“Agradezco el don de la maternidad” 

Mariana Píriz Grilli Profesora de Danzas – Principal de “Uruguay

Arte Mamá de Gerónimo y María Inés

Mariana, ha comenzado sus estudios de Danzas a los 8 años, siendo hoy una de nuestras mayores referentes en el arte. Se recibió de Profesora de Danza Clásica en 2006 y de Danza Jazz en 2009, con el aval de Teresita Miñones e Instituto Orange Jazz de la ciudad de Concordia.MAriana y flía. Contó con el apoyo de sus padres y hermanos, para llevar adelante su sueño de abrir su propia Escuela de Danzas en el 2010, comienza su actividad dentro y fuera del país y es en 2016, que se casa con Diego. Por su trayectoria y joven madre, la convocamos a acompañarnos. Y relacionando la llegada de su primer hijo a su vida, esto nos decía: “Es en Octubre de 2017, que llega nuestro primer niño: Gerónimo”. ¿Cómo fue ser mamá y Profesora a la vez? Con el primer hijo, todo más sencillo.Mariana Dicté clases hasta último momento del embarazo y luego de nacer, ya las actividades se limitan un poco. Se torna más cansador, pero nada que no pueda disfrutar. Con la llegada del segundo hijo ya es más difícil administrar los tiempos. Para poder seguir con mi profesión, cuento con mucha gente que me ayuda. Desde mis padres y suegros, hasta mis alumnas y profes, que me acompañan día a día. Se puede disfrutar de las dos profesiones y sin dudas que se aprende muchísimo también.

¿Trabaja hoy como al comienzo? Sí, y más aún, ahora tengo dos trabajos (sonríe). Lo diferente, es que pude aprender a deslindar tareas y pedir ayuda, algo que tanto me cuesta, porque me gusta hacer todo: enseñar, bailar, administrar la empresa y las tareas de la casa, ya que una me gusta más que la otra. Amo cocinar, limpiar, hasta planchar. Pero no soy la Mujer Maravilla y necesito pedir ayuda en todo. La familia me está enseñando eso y más

¿Qué ha recogido del alumnado durante su trayectoria? Una variedad de valores y enseñanzas, cada alumna es diferente a otra. Cada una tiene un talento diferente y me encanta descubrirlo. Con el tiempo las voy conociendo más y descubro como ayudarlas a destacar en lo que son buenas. Porque todas son buenas en el arte de la Danza, hay que saber encontrar en qué punto. He descubierto nuevas amistades, nuevos métodos de enseñanzas, a conocer corazones que necesitan ayuda y un abrazo alentador para lograr lo que busca.MAriana y flía.

¿Cuáles han sido los momentos más disfrutables y apreciados en su vida? En mis cortos 31 años he pasado por varias etapas. Mi niñez es inolvidable ya que crecí con la Danza y ocupó un lugar importante en ella. A la adolescencia y juventud, la disfruté muchísimo con amigas y con mis padres, ayudándome con los cambios naturales de la adolescencia. Y en mi adultéz, tengo dos etapas importantes: una en la que me acompañó la Danza y la profesión ya que maduré junto a ella y la otra es en la que Dios me convirtió casi por completo (porque la conversión cien por ciento es cuando nos reencontremos con Él cara a cara).Mariana

Tuve una experiencia donde me tomó de la mano y no me soltó más, de allí la bendición de poder casarme y formar mi familia, pertenecer a una comunidad, donde Dios me regaló personas con las que compartir mi fé cristiana. Son varios los momentos apreciados de mi vida.

¿Y en la Danza? En la danza los momentos de subir al escenario. Ya hace unos años que no lo hago, pero es algo que me llena de emoción. Los exámenes de mis alumnas son momentos disfrutables aunque me llene de nervios como a ellas. Disfruto de la ayuda de mi mamá en la Academia en estos 24 años, donde también ha aprendido los pasos y la historia de la Danza. Disfruto de la ayuda de Mariana mi amiga y mano derecha en la Academia, de ver el crecimiento de las niñas, ver fotos de cuando eran pequeñas y como han crecido bailando. Siento que se repite mi historia en cada una de ellas. Y todo lo que a ellas las hace disfrutar, a mí también… ¡Poder bailar es hermoso!

