Kalkañal presentará sus últimas dos funciones del año con una obra que ha movilizado al público

Muy buena respuesta del público viene cosechando la obra propuesta por el teatro Kalkañal en la sala de El Andén que se lleva a cabo todos los domingos a las 20. 30.
La propuesta que lleva por título una fórmula ha generado sentimientos encontrados en el espectador y la posibilidad de tener a posteriori de la presentación una charla interactiva con uno de los actores que rescata las opiniones de los presentes. Dialogamos con Pablo Sánchez quien nos compartió una reflexión sobre ello. Recordamos que Kalkañal estará presentando – a partir de esta semana – sus dos últimas funciones del año.kalkañal teatro 001
¿Qué reflexión le merece al grupo Kalkañal la respuesta del público ante esta propuesta innovadora?
-“Nuestra búsqueda va de la mano de correr riesgos. El de ir más allá de lo que el público espera de una propuesta artística, en este caso escénica.
Ponemos en cuestión el cómo posicionarse frente a un hecho artÍstico.
Proponemos ir más allá de si se entiende o no se entiende. Y es allí donde se transforma el compartir con el espectador en un conflicto.
Por ese motivo hablamos de trasladar el conflicto dramático al espectador y que este encuentre cómo resolverlo.
Al corrernos de lo cotidiano el espectador reacciona buscando respuestas certeras, verdades que se esconden y generan nerviosismo.
Este corrimiento de lo conocido es intencional.
¿Con qué comparar un formato con estas características? Sería la pregunta sin respuesta inmediata.
Es un lugar que disfrutamos mucho y que nos habilita el encuentro con hallazgos expresivos.
Somos sabedores de que este tipo de propuesta no es masivo, fundamentalmente por alejarse de la zona de confort.
Al plantear el intercambio verbal al final de la representacion desde hace 15 años nos ha dado insumos sobre los diferentes vínculos que se han dado con el público.
Manifestar lo que sintieron en caliente e intercambiar con los pareceres de otros espectadores es una instancia muy rica.
Ya desde su gestación el proyecto tuvo su particularidad. Creo que estamos en un tiempo de inmediatez donde los procesos largos se lo ve como una pérdida de tiempo aunque verbalmente se diga lo contrario”.
-Y de ese intercambio.
¿Qué más fue lo que les sorprendió?
-“El pretender llegar a la respuesta concreta. La duda genera nerviosismo y por momentos enojo. La apertura a las posibles lecturas generó una variedad de construcciones de entendimiento muy variado.
En esto se tiene claro que el proceso es mucho más largo que el tiempo de presentaciones al público y esto puede ser poco seductor para aquella persona que no está acostumbrada a abordar este tipo de propuestas.
Cuestionarnos diría que es el objetivo fundamental; interpelarnos para generar más dudas y seguir buscando canales de comunicación.
En lo personal creo que es interesante trabajar desde la acción.
Pensar haciendo para no caer en la intelectualización de temáticas, cosa que creo se aleja del hecho artístico teatral.
El teatro no es un tratado intelectual de posibles verdades inamovibles sino que a través de la acción en escena se habilite a la contrucción colectiva sensorial.
Lo mágico, el juego fantástico, la transfiguración de lo cotidiano genera extrañamientos que motivan el vuelo imaginativo y allí el hecho teatral se enriquece.
Si bien hemos partido en varias oportunidades de diversos métodos teatrales no nos hemos quedado aferrados a metodologías sino que de acuerdo al objetivo recurrimos a referentes no necesariamente teatrales sino provenientes de otras áreas del arte.
En lo grupal continuar con la búsqueda de nuevos canales de comunicación con los espectadores, tal vez una invitación a vivenciar algo que se ubique en la frontera donde la ficción se confunda con la realidad y viceversa de manera que lo mágico nos atrape.
Algo así como un juego de cambio de roles.
En lo personal la búsqueda va de la mano de lo plástico.
Y allí las posibilidades son infinitas pero por mencionar algo: alejarme un poco de los espacios conocidos como albergue de lo artístico para ir a lo cotidiano.
Lo personal y lo artístico en paralelo en el momento de mostrar.
El balance es sumamente positivo y motivador para seguir. Una inquietud: cómo mantener vivo lo que se creó y se sigue mostrando. Cómo seguir con la motivación del antes para continuar mostrando algo orgánico. Es un gran desafío.
Continuar si desde la creencia de que en el teatro no existe un método.
Que todo depende de nosotros, de cómo nuestras energías se conecten.
Seguiremos jugando y dialogando con la mentira, elaborando verdades que viven en el tiempo de representación, mueren pero reencarnan en el pensamiento de cada espectador que se lo lleva consigo y lo completa o a medias.
Las referencias en lo cotidiano son variadas: todo rol que se apoye en las relaciones y el vínculo en muchos casos de poder nos brinda materiales para ser transformado y llevado a la ficción. Es así que el diálogo se produce por distintos canales, fundamentalmente sensoriales y se enriquese con lo vivido por cada sujeto”.







El tiempo

Ediciones anteriores

noviembre 2018
L M X J V S D
« oct    
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  

  • Otras Noticias...