Espacio “La hora del Cuento” en la biblioteca Felisa Lisasola

Espacio “La hora del Cuento” enmarcado en el Plan Nacional de Lectura Salto tuvo lugar recientemente en la Sala Infantil Biblioteca Departamental Fue visitado por visitado por niños de 1er año Escuela 131 con su maestra Celina Barboza. Madres y profesores. “Gracias totales por escuchar, jugar, reír y llevarse lo mejor de los libros, sus historias” – compartió María Luisa De Francesco.espacio lectura 001

ESPACIO DEL CUENTO Y LECTURA COMO AFICIÓN INFANTIL
Los libros ofrecen al niño, además de una serie extensísima de conocimientos científicos, unas posibilidades inagotables de goce y enriquecimiento vital, desde el punto en que aprenda a leer y haga de la lectura su más querida y practicada afición.
Cierto es que las familias suelen interesarse, en una inmensa mayoría, por el aprendizaje de lo que podríamos llamar la mecánica de la lectura.
Es un deseo muy extendido el de conseguir que un niño aprenda pronto a leer, e incluso antes de su ingreso en la escuela, ya la madre o un hermano mayor procura enseñarle a distinguir las letras.
Avanza el proceso y el niño empieza ya a juntarlas, formando sílabas y, en seguida, palabras.
Un buen día, el nuevo lector sorprende a los suyos leyendo de corrido la cabecera del periódico matinal.
Se le considera, por tanto, apto para aprovechar las enseñanzas de la escuela y tranquilizada ya a este respecto, la familia no vuelve a ocuparse de la lectura del niño, contentándose a lo sumo con vigilar su trabajo escolar, como si no hubiera en el mundo más libros que los de texto.
El niño se encuentra abandonado, sin dirección ni apoyo en este momento en que debería iniciarse su afición a la lectura.
Conoce, es cierto, la mecánica de la lectura, se le ha entregado el instrumento, pero nadie le anima a usarlo para su goce y satisfacción personal, ofreciéndole libros apropiados a su edad, que afinen sus sentimientos, y le permitan el cultivo libre de su inteligencia, para facilitar de este modo su apertura al mundo que les rodea, y su plena incorporación a la vida social.
Insistimos en lo pernicioso de esta actitud de indiferencia con respecto a la lectura de los niños.
Ninguna familia, cuidadosa del bien de sus hijos, deja de procurar a éstos la alimentación apropiada durante su infancia, bajo el pretexto de que, habiendo ya aprendido los más pequeños a usar la cuchara y manejar convenientemente los cubiertos, pueden elegir por sí mismos su comida y alimentarse siguiendo los dictados de su capricho. Esta actitud, que todos rechazamos para el alimento material del niño, se adopta para su nutrición espiritual, administrándole todo lo más unos comprimidos de vitaminas -libros de texto- de toma obligatoria.







El tiempo

Ediciones anteriores

septiembre 2018
L M X J V S D
« ago    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

  • Otras Noticias...