BALTASAR BRUM

Por Dr. Adrián Báez
Estimados lectores. Salto ha sabido darle al Uruguay y al mundo, una brillante cosecha de hombres y mujeres que grande lo han hecho: escritores, músicos, deportistas, intelectuales y también políticos; siendo el más reconocido de estos últimos, el Dr. Baltasar Brum.
Nació el 18 de Junio de 1883 en la localidad de Cuaró, actual Departamento de Artigas, en el seno de una familia con ancestros flamenco holandeses por parte de padre y brasileño por el lado materno.
Su infancia transcurrió mayormente en el campo, el que abandonó para trasladarse a la capital salteña y comenzar sus estudios en el Politécnico Osimani y Llerena, graduándose de bachiller, y donde fuera docente de filosofía y literatura, una vez obtenido el título de Abogado y haberse radicado nuevamente en la ciudad a ejercer la profesión, como también el periodismo.
Tras haber conocido a Don José Batlle y Ordóñez en la ciudad de Paysandú y quedar sorprendido por el entonces Presidente, comenzó su carrera política, llegando a ocupar la vicepresidencia de la Junta Económico Administrativa en 1911, siendo su nombre manejado para ser el primer Intendente Municipal del departamento, lo que no se concretó. Cuentan, que fue protagonista de un acalorado debate en el Teatro Larrañaga, de una altura intelectual de primer nivel, con el director del diario “La Prensa”, Luis A. Thevenet, lo que lo situó indudablemente en un lugar de liderazgo poco común para un joven de su edad.
En 1913, el Dr. Feliciano Viera lo recomendó ante Batlle para ocupar el cargo de Ministro de Instrucción Pública, pero al no contar con la edad necesaria de 30 años, no pudo ocupar esa dignidad, haciéndolo recién el 30 de Junio, siendo realizaciones notorias de su gestión, el establecimiento de bibliotecas municipales en todos los departamentos del país, y la eliminación de la matrícula para ingresar a secundaria, equiparándola así a primaria, dándoles igualdad de condiciones a todos los habitantes del Uruguay, sin depender de la centralización capitalina.
Ocupó también el Ministerio del Interior y el de Hacienda, pero sus logros más sobresalientes, que lo convertirían en un Estadista, fueron al frente de la cartera de Relaciones Exteriores, desde donde bregó a nivel internacional por el arbitraje ante conflictos entre naciones, y por la solidaridad continental, impulsando el Panamericanismo.
En 1918 es proclamado como candidato a Presidente de la República, asumiendo de forma poco convencional, en el Paraninfo de la Universidad, compartiendo el poder con el recientemente creado Consejo Nacional de Administración, tras la reforma constitucional de 1917. Contaba tan sólo con 35 años de edad.
Durante su gobierno se creó la Caja de Jubilaciones y Pensiones para Funcionarios Públicos; se promulgaron las leyes de descanso semanal obligatorio y de indemnización por accidentes de trabajo; se autorizó al Banco Hipotecario a otorgar los primeros préstamos para viviendas; fieles demostraciones de su abnegada lucha en favor de los derechos de los trabajadores y sus familias, que reflejaban la primera consigna del Batllismo: la Justicia Social; entendida ésta, como la dignificación del hombre, partiendo del otorgamiento de igualdad de oportunidades, con las que podrían construirse su propio futuro, y el no flagelo de los derechos de quienes con su trabajo y esfuerzo, construían asimismo el futuro del Uruguay, principios que deben regir aún hoy, a casi 100 años de aquél episodio, y que ningún gobernante que se jacte de serio y responsable, debe de olvidar.
Así lo plasmó en su discurso de asunción el 1 de Marzo de 1919, que lo definen como un gran Oriental y para nuestro orgullo, como un salteño ejemplar.
“Debemos al obrero, no sólo la ayuda terapéutica de amplias leyes de asistencia social sino, además, un constante esfuerzo reparador, para sacarlo de la inferioridad intelectual y económica en que ha sido colocado por virtud de una mala organización secular que hizo posible, como en el suplicio del “hard labour”, el cruel absurdo de que entregando al trabajo toda su vida de privaciones y penurias y, contribuyendo de ese modo al engrandecimiento de la sociedad recogiera, como única compensación a sus sacrificios extenuantes, apenas lo indispensable para no morirse de hambre”.

Publicado en - Semanales, 1- Lunes, Ayer y HoyComentarios (0)

EL PUEBLO SIGUE ESPERANDO

Por Dr. Adrián Báez
Estimados lectores. El BPS (Banco de Previsión Social) emitió en los últimos días, un informe en su página web, elaborado por una investigadora del organismo, respecto a los ciudadanos que hacen uso del Sistema Nacional de

Adrián Baez.

Adrián Baez.

Comedores y del Programa Alimentario Nacional(canastas de alimentación), donde reconoce que: ”no puede dejar de considerarse con cierta preocupación que siete años después de terminado el Plan de Atención Nacional a la Emergencia Social (PANES), muchos de sus beneficiarios estén aún en situación de vulnerabilidad socioeconómica”. En el mismo se señala también que, el 42% de las personas que concurren a los merenderos y comedores, forman parte de aquellos hogares que cobraba algún tipo de prestación por parte del Plan, entre los años 2005 y 2007, el que procuraba disminuir la difícil situación por la que atravesaban los afectados duramente por la crisis de 2002; el análisis concluye que: “Esto da cuenta que cerca de la mitad de usuarios de este programa se encontraban siete años atrás en situación de extrema pobreza y aún hoy siguen estando en una condición vulnerable”; indicándose por otro lado, que las personas que acuden a dichos comedores y merenderos gratuitos, representan una franja poblacional cuyos niveles educativos son los más bajos, lo que acentúa su vulnerabilidad social, teniendo serios problemas para poder insertarse en la sociedad y en el mercado laboral.
Lo triste, es que la preocupación surge y es manifestada con absoluta congoja, como si se tratara de una coyuntura heredada y de la que no tuviera ninguna responsabilidad por su perdurabilidad y afianzamiento, los sucesivos gobiernos de izquierda.
Es otra de las grandísimas incoherencias que salen a la luz luego de años de engañapichangas esgrimidas por una corriente del pensamiento que creyó y cree, para desgracia de nuestro pueblo, que la meritocracia, el trabajo, el esfuerzo y la voluntad de superación, siguen siendo políticas y modus operandi de la burguesía capitalista, que denigra y somete al hombre; obviamente, al hombre prescindente y que solamente sirve para votar cada cinco años, y que conviene mantener calladito y quietito, sin herramientas para pensar y darse cuenta de que se lo utiliza, por lo que se le arroja alguna limosna, que si bien fue necesaria y compartida en su momento por lo apremiante de la situación, hoy ya se convirtió en lo que sostuvimos recién, y que por más que lo nieguen los acólitos del izquierdismo vetusto, es así.
No dejamos de lamentar cada día, y no nos deja de preocupar también, la enorme equivocación en la que incurrió el gobierno “progresista”, al tirar por tierra la enorme y esperanzadora oportunidad de aprovechar la bonanza espectacular por la que atravesó el Uruguay, y que vemos que se nos escabulle de las manos.
La Educación; la Reforma del Estado, a la que el propio Presidente Vázquez denominó “la madre de todas las reformas”; y la imprescindible apertura comercial, sin la que no existimos en el mundo, pues somos una tierra productora de alimentos o como bien dijo el Presidente Jorge Batlle: “el supermercado del mundo”; fueron temas esenciales que quedaron en el tapete, esperando una mayor firmeza en los gobernantes, quienes se empeñaron en dejar a todos un poco contentos, en vez de hacer lo que el futuro de la Nación les exigía.
Hoy, a varios años del primer gobierno del Frente Amplio, observamos con desconcierto, como lo que surgió como una llama renovadora que haría temblar hasta las raíces de los árboles, no fue ni chicha ni limonada; pues sin crisis, con dinero, con viento de cola, y en la cresta de la ola, siguen habiendo compatriotas con hambre, sin educación, sin trabajo, sin futuro, y sin un Estado que esté presente donde debe de estarlo. Eso sí, preocupa más, mucho más, recaudar impuestos a troche y moche, vaya uno a saber para investirlos en qué; mientras tanto, el pueblo sigue esperando.

Publicado en Ayer y HoyComentarios (0)

LAS OPORTUNIDADES PERDIDAS

Por Dr. Adrián Báez.
Estimados lectores. Es increíble la soberbia con la que actuó y actúa el gobierno nacional, en lo que respecta a la situación económica-financiera del país; primero, cuando la oposición o el ciudadano común alertaba que la cosa no venía bien y que la otrora bonanza y holgura ya no eran tal, achacaban a la derecha la intencionalidad de desmotivar y crear cucos inexistentes con el fin de obtener réditos electorales; ahora, que la coyuntura los obligó a reconocer algo que no podía esconderse por mucho más tiempo, como es la evidente contracción de la economía, sea por los motivos que fueren, argumentan que si bien hay ajuste, no se compara con el tarifazo impuesto por Macri a los Argentinos, y que lo que se procura es que el que tiene más pague más, en un reiterativo y ya cansador discurso populista, que bien sabemos no es tal, sino que pretende tapar, el haberse quedando sin dinero, y que precisan sacarlo de algún lado para continuar con su clientelismo y derroche.
Después de años, en los que los que saben mucho del tema, y los que padecen la realidad, sugerían un poco de austeridad, solicitando también, que por la fortuna por la que se atravesaba se invirtiera en infraestructura vial, edilicia, tecnológica, educativa, en una buena salud con todo lo que ella acarrea; hoy el presente nos da un buen tirón de orejas, comunicándonos que el viento de cola pasó, y que aquellas reformas necesarias y anunciadas con bombos y platillos, no se realizaron, y que por lo tanto, no se realizarán más, pues la recesión toca a nuestra puerta y es inevitable.
Lamentablemente, este gobierno de izquierda que durante tantos años se jactó de ser el gobierno que permitiría al Uruguay encontrar la redención; que sería una administración en la que los más humildes serían los más privilegiados, parafraseando al Prócer; pues ellos eran los únicos capaces de llevar dignidad al pueblo; demostró no tener la capacidad, ni las ganas, ni el más remoto brote de previsión, para entender que la historia es cíclica, y que toda bonanza llega a su fin, y que si no se actúa con responsabilidad y mesura, la misma no deja nada más que anhelo, añoranza y frustración por lo no hecho.
Ante la falta de recursos, el gobierno tomará $ 2.964 millones presupuestados para elementales áreas sociales, que son imprescindibles para la vida y futuro del país, dejando su atención para un después que podrá llegar o no, dependiendo de qué tan fuerte soplen los vientos. Se postergará para el año 2018: $ 793 millones correspondientes a la Administración Nacional de la Educación Pública; $ 544 millones de la Universidad de la República; $ 350 millones derivados a ASSE y $ 200 millones que irían al INAU, debiendo ser los organismos, los que definan qué programas son los que se verán afectados por las postergaciones presupuestales.
Pero por mientras, el gasto anual del Estado es de U$ 12.000 millones, cuando en el último año del gobierno del Dr. Batlle, fue de U$ 2.300, lo que representa un aumento de un 500%; el gasto por día, U$ 27.400.000, con los que se podrían hacer: 1.370 viviendas; 55 hospitales y 274 escuelas o liceos por día; a modo de ejemplo, del despilfarro promovido por el “progresismo”.
Una vez más, el cuento del tío le fue hecho al ciudadano; y no vale excusa alguna, pues luego de cubrir tantos fracasos empresariales como Pluna, Ancap, e ainda máis; quedó más que demostrado que los que ayer se embanderaban con el progreso de su gente, bregan, como lo han hecho en los últimos 11 años, por el de sus acólitos y secuaces.
En tanto, el Uruguay que pudo y debió haber despegado, demostrando al mundo que aunque fuese pequeño en recursos económicos, militares y naturales, tenía la visión de forjar por medio del bienestar de todos sus habitantes, buenos hábitos y mejores resultados; ve impotente cómo se optó por lo mediocre y pueril, asumiendo que ahora, mal que le pese, no hay marcha atrás.
Mientras que el que quiso pero no fue Licenciado en nada, gasta miles de dólares en pulir, limpiar y modernizar su despacho en el Palacio Legislativo; la educación, la salud, la niñez y adolescencia, y los trabajadores, que no reciben por cierto la ridícula e inexistente canasta familiar de $ 60.000 que asegura el gobierno que reciben, pagarán por la ineficacia, ignorancia, inmoralidad y desinterés de los pésimos gobernantes que nosotros, los propios uruguayos, nos hemos dado, los hayamos votado o no. Las cifras asustan; y más los daños que aparejarán las oportunidades perdidas.

Publicado en - Semanales, 1- Lunes, Ayer y HoyComentarios (0)

160 AÑOS DEL NACIMIENTO DE BATLLE Y ORDÓÑEZ

Por Dr. Adrián Báez.
Estimados lectores. Cuando hablamos de Don José Batlle y Ordóñez, recordamos su enorme obra de estadista y conductor del Partido Colorado; ese recuerdo no es menor, ya que fue la aplicación de su ideario de país y que a lo largo de los años se fue transformado, no en una visión exclusiva de un determinado Partido, sino que en el mismísimo ser nacional, y en nuestra propia idiosincrasia.
Don Pepe comenzó a pensar el país que anhelaba, desde muy joven; hijo del ilustre Gral. Don Lorenzo Batlle, héroe de la Defensa y Presidente de la República, adquirió de este, su conciencia sobre la responsabilidad que debería tener en la construcción del progreso del país.
Con tan solo 22 ó 23 años de edad, comenzó su prédica periodística en el Semanario “El Espíritu Nuevo”, publicación realizada por un grupo de jóvenes intelectuales que mucho darían de que hablar en el futuro del Uruguay. Si bien se basó en un trabajo científico y filosófico, supo desarrollar su opinión de hombre, dispuesto a enfrentarse contra la más ortodoxa de las costumbres, en pos de su ideal. Lo podemos apreciar en sus poemas “Mi Religión” o “Como se adora a Dios”, en los que fundamentó su oposición a un catolicismo que él consideraba, no permitía conocer a Dios por medio del libre albedrío; echándose por tierra, así, la creencia popular de que era ateo, condición falsa de quien creía en un ser superior, al que debíamos rendirle pleitesía con el ejemplo de la acción.
Se fue gestando poco a poco, el carácter del joven de principios irrenunciables e incorruptibles, al que jamás le tembló el pulso a la hora de enfrentar con su distinguida pluma, a lo que consideraba inmoral, antisocial o injusto. Mucho tiempo después, habiendo sido ya dos veces Presidente de la República, diría que el periodismo fue su verdadera vocación, y así lo demostró al nunca dejar de serlo ni siquiera cuando ocupó el más alto de los puestos nacionales.
Su afán consistió en hacer conocer al hombre común, el contexto en el cual se encontraba y hacerlo razonar por sí mismo, ofreciéndole de ese modo, la más clara y reveladora de las libertades, que es la libertad de conciencia. Ejemplo cabal de tal espíritu, fue su participación junto a otros jóvenes de diferentes partidos y credos, en la lucha entablada contra la dictadura de Máximo Santos, en la no muy recordada pero inmensamente gloriosa, Batalla del Quebracho; en esta, muchachos de todas las clases sociales, unidos por los deseos de patria, fueron al campo de batalla sin medir consecuencias personales, sólo con el ímpetu de recuperar la libertad, para sus compatriotas; juventud que no se guiaba por apasionamientos irracionales sino por un fuerte sentimiento y compromiso de responsabilidad y honor, demostrando ser la voz de un pueblo avasallado, que encontró en la letra y en la acción, el impulso necesario para salir de la transigencia y elevar el grito defensor de los derechos sagrados.
Luego de la derrota frente al ejército nacional, la lucha, esta vez periodística, subió su tenor y no dejó la prédica.
El 16 de Junio de 1886, Batlle fundó “El Día”, de cuyas páginas se edificó el pensamiento Batllista. Vendido a vintén para que las clases humildes pudieran ser partícipes del acontecer político y social, se transformó en el bastión más popular y preponderante, en defensa de la democracia.
Mucho podemos decir; pero basta con recordar que ese ilustre hombre, también fue joven y supo entender aún en su juventud, la imperiosa necesidad que tienen los países, de que su juventud participe en la creación del presente, para forjar el futuro.
Hoy más que nunca, en momentos en que la colectividad de este gran republicano se encuentra en crisis, es que debemos dar un golpe de timón, como lo supo dar en su momento junto a sus correligionarios y modernizar al Partido, tanto en ideas como en dirección; hoy más que nunca, el legado de los que tanto dieron de sí por el Uruguay, debe estar presente. Debemos las nuevas generaciones, proteger la perdurabilidad de los valores y principios rectores de nuestra sociedad, los que nunca pasan de moda, a través del conocimiento de nuestra historia y del sentimiento de orgullo ante nuestras tradiciones; honrándolas con carácter y sin desprestigiarlas por medio de la mediocre idea de que en la política vale todo, siendo conscientes de la tarea que nos espera y actuando en consecuencia.
A 160 años de su nacimiento, la mejor manera de homenajearlo, es ejerciendo nuestro derecho-obligación de velar por nuestra rica ideología, aggiornarla a la actualidad, y ser fieles a su impronta, volviéndonos a acercar al ciudadano, para ser receptores de sus inquietudes y anhelos; su enseñanza ha sido muy clara: “La tarea de la edificación moral y material de la nación, no debe ni puede corresponder exclusivamente a un hombre solo o a un número reducido de hombres; esa tarea corresponde a la nación misma”.

Publicado en - Semanales, 1- Lunes, Ayer y HoyComentarios (0)

EN URUGUAY TAMBIÉN EXISTE EL JUICIO POLÍTICO

Por Dr. Adrián Báez
Estimados lectores. El juicio político instaurado a la Presidente Dilma Rousseff, no puede ni debe contentarnos, cuanto menos hacernos caer en la irresponsable idea de sostener, antes que el mismo se desarrolle, que la mandataria es culpable; pero al mismo tiempo, no existe razón para que se sostenga, que el proceso por el que atraviesa, es un Golpe de Estado, pues pecaríamos de ignorantes y de oportunistas, frente a una situación que empaña a la democracia del continente entero, pues detrás de él, existen evidentes confrontaciones que nada tienen que ver con el bienestar del pueblo brasileño, y sí mucho de corrupción y pase de facturas a causa de la misma; situación de la que ningún país está librado de padecer.
La Presidente – que continúa siéndolo pues ha sido suspendida del ejercicio presidencial, no destituida, dentro de los 180 días indicados por la ley para que sea pronunciada la “sentencia” a respecto de los delitos que se le imputan, la cual la absolverá, caso en el que reasumirá sus funciones, o la condenará, caso en el que ahí sí será destituida, tendrá la posibilidad de pelear y de demostrar a la Justicia, a su pueblo y al mundo, su inocencia; gozará de las garantías del debido proceso estipulado por las leyes brasileñas, como cualquier ciudadano común y corriente a quien se le acusa de un delito, y del cual se hayan reunido elementos de convicción suficientes como para enjuiciarlo.
Muchas veces escuchamos las quejas de que los políticos son todos iguales y que piensan solamente en sus intereses a expensas del pueblo, lo que los transforman en corruptos, pero cuando a un político se le exige que rinda cuentas, se le somete a una auditoría para controlar su desenvolvimiento en la administración de los recursos públicos, o cuando, como en el caso que nos ocupa, se le inicia un juicio para que se dilucide si cometió tal o cual delito que amerite su remoción del cargo, no son pocas las voces que se alzan denunciando intencionalidades antidemocráticas o golpistas; esos mismos que los tildan de inmorales si son de determinada ideología, los defienden si son de la suya, tirando por tierra, los legítimos reclamos de transparencia y honestidad que debe de caracterizar a los gobernantes, sean estos de izquierda o derecha, de una pequeña localidad, como de un gigante como Brasil.
Entristece y asusta ver como la política ha venido decayendo a niveles tan bajos de mediocridad y deshonra; preocupa, que no se establezcan parámetros éticos, morales e intelectuales, que no precisamente deben de ser discriminadores, para poder acceder a cargos que manejan nada más y nada menos que el erario de todos los ciudadanos, desde el más humilde, que con zozobras y dificultades paga religiosamente sus obligaciones, hasta el encumbrado que invierte y genera mano de obra y riqueza; desmoraliza, pero se comprende a regañadientes, que personas de bien, capaces y limpias de malos vicios sociales, se aparten de la política por considerarla plagada de pusilánimes y sucia de toda suciedad.
Lo que sucede en Brasil, podría llegar a trasladarse a cualquier otra Nación que permita, cobije, justifique, o lo que es peor aún, se resigne a sostener en el poder, a “representantes” inmorales; lo que sucede en Brasil, guerra entre dos clases de corrupción: la económica y la moral, puede llegar a instalarse en toda comunidad que se desinterese de sus propios intereses, y ociosa en comprometerse, deje que los oportunistas al acecho, logren su objetivo.
Deseamos que Brasil encuentre su rumbo y que la Presidente Rousseff pueda probar su inocencia; y en caso de ser culpable, que pague junto a los no pocos condenados e investigados, por estafar a sus conciudadanos.
Pero repetimos: nadie está libre de pasar por una coyuntura similar, así que se recomienda a los pseudos políticos que pululan por todos lados, que pongan las barbas en remojo y cuiden sus pasos, pues en Uruguay, también existe el juicio político.

Publicado en - Semanales, 1- Lunes, Ayer y HoyComentarios (0)

EL ORGULLO DE SER ORIENTALES

Por Dr. Adrián Báez
Estimados lectores. Nos debíamos a nosotros mismos hablar del tema que trataremos en éste artículo, al considerarlo necesario para el sostenimiento y el recuerdo de nuestras tradiciones como Nación y República.
Cuando éramos niños y adolescentes, concurríamos orgullosos a los actos patrios, conscientes de que era una obligación hacerlo, y más cuando se nos elegía como el orador en representación de la institución educativa a la que pertenecíamos, ya sea declamando un poema patrio, leyendo una reseña histórica, o cuando hacíamos entrega de la ofrenda floral al pie del monumento que correspondiera en la ocasión; imagínense, por ende, lo que significaba, ser portadores de los Pabellones o ser escoltas de los mismos.
Claro, tanto en nuestros hogares como en las aulas de clases, el precepto era el de inculcarnos el respeto, admiración, sensibilidad y honor, de cumplir con una de las más bellas obligaciones que debe de tener el ciudadano de un país: honrar a su Patria.
Lamentablemente, tristemente y peligrosamente, en los últimos tiempos han caído en desuso tantas tradiciones que nos unen como pueblo, y que hablen de nuestra idiosincrasia, la que viene desde la etapa misma de nuestra fundación como Nación, allá en los tiempos del glorioso Éxodo, donde decidimos ser ante todo, libres de todo poder extranjero, fuese este de ultramar o de los linderos.
Hoy vemos con desazón como pasan inadvertidas las fechas claves del calendario epopéyico de nuestra historia; como la memoria ha girado hacia lo utilitario, obsecuente con intereses político – partidarios, en detrimento de la ante todo, memoria colectiva que nos identifica y nos amalgama por encima de los espúreos y manipulables criterios divisionistas.
Los jóvenes conocen más de los líderes y héroes impuestos por los amigos momentáneos de un gobierno que reniega del pasado de la tierra que gobierna, en vez de saberse compatriotas de grandes hombres que sí dieron todo de sí para crear, no sin errores y problemas, una Patria seria, donde se pudiera vivir en libertad en su máxima expresión y ejercicio, y que supo darnos muchas satisfacciones y reconocimientos a nivel internacional, rayando en muchas oportunidades con la sana envidia.
Uruguay supo ganarse un lugar entre los países más respetados y respetables del planeta, por la educación de sus ciudadanos, por la responsabilidad de sus gobernantes, y por la coherencia de su trayectoria.
Que se les niegue a las nuevas generaciones el derecho de comprender la historia de su gente, que es la suya propia, cerrándoles de esa manera el acceso al otro derecho que poseen, el de discernir entre las distintas visiones que comprenden el pensamiento nacional y plegarse a uno o a otro legítimamente, sin falsos estigmas, ni verdades a medias; es el atropello más repudiable y contra el que hay que revelarse en defensa de la moral de nuestro querido Uruguay.
Si permitimos que se pierda por omisión, el sentir nacional, el sentido de pertenencia que nos identifica y nos define como País; nuestro futuro y nuestra esencia, se verán afectados de muerte.
Podríamos comenzar, como lo hacen otras Naciones altivamente, por enseñarles a nuestros hijos qué se celebra en cada fecha, quienes fueron los Padres Fundadores de la Patria, y colocar con gallardía en nuestros balcones, la Bandera Bicolor; y que nuestros hijos festejen con la misma, no sólo los logros deportivos, sino que lo hagan por la memoria de sus antepasados, y por el orgullo de ser ORIENTALES.

Publicado en - Semanales, 1- Lunes, Ayer y HoyComentarios (0)

LA PROPUESTA DE MANINI RÍOS

Por Dr. Adrián Báez.
Estimados lectores. Gran revuelo provocaron las declaraciones del Comandante en Jefe del Ejército Nacional, Guido Manini Ríos, al proponer que aquellos jóvenes, que no son pocos, que no estudian ni trabajan, popularmente conocidos como los “ni-ni”, se puedan incorporar al Ejército con la finalidad de enseñarles educación cívica, disciplina y lo más importante, un oficio.
No demoraron en hacerse escuchar las voces de los que opinan y ven a las Fuerzas Armadas como el cuco de antaño, comparando, a la no despreciable, pero discutible propuesta del Comandante en Jefe, con la vieja colimba.
En realidad es un tema que aqueja al Uruguay desde hace tiempo y que ante los ojos de la verdad no se ha podido dar con una solución certera; mucho se ha supuestamente “invertido” en la juventud por parte de ministerios como el Mides, cuyos resultados paupérrimos han dejado a entrever la desorientación del plan y lo infructuoso del esfuerzo, si es que existió y existe.
Ante el deseo del gobierno de dialogar, todas las ideas que contribuyan a encontrar soluciones, deben de ser bienvenidas; si el Ejército, que forma parte de la sociedad uruguaya mal que le pese a muchos, considera que puede aportar y ser parte de la solución de una problemática tan difícil de superar, que no se le cierren las puertas y que contribuya; ahora, será necesario, como corresponde y muy acertadamente lo manifestó el jerarca de las armas: “un marco legal, apoyo en cuanto a recursos y el trabajo en conjunto de distintos ministerios”; lo que significa el compromiso y la articulación por parte del poder civil, acorde a una democracia.
Agregó Manini Ríos, que los posibles participantes podrían cobrar el 50% de la remuneración de un soldado, a modo de estímulo, cosa que no debe descartarse de plano en caso de ser aceptada e implementada la idea, pues sabido es que en la actualidad, sería una o quizás la única manera de que quienes accedan a formar parte de dicha experiencia, lo hagan, lo que sería algo.
No tenemos aún una opinión formada al respecto y consideramos que como todo punto que haga al futuro de las nuevas generaciones, debe de ser estudiado en sus pro y contras; analizado en sus posibles beneficios para los involucrados, y siempre discutido por los idóneos en los temas psicológicos, educativos y sociales.
Dirán, como me lo han dicho, que esos jóvenes deben de ser partícipes y que se les debe aplicar un riguroso adiestramiento para encaminarlos; y respondemos que no, y que sí; que no, que ese no es, ni puede ser el camino; pues si alguien tiene la responsabilidad primaria de que esos muchachos se encuentren a la deriva, ese alguien es su padre o madre, y si carece de los mismos o si éstos son peores que aquellos, el responsable es el Estado, quien no ha encontrado aún un camino claro de cómo entablar políticas educativas y de contención; y que sí, pues algún horizonte debe de serles mostrado, con las responsabilidades y obligaciones que como futuros hombres y mujeres de bien que deberían aspirar a convertirse, tendrán que respetar, ejercer y cumplir.
Preferiríamos que fueran los políticos, a los que respaldamos para que piensen en como dejar un poco mejor al Uruguay de cómo lo encontraron, los que apuesten a la innovación; aunque nos alienta que también sean artífices de la vida del país, aquellos cuya función es otra, pero que se atreven a dar una propuesta polémica, la que agrada muchísimo más que la incapacidad e inoperancia de los dirigentes de todos los partidos, quienes se afanan en decir lo políticamente correcto y no lo que se debe sostener en verdad, por no parecer antipáticos y perder votos en las elecciones más cercanas.
Repetimos; no tenemos una opinión firme respecto a la propuesta del Comandante en Jefe del Ejército; pero aplaudimos el coraje cívico en ponerla en la palestra pública, pues siempre es preferible una idea, aunque no la compartamos, que la ausencia de ella.
Ha llegado un punto de la vida del Uruguay, que ante la transigencia en no brindarle soluciones a las inquietudes de la ciudadanía, la clase política deberá, si no desea caer en el ostracismo y cometer errores ya cometidos, comenzar a preocuparse menos del pasado, y más en el porvenir.

Publicado en - Semanales, 1- Lunes, Ayer y HoyComentarios (1)

LA NEGOCIACIÓN

Por Dr. Adrián Báez.
Estimados lectores. Parecería que los Partidos Políticos pusieron las barbas en remojo, y por el bien del Pueblo Uruguayo, decidieron alejarse de la postura poco feliz de los líderes de sus respectivas colectividades y concurrieron gallardamente al segundo llamado del Presidente Vázquez, para discutir el tema de la Seguridad.
Los representantes de dichos Partidos presentaron propuestas al Ejecutivo, que sumadas a las del propio gobierno, convergen en muchas más coincidencias que discrepancias y abren una interesante instancia de diálogo, donde si existe un poco de voluntad de las partes involucradas y firmes compromisos políticos en la realización de concesiones en procura de una Política de Estado necesaria y anhelada en la materia, podría en un considerable plazo, traer soluciones reales y por que no satisfactorias.
El Gobierno propone implementar en el plano de las penas, la limitación de las salidas anticipadas para los homicidas y los rapiñeros y las libertades vigiladas mediante dispositivos electrónicos para penas de hasta cinco años e impulsará cuanto antes, que las investigaciones de los casos, sean dirigidos por fiscales y policías, y no por los jueces; asimismo, promueve una estructura abreviada del proceso y reformar la Fiscalía General de la Nación.
Por su parte, el Partido Independiente, desea la aplicación por completo del nuevo Código del Proceso Penal; la reglamentación por parte del gobierno de la ley sobre tenencia y uso de armas; la suspensión de los partidos de fútbol y de básquetbol cuando hayan en los mismos cánticos que aludan a la muerte; la eliminación de la libertad anticipada para los reincidentes y el cambio de la distribución de las seccionales de policía, para pasar a un modelo de comisarías barriales.
En tanto, el Partido Colorado, intentará una vez más conseguir el aumento de las penas a los menores que delinquen; procurará la creación de la figura del “arrepentido”; el castigo de la reincidencia múltiple; el establecimiento del Instituto Nacional Penitenciario como servicio descentralizado y que la Policía pueda disponer de todo armamento.
Mientras, el Partido Nacional, propuso que los delitos relacionados con el narcotráfico no sean excarcelables; que se eleven la pena a los traficantes de cocaína y pasta base y se sancione de manera más dura a los cómplices y encubridores de delitos; que las penas aplicables a asesinos de trabajadores sean de 15 a 30 años, mientras que la privación de la libertad de los menores que cometan delitos gravísimos, sean de 10 años y que ningún reincidente debe beneficiarse de la libertad anticipada ni de las salidas transitorias.
También participó de esta nueva instancia, el líder del Partido de la Concertación, Edgardo Novick, quien concurrió al encuentro con quien fuera Ministro del Interior y Candidato a Presidente por el Partido Colorado, el Esc. Guillermo Stirling; ambos enfocaron su visión sobre la seguridad, aludiendo a la necesidad de que los militares salgan a la calle, ya que hay miles de soldados que han adquirido experiencia en misiones de la ONU, y que la misma debe de ser aprovechada; agregaron, que la mejora de las cárceles debe de ser contemplada, pues no puede ser que las mismas sean una escuela de robo.
La tan esperadas respuestas a un dilema que nos aqueja desde hace tiempo, están sobre la mesa; podrán ser compartidas o no, mejoradas, modificadas o retiradas, pero es un gran paso de madurez política y de honestidad intelectual, el haberlas podido poner en la palestra pública y discutirlas.
Cada colectividad tiene su postura, la que surge de los asesoramientos recibidos por sus técnicos y que pretende ser la solución a una problemática, que como otras tantas, no sólo lo es de la administración actual, ni de la que vendrá, ni responsabilidad de las que ya fueron; sino que lo es de todos y cada uno de los ciudadanos de éste país, y cuyos representantes deben tratar de resolver, aplicando una política más vieja que la política misma, la negociación.

