Daniel Vidart

El pasado martes 14 falleció Daniel Vidart, una de las figuras más importantes de la intelectualidad uruguaya de las últimas décadas.
Antropólogo, escritor, había nacido en Paysandú el 7 de octubre de 1920.
Enterado de su muerte, el académico Ricardo Pallares escribió: In memóriam Daniel Vidart (1920-2019)
El Prof. Daniel Vidart se destacó por su natural fervor comunicativo y su empatía con los demás, por su condición de hombre curioso que respetaba lo otro, por su calidad y ademán docente, por sus rasgos de libre pensador en procura de una conciencia sin dogmas que no excluyó lo moral ni lo espiritual.
Su ejercicio de la antropología también lo caracterizó por el debido respeto por el conocimiento fundamentado de las cosas del hombre.
Estaba atento a la observación y al estudio científico, a la duda y a la problematización de los asuntos.
Estos aspectos hicieron de él uno de los últimos sabios de la contemporaneidad y actualidad uruguaya y seguramente fueron determinantes para su designación como Emérito de la Academia Nacional de Letras.
La obra extensa y diversa de Daniel Vidart demuestra en cada caso el interés por los aportes a la construcción del conocimiento centrado fundamentalmente en los asuntos de la identidad de los seres y los pueblos.
Por lo mismo le importaba toda investigación y conocimiento que tuviera potencialidades humanizadoras y consideraba que el saber completaba su valía con la necesaria y debida socialización formal e informal, libremente obtenidDANIEL VIDARTa.
Fue un conversador infatigable y atrayente, capaz de incluir siempre un humorismo oportuno e inteligente, complementario y socio constructor.
Sus estudios y escritos apuntaron a posibilitar toda forma de liberación y todos los modos capaces de una calidad de vida humana asociada crecientemente libre y calificada.
La figura humana e intelectual de Daniel Vidart fue también la de un hombre político que utilizó su lucidez como herramienta pero sometida a los métodos de la disciplina.
Evitó imponerla a fuerza de participarla y yuxtaponerla al universo de los valores.
Por ello nos parece natural que como ciudadano haya derivado progresivamente hacia la izquierda democrática, a la manera de tantos intelectuales uruguayos, ceñido siempre -aunque su lucidez lo exasperara- a la decencia y honradez. Su siembra queda, ahora más que nunca, a cargo de sus alumnos de todos los tiempos, de sus interlocutores que se distribuyen por el mundo, de sus temas que son del futuro. Saludo la alta memoria del maestro, del académico y la viva actualidad de su pensamiento humanista.

Obras de Vidart

Tomás Berreta, 1946;
Esquema de una Sociología Rural Uruguaya, 1948; Sociología Rural, 1960; Teoría del tango, 1964; Los pueblos prehistóricos del territorio uruguayo, 1965; Caballos y jinetes, 1967; El paisaje uruguayo. El medio biofísico y la respuesta cultural de su habitante, 1967; El tango y su mundo, 1967; Ideología y realidad de América, 1968; El legado de los inmigrantes (con Renzo Pi Hugarte), 1969-1970; Los muertos y sus sombras. Cinco siglos de América, 1993; El juego y la condición humana, 1995; El mundo de los charrúas, 1996; Los cerritos de los indios del Este uruguayo, 1996; La trama de la identidad nacional, Tº lº Indios, negros, gauchos, 1997, Tº 2º El diálogo ciudad – campo, 1998, Tº 3º El espíritu criollo, 2000; Un vuelo chamánico, 1999; El rico patrimonio de los orientales, 2003; Cuerpo vestido, cuerpo desvestido. Antropología de la ropa interior femenina (con Anabella Loy), 2000; Los fugitivos de la historia, 2009; Tiempo de Navidad. Una antropología de la fiesta (con Anabella Loy), 2009; Uruguayos, 2012; Tiempo de carnaval, 2013; Marihuana, la flor del cáñamo, 2014.

Premios y reconocimientos

Premio Morosoli en 1996.

Premio Bartolomé Hidalgo en 1996.

En 2000 fue ganador del Morosoli de Oro.

En 2007, Vidart y su colega y amigo Renzo Pi Hugarte fueron declarados Ciudadanos Ilustres de Montevideo.

En 2013, Vidart recibió un doctorado honoris causa de la Universidad de la República.

En 2015 el Correo emitió un sello con la efigie de Vidart.

En 2018, Gran Premio Nacional a la Labor Intelectual otorgado por el Ministerio de Educación y Cultura de Uruguay.

Escribe Michelena

Por su parte, el poeta y periodista Alejandro Daniel Michelena escribió:
La partida de Daniel Vidart, luego de una larga y fecunda vida, ha dado lugar a múltiples referencias a su trayectoria en la prensa y en las redes sociales. Por mi parte -sin negar su labor destacada como antropólogo y docente- voy a recordarlo desde otro ángulo, la poesía y su condición de “tanguero”, con uno de los sonetos de la serie que dedicara alguna vez a Gardel:
Carlitos con tu pinta y tu sombrero,
con tu sonrisa abierta como un piano,
viajando en el carruaje del verano
de estrella a estrella por el cielo entero.

Carlitos compadrón y campechano,
Carlitos decidor y retrechero,
a la hora del mate y del puchero
dios de los pobres, servicial hermano.

Desde el patio del fondo, de la jarra
donde habitan el vino y la morriña
vuela un ángel con forma de guitarra.
San Carlitos tras ella canta y sube

con alas de papel rumbo a la viña
que el sol pinta al morir en cada nube.







Recepción de Avisos Clasificados