“La murga es el reflejo puro de la familia con la que vivimos por y para ella”

Con Freddy Edgardo “El Zurdo” Bessio

Freddy Edgardo Bessio – conocido en el ambiente popular murguístico uruguayo como “El Zurdo Bessio” nació el 5 de noviembre de 1965, en Montevideo.
Hijo de Jose “Pocholo” Bessio y Eva Zinc, tiene dos hermanos Mirtha y Ruben.
Desde muy chico mamó el carnaval, puesto que su padre formó parte del mismo por 40 años.
Hoy – entrevistado por nuestra redacción y especialmente para nuestro espacio AL DORSO – conoceremos, nos relata parte de su icónica historia.zurdo bessio 001

 

¿Cómo arranca su historia con el Carnaval?
– “Todo lo relacionado con la música y lo artístico en mi vida, arranca con el Carnaval. Tengo 54 años y comencé a los trece en 1979 en una murga que se llamaba Amantes al Engrudo. Obviamente salía junto con mi papá… en ese momento no se estilaba que jóvenes con tan poca edad salieran en Carnaval… recién se estaba gestando esa historia con el previo pasaje por lo que se llamaba en ese entonces Consejo del Niño, donde se iban a sacar los permisos correspondientes.
Me considero murguista, percusionista de murga… soy el que toca el bombo”.

¿Y cómo siguió el proceso de su vida artística?
– “Como percusionista de murga fui incursionando en otras cuestiones o partes de lo que es la murga, que tiene que ver con el coro. El paso de los años me fue dando – por allá por el año 1988 con la murga Falta y Resto cuando Edu Pitufo Lombardo – músico reconocido de nuestro ambiente también carnavalero que en ese entonces dirigía la mencionada murga – es quien me invita a participar en el coro.
En 1991 – cuando salgo en La Reina de la Teja – fue la primera vez que canté como solista en una despedida intitulada A cabildo abierto, comenzando esa despedida con ese solo.
Después el Carnaval fue trayendo enganchado el surgimiento de la murga – canción por decirlo de alguna manera y es allí que comienzo con todo ésto con Pinocho Routin con un grupo llamado Peligro de Murga, allá por los años 95,96 donde el solista era Routin y nosotros éramos percusionistas y coristas de su banda.
Es así que incursiono en la murga – canción en formato banda cuando llega el momento en que Jaime Roos para su espectáculo Jaime a las Diez me invita a ser parte de su banda, no solamente a cantar sino a ser también solista. Así se da toda esa aventura que tiene que ver con las bandas.

Al echar vistazo hacia el pasado… ¿Con qué se encuentra?
– “Me lleva a la niñez con recuerdos muy lindos… a mi barrio capitalino Bella Italia, en la calle Florencia… los recuerdos más lindos me llevan a las cosas que puedo destacar para pintar un poco lo que fue mi infancia con mis queridos amigos del barrio… Mayaya que era una vecina que vivía frente a mi casa y tenía un muro con la altura ideal para que con mis amigos nos sentáramos y pasáramos prácticamente todo el día allí y parte de la noche.
La vecina era como una madre… allí se daba toda las juntadas con la barra y nos reíamos de nuestras travesuras.
Por ese muro pasaron todas las vivencias que nos fueron haciendo crecer en nuestro día a día.
Como ven, soy nacido y criado en Montevideo. Me vine a Colonia ya de grande hace ya 25 años.
Debo decir que mi familia es muy unida… mis padres siempre nos protegieron y me permitieron poder llevar a ese muro todo esos cuentos”.

Cuéntenos acerca de su pasaje por cada una de las murgas en las cuales participó…
– “Cómo anteriormente expresé… en 1979 salí en la murga Amantes al Engrudo tocando el bombo con mi padre… en el año 80 en la murga La Estrellada; en el año 80 y 81 Falta y Resto, de la cual me considero fundador. En el 83 La Gran Clásica; en el 84 la Darsenera, en el 85 Curtidores de Hongos, en el año 86 murga La Bohemia.
En el 87 vuelvo a Falta y Resto y salgo 87, 88 y 89, con la particularidad que la murga ganó dos años consecutivos Primer Premio.
En el 90 salí en Los Saltinbamquis. En el 91 y 92 en La Reina de la Teja.
Posteriormente en el 93 y 94 en Los Curtidores de Hongos y a partir de allí en muchas otras murgas.

Una anécdota que recuerde…
-“Mi apodo El Zurdo viene de la murga, del Carnaval. En el año previo a mi comienzo, en una murga que se llamaba La Milonga Nacional que salían mi papá y el Canario Luna juntos yo estaba en un ensayo y como ya en ese entonces daba muestras que me gustaba tocar, el Canario Luna sabía de mis condiciones porque usualmente iba a mi casa con su esposa. En ese ensayo faltó uno de los percusionistas y me invitaron a participar del mismo.
El Canario me dijo Zurdito… ¿Vos querés tocar con nosotros en este ensayo? Respondí que sí y me quedó el apodo”.

“ ME CONSIDERO MÁS CANTOR QUE CANTAUTOR”

¿En qué momento se consolida como cantor?
-”La etapa en la que comienzo como cantor – pues mi considero cantor si bien he participado en la creación de algunas canciones como Un otoño al que no iré jamás que está en uno de los discos de Emiliano y el Zurdo, si mal no recuerdo en Cantor de Esquina.
La letra de esa canción pertenece a Nacho Alonso y la música es mía.
Al igual que otra canción La Bajada, cuya letra es de Felipe Castro y la música de mi autoría.
Mi historia como cantor comenzó con La Reina de la Teja… una cosa trajo la otra y Jaime Roos fue quien me embanderó como solista con aquella canción Si me voy antes que vos… luego con Amor Profundo y hoy con Brindis por Pierrot”.

¿Cómo vive este momento inéditos?
– “Ha sido muy duro en varios puntos de nuestro país… ha azotado a muchas familias y personas… lo sigue siendo.
No obstante creo que los uruguayos somos muy educados y concientes a la hora de dar lo mejor para sobrevivir.
Por ello tenemos la dicha de que sean menos los casos de la gente complicada, que cuando la pandemia estaba en su mayor esplendor.
Pero aún así tenemos mucha gente que la está pasando muy mal y es a la que no podemos perderle el paso. Tenemos que estar siempre pendientes y acompañándolos, ayudándolos siempre en la medida que podemos.
Primeramente quedamos en shock porque estábamos ante algo que nos tomó por sorpresa.
Con mis 54 años es la primera vez que me toca vivir algo de esta naturaleza… y me genera cierta bronca de no poder hacer algo más , sobre todo para ayudar a los necesitados para poder sobrellevar esta situación.
También me genera más ganas de ser solidario y tener esa guapeza para defendernos y cuidarnos entre nosotros”.

¿Cómo es el nuevo protocolo de los ensayos?
– “Honestamente aún no estoy al tanto de ello… aún estoy pendiente de otras cosas y la idea es empezar de a poquito trabajar con la banda.
Por lo que he escuchado en los ensayos va a tener que estar solamente el grupo artístico en el lugar que le toque ensayar, con los distanciamientos correspondientes.
Ojalá que los ensayos puedan comenzar, que se pueda encontrar un formato adecuado… de todos modos primero está la salud y una lucha que aún no termina. No hay que bajar los brazos contra esta enfermedad.
El día a día se va a encargar de darnos esa posibilidad”.

¿Qué particularidades tiene cada disco en el cual ha participado?
-“Cada disco trasmite el espíritu que naturalmente tenemos por venir de donde venimos, haciendo lo que hacemos. Tiene que ver con lo que somos. En este arte somos murguistas de tener la dicha de poder hoy día de poder incursionar en el camino de la murga – canción que promueven al carnaval durante todo el año. Lo que plantamos y plasmamos en los discos es el espíritu simple de ser lo que somos… cantores de esquina… personas sencillas de lugares que amamos, reglas que tienen que ver con el respeto al vecino y con el cariño entre nosotros”.

¿Qué es la murga para usted y cómo es la esencia del Zurdo Bessio?
-”La consumo y la quiero desde que tengo uso de razón… llegué a ella a través de mi papá con el cual aprendí a disfrutar de toda esta fiesta.
Mi interior tiene muchos sentimientos hacia mi familia… mis hijos mi esposa… mi casa… hermanos sobrinos… un nieto hermoso que llegó recientemente… padres y amigos, que son los que nos ayudan a sostener la familia… son parte de la misma.
Lo que más deseo es que mi familia siempre esté unida y pueda cumplir todas sus metas. En resumen, soy puro sentimiento y amor a mi familia”.

 

Hoy por: Fernanda Ferreira

Publicado en - Semanales, - Titulares -, 2- Martes, Al DorsoComentarios (0)

La inclusión «es el gran desafío que tiene la educación hoy»

Isabel Delgue, Directora del Liceo Nº 3:

Actual Directora del Liceo Nº 3 «José Pereira Rodríguez», más conocido como «el Zona Este», la profesora de biología Isabel Delgue cuenta parte de su vida y reflexiona sobre temas relacionados a la Educación en nuestra sección Al Dorso de hoy.

¿Dónde nació?
Mi familia siempre estuvo ligada a la hortifruticultura y berrales. Nací y viví en la zona de Agua Salto, donde hoy está el emprendimiento de arándanos, hasta que cumplí 8 años, que mis padres decidieron vivir en la ciudad porque mis hermanas menores comenzaban la escuela. Mi padre tenía citrus, un pequeño tambo, quinta y lo que siempre lo solventó: las piletas de plantación de berro que terminan en el arroyo San Antonio. Una familia formada por mis padres, cuatro hermanas y un hermano.AL DORSO. ISABEL DELGUE

¿Recuerdos de infancia y adolescencia?
Los mejores recuerdos. Una infancia llena de alegrías, muy estricta en cuanto a la educación, sabíamos qué se podía hacer y qué no. Nunca faltaron los festejos de cumpleaños, navidad, fin de año, los regalos. Una infancia con juegos, pillerías, jugar con amigas, corridas, veníamos al centro a la casa de la abuela, íbamos mucho a Paysandú. Cuando nos mudamos teníamos muchos amigos en la cuadra y de tardecita siempre jugábamos en una casa o en las otras, o en la vereda.

Háblenos de sus estudios
Mi hermana mayor, Mabel comenzaba la escuela y yo con 4 años quería acompañarla, así es que las dos tomábamos la ONDA que venía de Bella Unión por la ex Ruta 3 y veníamos al Colegio María Auxiliadora, hasta hoy tenemos el grupo de compañeras que seguimos la amistad. Luego liceo en Sagrada Familia y Bachillerato en el IPOLL. Fui a Montevideo y cursé 2 años de Medicina, pero extrañé inmensamente a mi familia, en especial a mis padres, hasta que decidí no seguir…

¿Por qué eligió ser docente?
En febrero del 93 escuché que estaban abiertas las inscripciones en el IFD y decidí inscribirme. A lo largo de estos 28 años he realizado varios cursos y concursos, actualmente cursando el 2do año del Posgrado de Directores de Excelencia a través de la Fundación ReachingU y Universidad de Montevideo. Siempre me gustó la parte de ciencias, tuve grandes profesores en todas las asignaturas, pero en 6to de Medicina en el IPOLL mi Profesor de Biología fue el Dr. Manuel Barreiro y su gusto por enseñar inspiró a muchos a continuar con temas relacionados. Yo quería enseñar anatomía y fisiología como el Prof. Barreiro. Me pasa hoy también saber que tengo muchos alumnos, hoy colegas y que son de Biología.

¿Su trayectoria docente?
Comencé a trabajar en el 93 en CES y UTU iba a San Antonio y a Villa Constitución, luego me casé y quedé solo con San Antonio. Estudiaba y trabajaba a la vez. Los fines de semana, viernes y sábados, durante 4 años, los que hacíamos Biología y Química estudiábamos las asignaturas específicas en Paysandú; 4 años espectaculares de mucho sacrificio pero con recuerdos y amigos que perduran. Mi vida docente transcurrió desde el 93 hasta el 2015 en el Liceo Rural de San Antonio. En el 2008 aprobé el Curso de Directores e inmediatamente salió el Concurso. Mi objetivo siempre fue San Antonio y lo logré. En el 2016 me trasladé al Liceo N°3, también estaba en mi objetivo. Es un liceo donde el trabajo es mucho pero tiene gente valiosa que siempre está para apoyar y colaborar, mis compañeras de equipo son valiosas y todos son grandes personas que día a día se responsabilizan de la tarea. Tengo el Curso de Inspectores aprobado y a la espera del concurso.

¿Cómo se compone su familia hoy?
Sin duda que mi mayor título y responsabilidad es ser madre. Formé una familia hace 25 años junto a mi esposo Gustavo y estoy muy orgullosa de mis hijos: Joaquín (21) y Victoria (20), ambos estudiantes universitarios.

¿Cuáles son las principales diferencias entre ser Director de un Liceo Rural y uno de la ciudad?
El Liceo Rural tiene el encanto del medio, con particularidades y especificidades que solo se conocen estando y viviendo el día a día. Uno conoce prácticamente a cada estudiante y su familia, dónde vive, cómo vive, cuáles son sus necesidades, fortalezas y virtudes. Conoce sus historias y las cargas de sus mochilas. Sabemos quiénes salen de su hogar a la 5 de la mañana y vuelven a las 16, quiénes tienen apoyo familiar y quién necesita contención. Los problemas son diferentes pero siempre se cuenta con el apoyo de todos. El Director de Liceo Urbano tiene que gestionar varias cosas a la vez, muchos esperan que el Director o el Equipo de Dirección además de escuchar a cada uno, le solucione los problemas y a veces no está en nuestra potestad. Tenemos que estar atentos a lo que pasa dentro y fuera de los liceos. Se trabaja mucho más en red. Los emergentes están siempre y gestionar con responsabilidad es fundamental.

¿Cómo debe ser en general un director de liceo?
Debe ser un Director presente, creativo, con objetivos claros. Empático, con conocimiento de la normativa y firmeza cuando así lo requiera. Frente a situaciones, siempre apostar al diálogo. Reconocer las buenas acciones y tratar de cambiar las amenazas en oportunidades. Promover el liderazgo compartido. Permitir el crecimiento dentro de la comunidad educativa. Motivar a los docentes a innovar y tener presente que siempre se puede mejorar. Escuchar a los estudiantes y apoyar sus iniciativas.

¿Cómo cree que puede afectar a la Educación esta pandemia?
Yo diría cómo está afectando… Todos los días vemos a los adscriptos llamando a las familias para saber por qué no vino el alumno. Desde que comenzó la pandemia, el mensaje fue «no estamos de vacaciones», en marzo fue «mantener el vínculo», pero luego, comenzar a trabajar contenidos. Hubo excelentes docentes que sin poner piedras en la rueda hicieron de todo para llegar a los alumnos: plataforma CREA, WhatsApp, redes, impresos, mail… Los adscriptos y POITES fueron el nexo que solucionaron casi todos los problemas… Más allá que algunos no tenían conectividad, muchos lo lograron. Comenzamos el 1 de junio, son los estudiantes que no están aprovechando las oportunidades que están al alcance. Hemos realizado reuniones de padres y adultos responsables y siempre el mensaje fue y es: «Nada está perdido, aún estamos a tiempo de aprovechar y aprobar el año». Las consecuencias de este año se van a acentuar en el 2021 y 2022. Hemos trabajado en coordinación la replanificación y el docente del año que viene tendrá que trabajar lo que no se dio este año, más lo que debería darse en el curso. Hay algunos alumnos de Bachillerato que deberían aprovechar la presencialidad y no están asistiendo.

¿Cuáles cree que son algunos de los principales desafíos de la Educación hoy?
Tuve la oportunidad de participar en el programa T.E. Fulbrigth 2018, me presenté con el objetivo de visualizar en EEUU la inclusión educativa. Creo que ese es el gran desafío que tiene la Educación hoy. Participé de una clase en la Universidad de Texas, donde está la carrera Profesor con especialización en Capacidades Diferentes. En el mismo High School Mc Cullan – Austin Tx. hay clases pequeñas (10 alumnos) con chicos que presentan capacidades diferentes a cargo de una profesora especializada más dos auxiliares… fue increíble y emocionante ver la conexión entre esos adultos y los chicos. No es solo hablar de inclusión sino que la verdadera inclusión, la que realmente aspiramos está muy lejos. No es solo incorporar alumnos a clases de 30 estudiantes sino que es necesario otros recursos que hoy no están disponibles. Se debe incorporar en la Carrera Docente Educación Emocional y diferentes formas de enseñar para diferentes formas de aprender. Se necesitan docentes empáticos y fuertes a la vez. Devolverle a la Educación el lugar que se merece, en la sociedad y sobre todo en la familia. Los adultos responsables deben ser los aliados de la Educación, incentivar y no permitir que decidan si quieren o no ir al liceo. Deben ir, deben asistir, deben estudiar, es la mejor manera de alcanzar objetivos.

 

Hoy por: Jorge Pignataro

Publicado en - Semanales, 2- Martes, Al DorsoComentarios (0)

“Animarse a ser periodista es un desafío constante y a cada instante”

Marcelo Oliva

El periodismo como profesión, puede transformarse en pasión; aunque, nunca exenta de la responsabilidad que conlleva.

Nuestro entrevistado de hoy, Marcelo Oliva, es una de las jóvenes figuras que viene pisando fuerte en el mundo de la información, proviniendo, orgullosamente, del ámbito deportivo, del que ha sabido trascender para transformarse en una de las caras visibles de uno de los más importantes noticieros a nivel nacional.
Con él dialogamos sobre su vocación, su visión de la actualidad y sobre su futuro.AL_DORSO_Marcelo_Oliva-removebg-preview

¿Qué lo llevó a optar por el periodismo como profesión?
Entiendo que es una labor necesaria el poder transmitir un episodio que está relacionado con la comunidad a todo nivel sin discriminar. En lo personal, uno tuvo una formación a través del deporte, que fue la puerta de acceso, pero, eso no significa que no se puedan tomar otros caminos, que incluso pueden estar relacionados. Un hecho deportivo puede tener distintas derivaciones, y uno debe nutrirse de otros ámbitos para tener una versión detallada de cada hecho. Esto es lo que hace apasionante el periodismo. Saber cómo pasó, el dónde, el por qué, y seguir investigando sin distinción de medios de comunicación.

Ser periodista hoy, ¿qué significa para usted?
Constituye una gran responsabilidad y, sobre todo, en estos tiempos en los que, a veces, se transforma en algo extraño, por la velocidad en que transcurren las cosas, aunque, a la vez, allí está la capacidad de uno en saber cómo afrontar el trabajo, a realizarlo con sus propios tiempos. Ser periodista hoy o antes, no cambia. Hay cuestiones que se deben saber de antemano, elementales, básicas y es estar preparado. Animarse a ser periodista es un desafío constante y a cada instante, para luego, comunicar y poder dar una opinión a la que, a veces, se cuestiona, y se desvaloriza sin sentido. Uno puede tener una opinión, no compartida, pero hay que respetarla y defenderla siempre.

¿La objetividad es posible en dicha profesión?
Claro que sí y en cualquier situación. En las preguntas y en los hechos, tal cual lo viste, para luego hacerlo saber en esta tarea. Ser objetivo forma parte del aprendizaje de esta profesión desde el momento en que uno descubre de quién se trata la persona que tiene al frente.

En la actualidad, ¿se informa o se comunica?
Se informa bien y no todas las veces se comunica de la misma manera, porque, a veces, a la comunicación se le agrega el “iva” porque aparecen los “peros”. Informa un comunicado que viene de una institución, de una organización, es textual; la comunicación puede ser a largo plazo.

Interior versus capital
El deporte por sobre todas las cosas me brindó la oportunidad de poder estar en ambos, como ahora, en otras cuestiones, como integrante de Canal 8 de Salto y corresponsal de Canal 12, Telemundo. No debe existir un diferencial. Para mí no lo hay. Nadie es más que nadie. Cada uno hace su trabajo lo mejor que puede. Todos podemos preguntar u opinar. La diferencia, a veces, sólo está de dónde uno es oriundo.

Las fake new y la realidad, ¿confrontadas  o muchas veces de la mano?
Para quien conoce la realidad o la busca, no hay más que eso mismo. Lo otro, lo de noticias falsas, son modismos que se instalan sin fundamentos, de escaso consumo y sin sustento. No aportan nada.

¿Recuerda una anécdota que valga la pena contar?
A veces las limitaciones económicas de los medios hacen que uno se las arregle para poder viajar. En el Sudamericano 2006 de Caracas de básquet, perdimos la final con Brasil. Fue un meritorio sub campeonato para Uruguay. El presidente de la Liga Venezolana, Carmelo Cortés, tenía armada toda la fiesta antes de jugar con Uruguay en semifinales. El Coliseo estaba con 15 mil personas y Uruguay le gana con un final tremendo. Después del partido nos invitaron a cenar a un lindo restaurante, y fue el propio presidente de la Liga venezolana quien nos invitó. Fue una cena triste por el resultado del juego pero, al mismo tiempo, estaba rodeado de amigos uruguayos, y nos felicitó por lo que hizo Uruguay. Pero ahí no terminó para mí. Cuando estábamos por embarcar junto a la delegación de la selección, ya con las maletas en el avión para volver a Montevideo, nos dejaron a mí y dos dirigentes de Uruguay, sin subir, porque el vuelo estaba completo. Increíble, aunque las reservas estaban hechas. Por las molestias y por cambiarnos el vuelo, la compañía nos obsequió una noche de hotel a cada uno y un pasaje para usarlo con validez de un año. El billete lo utilicé una semana antes de viajar al Preolímpico de Las Vegas 2007, ahorré un gasto, y me di el lujo, que, a veces, solo esta profesión puede dar, y fue estar con figuras de la NBA como LeBron James o Kobe Bryant. Allí fueron dos semanas inolvidables.

Cuéntenos un recuerdo de sus inicios que le haya indicado el camino a seguir
Mis padres, Domingo Oliva e Isabel Espasandín, llevándome al fútbol de chico. Conocí mucha gente que me sirvió y ayudó para desempeñarme en lo que hago. Único.

¿Deudas pendientes?
Leer mucho más, trato, la carrera de médico, desfilar en una comparsa de lubolos tocando el chico y otra más.

¿Proyectos a futuro?
A todo nivel. Los que se presenten y los que pueda llevar adelante en lo laboral, familiar y tomarlos con pasión. Así siempre constituirán un desafío.

Publicado en - Semanales, 2- Martes, Al DorsoComentarios (0)

Profesor, musico, artista, defensor del bienestar animal. Comparte la pasión por el acordeón con su familia

Silvio Previale polifacético

¿Es nacido en Salto?
Formalmente soy nacido en Paysandú, pero viví toda la vida en Salto. Es algo curioso, porque mi padre tenía vínculo con Parada Daymán, entonces fui anotado en ese lugar.

¿Cómo fue su infancia?WhatsApp Image 2020-08-31 at 19.11.46
Una infancia clásica de todos los niños de los años 60, donde podíamos ver televisión después de las 7 de la tarde. Mi infancia siempre fue vinculada a la actividad familiar que era la música, me crie dentro de una academia de música.
Los tres hermanos hemos sido músicos, todos seguimos la vocación, en mi casa la orquesta era mi padre la primer acordeón y mi mamá la segunda acordeón y mi hermano mayor (Néstor Antonio) fue el baterista del conjunto de mi padre durante muchos años, después se radicó en Brasil, donde siguió ejerciendo la música, después volvió a Salto donde fue baterista de la banda municipal y actuó en otros conjuntos,.
Mi hermano más chico; Hugo es profesor de música en secundaria. Puedo decir que tuve una infancia feliz, mis padres siempre buscaron que pasáramos lo mejor posible más allá de las situaciones (…), siempre sentimos ese apoyo de la familia, esa contención que nos hizo tener una infancia agradable de la que tenemos lindos recuerdos.

Si en Salto mencionamos su nombre, prácticamente todos lo asocian con el acordeón; con Academias Previale…
Sí, lo que pasa es que hay una larga trayectoria de mi padre, con el mismo nombre y con lo cual es fácil identificarme a mí con el acordeón y con la música, aunque mi profesión real no es la música. Más allá de no ser el primer hijo, sino el segundo, por circunstancias de la vida soy el que lleva el nombre de mi padre.

Además, tiene otras actividades
Después de viejo descubrí que, técnicamente soy lo que hoy se denomina hiperactivo. Es decir que, si hubiera nacido en esta época, me hubiesen diagnosticado hiperactividad. En mi época el médico recomendaba (a los padres) ‘ocúpelo en otra cosa’ y así uno aprende a vivir haciendo varias tareas.
Soy profesor egresado del IPA (Instituto de Profesores Artigas) como profesor de Derecho y Sociología. Actualmente soy director efectivo en el Liceo N° 4 «Horacio Quiroga», ubicado en el Barrio Salto Nuevo, cargo para el cual concursé en el año 1999. Fui primeramente director efectivo del Liceo IPOLL durante varios años, luego opté por la dirección del Liceo de Villa Constitución, pero no lo ejercí, solicité licencia para dar clases en el CERP y estuve reservando los cargos de dirección hasta este año.

¿De las actividades que realiza; cuál es la que más le gusta?
La música, por supuesto, si bien la docencia es algo que elegí, soy docente por vocación, cursé muchos años de abogacía y después entendí que me gustaba más enseñar Derecho que ejercer la abogacía. Pero lo que me causa muchas satisfacciones en los últimos años es la actividad musical que, me ha permitido conocer a mucha gente y relacionarnos con muchos amigos.

También le gusta la política…
Me considero un afiliado al Partido Nacional, fui militante del Partido Nacional durante muchos años, tuve tres veces la titularidad de la Junta Departamental, después fui convocado como director de Cooperación Internacional en el CODICEN en Montevideo, y después siempre seguí vinculado a la actividad política.

Además, colabora con el rescate y protección de animales
La actividad política nos ha permitido desarrollar ese cariño que tenemos por los animales, de hecho, en los últimos tiempos colaboramos con la protección, dentro de lo que se puede tratamos de ayudar. Actualmente tengo catorce perros, absolutamente todos rescatados, todos llegaron de esa forma.

¿Considera que ha alcanzado sus objetivos?
Cuando uno es activo siempre hay cosas que quiere seguir haciendo, pero creo que en la vida he conseguido objetivos más allá de la música he logrado lo que toda persona quiere; una familia espectacular, donde tengo dos hijos únicos porque la vida me dio la posibilidad de criar a mi hijo mayor y a los 16 años vino el otro. Con mi señora (Gisela Pinato) llevamos más de 30 años de casados; cuando el hijo mayor )Nicolás) ya terminaba la secundaria, comenzó a estudiar su carrera de ingeniero en Montevideo, y nosotros quedamos con el más chico (Santiago), solos.
El mayor vive en Berlín, Alemania ejerciendo su profesión de ingeniero informático allá y el menor tiene 13 años.
Siempre digo que lo que tengo como familia, me lo dio la música, ya que conocí a mi esposa como alumna de mi padre, ella también toca el acordeón.

Dentro de las actividades de las que ha participado con la música, cuál es la que más destaca
Lo que más me causa placer es cuando tengo a toda la familia tocando conmigo y hemos podido hacerlo varias veces, mi hijo mayor toca el acordeón y me ha acompañado en muchas presentaciones. Esos momentos son muy agradables.

Cuál es el mensaje a los niños o jóvenes que inician su carrera musical
No sólo a quienes se están iniciando en esta carrera, sino en general, uno tiene que tratar de hacer en la vida lo que le causa felicidad, todas las cosas que hago de alguna manera me traen felicidad; tanto estar en la docencia o al frente de una institución liceal y encontrarte a un profesor y me diga ‘usted fue mi profesor’, o estar en una reunión de directores de todo el país y venga una directora y me diga ‘usted fue mi profe’ y hoy es colega, eso causa felicidad, en la parte musical lograr presentaciones, lograr propuestas también me causa felicidad y con los animales cuando llega una foto del animal que llegó en lamentables condiciones y está mejorado y pasando bien, también; el mensaje es buscar aquello que te causa felicidad y tratar de vivir el momento.

 

Hoy por: Sara Ferreira 

Publicado en - Semanales, 2- Martes, Al DorsoComentarios (0)

«La verdadera patria del hombre es su infancia»

Sociólogo Bernabé «Jimmy» Pagani:

Sociólogo y docente, Bernabé Nicolás Pagani Ballista («Jimmy»), es profesor de Sociología de la Educación en el CERP. Suele utilizar una famosa frase del poeta Rilke: «la verdadera patria del hombre es su infancia». Entonces, justamente en ese tema, encontramos un buen camino para transitar esta conversación.AL DORSO. PAGANI

Háblenos de sus primeros años de vida.
Nací en el Sanatorio Uruguay el 13 de setiembre de 1962. Soy de virgo y bastante virginiano en virtudes y defectos. Soy afortunado de poder vivir aún en el barrio en el que di mis primeros pasos. Tuve una niñez hermosa, me sobró amor, ningún lugar era más lindo y acogedor que el hogar. Y mi casa «más grande» era el norte de Salto Nuevo. Viví una época en que la calle podía ser de los niños; no recuerdo inseguridad, ni casas con rejas. Y eso que de noche, sólo en algunas esquinas había luces, que servían más para juntar bichos que para alumbrar. Muchas cosas cambiaron, pero mi barrio todavía tiene esa identidad que tal vez sólo percibimos los que nacimos ahí. Cierro los ojos y estoy en «La placita» cuando los años 70 recién iban llegando: el sol quema y las chicharras ponen la banda de sonido. Las motoniveladoras Caterpillar aturden al niño curioso que se sienta a mirar «las máquinas» que primero están por la «Quinta Avenida» y después por la Diagonal. El perfume es el más evocativo que existe: a flor de paraíso; será por siempre el aroma de la infancia.

¿Recuerdos de la escuela?
Fui a la Escuela 1. La escuela no me gustaba, aunque llegué a ser abanderado. Levantarme temprano era terrible y me aburría. Era un niño raro, un «perro verde»: leía todo lo que caía en mis manos, con 9 o 10 años escuchaba los informativos internacionales y quería saber todo sobre la Guerra de Vietnam y la conquista del espacio; también leía historietas (Patoruzú, Batman), que cambiaba en el «Salón Daniel», en Larrañaga y Vilardebó; eso ya era lejos, me llevaba mi viejo.

¿Qué más puede decir sobre ese «niño raro»?
Supongo que me perdí algunas cosas; no fui un niño de esos que se raspan las rodillas, cazan pájaros, vuelven a casa embarrados. No jugaba mucho en los recreos, básicamente miraba y a veces cambiaba figuritas. Era un solitario, muy tímido; excepto que se me acercara alguien mayor para hablar de «cosas más interesantes». Ninguno de mis compañeros sabía nada sobre la guerra en el Sudeste de Asia ni los nombres de los astronautas. ¿Jugar a la mancha?…no era para mí.

No era el niño típico de barrio…
No. Son cosas que a veces pienso desde la sociología, la socialización y todas esas cosas; creo que en buena parte, nacemos con un carácter, una forma de ser, la socialización cumple un papel, pero no decisivo. En un cumpleaños me dieron a elegir: una pelota de cuero (era un tesoro) o un globo terráqueo: me quedé con el globo; la barra me quería matar. Podíamos haber dejado la pelota de plástico o la de goma –la peor paliza era preferible antes que un golpe con una de aquellas pelotas-, y yo me rendí a mi afición, que aún perdura, por la geografía.

Hablaba de «la placita», ¿recuerdos?
La «Benito De Paula» era el centro del mundo: hamacas, bicicleta, pelota. También estaban las pandorgas, los bichos de luz, los cascarudos. Y muchas veces: ¡la calesita! Desde mi cama escuchaba el ruido inconfundible cuando descargaban del camión. Era momento de salir corriendo a mirar cuando armaban el «parque de diversiones», que para mí siempre será «la calesita», podía ser la de Bidegain o la de Chucarro, nos dejaba sin cancha pero con otra diversión por varios días. De tarde había música: de Los Wawancó a Camilo Sesto; de Los Iracundos a Los Ángeles Negros. Juro que me parece escuchar el traqueteo de «los autitos» en su interminable pista de tablones, el «pum» de aquellas indomables escopetas de aire comprimido y el particular sonido de las «góndolas» en un vaivén que me revolvía la panza.

¿Tiempos de microcine también?
Sí, llegaba una vez por semana a la esquina de casa, de la empresa «Columbia». A otras zonas del barrio llegaba «Sténtor», más conocida y más recordada. Por Larrañaga, esquina Yacuy, se armaba el equipo de proyección, y varios metros más «abajo», en dirección al arroyo Ceibal, se ubicaba el telón de proyección. Desde temprano la gente llegaba a ubicarse y esperar la función, gratuita por supuesto. La película se interrumpía en el «intervalo»: un rato largo donde se «movía» el bar del anfitrión del evento, en este caso, el almacén de Levitán. Debo mencionar el cine. El domingo era el día de matinée. Conseguía el diario temprano en el mismo almacén, y elegía la sala. La oferta del Salto de antaño era fabulosa: cinco cines. Y allí iba; si había cine bélico, mejor. Si era de aviones, imperdible.

¿Algunas películas a destacar?
A veces salía tan atontado de aquella enorme maratón que debía pensar para qué lado quedaba la parada de ómnibus: si salía del «Metropol» (que durante varios años agregó «70» a su denominación), me iba a «Rumi & Pereira», si había ido al «Sarandí» o al «Ariel» esperaba el ómnibus en el «Bazar Lluberas». No sé cuántas películas de Tarzán vi, fueron varias; solían ser las primeras y muchas veces en blanco y negro. ¡Vi tanto «western spaghetti» que pude haber odiado a la pasta! Y el cine bélico, era generalmente la tercera película del programa. «Los cañones de Navarone», «Doce del patíbulo», «El Puente de Remagen», «Raid de mil aviones», mis preferidas. Entre película y película, uno salía a encandilarse, despabilarse, estirar las piernas, comprarse algo (cuando la entrada no había agotado los recursos). Chocolatines «Águila», pastillas «Trineo» y Coca-Cola, completaban una tarde perfecta.

Usted es muy futbolero también…
Es que la niñez es también fútbol, un amor eterno por el deporte más hermoso, recuerdo el Mundial del ’70 en la voz de Heber Pinto, y gritar el gol de Espárrago contra la URSS. Papá amaba el fútbol, fanático de Almagro. Mi primera camiseta, una que me dejaron Los Reyes, fue la verdirroja de «los del Hospital». Pero amar el fútbol y no tener cuadro es bastante penoso, esa es mi maldición. Yo veía al Almagro del «Pucho», el «Garbanzo», el «Zorro», el «Toto» –mi ídolo- y Sofildo; pero ese no era el cuadro de mi barrio Salto Nuevo. Es así como tengo a dos equipos en el corazón, pero, o como consecuencia, no soy fanático, y lo lamento. ¡Encima el River de fines de los ’70 que iba a ver al «Ambrosoni» era fantástico, el mejor que vi en Salto! Esto se vio agravado a nivel del fútbol nacional: mamá no quería darme la oportunidad de dudar, así que colgó frente a mi cama el póster de Peñarol campeón de América del 66 y me decía: «este es Mazurkiewicz, este Abbadie, este Rocha» y fui peñarolense. Uso ese término a propósito, porque ni de niño ni de adolescente recuerdo siquiera haber oído eso de «manya», eras «aurinegro» o «peñarolense» y eras «tricolor», no «bolso». Mi viejo, en su mensaje –nunca explícito- de no «seguir la manada», que es una de las influencias más grandes que me dejó, me empezó a trabajar con que los grandes ganaban muchas veces porque los árbitros los favorecían. Y la verdad nunca me había sentido fanático de Peñarol. Un día asumí que sólo era fanático de Uruguay y de Salto. Y fan del Cosmos de Nueva York; pero esa historia requeriría muchas páginas…

Sabemos que otra de sus pasiones es el fútbol de botones…
No puedo exagerar lo que es para mí el fútbol de mesa de botones. Empecé a los 6 o 7 años, me enseñó un vecino, Hebert Amarillo. Aún juego; no lo tomé nunca como un simple pasatiempo: «soy un botonista» como dicen los brasileños. Internet me permitió ponerme en contacto con «colegas» de España, Italia, Argentina, Polonia, Serbia, Hungría y por supuesto, Brasil, que es la meca, el país del fútbol de botones…El «futbolito» tuvo amplio desarrollo en Salto a principios de los 70, época en que empezamos a jugar con mi primo Roberto Fioritti…y con más de 50 años de historia, ese es el partido «clásico», perderlo duele tanto como en la niñez. Dicen que el futbolito de botones se lo debemos al inolvidable profesor Cerqueira Leites; que fue profe en mi escuela. «¡Paparulo!» nos decía a los que éramos muy torpes en gimnasia.

¿Concuerda cuando se dice «antes éramos más felices»?
No creo que «antes sí que éramos felices». Fui inmensamente feliz cuando alumbraban los 70, pero ¡cuánto hubiera disfrutado de una computadora o de un Play Station! No creo que se sea más feliz por vivir en calles de tierra, lavarse un raspón con jabón Bao o largarse en la bajada en un carrito de rulemanes; nunca le doy «me gusta» a esos memes que presuponen que los niños de hoy son necesariamente menos dichosos de lo que fuimos nosotros. Claro, esto que cuento no rezuma nostalgia porque sí. Revivir la niñez es hermoso; pero agridulce, claro… Mis viejos ya no están y muchos de mis entrañables vecinos tampoco.

 

Hoy por: Jorge Pignataro

Publicado en - Semanales, 2- Martes, Al DorsoComentarios (0)

«Creo que la virtualidad vino a convivir con el arte presencial»

Con Mayra Cánepa Licenciada en Bibliotecología, fotógrafa profesional y actriz

Hoy por: Fernanda Ferreira

Mayra Cánepa (36) es Licenciada en Bibliotecología, fotógrafa profesional y actriz.
Nació en Montevideo, pero cuando tenía 8 años se vino a radicarse a Salto junto a su familia.
«Los primeros años viví por la zona céntrica… luego en barrio San Martín y finalmente en el Cerro.
Cuando terminé el liceo me fui a vivir a Montevideo y en 2017 volví a Salto».Mayra Cánepa 001

¿Dónde inició su formación?

«Realicé mi carrera profesional en Montevideo. Mi formación en Bibliotecología fue Aquelarrre.
Luego con Alejandro Persichetti hice el Circular… los talleres de teatro y la escuela de improvisación con Florencia Tucci».

¿Cuándo descubrió su vocación por el arte gráfico y también por el arte escénico?»
«Mis comienzos en la Fotografía fueron en el 2013 pero desde chica me gustaba todo lo que tenía que ver con cine y fotos.
El gusto por el teatro nació en mi adolescencia con Kalkañal.
Me formé con Ramiro Herrero… El Cubano…
Después continué estudiando con Zully Vallarino y seguí formándome en Montevideo.
Hice El Circular… los talleres de teatro y la escuela de improvisación.

¿Cómo nace el Centro Cultural Virtual?
«El Centro Cultural Virtual nació con la cuarentena.
Yo tenía algunos conocimientos básicos de Diseño Web y armé un sitio. Empecé haciendo Slams de poesía virtual donde los interesados se inscribieron mediante un formulario y en Zoom los sábados cada quince días se realizaban los encuentros».

¿Qué nos puede compartir acerca del Slam de Poesía?
«El Slam de Poesía es un formato que se hace por lo general en boliches, bares, etcétera y tiene algunas reglas.
Los textos tienen que ser de autoría propia… no durar más de 3 minutos y no se puede usar música ni objetos.
Luego por chat los espectadores votaban aquellos textos que más le hubieran gustado y así la mitad del total de participantes pasaba a una segunda ronda. En ese intervalo tocaba un musico invitado que iba rotando encuentro a encuentro.
Ese fue el primer ciclo y el origen».

¿Y cómo continuaron las actividades?
«Luego vinieron los varietés online que consistían en una hora de encuentro mediante Zoom y cada artista tenía 10 minutos máximo para plantear su arte.
Se hicieron siete encuentros en total donde participaron artistas de diferentes disciplinas y departamentos.
Artistas emergentes y algunos con más trayectoria como Tabaré Rivero, Numa Moraes, Eduardo Larbanois y Popo Romano.
En cada encuentro se abría una colecta mediante la web Colectate donde el público a través de diferentes métodos de pago ponía lo que podía y quería
Luego ese ciclo se cerró y comenzó Duetos Orientales».

¿Y qué características tiene Duetos Orientales?
«En la idea y hay dos músicos que tocan media hora cada uno
En lo posible son de dos departamentos distintos.
Pero luego surgió la posibilidad de transmitir vía Streaming con Carlos Pucholo Desde el Club de Niños de La Tablada.
Duetos Orientales se hace los sábados a las 19 horas cada quince días.
Los dos primeros encuentros se hicieron por Zoom y los dos últimos desde el club de La Tablada.
En el primer dueto participaron Seba Rey y Charles Prates.
En el segundo Fabián y Alexis Ferreira Pintos junto a Juan Manuel Barrios de Paysandú.
Y en el último Gabriela costa acompañada por Facundo Sánchez y la banda Ghandarva Ciega».

¿Cree que el público se está acostumbrando a esta nueva propuesta?
«La idea es seguir abriendo colectas por cada encuentro
Para que la gente colabore con los artistas. Lo que se recauda se reparte entre los artistas y el centro. Yo pienso que la gente se está acostumbrando de a poco. Y que la virtualidad vino a convivir con el arte presencial. Lo más rescatable es que desdibuja fronteras. En los varietés participaron artistas de Paysandú, Artigas, Montevideo y Argentina. El 22 de agosto es el próximo dueto oriental… saldrá por la página de SaltoInforma. La Fanpage que se llama Centro C‘ultural Virtual. Y por el canal de YouTube, que lleva el mismo nombre. Los artistas están a confirmarse para esa fecha.

¿Qué reflexión personal le merece esta movida?
«Considero que hay que darle tiempo al tiempo, ahora por suerte se reabren los teatros, pero hay personas que por diversos motivos no puede asistir.
A ese público es al que hay que apuntar desde la virtualidad.
Y apostar a lo que anteriormente mencionaba…de poder intercambiar con artistas de otros lugares.
Si quisiéramos hacerlo presencial sería muy difícil.
El centro tiene aspectos varios a mejorar, pero el objetivo principal es poder darle un lugar para poder mostrar el arte de cada uno. Y dar a conocer diferentes propuestas.
Otro de los ciclos que se hicieron fueron los cafés literarios a cargo de María Luisa de Francesco
Me dediqué a gestionar todo y ella se ocupó de la conducción.
Hicimos dos instancias virtuales sobre Benedetti»

¿Cómo se están desarrollando sus proyectos?
«Presenté una propuesta sobre este ciclo a la Intendencia, sobre Poetas en agosto y el sábado 15 del corriente presentaremos nuestra propuesta en Mastra a las 22 horas.
A su vez estoy ensayando una obra que aún no tenemos fecha de estreno con un grupo de teatro independiente.
Aunque mi trabajo oficial es el de bibliotecóloga, también estoy cultivando mi formación teatral – mediante la actuación y me dedico a la fotografía.
Y cuando empezó la cuarentena empecé con las actividades del Centro Cultual Virtual».

¿Cómo ve esta nueva concepción de vivir la cultura?
«Se tiene que dar un cambio cultural que tiene que ver con lo económico.
Esa fue otra cosa que hicimos desde el centro… un debate por Zoom sobre el arte en la virtualidad con algunos referentes y allí hablamos de varias cosas.
Ese debate nació de interrogantes que yo me hacía sobre el proyecto que tienen que ver con lo económico.
El público no está acostumbrado a ver al artista como trabajador y desde el centro al menos.
Intentamos que esa forma de ver y pensar hacia el artista cambie.
Hemos recaudado algo mínimo en todas las actividades.
También hicimos un festival de fotografía online a través de Zoom y transmitido por Facebook.
Usamos la web www.colectate.com.uy
Existen varias formas de pago y el mínimo por cada actividad son 100 pesos.
Por cada actividad abro una colecta… si se recauda lo suficiente se reparte por igual entre los dos artistas y el tercer parte va para el centro.
Ello igual casi no funcionó.
La transmisión por Streaming es mucho más pública… tiene mayor visibilidad, pero no así rédito económico.
No lo digo solamente por mi proyecto… lo digo en general.
Hay muchos proyectos buenos que no prosperan por falta de rubros. Con la virtualidad pasó algo. Muchos artistas empezamos a hacer cosas gratis… abiertas… y cuando nos quisimos dar cuenta la gente se había acostumbrado a ello.
Entonces terminaban muchos artistas regalando su trabajo… tienen mucho que ver las diferencias tecnológicas que dispone cada artista.
No es lo mismo transmitir con todos los elementos necesarios para hacer una buena transmisión.
Y allí se genera una brecha entre los propios artistas.
El teatro es una parte bien importante… por un lado mi cable a tierra. Un lugar donde siempre encuentro amigos y la posibilidad de ser otros a través de los personajes. Siempre implica un desafío. Podría llegar a decir que me encantan los desafíos.
Me gustaría saber cómo va a seguir funcionando el Centro Cultural Virtual, me agradaría tener un espacio propio… un centro cultural presencial donde se puedan desarrollar diversas actividades.
Ese es el sueño de mi vida que estuve por concretar muchas veces, pero por una cosa u otra no se dio.
Con respecto a la virtualidad, no sé cómo va a reaccionar la gente ahora que se puede volver a los teatros, cines etcétera… no sé qué tanta cabida va a tener lo virtual.
Quiero seguir participando en algunas obras que me interesan y tal vez dirigir alguna de ellas, pero cada actividad lleva su tiempo y proceso».

Publicado en - Semanales, - Titulares -, 2- Martes, Al DorsoComentarios (0)

«Todos salimos de la facultad con una idea, una fantasía. Después, los años nos llevan a comprender que, no todas las veces el ser, es el deber ser»

Dra. María José Martínez

Abogada, docente de Derecho Financiero o Tributario -dependiendo la carrera-, madre; María José Martínez es, sin lugar a dudas, para los tiempos que corren, una mujer empoderada.
Quienes la conocen, destacan su carácter y tesón, muchas veces confundido con empecinamiento y hasta tozudez.
Quizás, son todas esas cualidades dirigidas de buena manera hacia la concreción de sus objetivos, las que le hayan permitido, sola, abrirse camino en un difícil ámbito como lo es el del ejercicio de la abogacía.
Compartimos con ustedes la entrevista que le realizamos para esta entrega de Al Dorso.AL DORSO Dra. María José Martínez

 

¿Por qué optó por la carrera de derecho-abogacía?
Desde que era  chica, me gustaba la abogacía; era apasionada por ver series y películas.  Ahí comenzó mi fascinación por el derecho. Es más,  es algo que  no dejé de hacer, pese a ser abogada. El derecho es un mundo fascinante, más allá de la profesión, creo que tenemos un contacto directo con la gente, que nos lleva a conocer diferentes  situaciones  y saber que podemos contribuir  de cualquier forma con otra persona, sea en la materia que sea. Para ellos, tienen un gravísimo problema, y nosotros somos quienes podemos solucionarlo.

¿Vocación?
Si, sin dudas. Más de una vez me hice cargo de un caso, sólo por el hecho de ayudar a la persona y no por el hecho de ser un trabajo. Es más, lo siento como una causa y, cada caso que tomo, hago todo lo que sea por lograr lo que el cliente aspira.

El ser y el deber ser del que se habla en la jerga jurídica, ¿es real, se aplica?
Creo que todos salimos de la facultad con una idea, una fantasía. Después, los años nos llevan a comprender que, no todas las veces el ser, es el deber ser. Es más, me tocó muchas veces salir defraudada  y dolida de un Juzgado, por ver que,  lo que debía ser, no es lo que se hace.  Más allá de ello, entiendo que debemos reformar muchas normas obsoletas e ir readecuándolas  a los tiempos y necesidades de hoy en día.

¿Cuesta ejercer una profesión en la que permanentemente están en juego principios y valores versus la realidad?
Yo pienso que claramente eso es una  filosofía de vida de la cual depende de cada uno de nosotros. Sé que muchas veces los profesionales decimos, bueno, es un trabajo y dejo de lado lo que piense como ser humano. En lo personal,  tuve una oportunidad laboral en la  que sabía que, en un momento, iban a verse en juego mis valores como persona. Lo pensé mucho pero, no dudé, y lo rechacé. No me arrepiento. Prefiero dormir con la tranquilidad  de saber que no voy en contra de mis valores y principios, porque eso es defraudarme a mí misma como persona.  Siempre se lo digo a mis clientes, prefiero dormirme con la conciencia tranquila y ganar menos, que tener el bolsillo lleno y saber que fui en contra de mis principios. Eso es un valor que se lo debo a mi familia y lo reflejo en todos los aspectos de mi vida laboral y personal.

¿Aconsejaría a un hijo seguir esa disciplina o preferiría que tomase otro rumbo?
Yo creo que, como madre,  no quiero que mi hijo pase por los sinsabores que deja la profesión. Sin embargo,  todos tenemos el derecho de elegir lo que queremos ser. Yo soy lo que quise ser. Lo que le diría es, obviamente, que es un camino muy  difícil, no todo es color de rosa y es sacrificado. Sin embargo, si elige esta carrera, lo apoyaría pero,  le diría, lo hacés solito, no creas que vas a tener beneficios por ser tu madre abogada. Lo dejaría que  se forjara su propio camino. Si fuera por mí, preferiría que eligiera otra profesión. El mundo de hoy y el del futuro,  no es el en que nosotros vivimos, y creo que, hay muchas profesiones, donde, desde otras ramas, se puede contribuir  en el  futuro en que tenga que vivir.

La docencia, ¿una pasión?
Todo arrancó por la admiración  que tenía  a los catedráticos en mis primeros años de derecho. Ahí, claramente, después de cada Jornada, Congreso, mis años en el CED (Centro de Estudiantes de Derecho), entendí que, luego de terminada la carrera, quería seguir por ese camino. Sí, claramente, es una pasión, que hace quince años disfruto. Es más, uno, por muchos años, lo hace en forma honoraria. Lleva dedicación y mucho tiempo, por lo tanto, si no hay pasión, no hay forma de que ejerza.  El tiempo que lleva producir un artículo, exponer en una jornada, dejar de lado muchas cosas, para poder cumplir con el rol que elegimos, es mucho.

¿Por qué el derecho financiero-tributario?
Es una rama que no estaba muy difundida al momento en que ingresé a la cátedra, y, me pareció una rama fascinante. Claramente, luego de la Reforma Tributaria y los años venideros,  llevaron a que esta materia viviera en el día a día de las personas. Es más, los temas actuales, últimamente, todos, conciernen a esta rama, aunque, no sepamos el tema presupuesto, cuando se habla temas fiscales. Todo gira, indirectamente, en esta rama tan importante.

