Federico Arnaud disertó en el taller de Aplas sobre el resignificado del arte

El arte conceptual como síntesis de las ideas y reflejos artísticos derivados de todos estos movimientos, indefinible en su estilo, material o forma, tiene que ver sobre todo con ideas y significados. Sus productores y defensores dicen que se trata de un arte vivo que se alimenta de los hechos y acontecimientos sociales, de un arte activo que obliga a participar y a opinar, de un arte que
no deja a nadie impasible.

a intención de ofrecer a los espectadores un claro conocimiento en torno a la relación entre acción, performance y proceso creativo, un complejo y fascinante vínculo, fue destacado por Arnaud como la esencia de las propuestas de las instalaciones, hecho que no fue difícil de consolidar en el ferviente campo latinoamericano de las artes.
Muchos artistas latorinoamericanos, cuyas obras han tenido un profundo impacto en el arte visual de la performance, reabren el debate sobre la validez del arte conceptual.
Una sucesión de muestras de instalaciones de artitas de habla hispana, hizo que Ar-naud desplegara todo un bagaje de datos que fueron bien apreciados en la atención del público presente en el taller de APLAS, en la fría noche del pasado martes.
Arte en movimiento, señaló el artista disertante, técnicas nunca antes usadas, el arte conceptual ha despertado controversia. Caracterizado por el empleo de medios no convencionales, su difícil comercialización y su carácter efímero, géneros como el performance, la instalación, el videoarte y el arte en internet han cobrado tanta validez, que hoy las escuelas de arte le han abierto espacio a estas manifestaciones.
Las galerías abrieron sus salas para montajes que se alejaban del arte convencional de los museos y hoy el panorama de los tres primeros años de este siglo indican que el arte conceptual registra niveles de aceptación.
De las instalaciones -dijo Arnaud- surgen las más interesantes propuestas de esa década, que fue considerada como de ruptura.
El debate entre defensores y detractores del arte conceptual se concentra también en la significación de lo efímero y lo duradero de las expresiones artísticas.
Como algunas de ellas obedecen al llamado arte efímero y sólo pudieron ser vistas por poco tiempo, el disertante explicó que el dogma conceptual asume que nada de importancia se puede aprender durante la ejecución de la obra y agrega que al menospreciar de entrada la sabiduría obtenida exclusivamente al hacer la obra -y hacerla bien- los conceptualistas corren el riesgo de prescindir del todo de la esencia misma de la creatividad. Si antes lo que preocupaba al artista era el uso de los colores, ahora es el manejo del concepto.
la reflexión final de Federico Arnaud habla que el arte actual, atañe principalmente a la inteligencia y a las ideas por encima de la manualidad  y su formalización responde en gran medida, a una época y contexto particulares.
El arte ha ido despojándose de expresión, de formas. De arte.
No existe  disputa entre técnica y concepto porque una obra de arte debe estar tan bien hecha como bien pensada
El trabajo puramente conceptual, desprovisto de una técnica que seduzca y comunique, no parece ideal. Pero asimismo no hay trabajo que se sostenga sin un concepto, una actitud o una búsqueda que lo estructure.
Federico Arnaud nació en 1970, en Salto. La siguiente es una reseña de  sus estudios y las distinciones obtenidas a lo largo de su carrera.
Estudios
1988 – 1990 Taller de Dibujo y Pintura con el  maestro Daniel Amaral, (Salto, Uruguay)
1991 – 1997 Taller de Pintura con el  maestro Clever Lara.
1992 – 1994 Formación en Artes Plásticas, 2do año en la Escuela Nacional de Bellas Artes (Universidad de la República Oriental del Uruguay)
1993-1994. Profesorado en Comunicación Visual, 2do año Instituto de Profesores “Artigas”(Uruguay)







El tiempo

Ediciones anteriores

septiembre 2018
L M X J V S D
« ago    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

  • Otras Noticias...