¿Cuáles son sus proyectos hoy? Estamos pasando por momentos difíciles con la pandemia y se nos ha atrasado un poco la planificación. Lo estamos tomando de la mejor manera, con clases online y algunas presenciales, con las alumnas a egresarse este año, por sobre todo.

¿Con que disfruta? No soy una persona muy expresiva, pero disfruto de las cosas más sencillas y soy feliz solo con eso. Doy gracias a Dios por la comida de todos los días, por la familia, por poder disfrutar de los momentos con mis hijos, mis padres, por la fé que me sostiene.

¿Qué ha significado ser mamá? Un don muy disfrutable y lleno de aprendizajes. La llegada de María Inés el año pasado, también fué de muchas enseñanzas. Los hijos son diferentes desde el primer mes de embarazo. Día a día nos demuestran cosas, que nos llenan el corazón de alegría. Sus primeros pasos, palabras, abrazos. Agradezco el don de la maternidad. Quiero desearles Feliz Día a todas las Mamás. A aquellas que lo son por naturaleza, a las que han adoptado y dan el amor que toda madre puede brindar, a las que no lo son y quieren serlo y a las que lo son pero no quieren serlo… Decirles, que toda persona es más persona, si cuida de la vida del otro, desde la concepción hasta la vejez. Valorar el don de la VIDA por sobre todo, es un regalo que podemos dar sin gasto alguno.

Publicado en suplemento dia de la madreComentarios (0)

“Ellos son mis hijos, yo los parí y no quiero perderlos”

Rosario Ugolino Fundadora del Grupo “Madres y Familias de Caídos en la Pasta Base Salto” Con una increíble fuerza de voluntad y convencimiento, Rosario es una mamá que busca afanosamente y espera encontrar, manera alguna de dejar atrás la angustia constante que la aqueja.Rosario Su meta está puesta, en conseguir un Centro de Rehabilitación, que ayude a dos de sus hijos a salir del difícil trance del consumo problemático de drogas, así como a muchos niños, jóvenes y no tanto de nuestra ciudad, que lo atraviesan. Conjuntamente con otras madres que padecen la misma situación, luchan por una agrupación, que las identifique para encontrar respuestas positivas y una salida.Rosario

Nuestra comunicación con Rosario, ha estado siempre abierta, con el fin de que pueda expresar lo que necesite en el transcurso del tiempo. Y hoy, así dialogamos: “Actualmente, estoy tramitando el registro como empresa en mi emprendimiento, con la elaboración de helados, gelatinas, flanes, tapas de canelones, ñoquis, pasteles, tortas fritas y más”, nos dice. Que con la ayuda de MIDES, se ha transformado en un pequeña empresa, llamada “Todo sabor”. Desarrollo la actividad con el apoyo incondicional de mi pareja y de mis padres, que no solo me ayuda económicamente, sino que distrae mi mente de ese caos contínuo que transito en mi familia… esa afección al corazón, que me provoca la situación de ver a mis hijos consumidores.

¿Cómo se compone su familia? Por mi pareja y mis dos hijos de 31 y 27 años, que son los afectados por la pasta base. Cuento además con una hija de 25 y otro hijo de 29, que no viven con nosotros y están bien.Logo de Grupo de Rosario

¿Desde cuándo detecta usted la adicción en sus hijos? Cuando un día me llaman autoridades del Liceo adonde concurrían, para decirme que mi hijo menor, de 17 años, estaba inhalando nafta. De ahí en más, comenzó este infiernoLogo de Grupo de Rosario

. ¿Cuál cree usted que ha sido la situación que los ha llevado a este comportamiento? Entiendo que los causantes, han sido los mal llamados amigos, la junta, ya que en mi familia y en nuestro hogar, nunca hubo lugar para adicciones.

¿Cómo interfiere este comportamiento en la relación con la familia? Se vuelve intolerante. Se tornan ellos distantes, apáticos. Me falta el dinero de donde sé que lo tengo, artículos de la casa. Y como madre, uno no sabe qué hacer.