Publicado en - Semanales, 1- Lunes, Ayer y HoyComentarios (0)

LA CUOTA PARTE QUE LE CORRESPONDE

Por Dr. Adrián Báez

Adrián Baez.

Adrián Baez.

Estimados lectores. La no concurrencia de los principales líderes de la oposición con representación parlamentaria, con excepción del Senador Mieres por el Partido Independiente y del líder de Asamblea Popular Gonzalo Abella, al llamado del Presidente Vázquez para tratar el tema de la seguridad, constituyó, desde nuestro punto de vista, un gravísimo error, una grandísima incoherencia, amén de la evidente falta de respeto al pueblo uruguayo, y diremos el porqué.
Sabido es que el gobierno llevó adelante esas instancias “negociadoras”, cuando ya tenía resuelto de antemano que las propuestas vertidas por sus interlocutores, caerían en el vacío; apenas unos días antes de la convocatoria, el mismísimo Sr. Presidente de la República envío al Senador Lacalle Pou la contestación a varias inquietudes que el legislador le había enviado tiempo atrás, negándole andamiento absolutamente a todas sus propuestas y enfatizando en que se continuaría con la política actual en el área de la seguridad; también es notoria la idea que la izquierda tiene, y lo peor es que lo cree y está convencida de ello, que el dilema de la inseguridad es más un tema electoral que real, desconociendo por completo la fea encrucijada en la que se encuentran los ciudadanos a los que tiene el deber de proteger, cuando quienes deben velar por su integridad física, minimizan permanentemente los hechos que vienen hablando por sí solos; sucede qué, aunque somos pocos y nos conocemos, en política no solamente hay que serlo, sino que también hay que parecerlo.
La negativa a permitir aunque fuese un acercamiento de cortesía, generó más encono y fomentó al discurso oportunista de los afines al gobierno, en decir que ellos están con las puertas abiertas y la oposición, no; que tanto se critica y que en el momento de dialogar y proponer, la oposición da la espalda, lo que no es cierto, claro está, aunque parezca; descolocó a los ciudadanos no votantes de la fuerza política que gobierna, pues consideraron que una oportunidad nunca se debe dejar escapar y que sería un comienzo para tender puentes que desembocaran en posibles políticas de estado en el tema más candente de la agenda política, la seguridad.
Por otro lado, es bastante pobre y carente de fuerza argumentativa las excusas dadas por algunos líderes del por qué no se hicieron presentes: el Senador Bordaberry, líder del sector mayoritario del partido al que pertenezco y perteneceré hasta el fin de mis días por convicción, tradición y filosofía, el que es mucho más que un hombre o un sector, sino que es una idea que hizo grande a Uruguay y que continua latente en las mentes y corazones de los verdaderos Colorados, planteó el no haber recibido una invitación personalizada, poniendo por encima de su obligación de líder, su ego personal; los Senadores Larrañaga y Lacalle Pou, el no desear perder tiempo cuando ya tuvieron la contestación de la carta ya nombrada; aunque, tanto el primero, como el segundo, enviaron a los representantes de sus colectividades, el Senador Heber por el Partido Nacional, y el Diputado Cardozo por el Partido Colorado; preguntándonos ante la desorientación: si es pérdida de tiempo, si importa más lo personal que lo colectivo, ¿por qué fueron entonces los representantes enviados?; ¿fue una actuación malograda?; ¿qué mensaje se pretendió dar?.
El Frente Amplio no es claro en sus intenciones y con marchas y contra marchas marea más de los que aclara; pero la oposición mayoritaria, en vez de jugar pesado en defensa de los intereses de la mitad del país, se coloca en la triste posición de niño emburrado y mañoso, no aportando a las soluciones, sino enojando más a la ciudadanía que no ve protección ni de un lado, ni del otro.
Lamentamos, y hasta que se nos demuestre lo contrario con hechos, es lo que continuaremos creyendo, no sin muchísima tristeza, la poca consciencia y responsabilidad que profesan ante los cargos que ostentan, y por los que solicitaron los votos de todos los compatriotas; la falta de sentido común demostrada, siendo que hace tiempo se pide una actitud constructiva de un gobierno obsecuente, y cuando se la tiene, se la desprecia sin más; la falta total de visión de estado, no recordando que grandes hombres como Batlle y Ordónez y Frugoni; Batlle Berres y Herrera; Wilson y Sanguinetti; Batlle y Seregni; tuvieron la humildad y carácter, a pesar de sus evidentes diferencias, de sentarse a la mesa e intercambiar cara a cara ideas; y por ende lamentamos tener que preguntarles: ¿si ellos lo hicieron; quienes son ustedes para no hablar de los problemas que aquejan al PUEBLO URUGUAYO, o es que no están a la altura de las circunstancias?.
Al Frente Amplio, le rogamos que gobierne de una vez; a la oposición, que se haga cargo de la cuota parte que le corresponde.

Publicado en Ayer y HoyComentarios (0)

MUJICA: LA SUPER STAR

Por Dr. Adrián Báez.
Estimados lectores. Recibimos críticas en su momento cuando manifestamos lo irracional de postularlo y más aún llegar a nombrarlo Premio Nobel de la Paz al ex Presidente Mujica.
Algunas voces simpatizantes del actual Senador, nos hicieron llegar su visión de que con Mujica, Uruguay se había dignificado, porque Mujica representaba el sentir popular y que ningún otro Presidente en la historia, había hecho tanto por los pobres y la imagen del país en el exterior.
Las personas que me lo comunicaron muy respetuosamente, nobleza obliga admitirlo, confundieron a nuestro entender, lo que significa ser popular, a lo que es el sentir popular; pretender hacerse pasar por pobre, que padecer y sufrir las necesidades sin hacer mucho por revertirlo; farandulear superfluamente, a lo que significa expandir una buena imagen de país serio y respetable; pero no los culpo, fueron apenas unos cuantos Uruguayos más que inflaron la lista de los estafados moralmente y engañados en su buena voluntad por ese atractivo personaje que es, no lo dudamos, el Sr. José Mujica.
No es cuestión de criticar a una persona entrada en canas y que compartible o no, tiene una larga trayectoria política y que ha sabido desempeñar a la perfección su papel de desdichado ciudadano que lo que buscaba era la redención de su pueblo sometido bajo la bota yanqui primero, y capitalista después; aunque fue precisamente a Nueva York, capital yanqui y capitalista a nivel mundial, a regocijarse en las oficinas de alta gama del nombre mismo de ese sistema que tanto “repudiaba”, Rockefeller; se trata de hacer memoria y relatar la verdad sobre un hombre que quiso ser pero no pudo, ese gran caudillo que le llevara prosperidad a su gente.
Recordemos que durante su gobierno, Mujica se afanaba por dar grandes discursos y entrevistas duraderas en las que otorgaba a troche y moche consejos y la hoja de ruta a seguir para desarrollar gobiernos progresistas y de altísimas condiciones rendidoras; lástima que a su partida del 11er piso de la Torre Ejecutiva de Plaza Independencia, nos legó Aratirí, la que acaba de presentar a un candidato para seguir su proyecto minero, pero evalúa demandar al Estado; el puerto de aguas profundas en Rocha o la Regasificadora en Puntas de Sayago, sin siquiera haber comenzado a ver la luz; la regulación del mercado de la marihuana, tema que le dio proyección internacional a Mujica, pero que no pudo instrumentarse tal como estaba previsto y asumido Vázquez debió reformular el proyecto y negociar la venta de la droga en farmacias, algo a lo que se han resistido los químicos farmacéuticos; Alas Uruguay, la cual luego de haber recibido de todos los Uruguayos a través del FONDES, U$S 15millones, ahora le solicita U$S 6 millones más, pues solamente le quedan U$S 2 millones de la cantidad anteriormente recibida, y al parecer no les alcanzó o se mal administró en el desarrollo de la empresa; el polideportivo Antel Arena, por el cual se pagarán U$S 58 millones por medio de un fideicomiso que tuvo que realizar, también Vázquez al asumir, para que la enorme cifra no saliera de las arcas de Antel; la existencia de la mala gestión en Ancap, la que acumuló un déficit de US$ 800 millones y su patrimonio cayó a niveles históricos, siendo que al 31 de diciembre de 2014 su patrimonio era de US$ 432 millones; un año antes era de US$ 870 millones y en 2012 ascendía a US$ 1.151 millones, lo que llevó, ante un hecho de absoluta impunidad política y moral, a tener que capitalizarla por US$ 622 millones, a lo que se sumó un préstamo de la Corporación Andina de Fomento (CAF) por US$ 250 millones; y para culminar, sin que la lista haya llegado a su fin al referirnos de las cosas inconclusas prometidas por la administración Mujica; la tan vilipendiada educación, la cual se vio más dañada y socavada luego del fascinante y esperanzador discurso inaugural dado por nuestro protagonista de hoy, el 1ero de Marzo de 2010, cuando en el Palacio Legislativo grito con énfasis: EDUCACIÓN, EDUCACIÓN, EDUCACIÓN.
Pero no nos podemos sorprender, ya sabíamos como era; tras sus evangelizadoras palabras y buenas intenciones, de las que no dudamos, se escondía el ego de una persona que llegó a gobernar por circunstancias de la vida o de la necesidad de su fuerza política de continuar en el poder; cuyos proyectos y anhelos, quedaron en un segundo plano por su deslumbramiento con la fama, confundiéndola con la firmeza y voluntad que debe de tener un gobernante, por lo cual aquellas, como las ideas defendidas en su juventud, se fueron con el viento.
Mientras el gobierno del Dr. Vázquez continúa tapando agujeros y aireando la casa; el Senador quien ha estado más tiempo viajando que aportando soluciones para arreglar situaciones complejas dejadas de herencia, se dedica a firmar autógrafos y a volverse un Best Seller él mismo, vendiendo su historia como la de un ser consumido por su amor a la causa del pueblo y la democracia; la educación y el progreso, cuando en realidad fue uno de los peores gobernantes de la rica historia nacional, incapaz de haber dejado siquiera, un mojón para la construcción del futuro.
No habrá conseguido el Premio Nobel de la Paz, ni ser reconocido como un gobernante a la altura de Batlle y Ordónez como alguna vez tuvo el tupé de sugerirlo; sin embargo ha logrado por esfuerzo y mérito propios, el diplomarse en una carrera que ha sido en fin, con la que aparentemente soñó toda su vida, y que le valiera para la posteridad el título de: MUJICA, LA SUPER STAR.

Publicado en - Semanales, 1- Lunes, Ayer y HoyComentarios (1)

¿Y YO, PARA CUÁNDO?

Por Dr. Adrián Báez.
Estimados lectores. No cabe duda alguna que los criterios políticos y el ejercicio de ese arte de hacer posible lo imposible, o por lo menos el arte de intentarlo, es disímil dependiendo del grado de compromiso y de entendimiento que profese quien lo practica.
Lo sucedido la semana pasada en la Junta Departamental, donde la mayoría de los curules le negó al gobierno del intendente Lima el presupuesto quinquenal con el cual llevar adelante el programa prometido en su campaña, y que mal que le pese a quien le pese, fue el favorito y por ende el elegido por los salteños, es un tremendo acto de irresponsabilidad y de pequeñísima visión política.
Entendemos el juego político, pues a pesar de ser jóvenes aún, hace ya 20 años que transitamos en la militancia; sabemos a conciencia que las reglas no siempre comprendidas y muchas veces difíciles de explicar, pero que hacen a la cosa, forman parte esencial para el desarrollo de la política; lo que no significa, la inexistencia de una fina línea entre ese juego al que hay que someterse, y la irresponsabilidad política, en la que si caemos, y creamos que hemos caído lamentablemente, puede darnos bastante de lo que arrepentirnos y menos que la misma deba de ser pasada.
Nos equivocamos de gran manera si por ventura nos convencemos de que al negarle el presupuesto al Gobierno Departamental, se lo negamos a Lima y lo perjudicamos específicamente a él; todo lo contrario, lo que estamos haciendo es demostrar la inmensa mezquindad que nuestros representantes llevan dentro de sí y lo expulsan con actitudes tan viles, sometiendo y colocando el futuro del Departamento en una encrucijada, en nombre de ese mismo futuro que dicen defender, bloqueando los recursos con los que el momentáneo intendente de una colectividad determinada, en éste caso del Frente Amplio, puede y debe utilizar para el progreso de nuestro terruño, por un lado y la constante victimización, por el otro.
Las cosas no se vienen haciendo bien; el Ejecutivo ha demostrado una incoherencia e incapacidad alarmante y sorprendente al no saber o querer transar con propios y ajenos, nada más y nada menos que el abc de su futura gestión; inexplicablemente ha hecho todos los deberes para que peligrara y hasta el momento lo ha conseguido.
Deseamos creer que no actúa de forma tan tonta para tener argumentos postreros con los cuales excusar su aparente ineficacia; de hacerlo sería una estafa moral.
En cuanto a la oposición; nos entristece ver lo rápido que se han olvidado los tiempos en los que nos quejábamos desde esa misma Junta que hoy se utiliza para llevar adelante maneras políticas que tanto daño nos causó y que tanto cuestionamos en su momento, de la falta de respeto a la población; colocando por encima de los intereses de Salto, los de tal o cual colectividad y sector; hoy, lo que ayer denostábamos, lo tomamos como nuestro modus operandi, lo que no compartimos, ni avalamos.
Mientras el oficialismo, que tendrá que resolver él mismo sus dilemas internos, en los que por sí sólo se metió; y la oposición, que hasta no hace mucho era gobierno, miden fuerzas en las pseudos escaramuzas a las que nos someten; una sociedad entera espera cansada que sus dirigentes pongan manos a la obra y hagan lo que deben: gobernar cada cual desde su lugar.
No le dolerá a Lima, ni a su gabinete, ni a su Partido, ni a los disidentes, ni a la oposición, ni a los hinchas fanáticos de un bando y del otro, las consecuencias dañinas que pueden llegar a surgir por lo que no se logre concretar, o lo que se concrete a medias, por no contar con un presupuesto acorde a los tiempos que corren con los precios aplicables, creyendo lógico, algo que no lo es, como el sobrellevar una administración con los mismos recursos que hace 5 años; cosa que no lo puede conseguir usted, ni yo, ni los protagonistas de ésta historia en sus propios hogares; será como de costumbre: a Salto y a los Salteños.
No votarlo por el sólo hecho de no hacerlo; no votarlo por revanchismo; no votarlo sin antes estudiarlo, discutirlo, negociarlo, quitarle tal o cual artículo, ponerle tal o cual ítems, etc.; es la más errática de las faltas que el espectro político podía regalarle a la ciudadanía. Y una vez más Salto se pregunta: ¿y yo, para cuándo?

Publicado en - Semanales, 1- Lunes, Ayer y HoyComentarios (0)

LA LIBERTAD DE CUBA

Por Dr. Adrián Báez
Estimados lectores. La visita del Presidente Obama a Cuba, es sin lugar a dudas, uno de los acontecimientos más destacados de los últimos tiempos.

Adrián Baez.

Adrián Baez.

La lenta pero aparente recomposición de las relaciones entre ambos países, parece encaminada hacia la concreción de logros importantes tanto para un bando como para el otro; para EE.UU, la redención de haber reconocido su propia tozudez al aplicar por años, un irracional y equivocado embargo a un pequeño país – por más que aún el Congreso estadounidense de mayoría republicana no dé brazo a torcer y persevere en su continuidad – que le guste o no, tenía y tiene todo el derecho a soportar el gobierno que quiera; para Cuba, también el reconocimiento a regañadientes de su propia tozudez, al intentar ir contra la corriente del mundo, blandiendo la bandera de perimidas utopías, que lo único que ha hecho es someter a un pueblo que en su momento creyó en una Revolución que le permitiría vivir en libertad y dignamente, y que se vio envuelto en una férrea dictadura que lo subyugó y amordazó por más de 50 años, y que no tiene a simple vista, y ojalá nos equivoquemos, deseos visibles de dejar de hacerlo, aunque, sin embargo, dejó abierta muy solapadamente, una ventana donde entra una pequeña pero esperanzadora veta de luz.
Creemos en las buenas intenciones del Presidente Norteamericano, y quisiéramos no tener que dudar de las de la Dinastía Castro; sucede que, nos parece harto necesario, ante los hechos fidedignos, el simbólico acto de asimilar que los ojos del mundo están puestos sobre la Isla, hoy más que nunca, luego de la mismísima época de la Revolución y del conflicto de los misiles, y comenzar a democratizar la vida de los cubanos, permitiéndoles en primer lugar, la libertad de pedir sin temor a ser reprimidos y encarcelados, la libertad de los suyos, los que al hacer lo que ellos hoy, culminaron en las mismas mazmorras desde las que luchó José Martí.
Mientras alabamos y con razón, las demostraciones de “apertura” y “posibles entendimientos”; no debemos ni podemos olvidar, que continúan muchos cubanos presos por disentir con el régimen; la gran mayoría de la población padeciendo necesidades básicas, pues su presupuesto y manutención, nunca son cubiertos con los escasos U$ 80 mensuales que ganan por su trabajo y lo que el carnet de raciones les otorga por cada familia para subsistir por un mes entero, lo que aquí en Uruguay o cualquier otra parte del mundo, se consume en una o dos comidas diarias; los trabajadores con sus derechos laborales conculcados, sin posibilidad alguna de protesta ya que los sindicatos están prohibidos y las huelgas duramente reprimidas con consecuencias nefastas para sus participantes; etc.
En fin. Somos defensores a ultranza de la libre determinación de los pueblos y de la soberanía que tienen, de darse a sí mismos el gobierno y los gobernantes que quieran, precisen o merezcan; pero, también somos defensores de la libertad de expresión en donde fuere, como derecho humano inherente a la calidad de tal y alzaremos la voz para defenderla en donde sea acallada; y eso estimados, con los peores métodos, ocurre mal que les pese a quienes justifican la dictadura “ideal y sacrosanta” de Los Castro, en el hermoso país caribeño.
EE.UU. dio un mensaje mesurado y obvio para tender puentes y ejercer una diplomacia inteligente; muchos se preguntarán por qué Obama no fue más radical y arremetió contra las violaciones de los Derechos Humanos que se practican allí; es que primero, por más que no se entienda, se debe transcurrir por ésta etapa, para que después, paso a paso, sea el Pueblo Cubano, el artífice del verdadero cambio, al ver que llegan hasta él ejemplos de otros estilos de vida, que le permitirá ser, lo que desee ser y buscar los horizontes que anhele sin indicaciones ni ataduras . Es él, solamente él, quien sabrá en qué momento, en qué condiciones y de qué manera, luchará como lo hizo tantas veces en su gloriosa historia, para recuperar su libre albedrío.
Mientras tanto, continúa la vida y el largo proceso hacia la libertad de Cuba.

Publicado en Ayer y HoyComentarios (0)

VÁZQUEZ VS. MEDIOS DE COMUNICACIÓN

Por Dr. Adrián Báez
Estimados lectores. Es recurrente el rechazo que el Sr. Presidente de la República, Dr. Tabaré Vázquez siente por la

Adrián Baez.

Adrián Baez.

libertad de expresión, por más esfuerzos que realice por negarlo. No es la primera vez que el Mandatario arremete contra los medios de comunicación, por mostrarle a la opinión pública, el sendero cargado de incoherencias, irresponsabilidades e ineptitudes de las que están plagadas las administraciones de su fuerza política.
Hace algunos días aseveró, con tono amenazante, que: “algunos medios se convirtieron en un partido de la oposición”, agregando: “Va a despertar un escandalete, pero debo decirlo (…) Estos medios se han convertido en eso, en un partido de oposición. No sé si sustituye a la oposición, pero si hay un medio que constantemente le pega al gobierno, le pega por esto y por aquello y le sigue pegando todos los días y minimiza los resultados positivos que se puedan lograr, ¿qué podemos pensar de esto?”. “Veo que en algunos medios hay un aumento de una manera de manejar la información que es remarcar y magnificar lo que no sale bien o es conflictivo y minimizar los aspectos positivos”. “Me pregunto si es casualidad y me respondo que una vez puede ser, dos veces vaya y pase, pero si es permanente no es casualidad, no puede ser casualidad”.“A sus comentarios pocos felices se le sumó el Plenario del Frente Amplio, el que en un comunicado a la ciudadanía, manifestó que los medios de comunicación buscan “debilitar a la democracia”; en un clarísimo e irrefutable síndrome de autoritarismo disfrazado de tolerante.
Ahora, ¿qué esperan los representantes del gobierno y de la izquierda mayoritaria?; ¿qué se les tape solapadamente o abiertamente el descalabro en el que han caído al fundir empresas públicas en plena bonanza económica; al defender estafas morales como la cometida ridículamente por un vicepresidente con complejo de inferioridad; al no haber sabido invertir responsablemente los dineros públicos en infraestructura, reformas sustanciales que permitieran tener un Estado más dinámico y menos obsoleto; al perseverar en la idea de que la inseguridad que nos tiene aprisionados entre rejas en nuestros propios hogares, se trata solamente de una sensación térmica; al mantener un costo de vida carísimo que difiere absolutamente con la realidad de los bolsillos de la mayoría de los compatriotas; al postergar neciamente un cambio de rumbo en la educación, aunando la brecha social entre los cultos e incultos, tomándola de rehén con viles fines ideológicos manteniendo a las nuevas generaciones en un estado de inmovilidad intelectual para seguir gobernando vendiéndonos espejitos de colores?. La lista de hechos es muy larga, a lo que hace a la enormidad de buenas intenciones que quedaron en estos últimos 11 años, tan sólo en eso.
Vázquez se olvida que Uruguay es una nación que se constituyó sobre la sólida base de la libre expresión y de la libertad de prensa irrestricta; podría leer en algún rato libre, que para la poca actividad de gobierno que lleva a delante debe de ser mucho, los fabulosos artículos publicados por el fundador de su propio partido, el Socialista, el Dr. Emilio Frugoni, quien arremetía sin ton ni son contra los gobiernos que consideraba no cumplían con las inquietudes de los ciudadanos, y cuya honestidad intelectual, la que le falta a Vázquez y al Frente Amplio, alzó su voz contra los atropellos de una Unión Soviética que purgaba a los que no pensaban como la cúpula comunista.
El Sr. Presidente se afana en achacar que los medios de comunicación son responsables por la información que deja al descubierto su incapacidad para timonear un barco que cada día peligra en quedar a la deriva, por su soberbia y la de su séquito; creyendo que los uruguayos somos tontos y no divisamos que ha perdido en absoluto, el liderazgo que otrora ostentó.
Mientras el Primer Mandatario no sabe qué hacer con el ejercicio del poder que le ha quedado grande, encuentra en los medios de comunicación al chivo expiatorio necesario, pues es el manotazo de ahogado que puede dar ante tanta ineficacia política y moral, fiel copia de las herramientas utilizadas por los moralistas en decadencia, valiendo como ejemplo, la realidad por la que transitan Venezuela y Brasil.
Lamentablemente, otros políticos de igual o menor envergadura, han optado por seguir el mismo mal ejemplo, cuando se les cuestiona sus procederes políticos; parecería que un virus ataca a la clase dirigente cada vez que se ven acorralados por sus propias actitudes y acciones que marchan a contrapelo de sus ejemplares discursos; allá ellos.
Mientras tanto, esperamos con expectativa, los próximos rounds de esta pelea que no dará cuartel: Vázquez Vs. Medios de comunicación.

Publicado en Ayer y HoyComentarios (0)

LA INQUISICIÓN

Por Dr. Adrián Báez
Estimados lectores. Como hombres que hemos estudiado el derecho, somos fieles defensores de esa máxima imprescindible para la convivencia social y de imperiosa garantía a la dignidad humana, que reza que: “Todos son inocentes hasta que se compruebe lo contrario”.
Así se encuentra estipulado en nuestra Constitución y en nuestras Leyes, como también en todos aquellas Convenciones a nivel internacional ratificadas por Uruguay, que bregan por los Derechos Humanos, entre los cuales se encuentra aquella, a la que se le agrega inherentemente el otro derecho fundamental, que es el del Debido Proceso, también presente y jerarquizado en las normativas mencionadas.
Pero parecería que en los últimos tiempos, en nuestro País, el que supo ser admirado y respetado por el mundo entero a causa de su apego a la Ley, que al decir de Don José Batlle y Ordóñez nos transformaba en una Nación “Fanática de la legalidad”; la consigna de que todos somos iguales ante la misma, y que a todos se nos debe permitir formular pruebas y descargos a favor de nuestra defensa, ha quedado en el olvido, siendo que hasta hace poco tiempo, se luchaba contra una dictadura que socavaba esos mismos derechos y que veía enemigos en todo lugar en el que no se apoyara sus delirios.
Por lo cual, lo que viene ocurriendo en nuestro Departamento, es preocupante. No es la primera vez que el principal jerarca y hombre más importante de Salto, el Sr. Intendente, menosprecia esos postulados democráticos y republicanos, saliendo ante la opinión pública acusando a troche y moche a varios ciudadanos, de violar las leyes y de cometer actos ilegales y con apariencia corrupta, no habiendo hasta el momento, presentado elementos de convicción suficiente que avalen sus dichos, ni realizando las denuncias correspondientes en los lugares debidos para que los “supuestos” delitos que él aseveran que lo son, sean dilucidados por la única voz autorizada para condenar: la Justicia.
Me refiero en particular a casos específicos como los del ex Intendente Álvaro Compá, y el actual Presidente de la Junta Departamental Martín Pertusatti y dos Ediles más de su mismo sector y Partido. En el primero de los casos, asombró el desconocimiento de una normativa concreta en el tema como lo es el TOCAF, la que habilitaba la operación efectuada por la comuna, y que debió ser consultada antes de estampar la duda de la legalidad o no de la misma.
En el segundo de los hechos, el Sr. Intendente y sus colaboradores, sin una previa investigación administrativa en el Ejecutivo; sin una previa comisión investigadora en el órgano del que forman parte los denunciados y de las cuales deberían salir contundentes reproches y las consecuentes denuncias penales en caso de que la situación lo amerite, no sin antes haberles proporcionado a los involucrados la oportunidad de generar pruebas y formular sus descargos; anunció en una conferencia de prensa, con lujo de detalles, nombrando y retando a las personas en cuestión, la presunta adulteración de una boleta que correspondía a dinero recibido en concepto de viáticos.
Más allá de la existencia o no de responsabilidades; envilece a la política salteña, la cacería de brujas que viene desarrollando el Ejecutivo, atribuyéndose potestades que no posee, colocando a ciudadanos en la incómoda posición de ver sus nombres mancillados, sin tener derecho a réplica, generando en la sociedad un sentimiento de repudio hacia esas personas, las cuales tienen una familia detrás, y que sufren tanto como ellos, y a veces más, las miradas desconfiadas y acusadoras; al mejor estilo de los detestables regímenes fascistas y comunistas.
No se da cuenta el Sr. Intendente, que existen otros métodos para demostrar que no congenia con las irregularidades y muchísimo menos con posibles actos de corrupción por más insignificantes que ellos sean; que no está mal que desee apartarse de los terribles actos de doble moral en los que ha incurrido su fuerza política a nivel nacional, y que el sector político debe encaminarse a limpiar su alicaído prestigio; pero, no puede, no debe, el Sr. Intendente, quien debería conocer el derecho a causa de su profesión, acusar sin pruebas; y en caso de tenerlas, no seguir los carriles correspondientes, si no desea ser él quien se siente en el banquillo de los acusados como difamador e injuriador, amén del daño moral que provoca en sus perseguidos y que se le podrá solicitar en algún momento. Que no incurra el Sr. Intendente en el aberrante error de permitir que su administración vuelva a los tiempos de la inquisición.

Publicado en - Semanales, 1- Lunes, Ayer y HoyComentarios (0)

NI NOS ALEGRA, NI NOS DIVIERTE

Por Dr. Adrián Báez
Estimados lectores. Lo ocurrido con el Vicepresidente Raúl Sendic, es una situación demasiado compleja para ser tratada a la marchanta. Compleja, no porque se necesite de un Título Académico para ser elegible para cualquier cargo político por más importancia que el mismo tenga, ya que nuestra Constitución habilita sabiamente a cualquier ciudadano que cumpla con los requisitos que la misma impone, por lo que el hecho sería insignificante si se lo ve exclusivamente desde ese punto de vista; sino que lo es, por la actitud deshonesta de alguien que ostenta uno de los puestos más importantes de la República, que es el segundo hombre en poder jerárquico luego del Presidente, y que preside nada más y nada menos que el Senado y la Asamblea General, bastión irreductible y enseña de la democracia.
Lamentamos profundamente en el yerro en que ha incurrido el Sr. Sendic, pues sabido es que bien podría haberse catapultado a tan honorable cargo sin necesidad alguna de decir, o permitir que se diga, que era algo que no era tal; más, cuando en nuestro bendito Uruguay, hemos tenido pro hombres que no poseían un Diploma Universitario y se transformaron en líderes de primera talla: Wilson Ferreira, caudillo indiscutido del Partido Nacional, quien se negó a culminar sus estudios en Derecho; Zelmar Michelini, innegable defensor de la institucionalidad y hombre de su pueblo y el mejor de los Presidentes y figura gravitante por excelencia en la historia nacional, Don José Batlle y Ordóñez, quien también abandonara la carrera de las leyes para erigirse en periodista de fuste. En fin…
Sendic cometió la peor de las equivocaciones que se puede cometer en las lides políticas; desconocer en realidad qué horma calzaba, y mal interpretar el concepto que en Uruguay se tiene de los políticos, creyendo que no sería aceptado, si no colocaba delante de su sonoro apellido, unas letras que indicaran su condición de profesional; pero lo que nos entristece y preocupa, de un hombre que posee legítimas aspiraciones al sillón de gobierno, es la baja estima y poco valor que se profesa a sí mismo, pues el haber mentido a diestra y siniestra, pues eso fue lo que hizo, no cabiendo ninguna otra interpretación, sin caer en la más absoluta necedad; no encuentra otra explicación racional, que lo inhabilitaría espiritualmente para un día llegar a liderar a la Nación.
Ahora, en lo político, el Sr. Sendic defraudó moralmente, primero a sus seguidores; luego a su fuerza política, aunque lo niegue con comunicados de apoyo y justificativos rebuscados y por último al país entero, que espera de sus gobernantes, no ya la perfección de una administración coherente, que mal no nos vendría, sino por lo menos, el decoro de no tomarlo por tonto y muchísimo menos ridiculizarlo a nivel internacional como lo ha hecho; basta leer periódicos de otros lugares para ver y sentir la tristeza que produce.
Ni que hablar del enorme mal que el hecho causa a la institucionalidad. Muchos se preguntarán en qué perjudica al normal funcionamiento del gobierno lo que sucedió, y en que modifica la vida del Pueblo Uruguayo; la respuesta es mucho. Porque una vez más la política se desprestigió; una vez más la credibilidad de los que deben dar el ejemplo, se menoscabó; una vez más se considera a la cosa pública como si fuese un juguete, negándole la seriedad que amerita ser parte de la misma; una vez más se le dice con la práctica a las nuevas generaciones, que todo vale y nada importa, siendo válido cualquier medio, para lograr el objetivo.
Indudablemente que todos tenemos algo de responsabilidad. La tenemos pues apostamos a que se hagan cargo del destino del Uruguay a personas a las que no le pedimos ni exigimos los mínimos aspectos de probidad e idoneidad para llevar adelante un gobierno, sea nacional o departamental; la tenemos al desviar la atención y no pedir que se apruebe una ley donde los políticos luego de cumplir sus mandatos, rindan cuentas a la ciudadanía de sus actos y que si los mismos precisan ser investigados por la justicia, que se haga sin tantos miramientos y sea algo natural, no por revanchismo, al contrario, sino por transparencia; y la tenemos también, al creer que es lo mismo un burro, que un gran profesor, al decir de Discépolo.
El gobierno y su fuerza política, hoy por hoy la más importante electoralmente hablando, ganarían el respeto de Tirios y Troyanos, si adoptasen una actitud responsable y no apadrinaran un accionar que por ridículo, se transformó en vergonzoso; dando prueba de honestidad intelectual, y de no perseverar en otro gravísimo error, de los muchos que ha venido protagonizando.
Por Uruguay y su gente; lo acontecido ni nos alegra, ni nos divierte.