¿Alguna anécdota que valga la pena recordar en alguna de sus profesiones?
Varias; pero, creo que, si cuento alguna, algún  cliente puede sentirse aludido. Una vez, hablando con un colega de muchos más años de profesión -en ese momento yo era recién recibida- el colega me dijo algo sobre los abogados recién recibidos y yo le contesté: usted, Doctor, tendrá más años que yo de recibido pero, de seguro, no se tuvo que leer ni la mitad de libros de Gamarra de los que nosotros tuvimos que leer, y eso, sólo por hablarle de una sola materia. Desde ese momento, generamos muy buena relación con el colega, porque,  lo sorprendió la respuesta.

¿Familia?
Podría contestarte cómo se conforma pero, prefiero contestarte de otra manera. Mi familia es  mi pilar, mi motor, mi sostén, la razón de ser lo que soy. A quienes amo y mi propósito de vida.

¿Deudas pendientes?
En lo personal, viví y vivo como elegí. Hace un tiempo leía una frase que decía algo así como que, de los errores que tuvimos, somos quienes somos. Mis sueños los pude cumplir a nivel de la profesión, vivo de ella y, mis sueños, con respecto a ella, los he logrado. Creo que la única deuda que voy a tener, es a nivel personal, la de poder ver a mi hijo que alcance todos los anhelos que desee.

 

Hoy por : Dr. Adrián Báez

Publicado en - Semanales, 2- Martes, Al DorsoComentarios (0)

El oficio de esquilador con José Henderson Maciel

Hoy por: Sara Ferreira

El oficio de esquilador es muy antiguo, si bien ha cambiado en los últimos años, no sólo porque actualmente para realizar el trabajo se utilizan herramientas eléctricas, sino porque además ha cambiado la técnica; antiguamente se esquilaban los animales maneados y ahora se los esquilan totalmente sueltos con lo cual se logra una mejor calidad del trabajo y además que el animal esté en una posición más cómoda.

La esquila permite que muchas familias que viven en el medio rural tengan al menos una vez al año un buen ingreso ya que como es sabido, las fuentes laborales en ese medio no abundan.al dorso

Este año, el oficio de esquilador tomó una trascendencia inesperada cuando casi 300 esquiladores uruguayos, entre ellos más de 40 salteños concurrieron como lo hacen año a año a realizar la zafra en España.

Es que este año el viaje se realizó en plena pandemia aunque tras las gestiones realizadas por nuestro país y el país europeo, todo salió bien, el trabajo se realizó y todos están de vuelta, con resultados de test de coronavirus negativos y realizando cuarentena por algunos días más
En nuestra sección presentamos hoy a José Ricardo Henderson Maciel quien realiza esta tarea desde muy temprana edad y este año estuvo en España.

 

¿Cuándo nació, de dónde es oriundo?
Nací en marzo del año 1973 en Salto, durante toda mi infancia y adolescencia viví en Cuchilla de Guaviyú, somos siete hermanos.

¿A qué escuela concurrió, qué recuerdos tiene de esa época?
A la Escuela N° 52, recuerdo que éramos algo más de 150 alumnos en esa época, hacíamos arte de todo tipo. En ese entonces no había luz eléctrica, y el agua la sacábamos con una bomba a mano.

¿Cuándo comenzó a trabajar en la esquila?
Comencé a los 14 años, la primera tarea que hice fue salir de canchero (barredor, encargado de mantener limpio el lugar de trabajo) y a los 16 años ya comencé a esquilar, al igual que otros trabajos en éste también se empieza de abajo, como en mi caso, de canchero hasta llegar a esquilador.

Antiguamente y aún hoy la esquila es un trabajo del cual mucha gente depende…
Sí, es un trabajo del cual muchas personas del campo dependen porque es un trabajo que sí o sí debe hacerse y mucha gente vive de eso buena parte del año. Antes no se esquilaba en invierno, sino que se esquilaba solamente en primavera, pero hoy se hace la esquila pre parto en invierno por lo que son dos veces al año.
A diferencia de años atrás, la comparsa de esquila salía cuando comenzaba la zafra y volvía al finalizar la misma, ¿hoy ya no es así?
Antes se salía en setiembre y se volvía en diciembre y a veces en enero, hoy al hacerse en dos etapas (invierno y primavera) ya se corta. Además era todo distinto, éramos más de veinte personas, íbamos todos arriba de un camión, hoy andan todos en moto, auto o el patrón tiene micro, ya no se sale en grupos.

La experiencia en este oficio lo llevó a realizar la zafra de esquila en España…
Sí, sin experiencia no podés ir, allá es un trabajo un poco más sacrificado que acá. Acá hay una persona (agarrador) que agarra la oveja del brete y te la trae, y el esquilador solamente esquila y allá, cada uno tiene que ir a buscar la oveja, traerla, esquilarla, curarla si es necesario, todo el trabajo lo hace uno sólo.

Qué otras diferencias hay entre un país y el otro en este sentido?
Allá no sólo haces todo el trabajo sino que no perdes días por lluvia, allá en España se esquila aunque la lana esté mojada, a veces las ovejas están bajo techo, se esquila todos los días a diferencia de acá que cuando llueve no se esquila. (Esta diferencia se debe a que el trabajo en España se hace en ovinos de razas lecheras cuya lana no tiene valor comercial como en nuestro país, al punto que buena parte de la misma se descarta). Por el mismo motivo, allá la lana no se acondiciona como acá.
Lo demás es muy parecido y la ganancia es como todo trabajo por destajo, si esquilas más, ganás más igual que acá.

¿Por qué los españoles eligen la mano de obra uruguaya?
Porque muy pocos españoles hacen este trabajo por ser un trabajo tan duro. Aunque hay esquiladores españoles pero se van a Francia porque les sirve; ganan más en Francia que en su propio país lo mismo nosotros que vamos allá y ganamos el doble que acá.

Si bien hace más de una década que uruguayos van esquilar al exterior, no sólo a España, recién este año mucha gente se enteró
Este año trascendió primeramente porque los españoles necesitaban que fueran a esquilar las ovejas y debido a los impedimentos que surgían por el Coronavirus, la gente que no sabía se enteró, de hecho muchos medios hacían entrevistas, desde que estábamos en (el aeropuerto de) Carrasco hasta que llegamos a España, este año éramos más famosos que Messi.

¿Hasta qué edad piensa continuar en este oficio; hay una edad límite?
Pienso que no hay edad, mientras podés, hay gente de 50, 60 años y algunos de más edad que todavía van a esquiar. Hasta los 60 años considero que se esquila bien.

Publicado en - Semanales, 2- Martes, Al DorsoComentarios (0)

«En una murga, la calidad artística de los componentes si bien es importante, lo es también la calidad humana»

Hoy por: jorge Pignataro 

Con Paolo Sagradini, Director de Murga La Clarinada

Tiene 46 años de edad y es el actual Director Escénico de Murga «La Clarinada». Fuera del ámbito específico del Carnaval, trabaja en IPRU (Instituto de Promoción Económico Social del Uruguay), INJU (Instituto Nacional de la Juventud) y Dispositivo Ciudadela Salto (institución que este fin de semana cumplió siete años, dedicada a la atención de personas con consumo problemático de sustancias), donde se desempeña como músico en el rol de educador socio-terapéutico en adicciones. Por otra parte, está en sus planes comenzar estudios de Licenciatura en Ciencias Sociales en la Universidad de la República. Nos referimos a Paolo Sagradini, con quien EL PUEBLO dialogó especialmente sobre murgas y carnaval para esta sección Al Dorso.Al_Dorso-removebg-preview

¿Qué recuerdos tiene de sus primeros años de vida?
Soy nacido acá en Salto el 30 de setiembre de 1973. ¿Recuerdos de infancia y adolescencia? Y bueno…siempre relacionados a la murga. De la infancia recuerdo tardecitas de verano, de calor, diciembre o enero, sentarme en el cordón de la vereda porque del otro lado de la casa de enfrente ensayaba la murga Los Charoles, me acuerdo que escuchaba el bombo y aquella Marcha Camión tan típica de Los Charoles y me imaginaba un mundo re lindo. Después, ya en la adolescencia, los recuerdos son de las primeras murgas que formamos con gurises en el liceo, lo que después desembocó en La Nueva, recuerdo juntadas invernales para armar repertorios…

Ya que menciona el invierno, ¿cómo se prepara usted, como murguero, en estos meses?
Yo particularmente descanso. Aunque no parezca, se trabaja mucho en el armado de un espectáculo murguero, estar en una murga lleva mucho trabajo. Entonces ahora estoy descansando, no estoy pensando en repertorios, ni en escribir, ni nada de esas cosas, sino que aprovecho este tiempo para pensar en otras cosas…

¿Cuál ha sido, a grandes rasgos, su trayectoria dentro del Carnaval?
Soy fundador de murga La Nueva, en la cual participé desde 1992 hasta el 2011, también participé en las murgas La Soberbia, Falta la Papa y ahora en La Clarinada.

¿Qué significa ser director de una murga y qué aptitudes considera que tiene que tener?
El Director de murgas es un personaje más que tiene la murga, no es necesario tener aptitudes especiales para serlo, obviamente que sí se necesita saber música, tener buen oído, bailar bien y ser expresivo, porque esas cosas aportan y enriquecen la labor, pero eso igualmente es necesario ejerciendo cualquier rol en la murga…

A veces se escucha decir que contar con un «buen plantel» es lo imprescindible para cualquier Director en cualquier ámbito. ¿Qué piensa?
En el caso de una murga, cuando se habla de plantel, por lo general se hace referencia a la calidad artística de los componentes, y si bien es importante, lo es también la calidad humana. Una murga debe tener calidad en ambos sentidos, porque el proceso de armado requiere de una convivencia a todo nivel, considero muy importante salir con personas con la cuales se puede convivir, y lo valoro por sobre la calidad artística.

¿Qué reflexión le merece cuando se dice en forma generalizada que «las murgas son de izquierda»?
Las murgas en esencia son críticas y desde siempre, se paran del lado del que menos tiene, o el más vulnerado, por eso la crítica es hacia el poder de turno, a lo hegemónico, a lo dominante, a lo que se nos impone, etc. No estoy de acuerdo con la politización partidaria de las murgas, por la forma que tengo de ver las cosas, lo que escribo obviamente tiene un tinte ideológico que está bastante corrido a la izquierda… Se ha generado un revuelo con respecto a las murgas y su crítica, pero si profundizan un poco en la historia, se darán cuenta que siempre fue así, capaz «molesta» un poco la exposición que tienen los conjuntos en algunos medios de comunicación, lugar que siempre manejaron intereses vinculados a la derecha.

¿Cree entonces que podría haber murgas «de derecha»?
Claro, porque este género artístico no es exclusivo de la izquierda, también podría haber murgas de derecha. El tema es que no saben, no les gusta o no se animan…

Háblenos ahora de años, canciones, compañeros… que guarda entre lo mejor de sus afectos…
Obviamente que murga La Nueva marcó mi vida artística, no solo porque me permitió explotar mi lado artístico y expresivo, sino porque también me permitió compartir momentos con personas que admiro mucho como Alberto «Negro» Chiriff, «Galleta» Cayetano, Pablo Sánchez, Miguel González, Ernesto Lasiú, Pedro Zeni, que a la vez son referentes ineludibles de nuestro carnaval. He estado en murgas con «Chechita» Costa, Sergio «Cucaracho» Rodríguez… ¡Señores murgueros y mejores personas! Obviamente soy injusto con decenas de otros compañeros, no me daría el tiempo ni el espacio para nombrarlos…

¿Qué opinión le merece la participación de jóvenes en las murgas… Se interesan y comprometen?
Sí… Y las murgas jóvenes son sumamente importantes, porque son las que siguen con la tradición, con otras formas, otros códigos, pero con la misma validez y respeto. Yo cuido la «murga joven», acompaño su proceso y he sido parte en los comienzos de esa movida en el departamento.

Finalmente, como artista acostumbrado a los escenarios, ¿cómo está viviendo esta situación de pandemia?
Con incertidumbre. A veces pienso: ¿qué va a pasar? No es fácil, porque la murga es un proceso creativo grupal, donde convivimos veinte personas constantemente. No sé qué va a pasar con el tema de los espectáculos públicos. Yo lo estoy viviendo con una gran incertidumbre. Sería una pena, pero lo ves también con todas las cosas colectivas que tienen público. De cualquier manera está todavía lejos el carnaval, pero siento incertidumbre igual.dorso

Publicado en - Semanales, 2- Martes, Al DorsoComentarios (0)

«Siempre tuve la suerte de poder trabajar con muy buenos compañeros»

Hoy por: Adrián Baez

Nuestra entrevistada de hoy, es una reconocida comunicadora del medio, quien ha sabido perdurar en el tiempo, de la mano de su querida radio, la cual considera su «preferida», aunque también, ha incursionado en los últimos años en la vida televisiva.
Comprometida con la labor periodística, considera que, la misma debe ser ejercida con «seriedad en la producción, con rigurosidad, brindando datos verificados», lo cual, posibilita «competir con las fake news que circulan en las redes», en estos tiempos vertiginosos de información por doquier.
Con ella dialogamos de estos temas, los que compartimos con ustedes, lectores, en esta nueva entrega de Al Dorso.AL DORSO Sandra Canio

¿Por qué decidió seguir el camino de la comunicación y en particular del periodismo?
Desde chica siempre quise estudiar comunicación; cuando terminé el liceo, mis padres no pudieron enviarme a Montevideo a estudiar y me quedé en Salto e hice administración de empresas.
Al correr el tiempo, esa deuda pendiente conmigo la pude saldar, porque ya siendo mama y mis hijos chicos, me enteré que en Concordia había un instituto de locución y periodismo homologado por el Iser (Instituto Superior de Enseñanza Radiofónica), en el Mariano Moreno, y recuerdo que el día que fui a averiguar, ya me inscribí y, la semana próxima me estaban llamando para la entrevista con la fonoaudióloga y pude comenzar a estudiar.

¿Cuáles fueron sus primeros pasos?
En radio Arapey, ni bien me recibí; pero, tuve que conseguir tres publicidades porque, de ahí obtenía mi sueldo, sino, no ganaba nada y, siempre recuerdo las palabras de mi profesor de locución que nos decía que, nosotros estábamos pagando para estudiar, o sea que, el día que nos recibiéramos, a nosotros nos debían contratar y abonar, no trabajar consiguiéndonos publicidades, pero, bueno, esa es la realidad de algunos medios locales, del otro lado del río es diferente.

En tiempos de Fake News, ¿qué importancia tiene la rigurosidad periodística?
Muchísima; porque si bien las redes sociales son muy buenas para algunas cosas, para otras no tanto, porque circulan muchas cosas falsas y la gente se confunde. Por eso creo que, la credibilidad que uno se gana como locutor, comunicador, periodista o informativista, es muy, pero muy importante, porque el público, cuando sucede algo, enseguida busca al comunicador de su confianza para escuchar, y eso se logra trabajando con seriedad en la producción, con rigurosidad y brindando datos verificados, entonces, eso es lo que va a competir con las fake news que circulan en las redes.

¿Hay mucha diferencia entre el ejercicio de la profesión entre el interior y la capital del país?
Siempre lo digo, que a los medios de la capital es muy, muy raro que se les niegue una nota, porque saben que salen a matarlos como se dice, y, a nosotros, desde el interior, se nos hace más difícil acceder a pesar de la conectividad y posibilidad que tenemos hoy de obtener un contacto telefónico, por ejemplo; pero, para que tengan una idea, la mayoría de los políticos en campaña, todos, atienden, y se acuerdan del interior, y ahí sí aceptan las notas pero luego, no te atienden más o te ponen excusas. Otra de las diferencias, son los salarios que se pagan en Montevideo, comparados con lo de los trabajadores del interior del país.

Preferencia: ¿radio, televisión o prensa?
Desde que terminé de estudiar, siempre trabajé en radio, y me encanta; la radio es inmediatez, y sirve de compañía, ya que uno puede escucharla y estar haciendo otra cosa; la televisión, tienes que parar para mirarla. Desde el año pasado incursioné en la tele y me gustó, también porque es un programa específico sobre prevención de salud, que me apasiona el tema, y puedo decir que es un sueño cumplido.

¿Recuerda alguna anécdota en especial referida a sus años en el medio?
Trabajando en Radio Libertadores y haciendo la producción del programa Horas de Radio del querido maestro Hugo Rolón, recuerdo que cuando me entero que Pablo Vierci y el Dr. Roberto Canessa habían lanzado su libro «Tenía que sobrevivir», que trata de la tragedia de los Andes, y pude entender el porqué del título; recuerdo que le dije a Hugo, «quiero que los entrevistes», llamé a Vierci y accedió a la nota; llamé al Dr. Canessa, accediendo rápidamente a la nota, también, y recuerdo que le pregunto: «Dr., ¿cuándo viene a Salto?», y me contesta: «cuando ustedes me lo pidan», y ahí hicimos con Hugo un trabajo de producción, (cosa que me fascina organizar eventos); una producción que llevó 4 meses organizando lo que fue la venida del Dr. y Pablo Vierci a Salto, al teatro Larrañaga, a presentar el libro y brindar una charla motivacional con el teatro colmado e inundado de emociones.

El hacerse un lugar en el medio, ¿cómo ha sido?
A pulmón, siempre con sacrificio, amando lo que hago, respetando para que me respeten, y siempre tuve la suerte de poder trabajar con muy buenos compañeros.

¿Familia?
Estoy casada hace 29 años con Alexis Moretti, tenemos dos hijos, Pía y Maximiliano, y una nieta, Candela, de dos años y medio, que es la luz de toda nuestra familia.

¿Tiene deudas pendientes?
Ver a mis hijos realizados.
¿Proyectos?
Siempre tengo sueños que, ojalá, puedan llegar a proyectarse.

Publicado en - Semanales, - Titulares -, 2- Martes, Al DorsoComentarios (0)

Sin sacrificio nunca se avanza

Hoy por: Sara Ferreira

Carolina Martínez:

Si de emprender se trata Carolina Martínez es un claro ejemplo de ello. No sólo porque le ha ido bien en cada proyecto que se propuso, sino porque ha atravesado momentos difíciles que, lejos de abatirla le han dado más fuerza para continuar, salir adelante y triunfar haciendo lo que le gusta.IMG-20200629-WA0037
Hoy junto a su pareja trabaja muchas horas al día cumpliendo con los pedidos individuales y de empresas que cada día eligen sus productos, siempre agradecida y feliz al culminar cada jornada

 

¿Cuándo y dónde nació?
Nací el 26 de agosto del año 1990 y soy de Montevideo.

¿Cómo se conforma su familia?
Tengo dos hermanos varones Matías y Mauricio, mis padres se llaman Juan y Silvia. En la actualidad vivo en pareja con Rodrigo con quien tengo tres hijos.

¿A qué edad comenzó a trabajar?
Empecé a trabajar desde los 18 años de promotora, nunca dejé el trabajo con el público; siempre me gustó.

¿Cuál fue su primer emprendimiento?
Mi primer emprendimiento fue haciendo camas y ropitas para mascotas. ¡Mi pasión por la costura estaba a punto de florecer! ¡Ese fue el empujón y la necesidad de salir adelante!

¿A qué atribuye el éxito de sus emprendimientos?
¡Mi éxito se debe a la boca en boca… a las redes sociales, la puntualidad y a la prolijidad! ¡Siempre los clientes primero que todo! ¡El querer que salga todo perfecto me llevó a tener mucho trabajo!
Hemos participado con nuestras ventas en muchas ferias y en varias partes del país como por ejemplo la Patria Gaucha de regresando de ésta fue que tuvimos el accidente. Habíamos concurrido además en la Fiesta del Folclore en Durazno, en la Fiesta de la Cerveza, en la Expo Salto, en Valentín Aparcero, en la Meseta, así como otras ferias puntuales en la ciudad, y todas con diversidad de clientes, pero nos amoldamos a todas.

Hace poco sufrió un accidente que marcó un antes y un después en su vida; ¿qué cambió a partir de entonces?
En esta vida perdí muchas cosas, pero el 9 de marzo perdí todo, salud, mercadería, vehículo, todo, ¡pero no hubo tiempo de aflojar! Sé que fue muy duro para mí todo, pero el tiempo pasa, ¡la vida es una y mis brazos nunca se cansan!

Coincidió con el comienzo de la pandemia y la necesidad de productos que antes no se vendían y que además requieren de creatividad para hacerlos como son los tapabocas. Eso fue lo que ha hecho que su trabajo sea más conocido y ahora ya se trata de una empresa con nombre propio…
¡Como todo en mi vida me tuve que amoldar con la pandemia y sin materiales porque los perdí y muchas cosas más! ¿Que haré ahora?, me pregunté; ¡Coser! ¡Cómo sea! ¡Y así volví al ruedo con tapabocas! ¡Primero fue tranqui después trabajaba de 8 a 23 sin parar (con traumatismos) pero feliz y agradecida!
Cuando surgió la pandemia quedamos a la deriva porque trabajábamos mucho con la venta de accesorios de acero quirúrgico y bijouteria, nos quedamos sin trabajo porque se cortó la venta, no se podía conseguir artículos para vender porque las tiendas en Montevideo estaban cerradas, por lo que no tuvimos alternativa que arreglarnos con lo que teníamos en Salto y fabricar con nuestras propias manos lo que sabíamos hacer que era coser. De esta forma diseñamos, cosemos, y llevamos a domicilio tanto ropa de mascotas como tapa bocas. Hemos hecho miles en estos meses.

Además de los productos que ofrecen, tienen pedidos de otros que a veces no pueden cumplir; pensaron en tomar gente para trabajar o eso aún no está en sus planes.
Al rubro hace un mes se le agrego Ploteo y Sublimaciones. ¡Se nos está yendo de las manos! ¡Todo si quiere crecer tiene que ser fuente de trabajo! Una mano lava la otra. Es un sueño poder crecer y hacer esto una fuente de trabajo.
Antes el emprendimiento se llamaba Indiana Accesorios, hoy se llama Fox Sublimaciones. Con la venta de los tapabocas, ahorramos todo lo que pudimos, hacía años que teníamos planeado comprar una máquina para sublimaciones, pero nunca se nos había hecho realidad porque con los accesorios y las cosas de la carpintería estábamos demasiado ocupados. Ahora felizmente se nos dio la oportunidad de poder comprar la maquinaria.
El día que llegó fue todo una novedad, nos llevó un tiempo armar el taller, desarmar una cosa, armar otra hasta que se pudo hacer realidad el sueño que tanto anhelamos y el primer día que llegó la máquina empezamos a trabajar y a vender los productos que, pasan del taller de la sublimación a la tela, luego a la máquina y Rodrigo hace los repartos a domicilio.
La empresa va viento en popa, nos apoyamos entre los dos, él con la sublimación y yo con la costura.

¿Qué productos ofrecen ahora?
Hacemos Sublimaciones en tazas mates, ¡termos, almohadones, barbijos azulejos, gorros, remeras griffas muchas cosas más y con el plotter ya agregamos tarjetería banners y más!

Cuál es su objetivo. Tiene un sueño por cumplir o una meta por alcanzar
¡Mi objetivo es crecer siempre adelante! ¡Más y más! Sin sacrificio nunca se avanza. Mi sueño es simplemente que Dios me de salud y trabajo en estos tiempos de necesidades. ¡Y que toda la gente que en este momento está pasando mal que puedan salir adelante de lo que sea! ¡Si se puede!dorso1-300x116

Publicado en - Semanales, 2- Martes, Al DorsoComentarios (0)

Estudió convencido que «la política representaba más libertades, menos miedo y hasta la promesa de menos pobreza»

 Hoy por: Jorge Pignataro

Hoy con el Politólogo Emilio Arredondo

Emilio Arredondo Sánchez es uno de los pocos Licenciados en Ciencias Políticas salteños. Radicado en nuestra ciudad, formado en Uruguay y en el extranjero, se dedica también a la docencia. Él protagoniza nuestro Al Dorso de hoy.

Háblenos de su niñez… ¿Algunos recuerdos de infancia y adolescencia?AL DORSO. Arredondo
Nací en Salto, en barrio del puerto. Fui a la Escuela 4, luego primer año a la vieja UTU y ya desde segundo hasta finalizar secundaria al Liceo 1. Esa infancia transcurrió entre fútbol en la placita que está en la esquina de 19 de Abril y Zorrilla, bajadas al Sauzal y de combates con semillas de paraíso en el patio trasero de lo que es hoy el Museo del Hombre y la Tecnología. Ahí se resolvían las disputas.

¿Por qué eligió estudiar Ciencias Políticas?
Viví mi adolescencia en una sociedad que buscaba salir de la dictadura. Fueron tiempos intensos, confusos para los más chicos, pero estaba claro que la política representaba más libertades, menos miedo y hasta la promesa de menos pobreza. Es decir, como muchos de mis contemporáneos, aprendí a reivindicar la política como actividad desde temprano, a pesar de haber pasado por un sistema escolar castrante en ese sentido. Cuando ingresé a la Universidad, con una democracia recién nacida, estudié Derecho un tiempo, pero no me apasionaba. Hasta que poco después la Universidad creó la licenciatura de Ciencia Política y no lo pensé mucho.

¿Qué puede contar de su formación académica?
Hice una licenciatura de Ciencia Política en el viejo Plan 89, en Facultad de Ciencias Sociales, UDELAR, que había sido creada ese año. Formé parte de la primera generación. Aquel plan contaba con 6 años y medio de formación, el semestre final era para desarrollar la tesina. Tuve la suerte de tener un puñado de excelentes docentes…

¿Formación en el exterior?
Años después de recibido hice estudios pre-doctorales en Sociología de la Cultura en el extranjero, específicamente en la Sorbona, de París. Conseguí que mi propuesta de investigación fuera aceptada por uno de los principales referentes en cultura posmoderna y desarrollar mi trabajo final bajo su dirección fue un potente «sacudón» conceptual. Años después fui aceptado para iniciar mis estudios doctorales en la Universidad Autónoma de Barcelona, pero nunca comencé la Tesis.

¿Se siente más a gusto investigando o dictando clases?
Ambas cosas. El grueso de lo que he investigado fue por fuera de lo institucional, nunca he tenido una relación fácil con ámbitos institucionales de la UDELAR. Si bien esto me provocó frustraciones, también me ha dado mucha libertad y he podido investigar lo que me gusta o interesa. De esa manera fui integrando lo que investigo a lo que enseño y así disfrutar de ambas cosas por igual.

¿Qué trabajos como investigador, estudioso, analista, destacaría en su trayectoria?
Mi «programa» de investigación, es decir lo que viene organizando mis centros de interés en el largo plazo, es la cultura política, la relación entre las prácticas e instituciones políticas con la subjetividad social. Dicho en forma sencilla «lo que pasa en la cabeza de la gente» y cómo eso influye sobre las élites, las instituciones y sus prácticas, sobre todo en estos momentos de poderosas transformaciones civilizatorias. Mi trabajo final para recibirme fue sobre el impacto de la dictadura en la subjetividad social uruguaya, lo cual continué profundizando en el extranjero. Mis estudios en Francia se especializaron en cultura posmoderna, en particular tres tópicos: a) la forma cómo administramos el concepto de tiempo (la creciente importancia del tiempo presente en desmedro del futuro), b) la comunicación (y en particular la incidencia del lenguaje audiovisual que desplaza a la palabra escrita) y c) el pluralismo social y sus efectos sobre el orden y la actual crisis de sentido. Con esto como trasfondo, analizar la dinámica de los sistemas políticos y asesorar, particularmente en comunicación de gobierno y campañas electorales.

¿Algunos trabajos más recientes?
En los últimos años, provocado por las urgencias políticas regionales, siempre con el trasfondo de la cultura política, me he interesado en el auge y caída de las experiencias progresistas en la región, el neocolonialismo y la batalla por la distribución de la riqueza. En particular, el sentido común latinoamericano y cómo esto nos permite comprender el ascenso popularmente legitimado de fenómenos autoritarios que tanta confusión vienen provocando.

Háblenos ahora de su trayectoria docente.
Mi relación con la docencia comenzó siendo poco vocacional. Sé que es poco romántico lo que digo, pero es real que en aquellos momentos de definición de vocaciones, nunca me pensé como docente. Al inicio, con 20 años me integré a la cátedra de Ciencia Política del profesor Barrios, en Facultad de Derecho, porque me interesaba seguir aprendiendo los contenidos. Luego dicté dos o tres clases, luego siete u ocho hasta que al final, años después, terminé asumiendo un curso. Con esa base concursé, años después, en Formación Docente y cuando quise acordar, vivía de eso. Hoy admito que la tarea me terminó entusiasmando. Tiene una carga de nobleza que colma en buena medida esa vocación de compromiso. ¿Podría vivir sin dar clases? Sí, de hecho lo he hecho saliéndome de la docencia por unos años, pero se termina extrañando. Hoy soy docente de Ciencia Política en Facultad de Derecho y en el profesorado de Sociología, en Formación Docente (CERP).

Si compara los estudiantes de su tiempo de estudiante con sus alumnos de ahora, ¿qué reflexión le merece?
Por supuesto que hay diferencias. Lógica y felizmente, agrego. El ejercicio comparativo nos pone al borde de discursos del tipo «todo lo que difiera a lo mío es peor», respecto del cual tomo distancia. Es cierto que leíamos más, y que ello nos llevaba a un repertorio lingüístico más rico y a otras pericias cognitivas, como la abstracción, lo cual era bueno. Pero a su vez los estudiantes de hoy tienen su propio repertorio de ventajas, como mejor manejo de nuevos lenguajes o están más dispuestos a tomar distancia de los rasgos prepotentes de la vida de las instituciones educativas. En cuanto a la cultura general, aun cuando supiéramos con claridad de qué se trata, digo que todas las generaciones tienen la cultura general que le importa. Cuando he hecho test de cultura general al inicio de mis cursos detecto previsiblemente que los jóvenes no tienen idea de cosas que para nosotros eran obvias. Eso es verdad. Es cierto también que ellos no nos hacen test de cultura general a nosotros. Sería interesante.

Hablando específicamente de política ¿Ser político es algo que se «profesionaliza» cada vez más?
Sí. Algunos sistemas políticos tardan más que otros, pero sí hay una tendencia a la profesionalización. Aunque valen dos advertencias: una, profesionalización no necesariamente quiere decir hacer cosas sustantivamente buenas. Con la ciencia podés salvar vidas o matar civiles al otro lado del mundo. Por ejemplo, los dirigentes europeos son muy profesionales, tienen escuelas muy prestigiosas para formarse en gestión, pero luego deciden dejar morir gente en el Mediterráneo. Segundo, no deberíamos confundir profesionalización con «trivialización» o la vacuidad del marketing. Con estas dos importantes salvedades, la respuesta es sí.dorso

Publicado en - Semanales, - Titulares -, 2- Martes, Al DorsoComentarios (0)

«La persona que prospera es aquella que hace más de lo necesario»

Hoy por: Fernanda Ferreira

Hoy con la Lic. María Belén Martínez Ambrosini

María Belén Martínez Ambrosini (31) joven profesional salteña – decidió hace algunos años atrás tomar como su lugar de residencia la capital del país a fin de desarrollar y potenciar sus conocimientos y perfil en el área empresarial. Pero luego emprendió el retorno a su tierra de origen a partir del año pasado

«En este momento vivo con Rodrigo mi pareja. Mi hermana María Florencia vive en Montevideo (trabaja y estudia) y mis padres Ruben y Marinela siguen en Salto».aldorso 001
Siempre fue una destacada alumna, que apostó no solamente a su carrera profesional, sino también a la realización de un post grado que le ha permitido ampliar sus horizontes en el campo del conocimiento.

¿Cuál es su formación?
«Soy Licenciada en Dirección de Empresas egresada de la Universidad Católica del Uruguay, Campus Salto y también en 2014 cursé en la misma sede el Postgrado de Especialización en Administración y Dirección de Empresas.
En Montevideo empecé a perfeccionarme en procesos y cursé el Diplomado en Mejora Continua de Procesos, Operaciones y Liderazgo dictado por FCR en convenio con la Universidad de Chile) y también soy Auditor Líder Internacional de la norma ISO 9001:2015. Además, estoy continuamente realizando cursos y participando en talleres para poder mantenerme actualizada y seguir adquiriendo herramientas para mi desempeño profesional».

¿En qué momento se traslada a la capital del país?
«A Montevideo me mudé a inicios de 2015, buscando seguir creciendo como profesional.
Trabajé unos meses para Marfrig y luego estuve trabajando en una consultora de procedencia argentina en donde fui adquiriendo conocimiento y competencias para desarrollar proyectos de consultoría y mejora empresarial.
En 2017 ingresé por concurso al Banco Central del Uruguay, en donde estuve trabajando como Analista en el Departamento de Procesos y Riesgos de la Gerencia de Planificación y Gestión Estratégica, participando del proceso de certificación en la norma ISO:9001, siendo el primer organismo del Estados en certificar todos sus procesos.
El año pasado decidimos con Rodrigo mudarnos a Salto y continuar con nuestros proyectos laborales y personales en nuestra ciudad».

¿Cuáles son las experiencias más significativas que vivió en su proceso de formación en la UCU Campus Salto?
«Como estudiante la experiencia fue muy enriquecedora y siempre me gusta destacar el grupo humano que integra la universidad, y los compañeros y amigos que me llevé. También la formación y las experiencias como los viajes e intercambios con los otros campus, tanto de nuestro país como del exterior. Muchas anécdotas que me permitieron crecer tanto como profesional y como persona».

Cuéntenos qué actividades está desarrollando en la actualidad y los proyectos que está llevando adelante en el contexto de la pandemia.
«Actualmente estoy trabajando como profesional independiente en el área de consultoría en empresas locales, en aspectos de recursos humanos, procesos y planificación estratégica y también como docente.
Las clases dictándolas a través de la herramienta Zoom y algunas reuniones vía Zoom y Skype, adaptándonos a esta nueva realidad y buscando la forma de aportar en términos de gestión para la transformación y reinvención de las empresas.
A su vez, en estos momentos, estamos trabajando y diseñando algunas propuestas junto a mi colega el Lic. Nicolás Remedi Rumi en referencia a modelos de negocios y mejora para empresas.
Las empresas deben adaptarse para no desaparecer y buscar la manera de adaptar herramientas de planificación y gestión empresarial que le apliquen a su realidad».

A nivel personal ¿Cómo impactó en su vida los embates del Coronavirus?
«A nivel personal tuve que modificar mis planes de casamiento y aún con la incertidumbre de cuando pueda realizarlo».

¿De qué se trata el proyecto «Vayviene» implementado por la Cámara de Comercio del Uruguay?
«Sé que es una plataforma online para la venta de distintos productos que ofrecen comerciantes minoristas.
Me parece interesante la iniciativa de potenciar a pequeños comerciantes locales en estos momentos y aprovechar las herramientas digitales para generar un nuevo canal de venta y estar cerca de los clientes».

¿Cómo desarrolla su veta docente? También recuerdos de su participación en el Link de diario EL PUEBLO
«Trabajo como docente desde el año 2014.
Seguramente lo llevo en la sangre… mis padres son docentes jubilados y siempre me transmitieron su entusiasmo por enseñar.
Mi primera experiencia fue en el Instituto Luca Pacioli, como docente de Documentación Comercial en los cursos de Administración y auxiliar contable. Cuando me trasladé a vivir a Montevideo trabajé en una Academia de clases particulares de la materia Administración y Gestión de las organizaciones.
A su vez trabajé durante casi tres años como docente de Gestión en las Tecnicaturas de Administración del Instituto Superior de Comercio y Administración La Blanqueada CETP UTU.
Actualmente me desempeño como Coordinadora docente y también dicto asignaturas en el Instituto Luca Pacioli, que nuevamente me abrió las puertas cuando regresé a Salto en 2019.
El año pasado también dicté una asignatura en el Instituto CTC de nuestra ciudad.
En cuanto a mi experiencia con el Suplemento Link, comencé a escribir en julio de 2009 cuando se creó el suplemento.
El Lic. Antonio Oliva, en ese momento docente de Marketing en UCU nos comentó en una clase del proyecto de creación de LINK y me interesó bastante, por lo que me contacté con Adriana Martínez y desde ese momento hasta que me mudé a Montevideo estuve trabajando en la redacción. Luego retomé por un tiempo también en LINK a distancia desde la capital. Fue una experiencia muy enriquecedora y que me permitió conocer bastante la realidad empresarial local y regional. Desde 2011 hasta mi mudanza escribía cada viernes en Diario EL PUEBLO en un espacio de Turismo, lo que me acercó al rubro, porque trabajé en hotelería y me permitió incluso conocer y viajar para cubrir determinados eventos turísticos y promocionales del Destino Termas».

¿Qué otros proyectos le gustarían aterrizar a la práctica?
«Me gustaría continuar trabajando de forma independiente, brindando servicios de consultoría en empresas locales, y por qué no, en otras localidades.
Me apasiona la actividad turística, así que me gustaría vincularme o emprender en ese rubro en algún momento».

¿Cómo fue su experiencia de voluntariado en «Un Techo para mi País»?
«La experiencia en «Un Techo para Mi País» fue en 2010 y me pareció muy bueno poder aportar un granito de arena y participar en ese tipo de actividades. Y más allá de esa experiencia puntual, me gustaría transmitir que todas las experiencias de voluntariado nos aportan y nutren nuestros valores.
En el BCU participé como facilitadora voluntaria en los talleres de Economía y Finanzas para liceales en el marco del BCU Educa, que fue muy interesante».

Una reflexión final para compartir con los lectores
«Busquemos la forma de tener una actitud positiva frente a esta situación que estamos viviendo y nos afecta de una u otra forma. Pongamos nuestros talentos al servicio de quien lo necesita, practicando la paciencia y la creatividad; siendo agradecidos.
La actitud siempre será nuestro mayor diferencial. «La persona que prospera es aquella que hace más de lo necesario…, y sigue haciéndolo». dorso

Publicado en - Semanales, - Titulares -, 2- Martes, Al DorsoComentarios (0)

«Dediqué mi vida a la danza y a enseñar, realmente disfrutaba haciéndolo»

Hoy por:  Dr. Adrian Baéz

Hoy con Blanquita Laszczuk:

Sostienen los que saben, que la danza es la acción o manera de bailar; tratándose de la ejecución de movimientos al ritmo de la música que permite expresar sentimientos y emociones. Se estima que la danza fue una de las primeras manifestaciones artísticas de la historia de la humanidad, por lo cual, puede llegar a entenderse la admiración con la que se la venera en los mayores y más selectos escenarios del mundo.dig
Nuestra entrevistada de hoy, además de formar parte de dicho mundo como bailarina, ha sabido ser formadora de muchos alumnos que encontraron en ese arte, una forma de comunicarse y expresarse.
Pero también, el destino supo hacer de las suyas, y le regaló la «sorpresa», según sus palabras, de saber que compartía con sus dos hijas -quienes forman parte del SODRE-, con igual intensidad, «el amor por el arte».
Con ella, dialogamos sobre sus inicios, sus años de actividad y su actualidad, siempre cercana de una manera u otra, a su medio de «encontrarse» consigo misma, lo cual, compartimos con ustedes, en esta nueva entrega de Al Dorso.

¿Por qué eligió la danza y desde cuándo comenzó a bailar?
Desde muy pequeña pedía aprender a bailar; con cuatro o cinco años, según recuerdo, comencé mis primeras clases. Mis hermanas tocaban instrumentos, una guitarra, otra violín, y otra acordeón a piano, y al sentir la música, mi cuerpo me pedía moverme.

¿Esa disciplina es una vocación o una pasión?
Yo creo que en un inicio fue pasión; simplemente quería bailar y ponía todo de mí cuando lo hacía; creo que con los años se transformó en una vocación, ya que dediqué mi vida a la danza y a enseñar, sin sentir que lo hacía por un trabajo, sino que, realmente, disfrutaba haciéndolo.

¿Durante cuántos años dictó clases en su Instituto?
En Salto dicté clases durante 14 años; 18 años en Paysandú y 17 años en Montevideo.

¿Cómo vive la experiencia de que sus hijas estén vinculadas artísticamente al SODRE?
Me siento muy feliz de disfrutar de lo que más me gusta, que es la danza y la música, sintiéndome tan de cerca a través de la pasión de mis hijas, y muy orgullosa de que puedan desempeñar su arte en el mejor lugar posible; pero, sobre todo, viéndolas felices y plenas haciendo lo que más les gusta.

¿Cuánto influyó usted en la elección de sus carreras?
Conocieron este gran arte al vivirlo y aprender mucho de cerca desde muy pequeñas. Supongo que simplemente aporté apoyándolas con lo que podía, en cuanto ellas tuvieron claro qué era lo que querían para su vida. Quizás, al ver que yo era feliz haciendo lo que amaba, les enseñé a que buscarán aquello que les hacía feliz y fueran por ello. Fue una sorpresa saber que compartimos con igual intensidad el amor por el arte.

Actualmente, ¿sigue relacionada a la danza?
Trato de disfrutar todos los espectáculos que puedo, ahora, como espectadora y, eventualmente, hago mis aportes cuando alguna ex alumna o profesora me piden una mano.

¿Recuerda alguna anécdota en especial?
La verdad es que no. Tengo muchos momentos especiales que me regaló ésta profesión, y que atesoro; obviamente, que en este camino aparecieron muchas piedras y situaciones, pero, forman parte del recorrido; al igual que muchos afortunados incidentes, cada uno de ellos es digno de mencionarse y no cobran mayor relevancia.

¿Qué es la danza para usted?
Es el medio que me permitió sentirme bien, disfrutar, encontrarme conmigo misma, y conocerme y también trabajar y vivir, por qué no decirlo. Fue la herramienta que me acercó a los niños, que fueron mis compañeros por años, que vi crecer y ser parte de sus vidas, llenando la mía con su energía y espontaneidad.

¿Por qué cree que muchas madres eligen la danza para instruir a sus hijos?
El método de enseñanza de la danza implica disciplina, respeto, constancia, esfuerzo, responsabilidad, además, del desarrollo motriz, uso de la memoria, y la expresividad que les otorga autoconfianza. Todo esto sumado al ejercicio físico y estilización del cuerpo. Lo que la convierte en una excelente actividad para complementar el desarrollo de sus hijos.dorso

¿Qué valor se le otorga a nivel nacional e internacional?
Yo creo que culturalmente está siendo más respetada; hay varios espacios en los que se puede encontrar espectáculos, y mucha gente que practica danza, como una forma de lograr el bienestar que busca para su vida.

Pienso que el arte en general se está reconociendo como algo muy necesario.

 

Publicado en - Semanales, - Titulares -, 2- Martes, Al DorsoComentarios (0)

Hoy con el periodista salteño Valentín Fletcher

Hoy por: Sara Ferreira

Casi sin querer, el salteño Valentín Fletcher se ha convertido en un periodista reconocido no sólo en nuestro país, sino en la región. Le gustaba el fútbol, pero no se había propuesto esta profesión hasta que un día lo invitaron a participar en un programa de radio, y le gustó, tanto que dejó la carrera de abogacía que había iniciado, para continuar creciendo en éste ámbito.
Hoy se encuentra radicado en la capital del país, pero siempre defendiendo a su departamento natal donde sueña continuar realizando su tarea.

Nació en Salto; ¿Cuándo? ¿Cómo se compone su familia?
Nací en Salto el 24 de abril del año 1990. Mi familia son mis padres que están en Salto, dos hermanos mayores (Verónica y Diego) que viven en Salto y Federico que vive en Montevideo, yo soy el menor de los cuatro.

Valentín Fletcher junto a Rod Stewart

Valentín Fletcher junto a Rod Stewart

¿Cuándo supo que tenía vocación para el periodismo?
Fue de casualidad, a mi siempre me gustó el fútbol, y se dio que en año 2011 fui a ver un partido de Uruguay en la Copa América en Argentina, si bien yo no tomo alcohol, siempre iba con mis amigos a un bar (El Vasco en Calle Rincón) al lado de mi casa, y charlando de fútbol un día con el “Ruso” Giovanoni (Radio Arapey), me invitó si me interesaba ir a la radio, probar a ver si me gustaba. Antes ni siquiera me lo había planteado nunca, pero así fue como arranqué para el lado del periodismo.
Previamente estaba cursando la carrera de abogacía, a pesar de que no me convencía tanto, lo hacía, pero después vi que lo que me gustaba era esto y dejé.

¿Cuándo comenzó a trabajar como periodista? ¿Cuál era contenido del programa?
Comencé en Salto, en Radio Arapey, empecé con un programa deportivo en el año 2011.
En el año 2012 me ofrecieron si quería hacer una columna deportiva los domingos de tardecita; lo hice. Más adelante me preguntaron si me interesaba tener un programa, y empecé a realizarlo una vez a la semana, posteriormente lo hacía tres veces por semana, y después de lunes a viernes hasta finales del 2013.
Se llamaba Entretiempo. Empezó como algo de fútbol, después siempre la base eran temas deportivos, pero también tenía notas de otro tipo. Por ejemplo en un momento hablé con Mujica, cuando era Presidente, también con la hermana del Papa Francisco, entre otras.

¿Desde cuándo está viviendo en Montevideo?
Después del programa Entretiempo organicé algunos eventos en Salto, todo vinculado al fútbol, y en el 2014 me surgió la posibilidad de irme a Montevideo. Arranqué en una radio chica, también hice algunos trabajos para la televisión en Salto, para los dos cables y en uno de esos trabajos le hice una nota al periodista Julio Ríos, con quien quedamos en contacto. Más adelante él me llamó para ver si me interesaba unirme al equipo de trabajo de él en la radio y comencé a trabajar en octubre del año 2014 y hasta hoy sigo con él.
Hace dos años, Julio Ríos hizo un programa de entrevistas que se llamaba La Palabra en Canal 10, y también en ese ciclo participé en la producción.

Hace pocos días hizo un informe para el programa de Mauro Viale, ¿cómo surgió?
Hace varios años que estoy en contacto -a través de grupos de WhatsApp con periodistas de todo América y también de Europa, entonces siempre nos estamos ayudando. Antes había hablado con Chiche Gelblung en la radio y hace un par de semanas me habían dicho para hacer un informe para Mauro Viale. Así es como la semana pasada estuvimos bastante en contacto con todo esto del Coronavirus y en Argentina ha sorprendido cómo Uruguay lleva el tema. De esta manera tuvimos una comunicación por Skype, fue algo corto, pero una linda experiencia, además seguimos en contacto con la producción del programa para en cualquier momento, o novedades estamos a las órdenes.
El periodismo brinda la posibilidad de llegar a lugares o conocer personas que quizás sin ésta profesión, no serían posibles; qué satisfacciones le ha dado hasta ahora?
Primeramente por el lado del fútbol me permitió conocer a Luis Suárez, a Edinson Cavani, a Forlán, que son los máximos exponentes del fútbol uruguayo en ésta época, pero también a jugadores de la selección argentina, de la selección holandesa y de Francia cuando vinieron con quienes pude compartir bastante.
Y fuera del fútbol, además de las charlas antes mencionadas como con Mujica o la hermana del Papa y políticos de varios partidos, una de las más destacadas fue cuando tuve la posibilidad de conocer a Rod Stewart el cantante británico, con quien mantuve una charla corta, y fue una experiencia importante porque es muy reconocido, además después supe que era bastante inaccesible. Cuando subí (a las redes sociales) las fotos con él mucha gente me comentó que si bien lo encontraban, no se quería sacar fotos, y conmigo fue muy buena onda.
Además me he encontrado con famosos en situaciones fuera del periodismo como Keanu Reeves el actor de Matrix cuando estuvo en Uruguay hace unos años, pude conocerlo.
Otra de las experiencias fue entrevistar al embajador de Egipto en Uruguay, con quien me acerqué por el periodismo y después creamos una muy buena relación, me ha invitado a comer y he probado comida egipcia, me ha permitido conocer su cultura, la religión, cosas que nunca me había imaginado.

¿Cuál es su objetivo?
Seguir creciendo, viendo otras puertas que se puedan abrir en el exterior, pero me encantaría seguir haciendo trabajos para Salto, en radios o diarios, a veces es complicado, si bien alguna que otra vez que hecho algunos.

¿Considera que se necesita un título para trabajar en periodismo o es más bien vocación?
Creo que es algo de vocación, pero el estudio ayuda, desde que llegué a Montevideo comencé la Facultad de Comunicación, también hice algunos cursos, pero en la radio son muchas horas y dificulta los estudios, quizás lo haga de una manera más lenta, y en algún momento llegar a cumplirlo. Pero la experiencia es algo que no te da la teoría.

¿Cómo es su día hoy?
Estoy en Las Voces del Fútbol en radio 1010 AM, con Julio Ríos de lunes a viernes en el horario de 13 a 16 horas, pero hacemos la producción desde las 10 de la mañana aproximadamente.
El programa hoy debido a la pandemia, y la falta de actividad, apuesta más a notas que tengan una historia detrás, ya sea ex jugadores, u otros deportistas, con historias, anécdotas.
Otra parte del día me dedico a ayudar a mi novia Oriana (es venezolana) que es chef y tiene un restaurante de comida venezolana en Montevideo.
Con ella fui en enero a Venezuela, yo a conocer a su familia y ella de vista y también me sirvió como experiencia periodística ver lo que sucede allá, los problemas y cómo viven, pero también las cosas lindas que hay.

¿Cuál es el mensaje para quienes desean triunfar en el periodismo?
Lo primordial es perseguir siempre los sueños, ver el vaso medio lleno, tratar de ser optimista y no pensar que hay imposibles. Cuando estaba con el programa en Salto apuntaba a conseguir cosas interesantes afuera y cuando vi que lo podía lograr, juntando confianza, lo hacía.
Incluso después que me vine a Montevideo en muchos momentos pensaba que el nivel era demasiado superior a lo que estaba acostumbrado, pero siempre con un poco de inconsciencia le di para adelante. Es importante no abandonar aunque las cosas parezcan difíciles que después se puede encontrar la recompensa.

Publicado en - Semanales, - Titulares -, 2- Martes, Al DorsoComentarios (0)

Más de 40 años funcionario municipal, músico, integrante de ADEOMS, ASDEMYA, Comisiones de Carnaval

Hoy por: Jorge Pignataro

Con José María Piedrabuena:

Tiene 74 años, y su amplia trayectoria como funcionario municipal, el oficio y pasión de músico, el tiempo en que formó parte de ADEOMS, de la Banda Municipal, de ASDEMYA y de la Comisión Honoraria de Carnaval son algunos de los temas que José Ma. Piedrabuena transita en esta sección Al Dorso de hoy.

