticas condiciones.
Como dato a destacar, la falta de Juramento de Fidelidad a la Bandera acarrea sanciones. No se podrán expedir títulos profesionales o técnicos sin el cumplimiento de esa obligación. Asimismo, ningún ciudadano será admitido a desempeñar cargos en la Administración Pública sin haber justificado el cumplimiento de la obligación de Juramento de Fidelidad a la Bandera. A su vez, los institutos educativos oficiales omisos en organizar el acto de juramento pueden ser pasibles de sanciones administrativas y los privados pueden ser multados.
Promesa de Fidelidad a la Bandera:
¿Prometéis respetar y honrar esta Bandera que representa la dignidad, la soberanía y la gloriosa historia de nuestra Patria, la República Oriental del Uruguay?
A lo que, al prestar la promesa, se responde: ¡Sí, prometo!
En tanto, el correspondiente al Juramento de Fidelidad a la Bandera, reza:
¿Juráis honrar vuestra Patria, con la práctica constante de una vida digna, consagrada al ejercicio del bien para vosotros y vuestros semejantes; defender con sacrificio de vuestra vida, si fuere preciso, la Constitución y las Leyes de la República, el honor y la integridad de la Nación y sus instituciones democráticas, todo lo cual simboliza esta Bandera?
A lo que, al prestar el juramento, se responde: ¡Sí, juro!
Que dicha Promesa y Juramento sigan teniendo algún valor, constituye en parte, una de las principales responsabilidades de los padres hacia sus hijos.
Quien esto escribe, padre de un pequeño de un poco más de un año, ansía la llegada del momento en que pueda transmitirle a ese futuro ciudadano, el real significado de dichas palabras y el compromiso patriótico de su cumplimiento, empapado en el orgulloso sentimiento de ser por encima de todo, Oriental.

Publicado en - Especiales Semanales, 1- Lunes, Ayer y HoyComentarios (2)

EL PABELLÓN NACIONAL

Por Dr. Adrián Báez
Estimados lectores. Cuántas veces nos habrá sucedido pasar por algún lugar donde se encuentre la bandera bicolor, y casi con un sentimiento de complicidad, aunque no nos demos cuenta, la saludamos con una rápida mirada, le sonreímos o agachamos la cabeza en reverencia; cuántas otras, la miramos maravillados y se nos enciende el alma al verla en cualquier lugar que aparezca, sea en la televisión porque se juega un partido, o al viajar al extranjero, encontrándola sorpresivamente. Estamos seguros que en muchas oportunidades, y que si bien, quizás no lo reconozcamos, forma parte de nuestra esencia y la llevamos como marca estampada en nuestro ser. Pero, ¿sabemos cuál es su significado, y cuál fue la evolución hasta llegar a ser lo que es hoy en día?
La primera bandera de nuestro país, fue utilizada entre 1825 y 1828, cuando aún no nos habíamos constituido en República independiente. La misma se aprobó en el Congreso de la Florida, luego de que el Gral. Lavalleja convocara a los pueblos para que decidieran la formación de un Gobierno Provisional, el que después de elegido, bajo la presidencia de Manuel Calleros, comenzó a actuar el 14 de junio en dicha localidad, convocando a una Sala de Representantes de los cabildos de todos los pueblos de la provincia, la que inició sus funciones el 20 de agosto, presidida por Juan Francisco Larrobla.
El 25 de agosto de 1825, dicha Asamblea declaró unánimemente la Independencia de la Provincia Oriental con respecto a Brasil, así como la unión a las Provincias Unidas del Río de la Plata y la creación del primer Pabellón Nacional, variante de la bandera de los Treinta y Tres Orientales, especificada en la llamada Ley de Pabellón que declaraba: “La bandera de la Provincia Oriental estará compuesto de tres franjas horizontales, celestes, blanca y punzó…”
La Provincia Oriental eligió así su primer pabellón, conservando los colores de la época artiguista, aunque sin el lema “Libertad o muerte”, usándose posteriormente, el reconocido por las Provincias Unidas del Río de la Plata.
Luego de la Independencia, se promulgaron nuevas normas, una de las que estableció el uso de la segunda bandera de Uruguay, utilizada entre 1828 y 1830.
Cuando el 28 de agosto de 1828 se firmó la Convención Preliminar de Paz, en la cual se estableció la creación de un Estado independiente de Argentina y de Brasil en el territorio de la Banda Oriental; se marcó el nacimiento del Uruguay como país. Dicha Convención pautó que, los orientales habrían de elegir un Gobernador Provisorio y una Asamblea Constituyente, cuyas primeras reuniones se llevaron a cabo en San José de Mayo y en Villa Guadalupe (actual Canelones). Es allí donde el Gobernador Provisorio, Joaquín Suárez, planteó la necesidad de contar con un Pabellón Nacional propio, ya que hasta ese momento se utilizaba el de las Provincias Unidas del Río de la Plata.
De tal manera, el 16 de diciembre de 1828 se aprobó por decreto-ley, la creación del Pabellón Nacional. Artículo único: “El Pabellón del Estado será blanco con nueve listas de color azul celeste horizontales y alternadas, dejando en el ángulo superior del lado del asta, un cuadrado blanco en el cual se colocará el sol”.
Las nueve franjas azul-celestes representaban a los departamentos en los cuales se dividía el territorio uruguayo en esa época: Canelones, Cerro Largo, Colonia, Durazno, Maldonado, Montevideo, Paysandú, San José, y Soriano.
Posteriormente, por ley del 12 de julio de 1830, la bandera fue modificada, reduciendo sus franjas a cuatro azules y cinco blancas, manteniendo la simbología de la representación de los departamentos.
Pasaron los años, y finalmente, el decreto del 18 de febrero de 1952, especificó oficialmente que el dibujo del sol consistiría en un círculo radiante, con cara y orlado de 16 rayos (ocho rectos y ocho flamígeros intercalados), con un diámetro de 11/15 del cuadro blanco. Este sol, conocido como Sol de Mayo, es una representación del Dios del Sol Inca, Inti. Su denominación hace referencia a la Revolución de Mayo, ocurrida en la semana del 18 al 25 de mayo de 1810, que marcó el inicio del proceso de independencia de España de los actuales territorios que en ese momento formaban el Virreinato del Río de la Plata.
Los colores del Pabellón Nacional uruguayo, están tomados de los colores de la bandera de las Provincias Unidas, creada por el Gral. Manuel Belgrano, quien había propuesto como color de las franjas, un azul próximo al turquesa porque era uno de los colores de la Casa de Borbón; pero, dado que por entonces era bastante difícil encontrar paños de color turquesa, se optó por utilizar provisoriamente el color azul o el color celeste.
En tanto, la disposición de los elementos está inspirada en la bandera de los Estados Unidos de América. Las nueve franjas horizontales que se distribuyen sobre el campo representan los primeros nueve departamentos del país. En la bandera de los Estados Unidos, las 13 franjas rojas y blancas distribuidas de forma alterna representaban las Trece Colonias británicas que proclamaron su independencia en 1776. En el caso de Uruguay el Sol de Mayo simbolizaría el vínculo con las Provincias Unidas del Río de la Plata.

Publicado en - Especiales Semanales, 1- Lunes, Ayer y HoyComentarios (0)

FERNANDO CARDINAL, SUPO LUCIR

Por Dr. Adrián Báez
Estimados lectores. La partida temprana de todo individuo de este mundo, es en sí mismo una injusticia; más aún, cuando quien nos abandona, forma parte de ese selecto grupo de personas que constituyen el más cabal ejemplo de la brillantez a la que puede llegar el intelecto humano.
Esa injusticia tuvo lugar la pasada semana, y fue ejercida por el destino, contra una de las mentes más distinguidas que ha conocido en los últimos tiempos el Uruguay, y particularmente nuestro Salto; nos referimos indudablemente, al Dr. Fernando Raúl Cardinal Piegas.
Quienes tuvimos el privilegio de conocerlo, siempre sentimos una atracción inexplicable por su cultura e indiscutible poder verborrágico, que le permitía pasar horas explicando tal o cual tema que se le propusiera debatir, con una convicción espartana, y una devoción casi mística, por ganar la batalla intelectual.
Claro; la atracción inexplicable, con el tiempo fue transformándose en algo lógico y entendible; cómo ese joven, que con el tiempo devendría en un jurista de prestigio y un docente admirado, no iba a desempeñarse con tal soltura y conocimiento de causa, si llevaba en su genes la devota tarea de esgrimir el conocimiento, como una cuestión de honor, heredado de su madre, y el tener la razón con fundamento, heredado de la familia de su padre.
Es que al Dr. Cardinal, le tocó nacer en el seno de una familia de discutidores natos; hijo de una de las más grandes historiadoras de nuestro país, y principal referente del pensamiento Artiguista, la Profesora Ofelia Piegas, cuya personalidad y vastos conocimientos, no permiten dudar que si nos batimos a duelo en el plano de su tema, saldremos lo suficientemente heridos, y con el mote de ignorantes; y del sencillo, humilde, pero hombre querido por los suyos, por su innegable bonhomía, como lo fue “Caché” Cardinal Papa; no le quedaba otra que ser como fue, asumirlo y aplicarlo.
Quizás por ello, tuvo responsabilidades de suma importancia, apenas comenzada su carrera como Magistrado de la República, que lo llevaron a ser fundamental protagonista de uno de los momentos más recordados desde el retorno a la democracia: la extradición de los integrantes del movimiento terrorista vasco ETA. En dicha instancia, ante la enorme presión que la coyuntura aplicaba, que desembocó en hechos de violencia en la marcha hacia el Hospital Filtro o también llamada “la masacre de Jacinto Vera”, actuó con la altura que las circunstancias reclamaban, aplicando el derecho, por sobre toda opinión política, sin claudicar en su imparcialidad, ni en su amplio criterio jurídico.
Y será esa conducta intachable, la que sostendrá en su derrotero en el campo de la defensa de la ley, en el que aplicó la misma con dureza y justicia, pero no por ello de forma descorazonada; en el desempeño de la docencia, trasladando, con su inagotable humor agudo, el amor por el derecho y su apostolado, siendo de ésta manera como lo recuerdan alumnos y colegas, lo que no puede dejar de ser visto, como un justificado y merecido homenaje.
En tiempos en que la mediocridad y el desprecio institucionalizado por la cultura, con todo lo que ella significa y acarrea; en que la condición de persona de bien, es ladeada por la del oportunista e inescrupuloso; donde, al decir del tango de Discépolo: “Todo es igual nada es mejor “lo mismo un burro que un gran profesor”; la partida de ésta clase de hombres, debe de convertirse en un momento de reflexión, y ellos mismos erigirse en ejemplo a seguir y en una constante inspiración, para quienes consideramos que la humanidad será sin dudas más rica, si se aprecia y hace culto a lo sofisticado, al conocimiento, lo correcto, el buen gusto, y el siempre necesario don de gentes, elementos que el Dr. Fernando Cardinal supo lucir.

Publicado en - Especiales Semanales, 1- Lunes, Ayer y HoyComentarios (0)

LOS JÓVENES Y SUS MENGUADAS OPORTUNIDADES

Por Dr. Adrián Báez
Estimados lectores. Nuestro país ocupa el puesto 59 entre 179 países en cuanto a la perspectiva de desarrollo que tienen sus jóvenes, con enorme dificultad en el acceso a la vivienda y a un empleo propios; siendo que, paradójicamente, en participación política y facilidad de acceso a la educación entre los menores de 29 años, se encuentra entre las mejores del mundo.
Aunque el 22% de la población uruguaya entre en la categoría de joven, el 15% del gasto público social —4% del PIB— es lo que se destina a este sector, y de esa inversión más del 80% se lo lleva la educación, la salud y la asistencia social. De modo que, las oportunidades para lograr puestos de trabajo asalariado y los planes de vivienda, parecen haber quedado relegados a un segundo plano.
Realizando un cuadro comparativo con algunos países del continente, la evolución del gasto público social en la juventud uruguaya, como porcentaje del PIB, ha sido, tomando el período 2010-2013, de un 3.45% en 2010, a 4.05% en 2013; mientras que, tomándose el lapso de tiempo del 2010-2015, en México fue de un 2.59%, pasando a un 2.8; Colombia, 2.53% en 2012, al 2.89% en 2014; y El Salvador, de 2.76% en 2011, a un porcentaje de 3.16% en 201. Por lo tanto, el gasto es cinco veces mayor que en El Salvador, tres veces más que en Colombia y el doble que en México.
Ergo, el gasto público social para los jóvenes de entre 15 y 29 años viene en aumento —de 3,45% en 2010 a 4,05% en 2013— siendo Uruguay el que más invierte en la región en un comparativo de cuatro países que realizó el Fondo de Población de Naciones Unidas; sin embargo, Uruguay es el que menos destina a vivienda y servicios urbanos para los jóvenes. Estos rubros no entran siquiera en las áreas prioritarias, y si bien el 7% del gasto apunta a mejorar el acceso al trabajo, el país tiene la tasa de desempleo juvenil más alta en comparación con los países que incluye la investigación de Naciones Unidas.
En tanto, la evolución del gasto en jóvenes, como porcentaje del gasto público social en los años 2010-2015, fueron para Uruguay, de 14.55% en 2010, a 14.72% en 2013; mientras que El Salvador fue de 20.01% en 2011, a 20.54% en 2013; y México de 18.93% en 2010, a 20.64% en 2015
Por tales datos, Uruguay ocupa el puesto 154 entre 179 países en oportunidades de trabajo, según el Índice Global de Desarrollo Juvenil 2016 que realizó la Commonwealth, una prestigiosa mancomunión entre naciones ligadas al Reino Unido. La baja puntuación del país en este rubro, nos hace caer al lugar 59 en el ranking general y al octavo en la región.
Somos los que creemos que no debemos perder tiempo comparándonos con otros países, pues las realidades de cada nación son diversas, debido a múltiples factores sociales, culturales, y políticos; pero, de vez en cuando es bueno saber que, muchos están peor y otros tantos mejor, para que no perdamos el norte primordial que es sin lugar a dudas, el superarnos a nosotros mismos y a nuestras capacidades, para así lograr un real progreso y apuesta al porvenir.
Lamentablemente vemos con enorme preocupación, cómo Uruguay ha desperdiciado su tiempo y dinero, dejando de invertir seria y responsablemente en la verdadera riqueza que poseen los pueblos, como lo son sus recursos humanos; no desarrollándose políticas de estado específicas sobre el tema, no sabiéndose a éstas alturas, si no son hechas por incapacidad, o por falta de voluntad política, lo que sería aún peor, al significar un deliberado auto sabotaje de los superiores intereses de la ciudadanía. Que en pleno siglo XXI, el presupuesto para la preparación intelectual adecuada, primero, y luego, las oportunidades laborales que posibiliten una vida digna y un techo seguro, prioridad si las hay, denote mediocridad por parte de nuestros gobernantes y absoluto desinterés por el mañana, que no está muy lejos, habla a las claras, de que algo no va bien.
Las innumerables promesas electorales en las que escuchamos hablar de más y mejores condiciones de acceso al trabajo y al sueño de todo compatriota como lo es el techo seguro, quedan una vez más en airosos deseos que, de no ser posibilitados por quienes manejan la batuta, es imposible que los genere un importante número de muchachos que desean comenzar su vida activa, y como resultado de la misma, aspiran al logro de bienes materiales primordiales a los que tienen derecho, por ser, no fruto de un estándar consumista, como muchos lo ven, sino como derecho inherente a su calidad de seres humanos.
Nuestro país ya comenzó a pagar caro, y lo abonará con más multas y cuantiosos recargos a la brevedad, la total falta de criterio y visión de futuro, al no propender al mejor acceso al mismo, mirando hacia el costado, en lo que refiere a la realidad de los jóvenes y sus menguadas oportunidades.

Publicado en - Especiales Semanales, 1- Lunes, Ayer y HoyComentarios (1)

EL GENERAL RIVERA

Por Dr. Adrián Báez
“Durante el gobierno que me habéis confiado, vuestros destinos dependerán de vosotros mismos. La ley lo hará todo: que el imperio de las instituciones se afiance. No exijáis la perfección ni esperéis que todo sea acertado. Yo no os prometo una carrera de prodigios; y sin embargo, puede obrarlos muy grandes vuestra virtud y sobre todo vuestra

Adrián Baez.

