«Aprendí que la clave del éxito en este camino es: amor»

Con Alejandro Casaretto. Papá de Fabricio y Giuliana. Contador Público.Presidente de Cooperativa ACAC

Nos cuenta Alejandro, que por medio de una circunstancia extraordinaria, nace en la ciudad de Montevideo, pero a los pocos días, ya estaba en Fray Bentos como toda su familia.
“Puedo considerarme un fraybentino de pura cepa, un “tripero” se diría en el lunfardo futbolero”, nos comienza diciendo.ALejandro e hijos en sus infancias
Alejandro es papá de Fabricio y Giuliana y actualmente desde marzo de 2018, ocupa la Presidencia de Cooperativa ACAC.
Agradeciéndole la deferencia que ha tenido con nosotros, compartimos con ustedes, parte de nuestro diálogo y del motivo que hoy lo trae aquí: sus hijos y su familia:
“Mi vinculación con Cooperativa ACAC siempre ha sido en carácter de directivo”, nos dice.
Empecé integrando la Comisión Local de Fray Bentos en el año 1994.
A partir de allí integré en diferentes momentos la Presidencia de la Comisión Local de Fray Bentos, la Comisión Fiscal, el Consejo Directivo, fui Secretario de la Cooperativa y actualmente me desempeño en la Presidencia de la misma.
¿Cómo está compuesta su familia?
Estoy casado con Rossina Etchezar y tenemos dos hijos: Fabricio (26) y Giuliana (25).
¿Qué ha significado para usted el hecho de ser padre?
Fue el momento más importante en mi vida.
Cada embarazo, todo el proceso del parto que presencié y el momento del nacimiento han sido únicos, inolvidables y creo haber sentido ese stress y adrenalina de ese proceso, como si fuera la propia madre.
Creo que ser padres es un antes y un después en nuestras vidas. Ya no seremos los mismos, o los que importan. Es una parte nuestra, pequeñita al principio, que se convierten día a día en esas personitas que amamos.
¿Cuéntenos sobre la relación padre-hijos?
Creo que fue como a todos nos pasa, aprendimos a ser padres sobre la marcha. Con nuestro coraje enfrentando los miedos y superando errores. Siempre nutriéndonos de nuestras ilusiones y de las alegrías de cada paso que fueron dando nuestros hijos.
Y como padre creo que tuve una muy buena relación con mis hijos, es algo que tal vez yo no deba contestar, les corresponde a ellos, pero creo que estuve siempre en todos los momentos.
El vínculo que siempre traté de construir con ellos es el del ejemplo, la comprensión y el del amor, de esa única forma de amor entre un padre y sus hijos. Y el amor no es perfecto. A veces se equivoca, pero también conoce del perdón.
¿Cómo vivió usted su infancia?
Momentos muy felices, de amor, de cariño, de cercanías, que creo que eso pudo forjar las buenas personas que son hoy.Alejandro y familia
¿Era muy rezongón, o tenía paciencia?
Creo que fui más comprensivo que exigente. No me recuerdo como muy rezongón y eso es algo extraño en mí, dado que soy una persona muy detallista y muy racional, por ejemplo en otros aspectos de mi vida.
Creo que tuve la paciencia suficiente y aprendí con ellos y con su crecimiento a entenderlos. Se dice por ahí que “la paciencia es sabiduría”, pero ésta también se aprende.
¿Cuáles son las actividades que llevan adelante juntos?
En todas las etapas compartimos todo tipo de momentos. Desde los primeros gestos, las primeras palabras, acunarlos en la noche, los mimos, los primeros pasos, la escuela y sus deberes, los deportes y diferentes actividades que siempre apoyamos en la búsqueda de lo que les gustaba.
Siempre intentando formarlos como buenas personas y en los valores humanos.
¿Con que disfrutan?
Cuando pienso en disfrutar, vienen a mi mente las inolvidables vacaciones que pasábamos juntos. Hoy disfrutamos mucho compartiendo fines de semanas, cumpleaños y reuniones familiares. Además esa comunicación permanente que hoy la tecnología nos permite, ese simple: “Hola Fabri ¿cómo estás?…Hola Giuli ¿cómo estás?
¿Alguno de ellos siguió sus pasos en alguna actividad?
Nunca hicimos un esfuerzo para que siguieran nuestros pasos profesionales, Fabricio decidió nuestra misma profesión, porque Rossina también es Contadora Pública. Y podríamos decir que el alumno superó al maestro porque recientemente culminó el Master en Finanzas. Mi hija Giuliana no estuvo muy lejos también de nuestra actividad y hoy es Licenciada en Gerencia y Administración de Empresas. Eso me pone muy feliz como padre, ver que han podido construir herramientas desde el conocimiento para poder enfrentar este mundo tan complejo.
¿Hay planes para llevar a cabo juntos?
Hoy los planes pasan por compartir momentos juntos, fines de semana con alguna comida especial que les prepara el papá, soy el cocinero de la familia y no faltan sus platos preferidos.
Cumpleaños y algunos viajes que todavía realizamos juntos.
¿Cómo recuerda su niñez, a su papá, hoy siendo padre?
Gracias a Dios, aún cuento con mi padre.
Tiene 88 años, los lleva muy bien y tengo el mejor recuerdo de mi infancia, de mi juventud y de mi vida.
Mantenemos un vínculo familiar muy fuerte en nuestra familia, donde como buenos descendientes de italianos, siempre tenemos una excusa para encontrarnos.
Y mi padre viene de esa generación donde el vínculo del hijo al padre era de un respeto que no se discutía, diferente al que yo viví con mis hijos, pero que valoro mucho porque también me permitió forjarme como persona y mantener ese amor paterno.
¿Un mensaje a los padres?
Con humildad tal vez trasladar mi experiencia.
Ser padre no es fácil y muchas veces las circunstancias que nos rodean hacen de eso, un gran desafío.
Pero creo que aprendí que la clave del éxito en este camino, tal vez pueda definirse en una sola palabra: amor. Y un amor responsable, del que quiere bien, del que da, del que confía, del que tiene fé, del que perdona y del que aún en el dolor, es capaz de marcar límites.