Publicado en - Semanales, 1- Lunes, Ayer y HoyComentarios (0)

POR MEDIO DEL SABER

Por Dr. Adrián Báez
Estimados lectores. Varias escuelas, liceos y UTU, comenzaron las clases con sus edificios en condiciones poco apropiadas. Es un tema de nunca acabar, inclusive cuando una vez más el gobierno frentista ha otorgado y ha festejado con bombos y platillos un mayor presupuesto para la educación.
De nada sirve volver sobre lo no hecho en estos once largos años de despilfarros e imprevisibilidad en los que ha incurrido la fuerza política que nos gobierna; lo que sí lamentamos, y lo hemos manifestado reiteradas veces por este medio, es la enorme oportunidad perdida de realizar todas las reformas imprescindibles para el mejor funcionamiento de aquellas actividades desarrolladas por el Estado, y que tienen como destinatario al ciudadano, principalmente el de menguadas posibilidades.
La educación, tema que nos continúa preocupando y que vemos con angustia que continuará haciéndolo, queda solamente en la retórica de los oportunistas y no toma forma alguna en los hechos, descolocándonos sobremanera la actitud transigente de los sindicatos docentes, que quienes con derecho, solamente se expresan arduamente y con vigor, cuando se trata de sus honorarios, siendo necesario que lo hagan también en el otro aspecto de la dignificación de su labor, que es el trabajar en lugares adecuados y seguros, desarrollando y aplicando planes de estudio que ennoblezcan a la principal tarea que es la de formar hombres y mujeres para el mundo.
No esperamos nada más de estos gobernantes, cuyo accionar es el de hacer mucho ruido, pero con la carencia total de nueces; sólo nos queda apelar al sentido común de maestros, profesores y padres responsables y coherentes, que impidan el alargamiento de una situación caótica como la que vive la educación nacional.
No da lo mismo que los niños y jóvenes acudan a centros educativos cuya integridad física corre peligro por derrumbe, o por extremas humedades, o que el mobiliario esté destruido y no se cuente con elementos necesarios como libros, mapas, laboratorios, e ainda mais; no da lo mismo que los niños y jóvenes egresen sin conocimientos cabales que les permitan el día de mañana enfrentarse a un mundo cada vez más competitivo, donde se dividirán las clases sociales, no tanto entre el rico y el pobre, sino entre el ignorante y el formado; estableciéndose nuevos tipos de esclavitudes, en las que los sometidos serán aquellos ignorantes, y los amos, aquellos formados.
La izquierda fracasará en su histórico empeño de mantener a las multitudes en la oscuridad del conocimiento, sumisas a sus discursos vetustos y fuera de eje; y lo hará, pues siempre tendremos la fe y la esperanza de que sean esas mismas multitudes las que despierten y vean por sí mismas, que no existe mejor gobernante, que aquel que le proporciona reales oportunidades de superación. No alcanza con mayores cantidades de dinero, se necesita además, y principalmente, la voluntad política de otorgar la verdadera libertad, que sólo se conquista por medio del saber.

Publicado en - Semanales, 1- Lunes, Ayer y HoyComentarios (0)

EL AVIÓN PRESIDENCIAL

Por Dr. Adrián Báez
Estimados lectores. El gobierno abrió una licitación internacional, con el propósito de adquirir un avión de tamaño mediano para el traslado del Presidente de la República. La fecha límite para que la documentación requerida sea

Adrián Baez.

Adrián Baez.

presentada, es el próximo 30 de Marzo, teniendo los interesados hasta el 29 de dicho mes para efectuar el depósito de la garantía de mantenimiento de oferta, que son unos U$S13.000 o su equivalente en moneda nacional.
Para adquirir el aparato, se han establecido una serie de requisitos con los que debe contar, los que encierran aspectos no sólo de comodidad, sino también de tecnología, que permitirían una mayor seguridad y la posibilidad de su utilización en casos de emergencias que lo ameriten.
Las comodidades solicitados son: capacidad para 8 pasajeros, cocina, escalera propia, baño, un radar meteorológico con modo mapeo opcional, y un teléfono satelital. En casos de emergencias, debe tener capacidad para la instalación de una o dos camillas, dispositivos de soporte vital como oxígeno, aire a presión, aspirador, acceso para fuentes de diferentes tipos de corriente eléctrica y dispositivos de diferentes fluidos en apoyo al soporte vital del paciente. También, un punto importante, es que la fecha de fabricación sea posterior a 1975 y que cuente con el certificado de aeronavegabilidad vigente.
Muchos se preguntarán para qué hacer un gasto tan grande, cifra que aún se desconoce, siendo que podría utilizarse para otras cosas; o por qué no viaja el Sr. Presidente en una línea comercial como bien lo supo hacer el Presidente Mujica, etc., etc.
Sucede que, en materia de seguridad y de prestigio de la investidura que representa ser el Primer Mandatario de un país, no se debería de escatimar las inversiones y tendría que ser un asunto de Estado, tanto las medidas adoptadas para su protección, como la jerarquía de los medios a utilizar y a brindar, en un mundo tan difícil y hostil como en el que estamos viviendo.
No consideramos ni superfluo ni mal gastado el dinero que se pague por el transporte del Presidente; es más, estamos convencidos que la costumbre instaurada en los últimos tiempos por el propio Dr. Vázquez de vivir en su residencia particular y el no hacerlo en la Presidencial de Suárez y Reyes, constituye una tremenda falta de sentido común, una total incoherencia y un irresponsable accionar temerario, que le quita trascendencia a un tema tan importante como lo es la salvaguarda de la integridad física y la vida misma del gobernante.
No puede quedar a su criterio, si acepta o no las normativas de vigilancia ni los perímetros en los que puede moverse con absoluta soltura de cuerpo; entendemos que la misma idiosincrasia de nuestra sociedad nos lleva a sostener que aquí todos nos conocemos y que somos de raíces sencillas, y lo aceptamos y compartimos.
Pero, cuando un compatriota alcanza el más digno de los reconocimientos que es el ser elevado por sus iguales al liderazgo de nuestra Nación; ya su vida deja de pertenecerle solamente a él o a su familia, para constituirse en una cuestión de interés nacional; deja de ser un simple ciudadano, para transformarse en el de mayor relevancia y por ende en el que mayores faenas deben aplicarse para su preservación.
Puede que interese poco, o puede que no interese en lo más mínimo; Uruguay siempre ha sido un terruño del no pasa nada, hasta el día que nos alarma, que suceda lo que creíamos y estábamos convencidos de que no ocurriría.
Si actuáramos con seriedad, el Parlamento tendría que aprobar una Ley donde se indicara la residencia y demás requerimientos a los que se sometería el gobernante, como lo tienen otros países.
Bienvenida sea entonces, la adquisición de la aeronave, a la que sería interesante, se le colocara un nombre representativo del ser oriental, elegido, porque no, por la gente. En el país de los concursos variopintos, éste no desencajaría.
La Presidencia de la República es una Institución; ser Presidente de la República es una enorme responsabilidad que debe respetarse y protegerse per se, no importando por cuál cuadro fue electo; sino importando tan solo, que representa a la democracia. Nada es caro para su exaltación y relevancia; mucho menos un avión presidencial.

Publicado en - Titulares -, Ayer y HoyComentarios (1)

FEBRERO AMARGO

Por Dr. Adrián Báez
(…) el país está entrando nuevamente a otro “período militarista” (…) Las instituciones, por otra parte, y el respeto a las mismas, poseen ahora una fuerza de “hecho histórico” que nadie puede negar. Quien levante su mano para traicionarlas-nadie lo ignora-, aunque pueda recoger el momentáneo aplauso de los serviles de turno y de los incautos que rinden tributo al vencedor de la hora, llevarán consigo una mancha indeleble que recaerá no sólo sobre su persona sino que se volcará sobre sus descendientes. (…) Nadie (…) salvo por cobardía, por comodidad o por ceguera histórica, tiene el derecho de ignorar que hay en marcha en este nuestro Uruguay-más allá de las declaraciones que se hayan hecho y que se puedan hacer-un movimiento que busca desplazar a las instituciones legales para sustituirlas por la omnímoda voluntad de los que pasarían a ser integrantes de la “internacional de las espadas”.
De esta manera, en aquell lejano 1º de Febrero de 1973, por CX 16 Radio Carve, el Dr. Amílcar Vasconcellos, Senador del Partido Colorado, denunciaba ante la ciudadanía la injerencia que comenzaban a tener las Fuerzas Armadas en el plano político; esa injerencia que se transformaría en un derrocamiento de la democracia y de las libertades.
El Presidente Bordaberry no hace esperar su respuesta, y con carta fechada el 2 de Febrero, contesta al legislador Batllista: “He confirmado una y otra vez, y lo reitero en esta oportunidad, que no será con mi consentimiento que el país se apartará de su tradición democrática, y reafirmo una vez más la voluntad de cumplir con el mandato de entregar el poder sólo a quien determine la voluntad soberana del pueblo”.
La carta tranquiliza momentáneamente a la opinión pública, la que se ve agitada otra vez el día 6 de Febrero, fecha en la que renuncia el Ministro de Defensa Dr. Malet, al estar en desacuerdo con el Presidente y los comandantes en jefe del Ejército y la Aviación, sobre la forma de contestar la carta del Dr. Vasconcellos. Quien también se opone al método planteado por lo mandos citados, reivindicando la obligada lealtad a las instituciones, es el C/A Juan José Zorrilla, comandante en jefe de la Armada.
La respuesta se hace pública el día 7; las FF.AA. se consideran víctimas de una “concertada maniobra política que persigue, entre otros objetivos, desprestigiar a las FF.AA. ante la opinión pública”; considerándose al Dr. Vasconcellos como “portavoz de una conjura de sectores partidarios en base a la posibilidad de ganar prestigios o caudal electoral”. En esa respuesta, va estampada la idea fundamental de la llamada “doctrina de la seguridad nacional”, que buscaba atribuir a las FF. AA, la preservación del país hasta en la moral y estilo de vida.
El Presidente Bordaberry cree calmar las turbulentas aguas, designando al Gral. Antonio Francese, como nuevo Ministro de Defensa. La idea no fue consensuada; provocaría el acuartelamiento del Ejército y la Aviación; el Presidente y Francese, le ordenan al C/A Zorrilla, hacer lo mismo en la Ciudad Vieja; se copa por parte del Ejército Canal 5 y otros medios de comunicación. Era el 8 de Febrero. La denuncia del Senador Vasconcellos, no era infundada.
El Viernes 9, el Ejército y la Fuerza Aérea, emiten el Comunicado Nº 4, que pasa a ser el programa político del militarismo. Al día siguiente, al considerar insuficientes los 19 puntos del Comunicado anterior, se emite el Nº 7, que profundiza la inmoral y atroz puñalada a la democracia.
Ante la indiferencia de muchos; el sorprendente apoyo de parte del Frente Amplio y de la central obrera CNT, que veían en la lucha contra la “oligarquía”, un punto de encuentro con unas Fuerzas Armadas que, de tomar el poder, podrían instaurar un gobierno cívico-militar al estilo paruanista del Gral. Velasco Alvarado; renuncia Zorrilla, bastión de la defensa institucional, culminando la primera parte de la peripecia, el 12 de Febrero en la base de Boiso Lanza donde se acuerda la incorporación de las Fuerzas Armadas a la estructura de gobierno. El Golpe de Estado, estaba técnicamente dado. Bordaberry continuaba siendo Presidente, pero había entregado el poder.
A 43 años de aquellos insucesos, las nuevas generaciones debemos conocerlos a ciencia cabal, sabiendo que ni existieron santos impolutos, ni que existieron demonios sin respaldo, para tratar con nuestra fuerza y convicción, de que nunca jamás, nuestra tierra viva semejantes barbaridades.
La Dictadura fue la consecuencia de la subversiva guerrilla, y entre ambas dinamitaron la esencia del ser nacional. La guerrilla surgió contra la democracia en 1963, en pleno gobierno Blanco; no contra el totalitarismo, quien supo embaucar para hacerse con el poder. Tenemos el deber de hacer memoria de verdad, para ambos lados.
Aprendamos que, cuando la indiferencia, el servilismo y la falta de compromiso con las convicciones, son más fuerte que el amor a nuestra nación, seamos de izquierda o de derecha, con todo lo que ello significa, las horas de la libertad, están contadas. No repitamos, por el bien de todos, un FEBRERO AMARGO.

Publicado en - Semanales, 1- Lunes, Ayer y HoyComentarios (0)

UN GRAN PASO

Por Dr. Adrián Báez
Estimados lectores. El haber visto a los principales exponentes de la política nacional de los últimos tiempos, sentados a la mesa del diálogo en procura de una Política de Estado, nos ha llenado de orgullo y optimismo.
Es una de las características de nuestro país que lo ha destacado frente a otras naciones; el poder tener a la mano y

Adrián Baez.

Adrián Baez.

con buena disponibilidad a los líderes políticos de renombre, cuando las papas queman, hablando liso y llano, denota una madurez envidiable por muchos y que dice bastante de la idiosincrasia oriental, pues como lo recordó el Presidente Batlle, no sería la primera vez que se habrían reunido en momentos claves en la Residencia Presidencial; actitud que la nueva generación de líderes actuales deberían emular, si consideran calzar la misma horma que los Notables que allí se encontraban, pues más allá de las diferencias y discrepancias que podamos tener y de hecho tenemos, reconozcamos que lo son por sus trayectorias, vivencias y cada cual en su momento, por el apoyo popular.
Ahora bien. El tema que los nucleó es harto importante para un futuro que, de confirmarse la existencia de hidrocarburos, y si se establecen las pautas, las políticas, la estructura normativa y una férrea consistencia y meticuloso control en la administración de las cuantiosas sumas que entrarían al estado por el porcentaje de su participación en el negocio; podría cambiar sin lugar a dudas, el curso del porvenir del Uruguay.
Cualquiera de los Señores reunidos en Suárez y Reyes, cuentan con la astucia y viveza criolla necesaria para olfatear y discernir a calzón quitado, lo que la multinacional interesada en tamaña empresa habrá propuesto, sus condiciones, sus pormenores y sus garantías; además de saber y tener en claro que se enfrentarán a polémicas medioambientales, como el tipo o modelo de extracción que se emplearía, dándose por excluido el fracking, ante la severa oposición que esa metodología de fractura hidráulica ha concitado en el mundo; amén de la pesadísima carga que representa ANCAP, y las andanzas de sus últimos dirigentes, que la tornan de dudosa confiabilidad para acarrear con un sayo tan pesado.
En fin. Esto recién comienza y auguramos un largo camino, necesario y oportuno, para delinear una política imprescindible, la que no podrá pecar de inexactitudes y mucho menos improvisaciones.
Falta respaldo legal; faltan técnicos idóneos; faltan estructuras y elementos para desarrollar la tarea; faltan instituciones que ameritarían crearse para unificar en un solo ente a toda la producción energética; y eso conllevará tiempo, inversión, y sobre todo mucha paciencia si deseamos hacer las cosas como corresponden y no como se han venido llevando a cabo: a la marchanta.
Nada mejor en esta primera etapa, que ese “Consejo de Ancianos”, o “Consejo de Notables”, como debería llamarse a nuestro entender, para crear una institución consuetudinaria que tratara todos los temas caros a la República y que se estableciera de manera permanente.
Nada mejor en esta primera etapa, que ver a los hombres que han marcado el destino del país, para bien o para mal, poniendo por encima de las divisas, la responsabilidad que significa haber sido lo que fueron, y compartir sus experiencias en favor de un interés colectivo. Ya vendrá más adelante, el inobjetable, legítimo e inexcusable debate ciudadano, representado en cada colectividad política y social.
Por ahora, nos resta esperar los próximos pasos a seguir, que no dudamos que serán prometedores; nos resta esperar tan solo, que se afiance por el bien de nuestro futuro, lo que ha sido un gran paso.

Publicado en Ayer y HoyComentarios (0)

LA POLÍTICA NO SOLAMENTE SE TRATA DE VOTOS

Por Dr. Adrián Báez.
Estimados lectores. Leyendo un poco de historia sobre la Segunda Guerra Mundial, tema fascinante si los hay, debido a la enorme temática política, social y cultural que encierra ese conflicto; me encontré con una opinión del destacado Filósofo compatriota Pablo Da Silveira, que si bien hacía mención a la clase política de aquellos años, más específicamente a las actitudes llevadas adelante por los llamados “Tres Grandes”, Churchill, Roosevelt y Stalin; es un enfoque sumamente aplicable a la actualidad y a la visión que la mayoría de los políticos tienen o deberían de tener sobre la política; en momentos en que los mismos se ofuscan contra todos: los medios de comunicación, los que opinan distinto, los que les indican las equivocaciones; achacándoles responsabilidades que solamente a ellos les quepa, por ser los que el pueblo eligió y a los que el pueblo les confió su porvenir, acusando a diestra y siniestra de actuar políticamente, desconociendo de qué se trata el juego que ellos eligieron jugar.
Da Silveira, realiza posibles cuestionamientos que podrían caer sobre los objetivos reales que resultaron en decisiones importantísimas para el desarrollo de la guerra y sus posteriores consecuencias; y si los fines primarios e impulsores de los mismos, podrían, de conocerse, llevar a la descalificación moral de los políticos; cuya respuesta es que sería un error, y explica el porqué.
Considera que deberían de utilizarse criterios de evaluación, para así sondear, de alguna manera, las actitudes fidedignas o reales intenciones de los políticos, para sacar conclusiones en limpio.
Dos de esos criterios, los más importantes, serían los fines que persiguen y los medios utilizados para alcanzarlos.
Sostiene el Filósofo: “los únicos objetivos que un político puede perseguir de manera legítima son objetivos políticos. Otros propósitos posibles, como el enriquecimiento personal, son moralmente inaceptables. Los políticos deben servirse de procedimientos que respeten la igual dignidad de los seres humanos. Esto no los pone a salvo de decisiones dramáticas, pero establece límites a lo que pueden decidir con decencia.
Si un político consigue un objetivo noble y al mismo tiempo beneficia a su propia causa, está haciendo exactamente lo que se espera que haga.
Si un político sacrifica los objetivos nobles para cumplir propósitos particularistas, entonces merece nuestra crítica. Si un político tiene presentes los intereses de la comunidad (ya sea los de su país o la humanidad entera) y al mismo tiempo consigue réditos políticos (ya sea para sí mismo, para su gobierno o para su partido), entonces está haciendo las cosas bien. Si un político sacrifica a su gobierno para beneficiar a su partido, o a su partido para beneficiarse personalmente, entonces está jugando sucio. Si un político se sirve de su poder para conseguir beneficios extrapolíticos, entonces se volvió un corrupto. Y si un político considera a los seres humanos como material descartable que pueda usar a su antojo, entonces se ha convertido en un monstruo.
En política, las cosas se pueden hacer mejor o peor. Pero siempre se hacen políticamente”.
A los políticos modernos, no les vendría nada mal de vez en cuando, leer algo de historia y filosofía, etc. para saber que la política no solamente se trata de votos.

Publicado en - Semanales, - Titulares -, 1- Lunes, Ayer y HoyComentarios (0)

RIVERA

Por Dr. Adrián Báez.
“Durante el gobierno que me habéis confiado, vuestros destinos dependerán de vosotros mismos. La ley lo hará todo: que el imperio de las instituciones se afiance. No exijáis la perfección ni esperéis que todo sea acertado. Yo no os prometo una carrera de prodigios; y sin embargo, puede obrarlos muy grandes vuestra virtud y sobre todo vuestra unión: sin éstas no hay orden, no hay patria. Los orientales han acreditado muchas veces que son valientes y ¿por qué dejarían de ser generosos?. En un pueblo de bravos nadie invoca la concordia por debilidad; y mi mayor gloria se cifra en presidir ciudadanos libres e independientes” (Discurso de asunción de su primera presidencia en noviembre de 1830).
De esa manera el General Fructuoso Rivera, inauguraba el primer gobierno constitucional de nuestra historia como Nación independiente.
Personaje polémico si los hay; ha sido una de las figuras más gravitantes en la historia del Uruguay, sea por ser protagonista en las gestas más importantes; sea por su valía de baqueano y caudillo.
Nació el 27 de octubre de 1784 (no habiendo seguridad en cuanto al año), hijo de Pablo Perafán de la Ribera, cuyo apellido fue acortado y cambiada la letra “b” por la “v”, y Andrea Toscano o Toscana, ambos de origen argentino. Su crianza transcurrió en el medio rural, donde adquirió su indómita personalidad, la que lo empujaría a sumarse a las huestes artiguistas, demostrando sus dotes militares en la Batalla de las Piedras, el 18 de mayo de 1811, acrecentando las mismas en la de Guayabos, actual Departamento de San José, en enero de 1815.
Luego de la derrota de Artigas en Tacuarembó y que éste se fuese al Paraguay, se enfrenta al Jefe a quien había servido con más sacrificio que nadie. Ya no quedaban muchos para luchar. Los Oribe y Bauzá se habían ido al bando de Buenos Aires en 1817; Otorgués, Lavalleja y Bernabé, se encontraban presos en Brasil desde 1818. Su visión consistía en que sólo manteniendo una fuerza armada propia, algún día se podría recuperar la autonomía de la Provincia. Pacta con los portugueses y consolida su posición, desde la que mantendrá contacto con la gente, ejerciendo un permanente padrinazgo.
Es esta etapa de la vida del caudillo, una de las más polémicas. Podrá estarse o no de acuerdo en cuanto a ciertas decisiones y hasta dudar de su ética; lo que es imperioso destacar y es innegable, es la importancia que tuvo su accionar para la futura independencia de la patria.
Unido a la Cruzada Libertadora de 1825, ejerce su liderazgo junto a Lavalleja, llevando al ejército patriota a la victoria de Rincón el 24 de Septiembre de 1825 y siendo pieza clave en la de Sarandí el 12 de octubre del mismo año.
Cuando el poder porteño ponga en jaque la autonomía de los orientales, realizará su gran hazaña, típica de los hombres valerosos, insertando la guerra en el corazón del Imperio, al invadir las Misiones Orientales en febrero de 1828. Cuenta la leyenda que, el General Lavalleja envía al General Oribe a perseguirlo y detenerlo. En esa ocasión, cuando avanza por lo que hoy es Rio Grande do Sul, se encuentra con las fuerzas brasileñas que intentan impedir su paso. Hábilmente le dice al jefe de la partida imperial que lo que ve a lo lejos era un ejército del cual él era la avanzada y que si quería evitar una derrota en su foja de servicios, debía dejarlo pasar. Los hombres a los que se refería, en realidad eran los comandados por Oribe, quien al ver que Rivera conversaba con los brasileños, creyó que se estaban uniendo, por lo que decidió retirarse por considerarse en desventaja. Habiéndose librado de los que le obstaculizaban el paso y de los que lo perseguían, pudo tomar las Misiones y demostrar su poder de negociación o mejor dicho su “viveza criolla”.
Al retorno, se instala en el río Ibicuy dispuesto a no permitir más concesiones de tierras al Brasil; el gobierno oriental le impone el acuerdo de Iberé-Ambá, viéndose obligado a retirarse hasta el Cuareim donde funda la actual ciudad de Bella Unión.
Como lo explicó Don Juan Pivel Devoto, lejos de nacer nuestro Estado como una “invención” diplomática, su reconocimiento fue la culminación de 17 años de lucha militar y enormes sacrificios que habían moldeado un fuerte vínculo nacional entre los ciudadanos de la vieja “Banda Oriental”, devenida después en Provincia” y finalmente “República” desde el 18 de julio de 1830.
En octubre de 1830, es elegido como Primer Presidente Constitucional; a partir de ahí, todos conocemos más o menos los hechos.
Mucho se puede hablar y escribir. Ha sido objeto de amores y odios. Siempre junto a su amada Bernardina Fragoso, supo hacer época e historia.
Cuando en 1845 la clase doctoral que gobernaba la Defensa de Montevideo lo destierre, clase que si bien le temía, también lo admiraba, proclama al mismo tiempo, el mejor de los perfiles, para la posteridad, de ese oriental liso y llano, que supo ser: “Id y preguntad desde Canelones hasta Tacuarembó quién es el mejor jinete de la República, quién el mejor baqueano, quién el de más sangre fría en la pelea, quién el mejor amigo de los paisanos, quien el más generoso de todos, quién en fin el mejor patriota, a su modo de entender la patria, y os responderán todos, el General Rivera”.

Publicado en - Semanales, 1- Lunes, Ayer y HoyComentarios (0)

YA ES HORA

Por Dr. Adrián Báez.
Estimados lectores. La cosas parecen estar volviendo a su “normalidad”, y las familias damnificadas por la inundación, retoman de a poco el rumbo de sus vidas; no sin angustia, pero sí, con muchísima voluntad y sentido de la superación.

Adrián Baez.

Adrián Baez.

Nunca es fácil el comenzar de nuevo, menos para los que han visto cómo su trabajo y el resultado de éste, se esfumaron en cuestión de horas, luego de mucho esfuerzo y sacrificio.
Los lugares más afectados han comenzado a ser limpiados y reacondicionados para devolverles las mínimas condiciones de habitabilidad, y permitir de esa forma, que la Operación Retorno se desarrolle satisfactoriamente; observamos a civiles y a efectivos militares realizar una noble tarea, o “misión”, como la han llamado estos últimos, desplegando recursos humanos valiosos, en colaboración de la comuna y la ciudadanía en general, actitud ampliamente compartida y aplaudida por su sentido de la responsabilidad social y cívica.
Ahora. Lo sucedido afectó a toda la sociedad directa o indirectamente, pues no debe de haber, y si lo hay, en contadísimos casos, quien no tenga a un pariente, amigo, compañero de trabajo o allegado próximo, que no se haya visto perjudicado por el fenómeno natural; por lo tanto, dejó de ser en sí mismo un problema netamente barrial o sectorial, para transformarse en un dilema colectivo, que afectó a más de 20.000 compatriotas directamente, constituyéndose en un asunto de Estado.
Cundo se declara una Emergencia, sea social, sanitaria o de la índole que fuere, el asunto cobra dimensión nacional, y es el Estado a través del Gobierno, el que debe de tomar decisiones y asumirlas, con el lógico concurso de las administraciones locales y dirigentes públicos; hasta ahí todos de acuerdo. Pero, parecería que en Uruguay las cosas se hacen a medias y las responsabilidades son asumidas también a medias.
Surgió el rumor, desmentido por la Intendencia de Salto, que la misma no tendría los recursos necesarios para hacer frente al pago de aquellos militares que trabajan en la limpieza de la ciudad; circunstancia que debemos analizarla, pues no es lo mismo la limpieza efectuada a causa de los basurales dejados por las aguas o a consecuencia de ellas, que los existentes en otras zonas alejadas del foco, donde entraríamos a hablar de una competencia específica del Gobierno Departamental, ajeno en absoluto a lo que refiere el tema que tratamos, y que dará para hablar en otra oportunidad.
La actividad llevada a cabo por el Ejército, es producto de una decisión tomada por el Comandante en Jefe de las FF.AA. que es el Presidente de la República; por lo tanto, tácitamente, el Mandatario reconoce la importancia y la necesidad de brindar esa mano, cosa obvia y correcta, correspondiéndole por ende al Poder Ejecutivo, hacerse cargo de los honorarios de los mismos. No es válido decir, como lo escuchamos, que es un tema de jurisdicción y otras yerbas, no; el país conforma una sola jurisdicción en lo que respecta a un estado de emergencia, no siendo justo que ante hechos naturales imprevistos y ruinosos, sean las alicaídas arcas de las comunas departamentales, las que deban cargar con el sayo, pues así como las Empresas Públicas fundidas o en vías de, son asunto de interés nacional, cuyo salvataje sale de los bolsillos de todos los contribuyentes; con más razón lo es el levantamiento de regiones golpeadas como la nuestra, y la disminución de la pena de los sufrientes, por medio de contundentes medidas económicas, como por ejemplo, exoneraciones tributarias a nivel nacional, y ahí sí, también departamental, o el no cobro de las tarifas correspondientes a los servicios públicos, por un prudente lapso de tiempo. No pregonamos regalarle a nadie, lo que otros abonan religiosamente, lo que pedimos son desahogos que posibiliten el encauzamiento de vidas que se han visto sacudidas y cuyas posibilidades son limitadas por la coyuntura.
Lamentamos sobremanera las contradicciones absurdas en las que ha incurrido el Gobierno Nacional a la hora de enfrentar la triste realidad que nos aqueja. Vemos con profunda decepción la poca espontaneidad con la que se ha movido el espectro político, rayana con la duda en cómo actuar, lo que deja ver una absoluta imprevisibilidad de instancias ante las que deberíamos estar preparados; así como también, las inoportunas actitudes de algunos referentes locales, que han tomado, a nuestro entender, posturas equivocadas, cayendo en discusiones estériles, huérfanas de toda sensatez en momentos en los que deberían demostrar madurez y sentido común, habiendo luego espacio y tiempo para las críticas, siempre que sean constructivas, para evitar errores que se hayan producido.
El Uruguay debe de una vez por todas transitar la senda de la cordura; debe colocar sobre la mesa las prioridades y actuar en consecuencia; debe entender que ante todo somos una nación que nos tenemos solamente a nosotros mismos, y que el ideario es protegernos como compatriotas; luego podremos y debemos confrontar los matices, pero ante todo tener la tesitura de actuar como seres humanos normales y no como simples dicharacheros de la cosa pública. Ya es hora.