Adrián Baez

unión: sin éstas no hay orden, no hay patria. Los orientales han acreditado muchas veces que son valientes y ¿por qué dejarían de ser generosos?. En un pueblo de bravos nadie invoca la concordia por debilidad; y mi mayor gloria se cifra en presidir ciudadanos libres e independientes” (Discurso de asunción de su primera presidencia en Noviembre de 1830).
De esa manera el General Fructuoso Rivera, inauguraba el primer gobierno constitucional de nuestra historia como Nación Independiente.
Personaje polémico si los hay; ha sido una de las figuras más gravitantes en la historia del Uruguay, sea por ser protagonista en las gestas más importantes; sea por su valía de baqueano y caudillo.
Nació el 27 de octubre de 1784 (no habiendo seguridad en cuanto al año), hijo de Pablo Perafán de la Ribera, cuyo apellido fue acortado y cambiada la letra “b” por la “v”, y Andrea Toscano o Toscana, ambos de origen argentino. Su crianza transcurrió en el medio rural, donde adquirió su indómita personalidad, la que lo empujaría a sumarse a las huestes artiguistas, demostrando sus dotes militares en la Batalla de las Piedras, el 18 de mayo de 1811, acrecentando las mismas en la de Guayabos, en enero de 1815.
Luego de la derrota de Artigas en Tacuarembó y su exilio al Paraguay, se enfrentó al Jefe a quien había servido con más sacrificio que nadie. Ya no quedaban muchos para luchar. Los Oribe y Bauzá se habían ido al bando de Buenos Aires en 1817; Otorgués, Lavalleja y Bernabé, se encontraban presos en Brasil desde 1818. Su visión consistía en que sólo manteniendo una fuerza armada propia, algún día se podría recuperar la autonomía de la Provincia. Pacta, entonces, con los portugueses y consolida su posición, desde la que mantendrá contacto con la gente, ejerciendo un permanente padrinazgo, siendo esta etapa de la vida del caudillo, una de las más polémicas.
Podrá estarse o no de acuerdo en cuanto a ciertas decisiones y hasta dudar de su ética; pero, lo que es imperioso destacar y es innegable, es la importancia que tuvo su accionar para la futura independencia de la patria.
Unido a la Cruzada Libertadora de 1825, ejerció su liderazgo junto a Lavalleja, llevando al ejército patriota a la victoria de Rincón el 24 de septiembre de 1825, siendo pieza clave en la de Sarandí, librada el 12 de octubre del mismo año.
Cuando el poder porteño puso en jaque la autonomía de los orientales, realizó su gran hazaña, insertando la guerra en el corazón del Imperio, al invadir las Misiones Orientales en febrero de 1828. Cuenta la leyenda que, el General Lavalleja envió al General Oribe a perseguirlo y detenerlo. En esa ocasión, cuando avanzaba por lo que hoy es Rio Grande do Sul, se encontró con las fuerzas brasileñas que intentaron impedir su paso. Hábilmente le dijo al jefe de la partida imperial que, lo que veía a lo lejos, era un ejército del cual él era la avanzada y que si quería evitar una derrota en su foja de servicios, debía dejarlo pasar. Los hombres a los que se refería, en realidad eran los comandados por Oribe, quien al ver que Rivera conversaba con los brasileños, creyó que se estaban uniendo a éstos, por lo que decidió retirarse por considerarse en desventaja. Habiéndose librado de los que le obstaculizaban el paso y de los que lo perseguían, pudo tomar las Misiones y demostrar su poder de negociación o mejor dicho su “viveza criolla”.
Al retorno, se instaló en el río Ibicuy dispuesto a no permitir más concesiones de tierras al Brasil; el gobierno oriental le impuso el acuerdo de Iberé-Ambá, viéndose obligado a retirarse hasta el Cuareim donde fundó la actual ciudad de Bella Unión, llamada entonces Santa Rosa.
Como lo explicó Don Juan Pivel Devoto, lejos de nacer nuestro Estado como una “invención” diplomática, su reconocimiento fue la culminación de 17 años de lucha militar y enormes sacrificios que habían moldeado un fuerte vínculo nacional entre los ciudadanos de la vieja “Banda Oriental”, devenida después en Provincia” y finalmente en “República” desde el 18 de julio de 1830.
En octubre de 1830, fue elegido como Primer Presidente Constitucional; fecha a partir de la cual, conocemos más o menos los hechos.
Ha sido objeto de amores y odios. Siempre junto a su amada Bernardina Fragoso, supo hacer época e historia.
Cuando en 1845 la clase doctoral que gobernaba la Defensa de Montevideo lo desterró, clase que si bien le temía, también le admiraba, proclamó al mismo tiempo, el mejor de los perfiles, para la posteridad: “Id y preguntad desde Canelones hasta Tacuarembó quién es el mejor jinete de la República, quién el mejor baqueano, quién el de más sangre fría en la pelea, quién el mejor amigo de los paisanos, quien el más generoso de todos, quién en fin el mejor patriota, a su modo de entender la patria, y os responderán todos, el General Rivera”.

Publicado en Ayer y HoyComentarios (0)

UN CONTROVERTIDO AÑO MÁS

Por Dr. Adrián Báez

Estimados lectores. El 2016 fue un año vertiginoso y multifacético; comenzó con una tristísima inundación que mucho aquejó a todo nuestro país y a la región, culminando tristemente con un tornado en la localidad de San Carlos, y a nivel internacional, con el atroz atentado terrorista en Alemania, y un importante terremoto en Chile. En el medio, se

Adrián Baez.

Adrián Baez.

produjeron situaciones de toda índole y tenor, que van desde la aparición de fenómenos climáticos a los que no estábamos acostumbrados, uno de los que desoló a la ciudad de Dolores; el sorpresivo triunfo electoral de Donald Trump en Estados Unidos; la destitución de Dilma Rousseff; la permanente violación a los derechos humanos en Venezuela y el endurecimiento del régimen totalitario de Maduro; la Paz en Colombia y sus marchas y contramarchas; la salida de Gran Bretaña de la Unión Europea por medio de un Referéndum; el desbarajuste administrativo de las empresas públicas en nuestro país; la penosa e inhumana guerra civil de Siria, con sus miles de refugiados; y los fallecimientos de dos líderes de fuste, Fidel Castro, longevo dictador de Cuba, y el Presidente Jorge Batlle, verdadero demócrata y defensor de las libertades.
Con altibajos y conquistas propias de nuestra condición humana, que cada día se esfuerza por demostrar su posible superación, y al mismo tiempo, nos revela su capacidad de autodestrucción, fueron en fin, doce largos meses en los que, como todo en la vida, existieron los matices y con ellos los blancos y negros. A la embestida terrorista, se le enfrentó el compromiso de un mundo que apuesta a la civilización y se ha unido en procura de una relativa paz, que según con el color del cristal con el que se lo mire, ha sido en muchos aspectos responsable de muchos males relacionados al conflicto; claro está, la gente común, la de a pie, brega sincera y coherentemente por lograr su preservación; ante las catástrofes naturales que nos golpean, se manifiesta claramente, una vez más, el espíritu solidario de una sociedad que por diferencias que sostenga en su seno, despliega su lado más humano, tendiéndole una mano a quien lo necesita, desinteresadamente, y que siente un auténtico pesar por la actual circunstancia; ante los totalitarismos, la voz popular habló más alto; ante las divisiones, el anhelo de tolerancia dio ejemplo.
En consecuencia, y sin ánimo de abundamiento, solamente nos resta desear, dentro de lo posible, el encarar el próximo año, con fuerza y compromiso, recordando siempre que si bien la unión posibilita la misma, teniendo a la familia como eje insustituible; es de nosotros mismos, como lo sostenía el Gral. Artigas, que debemos esperar.
A todos los Uruguayos; los de aquí y los de allá; augurios de realizaciones y logros propios y colectivos; augurios de superaciones y aprendizajes; augurios de fe y esperanza; con el objetivo primordial de transitar el largo camino, con convicción y entrega, pues a pesar de los pesares, ésta continúa; habiendo sido el año que culmina, solamente, un controvertido año más.

Publicado en Ayer y HoyComentarios (0)

ALARMANTES CIFRAS EN LA EDUCACIÓN

Por Dr. Adrián Báez
Estimados lectores, preocupa sobremanera, la enorme pérdida de horas de clases por las que atraviesa nuestro sistema educativo, por la ausencia en las aulas del cuerpo docente, contando en el pasado 2015, unas 733.309 en Primaria; 513.500 en Secundaria; y 250.810 en UTU.
Si bien dicho año llegó a un record histórico en cuanto a las inasistencias; de acuerdo a lo informado por el Consejo de Educación Secundaria, en el cómputo de las inasistencias se incluyen licencias por enfermedad, maternidad, estudio, pases a comisión y otras causas, lo que en este 2016 que se acaba, disminuyó, habiendo sido en el período de enero a octubre, de 236.487 en Secundaria; 213.057 en el primer semestres en Primaria; y de 122.830 tomando el mismo lapso de tiempo en la UTU; aunque de todas formas las cifras continúan siendo elevadas, y no se avizora una solución al respecto.
Lo decimos pues, si tomamos un cuadro comparativo de los últimos diez años, el panorama no ha cambiado de forma sostenida y continua, sino todo lo contrario, ha sido variable e inconsistente, la que demuestra que en el tema, no se pusieron barbas en remojo, más allá de la satisfacción de las autoridades por una mínima reducción.
Pero también, nos enfrentamos al dilema de las horas vacantes, principalmente en Secundaria, donde los estudiantes ni siquiera llegaron a tener a un profesor asignado en materias como Inglés, Informática, Idioma Español, Matemáticas y Física. Para tener una idea, hasta el primer semestre de 2016 había 2.501 horas sin docentes, la mayoría de ellas en Informática, con 980 horas, seguido por Inglés, con 239.
Por lo tanto, haciendo un pequeño resumen, la cantidad de horas perdidas en Secundaria, debido al ausentismo docente, ha sido de 121.293 en el 2004; 249.100 en el 2010; de 513.500 en el 2015; y en el 2016 hasta el mes de octubre, de 236.487. Las horas vacantes, en el 2011, de 2.846; en el 2015, de 3.696; y en el primer semestre de 2016, 2.501horas: Informática 980, Inglés 239, Química 186, Matemática 153, Física 153, Literatura 134, Música 109, Historia 105, Idioma Español 98, Educación Física 93, Geografía 69, Italiano 58, Biología 50, Dibujo 42, Astronomía 26 y Educación Social y Cívica 6 horas.
En Primaria, la cantidad de horas perdidas debido al ausentismo docente, discriminado por año, fue de 575.441 en 2014; 733.902 en 2015; y en el primer semestre de 2016, de 213.057.
En tanto que en la UTU, el ausentismo docente, fue en 2004 de 111.272; 2010 de 197.268; 2015 de 250.810; y el primer semestre de 2016, de 122.830.
Creemos que los datos hablan por si mismos, y que por más excusas que puedan blandirse, que el 2010 y el 2015 fueron un años de votación del presupuesto y que por ende la conflictualidad sindical llevó a días de paros, o que más de un 30% de los docentes aún no culminaron sus carreras, etc, etc, etc; año a año vemos estupefactos cómo se busca recovecos para justificar una absoluta falta de brújula que indique la primordial tarea de solucionar dichos temas, los que no dejan de ser administrativos, allende de la notoria falta de voluntad política por parte del gobierno, en dignificar los salarios de los educadores, quienes vienen siendo sistemáticamente relegados en su legítimo reclamo, más cuando en nuestro país existen centros de formación docente a lo largo y ancho del territorio, justamente porque pretendemos en lo más profundo, continuar siendo algo que hemos dejado de ser, una nación donde la formación sea lo primero y más importante, como herramienta fundamental para construir el porvenir, cuya construcción está hoy en jaque, si continuamos dándonos de bruces con estas alarmantes cifras en la educación.

Publicado en - Especiales Semanales, 1- Lunes, Ayer y HoyComentarios (0)

LOS MÁS INFELICES SEAN LOS MENOS PRIVILEGIADOS

Por Dr. Adrián Báez.
Estimados lectores. El fallecimiento de tres pacientes con enfermedades psiquiátricas y discapacidades motrices que se encontraban hasta hace poco tiempo internados en la ahora desaparecida Aldea de la Bondad, se suma a la preocupación que hemos manifestado en otras oportunidades respecto a otros compatriotas que se encuentran en similares condiciones en otras instituciones del país y que han sido noticia en su momento, recordando solamente para ponerlo de ejemplo, el caso del hombre atacado por un perro y cuyas heridas le causaron la muerte, historia que estuvo unos días en el epicentro de la crónica, para desaparecer luego sin responsables concretos, ni mucho menos medidas tendientes a mejorar las deplorables e inhumanas condiciones de vida a las que están sometidos los internos.
La resolución del INAU de no renovar el convenio que tenía con la ONG Aldea de la Bondad, la cual durante muchos años tomó a su cargo el cuidado de un centenar de pacientes con serias patologías como las ya mencionadas, constituyó realmente un duro golpe, no sólo para los funcionarios de la misma, quienes de un día para el otro se vieron privados de sus puestos de trabajo, sino que también, y principalmente, para esas personas que dependían de éstos, quienes conformaban en la mayoría de los casos su única familia.
Imaginémonos por un momento que un ser querido con idénticos problemas de salud es arrancado de nuestro lado sin más, y que en un abrir y cerrar de ojos el mismo fallece, quitándose los impulsores de dicha separación, todo tipo de responsabilidad, cuando fueron advertidos que sin los cuidados y los procedimientos propicios, se podría llegar a esa lamentable circunstancia, lo que al final ocurrió, no mostrando más congoja que la de un frío funcionario público que dio como respuesta: “si estuviesen en Salto, podrían haber muerto igual por otras razones, pero no por el traslado. No se ha hecho referencia en ningún momento a que haya una vinculación entre una cosa y la otra”. ¿Qué haríamos? Indudablemente, o por lo menos así lo marca la cordura, buscaríamos explicaciones y que alguien nos dijera, asumimos la culpa, sea ésta para responder ante la sociedad y los deudos (familiares o como en el caso que nos ocupa los cuidadores), como ante la Justicia en caso que ameritara, previa investigación administrativa, y si se es un poco guapo, con una consecuente y coherente destitución.
Sucede que, éste tipo de sucesos ocurren a diario, en distintas reparticiones del Estado que se mal dedican a éstos menesteres, con menguados presupuestos, funcionarios desganados por las pésimas condiciones de trabajo y denigrantes sueldos, donde, los pacientes, no son más que números a los que si hay comida, se los alimenta, si hay abrigo se los cubre del fío, si hay agua caliente se los higieniza o se lo hace igual a temperaturas glaciares en invierno, como ya ha ocurrido y fue denunciado en su momento, y quedó en el nada rotundo que siempre se da por respuesta, en definitiva, con contados casos de humanidad de funcionarios que como los de la Aldea, se preocuparon y ocuparon dentro de sus posibilidades, en los restantes simplemente no importan; así de sencillo.
¿El responsable? No lo busquemos más, pues es siempre el mismos, el Estado y su obsoleto sistema que oprime, el que no ha sabido o querido ocuparse eficientemente de temas centrales para nuestra sociedad como la educación, la salud, la seguridad, los menores infractores, el sistema carcelario o el futuro mismo, revelándonos el ocaso de un país que supo ser humanista y que desde hace muchísimo tiempo dejó de serlo.
Ahora. Tampoco sirve, y no objetamos las buenas intenciones que muchos tendrán en el asunto, rajarse las vestiduras por el hoy; sabemos bien que dicho tema puede ser y de hecho lo es, utilizado como bandera de intereses espúreos y extemporáneos, pues quizás, si de la Aldea de la Bondad muchos se hubiesen ocupado, interesado e inmiscuido en un fidedigno apoyo, antes, no se hubiese llegado a la penosa coyuntura actual.
Mientras tanto, continuamos dándole la espalda a nuestro Prócer, desoyendo una de sus máximas, haciendo hincapié, cada vez con más ahínco, en que los más infelices sean los menos privilegiados.

Publicado en - Especiales Semanales, 1- Lunes, Ayer y HoyComentarios (0)

FIDEL MURIÓ, LA DICTADURA CONTINÚA

Por Adrián Baez
Estimados lectores. Jamás celebraremos una muerte, pues nuestra condición de cristianos nos lo impide; pero, tampoco ensalzaremos a quienes en vida combatimos, de una manera u otra, con un estado de constricción que sería harto hipócrita e iría a contramano de nuestros valores.
La muerte de Fidel Castro es en sí mismo un hecho histórico, por todo lo que el caudillo caribeño representó y continuará representando, para bien o para mal, en la historia de nuestro continente, y por qué no del mundo, pues si ha existido un personaje contradictorio, amado y odiado al mismo tiempo y con la misma intensidad, debemos mirarlo a él, sin lugar a dudas.
Eso sucede cuando una figura alcanza la estatura de epopeya en vida; muchos lo respaldan y se sienten atraídos por su hipnótica y carismática personalidad; y otros lo retractan, sin dejar de reconocer esas “virtudes”, que a aquéllos deleitan y a ellos les provocan repudio, por el fin último con el que las utiliza.
Nadie duda a estas alturas de la incidencia que Fidel tuvo en los acontecimientos políticos de América Latina desde el mismo año en que asumió el poder en Cuba, en 1959; directa o indirectamente fue un artífice clave de las marchas y contra marchas de muchos hechos que marcaron a fuego los destinos de varios países, y marcaron un derrotero cuyas consecuencias, aún hoy, encienden pasiones, discusiones y quizás con menor profundidad, provocan divisiones y variopintas concepciones de la libertad, la democracia y la justicia social.
Cuando alguien fallece, se prende el colectivo acto retrospectivo de la obra que el difunto dejó; de la grandeza de espíritu que el mismo tenía; de las bondades y bienhechoras acciones en pro de la humanidad; y lo allegado y buen amigo que era del que lo recuerda. Eso es así, y es una típica actitud uruguaya que la realizamos diríamos que hasta por instinto, pero en el claro entendido de que hay que hablar bien del muerto.
Obviamente, hay quienes se merecen eso y mucho más: homenajes, editoriales, monumentos, y un largo etc; pero, ¿qué sucede cuando el “celebrado” ha sido una persona que mató, torturó, persiguió, encarceló, dividió con rencor y odio a un país entero, separando padres de hijos, esposas de esposos; cuando sometió a casi 11 millones de personas a una precariedad inobjetable, que sería considerada en cualquier otro país “civilizado” del mundo como inhumano; cuando intentó desestabilizar las democracias de otras naciones, a favor de lo que consideraba mejor a la forma de gobierno que despreciaba?
Esas preguntas nos las hacemos y se la efectuamos a todos los que con legítimo derecho a pensar así, sienten profundamente la muerte de Castro, agregándoles otras interrogantes, ¿por qué los derechos humanos conculcados en Cuba son aceptados y justificados y los violados en otros lugares, como sucedió en Uruguay, son denunciados y repudiados?, ¿será que en el fondo de sus conciencias son tan autoritarios y totalitarios como el tirano más longevo de la historia reciente, y que si se violan derechos de los que piensan igual, hay inhumanidad, pero si se violan los de los adversarios, valen, por ser “el enemigo”?, y para terminar, ¿qué diferencia a Fidel de Pinochet, Franco, Videla y el Goyo?
Esa doble moral e hipocresía a ultranza las hemos visto desde siempre y resurgieron en los últimas días, desautorizando, lamentablemente, a muchos compatriotas y otros tantos extranjeros como la Sra. Hebe de Bonafini y su venerable Madres de Plaza de Mayo, quienes luchando hace tantos años contra las atrocidades hechas por las dictaduras, han salido a llorar por alguien que le hizo al hijo de otro, lo que sus tiranos le hicieron a los suyos; o nuestros respetados Pit Cnt y Frente Amplio, quienes consideran ser la misma encarnación de la humanidad, pero han insistido últimamente en ser bastiones de defensa de todo tirano o tiranuelo que ande a la vuelta.
Muchos lo habrán querido y lo querrán, pero no pueden impedir que quienes adoptamos la Democracia y la República como forma de vida, no lo lloremos; pues en la vida se es, o no se es, y hoy dudamos de muchos que han enarbolado la bandera
de la libertad, y hoy se sienten deudos; recordando, por otro lado, que aún fallecido, “el Comandante” continuará planeando sobre un pueblo que es el verdadero acreedor de esperanzas, vidas, libertades, oportunidades y un futuro incierto, aunque será solamente Cuba, la encargada de luchar por ellos, porque si bien Fidel murió, la dictadura continúa.