¿Cuál fue su trayectoria como funcionario municipal?
Fueron casi 40 años. Ingresé en el tiempo de Ramón Vinci, año 1965. Empecé en el Registro de funcionarios, que ahora tiene otro nombre, después pasé a Contaduría, estuve en la Oficina liquidadora de tributos, en la Oficina de Contralor, que dirigía «Chiquito» Sequeira, después de muchos años me fui a las Termas del Daymán, donde estuve diez años, hasta que me jubilé, en el 2006. Pero siempre, simultáneamente, estaba en la Banda Municipal.AL DORSO Piedrabuena

-Claro, porque usted también es músico, háblenos de eso.
A los 8 años empecé a estudiar en el Conservatorio y a los 16 ingresé a la Banda, tocando al lado de mi padre. En el Conservatorio estudié con Bautista Peruchena, un tipo bárbaro. El Conservatorio hoy lleva su nombre en un muy merecido homenaje, porque la labor de él fue importantísima. Hoy la gente quiere agarrar una guitarra y tocar, pero Peruchena exigía realmente aprender música, saber teoría, solfeo…Hasta formó un coro y todos los años se hacía una zarzuela distinta. Como instrumentos, empecé estudiando el corno, después clarinete hasta los 16 años, que entré a la Banda. Peruchena era muy amigo de mi padre, incluso mi padre y el «Tino» Real fueron a su casamiento en Montevideo, mi padre fue testigo.

La inclinación hacia la música, ¿viene de familia entonces?
Sí, sí. Mi abuelo era músico, tocaba el clarinete, mi tía era pianista, mi hermano estudió piano, mi sobrina estudió piano, mi padre era clarinetista y saxofonista. Te cuento una anécdota: mi abuelo era comisario de la Seccional Primera, ¡era un duro comisario el viejo!, de andar con el sable y a caballo, y estudiaba clarinete; y un día un profesor le dijo: usted tiene que dormir con el clarinete debajo de la almohada, entonces de noche se despierta y hace unas escalas…(risas). Pero te cuento otra: ¿sabes quién iba a cantar tangos a mi casa, porque le gustaba mucho? ¡Ramón J. Vinci! Acompañado por mi tía en el piano.

¿Y de su actividad como músico fuera de la Banda qué puede contar?
Tuvimos los famosos Wecams en el año 68, anduvimos muy bien. Incluso cuando me casé, en el año 70, toqué con ellos. También alquilamos un salón en Charrúa y Julio Delgado donde hacíamos «La caverna de los Wecams» todos los domingos, un éxito, éramos muy jóvenes, yo tenía 24 años y era el mayor. Después por distintas razones el grupo se fue diluyendo. Años después integré la Salteña Jazz Band, con el Dr. Brum, con «Tapa» Peralta, fue poco tiempo pero divino, era lo que a uno le gustaba. De esa época tengo recuerdos de Los Swinggers, Manzana, el «Tato» Vigo con su grupo, los Rollings, todos conjuntos que con el paso del tiempo se fueron transformando en otros grupos.

¿De su participación en ASDEMYA qué recuerdos tiene?
Fui directivo muy joven, con 22 o 23 años. Estábamos con la sede en calle Varela, hasta que se vendió esa casa y se compró la actual en calle Brasil. Después dejé la directiva. Años más tarde, en 2009, me integré de nuevo, fui tesorero. ASDEMYA había pasado momentos muy malos económicamente, siempre pasa que la gente no quiere trabajar, ayudar. Se había hecho un convenio con el Ministerio de Transporte y Obras Públicas y se hizo una primera etapa de reformas en la sede, después otra etapa. Y por suerte ahora hay una directiva joven, renovada, que es lo que se necesita.

Volviendo al ámbito municipal, usted también integró ADEOMS, ¿verdad?
Sí, muchos años, con una gran directiva que encabezaba el «Perro» José Mutti. Una de las cosas que más destaco es que hicimos la sede nueva, fue en el período de Minutti. Un galpón grande que habían hecho viejos directivos, que trabajaron formidablemente, lo tiramos abajo en el tiempo de Malaquina, después gana Minutti y con él hicimos la sede nueva, la inauguramos con él. De ADEOMS fui Tesorero y Secretario. Para la obra de la sede nos dieron ciertos funcionarios, con cierta cantidad de horas, pero nosotros pagábamos la extensión horaria. El «Perro» controlaba mucho, porque además estaba en esa parte de obras. Es importante decir que la directiva anterior ya había comprado hierro como para hacer la obra, dejaron una gran cantidad de varillas. Pero además, una cosa que hicimos en la sede fue acondicionar un salón grande, para atender a los funcionarios que venían de afuera por algún trámite, hasta camas habíamos puesto. El Intendente Minutti nos dio camas, colchones. También pusimos computación. Otra cosa que destaco es que creamos el servicio de sepelio. Empezamos con Mutti a maquinar ese tema y fuimos a hablar a dos o tres empresas fúnebres. Para que tengas una idea, una empresa nos pedía, en aquel entonces, 20.000 pesos por mes para la cobertura de funcionarios y familia. Y pudimos lograrlo.

Hoy en día en casi todos los gremios se habla mucho de dificultades económicas. En ese sentido, ¿cómo era trabajar en esa época?
Puedo decir que juntamos millones de pesos. Cuando nos fuimos dejamos 90.000 dólares, que estaban en el Banco Hipotecario, después este banco nos hizo pasarlos para el Banco República. Hablo más o menos del tiempo que pasó la Intendencia del contador Minutti al segundo período de Malaquina. Lo cierto es que con los años a eso lo fundieron, de a poco lo fueron gastando, gastando y gastando. La casa de enfrente a la sede estaba para la venta y no nos enteramos, salía 20.000 dólares y nosotros teníamos 90.000, la podíamos haber comprado, hubiésemos invertido ahí y no se hubiese gastado después.

¿Y en cuanto a lo político? Porque suele haber conflictos por la injerencia de lo político en los gremios.
Nunca nos afectó lo político, no se hablaba de eso. Minutti se comportó como el mejor, aunque debo decir que Malaquina también. No había conflictos, a pesar que se sabía que yo era colorado, Mutti izquierdista, etc., no se hablaba de política. Se convivía bien con distintos pensamientos. Teníamos contacto permanente con el Intendente. Para que veas cómo era te cuento esto: cuando empezamos la obra de la sede, en un momento, año 90 o 91, le debíamos a una barraca10.000 pesos, que en aquel tiempo era mucha plata, y no podíamos pagarle. Entonces hablamos con Minutti. Él agarro el teléfono, lo llamó al dueño de la empresa y le dijo: facturame 10.000 pesos de portland y cancelame la deuda de ellos (del gremio). Ese era Minutti; con el gremio había un respeto extraordinario, se dialogaba mucho. A pesar que dicen que era un tipo difícil, complicado, con nosotros fue excelente. Malaquina también, aclaro.

Es justamente en gobierno de Malaquina que usted integra la Comisión de Carnaval…
La integramos con Malaquina en el 84 sí. Recuerdo allí a Eduardo Torres, Oxandabarat, el «Bocha» Ardaix, Claudino Ferreira Pinto, Boada, Juan Alejandro Bianchi, «Cacho» Gallino, después de sumó César Panizza, y quizás algunos otros. Me acuerdo que con esa directiva, construíamos gradas para que la gente se sentara, con los casilleros de cerveza vacíos que nos daba El Revoltijo. Y fueron los mejores carnavales, fue el furor del carnaval, de las murgas. En ese tiempo hicimos la oficina en calle Artigas, compramos heladera, pusimos parrilleros atrás. Y en este ámbito tampoco la política ocasionaba conflictos. ¡Con decirte que cuando gana Minutti casi todos festejaban, porque claro, casi todos eran blancos, y yo ni sabía! No se hablaba de eso. Pero se formó una gran comisión, donde incluso había una amistad que perdura, es más, mi señora, la señora de Gallino, la señora de Bianchi y la señora de Claudino organizaban el corso infantil.

Le propongo ahora remontarnos a sus orígenes: ¿dónde nació, cuándo?; pero también que nos hable de cómo es su vida actualmente.
Nací en 1946, en Julio Delgado 480, porque las parteras atendían en la casa. Me crié allí. Luego estudié en el liceo Osimani y después no quise seguir estudiando porque entré en la Intendencia. Hoy mi vida es linda, tranquila, de familia. Somos mi señora Ivonne, y mi hermano. No tuvimos hijos; la vida nos regaló sí muchos sobrinos, que suplantan en parte a los hijos. Y ya hay sobrios nietos también.

Publicado en - Titulares -, 2- Martes, Al DorsoComentarios (0)

«Una pluma comprometida»

Hoy por: Dr. Adrián Báez

Con Juan Modesto Llantada

Hombre polifacético, frontal, y de un linaje de periodistas de los que supieron tener en la pluma y la palabra, un arma comprometida con su tiempo, en los diversos ámbitos del quehacer local, nacional e internacional. Con su fino olfato para sintetizar la actualidad, este «escribidor», como le gusta definirse, no dudó un segundo en acceder a la entrevista que compartimos con ustedes en esta nueva entrega de Al Dorso.WhatsApp Image 2020-05-18 at 12.20.35

¿Hombre de pluma?
Definitivamente «escribidor», en la amable definición de Vargas Llosa, pero desde hace tres años, con mis amigos Gabriel Texeira y Melisa Ferradini, he estado experimentando con mucho entusiasmo en la televisión y alguna incursión en radio.

¿Periodista de vocación o por tradición?
Creo que ambas cosas, soy hijo y nieto de periodistas, me crie dentro de un diario, y hasta los 42 años el periodismo y mi vida fueron una sola cosa.

El periodismo hoy…
Lo veo muy alejado, en general, del modelo genuino del oficio; el periodismo requiere formación, conocimiento, información, (para escribir bien, primero hace falta leer mucho), y, como decía Gabriel García Márquez, tener «la insustituible experiencia de las salas de redacción…» porque el periodismo se aprende en la práctica.
Desde la ignorancia, desde la charlatanería, desde la ideología, confundiendo ser impertinente con ser incisivo, haciendo afirmaciones temerarias en forma interrogativa, no se hace periodismo.
Hay además dos componentes vitales del verdadero periodismo que es una sólida ética, y especialmente un compromiso absoluto con la libertad que están ausentes. Sin eso, es propaganda, o prédica política partidaria camuflada, o vaya uno a saber qué, pero no es periodismo.
Y contra lo que se podría pensar, hay mucho más periodismo de calidad en el interior que en la capital, especialmente en Salto.

Profesión al servicio de…
El periodismo es un oficio que se desarrolla básicamente a partir de la ilustración, junto al nacimiento de las instituciones republicanas de la democracia.
La revolución de Gutemberg comenzó con la popularización del conocimiento por medio del libro, y para imprimirlos había que obtener el permiso real (el «imprimatur»). Es por eso que los grandes autores, (Immanuel Kant y Miguel de Cervantes entre otros), comenzaban sus libros con una dedicatoria estilo «chupada de media» al duque o príncipe de turno, que gestionaría el permiso de impresión.
En esa época la Inquisición empezó quemando libros, y luego directamente pasó a quemar a los autores.
Nacieron así clandestinamente los panfletos, y las gacetillas, y el fuerte reclamo por la «LIBERTAD DE IMPRENTA», o «DE PRENSA», el derecho a imprimir las ideas sin necesidad de censura y permiso real.
Fue una lucha larga, uno de los primeros triunfos de la libertad y la herramienta de lo que llamamos «LA ILUSTRACIÓN»; con la Enciclopedia, los grandes filósofos de la libertad, y las revoluciones norteamericana y francesa: asunto que sospecho ignoran buena parte de quienes hoy fungen como comunicadores.

¿Qué significó en su vida Tribuna Salteña?
Tribuna Salteña fue mi vida hasta los 42 años, nací y crecí inmerso en ella, en la tradición e historia familiar (que comienza en 1906), y dediqué mi tiempo y esfuerzo desde los 21 a los 42 a hacerla funcionar, escribiendo y dirigiendo todos los días del año, (menos el día mensual del canillita), desde el fallecimiento de mi padre, cuando yo tenía 27 años, hasta la gran crisis que se llevó «El Día», «La Mañana», «El Diario», buena parte de los semanarios de la época, y también a «Tribuna Salteña». Del cierre de Tribuna, me fui con la ropa, mi esposa y mis tres hijos. Treinta años después, puedo decir que las herramientas del oficio, (redactar con precisión, sintetizar, compilar información, manejar con soltura la parte informática, dominar las técnicas del diseño gráfico), me permitieron recomenzar mi vida.
Así pude tener una «carrera» que incluyó dirigir campañas políticas, desempeñar funciones jerárquicas en un organismo internacional como Salto Grande, he llevado adelante mi familia, sigo escribiendo, haciendo periodismo, y tengo hoy el halago de un joven colega que me entrevista.

¿Ese Salto es el mismo de hoy?
Desde luego que no, Salto ha crecido, el Uruguay ha cambiado, estamos transitando la tercera década del siglo XXI, el «Sorocabana», las confiterías «Oriental», «Ideal», «18 de Julio», «el «Ding Dong» y el «Drink» ya no existen, las computadoras han substituido a las máquinas de escribir, los diarios se leen «en pantalla», las redes sociales de la internet han cambiado la comunicación, los «Cursos Universitarios» y el formidable «Comité Pro Universidad del Norte», se han convertido en la Regional Norte de la UDELAR y el Campus Salto de la Universidad Católica. La cuna del Tannat de Harriague vuelve a producir grandes vinos.
Lamentablemente 15 años de pésimos gobiernos departamentales sucesivos, y sus secuelas que se proyectan en el tiempo, nos plantean grandes desafíos futuros, que confío Salto sabrá enfrentar y resolver.

¿La política es un fin en sí mismo?
Solo para aquellos que se dedican a ella para conseguir un ingreso que de otra manera no podrían siquiera soñar. La verdadera política, el viejo «cursus honorum» romano, es el servicio y compromiso con las instituciones en beneficio de la ciudadanía. El oportunismo, la demagogia, la irresponsabilidad, el usar los dineros públicos como si fueran propios e inagotables que hemos padecido en los últimos años, son la degradación de la verdadera vocación y función política, que supone grandes sacrificios personales, familiares, y de la cual tradicionalmente, se salía más pobre que al ingreso. «Políticos» que se vuelven rápidamente ricos y ciudadanos cada vez más pobres, es la negación de la verdadera política.

¿Hacia dónde va Uruguay?
En octubre de 2019, la ciudadanía ha dado una indicación muy clara en el sentido de restaurar las instituciones republicanas en el marco constitucional, terminar con la corrupción, reivindicar el derecho a la vida de los ciudadanos, (que es el primer derecho humano, imprescindible para disfrutar los restantes), contener la asonada de la delincuencia y frenar la lenidad de la interpretación de las leyes penales; corregir el desorden general de las cuentas públicas, restablecer la calidad de la enseñanza como herramienta de construcción de ciudadanía y oportunidades de progreso social.
Una agenda formidable, que requerirá un gran esfuerzo concretar.

Háblenos de su familia.
La familia es asunto privado, pero ya he dicho, sin ser indiscreto, que estoy felizmente casado hace más de cuatro décadas, tengo tres hijos con sus vidas y sus profesiones que me han dado, entre tantas satisfacciones cuatro hermosos nietos, y estoy muy orgulloso y feliz de que así sea.

¿Deudas pendientes con la vida o la vida mantiene deudas pendientes con usted?
Los hombres sensatos no «llevan cuentas», y menos a «la vida» que es impredecible; dicho esto, si hoy hiciera un «balance» siento que tendría un importante saldo a favor, en tanto he vivido intensamente cada una de las etapas que me tocó vivir, haciendo con convicción lo que creía correcto, con sus luces y sus sombras en los resultados, pero sin arrepentimientos ni nada que ocultar.
Por lo demás, hay todavía mucho camino por recorrer.

Publicado en - Semanales, 2- Martes, Al DorsoComentarios (0)

Con la empatía como consigna

Hoy por: Hugo Lemos

Con la operadora terapéutica en adicciones Cecilia Rivas

Cecilia Rivas es operadora terapéutica en adicciones, una profesión que adquirió por generar una inevitable empatía con quienes ve del otro lado del mostrador, cuando ella supo estar en su lugar. Hija del célebre Ramón Rivas, exfutbolista y entrenador, recientemente fallecido, tiene el recuerdo latente de su padre y se define como una persona auténtica, que hace lo que le gusta y no retrocede ni un paso, cuando quiere lograr su objetivo. Con Cecilia Rivas en nuestra sección semanal, Al Dorso.cecilia rivas

¿Dónde nació y dónde estudió?
Nací y crecí en el barrio de la Zona Este. Por lo tanto, fui a la Escuela Número 2, al Liceo Número 3 de la Zona Este e hice cursos en la Facultad, pero no terminé.

¿Cómo se compone su familia y qué recuerdos tiene de su infancia?
Tuve una infancia marcada por el divorcio de mis padres, que ocurrió en un momento donde no era algo habitual que esas cosas sucedieran, y fue muy duro para mí. Actualmente mi familia son mis dos hijos, que se llaman Francisco y Mateo.

¿A qué se dedica y en qué consiste su profesión?
Soy Operadora Terapéutica en Adicciones lo que consiste en acompañar y contener a las personas que padecen adicción y que realizan un tratamiento.

¿Por qué eligió esa profesión?
Esta Profesión es mi vida…el haber pasado por adicciones, realizar tratamientos y poder ver la vida desde otra perspectiva, más que elegirla como profesión, el ser Operadora en ese tema, es un estilo de vida.

¿Qué es lo más fructífero de su trabajo, lo que más la inspira a hacerlo?
Lo que más me inspira a hacerlo es el dar permanentemente y generar esa empatía con las personas que pasan por esto, que me hace crecer continuamente como mujer y como persona.

¿Cómo encuentra la sociedad hoy, y cómo la percibe en función de su tarea?
Siento hoy en día que vivimos en una sociedad bastante hipócrita, donde la palabra empatía se siente todo el tiempo, pero que muy pocos la ponen en práctica y a lo que mi profesión se refiere, sin dudas es una de las partes de la sociedad más olvidadas y más juzgadas.

¿Piensa que es posible rehabilitar jóvenes de las adicciones?
Estoy segura que cualquier persona que quiera, puede salir de las adicciones, no es un camino fácil pero si es posible, solo depende de cada uno.

¿Cree que las políticas públicas destinadas exclusivamente a esto deberían contar con más recursos o tener otro tipo de aspectos que actualmente no contienen?
El gran problema que tenemos es que muchas veces hay voluntad para que se hagan cosas, pero carecemos totalmente de apoyo del Estado y eso nos juega muy en contra.

¿A nivel profesional cuál es el objetivo que aún no ha podido cumplir?
A nivel profesional el objetivo más grande que aún no pude cumplir, es tener el apoyo necesario para poder ayudar, sobre todo a las personas que pasan por esto y que no tienen poder adquisitivo como para abordar un tratamiento.

¿Si pudiera volver a empezar, haría lo mismo?
Sin dudas, si volviera a empezar, volvería a hacer lo mismo, de hecho, como dije al comienzo de la entrevista, lo tomo como mi Profesión, pero también como una actitud de vida.

Publicado en - Semanales, 2- Martes, Al DorsoComentarios (0)

Mateo Capdevielle, fundador de Rural UY

Hoy por: Sara Ferreira

Desde temprana edad, demostró interés por la tecnología y su funcionamiento, hace menos de 5 años tuvo idea de fundar la plataforma Rural UY. Sistema que facilita a escritorios rurales y productores encontrar toda la información en un solo lugar.
Desde su inicio Rural mostró ser una gran herramienta que hoy debido a la emergencia sanitaria tiene mayor demanda y permite que el sector pueda continuar sus actividades. En nuestra sección hoy presentamos a Mateo Capdevielle.

¿Dónde y cuándo nació?Mateo
Salto, Noviembre de 1990.

¿Cómo se compone su familia?
Madre, Ana Clara Piussi, maestra del Colegio Salesianos. Padre, Gerard Capdevielle, transportista, productor agropecuario. Hermano, Federico Capdevielle, contador, Country Manager de Rural para Uruguay. (Todos ciclistas amateurs)

¿Desde chico demostró interés por la tecnología?
Siempre tuve un interés por la tecnología, pero más que nada, siempre fue una inquietud por entender y aprender. Un examen fallido de matemáticas me hizo cambiar e irme por el lado de los algoritmos y la programación.

Ese interés continuó y luego realizó una carrera relacionada a eso…
Sí, hay una diferencia grande entre la tecnología y el funcionamiento de la misma. Creo que siempre me gustó la tecnología, pero aprender programación me enseñó más cómo funciona y los algoritmos que están detrás de esto.
Hice la carrera de ORT Analista Programador, me recibí y comencé con el primer emprendimiento, que fue un sistema logístico para empresas de transporte de carga. No me fue muy bien, pero logramos vender varias licencias y el sistema estaba realmente bueno. En el camino, y como me gustaban las computadoras, intentamos abrir un cyber (en pleno 2014) y también nos dimos contra la pared bastante feo.

Para crear este sistema, hay que tener conocimiento de dos cosas; por una parte campo, el funcionamiento de las empresas, los productores, los escritorios y por otro la tecnología. ¿Cuándo tuvo esa visión y cómo lo fue plasmando?
Estuve dos años trabajando para la empresa más grande de USA y Canadá en lo que refiere a sistemas para talleres de autos. Nosotros nos encargamos de toda la parte de obtener información. Un día le comenté a mi jefe (que además tenía varias empresas más) que quería juntar estos dos mundos.
Por esto siempre digo que lo mío parte más desde la inquietud de juntar los dos mundos: el de la tecnología con el mundo agropecuario, que son nuestras raíces. Yo no tenía temas para hablar en la mesa en casa cuando quería hablar del software de la tecnología. Ahora que lo juntamos con el mundo agropecuario, en casa desde hace tres años no se habla de otra. Creo que se tornó algo mucho más apasionante y desafiante el intercambio de ideas en las conversaciones.
La visión con el tiempo se fue alineando. Cuando empecé quería tener la cartelera de remates más grande del país, cosa que logramos al poco tiempo y los desafíos nunca pararon. Hoy somos líderes en Uruguay y en Argentina, tanto a nivel web, como a nivel soluciones de software para consignatarios de ganado y transmisiones de remates en vivo.

Cuando comenzó eran pocos, ¿hoy cuántas personas integran Rural?
Cuando comenzó Rural era yo solo, por suerte al muy poco tiempo se sumó mi hermano Fede y me empezó a ayudar con los números y clientes. Empezamos a contratar gente para programación, marketing. Luego surgió una oportunidad en Brasil, luego en Argentina, y ya estamos coqueteando con Paraguay para desembarcar antes de fin de año.
Acompañando este crecimiento y fieles a nuestra creencia de que nuestro principal recurso como empresa de tecnología es nuestra gente, fuimos contratando y seleccionando a los mejores para que integren nuestro equipo desde distintas áreas y hoy contamos con más de 30 personas involucradas directamente más otros 20 colaboradores que nos ayudan a cubrir remates y asesoran en nuevas áreas donde está incursionando la empresa.

Así como surgió, Rural tuvo una aceptación importante en todo el país y también en la región, lo cual reafirmó que el sistema era necesario, ¿se lo imaginaban?
No le recomiendo a ningún emprendedor creerse la idea y dejar todo, siempre hay un proceso de validación antes de tirarse al agua, yo renuncié y cuando decidí empezar Rural, esa era mi vida y todo lo que hacía, pero previamente me tomé dos semanas para hablar con clientes y comentar sobre la idea.
La validación previa a comenzar fue muy alta, de 10 clientes con quienes hablé, 8 estaban dispuestos a contratar nuestros servicios. Luego de comenzado con el proceso de implementación de la idea, la aceptación que tuvo claramente fue una grata sorpresa.

Qué servicios tenía al principio y cuáles se fueron anexando, hoy otras empresas se han asociado con ustedes…
Empezamos con lo que era Rural, una cartelera de remates. Al poco tiempo notamos que nuestra web tenía toda la información incluso más actualizada que la de los propios rematadores, y empezamos a brindar servicio de sitios web y conectarlos a la cartelera de Rural.
Luego pasó lo mismo con manejo de redes sociales y marketing. El gran cambio dentro de nuestra empresa fue cuando nos acercamos a las ferias. Todo lo contrario a lo que haría cualquier empresa de tecnología, nosotros nos fuimos a lo más tradicional del campo, a esa área donde nadie había querido apostar, y nos encontramos con clientes súper dispuestos a innovar, a crear y a apostar a la tecnología.
Comenzamos con transmisiones en vivo, luego agregando algún lote virtual que quizá tuvo algún problema para llegar al local (ya sea por lluvias, como sanitario). Y luego digitalizando parte de los procesos. Este sistema de streaming por internet nos acercó a CampoTV que son muy fuertes en TV, y creamos una alianza, para llevar a la televisión ferias, pantallas y remates de cabaña.
Hoy la empresa trabaja muy fuerte en tecnologías e innovaciones para los remates, para mejorar la experiencia de usuario, rentabilizar mejores negocios tanto para productores como para consignatarios y para optimizar todos los procesos que rodean la ganadería actual.

Hoy con la aparición del coronavirus, más que nunca el sistema ha tomado una trascendencia importante, ya que los remates se pueden realizar virtualmente, deben adaptarse a la demanda que tienen por estos días, ¿cómo están trabajando?
Sí, realmente la aparición del Coronvirus a nivel Mundo está acelerando a las empresas hacia lo digital, y esto pasó más notablemente en sectores como el agropecuario, que no pueden detenerse; el mundo necesita alimentos.
Esto sin duda que aceleró todos nuestros procesos de forma abrupta, estamos duplicando el equipo en poco tiempo y avanzando más rápido a la digitalización y herramientas para los consignatarios; herramientas que ya teníamos, pero nunca nos imaginamos utilizarlas sin público, por lo cual continuamos trabajando en adaptarlas y poder brindar en muchos casos servicio remoto.
Somos un equipo geográficamente disperso, todo nuestro equipo de Desarrollo y Programación está en Salto. Marketing y Ventas en Montevideo, y nuestra oficina de Argentina en Buenos Aires, con lo cual trabajar cada uno desde su casa, no nos cambió mucho en la operativa diaria, ya venimos realizando reuniones semanales por área y tenemos muy bien aceitado nuestra comunicación interna.
¿Qué tanto ha impactado en la empresa? Esta semana transmitimos 34 remates en Uruguay, número que no llegamos a manejar ni en una zafra de octubre de toros. Realizamos nueve remates digitales 100% por internet, lanzamos cuatro nuevos sitios webs y las visitas en la web se multiplicaron por cinco.

¿Considera que ha cumplido el objetivo planteado cuando decidió iniciar Rural, o aún hay algo que se imagine alcanzar?
Un día estando en Argentina, desde Buenos Aires estábamos monitoreando remates del Chaco y Formosa. Ya éramos líderes en transmisiones dentro del principal mercado concentrado de ganado de Latinoamérica (Liniers) y recibí una llamada de Federico para avisarme que tenía que pasar por Salto a mi vuelta para firmar la compra de una camioneta, (cosa que yo no tenía ni idea que estábamos buscando agrandar la flota) y ese día me cayó la ficha sobre la magnitud que había tomado la empresa. En ese entonces se habían multiplicado los emprendedores dentro de Rural: ya éramos 20 personas y todos empujando y haciéndola crecer desde su área.
El primer objetivo estoy seguro que se cumplió, pero eso solo desbloqueó el siguiente nivel de dificultad, como le decíamos de niños a los juegos. Ahora estamos con otros objetivos súper ambiciosos y cuando alcancemos esto, seguramente vamos a ir a por más, siempre de la mano del consignatario y siempre apostando a la innovación y a la mejora del servicio.

Publicado en - Semanales, 2- Martes, Al DorsoComentarios (0)

Una huella de más de medio siglo en la comunicación salteña

Hoy por: Jorge Pignataro

Con Enrique Fermín Soler:

Para quien pretenda revisar y analizar las últimas décadas de la comunicación social en nuestro departamento (nada menos que las seis últimas aproximadamente), será insoslayable la figura de Enrique Fermín Soler. AL DORSO. E. F. SOLER
Periodista, locutor, informativista de radio y televisión, es recordado por muchos como relator y comentarista deportivo, o por múltiples publicidades grabadas con su particular manera de decir.
Es el dueño de una voz notable e inconfundible, y un profesional que se ganó el respeto de todos también por su responsabilidad y compromiso en cada tarea. Pero además, por otras cualidades que lo hacen un verdadero caballero. Soler -ahora jubilado- dedicó a estas actividades la mayor parte de su vida. Él protagoniza nuestra sección «Al Dorso» de hoy.

Muchos años en la comunicación, pero ¿cuándo y cómo inicia este camino?
En la pre-adolescencia tuve el primer contacto con un micrófono. Ello fue a través de Antena del Carmen, una creación de quien era director del Colegio Salesiano, el sacerdote José María Giménez, que se difundía a través de la ex Radio Cultural. Allí entre otros alternaron gente que en su momento fue importante en la comunicación radial: Guillermo Castillo, Gilberto Generali, el profesor José Luis Guarino, y siendo niños aún Ramón Fonticiella y el padre Martín Ponce de León. Artigas Berniz, desaparecido tempranamente, era la voz oficial de presentación de «Antena».

¿Y la labor ya profesionalmente?
Después ya encarando el tema como actividad remunerada, trabajé como locutor en las históricas columnas de Stentor y en micro-cine barriales. Fue en el inicio de la década del 60 que concursé mediante una convocatoria de Tabaré…Hasta el día de hoy creo que no hubo otro participante. Figuro como que ingresé el 2 de mayo, pero en realidad lo hice el 1º de mayo, aunque cuando fui, el director Don Juan Gestoso me dijo: «mocito venga mañana».

¿Y desde allí de forma ininterrumpida?
Estuve casi 50 años vinculado a la radio en relación de dependencia, es decir como empleado. Nunca la dejé, aunque tuve otras tareas, algunas sin ninguna relación con la comunicación. Pero en la comunicación además me desempeñé en diarios, por ejemplo cubriendo canchas para Tribuna Salteña, y en dos períodos en Salto Visión, informativo de la televisión.

Háblenos ahora de sus primeros años de vida…
Nací el 7 de diciembre de 1943 aquí en Salto, en calle Chaná (hoy Diego Lamas) entre San Eugenio y Raffo. Siendo aún un niño de escuela, recuerdo con nitidez la existencia de una barra de adolescentes y jóvenes del vecindario que se reunían en la tarde-noche en uno de los bancos de la Avda. Batlle, casi frente a la Escuela Nº 8. En esa época los había en cada cuadra, en el extremo del enjardinado central que dividía ambas manos. El hecho concreto del recuerdo era que lo hacían con una victrola similar a la del logo de la RCA Víctor con el perro escuchando. Allí estaban hasta promediar la noche, con la música de aquellos discos que había que cuidar sobremanera, porque si caían se rompían, a la vez que no podían descuidar la cuerda de la victrola, para que no «llorara» y pareciera que el intérprete se iba muriendo de a poco… Recuerdo interminables veladas escuchando repetidamente: Maringa, La Raspa y recordados éxitos de Washington Oreiro. En mis mejores recuerdos están los picados de fútbol sin horario de final, en la cancha Santa Rosa, desde donde salieron destacados jugadores, y quienes jugábamos más bien poquito rumbeamos hacia el periodismo deportivo, por obvias razones.

Aprovechando sus dotes para narrar, cuéntenos por favor alguna otra anécdota lejana que le haya quedado grabada…
Algo que configuró un hecho imborrable, lo recuerdo, fue en los primeros tramos de la década del 50, cuando mi padre compró una Ford T, las que se conocían como «forchelas a bigote» Pasados unos años, mi padre con un par de amigos, pergeñaron la idea de un viaje a Montevideo en la misma. Era una parada riesgosa, en una ruta sin pavimentar, lo extenso del recorrido y las características del vehículo. Fueron casi 3 días de viaje e incertidumbres, tanto de ida como al retorno, la que hicimos por una ruta diferente. Una experiencia inolvidable que viví y ahora rememoro.

¿Y alguna anécdota vivida por ejemplo como cronista deportivo?
Muchas veces, situaciones inesperadas, con el paso del tiempo se transformaron en anécdotas. En este aspecto recuerdo el hecho registrado en una competencia de ciclismo que partía desde la zona de Salto Grande. Un desperfecto en el móvil nos demoró en más de 50 minutos la partida luego de la salida de los corredores. Había expectativa en la gente por la participación de Federico Moreira y el equipo del Amanecer. Los corredores estaban lejísimo y empezamos a relatar. Carlos Ardaix, que acompañaba, me dijo «estamos inventando», yo le mostré que había gente con radio al costado de la carretera, y que pulgar arriba nos indicaban que la transmisión salía bien. Así seguimos hasta ponernos a rueda, «inventando» y comentando gran parte del trayecto.

Volvamos al presente, ¿cómo se compone actualmente su familia?
Mi señora Magdalena, un hijo, que es Enrique (que siguiendo mis pasos estudió Comunicación Social) y dos nietos: una nena, Emma, y un varón, Ramiro.

Háblenos de su rutina, ahora ya retirado, y además en cuarentena…
Es una rutina justamente limitada por la cuarentena. Lectura en libros y tablet, esporádica participación en Facebook, y ayudando en algunas tareas de la casa. También me comunico con frecuencia con excompañeros de trabajo. Y cuando se podía salir pedaleaba…

Ahora que hace referencia a la bicicleta…una imagen también grabada en la retina de muchos salteños es usted sobre una vieja Vespa de color celeste…
Me gustaron siempre las motonetas en general y las Vespas en particular. Para mí fue todo un logro tener una. Trabajé siempre muy temprano en la radio, antes de comenzar a circular los ómnibus, por eso el tener la Vespa para mí era fundamental. Lo digo siempre, «es un auto con dos ruedas». Es seductora y te enamorás de ella…

Finalmente, ¿qué visión tiene de los medios de comunicación actualmente?
En lo tecnológico los medios se han ido acompasando a las exigencias de estos tiempos. En lo comunicacional hay un volumen significativo en cuanto a la información que se brinda y la fluidez con que llega la misma. La participación de los actores sociales se acrecienta. Hay mucho para elegir.

Publicado en - Semanales, 2- Martes, Al DorsoComentarios (0)

“La vida te va llevando por lugares impensados”

Hoy por:  Dr. Adrián Báez

Melisa Ferradini:

Criada en un ámbito comunicacional, nuestra entrevistada de hoy, tenía muchas posibilidades de optar por el camino que, al final, eligió. La radio, la prensa y la televisión, son sus pasiones, donde viene desarrollando una valiosa actividad periodística (aunque ella no se define como periodista), abriéndose camino en un medio cada vez más competitivo.
Melisa Ferradini nos cuenta sus inicios y su visión de esta profesión apasionante, que compartimos con ustedes en esta nueva entrega de Al Dorso.AL DORSO MELISA FERRADINI 1

¿Por qué decidió seguir el camino de la comunicación y en particular el periodismo?
No, soy periodista, es decir no estudié comunicación en una carrera en la que pudiera obtener un título relacionado con el periodismo. Fue algo innato en mí, mi padre que sí era un gran publicista, se encargó de que en mi casa se respirara todo el tiempo el mundo de los medios de comunicación. Así transcurrió mi vida en mi hogar; cuando en momentos y personas determinadas me fueron llevando hasta donde me encuentro hoy.
Como comunicadora tengo años de trabajo con aciertos y errores, y eso me ha dado la tranquilidad para decirlo con argumentos. Para muchos, debo ser muy buena comunicadora, algunos me hablan como si yo fuera periodista, y otros, se ríen de mí, pero, tengo la conciencia y estoy tranquila que realizo mi trabajo con mucha dedicación y esmero.

¿Cuáles fueron sus primeros pasos?
Mis comienzos relacionados con los medios de comunicación, fueron cuando realizaba la tarea en el área de difusión y recaudación en Aldeas Infantiles SOS (una ONG Internacional); allí fue que comencé a contactarme con los medios para poder llevar a cabo mi tarea, también, lo tuve que realizar en los medios de comunicación de todo el país.
A través de esta situación, el periodista (Leonardo Silva Pinasco) me invita a compartir un espacio dentro de su programa radial que se emitía en mi querida Radio Arapey (La Mañana en Arapey), situación que al principio, me negué, pero, luego, me pareció un nuevo desafío y acepté. Con el paso del tiempo, me llegó el turno de estar en un medio escrito, y así fue; el director de Diario Cambio (Sr. Julio Aguirrezábal) me ofreció sumarme al equipo y realizar notas y columnas periodísticas que las realizo hasta el día de hoy.
Hace cuatro años llegó la oportunidad de estar en la televisión con la compañía del periodista (Juan Llantada y Gabriel Texeira Nuñez); formamos un gran equipo humano y de trabajo, en el programa “En Profundidad”, un programa de actualidad con diversidad de contenidos e invitados que se emite por el canal 4 de Cablevisión Uruguay con mucho éxito.
Conduzco actualmente junto a Ligia Súarez Varela por Preferenia FM 95.1, Es Tiempo de…un programa donde compartimos la palabra de Dios y las herramientas que nos da para tener un vida rica y abundante, como él nos prometió.

En tiempos de “fake news”, ¿qué importancia tiene la rigurosidad periodística?
Las noticias falsas no son de estos tiempos, hace mucho que existen; pero, sí es la amplitud con que se pueden reproducir en las redes sociales. La pérdida de las fuentes confiables y la velocidad de la información, hacen que se pierda el interés de las noticias y la capacidad de la lectura, para darnos cuenta si son falsas o verdaderas.
La influencia de la propagación de las noticias falsas, tiene que ver con la manera en que accedemos a la información; las plataformas, los páginas digitales, etc. Estos formatos de la información de manera ilimitada en el contenido informativo, hace que la gente crea que sus ideas se alinean a una visión dominante y, así, los ciudadanos, terminan consumiendo noticias ajustadas con información que se basa en lo emocional y en creencias firmemente enraizadas.
Para los que realizamos periodismo, la verificación de la información es lo más importante y relevante. Los efectos positivos de este tipo de noticias, ha sido provocar debates del rol de los medios de comunicación ante la veracidad de la información, esto es vital para revitalizar las ideas tradicionales de la búsqueda de la verdad.
El periodismo, juega un papel fundamental junto a las instituciones educativas, en cuestiones básicas de los ciudadanos con la lectura y el valor de la crítica, frente a las noticias; esto estimula a que el ser humano analice, comprenda, evalúe y produzca contenido para distinguir entre noticias falsas y verdaderas.
Apostemos por un periodismo real y veraz, con un sentido cívico que refiere a la libertad, el respeto y la democracia, construyendo una ciudadanía informada que libremente pueda decidir.
Es responsabilidad de todos luchar contra la creciente tolerancia al engaño y la mentira.

¿Hay diferencia entre el ejercicio de la profesión en el interior y la capital del país?
Desde mi punto de vista, hay diferencias; más recursos económicos, más recursos humanos en la producción de contenidos, escenografía, equipamientos, etc. Con respecto a la calidad en el periodismo, la capital los tiene en lo económico pero, no significa la calidad en lo profesional.

Preferencia: ¿ radio, televisión o prensa?
Ay… qué difícil contestar. Te diría que la radio. Mi pasión viene desde muy chica; en casa la radio era el centro de atención, más que la televisión o los diarios. Papá vivió muchos años en Buenos Aires, estudio allí, y las radios argentinas copaban las tarde y las noches en casa.
Cuando comencé a transitar ese mundo, fue increíble, le hablás a un público que no ves pero, ese público, está presente.
Expresarse con comodidad y, a su vez, desplegás una estrategia de comunicación, es mágico…
La televisión y el diario, también, me apasionan, las vivo a diario; es decir, todos los días, pensando, planificando y ejecutando lo que voy a escribir, lo que vamos a producir y lo que voy a compartir con los oyentes.
Los tres, con sus características especiales pero, con un mismo fin; informar, comunicar e interacturar con las personas.

¿Recuerda alguna anécdota en especial, referida a sus inicios en ésta labor?
Hay muchas y me río de algunas recordándolas (risas). Los pases en la mañana en Radio Arapey con el Ruso Giovanoni, mientras realizábamos el programa junto a Leonardo Silva y Horacio Pérez; mis tips y consejos de salud y bienestar; y, la vida de la realeza y la farándula argentina; hacíamos un combo sensacional de humor y risas, y muchos más, que quedarán en mis gratos recuerdos.

El hacerse un lugar en el medio ¿cómo ha sido?
Ha sido un camino con mucha responsabilidad y constancia, soy muy disciplinada y trabajadora. La relación con mis compañeros es muy especial y cercana, sobre todo, porque nos conocemos desde hace tiempo, ya forman parte de mi vida y tenemos que acompañarnos hasta en los momentos difíciles, como el que estamos viviendo ahora.

Familia
La familia no sólo es algo importante para mí, mi familia LO ES TODO; pese a que tenemos nuestras diferencias, siempre, tengo presente que cuento con ellos. Han sido mis cimientos, la base sobre lo que soy, hoy. Tengo claro que son mi sostén y que, junto a Dios y ellos, tengo el éxito asegurado, no sé qué sería sin ellos…

¿Tiene deudas pendientes en la vida?
No lo tengo claro, suena un poco raro…, lo que estoy haciendo, y que finalmente me apasiona, no lo imaginaba, y día a día estoy consiguiendo mi espacio.
La vida te va llevando por lugares impensados, tuve mucha gracia de Dios y encontré personas adecuadas en el momento justo.
Me gustaría conocer, después que pase todo esta situación del Covid-19, Italia, principalmente el Lago di Como, la cuidad donde nacieron mis ancestros.

¿Proyectos a futuro?
No soy de planificar; por ahora estoy enfocada de lleno en mis trabajos, en la radio, en la televisión y en el diario. Día a día transito esta hermosa posibilidad de vivir y agradecerle a Dios por un día más… mañana será otro día.

Publicado en - Semanales, 2- Martes, Al DorsoComentarios (0)

Con el sueño de proteger y servir

Con Carolina Ibarra, Policía por vocación

Carolina Ibarra es feliz siendo Policía, es el trabajo que siempre quiso tener y para ella llegó a los 35 años de vida. Antes, con 20, había optado por ser madre y está orgullosa de cada uno de sus tres hijos. Reconoce que pasó por muchas dificultades, pero aduce que las mismas fueron enseñanzas tanto para ella como para sus tres pequeños que la ponen de ejemplo, como una madre sacrificada para ver con alegría, por otro lado, todo lo que han
logrado juntos.
Con Carolina Ibarra, nuestra sección semanal Al Dorso.al dorso

¿Cómo es tu nombre, donde naciste, como se compone tu familia?
Yo nací en Salto, en el barrio Calafí y mi familia se compone con mis padres y hermanos. Aunque actualmente tengo a mis 3 hijos de 10, 19 y 20 años de edad y a mi esposo.

¿Dónde estudió y donde creció?
Fui a la Escuela Nº119 y después al Liceo Nº1 Instituto Politécnico Osimani y Llerena. Estudié inglés durante varios años en distintos institutos privados de acá de Salto. Hice muchos años y quería terminar, pero luego opté por ser mamá y tuve que dejar de estudiar
.
¿Cómo fue esa experiencia de dejar de estudiar para ser madre joven?
Y fue lo que yo elegí, en realidad fui madre con 20 años de edad, una madre joven, pero elegí serlo y estaba muy tranquila. Yo en ese momento trabajaba en una discoteca como barman, pero suspendí todo cuando tuve mi hijo. Aunque luego con el paso del tiempo retomé esa misma actividad.

¿Trabajar de noche a veces es difícil, cómo te las arreglaste teniendo niños chicos?
Y no fue fácil, pero tuve que trabajar de noche porque estaba sola con mis dos hijos, en ese momento me había separado, te cansa, es castigadora, pero yo no tengo quejas. Porque era lo que en ese momento tenía y le di para adelante. Después me fui acomodando, me las arreglé con los chicos. Y cuando hay momentos difíciles para ellos les recuerdo todo lo que yo pasé con ellos en aquel momento, las dificultades que tuvimos y ellos recuerdan algunas cosas y saben. Creo que fue una enseñanza para todos y me sirve traerlo de ejemplo.
¿Cómo fue ingresar a la Policía?
Y el ingreso a la Policía fue algo que se dio, algo muy lindo, que me cambió la vida para siempre. Yo tenía 35 años y estaba en el límite y me acuerdo que me inscribí una vez, y perdí. Y bueno me di una segunda chance, esta vez con más fuerza y con la mente en que no podía fallar. Pero entré a la jefatura y ese día miraba para todos lados y pensaba ‘acá no entro ni loca’, porque eran todos jovencitos y yo ya tenía 35. E incluso preguntaron quién era atleta y varios levantaron la mano y me dije estoy frita.

¿Eso te redobló el desafío o te entregaste?
No, por el contrario, me redobló el desafío, me dije acá no puedo fallar. Y me puse en la cabeza que no podía fallar, que esta vez tenía que entrar y con una compañera empezamos a buscar la manera de salir adelante, de pensar que nada era imposible, que no podíamos fallar, que teníamos que estar, y nos pusimos a entrenar todos los días. Llueva o truene, frío o calor, siempre estábamos entrenando. Y bueno pudimos vencer los obstáculos y llegar. A veces la gente cree que entrar a la Policía es fácil y no lo es para nada, no es nada fácil.

¿Cuál era tu motivación de ser Policía, ya siendo vos una mujer, una madre, teniendo otros horizontes, era ser Policía para tener trabajo o para servir?
Yo siempre tuve vocación, siempre lo vi como algo importante, un lugar para ayudar. Siempre fue algo que me llamó la atención, me gusta trabajar con la gente, ayudar, yo amo lo que hago, y no dejaría de ser Policía por nada aún si me ofrecieran otro empleo con más ingreso.

Tenés en cuenta que sos Policía las 24 horas del día y si alguna vez andas por la calle y hay una situación compleja, tenes que actuar… ¿lo has pensado?
Sí, pero no lo pienso mucho, aunque en caso de que suceda es algo que ya lo hablé con mis hijos y les dije, que en el caso de que haya una situación complicada yo tengo que actuar y eso puede tener consecuencias. Ellos me han reprochado, porque se preocupan y sienten que eso puede generarme un daño que ellos no tienen por qué aceptar. Pero es parte del trabajo que elijo hacer. Y lo tengo en cuenta y si hay que actuar, lo haré, no lo pongo en duda.

¿Te sentiste discriminada alguna vez por tu condición de mujer, adentro del instituto policial?
No, para nada, nunca me sentí discriminada por ser mujer, al contrario, pero además en esta época hay muchas cabezas más abiertas, estamos más aceptadas y hay mucha igualdad para todo, ya se toma de otra manera y jamás tuve ningún inconveniente por eso. La gente valora otras cosas entonces aceptan a la mujer como autoridad llegado el caso.

¿Cómo ves a la sociedad hoy como mujer, como madre y cómo Policía?
La situación actual es preocupante, la sociedad está muy violenta, pienso en mis hijos por esas cosas. Pero bueno, creo que uno trata de poner lo mejor de uno, en la ocupación para colaborar con la seguridad. A mí me gusta superarme y lograr mis desafíos, lo que me pongo en la cabeza lo logro, creo que por eso estoy acá.

Publicado en - Semanales, 2- Martes, Al DorsoComentarios (0)

Emprendedoras salteñas apuestan a la lana uruguaya

Carolina Coelho y María Verónica Fletcher

Desde hace algún tiempo, la lana ha vuelto a tener protagonismo de la mano de emprendedores que priorizan el cuidado del medio ambiente teniendo en cuenta la lana es un producto natural reciclable y biodegradable.
Pero además ha ganado terreno teniendo en cuenta los beneficios que tiene para quienes usan prendas hechas con esta fibra que, puede abrigar en invierno y aislar el calor en verano, y es además antialérgica.
En nuestro país, se han comenzado a realizar diferentes cursos con el objetivo de mejorar este trabajo artesanal que viene de años y que hoy, vuelve a ser valorado.
Así es como Carolina y Verónica iniciaron su emprendimiento, “Orígenes Textiles”, con el objetivo de algún día, poder vivir de ello.veronica y carolina

Sus nombres, de dónde son
Carolina Coelho Lamaison y María Verónica Fletcher Ruiz, bien salteñas…

Además de Orígenes Textiles ¿cuál es su tarea?
Carolina: Divido mi tiempo entre las tareas de la empresa familiar ganadera y mis clases de pintura y ahora este nuevo emprendimiento.
María Verónica: me dedico a la decoración y ambientación y agregué esta tarea de trabajar con lana y junto a Carolina fundamos Orígenes textiles y trabajamos juntas en mi casa.

Cuándo y cómo surge la idea de comenzar este emprendimiento
En el mes de setiembre del año 2019 empezamos a trabajar en un emprendimiento cuya materia prima fuera la lana uruguaya…

¿En qué consiste vuestro trabajo, realizan prendas y otros artículos?
Nuestro trabajo comienza con la lana ya lavada y peinada. Hacemos complementos de vestimenta y para la casa, hacemos senderos fundas almohadones, luminarias, mantas, pie de cama y muchos artículos más.

¿Cómo es el proceso?
El proceso es hacer la tela de lana no tejida, éste es totalmente artesanal…
Dicho proceso es muy simple, requiere agua, jabón, muchísimo tiempo, trabajo manual y por sobre todo paciencia y más paciencia.

¿Dónde consiguen la lana, qué tienen en cuenta para seleccionarla?
A la lana la compramos en las peinadurías y algo traemos de campo, esta última es poco porque todavía no contamos con las herramientas necesarias para tener un buen peinado, y el hacerlo todo manual nos lleva mucho tiempo y esto no es rentable.
Nosotras trabajamos con Lana Merino Fino de 17 micras y Corriedale de 29 micras, son lanas muy diferentes y cumplen distintas funciones.
La Lana Merino Fina sirve para todo lo que sean prendas que tengan contacto con la piel, mientras que la Corriedale nos sirve para los artículos de la casa.

¿Consideran que hoy teniendo en cuenta el cuidado ambiental la lana estará más vigente?
La Lana tiene que estar más vigente que nunca, ya que un producto totalmente orgánico con varias características que favorecen lo sustentable.
La Lana es aislante térmico, no pasa ni frío ni calor, además es ignífuga; no se prende fuego, por otra parte la lana repele el agua, ésta característica es potenciada con el proceso de afieltrado.
La Lana Uruguaya es un producto de mucha calidad a nivel mundial, la Lana Fina es usada en telas de lujo, por lo tanto no es un producto barato.
Lo que compite con el fieltro es la tela polar que es algo totalmente sintético y la tela fieltro se caracteriza por ser muy liviana.

Es importante conocer el proceso para llegar a ciertos productos, para valorar los precios. ¿Consideran que hay que darle más difusión a este tema?
El fieltro debería tener mucho más difusión, en el norte del país, y en Salto concretamente está el mayor porcentaje de la producción ovina y fina del Uruguay y para aprender sobre el proceso de afieltrado debemos ir al sur. A propósito de esto, destacamos que el SUL (Secretariado Uruguayo de la Lana) ha realizado algunos talleres en el norte y fue mediante esta institución que comenzamos esta tarea.
(Recientemente Carolina fue a un curso en Montevideo para mejorar la calidad del afieltrado de las lanas uruguayas).