Publicado en Ayer y HoyComentarios (0)

LUZ Y COMBUSTIBLES

Por Dr. Adrián Báez.
Estimados lectores. Nadie duda hoy en día de lo caro que se ha vuelto vivir en nuestro país; basta hablar con alguien que haya viajado al exterior o con aquellos compatriotas que viven allí, o con los turistas que nos visitan, para que el tema de los precios surja y nos obligue a realizar una equiparación de la cual salimos siempre decepcionados y molestos, y no por ser precisamente amarretes o avaros, sino por que realmente la inflación, tantas veces negada y maquillada, nos golpea sin piedad, y el bolsillo sufre y mucho; lo han vivido ustedes, lo hemos vivido nosotros, y lo viven muchísimos Orientales a los que el llegar a fin de mes se les hace cuesta arriba; hablamos, claro está, de la enorme mayoría, en la que colocamos a los trabajadores, pequeños comerciantes, estudiantes y profesionales (pues debe caerse el mito de que el título universitario per se otorga riqueza).
No nos referimos a artículos de lujo, ni mucho menos a los que podríamos considerar superfluos, amén que quien desee acceder a ellos tiene todo el derecho a hacerlo; pero sí a cosas que hacen a nuestra vida diaria y de la que dependemos para vivir dignamente, como por ejemplo, la luz, sin la cual en pleno Siglo XXI, nos transformamos en cavernícolas, más allá de que en unos cuantos rincones de la Patria urbana y rural aún no llegó y esos ciudadanos viven sin desfallecer; y el combustible, para quienes dependen de él para el trabajo, o los que poseen vehículos para diferentes menesteres
Según los datos aportados recientemente a través de un informe elaborado por Indicadores Energéticos SEG del pasado mes de diciembre, donde compara los precios energéticos en algunos países de la región, dio como resultado que los uruguayos a nivel residencial pagamos unos US$ 235 el megavatio por hora, mientras que en Argentina cuesta US$ 34, en Brasil US$ 176 y en Chile US$ 175.
Por lo tanto, Uruguay mantiene una significativa diferencia en el precio que abonamos todos y cada uno de los usuarios de US$ 60 con Chile, de US$ 59 con Brasil, y de US$ 198 con Argentina.
En cuanto a la energía utilizada en la industria, la medición del megavatio por hora indica una igualdad entre Brasil y Uruguay en US$ 110, encontrándose Chile y Argentina por debajo de la cifra señalada, con un costo de US$ 102 y US$ 24 respectivamente; habiéndose aumentado el precio de la canasta de energía tanto para el sector industrial como para el residencial, por debajo de la inflación, estamos hablando de un 9,44 % el año pasado.
Asimismo el informe indica que el índice de Precios de los Energéticos Industriales (IPEI) subió 5,27% en el acumulado del 2015 y el índice de Precios de los Energéticos Residenciales (IPER), lo hizo en 8,28%; lo que nos transforma, sin discusión ni argumento valedero, en el país con la energía eléctrica más cara de la región.
En cuanto al valor del combustible, Nafta y Gas Oil, el informe indica, dejando de lado las justificaciones irracionales brindadas por el gobierno en torno al permanente aumento del mismo, que también son los más caros de la región.
El litro de Gas Oil cuesta US$ 1, 30; hablamos de US$ 0,60 más que en Chile, US$ 0,53 más que en Brasil y US$ 0,22 más que en Argentina; mientras que el litro de Nafta vale US$1,43; por lo tanto, US$ 0,49 por encima de Brasil, US$ 0,34 respecto a Chile y US$ 0,23 en relación con Argentina; además de tener los costos más caros en Fuel Oil, Súper Gas y Gas Natural.
Sin más abundamiento, solamente nos cuestionamos una vez más, la validez del famoso eslogan que refiere a ser un País Productivo; al menos que lo sea, pero para los responsables de que la empresas que deberían brindarnos calidad y accesibilidad, nos continúen robando legalmente, mientras impunemente ellos festejan.
Lamentablemente, como los Uruguayos somos dóciles, continuaremos siendo saqueados para obtener los servicios que al ser monopólicos tendrían que ser más baratos como la luz y el combustible.

Publicado en - Semanales, 1- Lunes, Ayer y HoyComentarios (0)

DESPIERTE, SR. PRESIDENTE

Por Dr. Adrián Báez.
Estimados lectores. Nos sorprende sobremanera la falta de humanidad de la que ha venido haciendo alarde el Presidente de la República; ya diremos el porqué.
El haber colocado como tema esencial en la agenda del gobierno, el salvataje a Ancap, en lugar del primordial miramiento hacia los damnificados por la peor catástrofe natural que asotó al país en los últimos tiempos, nos ha dejado un sabor amargo por lo inapropiado y fuera de lugar; ni que hablar, el creer que con tan solo 9 millones de dólares, se podrá recuperar lo perdido por las familias que han tenido que abandonar sus hogares y comercios, que si no lo perdieron todo, estuvieron muy cerca, en cualquiera de los cuatro Departamentos más afectados; cuando se ha visto desvivir a legisladores oficialistas y al gobierno en pleno, por conseguir aprobar los más de 600 millones de dólares que permitirán tapar las macanas, por no llamarlo de una forma vulgar, que se han mandado los “compañeros” en la administración de la principal empresa estatal, a la que han dejado fundida; no es más que una cachetada a la buena fe y voluntad de los uruguayos, como también una grandísima falta de respeto y menosprecio a su inteligencia.
Destacamos, pues es lo que comprobamos, el trabajo de los Comité Departamentales de Emergencia y el de todas las personas que han sacrificado tiempo, nervios y mucho sueño, por organizar de la mejor manera posible y con las herramientas aportadas, una coyuntura difícil e imprevista; pues ellos no son los responsables ni los culpables de las insuficiencias, ni de las mezquindades, al contrario, son el ejemplo de un pueblo disonante con sus gobernantes.
Sincerémonos de una buena vez. No es cuestión de pegarle al gobierno, pues no es la meta ni el objetivo ante una desgracia de la magnitud de la que estamos viviendo, pero sí recordar que los que durante toda su vida política han señalado con el dedo acusador los errores de los demás, cuando son ellos o los suyos quienes los cometen, así sea fundir una petrolera monopólica o proteger desmanes de rango de algún jerarca, o minimizar derroches injustificables, sin que existan responsables ni culpables, ni hacer acto de presencia cuando más se los requiere; nos acerca a la triste confirmación de que en Uruguay se ejerce el defecto del que nos jactábamos, nos diferenciaba de países como Argentina, que es la impunidad.
Que el Dr. Vázquez y su séquito, critiquen la presencia de quienes, más allá de los personales objetivos, se acercaron a tenderles una mano a compatriotas necesitados, en momentos en que es imperiosa la solidaridad, allende las jerarquías y las diferencias, colocando por encima de todo, como debe de ser, el sentido de la fraternidad; deja claro el inocultable egoísmo o peor, desinterés, que reina en los líderes de una izquierda mayoritaria, que no comprenden que, no solamente hay que serlo sino también parecerlo; ellos hablan mucho de humanidad y es probable que la tengan, lástima que hoy no la han demostrado.
El Primer Mandatario no sabe, o no le dijeron, o quizás, lo sabe y se lo han dicho y le importa un comino; que la función de gobernar no es solamente mostrarse como hombre fuerte y que cada vez que existe un problema, con su sola presencia calmar las aguas, cosa que por cierto tampoco sucede; que gobernar es estar al lado de su gente, la que lo votó y la que no, pues es Presidente de todo un país, al que no le cae en gracia que lo menosprecie por ejemplo, al sacar al Consejo de Ministros al interior, en una penosa demostración de “humildad” populachera, pues le es redituable; y le haya costado tanto acercarse al norte para darle una palabra de aliento a sus compatriotas, a los que les hubiese gustado escuchar al primero entre los Orientales, manifestarle su respaldo moral y compromiso en ayudarlos.
Era tan solo una demostración de sensibilidad; era tan solo un acto de gobierno de un hombre que debe por favor, asumir riesgos y comenzar a ejercer el poder de gobernante con el que lo han ungido las urnas. Era tan solo entender de qué se trata el ser líder, y dejar de ver al Uruguay desde la capital. Era cuestión de que se despabile de su eterna somnolencia y que no tengamos que pedirle como ciudadanos, despierte, Sr. Presidente.

Publicado en - Semanales, 1- Lunes, Ayer y HoyComentarios (0)

UN AÑO MÁS

Por Dr. Adrián Báez.
Estimados lectores. El 2015 fue un año vertiginoso y multifacético; comenzó tristemente con un atroz primer atentado terrorista en París, a nivel internacional, y culmina con una tristísima inundación que mucho aqueja a todo nuestro país y a la región; habiéndose producido en el medio, situaciones de toda índole y tenor, que van desde la aparente concientización de las potencias mundiales en la imperiosa necesidad de comenzar a revertir el daño medioambiental, ante la evidente transformación del clima y sus respectivos ejemplos; hasta el positivo reencauzamiento de las relaciones entre Cuba y EE.UU, que hace exactamente un año, nos dejaba con la expectativa de una real apertura; desde el fortalecimiento en la región del sistema democrático, con las asunciones de nuevos gobiernos y nuevas mayorías parlamentarias, como en Uruguay y Argentina; hasta la negativa irracional y constante hostigamiento de los resultados electorales, como en Venezuela; con altibajos y conquistas propias de nuestra condición humana, que cada día se esfuerza por demostrar su posible superación, y al mismo tiempo, nos revela su capacidad de autodestrucción.
En fin; como todo en la vida, existieron los matices y con ellos los blancos y negros. Ante la embestida terrorista, se le enfrentó el compromiso de un mundo que apuesta a la civilización y se ha unido en procura de una relativa paz, que según con el color del cristal con el que se lo mire, ha sido en muchos aspectos responsable de muchos males relacionados al conflicto; claro está, la gente común, la de a pie, brega sincera y coherentemente por lograr su preservación; ante las catástrofes naturales que nos golpean, se manifiesta claramente, una vez más, el espíritu solidario de una sociedad que por diferencias que sostenga en su seno, despliega su lado más humano, tendiéndole una mano a quien lo necesita, desinteresadamente, y que siente un auténtico pesar por la actual circunstancia; ante los totalitarismos, la voz popular habló más alto; ante las divisiones, el anhelo de tolerancia dio ejemplo.
En consecuencia, y sin ánimo de abundamiento, solamente nos resta desear, dentro de lo posible, el encarar el próximo año, con fuerza y compromiso, recordando siempre que si bien la unión posibilita la misma, teniendo a la familia como eje insustituible; es de nosotros mismos, como lo sostenía el Gral. Artigas, que debemos esperar.
A todos los Uruguayos; los de aquí y los de allá; augurios de realizaciones y logros propios y colectivos; augurios de superaciones y aprendizajes; augurios de fe y esperanza; con el objetivo primordial de transitar el largo camino, con convicción y entrega, pues a pesar de los pesares, ésta continúa; habiendo sido el año que culmina, solamente, un año más.

Publicado en - Semanales, 1- Lunes, Ayer y HoyComentarios (0)

LOS TEROS QUE NOS GOBIERNAN

Por Dr. Adrián Báez.
Estimados lectores. La encrucijada por la que atraviesa la mayor empresa pública del país, ANCAP, es sin lugar a dudas uno de los acontecimientos políticos más importantes de los últimos tiempos.
Sabido es que a muchos no les interesa en absoluto los hechos suscitados en el Ente, minimizándolos cruelmente y dando por sentado que a la ciudadanía también le es indiferente; sucede, que dicho aparato estatal, genera una enorme recaudación, que debería ser volcada en beneficio de la sociedad, y que al encontrarse en estos momentos en la calamitosa y penosa condición en la que está, con un déficit irrisorio de 800 millones de dólares, que nadie sabe justificar su existencia; perjudica directamente a su propietario, que no es otro que el Pueblo Uruguayo; quien observa inmóvil, de la forma irresponsable en la que se gestionan los dineros públicos, derrochándose por ineptitud o a conciencia, el patrimonio nacional; ante tantas carencias que podrían subsanarse, de administrarse como corresponde, lo que no es de los gobernantes, y sí de los gobernados.
La Comisión Investigadora instaurada en el Parlamento para estudiar el tema, culminó sus tareas por este año, y las retomará en febrero del que viene; de todas maneras tanto el oficialismo como la oposición, arribaron a conclusiones opuestas, obviamente, las que mantendrán y defenderán, sosteniendo los primeros, que no existen irregularidades ni ilicitudes; contrariamente, los segundos, afirman presunciones de irregularidades e ilicitudes, que deberán someterse a la justicia para que sea ella la que decida.
Lo cierto es que, lo que suceda a partir de febrero, será un teleteatro digno de verse; teniendo como protagonistas, de un lado al gobierno y sus correligionarios justificando a troche y moche lo injustificable, pero como toda equivocación proveniente de la izquierda, por más grave que ésta sea, será llamada error administrativo; y del otro, a una oposición que tratará de esgrimir los pésimos resultados de gestión, que han socavado inminentemente el patrimonio de ANCAP, lo que debieron de advertir en su momento con más firmeza, gritando más fuerte y con más coraje, para que no se llegase a tal estado; compartiéndose así en cuotas la responsabilidad, valga la enorme diferencia lógica; unos por ineptos o demasiados vivos; los otros por incrédulos o tibios.
A raíz de todo este escombro, ha quedado al descubierto el enorme enfrentamiento reinante en la interna frentista. La inquebrantable unión, parecería que comenzó a resquebrajarse y de forma no abrupta ni repentina; sufriendo una herida profunda, de larga data. Ver a dirigentes de primer orden como el Senador Mujica, el Ministro Astori y el Vicepresidente Sendic, encarnar a las chismosas del barrio que se pelean en el mercado, donde las acusaciones, reproches y chicanas son el eje de una discusión que amerita seriedad y pulcritud, demuestra la carencia de respeto a la inteligencia del ciudadano, y confirma la existencia de CULPA; pues cuando la hay, nadie quiere quedársela y por lo tanto se la echa al otro.
Parecería que ni Mujica haya sido presidente, ni Astori vice, ni Sendic presidente de ANCAP; parecería que nadie estuvo en el gobierno durante los cinco peores años del Ente; peor aún, queda clarísimo que ninguno conocía sus obligaciones o si las conocían no las cumplieron y por ende han estafado en la buena voluntad a quienes los eligieron en particular, y a todo el Uruguay en general.
No se puede concebir tanto descaro y obsecuencia. Han dilapidado un enorme patrimonio, una enorme fortuna con la que mucho se podría hacer; el discurso desfachatado de que hay que mirar hacia adelante, no hace más que desenmascarar a quienes se han auto proclamado guardianes de la ética y la moral, esa ética y moral a la que han venido traicionando sistemáticamente y que desemboca en esta brutal malversación de fondos públicos, nunca antes visto en nuestro país, que no lo aleja mucho de las lastimosas maniobras producidas en países vecinos, donde muchos tuvieron que tragarse su impoluta soberbia ante los alarmantes hechos de corrupción.
Hasta que actúe la Justicia, la que deberá actuar; escuchemos un rato más, el grito de los teros que nos gobiernan

Publicado en - Semanales, 1- Lunes, Ayer y HoyComentarios (1)

LA CULTURA DEL ACUERDO

Por Dr. Adrián Báez.
Estimados lectores. Asumió el nuevo gobierno en Argentina, y con él la esperanza del reencuentro entre la ciudadanía de esa hermosa tierra, la que estuvo dividida por una grieta penosa e ilógica en los últimos tiempos, a causa del fanatismo y mesianismo irracional de gobernantes autoritarios y mezquinos, cuyo único placer era el poder, encontrando en el enfrentamiento, el método posible para su subsistencia; pero el pueblo dijo basta.
Se auguran tiempos de acercamiento y diálogo entre los distintos actores sociales, siendo el primer acto del flamante gobierno, el de reunirse con los líderes opositores, con el fin de tender puentes que permitan una gobernabilidad necesaria e imprescindible, luego de años de mayorías parlamentarias subyugantes y sordas a las voces disidentes.
La Argentina ve así la posibilidad de terminar de una vez por todas con una rara costumbre que ha caracterizado a su política a lo largo de la historia, como los fuertes desencuentros, siempre en nombre de un patriotismo disputado por las fracciones en las que se conformaba; siendo nula, con excepciones muy esporádicas como las de Balbín y Perón, o la de Alfonsín y Menem, las veces en que la discusión sana y constructiva, tuviera lugar.
Sin lugar a dudas, ese avance en la política vecina, tendrá su ramificación en la región y el mundo, como ya se ha manifestado por los nuevos jerarcas; finalizando también, o por lo menos esa es nuestra expectativa, años de maltratos y humillaciones sin sentido hacia nuestro país, que supo pararse de punta, como se dice vulgarmente, durante el primer gobierno del Presidente Vázquez, pero que lamentablemente para nuestra dignidad y economía, se vio sumiso e indigno durante la administración Mujica, donde prevaleció el amiguismo ideológico y lame botas, antes que el orgullo nacional.
El Presidente Macri inaugura para su país, y comienza a tejer en la región, un cambio visto con buenos ojos por propios y extraños; no ha pasado inadvertida su postura de apostar por un golpe de timón en la estrategia del Mercosur, y su visión empresarial, esencial para esa estrategia que es puramente de mercado, es bienvenida, principalmente por aquellos países latinoamericanos que hasta el día anterior a su asunción, rendían pleitesía obsecuente a la ex mandataria, propulsora sin igual, del encerramiento y sometimiento; habiendo sido la concurrencia de los mismos a la toma de mando, un mensaje claro de los tiempos que correrán.
Muchos en Uruguay se sintieron alarmados y sorprendidos por la actitud amistosa, casi de complicidad, profesada entre Macri y Vázquez, quienes se fundieron en un abrazo inesperado para los frenéticos izquierdistas que añoran y anhelan los tiempos de los malos y los buenos, firmándose con esa actitud, un nuevo comienzo de hermandad y concordia del que estaremos pendientes y deseos.
La política y la economía han ido siempre de la mano, y no dejaran de caminar juntas, menos, en la era de la globalización. Nuestros países son agroexportadores por excelencia y dependen fundamentalmente de su poder negociador y aperturista, con la firme convicción en su deber de jugar las reglas del juego, o perecer en la banquina y ver en consecuencia su estancamiento.
Tanto en Argentina, como Uruguay, deberán encarar el futuro de otra manera; ya no valdrá la política del juego sucio y del mandato incoherente de los ideólogos vetustos, algo tan simple como la participación de TODOS en el quehacer nacional, y en la toma de decisiones trascendentales, será la herramienta más fuerte. Como lo dijo el Presidente Macri en el Congreso de la Nación, y vale para Uruguay: apostemos a LA CULTURA DEL ACUERDO.

Publicado en - Semanales, 1- Lunes, Ayer y HoyComentarios (0)

ALARMA INSTITUCIONAL

Por Dr. Adrián Báez.
Estimados lectores. La aprobación del Presupuesto ha dejado demasiados sin sabores, y muchísimos enconos y decepciones. Parecería que el gobierno lo planificó al margen de la realidad nacional y de aquella voluntad popular que

Adrián Baez.

Adrián Baez.

tantas veces invoca, cuando le conviene, para legitimar sus acciones, pero que desoye cuando la misma lo coloca en aprietos, que no son tales, sino la exigencia del cumplimiento de lo prometido.
Sabido por todos son los descontentos y consecuentes reclamos; pero debemos hacer hincapié en un caso en particular, pues nos preocupa en demasía y no podemos dejar pasar por alto, sin incurrir en una gran irresponsabilidad cívica.
Por primera vez en la historia de Uruguay, uno de los Poderes del Estado, ha sido relegado intencionalmente de un presupuesto CONSTITUCIONAL, peligrando su normal funcionamiento y con él, el menoscabo de una de las principales funciones que debe realizar un Estado, como lo es la Justicia; siendo, además, una peligrosa intromisión en la independencia esencial que se exige que exista entre ellos, quebrando de hecho, la separación de poderes que tanto esfuerzo le costó a Montesquieu, que comprendiéramos y asimiláramos, como soporte sine qua non de la República y de las garantías que ésta le debe a sus ciudadanos.
El dejar al Poder Judicial con los mismos recursos de hace cinco años, es realmente un acto de revanchismo e ignorancia. Revanchismo claro y sonoro, por haberse la Suprema Corte de Justicia, atrevido a declarar inconstitucionales tantas leyes absurdas y carentes de lógica jurídica, como las promulgadas en los dos primeros períodos de gobierno frentista, y por haber demostrado que con prepotencia y presiones, no la sacarán buena, cumpliendo, dignamente y como corresponde, con su función, que no es ni será, la de hacer la voluntad del gobernante de turno, sino el de dar fiel cumplimiento a la Constitución de la República y a las leyes que respeten a la misma. Ignorancia, al pretender excusarse de tal atropello a una de las instituciones del estado, con el viejo y ridículo verso de la austeridad, la cual, por cierto, no tienen en cuenta al condonarle a Cuba 50 millones de dólares; o levantar una faraónica obra como el ANTEL ARENA; o no investigar la misteriosa desaparición de otros tantos millones, que han dejado a ANCAP prácticamente en la ruina, etc., etc.
No sirve argumento alguno que pueda salvar el enorme mal que esto provoca en el derrotero democrático nacional. Nadie nos asegura, con éste accionar, que lo próximo que vendrá, no será una perversa incursión e injerencia en el desarrollo de la actividad estrictamente jurídica; habida cuenta de las oscuras manifestaciones públicas realizadas por la Senadora Topolansky -de la que dudo aún hoy de su fidedigno apego a las normas democráticas, no por su impecable participación en el sistema, sino por sus permanentes reminiscencias a un socialismo dubitativo de aquellas normas y a sus justificativos de regímenes totalitarios-, de realizar una reforma constitucional donde se crearía un Tribunal Constitucional, no surgiendo, por ejemplo, de manera clara, como sería la designación de sus miembros ni las garantías que hoy se ofrece a quien se ve lesionado en su interés directo, personal y legítimo; quitándole a la Suprema Corte esa función originaria y exclusiva, que sabiamente se le otorga, con la obvia finalidad, y permítaseme el beneficio de la duda, de que dicho Tribunal, falle a favor del gobierno actuante, siempre, claro está, que sea de izquierda.
Amén de todo esto, preocupa también el injusto sometimiento de un derecho legítimo que tiene todo funcionario judicial, de acceder a mejores salarios y con él a una mejor calidad de vida; injusticia aberrante, que lo coloca en desigualdad de oportunidades ante otros funcionarios públicos, quedando en el medio de una guerra de la que no debería y de hecho no forma parte, siendo que sin él y tengámoslo muy en claro, no funciona el soporte judicial y por ende la justicia misma.
Pero lo reiteraremos las veces que sean necesarias, pues así lo creemos; esta embestida irracional y fascista contra el Poder Judicial, es producto de la lealtad con que el mismo ha actuado respecto de su función, frente a un gobierno, que muy solapadamente, ha intentado incursionar en el manejo del Poder del Estado que le falta, para poseer in totum, el Poder, y así, subyugar la libertad.
Por eso, y no sin tristeza y profunda decepción, es que anunciamos, sin temor a equivocarnos, hasta que se demuestre lo contrario, una ALARMA INSTITUCIONAL.

Publicado en Ayer y HoyComentarios (0)

LOS SECUACES DE MADURO

Por Dr. Adrián Báez.
“Si se diera la hipótesis sesgada, transmutada, rechazada y sepultada (victoria de la oposición), yo estoy preparado políticamente y militarmente para asumirla. Y me lanzaría a las calles”.
Estimados lectores. A buen entendedor, pocas palabras bastan. Comenzamos este artículo con el necio, amenazante y peligroso mensaje del presidente venezolano Nicolás Maduro, quien, ante un inminente triunfo electoral de la oposición en las próximas elecciones parlamentarias del 6 de diciembre, intenta amedrentar al electorado, a la mejor usanza totalitaria y despótica, a la que tiene malacostumbrados a todos; amenaza que por desgracia, ya cumplió, aún antes del acto electivo, con la muerte de un opositor; ¿o existe alguna duda de que fue el principal hostigador y por ende responsable?
Quien en su esencia no es algo, tarde o temprano, y en el caso que nos ocupa, bastante temprano, para no decir desde el inicio; muestra la hilacha y sus verdaderas intenciones. Ya no quepa duda alguna que el Sr. Maduro, es un verdadero dictador y absolutista, incapaz de someterse sin fisuras a las urnas limpiamente, y menos aún de reconocer la caída libre en la que viene su gobierno autocrático, no por culpa de la oposición, sino, y exclusivamente, por su incapacidad política de gobernar algo, pues se ha afanado más en ser una ridícula caricatura de Chávez, antes que ser él mismo, y quizás, no sin muchísima ayuda de la Divina Providencia, poder hacer alguna cosa buena para su país.
Pero es en vano arar en el aire. Venezuela se ha convertido en una Nación traicionada por sus propios “Salvadores”. Sin el reconocido y brutal carisma del extinto Hugo Chávez, quien dentro de su demencia en pretender encarnar a un Bolívar, que de hecho no era amante fiel de la República y la Democracia, el tren se descarriló y feo; pues asumió la dirección un advenedizo e improvisado político, cuya única capacidad ha sido poder hablar con Chávez, a través de un pajarito.
Alguien le dijo a Maduro que el Palacio de Miraflores era suyo, y que él era el dueño de Venezuela; alguien le comentó que podría hacer lo que quisiese (perseguir a opositores, ponerlos presos, torturar, desaparecer, matar de hambre a su gente) y que nadie lo cuestionaría, ni dentro, ni fuera de Venezuela; pero, nadie le advirtió, por otro lado, que a lo que sí debería someterse era a la opinión pública, y que sería ésta, la que consideraría su continuidad como inquilino del poder absoluto, o comenzaría paulatinamente a sacárselo, pues es suyo, del ciudadano, y se lo daría del mismo modo, a otra visión de país, que hiciese mejor uso de él.
Ante esa realidad insospechada, pobre hombre, se ha salido de sus cabales; dejándolo en evidencia de algo tan claro como su falta de cualidades, que es el desconocer, para qué se es presidente. Pero de eso, se encargarán las urnas.
Por mientras, quienes deberían ponerlo al tanto de lo que no se hace en un régimen republicano, ergo, sus colegas del Mercosur, Unasur y demás sucursales de la hipocresía Latinoamericana, no lo hacen; los gobernantes de la región, han sido cómplices y en parte responsables de la horrorosa situación, económica, social, política e institucional por la que atraviesa Venezuela; han permitido el desangramiento de una próspera tierra, por ser sanguijuelas que supieron beneficiarse de las dádivas imperialistas promovidas por Chávez y continuadas por Maduro, dejando de lado los principios con los que tanto se llenaron la boca en tantísimas oportunidades, habiendo propiciado la fantochada contra Paraguay y su supuesta violación a la Constitución, solamente por ser un país pequeño, y sin embargo justifican y protegen al tirano, ante evidentes violaciones a los derechos humanos, sin aplicar la Cláusula Democrática exigida por las normas del Mercosur, pues al hacerlo enfadarían a un socio estratégico para sus aspiraciones, que por cierto, no son las de las gentes que gobiernan.
Uruguay, lamentablemente ha prohijado y avalado, por omisión, tantos desmanes. Cuando Almagro, Secretario General de la OEA y ex Canciller de la República, en un acto de admirable coraje democrático y acorde al cargo que ostenta, osa enfrentar al payaso caribeño, saltan las voces de los farsantes que dejan al descubierto su doble moral, como Mujica, sectores del Frente Amplio y del Pit Cnt y compañía, a pedirle explicaciones; cuando serían ellos, quienes nos la deben, pues ya nos hartamos de su vileza, y su dudosa lealtad republicana, y nos asquea su triste, penosa y bajísima condición, de ser los secuaces de Maduro.

Publicado en - Semanales, 1- Lunes, Ayer y HoyComentarios (0)

AL PUEBLO ARGENTINO, SALUD

Por Dr. Adrián Báez.
Estimados lectores. Cada Nación se conforma por sus tradiciones, creencias e idiosincrasias, que la vuelven peculiar y diferenciable entre el resto; siendo producto de su particular transcurrir, que es consecuencia y resultado, de esas mismas tradiciones, creencias e idiosincrasias.
La historia colocó a Uruguay y Argentina en un mismo hemisferio, unidos por el surgimiento de la colonia, bajo el dominio de un Imperio en común, que forjó una manera de ser similar, pero no igual. En el transcurso del tiempo hemos escuchado millones de veces el “somos hermanos”, o como decía Borges: “Uruguay es una Provincia Argentina, al sur de Brasil”. Geográficamente y culturalmente, podríamos hasta estar en cierto modo de acuerdo con el literato, y sostener sin miramientos de que nos sentimos “hermanos”, aunque esa historia que nos ha unido en muchas cosas, nos ha demostrado, al mismo tiempo, lo distintos que somos en muchas más; siendo una de esas diferencias, el concepto de la política y de la democracia.
El comienzo del Siglo XX, más precisamente las primeras décadas de éste, marcaron la bifurcación de los caminos transitados al respecto. Mientras Uruguay, una vez finalizada la última Guerra Civil de 1904, apostó al sufragio universal, como medio válido para dirimir diferencias, basado en un sistema de partidos y una firme convicción republicana; la Argentina siguió el de los Golpes de Estado e indiferencia a la voluntad popular, con algunos lapsos excepcionales, que lamentablemente terminaban en otro quiebre institucional, y así sucesivamente, hasta el año 1983, donde con el Dr. Raúl Alfonsín, se establece una postura de solidez nunca antes vista.
Uruguay, y lo decimos con enorme orgullo, ha sido reconocido por el respeto que la clase política se dispensa entre sí, aunque no lo parezca; se ve con buenos ojos el que en un mismo lugar, sea por un evento institucional, histórico o social, expresidentes y actuales líderes partidarios, confraternicen sin problema alguno, y hasta se profesen una cierta amistad; lo que no significa claudicación alguna de las posturas ideológicas, denotando, sí, madurez, aunque, reconozcámoslo, existan trasnochados que invocan el radicalismo.
Sin embargo, Argentina viene recorriendo el triste sendero de la descalificación del adversario y la división entre buenos y malos, patriotas y vende patrias, pueblo y oligarquía; típico chamuyo populista, que intenta dividir para reinar y así justificar, echándole la culpa al otro, el fracaso de sus políticas.
El ser la primera vez que los Argentinos se encuentran ante un ballotage, instancia que nosotros hemos vivido y creemos, personalmente, que refleja fielmente el deseo ciudadano; constituye todo un logro y un verdadero cambio en la mentalidad política de ese país, que comienza a comprender que los liderazgos omnipotentes, omniscientes y omnipresentes heredados de la primera era peronista, no son buenos para el desarrollo de una sociedad que precisa de entendimientos y consensos entre todos sus actores sociales, particularmente de los políticos, quienes, más allá de los obvios matices, deben definirse sobre esencias que hacen a la cosa pública y al ser nacional.
Tanto Scioli, Macri, Massa, Del Caño, Stolbizer, han encarnado esa transformación, y deberán liderar principalmente desde el Congreso de la Nación, los cambios necesarios y primordiales para el fortalecimiento de las alicaídas instituciones políticas, que tanto sufrieron durante 12 años de intransigencia.
Así como lo manifestamos sobre en nuestro país, consideramos que debe de devolvérsele al Parlamento, la importantísima tarea de ser el real árbitro de la política, pues es él, y es solamente en él, donde radica la voluntad ciudadana, representada en cada uno de los legisladores allí colocados por ésta. No es buena señal, y peligra ostentosamente una democracia, cuando los momentáneos gritones ocupantes de una Casa de Gobierno, dirigen al filo de la Constitución y las Leyes, la marcha de un pueblo, utilizándolo en procura de satisfacer su enorme ego, en perjuicio de la concordia.
Anhelamos acaloradamente, por el cariño enorme que nos une a la Nación Argentina, que el rumbo que tome el nuevo gobierno, sea de mano tendida y unión de ese hermoso terruño; como también el de restablecimiento de una cordial y fraternal relación entre ambos países; por lo que solamente nos resta desear: Al pueblo argentino, Salud.

Publicado en - Semanales, 1- Lunes, Ayer y HoyComentarios (0)

NUEVAMENTE, LA LIBERTÉ

Por Dr. Adrián Báez.
Estimados lectores. Los hechos han demostrado mil y una vez, que la historia es cíclica. A comienzos del Siglo XX, y hasta mediado de los 40, la humanidad se vio sumergida ante los constantes autoritarismos, tanto de derecha como

Adrián Baez.