Publicado en - Especiales Semanales, 1- Lunes, Ayer y HoyComentarios (0)

FIDEL MURIO, LA DICTADURA CONTINUA

Por Dr. Adrián Báez
Estimados lectores. Jamás celebraremos una muerte, pues nuestra condición de cristianos nos lo impide; pero, tampoco ensalzaremos a quienes en vida combatimos, de una manera u otra, con un estado de constricción que sería harto hipócrita e iría a contramano de nuestros valores.
La muerte de Fidel Castro es en sí mismo un hecho histórico, por todo lo que el caudillo caribeño representó y continuará representando, para bien o para mal, en la historia de nuestro continente, y por qué no del mundo, pues si ha existido un personaje contradictorio, amado y odiado al mismo tiempo y con la misma intensidad, debemos mirarlo a él, sin lugar a dudas.
Eso sucede cuando una figura alcanza la estatura de epopeya en vida; muchos lo respaldan y se sienten atraídos por su hipnótica y carismática personalidad; y otros lo retractan, sin dejar de reconocer esas “virtudes”, que a aquéllos deleitan y a ellos les provocan repudio, por el fin último con el que las utiliza.
Nadie duda a estas alturas de la incidencia que Fidel tuvo en los acontecimientos políticos de América Latina desde el mismo año en que asumió el poder en Cuba, en 1959; directa o indirectamente fue un artífice clave de las marchas y contra marchas de muchos hechos que marcaron a fuego los destinos de varios países, y demarcaron un derrotero cuyas consecuencias, aún hoy, encienden pasiones, discusiones y quizás con menor profundidad, provocan divisiones y variopintas concepciones de la libertad, la democracia y la justicia social.
Cuando alguien fallece, se prende el colectivo acto retrospectivo de la obra que el difunto dejó; de la grandeza de espíritu que el mismo tenía; de las bondades y bienhechoras acciones en pro de la humanidad; y lo allegado y buen amigo que era del que lo recuerda. Eso es así, y es una típica actitud uruguaya que la realizamos diríamos que hasta por instinto, pero en el claro entendido de que hay que hablar bien del muerto.
Obviamente, hay quienes se merecen eso y mucho más: homenajes, editoriales, monumentos, y un largo etc; pero, ¿qué sucede cuando el “celebrado” ha sido una persona que mató, torturó, persiguió, dividió con rencor y odio a un país entero, separando padres de hijos, esposas de esposos; cuando sometió a casi 11 millones de personas a una precariedad inobjetable, que sería considerada en cualquier otro país “civilizado” del mundo como inhumano; cuando intentó desestabilizar las democracias de otras naciones, a favor de lo que consideraba mejor a la forma de gobierno que despreciaba?.
Esas preguntas nos las hacemos y se la efectuamos a todos los que con legítimo derecho a pensar así, sienten profundamente la muerte de Castro, agregándoles otras interrogantes, ¿por qué los derechos humanos conculcados en Cuba son aceptados y justificados y los violados en otros lugares, como sucedió en Uruguay, son denunciados y repudiados?, ¿será que en el fondo de sus conciencias son tan autoritarios y totalitarios como el tirano más longevo de la historia reciente, y que si se violan derechos de los que piensan igual, hay inhumanidad, pero si se violan los de los adversarios, valen por ser “el enemigo”?, y para terminar, ¿qué diferencia a Fidel de Pinochet, Franco, Videla y el Goyo?.
Esa doble moral e hipocresía a ultranza las hemos visto desde siempre y resurgieron en las últimas horas, desautorizando, lamentablemente, a muchos compatriotas y otros tantos extranjeros como la Sra. Hebe de Bonafini, quienes luchando hace tantos años contra las atrocidades hechas por las dictaduras, han salido a llorar por alguien que le hizo al hijo de otro, lo que sus tiranos le hicieron a los suyos.
Muchos lo habrán querido y lo querrán, pero no pueden impedir que quienes adoptamos la Democracia y la República como forma de vida, no lo lloremos; pues en la vida se es, o no se es, y hoy dudamos de muchos que han enarbolado la bandera de la libertad, y hoy se sienten deudos; recordando, por otro lado, que aún fallecido, continuará planeando sobre un pueblo que es el verdadero deudo de esperanzas, vidas, libertades, oportunidades y un futuro incierto, aunque será solamente Cuba, la encargada de luchar por ellos, porque si bien Fidel murió, la dictadura continúa.

Publicado en - Especiales Semanales, 1- Lunes, Ayer y HoyComentarios (0)

PEQUEÑO LUIS EMILIO, NUNCA TE RINDAS

Por Dr. Adrián Báez
Estimados lectores. Vivimos en un país donde, lamentablemente, en los últimos tiempos, los laureles son ostentados por aquéllos que mejor demuestran la mediocridad y la chabacanería, siendo la excepción, las personas que insisten en su engrandecimiento intelectual y por ende espiritual, a través del estudio o el trabajo, pues existen autodidactas de alto nivel que pasan inadvertidos; cuando debería ser la regla, en una sociedad que añorante de épocas mejores, continúa creyéndose culta, cuando ya no lo es más, o por lo menos, no tanto.
Muchas veces hemos escrito respecto al derrumbe de la enseñanza en nuestro Uruguay, y continuaremos haciéndolo, pues estamos absolutamente convencido de que es así, y que quién o quiénes lo contradigan, con todo el respeto que nos merece su opinión, bailan con la necedad más inaceptable y retrógrada, que es la de negar algo tan obvio.
Ante este panorama oscuro, y que mucho nos hace temer por el futuro de nuestros compatriotas, no de nosotros, sino de los que vendrán y de los que ya andan, surge una pequeña, pero sumamente valorada y valorable veta de luz, que nos da esperanza y ganas de luchar desde el lugar que nos toca, y esa alegría, nos la ha brindado un pequeño coterráneo de 10 años.
Se han organizado, y en buena hora, cosa que deseamos aumente en cantidad y en promoción, así como en incentivo y extensión hacia otras áreas, Olimpíadas Nacionales de Matemática en el Colegio Elbio Fernández, en las cuales, en este 2016, participaron nada más y nada menos 34.000 niños de todo el Uruguay, siendo ganador de una de las categorías en las que se divide la competencia, obteniendo la Medalla de Oro, el salteño Luis Emilio Martínez Lechini.
Este niño concurre al Colegio Vaz Ferreira y cursa 5to. año, y tras haber pasado por una larga preparación, pues en el 2015 también fue galardonado con una Medalla de Plata, se presentó ante un numeroso grupo de competidores, obteniendo el premio por el que fue a luchar, transformándose en un verdadero orgullo para nuestro Departamento, percatándonos felizmente de que existen instituciones, docentes y padres, que están dispuestos a llevar adelante la principal obligación de un educador, y cualquiera de ellos lo son cada uno desde su lugar, que es el fortalecimiento de la confianza y el estímulo de la inteligencia de los menores.
Este tipo de instancias ameritan reconocimientos y un fuerte respaldo de la ciudadanía, dejando de ser noticia, para convertirse en algo normal y común, donde se vaya creando un sano espíritu competitivo, no tanto por el hecho del ganar, lo cual es bueno, sino por la obtención de conocimiento.
Uruguay debe apostar como primer e indiscutible paso al porvenir, en la educación de los jóvenes; rescatando lo que pueda rescatarse de varias generaciones perdidas, y evitando que otras nuevas sigan el mismo rumbo.
En tierras en las que los deportistas, y merecido se lo tienen, son el epicentro de nuestras loas, y donde pésimos ejemplos se creen con derecho a recibir aplausos por cosas que nunca hicieron ni harán, que un niño de 10 años obtenga tan elevada condecoración, por utilizar la herramienta más preciada que posee el hombre, como lo es la razón, vale más que la pena resaltarlo y celebrarlo.
Qué bueno sería que las autoridades gubernamentales, tanto las nacionales y las departamentales, honren estas conquistas y realicen homenajes a estos ilustres, aunque pequeños ciudadanos, que nos enorgullecen en nombre de la cultura.
Pequeño Luis Emilio, nunca te rindas.

Publicado en - Especiales Semanales, 1- Lunes, Ayer y HoyComentarios (0)

POR QUÉ IMPORTA QUE TRUMP HAYA GANADO

Por Dr. Adrián Báez
Estimados lectores. Los resultados electorales en Estados Unidos tomó a todo el mundo por sorpresa, por lo menos a aquéllos que simpatizamos con la candidatura de Hillary Clinton y con el Partido Demócrata, por una cuestión ideológica y de principios, al representar la candidatura de Trump, y él mismo, todo lo contrario a lo que creemos y perseguimos como seres democráticos y liberales.
Muchos se preguntarán, por qué se han vertido ríos de tinta haciendo alusión a Estados Unidos y a sus candidatos a la presidencia, y la respuesta es simple: todo, absolutamente todo, lo que tenga que ver con la política y la economía de ese país, repercute directa o indirectamente en el resto del mundo y mucho más en naciones pequeñas como la nuestra, que dependemos exclusivamente del lineamiento de las reglas de juego, las que si cambian y toman una dirección opuesta a nuestros intereses, como dirían en Italia, Madonna Santa.
Ese es el real temor que cunde, no otro; poco importa si el nuevo Presidente estadounidense es de un partido u otro; lo que sí es preocupante, es que ese hombre, el más importante del planeta, cuyo poder económico y militar, si los mal utiliza, puede hacer temblar los cimientos del mundo, sea una persona sin un norte ideológico, o lo que es peor aún, lo tenga, pero cargado de racismo, xenofobia, homofobia, misoginia, y de un nacionalismo a ultranza, como los que el mundo ya conoció en la primera mitad del siglo XX, con los despóticos regímenes fascista, nazista y comunista.
No ponemos en tela de juicio el derecho que posee el pueblo estadounidense en darse el gobierno que desee, mismo equivocándose, a nuestro entender, pues como bien lo sostuvo Don José Batlle y Ordóñez: “No es que el pueblo nunca se equivoque, sino que es el único que tiene el derecho de equivocarse”. Lo que nos eriza la piel, es que ese mismo pueblo, que supo embanderarse como primera democracia liberal del mundo allá por 1776, cuyos padres fundadores establecieron bases sólidas en el sistema republicano, para que estilos de gobiernos autoritarios y hostiles a la libertad y sus consecuentes libertades, no tuvieran lugar en esa tierra de hombres libres y de oportunidades, haya roto su lazo inquebrantable con ese ideal, apostando por alguien que, Dios quiera nos equivoquemos y que su performance no pase de eso, de una puesta en escena para obtener voluntades a su favor, si lo desea, pondrá de rodillas esas creencias, perjudicando incuestionablemente al resto del mundo.
Hablando respecto al tema con amigos, me han criticado mi visión apocalíptica, considerando que los temores no dan para tanto, y que Trump hará los deberes, opinión que respeto, pero que no comparto; porque, podrá retroceder en sus posturas, pero creó, alentó o revivió en la mayoría de sus conciudadanos, a sabiendas o no, un espíritu revanchista y de odio, lo cual ha envalentonado a sectores detestables y repudiables como el Ku Klux Klan; en las escuelas se corean cánticos contra los latinos y a favor del levantamiento del muro, siendo los autores adolescentes que crecerán con la mentalidad de su superioridad racial; y los mensajes hacia socios comerciales y eventuales, no son claros, dando lugar a una expectativa tal, que gobiernos enteros se encuentran en stand by, con una razonable y responsable actitud, ante posibles cambios de rumbos.
Son válidas las dudas que éste out sider de la política generó; lo que no son validas, son las falsas esperanzas de crear un mundo mejor, derribando o tratando de derribar los valores de la tolerancia; el respeto; la diversidad en su amplitud racial, religiosa, sexual, nacional e ideológica; el apego a las instituciones democráticas y republicanas, con partidos políticos fuertes y erguidos, por muchos errores en los que habiliten caer; el desplante; la humillación; la burla; por la sencilla razón que, esos modus operandi, a lo largo de la historia de la humanidad, lo único que dejaron fue desgracia, tristeza, muerte y destrucción.
Ojalá nos equivoquemos, ojalá el necesario sistema político aúne fuerzas e impidan todo desmán, asumiendo su cuota parte de responsabilidad en el apogeo de ese nuevo “líder”; ojalá el nuevo Presidente no siga adelante con su pensamiento divisionista y apueste a lo correcto, pudiendo luchar contra una sombra negra que planea sobre el planeta, específicamente en su país, que él, reiteramos, creó, alentó o revivió. Todo esto explica el por qué importa que Trump haya ganado.

Publicado en - Especiales Semanales, 1- Lunes, Ayer y HoyComentarios (0)

UNA DUDOSA REFORMA CONSTITUCIONAL

Por Dr. Adrián Báez
Estimados lectores. Nuevamente planea sobre la política nacional el fantasma de la Reforma Constitucional. Nos referimos con el término fantasma, no porque la Carta Magna no posea algún que otro punto a rever, por una lógica

Adrián Baez.

Adrián Baez.

cuestión de cambios de coyunturas nacionales y globales, sino por hacerse en un momento inoportuno, donde la realidad demuestra que los grandes temas que se plasman en las constituciones y que rigen la vida de una sociedad, están bien solidificados y en pleno auge, siendo incoherente abocarnos a un tema tan importante y que demandaría, si se desea hacerlo con la seriedad que amerita, mucho tiempo y más debates, donde voces doctas en la materia o materias a modificar, tuvieran la oportunidad de ser escuchadas, cosa que tememos, no ha sucedido ni tienen en mente de que suceda, los impulsores de una Reforma relámpago y peligrosa.
Por qué peligrosa; pues si bien, reiteramos, los principios y valores rectores de nuestra conformación como Nación, van viento en popa, los promotores, vaya a saberse por qué oscuro objetivo o finalidad, aunque los intuimos, tratan el cambio de pequeños grandes puntos que, de ser apoyada dicha Reforma por la voluntad popular, traería aparejados no pocos problemas, tanto de carácter institucional, judicial, como individual, al menoscabarse o abrir la puerta al menoscabo en determinado momento, de derechos tan importantes y por los que tanto se luchó en la historia moderna de la humanidad, como lo son el de propiedad, el de poder ejercer la representación parlamentaria sin correr riesgos de ir preso por sus opiniones, el tener un Poder Judicial fuerte y con una estructura de imparcialidad irrestricta y un control de la función del Estado ante los ciudadanos y el resarcimiento que éstos deben percibir de aquél cuando les provoca algún daño.
El retoque al Código Político que regula por excelencia la convivencia entre los Orientales, apunta específicamente, de acuerdo a lo manifestado por personalidades del Frente Amplio, al régimen de propiedad privada, donde “se debe redefinir la herramienta de la expropiación”; modificar la integración de la Suprema Corte de Justicia, pasando de cinco miembros a entre 9 y 15 para la instrumentación de las salas especializadas por materias, que se repartirían en diferentes áreas: familia, laboral, penal, administrativa, aduanera y derechos humanos, entre otras; la eliminación del Tribunal de lo Contencioso Administrativo, para que el mismo sea parte del proceso civil y que tenga apelación, en la búsqueda de “más garantías”, procurando la unión de dicho Tribunal con la Suprema Corte de Justicia; la modificación de los fueros parlamentarios y sindicales, teniéndose la idea de permitir la realización del juicio contra un legislador hasta el final y si resulta condenado recién ahí activar el fuero, e incluir los fueros sindicales como un derecho constitucional.
Aparecen más dudas que certezas, ya que no han expresado el por qué, ni el para qué, de embarcar a todo el país en una travesía larga, agotadora y problemática, por los argumentos anteriormente sostenidos.
Indudablemente que tenemos nuestras más que firmes convicciones, de que el partido de gobierno lo hace primero, por ser una cortina de humo, como gusta decirse ahora en la jerga política cuando se busca cambiar la atención de los muchos dilemas que enfrenta el gobierno y que ni él ni su partido saben como revertir; y en segundo lugar, pues es una impronta de todo gobierno izquierdista latinoamericano, pretender mutar la esencia del país que gobiernan, vanagloriándose de re fundar los cimientos en pro de una mayor justicia y mejor amparo de los derechos humanos, cuando en realidad, en lo más profundo de su pensamiento, se encuentra, la conocida por todos, intención de ir minando solapadamente, concienzudamente e intencionalmente, a su más acérrimo enemigo, aunque adoren ser parte de él, mundo burgués y su democracia liberal.
Podremos sonar a trasnochados y pamenteros, como se dice popularmente, pero ocurre que, los hechos han venido demostrando paso a paso, que el pensamiento ortodoxo de la izquierda, aquí en Latinoamérica, sigue siendo el de los años 60, y que la norma, siempre ha sido transformar el sistema republicano, en un sistema donde el individuo seda a más no poder sus derechos, a un Estado omnisciente, omnipresente y omnipotente, como lo fueron los tristes, penosos e inhumanos regímenes fascistas y comunistas, y que con dolor vemos aún en Cuba y en nuestra querida Venezuela.
“Piano, Piano, si va lontano”, dice la famosa frase italiana, y creámoslo o no, despacito y sin que nos demos cuenta, nos van derribando el sentimiento republicano y democrático, y siempre se empieza por una tortuosa y dudosa Reforma Constitucional.

