Exitosa recorrida quirogueana con alumnos rememorando los “Cuentos de la Selva”

En la Biblioteca Departamental de Salto se inició recientemente una gran movida liderada por María Luisa De Francesco para celebrar los emblemáticos “Cuentos de la Selva”.
“Queremos hacer llegar un gradecimiento especial para las docentes Nora Ruppel, Alejandra Ferreira y Verónica Frey de Liceos 3 5 que prepararon lecturas corales de Cuentos de la Selva” – remarca María Luisa De Francesco.
Se agradece también a las profes Denisse Borggia Mercedes Silva y Lucía Rodríguez por acompañar. A las Escuelas 3 y 121 y sus maravillosos docentes, también del apoyo del Plan Nacional de Lectura, de la biblioteca Felisa Lisasola y de la Dirección de Cultura.lectura - cuentos de la selva 001
Se hizo un recorrido desde Biblioteca Departamental, Escuela Hiram, Calle Uruguay (lugar de nacimiento del autor) Liceo 5, con lecturas corales a cargo de alumnos de los liceos No.3 y No.5 de los Cuentos de la Selva.
La selva es el escenario y personaje omnipresente de estos cuentos. Por ese entonces, Quiroga decide abandonar la comodidad del ambiente urbano para instalarse en la selva misionera.
Esta, con su violencia natural incontenible, frente al hombre, aliado a veces, destructor las más, de esa naturaleza salvaje. Quiroga quiso inventar un lenguaje selvático de América, en contraposición de la tendencia del común de los escritores a imitar las modas literarias de Europa.
Quiroga creó un universo en el que los animales hablan y piensan sin perder lo natural de su especie.
Publicado por la Sociedad Cooperativa Editorial Limitada en Bueno Aires, este libro inspirado en la selva de las Misiones argentina fue escrito para sus hijos Eglé y Darío en el año 1918.
Reúne ocho cuentos: La tortuga gigante, Las medias de los flamencos, El loro pelado, La guerra de los yacarés, La gama ciega, Historia de dos cachorros de coatí y de dos cachorros de hombre, El paso del Yabebirí y La abeja haragana.
En Cuentos de la Selva, se manifiesta la pasión de Quiroga por la naturaleza y el paisaje donde retrata para los niños de su tiempo la naturaleza salvaje y los animales en relación con el ser humano.
Desde su muerte en 1937, la obra de Quiroga ha revivido en reediciones, adaptaciones al cine e incluso al cómic.
Una superstición uruguaya, retomando a Borges, longeva y sólida. Ahora el centenario de Cuentos de la selva ha propiciado una versión acompañada por 42 dioramas del ilustrador Antonio Santos .
Inspirados en los fabulosos animales de la espesura sudamericana, que atrapó a Quiroga desde que la descubrió en junio de 1903 en el curso de una expedición capitaneada por el poeta Leopoldo Lugones para investigar las ruinas de las misiones jesuíticas, los relatos mantienen su vigencia un siglo después.
El mundo ha cambiado mucho. Pero no tanto como para que las fábulas sobre la solidaridad, la venganza o la amistad hayan perdido fiereza.
En el libro conviven historias de enemistad entre humanos y animales (‘La guerra de los yacarés’, por ejemplo) con relatos sobre alianzas frente a un enemigo común.
En el paso del Yabebirí’, las rayas de agua dulce conspiran para proteger del ataque de los tigres a un hombre malherido con el que mantienen una deuda de gratitud.
A menudo los protagonistas, ya sean humanos, coatíes o abejas, son individuos solitarios, que van por libre, espíritus anarcoides que se apartan de comunidades a veces tan rígidas como una colmena.







El tiempo

Ediciones anteriores

noviembre 2018
L M X J V S D
« oct    
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  

  • Otras Noticias...