Adrián Baez.

de izquierda, procurando cada cual por su medio, instaurar un nuevo “ORDEN”, en el que el dogmatismo y la verdad revelada, fuese ley; la mejor herramienta para concretar su avasallamiento y unificación de criterio ante el mundo, no era otra que el aniquilamiento de todo tipo de libertades, comenzando por la madre de todas ellas, como lo es la LIBERTAD DE EXPRESIÓN.
A lo largo de la historia ese parece haber sido el principal obstáculo para que unos pocos “iluminados” triunfasen y sometieran por medios espúreos y en nombre de algo superior, a las grandes mayorías, que ante vacíos de respuestas a problemas reales y huérfanas de liderazgos sólidos y solventes, dejaban guiarse por los cantos de sirenas, que poco a poco, diezmaban sus espíritus libertarios y los sometía silenciosamente al abandono de todo libre albedrío, principal exponente de nuestra civilización.
Todas las religiones y movimientos políticos han intentado inyectarnos ese virus; unos convencidos de representar la voluntad de Dios, y los otros de los propios oprimidos. Los métodos han variado con los tiempos, y no tanto. El objetivo prosigue su ruta: dominar.
En los últimos días una vez más esa libertad que tanto ha costado obtener, esa misma que a veces cuestionamos por no resolvernos la vida de la manera que deseamos y que en algunas oportunidades despreciamos utilizándola en contra de ella misma, ha sido golpeada, y no debe, no puede, recibir nuestra indiferencia.
El Semanario Charlie Hebdo de París, a principio de año, vio regado los suelos de su redacción, con la sangre de sus periodistas y dibujantes; acalló por un instante su voz irreverente; su verdad, con la cual quizás alguna vez discrepamos, pero como lo sostuvo sabiamente Voltaire, aún estando en desacuerdo, defendería con su vida, su derecho a decirla.
Esa misma libertad, pero demostrada en el escenario cultural de la música y el deporte, fueron objeto ahora, de la misma incomprensión, y la misma ira, desangrando, una vez más a París, ciudad baluarte de nuestra cultura occidental.
Hoy parecen superados los enfrentamientos políticos ideológicos, y haber resucitado, como en la era de las cruzadas, el religioso, envuelto en un fundamentalismo prepotente e irracional.
Pero más allá de la fe, que creemos no ser el núcleo del asunto, esa dominación de la que hablamos anteriormente, es el meollo del asunto; lo que transformaría a esta ola de intolerancia en una guerra contra nuestra civilización, una nueva Guerra Fría y despiadada contra nuestra forma de vida y creencias sociales.
No deseamos ser alarmistas y muchísimo menos futurólogos; solamente vemos que se avecinan tiempos algo difíciles, y que cada vez aumentará. Los Yihadistas decapitando hombres por el hecho de ser europeos o norteamericanos; los fundamentalistas asesinando y secuestrando jovencitas por ser cristianas; los mensajes de repudio a occidente por considerarlo hereje; son síntomas que con matices, ya ocurrieron.
La persecución por ser de tal o cual raza, etnia, credo o fe; la persecución por pensar diferente y no tener temor a decirlo y ejercerlo; la persecución por no claudicar en las convicciones; son conceptos instalados en nuestros genes y que por más que disgusten a algunos, son nuestra idiosincrasia y así como la de ellos, debe ser respetada.
Con la Revolución Francesa comenzó la emancipación de la voluntad individual del hombre y el ejercicio igualitario de sus derechos como tal; debemos defender la idea y sumarnos en la lucha por su preservación.
Hoy todos los hombres de buena voluntad somos Francia; hoy todos somos, nuevamente, la LIBERTÉ.

Publicado en Ayer y HoyComentarios (0)

LA ESCUELA N° 56

Por Dr. Adrián Báez.
Estimados lectores. Los tiempos cambian y con ellos el accionar de la sociedad y las bondades de la misma; en algunos

Adrián Baez.

Adrián Baez.

casos, para bien; en otros, para mal.
Hubo un tiempo en el que la solidaridad, aquella bien entendida y comprendida, que veía en la mano extendida en ayuda de algunos o de muchos, una actitud de humanidad sin contraprestación, sin alardes ni marketing, supo ser moneda corriente entre los uruguayos, siendo muchos los compatriotas anónimos que de una manera u otra, contribuyeron a grandes realizaciones que cambiaron la vida de comunidades enteras, con la convicción de que el progreso del país, sólo se lograría si avanzaban todos y cada uno de sus hijos, desde el más encumbrado, hasta el más humilde, debiéndoseles proporcionar a cada uno de ellos, la igualdad de condiciones para lograr dicho progreso personal, y con él, el del colectivo.
En nuestro departamento pululan los ejemplos; quizás uno de las más conocidos sea el de Doña Catalina Harriague de Castaños, cuyo desprendimiento en favor de nuestra comunidad, perdura en las innumerables obras sociales, a pesar del transcurso de los años. Pero para suerte de todos, no ha sido la única salteña que desempeñara el don de la filantropía.
En la localidad de Tropezón, a pocos kilómetros de nuestra capital, desde hace muchísimos años se realiza una tarea esencial para ese progreso igualitario del que hablábamos, una obra de inconmensurable contenido social: la Escuela N° 56.
Su historia, si bien es peculiar, no dista de la de otras tantas que existen en el país; esas típicas escuelas rurales cuya actividad rayana con el estoicismo, al que en varias oportunidades deben apelar para su perdurabilidad y sostenimiento, relata una realidad intensa, que hace a las tradiciones y valores más representativos de un Uruguay que late aún en todos nosotros, y que no debe ceder ante la indiferencia y el hastío.
La Escuela N° 56 de Tropezón comenzó funcionando en la localidad de Talas de Daymán, en la década del 60, debiendo trasladarse posteriormente a un campo propiedad de Sr. Williams, en la ruta 31.
El local que ocupaba, comenzó a deteriorarse paulatinamente, siendo necesario conseguir un terreno para construir un nuevo edificio, dado que la Inspección Departamental no permitía seguir dictando clases en el mismo, por el mal estado en el que se encontraba, constituyendo un riesgo serio.
El 21 de Marzo de 1968, el Sr. Luis Mario Roascio, vecino de la zona, decide donar 1 hectárea del frente de su chacra, para tal fin; donación inesperada y de tal magnitud, que provocó que a partir de la misma, todos los vecinos comenzaran incansablemente y de forma abnegada, a realizar las gestiones correspondientes ante el Consejo de Educación Primaria, con el apoyo de la Asociación de Amigos de la Escuela Pública de Salto, solicitándose también, el permiso correspondiente a la Dirección de Vialidad para poder construir sobre la Ruta.
Comenzada la obra, fue el entusiasmo de los vecinos y sus familias: Ceriotti, Emmenegger, Oliveri, Guarino, Frola, Volpi, Silva Delgue, de Souza, Arambarri, etc., que propiciaron la colaboración en la construcción, dirigidos por el Constructor Vianessi, desde los cimientos, transformándose en una cuestión de primer orden, y un orgullo indiscutible, constando de 3 aulas, 1 comedor, 1 cocina y 3 baños.
Su debut como centro de enseñanza, tubo en la Maestra Directora Mabel Ravellino, acompañada por otras dos docentes, las encargadas de dar andamiento a ese sueño, que abrió camino hacia la educación, a cientos de niños de la localidad y alrededores, que vieron y tuvieron en esa Escuela, a su segundo hogar. Desde su inauguración en 1976, el Sr. Luis Roascio y su esposa, Sra. Maria Elena Marconi de Roascio (Beba), aportaron a diario: el agua que abastecía a la Escuela, siendo él junto a los alumnos, quienes bombeaban para extraerla; las verduras, donadas junto con otros vecinos; la disponibilidad de su auto Ford A para el traslado de alumnos y docentes, ante las tormentas o situación de enfermedad; las herramientas con las que los alumnos trabajaban la huerta; los alimentos, que Beba cocinó diariamente en su casa para los niños, durante 15 años ininterrumpidos, y tantas otras.
Así funcionó, hasta que en 1980 llegó la tan deseada y necesaria energía eléctrica a la zona, cambiando la calidad de vida de los habitantes y con la de ellos, su funcionamiento.
Durante este tiempo, admirables maestros desempeñaron el respetable rol educativo, ejerciendo como directores, los maestros Gladys Díaz, Hohober Techeira, Ida Luz Silveira, Patricia Díaz y otros, en un marco de creciente servicio, que en la actualidad, ofrece enseñanza a alrededor de 90 niños, desde Educación Inicial, a 6to. Grado.
Por una cuestión de agradecimiento, justicia o reconocimiento, o de las tres; se gestionaron denodadamente durante años, todos los pasos para que la Escuela lleve el nombre del extinto Sr. Luis Mario Roascio. La lucha dio sus frutos, y tras un largo peregrinar, el 5 de Marzo de 2014 la Asamblea General decretó que la Escuela N° 56 lleve su nombre; y el 13 de Marzo del mismo año, la Ley 19.194, fuera promulgada por el Sr. Presidente de la República, dándose el cúmplase respectivo para el afianzamiento de la decisión.
Hasta el día de hoy, se espera ansiosamente el acto de nominación por parte del Consejo de Educación Inicial y Primaria, quien tiene el deber de cumplir con una norma que no comprende demora y retraso, sin justificativo racional; más, cuando no conllevaría dicho cumplimiento, mayores esfuerzos que su ejecución.
Quienes fueron o son padres, vecinos y alumnos de esta Escuela, sienten la necesidad de homenajear a quien con su solidaridad se brindó por entero a la causa de la escuela pública; ejemplo a seguir, sobretodo en este momento en que el país necesita que la Educación sea el objetivo fundamental para su desarrollo .

Publicado en Ayer y HoyComentarios (1)

EL PRIMER DERECHO, EL ESENCIAL

Por Dr. Adrián Báez.
Estimados lectores. Una vez más, nos vemos obligados a escribir respecto a un tema carísimo para la sociedad, como

Adrián Baez.

Adrián Baez.

lo es el de la salud. Pasan los años y divisamos con impotencia, la ridícula actitud de indiferencia con la que se encara, transformándose en una incoherencia tal, que debería de avergonzarnos como sociedad que tanto alarde hace a menudo de sus adelantos en derechos humanos.
Hacer cosas para el progreso de los individuos, es muy bueno, pero mejor sería proteger a ese mismo individuo a través de una excelente calidad de vida, que entre otras cosas conlleva la prevención de males físicos y la rápida atención una vez que éstos han sido detectados; es lógico, si no cuidamos al receptor de beneficios sociales, poco vale todo lo que se realiza en su favor.
Hoy en día nuestro país tiene un PBI(Producto Bruto Interno) aproximado a los sesenta mil millones de dólares americanos, cuando hace diez años el mismo llegaba, a regañadientes, a los diez mil millones de dólares; razonen ustedes cuántas veces más, ingresa hoy al Uruguay. Primer punto.
La Reforma de la Salud, impulsada por el primer gobierno del Dr. Tabaré Vázquez, productiva en distintos logros, no lo negamos, no ha sido sin embargo la panacea de las reformas, ya que vemos día a día, la interminable lista de irregularidades y zozobras que la misma produce, en detrimento de los usuarios. Segundo punto.
Tanto dinero se ha malgastado, y al mismo tiempo, tanta alharaca se ha esparcido, que nos cuestionamos sinceramente: ¿en qué se mejoró el real y excelente acceso a la salud que entre todos pagamos? Tercer punto.
Si tanto interés existía realmente, en llevar a cabo una reforma que posibilitara al ciudadano ser atendido con prontitud, diligencia y pericia; si tantos ingresos se han recibido por una buena gestión; si tanta solidaridad emana de una ideología que supone velar por los intereses de los menos favorecidos, preguntamos: ¿dónde están los IMAE, que por sentido común deberían de existir en el interior de la República; dónde están los helicópteros-ambulancias para el traslado de pacientes en estado crítico, que deberían de tener cada hospital regional; dónde se encuentran los recursos humanos que deberían de haber en los lugares más alejados de los centros urbanos, cuyos habitantes se enfrentan a un desamparo inhumano, obvio, con remuneraciones acordes al servicio prestado en malas condiciones; dónde están las policlínicas nuevas tantas veces anunciadas y las ambulancias en buen estado que supuestamente se han repartido por todo el territorio; por qué no se encuentran instaladas ya, las tecnologías para realizar exámenes como resonancias, tomografías, y otras tantas, en cada nosocomio regional; por qué se ha resignado el pago de medicamentos costosos a pacientes que lo necesitan, prefiriendo gastar esos rubros en cosas de menor valor, tras la aprobación de un presupuesto quinquenal mezquino e irracional; etc., etc., etc.
Nunca nuestro país tuvo un auge económico de las similitudes de los últimos años, y no vale decir que se siente la caída, pues quedaron valiosas reservas; nunca estuvimos en mejores condiciones de redistribuir seriamente y sin demagogia, la “riqueza” del país, cuyo método correcto es a través del gasto público, y no del derroche de los recursos, que es otra cosa muy diferente.
Cada día nos preocupa más, la pérdida de oportunidades invalorables que se dejaron pasar; avances en diferentes rubros sociales, que con un poco de planeamiento y visión de futuro, nos hubiese adelantado años, en materia logros. Pero, la soberbia del Todólogo, pudo más; y la visible deshumanización, también.
La Salud, ha sido utilizada tristemente, como bandera electoral; por un lado, en su nombre, se pelea contra el tabaquismo, el alcohol y la sal, dejando contentos a unos; y contradictoriamente, se afanan en inducir al consumo de la droga y desproteger a los que penden de un hilo, para continuar viviendo, dejando satisfechos a otros.
La Salud, en pleno Siglo XXI, debería de ser POLIÍTICA DE ESTADO, al servicio de la gente; sin colores partidarios, intereses empresariales, ni estadísticas numéricas, que la pongan en jaque. Es un derecho humano; aquel sin el cual los demás, no tienen razón de ser; es el primer derecho, el esencial.

Publicado en Ayer y HoyComentarios (0)

LA ÑATA CONTRA EL VIDRIO

Por Dr. Adrián Baez
Estimados lectores. Una vez más, como aquel famoso tango que dice: “De chiquilín te miraba de afuera”(…); Uruguay observa desorientado, cómo países como Chile, Perú, México, Canadá y obviamente EE.UU, realizan el destino de todo país que desee transformar las realidades de su gente, apostando a lo que se debe de apostar en pleno Siglo XXI: EL MERCADO.
El nuevo Pacto entre varias naciones del Pacífico, que se ha transformado en el acuerdo de Libre Comercio más extenso del mundo, abarcativo de sociedades muy distintas entre sí, pero que comprenden hacia dónde se dirige la historia; es una demostración más de las muchas que se han venido dando a lo largo de los años, de que pueblo que se queda varado y sin acción, se autoladea del movimiento mundial y por ende se estanca.
Nuestro Uruguay, apostó con muchísima fuerza por la región, cosa que compartimos y vemos con muy buenos ojos; pero lamentablemente, esa devoción por el sometimiento paupérrimo a los análogos del momento, nos ha inducido erróneamente a negar otras posibilidades aperturistas y avancistas, creyendo que con la buena vecindad alcanza, para lograr lo que todos deseamos: superarnos y ser primer mundo.
Asistimos como hace algunos años, a la ilegítima intromisión en las decisiones sobre temas de política exterior, que competen al gobierno por la autoridad emanada de las urnas, por parte de los sindicatos y de las asambleas partidarias que ajenas al funcionamiento de un sistema republicano y representativo, ejercen un poder que no les corresponde, relegando el verdadero progreso, bajo una constante presión, que nada tiene de interés general y sí mucho de corporativismo ideológico.
Vimos como se nos fue un TLC con los EE.UU. en el primer gobierno frenteamplista; vemos cómo se nos ha esfumado la posibilidad de encausar los servicios que cada día aumentan como alternativa productiva, negando el diálogo para marcar pautas según nuestros intereses, diciendo un rotundo no a un TISA, del que pudimos y debimos ser parte, por la fuerza de la coyuntura de la que no somos ajenos; sentimos la dejadez en cada ocasión que sucumbimos a los deseos imperialistas de los gobiernos “populares”, pues no son otra cosa, de los socios mercosurianos, a los que nada le importamos, y a quienes no le debemos otra cosa que lo que les compramos, y la permanente sensación de ahogo.
Siempre se nos viene a la cabeza la sabia frase de Don José Batlle y Ordóñez, quien sostuvo de manera inteligente y visionaria la necesidad de sumergirnos en el rumbo de las cosas, pues al carecer de grandeza económica, territorial y fortaleza militar, dependíamos de nuestra destreza para no quedar al lado del camino: “Tanto Estado como sea necessario; tanto mercado como sea posible”.
Y pensar que festejamos los 200 años del Reglamento de Tierras, y ensalzamos a la figura de nuestro mayor héroe, pasando por alto que fue él, el más grande de los Americanistas, el primero en negociar con la potencia económica del momento como lo era la Gran Bretaña; sabiendo que no sólo entre nosotros podíamos crecer, no viendo en ello la venta del rico patrimonio, al bajo precio de la necesidad, sino, la venta de la rica producción, para no terminar pagando un alto precio por la necesidad.
Deseamos, por el bien del futuro y del real crecimiento que derrame oportunidades y distribución de una riqueza a la que primero debemos de lograr, ser protagonistas de un mundo que nos espera, y no continuar como la letra del tango: con la ñata contra el vidrio.

Publicado en - Semanales, 1- Lunes, Ayer y HoyComentarios (0)

FRANCISCO I, EL POLÍTICO

Por Dr. Adrián Báez.
Estimados lectores. La gira realizada por su Santidad por Cuba y EE.UU, es sin lugar a dudas uno de los acontecimientos políticos más importantes de los últimos tiempos.
La condición de Pontífice del Papa, no ha sido obstáculo para que éste coterráneo del Río de la Plata, al mejor estilo criollo, dijera a quien quisiera escuchar, y de la manera que consideró mejor hacerlo, las verdades que el mundo precisaba oír.
Con una manera particular, casi de pastor, cosa que lo es a ciencia cabal; ha evangelizado la razón de los corazones más duros y de las mentes más cerradas.
Este franciscano, que supo demostrar con el ejemplo de su austeridad y verdadera entrega al más desposeído, encarna la virtud de una Iglesia Católica, que ha perdido feligreses como ninguna otra religión; la responsabilidad de esta realidad tan penosa para la institución político-social más antigua del mundo, ha sido su estancamiento en el pensamiento y en la visión de un mundo que en los últimos 50 años, ha avanzado a pasos agigantados, como nunca antes en la historia de la humanidad, y que quizás, la tomó desprevenida a la luz de los adelantos científicos, tecnológicos y morales, que no precisamente deben ir ligados a los espirituales.
Jorge Bergoglio, sabe llenar con creces el abultado vacío de liderazgo dejado por el fallecimiento del carismático San Juan Pablo Segundo, hombre de un nivel inconmensurable, que encuentra en el argentino, un fuerte contrincante al reconocimiento como Papa del Pueblo, a pesar de los inmensos esfuerzos realizados por Benedicto XVI, que con una dignidad sacramental, tuvo la honestidad intelectual de reconocer no estar a la altura que las circunstancias de la profunda reforma impostergable a la que se enfrenta la Iglesia de San Pedro, exigen.
El Vaticano se encuentra hoy, ante la difícil decisión de afrontar un cambio radical que lo acerque al mundo peregrino que anhela un aggiornamiento que salve a la fe más representativa de occidente; o el colapso ante pseudo religiones mercantilistas, que al igual que ésta en el medioevo, comercian inescrupulosamente con la necesidad de protección divina.
Las señales de fraternidad y tolerancia hacia quienes no comulgan con las normas ortodoxas de la Iglesia; han provocado el acercamiento de gentes que hasta hace poco se veían relegados de su fe, por haber seguido orientaciones disímiles con las establecidas en otras épocas y en otros tiempos, como verdades reveladas e inobjetables.
Este accionar diplomático y desde luego político, allanó de manera eficaz el terreno para que Francisco se constituya en un hacedor de situaciones políticas de envergadura, como no se veían desde los tiempos de la Guerra Fría y de Mandela.
Un solo hombre, ha logrado acercar a acérrimos enemigos, lo que las más arduas diplomacias del mundo, no lograron; ha puesto sobre el tapete discusiones vedadas y esquivadas sobre reivindicaciones de derechos basados en la igualdad del hombre; ha colocado las íes respecto a los sistemas económicos imperantes, no demonizando ni endiosando lo que no lo es, procurando el justo equilibrio entre lo necesario y lo humano.
Críticas, apoyos, descréditos y reconocimientos, son y serán por largo tiempo, todo el que Dios le otorgue al seguidor de Francisco de Asís, los que acompañarán el camino de éste dirigente espiritual, que está desde el vamos llamado a grandes cosas, y que esgrime con sencillez su condición de simple hombre, al pedir con humildad pero con una firmeza envidiable; recen por mí.
El mundo sería muy distinto si los líderes aprendieran que con inteligencia y tratando al prójimo como igual y sin subestimación, se logran resultados más rendidores que con la soberbia y el nepotismo. El mundo está asistiendo al surgimiento de un líder de almas, que con sotana y caminar cansino, se transforma sigilosamente en un transformador.
Sin desearlo, o quizás sí; el Papa emerge como un gran dirigente; no solamente es el querido y humilde franciscano, pescador de hombres, sino que debemos reconocerlo con total admiración, como Francisco I, el político.

Publicado en - Semanales, 1- Lunes, Ayer y HoyComentarios (0)

QUE A NADIE LE SORPRENDA

Por Dr. Adrián Báez.
Estimados lectores. La semana pasada no hubo uruguayo que no hablara del desalojo de la sede del Codicen, por parte de la fuerza pública; acto legal y legítimo, aclarémoslo, más si contamos con que no solamente se ocupaban las oficinas de dicho organismo, sino que también de todo un edificio, en donde operan diversas reparticiones de otras oficinas públicas, cuya labor se obstaculizaba notoriamente.
La polémica del episodio, como era de esperarse, giró en torno a la brutalidad con que las fuerzas del orden llevaron adelante la orden impartida por el Ministerio del Interior, según los detractores; y de lo bien que se estuvo en enfrentar los desmanes provocados por estudiantes de secundaria y de la FEUU, según los simpatizantes de la medida.
De un lado como del otro, cruzaron reproches y facturas; unos, acusando de violación a los Derechos Humanos de los manifestantes, tanto los que ocuparon como los que se sumaron a las protestas una vez desalojado el inmueble; otros, denunciando injerencias de organizaciones ajenas a secundaria y la universidad, que procuraban el desarrollo de descontrol para generar caos y quizás conseguir mártires cuya responsabilidad recaería en el gobierno, con el que no pasan un buen momento sentimental.
Sea lo que fuere; la realidad demuestra que los ánimos caldeados son el resultado de años y años de fomentar el enfrentamiento de la sociedad entre sí; el gobierno, ejercido por una fuerza política que se ve en una encrucijada de desorientación ante los acontecimientos de desobediencia provenientes del sindicalismo compañero y progresista, se encuentra pagando un altísimo precio al estar tomando de su propia medicina, esa misma que empujaba a dar con astucia y empeño, a gobiernos de otras divisas, y en la que no escatimaba en aumentar sigilosamente la dosis, sin importarle consecuencia alguna.
El Frente Amplio, y debemos reconocerlo, campeón en arengar a enfrentar sin miramientos, a toda propuesta de progreso y adelanto que viniese de los Partidos Tradicionales, por considerarlas neoliberales, capitalistas o vendepatrias, se ve a sí mismo aterrorizado ante la sola idea de observar que ahora, son ellos los que aplican medidas poco simpáticas, o lo peor, incumplen con promesas descabelladas o sin norte, y que la realidad supera siempre a la ficción, y que los deseos se enfrentan a la misma, con la que deben lidiar y hacer comprender a sus otrora aliados incondicionales, quienes le exigen que cumpla.
No se digiere, que en pleno tercer gobierno de la izquierda mayoritaria, sean los ciudadanos que creyeron en la palabra empeñada y la llevaron al poder, los que comiencen a avivarse de que las cuitas de amor, han quedado por el camino, y que hoy por hoy en este país, no existe colectividad política más conservadora en sus lineamientos y en su ejercicio de ese poder, que el Frente Amplio; colectividad, que dicho sea de paso, no sabemos bien hacia qué rumbo se dirige, pues al mismo tiempo que es gobierno, es su propia oposición.
Podemos compartir o no, las luchas de los sindicatos; podemos estar de acuerdo, con ciertos matices, en las plataformas reivindicativas; podremos, porque no, aliarnos a muchísimas aspiraciones, considerándolas benefactoras para la sociedad toda, y no solamente para los agremiados; pero, con lo que nunca estaremos de acuerdo, por cuestiones filosóficas, es en que sean éstas honorables corporaciones de trabajadores y estudiantes, las que ejerzan el poder legítimo de las instituciones, que sólo el pueblo, por medio de las urnas otorga, a quienes se presentan en el menú electoral, tal como lo marca sabiamente, nuestra Constitución.
Ahora; no puede pretender el gobierno “progresista”, por más razón legal que le asista, sin ser calificado de autoritario y antidemocrático; negar esos derechos constitucionales de manifestación, huelga y dependiendo la biblioteca jurídica, el de ocupación, por ser éstos llevados a cabo contra él y no contra el sector privado, o contra algún gobierno de otro color político.
Creemos y estamos convencidos de que los actuales gobernantes se acostumbraron a gobernar en la abundancia y consecuente fiesta; y que lamentablemente para el país, desconocen cómo hacerlo con dificultades y por eso se nublan. ¿A caso, no es el modus operandi de los populismos? Que a nadie le sorprenda.

Publicado en - Semanales, 1- Lunes, Ayer y HoyComentarios (0)

179 AÑOS DE GLORIA

Por Dr. Adrián Báez.
Estimados lectores. Un 19 de Septiembre de 1836, comenzaba a transitar el largo período histórico nacional, el Partido Colorado; constituyéndose junto a su tradicional adversario, el Partido Nacional, en las colectividades políticas más antiguas del continente y quizás del mundo, en ejercer ininterrumpidamente la lucha política en su país.
En 1836, Uruguay daba sus primeros pasos como nación independiente, siendo la realidad de los tiempos y de sus protagonistas, muy distinta a la de hoy, por lo cual juzgar las acciones u omisiones de la época, con los criterios actuales, constituyen una manera por demás incorrecta de apreciar la historia; como bien lo sostuvo Ortega y Gasset: “Yo, soy yo, y mi circunstancia”; y vaya si aquellas fueron difíciles y controvertidas.
Transcurría la presidencia del General Don Manuel Oribe, hombre probo, austero administrador y de rígida disciplina, que contrastaba con la idiosincrasia de un pueblo más apegado a las lealtades caudillescas, que a las reglas jurídicas a las que comenzaba a acostumbrarse, la vieja Banda Oriental y sus criollos.
La figura carismática del General Don Fructuoso Rivera, primer Presidente de la República y Comandante General de la Campaña, nombrado por Oribe durante su administración; generaban una especie de dos autoridades: una la constitucional y otra la del caudillo, representativas cada una de intereses y visiones contrapuestas, que marcarían el rumbo en la política oriental; situación que será repetida a lo largo de la historia, teniendo su cúspide en los tiempos de Saravia y Batlle y Ordóñez.
Medidas adoptadas por Oribe, entre ellas la supresión del cargo que ostentaba Rivera, otorgándoselo después a su hermano Ignacio Oribe, y el establecimiento de una comisión investigadora para chequear el ejercicio anterior; fueron minando las relaciones entre ambos, desembocando en el levantamiento armado de Rivera y sus hombres, el 18 de Julio de 1836. Sostuvo Carlos Roxlo al respecto: “Las rigideces del General Oribe, que no cabían dentro del marco primitivo de aquellas horas, originaría la revolución de 1836”.
Alzándose en armas en Durazno y contando con el apoyo del unitario Juan Lavalle, militar argentino acérrimo enemigo de Oribe; Rivera se enfrenta a las tropas enviadas por el Gobernador de Buenos Aires Juan Manuel de Rosas, comandadas por el General Lavalleja, el 19 de Septiembre de 1836, a orillas del arroyo Carpintería.
En esa batalla histórica, se emplearon por vez primera las divisas tradicionales. Oribe, el 10 de Agosto del mismo año, había ordenado a sus tropas gubernistas, identificarse con una vincha blanca en la que rezara la frase: “Defensores de las Leyes”, bordado en letras azules; Rivera, dispuso que sus tropas usasen un distintivo color celeste, pero al ver que el mismo era frágil al sol, destiñéndose y permitiendo de esa manera confundirse con el adversario, dio la contraorden, en plena batalla, de que se dieran vuelta los ponchos, dejando a la vista el forro color rojo de los mismos.
La Batalla de Carpintería, sería el comienzo de la Guerra Grande, conflicto largo y penoso, cuyo desarrollo aunó las divisiones entre compatriotas y marcó para el porvenir, el claro bipartidismo entre los Oribistas (blancos) y los Riveristas (colorados).
No podemos quedarnos con la falsa idea de que el enfrentamiento fue consecuencia tan solo de una riña doméstica entre los Generales orientales, pues cometeríamos una falta histórica importante, no siendo justos con las luchas ideológicas y de intereses económicos, ambos con connotaciones internacionales, por los que aquellos hombres tanto dieron.
Oribe, se encontraba presionado por un Rosas no muy simpático, que al decir del historiador Maiztegui Casas, no procedía como un aliado, sino como un gobierno amenazador y prepotente, en defensa de la Confederación Argentina, que veía a Rivera como aliado de los unitarios, enemigos que ponían en jaque el poder del Gobernador; Rivera, por su lado, era presionado también, por los unitarios, que querían que tomara el poder y declarase la guerra a Rosas, y de los caudillos riograndenses que lo consideraban un aliado estratégico para sus fines independentistas. Pero protagonismo trascendental tuvieron las potencias mundiales, aunque parezca mentira; Francia, Inglaterra e incluso Estados Unidos, quienes en plena expansión colonial, codiciaban afincarse por estas regiones, tuvieron una fuerte influencia en ambos bandos, hasta que la guerra comenzó a dar más perjuicios que réditos.
En fin. Ese es el comienzo. La discusión da para mucho; es rica en conceptos y apreciaciones; son 179 años de historia viva, en la que en cada momento se adquieren nuevos elementos para juzgar y comprender a los hacedores de tiempos, épocas y hechos, y que nuestras viejas colectividades, son el producto de pasiones, anhelos, un fuerte sentimiento patriótico y una firme pertenencia de las más sinceras tradiciones, que han establecido la conciencia de nuestra República.
Lo diremos hasta el hartazgo, en cada oportunidad que tengamos; leer la historia de nuestro país, es harto necesario; nos permite conocerlo mejor, a fondo, comprender situaciones y darle su correcta consideración, pues demostrado está, que somos un pueblo sumamente politizado, desde nuestros orígenes, literalmente. Luego de tantas rencillas y disputas, ver en la actualidad a las viejas colectividades enfrentarse en las urnas en justas batallas comiciales, así como estrecharse las manos luego de alcanzar algún acuerdo que pone por encima los intereses nacionales, reflejan la madurez de un país que se construyó a si mismo, entre los suyos, con sus pro y contras; a su manera.
El Partido Colorado, colectividad política democrática fundada por Fructuoso Rivera, afirmada en la gesta de la Defensa de Montevideo, renovada por los ideales de justicia social de José Batlle y Ordoñez y organizada sobre la base del respeto a todas sus tendencias; celebra 179 años de gloria.

Publicado en - Semanales, 1- Lunes, Ayer y HoyComentarios (0)

LA VIGENCIA DE ARTIGAS.

