Más que secretos conyugales, el arte de revelar lo innombrable

La novela es género dúctil, camaleónico, gigante. Como se sabe, una de las líneas de la novela moderna —al menos desde Cervantes— recoge la tónica de las antiguas historias épicas, bajo la serie de aventuras de un héroe.
Así como otra de sus líneas —también desde Cervantes, y hay más— privilegia sobre el relato de la acción el protagonismo de la palabra, el rumiar interior, el diálogo, y el «cuento» de los hechos.
Esta nueva novela de Javier Marías (Madrid, 1951), Berta Isla, prueba llevar al extremo la tensión entre lo que ocurre, lo que ha ocurrido, y sus consecuencias en la subjetividad de los dos personajes centrales, que es, al fin y al cabo, lo único que se cuenta, aun sin abandonar el esquema de la salida de casa y la búsqueda de aventuras.
Como si en la forma creativa el autor pusiera a prueba una de sus preocupaciones obsesivas: los efectos materiales y morales de callar o decir, su peso definitivo en los resultados y en la historia que perdurará.

HISTORIA Y RELATO
La mujer que da el título a esta novela es protagonista solo en un sentido: el lector conocerá casi por completo el devenir de sus circunstancias y acciones durante varias décadas, se enterará de los accidentes más señalados de su vida y compartirá buena parte de su cotidianeidad, aunque —como suele suceder en los relatos— otros tantos hechos importantes no sean contados, resulten sustraídos o dados por sentado. El efecto se logra por medio de un narrador que cuenta algunos tramos desde la perspectiva íntima de Berta, permitiendo el acceso a sus pensamientos: a sus deseos y frustraciones, a sus miedos, planes, dudas, maquinaciones y sospechas, centrándose, sobre todo, en algunos momentos clave de su historia, que gira en torno a su matrimonio y al marido que eligió —»señaló» empecinadamente, según prefiere decirse— en la adolescencia.
El otro punto de vista adoptado para contar el complemento de la historia —los otros tantos capítulos de la novela— es precisamente el de su esposo, Tomás Nevinson.
Si bien se tomará asimismo contacto con su mundo interior, sus escrúpulos, sus sentimientos de culpa y justificaciones más profundas, el relato silencia lo que realmente «hizo» Tom durante esos años.
Captado durante su juventud en Oxford por el MI6 (la Oficina de los Servicios de Inteligencia británicos), para trabajar como espía o infiltrado, el personaje quedará condenado al secreto y la clandestinidad, y deberá ocultar la mayor parte de lo que hace incluso a su propia familia.

(EL PAIS CULTURAL)







El tiempo

Ediciones anteriores

noviembre 2018
L M X J V S D
« oct    
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  

  • Otras Noticias...