¿Qué puertas ha golpeado y donde encontró apoyo? Como madre, he golpeado muchas puertas. Pero entiendo que es un déficit del Estado, de no ocuparse de la enorme cantidad de jóvenes, que sin importar razas, sociedad o edad, se sumergen en el mundo de las drogas, sin encontrar salida alguna. Y al querer ayudarlos, no encuentro la forma. Me gustaría mucho encontrar la manera de poder hacerlo, pero todo lo que he puesto en práctica hasta ahora, no ha dado ningún resultado. He conseguido informar a los políticos y al Gobierno de la realidad de las familias de adictos. No queremos politizarlo, pero sí, trabajamos con el Dr. Gonzalo Leal que nos está ayudando, dándonos la oportunidad de poder buscar soluciones para la inquietud que nos aqueja así como el Dr. Carlos Albisu, a conseguir formarnos como asociación con Personería Jurídica. Cuando formalicemos, llevaremos el nombre “Grupo 20 de julio Nocaut a las Drogas”. Ya que comenzamos a reunirnos un 20 de julio en el local del Doctor Gonzalo Leal, de la Lista 79 “Movimiento Naranja”.

¿Hay alguna actividad a los que sus hijos demuestren interés? El menor de ellos trabaja desde hace mucho y el mayor, hace changas. O sea que los dos, tienen de alguna manera su trabajo, pero su único interés, es poder llegar a casa y comprarse el “chasqui”. A la que yo llamo “la maldita pasta base”. Lo único rescatable de la situación, es que nunca le hicieron daño a nadie para drogarse. Nunca robaron, ni asaltaron. Delitos, que darían lugar a avergonzarme como madre. ¿Cuál es la expectativa que alberga como madre? Mi mayor expectativa, es conseguir ayudar a mis hijos a recuperarse. No quiero seguir viéndolos inmersos en ese camino que no tiene salida. Que día a día los va deteriorando más. Mis planes, mi sueño, mi ilusión, es al igual que el de mis compañeras de grupo, poder crear un Centro de Rehabilitación para Salto. Donde tengan obligaciones, derechos y hábitos buenos. Y cuando el tiempo pase, salgan recuperados, con ganas de vivir. Muchos chicos se encuentran en situación de calle, porque su familia decidió echarlos, para no soportar lo que es vivir con un adicto. Por esta situación, tengo mis momentos de distracción, pero no soy feliz. Creo mucho en Dios y le pido fuerzas para continuar. No se puede ser feliz, sabiendo que dos hijos se están matando de a poquito. Y les dejo un mensaje a todas las madres: A las que están en mi situación, que se unan al grupo. Juntas, vamos a poder lograr algo mejor para nuestros hijos. Porque como decía mi abuela: las madres, todo lo podemos. Y a las que tienen sus hijos sanos, estén muy atentas a observar con quien se juntan. Debemos educarlos desde pequeños, que sepan que la droga es el comienzo de una vida incierta. Una vida sin amigos, sin familia. La droga es una enfermedad mortal. Agradezco a Dios, la fuerza que me da todos los días y ese valor de no bajar los brazos, ya que paso mucho tiempo sin dormir y no me hace bien. Pero no voy a abandonar la lucha, porque ellos son mis hijos, yo los parí y no quiero perderlos.

Publicado en suplemento dia de la madreComentarios (0)

“La experiencia de ser madre, hace a la esencia de poder trascender en nuestros hijos”

Maestra Directora en Escuela Rural N° 113 de  Colonia Rubio, Cuatro Bocas.

Profesora de órgano y acordeón

Haciendo el trayecto por Ruta 31 y llegando a la Localidad de Colonia Rubio, 10 Kilómetros adentro se encuentra la Escuela Rural N° 113.Giovanna en la Escuela

Giovanna, es Maestra Directora allí, contando con quince niños a cargo.

A su traslado, suele hacerlo diariamente en ómnibus por ruta hasta llegar al paraje, recorriendo en su motocicleta los kilómetros  correspondientes para llegar a la Escuela.

Que en días lluviosos, se  le torna sumamente dificultoso el transitarlos, por el mal estado del camino.

En una rica historia compartida con nosotros, pudimos conocer que Giovanna se decide por iniciar magisterio, en el año 2000.

Hoy hace 14 años que  es Maestra, está casada y tiene un hijo llamado Ángel.