Por Dr. Adrián Báez.
Estimados lectores. Tras 200 años del Reglamento Provisorio para Fomento de la Campaña y Seguridad de sus Hacendados; aprobado por nuestro Prócer José Artigas en Purificación el 10 de septiembre de 1815, con el inteligente objeto de establecer en estas tierras una realidad social de trabajo y producción, al decir de Maiztegui Casas; podríamos deducir que, salvando las diferencias conceptuales entre los anhelos del Protector, muchas veces mal interpretados y otras tantas peor aplicados, y la actualidad; existe un lazo inconmensurable, donde sus inquietudes continúan latentes.
Muchas veces hemos oído la célebre frase, que surge del popularmente llamado Reglamento de Tierras: “Qué los más infelices sean los más privilegiados”; y siempre lo asociamos, en parte con razón, al criterio de que aquellos que son menos favorecidos, o los que padecen penurias, sean tenidos en cuenta de mayor y mejor manera; sin embargo, quizás por no tomarnos el tiempo de leer con exactitud y pensar con seriedad las brillantes ideas (aunque para la época muchas veces controvertidas), que defendía el Gral., si bien la intención iba en cierta manera dirigida hacia ese lado, también ostentaba la responsable y racional decisión de que se debía combatir y “desterrar a los vagamundos y aprehender malhechores y desertores”, y que los “vagos” serían remitidos al cuartel general “para el servicio de las armas” y que cualquiera que cometiese “algún homicidio, hurto o violencia con cualquier vecino de su jurisdicción” sería remitido al gobierno de Montevideo para ser juzgado.
No solo se procuraba obtener una sociedad organizada bajo un orden imperantemente agropecuario, lógico y con sentido común al provenir la principal riqueza de ese sector; otorgando dádivas como extensas proporciones de tierra, llamadas suerte de estancia, animales, herramientas de labranza y demás, para lograr el afincamiento y sentido de pertenencia necesario para el entusiasmo de la gente; con ciertas exigencias igualitarias para todos, como el de tener construido, en el plazo de dos meses, un rancho y dos corrales, con un mes de tolerancia, determinando la omisión, la pérdida del beneficio; no fomentando, de esa manera, la haraganería y muchísimo menos la “viveza criolla”, de tener los mismos derechos, a cambio de ninguna obligación; sino que también, al mismo tiempo y de forma complementaria, se deseaba establecer un estricto control de seguridad, contra todo desmán y delito, que podría conseguirse a través de una fuerte prevención y consecuente represión, como garantía de la tranquilidad y paz que debía reinar para el desarrollo de una sociedad próspera; pero, habiendo primariamente, brindado las mismas oportunidades de superación, a través de la opción del trabajo, hábito que se tenía que inculcar.
Aclaramos, por si las dudas; que la mentalidad de la época, y el concepto de clases sociales, sumamente arraigado en la idiosincrasia colonial, es un factor de primer orden para entender algunas actitudes incomprendidas en éstos momentos, pero que no difieren mucho de una problemática que aún hoy, a 200 años, nos persigue: la inseguridad y el desempleo, a los que se le suma, la pésima creencia, de que se debe por parte del Estado, todo tipo de derechos; pero no puede el mismo exigir obligaciones, sin incurrir en el calificativo de autoritario e injusto, colocando en un mismo parangón a ciudadanos que luchan a diario por un futuro más digno, de los que ni intentan hacerlo, por comodidad, desinterés o haraganería, siendo muy distinto, claro está, a la situación a la que se enfrentan muchos compatriotas que buscan empleo y no lo hallan.
La filosofía avanzada de la que hacía gala Artigas, lo han colocado con justicia, en el sitial de Héroe político de primer nivel; siendo el único de los Libertadores Americanos, con un proyecto definido de República y Democracia, que ha traspasado los tiempos, con un postulado de Estadista, que demuestra que la historia es cíclica, y que las injusticia se repiten aunque con matices; siendo menester conocer la historia propia y prestigiar con hechos más que con loas, a quien nos marca el camino a transitar, con una clarividencia notoria, colocándonos en frente soluciones a dilemas del hoy, con recetas del ayer.
Campo y ciudad; sector agropecuario y progreso; seguridad y paz; educación y futuro; Democracia y Libertad; son elementos esenciales para entender el ideario, y pilares fundamentales para convencernos de la vigencia de Artigas.

Publicado en - Semanales, 1- Lunes, Ayer y HoyComentarios (0)

UNA NECESARIA ESPERANZA

Por Dr. Adrián Báez.
“Organizar los partidos: he aquí la capital necesidad política en la República; organizarlos para que vivan, para que se agiten, para que actúen como fuerzas motoras en nuestro movimiento institucional.
A los gobiernos les está encargada una tarea del presente. A los partidos la preparación del porvenir.
Si los partidos olvidaran lo venidero, satisfechos del presente, las horas de la libertad serían contadas”.
Estimados lectores. Con esas palabras definía Don José Batlle y Ordóñez, la tarea que les corresponde a los Partidos Políticos, como guardianes del futuro y garantes de las instituciones.
Una vez más comprobamos que, a pesar de los años, la actualidad de su pensamiento, y lo sabias de sus palabras, continúan iluminando el camino a seguir y los pasos a dar, en procura de una política seria y de estirpe, como es la que anhelamos los Uruguayos en general y los colorados en particular.
Nuestra colectividad política; la misma que supo arraigar en el seno de la sociedad, la sana y virtuosísima costumbre de la discusión de las ideas, para ver surgir de la misma las diferentes visiones que confluyeran en opiniones consensuadas; se vio privada durante muchos años de la misma, a raíz de imperar en la postura de la dirigencia momentánea, tanto a nivel nacional como departamental, el concepto del verticalismo ideológico y el dirigismo autocrático.
Esa concepción poco feliz de la democracia, nos ha hecho demasiado mal. Es la que debemos derrotar por medio de la militancia comprometida y tolerante, pues estamos convencidos de que, Democracia, no es solamente la que surge de las urnas, sino también la que se ejerce a diario, en el intercambio de criterios, que por más disímiles que sean entre sí, aportan a no convertirnos en estatuas del pensamiento, habilitando a mirar y ver al país con ojos más abiertos y a la realidad desde una posición constructiva y no dogmática, con total y pleno goce de la libertad de expresión y de opciones.
Para eso es imprescindible la vida partidaria y la existencia de diversidad; es imperiosa la gimnasia participativa en igualdad de condiciones, donde valga tanto y lo mismo la palabra de un simpatizante y/o dirigente, que la del más encumbrado líder, pues de eso se trata, de que unos transformen a los otros en representantes de sus anhelos y expectativas, otorgándoles la confianza y el respaldo, y no que aquellos los utilicen para llegar a determinadas posiciones, y luego descartar las propuestas, consejos o críticas de sus iguales.
De esos ejemplos tenemos a montones y sabemos que no van a buen puerto. Por eso confiamos en la transformación a través del entusiasmo que genera en la militancia, el saberse con derecho a ser piedras fundamentales para la construcción de un Partido que a casi 200 años de vida, desea, pide y exige a sus feligreses, que actúen con firmeza y no dejen morir la idea de Batlle, de que la historia de las Asambleas, es la historia de la libertad.
El Sábado pasado, los colorados de Salto fuimos a las urnas, a elegir a las autoridades partidarias; fue una jornada ejemplar de civismo, al ser mayoritaria la participación de los Convencionales; también lo fue, pues luego de mucho tiempo, se enfrentaron dos sectores: uno que hasta el momento poseía la hegemonía legítima; el otro, surgido recientemente a raíz de desacuerdos de conducción nacional y departamental y deseoso de recuperar los postulados batllistas, nucleando a dirigentes de distintas corrientes que comparten el anhelo de devolverle a la vieja divisa, su norte y sus principios, obtuvo un fuerte respaldo de los convencionales, permitiéndole lograr 5 de las 15 sillas, del Comité Ejecutivo.
Nunca es mala la competencia; siempre es necesaria la confrontación respetuosa y argumentativa, así como también nunca es malo y es necesario, el derecho a pensar diferente y concebir aún dentro de un mismo partido, la mejor manera de conducción, para lograr mejores y mayores resultados.
Ha nacido para el Partido Colorado de Salto, un nuevo sector; deseamos su crecimiento pues constituye una necesaria esperanza.

Publicado en - Semanales, 1- Lunes, Ayer y HoyComentarios (0)

EL MAÑANA DE NIÑOS Y JÓVENES

Por Dr. Adrián Báez.
Estimados lectores. Las movilizaciones de los educadores han puesto en el debate de los uruguayos, viejos y anhelados enfrentamientos entre los gremios y el gobierno; esta vez, tanto unos como el otro, socios desde hace décadas, en la “construcción progresista”, que parece estar llegando a su fin.
Debemos recordar que cuando gobernaban blancos y/o colorados, los gremios que hoy legítimamente y con toda justicia reclaman sueldos dignos, supieron ser aliados de un Frente Amplio que muy inteligentemente los utilizó, para sus también legítimas aspiraciones, que en su caso fueron electorales.
Toda propuesta de reforma, o reforma educativa aplicada, y recordamos claramente la impulsada por el segundo gobierno del Dr. Sanguinetti, última con características serias y de envergadura, a tal punto de ser hoy reconocida por quienes otrora la enfrentaban; eran blanco de durísimas críticas y de epítetos denostables en los que se buscaba descalificar a quienes la llevaban adelante, considerándolos vende patria y de pregonar la ignorancia del pueblo, buscando beneficiar al capitalismo avasallante y opresor, sin darse cuenta que el camino que iban marcando, era el sí, el que terminaría por ser todo aquello que supuestamente representaban los acusados; inclusive, la indignidad de sus salarios, que a más de 10 años de gobiernos afines, continúan sumergidos y lo continuarán lamentablemente, si se sabe leer entre líneas, los mensajes enviados por el Poder Ejecutivo.
La discusión central, debe rondar sobre una mejor y más firme educación; ésta, se obtendrá en cierta manera si se estimula a quienes deben enseñarla, haciéndose valer su trabajo, que no es solamente el que se cumple de lunes a viernes en los centros de enseñanza, sino que prosigue diariamente, fines de semana inclusive, en el planeamiento de esas clases que se deben dictar, con un pobrísimo contenido, ya que se ha venido sistemáticamente minando el campo del conocimiento, siendo menguadas las herramientas con las que cuentan para impartirla debidamente, tanto en materiales pedagógicos, como en infraestructura edilicia; todo por causa de ideologías político-partidarias, en vez de pautas puramente educativas y de conocimiento, estando la realidad, así, le guste a quien le guste, pues los pésimos resultados se encuentran a la vista, no divisándose, para tristeza de todos, ninguna actitud de voluntad, dirigida a esa imprescindible y apremiante POLÍTICA DE ESTADO, que se llama educación.
Quien se encuentra entre dos fuegos, que tarde o temprano ardería, es el futuro del Uruguay. ¿Hasta cuándo continuaremos insistiendo en la necedad? ¿cuándo se verá un desprendimiento y se dejará de tener al área educativa como un premio o un baluarte partidario, que cada cinco años repartimos y reacondicionamos dependiendo del caudal de votos adquiridos en la elección?
Pues sépanlo; ha sido éste el sistema, y éste el modus operandi de una izquierda que ahora ve, y observa boquiabierta, como quienes en algún momento se acoplaron a esa forma, hoy comenzaron a darse cuenta del error.
Rogamos y deseamos, pues creemos que no existirá mejor oportunidad; que sea ésta lucha, a la que respaldamos, la oportunidad del sinceramiento de un lado y del otro y que se reconozca el terrible daño que se le ha hecho, queriendo o no, a todo el país.
Arriba educadores; defiendan sus derechos; pero por favor: DEFIENDAN TAMBIÉN EL MAÑANA DE
NIÑOS Y JÓVENES.

Publicado en - Semanales, 1- Lunes, Ayer y HoyComentarios (0)

NUESTRA INDEPENDENCIA

Por Dr. Adrián Báez.
Estimados lectores. Se conmemoran 190 años de la Declaratoria de la Independencia. Los festejos se realizan año a

Adrián Baez.

Adrián Baez.

año, y nos alegra; pero al mismo tiempo nos apena, el poco apego al sentimiento patriótico que debería coronarlo, habiéndose transformado en una simple costumbre.
Proclamas, ensalzan las gloriosas gestas iniciadas con el Desembarco de los 33 Orientales, bajo el comando de los Generales Juan Antonio Lavalleja y Manuel Oribe, sumándose más tarde a las huestes libertadoras, el Gral. Fructuoso Rivera; pero sabemos que los niños y jóvenes que las escuchan o leen, poco y nada conocen de esas mismas hazañas y mucho menos la real historia de esos hombres que con virtudes y defectos, y con la visión del mundo propia de su época, nos legaron la libertad.
La poca importancia que se ha comenzado a dar a la historia de nuestro país, y la clara distorsión de la misma, a causa de una postura re-fundacional, que atenta directamente contra toda tradición nacional, que no debe ni puede colocarse por debajo de intereses políticos-partidarios; colaboran día a día a desconocernos un poco más, no permitiendo comprender de dónde venimos, cosa esencial para poder dirigir, el hacia dónde vamos.
Es importantísimo contar nuestra rica historia. Es imprescindible retornar a nuestras tradiciones más caras, que a casi dos siglos, nos han definido como Nación y Pueblo; y no podemos permitir bajo concepto alguno, que menoscaben y paralicen a la obligada veneración.
Cuenta la historia que, luego de la hazaña de la Agraciada, siguiendo un llamado del Gral. Lavalleja a los Cabildos de los pueblos de la Provincia, se eligieron los Diputados que sesionaron en la Florida el 14 de Junio, eligiéndose un gobierno provisorio encabezado por don Manuel Calleros.
Con las facultades otorgadas, se tomaron tres medidas inmediatas: 1) envió dos comisionados a Buenos Aires, solicitando el apoyo del gobierno porteño; 2) convocó a una Sala de Representantes, para decidir el destino político, y 3) nombró al Gral. Lavalleja general en jefe de las tropas orientales.
El 25 de Agosto en la Piedra Alta, Florida, se reúne la Sala de Representantes, presidida por el presbítero Juan Francisco Larrobla, donde son aprobadas las conocidas Leyes Fundamentales de la Florida:
LEY DE INDEPENDENCIA:
1) Declara írritos, nulos, disueltos y de ningún valor para siempre todos los actos de incorporación, reconocimiento, aclamaciones y juramentos arrancados a los pueblos de la Provincia Oriental por la violencia de la fuerza, unida a la perfidia de los intrusos poderes de Portugal y el Brasil, que la han tiranizado, hollado y usurpado sus inalienables derechos, sujetándola al yugo de un absoluto despotismo desde el año 1817 hasta el presente de 1825 (…).
2) En consecuencia de la anterior declaración, reasumiendo la Provincia Oriental la plenitud de los derechos, libertades y prerrogativas inherentes a los demás pueblos de la tierra, se declara de hecho y de derecho libre e independiente del Rey de Portugal, del Emperador del Brasil y de cualquier otro del universo, y con amplio y pleno poder para darse las formas que en uso y ejercicio de su soberanía estime convenientes.
LEY DE UNION:
En virtud de la soberanía ordinaria y extraordinaria que legalmente inviste (…) (la Sala de Representantes), declara que su voto general, constante, solemne y decidido es y debe ser por la unidad con las demás provincias argentinas a las que siempre perteneció por los vínculos más sagrados que el mundo conoce.
Que, por lo tanto, ha sancionado y decreta por ley fundamental, lo siguiente: queda la Provincia Oriental del Río de la Plata unida a las demás de este nombre en el territorio de Sud América por ser la libre y espontánea voluntad de los pueblos que la componen, manifestada por testimonios irrefragables y esfuerzos heroicos desde el primer período de la regeneración política de las Provincias.
LEY DEL PABELLÓN:
Establecía, como enseña de la Provincia, un pabellón, (…) compuesto de tres franjas horizontales, celeste, blanco y punzó, por ahora, hasta tanto que incorporados los diputados de esta Provincia a la soberanía nacional, se enarbole el reconocido por el de las unidades del Río de la Plata a que pertenece.
Respecto de la independencia, existen dos posturas: una, considera que en las Leyes de Independencia y de Unión se establece la autonomía necesaria para otorgarse el gobierno que desee la Provincia, sea este unirse, como lo hizo de hecho, a otra nación; o surgir como estado diferente, situación que acaeció más tarde, legitimándose así la independencia surgida el 25 de Agosto.
Por otro lado, tenemos a los que consideran que la verdadera razón de nuestra independencia, radica en la propuesta del embajador británico, Lord John Ponsonby, de crear un estado independiente entre la Argentina y el Brasil, que pusiera fin a las controversias por el territorio de la Banda Oriental, y no continuase perjudicando los intereses comerciales del Imperio Británico.
Queda al criterio de cada oriental, investigar y profundizar, si lo desea. Invitamos a conocer nuestra historia; es la manera de preservar, NUESTRA INDEPENDENCIA.

Publicado en Ayer y HoyComentarios (1)

SR. INTENDENTE, TIENE SU OPORTUNIDAD

Por Dr. Adrián Báez.
Estimados lectores. Gobernar no debe de ser nada fácil; muchísimo menos cuando se enfrentan decisiones que colocan al gobernante en una encrucijada, entre lo supuestamente justo y lo injusto; lo supuestamente correcto o incorrecto.
Es sin lugar a dudas la encrucijada en la que los últimos días se debe haber visto acorralado nuestro máximo jerarca; situación incómoda y hasta en cierto modo perturbadora, si quien debe ponerle pecho, posee conciencia social y humana.
Nunca es buena la opción de poner sobre la mesa como cláusula de negociación alguna, la continuidad o no del trabajo de un individuo, que no sea consecuencia directa del contrato laboral; menos aún por manipuleos políticos que toman como rehén al trabajo mismo; éste, como bien lo estipula nuestra Carta Magna, es uno de los derechos que deben ser protegidos en su goce de manera esencial, por entendérselos inherentes al ser humano; por tal condición, se encuentra bajo la especial protección de la ley, así como también se constituye en un deber, para cada habitante de la República, sin perjuicio de su libertad, el aplicar sus energías intelectuales y corporales en forma que redunde en beneficio de la colectividad, la que procurará ofrecerle al ciudadano la posibilidad de ganarse el sustento, a través de una justa remuneración con la siempre necesaria e inclaudicable independencia de su conciencia moral y cívica.
Cada vez que asume una nueva administración, aparecen los mismos fantasmas y temores del cese de los partidarios de la saliente, y el ingreso de los partidarios de la entrante; modus operandi que ha sido a lo largo de la historia, criticado por todos, pero al mismo tiempo abalado, transformándose la crítica en una burda falsedad, pues cuando echan a los demás, toda justificación es válida y coherente; cuando echan a los míos, las mismas se transforman en aberraciones y ponemos el grito en el cielo.
Lamentablemente el manoseo que se realiza con el pan del individuo, menoscaba la legitimidad de un discurso que quizás tenga razones de ser económicas, pero que deja traslucir en algunos casos el revanchismo y la necedad.
Creemos, y por eso actuamos en política, que es posible, ejercerla con total altura y solemnidad, actuando por encima de viejas y caducadas rencillas, que en la mayoría de los casos, imposibilita la clarividencia e imparcialidad que debe reinar, al decidir sobre situaciones específicas, de cuyas consecuencias dependen, como es el caso de los funcionarios que han cesado, y que estamos seguros cesarán, nada más y nada menos que el sustento de sus familias. Todo es discutible; menos la posibilidad de permitir vivir dignamente.
Sabemos que existen errores y malos resultados provenientes de la administración saliente; pero también sabemos que con voluntad y decisión sabia e imparcial, escapándose de los bombos y platillos que exigen ciertas actitudes y presionan; sería posible el reintegro de muchos funcionarios que a nuestro entender, han sido injustamente cesados.
Existen momentos en la vida política, que el político puede demostrar ser líder y merecedor del respeto de los suyos, claro está, pero mejor aún, de los adversarios.
Sr. Intendente. Tiene su oportunidad.

Publicado en - Semanales, 1- Lunes, Ayer y HoyComentarios (1)

¿DÓNDE ESTÁN LOS COLIBRÍES?

Por Dr. Adrián Báez.
Estimados lectores. Cuando participamos de la campaña por la baja de la edad de imputabilidad, proponíamos no sólo que los jóvenes que cometían delitos graves fuesen juzgados a los 16 años, al considerar que poseían la capacidad suficiente para comprender el daño que provocaban, llámese homicidio, secuestro, rapiña, copamiento, etc; también lo hacíamos, con el propósito de que se estableciera un sistema de rehabilitación fuera de la órbita del INAU, donde la resocialización fuese en verdad la prioridad, respaldada por profesionales idóneos, al entender que la vieja institución se encontraba colapsada, al no ser esa su actividad original.
Creíamos en la imperiosa necesidad de rescatar lo perdido, a través de la mano firme de un Estado que debía hacerse cargo de los débiles, proporcionándoles segundas oportunidades, en lo posible, siendo esos jóvenes producto de coyunturas puntuales y diversas, no pudiendo estigmatizarlos, de la forma que en la actualidad lo hace este sistema mezquino y muy poco respetuoso de los derechos humanos, que contradictoriamente dice proteger.
Sabemos lo difícil del trabajo de quienes se enfrentan a diario con muchos dilemas a la vez, pues cada uno de los internados lo son en sí mismo; de las enormes dificultades edilicias y de herramientas y recursos, tanto los humanos como los materiales, que impiden una labor medianamente acorde al fin; sabemos también, del esfuerzo sobrenatural de muchos de los funcionarios, porque los hay y de los buenos, que se interesan verdaderamente y con esmero por el bien de quienes están a su cargo; pero también vemos las inconsistencias y miserias de una estructura obsoleta y venida a menos, que dificulta el trabajo de unos y perjudica de por vida, el mejoramiento personal de los otros.
Bajo el eslogan “SER JOVEN NO ES DELITO”, instituciones sociales, partidos de izquierda, movimientos pro DD. HH. y personajes muy mal intencionados; desplegaron una campaña desinformativa contra la propuesta realizada por el Partido Colorado, desorientando a la ciudadanía, y en especial a la juventud, incitando al rechazo de lo que decían, no era otra cosa que llevarse preso a los menores, por el simple hecho de serlo; que era una visión de la derecha y de los defensores del ultraje de los derechos, y tantas sandeces ridículas, que no hacían más que demostrar el verdadero y único interés detrás de la arremetida, que por supuesto y los hechos lo han demostrado, ni eran los jóvenes y muchísimo menos la defensa de su integridad, sino que lo era el resultado electoral que iba de la mano.
Los últimos acontecimientos que se han hecho públicos, revelan que tan equivocados no estábamos.
Existen violaciones a los derechos humanos, le guste a quien le guste, bajo la mirada cómplice de aquellos que juraron mil veces no perseguir beneficios económicos a través de cargos públicos y que una vez llegada la oportunidad, borraron con el codo, lo que escribieron con la mano, no importándoles el destino de tantos jóvenes por los que se rajaban las vestiduras, dejándolos a merced de un sistema corrupto e inservible.
Pero también debemos apreciar la responsabilidad silenciosa de la ciudadanía, la que no sólo tiene derechos, sino a la que también le quepa obligaciones. En este caso concreto, la obligación de no dejarse guiar por los cantos de sirena, permitiéndose ver un poco más allá del horizonte y sincerarse respecto a la equivocación de haberles brindado el respaldo, a los irresponsables y egoístas; así como preguntarse, cómo lo hacemos todos ante la vergüenza reinante:
¿DÓNDE ESTÁN LOS COLIBRÍES?

Publicado en - Semanales, 1- Lunes, Ayer y HoyComentarios (0)

ACTUEMOS COMO TALES

Por Dr. Adrián Báez.
Estimados lectores. Debemos dejar muy en claro, que estamos absolutamente en contra de los métodos hostiles y de violencia, tanto los físicos como los verbales, provengan de donde provengan; entendiendo que no existe instancia por complicada que sea, que no pueda ser abordada por medio del diálogo.
Lamentablemente, la semana pasada, la escena política se vio una vez más opacada por los desmanes propios de la ansiedad, que sin justificarlos, son hasta cierto punto entendibles; y del fanatismo, el cual es pésimo consejero, y cuando es arengado con doble intención, lo es más aún.
La difícil decisión que deberá tomar el Sr. Intendente, si es que no la ha tomado ya, a pesar de sus promesas electorales, que son asunto suyo, de desvincular de la Intendencia a más de 150 funcionarios, según los datos otorgados por la comuna, ha enardecido los ánimos de quienes, quizás, se vean afectados por la medida, perdiendo su fuente laboral, que en la mayoría de los casos, es su única o principal fuente de ingresos.
Pero entendámonos de una buena vez, aunque nos duela y dificulte reconocerlo, en honor, al honor, valga la redundancia y de la política de fuste, que la ciudadanía solicita de los políticos, ya hastiada de tanta chabacanería e irracionalidad; que la pésima situación por la que atraviesa la Intendencia de Salto, es producto de un mal desempeño administrativo llevado adelante por el gobierno saliente, y punto.
Hemos pedido disculpas por este medio, en nombre de toda una colectividad, que confió en su dirigencia, como lo haría cualquier militante de cualquier partido, respecto a sus líderes, y que como ocurrió en este caso, se han visto desilusionados; colectividad y militantes que no pueden ser acusados ni desprestigiados, por acciones de gobierno adoptadas por quienes en su momento lo ejercieron, ni por actitudes poco democráticas y arbitrarias de algunos correligionarios, que no han comprendido aún, que no fue, no es, ni será jamás la metodología del Partido de Batlle, Brum, Grauert, y un sinfín de pro-hombres, el manejarse con rencor hacia sus compatriotas, por amplia que sea la brecha ideológica que los separe.
Tantas veces se ha recriminado actuares similares en otras tiendas políticas; tantas veces reclamamos tolerancia y nos agraviamos cuando hemos sido blanco de éstas formas, y vaya si los colorados las soportamos; tantas veces juzgamos a los que se hacían de ellas, y en el momento que con tristeza somos nosotros quienes en encontramos en la vereda de enfrente, las acuñamos, perdiendo toda coherencia y credibilidad?. De ninguna manera. Así no actuamos los Batllistas; y quienes dicen serlo, que lo aprendan, por justa que sea su reivindicación.
Los tiempos difíciles que corren, serán los que nos indiquen si la “civilización” de la que nos jactamos los Uruguayos, es tal.
La pasión, política, deportiva, o de donde fuere, no puede nublar el entendimiento y la cordura. Son los líderes, quienes como tales tienen una responsabilidad mayor a la de los simples mortales, los encargados de afianzar los principios de convivencia, y en caso de utilizarlos con cobardía, los culpables de las consecuencias.
Lo haremos las veces que sean necesarias, por el Gran Partido de Batlle, pero dejamos asentado aquí, que estamos hartos de hacerlo por los que deben hacerlo, el pedir las disculpas, que en éste caso van dirigidas a los trabajadores que pueden cesar, por no haberlos protegido; y al Sr. Intendente Dr. Andrés Lima, por el mal momento vivido.
Los problemas de Salto, los sentimos todos; pues todos somos Salteños. Actuemos como tales.

Publicado en - Semanales, 1- Lunes, Ayer y HoyComentarios (1)

LUIS BATLLE BERRES

Por Dr. Adrián Báez.
Estimados lectores. El 14 de Julio de 1964, fallecía Don Luis Batlle Berres. Quizás se preguntarán la razón por la que año a año recordamos su vida y trayectoria; es que no debemos ni podemos prescindir del eterno homenaje, a aquellos hombres que nos han demostrado con los hechos, que la vida política puede ser transitada con honor, altura y nivel.
Quienes por razones generacionales no tuvimos el honor de conocerlo, hemos cultivado un especial respeto y gran admiración, por ese caudillo al estilo rioplatense, que si Wilson fue el último del Partido Nacional, Don Luis lo fue del Colorado.
Nacido el 26 de Noviembre de 1897 en la ciudad de Montevideo, fue hijo de Don Luis Batlle y Ordoñez (hermano de Don Pepe Batlle) y de Doña Petrona Berres. Una vez huérfano de madre a los 3 años y de padre a los 11, pasa a vivir con su ilustre tío en la quinta de Piedras Blancas, donde es criado como un hijo más, de los tantos que tenía el líder colorado.
Cursó estudios en el Liceo Elbio Fernández y si bien le interesaba la medicina, asistió a algunas materias en Facultad de Derecho a instancias de su padrino el Dr. José Irureta Goyena; alistándose también en la Aviación Militar.
En 1927 se casó con Doña Matilde Ibáñez de cuyo matrimonio nacieron 3 hijos: Jorge Luis, Luis César y Matilde.
Siempre acompañó a Don Pepe en los quehaceres políticos, razón por la cual se dedica de cuerpo y alma a la actividad, la que lo lleva a la Cámara de Diputados en 1923, banca que ocupó hasta que es obligado a exiliarse en 1933, tras el Golpe de Estado del Dr. Terra. Reside en ese lapso de tiempo en las ciudades de Buenos Aires y Mar del Plata, donde bajo el seudónimo de “Conrado López” se sumó a la redacción del diario “La Razón”.
En 1936 vuelve al país, una vez que éste se pacificó y adquiere Radio “Ariel”, la que pasaría a ser su medio de sustento y bastión político, gracias a un préstamo otorgado por su ya mencionado padrino.
Se cuenta que en un momento en que obtener avisos publicitarios estaba complicado, recorrió uno a uno los comercios de calle 18 de Julio ofreciendo la publicidad, en un admirable gesto republicano de austeridad y sencillez.
En 1942 es nuevamente electo Diputado, ocupando por tres períodos la Presidencia de la Cámara de Representantes; volvería al Parlamento, pero esta vez como Vicepresidente de la República, al ser electo por la fórmula Berreta – Batlle en 1946.
El 29 de Julio de 1947, el Presidente Berreta cae gravemente enfermo, falleciendo en Octubre del mismo año, asumiendo Batlle la presidencia; comenzaba de esta manera su liderazgo indiscutido en el Partido Colorado, a la cabeza de la Lista 15, férrea opositora de la “14”, liderada por sus primos, César, Rafael y Lorenzo Batlle Pacheco, hijos de Don Pepe.
Durante años, la arena política, fue el escenario de una acérrima batalla electoral entre ambas agrupaciones batllistas, que solamente aminoraba, cuando se unían para enfrentar al tradicional adversario, el Partido Nacional.
Durante su presidencia, Batlle llevó adelante políticas de gobierno que se basaron fundamentalmente en la sustitución de importaciones, procurando el desarrollo de la industria nacional, siendo conocido éste período, como Neobatllismo.
Ganando las elecciones de 1954, se convierte en Presidente del Consejo Nacional de Gobierno; en 1958 presencia la derrota de su partido ante el Nacionalismo, que por primera vez llegaba al poder en el Siglo XX; vencido una vez más, vuelve a ser electo para el cargo, pero renuncia para ocupar una banca en el Senado, donde lo sorprendió la muerte.
Gran periodista, condujo con convicción democrática el Diario Acción, donde inclusive adversarios, disponían de espacio para escribir, aún, en su contra.
Así vivió y murió este hombre; reconocido por su honestidad y don de gente; admirado por propios y extraños; fue al decir de Manuel Flores Mora: “Luis Batlle era él, sólo él, un espectáculo en sí mismo. Porque además entretejida con todo lo que él significaba, estaba la densidad que su propio, personal destino de conductor había agregado, victoria tras victoria. En sus últimos años era el país entero el que descansaba sobre sus hombros, el que se equilibraba en torno a su figura, con el reconocimiento hasta de sus más enconados adversarios”.

Publicado en - Semanales, 1- Lunes, Ayer y HoyComentarios (0)

LA CONSTITUCIÓN

Por Dr. Adrián Báez.
Estimados lectores. La Democracia se sostiene sobre un Estado de Derecho, que le posibilita un adecuado equilibrio entre los ciudadanos e intereses, por encima de las diferencias, basada en Leyes, Tratados Internacionales,

Adrián Baez.

Adrián Baez.

