Los costos para acceder a los servicios de salud no son los mismos en todo el país, aunque esto no asegura la calidad

¿Es su mutualista una de las más caras del país? Quizás lo sea, sobre todo por las políticas que emplea cada institución donde a la hora de medir los costos puede haber diferencias que sean las que motiven esta situación. Por eso, en este cuadro comparativo que días pasados sacó publicado el diario El País de Montevideo, daremos a conocer algunas diferencias de precios, que puedan existir entre una institución y otra.
Aunque, estas diferencias tampoco aseguran que haya mayor calidad de atención o que se brinden mejores servicios, aunque para esta entrega semanal de nuestra sección Detrás de los Números, mostramos el comparativo que consideramos por demás interesante.
COSTOS
Al comenzar con los costos comparativos que ofrece cada mutualista en todo el país, el primer ítem de ese trabajo señala que mientras el Centro Médico cobra 252 pesos por una Ecografía Simple, en tanto que la Asociación Española cobra por el mismo servicio 507 pesos, Casa de Galicia 421 pesos,  el Casmu 376 pesos y 318 pesos en Cosem, todas éstas de Montevideo.
Aunque en un comparativo con las mutualistas del interior del país, el mismo servicio en Paysandú cuesta 4 pesos más que en Salto, mientras que en la cooperativa médica de Florida, sale solamente 133 pesos.
Con respecto a los tickets de medicamentos en Salto usted debe adquirirlos por la suma de 135 pesos, al tiempo que si está en Montevideo puede optar por pagar 197 pesos en la Asociación Española, 182 en Casa de Galicia y 202 pesos en el Casmu, siendo éste último,el único lugar del país donde los tickets para medicamentos superan la suma de 200 pesos.
Al tiempo que si estuviera en Flores pagaría 130 pesos, en Artigas 155 pesos, en Canelones 147 pesos y en Tacuarembó 137 pesos.
Una consulta al médico de referencia cuesta 84 pesos, al tiempo que en la Asociación Española sale 1 peso menos, en Casa de Galicia vale lo mismo y en Casmu también. En tanto, si uno vive en el interior,  para ver a su médico de referencia en Rocha, Melo y Durazno no tiene costo, mientras que en Tacuarembó sale 81 pesos.
Así las cosas, las comparaciones son odiosas pero en definitiva, habría que unificar, con una tendencia a la baja los costos para el acceso a los servicios médicos, por los cuales los uruguayos ya pagan, directa o indirectamente, una torta de plata.
Mientras que en Centro Médico los costos para una consulta de urgencia rondan los 155 pesos y los 504 pesos para una rutina de Laboratorio, en Paysandú los mismos costos ascienden a 175 y 547 pesos respectivamente.

¿Es su mutualista una de las más caras del país? Quizás lo sea, sobre todo por las políticas que emplea cada institución donde a la hora de medir los costos puede haber diferencias que sean las que motiven esta situación. Por eso, en este cuadro comparativo que días pasados sacó publicado el diario El País de Montevideo, daremos a conocer algunas diferencias de precios, que puedan existir entre una institución y otra.

Aunque, estas diferencias tampoco aseguran que haya mayor calidad de atención o que se brinden mejores servicios, aunque para esta entrega semanal de nuestra sección Detrás de los Números, mostramos el comparativo que consideramos por demás interesante.

COSTOS

Al comenzar con los costos comparativos que ofrece cada mutualista en todo el país, el primer ítem de ese trabajo señala que mientras el Centro Médico cobra 252 pesos por una Ecografía Simple, en tanto que la Asociación Española cobra por el mismo servicio 507 pesos, Casa de Galicia 421 pesos,  el Casmu 376 pesos y 318 pesos en Cosem, todas éstas de Montevideo.

Aunque en un comparativo con las mutualistas del interior del país, el mismo servicio en Paysandú cuesta 4 pesos más que en Salto, mientras que en la cooperativa médica de Florida, sale solamente 133 pesos.

Con respecto a los tickets de medicamentos en Salto usted debe adquirirlos por la suma de 135 pesos, al tiempo que si está en Montevideo puede optar por pagar 197 pesos en la Asociación Española, 182 en Casa de Galicia y 202 pesos en el Casmu, siendo éste último,el único lugar del país donde los tickets para medicamentos superan la suma de 200 pesos.

Al tiempo que si estuviera en Flores pagaría 130 pesos, en Artigas 155 pesos, en Canelones 147 pesos y en Tacuarembó 137 pesos.

Una consulta al médico de referencia cuesta 84 pesos, al tiempo que en la Asociación Española sale 1 peso menos, en Casa de Galicia vale lo mismo y en Casmu también. En tanto, si uno vive en el interior,  para ver a su médico de referencia en Rocha, Melo y Durazno no tiene costo, mientras que en Tacuarembó sale 81 pesos.

Así las cosas, las comparaciones son odiosas pero en definitiva, habría que unificar, con una tendencia a la baja los costos para el acceso a los servicios médicos, por los cuales los uruguayos ya pagan, directa o indirectamente, una torta de plata.

Mientras que en Centro Médico los costos para una consulta de urgencia rondan los 155 pesos y los 504 pesos para una rutina de Laboratorio, en Paysandú los mismos costos ascienden a 175 y 547 pesos respectivamente.

Los Números:

252 pesos en Salto para Eco

155 pesos médico de urgencia

83 pesos médico de referencia

504 pesos rutina de laboratorio

135 pesos tickets medicamentos

Publicado en - Titulares -, Detrás de los númerosComentarios (1)

Aumentaron los precios en enero aunque se proyecta una inflación inferior a la del año pasado pero un dólar más alto

El aumento del índice de precios al consumo (IPC) durante las primeras dos semanas del mes de enero, determinaron un leve despegue de la inflación para lo que va del año. Tanto el aumento en varios productos de la canasta básica, así como también el incremento proyectado en las tarifas públicas determinaron que todo esto repercuta finalmente en los costos globales que afectan a la población.
En ese sentido, el aumento del IPC en los primeros 15 días del mes de enero fue de 0,85 por ciento, según un informe elaborado por el Semanario Búsqueda, lo que marca la tendencia inflacionaria para el resto del mes, lo que determina en lo básico un aumento en todos los precios.
En ese aspecto, en el rubro alimentación, los precios variaron de esta manera: pulpa de cuadril 4 %, carne picada 3%, quesos 6%, zanahoria 6%, lechuga 4%, tomate 9%, morrones -12%, bananas 5%, melón 10%, uvas -15%.
En cuanto al rubro Vestimenta: la ropa de mujer bajó un 2%, así como también lo hizo la de  hombres y la de niño en lo que va de enero de este año, todo esto con relación a diciembre, donde los costos aumentaron las ventas de fin de año, influidas además por el pago de los aguinaldos y el hecho de que eso determine que haya mayor circulante.
Asimismo en el rubro Vivienda: los alquileres aumentaron un 1%, los gastos comunes un 0,9%, las tarifas de UTE un 6,9%, los impuestos domiciliarios un 5% y la mano de obra para refaccionar el hogar un 10%.
Al tiempo que en el rubro Varios: en lo que va del año las emergencias móviles aumentaron un 9%, el salario de las empleadas domésticas un 11%, las naftas bajaron un 3% en promedio, el agua clorada aumentó un 3% y el jabón líquido lo hizo en un 5%.
En diciembre el IPC aumentó un 0,47% y la inflación al final fue del 9,01 por ciento en todo el año 2014. la canasta familiar al 31 de diciembre del 2014, finalizó en $58.562 pesos uruguayos mensuales.
La canasta básica está dirigida a un grupo de cuatro personas y en las que dos de ellas reciben ingresos.
Según los analistas la inflación del mes de enero puede llegar al 1,8 por ciento, al tiempo que hay quienes afirman que incluso podría superar el 2,3 por ciento. Esto es debido también al aumento de los precios registrados en diciembre que no fueron bajados en esta fecha, y a los sobreprecios realizados por el comercio en el marco de la temporada estival y por la expectativa del consumo que puedan realizar los visitantes.
En tanto, que según han señalado reiteradamente varios analistas económicos, la inflación para todo el año 2015, podría llegar a alcanzar un registro del 8%, lo que en ese caso estaría determinando una mejor proyección que la estimada para el 2014, cuando si bien varios analistas expresaron que la misma rondaría el 10 por ciento, cifra que no se alcanza desde el 2007, llegó al 9% mencionado.
En tanto, los economistas de distintas consultoras señalaron que la evolución del dólar será alta pero controlable y en el mejor de los casos, situaron el precio de la moneda norteamericana a finales del presente año en un promedio de 26,5 pesos uruguayos.
Por otra parte, se espera un incremento de los salarios del sector público en el orden del 10 por ciento en promedio, un incremento de las jubilaciones ya anunciado por el MEF en el orden del 12 por ciento y un incremento de los salarios para el sector privado muy dispares que rondará entre el 8 y 13 por ciento.
El Producto Bruto Interno cerró con una nueva cifra récord que supera los 51 mil millones de dólares y la renta per cápita se instaló en el orden de los 16.400 dólares anuales por persona.
(Información Semanario Búsqueda y BCU)

El aumento del índice de precios al consumo (IPC) durante las primeras dos semanas del mes de enero, determinaron un leve despegue de la inflación para lo que va del año. Tanto el aumento en varios productos de la canasta básica, así como también el incremento proyectado en las tarifas públicas determinaron que todo esto repercuta finalmente en los costos globales que afectan a la población.

En ese sentido, el aumento del IPC en los primeros 15 días del mes de enero fue de 0,85 por ciento, según un informe elaborado por el Semanario Búsqueda, lo que marca la tendencia inflacionaria para el resto del mes, lo que determina en lo básico un aumento en todos los precios.

En ese aspecto, en el rubro alimentación, los precios variaron de esta manera: pulpa de cuadril 4 %, carne picada 3%, quesos 6%, zanahoria 6%, lechuga 4%, tomate 9%, morrones -12%, bananas 5%, melón 10%, uvas -15%.

En cuanto al rubro Vestimenta: la ropa de mujer bajó un 2%, así como también lo hizo la de  hombres y la de niño en lo que va de enero de este año, todo esto con relación a diciembre, donde los costos aumentaron las ventas de fin de año, influidas además por el pago de los aguinaldos y el hecho de que eso determine que haya mayor circulante.

Asimismo en el rubro Vivienda: los alquileres aumentaron un 1%, los gastos comunes un 0,9%, las tarifas de UTE un 6,9%, los impuestos domiciliarios un 5% y la mano de obra para refaccionar el hogar un 10%.

Al tiempo que en el rubro Varios: en lo que va del año las emergencias móviles aumentaron un 9%, el salario de las empleadas domésticas un 11%, las naftas bajaron un 3% en promedio, el agua clorada aumentó un 3% y el jabón líquido lo hizo en un 5%.

En diciembre el IPC aumentó un 0,47% y la inflación al final fue del 9,01 por ciento en todo el año 2014. la canasta familiar al 31 de diciembre del 2014, finalizó en $58.562 pesos uruguayos mensuales.

La canasta básica está dirigida a un grupo de cuatro personas y en las que dos de ellas reciben ingresos.

Según los analistas la inflación del mes de enero puede llegar al 1,8 por ciento, al tiempo que hay quienes afirman que incluso podría superar el 2,3 por ciento. Esto es debido también al aumento de los precios registrados en diciembre que no fueron bajados en esta fecha, y a los sobreprecios realizados por el comercio en el marco de la temporada estival y por la expectativa del consumo que puedan realizar los visitantes.

En tanto, que según han señalado reiteradamente varios analistas económicos, la inflación para todo el año 2015, podría llegar a alcanzar un registro del 8%, lo que en ese caso estaría determinando una mejor proyección que la estimada para el 2014, cuando si bien varios analistas expresaron que la misma rondaría el 10 por ciento, cifra que no se alcanza desde el 2007, llegó al 9% mencionado.

En tanto, los economistas de distintas consultoras señalaron que la evolución del dólar será alta pero controlable y en el mejor de los casos, situaron el precio de la moneda norteamericana a finales del presente año en un promedio de 26,5 pesos uruguayos.

Por otra parte, se espera un incremento de los salarios del sector público en el orden del 10 por ciento en promedio, un incremento de las jubilaciones ya anunciado por el MEF en el orden del 12 por ciento y un incremento de los salarios para el sector privado muy dispares que rondará entre el 8 y 13 por ciento.

El Producto Bruto Interno cerró con una nueva cifra récord que supera los 51 mil millones de dólares y la renta per cápita se instaló en el orden de los 16.400 dólares anuales por persona.

(Información Semanario Búsqueda y BCU)

Los Números:
0,9% inflación de mitad de enero
9,01% inflación del 2014
8% expectativa inflación 2015
58.562 pesos canasta familiar 2014
26,5 pesos dólar a diciembre 2015

Publicado en - Titulares -, Detrás de los númerosComentarios (0)

La población inactiva de Salto es el 30 por ciento de su población donde priman los estudiantes y los jubilados

Contrariamente a lo que se conoce como la población económicamente activa del país, que actualmente ronda en 1,5 millones de personas en el país, que son los que realizan alguna actividad económica, como trabajar en forma dependiente o independiente, profesionales o comerciantes, el país también tiene entre su población a los inactivos, que son una población que ronda entre el 30 y el 40 por ciento del total y que también están presentes.
Los inactivos son aquellos que uno puede catalogar como pasivos, y allí entran todas las categorías desde jubilados, retirados policiales, pensionistas, etc. Así como también aquellos que no participan de ningún sistema y que son los catalogados ni ni.
Un estudio elaborado recientemente por el Mercado de Trabajo del Ministerio del ramo y recogido por el semanario Búsqueda, presenta un importante número de personas inactivas en los distintos departamentos del país, entre los cuales se cuentan a las personas que solamente se dedican a hacer tareas en el hogar, que son estudiantes, o que son rentistas, y luego a los pasivos del sistema, como los jubilados y pensionistas.
Por eso, en esta entrega de nuestra sección semanal Detrás de los Números, brindaremos algunos datos relacionados con nuestro departamento a propósito de este tema, y que genera hasta ahora la aparición en números de un importante sector de la población que en la mayoría de los casos es la que no figura.
INACTIVOS
Los datos que fueron difundidos a finales del mes de diciembre pasado, surgen de los datos procesados en 2013 que refieren a los 19 departamentos por el Observatorio del Mercado de Trabajo, un área del Ministerio de Trabajo y Seguridad Social.
Si bien la población económicamente activa se sitúa en el 65 por ciento de la población que está en edad de trabajar, a partir de los 14 años de edad, supone alrededor del 51 por ciento del total de la población del país, al tiempo que el promedio del 35 por ciento restante, obedece a los inactivos.
El desempleo en el país se ubicó el último año en el 7 por ciento y esto en cierta medida determina que unas 124 mil personas buscan o están sin trabajo.
En promedio los inactivos son el 29,1 por ciento. La clasificación se divide en un 7 por ciento que son estudiantes, un 6 por ciento que se dedica a las tareas del hogar, menos de un 1 por ciento que son rentistas, casi un 4 por ciento que son pensionistas y un 11 por ciento que son jubilados.
LO QUE PASA EN SALTO
El departamento de Salto junto con los de Paysandú, San José, Rivera y Tacuarembó, se sitúa entre los cuales la población inactiva ronda entre las 30 mil y las 40 mil personas.
A contrapelo del resto de los departamentos donde la mayoría de los inactivos son personas dedicadas a las tareas del hogar, en Salto esa categoría se revierte, por la calidad de ciudad universitaria y polo educativo hacia la región que la misma representa.
En ese aspecto, la mayoría de las personas consideradas dentro de la población inactiva del departamento, que en total son el 30 por ciento, según el estudio oficial del Ministerio de Trabajo, son los estudiantes, que representan al 8 por ciento. También comparten ese lugar con el mismo porcentaje con los jubilados que también son el 8 por ciento.
Empero, si vamos a las personas que se dedican a las tareas en el hogar y que son consideradas fuera de la población económicamente activa, se trata del 6,9 por ciento. Al tiempo que los rentistas, es decir aquellas personas que reciben rentas, son el 0,2 por ciento y los pensionistas en Salto son el 4,3 por ciento, mientras que en el rubro otros, se establece que es el 2,6 por ciento de las personas, lo que completan el 30 por ciento inicialmente señalado.
Teniendo en cuenta que la población de Salto se aproxima a las 126 mil personas en todo el departamento, el 30 por ciento serían unas 37.800 personas que son consideradas parte de la población inactiva del departamento, las que se suman al promedio del resto de los departamentos del país.
EL RESTO
En otros números, Montevideo es el departamento que tiene la mayor cantidad de personas inactivas en números con 392 mil personas que se apróxima al 29 por ciento del total de su población. Al tiempo que en términos de porcentaje, el departamento de Paysandú es el que tiene el mayor entre los de todo el país con el 33,4 por ciento de su población. Al tiempo que se le aproxima el departamento de Lavalleja con el 33,2 por ciento, el de Cerro Largo con el 32,9 por ciento de su población, el de Tacuarembó con el mismo número y el de Rocha con el 32,7 por ciento.

Contrariamente a lo que se conoce como la población económicamente activa del país, que actualmente ronda en 1,5 millones de personas en el país, que son los que realizan alguna actividad económica, como trabajar en forma dependiente o independiente, profesionales o comerciantes, el país también tiene entre su población a los inactivos, que son una población que ronda entre el 30 y el 40 por ciento del total y que también están presentes.

Los inactivos son aquellos que uno puede catalogar como pasivos, y allí entran todas las categorías desde jubilados, retirados policiales, pensionistas, etc. Así como también aquellos que no participan de ningún sistema y que son los catalogados ni ni.

Un estudio elaborado recientemente por el Mercado de Trabajo del Ministerio del ramo y recogido por el semanario Búsqueda, presenta un importante número de personas inactivas en los distintos departamentos del país, entre los cuales se cuentan a las personas que solamente se dedican a hacer tareas en el hogar, que son estudiantes, o que son rentistas, y luego a los pasivos del sistema, como los jubilados y pensionistas.

Por eso, en esta entrega de nuestra sección semanal Detrás de los Números, brindaremos algunos datos relacionados con nuestro departamento a propósito de este tema, y que genera hasta ahora la aparición en números de un importante sector de la población que en la mayoría de los casos es la que no figura.

INACTIVOS

Los datos que fueron difundidos a finales del mes de diciembre pasado, surgen de los datos procesados en 2013 que refieren a los 19 departamentos por el Observatorio del Mercado de Trabajo, un área del Ministerio de Trabajo y Seguridad Social.

Si bien la población económicamente activa se sitúa en el 65 por ciento de la población que está en edad de trabajar, a partir de los 14 años de edad, supone alrededor del 51 por ciento del total de la población del país, al tiempo que el promedio del 35 por ciento restante, obedece a los inactivos.

El desempleo en el país se ubicó el último año en el 7 por ciento y esto en cierta medida determina que unas 124 mil personas buscan o están sin trabajo.

En promedio los inactivos son el 29,1 por ciento. La clasificación se divide en un 7 por ciento que son estudiantes, un 6 por ciento que se dedica a las tareas del hogar, menos de un 1 por ciento que son rentistas, casi un 4 por ciento que son pensionistas y un 11 por ciento que son jubilados.

LO QUE PASA EN SALTO

El departamento de Salto junto con los de Paysandú, San José, Rivera y Tacuarembó, se sitúa entre los cuales la población inactiva ronda entre las 30 mil y las 40 mil personas.

A contrapelo del resto de los departamentos donde la mayoría de los inactivos son personas dedicadas a las tareas del hogar, en Salto esa categoría se revierte, por la calidad de ciudad universitaria y polo educativo hacia la región que la misma representa.

En ese aspecto, la mayoría de las personas consideradas dentro de la población inactiva del departamento, que en total son el 30 por ciento, según el estudio oficial del Ministerio de Trabajo, son los estudiantes, que representan al 8 por ciento. También comparten ese lugar con el mismo porcentaje con los jubilados que también son el 8 por ciento.

Empero, si vamos a las personas que se dedican a las tareas en el hogar y que son consideradas fuera de la población económicamente activa, se trata del 6,9 por ciento. Al tiempo que los rentistas, es decir aquellas personas que reciben rentas, son el 0,2 por ciento y los pensionistas en Salto son el 4,3 por ciento, mientras que en el rubro otros, se establece que es el 2,6 por ciento de las personas, lo que completan el 30 por ciento inicialmente señalado.

Teniendo en cuenta que la población de Salto se aproxima a las 126 mil personas en todo el departamento, el 30 por ciento serían unas 37.800 personas que son consideradas parte de la población inactiva del departamento, las que se suman al promedio del resto de los departamentos del país.

EL RESTO

En otros números, Montevideo es el departamento que tiene la mayor cantidad de personas inactivas en números con 392 mil personas que se apróxima al 29 por ciento del total de su población. Al tiempo que en términos de porcentaje, el departamento de Paysandú es el que tiene el mayor entre los de todo el país con el 33,4 por ciento de su población. Al tiempo que se le aproxima el departamento de Lavalleja con el 33,2 por ciento, el de Cerro Largo con el 32,9 por ciento de su población, el de Tacuarembó con el mismo número y el de Rocha con el 32,7 por ciento.

Los Números:

30 por ciento de salteños inactivos

37.800 personas aproximadamente

8 por ciento son estudiantes

8 por ciento jubilados

6,9 por ciento se dedica al hogar

Publicado en - Titulares -, Detrás de los númerosComentarios (0)

Turismo creció este año en el Este pero los comerciantes quieren hacer la temporada

El turismo es la segunda fuente de ingresos en el Uruguay después del sector agropecuario. La industria sin chimenea fue aumentando en las últimas décadas, con la puesta a punto de distintos destinos, además de permitir un avance en las inversiones para generar infraestructura que pueda contener una mayor demanda, y en muchos casos apuntando a un turismo clase A.
Esa oferta, si bien está vigente todo el año, es en este mes de enero especialmente, cuando se encuentra el punto alto de la temporada estival, donde el país viene recibiendo a miles de visitantes.  Por más que en Salto lo vivamos a 600 kilómetros de distancia, sin ver un ápice las hermosas playas que tiene el país y padeciendo un calor totalmente distinto y sofocante, enero es el mes del turismo para el Uruguay y es donde además, según la calidad del servicio que se brinde, se juega la vida la marca turística del país.
Aunque los precios son todo un tema, los comerciantes quieren ganar en dos semanas lo que no pueden generar en todo el año y esto ha traído controversias, debido a que la oferta turística termina volviéndose más cara que la de la región. Este tipo de cosas no deben ser copiadas en nuestra pequeña oferta turística salteña, porque de lo contrario el poco turismo que tenemos, que encima es turismo interno, se reducirá al de la ciudad, si levantamos los precios, que lo único que compran en las termas los salteños es la entrada si al final después de tanto tramitar, no pudieron conseguirla gratis.
Por eso en esta entrega de nuestra sección semanal Detrás de los Números, hablaremos de los números que fueron dados a conocer por el gobierno en las últimas horas sobre la actual temporada y la contracara de los mismos, como lo son algunos precios que se han dado a conocer en las últimas horas.
LO QUE DICE
EL GOBIERNO
Según afirmó la ministra de Turismo, Liliám Kechichián ayer en el canal por internet del diario El Observador, con relación al año pasado, la temporada turística del presente año creció en un 6% en los primeros 10 días de enero.
La ministra Kechichián, quien habló sobre la promoción del turismo en el referido portal informativo, dijo que en relación al 2014, se destaca una presencia mayor de argentinos y muchos brasileños.
Asimismo, brindando cifras reales del ingreso de turistas al país, el gobierno dice que sin contar a los uruguayos que viven en el exterior, llegaron unas 140.000 personas en los primeros 10 días del presente año.
Los datos totales del 2014 cerrado todavía no están listos, pero señaló que en el caso de los brasileños aumentó de más de 390.000 a 470.000 en un año, a los que se le suman 200.000 que cruzan la frontera para hacer compras, y 150.000 aproximadamente en cruceros.
En ese aspecto, esperan que cerrado enero hayan ingresado más de 250 mil personas en calidad de turistas desde el exterior, a lo que se le deben sumar las personas que son uruguayos pero que viven en el extranjero y que también concurren a vacacionar al este del país, principalmente a Punta del Este y también debe tenerse en cuenta a las personas que hacen turismo interno y que deciden irse al balneario esteño para pasar sus vacaciones.
Pero a todo esto, tenemos el tema de los precios que imponen los comercios del Este del país, los que marcan la tendencia de la temporada y generan el cliché de que venir al Uruguay para los que viven en el extranjero, o ir a Punta del Este, para los que vivimos acá, es más caro que vacacionar en la región e incluso en el Caribe o Miami (Estados Unidos) donde con lo que se paga el alquiler de una casa en el Este, un matrimonio puede comprar pasajes aéreos y vacacionar dos semanas en hoteles cuatro estrellas a menor precio.
Días pasados, un salteño que estuvo de paso por el Este informó desde su cuenta en la red social twitter, que el desayuno en un restaurante del principal balneario uruguayo le había costado 500 pesos. El hombre se había limitado a comer una medialuna de jamón y queso, a tomar un jugo de naranja y a beber un capuccino, todo por ese precio. Y otro fotografió el ticket de haber pagado 100 pesos una botella chica de agua mineral en la playa.
Así las cosas, el turismo debe ser tenido en cuenta como una de las principales fuentes de ingresos del país, sin embargo lo tomamos como la oportunidad de ganar dinero y desplumar a quienes vienen al país a tratar de entretenerse. Lindo nos va a ir si seguimos con esa viveza criolla, que tarde o temprano hará que las playas se pueblen de turismo interno, de ese que tenemos en Salto en cada temporada y que no dejan más que lo suficiente, sobre todo a los supermercados.

El turismo es la segunda fuente de ingresos en el Uruguay después del sector agropecuario. La industria sin chimenea fue aumentando en las últimas décadas, con la puesta a punto de distintos destinos, además de permitir un avance en las inversiones para generar infraestructura que pueda contener una mayor demanda, y en muchos casos apuntando a un turismo clase A.

Esa oferta, si bien está vigente todo el año, es en este mes de enero especialmente, cuando se encuentra el punto alto de la temporada estival, donde el país viene recibiendo a miles de visitantes.  Por más que en Salto lo vivamos a 600 kilómetros de distancia, sin ver un ápice las hermosas playas que tiene el país y padeciendo un calor totalmente distinto y sofocante, enero es el mes del turismo para el Uruguay y es donde además, según la calidad del servicio que se brinde, se juega la vida la marca turística del país.

Aunque los precios son todo un tema, los comerciantes quieren ganar en dos semanas lo que no pueden generar en todo el año y esto ha traído controversias, debido a que la oferta turística termina volviéndose más cara que la de la región. Este tipo de cosas no deben ser copiadas en nuestra pequeña oferta turística salteña, porque de lo contrario el poco turismo que tenemos, que encima es turismo interno, se reducirá al de la ciudad, si levantamos los precios, que lo único que compran en las termas los salteños es la entrada si al final después de tanto tramitar, no pudieron conseguirla gratis.

Por eso en esta entrega de nuestra sección semanal Detrás de los Números, hablaremos de los números que fueron dados a conocer por el gobierno en las últimas horas sobre la actual temporada y la contracara de los mismos, como lo son algunos precios que se han dado a conocer en las últimas horas.

LO QUE DICE EL GOBIERNO

Según afirmó la ministra de Turismo, Liliám Kechichián ayer en el canal por internet del diario El Observador, con relación al año pasado, la temporada turística del presente año creció en un 6% en los primeros 10 días de enero.

La ministra Kechichián, quien habló sobre la promoción del turismo en el referido portal informativo, dijo que en relación al 2014, se destaca una presencia mayor de argentinos y muchos brasileños.

Asimismo, brindando cifras reales del ingreso de turistas al país, el gobierno dice que sin contar a los uruguayos que viven en el exterior, llegaron unas 140.000 personas en los primeros 10 días del presente año.

Los datos totales del 2014 cerrado todavía no están listos, pero señaló que en el caso de los brasileños aumentó de más de 390.000 a 470.000 en un año, a los que se le suman 200.000 que cruzan la frontera para hacer compras, y 150.000 aproximadamente en cruceros.

En ese aspecto, esperan que cerrado enero hayan ingresado más de 250 mil personas en calidad de turistas desde el exterior, a lo que se le deben sumar las personas que son uruguayos pero que viven en el extranjero y que también concurren a vacacionar al este del país, principalmente a Punta del Este y también debe tenerse en cuenta a las personas que hacen turismo interno y que deciden irse al balneario esteño para pasar sus vacaciones.

Pero a todo esto, tenemos el tema de los precios que imponen los comercios del Este del país, los que marcan la tendencia de la temporada y generan el cliché de que venir al Uruguay para los que viven en el extranjero, o ir a Punta del Este, para los que vivimos acá, es más caro que vacacionar en la región e incluso en el Caribe o Miami (Estados Unidos) donde con lo que se paga el alquiler de una casa en el Este, un matrimonio puede comprar pasajes aéreos y vacacionar dos semanas en hoteles cuatro estrellas a menor precio.

Días pasados, un salteño que estuvo de paso por el Este informó desde su cuenta en la red social twitter, que el desayuno en un restaurante del principal balneario uruguayo le había costado 500 pesos. El hombre se había limitado a comer una medialuna de jamón y queso, a tomar un jugo de naranja y a beber un capuccino, todo por ese precio. Y otro fotografió el ticket de haber pagado 100 pesos una botella chica de agua mineral en la playa.

Así las cosas, el turismo debe ser tenido en cuenta como una de las principales fuentes de ingresos del país, sin embargo lo tomamos como la oportunidad de ganar dinero y desplumar a quienes vienen al país a tratar de entretenerse. Lindo nos va a ir si seguimos con esa viveza criolla, que tarde o temprano hará que las playas se pueblen de turismo interno, de ese que tenemos en Salto en cada temporada y que no dejan más que lo suficiente, sobre todo a los supermercados.

Los Números:

140 mil extranjeros al Este este año

250 mil prevén al final de enero

400 mil fueron en la temporada 2014

500 pesos un desayuno en Punta

100 pesos un agua chica en la playa

Publicado en - Titulares -, Detrás de los númerosComentarios (0)

Encima hay que cumplir con la fiesta de fin de cursos

Las fiestas de fin de curso tienen su apogeo por estos días y en ese aspecto, los padres son los que deben asumir costos sin medir mucho el bolsillo. Es que si bien vivimos en un mes burbuja, porque diciembre tiene bien ganado ese mote debido a que se trata de un período de tiempo donde como en las familias hay más ingresos, porque se pagan los medio aguinaldos, también hay más oferta que demanda, hay muchos gastos que asumir y a los que se suman al final del año, hay que adicionarles los de las fiestas de fin de curso de nuestros hijos.
Y en ese sentido, los niños también cuentan y como las maestras no tienen mejor idea que armar una coreografía a lo Tinelli, quieren que también las vestimentas y las escenografías sean a la manera que impone la televisión.
Por esa razón hay que salir a comprar, encima de todo lo que hay que pagar y de las cosas que hay que comprar pensando en que diciembre es el último mes del año, que nos impone varias despedidas de todo tipo y color de esos que te invitan hasta para tomar una grappa que quedó en la casa del abuelo, cumpleaños (porque siempre hay alguno) y hay que cumplir, y encima dos fiestas tradicionales, donde te caen tus padres, tus hermanos tus sobrinos, algún amigo y los compañeros de trabajo que viven cerca y te ven todos los días pero parece que esa noche te extrañan y llegan igual aunque no vean luz, además, tenés la fiesta del nene y hay que ponerse.
Por eso, en ésta, una de las últimas ediciones de nuestra sección semanal Detrás de los Números, reflejaremos a grandes rasgos algunos de los gastos extras que tenemos los padres este mes, sin tomar en cuenta la tradición consumista de Papa Noel, uno de los mejores inventos de la industria para sensibilizar a los niños y vulnerar a los padres, pero que daremos a conocer en los próximos números.
LA FIESTITA
Sin dudas que en esta época, donde los cotillones trabajan mucho por las despedidas que se llevan a cabo en los distintos ámbitos de trabajo, encima tienen que estar preparados porque se vienen la compras de los accesorios para la fiestita del nene.
Además, la modista aquella a la que alguna vez recurrimos, esta vez tendrá que darse maña y hacernos el disfraz que pidió la maestra para que pegue con la coreografía y la escenografía que ella estuvo mirando en la televisión estos días, y si bien no tendrá el mismo brillo que la de Ideas del Sur, sí tendrá de todo un poco.
Lo primero es comprar la tela y el gasto es de unos 250 pesos entre las de distintos colores y texturas, y allí vimos algo que le va a quedar mejor, y ya se lo llevamos aunque sean 200 pesos más, como los botones y los cintillos adecuados para ilustrar al personaje de época. Luego vamos al cotillón porque tiene que llevar las insignias y oropeles de entonces, y ya nos gastamos unos 159 pesos más.
Encima tenemos que darle el calzado adecuado que está entre la clásica alpargata blanca de 199 pesos o la reforzada con suela de goma de 249 pesos, que se vuelve fundamental.
Bolsitos, adornos, peluquería, shores para que acompañen la ocasión y ya les queden para el verano, todo por 499 pesos.
Y encima después el regalo para la maestra, que bien puede ser un colectivo a 200 pesos por cabeza o por padre como decidan llamarlo, y lo que no puede faltar, el recuerdo de cada fiesta, la foto con la familia el último día de clases, el DVD con las imágenes de la fiesta y el nene bailando sin entender qué es lo que hace, pero como la maestra está abajo haciendo uno no sabe de qué, porque baila, salta y da indicaciones como un DT de fútbol al mismo tiempo, todo por 50 pesos la foto y 250 el DVD.
Sí señor, y al salir de la fiesta, aturdido por la canción que al final no sabemos si a los niños que las escuchan les hace bien o los deja más retardados de lo que ya los deja el Disney Channel, hay que ponerse y comprar el clásico helado de cucurucho por 90 pesos para que se enchastre todo el buzo nuevo que le compramos por 399 pesos. O el pancho con refresco por  80 pesos. Sí señor, diciembre es toda una celebración para el bolsillo. Pero no se asuste que ahora viene Navidad.

Las fiestas de fin de curso tienen su apogeo por estos días y en ese aspecto, los padres son los que deben asumir costos sin medir mucho el bolsillo. Es que si bien vivimos en un mes burbuja, porque diciembre tiene bien ganado ese mote debido a que se trata de un período de tiempo donde como en las familias hay más ingresos, porque se pagan los medio aguinaldos, también hay más oferta que demanda, hay muchos gastos que asumir y a los que se suman al final del año, hay que adicionarles los de las fiestas de fin de curso de nuestros hijos.

Y en ese sentido, los niños también cuentan y como las maestras no tienen mejor idea que armar una coreografía a lo Tinelli, quieren que también las vestimentas y las escenografías sean a la manera que impone la televisión.

Por esa razón hay que salir a comprar, encima de todo lo que hay que pagar y de las cosas que hay que comprar pensando en que diciembre es el último mes del año, que nos impone varias despedidas de todo tipo y color de esos que te invitan hasta para tomar una grappa que quedó en la casa del abuelo, cumpleaños (porque siempre hay alguno) y hay que cumplir, y encima dos fiestas tradicionales, donde te caen tus padres, tus hermanos tus sobrinos, algún amigo y los compañeros de trabajo que viven cerca y te ven todos los días pero parece que esa noche te extrañan y llegan igual aunque no vean luz, además, tenés la fiesta del nene y hay que ponerse.

Por eso, en ésta, una de las últimas ediciones de nuestra sección semanal Detrás de los Números, reflejaremos a grandes rasgos algunos de los gastos extras que tenemos los padres este mes, sin tomar en cuenta la tradición consumista de Papa Noel, uno de los mejores inventos de la industria para sensibilizar a los niños y vulnerar a los padres, pero que daremos a conocer en los próximos números.

LA FIESTITA

Sin dudas que en esta época, donde los cotillones trabajan mucho por las despedidas que se llevan a cabo en los distintos ámbitos de trabajo, encima tienen que estar preparados porque se vienen la compras de los accesorios para la fiestita del nene.

Además, la modista aquella a la que alguna vez recurrimos, esta vez tendrá que darse maña y hacernos el disfraz que pidió la maestra para que pegue con la coreografía y la escenografía que ella estuvo mirando en la televisión estos días, y si bien no tendrá el mismo brillo que la de Ideas del Sur, sí tendrá de todo un poco.

Lo primero es comprar la tela y el gasto es de unos 250 pesos entre las de distintos colores y texturas, y allí vimos algo que le va a quedar mejor, y ya se lo llevamos aunque sean 200 pesos más, como los botones y los cintillos adecuados para ilustrar al personaje de época. Luego vamos al cotillón porque tiene que llevar las insignias y oropeles de entonces, y ya nos gastamos unos 159 pesos más.

Encima tenemos que darle el calzado adecuado que está entre la clásica alpargata blanca de 199 pesos o la reforzada con suela de goma de 249 pesos, que se vuelve fundamental.

Bolsitos, adornos, peluquería, shores para que acompañen la ocasión y ya les queden para el verano, todo por 499 pesos.

Y encima después el regalo para la maestra, que bien puede ser un colectivo a 200 pesos por cabeza o por padre como decidan llamarlo, y lo que no puede faltar, el recuerdo de cada fiesta, la foto con la familia el último día de clases, el DVD con las imágenes de la fiesta y el nene bailando sin entender qué es lo que hace, pero como la maestra está abajo haciendo uno no sabe de qué, porque baila, salta y da indicaciones como un DT de fútbol al mismo tiempo, todo por 50 pesos la foto y 250 el DVD.

Sí señor, y al salir de la fiesta, aturdido por la canción que al final no sabemos si a los niños que las escuchan les hace bien o los deja más retardados de lo que ya los deja el Disney Channel, hay que ponerse y comprar el clásico helado de cucurucho por 90 pesos para que se enchastre todo el buzo nuevo que le compramos por 399 pesos. O el pancho con refresco por  80 pesos. Sí señor, diciembre es toda una celebración para el bolsillo. Pero no se asuste que ahora viene Navidad.

LOS NÚMEROS

399 pesos el buzo

250 pesos las alpargatas

200 pesos el regalo a la maestra

159 pesos de accesorios

90 pesos el helado

Publicado en - Titulares -, Detrás de los númerosComentarios (3)

La tasa de empleo en el Uruguay es tan estable como su demografía

La economía y el empleo son dos cosas que van de la mano en un momento donde lo que importa es mantener cierta estabilidad laboral para los tiempos que corren y sobre todo, para los que se vienen, que podrán ser un poco más duros que ahora, donde podrá haber más desaceleración económica producto de la cautela de los consumidores cuyo endeudamiento es creciente por el sector financiero, pero no creo ni por asomo que entremos en un estado de recesión como en el año 2000.
Sobre todo porque los números de la economía uruguaya son diferentes y establecen distintos parámetros respecto al comienzo del presente siglo.
En ese aspecto, para tener una referencia, las reservas del Banco Central en el 2000, eran de unos 2.150 millones de dólares, al tiempo que el 2014 cierra en el entorno de los 18 mil millones de dólares.
Pero en esta entrega de nuestra sección semanal, Detrás de los Números, nos referiremos a las cifras que arroja el dato del empleo en el país. Se trata de números ofrecidos por el Instituto Nacional de Estadísticas acerca de la evolución del empleo en los últimos tiempos.
En ese sentido, se sostiene que si bien en el año 2008, la población de personas ocupada en Uruguay  era de 1.510 mil personas, en el 2013, las personas que se registran como ocupadas eran de 1.612 mil personas. Unos 112 mil personas más.
Al tiempo que los desocupados eran 124 mil personas en 2008 y 112 mil en 2013. Mientras que lo que se conoce como población económicamente activa (PEA) en el año 2008, cuando el país se encontraba en pleno despegue económico, era  de 1.633 mil personas, mientras que en 2013 es de 1.724 mil personas.
En términos reales no hubo un incremento de trabajadores sino que la tasa se mantuvo, porque si bien ha habido ingreso de personas en el mercado laboral por cuestiones generacionales, por los mismos factores, es que también hubo egresos del mismo sector económico. En ese aspecto, la tasa de empleo ha crecido pero no con grandes cifras sino que mantiene un ritmo interesante de aumento y no uno tan acelerado.
En tanto, otro dato que arroja el INE es que las personas inactivas en el Uruguay, las que no realizan ninguna actividad porque son jubiladas, pasivos, pensionistas dependientes o porque lisa y llanamente no trabajan, también son una tasa estable.
Si bien en el año 2008 ese sector de la actividad, es de 983 mil personas, en el 2013 la franja alcanzó los 988 mil uruguayos inactivos.
Por su parte los datos demográficos muestran un crecimiento similar al de los índices especificados más arriba. Las personas en edad de trabajo (se cuentan a los mayores de 18 años de edad) eran 2.610 mil personas en el 2008, mientras que en el 2013 eran 2.712 mil personas.
Asimismo, las personas que integraban la población urbana en 2008 eran 3.121 mil personas, al tiempo que en 2013 eran 3.202 mil personas. En tanto que la población rural en 2008 era de 213 mil personas y en el 2013 mostró un decrecimiento y era de 191 mil personas.

La economía y el empleo son dos cosas que van de la mano en un momento donde lo que importa es mantener cierta estabilidad laboral para los tiempos que corren y sobre todo, para los que se vienen, que podrán ser un poco más duros que ahora, donde podrá haber más desaceleración económica producto de la cautela de los consumidores cuyo endeudamiento es creciente por el sector financiero, pero no creo ni por asomo que entremos en un estado de recesión como en el año 2000.

Sobre todo porque los números de la economía uruguaya son diferentes y establecen distintos parámetros respecto al comienzo del presente siglo.

En ese aspecto, para tener una referencia, las reservas del Banco Central en el 2000, eran de unos 2.150 millones de dólares, al tiempo que el 2014 cierra en el entorno de los 18 mil millones de dólares.

Pero en esta entrega de nuestra sección semanal, Detrás de los Números, nos referiremos a las cifras que arroja el dato del empleo en el país. Se trata de números ofrecidos por el Instituto Nacional de Estadísticas acerca de la evolución del empleo en los últimos tiempos.

En ese sentido, se sostiene que si bien en el año 2008, la población de personas ocupada en Uruguay  era de 1.510 mil personas, en el 2013, las personas que se registran como ocupadas eran de 1.612 mil personas. Unos 112 mil personas más.

Al tiempo que los desocupados eran 124 mil personas en 2008 y 112 mil en 2013. Mientras que lo que se conoce como población económicamente activa (PEA) en el año 2008, cuando el país se encontraba en pleno despegue económico, era  de 1.633 mil personas, mientras que en 2013 es de 1.724 mil personas.

En términos reales no hubo un incremento de trabajadores sino que la tasa se mantuvo, porque si bien ha habido ingreso de personas en el mercado laboral por cuestiones generacionales, por los mismos factores, es que también hubo egresos del mismo sector económico. En ese aspecto, la tasa de empleo ha crecido pero no con grandes cifras sino que mantiene un ritmo interesante de aumento y no uno tan acelerado.

En tanto, otro dato que arroja el INE es que las personas inactivas en el Uruguay, las que no realizan ninguna actividad porque son jubiladas, pasivos, pensionistas dependientes o porque lisa y llanamente no trabajan, también son una tasa estable.

Si bien en el año 2008 ese sector de la actividad, es de 983 mil personas, en el 2013 la franja alcanzó los 988 mil uruguayos inactivos.

Por su parte los datos demográficos muestran un crecimiento similar al de los índices especificados más arriba. Las personas en edad de trabajo (se cuentan a los mayores de 18 años de edad) eran 2.610 mil personas en el 2008, mientras que en el 2013 eran 2.712 mil personas.

Asimismo, las personas que integraban la población urbana en 2008 eran 3.121 mil personas, al tiempo que en 2013 eran 3.202 mil personas. En tanto que la población rural en 2008 era de 213 mil personas y en el 2013 mostró un decrecimiento y era de 191 mil personas.

Los Números:

1.724.000 PEA

988.000 inactivos

2.712.000 personas en edad de trabajo

1.612.000 ocupados

112.000 desocupados

Publicado en - Titulares -, Detrás de los númerosComentarios (0)

Mientras las cosas pasan la vida cuesta cada vez más

Mientras las elecciones presidenciales se definen el próximo domingo, mientras el ritmo político determina el rumbo económico del país, mientras todo esto ocurre usted y yo seguimos yendo al supermercado a comprar los víveres que precisamos para poder comer todos los días, y continuamos trabajando diariamente con la finalidad de poder cubrir los costos de vida que tenemos, pero la inflación también sigue su curso y entonces aumenta paulatinamente los índices de precios de los productos alimenticios, de los de la vestimenta, de los costos de las farmacias y de los gastos en salud.
En ese sentido, es que entre toda la parafernalia que se vive en torno a las elecciones nacionales, parece que de la economía nadie habla y las cosas siguen pasando. Por eso en esta entrega de nuestra sección semanal, Detrás de los Números, hablaremos de a cuánto trepó la inflación en el mes electoral clave, el de octubre.
MUCHA PLATA
Mientras todos los políticos estaban en campaña, incluso las autoridades del gobierno, que andaban como gitanos de un lado a otro, buscando cosechar el caudal electoral necesario para permanecer en sus cargos por otro lustro, el sistema seguía funcionando, el dólar tenía una volatilidad que se ajustaba a los discursos electorales sobre todo de Brasil y los precios de la canasta básica, cuya manufacturación tiene costos en dólares, también fluctuaban pero al alza, lo que determinó un incremento en los productos más básicos.
Tal es así, que en el mes de octubre, la canasta básica llegó a los 58.022 pesos uruguayos. En octubre, el índice de precios llegó al 0,66% y aumentó 380 pesos según cifras manejadas por analistas y el el gobierno, situándose en 58.022 pesos uruguayos.
Dentro de cada rubro, las variaciones más importantes en la quincena fueron las siguientes: en el rubro Alimentación: el asado subió un 6 por ciento, la pulpa de cuadril subió un 3 por ciento, los quesos un 5 por ciento, los fiambres un 6 por ciento, los refrescos un 1,5 por ciento, la zanahoria un 9 por ciento, la cebolla un 6 por ciento,  el zapallito un 5 por ciento, la espinaca un 14 por ciento, la lechuga un 20 por ciento, el tomate un 35 por ciento, el morrón un 12 por ciento, la manzana un 8 por ciento y la pera un 35 por ciento.
En Vestimenta: la ropa de hombre, la de niño y la de mujer: subió un 2 por ciento. En Vivienda: los alquileres un 1,1 por ciento y los gastos comunes un 1 por ciento. En Varios: electrodomésticos un 2 por ciento, en viajes un 2 por ciento, repuestos 3 por ciento, antibióticos 4 por ciento.
Las expectativas pronunciadas por el Banco Central del Uruguay para el mes de noviembre que termina el fin de semana, son que la inflación de estos 30 días será de un 0,35 por ciento.
La expectativa final, es que para cuando cierre el año la inflación será entre el 8,55 y el 8,15 por ciento, cerrando con una cifra similar de mantener la tendencia en economía para el año 2015.
COSTOS FIJOS
La medición de gastos está hecha con costos fijos en varios rubros. En ese aspecto, una familia tipo tiene un costo promedial de 24 mil pesos mensuales en gastos de alimentación (unos 800 pesos por día en promedio, aunque cualquier ida al supermercado sale más de 1.000 pesos), un promedio de 1.500 pesos en gastos de vestimenta (un jeans, dos camisas baratas o un par de zapatos regular para algún integrante de la familia al mes generan ese costo), unos 8.600 pesos de vivienda (costo de un alquiler promedio) y unos 23 mil pesos en rubros que suman comprar un mueble o accesorios, gastos en salud como cuota mutual (fonasas, tickets, etc.), transporte (moto o auto, repuestos, naftas, accesorios), enseñanza (gastos en colegio público con uniformes y útiles, o en privado con cuota mensual y demás), esparcimiento (una salida, un asado, cine, restaurante, etc) y otros como cigarrillos o artículos informáticos.