Publicado en - Titulares -, Suplemento Día del PadreComentarios (0)

«Fue un gran reto para mí convertirme en padre»

Con Cristian Fabián Meyer Ordeix. Papá de Melanie, Guadalupe y Priscilla Sub Director Operativo de Unidad 20 de INR.

Cristian llega al cargo que hoy ocupa, hace aproximadamente seis meses.
Sostiene que el mismo, lo hace dueño de muchas satisfacciones, así como además,  de mucha responsabilidad.All-focus
Por iniciativa de su mamá Dazney y hace muchos años, es que llega a convertirse en Policía. Y con el tiempo, su papá Norberto, llega también a la Unidad 20 como Operador-Chofer.
Cristian, obtiene la alegría de transformarse en papá hace   6 años con Mélanie y con el correr del tiempo, de las mellizas Guadalupe y Priscilla de 4 años hoy.
Dichoso de contar con tanto afecto y compañerismo, siente que eso, los convierte en “compinches”.
Al dialogar pudimos notar un brillo especial en sus ojos mientras decía:
“Fue un gran reto para mí el hecho de ser padre”, contagiándonos esa sensación de alegría que lo invade al hablar de sus niñas.
“Tengo tres hijas, Mélanie la mayor y las mellizas Guadalupe y Priscilla. Conformando una unión muy linda”.
¿De qué manera cree lo ven a papá Policía?
(Sonríe). Son preguntonas.Cristian e hijas
Cuando me ven uniformado o andando juntos por la calle  y al saludar a alguien, me preguntan: ¿es Policía papá?
Creen que todo mi entorno está relacionado a mi trabajo.
Y tienen un poco de celos, creo. Porque cuando ven fotos de un móvil o algo relacionado a Policías, le prestan mucha atención.
¿Cómo define usted la relación padre-hijas?
Es excelente. No solo por lo que somos juntos, de lo que puedo hacer por ellas o por lo que yo siento.
Es una conexión con demostraciones de afecto de ambas partes, que nos hace mucho bien.
Soy un papá separado de su mamá, pero un tiempo muy agradable pasamos juntos, donde disfrutamos cada minuto.
A veces pasamos el día juntos, como muchas veces se quedan las tres a dormir conmigo y al llegar la noche,  las llevo.
Y muchas de esas veces, me duele ver cuando lloran y ni siquiera  quieren bajar de la camioneta cuando llegan a su casa.
Se torna un poco complicado, pero se puede entender. Al principio, fue mucho más difícil aún, hoy lo toman mejor anímicamente.
Comenzaron nuevamente jardín y escuela a la mañana y son unas genias allí. Se divierten y vuelven contentas.
¿Qué ha significado ser papá por primera vez?
Era yo muy joven y ha significado todo un reto el hecho de ser padre.
Mélanie fue buscada y estábamos felices cuando nos enteramos de que llegaría. Muy emocionante.
Recuerdo que ya empecé a mirar en  internet, algunas cosas como para ir familiarizándome.
¿Cómo fue su reacción luego al conocer el resultado de que venían en camino mellizas?Cristian e hijas 1
Con lágrimas. De emoción, sorprendido y con algo de susto además, porque ya iba a ser por dos, todo lo relacionado al  embarazo (sonríe).
Tuve la oportunidad de conocerlas por medio de la ecografía y cuando la doctora dijo: “¡A, qué bueno! ¡Son dos!”, recuerdo que me  brotó ese sentimiento inexplicable, con toda la adrenalina.
Salí de allí y comencé a llamar a todos los familiares y amigos, para contarles la buena nueva.
Las mellis hacen todo juntas.
Duermen juntas hasta hoy, cuando come una, la otra también tiene hambre, son increíbles.
