Luis Bravo reflexiona sobre la literatura de Salto

Algunos minutos de la presentación de su libro “Voz y palabra -Historia transversal de la poesía uruguaya 1950-1973”, realizada en Salto hace varios días, los ocupó Luis Bravo para reflexionar sobre la literatura salteña. Compartimos a continuación un pasaje de lo que nos dejó sobre ese tema.
Varias páginas de este libro están dedicadas a Víctor Lima, a Marosa di Giorgio y a Leonardo Garet. ¿Los salteños entonces podemos estar tranquilos que con ellos estamos “bien parados” dentro de las letras uruguayas?
Y bueno…tienen esa Colección de 20 tomos de la literatura que se ha producido en Salto (Colección de Escritores Salteños- I. de S.- CCIS- 2003-2010 – Dirección de Leonardo Garet) que es una obra magnífica… Y sí, sí, lo que pasa que nombraste a tres poetas de una producción destacadísima y sobre los cuales yo particularmente he trabajado, sobre todo sobre Marosa y sobre uno de los libros específicos de Leonardo Garet (“80 noches y un sueño”). Es un estudio bastante extenso de Marosa di Giorgio (el que aparece en “Voz y palabra”) que yo vengo produciendo hace tiempo, está dentro de la línea de lo que yo considero poéticas visionarias…
El caso de Víctor Lima es curioso, hasta que aparece el Tomo 18 de la Colección mencionada se lo consideraba sólo autor de canciones, pero Garet encuentra y publica allí otra gran parte de su obra, totalmente desconocida. Lima no figura en ningún diccionario de poesía o libro de crítica uruguaya, pero a partir de ahora ¿qué lugar le dará la crítica especializada?
Y es esa una nueva lectura de la historia que hay que seguir construyendo… El lugar siempre lo tuvo, es decir, lo que sucede es que hay un desfasaje entre lo que la gente percibe y lo que percibe la historia de la literatura o la historiografía literaria que es  más lenta que lo que percibe la gente. Yo he hablado con mucha gente que me dice “yo siempre consideré que Lima era un poeta, o que Zitarrosa era un poeta”, sí, claro, pero la historiografía no. Entonces ahí necesitamos esa articulación.
Marosa di Giorgio: Lecturas herme(néu)ticas del códice Los papeles salvajes
La obra de Marosa di Giorgio Médici (1932-2004) es un códice proliferante, coherente y autoabastecido, escrito a partir de las vivencias y sobre todo de las ‘visiones’ surgidas entre las chacras familiares (las de sus abuelos paternos y maternos, inmigrantes italianos y vascos) ubicadas en el linde de la ciudad de Salto, al norte del litoral del Río Uruguay: “Nací en Salto, en la ciudad, pero mi infancia transcurrió en la zona agraria, en un sitio a la vez siniestro e irisado”. Al decir “códice” refiero a esos “libros manuscritos, anteriores a la invención de la imprenta” (Diccionario de la Real Academia Española), por dos motivos: porque la poeta escribió toda su vasta obra en manuscrita, corrigiendo incluso muy poco sus originales; y, porque en su escritura los hechos parecen suceder al tiempo en que se nombran, de allí su semejanza con lo que sucede al interior de los códices cosmogónicos. Al respecto de su proceso creativo, ella misma ha dicho: “construyo, reconstruyo gentes de otras épocas. Las recreo y al mismo tiempo las sigo, las espío. Para contribuir a su resurrección. Vivo y trabajo en todas las épocas. Modestamente”.
(Luis Bravo, de “Voz y palabra”)

Algunos minutos de la presentación de su libro “Voz y palabra -Historia transversal de la poesía uruguaya 1950-1973”, realizada en Salto hace varios días, los ocupó Luis Bravo para reflexionar sobre la literatura salteña. Compartimos a continuación un pasaje de lo que nos dejó sobre ese tema.

Varias páginas de este libro están dedicadas a Víctor Lima, a Marosa di Giorgio y a Leonardo Garet. ¿Los salteños entonces podemos estar tranquilos que con ellos estamos “bien parados” dentro de las letras uruguayas?

Y bueno…tienen esa Colección de 20 tomos de la literatura que se ha producido en Salto (Colección de Escritores Salteños- I. de S.- CCIS- 2003-2010 – Dirección de Leonardo Garet) que es una obra magnífica… Y sí, sí, lo que pasa que nombraste a tres poetas de una producción destacadísima y sobre los cuales yo particularmente he trabajado, sobre todo sobre Marosa y sobre uno de los libros específicos de Leonardo Garet (“80 noches y un sueño”). Es un estudio bastante extenso de Marosa di Giorgio (el que aparece en “Voz y palabra”) que yo vengo produciendo hace tiempo, está dentro de la línea de lo que yo considero poéticas visionarias…

El caso de Víctor Lima es curioso, hasta que aparece el Tomo 18 de la Colección mencionada se lo consideraba sólo autor de canciones, pero Garet encuentra y publica allí otra gran parte de su obra, totalmente desconocida. Lima no figura en ningún diccionario de poesía o libro de crítica uruguaya, pero a partir de ahora ¿qué lugar le dará la crítica especializada?

Y es esa una nueva lectura de la historia que hay que seguir construyendo… El lugar siempre lo tuvo, es decir, lo que sucede es que hay un desfasaje entre lo que la gente percibe y lo que percibe la historia de la literatura o la historiografía literaria que es  más lenta que lo que percibe la gente. Yo he hablado con mucha gente que me dice “yo siempre consideré que Lima era un poeta, o que Zitarrosa era un poeta”, sí, claro, pero la historiografía no. Entonces ahí necesitamos esa articulación.

Marosa di Giorgio: Lecturas herme(néu)ticas del códice Los papeles salvajes

La obra de Marosa di Giorgio Médici (1932-2004) es un códice proliferante, coherente y autoabastecido, escrito a partir de las vivencias y sobre todo de las ‘visiones’ surgidas entre las chacras familiares (las de sus abuelos paternos y maternos, inmigrantes italianos y vascos) ubicadas en el linde de la ciudad de Salto, al norte del litoral del Río Uruguay: “Nací en Salto, en la ciudad, pero mi infancia transcurrió en la zona agraria, en un sitio a la vez siniestro e irisado”. Al decir “códice” refiero a esos “libros manuscritos, anteriores a la invención de la imprenta” (Diccionario de la Real Academia Española), por dos motivos: porque la poeta escribió toda su vasta obra en manuscrita, corrigiendo incluso muy poco sus originales; y, porque en su escritura los hechos parecen suceder al tiempo en que se nombran, de allí su semejanza con lo que sucede al interior de los códices cosmogónicos. Al respecto de su proceso creativo, ella misma ha dicho: “construyo, reconstruyo gentes de otras épocas. Las recreo y al mismo tiempo las sigo, las espío. Para contribuir a su resurrección. Vivo y trabajo en todas las épocas. Modestamente”.

(Luis Bravo, de “Voz y palabra”)