Mientras las elecciones presidenciales se definen el próximo domingo, mientras el ritmo político determina el rumbo económico del país, mientras todo esto ocurre usted y yo seguimos yendo al supermercado a comprar los víveres que precisamos para poder comer todos los días, y continuamos trabajando diariamente con la finalidad de poder cubrir los costos de vida que tenemos, pero la inflación también sigue su curso y entonces aumenta paulatinamente los índices de precios de los productos alimenticios, de los de la vestimenta, de los costos de las farmacias y de los gastos en salud.

En ese sentido, es que entre toda la parafernalia que se vive en torno a las elecciones nacionales, parece que de la economía nadie habla y las cosas siguen pasando. Por eso en esta entrega de nuestra sección semanal, Detrás de los Números, hablaremos de a cuánto trepó la inflación en el mes electoral clave, el de octubre.

MUCHA PLATA

Mientras todos los políticos estaban en campaña, incluso las autoridades del gobierno, que andaban como gitanos de un lado a otro, buscando cosechar el caudal electoral necesario para permanecer en sus cargos por otro lustro, el sistema seguía funcionando, el dólar tenía una volatilidad que se ajustaba a los discursos electorales sobre todo de Brasil y los precios de la canasta básica, cuya manufacturación tiene costos en dólares, también fluctuaban pero al alza, lo que determinó un incremento en los productos más básicos.

Tal es así, que en el mes de octubre, la canasta básica llegó a los 58.022 pesos uruguayos. En octubre, el índice de precios llegó al 0,66% y aumentó 380 pesos según cifras manejadas por analistas y el el gobierno, situándose en 58.022 pesos uruguayos.

Dentro de cada rubro, las variaciones más importantes en la quincena fueron las siguientes: en el rubro Alimentación: el asado subió un 6 por ciento, la pulpa de cuadril subió un 3 por ciento, los quesos un 5 por ciento, los fiambres un 6 por ciento, los refrescos un 1,5 por ciento, la zanahoria un 9 por ciento, la cebolla un 6 por ciento,  el zapallito un 5 por ciento, la espinaca un 14 por ciento, la lechuga un 20 por ciento, el tomate un 35 por ciento, el morrón un 12 por ciento, la manzana un 8 por ciento y la pera un 35 por ciento.

En Vestimenta: la ropa de hombre, la de niño y la de mujer: subió un 2 por ciento. En Vivienda: los alquileres un 1,1 por ciento y los gastos comunes un 1 por ciento. En Varios: electrodomésticos un 2 por ciento, en viajes un 2 por ciento, repuestos 3 por ciento, antibióticos 4 por ciento.

Las expectativas pronunciadas por el Banco Central del Uruguay para el mes de noviembre que termina el fin de semana, son que la inflación de estos 30 días será de un 0,35 por ciento.

La expectativa final, es que para cuando cierre el año la inflación será entre el 8,55 y el 8,15 por ciento, cerrando con una cifra similar de mantener la tendencia en economía para el año 2015.

COSTOS FIJOS

La medición de gastos está hecha con costos fijos en varios rubros. En ese aspecto, una familia tipo tiene un costo promedial de 24 mil pesos mensuales en gastos de alimentación (unos 800 pesos por día en promedio, aunque cualquier ida al supermercado sale más de 1.000 pesos), un promedio de 1.500 pesos en gastos de vestimenta (un jeans, dos camisas baratas o un par de zapatos regular para algún integrante de la familia al mes generan ese costo), unos 8.600 pesos de vivienda (costo de un alquiler promedio) y unos 23 mil pesos en rubros que suman comprar un mueble o accesorios, gastos en salud como cuota mutual (fonasas, tickets, etc.), transporte (moto o auto, repuestos, naftas, accesorios), enseñanza (gastos en colegio público con uniformes y útiles, o en privado con cuota mensual y demás), esparcimiento (una salida, un asado, cine, restaurante, etc) y otros como cigarrillos o artículos informáticos.

Los Números:

58.022 pesos canasta familiar

24 mil pesos en alimentación

380 pesos subió en octubre

0,35 por ciento en noviembre

8,5 inflación en 2014

Publicado en - Titulares -, Detrás de los númerosComentarios (0)

Pocas ambulancias para muchos usuarios

El pasaje de la ministra de Salud, Susana Muñiz, por Salto aclaró algunos aspectos relacionados a los números que permiten descifrar cuál es la situación del servicio de ambulancias que tiene el sector público de salud en nuestro medio para atender a los usuarios.
Desautorizando lo que dijo en plena campaña electoral el presidenciable de izquierda, Tabaré Vázquez, acerca de que Salto contaba con 15 nuevas ambulancias a partir de los últimos 4 años de gestión del presidente José Mujica, la secretaria de Estado afirmó que las 15 ambulancias sí se compraron, pero fueron destinadas a la región norte del país, que está comprendida por cinco departamentos, entre los que está el nuestro.
Por esta razón, en esta entrega de nuestra sección semanal, Detrás de los Números, contaremos el número de ambulancias que tiene Salto en relación con la cantidad de usuarios que atiende el sistema público de salud. Ya que en esa instancia, lo que sí afirmó la ministra Muñiz, es que de los 5 departamentos que tiene la región norte, Salto es el que cuenta con la mayor población usuaria del sistema.
En el departamento de Salto hay un total de 73 mil usuarios en la salud pública y otros 52 mil aproximadamente que se atienden bajo distintos regímenes en la salud privada.
En total, de las 15 ambulancias de la región norte que también deben asistir al resto de los usuarios de los departamentos comprendidos, Salto cuenta con 2 de ellas para la atención de los más de 70 mil personas que concurren al Hospital o a las diferentes policlínicas de los barrios o de los distintos  pueblos del interior del departamento.
La jerarca de la Salud aseguró que para tener ambulancias que cumplan servicios de atención a los problemas de los usuarios, hay que tener un equipo de salud las 24 horas, con 4 enfermeros, 4 choferes y eventualmente 1 médico. Algo que la ministra descartó de plano por los costos que esto implica.
Pero el tema es que de las dos ambulancias que tiene el Hospital para los 73 mil usuarios que atiende, si uno saca cuentas, estamos hablando de 36 mil usuarios para cada ambulancia. Algo que en un país donde se habla de la conquista de tantos logros y de la aparición de tanto desarrollo en los últimos 10 años, debe mejorarse.

El pasaje de la ministra de Salud, Susana Muñiz, por Salto aclaró algunos aspectos relacionados a los números que permiten descifrar cuál es la situación del servicio de ambulancias que tiene el sector público de salud en nuestro medio para atender a los usuarios.

Desautorizando lo que dijo en plena campaña electoral el presidenciable de izquierda, Tabaré Vázquez, acerca de que Salto contaba con 15 nuevas ambulancias a partir de los últimos 4 años de gestión del presidente José Mujica, la secretaria de Estado afirmó que las 15 ambulancias sí se compraron, pero fueron destinadas a la región norte del país, que está comprendida por cinco departamentos, entre los que está el nuestro.

Por esta razón, en esta entrega de nuestra sección semanal, Detrás de los Números, contaremos el número de ambulancias que tiene Salto en relación con la cantidad de usuarios que atiende el sistema público de salud. Ya que en esa instancia, lo que sí afirmó la ministra Muñiz, es que de los 5 departamentos que tiene la región norte, Salto es el que cuenta con la mayor población usuaria del sistema.

En el departamento de Salto hay un total de 73 mil usuarios en la salud pública y otros 52 mil aproximadamente que se atienden bajo distintos regímenes en la salud privada.

En total, de las 15 ambulancias de la región norte que también deben asistir al resto de los usuarios de los departamentos comprendidos, Salto cuenta con 2 de ellas para la atención de los más de 70 mil personas que concurren al Hospital o a las diferentes policlínicas de los barrios o de los distintos  pueblos del interior del departamento.

La jerarca de la Salud aseguró que para tener ambulancias que cumplan servicios de atención a los problemas de los usuarios, hay que tener un equipo de salud las 24 horas, con 4 enfermeros, 4 choferes y eventualmente 1 médico. Algo que la ministra descartó de plano por los costos que esto implica.

Pero el tema es que de las dos ambulancias que tiene el Hospital para los 73 mil usuarios que atiende, si uno saca cuentas, estamos hablando de 36 mil usuarios para cada ambulancia. Algo que en un país donde se habla de la conquista de tantos logros y de la aparición de tanto desarrollo en los últimos 10 años, debe mejorarse.

Los Números:

15 ambulancias

5 departamentos

2 móviles asignados

73 mil usuarios

10 años

Publicado en - Titulares -, Detrás de los númerosComentarios (0)

Uruguay es el país más liberal del continente

Un nuevo estudio del Pew Research Center sobre religión en América Latina señala que el 64% de los uruguayos dicen haber sido criados como católicos, pero solo el 42% se asumen como tales. Este y otros datos superlativamente traductores de la identidad de nuestra sociedad, fueron revelados en las últimas horas a través de la prensa nacional y divulgamos parte de sus resultados en nuestra sección semanal, Detrás de los Números.
DONDE MENOS REZAN
Según la investigación, América Latina alberga a más de 425 millones de católicos, casi el 40% del total de la población católica mundial. Una de las grandes tendencias que confirma la investigación es la migración masiva de personas que fueron criadas como católicas hacia el protestantismo (religiones evangelistas). Al menos un tercio de los protestantes actuales fueron criados en la Iglesia Católica y la mitad o más dicen haber sido bautizados como católicos. La principal razón esgrimida por quienes se han cambiado de religión es que buscaban “una conexión más personal con Dios”. En el estudio se dedica un capítulo a analizar el fenómeno de Uruguay por considerarlo un “caso atípico” por ser el país más secular de América Latina. “En ningún otro país latinoamericano encuestado la cantidad de personas sin afiliación religiosa asciende ni siquiera al 20% de la población”, se señala, frente al 37% de Uruguay.
Los analistas asignan la raíz de esta particularidad a la separación entre religión y Estado, que comenzó en 1861. En la actualidad Uruguay tiene “por mucho” los niveles más bajos de compromiso religioso entre los países. Menos de un tercio (28%) de la población dice que la religión es muy importante en sus vidas, pocos uruguayos dicen que rezan diariamente (29%) o que asisten a servicios religiosos semanalmente (13%).
En el estudio se afirma que Uruguay se destaca “por su liberalismo”. Es el único país encuestado donde una mayoría del público está a favor de permitir que las parejas del mismo sexo se casen legalmente (62%) y donde la mitad de los adultos (54%) dicen que el aborto debería ser legal en todos los casos o en la mayoría. Además, es el único país de la región donde la mayoría (57%) dice que los líderes religiosos no deberían tener “ninguna influencia en absoluto en asuntos políticos”.

Un nuevo estudio del Pew Research Center sobre religión en América Latina señala que el 64% de los uruguayos dicen haber sido criados como católicos, pero solo el 42% se asumen como tales. Este y otros datos superlativamente traductores de la identidad de nuestra sociedad, fueron revelados en las últimas horas a través de la prensa nacional y divulgamos parte de sus resultados en nuestra sección semanal, Detrás de los Números.

DONDE MENOS REZAN

Según la investigación, América Latina alberga a más de 425 millones de católicos, casi el 40% del total de la población católica mundial. Una de las grandes tendencias que confirma la investigación es la migración masiva de personas que fueron criadas como católicas hacia el protestantismo (religiones evangelistas). Al menos un tercio de los protestantes actuales fueron criados en la Iglesia Católica y la mitad o más dicen haber sido bautizados como católicos. La principal razón esgrimida por quienes se han cambiado de religión es que buscaban “una conexión más personal con Dios”. En el estudio se dedica un capítulo a analizar el fenómeno de Uruguay por considerarlo un “caso atípico” por ser el país más secular de América Latina. “En ningún otro país latinoamericano encuestado la cantidad de personas sin afiliación religiosa asciende ni siquiera al 20% de la población”, se señala, frente al 37% de Uruguay.

Los analistas asignan la raíz de esta particularidad a la separación entre religión y Estado, que comenzó en 1861. En la actualidad Uruguay tiene “por mucho” los niveles más bajos de compromiso religioso entre los países. Menos de un tercio (28%) de la población dice que la religión es muy importante en sus vidas, pocos uruguayos dicen que rezan diariamente (29%) o que asisten a servicios religiosos semanalmente (13%).

En el estudio se afirma que Uruguay se destaca “por su liberalismo”. Es el único país encuestado donde una mayoría del público está a favor de permitir que las parejas del mismo sexo se casen legalmente (62%) y donde la mitad de los adultos (54%) dicen que el aborto debería ser legal en todos los casos o en la mayoría. Además, es el único país de la región donde la mayoría (57%) dice que los líderes religiosos no deberían tener “ninguna influencia en absoluto en asuntos políticos”.

Publicado en - Titulares -, Detrás de los númerosComentarios (0)

La ciudad que se ha convertido en un polo educativo

Salto es una de las pocas ciudades del interior del país que presenta una oferta académica importante y que en ese aspecto atrae a centenares de jóvenes de todo el territorio nacional. Es que nuestro medio apunta a ser una ciudad universitaria y para ello vienen trabajando todas las instituciones del ramo junto a la Intendencia local, con la finalidad de lograrlo.
En ese aspecto a los cursos universitarios que a lo largo de los años fueron tomando forma y contenido y devinieron en lo que es hoy la Regional Norte de la Universidad de la República, actualmente subida de categoría por su crecimiento ostensible a centro universitario regional del Noroeste,  se le sumaron varias instituciones de corte universitario y otras de carácter terciario como lo fueron la Universidad Católica del Uruguay, el Instituto CTC con cursos avalados por la Universidad ORT del Uruguay, el Centro Regional de Profesores y el Instituto de Formación Docente.
Pero sobre todas las cosas, fue la Universidad de la República la que dio el primer impulso con la multiplicación de carreras que ascienden a 52 y con más de 200 docentes, que genera la captación de educandos de todo el país.
Por eso en nuestra sección semanal Detrás de los Números, daremos a conocer cuáles son los números que traducen la realidad de lo que implica el hecho de que Salto sea una ciudad con vida universitaria, la que además impacta en la economía local de manera positiva.
MUCHA GENTE
Con una estimación cercana a los 7 mil estudiantes de todas las carreras y en los distintos centros de enseñanza, Salto se posiciona como la principal urbe del interior con tendencia a convertirse en un polo educativo. El número es más que significativo y la pregunta cabe ¿está preparada nuestra ciudad para recibir a tanta gente y brindarles tantos servicios?
En ese sentido, el impacto por concepto de alquileres, servicios de comidas, compras en tiendas y supermercados, consumos culturales como cine o teatro (más allá de que acá escasean las propuestas) y otras actividades, es muy importante.
Si bien aún no hay un estudio que revele cuánto es en números lo que deja esa importante franja estudiantil que reside en nuestro medio, lo destacado es que la cantidad de carreras se multiplican ampliando más la oferta académica en el interior y aumentando las posibilidades de estudio a miles de jóvenes que de otra forma no tendrían chance de hacer una carrera.
En ese aspecto, Salto cuenta hoy con más de 7 mil estudiantes universitarios y terciarios, de origen local y oriundos de otros departamentos, que participan de las decenas de carreras que ofrecen los centros de estudios locales, con más de 300 docentes universitarios y terciarios, que en muchos casos desarrollan investigación aplicada al medio.
Con estos números, Salto no puede tardar en ser la capital universitaria del interior uruguayo.

Salto es una de las pocas ciudades del interior del país que presenta una oferta académica importante y que en ese aspecto atrae a centenares de jóvenes de todo el territorio nacional. Es que nuestro medio apunta a ser una ciudad universitaria y para ello vienen trabajando todas las instituciones del ramo junto a la Intendencia local, con la finalidad de lograrlo.

En ese aspecto a los cursos universitarios que a lo largo de los años fueron tomando forma y contenido y devinieron en lo que es hoy la Regional Norte de la Universidad de la República, actualmente subida de categoría por su crecimiento ostensible a centro universitario regional del Noroeste,  se le sumaron varias instituciones de corte universitario y otras de carácter terciario como lo fueron la Universidad Católica del Uruguay, el Instituto CTC con cursos avalados por la Universidad ORT del Uruguay, el Centro Regional de Profesores y el Instituto de Formación Docente.

Pero sobre todas las cosas, fue la Universidad de la República la que dio el primer impulso con la multiplicación de carreras que ascienden a 52 y con más de 200 docentes, que genera la captación de educandos de todo el país.

Por eso en nuestra sección semanal Detrás de los Números, daremos a conocer cuáles son los números que traducen la realidad de lo que implica el hecho de que Salto sea una ciudad con vida universitaria, la que además impacta en la economía local de manera positiva.

MUCHA GENTE

Con una estimación cercana a los 7 mil estudiantes de todas las carreras y en los distintos centros de enseñanza, Salto se posiciona como la principal urbe del interior con tendencia a convertirse en un polo educativo. El número es más que significativo y la pregunta cabe ¿está preparada nuestra ciudad para recibir a tanta gente y brindarles tantos servicios?

En ese sentido, el impacto por concepto de alquileres, servicios de comidas, compras en tiendas y supermercados, consumos culturales como cine o teatro (más allá de que acá escasean las propuestas) y otras actividades, es muy importante.

Si bien aún no hay un estudio que revele cuánto es en números lo que deja esa importante franja estudiantil que reside en nuestro medio, lo destacado es que la cantidad de carreras se multiplican ampliando más la oferta académica en el interior y aumentando las posibilidades de estudio a miles de jóvenes que de otra forma no tendrían chance de hacer una carrera.

En ese aspecto, Salto cuenta hoy con más de 7 mil estudiantes universitarios y terciarios, de origen local y oriundos de otros departamentos, que participan de las decenas de carreras que ofrecen los centros de estudios locales, con más de 300 docentes universitarios y terciarios, que en muchos casos desarrollan investigación aplicada al medio.

Con estos números, Salto no puede tardar en ser la capital universitaria del interior uruguayo.

Los Números:

7 mil estudiantes de todo el país

100 carreras en todos los centros

300 docentes universitarios y terciarios

6 centros principales de estudio

1 ciudad que espera

Publicado en Detrás de los númerosComentarios (0)

El alto costo de las tarifas públicas

Cuánto se paga de luz, agua o teléfono, las tarifas públicas son las que siempre surgen como un problema a resolver en la economía doméstica. Si bien en la última edición de nuestra sección semanal Detrás de los Números dábamos a conocer los montos que maneja el gobierno respecto a los ingresos que tienen los uruguayos, la realidad indica otra cosa y ahora uno de los temas de clamor popular son las tarifas públicas.

El peso de las mismas está marcado por el costo de las mismas. Si por cada 100 pesos que usted gasta, por ejemplo OSE le cobra un porcentaje mucho mayor por cargo fijo de agua potable que puede llegar a ser el 50 por ciento del primer concepto, cargo fijo de alcantarillado que le suma casi el 100 por ciento de lo que usted realmente consumió y que se suma a otros impuestos, además del cargo fijo de alcantarillado variable que suma un 120 por ciento de lo que usted consumió, entre otros conceptos, usted termina pagando por el consumo mensual de agua potable a OSE, un valor total del orden de casi el 400 por ciento más.

En ese aspecto, pasa algo similar con los costos de la tarifa de UTE, donde además de lo que usted gasta, debe pagar otros conceptos. ¿Cuáles? Algunos difíciles de explicar como el cargo fijo que puede llegar a ser el 30 por ciento de lo que usted consumió, el cargo por la potencia contratada, la tasa de alumbrado público, el IVA del 22 % y el importe gravado también del orden del 22%.

Por lo tanto, los costos de una tarifa de luz terminan siendo hasta un 300 por ciento superior de lo que usted consumió. Si seguimos así, por más que los números le den al gobierno de turno, el ciudadano seguirá usando la calculadora y el reloj midiendo el tiempo de uso de cada servicio para evitar molestias.

Los Números:

uánto se paga de luz, agua o teléfono, las tarifas públicas son las que siempre surgen como un problema a resolver en la economía doméstica. Si bien en la última edición de nuestra sección semanal Detrás de los Números dábamos a conocer los montos que maneja el gobierno respecto a los ingresos que tienen los uruguayos, la realidad indica otra cosa y ahora uno de los temas de clamor popular son las tarifas públicas.
El peso de las mismas está marcado por el costo de las mismas. Si por cada 100 pesos que usted gasta, por ejemplo OSE le cobra un porcentaje mucho mayor por cargo fijo de agua potable que puede llegar a ser el 50 por ciento del primer concepto, cargo fijo de alcantarillado que le suma casi el 100 por ciento de lo que usted realmente consumió y que se suma a otros impuestos, además del cargo fijo de alcantarillado variable que suma un 120 por ciento de lo que usted consumió, entre otros conceptos, usted termina pagando por el consumo mensual de agua potable a OSE, un valor total del orden de casi el 400 por ciento más.
En ese aspecto, pasa algo similar con los costos de la tarifa de UTE, donde además de lo que usted gasta, debe pagar otros conceptos. ¿Cuáles? Algunos difíciles de explicar como el cargo fijo que puede llegar a ser el 30 por ciento de lo que usted consumió, el cargo por la potencia contratada, la tasa de alumbrado público, el IVA del 22 % y el importe gravado también del orden del 22%.
Por lo tanto, los costos de una tarifa de luz terminan siendo hasta un 300 por ciento superior de lo que usted consumió. Si seguimos así, por más que los números le den al gobierno de turno, el ciudadano seguirá usando la calculadora y el reloj midiendo el tiempo de uso de cada servicio para evitar molestias

100 pesos de gasto en OSE

50% de cargo fijo

120% alcantarillado fijo

22% Importe Gravado

300% de lo consumido

Publicado en - Semanales, 5- Viernes, Detrás de los númerosComentarios (0)

Ingreso promedio en hogares uruguayos es de 43 mil pesos, el interior perdió poder de compra respecto de la capital

Sabemos muy bien que en el proceso de campaña electoral todo vale, que por ejemplo los sueldos aumentan y de repente estamos ganando -según lo que dicen las encuestas- una cifra que nunca antes habíamos percibido. Y nos sorprendemos, nos alegramos, nos enojamos, aunque al final solamente tenemos esperanzas. Aunque por eso en esta edición de Detrás de los Números, damos a conocer información precisa sobre el valor del costo de vida y los motivos por los cuales en la capital del país, mientras el mismo aumentó, en el interior el poder de compra se deterioró.
Según las estimaciones que realiza el INE, el poder de compra de los hogares uruguayos se recuperó el pasado mes de agosto luego de mostrar un aumento respecto al mismo período del año 2013, y recuperándose aún más tras haber tenido descensos en el primer semestre del año.
Ante lo que informan los resultados de las mediciones realizadas por el gobierno, mientras que en el departamento de Montevideo el crecimiento del poder de compra de los hogares tuvo un incremento de 2,8% en los primeros ocho meses de este año, en el interior urbano, la capacidad de consumo se deterioró en aproximadamente el 0,6%.
Pero en esto incide un dato no menor, que es que los acuerdos en los consejos de salario de los sectores de actividad agremiados de la capital del país, acordaron un aumento semestral y no anual, como pasó con los sindicatos de los trabajadores del interior del país.
En ese aspecto, en los hogares de Montevideo hubo un incremento del ingreso a partir del mes de julio, al tiempo que en los del interior del país, no y deberán esperar al mes de enero para esto. Por lo tanto, éstos últimos sufrieron un deterioro del poder de compra, teniendo en cuenta el aumento del costo de vida, motivado por varios factores, entre ellos la evolución de la inflación al ritmo ya planteado de casi un 1 por ciento mensual y del alza de la moneda norteamericana.
Medido a valores corrientes entonces, el ingreso medio de las familias uruguayas en agosto fue de $ 43.584 pesos, en el total del país. En Montevideo el ingreso es superior a los 52.250 pesos, mientras que en el interior urbano, el ingreso promedio por familia es de 37.650 pesos. La canasta familiar es de 57.600 pesos para la capital y de 43.800 para el interior urbano.

Sabemos muy bien que en el proceso de campaña electoral todo vale, que por ejemplo los sueldos aumentan y de repente estamos ganando -según lo que dicen las encuestas- una cifra que nunca antes habíamos percibido. Y nos sorprendemos, nos alegramos, nos enojamos, aunque al final solamente tenemos esperanzas. Aunque por eso en esta edición de Detrás de los Números, damos a conocer información precisa sobre el valor del costo de vida y los motivos por los cuales en la capital del país, mientras el mismo aumentó, en el interior el poder de compra se deterioró.

Según las estimaciones que realiza el INE, el poder de compra de los hogares uruguayos se recuperó el pasado mes de agosto luego de mostrar un aumento respecto al mismo período del año 2013, y recuperándose aún más tras haber tenido descensos en el primer semestre del año.

Ante lo que informan los resultados de las mediciones realizadas por el gobierno, mientras que en el departamento de Montevideo el crecimiento del poder de compra de los hogares tuvo un incremento de 2,8% en los primeros ocho meses de este año, en el interior urbano, la capacidad de consumo se deterioró en aproximadamente el 0,6%.

Pero en esto incide un dato no menor, que es que los acuerdos en los consejos de salario de los sectores de actividad agremiados de la capital del país, acordaron un aumento semestral y no anual, como pasó con los sindicatos de los trabajadores del interior del país.

En ese aspecto, en los hogares de Montevideo hubo un incremento del ingreso a partir del mes de julio, al tiempo que en los del interior del país, no y deberán esperar al mes de enero para esto. Por lo tanto, éstos últimos sufrieron un deterioro del poder de compra, teniendo en cuenta el aumento del costo de vida, motivado por varios factores, entre ellos la evolución de la inflación al ritmo ya planteado de casi un 1 por ciento mensual y del alza de la moneda norteamericana.

Medido a valores corrientes entonces, el ingreso medio de las familias uruguayas en agosto fue de $ 43.584 pesos, en el total del país. En Montevideo el ingreso es superior a los 52.250 pesos, mientras que en el interior urbano, el ingreso promedio por familia es de 37.650 pesos. La canasta familiar es de 57.600 pesos para la capital y de 43.800 para el interior urbano.

Los Números:
43 mil pesos ingreso promedio total
52.250 pesos hogares Montevideo
37.650 pesos hogares interior
0,6 % deterioro poder de compra
57.600 pesos canasta básica

Publicado en - Titulares -, Detrás de los númerosComentarios (4)

Sube el consumo en los supermercados pero se mantiene endeudamiento interno y desaceleración en Salto del 30 %

Hace unos meses, un estudio sobre el impacto del consumo en Salto, arrojaba como resultado que los lugareños dejamos entre 5 y 6 millones de dólares por mes en los distintos comercios de esta naturaleza. Aunque si bien actualmente, según lo que manifestó en su momento el presidente del Centro Comercial e Industrial local, Miguel Feris a EL PUEBLO, estamos asistiendo a un proceso de desaceleración en la economía salteña del orden del 30 por ciento anual lo que supone un retroceso en las recaudaciones en las cajas de estos grandes almacenes.
Pero un análisis publicado por el diario El Observador en los últimos días sostiene que a nivel país, el consumo en los supermercados mostró una fuerte aceleración en el mes de agosto, llegando a un incremento del orden del 4% en lo que va del año.
Esa medición, establecida en volumen de venta y no en facturación, resulta del informe de la consultora Nielsen que releva 80 categorías de productos en los supermercados Tata, Multiahorro, Tienda Inglesa, Grupo Disco y El Dorado de todo el país. Los dos primeros nombrados en este informe, están entre los principales comercios del rubro en el mercado salteño.
Por eso en la presente edición de Detrás de los Números, damos a conocer algunos datos sobre el consumo en los supermercados, en tiempos donde el dólar está en alza, lo que repercute en los precios finales a los que accede el consumidor y por lo tanto experimenta una inflación que si bien y al parecer, no estaba prevista, sí es real.
DICEN QUE
HAY AUMENTO
Sí, pero el aumento que hay es del consumo a cualquier precio y por necesidad, lo que demuestra que los números que arroja el Banco Central del Uruguay (BCU) sobre el endeudamiento interno, son veraces, ya que las compras con tarjetas de crédito son las que le salvan la plata a los comercios, los que vienen viendo a pasos agigantados como el plástico se ha comido al efectivo y en ese sentido, las deudas de los consumidores con las financieras se incrementaron notablemente. Actualmente el endeudamiento interno es del orden de 5 mil millones de dólares y es de alrededor del 10 por ciento del PBI, lo que causa preocupación y alerta.
Pero con respecto al nivel del consumo, de acuerdo a lo que establece el informe de una consultora que fue publicado en la prensa estos días, el motivo que primó para que se diera esta aceleración fueron las “acciones promocionales desarrolladas por algunas cadenas” durante el mes.
En el detalle, lo que generó un consumo al alza en mayor medida fueron los productos de almacén, que en lo que va del año acumularon un aumento en su consumo del orden del 6,7%.
Mientras tanto, que el incremento en este subgrupo es significativo porque pesa en el 35% del cálculo total de la canasta de compras. Productos tales como el puré instantáneo, las sopas, kétchup, conservas de tomate, guarniciones para copetín, aceites, polentas, pastas secas, arroz y postres fueron los productos que más aumentaron sus ventas.
El resto de los subgrupos también crecieron en su consumo, según el informe. Los cosméticos y productos de tocador lo hicieron en el orden del 4,1%, los productos frescos, lácteos y congelados en el orden del 2,3%, las bebidas un 1,6% y los productos de limpieza (0,9%).
En cosmética y tocador el consumo que más creció fue el de los pañales para adulto, las toallas húmedas y las tinturas. Aunque tomando en cuenta los datos de crecimiento interanual, trae aparejada una desaceleración económica que comenzó en el año 2010, pasando de un crecimiento del 7% durante ese año al 5% en el 2011, el 3% en el 2012 y el 1% el año pasado, lo que deja un acumulado del 16 por ciento de desaceleración en la economía en lo que va de los últimos cuatro años en todo el país. Empero, solo en Salto, el CCIS afirma que es del orden del 30 por ciento.

Hace unos meses, un estudio sobre el impacto del consumo en Salto, arrojaba como resultado que los lugareños dejamos entre 5 y 6 millones de dólares por mes en los distintos comercios de esta naturaleza. Aunque si bien actualmente, según lo que manifestó en su momento el presidente del Centro Comercial e Industrial local, Miguel Feris a EL PUEBLO, estamos asistiendo a un proceso de desaceleración en la economía salteña del orden del 30 por ciento anual lo que supone un retroceso en las recaudaciones en las cajas de estos grandes almacenes.

Pero un análisis publicado por el diario El Observador en los últimos días sostiene que a nivel país, el consumo en los supermercados mostró una fuerte aceleración en el mes de agosto, llegando a un incremento del orden del 4% en lo que va del año.

Esa medición, establecida en volumen de venta y no en facturación, resulta del informe de la consultora Nielsen que releva 80 categorías de productos en los supermercados Tata, Multiahorro, Tienda Inglesa, Grupo Disco y El Dorado de todo el país. Los dos primeros nombrados en este informe, están entre los principales comercios del rubro en el mercado salteño.

Por eso en la presente edición de Detrás de los Números, damos a conocer algunos datos sobre el consumo en los supermercados, en tiempos donde el dólar está en alza, lo que repercute en los precios finales a los que accede el consumidor y por lo tanto experimenta una inflación que si bien y al parecer, no estaba prevista, sí es real.

DICEN QUE HAY AUMENTO

Sí, pero el aumento que hay es del consumo a cualquier precio y por necesidad, lo que demuestra que los números que arroja el Banco Central del Uruguay (BCU) sobre el endeudamiento interno, son veraces, ya que las compras con tarjetas de crédito son las que le salvan la plata a los comercios, los que vienen viendo a pasos agigantados como el plástico se ha comido al efectivo y en ese sentido, las deudas de los consumidores con las financieras se incrementaron notablemente. Actualmente el endeudamiento interno es del orden de 5 mil millones de dólares y es de alrededor del 10 por ciento del PBI, lo que causa preocupación y alerta.

Pero con respecto al nivel del consumo, de acuerdo a lo que establece el informe de una consultora que fue publicado en la prensa estos días, el motivo que primó para que se diera esta aceleración fueron las “acciones promocionales desarrolladas por algunas cadenas” durante el mes.

En el detalle, lo que generó un consumo al alza en mayor medida fueron los productos de almacén, que en lo que va del año acumularon un aumento en su consumo del orden del 6,7%.

Mientras tanto, que el incremento en este subgrupo es significativo porque pesa en el 35% del cálculo total de la canasta de compras. Productos tales como el puré instantáneo, las sopas, kétchup, conservas de tomate, guarniciones para copetín, aceites, polentas, pastas secas, arroz y postres fueron los productos que más aumentaron sus ventas.

El resto de los subgrupos también crecieron en su consumo, según el informe. Los cosméticos y productos de tocador lo hicieron en el orden del 4,1%, los productos frescos, lácteos y congelados en el orden del 2,3%, las bebidas un 1,6% y los productos de limpieza (0,9%).

En cosmética y tocador el consumo que más creció fue el de los pañales para adulto, las toallas húmedas y las tinturas. Aunque tomando en cuenta los datos de crecimiento interanual, trae aparejada una desaceleración económica que comenzó en el año 2010, pasando de un crecimiento del 7% durante ese año al 5% en el 2011, el 3% en el 2012 y el 1% el año pasado, lo que deja un acumulado del 16 por ciento de desaceleración en la economía en lo que va de los últimos cuatro años en todo el país. Empero, solo en Salto, el CCIS afirma que es del orden del 30 por ciento.

Los Números:

5 U$S millones en supermercados

35 % de compras es comestibles

16 % desaceleración acumulada

30 % desaceleración en Salto

4,5 % creció consumo en 2014

Publicado en - Titulares -, Detrás de los númerosComentarios (0)

El dólar llega a los 25 pesos y habrá aumento de precios

El aumento del precio del dólar es inminente. Esto determina una mirada de atención a la economía uruguaya ya que la fluctuación del valor de la moneda estadounidense, puede llevar a generar vaivenes inesperados en una economía que de la solidez a la que nos tiene acostumbrados en los últimos 10 años, puede llegar a sufrir su primer atisbo de vulnerabilidad.
Desde el año 2009, casualmente o no, año electoral, que el precio de la moneda norteamericana no llegaba a los valores en los que se ubica actualmente. Pero la solidez de la economía nacional y la constante intervención del Banco Central en el mercado cambiario para acceder a dólares y en función de ello, bajar el precio de la divisa, determinó que no el precio de la moneda siguiera aumentando y por ende, bajara de 24 a 19 pesos en aquella oportunidad.
Durante todo este tiempo, el precio del dólar se mantuvo y su precio en plaza, osciló entre los 20 y los 22 pesos. El país intervenía cada vez que había una amenaza de alza del precio de la moneda, y todo quedaba en nada. Y por eso en nuestra sección semanal Detrás de los Números, hablaremos de esto, porque la evolución del resto de los números de la economía doméstica, dependerá de cómo vivan los vecinos.
ARGENTINA Y BRASIL
TAMBIÉN JUEGAN
Finalmente pasó el tiempo y los reclamos del sector productivo para que haya un aumento de la moneda estadounidense para beneficiar a la bendita productividad, fue escuchada. El precio del dólar comenzó un proceso de encarecimiento en los últimos tiempos, esto atado a la vulnerabilidad de la economía argentina que prácticamente llegó a un estado de cesación de pagos y de Brasil, que pasó a estar en un estado de recesión técnica que asustó a propios y extraños.
Todo generó que por ejemplo, en Uruguay el precio del dólar subiera en un año de 20 pesos a 25 llegando al nivel más alto desde el 2008 y siendo el segundo más alto, desde la crisis del 2002, cuando trepó a los 35 pesos y se mantuvo en 30 por varios meses generando una debacle interna tremenda.
En tanto, en Argentina, el dólar blue que es una especie de dólar paralelo y que es el que se comercia en las calles fijando el precio de la economía, superó los 15 pesos y eso hizo que la moneda de ese país cayera aún más con respecto al peso, pero no por eso todo es más barato, sino que esto genera inflación y las cosas salen más caras.
Mientras que en Brasil el Banco Central anuncia medidas para contener el fortalecimiento de la divisa estadounidense, para que no se dispare el real y eso no genere un impacto sobre la economía uruguaya. En tanto en nuestro país el dólar llegó ayer a los 25 pesos, el interbancario registró una suba de 0.32% y se ubicó en el mayor nivel desde diciembre de 2008.
El precio del dólar, según información del diario El País, lleva un aumento acumulado del orden del 14.4% en lo que va del año en nuestro país. Esto condiciona la inflación, que el gobierno pretende que no supere el 10 por ciento, aunque el año pasado rozó esa meta trepando al 9,82.
Según dicen los analistas en los principales medios de comunicación del país, el escenario electoral está pesando en las fluctuaciones de la moneda norteamericana, algo que también ocurrió en el 2009, aunque en ese momento, después cayó de 24 a 19 pesos.
Aunque por fin algo es admitido por el gobierno, ya que a todo esto, el ministro de Economía, Mario Bergara, explicó a la prensa que la suba del dólar tiene “dos caras para Uruguay: una, es el beneficio para los exportadores, pero la otra, la cara negativa, es el impacto en la inflación que puede empujar al alza los precios locales”. En pocas palabras va a haber inflación y esto genera complicaciones para una economía que está empezando a dejar de crecer.

El aumento del precio del dólar es inminente. Esto determina una mirada de atención a la economía uruguaya ya que la fluctuación del valor de la moneda estadounidense, puede llevar a generar vaivenes inesperados en una economía que de la solidez a la que nos tiene acostumbrados en los últimos 10 años, puede llegar a sufrir su primer atisbo de vulnerabilidad.

Desde el año 2009, casualmente o no, año electoral, que el precio de la moneda norteamericana no llegaba a los valores en los que se ubica actualmente. Pero la solidez de la economía nacional y la constante intervención del Banco Central en el mercado cambiario para acceder a dólares y en función de ello, bajar el precio de la divisa, determinó que no el precio de la moneda siguiera aumentando y por ende, bajara de 24 a 19 pesos en aquella oportunidad.

Durante todo este tiempo, el precio del dólar se mantuvo y su precio en plaza, osciló entre los 20 y los 22 pesos. El país intervenía cada vez que había una amenaza de alza del precio de la moneda, y todo quedaba en nada. Y por eso en nuestra sección semanal Detrás de los Números, hablaremos de esto, porque la evolución del resto de los números de la economía doméstica, dependerá de cómo vivan los vecinos.

ARGENTINA Y BRASIL TAMBIÉN JUEGAN

Finalmente pasó el tiempo y los reclamos del sector productivo para que haya un aumento de la moneda estadounidense para beneficiar a la bendita productividad, fue escuchada. El precio del dólar comenzó un proceso de encarecimiento en los últimos tiempos, esto atado a la vulnerabilidad de la economía argentina que prácticamente llegó a un estado de cesación de pagos y de Brasil, que pasó a estar en un estado de recesión técnica que asustó a propios y extraños.

Todo generó que por ejemplo, en Uruguay el precio del dólar subiera en un año de 20 pesos a 25 llegando al nivel más alto desde el 2008 y siendo el segundo más alto, desde la crisis del 2002, cuando trepó a los 35 pesos y se mantuvo en 30 por varios meses generando una debacle interna tremenda.

En tanto, en Argentina, el dólar blue que es una especie de dólar paralelo y que es el que se comercia en las calles fijando el precio de la economía, superó los 15 pesos y eso hizo que la moneda de ese país cayera aún más con respecto al peso, pero no por eso todo es más barato, sino que esto genera inflación y las cosas salen más caras.

Mientras que en Brasil el Banco Central anuncia medidas para contener el fortalecimiento de la divisa estadounidense, para que no se dispare el real y eso no genere un impacto sobre la economía uruguaya. En tanto en nuestro país el dólar llegó ayer a los 25 pesos, el interbancario registró una suba de 0.32% y se ubicó en el mayor nivel desde diciembre de 2008.

El precio del dólar, según información del diario El País, lleva un aumento acumulado del orden del 14.4% en lo que va del año en nuestro país. Esto condiciona la inflación, que el gobierno pretende que no supere el 10 por ciento, aunque el año pasado rozó esa meta trepando al 9,82.

Según dicen los analistas en los principales medios de comunicación del país, el escenario electoral está pesando en las fluctuaciones de la moneda norteamericana, algo que también ocurrió en el 2009, aunque en ese momento, después cayó de 24 a 19 pesos.

Aunque por fin algo es admitido por el gobierno, ya que a todo esto, el ministro de Economía, Mario Bergara, explicó a la prensa que la suba del dólar tiene “dos caras para Uruguay: una, es el beneficio para los exportadores, pero la otra, la cara negativa, es el impacto en la inflación que puede empujar al alza los precios locales”. En pocas palabras va a haber inflación y esto genera complicaciones para una economía que está empezando a dejar de crecer.

Los Números:

25 pesos llegó el dólar

15 % aumentó en 2014

2008 fue el año en que llegó a 25

10% sería la inflación en 2015

Publicado en - Titulares -, Detrás de los númerosComentarios (1)

Los números de nuestros legisladores hablan por sí solos

El próximo 26 de octubre los uruguayos elegiremos a los integrantes de la próxima legislatura, es decir, a los representantes políticos de todos los uruguayos que son 130, discriminados en 99 diputados y 31 senadores. Se trata de los representantes de toda la población a quienes se les paga un sueldo nada despreciable, con la finalidad de que trabajen en la discusión, presentación y aprobación de leyes que sirvan al país.
Pero sobre todas las cosas, se trata de aquellos cuyo principal cometido es custodiar y controlar al Poder Ejecutivo, para que respete a las minorías y tome en cuenta la decisión de las mayorías, sin vulnerar los derechos de la gente y respetando los valores de la democracia.
Para esto, que se trata de una nueva instancia eleccionaria y para la cual faltan 38 días, hay más de 2,6 millones de uruguayos habilitados para votar, unas 1.000 listas en todo el país donde se presentan diversos candidatos en los 19 departamentos, los que necesitan alrededor de 20 mil votos para llegar a ser diputados, y al menos unos 80 mil votos para ser electos senadores.
Hasta el momento hay cuatro partidos políticos que son los que tienen representación parlamentaria los que al parecer, seguirán siendo los mismos que estén en ese lugar interpretando la voluntad popular por un próximo período, ya que las encuestas de opinión pública que se conocen hasta el momento, arrojan hasta hoy muy poco margen de acción a que nuevas colectividades políticas puedan sumarse a este bloque para acceder al parlamento.
En nuestra sección semanal Detrás de los Números, damos a conocer algunos de los números que cada uruguayo le paga a los legisladores para que ocupen su banca y hagan su trabajo.
El sueldo de un legislador ronda los 125.000 pesos uruguayos que están gravados con IRPF, pero hay más. Cada legislador recibe partidas por gastos de representación que no están gravadas y las que puede utilizar en forma discrecional.
Las mismas rondan los 135 mil pesos uruguayos mensuales, que son partidas adicionales al sueldo, así que un legislador nacional en nuestro país recibe unos 260 mil pesos mensuales. Este dinero sumado solamente por los 99 diputados, ronda los 25 millones 740 mil pesos mensuales. Un poco más de 1 millón de dólares al mes en sueldos para menos de 100 personas que levantan la mano por nosotros en el parlamento.
En un año, son unos 13 millones de dólares al precio actual, los que les pagamos a los diputados para que hagan su trabajo. La pregunta de ¿si lo hicieron bien?, quedará a criterio de cada uno que sabrá a quién votó, porqué lo votó y si hizo valer bien su voto.
Pero no se olviden que también hay 31 senadores, que perciben alrededor de 300 mil pesos mensuales de ganancias, es decir, unos 9 millones de pesos al mes por todos, que se suman a los 25 millones 740 mil pesos anteriores, y ya hablamos de 1,5 millones de dólares mensuales destinados por los uruguayos solamente para sueldos.
El próximo 26 de octubre, los uruguayos decidiremos a quién le damos nuestro y para que haga valer el sueldo que le pagamos todos, exijámosles que trabajen.

El próximo 26 de octubre los uruguayos elegiremos a los integrantes de la próxima legislatura, es decir, a los representantes políticos de todos los uruguayos que son 130, discriminados en 99 diputados y 31 senadores. Se trata de los representantes de toda la población a quienes se les paga un sueldo nada despreciable, con la finalidad de que trabajen en la discusión, presentación y aprobación de leyes que sirvan al país.

Pero sobre todas las cosas, se trata de aquellos cuyo principal cometido es custodiar y controlar al Poder Ejecutivo, para que respete a las minorías y tome en cuenta la decisión de las mayorías, sin vulnerar los derechos de la gente y respetando los valores de la democracia.

Para esto, que se trata de una nueva instancia eleccionaria y para la cual faltan 38 días, hay más de 2,6 millones de uruguayos habilitados para votar, unas 1.000 listas en todo el país donde se presentan diversos candidatos en los 19 departamentos, los que necesitan alrededor de 20 mil votos para llegar a ser diputados, y al menos unos 80 mil votos para ser electos senadores.

Hasta el momento hay cuatro partidos políticos que son los que tienen representación parlamentaria los que al parecer, seguirán siendo los mismos que estén en ese lugar interpretando la voluntad popular por un próximo período, ya que las encuestas de opinión pública que se conocen hasta el momento, arrojan hasta hoy muy poco margen de acción a que nuevas colectividades políticas puedan sumarse a este bloque para acceder al parlamento.

En nuestra sección semanal Detrás de los Números, damos a conocer algunos de los números que cada uruguayo le paga a los legisladores para que ocupen su banca y hagan su trabajo.

El sueldo de un legislador ronda los 125.000 pesos uruguayos que están gravados con IRPF, pero hay más. Cada legislador recibe partidas por gastos de representación que no están gravadas y las que puede utilizar en forma discrecional.

Las mismas rondan los 135 mil pesos uruguayos mensuales, que son partidas adicionales al sueldo, así que un legislador nacional en nuestro país recibe unos 260 mil pesos mensuales. Este dinero sumado solamente por los 99 diputados, ronda los 25 millones 740 mil pesos mensuales. Un poco más de 1 millón de dólares al mes en sueldos para menos de 100 personas que levantan la mano por nosotros en el parlamento.

En un año, son unos 13 millones de dólares al precio actual, los que les pagamos a los diputados para que hagan su trabajo. La pregunta de ¿si lo hicieron bien?, quedará a criterio de cada uno que sabrá a quién votó, porqué lo votó y si hizo valer bien su voto.

Pero no se olviden que también hay 31 senadores, que perciben alrededor de 300 mil pesos mensuales de ganancias, es decir, unos 9 millones de pesos al mes por todos, que se suman a los 25 millones 740 mil pesos anteriores, y ya hablamos de 1,5 millones de dólares mensuales destinados por los uruguayos solamente para sueldos.

El próximo 26 de octubre, los uruguayos decidiremos a quién le damos nuestro y para que haga valer el sueldo que le pagamos todos, exijámosles que trabajen.