¿Cómo difunden y venden sus productos?
Las vendemos por la página de Instagram @orígenes_ textiles y de boca a boca.
También vendemos productos hechos de cuero, como pulseras, tobilleras y sobres, en este caso compramos cuero curtido y teñido previamente.
El público respondió muy bien, aunque desde hace un mes está muy tranquilo, debido primeramente al comienzo de clases y luego porque como es sabido, surgió el tema del coronavirus.

¿Cuál es vuestro objetivo?
Que nuestros productos sean conocidos por la mayor cantidad de público posible y ojalá algún día podamos vivir de esto.

Hoy por:
Sara Ferreira

Publicado en - Semanales, 2- Martes, Al DorsoComentarios (0)

Maestro, rematador, acordeonista y aficionado a la carpintería

Hoy por: Jorge Pignataro

Con Fernando Mesta:

Nacido el 29 de noviembre de 1956, Fernando Ramón Mesta Rodríguez es un salteño que a lo largo de los años ha sabido transitar simultáneamente por varias actividades, algunas que actualmente, aún jubilado, sigue cultivando. De profesión Maestro y Rematador, es también un fino acordeonista y aficionado a la carpintería. Amablemente, en diálogo con EL PUEBLO desplegó buena parte de sus recuerdos, sentimientos y emociones para nuestra sección «Al Dorso» de hoy.AL DORSO. F. MESTA

¿Por qué eligió ser maestro?
Luego de terminar preparatorios de Medicina, ingreso a la Facultad de Medicina. Mi hermano, el doctor, estaba en sus últimos años de la carrera. Hasta que él estuvo en Montevideo pude sobrevivir, luego que se recibió y se vino no pude aguantar solo y me volví, fue en 1979, año que comencé Magisterio. Influenciado, aconsejado y apoyado por mis primas Mariel y Fanny (maestras), entré en un mundo que desconocía, pero que a la postre fue mi destino, máxime que luego me ennovié con una maestra, Gisela, que en definitiva fue la madre de mis hijos y mi compañera eterna.

¿Y rematador?
Lo de rematador vino de mi padre, que era martillero. Yo a los 18 años, como lo ayudaba desde chico en el remate, saqué la patente de rematador en el Ministerio de Trabajo en Montevideo. Presenté documentación y en una semana me expidieron el título habilitante para rematar. Me gustaba mucho charlar con los rematadores de la época de mi padre, tanto de aquí como de la capital. De aquí recuerdo, entre otros, a Jorge Pignataro, Barboza, Hernández, Monetta, Bouyssounade, y un largo etcétera. De Montevideo: Gomensoro, Castells, Tambasco, Gazzanno, el muy recordado Bavastro y muchos otros. Trabajé siguiendo la línea de mi padre, desde 1985 hasta que me jubilé. Me quedó de esta profesión recuerdos muy bonitos, el primero y mejor el haber rematado unos años con papá y haberlo disfrutado al «viejo» durante un poco más de 10 años, cosa que es muy poco, pero no tan poco…Y me quedó de ese trabajo la afición por la carpintería; me gusta y soy «remendón» por decirlo de alguna manera y la tengo como hobby.

Le propongo volver más atrás en el tiempo, ¿de qué barrio es oriundo?
Nací en barrio Talleres, cerca de la zona del Parque Solari, que con el tiempo fue ese gran barrio de la Zona Este. Nací en mi domicilio de aquel entonces, Blandengues 681. Aclaro esto porque mi hermano nació en el sanatorio, cosa que le replicaba al doctor cuando nos peleábamos. Mi hermano, hoy ya desaparecido, argumentaba que yo tenía más pertenencia que él al lugar por haber nacido en la cama de mis padres…

¿Algunos recuerdos de esos primeros años de vida?
Recuerdos de infancia muchos, incontables. Siempre les muestro a mis hijos la zona donde íbamos a jugar al fútbol; le llamábamos «la canchita de Aguerre», porque el predio era del vecino Juan Isidoro Aguerre, para los más allegados «El Vasco». Tenía una particularidad la canchita, un arco en subida y el otro en bajada; previo al encuentro los capitanes elegían, luego de tirar moneda, el ganador en arco en subida para el primer tiempo, cosa de que el segundo fuera sobre ruedas…Les muestro el lugar a mis hijos y no pueden creer que hubiera campo y árboles en un lugar actualmente tan poblado… Terminé 5to. y 6to. de Escuela en la 8. ¡El mejor recuerdo de esa escuela! Nuestra maestra Maurita Cartoccio, la madre de «Chito» Silva (cronista deportivo de EL PUEBLO), él también estaba en nuestra clase en la 8. Después la tuve en 2do. año del Liceo Zona Este a Maurita, de profe de matemática. Una docente PROFESIONAL con mayúscula, pero no sólo la primera letra, ¡con mayúscula toda la palabra!

¿Qué recuerdos puede compartir de la etapa liceal?
Liceo 3, de la Zona Este, Director el Maestro Juan Herrmann, y un sinfín de profesores que han marcado una buena huella para siempre. Del Maestro y sus hermanos recuerdo que eran jugadores de Ferro Carril y a mí cuando me preguntan de qué cuadro soy les digo que si se quieren acordar de mí, tarareen el tango «La Franja» o su comienzo: «Vos sos del año 1912…».

Hacemos otro salto en el tiempo: háblenos de su trayectoria docente…
Comencé a trabajar como Maestro en 1982, en Belén. Una anécdota de mi primer año: tuve un grupo difícil, 4to. año, y recuerdo me preguntaron los niños de entrada: ¿va a llorar como las otras que tuvimos? Les dije: «noooo, están muy equivocados si piensan eso…ustedes van a llorar si no se llevan bien conmigo». Y a partir de ahí, ganada la primera pulseada, pudimos tener un año donde todos nos quisimos y al fin del curso, sabíamos que nos íbamos a extrañar el venidero año. Estuve después como 8 años en diversas escuelas: Campo de Todos, San Antonio, Barrio Albisu, Barrio Constitución, Parada Herrería, Paso Cementerio, Talas de Itapebí, Escuela 10 del Vivero, entre otras. Y culminé mi trayectoria como docente estando 12 años como Subdirector Efectivo de la Escuela 1 y 15 años de Director Efectivo de Escuela 4.

Y de su inclinación por la música, ¿qué puede contar?
Como músico estudié un instrumento desde los 5 años de edad. Aprendí a leer en la escuela y concomitantemente a leer música. Siempre me gustó el acordeón a piano y en casa éramos muy tangueros: Gardel, Julio Sosa, Roldán, Charlo, Magaldi, Corsini, Irusta, Mauré, Angelito Vargas, Goyeneche, La Ñata Gaucha, La Negra Bozán, Azucena Maizani, Mercedes Simone, Libertad Lamarque, etc. Recuerdo cuando sacaba un tango y lo tocaba en casa, era una satisfacción por haber llenado un montón de expectativas. Mi mayor recuerdo es «La Cumparsita».

Que el hijo supiera interpretar un instrumento, sobre todo para presentarse ante visitas era la expectativa de muchas familias… ¿Alguna anécdota?
Tengo una anécdota que se la contaba hace poco a Silvio Previale: cuando tenía unos 10 años me pidieron en casa que aprendiera a tocar la milonga «Taquito militar», la profesora me la enseña y me dice: «me parece que no te sale o no estás estudiando».
Y claro, pasaba que en casa me la tarareaban y yo leía la música y no «encajaba», porque después, con el tiempo, de mayor, me di cuenta que la milonga que tarareaban en casa no se llamaba «Taquito militar» sino «Silueta Porteña»…

La música es ahora, ya jubilado, una de sus actividades principales, ¿verdad?
Sí, actualmente estoy jubilado y me dedico a tocar el acordeón. Toco todos los días en mi casa.
Y me dedico también a hacer cosas de carpintería, donde al igual que en el acordeón y que en la vida, todos los días por insignificante que parezca siempre estamos aprendiendo algo.

Finalmente, cuéntenos sobre cómo se compone su familia actualmente…
Mi familia actualmente se compone de mi señora, mi suegra y mis tres hijos con sus parejas.
O sea que seríamos Gisela, mi señora; Yolanda, mi suegra; Margarita y Javier, mis hijos mayores; Marcela y Franco, mis hijos del medio; y Mateo y Karen, que son mis hijos menores.

 

Publicado en - Semanales, 2- Martes, Al DorsoComentarios (0)

«Estoy satisfecho de haber hecho lo que pude y debí hacer en cada momento de mi vida»

Hoy por: Dr. Adrián Báez

Con Cr. Miguel Ripa

Nuestro entrevistado de hoy es una de esas personalidades
multifacéticas de nuestro medio, quien ha sido – y continúa
haciéndolo aún hoy-, llevar adelante diversas actividades,
no siempre relacionadas entre sí, demostrando que si bien el querer no siempre es poder, puede, con voluntad, llegar a serlo.
Miguel Ripa, de profesión Contador Público, dirigente político, productor rural y comerciante, accedió a brindarnos unos
momentos para poder realizarle las preguntas que compartimos con ustedes, en esta nueva entrega de Al Dorso.AL DORSO Cr. Miguel Ripa

¿Cuándo y por qué decidió seguir la carrera de Contador Público?
Desde muy niño tuve inclinación por los números, tenía facilidad para las matemáticas y me gustaba.
Mi padre fue en vida Contador Público con actividad muy intensa, y eso, también, influyó en mí para tomar esa decisión, porque como hijo varón, siempre estaba involucrado en esos temas.
Pasado el tiempo, sigo muy convencido de que es mi actividad preferida, y permanentemente estoy leyendo publicaciones sobre el tema, y tratando de entender la realidad y ver mejores caminos.

¿Durante cuántos años ejerció su profesión y qué recuerdos tiene de los mismos?
Me recibí hace 36 años y aún estoy en ejercicio. Recuerdos, tengo muchos y variados, dado que durante mi vida tuve distintas funciones que fui compartiendo; productor rural, funcionario de Ancap, asesor municipal, comerciante, y siempre, Contador Público independiente. En todas tuve alegrías y de las otras, pero lo importante es que mirando para atrás, soy un agradecido, porque me han dado una gran experiencia que hoy me respalda en mi actuar, y a la hora de opinar.

¿Ocupó cargos relacionados con la materia específicamente?
Por supuesto; en Ancap – El Espinillar, por mi condición de Contador Público-Licenciado en Administración, ingresé por Concurso abierto en el año 1984, como Jefe de Sector Finanzas y Contabilidad.
Como Asesor Municipal, si bien era un cargo político que me retiré junto con el Esc. Malaquina, fui Responsable del Frigorífico Municipal y de la Empresa de Transporte Urbano de Pasajeros.
Y como productor rural, hace mucho tiempo que es imprescindible llevar dentro el Contador, porque cada día es más necesario llevar muy de cerca los costos de funcionamiento y el gerenciamiento de toda empresa, en especial la rural.

¿Cómo pudo equilibrar la actividad profesional con la de hombre de campo?
Sencillamente, durante la semana me dedicaba a lo profesional y conducía lo agropecuario, y, los fines de semana, estaba directamente en la tarea de campo. Para ello, es imprescindible contar con personal con conocimiento y experiencia y, básicamente, de confianza, que lo tengo.

¿Desde su experiencia, cómo vio al campo en los últimos años?
El campo históricamente, ha sido el motor de la economía del Uruguay, y lo seguirá siendo.
Desde hace muchos años, ha cargado la mochila de empujar a otros sectores a través de una carga impositiva pesada, y a través de un tipo de cambio manejado de forma de que no subiera, en favor de consumidores e importadores.

¿Qué expectativas tiene al respecto para los años venideros?
Entiendo que más allá de circunstancias temporales es el sector que más y mejores perspectivas tiene en el futuro, dado que produce alimentos que mayoritariamente se exportan y el mundo los va a demandar en forma creciente.

¿Cuál sería la receta que le propondría al gobierno para que Uruguay despegue en el área productiva y competitiva?
Liberarlo de todas las trabas burocráticas, permitirle un marco de costos competitivo, y dejar que los productores se desarrollen libremente, que lo saben hacer, y busquen la forma de respaldarse para ese desarrollo.

¿Supo transitar también, por la arena política en los años del Esc. Malaquina, ahora se lo ha visto nuevamente en el ruedo, ¿por qué?
Fue una época que profesionalmente me produjo muchas satisfacciones. Tener al Esc. Malaquina de Jefe de Gobierno Departamental me permitió conocerlo y valorarlo como conductor y muy visionario de un Salto con muchas proyecciones.
Luego de las elecciones del 2015, me produjo un rechazo ver la decadencia en la que caímos políticamente, lo cual hizo que me retirara, y sin expectativa de retorno. Pero en el 2017 me invitaron a trabajar por la candidatura de Ernesto Talvi, hombre que conocía de años de leer sus comentarios y opiniones, y me entusiasmó a engancharme de nuevo, junto a la candidatura de Miguel Feris, porque creo en una nueva y mejor forma de hacer política y para esto estamos luchando nuevamente.

¿Hoy, disfruta más de su familia?
Sí, tengo más tiempo para la familia, aunque alguna parte también la comparto con este nuevo grupo, aunque debo reconocer que al estar parcialmente jubilado tengo más tiempo libre, o mejor dicho, sin tantos compromisos y responsabilidades.

¿Le han quedado deudas pendientes con la vida?
La verdad que no, estoy satisfecho de haber hecho lo que pude y debí hacer en cada momento de mi vida, y sí, tengo agradecimientos a mucha gente que me ha acompañado y acompaña hasta ahora.

Publicado en - Titulares -, 2- Martes, Al DorsoComentarios (0)

Una salteña que divide su vida entre los números y las pasarelas

Con la modelo Mariana Rodríguez:

Mariana Rodríguez es una salteña originaria del barrio Ceibal, pero con un espíritu de superación que lo trasladó a su propia vida. Es modelo y ha podido participar de importantes eventos de carácter internacional. Además, estudia la carrera de Contador Público, algo que siempre le gustó, que han sido dedicarse a los números. Pero su generosidad y su espíritu solidario la han llevado a hacer eventos a beneficio de muchas personas. al dorso

Un ejemplo fue el evento realizado a beneficio del Grupo Oncológico Vivir Mejor, que nucleó a un importante número de personas tras la organización del evento de la mano de Mariana. Con ella, nuestra sección semanal Al Dorso.

 

¿Cómo es tu nombre, cuál es tu edad y cuál es tu lugar de nacimiento?
Mi nombre es Stefany Mariana Rodriguez, actualmente tengo 26 años de edad y nací en la ciudad de Salto.

¿En qué barrio creciste y como se conforma tu familia?
Crecí en el barrio Ceibal, junto a mi familia, la cual se compone por mis padres, tengo una hermana que se llama Jessica y también tengo un hermano cuyo nombre es Dilan.

¿Dónde estudiaste? ¿Qué estudiaste?
Soy Técnica en Administración de Empresas, soy egresada de la UTU y también soy estudiante avanzada de la carrera de Contador Público en la Universidad Católica del Uruguay.

¿Cuáles eran tus sueños de joven?
Con mis sueños, yo soñaba con ser Actriz y también Bailarina. Y también estaba en mis metas poder tener un refugio para animales.

¿Lograste concretar algunos? ¿Cuáles?
En el año 2019 logré concretar mi sueño de ser Actriz participando en la película Conquest, que se rodó en la ciudad de Montevideo. También he bailado en muchos lugares públicos.

¿Qué profesión habías elegido?
En cuanto a mi profesión yo elegí estudiar Contador Público y modelaje. Ambas son las que estoy desarrollando en este momento de mi vida.

¿Cuándo ingresaste al mundo del modelaje?
Ingresé al mundo del modelaje en el año 2011 en la escuela Activa Models. En el correr de los años participé de varios desfiles en la región. Y el año pasado en el 2019 fue un año explosivo ya que realicé un book en Puerto Madero en Buenos Aires. Y tuve la oportunidad de poder ganar varios castings de moda.

¿Cómo es vivir la vida cotidiana siendo modelo?
Primero que nada, se es modelo de persona, dando ejemplo de valores en forma diaria en todos los ámbitos de mi vida, ya que el modelaje en sí lo práctico en mí tiempo libre. Cada persona debe ser protagonista en su propia vida, por lo cual debe y tiene que amarse, valorarse y buscar lo que realmente le hace feliz, cuando una persona se ama y es feliz consigo misma, brinda a los demás la mejor versión de uno. Por eso cada persona debe ser un ejemplo, un modelo a seguir. Pero el cambio empieza por uno. Siempre hay algo para mejorar y ser cada vez una maravillosa persona.

¿De cuántos eventos participaste?
Entre eventos nacionales e internacionales que he tenido la oportunidad de participar los mismos suman 17.
¿Pensas que las personas que se dedican al modelaje pasan por un cuestionamiento prejuicioso? ¿Lo piensas seguir haciendo?
El modelaje es un mercado difícil, pero los prejuicios están en cada uno. Si uno sueña con ser modelo sin importar si tenés capacidad o aptitudes para eso, tenés que prepararte y luchar hasta conseguirlo. Cuando uno se acepta tal cual es y es feliz, no importan los perjuicios de la gente. Ejemplo: si una persona critica, siempre ve defectos en los demás, es una persona negativa, eso es un conflicto interno que tiene que manejar, porque uno no ve el mundo tal cual es, sino tal cual somos. Si en cambio ve felicidad, armonía, gente positiva, es porque está vibrando de esa manera y es así como ve las cosas.

Publicado en - Titulares -, 2- Martes, Al DorsoComentarios (0)

Rematador heredero de una experiencia y confianza que no se compra ni se se consigue fácilmente

Con Mario Supparo:

Mario Ceferino Supparo Delmond es la cuarta generación de la familia Supparo en nuestro país, tuvo una larga, destacada y reconocida trayectoria como rematador de diversos rubros, siendo sus preferidos los remates de hacienda.
Cuando era joven, su padre le dijo que había tres formas de hacerse rico; una robando, la otra sacando la lotería o trabajando; “como robar no vas a robar y la lotería es muy difícil que saques, ponete a trabajar”, eso, sumado a su pedido de que ante todo fuera honesto, marcaron el rumbo de la vida de Mario.
Para contar su trayectoria hacen falta muchas páginas, de manera que en esta sección contaremos hoy, una parte de la misma.AL DORSO

¿Proviene de una familia de inmigrantes?
Si, mi bisabuelo (Carlos Supparo) era inmigrante, llegó a nuestro país en 1865, trajo a su novia de Italia cuando se recibió de farmacéutico. Tuvieron 4 hijos varones y 2 mujeres; uno fue poeta, los otros dos rematadores, y el otro hermano tenía un negocio en Florida o Lavalleja.
Uno de los hijos; Ítalo Supparo se casó con una salteña, y otro de los hijos; mi abuelo (Mario Héctor Supparo) que se había recibido de avicultor en Barcelona llegó acá recibido en el año 1908 y aparentemente cualquiera sabía más de gallinas que él, entonces se puso a trabajar con el hermano y después Ítalo se fue a trabajar a Montevideo donde puso un escritorio, quedando mi abuelo en Salto. La firma era Supparo Hnos. pero estaba uno en cada departamento. La empresa comenzó como una casa comercio y para hacer algo más, hacía un remate una vez a la semana. Un día tuvo un problema con las cosas que tenía para vender y sacó una libra que en ese momento valía 4,50 o 4,70 pesos y en el remate se la pagaron muy encima de lo que valía, y así continuó con su actividad.
En el año 1936 entró mi padre (Enzo Mario Supparo) en la sociedad y luego en el año 1963 (con 21 años) entré yo como empleado. Había dejado de estudiar abogacía y me viene a Salto porque Montevideo nunca me gustó ni me va a gustar.
A partir del año 1966 hicimos la sociedad; y el mismo día que empezó la sociedad me casé; fue el 11 de julio de 1966.

¿Cómo se conforma su familia?
Mi esposa; Ana María Escudero, con quien tengo tres hijos; Mario Francisco (52), Rossana (50) y Lorena (44). Mario Francisco tiene dos hijas; Carolina (16) y Francesca (11).
Rossana está casada con el hoy ministro de Defensa Nacional, Javier García, vive en la capital y tiene tres hijos; Belén (22), Alfonso (20) y Delfina (17), Lorena vive en Salto y tiene dos hijos; Camila (21) y Bautista (7) quien es el que va a salvar el apellido por mi lado.

¿Cuándo obtuvo el título de rematador?
En el año 1963, en ese entonces se gestionaba en el juzgado, me lo dieron enseguida, pero la práctica que hice fue en una kermesse en la escuela 81, donde me dijeron que como era hijo de un rematador, tenía que rematar una torta al estilo americano y tuve que hacerlo, pero vergüenza nunca tuve. En mi caso yo ya lo traía, porque según mis padres; cuando él compró un local de remate, yo tenía 6 o 7 años y en determinando momento me miraron y yo estaba con una varita arriba de la tribuna haciendo que remataba; es decir que eso ya venía conmigo.
A mi hijo le gustaba la actividad, le gustaba el campo, pero no sabía enfrentarse al público y resulta que un día empezó a hacer política… es licenciado en relaciones internacionales y trabaja en la sesión de protocolo del Palacio Legislativo. A todos no tiene por qué gustarle lo mismo que a uno, pero es triste porque el escritorio duró 117 años.

¿Recuerda cuál fue su primer remate luego de obtener el título?
Sí, me largaron en la exposición (Expo Salto 1964) y mi padre haciéndome un chiste me hizo rematar carneros Lincoln, raza que antes se usaba mucho para cruzamiento. Eran unos chivos locos, eran 5 que nunca habían sido de bozal, no eran para llevar a una pista de remates, el cabañero les tiraba el bozal y saltaban, daban vueltas y caían de lomo. Imagínese que fui el hazme reír de todos, no vendí ninguno. Mi padre me dijo, esperá que te voy a enseñar a vender; fue, habló con un cliente (el Dr. Alberto Gelpi) y los vendió a los 5 minutos fuera de la pista.

¿Cuándo decidió dejar la actividad? ¿Considera que cumplió sus objetivos?
A pedido de mi familia, luego de una operación al corazón. Mi familia no quería que trabajara más. A la Expo Salto no voy porque realmente me da una tristeza espantosa ver lo poco que viene, antes las exposiciones eran grandes, recuerdo que el año que empecé a trabajar, mi padre vendió 200 toros y 500 carneros, sólo él. Pero la última expo, fui el viernes de mañana, saludé a los amigos y me vine.
Los objetivos… creo que sí, la gente lo dirá. A nivel personal sí, tenía el objetivo de darle a mi señora y a mis hijos lo más que pude, y así lo hice.

¿Prefería los remates de hacienda?
Sí, siempre rematé de todo, pero el remate de hacienda era lo que me gustaba. Además me gustaba tener el animal delante de la gente y mirar al cliente a los ojos, será que por viejo no me acostumbré a la tecnología, los remates por pantalla tienen sus ventajas económicas para el vendedor, pero no es lo mismo.

¿Considera que hay diferencias entre los rematadores de antes y los de ahora?
Yo creo que sí, porque cuando yo vine a Salto lo que yo quería era aprender, entonces iba a todos los remates de los colegas porque quería aprender lo bueno y no hacer cosas malas. Mi padre se enojaba y me decía ‘qué vas a hacer a los remates de los demás’. Hasta el día de hoy el mejor rematador que vi de hacienda en mi vida es Carlos Victorica Turenne, también Ruben Cánepa fue un gran rematador, pero diferente porque era un hombre de rematar en ferias (ganaderas) el otro era un crack en lo que fuera, le dabas un perro para vender y Carlitos lo vendía. Eso es algo que se hereda porque el abuelo de Carlitos también fue rematador, el padre también; don Alejandro Victorica fundador de la firma, fue socio de mi tío abuelo en el año 1915, hacían remates juntos, tengo cartas de esa época que firman Victorica y Supparo.
La gente de antes era distinta…

¿Cómo era la relación su padre?
Como padre e hijo muy bien, como socios excelente, pero políticamente horrible porque él era colorado y yo blanco, entonces eso era tremendo. Las discusiones eran diarias. En el año 75 cuando lo denominaron el año de la orientalidad, la dictadura había mandado hacer unos carteles que se ponían en los vidrios de las empresas, un día llego al escritorio, entro, me siento y cuando miro la ventana decía, ‘1975 año de la orientalidad’, y le digo ‘papá; haceme un favor, sacá eso porque sino yo me voy’ y me dijo ‘yo no lo voy a sacar, si querés irte andate”, y me fui, estuve 8 o 9 días atendiendo a la gente en la puerta. Había un plátano grande (en calle Larrañaga frente a donde está hoy Cablevisión Salto) y ahí me recostaba y los muchachos del escritorio me sacaban los cheques para firmar, me avisaban ‘te llamó fulano, entonces iba al garaje de Arrestia, le pedía el teléfono y le pagaba la llamada. Un día mi padre iba a viajar a Montevideo y le dijo al muchacho (Silva) que trabajaba con nosotros que cuando se fuera, sacara el cartel. Mi padre se fue, y vino el empleado y sacó el cartel, pero mi padre no se había ido para no volver, sino que volvió y yo ya estaba adentro, entonces miró la ventana y le cuestionó al empleado por qué lo había sacado a lo que éste le dijo que él mismo le había ordenado, ‘pero así me ganó él (por mi)’, le dijo.
Comercialmente nos llevábamos bárbaro, pero si no lo sacaba el cartel, yo no iba a entrar.

¿Una anécdota?
Muchas, pero hay algo que sólo a mi me habrá pasado, en el año 70 en el remate grande de Martinicorena, entraron a la pista unas 300 vacas y en ese momento Honorio Galbarini empezó a gritar ‘lo mata, lo mata’ y yo lo miré hacia donde él gritaba y era que una vaca ciega venía corriendo contra el alambrado, saltó por entremedio de la tribuna donde yo estaba rematando y me rozó la rodilla con las costillas. No me mató de casualidad, el susto fue enorme, pero había que seguir, tuve que decir que se terminaba el jolgorio y continuar.

¿Qué mensaje le daría a quienes están iniciando esta profesión?
A los que quieren dedicarse a esto les diría que sobre todo quieran la profesión, la respeten y respeten al cliente; que sean honestos y no hagan malabares con la plata del cliente.

Publicado en - Semanales, 2- Martes, Al DorsoComentarios (0)

Con Enzo Carvallo: Ser un amante de la historia de Salto lo llevó a crear el grupo de Facebook «El Salto Oriental – Ayer y Hoy»

Hoy por:Jorge Pignataro

Con Enzo Carvallo:

Siempre aclara que no es un historiador ni un investigador profesional, sino un aficionado de la historia de Salto. A lo largo de su vida, Enzo Carvallo ha juntado y leído mucho material sobre este tema y, desde hace algún tiempo, lo comparte en un sitio de Facebook (llamado «El Salto Oriental – Ayer y Hoy») que él mismo creó junto a otras personas y que poco a poco se ha ido convirtiendo en una referencia al momento de consultar un dato o simplemente mirar una fotografía de nuestra ciudad en otra época. Contenidos puramente referidos a la historia y al presente de nuestra ciudad: documentos escaneados, comentarios, pero sobre todo fotografías, muchas fotografías de las que se desprenden casi inevitablemente cientos de comentarios e intercambios de datos y recuerdos, es lo que conforma la esencia de estas publicaciones.
Claro que en el correr de sus 73 años de vida, han sido varias las actividades en las que se ocupó: deportivas, comerciales y otras. Con este polifacético salteño conversó EL PUEBLO para la sección Al Dorso del día de hoy.AL DORSO Enzo Carvallo

Empecemos por los orígenes suyos, ¿dónde y cuándo nació?
Nací aquí en Salto el 9 de enero del año 1947. Hasta 1964 vivimos en la casa paterna, que es en calle Cervantes 864, hoy vive en ella mi hermana….Ese barrio era en aquel tiempo el barrio La Cachimba….hoy está todo cambiado.

¿Algunos recuerdos de esos primeros años de vida?
Los recuerdos de la infancia son los más lindos, lo mismo que los de la adolescencia, tengo los mejores recuerdos….Hice primaria en la Escuela No. 1, pero hasta 4to año en la vieja, después fuimos al local nuevo. La vieja estaba en Artigas y Sarandí y la nueva en su actual local, en la esquina de Artigas y Larrañaga. ¡Qué maestras y maestros que teníamos! ¡Excelentes! Ya en secundaria, el primer año fui al liceo Osimani y Llerena, en 1959, y perdí el año…Fue cuando perdí a mi padre y en el año 1960 fui fundador del Liceo Nuestra Señora del Carmen…..Diría que si en la escuela tuve buenos maestros, en el liceo fueron unos «fuera de serie», encabezados por el Cura Bordoli y José Giménez. ¡Unos genios!

También a usted lo recuerdan muchos como deportista, ¿qué deportes practicó?
Deportes… en realidad podría decir que practiqué todos. Pero después me tuve que inclinar por el Básquetbol. Ganamos todo con Círculo Sportivo, desde 1968 a 1973 y con la Selección Salteña dos veces fui Campeón Nacional, 1972 y 1973, en Paysandú y en Pando, además de haber logrado varios títulos del litoral. También jugué en la Selección Salteña de Vóleibol, dirigida por Cerqueira Leites, en 1964, y también jugué al fútbol en la Primera de Arsenal y River Plate… Paleta argentina jugué dos Federales en segunda categoría, y después, ya viejo, mi deporte fue el paddel…

¿Actividades laborales?
Trabajé veinticinco años en el escritorio de Raúl Goncálvez y Raúl Cazaban…escribanos ellos. Después tuve casa de remates, porque soy Rematador Público, y también estuve al frente de dos grandes empresas.

Háblenos de su familia actualmente…
La familia actual se conforma por mi señora, desde hace cincuenta años; y tengo dos hijos varones, de cuarenta y ocho y cuarenta y cuatro años, y tres nietos: de dieciocho, trece la nena y el más chico de siete años.

Y del grupo de Facebook, ¿qué puede decir? ¿Qué es concretamente?
Este grupo, que se llama «El Salto Oriental – Ayer y Hoy» surgió porque había dos grupos más, similares, y había una carrera de quién sabía más….A mí siempre me gustó la historia de Salto y tenía mucho material, y un día hablando con José Luis Testa y después con Marina Argain, que es infernal el material que tiene, lo formamos al grupo… Yo no soy ni historiador, ni investigador, nada de eso, lo que hago lo hago como hobbie. Una cosa lleva a la otra, por ejemplo ver una foto antigua te lleva a leer algunas cosas en libros de historia de Salto y así uno se va informando.

¿Cómo está el grupo ahora?
Son muchísimas las personas que se unen a esta página para aportar materiales, comentar o simplemente observar lo publicado por otros. Creo que va bien encaminado. Tiene 2.888 miembros. Es importante que no llegues a 3.000 integrantes porque no lo dominás más…

¿De alguna forma es como tener en formato digital la historia que está escrita en libros, diarios…?
En parte sí, en cuanto a la historia de los libros te digo que quizás tengo todos, o casi todos los libros de la historia del Salto.

¿Qué libros considera de referencia para conocer la historia de Salto?
Son muchos. Este hobbie me ha llevado a tener una buena cantidad de ellos, pero igualmente puedo mencionar como autores insoslayables a José María Fernández Saldaña, Rafael Firpo y Eduardo Taborda, entre otros. Y destaco la biblioteca de A.JU.PEN.SAL como una riquísima fuente de información sobre Salto.

¿Alguna anécdota en especial que quiera compartir de lo que ha vivido desde este sitio en Facebook?
A diferencia de una publicación en papel, como un libro o una revista, la tecnología permite la llegada instantáneamente a todo el mundo, por lo que este tipo de páginas se vuelven una herramienta más que importante como acercamiento al terruño para aquellos salteños que se encuentran lejos del departamento o del país. Entonces a veces uno mira la foto de alguien, de una persona, y no se da cuenta quién es, porque la persona ya está muy cambiada, pero alguien que está lejos enseguida te dice: «ese es fulano de tal»; ¿por qué?, porque esa persona dejó de verla antes de irse de Salto, hace muchos años tal vez, o sea dejó de verla cuando era como está en la foto…ese tipo de cosas pasa.

Publicado en - Semanales, 2- Martes, Al DorsoComentarios (0)

«Comprender al otro es vital para comunicarnos y compartir»

Con la Profesora de Filosofía Laura Nicola

Hoy por:
María Fernanda Ferreira

¿Cómo y por qué ingresa al universo de la Filosofía?
-«La lectura de obras de grandes filósofos como Sócrates Nietzsche y Marx me movilizaron mucho. El despertar interés por la Filosofía y el profesorado de Filosofía surgió a partir de la lectura… lectura que nunca acabó. Muchas veces los textos se leen y releen una y otra vez. En esa lectura nació la curiosidad. Recuerdo que ante dudas que me surgían… el no entender algunos planteos me levaban a recurrir a los profesores del liceo a quienes hoy recuerdo con mucho cariño. A partir de allí me dije a mi misma que de esto quería saber y que tengo que conocer más y más.
El Profesorado de Filosofía fue cursado en una doble instancia; las materias del núcleo común se cursaban en Salto en el IFD y las asignaturas propias del Profesorado – las específicas – eran rendidas en Montevideo.

Es docente de Filosofía egresada del IPA. Nació y se crió en el barrio Parque Solari. Laura Nicola (44) tiene una destacada trayectoria como docente en el Instituto CERP Salto. En la actualidad se está formando como Licenciada en Trabajo Social en CENUR Litoral

Es docente de Filosofía egresada del IPA. Nació y se crió en el barrio Parque Solari. Laura Nicola (44) tiene una destacada trayectoria como docente en el Instituto CERP Salto. En la actualidad se está formando como Licenciada en Trabajo Social en CENUR Litoral

Fue una etapa de mucha exigencia pero a la vez apasionante. Cuando más entraba en el mundo de la Filosofía más me convencía que quería ser docente. Amo esta profesión y realmente disfruto de estar en el aula y fuera de ella con mis alumnos.
Disfruto de la lectura, de la planificación de la clase… en fin… todo lo que concierne a la tarea docente».

¿Qué recuerdos mantiene vivos de esos primeros pasos en la tarea de la enseñanza?
-«Tengo muy buenos recuerdos de mis comienzos como profesora. Fueron allá por el año 1977 en Villa Constitución.
Fue para mí un lugar mágico con una historia maravillosa y también tiene un dejo de tristeza.
Allí trabajé dos años. Me impactó la inocencia de los chiquilines que llegaban a ese liceo de varias localidades cercanas.
Aún estaban un poco alejados de algunas cosas que hoy son totalmente comunes o están naturalizadas, como los celulares y la tecnología.
Es maravilloso trabajar allí. El liceo se convertía además en una institución educativa… en un lugar para socializar, para jugar, para compartir.
Se tornaba difícil pero a la vez era un enorme desafío porque entraba en juego mi escasa experiencia, las ganas de producir un lugar nuevo con los chiquilines… otra mirada de la realidad… otras vivencias e intereses.
Había mucho por hacer allí… mucho por desnaturalizar, por deconstruir para reconstruir… pero a la misma vez mucho por aprender y conocer.
Recuerdo charlas con los vecinos acerca de diversos temas, como ser política social, anécdotas de vida e inquietudes.
El haber comenzado a trabajar allí me brindó la posibilidad de entender que cada lugar contiene riqueza cultural que no solamente está presente en forma material, sino que late en lo cotidiano, en el hablar y pensar de las personas.
Es otra mirada del mundo, ni mejor ni peor, simplemente diferente pero de un valor enorme.
Siempre le digo a mis alumnos que al trabajar en diferentes contextos nos permite conocer el origen de algunas situaciones.
Comprender al otro es vital para comunicarnos y compartir, para fortalecer un fenómeno que es fundamental: el diálogo».

¿Qué análisis hace de la realidad que nos toca enfrentar?
-«Vivimos en una sociedad y en una época en que la tecnología ocupa un lugar relevante. Muchos hablan de crisis de valores, de consumismo, de materialismo, de violencia manifestada de diferentes formas que por un lado generan conmoción y a la misma vez esa conmoción se desaparece rápido porque inmediatamente apareció algo nuevo que atrapó la atención. La información que nos llega a través de diferentes medios y que puede convertirse en un problema serio porque nos abruma, entonces terminamos presos de esa información.
Nos comportamos como simples maquinitas que procesan y repiten esa información sin hacer un análisis crítico.
Estamos bombardeados por información, registro de datos, números, contraseñas, pines, imágenes que nos brindan las publicidades y las redes sociales, enfrentándonos a problemáticas que debemos tomarnos el tiempo para analizarlas.
El aula debe convertirse en un espacio de participación, de discusión y deconstrucción de conocimientos.
Es un desafío constante trabajar con las nuevas generaciones, con intereses, preferencias, gustos tan particulares.
Nuestros jóvenes tienen mucho potencial y la gran tarea es hacérselos saber y trabajar desde esas fortalezas.
Son muy creativos y necesitan espacios para desarrollar esa creatividad y por qué no ser el aula el espacio para ello».

¿Cómo es el perfil de los estudiantes del CERP?
-»Quienes llegan al CERP Litoral Salto a estudiar Profesorado son personas de diferentes edades; en su gran mayoría son jóvenes que terminaron recientemente el Bachillerato.
Llegan como todos nosotros cuando emprendemos una actividad que no conocíamos… cargados de anécdotas, de prejuicios y expectativas. Pero a la vez curiosos de conocer la formación en un área específica y en el rol docente.

¿Y cómo responde el alumnado?
-«Son los estudiantes que a partir de las prácticas en las instituciones educativas logran conmoverse y sensibilizarse frente a diversas situaciones y ponen mucho de sí mismos a la hora de trabajar».

«BUSCAR EL EQUILIBRIO REQUIERE
DE DISCIPLINA PERO ES RECONFORTANTE»

¿Cómo comenzó a fortalecer su espiritualidad?
-«Hace muchos años empecé a leer textos vinculados a las filosofías orientales, budismo, zen, taoísmo e hinduismo.
Me impresionó y me atrapó la concepción del mundo – hombre en el pensamiento oriental.
A la vez Carlos Castañeda (recomendadísimo) entre otros, me movilizó con respecto al pensamiento de las tribus indígenas occidentales, el papel de los chamanes y cómo esas tribus entienden la relación entre el hombre, la vida y la muerte, la libertad entre otras cuestiones.
Considero que la búsqueda del equilibrio entre lo terrenal y lo espiritual es una constante en nosotros y tal vez no somos conscientes de ello.
Buscar el equilibrio requiere de disciplina, pero es reconfortante
De mucho practicar y leer llegué a la Iglesia Evangélica a través de una amiga muy querida
Conocí a personas maravillosas tales como el Pastor Miguel campos y su señora Ana María.
Poco a poco y con mucha paciencia me fueron introduciendo al conocimiento de la Palabra. Pude descubrir que en La Biblia están las respuestas a las grandes preguntas del hombre.».

¿Qué proyectos se ha formulado a corto plazo?
-«Por el momento estoy enfocada en terminar la Licenciatura en Trabajo Social, presentar la tesis final, producción que implica mucho trabajo, dedicación y lectura; rendir algunos exámenes que me quedan de cuarto año de la carrera. Siempre estoy formándome y perfeccionándome; realizando algunos cursos que están vinculados con la Educación.
A largo plazo tengo pensado realizar una Maestría en Educación. También tengo proyectos que tiene que ver con mis hijos, con sus aspiraciones y deseos».

¿Por qué eligió la carrera de Trabajo Social?
-»Porque es apasionante… nos permite comprender la realidad y sus situaciones desde un punto de vista más humano… posibilita la idea de entender el cambio, ya que promueve la intervención para cambiar.
Durante la carrera realicé dos años de práctica en la Asociación Down de Salto. Fue para mí una experiencia muy enriquecedora».

¿Qué otros conocimientos le ha incorporado la formación en Trabajo Social?
-«Me permitió entender que como sociedad estamos atravesados por la ideología de la normalidad que clasifica en normal y anormal.
Ésto daña pues excluye… nos fragmenta y rotula.
Debemos promover la inclusión y favorecer la participación, también respetar los derechos».

¿Qué herramientas nos brinda la Filosofía?
-«La Filosofía como actividad crítica permite revelar lo oculto tras las apariencias.
Se hace urgente el desarrollo del pensamiento crítico y reflexivo en estos tiempos.
Criticar, discernir, desvelar, cuestionar, problematizar, desnaturalizar lo que se ve como natural, se presenta como tarea necesaria hoy».

Publicado en Al DorsoComentarios (0)

Mónica Silva y el desafío de ser la primera mujer que preside la Asociación Agropecuaria de Salto

Si bien desde otros lugares, como edil y como consejera de la Federación Rural, ya era conocida en nuestro medio, Mónica Silva hoy es reconocida por ser la primera mujer que ocupa el cargo de presidente de la Asociación Agropecuaria de Salto; cargo que enfrenta con orgullo por venir de una familia que supo ocupar ese lugar y especialmente con mucha responsabilidad.
Es productora rural y desde el año 2012 está al frente de su establecimiento donde trata de estar muy presente, fundamentalmente los días donde hay trabajos especiales. Aunque siempre se dedicó más a los papeles, se crió en una época donde no se le preguntaba si quería; sino que tenía que hacerlo, eso le sirvió para aprender desde chica las tareas del campo que hoy debe organizar, supervisar o hacer.
Su sueño es que sus hijos se realicen y sean felices, aspira a cumplir con quienes le han depositado su confianza, y, llegado el momento, después de cumplir con esta responsabilidad «deba dedicarme a hacer crochet» (se ríe), ya que es una de las cosas que quisiera aprender.

1- ¿Cómo está compuesta su familia?
Por mi marido (Miguel Villar), mis tres hijos (Lucía, Juan Miguel y Federico), mis dos nietos Juan Pedro y Lorenzo de 6 y 4 años, y mi hijo político Carlos.

2- Comenzó a trabajar desde muy joven…
Sí, comencé la Facultad de Ciencias Económicas, y fue bastante duro, fue en un momento donde la Facultad comenzaba a funcionar después de estar cerrada y era un caos. Mi pasión era ser secretaria, pero cuando lo decidí, mis padres pusieron el grito en el cielo, por lo cual comencé la Facultad, pero me dije; esto es imposible y me vine a Salto convencida que me iban a mandar a Arapey (donde está ubicado el establecimiento), pero no; me preguntaron qué pensaba hacer, porque sin trabajar no podía estar. Yo me había preparado y había hecho un curso de programación de computación, además había hecho dactilografía y taquigrafía y así comencé a trabajar en el escritorio rural de mi padre.

3- Es decir que desde el comienzo siempre desempeñó tareas en un área donde generalmente son todos hombres…
Sí, pasé a ser un integrante más del grupo habitué de mi padre; clientes que iban todos los días, e inclusive cuando nació Lucía se iban al Bar Leggi a tomar algo cerca del mediodía y me traían a Lucía llena de jugo de naranja; la sentaban en una silla con ellos y la disfrutaban todos. Lucía recuerda que el grupo de amigos del abuelo era especial con ella.monica silva al dorso

4- ¿Viene de una familia que también ocupó cargos gremiales?
Para mi es un orgullo, mi abuelo (Dr. Casimiro Silva) fue una de las personas que trabajó mucho por el departamento. Trabajó en política y como abogado era muy respetado, era abogado y escribano y ayudaba mucho a la gente, era conocido por eso, fue presidente de la Asociación Agropecuaria de Salto y en su carrera política supo cumplir sus labores.

5- ¿Alguna vez se imaginó estar en el lugar que está hoy?
No, jamás me lo imaginé y fue muy emotivo, tuve la oportunidad de decírselo a mi padre; él antes de irse lo supo. Fue imponente la mirada que puso, él era de poco hablar.
Pero además en el entorno familiar de la familia Silva, tuve muchos reconocimientos porque no sólo abuelo participó, sino que José Victoriano que era hermano de mi abuelo, también fue presidente de la Agropecuaria, por lo cual sentí que estaban todos orgullosos.

6- Previo a ocupar el cargo de presidenta, fue consejera de la Federación Rural, ¿cómo fue esa experiencia?
En el año 2016, en el Congreso de la Federación Rural, mandaron mi nombre como suplente, luego el titular renunció a su cargo, y de esta manera me cayó a mi.
Me sentí muy bien, traté de cumplir con lo que podía, pero me sirvió para relacionarme con el resto del país, lo cual es muy importante; se cambia la visión, conocí gente muy valiosa, que brinda su tiempo honorariamente, me interioricé con temas como agricultura, lechería, entre otros.
Ocupar ese lugar me sirvió para establecer vínculos a nivel nacional, y creo que hoy es algo muy positivo; cuando uno levanta el teléfono porque necesita algo, encuentra respuestas.

7- ¿Cuáles son sus metas a cumplir en este período?
Lograr algunos cambios que estamos proyectando a nivel del directorio de la Asociación Agropecuaria. Si bien los temas económicos frenan un poco, estamos tratando de ver cómo actualizarnos teniendo en cuenta que los tiempos cambian y debemos adaptarnos a ellos; el mundo está cambiando, la forma de producir ha cambiando y nosotros tenemos que avanzar con eso y no quedarnos.

8- Como mujer; ¿se ha sentido valorada y respetada ocupando este cargo?
La resolución fue de todo el directorio; todos apoyaron y eso ya es tremendamente positivo; el hecho de que cuando estábamos en la Asamblea, Daniel Constantín en ese momento presidente de la Asociación Agropecuaria dice que posiblemente fuera yo la futura presidenta, sentí que gente de un valor imponente, con años en la directiva, se paró y comenzó a aplaudir, fueron de las cosas que no me voy a olvidar, es imposible de explicar. Además las palabras que me dijeron y la confianza que depositaron en mí, es algo muy importante.
Pero viendo los titulares de los medios al otro día, me di cuenta que lo más importante era el hecho de que una mujer asumía y me preocupó, entiendo que tendría que ser algo más natural, más de norma, ya que en otros departamentos este cargo ya ha sido ocupado por mujeres.
Considero que hay mejores resultados cuando trabajamos unidos hombres y mujeres

9- ¿Cómo evalúa este tiempo desde que está al frente de la gremial?
A mi me gusta resolver las cosas y a veces me apresuro, pero siempre hay algún integrante de la directiva que me dice que vaya más despacio, eso lo necesito y me encanta. Creo que las mujeres tenemos la idea de poder hacer veinte cosas a la vez y eso es algo que tengo que dominarlo.

10- ¿Qué desafíos tiene para este año?
Este año como directivos, nos ha tocado un período muy especial; arrancamos en agosto donde hay propuestas de cambios importantes en el país, eso lleva tiempo y una de nuestras aspiraciones es tener muchos oídos y ser la voz de los productores, lo importante es llevar la voz adelante en las demandas y lo que se necesita para que este país despegue, para que haya más trabajo; la única manera es poder producir más y así generar más trabajo y llevar el país adelante para usarlo en aquello que estamos necesitando a gritos.

Hoy por: Sara Ferreira

Publicado en - Semanales, 2- Martes, Al DorsoComentarios (0)

Con: Darío Augusto Favier Forti Una vida de 87 años dedicada al dibujo, la pintura y las letras

Ingresar a la habitación de Darío Favier, en el Residencial Sol, de calle Invernizzi, significa sorprenderse ante la enorme cantidad de cuadros pintados por él mismo que allí tiene guardados, así como las varias decenas de medallas y trofeos recibidos a lo largo del tiempo, por esa actividad y la de escritor. En marzo cumplirá 87 años y no deja de pintar, escribir y entretenerse leyendo las noticias de EL PUEBLO, que le llega a sus manos cada mañana. Nunca fumó, ni tomó mate («desde que me quemé la boca siendo niño», recuerda entre risas), ni bebió otra cosa que no fuese agua. Y más allá de haber trabajado en otras actividades, como en Pluna, su dedicación al dibujo (creando o enseñando), la pintura y la escritura, ha ocupado enteramente el tiempo de su vida. Su lucidez para traer antiguos recuerdos al presente y explayarse en el relato sobre ellos, además de su delicadeza y amabilidad en el trato, son cosas que también sorprenden y alegran. En ese ambiente y al lado de un ventanal con balcón, como su mente, abierto a la calle de par en par, Darío Favier compartió parte de su vida para esta sección Al Dorso.

1- ¿Dónde y cuándo nació?
Nací en Salto, el día 3, del mes 3, del año 33, a las 3 de la mañana, pesé 3 quilos con 300 gramos, mi madre me tuvo a los 33 años, me bautizaron a los 6 años, es decir dos veces 3, en la Iglesia de Cristo, ¡número 33!, mi cédula y mi credencial tienen muchos 3 también. Así que siempre me sentí cercano al 3 (risas). Nací en calle 19 de Abril al 1000 y toda mi vida estuve radicado en tres o cuatro cuadras a la redonda, en pleno centro.

2- ¿Qué recuerdos guarda de la niñez?
Muchísimos. Recuerdo mucho los cuentos de mi abuela y mis padres, de dónde vinieron los antepasados por ejemplo. También recuerdo que el fondo de casa daba al de una señora que vivía por calle Soca y yo siendo muy pequeño, de 4 o 5 años, salía al fondo y le gritaba: ¡Doña Banca…Doña Blanca! Era Blanca Berreta; ella salía a regar las plantas y me levantaba el alambrado para que yo pasara, me daba un tarrito con agua y yo la ayudaba a regar, y me hacía muchos cuentos de todo tipo.

3- Ya de la etapa escolar y liceal, ¿qué puede contar?
Primero fui a la escuela Nº 2 «Etelvina Migliaro». Mi padre, que era inspector de espectáculos de la Intendencia, por conocidos y AL DORSO DARÍO FAVIERamistades que tenía me llevó a esa escuela. Pero hice allí solo primer año; después, por otros motivos, me llevó al Sagrada Familia. El liceo lo cursé en el Osimani y Llerena.

4- Y su inclinación por la pintura y las letras, ¿cómo se inicia?
Justamente, allí en Sagrada Familia, cuando hubo un Congreso Eucarístico, el Hno. Martignano me invitó para que hiciera un trabajo para el Papa…En realidad había un concurso literario y de pintura en todos los colegios religiosos del Uruguay; me presenté y saqué el primer premio. Ese cuadro está aún en Sagrada Familia. En el liceo, Prati fue mi profesor y en aquella época había mesas largas para trabajar de a 3 o 4 alumnos. Como a mí me gustaba y me resultaba fácil el dibujo hacía enseguida los trabajos. Pero un día Prati golpeó en la mesa con la regla y dijo: quiero saber por qué el señor Favier tiene los mismos trabajos que Souto y Aguirre. Entonces tuve que pararme y decirle: lo que pasa es que para mí es fácil y como ellos tienen dificultades, los ayudo. Me dijo: bueno, entonces desde ahora usted se va a sentar aquí en el pupitre y le voy a poner modelos para que usted trabaje solo. Después seguí pintando siempre. Además de trabajar en Pluna, de haber sido secretario de la Comisión de Patrimonio y del Museo del Río Uruguay, di clases de dibujo y fui director de Crandon, y luego me llamaron para dar clases de dibujo en la UTU, en las distintas carreras. Hasta que una vez pensé qué podía hacer como cosa propia, mía, y que pudiera gustar, y empecé a pintar cuadros. Busqué modelos, revistas, ¡hasta que me sale una idea!, compré más revistas y seguí, y así fui haciendo. Hasta con granos de arroz hice un cuadro, que debe estar en la Intendencia o en la Junta Departamental.