Convenios, donde se plasman los Derechos Fundamentales que el hombre se ha dado a sí mismo, por entenderlos justos y necesarios para consagrar la dignidad de su especie.
Cada Nación, posee como madre de esas reglas a la Constitución o Carta Magna, Código Político, resumen sintético, pero claro, de lo que se debe de entender como principios sine qua non de civilización y progreso.
Nuestro país es pionero en América Latina y en el mundo, basándose, como lo expresamos en el artículo anterior, en la Revolución Francesa y en la Declaración de Independencia de Estados Unidos, en cuanto a la defensa de ciertos conceptos jurídicos esenciales para el sostenimiento del humanismo.
Nuestra Constitución ha pasado por distintas etapas de aggiornamento; desde 1830 hasta 1996, ha experimentado reformas que contemplaban el sentir nacional, en ese momento de la historia; con la coherencia y cordura acorde con su espíritu republicano, de sostener la separación de los Poderes del Estado, como garantía y resguardando de ese Estado de Derecho, que posibilita el acuerdo o contrato social.
Ciertos artículos establecen con precisión, la idea; son, el cimiento donde reposan los restantes derechos y deberes, y que sostienen al sistema:
Art. 1: “La República Oriental del Uruguay es la ASOCIACIÓN POLÍTICA DE TODOS LOS HABITANTES comprendidos dentro de su territorio”.
Art. 7: “Los habitantes de la República tienen derecho a ser protegidos en el goce de su VIDA, HONOR, LIBERTAD, SEGURIDAD, TRABAJO Y PROPIEDAD. NADIE PUEDE SER PRIVADO DE ESTOS DERECHOS, sino conforme a las leyes que se establecieren por razones de interés general”.
Ningún otro artículo, establece tan explícitamente los derechos que se consideran esenciales para el hombre.
Pero uno, corona a los demás, Art. 8: “Todas las personas son iguales ante la ley no reconociéndose otra distinción entre ellas sino la de los talentos y las virtudes”.
Justos preceptos, lástima su poca y en algunos casos ninguna aplicación sea por falta de voluntad, por insuficiencia de medios y hasta por ineficacia. Al incumplirlos, violamos nuestro propio honor, al que se refiere el Art. 7. Pero no podemos exigir si por casa no comenzamos a formar razón de que tenemos responsabilidad al no comprometernos.
Cuando nos airamos de tener una vida solucionada y nos resbala lo foráneo a nuestro entorno, violamos los preceptos; cuando votamos por amiguismo y despecho y no por visión de progreso, violamos los preceptos; cuando creemos que la lucha y reclamos de los menos favorecidos son mañas y no dignas expectativas, violamos los preceptos; cuando se nos pide ayuda o se nos invita a colaborar y superados dejamos a su suerte a los que algo intentan hacer, violamos los preceptos; cuando creemos que nuestras reivindicaciones o derechos son mejores o tienen preponderancia sobre los de los demás, violamos los preceptos.
Comencemos un gran debate republicano, mancomunados todos los sectores de nuestra sociedad, encabezado por nuestros líderes, donde se formen políticas de Estado, con los matices de cada uno, pero, consolidados en un rumbo cuyo fin sea lograr objetivos precisos y realizables en la prevención y solución de problemáticas.
Apliquemos estas sabias ideas que sobrepasan las épocas y los tiempos, ya que los anhelos del hombre, podrán variar, pero nunca se modifican in totum; utilicemos éstas herramientas con las que ya contamos, en vez de querer ensayar nuevas performances que sólo buscan acomodar a la que debe de ser nuestra “BIBLIA” patria, al menester momentáneo del poder, retocándola sin un análisis serio y responsable, y vulnerando, por irresponsabilidad y apresuramientos, esos conceptos y derechos que decimos proteger.
Pero no olvidemos, que democracia no es tan solo eliminar pobreza, ni reforzar situaciones adquiridas, sino que la mejor solución para el fiel cumplimiento, resguardo y ejercicio de la misma, es apuntar la artillería hacia la educación; ésta crea las herramientas con las que el futuro cuenta para su edificación, permitiendo la DEMOCRATIZACIÓN DE OPORTUNIDADES y el desarrollo de la inteligencia, que no lo da el dinero, ni el credo, pues si bien, lo que natura non da, Salamanca non presta; sin ayuda, muchísimo menos.
COMPROMETERSE, es la consigna. Como hombres libres, doble es el deber; procurando la superación a través de su impronta, a sabiendas que nada debemos esperar si no es de nosotros mismos, al decir del Prócer.
La tarea comienza todos los días al alba. Con el pensamiento componedor, con el interés verdadero y el compromiso endeble. Nunca la noche prohibió el amanecer.
No es fácil, pero hay que intentarlo. Es la mejor manera de honrar a nuestro pueblo, honrar LA CONSTITUCIÓN.

Publicado en Ayer y HoyComentarios (0)

ALLONS ENFANTS…

Por Dr. Adrián Báez

Estimados lectores.

Sorprende, al leer la Declaración del Hombre y del Ciudadano, producto de la Revolución Francesa, e inspirada en la Declaración de Independencia de Estados Unidos, la enorme vigencia de esa brillante norma reivindicativa de los derechos inalienables del ser humano. Los tiempos en que vivimos, demuestran el enorme esfuerzo que debemos realizar como sociedad, para que esos principios elementales de convivencia no sean menoscabados por gobiernos, líderes, sistemas económicos y hasta por nosotros mismos.

Transcribimos algunos artículos recogidos por nuestra Constitución y que cimentaron el espíritu Republicano con el que los Uruguayos nos hemos caracterizado, envueltos en ese humanista ideal de LIBERTAD, IGUALDAD Y FRATERNIDAD.
“Artículo 1. Los hombres nacen y permanecen libres e iguales en derechos. Las distinciones sociales sólo pueden fundarse en la utilidad común.
Artículo 2. La finalidad de toda asociación política es la conservación de los derechos naturales e imprescriptibles del hombre. Tales derechos son la libertad, la propiedad, la seguridad y la resistencia a la opresión.
Artículo 3. El principio de toda soberanía reside esencialmente en la Nación. Ningún cuerpo, ningún individuo, pueden ejercer una autoridad que no emane expresamente de ella.
Artículo 4. La libertad consiste en poder hacer todo aquello que no perjudique a otro: por eso, el ejercicio de los derechos naturales de cada hombre no tiene otros límites que los que garantizan a los demás miembros de la sociedad el goce de estos mismos derechos. Tales límites sólo pueden ser determinados por la ley.
Artículo 5. La ley sólo tiene derecho a prohibir los actos perjudiciales para la sociedad. Nada que no esté prohibido por la ley puede ser impedido, y nadie puede ser constreñido a hacer algo que ésta no ordene.
Artículo 6. La ley es la expresión de la voluntad general. Todos los ciudadanos tienen derecho a contribuir a su elaboración, personalmente o por medio de sus representantes. Debe ser la misma para todos, ya sea que proteja o que sancione. Como todos los ciudadanos son iguales ante ella, todos son igualmente admisibles en toda dignidad, cargo o empleos públicos, según sus capacidades y sin otra distinción que las de sus virtudes y sus talentos.
Artículo 7. Ningún hombre puede ser acusado, arrestado o detenido, como no sea en los casos determinados por la ley y con arreglo a las formas que ésta ha prescrito. Quienes soliciten, cursen, ejecuten o hagan ejecutar órdenes arbitrarias deberán ser castigados; pero todo ciudadano convocado o aprehendido en virtud de la ley debe obedecer de inmediato; es culpable si opone resistencia.
Artículo 8. La ley sólo debe establecer penas estrictas y evidentemente necesarias, y nadie puede ser castigado sino en virtud de una ley establecida y promulgada con anterioridad al delito y aplicada legalmente.
Artículo 9. Puesto que todo hombre se presume inocente mientras no sea declarado culpable, si se juzga indispensable detenerlo, todo rigor que no sea necesario para apoderarse de su persona debe ser severamente reprimido por la ley.
Artículo 10. Nadie debe ser incomodado por sus opiniones, inclusive religiosas, a condición de que su manifestación no perturbe el orden público establecido por la ley.
Artículo 11. La libre comunicación de pensamientos y opiniones es uno de los derechos más preciosos del hombre; en consecuencia, todo ciudadano puede hablar, escribir e imprimir libremente, a trueque de responder del abuso de esta libertad en los casos determinados por la ley.
Artículo 15. La sociedad tiene derecho a pedir cuentas de su gestión a todo agente público.
Artículo 17. Siendo la propiedad un derecho inviolable y sagrado, nadie puede ser privado de ella, salvo cuando la necesidad pública, legalmente comprobada, lo exija de modo evidente, y a condición de una justa y previa indemnización”.
Este legado por el que muchos dieron su vida, a lo largo de la historia, no puede ni debe borrarse de la memoria ni de la acción; siendo menester dar en cada oportunidad y momento, un empujoncito, acompañado del conocido: ALLONS ENFANTS…

Publicado en - Semanales, 1- Lunes, Ayer y HoyComentarios (0)

LA ÉTICA DE LA RESPONSABILIDAD

Por Dr. Adrián Báez.
Estimados lectores. Concluye un período de gobierno del que fuimos parte por voluntad de las urnas, ejerciendo el honorable cargo de Edil, en nuestra Junta Departamental. Desde allí apoyamos toda iniciativa que consideramos justa y provechosa para nuestro departamento, convencidos de que el proyecto propuesto a la ciudadanía en Mayo de

Adrián Baez.

Adrián Baez.

2010 y apoyado por la misma, era el mejor y que mucho se transformó en realidad.
Con honestidad intelectual y entusiasmo, tratamos dentro de la inexperiencia, pero con fervor, de colaborar desde nuestro lugar, junto a un grupo de compañeros curules, secretarios y militantes, y de no alejarnos de las inquietudes de la gente, aportando en la solución de sus problemas; algunas veces pudiendo lograrlo; otras tantas, no.
Nos queda la experiencia vivida de conocer el funcionamiento del gobierno desde el legislativo, y entender que es posible realizar una política limpia, donde reine el respeto al adversario, con el que en tantas oportunidades nos enfrentamos en la defensa de nuestro pensamiento, pero con el que actuamos de frente, al exponer nuestra verdad, aunque ésta estuviera equivocada.
Levantamos la mano, siempre, pensando en el bienestar de Salto y muchas amarguras supimos tragarnos, cuando las cosas no salieron como lo pensamos y esperábamos; desilusiones al no saber qué camino transitar para que diversos conflictos fueran destrabados, mirando el interés general y no el político sectorial; enojos al observar que ante una acción cara para una mayoría, se interponía la mezquindad y el egoísmo de lo electoral; pero también hubieron momentos de satisfacción ante las realizaciones que ayudaron en algo a un ciudadano, a un grupo o a muchos de ellos y tantos otros sentimientos que curtieron a quienes comenzamos a dar los primeros pasos en la vida política.
Lamentablemente existieron coyunturas como la últimamente vivida con la comuna, y que mucho mal ha hecho a la imagen de nuestro querido Salto; en procura de la coherencia, creemos haber actuado con seriedad, acallando reproches y críticas, articulando la llegada de soluciones y respetando los pases de facturas lógicos de aquéllos quienes confiaron en nuestra fuerza política y se sintieron desilusionados. Supimos ejercer el cargo hasta el último momento, afrontando el temporal y no huyendo ante la tormenta de la que fuimos responsables por credulidad, pero jamás por obra. Creyendo, hasta que se compruebe lo contario, haber formado parte de una administración honrada.
Somos conscientes que en la actividad política, se vivirán momentos de gloria y de los otros; ante los primeros, debemos saber actuar con solemnidad y cortesía, nunca ostentando tener el cielo ganado; ante los otros, la humildad y la sencillez de sabernos hombres, y que como tales, cometeremos errores, siendo necesario e impostergable, el reconocimiento de éstos, cuando los mismos afectan a los demás.
Como orgulloso integrante del Partido Colorado y siendo un Batllista practicante, van las disculpas que la actualidad amerita, a todos mis coterráneos, que de alguna manera fueron afectados por los errores cometidos por el gobierno que encabezó mi colectividad. Lo hacemos en nombre de correligionarios que no merecen ver a su Partido diezmado y que piden una actitud fraternal a sus esperanzas lastimadas, sabiendo diferenciar entre quienes transitoriamente ocupan cargos en su representación, de la masa silenciosa que lo conforma, es su corazón y por el que existe. En la misma línea, siendo de caballeros, deseamos a la jerarquía entrante, éxitos y nuestra mano tendida, si lo consideran oportuno.
Batlle y Ordóñez hablaba del no siempre claro camino del deber, en el que podemos enfrentarnos a momentos dispares y difíciles, pero en los que debemos actuar con los principios más claros y rectores, que son los de la honestidad y sinceridad; con lealtad hacia los nuestros, y hacia los demás.
A mis correligionarios: fuerza, que con la verdad nuestro Partido perdurará; a Salto: continuaremos contribuyendo a su engrandecimiento y no nos temblará el pulso ni el corazón, al decirle que seguiremos adelante, siempre, actuando con la ética de la responsabilidad.

Publicado en Ayer y HoyComentarios (0)

42 AÑOS DESPUÉS

Por Dr. Adrián Báez.
Estimados lectores. Se cumplieron 42 años del Golpe de Estado del 27 de Junio de 1973. Con motivo de la fecha, como sucede año a año, se vertieron distintas vivencias y visiones respecto a los acontecimientos de aquellos años; se

Adrián Baez.

Adrián Baez.

narraron hechos históricos conocidos por todos nosotros; anécdotas; opiniones políticas; reproches y algún que otro comentario de dudosa exactitud histórica, que procuran distorsionar los hechos, con un clarísimo provecho proselitista, en lugar de que una vez por todas, cada cual asuma su cuota parte de responsabilidad.
Sin ser nuestro interés el entrar en la discusión ideológica sobre aquella época, por una cuestión de respeto a los protagonistas que continúan vivos, quienes poseen sus legítimas razones para defender posturas y criterios; por respeto a las heridas que permanecen abiertas y son difíciles de cicatrizar de un lado y del otro; por respeto a una generación de compatriotas que en el lugar que la vida los colocó, defendieron la democracia y la libertad; pero por respeto también a otra generación de orientales, la nuestra, la que no debe ni puede cargar con culpas y responsabilidades que no le quepan; es que sostenemos la necesidad imperiosa de atrevernos a pasar el umbral hacia el porvenir. Deseamos ansiosamente que la página sea dada vuelta. Anhelamos patrióticamente que se convoque a un gran Acuerdo Nacional, donde los partidos políticos, como fieles representantes de la democracia, zanjen para siempre, el desencuentro que nos ha dividido desde 1985.
Defendemos sin fisuras el pronunciamiento del pueblo en las urnas, el que fue desconocido por el Parlamento; pero comprendemos de la misma manera, el derecho que tienen las familias de las víctimas, de velar por ellos.
La justicia debe de ser pareja para todos, de acuerdo con nuestra Constitución, la que en su Artículo 8 reza: “Todas las personas son iguales ante la ley no reconociéndose otra distinción entre ellas sino la de los talentos y las virtudes”.
Los años han pasado y los cucos de antaño quedaron en él. La historia y los hombres racionales reconocen el esfuerzo, a contramano de los principios con los que comulgaban y comulgan, de aquellos hombres y mujeres que cedieron en pos de la pacificación nacional; muchas veces incomprendidos; otras tantas malinterpretados.
El Uruguay es un país joven, donde queda mucha carretera por recorrer. Debe ser la impronta del futuro, la que guíe los pasos a seguir, siempre en la comprensión de que no existen uruguayos buenos y malos; de que no los hay de una clase y de otra; de que somos por encima de todo, Uruguayos.
José Batlle y Ordóñez imaginó en el lejano 1906, cómo debería ser el Uruguay del futuro: “Nuestra República debe prepararse para ocupar un puesto distinguido entre las naciones civilizadas, no por la prepotencia de la fuerza, a la que no debe y tampoco podría aspirar por la pequeñez de su territorio, sino por lo racional y avanzado de sus leyes, por su amplio espíritu de justicia y por el vigor físico, moral e intelectual de sus hijos”.
A más de 100 años de su visionario deseo, la idea continúa tan vigente como entonces.
Si somos capaces como pueblo de saldar las deudas y cumplir con la construcción del mañana, podremos orgullosos gritar al mundo, que supimos derrotar a una férrea dictadura, con esperanza y unidad, aunque lo hayamos conseguido, 42 años después.

Publicado en Ayer y HoyComentarios (0)

NATALICIO DEL MÁS GRANDE

Por Dr. Adrián Báez.
Estimados lectores. Al hablar del Gral. Artigas, lo hacemos con cierta solemnidad; pero lamentablemente el respeto que proferimos a su vasta obra es menguada; obra que ha quedado estampada en esas Instrucciones del Año XIII y que supieron ser, al decir de Juan Zorrilla de San Martín: “La más monumental construcción de la autonomía de las Provincias del Río de la Plata dentro de una gran República Democrático Federal. Y constituyen la Carta Magna, el Código, la Credencial, el Mandato Imperativo de nuestra independencia”.
La historia que rodea a nuestro Prócer es rica en todo sentido, mucho hay para destacar de su accionar como primer y único libertador en promulgar a la democracia como sistema de gobierno, fiel al soberano por derecho propio: EL PUEBLO.
Su credo es bastión de una Nación; aquella que todo lo abandonó y transcurrió por el sacrificado trillo del Éxodo o Redota; la que nos une como compatriotas por encima de diferencias ideológicas y sabe ser una sola, en momentos de engrandecer su legado.
Los Orientales, y con más razón las nuevas generaciones, debemos saber su magnífico discurso de aquel 5 de Abril de 1813 y que la posteridad conoce como la “ORACIÓN INAUGURAL”. Recordarlo como justa manera de homenajearlo; como guía y meta de sus nobles aspiraciones patrióticas.
Artigas al Pueblo Oriental:
“Ciudadanos: el resultado de la campaña pasada me puso al frente de vosotros por el voto sagrado de vuestra voluntad general. Hemos recorrido diez y siete meses cubiertos de la gloria y la miseria, y tengo la honra de volver a hablaros en la segunda vez que hacéis el uso de vuestra soberanía. Mi autoridad emana de vosotros y ella cesa por vuestra presencia soberana. Vosotros estáis en el pleno goce de vuestros derechos. Ved ahí el fruto de mis ansias y desvelos. Nuestra historia es la de los héroes. El carácter constante y sostenido que hemos ostentado en los diferentes lances que ocurrieron, anunció al mundo la época de la grandeza. Cenizas y ruina, sangre y desolación. Ved ahí el cuadro de la Banda Oriental y el precio costoso de su regeneración. Pero ella es pueblo libre.
La Asamblea General, tantas veces anunciada, empezó ya sus funciones. Su reconocimiento nos ha sido ordenado. Resolver sobre ese particular ha dado motivo a esta congregación, porque yo ofendería vuestro carácter y el mío, vulnerando enormemente vuestros derechos sagrados, si pasase a resolver por mí una materia reservada sólo a vosotros.
Ciudadanos: los pueblos deben ser libres. Su carácter debe ser su único objeto y formar el motivo de su celo. Por desgracia va a contar tres años nuestra revolución y aun falta una salvaguardia general al derecho popular. Toda clase de precaución debe prodigarse cuando se trata de fijar vuestro destino. Es muy veleidosa la probidad de los hombres; sólo el freno de la Constitución puede afirmarla. La energía es el recurso de las almas grandes. No hay un solo golpe de energía que no sea marcado con laurel. ¿Qué glorias no habéis adquirido ostentando esa virtud?
Orientales: visitad las cenizas de nuestros ciudadanos. ¡Que ellas, desde lo hondo de sus sepulcros, no nos amenacen con la vergüenza de una sangre que vertieron para hacerla servir a nuestra grandeza!”.
Al conmemorarse un año más de su natalicio; su obra perdura, con la vigencia de ayer. Como sus legítimos herederos, preservémosla.

Publicado en - Semanales, 1- Lunes, Ayer y HoyComentarios (0)

UN SALTEÑO EJEMPLAR

Por Dr. Adrián Baez.
Estimados lectores. Salto ha sabido darle al Uruguay y al mundo, una brillante cosecha de hombres y mujeres que grande lo han hecho: escritores, músicos, deportistas, intelectuales y también políticos. Quizás el más reconocido de todos, sea el Dr. Baltasar Brum.
Nació el 18 de Junio de 1883 en la localidad de Cuaró, actual Departamento de Artigas (no se había creado aún), en el seno de una familia con ancestros flamenco holandeses por parte de padre y brasileño por el lado materno.
Su infancia transcurrió mayormente en el campo, el que abandonó para trasladarse a la capital salteña y comenzar sus estudios en el Politécnico Osimani y Llerena, graduándose de bachiller, y donde fuera docente de filosofía y literatura, una vez obtenido el título de Abogado y haberse radicado nuevamente en la ciudad a ejercer la profesión, como también el periodismo.
Tras haber visto por primera vez a Don José Batlle y Ordóñez en la ciudad de Paysandú y quedar sorprendido por el entonces Presidente, comienza su carrera política, llegando a ocupar la vicepresidencia de la Junta Económico Administrativa en 1911, siendo su nombre manejado para ser el primer intendente municipal del departamento, lo que no se concretó. Cuentan, que fue protagonista de un acalorado debate en el Teatro Larrañaga, de una altura intelectual de primer nivel, con el director del diario “La Prensa”, Luis A. Thevenet, lo que lo situó indudablemente en un lugar de liderazgo poco común para un joven de su edad.
En 1913, el Dr. Feliciano Viera lo recomienda ante Batlle para ocupar el cargo de Ministro de Instrucción Pública, pero el no contar con la edad necesaria de 30 años, evitó, por poco tiempo, que ocupase esa dignidad, haciéndolo recién el 30 de Junio. Son realizaciones notorias de su gestión, el establecimiento de bibliotecas municipales en todos los departamentos del país y la eliminación de la matrícula para ingresar a secundaria, equiparándola así a primaria, dándoles igualdad de condiciones a todos los habitantes del Uruguay, sin depender de la centralización capitalina.
Ocupa también el Ministerio del Interior y el de Hacienda, pero sus logros más sobresalientes, que lo convertirían en un Estadista, fueron al frente de la cartera de Relaciones Exteriores, desde donde bregó a nivel internacional por el arbitraje ante conflictos entre naciones y por la solidaridad continental, impulsando el panamericanismo.
En 1918 es proclamado como candidato a Presidente de la República, asumiendo de forma poco convencional, en el Paraninfo de la Universidad, compartiendo el poder con el recientemente creado Consejo Nacional de Administración, tras la reforma constitucional de 1917. Contaba tan sólo con 35 años.
Durante su gobierno se crea la Caja de Jubilaciones y pensiones para funcionarios públicos, se promulgan las leyes de descanso semanal obligatorio y la de indemnización por accidentes de trabajo, se autoriza al Banco Hipotecario a otorgar los primeros préstamos para viviendas; fieles demostraciones de su abnegada lucha en favor de los derechos de los trabajadores y sus familias, que reflejaban la primera consigna del Batllismo: la Justicia Social; entendida ésta, como la dignificación del hombre, partiendo del otorgamiento de igualdad de oportunidades, con las que podrían construirse su propio futuro, y el no flagelo de los derechos de quienes con su trabajo y esfuerzo, construían asimismo el futuro del Uruguay, principios que deben regir aún hoy, a casi 100 años de aquel episodio, y que ningún gobernante que se jacte serio y responsable, debe olvidar.
Así lo plasmó en su discurso de asunción el 1 de Marzo de 1919, que lo definen como un gran Oriental y para nuestro orgullo, como un salteño ejemplar.
“Debemos al obrero, no sólo la ayuda terapéutica de amplias leyes de asistencia social sino, además, un constante esfuerzo reparador, para sacarlo de la inferioridad intelectual y económica en que ha sido colocado por virtud de una mala organización secular que hizo posible, como en el suplicio del “hard labour”, el cruel absurdo de que entregando al trabajo toda su vida de privaciones y penurias y, contribuyendo de ese modo al engrandecimiento de la sociedad recogiera, como única compensación a sus sacrificios extenuantes, apenas lo indispensable para no morirse de hambre”.

Publicado en - Semanales, 1- Lunes, Ayer y HoyComentarios (0)

LA NUEVA POLÍTICA EXTERIOR II

Por Dr. Adrián Báez.
Estimados lectores. La nueva ruta de la política exterior que comenzó a desarrollar el segundo mandato del Dr. Vázquez, y a la que nos referimos en el artículo anterior, no ha pasado inadvertida. El eco de la aprobación, por un lado y el de la desaprobación, principalmente desde sus mismas filas, no se hicieron esperar.

Adrián Baez.

Adrián Baez.

Parecería que algunos funcionarios no les gustó el giro producido, e imprudentemente dieron su opinión. Eso le pasó al Embajador de Uruguay ante la Unión Europea, Cr. Cancela, quien dijo no existir ningún Tratado de Libre Comercio por delante, que no sea en bloque, en clara alusión a Argentina y Venezuela, quienes se oponen a toda bilateralidad o a todo aquello que no los incluya, distanciándose así, claramente, de las tratativas impulsadas por el Canciller Nin Novoa, por órdenes expresas del Sr. presidente, quien es en definitiva, quien manda.
Para mal de muchos, los tiempos demuestran ser otros, y quien se anime a disentir con el rumbo marcado, deberá de conformarse con la retirada, en contra- posición con la era dicharachera e irresponsable del Sr. Mujica, donde lo dicho nada valía y como te decía una cosa, te decía también otra contradictoria y a veces irracional.
Comenzó un período de sinceramiento excepcional, donde parece haberse abandonado aquel triste, ridículo, e irresponsable rechazo al TLC con los EE.UU., que encabezó el ex Ministro Gargano, hombre de la más ortodoxa estirpe socialista, luego de los vistosos intentos por encontrar consensos realizados por el Dr. Vázquez, que llegó hasta la increíble y penosa experiencia para la izquierda oriental, de tener que agasajar con bombos y platillos nada más y nada menos que al mismísimo presidente norteamericano, George W. Bush.
Cada día vemos con beneplácito la firmeza con que el nuevo gobierno, ha decidido transitar por el camino de la apertura comercial, sin verse ni sentirse atado por un bloque decadente y malogrado como el Mercosur, el que deberá recobrar el leit motiv original, si desea sobrevivir a la ya instaurada alianza entre Brasil, Paraguay y Uruguay, de no someterse más a las mañas y berrinches de los socios “latinoamericanistas”, que han demostrado hasta el hartazgo, no pasar de ser agoreros del mal, y buscar constantemente el aislacionismo de un hermoso continente, que de ser libre de sus yugos populistas, y siendo el jardín del mundo, podría y de seguro podrá, alcanzar un desarrollo real y sostenible.
Los primeros pasos están dados, y la oposición, si actúa con honestidad intelectual y honra su propio pasado internacionalista, respaldará e impulsará a la administración a continuar en la línea y a no aflojar ante manipulaciones ni de adentro, ni de afuera.

Publicado en Ayer y HoyComentarios (0)

LA NUEVA POLÍTICA EXTERIOR

Por Dr. Adrián Báez.
Estimados lectores. Los primeros pasos de la actual administración, distan muchísimo de los dados por el mismo presidente y equipo, en su primer gobierno.
Vázquez comenzó su segundo período como gobernante, pisando fuerte en algunos ámbitos en los que Uruguay hizo agua durante la presidencia del Sr. Mujica.
Específicamente en las relaciones exteriores, se han dado mensajes de apertura y de avance, en terrenos donde otrora, el conservadurismo de una izquierda inerte y obsoleta, trancaron el rumbo futurista y atrasó, sin lugar a dudas, oportunidades estupendas de progreso comercial y expansionismo del mercado nacional.
Hoy por hoy, encabezada por el Canciller Nin Novoa, la diplomacia oriental parece transitar nuevos caminos y fijar la mirada en horizontes deseables desde hace tiempo, pero prohibidos por razones de política interna partidaria, que a regañadientes acepta lo que era inevitable: el zambullirse al mercado.
Los Síndicatos, no ven con buenos ojos algunas propuestas como el TISA o un TLC, cosa que no es rara, pues siempre se han opuesto, por razones ideológicas y prejuiciosas, más que por cálculos económicos y de conveniencia nacional; tienen derecho a ello y tienen la obligación de elevar su voz en contra, pero no contaban, para su tristeza, con que su mayor aliado y hasta hace poco tiempo mayor sostenedor, me refiero al Frente Amplio, daría un golpe de timón tan fuerte, que ha sorprendido para bien, a quienes desde hace muchísimo tiempo le pedían asumir la realidad del mundo y destetarse de una coyuntura asfixiante como lo ha sido el malogrado Mercosur.
Parecería que los vientos han aireado la casa y despabilaron a la tozudez; el acercamiento a Brasil, con el que se irá de la mano hacia el libre comercio con regiones importantes; la simpatía y luces verdes con la Alianza del Pacífico que ostenta el contacto directo con Asia y el constante alejamiento de las imposiciones de las populistas Argentina y Venezuela, nos precipita a asegurar que si la decisión es firme y no se dejan torcer la mano por los gritones de siempre; Uruguay dará el gran paso, por lo que alentamos y apoyamos a la nueva política exterior.

Publicado en - Semanales, 1- Lunes, Ayer y HoyComentarios (0)

BATLLE Y ORDÓÑEZ

Por Dr. Adrián Báez
Estimados lectores. Cuando hablamos de Don José Batlle y Ordóñez, recordamos su enorme obra de estadista y conductor del Partido Colorado. Ese recuerdo no es menor, ya que fue la aplicación de su ideario de país y que a lo largo de los años, se ha transformado, no en una visión determinada de un determinado Partido, sino que plasma el ser nacional que conocemos como nuestra idiosincrasia.

Don Pepe comenzó a pensar el país que consideraba que debíamos tener los orientales, desde su joven edad. Hijo del ilustre Gral. Don Lorenzo Batlle, héroe de la Defensa y presidente de la República; adquirió de éste, su conciencia sobre la responsabilidad que debemos tener en la construcción del progreso del país.
Con tan solo 22 ó 23 años de edad, comienza su prédica periodística en el Semanario “El Espíritu Nuevo”, publicación realizada por un grupo de jóvenes intelectuales que mucho darían de que hablar en el futuro del Uruguay. Si bien se basó en un trabajo científico y filosófico, supo ir desarrollando su opinión de hombre, dispuesto a enfrentarse contra la más ortodoxa de las costumbres en pos de su ideal. Lo podemos apreciar en sus poemas “Mi Religión” o “Como se adora a Dios”, en los que fundamenta su oposición a un catolicismo que él consideraba no permitía conocer a Dios por medio del libre albedrío; echándose por tierra, así, la creencia popular de que era ateo, condición falsa de quien creía en un ser superior, al que debíamos rendirle pleitesía con el ejemplo de la acción.
Se fue gestando poco a poco, el carácter del joven de principios irrenunciables e incorruptibles, al que jamás le tembló el pulso a la hora de que su pluma enfrentaba a lo que consideraba inmoral, antisocial o injusto. Mucho tiempo después, habiendo sido dos veces presidente de la República, diría que el periodismo fue su verdadera vocación y así lo demostró al nunca dejar de serlo ni siquiera cuando ocupó el más alto de los puestos nacionales.
Su afán consistió en hacer conocer al hombre común, el contexto en el cual se encontraba y hacerlo razonar por sí mismo, ofreciéndole de ese modo la más clara y reveladora de las libertades, que es la libertad de conciencia.
Ejemplo cabal de tal espíritu, fue su participación junto a los jóvenes de los diferentes partidos y de todos los credos, en la lucha entablada contra la dictadura de Máximo Santos, en la no muy recordada pero inmensamente gloriosa, Batalla del Quebracho. En ésta, muchachos de todas las clases sociales, unidos por los deseos de patria, fueron al campo de batalla sin medir consecuencias personales, sólo con el ímpetu de recuperar la libertad para sus compatriotas. Juventud que no se guiaba por apasionamientos irracionales sino por un fuerte sentimiento y compromiso de responsabilidad y honor, demostrando ser la voz de un pueblo avasallado, que encontró en la letra y en la acción, el impulso necesario para salir de la transigencia y elevar el grito defensor de los derechos sagrados.
Luego de la derrota frente al ejército nacional, la lucha, esta vez periodística, sube su tenor y no deja la prédica.
El 16 de Junio de 1886, Batlle funda “El Día”. Desde sus páginas se edificaría el pensamiento batllista. Vendido a vintén para que las clases humildes pudieran ser partícipes del acontecer político y social, se transformaría en el bastión más popular en defensa de la democracia.
Mucho podemos decir. Pero basta con recordar que ese ilustre hombre, también fue joven y supo entender aún en su juventud, la imperiosa necesidad que tienen los países de que sus hijos más jóvenes, participen en la creación del presente, para forjar el futuro.
Hoy más que nunca, en momentos en que la colectividad de este gran republicano se encuentra en crisis, es que debemos dar un golpe de timón, como lo supo dar en su momento, junto a sus correligionarios, y modernizar al partido, tanto en ideas como en dirección; hoy más que nunca, el legado de los que tanto dieron de sí por el Uruguay, debe estar presente. Debemos las nuevas generaciones, proteger la perdurabilidad de los valores y principios rectores de nuestra sociedad. Nunca pasan de moda.
Conozcamos nuestra historia; sintámonos orgullosos de nuestras tradiciones; seamos conscientes de la tarea que nos espera.
A 159 años de su nacimiento, la mejor manera de homenajearlo, es ejerciendo nuestro derecho-obligación, de velar por nuestra rica ideología, aggionarla a la actualidad y ser fieles a su impronta, volviéndonos a acercar al ciudadano, sabiendo ser receptores de sus inquietudes y anhelos; su enseñanza ha sido muy clara: “La tarea de la edificación moral y material de la nación, no debe ni puede corresponder exclusivamente a un hombre solo o a un número reducido de hombres; esa tarea corresponde a la nación misma”.