Los Números:

99 diputados

31 senadores

U$S 1,5 millones mensuales

U$S 18 millones anuales

5 años en funciones

Publicado en - Titulares -, Detrás de los númerosComentarios (1)

Mientras la economía gana, los uruguayos se endeudan

Como hoy se habla mucho de economía y de números que hablan por sí solos de las realidades que estamos viviendo, es buena cosa poner de manifiesto cuáles son los verdaderos números que impactan en el bolsillo de los uruguayos, para saber un poco más acerca de nosotros mismos.
El Uruguay es un país que ha cambiado mucho en relación a sus números, pero los mismos muchas veces no condicen con la realidad que estamos enfrentando.
En ese aspecto, podemos decir que si bien las ganancias anuales de los uruguayos se han multiplicado en los últimos años, también ha crecido enormemente la presión tributaria que al final, termina emparejando la economía y determina el poder adquisitivo de la población.
Por su lado, el hecho de que exista actualmente un endeudamiento interno importante en función del consumo explosivo de los uruguayos, determina y condiciona la marcha de la economía, por lo cual, actualmente, más allá de que la coyuntura aparece favorable, existe una desaceleración importante que fue denunciada por los comerciantes locales hace un tiempo y que aún continúa.
EL URUGUAY
EN NÚMEROS
Si bien la deuda externa actual es del orden de los 33 mil millones de dólares, la misma se mide en función del Producto Bruto Interno, con unos 50 mil millones de dólares y con una renta per cápita de los uruguayos, que en el año 2013 fue de 16 mil dólares.
Es decir, el país debe 33 mil millones de dólares a sus acreedores, pero los uruguayos producen en un año alrededor de 50 mil millones de la moneda norteamericana, es decir que cada uruguayo gana unos 16 mil dólares al año, esto es un ingreso promedio de 32 mil pesos mensuales.
Aunque estos números los dicen las estadísticas y encima las oficiales que son las peores, pero los números no mienten y en los últimos cinco años se cuatriplicó el parque automotor en Salto, lo que es un indicio claro de que ingresó más dinero en el bolsillo de los uruguayos.
Esto no es propaganda electoral, sino Detrás de los Números, una columna que analiza los números de la semana y que traduce un aspecto de la realidad.
En ese sentido, cabe decir que tras el volcán económico que determinó un importante crecimiento interno, el mismo generó una conducta fiscal inapropiada por parte de la mayoría de los consumidores, lo que determinó a su vez un endeudamiento interno del orden de los 4 mil millones de dólares.
Esta situación a su turno, determinó una desaceleración de la economía, ya que de las compras masivas en efectivo, se pasó a las compras con tarjeta, y tras esto a la reticencia de los consumidores a la hora de comprar.
Según indicaron en este diario tiempo atrás, las autoridades del Centro Comercial e Industrial de Salto, la desaceleración económica en los comercios locales, es del orden del 30 por ciento anual, lo que obedece a un déficit en el poder de compra de los uruguayos.
En realidad por un lado, la economía uruguaya anda bien, está estable, ya que cuenta con un Banco Central que tiene 18  mil millones de dólares de reservas, que es el respaldo que tiene el país para emitir moneda y lo más favorable, es que la mayoría de los dineros pertenecen a ahorristas residentes en el país, lo que solidifica aún más ese respaldo.
Por otro lado, esa estabilidad no se traduce al poder de compra porque existe un endeudamiento interno muy importante, de los niveles que llevaron a que en otros tiempos, cuando las reservas eran de apenas 2.500 millones de dólares, el país terminara en crisis.
Esa falta de poder de compra aparece, porque en el momento en el que había dinero para gastar, se gastó demás, los uruguayos pasaron a comprar más de lo que podían y comenzó a haber un paulatino endeudamiento, que fue cooptado por las empresas de intermediación financiera, a través de las tarjetas de crédito, lo que hoy determina en definitiva que por un lado la economía evolucione y el Uruguay crezca, mientras tanto, la mayoría de los uruguayos se encuentra endeudado por el consumismo al que accedió y que implosionó desde hace algunos años.
En una campaña electoral donde se escucha de todo es bueno tener en cuenta que la marcha de la economía no es mala, sino que lo que sí es malo, es gastar más de la cuenta, porque eso condiciona al deudor y a toda la cadena productiva.

Como hoy se habla mucho de economía y de números que hablan por sí solos de las realidades que estamos viviendo, es buena cosa poner de manifiesto cuáles son los verdaderos números que impactan en el bolsillo de los uruguayos, para saber un poco más acerca de nosotros mismos.

El Uruguay es un país que ha cambiado mucho en relación a sus números, pero los mismos muchas veces no condicen con la realidad que estamos enfrentando.

En ese aspecto, podemos decir que si bien las ganancias anuales de los uruguayos se han multiplicado en los últimos años, también ha crecido enormemente la presión tributaria que al final, termina emparejando la economía y determina el poder adquisitivo de la población.

Por su lado, el hecho de que exista actualmente un endeudamiento interno importante en función del consumo explosivo de los uruguayos, determina y condiciona la marcha de la economía, por lo cual, actualmente, más allá de que la coyuntura aparece favorable, existe una desaceleración importante que fue denunciada por los comerciantes locales hace un tiempo y que aún continúa.

EL URUGUAY EN NÚMEROS

Si bien la deuda externa actual es del orden de los 33 mil millones de dólares, la misma se mide en función del Producto Bruto Interno, con unos 50 mil millones de dólares y con una renta per cápita de los uruguayos, que en el año 2013 fue de 16 mil dólares.

Es decir, el país debe 33 mil millones de dólares a sus acreedores, pero los uruguayos producen en un año alrededor de 50 mil millones de la moneda norteamericana, es decir que cada uruguayo gana unos 16 mil dólares al año, esto es un ingreso promedio de 32 mil pesos mensuales.

Aunque estos números los dicen las estadísticas y encima las oficiales que son las peores, pero los números no mienten y en los últimos cinco años se cuatriplicó el parque automotor en Salto, lo que es un indicio claro de que ingresó más dinero en el bolsillo de los uruguayos.

Esto no es propaganda electoral, sino Detrás de los Números, una columna que analiza los números de la semana y que traduce un aspecto de la realidad.

En ese sentido, cabe decir que tras el volcán económico que determinó un importante crecimiento interno, el mismo generó una conducta fiscal inapropiada por parte de la mayoría de los consumidores, lo que determinó a su vez un endeudamiento interno del orden de los 4 mil millones de dólares.

Esta situación a su turno, determinó una desaceleración de la economía, ya que de las compras masivas en efectivo, se pasó a las compras con tarjeta, y tras esto a la reticencia de los consumidores a la hora de comprar.

Según indicaron en este diario tiempo atrás, las autoridades del Centro Comercial e Industrial de Salto, la desaceleración económica en los comercios locales, es del orden del 30 por ciento anual, lo que obedece a un déficit en el poder de compra de los uruguayos.

En realidad por un lado, la economía uruguaya anda bien, está estable, ya que cuenta con un Banco Central que tiene 18  mil millones de dólares de reservas, que es el respaldo que tiene el país para emitir moneda y lo más favorable, es que la mayoría de los dineros pertenecen a ahorristas residentes en el país, lo que solidifica aún más ese respaldo.

Por otro lado, esa estabilidad no se traduce al poder de compra porque existe un endeudamiento interno muy importante, de los niveles que llevaron a que en otros tiempos, cuando las reservas eran de apenas 2.500 millones de dólares, el país terminara en crisis.

Esa falta de poder de compra aparece, porque en el momento en el que había dinero para gastar, se gastó demás, los uruguayos pasaron a comprar más de lo que podían y comenzó a haber un paulatino endeudamiento, que fue cooptado por las empresas de intermediación financiera, a través de las tarjetas de crédito, lo que hoy determina en definitiva que por un lado la economía evolucione y el Uruguay crezca, mientras tanto, la mayoría de los uruguayos se encuentra endeudado por el consumismo al que accedió y que implosionó desde hace algunos años.

En una campaña electoral donde se escucha de todo es bueno tener en cuenta que la marcha de la economía no es mala, sino que lo que sí es malo, es gastar más de la cuenta, porque eso condiciona al deudor y a toda la cadena productiva.

Los Números:

U$S 33 mil millones de deuda

U$S 50 mil millones de PBI

U$S 16 mil de renta per cápita

U$S 4 mil millones de endeudamiento

30 por ciento desaceleración

Publicado en - Titulares -, Detrás de los númerosComentarios (0)

Uruguay se convirtió en el país de adultos que no cuenta con ninguna política pro natalidad

Cuando hablamos de las elecciones nacionales, hablamos de una época en la que el país, en el proceso democrático en el que está inmerso desde el año 1985 a la fecha en forma ininterrumpida, se juega la vida de los próximos cinco años, donde los candidatos de los distintos partidos políticos hacen promesas de todo tipo y color, a implementar vaya a saber cuándo y en qué momento de su probable o no, futura gestión al frente del gobierno.
Aunque esto refuerza el conocimiento que muchos tienen del país en el que vivimos y ayuda a que otros conozcan lugares que antes no tenían ideas de que existía. Ya que en esa oportunidad, los políticos hablan de de localidades del Uruguay profundo, así como también muestran interés por los temas que comúnmente en los cinco años que pasaron nunca tocaron o apenas esbozaron una intención de hacerlo pero el hecho quedó en eso.
Pero hay algo que está detrás de todo esto y que se traduce en números, y es la realidad social que se refleja con cada elección, ya que la misma expone la cantidad de votantes que hay a nivel país y por departamento, lo que en cierta medida da a conocer qué Uruguay tenemos, cuál es la franja etarea de nuestra población y cómo se traduce nuestra demografía, algo que solamente debe reflejarse en cifras para entenderlo mejor.
Por eso en nuestra sección semanal Detrás de los Números y acordes a la coyuntura política que estamos viviendo, les damos a conocer cuáles son los números que la sociedad comúnmente no maneja, pero que hacen no sólo al presente del país, sino al futuro y a nuestra esperanza de crecimiento poblacional.
PAÍS DE ADULTOS
En el país hay actualmente alrededor de 3 millones 300 mil habitantes, de todas las edades, estratos sociales y diversidad de género, etnia y condición social. Sin embargo, de ese número casi 2 millones 700 mil personas están habilitadas para votar, por lo cual hablamos que el 85 por ciento de la población uruguaya es mayor de 18 años, lo que determina que nuestro país, es un país de gente adulta.
Y esa situación se repite proporcionalmente en todos los departamentos del país. Tomemos el caso de Montevideo, donde entre la población oriunda y la residente, la capital cuenta con alrededor de 1 millón 300 mil habitantes, de los cuales están autorizados para votar 1 millón 45 mil personas aproximadamente. Un porcentaje más que considerable de su población.
Al tiempo que en nuestro departamento, en Salto, de los 125 mil habitantes que están registrados como habitantes del departamento, hay 103 mil personas que están habilitadas para votar, es decir, más de un 80 por ciento de los pobladores, son mayores de 18 años de edad.
Este no es un dato menor en ninguna parte, si se tiene en cuenta que desde hace mucho tiempo se viene hablando del Uruguay del futuro, en el cual teniendo estos datos a la vista, que hablan de un  claro estancamiento demográfico, no se han escuchado hasta el momento propuestas acerca de políticas de natalidad, que coadyuven a un país sostenible desde el punto de vista de la natalidad.
Habrá que ver cuál será el país del futuro y si se confirma lo que dice un estudio científico, de la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de la República, que en el año 2080, los uruguayos seguirán siendo 3 millones.

Cuando hablamos de las elecciones nacionales, hablamos de una época en la que el país, en el proceso democrático en el que está inmerso desde el año 1985 a la fecha en forma ininterrumpida, se juega la vida de los próximos cinco años, donde los candidatos de los distintos partidos políticos hacen promesas de todo tipo y color, a implementar vaya a saber cuándo y en qué momento de su probable o no, futura gestión al frente del gobierno.

Aunque esto refuerza el conocimiento que muchos tienen del país en el que vivimos y ayuda a que otros conozcan lugares que antes no tenían ideas de que existía. Ya que en esa oportunidad, los políticos hablan de de localidades del Uruguay profundo, así como también muestran interés por los temas que comúnmente en los cinco años que pasaron nunca tocaron o apenas esbozaron una intención de hacerlo pero el hecho quedó en eso.

Pero hay algo que está detrás de todo esto y que se traduce en números, y es la realidad social que se refleja con cada elección, ya que la misma expone la cantidad de votantes que hay a nivel país y por departamento, lo que en cierta medida da a conocer qué Uruguay tenemos, cuál es la franja etarea de nuestra población y cómo se traduce nuestra demografía, algo que solamente debe reflejarse en cifras para entenderlo mejor.

Por eso en nuestra sección semanal Detrás de los Números y acordes a la coyuntura política que estamos viviendo, les damos a conocer cuáles son los números que la sociedad comúnmente no maneja, pero que hacen no sólo al presente del país, sino al futuro y a nuestra esperanza de crecimiento poblacional.

PAÍS DE ADULTOS

En el país hay actualmente alrededor de 3 millones 300 mil habitantes, de todas las edades, estratos sociales y diversidad de género, etnia y condición social. Sin embargo, de ese número casi 2 millones 700 mil personas están habilitadas para votar, por lo cual hablamos que el 85 por ciento de la población uruguaya es mayor de 18 años, lo que determina que nuestro país, es un país de gente adulta.

Y esa situación se repite proporcionalmente en todos los departamentos del país. Tomemos el caso de Montevideo, donde entre la población oriunda y la residente, la capital cuenta con alrededor de 1 millón 300 mil habitantes, de los cuales están autorizados para votar 1 millón 45 mil personas aproximadamente. Un porcentaje más que considerable de su población.

Al tiempo que en nuestro departamento, en Salto, de los 125 mil habitantes que están registrados como habitantes del departamento, hay 103 mil personas que están habilitadas para votar, es decir, más de un 80 por ciento de los pobladores, son mayores de 18 años de edad.

Este no es un dato menor en ninguna parte, si se tiene en cuenta que desde hace mucho tiempo se viene hablando del Uruguay del futuro, en el cual teniendo estos datos a la vista, que hablan de un  claro estancamiento demográfico, no se han escuchado hasta el momento propuestas acerca de políticas de natalidad, que coadyuven a un país sostenible desde el punto de vista de la natalidad.

Habrá que ver cuál será el país del futuro y si se confirma lo que dice un estudio científico, de la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de la República, que en el año 2080, los uruguayos seguirán siendo 3 millones.

Los Números:

3,3 millones de habitantes

2,7 millones de votantes

85 % de mayores de edad

15 % de niños y niñas

0 políticas pro natalidad

Publicado en - Titulares -, Detrás de los númerosComentarios (0)

Ganancia anual por persona en Salto está por debajo de varios departamentos del interior

Según informe publicado en los últimos días por el Gobierno, el departamento de Río Negro tiene un Producto Interno Bruto (PIB) por habitante similar al de un país en desarrollo, en tanto que en Artigas el PBI per cápita es más parecido al de un país africano. Los datos son proporcionados por la Oficina de Planeamiento y Presupuesto (OPP), el Instituto Nacional de Estadística (INE) y el Banco Central del Uruguay (BCU).
Estos mismos datos son los que dicen que Salto es uno de los departamentos más pobres del país, con una generación de riqueza por habitante de apenas 6.205 dólares al año, unos 12 mil pesos por mes.
Pero estos datos ofrecidos por el Poder Ejecutivo y tomados por nuestra sección semanal Detrás de los Números, corresponden al año 2008, pero como se trata de la primera sistematización de cifras departamentales con una metodología compatible con la de las Cuentas Nacionales, que difunde el Banco Central, los mismos fueron publicados recién esta semana.
Sin embargo, se admite en la letra chica que actualmente en algunos casos, el salario promedio estaría fijado casi al doble de lo que una persona percibía en aquel año en el que fueron tomados los datos – 2008-.
En ese aspecto, el salario promedio de los salteños habría pasado entonces a unos 24 mil pesos uruguayos, unos 1.000 dólares en promedio al precio actual de la moneda norteamericana, al tiempo que la canasta básica que mide el Gobierno sigue estando desde julio del 2014, en el orden de los 56.700 pesos mensuales.
Si los salteños ganan 1.000 dólares mensuales en promedio, supone una ganancia anual de 12 mil dólares per cápita. En ese sentido, la producción de riqueza en Salto sigue relegada, detrás de departamentos como Maldonado, San José, Colonia, Fray Bentos, Rocha, Florida y Montevideo por supuesto, que prácticamente la duplican.

Según informe publicado en los últimos días por el Gobierno, el departamento de Río Negro tiene un Producto Interno Bruto (PIB) por habitante similar al de un país en desarrollo, en tanto que en Artigas el PBI per cápita es más parecido al de un país africano. Los datos son proporcionados por la Oficina de Planeamiento y Presupuesto (OPP), el Instituto Nacional de Estadística (INE) y el Banco Central del Uruguay (BCU).

Estos mismos datos son los que dicen que Salto es uno de los departamentos más pobres del país, con una generación de riqueza por habitante de apenas 6.205 dólares al año, unos 12 mil pesos por mes.

Pero estos datos ofrecidos por el Poder Ejecutivo y tomados por nuestra sección semanal Detrás de los Números, corresponden al año 2008, pero como se trata de la primera sistematización de cifras departamentales con una metodología compatible con la de las Cuentas Nacionales, que difunde el Banco Central, los mismos fueron publicados recién esta semana.

Sin embargo, se admite en la letra chica que actualmente en algunos casos, el salario promedio estaría fijado casi al doble de lo que una persona percibía en aquel año en el que fueron tomados los datos – 2008-.

En ese aspecto, el salario promedio de los salteños habría pasado entonces a unos 24 mil pesos uruguayos, unos 1.000 dólares en promedio al precio actual de la moneda norteamericana, al tiempo que la canasta básica que mide el Gobierno sigue estando desde julio del 2014, en el orden de los 56.700 pesos mensuales.

Si los salteños ganan 1.000 dólares mensuales en promedio, supone una ganancia anual de 12 mil dólares per cápita. En ese sentido, la producción de riqueza en Salto sigue relegada, detrás de departamentos como Maldonado, San José, Colonia, Fray Bentos, Rocha, Florida y Montevideo por supuesto, que prácticamente la duplican.

Publicado en - Titulares -, Detrás de los númerosComentarios (0)

Los números que arroja el tránsito en Salto, asustan

La cantidad de accidentes de tránsito que se registran a diario son producto en la mayoría de los casos de las malas decisiones que adoptan los conductores, de la imprudencia, de la impericia o de la negligencia que abunda en todos los hechos de esa naturaleza y que determinaron un error humano sea el que consolide la cantidad de siniestros que se producen en una sociedad como la nuestra.
En nuestra sección semanal Detrás de los Números, analizamos cuáles son las posibles causas para que se produzca un accidente de tránsito. Es que el parque automotor de Salto ha crecido con el paso del tiempo a pasos agigantados y cada vez hay más vehículos que inundan las calles de la ciudad, se genera así una situación problemática que se traduce en accidentes de tránsito, los que se dan entre 5 y 6 de estos hechos por día.
Es que en una ciudad de 125 mil habitantes aproximadamente, hay un parque automotor superior a los 72 mil vehículos, de los cuales, casi 42 mil son motocicletas y el resto está conformado por automóviles, camionetas, ómnibus y camiones.
Es una cosa de locos que determina que en las mismas calles de la ciudad, que siguen teniendo la misma conformación en sentido y circulación, hoy circulen más de la mitad de los vehículos que lo hacían al menos hace 10 años atrás, lo que complejiza aún más el asunto.
En ese aspecto, es que la siniestralidad ha crecido mucho, aunque en los últimos tiempos tiende a estabilizarse en alrededor de los 1.500 accidentes por año en Salto, siendo la mayoría de sus protagonistas, motonetistas jóvenes que terminan lesionados y que causan un daño tanto para sí, como para la familia que lo circunda, desatando consecuencias hasta para su actividad laboral en la mayoría de los casos.
Si bien el número de personas fallecidas por esta causa tendió a bajar en los últimos tiempos, sigue siendo preocupante que en una ciudad como la nuestra, con una población que no es de las más altas, tenga un número tan significativo de personas fallecidas por esta causa, ya que todos los años se mantiene el promedio de al menos 20 personas fallecidas.
En este momento, el problema del tránsito es causado por la cantidad de vehículos en circulación, el hecho de que existen las mismas calles de siempre para que todos estos vehículos circulen y que la impericia humana determine hechos involuntarios que causen daños.
Si bien a su vez las autoridades comunales multiplicaron la cantidad de funcionarios que fiscalizan el tránsito, muchas veces los controles no son suficientes y los hechos se producen igual, por lo que es lamentable ver cómo se siguen generando diariamente este tipo de casos como si nada pasara.

La cantidad de accidentes de tránsito que se registran a diario son producto en la mayoría de los casos de las malas decisiones que adoptan los conductores, de la imprudencia, de la impericia o de la negligencia que abunda en todos los hechos de esa naturaleza y que determinaron un error humano sea el que consolide la cantidad de siniestros que se producen en una sociedad como la nuestra.

En nuestra sección semanal Detrás de los Números, analizamos cuáles son las posibles causas para que se produzca un accidente de tránsito. Es que el parque automotor de Salto ha crecido con el paso del tiempo a pasos agigantados y cada vez hay más vehículos que inundan las calles de la ciudad, se genera así una situación problemática que se traduce en accidentes de tránsito, los que se dan entre 5 y 6 de estos hechos por día.

Es que en una ciudad de 125 mil habitantes aproximadamente, hay un parque automotor superior a los 72 mil vehículos, de los cuales, casi 42 mil son motocicletas y el resto está conformado por automóviles, camionetas, ómnibus y camiones.

Es una cosa de locos que determina que en las mismas calles de la ciudad, que siguen teniendo la misma conformación en sentido y circulación, hoy circulen más de la mitad de los vehículos que lo hacían al menos hace 10 años atrás, lo que complejiza aún más el asunto.

En ese aspecto, es que la siniestralidad ha crecido mucho, aunque en los últimos tiempos tiende a estabilizarse en alrededor de los 1.500 accidentes por año en Salto, siendo la mayoría de sus protagonistas, motonetistas jóvenes que terminan lesionados y que causan un daño tanto para sí, como para la familia que lo circunda, desatando consecuencias hasta para su actividad laboral en la mayoría de los casos.

Si bien el número de personas fallecidas por esta causa tendió a bajar en los últimos tiempos, sigue siendo preocupante que en una ciudad como la nuestra, con una población que no es de las más altas, tenga un número tan significativo de personas fallecidas por esta causa, ya que todos los años se mantiene el promedio de al menos 20 personas fallecidas.

En este momento, el problema del tránsito es causado por la cantidad de vehículos en circulación, el hecho de que existen las mismas calles de siempre para que todos estos vehículos circulen y que la impericia humana determine hechos involuntarios que causen daños.

Si bien a su vez las autoridades comunales multiplicaron la cantidad de funcionarios que fiscalizan el tránsito, muchas veces los controles no son suficientes y los hechos se producen igual, por lo que es lamentable ver cómo se siguen generando diariamente este tipo de casos como si nada pasara.

Los Números:

125 mil personas

72 mil vehículos

1.500 accidentes por año

20 personas fallecidas

6 accidentes diarios

Publicado en - Titulares -, Detrás de los númerosComentarios (3)

Cuando Argentina estornuda, salta el dólar y pagamos los de este lado

La medida de cero kilo con Argentina parece tener el efecto contrario para la población que el gobierno, a través de los “perros guardianes” de la Aduana, quiso lograr. Se trata de una medida que no tiene sentido, si se piensa en proteger a la industria nacional que por efecto de la inflación y del endeudamiento interno, padece de falta de consumidores y de público que acceda al escaso mercado interno que poseemos y que encarece cada vez más los productos.
Desde los medios tradicionales de transporte, como la empresa fluvial local, que está al borde del colapso por el hecho de que la vecina ciudad de Concordia ya no es atractiva para los salteños, debido a que por el solo hecho de cruzar para el otro lado, amerita que los lugareños sean revisados de pies a cabeza  a su regreso, hasta el proceso de desaceleración económica que impacta en el comercio local, todo invita a que la economía local tenga que advertir cautela y mesura, antes de seguir pretendiendo vender de todo como si nada.
Por eso, en nuestra sección semanal Detrás de los Números, daremos cuenta de cómo se sitúan los indicadores de la economía que determinan que usted y yo, paguemos los costos de vida a los precios que nos lo venden quienes prestan servicios y venden lo que consumimos a diario.
TODOS LOS VALORES
La coyuntura argentina siempre es complicada, a veces es un poco menos que la que notamos en ese país cuando todo el mundo compra por demás, consume a lo loco, se lleva el supermercado en dos carros y después salta cuando la plata no alcanza, hay inflación, devalúa el peso y todo se vuelve inestable para ellos e incierto para nosotros.
En ese aspecto, en Uruguay la inflación de julio cerró al 9,04 por ciento anual. Es decir, que entre julio del año pasado y el de este año, el aumento del costo de vida fue del 9 por ciento. La canasta básica familia aumentó y hoy, lo que una familia tipo precisa para vivir en el Uruguay, es de 56.600 pesos mensuales. Mientras esto pasa, el endeudamiento interno sigue, porque la mayoría de la gente gana menos de la mitad de lo que se establece como costo de vida, y si bien la renta per cápita es de 15.600 dólares anuales, el endeudamiento interno, es decir lo que deben los uruguayos, es del orden de los 4 mil millones de dólares.
Entre ese escenario, Argentina se cae a pedazos y la cesación de pagos en la que entró el otro día, hizo que su moneda cayera por el suelo y en Uruguay pueda comprarse a centésimos menos de los 2 pesos y que por el contrario, el dólar se compre a 23,80 pesos por unidad, uno de los valores más altos desde el 2009, cuando también había año electoral y la moneda norteamericana cayó de 24 a 19 pesos.
Todo esto repercute en el costo de vida, porque al aumentar el dólar, encarece una economía como la nuestra donde los costos fijos operativos de las empresas son en dólares. El transporte, la materia prima, el costo de producción, todo. Esperemos que el gobierno no se distraiga tanto con temas como Pluna o la calamidad de lo que pasa en la Franja de Gaza, y no permita un aumento del costo de vida, sino los de este lado del río, quedaremos como Tarzán, pelados y a los gritos.

La medida de cero kilo con Argentina parece tener el efecto contrario para la población que el gobierno, a través de los “perros guardianes” de la Aduana, quiso lograr. Se trata de una medida que no tiene sentido, si se piensa en proteger a la industria nacional que por efecto de la inflación y del endeudamiento interno, padece de falta de consumidores y de público que acceda al escaso mercado interno que poseemos y que encarece cada vez más los productos.

Desde los medios tradicionales de transporte, como la empresa fluvial local, que está al borde del colapso por el hecho de que la vecina ciudad de Concordia ya no es atractiva para los salteños, debido a que por el solo hecho de cruzar para el otro lado, amerita que los lugareños sean revisados de pies a cabeza  a su regreso, hasta el proceso de desaceleración económica que impacta en el comercio local, todo invita a que la economía local tenga que advertir cautela y mesura, antes de seguir pretendiendo vender de todo como si nada.

Por eso, en nuestra sección semanal Detrás de los Números, daremos cuenta de cómo se sitúan los indicadores de la economía que determinan que usted y yo, paguemos los costos de vida a los precios que nos lo venden quienes prestan servicios y venden lo que consumimos a diario.

TODOS LOS VALORES

La coyuntura argentina siempre es complicada, a veces es un poco menos que la que notamos en ese país cuando todo el mundo compra por demás, consume a lo loco, se lleva el supermercado en dos carros y después salta cuando la plata no alcanza, hay inflación, devalúa el peso y todo se vuelve inestable para ellos e incierto para nosotros.

En ese aspecto, en Uruguay la inflación de julio cerró al 9,04 por ciento anual. Es decir, que entre julio del año pasado y el de este año, el aumento del costo de vida fue del 9 por ciento. La canasta básica familia aumentó y hoy, lo que una familia tipo precisa para vivir en el Uruguay, es de 56.600 pesos mensuales. Mientras esto pasa, el endeudamiento interno sigue, porque la mayoría de la gente gana menos de la mitad de lo que se establece como costo de vida, y si bien la renta per cápita es de 15.600 dólares anuales, el endeudamiento interno, es decir lo que deben los uruguayos, es del orden de los 4 mil millones de dólares.

Entre ese escenario, Argentina se cae a pedazos y la cesación de pagos en la que entró el otro día, hizo que su moneda cayera por el suelo y en Uruguay pueda comprarse a centésimos menos de los 2 pesos y que por el contrario, el dólar se compre a 23,80 pesos por unidad, uno de los valores más altos desde el 2009, cuando también había año electoral y la moneda norteamericana cayó de 24 a 19 pesos.

Todo esto repercute en el costo de vida, porque al aumentar el dólar, encarece una economía como la nuestra donde los costos fijos operativos de las empresas son en dólares. El transporte, la materia prima, el costo de producción, todo. Esperemos que el gobierno no se distraiga tanto con temas como Pluna o la calamidad de lo que pasa en la Franja de Gaza, y no permita un aumento del costo de vida, sino los de este lado del río, quedaremos como Tarzán, pelados y a los gritos.

Los Números:

9% inflación últimos 12 meses

56.600 pesos canasta familiar

4 mil millones de dólares de deudas

1,98 peso argentino

23,80 el precio del dólar

Publicado en - Titulares -, Detrás de los númerosComentarios (0)

Literatura en formato papel o Internet, una buena inversión

Leer un libro, comprar una computadora, acceder a una aplicación desde un teléfono celular que permita estar conectado con el mundo y leer los textos que siempre quisimos pero que por sus costos, no pudimos llegar a tomarlos de las librerías, son parte del mundo en el que vivimos y que por esa razón debemos conocer más en profundidad, para no quedar afuera y saber de lo qué estamos hablando y de lo qué pasa en el mundo del que formamos parte.
Por eso al asistir hoy a una librería y encontrarnos con una computadora donde podemos ver las novedades y los textos que son la novedad editorial, nos demuestra que ya no estamos parados frente a una paradoja, sino que por el contrario, nos enfrentamos a la multiplicidad de maneras que nos brinda el mundo actual para acceder a la literatura.
Sin embargo, todo se reduce a una sola cosa, los costos. En ese aspecto, adquirir los libros tradicionales, que en cierta medida tienen el atractivo de ser algo tangible, suponen un costo mayor   a las nuevas tecnologías,a las que ahora podemos llegar a tener acceso por poco dinero.
Por eso en nuestra sección Detrás de los Números, aportamos algunos datos sobre los costos que tiene para el lector común, poder acceder a la literatura, que tan necesaria se hace para el enriquecimiento del intelecto, para ayudarnos a leer más y por supuesto, en base a esto, poder pensar mejor.
LIBROS
El acceso a los libros tradicionales puede tener sus limitaciones en cuanto al tiraje de los mismos, así como a la importancia que al mismo se le da en las librerías por su temática. Empero, tener contacto con los mismos y sentir el peso en nuestras manos, ilustra mucho más que hasta su propio contenido.
Pero vayamos a los precios que es lo que en esta columna importa. Si hablamos de libros cuya temática sea relativamente importante, por tratarse de best sellers, de novelas clásicas o de biografías de personalidades actuales, encontraremos costos que pueden llegar a ser superiores a los 400 pesos uruguayos y que oscilan entre ese precio y los 750 como mínimo.
Un tanto por el valor propiamente dicho del libro, otro por el prestigio del autor y otro por los costos de impresión, además de la carga impositiva, que siempre suma un plus para el costo global del ejemplar.
Aunque también se pueden adquirir libros por valores menores, sobre todo los de temáticas generales, hasta algunos que han sido verdaderos clásicos y de autores reconocidos.
TAMBIÉN JUEGA
Aunque por otro lado, el fácil acceso a las nuevas tecnologías, también coadyuvan a que cualquier persona pueda al menos informarse sobre los nuevos libros que están en el mercado y así intentar conocer si el proceso de adquisición del e-book (libro electrónico, que tiene buen suceso en el mundo entero y también en Uruguay) pueda ser rentable y mejor que comprarlo en una librería, para desadaptarse del proceso original.
En ese aspecto, los costos pueden ser primero conseguir el equipo electrónico, a un precio promedio de entre 550 y 700 dólares, con el cual poder acceder al mismo y segundo, si el sitio al que accedemos es pago, deberíamos comprar el acceso para leer los títulos, por los cuales se pagan desde los 10 dólares promedio hasta los más de 100 de la moneda norteamericana, aproximadamente por ejemplar.
Para esto, el usuario deberá contar con una tarjeta de crédito que le permita poder garantizar el pago de los ejemplares. Asimismo, también pueden adquirir una computadora portátil por un valor de mercado que oscila entre los 800 y los 1.500 dólares en promedio, con las cuales se puede acceder a Internet y a través de los sitios dedicados a la venta de literatura por la web, se puede acceder a los textos ya en este caso, por poco dinero.
La evolución de la tecnología, ha impactado notablemente en el consumo de la literatura por la web. Y su costo sigue demostrando que la idea no es suprimir el contenido, sino divulgarlo aún más y canalizarlo a los nuevos usos y costumbres de los lectores de hoy.
n

Leer un libro, comprar una computadora, acceder a una aplicación desde un teléfono celular que permita estar conectado con el mundo y leer los textos que siempre quisimos pero que por sus costos, no pudimos llegar a tomarlos de las librerías, son parte del mundo en el que vivimos y que por esa razón debemos conocer más en profundidad, para no quedar afuera y saber de lo qué estamos hablando y de lo qué pasa en el mundo del que formamos parte.

Por eso al asistir hoy a una librería y encontrarnos con una computadora donde podemos ver las novedades y los textos que son la novedad editorial, nos demuestra que ya no estamos parados frente a una paradoja, sino que por el contrario, nos enfrentamos a la multiplicidad de maneras que nos brinda el mundo actual para acceder a la literatura.

Sin embargo, todo se reduce a una sola cosa, los costos. En ese aspecto, adquirir los libros tradicionales, que en cierta medida tienen el atractivo de ser algo tangible, suponen un costo mayor   a las nuevas tecnologías,a las que ahora podemos llegar a tener acceso por poco dinero.

Por eso en nuestra sección Detrás de los Números, aportamos algunos datos sobre los costos que tiene para el lector común, poder acceder a la literatura, que tan necesaria se hace para el enriquecimiento del intelecto, para ayudarnos a leer más y por supuesto, en base a esto, poder pensar mejor.

LIBROS

El acceso a los libros tradicionales puede tener sus limitaciones en cuanto al tiraje de los mismos, así como a la importancia que al mismo se le da en las librerías por su temática. Empero, tener contacto con los mismos y sentir el peso en nuestras manos, ilustra mucho más que hasta su propio contenido.

Pero vayamos a los precios que es lo que en esta columna importa. Si hablamos de libros cuya temática sea relativamente importante, por tratarse de best sellers, de novelas clásicas o de biografías de personalidades actuales, encontraremos costos que pueden llegar a ser superiores a los 400 pesos uruguayos y que oscilan entre ese precio y los 750 como mínimo.

Un tanto por el valor propiamente dicho del libro, otro por el prestigio del autor y otro por los costos de impresión, además de la carga impositiva, que siempre suma un plus para el costo global del ejemplar.

Aunque también se pueden adquirir libros por valores menores, sobre todo los de temáticas generales, hasta algunos que han sido verdaderos clásicos y de autores reconocidos.

TAMBIÉN JUEGA

Aunque por otro lado, el fácil acceso a las nuevas tecnologías, también coadyuvan a que cualquier persona pueda al menos informarse sobre los nuevos libros que están en el mercado y así intentar conocer si el proceso de adquisición del e-book (libro electrónico, que tiene buen suceso en el mundo entero y también en Uruguay) pueda ser rentable y mejor que comprarlo en una librería, para desadaptarse del proceso original.

En ese aspecto, los costos pueden ser primero conseguir el equipo electrónico, a un precio promedio de entre 550 y 700 dólares, con el cual poder acceder al mismo y segundo, si el sitio al que accedemos es pago, deberíamos comprar el acceso para leer los títulos, por los cuales se pagan desde los 10 dólares promedio hasta los más de 100 de la moneda norteamericana, aproximadamente por ejemplar.

Para esto, el usuario deberá contar con una tarjeta de crédito que le permita poder garantizar el pago de los ejemplares. Asimismo, también pueden adquirir una computadora portátil por un valor de mercado que oscila entre los 800 y los 1.500 dólares en promedio, con las cuales se puede acceder a Internet y a través de los sitios dedicados a la venta de literatura por la web, se puede acceder a los textos ya en este caso, por poco dinero.

La evolución de la tecnología, ha impactado notablemente en el consumo de la literatura por la web. Y su costo sigue demostrando que la idea no es suprimir el contenido, sino divulgarlo aún más y canalizarlo a los nuevos usos y costumbres de los lectores de hoy.

Los Números:

400 pesos promedio el costo del libro

550 dólares el costo de una tablet

10 dólares el costo de un e-book

800 dólares el costo de una notebook

Publicado en - Titulares -, Detrás de los númerosComentarios (0)

Algo hay que hacer con los niños en vacaciones

Llegaron las vacaciones de julio y lo más importante es buscar el disfrute de los chicos, ya que tenerlos en casa genera una distracción importante a la que no estamos acostumbrados. Sin embargo, el hecho de que los pequeños invadan nuestra intimidad una vez más y se aprovechen de las horas de descanso que podamos tener, para que los atendamos a ellos, representa todo un tema a tener en cuenta.
Aunque aparecieron en los últimos días una serie de eventos y espectáculos públicos a los que los podemos mandar, y de los que también nosotros podemos participar y disfrutar, pero a su turno, también los espacios públicos en los días de sol, se vuelven los más importantes y lo bueno de todo esto, es que lo mínimo que nos pueden costar son un paquete de galletitas, algunos alfajores, o el costo de llegar hasta ellos.
Por eso en nuestra sección semanal Detrás de los Números, lo importante es saber hasta dónde podemos llegar con bolsillo flaco que ya pasó por el trago agridulce del aguinaldo, que así como viene se va.
MUCHAS COSAS
Está bueno ir al teatro, sobre todo porque Salto carece seriamente de espectáculos de esta índole, teniendo en cuenta que la ciudad posee uno de los teatros más emblemáticos del país. Sin embargo, son muy escasas las obras que se presentan allí y cuando hay una actividad de esta naturaleza, lo bueno es hacer un esfuerzo y poder decir presente.
Pero el caso es el costo de las entradas para este mundo mágico sin pantallas, algo que a los niños les hace mucha falta, aunque el costo, es de 150 pesos por persona, lo que incluye también a los más pequeños. Lo que supone un gasto mínimo de 300 pesos y un promedio de 450.
Por otro lado, al no haber cine en Salto por el momento ya que la empresa dedicada al rubro se encuentra de reformas, hay espectáculos similares que los brinda la Oficina de la Juventud con entradas por invitación a ser retiradas en el lugar. Y acá el costo es solo el traslado hasta el lugar, que puede ser el de 6 pesos el boleto, o el de 100 pesos promedio un taxi, o su similar en litros de nafta para desplazarse desde la casa del espectador hasta el lugar de marras.
Empero, quienes pueden suplir a los cines son los videos que alquilan películas para todos los gustos desde los 250 pesos con el alquiler de un blu – ray incluido.
Asimismo, en la plaza lo importante es comprar galletitas para divertir a la barra por 50 pesos en promedio dependiendo de la cantidad de niños que concurran con quien los lleve y otro de los objetos predilectos es la pelota, sobre todo en época de Mundial, donde los más chicos lo que quieren es imitar a sus ídolos.
Los costos de pelotas van desde los 290 hasta los 390 pesos en promedio en los distintos comercios de plaza. Además de las camisetas para los más chicos que pueden comprarse desde los 190 pesos hasta 690 las originales de talle pequeño y 890 las de talle mediano.
Los más chicos quieren ser como los que ven en la televisión y por eso desean que todo sea para estar a tono con lo que se está viviendo. En ese sentido, si bien Uruguay ya quedó eliminado del certamen planetario, la idea es poder abrazar la consigna del soy celeste desde los más chicos y hacer que al menos hagan deporte, se aparten un poco de los videojuegos y de la computadora y ejerciten cosa de la que seguro, no se lamentarán en el futuro.

Llegaron las vacaciones de julio y lo más importante es buscar el disfrute de los chicos, ya que tenerlos en casa genera una distracción importante a la que no estamos acostumbrados. Sin embargo, el hecho de que los pequeños invadan nuestra intimidad una vez más y se aprovechen de las horas de descanso que podamos tener, para que los atendamos a ellos, representa todo un tema a tener en cuenta.

Aunque aparecieron en los últimos días una serie de eventos y espectáculos públicos a los que los podemos mandar, y de los que también nosotros podemos participar y disfrutar, pero a su turno, también los espacios públicos en los días de sol, se vuelven los más importantes y lo bueno de todo esto, es que lo mínimo que nos pueden costar son un paquete de galletitas, algunos alfajores, o el costo de llegar hasta ellos.

Por eso en nuestra sección semanal Detrás de los Números, lo importante es saber hasta dónde podemos llegar con bolsillo flaco que ya pasó por el trago agridulce del aguinaldo, que así como viene se va.

MUCHAS COSAS

Está bueno ir al teatro, sobre todo porque Salto carece seriamente de espectáculos de esta índole, teniendo en cuenta que la ciudad posee uno de los teatros más emblemáticos del país. Sin embargo, son muy escasas las obras que se presentan allí y cuando hay una actividad de esta naturaleza, lo bueno es hacer un esfuerzo y poder decir presente.

Pero el caso es el costo de las entradas para este mundo mágico sin pantallas, algo que a los niños les hace mucha falta, aunque el costo, es de 150 pesos por persona, lo que incluye también a los más pequeños. Lo que supone un gasto mínimo de 300 pesos y un promedio de 450.

Por otro lado, al no haber cine en Salto por el momento ya que la empresa dedicada al rubro se encuentra de reformas, hay espectáculos similares que los brinda la Oficina de la Juventud con entradas por invitación a ser retiradas en el lugar. Y acá el costo es solo el traslado hasta el lugar, que puede ser el de 6 pesos el boleto, o el de 100 pesos promedio un taxi, o su similar en litros de nafta para desplazarse desde la casa del espectador hasta el lugar de marras.

Empero, quienes pueden suplir a los cines son los videos que alquilan películas para todos los gustos desde los 250 pesos con el alquiler de un blu – ray incluido.

Asimismo, en la plaza lo importante es comprar galletitas para divertir a la barra por 50 pesos en promedio dependiendo de la cantidad de niños que concurran con quien los lleve y otro de los objetos predilectos es la pelota, sobre todo en época de Mundial, donde los más chicos lo que quieren es imitar a sus ídolos.

Los costos de pelotas van desde los 290 hasta los 390 pesos en promedio en los distintos comercios de plaza. Además de las camisetas para los más chicos que pueden comprarse desde los 190 pesos hasta 690 las originales de talle pequeño y 890 las de talle mediano.

Los más chicos quieren ser como los que ven en la televisión y por eso desean que todo sea para estar a tono con lo que se está viviendo. En ese sentido, si bien Uruguay ya quedó eliminado del certamen planetario, la idea es poder abrazar la consigna del soy celeste desde los más chicos y hacer que al menos hagan deporte, se aparten un poco de los videojuegos y de la computadora y ejerciten cosa de la que seguro, no se lamentarán en el futuro.

Los Números:

50 pesos galletitas

150 pesos el teatro

290 pesos una pelota

250 pesos de películas

690 pesos una camiseta

Publicado en - Titulares -, Detrás de los númerosComentarios (0)

Cómo disfrutar el Mundial gastando lo necesario

Los números no mienten y concurrir al Mundial puede costar el doble que comprarse un buen televisor para verlo en casa, lo que le permite al consumidor tener siempre las imágenes de todos los partidos y estar seguro, en la comodidad de su hogar. Aunque por otro lado, el hecho de viajar, de vivir la experiencia que impone el planeta fútbol, en un Mundial que tiene todo para descubrir porque recién empieza, es algo que el dinero no puede comprar.
Sin embargo, muchos prefieren quedarse en casa, poder disfrutarlo de una manera más cómoda, y sentir que al menos hay mucho más para disfrutar después del evento, que el hecho de concurrir a un país extranjero, con todo lo que eso implica.
Por eso, en esta contraposición que vemos hoy en esta entrega de nuestra sección
Detrás de los Números, donde muchos optaron por irse de viaje y otros por quedarse en casa, mirando todas las instancias del evento a través de la televisión, comparamos precios y estilos de vivir la máxima fiesta del fútbol mundial.
IRSE
Salir de casa siempre cuesta y en determinado momento, solamente miramos la posibilidad de viajar únicamente si dejamos todo bajo control, para evitar sorpresas que no opaquen el viaje.
Así fue que muchos se decidieron por los paquetes de viaje y desembolsaron alrededor de 16 mil pesos para hacerse un viaje hasta Brasil, en ómnibus, para vivir uno de los partidos de Uruguay, el primero de todos en la ciudad de Fortaleza, a unos 4.450 kilómetros.
Mientras tanto, que asistir tanto a Fortaleza como a San Pablo, la gran metrópolis de América Latina, que está ubicada a 1.732 kilómetros de Salto, donde la Celeste jugará su segundo partido contra Inglaterra el 19 de junio, habiendo salido en avión con hotel, y entrada a los dos partidos, cada persona desembolsó unos 73 mil pesos uruguayos aproximadamente.
LA TELE
Si bien el rápido avance de la tecnología, hace que los televisores se vuelvan cada vez más obsoletos con respecto a lo que sale en el mercado y en ese aspecto, los precios se van al piso porque hay que vender y vender bien, los televisores que hasta hace un mundial eran inalcanzables, ahora se vuelven más al alcance de la mano y mucha gente opta por disfrutar del Mundial con una imagen destacada y una calidad envidiable.  Así, los precios de los televisores LED de 32 pulgadas rondan los 16 mil pesos y uno de 40 pulgadas por 24 mil pesos. Al tiempo que los televisores más grandes, los de 46 pulgadas rondan en los 36 mil pesos, en cómodas cuotas.
A esto se le suma la pizza con muzzarella por 150 pesos más la Coca Cola por 64 pesos y la fiesta se hace completa, sin moverte del sillón de tu hogar. Habrá para todos los gustos, pero seguro que el Mundial se disfruta.

Los números no mienten y concurrir al Mundial puede costar el doble que comprarse un buen televisor para verlo en casa, lo que le permite al consumidor tener siempre las imágenes de todos los partidos y estar seguro, en la comodidad de su hogar. Aunque por otro lado, el hecho de viajar, de vivir la experiencia que impone el planeta fútbol, en un Mundial que tiene todo para descubrir porque recién empieza, es algo que el dinero no puede comprar.

Sin embargo, muchos prefieren quedarse en casa, poder disfrutarlo de una manera más cómoda, y sentir que al menos hay mucho más para disfrutar después del evento, que el hecho de concurrir a un país extranjero, con todo lo que eso implica.

Por eso, en esta contraposición que vemos hoy en esta entrega de nuestra sección

Detrás de los Números, donde muchos optaron por irse de viaje y otros por quedarse en casa, mirando todas las instancias del evento a través de la televisión, comparamos precios y estilos de vivir la máxima fiesta del fútbol mundial.

IRSE

Salir de casa siempre cuesta y en determinado momento, solamente miramos la posibilidad de viajar únicamente si dejamos todo bajo control, para evitar sorpresas que no opaquen el viaje.

Así fue que muchos se decidieron por los paquetes de viaje y desembolsaron alrededor de 16 mil pesos para hacerse un viaje hasta Brasil, en ómnibus, para vivir uno de los partidos de Uruguay, el primero de todos en la ciudad de Fortaleza, a unos 4.450 kilómetros.

Mientras tanto, que asistir tanto a Fortaleza como a San Pablo, la gran metrópolis de América Latina, que está ubicada a 1.732 kilómetros de Salto, donde la Celeste jugará su segundo partido contra Inglaterra el 19 de junio, habiendo salido en avión con hotel, y entrada a los dos partidos, cada persona desembolsó unos 73 mil pesos uruguayos aproximadamente.

LA TELE

Si bien el rápido avance de la tecnología, hace que los televisores se vuelvan cada vez más obsoletos con respecto a lo que sale en el mercado y en ese aspecto, los precios se van al piso porque hay que vender y vender bien, los televisores que hasta hace un mundial eran inalcanzables, ahora se vuelven más al alcance de la mano y mucha gente opta por disfrutar del Mundial con una imagen destacada y una calidad envidiable.  Así, los precios de los televisores LED de 32 pulgadas rondan los 16 mil pesos y uno de 40 pulgadas por 24 mil pesos. Al tiempo que los televisores más grandes, los de 46 pulgadas rondan en los 36 mil pesos, en cómodas cuotas.

A esto se le suma la pizza con muzzarella por 150 pesos más la Coca Cola por 64 pesos y la fiesta se hace completa, sin moverte del sillón de tu hogar. Habrá para todos los gustos, pero seguro que el Mundial se disfruta.