Consultada,  como se inicia en la  Docencia Rural, ésto nos respondió:

En el año 2011, por consejo de la Maestra Ma. Cristina Guimaraens, comienzo  mi aventura en la Escuela Rural.

Para ese entonces ya estaba casada y Ángel, mi hijo, cumplía 6 años.

La Escuela N° 47 de Cerro Chato, es la ideal”, me dijo Cristina: “Ómnibus en la puerta tres veces  a la semana, corriente eléctrica en la Escuela, Auxiliar  y puedes quedarte con el nene”, fueron sus  palabras en ese  momento.Giovanna y flía

Acepté y al transcurrir dos años allí, me traslado a Paso del Parque del Daymán para estar tres años más  y este es mi quinto año en la Escuela  N° 113 de Colonia Rubio, Cuatro Bocas.

¿Contó siempre con la compañía de su hijo?

Ángel estuvo conmigo desde 1°, hasta 6°  de Primaria. Mi esposo también acompañaba siempre que podía, aprovechando para realizar el  mantenimiento del edificio de la Escuela.

Antes de ingresar en escuelas rurales, acudí a algunas compañeras por sugerencias, que no fueron muy alentadoras. Concretamente por el  estrés del mismo compromiso.

¿Cómo ha organizado los tiempos para ser mamá y Maestra?

La parte personal, va ligada a la  tarea de Docente.

Mi hijo Ángel, es asmático y la prioridad era tener  todo preparado en cuanto a su medicación y prever, las 4 horas de viaje  que implicaban llegar a  la Escuela.

4.30 hs. de la maña salíamos los lunes, con el surtido para la Escuela y  Ángel semidormido.Giovanna

¿Cómo es un día en la escuela rural?

Con  una agenda para la semana, para los niños pupilos: hora de levantarse hasta acostarse, con todas las tareas diarias de lavar tazas y vajilla, traer la leña para la  estufa, recoger la ropa lavada, dejando todo limpio para el  otro día.

A mí me tocaba bañarme por último (casi nunca antes de las 23 hs.), pero lo hacía con mucho gusto.

Terminando cansada físicamente, pero entera mentalmente.

Muchas veces salía del baño y Ángel estaba allí, sentado al lado de la puerta, esperando para poder encontrarnos juntos al final del día (emoción).

¿Ha atravesado situaciones complicadas?

Sí, una de ellas, fue velar por la salud de los niños ajenos.

En Cerro Chato, la nena menor de 4 años era asmática y llegaba con un informe de cómo debía ser su  medicación y más.

En algunas noches de invierno, se llegaba a complicar por crisis y yo contando  con la experiencia de mi hijo,  quedaba semi sentada, despierta, con  ella en la falda. Luego de pasar la noche, a veces con alguna tormenta de por medio, miedo por el viento fuerte o corte  de luz,  al otro día continuaba la jornada atendiendo a todos los niños, los cuales fueron hermanos para mi hijo, porque la convivencia fue hermosa.

Me entregaba gustosa a la tarea, a veces con cinco niños a pupilos, que como anécdota, recuerdo el día que entro al dormitorio ya cerrando una jornada y encuentro a Ángel llorando, amargado. Al preguntarle que le pasaba, me respondió que el sentía que siempre era el último en todo.

Lo abracé, poniéndome en su lugar y pude reflexionar pensando que alomejor tenía razón y yo solo intentaba que él se sintiera un alumno más.

Era muy difícil todo.

¿Qué encuentra diferente en este mundo rural?

Cuando elegimos llegar allí, es porque  ya tenemos cierta inclinación por la actividad allí.  Buscando un cambio para disfrutarlo, como es el viaje, levantarse temprano, recibir a los niños en invierno con el salón cálido con la estufa encendida.

Los almuerzos todos juntos… y la enseñanza misma.

Servir a la Comunidad, trabajando con una Comisión Fomento sin escatimar los tiempos, con algunos talleres  incluso, donde he aprendido mucho.

¿Cómo ha sido en este medio, la incorporación de la nueva tecnología?

Hace que el Docente tenga otras instancias de diálogo con las familias.