¿Cómo es un día con las tres niñas?
Por lo general es por la tarde cuando salimos de casa a pasear.
Les gusta mucho ir a Plaza Artigas,  para andar en bici cuando está lindo el tiempo, al Shopping les encanta.
Pero pasan mucho tiempo con su madre, también y con la abuela.
¿Cuál es la diferencia con usted a ésa edad?
Son “mi calco”.
No solo físicamente, en la forma de hablar…
Yo en vez de pronunciar la letra s, pronuncio la z.
Son iguales en lo que hacen.
Yo era una máquina de hacer macanas. Esas peleas que surgen entre ellas… se cubren en alguna macana que hagan, como así también, pueden “deschavarse”.
¿Hay alguna asignatura pendiente para hacer con ellas?
Tenía pendiente tomarnos unas vacaciones.
Ya nos fuimos a Termas del Arapey y fue maravilloso.
A pesar,  de que mis familiares me decían que “no iba a poder” con las tres.
Pero con mucha fé, nos fuimos y pasamos estupendo (sonríe).
Me hubiese gustado ir un poco más lejos, pero para ser la primera vez, estuvo muy bueno.
¿Cómo se ve dentro de unos años?
Siempre me imaginé estar dentro de veinte años, sentado alrededor de una mesa con las tres,  comiendo un asado.
Ese es mi mayor anhelo y no puedo pedir más.
¿Un menaje a los papás para este domingo?
Cuando era muy jovencito, mi vida transitaba haciendo problemas, hasta que mi padre me lleva con él a trabajar en la construcción en un departamento en el sur.
Allí vivíamos dentro de un ómnibus una cantidad importante de compañeros y fue cuando comencé a ver algunas carencias materiales y a valorar el sacrificio de mis padres.
Mi mamá allí se entera de las inscripciones para ser Policía, me sugiere que comience a entrenar,  “que ella iba a reunir los papeles que hicieran falta” y cuando vine, rendí el examen y aprobé. Hoy valoro el sacrificio de mis padres y los admiro.
Un abrazo a mi padre en su día, que es mi ejemplo a seguir.
Creo que más allá del valor que tiene una madre, el sacrificio del padre, también hay que destacarlo, porque yo hoy lo compruebo por mí mismo.

Publicado en - Titulares -, Suplemento Día del PadreComentarios (0)

«Me conmueve ver a mis hijos ser ellos»

Con José Buslón. Papá de Manuel, Valentín y Victoria. Profesor de Historia y Economía

Candidato a la Intendencia de Salto por la Lista 326 –  Unidad Popular.

Por una  transformación social y política, José Buslón fue desde su juventud, un luchador.Pr. José Buslón
Hace 20 años, que su actividad laboral se encuentra vinculada a la Educación y fue allí, cuando comienza a canalizar ésa lucha de manera más formal y nucleado en colectivos.
Hoy, deseamos conocer una parte de su vida hogareña, que nos va a permitir descubrir,  a José Buslón papá.
En un diálogo muy ameno que se desarrolla   en la redacción de EL PUEBLO, le consultamos:
¿Por qué la decisión de incorporarse de lleno a la política?
Al abandonar algunas responsabilidades sindicales y manteniendo solamente participación en Sindicato de la Educación, recibí algunas invitaciones de amigos que son parte de la Lista a la que hoy pertenezco.  Conocía al sector del 26 de Marzo y me pareció que las reivindicaciones, contaban con similares características en lo que yo hacía en el plano sindical. Cuando me lo proponen, sentí que podía contribuir al plan del grupo y por eso acepté.
¿Cuándo se decide por la candidatura a la Intendencia?
En agosto.