Los Números:

150 pesos la infaltable muzzarella

16 mil pesos viajar a ver un partido

16 mil pesos comprarse un Led de 32′

36 mil pesos adquirir un Led de 46′

73 mil pesos viajar a ver dos partidos

Publicado en - Titulares -, Detrás de los númerosComentarios (0)

Precandidatos del FA: los que menos gastaron en campaña y los únicos que ganaron dinero por lo que se paga por voto

Fueron más de 103 mil personas las que estaban habilitadas para votar en nuestro departamento el pasado domingo 1º de junio. Si bien la cantidad de gente que llegó a las urnas fueron 44.394, hubo resultados repartidos y para todos los gustos. Aunque no concurrió la cantidad de personas que todos los partidos deseaban que fuera. Por eso ahora los partidos políticos se ponen en campaña para redoblar la apuesta y lograr un resultado más cerca del deseado.
Pero para esto precisan dinero, eso es algo natural. Se dice que el que pone más dinero es que gana porque es el que más llega. Aunque esa teoría se revirtió en 2009, cuando la fórmula blanca Lacalle – Larrañaga superó con creces los números de sus rivales, la de Mujica – Astori y éstos últimos, se quedaron por lejos con la presidencia de la República.
Sin embargo, ahora los tiempos exigen otras cosas y el dinero es necesario para publicitar las ideas y llegar a todo el electorado. En ese sentido, los candidatos están habilitados legalmente a recibir dinero por donaciones de empresas y simpatizantes que colaboran y en muchos casos hacen la diferencia entre el potencial que tiene uno u otro candidato para darse a conocer.
Además, el Estado, es decir todos nosotros, le pagamos a cada uno 13 Unidades Indexadas, una suma alrededor de 37 pesos por voto. Así que apróntese porque en esta entrega de nuestra sección Detrás de los Números, le daremos a conocer los números de la campaña.
LO QUE GASTARON
La precandidata del Frente Amplio Constanza Moreira, fue la que gastó menos dinero en la campaña electoral de cara a las internas que acaba de concluir. Según su comando de campaña, la senadora del MPP gastó 50 mil dólares. Mientras que el ahora candidato único del Partido Nacional fue el que invirtió más en la campaña que acaba de termina. Luis Lacalle Pou pagó 1,7 millones de dólares lo que le valió en gran medida haber podido ganar la elección.
Según le dijo al diario El Observador el asesor del líder colorado Pedro Bordaberry, para la campaña “hay personas que están dispuestas a financiarte. Ése es su aporte. En vez de pedir en un banco, cuando el Banco República liquida los votos, a la persona se le devuelve la plata”, dijo José Garchitorena.
En el caso de Constanza Moreira, ésta solicitó un préstamo sal Frente Amplio que le adelantó 600.000 pesos (en el entorno de unos US$ 26.000) a cuenta de los votos a conseguir en las urnas. El precandidato Tabaré Vázquez, en cambio, no quiso recibir apoyo económico del FA de cara a las internas.
Teniendo en cuenta que Constanza Moreira sacó 53.093 votos, recibirá de manos del Estado la suma de 1.967.578 pesos (unos 86.100 dólares), por lo cual terminó ganando 31 mil dólares con la campaña electoral. Mientras que Tabaré Vázquez, que fue el candidato a presidente de todos los partidos que más adhesiones tuvo con 244.060 votos, percibirá del Estado 9.044.643 pesos (395.826 dólares), siendo que en la actual campaña electoral gastó alrededor de 100 mil dólares, según su comando de campaña, quien también ganó unos 295.800 dólares entre lo que gastó y lo que deberá recibir por voto.
En el caso de Lacalle Pou, sus seguidores preveían en votos en la interna el equivalente a US$ 300.000, según dijo públicamente su jefe de campaña, Nicolás Martínez. Él aportó de su bolsillo unos US$ 10.000 dólares y recibió alrededor de US$ 500.000 dólares de contribuyentes vinculados al sector agro, logística, hotelería, construcción, transporte, entre otros. Además pensaba juntar otros US$ 300.000 dólares entre cenas y rifas. Aunque la información señala que fue el que mas gastó con alrededor de 1,7 millones de dólares finales.
Los votos que tuvo fueron 222.147, lo que traduce que el Estado deberá abonarle la suma de8.232.567 pesos unos 360 mil dólares. Por lo cual el gasto fue muy superior a lo que recaudará por esta campaña.
En el caso de Pedro Bordaberry y del exprecandidato nacionalista Jorge Larrañaga, la campaña central tuvo un costo de unos US$ 1.5 millones de dólares, según informaron los respectivos asesores. Mientras Larrañaga obtuvo 185.703 votos, deberá percibir de manos del Estado la suma 6.882.023 pesos (unos 301.182 dólares), para Bordaberry el costo es más pesado ya que obtuvo 101.744 votos, por lo que el Estado le pagará la suma de 3.770.561 pesos (unos 165.013 dólares).
EN SALTO
En Salto el sector político que lidera el Intendente Germán Coutinho fue el más votado a nivel departamental y obtuvo 16.363 votos (además del resto de listas que apoyan a Coutinho pero que no integran el sector) deberán recibir del Estado la suma de 606.401 pesos. Además el Partido Nacional que obtuvo 9.190 votos discriminados en , recibirá la suma de 340.574 pesos, mientras que el Frente Amplio que recibió 11.589 votos, recibirá del Estado la suma de 264808 pesos.

Los Números
1,7 millones gastó Lacalle Pou
1,5 millones gastó Bordaberry
100.000 dólares gastó Vázquez
50.000 dólares gastó Moreira
37.0591 pesos se paga por voto

Publicado en - Titulares -, Detrás de los númerosComentarios (2)

Una campaña electoral con pocos números a la vista

Si bien hay 1.478.000 personas que forman parte de la Población Económicamente Activa (PEA), el Estado dice que apenas son el 6,7 por ciento los que no encuentran trabajo en relación a esos números. Es decir, hablamos de un número relativamente bajo para lo que es el país, ya que estaríamos refiriéndonos a unas 100 mil personas que actualmente no han trabajado en las últimas semanas.
Estamos hablando de una ciudad de Salto entera, de un estadio grande de fútbol repleto de gente, del total del padrón electoral de nuestro departamento y no es poca cosa.
Sin embargo, los funcionarios públicos siguen siendo casi 300 mil personas según la última información de la Oficina Nacional del Servicio Civil, lo que da la pauta que por cada desocupado hay tres funcionarios públicos. En ese sentido, el gobierno no puede dar más subvenciones por desempleo, empero, las mismas se siguen extendiendo.
La inflación se corrigió y ahora es del orden del 9,2 por ciento, el PBI sigue en la línea de los 41 mil millones de dólares y el endeudamiento interno alcanza los 4 mil millones. Al tiempo que tenemos una deuda externa de 23 mil millones de dólares.
Todo esto también afecta a un departamento de 128 mil habitantes, el más macrocefálico del país junto con Montevideo, donde concentramos más del 90 por ciento de la población en la capital departamental. Ya que en la ciudad supera las 118 mil personas, algo que comparado con el resto del territorio nacional dice mucho.
El desempleo en Salto es de alrededor del 7 por ciento de la población económicamente activa, que según un relevamiento realizado por la Universidad en 2012, superaba las 65 mil personas. Lo que significa que alrededor de 3 mil personas se encuentren sin empleo.
Aunque el informalismo y el empleo ocasional, es muy superior a esto y solamente el comercio informal, y muchos emprendimientos privados, como el caso de obras en construcción, aportan un número superior al del desempleo, solamente en empleos precarios, con condiciones que dejan mucho que desear.
Si bien el endeudamiento interno no puede medirse en términos económicos concretos ya que no hay datos desglosados por departamento, según pudo saber este diario para nuestra sección Detrás de los Números, el mismo viene alcanzando uno de los niveles más altos desde la crisis del 2002 y la situación ha motivado una importante preocupación de parte de los comerciantes locales que ya han manifestado que las ventas no han sido tan elocuentes como en otros años.
Por otro lado, salta el hecho que pese a que ya se cumplió 1 año de la medida del 0 kilo, apelando a que las compras se realicen en los comercios locales, unas 2.800 personas siguen pasando por la frontera hacia la República Argentina, cantidad que se incrementa los fines de semana en unas 400 personas aproximadamente.
Todo esto habla de que la economía de nuestro país no es la más propicia como para quedarse, ya que el tipo de cambio, pese al leve incremento del peso argentino frente al dólar, sigue siendo favorable. El salario mínimo sigue siendo de 8.500 pesos mensuales, pero la canasta ronda los 56 mil pesos. Y por esa razón, los comerciantes congelaron los precios de 30 productos de la canasta básica por 90 días con la finalidad de potenciar al menos en un 200 por ciento las ventas de los mismos.
Así están los números en una campaña electoral que se las trae y que a quince días de las elecciones   internas de los partidos políticos generan tantas controversias como incertidumbres, ya que pese a todos los que existen alrededor de las circunstancias cotidianas que estamos viviendo, en la campaña electoral hasta ahora, nadie habla de números.
n

Si bien hay 1.478.000 personas que forman parte de la Población Económicamente Activa (PEA), el Estado dice que apenas son el 6,7 por ciento los que no encuentran trabajo en relación a esos números. Es decir, hablamos de un número relativamente bajo para lo que es el país, ya que estaríamos refiriéndonos a unas 100 mil personas que actualmente no han trabajado en las últimas semanas.

Estamos hablando de una ciudad de Salto entera, de un estadio grande de fútbol repleto de gente, del total del padrón electoral de nuestro departamento y no es poca cosa.

Sin embargo, los funcionarios públicos siguen siendo casi 300 mil personas según la última información de la Oficina Nacional del Servicio Civil, lo que da la pauta que por cada desocupado hay tres funcionarios públicos. En ese sentido, el gobierno no puede dar más subvenciones por desempleo, empero, las mismas se siguen extendiendo.

La inflación se corrigió y ahora es del orden del 9,2 por ciento, el PBI sigue en la línea de los 41 mil millones de dólares y el endeudamiento interno alcanza los 4 mil millones. Al tiempo que tenemos una deuda externa de 23 mil millones de dólares.

Todo esto también afecta a un departamento de 128 mil habitantes, el más macrocefálico del país junto con Montevideo, donde concentramos más del 90 por ciento de la población en la capital departamental. Ya que en la ciudad supera las 118 mil personas, algo que comparado con el resto del territorio nacional dice mucho.

El desempleo en Salto es de alrededor del 7 por ciento de la población económicamente activa, que según un relevamiento realizado por la Universidad en 2012, superaba las 65 mil personas. Lo que significa que alrededor de 3 mil personas se encuentren sin empleo.

Aunque el informalismo y el empleo ocasional, es muy superior a esto y solamente el comercio informal, y muchos emprendimientos privados, como el caso de obras en construcción, aportan un número superior al del desempleo, solamente en empleos precarios, con condiciones que dejan mucho que desear.

Si bien el endeudamiento interno no puede medirse en términos económicos concretos ya que no hay datos desglosados por departamento, según pudo saber este diario para nuestra sección Detrás de los Números, el mismo viene alcanzando uno de los niveles más altos desde la crisis del 2002 y la situación ha motivado una importante preocupación de parte de los comerciantes locales que ya han manifestado que las ventas no han sido tan elocuentes como en otros años.

Por otro lado, salta el hecho que pese a que ya se cumplió 1 año de la medida del 0 kilo, apelando a que las compras se realicen en los comercios locales, unas 2.800 personas siguen pasando por la frontera hacia la República Argentina, cantidad que se incrementa los fines de semana en unas 400 personas aproximadamente.

Todo esto habla de que la economía de nuestro país no es la más propicia como para quedarse, ya que el tipo de cambio, pese al leve incremento del peso argentino frente al dólar, sigue siendo favorable. El salario mínimo sigue siendo de 8.500 pesos mensuales, pero la canasta ronda los 56 mil pesos. Y por esa razón, los comerciantes congelaron los precios de 30 productos de la canasta básica por 90 días con la finalidad de potenciar al menos en un 200 por ciento las ventas de los mismos.

Así están los números en una campaña electoral que se las trae y que a quince días de las elecciones   internas de los partidos políticos generan tantas controversias como incertidumbres, ya que pese a todos los que existen alrededor de las circunstancias cotidianas que estamos viviendo, en la campaña electoral hasta ahora, nadie habla de números.

Los Números:

1,5 millones de PEA

6,7 desocupación

9,2% inflación

40 mil millones PBI

Publicado en - Titulares -, Detrás de los númerosComentarios (0)

Los uruguayos deberían ganar un 35% más de salario para que un hogar alcance lo que establece la canasta básica

Los últimos días han sido fantásticos en términos de números. Los mismos han estado en boca de todos y lo siguen estando. Por un lado, el comienzo de las clases y el final de los tres meses de vacaciones que se toman nuestros niños y adolescentes del sistema educativo, una estación climática entera, propusieron a los padres vaciar sus bolsillos con la finalidad de cumplir con las listas que las maestras y profesores parecen elaborar con ganas de que no se olviden lo que invirtieron, como para exigir que después sus hijos estudien y así tender a recuperar lo gastado.
Por otro lado, los últimos datos de la inflación han estado en boca de todos. Los precios aumentaron en un año en el orden del 10 por ciento, y eso determinó que el gobierno por primera vez en mucho tiempo dejara de relativizar el tema y se pusiera a pensar como puede paliar el asunto.
Al menos es algo y ya prometieron algunas medidas, como bajar precios de los servicios básicos y el IVA en algunos productos. Esto puede llegar a determinar un alivio en algunos casos, aunque en la mayoría de las situaciones, para los uruguayos llegar a fin de mes es toda una aventura, por donde se come todo, se ahorra mucho y se aprecia poco. Como para que después no digan que el uruguayo promedio, es un tipo austero.
Por eso en esta entrega de nuestra sección semanal Detrás de los Números, daremos a conocer los últimos datos oficiales sobre la canasta familiar básica, cuáles son los sueldos promedios y cómo viene la mano para los próximos meses.
AUMENTO
Desde hace tiempo que el gobierno dice que la inflación no supera el 9 por ciento y que está por debajo de los dos dígitos, lo que le da cierta licencia para no regular precios ni meterse con la competitividad, pero el dolar se infló, el peso argentino cayó, los costos de vida subieron en nuestro país y los problemas llegaron.
Según los últimos datos a conocer por el gobierno, la inflación entre febrero del 2013 y el mismo mes del presente año, llegó al 10,3 por ciento, algo que no sucedía desde el 2006. Igualmente el problema pasa porque la situación supera el rango meta propuesto por el gobierno y eso genera un reconocimiento del alto costo de vida que tenemos los uruguayos.
La canasta básica se sitúa en 55.600 pesos según los últimos datos que dieron a conocer las instituciones oficiales, mientras tanto, las mismas instituciones dieron a conocer en diciembre pasado, que el ingreso promedio en los hogares llegaba a los 35 mil pesos mensuales y que el sueldo promedio de un trabajador en un hogar del entorno urbano del interior del país, ronda los 17 mil pesos.
En el caso de que se cumpla con el promedio de lo que ingresa en un hogar promedio (unos 35 mil mensuales), se determina un déficit doméstico del orden del 35 por ciento, que es lo que le falta a un hogar promedio para igualar las condiciones económicas establecidas como necesarias para llegar a la canasta básica.
Por lo tanto, esto habla a las claras del costo de vida que se incrementa. Ahora, se tenderá a bajar al menos en un punto y medio porcentual, pretendiendo que la misma se sitúe en el 8,5 por ciento, algo que volvería a niveles anteriores al 2013 y en ese tren es que pretende transitar un gobierno que deberá rendir un examen ante la población el próximo mes de octubre, entre tanto, el costo de vida sigue aumentando.
La realidad es que los salarios promedios no alcanzan para llegar a fin de mes teniendo en cuenta que el costo promedio es mucho más alto. En Salto hubo tarifas de UTE que promediaron los 5 y 7 mil pesos mensuales en enero y febrero, e impactaron en los mismos sueldos antes mencionados.
Por lo tanto la situación no es buena pero al menos el gobierno ha tomado medidas y se espera que las mismas den resultados positivos.

Los últimos días han sido fantásticos en términos de números. Los mismos han estado en boca de todos y lo siguen estando. Por un lado, el comienzo de las clases y el final de los tres meses de vacaciones que se toman nuestros niños y adolescentes del sistema educativo, una estación climática entera, propusieron a los padres vaciar sus bolsillos con la finalidad de cumplir con las listas que las maestras y profesores parecen elaborar con ganas de que no se olviden lo que invirtieron, como para exigir que después sus hijos estudien y así tender a recuperar lo gastado.

Por otro lado, los últimos datos de la inflación han estado en boca de todos. Los precios aumentaron en un año en el orden del 10 por ciento, y eso determinó que el gobierno por primera vez en mucho tiempo dejara de relativizar el tema y se pusiera a pensar como puede paliar el asunto.

Al menos es algo y ya prometieron algunas medidas, como bajar precios de los servicios básicos y el IVA en algunos productos. Esto puede llegar a determinar un alivio en algunos casos, aunque en la mayoría de las situaciones, para los uruguayos llegar a fin de mes es toda una aventura, por donde se come todo, se ahorra mucho y se aprecia poco. Como para que después no digan que el uruguayo promedio, es un tipo austero.

Por eso en esta entrega de nuestra sección semanal Detrás de los Números, daremos a conocer los últimos datos oficiales sobre la canasta familiar básica, cuáles son los sueldos promedios y cómo viene la mano para los próximos meses.

AUMENTO

Desde hace tiempo que el gobierno dice que la inflación no supera el 9 por ciento y que está por debajo de los dos dígitos, lo que le da cierta licencia para no regular precios ni meterse con la competitividad, pero el dolar se infló, el peso argentino cayó, los costos de vida subieron en nuestro país y los problemas llegaron.

Según los últimos datos a conocer por el gobierno, la inflación entre febrero del 2013 y el mismo mes del presente año, llegó al 10,3 por ciento, algo que no sucedía desde el 2006. Igualmente el problema pasa porque la situación supera el rango meta propuesto por el gobierno y eso genera un reconocimiento del alto costo de vida que tenemos los uruguayos.

La canasta básica se sitúa en 55.600 pesos según los últimos datos que dieron a conocer las instituciones oficiales, mientras tanto, las mismas instituciones dieron a conocer en diciembre pasado, que el ingreso promedio en los hogares llegaba a los 35 mil pesos mensuales y que el sueldo promedio de un trabajador en un hogar del entorno urbano del interior del país, ronda los 17 mil pesos.

En el caso de que se cumpla con el promedio de lo que ingresa en un hogar promedio (unos 35 mil mensuales), se determina un déficit doméstico del orden del 35 por ciento, que es lo que le falta a un hogar promedio para igualar las condiciones económicas establecidas como necesarias para llegar a la canasta básica.

Por lo tanto, esto habla a las claras del costo de vida que se incrementa. Ahora, se tenderá a bajar al menos en un punto y medio porcentual, pretendiendo que la misma se sitúe en el 8,5 por ciento, algo que volvería a niveles anteriores al 2013 y en ese tren es que pretende transitar un gobierno que deberá rendir un examen ante la población el próximo mes de octubre, entre tanto, el costo de vida sigue aumentando.

La realidad es que los salarios promedios no alcanzan para llegar a fin de mes teniendo en cuenta que el costo promedio es mucho más alto. En Salto hubo tarifas de UTE que promediaron los 5 y 7 mil pesos mensuales en enero y febrero, e impactaron en los mismos sueldos antes mencionados.

Por lo tanto la situación no es buena pero al menos el gobierno ha tomado medidas y se espera que las mismas den resultados positivos.

Los Números:
55.600 pesos canasta básica
10 % la inflación en 1 año
35.000 ingreso promedio hogares
17 mil pesos promedio per cápita
35 % déficit doméstico

Publicado en - Titulares -, Detrás de los númerosComentarios (0)

Hay que disfrutar del cierre del carnaval con costos que no se ven todos los meses

Con una inflación de precios que llega al 10 por ciento sin temor a equivocarnos, pero que aún así el Gobierno afirma que “no hay descontrol de precios”, los salteños nos pusimos a sacar cuentas para ver si podemos asistir al cierre del carnaval, última fiesta de una serie de eventos que comenzaron hace como un mes y que tiene a los lugareños con ganas de más, por el destaque que tuvo la fiesta este año.
Este sábado es el cierre del carnaval con el último desfile que irá por calle Uruguay desde las diez de la noche y que trae espectáculos de primer nivel, como broche de oro a lo que fue, con aciertos y errores una gran fiesta popular.
Pero como toda gran fiesta hay que abrir la billetera y ver cuánto nos cuesta poder acceder a la misma, de lo contrario, la veremos por televisión y aún así, siempre habrá que pagar algo.
En ese sentido, en esta entrega de nuestra sección semanal Detrás de los Números, daremos a conocer cuanto sale sentarse en una mesa del centro de la ciudad para disfrutar del desfile del carnaval y usted verá que eso de popular y gratuito, no tiene tanto.
LISTOS PARA EL BAILE
Bañarse y vestirse quizás no tengan un costo en sí mismo, a no ser por el gasto de agua y electricidad, así como también en el caso de que la salida haya sido motivo de compras de alguna prenda especial para lucir en la noche de cita. Aunque a sabiendas de que el carnaval es una celebración en la que la gente concurre en forma espontánea, por lo general no hay salidas de fiesta ni gastos mayúsculos en ese aspecto.
Aunque el solo hecho de aprontarse para ir a cenar a una mesa en la noche de carnaval ya impone otro estilo y la gente gasta. Un arreglo en la peluquería femenina ronda los 850 pesos y una compra mínima, llámese blusa, pollera o sandalias promedia los 1.200 pesos.
Pero el salir de casa es el hecho, y eso cuesta, ya sea por si nos tomamos un ómnibus y pagamos 6 pesos de boleto, o por si nos tomamos un taxi y pagamos por lo menos 150 pesos. Ni hablar si nos movemos en conducción propia y ponemos nafta, pero además vamos con el riesgo de sufrir una rotura o peor aún el robo del vehículo.
Aunque mejor pensemos en forma positiva, y digamos que ya llegamos a la fiesta. Entonces tenemos que pagar por una mesa en una pizzería del centro, cuyo precio oscila en los 1 mil pesos para cuatro personas, y un poco más dependiendo de la cantidad de asistentes.
El tema es el costo de una cena para cuatro personas, cuyo monto ronda los 1.500 pesos uruguayos. Dependiendo siempre de lo que consuma cada uno, pero aún así, el costo promedio es ese, ya que los precios lejos de bajar, subieron.
Por lo tanto, tomarse un refresco oscila entre los 60 y 85 pesos, una cerveza se paga entre 110 y 140 pesos la botella, mientras que una pizza con muzzarella de tamaño familiar, cuesta entre 190 y 210 pesos, y un chivito al plato puede valer entre 165 pesos y los 285, dependiendo de cómo quiera consumir cada uno.
Asimismo, hay platos más baratos como las hamburguesas que cuestan entre 115 y 145 pesos en promedio, o si nos vamos para el otro lado pagamos un entrecot con guarnición de 320 pesos, en adelante.
Luego viene un postre, que puede ser la compra de un helado para el nene, con precios que van a partir de los 50 pesos uruguayos, hasta alguna torta helada o un postre similar con un precio promedio de 120 pesos.
En total, si uno suma el dinero que gasta desde que salió de la casa, se sentó en la pizzería, se dio una panzada una vez en la vida sin temor a tener que comer arroz al día siguiente para reponer lo gastado, el gasto ronda 200 pesos por persona, por lo menos en promedio, a lo que le sumamos el costo de la mesa y siempre suponiendo que se trata de cuatro personas, el costo total al final ronda entre los 2.100 y los 2.500 pesos por familia que pretenda ir a pasarla bien.
También están aquellos que deben conformarse con haber comprado una silla por 40 pesos y tomarse una coca cola de 20 pesos el vaso y un pancho de 35 pesos. Con lo cual el costo por persona ascendería a los 100 pesos, que en el caso de una familia de cuatro personas tendría un gasto no menor a los 500 pesos.
Más de esto, aunque hay que escribirlo porque hablar de números es el ley motive de esta sección, lo más importante es celebrar y vivir a pleno, de la mejor manera posible el carnaval, que ya termina.
Pero no desespere que para gastar siempre hay tiempo. Ahora se viene el arranque de clases y en cinco semanas más, la semana Santa Criolla o de Turismo.

Con una inflación de precios que llega al 10 por ciento sin temor a equivocarnos, pero que aún así el Gobierno afirma que “no hay descontrol de precios”, los salteños nos pusimos a sacar cuentas para ver si podemos asistir al cierre del carnaval, última fiesta de una serie de eventos que comenzaron hace como un mes y que tiene a los lugareños con ganas de más, por el destaque que tuvo la fiesta este año.

Este sábado es el cierre del carnaval con el último desfile que irá por calle Uruguay desde las diez de la noche y que trae espectáculos de primer nivel, como broche de oro a lo que fue, con aciertos y errores una gran fiesta popular.

Pero como toda gran fiesta hay que abrir la billetera y ver cuánto nos cuesta poder acceder a la misma, de lo contrario, la veremos por televisión y aún así, siempre habrá que pagar algo.

En ese sentido, en esta entrega de nuestra sección semanal Detrás de los Números, daremos a conocer cuanto sale sentarse en una mesa del centro de la ciudad para disfrutar del desfile del carnaval y usted verá que eso de popular y gratuito, no tiene tanto.

LISTOS PARA EL BAILE

Bañarse y vestirse quizás no tengan un costo en sí mismo, a no ser por el gasto de agua y electricidad, así como también en el caso de que la salida haya sido motivo de compras de alguna prenda especial para lucir en la noche de cita. Aunque a sabiendas de que el carnaval es una celebración en la que la gente concurre en forma espontánea, por lo general no hay salidas de fiesta ni gastos mayúsculos en ese aspecto.

Aunque el solo hecho de aprontarse para ir a cenar a una mesa en la noche de carnaval ya impone otro estilo y la gente gasta. Un arreglo en la peluquería femenina ronda los 850 pesos y una compra mínima, llámese blusa, pollera o sandalias promedia los 1.200 pesos.

Pero el salir de casa es el hecho, y eso cuesta, ya sea por si nos tomamos un ómnibus y pagamos 6 pesos de boleto, o por si nos tomamos un taxi y pagamos por lo menos 150 pesos. Ni hablar si nos movemos en conducción propia y ponemos nafta, pero además vamos con el riesgo de sufrir una rotura o peor aún el robo del vehículo.

Aunque mejor pensemos en forma positiva, y digamos que ya llegamos a la fiesta. Entonces tenemos que pagar por una mesa en una pizzería del centro, cuyo precio oscila en los 1 mil pesos para cuatro personas, y un poco más dependiendo de la cantidad de asistentes.

El tema es el costo de una cena para cuatro personas, cuyo monto ronda los 1.500 pesos uruguayos. Dependiendo siempre de lo que consuma cada uno, pero aún así, el costo promedio es ese, ya que los precios lejos de bajar, subieron.

Por lo tanto, tomarse un refresco oscila entre los 60 y 85 pesos, una cerveza se paga entre 110 y 140 pesos la botella, mientras que una pizza con muzzarella de tamaño familiar, cuesta entre 190 y 210 pesos, y un chivito al plato puede valer entre 165 pesos y los 285, dependiendo de cómo quiera consumir cada uno.

Asimismo, hay platos más baratos como las hamburguesas que cuestan entre 115 y 145 pesos en promedio, o si nos vamos para el otro lado pagamos un entrecot con guarnición de 320 pesos, en adelante.

Luego viene un postre, que puede ser la compra de un helado para el nene, con precios que van a partir de los 50 pesos uruguayos, hasta alguna torta helada o un postre similar con un precio promedio de 120 pesos.

En total, si uno suma el dinero que gasta desde que salió de la casa, se sentó en la pizzería, se dio una panzada una vez en la vida sin temor a tener que comer arroz al día siguiente para reponer lo gastado, el gasto ronda 200 pesos por persona, por lo menos en promedio, a lo que le sumamos el costo de la mesa y siempre suponiendo que se trata de cuatro personas, el costo total al final ronda entre los 2.100 y los 2.500 pesos por familia que pretenda ir a pasarla bien.

También están aquellos que deben conformarse con haber comprado una silla por 40 pesos y tomarse una coca cola de 20 pesos el vaso y un pancho de 35 pesos. Con lo cual el costo por persona ascendería a los 100 pesos, que en el caso de una familia de cuatro personas tendría un gasto no menor a los 500 pesos.

Más de esto, aunque hay que escribirlo porque hablar de números es el ley motive de esta sección, lo más importante es celebrar y vivir a pleno, de la mejor manera posible el carnaval, que ya termina.

Pero no desespere que para gastar siempre hay tiempo. Ahora se viene el arranque de clases y en cinco semanas más, la semana Santa Criolla o de Turismo.

Los Números:

85 pesos un refresco

140 pesos la cerveza

190 pesos la muzzarella familiar

285 un chivito completo al plato

1000 pesos la mesa para cuatro

Publicado en - Titulares -, Detrás de los númerosComentarios (0)

A preparar el bolsillo que vuelven las clases y hay que empezar con todo

Se vienen las clases y los bolsillos de los padres comienzan a ajustarse para el acontecimiento del año, el gato en útiles escolares. Se trata del corolario de las vacaciones de verano que -sólo en Uruguay- duran tres meses y eso hace que sea más largo de lo que debería, entonces ayuda a olvidarse de las obligaciones que se tiene con el nene.
Aunque para volver a la realidad basta con mirar la televisión donde las financieras invaden de préstamos con financiaciones super largas como caras para todo público, con la finalidad de que el uruguayo promedio haga lo mismo que siempre, se endeude para comprar algo, esta vez, útiles escolares, algo por lo que nadie podría quedarse endeudado.
Empero, la cosa viene brava en cuanto a precios los que en relación a este año con respecto al 2013, han tenido un aumento del orden del 30 por ciento en promedio en la mayoría de los materiales.
Por eso, en esta entrega de nuestra sección semanal Detrás de los Números, les contaremos con cuánto tendrá que ponerse a la hora de comprar el set inicial para que el nene o la nena arranquen las clases. Y después veremos como sigue el año.
TODO DE NUEVO
La túnica estaba vieja y había que verla el último día de clases del año pasado, parecía una bandera de fútbol que había sido pasada por todos los jugadores, toda firmada. Ni el portero esta vez dejó de estampar su rúbrica sobre aquella seda blanca que estaba casi impoluta, por lo cual este año, después de haber pasado por ella dos bolsas de jabón en polvo y apenas lograr desteñir en algo las tintas remarcadas, nos convencimos de que tenemos que comprar una nueva.
Según la calidad, la variedad y el modelo de túnica que le vamos a poner a nuestros hijos, lo que nos va a salir. Por eso, los precios que no son tan caros, nos hacen saber, lo que vamos a gastar.
Los precios de las túnicas rondan los 449 pesos, dependiendo del talle y de la calidad de la tela. Esto en el caso de las que son cruzadas, y para niños. Al tiempo que por las túnicas tableadas pueden pagarse hasta unos 50 pesos más aproximadamente, en un promedio de precios entre las distintas tiendas de plaza.
Mientras que las moñas pueden conseguirse desde los 45 pesos y las corbatas desde los 129 pesos en adelante. Los pantalones pueden conseguirse desde 299 pesos y las polleras tableadas desde 289 pesos en adelante. Mientras que las camisas de uniforme pueden comprarse hasta desde el talle S al L en 299 pesos. Al tiempo que los talles XL en adelante pueden comprarse por más de 349 pesos, tanto para dama como para caballero.
Pasamos a los útiles escolares y vemos que los lápices de colores de 24 unidades rondan los 115 pesos, mientras que los de 12 unidades, pueden conseguirse por 79 pesos. Las calculadoras se consiguen desde los 160 pesos hasta los 460, según los accesorios que traiga y las sofisticaciones que tenga.
Aunque en el comienzo de clases habrá que aprovechar el boom de ofertas, por eso los cuatro lápices pueden conseguirse por 35 pesos y el set de cuatro lapiceras, puede comprar 49 pesos uruguayos. Mientras que una goma cuesta alrededor de 8 y 14 pesos, una cascola de 90 gramos se paga en el orden de los 32 pesos.
A la hora de los cuadernos tenemos de todo. Desde una cuadernola simple que cuesta 39 pesos, hasta una estampada y de tapa dura que ronda los 149 pesos. Mientras que una cartuchera puede conseguirse por 70 pesos y se pagan hasta 380 pesos en promedio dependiendo de los compartimentos que traiga, un juego de geometría se compra por 45 pesos en adelante y un juego completo de compás a mina, ronda los 165 pesos.
Lo de las mochilas pasa por varios precios, los que van desde los 299 pesos hasta los 899 y más, alcanzando los 1199 en varios de los artículos en promedio. En ese aspecto, el set escolar a grandes rasgos, puede costar entre 1.800 y 2.100 pesos por estudiante, en un set que comprende desde los uniformes hasta los útiles escolares.

Se vienen las clases y los bolsillos de los padres comienzan a ajustarse para el acontecimiento del año, el gato en útiles escolares. Se trata del corolario de las vacaciones de verano que -sólo en Uruguay- duran tres meses y eso hace que sea más largo de lo que debería, entonces ayuda a olvidarse de las obligaciones que se tiene con el nene.

Aunque para volver a la realidad basta con mirar la televisión donde las financieras invaden de préstamos con financiaciones super largas como caras para todo público, con la finalidad de que el uruguayo promedio haga lo mismo que siempre, se endeude para comprar algo, esta vez, útiles escolares, algo por lo que nadie podría quedarse endeudado.

Empero, la cosa viene brava en cuanto a precios los que en relación a este año con respecto al 2013, han tenido un aumento del orden del 30 por ciento en promedio en la mayoría de los materiales.

Por eso, en esta entrega de nuestra sección semanal Detrás de los Números, les contaremos con cuánto tendrá que ponerse a la hora de comprar el set inicial para que el nene o la nena arranquen las clases. Y después veremos como sigue el año.

TODO DE NUEVO

La túnica estaba vieja y había que verla el último día de clases del año pasado, parecía una bandera de fútbol que había sido pasada por todos los jugadores, toda firmada. Ni el portero esta vez dejó de estampar su rúbrica sobre aquella seda blanca que estaba casi impoluta, por lo cual este año, después de haber pasado por ella dos bolsas de jabón en polvo y apenas lograr desteñir en algo las tintas remarcadas, nos convencimos de que tenemos que comprar una nueva.

Según la calidad, la variedad y el modelo de túnica que le vamos a poner a nuestros hijos, lo que nos va a salir. Por eso, los precios que no son tan caros, nos hacen saber, lo que vamos a gastar.

Los precios de las túnicas rondan los 449 pesos, dependiendo del talle y de la calidad de la tela. Esto en el caso de las que son cruzadas, y para niños. Al tiempo que por las túnicas tableadas pueden pagarse hasta unos 50 pesos más aproximadamente, en un promedio de precios entre las distintas tiendas de plaza.

Mientras que las moñas pueden conseguirse desde los 45 pesos y las corbatas desde los 129 pesos en adelante. Los pantalones pueden conseguirse desde 299 pesos y las polleras tableadas desde 289 pesos en adelante. Mientras que las camisas de uniforme pueden comprarse hasta desde el talle S al L en 299 pesos. Al tiempo que los talles XL en adelante pueden comprarse por más de 349 pesos, tanto para dama como para caballero.

Pasamos a los útiles escolares y vemos que los lápices de colores de 24 unidades rondan los 115 pesos, mientras que los de 12 unidades, pueden conseguirse por 79 pesos. Las calculadoras se consiguen desde los 160 pesos hasta los 460, según los accesorios que traiga y las sofisticaciones que tenga.

Aunque en el comienzo de clases habrá que aprovechar el boom de ofertas, por eso los cuatro lápices pueden conseguirse por 35 pesos y el set de cuatro lapiceras, puede comprar 49 pesos uruguayos. Mientras que una goma cuesta alrededor de 8 y 14 pesos, una cascola de 90 gramos se paga en el orden de los 32 pesos.

A la hora de los cuadernos tenemos de todo. Desde una cuadernola simple que cuesta 39 pesos, hasta una estampada y de tapa dura que ronda los 149 pesos. Mientras que una cartuchera puede conseguirse por 70 pesos y se pagan hasta 380 pesos en promedio dependiendo de los compartimentos que traiga, un juego de geometría se compra por 45 pesos en adelante y un juego completo de compás a mina, ronda los 165 pesos.

Lo de las mochilas pasa por varios precios, los que van desde los 299 pesos hasta los 899 y más, alcanzando los 1199 en varios de los artículos en promedio. En ese aspecto, el set escolar a grandes rasgos, puede costar entre 1.800 y 2.100 pesos por estudiante, en un set que comprende desde los uniformes hasta los útiles escolares.

Los Números:

449 pesos la túnica

399 pesos la camisa

160 pesos una calculadora

De 35 a 149 pesos una cuadernola

De 299 a 1199 una mochila

Publicado en - Titulares -, Detrás de los númerosComentarios (0)

Aumentos de sueldo sirvieron para corregir la inflación

DETRAS DE LOS NUMEROS

Las vicisitudes de la economía son las que nos hacen sentir que estamos viviendo bien o mal. Aunque más allá que los gobiernos hablen de crecimiento sostenido, generación de puestos de empleo, suba de salarios y otras yerbas que parecen muy positivas para la macroeconomía y en ese sentido, para el bolsillo de la gente, la suba de precios y los aumentos en las tarifas públicas con las que nos recibió el 2014, fueron claves para que los anuncios que hace el Gobierno no impacten de la manera esperada.
Todo esto a cuenta mientras se lo ve al ministro de Economía del Uruguay, Mario Bergara, invitado a la Bolsa de Valores más importantes del mundo, la de Nueva York, las cosas vienen cuesta arriba para el común de los trabajadores de este país. Por un lado, el ministro habló de un crecimiento del 3 por ciento para el país en lo que va del año y por otro lado, la inflación prevista superará el 8,95 por ciento que marcó en el 2013, lo que indica que los aumentos de salarios, apenas provocaron un recupero si es que pasaron la franja del 9 por ciento.
De lo contrario, no son más que meros correctivos y la plata de la gente solamente pasa a valer lo mismo y ni un peso más.
Por eso en esta entrega de nuestra sección Detrás de los Números, damos a conocer algunos precios que aún persisten y que pese a todos los anuncios de mejoras económicas, a los uruguayos les sigue costando comprarlos todos y encima, poder llegar a fin de mes.
LA CANASTA
Por ejemplo, el litro de aceite puede comprarse entre 50 y 61 pesos, cuando antes apenas se pagaba poco más de 45 pesos. El kilogramo de arroz puede comprarse entre 27 y 43 pesos, cuando a fin de año podía conseguirse a un promedio de 33 pesos el kilo.
Aunque el kilogramo de azúcar, un producto que tanto a nivel público como privado está subsidiado en Uruguay, mantiene un precio promedio de 29 pesos al igual que a finales del año pasado. Mientras que la cocoa de 500 gramos que se conseguía entre 68 y 81 pesos hace dos meses, ahora se compra entre 80 y 96 pesos en los supermercados.
En otro orden, el precio de la Harina que estaba a un precio promedio de 26 pesos y la leudante, que se conseguía a 49 pesos, ahora la de trigo común se consigue a 35 pesos promedio y la leudante elevó su precio a 57 pesos.
Si bien el precio de los lácteos se mantiene, hubo un leve incremento en el precio del litro de leche común. Empero, las demás mantienen su precio. Aunque sí los yogures y algunos quesos sufrieron variaciones pero cuyo su monto no llegó a alcanzar el 10 por ciento, registrándose más un ajuste que un incremento por sí mismo.
En el caso de las siempre poco accesibles carnes vacunas, el kilogramo de carne picada tuvo un leve aumento y se sitúa en un promedio entre 191 y 208 pesos y la magra entre 248 y 260 pesos. Mientras que el kilogramo de asado de tira, ronda en los 150 pesos.
La colita de cuadril mantiene un precio ubicado entre los 270 y los 308 pesos el kilogramo, y el entrecot sigue siendo uno de los cortes más caros entre los 325 y los 350 pesos.
El precio de las verduras es todo un tema. La papa pasó a ser la verdura más codiciada y tiene sus 15 minutos de fama. Su precio oscila entre los 105 y los 115 pesos el kilogramos, a raíz de las precipitaciones que cubrieron al país durante varios días.
Pero también hay otras verduras de alto consumo, como la zanahoria y todas las hortalizas que también sufrieron importantes modificaciones en sus precios, lo que más allá de que sus aumentos tengan que atribuirse al factor climático, han impactado en el bolsillo de los consumidores y elevaron los índices de inflación.
El tema es que los precios andan por las nubes y esto lleva al aumento de todos los artículos de adquisición diaria, trayendo aparejado un incremento en los salarios que ajusta el poder de compra del promedio de los uruguayos al precio que se exponen los productos. No hay aumentos de sueldos y mayor poder de compra, eso es pantalla, lindo para decirlo en Wall Street.

Las vicisitudes de la economía son las que nos hacen sentir que estamos viviendo bien o mal. Aunque más allá que los gobiernos hablen de crecimiento sostenido, generación de puestos de empleo, suba de salarios y otras yerbas que parecen muy positivas para la macroeconomía y en ese sentido, para el bolsillo de la gente, la suba de precios y los aumentos en las tarifas públicas con las que nos recibió el 2014, fueron claves para que los anuncios que hace el Gobierno no impacten de la manera esperada.

Todo esto a cuenta mientras se lo ve al ministro de Economía del Uruguay, Mario Bergara, invitado a la Bolsa de Valores más importantes del mundo, la de Nueva York, las cosas vienen cuesta arriba para el común de los trabajadores de este país. Por un lado, el ministro habló de un crecimiento del 3 por ciento para el país en lo que va del año y por otro lado, la inflación prevista superará el 8,95 por ciento que marcó en el 2013, lo que indica que los aumentos de salarios, apenas provocaron un recupero si es que pasaron la franja del 9 por ciento.

De lo contrario, no son más que meros correctivos y la plata de la gente solamente pasa a valer lo mismo y ni un peso más.

Por eso en esta entrega de nuestra sección Detrás de los Números, damos a conocer algunos precios que aún persisten y que pese a todos los anuncios de mejoras económicas, a los uruguayos les sigue costando comprarlos todos y encima, poder llegar a fin de mes.

LA CANASTA

Por ejemplo, el litro de aceite puede comprarse entre 50 y 61 pesos, cuando antes apenas se pagaba poco más de 45 pesos. El kilogramo de arroz puede comprarse entre 27 y 43 pesos, cuando a fin de año podía conseguirse a un promedio de 33 pesos el kilo.

Aunque el kilogramo de azúcar, un producto que tanto a nivel público como privado está subsidiado en Uruguay, mantiene un precio promedio de 29 pesos al igual que a finales del año pasado. Mientras que la cocoa de 500 gramos que se conseguía entre 68 y 81 pesos hace dos meses, ahora se compra entre 80 y 96 pesos en los supermercados.

En otro orden, el precio de la Harina que estaba a un precio promedio de 26 pesos y la leudante, que se conseguía a 49 pesos, ahora la de trigo común se consigue a 35 pesos promedio y la leudante elevó su precio a 57 pesos.

Si bien el precio de los lácteos se mantiene, hubo un leve incremento en el precio del litro de leche común. Empero, las demás mantienen su precio. Aunque sí los yogures y algunos quesos sufrieron variaciones pero cuyo su monto no llegó a alcanzar el 10 por ciento, registrándose más un ajuste que un incremento por sí mismo.

En el caso de las siempre poco accesibles carnes vacunas, el kilogramo de carne picada tuvo un leve aumento y se sitúa en un promedio entre 191 y 208 pesos y la magra entre 248 y 260 pesos. Mientras que el kilogramo de asado de tira, ronda en los 150 pesos.

La colita de cuadril mantiene un precio ubicado entre los 270 y los 308 pesos el kilogramo, y el entrecot sigue siendo uno de los cortes más caros entre los 325 y los 350 pesos.

El precio de las verduras es todo un tema. La papa pasó a ser la verdura más codiciada y tiene sus 15 minutos de fama. Su precio oscila entre los 105 y los 115 pesos el kilogramos, a raíz de las precipitaciones que cubrieron al país durante varios días.

Pero también hay otras verduras de alto consumo, como la zanahoria y todas las hortalizas que también sufrieron importantes modificaciones en sus precios, lo que más allá de que sus aumentos tengan que atribuirse al factor climático, han impactado en el bolsillo de los consumidores y elevaron los índices de inflación.

El tema es que los precios andan por las nubes y esto lleva al aumento de todos los artículos de adquisición diaria, trayendo aparejado un incremento en los salarios que ajusta el poder de compra del promedio de los uruguayos al precio que se exponen los productos. No hay aumentos de sueldos y mayor poder de compra, eso es pantalla, lindo para decirlo en Wall Street.

Los Números:

3% crecimiento para 2014

8,9% inflación en 2013

9% de aumento en sueldos

0,1% incremento poder de comprar

Publicado en - Titulares -, Detrás de los númerosComentarios (1)

El verano y el Día de Reyes también imponen la oportunidad de lograr una alternativa al calor

Se vino el verano y uno de los momentos más importantes del año, sobre todo para los niños está por llegar. Se trata del Día de Reyes que después de la locura navideña, se viene con todo. Entre tanto, los niños esperan tener regalos más destacados como un desquite por lo poco que dejó Papá Noel, mientras que los padres aprontan la calculadora y sacan cuentas de lo qué se puede comprar, en un mes que se hace largo como pocos y hay que tirar.
La solución, piensan los grandes, es comprar piscinas las que ayudan a aliviar el verano y además pueden usarlas todos los de la casa, empero, también quieren ver hasta cuánto pueden estirar el bolsillo.
Por eso en esta primera entrega del año de nuestra sección semanal Detrás de los Números, daremos a conocer precios y posibilidades de llevarnos todos una buena piscina a casa, máxime teniendo en cuenta que para los más chicos debe haber accesorios como juguetes e inflables, y para los otros, debe ser accesible teniendo en cuenta que encima este mes las tarifas de OSE aumentaron sin anestesia.
DE TODOS LOS TAMAÑOS
Lo más importante a tener en cuenta para poder seguir de largo con este viaje, es salir a ver qué espacio tenemos y qué queremos comprar. O de lo contrario y quizás hasta mejor aún, qué es lo que podemos comprar.
En ese aspecto, la idea es apostar a las piscinas grandes y para esto hay que medir espacios, porque una de 12.000 litros y de 4 metros y medio de diámetro, ronda los 10 mil pesos uruguayos. Mientras que una piscina un poco más chica, ya de 980 litros y de 2,70 de diámetro aproximadamente, su precio oscila en los 2480 pesos uruguayos.
Después tenemos las piscinas de 1000 litros y de 1,89 de largo, por 1,26 ancho y de 45 centímetros de altura, cuyos precios rondan los 950 pesos.
Mientras que los juegos inflables son una opción casi obligada en estos casos, ya que la mayoría acompañan la actividad del niño en el entorno del juego con agua, para eso el clásico balde con palitas y algunos otros objetos, son fundamentales. Los costos de los mismos oscilan entre los 119 y los 229 pesos uruguayos, dependiendo del tamaño y material con el que fueron conformados.
Asimismo, están por otro lado los juegos de mesa, ideales para las familias que están de vacaciones y que quieren compartir un momento juntos.
Para esos casos, están los clásicos como la Dama o el Ludo que pueden conseguirse por 329 pesos, u otros con mayor apuesta a la capacidad e ingenio por 720 pesos. Aunque la gran variedad de juegos que están a la orden del día y a la vista de los más chicos, pasando por las bicicletas, los videojuegos y toda la serie de implementos deportivos, harán las delicias de los niños en esta época donde más que nunca necesitan tener algo con qué entretenerse y seguramente la familia, así lo necesita.

Se vino el verano y uno de los momentos más importantes del año, sobre todo para los niños está por llegar. Se trata del Día de Reyes que después de la locura navideña, se viene con todo. Entre tanto, los niños esperan tener regalos más destacados como un desquite por lo poco que dejó Papá Noel, mientras que los padres aprontan la calculadora y sacan cuentas de lo qué se puede comprar, en un mes que se hace largo como pocos y hay que tirar.