Publicado en Ayer y HoyComentarios (0)

BATLLE VIVE

Por Dr. Adrián Báez
Estimados lectores. El fallecimiento del Dr. Jorge Batlle ha significado para buena parte de la ciudadanía, un verdadero golpe; no sólo por el inesperado episodio, ya que era poseedor de una jovialidad y fortaleza espiritual y

Adrián Baez.

Adrián Baez.

física admirable, que como bien lo expresó Hierro López, nos auguraba su inmortalidad; sino que también, ante su desaparición, quedó un enorme vacío en el Partido Colorado en particular, y en la política nacional en general, sintiéndonos muchos de los que lo teníamos como nuestro guía político, literalmente huérfanos de liderazgo.
Batlle supo transcurrir su carrera política con tenacidad, casi con tozudez, si hilamos fino; nunca escatimó palabras para que sus ideas quedaran claras y pudieran ser comprendidas por todos y cada uno de sus compatriotas, lo que no siempre sucedió, aunque le valió la indiscutible fama de hombre honesto y sincero.
Heredero de una estirpe única en el mundo, de hombres de hierro, que en el error o en el acierto supieron forjar una nación, tuvo la honestidad intelectual y la independencia de criterio, de enfrentarse contra el patrimonio ideológico de su familia, al creer que debía aggiornarse a los tiempos actuales, empapándolo de un liberalismo que, muy fuertemente criticado en su momento, hoy es reconocido y aceptado por propios y extraños como esencial.
Polémico, contestatario, frontal, exigente con los suyos y con una disciplina prusiana; inculcó en varias generaciones de jóvenes, la necesaria, imperiosa y casi imprescindible idea, de que Uruguay debía abrirse al mundo de la forma que fuera, insertarse a más no poder en el acontecer internacional, y como lo sostuvo su padre, Luis Batlle Berres, vender todo lo que Uruguay produzca, menos el alma.
Y así lo demostró cuando tuvo que lidiar con una de las peores etapas del país; crisis por doquier, se mantuvo firme junto a otros hombres de fuerte personalidad y leales a la Patria, soportando golpes de un lado y del otro, pero no permitiendo que las Instituciones flaquearan ni que a las mismas se las derribaran, tomando medidas sumamente impopulares, que derribaron su imagen, pero que eran las aptas para evitarle a su gente y a su terruño, males mucho más grandes y desastrosos, posibilitando al mismo tiempo, que los mercados nos aceptaran, firmando acuerdos para que nuestra economía no se estancara y pudiera reencausarse.
Ya en el llano, habiendo cumplido con el deber constitucional de entregar por medios democráticos el poder al sucesor elegido por el pueblo, y un país en notorio crecimiento y con credibilidad mundial; prosiguió su predica desde el periodismo político, otra de sus pasiones, opinando de todo aquello que entendiera pertinente, aportando propuestas con sólidos y lógicos argumentos, siendo un férreo opositor a las políticas de una izquierda que representaba todo aquello contra lo que combatió desde su juventud.
Quienes tuvimos el enorme privilegio de conocerlo muy de cerca, compartir largas jornadas de militancia política, a pesar de nuestra juventud, y también momentos particulares, en los que no dejamos de aprender de su fuente inagotable de conocimientos, no podemos hacer otra cosa que continuar admirándolo por la dignidad, valor, carácter y sobre todo, el enorme coraje con el que transcurrió por esta vida, tanto en las victorias, como en las derrotas, y vaya si éstas últimas fueron más que aquellas.
Su legado de compromiso irrestricto con las causas más caras a su amado Uruguay; su ejemplo de renunciamiento sin mezquindad alguna, cuando era necesario padecerlo porque su país lo requería; su elevación de pensamiento y de visión, al luchar a través de la predica incansable a pesar de su avanzada edad, hablando, enseñando, discutiendo, generando debates; su esencia de líder, al jamás guardar rencor contra los adversarios de dentro, ni contra los de afuera, teniendo siempre en claro que la libertad de expresión debía ser resguardada, protegida y defendida a raja tabla, aún cuando el blanco de las críticas más acérrimas fuera su persona, habla por sí sólo de la enorme talla de tal dirigente.
Un Batlle al fin, pudo concitar el respeto de todos sus conciudadanos, de todas las fuerzas políticas y un lugar indiscutible en la historia, en la que quedará marcado que, inclusive aquellos que lo enfrentaron en las trincheras políticas, se animaron a gritarle como último adiós: Viva Batlle.
El mejor homenaje que podemos rendirle a este campeón de la libertad, es no descansar hasta que su adorado Partido Colorado vuelva a ser fiel representante e interprete de los anhelos de los orientales, buscando siempre el entendimiento entre los mismos, trabajando esmeradamente por el futuro de nuestro Uruguay; comprendiendo que en cada paso y en cada jornada que dediquemos a conseguirlo, vibrará en nuestros pechos, un nuevo grito de batalla: BATLLE VIVE.

Publicado en Ayer y HoyComentarios (0)

EL PEPE NOS HIZO PERDER EL TIEMPO

Por Dr. Adrián Báez
Estimados lectores. El pasado lunes 10 de octubre, el expresidente José Mujica recibió un doctorado «Honoris Causa» en la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD), República Dominicana, ante una gran audiencia, entre quienes se encontraban estudiantes, funcionarios, personalidades de diferentes áreas y hasta políticos de alto nivel, como el exmandatario dominicano, Hipólito Mejía (2000-2004).
En su exposición, el actual Senador Mujica, manifestó que: «No puede haber política sin ciencia; el conocimiento es para tener herramientas para usarlas a favor de la humanidad»; agregando que «el conocimiento no es propiedad» sino «la herencia que nos deja la humanidad».
Por su parte, el Rector de la prestigiosa casa de estudios que data de 1538, Iván Grullón, definió a Mujica como uno de los hombres “más prominentes del Siglo XXI en América Latina”, expresando que: «Al entregar este Doctor Honoris Causa a este icono de civilidad y dignidad, nuestra casa de altos estudios interpreta el sentir dominicano y de América».
Una vez culminado el evento de la condecoración, Mujica se entrevistó con el Presidente de República Dominicana Danilo Medina, donde se refirió a la «bajísima» presión impositiva que soportan los países centroaméricanos, entre ellos la República Dominicana y dijo no saber «cómo hacen para vivir con impuestos tan bajos”, agregando que podía deberse a que «la gente rica no paga o paga muy poco”, ya que «Siempre encuentran la manera de escapar. Es difícil que el Estado pueda hacer frente a los gastos de enseñanza, multiplicación de la salud y todo lo demás», enfatizando que «Los presidentes y los gobiernos no son magos. Distribuyen la riqueza hasta donde pueden. Así que me lo encuentro milagroso, el gobierno de República Dominicana», concluyó.
Hace algún tiempo nos referimos en esta columna al Mujica Super Star, quien parece no cesar en su afán de mostrarse al mundo como un ejemplo a seguir, y como un líder moral y de envergadura, aunque lo niegue una y mil veces, siendo coherente con su célebre frase: “como te digo una cosa, te digo la otra”, lo que se traduce en su incoherente accionar, en “como te digo una cosa, hago otra”.
Ahora, nos preguntamos una vez más: ¿las personas, que con todo derecho, lo admiran, conocerán la verdad de los hechos; sabrán cabalmente que su ejemplo a seguir, pasó por el gobierno de nuestro país, no haciendo otra cosa que todo lo contrario a lo que tan suelto de cuerpo pregona en los foros mundiales?; ¿se habrán enterado que fundió empresas públicas y actuó de manera rayana con la ilegalidad?; ¿que defenestró hasta más no poder todo aquello que significara digno esfuerzo de superación personal, despreciando, ninguneando y menospreciando a cada uruguayo que deseara progresar en su vida, colocándoles los más vergonzosos adjetivos?; ¿sospecharán que diezmó la educación, la seguridad, la salud y la cultura, al no invertir los recursos necesarios ni atreverse a realizar las imperiosas reformas que ameritaban hacerse para el mejor funcionamiento de dichos rubros, aún pasando por la mejor bonanza en décadas?; ¿y que se dio el lujo, en una nación productora de alimentos, de proponer que en las carnicerías se vendieran tiras de asado conocidas como “el asado del pepe”, cuya carne brillaba por su ausencia y su 90% de grasa, no hacía más que humillar a quienes accedieran a ellas?; ¿se les habrá mencionado que llenó de impuestos a sus conciudadanos, sin que estos vieran el resultado de sus esfuerzos en pagarlos, no habiendo invertido en infraestructura de ninguna índole, más allá de anunciar con bombos y platillos puertos, carreteras, gasoductos entre otros, que jamás se concretaron, y que pudieron abrir el camino a una productividad mayor para crecer realmente y soñar con un posible “desarrollo”?
Nos entristece sobremanera, que uno de los peores gobernantes que ha conocido nuestro Uruguay, no por su pasado, sino por desaprovechar su privilegiada condición de gobernante con dinero y mayorías parlamentarias, se pavonee por el universo, mientras su país se lame las heridas provocadas por su ineptitud y cinismo, las que nos darán todavía muchos dolores de cabeza, pues si bien podemos volver a tener buenos ingresos económicos y reponer las fortunas que nos ha arrebatado, lo que nos ha hecho perder, un bien tan preciado, necesarios y escurridizo, que jamás recuperaremos, al no estar en las posibilidades de los hombres su administración; será el que nos pase en definitiva, la mayor factura; porque sencillamente y para que se entienda, entre otras cosas, el Pepe nos hizo perder el tiempo.

Publicado en - Especiales Semanales, 1- Lunes, Ayer y HoyComentarios (1)

PEDRO SÁNCHEZ, NO LO ENTENDIÓ

Por Dr. Adrián Báez
“Hoy se ha producido un debate muy intenso”. “Lo propuse para dirimir dos cuestiones: el liderazgo y la investidura. Yo quería votar no a Rajoy y formar un gobierno alternativo a Mariano Rajoy y como dije si no prosperaba mi propuesta no podría administrar una decisión que no compartía. Desgraciadamente no ha salido vencedora mi propuesta y dimito”.
Estimados lectores, con estas palabras, el pasado sábado 1 de octubre a las 20:21 horas, Pedro Sánchez, presentaba su renuncia como Secretario General del PSOE (Partido Socialista Obrero Español), tras perder la votación realizada en el Comité Federal de ese Partido, con la que se esperaba obtener la aprobación para llevar adelante un congreso extraordinario donde elegir al nuevo líder del PSOE. El resultado oficial, dio la mayoría a los opositores con 132 votos frente a 107.
La decisión de Sánchez de aferrarse al poder orgánico tras la dimisión la semana anterior de 17 miembros críticos de la ejecutiva que presidía, para forzar su salida, degeneró, como era previsible, en un enfrentamiento orgánico entre sus simpatizantes y sus detractores, que minaron su alicaído liderazgo.
Durante su mandato, que se inició el 26 de julio de 2014, el PSOE, colectividad con 137 años de historia, ha vivido su mayor desgarro interno, en el que ha quedado de manifiesto el divorcio entre las elites y la militancia. Además, se considera que Sánchez perforó el suelo electoral en las seis citas con las urnas que ha dirigido y que, en sus últimos días al frente del PSOE, tensionó la política española, enfrentada a la posibilidad de unas terceras elecciones generales por su insistencia en no permitir un gobierno de Mariano Rajoy.
Varios dirigentes históricos del socialismo español, como el ex Jefe de Gobierno Felipe González, manifestaron públicamente su rechazo a la actitud intransigente del ex Secretario General, en no permitir un gobierno del Partido Popular, aún siendo el Partido Político más votado por los españoles en las dos últimas instancias electorales, lo que de todas formas no le permitió reunir las mayorías necesarias para conformar un gobierno; considerándose esa actitud, como caprichosa y poco patriótica, al anteponer a los intereses de España, los particulares, erosionando de esa manera la institucionalidad del país, que no sufría una crisis similar desde el intento de golpe de estado perpetrado por el Teniente Tejero en la década del 80 del Siglo pasado.
Sánchez tuvo su posibilidad de acceder al gobierno, cuando el Rey Felipe VI le solicitó, como indica la Constitución del Reino de España, que conformara un gobierno en su nombre; lo cual no sucedió, pues al igual que el actual Presidente del Gobierno, “en funciones” Mariano Rajoy, no pudo conseguir cerrar acuerdos con otras fuerzas políticas, que le otorgaran los votos requeridos en el Parlamento, para ser investido.
Ante la posibilidad de una tercera elección, donde los sondeos muestran que se llegaría a un resultado similar, dejando la situación en el punto de partida, los ánimos de los ciudadanos claman por la conformación de un gobierno estable, para lo cual, en este caso el PSOE, deberá abstenerse de votar, habilitando así que los partidarios de Rajoy y sus circunstanciales aliados, lo elijan finalmente, entre los que se encuentran en primera línea Ciudadanos, nueva colectividad dirigida por el joven Albert Rivera, que firmó hace poco tiempo un acuerdo de más de 100 puntos, que de llegar nuevamente el PP al gobierno se implementarían, los que paradójicamente son los mismos puntos por los que se firmó también un acuerdo entre Ciudadanos y el PSOE, antes de la fallida investidura de Sánchez.
La política es sumamente dinámica, e impera en su accionar, más que la pasión, la tozudez o la impaciencia; la razón, el saber esperar, y la flexibilidad; condiciones unas, que sobraron, y otras, que le faltaron a un Sánchez, que de haber procedido con olfato político y astucia, generando las garantías de la gobernabilidad, muy probablemente dentro de unos años, se hubiese catapultado a la Moncloa, como nuevo Presidente del Gobierno. No dejamos de destacar la dignidad que tuvo al renunciar, ya que demuestra una concepción de la política, que muchos políticos por estos pagos deberían de emular, cuando su accionar no da resultado. Fue su propia gente, sus correligionarios, su colectividad, los que frenaron su porfiado transitar respecto a la realidad de su país, dándole un baño de ciudadanía; pues esta, sea del lugar que fuere, antes que personalismos o egocéntricos dirigentes encubiertos, prefiere a líderes que piensen en primer lugar, en el bienestar de su país, en el acierto o en el error. Pedro Sánchez, no lo entendió.

Publicado en - Especiales Semanales, 1- Lunes, Ayer y HoyComentarios (0)

LA PAZ DE COLOMBIA, ES DE LOS COLOMBIANOS

Por Dr. Adrián Báez
Estimados lectores. El pueblo colombiano habló en las urnas, y eso debe de bastar; por lo menos por ahora.
Que el actual acuerdo de paz alcanzado entre el gobierno del país caribeño y las FARC, no haya sido respaldado por la mayoría de los ciudadanos, aunque la diferencia con los que sí, sea mínima, no mina los esfuerzos realizados por las dos partes en terminar de una vez y para siempre con el enfrentamiento armado que desangró a Colombia por más de 50 años ininterrumpidos, ni cierra la posibilidad de que más adelante se pueda plantear una renegociación que dé luz verde a un sí.
Sucede que en cuestión de sentimientos y sufrimientos tan a flor de piel como los vividos allí, no todos asumen las mismas actitudes, ni consideran llegar a la pacificación por los mismos medios, posturas entendibles y que deben ser respetadas, pues ambas, con sus matices, buscan el mismo horizonte, el vivir en armonía.
Unos apostaron a la amnistía irrestricta como camino de reconciliación nacional, dejando de lado los “rencores” o “venganzas”, por más justificados que los mismos sean, en el entendido que se debe dar vuelta la página, y comenzar a transitar un nuevo porvenir; los demás, están convencidos de que con terroristas no se debe de negociar, los que deben asumir sus culpas y pagarlas, en honor a la Justicia, siendo condenados y presos por la enormidad de muertes, secuestros, torturas y otros delitos, entre los que no se excluye el narcotráfico, y que puso de rodillas a aquella nación, por largo tiempo.
En Uruguay, salvando las diferencias y la longevidad del conflicto, hubo algo parecido en las dos instancias en las que el pueblo compareció a sufragar a favor o en contra de la Ley de Caducidad de la Pretensión Punitiva del Estado; unos, por el perdón, o “Cambio en Paz”, como se llamó al proceso de retorno a la Democracia en la primera oportunidad; otros por el sometimiento a la Justicia de los perpetradores de la violación de los Derechos Humanos de cientos de compatriotas durante la última Dictadura.
En las dos votaciones ganó la continuidad de dicha norma, que justa o injusta, ese es otro tema, no aminoró el fuerte y firme deseo de los Uruguayos de vivir fraternalmente, defendiendo cada cual su visión, y luchando por lo que consideran justo, sin menoscabar la paz que debe reinar en un país democrático y sometido a las reglas del derecho.
Más allá del resultado, compartible o no, Colombia demostró madurez y soberanía; esperamos que ese voto sea respetado por la comunidad internacional en general, y por el propio pueblo colombiano en particular, y que no constituya un factor desestabilizador ni mucho menos de un nuevo enfrentamiento entre hermanos; sino que sea un verdadero primer paso para el logro de un consenso unánime, que solamente Colombia puede darse, abatiendo las armas destructoras, y a los que pretenden imponer su verdad por medio de ellas, tanto de un lado, como del otro.
Para el mundo entero, ayer, Colombia fue ejemplo de Democracia; Colombia fue ejemplo de Soberanía, y dejó más que claro que, la paz de Colombia, es de los Colombianos.