5- Precisamente, ¿dónde hay cuadros suyos en exhibición?
En muchos lados, en Sagrada Familia, Intendencia, Junta Departamental, en las Termas, también en Paysandú y otros departamentos…

6- ¿Tiene una idea de cuántos cuadros pintó?
Ni loco… Son muchísimos. En mi casa, que tuve que dejarla para venir acá (al Residencial) porque estaba solo, tengo cerca de 200 cuadros, acá tengo otro tanto, más los que están por distintos lugares; y he regalado muchos, a la gente que me atiende acá por ejemplo.

7- A la vez también escribió siempre…
Sí, siempre escribí y sigo escribiendo, como también pintando, para entretenerme. Escribo de todo, poesías, cuentos, historias… Para escribir simplemente me imagino y escribo, empecé de niño también, los dibujos incluso me dan ideas, como si estuviera viendo una película. Además tengo comenzada la historia de los Forti, mis tíos, historias de aquellos primeros ómnibus que tenían y otras. En lo literario, por otra parte, con algunos conocidos hicimos un grupo muy lindo llamado Escritores Salteños, estuvimos juntos diez años hasta que algunos empezaron a irse; el grupo todavía sigue, aunque yo tampoco ya no voy.

8- Tanto en pintura como en literatura ha obtenido muchos premios, ¿qué puede comentar?
Premios tengo muchos, alrededor de sesenta medallas y unos quince trofeos, no solamente de concursos de Salto, también de otras partes del Uruguay y de Argentina, Brasil, España, Italia… Pero siempre calladito, he sido siempre de perfil bajo.

9- ¿Puede adelantarnos algo de esas historias de sus antepasados que está escribiendo?
Sí. El padre de mi padre era francés, armero que arreglaba las armas del ejército de Napoleón. Después se vinieron para América, pero en lugar de desembarcar en Montevideo, siguieron para Buenos Aires y ahí descendieron. En Argentina se ennovió con mi abuela, hija de un coronel del ejército argentino. Luego fueron naciendo los hijos, varios, como ocho, todos argentinos. Después se vinieron para Uruguay y vinieron a dar a Salto, a una casa de Uruguay al 800, donde ahora hay una farmacia. Y ellos por ejemplo me contaban de las balaceras entre blancos y colorados que había desde allí hasta la avenida Barbieri, donde pasaba el tren. También recuerdo que uno de míos tíos Forti me daba tres centésimos y me enseñaba contando con los dedos: aquí hay tres, bueno, cuando usted trabaje y cobre, siempre guarde un tercio, los otros dos sí puede gastarlos en lo que quiera o también los guarda. Hice eso toda la vida y así nunca me faltó nada.

10 -¿Cómo se conforma su familia hoy?
Mi familia hoy…(se emociona). Mi señora lamentablemente ya no está. Tengo solamente una hija mujer y un hijo varón. El varón era militar, se retiró y puso una agencia de seguridad en Paysandú; la señora es de Paysandú también y tienen una hija. Mi hija, también casada, tiene un hijo, que a la vez tuvo una hija. Así que tengo dos hijos, dos nietos y una bisnieta.

Publicado en - Semanales, 2- Martes, Al DorsoComentarios (0)

Con Ivone Farías: A mediana edad cumplió el sueño de ser modelo

Edith Ivone Farías Núñez (51) nació en pueblo Belén y con tres años junto a su familia y hermanos se mudaron a barrio Artigas. Concurrió a la Escuela 14 de dicho barrio donde cursó toda la Primaria.
Su niñez fue muy humilde y la experiencia le brindó grandes herramientas para superarse a lo largo de la vida. Desde muy pequeña soñó con ser modelo y nunca pensó que a los cincuenta años iba a cumplir ese sueño junto a su hija Doménica, modelo profesional. Edith tiene cinco hermosos nietos… tres niñas y dos varones, que son su mayor tesoro.

1- ¿Qué imágenes mantiene hoy en su mente, de su niñez?
-«Íbamos a busca agua de una bomba cerca de casa. En barrio Artigas traíamos agua de la canilla de la plaza. Somos diez hermanos. Cuando tenía ocho años salíamos a pedir de la mano de un tío cieguito. Andábamos por todos los barrios.
Llegaba a casa y salía corriendo para la escuela
Por esa razón conozco cada lugar de Salto… cada casa y lo que nos daban.
Recuerdo a papá calentando naranjas en invierno que nosotros comíamos al solcito».

2- ¿Qué rescate hace de esa fuerte experiencia de vida?
Me siento muy orgullosa de todos mis hermanos que están todos bien, con sus familias armadas, gracias a Dios.
El pasado 5 de enero nos reunimos los diez hermanos y mamá.
Y damos gracias todos juntos unidos.
Mi papá falleció hace 27 años atrás… nosotros acostumbramos a rodear permanentemente a nuestra madre.
Solemos recordar todo lo que pasamos… nos reímos y le contamos las historias a nuestros hijos y nietos… todas nuestras vivencias de cuando éramos pequeños».

3- Una tierna anécdota para compartir…
-«Recuerdo a mi tío cieguito… nos dieron un pollo al horno esa vez… él bromeando dijo que era pescado y no quise comer aunque luego me dijo la verdad. Lo recordamos con mucho cariño… su nombre era Bernardo Farías… falleció dos años después que papá. Éramos muy pobres… no tuvimos nunca regalo de Reyes y usábamos las botitas marrones de goma todos los días… pero éramos muy sanos y felices».

4- ¿Y cómo siguió su vida?
-«Conocí a mi esposo en el baile que hacían en barrio Artigas. Estuvimos dos años de novios y nos casamos.
Fui la única hija que papá llevó al altar.
Hace 33 años atrás tuve cinco hijos… cuatro mujeres y un varón.
Pasamos mucho trabajo para criarlos.
Hacíamos de todo para llevar la comida al hogar.aldorso ivone001
Mi esposo hacía muchos kilómetros en bicicleta porque trabajaba en la Colonia 18 de Julio, en una chacra.
Yo venía comestibles y ropa.
Durante mucho tiempo me desempeñé laboralmente como empleada doméstica.
Luego un vecino le consiguió a mi esposo trabajo en el Cibarán donde estuvo veintidós años…
Actualmente trabaja en el Frigorífico Daymán. Yo también estuve en el Cibarán… renuncié y ahora atiendo un almacén en mi propia casa».

5- ¿Cómo se da su historia con el modelaje?
-«El sueño de mi hija Doménica era ser modelo y caminando por calle Uruguay vio un folleto y número de celular en una academia de modelaje.
Me comuniqué con la academia y la inscribí.
Cuando se organizó el desfile invitaron también a las madres que quisiéramos desfilar y lucimos los vestidos de Máxima Elisa.
Me sentí feliz… fue cumplir un sueño que tenía de niña y jamás pensé que iba a poder cumplirlo a mi edad».

6- ¿Qué otras cosas le regaló la experiencia?
-«Genial… Conocí muchas personas… fue una experiencia única… modelamos para tres tiendas.
La dinámica del desfile es adrenalínica… hay que cambiarse muy rápido para la siguiente pasada. Pero lo vivimos con mucha alegría y disfrute.
Soy muy observadora y siento que la experiencia me hizo crecer en varios aspectos.
Lo que viví en mi niñez me enseñó mucho también.
En turismo se llevará a cabo un desfile y entrega de diplomas donde Doménica mi hija recibirá el suyo.
Y allí también vamos a modelar las madres. Es probable que el evento se realice en la Costa.
Es el segundo diploma que recibirá Doménica, ya que el primero fue de FS Models, diploma de modelo profesional que le entregaron en Kibon, (Montevideo).
Personalmente también participé en Miss Beauty 2019″.

7- Cuéntenos sobre su hija Daniela Wilena… que recientemente cumplió su sueño de ser militar de la Fuerza Aérea, destacándose en la misma?
-«Desde niña le gustaban los aviones… les decía a todos que se iba a estudiar a la Fuerza Aérea. Siempre aseguraba que conduciría uno de esos aviones que de cuando en cuando cruzaban en el cielo.Culminó quinto año liceal… luego trabajó un año en la chacra arrancando chauchas, tomates, cargaba camiones con la hermana. Siempre iban juntas a trabajar. Luego arrancó naranjas en la cuadrilla de uno de mis primos y luego se fue a la Escuela Técnica Aeronáutica. Cursó tres años y se recibió de Cabo de Segunda de la Fuerza Aérea.
Ciertamente es un orgullo para todos nosotros verla allí. Casi no se puede creer todo lo que vivió y pudo cumplir con un sueño que acarició desde la niñez».

8- ¿Cómo arranca su hija Doménica a modelar?
-«Comenzó a los once años a estudiar modelaje en la Escuela Superior con Romina Alfonso en 2018.
En mayo del 2019 empezó a estudiar con FS Models en Guaraní Hotel Daymán.
Luego continuaron sus clases en el Hotel Daymán una vez al mes por tres horas con Roxane Machín que viajaba desde Montevideo a dar clases.
La llevábamos y la íbamos a buscar
Ahora está descansando, pues tuvo un año a full».

9- ¿Qué nuevos objetivos se ha trazado usted para el presente año?
«Continuar apoyando a mis hijos… seguir en la pasarela y disfrutarlo que día a día la vida me regala con salud, mucho amor y trabajo».

10- ¿Qué valores familiares le ha inculcado a sus hijos?
«En saludar y ayudar al prójimo sin mirar ni pensar… pedir permiso… sentarnos a comer respetando la mesa… conversar en la sobremesa… perdonar… no hablar mal de nadie.
Que primero nos miremos antes de hablar de los demás… llevarnos bien con todos y agradecer a Dios por todo y valorar lo que han hecho con tanto sacrificio».

Publicado en - Semanales, 2- Martes, Al DorsoComentarios (0)

“El periodismo es una manera de vivir; no me imagino sin hacer periodismo”

Las diez últimas de la última

Con Rafael Risso

El periodista y comunicador Rafael Risso, es uno de esos profesionales que, muchas veces, ha sabido poner en jaque a sus entrevistados, con su forma directa, informada y, en tantas oportunidades, polémica, de ejercer el periodismo. Según él, la honestidad intelectual, la honestidad con el oyente y, la honestidad consigo mismo, le han permitido transitar por un trillo determinado, del que se siente orgulloso.
Habiéndole “ganado la pulseada a la muerte”, tras una difícil enfermedad, comienza el 2020 con proyectos, que lo tendrán por mucho tiempo más ante el micrófono.
Compartimos con ustedes la entrevista realizada para esta entrega de Al Dorso.

 

1- ¿Por qué el periodismo; qué es ser periodista para usted?
Porque es la mejor manera de averiguar las cosas y podérselas comunicar a la gente. Es una manera de servir. Para mí, es todo. Vida, trabajo, disfrute, pasión. No me imagino sin hacer periodismo.

2- Por lo tanto, ¿comparte que el periodismo es un poder que existe para abrirle los ojos a la ciudadanía en diferentes aspectos de la realidad; a eso se refiere cuando habla de servicio?
Sí, claro. Es comunicarle a la gente aquello que no puede saber, tal vez, porque no le llega de otra manera. La tarea del periodista, justamente, es averiguarlo y dárselo, para que se pueda consumir y decidir lo que quiera en consecuencia.

3- Hoy en día, ¿el periodismo es el respaldo de la credibilidad de la gente, ante la pérdida de confianza de ésta en otros actores sociales como los políticos, por ejemplo?
Yo creo que, también el periodismo ha perdido credibilidad en la sociedad, porque el periodismo, en muchos casos, ha pasado a ser lacayo de los poderes económicos.

4- En la actualidad, ¿existen varios tipos de periodismo?
Bueno, sí; creo que existen distintos tipos de periodismo. Está el periodismAL DORSO Rafael Rissoo comprometido; el periodismo complaciente; el periodismo que busca solamente la parte económica (que no es el mío, pues si lo fuera sería millonario; no lo soy pues nunca supe venderme); etc. Entonces, creo que sí, que hay varios tipos de periodismo. Está aquel que no sabe diferenciar entre su parcialidad y lo que tiene que decirle a la gente de forma imparcial; y, sin embargo, le gana el corazón.

5- ¿Es verdad que muchos periodistas le han manifestado que usted fue la inspiración para que eligieran dicha profesión?
Eso me lo manifestó más de uno, para mi grata sorpresa. Colegas que están en el país y colegas que están en el extranjero. Que el haber podido escuchar algunos programas y el haber podido ver en televisión otros que hacíamos en aquellas épocas, los inspiró para poder decidirse a ser periodistas.

6- ¿Qué considera que tenían dichos programas, o cuál era el espíritu de éstos, que llevó a que varios integrantes de una nueva generación de profesionales se sintieran impulsados a optar por seguir ese camino?
Lo que había en esos programas, y lo que hay hasta el día de hoy que lo continúo haciendo, es la mayor honestidad posible. Honestidad intelectual, honestidad con el oyente y, honestidad conmigo mismo.

7- Cuéntenos sobre sus inicios
Yo inicié la carrera a fines de los 70 comienzo de los 80, en un programa de música en Montevideo, acompañando a un amigo; fue como locutor, tenía 17 años. Luego me fui a GALAXIA FM, donde tenía que entrevistar a algunos políticos, y yo no sabía nada de política, por lo que me daban las preguntas escritas, que no eran más de dos o tres, como máximo, porque el entrevistado daba unos 10 o 15 minutos de tiempo, más no. Ahora, después de lograr aprender de política y leer todo lo que había del tema, diarios, libros, historia, etc., para poder hacer una entrevista de una hora o más, eso fue lo que transformó esas entrevistas en Con Fundamento.
Estos programas, siempre, aunque no lo creas, tuvieron el mismo nombre: Con Fundamento. Yo registré el nombre hace más de 30 y pico de años. Cuando decidí hacer un programa, me dije que lo tenía que llevar adelante, precisamente, con fundamento. De ahí surgió el nombre.
En el transcurso del tiempo entrevisté a varias personalidades como Hugo Batalla, que era todo un ícono de la política, al Gral. Líber Seregni, a Lacalle Herrera, Mujica, Tabaré Vázquez, Sanguinetti, a presidentes, todos. El más difícil de entrevistar, por los nervios, fue Jorge Batlle. Ese hombre sabía muchísimo, tenía un vasto conocimiento de todo. Él era Senador, fui al Palacio Legislativo, y, en aquella época, uno usaba las grabadoras con cassettes; bueno, eran tantos los nervios que, después de 15 o 20 minutos de entrevista, me di cuenta que, no estaba grabando, estaba apagada. Entonces, hice como que tenía que dar vuelta el cassette, y le dije: bueno, ahora continuamos con la segunda parte (risas). Cuando regresé a Salto para hablar sobre la nota, toda la primer parte la hice contada, no pude tener su testimonio; pero, la segunda parte, sí. Por suerte siempre tuve una buena memoria. Batlle nunca se enteró que la grabadora estaba apagada.

8- ¿Recuerda alguna anécdota en especial?
Además de la anterior anécdota, una vez me tocó hablar con un economista, del cual no recuerdo el nombre, en vivo, en la radio, el que me hizo toda una explicación técnica sobre un tema específico, y, mientras el hombre iba hablando, yo iba pensando que no entendía nada de lo que estaba hablando. Tenía miedo de quedar mal, pegado, al no entender y darle seguimiento a la entrevista. Entonces, lo que hice fue, cuando el tipo terminó, decirle: bueno, mire, yo le agradezco que usted nos haya dado esta explicación pero, usted no viene aquí a la radio para que lo entienda yo, usted viene para que lo entienda la gente, entonces, le voy a pedir que vuelva a explicarlo pero, con palabras comunes para que la gente sí entienda de lo que habla, y, después, tengo un par de preguntas para hacerle.
El hombre arrancó todo de nuevo, pero lo explicó con una claridad pasmosa, bien para una persona común. Y, ahí, recién, fue cuando me di cuenta de lo que quería decir, porque, sinceramente, no le había entendido nada. También pude, luego de esa explicación más bajada a tierra, elaborar, por lo menos, dos preguntas. Luego seguimos como que no hubiese pasado nada. Son cosas que suceden en el ejercicio de la profesión.

9- Háblenos de su tiempo en México y de su retorno al Uruguay.
Mi ida al exterior no fue por un tema profesional. No llegué en primer lugar a México, sino que, llegué a México como plan b, luego de haberme ido a Estados Unidos. Bueno, te cuento que odio el inglés, no me gusta, me parece un idioma insulso, y, a parte, las posibilidades económicas que puedan haber allí, no son de realización; porque, te puedo decir que, el país que más alarde hace de la libertad de expresión, sin embargo, hace una fuerte restricción en la parte periodística, manipulando el Estado a los medios; esa es mi experiencia. Entonces, me fui a México, donde estuve en el Club de Periodistas, en la Asociación Nacional de Ejecutivos de Prensa, Radio y Televisión de México, trabajando especialmente con el señor Elías Haro, quien era su presidente. Ahí se editaban unas revistas políticas, obviamente, sobre todo una muy conocida México en Guardia. Era increíble la calidad y el material que traía dicha publicación, además del tiraje que era muy importante. En cuanto a lo que refiere a periodismo hablado, o sea, en radio y televisión, no pude hacerlo, porque, ellos son muy celosos de su manera de hablar. Ahí, como que lo mío quedaba demasiado extranjerizado. Por lo tanto, me dediqué al periodismo escrito, en el Reforma y para El Ojo Informativo.
Luego, en el 2017, resolví volver al Uruguay, porque estaba la posibilidad de realizar algunas cosas que, después, no se cumplieron. Así de fácil. Por suerte, tenía puertas abiertas en medios de comunicación, que fue lo que me permitió reflotar Con Fundamento, primero en radio Nueva Era, después en Turística y, al mismo tiempo, en FM Preferencia, y, ahora, estaremos en radio Arapey.

10 -¿Le quedan deudas pendientes?
Sí. En el área profesional, me gustaría hacer algo a nivel nacional, y todavía no he podido. Lamentablemente, a veces, no se entiende que hay que trabajar en equipo para llevar adelante ciertos proyectos. Esperemos poder lograrlo. Y, en cuanto a la vida privada, bueno, que puedo decirte, luego de pasar por un período de enfermedad complejo, le he ganado la pulseada nada más y nada menos que a la muerte.

Publicado en - Semanales, 2- Martes, Al DorsoComentarios (0)

«Salto tiene lo justo y necesario para que sus ciudadanos sean felices»

Con Nicolás Safi – joven trinitario que promueve emprendimientos en todo el país

Nicolás Safi (26) es un joven trinitario por adopción – de gran espíritu emprendedor, que a muy corta edad logró organizar eventos de gran repercusión a nivel nacional, tales como «La Voz del Show», «Duelo de Talentos» y muchos otros.
Safi es egresado de la carrera de Técnico en Relaciones Públicas y Organización de Eventos de la Universidad ORT.
«Nací en Durazno, tengo gran parte de la familia en aquella ciudad… aunque nunca viví allí, siempre me consideré Trinitario» – nos expresa.
Nicolás Safi en la actualidad sostiene varios emprendimientos a nivel de todo el país y ha logrado construir importantes lazos con nuestro departamento, por el cual siente un cariño muy especial.

1- ¿Cómo fue su primera etapa de vida?
«Mi infancia fue una etapa hermosa, tengo lindos recuerdos, de amigos, compañeros de clase, y sobre todo de cada momento compartido con mis padres, nunca dejaron que me falte nada y me inculcaron muchos valores que me han servido para crecer y cumplir mis objetivos.
En la escuela era un buen alumno, un poco tímido pero destacado, siempre pasé con buenas notas; hacía música, fútbol y básquetbol, fue una infancia muy sana.
Mi adolescencia fue muy compleja, tenía un gran desafío que era vencer la timidez y lo fui superando, me llevó mucho tiempo pero lo logré, en el liceo era un alumno eficaz pero un poco perezoso, de a poco iba descubriendo mis pasiones».

2- ¿Y en qué momento lo atrapa la idea de planificar eventos?
A los 16 años estaba planificando mi primer evento, quizás algo poco común para un chico de esa edad y más teniendo en cuenta que el público objetivo era gente mayor.
Cuando me fui a Montevideo, comencé a estudiar Dirección de Empresas Turísticas en la Universidad Católica, me costaba mucho la Matemática y la contabilidad, en el segundo año tuve una materia que me encantó y se llamaba relaciones públicas; allí opté por cambiar de carrera, fue una decisión muy difícil teniendo en cuenta el esfuerzo de mis padres.

3- ¿Qué sucedió entonces?
«Entonces me comencé a vincular las relaciones públicas y los eventos como acciones de comunicación, hoy disfruto mucho de la planificación, la ejecución y la evaluación de cada evento.

4- Cuéntenos acerca del mega evento «La Voz del Show…nicolás safi 001
«La Voz del Show fue increíble…yo tenía 20 años y realicé una convocatoria a cantantes amateurs de todo el país y llenamos el Cine Teatro Plaza de Trinidad tres días seguidos, había gente que buscaba observar desde la vereda, nunca vi tanta gente en ese teatro, para esa instancia conté con el apoyo de Valeria Lynch. Duelo de Talentos surge un año después, abarcando otros tipos de habilidades: magia, canto, danza, humor, entre otros».

5- ¿Y cómo siguió su historia profesional?
«Luego comencé con NS Models, una escuela que cumple con su propósito de brindar herramientas constructivas a aquellas jóvenes que desean conocer y prepararse para el mundo del modelaje y todo su entorno, apuntando a la formación integral teórico-práctica basada en la experiencia, desarrollando y fortaleciendo el talento personal, abarcando conocimientos técnicos y actividades necesarias para un buen desempeño individual y colectivo.
Este proyecto se inició en Flores, luego sumamos Florida y Colonia y actualmente estamos con grupos en Montevideo y Salto».

6- ¿Cómo es su desempeño en la capital del país?
«En Montevideo me acompaña la reconocida modelo Katja Thomsen, quien fue coronada como Miss Uruguay, Reina de Punta del Este, obtuvo el título récord de America’s Queen of Beauty, fue 4ta finalista Miss World, formó parte del staff de Elite Model Management en New York, Miami, Barcelona, Milán, Paris, Hamburgo, Munich, Ámsterdam, y Santiago de Chile, y ha sido modelo publicitaria de marcas como L’Oréal paris, Triumph, Abercrombie & Fitch, Tommy Hilfiger, Hugo Boss, Mary Kay cosmetics, Aquage, Basmar, Multiples Paris, entre otras. En Salto he formado un gran equipo junto a dos genias, jóvenes y talentosas como CamilaTamareo y Marcia Ruff.
También contamos con un gran equipo de profesionales que cubren diversas áreas como fotografía, make up, casting, acting, nutrición, entre otras. Trabajando en equipo vamos consiguiendo los objetivos que hemos planteado».

7- ¿Cómo autodefine su personalidad?
– «Paciente, perseverante, siempre dispuesto a aprender y crecer en todos los ámbitos, muy empático, sensible y solidario».

8- ¿Cuáles son sus vínculos con la ciudad de Salto?
«Con Salto he logrado consolidar muchos lazos en poco tiempo, es un departamento increíble, con gente muy buena y servicial.
Me he encontrado con gente muy profesional y he hecho nuevos amigos, cada vez que voy me siento uno más.
Hoy tenemos un gran equipo en Salto, es un placer contar con hermosas personas como: Paula Castillo, Julieta Chapuis, Macarena Drozdov, Noemi Nuñez, Mayra Seija, entre otras chicas que van pasando por nuestra escuela.

9- ¿Cómo se desarrolló Coffee & Fashion?
«Coffee & Fashion fue un éxito. Este desfile de graduación fue muy particular, porque reconocimos a la primera generación de modelos profesionales de NS Models en el departamento de Salto.
Esta instancia se desarrolló en Cerafina – Café & Moda donde compartimos una linda merienda con varios invitados. Las chicas lucieron vestidos de Mala, accesorios de Índiga, carteras italianas de Via Toscana, peinados de Angelina Torres y maquillaje de Vatican.
Este evento contó con el apoyo de la revista Forever 15, Kevin Machado, Agustina Viettro, Dental y On Beauty Spa. Realizamos une evaluación positiva en este primer evento con nuestras modelos salteñas.

10- ¿Qué aspiraciones tiene para el próximo año?
«Siempre estoy buscando crecer, por ello para el 2020 tengo varios objetivos. Tenemos muchos desafíos con la escuela de modelaje, llegando a nuevas ciudades y consolidarnos en donde estamos establecidos. En Montevideo vamos por un curso de modelaje para niños y niñas, a cargo de Luna Salvatore, una modelo y actriz muy joven de 19 años que tiene muchísimo talento y una personalidad muy dulce para tratar con los más chiquitos, nos encantaría replicar esa propuesta en Salto a futuro. También estamos armando otras propuestas para chicos y futuros influencers (chicos que son tomados como referentes) siempre apostamos a más, estoy agradecido y muy feliz de contar con un gran equipo que me facilita concretar cada idea que emprendo. Siento un cariño especial con Salto, existe la misma calidez que la gente de Trinidad, o del interior, por eso me es más familiar; en Trinidad la gente es más tranquila, no anda a las corridas. En Salto sucede lo mismo, son ciudades que tienen lo justo y necesario para que sus ciudadanos sean felices, sin carencias ni excesos».

Hoy por:
Fernanda Ferreira

Publicado en - Semanales, 2- Martes, Al DorsoComentarios (0)

Hoy con: Martín Pereyra; integrante de la Sinfónica de Tambores y fundador de Abriendo Caminos

Martín Pereyra es sanducero, nació el 18 de noviembre del año 1996. Desde corta edad supo que su vocación era tocar la guitarra, a sus 12 años fundó junto a dos amigos (menores que él) el grupo Abriendo Caminos y hoy, a sus 23 años, cursando la carrera de agronomía, asegura que integrar la Sinfónica de Tambores, significa haber llegado a la meta en el ámbito musical.

1- ¿Dónde y cuándo nació?

Nací en Paysandú el 18 de noviembre del año 1996, donde viví toda mi infancia, me crié en la zona de El Molino Quemado en la costa del arroyo San Francisco.
Fui a la escuela rural en esa zona, cursé de primero a sexto en la misma escuela, con la misma maestra, íbamos a la escuela a caballo con mis hermanos, fue una infancia muy linda, con todo el ambiente de campaña.

2- ¿Cuándo comenzó a tocar la guitarra?
Comencé a tomar clases de guitarra a los 8 años hasta los 10. Siempre tuve guitarras de juguete, pero la primera que toqué era de mi abuelo. Él se la había comprado porque le gustaba, pero nunca tocó y estaba ahí guardada en el ropero de casa y nadie tocaba. A mí me gustaba el ambiente de los fogones porque mi padre tenía una aparcería (El Relincho) y siempre fui mamando eso desde chico y además a mi familia les encanta todo el tema de acordeones y guitarras, reuniones de aparcerías y fogones.
Un día mis padres decidieron mandarme a clases para ver si aprendía algo y a la segunda clase ya salí tocando una canción, luego me fui perfeccionando, e incluso Cocorico Apesetche (integrante de La Sinfónica) me enseñó mucho.

3- ¿Cuándo fue su primer contacto con el público?
En el año 2008, con 11 años participé en Paysandú en Conquistadores que era un concurso de canto y para el cual se hizo un casting en el Shopping de AL DORSOPaysandú. Participaron alrededor de 700 concursantes y clasificaron en el entorno de 50. Había tres categorías; menores, adolescentes y mayores; yo entré en la de adolescentes y gané, luego compitieron los ganadores de cada categoría y también gané. Eso fue un gran impulso porque mucha gente me conoció, pero ya había subido a un escenario solo por primera vez con la guitarra a los 9 años en Young en un festival en la cancha de Baby Fútbol. Además previo a eso iba mucho a la radio con Hugo Conde, y en la fiestas de la escuela y demás siempre actuaba.

4- ¿Luego formó el grupo Abriendo Caminos?
Sí, al año siguiente de haber ganado el concurso, formamos el grupo Abriendo Caminos, yo tenía 12 años, el acordeonista (Felipe Basso) tenía 8 años y el otro guitarrista (Alfonso Martínez) tenía 11 años.
Éramos dos guitarras y un acordeón, además yo era la voz principal. En Abriendo Caminos estuve 7 años, hasta hace 4 años que pasé a integrar la Sinfónica de Tambores.

5- ¿Cómo fue ese cambio?
En el año 2016 me vine a vivir a Salto y surgió la posibilidad de integrar La Sinfónica, también debido a los estudios me facilitaba teniendo en cuenta que en un grupo como Abriendo Caminos , que era la voz principal y tocaba la guitarra no podía faltar a los show, porque contratan al grupo esperando que esa persona vaya, pero en La Sinfónica, si bien la gente sabe que estoy, tengo un rol secundario que es tocar el bajo y hacer segundas voces aunque ahora estoy cantando cantidad de canciones como primera voz, es un puesto que se puede cubrir cuando no estás. Entonces si con tiempo aviso que no puedo estar debido a los estudios, me pueden suplantar.

6- ¿Qué significa integrar este grupo?
Estar en La Sinfónica para mí es como haber -dentro de mis expectativas- llegado a la meta porque al estar en grupo que representa nuestra música en el país y en el exterior, es muy importante, es el grupo que arrancó con ese estilo y llegar a compartir escenario con la persona que me enseñó mucho desde chico es muy significativo.

7- ¿Hay diferencias entre el público de un país y otro? ¿Cuál es el escenario que más le ha gustado?
Estuvimos con La Sinfónica el año pasado en Brasil en una gira por San Pablo, Vacaría y Caxías do Sul, también en el 2014 hicimos una gira por Portugal y España con Ballet Tierra Adentro, donde me acompañaron músicos de Abriendo Caminos. Respecto al púbico, en Río Grande do SUL, en Brasil la tradición es muy similar a la nuestra, y la música con acordeones y guitarra les encanta, además Cocorico tiene mucha facilidad para cantar en Portugés, entonces eso facilita que el público entienda la letra y lo hace más fácil y allí al grupo le fue muy bien, de hecho vamos a volver ahora en febrero.
En cuanto a la experiencia en Portugal y España la aceptación del público no es tan buena como la que hay en esta región ni en Argentina y Brasil, pero nuestra música llama la atención y cae bien en cualquier lugar. La actuación allí fue en el marco de un intercambio de culturas donde había rusos, turcos, chinos y era particular ver que cuando subíamos a tocar, representar nuestra música, a la gente le gustaba más que la de otros lugares lo que refleja la alegría que transmite la música de nuestro país.
Respecto al escenario, el que prefiero, si bien no es el que más grande en el que he tocado, es el que más me gusta y es la Meseta de Artigas, porque tiene un sentimiento especial, voy desde que tengo un año y acompaño la marcha desde los 4 años.

8- ¿En las reuniones con amigos, la guitarra nunca falta?
Siempre fue así desde chico, en todas las reuniones familiares, en los fogones, las fiestas de fin de año, en las fiestas de fin de curso y ahora también lo tengo incorporado; a los lugares que voy, llevo la guitarra. Aunque a veces digo que voy a ir a sentarme y charlar, siempre termino tocando.

9- ¿Cúal fue su primer guitarra?
La primera es de la misma marca que la que tengo ahora; Jaime Cortes, es argentina y me regalaron mis padres cuando se armó Abriendo Caminos, la usé dos años y me la robaron de mi casa.
Es importante destacar que en ese momento a través de la radio de Paysandú, la gente se enteró y me ayudó mucho, hicieron una colecta y me compraron una que es la que uso ahora.

10 -¿Cuál es su objetivo?
En este momento mi carrera es lo más importante, si bien la música es importante y no es un hobby porque lo hacemos de forma profesional y trato de asistir a todos los toques que puedo, hoy priorizo la carrera. Agradezco mis logros a mis padres, a la gente que me ha acompañado y ayudado incondicionalmente, como por ejemplo la gente de radio que me ha difundido por mucho tiempo, a los integrantes de la Sinfónica por la oportunidad que me dieron porque sé que hay músicos mejores que yo, pero en esto creo que es como lo jugadores de fútbol tenés que tener suerte y a mi se me dio la posibilidad para estar en este lugar.

Publicado en - Semanales, 2- Martes, Al DorsoComentarios (0)

“Hoy, encaro la profesión desde el disfrute”

Gabriela Cardozo:

Periodista y comunicadora de larga trayectoria, Gabriela Cardozo supo comenzar el ejercicio de su profesión en uno de los altares del periodismo local, Radio Cultural. Desde allí, continuó el camino elegido, transformándose en una de las voces más reconocidas del medio. También, incursionó en la docencia de su vocación, procurando transmitir el importantísimo valor que sostiene con convicción: “no concibo la libertad, sin la libertad de expresión”.

1- ¿Desde cuándo y por qué periodista?
Yo no diría periodismo, yo diría comunicación; que empezó allá por el año 1986, quizás, en la vieja radio Cultural, con José Berniz, Rodríguez Cristaldo, de la Revista Hablada, donde estuve como asistente; buscaba los discos, estaba un poco en la parte administrativa, etc. Esa fue mi primera experiencia. Después entendí que había que capacitarse un poco más, para lograr tener un lugar específico. En el año 1988, fue cuando Alma Rola Pisorno vino a Salto con los talleres de comunicación, informativista y locutor, taller que hicimos con un grupo de compañeros, y obtuvimos un diploma que nos habilitó como locutores informativistas.

2- ¿Siempre se desempeñó en radio?
Mis inicios fueron en radio, como ya lo mencioné. Después de obtener el diploma, estuvimos un tiempo en FM Del Lago, con Luis Nickelson, con un programa, no periodístico, sino que musical, que iba a la tarde; alegría de hacer radio que nos duró poco, porque teníamos que pagar el espacio y para lograrlo, teníamos que vender publicidad, y no llegábamos. Pagábamos el espacio pero no nos quedaba para repartir y disfrutar de la radio y sus ganancias (risas). Hasta que después sí, llegó la participación en la televisión de la mano de Jorge Rodríguez.

3- ¿Cuál es la gran diferencia entre la radio y la televisión?AL DORSO Gabriela Cardozo
Hay diferencias. Te lo puedo decir desde el lugar que ocupo hoy como comunicadora. En la radio, nosotros no trabajamos con guiones, por lo tanto, tiene que ser algo muy ágil, muy interactivo, con mucha actualización de noticias, y tener que estar en una constante búsqueda de actualización de información. La televisión lo que te permite, es estar mucho más tranquilo, porque tenés tiempo para preparar la noticia, salir en busca de ella y editarla. En radio, de la manera que estamos haciendo ahora, es mucho más ágil, al ser mucha actualización.

4- ¿El periodista del interior del país tiene las herramientas necesarias para el desempeño de la profesión?
Una diferencia es el laudo. Este termina siendo, siempre, el desafío del periodista del interior: lograr alcanzar un laudo más justo. En este tema la diferencia es grande entre Montevideo y el interior. Creo que al respecto dependerá mucho de poder unirnos entre todos y buscar mejorarlo; pero, creo que sí podríamos conseguirlo. En cuanto a las herramientas, creo que no le tenemos que envidiar nada a los de la capital. Hablo desde el medio en el que me desempeño hoy en día. Estamos con la tecnología más avanzada. Puedo decir que trabajo muy tranquila, con las herramientas necesarias.

5- Ser periodista hoy, con un mundo tan conectado, con las fake news a flor de piel por las redes sociales, ¿es distinto al de hace algunos años?
Sí, es totalmente diferente. Hoy, lo que nos permiten las redes sociales es indagar en las diferentes opiniones, cuando antes, teníamos únicamente las dos versiones de un hecho, y, hoy, a raíz de las redes sociales, podemos agregar la opinión de la gente, lo cual nos permite indagar un poco más y, por ahí, terminar descubriendo que tanto la versión de una campana, como de la otra, les faltaban algunas cosas que terminando descubriendo a través de las redes. Por eso creo que, hoy, las redes son un apoyo importante para el desempeño de la profesión periodística.

6- Por lo tanto, a contramano de lo que muchos sostienen ¿las redes sociales bien utilizadas, no son tan malas?
Absolutamente. Claro, bien utilizadas; porque el periodista tiene que estar viendo las diferentes opiniones, pero, al mismo tiempo, comprobando que dicha opinión no sea inventada, y no sea algo publicado en contra o a favor de. Se nos complica un poquito más porque necesitamos un tiempo más extenso para chequear, pero, para mí, es una herramienta importante y ágil, estando, muchas veces, más actualizada que muchos medios de comunicación. Sin dudas. Encontramos muchos elementos válidos para ejercer la comunicación.

7- ¿El periodismo debe seguir siendo considerado el cuarto poder o, ya se transformó en el primero, al tener, quizás, mayor credibilidad que otros actores sociales?
Yo creo que pasó a ser el primer poder. Nosotros lo vemos a diario; está a la vista. La gente nos consulta, la gente nos pregunta. Más allá de que nosotros podemos estar equivocados en lo que decimos pero, creo que, por ejemplo, las autoridades como actores políticos, y la política en sí, han perdido credibilidad, por eso, la gente confía tanto en los medios de comunicación. Más allá de que algunos, hoy, tildan al periodismo de amarillista, o de ser operadores de. Pero, al mismo tiempo, creo que muchos tienen en claro quiénes utilizan el medio para informar, y, quiénes, para otro tipo de fines.

8- La democracia y la libertad, ¿van de la mano del periodismo; sin éste, existirían aquellas?
Sin el periodismo, dudo que hubiera tanta democracia. Siempre se intenta ocultar diferentes cosas y, el periodismo, ha sido el que ha salido a levantar la bandera y revelar lo que sucede, qué señor hizo tal o cual cosa, o, trató de ocultar aquello otro. La gente confía en el periodismo. Y, en cuanto a la libertad, no la concibo sin la libertad de expresión. Por lo tanto, el periodismo es fundamental.

9- Incursionó en la docencia del periodismo, ¿qué es ella para usted;si le consultaran qué carrera seguir, recomendaría ser periodista?
No encaré tanto la docencia desde el punto de vista formal del periodismo. Intenté de inculcar o transmitir la experiencia que tengo en radio, que fue el área que me toco enseñar. O sea, el periodista es periodista y se puede desempeñar en cualquier medio de comunicación. No difiere mucho el periodista de prensa, radio o televisión. Creo que los lineamientos del periodista, si están sólidos, le permiten actuar donde sea. No hay un periodista específico para tal o cual medio. Puede tener más o menos condiciones para tal o cual medio, pero, en sí, es uno solo. Eso es lo que he tratado de transmitir.
No sé si les recomendaría seguir periodismo; creo que toda carrera tiene que ser por vocación. Yo, desde mis comienzos, supe que la comunicación era lo mío y encaré. Creo que pueden probar, por curiosidad, pero, en definitiva, si deciden seguir este camino, tiene que ser por vocación. Si realmente sentís que es lo tuyo, que te gusta, tenés que acercarte a una radio, a un diario, a un canal, una productora, y probar. Si ves que te gusta realmente, bueno, sí, apostá a ello.

10 -¿Le quedan deudas pendientes en el ejercicio de su profesión?
Creo que no. Hay etapas. Hoy por hoy, no estoy tan inmiscuida en el periodismo de investigación; sí, en el disfrute. El estilo de programa de radio que hacemos hoy en día, si bien informamos y mantenemos a la gente al tanto de todo lo que viene aconteciendo, lo hacemos de un modo más de humor, porque es más entretenimiento y compañía, nuestro estilo de programa. Hoy, encaro la profesión desde el disfrute.

Publicado en - Semanales, 2- Martes, Al DorsoComentarios (0)

«Si no invertimos en nuestro futuro estamos verdaderamente desorientados»

Con Walter Martínez Elgarte: Ambientador de fiestas y eventos

Walter Martínez Elgarte (61) es un hombre autodidacta y polifacético que se ha destacado en nuestra comunidad por su capacidad creativa y también por ser una persona solidaria que ha colaborado con varias causas benéficas, pues cree firmemente en la empatía y que sensibilizarse ante la necesidad de los semejantes forma parte de su misión en la vida.
Fueron varias las instancias solidarias en las que se involucró, pero siempre desde un bajo perfil, como la vez que le cumplió el sueño de quince años a la nieta del emblemático músico salteño Aquilino Pío.
Dentro de sus planes a futuro está el disfrute a pleno de la vida y es un convencido en que si no invertimos en una mirada futurista «estamos verdaderamente desorientados».
Walter destaca el gusto exquisito de los salteños a la hora de ambientar una fiesta, dada la ascendencia europea. Walter hoy disfruta de su jubilación, de sus amistades y de sus viajes.
A lo largo de su quehacer artístico ha hecho diseño de vestuarios para murgas y obras de teatro infantiles.
«No tengo un diploma. Lo mío es la ambientación de fiestas y eventos» – nos revela.
Walter nació a la altura de calle Brasil 559…
«Vivo y me crié en el Cerro.. hice el liceo completo, primeramente en el Número 2 y luego en el Liceo Piloto».

1- ¿Qué memorias guarda de su época de juventud?
– «La juntada de gurises en la vereda» hasta tarde… las noches de verano «cazando» luciérnagas y poniéndolas en frascos…
Amigos que perduran hasta hoy…y siguen en el corazón a pesar que están algunos muy lejos.. Chile, Argentina, Brasil, Miami, París, España, una generación que fue muy marcada…fíjese que yo cumplía 15 años el 27 de junio de 1973 cuando acaeció el golpe de Estado»

2- ¿Cómo descubre su inclinación hacia el arte?
– «Creo que dibujé siempre»… yo me visualizo desde que tengo memoria con las crayolas en mis manos durante la escuela… hice primero y segundo en el campo un pueblo llamado estación Palomas…y en el liceo me veo haciendo mis láminas y las de varios amigos…
Mi primer maestro cuando tenía 17 años el profe Walter Planke un ser especial…»

3- ¿Cuál fue su primer trabajo?
-«El lunes 3 de mayo de 1976 entré por concurso al Banco Comercial… donde trawalter martínez elgarte001bajé 35 años…hoy con 61 años estoy felizmente jubilado…

4- ¿Cuál fue su primera obra de diseño?
– «Fue un escaparate (vidriera) con motivo navideño para una conocida empresa de aquí de Salto.
– Desde su experiencia como ambientador de fiestas y eventos…

5- ¿Cómo es el perfil del salteño…el gusto?
-El salteño en general es exigente y tiene un gusto muy personal… seguramente por la ascendencia europea que tenemos.
Aquí se radicaron a principios de siglo muchas familias españolas.. italianas…francesas que trajeron sus costumbres y muchas hasta su mobiliario… eso se ve hasta hoy en el refinamiento que poseen los interiores de muchas casas…y cuando hay eventos importantes aparece ese esplendor muy bien conservado

6- ¿Cuál es lo nuevo en la actualidad a la hora de ambientar y decorar para un casamiento, fiesta o evento?
-Sigue el Vintage y el Shaby Chic que más que estilos en decoración son tendencias… que vinieron a quedarse por mucho tiempo.
Tanto en los eventos como en interiorismo… siguen los tonos pastel… hay una apuesta por lo sencillo y delicado.
Cuanto más despojado mejor…y dónde se debe aplicar la conocida frase Menos es más.

7- Cuéntenos acerca de su costado solidario… ¿Cuáles son las realidades que lo movilizan?
-«Las carencias de los niños y jóvenes que es donde debemos poner la mira sin mirar orientaciones políticas… es la apuesta más grande que debemos hacer… si no invertimos en nuestro futuro estamos definitivamente desorientados. Desde mi lugar de artista que de una forma u otra debemos tener un compromiso social es donde trato de movilizarme».

8- ¿Cómo es el interior de Walter Martínez Elgarte?
«Creo y trato de que sea muy rico…con claroscuros como los tenemos todos..pero siempre apuntando a resaltar la luz…que lo mucho o poco que tengo lo refleje en gestos de la vida cotidiana…y mostrarme lo más auténtico. Eso me enriquece como ser humano y nos hace crecer».

9- ¿Qué proyectos tiene a corto plazo?
-«Vivir…y en el plano artístico seguir creando y tratando de mostrar mi trabajo y mi arte que es la mejor vía de comunicación».

10- Una anécdota conmovedora que desee compartir con el lector…
– Año 1988 París… 23 horas…yo perdido en un lugar llamado Marly-le-Roi…pleno verano… dos señoras trotando… las detengo y les explico mi situación… buscaba la casa de un amigo llamado Christopher. Las señoras se solidarizaron y lo llamaron desde su casa. Apareció mi amigo muy enojado más o menos a la hora y reconoció que una de las señoras era su profesora de Teoría y Solfeo a quien no había visto desde que finalizó el Conservatorio… viajé miles de kmts para volverlos a juntar en una noche mágica para todos».

Hoy por:
María Fernanda Ferreira

Publicado en - Semanales, 2- Martes, Al DorsoComentarios (0)

Soñando con un mundo más justo

Con Cristina Mansilla Decesari, una salteña que trabaja por la paz y la cultura en París

Cristina Mansilla es salteña por opción, sus padres la vieron nacer en España cuando el exilio político los llevó por esos lares en épocas donde vivir en Uruguay, era hacerlo bajo el autoritarismo. Es diplomática porque creció viendo esa herramienta para la solución de conflictos. Su profesión la llevó a representar a nuestro país primero en México y ahora en París, como agregada cultural en la Unesco. Tiene más de 2 mil libros, es hija, esposa y madre, Licenciada en Relaciones Internacionales y Procuradora. Y como buena soñadora, aspira a vivir en un mundo más justo. Con ella nuestra sección semanal, Al Dorso.

1- ¿Cómo es su nombre, qué edad tiene y donde nació?
Me llamo Cristina Mansilla Decesari, tengo 41 años de edad. Nací el 25 de setiembre de 1978 en Vigo, Galicia, en España. Y nací en Europa porque mis padres, Ramón Mansilla y Estela Decesari, tuvieron que irse al exilio en el año 1976 por razones políticas. Pero me crié en Salto hasta mis 18 años de edad, cuando me fui a estudiar a Montevideo.

2- ¿Dónde estudió y qué carreras hizo?
Estudié en la Universidad de la República. Primero en Montevideo, donde me recibí de Licenciada en Relaciones Internacionales y luego en Salto donde seguí estudiando abogacía y me recibí de Procuradora.

3- ¿Por qué eligió las carreras de Relaciones Internacionales y Derecho?
Elegí el Derecho y la diplomacia cuando tenía ocho años. El derecho por aquello de tener herramientas para defender lo que creo Justo, los derechos y las libertades, en fin las personas. La diplomacia: Imagino porque me crié hasta mis siete años de edad en Ginebra, Suiza. Una ciudad centro de la diplomacia y donde los uruguayos y las uruguayas tenían una gran actividadcristina mansilla de denuncia ante los órganos de Naciones Unidas por las violaciones a los derechos humanos que sucedían en Uruguay y aquello me influenció en la creencia de que es un espacio, la diplomacia, para construir la paz.

4- ¿Cuáles eran sus aspiraciones, sus metas?
Bueno poder estudiar estas profesiones, trabajar en ellas. No me recibí de abogada, me resta una materia pero indudablemente fue un proceso muy formativo. Contribuir a la construcción de una sociedad más justa y equitativa por supuesto es la meta más elevada Que el camino que una recorra sea volcado al otro, a los otros, con ética y compromiso.

5- ¿De todos los desafíos que se planteó en la vida, cuáles ha podido cumplir?
Tengo el enorme privilegio de haber tenido un punto de partida en la vida, gracias a mi madre, que me ha permitido cumplir una inmensa cantidad de desafíos pensado en mi niñez y adolescencia. Lo bueno es que una pueda ser capaz de ponerse nuevos desafíos y no cesar nunca en esa vía.

Es una enamorada de la lectura y de los buenos libros, ¿cree que leer y aprender nos hace mejores personas?
Sí, tengo una adicción a los libros. Cuando dejé de contar, tenía dos mil. Parecen mucho quizás pero no lo son. Creo en eso que decía el escritor Roberto Bolaños: “mi patria es mi hijo y mi biblioteca”. Leer es abrir ventanas infinitas al mundo. Es dotarse de visiones que te permitan no acumular conocimiento enciclopédico, sino dotarse de herramientas para ser en el mundo, para desarrollar la empatía, para reforzar un marco ético y tener ejemplos que inspiren.

6- ¿Cuándo entró a la cancillería y que aspiraciones tenía cuando lo hizo?
Entré en el 2007, por concurso público de oposición y mérito. Mi aspiración entonces es la misma que hoy: ser una funcionaria al servicio de la República con dedicación, profesionalismo, capacitación y responsabilidad.

7- ¿Qué recuerdos y enseñanzas le quedaron de su estadía en México?
México es un país maravilloso que quedó para siempre en mi corazón y en el de mi familia Su cultura es una cosa que queda en la retina. Nunca pierde una la capacidad de asombrarse. Tuve el honor de desempeñar las tareas de agregada cultural y fue realmente muy formativo.

8- ¿Cómo es vivir en París (Francia) desarrollando la función que cumple ahora de Agregada Cultural de Uruguay ante Unesco?
Desde el punto de vista profesional afronto un desafío realmente estimulante como es poder estar en la Delegación Permanente del Uruguay ante Unesco con colegas excelentes. Nunca había trabajado en el mundo multilateral y todo es aprendizaje. París y con esto no digo nada nuevo, es una ciudad hermosa. No solo por sus grandes tesoros, sino porque tiene una escala humana muy disfrutable. El turista que viene con un tiempo determinado y ve una parte hermosa de París, pero hay sorpresas por todas sus calles.

9- ¿Qué cosas le han quedado pendientes?
Por ahora él debe es escribir el libro que me ronda la cabeza hace mucho.

Hoy por: Hugo Lemos Valerde

Publicado en - Semanales, 2- Martes, Al DorsoComentarios (0)

Mirando a través del cristal de la sociedad

Con el director de Caras y Caretas, Alberto Grille 

1- ¿Cómo ve usted esta elección que es la más competitiva de los últimos quince años?

Debe ser la más competitiva; yo no creo mucho en las encuestas, porque en realidad las encuestas se han equivocado siempre; acá y en otros lados, entonces es difícil creer. Creo que en realidad se hacen, creo en la honestidad de las empresas encuestadoras, pero después, cuando viene la fase de ponderación de los datos, entran a jugar opiniones personales, pálpitos, la competencia con las otras que, no pueden ser muy distintas, porque si son muy distintas hay una a la que nadie cree; la que se distancia no le cree nadie y además si no son empatadas, se acaba el negocio de las encuestas, porque en realidad el negocio de las encuestas es vender encuestas y los competidores compran encuestas y saben que pueden ganar y no están seguros que van a perder.
Entonces no creo mucho, pero de todas maneras sin dudas hay un desgaste del gobierno; quince años de gobierno es mucho, hay cosas que a muchos frenteamplistas no les gusta, y hay mucho entusiasmo del Partido Nacional que está convencido que va a ganar desde hace meses o años.