La solución, piensan los grandes, es comprar piscinas las que ayudan a aliviar el verano y además pueden usarlas todos los de la casa, empero, también quieren ver hasta cuánto pueden estirar el bolsillo.

Por eso en esta primera entrega del año de nuestra sección semanal Detrás de los Números, daremos a conocer precios y posibilidades de llevarnos todos una buena piscina a casa, máxime teniendo en cuenta que para los más chicos debe haber accesorios como juguetes e inflables, y para los otros, debe ser accesible teniendo en cuenta que encima este mes las tarifas de OSE aumentaron sin anestesia.

DE TODOS LOS TAMAÑOS

Lo más importante a tener en cuenta para poder seguir de largo con este viaje, es salir a ver qué espacio tenemos y qué queremos comprar. O de lo contrario y quizás hasta mejor aún, qué es lo que podemos comprar.

En ese aspecto, la idea es apostar a las piscinas grandes y para esto hay que medir espacios, porque una de 12.000 litros y de 4 metros y medio de diámetro, ronda los 10 mil pesos uruguayos. Mientras que una piscina un poco más chica, ya de 980 litros y de 2,70 de diámetro aproximadamente, su precio oscila en los 2480 pesos uruguayos.

Después tenemos las piscinas de 1000 litros y de 1,89 de largo, por 1,26 ancho y de 45 centímetros de altura, cuyos precios rondan los 950 pesos.

Mientras que los juegos inflables son una opción casi obligada en estos casos, ya que la mayoría acompañan la actividad del niño en el entorno del juego con agua, para eso el clásico balde con palitas y algunos otros objetos, son fundamentales. Los costos de los mismos oscilan entre los 119 y los 229 pesos uruguayos, dependiendo del tamaño y material con el que fueron conformados.

Asimismo, están por otro lado los juegos de mesa, ideales para las familias que están de vacaciones y que quieren compartir un momento juntos.

Para esos casos, están los clásicos como la Dama o el Ludo que pueden conseguirse por 329 pesos, u otros con mayor apuesta a la capacidad e ingenio por 720 pesos. Aunque la gran variedad de juegos que están a la orden del día y a la vista de los más chicos, pasando por las bicicletas, los videojuegos y toda la serie de implementos deportivos, harán las delicias de los niños en esta época donde más que nunca necesitan tener algo con qué entretenerse y seguramente la familia, así lo necesita.

Los Números:

10.000 pesos la Piscina de 12 mil litros

2480 pesos la piscina redonda de 980 litros

950 pesos piscina rectangular de 1000 litros

229 juegos de playa competo

720 pesos un juego de mesa

Publicado en - Titulares -, Detrás de los númerosComentarios (0)

La verdadera magia contada con tinta y papel

Leer libros es una de las más antiguas tradiciones que pautan en cierta medida el desarrollo de la cultura de nuestros pueblos. En ese aspecto, el avance de la tecnología ha cambiado la visión del mundo sobre la lectura de cualquier cosa impresa, sea un libro, un diario o una hoja cualquiera y ha ganado mucho terreno el mundo de la pantalla.
Sin embargo, para nuestra cultura el libro sigue siendo un objeto respetado, importante y por el cual se paga un dinero considerable. Las mayores investigaciones y las más grandes revelaciones se han realizado aún en formato libro, y esto genera un comercio que es difícil de derribar, ya que hay una resistencia importante de parte de los autores y sobre todo de la industria editorial, los que no quieren perderse por nada del mundo este negocio.
Pero trayendo el tema más a tierra podemos observar cómo se ha comportado en los últimos tiempos el comercio del libro. Esto, teniendo en cuenta que si bien no hay una época específica para vender libros, sí la hay para leerlos con mayor tranquilidad y placer, y ese tiempo, son las vacaciones.
Por eso, ante el advenimiento de la temporada estival, donde varios autores compiten entre sí por tener el libro más vendido del verano, en esta entrega de nuestra sección semanal Detrás de los Números damos a conocer algunos de los últimos títulos que han salido de las distintas editoriales y que se encuentran en los anaqueles y vidrieras de las diferentes librerías de Salto.
VARIOS TITULOS
Empezamos con uno de los autores más vendidos del Uruguay, Fernando Amado, que esta noche estará en Salto presentando su último libro “Bajo Sospecha. Militares en el Uruguay democrático”. Amado lleva más de 50 mil libros vendidos entre todos sus títulos pese a sus jóvenes 31 años de edad. Ganador dos veces del premio revelación Bartolomé Hidalgo, preparó su última investigación sobre la interna militar en nuestro país y la presentará esta noche en la Biblioteca Municipal a las 20 y 30 horas con entrada libre. El libro cuesta 490 pesos.
Alto el Fuego, es otro de los títulos nacionales que son recomendados en esta oportunidad. Se trata de una historia relatada en forma impresionante y a modo de novela por Nelson Caula y Alberto Silva (del programa Buscadores) sobre el Golpe de Estado y sus entretelones. Cuesta en las librerías 360 pesos.
Aunque si de novelas se trata, la saga del hombre que hizo resurgir a las logias secretas como la Masonería, Los Iluminatti o los Caballeros Templarios, Dan Brown, vuelve a impactar con un título que ya tiene miles de ejemplares vendidos en el mundo y es Inferno. Una revelación que deslumbra al ser humano sobre nuestras propias creencias y lo que hay detrás.
Pero además, otros títulos de novela que aparecen son el del Premio Nóbel de Literatura Mario Vargas Llosa y su última novela, El Héroe Discreto, este buen libro que cuenta historias de su Perú natal, cuesta en las librerías 560 pesos.
Al tiempo que si de títulos internacionales se trata, Cincuenta Sombras de Grey el excéntrico libro que dio lugar a la trilogía, del escritor neoyorquino E.L.James puede comprarse en nuestra ciudad por la suma de 550 pesos.
Así como también otro de los títulos internacionales que más llaman la atención y que son uno de los más pedidos es Angelina “Las huellas que dejó Angola”, historia de abuso de poder y víctimas que cuentan el horror de sus vivencias. Con la colaboración de la periodista uruguaya Andrea Blanqué.
Asimismo, hay una serie de títulos que pueden conmover, emocionar, alegrar, gustar y despertar el interés por el saber más, que se encuentran esperando por usted, el libro y sus páginas lo están esperando.

Leer libros es una de las más antiguas tradiciones que pautan en cierta medida el desarrollo de la cultura de nuestros pueblos. En ese aspecto, el avance de la tecnología ha cambiado la visión del mundo sobre la lectura de cualquier cosa impresa, sea un libro, un diario o una hoja cualquiera y ha ganado mucho terreno el mundo de la pantalla.

Sin embargo, para nuestra cultura el libro sigue siendo un objeto respetado, importante y por el cual se paga un dinero considerable. Las mayores investigaciones y las más grandes revelaciones se han realizado aún en formato libro, y esto genera un comercio que es difícil de derribar, ya que hay una resistencia importante de parte de los autores y sobre todo de la industria editorial, los que no quieren perderse por nada del mundo este negocio.

Pero trayendo el tema más a tierra podemos observar cómo se ha comportado en los últimos tiempos el comercio del libro. Esto, teniendo en cuenta que si bien no hay una época específica para vender libros, sí la hay para leerlos con mayor tranquilidad y placer, y ese tiempo, son las vacaciones.

Por eso, ante el advenimiento de la temporada estival, donde varios autores compiten entre sí por tener el libro más vendido del verano, en esta entrega de nuestra sección semanal Detrás de los Números damos a conocer algunos de los últimos títulos que han salido de las distintas editoriales y que se encuentran en los anaqueles y vidrieras de las diferentes librerías de Salto.

VARIOS TITULOS

Empezamos con uno de los autores más vendidos del Uruguay, Fernando Amado, que esta noche estará en Salto presentando su último libro “Bajo Sospecha. Militares en el Uruguay democrático”. Amado lleva más de 50 mil libros vendidos entre todos sus títulos pese a sus jóvenes 31 años de edad. Ganador dos veces del premio revelación Bartolomé Hidalgo, preparó su última investigación sobre la interna militar en nuestro país y la presentará esta noche en la Biblioteca Municipal a las 20 y 30 horas con entrada libre. El libro cuesta 490 pesos.

Alto el Fuego, es otro de los títulos nacionales que son recomendados en esta oportunidad. Se trata de una historia relatada en forma impresionante y a modo de novela por Nelson Caula y Alberto Silva (del programa Buscadores) sobre el Golpe de Estado y sus entretelones. Cuesta en las librerías 360 pesos.

Aunque si de novelas se trata, la saga del hombre que hizo resurgir a las logias secretas como la Masonería, Los Iluminatti o los Caballeros Templarios, Dan Brown, vuelve a impactar con un título que ya tiene miles de ejemplares vendidos en el mundo y es Inferno. Una revelación que deslumbra al ser humano sobre nuestras propias creencias y lo que hay detrás.

Pero además, otros títulos de novela que aparecen son el del Premio Nóbel de Literatura Mario Vargas Llosa y su última novela, El Héroe Discreto, este buen libro que cuenta historias de su Perú natal, cuesta en las librerías 560 pesos.

Al tiempo que si de títulos internacionales se trata, Cincuenta Sombras de Grey el excéntrico libro que dio lugar a la trilogía, del escritor neoyorquino E.L.James puede comprarse en nuestra ciudad por la suma de 550 pesos.

Así como también otro de los títulos internacionales que más llaman la atención y que son uno de los más pedidos es Angelina “Las huellas que dejó Angola”, historia de abuso de poder y víctimas que cuentan el horror de sus vivencias. Con la colaboración de la periodista uruguaya Andrea Blanqué.

Asimismo, hay una serie de títulos que pueden conmover, emocionar, alegrar, gustar y despertar el interés por el saber más, que se encuentran esperando por usted, el libro y sus páginas lo están esperando.

Los Números:

550 pesos libro de novela internacional

490 pesos libro con información nacional

560 pesos el último libro de un premio Nóbel

360 pesos una historia sobre la dictadura

Publicado en - Titulares -, Detrás de los númerosComentarios (0)

Las pasiones por el deporte también tienen su costo

El fanatismo por el futbol lleva a que muchos de los hinchas decidan comprarse la vestimenta del club de sus amores. En ese sentido, las tiendas aprovechan el fervor mundialista, la buena racha de haber ganado la Copa América o más aún, la racha de partidos en las que la celeste tuvo viento en la camiseta y que fueron claves para poder llegar al repechaje, operaron a favor del merchandising del futbol que viene bien a nivel de ventas.
Todos sabemos por otro lado, que se viene diciembre, mes en el que los precios suben porque hay más dinero circulando en la calle. En ese aspecto, las ofertas de este tipo que son propicias para los regalos navideños, así como también como para los del Día de los Reyes donde los más chicos se vuelven locos por tener un presente.
En ese sentido, las pelotas deportivas, las vestimentas de los clubes favoritos o la de las selecciones mundialistas, son uno de los objetos más preciados por grandes chicos. Por eso en esta entrega de nuestra sección semanal Detrás de los Números les daremos a conocer los precios de plaza de las distintas vestimentas deportivas.
PARTIDARIOS
En ese sentido, las camisetas de los distintos clubes son las preferidas por los fanáticos del fútbol a la hora de elegir, según comentaron a este diario algunos vendedores. Por eso, las camisetas de Peñarol, más allá de que el dato guste o no, son las predilectas de los consumidores.
Pero en este caso, la camiseta del club de unos cuantos en su formato original ronda los 1.890 pesos uruguayos y si es para niños, cuesta 1.490 pesos, apenas unos 400 pesos menos.
Mientras que la remera de entrenamiento original cuesta 890 pesos al tiempo que la musculosa de entrenamiento ronda los 690 pesos uruguayos. Mientras el short original de entrenamiento con suspensores cuesta entre 890 pesos y 990.
Por otro lado, la camiseta original de Nacional, para la que hay miles de fanáticos que buscan adquirirla ronda entre los 1590 y los 1650 pesos uruguayos, mientras que la musculosa de entrenamiento original cuesta 790 pesos. Mientras los shorts originales ronda entre los 699 pesos y los 890 pesos uruguayos.
Al tiempo que la camiseta de la selección Uruguaya, que ahora entró al Mundial cuesta entre 1290 y 1890 pesos uruguayos. Al tiempo que el resto del equipo, compuesto por shorts y medias, cuestan entre 890 y 1190 pesos.
Por otro lado, las camisetas originales de los distintos clubes europeos, así como de clubes argentinos, rondan entre los 1.390 y los 1.690 pesos uruguayos. Todo sea por el fanatismo, aunque con todo, adquirir este tipo de productos, que son duraderos y muchas veces, muy buenos atuendos que bien valen la pena comprar.

El fanatismo por el futbol lleva a que muchos de los hinchas decidan comprarse la vestimenta del club de sus amores. En ese sentido, las tiendas aprovechan el fervor mundialista, la buena racha de haber ganado la Copa América o más aún, la racha de partidos en las que la celeste tuvo viento en la camiseta y que fueron claves para poder llegar al repechaje, operaron a favor del merchandising del futbol que viene bien a nivel de ventas.

Todos sabemos por otro lado, que se viene diciembre, mes en el que los precios suben porque hay más dinero circulando en la calle. En ese aspecto, las ofertas de este tipo que son propicias para los regalos navideños, así como también como para los del Día de los Reyes donde los más chicos se vuelven locos por tener un presente.

En ese sentido, las pelotas deportivas, las vestimentas de los clubes favoritos o la de las selecciones mundialistas, son uno de los objetos más preciados por grandes chicos. Por eso en esta entrega de nuestra sección semanal Detrás de los Números les daremos a conocer los precios de plaza de las distintas vestimentas deportivas.

PARTIDARIOS

En ese sentido, las camisetas de los distintos clubes son las preferidas por los fanáticos del fútbol a la hora de elegir, según comentaron a este diario algunos vendedores. Por eso, las camisetas de Peñarol, más allá de que el dato guste o no, son las predilectas de los consumidores.

Pero en este caso, la camiseta del club de unos cuantos en su formato original ronda los 1.890 pesos uruguayos y si es para niños, cuesta 1.490 pesos, apenas unos 400 pesos menos.

Mientras que la remera de entrenamiento original cuesta 890 pesos al tiempo que la musculosa de entrenamiento ronda los 690 pesos uruguayos. Mientras el short original de entrenamiento con suspensores cuesta entre 890 pesos y 990.

Por otro lado, la camiseta original de Nacional, para la que hay miles de fanáticos que buscan adquirirla ronda entre los 1590 y los 1650 pesos uruguayos, mientras que la musculosa de entrenamiento original cuesta 790 pesos. Mientras los shorts originales ronda entre los 699 pesos y los 890 pesos uruguayos.

Al tiempo que la camiseta de la selección Uruguaya, que ahora entró al Mundial cuesta entre 1290 y 1890 pesos uruguayos. Al tiempo que el resto del equipo, compuesto por shorts y medias, cuestan entre 890 y 1190 pesos.

Por otro lado, las camisetas originales de los distintos clubes europeos, así como de clubes argentinos, rondan entre los 1.390 y los 1.690 pesos uruguayos. Todo sea por el fanatismo, aunque con todo, adquirir este tipo de productos, que son duraderos y muchas veces, muy buenos atuendos que bien valen la pena comprar.

Los Números:

1890 pesos una camiseta original

890 pesos una remera de práctica

790 pesos un short original

1390 pesos una camiseta extranjera

1290 pesos la original de la selección

Publicado en - Titulares -, Detrás de los númerosComentarios (0)

Comer carne, el gran lujo de la mesa uruguaya

Comer carne en este país pasa a ser todo un privilegio, sobre todo cuando hablamos con alguien del extranjero que nos cuenta que en los supermercados de su país puede darse el lujo de saborear carne  uruguaya. Aquí el precio sube cada vez más y ahora que se vienen las fiestas tradicionales, la situación apunta a que los precios de la canasta navideña, si incluye carne,  sea mucho más eleveda, amén de la inflación correspondiente, que la del año anterior.
Por eso en esta entrega de nuestra sección semanal Detrás de los Números, daremos a conocer el incremento de los precios de este importante producto de la canasta familiar.
Según la información divulgada en los últimos días por el diario El País, luego de un aumento en el precio, el que se había registrado en los últimos días en el orden de la media res, es decir en todos los cortes con hueso, incluidos los asados, subieron alrededor de $ 3 pesos por kilo y los cortes sin hueso, incluidas las cajas, subieron $ 5 pesos y en algunos casos más.
Las semanas anteriores, algunos frigoríficos habían subido $ 2 pesos por kilo el asado, sin tocar el resto de los cortes.También subió el precio del pollo -aunque no haya relación, casi siempre que suben las carnes rojas se ajusta el precio de la carne aviar- mucho más que la carne bovina.
La empresa avícola que maneja la mayor porción del abasto, estaba entregando el pollo a los carniceros a unos $ 37 pesos por kilo y ahora llevó el precio a los $ 43 pesos por kilo, lo que representa un aumento total del 16,2%.
En ese sentido, salir a comprar un kilo de carne picada, puede llegar a costarnos entre 143 y 248 pesos el kilo. Además de otros cortes cuyos precios rondan en promedio entre los 189 y los 238 pesos uruguayos.
Al tiempo que el precio del asado oscila entre los 179 pesos y 219 dependiendo del corte. Es que se vienen las despedidas de fin de año y este tipo de productos son los más adquiridos. En el caso de que queramos comprar una cantidad de carne promedio por persona que participe de una despedida,  tendríamos que estar midiendo un costo de consumo de 250 pesos.
Ya que si seguimos, el precio de los chorizos que acompañan el corte de carne, los mismos rondan entre los 143 pesos y los 209 pesos aproximadamente. A los que le sumamos los tomates para la ensalada con unos 60 pesos el kilo y la lechuga entre 23 y los 32 pesos por unidad.
Por lo tanto, en una familia tipo de cuatro personas, con menos de 1.500 pesos no podemos armar una mesa que satisfaga el apetito de los comensales. Más allá de la bebida que puede llegar a ser harina de otro costal, pero que adelantamos: 2 litros de refresco entre 49 y 64 pesos. Y una botella de buen vino entre 189 y 239 pesos en cualquier supermercado de plaza.
Habrá que darse el gusto ahora, antes que la carne siga subiendo.

Comer carne en este país pasa a ser todo un privilegio, sobre todo cuando hablamos con alguien del extranjero que nos cuenta que en los supermercados de su país puede darse el lujo de saborear carne  uruguaya. Aquí el precio sube cada vez más y ahora que se vienen las fiestas tradicionales, la situación apunta a que los precios de la canasta navideña, si incluye carne,  sea mucho más eleveda, amén de la inflación correspondiente, que la del año anterior.

Por eso en esta entrega de nuestra sección semanal Detrás de los Números, daremos a conocer el incremento de los precios de este importante producto de la canasta familiar.

Según la información divulgada en los últimos días por el diario El País, luego de un aumento en el precio, el que se había registrado en los últimos días en el orden de la media res, es decir en todos los cortes con hueso, incluidos los asados, subieron alrededor de $ 3 pesos por kilo y los cortes sin hueso, incluidas las cajas, subieron $ 5 pesos y en algunos casos más.

Las semanas anteriores, algunos frigoríficos habían subido $ 2 pesos por kilo el asado, sin tocar el resto de los cortes.También subió el precio del pollo -aunque no haya relación, casi siempre que suben las carnes rojas se ajusta el precio de la carne aviar- mucho más que la carne bovina.

La empresa avícola que maneja la mayor porción del abasto, estaba entregando el pollo a los carniceros a unos $ 37 pesos por kilo y ahora llevó el precio a los $ 43 pesos por kilo, lo que representa un aumento total del 16,2%.

En ese sentido, salir a comprar un kilo de carne picada, puede llegar a costarnos entre 143 y 248 pesos el kilo. Además de otros cortes cuyos precios rondan en promedio entre los 189 y los 238 pesos uruguayos.

Al tiempo que el precio del asado oscila entre los 179 pesos y 219 dependiendo del corte. Es que se vienen las despedidas de fin de año y este tipo de productos son los más adquiridos. En el caso de que queramos comprar una cantidad de carne promedio por persona que participe de una despedida,  tendríamos que estar midiendo un costo de consumo de 250 pesos.

Ya que si seguimos, el precio de los chorizos que acompañan el corte de carne, los mismos rondan entre los 143 pesos y los 209 pesos aproximadamente. A los que le sumamos los tomates para la ensalada con unos 60 pesos el kilo y la lechuga entre 23 y los 32 pesos por unidad.

Por lo tanto, en una familia tipo de cuatro personas, con menos de 1.500 pesos no podemos armar una mesa que satisfaga el apetito de los comensales. Más allá de la bebida que puede llegar a ser harina de otro costal, pero que adelantamos: 2 litros de refresco entre 49 y 64 pesos. Y una botella de buen vino entre 189 y 239 pesos en cualquier supermercado de plaza.

Habrá que darse el gusto ahora, antes que la carne siga subiendo.

Los Números:

entre 143 y 248 carne picada

238 pesos otros cortes

179 pesos el kilo de asado

143 pesos el kilo de chorizos

64 pesos un refresco

Publicado en - Titulares -, Detrás de los númerosComentarios (3)

A renovar el jardín para el disfrute de toda la familia

La primavera se acentúa paulatinamente y es tiempo de que comencemos a cuidar más el jardín. En realidad no debemos descuidarlo nunca, pero los tiempos no siempre son los adecuados para poder atender todas las cosas que uno tiene que hacer. Así que, el hecho de estar en plena primavera, nos impone a todos tener en cuenta con más frecuencia los espacios verdes que podamos tener en casa.
Es que son los únicos lugares que si los tenemos bien cuidados, nos permiten enfrentar con mayor tranquilidad el tórrido sol del verano y además nos permite un espacio de esparcimiento, que conjugue tranquilidad con belleza natural.
Pero para hincarle el diente al jardín y poder tener un lugar agradable y saludable donde sentarnos a descansar sin salir de nuestra propia casa, precisamos, además de transformarlo a nuestro gusto todo el tiempo, las herramientas necesarias con la finalidad de poder trabajar ese espacio adecuadamente.
Por eso en nuestra sección semanal Detrás de los Números les damos a conocer algunos elementos como para tomar en cuenta, a la hora de conseguir herramientas que ayuden a mantener el jardín.
LOS NÚMEROS
Recorriendo diversas casas de nuestra ciudad que están emparentadas con la venta de este tipo de objetos, que son para el mantenimiento del jardín, tanto interior como exterior y allí encontramos diversos productos, desde los que son los más sofisticados aparatos hasta las más simples herramientas.
En ese aspecto, un bolso para guarda las herramientas y procurar que las mismas no se pierdan ronda los 200 pesos uruguayos y un set de tres palas para cavar un pequeño pozo desde 120 pesos.
Macetas de hormigón desde 390 pesos y con formas por 690 pesos.
Además de encontrar plantas de estación por valores que oscilan entre los 120 pesos y los 500, también hay bolsas de tierra que se venden por 35 pesos uruguayos, que sirven para abonar el lugar donde se va a plantar.
Asimismo, también pueden encontrarse lotes de herramientas variadas grandes y de acero, como palas y rastrillos por un valor aproximado a los 700 pesos uruguayos. Baldes por 120 pesos, sombreros por 240 pesos y delantales para no ensuciarse con la tierra con distintos motivos y colores por un valor aproximado a los 290 pesos.
La idea es poder comprarse lo necesario, que en primer lugar son las plantas y luego manos a la obra, a construir o renovar el jardín para el disfrute de toda la familia.

Publicado en Detrás de los númerosComentarios (0)

Porqué nos hacen pagar en la tarifa de luz mucho más de lo que gastamos

Hablemos de costos de vida. Los servicios básicos que el Estado nos hace pagar cada mes son esenciales para que podamos seguir andando. Sin embargo, los mismos aumentan y muchas veces no sabemos ni qué estamos pagando ni mucho menos cuánto es lo que abonamos por tener luz en nuestra casa.
Si bien los conceptos vienen discriminados en las facturas son legibles y podemos ver a qué corresponden cada gasto, que al final suman un montón más de lo previsto porque tenemos Importes Gravados y No Gravados, a lo que hay sumarle además el IVA y otras cosas más, la mayoría de las personas que lee una factura de UTE no entiende qué es lo que está pagando y eso ya es bien importante que suceda.
Por eso en esta entrega especial de nuestra sección semanal Detrás de los Números, desglosamos los costos que aparecen en una tarifa de luz para lograr entender qué estamos pagando, cuando nos llega este regalito cada fin de mes.
QUE FACTURA
Para esto tomamos como referencia una factura de costo promedio, la que puede llegar a cualquier hogar uruguayo por estas horas y en la que el número que aparece sobre el fondo con color naranja, es el que más nos reocupa. Por eso en esta entrega de Detrás de los Números, veremos todo por lo que hay pasar antes de tener que enfrentarnos a esto.
Para empezar tenemos el primer ítem que es el Cargo Fijo, el que ronda los 260 pesos uruguayos y esto, ya impacta en el costo de la luz, debido a que si usted no gasta ni un solo kilowatt de energía eléctrica, de igual forma debe correr con este gasto, porque el Estado nunca pierde, el único que siempre deberá pagar es usted.
Luego figura el cargo de potencia contratada, que ronda los 150 pesos promedio, que es el costo que tenemos por la intensidad de la energía que contratamos para nuestro hogar, la que varía, pero en este caso tomamos el costo de un hogar promedio, y establecemos que el Cargo de Energía Mensual por la energía consumida en el mes llega a los 1.800 pesos.
Pero aunque sería todo, aún faltan los otros conceptos y son los de la Tasa de Alumbrado Público que según la zona donde uno resida es que el mismo incrementa o disminuye, pero mantiene un básico de 105 pesos y si hay multas y recargos, los mismos rondan el 10 por ciento de este costo, pero encima puede haber otras multas y recargos por pagos atrasados del orden del diez por ciento de una tarifa promedio y pongámosle en este caso, unos 300 pesos más. Todo esto, antes de pasar a los totales que están más abajo.
Es decir, ya sabemos lo que gastamos de energía (1.800 pesos), ya sabemos cuanto nos cobran por el mero hecho de tener servicio (260 pesos) y ya sabemos cuánto nos cobran por la intensidad de la potencia que contratamos para nuestra casa (150 pesos promedio), pero ahora encima de todo, también pagamos el alumbrado público y las multas y recargos pertinentes.
Entonces, encima de esto, debemos abonar ahora un importe por IVA de todo lo que ya gastamos del 22 por ciento del total, es decir, UTE suma todos los costos por suministrarnos energía eléctrica a los que los grava con un impuesto, otro más, del 22 por ciento. Esto, si sumamos todos los otros costos que están entre paréntesis llega a los 500 pesos.
Por lo tanto, usted terminará pagando unos 3.200 pesos en total, cuando solamente gastó de luz 1.800, porque el resto se lo hacen pagar por haber contratado al Estado, que además tiene el monopolio, para que le haga llegar la luz. Con estos impuestos la carga tributaria se hace más pesada, por lo que va a llegar un momento que la gente va a explotar, alguien tiene que ceder.
Hablemos de costos de vida. Los servicios básicos que el Estado nos hace pagar cada mes son esenciales para que podamos seguir andando. Sin embargo, los mismos aumentan y muchas veces no sabemos ni qué estamos pagando ni mucho menos cuánto es lo que abonamos por tener luz en nuestra casa.
Si bien los conceptos vienen discriminados en las facturas son legibles y podemos ver a qué corresponden cada gasto, que al final suman un montón más de lo previsto porque tenemos Importes Gravados y No Gravados, a lo que hay sumarle además el IVA y otras cosas más, la mayoría de las personas que lee una factura de UTE no entiende qué es lo que está pagando y eso ya es bien importante que suceda.
Por eso en esta entrega especial de nuestra sección semanal Detrás de los Números, desglosamos los costos que aparecen en una tarifa de luz para lograr entender qué estamos pagando, cuando nos llega este regalito cada fin de mes.
QUE FACTURA
Para esto tomamos como referencia una factura de costo promedio, la que puede llegar a cualquier hogar uruguayo por estas horas y en la que el número que aparece sobre el fondo con color naranja, es el que más nos reocupa. Por eso en esta entrega de Detrás de los Números, veremos todo por lo que hay pasar antes de tener que enfrentarnos a esto.
Para empezar tenemos el primer ítem que es el Cargo Fijo, el que ronda los 260 pesos uruguayos y esto, ya impacta en el costo de la luz, debido a que si usted no gasta ni un solo kilowatt de energía eléctrica, de igual forma debe correr con este gasto, porque el Estado nunca pierde, el único que siempre deberá pagar es usted.
Luego figura el cargo de potencia contratada, que ronda los 150 pesos promedio, que es el costo que tenemos por la intensidad de la energía que contratamos para nuestro hogar, la que varía, pero en este caso tomamos el costo de un hogar promedio, y establecemos que el Cargo de Energía Mensual por la energía consumida en el mes llega a los 1.800 pesos.
Pero aunque sería todo, aún faltan los otros conceptos y son los de la Tasa de Alumbrado Público que según la zona donde uno resida es que el mismo incrementa o disminuye, pero mantiene un básico de 105 pesos y si hay multas y recargos, los mismos rondan el 10 por ciento de este costo, pero encima puede haber otras multas y recargos por pagos atrasados del orden del diez por ciento de una tarifa promedio y pongámosle en este caso, unos 300 pesos más. Todo esto, antes de pasar a los totales que están más abajo.
Es decir, ya sabemos lo que gastamos de energía (1.800 pesos), ya sabemos cuanto nos cobran por el mero hecho de tener servicio (260 pesos) y ya sabemos cuánto nos cobran por la intensidad de la potencia que contratamos para nuestra casa (150 pesos promedio), pero ahora encima de todo, también pagamos el alumbrado público y las multas y recargos pertinentes.
Entonces, encima de esto, debemos abonar ahora un importe por IVA de todo lo que ya gastamos del 22 por ciento del total, es decir, UTE suma todos los costos por suministrarnos energía eléctrica a los que los grava con un impuesto, otro más, del 22 por ciento. Esto, si sumamos todos los otros costos que están entre paréntesis llega a los 500 pesos.
Por lo tanto, usted terminará pagando unos 3.200 pesos en total, cuando solamente gastó de luz 1.800, porque el resto se lo hacen pagar por haber contratado al Estado, que además tiene el monopolio, para que le haga llegar la luz. Con estos impuestos la carga tributaria se hace más pesada, por lo que va a llegar un momento que la gente va a explotar, alguien tiene que ceder.
Los Números:
1.800 pesos gasto de luz
260 cargo fijo
150 pesos cargo por potencia
500 pesos de IVA
105 de alumbrado

Publicado en - Titulares -, Detrás de los númerosComentarios (4)

Se nos escapa el precio de la yerba

Ya se hace insostenible por sus costos, pero muchas veces se vuelve necesario tener que comprarlos, sobre todo por la cultura de consumo que tenemos con respecto a estos productos. Hablamos de la carne y de la yerba, dos productos cuyo consumo es algo habitual y en ese aspecto pasa a ser una parte sustancial del presupuesto mensual que tenemos destinado para la comida.
Según informó hace un tiempo el gerente de Marketing de Canarias, la suba de la yerba en el mes de agosto fue del 17%, esto fue justificado por las variables internacionales que están jugando en contra de la importación del producto y generando diversos problemas a la hora de la distribución, generando así un aumento de los costos, lo que conlleva a que haya un fuerte aumento del precio de estos productos que impactan en el consumidor final.
Según informó el gerente de Canarias a medios de la capital cuando explicó en agosto el porqué del costo de la yerba, dijo que el producto llega a Uruguay a través de Brasil fundamentalmente, aunque también de Paraguay y de Argentina. Según el representante de esa empresa “no es esperable que la situación se revierta” y la suba va a llegar a todas las categorías.
En ese momento, la primera semana del pasado mes de agosto, los nuevos precios se trasladaron a los comercios y para tener una referencia, el kilo de yerba Canarias había pasado de $89 pesos a  $105, pero el tema es que ahora se está hablando de que el mismo puede llegar a los 150 pesos el kilo en pocas semanas.
Asimismo, el kilogramo de yerbas en los distintos comercios locales ronda entre los 105 pesos y los 125 pesos promedio. Algunos también lo atribuyen al costo que tienen los importadores para llegar a Salto con sus respectivos productos.
Por eso en nuestra sección semanal Detrás de los Números, nos dedicamos a saber cuánto gastan los salteños la compra de yerbas. Al ser consultados algunos comerciantes barriales, señalaron que la mayoría compra un kilogramo de yerba, que ronda los 117 pesos en promedio, tomando en cuenta los precios de las yerbas Canarias, Moncayo y Livre, además de La Mulata y La Canarita.
En una familia promedio, integrada por 4 personas, donde tres de ellas tomen mate, un paquete de yerba de un kilogramo tiene una duración promedio de cinco días a una semana, por lo cual en el mes, se adquieren entre cuatro y cinco paquetes de yerba en promedio.
En ese sentido, el costo asciende de unos 370 pesos en la compra de paquetes de yerbas, a 560 pesos en promedio.
El aumento ha sido de entre el 30 y el 40 por ciento de aumento. Lo que determina un incremento sustantivo en uno de los productos predilectos de la canasta básica familiar. Más allá de esto, los representantes de las distintas empresas distribuidoras de la yerba mate en nuestro país, anunciaron que un nuevo aumento en el precio de este producto, será inminente.
Por lo tanto, junto al precio de la carne que si bien está estable desde el pasado mes de junio, cuando aumentó en el orden del 5 por ciento para las carnicerías de la capital del país y un 7 por ciento para las del interior, el precio promedio de un kilogramo de carne pasó de costar 140 pesos a 206 pesos uruguayos.
En ese sentido, el consumo de carne promedio por persona en el país mensualmente es de 9 kilos, por lo tanto, el costo mensual ronda en los 1.800 pesos mensuales por persona. Aunque en este producto al menos por ahora, no se avizora un aumento del precio.

Ya se hace insostenible por sus costos, pero muchas veces se vuelve necesario tener que comprarlos, sobre todo por la cultura de consumo que tenemos con respecto a estos productos. Hablamos de la carne y de la yerba, dos productos cuyo consumo es algo habitual y en ese aspecto pasa a ser una parte sustancial del presupuesto mensual que tenemos destinado para la comida.

Según informó hace un tiempo el gerente de Marketing de Canarias, la suba de la yerba en el mes de agosto fue del 17%, esto fue justificado por las variables internacionales que están jugando en contra de la importación del producto y generando diversos problemas a la hora de la distribución, generando así un aumento de los costos, lo que conlleva a que haya un fuerte aumento del precio de estos productos que impactan en el consumidor final.

Según informó el gerente de Canarias a medios de la capital cuando explicó en agosto el porqué del costo de la yerba, dijo que el producto llega a Uruguay a través de Brasil fundamentalmente, aunque también de Paraguay y de Argentina. Según el representante de esa empresa “no es esperable que la situación se revierta” y la suba va a llegar a todas las categorías.

En ese momento, la primera semana del pasado mes de agosto, los nuevos precios se trasladaron a los comercios y para tener una referencia, el kilo de yerba Canarias había pasado de $89 pesos a  $105, pero el tema es que ahora se está hablando de que el mismo puede llegar a los 150 pesos el kilo en pocas semanas.

Asimismo, el kilogramo de yerbas en los distintos comercios locales ronda entre los 105 pesos y los 125 pesos promedio. Algunos también lo atribuyen al costo que tienen los importadores para llegar a Salto con sus respectivos productos.

Por eso en nuestra sección semanal Detrás de los Números, nos dedicamos a saber cuánto gastan los salteños la compra de yerbas. Al ser consultados algunos comerciantes barriales, señalaron que la mayoría compra un kilogramo de yerba, que ronda los 117 pesos en promedio, tomando en cuenta los precios de las yerbas Canarias, Moncayo y Livre, además de La Mulata y La Canarita.

En una familia promedio, integrada por 4 personas, donde tres de ellas tomen mate, un paquete de yerba de un kilogramo tiene una duración promedio de cinco días a una semana, por lo cual en el mes, se adquieren entre cuatro y cinco paquetes de yerba en promedio.

En ese sentido, el costo asciende de unos 370 pesos en la compra de paquetes de yerbas, a 560 pesos en promedio.

El aumento ha sido de entre el 30 y el 40 por ciento de aumento. Lo que determina un incremento sustantivo en uno de los productos predilectos de la canasta básica familiar. Más allá de esto, los representantes de las distintas empresas distribuidoras de la yerba mate en nuestro país, anunciaron que un nuevo aumento en el precio de este producto, será inminente.

Por lo tanto, junto al precio de la carne que si bien está estable desde el pasado mes de junio, cuando aumentó en el orden del 5 por ciento para las carnicerías de la capital del país y un 7 por ciento para las del interior, el precio promedio de un kilogramo de carne pasó de costar 140 pesos a 206 pesos uruguayos.

En ese sentido, el consumo de carne promedio por persona en el país mensualmente es de 9 kilos, por lo tanto, el costo mensual ronda en los 1.800 pesos mensuales por persona. Aunque en este producto al menos por ahora, no se avizora un aumento del precio.

Los Números:

117 pesos, precio promedio de la yerba

150 pesos llegaría con nuevo aumento

560 pesos consumo familiar promedio en yerbas

35 por ciento sería el aumento total a fin de año

Publicado en Detrás de los númerosComentarios (0)

El costo de alimentación incrementó en 3 mil pesos en lo que va del año

Los números no son sólo cifras, son más que eso, se trata de un impacto en nuestra economía y en nuestras vidas, de cómo repercuten estas cifras cada vez que hablamos de precios de determinados productos que se exhiben en las góndolas de los supermercados, o en los distintos comercios que componen el circuito comercial de nuestro sistema.
En ese sentido, es que cada vez que en este espacio exponemos los costos que supone la adquisición de determinados productos, analizamos el impacto que los mismos pueden llegar a tener en los productos de la canasta básica, y hacemos un comparativo con los ingresos que cada uno de nosotros tenemos.
En ese aspecto, en esta edición de nuestra sección semanal Detrás de los Números tomamos en cuenta los datos que surgen respecto a la canasta básica familiar, según un sondeo realizado por el Observatorio Económico del Semanario Búsqueda.
Allí se establece que el ingreso promedio en la capital del país para una familia tipo, integrada por cuatro personas, necesita para satisfacer sus necesidades la suma de 51.996 pesos uruguayos al mes.
En ese cuadro informativo, aparecen datos tales como un precio de costo de vivienda que bien puede ser trasladado al pago de un arrendamiento por un costo de 8 mil pesos uruguayos y entre otros, aparecen costos de alimentación mensual del orden de los 21 mil pesos uruguayos, unos 700 pesos diarios.
El resto se reparte entre costos médicos, vestimenta, salidas de recreación, cigarrillos, combustible, farmacia y otros.
Sin embargo, la última medición del incremento de los precios desde el mes de enero hasta mitad de año en 62 productos de supermercados de la canasta básica familiar, supone que desde enero hasta ahora la canasta de alimentos y bebidas mostró una reducción de 0,95% en su precio de venta al público, la misma alcanzó en el quinto mes del año los $ 3.163,3, según informa el Instituto Nacional de Estadísticas en su página web
www.ine.gub.uy
Cerca de la mitad de los 153 productos de almacén y marcas relevados por el INE aumentaron su precio de venta al público desde el mes de enero del 2013 hasta junio del presente año, en un total de 3.163 pesos.
El aumento promedio de los 78 productos que costaron más fue de 1,35%, mientras que el que aumentó más (y lo distingue con una marca de yerba) fue del 7,74%. Además de este, entre los otros productos cuyo precio creció más se cuentan dos marcas de huevos colorados, una marca de arvejas en conserva, una marca de harina de maíz, dos marcas de manteca y una marca de queso rallado.
Por otro lado, los 75 productos que costaron más baratos al público bajaron en promedio 1,36%, siendo la máxima reducción (de una marca de pollo entero fresco con menudos) de 8,41%. En este grupo se destacaron además, otras dos marcas de pollo entero fresco, dos marcas de azúcar blanco, una marca de aceite de soja, una marca de jamón cocido, una marca de arroz blanco y un corte de carne vacuna (rueda con hueso).
Los datos de 153 productos y marcas representativos de 62 artículos de almacén fueron brindados por 319 supermercados y autoservicios de todo el país al Instituto Nacional de Estadísticas que elabora el índice de precios.

Los números no son sólo cifras, son más que eso, se trata de un impacto en nuestra economía y en nuestras vidas, de cómo repercuten estas cifras cada vez que hablamos de precios de determinados productos que se exhiben en las góndolas de los supermercados, o en los distintos comercios que componen el circuito comercial de nuestro sistema.

En ese sentido, es que cada vez que en este espacio exponemos los costos que supone la adquisición de determinados productos, analizamos el impacto que los mismos pueden llegar a tener en los productos de la canasta básica, y hacemos un comparativo con los ingresos que cada uno de nosotros tenemos.

En ese aspecto, en esta edición de nuestra sección semanal Detrás de los Números tomamos en cuenta los datos que surgen respecto a la canasta básica familiar, según un sondeo realizado por el Observatorio Económico del Semanario Búsqueda.

Allí se establece que el ingreso promedio en la capital del país para una familia tipo, integrada por cuatro personas, necesita para satisfacer sus necesidades la suma de 51.996 pesos uruguayos al mes.

En ese cuadro informativo, aparecen datos tales como un precio de costo de vivienda que bien puede ser trasladado al pago de un arrendamiento por un costo de 8 mil pesos uruguayos y entre otros, aparecen costos de alimentación mensual del orden de los 21 mil pesos uruguayos, unos 700 pesos diarios.

El resto se reparte entre costos médicos, vestimenta, salidas de recreación, cigarrillos, combustible, farmacia y otros.

Sin embargo, la última medición del incremento de los precios desde el mes de enero hasta mitad de año en 62 productos de supermercados de la canasta básica familiar, supone que desde enero hasta ahora la canasta de alimentos y bebidas mostró una reducción de 0,95% en su precio de venta al público, la misma alcanzó en el quinto mes del año los $ 3.163,3, según informa el Instituto Nacional de Estadísticas en su página web

www.ine.gub.uy

Cerca de la mitad de los 153 productos de almacén y marcas relevados por el INE aumentaron su precio de venta al público desde el mes de enero del 2013 hasta junio del presente año, en un total de 3.163 pesos.

El aumento promedio de los 78 productos que costaron más fue de 1,35%, mientras que el que aumentó más (y lo distingue con una marca de yerba) fue del 7,74%. Además de este, entre los otros productos cuyo precio creció más se cuentan dos marcas de huevos colorados, una marca de arvejas en conserva, una marca de harina de maíz, dos marcas de manteca y una marca de queso rallado.

Por otro lado, los 75 productos que costaron más baratos al público bajaron en promedio 1,36%, siendo la máxima reducción (de una marca de pollo entero fresco con menudos) de 8,41%. En este grupo se destacaron además, otras dos marcas de pollo entero fresco, dos marcas de azúcar blanco, una marca de aceite de soja, una marca de jamón cocido, una marca de arroz blanco y un corte de carne vacuna (rueda con hueso).

Los datos de 153 productos y marcas representativos de 62 artículos de almacén fueron brindados por 319 supermercados y autoservicios de todo el país al Instituto Nacional de Estadísticas que elabora el índice de precios.

LOS NUMEROS:

51.996 canasta básica

21 mil pesos en alimentos

8 mil pesos un arrendamiento

3.163 pesos el incremento desde enero

Publicado en Detrás de los númerosComentarios (0)

Los gastos en salud no se escatiman

LOS NÚMEROS:
95 pesos atención en emergencia
110 un ticket de medicamento
210 pesos consulta médica a domicilio
1.560 pesos el precio de la mensualidad

Cuando algo duele o un malestar aqueja, lo primero que se nos viene a la cabeza es “tengo que ir al médico” y ahí es cuando se da uno de los pocos casos en el mes, en los que no reparamos en gastos, ni tampoco escatimamos los costos que podamos llegar a tener con respecto a tener que enfrentar una situación de esta naturaleza.
Debido a que la salud se antepone a todos los demás intereses que podamos llegar a tener primero, porque el querer estar bien y el tener que cuidarnos no tiene precio. Aunque más allá de esto, tenemos que saber dominar las cosas y tener en cuenta que es lo que pretendemos gastar en estos casos.
Aún así, los costos en las mutualistas han aumentado considerablemente, y cuando vamos a levantar un medicamento siempre nos encontramos con quedó una orden sin pagar, una consulta a la que no fuimos o un análisis que al final no levantamos. Este tipo de cosas implica un aumento en el gasto diario y en el presupuesto mensual, como el que no teníamos previsto, lo que determina el pago de un dineral que nos saca imprevistamente del presupuesto mensual.
Por eso, en esta entrega de nuestra sección semanal Detrás de los Números, les daremos a conocer cuáles son las órdenes más comunes que terminamos pagando cada vez que vamos al médico y después nos salimos del presupuesto y no entendemos porqué.
CONSULTA
Cada vez que sentimos que una gripe puede atacarnos y el malestar nos inunda, llamamos al médico. Porque lo otro es ir a la emergencia de la mutualista y esperar ser atendidos. En ese sentido, cada vez que vamos a una emergencia tenemos que pagar 95 pesos, pero luego, por cada medicamento el precio es de 110 pesos, análisis por 160 y todo suma.
Entonces terminamos yendo por un dolor de cabeza y nos venimos cargado de medicamentos aportando cerca de 500 pesos por la consulta, además de lo que pagamos mensualmente en el Fonasa, cuya cuota depende del sueldo del aportante, ya que se trata de un porcentaje del mismo, donde muchas veces supera los 1.560 pesos que es la cuota particular en cada aporte.
Pero si preferimos quedarnos en casa y esperar al médico de guardia, terminamos pagando 210 pesos para que el profesional concurra y nos recete un medicamento y así nos quedemos más tranquilos, cuya receta debemos abonar por un costo de 110 pesos uruguayos.
Por otro lado, hay análisis cuyos costos son mucho más altos y que una vez que se abonan, por más que después por hache o por be, la persona no tenga que hacérselos, como ya abonó el costo de los mismos no puede devolverlos.
En ese sentido, el costo básico que tiene un usuario del Centro Médico cada vez que desea atenderse trasciende el pago de la cuota misma, tenga el costo que tenga, ya que ésta solamente cubre la calidad de socio y en ese sentido, lo que paga es el hecho de que una persona pueda asistir al lugar a atenderse.
Pero el costo promedio que puede llegar a tener un usuario cualquiera, con una afección de salud imprevista, supera fácilmente los 1.000 pesos uruguayos que pueden sacar a una persona del presupuesto mensual del hogar y cuando esto ocurre, nadie escatima en estos gastos.