Publicado en - Especiales Semanales, 1- Lunes, Ayer y HoyComentarios (0)

BATALLA DEL RINCÓN

Por Dr. Adrián Báez
Estimados lectores. Varios hechos heroicos constituyeron la marcha hacia la creación del Uruguay como nación libre e independiente, uno de ellos, no tan recordado o por lo menos no de la manera en que debiera serlo, fue la Batalla del Rincón, cuyo desarrollo pasamos a contarles.
Una vez producido el desembarco de los Treinta y Tres Orientales en la Agraciada, de a poco se fue conformando un contingente de patriotas, que constituyó el ejército cuyo objetivo primordial era derrotar a las fuerzas ocupantes del Imperio del Brasil, y obtener la independencia del territorio, con la clara idea de sumarse a las Provincias Unidas del Río de la Plata.
La incorporación más importante que tuvo el naciente movimiento, fue la del Gral. Fructuoso Rivera, “Don Frutos”, quien se reconcilió con el Gral. Lavalleja en el célebre “abrazo del Monzón”, y quien sin duda era el hombre que mejor conocía el territorio Oriental hasta en sus mínimos detalles, gozando además, desde los tiempos de Artigas, de un extendido prestigio entre los paisanos de la Provincia.
La fuerza imperial ostentaba algo más de 700 soldados, comandados por los coroneles Mena Barreto y Jardim, y se dirigía al encuentro del grupo comandado por Lavalleja, el cual se encontraba acampado en la ciudad de Durazno, aproximadamente en el centro del territorio. Para el ejército brasileño, resultaba de enorme importancia disponer de una gran cantidad de caballos que estaban concentrados en la estancia situada en la confluencia de los ríos Negro y Uruguay, hacia el sur, en la zona llamada “Rincón de Haedo” o “Rincón de las gallinas”, debido a que por allí abundaba una especie autóctona de aves, conocidas como las pavas de monte.
De tal manera, Rivera se propuso apoderarse de esas caballadas, lo que significaría un grave trastorno para la posibilidad de movimiento del contingente enemigo, y en cambio aportaría iguales medios al Oriental. Con tal propósito, llevó a cabo diversas operaciones de distracción de aquél, logrando atravesar con sus 250 hombres el río Negro, utilizando unas pocas canoas, en el llamado “paso de Vera”, ocultándose en los montes aledaños al río durante toda la jornada del 23 de septiembre de 1825.
Mientras el grueso de las tropas imperiales había sido alejado del lugar, en la madrugada del 24 de septiembre, los combatientes de Rivera sorprendieron al pequeño grupo de centinelas que cuidaba de los caballos, a los que hizo prisioneros, volviendo el caudillo hacia el campamento de Lavalleja. Sin embargo, pasadas las ocho de la mañana, recibió el aviso de que tres divisiones enemigas, desconociendo las circunstancias, se aproximaban al Rincón para tomar posesión de las caballadas.
Ante dicha disyuntiva, Rivera organizó sus fuerzas en tres frentes, una al centro, constituida por las fuerzas provenientes de Durazno que comandaba el Cnel. Julián Laguna; a la izquierda, las milicias provenientes de Soriano al mando del Cap. Miguel Sáenz; y a la derecha, el propio Rivera comandaba sus dragones, destacando además, una pequeña fuerza de 40 fusileros, al mando de los Caps. Gregorio Más y Manuel Benavídez, con la misión de adelantarse sobre la columna brasileña simulando ser un pequeño piquete de guerrilleros.
Conocedor preciso del terreno, Don Frutos logró que las tres columnas brasileñas se concentraran y debieran replegarse para caer en un terreno pantanoso, los llamados “bañados”, donde les era extremadamente dificultoso desplazarse. En esa posición fueron atacados por el ejército patriota en pleno, que pese a su inferioridad numérica y de armamento, aprovechando la sorpresa y en medio de la confusión e inmovilidad que enfrentaron los norteños, les infligió una grave derrota.
Los soldados brasileños se replegaron en total desorden, siendo perseguidos por los Orientales, quienes hicieron cientos de prisioneros, incluyendo una veintena de oficiales, sufriendo además entre sus bajas más de cien muertos, incluso el Cnel. Mena Barreto y más de quince de sus oficiales, capturándose también, un importante parque militar que comprendía armas y municiones que fueron un valioso aporte, sumado a la caballada inicialmente capturada.
Tal hazaña, además de su significado estrictamente militar, que permitió al ejército oriental colocarse en excelentes condiciones para presentar batalla en Sarandí y así fortalecerse ante un poderoso Imperio del Brasil que vio en los bravos gauderios un hueso duro de roer, propiciando con el tiempo el camino a la conformación del Estado Oriental; al mismo tiempo, otorgó a Rivera un crédito cuya importancia pudo ser el germen de las profundas rivalidades con Lavalleja, que volvieron a reverdecer en los meses posteriores, y que finalmente pautaron de manera decisiva la vida política de la República Oriental del Uruguay luego de su independencia, apenas un lustro después, con el surgimiento de las divisas y el inicio de La Guerra Grande.

Publicado en - Especiales Semanales, 1- Lunes, Ayer y HoyComentarios (0)

180 AÑOS DE CARPINTERÍA

Por Dr. Adrián Báez.

Estimados lectores. Un 19 de Septiembre de 1836, comenzaba a transitar el largo período histórico nacional, el Partido Colorado; constituyéndose junto a su tradicional adversario, el Partido Nacional, en las colectividades políticas más antiguas del continente y quizás del mundo, en ejercer ininterrumpidamente la lucha política en su país.
En 1836, Uruguay daba sus primeros pasos como nación independiente, siendo la realidad de los tiempos y de sus protagonistas, muy distinta a la de hoy, por lo cual juzgar las acciones u omisiones de la época, con los criterios actuales, constituyen una manera por demás incorrecta de apreciar la historia; como bien lo sostuvo Ortega y Gasset: “Yo, soy yo, y mi circunstancia”; y vaya si aquellas fueron difíciles y controvertidas.
Transcurría la presidencia del General Don Manuel Oribe, hombre probo, austero administrador y de rígida disciplina, que contrastaba con la idiosincrasia de un pueblo más apegado a las lealtades caudillescas, que a las reglas jurídicas a las que comenzaba a acostumbrarse, la vieja Banda Oriental y sus criollos.
La figura carismática del General Don Fructuoso Rivera, primer Presidente de la República y Comandante General de la Campaña, nombrado por Oribe durante su administración; generaban una especie de dos autoridades: una la constitucional y otra la del caudillo, representativas cada una de intereses y visiones contrapuestas, que marcarían el rumbo en la política oriental; situación que será repetida a lo largo de la historia, teniendo su cúspide en los tiempos de Saravia y Batlle y Ordóñez.
Medidas adoptadas por Oribe, entre ellas la supresión del cargo que ostentaba Rivera, otorgándoselo después a su hermano Ignacio Oribe, y el establecimiento de una comisión investigadora para chequear el ejercicio anterior; fueron minando las relaciones entre ambos, desembocando en el levantamiento armado de Rivera y sus hombres, el 18 de Julio de 1836. Sostuvo Carlos Roxlo al respecto: “Las rigideces del General Oribe, que no cabían dentro del marco primitivo de aquellas horas, originaría la revolución de 1836”.
Alzándose en armas en Durazno y contando con el apoyo del unitario Juan Lavalle, militar argentino acérrimo enemigo de Oribe; Rivera se enfrenta a las tropas enviadas por el Gobernador de Buenos Aires Juan Manuel de Rosas, comandadas por el General Lavalleja, el 19 de Septiembre de 1836, a orillas del arroyo Carpintería.
En esa batalla histórica, se emplearon por vez primera las divisas tradicionales. Oribe, el 10 de Agosto del mismo año, había ordenado a sus tropas gubernistas, identificarse con una vincha blanca en la que rezara la frase: “Defensores de las Leyes”, bordado en letras azules; Rivera, dispuso que sus tropas usasen un distintivo color celeste, pero al ver que el mismo era frágil al sol, destiñéndose y permitiendo de esa manera confundirse con el adversario, dio la contraorden, en plena batalla, de que se dieran vuelta los ponchos, dejando a la vista el forro color rojo de los mismos.
La Batalla de Carpintería, sería el comienzo de la Guerra Grande, conflicto largo y penoso, cuyo desarrollo aunó las divisiones entre compatriotas y marcó para el porvenir, el claro bipartidismo entre los Oribistas (blancos) y los Riveristas (colorados).
No podemos quedarnos con la falsa idea de que el enfrentamiento fue consecuencia tan solo de una riña doméstica entre los Generales orientales, pues cometeríamos una falta histórica importante, no siendo justos con las luchas ideológicas y de intereses económicos, ambos con connotaciones internacionales, por los que aquellos hombres tanto dieron.
Oribe, se encontraba presionado por un Rosas no muy simpático, que al decir del historiador Maiztegui Casas, no procedía como un aliado, sino como un gobierno amenazador y prepotente, en defensa de la Confederación Argentina, que veía a Rivera como aliado de los unitarios, enemigos que ponían en jaque el poder del Gobernador; Rivera, por su lado, era presionado también, por los unitarios, que querían que tomara el poder y declarase la guerra a Rosas, y de los caudillos riograndenses que lo consideraban un aliado estratégico para sus fines independentistas. Pero protagonismo trascendental tuvieron las potencias mundiales, aunque parezca mentira; Francia, Inglaterra e incluso Estados Unidos, quienes en plena expansión colonial, codiciaban afincarse por estas regiones, tuvieron una fuerte influencia en ambos bandos, hasta que la guerra comenzó a dar más perjuicios que réditos.
En fin. Ese es el comienzo. La discusión da para mucho; es rica en conceptos y apreciaciones; son 180 años de historia viva, en la que en cada momento se adquieren nuevos elementos para juzgar y comprender a los hacedores de tiempos, épocas y hechos, y que nuestras viejas colectividades, son el producto de pasiones, anhelos, un fuerte sentimiento patriótico y una firme pertenencia de las más sinceras tradiciones, que han establecido la conciencia de nuestra República.
Lo diremos hasta el hartazgo, en cada oportunidad que tengamos; leer la historia de nuestro país, es harto necesario; nos permite conocerlo mejor, a fondo, comprender situaciones y darle su correcta consideración, pues demostrado está, que somos un pueblo sumamente politizado, desde nuestros orígenes, literalmente.
Luego de tantas rencillas y disputas, ver en la actualidad a las viejas colectividades enfrentarse en las urnas en justas batallas comiciales, así como estrecharse las manos luego de alcanzar algún acuerdo que pone por encima los intereses nacionales, reflejan la madurez de un país que se construyó a si mismo, entre los suyos, con sus pro y contras; a su manera.
El Partido Colorado, colectividad política democrática fundada por Fructuoso Rivera, afirmada en la gesta de la Defensa de Montevideo, renovada por los ideales de justicia social de José Batlle y Ordoñez y organizada sobre la base del respeto a todas sus tendencias; celebra su fundación, tras 180 años de Carpintería.

Publicado en - Especiales Semanales, 1- Lunes, Ayer y HoyComentarios (0)

LA MATRIZ ENERGÉTICA

Por Dr. Adrián Báez
Estimados lectores. Nuestro país ha sabido inteligentemente en los últimos años, dejar de depender pura y exclusivamente de la energía tal cual la conocíamos, o sea, el agua y el petróleo y sus derivados, para pasar a generar la mayor parte de la misma, de las llamadas fuentes renovables, cambiando radicalmente la matriz energética, lo cual nos coloca como un país aggiornado en esa materia esencial para el desarrollo de la calidad de vida, habiendo sido bien entendido por los sucesivos gobiernos, para el bien de todos los ciudadanos.
La Dirección Nacional de Energía, sostuvo, al realizar el balance energético preliminar correspondiente al 2015, que las fuentes de energía renovables como la biomasa y la electricidad de origen hidráulico, eólico y solar, tuvieron una participación del 56,5% en la matriz de abastecimiento, mientras que el restante 43,5%, correspondió a fuentes no renovables, llámense petróleo y derivados, gas natural, carbón mineral y coque, y electricidad importada, notándose los principales cambios en la energía eólica, donde Uruguay pasó en diez años, casi de no tener experiencia en el área, a ser el país con mayor proporción de electricidad generada a partir de la energía eólica en América Latina, posicionándose como un referente a nivel mundial. “El 22% de la electricidad del país es generada a partir del viento, de acuerdo a una publicación realizada por la BBC en el pasado mes de mayo, en un artículo titulado “¿Cómo Uruguay logró ser el país con mayor porcentaje de energía eólica de América Latina?”; sosteniéndose que a ese ritmo, para el año 2017, este porcentaje aumentará a 38%, lo que colocaría a Uruguay muy cerca del líder mundial que es Dinamarca, quien ostenta un 42%, según datos del Global Wind Energy Council.
Una de las causas que pudo haber disparado el énfasis de la instauración de este tipo de sustracción natural de energía por parte de los inversores extranjeros que decidieron invertir en las mismas, dentro de las cuales no podemos olvidarnos de la fotovoltaica, con buen arraigo en nuestro Departamento, fue y es aún, la seguridad jurídica y la estabilidad política que brinda el país; las condiciones económicas ventajosas en los contratos con UTE; como también, el régimen tributario con el que se cuenta, el cual desde el años 2009 ha establecido un régimen fiscal beneficioso para aquellas empresas que inviertan en energía renovables, las que pueden deducir hasta un 90% de lo invertido del IRAE, por lo cual gracias a este y otros incentivos, para 2017 el país contará con 28 parques eólicos de gran escala con una potencia instalada de 1500 megavatios, según datos de la Dirección Nacional de Energía.
Uno de dichos centros energéticos, tendrá lugar en la zona este del Departamento de Salto y será uno de los más grandes de la región, al cual se dirigieron en los últimos días, las inmensas aletas de los molinos de viento, cuyas medidas sobrepasan los 60 metros y que pudieron ser vistas cuando pasaban por ruta 3 frente a la ciudad; lo que habla a las claras que Salto también se encuentra en el tapete de la necesaria remodelación y ampliación de la oferta energética, no contando ya solamente con la más grande obra eléctrica como lo es Salto Grande, sino que también se posicionará y de buena manera, apostando a lo fotovoltaico y ahora a lo eólico, lo que se traduce en la seguridad que, si se maneja de manera responsable, ese beneficio tan caro al estilo de vida al que estamos acostumbrados, no padecerá ninguna crisis más en el futuro, al contar nuestro país con una renovada y variada matriz energética.