Publicado en - Semanales, 1- Lunes, Ayer y HoyComentarios (0)

LO MEJOR DE URUGUAY

Por Dr. Adrián Báez.
Estimados lectores. Se nos fue UN GRANDE. No existe otra palabra para definir al polifacético Dr. Carlos Maggi.
Con él, se van los años dorados de la intelectualidad nacional; desaparece el último baluarte de la cultura de una

Adrián Baez.

Adrián Baez.

generación que, llenó de orgullo y pasión al pensamiento uruguayo; culmina la más brillante lista de mentes privilegiadas, que con astucia, vigor, inconformismo y al mismo tiempo responsabilidad y solidez, más allá de compartir sus métodos e ideas, plasmaron una visión del mundo humanizado y fraterno.
Maggi, supo ser fiel a su tiempo, que lo era el del país, aggiornándose constantemente ante los vaivenes de las épocas, con las que entablaba una relación de realismo y complicidad, que le permitía estar a la altura de las circunstancias y dar, consecuentemente, su postura, la que nunca iba sin la compañía de una lección.
Supo transmitirnos sus valores y principios a través de la palabra escrita. Tanto en la historia, como en la literatura, el teatro o la prensa, dejó grabado a fuego, su incondicional convencimiento de que la libertad, en todas sus facetas, la solidaridad y la justicia, siempre de la mano del irrestricto respeto al Estado de Derecho, eran las herramientas imprescindibles para la convivencia del ser humano, en una democracia que se jactara de tal.
Fue un hombre de carácter y convicciones firmes, condición que jamás le coartó la posibilidad de entablar amistades de las más diversas opiniones, con las que no dudamos, tendría acaloradas disputas filosóficas, y enconados duelos dialécticos, dignos de las ágoras griegas.
Aquella Generación del 45, nombre dado por el año en el que comenzó a generar materia gris, un grupo de jóvenes inquietos respecto al rumbo del mundo, del que Uruguay no estaba excluido, fue la piedra de toque de un espíritu disconforme con el estatus quo nacional e internacional, que increpaba al orden establecido con el constante cuestionamiento del ¿por qué? y el ¿para qué?, estupenda reacción de una nueva camada de ciudadanos, que pregonaba un porvenir mejor, enfrentándose con hidalguía ante lo que consideraban incorrecto, con la valentía del Quijote, y cuya arma no era el fusil ni la censura, sino la cultura y la educación de los espíritus.
Hace dos años que la vida o el destino, nos viene arrebatando a los Orientales, nuestras joyas culturales más valiosas: China Zorrilla, Carlos Páez Vilaró, Eduardo Galeano, y ahora a Maggi.
La cultura de nuestro amado Uruguay, se encuentra de luto; nuestro futuro, en una encrucijada, pues pasarán muchísimos años, hasta que Dios considere que nos merecemos tener entre nosotros, a seres tan solemnes, como los nombrados.
Sus legados vivirán por siempre. Sus enseñanzas, deberemos asimilarlas y ejercerlas.
Con la partida de Maggi, se da por finalizada una era de raciocinio y nivel; con la partida de Maggi, solo nos resta anhelar, lo mejor de Uruguay

Publicado en Ayer y HoyComentarios (0)

QUE REINE LA PAZ

Por Dr. Adrián Báez.
Estimados lectores. La contienda electoral llegó a su fin, y la voluntad del soberano fue expresada.
Culmina así, la peor campaña electoral departamental de los últimos tiempos, o por lo menos que hayamos presenciado los que tenemos más de 30 años, y algunas temporadas de militancia.
La deslealtad para con el adversario a través del agravio, el insulto, la calumnia, la injuria y la difamación, amén de la persistente y continua descalificación, fue la vedette de una instancia que debió explotar de sólidos argumentos que trazarán el camino a seguir, en procura de las múltiples soluciones, que los múltiples problemas existentes requieren.
Los opositores de un lado y del otro, arremetieron en contra de los intereses departamentales, sin importarles la proyección de su accionar, que llegó a instalar un clima de tensión y apasionamiento, que perdurará, lastimosamente, pues cuando las ofensas son grandes, difícil se vuelve perdonarlas, no importando en definitiva, quién se erige en dueño de la verdad.
Como de costumbre, cuando el fanatismo irracional y traicionero, suplanta al diálogo cordial y firme, son los ciudadanos las víctimas de un espectáculo mediocre y vulgar, que en vez de asistir a un verdadero enfrentamiento de políticos de nivel y propiedad, lo hacen a uno de politiqueros y mercaderes de los reales problemas de la gente.
Ahora debemos por el bien de Salto, mirar hacia adelante. Tenemos la obligación de reconstruir los puentes derribados y retomar la marcha con aquellos que verdaderamente deseen el progreso de nuestra tierra.
A los que perdieron, no vencidos, pues ha sido una batalla, no una guerra, aunque por momentos se asimiló bastante: lealtad para con su pueblo y respeto a las urnas; a los que ganaron, no vencedores, la misma lealtad y la mano tendida, sino de lo contrario, los próximos 5 años, los derrotados y vencidos seremos los salteños, por el hastío y la decepción.
Auguramos, como siempre lo hemos hecho, en el triunfo o fuera de él, el mayor de los éxitos a la futura administración, sabedores de que del mismo y al mismo, depende y camina de la mano, el mejor Salto que todos deseamos.
Por Salto y los Salteños: QUE REINE LA PAZ.

Publicado en - Semanales, 1- Lunes, Ayer y HoyComentarios (0)

SALTO DECIDE

Por Dr. Adrián Báez.
Estimados lectores. La hora de la verdad, se acerca. Luego de 5 largos y arduos años, en los que los Salteños hemos visto un fuerte y a veces irracional enfrentamiento de nuestra clase política, teñido, lamentablemente, de un ensañamiento sin parangón en contra de una administración y sus jerarcas, más allá del obvio y natural encono que demuestra el ser oposición, nuevamente la contienda se someterá al único y legítimo árbitro: el Pueblo.
Tuvimos el enorme honor de haber pertenecido al Legislativo departamental, siendo parte de un oficialismo que actuó con buena fe y honestidad; de haber apoyado las políticas sociales llevadas adelante, que sí fueron inclusivas de aquellos que por lo general son olvidados, y nos referimos al Hogar de Ancianos, las salas velatorias del Cementerio, los aportes de la Zona Azul en beneficio de instituciones sociales de las que dependen muchísimas personas que sin las cuales no tendrían calidad de vida, del centro de protección a las víctimas de violencia doméstica, del tan discutido boleto de ómnibus que ha posibilitado el traslado masivo de personas, que por primera vez fueron beneficiarios de una empresa que les pertenece, y cuyo objetivo es ese, el beneficiar al usuario; por sostener con nuestras diferencias, una propuesta que con matices, apuntó siempre a mejorar, paso a paso, la vida de los ciudadanos, no sin dejar de lado, quizás, otros aspectos, a los que no se ignoró, pero que lo apremiante, relegó en el tiempo; hemos sentido con satisfacción el reconocimiento de que el gobierno al que representamos, cumplió con lo prometido en su campaña, y que lo acreditaba, al que mucho se ha criticado, y al que mucho se ha defenestrado, pero que sin embargo supo mantenerse erguido, por más feroz que fuesen los vientos, convencido de que los pasos dados y por dar, eran los necesarios y apropiados; de defender en el ámbito en que las urnas nos colocó, una visión de departamento, que compartible o no, era la nuestra y fue elegida democráticamente; que supimos asumir los errores, y al mismo tiempo volver sobre nuestros pasos y tratar de remediarlos, pues nunca negamos la realidad que al ser humanos, quizás cometeríamos errores, y en consecuencia actuamos; de haber demostrado que en política se puede tender la mano al adversario y transitar por el siempre inteligente camino del entendimiento, a pesar de haber recibido negativas de un lado, y reproches del otro, luego de ser parte de la propuesta; de ser frontales y no escondernos ante el reclamo de quienes estando disconformes, nos increpaban, siempre con respeto, pero con bronca, y de transmitirles nuestros argumentos y porqués, con total sinceridad, aún sabiendo que no conformaban nuestras explicaciones.
Y así recordamos estos años de lucha política, en los que mucho aprendimos, y donde encontramos entrañables compañeros y adversarios, con los que tendimos puentes de amistad y de aprecio; así, de esta manera que es la manera en que entendemos a la política, es que no renegamos del lugar que ocupamos, ni a quienes respaldamos, ni lo que sostuvimos con la palabra y la acción.
El domingo 10 de Mayo, nuestro Salto será quien disponga qué trillo seguir. La gente, por la que se trabaja y se está en esto, reprobará o aprobará la gestión y sus resultados; guiñará el ojo a unos, y no lo hará con otros; apreciará lo realizado, que nunca es lo suficiente, y recordará, lo que quienes tuvieron la misma oportunidad, no hicieron y de igual manera lo exigieron de quienes lograron más que ellos. Con la conciencia invicta y el orgullo de ser siempre y ante todo un Batllista; exhorto a mis conciudadanos, a brindarle una vez más la oportunidad al Sr. Germán Coutinho, para que sea el intendente de todos. Salto decide.

Publicado en - Semanales, 1- Lunes, Ayer y HoyComentarios (0)

IRRESPONSABLE RETROCESO

Por Dr. Adrián Báez.
Estimados lectores. Hacer cosas para el progreso de los individuos, es muy bueno; pero proteger, en primer término, la integridad física y la vida de ese mismo individuo a través de una excelente calidad de vida, que entre otras cosas conlleva la prevención de males y la rápida atención una vez que éstos han sido detectados es lo lógico. De lo contrario, poco vale todo lo que se realiza en su favor.
La situación es la siguiente, quizás nos equivocamos, lo que no creemos, al ser nuestras apreciaciones producto de la observación seria que tratamos de hacer siempre, de nuestra realidad, y que día a día se refuerza con inobjetables ejemplos.
Hoy por hoy, nuestro país tiene un PBI (Producto Bruto Interno) aproximado a los sesenta mil millones de dólares americanos, cuando hace diez años el mismo llegaba, a regañadientes, a los diez mil millones; razonen ustedes cuántas veces más, ingresa hoy al Uruguay. Primer punto.
La Reforma de la Salud, impulsada por el primer gobierno del Dr. Tabaré Vázquez, si bien ha sido productiva en distintos logros, no ha sido sin embargo la panacea de las reformas, ya que vemos por doquier, la interminable lista de carencias, irregularidades y zozobras de que la misma padece. Segundo punto.
Tanto dinero se ha gastado, supuestamente en inversiones y adelantos, cosa que no vemos que concuerde con lo cotidiano, que nos preguntamos sinceramente: ¿en qué se mejoró el real y excelente acceso a la salud que entre todos pagamos? Tercer punto.
Si llevar a cabo una reforma que posibilita al ciudadano ser atendido con prontitud, diligencia y pericia; preguntamos: ¿dónde están los IMAE, que por sentido común deberían existir en el interior de la República; dónde están los helicópteros-ambulancias para el traslado de pacientes en estado crítico, que deberían de tener los hospitales regionales; dónde se encuentran los recursos humanos que deberían de haber en los lugares más alejados de los centros urbanos, cuyos habitantes se enfrentan a un desamparo inhumano; dónde están las policlínicas nuevas tantas veces anunciadas y las ambulancias en buen estado que se han repartido por todo el territorio; por qué no se encuentran instaladas ya, las tecnologías necesarias e imprescindibles, llámense resonancias, tomografías, CTI (de adultos y de niños) y otras tantas, en cada nosocomio regional?
Nunca nuestro país tuvo un auge económico de las similitudes de los últimos años; nunca estuvimos en mejores condiciones de redistribuir seriamente la “riqueza” del país, cuyo método correcto es a través del gasto público, y no del derroche público de los recursos, que es otra cosa muy diferente.
Cada día nos preocupa más, la pérdida de oportunidades invalorables que se dejaron pasar; avances en diferentes rubros sociales, que con planeamiento y visión de futuro, nos hubiese adelantado años, en materia logro.
Nuestro Uruguay, no va bien. Cuando vemos cerrarse centros asistenciales como UCINSA, lo confirmamos. Más allá de la obvia responsabilidad que le quepa al sector privado de la salud, es sin embargo del Estado, del que esperamos respuestas y exigimos resultados.
La Salud, ha sido utilizada como bandera de algo que no puede entrometerse con ella: lo electoral y lo económico. La Salud, en pleno Siglo XXI, debería ser POLÍTICA DE ESTADO, al ser un derecho humano inherente.
Sentimos con pena e impotencia, el cierre de una herramienta que tanto bien ha hecho a nuestra sociedad, como lo ha sido UCINSA; creemos que con él, se produce un imperdonable e irresponsable retroceso.

Publicado en - Semanales, 1- Lunes, Ayer y HoyComentarios (0)

COLORADOS, ESTO TAMBIEN PASARÁ

Por Dr. Adrián Báez.
Estimados lectores. Es pública y notoria la triste interna por la que transita el Partido de Rivera y Batlle y Ordóñez. El golpe recibido en octubre pasado, hizo estremecer los cimientos de la vieja colectividad, que creía, y creíamos, iba recuperándose de aquel inolvidable 2004.
Siempre han existido y seguirán existiendo, las rencillas intestinas entre sectores y líderes, pues es parte de la vida democrática de los Partidos Políticos; las hubo en tiempos de Don Pepe Batlle; en tiempos de Brum; en tiempos de Don Luis y en la historia reciente. Pero, y he aquí el punto en el que deseamos hacer hincapié; prevaleció por encima de todo, el interés supremo del Partido, entendido como herramienta que encarnaba el sentir popular, y por medio del cual se lo representaba. Habían muchísimas diferencias que hacían al bullicio movilizador, por el que se plasmaban posturas de país y del mundo; visiones que corrían por distintas sendas, para alcanzar el mismo objetivo regido por principios y valores rectores, que se encontraban por encima de aquellas necesarias divisiones y que las unía en pos del ideal: LA REPÚBLICA.
Quizás estarán pensando que añoramos un pasado del que no formamos parte por un lógico tema generacional, pero quienes hemos leído incansablemente la historia de nuestro Uruguay y de nuestra colectividad, no podemos, por cuestiones morales, prescindir de aquel legado magnífico que hombres inigualables nos obsequiaron, y faltaríamos a su memoria y a todos los esfuerzos realizados, por dejarnos un mejor país.
Siempre hemos sido respetuosos de las ideas ajenas y hemos sostenido que por más disgustos que tengamos, debemos permanecer en el seno de nuestro Partido y defenderlo desde la trinchera que nos toque, por gracia del destino; hemos silenciado diferencias, por considerarlas pequeñas, ante la empresa con la que comulgamos; sostuvimos y lo hacemos aún, que la disciplina partidaria es necesaria, hasta que choque con el único muro por el que no debe pasar: nuestros principios y moral; hemos prometido en nuestra primera juventud, defender al Partido de Rivera y a las ideas de Batlle, como credo adquirido, y por entenderlos a ambos, como mejores medios de colaborar con el engrandecimiento de nuestra Patria.
Por ello, tenemos la obligación personal, y sabemos que también lo hacemos en nombre de muchos correligionarios, de levantar una voz de protesta, por el atroz camino que le están obligando a transitar, a esta honorable y gloriosa unión de hombres y mujeres libres, que se llama Partido Colorado.
Éste, es responsabilidad de todos sus feligreses, pero lo es más, de los que ostentan por decisión de sus iguales, la dirigencia del mismo.
El negarnos a una autocrítica, golpeando la puerta y retirando el apoyo obligado en favor de colectividades ajenas a nuestra prédica; el no concurrir a las urnas en ciertos Departamentos, debilitando una unidad que debe permanecer por cuestiones de orden, que nunca significará sumisión,  negando de ese modo el mayor de los logros de Don Pepe Batlle, que es la opinión del pueblo; el no aceptar y desdeñar los liderazgos que surgieron de la voluntad popular; y por sobre todas las cosas, no aprender de los clarísimos ejemplos que nuestra historia nos ha brindado de diálogo y negociación, para limar asperezas dentro de casa, nos demuestra que, de manera soberbia e irracional, le hemos venido dando la espalda a nuestro propio ideal.
Respetamos a nuestros líderes; eso incluye el derecho que tenemos de advertirles primero, y exigirles después, que pongan sus barbas en remojo y dignifiquen el mandato que las urnas les otorgó; al mismo tiempo, les debemos lealtad, pues si los consideramos aptos en la victoria, nada justifica nuestro rechazo en la derrota, entendida como una mala jornada electoral y nunca, como un fracaso en la lucha.
Los sabemos hombres de bien; por lo que les recordamos que su compromiso es a través del Partido, con su País. Tenemos fe en ellos, pero también la tenemos en las futuras generaciones que ya asoman a requerir el lugar que por derecho, les corresponde.
Esta vieja colectividad, ha demostrado saber superar vicisitudes y tormentas fuertísimas al frente del timón del gobierno; ha esquivado golpes y colisiones históricas que por su espíritu republicano, le ha permitido perdurar por más de 170 años. Por eso, estamos convencidos de que las angustias de hoy, son pasajeras, y que como lo dijo el Rey Salomón: esto también pasará. No dudemos COLORADOS, ESTO TAMBIÉN PASARÁ.

Por Dr. Adrián Báez.

Estimados lectores. Es pública y notoria la triste interna por la que transita el Partido de Rivera y Batlle y Ordóñez. El golpe recibido

<p>Adrián Baez.</p>

Adrián Baez.

en octubre pasado, hizo estremecer los cimientos de la vieja colectividad, que creía, y creíamos, iba recuperándose de aquel inolvidable 2004.

Siempre han existido y seguirán existiendo, las rencillas intestinas entre sectores y líderes, pues es parte de la vida democrática de los Partidos Políticos; las hubo en tiempos de Don Pepe Batlle; en tiempos de Brum; en tiempos de Don Luis y en la historia reciente. Pero, y he aquí el punto en el que deseamos hacer hincapié; prevaleció por encima de todo, el interés supremo del Partido, entendido como herramienta que encarnaba el sentir popular, y por medio del cual se lo representaba. Habían muchísimas diferencias que hacían al bullicio movilizador, por el que se plasmaban posturas de país y del mundo; visiones que corrían por distintas sendas, para alcanzar el mismo objetivo regido por principios y valores rectores, que se encontraban por encima de aquellas necesarias divisiones y que las unía en pos del ideal: LA REPÚBLICA.

Quizás estarán pensando que añoramos un pasado del que no formamos parte por un lógico tema generacional, pero quienes hemos leído incansablemente la historia de nuestro Uruguay y de nuestra colectividad, no podemos, por cuestiones morales, prescindir de aquel legado magnífico que hombres inigualables nos obsequiaron, y faltaríamos a su memoria y a todos los esfuerzos realizados, por dejarnos un mejor país.

Siempre hemos sido respetuosos de las ideas ajenas y hemos sostenido que por más disgustos que tengamos, debemos permanecer en el seno de nuestro Partido y defenderlo desde la trinchera que nos toque, por gracia del destino; hemos silenciado diferencias, por considerarlas pequeñas, ante la empresa con la que comulgamos; sostuvimos y lo hacemos aún, que la disciplina partidaria es necesaria, hasta que choque con el único muro por el que no debe pasar: nuestros principios y moral; hemos prometido en nuestra primera juventud, defender al Partido de Rivera y a las ideas de Batlle, como credo adquirido, y por entenderlos a ambos, como mejores medios de colaborar con el engrandecimiento de nuestra Patria.

Por ello, tenemos la obligación personal, y sabemos que también lo hacemos en nombre de muchos correligionarios, de levantar una voz de protesta, por el atroz camino que le están obligando a transitar, a esta honorable y gloriosa unión de hombres y mujeres libres, que se llama Partido Colorado.

Éste, es responsabilidad de todos sus feligreses, pero lo es más, de los que ostentan por decisión de sus iguales, la dirigencia del mismo.

El negarnos a una autocrítica, golpeando la puerta y retirando el apoyo obligado en favor de colectividades ajenas a nuestra prédica; el no concurrir a las urnas en ciertos Departamentos, debilitando una unidad que debe permanecer por cuestiones de orden, que nunca significará sumisión,  negando de ese modo el mayor de los logros de Don Pepe Batlle, que es la opinión del pueblo; el no aceptar y desdeñar los liderazgos que surgieron de la voluntad popular; y por sobre todas las cosas, no aprender de los clarísimos ejemplos que nuestra historia nos ha brindado de diálogo y negociación, para limar asperezas dentro de casa, nos demuestra que, de manera soberbia e irracional, le hemos venido dando la espalda a nuestro propio ideal.

Respetamos a nuestros líderes; eso incluye el derecho que tenemos de advertirles primero, y exigirles después, que pongan sus barbas en remojo y dignifiquen el mandato que las urnas les otorgó; al mismo tiempo, les debemos lealtad, pues si los consideramos aptos en la victoria, nada justifica nuestro rechazo en la derrota, entendida como una mala jornada electoral y nunca, como un fracaso en la lucha.

Los sabemos hombres de bien; por lo que les recordamos que su compromiso es a través del Partido, con su País. Tenemos fe en ellos, pero también la tenemos en las futuras generaciones que ya asoman a requerir el lugar que por derecho, les corresponde.

Esta vieja colectividad, ha demostrado saber superar vicisitudes y tormentas fuertísimas al frente del timón del gobierno; ha esquivado golpes y colisiones históricas que por su espíritu republicano, le ha permitido perdurar por más de 170 años. Por eso, estamos convencidos de que las angustias de hoy, son pasajeras, y que como lo dijo el Rey Salomón: esto también pasará. No dudemos COLORADOS, ESTO TAMBIÉN PASARÁ.

Publicado en Ayer y HoyComentarios (0)

EL SENDERO DE LA LÓGICA

Por Dr. Adrián Baez.
Estimados lectores. Al ser nuestro país, pequeño geográficamente y débil en lo militar y económico, su historia ha sido la de los que acompañan como firmes espectadores, las escenas que los demás- en este caso los países más grandes en los aspectos referidos- protagonizan con sobrada soberbia.
Atrás ha quedado el soñado y casi salvador Tratado de Asunción, que prometía el advenimiento de una era de prosperidad e integración, tanto social, como económica, que inundadas ambas del espíritu de hermandad, fortalecería el relacionamiento entre las otrora avasalladas naciones productoras de materias primas, elevándolas a la condición de mercado independiente de los capitalismos asfixiantes.
Al principio el idilio fue fenomenal;  transcurrido el tiempo, la verdad salió a la luz y lo que se creía sería una sociedad comercial, terminó tomando injerencia en la política interna de los estados miembros, donde los poderosos o amigotes, someterían a los chicos y menos compinches.
Para reforzar la idea, no bastó con el alicaído Mercosur, siendo menester la conformación de nuevas instituciones burocráticas e ineficaces como la Unasur, servil a los populismos reinantes y a los discursos apocalípticos de sus líderes, no distando en nada de aquellas de las que intentaban diferenciarse, sólo que, con un signo de izquierda.
Más allá de que podamos otorgar el beneficio de la buena fe, también nos reservamos el de la duda; las actitudes de los gobernantes de turno y de algunos que ya no se encuentran entre nosotros, nos lleva a tal posición.
Una de las banderas ostentadas por los iluminados, ha sido la de la democracia; la misma será, piensan, defendida siempre y cuando se maneje dentro de lo que consideramos correcto y a nuestro gusto.
Con tal filosofía se excluyó arbitrariamente del Mercosur a la República del Paraguay, miembro fundador de la institución, quien por medios constitucionales decidió a través de su Parlamento, voz indiscutida de la voluntad popular, la destitución de su primer mandatario; filosofía que dirigida por seres incoherentes, hoy, abalan el totalitarismo de Nicolás Maduro y apoyaron de hecho en su momento, el no conteo de votos solicitado por la oposición, en claro desmedro y desprecio por un derecho tan elemental como lo es el de la certeza proveniente de las urnas; los mismos que hoy, apoyan el discurso divisionista y sectario que pregona el Heredero de Chávez; los mismos que toman abiertamente partido por un sector de la sociedad Venezolana, desconociendo el derecho de la oposición, y justifican la práctica de violación a los derechos humanos, que oh, contradicción, dicen defender, abalando la existencia de presos políticos y purgas de adversarios ante la cómplice mirada de una justicia acallada y amedrentada; los mismos que cuando un país chico como Uruguay necesitó respaldo, le dieron la espalda a favor tácito de uno grande (recordemos el conflicto de las papeleras), o que cuando se anima a levantar un poquito la voz, le impiden las trasbordos en sus puertos, produciéndole inmensas pérdidas económicas; los mismos que claman por la legalidad, pero tienen como gurú y “PADRINO” político, al Dictador más viejo del mundo, el Sr. Fidel Castro, quien hasta hace poquitísimo tiempo tenía en sus mazmorras a presos políticos, por el solo hecho de reclamar la libertad para sus compatriotas; los mismos que abrieron las puertas y supieron recibir con elogios sobreactuados a un líder como el ex Presidente de Irán, quien deseaba públicamente el aniquilamiento del  Estado de Israel; los mismos, que cuando eran oposición organizaban e incitaban a movimientos populares en las calles en defensa de legítimas reivindicaciones, pero que desprecian y tildan de fascistas a quienes hoy, estando ellos en el poder, reclaman también legítimamente, aquellas mismas reivindicaciones de las que las promesas de solución, han quedado en el olvido.
Así están las cosas en nuestro amado continente. Los que se jactan de ser los continuadores de los Libertadores y sus ideas, no hacen más que utilizar sus figuras para sembrar por este “INMENSO JARDÍN”, la descalificación del adversario; el despotismo social y la transformación insensata de la hipócrita Latinoamérica; una vez más demuestran sin estupor ni vergüenza, que su discurso es de izquierda, pero se desvelan y coquetean arteramente con la derecha a la que ayer repudiaban pero que hoy idolatran. Cómo cambian los tiempos; que ejemplo irreversiblemente triste; mientras algunos, como Argentina y Venezuela hacen de las suyas.
Pero gracias a Dios, vemos en el nuevo gobierno patrio, una apertura de mente y un sinceramiento; elogiamos al Canciller, y por supuesto al Sr. Presidente, quienes se han atrevido a reconocer la crisis venezolana, y la necesidad de comenzar el destete de un Mercosur carcelero y desvirtuado, ante la crítica audaz y arbitraria de la mayoría de su fuerza política.
Ojalá, sea el principio de la cordura; ojalá que Uruguay ya no se arrastre tras la falsedad “progre”, y retome el sendero de la lógic
Por Dr. Adrián Baez.
Estimados lectores. Al ser nuestro país, pequeño geográficamente y débil en lo militar y económico, su historia ha sido la de los que acompañan como firmes espectadores, las escenas que los demás- en este caso los países más grandes en los aspectos referidos- protagonizan con sobrada soberbia.
Atrás ha quedado el soñado y casi salvador Tratado de Asunción, que prometía el advenimiento de una era de prosperidad e integración, tanto social, como económica, que inundadas ambas del espíritu de hermandad, fortalecería el relacionamiento entre las otrora avasalladas naciones productoras de materias primas, elevándolas a la condición de mercado independiente de los capitalismos asfixiantes.
Al principio el idilio fue fenomenal;  transcurrido el tiempo, la verdad salió a la luz y lo que se creía sería una sociedad comercial, terminó tomando injerencia en la política interna de los estados miembros, donde los poderosos o amigotes, someterían a los chicos y menos compinches.
Para reforzar la idea, no bastó con el alicaído Mercosur, siendo menester la conformación de nuevas instituciones burocráticas e ineficaces como la Unasur, servil a los populismos reinantes y a los discursos apocalípticos de sus líderes, no distando en nada de aquellas de las que intentaban diferenciarse, sólo que, con un signo de izquierda.
Más allá de que podamos otorgar el beneficio de la buena fe, también nos reservamos el de la duda; las actitudes de los gobernantes de turno y de algunos que ya no se encuentran entre nosotros, nos lleva a tal posición.
Una de las banderas ostentadas por los iluminados, ha sido la de la democracia; la misma será, piensan, defendida siempre y cuando se maneje dentro de lo que consideramos correcto y a nuestro gusto.
Con tal filosofía se excluyó arbitrariamente del Mercosur a la República del Paraguay, miembro fundador de la institución, quien por medios constitucionales decidió a través de su Parlamento, voz indiscutida de la voluntad popular, la destitución de su primer mandatario; filosofía que dirigida por seres incoherentes, hoy, abalan el totalitarismo de Nicolás Maduro y apoyaron de hecho en su momento, el no conteo de votos solicitado por la oposición, en claro desmedro y desprecio por un derecho tan elemental como lo es el de la certeza proveniente de las urnas; los mismos que hoy, apoyan el discurso divisionista y sectario que pregona el Heredero de Chávez; los mismos que toman abiertamente partido por un sector de la sociedad Venezolana, desconociendo el derecho de la oposición, y justifican la práctica de violación a los derechos humanos, que oh, contradicción, dicen defender, abalando la existencia de presos políticos y purgas de adversarios ante la cómplice mirada de una justicia acallada y amedrentada; los mismos que cuando un país chico como Uruguay necesitó respaldo, le dieron la espalda a favor tácito de uno grande (recordemos el conflicto de las papeleras), o que cuando se anima a levantar un poquito la voz, le impiden las trasbordos en sus puertos, produciéndole inmensas pérdidas económicas; los mismos que claman por la legalidad, pero tienen como gurú y “PADRINO” político, al Dictador más viejo del mundo, el Sr. Fidel Castro, quien hasta hace poquitísimo tiempo tenía en sus mazmorras a presos políticos, por el solo hecho de reclamar la libertad para sus compatriotas; los mismos que abrieron las puertas y supieron recibir con elogios sobreactuados a un líder como el ex Presidente de Irán, quien deseaba públicamente el aniquilamiento del  Estado de Israel; los mismos, que cuando eran oposición organizaban e incitaban a movimientos populares en las calles en defensa de legítimas reivindicaciones, pero que desprecian y tildan de fascistas a quienes hoy, estando ellos en el poder, reclaman también legítimamente, aquellas mismas reivindicaciones de las que las promesas de solución, han quedado en el olvido.
Así están las cosas en nuestro amado continente. Los que se jactan de ser los continuadores de los Libertadores y sus ideas, no hacen más que utilizar sus figuras para sembrar por este “INMENSO JARDÍN”, la descalificación del adversario; el despotismo social y la transformación insensata de la hipócrita Latinoamérica; una vez más demuestran sin estupor ni vergüenza, que su discurso es de izquierda, pero se desvelan y coquetean arteramente con la derecha a la que ayer repudiaban pero que hoy idolatran. Cómo cambian los tiempos; que ejemplo irreversiblemente triste; mientras algunos, como Argentina y Venezuela hacen de las suyas.
Pero gracias a Dios, vemos en el nuevo gobierno patrio, una apertura de mente y un sinceramiento; elogiamos al Canciller, y por supuesto al Sr. Presidente, quienes se han atrevido a reconocer la crisis venezolana, y la necesidad de comenzar el destete de un Mercosur carcelero y desvirtuado, ante la crítica audaz y arbitraria de la mayoría de su fuerza política.
Ojalá, sea el principio de la cordura; ojalá que Uruguay ya no se arrastre tras la falsedad “progre”, y retome el sendero de la lógica.

Publicado en - Semanales, 1- Lunes, Ayer y HoyComentarios (0)

El tiempo

Ediciones anteriores

noviembre 2018
L M X J V S D
« oct    
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  

  • Otras Noticias...