Publicado en - Titulares -, Detrás de los númerosComentarios (0)

Se viene la temporada de ejercicios

Se viene la primavera y hay que estar en forma. Pero si bien el hecho en sí no apunta únicamente a cuidar el aspecto físico, algo que lejos de tratarse de frivolidad alguna a veces es hasta algo necesario, hacer ejercicio refiere al cuidado de la salud, y por eso el hecho de estar en forma implica algo mucho más importante que el cuidado de la imagen y la estética.
En ese sentido, este hecho no tiene estación del año alguna, sino que siempre es tan importante como necesario ponerse a hacer ejercicios como comer sano y esto con la finalidad de ganar en salud y evitar problemas, que se sumen a los ya existentes.
Por todo esto, es que en esta entrega de nuestra sección semanal Detrás de los Números, nos abocamos a buscar los precios de la ropa adecuada para salir a hacer ejercicio y aprovechar la temporada que llega en breve, que es la más propicia para disfrutar del aire libre y los espacios abiertos.
DE TODO
Antes de salir tenemos que ver qué puede quedarnos más cómodo para andar, si una remera con pantalones o un short adecuado para salir a caminar o correr. Sin embargo, esto tiene que ver con lo que nos quede mejor y para esto hay una gran variedad de propuestas en distintos lugares de nuestra ciudad, como apostando a esta ropa con la finalidad de promover en cierta medida que quien la compre, le dé uso para el fin que la misma fue creada.
En ese aspecto, actualmente se pueden conseguir un par de championes para correr de marcas importantes y especializadas en deportes como Nike o Reebok, desde los 1.390 hasta los 2.290 pesos en promedio.
Aunque también hay otro tipo de calzado deportivo que puede adquirirse desde los 890 pesos y que también es propicio para salir a correr y disfrutar de los deportes.
Pero para disfrutar del calzado deportivo hay un elenco de propuestas como remeras y pantalones de última generación que acompañan la ocasión para salir a hacer ejercicio. Una de ellas son las remeras de lycra de distintos colores, con respiradores debajo de las axilas que pueden comprarse desde los 790 pesos en adelante, según el color, la marca, y la calidad de la tela.
Asimismo, pueden comprarse pantalones de calidad y especiales para salir a hacer ejercicio por una suma mayor a los 1.290 pesos uruguayos, los que son especialmente diseñados para este tipo de actividades y además te cubren de algún bajón de temperatura de los que todavía se esperan para esta época.
Empero hay shorts que también están a tono para ser comprados y poder salir a estirar las piernas. Estas prendas vienen de distintos colores y modelos, y pueden comprarse desde los 690 pesos en los comercios deportivos de plaza. También allí se puede comprar un par de medias de correr entre 79 y 140 pesos en promedio. Luego de conseguir un equipo a tono y a medida, tenemos todo pronto para salir a correr.

Publicado en - Deportes, - Titulares -, Detrás de los númerosComentarios (0)

La inversión necesaria para la Noche de la Nostalgia

La Noche de la Nostalgia se ha convertido con el paso del tiempo en la fiesta más popular del país. Por lo tanto, la preparación de los devotos de esta celebración para disfrutar de la misma, se vuelve algo muy meticuloso y en ese aspecto, los aprontes comienzan con mucho tiempo de antelación.
Asimismo, salir en esta oportunidad requiere de un toque distinto. Si bien no es necesario vestir con ropa acorde a la adolescencia de cada uno o aún más atrás, yendo a los 80 y a los 70, el vestuario se vuelve importante a la hora de prepararse para ir a una fiesta de la Nostalgia.
En ese sentido, en esta entrega de nuestra sección semanal Detrás de los Números les damos a conocer algunos precios con opciones para salir el fin de semana y divertirse a pleno, en lo que se convierte en una oportunidad única en el año para mucha gente.
LAS CENAS SHOW
Para los más grandes las cenas show son el clásico de esta actividad, ya que son propicias para reunirse con barras de amigos y disfrutar de música en vivo, pudiendo interactuar con los aristas sobre el escenario y disfrutar en una propuesta que se hace entretenida porque resulta interactiva.
En ese caso, las cenas show en Salto son diversas y variadas, desde las más tradicionales hasta las menos formales, con precios que van desde los 500 pesos hasta los 1.300 y un poco más por persona, si el servicio que se presta en el lugar pretende ser realmente completo.
Allí se sirven comidas y bebidas a discreción, aunque dependiendo del valor del ticket que se pague.
LAS DISCOS
En cuanto a las discotecas las propuestas ya son tan variadas como distintas. Allí se puede participar de una actividad bailable, donde siempre dependiendo de quienes sean los disc jockey, el estilo marcará la tendencia del público y éste el de la música que se proponga durante toda la noche.
Aunque en ese aspecto, los protagonistas son siempre los mayores de 30 años, que usualmente son los que los fines de semana se quedan en casa. Para asistir directamente a estos locales bailables, los precios de las entradas varían bastante. Van desde los 150 pesos hasta los 350 pesos en promedio. Y adentro, un vaso de refresco puede llegar a pagarse entre 50 y 80 pesos. Mientras que el de cerveza entre 60 y 80 pesos.
Pero antes de salir hay que arreglarse, porque arreglarse siempre hace bien. Por lo tanto la compra de alguna prenda de ocasión siempre es una excusa perfecta en el caso de que queramos disfrutar con todo de esta fiesta.
En ese caso, una camisa de mujer, de ocasión, ronda en promedio entre los 1.200 y los 1.800 pesos. Mientras que un jeans tiene un costo de entre 1.390 y 1.990 en promedio. Ahora los zapatos son otra historia y pueden ir desde las clásicas botas hasta los zapatos con plataforma que pueden conseguirse a un promedio de entre 1.290 hasta los 2.900 pesos el par.
Para ellos la ropa es más clásica y una camisa ronda desde los 890 pesos hasta los 1.790 dependiendo de la onda, los jeans son una opción y van desde los 990 pesos hasta los 2.690. Mientras que el pantalón náutico pinzado va desde los 1.290 hasta los 1.690 en promedio.
Además las peluquerías esperan a decenas de hombres y mujeres que pasarán para verse bien, o al menos lo mejor posible, con costos promedio para caballeros de 200 pesos y para damas de entre 850 y hasta un poco más. Lo importante es invertir para verse bien, y no todo es dinero, aunque a la hora de querer gastar no se asombre porque todo cuesta y si se gasta hay que hacerlo rendir.

La Noche de la Nostalgia se ha convertido con el paso del tiempo en la fiesta más popular del país. Por lo tanto, la preparación de los devotos de esta celebración para disfrutar de la misma, se vuelve algo muy meticuloso y en ese aspecto, los aprontes comienzan con mucho tiempo de antelación.

Asimismo, salir en esta oportunidad requiere de un toque distinto. Si bien no es necesario vestir con ropa acorde a la adolescencia de cada uno o aún más atrás, yendo a los 80 y a los 70, el vestuario se vuelve importante a la hora de prepararse para ir a una fiesta de la Nostalgia.

En ese sentido, en esta entrega de nuestra sección semanal Detrás de los Números les damos a conocer algunos precios con opciones para salir el fin de semana y divertirse a pleno, en lo que se convierte en una oportunidad única en el año para mucha gente.

LAS CENAS SHOW

Para los más grandes las cenas show son el clásico de esta actividad, ya que son propicias para reunirse con barras de amigos y disfrutar de música en vivo, pudiendo interactuar con los aristas sobre el escenario y disfrutar en una propuesta que se hace entretenida porque resulta interactiva.

En ese caso, las cenas show en Salto son diversas y variadas, desde las más tradicionales hasta las menos formales, con precios que van desde los 500 pesos hasta los 1.300 y un poco más por persona, si el servicio que se presta en el lugar pretende ser realmente completo.

Allí se sirven comidas y bebidas a discreción, aunque dependiendo del valor del ticket que se pague.

LAS DISCOS

En cuanto a las discotecas las propuestas ya son tan variadas como distintas. Allí se puede participar de una actividad bailable, donde siempre dependiendo de quienes sean los disc jockey, el estilo marcará la tendencia del público y éste el de la música que se proponga durante toda la noche.

Aunque en ese aspecto, los protagonistas son siempre los mayores de 30 años, que usualmente son los que los fines de semana se quedan en casa. Para asistir directamente a estos locales bailables, los precios de las entradas varían bastante. Van desde los 150 pesos hasta los 350 pesos en promedio. Y adentro, un vaso de refresco puede llegar a pagarse entre 50 y 80 pesos. Mientras que el de cerveza entre 60 y 80 pesos.

Pero antes de salir hay que arreglarse, porque arreglarse siempre hace bien. Por lo tanto la compra de alguna prenda de ocasión siempre es una excusa perfecta en el caso de que queramos disfrutar con todo de esta fiesta.

En ese caso, una camisa de mujer, de ocasión, ronda en promedio entre los 1.200 y los 1.800 pesos. Mientras que un jeans tiene un costo de entre 1.390 y 1.990 en promedio. Ahora los zapatos son otra historia y pueden ir desde las clásicas botas hasta los zapatos con plataforma que pueden conseguirse a un promedio de entre 1.290 hasta los 2.900 pesos el par.

Para ellos la ropa es más clásica y una camisa ronda desde los 890 pesos hasta los 1.790 dependiendo de la onda, los jeans son una opción y van desde los 990 pesos hasta los 2.690. Mientras que el pantalón náutico pinzado va desde los 1.290 hasta los 1.690 en promedio.

Además las peluquerías esperan a decenas de hombres y mujeres que pasarán para verse bien, o al menos lo mejor posible, con costos promedio para caballeros de 200 pesos y para damas de entre 850 y hasta un poco más. Lo importante es invertir para verse bien, y no todo es dinero, aunque a la hora de querer gastar no se asombre porque todo cuesta y si se gasta hay que hacerlo rendir.

Los Números:

500 a 1.300 pesos cenas show

150 hasta 350 pesos un baile

850 pesos la peluquería de dama

1.200 a 1.800 una camisa

1.290 zapatos con plataforma

Publicado en - Titulares -, Detrás de los númerosComentarios (0)

La necesaria inversión para sostener la cultura del mate

El anuncio de la inminente suba de precios de la yerba mate, en un país donde el consumo de este producto es casi una religión y donde la cultura matera se ve afectada por los bemoles de la economía, es lastimoso. Aún así, los salteños tendrán que pagar una suma bastante considerable para darse el gusto de tomar mate.
Por eso para esta entrega de nuestra sección semanal Detrás de los Números, recorrimos los comercios de Salto para ponernos al corriente de los precios y saber cuánto debemos pagar para poder tomarnos un mate.
Además, para saber qué pasa si queremos obtener un nuevo equipo para degustar el tradicional ritual de los uruguayos, salimos a preguntar precios para saber cuánto cuesta renovar la bombilla, el mate y el termo, algo que un buen tomador de mate debe tener siempre en cuenta para estar a tono.
LA YERBA
Si bien el precio de la yerba varía según la marca, la cantidad, y la calidad de la misma, el precio promedio es de 105 pesos por un kilo. Alrededor de los 5 dólares, algo impensado en otras épocas, donde más allá de los avatares de la economía, el precio de los productos emblemáticos de la cultura de una sociedad, prácticamente no se tocaban. Sin embargo, ahora los arrastra la corriente y a la suba reciente, se le anunció otra de que trepará a los 125 pesos por kilogramo en promedio.
Pero los precios varían, en la mayoría de los lugares los  mismos van desde los 97 pesos hasta los 118 pesos el kilogramo de yerba mate. Más de lo que cuesta comprar cuatro litros de leche o hasta dos kilogramos de pan. Dinero con el cual se puede conseguir un kilo de asado, lo que coloca a éste ahora suntuoso bocado a la par de la yerba mate.
Por otro lado, el paso del tiempo lo pide y se muestra como necesario, el recambio del equipo de mate puede llegar a ser muy caro si adoptamos esta cultura de consumo de mate como algo muy en serio.
En ese sentido, una bombilla puede costar desde los 40 pesos hasta 239 si es de alpaca y artesanal, o 450 pesos uruguayos si es de plata y con inscripciones. En el caso de los termos, la variedad es aún mayor y los precios son un tanto más elevados.
En este producto encontramos desde un termo de acero de 1 litro por 239 pesos, hasta uno de acero reforzado en 950 pesos. Así como también los prestigosos termos de la marca Stanley a 2.300 pesos, así como otros forrados de cuero de colores por un precio que oscila entre los 670 y los 890 pesos.
Y después tenemos al mate, que es la vedette de este equipo que es parte clásica de la impronta de la uruguayez, mate forrado por 335 pesos y otros forrados en cuero y con borde de acero por 390 hasta 690 pesos. Así como también están los mates con virola, alpaca y posamate por 250 pesos y los de aluminio por 100 pesos. Por último y no menos tenido en cuenta, debe ser el limpia bombillas por precios entre los 14 y los 28 pesos.
Todo esto, para sostener la cultura de tomar mate, haciendo una inversión que vale el costo de lo que estamos apoyando.

El anuncio de la inminente suba de precios de la yerba mate, en un país donde el consumo de este producto es casi una religión y donde la cultura matera se ve afectada por los bemoles de la economía, es lastimoso. Aún así, los salteños tendrán que pagar una suma bastante considerable para darse el gusto de tomar mate.

Por eso para esta entrega de nuestra sección semanal Detrás de los Números, recorrimos los comercios de Salto para ponernos al corriente de los precios y saber cuánto debemos pagar para poder tomarnos un mate.

Además, para saber qué pasa si queremos obtener un nuevo equipo para degustar el tradicional ritual de los uruguayos, salimos a preguntar precios para saber cuánto cuesta renovar la bombilla, el mate y el termo, algo que un buen tomador de mate debe tener siempre en cuenta para estar a tono.

LA YERBA

Si bien el precio de la yerba varía según la marca, la cantidad, y la calidad de la misma, el precio promedio es de 105 pesos por un kilo. Alrededor de los 5 dólares, algo impensado en otras épocas, donde más allá de los avatares de la economía, el precio de los productos emblemáticos de la cultura de una sociedad, prácticamente no se tocaban. Sin embargo, ahora los arrastra la corriente y a la suba reciente, se le anunció otra de que trepará a los 125 pesos por kilogramo en promedio.

Pero los precios varían, en la mayoría de los lugares los  mismos van desde los 97 pesos hasta los 118 pesos el kilogramo de yerba mate. Más de lo que cuesta comprar cuatro litros de leche o hasta dos kilogramos de pan. Dinero con el cual se puede conseguir un kilo de asado, lo que coloca a éste ahora suntuoso bocado a la par de la yerba mate.

Por otro lado, el paso del tiempo lo pide y se muestra como necesario, el recambio del equipo de mate puede llegar a ser muy caro si adoptamos esta cultura de consumo de mate como algo muy en serio.

En ese sentido, una bombilla puede costar desde los 40 pesos hasta 239 si es de alpaca y artesanal, o 450 pesos uruguayos si es de plata y con inscripciones. En el caso de los termos, la variedad es aún mayor y los precios son un tanto más elevados.

En este producto encontramos desde un termo de acero de 1 litro por 239 pesos, hasta uno de acero reforzado en 950 pesos. Así como también los prestigosos termos de la marca Stanley a 2.300 pesos, así como otros forrados de cuero de colores por un precio que oscila entre los 670 y los 890 pesos.

Y después tenemos al mate, que es la vedette de este equipo que es parte clásica de la impronta de la uruguayez, mate forrado por 335 pesos y otros forrados en cuero y con borde de acero por 390 hasta 690 pesos. Así como también están los mates con virola, alpaca y posamate por 250 pesos y los de aluminio por 100 pesos. Por último y no menos tenido en cuenta, debe ser el limpia bombillas por precios entre los 14 y los 28 pesos.

Todo esto, para sostener la cultura de tomar mate, haciendo una inversión que vale el costo de lo que estamos apoyando.

Los Números:

97 a 118 pesos el kilo de yerba

40 a 450 pesos una bombilla

335 a 2.300 un termo

100 a 690 pesos un mate

14 pesos un limpiabombillas

Publicado en Detrás de los númerosComentarios (0)

Incremento de ingreso medio de hogares acompasa el aumento de la inflación

Mientras la inflación trepó al 8,75 por ciento en el mes de julio, y el precio del dólar en pizarra llegó a 22 pesos en pizarra, el Gobierno dio a conocer que se registró un aumento del ingreso promedio en los hogares de todo el país.
Según lo que informa en las últimas horas el Instituto Nacional de Estadística (INE), el promedio de los ingresos de los uruguayos, aumentó en los últimos tiempos. Aunque esta situación contraviene con la disminución del poder de compra que ha sido anunciado por las cámaras empresariales de todo el país, las que coinciden en que la gente gasta cada vez menos, porque el nivel de endeudamiento interno crece y crece.
Asimismo, el anuncio de inflación que aparece como primer tema, es el que en realidad condice con la realidad de precios que puede verificarse en los supermercados, donde cada vez se adquieren menos artículos por más dinero.
Por eso, en esta entrega especial de nuestra sección semanal Detrás de los Números, daremos a conocer algunos datos que brinda el gobierno nacional sobre la marcha de la economía nacional y a su vez, mostraremos algunos precios de productos que son considerados básicos en la canasta familiar, cuya evolución también ha sido sorprendente.
MÁS PLATA
Para el Gobierno nacional en los últimos tiempos el Ingreso Medio de los Hogares, sin aguinaldo ni valor locativo, aumentó considerablemente y el promedio de lo que entra por mes en el hogar de una familia uruguaya es de 38 mil pesos, siendo en Montevideo el valor promedio de 44.000 pesos y en el interior de 36.000 pesos, según el Instituto Nacional de Estadística (INE).
En ese aspecto se destaca la diferencia de ingresos entre lo que percibe un hogar promedio de Montevideo y otro del interior del país, y las diferencias son aún más pronunciadas con respecto a las zonas rurales y a las poblaciones menores a los 5 mil habitantes.
Por otra parte, la Encuesta Continua de Hogares realizada por el INE, reveló que el 97,5% de los hogares uruguayos poseía un refrigerador, con o sin frezeer. También se desprende de la misma que que casi el 91% tiene radio en su casa y el 80,1% posee calefón o termofón.
Asimismo, el 64% de los hogares posee un microcomputador que puede ser laptop o netbook, y el 48,4% tiene acceso a Internet. Mientras que los hogares uruguayos con conexión a televisión por cable llega al 60,7%. En el mismo rubro de entretenimientos, la encuesta reveló que el 44,3% de los hogares tenía dos o más televisores color, y el 47,5% un televisor color. Asimismo, más de la mitad de los hogares (54,2%) poseía un reproductor DVD. En tanto, el 64,8% tenía teléfono fijo.
LA INFLACIÓN
Mientras tanto, la inflación llegó al 8,75 por ciento en lo que va del año, en el mes de julio y los precios de la canasta básica lejos de estabilizarse sufrieron “ajustes” que impactaron en el bolsillo del consumidor local. Por ejemplo, el precio de un paquete de harina leudante se mantiene en 52 pesos el kilogramo pero un pan de cuarto kilo que se pagaba en promedio de 15 pesos, ahora está en promedio entre los 19 y los 29 pesos.
Al tiempo que la vedette del mes es el kilogramo de yerba mate, que pasó a costar 110 pesos de un promedio de 92 pesos el kilo. Asimismo, el kilogramo de azúcar ronda los 35 pesos y en algunos casos 31 en caso de oferta. Mientras que la polenta que valía 17 pasó 21 pesos y el fideo subió de 23 a 27 pesos.
Así las cosas, mientras el ingreso medio en los hogares “aumenta” para el gobierno, también lo hacen los precios en los supermercados y esto deriva que la inflación acompase ese crecimiento de la ganancia que supuestamente tienen los integrantes de la población económicamente activa.

Mientras la inflación trepó al 8,75 por ciento en el mes de julio, y el precio del dólar en pizarra llegó a 22 pesos en pizarra, el Gobierno dio a conocer que se registró un aumento del ingreso promedio en los hogares de todo el país.

Según lo que informa en las últimas horas el Instituto Nacional de Estadística (INE), el promedio de los ingresos de los uruguayos, aumentó en los últimos tiempos. Aunque esta situación contraviene con la disminución del poder de compra que ha sido anunciado por las cámaras empresariales de todo el país, las que coinciden en que la gente gasta cada vez menos, porque el nivel de endeudamiento interno crece y crece.

Asimismo, el anuncio de inflación que aparece como primer tema, es el que en realidad condice con la realidad de precios que puede verificarse en los supermercados, donde cada vez se adquieren menos artículos por más dinero.

Por eso, en esta entrega especial de nuestra sección semanal Detrás de los Números, daremos a conocer algunos datos que brinda el gobierno nacional sobre la marcha de la economía nacional y a su vez, mostraremos algunos precios de productos que son considerados básicos en la canasta familiar, cuya evolución también ha sido sorprendente.

MÁS PLATA

Para el Gobierno nacional en los últimos tiempos el Ingreso Medio de los Hogares, sin aguinaldo ni valor locativo, aumentó considerablemente y el promedio de lo que entra por mes en el hogar de una familia uruguaya es de 38 mil pesos, siendo en Montevideo el valor promedio de 44.000 pesos y en el interior de 36.000 pesos, según el Instituto Nacional de Estadística (INE).

En ese aspecto se destaca la diferencia de ingresos entre lo que percibe un hogar promedio de Montevideo y otro del interior del país, y las diferencias son aún más pronunciadas con respecto a las zonas rurales y a las poblaciones menores a los 5 mil habitantes.

Por otra parte, la Encuesta Continua de Hogares realizada por el INE, reveló que el 97,5% de los hogares uruguayos poseía un refrigerador, con o sin frezeer. También se desprende de la misma que que casi el 91% tiene radio en su casa y el 80,1% posee calefón o termofón.

Asimismo, el 64% de los hogares posee un microcomputador que puede ser laptop o netbook, y el 48,4% tiene acceso a Internet. Mientras que los hogares uruguayos con conexión a televisión por cable llega al 60,7%. En el mismo rubro de entretenimientos, la encuesta reveló que el 44,3% de los hogares tenía dos o más televisores color, y el 47,5% un televisor color. Asimismo, más de la mitad de los hogares (54,2%) poseía un reproductor DVD. En tanto, el 64,8% tenía teléfono fijo.

LA INFLACIÓN

Mientras tanto, la inflación llegó al 8,75 por ciento en lo que va del año, en el mes de julio y los precios de la canasta básica lejos de estabilizarse sufrieron “ajustes” que impactaron en el bolsillo del consumidor local. Por ejemplo, el precio de un paquete de harina leudante se mantiene en 52 pesos el kilogramo pero un pan de cuarto kilo que se pagaba en promedio de 15 pesos, ahora está en promedio entre los 19 y los 29 pesos.

Al tiempo que la vedette del mes es el kilogramo de yerba mate, que pasó a costar 110 pesos de un promedio de 92 pesos el kilo. Asimismo, el kilogramo de azúcar ronda los 35 pesos y en algunos casos 31 en caso de oferta. Mientras que la polenta que valía 17 pasó 21 pesos y el fideo subió de 23 a 27 pesos.

Así las cosas, mientras el ingreso medio en los hogares “aumenta” para el gobierno, también lo hacen los precios en los supermercados y esto deriva que la inflación acompase ese crecimiento de la ganancia que supuestamente tienen los integrantes de la población económicamente activa.

Los Números:

38.000 pesos ingreso medio hogares

8,75 porcentaje de inflación 2013

29 pesos un pan de cuarto kilo

110 pesos kilo de yerba mate

Publicado en - Titulares -, Detrás de los númerosComentarios (0)

Armando el dormitorio de nuestros hijos

Los niños crecen y sus necesidades también, por eso cuando estamos viviendo el proceso de crianza de nuestros chicos, lo mejor es tener en cuenta qué es lo que ellos necesitan para ir conformando su espacio, porque al saberlo, nos pondremos a pensar en qué comprarles para armarles su dormitorio. Los niños necesitan su espacio y hacer el esfuerzo por construirles su propio espacio, es una manera de ayudarlos a ir redefiniendo su identidad, algo que es bien importante si se toma en cuenta lo que esto significa.
En ese aspecto, el hecho de poder redefinir lo que podamos comenzar a observar para el armado del dormitorio del más pequeño de la familia, es algo bien importante. Sobre todo algo importante a tener en cuenta, es la calidad de los muebles que uno adquiere para que sean duraderos y los pueda disfrutar tanto el benjamín de la casa como el resto del núcleo familiar.
Por esa razón, en esta entrega de nuestra sección semanal Detrás de los Números, les compartimos a ustedes algunos precios para aproximarnos a saber cuántos nos costaría ir equipando el dormitorio de nuestro retoño.
CAMAS, CÓMODAS
Y MUCHOS
ALMOHADONES
Lo primero que miramos los padres a la hora de comprar muebles para nuestros pequeños, es sin lugar a dudas, las camas donde deberán dormir nuestros niños. Observamos que sean de material fuerte, que duren y que no presenten riesgos para ellos de ningún tipo.
En ese aspecto puntual, hay varios criterios que en cierta medida son aplicables pero que los progenitores flexibilizamos aunque con cierta rigurosidad a la hora de adquirir un mueble de esta naturaleza.
Por eso las camas para niños podemos encontrar tipo cuna, que van desde 3.500 pesos, hasta 10.800, con madera fuerte especialmente construida para niños, pasando por intermedias de 4.800 pesos y aún más baratas, que son solamente camas con colchón de una plaza para los más chicos, desde 1.400 pesos. Asimismo, los baúles para niños, donde se puede guardar de todo, desde juguetes, hasta ropa y los útiles escolares, los mismos vienen de madera y están hechos de distintos colores, cuyo precio va desde 790 pesos hasta los 2.900, dependiendo de la calidad de la madera y del material con el que esté reforzado el mismo.
También encontramos cajoneras con distintos motivos, colores y tamaños, las que depende del estilo del chico, o incluso del que queramos darle, van desde los 1.500 pesos hasta los 2.300 pesos usualmente.
Y lo que nunca está demás y siempre son necesarios son los roperos. Y estos marcan el perfil de todo un dormitorio así como también lo que esto implica para el niño que habitará ese lugar por el resto de sus días. En ese aspecto, los roperos para niños pueden encontrarse en los distintos comercios de plaza desde los 8.200 grandes, espaciosos y de buena calidad, así como también los hay por 3.200 pesos y 13.500.
Lo que importa es poder darle lo básico, para que tenga un lugar donde pueda expresarse, descansar, compartir con los amigos y su familia, y que sienta que desde allí debe expandir sus horizontes, sobre todo esto último, es lo mejor que podamos legarles.

Los niños crecen y sus necesidades también, por eso cuando estamos viviendo el proceso de crianza de nuestros chicos, lo mejor es tener en cuenta qué es lo que ellos necesitan para ir conformando su espacio, porque al saberlo, nos pondremos a pensar en qué comprarles para armarles su dormitorio. Los niños necesitan su espacio y hacer el esfuerzo por construirles su propio espacio, es una manera de ayudarlos a ir redefiniendo su identidad, algo que es bien importante si se toma en cuenta lo que esto significa.

En ese aspecto, el hecho de poder redefinir lo que podamos comenzar a observar para el armado del dormitorio del más pequeño de la familia, es algo bien importante. Sobre todo algo importante a tener en cuenta, es la calidad de los muebles que uno adquiere para que sean duraderos y los pueda disfrutar tanto el benjamín de la casa como el resto del núcleo familiar.

Por esa razón, en esta entrega de nuestra sección semanal Detrás de los Números, les compartimos a ustedes algunos precios para aproximarnos a saber cuántos nos costaría ir equipando el dormitorio de nuestro retoño.

CAMAS, CÓMODAS Y MUCHOS ALMOHADONES

Lo primero que miramos los padres a la hora de comprar muebles para nuestros pequeños, es sin lugar a dudas, las camas donde deberán dormir nuestros niños. Observamos que sean de material fuerte, que duren y que no presenten riesgos para ellos de ningún tipo.

En ese aspecto puntual, hay varios criterios que en cierta medida son aplicables pero que los progenitores flexibilizamos aunque con cierta rigurosidad a la hora de adquirir un mueble de esta naturaleza.

Por eso las camas para niños podemos encontrar tipo cuna, que van desde 3.500 pesos, hasta 10.800, con madera fuerte especialmente construida para niños, pasando por intermedias de 4.800 pesos y aún más baratas, que son solamente camas con colchón de una plaza para los más chicos, desde 1.400 pesos. Asimismo, los baúles para niños, donde se puede guardar de todo, desde juguetes, hasta ropa y los útiles escolares, los mismos vienen de madera y están hechos de distintos colores, cuyo precio va desde 790 pesos hasta los 2.900, dependiendo de la calidad de la madera y del material con el que esté reforzado el mismo.

También encontramos cajoneras con distintos motivos, colores y tamaños, las que depende del estilo del chico, o incluso del que queramos darle, van desde los 1.500 pesos hasta los 2.300 pesos usualmente.

Y lo que nunca está demás y siempre son necesarios son los roperos. Y estos marcan el perfil de todo un dormitorio así como también lo que esto implica para el niño que habitará ese lugar por el resto de sus días. En ese aspecto, los roperos para niños pueden encontrarse en los distintos comercios de plaza desde los 8.200 grandes, espaciosos y de buena calidad, así como también los hay por 3.200 pesos y 13.500.

Lo que importa es poder darle lo básico, para que tenga un lugar donde pueda expresarse, descansar, compartir con los amigos y su familia, y que sienta que desde allí debe expandir sus horizontes, sobre todo esto último, es lo mejor que podamos legarles.

Los Números:

A partir de 3.500 pesos las camas cunas

790 pesos y más, los baúles para niños

1.500 pesos las cajoneras

8.200 pesos los roperos para niños

Publicado en - Titulares -, Detrás de los númerosComentarios (1)

Las vacaciones de invierno a la vuelta de la esquina y Salto es una oferta garantida

Se vienen las vacaciones y ahora es tiempo de tener que salir con la familia. Para eso Salto también es un destino que a los locatarios nos sirve y nos gusta para poder disfrutarlo a pleno con nuestros chicos, ya que se llevarán a cabo actividades tanto de teatro para niños, cine, termas y paseos públicos que se han puesto a punto para recibir a los visitantes.
En ese aspecto, salir con la familia es un evento bien valorado para los que trabajan todo el año, que quieren encontrar un momento de esparcimiento junto a los suyos de la mejor manera posible. En ese sentido, viene bien saber cuáles son las bondades que nos ofrece nuestro entorno y poder tomar una decisión hacia dónde ir al momento de querer escuchar la risa de los niños y el momento de encuentro con nuestra familia.
Pero no todo es tanto, ni tampoco es muy poco. Es decir, los costos pueden asumirse si uno maneja con raciocinio los precios de los servicios que se ofrecen, que por estas horas pululan por todo Salto tratando de captar a visitantes y locatarios.
Por eso, en esta entrega de nuestra sección semanal Detrás de los Números hoy hablaremos de los costos que tenemos para salir de vacaciones con nuestra familia en una fecha tan esperada por los chicos como lo son las vacaciones de invierno, que a su vez marca el cumplimiento de la mitad del año.
LAS TERMAS
Uno de los paseos preferidos de los chicos son los parques acuáticos. A estos se accede por distintos costos, la entrada general es de 180 pesos, pero si uno saca una entrada por tres días abonará solamente 360 pesos. Allí se encontrará diversión de todo tipo con juegos para los más chicos y lugares de descanso para los más grandes.
No obstante, la entrada a las termas es significativamente más barata y allí, pese a que solamente existen las piscinas tradicionales, la diversión corre por cuenta propia. Para entrar a las termas el costo de la entrada es de 80 pesos uruguayos, aunque hay precios más accesibles como por ejemplo para los niños por un costo de 40 pesos.
Por otro lado, la entrada al cine que además de variar su cartelera semanal ofrece estrenos de primer nivel, tiene precios variados. Para las películas que se proyectan en 3 D, los fines de semana, el costo es de 140 pesos, mientras que el resto de la semana es de 120 pesos. Al tiempo que el resto de las películas, los precios oscilan en los 90 pesos todos los días. El pop por 65 pesos y el refresco por otros 35 pesos, se vuelven importantes a la hora de acompañar una buena película.
Asimismo, para ver espectáculos de teatro para niños, que se ofrecerá en el correr de esta semana en el teatro Larrañaga, el costo será de 100 pesos uruguayos. Aunque asimismo, salir a comer una pizza con muzzarella y un refresco, que por un gasto entre 300 y 400 pesos bien invertidos, se puede disfrutar en familia un momento de salida con los más chicos, algo que siempre viene bien.
Por otro lado, la oferta hotelera en las Termas del Daymán es variada y en Arapey otro tanto. Allí los precios rondan los 60 dólares la noche en un hotel de mediana categoría y se puede almorzar o cenar por 1.000 pesos una familia de 4 personas.
n

Se vienen las vacaciones y ahora es tiempo de tener que salir con la familia. Para eso Salto también es un destino que a los locatarios nos sirve y nos gusta para poder disfrutarlo a pleno con nuestros chicos, ya que se llevarán a cabo actividades tanto de teatro para niños, cine, termas y paseos públicos que se han puesto a punto para recibir a los visitantes.

En ese aspecto, salir con la familia es un evento bien valorado para los que trabajan todo el año, que quieren encontrar un momentoIMG_9540 de esparcimiento junto a los suyos de la mejor manera posible. En ese sentido, viene bien saber cuáles son las bondades que nos ofrece nuestro entorno y poder tomar una decisión hacia dónde ir al momento de querer escuchar la risa de los niños y el momento de encuentro con nuestra familia.

Pero no todo es tanto, ni tampoco es muy poco. Es decir, los costos pueden asumirse si uno maneja con raciocinio los precios de los servicios que se ofrecen, que por estas horas pululan por todo Salto tratando de captar a visitantes y locatarios.

Por eso, en esta entrega de nuestra sección semanal Detrás de los Números hoy hablaremos de los costos que tenemos para salir de vacaciones con nuestra familia en una fecha tan esperada por los chicos como lo son las vacaciones de invierno, que a su vez marca el cumplimiento de la mitad del año.

LAS TERMAS

Uno de los paseos preferidos de los chicos son los parques acuáticos. A estos se accede por distintos costos, la entrada general es de 180 pesos, pero si uno saca una entrada por tres días abonará solamente 360 pesos. Allí se encontrará diversión de todo tipo con juegos para los más chicos y lugares de descanso para los más grandes.

No obstante, la entrada a las termas es significativamente más barata y allí, pese a que solamente existen las piscinas tradicionales, la diversión corre por cuenta propia. Para entrar a las termas el costo de la entrada es de 80 pesos uruguayos, aunque hay precios más accesibles como por ejemplo para los niños por un costo de 40 pesos.

Por otro lado, la entrada al cine que además de variar su cartelera semanal ofrece estrenos de primer nivel, tiene precios variados. Para las películas que se proyectan en 3 D, los fines de semana, el costo es de 140 pesos, mientras que el resto de la semana es de 120 pesos. Al tiempo que el resto de las películas, los precios oscilan en los 90 pesos todos los días. El pop por 65 pesos y el refresco por otros 35 pesos, se vuelven importantes a la hora de acompañar una buena película.

Asimismo, para ver espectáculos de teatro para niños, que se ofrecerá en el correr de esta semana en el teatro Larrañaga, el costo será de 100 pesos uruguayos. Aunque asimismo, salir a comer una pizza con muzzarella y un refresco, que por un gasto entre 300 y 400 pesos bien invertidos, se puede disfrutar en familia un momento de salida con los más chicos, algo que siempre viene bien.

Por otro lado, la oferta hotelera en las Termas del Daymán es variada y en Arapey otro tanto. Allí los precios rondan los 60 dólares la noche en un hotel de mediana categoría y se puede almorzar o cenar por 1.000 pesos una familia de 4 personas.

Los Números:

180 pesos entrada al parque acuático

80 pesos entrada a las Termas

140 pesos la entrada al cine

400 pesos la salida a la pizzería

60 dólares la noche de Hotel

Publicado en - Titulares -, Detrás de los númerosComentarios (0)

El tiempo pasa y los cumpleaños se vienen

El tiempo pasa y los cumpleaños suceden, es así que debemos ponernos en campaña porque sino llega el día y no habremos hecho nada al respecto. Es muy bueno ir teniendo en cuenta qué queremos hacer y cuánto podemos pagar, o sobre todas las cosas, cuánto estamos dispuestos a desembolsar para la celebración del nuevo aniversario de un ser querido.
Por eso, y como a todos nos pasa inevitablemente que tendremos que comprometernos con el cumpleaños de alguien, sino del nuestro, salimos a preguntar precios con la finalidad de tener una idea de cuánto podremos gastar para festejar el cumpleaños de nuestro prójimo que espera que así lo hagamos.
En ese sentido, en esta entrega de nuestra sección semanal Detrás de los Números, les contamos cuánto sale festejarle el cumpleaños al nene, que viene con la troupe de amigos y donde nosotros, aprovechamos también a llevar los nuestros.
SALIR CORRIENDO
No alcanzamos a comprar los globos, que ya estamos pensando qué es lo que se va a poner el día de su cumpleaños. Por eso primero que nada, vamos y le compramos un enterito de jeans que en el mercado ronda entre los 790 y los 890 pesos, aunque también puede conseguirse conjuntos de jogging por 435 pesos y camisetas que cuestan entre 75 y 125 pesos.
Pero después seguimos viaje porque el cumpleaños debe empezar por la torta. Entonces conseguimos precios de todo tipo. Desde 550 pesos una torta estándar para 20 personas hasta una de  1.300 para muchos más con una decoración bien nutrida, y otra de 800 pesos con algo menos recargada pero de buena calidad.
Ellos prefieren tomar jugos y podemos conseguirle jugos naturales envasados por 80 pesos los tres litros, hasta el jugolín en polvo que se adquiere a 9 pesos en cualquier supermercado. Pero también están los grandes que tiene que tomar algo y compramos refrescos sabor Cola a 280 pesos el fardo de 6 botellas de 2 litros y cuarto.
Las pizzas se hacen infaltables en cualquier fiesta y se vuelven importantes. Para esto pueden comprarse las ricas ruedas artesanales a 55 pesos cada una y las rellenas de la pizzería del barrio que llega a los 120 pesos con muzzarella y pronta para servir.
Pero los arreglos son algo esencial para los niños y como no hay fiesta de cumpleaños sin globos, compramos los de colores lisos a 80 pesos la docena y a 120 pesos los 10 globos ya con dibujos estampados, a lo que se le suma algo más de cotillón que lo agregamos para los niños, lo que ronda  en un valor de 300 pesos y los caramelos cuya repartida no puede estar ausente, cuya bolsa la compramos a 110 pesos y trae un montón.
También puede haber sandwiches, tortas y helado, todo esto por un valor entre los 800 y los 1.000 pesos, pero sumémosle sorpresitas y tarjetas que llevan también lo suyo.
A grandes rasgos un cumpleaños infantil casi completo, no baja de 3.500 pesos. Hay que poner, los chicos se tienen que divertir y los grandes tenemos que quedarnos satisfechos luego de verlos sonreír y ahí es cuando recién nos ponemos a pensar, que el esfuerzo que hagamos bien vale la pena.

El tiempo pasa y los cumpleaños suceden, es así que debemos ponernos en campaña porque sino llega el día y no habremos hecho nada al respecto. Es muy bueno ir teniendo en cuenta qué queremos hacer y cuánto podemos pagar, o sobre todas las cosas, cuánto estamos dispuestos a desembolsar para la celebración del nuevo aniversario de un ser querido.

Por eso, y como a todos nos pasa inevitablemente que tendremos que comprometernos con el cumpleaños de alguien, sino del nuestro, salimos a preguntar precios con la finalidad de tener una idea de cuánto podremos gastar para festejar el cumpleaños de nuestro prójimo que espera que así lo hagamos.

En ese sentido, en esta entrega de nuestra sección semanal Detrás de los Números, les contamos cuánto sale festejarle el cumpleaños al nene, que viene con la troupe de amigos y donde nosotros, aprovechamos también a llevar los nuestros.

SALIR CORRIENDO

No alcanzamos a comprar los globos, que ya estamos pensando qué es lo que se va a poner el día de su cumpleaños. Por eso primero que nada, vamos y le compramos un enterito de jeans que en el mercado ronda entre los 790 y los 890 pesos, aunque también puede conseguirse conjuntos de jogging por 435 pesos y camisetas que cuestan entre 75 y 125 pesos.

Pero después seguimos viaje porque el cumpleaños debe empezar por la torta. Entonces conseguimos precios de todo tipo. Desde 550 pesos una torta estándar para 20 personas hasta una de  1.300 para muchos más con una decoración bien nutrida, y otra de 800 pesos con algo menos recargada pero de buena calidad.

Ellos prefieren tomar jugos y podemos conseguirle jugos naturales envasados por 80 pesos los tres litros, hasta el jugolín en polvo que se adquiere a 9 pesos en cualquier supermercado. Pero también están los grandes que tiene que tomar algo y compramos refrescos sabor Cola a 280 pesos el fardo de 6 botellas de 2 litros y cuarto.

Las pizzas se hacen infaltables en cualquier fiesta y se vuelven importantes. Para esto pueden comprarse las ricas ruedas artesanales a 55 pesos cada una y las rellenas de la pizzería del barrio que llega a los 120 pesos con muzzarella y pronta para servir.

Pero los arreglos son algo esencial para los niños y como no hay fiesta de cumpleaños sin globos, compramos los de colores lisos a 80 pesos la docena y a 120 pesos los 10 globos ya con dibujos estampados, a lo que se le suma algo más de cotillón que lo agregamos para los niños, lo que ronda  en un valor de 300 pesos y los caramelos cuya repartida no puede estar ausente, cuya bolsa la compramos a 110 pesos y trae un montón.

También puede haber sandwiches, tortas y helado, todo esto por un valor entre los 800 y los 1.000 pesos, pero sumémosle sorpresitas y tarjetas que llevan también lo suyo.

A grandes rasgos un cumpleaños infantil casi completo, no baja de 3.500 pesos. Hay que poner, los chicos se tienen que divertir y los grandes tenemos que quedarnos satisfechos luego de verlos sonreír y ahí es cuando recién nos ponemos a pensar, que el esfuerzo que hagamos bien vale la pena.

Los Números:

600 pesos la torta

80 pesos el jugo natural

120 pesos la pizza

80 pesos los globos

110 pesos los caramelos

Publicado en Detrás de los númerosComentarios (0)

Comer sano es lo recomendable, gastar lo necesario es lo ideal

Se vino el invierno y es bueno tener en cuenta que la alimentación debe ser lo primordial para estar bien nutridos y no pescar ninguna enfermedad que nos deje fuera de combate. En ese aspecto, es que debemos buscar las comidas que nos permitan alimentarnos correctamente, y si bien los precios  que están en cartelera no son muchas veces los más permisibles para poder adquirir todo lo que nos interesa y nos hace falta, al menos debemos hacer un listado de lo que debemos comprar con lo que ganamos para poder comer bien y estar preparados para lo que venga.
En ese sentido, en esta entrega de nuestra sección semanal Detrás de los Números les damos a conocer una lista de productos que pueden ser considerados ideales como parar armar una de las comidas más típicas del invierno, la paella.
Se trata de una de las exquisiteces que pueden prepararse a gusto del consumidor y que luego podemos repetir en reiteradas ocasiones si la misma nos sale abundante, y así ya aliviamos la carga de tener que volver a cocinar al menos por un mismo día o dos.
Si bien la evolución de los precios al consumo se mantiene con incrementos leves que terminan en sutiles remarques en las góndolas de los supermercados, la situación es motivo más que suficiente para tratar de invertir dinero que permita que la población acceda al consumo adecuado.
Por eso, vamos por lo que falta para una paella, que alimenta y gusta, y nos permite degustarla con la bebida de nuestra preferencia.
LOS PRECIOS
Con la finalidad de poder acceder a los alimentos suficientes para elaborar la comida de nuestra preferencia, buscamos en tres supermercados de Salto los precios para hacer un promedio y tener una idea de cuánto vamos a gastar en todo esto.
Para empezar, hay que comprar carne de cerdo cuyo costo ronda los 199 pesos el kilo. Aunque la receta dice que se necesitan unos 150 gramos así que podemos llegar a gastar entre 50 y 60 pesos, y con eso es suficiente. La misma se mezcla con carne de pollo, algo que deja un sabor único y exclusivo de la paella.
Los mejores chef concuerdan con que en una olla donde se pretenda preparar una comida para cuatro personas, con medio kilo de pollo, es suficiente. Actualmente el kilo de pollo se vende a 83 pesos uruguayos.
Pero en el ramo de las verduras compramos el ajo a 19 pesos cada uno del cual en este caso precisamos solamente dos dientes, el morrón que se compra a unos 89 pesos el kilo, tomate triturado que compramos a 57 pesos la botella de 1000 cc., aunque solo requerimos de una quinta parte, también necesitamos arroz, cuyo costo en el mercado ronda los 34 pesos el kilo.
Y en estos casos la paella, se entremezcla con mariscos y podemos adquirir calamares a 199 pesos el kilo, aunque solamente precisamos gastar entre 50 y 60 pesos para comprar lo que necesitamos para esta comida, langostinos (a gusto del consumidor) 215 pesos el kilo pero solamente con 200 gramos alcanza, mejillones a 45 pesos el kilo y porotos que se compran a 55 pesos el kilo, azafrán a 108 pesos y sal fina a 28 pesos el paquete. También puede comprarse caldo de gallina a 35 pesos los tres cubitos y queso rallado a gusto del consumidor a 129 pesos el paquete de 250 gramos.
Con esto, habremos cocinado para cuatro personas, y consumido lo que necesitamos para estar fuertes y sanos, y enfrentar el frío que de a poco empieza a soplar y busca quedarse al menos por unos días.

Se vino el invierno y es bueno tener en cuenta que la alimentación debe ser lo primordial para estar bien nutridos y no pescar ninguna enfermedad que nos deje fuera de combate. En ese aspecto, es que debemos buscar las comidas que nos permitan alimentarnos correctamente, y si bien los precios  que están en cartelera no son muchas veces los más permisibles para poder adquirir todo lo que nos interesa y nos hace falta, al menos debemos hacer un listado de lo que debemos comprar con lo que ganamos para poder comer bien y estar preparados para lo que venga.

En ese sentido, en esta entrega de nuestra sección semanal Detrás de los Números les damos a conocer una lista de productos que pueden ser considerados ideales como parar armar una de las comidas más típicas del invierno, la paella.

Se trata de una de las exquisiteces que pueden prepararse a gusto del consumidor y que luego podemos repetir en reiteradas ocasiones si la misma nos sale abundante, y así ya aliviamos la carga de tener que volver a cocinar al menos por un mismo día o dos.

Si bien la evolución de los precios al consumo se mantiene con incrementos leves que terminan en sutiles remarques en las góndolas de los supermercados, la situación es motivo más que suficiente para tratar de invertir dinero que permita que la población acceda al consumo adecuado.

Por eso, vamos por lo que falta para una paella, que alimenta y gusta, y nos permite degustarla con la bebida de nuestra preferencia.

LOS PRECIOS

Con la finalidad de poder acceder a los alimentos suficientes para elaborar la comida de nuestra preferencia, buscamos en tres supermercados de Salto los precios para hacer un promedio y tener una idea de cuánto vamos a gastar en todo esto.

Para empezar, hay que comprar carne de cerdo cuyo costo ronda los 199 pesos el kilo. Aunque la receta dice que se necesitan unos 150 gramos así que podemos llegar a gastar entre 50 y 60 pesos, y con eso es suficiente. La misma se mezcla con carne de pollo, algo que deja un sabor único y exclusivo de la paella.

Los mejores chef concuerdan con que en una olla donde se pretenda preparar una comida para cuatro personas, con medio kilo de pollo, es suficiente. Actualmente el kilo de pollo se vende a 83 pesos uruguayos.

Pero en el ramo de las verduras compramos el ajo a 19 pesos cada uno del cual en este caso precisamos solamente dos dientes, el morrón que se compra a unos 89 pesos el kilo, tomate triturado que compramos a 57 pesos la botella de 1000 cc., aunque solo requerimos de una quinta parte, también necesitamos arroz, cuyo costo en el mercado ronda los 34 pesos el kilo.

Y en estos casos la paella, se entremezcla con mariscos y podemos adquirir calamares a 199 pesos el kilo, aunque solamente precisamos gastar entre 50 y 60 pesos para comprar lo que necesitamos para esta comida, langostinos (a gusto del consumidor) 215 pesos el kilo pero solamente con 200 gramos alcanza, mejillones a 45 pesos el kilo y porotos que se compran a 55 pesos el kilo, azafrán a 108 pesos y sal fina a 28 pesos el paquete. También puede comprarse caldo de gallina a 35 pesos los tres cubitos y queso rallado a gusto del consumidor a 129 pesos el paquete de 250 gramos.

Con esto, habremos cocinado para cuatro personas, y consumido lo que necesitamos para estar fuertes y sanos, y enfrentar el frío que de a poco empieza a soplar y busca quedarse al menos por unos días.

