La noche de Carlos Vives y Marc Anthony

Sus cinco nominaciones eran más que un presagio. Carlos Vives terminó haciendo de la 14 entrega de los Grammy Latinos su noche, la de su vuelta a la composición original y al mercado tras cuatro años de ausencia. El colombiano de Santa Marta se hizo en total con tres de los cinco gramófonos dorados a los que aspiraba, aunque tuvo que compartir gloria con Marc Anthony, que se alzó con el más importante de la noche, el de grabación del año por ‘Vivir mi vida’.
«Gracias por no habernos olvidado después de tantos años de ausencia», dijo un Vives emocionado sobre el escenario, uno de los pesos pesados de la escena latina tras 20 años de carrera. No pudo, sin embargo, llevarse otro de los galardones gordos de la noche en el Mandalay Bay de Las Vegas, el de álbum del año, el segundo más codiciado de la gala. El puertorriqueño Draco Rosa se impuso en esa categoría con ‘Vida’, un éxito muy emotivo en lo personal tras haber superado un cáncer.
Los grandes derrotados de la noche fueron, sin duda, Illya Kuriyaki and the Valderramas, el dúo argentino de rock. Aspiraban a cinco gramófonos y solo consiguieron llevarse uno solo a casa, el de mejor canción urbana por ‘Ula Ula’. Aún así, se declararon «contentos de haber vuelto tras años de separación» y de poder celebrar el primer galardón de su carrera.
En clave española, el primero en llevarse el gato al agua fue Alejandro Sanz, que se impuso a su amigo Miguel Bosé en la categoría de mejor álbum vocal pop contemporáneo por ‘La música no se toca’. Con este premio, ya son 16 los que tiene entre sus conquistas. «Todos son bonitos, pero el de hoy se lo he querido dedicar a una amiga que falleció justo hoy. Por eso tiene un sentido especial para mí», declaró con emoción.
Bosé también tuvo su momento de gloria al ser el centro del homenaje de la Academia Latina de la Grabación como persona del año. Primero salió al escenario con Laura Pausini para interpretar ‘Te amaré’, un tema que ya cantaron juntos en el disco de duetos ‘Papito’, de 2007. Después se unieron a la causa Juanes y Ricky Martin, antes de dejarle solo cantando «Bandido», su canción estrella.
Destacó asimismo el triunfo de Mala Rodríguez en la categoría de mejor álbum de música urbana por ‘Bruja’, un triunfo que «no esperaba en absoluto. Es bueno que se haya puesto luz sobre cosas alternativas. Lo importante es que llegue el mensaje», indicó la gaditana.
Tomatito, ganador del mejor álbum flamenco con ‘Soy flamenco’, y Diego el Cigala, triunfador como mejor álbum de tango por ‘Romance de la luna tucumana’, completaron la terna ibérica en una noche de emociones fuertes en la ciudad del pecado.

Sus cinco nominaciones eran más que un presagio. Carlos Vives terminó haciendo de la 14 entrega de los Grammy Latinos su noche, la de su vuelta a la composición original y al mercado tras cuatro años de ausencia. El colombiano de Santa Marta se hizo en total con tres de los cinco gramófonos dorados a los que aspiraba, aunque tuvo que compartir gloria con Marc Anthony, que se alzó con el más importante de la noche, el de grabación del año por ‘Vivir mi vida’.

«Gracias por no habernos olvidado después de tantos años de ausencia», dijo un Vives emocionado sobre el escenario, unoVives de los pesos pesados de la escena latina tras 20 años de carrera. No pudo, sin embargo, llevarse otro de los galardones gordos de la noche en el Mandalay Bay de Las Vegas, el de álbum del año, el segundo más codiciado de la gala. El puertorriqueño Draco Rosa se impuso en esa categoría con ‘Vida’, un éxito muy emotivo en lo personal tras haber superado un cáncer.

Los grandes derrotados de la noche fueron, sin duda, Illya Kuriyaki and the Valderramas, el dúo argentino de rock. Aspiraban a cinco gramófonos y solo consiguieron llevarse uno solo a casa, el de mejor canción urbana por ‘Ula Ula’. Aún así, se declararon «contentos de haber vuelto tras años de separación» y de poder celebrar el primer galardón de su carrera.

En clave española, el primero en llevarse el gato al agua fue Alejandro Sanz, que se impuso a su amigo Miguel Bosé en la categoría de mejor álbum vocal pop contemporáneo por ‘La música no se toca’. Con este premio, ya son 16 los que tiene entre sus conquistas. «Todos son bonitos, pero el de hoy se lo he querido dedicar a una amiga que falleció justo hoy. Por eso tiene un sentido especial para mí», declaró con emoción.

Bosé también tuvo su momento de gloria al ser el centro del homenaje de la Academia Latina de la Grabación como persona del año. Primero salió al escenario con Laura Pausini para interpretar ‘Te amaré’, un tema que ya cantaron juntos en el disco de duetos ‘Papito’, de 2007. Después se unieron a la causa Juanes y Ricky Martin, antes de dejarle solo cantando «Bandido», su canción estrella.

Destacó asimismo el triunfo de Mala Rodríguez en la categoría de mejor álbum de música urbana por ‘Bruja’, un triunfo que «no esperaba en absoluto. Es bueno que se haya puesto luz sobre cosas alternativas. Lo importante es que llegue el mensaje», indicó la gaditana.

Tomatito, ganador del mejor álbum flamenco con ‘Soy flamenco’, y Diego el Cigala, triunfador como mejor álbum de tango por ‘Romance de la luna tucumana’, completaron la terna ibérica en una noche de emociones fuertes en la ciudad del pecado.