Hoy: textos de Mayra Cánepa

Textos de Mayra Cánepa ocupan hoy esta página que cada lunes EL PUEBLO dedica a la creación literaria de gente de Salto y contemporánea. Nacida el 1 de febrero de 1984 en Montevideo, a los 8 años Mayra se muda a Salto donde reside hasta culminar sus estudios de Secundaria, luego regresa a la capital. Allí estudia Comunicación Social en UTU y se recibe de Licenciada en Bibliotecología.Mayra Cánepa

En el año 2017 regresa a Salto, donde reside actualmente. Además, es fotógrafa y actriz.

 

UNO

Repiquetea la lluvia sobre el techo, con
fuerza, interrumpe el sueño de la ciudad que no quiere despertar.

Abrimos los paraguas que no sirven para nada y comienzan a circular las historias.
Las rutinas conocidas, impermeables e
implacables siguen su rumbo como siempre.
«Aquel» tiene la historia que todos
conocemos: un aborto, un hermano
desconocido, una pareja infiel, todos
tenemos una historia, sea realidad o ficción.

El río atestigua cada paso del atardecer y miramos pasar por el retrovisor vidas
ajenas. Cerró Manzanares, abrió Forum, la vida me vio crecer. Adiós mi Salto te dije un día pero sabía seguía, así que ningún
naranjal me despidió cuando me fui.

Calle Uruguay cierra sus puertas a las 9, la ciudad pasa de selva a desierto, de pueblo a naufragio.
El puerto amontona hormonas nocturnas, la costa naftalina los domingos.
Una ciudad que se expandió con los años sigue exiliando estudiantes en busca de
libertad.
Fugados que regresan del auto exilio,
vuelven con la frente marchita y los zapatos gastados de tanto andar.
Las distancias se acortan para el que vuelve, se retraen para el que se va.
Aprendo el recorrido del línea 1 y vuelvo a descubrir que en esta ciudad hay un mundo perdido.

Mientras, ángeles y demonios, se acuestan a dormir la siesta, costumbre infaltable, con un chorro de sudor en la frente y un pronóstico de 50 grados de sensación térmica de 14 18 horas.

 

Cartas para Lucía 1
DOS

Lucía: Hoy hiciste el amor a las 5 de la tarde.
Cuidate siempre, te repetían. Pero en colchón ajeno se piensa poco y se entrega todo, a veces.
Un vaivén de cuerpos sobre almohadas te van a hacer sentir lo que nunca.
Lucía, hacía años no sentías nada, a las 4, Lucía, tu vida era otra.
Lucía, la ropa quedó tirada por todos lados, el amor, si es que se guarda aún no sabemos en qué sitio ponerlo.
Lucía, esta es tu historia, escribila como
quieras.

 

TRES

M.K. tenía la puta costumbre de escribir sólo en las hojas pares de sus cuadernos, lo que era un problema porque era escritor y
escribía mucho.
M.K dejaba las hojas impares vacías, en
blanco.
M.K no supo nunca a qué se debía la
predilección por hojas pares, pero siempre supo que las prefería y nunca nadie supo porque cuando M.K falleció, finalmente en su legado figuraba un cuaderno de páginas impares, totalmente en blanco.
M.K debe haber tragado las hojas pares
antes de morir, sospecharon muchos
porque todos conocían la adicción de
M.K por las sopas de letras