Una de las buenas prácticas en la escuela rural, es la calidad educativa con la que estamos  contando los Docentes y nuestra contínua formación.

El niño rural, sigue siendo el niño que se detiene a escuchar más. Por las condiciones de su contexto, participa activamente  con los adultos en todas las actividades.

¿Cómo es la relación Maestro- niño?

Siempre les he enseñado, que mi derecho termina cuando comienza el de los demás.

Respetando mucho la familia, quien le da los valores de vida a ese niño.

Los padres de  una u otra manera, siempre van a estar presentes. Nosotros como Maestros, no deseamos inmiscuirnos demasiado, pero observamos mucho de lejos.

¿Cuáles son las actividades que lleva adelante con su hijo y familia?

Cocinar. Disfrutamos haciendo elaboraciones caseras. Mirar una  buena película o hacer juegos de mesa.

¡Pero ir a pescar, nos encanta!

¿Qué ha significado ser mamá?

Una bendición de Dios para mí.

Lo mejor que me pasó en la vida.

Es un proceso que implica aprender y entender, que de detenerse a ver, escuchar y reflexionar, la experiencia hace a la esencia de poder trascender en nuestros hijos.

El ser madre lleva a olvidarse de nuestra propia existencia.

Publicado en suplemento dia de la madreComentarios (0)

“Mi gran expectativa es poder darle una vida digna a mis hijos”

Daniela Estefani Diaz Torres Mamá de Alan y Mía

Desde hace bastante tiempo, Daniela ha venido transitando momentos difíciles, debido a  algunas decisiones relacionadas con estilos de vida, muy alejados de los buenos hábitos.Daniela

El alcohol y la pasta base, así como la marihuana y cocaína, han sido para ella moneda corriente en su vida,  que incluso, en algunas ocasiones, le han hecho “tocar fondo”.

Con el correr del tiempo, Daniela  logró darse cuenta, hay cosas maravillosas que la vida puede regalarle.

Que valen la  pena vivirlas, pero bien lúcida, porque de “aquel mundo, nada se rescata”.

Mostrando en sus  ojos una ternura  infinita por la llegada de sus hijos, nos narra que le ha servido de mucho, para dar un vuelco a su vida.

Dispuesta a todo por ellos, del alcohol y la droga, solo queda un mal recuerdo:

 “Desde hace un año y tres meses, cambié muchísimo. Dejé de drogarme y hoy me siento muy bien”, comienza diciéndonos.

¿Cómo se compone su familia?

Vivo sola con mis hijos Alan y  Mía.

Logré  comprarme un ranchito chiquito en el barrio La Esperanza y allí estamos… tranquilos…

Tengo a mis hijos conmigo y es lo más lindo.

Tengo muy poco como equipamiento, pero no puedo quejarme. Mucha gente que se ha enterado de la  manera en que vivimos, nos han donado una cocina,  heladera, me prestaron una  garrafa. Aún con la pandemia, nos venimos adaptando bastante bien los  tres juntos.

¿Cómo se encuentra hoy anímicamente?

Muy bien. Puedo decir que estoy en  mi  mejor  momento, luego de todo lo que atravesé.

Me encantaría poder trabajar, pero la nena es aún muy pequeña y con el  tema del virus, todo se ha complicado.

Alan en su actividad concurre a primaria y a ACJ, ya que ha  sido becado por medio de mi tratamiento en  el lugar adonde concurro, que es Dispositivo CIUDADELA.

También Asociación Cristiana nos está ayudando muchísimo en cuanto a canastas,  equipamiento para la casa,  ropa para los niños y no tengo palabras para agradecerles.

Estuve solicitando a través de MIDES, la posibilidad de que la nena pueda quedar en  guardería para trabajar, aunque sea en las chacras, pero está todo paralizado.

¿Cómo transitaba su vida, antes de su adicción?

Consumí desde muy chica marihuana. Fué a partir de los 13 años.

El alcohol también era algo preferido para mí con esa edad y lo fué por mucho tiempo.

Mis amigos se reunían para tomar y yo como para acompañar, los seguía todos los días. Cuando quería acordar estaba ebria.

Cuando piso los 16, comencé a consumir cocaína y también, era todos los días.

¿Estudió?