Los Números:

199 pesos el kilo de carne de cerdo

83 pesos el kilo de pollo

19 pesos el ajo

45 pesos mejillones

55 pesos porotos

89 pesos el morrón

Publicado en - Titulares -, Detrás de los númerosComentarios (0)

El buen comer del uruguayo como parte de su cultura

Comer carne para el uruguayo es parte de su cultura. Según la estadísticas oficiales difundidas por el gobierno el año pasado, los uruguayos comemos entre 95 y 98 kilogramos de carne al año por persona. Lo que nos hace uno de los países más carnívoros del mundo.
Empero, hay un impedimento que se genera cada vez que pensamos en comernos un buen asado, o un trozo de carne jugosa para asarla en la parrilla o en la estufa, algo ideal en estos tiempos en los que comenzamos a vivir los primeros fríos y que todo lo que nos acerque al calor del hogar nos deja con mejor ánimo para enfrentar el día, los precios.
Por cultura, el uruguayo promedio y llamo promedio a aquel que puede comer decentemente sin que le falte nada, o al menos no lo indispensable. Pero los problemas del mercado que aducen los frigoríficos para vender la carne a precios accesibles, no permiten que la cultura prime sobre los valores económicos y en ese aspecto, comer carne en un país como éste, que es productor de carne, es toda una hazaña para el trabajador promedio, que son la mayoría absoluta de los consumidores.
Aunque en ese sentido, en la presente entrega de nuestra sección semanal Detrás de los Números, les acercamos algunos de los precios en los que usted puede encontrar la carne en su comercio de confianza. Ahora, poder acceder a ellos tanto como lo sienta necesario, es otra historia.
COMER CARNE
Para empezar, el precio de la tira de asado se vuelve la consulta favorita de los consumidores puede conseguirla por un precio que oscila entre los 115 y los 132 pesos el kilo en promedio. Tratándose siempre de carne de buena calidad.  Aunque si queremos llegar a algo más podemos aspirar a comprar la bola de lomo, que cuesta entre 185 y 211 pesos el kilogramo, en especial estado para asarla a la parrilla.
Después también encontramos en materia de carnes el peceto de novillo que oscila entre los 214 y los 236 pesos el kilo, y la colita de cuadril cuyo precio puede verse entre los 222 y los 249 pesos el kilo en las carnicerías locales.
Asimismo, el precio del chorizo parrillero ronda entre los 155 pesos el kilo, mientras que el extra y el especial cuesta entre 216 y los 229 pesos el kilo en promedio. Mientras que las morcillas se compran entre 132 y 155 pesos el kilo. Aunque también aparecen otros alimentos que pueden ser incorporados al menú, como el carré de cerdo a unos 180 pesos el kilo en promedio y el asado de cerdo a 165 pesos.
A esto se le suma el precio del tomate a unos 44 pesos el kilo en promedio y puede llegar a pagarse hasta 52 pesos el kilo, a los que puede sumársele para completar la ensalada, otros 22 pesos por una lechuga que nunca puede superar los 24 pesos por unidad. Se trata de una comida fácil, rápida y oportuna con el calor del hogar en estos tiempos donde el frío comienza a soplar y a hacerse sentir con más fuerza.

Comer carne para el uruguayo es parte de su cultura. Según la estadísticas oficiales difundidas por el gobierno el año pasado, los uruguayos comemos entre 95 y 98 kilogramos de carne al año por persona. Lo que nos hace uno de los países más carnívoros del mundo.

Empero, hay un impedimento que se genera cada vez que pensamos en comernos un buen asado, o un trozo de carne jugosa para asarla en la parrilla o en la estufa, algo ideal en estos tiempos en los que comenzamos a vivir los primeros fríos y que todo lo que nos acerque al calor del hogar nos deja con mejor ánimo para enfrentar el día, los precios.

Por cultura, el uruguayo promedio y llamo promedio a aquel que puede comer decentemente sin que le falte nada, o al menos no lo indispensable. Pero los problemas del mercado que aducen los frigoríficos para vender la carne a precios accesibles, no permiten que la cultura prime sobre los valores económicos y en ese aspecto, comer carne en un país como éste, que es productor de carne, es toda una hazaña para el trabajador promedio, que son la mayoría absoluta de los consumidores.

Aunque en ese sentido, en la presente entrega de nuestra sección semanal Detrás de los Números, les acercamos algunos de los precios en los que usted puede encontrar la carne en su comercio de confianza. Ahora, poder acceder a ellos tanto como lo sienta necesario, es otra historia.

COMER CARNE

Para empezar, el precio de la tira de asado se vuelve la consulta favorita de los consumidores puede conseguirla por un precio que oscila entre los 115 y los 132 pesos el kilo en promedio. Tratándose siempre de carne de buena calidad.  Aunque si queremos llegar a algo más podemos aspirar a comprar la bola de lomo, que cuesta entre 185 y 211 pesos el kilogramo, en especial estado para asarla a la parrilla.

Después también encontramos en materia de carnes el peceto de novillo que oscila entre los 214 y los 236 pesos el kilo, y la colita de cuadril cuyo precio puede verse entre los 222 y los 249 pesos el kilo en las carnicerías locales.

Asimismo, el precio del chorizo parrillero ronda entre los 155 pesos el kilo, mientras que el extra y el especial cuesta entre 216 y los 229 pesos el kilo en promedio. Mientras que las morcillas se compran entre 132 y 155 pesos el kilo. Aunque también aparecen otros alimentos que pueden ser incorporados al menú, como el carré de cerdo a unos 180 pesos el kilo en promedio y el asado de cerdo a 165 pesos.

A esto se le suma el precio del tomate a unos 44 pesos el kilo en promedio y puede llegar a pagarse hasta 52 pesos el kilo, a los que puede sumársele para completar la ensalada, otros 22 pesos por una lechuga que nunca puede superar los 24 pesos por unidad. Se trata de una comida fácil, rápida y oportuna con el calor del hogar en estos tiempos donde el frío comienza a soplar y a hacerse sentir con más fuerza.

Los Números:

115 pesos asado de tira

185 pesos la bola de lomo

155 pesos el chorizo parrillero

165 pesos el asado de cerdo

52 pesos el kilo de tomate

Publicado en Detrás de los númerosComentarios (0)

Vino el frío y lo primero que debemos saber es cuánto vamos a gastar para poder soportarlo

Llegaron los primeros frios y todos nos achuchamos, buscando refugio para no tiritar, además de empezar a desempolvar los abrigos que por más que pasa el tiempo los tenemos aún guardados y siguen siendo nuestro cobijo para poder soportar la primera impresión que nos deja el cambio de tiempo.
Por esa razón, al sentir la advertencia de que el invierno se avecina ya comenzaron las ofertas de alcolchados y mantas por doquier, así como también, la venta de colchas, además de los infaltables abrigos de todo tipo y color que estan llegando a todas las tiendas y comercios locales.
Pero para empezar a aguantar el frío y para hacer una especie de previa, el chocolate caliente nos da la primera sensación de que hay que dejar las ojotas bien guardadas al menos hasta setiembre.
Y por esa razón, en esta entrega de nuestra sección semanal Detrás de los Números, les daremos a conocer por dónde andan los precios como para ir sabiendo cuánto hay que poner acá también, para no pasar frío.
¿ESTUFAS?
Las estufas son un bien muy importante a tener en cuenta en esta época del año y por eso primero revisamos la que ya tenemos en casa, si esta no anda, bueno, entonces no nos queda otra y tenemos que destinarle el tiempo suficiente a la búsqueda de precios.
Que los precios de las estufas ya subieron no es ninguna novedad, todo los artículos lo han hecho y eso es algo a destacar. Por eso encontramos las clásicas con las garrafas de 13 kilos entre 1.750 y los 2.190 pesos. Aunque también las hay por unos 2.400 pesos, ya con otros artefactos que también sirven para calentar el ambiente.
Sin embargo, las estufas a leña también son otra opción a tener en cuenta, la colocación de las mismas con ornamento de hierro pueden encontrarse entre los 5.000 y los 7.000 pesos colocada. Aunque por un poco más de 2.500 pesos se pueden conseguir quematutis, más sobrios y tan calefaccionantes como cualquier otra.
Asimismo, pasamos a otro rubro que es el de los acolchados. Estos que son buenos en toda época del año pero especialmente en esta, pueden conseguirse por un precio razonable a unos 1.400 las de 2 plazas, hasta los 2.900 los aolchados de pluma. Mientras que un acolchado de 1 plaza simple puede comprasrse por 750 pesos en cualquier comercio del medio.
Las mantas ya son más baratas y pueden comprarse las de 2 plazas por unos 1.300 mil pesos. Mientras que las de 1 plaza, se consiguen por no menos de 400 pesos, dependiendo de la relación marca y calidad.
Pero las camperas son, además de las prendas de vestir predilectas que eligen muchos de los jóvenes para vestirse y hacer gala de su personalidad, una prenda tan necesaria como linda.
Si bien por un lado, el vestirse bien no significa abrigarse, uno puede hacer esto consiguiendo ropa de calidad y de tan buen corte, que pasa desapercibida al punto que brinda la protección que todos queremos ante el tiempo gélido.
Este tipo de ropa la conseguimos en el mercado en distintas ofertas. Van desde los 1.790 pesos, camperas sencillas semi deportivas, hasta 4.200 pesos en promedio una chaqueta de cuero tan abrigada como elegante.
Aunque también conseguimos desde 490 pesos las camperas polares térmicas y por más de 790 pesos en adelante, las camisas de tartan, que son los clásicos abrigos tradicionales. Y si el consumidor es más informal aún, puede conseguirse el buzo canguro tipo camperas desde 1.290 pesos.
Mucho precio y variedad es lo que puede conseguirse en el mercado local una vez que salgamos a pretender encontrar lo que nos hace falta para poder pasar el invierno y no ser víctima de las bajas temperaturas que nos esperan con todo tipo de malestares de estación y por esa razón, no nos puede encontrar desprevenidos.

Llegaron los primeros frios y todos nos achuchamos, buscando refugio para no tiritar, además de empezar a desempolvar los abrigos que por más que pasa el tiempo los tenemos aún guardados y siguen siendo nuestro cobijo para poder soportar la primera impresión que nos deja el cambio de tiempo.

Por esa razón, al sentir la advertencia de que el invierno se avecina ya comenzaron las ofertas de alcolchados y mantas por doquier, así como también, la venta de colchas, además de los infaltables abrigos de todo tipo y color que estan llegando a todas las tiendas y comercios locales.

Pero para empezar a aguantar el frío y para hacer una especie de previa, el chocolate caliente nos da la primera sensación de que hay que dejar las ojotas bien guardadas al menos hasta setiembre.

Y por esa razón, en esta entrega de nuestra sección semanal Detrás de los Números, les daremos a conocer por dónde andan los precios como para ir sabiendo cuánto hay que poner acá también, para no pasar frío.

¿ESTUFAS?

Las estufas son un bien muy importante a tener en cuenta en esta época del año y por eso primero revisamos la que ya tenemos en casa, si esta no anda, bueno, entonces no nos queda otra y tenemos que destinarle el tiempo suficiente a la búsqueda de precios.

Que los precios de las estufas ya subieron no es ninguna novedad, todo los artículos lo han hecho y eso es algo a destacar. Por eso encontramos las clásicas con las garrafas de 13 kilos entre 1.750 y los 2.190 pesos. Aunque también las hay por unos 2.400 pesos, ya con otros artefactos que también sirven para calentar el ambiente.

Sin embargo, las estufas a leña también son otra opción a tener en cuenta, la colocación de las mismas con ornamento de hierro pueden encontrarse entre los 5.000 y los 7.000 pesos colocada. Aunque por un poco más de 2.500 pesos se pueden conseguir quematutis, más sobrios y tan calefaccionantes como cualquier otra.

Asimismo, pasamos a otro rubro que es el de los acolchados. Estos que son buenos en toda época del año pero especialmente en esta, pueden conseguirse por un precio razonable a unos 1.400 las de 2 plazas, hasta los 2.900 los aolchados de pluma. Mientras que un acolchado de 1 plaza simple puede comprasrse por 750 pesos en cualquier comercio del medio.

Las mantas ya son más baratas y pueden comprarse las de 2 plazas por unos 1.300 mil pesos. Mientras que las de 1 plaza, se consiguen por no menos de 400 pesos, dependiendo de la relación marca y calidad.

Pero las camperas son, además de las prendas de vestir predilectas que eligen muchos de los jóvenes para vestirse y hacer gala de su personalidad, una prenda tan necesaria como linda.

Si bien por un lado, el vestirse bien no significa abrigarse, uno puede hacer esto consiguiendo ropa de calidad y de tan buen corte, que pasa desapercibida al punto que brinda la protección que todos queremos ante el tiempo gélido.

Este tipo de ropa la conseguimos en el mercado en distintas ofertas. Van desde los 1.790 pesos, camperas sencillas semi deportivas, hasta 4.200 pesos en promedio una chaqueta de cuero tan abrigada como elegante.

Aunque también conseguimos desde 490 pesos las camperas polares térmicas y por más de 790 pesos en adelante, las camisas de tartan, que son los clásicos abrigos tradicionales. Y si el consumidor es más informal aún, puede conseguirse el buzo canguro tipo camperas desde 1.290 pesos.

Mucho precio y variedad es lo que puede conseguirse en el mercado local una vez que salgamos a pretender encontrar lo que nos hace falta para poder pasar el invierno y no ser víctima de las bajas temperaturas que nos esperan con todo tipo de malestares de estación y por esa razón, no nos puede encontrar desprevenidos.

Los Números:

1.750 y 2.190 pesos estufas a gas

1.400 pesos un acolchado de 2 plazas

1.790 pesos una campera

1.290 pesos un buzo de abrigo

5.000 pesos una estufa de hierro

Publicado en - Titulares -, Detrás de los númerosComentarios (0)

Los niños crecen rápido y la ropa debe ir variando porque “todo se rompe o queda chico”

El costo de vida sigue siendo cada vez más alto en nuestro país, pero más allá de esto, hay que seguir comprando porque vivir, hay que vivir, aunque sea sobrevivir y en ese sentido, hay que revisar cada precio con lupa, para saber qué es lo que compramos y cuánto pagamos por cada cosa que adquirimos.
En ese sentido, la ropa de niños pasa a ser, para quienes tienen pequeños en casa, un elemento esencial de la adquisición familiar porque se está en constante renovación de la misma, por el uso que le da el propio niño y por el crecimiento que éste presenta en forma permanente.
En ese sentido, en esta entrega de nuestra sección semanal Detrás de los Números, buscamos precios con la finalidad de saber cómo comprar y cuánto dinero debemos disponer si queremos comprarle indumentaria a nuestros hijos para que le dure, lo máximo posible.
HAY DE TODO, PERO…
Siempre tenemos que tener en cuenta que los pantalones es los más importante. Primero, porque si el niño es muy chico y todavía gatea, un pantalón jogging grueso lo ayudará a hacerlo con más comodidad a él y a usted, lo ayuda a tener mayor trranquilidad. Por ese motivo, hay que mirar y se consiguen pantalones jogging de distintos colores y calidad por 150 pesos hasta 350 pesos en promedio en las distintas tiendas de plaza.
Por otro lado, el otoño es la antesala del invierno y por ese mismo motivo, hay que tener en cuenta que los buzos de manga larga son imprescindibles para que los pequeños puedan andar por la casa, jugar afuera y estar por todos lados sin pasar frío. Aquí ya empieza a variar la calidad de lo que se busca porque no se espera un uso tan masivo del mismo, por lo tanto encontramos precios que van desde los 240 pesos y ascienden rápidamente a los 580, y hasta 790 pesos, se paga un buzo de manga larga con mayor calidad.
A esto le viene el calzado, más que necesario sobre todo por la actividad de andar y andar, a estos los conseguimos desde 390 pesos en promedio y vamos hasta los 890 pesos hasta el número 32 inclusive. Pero también podemos conseguirle remeras por 190 pesos, y 340 pesos canguros de todos los colores, que son abrigados y bien usables. Las camperas aún no se utilizan tanto, pero vayan aprontando los padres el monto a invertir porque este invierno se viene con todo, tanto a nivel del clima como de precios y variedad en este tipo de indumentaria.

El costo de vida sigue siendo cada vez más alto en nuestro país, pero más allá de esto, hay que seguir comprando porque vivir, hay que vivir, aunque sea sobrevivir y en ese sentido, hay que revisar cada precio con lupa, para saber qué es lo que compramos y cuánto pagamos por cada cosa que adquirimos.

En ese sentido, la ropa de niños pasa a ser, para quienes tienen pequeños en casa, un elemento esencial de la adquisición familiar porque se está en constante renovación de la misma, por el uso que le da el propio niño y por el crecimiento que éste presenta en forma permanente.

En ese sentido, en esta entrega de nuestra sección semanal Detrás de los Números, buscamos precios con la finalidad de saber cómo comprar y cuánto dinero debemos disponer si queremos comprarle indumentaria a nuestros hijos para que le dure, lo máximo posible.

HAY DE TODO, PERO…

Siempre tenemos que tener en cuenta que los pantalones es los más importante. Primero, porque si el niño es muy chico y todavía gatea, un pantalón jogging grueso lo ayudará a hacerlo con más comodidad a él y a usted, lo ayuda a tener mayor trranquilidad. Por ese motivo, hay que mirar y se consiguen pantalones jogging de distintos colores y calidad por 150 pesos hasta 350 pesos en promedio en las distintas tiendas de plaza.

Por otro lado, el otoño es la antesala del invierno y por ese mismo motivo, hay que tener en cuenta que los buzos de manga larga son imprescindibles para que los pequeños puedan andar por la casa, jugar afuera y estar por todos lados sin pasar frío. Aquí ya empieza a variar la calidad de lo que se busca porque no se espera un uso tan masivo del mismo, por lo tanto encontramos precios que van desde los 240 pesos y ascienden rápidamente a los 580, y hasta 790 pesos, se paga un buzo de manga larga con mayor calidad.

A esto le viene el calzado, más que necesario sobre todo por la actividad de andar y andar, a estos los conseguimos desde 390 pesos en promedio y vamos hasta los 890 pesos hasta el número 32 inclusive. Pero también podemos conseguirle remeras por 190 pesos, y 340 pesos canguros de todos los colores, que son abrigados y bien usables. Las camperas aún no se utilizan tanto, pero vayan aprontando los padres el monto a invertir porque este invierno se viene con todo, tanto a nivel del clima como de precios y variedad en este tipo de indumentaria.

Los numeros:

150 pesos un pantalón jogging

580 pesos un buzo de manga larga

390 pesos un par de championes

340 pesos un canguro de colores

Publicado en Detrás de los númerosComentarios (0)

Los precios siguen subiendo y nadie hace nada por bajarlos

Los precios siguen siendo motivo de discusión nacional y a la inflación que viene lenta pero segura, se le suma el descontento generalizado porque se descubrió, al conocer el nivel de precios del otro lado del río, que Uruguay es uno de los países más caros de la región para vivir. En ese marco, es que el consumo se ha desacelerado y el endeudamiento interno ha sido creciente. Las metas de inflación planteadas por el Gobierno se han visto superadas y esto repercute directamente en el bolsillo del trabajador.
Por lo tanto, la falta de promociones que lleguen a los consumidores con mensajes de que se puede comprar en Uruguay, será la clave económica que permita un desarrollo más acelerado de la misma.
Por eso, en esta entrega de nuestra sección semanal Detrás de los Números compararemos algunos precios que pasan por el cernidor del Estado y luego de los empresarios, antes de llegar a los consumidores. Mire y vea la diferencia.
ALIMENTOS
Acaso los alimentos son lo más caro del mercado de consumo. Si usted quiere comer a diario debe pagar mucho si su abastecimiento pasa por el supermercado. De lo contrario, si tiene una manera alternativa de hacerlo, como plantar una huerta en el fondo de su casa o comprar las cosas por separado según donde convengan los precios, aunque es mucho más desgastante, en los tiempos que corren se hace más que necesario.
Si bien en el mercado encontramos ahora sí, el kilogramo de mandarinas a 2 por 25 pesos, por otra parte, nos vende el kilogramo de uvas plantadas y cosechadas en nuestro medio, a 69 pesos. Mietras que el kilo de bananas se reparte entre los 22 y los 24 pesos.
Pero vamos un poco más lejos y encontramos el litro de leche, dependiendo de la marca y la variedad, entre los 20 y los 31 pesos. Y el precio del yogurt, pasa por los 17 y los 34 pesos, el vaso de 90 y el de 250cc. Respectivamente. También encontramos la yerba a 92 pesos el kilo y el azúcar a un promedio de 34 pesos por paquete. La mayonesa de 500 cc., se compra a 63 pesos y el mismo pote de queso de untar que del otro del río cuesta unos 45 pesos uruguayos, en Salto se paga a 121 pesos.
Si hablamos de la carne nos quedamos sin habla. El kilogramo de carne picada se paga entre 141 y 179 pesos el kilo. La bola de lomo entre 279 y 327 pesos por kilo, y la picaña unos 270 pesos en promedio. La rueda de asado, se consigue como accesible a 129 pesos por kilo y el vacío unos 100 pesos más caro.
VESTIMENTA
Una camisa importada, cuyo precio de costo en su lugar de origen ronda entre los 300 y los 650 pesos uruguayos, en cualquier comercio de Salto se paga la misma prenda a entre 1.250 y 2.150 pesos. Los pantalones para hombre y dama tienen un costo de entre 1.190 y 2.390 pesos en promedio y un calzado deportivo, puede llegar a pagarse hasta un promedio de 4.290 pesos. Aunque también los hay por 1.200.
Todos estos precios son parte de un costo de vida que sube y sube, haciendo que la canasta básica para el interior urbano del país, según lo que informó el Instituto Nacional de Estadísticas en los últimos tiempos, ronde los 38.900 pesos, con un ingreso promedio de 18.000 pesos y siendo generosos.
Por esa razón, antes de salir de su casa saque bien las cuentas, cuente las monedas y tenga la calculadora a mano más que nunca, porque la situación que se plantea para la economía doméstica viene siendo compleja y encima cuando se habla de inflación, el gobierno hace como el ministro de Economía argentino, se levanta de su silla y dice “me quiero ir”.

Los precios siguen siendo motivo de discusión nacional y a la inflación que viene lenta pero segura, se le suma el descontento generalizado porque se descubrió, al conocer el nivel de precios del otro lado del río, que Uruguay es uno de los países más caros de la región para vivir. En ese marco, es que el consumo se ha desacelerado y el endeudamiento interno ha sido creciente. Las metas de inflación planteadas por el Gobierno se han visto superadas y esto repercute directamente en el bolsillo del trabajador.

Por lo tanto, la falta de promociones que lleguen a los consumidores con mensajes de que se puede comprar en Uruguay, será la clave económica que permita un desarrollo más acelerado de la misma.

Por eso, en esta entrega de nuestra sección semanal Detrás de los Números compararemos algunos precios que pasan por el cernidor del Estado y luego de los empresarios, antes de llegar a los consumidores. Mire y vea la diferencia.

ALIMENTOS

Acaso los alimentos son lo más caro del mercado de consumo. Si usted quiere comer a diario debe pagar mucho si su abastecimiento pasa por el supermercado. De lo contrario, si tiene una manera alternativa de hacerlo, como plantar una huerta en el fondo de su casa o comprar las cosas por separado según donde convengan los precios, aunque es mucho más desgastante, en los tiempos que corren se hace más que necesario.

Si bien en el mercado encontramos ahora sí, el kilogramo de mandarinas a 2 por 25 pesos, por otra parte, nos vende el kilogramo de uvas plantadas y cosechadas en nuestro medio, a 69 pesos. Mietras que el kilo de bananas se reparte entre los 22 y los 24 pesos.

Pero vamos un poco más lejos y encontramos el litro de leche, dependiendo de la marca y la variedad, entre los 20 y los 31 pesos. Y el precio del yogurt, pasa por los 17 y los 34 pesos, el vaso de 90 y el de 250cc. Respectivamente. También encontramos la yerba a 92 pesos el kilo y el azúcar a un promedio de 34 pesos por paquete. La mayonesa de 500 cc., se compra a 63 pesos y el mismo pote de queso de untar que del otro del río cuesta unos 45 pesos uruguayos, en Salto se paga a 121 pesos.

Si hablamos de la carne nos quedamos sin habla. El kilogramo de carne picada se paga entre 141 y 179 pesos el kilo. La bola de lomo entre 279 y 327 pesos por kilo, y la picaña unos 270 pesos en promedio. La rueda de asado, se consigue como accesible a 129 pesos por kilo y el vacío unos 100 pesos más caro.

VESTIMENTA

Una camisa importada, cuyo precio de costo en su lugar de origen ronda entre los 300 y los 650 pesos uruguayos, en cualquier comercio de Salto se paga la misma prenda a entre 1.250 y 2.150 pesos. Los pantalones para hombre y dama tienen un costo de entre 1.190 y 2.390 pesos en promedio y un calzado deportivo, puede llegar a pagarse hasta un promedio de 4.290 pesos. Aunque también los hay por 1.200.

Todos estos precios son parte de un costo de vida que sube y sube, haciendo que la canasta básica para el interior urbano del país, según lo que informó el Instituto Nacional de Estadísticas en los últimos tiempos, ronde los 38.900 pesos, con un ingreso promedio de 18.000 pesos y siendo generosos.

Por esa razón, antes de salir de su casa saque bien las cuentas, cuente las monedas y tenga la calculadora a mano más que nunca, porque la situación que se plantea para la economía doméstica viene siendo compleja y encima cuando se habla de inflación, el gobierno hace como el ministro de Economía argentino, se levanta de su silla y dice “me quiero ir”.

Los números:

92 pesos el kilo de yerba

63 pesos 500 cc., de mayonesa

121 pesos el queso de untar

141 pesos el kilo de carne picada

4.290 pesos un calzado deportivo

Publicado en Detrás de los númerosComentarios (4)

¿Cuánto sale volver al entretenimiento en familia?

Vivimos en un mundo donde todo es pantalla y donde todo lo que es color, tiene imágenes en movimiento y es computarizado capta la atención sobre todo de los más chicos. Donde hoy los niños crecen con el mundo en 3 D y las primeras articulaciones en los dedos de muchos niños es con los botones de un teléfono celular, donde cada vez estamos más lejos de sentarnos a la mesa a jugar con ellos y verlos crecer usando el ingenio sin ser abosrbidos por la pantalla, se hace más que nunca necesario imponer una manera de crecer a la vieja usanza.
Y qué mejor que esto que volver a los juegos de mesa, donde la diversión corría por cuenta y obra de nosotros mismos con un tablero dibujado en cartón, con dados que nos advertían la participación de cada uno en esa ocasión y hasta el viejo y querido futbolito donde la avidez mental y lña destraza con nuestras manos hacían de nosotros los mejores del mundo.
Si bien en algunos lugares la tradición aún se mantiene, los juegos de mesa escasean en la imaginación de los más chicos y aunque se no dejaron de ser parte de la oferta de entretenimiento para ellos, muchos los consideran una manera de educar más que de entretener, lo que confirma que los tiempos han cambiado.
Por eso hoy, en esta entrega de nuestra sección semanal Detrás de los Números buscamos la oferta y la demanda existente sobre juegos de mesa, donde incluimos a las mesas de juegos como las de ping pong y las de futbolito, con la finalidad de saber cuánto buscar el entretenimiento familiar, impregnado de valores, como pocas veces ocurre.
LOS PRECIOS
En esto hay de todos los precios, como la variedad misma de oferta de distracciones para los más pequeños. Uno de ellos es el famoso yenga, que tuvo sus quice minutos de gloria por un conocido programa de televisión. A este se lo puede comprar por 200 pesos en cualquier juguetería, tanto liso color madera, como de todos colores.
También están los clásicos juegos de mesa como el Metropoly, que puede conseguirse en cualquier juguetería por unos 279 pesos, de ahí nos vamos a otros juegos como Trivia, Jumanji o Pearl Harbor a 189 pesos. Otro de los juegos más emblemáticos es el Pictionary que puede conseguirse según los implementos que traiga a precios que van desde los 289 pesos hasta los 989 pesos, los más completos.
Además encontramos los clásicos Generala, Ludo y Dama a 350 pesos, pero si ya buscamos un juego de ajedrez, con tabla de madera podemos encontrarlos desde los 1.200 hasta los 1590 pesos en promedio. Asimismo, el Bancario y el Agente Inmobiliario, que son otros dos clásicos de la mesa de los más chicos y que también invita a los adultos a ser partícipe de un momento de alegría, podemos hallarlos desde los 290 hasta los 420 pesos.
Pero los juegos más grandes, como son las mesas de Ping Pong, que vienen con raquetas y pelotas de plástico para el juego en familia, se adquieren en el mercado desde los 1190 pesos en adelante, siempre dependiendo del tamaño y la calidad de la misma.

Vivimos en un mundo donde todo es pantalla y donde todo lo que es color, tiene imágenes en movimiento y es computarizado capta la atención sobre todo de los más chicos. Donde hoy los niños crecen con el mundo en 3 D y las primeras articulaciones en los dedos de muchos niños es con los botones de un teléfono celular, donde cada vez estamos más lejos de sentarnos a la mesa a jugar con ellos y verlos crecer usando el ingenio sin ser abosrbidos por la pantalla, se hace más que nunca necesario imponer una manera de crecer a la vieja usanza.

Y qué mejor que esto que volver a los juegos de mesa, donde la diversión corría por cuenta y obra de nosotros mismos con un tablero dibujado en cartón, con dados que nos advertían la participación de cada uno en esa ocasión y hasta el viejo y querido futbolito donde la avidez mental y lña destraza con nuestras manos hacían de nosotros los mejores del mundo.

Si bien en algunos lugares la tradición aún se mantiene, los juegos de mesa escasean en la imaginación de los más chicos y aunque se no dejaron de ser parte de la oferta de entretenimiento para ellos, muchos los consideran una manera de educar más que de entretener, lo que confirma que los tiempos han cambiado.

Por eso hoy, en esta entrega de nuestra sección semanal Detrás de los Números buscamos la oferta y la demanda existente sobre juegos de mesa, donde incluimos a las mesas de juegos como las de ping pong y las de futbolito, con la finalidad de saber cuánto buscar el entretenimiento familiar, impregnado de valores, como pocas veces ocurre.

LOS PRECIOS

En esto hay de todos los precios, como la variedad misma de oferta de distracciones para los más pequeños. Uno de ellos es el famoso yenga, que tuvo sus quice minutos de gloria por un conocido programa de televisión. A este se lo puede comprar por 200 pesos en cualquier juguetería, tanto liso color madera, como de todos colores.

También están los clásicos juegos de mesa como el Metropoly, que puede conseguirse en cualquier juguetería por unos 279 pesos, de ahí nos vamos a otros juegos como Trivia, Jumanji o Pearl Harbor a 189 pesos. Otro de los juegos más emblemáticos es el Pictionary que puede conseguirse según los implementos que traiga a precios que van desde los 289 pesos hasta los 989 pesos, los más completos.

Además encontramos los clásicos Generala, Ludo y Dama a 350 pesos, pero si ya buscamos un juego de ajedrez, con tabla de madera podemos encontrarlos desde los 1.200 hasta los 1590 pesos en promedio. Asimismo, el Bancario y el Agente Inmobiliario, que son otros dos clásicos de la mesa de los más chicos y que también invita a los adultos a ser partícipe de un momento de alegría, podemos hallarlos desde los 290 hasta los 420 pesos.

Pero los juegos más grandes, como son las mesas de Ping Pong, que vienen con raquetas y pelotas de plástico para el juego en familia, se adquieren en el mercado desde los 1190 pesos en adelante, siempre dependiendo del tamaño y la calidad de la misma.

En ese mismo sentido, están los futbolitos que pueden hallarse desde los 2190 pesos, en adelante e incluso vienen con doble juego, con el futbolito y la mesa de pool incluida.

Es decir, invirtiendo una suma que puede ser irrisoria al lado de lo que cuestan los aparatos electrónicos, podemos recuperar una forma de compartir entretenimiento, educación y fomentar el diálogo en familia.

LOS NÚMEROS:

290 pesos el Bancario

350 pesos un Ludo, Dama o Generala

1.500 pesos ajedrez tablero de madera

1.190 pesos una mesa de ping pong

2.190 un fubolito y mesa de pool

Publicado en - Titulares -, Detrás de los númerosComentarios (0)

Se viene una semana ideal para la pesca

Comienza una de las semanas más especiales del año, un tiempo de descanso para unos, de reflexión para otros y de trabajo para muchos. Aunque para la gran mayoría se trata de la extensión de las vacaciones de verano, esas que no tuvimos y que en este momento, una vez finalizada la temporada estival, queremos desquitarnos y tomarnos nuestro tiempo para poder disfrutar de todo lo que podamos, haciendo lo que no pudimos en el verano.
Pero una de las actividades familiares que aparecen como centrales en esta parte del año, donde se trata del último suspiro antes del comienzo en serio del año, es la de pasar con la familia en lugares naturales, salir del bullicio de la ciudad y encontrar sitios donde reine el aire puro, el agua y el campo, lo que nos ayuda a bajar un cambio, perder un poco de stress y así arrancar con todo un año que se las trae.
Para esto, en esta entrega de nuestra sección semanal Detrás de los Números, les daremos a conocer cuántos nos puede costar salir un fin de semana, ni siquiera aspiro a toda la semana, sino un par de días, con la intención de ir a pescar y llevar todo lo que haga falta, cosa de evitar lamentos y poder disfrutar en serio de los momentos de disfrute.
A LA NATURALEZA
Cuando llegan los días claves y sabemos que las horas de salir se aproximan, necesitamos salir a comprar los implementos necesarios como para que no falte nada. Por eso, el vehículo que nos trasladará a destino tiene que estar pronto y con el tanque lleno, o al menos con el combustible necesarios para desplazarnos, a un precio de 37 pesos el litro.
Antes, nos fuimos de compras y conseguimos con precios promedio entre distintos comercios de plaza, los utensilios necesarios para poder meternos en el agua y buscar tener éxito, o al menos distendernos.
Encontramos cañas de pescar de todo tipo y color. Para principiantes, para neófitos en el asunto y para expertos. Las mismas van desde 280 pesos con miras telescópicas y de material ágil y liviano, hasta 1900 pesos en promedio, siendo cañas de grafito con implementos de primer nivel. Aunque también hay de las otras, las que sirven para pescar, son fuertes, duraderas y resisten cualquier golpe, entre 800 y 1.200 pesos en promedio.
Para esto, la vedette son los señuelos de colores, los que se encuentran de todos los modelos, colores y tamaños, en cajas, y por unidad. El precio, es variable, pero el promedio oscila entre los 200 y los 360 pesos, comprendiendo estos precios entre los sets de señuelos y las cajas de anzuelos comunes de metal.
Algo más sencillo para la pesca pueden ser los sets de tres líneas de tanza, con anzuelos y plomadas, los que rondan los 130 pesos en promedio y que resultan tan eficaces como las cañas de pescar, claro, para esto la experiencia cuenta.
Aunque una buena caña de pescar, necesita un reel especial, y para estos exquisitos de la pesca también hay, ya que uno de éstos, de buena calidad y con una capacidad de línea bastante importante cuesta entre los 540 pesos y los 1.700.
Pero además de esto se necesitan otras cosas, no puede faltar la silla del pescador, la que ronda los 290 pesos, el gorro de pescador cuyo precio oscila entre 390 y los 520 pesos. Y el chaleco pescador,   con un precio cercano a los 690 pesos aproximadamente.
Pero para ir a pescar, en esta semana tan especial, no se puede salir sino es de camping. Y por eso, es que averiguamos el precio promedio de las carpas y también porqué no, de algún gazebo, donde podamos estar tranquilos y a salvo de los mosquitos.
Es así, que pudimos saber que el precio promedio de las carpas es un muy variado, dependiendo de la marca y de la calidad de la misma. El precio va desde 1.100 a 1.800 pesos una carpa para cuatro personas. Aunque también las hay de 2.600 pesos y en ellas, puede ingresar un invitado más.
Mientras que los gazebos con mosquiteros, ideales para pasar la jornada si el culex se pone bravo, y sobre todo si hay niños chicos en el lugar, desde 1.950 hasta los 4.100 pesos.
Mientras tanto, y ante tanta precaución, en jornadas como las que se avecinan esta semana no puede faltar en el bolsillo del caballero ni en la cartera de la dama, y mucho menos en el bolso del buen campamentista, el repelente que oscila entre los 68 y los 169 pesos en promedio, así como también el bloqueador solar que va desde los 150 hasta los 400 pesos en promedio.
Así que más allá de lo que podamos y queramos comprar para pasarnos una semana de pesquería, acompañados de la naturaleza y abogando por bajar el stress semanal, lo bueno es disfrutar de estos días y pasar un rato agradable con la familia. Y a tener éxito con la pesca y suerte con los mosquitos.

Comienza una de las semanas más especiales del año, un tiempo de descanso para unos, de reflexión para otros y de trabajo para muchos. Aunque para la gran mayoría se trata de la extensión de las vacaciones de verano, esas que no tuvimos y que en este momento, una vez finalizada la temporada estival, queremos desquitarnos y tomarnos nuestro tiempo para poder disfrutar de todo lo que podamos, haciendo lo que no pudimos en el verano.

Pero una de las actividades familiares que aparecen como centrales en esta parte del año, donde se trata del último suspiro antes del comienzo en serio del año, es la de pasar con la familia en lugares naturales, salir del bullicio de la ciudad y encontrar sitios donde reine el aire puro, el agua y el campo, lo que nos ayuda a bajar un cambio, perder un poco de stress y así arrancar con todo un año que se las trae.

Para esto, en esta entrega de nuestra sección semanal Detrás de los Números, les daremos a conocer cuántos nos puede costar salir un fin de semana, ni siquiera aspiro a toda la semana, sino un par de días, con la intención de ir a pescar y llevar todo lo que haga falta, cosa de evitar lamentos y poder disfrutar en serio de los momentos de disfrute.

A LA NATURALEZA

Cuando llegan los días claves y sabemos que las horas de salir se aproximan, necesitamos salir a comprar los implementos necesarios como para que no falte nada. Por eso, el vehículo que nos trasladará a destino tiene que estar pronto y con el tanque lleno, o al menos con el combustible necesarios para desplazarnos, a un precio de 37 pesos el litro.

Antes, nos fuimos de compras y conseguimos con precios promedio entre distintos comercios de plaza, los utensilios necesarios para poder meternos en el agua y buscar tener éxito, o al menos distendernos.

Encontramos cañas de pescar de todo tipo y color. Para principiantes, para neófitos en el asunto y para expertos. Las mismas van desde 280 pesos con miras telescópicas y de material ágil y liviano, hasta 1900 pesos en promedio, siendo cañas de grafito con implementos de primer nivel. Aunque también hay de las otras, las que sirven para pescar, son fuertes, duraderas y resisten cualquier golpe, entre 800 y 1.200 pesos en promedio.

Para esto, la vedette son los señuelos de colores, los que se encuentran de todos los modelos, colores y tamaños, en cajas, y por unidad. El precio, es variable, pero el promedio oscila entre los 200 y los 360 pesos, comprendiendo estos precios entre los sets de señuelos y las cajas de anzuelos comunes de metal.

Algo más sencillo para la pesca pueden ser los sets de tres líneas de tanza, con anzuelos y plomadas, los que rondan los 130 pesos en promedio y que resultan tan eficaces como las cañas de pescar, claro, para esto la experiencia cuenta.

Aunque una buena caña de pescar, necesita un reel especial, y para estos exquisitos de la pesca también hay, ya que uno de éstos, de buena calidad y con una capacidad de línea bastante importante cuesta entre los 540 pesos y los 1.700.

Pero además de esto se necesitan otras cosas, no puede faltar la silla del pescador, la que ronda los 290 pesos, el gorro de pescador cuyo precio oscila entre 390 y los 520 pesos. Y el chaleco pescador,   con un precio cercano a los 690 pesos aproximadamente.

Pero para ir a pescar, en esta semana tan especial, no se puede salir sino es de camping. Y por eso, es que averiguamos el precio promedio de las carpas y también porqué no, de algún gazebo, donde podamos estar tranquilos y a salvo de los mosquitos.

Es así, que pudimos saber que el precio promedio de las carpas es un muy variado, dependiendo de la marca y de la calidad de la misma. El precio va desde 1.100 a 1.800 pesos una carpa para cuatro personas. Aunque también las hay de 2.600 pesos y en ellas, puede ingresar un invitado más.

Mientras que los gazebos con mosquiteros, ideales para pasar la jornada si el culex se pone bravo, y sobre todo si hay niños chicos en el lugar, desde 1.950 hasta los 4.100 pesos.

Mientras tanto, y ante tanta precaución, en jornadas como las que se avecinan esta semana no puede faltar en el bolsillo del caballero ni en la cartera de la dama, y mucho menos en el bolso del buen campamentista, el repelente que oscila entre los 68 y los 169 pesos en promedio, así como también el bloqueador solar que va desde los 150 hasta los 400 pesos en promedio.

Así que más allá de lo que podamos y queramos comprar para pasarnos una semana de pesquería, acompañados de la naturaleza y abogando por bajar el stress semanal, lo bueno es disfrutar de estos días y pasar un rato agradable con la familia. Y a tener éxito con la pesca y suerte con los mosquitos.

Los Números:

280 a 1900 pesos cañas de pescar

200 a 360 pesos señuelos y anzuelos

540 a 1.700 pesos reel profesional

290 pesos silla de pescador

690 pesos chaleco de pescador

Publicado en - Titulares -, Detrás de los númerosComentarios (0)

A levantarse que volvieron las clases

Alevantarse que volvieron las clases. El último día de febrero fue para pasar todo el día planchando la túnica y la moña, forrando cuadernos, preparando en la cartuchera los lápices a estrenar y todos los artículos que compramos para que nuestros niños vayan más motivados  a la escuela.
Así nomás, comenzó marzo y las clases no se hicieron esperar. Así que salimos a ver en los supermercados cuánto nos puede costar armarle la mochila al nene, que empieza esa etapa tan crucial de su vida como es la responsabilidad de convertirse en un alumno más de este país y aprender, por sobre todas las cosas los valores más caros, esos que complementan los que se aprenden en casa.
Pero si aún no compraste nada y mandaste al nene con la cartuchera del año pasado y  el primer lápiz que encontraste, porque estás esperando cobrar el sueldo, o ver los encargos de la maestra, en esta entrega de nuestra sección semanal Detrás de los Números, te damos a conocer algunos de los precios que pueden verse en las librerías o en las góndolas de algún supermercado.
OTRA VEZ DE NUEVO
Comenzamos mirando lo que más importa y estos son los cuadernos donde plasmar el esfuerzo diario, estos pueden comprarse por un valor estimado entre los 19 pesos y los 35 pesos uruguayos en promedio. Se trata por lo general de cuadernos de 48 a 72 hojas, y entre estos se pueden encontrar de distintas marcas nacionales. En algunos casos dentro de ese precio pueden hallarse cuadernos con rulitos.
Entre los lápices podemos encontrar ofertas de cuatro por 10 pesos, hasta uno por 7 pesos. Además si el lápiz de nuestra elección en mecánico, el precio aumenta y va desde los 29 hasta los 69 pesos en promedio, con una caja con mina 0.5 de regalo.
En cuanto a los lápices de colores, encontraremos de distinto precio y calidad, que van desde los 24 pesos los 12 colores hasta ofertas por 77 pesos los 36 colores. Entre medio, los precios y marcas son variados, pero estos precios son estimativos entre una cantidad y otra.
Los marcadores podremos comprar 6 por un valor de 45 pesos y de a uno por un valor estimado entre los 27 y los 33 pesos, todo dependiendo de la marca y la calidad de la fibra que decidamos comprar. Y  para llevar todo esto, las cartucheras con cierre pueden adquirirse desde los 39 pesos hasta los 65. Mientras que una de dos pisos puede comprarse hasta por 149 pesos y una de tres desde los 189 en adelante.
Pero dónde metemos tanta cosa. Ahí está el tema, para esto existen las mochilas y es algo que indudablemente va a tener que comprar si quiere que a su hijo le quepan todas las cosas que decidió comprarle. Las mismas oscilan en precios que van desde los 290 pesos hasta los 790 pesos en promedio.
Aunque si bien faltan muchos útiles por enumerar como los clásicos juegos de geometría por 39 pesos en promedio o la cascola por 20 pesos en promedio, si sumamos todo, no vaya con menos de 1.250 pesos a la papelería que usted elija, porque la compra de materiales no le va a alcanzar y así con todo, el promedio se mantiene en relación a lo que se pagó el año pasado.

Alevantarse que volvieron las clases. El último día de febrero fue para pasar todo el día planchando la túnica y la moña, forrando cuadernos, preparando en la cartuchera los lápices a estrenar y todos los artículos que compramos para que nuestros niños vayan más motivados  a la escuela.

Así nomás, comenzó marzo y las clases no se hicieron esperar. Así que salimos a ver en los supermercados cuánto nos puede costar armarle la mochila al nene, que empieza esa etapa tan crucial de su vida como es la responsabilidad de convertirse en un alumno más de este país y aprender, por sobre todas las cosas los valores más caros, esos que complementan los que se aprenden en casa.

Pero si aún no compraste nada y mandaste al nene con la cartuchera del año pasado y  el primer lápiz que encontraste, porque estás esperando cobrar el sueldo, o ver los encargos de la maestra, en esta entrega de nuestra sección semanal Detrás de los Números, te damos a conocer algunos de los precios que pueden verse en las librerías o en las góndolas de algún supermercado.

OTRA VEZ DE NUEVO

Comenzamos mirando lo que más importa y estos son los cuadernos donde plasmar el esfuerzo diario, estos pueden comprarse por un valor estimado entre los 19 pesos y los 35 pesos uruguayos en promedio. Se trata por lo general de cuadernos de 48 a 72 hojas, y entre estos se pueden encontrar de distintas marcas nacionales. En algunos casos dentro de ese precio pueden hallarse cuadernos con rulitos.

Entre los lápices podemos encontrar ofertas de cuatro por 10 pesos, hasta uno por 7 pesos. Además si el lápiz de nuestra elección en mecánico, el precio aumenta y va desde los 29 hasta los 69 pesos en promedio, con una caja con mina 0.5 de regalo.

En cuanto a los lápices de colores, encontraremos de distinto precio y calidad, que van desde los 24 pesos los 12 colores hasta ofertas por 77 pesos los 36 colores. Entre medio, los precios y marcas son variados, pero estos precios son estimativos entre una cantidad y otra.

Los marcadores podremos comprar 6 por un valor de 45 pesos y de a uno por un valor estimado entre los 27 y los 33 pesos, todo dependiendo de la marca y la calidad de la fibra que decidamos comprar. Y  para llevar todo esto, las cartucheras con cierre pueden adquirirse desde los 39 pesos hasta los 65. Mientras que una de dos pisos puede comprarse hasta por 149 pesos y una de tres desde los 189 en adelante.

Pero dónde metemos tanta cosa. Ahí está el tema, para esto existen las mochilas y es algo que indudablemente va a tener que comprar si quiere que a su hijo le quepan todas las cosas que decidió comprarle. Las mismas oscilan en precios que van desde los 290 pesos hasta los 790 pesos en promedio.

Aunque si bien faltan muchos útiles por enumerar como los clásicos juegos de geometría por 39 pesos en promedio o la cascola por 20 pesos en promedio, si sumamos todo, no vaya con menos de 1.250 pesos a la papelería que usted elija, porque la compra de materiales no le va a alcanzar y así con todo, el promedio se mantiene en relación a lo que se pagó el año pasado.

