Fernando Pessoa publicado por primera vez en Uruguay

Días pasados, la editorial capitalina Cruz del Sur publicó el libro “Retrato en cinco voces”, que contiene una selección de poesía de uno de los mayores poetas del siglo XX, Fernando Pessoa (Portugal, 1888-1935). Además, 56 páginas, de las 128 que lo conforman, están destinadas a un minucioso comentario y análisis de su vida y obra. Este prólogo, así como la selección de poemas y las notas pertenecen al escritor salteño Ac. Prof. Leonardo Garet.  Es de destacar que se trata de la primera vez que en nuestro país se le dedica una publicación íntegramente a Fernando Pessoa. Pero la importancia radica en varios aspectos. Por un lado, porque como es característica de la Colección Clásicos de Editorial Cruz del Sur, la presentación de los temas se realiza de manera muy didáctica, de fácil acceso al entendimiento de estudiantes de Enseñanza Media, pero sin caer en facilismos. Por otro lado, porque, curiosamente, en el estudio de la persona y obra de un autor de la relevancia de Fernando Pessoa, existen aún algunos “vacíos”, en especial respecto a la multiplicidad de heterónimos por él creados, que este nuevo libro intenta llenar. Por la complejidad del tema, probablemente quede aún mucho en que profundizar, pero para quien pretenda hacerlo, este libro le arrojará suficiente luz y le será de formidable ayuda. En el estudio preliminar, Garet examina el contexto histórico en que vivió el poeta, sus datos biográficos y bibliográficos, analiza todo lo relacionado a los heterónimos creados por el autor y comenta algunos de sus poemas.
La inclinación o el interés de Garet por las múltiples personas que “vivieron” en la persona de Pessoa, puede adivinarse ya en su libro “Anabákoros”, de 1999, cuando en pleno despliegue de ingenio ficticio escribe: “Se llenó el ómnibus: subió Fernando Pessoa”.
Muchas voces
Pessoa creó una gran cantidad de heterónimos a los que atribuyó la autoría de algunos de sus libros, podrían ser incluso más de setenta heterónimos, como se explica en estas páginas, pero los más importantes, de mayor consolidación, son cuatro: Alberto Caeiro, Ricardo Reis, Álvaro de Campos y Bernardo Soares. De cada uno de ellos, así como de Fernando Pessoa, hay aquí una selección de textos y estudio. De ahí lo del título, Retrato en cinco voces.
¿Qué es un heterónimo?
“Tratar de entender a ese hombre que es uno y múltiple”, como dice Garet, ha sido y es la gran preocupación de muchos estudiosos de este gran poeta portugués. Múltiple por el desdoblamiento que tuvo en tantas otras personalidades inventadas, a las que dio no solamente un nombre sino una biografía propia, independiente de la suya. Esto de inventar identidades lo acompañó desde siempre: “Su primer heterónimo fue un juego (¿los demás también lo serían?) de los seis años y se llamó Chevalier de Pas”. El prologuista, en el intento de buscar posibles explicaciones a esta fuerte tendencia a la multiplicidad de personas (o personalidades), o al menos de analizar hechos vinculados a esto (como causa o como consecuencia) narra algunos episodios por demás curiosos, dice por ejemplo: “Si se pretende encontrarle una explicación enteramente satisfactoria a la creación de los heterónimos, probablemente haya muchos espacios vacíos. Pero hasta su nomadismo puede ser una causa (¿o consecuencia?) porque desde 1905 a 1920 cambiaría más de veinte veces de domicilio dentro de la misma Lisboa…”. Y agrega este otro caso: “Los diarios encuentros de los que dan cuenta las notas de su diario, en el café La Brasileira y en la casa de los amigos, nunca ocurrieron en su casa, al punto que uno de ellos confesaría, años después de su muerte, que nunca supo donde vivía”. Puede algunas veces confundirse el concepto heterónimo con el de seudónimo, por eso la aclaración: “Se diferencia del seudónimo en que este es solo un alias, o un falso nombre, que en muchos casos acaba por imponerse al verdadero, como Moliere, Pablo Neruda y Gabriela Mistral. Heterónimo es un autor enteramente inventado, pasando a llamarse ortónimo el inventor”. Es decir, Fernando Pessoa es ortónimo.
El mayor poeta de Portugal publicó una única obra en portugués
Fernando Pessoa fue un destacado estudiante de literatura inglesa. Al respecto se lee: “La lectura parece ser la ocupación obsesiva de quien demostraría tan precoz e intensa formación. La literatura en inglés, Shakespeare y Poe, en primer lugar, es la apetencia que le resultará más fecunda; también lee a John Milton, Lord Byron, John Kyats, Percy Shelley y Alfred Tennyson. Da vida a dos heterónimos: Charles Robert Anon y H. M. F. Lecher”. Y también cultivó la poesía en lengua inglesa, a tal punto que “En forma por demás curiosa, el mayor poeta de Portugal publicó una única obra en portugués y tardíamente, en 1933. Se trata del conjunto de poemas Mensagem (Mensaje), obra que originariamente se iba a titular Portugal”.
LAST POEM
(dictado por el poeta el día de su muerte)
Es quizá el último día de mi vida.
He saludado al sol, levantando la mano derecha,
pero no lo he saludado para decirle adiós.
He hecho una señal de que me gustaba verlo todavía, nada más.
Alberto Caeiro
PARA SER GRANDE
Para ser grande, sé entero: nada
tuyo exageres o excluyas.
Sé todo en cada cosa. Pon cuanto eres
en lo mínimo que hagas,
por eso la luna brilla toda
en cada lago, porque alta vive.
Ricardo Reis