Buslón y su familia

Buslón y su familia

En función de que nosotros como movimiento sindical, contábamos con la lectura de lo que era la realidad departamental, ya que habíamos tenido que negociar muchas veces, creímos  que desde ahí, podíamos aportar y comenzamos a trabajar. No sé si soy merecedor, porque entiendo que hay personas que han militado mucho más tiempo, pero cuando delegan una responsabilidad y hay confianza, se  debe asumirlo.
¿Cómo está compuesta su familia?
Por mi esposa Sadia, Profesora de geografía y mis hijos: Manuel (17 años), Valentín (13) y Victoria (6).
¿Es suficiente el tiempo como papá?
Es suficiente. Y creo firmemente que es un tiempo de calidad.
Contamos con una particularidad  y es que el trabajo de padres como Docentes, nos da la posibilidad de tomarlo en horas. Diferente a lo que es una estructura de ocho horas comunes. Tratando de que el tiempo de la noche, sea de presencia y de encuentro en la casa, priorizando horarios.
Por la mañana es el momento  de desayuno, donde nos preparamos para enfrentar el día y  por la  noche,  donde nos reunimos para contar experiencias del día.
¿Cuáles son las actividades que lleva adelante con ellos?
Las actividades están relacionadas a cada momento de la etapa de sus vidas.
Manuel por ejemplo, está en una instancia donde le interesa la mirada filosófica, algunos planteamientos históricos y muchas veces desarrolla argumentos, contraponiendo sus ideas con las mías.
Incluyendo temas de la vida con su perspectiva de juventud que le preocupa.
Entonces, se da ese vínculo con él, que  es  muy bueno.
Valentín con 13 años, es compañero en muchas de las actividades. Está en una etapa en que se involucra también en la parte política y como conoce nuestro contexto de hogar, en el que todos pueden opinar en diferentes situaciones, él también se siente capacitado para hacerlo.Buslón y su familia
Y es él,  que muchas veces nos va a traer a tierra sobre algunos aspectos, con  buena parte del compañerismo que tiene.
Siendo los dos  tan diferentes, pero a  su vez con cosas en común.
Y con Victoria es otro mundo, interesante, espontáneo, del que uno sale  reconfortado.
En lo que sí coincidimos, generando nuestros espacios es en el deporte, como es el caso de bicicleta, correr, caminar, el básquetbol, asi como el fútbol.
¿Alguno de ellos, seguirá sus pasos?
Me parece que no.
Creo que tienen intereses focalizados. Y que  cuentan con el interés del padre de investigar y profundizar, pero sin la exposición pública.
En mi lectura, creo que se van por otra línea.
¿Es muy  rezongón, en su carácter con ellos?
Algo.
Pero desde el punto, de que uno tiene como contratos en la casa, que tienen que ver  con la convivencia y me gusta que se respeten. Y que asuman las responsabilidades que les compete asumir, de acuerdo a la edad que  tienen.
¿Cuál es la diferencia que palpa entre su hijo mayor y usted a esa edad?
Él es mucho más maduro que yo.
Tiene  objetivos bien claros y cuestiones de autoestima bien definidas.
Puedo ver a mis tres hijos en diferentes aspectos, referente a cosas, que yo me reconozco con falencias.
¿Qué asignaturas quedan pendientes con sus hijos?
El camino de la  realización de ellos y generándole las condiciones. Y allí está presente la esposa, como compañera de la vida, sosteniendo un mundo, asumiendo su responsabilidad, que es lo que hace  posible que uno pueda estar en tantas cosas.
Pero lo  más  importante por hacer, es como incidir en ellos, sin determinarlos.
¿Qué le conmueve de sus hijos?
Verlos jugar,  alimentarse y sobre todo,  plantear sus cosas ante la vida.
Eso indica que al comenzar a expresar sus ideas y sentimientos, comienzan a  ejercer como  seres sociales.
Y eso es lo que más me conmueve. Verlos ser ellos.
Uno siente miedo por pensar que no va a estar toda la vida, pero cuando conversan entre ellos, es con un proyecto al futuro.
¡Y espero eso!
Que siendo hermanos, siempre estén unidos.

Publicado en - Titulares -, Suplemento Día del PadreComentarios (0)