Los Números:

19 a 35 pesos un cuaderno

24 a 77 pesos los lápices de colores

27 a 45 pesos marcadores

35 a 180 pesos la cartuchera

290 a 790 pesos una mochila

Publicado en Detrás de los númerosComentarios (0)

A renovar los uniformes que empezamos de nuevo

Por más que a muchos no les guste porque quieren seguir de vacaciones, que a otros tampoco les plazca mucho porque cuando aún no han dejado de pagar todo lo que gastaron en las fiestas de fin de año, además de alguna vacacioncita que el verano amerita e invita, ya se viene el malón de las clases y más que los gurises, los padres salen a buscar precios, ofertas, y cosas que hayan sobrevivido a la locura de todo un año, como para que no sea necesario tener que volver a comprarlas.
Empero, después de dos meses estresantes para la mente humana entre un mar de guirnaldas y luces de colores, insistencias de reyes magos por más que los niños chicos ya no estén más en casa, y un festival de caretas de carnaval, vienen los útiles escolares, los uniformes, y las prendas de vestir que sobre todas las cosas los más adolescentes reclaman, porque el liceo y los colegios, son sobre todo, el lugar de posicionamiento social de los jóvenes, más que el centro de estudios.
Por esa razón, en esta entrega de nuestra sección semanal Detrás de los Números, hicimos una recorrida por algunos lugares donde estuvimos viendo cómo los jóvenes se preparan para empezar el año con todo cero kilómetro, como ellos exigen y como sus padres tienen la intención de hacerlo,  aunque por ahora, la intención es lo que vale.
TRAS LA
VIDRIERA
Las más adolescentes ya están buscando un calzado cómodo para ir a clase, desde un par de championes que van desde los 1.690 hasta los 3.490 en promedio, hasta un par de guillerminas que pueden adquirirse desde 490 hasta 790 pesos en promedio. Y más, porque ahora también vienen de marca y cuestan más de 1.490 pesos.
Ahora que el uniforme puede llegar a ser obligatorio, al menos por los primeros días, las camisas blancas y las polleras grises aparecen por doquier, alcanzando a tener las mismas un valor promedio de 390 pesos la camisa de uniforme y de 290 pesos la pollera.
En tanto que los varones, usan jeans cuyo precio promedio ronda los 890 pesos y camisas por un valor sensiblemente menor, entre los  390 y los 550 pesos en promedio. Aunque para ellos los zapatos tiene un costo promedio de 1.890 pesos, aunque también se consigue ropa y calzado más barato.
Las medias pueden comprarse desde un par por 49 pesos y otros 79, y la corbata que ya está dejando de usarse pero que aparece, aparecen desde los 90 pesos hasta los 320 pesos en promedio, dependiendo la marca y la calidad de la tela.
Las túnicas para niños y niñas aparecen con distintos precios. Desde la tableada para niña por 490 pesos en promedio y lisa para varón por 420 pesos. Las moñas pueden conseguirse desde los 35 pesos. Mientras que las túnicas para niños de jardín van desde los 190 pesos en adelante.
Así las cosas, a dejar pasar el carnaval y ahora a meternos de lleno en el comienzo de clases, que ya se viene en los próximos días y que demanda tanto o más que el año pasado.

Por más que a muchos no les guste porque quieren seguir de vacaciones, que a otros tampoco les plazca mucho porque cuando aún no han dejado de pagar todo lo que gastaron en las fiestas de fin de año, además de alguna vacacioncita que el verano amerita e invita, ya se viene el malón de las clases y más que los gurises, los padres salen a buscar precios, ofertas, y cosas que hayan sobrevivido a la locura de todo un año, como para que no sea necesario tener que volver a comprarlas.

Empero, después de dos meses estresantes para la mente humana entre un mar de guirnaldas y luces de colores, insistencias de reyes magos por más que los niños chicos ya no estén más en casa, y un festival de caretas de carnaval, vienen los útiles escolares, los uniformes, y las prendas de vestir que sobre todas las cosas los más adolescentes reclaman, porque el liceo y los colegios, son sobre todo, el lugar de posicionamiento social de los jóvenes, más que el centro de estudios.

Por esa razón, en esta entrega de nuestra sección semanal Detrás de los Números, hicimos una recorrida por algunos lugares donde estuvimos viendo cómo los jóvenes se preparan para empezar el año con todo cero kilómetro, como ellos exigen y como sus padres tienen la intención de hacerlo,  aunque por ahora, la intención es lo que vale.

TRAS LA

VIDRIERA

Las más adolescentes ya están buscando un calzado cómodo para ir a clase, desde un par de championes que van desde los 1.690 hasta los 3.490 en promedio, hasta un par de guillerminas que pueden adquirirse desde 490 hasta 790 pesos en promedio. Y más, porque ahora también vienen de marca y cuestan más de 1.490 pesos.

Ahora que el uniforme puede llegar a ser obligatorio, al menos por los primeros días, las camisas blancas y las polleras grises aparecen por doquier, alcanzando a tener las mismas un valor promedio de 390 pesos la camisa de uniforme y de 290 pesos la pollera.

En tanto que los varones, usan jeans cuyo precio promedio ronda los 890 pesos y camisas por un valor sensiblemente menor, entre los  390 y los 550 pesos en promedio. Aunque para ellos los zapatos tiene un costo promedio de 1.890 pesos, aunque también se consigue ropa y calzado más barato.

Las medias pueden comprarse desde un par por 49 pesos y otros 79, y la corbata que ya está dejando de usarse pero que aparece, aparecen desde los 90 pesos hasta los 320 pesos en promedio, dependiendo la marca y la calidad de la tela.

Las túnicas para niños y niñas aparecen con distintos precios. Desde la tableada para niña por 490 pesos en promedio y lisa para varón por 420 pesos. Las moñas pueden conseguirse desde los 35 pesos. Mientras que las túnicas para niños de jardín van desde los 190 pesos en adelante.

Así las cosas, a dejar pasar el carnaval y ahora a meternos de lleno en el comienzo de clases, que ya se viene en los próximos días y que demanda tanto o más que el año pasado.

Los Números:

490 pesos túnica para niñas

420 pesos túnica para varón

390 pesos camisa uniforme liceo

290 pesos la pollera

390 pesos un par de guillerminas

Publicado en Detrás de los númerosComentarios (1)

Hay que ser parte de la fiesta

El día de San Valentín, es una jornada única, donde confluyen los sentimientos, el respeto, el amor y la alegría, así como también la reflexión de vida que nos impone el pensar a quién tenemos al lado y en todo momento, no privarnos de disfrutar.
Al igual que el festejo de carnaval, del que estamos viviendo a pleno, el Día de los Enamorados da para mucho, y eso quedó demostrado cuando la gente, producto de la propaganda y de la comercialización del día, lo vive de una manera distinta, disfrutando y creando, porque cada ocasión de esta naturaleza impone que saquemos lo mejor de cada uno de nosotros en esta ocasión.
Por esa razón, la propuesta dio resultado y en Salto son cada vez más los adeptos a este tipo de fechas, que son importadas de los países anglosajones pero que aparece como una oportunidad para reivindicar el amor, la amistad y la alegría.
En ese sentido, según el sondeo que pudimos hacer para esta entrega de nuestra sección semanal Detrás de los Números, los perfumes, las alhajas, las flores, los bombones y sobre todas las cosas las reservas de cenas para dos, son la elección predilecta de los enamorados. Y por eso conseguimos algunos precios para ustedes.
PRECIOS
Los perfumes son una de las principales elecciones de los enamorados. Aunque sobre todo ellas, son las más osadas porque quieren ver a su hombre correctamente vestidos y perfumados. En ese sentido, surge la inquietud de los  perfumes para hombres cuyos precios rondan entre los 89 y los 109 dólares, un frasco chico de Carolina Herrera o un Polo Red & White en 2.500 pesos.
Aunque para ellas la elección de los hombres es el Jadore de Christian Dior a 121 dólares. O los osos de peluche, cuyo precio ronda entre los 599 pesos hasta los 3.400 pesos.
Por otro lado, entre las alhajas más requeridas están los anillos de oro, con precios que van desde los 1790 hasta los 3.490 pesos en promedio y más. Mientras que en los que refiere a otro tipo de alhajas, las caravanas de oro son las predilectas en la modalidad de aros, y pueden encontrarse en el mercado por un valor superior a los 2.900 pesos.
Asimismo, las flores son parte de la tradición y la docena de rosas rojas a  mil pesos, es la respuesta, aunque el mismo producto varía de precios y así las flores, en una variedad de flores de estación, pueden conseguirse por 650 pesos sin problemas.
Así las cosas, más allá de lo que se regale, sea un caramelo, un beso o un abrazo, el día de San Valentín es una nueva oportunidad para vivir el amor libre y verdadero y ojalá que de esa manera haya sido adoptado por quienes lo celebran.

El día de San Valentín, es una jornada única, donde confluyen los sentimientos, el respeto, el amor y la alegría, así como también la reflexión de vida que nos impone el pensar a quién tenemos al lado y en todo momento, no privarnos de disfrutar.

Al igual que el festejo de carnaval, del que estamos viviendo a pleno, el Día de los Enamorados da para mucho, y eso quedó demostrado cuando la gente, producto de la propaganda y de la comercialización del día, lo vive de una manera distinta, disfrutando y creando, porque cada ocasión de esta naturaleza impone que saquemos lo mejor de cada uno de nosotros en esta ocasión.

Por esa razón, la propuesta dio resultado y en Salto son cada vez más los adeptos a este tipo de fechas, que son importadas de los países anglosajones pero que aparece como una oportunidad para reivindicar el amor, la amistad y la alegría.

En ese sentido, según el sondeo que pudimos hacer para esta entrega de nuestra sección semanal Detrás de los Números, los perfumes, las alhajas, las flores, los bombones y sobre todas las cosas las reservas de cenas para dos, son la elección predilecta de los enamorados. Y por eso conseguimos algunos precios para ustedes.

PRECIOS

Los perfumes son una de las principales elecciones de los enamorados. Aunque sobre todo ellas, son las más osadas porque quieren ver a su hombre correctamente vestidos y perfumados. En ese sentido, surge la inquietud de los  perfumes para hombres cuyos precios rondan entre los 89 y los 109 dólares, un frasco chico de Carolina Herrera o un Polo Red & White en 2.500 pesos.

Aunque para ellas la elección de los hombres es el Jadore de Christian Dior a 121 dólares. O los osos de peluche, cuyo precio ronda entre los 599 pesos hasta los 3.400 pesos.

Por otro lado, entre las alhajas más requeridas están los anillos de oro, con precios que van desde los 1790 hasta los 3.490 pesos en promedio y más. Mientras que en los que refiere a otro tipo de alhajas, las caravanas de oro son las predilectas en la modalidad de aros, y pueden encontrarse en el mercado por un valor superior a los 2.900 pesos.

Asimismo, las flores son parte de la tradición y la docena de rosas rojas a  mil pesos, es la respuesta, aunque el mismo producto varía de precios y así las flores, en una variedad de flores de estación, pueden conseguirse por 650 pesos sin problemas.

Así las cosas, más allá de lo que se regale, sea un caramelo, un beso o un abrazo, el día de San Valentín es una nueva oportunidad para vivir el amor libre y verdadero y ojalá que de esa manera haya sido adoptado por quienes lo celebran.

Los Números:
Perfume Hombre 2.500 pesos
Peluche 599 pesos
Alhaja 1.790 pesos
Flores 650 pesos

Publicado en Detrás de los númerosComentarios (0)

A abrir la billetera que volvió el carnaval

Volvió el carnaval y participar del mismo, es una cita obligada que tenemos todos los salteños. Máxime con lo que augura la celebración de dicha fiesta, luego de lo que fue el desfile inaugural por la calle Uruguay el pasado 26 de enero. Pero por esa razón y otras más naturales como que para los uruguayos el carnaval y el futbol, son las dos grandes pasiones populares que tenemos, y no podemos dejar de asistir a un evento de estas características.
En ese sentido, nos encontramos con un carnaval mejor gestionado,  tanto como en Montevideo o en las ciudades del litoral argentino o del sur brasileño, donde cada festividad es un espectáculo y como no hay que confundir popular con gratis, aquí ahora, para poder disfrutar de un desfile con todas sus luces y sus colores, hay que abonar un precio módico, y después lo que cada uno quiera y pueda echarle al estómago, pasa por nuestro bolsillo.
Por eso en esta entrega de nuestra sección semanal Detrás de los Números, daremos a conocer algunos aspectos que hay que tener en cuenta a la hora de decidir concurrir al carnaval, máxime si lo hacemos junto a nuestra familia y mejor aún si queremos hacer un esfuerzo y esmerarnos para que ellos disfruten como se merecen.
BIEN PAGO
El de Salto se ha convertido en un carnaval mejor gestionado y con distintas formas de participar del mismo. Por eso, los organizadores han dispensado diferentes lugares para acceder a un desfile y así, quien pueda pagar desde una silla en una confitería del centro de la ciudad, donde además de acceder al servicio de gastronomía que haya elegido podrá disfrutar en primera fila del carnaval, sin molestias, con todas las luces y en un ambiente de seguridad que lo hará relajarse como pocas veces puede hacerlo.
Aunque lo más barato, no siempre lo más popular, es ir a cualquiera de las dos Plazas, estar a merced del humor de los inadaptados de siempre y cuando empiecen los problemas, por más que el desfile recién haya comenzado, con tal de evitar ser parte involuntaria de los desmanes, deberá retirarse y al final de cuentas, habrá gastado más entre lo que le salió la nafta, los boletos de ómnibus, el precio del taxi o la suela del zapato, que lo que disfrutó del espectáculo.
Y si bien este artículo no pretende hacer publicidad de la comodidad que brindan algunos lugares, es necesario comparar ofertas y promociones. Por un lado, tenemos las confiterías de calle Uruguay que cobran desde 600 hasta 800 pesos una mesa con cuatro sillas, aumentando entre 50 y 100 pesos por silla a partir de las cuatro.
A esto debe sumársele el consumo dentro del lugar, cuyo menú mínimo ronda entre los 250 y 300 pesos por persona, ya que desde una pizza con muzzarella entre 80 y 140 pesos y un refresco entre 55 y 65 pesos, hasta una cerveza entre 65 y 90 pesos, son la elección básica de los comensales. A los que se le debe sumar un postre, que pueda basarse en el clásico helado cuyo precio ronda entre los 60 y los 120 pesos.
A esto se le suma la compra de la clásica espuma para los niños, los globos o caretas cuyo costo asciende entre 50 y 80 pesos más que deben ser agregados al costo inicial de concurrencia a este evento. Luego viene la nafta para volver a casa, o cuando salimos de nuestro hogar con dirección al lugar elegido, tomando un mínimo de 200 pesos y un máximo de 1.000.
En ese sentido, el costo de una familia tipo que decide ir a calle Uruguay a sentarse en una confitería con su familia no desciende de los 2.000 pesos y con nafta y otros gastos como cigarrillos o más bebidas de lo habitual, el costo puede rondar los 3.000 pesos.
Mientras que una familia tipo, que compra un promedio de cuatro sillas a 40 pesos cada una y que lleva entre 300 y 500 pesos para gastos, es el común denominador que se ha visto hasta el momento en los desfiles, tanto del año anterior, como del desfile inaugural que es al único que hasta el momento hemos asistido. Todo está en cómo podamos disfrutar del carnaval, pero el hecho, es poder vivirlo y no quedarnos con las ganas.

Volvió el carnaval y participar del mismo, es una cita obligada que tenemos todos los salteños. Máxime con lo que augura la celebración de dicha fiesta, luego de lo que fue el desfile inaugural por la calle Uruguay el pasado 26 de enero. Pero por esa razón y otras más naturales como que para los uruguayos el carnaval y el futbol, son las dos grandes pasiones populares que tenemos, y no podemos dejar de asistir a un evento de estas características.

En ese sentido, nos encontramos con un carnaval mejor gestionado,  tanto como en Montevideo o en las ciudades del litoral argentino o del sur brasileño, donde cada festividad es un espectáculo y como no hay que confundir popular con gratis, aquí ahora, para poder disfrutar de un desfile con todas sus luces y sus colores, hay que abonar un precio módico, y después lo que cada uno quiera y pueda echarle al estómago, pasa por nuestro bolsillo.

Por eso en esta entrega de nuestra sección semanal Detrás de los Números, daremos a conocer algunos aspectos que hay que tener en cuenta a la hora de decidir concurrir al carnaval, máxime si lo hacemos junto a nuestra familia y mejor aún si queremos hacer un esfuerzo y esmerarnos para que ellos disfruten como se merecen.

BIEN PAGO

El de Salto se ha convertido en un carnaval mejor gestionado y con distintas formas de participar del mismo. Por eso, los organizadores han dispensado diferentes lugares para acceder a un desfile y así, quien pueda pagar desde una silla en una confitería del centro de la ciudad, donde además de acceder al servicio de gastronomía que haya elegido podrá disfrutar en primera fila del carnaval, sin molestias, con todas las luces y en un ambiente de seguridad que lo hará relajarse como pocas veces puede hacerlo.

Aunque lo más barato, no siempre lo más popular, es ir a cualquiera de las dos Plazas, estar a merced del humor de los inadaptados de siempre y cuando empiecen los problemas, por más que el desfile recién haya comenzado, con tal de evitar ser parte involuntaria de los desmanes, deberá retirarse y al final de cuentas, habrá gastado más entre lo que le salió la nafta, los boletos de ómnibus, el precio del taxi o la suela del zapato, que lo que disfrutó del espectáculo.

Y si bien este artículo no pretende hacer publicidad de la comodidad que brindan algunos lugares, es necesario comparar ofertas y promociones. Por un lado, tenemos las confiterías de calle Uruguay que cobran desde 600 hasta 800 pesos una mesa con cuatro sillas, aumentando entre 50 y 100 pesos por silla a partir de las cuatro.

A esto debe sumársele el consumo dentro del lugar, cuyo menú mínimo ronda entre los 250 y 300 pesos por persona, ya que desde una pizza con muzzarella entre 80 y 140 pesos y un refresco entre 55 y 65 pesos, hasta una cerveza entre 65 y 90 pesos, son la elección básica de los comensales. A los que se le debe sumar un postre, que pueda basarse en el clásico helado cuyo precio ronda entre los 60 y los 120 pesos.

A esto se le suma la compra de la clásica espuma para los niños, los globos o caretas cuyo costo asciende entre 50 y 80 pesos más que deben ser agregados al costo inicial de concurrencia a este evento. Luego viene la nafta para volver a casa, o cuando salimos de nuestro hogar con dirección al lugar elegido, tomando un mínimo de 200 pesos y un máximo de 1.000.

En ese sentido, el costo de una familia tipo que decide ir a calle Uruguay a sentarse en una confitería con su familia no desciende de los 2.000 pesos y con nafta y otros gastos como cigarrillos o más bebidas de lo habitual, el costo puede rondar los 3.000 pesos.

Mientras que una familia tipo, que compra un promedio de cuatro sillas a 40 pesos cada una y que lleva entre 300 y 500 pesos para gastos, es el común denominador que se ha visto hasta el momento en los desfiles, tanto del año anterior, como del desfile inaugural que es al único que hasta el momento hemos asistido. Todo está en cómo podamos disfrutar del carnaval, pero el hecho, es poder vivirlo y no quedarnos con las ganas.

Los Números:

800 pesos una mesa con cuatro sillas

65 pesos un refresco

90 pesos una cerveza

140 pesos una pizza

40 pesos una silla

Publicado en - Titulares -, Detrás de los númerosComentarios (2)

Nos están cobrando cualquier cosa

La lotería de los precios a los que debemos hacer frente los consumidores es algo de nunca acabar, pero que de una vez por todas, quienes todos los días debemos pagar por cada producto que consumimos, tenemos que salir a quejarnos y exigir que se pare con el abuso de la fijación de precios en forma arbitraria por parte de las grandes cadenas, que remarcan todo porque trasladan el costo del transporte y del chofer del camión que los trae desde el sur, a nosotros, los consumidores.
Por esa razón es que todos deberíamos recorrer los supermercados con la ley Nº 17.250 en la mano sobre las relaciones de consumo y quejarnos cuando algo ande mal, por la sencilla razón de que están jugando con nuestros bolsillos. No puede ser que un yogurt de medio litro lo paguemos 33 pesos en cualquier supermercado de Punta del Este, (y pongo el ejemplo de ese balneario esteño porque el lugar está considerado como el más caro del país en este momento) y acá en Salto, lo paguemos entre 37 y 41 pesos, exactamente el mismo producto.
Tampoco puede ser que en una verdulería, con productos ofrecidos al turismo internacional adinerado (no al que viene a Salto) y por ende, con mercadería de primera calidad, un kilogramos de tomates de alta calidad cueste 44 pesos y en los supermercados de Salto el mismo producto pero de una calidad inferior se encuentre a 69 pesos el kilo.
Con todo, la danza de precios nos ha vuelto locos en las últimas horas. Subieron todos los precios en diciembre, con remarque tras remarque, al punto que el gobierno dijo que en una semana 62 artículos de la canasta familiar básica, subieron un total de 3.052 pesos entre todos. Por lo cual, esto incrementa el valor estimado de la canasta, pese a que los salarios siguen sin ser aumentados, mayoritariamente en el sector privado, debido a la falta de acuerdo en los consejos de salario.
Mientras todo esto pasa, los precios son más caros en Salto que en el Este, pero usted y yo seguimos comprando a cualquier precio y la pregunta surge. ¿Quién los regula? ¿Hay controles? ¿Quién nos defiende? Hasta el momento, la respuesta es una sola, nadie lo hace. Esto en la presente entrega de nuestra sección semanal, Detrás de los Números.
CUALQUIER COSA
Estamos acostumbrados a que nadie se queje en público o a que todos los hagamos después que lleguemos a casa. Entonces los precios se marcan solos como en la ruleta, y mientras tanto, nosotros seguimos pagando. Haciendo un comparativo el arroz de consumo promedio, si lo vamos a comprar en un supermercado de los que están ubicados en los principales balnearios del Este del país, lo pagamos desde los 21 hasta los 34 pesos el kilogramo. Al tiempo que por un kilogramo de azúcar se paga 33 pesos y por 500 gramos de cocoa los precios van entre 81 y 96 pesos. Mientras que en los supermercados de Salto, los mismos productos se pagan en varios casos entre 3 y 10 pesos más caros.
Aunque también se dan algunos precios al revés, como el caso de que un agua mineral de 500 cc. puede llegar a pagarse hasta 36 pesos, cuando el precio de lista en cualquier comercio de Salto es de 23 pesos en promedio. Al tiempo que un jabón para lavarropas marca Nevex de 800 grs.  ronda los 67 pesos en el Este, en Salto, el mismo producto se paga entre 1 y 4 pesos  menos en promedio.
Por esa razón, desde el jabón de tocador, hasta el litro de aceite, pasando por harina, huevos, fideos, arroz y todos los productos diarios que se consumen en un hogar, los costos no están relacionados y comparativamente con el Este, del cual se presume que sobre todo en este momento, es el lugar más caro del país, los precios con  los de Salto son significativamente muy relacionados y hasta más baratos en muchos casos.
Por eso debemos estar atentos a la jugada, y cada vez que vayamos al supermercado tenemos que mirar bien qué es lo que estamos pagando, porque la inflación la están poniendo quienes nos imponen los precios todos los días y nosotros tenemos la obligación de defender nuestro bolsillo.  Porque se supone que el lugar más caro del país en este momento, son los que están atrayendo a los turistas, y nosotros no tenemos porqué vivir con el mismo costo de vida que en los lugares de mayor lujo del país

La lotería de los precios a los que debemos hacer frente los consumidores es algo de nunca acabar, pero que de una vez por todas, quienes todos los días debemos pagar por cada producto que consumimos, tenemos que salir a quejarnos y exigir que se pare con el abuso de la fijación de precios en forma arbitraria por parte de las grandes cadenas, que remarcan todo porque trasladan el costo del transporte y del chofer del camión que los trae desde el sur, a nosotros, los consumidores.

Por esa razón es que todos deberíamos recorrer los supermercados con la ley Nº 17.250 en la mano sobre las relaciones de consumo y quejarnos cuando algo ande mal, por la sencilla razón de que están jugando con nuestros bolsillos. No puede ser que un yogurt de medio litro lo paguemos 33 pesos en cualquier supermercado de Punta del Este, (y pongo el ejemplo de ese balneario esteño porque el lugar está considerado como el más caro del país en este momento) y acá en Salto, lo paguemos entre 37 y 41 pesos, exactamente el mismo producto.

Tampoco puede ser que en una verdulería, con productos ofrecidos al turismo internacional adinerado (no al que viene a Salto) y por ende, con mercadería de primera calidad, un kilogramos de tomates de alta calidad cueste 44 pesos y en los supermercados de Salto el mismo producto pero de una calidad inferior se encuentre a 69 pesos el kilo.

Con todo, la danza de precios nos ha vuelto locos en las últimas horas. Subieron todos los precios en diciembre, con remarque tras remarque, al punto que el gobierno dijo que en una semana 62 artículos de la canasta familiar básica, subieron un total de 3.052 pesos entre todos. Por lo cual, esto incrementa el valor estimado de la canasta, pese a que los salarios siguen sin ser aumentados, mayoritariamente en el sector privado, debido a la falta de acuerdo en los consejos de salario.

Mientras todo esto pasa, los precios son más caros en Salto que en el Este, pero usted y yo seguimos comprando a cualquier precio y la pregunta surge. ¿Quién los regula? ¿Hay controles? ¿Quién nos defiende? Hasta el momento, la respuesta es una sola, nadie lo hace. Esto en la presente entrega de nuestra sección semanal, Detrás de los Números.

CUALQUIER COSA

Estamos acostumbrados a que nadie se queje en público o a que todos los hagamos después que lleguemos a casa. Entonces los precios se marcan solos como en la ruleta, y mientras tanto, nosotros seguimos pagando. Haciendo un comparativo el arroz de consumo promedio, si lo vamos a comprar en un supermercado de los que están ubicados en los principales balnearios del Este del país, lo pagamos desde los 21 hasta los 34 pesos el kilogramo. Al tiempo que por un kilogramo de azúcar se paga 33 pesos y por 500 gramos de cocoa los precios van entre 81 y 96 pesos. Mientras que en los supermercados de Salto, los mismos productos se pagan en varios casos entre 3 y 10 pesos más caros.

Aunque también se dan algunos precios al revés, como el caso de que un agua mineral de 500 cc. puede llegar a pagarse hasta 36 pesos, cuando el precio de lista en cualquier comercio de Salto es de 23 pesos en promedio. Al tiempo que un jabón para lavarropas marca Nevex de 800 grs.  ronda los 67 pesos en el Este, en Salto, el mismo producto se paga entre 1 y 4 pesos  menos en promedio.

Por esa razón, desde el jabón de tocador, hasta el litro de aceite, pasando por harina, huevos, fideos, arroz y todos los productos diarios que se consumen en un hogar, los costos no están relacionados y comparativamente con el Este, del cual se presume que sobre todo en este momento, es el lugar más caro del país, los precios con  los de Salto son significativamente muy relacionados y hasta más baratos en muchos casos.

Por eso debemos estar atentos a la jugada, y cada vez que vayamos al supermercado tenemos que mirar bien qué es lo que estamos pagando, porque la inflación la están poniendo quienes nos imponen los precios todos los días y nosotros tenemos la obligación de defender nuestro bolsillo.  Porque se supone que el lugar más caro del país en este momento, son los que están atrayendo a los turistas, y nosotros no tenemos porqué vivir con el mismo costo de vida que en los lugares de mayor lujo del país.

44 pesos los tomates en el Este

69 pesos los pagamos en Salto

33 pesos el kilogramo de azúcar en el Este

36 pesos lo estamos pagando en Salto

Publicado en Detrás de los númerosComentarios (4)

Hay que cuidarse de los mosquitos

Los mosquitos nos han invadido y estamos hechos unos combatientes en todo momento. Andamos embadurnados de tanto repelente que nos ponemos encima y a nuestros hijos los volvemos unas momias, porque los tapamos con los mosquiteros que venden en los supermercados y ellos contentos mientras nos ven por los agujeritos, hasta que se hartan del asunto y largan el llanto.
Pero lo cierto es que en esta época del año, los mosquitos salen en batallones enteros a atacar cuanto animal con patas vean por allí y entre ellos a cuantos seres humanos circulan por las calles o están en sus casas, haciendo las delicias de sus paladares.
El tema es que la molestia que generan, los contagios que producen y las picazones que dejan marcadas en todo el cuerpo, no son moco de pavo y tenemos que preparar un aditivo especial para proveernos de lo adecuado y así poder enfrentar a esa legión de insectos que están dedicados a molestar y a dañar al ser humano. En ese sentido, los supermercados (¿cuándo no?) así como también el resto de los comercios de plaza, principalmente las farmacias, se nutren de productos que tienden a combatir a esta plaga que ataca en cada verano con alevosía.
Por eso, en esta entrega de nuestra sección semanal Detrás de los Números daremos a conocer los precios de los artículos necesarios a la hora de prevenirse de las picaduras de mosquitos, que a esta altura, ya se han hecho una panzada con todos los descuidados que andan por ahí. Aunque otros que también se han hecho una panzada son los comerciantes, ya que la venta de este tipo de productos está en alza en esta época del año, como pocas veces ocurre.
DE TODO
Lo importante no es llevarse lo primero que uno encuentre, sino comprar lo necesario para evitarlos y cuando hablamos de comprar lo necesario, nos referimos a munirnos de artículos que nos protejan de este tipo de ataques.
Por esa razón, salimos a recorrer las góndolas a ver qué encontrábamos y allí vimos todos los productos habidos y por haber para contrarrestar la ofensiva.
En ese caso, lo primero que encontramos son los repelentes en crema, cuyos precios oscilan entre los 63 pesos los de 60 cc. y los 174 pesos, los envases de 200 cc. Pero también los venden en aerosol y spray, cuyos precios oscilan entre los 109 y los 169 pesos.
Aunque también podemos encontrar este tipo de productos desde los 72 hasta los 79 pesos en promedio si buscamos gasta r menos y protegernos al menos en algo.
Por otro lado, están las populares tabletas para los mosquitos, cuya caja por 20 unidades ronda entre los 56 y los 95 pesos uruguayos. Mientras que en los aparatos para poder encender estas tabletas, los precios oscilan entre los 127 y los 267 pesos, incluyendo una caja con 72 tabletas.
Al tiempo que el valor de los mosquiteros cuesta entre los 298 y los 349 pesos, llegando hasta los 429 pesos en algunos comercios de plaza.
El tema es gastar lo necesario, o por lo menos lo que le convenga al bolsillo, que quedó finito después de las tradicionales fiestas de fin de año y de Reyes, pero hacer algo para poder evitar que las picaduras de mosquitos, sean parte de las anécdotas del verano.

Los mosquitos nos han invadido y estamos hechos unos combatientes en todo momento. Andamos embadurnados de tanto repelente que nos ponemos encima y a nuestros hijos los volvemos unas momias, porque los tapamos con los mosquiteros que venden en los supermercados y ellos contentos mientras nos ven por los agujeritos, hasta que se hartan del asunto y largan el llanto.

Pero lo cierto es que en esta época del año, los mosquitos salen en batallones enteros a atacar cuanto animal con patas vean por allí y entre ellos a cuantos seres humanos circulan por las calles o están en sus casas, haciendo las delicias de sus paladares.

El tema es que la molestia que generan, los contagios que producen y las picazones que dejan marcadas en todo el cuerpo, no son moco de pavo y tenemos que preparar un aditivo especial para proveernos de lo adecuado y así poder enfrentar a esa legión de insectos que están dedicados a molestar y a dañar al ser humano. En ese sentido, los supermercados (¿cuándo no?) así como también el resto de los comercios de plaza, principalmente las farmacias, se nutren de productos que tienden a combatir a esta plaga que ataca en cada verano con alevosía.

Por eso, en esta entrega de nuestra sección semanal Detrás de los Números daremos a conocer los precios de los artículos necesarios a la hora de prevenirse de las picaduras de mosquitos, que a esta altura, ya se han hecho una panzada con todos los descuidados que andan por ahí. Aunque otros que también se han hecho una panzada son los comerciantes, ya que la venta de este tipo de productos está en alza en esta época del año, como pocas veces ocurre.

DE TODO

Lo importante no es llevarse lo primero que uno encuentre, sino comprar lo necesario para evitarlos y cuando hablamos de comprar lo necesario, nos referimos a munirnos de artículos que nos protejan de este tipo de ataques.

Por esa razón, salimos a recorrer las góndolas a ver qué encontrábamos y allí vimos todos los productos habidos y por haber para contrarrestar la ofensiva.

En ese caso, lo primero que encontramos son los repelentes en crema, cuyos precios oscilan entre los 63 pesos los de 60 cc. y los 174 pesos, los envases de 200 cc. Pero también los venden en aerosol y spray, cuyos precios oscilan entre los 109 y los 169 pesos.

Aunque también podemos encontrar este tipo de productos desde los 72 hasta los 79 pesos en promedio si buscamos gasta r menos y protegernos al menos en algo.

Por otro lado, están las populares tabletas para los mosquitos, cuya caja por 20 unidades ronda entre los 56 y los 95 pesos uruguayos. Mientras que en los aparatos para poder encender estas tabletas, los precios oscilan entre los 127 y los 267 pesos, incluyendo una caja con 72 tabletas.

Al tiempo que el valor de los mosquiteros cuesta entre los 298 y los 349 pesos, llegando hasta los 429 pesos en algunos comercios de plaza.

El tema es gastar lo necesario, o por lo menos lo que le convenga al bolsillo, que quedó finito después de las tradicionales fiestas de fin de año y de Reyes, pero hacer algo para poder evitar que las picaduras de mosquitos, sean parte de las anécdotas del verano.

Los Números:

63 a 174 pesos el repelente en crema

56 a 95 pesos las tabletas

127 a 267 los aparatos ahuyenta mosquitos

298 a 429 los mosquiteros

Publicado en Detrás de los númerosComentarios (0)

¿Qué hacemos con los precios?

Después de haber vivido la burbuja inflacionaria del mes de diciembre que nos tuvo a todos sacando cuentas, porque no podíamos creer como delante nuestro iban los gondoleros en los supermercados remarcando los precios como si tal cosa, se vino Enero, el mes más trágico para mucho en materia de finanzas.
Es que tras la locura consumista de diciembre, donde para eso el sistema está tan bien ideado que todo asalariado recibe un sueldo anual complementario, llamado aguinaldo, estamos enfrentando el peso del alza de precios, que nos agarra con los bolsillos a medias y con los restos del dinero en el bolsillo.
A todo esto, hay que apechugar y seguir viviendo. Pero hay que mirar de reojo los precios cuando uno va al supermercado, porque de lo contrario, si le seguimos el ritmo al sistema, no nos va a ir muy bien que digamos.
Por eso en esta edición de nuestra sección semanal Detrás de los Números, por ser la primera del año, vamos a advertirle a usted, que ya gastó todo lo que ganó en el mes de diciembre, que lleve la calculadora a la hora de comprar porque si no va a terminar pidiendo que se termine el mes a gritos.
MÁS CARO
Desde los productos básicos hasta los más suntuosos. Empezamos por las galletas malteadas, que uno compraba a 39 pesos en las góndolas del super, y a mediados de diciembre ya la remarcaron y pasaron a costar 48 pesos. Y así están, indemnes, como la mayoría de los artículos.
Seguimos por la yerba mate, artículo propio de la cocina uruguaya si los hay, que antes uno adquiría a 83 pesos el paquete de kilo en promedio, y ahora está a 93, desde hace un mes, y así sigue. Pero lo mismo pasa con el aceite de Oliva que si antes pagaba la botella de 500 cc. a un precio de 115, ahora la paga en promedio a 134.
Otro de los productos es el azúcar, por la cual se dejó de pagar los 28 pesos por kilogramos y ahora está en promedio a 32 pesos el kilo. Son cuatro pesos más, pero todo suma.  Ni hablar la botella de Coca Cola  de 2,5 litros por la que se pagaba 59 pesos y ahora en oferta está a 64 pesos.
El precio de la carne varió bastante, y ahora se sitúa en algunos cortes entre 4 y 10 pesos más caro. Como por ejemplo el cordero que estuvo a 112 pesos el kilo en promedio ya subió a 123 pesos en promedio en la mayoría de las carnicerías de plaza.
Aunque hay productos como los fideos, harinas y legumbres, cuyos precios varían entre los distintos supermercados entre 6 y 8 pesos de diferencia, al menos compruébelo en tres de los distintos supermercados de nuestra ciudad.
Si bien habrá, un aumento para las jubilaciones del orden del 12, 5 por ciento y en los salarios públicos una variación que rondará el 10 por ciento, la mayoría de los empleos  privados no han ajustado el aumento para este año, por lo cual el alza de los precios impactará doblemente en la mayoría de los bolsillos de los consumidores salteños.

Después de haber vivido la burbuja inflacionaria del mes de diciembre que nos tuvo a todos sacando cuentas, porque no podíamos creer como delante nuestro iban los gondoleros en los supermercados remarcando los precios como si tal cosa, se vino Enero, el mes más trágico para mucho en materia de finanzas.

Es que tras la locura consumista de diciembre, donde para eso el sistema está tan bien ideado que todo asalariado recibe un sueldo anual complementario, llamado aguinaldo, estamos enfrentando el peso del alza de precios, que nos agarra con los bolsillos a medias y con los restos del dinero en el bolsillo.

A todo esto, hay que apechugar y seguir viviendo. Pero hay que mirar de reojo los precios cuando uno va al supermercado, porque de lo contrario, si le seguimos el ritmo al sistema, no nos va a ir muy bien que digamos.

Por eso en esta edición de nuestra sección semanal Detrás de los Números, por ser la primera del año, vamos a advertirle a usted, que ya gastó todo lo que ganó en el mes de diciembre, que lleve la calculadora a la hora de comprar porque si no va a terminar pidiendo que se termine el mes a gritos.

MÁS CARO

Desde los productos básicos hasta los más suntuosos. Empezamos por las galletas malteadas, que uno compraba a 39 pesos en las góndolas del super, y a mediados de diciembre ya la remarcaron y pasaron a costar 48 pesos. Y así están, indemnes, como la mayoría de los artículos.

Seguimos por la yerba mate, artículo propio de la cocina uruguaya si los hay, que antes uno adquiría a 83 pesos el paquete de kilo en promedio, y ahora está a 93, desde hace un mes, y así sigue. Pero lo mismo pasa con el aceite de Oliva que si antes pagaba la botella de 500 cc. a un precio de 115, ahora la paga en promedio a 134.

Otro de los productos es el azúcar, por la cual se dejó de pagar los 28 pesos por kilogramos y ahora está en promedio a 32 pesos el kilo. Son cuatro pesos más, pero todo suma.  Ni hablar la botella de Coca Cola  de 2,5 litros por la que se pagaba 59 pesos y ahora en oferta está a 64 pesos.

El precio de la carne varió bastante, y ahora se sitúa en algunos cortes entre 4 y 10 pesos más caro. Como por ejemplo el cordero que estuvo a 112 pesos el kilo en promedio ya subió a 123 pesos en promedio en la mayoría de las carnicerías de plaza.

Aunque hay productos como los fideos, harinas y legumbres, cuyos precios varían entre los distintos supermercados entre 6 y 8 pesos de diferencia, al menos compruébelo en tres de los distintos supermercados de nuestra ciudad.

Si bien habrá, un aumento para las jubilaciones del orden del 12, 5 por ciento y en los salarios públicos una variación que rondará el 10 por ciento, la mayoría de los empleos  privados no han ajustado el aumento para este año, por lo cual el alza de los precios impactará doblemente en la mayoría de los bolsillos de los consumidores salteños.

Los Números:

39 a 48 pesos las galletas

115 a 134 pesos el aceite de oliva

28 a 32 pesos el kilo de azúcar

112 a 123 pesos el kilo de cordero

Publicado en - Titulares -, Detrás de los númerosComentarios (0)

Hay que vivir las despedidas como antesala a las fiestas de fin de año

Costos más costos menos, las fiestas tradicionales han sido el tema de esta sección durante las últimas semanas, donde todo lo que vemos y pensamos en estos días, pasa por saber cómo, luego de un año de tanto trabajo, pasaremos las fiestas. Es decir, qué haremos para disfrutar de esos dos momentos que se nos regalan en el año, para hacer un alto y pensar en nuestra felicidad, en la familia si la felicidad nos pasa por ahí, o en lo que así fuera.
Pero a éstas, se les antepone la antesala de las mismas que son las despedidas de fin de año, a las que no podemos faltar porque sería privarnos de hacer algo por nosotros mismos, luego que pasamos un año antero trabajando y lidiando con las distintas situaciones que se nos presentan a diario.
Por eso, en esta sección semanal de Detrás de los Números, brindaremos algunos detalles de qué llevar para celebrar esa reunión tan anhelada con los seres queridos o no tanto, pero con los que no podemos negar que ese rato que estamos juntos, lo pasamos genial.
TODO VIENE BIEN
Es una reunión de amigos o de compañeros de trabajo o de clases, pero una reunión de camaradería en la que todos tenemos que poner algo como símbolo de que queremos que las cosas salgan bien.
Por eso, lo primero que pensamos en llevar es una botella de vino. Porque es la bebida que todo el mundo toma, la que cae bien con cualquier comida, y la que además, como recetan los médicos y el slogan de la asociación de vitivinicultores, es buena para el corazón.
Por eso empezamos por mirar los precios de estas botellas y vemos que pese al avenimiento de las fiestas y la locura consumista de las fiestas, los mismos se mantienen. Empezamos con los productos de las bodegas locales, y vemos la variedad de precios que oscila entre los 109 y los 134 pesos uruguayos la botella en las góndolas.
A su vez, existe casi por el mismo precio, una oferta nada despreciable y de muy buen gusto como las bodegas de Mendoza (Argentina), las chilenas y las del sur uruguayo, con valores entre los 129 y los 189 pesos uruguayos que bien vale la pena probar.
Aunque en una despedida de amigos o del trabajo, siempre nos vemos obligados a contribuir con la compra de la leña, el asado o las verduras para la ensalada.
Entonces, si el asado es importante no podemos comprar menos de 100 kilogramos de leña sino incluso, varios kilos más, contando para ello al menos con un costo entre los 300 y los 400 pesos promedio. Allí comenzamos a preparar el fuego, y ya le echamos el ojo a la carne, ya que ahora pululan las ofertas, y cuyos precios oscilan entre los 109 y los 179 pesos, entre el asado de tira, la tapa de asado, el vacío y el asado de oveja.
A esto se le puede agregar chorizo especial parrillero cuyo precio ronda los 130  pesos el kilo o el complemento especial para la parrilla, como es la tripa rellena, en un precio de entre 118 y 125 pesos el kilo en las carnicerías de plaza.
Mientras que el precio de una lechuga ronda los 24 pesos, el de los tomates se debate entre los 29 y los 44 pesos el kilogramo, dependiendo de la variedad, la calidad del producto y el origen del mismo en los distintos comercios de plaza.
Además, tenemos que contribuir con el hielo, donde la bolsa de 20 kilogramos ronda los 220 pesos y el fardo de 6 botellas de refresco de 2 litros, oscila entre los 175 y los 269 pesos dependiendo el sabor y la marca.
El postre, no puede faltar y más en una instancia como ésta. Aquí podemos comprar un producto de primer nivel como el caso de los helados, que para una ocasión como las despedidas es uno de los bocados favoritos.
Aquí podemos consumir helados entre los de 1 litro cuyo precio ronda los 99 pesos, los de dos litros que el precio de lista anda en los 189 pesos, los de tres litros que rondan los 220 pesos y los de cinco litros, cuyo precio oscila entre los 299 y los 349 pesos uruguayos.
Más allá de los costos, que pueda insumir la adquisición de alguno de estos productos que detallamos en la presente entrega de nuestra sección semanal, el motivo de los mismos siempre será el disfrute social que impone esta tradición de las reuniones como despedida de año, previo a las fiestas tradicionales, así que más allá de costos, la alegría debe imperar y esta contribuye a la buena salud que debe ser la madre de nuestras prerrogativas, así que para todos les deseamos que dejen de mirar el bolsillo por un rato y se propongan a pasar una Feliz Navidad.

Costos más costos menos, las fiestas tradicionales han sido el tema de esta sección durante las últimas semanas, donde todo lo que vemos y pensamos en estos días, pasa por saber cómo, luego de un año de tanto trabajo, pasaremos las fiestas. Es decir, qué haremos para disfrutar de esos dos momentos que se nos regalan en el año, para hacer un alto y pensar en nuestra felicidad, en la familia si la felicidad nos pasa por ahí, o en lo que así fuera.

Pero a éstas, se les antepone la antesala de las mismas que son las despedidas de fin de año, a las que no podemos faltar porque sería privarnos de hacer algo por nosotros mismos, luego que pasamos un año antero trabajando y lidiando con las distintas situaciones que se nos presentan a diario.

Por eso, en esta sección semanal de Detrás de los Números, brindaremos algunos detalles de qué llevar para celebrar esa reunión tan anhelada con los seres queridos o no tanto, pero con los que no podemos negar que ese rato que estamos juntos, lo pasamos genial.

TODO VIENE BIEN

Es una reunión de amigos o de compañeros de trabajo o de clases, pero una reunión de camaradería en la que todos tenemos que poner algo como símbolo de que queremos que las cosas salgan bien.

Por eso, lo primero que pensamos en llevar es una botella de vino. Porque es la bebida que todo el mundo toma, la que cae bien con cualquier comida, y la que además, como recetan los médicos y el slogan de la asociación de vitivinicultores, es buena para el corazón.

Por eso empezamos por mirar los precios de estas botellas y vemos que pese al avenimiento de las fiestas y la locura consumista de las fiestas, los mismos se mantienen. Empezamos con los productos de las bodegas locales, y vemos la variedad de precios que oscila entre los 109 y los 134 pesos uruguayos la botella en las góndolas.

A su vez, existe casi por el mismo precio, una oferta nada despreciable y de muy buen gusto como las bodegas de Mendoza (Argentina), las chilenas y las del sur uruguayo, con valores entre los 129 y los 189 pesos uruguayos que bien vale la pena probar.

Aunque en una despedida de amigos o del trabajo, siempre nos vemos obligados a contribuir con la compra de la leña, el asado o las verduras para la ensalada.

Entonces, si el asado es importante no podemos comprar menos de 100 kilogramos de leña sino incluso, varios kilos más, contando para ello al menos con un costo entre los 300 y los 400 pesos promedio. Allí comenzamos a preparar el fuego, y ya le echamos el ojo a la carne, ya que ahora pululan las ofertas, y cuyos precios oscilan entre los 109 y los 179 pesos, entre el asado de tira, la tapa de asado, el vacío y el asado de oveja.

A esto se le puede agregar chorizo especial parrillero cuyo precio ronda los 130  pesos el kilo o el complemento especial para la parrilla, como es la tripa rellena, en un precio de entre 118 y 125 pesos el kilo en las carnicerías de plaza.

Mientras que el precio de una lechuga ronda los 24 pesos, el de los tomates se debate entre los 29 y los 44 pesos el kilogramo, dependiendo de la variedad, la calidad del producto y el origen del mismo en los distintos comercios de plaza.

Además, tenemos que contribuir con el hielo, donde la bolsa de 20 kilogramos ronda los 220 pesos y el fardo de 6 botellas de refresco de 2 litros, oscila entre los 175 y los 269 pesos dependiendo el sabor y la marca.

El postre, no puede faltar y más en una instancia como ésta. Aquí podemos comprar un producto de primer nivel como el caso de los helados, que para una ocasión como las despedidas es uno de los bocados favoritos.

Aquí podemos consumir helados entre los de 1 litro cuyo precio ronda los 99 pesos, los de dos litros que el precio de lista anda en los 189 pesos, los de tres litros que rondan los 220 pesos y los de cinco litros, cuyo precio oscila entre los 299 y los 349 pesos uruguayos.

Más allá de los costos, que pueda insumir la adquisición de alguno de estos productos que detallamos en la presente entrega de nuestra sección semanal, el motivo de los mismos siempre será el disfrute social que impone esta tradición de las reuniones como despedida de año, previo a las fiestas tradicionales, así que más allá de costos, la alegría debe imperar y esta contribuye a la buena salud que debe ser la madre de nuestras prerrogativas, así que para todos les deseamos que dejen de mirar el bolsillo por un rato y se propongan a pasar una Feliz Navidad.

Los Números:

129 a 189 pesos botella de vino fino

109 y 179 pesos el kilo de asado

220 pesos la bolsa de hielo

44 pesos el kilo de tomate

299 pesos la tarrina de helados

Publicado en Detrás de los númerosComentarios (0)

El tiempo

Ediciones anteriores

septiembre 2018
L M X J V S D
« ago    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

  • Otras Noticias...