Si, debía concurrir al Liceo N° 5, pero como mi barra concurría al N°3, me venía para donde estaban a esperarlos.

Y abandoné en 3° año.

¿Cómo se presentaba la situación en su  casa?

Yo no fuí criada con mis padres, mi mamá nunca me quiso y me lo dijo siempre. Ella tiene además otra hija, que tampoco quiere.

Me crié con mi abuela, que perdió a dos de sus hijos en un año y pasó por otras malas situaciones de salud.

¿Influyó de alguna manera esto, en su situación?

Mi abuela era una mujer muy estricta.

Me daba unas palizas inolvidables, porque yo era terrible, muy rebelde. …y me escapaba.

Conocí con 12 años a un muchacho,  hacía todo por él y la abuela ya no me pudo  controlar.

Ella enferma, yo me iba y  volvía cuando  quería… Y asi empecé mi calvario.

Me  trasladé a Rió Branco con una pareja y por problemas de salud de la abuela, volví a Salto y ahí me entero, de que estaba embarazada de Alan.

¿Cómo fue la llegada de  Mía?

Estuve siete años viviendo con su papá. Siempre consumiendo “merca”, (cocaína). Dejamos de consumir con una voluntad de hierro, pero pasa el tiempo, quedo embarazada de Mía y allí me colgué a consumir nuevamente.

Con la diferencia de que ya era “bazoco” (porro con pasta base).

Me tiré al abandono y toqué fondo.

Luego me recuperé y al ver mi embarazo avanzado, tomé conciencia y a partir de allí sí: nunca más consumí.

¿Ha llegado a tener antecedentes ante la justicia?

No. Sabía que si robaba para consumir, me iba a ir  mucho más mal.

Pero golpeaba puertas a uno y a otro a cualquier hora, exigiéndole que  me entregaran plata para poder consumir.

Lamentablemente ese mundo, ha sacado lo peor de mí.

Pero me sirvió de experiencia.

Si antes hacia lo imposible para  drogarme, hoy tengo a mis hijos y se que  haciendo una limpieza, me da para los gastos del día y “voy tirando”.

Pero estoy con mis hijos, que amo.

¿La veía su hijo consumir?

No. Es por eso que me iba y lo dejaba con  mi abuela. No podía permitir que el viera como vivía yo.

Cuando andaba drogada por las calles, todo  niño que veía, creía que era mi hijo y quería tomarlo.  Por eso con una  panza muy grande del embarazo de Mía, un día llamé a mi hermana y le dije: basta. No consumo más.

Recuperé la relación  con mi padre y me dió un lugar en su casa.

Aunque mi madre siempre me corrió.

¿Le afectó oír de boca de su madre sus palabras?

Sí, claro. Siempre  me afectó que me dijo que no me quiere.

En cambio mi papá me dió todo su apoyo, al igual que mi amiga Taitiana y Dispositivo CIUDADELA, siendo incondicionales conmigo.

Y tengo  mucho para agradecerles, porque los tres, son mi familia.

¿Tiene metas hoy?

Sí. Muchas.

Antes de comenzar la pandemia, estaba realizando cursos en INEFOP de Peluquería y Maquillaje, con lo que anhelo tener mi propio emprendimiento. En Ciudadela disfruto de un taller en tela, otro de música, donde tenemos temas grabados. 

Además está en mis planes, terminar el liceo.

Quiero darles una mejor vida a mis  niños y tengo posibilidades, porque sé que lo que me  propongo, lo logro por ellos.

Necesito equipar mi casa y con mucho esfuerzo lo espero lograr.

Para nosotros, son sumamente necesarias frazadas o ropa. Lograr arreglar la  parte edilicia, ya que mi  ranchito es de lata, tiene 4m x 4m y he estado forrando las paredes con cartón.

En el piso le puse unas maderas, porque le entra viento por todos lados y se pone helado.

mi gran expectativa, es tener un trabajo seguro, para poder darles una vida digna a mis hijos.

Aunque tienen todo mi amor.

¡Me despido con gran saludo a todas las madres!

(Por colaboraciones para Daniela, se agradece comunicarse al: cel. 097732710.

Desde ya  muchas gracias.)

Publicado en suplemento dia de la madreComentarios (0)