Días pasados, la editorial capitalina Cruz del Sur publicó el libro “Retrato en cinco voces”, que contiene una selección de poesía de uno de los mayores poetas del siglo XX, Fernando Pessoa (Portugal, 1888-1935). Además, 56 páginas, de las 128 que lo conforman, están destinadas a un minucioso comentario y análisis de su vida y obra. Este prólogo, así como la selección de poemas y las notas pertenecen al escritor salteño Ac. Prof. Leonardo Garet.  Es de destacar que se trata de la primera vez que en nuestro país se le dedica una publicación íntegramente a Fernando Pessoa. Pero la importancia radica en varios aspectos. Por un lado, porque como es característica de la Colección Clásicos de Editorial Cruz del Sur, la presentación de los temas se realiza de manera muy didáctica, de fácil acceso al entendimiento de estudiantes de Enseñanza Media, pero sin caer en facilismos. Por otro lado, porque, curiosamente, en el estudio de la persona y obra de un autor de la relevancia de Fernando Pessoa, existen aún algunos “vacíos”, en especial respecto a la multiplicidad de heterónimos por él creados, que este nuevo libro intenta llenar. Por la complejidad del tema, probablemente quede aún mucho en que profundizar, pero para quien pretenda hacerlo, este libro le arrojará suficiente luz y le será de formidable ayuda. En el estudio preliminar, Garet examina el contexto histórico en que vivió el poeta, sus datos biográficos y bibliográficos, analiza todo lo relacionado a los heterónimos creados por el autor y comenta algunos de sus poemas.

La inclinación o el interés de Garet por las múltiples personas que “vivieron” en la persona de Pessoa, puede adivinarse ya en su libro “Anabákoros”, de 1999, cuando en pleno despliegue de ingenio ficticio escribe: “Se llenó el ómnibus: subió Fernando Pessoa”.

Muchas voces

Pessoa creó una gran cantidad de heterónimos a los que atribuyó la autoría de algunos de sus libros, podrían ser incluso másFernando Pessoa de setenta heterónimos, como se explica en estas páginas, pero los más importantes, de mayor consolidación, son cuatro: Alberto Caeiro, Ricardo Reis, Álvaro de Campos y Bernardo Soares. De cada uno de ellos, así como de Fernando Pessoa, hay aquí una selección de textos y estudio. De ahí lo del título, Retrato en cinco voces.

¿Qué es un heterónimo?

“Tratar de entender a ese hombre que es uno y múltiple”, como dice Garet, ha sido y es la gran preocupación de muchos estudiosos de este gran poeta portugués. Múltiple por el desdoblamiento que tuvo en tantas otras personalidades inventadas, a las que dio no solamente un nombre sino una biografía propia, independiente de la suya. Esto de inventar identidades lo acompañó desde siempre: “Su primer heterónimo fue un juego (¿los demás también lo serían?) de los seis años y se llamó Chevalier de Pas”. El prologuista, en el intento de buscar posibles explicaciones a esta fuerte tendencia a la multiplicidad de personas (o personalidades), o al menos de analizar hechos vinculados a esto (como causa o como consecuencia) narra algunos episodios por demás curiosos, dice por ejemplo: “Si se pretende encontrarle una explicación enteramente satisfactoria a la creación de los heterónimos, probablemente haya muchos espacios vacíos. Pero hasta su nomadismo puede ser una causa (¿o consecuencia?) porque desde 1905 a 1920 cambiaría más de veinte veces de domicilio dentro de la misma Lisboa…”. Y agrega este otro caso: “Los diarios encuentros de los que dan cuenta las notas de su diario, en el café La Brasileira y en la casa de los amigos, nunca ocurrieron en su casa, al punto que uno de ellos confesaría, años después de su muerte, que nunca supo donde vivía”. Puede algunas veces confundirse el concepto heterónimo con el de seudónimo, por eso la aclaración: “Se diferencia del seudónimo en que este es solo un alias, o un falso nombre, que en muchos casos acaba por imponerse al verdadero, como Moliere, Pablo Neruda y Gabriela Mistral. Heterónimo es un autor enteramente inventado, pasando a llamarse ortónimo el inventor”. Es decir, Fernando Pessoa es ortónimo.

El mayor poeta de Portugal publicó una única obra en portugués

Fernando Pessoa fue un destacado estudiante de literatura inglesa. Al respecto se lee: “La lectura parece ser la ocupación obsesiva de quien demostraría tan precoz e intensa formación. La literatura en inglés, Shakespeare y Poe, en primer lugar, es la apetencia que le resultará más fecunda; también lee a John Milton, Lord Byron, John Kyats, Percy Shelley y Alfred Tennyson. Da vida a dos heterónimos: Charles Robert Anon y H. M. F. Lecher”. Y también cultivó la poesía en lengua inglesa, a tal punto que “En forma por demás curiosa, el mayor poeta de Portugal publicó una única obra en portugués y tardíamente, en 1933. Se trata del conjunto de poemas Mensagem (Mensaje), obra que originariamente se iba a titular Portugal”.

LAST POEM

(dictado por el poeta el día de su muerte)

Es quizá el último día de mi vida.

He saludado al sol, levantando la mano derecha,

pero no lo he saludado para decirle adiós.

He hecho una señal de que me gustaba verlo todavía, nada más.

Alberto Caeiro

PARA SER GRANDE

Para ser grande, sé entero: nada

tuyo exageres o excluyas.

Sé todo en cada cosa. Pon cuanto eres

en lo mínimo que hagas,

por eso la luna brilla toda

en cada lago, porque alta vive.

Ricardo Reis







El tiempo

Ediciones anteriores

noviembre 2018
L M X J V S D
« oct    
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  

  • Otras Noticias...