Publicado en - Especiales Semanales, 1- Lunes, Ayer y HoyComentarios (0)

FUE LEGÍTIMA LA DESTITUCIÓN DE ROUSSEFF

Por Dr. Adrián Báez
Estimados lectores. Todas las opiniones deben de ser respetadas, lo que no significa que deban ser compartibles, menos cuando carecen de fundamentos sensatos y coherentes respecto a la materia sobre la que se vierte la opinión, si no deseamos caer en el simplismo de que se diga cualquier cosa de todo asunto.
Debido a la destitución de la Sra. Dilma Rousseff, se han escuchado las más variadas y disparatadas consideraciones sobre el hecho, distorsionándolo a más no poder, quizás por desconocimiento de su parte jurídica, quizás, por falta de honestidad intelectual, en cuanto lo que es propicio para unos, dejada de serlo para aquellos que no comulgan con nuestras ideas.
El Parlamento de Brasil, en ejercicio de las funciones establecidas en su Constitución, la cual fue avalada por el voto de los brasileños, y por lo tanto posee la mayor legitimidad en los institutos jurídicos que en ella existen; aplicó precisamente el del Juicio Político, donde el Senado se constituye en Juez de aquellas denuncias previamente estipuladas por la Cámara de Diputados, que signifiquen violaciones a dicha Carta Magna y a las Leyes, teniendo la potestad de destituir a los Presidentes, si reúnen las mayorías requeridas, tal cual sucedió.
Las acusaciones contra la exmandataria, no redundaron, como se ha sostenido errónea y maliciosamente, en temas de corrupción vinculados con Petrobras; las acusaciones, que fueron presentadas en el mes de octubre del año pasado por tres reconocidos juristas, entre los que se encontraba Hélio Bicudo, de 94 años, fundador del Partido de los Trabajadores (PT), hacen mención a que la Presidente violó normas fiscales, maquillando el déficit presupuestal, utilizando fondos de bancos públicos para cubrir programas de responsabilidad del gobierno, argumentándose que esa práctica está prohibida por una ley de Responsabilidad Fiscal, lo que no fue impedimento para que el gobierno lo hiciera de todos modos y en reiteradas oportunidades, para exhibir mayor equilibrio entre ingresos y gastos, en pleno año electoral.
Ahora, hay que entender que no se trata de un juicio civil o penal, sino que justamente, se trata de un juicio político, en el que imperan mayoritariamente consideraciones y cuestiones políticas, lo que aberrantemente se denuncia como “Golpe”, arengándose que prevaleció lo político sobre lo jurídico; verdad a medias, pues si bien fueron políticos quienes juzgaron a Rousseff, lo hicieron en base a la principal norma jurídica que existe en una República, que es la Constitución, Código Político dado a sí mismo por el Pueblo.
Luego podemos discutir los fines últimos y ocultos; pero hablar de “Golpe”, constituye una triste muletilla vertida por los que no tienen el coraje cívico de reconocer que también la izquierda ha sido hipnotizada por el poder que otorga el dinero y por el poder mismo, haciendo uso y abuso de la maquiavélica consigna que reza; “el fin justifica los medios”, para mantenerse en él.
El espectro político todo en Brasil se encuentra envuelto en lamentables casos de corrupción; tanto el partido de la ex Mandataria y Lula, como los que los ayudaron a llegar al gobierno y cuyas alianzas permitieron 13 años de administración del PT, de los que el mayor socio político fue el PMDB, colectividad del actual Presidente Michel Temer, que hasta antes del surgimiento del Juicio Político, era la mano derecha de Rousseff, quien probablemente tenga responsabilidades, como las tendrán los legisladores que votaron la destitución, los que serán juzgados, ahí sí por la Justicia Penal y Civil, por cuestiones que dejan de ser políticas, como por lo que se la acusó a Dilma, para constituirse ya en delitos penales que conllevan responsabilidades civiles, y por los que importantes referentes de esos gobiernos, hoy están presos.
En fin. Sostener e insistir en ello, de que en Brasil se llevó a cabo un “Golpe”, es menoscabar el Estado de Derecho y sus institutos que datan de hace cientos de años, para mayor garantía de los ciudadanos, que ante los avasallamientos y arbitrariedades de sus gobernantes, sean de derecha o izquierda, pues ninguno tiene garantizada la inmunidad a la ambición y el despotismo en sus variadas caras, pueden recurrir a ellos cuando sus prerrogativas se ven infligidas.
Lamentablemente con hechos como éstos, sin lugar a dudas quien sale herida y perjudicada es la Democracia, al ver el descreimiento y el rechazo que el pueblo por el que existe, comienza a sentir en quienes deberían predicar con el ejemplo, en su defensa y en el de aquél.
Los parlamentarios que llevaron adelante el juicio político y quienes hasta ayer eran apañados por ser aliados, y hoy por ser oposición son corruptos, lo que es muy probable, y golpistas, lo que no es tal, son legítimos; como también fue legítima la destitución de Rousseff.

Publicado en - Especiales Semanales, 1- Lunes, Ayer y HoyComentarios (1)

UNA JUSTICIA BOICOTEADA

Por Dr. Adrián Báez
Estimados lectores. Que uno de los Poderes del Estado y que los Organismos de Contralor dispuestos por la Constitución de la República, tengan que mendigar recursos económicos para lograr funcionar de manera no ya “eficiente”, sino solamente para ejercer la principal actividad para la que existen, muestra una clarísima erosión del sistema republicano y habla a las claras de la poca seriedad del gobierno y de la débil firmeza del sector político todo, allende los colores ostentados, que no perciben lo malo y peligroso que es, que uno de esos Poderes tenga de rehén a otro y a quienes deben controlarlo para garantizar el fiel cumplimiento de su actividad. Eso es lo que continúa sucediendo entre un Ejecutivo tozudo e irresponsable, y un Poder Judicial, una Corte Electoral, un Tribunal de Cuentas y una Junta Anticorrupción endebles y acorralados.
La semana pasada nos enteramos que dichos Organismos de Contralor no llegarían a cubrir sus gastos de funcionamiento en los próximos meses, pero lo que más nos indignó, fue el escuchar del mismísimo Presidente de la Suprema Corte de Justicia, el Dr. Ricardo Pérez Manrique, que ante la realidad que encierra el Poder Judicial que atraviesa por un panorama “absolutamente deficitario”, se decidió suprimir seis Juzgados de Paz del interior, correspondientes a los departamentos de Paysandú, Soriano y Tacuarembó, con el objetivo de ahorrar y “redireccionar” unos $ 4 millones del presupuesto anual, agregando que si bien el suprimir Juzgados “no es lo ideal”, “estamos tratando de abatir gastos” producto de la falta de fondos.
El Magistrado también reconoció que “la justicia está teniendo dificultades para pagar ciertos gastos de funcionamiento como compra de papel, financiar la limpieza de algunas sedes y pagar suministros como teléfono y energía eléctrica”, por lo cual “la SCJ pidió al Poder Ejecutivo una partida presupuestal de $26 millones para cubrir el rubro gastos de acá al 31 de diciembre”. “Es la curta Rendición de Cuentas en la que no recibimos un centésimo. En el Presupuesto Quinquenal no recibimos un centésimo y en esta Rendición de Cuentas recibimos fondos exclusivamente para implementar el Código del Proceso Penal”.
A buen entendedor… Pero de nada sirve el entenderlo, el comprenderlo, el denostarlo, si no se toman medidas al respecto por los que deben hacerlo en primer lugar, que son quienes llevan adelante los liderazgos de las colectividades políticas y sindicales, sean afines o no al gobierno de turno, si es que en realidad se siente un ser democrático e interesa que haya en Uruguay una Justicia que cuente con herramientas sólidas para ser impartida, no bastando con la existencia de Leyes, sino que le es imprescindible los elementos materiales y humanos para efectuarla.
Sucede que en tiempos en los que se pregona el fin de las ideologías y el advenimiento de un pragmatismo a ultranza, que pone en jaque a los principios y soportes esenciales de las ideas, sin las que no existe, es imposible que se tenga un horizonte hacia el cual ir; el convencimiento de lo que significa una República con todo lo que ella requiere y representa, se ve denostado y herido de muerte por los que se encuentran seguros de que lo que importa es llegar a la obtención del poder, sin importar los medios.
Uruguay es una sociedad en la que se realizan movilizaciones por cualquier tema que un puñado de gente piense que importa, lo que está bien pues es inherente a nuestra condición de País democrático; pero que no se salga a blandirse el Pabellón Patrio en defensa del Poder que es responsable nada más y nada menos que de la Justicia, por la que siempre reclamamos pero la cual nos sacudimos de encima cuando ella es víctima de atropellos como los que ha venido padeciendo por parte del gobierno “Progresista”, deja al descubierto una triste hipocresía, de la que esperamos nunca tener que arrepentirnos como pueblo.
La Democracia y la Libertad no solamente se piden, se exigen y se lloran cuando no están; se deben cuidar, proteger y solidificar con acciones responsables y serias.
Un mayor presupuesto para el Poder Judicial, no puede ser visto sólo como el aumento de sueldos, lo que es necesario y justo; debe de ser considerado también, desde la óptica de que si deseamos una mayor y mejor Justicia, primero tenemos que respaldarla en su buen desarrollo; pues si es cierto que una Justicia lenta no es Justicia; tampoco lo es, una Justicia boicoteada.

Publicado en - Especiales Semanales, 1- Lunes, Ayer y HoyComentarios (0)

25 DE AGOSTO: LA OBLIGADA VENERACIÓN

Por Dr. Adrián Báez.
Estimados lectores. Se conmemoran 191 años de la Declaratoria de la Independencia. Los festejos se realizan año a año, y nos alegra; pero al mismo tiempo nos apena, el poco apego al sentimiento patriótico que debería coronarlo, habiéndose transformado en una simple costumbre. Proclamas, ensalzan las gloriosas gestas iniciadas con el

Adrián Baez.

Adrián Baez.

Desembarco de los 33 Orientales, bajo el comando de los Generales Lavalleja y Oribe, a las que se sumaron luego las huestes del Gral. Rivera; pero sabemos que los niños y jóvenes que las escuchan o leen, poco y nada conocen de esas mismas hazañas y la real historia de esos hombres que con virtudes y defectos, y con la visión del mundo propia de su época, nos legaron la libertad.
Cuenta la historia que, luego del desembarco en la Agraciada, siguiendo un llamado del Gral. Lavalleja a los Cabildos de los pueblos de la Provincia, se eligieron los Diputados que sesionaron en la Florida el 14 de Junio, nombrándose un gobierno provisorio encabezado por don Manuel Calleros, el que con las facultades otorgadas, tomó tres medidas inmediatas: 1) enviar dos comisionados a Buenos Aires, solicitando el apoyo del gobierno porteño; 2) convocar a una Sala de Representantes, para decidir el destino político, y 3) nombrar al Gral. Lavalleja General en Jefe de las tropas orientales.
El 25 de Agosto en la Piedra Alta, Florida, se reunió la Sala de Representantes, presidida por el presbítero Juan Francisco Larrobla, donde se aprobaron las conocidas Leyes Fundamentales de la Florida: LEY DE INDEPENDENCIA: 1) Declara írritos, nulos, disueltos y de ningún valor para siempre todos los actos de incorporación, reconocimiento, aclamaciones y juramentos arrancados a los pueblos de la Provincia Oriental por la violencia de la fuerza, unida a la perfidia de los intrusos poderes de Portugal y el Brasil, que la han tiranizado, hollado y usurpado sus inalienables derechos, sujetándola al yugo de un absoluto despotismo desde el año 1817 hasta el presente de 1825 (…). 2) En consecuencia de la anterior declaración, reasumiendo la Provincia Oriental la plenitud de los derechos, libertades y prerrogativas inherentes a los demás pueblos de la tierra, se declara de hecho y de derecho libre e independiente del Rey de Portugal, del Emperador del Brasil y de cualquier otro del universo, y con amplio y pleno poder para darse las formas que en uso y ejercicio de su soberanía estime convenientes.
LEY DE UNION: En virtud de la soberanía ordinaria y extraordinaria que legalmente inviste (…) (la Sala de Representantes), declara que su voto general, constante, solemne y decidido es y debe ser por la unidad con las demás provincias argentinas a las que siempre perteneció por los vínculos más sagrados que el mundo conoce.
Que, por lo tanto, ha sancionado y decreta por ley fundamental, lo siguiente: queda la Provincia Oriental del Río de la Plata unida a las demás de este nombre en el territorio de Sud América por ser la libre y espontánea voluntad de los pueblos que la componen, manifestada por testimonios irrefragables y esfuerzos heroicos desde el primer período de la regeneración política de las Provincias.
LEY DEL PABELLON: Establecía, como enseña de la Provincia, un pabellón, (…) compuesto de tres franjas horizontales, celeste, blanco y punzó, por ahora, hasta tanto que incorporados los diputados de esta Provincia a la soberanía nacional, se enarbole el reconocido por el de las unidades del Río de la Plata a que pertenece.
Respecto de la Independencia, existen dos posturas: una, considera que en las Leyes de Independencia y de Unión se fijó la prerrogativa para otorgarse el gobierno que desee la Provincia, sea este unirse, como lo hizo de hecho, a otra nación; o surgir como estado diferente, situación que acaeció más tarde, legitimándose así la Independencia surgida el 25 de Agosto.
Por otro lado, la de los que consideran que la verdadera razón de nuestra Independencia, radica en la propuesta del embajador británico, Lord John Ponsonby, de crear un estado independiente entre Argentina y Brasil, que pusiera fin a las controversias por éste territorio y no continuase perjudicando los intereses comerciales del Imperio Británico. Aunque, sea cual fuere la versión correcta, surge indudablemente de los hechos, la innegable autonomía Oriental de marcar el destino a seguir, iniciado con la gesta heroica de la Redota, momento en el que nos constituimos como Nación.
La indiferencia que observamos hacia nuestra historia, y la distorsión que de la misma se hace, a causa de una postura re-fundacional; colaboran a diario a desconocernos un poco más, no permitiendo comprender de dónde venimos, factor esencial para poder dirigir el hacia dónde vamos.
Por eso, es importantísimo contar nuestra rica historia e imprescindible retornar a nuestras tradiciones más caras, que a casi dos siglos, nos han definido como Pueblo; no permitiendo bajo concepto alguno, que menoscaben y paralicen a la obligada veneración.

Publicado en Ayer y HoyComentarios (0)

EL INMORAL HÁBITO DE TIRAR ALIMENTOS

Por Dr. Adrián Báez
Estimados lectores. Hace algunos días se presentó en la Cámara de Diputados, un Proyecto de Ley titulado “Mejor uso de alimentos”, que busca prohibir a los supermercados, establecimientos comerciales de grandes superficies destinados a la venta de artículos alimenticios, la industria alimenticia, las empresas elaboradoras de alimentos y aquellas dedicadas a su distribución y comercialización, y por supuesto, a los negocios gastronómicos, desde las cadenas de comida rápida hasta los restaurantes con una superficie de 200 metros cuadrados de espacio para atender al público; tirar aquellos alimentos que al final del día se encontraban a la venta y por tanto en condiciones de ser consumidos, como también el almacenamiento de comida con fecha de caducidad próxima.
El autor de dicho Proyecto, el Diputado del Partido Colorado Adrián Peña, propone la distribución de los alimentos a Organizaciones no Gubernamentales (ONG); Bancos de Alimentos y a entidades de beneficencia, para que los entreguen sin costo, multiplicando de esa manera el número de comidas gratuitas que se brindan diariamente a personas que generalmente viven en situación de calle, y reciben platos calientes de organizaciones civiles, sobre todo en horas de la noche.
Por otro lado, se busca que los productos caducados, tampoco puedan tirarse y que se destinen a alimentar animales o para la producción de compost para la agricultura; recomendándose al gobierno, llevar adelante campañas educativas donde se eduque a los ciudadanos a no despilfarrar alimentos.
Si bien Uruguay cuenta con una Institución como el INDA (Instituto Nacional de Alimentación), donde se atiende a unos 200 mil compatriotas, a través de Organizaciones Sociales, centros CAIF, comedores departamentales o por medio de las 28 mil tarjetas entregadas a hogares con riesgo nutricional o a personas con enfermedades crónicas que requieren complementos alimenticios, o el MIDES, que desarrolla un sistema de apoyo a sectores vulnerables de la población, fundamentalmente a través de la entrega de tarjetas para comprar en almacenes; los últimos datos brindados por el Instituto Nacional de Estadísticas, sostienen que son 10 mil las personas que no pueden satisfacer mínimamente sus necesidades alimentarias, teniéndose en cuenta que en el país existen 335 mil pobres (9,7% de la población total) que no cuentan con ingresos suficientes para satisfacer sus necesidades básicas, si no son más.
Ante números tan preocupantes, sumada la inflación que padecemos, la que influye sobremanera en el acceso a la canasta básica, y que no está cuantificada la cantidad de alimentos que se tira a la basura pero sí el número de ciudadanos que tienen problemas económicos para comer; es que la iniciativa apunta a que los mencionados comercios “no podrán destruir o tirar comida o productos de alimentación que se han quedado sin vender y que todavía se encuentran en condiciones de ser consumidos”, como lo establece en su Artículo 1.
Es hora que en un país como el nuestro, donde la base de la economía ha sido, es y continuará siéndolo por muchísimo tiempo más, la producción de comida, se comience por la lógica distribución de la misma, pudiendo ser un inicio, la idea volcada por el mencionado legislador.
Por lo que, bienvenida sea la propuesta, y exhortamos a los parlamentarios de todas las fuerzas políticas a apoyarla; porque tomar conciencia de que hay Orientales que sufren hambre, es parte de la solución a ese flagelo, siendo harto necesario, eliminar el inmoral hábito de tirar alimentos.

