- Diario El Pueblo - http://www.diarioelpueblo.com.uy -

Integrar el Jurado del “Premio Marosa di Giorgio” es de las satisfacciones mayores que me dio la Literatura

¡Cómo nos cuesta a veces dimensionar algunas cosas, darles la justa dimensión que se merecen! ¡Cómo nos cuesta decir que Marosa di Giorgio no es una de las mejores poetas del Uruguay y menos aún de Salto, sino una de las voces poéticas más originales, más trascendentes y más importantes de la lengua española. A esto me lo hizo ver sabiamente, hace mucho tiempo, el Profesor Leonardo Garet, a quien también hoy debemos reconocer por haber sido el promotor de este Concurso. Y para un poeta de la magnitud de Marosa no debe haber homenaje mejor que leerlo, por supuesto, y que exista un concurso de poesía –internacional, además- que lleve su nombre. Haber integrado este Jurado, con la dimensión que tiene: desde su nombre, desde lo valioso de los premios, desde la cantidad y calidad de los trabajos presentados provenientes de tantos países y desde el hecho de haber compartido la tarea nada menos que con dos de los mayores referentes de las letras uruguayas como Wilfredo Penco y Washington Benavides, ha sido para mí de las más grandes satisfacciones que me dio la Literatura. Como suele suceder en este tipo de concursos, la tarea del Jurado fue ardua, porque implicó mucho tiempo de lectura y análisis, pero no fue difícil llegar a un acuerdo, y elegir por unanimidad, un Primer Premio y dos Menciones. ¿Qué observamos y qué valoramos entre tanta diversidad de propuestas? La originalidad del planteo; la profundidad en las ideas; el lenguaje, que como debe ser en la auténtica poesía, debe tener un manejo verdaderamente artístico; la unidad de los libros, porque los grandes maestros enseñan que un poemario no es un montón de textos sueltos sino justamente una unidad. Pero los protagonistas hoy son los ganadores. A mí solamente me resta felicitarlos y augurarles que esto sea una motivación para continuar en la maravillosa tarea de crear mundos a través de la palabra. Y a quienes confiaron en mí para ser parte de todo esto, muchísimas gracias, de todo corazón. J.P.