2- ¿A usted le parece que si gana Lacalle puede haber un cambio muy radical o nadie va a tocar mucho las cosas?
Sí, se va a tocar muchísimo, y va a tener que responder al electorado; no se puede estar diciendo ‘nosotros estamos con Un Solo Uruguay, estamos con las cámaras empresariales, estamos con que hay que aumentar el dólar’, y después no dejar subir el dólar, y si deja subir el dólar; ¿después va a dejar subir los salarios también? Entonces creo que sí, no es que quieran cambiar, porque ellos quisieran que todo siguiera más o menos igual, que la gente siguiera contenta. Todos tienen buena fe, pienso que Lacalle también quisiera un país donde todos fueran felices, pero después para volver felices a los que lo impusieron, a los que le pagaron la campaña, a las cámaras empresariales que le han hecho la guerra al gobierno permanentemente; bueno, a esos hay que satisfacerlos.
Como hay cosas que dicen que no las van a poder hacer, porque ya dijeron que no van a tocar el IRPF, ni la inclusión bancaria obligatoria porque eso viene de todo el mundo, entonalberto grilleces ¿qué van a hacer? Van a congelar los salarios, van a devaluar el peso, y van a licuar los salarios, y obviamente no se puede satisfacer a todo el mundo.
3- ¿Cómo ve el rol del periodismo en esta instancia?, porque estamos en un mundo de redes sociales donde cambió mucha cosa…
Una vergüenza, el periodismo está haciendo campaña en este gobierno; los grandes medios desde hace mucho tiempo.

4- ¿Cuáles son los grandes medios a los que se refiere?
El País, Búsqueda, El Observador, los canales de televisión, esos son grandes medios y han hecho campaña en contra del gobierno y a favor de la oposición. Hoy en lugar de titular El País diciendo es un escándalo lo de Carlos Moreira, en lugar de eso pone Reacción del Partido Nacional….

5- Al igual que otros medios; Caras y Caretas también tiene una línea…
Claro, nosotros no ocultamos nada…
6- ¿Por qué tituló una edición de su revista con una foto de Lacalle Pou diciendo «Parásito a tiempo completo…»?
Eso lo dijo él, es una frase de él, no es una frase mía, él lo dijo y no cuando tenía 11 años, sino cuando asumió la legislatura. Y en realidad la madre lo puso en el Parlamento porque era bueno para nada, porque nunca había hecho nada en su vida, por eso lo pusieron, no porque es un tipo talentoso, maravilloso que ha sido brillante en la Universidad, trabajador.
Tengo la opinión que tiene un hermano que es muy trabajador, estudioso, contador. Ahora este es un parásito. Él mismo lo dice, parásito a tiempo completo, bueno para nada.

7- ¿O sea que eso no es marcar una línea desde la revista?
Yo no oculto que prefiero que gane el Frente Amplio, además lo firmo. Las cosas que digo, aunque sean duras las firmo y si tengo que encontrarme con Lacalle en una recepción, voy y le doy la mano, no oculto, todos saben que yo no oculto. No tengo miedo, en eso soy como gato chico.

8- En su línea editorial se pelea mucho con el semanario Búsqueda, ¿es por su visión de hacer periodismo?
Búsqueda un desastre, primero que tiene un origen neoliberal, porque el dueño de Búsqueda era Ramón Díaz que era el pope del neoliberalismo en este país y su principal que era (Danilo) Arbilla, fue un hombre que la Sociedad Interamericana de Prensa, que son los grandes propietarios de prensa de Estados Unidos y de América.
Tengo un permanente enfrentamiento con Búsqueda, con su línea editorial que por otra parte los dueños son los dueños de Supermercados Disco, no son pobres, no es la clase obrera.

9- ¿Qué perspectivas le ve usted al periodismo en general más allá del resultado electoral?
A nosotros nos amenazan permanentemente, yo recibo cientos de trolls y de gente que no son trolls que me dicen que somos una basura, un pasquín de cuarta, que cuando gane Lacalle se nos acabó la fiesta, pero Caras y Caretas va a seguir, porque no nació con el Frente Amplio, nació en el gobierno de Jorge Batlle, en plena crisis y sobrevivimos 18 años sacando una revista todos los viernes sin faltar un sólo viernes, lo cual es una cosa que en Uruguay no se dio nunca; ni Peloduro, ni Guambia, ni Noticias, lo que era antes Búsqueda.
Yo fui una vez a Israel y el director del Ministerio de Relaciones Exteriores de Israel, en medio de 40 periodistas de América preguntó ‘¿quién es el del Caras y Caretas?’ Y yo levanté la mano asustado y me felicitó, dijo que es increíble que pueda sacar una revista así en el Uruguay, en un país tan chiquito. Después me enteré que el hombre era uruguayo y hacía 50 años que estaba en Israel.

 10- ¿Cómo ve al país?
La gente en el mundo no nos ve con los ojos de la grieta entre uruguayos….. es una dictadura dijo Lacalle, si gana el Frente Amplio, pero acá hay libertad de prensa, hay estabilidad económica, institucionalidad fuerte, partidos políticos, democracia, derecho de la minoría, ampliación de derechos, derechos de los homosexuales, de los discapacitados, de todas las razas y eso no lo valoran. Larrañaga que cuando estaban los militares no dijo el Uruguay no aguantaba más un gobierno militar y ahora sí dice el Uruguay no aguanta más un gobierno del Frente Amplio, pero también dijo hace un año sin coalición no vamos a poder gobernar y a siete días de las elecciones no pudieron ni reunirse.

Hoy por: Sara Ferreira

 

Publicado en - Semanales, 2- Martes, Al DorsoComentarios (0)

Dr. Giancarlo Ghibaudi, Cónsul de Uruguay en Israel

Hoy por:
Dr. Adrián Báez

En reciente diálogo con EL PUEBLO, el Dr. Giancarlo Ghibaudi, Cónsul uruguayo en el Estado de Israel, abordó diversos temas, entre ellos, su opción por la diplomacia, sus vivencias como
compatriota en el extranjero y la convivencia con una cultura diferente a la nuestra; sin olvidarse de recordar, el fuerte vínculo que lo une a Salto, lugar en el que cursó sus estudios de derecho y que visita cada vez que regresa a Uruguay.

1- Usted es oriundo de Paysandú, pero le unen fuertes lazos de amistad con Salto, ¿es así?
Sí estuve en Salto por ocho años, de los que tengo muy buenos recuerdos y por lo que siempre es un gusto volver, además de contar con buenos amigos. Tuve el placer de estudiar en la Regional Norte, hacer toda mi carrera de abogacía y la mayor parte de la de escribanía.

2- ¿En qué momento tuvo la revelación de que lo suyo realmente era la diplomacia?
Siempre tuve el sueño de la diplomacia, era una deuda pendiente; cuando comencé la carrera aquí en Salto, mi idea era estudiar Relaciones Internacionales, pero al tener un régimen de muchas materias en común, empecé abogacía y luego de dos años me tenía atrapado, y finalmente la culminé. Ahí tuve la oportunidad de trabajar en el estudio jurídico Guyer y Regules, cuando se llamó a un concurso del Ministerio de Relaciones Exteriores y fue más fuerte que yo, decidí presentarme y al tener un buen resultado, me permitió ingresar y comenzar la vida diplomática.

3- ¿Desde cuándo forma parte del cuerpo diplomático?
Al Servicio Exterior ingresé en junio del año 2013. Actualmente estoy designado como Cónsul en la Embajada de Uruguay en Israel, desde el mes de agosto de 2015, quedándome todavía un período de dos años y medio para culminar esa misión.

4- ¿Cómo es esa vida?
La verdad es que tiene muchas cosas buenas y únicas; uno puede vivir experiencias que no están abiertas por lo general a otras profesiones o personas. En el tiempo que llevo en la vida diplomática, me tocó participar de experiencias todas ellas que enriquecen mucho como persona, tanto en lo profesional como en lo personal, sumado a la posibilidad de estar en contacto con otras culturas representando al país, y AL DORSO GIANCARLO GHIBAUDIhace que uno nunca tenga que decidir o que optar entre el trabajo y los intereses, lo que a veces sucede en otras actividades. Por otra parte, está lo más difícil, que es el estar lejos de la familia y de los amigos, pero es un pequeño gran precio, con respecto a lo mucho que ofrece la profesión.

5- ¿Es difícil vivir en un país como Israel, con toda la conflictividad que protagoniza?
La vida en Israel es muy tranquila, en general se vive normalmente, el conflicto no es algo que afecte el día a día; sí existen momentos puntuales en los que la situación de la seguridad es un poco más compleja, como en la frontera o en otros puntos específicos donde el conflicto está más latente; más allá de que siempre está presente la posibilidad de un ataque terrorista, lo cual tampoco es, por suerte, demasiado frecuente; pero sí, es un asunto a considerar y hace que se tenga que prestar atención y tomar ciertos recaudos.

6- ¿Considera que son muy profundas las diferencias culturales entre los dos países?
La cultura israelí es rica y variada; tiene una predominancia de la cultura judía, pero también hay una gran presencia de la árabe, y de la rusa, e incluso dentro de la comunidad judía, como sus integrantes provienen de diferentes entornos y diferentes países, también le aportan una importante diversidad cultural. En su mayor parte tiene muchos aspectos occidentales, por lo que uno se siente más cercano, pero en otros es totalmente diferente, por ejemplo la alimentación, con una dieta basada en pollos, vegetales y pescados, totalmente opuesto a la uruguaya, cuyo soporte esencial es la carne; como toda sociedad, tiene sus particularidades culturales, lo que constituye una de las cosas lindas que permite vivir la diplomacia, y de las que aprender también. Existen aspectos en que las costumbres son comunes, y elementos en los que se perciben diferencias. Hay tradiciones que componen nuestra identidad como sociedad, que han tenido, obviamente, un fuerte origen en las oleadas migratorias que se han dado en la historia de Uruguay, dentro de las cuales se encuentra la judía, la cual ha sido importante y contribuyó también a la formación de la cultura nacional. Por eso, en ese sentido hay algunas similitudes, y el vínculo está presente.
En Israel hay unos 15.000 uruguayos, y se estima que la colectividad judía en Uruguay es de unas 20.000 personas, lo que evidencia ese fuerte vínculo.
Por supuesto que hay diferencias culturales y de vida. Algunas de ellas están vinculadas a las tradiciones de los ritos judíos; otras vinculadas a la situación socio-política en la que ha vivido el Estado de Israel desde su origen, y que obviamente, impacta en la sociedad, pero que creo que justamente, hay un balance, con aspectos comunes y otros que no. Particularmente, creo que lo alimenticio, donde los uruguayos somos muy apegados a alimentos derivados del cerdo y a utilizar quesos en comidas que incluyen carne, es una de las diferencias que se perciben de modo más inmediato. En Israel, dados los requisitos «kosher» (de acuerdo a las normas religiosas judías) la mayor parte de la sociedad no consume cerdo ni mezcla lácteos con carnes en la misma comida.
Dejando de lado esos aspectos; en general hay muchas similitudes, y un gran margen de coincidencias entre ambas sociedades.

7- El representar al Uruguay no debe ser una tarea fácil en una zona difícil de por sí, pero al mismo tiempo debe tener su atractivo, ¿puede ser?
La representación del país la tiene el Embajador Néstor Rosa, bajo cuyas órdenes tengo el placer de trabajar. Y sí, en verdad ese aspecto fue uno de los que me motivó a solicitar ser asignado en Israel, donde hay más de 15.000 uruguayos, lo cual implica una atención consular permanente, desde la expedición de pasaportes, hasta la renovación de cédulas de identidad, poderes, certificados de existencia, constancias y una diversidad de otros trámites; es una comunidad muy activa y que se siente muy vinculada a nuestro país. Está lo económico; Israel es el país que compra per cápita más carne uruguaya en el mundo, tema del cual hay que estar sumamente pendiente y prestarle todo el apoyo en los diferentes asuntos que surjan en torno y respecto a otros productos. Y ni que hablar del aspecto político; Israel es un actor mundial, y lo que él hace o lo que allí pasa repercute permanentemente a nivel mundial, por lo tanto, el dar apoyo a la gestión, ayudar en la redacción de informes, realizar la tarea de consulado, para mí constituye un lindo desafío.

8- ¿Cuánto dura cada misión?
De acuerdo a la normativa vigente, es de cinco años, yo comencé esta misión en agosto de 2015, así que estaré allí hasta agosto de 2020, salvo que la superioridad decida otra cosa.
Ante la problemática de los “asentamientos irregulares”, ¿por qué molestó tanto la tesitura adoptada por Uruguay?
Desde siempre hemos impulsado la posición de los “dos estados”, uno Palestino y uno Israelí, conviviendo en armonía, con fronteras seguras, y por lo tanto históricamente Uruguay ha mantenido una posición contraria a la construcción de asentamientos, y eso fue lo que ratificó en esa instancia. Israel manifestó su disconformidad con la votación de los diferentes países que apoyaron la resolución, o sea, los 13 miembros del Consejo de Seguridad de la ONU, entre ellos Uruguay, y la abstención de los Estados Unidos, sin que hubiera ningún voto en contra de la resolución.

9- ¿De qué forma ven desde el extranjero al Uruguay?
En general la visión internacional del Uruguay es buena, tal vez hay que reforzar la imagen, en el sentido de que es muy parcializada en lo referente al fútbol, siendo muy reconocido por jugadores como Suárez o Forlán; y también por la calidad de la carne. Lo que sí falta es fortalecer, y por eso estamos tratando de hacerlo siempre, es el conocimiento sobre los atractivos turísticos de Uruguay, sobre su cultura, sobre otra producción exportable, pero por lo general hay cierto conocimiento del país, y lo más importante es que son positivos, condición con las que no todos los países cuentan y no facilita el trabajo diplomático.

10- ¿Es difícil la vida del diplomático, teniendo en cuenta su alejamiento de su país, su entorno y sus afectos?
El estar lejos del país a uno le potencia los sentimientos sobre el mismo, aunque parezca contradictorio. Cuando uno está lejos, valora aún más lo que tiene su país, las cosas buenas, sus tradiciones; me sucede que, al escuchar canciones de Jaime Ross o las de alguna murga, tienen un impacto mucho más profundo, ahora que estoy lejos, que cuando estaba aquí. Al mismo tiempo, el vínculo con Uruguay está presente en todo momento; además, en Israel hay una colectividad uruguaya muy significativa, entonces, muchas de las tradiciones del país y muchas de las cosas que uno tal vez extraña, se reproducen allá. Por ejemplo, hay una comparsa de candombe, que se llama “Papá Candombe”; y siempre está presente el fútbol, reuniéndonos con algunos compatriotas para hacer un picadito; y el infaltable asado, que nos nuclea. Se mantiene vivo el sentir nacional. Como lo manifesté antes, hay un balance; por un lado uno extraña al país, pero por el otro, hay elementos que te mantienen vinculado.

Publicado en - Semanales, 2- Martes, Al DorsoComentarios (0)

Joven Cineasta salteño que se destaca en Miami

Con Alejo Ignacio “Nacho” Gaite

Alejo Ignacio Gaite – conocido en el ambiente de sus allegados como Nacho – es un cineasta muy joven de nuestra ciudad que en pocos años ha logrado que sus proyectos hayan obtenido importantes reconocimientos que le han posibilitado desarrollar su labor en Miami y en nuestro país.

1- ¿Qué recuerda de su época de niño?

“Desde niño siempre me cautivo la representación o interpretación a grandes rasgos, claro.
En la Escuela Nº3 el teatro era una actividad de clase con la maestra Miriam Chiappa, esa experiencia sin saberlo en ese momento cambió mucho en mí, me di cuenta cuanto me atraía representar algo en otras palabras; comunicar a mi manera, claro en ese momento era un niño, esa es una evaluación que puedo hacer hoy.
Después de esa experiencia, en el verano del 2011 antes de entrar al liceo, comencé a filmar mucho en mi casa, todo lo que pasaba, me filmaba haciendo representaciones y diferentes personajes… estaba deslumbrado, filmaba todo tanto así que tenia una pecera y en modo de buscar la mejor forma de filmar a los peces metí la cámara adentro de la pecera pero la cámara no murió.
Con mi hermano también armábamos tachos de luces de colores, de forma casera en nuestro cuarto, luces y cosas colgando.
Yo usaba para filmar mucho eso.
Poco a poco seguí experimentando en el mundo del audiovisual, sin saber donde me metía, hasta que en ese mismo año quise realizar mi propio corto, me emocionaba mucho la idea de ser el creador de mi propia historia que pronto mis familiares serian los espectadores.
Y así fue por mucho tiempo más, creaba mis historias las filmaba y en las reuniones familiares las mirábamos todos… me sentía en un cine, cada vez me esforzaba más creaba estabilizadores, micrófonos, trípodes todo de forma casera, mucha cinta y palos de escobas.
Y así fui cada vez perfeccionándome más a través de cursos online dictados por directores de Montevideo, o presenciales en algunas ocasiones, con profesores de salto también, hacía todo lo que podía con el afán de formarme.
Fue una muy linda etapa en la que tuve mucho apoyo de mis padres.
Creo que fue una gran etapa ser un niño y poco a poco meterte en ese mundo desconocido para mi en ese momento y crecer, pasar la adolescencia hasta adulto siempre acompañado de ese arte comunicando cosas diferente en cada etapa de mi vida, no es lo mismo el contenido que genero hoy al que generaba en mis comienzos, no solo por los equipos y el conocimiento, sino porque el ojo estaba en otro lado. Es una convivencia con esa manía de comunicar a través de un producto audiovisual, una manía que siempre me acompaña”.

2- ¿Cómo vivió la experiencia en la creación del cortometraje «Oficios Olvidados»?
– “Ese cortometraje parte de una charla con mi padre en la que el me comentaba que observaba como algunos oficios nacho gaite 001se estaban perdiendo, como el zapatero, el revistero, entre otros… ese comentario despertó una inquietud por documentarlo, entonces comencé a buscar oficios como afilador de cuchillos, revistero y otros más… los contacté y comencé un corto documental, que creo que tiene una particularidad que cuanto más pasa el tiempo más valor genera esos testimonios porque menos de esos oficios vemos.
Me resultan muy atractivos elementos antiguos porque carga mucho con historia, una silla pudo haber sido de una niña o de un anciano en sus últimos días, los objetos tiene historia y cuentan mucho y creo lo mismo de los oficios, de la dedicación”.

3- Cuéntenos de cuáles festivales participó y qué reconocimientos obtuvo…
– “Lo cierto es que los festivales han estado muy presentes en mi adolescencia, fue cuando generaba mucho contenido y enviaba, no estoy seguro con exactitud en cuantos participé pero si han sido más de 15 festivales, algunos me llevé algún premio en otros solo mi participación, han sido desde festivales organizados por la UNESCO en España hasta festivales nacionales pasando por algunos en Brasil, en Rio de Janeiro más específicamente. Respecto a premios, obtuve mejor cortometraje ficción con el corto “a la ciudad” fue mucha producción en la que había aproximadamente 10 actores esperando que un niño de 13 años le diga “acción”, agradezco mucho que la gente haya confiado en mi, eran días de rodaje muy largos, arrancábamos muy temprano en una chacra, costo mucho ese cortometraje, pero se llevo el premio a la mejor ficción. También obtuve mejor animación, fue una Stop-motion… lo que más hacía era ficción y fue donde más premios obtuve o menciones. En un festival gané un premio que era asistir al festival de cine de Punta del Este, yo tenia 14 años, me había inscripto solo porque lo había hecho solo, pero no me aceptaban solo, entonces anote a mis padres y mi hermano como que ellos habían filmado o editado porque no me permitían inscribirme solo, entonces viajamos todos y asistir a ese festival, de esa dimensión fue todo, fue mucha emoción, fue estar donde siempre había soñado, me motivo mucho para volver y seguir generando contenido, haciendo cortos y diferentes piezas audiovisuales. En muchos festivales no me aceptaban por ser menor de edad y mentía mi edad me ponía unos años de más porque quería participar realmente.

4- ¿Que nos puede contar del cortometrale “Al Medio?
Cortometraje “ Al Medio”. Fue un corto que nació con amigos, era la primera vez que trabajábamos juntos y era un corto que lo filmábamos los fines de semana cuando mi amigo tenia su casa sola, llevábamos los equipos desplegábamos todo y corría cámara. Fue una gran experiencia para mi ya que anteriormente no había trabajado en equipo donde una persona se encargaba del sonido y otra persona de la cámara.

5- ¿De qué versa la nueva producción audiovisual que está realizando para Miami?
– “Trabajar para afuera se lo debemos al nuevo paradigma en el que vivimos donde el núcleo es internet, nunca pensé estar en la comodidad de mi casa editando contenido para redes de afuera, desde Miami a Europa o Argentina, todo desde mi casa, es lo más comercializado hoy en día y es en lo que más trabajo; generando contenido para redes, no solo audiovisual sino que de cualquier formato multimedia.
Tengo en Montevideo mi estudio en donde si hago producciones tanto fotográficas como piezas audiovisuales pero todo es para las redes, las redes son todo hoy y hay que saber usarlas, es un arma de doble filo»

6- ¿Cómo fue el trabajo creativo de «Entretelones»?
– “Entretelones no solo fue un cortometraje documental, fue un aprendizaje personal. Durante mucho tiempo trabajé con el grupo Kalkañal de Salto generando videos, fotos y gráficos sobre sus obras, sus integrantes también han colaborado en mis cortos actuando o maquillando. El tiempo en el que acompañe su trabajo generando contenido me di cuenta cuan valorable es lo que hacen ellos atrás del telón y no hablo literal… hablo meses antes del estreno de la obra, no son ensayos comunes, son trabajos de conocimiento, de darle vida y existencia al personaje a través de un gran proceso, es muy interesante, no solo se aprenden la letra, hay una preparación psicológica y de conocimiento. Un estudio sobre el comportamiento humano, mucho trabajo realmente, es algo que se ve en sus obras como impacta en el público y bueno con el afán de mostrar eso comencé a filmar todo terminando en un producto audiovisual que es un documental, estuvo en catálogos y cartelera de varios festivales de cine en Montevideo y en Punta del Éste. Aprendí mucho en el proceso de ese documental, retrate mucho la disciplina del ser humano y su comportamiento, me puso en un lugar un poco extraño al ser observador del humano siendo yo uno».

7- ¿Cómo fue su experiencia al viajar por un tiempo al exterior?
– Estuve en Dinamarca comenzando un documental.
Leí mucho antes de viajar y lo que más se destacaba era que es conocido por ser el país donde están las personas más felices del mundo, bueno, no iba a dejarlo pasar por alto. Personalmente me interesa mucho el ser humano y su comportamiento psicológico.
En Dinamarca lo confirmé, la gente es muy feliz, anda mucho en bici, la casa no tiene seguridad, no las necesitan. Fue una experiencia que me dejo pasmado. Filmé mucho, hicimos muchas entrevistas. Intenté retratar mucho el comportamiento humano, la gente respetaba mucho el trabajo y tenia mucha disposición para hablar, muy diferente a Uruguay que ven una cámara y disparan a otro lado, o se enojan si los estas filmando.
Valoré mucho el poder hacer lo que me gusta pero en otro lugar, aprendés mucho, hay mucha gente muy capacitada de la que uno aprende”.

8- ¿Cómo surgió el proyecto «Carmel News» qué particularidades tiene… y de qué forma se está divulgando?
– “En ese proyecto somos dos Carmel Amorim de Montevideo que es estudiante de Cine en la Escuela Nacional de Bellas Artes y yo que estudio comunicación audiovisual en la Universidad de Montevideo. Comenzó siendo un estudio en las redes probando un producto comunicativo con determinadas características como lo es “CARMEL NEWS” en principio es una cuenta de Instagram donde una chica “Carmel” quiere ser periodista y diariamente sube contenido a su cuenta de la red, es un contenido muy particular donde ella hace sus propias notas en las que fracasa pero no deja de sentirse exitosa, el personaje responde mensajes e interactúa con los seguidores, muy poca gente sabia que se trataba solo de un personaje y con el fin de analizar el comportamiento de la gente, hay una búsqueda de incomodar, molestar y generar repudio, exitosamente lo logramos y estamos filmando la serie web de ese personaje, llamada NOTERA que estrenaremos el día viernes 1º, con la serie buscamos que aquellos personajes que odiaron el personaje o se burlaron por su incapacidad o ingenuidad ahora conozcan su vida, y así puedan entenderla que es lo que siempre hace el humano, se burla o juzga pero cuando conoce realmente es cuando lo puede entender”.

9- ¿Cómo se proyecta hacia el futuro?
– “ Además de encontrarme en plenos rodajes de la serie también me encuentro escribiendo el guión de mi primer largometraje, mi primera película es una ficción que raya en lo bizarro, tiene mucho cinismo, también busca generar repudio o incomodidad.

10- ¿Y cómo es eso?
María Fernanda- “Me gusta mucho dejarlo en un lugar incomodo al espectador y que eso lo haga pensar. Toca muchos temas que son caóticos y polémicos en esta era.
Por lo pronto estoy subiendo todo mi contenido a la pagina web de mi productora :
ww.quintapataproductora.com

Publicado en - Semanales, 2- Martes, Al DorsoComentarios (0)

Con Mayda da Silva Irrazábal, una profesional con talento y estilo. El diseño de interiores como arte

Es joven, mujer, inteligente y tiene un gusto especial, el diseño de interiores. Para ella cada espacio es importante, diferente y tiene su propio sello, por eso los ambientes deben hacer que quien los habita se sienta cómodo, feliz y a gusto. Ese es su trabajo, su pasión y su vida. Hija de Octalibio da Silva y de Alicette Irrazábal a quien recuerda cada día, madre de Tristán y dueña de un perro llamado Olaf, Mayda da Silva, es una salteña que hace del diseño de interiores un arte. Y accedió a ser entrevistada para nuestra sección semanal Al Dorso. mayda 1

1- ¿Cómo es su nombre, cuántos años tiene, cómo se compone su familia?
Me llamo Mayda da Silva Irrazábal, tengo 40 años de edad, tengo 1 hijo, además de que tengo 2 hermanas y a mi padre.

2- ¿Dónde estudió? ¿Cuál es su profesión?
Tuve la oportunidad de estudiar en la Universidad ORT e hice la carrera de Diseñadora de Interiores y me recibí hace algunos años, desde entonces vivo en Salto.

3- ¿Por qué eligió esa profesión? ¿Trabaja actualmente de lo que estudió?
Siempre me interesó el arte, la estética, el diseño, la arquitectura y siempre fui muy buena con todo lo relacionado con pintar, dibujar, hacer cosas con diferentes herramientas. Hoy trabajo de eso, me dedico a la restauración de muebles, asesoro y diseño diferentes espacios, lo hago en casas de familia, pero también en cumpleaños y en eventos.

4- ¿Cómo es el mercado de trabajo en Salto para su el desarrollo de su profesión?
Cada vez hay más personas que se dedican a esta profesión, en Salto hay mucha gente emprendedora que cada vez se anima más y hace cosas muy lindas. Eso está bueno porque es interesante poder ver cómo se refleja la creatividad y la innovación en esta profesión.

5- ¿Qué importancia le da la gente al lugar donde vive? ¿Invierte en arreglos para su casa o prima el dejar los arreglos de la casa para último?
Últimamente las personas están más atentas a las diferentes cosas que el diseño de interiores ofrece, por ejemplo, todo lo que tiene que ver con el poder hacer la casa, crear espacios más eficientes por aspectos económicos optimizando los recursos para generar ambientales adecuados a sus necesidades o gusto.

6- ¿Cómo se nutre de insumos para su trabajo? ¿Busca en Internet, lee, analiza los ambientes en los que vive la gente y decide en base a eso?
Hoy en día tenemos una gran ventaja con las compras on-line, en cuanto a la accesibilidad de los insumos y también en cuanto a conocer los costos, ya no hay que ir hasta el lugar exclusivo para hacer las compras directamente con el fabricante, por otro lado las redes sociales también sirven como fuente de inspiración y sobre todo para poder seguir de cerca las tendencias mundiales.

7- ¿Cuánto influye un hogar bien arreglado a gusto del que vive en él, en la cotidianeidad de cada persona?
Es importante estar en un ambiente agradable y que transmita comodidad. Muchas veces no somos conscientes de esto, cuando los colores se combinan bien, las formas tienen sus proporciones y la distribución es correcta, ahí se consigue una armonía interesante. La estética de un lugar y su correcta relación con los muebles, le garantizan la comodidad de las personas.

8- ¿Qué le gusta de su trabajo y que no?
De mi trabajo, me gusta poder ayudar a la gente a encontrar la solución a un problema teniendo en cuenta lo estético, la armonía, la funcionalidad, y el costo. Muchas veces el desafío de lograr una mayor estética, un mejor confort y más funcionalidad con los recursos limitados, respetando y adaptando el estilo y los intereses del cliente, me da mucha satisfacción.

9- ¿Recomendaría que otras personas estudien lo mismo?
Si claro, si sos una persona intuitiva con sentido común, si realmente te gusta el diseño y si sos habilidoso, esta es la carrera adecuadamente.

10- ¿Si volviera a tener que elegir, estudiaría lo mismo?
Sí, sin dudas… me gusta, tanto lo que hago que no lo siento como un trabajo. El diseño está en todos lados y siempre hay algo más para mejorar, por eso hay que disfrutar el camino y cada paso que vamos dando.

 

Hoy por: Hugo Lemos

Publicado en - Semanales, 2- Martes, Al DorsoComentarios (0)

Gabriel Becco: tercera generación en periodismo rural

Hoy por: Sara Ferreira

Nacido el 4 de diciembre de 1955, y con más de 40 años de experiencia en la fotografía agropecuaria, Gabriel Becco es ejemplo para muchos los que desempeñan esta tarea donde la clave es la pasión y la paciencia. aldorso
La profesión la heredó de su padre y su abuelo que eran periodistas rurales y le transmitieron no sólo los aprendizajes, sino valores que fueron fundamentales para que al día de hoy continúe amistades que fueron heredadas de su padre, así como el reconocimiento a nivel regional.

1- Dónde nació?
Nací en Montevideo donde he vivido toda mi vida.

2- Cómo fue su adolescencia?
Estudié, pero no llegué a terminar cuarto año del liceo porque la verdad es que no me gustaba estudiar, entonces le pedí a mi padre que me gustaría más trabajar. Tenía 17 años porque ya había dejado un año, había empezado de nuevo, hasta que finalmente a esa edad tomé la decisión de dejar. Mi padre era muy accesible y nunca me presionó, él trabajaba en lo mismo que hago hoy.

3- ¿Su padre era periodista agropecuario?
Mi padre fue uno de los creadores (eran 4) de Diario Rural en la radio CX4 (Radio Rural), en la época de Chicotazo, programa donde hoy trabaja Horacio Jaume.
Cuando deja ese programa, comenzó a trabajar en la revista de la Asociación Rural del Uruguay, siempre en rurales.
Era periodista, no formado, como la mayoría de los viejos periodistas, su escuela fue la práctica. Por otra parte también mi abuelo fue periodista de La Mañana por lo cual soy la tercera generación en periodismo rural.

4- ¿Cuándo comenzó a trabajar en el rubro?
Mi padre tuvo la oportunidad de hacerme entrar a la revista La Propaganda Rural, ingresé trabajando como mandadero y así lo hice durante más de 8 años, hasta que el 5 de mayo de 1975 me pusieron en caja, ese mismo día empezó a trabajar en la revista el periodista Carlos María «Bimbo» Rodríguez con quien trabajé muchos años; a él también lo llevó mi padre que era su amigo. Bimbo ya tenía su rol de periodismo también formado por la práctica, y así comenzamos a trabajar juntos, en las exposiciones de Uruguay; mi padre que estaba en la revista desde año 1943 aproximadamente, estaba más dedicado a las actividades en Brasil, mientras que el dueño de la revista, Miguel Goicoechea; trabajaba a la par de nosotros.

5- Recuerda cuál fue su primera cobertura?
Sí, como si fuera hoy, la primera exposición que fui, fue a San Carlos, y fui solo, nos tuvimos que repartir con Bimbo, estábamos muy acostumbrados a andar juntos, entonces como se empezaron a juntar exposiciones el mismo fin de semana, como todo principiante íbamos a las exposiciones más chicas.
Saqué mi primera foto, pero me vine sin ningún aviso, sinceramente se me cayó la estantería, cuando llegué parecía que se me había caído el mundo, pero mi viejo me dijo ‘a todos nos pasó lo mismo, vamos arriba’ y así fue. Empecé a caminar e hicimos con Bimbo un equipo y una amistad muy linda y salimos todos adelante.

6- Es uno de los referentes en cuanto a la fotografía rural, tanto en Uruguay como en la región; ¿ser fotógrafo rural, tiene una condición especial?
La condición más especial de todas para mi es que adoro lo que hago, me encanta, mi padre me marcó el camino, el cual seguí con todas la reglas sin desviarme ni para un lado ni para el otro; mi viejo me dijo ‘vos andá derechito que acá vas lejos’ y dicho y hecho, mi padre estaba lleno de amigos y fue la herencia que me dejó, porque nunca tuvimos una casa ni un auto, mi padre trabajaba para vivir. Disfrutaba, teníamos nuestras vacaciones y demás, pero la herencia más grande fueron los amigos jóvenes, veteranos, algunos más viejos que él, que alcancé a conocer y algunos que hoy todavía están vivos, como es el padre de Fernando Mattos; Ricardo es un referente que conocí cuando empecé a trabajar, también tuve muchos referentes en Salto como los Piegas y el abuelo de María Mattos (Salvador Mattos).
Para mi el secreto más grande es amar lo que haces y tener mucha paciencia; sin paciencia no se hace nada. El trabajo de periodista agropecuario es sacrificado, y hay gente que no lo ve. En las exposiciones trabajas desde que te levantas hasta que te acostas, y muchos no lo ven.
No es ninguna ciencia, pero aprendí a sacar fotos al lado de un maestro, mi padre (Mario A. Becco) enseñó a un monte de gente a sacar fotografías tanto aquí como en Brasil, estaba Julio César Campi que trabajaba para El Día, Humberto Pesce que trabajaba para La Mañana, Juan J. Gotta, «Cholo» (que es el único que está vivo de aquella época), hoy por hoy los fotógrafos más viejos son el Cholo, y yo, después siguen Arielito Colmegna que trabajaba para La Mañana y últimamente para El País, que también está en actividad pero es mucho más joven que yo y Luis A. Pesce. También aprendí con Bimbo, que sacaba muy buenas fotos.
7- Hay fotos que las considere perfectas o entre millones que ha sacado, ¿tiene alguna que considere destacada?
No, porque soy crítico de mis fotos que es lo mejor que podés hacer, lógico que de repente la foto que a mi me gusta al otro no le gusta, y viceversa. No tengo ninguna foto especial, mi padre tenía una de la cabaña Guazubirá, de García Vidal, criador de Angus, y don Juan usó una foto que mi padre sacó en Treinta y Tres, durante 15 años en un catálogo con la publicidad del remate, porque a él (dueño de los toros) decía que nunca había visto una foto como esa; no de los toros de él, sino de Angus.

8- En el Prado del año 2018 cuando ya se había retirado de La Propaganda Rural, un colega le preguntó si había evaluado dar clases de fotografía agropecuaria; ¿lo pensó?
No, nunca lo pensé, no probé enseñar si bien lo he hecho, doy sugerencias para que aprendan. También esa fue de una de las cosas que me enseñó mi padre, me decía ‘no niegues, enseñá porque mañana esa persona te puede salvar a ti’. Eran pensamientos de veterano, sin egoísmos, nada de que la foto es mía, es única. Y a propósito de esto, en el tema compañerismo en la parte rural, eso nunca existió hasta ahora, en el Prado si uno sacaba una foto, esa foto todos sabíamos que era de todos. Incluso antes, cuando se revelaban las fotos y la que uno sacaba tenía una raya en la cabeza o en el cuerpo y ahí no había photoshop, por lo que mi padre retocaba algunas a pincel y tinta que aún conservo, eran como acuarelas, la foto se imprimía en papel fotográfico mate, porque en el que tenía brillo no agarraba la acuarela.

9- Su trabajo es muy valorado en Brasil; es diferente la gente allá que la de acá?
La única diferencia que tengo en Brasil es que allá -con todo respeto lo digo- valoran más el trabajo de la persona. En Brasil yo me siento uno más y acá hay casos de gente que piensa que tenes la obligación de hacer tal o cual cosa. Es la gran diferencia que hay, allá hacen lo posible para que estés presente, y a modo de ejemplo el año pasado, cuando ya no trabajaba en La Propaganda Rural; acá dejé de trabajar, sigo teniendo los mismos amigos, pero ‘dejó de trabajar y dejó, pasó así’, allá en la parte de las Exposiciones de Río Grande de Verano (Agrovino en Bagé, Feovelha en Pinheiro Machado, Herval en Herval, Jaguarão y Nacional de Corriedale en Jaguarão), me pagaron los gastos de llegar hasta ahí, sólo para que le fuera a sacar fotografías, sabiendo que ese dinero que invirtieron no iba a tener un retorno de ver publicado en un lugar para agrandar ese evento y no sólo me pagaron los gastos, sino un DVD con las fotos, el que pensaba regalar ya que me habían ayudado a estar con mis amigos. Esas son las cosas que acá no se ven.
Hay gente que no se da cuenta que un evento sin la prensa no existe, sino que piensan que estás obligado a ir. Estás obligado a ir por tu trabajo, por un sueldo, por una comisión que tenés que hacer un aviso y estás cumpliendo con un trabajo como un cabañero le cuida un toro, hay gente que no lo entiende.

10- ¿Ha pensado en dejar de trabajar?
No, nunca. Pensar en dejar ni loco, mientras me sienta con fuerza y con ganas voy a seguir trabajando.
Si llego al año que viene, son 45 Prados, mi padre llegó a los 50 Prados y la ARU; estando Sanguinetti de presidente lo reconoció.
No tengo asignaturas pendientes, la único es que me hubiese gustado morirme trabajando en la revista, que fue el único trabajo que tuve, trabajé 43 años allí.
Ahora estoy trabajando en la revista de ARCO (Asisténcia aos Rebanhos de Criadores de Ovinos), de donde me llamaron para trabajar y en la última Expo Prado estuve trabajando para ese medio, también en Esteio y así voy a seguir.

Publicado en - Semanales, 2- Martes, Al DorsoComentarios (0)

«Ser médico en el interior es muy lindo, te llena el alma»

Dra. Jacqueline Arismendi:

A nadie que se le pregunte por la Dra. Jaqueline Arismendi en Villa Constitución y zonas aledañas, le dirá que no la conoce. 

Referente con todas las letras de su localidad, sea por su profesión de médica o de su vocación de servicio volcada a la política, ha sido desde hace muchísimos años, un ejemplo de compromiso con la comunidad, tendiéndole la mano a todo ciudadano que necesite de su apoyo.
Otra mujer emponderada, en tiempos en los que las mismas, no necesitan de permiso para ser, sino que toman el destino en sus propias manos.
Con placer compartimos con ustedes la entrevista que le realizamos para una nueva entrega de Al Dorso.

 

1- ¿Por qué optó por la carrera de medicina?
Desde que era una niña me gustaba ayudar a las personas, sentía particular sensibilidad con respecto a las personas mayores, sentía que era nuestro deber cuidarlas. En la escuela, desde tercer año, formaba parte del equipo de la Cruz Roja, luego fui admirando a personas que tenían que ver con la salud en nuestro pueblo, como nuestro querido Enfermero Pepe o el Dr. Azambuja, gente que se dedicaba a la profesión con toda su alma y entendí que también yo, quería seguir ese camino.

2- ¿Es una vocación difícil de conciliar con la familia y otras actividades?
Es una profesión difícil con respecto a los tiempos que necesitas dedicarle, todos los que somos médicos, sabemos que tiene un alto costo familiar, nos perdemos de muchas cosas, de tantos momentos que quisiéramos estar al lado de nuestros hijos, pero también tiene hermosas recompensas, cuando podes ayudar a un paciente que te necesita.
En mi caso, gracias a Dios, tengo una familia muy comprensiva, que entiende nuestra profesión y me apoya siempre.

3- ¿Ser médico en el interior del país es diferente para bien o para mal comparado con la capital?
Ser médico en el interior es muy lindo, te digo que te llena el alma. Cierto que no tenés tantas cosas que necesitas y que sí, las encontrás en la capital, y que sería muy bueno contar con esas herramientas, pero el contacto con el paciente, con su familia, los vínculos de afecto que se generan entre médico-paciente-familia, estoy seguro que los encontrás más que nada en el interior.
4- ¿Se considera una referente social por su profesión?AL DORSO DRA. JACQUELINE ARISMENDI
Sí, me considero una referente social y estoy segura que como yo me inspiré en ese enfermero y médico que te comenté, quiero pensar que también hay jóvenes en nuestro pueblo que se inspiran en mí y que piensan que también ellos, partiendo de éste pueblito, van a llegar a ser profesionales.
5- ¿Por eso también ha incursionado desde hace tiempo en la política?
La política la tengo en los genes te diré, hago política desde muy chiquita, salíamos con mi papá a hacer recorridas charlando con la gente, repartiendo listas. Mi padre fue una excelente persona que también le gustaba ayudar a los demás, formaba parte de comisiones del pueblo e incursionaba en la política. Siempre trabajó sin pedir nada a cambio, me decía que uno no puede ponerse en la vereda de enfrente sin hacer nada, había que trabajar, no por algo a cambio, sino para que el país sea gobernado por los mejores.
6- ¿Qué la llevó a transitar por dicha senda?
Todo esto que te conté antes, haciendo política es una de las maneras de ayudar a las personas, capaz que no directamente, pero si luchas para que triunfe un determinado programa de gobierno, con las mejores personas que puedan llevarlo a cabo, va a mejorar la educación, la economía, la seguridad, la vida de cada uruguayo, no cabe duda.

7- ¿La política es un fin en sí misma o es un medio para…?
Me parece que la política no es un fin en sí misma, sino que es un medio para transformar una determinada realidad en otra, a veces, para bien, si tomamos decisiones pensando en el país todo y a veces, para mal, cuando éstas decisiones son egoístas y sectoriales.

8- Si tuviera la oportunidad de acceder a cargos de responsabilidad, ¿cuál o cuáles serían los primeros objetivos por los que trabajaría?
La base de todo es la educación, tenemos que formar a nuestros jóvenes para que puedan salir adelante y poner mayor énfasis en las zonas de contexto crítico, tenemos que volver a llevar a nuestro Uruguay dentro de los primeros del mundo en educación, lo cual como sabemos no es una utopía, ya que supimos estar ahí y para volver a ser lo que fuimos necesitamos a los mejores gobernando.

9- Cuéntenos sobre su familia
Gracias a Dios tengo una gran familia, mis padres que supieron transmitirnos importantes valores para defendernos en la vida a mis hermanos y a mí, tres queridos hermanos con sus hermosas familias y mi más precioso tesoro que es la familia que construimos con mi esposo Daniel y mis dos hijos Nicole y Mateo.
10- ¿Deudas pendientes con la vida?
Deudas pendientes sí, el que mi papá no me hubiera visto convertida en doctora, él siempre decía que mandar un hijo a estudiar era la mejor herencia que un padre le puede dejar a su hijo, para que éste pueda defenderse en la vida.

Hoy por:
Dr. Adrián Báez

Publicado en - Semanales, 2- Martes, Al DorsoComentarios (0)

“No busco la perfección… tan solo la felicidad”

Con el artesano Walter Monzón

Se crió en la Zona Este y practicó basketball en el Club Juventus desde los once años. Walter Monzón tiene 61 años y tiene un camino construido dentro del rubro de la artesanía, que ha sido siempre su gran pasión.

- “Fui al Colegio Sagrada Familia… luego al viejo Liceo No. 3 y culminé en el Liceo Osimani” nos cuenta.
Al formar su familia residió durante treinta años en el barrio Dos Naciones y desde hace siete volvió a retornar al lugar de su niñez. Monzón es un artesano que ha logrado consolidarse como tal y expone sus obras en el Patio de Artesanos de Termas del Daymán y a diario recibe muestras de reconocimiento por parte de los turistas… ello lo impulsa a seguir creciendo y a reinventarse permanentemente en el campo de la creación.
No obstante, su mayor aspiración es seguir manteniendo esa armonía y amor que le transmiten sus seres queridos y sus afectos.

1- ¿Cómo llega al mundo de la artesanía?

-”Desde los 17 hasta los 61 trabaje. Hace cuatro años me jubilé y pude mientras trabajé, comprarme muchísimas herramientas y madera que iba a necesitar para mi tallado.
Ahora que gracias a Dios hago lo que quiero… lo que me gusta y me hace feliz.
Tengo una hermosa familia con hijos y nietos que amo y el recuerdo de mi esposa.
Ellos son una de las razones por quienes hago este arte y lo mejoro constantemente, es para que ellos se sientan orgullos de mi. No busco la perfección…tan solo la felicidad”

2- ¿Cómo fue quemando etapas dentro de la práctica artesanal?
– “Hace 10 años comencé con el tallado en madera, después de buscar la inquietud de hacer algo artesanal, hice otras artesanías en diferentes ramos pero la que me gustó y cautivó fue la madera.
Entendí como ese árbol que nace nos da oxígeno sombra, después se transforma en madera nos brinda calor… fuego para alimentarnos, casas, muebles, embarcaciones y múltiples utilidades.
También nos permite con el trabajo con paciencia imaginación, cortar esa madera simple y transformarlo en algo maravilloso que transmite un momento una historia un mensaje.
Eso es lo que yo hago… en cada obra se aprende se mejora se entiende más y mejor a la madera para de esta manera poder transmitir una nueva sensación”.

3- Cuéntenos acerca de sus obras…
– “Una de las obras más importantes que pude realizar junto a mi profesor José Polti, fue el Éxodo del Pueblo Oriental, pensado e imaginado en las costas del Río Uruguay en el paraje Ayuí, el cual llevo más de un año y medio en terminarlo. Esta obra fue comprada por la Comisión Técnica Mixta de Salto Grande y se encuentra en exhibición en el Museo de este lugar.
Tengo la satisfacción de haber vendido obras para personas de diferentes partes del país y de Argentina”.

4- ¿Dónde tiene su espacio de exhibición?
– “Tengo mi lugar de exhibición en la Plaza de Artesanos de Termas del Daymán, donde me siento muy cómodo y tengo contacto con turistas que les gusta y disfrutan del arte, así como también lo valoran. Constantemente trató de renovar las obras”.

5- ¿Cómo se va elaborando una pieza artesanal?
– “En las diferentes obras talladas en madera, intentó identificarme con calar la madera al máximo.
Actualmente, tengo en exposición al Quijote de la Mancha con Sancho y los molinos.
Un salón de baile de tango con todos los personajes dentro y fuera.
Esculturas de bailarines de tango . Un campamento de pescador. Un gaucho con su guitarra a la sombra de un árbol entre otros”.

6- ¿Qué características tiene el paso a paso?aldorso 001
– “Los pasos a seguir para realizar un tallado una escultura es tener totalmente identificado el objeto paisaje o personaje a realizar puede ser leyendo su historia tendiendo fotos e imágenes de diferentes ángulos y sobre todo muy claro la simetría entre un objeto y otro para poder transmitir a la madera el espacio perspectiva luz y sombra y buscar la originalidad de cada uno.
Es fundamental conocer las diferentes calidades y cualidades, dureza, perfume y color de cada una. El objetivo es cortarla… no lastimarla”.

7-¿Cómo se logra esa precisión?
– “Para ello usamos diferentes herramientas llamadas gubias, con ángulos de cortes diferentes.
También nos valemos de tecnología y podemos usar herramientas eléctricas de velocidad muy alta para hacer cortes puntuales (Es peligroso porque en ese caso hay que dominar la herramienta y la profundidad del corte ) Y a veces hacer uno mismo la herramienta con el corte que necesitamos… luego es imaginación, creatividad… mucha dedicación y esmero”.

8- ¿Cómo es su relación con los turistas?
“Con el turista siempre en las varias exposiciones y en diferentes lugares que estuve y estoy me han dado las más gratas y respetuosas devoluciones, así como también, admiración y felicitaciones por mi trabajo. Y son quienes en la gran mayoría, han adquirido mis obras”.

9- ¿Estos reconocimientos lo impulsan a seguir?
Me siento muy cómodo donde estoy. Expongo vendo y me hacen encargue… hago lo que me gusta. Tengo desde hace mucho la idea de hacer un mapa del Uruguay no geográfico.
La idea que desde este arte, hacer un mapa del Uruguay no geográfico sino que cada tallador de cada departamento, transmita en la madera un hecho, acontecimiento o identificación de ese lugar, con la madera que nace allí.
Y formar una obra para leerla en el arte del tallado la expresión de la madera lo que es nuestro pueblo y su cultura”.

10- ¿Cómo es la situación de la comunidad de artesanos salteños hoy por hoy?
– “En mi caso puntual, encontré una comunidad de artesanos nucleares, en un lugar turístico importante con una infraestructura muy buena y un presupuesto adecuado a la realidad, estamos cómodos pero sin estar ajenos al momento económico de la región siempre con la intención de mejorar y trabajar para ello en uno de mis tallados hay una frase de Artigas (nada podemos esperar si no es de nosotros mismos) también es cierto que quienes están individualmente muchas veces es muy difícil mantenerse”.

Hoy por: Fernanda Ferreira

Publicado en - Semanales, 2- Martes, Al DorsoComentarios (0)

La inconfundible presentación de la noticia

Con Luis Nickleson, un comunicador de raza

Si hay que hablar de profesionalismo a la hora de elegir un informativista en Salto que sea equilibrado, que escuche a todas las voces y que presente las noticias con el contexto necesario como para quedarte frente a la pantalla y mirarla hasta el final, o para prenderte en la radio y querer saber qué es lo que está pasando y cómo, son pocos los nombres que a uno le vienen a la mente. Pero sin lugar a dudas, que el de Luis Nickleson es uno de ellos. Profesional, amable e inteligente, son algunas de las características que visten la personalidad de nuestro entrevistado de hoy en nuestra sección semanal Al Dorso.
1- ¿Cuál es su nombre, qué edad tiene, dónde nació y en qué barrio?
Mi nombre es Luis Nickleson, tengo 52 años, nací un 9 de setiembre y mi primer barrio fue el Cerro, crecí en la zona de la calle 8 de Octubre casi Zorrilla de San Martín, era una zona muy pintoresca y tranquila, con muchos recuerdos de lo que era Salto en otra época.