Publicado en - Especiales Semanales, 1- Lunes, Ayer y HoyComentarios (0)

SERLO A NIVEL NACIONAL, MÁS AÚN

Por Dr. Adrián Báez
Estimados lectores. Sorprende sobremanera, que ante la incoherente actitud que ha mantenido el Frente Amplio, tanto en su lugar de gobierno, como de fuerza política, respecto a los recursos presupuestales necesarios para la educación toda, bregando por un lado por más y mejor educación, y al mismo tiempo negando los rubros necesarios para hacerlo posible, sumado a la resentida propuesta que cuenta ya con media sanción en la Cámara de Diputados, de quitar las exoneraciones tributarias a las empresas que donen dinero a las Universidades Privadas, peligrando así muchas becas e investigaciones costeadas con aquellos aportes, las voces de los representantes parlamentarios de nuestro Departamento, no se han escuchado, y si lo fueron, no aquí en Salto.
Parecería que la clase política salteña no se ha enterado aún que una de las riquezas más importantes que tenemos, es precisamente ser uno de los pocos Departamentos del país, sino el único después de Montevideo, de contar con tres Universidades, una pública y dos privadas, amén de un CeRP para profesores, un Instituto de Formación Docente, y una UTU, colocándonos como un polo educativo primordial para la región.
La indiferencia que hemos venido notando de parte de la dirigencia política tanto del oficialismo como de la oposición, es alarmante; deja en claro que, o no tienen idea de lo que significa, o peor, que no les interesa un comino, y por ende carecen de la más mínima aptitud para estar donde están, y que no justifican la nada despreciable remuneración que entre todos les abonamos mensualmente, con toda religiosidad, para que nos defiendan, protejan y hagan valer nuestros intereses como ciudadanos.
Escuchamos sí dimes y diretes; lleva y trae; si se dijo tal cosa, o tal otra; pero nada, nunca, de la temática nacional que nos incumbe a todos como Nación.
¿Cuántas veces nos enteramos de lo que piensan sobre asuntos trascendentales para el Departamento y el país; cuándo nos informan de sus posturas ante tal o cual asunto caro para el colectivo social o qué defendieron o dejaron de defender en las interminables sesiones que se dan en el Palacio Legislativo; sabemos realmente si lo que dicen o hacen es fiel reflejo de nuestras aspiraciones e inquietudes?. Quizás nos equivoquemos, pero la respuesta a estas preguntas, suenan con un rotundo, nunca y no.
Desconocemos a ciencia cabal la opinión sobre la situación de los lecheros; el turismo; los granjeros; los ganaderos; el desempleo; la seguridad; la salud; la inflación; el Mercosur; la reforma constitucional; el comercio; la matriz energética y un largo etc.
Entendemos y cae de maduro que no se puede hacer un Cabildo Abierto cada vez que un tema importante sale a la luz y se discute, ni es lo que pedimos; pero sí sabemos que es posible, pues los hemos leído en reiteradísimas oportunidades, transmitir sus puntos de vista por redes sociales sobre cualquier otro asunto, a sabiendas que los mismos llegan hasta los medios de comunicación, o sencillamente publicarlos para que sean de acceso masivo y alcancen a los que no usufructúan los nuevos medios tecnológicos.
Salto tiene 4 parlamentarios, dos del oficialismo y dos de la oposición; sus voces no se oyeron defendiendo el presupuesto de la ANEP, de la UdelaR, ni oponiéndose a la última medida contra las Universidades Privadas; ni que hablar sobre la condición natural que tenemos como centro turístico, no respetado como se lo merece por un Ministerio que amaga, pero no afloja.
Es claro que los afines al gobierno no se pondrán en su contra; pero, ¿y los opositores, porqué callaron?, si es que lo hicieron, y si no lo hicieron, ¿es valedero que se los vea preocupados en la Capital del país y no donde están sus votantes?.
El meollo del asunto redunda en que a quienes colocamos en los altos cargos para que hablen por nosotros, no lo hacen o hacen lo que les conviene, quieren o mandan, dejando de lado el sentir popular que prometieron en algún momento defender, en ese espacio de tiempo en que precisaban de los electores para catapultarlos a la cima, y todavía guardaban un poco de humildad.
Conclusión: a Salto solamente le resta ser defendido por los salteños, ya que mientras unos se desvelan por volver y otros por quedarse, nuestro hermoso Departamento languidece, sin que el mundo sepa que es un terruño turístico, cultural, productivo, de servicios, e ainda mais.
Ser dirigentes a nivel departamental, conlleva responsabilidades; ahora, serlo a nivel nacional, más aún.

Publicado en - Especiales Semanales, 1- Lunes, Ayer y HoyComentarios (0)

CLINTON O TRUMP

Por Dr. Adrián Báez
Estimados lectores. La elección presidencial en Estados Unidos, será sin lugar a dudas la más importante de los últimos años, debido a la enormidad de principios que están en juego. Sencillamente, lo que resuelvan los ciudadanos de ese país, tendrá más repercusiones de las que normalmente tiene, pues se trata del perfil del mandatario de turno de una potencia que directa o indirectamente, regirá el funcionamiento del mundo entero, en circunstancias especiales por las que atraviesa la humanidad.
La disyuntiva que se esclarecerá en el mes de noviembre próximo, deberá transitar por 100 días en los que los Demócratas tendrán que dar una firme y ardua lucha para convencer a sus compatriotas de que concurran a las urnas, primero, ya que allí las elecciones no son obligatorias como en Uruguay, y en segundo lugar, hacerles comprender lo imperioso que es el cerrarle el paso hacia la Casa Blanca, a un ególatra, misógino, racista, homofóbico, y xenófobo, como lo es el magnate inmobiliario de Wall Street, Donald Trump, que por demagogia pura reniega de su procedencia, arremetiendo contra quienes le han permitido y continuarán haciéndolo, ganar miles de millones de dólares, que por cierto, jamás beneficiaron ni lo harán a ninguno de los crédulos que lo ven como a un salvador, y menos aún a los trabajadores que bajo su patronato, no fueron precisamente respetados en sus derechos laborales, no divisándose en el horizonte de que vayan a serlo.
En frente a esta rara avis de la política estadounidense, que sorpresivamente se hizo con la nominación del Partido Republicano, ese mismo que supo cobijar a Lincoln, Theodore Roosevelt, a Reagan, y que blandió en su larguísima historia el respeto a la familia, a la Patria, al Libre Comercio, a las Fuerzas Armadas y al relacionamiento entre las naciones aliadas, y que ve socavar su legado ante un oportunista con carisma, se encuentra la ex Primera Dama, Senadora, y Secretaria de Estado Hillary Clinton.
Dicha dirigente Demócrata formada en Princeton y en la Facultad de Derecho de Yale, reconocida como una de las mejores abogadas de su tiempo, ha construido, no sin muchas resistencias y cuestionamientos, un liderazgo refrendado a nivel mundial, que contrasta abismalmente con su oponente, y le otorga por lo tanto, credenciales por más que suficientes para ejercer el poder de la nación más poderosa económica, militar y políticamente hablando.
Muchos se preguntarán qué importancia puede llegar a tener esa instancia electoral; y la respuesta es: un montón.
No sería la primera vez en la historia del hombre, que seres oscuros de espíritu, que ambicionan el poder por el poder mismo y sin ningún escrúpulo se embarcan en la travesía para alcanzarlo, se envuelven en las banderas de la democracia, y una vez conseguido su objetivo, la derriban sin más, y de muchas maneras, por haber sido siempre rechazada, pero utilizada para lograr lo que de otra forma no podrían haberlo hecho sin ser llamados, Golpistas, aunque luego lleguen a ser algo peor.
Trump representa, y depende de la sensatez de los habitantes del país continente que no llegue a su buscado destino, lo peor de la denigración de la política; inclinándose sobre todo hacia un populismo peligroso y rastrero, pero que no será como el de Chávez, Maduro, o los Castro, nefastos en sí mismos, sino que se asemeja más al de un Adolf Hitler, un Benito Mussolini o un Francisco Franco, cuyo odio, grieta o fanatismo, y utilización del miedo como arma de convencimiento, hicieron temblar al mundo en el no tan lejano Siglo XX.
Muchas diferencias hemos tenido y seguramente tendremos con el gigante del norte; pero reconocemos en él, al primer pueblo en darse una democracia liberal y plasmar los derechos fundamentales del hombre, realizando una revolución de todos, para que no fuera un solo hombre el que decidiera por ellos, opción que de triunfar el déspota afín a los reality show, sucederá.
El país de Washington, Jefferson, Smith, Lincoln, los Roosevelt, Matin Luther King, entre otros grandes, no puede sucumbir ante la impronta de un ser peligroso y altanero.
Hay una máxima de la política que reza: “Hacer política es ser parte de un propósito más grande que uno mismo”. Esa convicción muy republicana que sostiene que es entre todos como se debe de edificar el futuro, no puede ser derribado en este Siglo XXI, por nostálgicos de los tiempos en los que prevaleció la inmundicia humana.
Aunque parezca exagerado o irrelevante, estamos obligados a sentir preocupación, pues lo que se decidirá en poco tiempo, puede marcar el futuro mismo de todos. Qué Dios ilumine a los responsables de discernir entre Clinton o Trump.

Publicado en - Especiales Semanales, 1- Lunes, Ayer y HoyComentarios (1)

COHERENCIA Y SENSATEZ

Por Dr. Adrián Báez
Estimados lectores. Lo acontecido en la Junta Departamental ha convulsionado la escena política de nuestro

Adrián Baez.

Adrián Baez.

Departamento, escuchándose voces a favor y otras en contra de las diversas actitudes tomadas tanto por el oficialismo, como por la oposición.
Amén de las opiniones particulares de cada uno, las cuales se fundamentan en razones básicamente de interés político-partidario, que es de lo que se trata la política, no de otra cosa y entendamos que así debe ser; planea sobre la ciudadanía, la incógnita de saber qué sucederá en cuanto al funcionamiento del gobierno y si el mismo podrá llevar adelante su administración y el programa propuesto a los salteños en mayo del año pasado y que fue electo por la mayoría de los mismos para que rigiera por el período 2015-2020.
Más allá de que entendemos, o deberíamos hacerlo, que la política consiste en una permanente y recíproca contraprestación entre distintos actores que procuran obtener la puesta en práctica de su idea, obligándolos a negociar permanentemente en aras de un consenso que habilite una legitimidad que contente a unos y a otros en el siempre claro camino del deber; lo cierto es que en nuestra arena política no ha sido el abc utilizado, sino que prácticamente viene siendo ignorado, dejando de lado la sana práctica del diálogo, para darle paso al constante y poco fructífero fanatismo perturbador de la razón.
Sabido es el encono descabellado que los dirigentes políticos locales vienen desarrollando entre sí, obstruyendo de esa manera el justo equilibrio que tiene que existir en una democracia entre lo que está bien y lo que está mal; entre el derecho a gobernar emanado de las urnas, y el derecho también surgido de allí y nada despreciable al provenir de la voluntad popular, de ser oposición constructiva y vigilante, ambos hacedores del progreso de un pueblo y por ende de su normal desenvolvimiento.
El haberse dado una coyuntura como la que vivimos, en la que en el Ejecutivo Departamental se encuentre una fuerza política y que en el Legislativo tenga la mayoría otra, habla a las claras de lo fraccionado que está el tablero político y del inexistente intercambio de visiones entre los líderes, cuyo ejemplo tendría que servir para calmar las aguas y no agitarlas más aún.
Pero no sirve de nada lamentarse y sirve de mucho el tomar el toro por las astas y comenzar a transitar este sendero planteado con madurez e inteligencia, dos elementos sin los cuales, una vez más saldrá perdiendo nuestro hermoso terruño, a causa de egos y mezquindades de quienes hoy son y están, pero que mañana podrán ni serlo ni estar más.
Deseamos a las nuevas autoridades de la Junta el mayor de los éxitos y apelamos a la siempre primordial tarea de velar por el interés supremo de Salto y de su gente, en el entendido de que sobre ellos estarán puestas las miradas de toda una sociedad, que les pide que actúen con ecuanimidad y con altivez, tomando conciencia que son ellos los que tendrán la enorme responsabilidad de permitir la gobernabilidad y no otros que no se encuentran hoy en la escena departamental y en cuyas disputas particulares, no deben participar.
También auguramos al Sr. Intendente y a su equipo, que se animen a tender puentes de entendimiento, ya que son ellos, quienes gobiernan; pero, es específicamente del Sr. Intendente de quien esperamos todos, los que lo votaron y quienes no lo hicimos, que dé el paso inicial de acercamiento, borrando la creencia de que tender la mano o que se la tiendan, equivale a debilidad o a falta de carácter.
Por primera vez tendrán tirios y troyanos, la oportunidad de demostrarnos que podemos continuar confiando en la política y que por más diferencias que hayan, prevalece ante todo, la coherencia y la sensatez.

Publicado en Ayer y HoyComentarios (0)

LA ÚLTIMA REFORMA EDUCATIVA REAL

Por Dr. Adrián Báez
Estimados lectores. Nuevamente la educación sufre y sufrirá la indiferencia de gobernantes inmorales y necios, que bien saben la imperiosa necesidad que tiene el Uruguay de apostar con todas sus fuerzas a la preparación de su riqueza más sublime que es el capital humano, y sin embargo, no habiéndoles alcanzado con años de derroche y de falta de una brújula que indicara el camino a seguir, dejando de realizar los cambios en una matriz educativa que lo pedía a gritos, ahora prorratean, cosa que sabemos que tampoco se cumplirá, la entrega de los dineros destinados a ANEP y a la Universidad, para un futuro incierto y algo borroso, que llegará o no.
La educación, herramienta esencial para la obtención de la libertad de los seres humanos, pues les permite tomar su destino en sus propias manos y ser, eso mismo, ser; ha venido colapsando a diario, desde que se la considera un elemento de campaña electoral, más que como lo que es: el futuro.
Mucho hemos escuchado ya de los que ningunean al pueblo uruguayo con ridículas excusas del porqué no se concretan los hechos tan anunciados; vergüenza nos dan cuando tratan de aminorar la obvia preocupación que los individuos pensantes sentimos en cuanto al derrumbe de lo que supo ser nuestro mayor orgullo como Nación, comparándonos con países de la región cuyas idiosincrasias distan muchísimo de la nuestra y que por ende no cuentan para aplacar la legítima indignación, pues no debe importarnos en el escalafón que se encuentren, sino en el que nos encontramos nosotros.
La izquierda ha deseado ser algo que no pudo, y ha ostentado un lugar que le quedó grande; no sin cómplices, que no son otros que aquellos que tampoco buscaron en estos años la real recuperación de la educación, sino que supieron utilizarla hipócritamente para perdurar en puestos retribuidos, cuando tuvieron que ser los principales interesados en luchar por la salvación de un patrimonio que no puede, no debe de tener color político partidario, y sí muchísimo sentimiento patriótico.
Mal que les pese a muchos; por mucho que duela y que argumenten en su contra, pues es lo único que les resta hacer ya que despilfarraron a troche y moche hermosas oportunidades económicas y de tiempo, y lo hecho, hecho está, y lo que no, no; lo último en educación que perdura y que se sumó a la hermosa idea de los Centros CAIF, y que dio reales oportunidades a los educandos, permitiéndoles formarse también como docentes, tener un plato de comida con el que alimentarse, y muchos etc. más, fue la Reforma Educativa instaurada en la Segunda Presidencia del Dr. Julio María Sanguinetti (1995-2000).
A partir de 1995 el sistema educativo uruguayo -concretamente la Administración Nacional de la Enseñanza Pública (ANEP), que es el organismo competente en enseñanza primaria, secundaria y técnica- experimentó un ambicioso programa de innovaciones tendiente a alcanzar dos objetivos: la mejora de la calidad de los aprendizajes y el fortalecimiento de la equidad en el acceso a la educación. La Reforma Educativa (tal como se la denominó desde el gobierno y la oposición) constituyó una de las principales apuestas del Segundo Mandato del Dr. Sanguinetti. La reforma uruguaya mantuvo una impronta centralista, se ubicó fundamentalmente del lado de la “oferta” educativa y apostó al fortalecimiento del sector público en las sucesivas fases del proceso, desde el diseño a la implementación concreta de las políticas aplicadas. Las principales líneas de esta acción reformista fueron las siguientes: la expansión de la oferta pública en educación inicial, apuntando a su universalización; el desarrollo de políticas compensatorias en educación básica o primaria (creación de escuelas de tiempo completo en sectores pobres); la reforma curricular de la educación media pública (junto con la extensión del horario y la concentración de las actividades de los profesores); así como el desarrollo de la formación docente a través de la creación de seis centros estatales regionales, descentralizados (CeRP).
El fortalecimiento del Estado se expresó en un significativo aumento de la cobertura educativa, así como en el incremento del gasto público, tanto con respecto al PIB como al Presupuesto Nacional. Este programa de reforma tuvo en sus inicios un apoyo político considerable, que incluyó a los sectores de la oposición de la izquierda. En virtud de los componentes evocados, el programa coincidía en mucho con las demandas y propuestas de los gremios de la enseñanza pública, pero, diferencias que no se pudieron o quisieron superar en pro de algo superior como la necesaria instauración de una Política de Estado Educativa, generó enfrentamientos que derivaron en marchas, ocupaciones de centros educativos y vaivenes que no capitalizaron una oportunidad presente de hacer lo que no se hizo más y que pudo consolidarse fehacientemente hacia el porvenir.
Aún así se prosiguió, conscientes de la enorme responsabilidad que se tenía entre manos y la obligación de fijar pautas y dar un puntapié inicial; y de esa forma, sin la bonanza de los últimos 11 años; sin mayorías parlamentarias; sin los gremios 100% acólitos al gobierno; sin la demagogia adormecedora de la realidad; aquellos a los que tanto vapulearon, que tanto defenestraron y a los que le cargan todas las culpas de lo peor del Uruguay, fueron los que sí se ocuparon en hacer; cosa que no pudieron o no quisieron emular en todo este tiempo sus retractores a los que le reiteraremos hasta el hartazgo, que estamos enfrente, guste o no, a la última Reforma Educativa real.