2- ¿Dónde estudió y qué recuerdos tiene de su infancia? ¿Qué quería ser cuando fuera grande?
La primaria la desarrollé en forma completa en el Colegio Salesianos, la verdad que tengo un muy lindo recuerdo de esa etapa en donde cuento con imborrables recuerdos de algunos maestros que dejaron su huella en quienes allí nos educábamos, cada uno con su impronta.
Y como gran objetivo de grande, era poder acceder a una carrera profesional dentro del área de la electrónica que comenzaba a surgir como una opción de mucho futuro, es por esta razón que la educación media la desarrollé en forma completa en la antigua UTU, o como se la conocía y conoce la Escuela Técnica Catalina Harriague de Castaños, pero en ese momento ese tipo de carrera se dictaba solamente en centros terciarios de la capital (UdelaR) y para eso había que trasladarse hacia Montevideo y en algunos casos, esa era una limitante, por lo económico digo.

3- ¿Cómo se inició en la comunicación y qué pretendía al llegar a trabajar en un medio?
Se fue dando de a poco, hay que recordar que hace unos 30 años atrás por lo menos, poder acceder a desarrollar algún tipo de tareas en un medio de comunicación (radios, diarios y tv) no era sencillo, las exigencias eran muy fuertes, quienes estaban al frente o eran permisarios de esos medios, te miraban con lupa, se ponía mucho cuidado en eso y por lo tanto el camino se fue haciendo de a poco, con mucha perseverancia y también vocación.
Empezamos como mucha gente que está en los medios trabajando con eluis nicklesonquipos de amplificación, animando fiestas y escuchando las pocas radios que podíamos captar ya que mi gusto por la música y en especial la de los años 80 era solo por A.M. (no había internet, redes sociales ni nada de eso), ya años después hicimos un curso de Locución con una profesional muy reconocida de Paysandú, Alma Rolla en donde además nos permitió conocer a otra gente e incluso trabajadores que ya estaban cumpliendo tareas en algún medio de Salto donde hicimos una gran amistad. Con respecto al primer trabajo formal fue como operador haciendo suplencias en una de las primeras FM del departamento como Emisora del Lago a cargo del Dr. Enrique Pera.

4- ¿Cómo fue su primera experiencia en la tarea?
Con muchos nervios y como dije anteriormente sabiendo que la responsabilidad era muy grande pero pudieron más la ganas de seguir adelante que esos miedos que se generan cuando te inicias en algo.

5- ¿Qué recuerdos tiene?
Recordar mucha gente que de una u otra forma te dio una mano en esa etapa John Weston, José Luis Martínez, por otro lado Oscar Amaral, Gabriela Cardozo con quienes hicimos un programa allí mismo. En fin, es como para empezar porque a lo largo del camino ha sido mucha la gente que ha dado una mano.

6- ¿Qué actividades desempeña actualmente?
Actualmente desempeñamos varias actividades, por ejemplo en Radio Tabaré en donde trabajo desde hace unos 27 años estoy desarrollando tareas en el área de prensa. Concretamente desde hace un par de años la emisora ha comenzado una nueva etapa de la mano de Horacio de Brum y Martín Olaverry y es así que desde Marzo de 2018 estamos en la dirección y conducción del programa «Hablemos de lo que pasa» que se emite entre las 8 y las 10 horas junto a un gran equipo de colaboradores que incluye en la producción a la Sra. Sandra Canio junto a Juan Rosas, Mario Goldman, Gabriela Ferreira Pintos y además el trabajo de periodistas reconocidos a nivel nacional como Gustavo Harreguy, Nelson Foliatti quienes complementan una propuesta que busca ser una opción diferente dentro de un espectro radial cada vez más amplio.
Y en televisión a través de Canal 8 y Cable Visión Salto y desde hace más de una década en el informativo Salto Visión gracias a la posibilidad que me brindó quién era el director del medio en ese momento el Dr. Carlos Gelpi, y estamos coordinando junto a un gran equipo de profesionales tanto delante como detrás de cámaras el trabajo diario que hay que realizar, para hacer posible la puesta al aire del mismo. Contando con el apoyo de los actuales directores del medio Carlos y Carmen Gelpi como así también del Director de dicho informativo Jorge Jaques.

7- ¿Cómo ves la realidad actual de los medios de comunicación y su incidencia en la población?
En una lucha constante por poder subsistir en medio de un contexto general en donde la inversión publicitaria se reduce y en donde la oferta radial y televisiva local debe posicionarse en medio de un abanico de propuestas tecnológicas muy variada.
A pesar de esto creo que los medios locales son una fuente de consulta permanente de la población y de quienes son protagonistas del quehacer local (políticos, deportistas, actividades sociales, etc.).

8- ¿El avance de las redes sociales podrá suprimir a los medios tradicionales?
Creo que no, mientras haya gente que apueste a los medios locales y trabajadores que tengan la camiseta puesta y una sociedad (vecinos) que apoye los medios que están cerca de su entorno habrá una esperanza. Es tan importante saber lo que pasa a 10.000 kms. de aquí, como lo que ocurre a la vuelta de nuestra esquina.

9- ¿Qué legado te gustaría dejarle a tus hijos y nietos?
Que sean buena gente, que no pierdan los valores que uno intenta inculcarles como personas, como el respeto, la tolerancia y la honestidad.

10- Si volvieras a empezar ¿harías lo mismo de nuevo?
Seguramente que sí, siempre que la vocación esté presente, porque esta es una profesión difícil de abandonar.

Publicado en - Semanales, 2- Martes, Al DorsoComentarios (0)

Un hombre movilizado por la fé entregado a servir a su prójimo

Con Daniel Alberto Trujillo, un hondureño, sociólogo, psicólogo y pastor de la Iglesia Metodista de Salto

Daniel Alberto Trujillo, tiene 45 años, es hondureño, sociólogo, psicólogo y pastor de la Iglesia Metodista, y desde hace un año está desempeñando su labor en nuestro departamento donde tiene el objetivo de formar jóvenes líderes laicos, proyecta abrir una academia de arte, donde se enseñe música, dibujo, artes, teatro, danza para llegarle a la gente no con la biblia sino hablando de valores, acercándolos al mensaje de Jesús y que las personas decidan si quieren o no, pero que lo escuchen.

1-¿Nacido y criado en Honduras?
Sí, nací y crecí en el norte de Honduras que es como el Caribe, vengo de una familia que ha estado siempre relacionada con la iglesia, mis padres, mis tíos, primos han sido músicos, pastores, líderes laicos, y yo crecí en ese ambiente también. Tuve una infancia muy tranquila, cerca del mar, de la paya, en tiempos muy sanos, tranquilos, no como la violencia que hay hoy en Honduras, y tantos problemas como migración, narcotráfico, corrupción y todo ese marco de impunidad que existe hoy.

2-¿Tiene hermanos?
Sí, un hermano, tenía dos más pero uno murió joven de leucemia y el otro murió hace diez años asesinado en las calles de Honduras como todas las historias que tenemos los hondureños de familias que han muerto víctimas de la criminalidad y mi hermano fue víctima de eso; estuvo en el lugar incorrecto a la hora incorrecta.

3- ¿Estudió psicología? ¿Por qué?AL DORSO
Yo crecí en una iglesia muy conservadora, entonces siempre fui confrontativo, inquieto, curioso y no me calaba mucho el tema de interpretar la biblia desde un punto de vista literal, sentía que la biblia tenía otras dimensiones, políticas, sociológicas, psicológicas, entonces en aquellos tiempos nos decían que la letra mataba; que Dios ya venía y para qué estudiar y que había que dedicarse a la obra, a la iglesia, pero yo siempre fui rebelde en eso y fui el primero de mi familia que decidió irse a estudiar. A los 18 años me fui a estudiar a la capital de Honduras, hice primero sociología, luego estudié psicología y por último hice una maestría en teología y en investigación social.

4- Paralelamente a eso estuvo trabajando en Médicos Sin Fronteras, ¿cómo fue esa experiencia?
Sí, estuve trabajando en una institución que se llama Médicos Sin Fronteras donde se me permitió viajar, conocer otras latitudes y trabajar en mi área; psicosocial, por lo que en esa etapa de viajes y regresos logré estudiar y lo último que hice que fue Teología lo hice en Costa Rica, donde viví dos años para hacer la maestría y fue el único tiempo que no trabajé.
Llegué allí cuando estaba trabajando con chicos de calle, con problemas de droga y muchos de ellos infectados por VIH (sida), donde hicimos un trabajo de impacto muy fuerte entonces se escribieron algunas cosas al respecto y en eso Médicos Sin Fronteras llegó al país y abrió un centro terapéutico, ocupaban gente con experiencia con chicos de calle y en ese momento yo era un referente en el tema porque había trabajado, investigado y había escrito sobre el abordaje de los chicos en la calle. Entonces me contrataron y allí estuve alrededor de 10 años trabajando de un proyecto, siempre relacionado con VIH (Sida), con drogas, y luego pasé a una unidad de contingencia para cuando habían desastres naturales donde había muchas víctimas en estados traumáticos y les brindábamos contención, les daba terapia. También trabajé en ambientes hostiles, de conflictos armados, bélicos y víctimas de guerra con estrés post traumático, y por último con gente en la ruta migratoria del Triángulo Norte de Centroamérica hacia Estados Unidos, con gente que sufre abuso sexual, violaciones, trata de blancas, explotación sexual, atrapados por carteles de drogas para que se vuelvan miembros, y en esos casos trabajamos en abrir espacios en hogares de refugio y darles atención.
En esa oportunidad entré en una crisis de fe, porque vi demasiados horrores, demasiada violencia, demasiadas muertes, cuerpos mutilados, despedazados, gente asesinada en las calles, poblaciones infectadas con VIH (Sida), entonces uno se pregunta ¿dónde está Dios? y entonces decidí cerrar ese capítulo, paré y me fui a estudiar buscando encontrarme con ese Dios y fue cuando entré a una Universidad en Costa Rica, fui con el afán de hacer un año sabático y a recibir algunos cursos pero me interesé por temas teológicos y al final me inscribí como estudiante.

5- ¿Encontró respuestas de Dios?
Encontré que no es la voluntad de Dios la que pasa ahí sino que son los hombres y las decisiones las que hacen que el ser humano se destruya, y cuando hay ausencia de Dios, hay abundancia del mal. Dios nos enseña dos cosas fundamentales; es amar y perdonar entonces en comunidades donde Dios no existe, el ser humano toma decisiones.

6- ¿Cuándo tomó la decisión de ser pastor?
Yo no quería ser pastor, llego a serlo por una cuestión milagrosa, yo termino dos maestrías; una en teología y otra en investigación social y cuando presento mi tesis sobre jóvenes en situación de calle víctimas de VIH (Sida) y cómo crear una iglesia alternativa para ellos – porque esos chicos son discriminados de las iglesias porque siempre andan sucios y demás- entonces allí había un hombre que era el superintendente de la Iglesia Metodista -a la cual pertenezco- y él escuchó mi defensa, me dio su tarjeta y me dijo que lo buscara. Al mes lo busqué para llevarle un proyecto para enseñarle teología a sus pastores, él me dijo que no ocupa profesores de teología sino pastores, y le expliqué que no era pastor, y que cuando me habló me pidió ayuda para formar pastores y en ese momento hasta me enojé porque me hizo perder tiempo. Cuando tenía 12 años yo le había dicho a Dios que si él me daba dones o talentos yo quería ayudar a otros seres humanos, y él me dio muchos dones, una formación académica extensa, además soy músico, pintor, trabajo en artes plásticas, me dio talento para trabajar con niños y jóvenes. Luego crecí y se me olvidó cumplirle, la promesa estaba, pero me la había olvidado y quien me la recuerda es este hombre; yo le doy la espalda, porque me pide ayuda y me sale con otra cosa y yo no quería ser pastor, entonces camino dos metros y él me dice que no huya, que recuerde la promesa… Sólo lo sabía yo y Dios, ni mis padres, fue como una revelación que tuvo, me quebré…

7- Allí comenzó su trabajo como pastor
Sí, en ese momento él me dijo que había una iglesia en un pueblo que había sido devastado por un huracán, que no tenía pastor y que allí tenía que ir y trabajar. No lo podía creer, regresé a mi casa y tenía una gran oferta en dólares de ONU SIDA, que me hubiera asegurado una vida cómoda, pero acepté ir a esa iglesia donde estuve 6 años. Cuando llegué había 20 miembros, y cuando me fui había 400 miembros, un colegio con 586 alumnos de primera como Crandon, 25 alumnos inscriptos en la Universidad, un programa de becas para 100 alumnos, una clínica con médico permanente, una clínica psicológica, con líderes formados, pastores formados, todo organizado.

8- ¿Cuándo decidió venirse a Uruguay?
Estando la iglesia en Honduras en su mejor esplendor sentí que había llegado a un límite, había entrado en un estado de confort ya no tenía nada que hacer, entonces le pedí a Dios que me dijera dónde ir, y a la semana me llamó mi jefe para preguntarme si quería trabajar en un servicio misionero de la iglesia, me dijo que había una plaza en Uruguay y me explicó que acá no era como allá, aquí hay un laicismo muy fuerte, hay mucho ateísmo, la gente no cree en Dios, las iglesias están vacías, es un Estado muy diferente, no va a ser fácil. Tomé el reto y me vine, cuando llegué había 4 señores mayores sentados, con un culto muy aburrido, muy conservador, y entonces se me ocurrió abrir una academia de música, empiezo a promocionarla, empezamos a dar clases de guitarra y en dos o tres semanas teníamos 60 niños, luego empezaron a venir sus padres a la iglesia y ahí surgieron jóvenes que vienen los domingos, son músicos, cambió el ambiente, hay una mezcla de juventud y adultos, de manera que la iglesia está teniendo otro estilo.

9- ¿Cuál es su objetivo?
La idea es formar jóvenes líderes laicos para que después sean los encargados de esta iglesia, yo con eso me voy en paz, ver que un joven se pare y predique, dé un sermón y dirija la música y demás, que vengan jóvenes a la iglesia, ver ese cambio generacional.

10 ¿Cuál es su mensaje?
Invitar a la gente que conozca la iglesia, es una iglesia abierta sin doctrinas, sin religiosidad sino que es un espacio de espiritualidad. Aquí las puertas están abiertas, si quieren hablar conmigo hay un espacio abierto, estamos para colaborar.

Hoy por: Sara Ferreira

Publicado en - Semanales, 2- Martes, Al DorsoComentarios (0)

Con la Cra. Vera Facchín: «Tengo un equipazo de familia. Esa es la base para que las mujeres podamos hacer todo lo que hacemos»

Nuestra entrevistada de hoy reúne juventud, capacidad, convicción en el camino a seguir y, sobre todas las cosas, un inquebrantable concepto de la familia. Salteña por adopción, ha sabido desenvolverse en nuestro terruño, en diversas actividades que son ejemplo del momento clave por el que atraviesa la actualidad de la mujer.
Madre, esposa, profesional, empresaria; apuesta a la impronta de llevar adelante sus objetivos con seriedad, responsabilidad y autenticidad.

1- ¿Por qué optó por la carrera de Contador Público?
Siempre quise ser contadora, me gusta mucho el área comercial, laboral, seguramente porque así lo viví desde niña, trabajando desde muy temprana edad en el negocio familiar.
Me casé muy joven, -a los 18 años-, y es cuando nos instalamos en Salto.
En ese momento no estaba la carrera de Contador Público, y decidí estudiar Derecho.
Ya trabajando en el área, pasaron varios años hasta darme cuenta que, realmente, no era mi vocación.
Entonces, para sorpresa de mi familia, decidí «barajar y dar de vuelta», me inscribí en la Universidad Católica, y en cuatro años me recibí de contadora.
Hoy disfruto el ejercicio de la profesión y la formación integradora que tiene la carrera; sintiéndome una afortunada de trabajar en lo que me gusta.

2- ¿Ante qué desafíos se encontró en el camino?
El mayor desafío fue el tomar coraje, y tener la convicción y la voluntad de cambiar, en virtud de empezar la carrera de contador.
Una vez tomada esa decisión, fue un camino lindo de recorrer, con muchos recuerdos en la casa de estudios.
Y hoy me encuentro además, con la alegría de poder ser parte de la Universidad Católica desde el rol docente, lo que me permite seguir aprendiendo y estar en contacto con la casa que me formó.

3- ¿De qué forma ha variado el ejercicio de la profesión, las nuevas normativas vigentes, tales como la Ley de Inclusión Financiera?
Los contadores estamos permanentemente estudiando leyes, decretos y normas. La única manera de ejercer la profesión con responsabilidad, es manteniéndonos actualizados, en este sentido creo que mis años de facultad de derecho me facilitan bastante.
La Ley de Inclusión Financiera trajo cambios para todos, mirado desde la óptica de consumidores finales, como empresas o como profesionales.
A través del Centro Comercial e Industrial de Salto (CCIS), del cual formo parte, hemos desarrollado y dictado varios talleres de inclusión financiera, destinados a empresas y a profesionaAL DORSO Cra. Vera Fachínles, sobre todo porque no podemos olvidarnos de los costos que trae asociado a un comerciante las ventas con tarjetas. Pensemos que cada venta que el comerciante realiza, tiene un porcentaje de aranceles que afrontar, más las retenciones, que también lo tiene que considerar, porque no es dinero en efectivo que le ingresa a su bolsillo, lo cual, a largo plazo, puede traerle problemas financieros.
Sobre todo para las Pymes, el costo que tiene que absorber es de alto impacto; en tiempos en que la rentabilidad es cada vez menor, el cuidado de los costos exige especial atención.
Se está viendo que la rentabilidad está pasando, no por vender más, sino por reducir costos.
Entonces, el gran desafío hoy de la profesión, es tener una mirada de asesor profesional, tratando de entender a la empresa en su conjunto a la hora de llevar su contabilidad y liquidar los impuestos.
4- Sabemos que se encuentra comprometida con Salto 2030, ¿es así?
Si, así es. En Salto 2030, tengo el gusto de participar como representante del Centro Comercial, que como Institución integra junto a otras Instituciones privadas, públicas, de la educación y representantes de los trabajadores, el denominado -Grupo Impulsor de la Agenda de Desarrollo Económico Productivo Salto 2030- , que lidera este proceso.
Esto tiene como antecedente las señales de alerta que nos mostraban los indicadores para Salto. A partir de ahí, se entendió necesario que los actores políticos, empresariales, educativos, sindicales, reunieran esfuerzos detrás de una misma estrategia de trabajo que permitiera superar la situación diagnosticada y lograr mayor desarrollo para los habitantes de nuestro departamento.
Personalmente entiendo que fue un muy buen proceso, rico en cuanto al proceso en sí, y en cuanto a los resultados.
Los distintos talleres y foros participativos que se realizaron a lo largo de más de un año, arrojaron información acerca de qué áreas son consideradas prioritarias, resultando en tres ejes estratégicos sobre los que se deberán trabajar desde hoy, al 2030, ellos son: turismo integral y competitivo; producción de alimentos de calidad y sostenible; hábitat regional del conocimiento y ciudad universitaria.
Rescato, además como valioso, el trabajo colaborativo entre las diferentes organizaciones, que se sientan a trabajar juntas y a repensar el Salto del 2030, involucrando, además, a la ciudadanía para que puedan opinar; gestándose diferentes visiones, pero todos con el mismo objetivo.

5 – ¿Es posible alcanzar las metas propuestas por dicho grupo?
Como te decía anteriormente, en el proceso se destacan resultados y visiones que son compartidas por instituciones privadas, públicas, educativas y la ciudadanía en general, lo que desde esta óptica, ya es un primer logro a valorar.
Hay ejemplos a nivel regional que demuestran que estos procesos funcionan pero, siempre y cuando, también, exista voluntad política de tomarlo como válido, y, entre los diferentes actores, comprometerse a continuarlo.
El Grupo Impulsor está comprometido en este trabajo; ahora, con una Agenda de desarrollo que marca las pautas, con una hoja de ruta trazada.
Desde lo personal, mi óptica es que es una herramienta válida e interesante, que en estos tiempos de elecciones, sería bueno que los diferentes candidatos la tomaran como insumos acerca de qué necesita Salto en materia de desarrollo y de camino a futuro. Y a quienes les toque conducir el rumbo en los próximos años, puedan tomar como suya esta Agenda de desarrollo, y que logremos superar y cambiar el diagnostico que tenemos en nuestro departamento.

6- ¿También ha incursionado en el área inmobiliaria?
Hace varios años estoy integrada al rubro Inmobiliario, y ahora, prácticamente, estrenando el proyecto «Green Hills. Espacio Inmobiliario». La verdad es que abracé esta profesión, y me encanta.
Me permite combinar mi profesión de contadora, con un contacto diario con diferentes personas, diferentes experiencias, en un mercado inmobiliario que se ha democratizado, y está en plena evolución con clientes muy informados, muy inteligentes, que nos desafían cada día.
Asesoramos a personas en la búsqueda de su casa, de su residencia, que me encanta; y, asesoramos empresas en la búsqueda de sus locales comerciales, que también es una línea que disfruto transitarla; y para eso, trabajamos en equipo con colegas y con otras especialidades complementarias del negocio inmobiliario.
Viene siendo un año con una situación económica no tan estable o próspera como años anteriores, que nos generaron varios cambios en el mercado. Por ejemplo, la capacidad de compra de los salarios uruguayos en ladrillos, ha mostrado un porcentaje a la baja, esto lo que causó fue un aumento en la cantidad de alquileres concretados, sobre todo de parejas jóvenes y una disminución en la compra. Asimismo, la venta de propiedades también está aumentando en oferta y está comenzando a acomodarse – muy lentamente – a nivel de precios, sobre todo en algunas zonas.
En Green Hills, entendemos que escuchar la necesidad de cada cliente, decodificar su deseo detrás de cada palabra y conocer el mercado, son las claves para el éxito en la generación de vínculos con los clientes y en la confianza base para todo trabajo conjunto.

7- En tiempos de empoderamiento femenino, ¿le ha costado abrirse camino en sectores que por lo general han sido dominados por hombres?
Para contestarte te voy a contar de un concepto que me gusta mucho, que alguna vez lo leí, que es el de «Océano Azul»; y dice «… Dejemos de preocuparnos tanto por lo que hacen otros, cómo hago mejor o más rápido lo que otros hacen, y construyamos nuestro propio modelo, creando una forma propia de agregar valor.» Soy una convencida de que si nos concentramos en agregar valor, podemos ir abriendo nuestro propio camino.

8- Madre, esposa y profesional, ¿cuesta administrar el tiempo entre dichas responsabilidades?
¡Tengo un equipazo de familia! Esa es la base para que las mujeres podamos hacer todo lo que hacemos.

9- Háblenos de su familia
Disfrutamos mucho los fines de semana, generalmente son en campaña, sin mucha conexión a internet, giran entre -los caballos y la cocina-.
Soy casada, y tenemos tres hijas; -Sofía, Sara y Lara-. Las dos más grandes, súper compañeras, están en una etapa divina, con la chispa de la adolescencia y pre-universitaria; y la chiquita, nos divierte a todos con sus ocurrencias.

10- A pesar de ser joven aun, ¿considera que tiene deudas pendientes con la vida?
Deudas pendientes creo no tener; ¡muchos proyectos, sí!

Hoy por:  Dr. Adrián Báez

Publicado en - Semanales, - Titulares -, 2- Martes, Al DorsoComentarios (0)

Músico tropical que hizo camino al andar

Con Delmar “Lito” Lapeyra

Delmar Lapeyra – conocido popularmente como «Lito» Lapeyra – nació en el barrio Cerro y concurrió a la Escuela No. 111- Realizó hasta segundo año de Secundaria.
“Siempre intenté involucrarme con la música porque es lo que me gusta y sigo luchando… hoy al lado de mi hija y creo que voy a seguir hasta que muera porque aunque a veces las cosas negativas se cruzan en el camino la música es más fuerte y seguimos intentando hacer algo… el balance lo haré cuando cuelgue el instrumento. Me siento muy agradecido con las personas que me han apoyado a lo largo de este camino” – remarcó el músico.

1- ¿Cómo empieza su historia?
-”Mi historia en la música empezó cuando estaba viviendo en Colonia Gestido; de allí me venía en ómnibus a la ciudad al Conservatorio Sagaría por que yo quería aprender a tocar el bajo.
Fui unas clases y un día apareció alguien que ya no está físicamente con nosotros… Miguel Blanco.
Él era conocido de mi familia y me prestaba un bajo que estaba roto pero que daba para practicar.
Un día el apareció y me preguntó si me animaba a tocar el guiro en su orquesta que se llamaba Sonido Tropical.
Mi debut fue en Salto Uruguay en el baile anual de las orquestas de Asdemya.

2- ¿Qué hacía en ese entonces?
– “Jugaba en un club de la Liga agraria y abandone todo por que lo que me gustaba era la música.
Y estuve un tiempo tocando el guiro y después pase a las congas siempre con Miguel Blanco”.

3- ¿Cómo fueron esas primeras presentaciones?LITO 001
– “Un fin de semana, a Miguel Blanco se le fue el bajista y el tecladista y era un sábado y había baile en Cuchilla de Guaviyú y no había bajista ni tecladista. Fue así que Miguel me preguntó si me animaba a tocar el bajo y yo le dije que sí”.
El gran tema es que no sabía el repertorio y no estaba preparado pero igual fui.
Esa vez hice cualquier cosa… pero bueno… después otro músico como Luis Falcao – uno de los fundadores de Sol Tropical me dio unas clases y fui aprendiendo de a poco.
Después me fui a otra banda grupo Acuario… banda que más que banda era una escuelita por que de ahí surgieron muchos músicos que hoy día son muy buenos”.

4- ¿Cómo era la movida en esos años?
“En esa época se salía mucho para la campaña, las escuelas, los clubes, todos los fines de semana se tocaba se trabajaba mucho las bandas podían vestirse bien y se ensayada mucho tres veces por semana repertorios de 40 o 50 temas”.

5- ¿Qué estilo musical se compartía?
– “Y… muchos de la época de oro de la música tropical todas las charanga y las sonoras del país escuchaba todo.
Y no te podría nombrar referentes por que me gustaban todas las bandas, Karibe, Mogambo, Luna, Sonido Profesional, en fin, todas.
Y la movida hoy depende de uno mismo de la superación día a día, por que con la facilidad de las redes es más fácil hacerse conocer pero hay que mejorar muchísimo para poder meterse en esa movida cultural que decís que es muy buena en mi opinión, pero hay que estar a la altura sino es difícil”.

6- Anécdotas… ¿Cómo fue su historia con el popular cantante Mario Silva?
– “Tengo muchas… por ejemplo yo estuve en la banda La Unika dos años y me fui y armamos con un amigo Luis Aguirre un grupo que se llamaba Pasión, de arranque empezamos bien a trabajar y un sábado teníamos doblete (doble actuación) y no teníamos ni una moto para movernos y andábamos con los instrumentos al hombro caminando de un baile para el otro.
Mario se vino a radicar en Salto y le armaron una banda para tocar en vivo por que antes andaba con pistas y probaron un par de músicos que al parecer no habían andado y me llamaron para probar en un ensayo y quede y de ahí salimos a recorrer el país de punta a punta la experiencia es muy buena por que nos cruzábamos y compartimos escenario con los artistas número uno del país.
Todos los mejores escenarios, muchas horas de viaje, mucha ruta creo que estuve como cuatro años con Mario Silva y para mí fue muy positivo porque se conoce mucha gente del medio tropical, se comparte muchas horas con los compañeros de grupo y la verdad que yo rescato lo positivo del tiempo que estuve como bajista de Mario Silva.
Mario Silva jamás se niega a un autógrafo la gente se arrima y por más cansado que este el se levanta y se saca una foto o a saludar, cuida mucho de su público y siempre quiere estar bien y mostrarse bien para su gente varias veces en los viajes se le bajaba la diabetes y se lo llevaba al Hospital más cercano se recuperaba y a la noche metía tres o cuatro shows”.
7- ¿Los sucesivos viajes interfirieron alguna vez en su vida familiar?
“Nunca tuve problemas con eso a mi esposa… la conocí en un baile y hace 24 años que me aguanta. Sobre los viajes, una vez salimos para Montevideo y rompimos en Chapicuy… teníamos que estar creo que temprano. La solución fue viajar en la camioneta de Sonido Cristal que viajaba a Durazno. Nos apretamos un poco pero pudimos cumplir. Hubo un cambio de ruta para los colegas de Cristal; se tocó en Montevideo y de ahí de apuro para Durazno por que tenían que tocar ellos esas anécdotas. Como la vez que teníamos que tocar a las cinco de la tarde en Montevideo y después hicimos Tacuarembó a la noche, esas son las cosas en el mundo de las bandas tropicales y los riesgos que se corre pero es así que se trabaja a ese nivel no hay otra y hay que cumplir horarios. Recuerdo una vez que nos tocó Maldonado un sábado y el domingo en Bella Unión, imagínense las horas de viaje. Pero todo sirve como experiencia. Otra vez que viajamos de Montevideo a San Gregorio de Polanco y la cabaña que se había alquilado para descansar ese día estaba imposible de entrar por que estaba en pésimas condiciones, no había ni colchones ni agua potable, el que nos alquiló resultó ser un chanta”.

8- ¿Cómo es su relación con su hija Leonela Lapeyra – que es también artista?
“Me llena de emoción cada vez que subimos a un escenario juntos. Estamos por lanzar un tema nuevo pero totalmente en vivo con músicos invitados de Latin Plena que incluye vídeo clip para el mes de septiembre esperemos que salga”.

9- ¿Alguna vez se le ocurrió componer canciones?
Si un tema hice cuando teníamos un grupo llamado Kariño, escribí una letra que fue musicalizada por el baterista de la banda el tema tenía por letra «A mi que me importa».

10- ¿Cómo esta viviendo su presente musical?
– “Diría que con muchas luchas, pero positivo, por que en casi cuatro años de la banda de Leonela vamos por buen camino, vivimos tiempos difíciles, hay que remarla pero vamos bien. Nos han llamado de Paysandú, Fray Bentos y otros departamentos. A su vez, estamos trabajando bien aquí en nuestra ciudad”.

Publicado en - Semanales, 2- Martes, Al DorsoComentarios (0)

Una mujer comprometida con la vida

Con Alexandra Bozzo, una defensora del niño por nacer

Comprometida con la cuestión social y con la defensa de los valores que le fueron inculcados en el seno de su familia, Alexandra Bozzo, es una defensora ferviente de la familia como célula de la sociedad. La invocación a Dios traduce su fe y su manera de ver la vida. Decidida, determinada y convencida de lo que hace, ingeniera agrónoma de profesión y docente universitaria, nos habla de sus distintas facetas. Con ella nuestra sección semanal Al Dorso.

1- ¿Cómo es su nombre? ¿Dónde nació? ¿Cómo se compone su familia?
María Alexandra Bozzo de Brum. Nací en Montevideo y mi familia se compone por mi marido, Alfredo y mis 5 hijos: Agustín, Gonzalo, Catalina, Matilde y María Victoria.

2- ¿Dónde creció y dónde estudió?
Crecí y viví hasta los 18 años en Paysandú y luego comencé la carrera de Agronomía en Salto donde realicé los dos primeros años. A partir del tercer año tuve que irme a Montevideo a realizar los últimos tres años de estudio y la tesis.

3- ¿Por qué eligió esa carrera?foto al dorso
Porque desde mi infancia tuve vínculo con el campo ya que mi abuelo era productor rural y mi tío ingeniero agrónomo, además me gustaba mucho tener contacto con la naturaleza. Siempre recuerdo los momentos inolvidables de mi niñez y juventud compartidos en familia, con tíos, primos y abuelos.

4- ¿La docencia es una forma de devolverle a la Universidad lo que le dio en sus años de estudio?
Sin duda que sí. Siento que la docencia es mi vocación y agradezco a Dios el privilegio de trabajar en la Universidad de la República, desde hace 20 años, la cual ocupa un lugar muy especial en mi corazón. Cuando dedicamos nuestro tiempo a hacer lo que nos agrada, podemos brindarnos más y mejor a la sociedad. Uno como docente tiene la responsabilidad de aportar un granito de arena en la formación de los estudiantes como futuros profesionales y como personas, tratando de que ellos no solo adquieran conocimientos sino también que sean responsables y que valoren el esfuerzo de sus padres y que reconozcan el privilegio de poder estudiar y obtener un título universitario.

5- ¿Cómo es ser madre, profesora, profesional, y hacer todo lo que entiende que debe hacer a la vez?

No es fácil pero se puede. Ser madre de familia numerosa hoy en día, en donde el mundo enseña y promueve muchas antivalores, en donde se ataca permanentemente a la familia, célula básica de la sociedad, es ir contra la corriente y por caminos difíciles. Por otro lado, el trabajo exige tiempo, responsabilidad y dedicación y a la vez el mayor regalo que podemos brindarle a nuestros hijos es nuestra presencia en sus vidas. Eso muchas veces genera conflicto, pero en mi caso, mi marido y la Fe en Dios me ayuda mucho a llevar adelante una vida exigente, siento que Dios siempre me acompaña y me da fuerzas para afrontar los problemas y desafíos de la vida.

6- Hace poco tiempo salió públicamente a defender el Derecho a la Vida en contra del aborto legal, ¿por qué sintió que debía hacer eso?
Porque el niño por nacer es el ser humano más indefenso y débil y al que debemos proteger más en la sociedad. No podemos quejarnos de la violencia que existe hoy día y la injusticia social cuando se está terminando con la vida de miles de uruguayos indefensos anualmente que no pidieron venir al mundo. El aborto no interrumpe una vida, la elimina, y no solo el bebé es víctima de este hecho cruel, sino también su madre que muy probablemente tendrá secuelas post aborto (depresión, intento de suicidio, agresividad con los hijos vivos y su marido, pesadillas, sentimiento de culpabilidad). Cada vida es única e irrepetible y cuando una madre aborta, ese hijo no volverá jamás, podrá tener muchos hijos pero esa vida que se perdió es irrecuperable. Me da mucha tristeza e impotencia el hecho de que la mujer muchas veces esté desinformada al momento de realizarse un IVE, desconociendo totalmente las probables consecuencias negativas en su vida pensando que se saca un problema de encima cuando en realidad vendrá uno mucho mayor. El aborto nunca soluciona un problema. El aborto deshumaniza a la sociedad. Desgraciadamente, luego de la legalización del aborto el número de ellos se incrementó enormemente casi 10.000 abortos en al año 2017(según cifras oficiales), y más 60.000 procedimientos desde que se implementó la Ley 18.987 del 22/10/2012.

7- Más allá de las posiciones filosóficas que la llevaron a hacer eso ¿se sintió respaldada por su entorno y se sintió bien con lo que hizo?
Si, me sentí muy respaldada por mucha gente. Salto es muy provida y en la Marcha por los derechos del niño por nacer, realizada en marzo de este año, participaron muchas familias, fue una marcha de plaza a plaza, muy pacífica y de mucha alegría, donde el objetivo era promover el valor de la vida desde el momento de la concepción.

8- ¿Piensa que esos cambios sociales van a dejarnos una sociedad más fragmentada?
Sin duda que si ya que estos conceptos en estas cuestiones son diametralmente opuestas y no puede haber un consenso, un término medio. Por ejemplo en el tema del aborto, los que defendemos la vida desde la concepción sabemos que estamos hablando de un ser humano nuevo y los que apoyan el aborto no lo consideran como tal, o no consideran que tienen los mismos derechos que cualquier otra persona, por lo que estos cambios sociales desunen y fragmentan a la sociedad.

9- ¿Piensa seguir trabajando en estos temas?
Claro que sí. Cada vez estoy más convencida que la familia es la base de la sociedad y que la defensa de la vida, la familia y los valores humanos son claves para tener una sociedad más sana, más justa, más solidaria y realmente lograr un mundo mejor.

10- ¿Si tuviera que volver a empezar en la vida, haría lo mismo?
Totalmente. Me siento realizada con la vida que llevo, a pesar de haber vivido momentos difíciles, desafíos, sacrificios, he sabido aprender de mis errores y estoy muy agradecida a Dios por todo lo que me ha regalado, en especial el don de la vida y mi familia.

Hoy por: Hugo Lemos

Publicado en - Semanales, 2- Martes, Al DorsoComentarios (0)

Jhon Weston; pionero de la radio FM en Salto

Si hablamos de FM en Salto, la voz más conocida y reconocida es la de Jhon Weston, quien hace más de 30 años desempeña su labor como locutor en Del Lago 88.3 FM, permaneciendo allí desde el inicio de la emisora.
Tras ser relator de novelas en Radio Cultural, de la mano del Dr. Enrique Pera Erro, director de Radio Salto y Del Lago FM, inició su labor en la primera FM de Salto y hoy a sus 73 años no se imagina la vida sin la radio.
Está casado con Marta La Greca con quien tiene una hija; María Ana.
Resumir su trayectoria en una página, es un trabajo imposible que su historia está llena de anécdotas que incluyen muchas hasta de sus antepasados.
Jhon no sólo es locutor sino que también es periodista y muchas veces lo vemos en conferencias de prensa con block y lapicera en mano tomando nota de los puntos más trascendentes.
Todas las mañanas de lunes a sábados conduce desde hace 28 años el programa “Familiarmente” en la mencionada emisora.

1- ¿Es salteño?
Sí, nací en Salto, me crié a la vuelta del Club Chaná por 19 de Abril, tengo dos hermanas mayores que yo que están en Argentina desde hace muchos años.

2- ¿Cómo fueron sus comienzos en la radio?
Me fui a Estados unidos en el año 1978 y volví a Salto en abril del año 1985, le había escrito a Carlos Ardaix que trabajaba en ese momento en Radio Salto para ver qué posibilidades había de hacer algo en la radio, porque no me iba a venir sin trabajo, si bien traía un dinero ahorrado para comprarme una casa. Fue la carta que más rápido me llegó la contestación; me dijo venite que conversamos con el director, pero era la AM (CW 31).
Al llegar me comentó que Pera estaba por iniciar la FM, a los dos días me consiguió una entrevista, nos reunimos y me dijo «usted para Radio Salto no va», y por unos instantes pensé que no había conseguido el trabajo, pero enseguida me dijo «usted es un diamante en bruto, tiene que pulir esa voz, vamos a empezar a hacer las pruebas en la FM, yo tengo fecha de inicio el 19 de agosto.

3- En qué consistían esas pruebas
Él (Enrique Pera) era muy inteligente, había comprado al dorsouna consola con sus respectivos parlantes, dos muy buenos grabadores JVC y entonces hacíamos programas, yo hacía un programa con música romántica, y hacía como que le estaba pasando el aviso a una empresa; inventaba los avisos, entonces a un mes de iniciar, llamaba a las empresas y los hacía oír la programación con la publicidad de su propio comercio, lo cual era todo una novedad porque no había otra FM.
Hasta ese entonces la gente no sabía lo que era el sonido estéreo.

4- ¿Previo a la FM había trabajado en AM?
Sí, había estado en Radio Cultural en el año 1967, donde fui relator de novelas, recuerdo una que se llamaba La Cachorra, y yo era el que lo ponía al oyente en posición de cómo se iba dando las escenas. Era un libreto, una novela escrita para radio, otros locutores grababan con su voz el relato que les correspondía, y yo contaba todo el entorno, por ejemplo ‘Juan Carlos bajaba de su caballo y le dijo’… y ahí un locutor leía lo que decía Juan Carlos. Era divino, llegaba el sábado de mañana y se grababan los capítulos según la cantidad de días que se hubieran vendido y todo era artesanal, había otros que hacían el efecto del sonido, por ejemplo una caja de zapatos con pedregullo y pasto era el pisar de una persona, yo hacía un perro que ladraba lejos, el disparo de un revólver lo hacíamos con un palo de escoba que de una punta lo pisabas y la otra lo levantabas y lo largabas en el piso de madera y salía como un balazo. Era precioso.

5- Quién fue su referente para iniciar esta labor
Germán Cincunegui que era primo hermano mío y fue quien tuvo una de las voces más atractivas que había en Salto. El tenía un problema de invalidez y le era muy difícil trasladarse, siempre había que acompañarlo y yo mamé eso con él, escuchábamos radio Carve y practicábamos con un lápiz o una ballenita del cuello de camisas entre los dientes.

6- Qué papel desempeña mejor
Siempre digo que la radio son varios tipos de locutores; el que está para pasar el aviso y la noticia informativa, el locutor que está para leer el aviso deportivo, el que está para relatar el partido y el que está para presentar la música, los avisos comerciales, a mí me gusta la tanda comercial.

7- Se imagina un día sin la radio
Creo que no, con 73 años hace rato que estoy para jubilarme y no me animo porque pienso; si me jubilo qué hago?, y además mucha gente cuando comento que ando medio cansado, me dicen que se extraña cuando me voy de vacaciones entonces eso es un halago, felizmente tengo muchos oyentes y eso es lo que me mantiene ahí. El día que me empiece a sentir mal por una desgracia física o una dolencia pierda esta voz, entonces sí.

8- La radio tiene la magia de que uno no se imagina quién está del otro lado…
Siempre cuento que en Buenos Aires había un señor que nunca se supo quién era; cuando hablaba decía ‘aquí les habla su amigo invisible’ y hacía comentarios sobre diversos temas pero nunca quiso ni dejó que nadie le viera la cara. Uno siempre hace un ideal; lo que uno quisiera y eso al verle la cara a la persona se pierde. Me ha pasado en la cabina de FM que ha llegado gente, ha entrado y preguntado por el locutor que hace el programa y ahí me doy cuenta que vienen por lo que la voz le dice; por lo que creen que están oyendo, no por lo que están viendo, entonces una vez fingí la voz y le dije que estaba en el baño (se ríe).

9- Integra APC (Asociación de Profesionales de la Comunicación) desde hace muchos años, dedicándole cierto tiempo todas las semanas
Sí, hace añares que soy el secretario de actas, nos reunimos todas las semanas.

10- ¿Qué le diría a quienes están por comenzar a trabajar en radio?
Creo que aquel que vaya a hacer radio le tiene que gustar, no lo tiene que hacer porque consiguió un trabajo en una radio, o porque tiene un timbre lindo, porque eso lindo tiene que aplicarlo al micrófono para que al oyente le agrade.

Hoy por: Sara Ferreira

 

Publicado en - Semanales, 2- Martes, Al DorsoComentarios (0)

Elizabeth Correa

Hoy por: Dr. Adrián Báez

Elizabeth, o «Lola», para sus amigos y allegados, decidió ser docente, en un tiempo diferente al que se crió, incursionando, también, en la enseñanza del lenguaje de señas, en un Uruguay que muchas veces, discrimina al diferente, pero consciente de la necesidad de la inclusión, apostó a ello. Multifacética, ama la danza folklórica y la política; haciendo de su tiempo un milagro, para poder cumplir con sus pasiones, que con sus diferencias, demuestran cómo una persona puede tener varias vocaciones al mismo tiempo. AL DORSO Elizabeth Correa

1- ¿Por qué resolvió ser docente?
Mirá, te cuento un poco como surgió todo. Desde niña, tengo recuerdos de cuando jugaba con mis hermanos y unas amiguitas de la cuadra, los cuales eran mis alumnos, y yo, cumplía el rol de ser su maestra. Es increíble lo q voy a decir, pero para mí, nunca fue difícil enseñar, es más, me considero una persona muy paciente. Un día, entablando una charla con mis padres, les comenté la posibilidad de poder estudiar algo relacionado con la educación, ya que desde niña sentía esa pasión de poder enseñar, de poder trabajar con niños a futuro; así fue que, decidí estudiar educadora pre escolar, la profesión que hoy tengo y que amo mucho, y puedo decir que, disfruté muchísimo la época de estudio y las prácticas. Y me animo a decir que fue la mejor etapa de estudio.

2- ¿Serlo hoy en día es difícil?
Creo que sí. Como sabrás, en el ámbito de la educación, cambiaron muchas cosas; el trabajar con niños, hoy día, es muy delicado, al menos en mi caso, que me especialicé en inicial, es una etapa en la que el niño todo lo que aprenda lo va a utilizar a futuro, tenés que enfocarte mucho en hacerte entender y, también, poder entenderlos, porque en este caso hablamos de niños de 0 a 5 años, y es la primera etapa de la infancia, la más importante, diría yo. Es por eso que tenés que ser muy consciente de que, realmente, te gusta la profesión, para poder ejercerla sin dificultades.

3- También ha incursionado en el lenguaje de señas, ¿por qué?
Sí, es así. Estudié LSU (Lengua de Señas Uruguayas) que hoy en día es una herramienta muy importante, porque puede ser utilizada en cualquier momento y cualquier lugar. El estudiar LSU, me lo contagió un amigo; él estudiaba en su momento y me invitó, es más, diría que me exigió. Yo tengo una hermana con problemas auditivos, y como que, de una manera u otra, siempre intentaba hacerme entender y entenderla, pero, ya estudiando, me di cuenta que no solo podía comunicarme con ella, sino con otras personas con problemas auditivos, así que le fui tomando amor, también, a esta profesión, la cual, hoy, me siento orgullosa de poder haberla elegido.

4- ¿Los uruguayos discriminamos?
Si y no; me cuesta decirlo. Sabés que un día me tocó viajar a un departamento vecino, y había un niño con síndrome de Down jugando en una plaza con sus papas, y justo llegaba una señora con su hijo, y al ver al niño Down, le dice a su hijo: «vamos, porque no quiero que juegues con ese nene». Me quedé asombrada, ya que nunca había vivido una situación así, quedé desconcertada pero me di cuenta que sí, que es así, que el uruguayo discrimina.

5- ¿Somos conscientes de la importancia de la inclusión?
A pesar de que en nuestro país la inclusión se está haciendo notar, aún nos falta mucho por hacer por poder usar más la palabra inclusión he incluir; como que nos cuesta un poco pero, es solo cuestión de tiempo. Creo que todo lleva un proceso y algún día, todos seremos inclusión.

6- ¿La danza folklórica es otra de sus pasiones?
Amo bailar; de niña me acuerdo que bailaba en la escuela, en las fiestas de fin de año, es más, tengo fotos vestida de china. Siempre fui a la escuela y liceo de mañana, y escuchaba folklore mientras me aprontaba para ir a estudiar; mi padre era muy madrugador, así que, como te imaginarás, por las mañanas mate, informativo y folklore. Un día, ya de grande, me invita una amiga a ser integrante de un grupo folklórico, así que sin pensarlo mucho, me sumé. El primer ensayo lo amé, sentí que era como una terapia que después de un día largo de trabajo, el bailar, me hacía sentir libre, feliz, así que me integré rápidamente el grupo. Es genial la gente que integra ese grupo, es hermosa, me hicieron sentir una más desde el primer momento. Llevamos nuestro baile a varios lugares del departamento y fuera, también. Y bueno, acá me ves siendo una bailarina del Grupo de Danzas.

7- ¿El baile es un arte?
Creo que sí; que tanto el baile como la danza son un arte, ya que utilizamos el movimiento del cuerpo generalmente con música con fines de entretenimiento.

8- Sumada a todas sus actividades, ¿la política ocupa un lugar trascendental, es así?
Sí, es así; imaginate que, aún no votaba y ya andaba en el ámbito de la política, hace unos cuantos años estoy en política y no dudo en decir: me encanta la política; me gusta hablar con la gente, escuchar, pero, por sobre todo, aprender, porque aunque no parezca, también, aprendés con la gente.
El andar día a día recorriendo barrios, en reuniones en casas de familia, todo es opción para aprender. Aún sigo involucrada en el medio político y pienso seguirlo haciendo.

9- ¿Es fácil participar siendo mujer?
Hoy sí, pero recuerdo en elecciones pasadas, como que no era muy común integrar comisiones y que te dejaran participar tanto, sin embargo, hoy, te puedo decir que se ve más, como que en gran parte las mujeres participan más. Yo participé en un par de elecciones juveniles, y como que siempre me mostré, ya que ocupaba uno de los primeros lugares en la lista. Pero, hoy lo veo diferente, porque nos toman en cuenta en muchas cosas, nos hacen integrar comisiones y poder opinar en varios temas, los cuales, antes, no se nos tenía en cuenta.

10- ¿Objetivos a seguir en el futuro personal?
A nivel político, no te voy a mentir, amaría ocupar una banca en la Junta Departamental, y poder integrar el Ejecutivo de mí partido; poder decir: llegué con ganas y entusiasmo por mérito propio. También, quisiera, en mi profesión, estar muy preparada para ejercer, porque este año, al seguir estudiando, opté por no trabajar en mi profesión como educadora, y especializarme más en la 1era infancia, para poder ejercer muy preparada; creo que, es fundamental el estar preparado. En lo personal, siempre dije que quería poder tener una profesión antes de poder pensar en formar una familia; y bueno, estoy culminando mis estudios, así que creo que, ese momento está llegando, aunque siempre fui de las personas que dije que para cada cosa no hay un momento ordenado, cuando tiene que pasar, pasa.

Publicado en - Semanales, 2- Martes, Al DorsoComentarios (0)

Con María Laura José González Pereira: “Hay que saber valorar las oportunidades y tener sentido de permanencia”

Hoy por: Fernanda Ferreira.

Llegó hace un año desde su Venezuela natal con el corazón lleno de proyectos y esperanzas… buscando nuevos horizontes en su vida. El día que partió de su país sintió mucho miedo pues coincidió que en esa misma fecha mataron al militar Oscar Pérez y había muchas autoridades del ejército venezolano por las calles…. Era un 16 de enero. María Laura José González Pereira (23) se emociona hasta las lágrimas cuando habla de su familia, su principal contención. al dorso - laura venezuela 001 Nació en la ciudad de Anzoátegui – situada al noroeste de aquel país y desde el mes de diciembre está trabajando en la Pizzería Trouville del Salto Shopping. María Laura se siente muy agradecida por el trato que ha recibido en nuestra ciudad y de poder compartir con parte de su familia. Aún le quedan por cumplir muchos proyectos de vida.
Ni bien llegó a Salto fue sorprendida por las bajas temperaturas y extrañó las grandes estructuras, los altos edificios de su país. Siente que se ha adaptado bien a nuestra idiosincracia y tiene muchos planes para el futuro.

1- María Laura José… ¿Es usual que en Venezuela las personas tengan tres nombres propios o usted es uno de los casos particulares?
– “Es bastante común… pero en mi caso es especial porque el día que nací se beatificaba a la Madre María de San José, que era una monja de la ciudad de Maracay. Y lo cierto que a mis padres le gustaban los tres nombres”.

2- ¿Cómo se compone su familia?
– “Soy la menor de tres hermanas Zaida María y María Antonieta… siempre hemos vivido – hasta el momento de independizarnos – con mi papá y mi mamá. Nunca tuvimos riqueza pero gracias a Dios recibimos siempre buenas enseñanzas en nuestro hogar, donde se promovieron los hábitos de trabajo y estudio.
Mis hermanas fueron las primeras en salir de Venezuela hace ya casi cuatro años, previa investigación de cuáles eran los países más favorables para poder desarrollarse y lograr estabilidad.
Una de mis hermanas se vino a Salto donde se encontró con otro joven venezolano.
Se enamoraron y se casaron… en la actualidad tienen una niña de un año y medio a la que amo profundamente.