Publicado en - Especiales Semanales, 1- Lunes, Ayer y HoyComentarios (0)

FUNDAMENTAL ES SERLO

Por Dr. Adrián Báez
Estimados lectores. En los últimos días cobró suma notoriedad, la obligación impuesta por la Ley Nº 17.060 de 1998, “Normas referidas al uso indebido del Poder Público (Corrupción)”, más conocida como Ley Anticorrupción, de que todos los funcionarios públicos presenten una Declaración Jurada consistente en una relación precisa y circunstanciada de los bienes muebles e inmuebles en ingresos propios del declarante, de su cónyuge, etc, etc; habiendo observado la actitud apresurada de figuras relevantes del escenario político nacional, haciendo público su patrimonio y los respectivos ingresos percibidos por concepto de la función que ocupan, en una clara intención de demostrar que ni son multimillonarios, como muchas veces se cree de la clase dirigente, ni manejan capitales desorbitantes, comparados con los menguados ingresos de la mayoría de los uruguayos, como si ser rico fuera un pecado mortal, y la redención solamente se consiguiera sufriendo penurias, en un típico sentimiento erróneo en el que ha incurrido el Uruguay en los últimos años, que refleja lo trasnochados que estamos en la evolución del mundo, creyendo que cuanto peor nos vaya, mejores seres humanos seremos, sin importar si nuestra fortuna la adquirimos con esfuerzo, herencia o azar, lo que solamente se critica, si no se obtuvo la misma bendición.
En fin. Creemos que es alentador que sepamos con qué ingresa cada político al ejercicio del poder, por más menguado que el mismo sea, porque no solamente lo es el ejercicio del mando y la consecuente posibilidad de tomar decisiones que afecten la vida de la enorme mayoría, sino que también las conexiones tienen su impronta y no son nada despreciables; y con qué lo abandona.
Al mismo tiempo, apoyamos que la idea de austeridad sea un norte en la función pública, la que no se ha visto en los 11 años de gobierno de izquierda, observando la inexistencia de regulaciones precisas que establezcan, por ejemplo, la obligatoriedad de las Auditorías, cada vez que un jerarca culmine su gobierno o deje de dirigir cualquier organismo del Estado, lo cual sería sumamente tranquilizador para el político, que nada malo ha hecho, para su colectividad, y obviamente para el principal interesado: el ciudadano, que el mismo Estado por medio de una rigurosa normativa y sus respectivas garantías, pues con el modus operandi del Tribunal de Cuentas no basta, sea el auditor de las gestiones, donde cada elegible sepa de antemano que, en caso de incurrir en la muy común por estos días mala praxis administrativa, no se demorará más que un plazo prudencial en conocerlo y tomar las medidas correspondientes: penales, civiles y por supuesto, posteriormente la más dolorosa, la aplicada por el elector al retirarle el respaldo en caso de mal obrar.
Esto hace a la seriedad y a la responsabilidad en el manejo de las arcas que onerosamente los contribuyentes se encargan de llenar, y que han sido en muchos casos confundidas con billeteras personales, haciéndose con su contenido lo que se le ocurriera al gestor de turno, en vez de lo que debía; obligaría al mismo tiempo, a adoptar como buena práctica a aplicar, el colocar en los lugares claves a personas idóneas, jerarquizando así a la función pública, tan denostada y desacreditada por la irrupción en la palestra política de advenedizos e improvisados oportunistas, que más que vocación de servicio, son movidos por sórdidos intereses particulares.
Uruguay se hace eco de su propia necedad, deseando embanderarse en la honestidad y transparencia, al tiempo que hace oídos sordos y mira hacia el costado cuando esos mismos principios son jaqueados; continuando siendo la forma de contrarrestarlo, el nacimiento de rígidas leyes, hechas por técnicos de fuste, cuyo intelecto esté por encima del amague constante del exhibicionismo de honestidad que efectúa cierta clase de políticos de todas las tiendas, los que se olvidan que si bien hay que parecerlo, fundamental es serlo.

Publicado en - Especiales Semanales, 1- Lunes, Ayer y HoyComentarios (0)

43 AÑOS DESPUÉS

Por Dr. Adrián Báez.
Estimados lectores. Se cumplen 43 años del Golpe de Estado del 27 de Junio de 1973. Con motivo de la fecha, como sucede año a año, se compartirán distintas vivencias y visiones respecto a los acontecimientos de aquellos años; se

Adrián Baez.

Adrián Baez.

narrarán hechos históricos conocidos por todos nosotros; anécdotas; opiniones políticas; reproches y algún que otro comentario de dudosa exactitud histórica, que procura distorsionar los hechos, con un clarísimo provecho proselitista, en lugar que de una vez por todas, cada cual asuma su cuota parte de responsabilidad y se avance hacia la necesaria reconciliación nacional.
Sin ser nuestro interés el entrar en la discusión ideológica sobre aquella época, por una cuestión de respeto a los protagonistas que continúan vivos, quienes poseen sus legítimas razones para defender posturas y criterios; por respeto a las heridas que permanecen abiertas y son difíciles de cicatrizar de un lado y del otro; por respeto a una generación de compatriotas que en el lugar que la vida los colocó, defendieron la democracia y la libertad; pero por respeto también a otra generación de uruguayos, la nuestra, la que no debe ni puede cargar con culpas, odios y responsabilidades que no le quepan; es que sostenemos la necesidad imperiosa de atrevernos a pasar el umbral hacia el porvenir. Deseamos ansiosamente que la página sea dada vuelta. Anhelamos patrióticamente que se convoque a un gran Acuerdo Nacional, donde los partidos políticos, como fieles representantes de la democracia, zanjen para siempre el desencuentro que nos ha dividido desde 1985.
Defendemos sin fisuras el pronunciamiento del pueblo en las urnas, el que fue desconocido por el Parlamento; pero comprendemos de la misma manera el derecho que tienen las familias de las víctimas, de velar por ellos, en el entendido que la Justicia debe ser pareja para todos, de acuerdo con nuestra Constitución, la que en su Artículo 8 reza:”Todas las personas son iguales ante la ley no reconociéndose otra distinción entre ellas sino la de los talentos y las virtudes”.
Los años han pasado y los cucos de antaño quedaron en él. La historia y los hombres racionales reconocen el esfuerzo, a contramano de los principios con los que comulgaban y comulgan, de aquellos hombres y mujeres que cedieron en pos de la pacificación nacional; muchas veces incomprendidos; otras tantas malinterpretados.
El Uruguay es un país joven, donde queda mucha carretera por recorrer. Debe ser la impronta del futuro la que guíe los pasos a seguir, siempre en la comprensión de que no existen uruguayos buenos y malos; de que no los hay de una clase y de otra; de que somos por encima de todo, Orientales.
José Batlle y Ordóñez imaginó en el lejano 1906, cÓmo debería ser el Uruguay del futuro: “Nuestra República debe prepararse para ocupar un puesto distinguido entre las naciones civilizadas, no por la prepotencia de la fuerza, a la que no debe y tampoco podría aspirar por la pequeñez de su territorio, sino por lo racional y avanzado de sus leyes, por su amplio espíritu de justicia y por el vigor físico, moral e intelectual de sus hijos”.
A más de 100 años de su visionario deseo, la idea debe de continuar tan vigente como entonces.
Si somos capaces como pueblo de saldar las deudas y cumplir con la construcción del mañana, podremos orgullosos gritar al mundo, que supimos derrotar a una férrea dictadura, con esperanza y unidad, aunque lo hayamos conseguido, 43 años después.

Publicado en Ayer y HoyComentarios (0)

NATALICIO DEL MÁS GRANDE

Por Dr. Adrián Báez.
Estimados lectores. Al hablar del Gral. Artigas, lo hacemos con cierta solemnidad; pero lamentablemente el respeto que proferimos a su vasta obra es menguada; obra que ha quedado estampada en esas Instrucciones del Año XIII y

Adrián Baez.

Adrián Baez.

que supieron ser, al decir de Juan Zorrilla de San Martín: “La más monumental construcción de la autonomía de las Provincias del Río de la Plata dentro de una gran República Democrático Federal. Y constituyen la Carta Magna, el Código, la Credencial, el Mandato Imperativo de nuestra independencia”.
La historia que rodea a nuestro Prócer es rica en todo sentido, mucho hay para destacar de su accionar como primer y único libertador en promulgar a la democracia como sistema de gobierno, fiel al soberano por derecho propio: EL PUEBLO.
Su credo es bastión de una Nación; aquélla que todo lo abandonó y transcurrió por el sacrificado trillo del Éxodo o Redota; la que nos une como compatriotas por encima de diferencias ideológicas y sabe ser una sola, en momentos de engrandecer su legado.
Los Orientales, y con más razón las nuevas generaciones, debemos saber su magnífico discurso de aquel 5 de Abril de 1813 y que la posteridad conoce como la “ORACION INAUGURAL”. Recordarlo como como justa manera de homenajearlo; como guía y meta de sus nobles aspiraciones patrióticas.
Artigas al Pueblo Oriental:
“Ciudadanos: el resultado de la campaña pasada me puso al frente de vosotros por el voto sagrado de vuestra voluntad general. Hemos recorrido diez y siete meses cubiertos de la gloria y la miseria, y tengo la honra de volver a hablaros en la segunda vez que hacéis el uso de vuestra soberanía. Mi autoridad emana de vosotros y ella cesa por vuestra presencia soberana. Vosotros estáis en el pleno goce de vuestros derechos. Ved ahí el fruto de mis ansias y desvelos. Nuestra historia es la de los héroes. El carácter constante y sostenido que hemos ostentado en los diferentes lances que ocurrieron, anunció al mundo la época de la grandeza. Cenizas y ruina, sangre y desolación. Ved ahí el cuadro de la Banda Oriental y el precio costoso de su regeneración. Pero ella es pueblo libre.
La Asamblea General, tantas veces anunciada, empezó ya sus funciones. Su reconocimiento nos ha sido ordenado. Resolver sobre ese particular ha dado motivo a esta congregación, porque yo ofendería vuestro carácter y el mío, vulnerando enormemente vuestros derechos sagrados, si pasase a resolver por mí una materia reservada sólo a vosotros.
Ciudadanos: los pueblos deben ser libres. Su carácter debe ser su único objeto y formar el motivo de su celo. Por desgracia va a contar tres años nuestra revolución y aun falta una salvaguardia general al derecho popular. Toda clase de precaución debe prodigarse cuando se trata de fijar vuestro destino. Es muy veleidosa la probidad de los hombres; sólo el freno de la Constitución puede afirmarla. La energía es el recurso de las almas grandes. No hay un solo golpe de energía que no sea marcado con laurel. ¿Qué glorias no habéis adquirido ostentando esa virtud?.
Orientales: visitad las cenizas de nuestros ciudadanos. ¡Que ellas, desde lo hondo de sus sepulcros, no nos amenacen con la vergüenza de una sangre que vertieron para hacerla servir a nuestra grandeza!”.
Al conmemorarse un año más de su natalicio; su obra perdura, con la vigencia de ayer. Como sus legítimos herederos, preservémosla.

Publicado en Ayer y HoyComentarios (0)

BALTASAR BRUM

Por Dr. Adrián Báez
Estimados lectores. Salto ha sabido darle al Uruguay y al mundo, una brillante cosecha de hombres y mujeres que grande lo han hecho: escritores, músicos, deportistas, intelectuales y también políticos; siendo el más reconocido de estos últimos, el Dr. Baltasar Brum.
Nació el 18 de Junio de 1883 en la localidad de Cuaró, actual Departamento de Artigas, en el seno de una familia con ancestros flamenco holandeses por parte de padre y brasileño por el lado materno.
Su infancia transcurrió mayormente en el campo, el que abandonó para trasladarse a la capital salteña y comenzar sus estudios en el Politécnico Osimani y Llerena, graduándose de bachiller, y donde fuera docente de filosofía y literatura, una vez obtenido el título de Abogado y haberse radicado nuevamente en la ciudad a ejercer la profesión, como también el periodismo.
Tras haber conocido a Don José Batlle y Ordóñez en la ciudad de Paysandú y quedar sorprendido por el entonces Presidente, comenzó su carrera política, llegando a ocupar la vicepresidencia de la Junta Económico Administrativa en 1911, siendo su nombre manejado para ser el primer Intendente Municipal del departamento, lo que no se concretó. Cuentan, que fue protagonista de un acalorado debate en el Teatro Larrañaga, de una altura intelectual de primer nivel, con el director del diario “La Prensa”, Luis A. Thevenet, lo que lo situó indudablemente en un lugar de liderazgo poco común para un joven de su edad.
En 1913, el Dr. Feliciano Viera lo recomendó ante Batlle para ocupar el cargo de Ministro de Instrucción Pública, pero al no contar con la edad necesaria de 30 años, no pudo ocupar esa dignidad, haciéndolo recién el 30 de Junio, siendo realizaciones notorias de su gestión, el establecimiento de bibliotecas municipales en todos los departamentos del país, y la eliminación de la matrícula para ingresar a secundaria, equiparándola así a primaria, dándoles igualdad de condiciones a todos los habitantes del Uruguay, sin depender de la centralización capitalina.
Ocupó también el Ministerio del Interior y el de Hacienda, pero sus logros más sobresalientes, que lo convertirían en un Estadista, fueron al frente de la cartera de Relaciones Exteriores, desde donde bregó a nivel internacional por el arbitraje ante conflictos entre naciones, y por la solidaridad continental, impulsando el Panamericanismo.
En 1918 es proclamado como candidato a Presidente de la República, asumiendo de forma poco convencional, en el Paraninfo de la Universidad, compartiendo el poder con el recientemente creado Consejo Nacional de Administración, tras la reforma constitucional de 1917. Contaba tan sólo con 35 años de edad.
Durante su gobierno se creó la Caja de Jubilaciones y Pensiones para Funcionarios Públicos; se promulgaron las leyes de descanso semanal obligatorio y de indemnización por accidentes de trabajo; se autorizó al Banco Hipotecario a otorgar los primeros préstamos para viviendas; fieles demostraciones de su abnegada lucha en favor de los derechos de los trabajadores y sus familias, que reflejaban la primera consigna del Batllismo: la Justicia Social; entendida ésta, como la dignificación del hombre, partiendo del otorgamiento de igualdad de oportunidades, con las que podrían construirse su propio futuro, y el no flagelo de los derechos de quienes con su trabajo y esfuerzo, construían asimismo el futuro del Uruguay, principios que deben regir aún hoy, a casi 100 años de aquél episodio, y que ningún gobernante que se jacte de serio y responsable, debe de olvidar.
Así lo plasmó en su discurso de asunción el 1 de Marzo de 1919, que lo definen como un gran Oriental y para nuestro orgullo, como un salteño ejemplar.
“Debemos al obrero, no sólo la ayuda terapéutica de amplias leyes de asistencia social sino, además, un constante esfuerzo reparador, para sacarlo de la inferioridad intelectual y económica en que ha sido colocado por virtud de una mala organización secular que hizo posible, como en el suplicio del “hard labour”, el cruel absurdo de que entregando al trabajo toda su vida de privaciones y penurias y, contribuyendo de ese modo al engrandecimiento de la sociedad recogiera, como única compensación a sus sacrificios extenuantes, apenas lo indispensable para no morirse de hambre”.

Publicado en - Especiales Semanales, 1- Lunes, Ayer y HoyComentarios (0)

EL PUEBLO SIGUE ESPERANDO

Por Dr. Adrián Báez
Estimados lectores. El BPS (Banco de Previsión Social) emitió en los últimos días, un informe en su página web, elaborado por una investigadora del organismo, respecto a los ciudadanos que hacen uso del Sistema Nacional de

Adrián Baez.

Adrián Baez.

Comedores y del Programa Alimentario Nacional(canastas de alimentación), donde reconoce que: ”no puede dejar de considerarse con cierta preocupación que siete años después de terminado el Plan de Atención Nacional a la Emergencia Social (PANES), muchos de sus beneficiarios estén aún en situación de vulnerabilidad socioeconómica”. En el mismo se señala también que, el 42% de las personas que concurren a los merenderos y comedores, forman parte de aquellos hogares que cobraba algún tipo de prestación por parte del Plan, entre los años 2005 y 2007, el que procuraba disminuir la difícil situación por la que atravesaban los afectados duramente por la crisis de 2002; el análisis concluye que: “Esto da cuenta que cerca de la mitad de usuarios de este programa se encontraban siete años atrás en situación de extrema pobreza y aún hoy siguen estando en una condición vulnerable”; indicándose por otro lado, que las personas que acuden a dichos comedores y merenderos gratuitos, representan una franja poblacional cuyos niveles educativos son los más bajos, lo que acentúa su vulnerabilidad social, teniendo serios problemas para poder insertarse en la sociedad y en el mercado laboral.
Lo triste, es que la preocupación surge y es manifestada con absoluta congoja, como si se tratara de una coyuntura heredada y de la que no tuviera ninguna responsabilidad por su perdurabilidad y afianzamiento, los sucesivos gobiernos de izquierda.
Es otra de las grandísimas incoherencias que salen a la luz luego de años de engañapichangas esgrimidas por una corriente del pensamiento que creyó y cree, para desgracia de nuestro pueblo, que la meritocracia, el trabajo, el esfuerzo y la voluntad de superación, siguen siendo políticas y modus operandi de la burguesía capitalista, que denigra y somete al hombre; obviamente, al hombre prescindente y que solamente sirve para votar cada cinco años, y que conviene mantener calladito y quietito, sin herramientas para pensar y darse cuenta de que se lo utiliza, por lo que se le arroja alguna limosna, que si bien fue necesaria y compartida en su momento por lo apremiante de la situación, hoy ya se convirtió en lo que sostuvimos recién, y que por más que lo nieguen los acólitos del izquierdismo vetusto, es así.
No dejamos de lamentar cada día, y no nos deja de preocupar también, la enorme equivocación en la que incurrió el gobierno “progresista”, al tirar por tierra la enorme y esperanzadora oportunidad de aprovechar la bonanza espectacular por la que atravesó el Uruguay, y que vemos que se nos escabulle de las manos.
La Educación; la Reforma del Estado, a la que el propio Presidente Vázquez denominó “la madre de todas las reformas”; y la imprescindible apertura comercial, sin la que no existimos en el mundo, pues somos una tierra productora de alimentos o como bien dijo el Presidente Jorge Batlle: “el supermercado del mundo”; fueron temas esenciales que quedaron en el tapete, esperando una mayor firmeza en los gobernantes, quienes se empeñaron en dejar a todos un poco contentos, en vez de hacer lo que el futuro de la Nación les exigía.
Hoy, a varios años del primer gobierno del Frente Amplio, observamos con desconcierto, como lo que surgió como una llama renovadora que haría temblar hasta las raíces de los árboles, no fue ni chicha ni limonada; pues sin crisis, con dinero, con viento de cola, y en la cresta de la ola, siguen habiendo compatriotas con hambre, sin educación, sin trabajo, sin futuro, y sin un Estado que esté presente donde debe de estarlo. Eso sí, preocupa más, mucho más, recaudar impuestos a troche y moche, vaya uno a saber para investirlos en qué; mientras tanto, el pueblo sigue esperando.

Publicado en Ayer y HoyComentarios (0)




El tiempo

Ediciones anteriores

agosto 2017
L M X J V S D
« jul    
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031