3- ¿Cómo organiza su salida de Venezuela?
– “En el 2015 empecé a organizar mis papeles… en ese entonces aún yo era muy chica y tampoco estaba preparada para dejar solos a mis padres José Samith y Petra Marisol.
Decidimos salir del país porque éste no nos ofrecía la posibilidad de un trabajo y de poder progresar. Me formé en el área de Administración.
Soy Técnica en Administración de Empresas y no pude encontrar un puesto en mi rubro.
Luego de arreglar mis papeles encontré una labor en el área de Recursos Humanos… me sentí muy agradecida.

4- ¿Cómo fue su vida en su tierra natal?
-”Muy familiera y tranquila… solía ser de casa a la escuela y de la escuela a casa. Nos criamos en un ámbito sencillo pero con muchos valores y principios. Ese trabajo me sirvió muchísimo porque adquirí experiencia.
En el 2017 a mediados de año mi salario era menos de cuatro dólares. Ya mis hermanas estaban afuera.
Con nuestros trabajos habían muchas necesidades que no podíamos cubrir.
Tenía también amistades en otros países y fue así que en primera instancia decidí irme a Perú a la casa de una amiga.
Mi hermana me ayudó económicamente para viajar y me fui… hacía tres años que no veía a esa amiga que con su familia me ayudaron al llegar.
Estuve tres meses viviendo con ellas… gracias a Dios conseguí trabajo como asesora financiera para el Banco Azteca y me mudé en la zona más cercana a mi trabajo.
Me estaba yendo muy bien… cuando las circunstancias se dieron me organicé para viajar a Salto, porque quería estar con parte de mi familia.
Mi sobrina tenía siete meses de nacida en ese entonces”.

5- ¿Qué fue lo que más le impresionó al llegar?
– “El frío… porque si bien en Perú ya hacía frío aquí era impresionante. Cuando mi hermana Zaida me fue a encontrar al aeropuerto fue un momento muy conmovedor (se emociona).
Hacía tres años que no la veía… casualmente cumplimos año en la misma fecha… ella es siete años mayor que yo. Mi hermana es super inteligente y aplicada… al llegar ya tenía todo encaminado para que yo pudiera hacer los trámites legales de residencia. En una semana ya tenía mi cédula de identidad”.

6- ¿Dónde reside su otra hermana?
– “En los Estados Unidos desde hace muchos años ya, con su esposo”.

7- ¿Cómo vive esos primeros tiempos en nuestra ciudad?
– “Rápidamente comencé a buscar trabajo recorriendo diferentes lugares… a tocar puertas y así fue que llegué al Shopping a la Pizzería Trouville, donde trabajo desde el pasado mes de diciembre, lo cierto es que fui cosechando muchas amistades”.

8- ¿Y cómo se siente hoy?
– “Feliz y agradecida… puedo decir que en mi trabajo aprendo de mis compañeros y supongo que ellos también de mí. Siento una profunda gratitud, porque sé que no es fácil empezar de nuevo. Mis padres siguen en Venezuela y por el momento no piensan venirse del todo… tuve la suerte de traer a mi madre y pudo conocer a su nieta”.

9- ¿En estos últimos tiempos ha cambiado sustancialmente la situación en su país?
– Drásticamente, en épocas anteriores se podía ir al supermercado y el dinero rendía, hoy prácticamente no se puede hacer eso. Es muy, pero muy difícil llegar a fin de mes. Los precios han subido demasiado. No sé realmente como hace la gente para subsistir. Algunas personas salen adelante porque tienen familiares en el exterior que los ayudan”.

10- Toda esta experiencia ¿Qué aprendizaje le deja?
– “Es necesario saber valorar las cosas y las oportunidades. Tener sentido de permanencia. He aprendido a tener muchísima paciencia y a incorporarme en una nueva sociedad. Me siento agradecida porque tengo un trabajo y la comida no me falta. Me gustaría poder graduarme en una carrera y crecer. Me encanta viajar y conocer. Seguramente que en el futuro lo podré hacer”.

Publicado en - Semanales, 2- Martes, Al DorsoComentarios (0)

Cuando suena la buena música

Hoy por: Hugo Lemos Valerde

Con Sofía Gallino, una joven salteña apasionada por el saxofón y la educación

Tocaba el saxofón en un evento en el Palacio Córdoba,
inundando los pasillos del lugar con la música de ese
instrumento, que moviliza y estremece, a uno se le viene la noche encima y siente que el escenario en el que está ubicado el brillante instrumento de viento, cambia totalmente.
Detrás del mismo, estaba Sofía Gallino, una joven salteña que es apasionada por la música y la educación. Una de las únicas saxofonistas que hay en nuestro medio y que hace que el mismo suene con una contagiosa música.
Tiene 20 años, vive en el barrio Cerro donde nació, y tiene como particularidad que sus hermanas
también practican música y a veces tocan juntas. Con esta joven apasionada por la música, estudiante
de profesorado y que tiene las notas musicales marcadas a fuego en la piel, nuestra sección
semanal Al Dorso.

1- ¿Dónde nació, en qué barrio creció y cómo se compone su familia?
Nací en Salto hace 20 años y vivo en el barrio Cerro, en la misma casa donde nací. Fui a la Escuela 111 que está a tres cuadras de mi casa, cuando todavía era de dos turnos. Y después fui al Liceo 2 hasta cuarto año y después me cambié al Ipoll para hacer bachillerato de Arte. Tengo dos hermanas más chicas.

2- En tu caso ¿cómo incursionaste en la música?
Un día me desperté y le dije a mi mamá que quería ir a la Escuela de Música, fue algo que me nació y que me encanta hasta hoy, entonces ella fue y me inscribió en la Escuela 126, Jaurés foto al dorsoLamarque en paralelo con la escuela.

3- Tocás el saxofón como pocas personas, ¿cómo fue la incursión con ese instrumento?
En realidad ya venía de la Escuela de Música con instrumentos de viento, porque tocaba la flauta y cuando llegué a estudiar al Conservatorio, me dijeron que optara por la trompeta y el saxofón, y elegí Saxo Alto.

4- ¿Y tu idea ahora es enseñar o aprender más?
Mi idea es seguir incursionando en el conocimiento y no tanto en la teoría, y a su vez en paralelo empezar a trabajar en Secundaria que es para lo que estoy estudiando, ya que actualmente estoy haciendo la carrera de profesorado.

5- ¿Tus hermanas también hacen música? Porque hace pocos días amenizabas un acto en el Palacio Córdoba y estabas tocando con una hermana tuya
Sí tengo el privilegio de tocar con una hermana mía, que es pianista, que es menor que yo, pero que toca muy bien y además toca el bajo eléctrico, y sé que siempre podemos hacer algo juntas. También hago un dúo con quien fue uno de mis profesores Wilson Ferreira, el dúo se llama Wilson & Sofi y nos dedicamos a hacer todo tipo de eventos. Tenemos una página en Facebook donde nos pueden contactar, pero sobre todo para ver qué es lo que hacemos. Y mi otra hermanita empezó este año el Conservatorio y toca el clarinete y es autodidacta en flauta traversa.

6- ¿Piensan formar una banda entre ustedes?
Por ahora no, pero sí nos complementamos mucho y nos ayudamos en todo lo que podemos y eso la verdad que está muy bueno. Victoria me ayuda a veces con las tareas de profesorado, si bien tenemos gustos diferentes, por lo menos nos ayudamos.

7- ¿Tus padres a qué se dedican?
Mi madre es Licenciada en Enfermería y trabaja en el Hospital de Salto, y mi padre en el reparto de bebidas en la Coca Cola. Anda en el camión por toda la ciudad.

8- ¿Qué aspiraciones tenés tanto en lo personal como en lo musical?
Me gusta mucho el rock and roll, estoy vinculada a una banda local que se llama Guardianes de Olivia, y toco con ellos hace varios meses.
Días pasados tuve mi primer debut con ellos en un evento solidario que se llevó a cabo en la Plaza Artigas.
A su vez nos encontramos en un proceso de búsqueda de votos en la red, porque estamos compitiendo para poder llegar al Pre Cosquín Rock Uruguay que se va a hacer en Montevideo, y la gente que quiera acompañarnos puede entrar a esa página y buscarnos votando por nosotros. De ahí sale un clasificatorio para poder ir a Montevideo. Pero quiero dedicarme a la educación que es lo que estoy estudiando y para lo que me estoy preparando ahora.

9- ¿Faltan movidas musicales para que se junten los músicos y lleven adelante festivales públicos y eventos así?
Sí falta, pero sobre todas las cosas, que cuando alguien quiere armar una movida para llevar a cabo un festival público o algo así, se encuentra con muchas trabas y requisitos que terminan haciendo que al final, las cosas no salgan. Pero además por los costos que insume todo y la falta de apoyos que hay, termina haciendo que no se haga nada porque hay muchas complicaciones.

10- ¿Si tuvieras la chance de hacer otra cosa qué harías, o harías lo mismo?
Si es algo fuera de la música, lo único que me llama la atención es la docencia, la educación, dedicarme a eso. Si no estuviera estudiando profesorado, me dedicaría al magisterio. Porque para mí todo es en base a la educación hoy en día o sino marchamos como sociedad.

 

Publicado en - Semanales, 2- Martes, Al DorsoComentarios (0)

María Auxiliadora Guimaraens voluntaria de Teletón

Para ser voluntario de cualquier organización hay que tener no sólo tiempo, constancia y perseverancia, sino que fundamentalmente hay que tener un corazón enorme para dedicar parte de su vida a ayudar a otros sin esperar nada a cambio, más que la satisfacción de poder brindar ayuda a quienes más lo necesitan.

Así es el caso de María Auxiliadora Guimaraens que a sus 33 años, ya lleva diez como voluntaria de la Fundación Teletón, integrando en Salto el grupo Sueños Compartidos.

Cabe recordar que uno de los pilares principales la Fundación Teletón es el aporte de personas voluntarias que dedican su tiempo para brindar apoyo a niños y adolescentes que concurren a los Centros Teletón.

1- Dónde y cuándo nació
Nací en Salto en el año 1986.
2- ¿Cuándo comenzó a integrar el Grupo Sueños Compartidos?
Soy maestra, y a pocos años de haber comenzado a trabajar, en nivel inicial, me tocó un grupo donde una de las alumnas era una niña Teletón, a partir de ahí comenzó mi historia con el Grupo Sueños Compartidos Niños Teletón Salto.

3- ¿Quién era la niña que la motivó a ser voluntaria?
María Pía, en el barrio Ceibal, fue hace diez años aproximadamente, era mi tercer año de trabajo como maestra, para mi fue todo un desafío tenerla como alumna ya que tenía parálisis cerebral, pero me movilizó y me cambió todo, hasta la forma de organizar una clase.

4- ¿Cómo fue ese proceso?
Tenía que adaptar todo entorno a ella, para que ella se sintiera una más dentro del grupo y creo que eso se logró. Ese era el primer año que ella cursaba el año completAL DORSOo.

5- Si bien María Pía fue quien la motivó, luego continuó trabajando como voluntaria…
Sí, en ese momento me preocupaba cómo poder ayudarla y logré establecer un buen contacto con la gente de Teletón y me sentí mucho más contenida y apoyada en ese proceso, celebré cada avance de María Pía aunque fueran pequeños, para mí y su familia eran gigantes.
Ese año la directora de la Escuela me sugirió ir a una jornada que realizaba el equipo de Teletón, en Termas del Arapey y allí me interioricé bien de cómo funcionaba la Fundación, me vinculé con los profesionales que la atendían en Montevideo y fue una linda experiencia.
No tengo familiares en Teletón, simplemente comencé a formar parte a raíz de esa situación tan linda de tener a María Pía como alumna.

6- ¿El vínculo con María Pía continuó luego de ese año?
Sí, justamente hace pocos días la llevé a sus quince años, aunque como alumna la tuve ese año, el vínculo quedó de por vida.
Ella es una niña – ahora ya adolescente – adorable, era frágil pero a la vez era fuerte, porque increíblemente pese a su limitación motriz, tiene una expresión increíble gracias a la estimulación que siempre tuvo, incluso en una de las transmisiones de Teletón ella participó contando su historia, cantó una canción que yo le había enseñado “Volarás, volaré” y fue algo increíble.

7- Luego de tantos años dedicada a esta tarea, formó su familia
Sí, me casé con Martín hace dos años, y también a él lo convertí en voluntario, le contagié las ganas de voluntariar con el corazón.

8- ¿Cómo es el día a día de los voluntarios?
Mucha gente piensa que en el interior, y puntualmente en Salto, nos movemos sólo con la movida que se hace una vez al año pero nosotros trabajamos todo el año, conformamos el grupo Sueños Compartidos Niños Teletón Salto y durante todo el año estamos haciendo actividades para recaudar fondos y ayudar específicamente a los niños de Salto (actualmente son 139 de acuerdo al último registro), fundamentalmente a los niños del interior, de zonas rurales que tienen que viajar, si bien en su mayoría han sido derivados al Centro Teletón de Fray Bentos. Además de ayudarlos a pagar sus gastos de pasajes por ejemplo, a veces armamos canastas porque algunos están en una situación económica compleja y ayudamos en lo que podemos.

9- En qué consiste el trabajo de Sueños Compartidos
Durante el año hacemos ventas de tortas (mesas dulces) por ejemplo en eventos, pedimos colaboración, hacemos rifas, también una maratón que repito hacemos muchas veces, pero cuando llega noviembre nos ponemos las pilas para la colecta tradicional anual.

10- ¿Se sienten apoyados por la sociedad salteña?
Sí, yo vivo a pocos kilómetros de la ciudad y comencé en mi zona con un grupo de catequesis a recorrer zona de chacras y nos pasó de que la gente nos preguntaba qué es Teletón, pero inmediatamente comenzaron a colaborar. Hoy en día coordino el voluntariado de la zona rural, que comprende por ejemplo Tropezón, San Antonio, Garibaldi, Colonia 18 de Julio, Parada Herrería, Barrio Albisu (zona de Mevir y zona de chacras) y es algo interesante, y muy particular porque el voluntario de Teletón de la zona rural tiene que recorrer a veces muchos kilómetros en bicicleta o a pie con la alcancía para recaudar,
En cada zona hay referentes que se encargan de organizar, cada año nos vamos expandiendo por más lugares, y es impresionante cómo colabora la gente del medio rural, muchos están esperando que vayamos con las alcancías. La gente en general es solidaria, pero me ha tocado voluntariar en la zona del centro y me encontrado con situaciones que se me llenan los ojos de lágrimas, porque me han contestado de mala manera, pero respeto la forma de pensar de cada uno. Por eso siempre les recomiendo a los jóvenes que salen a realizar la colecta que ‘no se bajoneen si golpean una casa y no reciben la respuesta que querían, sigan adelante porque siempre hay gente que va a colaborar, y tampoco dejen de ir a la casa más humilde, no subestimen a nadie, porque a veces la gente que menos tiene es la que más da y es la gente que está esperando que vayamos con la alcancía’.
En la zona rural no pasa eso, los voluntarios siempre destacan el recibimiento de la gente desde los niños que salen corriendo para dar una monedita.
Las personas a veces no conocen la causa, y tampoco saben cómo pueden hacerse voluntarios, y para eso no hay requisitos, solamente deben ser mayores de 18 años, pero no hay que hacer trámites o llenar un formulario, para ser voluntario hay que tener muchas ganas de servir, ayudar y dar el corazón sin nada a cambio.

Hoy por: Sara Ferreira

Publicado en - Semanales, 2- Martes, Al DorsoComentarios (0)

“Con el nacimiento de mi hija, me he dado cuenta de lo hermosa que es la vida, así que, estamos preocupándonos menos por las formas y más por el hecho de disfrutarla”

Hoy con el Cr. Martín Burutarán:

Nuestro entrevistado de hoy, es una de las nuevas figuras de la política local; nacionalista por convicción e idealista como los caudillos que admira, apuesta a devolverle a la actividad que tanto quiere, la credibilidad y seriedad que, como es sabido, ha decaído sustancialmente en los últimos tiempos. Comprometido con el futuro de su colectividad y, a través de ella, de su tierra, considera como pilar esencial y al mismo tiempo como piedra de toque, a su familia.

1- ¿Cuándo surge la vocación por los números?

Yo, en principio, en realidad, no tenía vocación por los números; me gustaba de todo, me gustaban las ciencias exactas, digámoslo así, por lo que siempre digo que, podría haber sido Ingeniero o Arquitecto, Ingeniero Agrónomo; lo que no me gustó nunca fueron las letras, como abogacía o escribanía, pero, del resto, siempre me gustó todo lo que comenté. La verdad, es que no recuerdo en qué momento fue que decidí hacer Ciencias Económicas, creo que fue en 4to del liceo, cuando uno tiene que empezar a elegir lo que va a hacer, y bueno, me largué por ese lado, y salió todo bien. Conseguí trabajo rápidamente, siempre referido a lo mío, así que nunca se me cruzó por la cabeza si no era en lo que tenía vocación o no, aunque, a veces, pienso que, estaría bueno hacer otra carrera, seguirse formando. Pero creo que ya estoy corriendo esta carrera, la que no me va a permitir hacer otra nueva.

2- ¿Y por la política?
En mi familia, si bien los orígenes siempre fueron del Partido Nacional, nunca hubo una gran militancia, sino muy esporádicamente; realmente, el que me generó entusiasmo por la política, fue Carlos Albisu. Siempre había recibido invitaciones por el hecho de estar en las gremiales jóvenes de la Asociación Agropecuaria, pero, nada que me motivara a trabajar en política, hasta que un día, lo conocí a Carlos, y vi que había una persona genuina y, principalmente, porque recuerdo que nos invitó a formar parte de su lista, de su agrupación, lejos de las elecciones; recuerdo que fue en octubre de 2011, cuando ya habían pasado las municipales del 2010, él estaba formando su fuerza, su grupo, y ahí, estaba buscando gente, eso fue lo que me gustó, que fuera lejos de las elecciones, y que no fuera una simple invitación a votar.AL DORSO Cr. Martin Burutarán

3- ¿Por qué el Partido Nacional?
No hubiera podido ser de otra forma que no fuera en el Partido Nacional. Con todo respeto a los militantes de otros partidos, yo creo que el Partido Nacional es genuino, no tiene nada que esconder ni de qué arrepentirse en lo que es sus raíces, su historia, y, con esto, me refiero a que hubo cosas en los gobiernos de otros partidos, de las cuales creo que hay militantes que no se enorgullecen. Nosotros, siempre orgullosos de nuestros caudillos. Y bueno, si bien el Partido Nacional ha gobernado pocas veces, creemos que es el partido que más cosas le ha dado a este país, y creo que la mejor manera de ser nacionalista, de ser republicano, es dentro del Partido Nacional.

4- Si tuviera que convencer de por qué su fuerza política, es la indicada para gobernar Uruguay y Salto, ¿qué nos diría?
Yo diría que, el Partido Nacional se viene preparando seriamente; el Partido Nacional no es que va a llegar al gobierno y va a empezar a improvisar; no. El Partido Nacional y, principalmente nuestro sector, nuestra fuerza política liderada por Luis Lacalle Pou, está haciendo un trabajo serio y responsable, en cuanto a, cuáles son las medidas a tomar a la hora de llegar al gobierno. Y, es por eso, que se ha presentado un plan de gobierno que tiene más de 200 páginas, que está reforzado por la presencia en el trabajo de más de 400 profesionales. Yo soy nuevo en esto de la política pero, creo que, es difícil de igualar el trabajo que se ha generado en cuanto a esta agenda de gobierno, para este período de elecciones, de tantos profesionales dedicados a armar un plan de gobierno. Por supuesto que después, el toque del gobierno y el toque político, lo tendrá que dar, nuestro candidato. Pero, creo que, realmente, estamos preparados, y no es un eslogan. Estamos preparados con el cuerpo y con el alma, prontos, maduros, como para llegar a ser gobierno y levantar este país. Y, si lo podemos mirar en forma histórica, bueno, el Partido Nacional llegó al gobierno cuando más se lo necesitó; o, cuando las papas quemaban, así que, creo que las papas están más que calientes en esta oportunidad, como para que sea hora que el Partido Nacional ponga la casa en orden.

5- ¿La política o los políticos han perdido credibilidad?
Y, sí. Lamentablemente lo vimos en las elecciones internas, donde, el caudal de votantes que se volcaron a las urnas, no fue un número extraordinario. Si bien las encuestas hablaban de un porcentaje de menos del 30%, cifra que se superó, de igual manera, el bajo porcentaje, daña a la democracia; pero, bueno, creo que es resultado de lo que los políticos han generado, no la democracia o los partidos, quienes creo que no se equivocan, sino que tienen su decencia y sus convicciones, sino que los que se equivocan son los hombres que militan en esos partidos, que son los que han generado esta credibilidad. A ver, yo, particularmente, antes de militar en política, era un descreído; el problema es que hay dos formas de encarar ese descreimiento, o lo miramos de afuera y seguir siendo un descreído y diciendo que esto no sirve para nada y que todos son lo mismo, o, meterse, y tratar de cambiar la política desde adentro, dejando de ser más de lo mismo y mostrando que se puede hacer mucho desde adentro mismo.

6- ¿Se ve en un futuro liderando su Partido?
La verdad, en un futuro, primero espero que mi partido gane ahora; creo que hablar de un futuro cuando tenemos comprometido un presente, es muy delicado. Es muy necesario que se gane ahora, y si es necesario, en un futuro, en el que se dé la oportunidad de liderar, para mí sería un orgullo, estar encabezando, como lo fue en su momento una agrupación, llevando las riendas, seguramente, departamentales, de un partido, es una responsabilidad muy importante. Creo que en los últimos años, la vara ha subido bastante, en cuanto a lo que han sido las últimas presidencias de la Comisión Departamental, en lo que respecta a Carlos Albisu y Alberto Avellanal, quienes creo, han dejado muy alta la vara en el Partido Nacional y, espero que, eso siga así, para continuar levantándola más en un futuro.

7- ¿Es difícil conciliar la vida militante con la personal?
No, no es difícil. Porque al lado del político y del profesional, siempre hay una familia. No es difícil conciliar, porque tengo una familia que siempre me está apoyando, tengo una esposa que me apoya, acompañándome en cada acto, en cada ocasión, entonces no se hace difícil. A veces, uno está con más ganas de quedarse en casa, que de salir o de cumplir con alguna comisión o actividad burocrática, pero, bueno, es una opción, es una responsabilidad que uno asumió, principalmente desde cuando llegamos a la Junta Departamental, y, las responsabilidades hay que asumirlas y hay que cumplirlas; así que, tenemos el respaldo de la familia para poder hacer eso.

8- Como lo manifestó, al lado del político y el profesional siempre hay una familia, cuéntenos sobre ella.
Sí. Yo me casé en el año 2017; en junio de 2018 nació Federica, la que ya tiene un año, y es el corazón de la familia, la que nos recarga de energía cuando llegamos cansados a casa; es la que nos hace reponer las energías en un instante, lo que nos motiva y mueve día a día; y, también, me inspiró en cuanto a lo que es político, ahora tengo más motivos para militar con más fuerza y más motivos para intentar dejarle un mejor presente y un mejor futuro, con más posibilidades. Ellos, los niños, a los que vemos tan indefensos, dependen de las decisiones que los políticos tomen y que, comprometen su futuro. Así que, prefiero dedicarme primero a mi familia, en estos momentos, lo cual, es lo más importante, mi pilar.

9- ¿Alguna anécdota que lo haga reír?
De octubre de 2011, por ejemplo, a acá, tenemos muchas. Accidentes de escaleras colocando carteles, asados quemados, algunos guisos pasados de sal, etc. Hay un lote. Por ejemplo, cuando en las elecciones de jóvenes salíamos inconscientemente a colgar carteles e improvisábamos con cualquier herramienta, escaleras que terminaban pasándonos por el verde, pero, gracias a Dios, sin grandes accidentes. Es Una actividad muy linda que, cuando hablamos de anécdotas, se me vienen varios nombres de amigos de hermanos y amigos que me ha dado la política.

10 – ¿Deudas pendientes con la vida?
Vivirla, disfrutarla. Creo que recién ahora, con el nacimiento de Federica, me he dado cuenta de lo hermosa que es la vida, así que, estamos preocupándonos menos por las formas y más por el hecho de disfrutarla. Y, por supuesto, lo que me queda es escribir el libro. Las otras dos cosas, que son plantar un árbol y tener un hijo, ya están. En cuanto a lo político, poder levantar el perfil del político; poder demostrar que, se puede ser creíble, honesto y bueno en política y lograr grandes cosas.

Hoy por: Dr. Adrián Báez

Publicado en - Semanales, 2- Martes, Al DorsoComentarios (0)

“Mi actividad es muy disfrutable y se aprende muchísimo”

Con Luis Emilio “Jimmy Boom Paiva” popular comerciante del barrio Centro

Nació en el barrio Parque Solari hace cincuenta y ocho años… su padre era carnicero y su mamá se dedicaba a las tareas del hogar.
Su apodo tiene una historia muy singular. Luis Emilio “Jimmy Boom” Paiva nos cuenta que cuando iba al Liceo Zona Este, era muy popular en ese entonces un boxeador norteamericano llamado Jimmy Young. “Era mi ídolo en ese tiempo y lo vivía nombrando… me empezaron a llamar Jimmy.
Cuando instalé el kiosko decidí ponerle el nombre Jimmy Boom; el primer nombre en honor al boxeador y Boom porque significa fuerza, explosión, empuje”.

1- ¿Qué recuerdos tiene de su niñez?
“Mi niñez fue muy feliz y sana… tengo una hermana Adriana y ahora tengo mi hija Florencia .
Mi hobby escuchar música; cocinar y coleccionar piedras como amatistas.
Concurrí en la época escolar al Colegio Santa Cruz y luego al Liceo Zona Este.
Bachillerato lo culminé en el Liceo Nocturno”.

2- ¿En qué momento reconoce su pasión por la danza?
Mi pasión por la música desde chico y la danza fue a la película Fiebre sábado a la noche. jimmy boom al dorso001
Esa película la vi muchas veces para practicar los pasos, siempre me invitaban en cumpleaños de 15 y diversas reuniones para que bailara.
Todo eso me llevo a conocer mucha gente y a raíz de esos eventos formé una discoteca a la que llamé Power”.

3- Cuéntenos cómo vivió esa experiencia… esa etapa y en cuáles concursos participó
”Fue una etapa muy linda e inolvidable en la cual conocí a mucha gente y me hice de amigos… gané tres concursos en Termas del Arapey, Semana del Estudiante, en el Club Salto Uruguay y por ultimo Q«Mega Disco» en Montevideo con Ana Lilia Fresero.
El premio fueron 1.000 dólares y 2 pasajes Florianópolis.
En esa etapa formé la disco Power en el CRES, posteriormente en el
Club Nacional y luego comencé en Mackenon Disco en la barra y terminé en Clasic, poniendo música al comienzo y al final melodías.
También los fines de semana trabajaba en La Bámbola, de Jorge Olivera”.

EL SURGIMIENTO DEL COMERCIO

4- ¿Cuándo inicia su comercio? ¿Qué experiencia le ha dejado el trabajar siempre interactuando con el público?
“Mi comercio Jimmy Boom empezó hace 18 años en calle Treinta y Tres.
Como ven, siempre estuve ligado a esa calle, ya que en la otra cuadra estaba la Disco.
En mi negocio se conoce mucha gente y clientes… deportistas… periodistas, políticos, figuras conocidas… el cliente común. Es una actividad muy disfrutable y se aprende muchísimo.
Trabajo muchas horas… arranco a las seis y media de la mañana hasta aproximadamente las 20 horas.
Los viernes a la noche compartimos con amigos y clientes hasta las dos de la mañana, al igual que los sábados.
Es una buena terapia y uno se distiende y se comparten anécdotas para salir de la rutina.
Recuerdo una de hace algunos años… hacia choripán al paso a la noche, en un medio tanque.
De pronto, pasó un perro y agarró una tira en un descuido… lo corrí hasta Círculo Sportivo y al final largó los 10 choris (risas).
Finalmente se los llevé a mis perros… no vayan a pensar mal”.

5- Una experiencia que haya vivido que lo haya marcado
”Una experiencia muy buena fue conocer a Germán, que me marcó un rumbo a la política… para mí es uno de mis ídolos y yo para él (risas) y su hermano Gonzalo… buenos amigos de corazón..siempre…
También a todos mis amigos que nos reunimos aca fieles en amistad y tambien a los que piensan diferentes los respeto y trato de llevarme bien como debe ser y cosechar amigos y clientes”.

6- ¿Qué reflexión le merece los momentos que estamos viviendo como sociedad?
”Estamos viviendo una situación muy negativa… en muchas circunstancias ejemplo :inseguridad ,economía, educación, desempleo, pérdida importante de los valores.
Pero me preocupa la situación de los jubilados no puede ser que trabajan toda su vida y ganan jubilación muy baja, al igual que el salario de los trabajadores no alcanza. Así estamos muy mal.
Por eso todo lo que sea para mejorar apoyo.
Siempre mi kiosko es referente para recabar firmas, como fue para los plebiscitos de jubilados e Inclusión Financiera entre otros”.

7- ¿Qué otros proyectos les gustaría cumplir en la vida?
“Me gustaría dar un 5 de oro de premio… por ahora en 18 años di tres de Plata.
Otro proyecto es trabajar de mi humilde posición para el objetivo de ver a Germán intendente.Todo lo que sea con amor y corazón sale mejor y sé que él ama a Salto”.

8- ¿Cómo es el perfil del cliente salteño?
“El cliente salteño en mi rubro es atento y dialoga mucho … por la situación de crisis se desahoga mucho y eso es bueno a pesar de que se apura por llegar con los tiempos y no le gusta esperar.
Los clientes se cuidan mucho de la inseguridad; desde que le cuiden su moto hasta de no mostrar su dinero por miedo al robo y arrebatos y es entendible.
Está muy brava la calle”.

HAN CAMBIADO LOS TIEMPOS …

9- ¿Qué enseñanzas le ha dejado la gente?
“La gente me ha dejado lindas y malas experiencias… éstas últimas
mejor olvidarlas y aprender de ellas.
Las buenas recordarlas ejemplo… una vez un señor me pidió prestado quinientos pesos porque le faltaban para las órdenes del CAM.
Yo no lo conocía, pero igual se lo di… al otro día a la tarde el señor me agradeció y me lo devolvió… y así muchas cosas. La gente me pide para dejar los cascos, bolsos, etcétera. Siempre estamos a las órdenes.
Los clientes también son como mi familia. Miguel Núñez el cuida motos es una persona muy leal, al igual que Claudia y Carlos Lleme que están cuidando a la noche… son mi gran compañía… los aprecio mucho”.

10- ¿Cómo se siente en esta nueva etapa de su negocio?
“En mi nueva etapa quiero agradecer al Laboratorio Texeira, mi lista 6060… a clientes y amigos por la dulce espera ante la reforma de mi comercio.
Me mudé en frente circunstancialmente… retorné hace un mes… el local quedó muy lindo… a todos… gracias de corazón”.

 

Publicado en - Semanales, 2- Martes, Al DorsoComentarios (1)

Con Pablo Malatesta La vida a través del lente de una cámara

Pablo Malatesta es un comunicador nato. Descubrió ese mundo a temprana edad, pero una vez que tuvo la oportunidad se involucró tanto en él, que no quiso dejarlo nunca. Ha hecho trabajos de muy buena calidad y ha realizado una serie de tareas que han dejado huellas. Hace pocos días tuvo la experiencia de haber
viajado al Congo junto al Ejército Nacional. Le sorprendió ver niños africanos que canten canciones de los equipos grandes uruguayos y de Lucas Sugo. Con él nuestra sección semanal, Al Dorso.

1- ¿Cómo se llama, dónde nació, qué edad tiene y cómo se compone su familia?
Soy Pablo Malatesta, tengo 40 años de edad, nací en Salto, mi familia, mi señora Flavia, y mis hijos que se llaman Juanita, Lucio, Máximo y Luciano.
2- ¿En qué barrio creció y donde estudió?
Crecí en el barrio Progreso, y por lo tanto estudié en la zona, fui a la Escuela Nº99, al Liceo Nº3, a la UTU y al Liceo Ipoll. Por todos esos lugares fui pasando porque fui cambiando de orientación.

3- ¿Cuál fue su primer trabajo y qué recuerdos tiene del mismo?
Mi primer trabajo fue vender torta fritas en la Costanera con mi vieja, luego en un Bazar en la localidad de Nueva Helvecia en el departamento de Colonia, allí hapablo malatestacía fotocopias. Y una particularidad del mismo es que allí conocí a Charles Blanché que también vivía en esa localidad.

4- ¿Cuándo descubrió o cómo accedió al mundo de la comunicación?
Los trabajos en lo audiovisual y la comunicación se lo debo a mi sobrino Martín Azurica que fue el que me dio la oportunidad de agarrar por primera vez una cámara ya hace algunos años. Él trabajaba en la parte de sociales y di los primeros pasos con él. Te puedo decir que todos se lo debo a él y por eso estoy muy agradecido. Me consiguió trabajo con Jorge Jacques, ahí comencé a trabajar en el Canal. Hasta el día de hoy trabajo con la parte de artística y de diseño para su canal. Luego la primera experiencia periodística que tuve fue junto a Hugo Lemos y Nicolás Jardim con Testigo Ocular, en el año 2007. Y luego estuve trabajando en producción de programas como Charles a la Noche con Charles Blanché, Planeta Libros para Editorial Planeta, Desafíos Escondidos que era un programa que hacía para TV Libre.

5- ¿Era algo que le gustaba o apareció de repente?
El tema audiovisual lo encontré a mediana edad, y para mí fue lo mejor que me pasó en mi vida, me encanta lo que hago y me voy a morir haciendo esto.

6- ¿Qué recuerdos tiene de esa experiencia?
Los mejores recuerdos de mis inicios, como todo fui aprendiendo sobre la marcha, con aciertos y errores, pero de a poco fui mejorando y estoy en ese camino cada día de tratar de hacerlo lo mejor posible.

7- ¿A qué se dedica actualmente?
Hoy trabajo en el despacho del Intendente de Salto, cuando ganó las elecciones Andrés Lima me invitó a trabajar con él, no me lo esperaba, pero acepté obviamente, hago la parte de secretaría, chofer, fotógrafo y otras tareas. Se trata de un trabajo que nunca me lo esperé, y si me lo contabas hace unos años no te lo creía, así que estoy contento y agradezco las posibilidades.

8- Tuvo la experiencia de ir a visitar la República del Congo como invitado con el Ejército Nacional, ¿cómo le resultó esa vivencia?
Mis hijos son la experiencia más grande de mi vida pero haber ido al Congo también fue otra de las cosas más grande que me pasó. Me llamó la atención la amistad que existe el compañerismo entre los lugareños y los uruguayos que están allí. Vi también una realidad que ni el cine ni los informativos te lo pueden pintar como es.

9- ¿Qué experiencia se trajo del Congo que le quedó grabada?
Me traje una experiencia muy linda. Los niños de allí te saben temas de los barra brava de Peñarol y Nacional, canciones de Lucas Sugo es impresionante lo que significa el uruguayo para ellos, porque el soldado uruguayo le devolvió la paz a esa parte de África.
Después algo que me llamó la atención era ver a dos hombres de la mano, que eso significa que son amigos, que están acompañándose, nadie piensa mal de nada allá por eso.
Y fue algo que me llamó poderosamente la atención. Me gustaría agradecer a todo el Ejército Nacional, en especial al coronel Marcelo Almada y al soldado de primera Luis Neim que fueron los que hicieron todos los trámites para que yo pudiera viajar y gracias a Almada pude hacer el curso de Periodistas en Zona Hostiles y ahí me preparé para este viaje que fue increíble.
10- ¿Volvería a hacer lo mismo si tuviera que empezar de nuevo?
Si tuviera que volver a empezar lo haría de nuevo, la comunicación es la mejor herramienta para el bien de todos. Y cuando es bien usada ayuda al desarrollo de las personas, la volvería a hacer siempre.

Hoy por: Hugo Lemos Valerde

Publicado en - Semanales, 2- Martes, Al DorsoComentarios (0)

Juan José Díaz Cattani: una vida dedicada a la comunicación

Juan José Díaz Cattani es uno de los comunicadores con más trayectoria en nuestro medio, ha incursionado en medios escritos, radio y televisión, de la misma forma que ha desempeñado su tarea en diferentes rubros, siendo su preferido el agropecuario, ya que se trabaja a otro ritmo, con otra calidad de gente, «no quiere decir que sean mejores que los demás sino que uno se siente cómodo».
Juan José nació en Salto el 10 de abril de 1957, en barrio Lazareto, aunque luego se crió en Almagro.

1- ¿Cómo se componía su familia?
Por mis padres, mis hermanos (5 varones y una mujer), y una tía que vivía con nosotros.
2- ¿Cómo se compone ahora?IMG-20190701-WA0037
Mi esposa, 5 hijos y 4 nietos.
3- ¿Desde joven estuvo vinculado a los medios de comunicación?
Sí, mi hermano mayor (Carlos) trabajó en EL PUEBLO como periodista, momento en el cual además estudiaba y trabajaba en un instituto (en calle Uruguay y Beltrán) donde se daban clases de dactilografía, entonces a veces no le daba el tiempo de ir a casa a comer, de manera que nosotros le llevábamos la comida de noche al diario, ya que trabajaba en ese horario. Fue entonces que comenzamos a conocer las tareas que se realizaban. En ese momento en el local de EL PUEBLO funcionaba además una editorial (Sarandí), se hacían libros y encuadernaciones y libros para catequesis y así siendo adolescente comencé a trabajar, armando las páginas de esos libros y luego haciendo el reparto del diario por las mañanas.

4- ¿Cuándo comenzó a trabajar como periodista?
Siendo estudiante, cuando estaba cursando quinto año (1º de preparatoria) y una profesora de Filosofía (Rosario Mijalofsky) que le gustaba cómo hacía mis exposiciones, cómo me expresaba, me comentó que estaban precisando gente en EL PUEBLO; me presenté y comencé a hacer algunas pruebas en noviembre del año 1972. Al principio hacía el pronóstico del tiempo, las policiales, y alguna nota de gente que viniera al diario.

5- ¿Cuál fue su primer entrevista?
Fue al padre de Germán Coutihno que era jefe del Correo, la segunda fue a un señor que era receptor de Aduanas y la tercera al gerente de Anda.

6- ¿Cuándo comenzó a cubrir la parte agropecuaria?
En ese entonces había todo un movimiento de mejoramiento ovino, la familia Muguerza trabajaba con su majada en mejoramiento Corriedale y se hacían muchas jornadas en Valentín y esa zona, y no había quién fuera. Recuerdo que estaba Francisco Arrizcorreta que era uno de los que escribía, el Secretario de Redacción era Ricardo Lorenzelli, escuché clarito cuando dijo ‘mandalo al nuevo’, y así empecé a salir a hacer notas en campaña y me gustó.

7- ¿Cuál fue su comienzo en radio, y en televisión?
En los años 90, trabajé en Radio Cultural en La Revista Hablada, y en televisión, comencé participando en el informativo, pero me costaba mucho estar delante de la cámara, me ponía nervioso, movía demasiado las manos, me movía, así que pasé a hacer entrevistas, no salía en cámara. Luego realicé un curso en Buenos Aires de cómo hablar en público, además hice un curso para modificar la voz que era muy baja y otra condicionante que tenía, fui a la fonoaudióloga y luego arranqué con programas en la televisión.

8- ¿Cuál fue la noticia más difícil, la más fea y la más importante que le tocó cubrir?
La más difícil fue en la época de la dictadura cuando entrevisté al general Boscán Hontou en el Hotel Salto, en ese momento no había grabadoras, anotábamos en una libreta, y cada tanto me decía ‘¿qué puso?’ y me hacía leer lo que había escrito, nunca me trató mal, pero fue difícil porque tenía que darle cuenta de lo que escribía.
La más fea fue cuando cayó el avión donde falleció el intendente Néstor Minutti, recuerdo que le había hecho una entrevista antes de que viajara a Montevideo, se la hice en el Liceo Ipoll, de noche, porque así me lo había indicado él, andaba muy ocupado y me dijo que fuera al Liceo donde daba clases.
El día que falleció era mi día libre, un lunes pero cuando vi la noticia por televisión, llamé al diario para ponerme a las órdenes, e inmediatamente Cesio que era el director, me dijo que fuera a cubrir la noticia, fui al Hospital, pregunté Minutti, me hicieron entrar por un costado de la emergencia y lo vi; había fallecido.
Una de las más importantes si bien no alcancé a entrevistarlo, fue cuando vino el Papa Juan Pablo II, en Montevideo estuve bastante cerca y le saqué una foto.

9- ¿La tecnología ha avanzado, considera que ahora es mejor que antes?
Es diferente, ahora ha cambiado mucho, antes escribíamos en las máquinas que ahora están de museo, se armaba todo en plomo, hoy se usa el teléfono, el WhatsApp, por ejemplo en aquel tiempo cuando empecé en el diario, los sábados y domingos no teníamos noticias, no existía la costanera norte, la gente se juntaba en calle Uruguay, caminaban por las dos veredas y entonces íbamos, a calle Uruguay donde encontrábamos dirigentes de alguna gremial y sacábamos alguna novedad.
Tuve la suerte de trabajar con un fotógrafo (Darío Ferreira) que conocía mucha gente, sabía de todos los temas, y él me llevó de la mano, aprendí mucho con él.

10- Como presidente de APC (Asociación de Profesionales de la Comunicación), ¿cuál es la mayor satisfacción que ha tenido?
Estoy en APC desde noviembre del año 1991, excepto un período siempre estuve en la directiva, ahora hace tres períodos que estoy como presidente, y la satisfacción más grande fue la concreción del IMAE, hace muchos años que veníamos con ese tema, estuvo mucho tiempo trancado, pero hicimos una movida muy grande, la recolección de firmas fue importante, recorrimos ciudades, llegamos hasta Young, fue un trabajo intenso y cansador pero valió la pena, logramos que el tema estuviera en el tapete, habíamos planificado ir a Montevideo, a los medios y hacer una marcha en la capital, pero finalmente surgió que salía.

Publicado en - Semanales, 2- Martes, Al DorsoComentarios (1)

Un salteño amante del cine y las historias

Tras 25 años de “Cine Club”, emisión televisiva de películas de época, entre las que resalta la enorme figura de Cantinflas, entrevistamos a su mentor y conductor, Juan “Tito” Aplanalp, quien tiene en sus hombros una importante trayectoria en los medios de comunicación salteños, conduciendo programas recordados por la población, como
“El fogón de Viana” y “Cancha Abierta”.

1- ¿Qué es la comunicación para usted?
Para mí la comunicación es una forma de llegar a la gente. Yo nunca había pensado en hacer radio, por ejemplo, ya que era muy tímido, venía de campaña, habiendo comenzado la escuela con 11 años, si bien ya sabía leer, lo que aprendí sólo, aunque le parezca mentira.
Nunca me pasó algo igual; eran tantas las ganas que tenía de aprender a leer, que me sabía todas las razas, las estancias, y demás cosas relacionadas con el campo, tanto es así que podría haber sido un periodista agropecuario (risas). Un día estaba acostado viendo una revista y comencé a entender lo que estaba escrito, fue algo increíble. Eso era una manera de llegar a la gente; una forma importante de comunicación, por eso le puse el ejemplo.

2- ¿Cómo fueron sus comienzos en radio?AL DORSO JUAN TITO APLANALP
Llegué a la ciudad a los 11 años, siendo un niño bastante tímido, lo repito. En ese entonces fui a la Obra Don Bosco, donde empecé a hacer teatro, era el año 1969, donde había un grupo de teatro y danza, para ver si me ayudaba en mi timidez. En ese tiempo estaba a cargo el Hermano Graña, quien marcó una época en el barrio. Allí recité, actué, hasta que, empecé con la radio, de causalidad, porque íbamos a Antena del Carmen, donde se hacía radioteatro, y me quedé, en Radio Cultural. Participé de programas como “El fogón de Viana”, presentaba y recitaba los números, también, y seguí. Prácticamente un 90% de mi actividad radial, estuvo ligada a Radio Cultural y a Emisora del Éxodo. Tuve algunos programas exitosos, otros no tanto, pero, no me puedo quejar; la gente siempre me brindó su respaldo. En esos tiempos la radio se escuchaba mucho. En Emisora del Éxodo tuvimos un programa que fue el primero en el que se habló de sexo al aire aquí en Salto, que se llamaba “Nuestro idioma”. También, un programa infantil, “Recreo cultural”, llenando todos los días la radio de gurises que cantaban, era muy lindo.

3- ¿Y el surgimiento de la actividad televisiva?
En el año 1994 llegó la televisión por cable a Salto, y fui a hablar con Delsa, quien me dio la oportunidad de comenzar a firmar uno de los programas pioneros del cable local, “Cancha Abierta”, en el que se pasaba baby fútbol, fútbol sénior, comercial, todo el juego del menor. Recuerdo que hice muchas notas a muchachos que hoy, están triunfando tanto en Montevideo como en el exterior, todos, haciendo sus primeras armas en el deporte. Luego pasamos a Cable Visión, con el mismo programa, donde estuvimos por mucho tiempo. También, colaboré por tiempo con “Deportes en el 8”, como unos 10 años. Con “Cancha Abierta” estuvimos hasta el año 2010, unos 15 años de forma ininterrumpida, aunque, tenía, en otra temática, “Cine Club”. O sea, si bien no he tenido muchos programas, sea en radio o en televisión, los que tuve siempre fueron largos.

4- Cine Club es otro de los clásicos de la televisión local, ¿lo considera así?
Sí. Con “Cine Club” empecé en la primera etapa del canal; y, después, en el 2010, me hablaron de Canal 4, para que hiciera un ciclo de cine, y bueno, desde hace 9 años de forma ininterrumpida, pasamos películas, fundamentalmente las clásicas, aunque algunos estrenos también. La gente lo que más pide, por ser mayoritariamente personas mayores, son películas como las de Cantinflas, aunque soy sincero, el primer año del programa nunca lo pasé, ya que nunca había visto una película de él.
Al principio pasábamos una selección de películas de calidad; al año, pasé recién una película de Cantinflas, porque se cumplían los 100 años de su nacimiento, y para qué, llovían los mensajes para que siguiéramos pasando sus películas. Recordemos que, en Uruguay, fue tradición los 1º de enero, comenzar el año estrenando una película de Cantinflas, en cines como el Plaza en Montevideo, eso hasta 1982, cuando filmó su última película “El Barrendero”.
Y, poco a poco el programa fue tomando forma nuevamente; la gente nos paraba en la calle pidiéndonos que pasáramos tal o cual película.

5- ¿De qué manera clasificaba las películas a emitir?
Al principio fueron clásicas, películas argentinas viejas, en blanco y negro, de Sandro, de Palito Ortega, por ejemplo; luego, como le comenté la gente nos la pedían, más que nada los primeros cuatro años en el cable; ahora, no es tanto por pedidos, sino que usamos una forma diferente. Recordemos que los públicos eran y son diferentes; las películas de calidad llegó un momento que las pasamos solamente en la Universidad y en el Ateneo, ya que los gustos en la televisión son más variados, tirando a lo moderno.

6- En estos 25 años del programa, ¿el público se ha renovado?
Sí. En estos 9 años de la segunda etapa del programa, he pasado películas unas 5 o 6 veces cada una, eso a pedido de la gente. En este tiempo la gente se ha ido renovando, quienes consumen televisión por cable, que antes era de los barrios y por ahí estaban asociados a otro cable y hoy se cambiaron, bueno, ellos son un nuevo público. Ahora, con internet y otras empresas de cable, la cosa cambio, por lo que me parece, al mismo tiempo, que no hay la misma cantidad de audiencia.

7- ¿Cuándo surgió la idea de hacer videos ya documentales?
Surgió por inquietudes de la gente. El de Salto Antiguo, por ejemplo y el de la visita del Papa Juan Pablo II, tuvieron mucha salida.
Si bien la gente tiene inquietudes culturales, lamentablemente la cultura está dejándose de lado y en Salto se lo ve. Salto está muy difícil.

8- ¿Por qué tanta afición al cine?
Soy sincero. Yo recién descubrí el cine en la Obra Don Bosco, allá por el año 1964, donde se daba cine por la noche; antes, en campaña, nunca lo había visto. La primera película que vi me impactó, fue de cowboys, y así, comencé a frecuentar ese cine y leer sobre el tema, sobre todo las críticas que se hacían en aquellos tiempos.
Asistía, también, al Cine Club que existía en Salto, en el Cine Sarandí. Llegábamos a ir 3 o 4 veces a la semana. Era los finales de los años 70 y comienzo de los 80, no había otra cosa.
Recuerdo en Cine Ariel los lunes por la tarde se llenaba de mujeres, aunque hicieran 40 grados de calor, eso sí, el cine tenía un techo que se abría, y, recuerdo que, una noche, se vino un chaparrón que se armó de golpe, y fue tremendo. Las colas para entrar muchas veces doblaban la esquina del cine, fueron tiempos muy lindos.

9- ¿Recuerda alguna anécdota de esos tiempos que esté relacionada con esa pasión?
Por supuesto. Junio de 1970, jugaba Brasil y Uruguay por la semifinal del Mundial de México 70, y, con un amigo, fuimos al Cine Club en el Cine Sarandí, a ver una película húngara, el cine estaba con la mitad de localidades llenas.
Aunque parezca mentira, en esa época, por más que jugara Uruguay, la vida seguía normal, no era como ahora que se paraliza el país, y le pregunté a uno de los taxistas de la parada que había en la esquina de Uruguay y Sarandí, cómo iba el partido, y me contestó que 1 a 1.
Cuando salimos de ver la película, recién nos enteramos del resultado, perdimos 3 a 1. Uruguay salió en 4to lugar, y nadie dio bolilla.
En 2010, fue muy distinto. Claro, en esa época era natural, por ejemplo, que Nacional o Peñarol ganaran todo y, Uruguay, no se quedaba atrás. Ahora, si no salía en los primeros lugares, no era merecedor de festejos. Eran otros tiempos.

10 – Los tiempos cambiaron, pero, aún hoy, las personas siguen apostando a la ficción, aunque sea en otras plataformas, ¿lo ve así?
Sí, sí. Anteriormente la competencia del cine fue el video, tiempo en que el Video Club, tuvo el auge máximo, hablamos de la década del 80.
Después, poco a poco fue apareciendo internet, y todo lo que la misma trajo, plataformas digitales, canales especializados en series y películas, canales por abonados, etc. Pero sí; la gente sigue y seguirá apostando a la ficción.

Hoy por: Dr. Adrián Báez

Publicado en - Semanales, 2- Martes, Al DorsoComentarios (1)